Está en la página 1de 35
istoria Crea de as Moderlzaciones en México CCoorinaores generaes del serie (Cuana Gancta Artuatno, Divisin de Historia cr enscio Mana Laon. Divs de Eston Politicos, cine Coordiadoreedminisratva Phoua Viens Rasa, ce Aciontes edtriles Awa Laura Vizquez Magri. ioe “Aonuana Vi2gUex Manin c1DE El cardenismo, 1932-1940 Coordinador Samuet LEON y GONZALEZ El &S Ms ies i. 2010 dy Go Sal cnet) caren, 112-10 cor de Samo Le y Conse. — Mec CDE Sn RANI 7 16.10 nen) Bevo ar toate conan) tena Dewey 7208 te ‘apn oma insu Geo Fel rp ‘ncaa beamed rr keene ‘esnly Cae sion ease evr evn tori Pak Vien Baris, Diet de pois Aare ele pn rae ein Rei tn dre) 1.0700 centr de meng y Doc Een ares sc Tr 5 hm 1), ama Sta 01200 én. DF ance Mae. 1a Ange 1 Me, DF ~ Came Pe Alc, 207-1738 ee. DF, Comes ehoriandteuaconanicacom Sereioedocatuecemtacom ‘TH ) 2246 fn) SE HOH ‘Seite cn tp dec ea re 127-07. -000 1 fotumen 137s os chet) pe Pie Mexico Indice Sigs 9 Cardenas y la construcci6n del poder politico Samuel Leény Gonzélez 11 Rais y ella econémieas del cardenismo Marcos T Aguila 56 CConsolidacsn y limites als derechos de los trabajadores del Estado cen el régimen de Lizaro Cardenas Felipe Remolina Roquefi.y Marcos T: Aguila 127 Lareforma ageariay la cuestign campesina en el periodo cardenista, Eduardo Nava Herndnde 195 (Cérdenas, el indigenista ‘Maria Guadalupe Farias Mackey 258 EI nuevo presidencialismo, corporaciones y partidos politicos ‘durante el cardenismo Javier Mac Gregor Campuzono 324 La politica exterior del cardenismo, Jono MARQUE” Munoge Agradecimientos Este ensayo no habria sido posible sin la valiosa ayuda de Samuel Leén, Guadalupe Farias, Francisco Marquez Aguilar, Eduardo ‘Nava, Irene Zea y Emilio Cardenas. Todos ellos me sefilaron al ‘gunas precisiones histricas y me faclitaron textos pertinentes, Btiopia ‘Al mediodia del 19 de junio de 1954 el emperador Halle Selassie arriba la Ciudad de México, En Palacio Nacional, ante el presi dente Adolfo Ruiz Cortines, pronuncié un emotivo discurso “Btiopia no olvida que México se negé a reconacer los hecho consumados por ls fuerzas italianas, y que alaé la vor en defen~ sade a raz6n [..] y el derecho; (..] empleamos la palabra het= ‘manos para referirnos a México ya los mexicanos”? 124 de junio de 1954, pasadas ls siete de la mafana,e gener Lizaro Cardenas se reunis con el emperador en el Hotel de Pad ba acompafado de su hijo y de Alejandro Carrillo, En la suite P™ ca de Ceci ty Sse s Hie Slase 1" Ldn de ah en Mexico’ gins web: Bk Kin. ‘octesclcondevhim mexeaiacnnlada eS io de) {APOLITICA EXTERIOR DEL CARDENISMO. = ‘Su Majestad honré al ex presidente otorgindole la més cidn del Imperio en reconocimicnto por la defensa ania de Etiopia en el seno de la Sociedad de Naciones, historia comenz6 en 1888, cuando el primer ministro spi, llev6 a Italia a adoptar una politica colonial smo ao, el ejército italiano se apoderd de Massaouah, en y despues intenté extender sus dominios hasta Benadir, te de Addis Abeba laterra y Francia apoyaron a Menelik I en la lucha contra ores. A cambio, la primera de estas dos potencias exten dominios coloniales en la cuenca del Nilo mientras los {construyeron el ferrocaril de Djibuti a Addis Abeba, 13923 Inglaterra y los Estados Unidos rechazaron la solici- Etiopia para formar parte de la Sociedad de Naciones. No ¢, se creé un blogue liderdo por Francia que consiguis la jén de los etiopes. finales de 1934 las tropasitalianas apostadas en Somalia ‘supuestamente atacadas en los pozos de Ual Ual, por tro- pes. Era el pretexto que Mussolini esperaba para empezar 2 octubre de 1935 el emperador de Abisinia envio una car- jprotesta ala Liga de las Naciones, en la cual airmaba: as tropss italianas acaban de invadi el tersitorio de Btopia habiendo penetrado por un punto stuido al oeste de monte Mous- Sal cerca del rontera dela Somalia francesa (..]s0000 soldados Italianosiniciron hoy el avance. Levando tanques, artillera de d- ‘versoscalibres y protegids por varias cusdrilla de aviones?” até onde poli migra y colonia de Messi yo gob end con problems del erro de poli, Cf Los Rogers, colonies eroeoven Michel Howard ¥ W. Roger ous Hera ics aber de Cite Pi Victor As, Fane Barcelona Pe sets Lo “Cnc l talano son fox oe aero Ya Epi EUs Mex “| JORGE MAnQUEZ MUNOZ El Duce afirmé que su patria cobraba venganza por una vg afrena: Ia derrota de la batalla de Adwa en 1896, cuando fi pretendié apoderarse de Etiopfa y Somalia. Pero 40 aos despugy al iniciar la segunda guerra italo-etiope, el gobierno fascsta te, infa ventajas considerables. En siete meses la nacién africana gq convirtié en una colonia, Inglaterra y Francia intentaron mediar pero el gobierno de Roma afirmé que estaba dispuesto a continuar la invasion sin o contra Ginebra" La Sociedad de Naciones declaré a Ital agresor” y solicité que se aplicaran las sanciones prescritas pop Lanticulo 16 del pacto, el cual afirma que “Si un Miembro de Sociedad recurriere a la guerra los estados miembros se compos ‘meten a romper toda relacién comercial ofinanciera con él Sal vo Austria, Hungriay Albania, naciones que se sentian amenazas das por el imperialism italiano, todos los miembros de la Liga voraron a favor de la sanciones. Acerca de la invasién italiana, el 10 de octubre de 1935, delegado de México en la Sociedad de Naciones, el ingeniero ‘Marte R. Géme2, quien formaba parte del Consejo, declaré [Mi pis concede tds la importanca que merece al sensible cons: tatacién hecha por los miembros del Consejo en a ses de 7 dé ‘octubre de que nos encontramos ane el caso de una guerra empren ida contrariamente a las oligcione (. dl Pata (..] México [.:} nose substraetia las responsibilidades que se desprenden de las obligacionessefialadas por el Pacto 4 Se re de gs: Le Sunda Grr Mandl 993-995 wise teise So Le piscine pro Cre Actes ie ‘els de pico eer. Spas. 9 LAPOLITCA EXTEUOR DELCARDENISMO a fue éste el inicio de a politica cardenistas de defensa de los 40s del derecho internacional? No encontramos instrc- alguna del presidente Cardenas para llevat a cabo la reela- Incluso, el mandatario mexicano tenia la impresin de fussolini no duraria mucho en el poder. Bajo este prisma, necesario concertar una politica de ayuda material a Abi- Y¥ de hecho, tal ayuda no exists 18 de noviembre de 1935, México puso en vigor las sancio- tra Italia y cuando Hoar, el canciller britinico, y Laval, el : propusieron en la Sociedad de Naciones la trensaccién smembraba el reino del Negus, intervino “el representante , protestando contra tal medida al decir que [..J, una que noes aceptada libremente por Etiopia nos parece in- ible com el espiritu del Pacto"? cualquier manera, el “acuerdo Hoare-Laval anulé en Ia ln aplicaci6n de dichas sanciones”* El's de mayo de 1936 4s italianas ocuparon Addis Abeba y cuatro dias més tar- ssolini se anex6 el pais vencido creando el Imperio del (Oriental y el rey Victor Manuel Ilse hizo llamar empers- Eriopia. México retiré a su embajador de Roma y mantu- run representante de negocios en la capital italian, cl seno de la Asimblea de la Liga, el representante mexica- arciso Bassols, declaré: “Porque estamos dispuestos a conti- Faqu animados de buena fe, nos interesa evita el colapso de ridad colectiva y la ruina de la Sociedad de las Naciones”* nnegativa de la Liga y el aslamiento al que fue sometida la ea Cin, Obs Apa 2359 Un Meni 17. 9.398 ro Fite Lapis op tp Marna Hab Ma Tee Jara Org (coor) io Fb itches (181969 natu Mexgnme Se Cara ro Talc. 99 67 a snc en le Spence p17 08 Sar de Lures Se Ls dcrins mec at ol erecho rain. io Fabel, anil reo al tvs de esate aa 17 “ once MARQUEZ MUNOZ delegacién mexicana por la defensa de Etiopi, indigns a cg politicos mexieanos. El 31 de mayo, un grupo de senadoreg, derados por el general Cindido Aguilar, se entrevistaron ‘Cirdenas y le plantearon que México deberia abandonar, en: de protest, la Sociedad de Naciones. El presidente escribig gy ‘opinién al respecto: “quienes secundan en nuestro pais que jy tendencia a que México se separe de la Liga sirven, quiz inconge ientemente, alos intereses del imperialismo Posteriormente, Isidro Fabela, representante de México en Ginebra, narra el intento de excluir a Ftiopia de la Sociedad de Naciones, El 16 de mayo de 1937 inici la sesin de la Liga ye) doctor Quevedo, representante de Ecuador y presidente de a ‘Asamblea, otorgé la palabra a Komarishi, representante polaea, Invitado por el presidente past la tribuna, se negé ella dle endo que era muy breve lo que ibaa manifesta. (..] En vox may ‘bj [-] comenzé a hablar Dindome cuenta de que sus intencor nes eran {J que no see oyera[.] me acerqué al delegado polo Lal Pade comprender que no hacia propuesta alguna, sino que ‘con mafosshabilida slo remarcaba el hecho de que Espa hie bia dejado de existir como pais independiente. Esto con el in de que la Asambles asintera con sa silencio.” Una vez concluida la exposicién del polaco, Isidro Fabels pi- Ai6 la palabra y express: ‘Arabo de escuchar la decaracin hecha por el honorable eps tante de Polonia [.J. No ha echo ninguna proposiciin cones Yer porque sun interes meds cntei do asin PE tltmcimonesoagnsratones neers epuaua posn {Feo Goin ately temp. suse, Crk 9 Ros, ase NOK ‘sinins. "itr Genes Ora it p88 bald ib pln apc po {ATOLITICA EXTERIOR DEL CARDEN * embargo, como parece dar a entender que el Estado etope ha de- de existry el sllencio de México podria interpretarcen el sen de dar ss conformidad a ex declarcién, en norbre de mip 0 [.] que protesto contrstods maniobra tendiente a expulssr ‘seno dela Sociedad de las Naciones a ningin miembro de ela jonces, muchos miembros de la asamblea se pereataron de snciones del delegado de Polonia. Més tarde, la delegacién ‘en Ginebra, al notar que se estaba “omitiendo el nom- Eriopia en algunos documentos oficiales de la Sociedad, i6 una protesta a su secretario general”, Esta omision era un Thacia el reconocimiento de la supresién de ese pais como ‘miembro, supresion que sélo podia decretar la asamblea, so con el pacto”" respuesta el emperador Halle Selassie I telegraié al pre- Licaro Cardenas... es un gran consuelo [..] enteratse ‘enérgiea protesta de México ante los representantes reuni- Ginebra [..]- El soberano legitimo [..] y su pueblo dit ywuestra nacién (..] os mis vivos agradecimientos’* ‘pronunciamientos de Marte R. Gémez y Narciso Bassols, 9 producto de la simpatia espontinea por los pueblos opri- antes que los pasos meditados de una ruta diseiada por el tivo en materia de politica exterior. En el ambiente de cele- tras el destiero de Calles, el presidente no tenia tiempo preocuparse por la situacién mundial.* ero finales de 1936, el nombramiento de Isidro Fabela anun~ politica exterior ditad con toda claridad por el presidente iden. p 0 rar Sean Mill, "La pote serail del predentin’ eters Jrin Ons coor) lad Fala op eh et Uo se abl 18s-96{en Ma Tees orga Org oo am cena Nf Lic Gonsic Lv de dl presente Cea, Cole Msi. 98-7 a Jone MARQUEZ MUSOZ Cindenas!” quien en esta ocasin estaba dispuesto a ir mis a gg la posturas tradicionaes de la politica exterior mexicana. Los ei. cos del mandatario afirman que, incluso, la postura mexicana en ¢ contlicto Agrees age api tata de fee Nac ao Gee a Cire Su in pi ond MEO 07 9M FG Fernanda Beir stra Cdr Rect Mein Hi Cm ro Maca ihe p97) yoace manquez MURoZ del gobierno y sectoresrevolucionaios de Meco...) Rep el presidente Aran las tendencis de emancipcin mor! y ‘némica del pueblo espaiok* respecto. La Iglesia y los espafioles en México se manifest ‘asi homogéneamente, en favor de Franco. El ya para entonceg 3. exponia el punto de vista de log ‘opositores a la Repiblica: “la culpa entera del contflicto recayg disidente Manuel Gémez Mori sobre los gobiernos de inquierda y, especialmente, sobre esa mar fia internacional que pretendié aduefarse de Espa, y que pare ce haberlo logrado, por lo menos en cuanto al gobierno, en Fane clay en Inglaterra.” La divisién mexicana respect al conficto espafol se hiza evidente cuando el ministro Manuel Pérez Trevio,argumene tando razones humanitaria, permitié que los franguistas wie zaran la embajada en Madrid como refugio y centro de propa ganda fascista. En diciembre de 1936, el general y viejo opositar 4 Cardenas en la campafa de 1933, fue transfer de ls embsjad en Espaia lade Chile? {A principio, el gobierno de Francia decidié apoyar a os r= publicanos espaioles. Sin embargo, ras las vacaciones del = biemo de Blum y a presién inglesa de conformar un Comité de No-Intervencin, fnalmente los fanceses se decararon neu les Estados Unidos opt6 por mantenerse,al menos en cuanto 5: posicién oficial, neutral y aos mas tarde, Sumner Welles $i in, Orso op se Gf anata Mats Pe Tre sec edn Ne Innes sos Sun Garcia Teen LI eis, Sea de Repti. Msc tot aye 1° i Fil, Cara. op fp. de hon Gls ar nt Fg yl Scepter = Fe otnens hare ar septate oneal {APOLITICA EXTERIOR DEL CARDENIMHO ey taro de Estado bajo la presidencia de Roosevelt, escribis fen la larga historia de la Administracién de Roosevelt, no ido, a mi jucio, error mis capital qu el dela politica adop- ante la guerra civil en Espana” Comité de No-Intervencién fue incapaz de frenar el tifi- de armamento y soldados, alemanes eitalianos para los, 188 y sovieticos para los republicanos. Tampoco pudo de- ‘el armamento transportado clandestinamente pata los re- leanos. Parte de ese armamento provenia de la Unién Sovie- forra de Francia y otra mis de Austria. En el negocio de las subterrineas, Adalberto Tejeda, ministro de México en jug6 el papel de intermediario.* ‘mandatario de la Reptilia espafola, con Ia esperanza de potencias democriticas le ayudaran, acepté las condicio- acuerdo de neutraidad, El 21 de enero de 1937, en Valen ete poles roca aba pores encontrar ala ue Ep fs cyou dl pester ElaonrHomereh spoyae sos npalines mies rel al simp cm os tls. eo lo gue commen pete td eer Ua poise samen fe mers de Chuchl. ule mane nga candetoumente lotic de Reeser cots ate a repaicanon Enix pret Ue enfetamientos Vicar Os aml com un conta pr ar const is ns reba Ly te To stan cne buguestang com gti goes» ca 1 Darna gc eae coe al ens 146600 tne rs dl pels rte Fr, Gees Moore y ter eco 0 12000 canoes Franc, compro con lo 170 dea 180 de Alea the cane ron weno Rei) ‘oes nomena) [| vn ass fs entos seas, ede Soeur tris s Ep LaGnera Ns inary paren pga we. ipo pe sonst Te de gy de 108). em ea 38 Reroute He cls opin yao "ta pier epi nl hei in as 0d arc 9 endows de ncn doce ohn de Dis Gi Pt "Gf Als Stn Se lens, Eero vid, evs gen, DSS LAPOLITICA EXTERIOR DEL CARDENSHO. os primeros frutos de dicha organizacién maduraron en j= 1937, cuando mis de 44o nifios hispanos, la mayoria huér- que perdieron a sus familias en el frente de batalla, llegacon 10 de Veracruz para después establecerse en Morelia.” la primera dama debemos la idea original de exiliar nifios les durante la guerra, a Daniel Cosio Villegas debemos la én de a Casa de Esparia en México, a finales de 1936,” Este tenia como finalidad la integracién académica de intelec~ 5 cientficos espafoles.”” ‘Mientras la recepcién de os ntios exiliados tenia lugar, Mar- Domingo, ex ministro de Instruccién Publica de la admi- dn del presidente Azafa,visitaba México. El presidente le dijo que sila Repiiblica espafiola era vencids,"Méxi- rr sus puertas 2 todos los republicanos espaiioles que “Ante el cruento avance de los ejécitos franquista,alemin € iano, miles de espafioles huyeron de su pais. La mayoria sim- nte cruzé los Pirineos. En febrero de 1939, Isidro Fabela algunos de los campos de refugiados en el sur de Francia arribo inesperado [..] de una inmigracién [..] de 400000 per~ entre militares yciviles, oblig6 al gobierno francés a inter toda esa gente en diferentes campamentos que se estable- Cf teach Yolanda Molina legs, Ei, denn Mri, tei de ee eva, Max, soy fo P Queen ago de ah cori en El Cle de Méxic, Cons Wi fg co arn rgd ei Crd" gobi esa avs prt xn go ne {a pam gue prosuian 4 laren rs pa an de Dice Conse Etro gran impale cain dl exo eines encores fae Aon Rees Cf Cri Ls Et pre ur Meio ge Le reno S203) gis pnts co es a6 ed ede de 08), Deets dren op ce 285 = yonce manquez MuSoz cieron en Argel, San Cipriin, Ares...Boulou, Améli-es Bung WUEn el primero de estos campos se concentraban mis gp 100000 hombres. Estaban instalados entre el mar y una cengy de alambre con pias. Enel exterior habia villas habitadss por autg, ridades francesas y algunos espafoles de confianza para os fringe. ses, que pestaban servicios de emergencia El eampo no tenia nung tienda de campaf, ni una barca, i un cobertizo, ni un muro. ‘una hondonads,nitna colina: ni tampoco Arboles arbustos pee drs Es en a playa abiertay arenosa fente al mar. tierra dentro en terenos erazos y vidos escuetos, donde (.] viven los refi fisdos. [..] No tuvieron (J ablgo de ninguna especie, ni fuego para contrarrestar el fio invernal (J ni una pared que les dfen- ier de los aires marinos” En tales condiciones habia todos los dias muertos de frioy de hambre, Semanas después, los expafles constuyeron bara: «eas, pero “se dio l caso de que soldados irresponsables las des- ‘ruyeron [.] para hacer fuego con ells” Los servicios sanitaios eran también deficientes. No habla agua para lavarse y muy poca para beber. Los refugiados silo ‘ontaban con la ropa que Hevaban puesta. Eran individuos eM condicién deplorable: Ilevaban barbas las, ropasdesgaradssY suas, zapatos deshechos;ademis, estaban despeinados yun lO {indice tenia suena, tuberculosis, piojos ygranes. Fn los campos los méicos “carecan de desinfetantes part curar a los heridos, de anest ‘ingieas [..] de analésicos para calmar las dolencias icos para las intervenciones «Ul aco bel Cait. pct .39 Lew mas de las lamentables condiciones fisicas que padecian Jado, habia que sumar ottos sufrimientos. "Mis de 49000 nos han sido repartidos en toda Francia J: pero ‘sin levar estadistics de ningin género, lo que hark que cuando ls snares deseenrecoger sus hijos no podtin (..] siber dénde se encuentran [..). Las esposas fueron también separadas de sus ma- dos [. Un grupo de soldados republcanos propuso 4 ls autoridad cea hacerlo censosdeaquela gente (J: Las autordades fan se negaron, £Elmismo grupo de militares sugii6 I idea de etablece dife- tes magnavoces ene] inmenso campamento pas anunclar not- urgentes [..] La autorzaci6n [J fue también rechazada Algunos empleados del servicio postal de la Replica, pro= "pusieron [.] organzar el servicio de estaeta dentro del ctrup, para recoger I correspondenciay repartr las catas que por mi- es se acumularon en el campo. El permiso [J tambin fue mnegado Ta idea de la emigracién masiva a México por parte de los blicanos, Fabel la escuché por primera vez durante su visita ‘campos de refugiados. Ahi se encontré con buen nimero de universitarios que desean ir 4 México [..J. No quieren (.] regresar a su patria. Asimismo, muchos mecinicos, Hmltaressalidos de las Academias,aviadores, que también qusie~ an radicarse en nuestra terra al mayor brevedad posible [..] Se Hes ve hondamente preocupados, pus [..] sedan cuenta de que si no se resuelve en breve plazo st inmigracién a México, corren el “riesgo [1 deserentregados al rebelde Franco. iden. p24 hide, Lon teores posters ez npr stores cer Pa once MARQUEZ MUNOZ {ATOLITICA EXTERIOR DELCARDENISMO, El gobierno mexicano fue asumiendo gradualmente may compromisos de atender a los xiliads espftoles. En su misgg de apoyo a los refugiados, nuestro pas no estuvo solo. Gran cat tidad de organizaciones lhumanitaias, como los cuiquetos y gj Partido Socalista Francés, hicieron lo propio. Conforme los franquistas avanzaban, miles de espafoles Inuian, Las autoridades francesas encerraron a muchos de los re- fugiados en campos de coneentracion ubieados en la frontery ‘con Espafiay en Argelia. Los mis afortunados de estos exiliados consiguieron contratos para trabajar en la industria © el campo, Algunos ottos “reclamados por sus familiares, habian regresid su pais “confiados en una hipotética amnistia"** ‘Una vez iniciada la segunda Guerra Mundial, la condicién de los espatioles empeots, porque miles de ellos fueron clasificados, por las autoridades francesas, como movilizables. A partir de ese ‘momento, gran cantidad de espatiles fueron tratados como es clavos, Algunos de ellos se ocuparon en la construcci6n del fer carril del Sahara, otros mis se listaron en la legién extranjera “la ‘mayoria, sin embargo, se qued6 en los pueblos, viviendo com ls familias que los habian acogido o vegetando en condiciones in~ ‘humanas en algiin campo de refugiados a la espera de embarear- se de nuevo, esta vez con rumbo a América"* ‘Aunque muchos de los refugiados lucharon 0 llevaron cabo servicios para el ejécito de Francia, al momento de ser captur= ddos por los nazis no fueron reconocidos por Vichy. Asi, nis 4uiera contaron con las garantias minimas de los prisioneros d& guerra Si la situacidn era bastante mala una vez iniciads la gu ras la caida de Francia en manos de los alemanes, en junio 14940, la situacién fue aiin peor. Muchos de ellos fueron de. dos a los campos de concentracién alemanes o espafles, ris lograron escapary se unieron a la Resistencia, El debate sobre los expatriados septiembre de 1939, Cirdenas anuncié Jun decreto en virtud del cual todos los espafoes residentes en |México podianadquirr la nacionalidad menicana en cuanto lo de- searan, dispensindoles de trimites e impuestos [..}. El deereto, Inecho para favorecer a los refugdos republicnos, les dabs una patria cuando carecian de ell: les protegi cuando por doguier eran insultados y despreciados Pero el ambiente era contrario a que México admitiera a los rados. La mayoria de los mexicanas, influidos “por la Igle- la llamada prensa independiente, vefan en los expatriados a 108 asesinos € incendiarios, violadores de monjas y ver 3s de los prelados dela Iglesia catslica’® Incluso al interior del gabinete de Cirdenas algunos funcio- de ato nivel se oponian a que México acogiera alos refu- 8." El presidente convoes a un Consejo de Ministros y te la necesidad de admitira todos los ex combatientes rept Nos espafoles desterrados en Francia, ex mein como or agen banana ieracoss ¥ ot ‘Ei gable epicana cpatlen clean conan colo smo ‘alana cone np Ll Rodrigo Mi dea Rages? 1s pred reapers jul duende Se 9, Came Mise 0p. ea 45-477 Ad Senin y mia a burro idem. 296 Neer Montes Calie, "La ain dpm de Spt Rees Be en Mex Epc, emp ms tra Cmteporne ete ra. 4 (3 wrote spcioune.rta forge bibned ETFS’ deme-Caleten 74 (ota ol est de sss) ef Ls Rare, de a youce manquez MuSoZ (Cardenas spoys a quienes resaldaban el exilioyencome, ln organizacin de os traslados colectivosasusecretario de beenacisn, Ignacio Garcia Tez. El seretario convocd a dente dela Repiblica en el exilio, uan Negrin. “Sefior N =e dijo Garcia Telles—. el presidente de la Repiblica ques que vengan a México todos los refuglados que estin en Francig [Lalseimpone la pide organizacion de visjescolectvos. Feteq ustedes barcos [1] ytriganlos todos a México." Pero la orden del Ejecutivo no se cumpli6 y solamente les gaton poco mis de 20000" expatriados. Los comentarsts coins iden en que el nimero no fue mayor por las difcultads que tuvieron Jos organismos espafoles de conformar una naviera eficiente” y por ls circunstancias adversas en Francia y posts riormente, en toda Europa De cualquier manera, México fue a Pas que mis exiliados recbié. Le siguié Chile, que admit a 3000, Al inicio, Argentina se negé rotundamente 2 recbilos, aunque después recibié aun niimero reducdo. Brasil los declan indeseables mientras Colombia acept6 a unos centenares. Repl blica Dominicana acepté a 2000, para que eutivaran sus in Ihéspitos campos: su suerte fue espantosa, muchos de ellos mit fieron de inanicién y algunos mis de paludismo. A Panamd y Venezuela legaron unos centenares. Los ms de 22000 des terrados republicanos que Hegaron a. tierras norteamericanas 9 ie et ies op i HY 5. "De acero con docetacan reciente Fcon 272 cnsdeundo ped? ‘oxy so Cf Aa Senin Ei Cale Los Bro p38 Le anus tdn por etrpter eae empress con cos Shen dee ur expo Sea ose qu hacen tatoo epic Unie x aos go rant ls repos a cates ere acer ae con nena elas y xtc Por sto fr P= Ibi gruprlineror dl goern pica en ex gue eran te et ‘diese ain sos meio Cf em 9p. 33 5677 = "Of Fernando tenes Lisare Cardo cp ee Fb ie once LAFOLITICA EXTERIOR DELCARDENISMO = 3 el rigor de las leyes migratorias estadunidenses y mi- cellos fueron deportados a Espatsa El traslado 9rero de 1939, al tiempo que Isidro Fabela hacia su recuento las trigicas condiciones de los campos de refugiados en. €l presidente republicano en el exilio, Negrin, cre6 el jo de Evacuacién de Refugiados Espafioles (sexe), que fun- ‘con dinero y bienes extraidos de las arcas del gobierno derrocado, Ese dinero lleg6 a Francia, pero ante la perspeetiva de una hhstl, Negrin considers que lo mejor seria llevarlo a ico. Fue asi como comenzé la aventura del Vita el yate que taba los tesoros del Banco de Espafa. Por desgracia para a del presidente en el exilo, el gobierno mexicano encargs lecio Prieto, embsjador espafiol en México y enemigo de in, hacerse cargo del tesoro, El cénsul recibié el respaldo Cortes, que funcionaban desde Paris como autoridad le tiva del gobierno en el exlio, El presidente quedé debilitado Julio de 1939 los diputados republicanos formaron la Junta \uxlio alos Republicanos Espafioles (1aRe), con el presupucs- ‘estaba destinado para la ERE. Lo mis triste fue que en medio de las disputes entre Preto y Negrin quedaron los ref siados: los que consiguieron slr de os campos de concentraién Tos que nolo lograron. Se calcula que 300000 exilladosrecbie ton apoyo econémico y buroritico del sent y dela RE antes Y después de lear asus destinos, No obstante, dicho esfuerzo ha | quedado emparado por los enftentamientos internos de los dii- igentes [.. Ademis} el yte,adquitido para hacer vatios trayeetos Fen los que se levaria mis recursos a los exillads, tas wake de wo once manquez MuSo2 LLAPOLITICA EXTERIOR DEL CARDENISMO os espafoles.” En América, ningin gobierno respondi al xdo de Cirdenas.* 18 de julio de 1940, Luis I. Rodriguez, de acuerdo con las, del Bjecutivo, sostuvo una entrevista con el mariseal Pé- ‘encargido del gobierno de Vichy. regreso permanecis varado a casa del conto Preo-Neg Huse d os exec del pina coal peree ll en Francia, portant, terminaron en manos de tatames mas o de nazis."* 9 El pleito de estos dos personajes continu alo largo de pe iodo del exilio. La sexe y la ane, lejos de coordinar sus esfueps +205, reflejaron el conflicto de las izquierdas espafola, 'A principios de 1940 Cardenas encomends a Luis |. Rode ‘guez la misién de organizar, desde Francia, el traslado de los rex fugiados. EL1° de abril el enviado diplomatico recibi6 su primera misiva del presidente: Bl jefe de Estado francés se srvié recibirme (...] Departimos [Ll sobre la encomienda que el gobierno de México me habia dado [1 —aPor que esa noble intencion (..] que tiende a favorecer a te indeseable? Le suplico ta interpret ..1 como un ferviente deseo de be Iefciar y amparar a elementos que levan muestra sangre y nuestro cepirit —L.-1-Que problema puede plantearseewondo mi petria que re sersr com tods lealad a Froncia, deseose de aligear la pesado carga que soporta sobre sus espaldas, emigrando al mayor mimero| de refigiadoshispanos? —Ninguno —replics con aploma—, per Iamemos ¢ exo at tud impulso de humanidad, mejor que ausiio a Francia, porgue de snbraconocemos que en las grondes miseras las rata son Tas prime ras que perecen y, en el caso nuestro, ls exilados de Espa esta ‘rian obligedor llevar ventajosedelantera a mis compatriots. [a1 En algin instante, a ealor dela discusién,invocando e “nombre dl sefor presidente de Ia Repiblica mexicana, sent que ibaa mi esprit de alegria al interrumpirme el marscal cones tas palabras —Cérdenas suena macho en Europa, Yolo admiro como sold oy fo envidio como ciudadano. Manifieste usted al goblerno francés que México est dispuesta atacoger a todos ls refuglados espailes [1 resdentes en Frane cla. [oJ Stel gobleeno francés acepta [.] nuestra idea, expres usted que desde el momento de si aceptacn todos los refie iados espsioles quedatin bajo la protecen del pabellén me- El gobierno cardenista tenfa una estrategia compleja al es- ‘ecto, Se puso en contacto con los gobiernos italiano y alemin ‘para solicitatles que no obstaculizaran las labores de traslada”” ‘Asimismo, buscé la cooperacién de los gobiernos de Estados Unidos y América Latina para llevar a cabo la titénica empresa de transportara cientos de miles de refugiados. Italiano respondié. El Reich contesté que se oponia la sll {Adina y mio Cale. La Baar tp Uae Logue. ino tp $ Mec han rapa ngeacnes ingot om ope el 21 ‘les es vera anes porate de eos sp. Cf, Loner NO Mie Itas Undr eno afi ptrar 1917-14), Cen Me "7 Prey et fae Rdg Min op ct 8. 1G inden po Lon gras ne opens md de lo een us Panes iro cm xno Hero mexico ses al eget ee. Gf ie pg o JoRGe manquez MuRoz para termina : Dig sted oe exe coforme col pl um pong Pétain informé a Ribbentropp de las intenciones del gobien, no mexicano y és, la vez consult6a Franco, quien no s apa, s0 ala empresa del exilio.** Paralleva a cabo la misiGn del traslado se conforms una Come sin Franco-Mexicana,*" queen su segunda reunidn,llevada a cab ‘en Vichy el 25 de julio de 2940, aprobs las siguientes apreciaciones, 1. El éxodo de los republicanos a Francia acusa en los primer meses de 1939 l suma [..] de 500000 personas, comprendiendg ex combatientesyalegados. Hasta a fecha del armisticionazi-francés, los contingents ee Paoles[.]habiansufrido una merma de alrededor de 10% enix cuada alos paises del extranjero y asi 308 reincorporad + supe tra de orgen. 4a. De los 300000 restantes (..] en los territoios de Francis, se cexplica su presencia del siguiente forms ‘Alistados como volunarios ene eécito francés 30000 Miembros de las companias de trabsjadores 50000 Recluidos en campos de concentracién 40000 Asilos de invilidos 10000 Industria familiares y quehaceres doméstlcos 50000 Beneficiarios de organismos republicanos espafoles 3009 Sostenidos por sus recursos propios 10000 nner pce nc erin pT eds mop tree Stink am ener arena sag eg eas LAPOLITICA EXTERIOR DEL cARDENISO Indigentes 0000 Sin ningin control 30000 Sema 390000 [E-] La delegacon mericana, sin dear de rend un homensje ala econoclda hospitalidad del pueblo francés (..]renueva su simpe “tis los exladosespafoes."™ Por otra parte, estaban también los eampos de concentracién Inez y Marruecos y los de espafoles en las zonas ocupadas os alemanes. EI ndimero de estos desdichados es atin deseo- El gobierno mexicano realiz6 negociaciones diplomiti- 3m el Reich para rescatarlos, pero fracasé, /Con la ocupacién alemana la situacién de los refugiados em- ‘considerablemente Gente que se habia resistdo a escpar en as primerasexpediciones colectivas —como las del Sinaia, Mexigue, Ipanema, © Winnipeg {Ea sinté el apremio de subirse a cualquier cosa que flotars: los esgos de acabar en campos de exterminio aumentaron [1 pen- sar en volver 4 Espafa dej6 de ser una isin entre los exilados. Bajo estas circunstancas cualquier intento de hid se torné ru cho mis complicado.” Quienes tenian alguna fortuna tramitaron por su cuenta la en barcos particulares. Pero la mayoria no tuvo tanta suer- suando "eomenzaron a correr los rumores sobre harcos de 2 los refugiados en colaboracién con la emibajada de Méxi- [J] casi todo el mundo quiso hacerse un hueco en cualquiera ellos’ El sere y Narciso Bassols, oganizaron las primeras acciones idem 0 (Aa Sn Eid Cl Lar href.