Está en la página 1de 63

EL TRATADO

de BL MILLER

TRADUCTORA: © 2013

REVISADA POR: charisen 2017


SINOPSIS

Es un cambio de roles ya que Gabrielle se ve obligada a rescatar a la


Princesa Guerrera, después de que Xena es drogada y secuestrada por
amazonas renegadas en su intento de evitar que la joven reina firme un
controvertido tratado. Esta vez los amantes de Argo disfrutarán un poco del humor
del animal en esta historia.
Descargos de la traducción:
Esta traducción es libre al español realizada para entretener a todas las
personas que les gusta este tipo de lecturas. Es totalmente gratuita, por lo que no
se puede comercializar.

Esta traducción no se puede publicar en cualquier tipo de página de internet


dedicada a la publicación de traducciones de fanfics o libros de temática lésbica,
sin el permiso de la traductora. Pueden ponerse en contacto conmigo a través de
este correo silvinafanfiction1@gmail.com Este correo, también puede ser utilizado
por las lectoras que quieran hacer cualquier comentario constructivo sobre la
traducción.

Descargos de la autora:

DERECHOS DE AUTOR: Los personajes de Xena, Gabrielle, Argo, etc. son


propiedad de MCA/Universal. Sólo los he tomado prestados por un rato. No se
pretende ninguna infracción. El resto de la historia es mía y tengo el copyright de
la misma. No utilice ninguna parte de esta historia sin mi permiso por escrito.
Puedo ser contactada en blmillerstories@aol.com.

SEXO: Esta historia contiene escenas de dos mujeres haciendo el amor. Si esto te
ofende, por favor, no leas mi historia. Hay un montón de otras historias
maravillosas por ahí.

VIOLENCIA: Hay escenas de violencia dentro de esta historia.


EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

EL TRATADO
THE TREATY
BL Miller

PARTE 1

Ilanna abrió la puerta y asomó la cabeza por la puerta. —Ya están aquí.

—Bueno, hazlos pasar. —Ephiny respondió, rápidamente, enrollando el


pergamino que había estado estudiando. Sonrió y asintió con la cabeza al trío, 5
cuando entraron en la habitación—. Soy Ephiny, la Reina de las Amazonas.
Bienvenidos... por favor tomen asiento. —Hizo un gesto hacia las sillas vacías
antes de volver a su asiento en la cabecera de la mesa rectangular. El hombre se
sentó a la izquierda de la soberana rubia mientras que las dos mujeres se
sentaron a la derecha. Ilanna tomó su puesto en la puerta, haciendo guardia en la
reunión.

—Bueno, vamos a ir al grano. —Dijo el hombre—. Soy Marto, alcalde de


Cypresta, y esta es Krana, —indicó la mujer de mediana edad justo enfrente de
él—. Y Susa. Krana es nuestra guardiana de los pergaminos y está muy
familiarizada con las leyes y costumbres. —La mujer de pelo gris, sonrió
ligeramente a Ephiny—. Susa es nuestra jefa de negociaciones comerciales.

—Sí, nos hemos visto antes. —Respondió la rubia amazona. —Estaba aquí
el verano pasado, cuando fueron entregadas las cosechas.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Sí, estaba. Qué bueno que recuerdes. —Respondió la mujer de pelo


oscuro.

—Sí, bueno... como sabe, Reina Ephiny, el tratado entre nuestro pueblo y
su nación está a punto de expirar. —Dijo Marto, llamando la atención de la
gobernante rubia de nuevo a la cuestión que los ocupaba.

—Soy muy consciente de ello. Estaba revisando el tratado justo antes de su


llegada. Parece que ha estado trabajando bien durante los últimos cincuenta
veranos y no veo ninguna razón por la cual no deberíamos renovarlo por otros
cincuenta. —Desenrolló el pergamino y miró los acuerdos realizados hace tanto
tiempo—. A cambio de permitir a sus familias vivir en nuestra tierra y recibir la
protección de la nación amazónica, su gente está de acuerdo en proporcionarnos
un diez por ciento de sus cosechas cada año, justo después de la cosecha.
Parece bastante justo para mí. 6
—Debería. —Dijo Susa sarcásticamente, haciendo que Ephiny la mirara
con sorpresa—. Nuestro pueblo ha vivido y trabajado la tierra de Cypresta por
cincuenta veranos, y cada verano tenemos que dar a su gente carros de nuestra
comida.

—¿Tengo que recordarle que Cypresta es tierra amazona?

—Sólo de nombre. —Respondió la visitante de pelo oscuro—. Ninguna


amazona ha puesto un pie en Cypresta por lo menos durante dos generaciones.

—¿Tengo que suponer que usted desea modificar los términos del tratado?
—Preguntó Ephiny, asumiendo que la renegociación del tratado podría ser
necesarias para resolver el asunto.

—No, no modificarlo, eliminarlo. —Dijo Susa con firmeza—. Queremos que


la nación amazónica renuncie a su pretensión de Cypresta. Ya no es una pequeña
comunidad agrícola, hemos crecido a una ciudad de pleno derecho con las
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

costumbres, tradiciones y nuestro gobierno. Este tratado fue firmado cuando sólo
había cuatro familias que vivían allí. Ahora tenemos cerca de un centenar de
familias y más de cuatrocientos residentes. Cypresta no puede continuar
proporcionando alimentos a las amazonas, a cambio de nada, verano tras verano.

—¿Nada? Susa, la tierra pertenece a la nación amazónica. Cuando


descubrimos por primera vez a su gente viviendo allí podríamos haber optado por
echarlos, pero no lo hicimos. Hicimos este acuerdo... —tocó el antiguo
pergamino—.... y ha funcionado hasta ahora. Si se trata de una cuestión del pago
de todos los veranos estoy segura que podemos negociar. No olvide que las
amazonas han jurado proteger Cypresta con nuestras guerreras.

—Cypresta está enclavada en un valle rodeado de montañas, estamos


completamente aislados y no sirve de ninguna utilidad a los señores de la guerra.
Puede ofrecer su protección, porque sabe que no la necesitamos. Ni una sola vez 7
ha habido necesidad de solicitar la ayuda de su pueblo.

—No obstante, siempre ha estado ahí. —Respondió Ephiny con frialdad, no


del todo contenta con el giro inesperado de los acontecimientos. Esto se suponía
que era una simple renovación de un antiguo tratado, ahora se estaba convirtiendo
en algo mucho más complicado.

—Lo teníamos. —Estuvo de acuerdo Marto—. Sin embargo, no hace


ninguna diferencia en este punto. No tenemos ninguna intención de someter a los
ciudadanos de Cypresta a otros cincuenta veranos de pagos a las amazonas.
Insistimos que renuncien a todo derecho a la tierra y reconozcan nuestra
independencia.

—¿Así nada más? ¿Renunciar a todo un valle de tierras fértiles y


minerales? —Ephiny negó con la cabeza.

—Ah, sí, nos preguntábamos cuando mencionaría eso. —Dijo—. La plata


que se encuentra en las montañas sin duda vale un buen número de dinares. Por
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

supuesto, el tratado establece específicamente que a las amazonas no se les


permite explotarla y no tenemos ninguna intención de permitir que cualquier otra
persona lo haga. La escorrentía alimenta la tierra y nos ayuda a enriquecer los
cultivos. Si las minas se establecieran alterarían el delicado equilibrio y afectarían
seriamente nuestra capacidad de producir suficientes alimentos para nuestro
pueblo y mucho menos para el comercio con los pueblos vecinos—. Marto veía a
Susa, que asintió con la cabeza—. Queremos un nuevo tratado, el cual nos da un
control completo sobre la tierra y que las amazonas renuncian a su reclamación.
Ninguna otra cosa será aceptable. —Se puso en pie—. El tratado termina en la
próxima luna llena, que esta tan sólo seis días de distancia. Tenemos que resolver
este asunto antes de eso.

—Sí lo haremos. —Estuvo de acuerdo Ephiny—. Hasta entonces le


invitamos a quedarse con los Centauros del otro lado el río. —Miró a las dos
mujeres—. Tenemos cabañas de huéspedes que pueden utilizar si lo desean.
8
Ilanna se encargará de los arreglos. —Recogió su copia del tratado y salió de la
habitación.

—Es simple, no renovar el tratado y simplemente obligarlos a salir de la


tierra. —Dijo Darbo, recibiendo murmullos de acuerdo de algunas de las otras
miembros del consejo. Ephiny discreta se frotó las sienes, a sabiendas de que no
haría nada para aliviar su dolor de cabeza. La reunión del Consejo debería haber
terminado una marca de vela atrás, pero los acontecimientos con Cypresta
estaban amenazando con alargarla hasta mucho después de oscurecer.

—No podemos simplemente obligar a un centenar de familias a dejar la


tierra. —Contrarrestó Eponin—. Muchos de ellos han nacido allí, son sus casas.
—Se dio la vuelta a la soberana rubia—. Eph, ¿estás segura que no estarán de
acuerdo con algún tipo de compromiso? Tal vez si disminuimos la cantidad…
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—No, ya intente eso. Ellos quieren la libre determinación. Quieren que


renunciemos a nuestro derecho no sólo en Cypresta en sí misma, sino también a
las montañas que la rodean.

—Ephiny, sé que no te gusta la idea de obligar a estas personas a dejar


nuestra tierra, pero piensa en ello. —Dijo Darbo, quitando un mechón de melena
rubia de la frente—. Con toda la plata en esas montañas seríamos capaces de
reconstruir nuestra nación en lo grande y poderosa que una vez fue. —Le lanzó
una mirada condescendiente a Eponin—. ¿Si cedemos a ellos, entonces, ¿qué
impedirá que la próxima aldea exija su independencia y tomando aún más la tierra
lejos de nosotras? Digo que dejemos que el tratado expire y a continuación, enviar
una guarnición de guerreras para recuperar Cypresta. Si no fuera por la tierra,
Ephiny, entonces piensa en la plata y el bien que puede hacernos.

—¿Y qué clase de mensaje se envía a los otros pueblos que tienen tratados 9
con nosotras? —Se quebró la gobernante rubia, su dolor de cabeza aumentó sólo
añadiendo tensión a la que sentía. Juró que en muchos aspectos Darbo era como
Velasca, hambrienta de poder, manipuladora, astuta. Ephiny sabía que no debía
confiar en ella por completo, pero no tenía ningún control sobre quién era votada
en el consejo de gobierno.

—¡Les dices que la nación amazónica simplemente no va a ceder y nunca


más hacerse la muerta! —Gruño la rubia, poniéndose de pie y golpeando la mesa
con el puño. Eponin estaba de pie en un instante, su mano apoyada en la
empuñadura del cuchillo escondido en su cinturón. Darbo la miró por un momento,
en silencio desafiándola a hacer un movimiento. La guerrera fornida mantuvo la
mano en su arma y le devolvió la mirada, negándose a dar marcha atrás.

—¿Tienes un problema con la forma en que manejo a las guerreras,


Darbo?
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—No, Eponin, por supuesto. —Se volvió y disparó puñales con sus ojos a
Ephiny—. Sólo tengo un problema con la cadena sin fin de reinas que se empeñan
en destruir la nación pieza por pieza. —Poco a poco volvió a su asiento, su mirada
enojada todavía se centraba en la soberana rubia. Eponin esperó un instante
antes de instalarse en su silla, con los ojos sin dejar a la mujer sentada frente a
ella.

—Entiendo que quieres que este tratado sea renovado o que estos
aldeanos sigan viviendo allí, Darbo. —Dijo Ephiny—. Pero hay más a considerar
aquí que sólo los suministros anuales de cereales y hortalizas. Estamos hablando
de más de un centenar de familias que se han asentado en ese valle, los niños
nacidos, las casas construidas.

—En nuestra tierra, no te olvides de eso.

—No lo he olvidado, pero podría ser el momento de reconsiderar eso.


10
—¡No hay nada que pensar! —Rugió Darbo—. Cypresta pertenece a las
amazonas como lo hacen las montañas. Digo que vayamos allí, los echemos y
explotar la plata.

—¿Quieres que echemos a mujeres y niños de sus casas? —Preguntó


Eponin—. No. Absolutamente no. Me niego a dirigir un ejército de guerreras contra
Cypresta. Tenemos que encontrar una manera llegar a un compromiso con ellos.

—No hay más lugar para el compromiso. A causa de ese tratado, no hemos
sido capaces de extraer la plata. Sin ella nunca seremos capaces de reconstruir la
nación en lo que alguna vez fue, en lugar de un grupo de mujeres inofensivas que
viven de la tierra. —Dio a la guerrera fornida una mirada condescendiente—. Por
supuesto que nunca vamos a ser la nación que una vez fuimos, siempre y cuando
tengamos una cobarde como tú a cargo de las guerreras, con miedo de luchar por
lo que por derecho nos pertenece. —Tomó hasta la última gota de energía del
cuerpo de Eponin no volar fuera de su silla y meter algo de sentido en la amazona
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

hostil. Sus manos se agarraron a los brazos de la silla con tanta fuerza que sus
nudillos se pusieron de color blanco puro sobre la piel bronceada. Ephiny se puso
de pie rápidamente, dándose cuenta que las cosas podrían muy fácilmente salirse
de las manos y, probablemente ya lo habían hecho.

—Esto no va a resolverse esta noche. Nos encontraremos de nuevo en la


mañana. —Tan pronto como terminó de hablar, Eponin salió de la habitación—.
Darbo, me gustaría hablar en privado contigo. —Dijo Ephiny de manera uniforme.
Las otras mujeres del concejo rápidamente recogieron sus pergaminos y se
escabulleron tan rápido como pudieron.

—¿Ephiny, hay algún problema? —Dijo casualmente, la mujer de cabello


arenoso recogiendo un hilo suelto que no existía en su túnica.

—¿Qué Tártaro estás tratando de hacer? ¿Iniciar una guerra con un grupo
de aldeanos sobre un pedazo de tierra en la que ninguna de nosotras ha estado
11
jamás? —Estaba pie y caminando, tratando de mantener su ira bajo control—. ¿O
simplemente estás buscando algo para provocar problemas con ello? ¿Cuál es el
problema, no hemos estado en guerra con nadie durante tres veranos, por qué
ahora quieres empezar algo, ahora importa cuántas personas inocentes mueren?
Por no hablar del posible costo de la vida de algunas de tus hermanas?

—¿Me estás acusando de no preocuparme por mis compañeras


amazonas?

—¿Me estás acusando? —Preguntó Ephiny—. Me preocupo por nuestra


nación. Me preocupo también por el futuro de ella.

—Entonces, ¿por qué estás dispuesta a renunciar a todo por gente que no
significan nada para nosotras? ¿Por qué estás dispuesta a renunciar a la plata que
podría ayudar a reconstruir nuestra nación? —Darbo se trasladó hasta que estaba
del mismo lado de la mesa que Ephiny y puso su mano sobre el hombro de la
mujer rubia—. Viven en nuestra tierra. No tienen nada con que negociar. Ephiny,
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

podemos forzarlos a salir con un mínimo de violencia. Si eligen tratar de luchar en


nuestra contra, entonces merecen lo que reciben.

—¿Y si fuera tu familia? —dijo, sacudiendo su hombro libre—. Tenemos


que llegar a algún tipo de solución pacífica.

—¿Incluso si esa solución pacífica sella el destino de la nación amazónica?

—No es tan grave, Darbo, puedes detener el melodrama.

—¿No es grave? ¿Cómo puedes decir eso? Nuestra nación está al borde
de la extinción y la solución está en nuestras manos, sin embargo, no la tomarás.
Diría que es bastante grave.

—No tienes voz ni voto en el asunto. —Dijo Ephiny con enojo—. Soy la

12
Reina, siempre y cuando esté Gabrielle lejos y no voy a aprobar atacar a los
residentes de Cypresta. El caso está cerrado. —Se dio la vuelta y salió de la
habitación con determinación. Darbo se quedó en la puerta por un momento antes
de gruñir de frustración y salir furiosa.

Xena exploró el camino por delante, ahora por fin viendo los marcadores de
advertencia que indicaban la tierra Amazona. —Ya casi estamos allí. —Le susurró
a la mujer dormida en sus brazos. Gabrielle se movió ligeramente, enterrando la
cabeza más en el pecho de su amante con un suspiro de satisfacción—. Uh huh, y
pensé que no te gustaba montarte en Argo. —Le dio un beso en el pelo rubio
rojizo y guio el caballo de batalla del camino hacia el bosque. Viajaron sólo unos
pocos momentos antes que el agudo oído de Xena recogiera los sonidos de las
botas que viajaban a través de las ramas más altas—. Gabrielle... Gabrielle,
vamos, despierta ahora. —Movió sus manos a través de la cintura de la bardo
hasta que llegó a los lados más delicados.

—Yeow... ¿Qué...? —Gabrielle se enderezó y miró a su alrededor, tratando


de orientarse. Al cabo de sólo un latido del corazón se dio cuenta de lo que había
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

sucedido—. Xena... —se dio la vuelta en el asiento para mirar a su amante—. No


puedo creer que me hicieras cosquillas para despertarme... sabes que odio eso.
—Gruñó mientras trataba de limpiar el sueño de sus ojos.

—¿Preferirías ser despertada por un grupo de amazonas que caen sobre


ti? —La guerrera rio entre dientes.

—¿Ya estamos aquí?

—Sí. —Xena miró a los labios sensuales y no pudo resistir.

—Mmm... Xena... mmm... ¿saben mmm... estamos aquí? —Dijo Gabrielle


contra el beso.

—Estoy segura de que lo saben. Creo que están esperando a ver qué hago
contigo. —Respondió y sus labios encontraron un lóbulo de una oreja muy sexy
para jugar.
13
—¿Qué... qué me haces? —Sus ojos parpadearon y se cerraron bajo el
asalto agradable a sus sentidos.

—Mmm—hmm... nos han estado observando atentamente durante los


últimos momentos. —Dio a la bardo un beso impresionante antes de enderezarse
en su asiento—. ¿Estás lista?

—¿Después de un beso así? Tienes que estar bromeando. —Respondió la


bardo medio en broma. Xena se rio entre dientes y se deslizó de la silla antes de
ayudar a Gabrielle a bajar. Se apartaron de Argo y esperaron. Seis guerreras
haciendo rappel bajaron de los árboles y rodeándolas. Gabrielle puso su personal
contra el cuerpo y las manos juntas sobre su cabeza en señal de paz. Xena
hundió la punta de su espada en la tierra blanda y asumió la misma posición. Las
guerreras enmascaradas se colocaron delante de ellas y se inclinaron ante su
reina.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Nos sentimos honradas con tu presencia, Reina Gabrielle. —Dijo Darbo,


desde detrás de su máscara. Había oído a Xena abordar a la joven Reina la
primera vez que entraron en el bosque, pero probablemente se hubieran dado
cuenta de quienes eran al mirar a la guerrera vestida de cuero. Su aspecto era
inconfundible e incluso sin su espada que parecía ser bastante formidable—. Te
ruego me disculpes, pero no fuimos informadas de tu llegada.

—Fue inesperado. —Dijo Gabrielle, mientras hizo un gesto para que se


levantarse—. ¿Está Ephiny por aquí?

—Te llevaré a ella de inmediato, mi Reina. Va a estar muy sorprendida de


verte, estoy segura. —Dijo Darbo, contenta de que su máscara le tapara la cara y
por lo tanto su sonrisa en el giro inesperado de los acontecimientos. “Y no creo
que pudieras hacer nada para detenerlo, ¿eh Ephiny?” Pensó para sus adentros.
No podía esperar a ver el rostro de la soberana rubia cuando viera a Gabrielle. 14
—¿Qué pasa? ¿No ves que estoy ocupada? —Gruñó Ephiny sin levantar la
vista del pergamino que estaba leyendo.

—Bueno, si esa es la forma en que va a ser. —Dijo Gabrielle, fingiendo


dolor—. Hum, acabo…

—¡Gabrielle! —Prácticamente chilló mientras saltaba de su asiento. Xena


se apoyó contra la puerta, mientras que las dos amigas se abrazaron—. ¿Qué
estás haciendo aquí?

—Bueno, ya sabes cómo es... —la bardo comenzó al tiempo que tiraba de
una silla para sentarse, mientras que la rubia volvió a su asiento—. Una aventura
tras otra con Xena y escribirlas todas tiende a llenar los pergaminos. Estábamos
en la zona y decidí pasar por aquí y dejarlos. —Notó los círculos oscuros bajo los
ojos de Ephiny—. Eph., ¿pasa algo malo? ¿Hemos venido en un mal momento?
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—¿Existe tal cosa como un buen momento? —Suspiró la gobernante rubia


antes de pasar la mayor parte de la próxima marca de vela explicado capa sobre
capa de los problemas relacionados con el tratado que estaba por expirar—. Estoy
dispuesta a renunciar a la reivindicación de Cypresta, a pesar de la pérdida de la
plata y la comida, porque creo que es lo correcto.

—Bueno, estoy de acuerdo que no podemos ir allí y echarlos de la tierra


que han trabajado tan duro. —La bardo tiró el tratado después de una rápida
ojeada—. ¿Necesitamos la comida que nos dan cada cosecha?

—Podríamos ampliar nuestra propia área de cultivo para compensar la


pérdida, pero entonces necesitariamos a las mujeres para atender los campos. La
tierra tendría que ser aclarada, los cultivos plantados, cuidados y cosechados. Eso
es un montón de trabajo. Podría terminar en obligarnos a tener a las chicas
jóvenes o incluso a las guerreras para ayudar. Incluso entonces va a ser un ciclo 15
completo de temporadas antes de que vieramos algo. El tratado expira antes de la
cosecha. —Ephiny llevó los dedos a las sienes y se frotó vigorosamente.

—Eso quiere decir que no hay envío de alimentos y granos para el invierno.
¿Podemos comprar lo que necesitamos?

—El tesoro no tiene ese tipo de dinares, Gabrielle. Ese es el otro problema.
—Ephiny miró hacia abajo en la mesa—. Honestamente, no pensé en este tratado
que expira hasta que recibí la noticia de que una delegación estaba en camino
hacia aquí. —Agregó en voz baja—. Incluso entonces asumí que venían a
renovarlo, tal vez en el peor de los casos quisieran modificarlo ligeramente. Nunca
pensé que iban a tratar de anularlo.

—No puedes culparte por esto Eph.

—¿No? ¿Quién se supone que tiene la culpa? Soy la Reina cuando no


estás aquí. Debería haber previsto que algo así sucediera. Ahora, no importa lo
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

que haga estamos en problemas. No podemos obligarlos a renovar el tratado y no


los voy a forzarlos a dejar la tierra.

—Lo resolveremos, Eph. —Dijo ella, poniendo su mano en la parte superior


de la alterada amazona—. ¿Cuándo se supone que debes reunirte con ellos de
nuevo?

—Las dos mujeres se quedan aquí en el pueblo, pero Marto está con los
Centauros. Desde que estuviste aquí la última vez, hemos trabajado un acuerdo
con Tyldus para proporcionar una cabaña de huéspedes para los visitantes
masculinos que podamos tener.

—¿Podemos encontrarnos con ellos mañana? Xena y yo estábamos


pensando en quedarnos por unos días de todos modos, no veo por qué no puedo
ayudar con esto.
16
—Oh, Vas a hacer más que ayudar. —Xena entró desde su posición
apoyada el marco de la puerta. Ephiny miró a la guerrera y asintió con aire de
culpabilidad—. Ahora estás aquí, Gabrielle. Eso significa que estás a cargo y te
toca manejar este problema, no Eph.

—Oh. —Dijo la bardo en voz baja.

—No te preocupes, Gabrielle —dijo rápidamente la rubia amazona—.


Estaré a tu lado para ayudar en todo lo que pueda. —Sonrió cuando un
pensamiento vino a ella—. ¿Sabes lo que tenemos que hacer ahora? Necesitamos
tener una fiesta para celebrar tu regreso. Lo voy a arreglar para la puesta del sol
esta noche.

—Me encanta que siempre parecen tener una fiesta cuando estamos aquí.
—Dijo Gabrielle mientras caminaban a su cabaña, que le dejara Terreis con el
derecho de casta.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Las amazonas han tenido fiestas sólo porque el sol estaba brillando.
—Dijo Xena, recibiendo un golpe de revés en el vientre—. Bueno, lo hicieron.
—Protestó.

—Eso fue después de diez días de lluvia continua, Xena, ya lo sabes.

—Gabrielle, nunca he visto a ningún grupo de personas que tengan tantas


fiestas y celebraciones, como tienen las amazonas. Cualquier excusa es buena.
—Llegaron a la cabaña y la guerrera abrió la puerta. Se alegró de ver que sus
alforjas ya se habían entregado. Sus ojos se posaron en la cama suave. Antes de
que Gabrielle pudiera decir una palabra Xena se dejó caer y entrelazó los dedos
detrás de su cabeza—. Oh, esto es cómodo.

—Saca tus botas llenas de barro de nuestra cama. —Reprendió la bardo,


extendiendo la mano y tirando de las piernas largas de la guerrera hasta que las
piezas ofensivas de calzado colgaban sobre el borde—. A veces te juro que creo
17
que fuiste criada en un granero. —Siguió refunfuñando mientras tiraba de los
cordones—. Si tu madre estuviera aquí ahora mismo… —Quitó las botas. Se
encontró arrastrada de los pies, tirada en la cama y mirando a los ojos azules
llenos de deseo.

—Bueno, es una buena cosa que madre no esté aquí. —Se deslizó,
rozando sus labios sobre los de Gabrielle—. Estoy segura de que estaría muy
sorprendida por lo que iba a ver. —Su mano derecha hizo un trabajo rápido en los
cordones del top de la bardo.

—Uh... ella lo estaría, ¿eh? —El pequeño top verde se abrió para mostrar
sus pechos de color blanco cremoso a los ojos hambrientos de la guerrera.

—Oh sí, lo garantizo. —Murmuró Xena mientras sus dedos bailaban sobre
la suave carne. Sonrió cuando vio cerca los ojos de Gabrielle y su respiración se
acelero—. Estoy segura de que no querría ver esto... —se inclinó y besó a fondo
el pezón derecho de la bardo—. ...O esto... —prodigando al de la izquierda con la
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

misma atención, disfrutando de la forma en que la carne se endureció como


guijarros bajo sus atenciones. La mano de Xena no estaba ociosa, explorando la
suavidad de la cara interna del muslo de Gabrielle y moviéndose hacia arriba—.
…Y sobre todo esto. —Sus largos dedos presionaron contra la fina tela que cubría
el sexo de Gabrielle, haciendo que la joven Reina gimiera y se arqueara por el
toque agradable.

—¿Xena?

—¿Mmm? —Respondió la guerrera cuando su dedo enganchó la tela


húmeda y se deslizó por debajo, rozando los rizos húmedos y suaves.

—Me alegro de que no esté aquí.

—Yo también. —Respondió Xena antes de guiar a su dedo entre los


pliegues y detener efectivamente cualquier conversación inteligible. 18
—Llegamos tarde. No me gusta llegar tarde. —Dijo Gabrielle mientras se
dirigian a la mesa grande donde Ephiny, Eponin y Ilanna estaban sentadas.

—No es mi culpa. —Respondió la guerrera, recibiendo una mirada de


soslayo de la bardo—. Oye, eres la que trató de subirse encima de mí para salir de
la cama, ¿recuerdas? No puedo hacer nada si no puedes controlar tu lujuria.

—¿Controlar mi lujuria? ¿Es necesario recordarle a cierta princesa guerrera


exactamente que brazos no se quedaban en su lugar? —Sonrió.

—No escuché que te quejaras. —Respondió Xena con una sonrisa.

—No lo hice. —Dijo Gabrielle con una sonrisa, envolviendo su brazo


alrededor de la cintura de la mujer mayor y apretando ligeramente. La bardo
entendió la necesidad de mantener privada su verdadera relación con los extraños
y apreciaba la libertad que les permitía estar en la aldea de las amazonas. Sólo allí
la guerrera se sintió lo suficientemente segura como para que pudieran ser vistas
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

como una pareja. En lugar del ocasional roce de una mano en el brazo o la mirada
robada disfrutaban de abrazos, besos y expresiones abiertas de su profundo amor
mutuo. Gabrielle tomó los recuerdos de su tiempo con las amazonas y los
mantuvo cerca de su corazón para consolarla en aquellos tiempos cuando las
circunstancias hicieron imposible mostrar sus verdaderos sentimientos.

—Ya era hora de que las dos os unierais a nosotros. —Dijo Eponin cuándo
se sentaron—. Estaba empezando a preguntarme si Ephiny nos estaba tomando
el pelo e inventando una excusa para una fiesta. —Sonrió la guerrera fornida.

—No invento razones para las fiestas. —Protestó la amazona rubia,


recibiendo cuatro pares de ojos dándole “la mirada”—. Bueno, tal vez de vez en
cuando. —Admitió tímidamente—. Pero siempre es por una buena razón.

—Sí, como una puesta de sol. —Añadió Ilanna, produciendo en todas las
mujeres, salvo en Ephiny, una carcajada.
19
—Sigue así, Ilanna, sigue así. —Amenazó en broma la rubia amazona—.
Puedo ponerte en la guardia de noche en la luna siguiente. Estoy segura de que a
Ep le encantaría eso.

—Sí, tal vez así pueda dormir un poco. —Dijo la amazona fornida con un
falso bostezo, que le valió un empujón juguetón de su amante de piel oscura.

—No te quejabas de estar cansada la noche anterior. —Le recordó Ilanna.


Eponin sonrió y le apretó la mano.

—Nunca voy a quejarme de amarte.

—¡Oh dioses, que vas a conseguir ablandarnos. —Bromeó Ephiny,


dibujando una sonrisa en Xena y una mirada juguetona de Eponin.

—Creo que es dulce. —Dijo Gabrielle con una sonrisa. Los tambores
empezaron a golpear y el grupo de amigas se dirigió a ver a las bailarinas
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

amazonas moverse. Pronto, la música cambió y las parejas empezaron a llenar la


zona de baile. Ilanna agarró la muñeca Eponin y pronto desaparecieron entre la
multitud de parejas balanceándose.

A pesar de que era de conocimiento común que la Reina y Xena eran una
pareja, no había fin a la cantidad de mujeres que se acercaban a su líder para
invitarla a bailar. Gabrielle educadamente las rechazó y cuando una amazona un
poco intoxicada insistió, se encontró mirando a los tormentosos ojos azules de la
formidable princesa guerrera, que se había levantado de su asiento para acudir al
rescate de su amante. La mujer ebria rápidamente decidió que había otro lugar en
que tenía que estar en el momento e hizo una rápida retirada. Brillantes ojos
verdes miraron a Xena con un silencioso gracias. —Bueno, como parece que he
ahuyentado a todas tus posibles parejas de baile, ¿me permite el placer? —Dijo la
guerrera, tendiéndole la mano.
20
—No puedo pensar en nadie a quien yo quisiera tener entre mis brazos.
—Respondió Gabrielle, tomando la mano tendida y dejándose llevar a la zona de
baile.

Ephiny observaba a las parejas que se movían y se mecían con la música.


Eponin y Ilanna eran mucho más abiertas acerca de su afecto mutuo, no como la
pareja que las visitaba, pero de vez en cuando la amazona rubia vio a Xena dar a
su amante un suave beso mientras bailaban. Ephiny tomó otro sorbo de su vino y
suspiró mientras miraba alrededor de la mesa vacía.

En el otro lado de la pista de baile, Darbo y sus compañeras miraban a su


Reina con gran interés. —He oído que la Reina Gabrielle es una excelente
negociadora. El rumor es que una vez convenció a un cíclope que no se la
comiera. —Dijo Staina—. Tal vez va a ser capaz de manejar el problema con
Cypresta.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Mmm, también he escuchado eso. Pero también he oído que tiene un


corazón blando, al igual que Ephiny. —Respondió Darbo, con los ojos sin dejar de
ver la pareja de baile—. Vamos a ver lo que tiene que decir, mañana. He oído que
ha convocado otra reunión con ellos.

El baile terminó y todos regresaron a sus asientos. Habiendo sido invitadas


a participar en las festividades, Susa y Krana pulularon alrededor, sonriendo
amablemente y viendo lo que pasaba hasta que terminaron cerca de la mesa de
Ephiny. Por último, reconociendo un rostro familiar, las dos mujeres se acercaron y
se les invitó de inmediato a unirse al grupo. Gabrielle, Ephiny, y las dos
Cyprestianas se enfrascaron rápidamente en una discusión sobre el tratado y su
anulación, dejando a Xena, Eponin y Ilanna mirándose con expresiones aburridas.
Después de sólo la mitad de una marca de vela escuchando a medias la
conversación sobre Cypresta y medio escuchando la conversación de las dos
guerreras hablando sobre alguna maniobra aburrida de flanqueo y de sus
21
beneficios, Ilanna se excusó y fue a hablar con unas amigas en otra mesa.

—Así que si te aproximas así... —Xena movió tres uvas en la mesa en


diagonal hasta que interceptaron con dos otras uvas y rodeadas de cuatro
aceitunas—. ...has cortado su único medio de escape. —Miró a su amante por
enésima vez para encontrarla todavía profundamente involucrada en la
conversación—. Ep... —susurró con complicidad—. ¿Estás tan aburrida como yo?

—Más. —Respondió la amazona fornida—. ¿Tienes algo mejor que hacer


que sentarte aquí y hablar sobre las estrategias de defensa?

—Cualquier cosa es mejor que estar sentada aquí. —Respondió la guerrera


vestida de cuero. Dio unos golpecitos a la bardo en el hombro y se inclinó para
susurrarle al oído—. Vuelvo en un rato. —Dijo.

—Está bien, probablemente vamos a estar hablando durante un rato de


todos modos. —Respondió Gabrielle, le robo un pequeño beso antes de que la
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

guerrera se pusiera de pie. Eponin ya estaba de pie con dos odres llenos en la
mano.

Las dos guerreras finalmente se encontraron en el campo de


entrenamiento. —Muy bien, estamos lejos de la fiesta aburrida, así que ahora
¿qué hacemos? —Dijo Xena, tomando la piel ofrecida por la guerrera fornida.

—¿Estás de humor para un pequeño juego? —Eponin preguntó con una


sonrisa maliciosa mientras encendía las antorchas en el borde del campo.

—Depende del juego. —Respondió la alta guerrera.

La amazona había llegado a su bota y sacó un cuchillo, la hoja reluciendo


en la luz de la luna. —¿Qué te parece el desafío de habilidades amazonas con un
toque añadido? —Le arrojó el cuchillo a Xena, quien lo cogió con facilidad—. Nos
turnamos. Me lanzas el cuchillo. Si lo capturo, tienes que tomar un trago. Si pierdo, 22
tengo que tomar un trago, ¿entendido?

—Me parece justo. —Respondió la mujer vestida de cuero—. ¿Veinte


pasos?

—Veinticinco.

—¿Las encontraste? —Preguntó la bardo a Ilanna. La fiesta había


terminado casi una marca de vela completa atrás y todavía no había señal de
Eponin o Xena.

—No, he ido a través de la aldea dos veces. —Respondió la amazona de


piel oscura.

—¿Todavía no las habéis encontrado? —Ephiny llamada mientras se


acercaba.

—No. —Dijo Gabrielle—. ¿Has mirado en los campos de entrenamiento?


EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—El primer lugar que miré. —Respondió Ilanna—. Conociendo la forma en


que son las dos, no me extrañaría verlas decidir entrenar en la oscuridad. Ni rastro
de ellas.

—Bueno, no podrían haber madrugado y desaparecer. —Dijo la bardo con


preocupación—. ¿Estás segura de que comprobaste en todas partes?

—Por supuesto. —Respondió Ephiny—. Miré por todas partes excepto...


—puso los ojos—. Ya sé dónde están.

—Mira, he estado cosiendo amazonas desde antes de que fueras un


destello en los ojos de tu madre, así que quédate ahí sentada y en silencio.
—Saras, dijo con severidad.

—No lo estás haciendo lo suficientemente pequeños. —Dijo Xena—. Mira,


si me das la aguja... 23
—No voy a hacer tal cosa. La última vez que miré todavía era la curandera
en el pueblo. —Sacó el hilo y aunque negó con la cabeza—. No sé lo que las dos
estabais pensando, jugando con cuchillos... y nada menos que borrachas.

—No estoy “hic” borracha. —Dijo Eponin desde su silla. Las dos guerreras
se miraron por un instante antes de romper en un ataque de risa.

—Ahora acaba de quedarte quieta, Xena. —Amonestó la curandera canosa,


agarrando la muñeca de la guerrera sólo un poco más apretada.

—Ay, te dije lo que podía hacerlo.

—Me lo has dicho cuatro veces y te pido que te calles. Tu aliento por sí solo
es suficiente para emborrachar a un transeúnte y no hay manera en la tierra verde
de Gaia que te permita darte puntos a ti misma. —Saras volvió su atención a la
breve pero profunda herida en el antebrazo de Xena—. La próxima vez que ambas
decidan jugar háganlo fuera del pueblo. Así, podéis coseros entre vosotras. —Hizo
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

un ruido sonoro de desaprobación y negó con la cabeza—. Mujeres adultas, se


podría pensar que serías lo suficientemente inteligente para usar su armadura.

—No planeábamos salir heridas, Sssarasss. —Dijo Eponin, tratando de salir


al rescate de su amiga de las advertencias maternas de la curandera del pueblo—.
Además, hemos capturado la mayor parte de ellos.

—Sí... la mayoría de ellos. —Xena estaba de acuerdo con una sonrisa


tonta—. Sólo se perdieron uno o dos.

—Sólo uno o dos, ¿eh? —Preguntó la amazona canosa, levantando el


brazo largo de la guerrera para mostrar varias pequeñas mellas y arañazos,
además de la herida ya cosida. Cortó el extremo del hilo y dejo que el brazo de
Xena volviera a bajar—. ¿Creéis que podéis llegar a vuestras propias cabañas sin
ayuda?
24
—¡Oh, van a tener un montón de ayuda. —Dijo Gabrielle desde la puerta,
Ilanna de pie directamente detrás de ella, con desaprobación en sus rostros.

—Uh, oh. —Dijeron las dos guerreras al mismo tiempo.

—¿Te divertiste? —Dijo la bardo mientras sentaba a la guerrera en la cama


y comenzó a desatar los cordones de la bota de Xena. Había tomado toda la
concentración de la guerrera para llegar de la cabaña de la curandera a la suya sin
balanceos o inclinarse sin apoyarse demasiado en Gabrielle. Pensó que lo hizo
bastante bien, aunque la bardo habría dicho lo contrario, en especial las dos veces
que Xena se apoyó en ella lo suficiente duro para llegar al punto de perder su
propio equilibrio.

—En realidad lo hice. —Respondió con una sonrisa—. He ganado, por


cierto.

—Felicitaciones. —Dijo Gabrielle con sarcasmo—. Recuérdalo mañana,


cuando el brazo esté palpitando. —Sacó la bota de un tirón y se fue a trabajar en
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

la otra—. Creo que esta noche he hecho un buen progreso en el tratado con
Cypresta.

—¿Hmm? —Xena estaba tratando valientemente de mantener la cabeza


levantada y todavía centrarse en la conversación. Renunció a tratar de
permanecer en una posición sentada y se echó relajada en la cama con un suspiro
de satisfacción.

—Sí, creo que estarán de acuerdo para continuar los pagos anuales de la
cosecha por otros veinticinco veranos más a cambio de la separación. El punto de
fricción son las minas de plata y, por supuesto, todavía tenemos que reunirnos con
Marto al respecto, pero creo que va a trabajar. —Quito la otra bota y abrió las
piernas colgando de la guerrera en la cama, enderezando a la mujer ebria para
que hubiera espacio para los dos al mismo tiempo—. Han dejado claro que no
quieren minería, ya que podría afectar el escurrimiento de las montañas. 25
—Uh huh. —Murmuró Xena, no del todo en la conversación. Volvió la
cabeza y vio algo que lo hizo capturar su atención. Gabrielle se estaba preparando
para la cama y se había quitado el top.

—Espero que podamos tener todo resuelto rápidamente. —Continuó la


bardo, sin darse cuenta del efecto que estaba teniendo en su guerrera mientras se
quitaba el cinturón y lo desenvolvió de su falda—. Vamos a enviar un mensajero
en la mañana a Marto y espero que seamos capaces de tener una sesión de
negociación para el momento en que el sol está en su punto más alto. Xena,
quítate de las mantas. —Dijo mientras tiraba de la manta. Lo que recibió fue una
guerrera excitada tirándola en la cama y asfixiándola con besos.

—Te amo. —Murmuró Xena antes de pasar a degustar el cuello de la


bardo. Gabrielle tomó ventaja de los movimientos de la guerrera para tirar de la
manta de debajo de ella.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Mmm, sé qué lo haces. —Respondió, empujando a Xena sobre su


espalda—. Ahora vete a dormir. —Las cubrió con la manta ahora libre y se
acurrucó cerca.

—¿Estás segura...?

—Estoy segura de que vas a estar dormida antes de que pudiéramos


empezar. —Respondió Gabrielle mientras besaba a la más cercana carne que
pudo encontrar. Como había esperado, después de unos momentos de silencio,
oyó la respiración de Xena lenta y profunda—. Descansa bien, Xena, tendrás un
dolor de cabeza del Tártaro por la mañana. —Susurró antes de unirse a su
amante en el sueño.

—¡En absoluto! —Dijo Marto con firmeza, negando con la cabeza—. Hemos
estado pagando por cincuenta veranos y ¿ahora quiere otros treinta? Eso es
completamente inaceptable.
26
—Mire, continuar con los pagos de la cosecha por treinta veranos más es
más que razonable a cambio de tierra fértil. —Dijo Gabrielle—. Hasta este
momento su pueblo se limitaba a alquilar la tierra, esta es una oportunidad para
poseerla.

—¿Qué hay de las montañas? —Preguntó Krana—. Me di cuenta de que


todavía no ha dicho nada acerca de ellas.

—Quería tener este asunto resuelto antes de discutir ese tema, pero como
lo ha mencionado, las montañas y la plata dentro de ellas seguirá siendo
propiedad de las amazonas.

—Inaceptable. Nos dará la tierra, pero la arruinará con la minería de la


plata. —Dijo Marto.

—No vamos a hacer nada que pueda interferir con el escurrimiento. Le doy
mi palabra como amazona.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Por supuesto, vamos a necesitarlo por escrito. —Dijo Krana con total
naturalidad.

—Y lo tendrá. Estamos de acuerdo en no abrir ninguna mina en las laderas


de las montañas que se enfrentan a Cypresta pero ustedes tendrán que aceptar
continuar los pagos de la cosecha por treinta veranos.

—Diez veranos. —Respondió Krana. Ephiny, que había estado sentada en


silencio, miró a Gabrielle y sonrió. La bardo había estado esperando una
contraoferta y no había nadie mejor en el regateo que ella.

—Treinta, no podemos aceptar menos. Después de todo, ha hablado de lo


fértil que es la tierra, por no hablar de su protección natural de las montañas.

—Quince. —Dijo la canosa cyprestiana—. Está ganando la capacidad de


extraer la plata. 27
—Nos gustaría ser capaces de resolver esto en cinco días. Está ganando la
libertad de la nación amazónica, así como un acuerdo de no explotar en el lado
Cyprestian. Se da cuenta, por supuesto, que si fuéramos a abrir las minas, su
pueblo obtendría el beneficio de ser el principal proveedor de bienes y servicios
para los mineros. Esto puede significar miles de dinares por ciclo de estaciones
para su pueblo. Treinta. —Dijo Gabrielle con firmeza. Los visitantes se miraron
entre sí con miradas silenciosas de cuestionamiento.

—Veinte. —Dijo Krana—. Y esa es nuestra oferta final.

Gabrielle decidió que era hora de poner a prueba su creatividad. —Puedo


tener un centenar de guerreras bien entrenadas y bien armadas a las puertas de
Cypresta el día siguiente a la expiración del Tratado. Prefiero llegar a una solución
pacífica para nuestro problema. Veinticinco. —Miró expectante a Krana.

—Es una negociadora excelente, Reina Gabrielle. —Admitió la mujer de


pelo gris—. Pero vamos a necesitar algo de tiempo para consultar y discutir este
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

asunto. Nuestra gente no será feliz con la servidumbre permanente a las


amazonas.

—¿Estarían más contentos si el tratado expirara y los alejamos de “nuestra”


tierra? —Le preguntó la bardo, haciendo hincapié a quién exactamente pertenecía
el área en cuestión.

—Veinticinco. —Dijo Marto, levantando su mano para detener la protesta de


Krana—. Nos gustaría mucho más encontrar una solución pacífica.

—Vamos a tener el tratado redactado de inmediato. —Dijo Gabrielle con


una sonrisa.

—Por supuesto que tendré que examinarlo antes de firmar. —Dijo Krana,
mirando al alcalde por interferir.

—Por supuesto. —La bardo estuvo de acuerdo—. Vamos a tenerlo listo


28
para usted mañana a la puesta del sol.

La noticia de la perdida inminente de Cypresta se extendió rápidamente.


Darbo estaba en plena furia en el momento en Staina llegó a su cabaña con las
demás. —¿Puedes creerlo? No sólo es que regalando tierras amazónicas, sino
que también está de acuerdo en no explotar en su lado de las montañas. —La
amazona castaña clara rugió mientras daba un puñetazo sobre la mesa—.
¿Tienes alguna idea de lo que eso nos hace?

—Pero todavía podemos extraer la plata. —Dijo Staina, sin entender por
qué su amiga estaba tan molesta sobre la tierra que a ninguna de ellas le
preocupaba.

—¡Desde el exterior! —Gruñó Darbo—. He visto los informes que se


hicieron cuando la plata se descubrió por primera vez. Se encuentra más cerca de
la parte interior. Tomará veranos para llegar a ella. Para ese momento, la nación
podría estar extinta.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Si no te gusta ¿por qué no desafiarla? —Preguntó Staina—. Estoy segura


de que serías capaz de derrotarla en combate. He oído decir que sólo es buena
con su personal.

—Eso no funcionará. —Dijo la mujer enojada—.Tiene matones, esa matona


para que sea su campeón, por no hablar de Eponin, Ephiny, y, probablemente,
media docena de otras mujeres que darían sus vidas por ella. De todos modos, no
haría una diferencia. Si emitiera un desafío, ella solo firmaría el tratado de
antemano. Sería un desafío silenciado. —Se dejó caer en una silla y se frotó los
ojos—. No, tiene que haber alguna manera de detenerla, pero no es eso.

—Bueno, ¿qué más hay? —Preguntó Iphito mientras quitaba un mechón


rizado de su cabello oscuro por delante de sus ojos—. No puedes desafiarla.
¿Puedes asustarla para que no firme?

—¿Y qué se supone que debo hacer? No es como si pudiéramos


29
amenazarla ni nada. —Respondió Darbo—. Si hubiera algo...

—No podemos amenazarla directamente... —Pensó Staina en voz alta,


todas las miradas se dirigieron hacia ella.

—¿Qué estás pensando? —Exigió la mujer de cabello castaño claro.

—Bueno... —miró nerviosamente a su alrededor y bajó la voz— ....¿Qué


pasa si amenazamos alguien a quien ama? ¿Cómo Xena?

—¿Y cómo se supone que debemos amenazar a la ex Destructora de


Naciones? Podría con todas nosotras con una mano atada detrás de su espalda.
—Dijo Darbo, desechando la idea.

—No necesariamente. —Dijo Iphito—. No, si se la pudiera incapacitar,


como por ejemplo con uno de mis dardos.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—¿Y cómo sugieres que hagamos eso? La he visto. Xena tiene los sentidos
más agudos que he visto. No se la puede distraer o hacer que ella baje la guardia.
Simplemente no hay manera. —Dijo Darbo. Se sentaron en silencio por un
momento mientras la amazona de cabello castaño claro fruncía las cejas en sus
pensamientos. Todas saltaron cuando golpeó su puño sobre la mesa y se levantó
con entusiasmo—. ¡Ya lo tengo! ¡Tengo la respuesta perfecta!

Xena se encontró con Eponin a las afueras de la cabaña de los alimentos.


—Te ves como si estuvieras en el Tártaro de una batalla. —Bromeó la alta
guerrera, señalando las tres áreas diferentes cosidas en los antebrazos de la
guerrera fornida.

—Sí. —Respondió Eponin, mirando a sus brazos—. Supongo que eso es lo


que me pasa por salir contigo. Eres una mala influencia para mí, ¿sabes?
—Sonrió—. ¿Gabrielle está molesta contigo? 30
—No, estuvo bastante buena en ello. —Respondió Xena.

—Debe ser agradable. Ilanna me leyó la cartilla. —Una sonrisa lasciva se


dibujó en el rostro de la amazona—. Pero me dejó hacer las paces con ella esta
mañana.

—Gabrielle tenía que ir a la negociación del tratado. —Suspiró la mujer


vestida de cuero.

—Oye, me enteré que lo resolvió, bastante bien si me preguntas. Todavía


nos dan los suministros anuales de alimentos y ahora podemos extraer la plata. Te
diré, me alegro de que ella sea nuestra Reina. —Eponin miró hacia el cielo—.
Será mejor que vaya a trabajar. Vamos a hablar más tarde. —Sonrió La amazona
fornida, sonrió y se volvió para dirigirse a los campos de entrenamiento. Xena
decidió ir a los establos y pasar algún tiempo con Argo.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

El sol brillante y la cálida brisa hicieron un día perfecto para montar a


caballo y la yegua de oro se aprovechó que la pequeña humana no caminaba
detrás de ellos para correr a pleno galope a través de los campos. Xena llevaba
las riendas sueltas y dejo a Argo establecer su propio ritmo y dirección,
llevándolas a una distancia considerable de la aldea. Darbo y sus compañeras la
vieron salir y prepararon su trampa. Ahora era sólo cuestión de tiempo.

Después de una marca de vela completa, de explorar el campo, Xena


decidió que era hora de volver. A medida que se acercaba a un pequeño bosque
de árboles sentía algo mal. Tiró de las riendas y se centró en sus alrededores,
instintivamente conociendo que había peligro. —Vamos chica. —Dijo en voz baja
cuando dio unas palmaditas en el cuello de la yegua. Avanzaron lentamente hasta
que estuvieron casi en los árboles. Cuatro amazonas salieron de detrás de los
troncos de los cipreses grandes y le cerraron el paso—. Algo me dice que esto no
es una visita social. —Dijo mientras evaluó la situación. Una más que formidable
31
amazona se mantuvo en la primera línea del grupo sosteniendo una espada. Otras
dos tenían personales y la cuarta hacía girar un par de chobos en sus manos.
Xena sabía que no podía pasar a través de ellas con Argo. Con una portadora de
personal a cada lado no había manera de que pudiera evitar que redujeran a su
caballo cuando pasaran.

—En eso tienes razón, Xena. —Dijo Darbo, sacando risas entre sus
compañeras.

—¿Cuál es el problema? —Preguntó la guerrera vestida de cuero mientras


desmontó y envió Argo fuera del camino. Darbo hizo girar su espada en la mano.

—El problema es tu pequeña compañera de cama. —Se burló—. Ella


parece pensar que es una buena idea regalar tierras amazónicas a cambio de
nada. —Las mujeres se separaron ligeramente, formando un semicírculo
alrededor de la guerrera.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Realmente no quieres entrar en esto. —Dijo Xena mientras sacaba su


espada, sus ojos saltaron de una mujer a otra, esperando a que una de ellas diera
el primer paso. Se mantuvo a distancia, tratando de no dejar que se colocaran
detrás de ella.

—Dime algo, —dijo Darbo mientras se movía hacia delante, acortando la


distancia—. ¿Cómo es nuestra pequeña Reina de todos modos? Apuesto a que es
un verdadero volcán en la cama. —Se burló, dibujando una mirada asesina en la
guerrera—. Oh, sí Xena, apuesto a que pasas un buen rato con ella.

—Alguien debería lavarse la boca con jabón. Tal vez lo haga cuando haya
terminado de golpearte por ahí. —Gruñó la guerrera de pelo azabache mientras
trataba alejarse de los árboles para darse espacio para utilizar su chakram. Darbo
y su compañía rápidamente se volvieron para bloquearla, cortando cualquier
posibilidad de escape. 32
—Vamos a ver quién golpea por ahí. En caso de que no puedas contar, que
estás en inferioridad numérica.

—¿Vas a hablar o pelear?

—Oh, pelear, definitivamente pelear. —Respondió Darbo, enviando su


espada en un arco a la cabeza de la guerrera. Xena rodo fuera y volvió a ponerse
de pie.

—¿Es lo mejor que puedes hacer? Mi madre puede blandir una espada
mejor que eso. —Se dio la vuelta justo a tiempo para impedir un golpe del
personal por parte de Staina. La batalla estaba en marcha.

Las cuatro mujeres se aseguraron de mantener la distancia, no permitiendo


nunca a Xena la oportunidad de atacar a más de una de ellas a la vez. Desde la
seguridad de los árboles, Iphito observaba y esperaba por su apertura. La
pequeña amazona había sido advertida del agudo sentido de la audición de Xena
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

y se dio cuenta de que podría fácilmente atrapar o evitar un dardo. Como


precaución adicional, Iphito cargo dos dardos en su cerbatana. Fue algo inusual
de hacer, ya que requería mucha más fuerza para lograr disparar dos dardos en
lugar de uno, pero la pequeña amazona sabía que era capaz de tal tarea y sabía
que cualquier cosa menor no iba a funcionar contra la guerrera de múltiples
habilidades.

Finalmente Xena tuvo la oportunidad que estaba buscando. Staina, la mujer


con los chobos, y la otra con personal decidieron atacar al mismo tiempo. Con un
movimiento rápido de la muñeca, la guerrera vestida de cuero lanzó su chakram,
golpeando a las mujeres en la sien y las derribó fuera de combate. Justo cuando
su arma volvía a ella, Darbo gritó —¡Ahora! —Iphito puso su boca en el extremo
de su arma y sopló tan fuerte como pudo, apuntando a la mitad de la espalda de
Xena.
33
Con su espada en la mano derecha y su chakram en dirección a su
izquierda, Xena se quedó con pocas opciones. No hubo tiempo para dar un salto
mortal fuera del camino y las manos no eran suficientes para atraparlo todo. Se
volvió y sostuvo la espada para interceptar el arma redonda todo al mismo tiempo
que su mano izquierda salió disparada para coger lo que ella pensaba que era una
flecha. Mientras sus dedos se cerraron en torno al primer dardo, el segundo dio en
el blanco, se le clavo en su muñeca. Xena bajó rápidamente el primer dardo y
cambió su espada a la mano izquierda, el chakram colgando libremente cerca de
la empuñadura.

Xena sabía que estaba en problemas. Sacó el proyectil fuera de su muñeca


y se lo llevó a la nariz, reconociendo inmediatamente el aroma de una potente
droga. Dejo que el dardo cayera al suelo, pensó con rapidez sobre la mejor ruta de
escape. Argo estaba ahora en el otro lado de las mujeres y no podía ayudarla.
Xena sintió los efectos del veneno con su visión borrosa. Cuando sacudió la
cabeza en un vano intento de despejarla, Staina vio su oportunidad y se movió
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

hacia adelante. —No. —Advirtió Darbo, pero ya era demasiado tarde. Staina
lanzó un golpe con su personal sólo para que la guerrera lo cogiera y se lo quitara
de las manos. Xena dejó caer sus propias armas y utilizo ambas manos para girar
el arma a la defensiva alrededor de su cuerpo debilitado, tratando
desesperadamente de mantener a las mujeres a raya, mientras seguía mirando
atrás. Iphito apuntó y lanzó otro dardo. Con sus sentidos embotados, Xena no
pudo evitar que el misil puntiagudo se incrustara en su bíceps izquierdo. El dardo
extra combinado con la droga que ya circulaba a través de su sistema era
suficiente para que sintiera mareos y estaba de rodillas antes de que se diera
cuenta. Cuando la oscuridad descendió sobre ella, sintió que la agarraron del pelo
y su cabeza se sacudia. Miró con los ojos desenfocados a Darbo, totalmente
impotente, incapaz de hallar incluso la fuerza para luchar contra el agarre doloroso
en su cabello.

—Ahora creo que vamos a ser capaces de impedir que Gabrielle firme ese
34
tratado. —Dijo triunfalmente la amazona, mientras soltaba los mechones de pelo
azabache y Xena se desplomaba en el suelo.

Ephiny acababa de salir de la cabaña de los alimentos cuando vio a Ilanna


corriendo hacia ella a un ritmo vertiginoso. El corazón de la mujer rubia se aceleró
y corrió al encuentro de la amazona de piel oscura encontrándola a medio camino.
—¿Dónde está la Reina Gabrielle?

—Todavía está en el comedor. ¿Qué pasa?

—Nosotras… nosotras encontramos a Argo. —Dijo Ilanna mientras trataba


de recobrar el aliento—. Será mejor que venga a ver.

La yegua de oro estaba echada de lado, con la respiración irregular y débil.


Dos amazonas estaban arrodilladas junto a ella, haciendo su mejor esfuerzo para
mantenerla calmada. Cinco dardos estaban tirados en el suelo a su lado, que
habían sacado del costado de Argo unos momentos antes. Ephiny se arrodilló y
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

acarició suavemente al animal herido. Con rabia apenas controlada preguntó.


—¿Qué pasó?

—No sabemos. —Dijo Ilanna—. Hay signos de lucha y tres dardos más por
aquí. —Señaló a un área no muy lejos de la yegua. Ephiny dio unas palmaditas en
la mejilla de Argo y se levantó.

—¿Está Marina en camino?

—Por supuesto, me detuve a llamarla antes de que fuera a buscarte. Le dije


lo que encontré y corrió de vuelta a su oficina para obtener su botiquín médico.
—Se volvieron hacia el sonido de un carro y vieron a la sanadora de animales
acercarse—. Ahí está.

Marina sacó el equipo y se precipitó hacia el costado de Argo. —Dame


espacio. —Dijo con firmeza en un tono que recordaba a su hermana, Saras—. 35
¿Envenenada?

—Cinco dardos. —Dijo Ephiny, sosteniendo uno de los infames objetos.


Marina asintió.

—Lleva los dardos a mi hermana y ha de averiguar qué tipo de veneno hay


en ellos. —Puso su mano sobre el pecho de la yegua y se concentró en la
respiración irregular—. No puedo moverla hasta que no sepamos qué está
circulando a través de ella, es demasiado peligroso. —Recitó una lista de hierbas
y polvos que necesitaba a una joven amazona y la envió de vuelta a la aldea, junto
con los dardos para entregar a Saras. Ephiny e Ilanna se dirigieron de nuevo a la
aldea para darle la noticia a Gabrielle.

Llegaron a la cabaña de la bardo para encontrarla sentada en la mesa con


un trozo de pergamino en la mano. Cuando levantó la vista hacia ellas las rayas
de lágrimas brillaban a la luz de las velas. —Encontré esta nota clavada en la
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

puerta con su daga de pecho. —Dijo mientras le entregaba el pergamino a


Ephiny—. Tienen a Xena y dicen que van a matarla si firmo el tratado.

—Gabrielle... —dijo en voz baja, sacando una silla y sentándose al lado de


la bardo—. He estado en el lugar donde la lucha se llevó a cabo. Parece que Argo
trató de proteger a Xena. —Ephiny miró hacia el suelo, deseando
desesperadamente que no tuviera por qué ser la que le dijera a su joven amiga—.
Argo... bueno, ella... —cada vez que tropezaba con las palabras sólo
sirvieron para causar más alarma y miedo en la bardo—. ...Ella se lesionó.

—¿Dónde está? —Preguntó Gabrielle mientras se puso de pie y se dirigió a


la puerta, corriendo y casi llevándose a Ilanna por delante en el proceso.

En el momento en que llego al lugar, la respiración de Argo era interrumpida


y sibilante y Marina tenía una mirada de preocupación en su rostro mientras
seguia examinando al animal debilitado. Gabrielle se arrodilló y puso su mano
36
sobre el pecho de la yegua. —¿Qué pasa con ella?

—Ha sido drogada y mucho, parece estar teniendo una reacción al veneno.
He enviado a alguien a la aldea para conseguir algo que va a ayudar. —Dijo la
curandera de animales. Argo temblaba visiblemente y su hocico y los labios se
enrojecieron.

La amazona volvió con una bolsa de hierbas y un frasco de corteza molida.


Marina llevó los dos medicamentos y los mezclo. —Esto va a ayudar a su
respiración. —Separó los labios de Argo, pero cuando trató de poner la mezcla en
la boca del caballo, la yegua luchó y trató de ponerse de pie. ¡Mantenerla en el
suelo! —Instó la curadora. Eponin e Ilanna se inclinaron sobre Argo para
mantenerla en el suelo, pero la yegua se negó a tomar el medicamento.

—Déjame. —Dijo Gabrielle—. Ep, en la bolsa delantera izquierda de la


alforja hay un recipiente pequeño de miel. —Tomó la sustancia pegajosa y la
mezclo con el medicamento—. Vamos, Argo... sé que no puede resistirse a este
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

tratamiento. —La bardo metió los dedos en la mezcla y los limpió un poco en los
labios de la yegua. Después de un momento fue recompensada con la visión de la
lengua de Argo saliendo a lamer la sustancia dulce—. Eres una buena chica...
venga ya... sólo un poco más. —Gabrielle siguió dando Argo la medicina hasta
que Marina se acercó y la tomó.

—Eso es suficiente. Ahora tendremos que esperar y ver si ayuda. —Dentro


de un cuarto de marca de vela la respiración de Argo se había vuelto más
uniforme y regular, pero el caballo estaba obviamente, demasiado débil para estar
de pie. Gabrielle se debatía entre salir corriendo en busca de Xena y permanecer
al lado de Argo. La oscuridad comenzó a caer y la bardo sabía que cualquier tipo
de búsqueda en este momento sería inútil. No había manera de que aquellos que
tomaron a Xena fueran tan estúpidos como para hacer la búsqueda fácil. Gabrielle
se limpió una lágrima y miró los ojos vidriosos que la miraban. Podía jurar que
Argo tenía miedo—. Shh... está bien. —Dijo—. No voy a ninguna parte. Estoy
37
aquí.

No importa lo que trató Marina, la bardo se negó rotundamente a dejar el


lado de Argo. Ilanna finalmente trajo el petate de Gabrielle al sitio, cuando se hizo
obvio para todos los interesados que la joven Reina no iba a ir a ninguna parte. La
bardo asintió con la cabeza para reconocer a la amazona, pero nunca dejó que
sus ojos salieran de la yegua herida ni dejó su suave caricia en el cuello de Argo.
—Vas a estar bien. —Murmuró Gabrielle al animal inconsciente—. Vas a estar
bien, así como Xena. —Si las palabras fueron para tranquilizar a ella o el caballo,
la bardo no lo sabía. Tomó el petate, y lo añadió a la manta de la silla de montar
en un intento de mantener a Argo caliente. Ephiny, Ilanna, Eponin y Marina se
limitaron a observar a su Reina acurrucarse contra Argo y llorar hasta quedarse
dormida. Ephiny e Ilanna regresaron a la aldea para formar un grupo de búsqueda
para buscar a Xena mientras que las otras dos se quedaron con Gabrielle y Argo.
Todas sabían que sería una larga noche.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

La bardo se despertó para ver a Eponin e Ilanna sentadas cerca de un


pequeño fuego. Su momento de confusión fue sustituido por el miedo al recordar
los acontecimientos del día anterior. —Es de mañana, Gabrielle. —Dijo la guerrera
fornida, mientras se inclinaba y le entregaba a la Reina una taza de humeante té
caliente. La bardo asintió y las miró inquisitivamente. Eponin miró a Ilanna,
preguntando en silencio quién iba a contarle la noticia a su Reina. La amazona de
piel oscura y bajó la mirada hacia su regazo, aplazando la tarea a su amante.

—¿Qué has averiguado? —Preguntó Gabrielle, no dispuesta a esperar que


ellas se decidieran. Eponin buscado por todas partes excepto en los ojos
preocupados verdes de su amiga.

—No sabemos quién es el responsable, pero tenemos nuestras sospechas.


—En esta ocasión la amazona capturo el resplandor de la Reina que en silencio le
advirtió a revelar todo lo que sabía y que lo hiciera rápidamente—. Hay muy pocas 38
mujeres que son capaces de utilizar la cerbatana de manera tan eficiente. Las
estamos mirando ahora. También tenemos dos docenas de Amazonas en busca
en las cuevas cercanas para detectar cualquier signo de Xena o de quien sea que
la tomó.

Gabrielle asintió y siguió acariciando suavemente la mejilla del caballo.


—¿Dónde está Marina? ¿Por qué no está aquí cuidando de Argo?

—Tuvo que regresar a la aldea para atender a un potro recién nacido.


Estará de vuelta tan pronto como le sea posible. —Informó Ilanna—. Dijo que si
Argo quería ponerse de pie debemos dejarla. Hasta el momento no se ha movido
mucho.

La bardo asintió con la cabeza y se levantó. —Quiere decir que debe ser
Argo la que se levante y debe caminar tan pronto como sea capaz. Eso le ayudará
a sacar el veneno de su sistema. Argo, Argo..., vamos... vamos ponte de pie
ahora. —Vio la lucha de la yegua dorada para levantarse, pero volvió a caer—.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

No, vamos ahora. Tenemos que levantarte y moverte. Vamos... —continuó


suavemente arrullando y acariciando al caballo. Le tomó un tiempo, pero
finalmente Argo se puso de pie con las piernas temblorosas—. Esa es una buena
chica. Xena se sentirá orgullosa de ti. —Rodeó con sus brazos alrededor del
cuello de la yegua y la abrazó con fuerza—. Sé que hiciste todo lo posible para
protegerla.

Gabrielle caminó con Argo en torno a un amplio círculo hasta que Marina
llegó y se hizo cargo. Tras un breve debate sobre el cuidado y la salud de la
querida yegua de Xena, la bardo se dirigió a la aldea con Eponin e Ilanna para
obtener una actualización en la búsqueda de su amante.

39
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

PARTE 2 (Conclusión)

Xena se mantuvo muy quieta y se concentró en mantener su respiración


regular y profunda, mientras que sus sentidos trataron de recopilar tanta
información como pudieran. Estaba sentada contra un frío muro de piedra, con los
brazos atados al igual que sus piernas. Después de estar razonablemente segura
de que estaba sola, la guerrera abrió lentamente los ojos y miró a su alrededor.
Definitivamente estaba en una cueva, sin duda no muy lejos de la aldea de las
amazonas. Su cabeza latía y su garganta estaba reseca, un efecto secundario de
la droga de gran alcance que le habían dado. Convencida de que estaba, de
hecho, sola, Xena probó la fortaleza de las cadenas que la mantenían prisionera.
Eran fuertes, pero no tan fuertes que no podía arrancarla de la pared con el tiempo 40
suficiente. Volvió la cabeza y de inmediato se arrepintió ya que un dolor cegador y
agudo atravesó sus sienes. Cerró los ojos y esperó a que el tortuoso dolor se
detuviera antes de intentar una vez más con las restricciones. El sonido de las
pisadas se hizo eco en algún lugar fuera de su improvisada celda. Xena
rápidamente fingió estar todavía inconsciente cuando Darbo e Iphito entraron.
—¿Crees que le hemos dado demasiado? —Preguntó la pequeña amazona, su
cerbatana, lista por si acaso.

—Realmente no hay diferencia, ¿verdad? —Respondió Darbo—. Incluso si


ella muere, Gabrielle de todos modos no lo sabrá hasta que sea demasiado tarde.
—Se pasó la mano con cuidado sobre sus costillas rotas—. Te diré una cosa, me
alegro de que estuvieras allí, Iph. Ese maldito caballo me habría matado.

—No puedo creer que me tomó cinco dardos para derribarla. Quiero decir,
sé que es un caballo grande, pero aun así... no me gusta la idea de matar a una
criatura indefensa. Quiero decir, ¿cuál sería la opinión de Artemisa?
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—¡Era ese animal estúpido o yo! —Gruñó la gran amazona—. Espero que
lo mataras. Debería haberlo atravesado con mi espada sólo para estar segura.
—Xena sintió su ira subiendo por la noticia, pero se obligó a permanecer inmóvil,
sabiendo que todavía estaba demasiado débil para luchar—. No te preocupes por
Artemisa. No quiere ver la tierra amazónica regalada. Vamos a ser héroes.

—No sé. —Dijo Iphito con pesar—. ¿Qué pasa ahora? Aunque Gabrielle no
firme el tratado, ¿cómo vamos a salir de esta? Seguramente Xena será capaz de
identificarnos.

—Oh, no creo que Xena será capaz de recordar su propio nombre y mucho
menos cualquier otra cosa en el momento en que hayamos terminado con ella.
—Sacó un tubo estrecho de la bolsa de su cinturón—. Dame un dardo.

La cabeza de Xena aún latía y se sentía agotada más allá de lo que jamás
había conocido, pero sabía que tenía que salir de allí antes de que le bombearan
41
más drogas. Respiró hondo, sacó los brazos hacia atrás y tiró con fuerza. El perno
de anclaje izquierdo se desprendió, pero el derecho se mantuvo firmemente
incrustado en la piedra. El repentino movimiento sobresalto Iphito, que dejó caer el
dardo sin causar daño al suelo y se apresuró a recogerlo. —Jugando comadreja,
¿eh? —Gruñó Darbo, sacando su espada. Xena se puso de rodillas y osciló la
cadena y el anclaje en círculo en la parte delantera de su cuerpo. Los movimientos
hicieron que su cabeza diera vueltas y aparecían puntos ante sus ojos, pero la
guerrera llegó muy adentro para encontrar la fuerza interior que necesitaba para
continuar. Iphito disparó un dardo de su cerbatana, pero Xena la desvió con la
cadena en un movimiento de balanceo. —¡Darbo, va a liberarse!

—Oh no, ella no. —Dijo la gran amazona, acercándose pero


manteniéndose fuera del alcance de las oscilaciones de la longitud del metal.
Xena rápidamente cambió la dirección de la cadena, para batir hacia adelante
hasta que el extremo se envolvió alrededor de la punta de la espada de Darbo.
Con lo último de sus reservas, la guerrera arrancó el arma de la mano de la
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

amazona. Las manchas ante sus ojos se hicieron más grandes y el dolor en su
cabeza ya no podía ser ignorado. Xena cogió la espada débilmente, el arma tenía
la sensación de que pesaba diez veces más de lo que debería. Centrarse era
imposible y por desgracia se dio cuenta de que su oportunidad de escapar se
había ido cuando sintió el primero de los dardos perforando su piel. Nunca sintió
el siguiente, cuando la oscuridad la invadió y la reclamó antes de tocar el suelo.

Darbo se acercó cautelosamente a la mujer inconsciente. —Dale otro.

—No puedo... la va a matar. —Protestó ella.

Ella toco el hombro a la mujer inconsciente. —Dale otro. Debería haber


estado inconsciente durante al menos cinco marcas de vela más con todo lo que
ella recibió la primera vez. No estoy tomando ningún riesgo. —La gran amazona
se acercó y envió a su bota en las costillas de la guerrera, sintiendo su dolor
propio en el proceso. Xena no se movió—. Muy bien, espera dos marcas de vela y
42
luego dale otro. Dale uno más cada tres marcas.

—¿Qué pasa con la cadena?

—Me encargaré de eso ahora. —Dijo Darbo. Salió de la habitación y


regresó un momento después con un trozo grueso de la cuerda—. Mantén tu
cerbatana lista, por si acaso. —Era una precaución innecesaria, ya que la gran
amazona fue capaz de eliminar la cadena suelta y ato el brazo derecho de Xena
firmemente contra su cuerpo, haciendo que la cuerda comprimiera el pecho de la
mujer vestida de cuero en la misma zona donde había sido golpeada con tanta
fuerza—. Eso debe mantenerla por un tiempo.

Era casi de noche cuando Eponin suspendió la búsqueda. Habían seguido


cualquier indicio de un rastro, pero aún así volvieron con las manos vacías.
Aunque no se lo diría a la alterada Reina, la guerrera fornida imagino que los
senderos no revelarían nada. Después de todo, sin duda estaban siguiendo
amazonas y ocultar sus huellas era una cosa en que eran expertas. Gabrielle
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

escucho los informes con atención, tratando de no dejar que su decepción se


viera. Las ojeras y las bolsas alrededor de sus ojos revelan el dolor emocional que
estaba pasando. Ephiny había cancelado todas las reuniones y funciones para
que pudiera dedicar su tiempo a ayudar en la búsqueda. Todas las expertas con
una cerbatana habían sido interrogadas, pero no se había encontrado nada.

A Eponin e Ilanna les tomó una gran insistencia conseguir que Gabrielle,
una vez que llegaron a la aldea fuera a la cabaña de los alimentos y conseguir que
comiera algo. Sabían que la bardo no había probado bocado desde que Xena
desapareció. Se la llevaron a una pequeña mesa en la parte de atrás mientras
Trasis cargaba un plato de comida para la joven Reina. —No estoy realmente
hambrienta.

—Gabrielle, necesitas comer. —Instó Ilanna, empujando el plato cerca de la


bardo. 43
—¿Crees que Xena tiene algo que comer? —Preguntó con tristeza,
empujando la comida un poco con el tenedor.

—Oye... —Dijo Eponin, poniendo su mano en la parte superior de la


Reina—. Sabes, lo fuerte que es Xena. Va a estar bien. ¿Cómo crees que se
sentiría si supiera que no te estás cuidado?

—Sí, va a estar bien. —Dijo Gabrielle sin convicción. Había visto lo que los
dardos envenenados habían hecho a Argo y sólo podía imaginar su efecto sobre
su amante. Tres amazonas entraron en la cabaña de alimentos y se fueron a una
mesa en el rincón más alejado, la más grande, de espaldas a Gabrielle y las
guerreras.

—No las mires. —Susurró Darbo en voz baja a Iphito y Staina. —Sólo
coman y vamos a salir de aquí.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Ella se ve tan triste. —Susurró Staina, echando otro vistazo a las otras
ocupantes de la cabaña de los alimentos.

—Te dije que no las mires. Nos delataras. —Pinchó su carne con el
tenedor.

No importaba cómo intentara sacudirlo, Gabrielle tenía una sensación


extraña. Levantó la vista y clavó los ojos en Iphito. La pequeña amazona bajo la
mirada a su plato, pero todavía podía sentir los ojos verdes de la Reina en ella.
—Yo... tengo que salir de aquí. —Dijo nerviosa Iphito. Dejando su plato sobre la
mesa y salió de la cabaña de alimentos lo más rápido que pudo, con los ojos en
todas partes excepto en la mujer que sabía que estaba mirándola.

—... Y luego Ilanna… Gabrielle, ¿me estás escuchando?

—Ep, ¿Conoces a las mujeres que se sientan en esa mesa? 44


—¿Te refieres a Darbo, Staina e Iphito? Por supuesto. ¿Por qué? —Miró
por encima y se sorprendió cuando Staina desvió la mirada. Por lo general, la
portadora del personal era mucho más agradable y amable. En este momento
parecía que no quería ser vista.

—Ep, encuéntrame en la cabaña de Ephiny en un cuarto de marca de vela.


—Dijo Gabrielle en voz baja, sus ojos sin dejar la otra mesa.

—Claro, pero ¿por qué? ¿Qué está pasando?

—Creo que ellas son las que secuestraron a Xena. —Susurró en el oído de
la amazona fornida—. No me preguntes cómo lo sé, sólo lo siento. —Gabrielle se
puso de pie y usó sus habilidades de bardo para asegurarse que todas en la
cabaña la escucharan—. No puedo con este dolor de cabeza. Ilanna, ¿me puedes
acompañar de vuelta a mi cabaña?
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Por supuesto, mi Reina. —Dijo la amazona de piel oscura, poniéndose de


pie. Salieron con la bardo frotándose las sienes para aliviar la tensión imaginaria.
Eponin volvió su atención a su alimentación, calculando mentalmente cuánto
tiempo tenía que sentarse antes de que pudiera salir. Lanzó miradas encubiertas a
la pareja en la mesa, señalando que al parecer creían la artimaña de la Reina y
siguió comiendo su cena.

Cuanto más pensaba en ello la amazona fornida, más se daba cuenta de


que de hecho podrían ser sospechosas. Iphito parecía haber salido a toda prisa y
nunca había visto a la mujer salir sin sus amigas. Por lo general, Darbo hablaba a
lo largo de la cena, sin embargo estaba inusualmente callada. La sangre de
Eponin comenzó a hervir, mientras pensaba en ello y le tomó toda su energía y
concentración para no saltar de la mesa y hacer frente a las mujeres. En lugar de
eso empujó la comida de su plato un poco más antes de limpiar la mesa y caminar
hacia la pareja. —Darbo, Staina, ¿cómo están las dos esta noche? —Dijo,
45
obligándose a ser amable.

—Bien Ep, ¿y tú? —Dijo Darbo educadamente mientras que puso otro trozo
de carne en su boca.

—Todo está bien, supongo. Ha sido un largo día con la búsqueda de Xena
y todo.

—Sí, todo el pueblo está preocupado. ¿Has encontrado algún rastro de


ella? —Dijo Staina, fingiendo preocupación.

—No, ni una cosa. —Dijo Eponin en un tono derrotado—. Esperemos que


mañana sea mejor.

—Ojalá. —Darbo murmuró haciendo girar los alimentos.

—Bueno, tengan una buena noche. —Dijo la amazona fornida mientras se


dio la vuelta y se fue, más convencida que nunca de que Gabrielle estaba en lo
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

cierto acerca de ellas. No había duda en su mente que estaban ocultando algo. “Si
haces daño a Xena, Darbo... te juro que lo vas a pagar”. Eponin pensaba mientras
caminaba hacia el aire fresco de la noche.

—¿Cómo sabes que están involucradas? —Pregunto Ephiny.

—Simplemente lo hago. Hay algo en la forma en que esa mujer actuaba


cuando ella me miró. Soy bardo, soy buena en la lectura de las personas. Ella sólo
miró como si supiera algo. —Gabrielle se volvió a ver Eponin entrar—. Ep, ¿qué
sabes de ellas?

—Creo que puede que tengas razón, fui a hablar con Darbo y Staina y
actuaron como si fuera la última persona en el mundo que querían ver. Creo que
están ocultando algo. —Respondió la fornida amazona—. Darbo es buena con la
espada, no la mejor, pero buena. Staina es la experta con el personal e Iphito, que
es la que se fue temprano, es una maestra con la cerbatana.
46
—No están ocultando algo, están escondiendo a alguien. —La Reina
corrigió—. Voy a buscar mi personal y luego las vamos a seguir.

—Gabrielle... —dijo Ephiny, poniendo su mano sobre el hombro de la


bardo—. ¿Por qué no nos dejas manejarlo?

—Si fuera tu amante, ¿te quedarías atrás? —Preguntó la joven Reina—. No


puedo quedarme aquí, sí sé que hay una posibilidad de que la encontremos.

—Espera. —Dijo Ilanna—. Si vamos a seguirlas en la oscuridad se


necesitará algo para estar debidamente camufladas. Es casi la luna llena y no me
gusta decirlo, mi Reina, pero tu pelo brilla como un faro, si miran hacia atrás. Tú
también Eph.

—Voy a usar mi máscara, eso va a cubrirlo. —Respondió la amazona


rubia—. Gabrielle, tu máscara es ceremonial. Va a ser muy difícil de maniobrar
con ella.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Ilanna tiene razón. —Dijo Eponin—. La luna es realmente brillante esta


noche y entre la piel desnuda y tu pelo...

—¿Y qué pretenden que haga sobre el color de mi cabello? —Preguntó la


bardo vacilante—. Oh no, pasé por eso una vez antes. Tardé una eternidad sacar
esas cosas y mi pelo estuvo opaco y liso durante casi una luna entera.

—Esa es la idea. —Dijo Ilanna con una sonrisa—. Vamos, te buscaremos


ropa oscura para cubrirte y Eph puedes obtener la pintura de grasa.

Una marca de vela más tarde Gabrielle se levantó y miró las ropas extrañas
que cubrían su cuerpo. La parte superior era un cuero de color marrón oscuro que
ató a la parte delantera y la cubrió desde la cintura hasta el cuello, las mangas
llegaban justo por encima de los codos. En lugar de la falda de costumbre, que
siempre resultó ser bastante cómoda, Gabrielle se encontró en pantalones largos
del mismo color que la parte de arriba. Su rostro, el cabello y los antebrazos
47
estaban cubiertos de hollín mezclado con grasa. Eponin dio un paso atrás y
admiró su obra—. No te van a ver ahora. —Dijo con orgullo.

—Uggh, me siento como que necesitara un baño. —Se quejó la bardo.

—Sólo recuerda no tocar nada de la grasa o no serás capaz de manejar tu


personal. —Le recordó Ilanna. Gabrielle tomó su personal y le dio vueltas
brevemente, aflojando los músculos que sabía que necesitaría pronto.

—Vamos.

Eran casi tres marcas de vela más tarde, cuando Darbo y sus compañeras
salieron de su cabaña y se dirigieron a la cueva, sin darse cuenta de que estaban
siendo seguidas en silencio. Ephiny y Eponin moviéndose a lo largo de las ramas
de los árboles, en la formación de amazonas lo que les permitio actuar con rapidez
y aún así mantener las hojas en un susurro. Ilanna y Gabrielle se mantenian en
tierra, aprovechando la maleza y los árboles para mantenerse ocultas. Las cuatro
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

se detuvieron al llegar a la linde del bosque y observaron cuidadosamente como


Darbo y su grupo cruzaron el campo y entraron en la boca de una de las cuevas.
—Tenemos que seguir. —Gabrielle susurró.

—Si nos movemos ahora nos van a ver. —Respondió Ilanna en voz baja—.
Tenemos que esperar hasta que estemos seguras que están más adentradas en
la montaña. —Puso su dedo en la boca y le indicó a la bardo que guardara
silencio. Como la guerrera de piel oscura había sospechado, un momento después
se vio a Staina salir de la cueva y mirar alrededor. Gabrielle observó a la portadora
del personal explorar lentamente el área, prestando especial atención a los
árboles. La bardo contuvo la respiración, haciendo lo posible para quedarse quieta
y rezo a quien quisiera escuchar que no las vieran. Un momento después Staina
regresó a la cueva, al parecer convencida de que no las habían seguido.

—¿Crees que nos vio? —Preguntó Gabrielle mientras dejaba escapar un 48


profundo suspiro. Ilanna negó con la cabeza. Instantes más tarde oyeron Ephiny y
Eponin desciendo de los árboles y uniéndose a ellas.

—Conozco esa caverna. —Dijo Eponin—. Entra en la montaña bastante


lejos. También hay una gran cantidad de túneles secundarios dentro. Vamos a
tener que separarnos si queremos tener una posibilidad de encontrarla. Ilanna,
quédate con Gabrielle.

Los ojos de la bardo se encendieron. —No necesito ser protegida. Acabas


de decir que dividirnos es la única manera que la vamos a encontrar.

—¿Y si te encuentras con ellas? ¿Qué va a hacer una contra tres


amazonas entrenadas? —Replicó la mujer fornida.

—¿Quieres ver lo que haré a tres amazonas si intentas insistir en tratarme


como a una niña indefensa? —Respondió la bardo—. Xena está ahí. ¿Quién sabe
lo que han hecho con ella, si todavía no ha sido capaz de escapar? ¿Ahora vamos
a sentarnos aquí a discutir o vamos a tratar de rescatarla? —Se levantó y salió de
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

la cubierta del follaje. Ephiny miró a la pareja y se encogió de hombros antes de


armar la ballesta y seguir a su Reina. Ilanna se trasladó para seguirla sólo para ser
detenida por la mano de su amante en su brazo.

—No me importa lo que dice, te quedas detrás de ella, por si acaso.


—Eponin susurró.

Una vez dentro de la cueva, se hundieron en la completa oscuridad. Ephiny


palpó a lo largo de la pared hasta que se encontró con una antorcha, mientras
Gabrielle buscaba por el suelo trozos de pedernal. Pronto la tenían prendida y
encontraron más antorchas. Ephiny entregó dos pequeños trozos de la piedra a la
bardo. —Tan pronto como veas un túnel, apagas la antorcha hasta que estés
absolutamente segura de que no hay nadie allí. Si ven cualquier tipo de luz que
delate que estamos aquí, nunca vamos a ser capaces de llegar a Xena a tiempo.
Si encuentras a cualquiera de ellas o Xena, no te muevas hasta que estemos 49
todas allí. ¿Has estado practicando tus llamadas de pájaros?

—No lo suficiente. —Gabrielle admitió con culpabilidad. La amazona rubia


murmuró una maldición al mismo tiempo pensando en una solución—. Está bien,
si ves algo, cualquier cosa, retírate de nuevo hasta que encuentres a una de
nosotras. —Puso su mano sobre el hombro de la bardo y la miró con severidad—.
Ni se te ocurra tratar de luchar con todas ellas, Gabrielle. Estas son también
guerreras bien entrenadas. No te puedes olvidar que Iphito tiene una cerbatana
con dardos. Si te ven, gritas tan fuerte como sea posible y nosotras te
encontraremos. No tomes ningún riesgo.

—Tendré cuidado, lo prometo. —Respondió la joven Reina, devolviendo la


mirada de su amiga—. ¿Cómo voy a saber si la has encontrado?

—Escucharas un chillido de murciélago. Dos ráfagas cortas y luego una


más larga. Vuelve al túnel principal. Una de nosotras estará esperándote. —Con
las instrucciones acabadas, las cuatro mujeres se deseaban suerte mutuamente,
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

verificando doblemente de la disponibilidad de sus armas, y se alejaron por cuatro


túneles diferentes. Unos latidos del corazón más tarde Ilanna apagó su antorcha y
en silencio siguió a Gabrielle, asegurándose de estar lo suficientemente lejos
detrás de la bardo para que no se diera cuenta de que ella estaba allí.

—¿Todavía está inconsciente? —Preguntó Darbo, aunque podía ver la


forma acostada, desplomada contra la pared.

—Parece ser. —Respondió Staina—. ¿Estás segura que no la hemos


drogado en exceso? Quiero decir, sólo le tomó cinco dardos para derribar a su
caballo, le hemos dado dos veces hasta ahora desde que está aquí. Tal vez
deberíamos esperar hasta que se despierte antes de darle más.

—¿Estás loca? —Darbo frunció el ceño, no del todo satisfecha con la nota
de la preocupación en la voz de la portadora del personal—. No estamos hablando
de cualquiera aquí. Esta es Xena. ¿Viste lo que hizo con la cadena. La sacó de la
50
pared y eso fue después de recibir dos disparos. No, no podemos tomar la
oportunidad. —Miró a la mujer vestida de cuero y no pudo reprimir una sonrisa
maligna—. A pesar de que no se ve tan peligrosa ahora, ¿verdad? Dame tu
personal. —Dijo, tendiéndole la mano.

—¿Qué vas a hacer? Está completamente inconsciente. Lo sé. Darbo,


dijiste que sólo íbamos a retenerla para evitar que Gabrielle firme del tratado.
Mírala. Su brazo está todavía atado a su cuerpo. Es inofensiva.

—¡Oh, eso es donde estás muy equivocada, Staina. Si hay una cosa en
Xena no es, inofensiva. —Darbo tiró el arma de la mano de la mujer pequeña y, en
unos pocos pasos estaba de pie sobre la guerrera—. Arriba y al ataque, Xena.
—Dijo, reafirmando su declaración pisando la mano a la mujer drogada, aplicando
progresivamente una mayor presión hasta que sintió que Xena intentaba tirar de
su mano de debajo de la bota de la amazona—. Buenos días. —Dijo Darbo con
sarcasmo—. Que tengas un buen descanso. —Apretó con más fuerza con el pie,
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

amenazando con romper los huesos de la mano de la guerrera. Su estado


drogado hizo imposible que Xena ofreciera mucha resistencia—. Sabes que
Gabrielle ha tenido la mitad de las guerreras buscándote. Está tan preocupada.
—Dijo burlonamente—. Todo lo que tiene que hacer es negarse a firmar ese
tratado y te dejaremos ir. Te gustaría que hiciéramos eso, ¿no? ¿Hmm?
—Sacudió su pie, enviando nuevas oleadas de dolor a través de la mano de Xena.
Darbo dejó escapar una risa malvada cuando quito el pie y vio que la guerrera
hacia una mueca de dolor.

Gabrielle juró que escuchó una risa en la distancia y se movió rápidamente


por el pasillo, aún inconsciente de su sombra amazona. Dobló la esquina y se
encontró cara a cara con una Iphito sorprendida. Antes de que la pequeña mujer
pudiera colocar su cerbatana, se encontró presionada contra la pared, el personal
de la bardo apretó contra su cuello. —¿Dónde está?
51
Ilanna trató de llegar a ellas pero era demasiado tarde. Iphito levantó las
manos golpeó las orejas de Gabrielle, obligándola a soltar su agarre. —¡Darbo!
¡Darbo!

—Maldita sea. —Juró la amazona de piel oscura cuando dio la vuelta a la


esquina, justo a tiempo para ver la cerbatana dirigida a la bardo. Con un grito
poderoso diseñado para sobresaltar a Iphito y alertar a Ephiny y Eponin, Ilanna se
arrojó sobre la pequeña mujer. Gabrielle tomó su personal y corrió por el túnel,
segura de que iba a encontrar a Xena allí. No tenía ninguna duda de que Ilanna
sería capaz de someter la amazona más pequeña. La luz se hizo más fuerte
mientras se movía aún más en las profundidades de la montaña y el corazón de
Gabrielle corrió con miedo que no iba a llegar a tiempo a Xena.

—¡Ve a ver lo que está pasando! —Gritó Darbo, mientras cruzaba la sala y
ponía su espada en la garganta de Xena. Staina se apoderó de su personal con
fuerza y salió corriendo al pasillo a oscuras. Darbo oyó el sonido de personales
chocando uno contra el otro, a continuación un gemido y un ruido sordo—. ¡Staina!
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

Staina, ¿qué está pasando? —Preguntó con entusiasmo, preocupada que su plan
estaba fracasando.

—Staina no va a responder por un tiempo. —Dijo Gabrielle mientras


entraba en la habitación, su personal listo—. Hazte a un lado de ella. Se acabó.
—Dijo con su voz más imponente, con el corazón dando tumbos a la vista de Xena
que yacia inerme en el suelo.

—No. Suelta el arma, Gabrielle —Darbo sabía que estaba atrapada. La


única salida era más allá de la enojada Reina y la amazona no tenía ninguna duda
de que la bardo no estaba sola—. ¿No lo entiendes? Vas a condenarnos sí firmas
ese tratado. Va a pasar una generación antes de que seamos capaces de llegar a
la plata.

—Es lo que hay que hacer, Darbo. Aléjate de ella. —Dio un paso más
cerca, pero se detuvo cuando vio la hoja de la espada contra el cuello de Xena,
52
causando fluir un pequeño hilillo de sangre—. Muy bien, simplemente, relájate.
—Retiró una mano de su personal y lo tendió en un movimiento apaciguador—.
Estoy segura que podemos hacer funcionar esto de alguna manera.

—¿A quién estás tratando de engañar? No hay manera de que me dejes


salir de aquí.

—¿Por qué no dejas ir a Xena y vamos a hablar de ello? Soy una persona
razonable. —Gabrielle luchó por mantener sus emociones bajo control, pero
encontró más y más difícil a medida que veía a su amante impotente—. Vamos,
aléjate de ella y podemos hablar.

—Pon tu arma hacia abajo y tal vez voy hacerlo. En realidad, bájala de
todos modos.

“No debes reaccionar emotivamente”. Las palabras que Xena había


hablado con ella hace mucho tiempo se hicieron eco en su mente y la bardo sabía
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

que la pérdida de su arma no lograría la liberación de Xena. Agarró a su personal


con más fuerza—. Voy a hacer un trato contigo. Si me puedes ganar entonces no
voy a firmar el tratado.

—¡No te creo! —Rugió Darbo. Su atención se centró en Gabrielle y no en la


mujer que pensó todavía inconsciente. Xena abrió un ojo e intentó con fuerza
concentrarse en sus alrededores. En la parte posterior de su mente vagamente
pensó que oyó la voz de Gabrielle, pero su visión sólo mostró una mancha oscura
en la misma habitación. De lo que fue muy consciente era de la fría hoja de acero
apretaba contra su cuello y su incapacidad para hacer nada al respecto. Incluso
sin mover la cabeza, las olas de mareo amenazaban con enviarla de regreso a la
oscuridad. Cerrar su ojo ayudó, pero no mucho.

—No quieres matarla. —Dijo Gabrielle con tanta calma como pudo. Había
visto el movimiento muy breve de Xena y sabía que tenía que llevar lejos de ella a 53
Darbo. Razonar con la amazona no funcionó. Tenía que intentar otra táctica—. Es
a mí a quien quieres. Soy la que va a firmar el tratado. Matarla no impedirá eso.

—¿Estás dispuesta a arriesgar la vida de Xena por un tratado? No lo creo.


—Le espetó.

—Sobreestimas mis sentimientos por ella. Xena es una guerrera. Claro que
hace un buen trabajo protegiéndome cuando estamos en el camino. Incluso es
buena para otros asuntos, si sabes lo que quiero decir. Pero mis sentimientos son
apenas profundos. Has perdido tu tiempo secuestrándola.

—¡Estás mintiendo! Os he visto a las dos juntas. —Incluso mientras lo


decía, Darbo en silencio cuestionaba su suposición, sobre todo cuando vio la
sonrisa socarrona dibujada en el rostro de Gabrielle.

—Me viste estar cerca de ella, tocándola y actuando como si estuviera


enamorado de ella. Dime Darbo, ¿crees que ella continuaría quedándose conmigo
y me protegería si pensara que no estaba perdida por sus encantos?
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

En ese instante la amazona grande sentía caerse todo en pedazos. Levantó


la espada y apuntó amenazadoramente a la Reina. Gabrielle se aseguró de no
mostrar su alivio mientras apretó más su personal. —¡Perra! —Rugió Darbo,
avanzando hacia la bardo. Gabrielle rápidamente se movió en círculo hasta que se
encontró entre la Amazona y Xena.

—Déjalo, Darbo. No hay otra salida. Eponin y Ephiny están aquí. Nos
encontrarán en momentos. Puedes ser capaz de matarme, pero nunca vas a
superarlas. —Movió su personal a la defensiva, preguntándose en silencio qué les
estaba tomando tanto tiempo sus amigas para llegar hasta ellas.

—Cuando lleguen aquí van a encontrar dos muertas. —Gruñía mientras


blandía su espada ante la bardo. Gabrielle bloqueaba el golpe fácilmente.

—¿Es lo mejor que puedes hacer? —Se burló, con la esperanza de que la
amazona se enojara más y por lo tanto se descuidara. Darbo retrocedió hasta que
54
llegó a una pequeña bolsa que estaba en el suelo. Con la mano libre sacó un
dardo ya cubierto con el veneno. Los ojos de Gabrielle se ampliaron con la
comprensión.

—Oh, puedo hacerlo mucho mejor, —dijo, lanzando el dardo con fuerza. La
bardo bajó su personal en un intento de bloquear el misil envenenado, pero Darbo
deliberadamente lo había arrojado fuera del alcance de su personal. Gabrielle vio
en el dardo se hundía en el muslo de Xena. Con un grito de asombro la bardo se
agachó y lo liberó. La mujer sin fuerzas nunca se movió—. Ah, y pensé que no te
importaba. —Reaccionó Darbo, apuntando otro dardo—. Tal vez sólo voy a matar
a Xena antes de morir. Entonces puedes vivir con el conocimiento que no fuiste
capaz de protegerla de la manera que siempre te ha protegido. —Vio a la bardo
visiblemente perturbada y supo que había tocado una fibra sensible. Sacó otro
dardo y lo arrojó a la guerrera. Esta vez, Gabrielle estaba lista y lo atrapó con su
personal y la punta envenenada se hundió en la madera. Sin más dardos para
utilizar en su arsenal, Darbo se abalanzó sobre la bardo, espada en alto. Al igual
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

que ella se trasladó a corta distancia, Gabrielle cayó sobre una rodilla y volvió a su
personal trabajando duramente en la parte central de la Amazona. Las costillas
que habían sido rotas por la fuerza de los cascos de Argo se llevaron toda la
fuerza del arma de madera. Darbo gimió y rodó de nuevo fuera de su alcance, la
mano libre apretó contra los huesos doloridos mientras luchaba por respirar.
Gabrielle supo que había encontrado un punto débil, aunque no sabía la fuente
original, y se movió rápidamente para plantar otro golpe en las costillas
lesionadas. Darbo dejó caer su espada y se lanzó a las piernas de la bardo, pero
cuando ambas chocaron con el suelo, las rodillas de Gabrielle se estrellaron en el
torso de la Amazona, sacando el aire de sus pulmones.

—¡Muévete y mueres! —Ephiny dijo cuando irrumpió en la sala, señaló la


ballesta en el pecho de Darbo. Eponin e Ilanna la siguieron, cada una con una
amazona a remolque. Gabrielle corrió hacía Xena y poso la cabeza de la guerrera
en su regazo, con las manos acariciaba los negros mechones de pelo de la cara
55
de la guerrera. Ilanna tiró del brazo de Iphito a la espalda y se la pasó a Eponin,
que utilizó su fuerza bruta para mantener a las prisioneras inmóviles. La amazona
de piel oscura se arrodilló al lado y sacó su cuchillo, cortando la cuerda que
sujetaba el brazo de Xena contra su cuerpo.

Xena luchó para mantener la conciencia. Era vagamente consciente de un


gran dolor en su mano izquierda y el toque suave de su Gabrielle en su rostro. Sus
labios se movían pero no había sonido que proviniera de ellos. El sentimiento de
impotencia completa le daba miedo, pero también sentía una sensación de confort
en el conocimiento de que su amada estaba allí con ella. —Shh... estoy aquí,
Xena... estoy aquí. —Gabrielle se agachó y dio un beso suave en la frente a la
guerrera—. Te tengo... ahora estás a salvo.

Saras cubrió a la pareja que dormía con una manta y salió en silencio para
hablar con Ephiny. —Va a tomar unos días para que la droga salga de su sistema
y su mano está rota, pero aparte de eso, no veo ningún daño grave. Sin embargo,
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

estoy segura que Xena no tendrá que preocuparse por hacer nada por sí misma
por un tiempo. —Dijo con una sonrisa.

—Oh, estoy segura de eso. —La amazona rubia estuvo de acuerdo—.


Gabrielle insistió en ayudar a llevar la litera de Xena de vuelta a la aldea.

—Esa guerrera es muy afortunada de tener a alguien como nuestra Reina.

—El vínculo entre ellas es algo mucho más profundo que cualquiera que
haya visto alguna vez, Saras. Las dos se van a los confines de la tierra por la otra,
pelearían con cualquier dios, harían lo que sea necesario para mantener su
seguridad. —Suspiró Ephiny con nostalgia.

—El amor es algo muy poderoso, amiga mía. —Dijo la curadera.

56
Xena pasó el día siguiente flotando dentro y fuera de la conciencia,
Gabrielle a su lado todo el tiempo. La bardo la alimentaba y limpiaba, mientras
todo el tiempo, le contaba historias sin sentido para asegurarse de que su amada
guerrera sabía que estaba allí. Saras mantuvo a raya a las visitantes, lo que
permitió a Gabrielle el tiempo y la privacidad necesaria para atender a la guerrera
que seguía débil.

Cuando Xena finalmente fue capaz de abrir los ojos y concentrarse en su


entorno, se encontró envuelta en el cálido abrazo de su amor. Se movió un poco y
miró a la forma dormida ante ella. —Tan hermosa. —Murmuró, colocando el más
suave de los besos en la frente de la bardo. Alargó la mano para apartar un
mechón de pelo y frunció el ceño ante los vendajes en la mano. Xena intentó
doblar y mover los dedos, haciendo una mueca por el dolor de inmediato. Los
puntos de su juego de borrachas con Eponin se habían retirado, dejando sólo una
delgada línea roja para recordarle su temeridad. Con su cabeza latiendo, trató de
frotar las sienes con el pulgar y el dedo índice de su mano derecha. Funcionó,
pero no tan bien como con las dos manos libres habría hecho. Suspirando, puso
su cabeza sobre el brazo y continuó estudiando a la dormida Gabrielle. Xena trató
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

de recordar los acontecimientos de su rescate, pero todo era confuso. Su único


recuerdo claro era yacer indefensa y a la bardo protegendola como lo había hecho
ella con Gabrielle tantas veces antes. A veces, el amor que Xena sentía por la
joven era más de lo que podía entender. En esos momentos todo lo que guerrera
podía hacer era mantenerse agrupada y dejar que el sentimiento barriera sobre
ella como una manta suave y cálida. Xena hundió la cabeza en el hueco del cuello
de Gabrielle y apretó sus labios contra la piel suave. No pasó mucho tiempo antes
de que su lengua se deslizara a probar la carne salada de la bardo. Con los ojos
cerrados, Xena dejó que su deseo dictara sus acciones y empezó a chupar,
suavemente al principio, pero luego con más fervor.

Pronto simplemente probar el cuello de Gabrielle no era suficiente. Usando


su mano derecha, Xena soltó cuidadosamente los cordones del cambio de la
bardo, hasta que fue capaz de abrir y ver los globos suaves. Los labios de la
guerrera se movieron hacia abajo hasta que se cerraron alrededor de un pezón
57
suave. —Mmm...

—Buenos días. —Xena, dijo antes de reclamar el rápido endurecimiento de


la carne.

—Supongo que te estás sintiendo mejor. —Murmuró mientras sus dedos se


hundieron en los cabellos oscuros y se mantenía cerca de la boca de la guerrera.

—Mmmm. —Utilizó su lengua y los dientes para obtener los sonidos que le
gustaba escuchar más de su bardo, aumento los movimientos de succión y
cuando sintió que Gabrielle arqueaba la espalda y sus dedos enterrados en su
pelo su puño se curvo. Xena mentalmente maldijo la fractura en la mano rota y sus
respectivas posiciones que la mantuvo sin posibilidad de reclamar el otro pecho de
la bardo.

—Um... ¿Xena? Todavía estamos en la cabaña de Saras. ¿Qué pasa si...


oooh, bien... ¿qué pasa si ella entra y nos pilla?
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Déjala… encontrar… su…propia… Reina. —Dijo la guerrera, mientras


besaba su camino hacia el otro seno, la nueva posición le permitió a su mano
buena reemplazar su boca en el seno de la izquierdo de la bardo.

—Oh, dioses... —Gabrielle sintió el calor entre sus piernas, en respuesta al


glorioso hacer el amor de Xena y sabía que si continuaba no le importaría si la
sanadora entraba. El peso añadido de la parte superior del cuerpo de Xena en el
de ella, hizo que le resultara un poco más difícil respirar, pero Gabrielle fue
rápidamente más allá del punto de preocuparse por algo tan trivial como que aire
entrara en sus pulmones. Su atención se centró por completo en la boca de la
guerrera mordisqueando en su carne dolorida. Xena cambió de nuevo,
presionando el muslo contra el centro de la bardo, dibujando un gemido gutural de
la joven Reina.

—Tan sensible. —Gruñó la guerrera, pasando a reclamar la boca de 58


Gabrielle con un beso ardiente que les quitó el aliento a las dos. Nunca dejó de
sorprender a Xena lo rápido que sus mutuas pasiones aumentaban. No importa
cuántas veces hicieran el amor siempre se sentía como la primera vez para ella, la
intensidad de las emociones y los sentimientos tan fuertes daban momentos en
que reducian a las mujeres a las lágrimas de alegría. Besó un sendero hacia
debajo de la mandíbula de Gabrielle hasta que llevó el lóbulo de la oreja a la boca
y lo trató con la misma manipulación oral que había otorgado a los pechos de la
bardo, sólo momentos antes. Los dedos de Gabrielle se clavaron en los hombros
de Xena, mientras que las caderas se apoyaban contra el muslo de la guerrera,
buscando desesperadamente alivio del quemante dolor en lo profundo de ella.
—¿Poniéndote un poco ansiosa, amor? —Se burló Xena, bajando a renovar sus
actividades en el pecho agitado de Gabrielle. Tiró de un pezón erecto entre sus
dientes y movió la lengua hacia atrás y adelante a través de él sin piedad.

—Dioses, Xena... me estás volviendo loca. —Gimió. Era todo para que la
bardo no llegara abajo y tocarse a sí misma, tan fuerte era su necesidad.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Bien, me gusta estar volviéndote loca. —Xena apretó el muslo con


firmeza contra la humedad de Gabrielle, haciendo que la joven mujer gimiera y
oscilara desesperadamente las caderas.

—Estás haciendo... oh dioses... un gran trabajo. —Presionó con fuerza


sobre los hombros de la guerrera, instándola en silencio a bajar y darle la
liberación que tanto necesitaba.

—¿Dónde está tu paciencia? —La guerrera bromeaba, mordisqueando su


camino por el abdomen con musculatura definida, tocando con el conocimiento de
un amante todos los puntos sensibles que fueron garantizados para conducir a
Gabrielle al éxtasis salvaje.

—Por favor... —La bardo estaba más allá de cualquier cosa parecida a un
pensamiento racional. Su cuerpo gritaba por Xena y no tenía el control de los
movimientos erráticos de las caderas. Su alma suplicó a la guerrera que la llevara
59
a la cima del deseo y la pasión—. Xena... por favor... no puedo soportalo.

—Mmm, sí puedes. —Murmuró la guerrera, moviéndose aún más bajo


hasta el pecho cayendo entre las piernas de Gabrielle y tocó la humedad. Arqueó
la espalda, presionando el pezón entre los pliegues hinchados y contra el centro
del deseo de la bardo. Las pasiones propias de Xena corrían desenfrenadamente
fuera de control. Su necesidad de complacer a Gabrielle hizo caso omiso de su
estado de ánimo burlón. Rodando sobre su espalda, instó a la bardo en la parte
superior de ella. Con su mano derecha sobre la suave espalda de Gabrielle, ella la
empujó hacia adelante. La joven Reina comprendió inmediatamente y se colocó
sobre la boca en espera de su amante. El contacto de la lengua de Xena contra su
clítoris palpitante hizo a Gabrielle gritar y apretó las caderas contra el rostro de la
guerrera.

¡Oh dioses... No te detengas, Xena... por favor, no detengas. —Cada


movimiento de la lengua de Xena contra ella la envió un paso más cerca de lo que
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

ya sabía que sería un clímax trascendental. Con los ojos cerrados, la cabeza
echada hacia atrás, el cuerpo de Gabrielle fue en automático, sus caderas se
sacudieron salvajemente. Xena luchó para mantener su posición, pero los
continuos movimientos erráticos de la bardo le hicieron perder su lugar. Con un
gruñido sordo que resonó a través de la mujer excitada, Xena pasó el brazo
derecho alrededor del muslo de la bardo y la mantuvo quieta lo mejor que pudo.
Los dedos de Gabrielle como garras impotentes en el pelo negro de la guerrera,
mientras que la habitación se llenó con sus combinaciones de gemidos y gritos.
Incapaz de controlarse mientras el poderoso orgasmo la sacudía, Gabrielle soltó
un grito que se escuchó a varias cabañas de distancia. Cayó hacia atrás contra el
cuerpo de Xena, sus largos cabellos de oro se mezclaron con los cortos rizos
oscuros de la guerrera. Sintió el movimiento suave de la lengua contra ella otra
vez y uso su fuerza restante para mantener su sexo fuera de su alcance. —Por
favor... no más... No puedo soportarlo. —Dijo mientras trataba de recuperar el 60
control de su respiración y disminuir el ritmo de su corazón. Xena se rio entre
dientes y continuó lamiendo la suave piel de los muslos de la bardo.

—No puedo evitarlo, simplemente el sabor es tan bueno. —Dijo la guerrera,


tomando un pellizco pequeño.

—Eres la que se supone que está aquí en recuperación, no yo. —Murmuró


Gabrielle, rodando en el caliente cuerpo debajo de ella y envolviendo sus brazos
alrededor del muslo poderoso de Xena.

—¿Qué puedo decir? Sabes que soy de sanar rápido. —Se rio entre
dientes, girando por lo que su mano buena podría llegar al triángulo de rizos
dorados de Gabrielle. La bardo respondió haciendo una cierta exploración por su
cuenta, con los dedos buceando a través de pelos cortos de Xena y bañarse en la
humedad de la pasión de la guerrera. Fue una buena cosa que Saras tuvo el buen
tino de escuchar en la puerta cuando regresó. La curandera canosa decidió que
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

una visita a su hermana estaba a la orden por el resto de la mañana, y


posiblemente por la tarde, a juzgar por los sonidos que emanaban de la cabaña.

La firma del tratado se realizó sin problemas, Gabrielle recibió las


felicitaciones de varias amazonas con respecto a su manejo de la situación en su
conjunto. La gran mayoría de las mujeres pensaban que su joven Reina había
manejado el asunto de la mejor manera posible. Krana y Susa estaban de
acuerdo, aunque Marto todavía estaba un poco molesto por que los pagos de la
cosecha tenían que continuar. Sin embargo, incluso él tuvo que admitir que era
mejor que declarar una guerra contra las mujeres guerreras. Inmediatamente
después de la firma del tratado, Ephiny sugirió que celebrarán una fiesta para
celebrar, dibujando una sonrisa de complicidad entre Xena y Gabrielle.
—Cualquier excusa es buena. —La guerrera le dijo a la pequeña bardo.

—Por lo menos no es una fiesta de guerra. —Dijo la bardo, manteniendo 61


una sonrisa para el público. Xena hizo un sonido leve y se sacó un pelo pequeño
de su lengua, haciendo que la bardo a su vez se volviera varios tonos de rojo.

—Lo siento. —Dijo la guerrera con una tímida sonrisa. Ephiny miró a la
pareja con curiosidad, tratando de averiguar lo que estaban diciendo. Gabrielle
mantuvo su atención en otra parte, mientras que la guerrera sólo le dio una
sonrisa sin expresión.

—¿Gabrielle? ¿Estás despierta? —Dijo Xena en voz baja, luego un poco


más fuerte con un suave balanceo de los hombros de la bardo.

—No... estoy muy cansada. —La bardo murmuró, enterrando la cabeza


bajo la almohada.

—No se trata de eso, quiero hablar contigo. —Dijo sacudiendo los hombros
de Gabrielle de nuevo.

—Ahora sé que estoy soñando. —Dijo, la voz apagada.


EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—Gabrielle.... —Dijo con severidad.

—Oh, está bien. —Suspiró la bardo, poniendo la almohada bajo la cabeza y


dando la vuelta para ver la cara de su amante. —¿Qué es tan importante para
despertarme?

—Yo... yo quería darle las gracias. —Dijo Xena en voz baja—. No recuerdo
mucho de lo que sucedió después de que fui capturada, pero sí te recuerdo de pie
junto a mí, protegiéndome cuando no podía defenderme.

—Xena, —puso su mano en la mejilla de la guerrera, su pulgar acariciando


los rasgos cincelados—. No he hecho nada que no hayas hecho por mí una y mil
veces antes. ¿Y cómo podrías esperar que hiciera menos? Te amo.

—Te amo mucho. Es extraño para mí depender de ti para ser la protectora.


—Se inclinó y la besó—. Has cambiado mucho de aquella joven que me siguió 62
fuera de Potedaia.

—Has cambiado tambien, ya sabes. Eres más abierta con tus sentimientos,
tus pensamientos. No tengo que sacarlos de ti como un sacamuelas curioseando
los dientes. —Se inclinó hacia delante y probó la boca de su guerrera—. Iría al
Tártaro y volvería para protegerte. —Rodeó sus brazos alrededor de la mujer más
alta y se acurrucó. Xena dio un beso en la parte superior de la masa de cabellos
de oro y le devolvió el abrazo, agradeciendo en silencio a los dioses que estaban
escuchando por tener a la bardo en su vida antes de unirse a su amante en el
sueño.

Cuando llegó el día para salir, Xena tomó las riendas de Argo y la condujo
fuera del establo. La yegua de oro se encabritó y tiró de las riendas libres de la
mano de la guerrera. —¡Argo! ¡Argo, vuelve aquí! —Le dijo al caballo que corría
con rapidez.
EL TRATADO de BL MILLER TRADUCTORA:

—¿Dónde va? —Preguntó Gabrielle, preocupada por el extraño


comportamiento de Argo.

—No sé. —Contestó Xena, echando a correr para perseguir a su caballo—.


¡Argo, ven aquí ahora mismo! —La yegua de oro no le prestó atención a su ama,
hasta que llegó a la parte de atrás de la cárcel. Miró a través de los barrotes en las
ventanas hasta que encontró las amazonas que la habían puesto tan enferma, y
luego se dio vuelta, levantó la cola y dejó un gran depósito justo debajo de la
ventana enrejada. Si alguien se hubiese molestado en ver la condición de la paja
en el establo de la yegua, habría visto que Argo se había estado reservando para
este pequeño regalo a las mujeres encarceladas. En el momento en que Xena y
Gabrielle llegaron hasta ella, Argo se pavoneaba con alegría, con la cabeza
subiendo y bajando mientras se oían quejas bastante vocales sobre el olor desde
el interior dela celda. Gabrielle se echó a reír y Xena dio unas palmaditas en la
mejilla del caballo. —Buena chica. Recuérdame que te dé una manzana extra por
63
eso. —Rodeó con sus brazos alrededor del cuello del poderoso caballo de batalla
y le dio un abrazo. —Y gracias por tratar de protegerme. ¿De verdad eres la
mejor. —Argo relinchó en acuerdo y empujó la bolsa de Gabrielle, a sabiendas de
que sus dulces fueron almacenados en su interior. Dentro de la cárcel, Darbo y
Staina gritaba a la guardia sobre un trato injusto y exigiendo que la fuente del olor
se eliminara. Ilanna las miró y se echó a reír, murmurando algo acerca de
mencionarlo a alguien tan pronto como terminara su turno. La guerrera de piel
oscura movió su silla hasta el otro extremo de la sala, lejos del olor, y se recostó
contra la pared, riéndose para sí misma todo el tiempo acerca de cuan inteligente
era el caballo de Xena. Por alguna razón, Ilanna se olvidó de mencionarlo a
alguien hasta la tarde del día siguiente.

FIN

Como siempre, un agradecimiento especial a Verda y Lunacy por la lectura beta.

También podría gustarte