Está en la página 1de 7

Nación, Estado, País, Patria

Nación es un concepto eminentemente étnico y antropológico, referido a un grupo humano unido por vínculos naturales, que pierde
sus orígenes en remotos tiempos. La nación existió mucho antes que el Estado.

Estado, en cambio, es un concepto jurídico y político: designa a la nación jurídica y políticamente organizada sobre un territorio. Para
decirlo de otra manera: el Estado es la vestidura orgánica y política de la nación. El Estado es una armazón colocada sobre la nación
preexistente como unidad antropológica y social.

La nación es, por tanto, la base humana e histórica "ab inmemorabili" sobre la que el Estado se levanta.

La mayoría de los Estados se ha organizado sobre más de una nación, de modo que regimentan a diversos grupos étnicos, culturales y
religiosos y los reducen a una sola unidad política bajo su orden jurídico unitario.

Esto pone en evidencia que los conceptos “Estado” y “nación” no sólo que no son iguales sino que no siempre marchan juntos, pues
un Estado puede levantarse sobre dos o más naciones en tanto que una nación puede dividirse políticamente en más de un Estado.

La mayoría de los Estados tiene carácter plurinacional porque se han organizado sobre más de una nación, de modo que regimentan
diversos grupos étnicos, culturales y religiosos y los reducen a una sola unidad política bajo la ley. Existen aproximadamente dos mil
naciones y solamente doscientos Estados, por lo que el fenómeno general es la multinacionalidad estatal —que, con respecto al
Ecuador, me fue grato mencionar en mi primer mensaje presidencial— y son muy pocos los Estados montados sobre una sola nación.

"País" es el Estado mirado desde el punto de vista geográfico, económico o estadístico y denota las riquezas naturales, la economía, el
paisaje y los datos estadísticos de población y producción.

El término "patria", en cambio, es esencialmente sentimental y subjetivo. Se refiere al país donde se ha nacido y al que se debe
lealtad. En ningún caso puede usarse la palabra "patria" como sinónimo de "Estado" o de "país. Cuando se habla de patria no se
piensa en el ordenamiento jurídico, ni en la estructura de autoridades, ni en la economía sino en la tierra natal.

De ahí deriva la palabra "patriotería", que significa la simulación de virtudes patrióticas o la candorosa y desorbitada creencia en las
excelsitudes de su país. El patriotero es generalmente un chovinista. Llega a la idolatría, real o simulada, de los símbolos patrios pero
descuida los verdaderos deberes del patriotismo.
Estado, País, Nación, Patria, República, Comuna y Pueblo
En esta oportunidad abordaré los conceptos que se encuentran en el
título del presente escrito, mediante el sustento de apreciaciones
doctrinarias de carácter jurídico y filosófico, todo en aras de contribuir
con las distintas concepciones que se tienen al respecto.

Estado:

Sociedad organizada que conforma una entidad social de manera


permanente en los ámbitos político y jurídico, en un territorio
determinado, sometida a la autoridad de un gobierno, para la realización
de determinados fines.

El concepto de Estado difiere según los autores, pero algunos de ellos


definen el Estado como el conjunto de instituciones que poseen
la autoridad y potestad para establecer las normas que regulan una
sociedad, teniendo soberanía interna y externa sobre
un territorio determinado. El Estado es la personificación jurídica de la
nación.

Max Weber, en 1919, define el Estado moderno como una "asociación de


dominación con carácter institucional que ha tratado, con éxito, de
monopolizar dentro de un territorio la violencia física legítima como
medio de dominación y que, a este fin, ha reunido todos los medios
materiales en manos de su dirigente y ha expropiado a todos los
funcionarios estamentales que antes disponían de ellos por derecho
propio, sustituyéndolos con sus propias jerarquías supremas”. Por ello se
hallan dentro del Estado instituciones tales como las fuerzas armadas,
la administración pública, los tribunales y la policía, asumiendo pues el
Estado las funciones de defensa, gobernación, justicia, seguridad y otras
como las relaciones exteriores.

Probablemente la definición más clásica de Estado, fue la citada por el


jurista alemán Hermann Heller que define al Estado como una "unidad
de dominación, independiente en lo exterior e interior, que actúa de
modo continuo, con medios de poder propios, y claramente delimitado
en lo personal y territorial".

Karl Marx: “El Estado no es el reino de la razón, sino de la fuerza; no es el


reino del bien común, sino del interés parcial; no tiene como fin el
bienestar de todos, sino de los que detentan el poder; no es la salida del
estado de naturaleza, sino su continuación bajo otra forma. Antes al
contrario, la salida del estado de naturaleza coincidirá con el fin del
Estado. De aquí la tendencia a considerar todo Estado una dictadura y a
calificar como relevante sólo el problema de quién gobierna (burguesía o
proletariado)…”

El Estado se encuentra compuesto por tres (3) elementos: Territorio,


Población y Poder. Veamos:

1. En cuanto al territorio se puede decir que el Estado requiere de un elemento


material que le permita asentar el poder y ejercerlo en forma precisamente
determinada en el espacio. Parte del globo terráqueo sobre la cual un Estado ejerce
soberanía y dominio exclusivo. Según Hans Kelsen: espacio geográfico en el cual
se aplica de una manera efectiva un determinado sistema de normas jurídicas; es
decir, el espacio geográfico en el cual tienen efecto las distintas competencias del
Estado. El territorio del Estado abarca los siguientes ámbitos: territorio terrestre,
territorio marítimo, zona contigua, zona económica exclusiva, plataforma
continental, aguas interiores, espacio aéreo, espacio cósmico, órbita
geoestacionaria.
2. La población, tal como lo abordaremos con mayor precisión posteriormente, es el
conjunto de los individuos que habitan en un momento dado en un Estado y que
se encuentran integrados dentro de la concepción del mismo. La población
cumple dos funciones: (a) subjetiva: como parte integrante del Estado, pues no se
puede concebir un Estado sin población; (b) objetiva, entendida a la población
como el elemento humano que se traduce en el objeto fundamental de la actividad
del Estado.
3. El poder, como necesidad natural en la existencia del Estado, pues sería hasta
cierto punto difícil concebir un cuerpo político funcionando sin autoridad alguna
que dirija la actuación de los miembros de ese cuerpo.

País:

La palabra país proviene del francés pays y no tiene una definición


propia o exclusiva. El término se utiliza como el sinónimo más usual
de Estado Nación. Incluso la Real Academia Española apela a otros
conceptos para definirlo, al decir que un país es una Nación, una región o
un territorio.

Un país es, por tanto, una determinada área geográfica y una entidad
políticamente independiente, que cuenta con su propio
gobierno, administración, leyes, fuerzas de seguridad y, por
supuesto, población. De todas formas, un Estado puede estar formado
por distintos países o naciones, como España (con el País Vasco y
Cataluña, aun cuando sus intenciones son independizarse por cuestiones
culturales y económicas, por citar algunas). Podemos afirmar en
consecuencia que el territorio es donde vive la nación.

Nación:
Etimológicamente la palabra nación deviene del latin nasci que implica la
nación de nacimiento; no obstante la nación no es algo puramente
biológico, aunque de ello tiene componentes, sino una comunidad ético-
social, “una comunidad humana basada en el hecho del nacimiento y el
linaje, con todas las connotaciones morales de ambos términos;
nacimiento a la vida de la razón y las actividades de la civilización, linaje
en las tradiciones familiares, formación moral y jurídica, herencia
cultural, conceptos y maneras comunes, recuerdos históricos,
sufrimientos, aspiraciones, esperanzas, prejuicios y resentimientos
comunes… Una nación es una comunidad de gentes que advierten como
la historia las ha hecho, que valoran su pasado y que se aman a sí mismas
tal cual saben o se imaginan ser, con una inevitable introversión”.

Conjunto de individuos con unos lazos semejantes (cultura, raza,


lengua…) que desean vivir en comunidad y decidir por ellos mismos
(autodeterminación).

Patria:

La patria (del latín patria, familia o clan > patris, tierra paterna > pater,
padre) suele designar la tierra natal o adoptiva a la que un individuo se
siente ligado por vínculos de diversa índole, como afectivos, culturales o
históricos o lugar donde se nace.

También se llama patria a la tierra natal de los padres de una persona, a la


cual se siente ligado afectivamente sin necesariamente haber nacido en
ella. El significado suele estar unido a connotaciones políticas o
ideológicas, y por ello es objeto de diversas interpretaciones así como de
uso propagandístico.

Es el amor que surge hacia la tierra que nos vio nacer, la que tiene
encerrada la historia de los antepasados, sus luchas, sus miedos, sus
conquistas, sus aciertos y sus errores. Es una herencia de los padres, y
justamente, eso significa siguiendo su etimología latina “terra
patrum=tierra de los padres.

Para el Santo Tomas de Aquino, “el hombre se debe en primer lugar a


Dios, y luego en forma secundaria a sus padres y a la patria. El hombre se
hace deudor de los demás según la excelencia y según los beneficios que
de ellos ha recibido. Por ambos títulos Dios ocupa el primer lugar, por ser
sumamente excelente y por ser principio primero de nuestro existir y de
nuestro gobierno. Después de Dios, los padres y la patria son también
principios de nuestro ser y gobierno, pues de ellos y en ella hemos nacido
y nos hemos criado. Por lo tanto, después de Dios, a los padres y la patria
es a quienes más debemos. Y como a la religión toca dar culto a Dios, así
en un grado inferior, a la piedad pertenece rendir culto a los padres y a la
patria”.

A la Patria le dedicamos nuestro esfuerzo cotidiano, nuestros pequeños y


grandes triunfos, nuestras frustraciones. A ella le entonamos himnos y le
izamos su bandera, le estudiamos su historia, y le forjamos su futuro, a
través de nuestras acciones y la de nuestros hijos. La Patria no existe sin
patriotas, y los patriotas son aquellos que anónimamente, día tras día
trabajan honradamente, estudian, son solidarios, y no discriminan al resto
de las naciones de la Tierra, sino que orgullosos de la propia, respetan a
las demás, y las sienten tan importantes como la de uno, para forjar la
gran Patria de la Humanidad.

República:

República (del latín RES PVBLICA, «la cosa pública, lo público»), en


sentido amplio, es un sistema político que se fundamenta en el imperio de
la ley (Constitución) y la igualdad ante la ley como la forma de frenar los
posibles abusos de las personas que tienen mayor poder, del gobierno y
de las mayorías, con el objeto de proteger los derechos fundamentales y
las libertades civiles de los ciudadanos, de los que no puede sustraerse
nunca un gobierno legítimo. A su vez la República escoge a quienes han
de gobernar mediante la representación de toda su estructura mediante
el derecho a voto.

Conclusiones:

El concepto de nación se emparenta con el concepto de pueblo y con el de


patria. Sin embargo, se pueden observar algunas notables diferencias. El
concepto de nación se refiere más al aspecto espiritual que al meramente
biológico. En ello se diferencia del pueblo.
El patriotismo puede ser entendido como el amor por los caracteres o
símbolos nacionales. Por eso algunos autores afirman que la nación, en su
aspecto interior, puede confundirse con el concepto de patria. Pero de allí
precisamente la diferencia entre ambos conceptos puesto que el
patriotismo viene a ser un elemento integrante de la nación.

La nación es la base del Estado, pues éste no es otra cosa que la nación
organizada.

Es verdad y con claridad meridiana puedo afirmar, igual que Alexis


Tocqueville que: “Es el hombre el que hace los reinos y crea las
repúblicas, la comuna parece salir directamente de las manos de Dios”.