Está en la página 1de 4

HISTORIA DEL RABINAL ACHI

El Rabinal Achí es una obra literaria representativa de la cultura maya prehispánica


descubierta en Guatemala. Fue declarada Obra Maestra de la tradición Oral e Intangible de la
Humanidad, en 2005 por la Unesco, siendo inscrita en 2008 en la Lista representativa del
Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.1
El nombre original en maya Achí es: Xajoj Tun, que significa Danza del tun (tambor). Es un
drama dinástico de los maya kek’ que data del siglo XV, y un ejemplo raro de las tradiciones
prehispánicas. En él se mezclan mitos del origen del pueblo q'eqchi' y las relaciones político-
sociales del pueblo de Rabinal, Baja Verapaz, Guatemala, que son expresados por medio de
máscaras, danza, teatro y música. Este drama sobrevivió en la clandestinidad
desde 1625 hasta 1856, hasta que el sacerdote francés Charles Étienne Brasseur de
Bourbourg lo tradujo, según la narración en achí de Bartolo Sis.
Es una obra en la que se dramatiza el rompimiento de la alianza entre los K’ich’e y los
Rabinaleb; la obra se divide en cuatro actos, cuyo desenlace es la muerte de K’iche’e Achí, es
decir, el triunfo de los Rabinaleb, el primer acto suele ser el más
largo. http://www.espiritualidadmaya.org/articulos-academicos/99-el-rabinal-achi
La tradición oral y escrita es representada por un grupo de personajes, quienes aparecen en
un escenario que representa aldeas mayas, particularmente Kajyub’, la capital regional de los
rabinaleb’ en el siglo XIV. La narrativa se divide en cuatro actos y trata el conflicto entre dos
entidades políticas importantes en la región, los rabinaleb’ y los k’iche’, según explica Alain
Breton, en su libro Un drama dinástico maya del siglo XV.
Los personajes principales son dos príncipes: el Rabinal Achí y el K’iche Achí. Otros
personajes son: el rey de Rabinaleb’, Job’Toj, y sus sirvientes Achij Mun e Ixoq Mun, quienes
representan al hombre y la mujer. La madre con plumas verdes es Uchuch Q’uq’, y trece
águilas y trece jaguares, que representa a los guerreros de la fortaleza de Kajyub’. El K’iche’
Achí es capturado y llevado a juicio por haber intentado secuestrar a niños de Rabinaleb’, un
delito muy grave en la ley maya.
UN HECHO HISTÓRICO
En el “Rabinal Achí” se narra cómo los Rabinaleb se rebelan y separan de la confederación
política de los K’iche’s, al intentar estos conquistar el valle de Rabinal. Los K’iche’s mantenían,
en la época, el dominio político sobre bastas regiones y pueblos.
En la obra, K’ich’e Achí, guerrero de los K’ich’es, es capturado por el guerrero de los
Rabinaleb, Rabinal Achí, en las afueras de Kajyub’, cuyo dignatario es Job’ Toj; el guerrero
K’ich’e es juzgado y condenado a muerte. Antes de ser sacrif icado K’ich’e Achí pide tomar la
bebida ceremonial embriagante de los Rabinaleb y bailar con la princesa de Kajyub llamada
Uchuch Q’uq’ Uchuch Raxon “La madre de las Plumas Verdes, la Madre de las Plumas
Azules”; así también pide que le concedan 260 días para ir a despedirse de su tierra. Una vez
concedidos todos estos deseos, K’ich’e Achí es sacrificado por los guerreros águilas y los
guerreros jaguares al mando de Rabinal Achí.2
Al cautivo se le permite ir a despedirse de su pueblo. Antes de su ejecución, se le concede
bailar al ritmo del tun con la princesa de Rabinal y disfrutar de bebidas reales. Hoy, 500 años
después, los rabinaleb' creen que los espíritus de los guerreros muertos en esa batalla, que
habitan en los montes circundantes, están presentes también en la danza.
Desde la colonización, en el siglo XVI, el Rabinal Achí ha sido representado durante la fiesta
de Rabinal el 25 de enero día de la Conversión de San Pablo. El festival es coordinado por los
miembros de las cofradías, hermandades locales responsables de dirigir a la comunidad. Al
tomar parte de la obra, los vivos entran en contacto con los muertos (los rajawales), los
antepasados que se representan con máscaras. Para los Achís del Rabinal moderno, el
recordar a sus ancestros no es sólo el perpetuar la herencia ancestral. Es también una visión
al futuro, el día en que ellos se reunirán con sus antepasados.
El Rabinal Achi’ fue seleccionado por la Cruz Roja Internacional para destacar el sentimiento
humanitario hacia los refugiados y víctimas de
guerra. http://www.espiritualidadmaya.org/articulos-academicos/99-el-rabinal-achi

El Rabinal Achí es el único drama completo que se ha salvado desde la conquista hispánica
de América, su contenido parece ser la única esfera en el sustrato cultural indígena que no
desapareció por la cultura cristiana y además se conservó e impuso sus formas eternas. Este
se presenta entre el 18 y el 25 de enero de cada año, y finaliza el día en que la Iglesia Católica
celebra la Conversión de san Pablo el 25 del mismo mes; es decir el Baile es presentado en
honor al Santo Patrono de Rabinal.

Es de vital importancia porque en ella se conserva la memoria milenaria. Su valor


excepcional se ve reflejado en el prolongado período que ha sobrevivido
ininterrumpidamente, atravesando la época de la colonización e incluso del enfrentamiento
armado.

Rabinal, municipio de Baja Verapaz situado en la región norte del país a 150 Km. de la
capital. En este lugar arribaron los Rabinaleb, donde hoy en día se practica y presenta el
Rabinal Achí o Xajooj tun, que quiere decir Baile del Tun.

Es una obra en la que se dramatiza el rompimiento de la alianza entre los K’ich’e y los
Rabinaleb; la obra se divide en cuatro actos, cuyo desenlace es la muerte de K’iche’e Achí,
es decir, el triunfo de los Rabinaleb, el primer acto suele ser el más largo.

El Xajooj Tun ha superado diversos problemas por los que ha estado en peligro de
desaparecer, entre ellos, la precariedad económica y el impacto que tuvo en la comunidad el
conflicto armado interno.

HISTORIA

En 1850, Bartolo Sis puso por escrito los diálogos del Rabinal Achí (o Xahoh Tun[1] o Baile
del Tun). Cinco años después se los dictaba al francés Charles- Étienne Brasseur de
Bourbourg. Sin embargo, no fue sino hasta un año después, el 25 de enero de 1856, día de la
Conversión de San Pablo, y tras mucha insistencia del francés que el baile-drama se
representó por primera vez después de 30 años.

CARACTERÍSTICAS QUE RESALTAN EN LA OBRA

El relato en la obra se sitúa en un momento de conflicto entre los Rabinaleb y los K’iché, dos
entidades políticas importantes dentro de la región y época.

Desde hace más de ocho siglos, el “Rabinal Achí” se ha presentado y durante la colonia entre
el 12 y el 25 de enero de cada año en Rabinal, durante la fiesta en honor a San Pablo. Para
los actuales habitantes de Rabinal que en su mayoría son mayas achí, más que una
representación artística es un acto sagrado, que rememora y convoca la energía de sus más
lejanos ancestros, los dignatarios de la fortaleza de Kajyub’, el actual sitio arqueológico en
el que se sucedieron los hechos históricos que narra la obra.

Este carácter sagrado de la obra conlleva la realización de una serie de nueve ceremonias
previas y posteriores a su representación, con el objeto de pedir permiso y agradecer a los
antepasados, los personajes y los danzantes ya muertos, por la buena ejecución de la obra.
Una primera ceremonia tiene lugar en la casa del director, actualmente don José León Coloch
para bendecir a los danzantes, las máscaras, los instrumentos musicales y todos los
implementos. Posteriormente se realizan cinco ceremonias en los cerros sagrados Kajyub,
Kambá, Kisintun, Ximbajá y Saqtijel. En el lugar de presentación de la obra también se hace
una ceremonia. Nueve días después de su representación se da la última ceremonia de
agradecimiento nuevamente en la casa del director.

UN HECHO HISTÓRICO

En el “Rabinal Achí” se narra cómo los Rabinaleb se rebelan y separan de la confederación


política de los K’iche’s, al intentar estos conquistar el valle de Rabinal. Los K’iche’s
mantenían, en la época, el dominio político sobre bastas regiones y pueblos.

En la obra, K’ich’e Achí, guerrero de los K’ich’es, es capturado por el guerrero de los
Rabinaleb, Rabinal Achí, en las afueras de Kajyub’, cuyo dignatario es Job’ Toj; el guerrero
K’ich’e es juzgado y condenado a muerte. Antes de ser sacrif icado K’ich’e Achí pide tomar
la bebida ceremonial embriagante de los Rabinaleb y bailar con la princesa de Kajyub
llamada Uchuch Q’uq’ Uchuch Raxon “La madre de las Plumas Verdes, la Madre de las
Plumas Azules”; así también pide que le concedan 260 días para ir a despedirse de su tierra.
Una vez concedidos todos estos deseos, K’ich’e Achí es sacrificado por los guerreros águilas
y los guerreros jaguares al mando de Rabinal Achí.

Los sucesos

Un guerrero, del linaje de Nima K’iche’, jefe de Cunén y de Chajul, llamado K’iche’ Achi’,
ha estado atacando Kajyup, la fortaleza de los Rabinal, y ha logrado capturar al señor de
Rabinal, Ahau Job Toj. Sin embargo, su éxito es detenido por Rabinal Achi’, quien logra
liberar a Ahau Job Toj y captura a K’iche’ Achi’ (aquí es cuando empieza la trama del
etnodrama). A K’iche’ Achi’ se le ofrece perdonar la vida si ofrece vasallaje a Ahau Job Toj,
pero se niega y prefiere morir antes de humillarse, así que se le conceden sus últimos deseos:
probar fuerzas de combate con los guerreros águilas y jaguares de Rabinal, comer y beber lo
que ingieren sus captores, vestirse con los trajes de Rabinal, bailar con música de tun y pito
con U Chuch Gug, doncella de la región de Carchá y, por último, 260 días y noches para
despedirse de sus montañas y valles, al regreso de este viaje es ejecutado por los guerreros
águilas y tigres.

La ejecutan bailadores asistidos por dos tocadores de trompeta y un tocador de tun. Los
personajes son: Rabinal Achi’, K’iche’ Achi, Ahau Job Toj, Muy, Guerrero Jaguar, Guerrero
Águila, U Chuch Gug. De acuerdo a las prescripciones originales, los danzantes deben
mantener abstinencia sexual 30 días antes y 30 días después de la ejecución de la danza y se
pide permiso a los Rajawales o señores de los cerros.
Patrimonio mundial:

El Danza Drama Rabinal Achí Proclamado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad,


el 25 de noviembre de 2005 en Paris, Francia. Los criterios con los que cumplió para ser
declarado Patrimonio Intangible fueron:

R.1 El elemento es patrimonio cultural inmaterial,

R.2 La inscripción del elemento contribuirá a dar a conocer el patrimonio cultural inmaterial,
a lograr que se tome conciencia de su importancia y a propiciar el diálogo, poniendo así de
manifiesto la diversidad cultural a escala mundial y dando testimonio de la creatividad
humana.

R.3 Se elaboran medidas de salvaguardia que podrían proteger y promover el elemento.

R.4 La propuesta de inscripción del elemento se ha presentado con la mayor participación de


la comunidad, el grupo o, si procede, los individuos interesados y con su consentimiento
libre, previo e informado.

R.5 El elemento figura en un inventario del patrimonio cultural inmaterial presente en el(los)
territorio(s) del(los) Estado(s) Parte(s) solicitante(s).
La obra del Rabinal Achí no sólo se describe como un relato, ya que desde la puesta en escena
es una combinación de diversas expresiones artísticas , tales como musicales, coreográficas,
teatrales y dialógicas.

El antropólogo Alian Breton afirma que “El Rabinal Achí no se contenta con narrar una
historia, sino que lleva en sí mismo la historia, que no es una simple sucesión de episodios
singulares sino más bien la afirmación de un paradigma significativo”.
[1]Xahoh significa en la comunidad Maya Achí Xajooj –forma correcta de escribirlo según
la Academia de Lenguas Mayas
El Rabinal Achi’ fue seleccionado por la Cruz Roja Internacional para destacar el sentimiento
humanitario hacia los refugiados y víctimas de guerra.

El valor excepcional de la obra se da principalmente por ser el único testimonio


genuinamente precolombino que sobrevive intacto en toda América, su parlamento no ha
sufrido, durante los 800 años que tiene de ser representado, intromisión alguna de ideas o
frases de origen europeo, ni siquiera el idioma achí moderno ha influenciado el texto, el
“Xajooj Tun” o Rabinal Achí, se relata hoy día en el idioma achí que se usaba en el Posclásico
Maya.

Adicionalmente, la obra refleja un hecho histórico real y la estructura política de su época,


así como una serie de contenidos mitológicos propios de la región, que se conservan vivos y
actuantes en la espiritualidad de buena parte de los habitantes de Rabinal.