Está en la página 1de 8

LA MALDICIÓN

FAMILIAR
de Carrie's AJ

TRADUCTORA: © 2013
SINOPSIS

Una maldición afecta a todas las mujeres de una familia. ¿Se librará
Eleanor de ella?
Descargos de la traducción:

Esta traducción es libre al español realizada para entretener a todas las


personas que les gusta este tipo de lecturas. Es totalmente gratuita, por lo que no
se puede comercializar.

Esta traducción no se puede publicar en cualquier tipo de página de internet


dedicada a la publicación de traducciones de fanfics o libros de temática lésbica,
sin el permiso de la traductora. Pueden ponerse en contacto conmigo a través de
este correo silvinafanfiction1@gmail.com Este correo, también puede ser utilizado
por las lectoras que quieran hacer cualquier comentario constructivo sobre la
traducción.
LA MALDICION FAMILIAR de CARRIE’S AJ TRADUCTORA:

LA MALDICIÓN FAMILIAR
The Family Curse
Carrie's AJ © 2001

La joven se miró al espejo por tercera vez esa noche mientras se


desnudaba después del trabajo. Estudió cada detalle de su anatomía, buscando
signos de que la transformación había comenzado. La maldición de la familia. Así
es como lo llamaron. Desde que podía recordar, una por una, todas las mujeres de
su familia habían sido víctimas de eso. Y una vez que comenzó, no había vuelta

5
atrás a cómo estaban las cosas antes de que sus cuerpos comenzaran una
metamorfosis que no podían controlar.

Recordaba que su tía Sophie había hablado con su madre tantos años
antes cuando las mujeres mayores se sentaron en la mesa de la cocina con un par
de panecillos dulces y café.

—Ha comenzado, —declaró Sophie.

—¡Shh! ¡Asustarás a las niñas!

—¡Pero, Evelyn! Deberían saberlo.

—No, Sophie. Déjalas en paz. Pronto lo sabrán.

Eleanor de doce años de edad y su hermana menor, Verónica, habían


estado jugando cerca. Les encantaba escuchar cuando su madre y su tía
conversaban durante sus desayunos semanales de los miércoles por la mañana.
Eleanor observó a su madre sacudir la cabeza con tristeza mientras pronunciaba
las palabras que ardían en su memoria: —Pronto lo sabrán.
LA MALDICION FAMILIAR de CARRIE’S AJ TRADUCTORA:

Eleanor no había notado nada inusual sobre su tía. Para Eleanor, parecía
ser una mujer hermosa que acababa de cumplir 30 años. Eleanor esperaba que se
viera como su tía a medida que crecíera. Pero las siguientes palabras de su tía
hicieron que se preguntara qué era lo que le esperaba.

—Comenzó en mis brazos. Muchísimo. ¡Allí estaba yo, de pie en la luna


llena en traje de baño cuando lo vi por primera vez!

Eleanor dejó de jugar y se asomó por el marco de la puerta para estudiar a


su tía. Ella estaba usando mangas largas. No hay posibilidad de ver nada de esa
manera, pensó la joven. Regresó a donde su hermana estaba esperando y
reanudó su juego. Aunque el tema surgió una o dos veces después de eso,
Eleanor nunca supo completamente qué esperar. Todo lo que sabía era que
sucedía alrededor de los treinta años de edad, y que hasta el momento, ninguna
otra mujer de su familia, nacida a finales de octubre, como parecía ser la 6
costumbre familiar, estaba exenta.

En los años siguientes, Eleanor trató de olvidar todo el tema. Se ocupó de


la escuela y su vida social. Más tarde, vino la universidad, luego su carrera. Ahora
estaba en la encrucijada de su vida. Estaba a punto de cumplir 30 años el 31 de
octubre. Estaba aterrorizada.

El sonido del teléfono la sobresaltó y nerviosamente levantó el auricular.

—¿H-hola?

—¿Ellie? ¿Estás bien, cariño?

—Claro, mamá. Estoy bien.

—¿Estás segura? Sonabas un poco ansiosa cuando respondiste el


teléfono.
LA MALDICION FAMILIAR de CARRIE’S AJ TRADUCTORA:

—Bueno, mamá, para decirte la verdad, solo estaba recordando cuando


éramos niñas y tú y tía Sophie tenían juntas las charlas de desayuno del
miércoles. Creo que me hizo pensar.

—¿Sobre qué, querida? ¿Te importa que pregunte? —La voz de Evelyn
tomó un poco de vacilación en este momento—. ¿Hay algo que te preocupe?

—Yo... es la maldición, mamá. Estoy preocupado por la maldición.

La voz de Eleanor sonó tan asustada que su madre no supo qué hacer.
¿Debería negar que hubiera una maldición familiar? Dios sabe que me pasó a mí
y todavía está sucediendo. Sophie nunca ha superado los cambios que trajo a su
vida, pobrecita. ¡Y ahora mi dulce hija! ¿Qué debo hacer? ¿Qué le diré que alivie
su corazón atribulado?

De repente, un grito penetrante casi hizo que Evelyn dejara caer el teléfono. 7
—¡Eleanor! Cariño, ¿qué sucede? ¡Eleanor!

Eleanor sollozó al ver que había llegado la hora que la maldición de la


familia comenzara a afectarla. Oyó que su madre la llamaba frenéticamente y
devolvió el teléfono a la oreja. —¿M-mamá? ¡Está sucediendo, mamá!

—¡Oh, cariño! ¡Voy a ir ahora mismo! —Evelyn colgó el auricular, agarró su


billetera y sus llaves, y perdió poco tiempo en llegar a su automóvil y luego irse al
departamento de su hija.

Eleanor se miró en el espejo. Al igual que la tía Sophie: mis brazos,


primero. ¡Mis piernas serán las siguientes!

Se sentó tristemente en su cama y esperó a que llegara su madre. Se


calmó comiendo varias galletas sándwich que siempre tenía cerca. Tomó el último
sorbo de una lata de refresco que estaba sobre la cómoda y pensó cómo sería su
vida ahora que finalmente había llegado su turno con la maldición de la familia.
LA MALDICION FAMILIAR de CARRIE’S AJ TRADUCTORA:

Un golpe frenético en la puerta le hizo saber a Eleanor que su madre estaba


allí para confirmar sus peores temores. Temblorosa, dejó entrar a su madre y
luego cerró la puerta detrás de ella.

La mujer asustada lentamente se subió la manga de su bata hacia los


hombros para que su madre pudiera confirmar o negar que las historias de la
maldición de la familia se estuvieran haciendo realidad.

Evelyn dirigió su mirada a los brazos de su hija y rápidamente se desmayó.

—¡Es cierto, madre! ¡Es verdad! —Eleanor sollozó mientras trataba de


despertar a su madre. Los ojos de Evelyn se abrieron lentamente. Luego giró la
cabeza en dirección a los brazos que la sostenían. De nuevo se desmayó.

—¡Estoy condenada! —Eleanor gritó—. ¡Estoy condenada a pasar el resto


de mi vida cambiada por la maldición familiar! 8
Recogió el cuerpo inerte de su madre y lo puso sobre su cama, sacudiendo
los fragmentos de bolsas de papas fritas vacías y casi tropezando con un par de
botellas de cerveza.

Mojó una toalla y suavemente hizo que su madre volviera a la conciencia.


Luego le ofreció un trago de lo único que tenía a mano: los restos del batido que
había tenido con su hamburguesa y papas fritas esa noche.

A medida que la constitución de su madre mejoraba, ella confirmó los


temores de su hija con las palabras que temía usar durante casi toda la vida:
—¡Es celulitis!

Madre e hija lloraron suavemente en la noche.

FIN

También podría gustarte