Está en la página 1de 6

Sexualidad, Goce y Deseo — 2015-I

Escrito Final

Roldany Guti´errez lizcano C´odigo: 285729

Estudio de rasgos simb´olicos y de imagen a trav´es de los sue˜nos

¿Se podr´ıa acercar o llegar a un estado f´ısico y mental ideal (Estado que cada persona ahnela y/o desea) usando el inconsciente, es decir teniendo alg´un tipo de dominio sobre ´el?¿C´ual es la importancia del sue˜no y la imaginaci´on en este proceso?

Una gran parte de la humanidad vive el d´ıa a d´ıa ignorando su vida y su muerte. Vive en un estado mental y f´ısico el cual no es propio y no es el que desea. Se anhelan todo tipo de cosas, las cuales al ser la mayor´ıa solo personales aportan poco a la evoluci´on y desarrollo de la humanidad. Adem´as se le da atenci´on y prioridad a temas superficiales que causan diferentes s´ıntomas y malestares en las personas. Cuando estamos durmiendo y tambi´en cuando estamos imaginando o pensando algo, estructuramos y armamos nuestra personalidad y personaje como un conjunto. Las diferentes personalidades encontradas en una misma persona deber´ıan ser entonces dirigidas hac´ıa un mismo camino.

Un estado f´ısico y mental ideal personal puede llegar a mostrarnos qu´e es lo que que- remos, puede llegar a aumentar el rendimiento en el d´ıa a d´ıa, puede llegar a llenar ese vac´ıo de nuestros deseos, adem´as de darle atenci´on a lo que es importante y a los deseos a trav´es de los sue˜nos. Este descubrimiento personal puede en mi opini´on generar cambios personales y universales. Se debe tener claro que para el estudio de los sue˜nos, estos se muestran como rasgos simb´olicos y de imagen. Deben ser traducidos y entendidos para llegar a comprender los contenidos que nos muestra y emergen del inconsciente.

Si el psicoan´alisis permite ubicar e indagar, en diferentes estados y fases de las personas, s´ıntomas f´ısicos y mentales debido a situaciones vividas o experimentadas; es interesan- te como cada uno de nosotros podr´ıa a trav´es del psicoan´alisis conocer mucho m´as lo simb´olico de cada uno, lo que nos falta en s´ı. Indagando en nuestro inconsciente, armando y descubriendo nuestro pasado e historia como humanidad colectiva y relacionando esto con nuestro presente y realidad, podremos conocer las causas y entender el funcionamien- to de diferentes conductas, personalidades, sujetos y s´ıntomas los cuales est´an ligados a lo simb´olico; de esta forma lograr hacer cambios definitivos en la consciencia.

En este escrito, se busca mostrar como fue el trabajo de Freud y de Lacan acerca de los sue˜nos, el deseo y el inconsciente. Un trabajo que cambi´o radicalmente la forma de ver nuestra mente y el control que no tenemos sobre ella; un control el cual aparentemente es imposible de lograr. Un cambi´o que a´un no es totalmente aceptado socialmente, una libertad individual y colectiva de pensamiento que se encuentra arrinconada en los sue˜nos debido a normas sociales y a la educaci´on. De esta manera se vincula el sue˜no con sus

1

Sexualidad, Goce y Deseo — 2015-I

Escrito Final

rasgos simb´olicos y de imagen para mostrar s´ı se podr´ıa manipular e intervenir en el desa- rrollo del inconsciente para mostrar que la realidad consciente puede ser diferente.

Un despertar de lo irracional y de lo inconsciente buscando enfrentarse a grandes obst´aculos como el tab´u, el sexo, placeres prohibidos y a la pol´ıtica. As´ı como lo hizo el Surrealismo en ´epocas donde la presi´on y la denegaci´on social eran mucho mayores, artis- tas crearon obras impresionantes y extraordinarias las cuales contaban con expresiones, trazos y significantes salidos de lo moral de la sociedad para hacerse visibles abiertamente

a cualquier espectador.

Salvador Dal´ı con su obra El Gran Masturbador consigui´o mostrar lo m´as oscuro y

escondido de ´el mismo. Dal´ı pint´o El gran masturbador en 1929. Esta obra Dal´ı la lleva

a cabo despu´es de compartir con otros surrealistas los cuales estaban impregnados con el

discurso de psicoan´alisis de Freud. Estos artistas se enfocaron en un universo escondido

y oscuro, pero diferente y libertador. Dal´ı nos muestra con esta obra parte de su vida, un

anzuelo del que nadie tiraba. Sobre el rostro masculino sin boca, una mujer realizando una felaci´on. Saltamontes y hormigas, angustias de ´el mismo; varios detalles que muestran la libertad de expresi´on con el arte. Algo que no se ve todav´ıa bien aceptado cuando se aplican estas aperturas y acciones en el lenguaje o en el diario vivir.

aperturas y acciones en el lenguaje o en el diario vivir. Figura 1: Dal´ı. El Gran

Figura 1: Dal´ı. El Gran Masturbador

De esta forma se busca con este art´ıculo mostrar como funciona el incosciente, y como se puede relacionar con la imaginaci´on, el anhelo y el deseo.

Para el estudio del inconsciente, se tiene claro que ya no se trata solo del negativo de la consciencia, t´ermino referido a una tradici´on filos´ofica que se hab´ıa adoptado a lo largo de la historia, sino un t´ermino que rige y se encuentra en la vida an´ımica. El inconsciente, una representaci´on (Vorstellung) que siempre esta despierto y presente en nuestro ser, se muestra en diferentes intervalos y fases siendo transformado por v´ıas para un acceso al consciente. (Hablando, riendo, so˜nando, contando y escuchando chistes). De esta forma se puede entender que la consciencia es una representaci´on consciente presente en cada

2

Sexualidad, Goce y Deseo — 2015-I

Escrito Final

uno de nosotros, de la cual nosotros nos percatamos. El inconsciente en otras palabras se entender´ıa como las representaciones latentes, que est´an contenidas en la vida an´ımica y ps´ıquica de las personas. Uno no se percata, pero al mismo tiempo se acepta y admite su existencia.

Algunas aclaraciones entre el inconsciente y consciente se exponen a continuaci´on. El inconsciente es un conjunto de contenidos que buscan cumplir y satisfacer los deseos de forma inmediata, mientras que el consciente puede adaptarse y buscar la calma y tranqui- lidad si el deseo y/o pulsi´on (estado de tensi´on) no se llegan a cumplir, esto si el deseo o pulsi´on no tienen mucha relevancia, es decir si se pasa desapercibido conscientemente as´ı como principio de realidad. El incosciente tambi´en mezcla las diferentes fases y estados del ser humano, es decir, no es importante el lugar o el tiempo para hacer las cosas, no hay una l´ogica espacio-temporal como si la hay en el consciente.

De esta forma nos podemos acercar a entender que nuestra conducta y el vivenciar nuestro no son nuestros deseos, sino anhelos y creencias conscientes transformadas des- de el inconsciente con una inversi´on de sentido y de valores, pero que al mismo tiempo tienen un mont´on de represiones y resistencias. En sentido contrario, en el incosciente ser´a en realidad donde se encuentren nuestros deseos m´as profundos, lo que nos falta en nuestra vida (Objeto de deseo) y no lo vemos simb´olicamente. Los sue˜nos, no solo cuando dormimos, sino tambi´en los lapsus durante el d´ıa, donde entramos a jugar con nuestra imaginaci´on, lo cual nos lleva a so˜nar si lo deseamos son representaciones claras de nuestro inconsciente, all´ı podremos identificarlo. Con esto las represiones y resistencias adquiridas durante el aprendizaje y experiencias de la vida jugar´an un papel muy particular, adem´as del choque entre el personaje inconsciente y el personaje consciente. Las personas entonces se reprimen y ciegan su mente inconsciente aparentemente obligados y sin opci´on alguna.

Los deseos inconscientes, son parte central de la motivaci´on y vivenciar de la perso- nalidad humana. Freud postul´o entre sus obras que los trastornos mentales ten´ıan una causalidad ps´ıquica, la cual no se fundamente ni en lo org´anico, ni en lo hereditario, sino en un retorno de lo reprimido en forma de s´ıntomas. Freud formul´o tambi´en que los de- seos reprimidos, por su car´acter inaceptable para el sistema consciente y social, fueron cayendo al inconsciente, pero manten´ıan sin embargo su eficacia ps´ıquica en nuestras vidas.

Con los sue˜nos Freud consider´o que estos son una v´ıa importante para acceder al in- consciente. Los sue˜nos tienen como funci´on principal mostrar deseos de forma reprimida o disfrazados a trav´es de representaciones simb´olicas, las cuales son posibles, debido a que nuestro inconsciente no distingue entre la realidad y esta representaci´on simb´olica. Este proceso se denomin´o deformaci´on on´ırica. La deformaci´on seg´un Freud es intencional y se debe precisamente a la resistencia que las personas ejercen en contra de la libertad de expresi´on de deseos por medio del lenguaje.

Este proceso de deformaci´on del deseo, seg´un Lacan nos muestra con sus obras y tra-

3

Sexualidad, Goce y Deseo — 2015-I

Escrito Final

bajo, es una fuerza que act´ua sobre los significantes (imagen ac´ustica - representaci´on ps´ıquica). El deseo es a su vez parad´ojico debido a que aparentemente no parece tener un objeto de deseo, pero a la vez constantemente se desea. Con el sue˜no, y es all´ı donde se dirige esta investigaci´on, las personas podr´ıan llegar a encontrar habilidades que se hab´ıan escondido y se les hab´ıa dado una significaci´on personal no adecuada.

El trabajo de Freud en su obra La interpretaci´on de los sue˜nos nos muestran los pro- cesos de nuestras mentes en la formacion de los sue˜nos. La composici´on y fabricaci´on de los sue˜nos se basa en satisfacer nuestras pulsiones. La deformaci´on or´ınica que nos explica Freud tiene dos fundamentos que se encuentran en el inconsciente: la condensaci´on y el desplazamiento. Se realiza una condensaci´on al transformar varias representaciones en un solo elemento y se realiza un desplazamiento sustituyendo la representaci´on en el sue˜no del deseo por otra representaci´on, que sin embargo est´a relacionada con la representaci´on que simboliza aquello que se desea satisfacer.

El contenido latente del sue˜no puede entonces aparecer si se realiza un proceso an´alitico sobre esta condensaci´on y desplazamiento. Lacan a su vez nos replantea, con una conti- nuaci´on del trabajo de Freud, su trabajo el cual conecta la condensaci´on con la met´afora entendi´endose como un proceso en el cual un significante reemplaza a otro tomando su lugar en alguna cadena de significantes, como dec´ıa Lacan ’un mot pour un autre’ (Una palabra por otra). El desplazamiento Lacan lo replantea y lo conecta con la metonimia entendi´endose como la conexi´on de dos palabras en un mismo significado ’mot a mot’ (palabra a palabra). [8]

El sue˜no nos muestra la diferencia entre el falo como objeto imaginario y como signifi- cante. Aqu´ı Falo se entiende como ese objeto que brilla por su ausencia y que no funciona en la relaci´on con el objeto, en este caso el falo ser´ıa ese significante de la falta de obje- to(Deseo). Por ejemplo en las parejas, las personas piensan que uno es el falo para el otro, pero en realidad no lo son, todo esto es simb´olico como sucede tambi´en en la Familia. Para diferenciar los t´erminos anhelo, deseo e imaginaci´on nos apoyamos en el trabajo que continu´o trabajando Lacan.

Comenzando por anhelo, es algo que se quiere conscientemente como una promesa personal, el deseo en cambio como se ha dicho esta fuera de la consciencia.

La relaci´on con la imagen y lo simb´olico ser´an estructuradas entonces por el lenguaje. Las im´agenes est´an atrapadas en una compleja red simb´olica que maniobra con ellas, las combina y organiza sus relaciones. Habr´an entonces dos perspectivas, una ser´a la imagen que se asume sin identificaci´on simb´olica y la otra ser´a el elemento simb´olico al que otor- gamos significaci´on, esto indica adem´as un punto de vista observado por los dem´as; siendo esto una significaci´on personal. Para aliviar el s´ıntoma ser´a necesario entonces conectar las representaciones simb´olicas y de imagen en nuestros sue˜nos con las ideas reprimidas y con nuestros m´as profundos deseos.

4

Sexualidad, Goce y Deseo — 2015-I

Escrito Final

En la met´afora se maneja la misma estructura del s´ıntoma, se sustituye un t´ermino por otro, de esta forma se reprime al primero. El incosciente entonces se relaciona con el lenguaje. Lugar donde uno es escuchado, desde el cual es reconocido. El lenguaje y el habla determinan, entonces, la posici´on de la persona que esta hablando, le da un lugar. Cuando una persona en psicoan´alisis habla, surgir´an de forma efectiva significaciones in- conscientes. Las personas reciben el mensaje en forma invertida. Finalmente ellos mismos reconocen su deseo y los s´ıntomas desaparecen. Con el trabajo del sue˜no cada uno de nosotros podr´ıa realizar este reconocimiento al menos de una forma personal. Pero sin embargo todav´ıa hay dificultades para esto.

Cuando un elemento no representa nada simb´olicamente, encontramos lo real. Lo real representa lo excluido de nuestra realidad, el margen de lo que carece de sentido y no logramos situar o explorar. En otras palabras lo real es lo no simb´olico. Las personas entonces est´an ligadas a lo simb´olico. Las personas ser´an entonces una entidad que se en- cuentra seccionada por las reglas del lenguaje, a las que est´an subordinadas , las personas no saben lo que quieren. La familia como se dijo entonces no se trata de una persona real sino de una funci´on simbolica.

El t´ermino demanda y necesidad debemos diferenciarlos el uno con el otro, adem´as de diferenciarlos con el deseo. La necesidad es esa tensi´on biol´ogica que genera placer, estas se pueden llegar a satisfacer. La demanda en cambio es el acto de comunicaci´on con el otro intentando satisfacer una necesidad que sin embargo no se satisface. De esta forma se puede ver el amor como el deseo de ser el ultimo´ y suficiente objeto de afecto para el otro, pero esto ser´a en otras palabras una demanda de amor. Si la demanda es imposible de satisfacer, debido a que es una espiral continua, el objeto de la necesidad entonces es oscurecido por la demanda. El deseo retorna lo que ha sido oscurecido en el nivel de la necesidad de una forma a trav´es de los sue˜nos. Los sue˜nos como se dejo claro son importantes y tienen mucho peso en nuestro vivir, mucho m´as cuando hay s´ıntomas mentales y f´ısicos de por medio. Algo muy interesante ser´ıa poder reconocer los procesos met´aforicos y meton´ımicos de nuestros sue˜nos de forma individual y colectiva.

Se puede observar que el control del inconsciente es algo que a´un no esta del todo solidificado pero que se puede trabajar en cada uno de nosotros con la ayuda claro de los sue˜nos. En mi opini´on no solamente con ayuda de los sue˜nos se pueden llegar a encontrar significaciones a representaciones simb´olicas, realizadas por nosotros mismos y antes no vistas, sino tambi´en a trav´es de pensamientos e imaginaci´on. Por medio de la meditaci´on o algunas sustancias psicoactivas algunas personas pueden llegar tambi´en a un estado en el que vemos nuestro inconsciente de una forma ’consciente’ con contenidos que buscan emerger y realizarse. Hay que tener en cuenta la inversi´on de valores, sentido y educaci´on que hacemos como personas para darle significantes diferentes a estas representaciones simb´olicas y en sentido preciso a nuestros sue˜nos y deseos.

5

Sexualidad, Goce y Deseo — 2015-I

Escrito Final

De esta forma y como muchos estudios lo muestran hoy en d´ıa se podr´ıa a empezar

a

entender los sue˜nos y deseos desde otro punto de vista. Un despertar de la curiosidad

e

inter´es por el entendimiento del inconsciente tanto personal como colectivo. Entender

nuestros sue˜nos y deseos para buscar este estado mental que lleva a un estado f´ısico ideal tambi´en tanto personal como colectivo. El descubrir de c´omo vivencias y fantas´ıas, nos afectan, en el marco de las relaciones con los dem´as, en particular con aquellas personas que tienen una importancia fundamental en la vida, v´ınculos sentimentales y de confianza, que nos encaminan sin darnos cuenta en la direcci´on de un otro. Se espera que con este trabajo las personas le den una significaci´on a los sue˜nos, asumiendo los pensamientos y mejorando las experiencias de vida.

Referencias

[1] Zuleta E., -El pensamiento psicoanal´ıtico. 1985, Medell´ın, Colombia

[2] Dor J., -Introducci´on a la lectura de Lacan, Editorial Gedisa.

[3] Freud S. Obras Completas, -Volumen 4. La interpretaci´on de los sue˜nos (Primera Parte). Original en 1900

[4] Freud S. Obras Completas, -Volumen 5. La interpretaci´on de los sue˜nos (Segunda Parte). Original en 1900-1901

[5] Gallegos M., -La noci´on de inconsciente en Freud: antecedentes hist´oricos y elabora- ciones te´oricas. 2012

[6] Leader D., Groves J., -Introducing Lacan, Cambridge, United Kingdom

[7] Laplanche J., Pontalis J-B., -Diccionario de Psicoan´alisis, 2004. Argentina

[8] Puche R., -Lacan: lenguaje e inconsciente, 1971.

[9] Lacan J., -Seminario 5. Las formaciones del inconsciente, 1957-1958.

6