Está en la página 1de 3

SALA 1

¿QUÉ SIGNIFICA EL TÉRMINO SHANZHAI?

Aunque existe y muta hace más de mil años, el término Shanzhai describe un
fenómeno económico-social contemporáneo en China hoy. No es solamente un
sinónimo para piratería, parodia, copia, simulacro. Es algo más anárquico y
constitutivo de un modo de ver la existencia. Es una de las diez palabras que definen
a China y lo chino. El pensamiento chino no concibe la idea de original o de copia en
tanto todo es un solo continuo sin autoría. Y en ese sentido lo Shanzhai es el modo
en que algo que existe con cierta forma muta hacia otra sin mayores pruritos. En
China la contradicción no forma parte de las categorías del pensamiento.
El pensamiento chino desconoce la idea de ruina, no tiene acceso a esa noción. Y en
es en este punto que no existe la idea de original, puesto que la originalidad
presupone un comienzo en su sentido estricto. El pensamiento chino no se
caracteriza por concebir la creación a partir de un principio absoluto sino por el
proceso continuo sin comienzo ni fin.
Este modo de ver la existencia tiene su correlato en el mundo contemporáneo. En la
China actual (un régimen comunista abierto al libre mercado capitalista) no se concibe
la idea de original, por ende tampoco existe la idea de marca, patente o registro.

1. PABLO RUIZ PICASSO


SALA 2 SALA 3
2. LORETTA FAHRENHOLZ

3. ANNE IMHOF
5
4. HORACIO COPPOLA 4
5. GENARO PÉREZ 1

3 2
SALA 2

Para entender la magnitud de tener otro modo de concebir la existencia, el filósofo


surcoreano Byun Chul Han propone este ejemplo. Pensemos desde nuestra
perspectiva occidental lo siguiente: Cuando Rembrandt muere a mediados de 1669
se le atribuyen 711 obras de su autoría; años más tarde se las cataloga como 630. A
finales del siglo XIX se cierra ese número en 420 piezas, pero en las últimas décadas
se barajó la posibilidad concreta de que entre esas sólo 300 hayan sido ejecutadas
únicamente por él. Byun Chul Han dice: párense ante una de esas 120 obras que no
se pueden definir como verdaderas, o atribuidas (por no decir no auténticas desde
nuestra visión) y piensen qué diferencia habría frente a ellas en tanto espectadores.
Para nosotros, occidentales, las obras que pasaron de ser un Rembrandt original a ser
otra cosa, pasaron también a dejar de valer millones, a dejar de atraer a turistas de
todos los rincones del mundo, etc. Digamos, no vale más, y quizás incluso nadie en
la ciudad se tomaría el tiempo para ir a verla. Para alguien chino, nos dice el filósofo,
esto no tendría mayor importancia porque formaría parte de un proceso de
continuidad, de transformaciones silenciosas y de cambios.
Para un chino, un artista no es un creador sino un médium, alguien que transmite algo
que existe para traer cosas nuevas. Y es por tal que no entienden la idea de autoría.
La concepción china del conocimiento se distingue por completo de la idea
occidental: Para nosotros la verdad o la veracidad remite a lo inmutable y duradero. En
China se sustituye la idea de ser por la idea de gravitar sobre una situación.

1
1. CARSTEN HÖLLER 4
2. ARNO RAFAËL MINKKINEN 5 SALA 3
3
2 6
3. LETICIA COSSETTINI

4. GIUSEPPE CAPOGROSSI
SALA 1
5. LYGIA PAPE

6. ARTUR BARRIO
SALA 3

Comencé mis investigaciones en torno al término Shanzhai hace varios años. Lo


intuía una alternativa viable para retomar eso que Giorgio Agamben había establecido
contundentemente como legado para las generaciones futuras: encontrar las formas
de profanar el capitalismo, en tanto está siendo concebido como una religión
improfanable que todo lo incorpora automáticamente a su esfera. Profanar es
devolver una parte de lo sagrado al uso humano. Tuve la sensación de que en esos
bordes de agua había un margen para romper con una estructura cada vez más
arraigada en nosotros y en la sociedad.
En la Quatrienal Shanzhai, no sólo las obras expuestas representan algún aspecto de
este concepto, sino que la curaduría misma está embebida por lo Shanzhai.
Presentada en conjunto como una instalación, busca incluir al espectador dentro de
la obra volviéndolo parte activa. En este caso, permitirse esta Quatrienal es permitirse
pensar al margen del dinero. Proyectar la posibilidad de la utilización de las ideas
como centro para pensar la actualidad. Se piensa a sí misma como una posta a ser
retomada por cualquiera dentro de cuatro años; un medio para generar debates
teóricos específicos como cualquier bienal, trienal, cuatrienal lo hace.
Bocetado para todas las salas del Museo, se cierne actualmente en las salas A, B y C,
reconfigurando su espacialidad, parte de su contenido, y dando por resultado una
versión a escala del proyecto. Agradecemos al Colectivo de Coleccionismo Federal
por el apoyo y la generosa voluntad de los trabajadores del Museo Genaro Pérez por
acompañar esta primera edición.

1. HITO STEYERL 5
2. LOUISE BOURGEOIS SALA 2
3 4

3. ESTHER FERRER
2
4. ANDY WARHOL /

JØRGEN LETH
SALA 1 1

5. FRANCISCO GARAMONA