Está en la página 1de 4

www.monografias.

com

La importacia del proceso oral agrario boliviano


Antonio Peñaranda Mercado antoniopenarandamercado@yahoo.es

1. Resumen
2. Desarrollo
3. El proceso oral agrario
4. Conclusiones
5. Bibliografía

Resumen.
El proceso oral agrario es un proceso mixto, con predominio de la palabra hablada sobre la escritura; donde
el juez agrario asume un papel protagónico en su condición de director del proceso, en concordancia con la
plena vigencia del principio de inmediación y en el que se experimenta una concentración de los actos
procesales en la audiencia pública, la cual constituye la actividad central del proceso. Es un proceso que no
admite la doble instancia. La importancia del proceso oral agrario radica, en que se trata de un proceso ágil
y dinámico en donde puedan ver cumplidos sus anhelos de justicia, los justiciables y en la posibilidad de que
comprobadas las ventajas del mismo, sirva como modelo y pueda ser implementado a otras materias.
-------------------------------------------------------------------------
Desarrollo
La Ley del Servicio Nacional de Reforma Agraria, Ley Nº 1715, de 18 de octubre de 1996, modificada por la
Ley Nº 3545 de 28 de noviembre de 2006, crea la judicatura agraria e instituye el proceso oral agrario para
la resolución de los conflictos emergentes de la posesión, propiedad y actividad agrarias, cuyo conocimiento
corresponde a los jueces agrarios.
Nuestro país desde sus inicios ha adoptado el sistema procesal escrito, el mismo que con el tiempo se
volvió caduco, lento, ineficiente, ajeno a los justiciables.
Es con la promulgación de la Ley Nº 1715, que por primera vez se establece el sistema oral en la
resolución de los procesos judiciales, aunque recién el año 2000 comienza propiamente la actividad
jurisdiccional agraria. En realidad es en materia familiar donde por primera vez se aplica la oralidad, con la
promulgación de la Ley Nº 1760 de Abreviación Procesal y de Asistencia Familiar de 28 de febrero de 1997,
que establece el proceso oral o por audiencias para la fijación de la asistencia familiar.
El proceso oral agrario surge como una respuesta a las deficiencias del sistema escrito, vigente en materia
civil y otras materias.
El proceso oral adaptado por la Ley Nº 1715, se halla inspirado en el Código Procesal Civil Modelo para
Iberoamérica. A fin de resaltar sus beneficios y su importancia es necesario referirse en principio a sus
principales características o principios y a continuación al procedimiento mismo.
1. ORALIDAD: Couture señala que este principio de oralidad “surge de un derecho positivo en el cual
los actos procesales se realizan de viva voz, normalmente en audiencia, y reduciendo las piezas
escritas a lo estrictamente indispensable”1.En el proceso agrario existe un predominio de la palabra
hablada sobre la escritura, como medio de expresión y comunicación entre los diferentes sujetos
que intervienen en el mismo, es decir que hay una disminución en la presentación de escritos; fuera
de la demanda, la reconvención, la contestación a ambas y los recursos impugnatorios, los demás
actos procesales se llevan a cabo en la primera audiencia o audiencia preliminar, o en su caso en la
audiencia complementaria, de ahí el nombre de proceso oral o por audiencias. A partir de la
contestación a la demanda o a la reconvención, todas las actuaciones procesales se cumplen y
resuelven en la audiencia, con los beneficios desprendidos de la inmediación, la concentración y la
publicidad; constituyéndose la audiencia en el elemento central del proceso que se concentra por la
reunión de los tres elementos esenciales al mismo, que son el juez y las partes demandante y
demandada. Al respecto el artículo 76 de la Ley Nº 1715, al referirse a los principios generales del
proceso oral agrario señala: “Principio de Oralidad. Se caracteriza porque la audiencia es la
actividad central del proceso en la que se sustancian los actos pretendidos por las partes.” El
proceso oral agrario, se trata en realidad de un proceso mixto, pues él, se apoya como ya hemos
dicho en algunas actuaciones escritas, con predominio de la palabra hablada. Sobre el particular

1
COUTURE, Eduardo J. Fundamentos de Derecho Procesal Civil, Pág. 199, Buenos Aires, Ediciones
Depalma. 1981.

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

Véscovi, refiere que no existe un régimen puro y que todos son “mixtos con diferente combinación
de elementos escritos y orales”2
2. INMEDIACIÓN. - En el proceso oral agrario el juez asiste a la práctica de las pruebas de donde
obtiene su convencimiento y por lo tanto, entra en relación directa con las partes, con los testigos,
con los peritos y con los objetos del proceso, de forma tal que puede apreciar personalmente las
declaraciones de las personas y las condiciones de los sitios y cosas litigiosas. La impresión sobre
esas pruebas es inmediata y no por referencias ajenas. El ya mencionado artículo 76 de la Ley Nº
1715, al respecto menciona: “PRINCIPIO DE INMEDIACION. Consiste en el contacto directo y
personal del titular del órgano jurisdiccional con las partes y el manejo del proceso como condición
esencial de oralidad que excluye cualquier medio de conocimiento indirecto del proceso.” Como
vemos la inmediación, esta dada por el rol protagónico que el legislador le ha asignado al juez en el
proceso oral agrario, es decir el papel director del proceso; el juez agrario, es quién debe oír a las
partes, fijando los límites de la controversia. No basta la presencia física del juez agrario, sino que la
inmediación debe estar dada por su activa participación, queda excluida en el proceso oral agrario
la figura del juez espectador. Es por ello que antes de concurrir a la audiencia debe interiorizarse del
expediente, revisando los hechos invocados en los escritos y el material probatorio propuesto. La
inmediación, aparece claramente fortalecida en la estructura del proceso oral agrario y concentrado,
ha permitido la efectiva presencia y participación del juez en la práctica de la prueba, donde la
intermediación en esta importantísima actividad ya no tiene espacio. La estructura del proceso oral
agrario termina forzando la presencia efectiva, directa y real del juez en la práctica de la prueba. Se
impone el contacto e intervención directos e inmediatos del juzgador respecto a la actividad
probatoria, desde luego como una medida procesal básica para garantizar la justicia y acierto de la
actividad jurisdiccional decisoria. Al respecto muy ilustrativo es lo que asienta Chiovenda, en el
sentido que el principio en consideración persigue “...que el Juez que deba pronunciar la sentencia
haya asistido al desarrollo de las pruebas de las cuales debe derivar su convencimiento, esto es,
que haya entrado en relación directa con las partes, con los testigos, los peritos y con los objetos
del juicio, de modo que pueda apreciar las declaraciones de tales personas y la condición de los
lugares, etc., a base de la inmediata impresión recibida de ellos, y no a base de la relación ajena” 3.
La inmediación, obliga al juez a presidir las audiencias bajo pena de nulidad.
3. DIRECCION. El proceso oral agrario se inicia a instancia de partes, ellas en el ejercicio del principio
dispositivo, tienen la facultad de dar inicio al proceso a través de la ejecución de actos procesales
sobre el derecho sustantivo motivo del proceso y sobre el proceso mismo, en cuya consecuencia
pueden fijar el objeto de éste, así como darlo por terminado aun antes de sentencia. El proceso oral
agrario respeta la voluntad de las partes en la iniciación del proceso y la posibilidad de darlo por
concluido. En este marco, el juez no es ajeno a la actividad que se cumple en el proceso, por el
contrario y como ya se tiene dicho asume su papel protagónico en su condición de director del
proceso, empero, para que el ejercicio de sus poderes no derive en perjuicio de las partes, se regula
el principio de responsabilidad de los jueces agrarios que determina los deberes y poderes que le
asisten: “PRINCIPIO DE RESPONSABILIDAD. Los vocales, jueces y los funcionarios judiciales
subalternos son responsables por los daños que causaren a las partes litigantes, por la comisión de
delitos, culpas y errores inexcusables en la aplicación de la ley, por lo que responderán penal y/o
civilmente según establece la Constitución y las leyes. El Estado también será responsable por los
daños causados por dichos funcionarios en los casos señalados.” (Art. 76). En ese papel son tres
las actividades que realizan los jueces agrarios en el proceso oral: actividad de instrucción, actividad
de resolución y actividad de ejecución:
a) La actividad de instrucción del juez agrario está dirigida al cumplimiento de los deberes que le
impone la ley 1715, particularmente los deberes de hacer efectiva la aplicación de los principios
generales de la administración de justicia agraria: el de oralidad, inmediación, concentración
dirección, publicidad y celeridad; sanear del proceso, intentar la conciliación, fijar el objeto de la
prueba.
b) Actividad de Resolución: En ejercicio de la potestad jurisdiccional el juez agrario tiene el deber de
dictar sentencia, aún en caso de oscuridad, insuficiencia o ausencia de ley.
c) Actividad de Ejecución: No basta que el juez dicte sentencia, le corresponde además la ejecución
forzosa de la misma.
2
VÉSCOVI, Enrique, Teoría General del Proceso, Bogota, Editorial Temis, 1984, Pág. 59.
3
CHIOVENDA, G. Ensayos de Derecho Procesal Civil, Traducción de S. Sentís, Buenos Aires,
Ediciones Jurídicas Europa-América. 1949, Pág. 47.

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

4. CONCENTRACION. La concentración en el proceso oral agrario permite que los actos procesales
se desarrollen en una sola audiencia y de no ser posible, en otra audiencia complementaria
próxima. De ahí que los efectos positivos del proceso oral agrario en la materia probatoria no se
discuten. En efecto, junto con aportar flexibilidad y espontaneidad en el procedimiento probatorio,
en este proceso oral se apuesta por la concentración probatoria que como ya se tiene dicho puede
darse en una sola audiencia y a lo máximo en otra complementaria. La concentración favorece y
posibilita la aplicación efectiva de la oralidad en el proceso oral agrario, con su previsión se
consigue que las actuaciones probatorias orales verificadas en el acto del juicio, su desarrollo y
resultados permanezcan en la memoria del juez al momento de dictar la sentencia, cuestión que se
vería dificultada o imposibilitada si junto con la regla de la oralidad no se recogiese también la
exigencia de concentración en la práctica probatoria. Al imponerse una práctica probatoria
fundamentalmente concentrada y consagrarse la proximidad de dicha práctica con el momento de
dictar sentencia se posibilita también la inmediación efectiva y real, lo que permite obtener los
mayores provechos del contacto directo, frontal y concentrado del juzgador con las partes y sus
medios de prueba, facilitando asimismo la valoración judicial.
5. PUBLICIDAD. Uno de los pilares del proceso oral agrario es la publicidad de sus actuaciones, esto
permite la posibilidad de la fiscalización popular; la publicidad que impera en los procesos agrarios,
con su consecuencia natural de la presencia del público en las audiencias, constituye el más
preciado instrumento de control social sobre la obra de los jueces agrarios. Este principio, dice
Palacios, “permite elevar el grado de confianza de la comunidad en la administración de justicia;
pero a su vez, posibilita la divulgación de ideas y de los métodos jurídicos que se aplican en
determinado proceso, cumpliendo también una función educativa” 4. La Ley 1715, recoge este
principio en el ya varias veces mencionado artículo 76, de la siguiente manera: “Las actuaciones
de la Judicatura Agraria son de carácter público”.

El PROCESO ORAL AGRARIO. –


El proceso agrario se inicia a instancia de partes. Admitida la demanda, el demandado tiene 15 días para
contestarla y a su vez para reconvenir; de mediar reconvención el actor tendrá otros 15 días para
contestarla. Con la contestación a la demanda o a la reconvención en caso de haber mediado ésta, se
señalará la audiencia principal, la cual deberá realizarse dentro de los 15 días siguientes a su
señalamiento; si en esta primera audiencia no se hubiere recepcionada toda la prueba admitida, se
señalará audiencia complementaria, la que deberá realizarse dentro de los diez siguientes a su
señalamiento, y en caso de que tenga que prorrogársela por el único caso de fuerza mayor, el plazo no
podrá exceder del término principal de la audiencia complementaria, esto último no lo dice la ley, pero es la
práctica que lo ha impuesto.
LA AUDIENCIA. - Es en la audiencia donde se efectivizan y materializan los principios de oralidad,
inmediación, dirección, concentración, publicidad y los otros principios propios de la administración de
justicia agraria.
La primera audiencia juega un papel fundamental, porque tiene como finalidad evitar el proceso a través de
la función conciliadora, limitar su objeto mediante la fijación del objeto de la prueba y depurar el
procedimiento a través de la función saneadora.
a) Por mandato del artículo 83, numeral 4) de la Ley Nº 1715 “el Juez debe instar a conciliación a las
partes, respecto de todos o algunos de los puntos controvertidos…”. El juez agrario promueve el
diálogo y sugiere a las partes la solución de sus controversias; por ello debe ser un experto en el
manejo de las técnicas de negociación, comunicación y las referidas al proceso conciliatorio en sí.
b) El juez debe sanear el proceso, esta función tiene por objeto la purificación de cuestiones
vinculadas a incidentes, excepciones, nulidades u otras ajenas a la finalidad especifica de la
demanda y la contestación. (Art. 83, numeral 4)
c) La fijación del objeto del proceso y como consecuencia de la prueba, el si bien el legislador ha
obviado en la redacción del numeral 5) del artículo 83 de la Ley Nº 1715 “la fijación del objeto del
proceso”, los jueces agrarios en primer lugar establecen el objeto del proceso y a continuación
determinan el objeto la prueba, admitiendo la pertinente y rechazando la inadmisible o la que fuere
manifiestamente impertinente. La fijación del objeto del proceso, como se señala en la Exposición
de Motivos del anteproyecto del Código del Proceso para Bolivia de 1997 “Da lugar a la delimitación
de los puntos planteados en las pretensiones de una y otra parte”. A partir de este momento el juez
4
PALACIOS ANTEZANA Alfredo, Lecciones de Derecho Procesal Civil, Tomo I, Segunda Edición, Editorial
Tupac Katari, pág. 39.

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

procede a la recepción de la prueba admitida, en la misma audiencia o en la complementaria


si la prueba no hubiere sido totalmente recepcionada en la primera.

Señalada la audiencia complementaria cumple dos funciones principales: primero se recepciona la prueba
pendiente y segundo, el juez agrario resuelve sobre las cuestiones planteadas en el proceso, dictando
sentencia, si la prueba por el contrario fuere totalmente recepcionada en la primera audiencia, el juez
deberá dictar sentencia en esta audiencia (Art. 85 Ley Nº 1715). No le está permitido al Juez Agrario
señalar audiencia complementaria solamente para dictar sentencia.
Contra la sentencia sólo proceden los recursos de casación y nulidad.

CONCLUSIONES. -
1. El proceso oral agrario es un proceso mixto, con predominio de la palabra hablada sobre los actos
escritos. Luego de la demanda, reconvención y la contestación a ambas, además de los recursos
impugnatorios, que son escritos, los demás actos se concentran y se realizan en la audiencia.
2. Plena vigencia del principio de inmediación. El juez mantiene un contacto directo y personal con las
partes, preside las audiencias y recibe por si mismo las pruebas. Las partes de su lado están
obligadas a asistir personalmente a las audiencias.
3. Se elimina la dispersión de los actos procesales y, se verifica, por el contrario, una concentración de
los mismos en la audiencia.
4. El juez agrario asume un papel protagónico en su condición de director del proceso, ejercitado el
principio dispositivo por las partes, el gobierno del proceso corresponde al juez agrario, ello sin
perjuicio de los poderes que corresponde a las partes; resultando responsable en caso de que el
ejercicio de sus poderes derive en perjuicio de los justiciables.
5. Existe una eficaz publicidad del proceso agrario, las audiencias son abiertas al público, salvo los
casos de excepción previstos por la ley, la moral, el orden público y las buenas costumbres.
6. No se admite la doble instancia, contra la sentencia, sólo proceden los recursos de casación o
nulidad; es decir en materia procesal agraria no existe el recurso de apelación.
7. Como cierre, diremos que la importancia del proceso oral agrario radica, en que se trata de un
proceso ágil y dinámico en donde puedan ver cumplidos sus anhelos de justicia, los justiciables.
8. Su importancia además reside en la posibilidad de que comprobadas las ventajas del mismo, sirva
como modelo y pueda ser implementado a otras materias.

BIBLIOGRAFÍA
1. CHIOVENDA, G. Ensayos de Derecho Procesal Civil, Traducción de S. Sentís, Buenos
Aires, Ediciones Jurídicas Europa-América. 1949.
2. COUTURE, Eduardo J. Fundamentos de Derecho Procesal Civil, Buenos Aires, Ediciones
Depalma. 1981.
3. Ley Nº 1715 del Servicio Nacional de reforma Agraria, de 18 de octubre de 1996.
4. Ley Nº 3545 de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria, de 28 de noviembre de
2006.
5. PALACIOS ANTEZANA Alfredo, Lecciones de Derecho Procesal Civil, Tomo I, Segunda
Edición, Editorial Tupac Katari.
6. VÉSCOVI, Enrique, Teoría General del Proceso, Bogota, Editorial Temis, 1984.

Antonio Peñaranda Mercado


antoniopenarandamercado@yahoo.es
Biografía del autor:
Antonio Peñaranda Mercado, es abogado, actualmente ejerce las funciones de Juez Agrario de Cobija del
Distrito Judicial de Pando, Bolivia; nació en la ciudad de Riberalta – Bolivia: es Licenciado en Derecho,
Ciencias Políticas y Sociales y Master en Derecho Civil.
País, ciudad y fecha correspondientes al trabajo realizado.
Bolivia, Cobija, noviembre de 2006.

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com