Está en la página 1de 2

Barthes- el teatro griego

[El ditirambo] era una especie de drama lirico cuyos temas, mitológicos y a veces históricos,
recordaban mucho a los de la tragedia. La diferencia (capital) era que el ditirambo se representaba
siempre sin actores (incluso si había monólogos) y sobre todo sin máscaras ni vestuario. El coro era
numeroso: cincuenta ejecutantes, entre niños (menores de dieciocho años) y hombres. El coro era
cíclico, es decir que sus danzas tenía lugar en la orquestra, alrededor del thymele [altar] y no
frente al público, como en la tragedia. 71

[el drama satírico] está muy próximo a la tragedia, por su estructura y el tema mitológico. Lo que
lo diferencia y, en consecuencia, lo constituye es que el coro se compone obligatoriamente de
sátiros conducidos por sileno, su jede, padre nutricio de Dionisos (se le llamaba también, en
Atenas, drama silénico). Este coro tenía una gran importancia, ya que era el actor principal; eso es
lo que le confiere su porpio tono al género, que de hecho es una “tragedia jocosa”; pues los
Sátiros son unaos sinvergüenzas y unos golfos, una pandilla que organiza las bromas y las burlas (el
drama satírico tiene un final feliz); sus danzas son de carácter grotesco; van disfrazados yy
enmascarados. 72

Estructura de la tragedia:

Un prólogo que prepara y expone


la parodos, el canto para de entrada del coro
Los episodios separados por cantos del coro y danzas (stasima)
Exodos, el último episodio donde salía el coro

Comedia
agon, primer episodio de la comedia. Es una discusión y el actor principal triunfa (pieza de tesis)
parábasis, lo que seguía al agon: el coro avanza hacia los espectadores: canto breve (commation);
discurso del corifeo (anapestos); largo parlamento sin respirar (pnigos).

La constante entre comedia y tragedia era la “alternancia reglamentada de canto, relato y


comentario” 73

Principio de dialéctica formal que es la base de este teatro: la palabra expresa la acción, pero a la
vez le sirve de pantalla: “lo que pasa” siempre tiende hacia “lo que ha pasado”. […] Cuando el coro
comenta lo que acaba de suceder ante sus ojos, su comentario es ante todo de interrogación: al
“lo que ha pasado” de los narradores responde el “qué va a pasar ahora” del coro, de manera que
la tragedia griega es siempre un espectáculo triple: el de un presente (se asiste a la transformación
del pasado en provenir), el de una libertad (¿qué hacer?) y el de un sentido (la respuesta de los
dioses y de los hombres). 73

La tragedia se sostenía por tres instituciones: la coregia, encargada de crear y sostener los coros,
centrales para este teatro. Implicaban muchos costos y solo las grandes fortunas podían
patrocinarlas. El theatricon era la institución encargada de asegurar la democratización del
público. Y el concurso que sostenía el espíritu del duelo griego, de quién es el mejor, sino que se
concentraba en saber quién podía retratar de mejor manera la naturaleza, es decir, los valores
religiosos e históricos, morales y estéticos.

La técnica fundamental del teatro griego es una técnica de síntesis: la coreia, o unión consustancial
de la poesía, la música y la danza. 84

Lo que resulta más notable de estas danzas es la expresividad, es decir, la constitución de un


auténtico sistema semántico, cuyos elementos eran perfectamente conocidos por todos los
espectadores: las danzas se “leían”: su función intelectiva era tan importante, por lo menos, como
su función plástica y emotiva. 86