Está en la página 1de 8

Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de Granada (ETSIIT)

Optimización del consumo de


energía

Sistemas Operativos

José Antonio Córdoba Gómez


Antonio Cortés Domínguez
Blanca Luque Jarava
Rafael Espínola Ortega
Sergio Heredia Carmona
Christian Vigil Zamora

2o Ingeniería Informática (1o Cuatrimestre)


Granada - 16 de noviembre de 2017
Índice general

1. Consumo de energía 2
1.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.2. Optimización de energía en el procesador . . . . . . . . . . . . 3
1.2.1. Estrategias de transición para apagar el procesador . . 3
1.2.2. Estrategias de cambio de carga cuando la CPU puede
apagarse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
1.2.3. Estrategias de transición para cambiar dinámicamente
la velocidad de la CPU . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

1
Capítulo 1

Consumo de energia

1.1. Introducción
Debido al creciente uso de dispositivos móviles y por tanto, con limitacio-
nes de consumo debido a la limitación de la capacidad de energía almacenada
en sus baterías, en las últimas décadas se ha hecho incapié en la optimización
del consumo energético tanto por parte de los componentes hardware como
de los componentes software.

El sistema operativo es un componente vital de cualquier dispositivo a


dia de hoy, por lo que dicho componente debería tener un papel importan-
te sobre la gestión del procesador.Las técnicas más comunes se centran en
cambiar de forma dinámica el voltaje y la velocidad del procesador, así como
una planificación de tareas adecuada.

Cabe destacar que el consumo afecta también a los dispositivos no portá-


tiles debido al calor disipado, y por tanto, un menor consumo mejor la vida
útil de los dispositivos.

Los diseñadores de hardware pueden hacer muchas cosas para mantener


bajo el consumo de energía de los dispositivos. Un enfoque fructífero es pro-
porcionar estados de bajo consumo en estos dispositivos que consumen menos
energía a costa de una funcionalidad reducida de alguna manera. De esta for-
ma, cuando el sistema no requiere el rendimiento completo del dispositivo,
puede ahorrar energía.

2
Sin embargo, la presencia de tales estados de baja potencia presenta un
problema interesante para el diseñador del sistema. El sistema debe, de algu-
na manera, decidir continuamente qué estado se adapta mejor a los requisitos
actuales y cambiar el estado del procesador de manera apropiada.

1.2. Optimización de energía en el procesa-


dor
Los procesadores diseñados para computadoras de baja potencia tienen
muchas características de ahorro de energía.

Una característica de ahorro de energía es la capacidad de reducir la ve-


locidad del reloj. Otra es la capacidad de cerrar selectivamente las unidades
funcionales, como la unidad de punto flotante (esta habilidad generalmente
no es controlable externamente).

Tal unidad generalmente se apaga al detener el reloj que se propaga a ella.


Finalmente, existe la posibilidad de cerrar por completo el funcionamiento
del procesador para que consuma poca o ninguna energía. Cuando se utiliza
esta última habilidad, el procesador normalmente vuelve a la máxima poten-
cia cuando se produce la siguiente interrupción.

1.2.1. Estrategias de transición para apagar el proce-


sador
Cuando los efectos secundarios de encender y apagar el procesador son
insignificantes, la estrategia óptima de transición de línea es desactivarlo
siempre que el procesador no sea necesario hasta que ocurra la próxima in-
terrupción.

Con un sistema operativo bien diseñado, esto se puede deducir del estado
actual de todos los procesos. Por lo tanto, cada vez que un proceso se es-

3
tá ejecutando o está listo para ejecutarse, el procesador no se debe apagar;
cuando todos los procesos están bloqueados, el procesador debe estar apa-
gado. Los ejemplos de sistemas operativos que utilizan esta estrategia son
Windows y UNIX.

Os X, sin embargo, utiliza una estrategia diferente, tal vez porque su es-
trategia se diseñó cuando los procesadores no tenían los efectos secundarios
de dejar de funcionar.

OS X Utiliza un umbral de inactividad, como se usa comúnmente para la


administración de energía del disco duro. El procesador está apagado cuando
no ha habido acceso al disco en los últimos quince segundos y no hay acceso
al chip de sonido, cambios al cursor, visualización del cursor del reloj, eventos
publicados, pulsaciones de teclas o movimientos del mouse en los últimos dos
segundos. Los ahorros que se pueden lograr con esta estrategia varían mucho
con la carga de trabajo.

1.2.2. Estrategias de cambio de carga cuando la CPU


puede apagarse
Dada una estrategia de transición que desactiva el procesador cuando no
está realizando ninguna tarea, el objetivo de una estrategia de cambio de
carga es simplemente limitar la energía necesaria para realizar tareas. Esto
sugiere tres enfoques:

1. reducir el tiempo que tardan las tareas

2. usar instrucciones de menor potencia

3. reducir la cantidad de tareas innecesarias

Una técnica, que utiliza los dos primeros enfoques, es usar un código de
sistema operativo más eficiente.

Otra técnica, que utiliza los mismos enfoques, es utilizar comparadores


que tengan en cuenta la energía, es decir, compiladores que consideren la
eficiencia energética del código generado.

4
Las técnicas tradicionales de compilación tienen una aplicación como es-
trategias de cambio de carga, ya que reducen la cantidad de tiempo que un
procesador tarda en completar una tarea.

Otra forma para que el compilador disminuya el consumo de energía es


elegir cuidadosamente qué instrucciones usar, ya que algunas instrucciones
consumen más energía que otras.

Sin embargo, los estudios preliminares indican que la ganancia principal


de la generación de código es disminuir el número de instrucciones ejecuta-
das, no al elegir entre secuencias de código igualmente largas.

Puede haber algunos casos especiales, como la generación de un entero ente-


ro versus un número entero mixto y un código de coma flotante, donde los
efectos son significativos, pero creemos que estos son la excepción.

1.2.3. Estrategias de transición para cambiar dinámi-


camente la velocidad de la CPU
Como se explicó anteriormente, desacelerar el reloj es inútil si la ten-
sión se mantiene constante. Por lo tanto, cuando discutimos estrategias para
aprovechar la desaceleración del reloj del procesador, asumimos que reducir
el tiempo del reloj se acompaña de la reducción de la tensión.

El voltaje puede reducirse cuando se reduce la velocidad del reloj porque


en esas condiciones los tiempos de asentamiento de puerta más largos resul-
tantes de un voltaje más bajo se vuelven aceptables.

Una estrategia para ajustar la velocidad de la CPU busca lograr estos


objetivos de la siguiente manera. El tiempo se divide en intervalos de 10 a 50
ms. Al comienzo de cada intervalo, se determina la utilización del procesa-
dor durante el intervalo anterior. Si la utilización fue alta, la velocidad de la
CPU está ligeramente elevada; si fue bajo, la velocidad de la CPU se reduce
ligeramente.

5
Sin embargo, si el procesador está cayendo significativamente atrás en su
trabajo, la velocidad de la CPU se eleva al máximo permitido. Las simula-
ciones de esta estrategia muestran un 50 % de ahorro de energía cuando el
voltaje, normalmente limitado a 5 V, se puede reducir a 3.3 V, y un 70 % de
ahorro cuando se puede reducir a 2.2 V.

Curiosamente, la estrategia muestra peores resultados cuando el voltaje


se puede reducir a 1 V, aparentemente porque la disponibilidad de la baja
tensión hace que la estrategia genere una variación extrema en el nivel de
voltaje a lo largo del tiempo. Obviamente, una estrategia debe diseñarse de
modo que nunca arroje peores resultados cuando aumenta el rango sobre el
que se pueden variar los parámetros.

6
Bibliografía

[Microsoft] Operating Systems Techniques for Reducing Processor


Energy Consumption https://www.microsoft.com/en-us/research/
wp-content/uploads/2016/02/thesis-7.pdf

[Springer] Estimating Operating System Process Energy Consumption


in Real Time https://link.springer.com/chapter/10.1007/
978-3-642-38827-9_28