Está en la página 1de 1

Análisis de las disposiciones generales de la Ley de Abogados

La Ley de Abogados es aquella que regula el ejercicio de la abogacía, se divide en 7 títulos de los
cuales el primero, de 6 artículos trata de las disposiciones generales contenidas en dicha ley.

El artículo 1 delimita el alcance de la propia ley y define el conjunto de entes encargados de
regular o controlar el ejercicio de la abogacía y de los procuradores en tanto le sean aplicables

El articulo 2 se puede dividir en dos partes en la primera se define los principios del ejercicio de la
profesión de abogado como lo son la dedicación al estudio, la defensa al derecho, a la libertad y la
justicia así como la naturaleza de la actividad profesional. La segunda parte de dicho articulo
impone una serie de directrices que han de ser vistas al momento de establecer un despacho o
bufete, en cuanto a sus denominaciones y sobre las actividades llevadas a cabo dentro de los
mismos las cuales no deben de ser contrarias a la naturaleza de la profesión.

En cuanto al artículo 3 el primer párrafo expresa que para ser válida toda actividad de un
particular que se subsuma dentro de las propias de un profesional del derecho este debe de
poseer un título que lo acredite como abogado. En su siguiente párrafo el legislador expresa la
necesidad de que para que toda persona jurídica de carácter privado pueda actuar válidamente en
un juicio debe de ser representada por un abogado.

El artículo 4 establece que toda persona que actúe dentro de los órganos de administración de
justicia debe de nombrar un abogado que lo represente en el proceso y que en su defecto el juez
nombre para el uno. Sin dicha representación el acto se reputaría como invalido al ser motivo de
reposición de la causa este artículo deja a ver la importancia que tiene el abogado ya que sin el se
violaría el principio constitucional de la legitima defensa y de efectiva tutela judicial.

En relación a lo dispuesto por el articulo anterior el articulo 5 ordena a todo juez o autoridad civil
el solo reconocer como representante de terceros a abogados en ejercicio en aquellos
procedimientos que por su importancia la ley reserva a estos.

El artículo 6 prohíbe a todo juez, autoridad civil o funcionario el aceptar escritos con ocasión de
tramites civiles o contenciosos que no sean “redactados” por abogados en ejercicio, asi como
también aquellos documentos redactados en el extranjero que tengan efectos jurídicos en
Venezuela si no son antes visados por un abogados del país en ejercicio.

El primer titulo de la ley de abogados trata de abarcar todo cuanto comprende la actividad propia
de los abogados buscando delimitarla y definir los principios superiores que deben de ser
observados por todo profesional del derecho. Además de esto, los primeros 6 artículos de la ley de
abogados denotan la importancia que tiene para el Estado y por ende la misma sociedad los
abogados como instrumento para salvaguardar los derechos de los particulares frente al estado y
los valores que rigen a la Nación.