Está en la página 1de 2

Arquitectura y escultura en Mesoamérica

Altitud de las pirámides mesoamericanas comparada con la de Keops, Egipto. Número Especial de la Revista National
Geographic.

Arquitectura
Con el desarrollo de las primeras ciudades-estado en la época preclásica la arquitectura en el
México prehispánico tuvo un auge importante. Cada sociedad mesoamericana desarrolló aspectos
particulares acorde con su contexto social y geográfico en el que se desenvolvieron. Los elementos
arquitectónicos en Mesoamérica fueron los mismos pero las técnicas, el diseño y la
conceptualización cada pueblo asentaba su impronta ideológica.

Los olmecas construyeron la primera pirámide, templos y espacios públicos dedicados a los
rituales y el culto religioso. En el clásico surgieron nuevos tipos de palacios, observatorios
astronómicos y grandes obras hidráulicas en el área de Oaxaca (Monte Albán) y el área Maya
(Palenque), generando sistemas de irrigación para los campos agrícolas, desviaciones de ríos y
generando sistemas de drenaje, inclusive subterráneos.

Los materiales utilizados para la construcción variaron a lo largo del tiempo y el espacio. Para la
construcción de los primeros edificios se utilizaban piedras (principalmente volcánicas y
sedentarias), cemento (mortero), cal (de piedra caliza o canchas), madera, y tierra en forma de
adobe, tierra apisonada, entre otros.

La construcción más suntuosa de la ciudad mesoamericana era la pirámide. La mayoría de las


pirámides en Mesoamérica tuvieron un significado simbólico y función distinta de las egipcias;
generalmente no fueron tumbas (salvo algunas excepciones como las de Palenque donde se
enterró el linaje de Pakal). Los estudios sugieren que la arquitectura en Mesoamérica respondía a
ideas mítico-religiosas.

El caso de la “Pirámide del Sol” en Teotihuacán es ejemplar: es una estructura geométrica que se
construyó sobre una cueva que representa el acceso al inframundo y el lugar de origen del agua, la
misma estructura representa las montañas circundantes y el centro del mundo de donde brote el
Árbol del Mundo, además el edificio se encontraba alineado con el movimiento de los cuerpos
celestes y se ubica en un lugar que tiene un efecto de iluminación durante los equinoccios (se
observa especialmente en los templos dedicados a la serpiente emplumada en Chichén Itzá y
Xochicalco). En la cúspide de la pirámide se encontraba templos donde se veneraban los dioses y
los cuerpos celestes.

Salvo en Teotihuacán, la mayoría de los centros ceremoniales, contaba con uno o más canchas
para los juegos de la pelota, que representaba el movimiento de los cuerpos celestes y el
intercambio de los muertos del inframundo con el mundo de los vivos.

Las élites gobernantes y los sacerdotes contaban con importantes zonas residenciales o palacios
cerca de las estructuras más importantes, mientras que la población común y corriente vivía en la
periferia de las ciudades. En algunas sociedades los mercaderes vivían conjuntamente con las
élites (por ejemplo en Teotihuacán).
Observa los principales componentes de una estructura prehispánica: