Está en la página 1de 296

EL MÉTODO

CIENTÍFICO DENTRO
DE LA HISTORIA DEL
PENSAMIENTO

Juan Puelles López


ÍNDICE

CIENCIA Y MÉTODO 1

Introducción 1
Aspectos empírico y racional del método 8
Formulación y contrastación de las hipótesis 29
Ciencia, tecnología y sociedad 52

PRECURSORES DEL MÉTODO CIENTÍFICO 74

Fe y Razón 74
Pensamiento del Islam 76
Aristotelismo y antiaristotelismo 95

IRRUPCIÓN DEL PENSAMIENTO MODERNO 105

El Renacimiento 105
Galileo Galilei y Johannes Kepler 111
Francis Bacon 120
Descartes, Spinoza y Leibniz 126
David Hume 179

EL PENSAMIENTO ILUSTRADO 190

Generalidades 190
Isaac Newton 208

BIBLIOGRAFÍA 220

NOTAS 253

ooooooooooooooooooooooooooooooo
1

CIENCIA Y MÉTODO
Introducción

La relación entre filosofía y ciencia generalmente se concibe de dos maneras. En


un caso, se supone que la filosofía debe ser enteramente compatible con la ciencia y que
la debe tomar como referencia (filosofía científica). En el otro caso, se supone que ha de
tener vida propia sin responder a ninguna otra rama del conocimiento, (filosofía especu-
lativa). La filosofía científica implica un sistema cognitivo cuyas partes coinciden, o son
compatibles, con las diversas ramas de la ciencia experimental. El conocimiento filosófi-
co del pasado se ha ido restringiendo a medida que crecía y se afianzaba la ciencia, que-
dando, sin embargo, la posibilidad de integrar todo el conocimiento existente en la forma
utilizada por los realizadores de los antiguos sistemas filosóficos1. La síntesis del conoci-
miento es esencial, ya que existe una diferencia importante entre conocer y comprender,
siempre que asignemos a la palabra ‘conocer’ la simple disponibilidad de información
parcial, y con el término ‘comprender‘ nos referimos a la integración de todos los conoci-
mientos bajo una síntesis organizada, o sistema cognitivo. Hans Reichenbach observa2:

“Los sistemas filosóficos, en el mejor de los casos, han reflejado la situa-


ción del conocimiento científico de su época ; pero no han contribuido al desenvol-
vimiento de la ciencia. El desarrollo lógico de los problemas es labor del científi-
co ; su análisis técnico, aun cuando a menudo se halla dirigido hacia pequeños de-
talles y rara vez se realiza con propósitos filosóficos, ha ampliado la comprensión
del problema hasta que, con el tiempo, el conocimiento técnico fue lo suficiente-
mente completo para poder dar respuesta a las preguntas filosóficas”.

Puede observarse aquí una diferencia básica entre filosofía y ciencia, ya que en el
primer caso es esencial el concepto de ‘teleología’ o finalidad, mientras que en el segundo
lo es más bien el de ‘causalidad’. Sin embargo, debe tenerse presente que el concepto de
‘finalidad implícita’ puede aparecer en la ciencia toda vez que se utilicen sistemas reali-
mentados en la descripción del mundo real. Según Alexander Koyré, por otro lado, la
historia del pensamiento científico nos enseña que3:

1. El pensamiento científico nunca ha estado enteramente separado del pensa-


miento filosófico.
2

2. Las grandes revoluciones científicas siempre han sido determinadas por con-
mociones o cambios de concepciones filosóficas.

3. El pensamiento científico no se desarrolla in vacuo, sino que siempre se en-


cuentra inmerso en un cuadro de ideas, de principios fundamentales, de evi-
dencias axiomáticas que habitualmente han sido consideradas como pertene-
cientes a la filosofía.

¿Qué caracteriza a la forma de pensar de los científicos? ¿En qué se diferencia de


la manera cómo piensan las personas corrientes? Por ‘pensamiento cotidiano’ entendemos
normalmente toda aquella actividad intelectual que se da en la mayoría de las personas,
de manera habitual, todos los días, y que no pretende llegar a explicaciones profundas:
basada en poderes o seres imaginarios4, la llamada ‘filosofía popular’5, de saberes y técni-
cas prácticas, etc. Con ‘pensamiento científico’, en cambio, nos referimos a toda actividad
intelectual que busca explicaciones profundas de amplio alcance objetivo, basada en leyes
y principios. De acuerdo con el materialismo eliminativista, cuando alguien explica una
acción en términos de ‘creencias’ y ‘deseos’ no está haciendo sino utilizar una herramien-
ta conceptual absolutamente vacía de contenido, pues nada interno (mental)6 puede actuar
sobre algo externo (físico)7. En ese sentido dice Paul Churchland, uno de los principales
representantes de esta concepción8:

“El materialismo eliminativo es la tesis de que nuestra concepción de sen-


tido común acerca de los fenómenos psicológicos constituye una teoría radical-
mente falsa, una teoría tan fundamentalmente defectuosa que tanto los principios
como la ontología de esta teoría serán eventualmente reemplazados, en lugar de
ligeramente reducidos, por una neurociencia completa”.

Tal sustitución implicaría perder la distinción entre ‘personas’ y ‘cosas’, Es un re-


duccionismo que no acepta, por ejemplo, John Searle, representante del emergentismo,
para el cual la mente es una propiedad emergente causada por el cerebro9. Para Dennett,
otro opositor al ‘eliminativismo’10, la conciencia no es una entidad unificadora y continua,
“… sino que su análisis revela mecanismos complejos que muestran una especie de ‘má-
quina virtual’ y un conjunto de regularidades impuestas por el cerebro mediante un pro-
grama de instrucciones complejas”11. Lo que define el modo científico de pensar son, por
tanto, las explicaciones que se den acerca de la realidad. Tal como lo expresa Miguel An-
gel Quintanilla12, explicar “… un fenómeno A es dar una respuesta precisa a la pregunta
de por qué se produce A. La finalidad de la ciencia es precisamente la explicación. Desde
3

un punto de vista lógico, un fenómeno (explanandum) queda explicado cuando el enun-


ciado que lo describe apa-rece como una consecuencia lógica de unas premisas (expla-
nans) en las que figuran al menos un enunciado general de una ley o teoría científica, y
al menos un enunciado particular que describe las condiciones empíricas que permiten
que el ‘explanandum’ sea subsumido bajo el alcance de la mencionada ley o teoría. Una
explicación científica es, pues, un tipo particular de inferencia deductiva”. Reune las si-
guientes características:

1. Objetividad: Concordancia o adaptación a su objeto.

2. Racionalidad: No está formado de imágenes, sensaciones o hábitos de conduc-


ta y está integrado por principios y leyes.

3. Sistematicidad: Los conocimientos no pueden estar aislados y sin orden ;


siempre están inmersos en un conjunto coherente y guardan relación entre sí.

Siguiendo a Quintanilla, entendemos por ‘sistema’ un conjunto de objetos (cosas


reales o entidades abstractas) y de relaciones entre esos objetos y sus propiedades. Un sis-
tema abstracto puede ser considerado como modelo de sistemas concretos. Relacionada
con esta noción está, por otra parte, la de ‘entorno‘, o conjunto de objetos cuyos cambios
de propiedades afectan a un sistema y que son afectados a su vez por la actividad del siste-
ma. La relación de un sistema con su entorno o medio permite también distinguir entre
sistemas abiertos y sistemas cerrados13:

a) Sistemas cerrados: No presentan intercambio con el medio ambiente que los


rodea, pues son herméticos a cualquier influencia ambiental.

b) Sistemas abiertos: Presentan relaciones de intercambio con el ambiente a tra-


vés de entradas y salidas.

No obstante, hay que tener en cuenta que en realidad los sistemas cerrados sólo lo
son relativamente, salvo que consideremos el universo entero como un sistema. Según
explica el mismo Ferrater Mora, el concepto de ‘sistema’ se ha venido utilizando con di-
versas significaciones a lo largo de toda la historia de la filosofía14. Ya en el siglo XX
apareció la Teoría General de Sistemas, desarrollada por Ludwig von Bertalanffy al extra-
polar a otras disciplinas sus concepciones organísmicas provenientes del campo de la Bio-
logía15. Esta teoría, cuya primera versión vio la luz en 1937, cobró mucha mayor impor-
4

tancia después de la 2a Guerra Mundial en relación con la Cibernética. Se considera a


Norbert Wiener (1894-1964) el fundador de dicha última disciplina, que analiza desde el
punto de vista lógico distintas tareas de gobierno, control o comunicación a fin de crear
algoritmos y modelos de funcionamiento aptos para ser realizados por máquinas electró-
nicas. La palabra ‘cibernética’ proviene del vocablo griego kybernetes, que significa ‘ti-
monel de un barco’. Para que un barco funcione hacen falta tres elementos primordiales16:

a) Capitán (decide y propone) → valor DEBE

b) Práctico y timonel (aplica los deseos del capitán a las circunstancias objetivas)
→ valor ES

c) Sistema de propulsión (máquina clásica) → valor DEBE

Es decir, que el gobierno de un barco (y de cualquier sistema similar) se ciñe al


esquema general:

DEBE → ES → DEBE

Toda esta serie de investigaciones han tenido resultados positivos en el sentido de


ofrecer un vocabulario único y un conjunto unificado de conceptos en los problemas de
control y comunicación, favorecer las relaciones interdisciplinarias, contribuir a aclarar
numerosos problemas epistemológicos en ciencias del hombre o psicoanálisis, proporcio-
nar un enfoque científico en todos aquellos campos cuya complejidad es demasiado gran-
de y, sin embargo, básica, además de favorecer el desarrollo de la tecnología biónica. Re-
sulta negativa la general tendencia a utilizar la cibernética como un nuevo mecanismo
‘cientifista’ de adaptación, reduciéndolo todo a problemas de socio, homeo- o psicostasis,
servomecanismos y feed-backs positivos y negativos. A consecuencia de ello hay que te-
ner en cuenta el siguiente esquema:

CANTIDAD DE INFORMACION = ENTROPIA NEGATIVA


5

La Entropía se concibe como una medida del desorden o de la peculiaridad de


ciertas combinaciones. Puede ser considerada como incertidumbre (‘ruido comunicati-
vo’), así como de la información necesarias para, en cualquier proceso, poder acotar, re-
ducir o eliminarla. Resulta que el concepto de información y el de entropía están amplia-
mente relacionados entre sí. En relación con la temática que estamos discutiendo nos inte-
resa especialmente la llamada Entropía de Shannon, entendida ésta como la cantidad de
información promedio que contienen los símbolos usados en cualquier proceso comunica-
tivo. De acuerdo con el enunciado anterior, los símbolos con menor probabilidad son los
que aportan mayor información ; por ejemplo, si se considera como sistema de símbolos
a las palabras en un texto, palabras frecuentes como ‘que’, ‘el’, ‘a’ aportan poca informa-
ción, mientras que palabras menos frecuentes como ‘corren’, ‘niño’, ‘perro’ aportan más.
Si de un texto dado borramos un ‘que’, seguramente no afectará a la comprensión y se
sobreentenderá, pero sí lo hará si borramos la palabra ‘niño’ del mismo texto original.
Cuando todos los símbolos son igualmente probables (probabilidad plana), todos aportan
información relevante y la entropía es máxima. Según Shannon la entropía debería satis-
facer las siguientes afirmaciones17:

• La medida de información debe ser proporcional (continua): El cambio peque-


ño en una de las probabilidades de aparición de uno de los elementos de la se-
ñal debe cambiar poco la entropía.

• Si todos los elementos de la señal son equiprobables a la hora de aparecer, en-


tonces la entropía será máxima.

La entropía determina el límite máximo al que se puede comprimir un mensaje


usando un enfoque símbolo a símbolo sin ninguna pérdida de información. También es
una medida de la información promedio contenida en cada símbolo del mensaje. Michel
Callon, desde el marco de los estudios de Ciencia, Tecnología y Sociedad, intenta otro
enfoque del concepto de ‘ciencia’ y propone cuatro posibles modelos de lo que se puede
entender al respecto, inspirados sin duda en los cuatro que a su vez establece Mario Bun-
ge18:

1) La ciencia como conocimiento racional ; el resultado de la actividad investiga-


dora se entiende como una acumulación de enunciados y redes de enunciados.

2) La ciencia como competición ; produce enunciados teóricos cuya validez de-


pende de la implementación de métodos adecuados. La evaluación del conoci-
6

miento es el resultado de un proceso de ‘competición’ o, más en general, de


una lucha usualmente descrita con categorías tomadas prestadas de la econo-
mía y la sociobiología.

3) La ciencia como práctica sociocultural

4) La ciencia como traducción extendida, entendiendola como todas las operacio-


nes que unen dispositivos técnicos, enunciados y seres humanos implicados
en el proceso científico.

Se trata, en definitiva, de caracterizar al pensamiento científico por ser ‘metódico’.


Siguiendo a Luis Vega, puede entenderse por método en general cualquier estrategia con-
trolada y aplicable a varios objetos con fines no menos variados. En el caso de la método-
logía científica estos fines estarían encuadrados en un programa de investigación y/o de
validación de resultados conceptuales, formales o empíricos. Por otro lado, la metododo-
logía constituye una disciplina de segundo orden, aplicable a tres niveles bien diferencia-
dos19:

a) Aplicación teórica (estructura metódica de la investigación científica en gene-


ral): Método hipotético-deductivo, método dialéctico, método estructural, etc.

b) Aplicación estratégica (tradicional, en función de ciertos núcleos métodológi-


cos, ya sean conceptuales, formales o empíricos):

o Cuestiones relativas al establecimiento provisional o consensual de aser-


ciones primarias y a la transmisión de su valor verita-tivo a otras asercio-
nes conexas.
o Cuestiones determinantes de los tópicos de la axiomatización; selección
de términos primitivos y axiomas, consistencia de las teorías formales, mo-
delos interpretativos, limitaciones internas, etc.
o Cuestiones concernientes a la contrastación empírica.
o Cuestiones atinentes a la singular índole de la acción humana.

c) Aplicación táctica (recursos específicos)

De acuerdo con Robert Proctor, la métodología científica puede definirse como la


manera de tomar decisiones acerca de la legitimidad de aserciones empíricas o teoréti-
cas20. Tales tomas de partido se han venido haciendo en los últimos tiempos desde dos
puntos de vista: fundacionismo y naturalismo. Los ‘fundacionistas’ (prácticamente todos
los filósofos de la ciencia anteriores a la primera mitad del siglo XX: positivismo lógico
y falsacionismo) basan sus creencias y prácticas metodológicas en la intuición y la lógica.
7

El ‘naturalismo’, de origen más reciente, opina que las aserciones métodológicas son em-
píricas y deben ser evaluadas igual que otras afirmaciones de esa índole. Esta postura fue
defendida en su última época por Willard O. Quine21, y especialmente por Thomas S.
Kuhn, y pretende tender un puente entre la filosofía y la ciencia, poniendo de relieve que
para ello debe emplearse una amplia variedad de procedimientos que evalúen diversos
aspectos de la práctica científica, la metodología científica incluida22.

El paradigma naturalista, también llamado ‘constructivista’ o fenomenológico, se-


gún constata Julia García Salinero, surge como un posicionamiento crítico y opuesto al
positivismo y refleja el pensamiento llamado postmodernismo o ‘postmodernidad’, que
pone de relieve la necesidad de romper con las viejas ideas y estructuras mentales y so-
ciales (deconstrucción) y trabajar por la reconstrucción de nuevas ideas y estructuras (re-
construcción)23. Para estos pensadores, la realidad no es algo fijo, observable, objetivo,
sino que es un constructo (un planteamiento teorético) que los participantes del proceso
de investigación se hacen ; así pues, la realidad sólo existe dentro de un determinado con-
texto y siendo múltiples los contextos pueden ser múltiples los constructos o realidades
existentes en las mentes de las personas24. Laudan acuñó en 1996 el término tradiciones
investigadoras como alternativa a lo que Kuhn denomina ‘paradigmas’, argumentando
que los cambios ontológicos, metodológicos y epistemológicos tienen lugar en forma in-
dependiente, y no de manera total, como aquel postula25. Así, Tweney (1986) ha compro-
bado que el eminente físico Michael Faraday, por ejemplo, intentaba siempre confirmar
cada una de sus teorías en su fase temprana, para más tarde tener en consideración aparen-
tes contradicciones en las mismas26. Para los investigadores naturalistas, tratándose de
problemas humanos se obtendrá más conocimiento de una realidad concreta cuando el
investigador se implica en el proceso. Justamente los resultados de este tipo de investiga-
ciones son fruto de la interacción entre el investigador y los sujetos investigados. La in-
vestigación denominada ‘cualitativa’, vinculada a esta tradición del pensamiento natura-
lista, ofrece la oportunidad de centrarse en hallar respuestas a preguntas que se centran en
la experiencia social. La métodología cualitativa asume una postura fenómenológica glo-
bal, inductiva, estructuralista y subjetiva, orientada en los procesos y propia de todas las
disciplinas que tienen como tema de estudio la dimensión psicosocial de lo humano.
8

Aspectos empírico y racional del método

El del método científico trata, evidentemente aspecto empírico, de aquella parte


del mismo que se ocupa de lo relacionado con la experiencia sensorial (‘empeiria’ en
griego). Se refiere básicamente a dos puntos:

o Observación (percepción orientada al estudio de los fenómenos, tal y como se


nos presentan en la realidad empírica)

o Experimentación (reproducción del hecho in-vestigado en el laboratorio en las


condiciones idóneas que necesita el investigador).

La ‘observación’ se vé auxiliada generalmente por instrumentos que dan mayor


exactitud a los resultados (microscopio, barómetro, telescopio, espectroscopio, etc.). Se-
gún Ferrater Mora, la observación puede ser interna (introspección) o externa, siendo esta
última a la que se refieren por lo general las ciencias tanto naturales como sociales. Algu-
nos autores diferencian los fenómenos directamente observables de aquellos que no lo
son27:
“Una de las cuestiones más debatidas ha sido la de si, y la proporción en
que, un observador puede ‘influir’ sobre lo observado. Ello sucede normalmente
en observaciones que se efectúan en las ciencias sociales, pero también puede ocu-
rrir en las ciencias naturales. El caso más a menudo mencionado es el de las rela-
ciones de incertidumbre. No obstante, no es plausible hablar aquí de alteración de
lo observado justa y precisamente porque en tales relaciones no se postula una dis-
tinción tajante entre lo observado y las condiciones de la observación, y se supone
que se trata –cuando menos en algunas interpretaciones- de ‘límites reales’ o de
‘condiciones reales’”.

Según Mario Bunge la observación, en cuanto es un procedimiento científico, se


caracteriza por ser28:

a) Intencionada: porque coloca las metas y los objetivos que los seres humanos
se proponen en relación con los hechos, para someterlos a una perspectiva
teleológica.

b) Ilustrada: porque cualquier observación, para ser tal, está dentro de un cuerpo
de conocimientos que se lo permite.

c) Selectiva: porque necesitamos a cada paso discriminar aquello que nos intere-
sa conocer y separarlo del cúmulo de sensaciones que nos invade a cada mo-
mento.
9

d) Interpretativa: en la medida en que tratamos de describir y de explicar aquello


que estamos observando, colocándolo en relación con otros datos y conoci-
mientos previos.

En el proceso de observación se distinguen cinco elementos constituyentes:

a) Sujeto observador

b) Objeto de la observación

c) Circunstancias de la observación

d) Medios de la observación

e) Cuerpo de conocimientos.

Dicho esto podemos entrar a los aspectos propiamente técnicos de la observación.


Suelen considerarse los siguientes tipos de la misma:

1) Observación estructurada: se realiza a través del establecimiento de un sistema


que guíe la observación, paso a paso, y relacionándola con el conjunto de la
investigación que se lleva a cabo.

2) Observación abierta: carece de un sistema organizado y se realiza libremente;


es utilizada cuando se quiere captar el movimiento espontáneo de un determi-
nado grupo humano, por ejemplo en los estudios antropológicos.

3) Observación semiestructurada: este tipo de observación parte de una pauta es-


tructurada, pero la aplica de modo flexible según la forma que adopta el proce-
so de observación.

4) Observación participante: el sujeto que observa es aceptado como miembro


del grupo humano que se observa, aunque sea provisionalmente.

En lo que respecta a la ‘experimentación’, Anthony Carpi y Anne Egger la descri-


ben como un método de investigación en el que una o más variables son manipuladas
conscientemente y en el que se observa el resultado o efecto de esta manipulación sobre
otras variables. Los diseños experimentales frecuentemente usan controles que proveen
una medida de variabilidad dentro de un sistema y un control para fuentes de error. El
método experimental es aplicado comúnmente para determinar las relaciones cau-sales o
para cuantificar la magnitud de la respuesta de una variable. Las diferentes variables invo-
lucradas en un problema determinado pueden clasificarse en29:
10

a) Variable independiente: Valor de verdad que se concede a una hipótesis en


relación con la causa del fenómeno.

b) Variable dependiente: Cuando el valor de verdad de una hipótesis hace refe-


rencia no a la causa, sino al efecto.

c) Variable interviniente: Aquella cuyo contenido se refiere a un factor que y no


es causa ni efecto de los resultados, pero sí modifica las condiciones del pro-
blema investigado.

Alrededor del año 1000 de nuestra era un investigador persa avanzó en nuestro
conocimiento de la naturaleza de la luz y, al hacerlo, desarrolló un enfoque novedoso y
más riguroso para la investigación científica. Abu Ali al-Hasan ibn al-Hasan ibn al-Hay-
tham, también conocido como Alhazen o Al-Basr, después de leer y traducir los trabajos
de varios filósofos y científicos griegos, empezó sus propias investigaciones en física,
matemáticas y otras disciplinas. Una de sus contribuciones más significativas fue un trata-
do sobre óptica, ‘Kitab al-Manzir’, un trabajo innovador en su día, ya que basó sus conclu-
siones, por primera vez en la historia, en evidencia experimental en vez de en razonamien-
to abstracto. Alhazen ofreció pruebas empíricas de que la luz no emana del ojo humano,
como se había creído hasta entonces, sino que es emitida por ciertos objetos (como linter-
nas) y que se desplaza desde ellos en línea recta. El experimento de Alhazen constituyó,
por tanto, como decimos, un evento importante previo al desarrollo de la metodología de
investigación científica moderna30. Según John Stuart Mill (1806-1873), máximo repre-
sentante del ‘positivismo utilitarista’, hay cuatro posibles ‘métodos experimenta-les’31:

1. Método de concordancia: Comparar entre sí varios casos en los que se presenta


un fenómeno natural, a la vez que señalar lo que en ellos se repite como causa
del fenómeno32.

2. Método de diferencia: Se reúnen varios casos, y observamos que siempre que


falta una circunstancia, no se produce un efecto33.

Los dos métodos anteriores son similares en varios aspectos, pero también tienen
algunos rasgos que los diferencian. Ambos son métodos de eliminación. Este término “…
se ha entendido desde los tiempos de Bacon como el fundamento de la investigación
experimental, a saber, la exclusión sucesiva de las diversas circunstancias que se hallan
acompañando a un fenómeno en una instancia dada para así discriminar cuál entre ellas
pueden excluirse consistentemente de la existencia del fenómeno”. El ‘método de diferen-
11

cia’ está particularmente indicado para la experimentación artificial, mientras que el de


‘concordancia’ es el recurso de que se echa mano especialmente cuando la experimenta-
ción resulta imposible. Ambos métodos pueden utilizarse en conjunto34.

3. Método de los residuos: Ir eliminando de un fenómeno las circunstancias cu-


yas causas son ya conocidas. Lo que quede como residuo será la causa busca-
da35.

Queda un cierto tipo de leyes que no se pueden comprobar mediante ninguno de


los tres métodos anteriores. Por ejemplo, “… tomemos el fenómeno del calor. Indepen-
dientemente de todas las hipótesis que se hayan formado al respecto, es evidente que no
se puede extraer el calor de ningún cuerpo. También es cierto que nunca se ha percibido
ningún cuerpo del que no emane calor. Siendo, por tanto, incapaces de separar cuerpos
y calor, no podemos llevar a efecto la variación de circunstancias que requieren los tres
métodos precedentes ; no podemos determinar por esos métodos qué porción del fenóme-
no que observamos en los cuerpos se debe al calor que éstos contienen”36.

4. Método de las variaciones concomitantes: Si la variación de un fenómeno se


acompaña de la modificación de otro fenómeno, concluimos que uno es la
causa del otro37.

Matheson, Bruce y Beauchamp, por otra parte, hablando de la aplicación del méto-
do de las ciencias empíricas al campo de las llamadas ‘ciencias sociales’, indican que en
éstas últimas no resulta muy conveniente que nos limitemos a la observación de tipo natu-
ralista. Más bien encuentran en la misma una serie de inconvenientes, derivados todos
ellos del hecho innegable de que los sujetos son seres humanos38:

1) El investigador es incapaz de manipular una variable independiente.

2) Un estudio naturalista no distribuye al azar sujetos en diferentes grupos.

3) Se prohibe la generalización de los resulta-dos del estudio hacia otros grupos.

Esta imposibilidad de generalización es la limitación más importante que puede


registrarse en relación con este tema. En ciencias sociales se intenta subsanar dicha des-
ventaja con ayuda de los diseños de grupo. En los mismos subyace siempre el latente peli-
gro de caer en las fuentes de varianza secundaria. Por ello hay que someter los diseños a
12

tres tipos de control: de factores inherentes a los sujetos, de factores ambientales y de fac-
tores experimentales. En el primer caso se trata de procurar que en los grupos estudiados
se tengan en cuenta los posibles fallos debidos a diferencias individuales. Para ello se
consideran dos medidas:

1) Hacer que los grupos de tratamiento sean equivalentes con respecto a alguna
medida de conducta

2) Asegurarse de que los sujetos incluidos en un grupo sean similares con respec-
to a alguna variable

Para controlar los factores inherentes al mismo experimento existen dos técnicas
principalmente:

o Técnica ciega simple (los sujetos ignoran a qué grupo pertenecen)

o Técnica ciega doble (ni el experimentador ni los sujetos saben quiénes perte-
necen al grupo experimental).

Una vez controladas las variables se pueden realizar los siguientes diseños de gru-
po:

a) Diseños de un solo grupo: Cada sujeto se convierte en su propio control ; lo


que controlamos son las diferencias individuales, comprobando el cambio
efectuado por el tratamiento experimental en cada individuo.

b) Estudio de casos no verificados

o Diseño de tipo ‘antes y después’


o Diseño (ampliación del anterior) con seriación temporal

c) Diseños con dos grupos independientes: Los sujetos son asignados aleatoria-
mente al grupo ‘experimental’ o al grupo de ‘control’

o Diseño con dos grupos aleatorios


o Diseño de tipo ‘antes y después’ con dos grupos
o Diseño de bloques aleatorios (extensión lógica del anterior)

d) Diseños con dos grupos afines: Combinan las ventajas de los diseños con dos
grupos con la lógica de los diseños con un solo grupo.

o Diseño de apareamiento por criterio correlativo


o Diseño de apareamiento con observación previa y posterior
13

o Diseño de acoplamiento del grupo de con-trol

Por otro lado, a pesar de que los experimentos científicos proveen datos invalua-
bles sobre las relaciones causales, tienen sus limitaciones. Una crítica hacia los experi-
mentos es que no necesariamente representan situaciones de la vida real. Para poder iden-
tificar claramente la relación entre una variable independiente y una variable dependiente,
los experimentos están diseñados para que muchas otras variables contribuyentes se arre-
glen o sean eliminadas. A pesar de que este es un importante aspecto para hacer manejable
e informativo el experimento, no es frecuentemente representativo del mundo real, en el
que muchas variables pueden cambiar en un momento. Los científicos también tienen –
al menos en teoría- la obligación de considerar las posibles implicaciones éticas en el di-
seño y la realización de los experimentos. Durante la Segunda Guerra Mundial, por citar
un ejemplo, los doctores que trabajaban en la Alemania nazi realizaron muchos experi-
mentos execrables usando sujetos humanos. Entre ellos había uno con el propósito de
identificar los tratamientos efectivos para la hipotermia en los humanos, en los que forza-
ron a los prisioneros de los campos de concentración a sentarse en agua congelada o los
dejaban desnudos en el exterior con temperaturas bajo cero y después los calentaban de
varias maneras. Muchas de las víctimas expuestas se congelaron hasta morirse o sufrieron
daños permanentes. Pero ese enfoque inhumano de la investigación científica no ha sido,
ni muchísimo menos, exclusivo del nazismo.

En los años 60 del siglo XX, Stanley Milgram realizó un estudio psicológico que
se ha hecho famoso que desveló que la mayoría de las personas corrientes son capaces de
hacer mucho daño, si se les obliga a ello. La idea le surgió a Milgram durante el juicio de
Adolf Eichmann, en 1960. Eichmann fue condenado a muerte en Jerusalén por haber per-
petrado crímenes contra la Humanidad durante el régimen nazi. Él se había encargado de
la logística del Holocausto: planeó y ejecutó la recogida y transporte de los judíos de cara
a su posterior exterminio. Sin embargo, en el curso del juicio expresó su sorpresa ante el
odio que le mostraban los propios judíos, diciendo que él sólo había obedecido órdenes,
y que obedecer órdenes era algo bueno39. Seis psiquiatras declararon que Eichmann estaba
sa-no, que tenía una vida familiar normal y varios testigos dijeron que se comportaba
como una persona corriente, incluso aburrida, que no tenía nada personal en contra de los
judíos. ¿Por qué había participado en el Holocausto? ¿Sería sólo por obediencia? ¿Podría
14

ser que todos los demás cómplices nazis sólo acatasen órdenes? ¿O es que los alemanes
eran diferentes? Un año después del juicio, Milgram realizó su famoso experimento40. La
mayoría de los participantes en la susodicha investigación accedieron a dar descargas
eléctricas mortales a una víctima si se les inducía a hacerlo y se sentían obligados a ello.
Milgram quería averiguar con qué facilidad se pue-de convencer a la gente corriente para
que cometan atrocidades como las que perpetraron los alemanes durante la Segunda Gue-
rra Mundial. Quería saber hasta dónde puede llegar una persona obedeciendo la orden de
hacer daño a otra persona.

A cada sujeto se le adjudicó el papel de ‘maestro’, cuya única tarea consistía en


administrar castigo (una descarga eléctrica ficticia) a un ‘estudiante’ siempre que éste co-
metiera algún error en el aprendizaje de palabras por pares asociados41. El sujeto podía
elegir entre treinta posiciones claramente marcadas, que iban desde ‘descarga leve’ (15V)
a ‘peligro, descarga violenta’ (450V).

Previsión del resultado por 40 psiquiatras:

a) La mayoría no pasaría de 150V.

b) A los 330V, menos del 4% seguiría obedeciendo.

c) Sólo el 0,1% llegaría a los 450V.

RESULTADO REAL, con 40 sujetos:

El 62% llegó a 450V.

La descarga media máxima fue de 375V.

En 1999, Thomas Blass, profesor de la Universidad de Maryland y biógrafo de


Milgram, publicó un análisis de todos los experimentos de este tipo realizados hasta en-
tonces y concluyó que el porcentaje de participantes que aplicaban voltajes notables se
situaba entre el 61% y el 66% sin importar el año de realización ni el lugar de la investiga-
ción42. Para evitar que se repitieran experimentos como los que llevaron a cabo los nazis
y otras investigaciones poco éticas, la comunidad científica ha adoptado estándares
científi-cos estrictos. Entre otras cosas, los estándares éticos requieren que los benefi-cios
de la investigación sean superiores al riesgo de los sujetos humanos, y aquellos que par-
15

ticipan lo hacen de manera voluntaria y sólo después de que saben totalmente de todos
los riesgos que presenta esta investigación.

Según constata Steve Fuller, la CTS (Ciencia, Tecnología y Sociedad), en su


condición kuhnificada, padece ‘paradigmitis’43. El proceso se originó, por lo visto, con la
afirmación, en 1994, de Paul Gross y Norman Lewitt de que una investigación que admi-
tía la influencia de su entorno sociopolítico era inherentemente sospechosa, y en particu-
lar, ‘preparadigmática’44. En efecto, “… los investigadores CTS [tendencia ‘naturalista’,
antes mencionada] simplemente negaban que sus afirmaciones de conocimiento estuvie-
sen estrechamente vinculadas a los intereses que formaban parte del contexto de su pro-
ducción, apuntando a tradiciones de investigación bien establecidas, como se pone de
manifiesto en la financiación, los resultados y los premios obtenidos por los practican-
tes de este campo, ninguno de los 40 cuales tenía nada que ver con el contexto original
de producción de conocimiento”. Así tenemos, en relación con el caso anteriormente cita-
do del nazismo, al también citado historiador Robert Proctor, quien utiliza, según Fuller,
al CTS como trampolín para impulsar a sus límites lógicos la tesis de que “una mala polí-
tica puede llevar a buena ciencia”, sugiriendo que los nazis promovieron opiniones ac-
tualmente consideradas ilustradas referentes a la promoción de alimentos orgánicos, del
vegetarianismo, de espacios sin tabaco, etc., debido a su creencia de que una raza superior
necesita tener un estilo de vida superior45. También:

“Incluso en el ámbito de la política ambiental, que ha absorbido en buena


medida a los investigadores CTS en los últimos años, es sorprendente cuánta más
atención crítica se concentra en el dogmatismo de los científicos estatales e indus-
triales que relativizan el grado de incertidumbre en sus juicios, que en el dogmatis-
mo de los activistas ambientales (y sus representantes científicos), que destacan el
grado de incertidumbre (y algunas veces incluso sostienen la certeza virtual de un
desastre inminente)”.

Para Fuller, la definición filosófica de ‘conocimiento’ –referida más que nada al


intenso debate suscitado en EE.UU. en torno al así llamado ‘creacionismo científico’- no
es más que un acuerdo negociado entre las autoridades seculares y las sacras. Los dos
polos de la tensión, que destacan las partes de ‘justificación’ y ‘creencia’ de la definición,
respectivamente, se resumen como sigue46:
16

a) Dado que el conocimiento es en el fondo una afirmación verdadera justificada,


no requiere un compromiso personal de creencia, simplemente conformidad
con las reglas procedimentales de evidencia e inferencia.

b) Dado que el conocimiento es en el fondo una cuestión de creencia, nunca pue-


de estar totalmente justificado, excepto por la fuerza del compromiso y sus
consecuencias para la acción.

El aspecto racional del método científico, por su parte, contempla toda la parte
intelectual o de razonamiento que se lleva a cabo durante un proceso científico. Hay tres
operaciones importantes:

A) Deducción: Paso de lo general a lo particular (Razonamiento ‘deductivo’,


como lo denominaba Lukásiewicz47): p → q, p ├ q48

La Lógica se ocupa de estudiar las formas válidas del pensamiento humano, en-
tendiéndose por ‘razonamiento’ (o inferencia silogística) el proceso mental por el cual
una serie de conocimientos ya adquiridos previamente sirven de base a la adquisición de
otros nuevos ; un razonamiento no será válido si su conclusión no se deriva necesaria-
mente de las premisas:
Todos los hombres son animales.
Todos los vertebrados son animales.

Todos los hombres son vertebrados.

Es posible, mediante diagramas de Venn49, comprobar la validez de los argumen-


tos:

VERTEBRADOS ANIMALES

HUMANOS

Si la representación de las premisas permite ver representada, asimismo, la con-


clusión (como es el caso de nuestro ejemplo), diremos que la inferencia es válida formal-
17

mente hablando. Según Eugenio Moya, lo interesante de este modo de operar que tiene
nuestra razón es que intenta reducir los conocimientos proporcionados por el entendi-
miento en forma de juicio, al menor número de principios o condiciones universales. Co-
mo ya advirtió Kant50, de esta forma la razón postula en el conocimiento del entendimien-
to una unidad completa, ya que por medio de prosilogismos y episilogismos podemos
transformar la premisa mayor o la conclusión de cualquier silogismo en partes de otra in-
ferencia que logra un orden más amplio y una unidad superior (sorites):

Todos los animales son mamíferos.


Todos los mamíferos son vertebrados.
Todos los vertebrados son animales.
Todos los hombres son animales.
Todos los hombres son vertebrados.
Todos los vertebrados son cordados.

Todos los hombres son cordados.

En virtud de su forma (válida o no válida) y de su contenido (verdadero o falso)


podemos considerar los siguientes tipos de razonamientos:

a) Razonamiento materialmente verdadero y con forma válida:

Todos los cuadriláteros son polígonos.


El cuadrado es un cuadrilátero.

Luego, el cuadrado es un polígono.

b) Razonamiento materialmente falso y con forma válida:

Todos los autobuses No 19 llevan a la Puerta del Sol.


El autobús que llega es el No 19.

Luego, este autobús lleva a la Puerta del Sol.


18

c) Razonamiento materialmente verdadero y con forma inválida:

Todas las elipses son cónicas.


Todas las hipérboles son cónicas.

Luego, todas las hipérboles son elipses.

d) Razonamiento materialmente falso y con forma inválida:

Todos los planetas son seres vivientes.


Todos los marsupiales son seres vivientes.

Luego, todos los marsupiales son planetas.

Si las premisas de un razonamiento dado son verdaderas, la conclusión necesaria-


mente también lo es:

Todos los hombres son mortales.


Todos los europeos son hombres.

Luego, todos los europeos son mortales.

Si al menos de las premisas es falsa, la conclusión puede ser:

o falsa:

Todos los hombres son invertebrados.


Todos los europeos son hombres.

Luego, todos los europeos son invertebrados.


o verdadera:

Todos los hombres son invertebrados.


Todos las amebas son hombres.

Luego, todos las amebas son invertebrados.


19

Como se puede ver a partir de estos ejemplos, en ciertos casos resulta prácticamen-
te imposible estar seguros de que una conclusión sea verdadera o falsa, a causa de las in-
suficiencias comunicativas del lenguaje natural, en el que están formuladas. Según la Teo-
ría de la Información propuesta por el ya citado Shannon, toda comunicación tiene lugar
en siete pasos51:

1. Fuente de información

2. Operación de codificación

3. Emisión

4. Medio transmisor (‘canal’)

5. Recepción

6. Operación de descodificación

7. Comprensión

Entendemos por ‘código’ un conjunto de elementos, cada uno con su propia signi-
ficación, que están relacionados entre sí mediante reglas y normas estables y fijas. Cual-
quier código (incluido los lenguajes humanos) es una especie de lenguaje. El lenguaje
humano natural, por otro lado, no cumple con las referidas características ideales de los
códigos, ya que presenta varias insuficiencias en este sentido:

a) Polisemia = Pluralidad de significados, por diversas causas:

o equivocidad: Palabras que pueden significar conceptos muy distintos


o anfibología: Frases enteras que pueden expresar pensamientos muy di-
ferentes

b) Imprecisiones:

o explícitas (integradas en el mismo contexto de la frase enunciada)


o implícitas (el sujeto emisor supone algo que no se enuncia)

Es por ello por lo que se ha creado para la Lógica, a partir de los estudios de
Gottlob Frege, un lenguaje totalmente formal. La ventaja que ofrece tal lenguaje es que
en el mismo se dan ni polisemias ni imprecisiones, dado que sus elementos (como los sig-
nos algebraicos) carecen en sí mismos de significado propio y, por tanto, es imposible
20

que se presten a confusión52. El lenguaje formal de la ‘Lógica Proposicional’ consta de


los siguientes signos, que son capaces de traducir todas las expresiones del lenguaje natu-
ral:

1) Proposiciones: p, q, r, s, t, …

2) Conectivas:

Negador (no): ̚p
Conjuntor (y): p^q
Disjuntor (o): p˅q
Condicional (si … entonces): p→q
Bicondicional (si, y sólo si): p ↔ q

Se trata, entonces, de traducir las expresiones del lenguaje a este nuevo ‘lenguaje
formalizado’, para así poder analizar su validez a la luz de la Lógica. A tal fin se han de-
sarrollado una serie de ‘reglas de inferencia’ que permiten llegar de forma segura desde
unas premisas a una conclusión. Hay innumerables reglas de inferencia (todos los razona-
mientos ya demostrados y por demostrar) ; no obstante, nosotros nos conformaremos aquí
con exponer las más sencillas y elementales, que en realidad bastan para demostrar cual-
quier tipo de razonamiento, por complicado que éste sea. Son las siguientes53:

Modus ponendo ponens (MPP) p → q, p ├ q


Doble negación (DN) p ├ ̚ p̚ ; ̚ ̚p├ p
Modus tollendo tollens (MTT) p → q, ̚ q ├ p̚
Adjunción (A) p, q ├ p˄q
Simplificación (S) p˄q ├ p ; p˄q ├ q
Modus tollendo ponens (MTP) p˅q, ̚ p ├ q ; p˅q, ̚q ├ p
Ley de Adición (AD) p├ p˅q
Ley del Silogismo Hipotético (SH) p → q, q → r ├ p → r
Ley del Silogismo Disyuntivo (DS) p˅q, p → r, q → s ├ r˅s ;
p˅q, p → r, q → s ├ s˅r
Ley de Simplificación Disyuntiva p˅p ├ p
(SD)
Leyes Conmutativas (LC) p˄q├ q˄p ; p˅q├ q ˅p
21

Leyes de De Morgan (LM) p˄q ├ (p˅q) ;


(p˅q)├ p˄ q ;
p˅ q ├ (p˄q),
etc.
Proposiciones Bicondicionales (PB) p ↔ q ├ p → q ;
p ↔ q ├ q → p,
etc.

B) Inducción: Paso de lo particular a lo general p→q, q ├ p54


(Razonamiento ‘reductivo’)

El razonamiento inductivo o ‘reductivo’ es una modalidad del razonamiento no


deductivo que consiste en obtener conclusiones generales a partir de pre-misas que contie-
nen datos particulares. Por ejemplo, de la observación repetida de objetos o acontecimien-
tos de la misma índole se establece una conclusión para todos los objetos o eventos de
dicha naturaleza:

He observado el cuervo número 1 y era de color negro.


El cuervo número 2 también era negro,
El cuervo número 3 también era negro,

Luego, todos los cuervos son negros.

En este razonamiento se generaliza para todos los elementos de un conjunto la


propiedad observada en un número finito de casos. Ahora bien, la veracidad de las premi-
sas (10.000 observaciones favorables a esta conclusión, por ejemplo) no convierte en
verdadera la conclusión, ya que podría haber una excepción que no la confirmase. De ahí
que la conclusión de un razonamiento inductivo sólo pueda considerarse probable y, de
hecho, la información que obtenemos por medio de esta modalidad de razonamiento es
siempre una información incierta y discutible. En un razonamiento inductivo válido, por
tanto, es posible afirmar las premisas y, simultáneamente, negar la conclusión sin con-
tradecirse. Acertar en la conclusión será una mera cuestión de probabilidades. Según
M.A. Quintanilla, el término ‘inducción’ se puede entender en varios sentidos55:
22

a) Inducción matemática: Un procedimiento de demostración de las propiedades de


los números que se basa en que si una propiedad vale para 0 y, si vale para un
número cualquiera n, vale también para el sucesor de n (n+1), entonces vale para
todos los números.

b) Inducción empírica, o inducción propiamente dicha:

o Inducción completa: Comprobado que cada uno de los elementos de una clase
finita de objetos tiene la propiedad P, se pasa a afirmar que todos los elemen-
tos de la clase tienen la propiedad P.

x (xϵA → x=a ˅ x=b ˅ x=c)


[A es una clase de 3 elementos]

Pa˄Pb˄Pc
[Cada uno de los elementos de la clase A tiene la propiedad P] x

(xϵA→Px)
[Todos los elementos de A tienen la propiedad P]

o Inducción incompleta: Pasar de conocimientos particulares [˅x (Px˄Qx)] a


teorías o leyes generales [Ax (Px→Qx)].

C) Analogía: Inferir de la semejanza de algunas características entre dos ob-


jetos, la probabilidad de que las características restantes sean también se-
mejantes.

Según Henry E Kyburg y Cho Man Teng56, en la inducción analógica partimos


del hecho de que un objeto o una clase de objetos A dados posee ciertas propiedades P 1
… Pn comunes con un objeto o una clase de objetos C, y esto nos permite asumir que A
posee otra propiedad Pn+1 que C también posee ; esta suposición no la derivamos a partir
del número de objetos o clases de objetos A, sino de la similitud que descubrimos entre
A y otras entidades. Por ejemplo, sabemos que los gansos son aves, que son acuáticas y
que migran. También sabemos que copulan para perpetuar la vida ; los patos también son
aves acuáticas que migran, y por inducción analógica general concluimos que también
copulan. El problema filosófico del razonamiento re-ductivo a que nos hemos estado
refiriendo deriva, como decimos, precisamente de la referida ‘inducción incompleta’. Es
lo que en Lógica se conoce con el nombre de Demostración Condicional57 y relacionada
23

con ella la Demostración Indirecta, por contradicción o ‘por reducción al absurdo’. No


obstante, el caso es que –como informa el citado Suppes y debido en parte al problema
de la inducción- ni en las matemáticas ni en las ciencias empíricas se acostumbra pre-
sentar la deducción de las conclusiones de un modo tan formal como el desarrollado en
los tratados de Lógica, y con cierta frecuencia se recurre a una ‘demostración informal’58:

“En una demostración informal sólo se enuncia del argumento lo que baste
para que la persona familiarizada con el tema siga la línea de pensamiento con un
grado relativamente alto de facilidad y comodidad. Se supone que resulta transpa-
rente llenar en forma intuitiva las lagunas lógicas de la demostración. En muchos
aspectos las normas de inteligibilidad de las demostraciones informales son simi-
lares a las de una conversación informal. Así, si alguien me pregunta si iré hoy a
casa manejando mi coche, supóngase que contesto: “No, porque mi automóvil está
siendo reparado en la estación de servicio”. No procedo a enunciar todas las
demás premisas obvias … De modo análogo, al dar una demostración informal,
tratamos de efectuar los pasos esenciales y no evidentes y omitir las inferencias
triviales y de rutina … La misma vaguedad de los criterios que rigen las demostra-
ciones informales es una justificación prima facie de la necesidad de una defini-
ción precisa de demostración formal. En caso de controversia o duda sobre la vali-
dez de una demostración informal, es sumamente útil tener a mano una norma
exacta y clara a la cual apelar”.

Ni la ‘inducción’ ni la ‘analogía’, las dos variantes del razonamiento reductivo,


cumplen, como ha podido verse, las reglas de la Lógica, y diversos autores a lo largo de
la historia del pensamiento se han manifestado acerca de este problema. Para Aristóteles,
por ejemplo, la inducción no es concluyente (no obstante, se la aplica con frecuencia, no
sólo en la vida diaria, sino incluso en las ciencias de la naturaleza). Se trata, según Ferra-
ter Mora, de un problema de comprensión, por cuanto que el Estagirita opone por un lado
la inferencia inductiva al silogismo, pero al mismo tiempo la considera como una variedad
del mismo. Para Ferrater, esta dificultad puede subsanarse, de acuerdo con W.D. Ross, si
se tienen en cuenta los siguientes extremos59:

a) Movido por su descubrimiento del silogismo y por su idea de que sólo un razo-
namiento podía ser válido, Aristóteles tendió a hacer depender la validez del
razonamiento inductivo de la del razonamiento silogístico.

b) El razonamiento inductivo perfecto es sólo un caso límite del razonamiento


inductivo en general, y puede aplicarse con éxito sólo a aquellos objetos que
pueden ser enumerados por entero y cuyas propiedades son fácilmente obteni-
bles por abstracción.
24

c) El razonamiento inductivo perfecto no es equivalente, sin embargo, a una in-


ferencia aparente, pues se introduce una conexión racional efectiva entre el
concepto en cuestión y otro concepto inferido de aquel.

d) Una exposición suficiente en cuenta los ra-zonamientos inductivos perfectos


en tanto que razonamientos inductivos límites, y los imperfectos en tanto que
más habituales.

e) La inducción imperfecta no opera a base de una ‘visión’ directa de la conexión


o conexiones racionales entre los términos empleados, sino a base de una espe-
cie de ‘mediación psicológica’ a partir de los casos particulares.

f) La inducción imperfecta, que va siempre de la esencia al género, presupone


una inducción imperfecta, que va usualmente de los individuos a la especie.

Durante la Edad Media se continuó, salvo escasas excepciones, con la concepción


aristotélica que acabamos de sintetizar. Desde Bacon hasta el siglo XIX, con la eclosión
del método científico moderno, se han sucedido, siguiendo a Ferrater Mora, las siguientes
concepciones de la inducción:

a) Concepciones basadas en las ideas baconianas (empirismo).

b) Concepciones fundadas en las ideas aristotélicas (escolasticismo y posturas


realistas moderada y conceptualista)

c) Concepciones que han insistido en una noción ‘positiva’ de la inducción, de


inspiración platónica (Leibniz)

d) Concepciones según las que el razonamiento inductivo se basa en el hábito


generado por la observación de que ciertos razonamientos siguen normalmen-
te a otros (Hume)

e) Concepciones según las cuales los juicios inductivos se explican por la estruc-
tura de la conciencia trascendental (Kant).

Entre las interpretaciones del problema reductivo enunciadas a lo largo del siglo
XIX destacamos la elaborada por matemáticos franceses como Émile Boutroux60, Pierre
Duhem61 o Henri Poincaré62, entre otros, quienes afirmaban que, en efecto, no era posible
la demostración reductiva, pero que la ‘plausibilidad’ de una proposición verificada por
razonamiento reductivo aumenta63. En el siglo XX, por otra parte, nos encontramos con
las siguientes opiniones, procedentes ambas de la tendencia filosófica conocida como
‘neopositivismo’64:
25

1. Rudolf Carnap (1891-1970): La confirmación aumenta la plausibilidad de las


hipótesis, y el grado en que aumenta puede ser controlado y comprobado. En este
sentido Carnap elaboró un sistema de lógica inductiva en el cual se contemplaba
la probabilidad como un grado de confirmación ; se trataba de un intento antipsi-
cologista que no tiene en cuenta ni presupone ninguna de las doctrinas que las ló-
gicas inductivas clásicas estimaban indispensables, como la afirmación de la regu-
laridad de los fenómenos naturales, por ejemplo.

2. Karl Popper (1902-1994): Ninguna confirmación puede aumentar la plausibilidad


de las hipótesis (‘Criterio de falsación’ o de falsabilidad)65:

Según Popper, el llamado ‘problema de la inducción’, especialmente como ha sido


formulado desde Hume, es insoluble: no se pueden justificar las inferencias inductivas
sin caer en un círculo vicioso. La adopción de una lógica de la probabilidad, por otro lado,
no constituye un remedio suficiente, y Popper propone, en consecuencia, descartar todo
inductivismo, adoptando un ‘método inductivo de contrastación’ en virtud del cual una
hipótesis puede ser contrastada sólo empíricamente, y ello sólo después de haberselo pro-
puesto. La contrastación de teorías no consiste, pues, en descubrir hechos que las verifi-
quen, sino más bien en probar su ‘falsabilidad’ (v.gr., la probabilidad de demostrar que
son falsas)66. Según el citado Quintanilla, por otro lado, la falsabilidad responde a la ley
de ‘modus tollens’ y rechaza la lógica inductiva como fundamento de la investigación
científica67:
“Pero desde una perspectiva más amplia el proceso de falsación adquiere
cada vez tintes más subjetivos. Basados en esta especie de superación de Popper
han surgido así las interpretaciones de Kuhn, para quien el cambio de teorías (y
paradigmas) en la ciencia es un proceso sociológico complejo que no tiene que
ver gran cosa con la lógica de la falsación, o de Feyerabend68, que defiende la im-
portancia de la proliferación de alternativas teóricas e incluso metafísicas como
base del desarrollo científico que quedará así entendido como una sucesión de op-
ciones a favor de una u otra de estas alternativas”.

Como consigna Eugenio Moya69, por otra parte, la filosofía contemporánea ha es-
tado dominada, ya desde los tiempos de Frege, por el intensionalismo70 y el holismo71,
en el sentido de que siempre ha sido necesaria la mediación del lenguaje. El ya citado
Bertrand Russell se opone radicalmente a esta concepción, pues supone que cualquier
descripción definida está desprovista de sentido y no funciona como nombre, ya que él
“… no sólo prescinde de la dualidad sentido-referencia tal como es planteada por Frege,
sino que pretende fundar el significado en lo real”. Russell define así a la matemática72:
26

Clase de las proposiciones de la forma p→q, donde p y q son proposiciones


que contienen una o más variables, y ni p ni q tienen ninguna constante salvo
las constantes lógicas

Esta definición implica un planteamiento realista de la misma, una creencia en la


realidad platónica de los números. La Lógica, según Russell, tiene tres partes: ‘cálculo de
proposiciones‘, ‘cálculo de clases’ y ‘cálculo de relaciones’. Las dos últimas son deriva-
ción de la primera, en la cual hay que distinguir dos tipos de ‘proposiciones’, entendiendo
por tales la clase de todas las sentencias que poseen la misma significación que una sen-
tencia dada73:

• Proposiciones atómicas (expresan que una cosa tiene una determinada cuali-
dad o que unas cosas tienen una determinada relación) ; la lógica pura es inde-
pendiente de los ‘hechos atómicos’, expresados en estas proposiciones.

• Proposiciones moleculares (incluyen el contenido de hechos atómicos, así co-


mo la conexión entre éstos no reducible a un hecho atómico).

Como apunta Ferrater Mora74, el atomismo lógico propuesto por Russell –en
cuanto que propone un lenguaje que muestra de inmediato la estructura lógica de lo que
es afirmado o negado- es equivalente a un isomorfismo entre lenguaje y mundo y, como
señala J.O. Urmson, “… las mónadas corresponderían a los hechos básicos, y lo mismo
que las mónadas carecen de ventanas, los hechos atómicos existirían aisladamente unos
respecto de otros”75. Con esto Russell se propone dos finalidades; llegar teóricamente a
las entidades simples de que está compuesto el mundo y seguir la máxima atribuida al fi-
lósofo medieval Guillermo de Ockham (la célebre ‘navaja de Ockham’, que discutiremos
más adelante) de no multiplicar los entes más de lo necesario. En su teoría del lenguaje
Russell establece lo siguiente76:

1. El lenguaje está constituido por proposiciones.

2. Los elementos constituyentes de las proposiciones (símbolos) significan los


constituyentes de los hechos que las hacen verdaderas o falsas.

3. De los constituyentes de los hechos hay que tener conocimiento directo.

4. El conocimiento directo es distinto de individuo a individuo.


27

Por otro lado, para Russell la experiencia no constituye un método para comprobar
los enunciados, sino el punto de partida de donde nacen conocimiento y lenguaje ; los
objetos del conocimiento directo no son las cosas, y el único conocimiento que tiene rela-
ción con la verdad es el conocimiento por descripción. Moya comenta:

“La teoría russelliana de las descripciones definidas como símbolos in-


completos, que después retomaron Ryle77 y Quine, permite tratar los símbolos de
clase, los conceptos universales, así como otros términos incómodos como ‘cua-
drado redondo’ o ‘sirena’, a los que el realismo exagerado de Meinong78 atribuía
algún tipo de realidad (ideal), como descripciones que no nos comprometen exis-
tencialmente hasta que no descubrimos un particular o una instancia particular que
satisface la función que nos permite realizar la descripción”.

El punto de vista de Russell, derivado de su identificación, como antes había he-


cho Frege, de la lógica con las matemáticas, suscita en Felipe Martínez Marzoa las si-
guientes observaciones79:

“Es muy fácil ver que la matemática trata con problemas que no son cant-
dad en el primer (y estricto) sentido. Un problema del que nadie negará que es de
pura matemática es este: con las letras a, b, c, d y e, ¿cuántos distintos pares de le-
tras (no necesariamente distintas entre sí las dos de cada par) podrían formarse?
Hay que precisar en el enunciado del problema si consideramos o no distintos los
pares que sólo difieren entre sí por el orden de los elementos (por ejemplo: ab y
ba); en el primer caso formamos ‘pares ordenados’ ; en el segundo, ‘pares no orde-
nados’; la solución al problema es que pueden formarse 25 pares ordenados dis-
tintos, o bien 15 pares no ordenados distintos ; si introducimos la condición de
que cada par ha de estar formado por dos letras distintas entre sí, entonces el núme-
ro de pares ordenados se reduce a 20 y el de pares no ordenados a 10. Obviamente,
todos los números que aparecen en este tipo de problemas tienen que ser enteros;
fracciones carecerían de sentido ; no se trata de cantidades. Sin embargo, -se trata
de un problema estrictamente matemático, ¿por qué? ; en principio porque ‘las le-
tras a, b, c, d y e’ aparecen aquí simplemente como cinco elementos distintos entre
sí, que igualmente podrían ser ‘los números 1, 2, 5, 8 y 9’ o ‘los apóstoles Pedro,
Pablo, Juan, Andrés y Santiago’ sin que el problema matemático dejase de ser
exactamente el mismo”.

La matemática, efectivamente, y según indica Martínez Marzoa, no admite una


delimitación material de su objeto80. Por otra parte, los filósofos de la ciencia contemporá-
neos han llegado a plantearse un gran problema epistemológico derivado de todo lo ante-
rior: el de los ‘términos teóricos’, que viene a decir que “… si los símbolos de clase, ni,
en general, los términos que no denoten particula-res, no forman parte del vocabulario
28

mínimo para describir el mundo, ¿a qué se refieren conceptos de clase naturales como
‘agua’, ‘electrón’, ‘gen’, etc.?”81 Popper se opuso a esta concepción, y su punto de vista
contribuyó sin pretenderlo, según Moya82, a alimentar el holismo semántico y el relativis-
mo mencionado más arriba a partir del segundo Wittgenstein83, en teorías como las de
Quine, Davidson84 o Lewis85:

“En efecto, Quine subraya que aprender un lenguaje es un fenómeno so-


cial, público, intersubjetivo, pero reconoce también, y no es incompatible con lo
anterior, que el esquema explicativo de la respuesta condicionada es insuficiente
para explicar la adquisición del lenguaje, y que su utilidad se reduce a la explica-
ción de cómo aprendemos las oraciones observacionales, o sea, se reduce al meca-
nismo de la ostensión86 puede explicarse adecuadamente aplicando dicho esque-
ma”.

Según establece Ferrater Mora, lo que se conoce como ‘fenomenalismo’ (o feno-


menismo) se refiere en realidad a tres doctrinas distintas87:

a) Todas las realidades son fenómenos ; no hay ninguna realidad ‘en sí’ que se
encuentre más allá de, o subyazga a los fenómenos.

b) Hay realidades en sí, pero son incognoscibles ; lo único que podemos conocer
son los fenómenos, o las realidades en tanto que fenómenos.

c) No es necesario mantener ni que hay ni que no hay realidades en sí subyacen-


tes a los fenómenos, y no es necesario tampoco mantener que hay solamente
fenómenos ; lo único que se afirma es la posibilidad de una reconstrucción ló-
gica a partir de fenómenos o experiencias sensibles.

El fenomenismo ontológico afirma que no hay ‘cosas en sí’ ; el gnoseológico, por


el contrario, afirma que si las hay, no pueden conocerse. Estas dos concepciones del ‘feno-
menismo’ se combinan a veces en uno y el mismo autor. Las doctrinas de este tipo han
sido abundantes a lo largo de la historia del pensamiento, ya desde los escépticos de la
Antigüedad y de algunos de los sofistas. Entre los fenomenistas modernos contamos con
filósofos de orientación más o menos empirista como Hobbes (fenomenismo mecanicis-
ta), Berkeley (fenomenismo espiritualista) o Hume (fenomenismo sensacionista), que tra-
taremos más adelante. En la época actual, y especial en autores británicos o de lengua in-
glesa, el fenomenismo es tratado usualmente desde el punto de vista lingüístico. Es el
caso, entre otros, de Isaiah Berlin88. Para el citado Quine, por el contrario, no se trata de
pronunciarnos acerca de la realidad –como hacen tanto fenomenistas como ‘fisicalistas’89,
29

sino, más que nada, de elegir un modo de hablar acerca de ella. Para Quine el fenomenalis-
mo no se puede considerar un pensamiento neutralista (como tendían a sostener ciertos
autores empiriocriticistas como Mach90 o Avenarius91), sino una ontología en virtud de la
interdependencia entre la realidad y lo que se dice acerca de ella. Por otro lado, en Ocasio-
nes se suele confundir este ‘fenomenalismo’ o ‘fenomenismo’ al que, como se ha visto,
se refieren generalmente Quine y otros filósofos del lenguaje, como el citado John Searle,
por ejemplo92, con el movimiento filosófico llamado ‘fenomenología’, que no trata preci-
samente de cómo interpretar la experiencia sensible mediante el lenguaje, sino más bien
se ocupa del funcionamiento trascendental de los objetos de la conciencia y tiene poco o
nada en común con lo que aquí estamos tratando93.

Formulación y contrastación de las hipótesis

Con ‘hipótesis’ nos referimos a suposiciones, ya sean explicativas, descriptivas o


analógicas, que permiten establecer relaciones entre tales hechos observados ; se trata de
una explicación preliminar en forma de proposiciones reales, lógicas y razonables, que
nos ayuda a ordenar, sistematizar y estructurar el conocimiento que ya tenemos, y a su
vez a saber qué es lo que estamos buscando o tratando de probar. Las hipótesis, obviamen-
te, no han de hallarse en contradicción con ningún dato de la ciencia, han de ser suficiente-
mente eficaces para ser capaces de explicar todos los hechos que motivaron su formula-
ción mejor que ninguna otra suposición y no han de guardar relación alguna con suposi-
ciones fantásticas, arbitrarias o quiméricas. Roberto Hernández Sampieri establece la si-
guiente clasificación de las hipótesis94:

1) Hipótesis de investigación:

• Descriptivas: Afirmaciones más generales, que pueden involucrar una, dos


o más variables.
• Correlacionales: Pueden establecer la asociación entre dos o más variables.

2) Hipótesis diferenciadoras entre grupos


30

3) Hipótesis causales:

• Divariadas: Plantean una relación entre una variable dependiente y una in-
dependiente.
• Multivariadas: Plantean una relación entre varias variables independientes
y una dependiente, o una independiente y varias dependientes, o varias in-
dependientes y varias dependientes.

3) Hipótesis nulas: Sirven para refutar o negar lo que afirma la hipótesis de inves-
tigación ; pueden ser: de una variable, de dos o más variables, de grupos y de
causalidad.

4) Hipótesis estadísticas:

• De estimación
• De correlación

5) Hipótesis alternativas

T.W. Moore, por su parte, analizando la estructura lógica de la educación, distin-


gue tajantemente entre ‘teorías (o hipótesis) explicativas’ y ‘teorías prácticas’ 95. Según
este autor, en efecto, mientras una teoría científica natural es básicamente descriptiva y
explicativa, “... un teoría educativa no se dedica a explicar cómo es el mundo” ; su fun-
ción es, principalmente, prescriptiva o recomendatoria. La estructura lógica de tales razo-
namientos sería aproximadamente la siguiente96:

P es deseable como finalidad.


En las circunstancias dadas, Q es la forma más efectiva de conseguir P.

Por consiguiente, hágase todo cuanto Q implica.

Según Moore97, “... si alguien desea validar una teoría práctica, no podrá hacerlo
simplemente a la manera como un científico valida una teoría científica ... Lo que la gente
realmente hace o no hace tiene, por lo general, poco que ver con lo que debería hacer y
ninguna clase de evidencia ayudará a establecer la validez de una prescripción”. Las
teorías en ‘ciencias sociales’, en consecuencia, sólo pueden usarse en todo caso, como
decimos, a modo recomendatorio, en relación con la práctica, y en ésta influyen primor-
dialmente las experiencias cotidianas –‘teorías implícitas’- del profesional de turno98. De
acuerdo con Carolina Inostroza y Yanet Quijada, las teorías implícitas, también llamadas
31

teorías ingenuas, teorías espontáneas, teorías causales, teorías intuitivas, y mal llamadas
representaciones sociales o categorías naturales (Rodríguez y González, 1995 ; Pozo,
1996) son conexiones entre unidades de información aprendidas implícitamente por aso-
ciación, a partir de experiencias en el seno de grupos sociales reducidos próximos al indi-
viduo. Son utilizadas por los individuos para buscar explicaciones causales (Pozo, 1997),
interpretar situaciones, realizar inferencias sobre sucesos y planificar el comportamiento
(Rodrigo, Rodríguez y Marrero, 1993). En relación con la estructura y el aprendizaje de
teorías implícitas tenemos las siguientes interpretaciones99:

1) Teoría de esquemas: Las teorías implícitas consisten en una estructura comple-


ja organizada en torno a ideas prototípicas en un mismo nivel y verticalmente
como un esquema ; los componentes inferiores de la teoría implícita pueden
combinarse de acuerdo a la demanda externa que gatille la activación de la
teoría (Rodrigo, Rodríguez y Marrero, 1993 ; Rodríguez y González, 1995).

2) Teoría de trazos de Hintzman100: Las teorías implícitas son un conjunto de tra-


zos autobiográficos que, en el contexto de una situación determinada, se acti-
van sintetizándose u organizandose para dar una respuesta conductual, expli-
carse o predecir un fenómeno. (Rodrigo, Rodríguez y Marrero, 1993).

El aprendizaje de estos trazos se da por aprendizaje asociativo, lo que explica su


carácter implícito y las principales reglas asociativas que los influyen son las siguientes
(Pozo, 1996):

o Registros de experiencias almacenadas de manera epísodica

o Semejanza entre causa y efecto, o entre la realidad observada y el modelo que


la explica, sobre todo si estas son visibles. Ejemplo: se asocia la vestimenta
negra a personas que ven el mundo del mismo color.

o Contigüidad espacial entre causa y efecto. Ejemplo: “dime con quién andas
y te diré quién eres”.

o Contigüidad temporal entre causa y efecto: Se busca una causa lo más cercana
posible en el tiempo al efecto. Ejemplo: si nos due-le el estómago, se deberá
a lo último que hayamos comido.

o Covariación cualitativa y cuantitativa entre causa y efecto: Toda causa es


válida si coincide con la variación del efecto ; éste debe aumentar con la causa

La organización episódica de los componentes de la teoría implícita explica, según


32

Hintzman, su gran variabilidad y ajuste a diferentes situaciones, ya que la teoría implícita


se forma de la recuperación de los trazos por las características en la tarea o situación.
(Rodrigo, Rodríguez y Marrero, 1993).

3) Teoría de Procesamiento distribuido en paralelo (PDP) de McClelland y Rum-


melhart101: Las teorías implícitas constituirían una superposición de trazos de
información episódica que es organizada en el momento del almacenamiento
en la memoria permanente, pudiendo repetirse los elementos en diferentes gru-
pos ; son recuperadas en base a la clave que se dio en el almace-namiento. Co-
mo la información está presente en varias partes de la memoria, se recuperará
aquella que mejor se adapta a las características de la actividad o demanda que
las hace necesarias (Rodrigo, Rodríguez y Marrero, 1993: Pozo, 1996: Rodrí-
guez y González, 1995).

Cuando una teoría implícita es activada constantemente, puede condensarse y au-


tomatizarse como el resto de los aprendizajes asociativos (Pozo, 1996), conduciendo a la
formación de esquemas mentales explícitos en nuestra memoria permanente, pero de na-
turaleza ‘cerrada’ de o ‘empaquetado automático’, sólo aplicable a una tarea específica.
Las teorías implícitas son utilizadas para interpretar e inferir acerca de sucesos y planificar
el comportamiento, para lo cual deben integrarse con la información proveniente de la
tarea o situación que las requiere (Rodrigo, Rodríguez y Marrero, 1993); esto ocurre a
través del modelo mental o representación dinámica y temporal basada en alguna de nues-
tras teorías implícitas activada en forma casi automática con las características de la acti-
vidad que debemos enfrentar mediante las reglas de activación, por lo que son recupera-
das (Hintzman) o almacenadas y posteriormente recuperadas (Pozo). Los modelos menta-
les son conscientes y explícitos en sus contenidos, pero el origen de éstos, que son las
teorías implícitas, permanece inconsciente. El cambio de una teoría implícita necesita de
un proceso de aprendizaje constructivo basado en la reflexión, pero este se ve dificultado
por las características propias de las teorías implícitas:

a) La capacidad de las teorías implícitas a adaptarse a las características del con-


texto en que son demandadas, lo que hace muy difícil que resulten ser operan-
tes, situación que obligaría al sujeto a buscarse otra explicación.

b) Las teorías implícitas son creencias sobre algo, por lo tanto, no se busca su ve-
rificación, sino que se consideran verdad al momento que son formuladas, di-
sociándose de los datos que la generaron. Las formaciones que las confirman
que a las que la rechazan (Rodríguez y González,1995).
33

c) Las personas buscan confirmar sus creencias y le dan más importancia a la in-
formación que las confirma que a las que la rechazan (Rodriguez y González,
1995).

Las teorías implícitas deben hacerse explícitas para poder reflexionar sobre ellas
y cambiarlas ; de acuerdo a Annette Karmiloff-Smith este proceso se daría en tres eta-
pas102:

1. Los modelos mentales generados por la interacción constante entre una teoría
implícita y la situación que la estimula, producirán su condensación y automa-
tización, que las hace presente de modo explícito en la memoria permanente,
pero inaccesibles a la conciencia y utilizadas en situaciones particulares.

2. El éxito de este modelo mental automatiza-do, expandiría su uso a otras acti-


vidades, descondensándose, pero permaneciendo aún inconscientes pero facti-
bles en la reflexión.

3. La reflexión se hará en base a la verbalización o a la formación de imágenes


sobre la teoría y estará fomentada por los problemas que nacerán al tratar de
aplicarla a contextos diferentes, posibilitando su reestructuración a una teoría
explícita por cambio conceptual (Pozo,1996).

La posibilidad de cambio de las teorías implícitas se ve incrementada al estable-


cerse numerosos contactos sociales, hasta generar su reestructuración y construcción so-
cial (Rodrigo, Rodríguez y Marrero, 1993) ; este proceso también se puede dar en el con-
texto de la educación formal cuando se fomenta la interacción entre los alumnos y la dis-
cusión sobre un tema (Pozo,1997). Según Marshall Walker, el hombre ha intentado sobre-
vivir como individuo y como especie utilizando el método científico para predecir el
futuro. Se considera un hombre racional al que basa su comportamiento en tales predic-
ciones. También la ética constituye una fuente de consejos tales como “no robarás” 103.
El ya citado Urmson, en este sentido, distingue entre actos morales permitidos, prohibidos
e indiferentes. Algunos autores, por otro lado, establecen una diferencia entre los términos
moral, referido al comportamiento real de una cultura, y ético, que se refiere a cómo una
cultura cree que debería comportarse:

“Cierto número de escritores del campo de la ética se han ocupado de fun-


ciones proposicionales de la forma “X es bueno”, donde X representa a una palabra
que expresa una acción o un proceso en curso. Los grupos de términos resultantes
son enunciados completos, pero resulta dudoso que se les pueda asignar significa-
do verificable alguno. Para dotar a ‘es bueno’ de un significado verificable debe-
34

mos asumir que se trata de la abreviatura de una sentencia más compleja: “X es


bueno para el propósito de conseguir Y bajo las condiciones Z”. Si asumimos,
con Aristóteles, que existe un único fin, y que puede considerarse el fin último de
todas las acciones, sigue pareciendo inverosímil que haya algún X que favorezca
el logro de Y bajo cualquier circunstancia. Alternativamente podemos suponer
que “X es bueno” significa “X es bueno para alcanzar muchos fines bajo múlti-
ples condiciones”. Tal interpretación sería demasiado vaga para que nos permita
clasificar ninguna acción que se nos proponga”.

El ya citado Hans Reichenbach, por ejemplo, hizo notar que la ciencia puede acon-
sejar a los hombres acerca de la manera de alcanzar un fin determinado, pero no es capaz
de decirle si debe elegir dicho fin o no. Está, como hemos apuntado, el fin general de la
supervivencia del hombre como individuo y como especie. En ese sentido, si alguien se
quita la vida propia o atenta contra los demás, se le clasificará como ‘insano’ o víctima
de desinformación. Pero el propósito común de todos los hombres es también el propósito
de la mentalidad criminal y del mártir cristiano que se autoinmola buscando su variedad
particular de ‘superviviencia’ en la vida eterna, o el del héroe que da su vida por la huma-
nidad. Un acontecimiento como el bombardeo nuclear de Hiroshima, por otro lado, cuya
intencionalidad inicial fue ética (salvar las vidas, tanto japonesas como norteamericanas,
que se habrían perdido irremisiblemente de haberse llevado a cabo una invasión del Japón
a gran escala) puede ser clasificado como no ético por los historiadores del futuro104. Una
tal clasificación nunca será segura, pues el ser humano no es omnisciente, y lo único que
puede hacer en este caso es extrapolar sus conocimientos del pasado para intentar predecir
el futuro. Las predicciones en ética suelen ser difíciles de contrastar, y las observaciones
pueden extenderse a varias generaciones. Así, el consejo “Honrarás a tu padre y a tu ma-
dre”, pronunciado por Moisés según la tradición bíblica, estaba basado en la experiencia
tribal nómada de que los hombres y mujeres que se hacían demasiado viejos para cuidar
de ellos mismos eran abandonados a su suerte cuando la tribu migraba ; se suponía que
acatar la nueva prescripción derivaría a la larga en beneficios de cara a la supervivencia
de la comunidad tribal.

George Moore (1873-1958), por otra parte, calificó de falacia naturalista a cual-
quier intento de definir el término ‘bueno’, ya que el mismo denota una cualidad simple
no analizable105. Lo que es bueno se reconoce como tal como una simple aprehensión,
pero no puede demostrarse sobre la práctica. Copleston se pregunta al respecto106: “¿por
qué habría tal falacia de ser descrita como ‘naturalista’? La única razón para definirla
35

así sería evidentemente la creencia de que la bondad no es una cualidad ‘natural’. Dada
esa creencia se deduciría que aquellos que identifiquen la bondad con una cualidad ‘na-
tural’ serían culpables de una falacia naturalista”. Tales pensadores se podrían, según
Moore, clasificar en dos grupos ; aquellos que defienden el bien como cierta proiedad de
las cosas existente en el tiempo (v.gr., el hedonismo) y aquellos que basan la ética en la
metafísica y definen el bien refiriéndose a una realidad suprasensible que trasciende a la
naturaleza y no existe en el tiempo (v.gr., Spinoza). Oliver Curry recopila hasta 8 versio-
nes de la ‘falacia naturalista’107:

1. Derivar el deber del ser (falacia de Hume).

2. Derivar los valores de los hechos.

3. Identificar el bien con sus objetos (falacia de Moore).

4. Afirmar que el bien es una propiedad natu-ral.

5. Moverse ‘en la dirección de la evolución’.

6. Suponer que lo natural es bueno.

7. Suponer que lo que existe actualmente debe existir.

8. Sustituir la explicación por la justificación.

Estas ocho versiones se corresponden en efecto con otras tantas falacias, pero de
acuerdo con Curry lo verdaderamente relevante es que realmente no ponen en cuestión
una visión de la moral que podríamos llamar ‘humeana-darwiniana’ o simplemente natu-
ralista. El problema con la ‘falacia naturalista’ no es que describa un error crucial en el
razonamiento, sino la implicación corriente de que la filosofía moral (la ‘cuestión norma-
tiva’, para decirlo con Christine Korskgaard108) debe entenderse como una esfera autóno-
ma e independiente de las ciencias naturales. Curry propone comparar métodológicamen-
te la moralidad con otras cualidades naturales, por ejemplo, la ‘dulzura’. La visión humea-
na-darwiniana argumentaría aquí que los seres humanos poseen un sistema digestivo que
ha evolucionado para distinguir entre las fuentes pobres y ricas de energía, y que el gusto
humano por lo dulce es una preferencia evolutiva que favorece las comidas con alto conte-
nido en azúcar. Si se acepta la premisa, carece de sentido quejarse porque la evolución
‘explique’ el sentimiento de dulzura, así como atribuir a la dulzura una naturaleza inde-
36

pendiente de la psicofisiología humana del gusto. Por extensión de este concepto se suele
denominar a veces también ‘falacia naturalista’ al intento de deducir un juicio de valor a
partir de premisas exclusivamente declarativas de hechos, cosa que se deriva del concepto
mismo de ‘deducción’, en virtud del cual, como se ha visto, nada puede haber en la con-
clusión que no estuviera antes en las premisas. Este punto de vista que estamos describien-
do responde a lo que se conoce como prescriptivismo, y ha sido ilustrado por el ya cita-
do Searle mediante el siguiente ejemplo109:

“Un billete de cinco euros es un billete de cinco euros tan sólo en virtud
de la intencionalidad colectiva. Es debido a que alguien piensa que vale cinco eu-
ros y que otro también piensa que vale cinco euros que puede realizar su función
económica. Esto es así independientemente de que el gobierno respalde el valor
de la moneda. Imaginemos un caso en el que intentemos comprarle algo a alguien
que no reconoce el valor del billete. A menos que le convenzamos de su valor, lo
único que tenemos es un trozo de papel de colores. Por otro lado, un objeto no res-
paldado por ningún gobierno, tal como un sello antiguo, puede ser un objeto válido
en una transacción comercial si ambos participantes están de acuerdo en ello. Ta-
les objetos construidos socialmente impregnan nuestras vidas. El lenguaje que uti-
lizamos, el concepto de propiedad y las relaciones con los otros dependen funda-
mentalmente de tales intencionalidades implícitas”.

Searle extiende su análisis de la realidad social a la creación de instituciones como


el matrimonio y las universidades. Sostiene que tanto el valor del billete de cinco euros
como la institución de la universidad han sido creados por tres principios primitivos: la
intencionalidad colectiva, la asignación de función y las reglas constitutivas. Según Mary
Warnock, a comienzos del siglo XX la ética era predominantemente metafisica 110. El
principal pensador responsable de esta tendencia fue F.H. Bradley (1846-1924)111, para
quien el ‘bien’ consistía en la autorrealización del individuo, considerado éste como un
todo ; tal era la finalidad de la vida moral del hombre. En este concepto de ‘todo’ entraban,
por supuesto, las relaciones del individuo con sus semejantes hasta constituir lo que él
llamaba un ‘organismo moral’. Este punto de vista reportaba, en opinión de Bradley, dos
ventajas:

a) Proponía un fin concreto: Tomaba en consideración hechos reales, posibili-


tando, por lo tanto, que el deber no fuera el mismo en todo tiempo y lugar.

b) El fin era objetivo: el ‘organismo moral’ se constituía en medio a través del


cual el hombre realizaría su fin.
37

La publicación, en 1903, de los ‘Principia Ethica’ de G.E. Moore, al cual ya nos


hemos referido, trastornó a este respecto el ambiente intelectual británico de aquel perío-
do, el cual ya no resultaba propicio para la especulación metafisica en el dominio de la
ética. Alasdair Maclntyre expresa esto mismo con las siguientes palabras112:

“La filosofia moral moderna se inicia con una nota calladamente apocalíp-
tica. Los filósofos morales no han logrado hasta ahora -así se interpreta- responder
satisfactoriamente a las preguntas que se plantearon, porque no han llegado a po-
ner en claro las preguntas mismas. En particular, no han distinguido entre la pre-
gunta “¿Qué clase de acciones debemos realizar?” y la pregunta “¿Qué clase de
cosas deben existir en virtud de sí mismas?” La distinción es efectuada al fin, o al
menos así se proclama, en el prefacio al Principia Ethica, de G.E. Moore. La supo-
sición implícita es que los problemas serán ahora resueltos”.

La solución elegida fue lo que se ha dado en llamar ‘intuicionismo’, término que,


según constata Ferrater Mora, es empleado en tres ámbitos, no necesariamente coinciden-
tes113: •

1) Intuicionismo matemático y lógico

2) Intuicionismo general o metodológico, que admiten la ‘intuición’, de cualquier


orden que sea, como forma, e inclusive como forma primaria, de conocimiento
(Bergson114)

3) Intuicionismo ético: Aquellas doctrinas o métodos filosóficos, que entienden


la ética de dos posibles maneras:

o Un principio o ‘axioma’ considerado como evidente (Sidgwick115)

o Una realidad totalmente irreductible (Moore, Pritchard116, Ross117).

Para el citado D. Ross, según Warnock, Kant fue demasiado lejos al afirmar que
los principios morales podían ser absolutos. Así dice118:

“El único modo de salvar la autoridad de tales reglas es reconocerlas, no


como reglas que garanticen la rectitud de cualquier acto incurso en ellas, sino tan
sólo como reglas que garantizan que todo acto incurso en ellas se acerca a la justi-
cia en lo tocante al aspecto considerado de su naturaleza, pudiéndose tornar injusto
sólo si, en virtud de un otro aspecto de la misma acabase incurriendo en otra regla
diferente que lo hiciera aparecer como abiertamente más proclive a la injusticia”.
38

Según consigna MacIntyre, los principales críticos del ‘intuicionismo’ fueron


R.G. Collingwood119 y A.J. Ayer120. El primero de ellos censura a muchos contemporá-
neos suyos “... por su falta de sentido histórico y por su tendencia a considerar que Pla-
tón, Kant y ellos mismos contribuían a una única discusión con un único tema y un voca-
bulario permanente e inmutable”. Ayer, por su parte, defiende, junto con Stevenson121,
una suerte de ‘emotivismo’ al afirmar, retomando algunas tesis de Hume, lo siguiente:
“Si bien las proposiciones éticas no pueden ser directamente verificadas por recurso a
la experiencia sensible. Cabe, no obstante traducirlas sin residuo a proposiciones sus-
ceptibles de una tal verificación”122. Y Stevenson, en la misma línea de argumentación,
se cuestiona123:

“Si afirmo que debo hacer algo, siempre se me puede preguntar: “¿Y qué
sucede si no lo hace?” y “¿En virtud de qué debe hacerlo?” ¿Cuál es la relación
entre mis respuestas a estas preguntas y mis creencias con respecto a lo que es
bueno y lo que debo hacer?”

El ya referido R.M. Hare124, por su parte, intenta salir al paso de tales interrogan-
tes, como ya hemos visto, caracterizando la naturaleza del lenguaje moral mediante una
distinción inicial entre el lenguaje ‘prescriptivo’ y el lenguaje ‘descriptivo’ (terminología
similar, como se ve, a la empleada por T.W Moore). Según Warnock, la ética contemporá-
nea culmina con lo que se ha dado en llamar ‘psicología moral’, derivada de ciertas afir-
maciones contenidas en algunas obras de Wittgenstein y desarrolladas más tarde por el
ya citado Gilbert Ryle ; tales postulados se pueden resumir en el siguiente aforismo: “El
acto de querer es una experiencia que se da, lisa y llanamente, y que no cabe producir o
efectuar”.

Según constata Javier Echegoyen Olleta, se llama contrastación –o ‘verificación’-


a los distintos procesos y actividades que el científico realiza para justificar la verdad de
sus hipótesis ante la comunidad científica. La misma puede basarse en la observación, el
experimento o la investigación correlacional. Cuando un científico elige la verificación
experimental diseña un experimento. Los experimentos son –como se ha visto- observa-
ciones sofisticadas, repetibles y controladas por el experimentador, en virtud de los cuales
éste intenta reproducir artificialmente un fenómeno que se produce de forma espontánea
en la realidad. En general se pueden contemplar dos tipos de contrastación125:
39

a) Contrastación teorética: Un sistema de hipótesis ya verificadas

b) Contrastación empírica: Concordancia con los hechos.

En el campo experimental de la Biología, sin ir más lejos, se tienen, de acuerdo


con Kevin N. Dunbar y Jonathan A. Fugelsanj, cuatro formas de encarar una investiga-
ción126:

1) In vivo: Un trozo de tejido o un órgano de un ser vivo es extraído y colocado


junto a células de origen distinto ; luego se devuelve al organismo originario
en la espera de que vuelva a reproducirse con normalidad.

2) In magnetico: Relacionar formas de pensamiento (ya sean deductivos, inducti-


vos o científicos) con los correspondientes lóbulos cerebrales

3) In silico: Reproducir experimentos históricos mediante un modelo

4) In histórico: Partir de documentos escritos

En el caso de obtener resultados inespera-dos se lleva a cabo la secuencia siguien-


127
te :

o Se trazan analogías con lo que sucede en otros organismos en casos parecidos

o Se intenta generalizar a partir de una serie de hallazgos para proponer una nue-
va hipótesis capaz de explicar los datos.

o Se difunden los hallazgos a otros científicos de la misma especialidad.

Como hemos podido constatar, un ‘diseño experimental’ no es otra cosa que un


plan o programa de investigación que incluye la asignación de sujetos a grupos y la mani-
pulación de la variable independiente. Para ello hay que tener en cuenta las fuentes gene-
rales de varianza secundaria: diferencias individuales, influencias ambientales y conta-
minación experimental ; también es importante considerar que el diseño debe permitir al
investigador realizar comparaciones. En opinión del citado Quintanilla, en el esquema
lógico de la contrastación se parte únicamente de la ‘teoría’ T128:
40

T (= C→A)
Para conseguir T es preciso construir C
Constrúyase C
A

A primera vista parece existir un paso teórico de T a ‘constrúyase C’ y A. Pero


ninguna teoría se postula en la ciencia de forma estrictamente gratuita, sino, al menos, en
función de un valor metacientífico formulable en términos de ‘es preciso contrastar T’,
entonces el paso lógico es claro129:

T (= C → A)
Es preciso contrastar T
Para contrastar T es preciso que C
Constrúyase C

“En este sentido, pues, la ciencia, como realidad institucional, no es neu-


tral: impone valores y dicta normas de acción. El caso paradigmático de esta carac-
terística podría ser el imperativo de realizar pruebas nucleares (con todas las im-
plicaciones éticas, políticas, etc., que conlleva) como condición (al menos así se
hace ver a la opinión pública) necesaria para el progreso de la ciencia”130.

En función de su nivel de contrastabilidad, por otra parte, las hipótesis pueden ser
clasificadas como simples ‘ocurrencias’ (fantasiosas, no justificadas), ‘hipótesis plausi-
bles’ (conjeturas razonables, ‘lógicas’, cuya formulación sugieren que podrán ser someti-
das a contrastación ‘empírica’) o ‘hipótesis convalidadas’ (las que han sido contrastadas
en ambos sentidos: teorético y empírico). Resulta evidente que, entre las diferentes moda-
lidades de hipótesis de la susodicha división, las más interesantes desde el punto de vista
de la ciencia son las plausibles, dado que son las únicas que permiten el progreso de la
misma (cfr. más arriba lo que hemos expuesto referente al ‘criterio de falsación’, de Pop-
per). Las técnicas de contrastación, por otro lado, se derivan de los ‘métodos experimenta-
les’ de John Stuart Mill que hemos visto. Son las siguientes131:

1. Técnicas conceptuales: Consisten en enunciar los problemas de un modo pre-


ciso (Lógica matemática)
41

2. Técnicas empíricas:

o Cuestionario ramificado: Contemplar el conjunto de posibilidades (lógi-


cas y físicas) y dividirlo paso a paso en subconjuntos recíprocamente dis-
juntos, hasta que el subconjunto (o elemento) deseado se alcanza en algún
paso.
o Procedimientos iterativos: Ensayos realizados paso a paso con los que se
obtiene un progresivo perfeccionamiento de una solución aproximada
o Muestreo al azar: Extracción de un pequeño subconjunto a partir de un
conjunto inicial, de tal modo que la selección extraída no dependa de las
propiedades de los individuos que la componen, sino que los tenga en
cuenta.

Una vez contrastadas las hipótesis, se intenta integrarlas en contextos teóricos más
amplios (‘paradigmas’). Este ha sido un campo muy estudiado en los últimos años por
autores como Kuhn, Feyerabend, Lakatos, etc., todos ellos inspirados en mayor o menor
medida por los escritos del ya citado Karl Popper. Según Peter Lee, en el esquema de
Thomas Kuhn históricamente hablando existe un paradigma –entendiendo bajo este con-
cepto un marco teórico que define una rama científica determinada a lo largo de un perío-
do dado de tiempo- cuando “… algunos ejemplos aceptados de práctica científica vigente
… aportan modelos de los que se deducen determinadas tradiciones de in-vestigación
científica”. La astronomía ptolemaica, la astronomía copernicana, la dinámica aristotéli-
ca y la dinámica newtoniana serían ejemplos de paradigmas científicos, los cuales repre-
sentan el consenso de una determinada comunidad científica en torno a una teoría dada
en un momento determinado. Se comportan como mecanismos heurísticos que definen
modos de investigación prometedores y proveen un filtro teorético a través del cual los
científicos pueden interpretar y evaluar sus hallazgos132.

Kuhn se oponía a la visión linear, ordenada y a menudo teleológica del progreso


científico que había prevalecido hasta entonces tanto en la historiografía de la ciencia co-
mo en la imaginación popular. De acuerdo con dicho punto de vista tradicional, la ciencia
progresa de modo acumulativo ; cada descubrimiento se añade a todos los descubrimien-
tos que le precedieron en una imparable marcha hacia niveles más altos de comprensión
del mundo natural. Así, por ejemplo, Newton dijo: “Si yo he visto más lejos, es porque
estoy sobre los hombros de gigantes”. Este punto de vista newtoniano se derivaba de la
mecánica de su autor y del concepto ilustrado de ‘progreso’. En su cosmovisión de la
42

labor como historiador y como científico, no obstante, Kuhn plantó cara a este plantea-
miento, mostrando en incontables ejemplos cómo la ciencia no avanza por progresiones
suaves y lineares, sino a través de saltos de paradigma disjuntos de un marco teorético a
otro. Un ejemplo clarísimo de esto que decimos lo constituye la historia de la Optica. En
el siglo XVIII Newton concebía la luz como una serie de corpúsculos materiales que se
desplazaban por el aire. Más tarde, ya en el siglo XIX, Thomas Young133 y Augustin Fres-
nel demostraron fehacientemente que la luz había que entenderla más bien como un mo-
vimiento ondular transversal134. A principios del siglo XX, por fin, Max Planck135 y Al-
bert Einstein136 probaron que la luz se compone de ‘fotones’, entidades cuánticas que se
comportan como ondas y como partículas simultáneamente. A juicio de Kuhn, la ciencia
se puede conceptualizar, pues, en dos tipos de actividades:

a) Ciencia normal

b) Salto paradigmático

La ‘ciencia normal’ caracteriza a la inmensa mayoría de la actividad científica, y


se ocupa de la experimentación y la aplicación dentro un paradigma dominante. La inves-
tigación en los períodos de ciencia normal se centra en completar el paradigma dominan-
te, resolviendo lagunas teóricas intersticiales y siguiendo líneas de investigación que el
propio paradigma considera dignas de ser emprendidas. El nuevo paradigma plantea los
problemas, y la ciencia normal se ocupa de resolverlos. Pero ocurre que al irse profundi-
zando cada vez más en el paradigma dominante, comienzan a emerger inconsistencias,
llevando a la crisis del mismo e invitando a los científicos a ponerlo en cuestión de nue-
vas e inesperadas maneras. A consecuencia de esta nueva propuesta, Planck, Einstein,
Heisenberg137 y otros fueron abandonando paulatinamente la mecánica newtoniana, con
su énfasis en la continuidad, y desarrollaron la mecánica cuántica para explicar el compor-
tamiento de las partículas subatómicas. Se había verificado un salto de paradigma ; pronto
la ciencia normal se iría incorporando paulatinamente al cambio, y los científicos se ocu-
parían nuevamente de los detalles e incidencias, pero ya plenamente integrados en el nue-
vo paradigma. Por otro lado, un nuevo paradigma no anula definitivamente el paradigma
anterior, sino que simplemente representa “una comprensión de la naturaleza ca-da vez
más detallada y refinada”:
43

• La gran mayoría de nuestras proposiciones no pueden ser consideradas más


que plausibles.

• La plausibilidad de las proposiciones aumenta por su verificación (tesis dis-


cutible, como hemos visto).

• Son las proposiciones más generales y fundamentales de las teorías científicas


las que cambian, permaneciendo la mayoría de las ‘leyes’ y proposiciones par-
ticulares.

Como se ha visto, los modelos paradigmaticos no son realmente teorías propia-


mente dichas, sino más bien modelos metafísicos y epistemológicos que proporcionan el
contexto en el que se forman los diferentes modelos teóricos y teorías de un nivel inferior,
presentando las directrices generales de agrupamiento de las diferentes teorías. De esta
forma, dentro de la ciencia normal, un paradigma es el conjunto de experimentos modéli-
cos capaces de ser copiados o emulados, siendo la base para crear un consenso científico.
Un ejemplo de paradigma comúnmente aceptado sería el modelo estándar de la física.
Los métodos científicos permitirían a los científicos ortodoxos investigar muchos fenó-
menos que pueden resultar contradictorios o contrastantes con el modelo estándar, vigente
desde tiempos de Isaac Newton. Sin embargo es mucho más difícil obtener consenso para
los mismos, en proporción a la divergencia de los principios aceptados del modelo están-
dar que tales experimentos examinarían. El cambio de paradigma en las ciencias, en con-
secuencia, tiende a ser drástico, ya que éstas parecen por lo general ser estables y maduras,
como ocurrió con la física a fines del siglo XIX, cuando Lord Kelvin afirmó138: “No que-
da nada por ser descubierto en el campo de la física actualmente. Todo lo que falta son
medidas más y más precisas”. Cinco años después de esta radical aseveración, Albert
Einstein publicó su famoso trabajo sobre la relatividad especial, que fijó un sencillo con-
junto de reglas mediante las cuales se conseguía superar la mecánica de Newton, que ha-
bía sido utilizada para describir la fuerza y el movimiento por más de doscientos años. El
nuevo paradigma, por otro lado, no eliminaba totalmente al viejo, sino que lo reducía a
un caso especial (pues, como sabemos, la mecánica de Newton sigue constituyendo una
excelente aproximación en el contexto de velocidades lentas en comparación con la velo-
cidad de la luz). La idea de Kuhn fue sin duda revolucionaria en su momento, y podría
afirmarse en cierto sentido que la misma constituyó en sí un ‘cambio paradigmatico’ en
lo que se refiere a la concepción de la historia de la ciencia y de la sociología.
44

Por otra lado, el término ‘paradigma’ coincide a grandes rasgos, en lo que a la


ciencia se refiere, con el de ‘cosmovisión’ (Weltanschauung), introducido por Wilhelm
Dilthey (1833-1911) en este contexto para caracterizar las experiencias, creencias y valo-
res que afectan la forma en que un individuo percibe la realidad y la forma en que respon-
de a esa percepción139. Algunos investigadores sociales, por otra parte, han adoptado la
expresión de Kuhn ‘cambio de paradigma’ para remarcar una evolución en la forma en
que una determinada sociedad organiza e interpreta la realidad. Un ‘paradigma dominan-
te’, en ese sentido, se refiere a los valores o sistemas de pensamiento sustentados por una
sociedad estable en un momento determinado. Un buen ejemplo de cómo se entiende el
concepto de ‘paradigma’ en ciencias sociales estaría constituido por la polémica desarro-
llada a lo largo de la segunda mitad del siglo XX en torno a la teoría del currículum. Ac-
tualmente la tendencia –especialmente en el marco de las ya mencionadas disciplinas
CTS- lleva a considerar a las ciencias sociales en general, como ya vimos más arriba, en
estado preparadigmático. Como dice Javier Marrero140, “... no todos coinciden en aceptar
que los conflictos en la investigación de la enseñanza se resuelven como consecuencia de
la sustitución de paradigmas como formulara Kuhn”. De hecho, resulta que en la investi-
gación educativa, dada su complejidad, cabe hablar más de ‘programas de investigación’
al modo de Lakatos141, que de paradigmas propiamente dichos, dado que los estudiosos
no llegan a coincidir en ninguno de ellos (como suele ocurrir en las ‘ciencias empíricas’).
Sin embargo, la cosa por lo visto no está tan clara. Así tenemos a O.H. Papagiannis, sin
ir más lejos142:

“… el término paradigma se utiliza intencionadamente en el sentido de


Kuhn (1970) en cuanto que creemos que los paradigmas son fundamentalmente
normativos, que sus propias descripciones del mundo se hallan inextricablemente
ligadas a su concepción ideológica y que por eso no admiten prueba ni compara-
ción conforme a unas claras reglas de experimentación científica”.

Algo parecido a esto es lo que pretende comunicar Sara Morgenstern 143 cuando
afirma que una ideología “... es exitosamente aceptada cuando logra universalizar el dis-
curso de una clase social, presentándolo como la expansión de una voluntad general y/o
como el imperativo e una supuesta racionalidad técnico-científica”. En ese sentido, Papa-
giannis pretende poner de relieve la forma en que el proceso de innovación educativa crea
y propaga activamente una ideología ‘tecno-lógica’ que se legitima a sí misma, proporcio-
45

nando la ilusión de un cambio, no su sustancia144. Lo que Papagiannis denomina pompo-


samente ‘paradigma dominante’ se basa en los siguientes supuestos (en gran medida coin-
cidentes con los planteamientos de la Teoría del Capital Humano145):

1) A medida que se hallan más instruidos los individuos, mejora su aportación


productiva en el puesto de trabajo.

2) Las actividades educativas se hallan incluidas dentro de una organización


competitiva de mercado.

3) Un acceso más igualitario a las oportunidades educativas determina una distri-


bución más eficaz de los recursos sociales.

Podemos considerar a la teoría curricular (y a la planificación educativa, ligada


indisolublemente a la misma) como un fenómeno relativamente reciente, puesto que,
aunque el término ‘curriculum’ apareció por primera vez en 1918, como título de un libro
de Franklin Bobbit146, no cobró importancia mundial hasta los años mediados del siglo
XX. Según Morgenstern, que lo aplica al tema de la ‘planificación educativa’, la impor-
tancia otorgada al ‘curriculum’ en la enseñanza viene a significar lo siguiente147:

a) El sistema educativo es asimilado a una empresa.

b) Los productos deben ajustarse en número y calidad a las demandas del merca-
do de empleo.

c) A mayor cualificación de la fuerza de trabajo, mayores ingresos individuales


y mayor crecimiento económico.

Morgenstern afirma que una tal concepción del fenómeno educativo lleva ineludi-
blemente a un “... reduccionismo economicista que impide captar la dinámica global de
la educación en el capitalismo desarrollado”. Al entender el ‘rendimiento educativo’ co-
mo la tasa o índice de graduación del conjunto de la cohorte que inició un determinado
nivel educativo ‘x’ años atrás, se suele hablar del tema de la ‘productividad del gasto de
la educación’ en términos de coste real por graduado, olvidándose al parecer de otros
aspectos de importancia concernientes al hecho educativo. Por ejemplo, recientemente se
ha hecho tanto énfasis en el modelo tecnológico (la ‘pedagogía por objetivos’), resultante
de la aceptación al pie de la letra por su creadora, Hilda Taba, de la teoría conductista del
aprendizaje148, que se llegó, en su momento, a amenazar el derecho inalienable a la liber-
46

tad de cátedra, por hacerse un hincapié quizá desmesurado en la programación curricular.


Abundando en lo que venimos diciendo, John Olson opina149:

“Concebir la práctica educativa de un modo inadecuado, por ejemplo como


una forma de racionalidad técnica, comporta el riesgo de generar en los educado-
res una ansiedad que obnubila su capacidad de juicio y dificulta su manera de en-
frentarse con cuestiones problemáticas en educación, pensada ésta como un espa-
cio genuino para el desarrollo y crecimiento moral. La asunción ansiógena de cier-
tos modos de pensar el propio trabajo, como una vía para protegerse de la ansie-
dad, supone una pingüe ventaja para los profesores. A la postre, resultaría más
provechoso aprender a convivir con la educación tal como es en realidad”.

Según Olson150, la persistencia en fundamentar el cambio en tal racionalidad se


adecúa bien “... a la organización burocrática de las escuelas en las que los maestros son
reducidos a ejecutar planes del sistema gestionados por staffs de acuerdo con la ciencia
social fehaciente”, lo que a su vez coincide con los valores corporativistas esgrimidos por
un buen número de los miembros del público al que sirven. De esta forma esos valores
priman sobre los propiamente educativos. Contra ese estado de cosas habría, en su opi-
nión, que intentar luchar de alguna manera, tendiendo a desarrollar la dimensión expresi-
va y personal de la educación a que antes nos referíamos. En esa misma línea, González
& Escudero se hacen eco de la opinión de las pedagogas Short y Burke, según las cuales
múltiples y diversas estrategias de diseño y elaboración de programas podrían calificarse
en función de tres variables151:

a) Sobre qué base se recoge evidencia, se establece consenso y se proyectan con-


secuencias.

b) Quiénes participan en el proceso de elaboración del proyecto curricular y qué


cualificaciones poseen.

c) Qué atención se presta a la realidad del contexto para el que se elabora el curri-
culum (qué rol se confiere al maestro en el proceso).

De la combinación de los distintos subtipos de cada una de estas variables resultan


tres estrategias básicas:

1) Genérica/Dirigida por expertos/Implementación dirigida: Estrategia cuya tec-


nología de desarrollo suele requerir procesos de identificación de problemas
(revisión-diseminación-implementación).
47

2) Genérica/Dominada por expertos en medio/Adaptación limitada: Un organis-


mo externo a la escuela elabora un currículum que, aún con ciertas limitacio-
nes, puede adaptarse, en su utilización, a las peculiaridades.

3) Contextual/Patrón de balance coordinado/ Implementación abierta: La elabo-


ración del currículum es realizada en el propio contexto en el que se pondrá
en práctica, implicando activamente al profesorado en la planificación ; las de-
cisiones se realizan en forma cooperativa.

El ‘paradigma radical’, en cambio, afirma que la asignación meritocrática de re-


compensas sociales dista sobremanera de ser una realidad en ambos mundos: el desarro-
llado y el que está aún en vías de desarrollo. Para este último paradigma, en consecuencia,
el sistema educativo en los países capitalistas no se halla orientado simplemente al incre-
mento de la producción, sino también a la reproducción a través del tiempo de órdenes
sociales desiguales, ya que la disposición social actual “... es reflejo de un conflicto histó-
rico y continuo entre grupos sociales de desigual poder”152. Creemos decididamente que
una postura como la que acabamos de exponer, mal entendida, podría llevar a interpreta-
ciones extremistas, como la que afirma que la mayoría de las innovaciones educacionales
“... fortalecen la posición de control de los grupos sociales más favorecidos y poderosos
y contribuyen en poco o en nada al logro de una sociedad más equitativa y democrática”,
del propio Olson, o la de Popkewitz, citada por Escudero Muñóz153, en cuyo texto se llega
a afirmar que “... los proyectos de cambio planificados merecerían ser calificados, en no
pocos casos, como ‘rituales de reforma’ destinados a cumplir funciones simbólicas y po-
líticas”. Posicionamientos como los citados y otros similares equivalen, a nuestro parecer,
nada más y nada menos que a desvirtuar por completo cualquier posibilidad de cambio
en la educación, sea en el sistema político que sea. Papagiannis las define como “excesiva-
mente deterministas y economicistas” (lo mismo que –curiosamente- afirma Sara Mor-
genstern acerca de la Teoría del Capital Humano, como hemos podido comprobar). Noso-
tros, por nuestra parte, tampoco compartimos ni en un ápice el pesimismo radical que pa-
rece desprenderse de declaraciones similares. Y nuestras razones no coinciden con las de
Papagiannis y otros ‘radicales’. A nuestro ver, el principal fallo de las mismas no radica
en que se atengan o no a la letra de los clásicos, ya sean marxistas, como los citados, o de
cualquier otra tendencia. Nos oponemos a ellas por su falta de operatividad (cosa que, por
otra parte, no es de extrañar: malamente va a hablar sobre planificación educativa con un
mínimo de cordura alguien a quien ese tema no le interesa, al parecer, en absoluto). La
48

postura contraria, o sea, la que Papagiannis denominaría ‘paradigma dominante’, se plan-


tea teóricamente el cambio educativo desde dos posibles modalidades:

a) Reforma como proceso dirigido, principalmente, a modificar las metas y el


marco de las actividades de la escuela, y sólo considerando secundariamente
los métodos del trabajo escolar.

b) Reforma referida a métodos más eficaces.

Una tal conceptualización contempla también a la innovación desde un punto de


vista muy parcial, en nuestra opinión. Coincidimos, pues, con Escudero Muñoz en que,
aunque los fenómenos educativos relacionados con el cambio son de una naturaleza esen-
cialmente práctica, precisamente ese carácter práxico exige a su vez su correspondiente
ración de reflexión y pensamiento154. Como él lo pone: “Nuestras prácticas personales,
ins-titucionales y políticas referidas a la mejora escolar no pueden constituirse al margen
de una necesaria legitimación de la naturaleza del cambio, y sobre todo de su orienta-
ción”. En conclusión, podemos afirmar que consideramos el cambio educativo como una
categoría totalizadora e integradora de supuestos teóricos y prácticos concretos. La última
postura que hemos expuesto (que se corresponde a grandes rasgos con nuestro punto de
vista) denota una posible ‘tercera vía’ en el tema que estamos tratando de los paradigmas
sobre planificación educativa. Si en principio aceptamos la división que hacen Papagian-
nis y otros entre ‘paradigma dominante’ y ‘paradigma radical’, esto significaría, en defini-
tiva, que habría que subdividir en dos al primero de ambos. Efectivamente, es un hecho
aceptado por casi todos que con respecto al currículum en general y sobre la innovación-
planificación en particular existen tres posibles enfoques teóricos: técnico, cultural y so-
ciocrítico155. Estos tres planteamientos (‘paradigmas’ o ‘programas de investigación’) se
corresponden, según Henry Giroux156, con sendas ‘estucturas de racionalidad’ ; entende-
mos por tales un “... conjunto de ideas y creencias, actitudes y sentímientos, así como
también prácticas, que mediatizan las relaciones del individuo con su entorno”.

El modelo técnico (que, no obstante, resulta ser el que a grandes rasgos se sigue
manteniendo en las planificaciones a nivel estatal) ha sido objeto, como ya hemos comen-
tado, de innumerables críticas, generalmente relacionadas con su pretendida ‘objetividad
científica’. Nosotros pensamos que, efectivamente, en ciencias sociales es imposible con-
seguir el nivel de exactitud y objetividad que las ciencias empíricas consiguen (si acaso,
49

pues esto tampoco está muy claro, como se ha visto). Y en este sentido creemos, con Es-
cudero, que es peligroso sus-traer al cuerpo social la responsabilidad y el control sobre la
innovación para delegarlo en los técnicos y ‘científicos’ (los famosos expertos que todos
los enseñantes de a pie denostan por sistema, en ocasiones con razón, sin saber real-mente
por qué lo hacen en la mayor parte de los casos), pues de esa forma se escamotean dimen-
siones axiológicas y morales, sociológicas y políticas que habría que tener en cuenta. Ve-
mos un riesgo difícilmente desdeñable al definir como productos, objetos y procedimien-
tos lo que en nuestra opinión (en este punto sí que coincidimos con Sara Morgenstern),
son procesos complejos, fenómenos humanos, significados y valores personales e institu-
cionales. El polo opuesto de este enfoque técnico lo constituiría el criterio socio-crítico
(el ‘paradigma radical’, según sus defensores), el cual, como hemos visto, se nutre de la
ideología neo-marxista, con influencia clara de Jürgen Habermas en particular y de la Es-
cuela de Frankfurt en general157. Esta postura intenta situar las manifestaciones aparentes
y las construcciones objetivas de lo social en el seno de coordenadas estructurales y diná-
micas en las que entran en juego, al mismo tiempo, dimensiones objetivas, personales,
estructurales, socio-históricas, etc.158 En suma, el enfoque socio-crítico, como ya hemos
apuntado, hace lo que el técnico deja supuestamente de hacer. El problema, como hemos
podido comprobar, es que (al basarse en la ‘teoría de la reproducción’159) su punto de vis-
ta es quizás demasiado radical, y llega a borrar del horizonte, como hemos dicho, toda
posibilidad de llevar a cabo cualquier innovación educativa con perspectivas de éxito. El
enfoque ‘hermenéutico’ o cultural, en cambio, trata, sin embargo, de abrir una vía inter-
media (y aquí, tal vez, se entrevería alguna posibilidad de conciliación de los dos ‘para-
digmas’ contrapuestos –dominante y radical- a que nos hemos referido). Según esta pos-
tura160, los fenómenos sociales enraízan sus dimensiones más genuinas en el universo de
los significados, representaciones, valoraciones, vivencias e intenciones de los sujetos en
ellos inmersos. Es decir, que se trata de tomar en consideración, tanto la conducta de los
individuos (lo mismo que hace el enfoque ‘técnico’, pero de forma excesivamente secto-
rial) como las condiciones culturales y socioeconómicas que en buena parte –no siempre,
en nuestra opinión- motivan dichas conductas (el enfoque ‘socio-crítico’ sí que tiene en
cuenta esos fenómenos sociales, pero se olvida, en cambio, de los individuos particula-
res).
50

Como ya hemos comentado, nuestra posición en esta polémica se encuentra cerca-


na a la últimamente descrita del ‘paradigma cultural’, y lo está por una razón muy sencilla:
consideramos que en ciencias sociales (y en educación especialmente) se debe huir dentro
de lo posible de los extremismos, dado que, como hemos intentado demostrar, no hay pa-
radigmas que valgan para todos. Tan sólo tenemos tres ‘programas de investigación’, cada
uno con cierta utilidad, pero con indudables lagunas todos ellos. Pero esto, por supuesto,
no significa en absoluto que desdeñemos por entero alguno de los enfoques, porque, como
dice Ma Luisa Alonso161, “… prescindir, hoy por hoy, del paradigma conductista supon-
dría prescindir del diseño y de la evaluación curricular”. Y tampoco podemos olvidar-
nos, como hemos dicho, del análisis socio-económico que propugna el enfoque crítico.
Eso es, en definitiva, lo que intenta, en nuestra opinión, llevar a cabo el enfoque ‘cultu-
ral’ que defendemos: la integración de ambos aspectos en una sola visión acerca del hecho
educativo.

En lo que se refiere a los ‘ modelos científicos’ en ciencias puras y, sobre todo, en


ciencias aplicadas, se suele utilizar con frecuencia una representación abstracta, concep-
tual, gráfica o visual de fenómenos, sistemas o procesos a fin de analizar, describir, expli-
car, o simular esos fenómenos o procesos [ver gráfico]. Un modelo permite determinar
un resultado final o output a partir de unos datos de entrada o inputs. Para hacer un modelo
es necesario plantear una serie de hipótesis, de manera que lo que se quiere estudiar esté
suficiente-mente plasmado en la representación, aunque también se busca, normalmente,
que sea lo bastante sencillo como para poder ser manipulado y estudiado. Según el men-
cionado Juan José Ibáñez, por otro lado, los vocablos ‘modelo’ y ‘modelización’, en su
acepción más amplia. Incluyen una gran variedad de constructos realizados por el intelec-
to, donde entraría desde un simple esquema mental los sofisticados modelos de simula-
ción numérica utilizados en la actualidad por la investigación científica. En términos ge-
nerales se puede decir que un modelo consta de162:

1. Reglas de representación del input y el output.

2. Estructura interna, que dependerá del tipo de modelo.


51

Generalmente, los modelos se clasifican por su estructura interna más que por los
detalles formales del input, el output o la forma de representación. Sobre esa base pueden
ser:

a) Modelos físicos

b) Modelos matemáticos: •

• deterministas: se asume que tanto los datos empleados como el o los fenó-
meno(s) mismo(s) son completamente conocidos, por lo menos en princi-
pio, y que las fórmulas empleadas son lo suficientemente exactas.

• estocásticos o ‘probabilísticos’: No se asume lo anterior.

c) Modelos numéricos

d) Modelos gráficos

e) Modelos analógicos

f) Modelos conceptuales
52

Ciencia, tecnología y sociedad

Denominamos ‘tecnología’ al conjunto de conocimientos técnicos, ordenados


científicamente, que permiten diseñar y crear bienes y servicios que facilitan la adaptación
al medio ambiente y satisfacer tanto las necesidades esenciales como los deseos de las
personas. Aunque hay muchas tecnologías muy diferentes entre sí, es frecuente usar el
término en singular para referirse a una de ellas o al conjunto de todas. La actividad tec-
nológica influye en el progreso social y económico, pero su carácter abrumadoramente
comercial hace que esté más orientada a satisfacer los deseos de los más prósperos que
las necesidades esenciales de los más necesitados, lo que tiende a hacer un uso no sosteni-
ble del medio ambiente. Sin embargo, la tecnología también puede ser usada para prote-
gerlo y evitar que las crecientes necesidades provoquen un agotamiento o degradación de
los recursos materiales y energéticos del planeta o aumenten las desigualdades sociales.
Según Hannot Rodríguez163 la idea común es que “… la sociedad dispone de mecanismos
suficientes para garantizar la seguridad de los avances científicos y tecnológicos en las,
por otra parte, muy conservadoras sociedades occidentales, donde la seguridad y la esta-
bilidad gozan de una situación privilegiada en la escala de valores”. Sin embargo, hay
quienes afirman, por el contrario, que “… asistimos hoy a una crisis institucional genera-
lizada debido a una falta de recursos ante los nuevos riesgos nucleares, químicos y bioló-
gicos generados”. El tema del riesgo puede dividirse, siguiendo a Shrader-Frechette, en
función de dos tareas centrales164:

1) Evaluación del riesgo (que a su vez se puede dividir en tres quehaceres princi-
pales):

o Identificación del riesgo


o Estimación del riesgo
o Valoración del riesgo

La Evaluación del Riesgo plantea, según Rodríguez, tres problemas:

a) Aceptabilidad inequívoca del riesgo: Producto de multiplicar la probabilidad


de fallos por la severidad o magnitud de los mismos (‘estrategia probabilísti-
ca’, Shrader-Frechette) ; conlleva complicaciones:

o No se debe reconocer el mismo peso a la probabilidad y a la severidad, por


mucho que la probabilidad de ocurrencia sea muy baja.
o Muchas controversias sociales tienen que ver con la incertidumbres y no
53

con el desconocimiento de las probabilidades ‘reales’ de ocurrencia de de-


terminado accidente por parte de un público ignorante.
o Distribución desigual del riesgo: La aceptación de la probabilidad del ries-
go es mayor cuanto más lejos se está de la fuente del riesgo.

b) Demarcación inequívoca de las alternativas de decisión: Diferentes grupos de


opinión demarcan este problema de diferentes maneras, ninguna de las cuales
puede calificarse de ‘irracional’.

c) Límites del conocimiento anticipativo: Es posible establecer una distinción


entre sistemas para los cuales, en principio, la predicción y el control resultan
ser posibles y sistemas para los cuales cumplir las condiciones que lo permitan
se torna más problemático.

2) Gestión del riesgo

Joy Paul Guilford, destacado estudioso de la psicología de la inteligencia, identifi-


ca como las principales destrezas que caracterizan a un inventor las incluidas en lo que él
denomina aptitudes de producción divergente165. La creatividad, facultad intelectual aso-
ciada a todas las producciones originales, ha sido discutida por De Bono, quien le da el
nombre de ‘pensamiento lateral’166. Aunque más orientado hacia las producciones inte-
lectuales, se considera el más profundo estudio sobre la resolución de problemas cogniti-
vos al llevado a cabo por Newell y Simon167. Por otro lado pensamos, con Vázquez Gó-
mez, que la utilización de tecnología es consustancial al ser humano (por decirlo con el
lenguaje de la antropología, somos homo faber en tanto que somos homo sapiens). Esta-
mos, por tanto, de acuerdo con él cuando dice168:

“La técnica es algo que el hombre ha inventado desde su calidad de animal


inteligente y ético, y lo ha hecho así para, a través de ella, intentar resolver los
problemas que le plantea esa doble dimensión suya. Mas siendo el hombre una
unidad, no hay oposición radical, sino también tensión dialógica, entre mentalidad
científica y mentalidad tecnológica”.

En ese sentido, no es de extrañar que, desde que el mundo es mundo, se haya ten-
dido también a utilizar tecnologías en el ‘arte de enseñar’ (en griego, el vocablo ‘techné’
significa indistintamente ambas cosas: técnica y arte). Comenio, por ejemplo, recomienda
en su ‘Didactica Magna’ el uso de manuales ilustrados, e incluso propone dibujar imáge-
nes en las paredes de las aulas . Esto –hay que reconocerlo- es una forma primitiva de en-
señanza audiovisual, es decir, un tipo de tecnología educativa, al fin y a la postre. Lo que
54

ocurre es que las técnicas cambian a lo largo del transcurso de la historia, y a cada mo-
mento histórico corresponde, por ende, su tecnología educativa adecuada (o debería ha-
cerlo). Así, según Ferrández & Serramona169, “... la aplicación de la tecnología al cam-
po educativo ha significado un paso decisivo para el perfeccionamiento de las tareas
didácticas”.

Estos autores entienden la ‘tecnología instructiva’ [ver esquema] como una plani-
ficación sistemática del proceso de instrucción mediante el empleo de recursos humanos
y mecánicos Para ellos no basta con referirse a los aparatos que la técnica pueda poner al
servicio de la educación (medios audiovisuales, ordenadores, material de prácticas, etc.),
sino que el concepto incluye igualmente a la designación de objetivos y a la conducción
y evaluación del proceso instructivo. Según Robert Glasser170, tener en cuenta esos ele-
mentos de una tecnología educacional resulta tanto más imprescindible cuanto más sofis-
ticada es la misma:
55

Actualmente, con la eclosión de la informática, se está en parte perdiendo el Norte


en estos asuntos. Nos estamos dejando deslumbrar por los medios técnicos y tendemos a
dejar de lado otros aspectos tan importantes como ellos o más. Eldon J. Ulmer171 expresa
esto que decimos de la siguiente manera, refiriéndose al desarrollo actual de los ‘sistemas
inteligentes de enseñanza por ordenador’172:

“... si, como algunos esperan, el acento de la innovación se pone en los


valores y en los modelos que guíen el uso de la tecnología educativa, en vez de en
la tecnología per se, los profesionales de la IEAO hallarán oportunidades más ha-
lagüeñas y desempeñaran un papel más decisivo”.

Con ‘valores y modelos’ se refiere Ulmer a lo que hemos comentado acerca de


que cada tecnología debe ajustarse dentro de lo posible al momento histórico en que es
desarrollada, es decir, que “… tiene componentes, procesos y características que afectan
a su instrumentación”. En el caso de la enseñanza, por ejemplo, habría que tener en
cuenta el régimen de impartición de las clases, la imagen del alumno, la ideología, etc., a
la hora de diseñar un nuevo sistema. En la historia de la educación distingue Ulmer cuatro
grandes ‘paradigmas’ tecnológicos173:

a) Lenguaje

b) Comunicación audiovisual

c) Enseñanza programada

d) Sistemas inteligentes de enseñanza asistidos por ordenador

La ‘enseñanza programada’ consiste en la aplicación al tema educativo de la teoría


del condicionamiento operante, también conocido como ‘conductismo’, debida funda-
mentalmente a B.F. Skinner174. La teoría conductista pretende explicar el fenómeno del
aprendizaje a partir de las relaciones de un organismo con su entorno ambiental ; los orga-
nismos aprenden175:

a) Cómo se relacionan los acontecimientos del ambiente (estímulos)

b) Cómo se relacionan sus propias acciones con los acontecimientos ambientales


(respuestas).
56

Es decir, que todo este problema se resuelve a partir de las relaciones entre ‘estí-
mulos’ y ‘respuestas’. Las bases de este tipo de condicionamiento se encuentran en el fa-
moso experimento realizado por el científico ruso I. P. Pavlov176, quien, estudiando la se-
creción salivar de los perros (injertándoles una cánula en el esófago) descubrió que ésta
se producía no sólo al empezar el animal a comer sino antes, a la vista del alimento, o in-
cluso al escuchar un metrónomo (no una campana, como suele contarse) que hacía sonar
el cuidador, o al oír los pasos de éste. Este experimento llevó a Pavlov a considerar la
existencia de dos clases de estímulos177:

a) Estímulo incondicionado: Respuesta instintiva

b) Estímulo condicionado (o más bien ‘condicional’): Respuesta aprendida

Esto sería a grandes rasgos lo que se conoce por ‘condicionamiento respondiente’


o ‘clásico’. Los conductistas norteamericanos continuaron y ampliaron esta línea de in-
vestigación, insistiendo en la cuestión de las consecuencias de una respuesta: un animal
realiza una respuesta porque espera algo a cambio (comida, caricias, etc.). Así, Thorndike
desarrolló su concepto de ‘aprendizaje instrumental’ o de ensayo y error, según el cual en
el proceso intervienen unas ‘variables mediadoras’, o fenómenos internos imperceptibles
que se interponen entre los acontecimientos observables ; en la tabla que sigue se reflejan
los experimentos que llevó a cabo con gatos, en el curso de los cuales se encerraba a uno
de estos animales en una caja provista de pestillo interior y se esperaba a que él mismo
consiguiese escapar de su confinamiento por sus propios medios178:

OPERACIONES ESTADOS DE JERARQUÍAS CONSECUENCIAS LO QUE SE


EXPERIMENTALES PULSIÓN DE AMBIENTALES APRENDE

RESPUESTA
E1 R1 maullar → Ninguna Extinguida
R2 bufar → Ninguna Extinguida
Confinamiento en Incomodidad R3 arañar → Ninguna Extinguida
la caja (temor) R4 quedarse → Ninguna Extinguida
quieto
Ra soltar el → Ea escapar de la E1→Ra→Ea
seguro caja
57

Justo aquí es donde surge el ‘aprendizaje operante’ de Skinner179. Según él, el pro-
ceso de aprendizaje puede y debiera describirse enteramente en función de operaciones
empíricamente realizables y directamente manipulables. Con esto no sólo se contrapone
al citado Thorndike, sino que defenestra de un plumazo todas las teorías psicológicas de
tipo ‘mentalista’ (el psicoanálisis, por ejemplo). Skinner insiste en las consecuencias, y
para eso define el ‘reforzador’ (o estímulo reforzante), que sería aquel estímulo que siga
a la respuesta y aumente la probabilidad de concurrencia de ésta. El objetivo de este
refuerzo estriba en conseguir un ‘operante’, es decir, una respuesta que siga ocurriendo
con una cierta frecuencia siempre que se esté en una situación particular180. Todo el pro-
ceso de enseñanza-aprendizaje queda explicado, siguiendo a Skinner, a partir de las rela-
ciones entre estímulos (E) y respuestas (R), que son básicamente de cuatro tipos181:

a) Relaciones R↔R: Toda conducta está formada por unidades de respuesta, y


cualquier individuo puede emitir muchas conductas simultáneas o sucesivas

b) Relaciones E→R: Probabilidad de que una respuesta ocurra después de pre-


sentarse un cierto estímulo

c) Relaciones R→E: Probabilidad de que una respuesta concreta sea seguida por
cierto cambio de los estímulos ambientales: -

o Dependencia (si el estimulo debe ocurrir después de la respuesta)


o Contingencia (el acontecimiento sigue con cierta regularidad a la conduc-
ta, aunque no necesariamente siempre)
o Coincidencia (no hay relación entre estímulo y respuesta ; ej.: el ‘aprendi-
zaje supersticioso’182)

d) Relaciones E↔E: Aprendizaje perceptual183 y condicionamiento clásico.

Según Skinner184, “… los más difundidos esfuerzos por mejorar la educación, por
elevar el nivel cultural, manifiestan un extraordinario descuido de la metodología. No se
analiza en ellos el aprendizaje ni la enseñanza y apenas se procura hacer esta última más
eficiente”. Todo hace gala de un colosalismo sin sentido: más escuelas, más medios, etc.,
pero:
“... en cambio, no hace ninguna falta, por lo visto, que nos preguntemos
cómo esos mejores profesores han de enseñar a esos mejores discípulos en esas
mejores y más numerosas escuelas, ni tampoco qué tipo de contactos son los que
hay que multiplicar con los medios de comunicación masivos, ni de qué modo se
logrará que los nuevos estudios y carreras sean eficaces”.
58

El resultado es que se sigue practicando ciegamente la enseñanza tradicional, con


sus características principales:

a) El control aversivo185:

o Ahora ya no hay castigo corporal, pero la enseñanza sigue siendo bá-


sicamente coercitiva (poner en ridículo al alumno, broncas, sarcasmo,
crítica despiadada, etc.).
o En la segunda enseñanza y en la escuela primaria, el patrón aversivo sigue
vigente con el hoy universal sistema de ‘tareas’ y ‘exámenes’ (las primeras
cargan excesivamente de trabajo al alumno, y los segundos, la única utili-
dad que tienen es comprobar lo que los alumnos no han aprendido)

b) Explicar las cosas ‘patentizándolas’ (una realidad ya hecha que impide a las
personas ir descubriéndola por sus propios medios)

c) Forzar al alumno a prestar atención, aíslando el aula y eliminando todos los


elementos distractivos (imponer silencio, etc.)

d) El profesor como ‘partero’ (reminiscencias socráticas, pero sin conocer verda-


deramente a Sócrates)

e) etc.

Como resumen de lo que es y ha sido tradicionalmente la enseñanza en EE. UU.


y en el resto de Occidente (y en gran parte continúa siéndolo en la actualidad), Skinner
define sus ‘ídolos de la escuela’, que propone añadir a los famosos ‘4 ídolos’ de Francis
Bacon (idola tribu, idola specus, idola fori e idola theatri186), a los que nos referiremos
más adelante:

• Idolo del buen profesor: Creencia de que lo que un buen profesor puede hacer,
cualquier otro profesor puede hacerlo.

• Idolo del buen estudiante: Creencia de que lo que un buen estudiante puede
aprender, cualquier estudiante puede aprenderlo.

Skinner sugiere que nos olvidemos del buen profesor y del buen estudiante y “...
ver si damos con unas prácticas que resultan apropiadas para el resto de los profesores
y de los estudiantes, resto que seguramente forma el noventa y cinco por ciento del total”.
La enseñanza programada se presenta como “... un medio de utilizar los más recientes
avances en nuestra comprensión de la conducta humana”, es decir, del ‘condicionamien-
59

to operante’: el aprendizaje se convierte entonces en una cuestión de ‘contingencias de


refuerzo’ ; en palabras del propio Skinner187:

“... una respuesta que produce un reforzador de los llamados positivos o


que da fin a uno negativo es más probable que vuelva a producirse en unas circuns-
tancias similares”.

Sin embargo, y como también indicamos, la concepción conductista del aprendi-


zaje tiene sus más y sus menos. A pesar de la eficacia de las técnicas de condicionamiento,
las susodichas ‘teorías E-R’ presentan limitaciones. En opinión de Margaret M. Clifford,
por ejemplo188, el conocimiento de las mismas “... debería estimular a los profesores a
usarlas con prudencia y moderación y a tener también en cuenta los aspectos positivos
de las teorías cognitivas”. Muchos psicólogos, en efecto, creen que el condicionamiento
operante solamente es un medio eficaz para modificar conductas en circunstancias limita-
das. Robert Bolles, por ejemplo, sugiere que el aprendizaje o los cambios conductuales
podrían explicarse mejor en función de expectativas o de motivación 189 que en términos
de reforzamiento190. Desde su punto de vista, cuanto más fuerte sea la expectativa de una
determinada asociación estímulo-respuesta, más fácil será el proceso de condicionamien-
to191.

El último paradigma tecnológico citado, que se está desarrollando actualmente en


el contexto de la educación, como es sabido, no consiste, por tanto, en el diseño de una
máquina concreta, sino más bien en intentar resolver la complejidad de los diversos con-
textos de aprendizaje encontrando los sistemas adecuados para conseguir la combinación
ideal de medios y métodos. La enseñanza, en definitiva (como todo), siempre ha estado
ligada a alguna tecnología, como hemos ya mencionado. Incluso nos atreveríamos a decir
que los dos primeros paradigmas tecnológicos (v.gr., el lenguaje y la comunicación audio-
visual) han coexistido desde el principio de los tiempos y se han repartido el terreno en
distintas proporciones en las diversas épocas. Los dos últimos paradigmas, por el contra-
rio, son más bien propios del siglo XX y han precisado para hacer su aparición de un gra-
do de desarrollo tecnológico que sólo podía traer consigo la sociedad neocapitalista en la
que vivimos. La aplicación de la teoría más arriba expuesta de la ‘enseñanza programada’
a los juegos educativos nos parece especialmente interesante, toda vez que estos juegos
constituyen un paso intermedio hacia la informatización de la enseñanza.
60

La mayor parte del software educativo existente hasta la fecha tiene estructura de
juego de ordenador y no difiere demasiado, en cuanto a funcionamiento y prestaciones,
de las añejas ‘máquinas de enseñar’ de Skinner192. L. E. Allen, autor de algunos de los
principales juegos de la serie educativa ‘WFF’N PROOF’, en una comunicación presenta-
da en 1965, trata de explicar la relación entre esos juegos y la enseñanza programada, y
la concretiza en dos puntos193:

a) Un tipo adecuado de juego puede convertirse en un modo bastante sofisticado


de enseñanza programada.

b) Los programas de aprendizaje pueden construirse de forma que incluyan as-


pectos importantes de los juegos. También se puede incorporar material pro-
gramado en los manuales de instrucciones de juegos especialmente complica-
dos.

Por otra parte, Postman & Weingartner194 explican la misión del profesor en este
tipo de enseñanza a través de juegos. Según ellos, su papel “... pasa de ser el de la autori-
dad única, autocrática, o del oponente, para convertirse en el de consejero o preceptor,
es decir, ayudante. El juego elimina también la perniciosa rivalidad entre personas que
buscan una ‘recompensa’ única, abstracta e impuesta desde el exterior: una nota”. En
resumen, en este tipo de juegos se promociona más la labor de equipo que el rendimiento
individual, aunque este último tampoco se descuida. Allen añade195:

“El aprendizaje automatizado es el objetivo último de los esfuerzos enca-


minados a la construcción de tales situaciones ‘autotélicas’ de aprendizaje. Si tales
técnicas resultan al fin aplicables de alguna manera al aprendizaje de otras habili-
dades, ¿podría alguien dudar de la utilidad de tales esfuerzos en pro de la profesión
educativa?”

Los juegos ‘WFF’N PROOF’ existen desde 1956, año en que se publicó la primera
versión del de lógica que da nombre a la serie. Sus autores son mayormente profesores
universitarios, así como especialistas en las diferentes materias en que los mismos se ba-
san. Estos juegos fueron diseñados primitivamente con la idea de motivar actitudes más
favorables hacia las matemáticas y temas afines, pero en seguida se extendieron a otros
temas. Pronto obtuvieron un éxito multitudinario en USA, debido a su aplicabilidad a
cualquiera de los niveles del sistema educativo (como el ajedrez, dichos juegos pueden
practicarse al nivel que se quiera). Así Robert W. Allen, hermano del anterior y direc-tor
61

–desde 1965- del proyecto de Juegos Académicos de Nova196, una especie de torneos a
nivel estatal organizados inicialmente en dicho Centro educativo (Academic Games197,
que siguen convocándose anualmente en USA). Según Allen, inicialmente tenían como
finalidad reestructurar la escala vigente de valores de la enseñanza norteamericana, según
la cual se solía apreciar más el rendimiento deportivo que el académico. Igualmente pre-
tendían “... subvenir las necesidades educativas de aquel estudiante que está clasificado
como no motivado, que rinde menos de lo debido a su capacidad, o menos capaz”, aunque
también se destinaban, y siguen destinándose, los juegos a cualquier otro tipo de estudian-
tes. Elliot Carlson emite la principal objeción que se le puede hacer a los juegos educati-
vos de este tipo198:

“Utilizados sin conexión con libros o grupos de discusión, surge el peligro


de que los juegos –la mayor parte de los cuales reflejan las instituciones políticas
y económicas tal como son- puedan promover actitudes de aquiescencia y confor-
mismo”.

También podría ser problemático el pensar si acaso el énfasis en la victoria pudiera


descarriar al jugador del objetivo real del aprendizaje. Pero Carlson nos tranquiliza al res-
pecto diciendo199:

“Sean cuales sean las incertidumbres que rodean los juegos, pueden tener-
se algunas cosas por ciertas. El campo en que están germinando estos juegos re-
fleja un progresivo alejamiento de dos de los tópicos más comunes de las clases:
los puntos de vista irreales e idealizados ... mostrados en muchos textos, y la anti-
gua relación entre maestro y alumno en la que el primero emite sus asertos para
que sean después vomitados por el segundo”.

La primera ‘máquina de enseñar’ de Skinner, a la cual nos hemos referido más


arriba, no es más que una mecanización, siguiendo el modelo de la máquina de Pressey200,
de unos cuestionarios ‘programados’ que su autor había desarrollado con anterioridad.
Data del año 1957, es decir, es contemporánea de los primeros juegos educativos basados
en la enseñanza programada. No es de extrañar, pues, que su inventor encuentre en ellas
las mismas ventajas que Allen veía en los juegos y que son las siguientes201:
62

1) Se da un intercambio continuo entre el programa y el estudiante.

2) Lo mismo que un buen profesor particular, la máquina insiste para que una
cuestión determinada quede entendida del todo, antes de que el alumno pase
adelante.

3) La máquina va presentando materiales adecuados a la capacidad y disposición


del alumno.

4) La máquina anima y refuerza al estudiante confirmándole lo correcto de ca-


da respuesta acertada.

Que las ideas de Skinner –a pesar de toda la tinta que ha corrido al respecto- no
son tan ‘orwellianas’ (el hombre dominado por las máquinas) como se podría pensar lo
demuestra la siguiente cita202:

“¿Reemplazarán las máquinas a los profesores? ¡Al contrario! ¡No son sino
bienes de equipo que los profesores deben utilizar para ahorrarse tiempo y trabajo!
Asignándoles a las máquinas ciertas funciones mecanizables, el profesor descolla-
rá más en el papel que le corresponde de insustituible ser humano. Podrá enseñar
a más alumnos que antes –cosa necesaria si se ha de satisfacer a la mundial deman-
da de instrucción-, y lo hará en menos horas y con menos fatigas. A cambio de su
mayor productividad, podrá exigir que la sociedad le mejore su condición econó-
mica ...”.

Según Martí Recober y Auladell Baulenas, dentro del campo de la enseñanza se


considera que las posibilidades del ordenador se corresponden, en líneas generales, con
dos grandes perspectivas203:

a) Aquella en la cual el ordenador posibilita y/o facilita la adquisición de conoci-


mientos ; el sujeto es receptor de un contenido y el ordenador trabaja como
profesor

b) Aquella en que el sujeto es el elemento básico del proceso, porque programa


el ordenador organizando sus propios materiales de aprendizaje ; el ordenador
trabaja como alumno.

Es decir, que los ordenadores, aunque, como hemos puntualizado, se comportan


básica-mente como ‘máquinas de enseñar’ al viejo estilo, trascienden en alguna medida
– al ser programables- la función que Skinner le había asignado a tales artefactos. Pode-
mos decir, con Obrist204: “Los niños crecen ahora en una sociedad informatizada y para
63

ellos es vital llegar a familiarizarse a una edad temprana con los ordenadores y aprender
a dominarlos en vez de ser dominados por ellos”. Algo parecido es lo que dice Gilman
refiriéndose a los profesores205:

“El profesor de hoy, que se da cuenta de la importancia de los recursos


multimedia para satisfacer, de forma individualizada, las muy dispersas necesida-
des educativas de sus alumnos, precisa de un servicio de soporte organizado de
manera tal que sea factible el acceso inmediato a los detalles de toda la gama de
recursos educativos con que puede contar, independientemente de su formato y de
su ubicación física”.

La verdadera eclosión de los ordenadores en la enseñanza y en todos los ámbitos


de la vi-da ocurrió en realidad en fecha relativamente reciente, a partir de los años 80 del
siglo XX. No obstante, las primeras aplicaciones de estos artilugios a la didáctica se re-
montan a la segunda mitad de los años cincuenta de ese mismo siglo (es decir, contempo-
ráneamente a las ‘máquinas de enseñar’ y a los juegos educativos, como hemos dicho)206.
De ahí que su desarrollo haya corrido paralelo al de la ‘enseñanza programada’. Gros Sal-
vat distingue cuatro fases en dicho desarrollo histórico del uso del ordenador con intencio-
nalidad educativa207:

1ª FASE: Los modelos clásicos (1950-1960).

Utilización tutorial o ‘Software’ educativo: PLATO, TICCIT

2ª FASE: Búsqueda de modelos más abiertos (1960-1970)

3ª FASE: Enfasis en los modelos de aprendizaje por descubrimiento (1970-1980)

Programas de práctica y ejercitación (‘drill & practice’)

Modelos generativos y matemáticos o

Simulación asistida por ordenador

Juegos

Resolución de problemas (lenguaje LOGO, desarrollado por Seymour Papert208)

4ª FASE: Modelos basados en sistemas expertos (1980-1990)

Lenguajes de ‘inteligencia artificial’ (LOGO, POP11, SOLO-LOGO, LISP. PRO-


LOG, etc.)
64

Sistemas de diálogo.

La aplicación de los ordenadores a la enseñanza se ha venido rigiendo, hasta el


momento, más o menos por las mismas reglas que las ‘máquinas de enseñar’: por el seco
esquema E-R de la ‘enseñanza programada’, en virtud de la cual había que hacerse las
siguientes preguntas a la hora de iniciar el estudio de cualquier nuevo organismo (inclu-
yendo al ser humano)209:

• ¿Qué comportamiento se va a establecer?

• ¿Qué respuestas son apropiadas para introducir a un programa de progresión-


aproximación que lleve hasta la forma definitiva del comportamiento?

• ¿Cómo pueden programarse los refuerzos del modo más eficiente para mante-
ner la intensidad del comportamiento?

Ahora bien, según muchos investigadores, como hemos visto, el comportamiento


humano es mucho más complejo que todo eso210:

“El esquema E-R deja fuera la gran parte del comportamiento que es expre-
sión de actividades espontáneas como el juego, la conducta exploratoria y cual-
quier forma de creatividad. El ambientalismo es refutado por el hecho elemental
de que ni siquiera las moscas de la fruta o los perros pavlovianos son iguales, co-
mo debiera saber quienquiera que estudiase la herencia o el comportamiento. Bio-
lógicamente, la vida no es mantenimiento o restauración de equilibrio sino más
bien mantenimiento de desequilibrios, según revela la doctrina del organismo co-
mo sistema abierto”.

Una opinión parecida es la que sustentan los partidarios del ‘paradigma naturalis-
ta’, que ya hemos comentado y que, según Delia Neuman, está teniendo una gran inciden-
cia en el desarrollo de una enseñanza asistida por ordenador211. Según este paradigma, no
se puede encontrar “... una ‘realidad’ única, trascendente, sino múltiples realidades in-
tangibles que existen en la mente de todos los individuos”. Para aclararlo mejor212:

“La realidad, para el naturalista, es tan indivisible como múltiple. En tanto


que reside como un todo en la mente de un individuo, la realidad no es susceptible
de ser fragmentada en variables para estudiarlas aisladamente. El separar una parte
de la totalidad altera invariablemente tanto la parte como el todo ; estudiar, por
tanto, sólo las partes por separado distorsiona la realidad que intentamos compren-
der”.
65

Lo que se ha pretendido, en definitiva, conseguir con los programas educativos de


ordenador, teniendo en cuenta lo que acabamos de decir, es lo siguiente213:

a) Que el alumno pueda expresarse en un lenguaje natural sin que deba limitarse
a frases cortas, verbos en infinitivo, supresión de artículos, etc. Que las pre-
guntas, tanto del ordenador como del usuario, puedan ser realizadas en cual-
quier momento de la interacción sin que éstas estén previamente programadas.

b) Que las preguntas y las respuestas puedan tardar un cierto tiempo para que
éstas sean lo más correctas posibles.

Tanta investigación ha dado lugar a una gran variedad de especialidades en este


tema. Los partidarios de la ‘teoría de la reproducción’, por otra parte, para los cuales, co-
mo se ha visto, la escuela capitalista no es otra cosa que un aparato diseñado pura y exclu-
sivamente con vistas a reproducir la ideología dominante, ven en este tema de la tecnolo-
gización de la enseñanza un peligro de proletarización del enseñante, en el sentido de que
éste perdería control sobre su trabajo. Así, Wright dice214:

“... los diversos procesos de rutinización de la enseñanza, en los que la


capacidad de los enseñantes para introducir sus propias ideas en sus clases se ve
reducida, pueden ser considerados como un proceso de proletarización ideológica
en el terreno de la enseñanza”.

Se refiere indudablemente Wright a la progresiva introducción en la enseñanza de


materiales programados y de tecnología. De todas formas, ante observaciones y críticas
de este tipo no podemos evitar, como ya hemos recalcado, el mostrar nuestras reservas.
De hecho, reconocemos que es posible que muchos profesores utilizarán estos materiales
(igual que antaño los libros de texto) prescindiendo de toda creatividad por parte tanto de
ellos como del alumnado ; en ese caso, sí que habría ‘descualificación’, pero previa, y no
debida al material en cuestión. Nosotros, por nuestra parte, apoyándonos en nuestra expe-
riencia propia en este terreno, seguimos creyendo que muchos de estos programas permi-
ten un amplio margen de creatividad y realización personal al docente.

Según Ferrater Mora, aunque el estudio filosófico de la técnica se halla aún en sus
comienzos, no por ello existe razón alguna para que ésta no pueda analizarse con el rigor
conceptual con el que se han analizado las ciencias. Lo que se necesitaría para tal fin no
sería más que un sistema idóneo de conceptos (v.gr., ‘trabajo’, ‘aplicación’, ‘eficacia’ o
66

‘rendimiento’, etc.) que permitieran plantear los problemas básicos de la tecnología215.


Uno de los pioneros en este campo, ya en el siglo XX, ha sido José de Ortega y Gasset,
quien distingue tres estadios dentro de la evolución histórica de la tecnología216:

a) Técnica del azar: Propia del hombre primitivo, accesible a todos los miembros
de la comunidad y casi confundida con el repertorio de actos naturales

b) Técnica del artesano: Propia de la Antigüe-dad y de la Edad Media, patrimonio


de ciertas comunidades

c) Técnica del técnico: Aparece en la época moderna, y especialmente durante la


Edad Contemporánea, con la importancia adquirida por la ‘máquina’ y la dife-
rencia no sólo entre el técnico y el no técnico, sino también entre técnico, arte-
sano y obrero ; la técnica misma predomina sobre las técnicas especiales.

En opinión de Miguel Angel Quintanilla, una filosofía de la técnica debería, al


menos, ocuparse de tres tipos de problemas, que son los que, en definitiva, plantean las
nuevas concepciones acerca de la ciencia217:

1) Problemas ontológicos: Estructura de la acción intencional, entidad de los ar-


tefactos, causalidad instrumental

2) Problemas epistemológicos: El conocimiento operacional y su estructura (el


know how), la naturaleza de una invención, relaciones entre conocimientos
científico y tecnológico, estructura de las teorías tecnológicas, la creación de
diseños

3) Problemas valorativos: Criterios de evaluación de tecnologías, los objetivos


de la acción tecnológica, implicaciones morales, políticas, económicas y cul-
turales del desarrollo tecnológico.

Carl Mitcham, creador e impulsor de la ‘Filosofía de la Tecnología’, por su parte,


desglosa las posibles implicaciones morales del desarrollo tecnológico en varios aparta-
dos: nuclear, medioambiental, biomédica, profesional e informática. Éste autor pone en
cuestión –desde un punto de vista actualizado- la concepción ‘moderna’ de la actividad
científica, gestada a partir de Galileo, según la cual “... la ciencia tiene su mejor asidero
en la verdad y es, en tal sentido, esencialmente y bajo toda condición, beneficio-sa para
la sociedad, con la consiguiente responsabilidad de una parte de los científicos de pro-
seguir y extender sus disciplinas”218. Pero este punto de vista siempre tuvo sus detracto-
res. Así, desde Platón y Aristóteles hasta el Renacimiento, la ciencia y sus correlatos
67

técnicos eran objeto de restricciones religiosas y políticas ampliamente aceptadas. A par-


tir del Renacimiento, no obstante, y especialmente en la época de la Ilustración, tales res-
tricciones fueron suprimidas efectivamente en beneficio del ‘bienestar de la humanidad’.
Desde mediados del siglo XVIII, sin embargo, al principio como simple reacción a las
ideas científicas modernas, y más tarde debido al impacto social de la Revolución Indus-
trial y de sus efectos colaterales, surgieron una serie de reevaluaciones éticas de la ciencia
y la tecnología, resultando tres actitudes básicas a este respecto, que siguen vigentes en
nuestros días, sobre todo ante la eclosión de nuevos aportes en este campo:

Escepticismo moral Promoción moral Duda moral

La ciencia y la tecnología son for- La ciencia y la tecnología son ver- La ciencia y la tecnología constitu-
mas defectuosas de conocimiento daderas formas de conocimiento y yen formas poderosas de conoci-
y formas de acción humana social- son socialmente beneficiosas. miento y acción que a veces tienen
mente desestabilizadoras. efectos colaterales no deseados.

Según Mitcham, la amarga experiencia de Hiroshima (1945) hizo que algunos in-
vestigadores, retomando la crítica romántica de la epistemología científica y la práctica
industrial, reconocieran “... las implicaciones potencialmente adversas de algunos de sus
trabajos”, declarando su firme voluntad de ayudar a la sociedad a acomodarse a ellas y
transformando de paso el carácter interno de la ciencia. Para tal fin resultaba imprescindi-
ble la creación de un público democrático educado, y esa necesidad fue precisamente lo
que contribuyó, al menos en Estados Unidos, a que se fomentase el estudio de la historia
de la ciencia en la década de los 50, y luego -durante los 70- al desarrollo de los programas
de educación llamados genéricamente Science-Technology-Society (STS), o, lo que es lo
mismo, Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS), a los que ya nos hemos referido más arri-
ba. Esta explicación, con ser bastante plausible, no se ajusta, sin embargo, a la verdad
completa de los hechos que se describen ; al parecer hubo otras causas para el espectacular
avance que sin duda experimentaron a partir de un cierto momento tanto la ciencia como
la educación en Norteamérica. El fenómeno se inició, efectivamente, en la década de los
60, y según Ma Luisa García de Cortázar la razón fue bastante más prosaica219:

“Los espectaculares avances de la Unión Soviética, sobre todo en el desa-


rrollo de las armas nucleares y de los ingenios espaciales, alertaron a los Estados
68

Unidos sobre la posibilidad de que los soviéticos pudieran alterar el equilibrio mi-
litar establecido. De aquí que el Presidente Kennedy llegara a considerar que el
principal problema nacional, en los albores de los sesenta, era la “escasez de
doctores” (Ph.D.) y que unos años antes un estudio oficial, ‘American Resources
of Specialized Talent’, hubiera insistido en la necesidad de hacer el mejor uso po-
sible de los recursos intelectuales del país”.

Fuese como fuese, lo que queda claro es que la expansión del sistema educativo
fue una consecuencia natural de la evolución tecnológica. Y algo parecido ocurrió durante
la misma época en Europa Occidental, que iba recuperándose poco a poco de la destruc-
ción producida por la Segunda Guerra Mundial. A tenor de los sucesos que entonces se
experimentaban a escala planetaria, Mikel Dufrenne se preguntaba en 1968 acerca de los
efectos que podría tener sobre el hombre contemporáneo el desarrollo de un pensamiento
claramente ‘antihumanista’, para el cual el genocidio de Vietnam no era más que un acon-
tecimiento cotidiano y al que no parecía importarle demasiado acuciantemente que el ho-
locausto nuclear estuviese cada vez más cercano. Para este analista, actualmente la técnica
ha invadido todos los aspectos de la vida cotidiana, adueñándose del cuerpo y de la mente
de los hombres y dando lugar a un nuevo hecho que contribuye a privarles de su identidad
como tales hombres: la tecnocracia, que, en su opinión, no está nada claro que sea impres-
cindible para el desarrollo de la técnica. Los tecnócratas, en efecto, no se ocupan de las
cosas, como los técnicos, sino de los seres humanos ; son, como lo pone Dufrenne, técni-
cos de la técnica, y por eso pueden controlar tanto a los trabajadores como a los propios
técnicos. Y todos tienen que fiarse de ellos y obedecer sus designios, pues supuestamente
son ‘los que saben’. Según el punto de vista de Dufrenne, por lo tanto, la filosofía contem-
poránea “... no sólo expresa el hecho consumado de una abdicación del hombre, sino que
pone todo su empeño en consagrarla, y además la reivindica por su cuenta promoviendo
en sus dominios el advenimiento de la tecnocracia”. La única solución para la humanidad,
según él, radica en la educación. Esta resulta indispensable para que el hombre pueda en-
frentarse a los innumerables problemas que suscita la civilización industrial, con el fin de
imponer un nuevo modelo de sociedad donde se replanteen las relaciones entre el ser hu-
mano y los reinos vegetal y animal. Dufrenne concluye su libro con estas sugerentes pala-
bras220:

“... si la técnica ha de imponer en muchos lugares una nueva cara al mundo,


tal vez ésta no tendrá que ser siempre la de la violencia capitalista; pues la técnica
puede compaginarse con la naturaleza y dar lugar a una nueva belleza cuyos acen-
69

tos ya han sido pronosticados por muchos artistas. La naturaleza mecanizada, cre-
ada por el hombre, es aún testigo de la naturaleza creadora. La aparición se produ-
ce incluso allí donde se amontonan los océanos de piedra y acero y siempre llama
al hombre a recuperarla. El fuego divino de la belleza puede aún irradiar para el
habitante de ese nuevo mundo”.

Profundizando más en esta temática, la analista húngara Ágnes Heller designa a


la modernidad occidental con el término de ‘sociedad insatisfecha’ con la intención de
estudiar nuestra época “... desde la perspectiva de las necesidades, o, más concretamen-
te, de la creación de necesidades, de la percepción de necesidades, de la distribución de
necesidades y la satisfacción de necesidades”. Este proceder tiene, en su opinión, dos
ventajas desde un punto de vista métodológico221:

a) Nos permite ver la modernidad desde una perspectiva totalizadora.

b) Presenta la posibilidad de combinar dos discursos distintos:

• El discurso de la filosofía social

• El discurso de la filosofía exístencial

Heller considera a la contingencia la categoría de la esencia humana, aunque reco-


noce que los hombres no adquirieron verdadera consciencia de la misma hasta el período
moderno, es decir, hasta después de la Revolución Francesa222. Esta consciencia de la
‘contingencia no existía, desde luego, en el seno del ‘mundo premoderno’, donde se pu-
sieron en marcha una gran variedad de recursos ideológicos con el fin de proteger de la
misma a los recuerdos sociales de dominación y jerarquía ; así, Aristóteles pensaba que
los esclavos nacían, no se hacían, el brahamanismo eludió el tema mediante la ‘teoría de
la reencarnación’, que también propugnaban, como es sabido, algunos autores griegos, y
el cristianismo recurrió a la ‘voluntad de Dios’, que era la que situaba a las personas en
el lugar que supuestamente les correspondía en este valle de lágrimas. Esta división del
trabajo según la función, propia de la ‘sociedad estamental’ en la que se gestó esta manera
de pensar, fue sustituida, como sabemos, en la época moderna por una división social del
trabajo estratificada, y fue aquí donde surgió las consciencia de la contingencia223:

“Dado que la contingencia inicial de la existencia ya no es un tipo de hado


que determina nuestros modos de vida, ello denota los límites de nuestras acciones
y marca también los límites de nuestras posibilidades”.
70

El propio individuo, como lo pone Heller, se convierte en portador de posibilida-


des ; tanto la relación de éste con su ‘contexto’ inicial como ese mismo contexto se con-
vierten entonces definitivamente en contingentes: “Fue la idea de la libertad la que in-
formó de la conciencia de la contingencia, y ésta fue detectada por los pensadores más
importantes de la época posterior a la Revolución Francesa”. El concepto de ‘hado’, a
consecuencia de lo anterior, había desaparecido para siempre de la sociedad occidental
con la llegada del siglo XX. Heller piensa que, “... ahora somos mucho más conscientes
que nunca de nuestra contingencia”, como se ve reflejado en buena parte de la filos-fía
contemporánea. Así, podemos ver cómo Sartre postula que “estamos condenados a ser
libres”, mientras que Unger argumenta que podemos imaginar fácilmente no ser tanto co-
mo ser. La ‘sociedad insatisfecha’, por tanto, puede definirse como “... una sociedad en
la que tanto los acuerdos sociales como las personas se vuelven contingentes”224. Por
otro lado, Heller continúa asegurando que el sentimiento de ‘carencia’ de algo no es equi-
valente en sí mismo a la insatisfacción; ésta sólo puede sostenerse, en su opinión, si el
sentimiento de que falta algo se perpetúa o se intensifica, lo cual suele tener lugar cuan-
do225:

a) Los medios para la satisfacción de las necesidades (‘satisfactores’) que están


socialmente atribuidos a una persona o grupo de personas no están al alcance
de esa persona o grupos de personas

b) Si los satisfactores que están en principio al alcance de la persona, aunque no


socialmente atribuidos a ella, informan a la persona, crean la necesidad en la
misma y sin embargo no son (v.gr., no pueden ser) adquiridos por ella

c) Si la carencia no puede ser llenada, o eliminada, por ningún satisfactor, o si la


persona siente la carencia sin saber qué es lo que necesita.

Heller piensa que las posibilidades a) y c) corresponden, para la sociedad actual,


en gran parte a ‘necesidades irracionales’ ; según esta investigadora, por tanto, el hecho
de que una necesidad sea considerada racional y por quién lo sea depende, en definitiva,
de la atribución social, de las normas sociales y de los valores: “Las aspiraciones, normas
sociales y valores, y los modelos de satisfacción de necesidades cambian dentro de una
misma sociedad y varían de una sociedad a otra, de una cultura a otra”. Y, sin embargo,
existen casos de atribución de necesidades casi consensuales que, de hecho, son precisa-
mente las que mantienen en funcionamiento la ‘sociedad insatisfecha’; se trata concreta-
71

mente de los englobados en la opción b), que Heller relaciona con lo que ella denomina
contingencia secundaria de la vida social. Lo que en resumen pretende decir Heller es que
todas las necesidades que se formulan como exigencias son ‘racionales’, ya que exigir “...
significa que se dan razones de por qué una necesidad concreta ha de ser cubierta”. Y
en su opinión, en vista de las circunstancias a que ha llegado la sociedad actual en Occi-
dente, podemos concluir lo siguiente226:

a) Es razonable aspirar a aumentar la autodeterminación en cualquier sistema o


esfera, incluida la vida cotidiana, independientemente de si en otras esferas o
sistemas se ha desencadenado no el mismo proceso.

b) Es razonable desencadenar tales procesos en cualquier institución concreta


(producción, educación, bienestar social, cultura o arbitraje político), indepen-
dientemente de que el mismo proceso se haya desencadenado o no en otras
instituciones del mismo subsistema o de la misma esfera.

c) Es posible acentuar un aspecto de la autodeterminación, independientemente


de si se ha dado o no la autodeterminación en otros aspectos.

d) Un aumento de la autodeterminación (v.gr., democratización) no aspira a eli-


minar la división funcional del trabajo característica de la modernidad. Sin
embargo, si la pretensión de autodeterminación se ve coronada por el éxito, la
acción transfuncional puede acumular fuerza dentro de la institución concreta,
así como a nivel de instituciones interrelacionadas.

e) La lógica de la democracia, si crece y avanza, puede así convertirse en la lógi-


ca dominante de la modernidad, afirmando su primacía sobre las ‘lógicas’ del
capitalismo y de la industrialización, aunque no las elimina por completo:

“Las necesidades de autodeterminación no reducen los deseos a un estado


de estancamiento ; una vez las necesidades de autodeterminación empiezan a cu-
brirse a una escala que va en aumento, se puede razonablemente asumir que de
ello se derivará una difusión de deseos en satisfactores de diferente cualidad y ca-
lidad y no un nuevo tipo de ascetismo o abnegación”.

Heller es perfectamente consciente de lo utópico de su proyecto de ‘radicalización


de la democracia’ y, sin embargo, no está, desde luego, de acuerdo en asociar ‘utopía’
con imprácticabilidad. Algo parecido es lo que pensaba Herbert Marcuse cuando en 1972
creía llegado el final de la utopía ; para él, en efecto, existía entonces la posibilidad real
de una transformación en el entorno técnico y natural que conduciría a nuevas formas
individuales y sociales del vivir sobre la Tierra, efectuando algunos cambios227. Marcuse
partía de la premisa de que el mundo nuestro no es libre, de que el hombre y la naturaleza
72

se dan en condiciones de ‘enajenación’, o sea, diferentes de lo que realmente son. Este


pensador desarrolló ese concepto desde tres puntos de vista, según la influencia recibida
respectivamente de Hegel, Marx y Freud. Según él, en el neocapitalismo actual el hombre
se encuentra progresivamente enajenado y tiende cada vez a quedar más ‘objetivado como
mercancía’, ‘reificado’228. Esta situación, según se mire:

• Es negativa, porque está fundada sobre el trabajo enajenador.

• Es positiva, porque encierra en sí misma la posibilidad de negación.

En efecto, según Marcuse, la versión actualizada del capitalismo muestra sus pun-
tos débiles con mayor facilidad que el capitalismo del siglo XIX, ya que el progreso tecno-
lógico:

a) Disminuye la cantidad de ‘trabajo vivo’ (sub-jetivo)

b) Lo subordina a las necesidades objetivas de la producción y bienestar.

De esta forma se impide al hombre, en su opinión, desarrollarse espiritualmente y


realizarse como tal hombre. El ser humano queda así convertido en ‘hombre unidimensio-
nal’. La salida de esta trampa la ve Marcuse a través del psicoanálisis. A su parecer, aun-
que esta sociedad neocapitalista se empeñe en demostrarnos lo contrario, la felicidad es
un valor cultural. Lo que pasa es que nosotros mismos nos negamos a ser felices. El psico-
analista Erich Fromm opina algo parecido. Para él, el hombre actual tiene que escoger
entre ser libre o no, practicar una ética biófila (seguir los ‘instintos de vida’) o hacerse
necrófilo (dejarse llevar por los ‘instintos de muerte’), progresar o regresar. Debe elegir,
en suma, entre el ‘síndrome de crecimiento’ y el ‘síndrome de decadencia’229.

Refiriéndose al concepto de ‘libertad’, Fromm apunta que no es lo mismo ‘libertad


de’, cuya noción conduce directamente al egoísmo, que ‘libertad para’, que compromete
al individuo consigo mismo. Según este autor, la libertad es algo que el individuo ha con-
seguido al final de una trayectoria histórica, a través de un moldeamiento de la sociedad
sobre su propia individualidad. Es este un camino plagado de dificultades (ya lo vimos
más arriba), que se extiende en el plano individual, como indica el psicoanálisis, a lo largo
de toda la evolución de la personalidad, desde la infancia hasta la edad adulta. El no ser
73

capaz de superar satisfactoriamente todos los escollos puede desviar al individuo del ca-
mino correcto y producirle ‘males’: rebeldía, soledad, impotencia, ansiedad, etc.230 Para
Fromm, en efecto, el amor es un acto de fe nacido de la libertad, que necesita unas condi-
ciones de madurez personal para su desarrollo y un arte especial para su puesta en prácti-
ca. Como es de suponer, la vida en las ciudades actuales no ofrece precisamente ese caldo
de cultivo ideal que Fromm busca. Marcuse, por su lado, desde su óptica freudiana, diag-
nostica que la humanidad padece un ‘complejo de culpabilidad’ ante los demás, y esta
percepción se convierte en una relación dialéctica al sentirnos todos culpables ante todos.
En opinión de Isaiah Berlin, por último, la tradición básica del pensamiento político occi-
dental se asienta en tres pilares ideológicos, todos ellos de naturaleza utópica231:

1) Que todo problema auténtico sólo puede tener una solución correcta, y todas
las demás son incorrectas

2) Que existe un método para descubrir esas soluciones concretas

3) Que todas las soluciones correctas deben ser, como mínimo, compatibles entre
si.

En la actualidad se detecta, según Berlin, una cierta tendencia a desconfiar de las


utopías: “... los que creen que es posible la perfección social tienden a ser acusados por
sus adversarios de intentar imponer un orden artificial a una humanidad reacia, de inten-
tar encajar a seres humanos, como ladrillos, en una estructura preconcebida, de materia-
les a la fuerza en lechos de Procustes y de viviseccionar hombres vivos para materializar
un programa que se defienda fanáticamente”. De ahí que nuestra época haya sido testigo
del enfrentamiento entre dos posiciones al parecer irreconciliables232:

a) Los que creen que existen valores eternos que vinculan a todos los hombres,
y que los hombres no los han identificado o com-prendido todos aún por care-
cer de la capacidad moral, intelectual o material necesaria para captar ese obje-
tivo (v.gr., marxistas, socialistas y otros ‘optimistas’)

b) Los que afirman que los deseos, puntos de vista, dotes y temperamentos de los
hombres difieren permanentemente entre sí ; que los hombres sólo pueden vi-
vir vidas plenas en sociedades que tienen una textura abierta, en las que la va-
riedad no si tolera simplemente, sino que se aprueba y se estimula.
74

PRECURSORES: EL PENSAMIENTO
MEDIEVAL

Fe y Razón

Según Guillermo Lusa, la primera fase de la eclosión en todo Occidente del méto-
do científico coincidió en el tiempo con la transición del feudalismo al capitalismo233:

“… la aparición del excedente, fruto de las mejoras técnicas introducidas


en la baja Edad Media, impulsa el desarrollo de una expansión comercial, sobre
todo por vía marítima, que hace posible una primera acumulación de capital flui-
do. En el campo de las artes y de las técnicas se puede apreciar un acusado interés
por las artes prácticas, en detrimento de la contemplación pasiva y desinteresada
… La habilidad personal, cualidad lógicamente muy apreciada durante la época
artesanal, resulta sensiblemente devaluada. La manufactura ha dividido el proceso
productivo en diversas operaciones elementales sencillas, capaces de ser efectua-
das ‘mecánicamente’ por cualquier persona. No es extraño, por lo tanto. Que apa-
rezcan problemas de planificación, de elección de méto-dos, de estudio cuantitati-
vo de los fenómenos”.

El investigador alemán Wolfgang Ströbl, por su parte, sitúa el comienzo de la


ciencia moderna, coincidiendo en esto con Guillermo Lusa, en los siglos XIII y XIV, épo-
ca en la que se produjeron los fenómenos socioeconómicos que acabamos de Exponer.
Así dice234:

“Sobre todo, son dos las escuelas que destacan en este adelanto y que han
tenido mucha influencia positiva hasta, los siglos XVI y XVII, a saber: los llama-
dos ‘terministas’, en la Sorbona de París (Jean Buridan, Nicole Oresme, Albert de
Sajonia, Marsilius von Inghen) -in terminis quiere decir: simbolización de nocio-
nes- por letras, en la lógica y en las ciencias matemáticas y físicas, y acaso con
más importancia e influencia todavía la hasta ahora menos conocida escuela de
los ‘calculatores’ -el nombre coetáneo ya indica su predilección por el cálculo ma-
temático en las ciencias- que se ha formado en la primera mitad del siglo XIV en
el Merton College de Oxford (Thomas Bradwardine, Richard Swineshead (Suis-
set) y William Heytesbury)”.

Para otros autores, estos fenómenos socioeconómicos que acabamos de esbozar


comenzaron a producirse gradualmente desde bastante antes, en el transcurso de la Plena
75

Edad Media. El rasgo más característico de dicho período es que se trató de una época de
progreso que, comenzando a mediados del siglo X, se haría notar con mayor intensidad a
partir del XI, iniciándose entonces una época de expansión. La causa fundamental de este
fenómeno estuvo constituida por una serie de avances técnicos que auxiliándose en una
climatología favorable trajeron consigo el aumento de productividad del suelo, así como
una extensión de la superficie cultivable. Como resultado de todo lo anterior se produjo
un importante auge demográfico. Los datos referentes a la población, por otro la-do, son
por los general indirectos y únicamente permiten establecer hipótesis difíciles de corrobo-
rar ; fundamentalmente destaca el crecimiento de los núcleos de población, tanto rurales
como urbanos, apareciendo incluso nuevos núcleos en comarcas anteriormente despobla-
das. Al aumentar la población en esas zonas aumentó correlativamente en ellas el valor
de la tierra ; ese alza de los precios da noticia de una mayor necesidad, con lo que se ha
calculado que la población de Europa occidental pasó de 23 millones en 1100 a cerca de
55 millones hacia 1300 (un aumento promedio de un 12‰, oscilando según localida-
des)235.

En la distinción de las sociedades urbanas con respecto a las rurales intervino la


formación progresiva de lo que se ha denominado un ‘estado de espíritu’ peculiar, susten-
tado en una mayor responsabilidad del individuo sobre sí mismo debido a la carencia o
insuficiencia de los respaldos que facilitan la propiedad de la tierra o la pertenencia a un
linaje, lo que se tradujo en la multiplicación de las asociaciones asistenciales, profesiona-
les o para el ejercicio del poder, muchas de ellas exclusivamente peculiares del medio ur-
bano. Residir en las ciudades obligaba, en suma, a la práctica de una convivencia más es-
trecha, aunque a veces menos personalizada, debido a la misma densidad de población y
a infinidad de problemas de orden organizativo que surgían día a día. Tales funciones de
sociabilidad necesitaban, para ejercerse, condiciones y lugares específicos: plazas, igle-
sias, cementerios, baños públicos, tabernas, molinos, fuentes y lavaderos, etc. De éstos,
la plaza urbana constituía el crisol donde se creaba una ‘cultura popular’, un folklore urba-
nizado laico, satírico y paródico, creador de refranes y formas de hablar, que los escritores
recogieron más adelante en contacto con los valores culturales eclesiásticos y aristocráti-
cos236. Con esta cronología coincide también Roberto Bergadà, quien sitúa los primeros
pasos del renacer científico en la Europa Occidental cristiana “… en las décadas que
cierran el siglo XII e inauguran el XIII”. En ese ‘primer renacimiento’, como él lo llama,
76

jugaron un papel trascendental las obras científicas árabes, que según referencias ya se
tradujeron al latín a partir del siglo IX, aunque las más antiguas que se conservan datan
del siglo XII, y las referidas a matemáticas proceden al parecer de la traducción al árabe
de obras hindúes, y no griegas, como generalmente se ha supuesto. Bergadà lo explica237:

“En el terreno concreto de la matemática, el bagaje transmitido por los ára-


bes al mundo occidental era mucho más amplio y completo que el que poseyera
la ciencia griega en su época de máximo esplendor. Tal enriquecimiento no se de-
bía a la creatividad de los propios árabes, sino a la asimilación que habían efectua-
do de la matemática hindú … Los matemáticos hindúes practicaban la extracción
de raíces cuadradas y cúbicas, habían ideado métodos para la sumación de series
aritméticas y geométricas, resolvían ecuaciones determinadas e indeterminadas de
primer y segundo grado y habían elaborado tablas trígonométricas para la función
seno”.

Pensamiento del Islam

En opinión de Ahmed Djebbar, habría que precisar que la expresión ‘transmisión’,


usada constantemente, incluso por los historiadores de la ciencia, para hablar de la circula-
ción de las matemáticas árabes, esencialmente a partir de España, el Magreb y Sicilia, no
es la más adecuada. Fuera de algunas iniciativas aisladas (como fue la ayuda prestada por
ciertos mozárabes hispanos a traductores latinos que no dominaban el árabe) prevaleció
más bien la actitud contraria: no sólo no se pensaba en difundir hacia el norte lo producido
en el sur, sino que se intentaba disuadir a quienes lo pretendían. Así pues, es mejor hablar
de un fenómeno de apropiación por parte de los europeos cristianos de la ciencia greco-
árabe medieval238:

“Además hay que insistir en el hecho de que debido a razones aún no com-
pletamente dilucidadas esta apropiación fue parcial, y demasiado selectiva en cier-
tas disciplinas. El carácter parcial de la circulación de escritos matemáticos y as-
tronómicos puede explicarse, cuando se trata de obras orientales, por el simple he-
cho de que ni siquiera eran conocidos por los científicos hispanos y magrebíes.
Podemos afirmar que es el caso de algunas obras de al-Biruni, al-Khayyam y al-
Karaji. Pero en ocasiones la explicación radica en el elevado nivel científico de
los textos y en la complejidad de su contenido, que exigía adquirir múltiples cono-
cimientos todavía no disponibles en Europa al inicio del gran fenómeno de la tra-
ducción, a principios del siglo XII.
Por lo que concierne al carácter selectivo de las traducciones, no se refiere
sino a un campo de las matemáticas, el que trata de las herencias, que representa
un capítulo importante cuantitativamente en la práctica matemática de los países
77

islámicos. Por eso, a pesar del interés del último capítulo del famoso libro de álge-
bra de Al-Kwarizmi, parece que no fue traducido al latín. La explicación más vero-
símil hay que buscarla en el carácter religioso de dicho capítulo, en el que se tratan
problemas de donaciones según el Derecho musulmán”.

Para el Islam es una y la misma ley la que domina tanto la vida religiosa como la
vida política, social y cultural. De ahí el interés de los musulmanes desde un primer mo-
mento por el conocimiento (‘ilm’), pues para ellos “... todo conocimiento es pensado
como algo sagrado, puesto que es algo que conduce al hombre a encontrar manifestacio-
nes de la divinidad”. Tal definición de conocimiento incluye dos características, según
Ramón Guerrero239:

a) Unidad, que se manifiesta como ‘teofania’ en la multiplicidad de formas y


seres de la naturaleza

b) Trascendencia como vía de acceso a la divinidad.

Para adquirir ese conocimiento a los pensadores árabes no les bastó con interpre-
tar los textos del ‘Corán’. Los musulmanes medievales (en virtud de su tolerancia) se
dejaron influir por el pensamiento de los pueblos conquistados y bebieron de sus fuentes.
Así, su ética (recurso a la razón, uso de la amistad y moderación del deseo) proviene de
Persia y de la India, y en lógica y metafísica la influencia fue básicamente griega, a través
de una inusitada concordancia Platón-Aristóteles. Dicho equilibrio entre ambos autores,
opinión aceptada mayormente por autores árabes como AlKindi y Al-Farabí, provenía de
la lectura indiscriminada de comentaristas aristotélicos y autores neoplatónicos (como el
Pseudo-Aristóteles). En resumen, podemos detectar dos tendencias dentro de la filosofía
árabe240:

a) Neoplatonismo básico con una estructuración profunda hermético-pitagórica,


según el cual el saber humano reposa en la interpretación simbólica de los fe-
nómenos físicos y de las matemáticas.

Esta tendencia, representada principalmente por Suhrawardi (S. XII-XIII), crista-


lizó en la secta del sufismo (‘tassawuf’). Los sufíes, más que filósofos, eran unos místi-
cos, y proponían la vía (‘tariqa’) de la iluminación interior, por la que el alma puede
alcanzar su unión con Dios (“aniquilación en Aquel en quien pensamos”).
78

b) Neoplatonismo aristotelizado, según el cual el fin de la ciencia consiste en en-


contrar el lugar de las cosas en un sistema racional.

Es la filosofía propiamente dicha, practicada por los ‘falsafa’ (filósofos). La filo-


sofía árabe no es importante como pensamiento original. Sus principales autores son
esencialmente comentaristas de fuentes clásicas. Por tanto, hay que valorarlos más que
nada como transmisores de cultura. Como dice Bertrand Russell241: “Los mahometanos
y los bizantinos, aunque carecían de la energía intelectual requerida para innovar, pre-
servaron el aparato de la civilización –educación, libros y ciencia. Ambos pueblos
estimularon a Occidente a emerger de la barbarie”. Su representante principal es Ibn-
Sina (Avicena, 980-1037). Su pensamiento se basa en tres nociones capìtales242:

1) Existencia (‘esse’): Accidente que se agrega a la esencia (‘quidditas’)

2) Unidad del Intelecto Agente: Ascensión en la potencia del entendimiento al


acto

3) Distinción entre la Esencia y la Existencia en los seres creados, correspon-


diente a su unión en Dios.

Para Avicena, igual que para el resto de los ‘falsafa’, el cometido de la filosofía
estriba en hallar un camino para que la razón humana pueda llegar a la verdad revelada243.
Con esa intención, según Guerrero244, “... recogió las aportaciones de sus antecesores y
supo organizarlas en un sistema completo, para cuya elaboración tomó como base la
clasificación aristotélica de las ciencias”. Su lenguaje es bastante aristotélico, aunque
sus conclusiones resulten más bien neoplatonizantes, como era de esperar. Define la
‘sabiduría’ exactamente igual que el estagirita: Conocimiento de la totalidad del ser en
sí mismo y de aquello que es necesario para la acción humana245. Por eso cree que hay
que alcanzar tanto la sabiduría teórica (estudio de la verdad) como la sabiduría práctica
(estudio del bien). Nos limitaremos a desarrollar sus ideas sobre Metafísica. Define
Avicena al Ser como la primera impresión que recibe el alma, y ésta lo recibe por dos
vías246:
79

- Intuición directa (percibirse a sí mismo)

- Experiencia sensible (noción común a todos los seres concretos y naturales).

Aquí surge el concepto de necesidad relativo al ser, como aplicación ontológica


de la teoría lógica de la modalidad. En este sentido se puede contemplar al ser desde tres
puntos de vista:

- Ser Necesario (no es posible que no exista) - Dios

- Ser Posible (no existe necesariamente)

- Ser Imposible

Del ‘ser posible’ se deduce el concepto aristotélico de ‘materia’, como condición


previa de todo lo real. Es la teoría del hilemorfismo, que en Avicena se traduce en dos
conceptos247:

• Esencia = Naturaleza propia de una cosa, aquello por lo que ésta es lo que es

• Existencia = Ser real de la cosa, cuya esencia conocemos por la definición.

En este sentido podemos, pues, decir que la existencia del ‘ser posible’ está deter-
minada por la causa, mientras que el ser necesario ‘por sí’ posee en sí mismo la razón de
su existencia. Será, por tanto, uno, único, incausado y causa primera (el primer motor
inmóvil de Aristóteles). Por influencia neoplatónica deducirá Avicena de aquí la eterni-
dad del universo creado, pues ésta procede del ser necesario por un proceso emanativo
realizado por vía intelectual. Para explicar esto último hace uso Avicena de la teoría
aristotélica del alma. A la existencia del alma se llega por las dos vías de conocimiento
que antes nombramos248:

- Intuición de sí mismo (argumento del „hombre volante‟, precursor del cogito


de Descartes)

- Intuición sensible (suposición de un principio no-corpóreo que otorgue vida


al cuerpo.
80

Después de distinguir, como Aristóteles, entre tres tipos de alma (vegetativa,


sensitiva y racional) se concentra en el intelecto, para distinguir en él cinco grados o
niveles del mismo249:

1) Intelecto Material (posibilidad absoluta)

2) Intelecto en hábito (posibilidad que dispone de lo necesario para ejercer una


actividad)

3) Intelecto en acto (posibilidad que posee algo que puede ejercer totalmente)

4) Intelecto adquirido (piensa realmente los inteligibles y es consciente de su


actividad intelectual ; sólo lo alcanzan algunos elegidos: los Santos.

5) Intelecto agente (Dios, en el que se encuentran todas las formas inteligibles,


que confiere al intelecto humano por iluminación).

Esta clasificación, como vemos, es más neoplatónica que aristotélica. Recuerda a


la versión platónica de los grados del conocimiento: experiencia, arte y filosofía250, co-
rrespondiéndose esta última con el ‘intelecto adquirido’ avicenista. Según Guerrero, aun-
que tal vez se pudiera hablar de una posible influencia visigótica en la filosofía hispano-
árabe, su verdadero origen está relacionado con el Califato de Córdoba251. Este fue creado
por una rama de los Omeyas que se habían visto obligados a emigrar de Bagdad al ser
destronados por la reacción chiíta. El califato duró hasta 1031, en que se desmoronó en
diversos ‘reinos de Taifas’, y entonces fue, precisamente, cuando dio comienzo el esplen-
dor de la filosofía y la ciencia arábigo-andalusí. Citemos a este respecto a Al-Saqundi,
historiador de la época252:

“Cuando, después de fragmentado este imperio, se alzaron los reyes de


Taifas y se dividieron el territorio, los más ilustres súbditos estuvieron unánimes
en reputar favorable tal decisión, pues ellos animaron el mercado de las ciencias”.

No era la primera vez que la decadencia política de un país propiciaba el floreci-


miento en el campo intelectual. Algo parecido había ocurrido en Grecia con la crisis de
la ‘polis’ y el auge del pensamiento filosófico. En España, pues, fue donde se desarrolló
lo que quedaba de la cultura árabe de siglos anteriores, a manos de autores como Avem-
81

pace, Averroes e Ibn-Tufayl. Avempace (‘Abu-Bakr’, ? – 1138) es importante mayor-


mente por un libro, ‘Régimen del solitario’, en el cual propone el régimen político del
Estado perfecto, a la manera de Platón. Para ello se inspira en Al-Farabí, el cual retoma
la idea platónica de que el filósofo es el único que por su sabiduría es capaz de afrontar
la renovación del Estado. Avempace no es tan idealista: se plantea el problema de la
perfección humana, y proclama la “... imposibilidad de que la filosofía pueda realizar los
cambios oportunos y necesarios en el Estado”253. Propugna Avempace la razón ética
individual, basándose en el ideal contemplativo aristotélico (‘Etica a Nicó-maco’). Según
él, el fin último del hombre es la realización plena de su vida (consistente. en términos
avicenianos, en unir el intelecto humano con el intelecto agente), y esto es imposible en
sociedad ; sólo puede conseguirlo el Solitario (el ‘santo’ de Avicena). Averroes (‘Ibn-
Rushd’, 1126-1198) recibió precisamente de Ibn-Tufayl el encargo de comentar las obras
de Aristóteles, y a través de esos comentarios se propuso poner en claro su verdadero
significado254. Fue, pues, más que nada, comentarista. Para él la filosofía consiste en el
estudio reflexivo del universo, que nos da a conocer a su Artesano o hacedor, y a este
respecto dice255i:

“Como realmente los filósofos antiguos estudiaron ya con el mayor esmero


todas las leyes necesarias para el recto método en las investigaciones filosóficas,
convendrá que nosotros pongamos manos a la obra de estudiar los libros de dichos
filósofos antiguos”.

La importancia de Averroes radica en su influencia en el medioevo cristiano a


través del llamado „averroísmo latino‟, que se basaba en tres teorías supuestamente su-
yas256:
- Doctrina del Intelecto

- Doctrina de la Integridad de la Materia

- Doctrina de la ‘Doble Verdad’.

Las dos primeras doctrinas, en realidad, son más de Avicena o Al-Farabí que de
Averroes, y en cuanto a la tercera, se basa en una errónea interpretación de este último
por los monjes medievales. La teoría de la ‘doble verdad’ distingue claramente entre dos
82

verdades: la de la religión y la de la ciencia. Para Averroes, en cambio, sólo hay una


verdad, aunque hay diversas vías para acceder a ella, y no dos, sino tres (retórica, dialécti-
ca y demostrativa), lo que provoca la existencia de tres tipos de hombres257:

1) Los que “viven por la imaginación más que por la razón” (vía retórica → reli-
gión)

2) Los que “tienen las mismas creencias que la gran mayoría del pueblo, pero
necesitan razones para creer” (vía dialéctica → teología)

3) Los que “se elevan por encima de todos ... y logran conocer la verdad en toda
su pureza” (vía discursiva → filosofía).

Como puede verse, esto no es más que una nueva versión, adaptada al mundo
árabe, de los grados del conocimiento de Platón. Con ello Averroes se muestra coherente
consigo mismo, dado que su pensamiento, como decíamos, es más que nada una exégesis
de la obra de los filósofos griegos, especialmente Platón y Aristóteles.

La Escolástica

El desarrollo del pensamiento europeo a lo largo de la Edad Media se había produ-


cido en diferentes etapas, que Paul Vignaux adscribe a lo que él denomina humanismo
medieval y que se corresponden con otros tantos ‘renacimientos’. Según este autor, en
efecto, la ‘escolástica’ apareció en el horizonte intelectual europeo en los siglos XII-XIII
de nuestra era, y significó la sustitución paulatina de la filosofía platónica – implantada
en todo el mundo cristiano desde San Agustín- por la aristotélica. Normalmente se supone
que la cultura del mundo antiguo no volvió a Europa hasta el llamado ‘renacimiento italia-
no’ de los siglos XV-XVI. Sin embargo, la realidad fue otra: el pensamiento de los griegos
fue entrando en el escenario europeo poco a poco a lo largo de toda la Edad Media. Cada
una de dichas etapas de recuperación se podría considerar, efectivamente, como un nuevo
Renacimiento258. Vignaux da el nombre de ‘renacimiento carolingio’ al movimiento inte-
lectual que tuvo lugar en la actual Francia durante el reinado del Emperador Carlomagno,
el cual se propuso elevar el nivel cultural de su Imperio259. Para tal fin creó la Escuela
83

Palatina de Aquisgrán e hizo venir allí a los mejores intelectuales de toda Europa. La idea
que guiaba a Alcuino de York (730-804), principal impulsor de la mencionada Escuela,
no era otra que “levantar en Francia una nueva Atenas, superior a la antigua, puesto que
tendría las enseñanzas de Cristo”. La nueva cultura se compondría, pues de dos aspectos:
‘artes liberales’ y ‘dones del Espíritu Santo’260.

Siete artes liberales Siete dones del Espíritu Santo

TRIVIUM:

Gramática Sabiduría

Dialéctica Entendimiento

Retórica Ciencia

QUADRIVIUM:

Aritmética Consejo

Geometría Piedad

Astronomía Fortaleza

Música Temor de Dios

En Juan Escoto Eriúgena, por otro lado, se nota todavía bastante la influencia pla-
tónico-agustiniana. Para él la máxima felicidad reside en la inteligencia de las palabras
divinas, derivada de la interpretación conveniente de las Escrituras. A partir de ahí, Eriú-
gena ve cuatro momentos en la naturaleza261:

1. Que crea y no es creada – DIOS (principio)

2. Que crea y es creada – IDEAS

3. Que es creada y no crea – SERES

4. Que ni es creada ni crea – DIOS (fin)

Todo este esquema –derivado de la interpretación por parte de su autor de las obras
del Pseudo Dionisio Areopagita y de Boecio- no es más, como puede comprobarse, que
una versión sui generis de la ‘teoría de la iluminación’ de San Agustín262. Como conclu-
sión se saca que tanto las ‘ideas’ como las ‘cosas’ constituyen una teofania (o manifesta-
84

ción de Dios, antecedente de la misma concepción que siglos más tarde encontraremos
en Spinoza) ; Copleston concluye263:

“Juan Escoto logró una conciliación satisfactoria en lo que concierne al


punto de vista subjetivo del filósofo. Desde luego, eso no altera el hecho de que
no pocos enunciados, si se toman aisladamente, afirmen una doctrina panteísta ni
de que otros … son irreconciliables con la enseñanza teológica ortodoxa … Pero,
sea o no ortodoxa, la obra [De divisione naturae] testimonia una mente aguda y
poderos, la mente de un filósofo especulativo que sobresale extraordinariamente
entre todos los pensadores de su época”

En el siglo XII entran en Europa, a través de la España musulmana, las obras de


Lógica de Aristóteles, en el siguiente orden264:

1. 1100-1120 – Logica Vetus: ‘Categorías’, ‘De la interpretación’

2. 1120-1160 – Logica Nova: ‘Analíticos’, ‘Tópicos’, ‘Disputaciones sofísticas’

A la luz de dichas obras aristotélicas el pensamiento cristiano alcanza un nuevo


auge. Surgen numerosos autores como Hugo de San Víctor, San Anselmo de Canterbury
con su ‘prueba ontológica’ de la existencia de Dios265, utilizada siglos más tarde por todos
los pensadores ‘racionalistas’, empezando por Descartes, como veremos, a pesar de las
numerosas críticas de que siempre fue objeto. Santo Tomás de Aquino fue el primero en
criticar la prueba anselmiana desde el punto de vista de la lógica aristotélica. Puesto en
forma silogística, se concede la premisa mayor (que por Dios se entiende el ser mayor
que puede pensarse), pero se distingue la premisa menor (que dejaría de ser lo mayor y
más perfecto que se puede pensar si no existiera actualmente). En efecto, se concede que
dejaría de ser lo sumo; pero el hecho de que si no tuviese existencia extramental dejaría
de ser lo sumo es admitido sólo en el orden real, no en el orden ideal. Duns Escoto intenta,
en cambio, una defensa de esta prueba proponiendo partir de que Dios es un ser cognosci-
ble sin contradicción. Esto, según Ferrater Mora, equivale a la no aceptación de la prueba
ontológica por parte del Doctor Angélico, es decir, de Duns Escoto266.

En el siglo XI tenemos, además, a Pedro Abelardo, que revivió el ‘problema de


los universales’ (la crítica aristotélica a las ‘ideas’ platónicas, en su versión medieval267)
a raíz de la traducción por Boecio de la Isagoge de Porfirio, que planteó cuestiones de
índole ontológico: determinar qué clase de entidades (materiales o inmateriales) son los
85

géneros y especies caso de subsistir268 ; este autor no dio una respuesta propia a estas
preguntas, sino que las abordó a la manera de Aristóteles269:

a) Un universal pertenece entero a cada uno de sus inferiores ; no puede, pues,


ser una ‘cosa’.

b) Si los universales fuesen pensamiento, no serían pensamiento de nada.

c) Los universales son algo real, incorpóreo que no se da aparte de lo sensible,


pero que es entendido aparte de lo sensible

A lo largo de la Edad Media se adoptaron tres posturas básicas ante esta temáti-
ca270:
1) Realismo (universalia ante rem: Los ‘universales’ existen previamente a las
cosas ; Fredegisio juan Escoto Eriúgena, Remigio de Auxerre, Odón de Tour-
nais, etc)

2) Nominalismo o ‘conceptualismo’ (universalia post rem: Los ‘universales’ no


existen por ellos mismos, sino que están después de las cosas ; es la postura
de Abelardo, según el cual los ‘universales’ no existen independientemente de
las cosas en las que están ejemplificados. Por otro lado, un universal no es una
materia ; no es ni cosa ni sustancia, sino una propiedad de la sustancia, y como
tal no es esa misma sustancia271)

3) Realismo moderado (universalia in re: Los ‘universales’ existen realmente,


pero sólo como formas de las cosas particulares)

En opinión de H. Collin272, conviene considerar los universales en tres esferas,


que coinciden en gran medida con las anteriormente citadas: como arquetipos en la mente
de Dios, como esencias en las cosas y como conceptos mediante los cuales hablamos de
las cosas. Th. Zingliara, por su parte, descubre cinco formas de ‘universal’273:

1) El universal como tal como existe en lo singular

2) El universal lógico, establecido formaliter

3) El universal metafísico o ‘directo’

4) El universal respecto al modo de concebir las cosas, o ‘precisivo’

5) El universal concebido concreta y abstractamente.


86

El conceptualismo de Abelardo fue considerado en conflicto con la enseñanza de


la Iglesia y, por tanto, declarado herético a instancias de Bernardo de Clairvaux, el prin-
cipal adversario de Abelardo, con quien sostuvo una intensa polémica. Ya en el siglo XIII
surgió un nuevo tipo de institución, destinado a difundir esa nueva cultura: las Universida-
des. Los primeros Centros universitarios en ser fundados fueron Oxford y París. En un
principio había en ambos sólo cuatro Facultades: Derecho, Medicina, Artes y Teología.
De éstas, las dos últimas son las más interesantes desde un punto de vista filosófico. Las
Facultades de ‘Artes’ se especializaban en Lógica y Gramática. Estos temas se discutían
en grupo de dos formas distintas: ‘quaestiones disputatae’ (disputas sobre un tema deter-
minado de antemano) y ‘quaestiones quodlibetales’ (disputas sobre un tema libre). Apar-
te de la Logica Vetus y la Logica Nova, o ‘logica antiquorum’, procedente del co-
mentario de las obras lógicas de Aristóteles y de otros autores clásicos, sobre todo por au-
tores de la Universidad de Oxford (calculatores), se va desarrollando una nueva lógica
como resultado del trabajo de pensadores cristianos del siglo XIII, especialmente en la
Universidad de París ; es lo que se denominó ‘lógica modernorum’, con autores tales co-
mo Guillermo de Shyreswood, Lamberto de Auxerre y Pedro Hispano. En las Facultades
de ‘teología’, por otra parte, se forman dos tipos de autores: sentenciarios (recogían
‘sentencias’, o citas textuales a tener en cuenta) y sumistas (reunían lo esencial de los da-
tos esparcidos en forma de sentencias): el citado Hugo de San Víctor, Pedro Lombardo,
Juan de Salisbury, Gundissalinus, Guillermo de Moerbeke, etc274.

Igual que el pensamiento de San Agustín no había sido más que una readaptación
de la filosofía neoplatónica a las necesidades de la fe cristiana, en el siglo XIII, ante la
avalancha de nuevas ideas de corte aristotélico que llegaban a Europa a través de la Espa-
ña musulmana, se hizo necesario confeccionar una nueva síntesis adaptada a los nuevos
tiempos. Ese fue el origen de la ‘escolástica’, surgida del nuevo movimiento universitario
y cuyo pensador más representativo fue Santo Tomás de Aquino. La nueva tendencia filo-
sófica brotó, como se ha visto, a partir de dos ramas iniciales: la Escuela de Oxford, con
Robert Grosseteste y Roger Bacon, y la Escuela de París, con Alejandro de Hales, San
Buenaventura, precursores del ‘nominalismo’, y Alberto Magno como figuras más desta-
cadas. Para Santo Tomás de Aquino, discípulo predilecto del último de ellos, como se
sabe, y en cuya relación intelectual se pueden detectar, según algunos, rasgos de ‘herme-
tismo’ (lo cual, en nuestra opinión, no sería de extrañar, dadas las conocidas inclinaciones
87

‘científicas’ de su maestro y la época en que florecieron ambos pensadores)275, cualquier


actividad de la razón habría de estar supeditada a los requerimientos de la fe cristiana más
ortodoxa. Creía, no obstante, en la utilidad de la razón, que serviría básicamente para tres
cosas276:

1. Demostrar los preámbulos de la fe277

2. Aclarar mediante comparaciones las verda-des de la fe

3. Rebatir las objeciones contra la fe.

La teoría del conocimiento del Aquinate se basa en Aristóteles, como la del árabe
Avicena278 y el hispano-árabe Averroes, que le precedieron y probablemente le influye-
ron, y se fundamenta en tres conceptos básicos279:

a) Abstracción: proceso mediante el cual el sujeto que conoce recibe el objeto


(sacar lo ‘universal’ de lo ‘particular’: inducción)

b) Entendimiento agente (alma humana): actualiza los inteligibles, abstrayendo-


los de las condiciones materiales con ayuda de la composición, la división y
la ciencia discursiva

c) Inteligencia (propia únicamente de Dios), que aprehende con un solo acto la


esencia total y completa de la cosa.

La Metafísica del Aquinate se deriva, igual que en Aristóteles, de su teoría del


conocimiento, y es casi igual que la de aquel. Considera tres clases de sustancia280:

a) Sustancia divina: Ser necesario y eterno (Esencia = Existencia)

b) Sustancia angélica: Ser creado y eterno (sin materia)

c) Sustancia material: Ser creado y finito (con materia)

Esta última división, aunque evidentemente aristotélica y clara precursora de la


clasificación de las sustancias desarrollada siglos más tarde por Descartes281, recuerda
bastante a la división de los seres por Juan Escoto Eriúgena. Con la intención de demostrar
la existencia de Dios, Santo Tomás aporta la famosa ‘Prueba de las 5 Vías’, opuesta inten-
cionalmente a la prueba ontológica de San Anselmo282:
88

1. El movimiento como actuación del móvil: Todo lo que es movido es movido


por otro. Por tanto, si lo que mueve es movido a su vez, ha de ser movido por
otro, y éste por otro. Mas así no se puede proceder hasta el infinito … Luego
es necesario llegar a un primer motor que no es movido por nada ; y éste todo
entienden que es Dios.

2. Orden de causas eficientes: En este mundo sensible existe un orden de causas


eficientes ; pero no vemos ni es posible que algo sea causa eficiente de sí
mismo, porque de lo contrario sería anterior a sí mismo, lo cual es imposible.
Ahora bien, no es posible que en el orden de causas eficientes se proceda hasta
el infinito … Luego es necesario suponer una causa eficiente primera, que
todos llamamos Dios.

3. Contingencia o limitación en el existir: Nos encontramos con cosas que tienen


posibilidad de existir y de dejar de existir. Ahora bien, lo que tiene posibilidad
de no existir alguna vez no existe. De ahí que si todas las cosas tuviesen esa
posibilidad de no existir, alguna vez no habría existido nunca, y por
consiguiente ahora tampoco, pues de la nada no procede nada. Pero dado que
ahora existe algo, es que no todas las cosas tienen posibilidad de existir y no
existir, que algo ha de ser necesario, y esto en última instancia es Dios.

4. Grados de perfección de las cosas: Encontramos en este mundo cosas más o


menos buenas, más o menos verdaderas, más o menos nobles, y otras cualida-
des así. Ahora bien, el más y el menos se dicen de cosas diversas según la di-
versa aproximación a lo que es máximo en ese orden. Por eso ha de haber algo
que sea óptimo, nobilísimo, máximamente verdadero y, por consiguiente, má-
ximo ser. Y como lo que es máximo en un género es causa de todo lo que se
contiene bajo ese género, ha de haber un máximo ser causa de la bondad, de
la verdad, de la nobleza y de las demás cualidades por el estilo ; y éste es Dios.

5. Gobierno de las cosas: Algunas cosas que carecen de conocimiento, esto es,
los cuerpos naturales, obran con intención de fin … Ahora bien, las cosas que
no tienen conocimiento no tienden a un fin si no son dirigidas por algún cog-
noscente o inteligente. Luego existe algún ser inteligente que dirige todas las
cosas naturales a un fin, que es lo que llamamos Dios.

La relativamente rápida difusión del pensamiento aristotélico en el Occidente eu-


ropeo por intermedio del aristotelismo árabe hizo que poco a poco se fueran separando
los campos de la fe y la razón. La escolástica constituyó el último intento de poner la ra-
zón al servicio de la ortodoxia cristiana, pero se la podría considerar más bien como un
intento desesperado. Ya en los albores del siglo XIV la ‘razón’ discurre por unos derrote-
ros completamente ajenos a los de la ‘fe’. De hecho se podría afirmar que se estaba re-
produciendo un fenómeno similar al ocurrido en tiempos antiguos con la crítica de la ‘teo-
ría de las ideas’ de Platón por parte de Aristóteles. Era como volver a poner los pies en el
89

suelo y ‘llamar a las cosas por su nombre’. De ahí el título de la nueva tendencia filosófica:
nominalismo. En John Duns Scotus (Duns Scoto, 1268-1308), aunque todavía se encon-
traba bastante influido por el escolasticismo ortodoxo, podemos ver ya los síntomas del
nuevo modo de pensar, puesto que en él ya se van delimitando los campos de fe y razón.
Su pensamiento es en síntesis el siguiente283:

a) La revelación es indemostrable por ser revelación.

b) Si la existencia de Dios es demostrable (cosa que Duns Escoto no tenía en


absoluto claro, como hemos visto), no puede llegarse por la razón a una de-
mostración de muchos de los atributos que la fe confirma (credibilia).

Los ‘credibilia’ (lo que la razón estaba encargada de demostrar, según hemos visto
en Santo Tomás), o atributos de Dios, eran derivaciones todos ellos de la infinitud divina.
Volvemos, por tanto, al concepto abstracto de Dios de los filósofos griegos. Dios será, en
todo caso, una ‘voluntad infinita e omnipotente’ ; lo que Dios manda hacer como bueno
es bueno porque Dios lo manda: no precisa de demostración, por tanto284.

o Las ‘esencias’ (razón divina) no están subordinadas a la voluntad divina (la


voluntad divina determina dichas esencias porque las crea), lo que significa:

Los universales son reales (el saber de las esencias es ontológico, y no


meramente lógico).

o Lo auténticamente real no es sólo lo universal ni sólo lo individual:

Materia primo-prima (creada inmediatamente por Dios)

Materia secundo-prima (substrato de la generación y la corrupción)

Materia tertio-prima (lo plausible)

o Univocidad del ser en cuanto ser (influencia de Avicena).

Frederick Copleston no se muestra partidario de interpretar a Duns Escoto como


un pensador revolucionario, precursor directo de Ockham y de Lutero, como hacen algu-
nos comentaristas, sino más bien como un continuador sui generis del tomismo285: “Esco-
to fue, en verdad, un Doctor franciscano … Por otra parte, aunque es indudable que Es-
coto criticó opiniones tomistas en puntos importantes286, es también posible considerarle
como un continuador de la obra de síntesis a la que Santo Tomás se había consagrado”.
90

Sin embargo, marcó su impronta personal en aquella tradición, y aunque, por ejemplo,
utilizó ampliamente el ‘argumento ontológico’ anselmiano, nunca lo aceptó, como hemos
visto, como una prueba concluyente de la existencia de Dios, puesto que consideraba que
los únicos argumentos eficazmente demostrativos son los a posteriori. Según Copleston,
no obstante, aunque básicamente se vea al escotismo únicamente como una etapa en el
desarrollo de la filosofía medieval, hay que reconocer que de facto colaboró a estimular
el pensamiento crítico de autores posteriores del mismo siglo XIV287:

“Cuando Escoto afirmaba que ciertos atributos divinos no pueden ser de-
mostrados por la razón natural, y cuando negaba el carácter demostrativo de los
argumentos aducidos para probar la inmortalidad del alma humana, no in-tentaba
socavar la filosofía positiva ; pero, considerada la cuestión desde el punto de vista
puramente histórico, el criticismo escotista contribuyó indudablemente a preparar
el camino al criticismo mucho más radical de Ockham”.

En opinión de Ferrater Mora, la influencia de Duns Escoto no se limita a los auto-


res más directamente influidos por él288:

“Tanto los temas tratados por el filósofo como las soluciones ofrecidas y
el método adoptado han tocado puntos muy vitales en el desarrollo del pensamien-
to filosófico moderno, de modo que no es extraño que puedan descubrirse en la
trama de éste, a veces bajo expresiones distintas, numerosos ‘hilos escotistas’”.

Caracteres propios del escotismo son la afirmación del ser como unívoco y la
‘teoría de la distinción’. A estos caracteres se le pueden añadir otros:

• Intuicionismo psicológico

• Voluntarismo

• Realismo (concepción de las especies y géneros como realidades por sí cons-


titutivas de los fenómenos)

• Doctrina de la individuación (‘haecceidad’)

Según el concepto escolástico, la distinción se contrapone a la identidad ; se podría


definir como la carencia de identidad entre dos o más entes. Santo Tomás sugirió dos ti-
pos de ‘distinción’289:
91

1) Distinción formal o específica (entre especies diversas)

2) Distinción material o numérica (entre individuos de la misma especie)

Con posterioridad se consideró la posibilidad de dividir este concepto en ‘distin-


ción real’, referente a las cosas mismas, independientemente de las operaciones mentales
que la suscitan (dividida a su vez en ‘pura y simple’, ‘absoluta’, ‘modal’, ‘absoluta’ y
‘virtual’) y ‘distinción lógica’ o de razón, establecida por la sola operación mental aún
cuando no haya en las cosas una distinción real. Según Duns Escoto, el principio de indi-
viduación de la cosa, lo que hace que una entidad dada sea individual no es la materia
(signata quantitate), como proponía Santo Tomás, ni la forma, ni el compuesto. No puede
ser más que la haecceitas (su última realidad)290. Gilson comenta291:

“Se trata, pues, aquí de una individuación de la quiddidad, pero no por la


quiddidad. Sin traicionar el pensamiento de Duns Escoto podría decirse que es una
individuación de la forma, pero no por la forma. Pues en ningún momento nos
salimos de la línea predicamental de la esencia”.

A menudo se ha subrayado la oposición entre escotismo y tomismo ; ambas ten-


dencias mantienen puntos de vista muy distintos sobre diversos temas. Sin embargo, co-
mo hace notar Ferrater mora, “… no es justo equiparar dicha oposición a la existente en-
tre el intento de transformar filosóficamente la tradición agustiniana y el esfuerzo de
cristianizar a Aristóteles (o de aristotelizar el cristianismo)”. Porque ni el aristotelismo
está ausente de Duns Escoto ni el agustinismo de Santo Tomás292:

“La oposición -o, mejor, contraste- entre escotismo y tomismo puede en-
tenderse mejor cuando se consideran como dos complejos doctrinales por sí mis-
mo muy completos, poseedores cada uno de una serie muy definida de posiciones
filosóficas, tendiendo en muchas ocasiones a resolver los mismos problemas, pero
con distinto método y con diferente espíritu”.

Con Guillermo de Ockham (1290-1349), símbolo del ‘nominalismo’ y heredero


de la tradición franciscana, llega a su culminación la línea de pensamiento ya anunciada
por Duns Escoto y otros autores anteriores: la separación radical entre razón y fe. No
obstante, lo que en realidad hizo Ockham fue mantenerse fiel a la letra del pensamiento
de Aristóteles, mucho más incluso que sus predecesores, llegando de esta forma a un
‘realismo’ bastante acentuado, claro precedente del Empirismo Inglés de los si-glos XVII
92

y XVIII, debido precisamente a paisanos suyos (y de Duns Escoto): pensadores escoceses


todos ellos. Para Ockham, sólo había dos tipos posibles de conocimiento293:

1) Conocimiento intuitivo: Aquel mediante el cual se conoce con toda evidencia


si la cosa existe o no:

o Perfecto (experiencia ; tiene siempre por objeto una realidad actual y


presente)
o Imperfecto (que se refiere a un objeto ‘pasado’ ; procede directa o indi-
rectamente de una experiencia)

2) Conocimiento abstractivo: Aquel que prescinde de la realidad o irrealidad de


su objeto ; Sólo se puede tener conocimiento abstractivo de aquello de que se
ha tenido previamente conocimiento intuitivo.

La conclusión que saca Ockham de todo esto es la irrealidad de los ‘universales’,


es decir, exactamente la misma que sacaba Aristóteles con respecto a las ‘ideas’ platóni-
cas y dándole en última instancia la razón a Abelardo, como se ha visto más arriba. Unica-
mente consideraba aceptable la realidad subjetiva del concepto: el que alguien crea algo
no significa necesariamente que esto sea demostrable (crítica del ‘argumento ontológi-
co’). Por otro lado, Ockham entiende la ‘lógica’, manteniéndose fiel a lo postulado por
todos sus predecesores en este campo, como un análisis crítico del lenguaje y del razona-
miento. Su pensamiento es, pues, en ciertos aspectos un precedente de la ‘filosofía ana-
lítica’ de nuestros días, especialmente en lo concerniente a los ‘juegos de lenguaje’, tal
como los plantea Ludwig Wittgenstein294. Ockham distingue, en efecto, entre dos clases
de términos: ‘de primera intención’ (concepto, entendido como intención o afección del
alma que significa o cosignifica algo, con sus subordinados, palabra hablada y palabra
escrita) y ‘de segunda intención’: las categorías de Aristóteles y las 5 voces de Porfirio
(género, especie, diferencia, propio, accidente)295. Consecuentemente con lo que venimos
diciendo, Ockham estipula que “ninguna según-da intención es real o signo de una cosa
real”. Precisamente, y como ya hemos mencionado, la misión del ‘nominalismo’ consistía
en averiguar qué términos son nombre de algo concreto y cuáles no lo son (“No confundir
a una rosa con su nombre”, Duns Escoto). La teoría ockhamiana de la ‘suposición’ (v.gr.,
referencia de los términos a ‘objetos’ diversos de los términos mismos: cosas, personas u
otros términos), por otro lado, coincide casi punto por punto con la clasificación propug-
nada casi dos siglos antes por Lamberto de Auxerre:
93

1. Suposición personal (los términos están en lugar de las cosas por ellos signifi-
cados)

2. Suposición simple (el término está en lugar del concepto, pero no tomado en
su significado)

3. Suposición material (el término se emplea como signo verbal o escrito).

Teniendo en cuenta esto, es decir, que las únicas palabras con significado son los
‘términos de primera intención’, que se refieren a objetos reales, directa o indirectamente,
resulta obvia la conclusión de Ockham, más tarde tomada como suya por los ‘empiristas’
e incluso por Kant: el único conocimiento posible es la experiencia. Aplicando esto a la
cuestión de la distinción antes aludida entre ‘fe’ y ‘razón’, es evidente que para Ockham
cualquier realidad que trascienda la experiencia no puede alcanzarse por caminos natura-
les y humanos. Esto demuestra de una vez por todas la heterogeneidad radical entre cien-
cia y fe, ya que para él las verdades de la fe no eran evidentes por sí mismas, ni demos-
trables ni probables. Por tanto, quedaba probado, por primera vez en toda la Edad Media,
que la Teología no era una ciencia. Esto supone un evidente avance de Ockham con res-
pecto al propio Aristóteles: es sabido que éste consideraba a la Teología como una de las
‘ciencias especulativas’296. Pero según los términos de Ockham tal asunción no es posible,
ya que desde su punto de vista los dos postulados esenciales de la Teología -la existencia
de Dios y sus atributos (praeambula fidei)- no son demostrables empíricamente297:

1) Prueba ontológica: La existencia de Dios no es demostrable mediante el ar-


gumento de Anselmo de Canterbury, ya que según el mismo Esencia equivale
a Existencia.

2) Prueba cosmológica (5 vías): No es verdad que todo lo que se mueve sea mo-
vido por otro

3) En las magnitudes continuas el movimiento se transmite necesariamente de


una a otra de sus infinitas partes. Los fenómenos se pueden explicar por las
solas causas naturales (Dios no es necesario).

4) Atributos de Dios: No es demostrable que haya un ‘único’ Dios (es admisible


una pluralidad de causas primarias). Tampoco tiene por qué ser inmutable
(p.ej., la Encarnación). No se le puede atribuir ni ‘omnipotencia’ ni ‘infinitud’.
94

Todo el pensamiento de Guillermo de Ockham se puede resumir, por tanto, como


hemos visto, en una crítica radical a la metafísica tradicional escolástico-aristotélica:

1. Esencia ≡ Existencia

2. Del conocimiento de un fenómeno no se puede nunca llegar al de otro conoci-


miento que sea la causa o efecto del primero.

3. La forma y materia de una cosa son distintas de la forma y materia de otra (no
hay materia sin extensión).

4. La causa final es metafórica, no real (los sucesos se verifican en virtud de


‘leyes necesarias’ que garantizan la uniformidad de los mismos y excluyen
todo arbitrio o contingencia).

La famosa navaja de Ockham, principio de economía o ‘de parsimonia’ (lex


parsimoniae), es una máxima metodológica y filosófica atribuída a dicho pensador, en
virtud de la cual cuando dos teorías en igualdad de condiciones tienen las mismas conse-
cuencias, la más simple tiene más probabilidades de ser correcta que la más compleja. En
ciencia, este principio se utiliza como una regla general para guiar a los investigadores en
el desarrollo de modelos teóricos, más que como un árbitro entre los modelos publicados.
En el método científico, la nava-ja de Ockham no se considera un principio irre-futable
de la lógica, y ciertamente no es propia-mente un resultado científico. En ciertas Ocasio-
nes, la opción compleja puede ser la correcta. Además, decidir qué ha de tenerse en cuenta
para medir la simplicidad puede convertirse en una cuestión ambigua. La navaja de
Ockham se aplica, pues, únicamente a casos prácticos y específicos. Según Maurer, por
otra parte, el referido principio no es estrictamente original de Ockham, sino que “fue
proverbio corriente entre los escolásticos”, y su origen es rastreable hasta el propio Aris-
tóteles ; lo que sí resulta novedoso es el uso que este autor hace de él. Así, según Ock-
ham, los objetos del conocimiento no necesitan adquirir dentro de la mente ningún ser
inteligible o fenomenal por el que puedan ser conocidos, pues todo lo que se requiere para
explicar el conocimiento, es un acto de conocer y que tenga como objeto realidades indi-
viduales ; en cuanto al conocimiento de las no-realidades, es evidente que las mismas res-
ponden a actos de conocer que carecen de objetos298:

“Para explicar el conocimiento, no sólo son superfluas las semejanzas sen-


sibles e inteligibles, sino que, si existiesen, embarazarían el camino que recorre-
mos para conocer la realidad. Se supone que representan a la realidad y que se la
95

muestran a nuestro intelecto, pero ¿cómo podemos reconocerlas como semejan-


zas, a menos que conozcamos primero las realidades que representan? ¿Cómo
podemos saber que una estatua es la semejanza de una persona, si no conocemos
antes a tal persona?”

La gran mayoría de los autores consideran a Ockham como un nominalista y un


decidido partidario de la via moderna, mientras que otros lo estiman como un indudable
seguidor de la via antiqua que la quiso depurar con el fin de restaurarla299. El significado
de ‘ockhamismo’ varía según sea la interpretación de su doctrina. En sentido amplio
entendemos el ‘movimiento ockhamista’ como coincidente con el nominalismo, tanto en
su vertiente teológica como en cuanto a sus ideas sobre lógica y sobre la comprensión de
la realidad natural300:

“La idea ockhamista de que la teología no es, propiamente hablando, una


ciencia, puede parecer una crítica de la teología ; en rigor, era para muchos un
modo de salvar la integridad de la fe, amenazada por la ‘excesiva penetración’ en
ella de la filosofía. Así, el ‘escepticismo’ ockhamista fue considerado por muchos
como la mejor posibilidad de guardar inmune el recinto de la fe contra cualquier
posible disolución por la dialéctica. Pero esta separación … podía desembocar, no
sólo en un aumento de la espiritualidad, sino también en una creciente indepen-
dencia del pensamiento lógico, filosófico y científico con respecto al teológico. El
el último caso, el ockhamismo ha podido ser considerado como uno de los princi-
pales impulsos para la formulación de la moderna ciencia de la naturaleza”.

Aristotelismo y antiaristotelismo

Según afirma Eugenio Moya, basándose en lo expresado por Alexander Koyré, a


quien cita, las dos transformaciones más significativas de la ciencia moderna fueron301:

1) La disolución de la idea de Cosmos cualitativamente diferenciada

2) La geometrización del espacio

En realidad lo que hizo la ciencia moderna fue, partiendo en muchos casos de las
ideas ockhamistas, superar las concepciones cosmológicas vigentes al final de la Edad
96

Media, que no prov-nían de la Biblia, en contra de lo que generalmente se suele afirmar,


sino de Aristóteles y otros autores clásicos griegos. Así, Gary DeMar302 recuerda que
“Aristóteles -no la Biblia- enseñaba explícitamente que ‘todo gira alrededor de la tierra’
… Galileo fue condenado, no porque la Biblia estuviese en conflicto con la observación
sino porque él difería con la Iglesia sobre cuál autoridad debía usarse para interpre-
tarla”303. Según Aristóteles, en el estudio de la naturaleza se pueden observar tres cons-
tantes: preeminencia de la finalidad, constancia de las leyes y contingencia304. De acuerdo
con la concepción aristotélica de las ‘ciencias especulativas’, hay que tomar en considera-
ción cuatro conceptos: el infinito, el espacio, el tiempo y el movimiento. El ‘infinito’,
para empezar, es un concepto muy discutido, y de hecho los diferentes autores no se ponen
de acuerdo sobre su posible existencia. Aristóteles expone los distintos argumentos a
favor y en contra de la existencia del infinito, y luego saca sus consecuencias al respecto.
A favor del infinito estaba el tiempo, que se supone infinito, la divisibilidad de las
magnitudes, que también se supone que es posible llevarla a cabo indefinidamente, y el
hecho de que la generación y la corrupción no se distinguen nunca (únicamente gracias
al infinito, del cual surge el devenir). Por otro lado, según la Física aristotélica lo finito
se encuentra siempre limitado en otra cosa. Como único argumento en contra de la exis-
tencia del infinito tenemos el hecho de que el universo se compone de cuerpos, y que
éstos son todos finitos. La conclusión que saca Aristóteles de todas estas consideraciones
es que existe el infinito en potencia, pero no en acto305.

Aristóteles tiene completamente clara la realidad del espacio, pero no está seguro
acerca de su naturaleza, dado que sólo se le conoce indirectamente, a partir de las famosas
tres dimensiones: longitud, altura y profundidad. También se sabe del espacio que no es
un cuerpo (por cuanto los cuerpos se encuentran en él) y, por tanto, al no serlo tampoco
es materia ni forma. La definición de ‘espacio’ que se le ocurre a Aristóteles es la siguien-
te “límite primero inmóvil del continente”. El espacio no es más que aquello que contiene
a todos los cuerpos. Y ha de ser inmóvil, porque la inmovilidad es una de las caracterís-
ticas fundamentales del ‘ser’ desde los tiempos de Parménides306. Todo cuerpo, dice
Aristóteles, puede abandonar el espacio que lo contiene, los cuerpos más ligeros hacia
arriba y los más pesados hacia abajo, y el resto de los movimientos se pueden explicar en
función de esos dos. Por supuesto, esto trae consigo limitaciones: que no hay espacio fue-
ra del universo (“El ser es, y el no-ser no es”, Parménides) y, sobre todo, que no hay
97

vacío. Esta idea que acabamos de resumir tenía fallos que ya fueron detectados en la época
en la que se formuló. Muchos, en efecto, la ponían en duda preguntando cómo era posible
que un objeto como una flecha pudiera seguir moviéndose hacia adelante una vez que ha-
bía dejado atrás el impulso que le había transferido la cuerda del arco. Demócrito había
propuesto la idea de que las flechas y otros objetos creaban una especie de ‘vacío’ en su
parte posterior que resultaba en una fuerza que los hacía desplazar hacia delante, lo cual
era consistente con su interpretación del movimiento como una interacción del objeto que
se desplaza y el medio a través del cual se mueve. Dado que el movimiento turbulento
del aire en proximidades de una flecha es sumamente complejo, y todavía no era compren-
dido, toda discrepancia entre la teoría y la realidad podía ser camuflada en forma más o
menos elegante. No obstante, y dado que Aristóteles colocaba al medio en el centro de su
teoría del movimiento, él no podía comprender la idea de la existencia del ‘vacío’, un
elemento básico para que funcionase la teoría atómica de Demócrito. El vacío es un espa-
cio que no contiene nada, y dado que Aristóteles aseveraba que el movimiento requiere
de un medio, él concluía que el vacío era una idea incomprensible. Con el tiempo sucede
algo similar: se puede medir, pero no se sabe lo que es. En consecuencia, Aristóteles lo
define como “número del movimiento”. Hay tres conceptos relacionados con el tiempo:
eterno (fuera del tiempo), mortal (dentro del tiempo) e instante (límite del tiempo). El
concepto aristotélico de tiempo, por otra parte, se encuentra íntimamente ligado al de mo-
vimiento. Para este pensador, como lo pone Martínez Marzoa, no hay tiempo si no hay
un antes y un después distinguible, es decir: si no se produce un cambio (= movimiento).
Por otra parte sostenía que cada uno de los cuatro elementos que forman el mundo (tierra,
agua, aire y fuego ; Empédocles) poseen afinidad entre sí y por lo tanto que tienen una
tendencia a aglutinarse, y que solo era posible evitar esta preferencia por agruparse con
otros elementos similares mediante la acción de alguna fuerza, ya que la tendencia es tan
natural como el hecho de que dos imanes se repelan, o que la lluvia caiga desde el cielo.
Por ejemplo, dado que el humo está principalmente formado de aire, es natural que se ele-
ve para ponerse en contacto con el aire que forma el cielo307.

Aristóteles también era de la opinión de que los objetos y la materia sólo se podían
despla-zar siempre y cuando una fuerza los estuviera empujando en una dirección dada.
Por lo tanto, si se eliminaran todas las fuerzas que están apli-cadas sobre la Tierra, como
al lanzar una pie-dra, entonces el movimiento no se produciría. Aristóteles creía, por otra
98

parte, que el movimiento de un objeto es inversamente proporcional a la densidad del


medio en el que se produce. Cuanto más tenue fuera el medio, más rápido sería el mo-
vimiento. Si un objeto se moviera en el vacío, debería, según esto, desplazarse en forma
infinitamente rápida, de forma tal que la materia rellenaría todo espacio vacío en el ins-
tante en que se produjera el movimiento, impidiendo que éste tuviera lugar, y eso es una
contradicción. Por lo tanto, el vacío no podía existir. El movimiento era para Aristóteles
(en contra de Parménides y la Escuela de Elea) un presupuesto necesario de la naturaleza.
Lo definía así: “acto del cuerpo móvil en cuanto móvil”. En el universo el movimiento es
eterno (siempre hay algo que se mueve, como decía Tales) ; lo que pasa es que hay distin-
tas clases de movimiento :

a) En la calidad: cambio

b) En la cantidad: aumento-disminución

c) En el lugar: traslación.

El movimiento de traslación originario del universo es, según Aristóteles, el cir-


cular (volvemos al ‘ser’ de Parménides, esférico) y es eterno, como decíamos. Aquí inter-
viene de nuevo la ‘teoría de los 4 elementos’ de Empédocles: los elementos más pesados
irán buscando su lugar natural hacia el centro, y los más ligeros hacia fuera, a la periferia.
Por tanto, la Tierra estará en el centro del universo ; luego vendrá el agua, encima el aire,
y por fin el fuego. Por eso se supuso más tarde que todos los astros (el Sol entre ellos) gi-
ran alrededor de la Tierra (Sistema ‘Geocéntrico’)308. En esta teoría (sacada a la luz en su
forma definitiva por el astrónomo egipcio Claudio Ptolomeo en el siglo II d.d. C., tras los
primeros intentos por parte de Filolao y de Eudoxo, contemporáneos del Estagirita) se
tiene también en consideración otro punto importante de la Física aristotélica: que, al no
ser posible el vacío, es necesario que haya siempre contacto entre motor y móvil, es decir,
que siempre ha de haber un cuerpo que sea ‘causa eficiente’ del movimiento de su vecino,
en una serie continua hasta llegar a Dios, ‘primer motor inmóvil’309. A tenor de esto, el
movimiento de los planetas es explicado como sigue: excepto la Tierra, que está anclada
en el centro del universo, cada uno de los planetas (Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte,
Júpiter y Saturno, los planetas que pueden divisarse a simple vista, y únicos que se cono-
cían, por ende, en la Antigüedad) está sujeto a una especie de ‘esfera de cristal’, y ésta es
su inteligencia motriz. Después de la última esfera viene el cielo, con sus ‘estrellas fijas’,
99

hechas de fuego, el elemento más ligero. Entre las estrellas, por otro lado, tampoco puede
haber vacío ; hace falta, pues, que exista algo entre ellas: una sustancia que supere a las
demás en cuanto a pureza, es decir, el éter, el 5o elemento (la ‘quinta esencia’, como se le
conoció durante la Edad Media, sobre todo en ambientes alquímicos310), añadido por
Aristóteles a los cuatro propuestos por Empédocles. Hasta el Experimento de Michel-son-
Morley, realizado en 1887, que se proponía medir la velocidad de la luz a través del éter,
no se consiguió demostrar que dicha hipotética sustancia no existía311. El principal defen-
sor medieval de las doctrinas aristotélicas recientemente introducidas, y condenadas en
1210 por el Concilio de París, fue, como consigna Manuel Castillo, Albert von Bollstädt,
más conocido como Alberto Magno, ya mencionado más arriba, el cual “… no dudó en
enfrentarse a la Iglesia de su tiempo para reivindicarla [la doctrina aristotélica] como
camino hacia la ciencia y la filosofía, compaginando lo que se decía en los tex-tos de los
maestros árabes con sus experiencias personales”. La defensa de las posturas aristotéli-
cas por parte dicho autor se basaba en tres supuestos312:

a) Las ciencias naturales tienen autonomía en sus propios campos.

b) Hay imposibilidad de descubrir las causas reales de las cosas naturales via matemáti-
cas.

c) Hay que establecer la base de la ética y la metafísica en la naturaleza de las cosas en


el mundo real.

Hacia 1255 la Metafísica y las Ciencias naturales de Aristóteles se enseñaron en


Oxford por Robert Kilwardby y en París por Roger Bacon, lo cual no fue óbice, sin embar-
go, para que tanto Alberto Magno como Kilwardby se unieran con posterioridad al citado
Robert Templier en su condena del determinismo aristotélico. Otro asunto interesante es
la relación de Alberto Magno, como casi todos los estudiosos de su época, con la magia
y con la alquimia. En ese sentido sabemos que tanto él como Guillermo de Au-vernia y
el más arriba mencionado Roger Bacon, entre otros escolásticos, distinguieron entre la
‘magia natural’ (acontecimientos naturales producidos por virtudes ocultas que residían
en objetos de la naturaleza) y ‘magia pecaminosa’ (efectos demoníacos)313. Aunque
Alberto Magno, según se dice, nunca practicó la alquimia, sí que se interesó vivamente
por la obra de los principales autores de dicha disciplina ; contrastó, en ese sentido, la
teoría de Avicena y Aristóteles, en virtud de la cual los metales estaban formados por una
100

mezcla grasa combinada con una tintura férrea, con la de Hermes Trismegisto, que afir-
maba que los metales están hechos de todos los elementos, oponiéndose de esta manera
a la opinión atribuida a Demócrito, según el cual la cal viva y la lejía son los materiales
de todos los metales. En cuanto a la transmutación, opinaba que los minerales, al ser inter-
mediarios entre piedras y metales, son importantes reactivos alquímicos314. Coincidía con
Callisteno y otros alquimistas en que “… la alquimia es la ciencia que confiere a los me-
tales inferiores la nobleza de los superiores”. En su tratado De Mineralibus, por otra par-
te, hace una ingeniosa síntesis de los conceptos peripatéticos sobre la materia, basados en
los cuatro elementos de Empédocles, con la alquimia árabe, a su vez basada en el azufre
y en el mercurio: “Las piedras las trata como mezclas simples, con predominio de tierra
y agua ; a los metales los considera como mezclas de segundo orden integrados por azu-
fre y mercurio, los cuales son ellos mismos mezclas de sustancias simples”315.

En opinión de Alfred N. Whitehead, hasta el final de la Edad Media el mundo


culto no sentía respecto a la idea de progreso científico “… ni la íntima convicción ni el
interés circunstancial necesario para producir en continuidad hombres capaces de con-
ducir y alimentar una investigación coordinada, dirigida al descubrimiento de los princi-
pios hipotizados”. La investigación languidecía, “… y esta estasis es aún más notable si
se tiene cuenta de las oportunidades ofrecidas por el alto nivel de civilización y el largo
período de tiempo de la época en cuestión”316:

“Con el fin del Medievo se entreabre una nueva mentalidad. Las invencio-
nes estimularon el pensamiento, el pensamiento aceleró la especulación acerca de
la física, los manuscritos griegos revelaron lo que los antiguos habían encontra-
do. Al final, mientras en 1500 Europa sabía menos que Arquímedes, que había
muerto en 212 a. C., en el 1700 habían sido escritos los Principios de Newton y el
mundo entraba en la época moderna”.

Según Leopoldo Prieto López, “… las grandes etapas de la historia de la Física


van unidas a los diversos modos de entender la naturaleza del movimiento (ya sea como
movimiento natural, como cualidad o fuerza impresa o como un estado inercial de movi-
miento) y del espacio (ya sea como lugar natural o espacio vacío)”. En ese sentido este
autor contempla tres períodos317:
101

a) Física aristotélica

b) Física del ‘impetus’ (Buridan)

c) Física matematizada (Galileo, Newton)

La teoría del ‘impetus’ nació como un intento por parte de Jean Buridan de corre-
gir la explicación aristotélica acerca del movimiento de un proyectil, con la idea de incluir
todos los movimientos (ya fueran celestes o terrestres) en un único sistema. Esta teoría
describía la causa del movimiento en consonancia con los principios aristotélicos genera-
les, pero en disconformidad con la manera como Aristóteles explicaba el movimiento de
los proyectiles. Según éste, el motor debía ser siempre exterior al móvil y haber permane-
cido en contacto con él (como causa eficiente). En el caso de los proyectiles, el motor (la
cuerda en tensión) comunicaba movimiento a la flecha a través del aire interpuesto, sea
por sucesión de contacto sea por antiperístasis, o empuje por la fuerza del aire que aborre-
ce el vacío que el móvil deja al desplazarse318. La revolución antiaristotélica que culmina
con Buridan se inició hacia 1277, cuando el obispo de París, Robert Templier, condenó
219 tesis (averroísmo latino319), contribuyendo con ello indirectamente a la reintroduc-
ción en la filosofía de los siglos XIII y XIV de las nociones de ‘vacío’ y de infinito’, des-
terradas, como se ha visto, desde los tiempos de Aristóteles. Esas condenas obligaron a
los maestros parisienses en artes a fundar sobre nuevas bases la filosofía del lugar y del
movimiento lineal y dando lugar a un concepto de movimiento más en consonancia con
algunas ideas antiaristotélicas ya entonces en boga. Según Aristóteles, como se ha visto,
únicamente los cuerpos mundanos están formados por los cuatro elementos de Empédo-
cles, Esto conlleva una radical antítesis entre cielo y tierra (al estar los cuerpos celestes
formados por éter). Anticipándose, por tanto, a Kepler y a Galileo Buridan fue el primero,
como vamos diciendo, en incluir el movimiento terrestre y el celeste en un mismo sistema
mecánico. En su doctrina acerca del movimiento de un proyectil este pensador se apoya
en lo ya apuntado por Juan Filopón ; según éste, la causa del movimiento debía hallarse
en el mismo proyectil, debido a una impresión en éste, por el motor del movimiento, de
una fuerza o poder de moverse. En el occidente latino, donde llegó a través de las traduc-
ciones árabes, se denominó a esta fuerza virtus impressa, o ‘fuerza motriz’ impresa en el
móvil por acción del motor320:
102

“Quien quiere saltar lejos retrocede y corre con rapidez para adquirir por
medio de la carrera un ímpetus que durante el salto lo transporte a una cierta
distancia. Por otro lado, mientras corre y salta aquella persona no siente de nin-
gún modo que el aire transporta, sino bien al contrario, que le ofrece resistencia”.

En cuanto a la caída acelerada de los graves, Aristóteles, secundado más tarde por
Temistio, sostenía que “… en su caída un grave desciende cada vez más rápidamente
porque su peso aumenta a medida que se acerca a su lugar natural”321. Para Walter Bur-
leigh, maestro de Buridan, sin embargo, la aceleración del movimiento natural se debe
más bien al progresivo aumento de una ‘gravedad accidental’ ; este concepto se corres-
ponde con el referido ‘impetus’ del propio Buridan, quien lo explica en este contexto co-
mo sigue:

“Por tanto es manifiesto que si un grave se mueve más velozmente o más


lentamente … adquiere por sí mismo un cierto ímpetus que se añade a su grave-
dad”.

Según consigna Jürgen Sarnowsky322, el citado Thomas Kuhn tenía al parecer ab-
solutamente claro que la introducción de la teoría del ‘impetus’ marcó una de las crisis de
la física aristotélica que condujeron finalmente a la teoría del movimiento de Galileo.
Algo similar es lo que opina Hans Blumenberg al afirmar que “… el concepto del ‘impe-
tus’, equivalente tardomedieval del concepto de inercia, fue uno de los elementos centra-
les presentes al final del Medioevo que allanaron el camino para la irrupción de las teorí-
as de Copérnico”. Para Michael Wolff323, sin embargo, lo mismo que para el citado Koyré
y para el propio Sarnowsky, la revolución científica se relaciona más bien con cuestiones
económicas y técnicas. También opina así Manuel M. Doménech Izquierdo, aunque desde
un enfoque cristiano, cuando afirma que el único error de Tomás de Aquino y los escolás-
ticos estribó en separar la física celeste de la terrestre, pero que en el fondo tanto la cosmo-
logía medieval como la de nuestros días se fundamentan en los mismos principios, basa-
dos en el pensamiento del estagirita. Actualmente, dice, “… estudiamos en cinemática
diferencial que cualquier movimiento, por complicado que sea, puede ser considerado
como una sucesión de movimientos helicoidales y que, por tanto, presentan una com-
ponente de traslación y otra de giro. Esto se corresponde con aquella división del movi-
miento en rectilíneo y circular, que estaba ya arraigada en la filosofía aristotélica”.
Igualmente ocurre con la gravitación, y al respecto recalca324:
103

“Hoy sabemos, por el análisis espectral de la luz llegada del sol y las
estrellas, por el análisis de los astrolitos caídos a la tierra, por el de muestras toma-
das de la Luna y traídas aquí, y por los laboratorios de análisis químico automá-
ticos de que están dotadas aeronaves no tripuladas que se han posado en otros pla-
netas del sistema solar, que tierra, agua, aire y fuego no son elementos y que no
tienen lugar (ubi) propio en el universo, ni esos antiguos elementos ni los que hoy
día se consideran como tales, ni cualquier sustancia química. Sin embargo, pode-
mos decir que las formas minerales no colman tampoco totalmente la potenciali-
dad de su materia, ya que cualquier sustancia química que consideremos tiene to-
davía potencia para ser subsumida por otras formas en una reacción química o
nuclear ; así el cloro puede formar cloruro sódico y el hidrógeno puede dar ele-
mentos más pesados por fusión nuclear”.

Y de todo esto concluye que las tendencias naturales son el resultado de la búsque-
da de la perfección por parte de los cuerpos, tanto para la cosmología medieval como para
la contemporánea; “… basta esta idea para poder sustituir mentalmente los ejemplos que
pone Santo Tomás refiriéndose a la apetencia de los cuerpos por sus lugares propios,
por otros que se refieran, no a su lugar propio (ubi), sino a la configuración espacial
perfecta de todos los cuerpos según su especie (situs). Si se hace así, el ámbito de aplica-
bilidad de su filosofía recupera las dimensiones cósmicas que merece la verdad”. La
conclusión que este autor saca del razonamiento que acabamos de mencionar es la si-
guiente:

“Es sabida la gran dificultad que encontraba la filosofía aristotélica para


explicar la permanencia del movimiento en la flecha lanzada por el arquero. Los
forzados argumentos utilizados no hubieran sido necesarios si se hubiese caído en
la cuenta de que aquello mismo que pensaban para explicar ontológicamente el
movimiento del cielo era aplicable al tiro de la piedra o de la flecha. De igual mo-
do que se ha ensalzado la teoría de Newton porque reducía el movimiento celeste
al problema del lanzamiento de un proyectil, podemos decir que ontológicamente
el tiro de la flecha se explica por la teoría peripatética del movimiento celeste, lo
que eleva el problema al orden de lo espiritual e inteligible”.

También denotan una orientación decididamente procristiana –y bastante más ra-


dical, por cierto- los escritos del británico James Hamman, empeñado en ‘lavar la cara’
de la postura eclesiástica ortodoxa, probadamente opuesta en forma radical al progreso
científico durante siglos. Así, en sus artículos nos presenta un idílico y a nuestro parecer
inverosímil cuadro del Medioevo, donde las Universidades de la época –pozos de saber
sin limitaciones- estaban controladas por la Iglesia por su propio bien, las famosas conde-
nas de Robert Templier contra los averroístas (1277) nunca se tuvieron en cuenta y la In-
104

quisición no era tan temible como se suele decir ; si acaso se llegó a quemar vivo a alguien
(como en efecto nos consta que se hizo en muchos casos), fue porque el reo en cuestión
se lo merecía debido a su reiterada e impenitente reincidencia en sus prácticas heréticas325.

En opinión de Celina A. Lértora Mendoza, por otra parte, la bifurcación del pen-
samiento escolástico en las escuelas de París (especulación metafísica y teología) y Ox-
ford (experimentalismo precientífico y nominalismo), tradicionalmente fechada en el
siglo XIV, debería retrotraerse por lo menos hasta la figura de Robert Grosseteste, del
siglo anterior. Efectivamente, en el comentario que dicho autor hace del Libro VII de la
‘Física’ de Aristóteles se pueden rastrear los siguientes presupuestos argumentativos326:

1. Reducción de las cualidades sensibles en general a las cualidades sensibles basadas


en el tacto, o sea, las derivadas de la cantidad –y, por tanto, mensurables- como prin-
cipios de la interacción.

2. Teoría de la semejanza de formas como base de la actividad de una sustancia sobre


otra.

3. Reducción del estudio físico a la propiedad de la cual deriva inmediatamente una


actividad y no a la forma, que será principio mediato (natura).

4. Apreciación de la propiedad de acuerdo a la experiencia y no como derivación ‘a


priori’ de la forma sustancial ; la forma carecerá, en consecuencia, de sentido como
principio explicativo, pues de ella no puede concluirse nada.
105

IRRUPCIÓN DEL PENSAMIENTO


MODERNO
El Renacimiento

Según Ernst Cassirer, la Edad Media consideraba el objeto del saber supremo co-
mo trascendente327: “… sólo la acción externa y directa de la gracia podía elevar el espí-
ritu a su intuición, sin que éste pudiese alcanzar nunca tal resultado por sus propios me-
dios”. En virtud de esta característica, el sistema de la verdad divina es un todo fijo y de-
limitado que se nos ofrece y entrega independientemente de todo trabajo de la razón. La
época moderna, por otro lado, comienza invirtiendo la concepción de la Edad Media en
ambos sentidos, el subjetivo y el objetivo. En este momento la nota de infinitud ha pasado
del ‘objeto’ del conocimiento a la ‘función’ del conocer: “El objeto del saber, aún siendo
de la misma que el espíritu, aun siendo perfectamente translúcido e interiormente com-
prensible para éste, permanece, sin embargo, incomprendido en cada una de las etapas
concretas del saber. Esta actitud escéptica representa la nueva fe de la razón en sí mis-
ma”. Los dos momentos fundamentales de esta nueva actitud se contienen ya en germen,
en opinión de Cas-sirer, en la filosofía de Nicholas von Kües (Ni-colás de Cusa, 1401-
1464)328, considerado por ello un claro precursor del humanismo renacentista de la próxi-
ma centuria. Su concepto de docta ignorancia encierra, en efecto, una conexión con la que
habremos de encontrarnos en diversos autores hasta llegar a Descartes y Galileo. El Rena-
cimiento fue en el fondo el resultado del gradual despertar de la Razón a lo largo de toda
la Edad Media, y ya venía anunciándose en cada uno de los sucesivos ‘renacimientos’
medievales a que hemos hecho referencia. Fue el ‘nominalismo’, como se ha visto, lo que
marcó claramente la frontera entre fe y razón, lo que significó el inicio de una nueva etapa
de la eterna disputa entre ‘realistas’ e ‘idealistas’, entre aristotélicos y platónicos en suma.
Todo acabó, con el descubrimiento de un factor que durante mucho tiempo se había casi
olvidado en el pensamiento occidental. Igual que en la remota época de los sofistas se
volvió a hablar del hombre. Por eso la nueva singladura intelectual se denominó ‘huma-
nismo’329.
106

Para el Cusano la posibilidad del conocimiento residía en la ‘proporción’ entre lo


conocido y lo desconocido (influencia del ockhamismo y del misticismo germánico330).
De ahí su concepto de ‘conjetura’, o aseveración positiva que participaba, a través de la
alteridad, de la verdad como tal. Por ello propone un retorno al mundo, que el concibe
como “Dios contraído” (determinado e invidualizado en múltiples cosas singulares), pues
a su juicio la alteridad del mundo y el hombre respecto al ser no implica la condenación
total del mundo y del hombre, ni la negación de todo su valor331. Por otro lado, en opinión
de este autor el hombre no puede lanzarse al conocimiento de Dios sin tener en cuenta los
límites que le plantea su subjetividad, que, por supuesto, es susceptible de ser reforzada
y desarrollada. Sin embargo, este pensador tiene claro que todas las partes del mundo
tienen el mismo valor, y todas se acercan más o menos a la perfección (pero ninguna la
alcanza, porque solamente es propia de Dios). En lo que respecta a la Tierra, afirma que
ésta tiene movimiento y no está en el centro del mundo, no es esférica, pero tiende a la
esfericidad, su movimiento es circular, pero no perfecto y es una estrella como las demás
(posibilidad de que otros astros estén habitados)332. Nicolás de Cusa no inventó el concep-
to fundamental de ‘docta ignorancia’ que se le atribuye, sino que se limitó a tomarlo, en
su determinación terminológica exacta, de San Agustín y los místicos cristianos, quienes,
a su vez, lo habían tomado prestado de Sócrates333. Sin embargo, y según opina Ernst
Cassirer334, lo característico y lo moderno en Cusa “… consiste en el nuevo cuño de su
significado y en el contenido interior que aquí se le da. Hasta ahora, el principio referíase
al campo del ser suprasensible y permanecía –lo mismo en la negación que en sus fecun-
das consecuencias positivas- plenamente circunscrito dentro de esta esfera. El campo
‘inferior’ de la investigación empírica quedaba sustraído desde el primer momento a la
mirada y al interés de la teoría metafísica del conocimiento. El concepto polémico de la
ignorancia es precisamente el que ahora debe rescatar para el conocimiento aquel cam-
po tan desdeñado”. A pesar de todo ello, y según la opinión del anteriormente citado Ro-
berto Bergadà, las motivaciones básicas del Cusano continuaban siendo fundamentalmen-
te místicas335:
107

“A Nicolás de Cusa le tienen sin cuidado las apariencias, el conocimiento


establecido académicamente o cualquier otro tipo de gnosis que no implique una
apelación trascendentalista de la divinidad, infinita por definición. Sin embargo,
las consecuencias filosóficas que se derivan de su postura son de una importancia
indiscutible en cuanto análisis demoledores de la tradición aristotélico-tolemaica
imperante en la cosmología de su época”.

También resultan interesantes las opiniones acerca del Cusano expresadas por
Armand A. Maurer. Para este analista, en efecto, no es fácil comprender tan compleja fi-
losofía como lo es la de Nicolás de Cusa336:

“Por un lado, significa volver al neoplatonismo de la época patrística, pues


Nicolás no creyó que el aristotelismo (que había predominado en filosofía durante
los siglos XIII y XIV) fuera ya de mucha ayuda para los teólogos y los filósofos
cristianos … Tal como lo había hecho Eckhart337, Nicolás dejó el aristotelismo y
se pasó al neoplatonismo, que ya habían adoptado muchos pensadores cristianos
desde San Agustín a la Escuela de Chartres338. Nicolás de Cusa preparó el camino
para los notables desarrollos de la filosofía y la ciencia de la Edad Moderna. Hay
ecos de sus ideas filosóficas en la Monadología de Leibniz, especialmente en las
nociones de que toda cosa creada es cualitativamente diferente de las demás y de
que cada una de las cosas es un espejo donde se refleja el universo todo. Hegel
hace un esfuerzo similar al de Nicolás de Cusa para superar el principio de no-
contradicción y alcanzar lo absoluto en que desaparecen todas las diferencias.
Los idealistas alemanes del siglo XIX mostrarán también su interés por las
ideas de Nicolás … Si bien Nicolás se interesó por las matemáticas buscando
ayuda para su teología mística, sus especulaciones acerca del infinito matemático
abrieron nuevas vías a dichas ciencias. Al igual que los matemáticos modernos,
Nicolás no restringe el campo de las matemáticas a lo que es directamente imagi-
nable, sino que lo amplia hasta lo puramente inteligible. Y esto fue un gran avance
respecto de las matemáticas de la Edad Media. Su interés por lo infinito está tam-
bién en las raíces de su nueva concepción del universo físico. Aunque poseyó y
empleó instrumentos astronómicos, su cosmología no resulta inferida de los datos
observables, sino que se deriva de su propia noción de lo infinito. Son sus especu-
laciones teológicas acerca de lo infinito las que le llevan a descartar la concepción
aristotélica del universo y a proponer otra nueva, similar en muchos aspectos a la
que nos había de presentar la ciencia moderna”.

Para Piero Pomponazzi (1462-1524), igual que para Aristóteles339, el mundo está
sometido a un orden natural ; es un puro sistema racional de hechos. Esto le lleva, como
antes a Ockham, a separar radicalmente entre fe y ciencia. También afirma que el alma
humana no puede existir ni obrar de ningún modo sin el cuerpo. Por tanto, existe libertad
a pesar de la necesidad: la preciencia divina no excluye de modo absoluto la libertad hu-
mana. Con esto Pomponazzi se opone a la doctrina averroísta del alma, que a él le parecía
108

absurda y totalmente extraña a Aristóteles ; le repugnaba especialmente (como también a


Tomás de Aquino), según Maurer, la afirmación por parte de Averroes de que todos los
hombres comparten el mismo intelecto340:

“Frente a la pretensión de que Averroes enseñó la auténtica doctrina aristo-


télica, Pomponazzi replica que, de hecho, lo que hizo fue contradecir las palabras
de Aristóteles. Según Averroes, el intelecto humano está tan separado de la mate-
ria, que no tiene que conseguir sus conocimientos mediante las facultades senso-
riales ; en cambio, Aristóteles establece claramente en su De Anima que no hay
conocimiento sin imágenes, hecho confirmado por la experiencia, según añade
Pomponazzi. Por tanto, contra lo que dice Averroes, el intelecto no opera con total
independencia del cuerpo, sino que depende necesariamente de él y de sus órganos
sensoriales para proporcionarse los objetos del conocimiento”.

Bernardino Telesio (1509-1588), en una línea de razonamiento parecida341, afirma


por su parte que la naturaleza se rige por principios intrínsecos (v.gr., calor y frío ;
influencia de Anaxímenes342) y excluye toda metafísica. Giordano Bruno (1548-1600),
por su parte, propuso sustituir el Cristianismo por una nueva Religión de la Naturaleza
(Dios entendido, igual que en los antiguos cultos prefilosóficos, como ‘entendimiento
universal’), y probablemente por esa intención fue condenado a morir en la hoguera, pero
no por su defensa a ultranza del ‘sistema heliocéntrico’, como generalmente se supone,
pues ya por aquel entonces dicho punto de vista acerca de la astronomía era aceptado por
gran parte de las jerarquías de la Iglesia343. Según el modo de ver de Bruno, el Universo
está penetrado de vida y es él mismo vida, esto es, constituye un organismo infinito en el
cual se hallan los organismos de los mundos particulares, de los infinitos sistema solares
análogos al nuestro. Lo que rige esta infinitud de mundos es la misma ley, porque es la
misma vida, el mismo espíritu y orden y, en última instancia, el mismo Dios (cfr. Spinoza,
Leibniz, Hegel, etc.), la ‘mónada de las mónadas’ que está presente en todas las cosas,
con su infinito poder, sabiduría y amor. En opinión, por otro lado, de Copleston, aunque
el pensamiento de este autor se inspiró sin duda casi directamente en los neoplatónicos,
Nicolás de Cusa y otros autores, aunque interpretándolos a su modo en sentido panteísta,
“… también estuvo influido por la hipótesis astronómica de Copérnico”, que defendió
explícitamente. El mismo no era un científico propiamente dicho, pero, como más tarde
ocurriría también con Spinoza, como veremos, sí que desarrolló a partir de las concepcio-
nes copernicanas conclusiones especulativas verdaderamente audaces, y sus ideas opera-
ron como estímulo para otros pensadores344:
109

“Pero, aunque pueda considerársele en cierto sentido como un eslabón en-


tre Lulio y Leibniz, Bruno es más conocido por sus doctrinas de la substancia in-
finita y de las mónadas y por su empleo especulativo de la hipótesis copernicana.
Por lo que hace a la primera doctrina, ejerció probablemente alguna influencia so-
bre Spinoza, y fue ciertamente aclamado como un profeta por posteriores filóso-
fos alemanes, como Jacobi y Hegel. Por lo que hace a la teoría de las mónadas …,
anticipó indudablemente a Leibniz en algunos puntos importantes, aunque parece
improbable que éste recibiese una influencia substancial directa de Bruno en la
formación de sus ideas. Bruno adoptó y utilizó muchas ideas tomadas de pensado-
res griegos, medievales y renacentistas, especialmente de Nicolás de Cusa, pero
poseyó una mente original, con una vigorosa inclinación especulativa”.

Para Ignacio Gómez de Liaño, apuntando en lo ya dicho, aunque el pensamiento


de Bruno deriva en parte, como hemos visto, de los humanistas del siglo y medio anterior,
y su precedente filosófico más inmediato es el Cardenal de Cusa, su actitud respecto a la
síntesis de cristianismo y clasicismo hecha por aquellos está impregnada de crítica, puesto
que –como hemos avanzado más arriba- Bruno se veía a sí mismo como un reformador ;
en ese sentido las numerosas citas de autores clásicos y preclásicos no van destinadas tan-
to a refutar o sostener creencias aceptadas, como a apoyar sus propias investigaciones345.
Frances Yates añade346:

“En un siglo de reformadores como el XVI, la reforma de Bruno se distin-


gue por su mayor esfuerzo sintetizador de tradiciones culturales o religiosas diver-
sas. Su reforma de los cielos anuncia su reforma de la mente … Esta última estaba
destinada a ser una suerte de instrumento intelectual o de ejercicio espiritual de la
religión hermética que preconizaba”.

La obra de Bruno, por otra parte, no es, en opinión de Gómez de Liaño, menos
interesante por culpa de la falta de sistema que se le reprocha generalmente. Bruno, efec-
tivamente, “… da muestras, como muchas veces se ha señalado, de una clara incapaci-
dad para ordenar con coherencia sus multiformes especulaciones, lo que se le puede dis-
culpar por las condiciones de vida que sufrió y por su temprana muerte”. Felice Tocco,
por otra parte, distingue claramente tres fases en los escritos del Nolano347:

a) Misticismo neoplatónico (De umbris idea-rum)

b) Monismo eleático (De causa)

c) Atomismo (De minimo y De monadis)


110

“Al aceptar el atomismo a causa de su vertiente materialista, Bruno no cre-


ía estar contradiciendo al monismo eleático, lo mismo que no establecía diferencia
alguna entre dicho monismo y el heraclíteo, pero ciertamente se alejaba bastante
del platonismo, y mucho más del neoplatonismo reflejado en sus primeras obras.
En el último de sus poemas, por añadidura, último también de sus escritos en ser
publicado, combatió con mayor acritud aún que en la Causa la teoría de las ideas,
no queriendo ni siquiera mencionar la subordinación ni la jerarquía de los seres,
ya que ahora les atribuía a todos el mismo v-lor, pues a todos los adjudicaba las
mismas cualidades, igual que Demócrito, a los átomos”.

Sin ser tan radical como Bruno, Tommaso Campanella, al que ya nos hemos refe-
rido más arriba, propugno igualmente la unidad religiosa del mundo, aunando la Física
con la magia348. La Metafísica de Campanella se basa en el principio universal, derivado
de la naturaleza y que para él se encuentra más allá de toda duda, en virtud del cual noso-
tros existimos y podemos, sabemos y queremos (somos alguna cosa y nos conocemos a
nosotros mismos). ‘La Citta del Sole’ (1623), la obra utópica de Tommaso Campanella,
tiene, como es de suponer y como constatan Manuel & Manuel 349, bastantes puntos en
común tanto con la ‘Utopía’ moreana como con la ‘Nueva Atlántida’ de Francis Bacon,
algo posterior. No obstante, en relación con el tema que nos ocupa resulta bastante más
interesante otra obra menos conocida de este autor, el ‘De Monarchia Hispanica Discur-
sus’ (1620), donde, según testimonio de Manuel & Manuel350, Campanella “... designa a
España [a causa de cuya política italiana pasó el filósofo, por otro lado, varios años en
la cárcel, como es notorio] como agente divino para la institución de una monarquía uni-
versal que pasaría después enteramente al papado para ser gobernada en un marco para-
disíaco”. El monje calabrés, según estos mismos autores, nunca dejó de vaticinar el próxi-
mo fin de las monarquías individuales basándose en las profecías, en la astrología y en la
numerología351. Y hay que reconocer que, aunque sea rudimentario, ingenuo y hasta posi-
blemente grotesco, el proyecto político cosmopolita de Campanella engarza directamente
con el kantiano a través del tamiz de Comenio y Leibniz.
111

Galileo Galilei y Johannes Kepler

Para el anteriormente citado Guillermo Lusa, tanto Bacon como Descartes, los ini-
ciadores de la metodología científica moderna, son representantes típicos de la época en
la que vivieron352:

“Ambos rechazaron la concepción especulativo-contemplativa de la cien-


cia y del saber, propugnando el desarrollo de una ciencia aplicada al alivio del
trabajo del hombre que haga de éste el amo y señor de la naturaleza”.

Según Lusa, por otra parte, Bacon lo tuvo más fácil en sus relaciones con el esta-
mento eclesiástico353, ya que “… su reforma científica se desarrolló en coincidencia con
los intereses que años antes habían iniciado una reforma de la religión: la nueva Ingla-
terra burguesa, que estaba iniciando una revolución industrial, había empezado confis-
cando las tierras monásticas …”. Algo más problemático lo tuvo más tarde Descartes:
“A pesar del empeño puesto en de-mostrar racionalmente la existencia de Dios y en fun-
dar la metafísica en la física, Descartes sufrió feroces ataques procedentes de la Iglesia,
sobre todo de los jesuitas, llegando a ser acusado de ateísmo, y sus obras se incluyeron
en el Indice”. Tal como consigna Edgar Roy Ramírez354, el principal elemento de discon-
tinuidad entre la física medieval y la ciencia moderna se basa en la afirmación de que los
cambios en la naturaleza pueden explicarse por medio de partículas en movimiento, ya
por parte del atomismo (‘átomos’ y afirmación del vacío), ya del corpularismo (‘corpús-
culos’ y afirmación del ‘plenum’). El único atomista de la Edad Media fue Nicolás de
Autrecourt (1300-1350), teólogo de formación ockhamista conocido como el ‘Hume me-
dieval’ por su crítica al concepto aristotélico de ‘causalidad’. Autrecourt explica el cam-
bio como la reunión o convergencia de los átomos (generación, nacimiento), o por su dis-
gregación o separación (corrupción, muerte). Más tarde, en 1417, se descubrió en Italia
un ejemplar del ‘Rerum natura’ de Lucrecio, y con esto quedó abierta la posibilidad del
renacimiento del atomismo, que recibió su aceptación plena en el siglo XVII con el pen-
samiento de Pierre Gassendi355. Entre los elementos de continuidad entre el Medioevo y
la revolución científica encontramos, por otro lado, la tendencia a matematizar los fenó-
menos, desarrollada predominantemente en la Universidad de Oxford. La fisicomate-
mática se inició, como ya hemos indicado, con Robert Grosseteste, quien dice lo siguien-
te:
112

“La utilidad de considerar líneas, ángulos y figuras es muy grande, por


cuanto es imposible saber filosofía natural sin ellos. Tienen un valor absoluto a lo
largo de todo el universo y sus partes … ya que todas las causas de los efectos na-
turales se efectúan por medio de líneas, ángulos y figuras. De otra manera sería
completamente imposible tener ciencia propter quid de ellos”.

Algo muy parecido a lo anterior es lo que afirmaba Roger Bacon, y Thomas Brad-
wardine, ilustre fundador del famoso Merton College, decía:

“Es la matemática la que revela toda genuina verdad, porque conoce todos
los secretos escondidos y posee la clave de toda la sutileza de las letras ; quien co-
meta la imprudencia de estudiar física despreciando la matemática debe saber des-
de el comienzo que jamás entrará por las puertas de la sabiduría”.

Hans Baron, en su análisis del Humanismo renacentista356, se refiere a la ‘querella


de los antiguos y los modernos’, expresión acuñada por Hippolyte Rigault en 1856357.
Este autor se refería a la revuelta por parte de algunos intelectuales del renacimiento en
contra de la común aceptación de la Antigüedad como un modelo superior para el Arte y
la Literatura ; según la susodicha concepción, prácticamente todo había sido tratado ya
exhaustivamente por los antiguos griegos, lo que en teoría no iba a permitir que se avanza-
se mucho más de lo que hasta entonces se había conseguido en la mayoría de las temáti-
cas. Pero había investigadores de la época que no estaban de acuerdo con dicha presun-
ción. Por ejemplo, tenemos a Francesco Bonamico (1565-1603), maestro de Galileo Gali-
lei, quien escribió358:

“… la causa que lanza la piedra será suficiente para llevarla hasta el cielo.
En efecto, si el aire la sucede en su lugar y empuja la piedra de manera que esta
sucesión es continua, se concluye que la propulsión de la piedra continuará tan le-
jos como se extienda el aire. Una paja podrá ser lanzada más fácilmente que una
piedra, porque la paja es más ligera y tiende hacia arriba más que la piedra. Del
mismo modo, si hubiera un hilo atado a la piedra deberá ir delante de ella ; sin
embargo, vemos cómo se extiende hacia atrás, más bien arrastrado que propulsado
por el aire. Filopón y, después de él, Alberto, Santo Tomás y muchos otros pensa-
ron que la fuerza era impresa por el mismo motor no al aire sino al móvil, a la pie-
dra. Y que según sea más grande o más pequeña la fuerza impresa al móvil, éste
será llevado más lejos y más o menos rápidamente …”

Más adelante añade:


113

“En los intérpretes latinos leemos que algunos pensaron que el aire se ca-
lienta por el movimiento, que al calentarse se rarifica y que por lo mismo cede
más fácilmente a las cosas que se mueven a través de él ; de donde se deduce que
cuando más tiempo se mueve una cosa, más se calienta el medio y más lo rarifica
y lo hace, además, más apto para la rarificación, por cuyo motivo el movimiento
se puede realizar cada vez más fácilmente y por consiguiente más rápidamente.
De este modo, la flecha se moverá con mucha mayor rapidez al avanzar, sobre to-
do si se calienta por el movimiento. Ahora bien, según el testimonio de Aristóteles,
se calienta de tal forma que si fuera de plomo se fundirá y sin embargo se mueve
disminuyendo su velocidad continuamente.
Todo eso me parece pervertir el orden de la naturaleza pues el movimiento
es anterior al calentamiento del medio, y los que mantienen la opinión enunciada
consideran la rarefacción anterior al movimiento, y así establecen un efecto que
por natualeza precede a la causa ; nada hay, sin duda, más necio”.

El mencionado Baron, hablando ya de la época renacentista, se refiere concreta-


mente a la postura defendida por el clérigo británico George Hakewill, presunto defensor
de la nueva ciencia, a tenor de la cual la ‘corrupción de la naturaleza’ a la que se referían
otros religiosos no era real. Pero Hakewill “… se mantiene tan ajeno a la ciencia nueva
que uno de sus razonamientos principales en contra de la creencia en la decadencia del
mundo fue la supuesta exactitud de la vieja presunción ptolemaica de que las estrellas y
los cielos son inmutables ; esto demuestra, pensó, que era imposible la idea de un univer-
so en deterioro … Otra de las objeciones principales de Hakewill a la teoría de la ‘co-
rrupción de la naturaleza’ progresiva se basaba en su creencia en ciclos históricos que
se alternan entre la decadencia y el ascenso nuevo, la misma idea que Bacon reconoció
entre los obstáculos que se presentaban al crecimiento del espíritu científico progresivo”.
Hakewill se inspiraba, al parecer, básicamente en diversos autores franceses contemporá-
neos suyos, como Bodin o Le Roy. Este último, según Baron, “… ya se encontraba entre
aquellos que creían que el conocimiento y las artes mejoraban gradualmente por medio
de la observación y la experimentación, y que tomaron ánimo del razonamiento de que
el sol, los planetas y los elementos continuaban siendo los mismos que en la Antigüedad
y que, en consecuencia, era sólo un prejuicio suponer que el hombre había cambiado”.
Por otra parte, según el anteriormente cita-do Eugenio Moya, la concepción moderna del
‘espacio’ unió, como hemos dicho, dos términos que tradicionalmente, inspirandose en la
Física aristotélica, se consideraban separados: el espacio físico y el espacio geométrico ;
así explica359:
114

“Para Aristóteles, por ejemplo, cada cuerpo tiene un lugar determinado. El


lugar del mundo venía dado por el último cielo, por la bóveda cristalina de las es-
trellas fijas. Este lugar del mundo, el espacio físico, no representaba un buen mo-
delo del espacio matemático de Euclides, pues los teoremas que tenían aplicación
en éste sólo eran aproximadamente verdaderos en el espacio real. Por ejemplo, en
el mundo real no se puede prolongar indefinidamente una recta”.

Mediante esta identificación de los espacios físico y geométrico, que provenía,


como sabemos, de Jean Buridan, al permitir matematizar el espacio, éste quedaba conver-
tido en una multiplicidad de puntos “… que no componen las partes del espacio, sino que
las delimitan”. Este nuevo procedimiento permitía interpretar el espacio físico en virtud
de la totalidad de sus leyes:

“A diferencia de la concepción tradicional que separaba los mundos del


ser y del devenir –el supralunar y el físico360-, en el universo moderno todos los
elementos se eoncntraban situados en el mismo nivel ontológico y, por consi-
guiente, se podía producir la unificación de la ‘physica coelestis’ y la ‘physica te-
rrestris’. Ambas se identificaban y quedaban ligadas en virtud de su común sumi-
sión al cálculo matemático sobre un espacio abstracto y homogéneo”.

A este respecto resultan interesantes por demás las consideraciones que hace
Martínez Marzoa a este respecto, advirtiendo que “… la matemática como ciencia existía
ya desde la Antigüedad, mientras que lo nuevo, lo que surge en la Edad Moderna, es lo
que hoy llamamos Física, ...”. En este resurgimiento de la Física intervino sin duda el
acendrado convencimiento de los investigadores implicados en dicho proceso de que lo
matemático era algo verdadero e indiscutible361:

Vo
∆V

“El cambio en el estado de movimiento de un cuerpo se determina cuanti-


tativamente como diferencia entre la velocidad final y la inicial, es decir: como v
= v - vo (si v tiene distinta dirección que vo, la diferencia se obtiene como indica
la figura). Y, puesto que la fuerza se ha definido como la causa capaz de producir
un incremento de v, la manera de determinar cuantitativamente la fuerza tendrá
que ser establecer que una fuerza es –por ejemplo- doble que otra cuando, actúan-
do durante el mismo tiempo y sobre el mismo cuerpo, produce una v doble y
actuando durante la mitad de tiempo, un v igual al que produce la primera, o sea:
que el pro-ducto F × t (siendo F la medida de la fuerza y t el tiempo durante el
115

cual actúa) es directamente proporcional a v, lo cual se expresa así: F × t = m×v,


siendo m una constante propia del cuerpo del que se trata, a la cual se llama ‘masa’
de ese cuerpo”.

Además, tal identificación “… permitió pen-sar a los modernos que la Naturaleza


estaba escrita en el lenguaje de las matemáticas”. Este punto de vista –ya anunciado des-
de siglos antes, como hemos visto, por Robert Grosseteste y por los ‘calculatores’ del
Merton College362 - fue, sin duda, el abrazado por pensadores como Galileo o Kepler. La
gestación de las nuevas ‘leyes de la Física’ de Galileo, origen remoto de las enunciadas
posteriormente por Isaac Newton, se basó precisamente en esta concepción. Según Gali-
leo Galilei, no se pueden observar los hechos directamente (ya que los sentidos, como es
sabido, nos pueden engañar), sino que hay que tener previamente una idea clara de lo que
se va a observar. El proceso se basa, según él, en la abstracción matemática: Antes de la
observación empírica se hacen los cálculos matemáticos correspondientes, basados en
fenómenos ideales abstractos, como las ideas platónicas, e irreproducibles por tanto en la
realidad:

a) Esfera que rueda sobre un plano363

El experimento en cuestión, destinado a desvelar la forma de la trayectoria seguida


por un grave en el aire después de rodar por un plano inclinado, le fue sugerido a Galileo
hacia el año 1600 por su amigo Guidobaldo del Monte. Dicha propuesta –que tuvo mu-
cha influencia en las investigaciones posteriores de Galileo- es, traducida a términos mo-
dernos, como sigue: “Se lanza una bola entintada a lo largo de un canal inclinado OP,
fijándose en la proyección horizontal resultante una vez que la bola abandona el plano y
cae al suelo”. En 1603, al intentar repetir la experiencia de Guidobaldo, Galileo tuvo –
por supuesto- en cuenta la distinción a que nos hemos referido más arriba entre un análisis
matemático ideal (plano liso sin fricción, bola perfectamente esférica) y la situación real
que se le presentaba en el experimento (plano rugoso con fricción, bola cuasi-esférica).
No obstante, según Alvarez y Posadas, en este caso concreto “… la existencia de fricción
entre la bola y el canal no representó ningún problema para que Galileo tuviera éxito en
un experimento como el que le fue sugerido por su amigo, pues recordemos que un cuerpo
esférico rueda gracias a la existencia de la fricción …”, y puntualizan364:
116

“Ahora bien, en la actualidad no resulta difícil darse cuenta de que, a pesar


de no contemplar el deslizamiento existente de todo cuerpo que ruede a través de
un canal inclinado, Galileo pudo sortear esta dificultad y llevar a buen término sus
investigaciones de carácter experimental. ¿La razón? El deslizamiento influye, pe-
ro puede soslayarse –hasta cierto punto- si se cumple con ciertas condiciones, en-
tre las cuales destacan que la bola y el canal no tengan imperfecciones muy noto-
rias, que el plano no esté muy inclinado, que los materiales sean los adecuados,
etc. Además, aquí habría que señalar, una vez más, el genio especulativo de Gali-
leo que le permite hacer abstracción de las condiciones materiales presentes”.

b) Móvil de velocidad constante365

c) Caída libre de los cuerpos, con aceleración constante366

etc.

La experiencia se puede reducir entonces, siguiendo a Galileo, a esquemas mate-


máticos, traduciendo la experiencia sensorial en ‘magnitudes’. Hay dos magnitudes bási-
cas: extensión (magnitud espacial) y duración (magnitud temporal). En virtud de este nue-
vo proceder deja de ser importante para la ciencia si la materia existe real y físicamente
o no, cosa que preocupaba a los antiguos, como sabemos. Volvemos, pues, a Platón367, o
mejor dicho, a los pitagóricos, con su mística numérica368. Resultan así los ‘Principios
Fundamentales de la Física’ de Galileo369:

A) Principio de conservación de la materia

B) Principio de inercia

Martínez Marzoa comenta lo siguiente acerca de principio de conservación de la


materia370: “Galileo toma como principio fundamental el que la cantidad de ‘materia’
en total permanece constante en cualquier cambio ; si al final de un cambio observamos
que hay menos cantidad de materia que al principio, es que la diferencia (y justamente
la diferencia) se ha ido a alguna par-te ; si observamos que hay más, es que ha en-trado
en el sistema materia que ya existía en otra parte ; jamás empieza a existir ni deja de
existir materia. Un escolástico le diría a Galileo que eso no responde a la experiencia,
porque lo que vemos es que hay en las cosas aumento y disminución ; Galileo respondería
(y hoy todo el mundo lo respondería igualmente, pero no por la experiencia, sino por las
nociones que todos tenemos de la Física que fundó Galileo) que cuando un cuerpo crece,
es que en con-junto recibe de fuera más materia de la que pierde, y cuando disminuye,
117

es que pierde más de la que recibe. Para comprobar esto empíricamente habría –nada
menos- que poder medir la cantidad total de materia del universo (y comprobar que es
siempre la misma), lo cual ni siquiera tiene sentido”. A partir del Principio de Conserva-
ción de la Materia se puede redefinir el concepto de ‘movimiento’ (uno de los más contro-
vertidos en Aristóteles, como se ha visto). Al suponer que la cantidad de materia perma-
nece constante, podemos decir de momento lo que no es371:

a) No es aumento ni disminución.

b) No es cambio de cualidad.

No queda, pues, más remedio que definir el ‘movimiento’ –sin salirnos aún del
esquema aristotélico- como traslación (o cambio de lugar), a partir de la relación entre el
‘espacio’ recorrido y el tiempo que se tarda en recorrerlo372. Llegamos así a definir una
nueva magnitud, resultante de combinar ‘espacio’ y ‘tiempo’, las dos magnitudes básicas
anteriormente citadas: la velocidad.

V1 V3

V2

Supone ahora Galileo (‘principio de inercia’) que la velocidad de un móvil de


mantiene constante, a no ser que una acción exterior modifique esta situación. Martínez
Marzoa se plantea la siguiente pregunta: ¿En qué se fundamenta esta afirmación? ¿Puede
fundamentarse en la pura información de los hechos –v.gr., en la experiencia- alguna tesis
acerca de un móvil sobre el cual no actúa ninguna fuerza? A primera vista parece que el
principio que estamos enunciando no hace nada más que establecer el concepto de ‘fuer-
za’. No se trata, por tanto, de una afirmación empírica, sino de una hipótesis que le permite
a Galileo acceder a tres nuevas magnitudes, derivadas de las anteriormente mencionadas:
fuerza (actuación exterior capaz de producir un cambio de velocidad), aceleración (cam-
bio de velocidad por unidad de tiempo) y masa (cociente constante entre ‘fuerza’ y ‘acele-
ración’). De esta forma, gracias al uso de la ‘abstracción matemática’ que propone Gali-
118

leo, la observación empírica de los hechos, susceptible de engaño, queda convertida en


algo mucho más fiable desde un punto de vista científico: la medida. Galileo concluye:

a) Los principios de la Física no derivan de la experiencia. La mente produce en


sí misma ciertos esquemas coherentes por sí mismos (que luego hay que
contrastar experimental-mente con la realidad)

b) Relatividad del movimiento.

Esta última afirmación galileana no es, como apunta Martínez Marzoa, más que
“otra expresión más del postulado fundamental de la física matemática”373:

“El carácter puramente cuantitativo de la materia y la infinitud del espacio


y el tiempo no expresan otra cosa que la uniformidad total: todos los puntos del
espacio son iguales, todas las partículas de materia tienen –por así decir- los mis-
mos derechos ; nada es por naturaleza en reposo ni por naturaleza en movimiento,
por la sencilla razón de que nada es por naturaleza nada, nada está cualificado. Por
lo mismo, ya no hay, cualitativamente, cielo y tierra, ni arriba ni abajo ; todo es
igual … Lo que ocurre, …, es que se abre paso un nuevo principio de todo saber
(…), que habrá de consistir en la pura ley de la mente, la pura exigencia de la Ra-
zón, la pura forma del conocimiento, ante la cual todos los contenidos son iguales,
como son iguales todos los puntos del espacio o del tiempo, todos los cortes de un
continuo cuantitativo”.

Johannes Kepler (1571-1630) fue, como es sabido, el pensador que aplicó por
primera vez el método experimental diseñado por Galileo al campo de la Astronomía.
Para él, en efecto, la misión del astrónomo radicaba en lo siguiente374:

a) Descripción de los reales movimientos espacio-temporales que dan razón de


las apariencias

b) Traducir esa realidad a la altura del puro entendimiento racional (interpretar


‘intelectualmente’ la realidad de las situaciones y movimientos planetarios):

o Orden matemático (concretamente basó sus cálculos en las observaciones


de su maestro, el astrónomo danés Tycho Brahe (1546-1501)
o Orden estético música de las esferas (suposición de que reinaba una ‘armo-
nía musical’ en los movimientos de los planetas y en sus posiciones respec-
tivas en diversos lugares de sus órbitas375)

“En la descripción copernicana del sistema planetario hay seis planetas en


vez de los siete ptolemaicos, al haberse convertido la Luna para los astrónomos
en un cuerpo subsidiario de nuevo orden –para el cual Kepler había de inventar el
término ‘satélite’ en 1611- … La explicación que hace el propio Kepler del núme-
119

ro de los planetas es geométrica: hay exactamente seis órbitas porque hay exacta-
mente cinco sólidos regulares376 que definen los espacios entre ellos”.

Una idea recurrente de todo el trabajo científico de Kepler –lo que explica en parte,
según lo explica Moreno Corral, su primigenia obsesión en buscar una cosmovisión basa-
da en los pitagóricos- fue su certeza, paralela de la de Galileo, de que existía un orden
matemático oculto en la naturaleza, el cual se manifestaba mediante armonías del Univer-
so377. Esa fue su línea de razonamiento cuando, utilizando una rigurosa aproximación ma-
temática, trató de construir un modelo donde los planetas guardaran relación directa con
los cinco sólidos perfectos. En su modelo situó al Sol en el centro de las esferas planeta-
rias, y éstas se encontraban separadas entre sí sucesivamente por un octaedro, un icosae-
dro, un dodecaedro, un tetraedro y un hexaedro (los famosos sólidos regulares de Platón,
así como sus derivaciones, conocidas como ‘poliedros de Kepler-Poinsot’378).

Años después intentó encontrar la estructura del Universo por medio del estudio
de la relación que guardan las armonías de la escala musical, regresando así a la idea
pitagórica de la música de las esferas y de las relaciones místicas relacionadas con el ‘her-
metismo’379. Convencido más tarde de que el modelo copernicano del movimiento plane-
tario era el correcto, Johannes Kepler calculó cuál sería ese movimiento en un sistema
‘heliocéntrico’. Amparándose en las observaciones y mediciones de Tycho Brahe, descar-
120

tó la idea de que las órbitas tenían que ser circulares, mostrando que en realidad son ova-
les, es decir, elípticas. El resultado de este método de trabajo fueron las famosas Leyes
de Kepler, que conservan su validez aún en nuestros días380:

Más tarde, Isaac Newton explicaría las Leyes de Kepler a la luz de su Teoría de la
Gravitación. La 2a Ley, en efecto, no expresa otra cosa que la conservación del momento
angular. La 3a, por otra parte, permite calcular las masas de los planetas a partir de su
tamaño y del período orbital381. Las Leyes de Kepler no constituyen realmente ‘leyes’ en
cuanto tales, ya que son deducibles, como acabamos de ver, a partir de la Gravitación
Universal de Newton ; sin embargo, conservan ese nombre (Leyes) en honor a su autor.

Francis Bacon

Todos estos conceptos filosóficos a que acabamos de referirnos, elaborados a lo


largo de los siglos XV y XVI dieron pie a la nueva metodología científica, que alcanzaría
su desarrollo pleno en el XVII. Según el más arriba citado Guillermo Lusa, por otra parte,
Bacon y Descartes, para evitar encontronazos con el estamento eclesiástico como los que
en su momento habían sufrido tanto Galileo como Bruno, se aseguraron de compaginar
121

en sus respectivos escritos la versión religiosa tradicional con sus innovadoras teorías
acerca de la naturaleza382:

“No debe extrañarnos que ambos metodólogos practicaran una escisión en


la esfera del conocimiento humano. Bacon distingue tajantemente entre el conoci-
miento divino y el natural: aún cuando alentó el progreso del segundo, proclamó
que debía aceptarse sin críticas la verdad divina tal como aparecía en la Biblia.
Descartes, por otro lado, afirma la existencia de dos sustancias totalmente inde-
pendientes la una de la otra, una de tipo material (la extensión, la res extensa) y
otra de tipo espiritual (el pensamiento, la res cogitans)”.

Esta actitud libró, efectivamente, a sus autores, como decimos, de problemas,


especialmente en cuanto a sus relaciones con las autoridades eclesiásticas, y a la larga re-
dundó igualmente en consecuencias beneficiosas para el desarrollo de la ciencia, pero al
mismo tiempo dio lugar al absurdo concepto –aún vigente en nuestros días y al que ya
nos hemos referido- del ‘científico puro’, o persona que cree no intervenir en problemas
de índole religiosa o política ni ser responsable de las posibles consecuencias nocivas de
sus descubrimientos. Muy distinta, por supuesto, es la postura a este respecto de investiga-
dores de arraigada fe cristiana, como sin duda lo es Ignacio A. Silva, quien introduce su
artículo diciendo383:

“Se acepta popularmente que los orígenes de la ciencia moderna durante


el siglo XVII se debieron más a una posición conflictiva con la autoridad religiosa
y a una búsqueda de autonomía que a otra cosa. Así, en recuentos populares se lla-
ma la atención sobre casos como el de Galileo o el de Darwin, héroes la ciencia
moderna, aunque en aparente rechazo de las ideas religiosas. Sin embargo, un aná-
lisis más detallado de la historia del siglo XVII, de los mismos autores que lleva-
ron a cabo la llamada Revolución Científica y de sus argumentos para llevar ade-
lante la nueva empresa científica, muestra una imagen totalmente distinta”.

Silva sostiene, a grandes rasgos, que los datos históricos referentes a este problema
han sido manipulados sistemáticamente desde sus inicios, y que por ende no se correspon-
den con la realidad de los hechos auténticos tal y como realmente ocurrieron ; así dice :

“Es preciso dejar en claro que a principios del siglo XVII no se sabía qué
era lo que hoy conocemos como ciencia empírica, ya que recién estaba naciendo.
Por este motivo, esta nueva actividad intelectual tuvo que ganarse su lugar dentro
de los ambientes académicos de la época. La ciencia del siglo XVII no era lo que
es hoy. En cierto sentido, la ciencia del siglo XVII era primitiva y ‘experimentaba’
sobre el método experimental. A lo largo de toda su historia, la filosofía natural
122

tradicional (o aristotélica) había buscado no sólo conocer las causas de las cosas,
sino también, y como último fin, el ‘moralizar a los hombres’. Junto con este obje-
tivo moral se ubicaba también uno religioso. Ahora bien, para los críticos de la
nueva filosofía natural mecánica y experimental, ésta parecía amenazar las priori-
dades morales y religiosas de la educación tradicional, ya que no se hacía hincapié
más que en el carácter experimental y empírico del nuevo método … En primer
lugar, la ciencia experimental se presentó como siendo capaz de cumplir con los
objetivos morales y religiosos de la filosofía tradicional. En segundo lugar, se abo-
gó que los objetivos más prácticos del nuevo método, tales como las invenciones
y los avances tecnológicos que hasta ese entonces eran excluidos de la filosofía
natural, eran una parte integral de tales objetivos morales y religiosos. Bacon fue
quien estableció tales ideas como fundamentales para entender la nueva empresa
científica de la modernidad. Es de por sí importante recalcar que sus pensamientos
sobre estos temas, sin embargo, fueron forjados gracias a sus reflexiones sobre los
primeros capítulos del libro del Génesis. Como he explicado más arriba, el pecado
original de los primeros padres significó una pérdida de todo el conocimiento enci-
clopédico que Adán poseía de la creación y del poder que ejercía sobre la misma.
De esta manera, el rol de la filosofía natural, tal como fue concebida por Bacon,
era restaurar el dominio del hombre sobre la naturaleza a través del conocimiento
de la misma, para así instaurar nuevamente el orden original de la creación. Aun-
que Bacon mismo no realizó grandes avances en cuanto al conocimiento de la na-
turaleza, sus escritos acerca del método para conocerla, con alto tono escatológico,
tuvieron enorme influencia durante el siglo XVII hasta hoy en día”.

En nuestra modesta opinión, y como creemos se demuestra palpablemente en la


cita anterior, lo único que el Sr. Silva intenta probar en su largo y confuso artículo es que
tanto Bacon como Newton, Leibniz y muchos otros iniciadores del nuevo método cientí-
fico experimental eran personalmente creyentes (y que en virtud de ello todos los demás
deberíamos serlo igualmente), y que inicialmente fue precisamente por intermedio de sus
creencias religiosas cómo se vieron incitados a formular hipótesis que en principio se
oponían a las mismas ; es evidente que es así como probablemente ocurrió en algunos de
los casos, y en eso estamos, por tanto, de acuerdo. Pero no es de eso de lo que aquí estamos
tratando, ni tampoco de las presuntas relaciones del cristianismo con la moral y/o con la
coexistencia pacífica entre los hombres, punto en el que –teniendo en cuenta los datos de
que disponemos y nuestra postura personal al respecto, nunca podríamos coincidir con
Ignacio Silva, y ni siquiera nos estamos refiriendo a autores como Draper o Dawkins –
por sólo citar los dos ejemplos más conocidos-, que Silva cita profusamente a lo largo y
a lo ancho de su escrito sin comprender aparentemente en absoluto lo que éstos defienden
en sus respectivas obras más o menos ateas o anticlericales, sino de la actitud resueltamen-
te contraria al progreso científico (por cuestiones filosóficas, morales, políticas o por las
123

que fuesen ; da lo mismo como quisiesen justificar lo para nosotros injustificable) que,
como se sabe y está archidemostrado, dígase lo que se diga, adoptó el estamento eclesiás-
tico sistemáticamente (y con toda probabilidad seguiría manteniendo hoy en día si tuviese
poder para ello) en todos los lugares, ya fuesen católicos o protestantes, en los que dichas
nuevas metodologías de investigación se intentaban imponer. Acerca de las (muy respeta-
bles, por supuesto) posturas personales de los referidos científicos y metodólogos con res-
pecto al hecho religioso trataremos –en todo caso- en otro apartado del presente trabajo.

Volviendo a Francis Bacon (1561-1626), di-remos que este pensador británico es


considerado por algunos comentaristas como el fundador de la filosofía moderna, a causa
de su propuesta de reforma de las ciencias, mientras que para otros no es más que un pen-
sador esencialmente ‘renacentista’, en algunos aspectos incluso recurrentemente inmerso
en formas de pensar medievalizantes, por su utilización más bien arcaízante del concepto
aristotélico de ‘forma’384 y porque su filosofía presuntamente innovadora se desarrolló al
margen de las tendencias que por su misma época condujeron al desarrollo de la nueva
ciencia natural con base en las matemáticas385. El Nuevo Organo que proponía Bacon
pretendía sustituir al viejo Organon aristotélico, incapaz en su opinión de servir ya más
de base a las ciencias. Se trataba, en esencia, de librar a la ciencia de los falsos ‘ídolos’,
que eran, según Bacon, de cuatro clases386:

a) Idola tribu: Tendencia a suponer que hay en la Naturaleza más orden y regula-
ridad de los que existen ; tendencia a aferrarse a opiniones adoptadas

b) Idola specus: Predominancia de las opiniones individuales ; reflejo de la edu-


cación, hábitos, accidentes, etc.

c) Idola fori: Originados a partir del trato entre personas (aceptar opiniones sólo
parcialmente demostradas)

d) Idola theatri: Procedentes de dogmas erróneos.

En opinión de Stephen Gaukroger, lo que realmente perseguía Bacon era hacer


accesible al lector de a pie los conocimientos que hasta entonces sólo lo eran a ciertas
élites intelectuales. El mismo filósofo describe así la situación en su libro ‘Advancement
of Learning’387:

“Las mismas ciencias que tienen más inteligencia y relación con la imagi-
nación humana que con la razón son tres: Astrología, Magia Natural y Alquimia,
124

todas las cuales tienen sin embargo una finalidad noble. Porque la astrología pre-
tendía descubrir esa correspondencia o concatenación que se da entre el globo
superior y el inferior ; la magia natural pretendía reducir la filosofía natural de una
variedad de especulaciones a la magnitud de las obras, y la alquimia pretendía se-
parar todas las partes inverosímiles de los cuerpos que se incorporan en las mez-
clas naturales. Pero las derivaciones y consecuencias de tales fines, tanto en la teo-
ría como en la práctica, están plenas de error y de vanidad ; que los propios profe-
sores han intentado velar y encerrar mediante escritos enigmáticos en los que se
refieren a tradiciones auriculares y artilugios similares para perservar el crédito de
las imposturas”.

Francis Bacon, según afirma Marcelo del Debbio y también se desprende del texto
anterior, fue por lo visto uno de los más conocidos e influyentes rosacruces, y también un
destacado alquimista. Algunos llegan a suponer que los tres famosos manifiestos rosacru-
ces (Fama Fraternitatis, Confessio Fraternitatis y Las bodas alquímicas de Christian Ro-
senkreutz) son obra suya, mientras que otros se los atribuyen a Johann Valentin Andreä,
al parecer auténtico compilador de esas obras. Bacon se interesaba por la astrología e
intentó formular una ciencia empírica basada en la correlación de las conjunciones astro-
lógicas con los hechos históricos. Si hubiese llevado a término ese proyecto, la ciencia de
hoy en día sería, según Del Debbio, completamente diferente. No obstante, las presiones
académicas de que Bacon fue objeto le disuadieron al parecer de su empeño388. Bacon si-
gue aún hoy en día levantando polémicas (incluso se le ha llegado a atribuir nada menos
que la autoría de las obras de William Shakespeare, ilustre contemporáneo y compatriota
suyo) ; no obstante, y dígase lo que se pueda decir acerca de él y de su obra, en opinión
de Guillermo Lusa389 este pensador ha cumplido sobradamente con su expreso propósito
de servir a la humanidad arrojando una nueva luz sobre la naturaleza, al convertirse en
“… el paladín de una ciencia nueva, en el audaz defensor de un criterio de validez del
conocimiento y de la ciencia que hoy en día es completamente natural: el objeto de la
ciencia no es encontrar verdades metafísicas abstractas acerca de la naturaleza de las
cosas, sino fructificar en obras que acrecienten el poder del hombre so-bre la naturaleza
o contribuyan a mejorar sus condiciones de vida”.

Una interesante aportación acerca de Francis Bacon es la que hace el ya citado


Eugenio Moya, quien resalta en su libro sobre Kant la polémica que se ha desarrollado
recientemente entre los estudiosos del pensamiento del de Verulam390. Moya comienza
citando un texto de la ‘Crítica de la Razón Pura’391 donde Kant, que tenía a Bacon, como
125

muchos otros pensadores ilustrados y de acuerdo con lo que le había sido transmitido
acerca de dicho filósofo a través de su lectura de autores como De Maistre y von Liebig392,
por el verdadero fundador de la ciencia moderna y del empirismo, se refiere a él hablando
de una revolución basada en “… una idea, la de buscar (no fingir) en la naturaleza lo
que la misma razón pone en ella”. En nuestra opinión, por otra parte, Kant no está ha-
blando en ese texto concretamente (procedente del Prefacio a la 2ª Edición de la citada
obra kantiana) precisamente de Bacon, a quien, por cierto y según hemos comprobado,
no nombra en absoluto en el susodicho párrafo, sino más bien de Isaac Newton (“hypothe-
sis non fingo”), a quien tampoco menciona, pero en quien indudablemente sí que se inspi-
raba393 y de quien hablaremos más adelante. Según Moya, la figura de Bacon se ha sobre-
dimensionado bastante, en parte por culpa de William Whewell394, quien lo comparaba
con Hércules y con Solón y lo presentaba, siguiendo a Kant y a los ilustrados, como “…
el supremo legislador de la moderna república de la ciencia”. Esa interpretación del pen-
samiento baconiano está, por supuesto, ligada al retrato ‘mitológico’ de Bacon construido
por los mencionados ilustrados y por Comte, que le presenta, basándose en la teoría de
los ‘ídolos’, como un enconado luchador contra la superstición y el prejuicio, punto que
está bastante lejos de estar probado395.

La parte realmente más constructiva del vizconde de St. Albans se basa en su con-
cepción del método inductivo, que no se fundamenta en la pura recogida de datos (‘induc-
tivismo naïve’), sino en una observación completa y cuidadosa de los hechos, excluyendo
dentro de lo posible las formas falsas o ‘hipótesis’ y constituyéndose así en un claro pre-
cursor de Newton396. Muchos popperianos, como el ya citado Imre Lakatos, por ejemplo,
ponen en cuestión el papel real de aquel en el contexto de la revolución científica397: “Im-
re Lakatos, en este sentido, se atrevía a defender en 1974 que el método baconiano sólo
pudo –y puede- ser tomado en serio por los más provincianos e incultos estudiosos de la
ciencia”. A esa postura se suma igualmente el también citado Kuhn398:

“La insistencia en la importancia de una expe-riencia sistemática o experi-


mento es lo que hizo que Kuhn, en un ensayo de 1975, …, insistiera en una serie
de rasgos de la revolución científica moderna en el que el papel de Bacon resul-ta
esencial. En efecto, la actitud baconiana hacia la función y la posición del experi-
mento es la primera de las novedades que distinguen el antiguo modo de entender
el saber del nuevo movimiento experimentalista iniciado por Bacon. Los experi-
mentos forzaron a la naturaleza a exhibirse en condiciones en las que nunca se ha-
bría encontrado sin haber mediado la intervención del hombre. Los hombres que
126

colocaron granos, peces, ratones y sustancias químicas, consecutivamente, en el


vacío artificial de un barómetro o en la campana de la cual se había extraído el ai-
re mediante una bomba, manifiestan precisamente este aspecto de la nueva
tradición. Es lo que el propio Bacon describió como ‘retorcerle la cola al león’”.

Descartes, Spinoza y Leibniz

Como se ha podido ver en secciones anteriores, el avance de las ciencias de la


naturaleza durante el Renacimiento se debió, más que nada, al triunfo de la abstracción
matemática, es decir, de lo que en ciertos ambientes se entendía por ‘la razón’, y que a
nivel filosófico se tradujo en la paulatina sustitución del aristotelismo imperante al final
de la Edad Media por una vuelta al platonismo y a la filosofía numérica de inspiración
presocrática. Esto que estamos diciendo lo hemos podido comprobar más arriba a través
del pensamiento de Galileo Galilei, quien, como hemos visto, daba más importancia a la
susodicha ‘abstracción matemática’ que a la pura experiencia sensible. Esa relevancia de
la razón en el campo de las ciencias empíricas tuvo su equivalente filosófico: el racionalis-
mo, y su principal representante fue René Descartes (1590-1650). Según este autor399, lo
afirmado por Galileo Galilei respecto a las ciencias empíricas es aplicable sin más al resto
de los temas, especialmente a aquellos relacionados con el ser humano. Para él, el ‘proble-
ma del hombre’ equivale al ‘problema de la recta razón’ (o bona mens, dicho en latín),
que viene a ser, pues, tanto la prudencia por la cual el hombre se orienta en la vida como
la razón por la cual distingue lo verdadero de lo falso. Es ésta una posición filosófica cla-
ramente platónica, como hemos apuntado, o más bien ‘socrática’400, en la cual se distin-
guen, según Descartes, dos aspectos de uno y el mismo concepto401:

1. Sustancia única y universal

2. Facultad específicamente humana, a la cual Dios ofrece solamente alguna


garantía, subordinada a leyes precisas.

Esas ‘leyes precisas’ a que Dios se ve sujeto (v.gr., las ‘leyes cíclicas’ de las anti-
guas religiones prefilosóficas402) pueden ser descubiertas, según Descartes, mediante un
procedimiento unificado: el método científico. Descartes era, como es sabido, un gran
matemático. Ahora bien, como su opinión era que la metodología era la misma para todas
127

las ciencias (resabios de ‘aristotelismo’ dentro de un pensamiento bá-sicamente platóni-


co), supuso que serviría perfectamente el mismo que él había utilizado para las matemáti-
cas con sumo éxito. Constaba de cuatro fases403:

1. Evidencia: No aceptar nunca ninguna cosa por verdadera si no se la reconoce


verdaderamente como tal

2. Análisis: Dividir cada una de las dificultades que se han de examinar en el ma-
yor número de partes posibles y necesarias para resolverlas mejor

3. Síntesis: Conducir los pensamientos por orden, de los más simples a los más
complejos (deducción)

4. Enumeración: Expresar (oralmente o por escrito) las conclusiones sacadas.

Con respecto al primer paso del método hay que saber distinguir, según Descartes,
entre dos conceptos: conjetura (término tomado de Nicolás de Cusa: aquello cuya verdad
no aparece a la mente de modo inmediato) e intuición (lo que verdaderamente busca Des-
cartes: acto por el cual el alma llega a lo inmediato) ; esta última presenta dos característi-
cas esenciales: claridad (presencia y manifestación de la idea en la mente que la conside-
ra) y distinción (separación de todas las otras ideas ; concepto tomado de Duns Escoto y
otros escolásticos). Según Ferrater Mora, por otra parte, el ‘análisis’ puede entenderse
como una resolución (se resuelve lo complejo en lo simple) o como una regresión (se re-
gresa mediante una secuencia lógica de proposiciones a una proposición que se declara
evidente partiendo de una proposición que se pretende demostrar y que se admite como
verdadera)404. Descartes (como previamente varios matemáticos y filósofos modernos) se
limitó a adaptar a sus necesidades propias los procedimientos establecidos por Pappus de
Alejandría (siglos III-IV de nuestra era), basados en la resolución de ecuaciones, como
más tarde hizo también para desarrollar la geometría analítica. Este uso matemático del
análisis lo aplicó asimismo como un método de razonamiento susceptible de convertirse
en una mathesis universalis que consideraba más general y rigurosa que el método ‘dia-
léctico’ de los lógicos partidarios de la silogística. Como lo pone Ferrater Mora, “Descar-
tes rechaza el método silogístico por considerarlo un método incapaz de cumplir con los
requerimientos …, pues si bien permite establecer una cadena de proposiciones, no per-
mite obtener ninguna proposición que sea más verdadera que las demás”. En general,
como apunta Michel Paty, se trata de un problema de inteligibilidad405:
128

“Con la mathesis universalis tal cual la expone en las Regulae, Descartes


no supone tanto las certidumbres matemáticas o las de la ciencia como la aptitud
del espíritu a hacer “juicios sólidos y verdaderos sobre todo lo que se le presenta”,
y trata de fundar la inteligibilidad de la forma más general. Las matemáticas no
son tomadas como ejemplares en lo que concierne el acceso a la verdad sino en
un sentido particular: el de que aclaran lo que puede entenderse por evidencia y
por certitud. En ese sentido, la mathesis universalis permite concebir que no hay
conocimiento y ciencia sino por la subjetividad, lugar propio de la inteligibilidad.
Cada espíritu funda en él mismo su comprensión y sus juicios, y el problema es
de saber lo que hace que una subjetividad -es decir toda subjetividad- pueda adqui-
rir una certeza, y, por ende el conocimiento. La lección es tanto para la ciencia co-
mo para la filosofía”.

Como consigna Ferrater Mora, el concepto de ‘síntesis’ puede entenderse desde


dos puntos de vista406:

a) La síntesis como método (Descartes): Se entiende el paso de lo simple a lo


complejo como ‘paso de lo universal a lo particular’. Desde comienzos de la
época moderna se tendió a considerar el método sintético o ‘compositivo’ co-
mo uno en el cual se procede desde unas cuantas premisas a una serie de con-
clusiones.

b) La síntesis como ‘operación’ (Kant): Unir varios elementos en un compuesto.


Se la puede considerar, también como una composición, pero con característi-
cas distintas, y a veces hasta opuestas, al caso anterior. Sobre todo se habla de
la unión o integración de sujeto y predicado407.

El resultado de esta síntesis es una proposición más compleja de sus componentes,


pero que al sintetizarse el sujeto y el predicado se obtiene algo más ‘simple’. En el primero
de ambos sentidos, que es el que aquí estamos tratando, las ‘cosas’ pueden dividirse en
absolutas (las más simples, independientes de las demás) y relativas (que se deducen de
las ‘absolutas’ mediante razonamiento). Para Descartes, una ‘sustancia’ es “aquello que
no necesita de otra cosa para existir”408. Si la definición anterior se la interpreta literal-
mente, sólo Dios sería una sustancia (tesis defendida por Spinoza), puesto que el resto de
los seres necesitan de Dios para existir. Pero en un sentido derivado podemos utilizar di-
cho término para designar o referirnos a las naturalezas que sólo necesitan del concurso
divino para existir, y de ese modo diferenciarlas de aquellas que no pueden existir más
que descansando en otra naturaleza, como las cualidades o ‘atributos’ de las substancias.
La substancia, en Descartes, no se puede conocer directamente sino a través del rasgo
fundamental o esencial que le conviene: en el caso de la substancia corpórea la extensión
129

en longitud y profundidad. y en el caso de la substancia pensante el pensamiento. Todas


las demás propiedades, o ‘modos’, son modificaciones de este rasgo fundamental (la figu-
ra y el movimiento, de los cuerpos; los diferentes modos de pensar como la imaginación,
el sentimiento y la voluntad, de las mentes).

Según C.M. Turbayne, aunque los términos análisis y síntesis han sido utilizados
hasta el siglo XIX con esta misma significación (v.gr., ‘resolución’ y ‘composición’ res-
pectivamente), su sentido antiguo puede traer consigo alguna confusión, sobre todo a par-
tir de su uso por parte de Kant ; es por eso que actualmente se tiende a considerar a la
deducción como ‘analítica’, y a la inducción como ‘sintética’409. El problema comenzó
con Platón, para el cual, como también más tarde para Descartes, era incorrecto proceder
a la síntesis sin pasar primero por el análisis, y este fue el punto de vista adoptado por
gran parte de los pensadores después de él. Aristóteles adoptó sin reservas la distinción
platónica, y eso lo convertía en un ‘científico’ según el esquema de su maestro ; Euclides,
en cambio, por adoptar la postura contraria, sólo podría considerarse como un ‘técnico’410.
Descartes, al igual que luego Newton, fue un pensador decididamente platónico, y en ese
sentido escribió:

“Es cierto que para descubrir la verdad deberíamos siempre comenzar con
nociones particulares para luego alcanzar nociones generales, y recíprocamente,
una vez descubiertas esas nociones generales, podemos deducir otras verdades
particulares a partir de ellas”.

Como hemos estado viendo, el método cartesiano se parece bastante al socrático,


tal como lo exponen Platón y Jenofonte411. Igual que había hecho Sócrates, en efecto, an-
tes de descubrir alguna ‘verdad absoluta’ que se demostrase por sí misma (evidencia),
Descartes empezó dudando de todo, lo que consistía en412:

a) Reconocer el carácter incierto y problema-tico de los acontecimientos

b) Suspender el asentimiento a tales acontecimientos (considerarlos provisional-


mente como falsos ; epoché)

Esta artimaña dialéctica permite a Descartes acceder a la verdad absoluta (clara y


distinta) que estaba buscando: “Si dudo, estoy pensando, y si pienso, existo”.
130

‘PIENSO, LUEGO EXISTO’ (“Cogito, ergo sum”)

Hay que advertir, por otro lado, que aunque la idea expresada en la frase latina
‘cogito, ergo sum’ se atribuye por regla general a Descartes, muchos predecesores del
autor del ‘Discurso del Método’ ofrecieron argumentos similares. En primer lugar tene-
mos a Agustín de Hipona (De Civitate Dei, libro XI, 26)413. También se puede vislumbrar
dicho razonamiento en el anteriormente citado Avicena, concretamente en su argumento
del Hombre Volante para demostrar la substancialidad del alma414. El ‘cogito’, por otra
parte, estaba inspirado igualmente a su vez, como acabamos de ver, en el Cusano, quien
a su vez se fundamentaba también en la epistemología agustiniana, como se ha visto más
arriba. También aparece en el pensamiento del nominalista del siglo XIV Jean de Mire-
court415. Aparte de esto, este razonamiento presuntamente cartesiano apareció, años antes
de publicarse el ‘Discurso del Método’ (1645), en la perorata de ficción pronunciada por
el D. Quijote cervantino al salir de la Cueva de Montesinos416, probablemente inspirada
por la lectura previa por parte de Miguel de Cervantes del tratado médico-filosófico ‘An-
toniana Margarita’ (1554), original del español Antonio Gómez Pereira417. En opinión de
José Luis Abellán, tanto este último autor como Sánchez ‘el escéptico’ pueden considerar-
se, dentro de la historia del pensamiento europeo, como precursores de filósofos tan im-
portantes como Bacon o Descartes418.

El ‘cogito’ constituye, por tanto, la única verdad absoluta que permite a Descartes
seguir adelante hacia el conocimiento. A partir de ahí puede continuar profundizando por
pasos cada vez más complejos, según un proceso de ‘análisis’ y ‘síntesis’. Así, al haber
descubierto mi propia existencia, el siguiente escalón consistirá en averiguar mis atributos
o características de la misma. Por lo tanto, si sé que existo, lo único que sé es que soy una
cosa que piensa. Ahora bien ; como ya sabemos desde los griegos, una ‘cosa que piensa’
tiene tres características (recuérdense las 3 partes del alma de Platón y de Aristóteles419):
espíritu, entendimiento y razón. En resumen, podemos decir que una cosa que piensa está
compuesta de ‘ideas’ (formas de los pensamientos, por la inmediata percepción de las
cuales somos conscientes de dichos pensamientos ; definición típicamente aristotélica en
la que el pensamiento constituiría la ‘materia’, y la idea la ‘forma’). Descartes considera
tres clases de ideas:
131

a) Adventicias (Las que me parecen extrañas o que me llegan de fuera): Remiten


a la po-sible existencia de una ‘naturaleza’ exterior al sujeto.

b) Facticias (Las formadas o halladas por mí mismo): No tienen por qué referirse
forzosamente a algo real, puesto que me las he ‘in-ventado’.

c) Innatas (Las que me parecen haber nacido en mí)

Descartes llamó también naturae semplices o ‘naturalezas simples’ a las ideas que
poseen las características de claridad y distinción antes referidas. Estas naturalezas sim-
ples son conocidas intuitivamente y constituyen los pilares sobre los que se asientan las
verdades o ideas complejas. Por supuesto, Descartes sólo admite un reducido número de
ideas simples (extensión, substancia, pensamiento, etc.). La mayoría de nuestras ideas son
complejas, por lo que hay que encontrar la manera de reducirlas a ideas simples, por lo
tanto, evidentes. Las naturalezas simples son, además, ideas innatas, es decir, ideas que
están potencialmente en la mente y surgen con ocasión de determinadas experiencias.
Como consigna el citado Javier Echegoyen Olleta420, Descartes no limitó lo ‘innato’ a los
conceptos (como los de Dios, substancia o los relativos a las matemáticas), también con-
sideró que hay principios innatos o verdades eternas, por ejemplo en lógica y en física.
Las proposiciones “Dos cosas que son iguales a una misma cosa, son iguales entre sí”, o
“de la nada nada sale” son principios de este tipo. La experiencia perceptual no permite
nunca establecer nada con absoluta universalidad, y sin embargo tenemos verdades que
se presentan como universales, luego éstas no pueden descansar en la experiencia, sino
en la naturaleza de la propia razón. Descartes no consideró que las ideas innatas estuvie-
sen en nuestra mente de forma actual o como un saber siempre a nuestra disposición. El
niño no tiene el concepto de Dios de esta manera. Cuando Descartes se refiere a lo innato
quiere indicar que la experiencia empírica o percepción no puede justificar ciertos conte-
nidos mentales, y que si los tenemos es porque descansan en la propia naturaleza de
nuestra mente. Hay en nosotros una potencialidad innata por la cual tenemos conocimien-
to de Dios ; la idea de Dios es innata en el sentido de que es producida por una capacidad
natural de la mente, es innata de una manera potencial, no actual. En el breve escrito ‘Ob-
servaciones sobre la explicación de la mente humana’ trata Descartes de aclarar cómo
debemos entender lo innato: “uso este término en el mismo sentido que cuando afirmamos
que la generosidad es innata en algunas familias y que en otras lo son algunas enferme-
dades como la gota o el cálculo, pero no en el sentido de que los hijos de esas familias
132

padezcan estas enfermedades desde el vientre de sus madres, sino en el sentido de que
nacen con cierta disposición o facultad para adquirirlas”.

En consecuencia, en Descartes la física depende de la metafísica: en su opinión


podemos llegar por el análisis a naturalezas simples como la extensión y el movimiento,
y a partir de és- tas podemos deducir las leyes generales que gobiernan cualquier mundo
material421. Aunque el propio Descartes hizo realmente trabajos experimentales en física
y anatomía, sin embargo llegó a escribir en 1638 en carta a Mersenne “mi física no es
otra cosa que geometría” (por lo tanto, conocimiento puramente deductivo construido a
partir de verdades primeras o naturalezas simples de carácter innato). Según Nicholas Jol-
ley, Descartes revivió la ya antigua teoría de origen platónico de las ‘ideas innatas’, utili-
zándolas en el seno de su teoría antiescolástica de la percepción. A primera vista da la
impresión de que este pensador está confundiendo capacidades (ideas innatas) con sensa-
ciones (ideas adventicias y facticias), calificando ambos conceptos como ‘ideas’. Se supo-
ne que Dios nos ha implantado en la mente algunas de estas ideas ocasionales, y en este
sentido se podría afirmar que son innatas422:

“¿Pero cómo sabe esto Descartes? No se sigue del hecho de que una idea
sea causada por una disposición mental que la misma sea innata en el sentido fami-
liar y temporal del término. Por lo que Descartes nos ha mostrado, es posible que
él recibiera esa disposición de Dios algo después de su nacimiento, ya que tal vez
Dios juzgó que la mente de Descartes no estaba preparada para ello hasta ese mo-
mento. Aquí resultaría útil la analogía de la firma del artista. Por lo general los ar-
tistas firman su obra en cuanto la terminan, pero no es impensable que algún artista
posponga la firma para más tarde. Descartes puede verse confrontado con un dile-
ma: o su concepto de innatismo tiene las implicaciones temporales de rigor, en
cuyo caso su clasificación no es exhaustiva, o no carece de dichas implicaciones
temporales, y entonces el supuesto innatismo de las ideas innatas de Descartes ca-
rece en absoluto de sentido”.

Descartes opina que si estas ‘ideas innatas’ las tenemos desde el momento en que
nacemos, no se pueden referir en absoluto a nada extraño a nosotros, ya sea real o imagi-
nario. Sólo pueden dar noticia de una “sustancia infinita, eterna, omnisciente, omnipoten-
te y creadora”, es decir, de Dios (‘res aeterna’). La existencia de Dios es, por tanto,
evidente para Descartes ; para demostrarla utiliza, en consecuencia y como vemos, la fa-
mosa prueba ontológica original de Aristóteles-San Anselmo, que ya hemos discutido
más arriba, aunque formulándola de un modo un tanto diferente423:
133

“Para él, lo que clara y distintamente entendemos que pertenece a la verda-


dera naturaleza, esencia o forma de una cosa puede ser con verdad afirmado de
esta cosa ; pero después de haber investigado diligentemente qué sea Dios, enten-
demos que a su verdadera e inmutable naturaleza pertenece el que exista ; por con-
siguiente, podemos afirmar que Dios existe”.

En consecuencia:

• La simple presencia en mí de la idea de Dios demuestra su existencia.

• Consideración de la finitud de mi yo (no me he creado a mí mismo, sino que


debe haberme creado un ser que tiene todas las perfecciones cuya simple idea
yo poseo).

En relación con la utilización por parte de Descartes del ‘argumento ontológico’


comenta Martínez Marzoa lo siguiente424:

a) Descartes, para poder pretender que el argumento anselmiano vale según el


‘método’, tiene que admitir que el término ‘Dios’ designa algo racional puro,
una idea que la mente descubre puramente en la misma, como la idea de trián-
gulo, sin recibirla de ninguna parte ; lo cual es una contradicción, porque
‘Dios’ quiere decir: lo infinito, y, por lo tanto, lo propiamente incognoscible,
incomprensible ; jamás nada acerca de Dios puede ser ‘perfectamente deter-
minado’.

b) Lo que Anselmo consideraba como una perfección que no puede faltar en


Dios es el esse in re en oposición a esse in solo intellectu. Descartes ha deter-
minado el esse a secas como la certeza de la mente. ¿De dónde sale entonces
la noción de esse in re como algo más que esse in intellectu? La noción de
‘existencia (en sí)’ que maneja Descartes no le viene de ninguna percepción
clara y distinta, sino de algo perfectamente empírico y contingente, a saber:
los prejuicios de su formación escolástica.

Según Copleston, Descartes se niega a admitir que el argumento ontológico pue-


da ser reducido a un asunto de mera definición verbal. Cree, por el contrario, que tenemos
una visión positiva de la naturaleza o esencia divina, sin cuya suposición el argumento
ontológico no se tiene en pie. Sin embargo, tal creencia de Descartes constituye, en opi-
nión de Copleston, una de las principales dificultades para aceptar el argumento anselmia-
no como válido, así como el hecho de considerar la existencia misma como una perfección
(objeción puesta por Kant). Leibniz se percató de ello e intentó hacer frente a la dificul-
tad425. Descartes lo único que hace es preguntarse en este punto si acaso lo que en verdad
134

existe no es el Dios que él se imagina, sino algún ‘genio maligno’ que le está tratando de
engañar, haciéndole tomar por verdades absolutas lo que en realidad no lo son. Copleston
comenta al respecto426:

“Al formar la hipótesis del genio maligno, he quedado en condiciones de


dudar, al menos con una duda ‘hiperbólica’ [metódica], de que las cosas que me
parece percibir existan realmente. … El punto está en que, incluso dada la hipóte-
sis del genio maligno y todas las consecuencias que de la misma resultan, no puedo
dudar de mi propia existencia sin afirmarla”.

Intentando explicar esta extraña sospecha de Descartes, Justus Hartnack recuerda


que cuando Descartes habla de proposiciones que no pueden ser dudadas, no está en
realidad refiriéndose a enunciados de los que sea imposible dudar psicológicamente ha-
blando ; lo que intenta encontrar es una proposición de la cual sea lógicamente imposible
dudar, y es por esta razón que su método no confía en lo empírico y se basa en las mate-
máticas, como hemos visto427:

“¿Es posible dudar de las proposiciones matemáticas? ¿Es posible dudar


de que 2+3=5? Que 2+3=5 no es un conocimiento derivado de la experiencia, no
es una verdad que hemos obte-nido a través de nuestros sentidos. Es lo que podría-
mos llamar una verdad de razón. Pero justamente porque una proposición parezca
ser autoevidente por la razón no se deduce que necesariamente sea cierta. Des-
cartes debe probar, por consiguiente, que la razón es perfecta ; antes de realizar
esto, no puede ir más lejos. Como dice Descartes: ¿cómo puedo saber que mi ra-
zón no está creada por un demonio que quiere engañarme? Puede ser que yo sea
engañado cuando me parece que 2+3=5”.

Después de considerar el problema desde todos los puntos de vista llega Descartes
a las siguientes conclusiones:

1. Dios, por su perfección, no puede engañarme.

2. Desaparece toda posibilidad de duda.

3. Imposibilidad para el ateo de alcanzar la ciencia.


135

García Ninet

A juicio de Antonio García Ninet, las anteriores consideraciones caracterizan a


Descartes como el fundador de un ‘Racionalismo Teológico’ hacia el que fue guiado des-
de su formación cristiana, lo que le condujo a defender la fe y la Revelación por encima
de toda razón428:

“A pesar de haber pretendido reconstruir la Filosofía partiendo de cero,


construyó un sistema filosófico apoyado en el pilar carcomido de las doctrinas re-
lacionadas con el Dios cristiano, tanto para fundamentar su método como su sis-
tema filosófico y científico, fracasando en ambos proyectos”.

Este comentarista distingue las siguientes características en la biografía de Des-


cartes, que en parte podrían explicar desde un punto psicológico las incoherencias y con-
tradicciones en que incurrió en la elaboración de su obra:

a) Sus orígenes en la baja nobleza así como su aspecto físico poco agraciado pu-
dieron generar en él una frustración que tal vez trató de compensar mediante
un sentimiento de orgullo y de superioridad intelectual, que a su vez pudo in-
fluir de algún modo en su frívola confianza en la verdad incuestionable de sus
doctrinas filosóficas y científicas, que le llevaba en muchas ocasiones a ser in-
capaz de aceptar la menor crítica.

b) Las circunstancias de su juventud: La misma vanidad desarrollada durante la


etapa inicial de su formación pudo condicionar el hecho de que posteriormente
dudase sobre su futuro.

c) Descartes, según parece, desarrolló en su personalidad una arrogancia exage-


136

rada y una tendencia muy marcada a la fabulación e incluso a la apropiación


de ideas ajenas como originales (p.ej., el famoso ‘cogito’, como se ha visto,
en conexión con el cual nunca cita a los autores en los que indudablemente se
inspiró).

d) En diversos momentos de su obra Descartes muestra una megalomanía bastan-


te considerable, como puede advertirse, por ejemplo, cuando afirma haber
explicado todos los fenómenos del Universo.

e) Descartes asumió la religión Católica de un modo tan básico e incuestionable


que le llevó a eximirla de la ‘duda metódica’, supuestamente universal, y esta
decisión tuvo una influencia especialmente negativa en su racionalismo teoló-
gico. Así, dice que “todo lo que ha sido revelado por Dios es más cierto que
cualquier otro conocimiento”429, sin plantearse cómo sabía:

o que Dios existía


o que había revelado algo
o a quién y cómo lo había revelado

“Descartes hubiera podido someter a la duda metódica las creencias reli-


giosas, al igual que había sometido a la duda el valor de las verdades matemáticas
y la existencia de un mundo externo, sin que ello significase que en verdad dudase
del valor de tales verdades ni de la existencia del mundo material. Por ello, parece
que, si no lo hizo, no fue porque las necesitase para su moral provisional, sino por
temor a la Inquisición, que podía acusarle del delito de considerar que podía tomar
a la ligera las verdades de fe, considerándolas como hipotéticamente falsas, y por
temor a las críticas del conjunto de sus amigos más cercanos, pertenecientes al
clero, los cuales se habrían podido distanciar de él, objetándole que las verdades
de la Religión y de la Teología no podían ponerse en duda en ningún caso, ni en
broma”.

Las ideas adventicias y facticias, por otro lado, le dan fe a Descartes de las dos
‘facultades’ de la mente humana430:

1. Facultad pasiva (recibir y reconocer las ideas de las cosas sensibles): Nos re-
mite directamente al concepto de ‘alma’ (sustancia pensante = ‘res cogitans’).

2. Facultad activa (formar o producir las ideas mismas) Esto último, afirma Des-
cartes, no se puede realizar sin el cuerpo (sustancia extensa).

Según subraya Luz Elena Gallo David, el hombre, con Descartes, se encuentra
ontológicamente dividido en dos substancias: cuerpo (res extensa) y alma-espíritu-men-
te-conciencia-pensamiento (res cogitans), donde el cuerpo es una substancia extensa, en
oposición a la substancia pensante. El alma se define como lo no corpóreo y a su vez, el
137

cuerpo se define como lo no pensante. Aquí se encuentra la dualidad cartesiana, al afirmar


que el alma es totalmente independiente del cuerpo, y es ella quién da identidad al sujeto
pensante, y no el cuerpo, lo que da fe de la orientación platónica de la filo-sofía cartesia-
na431: “De manera que ese yo, es decir, el alma, por la cual yo soy lo que soy, es entera-
mente distinto del cuerpo, e incluso más fácil de conocer que éste, y que, aun cuando éste
no fuese, el alma no dejaría de ser todo aquello que es”. Según R. Wozniak, después de
Descartes hubo múltiples intentos por escapar del punto muerto a que su concepción sobre
la relación entre cuerpo y alma había llevado. Las primeras tentativas en este sentido, co-
mo las de Malebranche432, Spinoza, Leibniz y los materialistas franceses La Mettrie y
Cabanis, fueron formuladas en el contexto de la metafísica, como respuesta directa al
dualismo cartesiano433:

“Si el mundo natural está radicalmente dividido entre lo mental y lo físico,


de modo que lo físico es extenso en el espacio y lo mental no, y si la naturaleza
de la causalidad es tal que las co-sas y efectos deben tener una conexión necesa-
ria y ser de tipo similar, entonces el interaccionismo mente/cuerpo cartesiano es
obviamente insostenible. Tal vez el primer intento importante de tratar esta contra-
dicción en la obra de Descartes es lo que se conoce como ‘ocasionalismo’. A pesar
de que fue precedida e influenciada por Géraud de Cordemoy, la obra de Nicolás
Malebranche fue probablemente la más influyente del ocasionalismo”.

Siguiendo con la línea cartesiana de razonamiento, de momento, evidentemente,


sólo somos capaces de apreciar la existencia de nuestro propio cuerpo, pero pronto exten-
deremos sus cualidades por analogía a los demás cuerpos, merced a la ‘facultad pasiva’.
Por ‘cuerpo’ entiende Descartes, como se ha visto, sustancia extensa y divisible (‘res
extensa’), y los diferentes cuerpos se distinguen entre sí por dos aspectos: cualidades
objetivas (magnitud, figura, movimiento, situación, duración, número) y subjetivas (co-
lor, olor, sabor, sonido, etc.)434. Sin embargo, el carácter fundamental de la sustancia cor-
pórea, común a todos los cuerpos, es, igual que en Aristóteles, la extensión, que se mani-
fiesta a través de las tres dimensiones clásicas, base, como sabemos, de la geometría de
Descartes: longitud, anchura y profundidad435.
138

García Ninet

La primera causa del movimiento, según Descartes, es Dios mismo (‘sustancia


inmutable’), y él, como ‘primer motor’ aristotélico, es el responsable último de que se
cumplan las ‘Leyes Fundamentales de la Física’436:

1. Principio de inercia

2. Todo tiende a moverse en línea recta

3. Principio de la conservación del movimiento.

Estas leyes, como pue-


de verse, están prácticamente
calcadas de las enunciadas pre-
viamente por Galileo, y son
básicamente las mismas que
más tarde establecerá Leibniz
para las Mónadas y que New-
139

ton enunciaría de forma más sistemática. Sirven, según Descartes, para dar constancia del
carácter mecánico de la naturaleza. En el terreno de la Etica, igual que antes Platón, Des-
cartes considera, como se ha visto más arriba, que lo más importante del ser humano es
el alma racional, y que este alma utiliza al cuerpo como un vehículo para andar por este
mundo. Se supone que la unión almacuerpo tiene lugar en la glándula pineal, situada a la
altura del entrecejo437. Curiosamente, es también ahí donde ubican el alma las antiguas
religiones prefilosóficas (la famos creencia en el ‘tercer ojo’ de los hindúes, el mito griego
de Polifemo, etc.), lo cual vincularía tal vez a Descartes con alguna creencia esotérica de
su tiempo, como ocurría con casi todos sus contemporáneos. Toda la conducta humana
depende de la relación que se establezca entre ambos componentes o, mejor dicho, del
control que la parte racional de nuestra persona tenga sobre la parte mecánica. En ese sen-
tido considera Descartes dos aspectos en el comportamiento humano:

1. Acciones (voluntarias)

2. Pasiones (causadas por los ‘espíritus vitales’, o fuerzas mecánicas que actúan
en el cuerpo: percepciones, sentimientos y emociones):

“No sólo el universo físico, sino también las plantas y los animales y el
mismo cuerpo humano son puros mecanismos. Para explicar la vida de los cuerpos
orgánicos no es menester admitir un alma vegetativa o sensitiva, sino sólo las mis-
mas fuerzas mecánicas que actúan en el resto del universo. Descartes ve una con-
firmación del carácter puramente mecánico del organismo humano en la circula-
ción de la sangre, que atribuye al mayor calor que hay en el corazón”.

Hay dos tipos de ‘pasiones’, según Descartes: de tristeza y de alegría. Las primeras
producen odio, y las segundas amor. O sea, que ambas dan lugar a deseos, positivos o ne-
gativos. Por lo tanto, la moral en Descartes se reduce a una cuestión de prudencia: todo
depende, en definitiva y como decimos, de que la voluntad consiga mantener un equilibrio
entre acciones y pasiones. No se puede hablar, pues, de lo que es ‘bueno’ o ‘malo’ en
abstracto, y todo depende del individuo. Descartes solamente propone unas normas o
consejos morales basados en la experiencia propia438:
140

Naturalmente, y dada la ‘provisionalidad’ de estas reglas morales, Descartes tiene


en cuenta la posibilidad de error, lo que le conduce al concepto de ‘libre albedrío’: Cada
cual es libre de elegir entre lo bueno y lo malo, y todos tie-nen razón en el fondo. De
acuerdo con Francesc Llorens, sabemos que Descartes tenía en proyecto acometer una in-
vestigación sistemática sobre la ética, según el método, pero debido a múltiples circuns-
tancias el mismo quedó inconcluso439: “La importancia que, a pesar de todo, la moral
tiene para Descartes queda de manifiesto en su concepción de la libertad. La li-bertad,
idea rectora en el ámbito moral, es una idea innata, según Descartes, y, además, proba-
blemente la más importante de todas, porque es el reflejo del sometimiento del cuerpo al
alma, de las pasiones irracionales e involuntarias a la Voluntad del sujeto (y recordemos
que la Voluntad es la otra gran facultad de la Razón, junto al Entendimiento)”.

Como indica Theo Verbeek, por otra parte, probablemente el primer pensador pro-
fesional que captó el significado del ‘Discurso del Método’ fue el físico Hendrik de Roy
(Henricus Regius, 1598-1679), cuyo tratado ‘Fundamenta phisices’ tuvo cierto renombre
en su época. Su amigo Henricus Reneri le puso en contacto con Descartes, con quien ini-
ció una interesante correspondencia. La difusión de las ideas cartesianas en Francia, por
otro lado, incluso tras la muerte del filósofo, no dejó de tener sus dificultades, sobre todo
cuando éstas se relacionaban con asuntos de índole teológica, como hemos visto, pero
también por parte de gassendistas y otros escépticos440. El jansenismo, sin embargo, per-
sonificado en Antoine Arnauld (1612-1694), lo apoyó en términos generales, aunque sin
141

compartir su utilización (que hemos visto) de la prueba ontológica de la existencia de


Dios, como registra Genevieve Rodis-Lewis441:

García Ninet

“Arnauld había presentado a Descartes las objeciones más amplias y había


quedado satisfecho de sus respuestas. Teólogo, polemista y lógico, puso su autori-
dad al servicio de la ortodoxia cartesiana ; no sólo sostuvo su compatibilidad con
el dogma, sino que cada vez que la doctrina le pareció deformada la defendió con
la misma firmeza, aunque sus propias interpretaciones, como ocurre por lo demás
en su moral, estén a menudo teñidas de empirismo. Contra Malebranche. Arnauld
sostuvo que las ideas son modos de nuestro pensamiento ; contra el benedictino
François Lamy demostró, partiendo de la definición del pensamiento por la con-
ciencia, la imposibilidad de que haya pensamientos inconscientes …”.

En la Lógica de Port-Royal, Arnauld parte de presupuestos claramente aristotéli-


cos, pero lejos de intentar componer un nuevo tratado de silogística, lo que pretende de-
sarrollar es un método para que manejemos mejor nuestra mente y nos conozcamos mejor
a nosotros mismos. Para este autor las ideas no constituyen únicamente imágenes de las
cosas que percibimos, pues también podemos tenerlas de cosas que no nos llegan a tra-
vés de los órganos sensoriales. En ese sentido Arnauld se adhiere sin ambages al “je
pense, donc je suis” cartesiano. Según él, las ideas pueden ser de varios tipos442:

a) Procedentes o no de las cosas

b) Signos o no de las cosas

c) Simples o complejas
142

d) Generales, particulares o singulares

e) Claras y distintas, o bien oscuras y confusas

En cuanto a su concepto de ‘método’, Arnauld se halla muy influido por Descartes


y por Blaise Pascal y el valor que ambos le otorgan a las matemáticas. Piensa, en efecto,
que la mente debería ejercitarse practicando el cálculo matemático y otras cuestiones más
o menos dificultosas. En ese sentido defiende los cuatro pasos del método cartesiano, aña-
diendo cinco recomendaciones para la ‘síntesis’:

1) No dejar ningún término sin definir, por oscuro o equívoco que pueda ser.

2) Utilizar en las definiciones únicamente términos claros o ya explicados pre-


viamente.

3) Utilizar sólo conceptos evidentes en los axiomas.

4) Probar todas las proposiciones que resulten oscuras mediante definiciones


previas, axiomas aceptados, proposiciones ya demostradas o el desarrollo de
las operaciones que resulten necesarias.

5) No sacar ventaja de las equivocaciones terminológicas, evitando sustituir


mentalmente las definiciones que las explican.

Para Ernst Cassirer, Descartes no es el verdadero fundador de la filosofía moder-


na por colocar la idea del método a la cabeza de su especulación, sino por asignarle a éste
una función nueva ; así dice443:

“La filosofía de la naturaleza tendía, …, a concebir los fenómenos como


un orden inmanente, gobernado por fuerzas propias e independientes. Pero, al con-
siderar como algo extraño a ella el problema de la conciencia, lo que le impe-día,
al mismo tiempo, situarse en lo que constituye el verdadero centro de la Inmanen-
cia, no podía mantenerse fiel a su tendencia originaria, ni siquiera en el mundo de
la realidad externa, como lo demuestra el hecho de la magia y la astrología vuelvan
a predominar, a la postre, sobre los primeros conatos de explicación empíri-ca.
Pues bien, el método cartesiano viene a descubrir un nuevo centro y un nuevo pun-
to de partida: pero su justificación hay que buscarla también en su fecundidad, en
su utilidad para ofrecernos un conocimiento objetivo de la naturaleza, para sentar
los verdaderos fundamentos de la física científica”.
143

Frederick Copleston se muestra de acuerdo con esta apreciación positiva del pen-
samiento de Descartes, manifestando lo siguiente444:

“Pienso que nadie deseará poner en duda la verdad de la afirmación de que


Descartes es el más importante de los filósofos franceses. Su influencia se ha deja-
do sentir en todo el curso de la filosofía francesa. Por ejemplo, una de las principa-
les características de esa filosofía ha sido la estrecha alianza entre la reflexión filo-
sófica y las ciencias. Y aunque los pensadores franceses más recientes no han se-
guido el ejemplo cartesiano de intentar la elaboración de un sistema deductivo
completo, se han reconocido situados en una tradición que se remonta a la inspira-
ción de Descartes. Así, Bergson se refiere a la estrecha alianza entre filosofía y
matemáticas en el pensamiento de Descartes, y llama la atención sobre el hecho
de que en el siglo XIX hombres como Comte, Cournot y Renouvier llegaran a la
filosofía a través de las matemáticas, y uno de ellos, Henri Poincaré, fue un mate-
mático de genio. Igualmente, la preocupación cartesiana por las ideas claras y dis-
tintas, fortificada por su empleo de un lenguaje relativamente sencillo, ha tenido
su reflejo en la claridad de la prosa filosófica francesa, considerada en su conjun-
to”.

Más adelante añade:

“Edmund Husserl interpretó la importancia de Descartes de una manera


bastante diferente [a como lo hacía Hegel, fundamentalmente contrario al carte-
sianismo445]. Para Husserl las ‘Meditaciones’ de Descartes representan un punto
crucial en la historia del método filosófico. Descartes aspiraba a una unificación
de las ciencias, y vio la necesidad de un punto de partida subjetivista. La filosofía
tiene que comenzar por las meditaciones del yo que reflexiona sobre sí mismo. Y
Descartes empieza por ‘poner entre paréntesis’ la existencia del mundo material,
y tratar al yo, como cuerpo, y a las cosas materiales, como fenómenos, en relación
a un sujeto, el yo pensante. En esa medida, Descartes puede ser considerado como
precursor de la fenomenología moderna”.

Igual que Descartes nos recordaba bastante a Platón (y a veces a Aristóteles),


Baruch Spinoza (1632-1677) lleva al máximo esta cuestión del ‘racionalismo’, hasta el
punto de no reconocer la existencia de nada más que la razón. De esta forma, aunque, co-
mo veremos, su pensamiento está profundamente inspirado en el de Descartes, y a través
de él en Platón, de hecho Spinoza se ve influido sobremanera, además, por el ‘ser’ de Par-
ménides. Para Spinoza, el fin de la filosofía estriba en lo mismo que para algunos filósofos
griegos presocráticos, especialmente los ‘eléatas’: en el conocimiento de la unidad de la
mente con toda la naturaleza. Vemos, pues, que para este pensador, igual que antes pa-ra
Parménides o Jenófanes, lo mismo es el pensar que el ser. De ahí el concepto de ‘cono-
cimiento reflejo’, o idea de la idea, que significa446:
144

1. Conocerse a sí mismo y a la naturaleza

2. Darse cuenta de las diferencias, concordancias y oposiciones que hay entre las
cosas.

No se trata, pues, de un racionalismo tan radical como el de Parménides. Spinoza


se halla más cerca de Empédocles, Anaxágoras o los atomistas, teniendo en cuenta el se-
gundo de estos puntos. Sea como sea, para llegar a ese conocimiento existe, según él, un
método adecuado (el de Galileo-Descartes, por supuesto), que será aquel que enseña có-
mo la mente debe dirigirse para encontrar la ‘norma’ de la idea dada por el Ser Perfectísi-
mo, es decir, por Dios. Aquí vuelve a intervenir Aristóteles y su concepto del ‘primer mo-
tor’ (del cual no es tan fácil deshacerse, por lo visto), equivalente a la ‘razón divina inma-
nente’ de las antiguas religiones prefilosóficas. Con dicho ‘ser’ se está refiriendo Spinoza
a una sustancia única que existe en sí y es concebida por sí (Descartes), a través de dos
características principales447:

1. Es causa de sí misma (‘prueba ontológica’: Dios no puede ser concebido sino


como existente).

2. Es infinita (no hay ninguna sustancia que lo limite).

Por supuesto, estas características definen tanto al ‘ser’ de Parménides como al


‘primer motor’ de Aristóteles, ya que ambas se refieren a lo mismo. La ‘infinitud’ de la
sustancia, por otra parte, se puede interpretar, según Spinoza, de dos maneras448:

a) Consta de infinitos atributos (lo que el entendimiento percibe de él como cons-


titutivo de su esencia)

b) Por esta infinidad de ‘atributos’ proceden de Dios infinitas cosas de infinitos


modos (Dios es la ‘causa eficiente’ de todo lo que es ; Aristóteles).

Spinoza, aunque utiliza prácticamente el mismo vocabulario que Descartes (‘atri-


butos’ y ‘modos’ de la sustancia), le da un sentido radicalmente distinto: en vez de distin-
guir entre el Creador y la Creación, los engloba a ambos en una misma realidad, resultan
únicamente dos aspectos de la misma ‘sustancia’ (o de Dios):
145

o Natura naturans (o ‘naturaleza creadora’ ; Dios en su esencia infinita)

o Natura naturata (o ‘naturaleza creada’ ; los ‘modos’ o manifestaciones parti-


culares de la esencia divina)449:

Puesto que según Spinoza nada puede existir fuera de Dios al derivar todo de esta
entidad en virtud de su fuerza infinita (la libertad de la acción divina consiste en su
necesidad), esta concepción excluye totalmente al ‘milagro’ del esquema spinozista. Las
leyes naturales a que Dios se ve sometido siguen un preciso orden geométrico, basado en
las Matemáticas, como los principios de la Física de Galilei y Descartes. Pero, al contrario
que Descartes, quien, como hemos visto, contemplaba 3 tipos de sustancia (v.gr., Dios,
almas y cuerpos), Spinoza se conforma con una sola: Dios, y el resto de los seres quedan
explicados, según él, como atributos y modos divinos. En definitiva, las características de
la sustancia serán las siguientes para Spinoza450:

1. Es la conciencia e identidad de la naturaleza y de Dios (Dios no podría contra-


venir sus propias normas)

2. Es el orden necesario del todo, que no coincide con el reconocido y valorado


por la razón humana.

Evidentemente, si seguimos el razonamiento de Spinoza, el hombre nunca podría


llegar a comprender por entero ese ‘orden geométrico’ divino, ya que siendo finito, le es
imposible captar los infinitos atributos de Dios. Sólo es capaz de reconocer dos de esos
atributos: el ‘pensamiento’ y la ‘extensión’451:

PENSAMIENTO --- ideas


COSAS
EXTENSIÓN --- cuerpos

Formado básicamente en la filosofía cartesiana, como hemos visto y como lo ex-


pone Elena Diez de la Cortina Montemayor, el racionalismo de Baruch Spinoza tiene in-
fluencias de la cultura judía (Maimónides452, Chasdai Crescas453, etc.), del estoicismo
(Séneca, Cicerón) y de otros autores. El problema fundamental de su pensamiento gira en
torno a la cuestión de la unidad y la multiplicidad: el problema de la identidad y la dife-
146

rencia y su explicación causal. En opinión de este pensador la generosa heterogeneidad


de seres que observamos en el universo ha de ser explicada, como postuló Aristóteles, a
través de sus causas. Ahora bien; ¿cómo podemos acceder a esta unicidad? Parece eviden-
te que el conocimiento de los principios determinantes del mundo no puede adquirirse a
través de la experiencia sensible (que nada puede decirnos acerca de las conexiones nece-
sarias entre los hechos), sino por el puro proceder de la mente, según sus propias leyes.
En esto consiste la labor filosófica realizada por Spinoza: el ‘more geometrico’, o sea, se-
gún el método geométrico454:

“Conozco las cosas cuando conozco su génesis, de la misma manera que


las matemáticas y la geometría generan su objeto (génesis) desde el interior del
entendimiento mismo, independien-temente de lo empírico y de la temporalidad.
La filosofía de Spinoza, sobre todo su más importante obra titulada Ética demos-
trada según el orden geométrico, toma como modelo el proceder deductivo y a
priori de las matemáticas, basándose en la suposición de que ‘el orden y la cone-
xión de las ideas es lo mismo que el orden y la conexión de las cosas’. El orden
causal que rige los acontecimientos es idéntico al orden que el entendimiento sigue
cuando opera con las ideas, es decir, cuando construye a priori o independiente-
mente de la experiencia su objeto, tal y como hacen las matemáticas y la geome-
tría, disciplinas modélicas por su rigurosa certeza”.

El procedimiento mediante el cual la mente humana accede a las cosas de este


mundo a partir de los atributos divinos es en Spinoza similar al de Descartes (sólo se
puede acceder al mundo una vez que ha sido demostrada la existencia de Dios)455:

MENTE HUMANA = IDEA (Modo del atributo de ‘pensamiento’)


(alma)

CUERPO (Modo del atributo de ‘extensión)

Otros cuerpos
147

O sea, que para Spinoza nuestra mente produce ideas. Para ello necesita de un
cuerpo, y por analogía describimos también a los demás cuerpos. Es sin duda el mismo
procedimiento de Descartes. Pero para Spinoza el conocimiento acerca de la naturaleza a
que llegamos de esta manera nunca será perfecto, como hemos dicho, pues Dios consta
de infinitos atributos, de los cuales nosotros sólo manejamos dos. Por eso diferencia este
autor, tres ‘grados del conocimiento’456:

1. Percepción sensible o imaginación (ideas confusas o inadecuadas)

2. Razón (nociones comunes y universales)

3. Ciencia intuitiva (la que procede de la idea adecuada de un atributo de Dios al


conocimiento adecuado de las manifestaciones –o ‘modos’- del mismo ; sólo
Dios la posee).

A este respecto nos parece interesante el muy particular análisis de la filosofía de


Spinoza que efectúa el pensador post-estructuralista francés Gilles Deleuze, que Diego
Sánchez Meca refleja en su ‘Teoría del Conocimiento’457. En opinión de Deleuze, la doc-
trina spinozista de la verdad no se separa de una polémica, directa o indirecta, con la teo-
ría de Descartes. Según esta última, la claridad y distinción nos permiten simplemente re-
conocer una Idea verdadera que tenemos, pero formar una idea adecuada es ir más allá,
pues la idea clara y distinta, por sí misma, no constituye un verdadero conocimiento si no
tiene en ella misma su propia razón, o sea, si no es index sui. En suma, la idea clara y dis-
tinta no encuentra su razón sino en lo adecuado, no es una idea verdadera si no deriva a
su vez de una idea adecuada. Si, desde un punto de vista formal, la idea verdadera es la
idea de la idea (la idea index sui, clara y distinta), desde un punto de vista material la idea
verdadera es la idea adecuada. Por tanto, los caracteres intrínsecos de la idea verdadera
son, como ya hemos visto al hablar de Descartes, claridad, distinción y adecuación. Si
una idea es clara y distinta pero no es adecuada no puede servir de norma al conocimien-
to458. La adecuación, pues, es el fundamento de la claridad y la distinción, nunca vicever-
sa. Para Deleuze, mientras la idea de la idea se define como idea reflexiva (clara y distin-
ta), la idea adecuada se define co-mo idea expresiva. Es ‘idea expresiva’ la que expresa
su causa, explica la esencia de la cosa y encierra el conocimiento su causa próxima. Así,
una idea formalmente verdadera se transforma en adecuada si la vinculamos a su causa.
Tenemos una ‘idea adecuada’ en la medida en que de la cosa de la cual concebimos clara-
148

mente ciertas propiedades, damos una definición de la que se derivan, por lo menos, todas
las propiedades que conocemos. Las propiedades, por tanto, deberán ser derivadas de la
esencia, pero no viceversa, ya que éstas son efectos, y el conocimiento del efecto procede
del de la causa.

El primer paso para la construcción del sistema deductivo de Spinoza se ha con-


vertido para Deleuze, como podemos deducir a partir de lo expuesto, en una tarea bien
concreta: consiste en convertir las ideas formalmente verdaderas (claras y distintas) en
adecuadas, dando de ellas una definición que exprese su causa. Esta causa no es otra, en
definitiva, que Dios, al cual se remiten, en el cual tienen su origen (al igual que las cosas
o modos de la extensión), y de acuerdo con cuyo orden se encadenan. De esta manera po-
dremos reproducir la estructura real de la naturaleza. Funciona aquí un supuesto básico
de la filosofía de Spinoza: que el orden y conexión de las ideas es el mismo que el orden
y conexión de las cosas. Para Spinoza la deduc-ción lógica de conclusiones a partir de de-
finiciones adecuadas es también una deducción metafísica que nos ofrece conocimiento
de la realidad. Esta posición, que no queda del todo justificada en Spinoza, supone, pues,
que el orden adecuado de la argumentación filosófica exige que comencemos por lo que
es ontológica y lógicamente anterior, a saber, por la naturaleza o esencia divinas, y avan-
cemos luego por pasos lógicamente deducibles. Al adoptar esta perspectiva, Spinoza se
separa, según Deleuze, tanto de los escolásticos como de Descartes. En efecto, en la filo-
sofía de Santo Tomás la mente parte de los objetos de la experiencia sensible, y mediante
la reflexión se eleva hasta la afirmación de la existencia de Dios. Por lo que respecta al
método filosófico, Dios no es anterior en el orden de las ideas, aunque sea ontológicamen-
te anterior en el orden de la naturaleza. Del mismo modo, Descartes comienza por el ‘co-
gito ergo sum’, y no por Dios. Además, ni Descartes ni Santo Tomás pensaron que pudie-
ran deducirse como finitos a partir del ser infinito. Se advierten en seguida dos proble-
mas:

1) Si nos proponemos partir de la sustancia divina infinita, y si la afirmación de


la existencia de esa sustancia no ha de ser considerada una hipótesis, ha de
mostrarse que la definición de la sustancia o esencia divina implica su existen-
cia. Es decir, Spinoza se encuentra comprometido a valerse del argumento on-
tológico. De lo contrario Dios no sería primero en el orden de las ideas.

2) Si nos proponemos partir de Dios y proceder hacia las cosas finitas, asimilando
la dependencia causal a dependencia lógica, tenemos que excluir la contingen-
149

cia del universo ; no queda lugar alguno para la creencia libre, ni para la con-
tingencia en lo material, ni para la libertad humana. Todo emana necesaria-
mente de Dios, y si pensamos que algunas de nuestras acciones son libres es
porque ignoramos sus causas determinantes.

Para convertir las ideas claras y distintas en adecuadas 459 debemos, por tanto, se-
gún Deleuze, concebir (definir) los objetos solamente por su esencia o por su causa próxi-
ma. O sea, si el objeto existe en sí, o si es causa en sí, debemos comprenderlo sólo por su
esencia ; si, por el contrario, no existe en sí sino que necesita una causa para existir, enton-
ces tendremos que comprenderlo por su causa próxima, ya que el conocimiento del efecto
no es más que la adquisición de un conocimiento más perfecto de la causa. Pero, puesto
que las ideas se convierten en adecuadas por medio de la definición, hemos de ver las
condiciones de una buena definición y el modo para encontrarla. Máxime cuando la vía
para adquirir conocimientos es lo que parte de una definición. El método deductivo se
muestra así como ars inveniendi si la definición de que partimos es buena, podremos re-
producir (deducir) correctamente el orden de la naturaleza. El método matemático de Spi-
noza se consuma, pues, tal y como lo interpreta Deleuze, en una teoría de la deducción:
el conocimiento constituye un sistema deductivo, al cual subyace la idea de orden. No
podría ser de otra manera desde el momento en que el valor de verdad de una proposición
viene dado por su inclusión en un sistema deductivo. A partir de la idea de Dios se dedu-
cen todas las ideas, unas de otras, en el debido orden. Siendo real dicha idea, las ideas que
de ella se deduzcan tendrán que ser ideas de seres reales ; su producción es al mismo tiem-
po la deducción de lo real (deducción productiva). A partir de la idea de Dios, la produc-
ción de las ideas es, en sí misma, una reproducción de las cosas de la naturaleza.

Para Spinoza, no obstante, todas las ideas, como explica Aurelio Sainz Pezonaga,
son compuestas. La diferencia entre las adecuadas y las inadecuadas, sin embargo, reside
en la oscuridad, mutilación o concatenación fortuita de las segundas y en la claridad, com-
pletitud y orden lógico de las primeras460:

“Las ideas inadecuadas son oscuras porque sus ideas componentes no se


distinguen unas de otras. La razón de que no se distingan es o bien que las imáge-
nes están completamente confundidas en el cuerpo o bien que se agolpan en tal
cantidad que desbordan la capacidad de la imaginación. Las ideas inadecuadas son
mutiladas porque son consecuencias sin premisas o efectos sin causa conocida,
porque no captamos las ideas que las componen ni su articulación lógica. Las ideas
inadecuadas se concatenan fortuitamente, esto es, según se presentan las cosas,
150

‘según el orden común de la naturaleza’, al albur de la contingencia de los encuen-


tros”.

Esas ideas confusas, según Emilio Garoz Bejarano, las califica Spinoza también
de ‘ideas ficticias’, pues considera que son producto de una ficción de la imaginación461:

“En efecto, Spinoza considera que toda idea tiene como objeto a algo exis-
tente, por lo tanto, las ideas ficticias estarán referidas a objetos de los cuales se
finge su existencia o no existencia. Este fingimiento …, por lo tanto, sólo se puede
aplicar a objetos posibles, es decir, a objetos que puedan existir de una forma o de
otra, o a objetos que pueden no existir, pues aunque esos objetos existan de una
determinada manera con la necesidad que implica su derivación de la Substancia,
nada impide que el entendimiento haya caído o pueda caer en el error considerán-
dolos de forma distinta. Se pueden tener, por lo tanto, ideas ficticias o confusas
sobre los modos, pero no sobre la Substancia que existe necesariamente”.

Según el citado Garoz Bejarano, Spinoza afirma que no solamente no es posible


fingir sobre la existencia de los modos, sino tampoco sobre su esencia, es decir, no pode-
mos pensar que esa esencia sea distinta a como la conocemos. No podemos pensar mal,
equivocarnos sobre las cosas que conocemos. Podemos decirlo, es decir, el lenguaje pue-
de fingir o ser falso, pero no el pensamiento, lo cual equivale a decir que podemos decir
cosas que no pensamos:

“Del mismo modo, por ejemplo, que antes hemos visto que, mientras pen-
samos no podemos fingir que pensamos y que no pensamos, así también una vez
que hemos conocido la naturaleza del cuerpo, no podemos fingir una mosca infini-
ta ; e igualmente, después que hemos conocido la naturaleza del alma, no podemos
fingir que es cuadrada, aunque podamos expresar todas esas cosas con palabras"
(DIE, Párrafo 58)”.

Para Spinoza, según lo expone Deleuze, una idea falsa se produce por un asentí-
miento, es decir, se toma la idea que no es verdadera por verdadera y se cree que es verda-
dera. Las ideas falsas, al igual que las ficticias, de las que provienen, se pueden referir a
la existencia o a la esencia de las cosas. Con respecto a las ideas falsas sobre la existencia
Spinoza afirma lo mismo que de las ficticias, a saber, que si una cosa es necesaria no es
posible tener una idea falsa sobre su existencia, lo cual implica una suerte de argumento
ontológico, puesto que si Dios existe necesariamente no es posible tener una idea falsa
sobre su existencia, es decir, no es posible pensar que no existe. Y tiene el mismo defecto
151

que todo argumento ontológico, a saber, si afirmo que Dios existe necesariamente y por
lo tanto no puedo pensar que no existe, tengo una idea sobre Dios, con lo cual se está co-
metiendo la petición de principio que se co-mete en todo argumento ontológico. Las ideas
falsas sobre la esencia procederían de ‘percepciones confusas’ con lo cual nos encontra-
ríamos en la misma situación anterior, es decir, si se tiene una idea clara y distinta sobre
una cosa no se puede tener una idea falsa sobre ella. El entendimiento no puede pensar
mal sobre una cosa que conoce, con lo cual la idea falsa provendría de un error del enten-
dimiento. Aquí introduce Spinoza el concepto de verdad o de ‘forma de la verdad’ que en
el fondo se reduce a una adecuación del entendimiento con la cosa. En efecto, Spinoza
habla de dos determinaciones de la verdad con respecto al entendimiento: una extrínseca,
según la cual la verdad se da cuando el entendimiento se adecua a algo exterior a él y otra
intrínseca, según la cual el entendimiento se adecua a un objeto que se da en el propio en-
tendimiento. Según esta determinación el pensamiento nunca podría no ser verdadero,
pues siempre se adecuará con el objeto que él mismo produce. A esta determinación hay
que añadirle lo dicho anteriormente, es decir, que el pensamiento no puede pensar mal si
conoce lo que piensa, lo cual viene a querer decir que un pensamiento que conoce una
esencia formará una idea verdadera de esa esencia y se adecuará el pensamiento, que por
lo tanto será verdadero, con la esencia, que también es verdadera. La verdad es, por tanto,
la adecuación de la verdad del pensamiento con la verdad de la cosa:

“En efecto, por lo que respecta a aquello que constituye la forma de la ver-
dad, es cierto que el pensamiento verdadero se distingue del falso, no sólo por una
determinación extrínseca sino, sobre todo, por una denominación intrínseca. Pues,
si un artífice concibe correctamente una obra, su pensamiento es verdadero, aun-
que esa obra no haya existido nunca ni siquiera vaya a existir ; el pensamiento es
el mismo, exista o no exista tal obra. En cambio, si alguien dice que Pedro, por
ejemplo, existe, pero no sabe que Pedro existe, ese pensamiento, respecto a ese
tal, es falso, o, si se prefiere, no es verdadero, aunque Pedro exista realmente. El
enunciado ‘Pedro existe’ tan sólo es verdadero respecto a aquél que sabe con certe-
za que Pedro existe” (DIE, Párrafo 69).

Con este aparato conceptual en la mano Spinoza analiza las ideas dudosas. Serán
aquellas que no se aparezcan con claridad y distinción, con lo cual una idea clara y distinta
no puede resultar dudosa. Lo que está pretendiendo Spinoza al realizar esta consideración
sobre las ideas dudosas es claramente criticar el pensamiento de Descartes, que considera-
ba como dudosa la idea de Dios, que para Spinoza es la idea verdadera, clara y distinta y
152

por lo tanto no podemos dudar de ella. Descartes no puede dudar de la idea de Dios, por
lo tanto, si duda, simplemente estará diciendo que duda, pero no será una duda real. Aquí,
aparte de otras consideraciones, se nos plantea una cuestión vital: si sólo se nos considera
modos de manifestarse los atributos divinos, y sólo Dios conoce la razón de ello, ¿qué
somos en realidad, libres, o esclavos? Spinoza (como Descartes) cree que en cierto sen-
tido sí que somos libres. Todo lo deriva de un ‘principio fundamental’

CADA COSA TIENDE A PERSEVERAR EN SU PROPIO SER

Dicho ‘esfuerzo de autoconservación’ (conatus, en latín) constituye, para Spinoza,


la esencia de la cosa misma. Centrándonos en el tema del hombre, ese ‘conatus’ toma dos
aspectos, atendiendo a su constitución dual (v.gr., cuerpo y mente)462:

Mente sola — VOLUNTAD

Mente y cuerpo — APETITO

Spinoza define el ‘deseo’ como “apetito que tiene conciencia de sí”). Volvemos,
pues, al razonamiento de Descartes: la libertad consiste en que la mente sea capaz de con-
trolar al cuerpo. No habrá, pues, acciones ‘buenas’ ni ‘malas’. Igual que en Descartes, to-
do depende de cada individuo particular. La ‘virtud’ será, entonces, “obrar bien y estar
contento”, el ‘mal’ como “aquello que perjudica a la conservación” y, por el contrario,
el ‘bien’ como “aquello que ayuda a la conservación” (lo útil). Para Spinoza, por tanto,
igual que para los sofistas463 y también para Sócrates, lo bueno es lo ‘útil’, y sólo puede
considerarse útil para el hombre lo que le lleva a entender (virtud = sabiduría), es decir,
el conocimiento de Dios. Podemos, pues, definir como sigue lo que quiere decir Spinoza
por ‘hombre libre’: el que, habiendo comprendido la naturaleza de las pasiones, se en-
cuentra en condiciones de obrar independientemente de ellas. Este hombre libre est,a en
definitiva, contemplando a Dios, entendiéndose entonces el concepto spinozista de ‘amor
intelectual a Dios’ (amor Dei intelectualis), asimismo, como la alegría que nace del cono-
cimiento de aquel orden necesario que es la misma sustancia de Dios (manifestación, a
su vez, del amor infinito con el que Dios se ama a sí mismo)464.
153

Según el filósofo israelí Yirmiyahu Yovel465, citado por Tamar Zokenmager466,


Spinoza estaba distanciado de las religiones establecidas ; era un hereje para los librepen-
sadores de su época y las diversas clases de ‘deísmo’ que éstos proponían. El deísmo re-
chazaba la religión en nombre de una deidad filosófica externa y remota que no interve-
nía en los asuntos de este mundo ni poseía los atributos de providencia particular: castigo
y recompensa, mandamiento y ritual. Reconocían la existencia de una deidad situada por
encima del mundo. Spinoza era un hereje frente a todas estas corrientes. En cambio divini-
zó la inmanencia identificando al universo con Dios, atribuyéndole las cualidades supre-
mas que la tradición religiosa había puesto en el creador trascendente. El universo inma-
nente de Spinoza es ordenado, significativo, objeto de conocimiento absoluto y de un
amor subyugante que lleva a la salvación. Según algunos autores, el spinozismo es una
clara expresión del barroco, cuyo origen se encuentra en España, el país sin Renacimiento.
También nos interesa otro ensayo cultural de unir el alma con la infinitud de Dios y que
asimismo tuvo lugar en Holanda: se trata de la obra pictórica de Rembrandt. La solución
que ambos (tanto Spinoza como Rembrandt) hallaron, cada uno a su modo, no reside en
el mundo de la trascendencia, sino en el de la inmanencia : su solución no es estática, sino
mística. Para Gebhart467 el doble carácter del barroco, anhelo de infinito con voluntad de
forma se manifiesta claramente en Spinoza. Para él, en efecto, el concepto de infinito
coincide con el de perfección. Así como la esencia de Dios consiste en ser infinito, el fin
del hombre es el de perfeccionarse. El hombre esclavizado sería aquel dominado por los
afectos, el libre se habría independizado de las cosas externas, el que ha dado libertad a
la sustancia de su esencia, el que ha realizado la divinidad en sí mismo por medio de un
amor trascendente que está relacionado al tercer género de conocimiento. Se trata de una
filosofía contextualizada en la Europa del Norte, protestante, que ha asimilado la mística
gótica y a partir de ella busca al Dios inmanente en el mundo. El citado Aurelio Sainz Pe-
zonaga comenta a este respecto:

“Imaginarnos libres nos permite distinguirnos de los demás seres con más
fuerza que si nos imaginamos determinados. En ausencia de un conocimiento ver-
dadero de nosotros mismos (estamos hablando todo el tiempo de imaginación),
por tanto, cuanto mejor nos distingamos de los demás seres imaginandonos libres,
más nos alegraremos. Dado que, según la proposición 54 de la Parte III, “el alma
se esfuerza en imaginar sólo aquello que afirma su potencia de obrar”, en estas
circunstancias, el alma se esforzara por imaginarse libre. De este modo, el amor
propio pasional fundado sobre la creencia en la voluntad libre se reproduce a sí
mismo al promover la ignorancia en la que se sostiene. Estamos implicados en un
154

ciclo de servidumbre por el que el propio conatus pasional, que se imagina ser li-
bre, promueve su propia impotencia”.

En la ‘Etica’ Spinoza dice: “Dios es causa inmanente pero no transitiva de todas


las cosas”. En la proposición XXXVI dice: “El amor intelectual del alma hacia Dios es
el mismo amor con que Dios se ama a sí propio, no en tanto que es infinito, sino en tanto
puede explicarse por la esencia del alma humana considerada como teniendo una espe-
cie de eternidad, es decir, el amor intelectual del alma hacia Dios es una parte del amor
infinito con que Dios se ama a sí mismo”. Inferimos que aquí se trata del alma no como
una parte del todo sino del alma como saber, un amor. Por otro lado, en opinión de Spino-
za el hombre libre se conforma libremente con las leyes humanas (aunque éstas sean im-
perfectas), porque reconoce la utilidad de la vida social468. No se trata, en consecuencia,
de obligar a nadie a someterse a la ley ; es que, como decimos, para Spinoza las leyes son
necesarias y hay que aceptarlas. El razonamiento es parecido al esgrimido previamente
por el sofista Critias, quien –según se sabe por los datos históricos- ejerció durante varios
años como tirano en Atenas469.

Todo deriva, en suma, de la potencia eterna de Dios (en virtud de la cual éste, co-
mo ser absolutamente libre, tiene derecho sobre todas las cosas, y su derecho no es más
que su mismo poder). De ese poder absoluto de Dios se deduce el concepto de ‘Derecho
Natural’, entendido éste como las reglas de la naturaleza de cada individuo, según las cua-
les el mismo está naturalmente determinado a existir y obrar de un cierto modo470. Dicho
de otra forma: por la necesidad de la acción divina, todo lo que el hombre hace, tanto
guiado por la razón como por la ambición (pasiones), está conforme con las leyes de la
naturaleza. Esto llevaría, como todos tenemos razón en el fondo, a la ‘guerra de todos
contra todos’ [“La guerra es el principio de todas las cosas” – Heráclito de Efeso471].
Precisamente por eso, por la hostilidad de los demás, es por lo que el derecho natural de
hace nulo o ficticio, y el individuo no puede defenderse por sí solo contra los demás.
Thomas Hobbes (1588- 1679), otro autor de aproximadamente la misma época, acuñó a
este respecto una frase que se ha hecho famosa: “El hombre es un lobo para el hombre”,
pero su punto de vista era radicalmente distinto del de Spinoza. Basándose, en una inter-
pretación sui generis del pensamiento político de Maquiavelo472, Hobbes dictamina que
el origen de las sociedades más duraderas no estriba en la benevolencia, sino el temor
recíproco ; por eso pensaba que la situación producida por el comportamiento habitual de
155

las personas (el ‘derecho natural’) no sería otra cosa, como decimos, que la guerra de to-
dos contra todos en virtud del ‘conatus’ (hasta aquí el pensamiento de Hobbes no difiere
gran cosa del de Spinoza), que tiene lugar, en su opinión, por dos causas principales473:

a) Igualdad de naturaleza entre los hombres (derecho de todos sobre todos)

b) Antagonismo que deriva del contraste de las opiniones y de las insuficiencias


del bien.

Hobbes concluye que ni la justicia ni la injusticia pueden nacer más que de donde
hay una Ley, y esa Ley aparece donde haya un poder común. Las normas fundamentales
del ‘derecho natural’ (Hobbes cita 20 de ellas) van dirigidas a liberar al hombre del juego
espontáneo y autodestructivo de los instintos, y todas derivan hacia una única ley funda-
mental474:

Buscar y conseguir la paz en cuanto se tiene la esperanza de obtenerla ; y


cuando no se puede obtenerla, buscar y usar los auxilios y ventajas de la
guerra

En opinión de Hobbes, el paso al estado civil se realiza –lo mismo que en Spinoza-
mediante un contrato en virtud del cual los hombres renuncian al derecho ilimitado del
‘estado de naturaleza’ para transferirlo a otro ; lo que resulta es, como decimos, el Estado
o Sociedad Civil (que también se puede denominar ‘persona civil’, puesto que funciona
en bloque, como un solo individuo), que estará presidido por un soberano, es decir, por
un individuo o asamblea que lo representa y que cumple las siguientes condiciones (aquí
se pueden ver también la semejanza y las diferencias de Hobbes con otros ‘iusnaturalistas’
supuestamente inspirados en su pensamiento)475:

a) Irreversibilidad del pacto fundamental

b) Indivisibilidad del poder soberano

c) Pertenece al Estado, y no a los ciudadanos, el juicio sobre el bien y el mal

d) Prerrogativa de exigir obediencia

e) El Estado no está sujeto a las leyes del Estado


156

f) El Estado Civil es también autoridad religiosa.

El ya citado Hartnack comenta que el modelo de Estado que propone Hobbes no


“es un estado platónico. Pero dice que si se tiene que escoger entre dos males se debe es-
coger el mal menor. Y transferir los derechos a un soberano es un mal menor que vivir
en el temor a la muerte violenta. El propósito del Estado de Hobbes, por otra parte, es
evitar el mayor mal”. Hartnack continúa diciendo476:

“Con frecuencia se oye una crítica a la teoría del estado de naturaleza de


Hobbes contra la que debemos prevenirnos. Es una crítica basada en el malenten-
dido de lo que Hobbes intenta hacer. La crítica dice que es históricamente in-co-
rrecto suponer que el hombre haya vivido alguna vez en un estado de naturaleza
y que el Estado haya sido creado por contrato. Esta crítica está basada, como se
acaba de decir, en un malentendido. No es la intención de Hobbes hacer un relato
histórico. Su intención es examinar lo que justificaría la existencia de un Estado
… Es engañoso suponer que la teoría del contrato se deba tener como referencia
histórica. Por el uso que hace Hobbes de la teoría es irrelevante si tal contrato se
hizo alguna vez … Intenta validar o justificar el poder político y la autoridad con
estos conceptos ; y esto no implica la existencia de ciertos sucesos históricos. Se
debe considerar la fundación del Estado como si hubiera habido tal pacto”.

Sea como sea, para Spinoza, sin embargo, no es necesario que se proclame a nin-
gún soberano absoluto, como al parecer sí que propugna Hobbes ; lo que sí que se hace
imprescindible, en su opinión, es una asociación, una especie de armisticio entre los hom-
bres, y así es como surgen las ‘leyes humanas’, el llamado ‘Derecho Común’, nacido de
una muchedumbre organizada (Gobierno). De este acuerdo o asociación entre las perso-
nas (hipotético, si se quiere) es de donde surgen, según Spinoza, los valores morales, cuyo
origen, por supuesto, nada tiene que ver con la razón, como se ha visto más arriba. Spino-
za insiste mucho en lo provisional de dichos ‘valores morales’, así como en los límites
del Estado477:

1. Libertad de religión (la ‘fe’ no consiste más que en la obediencia libre a unos
ritos, y debe permitir a cada uno la máxima libertad en el filosofas)

2. Libertad política (pensar y juzgar libremente).


157

Resulta, por otra parte, sumamente interesante, en nuestra opinión, el análisis que
de la filosofía de Spinoza lleva a cabo Hegel, quien a su vez se declara influido por dicha
manera de pensar. Así dice478:

“En primer lugar, se acusa al spinozismo, por ejemplo Jacobi (Werke, t.


IV, secc. 1, p. 216), de ser una filosofía atea, por no separarse en ella Dios y el
mundo ; dícese que convierte a la naturaleza en el verdadero Dios o que degrada
a Dios al nivel de la naturaleza, con lo que Dios desaparece y sólo queda en pie la
naturaleza. Pero esto no es cierto. Spinoza no enfrenta a Dios y la naturaleza, sino
el pensamiento y la extensión ; y Dios es, para él, la unidad, no uno de los dos, si-
no la Sustancia absoluta, en la que desaparecen, por igual, la limitación de la sub-
jetividad del pensamiento y de lo natural. Quienes atacan a Spinoza hacen como
si les importase mucho Dios ; pero a estos adversarios no les preocupa realmente
Dios, sino algo finito: el problema gira, para ellos, en torno a sí mismos. Tres cla-
ses de posibles relaciones existen entre Dios y lo finito, de lo que nosotros forma-
mos parte. La primera es la de que sólo es lo finito sólo y, por tanto, sólo somos
nosotros, mientras que Dios no es ; es la posición del ateísmo, en la que lo finito
se toma como lo absoluto y es, por tanto, lo sustancial. La segunda es la de que
sólo Dios es, mientras que lo finito, en verdad, no es, es solamente fenómeno, apa-
riencia. La tercera posición, la que reconoce que Dios es y también que nosotros
somos, es una mala síntesis, una transacción equitativa. Es el modo de representa-
ción que consiste en considerar cada lado tan sustancial como el otro, en honrar a
Dios, situándolo en el más allá, pero atribuyendo también un ser, en el más acá, a
las cosas finitas ; la razón no puede darse por contenta con este criterio igualitario,
con esta actitud indiferente.
La necesidad filosófica consiste, pues, en captar la unidad de estas diferen-
cias, de tal modo que la diferencia no se deje a un lado, sino que brote eternamente
de la sustancia, sin cristalizar y petrificarse en forma de dualismo. Spinoza se re-
monta por encima de este dualismo ; y lo mismo hace la religión, si sabemos trocar
las representaciones en pensamientos”.

Según Ernst Cassirer, a pesar del parecido de Spinoza con Descartes, se puede ob-
servar una importante diferencia entre las concepciones teóricas de ambos pensadores ra-
cionalistas479:

“La coincidencia en ciertos criterios metafísicos fundamentales no hace


más que acusar con mayor claridad aún la contraposición en cuanto a fundamentos
métodológicos. Para Descartes, es condición primera y esencial la fundamenta-
ción del conocimiento. El pensamiento, según él, sólo puede trascender al ser ab-
soluto después de haber alcanzado y afianzado contra toda duda un criterio fijo de
la verdad. De aquí que el concepto de Dios y el conocimiento de Dios se-an, no la
meta, sino el punto de partida de la filosofía cartesiana.
Para Spinoza, por el contrario, el punto fijo que Descartes se afana por ob-
tener en laborioso análisis parece aparece ya como algo inconmoviblemente dado
desde el primer momento. Todo conocimiento puramente inductivo o deductivo
158

carecería en el mismo de base si no descansara sobre el fundamento de una intui-


ción inmediata en la que se revela ante nosotros la realidad del ser infinito. No hay
ninguna cadena continua de razonamiento que pueda hacernos salir del círculo del
ser finito para llevarnos a lo incondicionado ; esto lo captamos, no remontándonos
a ello por medio de conceptos derivados, sino cuando ello mismo se apodera de
nosotros y se nos revela intuitivamente en la totalidad de su ser”.

El ya citado Emilio Garoz Bejarano hace las siguientes consideraciones480:

“Es sabido que Spinoza escribió una de sus obras, Principios de Filosofía
de Descartes, como un intento de explicar el pensamiento cartesiano. En este senti-
do Spinoza se limitaría a exponer el sistema de Descartes sin más, sin aportar nada
nuevo o hacer ningún tipo de crítica. Esta opinión, aceptada por la mayoría
de los comentaristas de Spinoza, e incluso explícitamente enunciada por Luis Me-
yer en el prefacio a la primera edición holandesa de la obra, no es del todo co-
rrecta481. Es cierto que el plan de Spinoza era exponer el pensamiento de Descartes
desde el método geométrico, lo que ayudaría, según el propio Spinoza, a revelar
determinados axiomas y argumentaciones que en los Principios de la Filosofía de
Descartes están oscuros o eludidos. Sin embargo, Spinoza va a discutir constante-
mente con Descartes a lo largo de todas las páginas de la obra, llegando esta discu-
sión a su punto culminante al exponer la Demostración 7, sobre la entidad del
cuerpo y el alma”.

Según este mismo comentarista (y en esto se muestra conforme con la opinión de


Cassirer), es en su respectivo concepto de ‘deducción’ donde ambos autores difieren:

“En efecto, la deducción cartesiana, a partir de una substancia pensante ya


existente como clara y distinta, no puede llevar a Descartes más que al descubri-
miento de dos substancias más, también ellas existentes como claras y distintas.
¿Por qué? Porque el no llegar al descubrimiento de una substancia infinita le hu-
biera supuesto a Descartes la necesidad de afirmar que la perfección de lo real se
da en la substancia pensante, es decir, en el sujeto. Esta afirmación le hubiera su-
puesto negar a Dios (aparte de otros inconvenientes ‘menores’, como la hoguera).
Y si hubiera englobado las tres substancias en una, o sea, si hubiera afirmado que
las substancias pensante, extensa e infinita se dan en una única substancia, ésta
carecería del carácter fundamental de la distinción. Este problema no se da en Spi-
noza, porque Spinoza no parte de ningu-na substancia existente real, sino de axio-
mas que postulan la existencia de una substancia. Por eso Spinoza puede afirmar
la existencia de una única Substancia sin que ésta pierda un ápice de su perfección
a favor de otras y sin que carezca de ningún carácter gnoseológico primordial”.

En opinión de Copleston, por otro lado, podría fácilmente considerarse que Spino-
za pudo haber pensado en realidad que sus ideas podían presentarse sin la necesidad inelu-
dible de los florilegios geométricos del método cartesiano y que, en consecuencia, no con-
159

sideraba a dicho método como infalible. Sin embargo, “… si por método entendemos no
tanto los atavíos geométricos externos como la deducción lógica de proposiciones a par-
tir de definiciones que expresen ideas claras y distintas y de axiomas evidentes por sí
mismos, me parece que el método era ciertamente, a ojos de Spinoza, un medio infalible
de desarrollar la verdadera filosofía”482. María del Rosario Zurro añade lo siguiente res-
pecto de la utilización por parte de Spinoza del ‘método geométrico’, coincidiendo en
parte con Copleston483:

“Por lo que respecta al modelo matemático, Spinoza no pudo sustraerse a


su fascinación menos que cualquiera de sus contemporáneos. Los avances conse-
guidos por la Matemática deslumbran, y de manera especial a los profanos o semi-
profanos en la materia. Su método, llamado indistintamente método matemático
o método geométrico, se intenta aplicar a todas las ramas de la Filosofía e incluso
a la Teología, con el subsiguiente escándalo que este último intento estaba destina-
do a producir. La claridad del conocimiento matemático y el rigor de su procedi-
miento deductivo se convierten en lugar común de la época ; los ‘Elementos’ de
Euclides se consideran como el ideal de demostración científica. Y Spinoza cons-
truye su sistema ‘more geométrico’, acarreándose con ello una acusación de in-
consecuencia, dado el estatuto ontológico de segunda categoría que las entidades
geométricas parecen tener dentro de dicho sistema, pero evitándose con ello una
posible acusación de platonismo. Y, por último, la confíanza en la razón presente
de uno u otro modo en toda la corriente de pensamiento que tópicamente se ha ve-
nido llamando ‘racionalismo’, adquiere en Spinoza unas características que han
permitido considerarlo como el racionalista por antonomasia”.

Alberto Relancio Menéndez, por su parte, reconoce que Spinoza no fue ningún
científico profesional, por así decirlo, pero que, no obstante, tenía varios puntos de contac-
to con la ciencia de su tiempo484:

1. Hizo algunos experimentos físicos y químicos concretos, ad hoc, para exami-


nar críticamente el trabajo que Robert Boyle había hecho y publicado en sus
Certain Physiological Essays –tal y como se describe en su correspondencia a
través de Oldenburg.
Esto no quiere decir, apostilla Savan, que tuviera interés en realizar de forma siste-
mática un programa sobre física y química experimental485.

2. Un experimento sobre la presión de los líquidos descrito en la carta No 41 a


Jelles de igual forma está hecho para replicar a una cuestión concreta planteada
por éste.

3. Spinoza fue un experto pulidor de lentes y estudioso de óptica. Estaba en la


periferia del círculo de Huygens, y en sus cartas éste muestra considerable res-
160

peto por el conocimiento de Spinoza sobre el tema y por su pericia práctica.


También Leibniz consultó a Spinoza sobre problemas de óptica. Pero Spinoza
parece no haber hecho ninguna contribución original en este campo.

4. También es cierto que hizo algunas críticas a Descartes –carta No 39– pero su
tratado sobre el arco iris, a pesar de añadir algunas cuestiones a la Dióptrica
cartesiana, no supuso ningún avance significativo, afirma Savan, aceptando
este tratado como auténtico, algo que hoy en día está en entredicho.

5. Spinoza- escribió una obra reexponiendo las dos primeras partes de Los Prin-
cipios de la Filosofía de Descartes, e incluso en la Parte II de la Ética hace bre-
ves afirmaciones sobre los primeros principios de la física. También criticó en
las cartas la 6a ley del movimiento de Descartes. Pero no hizo ninguna con-
tribución importante al desarrollo de la física teórica.

6. Sin duda, Spinoza dio gran importancia a las matemáticas, y, en especial a la


geometría. Pero no hizo ninguna contribución significativa a la geometría ni a
la filosofía de las matemáticas. Aunque es digno de mención, dice David Sa-
van, lo siguiente:

o Su interés por el cálculo de probabilidades, como se ve en la carta No 38 y


en un escrito atribuido donde resuelve algunos problemas sobre este asunto
(también, como diremos, de dudosa autoría spinozista).

o Su anticipación de la definición de número de Frege en la carta N o 50 a


Jelles: “concebir cosas bajo números cuando éstos estén subsumidos bajo
clases comunes”.

Y en la carta No 12 a Meyer (‘carta sobre el infinito’):

o Negó que el número se aplicara al infinito y también la cardinalidad de las


multitudes finitas.

o Sostuvo que había varios infinitos, que dos infinitos no tienen por qué ser igua-
les y que los atributos infinitos son iguales entre sí, porque para cualquier ele-
mento dado de un atributo existe otro que le corresponde en los demás atribu-
tos. Asimismo, que un infinito puede ser la causa, razón o fuente de otros in-
finitos, los cuales pueden considerarse en conjunto constituyentes del primero.
José Ezcurdia, por su parte, analiza el aspecto ‘genético’ del universo spinozista.
La base de dicha concepción, según él, consiste en el concepto de ‘inmanencia’ que puede
hallarse en la Etica486:

“Spinoza, a partir de la noción de inmanencia, funda una concepción de la


definición peculiar, que viene a nutrir la emergencia de una nueva ciencia que se
levanta frente al derrumbe del pensamiento escolástico. La definición genética re-
sulta el ariete con el cual Spinoza, toda vez que hace astillas el edificio lógico-
epistemológico en el que se sostienen la filosofía y la ciencia medievales, muestra
161

las directrices de una ontología en la que la noción de inmanencia, al identificar a


Dios con la naturaleza, impulsa el establecimiento de una noción de ley natural
que mientras da cuenta del dinamismo de la naturaleza misma, supone la forma
de un sujeto autónomo y activo. La naturaleza no es para Spinoza una forma de-
gradada que participe de una idea trascendente, sino por un lado corazón de un su-
jeto capaz de dar lugar a ideas que poseen a la verdad como criterio intrínseco, y
por otro objeto de un conocimiento científico en el sentido moderno del término,
en el que la propia definición, al suponer justo la noción de ley natural, ve en el
movimiento no una forma del no-ser o un mero accidente contin-gente, sino genui-
no objeto de estudio, en tanto presenta de modo diáfano la forma misma de la sus-
tancia que se identifica precisamente con la naturaleza y su movilidad característi-
ca”.

Ezcurdia cita a este respecto lo que apunta Ernst Cassirer sobre el particular487:

“Se trata de retener el ser individual concreto en cuanto tal: en toda su de-
terminabilidad y peculiaridad, pero comprendiéndolo al mismo tiempo como el
producto de leyes necesarias y universales. No debemos, por tanto, adoptarlo sen-
cillamente como un dato fijo, sino que debemos crearlo constructivamente a base
de sus factores fundamentales. Sólo contemplándolo dentro de esta conexión ne-
cesaria, llegaremos a formarnos una idea verdadera y adecuada de su ser. Todo
conocimiento verdaderamente creador es por tanto, un conocimiento sintético,
parte de los elementos primarios, simples, para combinarlos de un determinado
modo, con sujeción a leyes, llevándolo de este modo hacia nuevos contenidos del
saber. El pensamiento sólo puede llegar a comprender plenamente lo que de este
modo brota del pensamiento mismo … De aquí se desprende, de un modo interior-
mente consecuente, la teoría de la definición que Spinoza desarrolla en su estudio
sobre el modo de mejorar el entendímiento … Toda auténtica definición es … ge-
nética, no se limita a copiar un objeto existente, sino pone de manifiesto las le-yes
de su propia formación”.

Es a partir de estas consideraciones que, según Ezcurdia, Spinoza acuña su con-


cepción del sujeto como ‘autómata espiritual’488:

“El autómata espiritual es un sujeto autoproductivo que se constituye en la


progresiva construcción de conceptos que poseen a la verdad como criterio intrín-
seco. El autómata espiritual aparece como manantial de la verdad, pues es la natu-
raleza misma que con ayuda del propio cartesiano método de la claridad y la dis-
tinción, puede dar lugar al concepto en el que se afirma el carácter activo del en-
tendimiento. El autómata espiritual da cuenta de las leyes de la naturaleza, en la
medida que es capaz de generar una definición genética que expresa la causa efi-
ciente de los objetos”.

Ezcurdia vuelve a citar a Cassirer:


162

“… sí, pues, permanece en vigor aquí la definición aristotélica de ciencia,


según la cual ésta es el conocimiento de los efectos partiendo de las causas; pero
lo que Spinoza añade a ella y lo que él mismo subraya expresamente como necesa-
rios complemento es esto: que el espíritu, en este progreso de las causas a los efec-
tos no se halla determinado y compelido desde fuera por las cosas, sino que obede-
ce exclusivamente a su propia ley lógica. El alma es un autómata espiritual que
actúa libremente, por con arreglo a leyes, siguiendo determinadas reglas inheren-
tes a él”.

Apoyándose en lo manifestado por Bernard Rousset Rousset489, Ezcurdia resume


lo que ha desarrollado en su artículo diciendo que la definición genética de Spinoza, su
noción de ley natural y con ellas su concepción general del conocimiento científico no
sólo suponen diver-sos postulados ontológicos, sino son ellos mismos valga la expresión
desarrollo o afirmación de lo real, pues la verdad aparece como núcleo de la idea en la
que la sustancia en tanto causa inmanente se manifiesta y se constituye como tal:

“Spinoza establece una concepción de ciencia que no sólo presupone fuer-


tes fundamentos ontológicos, sino que es ya ontología: una ontología que se re-
suelve como ciencia y una ciencia que no se concibe sino como ontología”.

Según Steve Shaviro490, los puntos de vista de Spinoza (y los que sintetizamos
más arriba de Deleuze acerca del pensador holandés) pueden oponerse fácilmente a los
de A.N. Whitehead, dado que éste nunca ofrece el movimiento de vuelta a lo virtual que
vemos en ambos. Whitehead afirma que en su propia filosofía “… los ‘modos’ de Spinoza
quedan convertidos en simples actualidades, de tal forma que, aunque su análisis incre-
menta nuestro entendimiento, no nos conduce a descubrir ningún nivel más elevado de
realidad”. En la ontología resueltamente pluralística de Whitehead, por otro lado, sólo
encontramos modos o afecciones, las auténticas ocasiones. No hay sustancia, a causa del
empeño de este autor en mantenernos alejados de “formas sujeto-predicado de pensa-
miento”. Prácticamente todos los spinozistas y deleu-zianos rechazarían el razonamiento
de Whitehead como una mala comprensión del pensamiento de Spinoza, al proclamar que
la sustancia en dicho autor, o lo que es lo mismo, Dios (Deus sive Natura) es trascendente
en cierto sentido, cuando en realidad es enteramente inmanente. Según Shaviro, White-
head tiene razón. Aunque intenta evadirse de la trascendencia, la sustancia continúa sien-
do en Spinoza el sujeto de todos sus predicados, un monismo que oculta a un pluralismo.
Whitehead, según él mismo admite, plantea una filosofía “estrechamente aliada con el
163

esquema spinozista”. Pero aunque Whitehead no llega a poner a Spinoza sobre sus pies
(como Marx pretendía hacer con Hegel), lo desarticula (parecido a cómo Kant desarticula
la noción clásica del tiempo) ; consigue esto destronando a la sustancia, o mejor dicho,
quitándole importancia a lo virtual o rechazando la prioridad ética de lo virtual que ob-
servamos en Spinoza (o en Deleuze). Esto que decimos se observa claramente contrastan-
do el Dios de Whitehead con el de Spinoza. Whitehead ‘seculariza’ a Dios con mayor in-
tensidad que Spinoza. El Dios de de Whitehead, lo mismo que el de Spinoza o el ‘cuerpo
sin órganos’ de Deleuze/Guattari491, se encuentra más asociado con lo virtual que con lo
empírico, y es precisamente por eso por lo que Whitehead lo marginaliza (cosa que Spino-
za no hace con la Sustancia). Dios, para Whitehead, opera como una especie de sustituto
de lo virtual, de forma similar al concepto de ‘memoria’ que hayamos en Bergson. De es-
ta manera Whitehead desautoriza, por así decirlo, la vuelta a lo virtual desde lo empírico,
llegando en esto incluso más lejos que Deleuze.

La filosofía del tercer gran pensador racionalista que nos proponemos desarrollar,
el alemán Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716), según Victor Delbos , “… pone fin al
imperio ejercido en las universidades alemanas por un aristotelismo muy próximo a la
escolástica, acomodado por Melanchton a la Reforma y convertido así en el fundamen-
to del dogma protestante”. Leibniz, cuyo pensamiento ha sido incluido por algunos ana-
listas, como es el caso de Kuno Fischer, por ejemplo –más a causa de las fechas en las
que floreció que por cualquier otra razón de peso, suponemos-, en el pensamiento de la
Ilustración, se encuentra en cierto sentido a medio camino entre los de Descartes y Spino-
za. Es considerado importante como filósofo sobre todo por la influencia que ejerció en
el pensamiento de Kant (Windelband, por ejemplo, lo consideraba como un simple pre-
cursor del filósofo de Königsberg492). La filosofía de Leibniz, basada en las Matemáticas
igual que la de Descartes –pues Leibniz también descolló como matemático, como es sa-
bido), está expresada a base de ‘principios’493:

1) Principio de lo Mejor: Entre los diversos órdenes posibles, Dios ha elegido el


más perfecto (el más simple y rico en fenómenos).

2) Principio de Conservación de la Fuerza (energía): La cantidad de movimiento


(mv2) es siempre constante.

3) Principio de Continuidad: La naturaleza nunca da saltos.


164

4) Principio de identidad de los indiscernibles: No existen en la naturaleza dos


seres perfectamente iguales.

Del ‘principio de lo mejor’, derivado directamente, como vemos, del principio de


parsimonia (principio de economía, o ‘navaja de Ockham’494) podemos sacar con Leibniz
la conclusión de que todo lo que existe es una posibilidad que se ha realizado, dado que.
Según su punto de vista, expresado en dicho principio, un orden real nunca es necesario.
Como consecuencia de lo anterior Leibniz se propone distinguir entre lo que es real y lo
que simplemente es posible (recuérdese la distinción aristotélica entre ‘potencia’ y ‘ac-
to’). Habrá, pues, según esto, dos tipos de verdades495:

1) Verdades de Razón (necesarias, pero no se refieren a la realidad):

• Afirmativas – Principio de Identidad: Todo es lo que es496.

• Negativas – Principio de contradicción (o ‘de tercero excluido’): Una pro-


posición es verdadera o falsa497.

2) Verdades de Hecho (contingentes y concernientes a la realidad efectiva):

o Principio de Razón Suficiente498

En opinión de Ferrater Mora, el primer precedente histórico de esta distinción leib-


niziana se encuentra en Platón499:

“Las verdades de razón pueden ser equiparadas, en efecto, a las consegui-


das por medio del saber riguroso: su método es la dialéctica ; su modelo la mate-
mática. Las verdades de hecho son las verdades conseguidas por medio de la opi-
nión, que no se refiere a lo que es siempre, sino a lo que cambia, esto es, a lo que
oscila entre el ser y el no-ser. Como consecuencia de ello puede afirmarse que las
verdades de razón son necesarias ; las de hecho, contingentes”.

Varios filósofos durante la Edad Media abundaron en distinciones parecidas ; en-


tre ellos destaca Duns Escoto. Entre los filósofos modernos pueden citarse, como prece-
dentes de Leibniz, según F.H. Heinemann500, a Descartes (diferencia entre juicios sobre
cosas y sus afecciones -‘sustancias’, ‘atributos’ y ‘modos’- y juicios que expresan verda-
des eternas ; tendió a equiparar las ‘verdades de razón’ con aquellas que se consiguen me-
diante un proceso calculatorio) y a Hobbes (diferencia entre el conocimiento de hechos y
el conocimiento de la consecuencia de una afirmación con respecto a otra). Sin embargo,
165

la distinción hecha por Leibniz no se asemeja mucho a las anteriores, ya que para él, de
manera parecida a cómo se ha visto en Spinoza, la citada diferencia, válida para una mente
finita, se desvanece para una mente infinita (Dios), la cual puede reducir la serie infinita
de verdades de hecho a verdades de razón y, por consiguiente, puede hacer de las verdades
empíricas verdades analíticas. Desde los tiempos de Leibniz, el referido ‘principio de
razón suficiente’ (nihil est sine ratione -que, por cierto, fue formulado por primera vez en
el siglo XII por Abelardo, aunque Leibniz le confirió su forma definitiva501) ha tenido
muy variadas interpretaciones. Así, Christian Wolff, discípulo de Leibniz, entiende por
razón suficiente “aquello por lo que se entiende que existe algo”. Esa lectura fue la que
prevaleció en los racionalistas y neo-escolásticos del siglo XIX. Arthur Schopenhauer
señala cuatro formas de dicho principio, que responden a sendas necesidades humanas502:

1. La razón según la cual todo lo que pasa en los objetos físicos o materiales pue-
de explicarse (necesidad física).

2. La razón según la cual hay una razón por la que una determinada proposición
sea verdadera (necesidad lógica).

3. La razón según la cual toda propiedad relati-va a números o figuras geométri-


cas es explicable en términos de otras propiedades (necesidad matemática).

4. La razón según la cual alguien hace lo que hace (necesidad moral).

Alexander Pfänder, por su parte, considera el sentido genuinamente lógico del


principio en cuestión, según el cual éste descansa en la conexión interna que la verdad de
un juicio tiene con el ‘juicio’ propiamente dicho. Su conocimiento ‘a priori’ no limita la
posibilidad de la acción de cada mónada en su interior, porque en realidad la sucesión es
un armonía preestablecida por Dios, que ha elegido, como se ha visto, el ‘mejor de los
mundos posibles’503. Para Bertrand Russell, por fin, el principio de razón sufí-ciente
engloba dos principios, uno de carácter general que se aplica a todos los mundos posibles,
y otro especial que se aplica únicamente al mundo actual. Ambos principios se refieren a
existentes, posibles o actuales, pero mientras el primero (principio de los contingentes
posibles) es una forma de la ley de causalidad (final) metafísicamente necesaria, el segun-
do (principio de los contingentes actuales) consiste en la afirmación de que toda produc-
ción causal actual está determinada por el deseo del bien y, como tal, es contingente504.
Heidegger, por su parte, considera este principio como una cuestión central de la metafísi-
166

ca pues atañe a la cuestión del fundamento. Considera que tiene dos aspectos505:

a) negativo: nihil est sine ratione (nada existe sin una razón)

b) afirmativo: omnis ens habet rationem (todo ser tiene razón)

Para Heidegger la forma negativa es más fundamental, por cuanto no atañe a las
cosas de las que se afirma algo, sino al fundamento de las mismas, del cual no se afirma
nada. En su opinión el principio se interpreta erróneamente al confundir razón con funda-
mento. Al declarar, por un lado, que nada hay sin razón, declara a la vez que el principio
no carece de razón, pero no da la razón del fundamento. La razón del principio no se halla
en el mismo principio. Para Heidegger, en definitiva, el sentido de este pequeño ‘principio
de razón’ es el sentido originario del ‘logos’ como lo que “se hace ver”, lo que se abre
del ser para hacerse presente. De esta forma este pequeño principio se convierte en el gran
principio cuando habla como ‘palabra del Ser’ (Wort vom Sein), llamando a este Ser ‘Ra-
zón’. El ‘principio de razón suficiente’, que se deriva, como se ha visto, de las ‘verdades
de hecho’, remite, por tanto, directamente a Dios como ‘causa final’ de todo lo que existe.
Esto era de esperar, ya que hemos visto cómo, en virtud del ‘principio de lo mejor’, Leib-
niz hace a Dios, en última instancia, responsable de todo lo existente (“Todo es manifesta-
ción de Dios”, diría Spinoza en una línea de pensamien-to parecida). De aquí deriva este
autor el concepto de sustancia individual (o ‘ser completo’), que se corresponde aproxi-
madamente con lo que Descartes denominaba ‘cosa absoluta’ (o substancia)506: aquella
cuya noción es tan completa que basta para comprenderla y hacer deducir de ella todos
los predicados del sujeto al que se atribuye507.

En opinión de T.A. Hillman, existen dificultades para comprender lo que es una


auténtica ‘sustancia individual’ desde la óptica leibniziana. Ello se deriva de la tradición
aristotélico-escolástica de la que deriva este concepto, según la cual las sustancias son –
por definición- independientes, esencialmente activas, persistentes frente al cambio y su-
jetos últimos de la predicación, es decir, no se pueden predicar de otra cosa ; para Leibniz,
además, las sustancias constituyen unidades simples per se y como tales carecen de partes.
Las substancias, por otra parte, según afirma, son entidades activas con capacidades per-
ceptuales y apetitivas, a menudo inspiradas en los atributos y perfecciones de Dios, con-
siderado tradicionalmente como el único ser que muestra tales características. Contrapo-
167

niéndose a la postura mayoritaria en su época, favorable por lo general al punto de vista


cartesiano, Leibniz intenta aparentemente, por tanto, simplemente revivir el concepto es-
colástico de ‘forma sustancial’, de raíz aristotélica, intentando de paso aunar la unidad de
la sustancia con una pluralidad de implicaciones causales, conclusión a la que puede lle-
varnos una lectura apresurada de los textos leibnizianos. En la tradición escolástica, en
efecto, dichas circunstancias causales eran subsumidas bajo la forma sustancial de una
cosa, fuese ésta de naturaleza material o inmaterial. Así, Tomás de Aquino, por ejemplo,
concebía la forma sustancial como el principio causal interno de una sustancia completa.
En la misma línea, el anteriormente citado Francisco Suárez equiparaba la forma sustan-
cial a un principio de carácter operativo que no es sólo causa formal sino también causa
eficiente. La recuperación por parte de Leibniz de este antiguo concepto, sin embargo, se
concentra en la ‘individualidad’. Cada sustancia individual pertenece, según él, a su pro-
pia especie en virtud de su forma. Con frecuencia se cataloga a la concepción leibniziana
de realista: existen sustancias, las cuales poseen ciertas características (accidentes, propie-
dades, modos o estados) causal e inmanentemente producidas por la forma sustancial. Sin
embargo, para Leibniz los accidentes no comprometen por ello la simplicidad de la sus-
tancia que él propugna508.

A partir de este concepto central deduce Leibniz todos sus puntos de vista acerca
de la naturaleza509. Así, con respecto al tema de la Mecánica desarrolla dos nuevos princi-
pios, como hemos visto, vagamente emparentados con los ya enunciados al respecto por
Galileo y Descartes510. El ‘principio de conservación de la fuerza’, según Antonio Pérez
Quintana511, es una consecuencia del principio de la equivalencia del ‘efecto entero’512 y
del principio de la ‘causa plena’513. Leibniz propone como alternativa al ‘principio de
conservación del movimiento’ al principio de la conservación de la fuerza y sustituye el
principio cartesiano de la equivalencia de cantidad de movimiento y de fuerza motriz por
el axioma de la igualdad de la causa total y el efecto entero514:

“Nos hallamos ante una clara anticipación del principio de la conservación


de la energía. El principio de la equivalencia del efecto entero y la causa plena
dice que en el paso de la causa al efecto se conserva la cantidad de fuerza. Leibniz
asigna a la ‘ley de conservación de la fuerza’ en el universo el papel de fundamen-
to sobre el que se sostiene su dinámica y hace con ella una aportación decisiva a
la concepción moderna del mundo … La cantidad de fuerza no puede ser medida,
en consecuencia, por la cantidad de movimiento, sino por la cantidad del efecto
total que la fuerza produce. Al tal efecto lo caracteriza Leibniz como ‘efecto vio-
168

lento’, que es el que consume a la fuerza del agente cuando ésta se ejerce sobre
algo externo venciendo una resistencia, por ejemplo, cuando eleva un cuerpo a
una determinada altura. La cantidad de fuerza ha de ser estimada, pues, por el
efecto entero que la fuerza produce consumiéndose plenamente en ello. Dado que
el movimiento no consume totalmente a la fuerza, la cantidad de movimiento no
proporciona la medida de la fuerza. En el efecto completo está contenido algo más
que movimiento: la cantidad de trabajo que consume totalmente a la fuerza. Por
eso el principio cartesiano de la conservación de la cantidad de movimiento tiene
que ser sustituido por el de la equivalencia de fuerza total y efecto entero, principio
en el que está implicado el de la conservación de la fuerza. La noción de efecto
pleno exige introducir la importantísima concepción de la fuerza como potencia.
Para una fuerza que produce un efecto, éste es, en la medida en que aún no ha sido
producido, un efecto futuro, algo que aún no es real. Lo que es real es la fuerza
como potencia capaz de realizar ese efecto, la fuerza como virtualidad que será
consumida por la realización de la totalidad del efecto futuro”.

Según Lorenzo Peña, el ‘principio de continuidad’ leibniziano se encuentra for-


mulado de muy diversas maneras. No obstante, su idea básica es que no hay en la realidad
ningún contraste tan grande que excluya una transición racional de uno de los polos al
otro ; queda descartada la contradicción, pues una antinomia, un darse y a la vez no darse
cierta cosa o situación parecería unir copulativamente a dos términos mutuamente exclu-
yentes ; por ello, frente a las antinomias explosivas del petrarquismo o de diversos filóso-
fos renacentistas, recalca Leibniz que lo real está en el medio, entre los extremos que, por
contradictorios entre sí, se excluirían uno a otro, no mereciendo empero existir más el uno
que el otro (por lo cual, en virtud del principio de razón suficiente, ninguno de ellos se
puede realizar)515:

“Resúmese, pues, todo el pensamiento de Leibniz en ese principio de con-


tinuidad que plasma en uno solo todos los postulados de no-contradicción, perfec-
ción, armonía, razón, de identidad de los indiscernibles. Es la clave de bóveda del
sistema leibniziano. Sólo que su articulación consecuente –a tenor incluso de las
propias enunciaciones que de él brinda el filósofo de Leipzig- llevaría a una cierta
negación del principio de no-contradicción ; yendo esto en contra de uno de los
más caros ideales del racionalismo barroco de nuestro autor, se ve éste en definiti-
va conducido a un dilema: o abandonar el principio de continuidad y con ello dejar
resquebrajarse la solidez de su sistema ; o, si no, verse impelido, más allá de éste,
a un continuismo contradictorial que tampoco es conjugable con el ideario barroco
ni siquiera claramente inteligible desde el horizonte lógico en el que de-liberada
y acaso dogmáticamente se sitúa el filósofo sajón. No serán, pues, de extrañar los
titubeos de Leibniz y hasta lo que parece ser una tendencia en algunos de sus últi-
mos escritos a sacrificar o mellar considerablemente el principio de continuidad.
Sin él, no obstante, el edificio sistemático pierde, no sólo belleza y armonía, sino
auténtica trabazón, y resulta un conglomerado que –para decirlo con expresiones
169

tan típicamente leibnizianas y tan enraizadas en el enfoque y el talante más propios


de la monadología- manifiesta ser no un unum per se sino per accidens, una suma
de piezas yuxtapuestas”.

Por otro lado, y oponiéndose a Descartes y a Spinoza, Leibniz, según explica Mar-
tínez Marzoa, afirma que la extensión, la cantidad, “… no es un elemento irreductible, si-
no que se construye a partir de elementos conceptuales más simples y no cuantitativos.
La genial actividad de Leibniz en el campo de las matemáticas tiende precisamente a
mostrar que lo cuantitativo (extensional) de esta ciencia reposa, en realidad, sobre nocio-
nes de carácter no extensional”. Y añade, refiriéndose a la génesis racional-matemática,
concepto racionalista –como se ha visto- del devenir esencial: “En Leibniz [contraria-
mente a Spinoza, para el cual era todavía una construcción extensional] es desarrollo de
una fórmula matemática, de una ley, de una determinación que lo contiene de antemano
todo”. En Leibniz este ‘principio de conservación’ fundamental no es –como en sus con-
temporáneos- el de cantidad de movimiento, sino más bien lo que hoy en día llamamos
“… ‘energía cinética’ y, en vez de m×v2, ponemos 1/2 m×v2, donde, obviamente, el factor
1/2 se debe a exigencias técnicas de la elección de unidades” 516:

“El principio de conservación de la cantidad de movimiento tiene un conte-


nido conceptual ciertamente mecánico y estrictamente definible por una operación
aritmética (que es siempre la misma) con magnitudes mecánicas. La ‘energía’, en
cambio, puede adoptar formas diversas, y cada una de ellas tendrá una expresión
aritmética diferente y en función de magnitudes diferentes ; la fórmula ‘producto
del peso por la altura’ solamente nos da la energía debida a la situación en un cam-
po gravitatorio, pero cualquier situación que ‘preenvuelve’ un proceso subsiguien-
te entraña una energía, aunque se trate de una situación para la cual los conceptos
de ‘peso’ y ‘altura’ no tienen sentido alguno”.

Hay, según Leibniz, dos tipos de ‘fuerza’:

a) Fuerza pasiva = Resistencia que un cuerpo opone a la penetración y al movi-


miento (‘conatus’)

b) Fuerza activa (masa) = Tendencia a la acción.

Ambas fuerzas cooperan en la formación del concepto leibniziano de la ‘mónada’,


que entronca directamente con el pensamiento de los atomistas griegos a través de la filo-
sofía de Giordano Bruno. Una ‘mónada’ se entiende, en efecto, como un átomo espiritual,
sustancia simple, inextensa, sin figura e indivisible y se guía por el principio de Identidad
170

de los Indiscernibles, en virtud del cual no hay en la naturaleza dos seres perfectamente
iguales. Todo deriva del anteriormente citado ‘principio de razón sufíciente’, que delega
en Dios, como se ha visto, la responsabilidad por todo lo que existe. Las mónadas, por
tanto, tendrán las siguientes características517:

1. Cada mónada constituye un punto de vista sobre el mundo.

2. Ninguna mónada se comunica directamente con las demás.

3. Hay en cada una de ellas una pluralidad de estados y relaciones (percepción,


entendiendose como ‘apetición’ el paso de una percepción a otra)

Existen, según Leibniz, tres clases de mónadas. Esta división recuerda a las tres
clases de almas de Platón y Aristóteles: puras y simples (poseen sólo percepciones confu-
sas), con memoria (almas de los animales) y con razón (espíritus humanos). Según las
distintas relaciones que establezcan unas mónadas con otras, darán lugar a las diversas
cosas que existen en el mundo, que estarán formadas por dos tipos de materia:

o Materia 1a (agregado de mónadas – espíritus)

o Materia 2a (potencia activa que está en las mónadas – cuerpos).

El resultado de todo el razonamiento filosófico de Leibniz es que en la naturaleza


existe una ‘armonía preestablecida’ cuyo último responsable es Dios518. Esa creencia fue
posiblemente la que guió a Leibniz en sus investigaciones en torno a una ‘máquina de
pensar’. Como observa E. Gracián519, el pensamiento humano se desarrolla en un ámbito
misterioso y obedece a leyes que todavía nos son desconocidas. Sin embargo, a lo largo
de la historia algunos grandes pensadores han abrigado la creencia de que la aparición de
una nueva idea era la combinación de ideas previamente concebídas. Leibniz, siguiendo
dicha senda, dedicó muchos esfuerzos a la búsqueda de un Álgebra universal que permi-
tiera objetivar y, hasta cierto punto mecanizar, el trabajo que realiza el cerebro humano
para pensar y dar lugar al nacimiento de nuevas ideas. En dicho empeño tuvo precedentes
ilustres. Ramón Llull, por ejemplo, se basó – en el siglo XIV- en la existencia de unas
verdades universales indiscutibles a las que se les podía adscribir un conjunto de predica-
dos. Buscó entonces las reglas que permitieran combinar los mismos y adjudicar el resul-
tado a uno o varios sujetos. Se trataba, en definitiva, de una mathesis universalis que ac-
171

tuaría como dispositivo lógico para generar nuevos pensamientos o ideas de los que se
pudiera estar seguro de su veracidad. Las ideas básicas de este método serían posterior-
mente desarrolladas por Descartes y por Leibniz. La ‘máquina de pensar’ a que dio lugar
este razonamiento por parte de Llull estaba compuesta por tres discos giratorios, concén-
tricos y manuales, hechos de madera o de metal, con 15 o 20 cámaras cada uno, que a su
vez encerraban regiones en las que se ubicaban ciertas categorías del pensamiento. Al ha-
cer girar los discos se generaban nuevas ideas. Blaise Pascal, por su parte, fue el primero
en diseñar y construir, con cierto éxito, una máquina calculadora: la Pascalina. Era una
máquina sumadora que diseñó con el objeto de ayudar a su padre, que era recaudador de
impuestos. Para sumar tres cantidades cualesquiera, por ejemplo 384+597+628, el algorit-
mo de la suma establece que primero deben sumarse las unidades. Si del resultado de esta
primera suma se excede de la decena, debe arrastrarse una unidad a la siguiente columna.
En general, deben arrastrarse a la siguiente columna tantas unidades como decenas se han
acumulado en la primera, proceso que debe llevarse a cabo sucesivamente con cada una
de las columnas. Con vistas a la resolución mecánica de este algoritmo, Pascal creó un
conjunto de ruedas dentadas en cada una de las cuales había diez dientes, que representa-
ban los dígitos del cero al nueve. Para colocar lo números iba girando los engranajes co-
rrespondientes de izquierda a derecha. Cuando un dígito excedía de nueve, automática-
mente giraba la rueda, consiguiendo así que el dígito de arrastre pasara a la siguiente
rueda, mediante un mecanismo muy similar al de los actuales cuentakilómetros de los
automóviles. El artefacto medía unos 40 cm de ancho por 10 de alto, por lo que podríamos
calificarla de portátil. Disponía de seis ruedas para representar números enteros y dos más
para los números decimales. Mediante una manivela se efectuaban los pasos necesarios,
hacia delante si se trataba de una suma y hacia atrás si lo que había que hacer era una res-
ta. La máquina calculadora que diseñó Leibniz era, al menos sobre el papel, más compleja
que la de Pascal, ya que además de sumar y restar, también podía multiplicar, dividir y
extraer raíces cua-dradas. De hecho este artefacto multiplicaba por reiteración de sumas,
pero los mecanis-mos presentaban una dificultad que la técnica de la época no podía resol-
ver, por lo que el prototipo nunca llegó a funcionar bien. A pesar de su fracaso, Leibniz
estuvo durante todo ese tiempo dándole vueltas a una idea realmente revolucionaria: si
los números podían ser representados en base dos, no sólo podría simplificar los mecanis-
mos, sino que tenía la posibilidad de aplicar la lógica al proceso de cálculo.
172

El pensamiento de Leibniz, en definitiva, no difiere mucho de los de Descartes y


Spinoza, y por eso se le suele incluir entre los partidarios del ‘racionalismo’. Ya en tiempo
de Kant, por otra parte, se le acusaba a aquel de haber plagiado literalmente su ‘filosofía
trascendental’ de los escritos de Leibniz ; esta apreciación la comparten incluso algunos
comentaristas actuales del pensamiento kantiano. Concha Roldán Panadero, por ejemplo,
afirma que “ ... los aspectos novedosos del criticismo kantiano no son tales, ya que éste
se limitaba a recoger al-gunas de las tesis fundamentales de Leibniz”520; para tal asevera-
ción se basa en lo que el propio Kant supuestamente declara al respecto521:

“La metafísica del Sr. Leibniz contenía básicamente tres peculiaridades: 1.


El Principio de Razón Suficiente, que pretendía mostrar que el Principio de Con-
tradicción no bastaba para reconocer ciertas verdades importantes; 2. La Monado-
logía y 3. La Teoría de la Armonía Preestablecida. Por estos tres principios fue
denostado por múltiples adversarios que no llegaron a comprenderle, pero también
... fue maltratado por sus más destacados partidarios y exégetas lo mismo que le
ocurrió a otros filósofos de la Antigüedad, que podrían haber dicho: que Dios nos
proteja de nuestros amigos ; de nuestros enemigos nos encargaremos nosotros
mismos”.

No compartimos totalmente el punto de vista de Roldán Panadero en este punto,


ya que lo que según nuestra interpretación pretendía Kant con el citado opúsculo era sim-
plemente defenderse de la grave acusación que le había hecho su contemporáneo Johann
Augustus Eberhard (1739-1809), precisamente de plagiar a Leibniz522. Gran parte de la
actividad filosófica de Eberhard, partidario acérrimo de la ‘metafísica dogmatica’ critica-
da por Kant, estuvo dedicada, como es sabido, a contraponerse sistemáticamen-te al criti-
cismo kantiano desde aquella postura académica oficial523. Eso no significa, en absoluto,
que no aceptemos que el pensamiento kantiano se encuentra de algún modo ‘preludiado’
por el de Leibniz, pero opinamos que habría que matizar bastante la apreciación en ese
sentido. Según Delbos, por otro lado, aun-que la doctrina leibniziana de las ‘móna-das’
no tuvo mucho respaldo en su tiempo, sí que lo tuvieron algunas ideas generales de su
sistema filosófico, que entraron directa o indirectamente a formar parte del pensamiento
ilustrado en el siglo XVIII (y del kantiano por extensión)524:

a) Idea de una ciencia formada por conceptos claros y bien relacionados entre sí,
que encontrará una ‘razón suficiente’ para todo y asegurará, por la extensión
de los conocimientos, un crecimiento continuo de la perfección y de la bondad
de la naturaleza humana.
173

b) Idea de un ‘orden providencial’ que se materializaba en un mundo real, el me-


jor de los mundos posibles, y según el cual la propia finalidad de la naturaleza
tiene por objetivo el progreso cierto en la realización de los fines morales.

La teoría leibniziana de la ‘libertad’, base, igual que en Kant, de su filosofía moral,


pretende, según Roldán Panadero, dos cosas fundamentalmente525:

1) Dar respuesta a los debates teológicos medievales:

o conflicto entre la libertad humana y la preciencia divina


o supresión del ser libre del hombre por medio de la concesión divina de la
gracia

2) Dar solución al gran problema filosófico surgido en el siglo XVI: la libertad


humana frente al determinismo de la Naturaleza.

Para responder a la primera de estas cuestiones, Leibniz aduce el concepto de ‘li-


bre albedrío’, también presente en Descartes y Spinoza, como hemos visto, mediante el
cual el hombre se hace responsable moral de sus propias acciones ; esta teoría, en opinión
de Roldán Panadero, fundamenta en Leibniz “... una suerte de jurisprudencia universal”,
antes que una ética verdaderamente autónoma. Para este pensador, en efecto, el ‘libre
albedrío’ constituye una condición inexcusable de la libertad, pero no puede identificarse
con ella ; la auténtica libertad sólo hace acto de presencia “... cuando se actúa conforme
a la razón”, y muestra las siguientes características:

a) Continencia (exclusión de toda necesidad lógica o metafísica)

b) Espontaneidad

c) Inteligencia (convencimiento distinto del objeto).

Como explica Roldán Panadero, aunque con esta teoría no se faculta realmente al
hombre para cambiar el curso de los acontecimientos, “... la razón introduce una perspec-
tiva cualitativamente distinta, la del deber, que Leibniz identificará con la necesidad mo-
ral”. De esta forma, y ciertamente preludiando al Kant del ‘imperativo categórico’, Leib-
niz “... deja de considerar la libertad como un ‘poder hacer lo que se quiere’ para empe-
174

zar a definirla como ‘querer hacer lo que se debe’, es decir, determinarse racionalmente
hacia el bien” 526. Y en relación con las ideas políticas, el propio Leibniz dice527:

“... todos los días se ve cómo los hombres, tanto los interesados como los
desinteresados, se quejan de los actos de algún poderoso y los encuentran injustos.
Entonces, la cuestión se reduce a saber si se quejan con razón y si la historia puede
en justicia condenar los actos de un príncipe. Si se acepta esto, hay que reconocer
que entienden por justicia y por derecho otra cosa que lo que complace al poderoso
...”.

La utopía de Leibniz se basa, como era de esperar, precisamente en ese concepto


de ‘justicia’ ; así dice528: “El derecho no puede ser injusto. Seria una contradicción, pero
la ley bien puede serlo. Pues es el poder quien da y conserva las leyes”. Lo mismo que
Kant más tarde, este autor no compuso, al decir de Manuel & Manuel, ninguna ‘utopía’
propiamente dicha, aunque sí se sabe que leyó todas las historias utópicas de sus contem-
poráneos y antecesores inmediatos, especialmente Comenio, Andreä, Bruno, Campanella
y Bacon529. Por influencia de aquellos, su utopía política, sintomáticamente parecida a la
kantiana, iba encaminada “... al grandioso objetivo de establecer la paz me-diante la tarea
de civilizar y reunir a todos los pueblos del mundo” ; ese ideal de paz universal no excluía
tampoco a la guerra como una instrumentalidad ocasional al servicio de la unión de las
mentes y de las creencias religiosas530. Yvon Belaval y Michel Serres, por su parte, des-
criben el método científico leibniziano basándose en lo manifestado por el propio filósofo
a propósito de su desarrollo de la ecuación planar de segundo grado, para lo cual le bastó
con diferenciarla cinco veces para eliminar las cinco constantes y obtener una ecuación
diferencial de quinto orden, con coeficientes numéricos y correspondiente a todas las có-
nicas del plano531. Según Frederick Copleston, por otro lado, la filosofía de Leibniz ha
dado lugar a muy variadas interpretaciones532:

“Por ejemplo, según Couturat533 y Russell, la publicación de las notas de


Leibniz ha puesto de manifiesto que su filosofía metafísica se basaba en sus estu-
dios lógicos. La doctrina de las mónadas, por ejemplo, estaba en estrecha cone-
xión con el análisis sujeto-predicado de las proposiciones. Por otra parte, hay en
su pensamiento inconsecuencias y contradicciones. En particular, su ética y su
teología están en desacuerdo con sus premisas lógicas. La explicación, en opinión
de Bertrand Russell, está en que Leibniz, con su preocupación por la edificación
y por el mantenimiento de su reputación de ortodoxia, no se atrevió a sacar las
conclusiones lógicas de sus premisas … Por el contrario, Jean Baruzi534 mantuvo
que Leibniz fue primordialmente un pensador de orientación religiosa, animado
por encima de todo por el celo por la gloria de Dios”.
175

Para Cassirer está claro que Leibniz se mueve, desde sus comienzos, dentro de la
atmósfera general del espíritu característico del siglo XVII. Lo que es más, son precisa-
mente ciertos giros de la metafísica spinozista los que inspiran su pensamiento. Pero ese
empeño –presente, como hemos visto en Spinoza, y también en Descartes- de ‘reconci-
liar’ de alguna manera lo metafísico con lo matemático, “… entre la concepción teleológi-
ca y la concepción causal no descansa sobre la mezcla ecléctica del contenido de ambos
campos”:

“No se trata de acoplar externamente unos resultados a otros, sino de enfo-


car una y la misma conexión real desde diferentes puntos de vista de enjuiciamien-
to. Los fines no son intercalados de un modo concreto, como fuerzas activas, en
el acaecer causal, sino que la totalidad de este acaecer es interpretada como símbo-
lo de una conexión espiritual más alta, sin que por ello se perturben sus reglas in-
manentes. Por tanto, incluso en este punto, donde más parece acercarse Leibniz a
la concepción aristotélica del universo, vemos cómo afirma la idea central y ori-
ginal que distingue a su sistema de la escolástica. Es cierto que su concepto de
‘entelequia’ se asemeja mucho a la concepción orgánica de naturaleza de Aristóte-
les, pero descansa, en realidad, sobre un fundamento lógico distinto y responde a
un tipo de razonamiento totalmente nuevo”.

Bernardino Orio de Miguel, en un interesante trabajo que intenta relacionar a


Leibniz con la tradición hermética, presente, según él y muchos otros, como se ha visto,
en gran parte del pensamiento del siglo XVII, se pregunta lo siguiente535:

“Nuestra pregunta, pues, como filósofos actuales sigue siendo la misma


que Leibniz se formulaba: ¿podemos hacer compatible el desarrollo científico con
el progreso humano? Dicho con más precisión: ¿Es posible construir una ciencia
que, en su propia constitución técnica intrínseca, contenga los parámetros de sabi-
duría, que Aristóteles y Leibniz le pedían a la ciencia? O todavía de manera más
radical: ¿Es neutral la ciencia empírica? Los sociólogos de la ciencia, evidente-
mente, dicen que no: los fines con los que se practica la ciencia actualmente no
son los mismos que los fines de la ciencia misma. Pero nuestra pregunta no es so-
ciológica sino ontológica, y a ella hay que volver: ¿Es cierto que la realidad del
mundo natural está dividida en dos esferas radicalmente distintas: la ‘pensante’ y
la ‘extensa’? La respuesta de Leibniz … es: “rotundamente, no”. Más allá de las
disquisiciones de los expertos y de los sesudos trabajos especializados de los in-
vestigadores, este, en mi opinión, el verdadero legado de Leibniz, esta es la heren-
cia que nos ha transmitido, este es el reto: ¿es posible una ciencia unificada? …
Heredero de una vieja idea que se remonta a los prisci Theologi y que reciben Pla-
tón, Aristóteles y Plotino, en una formidable tradición que, atravesando la Edad
Media tanto judía o musulmana como cristiana, llega hasta la Escuela de Florencia
de Ficino, Pico della Mirandola y los neoplatónicos naturalistas del Renacimien-
to, Cardano, Cusa o Campanella. Leibniz había concebido un mundo unitario, or-
176

gánico, activo, energético, un vasto sistema de sistemas arquitectónicos, nunca


clausurado por sus datos en origen sino abierto a infinitas perspectivas irreversi-
bles, porque el mundo es el efecto completo in fieri de la Causa Plena, de la Razón
Suprema o Principio de la Razón, que se expresa o se despliega en infinitos sujetos
activos, cada uno de los cuales expresa, a su vez, de formas muy diversas a todos
los demás, y donde cada nivel ontológico de la naturaleza expresa y es expresado,
a su vez, por todos los demás niveles de lo real, que está gobernado por lo que
Leibniz llamaba ley de continuidad y puede ser conocido por razonamiento analó-
gico”.

Según el referido Orio de Miguel, efectivamente, Leibniz, al contrario que sus


contemporáneos, elabora su filosofía “basándose en un concepto anticartesiano de subs-
tancia, pretende nada menos que una ciencia natural que no abandone la ontología de
lo singular. Lo singular es irrepetible, lo singular es indefinible por conceptos finitos
abstractos, lo singular es lo único real. Por lo tanto, cualquier ciencia de la naturaleza
cuya estructura técnica no contenga la vis insita rebús, la actividad interna de cada cosa
en la teorización abstracta de sus conceptos no será nunca una ciencia strictu sensu”. Y
continúa:

“Esta escandalosa afirmación, que a nosotros mismos hoy nos descoloca,


es el eje transversal de todo el edificio científico de Leibniz, la precondición epis-
témica y ontológica esencial de su ciencia natural. Cuando, siguiendo la cinemáti-
ca de Galileo y Huygens, trata de demostrar contra Descartes que no es la cantidad
de movimiento sino la fuerza viva lo que se conserva en el choque de los cuerpos,
Leibniz sobredimensiona estas ecuaciones introduciendo en ellas previamente la
fuerza o potencia interna del cuerpo, que ha de manifestarse después en el cho-
que ; de manera que en la ecuación resultante la acción externa proveniente del
cuerpo chocado es sólo la condición para que se muestre la verdadera causa del
efecto producido, que son las respectivas fuerzas internas de ambos cuerpos. Esta
afirmación nos lleva a comprender la noción de conatus o tendencia elemental in-
finitesimal del cuerpo, que ya no es tampoco, contra lo que pretendían Aristóteles
y los Escolásticos, una mera disposición necesitada de agente exterior sino el em-
brión mismo de la actividad del cuerpo. Por lo tanto, no sólo no basta la extensión
e impenetrabilidad cartesianas para explicar las leyes de los choques ; tampoco
una mera consideración cinemática es suficiente ; hay que pensar algo más en los
cuerpos. Este algo más es el conatus o fuerza muerta que se despliega en fuerza
viva”.

Es precisamente esa dicotomía del concepto de ‘fuerza’ leibniziano, lo que conec-


ta el pensamiento de Leibniz, en opinión de Orio de Miguel, con el Corpus Hermeti-
cum536, una supuesta ‘sabiduría ancestral’ transmitida desde tiempo inmemorial según al-
gunos (Orio de Miguel entre ellos, por lo que parece) y que se ha demostrado que no son
177

más que textos compilados en su mayoría alrededor del siglo III después de Cristo en di-
versas sectas gnósticas de la época537. Por otro lado, pensamos que esa subdivisión por
parte de Leibniz de la fuerza (concepto tomado sin duda de Galileo Galilei, como Orio de
Miguel apunta acertadamente) en ‘fuerza activa’ (o fuerza viva) y ‘fuerza pasiva’ (o fuer-
za muerta) pensamos que no remite directamente –en este caso al menos- a una hipotética
‘sabiduría arcaica primordial’ (la de los míticos prisci theologi538), aunque muy bien po-
dría estar relacionada –si bien lejanamente- con aquella. En nuestra modesta opinión se
refiere sencillamente a la distinción leibniziana entre ‘facultad activa’ y ‘facultad pasiva’
de la mente humana a que más arriba hemos hecho referencia, una opinión que corrobora
el médico y filósofo argentino Ezequiel de Olaso539, mientras que el concepto de ‘conatus’
tiene en nuestra opinión una estrecha relación con el uso (‘autoconservación’) que del
mismo término hemos visto que hace Spinoza. Jaime de Salas Ortueta, por su parte, com-
para a Leibniz con Spinoza desde el punto de vista de la ‘dialéctica’ hegeliana, señalando
los siguientes aspectos de la misma540:

1) En primer lugar, es necesario ver la dialéctica como un proceso total, entendi-


do como un proceso que afecta a la totalidad de lo real.

2) Precisamente, si la dialéctica une lo diverso es porque se trata de un movimien-


to, y además, de un movimiento del sujeto único, es decir, un movimiento in-
manente.

3) En Hegel, la dialéctica es el proceso del Espíritu. Es decir, es un proceso que


realiza el sujeto de conocimiento en cuanto tal. En este sentido puede hablarse
de una coincidencia del ser y del pensar.

4) El proceso dialéctico tiene un método característico. Procede por negación de


la negación, es decir, por la superación (Aufhebung) de las distintas figuras o
situaciones que se dan en un momento determinado. Por ‘superación’, por otra
parte, no debe entenderse una pérdida del punto de partida, sino su incorpora-
ción a una unidad superior y de mayor riqueza.

5) Finalmente hay que apuntar que el proceso dialéctico tiene un objetivo, una
finalidad, que es precisamente el retorno sobre sí del sujeto, es decir, una auto-
posesión más efectiva.

El siguiente nivel en el esquema conceptual de Salas Ortueta consistirá en ver de


qué manera se realizan cada una de las mencionadas características del proceso dialéctico
en Spinoza y Leibniz:
178

a) Desde el momento en que para una concepción dialéctica la realidad es única,


es indudable que la afirmación de Spinoza de una sola sustancia le aproximará
más a Hegel que el pluralismo mantenido por Leibniz.

b) En lo que Leibniz y Spinoza coinciden es en valorar la dinamicidad de la subs-


tancia. De ahí que para ellos la substancia es activa, y su actividad le es inma-
nente. Leibniz afirma en su Monadología que “los cambios naturales de las
mónadas vienen de un principio interno, ya que una causa externa no puede
influirlas”, y en la Ética de Spinoza se mantiene que “la potencia de Dios no
es otra cosa que la esencia activa de Dios, y, por tanto, nos es tan imposible
concebir que Dios no actúa como que Dios no existe”.

c) La cuestión del fundamento y sujeto del proceso dialéctico está históricamente


emparentada con el problema de la relación alma-cuerpo. Efectivamente, He-
gel indica que el sistema de Spinoza es la superación de la irreductibilidad de
las dos sustancias, res cogitans y res extensa, que había mantenido Descartes.

Spinoza supera en cierta medida la visión dialéctica de la realidad. Leibniz, por su


parte, fue según Hegel más lejos que Spinoza en este punto, en la medida en que las móna-
das como fundamentos del proceso perceptivo tienen una radicalidad mayor que los ‘mo-
dos’ en Spinoza.

d) Para Spinoza hay una distinción clara entre el método expositivo de la Ética,
y la procesión de los modos a partir de la substancia. Por ello, algunas de las
objeciones que se pudieran hacer al geometrismo de Spinoza pudieran prima
facie parecer injustas. No obstante, si hay algo que es fundamental para la co-
rrecta comprensión del método dialéctico, es precisamente su esfuerzo por su-
perar toda posible distancia entre método y realidad, y eliminar el carácter aje-
no y extraño del método como un conjunto de normas a las que uno ha de ajus-
tarse.

De alguna manera, Leibniz, al apuntar a la idea de un proceso de desenvolvímiento


perceptivo de la substancia, está más cercano a Hegel. Lo característico del sistema leibni-
ziano es precisamente superar el nivel fenomé- nico en el que se da el proceso fenoménico
para alcanzar las verdades eternas que lo presiden y que dan razón de su coherencia e in-
teligibilidad.

e) Una cuestión en la que Leibniz en cierta forma está más cerca de Hegel que
Spinoza, es en la aceptación de cierta clase de finalidad. El proceso dialéctico
tal como lo concibe Hegel tiene, por otra parte y como sabemos, un fin, el sa-
ber absoluto. Al mismo tiempo esto determina que las distintas figuras de la
conciencia, en la medida en que apuntan a dicho fin, adquieran un sentido, que
no es otro que el de su situación dentro del proceso total.
179

David Hume

Para el Empirismo Inglés, igual que para el Racionalismo, lo primero en el orden


del pensamiento, lo indudable, son las ideas. Ahora bien; la diferencia entre ambos puntos
de vista estriba en al concepto que se tienen de tales ‘ideas’. Para los empiristas, ‘idea’
es, por supuesto, aquello que tiene lugar en la mente, pero ellos consideran muy importan-
te tratar con la mayor seriedad el problema de la validez de las ideas ; insisten, en este
sentido, en el papel receptivo de la mente humana. Según ellos, la validez de una idea pa-
ra cosas sólo puede deberse a que esa idea tenga su origen en las cosas mismas. Es decir,
que lo cierto es únicamente lo empírico541. A David Hume (1711-1716), por otra parte,
se le considera el principal pensador em-pirista, sobre todo a causa de la gran influencia
que ejerció sobre Immanuel Kant542. Para él, la única ciencia del hombre es la naturaleza
humana, y ésta, en contra de lo que pensaban los racionalistas, tiene bastante más de senti-
miento y de instinto que de ‘razón’. Opina que lo que generalmente se suele entender co-
mo ‘razón investigadora’ no es otra cosa que un instinto que lleva al hombre a aclarar lo
que instintivamente acepta o cree. Hume insiste, por tanto, en la imposibilidad de conse-
guir la certeza de la demostración excepto en lo que se refiere a la cantidad y el número ;
la ‘razón‘, que los racionalistas (especialmente Descartes) aplicaban a todos los temas,
consecuentemente, no funciona, en su opinión, más que con las Matemáticas. El conoci-
miento, en opinión de Hume, se basa solamente en dos conceptos543:

1. Impresiones = Percepciones que penetran con mayor fuerza y evidencia en la


conciencia (sensaciones, pasiones y emociones, en el acto en que vemos o sen-
timos, amamos u odiamos, deseamos o queremos)

2. Ideas o Pensamientos = Imágenes debilitadas de las ‘impresiones’.

De lo anterior saca Hume las siguientes consecuencias, similares a las que ya


hemos visto en Ockham o Lamberto de Auxerre544:

o No existen ideas o pensamientos de los cuales no se ha tenido previamente una


impresión.

o Toda realidad se resuelve en las relaciones con que se unen entre sí las impre-
siones y las ideas.

o No hay ideas abstractas; sólo ideas particulares tomadas como signo de otras
ideas particulares semejantes a ellas.
180

O sea, que para Hume todo el conocimiento depende en resumen de las conexio-
nes entre ideas. Estas pueden ser de tres clases, según se acepta universalmente545: seme-
janza, contigüidad y causalidad. Respecto a las dos primeras Hume conviene en que son
las que procuran la así llamada ‘certeza científica’ (recuérdense los ‘métodos experimen-
tales’ de John Stuart Mill, antes mencionados), pero no una certeza basada en el principio
de contradicción, como pretendía Leibniz ; sólo se trata, como venimos diciendo, de sim-
ples conexiones entre ideas que intentan dar cuenta de la semejanza o la contigüidad de
los datos de la experiencia, es decir de simples ‘cuestiones de hecho’546. En cuanto al con-
cepto de ‘causalidad’, empleado también normalmente en razonamientos que se refieren
a realidades o hechos, Hume hace las siguientes puntualizaciones, coincidiendo claramen-
te con algunas de las afirmaciones que ya hemos analizado en relación con el pensamiento
de Ockham547:

a) Una relación entre causa y efecto no puede ser nunca conocida ‘a priori’, sino
sólo por experiencia.

b) Causa y efecto son dos hechos enteramente diversos, cada uno de los cuales
no tiene nada en si que suponga necesariamente al otro.

c) La experiencia no nos enseña más que sobre los hechos que hemos experimen-
tado en el pasado, y nada nos dice sobre hechos futuros.

d) La necesidad de la relación de causa y efecto es puramente objetiva y debe


buscarse en un principio de la naturaliza humana: el ‘Hábito’.

En opinión de D.S. Shwayder548, la aprecia-


ción de Hume acerca del concepto de causalidad, que
define en función de las otras dos conexiones entre
ideas, se corresponde con la realidad en su mayor
parte, dado que, como se puede constatar, “… ningu-
na causa es ‘perfectamente’ simultánea con su efec-
to”. El ejemplo que se suele citar a este respecto es el
de la ‘rueda de engranaje’549: Supongamos que tene-
mos una rueda de engranaje g, que gira en la dirección de las agujas de un reloj. El
movimiento del diente C desde c1 a c2 no se podría decir propiamente que sea la ‘causa’
del movimiento de E desde e1 a e2.
181

La razón de esto, según Shwayder, es que por una ‘causa’ lo que debe entenderse
es un ‘factor explicatorio’. Ahora bien ; no puede haber explicación alguna, como hemos
visto, si no hay explanandum, o sea, un hecho que necesite ser explicado, ya que el térmi-
no ‘explicar’ en sí, como se ha visto, no se limita a constituir un uso del lenguaje, sino
que siempre va acompañado de una finalidad (i.e., la de hacer entender, en este caso) ; sí
que es de un propósito ‘perlocucionario’550 puramente lingüístico, por el contrario, si de-
cimos que C explica E, el enunciado “… explica” resulta ‘opaco’, para utilizar la ex-
presión de Quine551. El ejemplo de las bolas de billar, aducido por el propio Hume, resulta
sumamente gráfico en este contexto:

Dos bolas de billar chocan. El movimiento de una de ellas causa el movi-


miento de la otra.

Según Hume, sin embargo, ambos movimientos son distintos, pero no hay ‘causa-
lidad’, a no ser que una bola choque con la otra. El movimiento de la primera bola origina
el movimiento de la segunda, sólo si hay colisión o ‘impacto’ ; pero dicho impacto puede
describirse de forma inversa e inequívocamente como la ‘causa próxima’ del efecto o el
‘efecto próximo’ de la causa, dependiendo de que el mismo se tome como el final de un
movimiento o el principio de otro. Todo depende, en suma, de las creencias que exprese
cada cual acerca del fenómeno de que se trate. Nos encontramos aquí ante uno de los con-
ceptos clave del pensamiento de Hume: el hábito, que este filósofo define como sigue:

Disposición que la repetición de un acto cualquiera produce sobre la mente


para la renovación del mismo acto, sin que intervenga el razonamiento552.

Como apunta Sara F. Barrena, el científico y filósofo Charles S. Peirce – coinci-


diendo en esto con Hume- consideraba que el ser humano es, efectivamente, un sistema
dinámico y orgánico de hábitos, sentímientos, deseos, tendencias y pensamientos que cre-
ce en su interacción comunicativa con los demás. Más aún, los hábitos son un medio para
el crecimiento no sólo del ser humano sino también del universo mismo, que está en cons-
tante evolución. Los hábitos son para Peirce disposiciones a actuar de un modo concreto
bajo determinadas circunstancias. Los define como “… una ley general de acción, tal que
en una cierta clase general de ocasión un hombre será más o menos apto para actuar de
una cierta manera general”, o bien como “… un principio general que actúa en la na-
182

turaleza del hombre para determinar cómo actuará”. La formación de los hábitos tiene
en ocasiones un componente inconsciente muy fuerte. En esas ocasiones Peirce equipara
los hábitos a instintos y afirma que los instintos no son sino hábitos heredados. En otras
ocasiones, en la mayoría de los hábitos ordinarios de la vida madura, ese carácter instinti-
vo se renueva y aparece teñido de reflexión. Entonces, dice Peirce, se imaginan casos, se
colocan diagramas mentales ante el ojo de la mente, se multiplican los casos y se forma
un hábito por el que se espera que las cosas sean según el resultado de los diagramas.
Peirce afirma que muchos hábitos surgen así y por lo tanto -afirma categóricamente- no
hay duda alguna de que están abiertos a la consciencia553. En consecuencia, y siguiendo
a Hume, toda creencia en realidades o hechos, en cuanto resultado de un hábito, es un
sentimiento o un instinto, no un acto de razón554, debido, sin duda, a la mayor vivacidad
de las impresiones con respecto a las ideas. Esas ‘creencias’ se pueden reducir a dos prin-
cipales, en opinión de Hume555:

A) Creencia en la existencia continuada e independiente de las cosas

B) Creencia en la unidad e identidad del ‘Yo’

Según lo pone Gale Strawson, Hume, hablando de objetos externos, dice textual-
mente que es “… imposible para nosotros concebir o formarnos una idea de cualquier
cosa específicamente diferente de las ideas y las impresiones”. ¿Por qué no? Porque, co-
mo hemos dicho, el contenido de nuestras ideas se deriva o es copia de nuestras impresio-
nes, y un tal contenido-copia nunca puede convertirse en la representación genuina de al-
go enteramente distinto de las impresiones, es decir, de un objeto externo. A lo más que
podemos llegar es a tener una idea ‘relativa’ de dichos objetos exteriores a nosotros. Pero
una idea relativa no es realmente una idea. El concepto de substancia es criticado por
Hume, prácticamente en los mismos términos en que critica la idea de causalidad. La no-
ción de ‘substancia’ es en primera instancia muy clara y se emplea con frecuencia en la
vida cotidiana, en la que equivale a ‘cosa’. Hume se pregunta si hay impresión de substan-
cia o cosa. Efectivamente, tenemos impresiones de los accidentes: el color rojo de una
mesa, la dureza al tacto de la madera ... ¿pero tenemos la impresión de la mesa en sí mis-
ma? Hume concluirá con que tal impresión no existe. Lo único que nuestros sentídos pue-
de percibir son los ‘accidentes’ de la mesa, no su sustancia. Pero al igual que en el caso
de la causalidad, cabe preguntarse cómo es que se forma la idea de substancia. La explica-
183

ción es similar: si al cerrar los ojos y al abrirlos vuelvo a tener las mismas impresiones,
esta asociación se convierte en un ‘hábito’ que me llevará a creer que esas impresiones
agrupadas, no se limitan a acompañarse las unas a las otras sino que se hallan reunidas
porque algo las une y es a lo que damos el nombre de substancia. Lo que llamamos ‘mesa’
no sería más que un conjunto relativamente estable y constante de impresiones (ideas sim-
ples) que designamos con un nombre que facilita el recuerdo556:

“La idea de substancia (...) no es más que un conjunto de ideas simples que
están unidas por la imaginación y poseen un nombre particular asociado a ellas,
por el cual somos capaces de recordar para nosotros mismos o para los otros, ese
conjunto”.

Según el ya citado Javier Echegoyen Olleta, el punto de vista humeano es en esta


cuestión radicalmente opuesto al cartesiano, pero no tanto porque podamos encontrar en
Hume una interpretación de la mente en términos materialistas (cosa a la que es ajena el
pensamiento de este autor) sino por su negativa a aceptar el planteamiento substancialista
aplicado a la esfera psíquica557. Esta negativa enlaza con la crítica humeana más general
a todo el discurso o lenguaje substancialista. En el caso concreto de las mentes, Hume
nos va a decir que las dos notas que la tradición cartesiana atribuye a la mente entendida
como substancia, la simplicidad y la permanencia, no se encuentran en realidad en nuestra
experiencia de lo psíquico: siguiendo el criterio empirista de conocimiento, Hume nos
propone examinar si cuando miramos al interior de nuestra mente encontramos algo per-
manente y algo simple, y nos hace notar que lo que encontramos es más bien sucesión: a
un pensamiento le sigue otro, a un acto de percepción un acto de la imaginación, a éste
un recuerdo, y así sucesivamente ; tampoco encontramos simplicidad: vemos más bien
que en cada momento tenemos varias vivencias de distintos tipos (sentimientos, pensa-
mientos, recuerdos, ...). En conclusión, nuestra mente no se nos muestra como una subs-
tancia pensante, es decir, como algo simple y permanente ; encontramos más bien plurali-
dad y cambio. ¿Cómo debemos entender el yo y nuestra mente? Hume nos propone la
siguiente metáfora:

“… la mente es una especie de teatro en el que distintas percepciones se


presentan en forma sucesiva ; pasan, vuelven a pasar, se desvanecen y mezclan en
una variedad infinita de posturas y situaciones. No existe en ella con propiedad ni
simplicidad en un tiempo, ni identidad a lo largo de momentos diferentes, sea cual
sea la inclinación natural que nos lleve a imaginar esa simplicidad e identidad. La
184

comparación del teatro no debe confundirnos: son solamente las percepciones las
que constituyen la mente, de modo que no tenemos ni la noción más remota del
lugar en que se representan esas escenas, ni tampoco de los materiales de que están
compuestas”.

Para Hume, en definitiva, la idea de ‘alma’ es paralela a la de substancia material,


lo que estoy pensando en este momento, la experiencia del dolor o algún deseo en particu-
lar. Todos estos, serían estados pasajeros, accidentes del alma, es decir de la ‘substancia
pensante’ que soy yo. La pregunta en rigor será: ¿tengo impresión de mi alma o yo? Hume
dirá que no se puede dudar de que la impresión de la reflexión existe, así como también
existe la impresión de dolor, por lo tanto, uno posee una impresión de los accidentes de
su propia alma. Pero diferente sería afirmar que uno pudiera tener impresión del alma en
sí misma, porque tan sólo se trataría de expresiones o estados pasajeros. Lo que se percibe
de uno mismo (myself) se refiere siempre a algún estado en particular, y no a la noción de
alma en especial. Lo que generalmente se califica como ‘alma’ o ‘yo’ no sería, por tanto,
más que un conjunto de pensamientos, no es base o suporte misterioso de diversos esta-
dos, como postulaba Descartes con su ‘cogito’. En opinión de Hume, y como se ha visto,
solo es adecuado hablar de percepciones que se suceden continuamente y que considera-
das como una totalidad, se asimilan a la noción de ‘yo’. De acuerdo con John E. Coons,
tradicionalmente se coincide en que la razón natural se apoya en la experiencia. Kant, por
el contrario, rehusó, igual que Hume, a otorgar crédito alguno a tal tipo de conocimiento
basado en la pura apariencia. Como se ha visto, Hume negó, en efecto, el valor veritativo
de las percepciones incluso con respecto al individuo que percibe, poniendo incluso en
duda su propia existencia, desvirtuando incluso el ‘solipsismo’ de Berkeley escribió, mi-
rando hacia el interior, “… hacia lo que concibo como yo mismo siempre me tropiezo con
alguna percepción … nunca con mí mismo …, y nunca observo nada que no sean mis
percepciones”558:

“Esta intuición de Hume se enraíza con la revuelta de los nominalistas del


siglo XIV contra la escolástica tradicional. Como suele suceder con las revolucio-
nes, ésta perdió su rumbo original y se transformó en la hiperbólica devaluación
de toda experiencia, mental o física, por parte de los modernos, quienes la degra-
daron a la categoría de simples ‘percepciones’”.
185

A mediados del siglo XX, E.G. Vatsuro y H.S. Jrustov, dos psicólogos soviéticos,
investigando la inteligencia de los simios, llevaron a cabo el siguiente experimento, des-
crito por uno de ellos559:

“El chimpancé ‘Rafael’ había aprendido a apagar el fuego con el agua que
obtenía de un depósito. Igualmente sabía construir un puente con unas cañas para
pasar de un tablero a otro. Es un día de verano. En el lago, a una distancias de en-
tre 15 y 20 metros de la orilla, habían sido colocados dos tableros, separados por
una distancia de 5 metros. En uno de ellos se encuentra ‘Rafael’. Tiene calor y de
tiempo en tiempo mete la mano en el agua y se refresca con ella. A veces se levan-
ta, se sienta en el borde del tablero y saca agua con un tarro de cristal. En este
tiempo se acerca una barca con el experimentador, el cual coloca en el tablero un
aparato de fuego y el haz de cañas de bambú que ‘Rafael’ utiliza de ordinario para
pasar de un tablero a otro. Detrás del fuego se ha situado una fruta. La barca se
aproxima seguidamente al otro tablero, en el que coloca un depósito de agua. El
animal se queda cierto tiempo mirando el fuego y la fruta que se ve por la abertura
del aparato, y que el fuego impide alcanzar. Pasan de 3 a 5 segundos. ‘Rafael’ se
levanta, llevando en la mano izquierda el tarro. Se acerca al borde del tablero, to-
ma con la mano derecha las cañas de bambú y trata de tenderlas entre los dos ta-
bleros. No lo consigue: le molesta el tarro. Se lo pasa de la mano a un pie, coloca
la pértiga entre los dos tableros, pasa al tablero vecino, llena el tarro con agua del
depósito, deshace su camino y trata de apagar el fuego. Le falta agua. ‘Rafael’
vuelve al tablero del depósito. Lleva por segunda vez el tarro de agua y consigue
apagar el fuego del aparato. Ahora bien: ¿por qué ‘Rafael’, que sabe sacar el agua
del lago, acude al agua del depósito para apagar el fuego?”.

A la vista de este ejemplo, según Moya, podríamos decir, en términos kantianos,


que los chimpancés, a diferencia de los humanos, no son capaces de producir un segundo
sistema de representaciones –los conceptos, “… que son, precisamente, los que hacen po-
sible no sólo tener experiencia de un mundo de objetos singulares, sino también atribuir-
les un determinado comportamiento legal”. En relación con este caso, Kant considera que
el gran error de la teoría empirista del conocimiento consiste en haber reducido toda forma
de cognición humana a un primer y único sistema de señales: las sensibles. El filósofo de
Königsberg reconoce, por otro lado, a Hume el mérito de haberse esforzado por cartogra-
fiar la mente humana ; así dice en los Prolegómenos:

“Cuando Hume sintió la vocación, digna de un filósofo, de lanzar su mira-


da sobre el campo entero del conocimiento puro a priori, campo en el que el enten-
dimiento humano se atribuye grandes posesiones, excluyó de él irreflexivamente
toda una provincia de tal conocimiento. … En vez de buscar en el entendimiento
y en la sensibilidad dos fuentes de representaciones que, a pesar de que sólo pue-
den juzgar con validez objetiva cuando actúan conjuntamente, son completamente
186

distintas, cada uno de esos dos grandes hombres se atuvo tan sólo a una de las dos
fuentes”.

Para Hume, evidentemente, el chimpancé ‘Rafael’ no sería muy diferente a noso-


tros. Moya, sin embargo, se pregunta560: “¿no es capaz el ser humano, una vez conocido
el concepto de ‘agua’ obtener una regla de comportamiento más allá de las experiencias
particulares obtenidas con determinadas muestras de ella?” Kant reconoce que comparti-
mos no pocas aptitudes y habilidades con los animales ; no obstante561:

“La derivación empírica ideada por ambos autores [Locke y Hume] no es


compatible con la realidad de los conocimientos científicos a priori y la ciencia
general de la naturaleza, lo cual refuta tal derivación”.

El problema de Hume consistió en definitiva, tal como lo entendía Kant, en una


inferencia errónea562: “partiendo de la incapacidad de la razón humana para hacer del
principio de causalidad un uso que rebasase la experiencia, infirió la nulidad de todas
las pretensiones de la mente que quisieran ir más allá de lo empírico, no dándose cuenta
de que …”563:

a) Es preciso distinguir entre el entendimiento como facultad de conceptos y


principios con clara significación empírica, y la razón como facultad de princi-
pios que nos fuerzan a trascender la experiencia.

b) Es posible reconocer a la experiencia como límite infranqueable por cualquier


conocimiento que pretenda ser objetivo, y no admitir, al mismo tiempo, la in-
capacidad e ineptitud de las facultades intelectivas humanas para generar con
ceptos y principios a priori, cuya necesidad y universalidad no pueden surgir
de la experiencia porque son su condición de posibilidad.

En opinión de Norman Kemp-Smith, el objetivo central de Hume consiste en mos-


trar, adversus racionalistas, la subordinación de la razón a lo pasional o instintivo. Este
principio, que resulta clave en la teoría moral de Hume, se convierte también en clave
desde el punto de vista epistemológico. La moral, por tanto, que a su vez se constituyó en
la clave genética de la filosofía de este pensador, resulta que también impregnaría el natu-
ralismo humeano564. La filosofía práctica de Hume se deriva, efectivamente, de lo ya
expuesto acerca de su pensamiento teórico. Así, su ética es en cierto sentido similar a la
de Descartes o Spinoza (y también al pensamiento de los sofistas) ; como no se puede de-
187

mostrar la existencia de ninguna cosa, no habrá nada bueno ni malo. El problema de la


moral, por tanto, se convierte en una pura ‘cuestión de hecho’. Intervienen en la posible
‘bondad’ o ‘maldad’ de un acto el mérito personal y la utilidad para la vida social (así se
justifica, según él, la ‘necesidad’ –que no es tal- de que se practique la justicia, el humani-
tarismo, la benevolencia, la amistad, etc.)565. En religión, como no se puede demostrar la
existencia ni la inexistencia de Dios, y muchísimo menos el que una religión sea mejor
que otra, sólo queda como posibilidad el deísmo o ‘teísmo’: creer en un Ser Supremo, por
encima de los cultos particulares566. Según Borden P. Bowne, el hombre fue creyente an-
tes de hacerse filósofo, y el pensamiento especulativo tuvo en un principio la función de
criticar o aclarar las ideas religiosas, pero nunca de producir tales ideas. La creencia en
Dios, por otro lado, que no puede ser innata, tampoco puede considerarse en su opinión
totalmente externa a nosotros567:

“La función de la idea teística en el pensamiento humano como un todo es


muy compleja. En primer lugar puede interpretarse como una hipótesis para expli-
car los fenómenos. Como tal su función no es en absoluto religiosa, sino única-
mente lógica o metafísica. La cuestión es considerada bajo la ley de razón sufí-
ciente con la finalidad de explicar adecuadamente los fenómenos, especialmente
los del mundo exterior. La mayor parte de los argumentos teístas se han fundamen-
tado en esta base. Se ha hecho referencia a los hechos del mundo exterior, sobre
todo a aquellos que parecen encaminados a fines, aduciendo que sólo una inteli-
gencia podría dar cuenta de ellos. A los hechos se le han añadido varias considera-
ciones metafísicas acerca de lo absoluto y lo relativo, lo infinito y lo finito, lo ne-
cesario y lo contingente, lo semoviente y lo movido, etc. La relación que todo esto
guarda con la naturaleza religiosa resulta evidente.
En segundo lugar se puede interpretar el teísmo como la implicación y sa-
tisfacción de toda nuestra naturaleza, intelectual, emocional, estética, ética y reli-
giosa, Todos estos aspectos buscan a Dios de forma tan natural y necesaria, que
siempre se han constituido en las auténticas razones de la creencia teística. En
consecuencia, la mente humana siempre ha ajustado su concepto de Dios, más que
a la naturaleza exterior, a sus propias necesidades y aspiraciones internas. Ha ela-
borado los ideales de verdad y belleza y los ha unificado en un Ser Perfecto, el
ideal de los ideales, Dios sobre todo y eternamente bendito. La simple contempla-
ción etológica del mundo y de la vida con el único fin de encontrar una causa
coincidente con el principio de razón suficiente nos ha proporcionado una idea de
Dios diferente de la que ya poseíamos”.

En este mismo contexto se refiere Dale Flage a la célebre paradoja derivada de


Hume conocida como Falacia del Obispo Sheen (BSF), basada en lo que afirmaba este
predicador norteamericano en su espacio radiofónico568:
188

Los ateos sostienen que nosotros no tenemos conocimiento de Dios, luego


los ateos creen en Dios:

“Es falaz inferir de tales proposiciones epistemológicas negativas que el


que las emite cree que hay causas últimas, poderes, fuerzas o una divinidad. Por
ejemplo, muchos filósofos estarían dispuestos a decir que somos ignorantes de
muchos de los aspectos de los mundos posibles más alejados a nosotros. Al hacer-
lo no se revelan realistas con respecto a esos mundos posibles. Una aserción de la
forma ‘somos ignorantes de X’ como mucho nos dice el contexto del discurso en
cuestión es del tipo en el que algunas personas estarían dispuestas a usar el término
en forma referencial. Al extraer una implicación realista incurriríamos en una
BSF”.

La crítica humeana a la existencia externa –que hemos visto más arriba- conduce
directamente a su rechazo de la prueba ontológica de la existencia de Dios, un argumento
que más tarde sistematizaría Kant. Para Hume, efectivamente, el error del argumento
anselmiano consiste en suponer que ser es un predicado real, una verdadera perfección de
su sujeto. Pero, como hemos visto, nada hay en el concepto de una cosa que tenga que
ver con su existencia. En cuanto a la prueba cosmológica, considera que un razonamiento
analógico como éste, conocido también como ‘argumento del diseño’, cuanto mayor es
la semejanza entre lo que se compara mayor es la fuerza inductiva del argumento ; ahora
bien569: “… entre una máquina y el mundo, son tantas las desemejanzas, que la conclu-
sión es poco probable, pudiéndose concluir cualquier tipo de causa creadora del mundo:
una o múltiple, material o inmaterial, como forma humana o inhumana”. En estética, por
fin, Hume opina que la belleza existe solamente en el espíritu que la contempla, y que to-
do espíritu percibe una belleza diferente. Con esta última opinión Hume se muestra como
un precursor de la posición que expone Kant en la ‘Crítica del Juicio’570. Las ideas políti-
cas de Hume, por otro lado, son pragmáticas, como toda su filosofía en general, y se deri-
van directamente de su pensamiento acerca de la moral. Para él, de la experiencia de la
vida social se derivan dos aspectos que, según él, deben guiar todos los actos humanos,
tanto individuales como colectivos: deberes instintivos (amor a los hijos, etc.) y deberes
sociales (justicia, respeto a la propiedad, etc.). En opinión de Ernst Cassirer, por otro la-
do, Hume logra derribar la barrera que opuso Berkeley al progreso 571. Así, “… mientras
que éste tiende simplemente a recoger, con objeto de poder entenderse de un modo gene-
ral, las vivencias psíquicas en sus trazos generales externos, aquél, en cambio, trata de
agotar la plenitud concreta de la conciencia”:
189

“La idea de querer poner de manifiesto y fundamentar en las impre-siones


de los sentidos los modos puros de articulación del espíritu, idea que presidía y
dominaba todavía, en Hume, el planteamiento inicial del problema, es descartada
para siempre por el resultado de su filosofía. Lo que Hume vive en sí es el derrum-
bamiento del esquema sensualista fundamental del conocimiento, aunque él lo
considere, naturalmente, como la bancarrota del saber en general. El hecho de que
resulte arbitraria e indemostrable la hipótesis de un ‘portador’ sustancial descono-
cido de las percepciones de los sentidos le lleva a la conclusión de que carece tam-
bién de fundamento y de legitimidad la función conceptual en virtud de la cual
agrupamos coherentemente las sensaciones en unidad sujeta a ley, aunque no po-
damos nunca pensar en descartarla y prescindir de ella como de algo superfluo.
Descubrimos la ilusión, pero no podemos destruirla. La despreocupación y la in-
advertencia: he ahí lo único que puede curarnos”.
190

EL PENSAMIENTO ILUSTRADO

Generalidades

La polémica en torno al ‘asociacionismo político’ se resume históricamente ha-


blando en el conflicto que desde siempre existió entre los conceptos de autoridad y li-
bertad. La colisión de ambos términos se produce, según Vicens Vives, en Europa ya en
la época del Renacimiento al ponerse en solfa por primera vez en la historia la ‘autoridad’
de las monarquías absolutas572. La crítica –basada únicamente en la exégesis de textos,
como era costumbre por aquel entonces- aducía la antigua distinción escolástica estableci-
da por Tomás de Aquino entre ‘autoridad religiosa’ y ‘autoridad civil’. Esta dicotomía
traía consigo dos consecuencias573:

a) Subordinación de la autoridad religiosa a la autoridad civil

b) La autoridad civil se establece sobre las ide-as fundamentales de libertad y


justicia humanas.

Teniendo en cuenta esto, y ya desde el siglo XVI, como decimos, se vislumbran


dos tendencias ideológicas que tienden a poner freno a los principios absolutos de la mo-
narquía: populistas y pactistas. Los ‘populistas’ se apoyaban en tres proposiciones que
más tarde (en 1612 para ser exactos) serían establecidas de manera definitiva por el citado
Francisco Suárez (1548-1617) en el ‘De legibus ac Deo legislatores’574:

1) La soberanía radica en la comunidad.

2) Ninguna autoridad puede ser despótica.

3) El pueblo tiene derecho a la rebeldía y al tiranicidio.

Los ‘pactistas’, por otro lado, se inspiraban en el texto ‘Vindicias contra tyrannos’
(1579), de Du Plessys-Mornay. Según este autor, la realeza no podía imponer su criterio
al pueblo de una manera absoluta, por haber suscrito con él un pacto (de ahí el ‘iusnatura-
191

lismo’ posterior, en autores como Grocio, Hobbes, Spinoza, Locke, etc.) este pacto se
puede entender, en realidad, como doble, ya que se establece directamente entre Dios y
el pueblo (y aquí estaría integrado también el monarca) por un lado, y entre el rey y el
pueblo por otro. El primer resultado histórico de esta manera de pensar fue la Revolución
Inglesa del siglo XVII, con textos tan significativos como el ‘Acuerdo del Pueblo’ (1647-
49), de Oliver Cromwell, y los ‘Dos tratados sobre el gobierno civil’, de John Locke
(1690), pensador de tendencia ‘empirista’575, los cuales a su vez se inspiraban en un prece-
dente ilustre: el ‘De dominio’ (1366), obra de John Wycliffe. Estos acontecimientos die-
ron lugar finalmente al ‘movimiento ilustrado’, que culminaría en la Revolución Francesa
de 1789 y que impulsaría de paso la emancipación latinoamericana576:

“Cuando en el siglo XVIII se pensó encontrar una solución a los problemas


estructurales de las sociedades humanas, sobre el doble supuesto de la potenciali-
dad del Estado y la organización política interna, a través de las nuevas fórmulas
de la Ilustración, plasmaba en el sistema del Despotismo Ilustrado, tal pretensión
gubernamental chocó con las que, en lo político, social y económico, tenían bur-
guesía y aristocracia”.

Según Ferrater Mora, las expresiones ‘Ilustración’, ‘Siglo de las Luces’, etc. Se
han empleado como correspondientes a los términos que utilizan las diferentes lenguas
europeas cuando se refieren al fenómeno: Aufklärung, Enlightenment, Lumières, etc.
Todos ellos designan un período histórico circunscrito, en general, al siglo XVIII, y ex-
tendido sobre todo en Alemania, Francia e Inglaterra, aunque también se podría aplicar a
otros países europeos577. Las interpretaciones de este fenómeno han sido diversas. Así,
Cassirer dice578:

“No es posible encontrar ningún camino hacia ... la filosofía de la Ilustra-


ción cuando, como hace la mayoría de las exposiciones históricas, se recorre tan
sólo el perfil de su corte longitudinal, ensartando todas sus ideas en el hilo del
tiempo para mostrar luego el bonito collar. Semejante procedimiento no puede sa-
tisfacer en general desde el punto de vista metódico ; pero tales deficiencias inter-
nas acaso en ningún momento se hacen más patentes que en la exposición de la
filosofía del siglo XVIII”.

Sea como sea, generalmente se la han otorgado, desde un punto de vista superes-
tructural, las siguientes características al período en cuestión, tanto en el aspecto social y
político como en la esfera filosófica o en el terreno moral o religioso579:
192

a) Optimismo en el poder de la razón y en la posibilidad de reorganizar a fondo


la sociedad a base de principios racionales

b) No negar la historia como un hecho efecti-vo, pero considerarla desde un pun-


to de vista crítico y estimar que el pasado no es una forma necesaria en la evo-
lución de la Humanidad.

Esto, según Richard Herr580, significaría en resumen que el gran enemigo que los
‘filósofos’ (entendiéndose por tales un concepto mucho más amplio que el de simples
especuladores en lógica o metafísica) debieron combatir, sobre todo en los primeros años,
fue la Iglesia Católica, sobre todo en el terreno científico que estamos tratando581. La reac-
ción eclesiástica no fue tan violenta como en anteriores períodos, y sus intentos de basar
los hallazgos de la ciencia en citas de la Sagrada Escritura fue satirizada por algunos auto-
res, entre ellos Voltaire:

“Hay uno que pretende llevarme a la fe en la Santísima Trinidad por el ca-


mino de la física, diciéndome que las tres personas de la divinidad son iguales a
las tres dimensiones del espacio. Otro afirma que me va a demostrar de manera
palpable la transustanciación y demuestra que gracias a la ley fundamental del
movimiento, un accidente puede existir sin su sujeto”.

Ante ese rechazo sistemático, sectores más recalcitrantes de la posición eclesiás-


tica oficial respondieron con panfletos diversos en los cua-les se repetían hasta la saciedad
–aunque con poco resultado- frases como éstas582:

o Voltaire es un corifeo de las fuerzas del mal.

o La nueva filosofía pretende destruir los principios de la sociedad.

o La tolerancia es el arma de los impíos contra el dogma de la Iglesia.

o La igualdad que se predica atenta contra el orden querido por es quimérica y


Dios.

etc.

Copleston discrepa de esta apreciación ; según él, en efecto, parece haber una “...
tendencia natural en muchos a concebir la Ilustración (especialmente la francesa) como
una crítica destructiva y una abierta hostilidad contra el Cristianismo, o por lo menos,
contra la Iglesia Católica ... tampoco es infrecuente la idea de que los filósofos franceses
193

del siglo XVIII fueron todos enemigos del sistema político existente y prepararon el cami-
no a la Revolución”. Pero, aunque ambas interpretaciones no dejan de tener cierto funda-
mento en los hechos, Copleston opina que “... el describir la filosofía francesa del siglo
XVIII como un prolongado ataque al trono y al altar sería dar una imagen inadecuada
de ella”. Muchos ilustrados, en efecto, confiaban en la colaboración de la monarquía en
la realización de sus fines. Y cabría otra interpretación más, que también consigna Co-
pleston: es la postura marxista, que considera a los ilustrados “... como representantes de
un determinado estadio de un desarrollo sociopolítico inevitable”583. En efecto, según
dicha tendencia a partir de la segunda o tercera década del siglo XVIII tiene lugar una
nueva fase de expansión de las fuerzas productivas y de los medios de intercambio, la
cual al estimular la acumulación capitalista y el ascenso social de la clase burguesa pro-
piamente capitalista, contribuye a la consolidación de esta última en Inglaterra y a su for-
talecimiento relativo en otras partes del mundo, muy especialmente en Francia y los Esta-
dos Unidos de América584. George Rudé, sin embargo, matiza esta aseveración585:

“Pese a todas las mejoras, Londres tenía aún sus barriadas famélicas e insa-
lubres, sus barrios bajos y callejones, sus prisiones inmundas y abarrotadas, y su
modo bárbaro de tratar a los pobres. París, con sus insanos barrios que daban al
río, sus casas de vecindad y sus maisons garnies atestadas, evidentemente no era
mejor ; y en París los pobres se veían expuestos a salarios más bajos y a más fre-
cuentes escaseces de alimentos. Roma, Madrid, Nápoles y Moscú tenían fama de
ser mucho peor. Sea cual sea la imagen que el siglo XVIII haya proyectado hacia
el futuro, no ha sido la de una época del hombre común”.

Merece tal vez la pena que nos detengamos en el tema de las ciudades, por cuanto,
como consigna Rudé, la población de las más importantes de Europa aumentó sensible-
mente a lo largo de la centuria, por diversas razones:

a) Terminación de las guerras religiosas del siglo anterior

b) Expansión de la industria y el comercio (ej., Barcelona)

c) Desplazamiento de campesinos por la revolución agrícola

d) Razones administrativas:

o Centros de gobierno y administración


o Obispados o establecimientos militares
o Puertos o centros comerciales
o Presiones y demandas sociales.
194

Según Rudé, los recién llegados a las susodichas ciudades eran en su mayor parte
campe-sinos, criados y artesanos de los distritos rurales próximos o de los pueblos con
mercado, “... sirvientes domésticos de ambos sexos, aprendices y trabajadores ..., junto
con mujeres solteras embarazadas, hijos menores sin perspectivas en su lugar de origen,
fugitivos de la justicia, gentes que no podían encontrar trabajo, personas inquietas y
otras atraídas por la magnitud y la importancia de la vida en la ciudad”. Y la población
que estos recién llegados se solían encontrar constituía una pirámide clasificable en tres
grupos:

1) Pequeña minoría de aristócratas, nobles, patricios, comerciantes ricos, funcio-


narios y alto clero

2) Grupo algo mayor de pequeños comerciantes, manufactureros, profesionales


y demás ‘gentes de tipo medio’

3) Población grande y mezclada de pequeños tenderos, maestros artesanos, ofi-


ciales, aprendices, jornaleros, sirvientes domésticos y pobres de la ciudad.

Esta composición poblacional solía mantenerse más o menos idéntica de ciudad a


ciudad en cuanto al nivel más bajo de la escala social (‘populacho’, ‘mob’, ‘menu peuple’,
‘popolino’, ...) , la proporción de cortesanos, militares o funcionarios, sin embargo, au-
mentaba -a veces en forma desorbitada- en las ciudades con corte o guarnición. La socie-
dad del siglo XVIII europeo era, por tanto, básicamente ‘aristocrática’. Este detalle signi-
fica, para Rudé, que “... en la mayoría de los países de Europa los miembros de una aris-
tocracia de nacimiento, riqueza o estatus legal podían ejercer una influencia despropor-
cionada sobre la vida de sus prójimos, bien como gobernantes o magistrados o como
grandes propietarios, monopolizando los altos cargos del ejército, la Iglesia o el Estado,
o simplemente por su manera de vivir o por sus oportunidades para conseguir una cultura
o viajar por el extranjero”. Por supuesto, no todos los que en aquella época se encontra-
ban en posesión de un título nobiliario eran unos potentados ; no obstante, sí que disfruta-
ban de ciertos privilegios sobre el ‘pueblo llano’. Rudé dice:

“En España, grandes como los duques de Osuna, Alba o Medinaceli, pro-
pietarios de extensísimos señoríos en Andalucía o en Cataluña, descollaban sobre
los caballeros más humildes, y mucho más sobre la masa de hidalgos empobreci-
dos que formaban la mayor parte de la nobleza y que, al final del siglo, representa-
ban a una persona por cada veinte de la población. El hidalgo pobre, del que se
decía que ‘come pan negro debajo del árbol genealógico’, gozaba de varios privi-
195

legios que le distinguían del resto de la comunidad: no podía ser detenido por deu-
das ni le era exigible el alojamiento de soldados ; tenía el derecho a exhibir su es-
cudo de armas y, como Don Quijote, recibía el tratamiento de ‘don’; a la vez, le
estaba vedado el ejercicio del comercio, y por lo general no destacaba mucho”.

Esta característica fundamentalmente ‘aristocrática’ de la sociedad dieciochesca


se perpetuó a lo largo de toda la centuria por la capacidad de la nobleza de asimilar e im-
poner su imagen a los otros grupos ascendentes. Los banqueros y comerciantes enriqueci-
dos, lejos de constituir una amenaza para el estamento alto en la etapa prerevolucionaria,
lo que verdaderamente ambicionaban era acceder al mismo estatus o, lo que viene a ser
igual, llegar a convertirse en socios menores de una situación a todas luces benefi-ciosa.
Esta circunstancia propició sobre manera la lenta asunción de posiciones de poder por
parte de la ‘burguesía’, especialmente en Inglaterra. Rudé describe la situación como si-
gue, comparando al Reino Unido con Francia:

“Así pues, la sociedad inglesa era sin duda la más móvil y abierta de las
dos, y la revolución industrial iba a acelerar el proceso de disolu-ción de los
antiguos valores aristocráticos y su exclusivismo social en Inglaterra antes que en
ningún otro país europeo. No obstante, aunque Inglaterra en este como en otros
aspectos fue diferente a los demás países, no lo fue tanto como se decía. Se trataba
sólo de una cuestión de grado: porque incluso en Inglaterra seguía siendo la aristo-
cracia, y no la burguesía, la que llevaba realmente la voz cantante”.

La lucha por el poder resultante de este proceso tuvo en Inglaterra (por influencia
de los revolucionarios norteamericanos) un desarrollo mucho menos violento y especta-
cular que en otras partes del Continente, especialmente Francia, pero condujo a la larga
al mismo resultado: a una ampliación del sufragio y a un mayor control popular del Parla-
mento. A estos conflictos burguesía-aristocracia, extendidos por toda Europa durante la
segunda mitad del siglo, se unió el desafío provocado por los levantamientos de campesi-
nos, trabajadores industriales y pobres de las ciudades en pos de una mayor justicia social.
Según Rudé, las protestas populares (jacqueries, motines de abastecimientos, etc.) que se
producían por toda Europa en el período preindustrial tenían una serie de características
definitorias que los diferenciaban claramente de los que acaecerían a lo largo del siglo si-
guiente:

a) Acción directa y destrucción de la propiedad, más que marchas y manifesta-


ciones pacíficas
196

b) Blancos cuidadosamente seleccionados ; destrucción rara vez caprichosa e in-


discriminada

c) Movimientos espontáneos, creciendo a partir de unos comienzos mínimos y


con un mínimo de organización

d) Defensivos, socialmente conservadores ; más preocupados por restaurar un


pasado ‘dorado’ que por abrir caminos para algo nuevo.

Además de este tipo de protestas populares multitudinarias, cada vez se producían


más desavenencias entre los amos y sus empleados. Como lo pone Rudé, este fenómeno
tenía que ver con la paulatina desintegración del sistema gremial ; así, “... a medida que
los gremios se convertían progresivamente en el coto privado de los maestros artesanos,
los asalariados y los oficiales se encontraban cada vez más dependientes de sus propios
medios, y se volvieron en busca de protección hacia las organizaciones o combinations
(sindicatos ilegales) propias”. Se producían huelgas, como en la actualidad, para aumen-
tar o mantener los salarios de los obreros o para disminuir la jornada de trabajo, que por
aquel entonces era exageradamente larga586. A pesar de todo, las huelgas fueron hasta las
dos últimas décadas del siglo XVIII relativamente raras, incluso en Occidente. Eran bas-
tante más normales los ‘motines de abastecimientos’. Y Rudé se pregunta:

“Aparte de los problemas visibles, ¿por qué se producen estos disturbios?


Se puede argumentar que la misma estructura de las viejas ciudades –con sus ca-
lles y callejas sinuosas o de edificios apiñados y de irregular alineación- constituía
por sí sola una invitación permanente a los disturbios. Otros han sostenido que la
‘urbanización’ o el rápido crecimiento de las ciudades ocasionaban inevitable-
mente no sólo el crimen y la miseria, sino también protestas sociales periódicas”.

Según Rudé, el principal motivo de estas revueltas era el económico: los impues-
tos abusivos y los precios de los alimentos, constantemente en alza. A esto se añadía en
ocasiones un matiz político, instigado desde fuera por lo general587. Porque la política de
los motines urbanos, como ya advertíamos más arriba, “... solía ser más conservadora
que radical ; es decir, reflejaba causas de carácter aristocrático, clerical, monárquico,
más que causas promovidas por la clase media liberal o reformas democráticas”. El his-
toriador francés Jacques Godechot defiende, entre otros, la teoría de considerar como un
movimiento común a la serie de motines que se produjeron por todo Occidente (‘de los
Urales a los Apalaches’ ; también en Norteamérica) durante la década de 1770 en un con-
197

texto común de cambio industrial y agrario, de elevación de precios y caída de salarios y


de rá-pido crecimiento de la población588. Rudé comparte sólo parcialmente esa hipótesis,
que consi-dera excesivamente unilateral, y propone la siguiente cuestión:

“¿Por qué, si todas esas explosiones fueron tan radicales, fue Francia, con
sus alborotos relativamente menores de 1775, el primero, y de hecho el único, el
país donde se produjo una gran revolución en 1789?”

Las interpretaciones acerca de esta temática han sido variadas, pero el caso es que
fue precisamente en Francia donde la ideología ilustrada, que se había originado a partir
de los pensadores deístas británicos, se radicalizó más, para posteriormente difundirse
desde allí a todos los demás pueblos del Continente. En Francia, efectivamente, la Ilustra-
ción se convierte en una revolución cultural que sirve de medio y abre paso a una revolu-
ción política589. En opinión de Jerez Mir, para llevar a cabo esta ‘revolución cultural’, “...
la burguesía económica se sirvió de sus representantes intelectuales, científicos, philo-
sophes, y pensadores en general. Estos individuos (hombres prácticos, burócratas, abo-
gados o profesionales de algún otro tipo), ... han sabido rebelarse contra una educación
teológica para sustituirla por una intensa pasión por el estudio de la naturaleza”. Pero
como ya apuntábamos más arriba, aunque el análisis que acab-mos de exponer tiene, sin
duda, razón en parte, creemos con Copleston que no explica de una forma completa y
exhaustiva el fenómeno de la Ilustración. Así, el citado George Rudé hace notar que no
todo fue obra de la burguesía590: “Así como las ideas de la Ilustración en muchos países
irradiaban hacia fuera desde la corte, también en el terreno social se filtraban gene-
ralmente hacia abajo desde la aristocracia o la gentry”. Y Henri Dénis añade591:

“Las obras filosóficas llenaban las bibliotecas aristocráticas … ; muchos


de los intendentes reales –como Turgot en Limoges- fueron ganados para las nue-
vas ideas ; y algunos miembros de la más alta nobleza francesa ... sentaban a los
principales philosophes a sus mesas, o se codeaban con ellos en los salones litera-
rios y en las logias masónicas”.

Sea como fuere, el caso es que la implantación del pensamiento ilustrado significó
sin lugar a dudas en lo económico el desarrollo de la burguesía, lo cual trajo consigo a la
larga, lógicamente, un aumento de poder del Estado, se-gún el modelo de gobierno que
se dio en llamar ‘despotismo ilustrado’ y que descansaba en tres características principa-
les592:
198

o Secularización

o Racionalización

o Servicio del pueblo.

De esta manera, el ‘Estado depredador’ de centurias anteriores quedaba transfor-


mado, al menos sobre el papel, en ‘Estado providencia’. Como parte importantísima de
esa preocupación por el ‘servicio del pueblo’ que mostraban los pensadores ilustrados
destaca su interés por la educación popular, como medio de conseguir llevar a cabo las
reformas que propugnaban. Manuel Ledesma señala593: “Lo que mejora la sociedad es el
trabajo, pero éste requiere una preparación, una instrucción específica”. Pero no se trata-
ba, desde luego, de una ‘educación para todos’, tal como hoy en día podemos entenderla.
Habría de ser únicamente una educación útil que preparase mejor a campesinos y artesa-
nos, y no un medio de promoción social. El artículo sobre ‘Educación’ de la Enciclopedia
de Diderot-D’Alembert, que, como es sabido, constituyó el máximo órgano de difusión
de las ideas ilustradas, asigna tres cosas como objeto de la misma594:

1) La salud y la correcta formación del cuerpo

2) Aquello que se refiere a la rectitud y la instrucción del espíritu

3) Las buenas costumbres, es decir, la conducta en la vida y las cualidades socia-


les.

En aquella época perduraban aún prácticas retrógradas al respecto, producidas por


la igno-rancia a todos los niveles sobre el tema, que la ‘Enciclopedia’ contribuyó en gran
medida a erradicar: p.ej., se aconsejaba a las madres a su-primir el amamantamiento de
los recién nacidos en los tres primeros días, por considerarse el calostro peligroso para la
buena digestión ; el mamar era considerado un reflejo ‘no natural’ ; se impedía al niño re-
gresar a la posición fetal fajándolo con vendas largas a una tabla lisa, al tiempo que se le
ataba la cabeza con un círculo para que el cráneo tomara forma alargada, etc. Este mismo
artículo considera primordial la educación para los niños por las razones que siguen595:

a) Para ellos mismos, puesto que la educación debe conformarles de tal manera
que sean útiles a la sociedad, de la cual consiguen su estimación y encuentran
en ella su felicidad
199

b) Para sus familias, a las que habrán de man-tener y honrar

c) Para el Estado, que ha de recoger los frutos de la buena educación que reciban
los ciudadanos que lo integran.

Aparte de las explicaciones o causas de índole socio-económico-cultural más arri-


ba expuestas, en la época que estudiamos aparecen, en opinión de Julia Varela, otros fenó-
menos que justifican de alguna manera el renovado interés de la intelectualidad ilustrada
por la educación596:

a) Redescubrimiento de la infancia: El niño de las clases altas y medias urbanas


había adquirido ya un estatuto espacial. Deja de ser considerado un adulto en
pequeño para hacerse con una especificidad propia. Se constituye en un ser
dotado de formas peculiares de ver, sentir y pensar597.

b) Remodelación del espacio familiar: Frente a los códigos dominantes de la


nobleza cortesana, que consideraba ‘innoble’ la unión del amor y del matrimo-
nio y un signo de vulgaridad que la propia madre amamantase y criase a sus
retoños, la familia burguesa construirá en parte su identidad al acatar ciertas
obligaciones.

c) Fabricación del hombre interior: La educación cortesana es considerada como


superficial, artificiosa e inauténtica. La etiqueta, el ceremonial, el lujo se iden-
tifican con una clase improductiva, despilfarradora y libertina. El modelo de
vida natural, higiénico y morigerado coexiste con la acumulación de un nuevo
capital: el hombre interior.

“Pero la adquisición de una personalidad rica y armoniosa seguirá siendo


patrimonio exclusivo de los encargados de definir los nuevos valores y saberes
legítimos en un momento en el que se impone a las clases populares la obligación
del trabajo manual a cambio de un salario”.

Después de todo lo dicho hasta el momento, no es de extrañar que el contenido de


la nueva educación popular que propugnaban los ilustrados fuese básicamente moral. Esta
nueva ‘moral burguesa’ está especialmente ejemplificada en un pensador norteamericano
de la época (burgués como el que más: fue nada menos que uno de los artífices de la
Constitución de los Estados Unidos de América) ; se trata de Benjamin Franklin (1706-
1790), quien proponía 13 reglas morales598:
200

TEMPLANZA: No comas hasta el abotargamiento ni bebas hasta la embriaguez.

SILENCIO: No digas más de lo que puede ser útil para los demás o para ti mismo ;
evita el parloteo sin sentido.

ORDEN: Dispón un sitio para cada cosa y un tiempo para cada asunto.

DECISION: Proponte hacer lo que debes y reali-za lo que te propones.

PARSIMONIA: No hagas ningún mgasto que no sirva para proporcionar un bien a


otros o a ti mismo ; en otras palabras: no derroches.

DILIGENCIA: No pierdas el tiempo, ocúpate siempre en algo útil, desecha toda acti-
vidad inútil (‘Time is money’).

SINCERIDAD: No te sirvas de engaños. Piensa sin malicia y con justicia ; cuando ha-
bles, hazlo con verdad.

JUSTICIA: No dañes a nadie siendo injusto con él o eludiendo tus deberes para con
el prójimo.

PONDERACION: Evita los extremos ; guárdate guárdate de sentir hondamente las


ofensas o tomarlas tan a mal como a primera vista lo merezcan.

LIMPIEZA: No soportes suciedad en tu cuerpo, tus vestidos o tu casa.

SERENIDAD: No te inquietes por cosas sin importancia o por desgracia habituales


o irremediables.

CASTIDAD: No mantengas relaciones sexuales más que por cuestión de salud o


descendencia, nunca hasta el extremo de embrutecerte, enviciarte o perturbar la
paz de tu alma o la de los demás y manchar tu buen nombre.

HUMILDAD: Sigue siempre el ejemplo de Jesús y de Sócrates.

La ideología liberal y el modo de producción capitalista se introdujeron en los di-


ferentes países europeos de dos maneras distintas, según establece Jerez Mir599: una vía
revolucionaria y progresista (Inglaterra primero, y algo más tarde Francia y otras nacio-
nes), y una vía conservadora e integrista. El primero de ambos procesos se inició a lo
largo de los siglos XVII y XVIII, en un período que Jerez Mir denomina ‘época de las
guerras comerciales’, cuyo resultado fue el predominio tanto económico como político
201

de Inglaterra en el escenario europeo, una vez eliminada la competencia holandesa y fran-


cesa. Henri Dénis, por su parte, retrotrae el origen del capitalismo al siglo XVI o incluso
antes, ya que, como comenta, fue precisamente en esa época cuando llegó a sus últimas
consecuencias la crisis del sistema feudal. En dicha apreciación coincide Dénis con otros
analistas del tránsito del feudalismo hacia el capitalismo600. Fruto de la nueva situación
geopolítica fue, según Jerez Mir, la consolidación de las primeras organizaciones predo-
minantemente capitalistas, así como del modo científico de pensar, como hemos comenta-
do, probablemente a consecuencia de la revolución comercial que acababa de verificarse,
ya que ella fue con toda se-guridad la que posibilitó la primera acumulación de capital lo
suficientemente voluminosa como para permitir el paso hacia la nueva estructura social ;
pero Jerez Mir apostilla: “Sin embargo, sabemos ya que los cambios determinados por la
‘revolución comercial’ no fueron en todas partes los mismos y que solamente actuaron
en el sentido de consolidar la constitución de una sociedad de mercado, capitalista, y la
psicología del lucro y del beneficio que ésta implica, en Inglaterra, Holanda y Francia,
y esto con notables diferencias entre estas tres naciones”. La nueva estructura económica
es lo que se ha dado en llamar ‘mercantilismo’. Según Dénis, tal cambio en la mentalidad
socioeconómica se venía anunciando en Occidente ya desde finales de la Edad Media, en
obras que reivindicaban la autonomía del Estado frente a la Iglesia, como, por ejemplo,
el ‘Breviloquium’, de Guillermo de Ockham601. El ‘mercantilismo’, nuevo planteamiento
socioeconómico, es, según Dénis , la primera “... teoría de la sociedad que se desarrolla
esencialmente en el terreno de la eco-nomía, ya que la finalidad de la vida social está
concebida como una finalidad económica y [...] los medios que se toman en considera-
ción para realizar dicha finalidad son también de tipo esencialmente económico”. De to-
das formas, y como recuerdan Arthur Sheldon y F.G. Pennance, no se trataba de un ‘cor-
pus’ rígido de doctrinas, sino que se fue desarrollando a lo largo de un prolongado período
y reflejó una gran variedad de ideas602:

“La doctrina mercantilista se basaba en el poder del Estado, que estaba


designada a reforzar. Una fuerte autoridad central se consideraba como algo esen-
cial para la expansión de los mercados y la protección de los intereses comercia-
les.
Se consideraban los intereses del individuo como subordinados del Estado.
De acuerdo con este principio, se aceptó y alentó la regulación del interés y de los
salarios, la ordenación de la industria por medio de la concesión de privilegios de
monopolio y el empleo de medidas proteccionistas y restricciones generales sobre
las actividades de los individuos”.
202

Por otro lado, la disputa que hemos descrito más arriba entre racionalistas y empi-
ristas sobre qué era lo más importante, si la ‘razón’ o la ‘experiencia’, dentro del conoci-
miento humano fue resuelta, como ya apuntabamos, por lo que se ha dado en llamar ‘pen-
samiento ilustrado’, adoptándose una vía intermedia: entendemos por ‘Ilustración’, si-
guiendo a Kant, el más importante de los pensadores ilustrados, la decisión de servirse de
la razón libremente. Este servirse libremente de la razón implica aceptar también la expe-
riencia, por cuanto, según los ilustrados, la razón no puede prescindir de la misma, que se
constituye en su fuerza rectora y organizadora603. Se trata, por supuesto, de una postura
de crítica al dogmatismo de inspiración cartesiana604, condenando de esta forma todo
‘sistema’ o ‘espíritu de sistema’605, lo que lleva al antitradicionalismo606, al concepto de
religión natural (deísmo, sistema ya mencionado más arriba en relación con Hume) y a la
búsqueda del progreso.

Estas ideas tuvieron su caldo de cultivo a finales del siglo XVII y principios del
XVIII en el lugar más libre de Europa por aquel entonces: Inglaterra. En dicho país, una
vez preparado el camino por el Empirismo, como se ha visto, se continuó con la labor
comenzada más de un siglo antes por Galileo, Kepler, etc., en el dominio de las ciencias
de la naturaleza. Como apunta Cassirer, el siglo XVII había considerado como misión
propia en el ámbito del conocimiento la construcción de ‘sistemas filosóficos’ ; se enten-
día que no se logra un verdadero saber “... hasta que el pensamiento no alcanza, partiendo
de un ente supremo y de una certeza fundamental, máxima, intuíble, expandir la luz de
esta certeza sobre todos los seres y saberes derivados”. La Ilustración, por el contrario,
no se agregó a esta manera de pensar, sino que decidió sacar ella misma sus propias con-
clusiones basándose en el modelo que le ofrecía la ciencia natural de su tiempo: “Se trata
203

de resolver la cuestión central del método de la filosofía, no ya volviendo al Discurso del


Método de Descartes, sino, más bien, a las regulae philosophandi de Newton”. En opi-
nión de Cassirer, el pensamiento ilustrado “... entresaca de la marcha efectiva de la cien-
cia desde la época de su restauración la prueba concreta, directa, convincente, de que
esta unión y conciliación de lo positivo y lo racional no es antojadiza, sino algo alcanza-
ble”. Además, intenta aplicar este principio de una manera universal, abarcando en su
intento a todo pensamiento en general. Esta circunstancia relaciona, a nuestro juicio, deci-
didamente a la Ilustración con el concepto cartesiano de unidad de la razón, anteriormente
comentado ; no obstante, desde un principio se tiene claro, al contrario que en Descartes,
que hay que delimitar de una vez por todas los campos respectivos de las Matemáticas y
del resto de la Filosofía. Cassirer explica esto como sigue607:

“Se propuso así una tarea difícil e íntimamente dialéctica, porque se trataba
de dar satisfacción homogénea a dos misiones diferentes y hasta en apariencia
opuestas. No había que romper el vínculo entre matemática y filosofía, ni tan si-
quiera que aflojarlo, pues la matemática era ‘el orgullo de la razón humana’, su
piedra de toque, su auténtico control y garantía. Pero por otra parte se ponía de
manifiesto, cada vez con mayor evidencia, que en esta fuerza, cerrada en sí misma,
residía también una cierta limitación, pues se constituía el modelo ejemplar de la
razón, no podía medirla y agotarla por completo en su contenido”.

Ese contenido no-matemático de la razón podía dividirse en dos apartados: lo psí-


quico y lo social. Según Alberto L. Merani608, la Psicología del siglo XVIII, igual que su-
cede en Filosofía, “... no crea, no descubre nada que no haya estado precedentemente es-
bozado o dicho ; su empirismo es de Locke, al que solamente se agrega, deformándolo,
el idealismo subjetivo”. Pero fue precisamente en dicho siglo cuando esta disciplina se
consideró por primera vez como una ciencia ‘per se’. El francés Condillac, por ejemplo,
se propuso demostrar que “... toda realidad psíquica no es más que la transformación, la
pura metamórfosis de la simple percepción sensible”609. A tal efecto criticó las doctrinas
racionalistas del siglo XVII, acusándolas de apoyarse en la ‘razón’ como en un conjunto
de axiomas ; sin embargo, y amparándose en su fe católica, Condillac llegó finalmente a
la ambigua conclusión de que “... la sensación ... se ubica en el orden del espíritu, que es
completamente diverso al orden material”610. Los planteamientos teóricos de Condillac
fueron llevados a su consumación por Helvétius, quien procedió a trasladarlos al campo
materialista: para él, en efecto, el carácter de las personas no es innato, sino resultado de
la experiencia y de la educación, así como también del medio social en el que las mismas
204

se desenvuelven. La obra de Helvétius tuvo una enorme trascendencia en la literatura


filosófica del siglo XVIII, sobre todo a consecuencia de sus implicaciones morales, ya
que, como consigna Cassirer, este autor afirmaba que “... todo eso que se encomia como
entrega desinteresada, como generosidad y sacrificio, no se distingue más que por el
nombre y no por la cosa, de los instintos fundamentales, completamente primarios, de la
naturaleza humana, de los deseos y pasiones ‘ínfimos’”611.

Las ideas ilustradas, nacidas, como se ha visto, en Inglaterra y dotadas de un conte-


nido político en Francia, también pasaron a Alemania, donde dejaron su huella, sobre to-
do en el estamento intelectual y universitario, muy influído por el pensamiento del último
racionalista: Leibniz. El primer iluminista alemán fue, precisamente, un discípulo de
aquél y continuador de sus ideas: Christian Wolff (1679-1754). Para este pensador, el
objeto de la filosofía consiste en “iluminar el espíritu humano de manera que haga
posible al hombre el uso de la actividad intelectual en que consiste su felicidad”612. Esta
‘iluminación’ debe tener efecto mediante un ‘conocimiento claro y distinto’613. A pesar
de que el pensamiento de Wolff –que, como vemos, se encontraba todavía bastante en la
órbita del ‘dogmatismo cartesiano’- tuvo una enorme resonancia en los medios intelectua-
les alemanes de su época, únicamente merece la pena recordársele hoy en día por su
‘división de la filosofía’, que en parte se continúa respetando hoy en día.
205

En su Psicología Empírica, por otro lado, parte Wolff del pensamiento filosófico
de Descartes y de su concepto de ‘conciencia’ como actividad propia del alma. Este punto
de partida, según Merani, no deja de tener su interés ; no obstante, es desaprovecha-do
por Wolff debido a las limitaciones de su ‘racionalismo’ (una vulgarización del de su
maestro Leibniz), que le lleva a una serie de simplificaciones groseras614. Uno de los prin-
cipales méritos de este autor estriba en haber separado por primera vez la psicología espe-
culativa de la empírica, encauzando así la atención de los filósofos de finales del siglo
XVIII hacia esta disciplina. Su sucesor en el estudio de esta temática, Johann Nicholaus
Tetens, por su parte, lograría profundizar algo más que su maestro, precisamente en el
desarrollo de una psicología experimental desde un punto de vista moderno615.

El instrumento máximo de difusión de las ideas iluministas, por otra parte, tanto
en Francia, donde se publicó, como en el resto de Europa, fue, como sabemos, la ‘Enci-
clopedia’, cuyo máximo impulsor fue Dénis Diderot, con la colaboración de Jean le Rond
D‘Alembert. Según Paul Hazard, la mezcla de ciencia y vulgarización que encontramos
en dicha publicación, algo que hoy en día tal vez nos chocaría en una obra de tan prestigio-
sos autores, se corresponde con la voluntad divulgadora del saber propia de la época de
las Luces. En este sentido dice: “Así como ésta, en materia de pensamiento, no teme aso-
ciar la noción de filosofía a la noción de pueblo [la Popularphilosophie a la que nos he-
mos referido], del mismo modo, en materia de conocimiento, lejos de apartar a los profa-
nos, los llama. Lo reservado, lo difícil, lo secreto, no son de su gusto ; y esta vía también
conduce de la aristocracia de los espíritus a la burguesía ilustrada, que, más que querer
penetrar el secreto de las cosas, se apodera del mundo”. Prueba de ello son la profusión
de resúmenes, breviarios y compendios de la obra que circularon contemporáneamente a
la salida a la luz del original. Y continúa diciendo616:

“Los hijos del siglo querían ser libres ; y así su obra no sería la acción del
príncipe, no se parecía a esas empresas oficiales que se arrastran tan lentamente,
que están tan retrasadas respec-to a la evolución de las creencias: la suya no debe-
ría nada a un gobierno dado. Prescindiría de los concursos de toda Academia, pues
una Academia no es nunca más que un grupo estrecho ; sólo un sentimiento de
benevolencia recíproca, y el interés general unirían a los colaboradores”.

Manuel & Manuel, por su parte, constatan que en la ‘Enciclopedia’ no hay ningún
artículo dedicado a la utopía, así como prácticamente ninguna referencia a los autores
206

utópicos617: “Los racionalistas de la Ilustración o bien trataron a los visionarios del siglo
XVII como mentes calenturientas, cuya imaginación había desbancado a la razón, dejan-
do tras de sí toda una masa de confusiones ... o, al estudiar a los genios de la edad ante-
rior que se dignaban aceptar en su canon, reducían sus complejos sistemas filosóficos a
la enumeración de unas cuantas fórmulas triviales”. No obstante, aunque realmente nin-
guno de los autores principales de las Luces francesas escribió una ‘utopía’ en el sentido
usual de la palabra, no dejan, sin embargo, de rastrearse retazos utópicos en varias de sus
obras: nos estamos refiriendo a las Cartas persas, de Montesquieu, el Cándido, de Vol-
taire, el Supplement au voyage de Bougainville, de Diderot, etc., por citar sólo algunos
ejem-plos. Manuel & Manuel detectan al menos cinco posturas diferentes acerca de la
utopia en la literatura francesa del siglo XVIII:

1. La de los patres majores (los ‘philosophes’ citados)

2. La de Rousseau (renegado del culto filosófico)

3. Las de las novelas populares

4. La de los proyectos teóricos de una especie de ‘comunismo’

5. La de los profetas del futuro al final de la centuria (Turgot y Condorcet, de


Sade y Restif de la Bretonne, Saint-Just y Babeuf).

José Manuel Bermudo, en contraposición a Paul Hazard, no encuentra sufícientes


razones para poner la ‘Enciclopedia’ como el género literario apropiado a la idea ilustrada
de saber. En su opinión, si el enciclopedismo se afianzó, fue porque satisfacía determina-
das necesidades más o menos perentorias de difusión y codificación618: “La alianza entre
este género y los ‘enciclopedistas’ fue coyuntural. O quizá no tanto si se mira desde otro
punto de vista, a saber, las dificultades de sobrevivir, como intelectuales, de estos núcleos
que surgen al otro lado de la organización oficial del saber”. Se trataba, en cierto sentido,
de una alternativa viable a ganarse la vida, por ejemplo, enseñando música o copiándola,
como hizo Rousseau, o a dar clases particulares de matemáticas o escribir sermones para
clérigos mediocres, como fue el caso de Diderot. Por otro lado, subsiste el problema de
la supuesta ‘superficialidad’ de los artículos en-ciclopedistas sobre Historia de la Filoso-
fia que Manuel & Manuel y otros autores denuncian, como hemos visto ; en definitiva, se
dice, en palabras de Bermudo, que dicha historia de la filosofía “... es mediocre, mala, sin
207

rigor, sin uso de fuentes, sin tratamiento filológico, explotando y expoliando a Brucker619
y, para colmo, abusando de él hasta el punto de hacerle contar otra historia de la filoso-
fía”. Bermudo justifica este hecho innegable considerando que la ‘Enciclopedia’ no pre-
tendía ser más que una ‘recopilación del saber’ que para nada aspiraba a ser original. Ade-
más, esos artículos respondían a una manera de entender la historia de la filosofia que do-
minó en Europa al menos hasta la época de Hegel620:

“Efectivamente, a partir de Hegel la historia de la filosofía aparecerá su-


puestamente trazada en un proyecto progresivo con una ordenación de ritmo dia-
léctico. La filosofía, como otros muchos planos de expresión del espíritu, va atra-
vesando sus formas o figuras necesarias, en el orden adecuado, ascendiendo hasta
una meta que ya, por y a partir de Hegel, se sabe. Si antes el ascenso fue ciego y
los sinuosos vericuetos de la filosofía se ofrecían incomprensibles, sin sentido,
con Hegel, con quien la filosofía llega al final a su final (al menos, al de su histo-
ría), lo que parecía deambular sin rumbo se convierte en camino astutamente rima-
do por la razón hacia ese final: el saber absoluto”.

AVILÉS FERNÁNDEZ, Miguel, 1976, Sinapia. Una utopía española del Siglo de las Luces

Aparte de los rasgos más o menos utópicos que se detectan en los principales
‘filósofos’ de la Ilustración, que ya hemos visto, también se encuentran, como constatan
Manuel & Manuel, una ingente profusión de novelas utópicas, cuyo influjo sobre las ideas
208

revolucionarias fue, sin duda, sensiblemente menor que la de las instituciones de aquellos.
Sus autores fueron teóricos menores de la época ilustrada, defensores de un epicureísmo
que alcanzaba incluso a los clérigos, como consigna Angela Sierra621 ; Morelly, por ejem-
plo, fundó su utopía en los sentimientos de ‘fraternidad’ y ‘humanidad’, que conducirían,
en tres fases, a un igualitarismo ascético natural622:

a) Gobierno paterno original de una o más familias, caracterizado por un senti-


miento de afección y ternura entre los hermanos a imitación de los padres

b) Corrupción de los originales sentimientos de sociabilidad, como consecuencia


de la multiplicación de las familias y las migraciones

c) Reconstitución de los municipios rurales e imposición de duras leyes suntua-


rias que permitiesen la resurrección de los sentimientos comunitarios.

El libro ‘Code de la Nature’, obra cuya autoría se asigna actualmente a Morelly y


donde aparece esbozada la utopía que acabamos de describir, fue en un principio atribuído
a Diderot y consiguió ser impreso ; por eso tuvo una mayor difusión en su época que
escritos similares contemporáneos. Por otro lado, y como comentan Manuel & Manuel,
un posicionamiento “... a favor de la comunidad de bienes y de la igualdad no tenía nece-
sariamente por qué provocar las iras mortales de los censores eclesiásticos o reales. Ta-
les ideas habían sido ya defendidas por los padres y doctores de la Iglesia, toda vez que
la desaforada adquisición de propiedades privadas seguía sin estar muy bien vista inclu-
so en el siglo XVIII”623. Esta circunstancia contribuyó, sin duda, a facilitar la difusión de
unas ideas que a la larga acabarían convirtiendose en revolucionarias.

Isaac Newton

Al estudiar la Ilustración –y muy en especial la inglesa- hay que tener en cuenta


que durante ese período suelen estar muy unidos, como se ha visto, los conceptos de ‘cien-
cia’ y de ‘progreso’ con el de ‘religión natural’, o deísmo. Dentro de esta última tendencia
se pueden citar nombres de numerosos pensadores, mayoritariamente británicos: Robert
Boyle (1627-1691), ya citado, John Toland, Samuel Clarke, Matthew Tindal, Anthony
Collins o Joseph Butler, entre otros, y, por supuesto, el más importante de todos ellos:
Isaac Newton (1642-1727). Se podría decir, como ya hemos apuntado, que Newton reco-
209

gió y sistematizó las ideas sobre Física de Galileo y Descartes, pero con una salvedad: él
no le daba tanta importancia como aquellos a la abstracción matemática. Su ‘filosofía
experimental’ se reducía básicamente a dos reglas624:

1. El argumento por inducción no debe ser evadido por hipótesis (“Hipothesis


non fingo”)

2. Las proposiciones deben ser inferidas de los fenómenos y generalizadas me-


diante inducción.

Es decir, que para Newton el método científico se reducía a investigar, a partir de


los fenómenos del movimiento, las fuerzas de la naturaleza, y pasar a demostrar los demás
fenómenos a base de estas fuerzas. Esta operación lleva consigo dos pasos (Descartes):

o Análisis: Hacer experimentos y observaciones y derivar conclusiones genera-


les de las mismas mediante inducción

o Síntesis: Asumir las cosas descubiertas y los principios establecidos y explicar


mediante los mismos los fenómenos que proceden de ellos, y demostrar las
explicaciones

Las cuatro ‘reglas para la investigación de la naturaleza’ propuestas por Newton


son consideradas el equivalente de las cuatro reglas de Descartes, contra quien van dirigi-
dos todos los ataques de este autor625:

1. Principio de economía

2. Principio de constancia de la Naturaleza

3. Propiedades de los cuerpos

4. Inducción

En opinión del anteriormente citado Turbayne, el método de Newton se basa fun-


damentalmente en el rechazo de plano del método cartesiano. Se opuso a aquel en dos as-
pectos cruciales: siguiendo a Platón rechazó las hipótesis e insistió en que las conclusio-
nes del análisis no se obtienen por intuición, independientemente de la experiencia, sino
mediante el experimento y la observación. En cierto sentido sustituyó la ‘luz de la Razón’
210

cartesiana por la ‘luz de la Naturaleza’626. Esta postura newtoniana queda perfectamente


sintetizada por Berkeley (quien, por otro lado, criticaría la concepción newtoniana de
espacio y tiempo, como se verá) cuando dice que “… una cosa es acceder a leyes genera-
les de la naturaleza a partir de la contemplación de los fenómenos, y otra formular una
hipótesis y deducir los fenómenos a partir de las mismas”. El ejemplo más característi-
co de este tipo de hipótesis que no se fundan en hecho alguno es el de los ‘epiciclos’627
de la astronomía ptolemaica.

Dentro de esta idea que apuntamos más arriba de mezclar la ciencia con la ‘reli-
gión natural’ -algo muy propio de la Ilustración, por otra parte-, a la que se unen las pre-
suntas relaciones de Newton con la alquimia y el hermetismo, está el concepto newtonia-
no de espacio y tiempo como órganos sensoriales de la divinidad628. Newton, en efecto,
distingue entre el espacio y el tiempo tal como Dios los percibe (espacio y tiempo ‘absolu-
tos’) y estas magnitudes percibidas por nosotros (espacio y tiempo ‘relativos’): el ‘espacio
absoluto’ no tendrá relación con nada externo y permanecerá siempre similar e inmóvil,
mientras que el ‘espacio relativo’ no será más que una dimensión movible o medida de
los espacios absolutos ; igual ocurre con el tiempo, diferenciandose entre ‘tiempo absolu-
to’ y ‘tiempo relativo’. También se refiere este autor a un ‘movimiento absoluto’. Esta
temática fue desarrollada ulteriormente en el debate que mantuvieron el anteriormente
citado Leibniz y Samuel Clarke629, discípulo de Newton, que desarrollaremos más adelan-
te. Según consigna Eugenio Moya, esta concepción espacio-temporal que acabamos de
describir fue enunciada con el objeto de oponerse a la todavía vigente por entonces, aun-
que a todas luces inoperante, definición aristotélica de ‘tiempo’. El matemático Isaac
Barrow, maestro de Newton, abordó esta temática diciendo que “… antes del mundo y
junto con el mundo (tal vez después del mundo) hubo y hay tiempo”630:

“Además, el tiempo no supone el movimiento más que el reposo. Más aún,


la cualidad tiempo no depende esencialmente de ninguno de los dos ; tanto si dor-
mimos como si estamos despiertos, el tiempo fluye a su ritmo regular. Imaginemos
que todas las estrellas han estado quietas desde su nacimiento: para el tiempo nada
se habría perdido ; esta quietud habría durado tanto como ha durado el flujo de es-
te movimiento. Su solución es, pues, que el tiempo es algo independiente también
de nuestra mente. La creación simplemente acaeció en uno de los instantes por
decisión del Creador. No tenemos necesidad de decir que ha de haber un primer
instante, algo que no podemos concebir. Y no hay dificultad en concebir que algo
pudo acaecer antes de la creación, ya que hay muchos instantes ‘vacíos’ ‘no-ocu-
pados’, que preceden al tiempo de la creación. Si, pues, el espacio y el tiempo
211

existen con independencia de los cuerpos materiales o de los acontecimientos físi-


cos, pero no independientemente de Dios. Muestran algo así como la presencia de
Dios en el mundo”.

Newton hizo suyos en lo esencial los postulados de Barrow, adaptándolos a su


propia teoría del espacio y el tiempo. Esto le condujo a un problema teológico de enverga-
dura. El obispo Berkeley atacó estos puntos de vista newtonianos acusándolos de ser
“concepciones materialistas y ateas”.631 Como respuesta a esta crítica, Newton matizó su
teoría afirmando que Dios es eterno e infinito ; existe siempre y en todo lugar: “De este
modo, aunque, desde el punto de vista de la filosofía de la naturaleza, el tiempo y el espa-
cio son entidades substanciales, recipientes o continentes infinitos, desde el punto de vista
teológico, ellos no son sino sensorios de Dios”632. También Leibniz criticó la concepción
newtoniana del espacio y el tiempo, ya que él los consideraba como un conjunto de rela-
ciones, de coexistencia para el primero y de sucesión para el segundo ; veía en el movi-
miento relativo la reconciliación de las hipótesis astronómicas ptolemaica y copernica-
na633. A todo esto se refirió en su larga y nutrida correspondencia con el teólogo y mate-
mático Samuel Clarke, a quien ya hemos mencionado y replicó cumplidamente a las
críticas leibnizianas, contando para ello con la ayuda de su maestro Isaac Newton, como
ha podido saberse634:

“Para Leibniz, el espacio y el tiempo no se distinguen de las cosas más que


en el pensamiento. Cada cosa tiene ciertamente su posición, que significa una
cierta relación con las demás cosas, pero una misma cosa puede cambiar de posi-
ción; la posición no se confunde con la cosa. El sistema de las posiciones posibles,
o mejor dicho, la idea de este sistema sería entonces la idea de espacio. Evidente-
mente, a lo que se opone Leibniz es a considerar al espacio y al tiempo como entes
reales, como sustancias completas. Leibniz defiende, pues, el carácter relacional
del espacio y el tiempo: instantes y lugares no se distinguen por sí mismos sino
que, inversamente, es la existencia de las cosas lo que nos permite afirmar la
diferencia entre unos y otros”.

Esta apreciación de Moya con respecto a la postura leibniziana en la mencionada


polémica con Clarke es ampliada por Martínez Marzoa es-tableciendo los siguientes pun-
tos, que según él coadyuvan a una mejor comprensión de la susodicha diatriba635:

a) Leibniz consideraba válida la tesis cartesiana de que corporeidad y extensión


son la misma cosa, aunque no considerara que la corporeidad-extensión fuera
la realidad último de lo corpóreo ; por dicha razón consideraba inviable la pro-
212

puesta newtoniana de ‘espacio vacío’, lo mismo que ya había hecho Descartes


partiendo de la negativa de Aristóteles –que ya hemos discutido- a aceptar tal
concepto.

b) Si se admite que el espacio es algo real, habría que admitir igualmente que tie-
ne sentido la idea de que el mundo podría ocupar un lugar distinto de aquel
que ocupa o encontrarse ‘invertido’ con respecto a como de hecho se encuen-
tra. Tal suposición contradiría evidentemente el ‘principio de razón suficiente’
leibniziano.

c) Por peregrina que resulte la idea de que el mundo podría ‘pasearse’ en el espa-
cio sin que dentro del mundo cambiasen por ello las posiciones de unas cosas
con respecto a otras, es claro que esa idea tiene sentido si se admite que el es-
pacio infinito es algo real. Esto, caso de ser verdadero, sería ciertamente inob-
servable empíricamente. Clarke, por otra parte, creía que el hecho de que un
movimiento no pueda ser observado no implica que no pueda existir, a lo que
Leibniz responde: “El movimiento es independiente de la observación, pero
no de la observabilidad”. La noción de un ‘espacio absoluto’ viola, por lo tan-
to, el por todos admitido principio galileano de la relatividad del movimiento,
al cual ya nos hemos referido.

d) Lo que Leibniz, Newton y sus contemporáneos entendían por escolástica ex-


plicaba los fenómenos apelando a ciertas ‘cualidades ocultas’ de las cosas. La
ciencia moderna, por el contrario, entendía que explicar los fenómenos equiva-
le a encontrar la fórmula matemática que da razón de ellos. Fundándose en
esto, Leibniz decía que sería ‘sobrenatural’ que los cuerpos se atrajesen desde
lejos sin medio alguno. Clarke, conviniendo en ello, adujo la Teoría de la Gra-
vitación Universal elaborada por su maestro Newton.

La idea que Leibniz tenía acerca del origen lógico de las nociones del espacio y
del tiempo era la siguiente, según Martínez Marzoa636:

“Un cuerpo tiene en determinado momento determinadas relaciones de si-


tuación con respecto a C, D, E, etc., cuerpos que consideramos fijos. Si ocurre que
el cuerpo A se mueve y que, posteriormente, el cuerpo B tiene, con respecto a C,
D, E, etc., relaciones de situación que concuerdan enteramente con las que antes
tenía A, entonces es útil enunciar tal hecho diciendo algo así como que B tiene ‘el
mismo lugar’ que antes tenía. No hay ciertamente nada real que sea lo mismo ; las
relaciones de situación no son la misma cosa en un caso que en otro, por-que no
es correcto decir que dos sujetos, A y B, tienen (aunque sea en distintos tiempos)
la misma relación ; las relaciones no son cosas que vuelen de un sujeto a otro ; A
y B tienen sólo (cada uno en su momento) relaciones ‘enteramente coincidentes’,
no son ‘las mismas’”.
213

El pensador que dio fin a esta polémica fue, naturalmente, Kant, al determinar de
una vez por todas que el espacio y el tiempo no eran objetos, sino únicamente modos de
percibir. Cullell lo expresa como sigue637:

“El espacio no representa ninguna propiedad de las cosas en sí mismas, ni


tampoco las representa en sus relaciones mutuas. Es decir, el espacio no representa
ninguna determinación que es inherente a los objetos en sí mismos, y que perma-
nece aún cuando se ha hecho abstracción de todas las condiciones subjetivas de la
intuición.
Con el declive gradual del cartesianismo y la aceptación de las doctrinas
newtonianas, la idea del espacio absoluto es aceptada. Las críticas de Huygens y
Leibniz no influyeron en la ciencia y tan sólo se encuentran en las discusiones teo-
lógicas”.

La ciencia terminó a la larga, por tanto, dándole la razón a Newton. No obstante,


para Martínez Marzoa eso no significa necesaria-mente que la posición critica de Leibniz
frente a la Física newtoniana no constituya otra cosa –como algunos han dicho- que las
inútiles elucubraciones de un filósofo frente al positivismo y efectivo avance de la ciencia:
“Hoy sería imperdonable no ver la cuestión de otra manera, porque son ya del dominio
público los embrollos en que la Física newtoniana acabó por encontrarse no como resul-
tado de ciertos experimentos (…), sino a causa de ciertas faltas de rigor lógico-matemá-
tico en sus puntos de partida, faltas que son substancialmente las que denunció Leibniz”.
Los argumentos de Newton (y también de Clarke, por supuesto) en contestación a esas
críticas se basaron en su idea de ‘movimiento absoluto’, entendiendo por tal el movimien-
to real (y no aparente) respecto al espacio absoluto:

“Si A y B están en movimiento relativo uno con respecto del otro (imagine-
mos dos trenes), en-tonces no puede haber nada con respecto a lo cual sepamos
cuál de los dos, A y B, está en reposo. Sólo podríamos hacerlo si reparamos en un
espacio absoluto, fijo, en reposo (el andén), que nos permita dirimir el movimiento
real de A o B. Por tanto, condición indispensable para ha-blar de movimiento ver-
dadero es el supuesto de que el espacio absoluto existe”.

Además está el argumento relacionado con las ‘fuerzas que son las causas y efec-
tos de los movimientos verdaderos’, cuya formulación más clara son las famosas Leyes
del Movimiento de Newton, inspiradas directamente en los ‘principios fundamentales de
la Física’ de Galileo, como ya hemos anunciado ; son las tres siguientes638:
214

1. Todo cuerpo persevera en su estado de reposo o de


movi-miento uniforme y en línea recta, salvo en cuanto
mude su estado obligado por fuerzas exteriores.

2. El cambio de estado de movimiento es proporcional a la


fuerza motriz aplicada, y se efectúa según la línea recta
en dirección de la cual se imprime dicha fuerza.

3. A toda acción se opone siempre una reacción igual y


contraria, es decir, las acciones mutuas entre dos cuer-
pos son siempre iguales y dirigidas en sentido contrario.

En opinión de Eugenio Moya, la polémica Newton (Clarke)-Leibniz se haya en-


marcada en la disputa entre los filósofos experimentales y los racionalistas. El concepto
de ‘principio’ en Newton es radicalmente distinto del cartesiano639:

“Newton no exige de los principios ser al mismo tiempo fundamentos de


toda certeza y ciertos por ellos mismos, pues, de hecho, no alcanzan certeza sino
a partir de las lejanas consecuencias que ordenan o se derivan de ellos como apli-
caciones suyas. Son, por tanto, sus aplicaciones empíricas la garantía de su verdad.
Es-ta inversión del sentido de la prueba es justamente lo que animará su polémica
contra la física demostrativa leibniziana y racionalista”.

Según el citado Cullell, la Ley de la Gravitación Universal, debida, como es sabi-


do, a Newton en su formulación definitiva, aunque fue modificada por Einstein y continúa
siendo objeto de investigación en la actualidad, es de expresión bastante simple: “Dos
cuerpos cualesquiera ejercen el uno sobre el otro una fuerza que varía proporcionalmen-
te al inverso del cuadrado de la distancia que los separa y al producto de sus masas”.
Los cálculos a que da lugar, sin embargo, son muy complicados. Durante la Antigüedad
y gran parte de la Edad Media se aceptó sin reservas, como hemos visto, la hipótesis aris-
totélica del ‘lugar natural’, hasta que, ya en el siglo XIV, Ockham defendiera la acción a
distancia y Nicolás de Cusa se refiriera a la relativización del centro del universo, lo que
“… vaciaba de sentido los ‘hacia arriba’ y ‘hacia abajo’ de Aristóteles”. Galileo, al con-
siderar los movimientos de los satélites de Júpiter como naturales (inerciales), dio el si-
guiente paso, pero habría que esperar a Huygens y Newton para que se asociara el cálculo
de estos movimientos a la acción de las fuerzas centrífugas y centrípetas. Newton, efecti-
vamente, pensando que la gravedad se extendía a la órbita de la Luna, calculó, suponiendo
que las órbitas fueran círculos, las fuerzas centrípetas, y obtuvo que los planetas eran atra-
ídos por el Sol en razón inversa al cuadrado de la distancia a dicho astro640:
215

“Pero para verificar dicha comparación entre la gravedad terrestre y las


fuerzas centrípetas a que se halla sometida la Luna, debía utilizar como datos el
radio de la Tierra y el valor de la aceleración de caída, entre otros, y estos datos
eran aún imprecisos ; y si añadimos a la dificultad de tratar la elipse, el que desco-
noce todavía la resultante de la atracción gravitatoria de una esfera, se comprende
en parte que después de apuntar el origen común del peso y de la fuerza centrípeta
de la Luna, ‘dejase de lado por aquel entonces cualquier ampliación de su pensa-
miento en estos asuntos’”.

La siguiente fase de la investigación newtoniana a este respecto se abre, según


Cullell, con su correspondencia con Hooke. Aprovechando la sugerencia por parte de éste
de que la órbita de los planetas es el resultado de la inflexión del movimiento inercial por
una fuerza de atracción, Newton demostró por un sencillo razonamiento matemático que
si las fuerzas que actúan sobre los planetas están dirigidas hacia el Sol, el radio que une
planeta y Sol barre áreas iguales en tiempos iguales (3ª Ley de Kepler):

“Encuentra a continuación que si la fuerza centrípeta es inversamente pro-


porcional al cuadrado de la distancia del planeta al Sol, la trayectoria será una sec-
ción cónica, o sea un círculo, una hipérbola, una parábola o una elipse. E inversa-
mente, que si la trayectoria es una elipse, la fuerza centrípeta está dirigida hacia
un foco y es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia a él. Y en esa
época demuestra también que una esfera atrae a los cuerpos que la rodean como
si toda su masa se hallara concentrada en su centro ; es ésta una buena ocasión
para utilizar, o mejor crear, su cálculo de fluxiones”.

En opinión de Robert H. Hurlbutt, la física de Newton fue la primera gran síntesis


científica desde los tiempos de Aristóteles, y a la vez la primera de la época moderna.
Re-sumía el ingente trabajo previo realizado por Copérnico, Kepler y Galileo,
pensadores aún influidos en gran medida por una concepción mística de las
realidades matemáticas641. Según el citado Moya, Galileo concebía el lenguaje mate-
mático según el modelo de la geometría griega642 ; Newton, sin embargo, se lo plan-
teaba de un modo totalmente nuevo, aunque, según Scheurer, publicara sus principia
en forma de lenguaje geométrico con el fin de hacer su lectura más comprensible643.
El mismo permitía pensar en términos de rectas y curvas trazadas a partir de puntos
en movimiento. La física de este autor no se refiere, por tanto, como en el caso de
Galileo, a un trazado cinemático de las condicio-nes de un espacio geométrico, sino
más bien a un estudio de las propiedades del espacio a partir de principios dinámicos
; es un método común a las matemáticas y a la física. , Newton aplica, según Moya644,
216

principios del movimiento rectilíneo uniforme. En efecto, supongamos que tenemos


las dos rectas OA y OB y que tratamos de encontrar su tangente:

OA

OB

Estas dos rectas pueden ser interpretadas como dos fuerzas centrífugas con
un mismo punto de aplicación (O), con lo que el problema de encontrar la tangente
se reduce a hallar la fuerza resultante, entendiendo OA y OB como sus componentes.
Teniendo en cuenta la ley del paralelogramo, trazamos paralelas a cada fuerza, que
pasen por el extremo de la otra, esto es:

F1

F2

De este modo, uniendo el punto de aplicación mecánico (O) con la intersección


de las parlelas tenemos la fuerza resultante (Fr) y, por ende, la tangente buscada:

F1
Fr

Las ideas teológicas de Newton, por otro lado, a las que muchos conceden una
gran importancia645, no se hicieron manifiestas hasta una fecha más bien tardía, la mayor
parte póstumamente, lo cual hace suponer que su autor procuró mantenerlas siempre bien
separadas de sus concepciones sobre filosofía natural, punto en el que sus contemporá-
neos no coincidían, tal vez por no llegar a comprender del todo su postura. Leibniz, sin ir
217

más lejos, caracterizó los Principia como un libro sin Dios, y ya hemos visto la impresión
que le causó a Berkeley la noción newtoniana acerca del espacio y el tiempo. Newton, en
parte instigado por Samuel Clarke y otros seguidores, respondió a las críticas con una
nueva edición de la citada obra, donde se incluían algunas de sus ideas sobre teología,
que incluían lo que se ha dado en llamar Teoría del Diseño Inteligente. Newton, por lo
visto, distinguía perfectamente entre lo que era científico y lo que no lo era, a la vez que
era consciente de hasta dónde podía llegar con su ciencia. En ese sentido, “… cuando se
encontraba con ideas no susceptibles de explicación científica, las etiquetaba como ‘hi-
pótesis’ y continuaba con una discusión basada en la ciencia experimental que aclaraba
su creencia de que las mismas no podían considerarse parte del conocimiento científico”.
No obstante, para él, evidentemente, la ciencia no era suficiente ; por eso al escepticismo
de los epicúreos le oponía la afirmación de Platón y de los estoicos de que el azar, la mate-
ria y el movimiento eran incapaces de producir el mundo tal como lo conocemos:

“Por tanto, dar forma a este sistema, con todos sus movimientos, requería
de una causa que comprendiera y comparase las cantidades de materia de los
diferentes cuerpos del Sol y los planetas, y las fuerzas gravitacionales que resul-
tan de los mismos, las distancias respectivas de los planetas primarios al sol y de
los secunda-rios de Saturno, Júpiter y la Tierra, y las velocidades en que dichos
planetas pueden girar en torno a aquellas cantidades de materia de los cuerpos
centrales, así como comparar y ajustar todo ello en una tan gran variedad de cuer-
pos, constituye una razón a favor de que tales causas no pueden ser ciegas ni for-
tuitas, sino muy sabidas en mecánica y geometría”.

Este texto, que suele citarse profusamente como prueba de la presunta ‘religiosi-
dad’ de Newton habla únicamente, en nuestra opinión, de la ‘racionalidad’ que parece es-
conderse detrás de todos los fenómenos naturales, y en ningún momento se refiere su au-
tor expresamente a ningún Creador o ‘diseñador inteligente’. Por otro lado, según Rob
Iliffe -analizando el caso concreto de la obra de Isaac Newton- las presuntas relaciones
entre la ciencia y la religión continúan atrayendo una considerable atención por parte de
historiadores y comentadores culturales. A este respecto se suelen observar mayoritaria-
mente tres posturas646:

1. La ciencia, que es esencialmente progresiva y se interesa por una forma específica de


verdad, tiene un método y una forma de vida radicalmente distintos a los de la reli-
gión.
218

2. Hay profundas interconexiones entre ambos campos, ya sea porque la ciencia revela
el milagro y el orden de la Creación, o porque hay conexiones métodológicas y con-
ceptuales entre ellos.

3. Los elementos básicos de la ciencia y la religión se aplican a diferentes ámbitos, y


cual-quier intento de demostrar que están estrechamente relacionadas o se oponen la
una a la otra es producto de un mal entendimiento de su separación.

La polémica en torno al posible contenido religioso de la obra de Newton no ha


cesado de estar en el candelero, incluso desde los tiempos de este científico: “Por lo gene-
ral los comentadores británicos del siglo XVIII veneraban a Newton por combinar su ge-
nio intelectual con una especie de ortodoxia ánglicana. Esto era así a pesar del hecho de
que compuso un informe detallado del Apocalipsis, del cual se publicó una versión en
1733, y de que redactó un amplio análisis de los borradores de dos textos trinitarios fun-
damentales (enviados inicialmente a Locke en noviembre de 1690) que fue publicado en
Amsterdam en 1754. Aunque se expresaba como si fuera un examen empírico objetivo de
la autenticidad de estos textos, el análisis enviado a Locke mostraba que Newton era un
hereje radi cal cuyas creencias, si se hubieran dado a conocer, le hubieran expuesto a
sanciones severas conforme a la Ley de Blasfemia de 1648. No obstante, a sus contempo-
ráneos les resultaba difícil aceptar que Newton no fuera fundamentalmente ortodoxo,
aún cuando dos de sus discípulos más distinguidos (Clarke y Whiston) publicaron traba-
jos que en diferente medida cuestionaban las interpretaciones ortodoxas de la Trinidad”.

Por otra parte es notorio que Newton compiló un gran número de tratados religio-
sos acerca de la interpretación textual de las Escrituras, que en su mayoría no publicó, por
lo visto debido a que él mismo consideraba que formaba parte de un selecto grupo de in-
dividuos especialmente elegidos por Dios para comprender adecuadamente dichos textos
bíblicos. En ese sentido veía la posibilidad de un Dios monoteísta como creador magistral
cuya existencia, como hemos visto, no podía negarse (ni afirmarse con certeza) a la vista
de la grandeza de toda la creación. Aunque procedía de una familia anglicana, a partir de
los 30 años de edad mantuvo un tipo de creencias que no podían ser consideradas ortodo-
xas por las autoridades religiosas de su época y que en tiempos recientes han sido descritas
como claramente heréticas. A pesar de que generalmente se le conoce por su amor a la
ciencia, su mayor pasión era al parecer la Biblia: “Creo firmemente que la Biblia es la
palabra de Dios, escrita por los que se inspiraron en ella. Estudio la Biblia cada día”.
219

Predijo (1704) que el mundo no acabaría antes del año 2060, puntualizando: “No mencio-
no esto para fijar la fecha exacta del fin de los tiempos, sino para poner coto a las conje-
turas gratuitas de los hombres fantasiosos que constantemente están prediciendo ese fin,
poniendo así en descrédito las sagradas profecías cada vez que dichas predicciones no
se cumplen”.
220

BIBLIOGRAFÍA
ABBAGNANO, Nicolai, 1979, Historia de la Filosofía, Barcelona, Muntaner & Simón

ABBAGNANO, N. y VISALBERGHI, A., 1964, Historia de la Pedagogía, México,


Fondo de Cultura Económica

ABELARDO, P., 1988, Diálogo entre un filósofo, un judío y un cristiano, Madrid, Yalde

ABELARDO, P., 1990, Conócete a ti mismo, Madrid, Tecnos

ABELLÁN, José Luis, 1981, Historia Crítica del Pensamiento Español, Madrid, Espasa
Calpe

AFNAN, S.F., 1978, El pensamiento de Avicena, México, Fon-do de Cultura Económica


AGAZZI, Ev. 1996, El bien, el mal y la ciencia, Madrid, Tecno

ALLEN, Layman E., “Games and Programmed Instruction”, en The Arithmetic Teacher

ALVARADO CORDERO, Maurice, 2012, “Aequalitas essendi en la obra ‘De docta ig-
norantia’ de Nicolás de Cusa”, en Veritas, No 26, Valparaíso

ALVAREZ, J.L. y POSADAS, Y.Y., 2003, “La obra de Galileo y la conformación del
experimento en la Física”, en Revista Mexicana de Física, No 49 (1)

AMBELAIN, R., 1970, Jésus, ou le mortel secret des templiers, París, Robert Laffont

ANG, Steven, 2013, The Moral Dimensions of Intellectual Property Rights, Northamp-
ton, Edward Elgar

ANSCOMBE, G.E.M., 1977, Introducción al ‘Tractatus’ de Wittgenstein, Buenos Aires,


El Ateneo

ARAMBURU GOYA, N., 2000, Un estudio del aprendizaje organizativo desde la pers-
pectiva del cambio: implicaciones estratégicas y organizativas, San Sebastián, Universi-
dad de Deusto

ARBAIZAR GIL, Benito, 2002, “El genio maligno en Descartes y la reiteración moderna
de la metafísica”, en Revista de Filosofía, Vol. 27, No 1

ARDILLA, M., 1974, Psicología experimental, México, Trillas

ARMENTEROS CUARTANGO, Eduardo, 2006, “Del principio de ‘razón suficiente’


(de Leibniz) a la pragmática noción de ‘real imposible’ (de Ortega)”, en Thémata, No 36,
Universidad de Sevilla
221

ARROYAUE MUÑOZ, Andrés, 2015, “Descartes: héroe del entendimiento, villano de


la razón”, en Versiones, 2a época, No 8, Universidad de Antioquía

ASTON, T.H., y PHILPIN, C.H.E. (ed.), 1988, El debate Brenner: Estructura de clases
agraria y desarrollo económico en la Europa preindustrial, Barcelona, Crítica

AUSTIN, John L., 1962, How to Do Things with Words, Oxford, Clarendon Press

AVERROES, 1986, Exposición de la ‘República’ de Platón, Madrid, Tecnos

AVILÉS FERNÁNDEZ, Miguel, 1976, Sinapia. Una utopía española del Siglo de las
Luces, Madrid, Editora Nacional

AVILÉS FERNÁNDEZ, Miguel,1982, “Utopías españolas en la Edad Moderna”, en


Chronica Nova, No 13

AYALA, Ana Ma, e.a., 2009, "Razón y pasiones en la ética de Hume", en El Hombre y
la Máquina, No 32, Cali (Colombia), Universidad Autónoma de Occidente

AYER, A.J., 1992, El sentido de la vida, Barcelona, Península

BACHILLER, Rafael, 2009, 1619: Las tres leyes de Kepler, El Mundo (9-III-2009)

BACHILLER, Rafael, 2015. ¡La luz es una onda!, El Mundo (16-IX-2015)

BACHILLER, Rafael, 1915. Y Einstein curvó la luz, El Mundo, (23-X-2015)

BAIG, A., 1987, La Revolución Científica de los siglos XVI y XVII, Madrid, Alhambra

BAÑOS, Rodolfo, 2010, “Problemas epistemológicos del argumento del diseño inteli-
gente”, en III Congreso Colombiano de Filosofía, Universidad del Valle

BARBERÁ HEREDIA, Esther, Modelos explicativos en Psicología de la motivación, In-


ternet

BARNER, W., 1989, Ilustración y tradición en Alemania, Barcelona, Anthropos

BARON, Hans, 1966, The Crisis of the Early Italian Renaissance, Princeton, Princeton
University Press

BARON, Hans, 1993, En busca del humanismo cívico florentino, México, Fondo de Cul-
tura Económica

BARONA, J.L., MOSCOSO, J. y PIMENTEL, J. (eds.), 2003, La Ilustración y las cien-


cias, Universitat de Valencia

BARRENA, Sara F., Los hábitos y el crecimiento: una perspectiva peirciana, Internet
222

BARUZI, Jean, 1907, Leibniz et l’organization religieuse de la terre, Paris, Félix Alcan

BATTISTINI, An., 1993, Del Caos al Cosmos, Valencia, Alfons el Magnanim

BEADE, Il.P., 2009, “Reseña de ‘Sentido interno y subjetividad’, de Clara Jáuregui”, en


Revista Latinoamericana de Filosofía

BELAVAL, Yvon (ed.), 1976, Historia de la Filosofía, Madrid, Siglo XXI

BELAVAL, Yv., y SERRES, M., 1977, “Leibniz”, en BELAVAL, Yvon (ed.), 1976,
Historia de la Filosofía

BELÉNDEZ, A. y ARRIBAS, E., El desconocido papel de Heisenberg en la carrera por


obtener la bomba atómica, ABC (24-X-2015)

BELL, Daniel, 1969, “Modernidad y sociedad de masas: variedad de experiencias cultu-


rales”, en VARIOS, La industria de la cultura

BEN-CHAIM, Michael, 2017, Experimental Philosophy and the Birth of Empirical


Science, New York, Routledge

BENÍTEZ GROBET, Laura, Descartes y Bacon: algunos aspectos métodológicos, In-


ternet

BENÍTEZ GROBET, Laura, 1993, El mundo en René Descartes, México, UNAM

BENNETT, Jonathan, 1984, A Study of Spinoza’s Ethic, Cambridge University Press

BEORLEGUI, Carlos, 2009, “Emergentism”, en Pensamiento, Universidad de Deusto,

BERGADÀ. R., 1979, “La matemática renacentista”, en CID (ed.), Historia de la Ciencia

BERNINI, Emilio, 2011, “Sensación y sentimiento. La controversia Rousseau-Helvétius


y la configuración del individuo (romántico)”, en Anacronismo e Interrup-ción, Vol. 1,
No 1, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

BERGSON, Henri, 1939, Matière et mémoire, Universi-té de Quebec, Bibliothèque Paul-


Emile Boulet

BERIAIN, J., 1991, Modernidad y sistemas de creencias, Bar-celona, Anthropos

BERLIN, Isaiah, 1992, Conceptos y categorías, México, Fondo de Cultura Económica

BERLIN, Isaiah, 1992, El fuste torcido de la humanidad, Bar-celona, Península

BERMUDO, José Manuel, 1987, “Diderot, la filosofía y la Enciclopedia”, en VARIOS,


La Historia de la Filosofía en la Enciclopedia

BERNAL, J.D., 1973, Historia social de la ciencia, Barcelona, Fundamentos


223

BERNSTEIN, Howard R., 1980, “Conatus, Hobbes, and the Young Leibniz”, en Studies
in History and Philosophy of Science, Vol. 11 No 2

BERTALANFFY, Ludwig von, 1976, Teoría general de los siste-mas, México, Fondo
de Cultura Económica

BEUCHOT, Mauricio, 2004, Filosofía y Derecho, Madrid, Siglo XXI

BEUCHOT, Mauricio, 2013, Historia de la filosofía medieval, México, Fondo de Cultura


Económica

BIDNEY, David, 2013, The Problem of Substance in Spinoza and Whitehead, Litterary
Licensing

BLASS, Thomas, 1999, “The Milgram Experiment after 35 Years: some Things We
Know now about Blind Obedience to Authority”, en Journal of Applied Social Psycho-
logy

BLASS, Thomas, 2009, The Man who Shocked the World. The Life and Legacy of Stan-
ley Milgram, Basic Books

BLASS. Thomas (ed.), 2000, Obedience to Authority. Current Perspectives on the Mil-
gram Paradigm, Psychology Press

BLOCH, Ernst, 1985, Das Prinzip Hoffnung, Frankfurt, Suhrkamp

BOBBIT, Franklin, 1918, The Curriculum, New York, Houghton Mifflin

BOLLES, R.C., 1973, Teoría de la motivación, México Trillas

BORZOVIC, Milan, 1998, “Malebranche’s Occasionalism: The Philosophy in the Gar-


den of Eden”, University of Ljubjana, Boston, XX World Congress of Philosophy

BOTERO, Juan J., 1996, “¿Son opacos los Estados Mentales? Los Criterios de
Chisholm”, Ibid., No 102, Universidad Nacional de Colombia

BOTETO FLORES, C.B., y CÁRDENAS CASTAÑEDA, L., Discusiones al Espacio


Absoluto de Newton, Internet

BOUTON, Mark E. y FANSELOW, Michael S. (eds.), 1997, Learning, Motivation, and


Cognition: The Functional Behaviorismo of Robert C. Bolles, American Psychological
Association

BOWEN, James, 1985, Historia de la educación occi-dental, Barcelona, Herder

BOWNE, B.P., 1887, Philosophy of Theism, New York, Harper & Brothers

BRADLEY, F.H., 1893, Appearance and Reality, Londres, Al-len & Unwin
224

BRONOWSKI, J., 1973, El sentido común en la ciencia, Barcelona, Península

BRUCKER, Johann Jakob, 1767, Historia Critica Philosophiae, Leipzig, Haered, Wei-
demann y Reichl

BUNGE, Mario, 1972, La investigación científica, Barcelona, Ariel

BUONOCORE, El., Lamberto de Auxerre, Internet

BURKHARDT, Jakob, 1983, La cultura del Renacimiento en Italia, Barcelona, Iberia

CABADA CASTRO, Manuel, 2008, “Infinitud divina y visión mística en Nicolás de Cu-
sa”, en Pensamiento, Vol. 64, No 242

CALDEIRO, G.P., 2005, Polifemo, Internet

CALLON, M., 2001, “Cuatro modelos de dinámica de la ciencia”, en VARIOS, Desafíos


y tensiones actuales en Ciencia, Tecnología y Sociedad

CAMPANELLA, T., 1975, La imaginaria Ciudad del Sol, México, Fondo de Cultura
Económica

CAMPS, V. (ed.), 1989, Historia de la Etica, Barcelona, Crítica

CANO LÓPEZ, Antonio José, 2011, "La teoría de las pasiones de Hume", en Revista In-
ternacional de Filosofía, No 52, Universidad de Murcia

CANTARRUTI, L.G., Eso que llamamos ‘tiempo’: Leibniz vs Newton, Internet

CAPPELLETTI, A.J., 1990, El pensamiento utópico, Madrid, Tuero

CARLSON, Elliot, 1969, Learning through Games: a New Approach to Problem Solving,
Washington, Public Affairs Press

CARPI, A., y EGGER, A.E., Métodos de investigación: Experimentación, Visionlear-


ning, Internet

CARVAJAL, Elena, 2015, Sidney Pressey y la Máquina de Enseñanza, TICs en la Edu-


cación, Internet

CASSIRER, Ernst, 1953, El problema del conocimiento en la filosofía y la ciencia mo-


dernas, México, Fondo de Cultura Económica

CASSIRER, Ernst, 1984, La filosofía de la Ilustración, México, Fondo de Cultura Econó-


mica

CASTAÑO VINUESA, Ma.J., La polémica Leibniz-Clarke, Internet


225

CASTILLO, Manuel, 1996, “Alberto Magno: Precursor de la ciencia renacentista”, en La


ciencia de los filósofos, Thémata, No 17

CASTRO RODRÍGUEZ, Iván, “El genio maligno como sustento teórico en la duda metó-
dica de Descartes”, en Monografías.com, Internet

CID, F. (ed.), 1979, Historia de la Ciencia, Barcelona, Planeta

CIPOLLA, Carlos M. (ed.), Historia económica de Europa, Barcelona, Ariel

CLIFFORD, Margaret M., 1982, Enciclopedia Práctica de la Pedagogía, 2. Aprendizaje


y enseñanza, Barcelona, Océano

COBLE SARRO, David, 2014, “Idea, verdad y conocimiento en Spinoza”, en Factótum,


No 11, Universidad Complutense de Madrid

COFER, C.N., 1975, Psicología de la motivación, México, Trillas

COHEN, Ana, 2003, El suicidio imposible, Buenos Aires, Ediciones del Signo

COHEN, M., y NAGEL, E., 1971, Introducción a la Lógica y al método científico, Bue-
nos Aires, Amorrortu

COLLINGWOOD, R.G., 1995, Essays in Political Philosophy, Oxford, Clarendon Press

COMENIO, Juan Amós, 1982, Didactica Magna, México, Porrúa

COMTE-SPONVILLE, André, 2003, Diccionario filosófico, Paris, PUF

CONDILLAC, Et.-Bon. de, Lógica elemental. Internet

COONS, John E., 2003, “Grammar of the Self”, en First Things: A Monthly Journal of
Religion and Public Life

COPLESTON, Fr., 1978, Historia de la Filosofía, Barcelona, Ariel

CORTÉS MORATO, Jordi y MARTÍNEZ RIU, Antoni, 2012, “Hacia la revolución


científica. Teoría del ímpetu”, en VARIOS, Diccionario de Filosofía, Barcelona, Herder

CORTISSOZ, Carlos, 2000, “Interpretación de la doctrina del paralelismo en Spinoza”,


en Saga, No 2, II

CRUZ HERNÁNDEZ, M., 1996, Historia del pensamiento en el mundo islámico, Ma-
drid, Alianza

CULLELL, J.A., 1979, “Análisis de los conceptos de la mecánica en los siglos XVII y
XVIII”, en CID (ed.), Historia de la Ciencia
226

CURCO COBOS, F. 2006, “Donald Davison y el argumento de la ‘conexión lógica’”, en


Astrolabio, No 3, Universidad de Barcelona

CURRY, Oliver S., 2004, Morality as Natural History. An Adaptationist Account of


Ethics, London School of Economics and Political Science

CHALMERS, Alan, 1982, ¿Qué es esa cosa llamada ciencia?, Madrid, Siglo XXI

CHAUCHAT, Helène, 1979, “El hábitat, la persona y las relaciones sociales”, en VA-
RIOS, Enciclopedia de la Psicología y la Pedagogía (V)

CHEVALLIER, Jean-Jacques, 1979, Los grandes textos políticos, Madrid, Aguilar

CHOMSKY, Noam, y HERMAN, Edward S., 1990, Los guardianes de la libertad, Bar-
celona, Crítica

CHURCHLAND, Paul, 1981, “Eliminative Materialism and the Propositional Attitudes”,


en The Journal of Philosophy

ÇAPEK, Miliç, 1965, El impacto filosófico de la Física contemporánea, Madrid, Tecnos

DE CANTERBURY, Anselmo, 1961, Proslogion, Madrid, Aguilar

DE OLASO, Ez., 2003, “Prólogo”, en LEIBNIZ, G.W., Escritos filosóficos

DESCARTES, R, Reglas para la dirección del espíritu, Paris, Adam & Tennery

DEFEZ, Antonio, 2000, “Dogma, dogmatismo y escepticismo”, en MUÑOZ, J., y VE-


LARDE, J. (eds.), Compendio de Epistemo-logía

DEL CANTO NIETO, José Ramón, “Natura naturans y natura naturata en Spinoza y
en David Nieto, Haham de la comunidad sefardita de Londres a principios del siglo
XVIII”, en Anales del Seminario de Historia de la Filosofía, No 27

DEL DEBBIO, Marcelo, 2010, A alquimia de Francis Bacon, Internet

DELBOS, Victor, 1969, La philosophie pratique de Kant, París, PUF

DELEUZE, Gilles, 1975, Spinoza y el problema de la expresión, Madrid, Muchni

DELEUZE, Gilles y GUATTARI, Felix, 1985, Capitalismo y esquizofrenia, Barcelona,


Paidós

DELMAR, Gary, 2007, “La ciencia moderna comienza con Aristóteles”, en Biblical
Worldview

DÉNIS, Henri, 1970, Historia del Pensamiento Económico, Barcelona, Ariel


227

DETIENNE, M., 1985, La invención de la mitología, Barcelona, Península

DI BERNARDO, Giuliano (ed.), 1988, Normative Structures of the Social World, Amas-
terdam, Rodopi

DÍAZ GENIS, Andrea, Nietzsche versus Kant, Internet

DIEZ de CORTINA Y MONTEMAYOR, Elena, Edmund Husserl - Semblanza filosófi-


ca, Internet

DJEBBAR, Ahmed, Las matemáticas árabes y su papel en el desarrollo científico


europeo, Internet

DOMÉNECH IZQUIERDO, Manuel Ma, “La cosmología medie-val en la física actual”,


en Hosannah!!!, Internet

DOMÍNGUEZ, Atilano, Libertad y democracia en la filosofía política de Spinoza,


Dialnet, Internet

DRAKE, Alfonso, 2001, Hablar, hacer, causar: La teoría de los actos de J.L. Austin”,
Universidad Pontificia de Comillas

DRAPER, J.W., 1987, Contradicciones entre la religión y la ciencia, Barcelona, Alta Fu-
lla

DROZ, G., 1993, Los mitos platónicos, Barcelona, Labor

DUFRENNE, Mikel, I968, Pour l’homme, Paris, Seuil

DUNBAR, K.N., y FUGELSANJ, J.A., 2005, “Causal Thinking in Science: How Scien-
tists and Students Interpret the Unexpected”, en GORMAN, M.E., e.a., Scientific and
Technological Thinking

DUNN, Robert, 1987, The Possibility of Weakness of Will, Indianopolis, Hacket

DUSSELL, Enrique, 2001, “Algunas reflexiones sobre la ‘falacia naturalista’”, en Dia-


noia, Año 46, No 40

DUVERGER, M., 1971, Métodos de las ciencias sociales, Barcelona, Ariel

ECHEGOYEN OLLETA, Javier, Historia de la Filosofía, Edinumen, Internet

ECHEGOYEN OLLETA, Javier, “Verificación”, en VARIOS, Diccionario de Psicolo-


gía Científica y Filosófica

ECO, Umberto, 1985, “¿El público perjudica a la televisión?”, en VARIOS, Sociología


de la comunicación de masas
228

ELIADE, M., 1989, El mito del Eterno Retorno, Madrid, Alianza

ELÓSEGUI, María, 1993, “El descubrimiento del yo según David Hume”, en Anuario
Filosófico, No 26

ENGELS, Friedrich, 1969, Del socialismo utópico al socialismo científico, Madrid, Ri-
cardo Aguilera

ESCOBAR VIRÉ, Maximiliano, 2014, “La necesidad moral en Leibniz: su contenido alé-
tico y su significación específica”, en Revista Latinoamericana de Filosofía, Vol. 40, Nº
2, Universidad de Buenos Aires

ESCUDERO MUÑOZ, Juan Manuel, 1983, La Teoría Curricular. Hacia una caracteri-
zación del curriculum en nuestros días, Universidad de Santiago de Compostela

ESPEJO, José Luis, 2016, El Corpus Hermeticum, Historia Oculta, Internet

ESPINOZA VERDEJO, Alex, 2016, “Bacon, algunas consideraciones pragmáticas del


conocimiento y una metafísica alterada”, en Alpha (Osorno), No 43

EZCURDIA, José, La definición genética en la ontología de Spi-noza. Implicaciones de


una ontología inmanentista en el pla-no del conocimiento científico, Internet

FALGUERAS, Ignacio, La teoría del capital humano: orígenes y evolución, Temas ac-
tuales de economía, Internet

FALLAS VARGAS, Fabrizio, 2004, “El conatus como categoría radical en la teoría polí-
tica de Spìnoza”, en Revista Filosofía, Vol. 42, Nos 106-107, Universidad de Costa Rica

FERNÁNDEZ ENGUITA, Mariano, 1983, “Prólogo”, en KANT, Inmanuel, Pedagogía

FERRANDEZ, A., y SERRAMONA, J., 1977, La Educación: constantes y problematica


actual, Barcelona, CEAC

FERRATER MORA, J., 1979, Diccionario de Filosofía, Madrid, Alianza

FEYERABEND, P.K., 1974, Contra el método, Esquema de una teoría anarquista del
conocimiento, Barcelona, Ariel

FEYERABEND, P.K., 1989, Límites de la ciencia, Barcelona, Paidós

FIELD, 1990, “El rechazo de la numerología por Kepler”, en VICKERS, Br. (ed.), Men-
talidades ocultas y científicas en el Renacimiento

FIESER, James, 1998, “Hume’s Wide Construction of Virtues”, University of Tennesee,


Boston, XX World Congress of Philosophy
229

FIGUEROA VELASCO, Adriana, 1997, Conociendo a los Grandes Filósofos, Santiago


de Chile, Editorial Universitaria

FLAGE, Dale, 2000, “From Cognitive Science to a post-Cartesian text: what did Hume
really Say?”, en READ & RICHMAN (ed.), The New Hume Debate

FORNET-BETHANCOURT, Raúl, Por una nueva filosofía popular, Internet

FRAENKEL, Carlos, 2009, “Hasdai Crescas on God as the Place oif the World and Spi-
noza’s Notion of God as ‘Res Extensa’”, en Aleph, No 9.1, University of Indiana Press

FRAPOLLI, Mª José, 1994, “Extensionalidad, opacidad y estructura intensional”, en Re-


vista de Filosofía, 3ª época, Vol. 7, No 12, Madrid, Editorial Complutense

FREGE, Gottlob, 1879, Begriffschrift, Halle, Louis Nebert

FROMM, Erich, 1997, El arte de amar, Barcelona, Paidós

FULLER, Steve, 2001, “¿Se han extraviado los estudios de la ciencia en la trama kuhnia-
na? Sobre el regreso desde los paradigmas a los movimientos”, en VARIOS, Desafíos y
tensiones actuales en Ciencia, Tecnología y Sociedad

FURDZIK, Pawel P., Baruzi, Internet

GALCERÀ, David, 2008, ¿Hay alguien ahí?, Videclavalls, Clie

GALICIA OSUNA, David, 2012, “Los enunciados constatativos y realizativos en el dis-


curso administrativo para la cons-trucción de organizacions lucrativas”, en Contaduría y
Administración, Vol. 57, No 4, México

GALLO DAVID, Elena Luz, De las cosas que pueden ponerse en duda en Descartes: el
cuerpo, Internet

GAMOW, G., 1981, Biografía de la Física, Madrid, Alianza

GARBER,Daniel, 1995, “Leibniz : Physics and Philosophy”, en JOLLEY, Nicholas


(ed.), The Cambridge Companion to Physics, Oxford University Press ; 2011, Leibniz:
Body, Substance, Monad, Oxford University Press

GARCÍA DE CORTÁZAR, Mª Luisa, 1987, Educación Superior y empleo en España,


Madrid, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social

GARCÍA del CAMPO, Juan Pedro, 1994, “La consideración de las ideas innatas en Des-
cartes y la problematica del conocimiento de lo físico”, en Anales del Seminario de Histo-
ria de la Filosofía, No 11, Madrid, Editorial Complutense

GARCÍA del CAMPO, Juan Pedro, 2007, Opaco, demasiado opaco, Universidad de Cá-
diz
230

GARCÍA NINET, Antonio, Descartes. Contradicciones de su racionalismo teológico,


Internet

GARCIA SALINERO, J., La elección del tipo de diseño en investigación, Internet

GARMENDIA, Santiago, “El genio maligno de Descartes”, en Revista Humanitas, No


31, Universidad Nacional de Tucumán

GARRIDO, M., 1986, Lógica simbólica, Madrid, Tecnos

GAROZ BEJARANO, Em., 2008, La doctrina de las ideas en Spinoza, Cuaderno de Ma-
teriales, Internet

GAROZ BEJARANO, Em., 2009, Método y realidad en Descartes y Spinoza, Internet

GASCÓN BAQUERO, Mª del Carmen, 1991, La radio en la educación no formal, Bar-


celona, CEAC

GAUKROGER, St., 2001, Francis Bacon and the Transformation of Early-Modern Phi-
losophy, Cambridge University Press

GHYKA, Matila C., 1998, Filosofía y mística del número, Barcelona, Apóstrofe

GILMAN, J., e.a., 1985, “Información tecnológica y demanda revolucionaria: la educa-


ción para una nueva era”, en VARIOS, Informática y enseñanza

GILSON, Etienne, 1952, Jean Duns Scot. Introduction a ses positions fondamentales,
Paris, Vrin

GILSON, Etienne (ed.), 1967, Historia de la filosofía, Buenos Aires, Emecé

GIORDANO, E. y EDELSTEIN, R., 1987, La creación de programas didácticos, Barce-


lona, Gustavo Gili

GIROUX, Henry, 1990, Los profesores como intelectuales: hacia una pedagogía crítica
del aprendizaje, Barcelona, Planeta

GIUCCIARDINI, Niccolò, 2009, “Método versus Cálculo en las críticas de Newton a


Descartes y Leibniz”, en Estudios de Filosofía, No 39, Universidad de Antioquía

GLASSER, Robert y POMERANTZ, Glenn, 2010, Understanding Claims Process Criti-


cal for Gulf Coast Hotels, Lodging Hospita-lity

GLUCK, M.A., ANDERSON, R. Y KOSSLYN, S.M. (Eds.), Memory and Mind, New
York, Lawrence Erlbaum

GODECHOT, Jacques, 1974, Los orígenes de la Revolución Francesa, Barcelona,


Edicions 62
231

GODECHOT, Jacques, 1986, Les révolutions, Paris, Presses Universitaires de France

GÓMEZ DE LIAÑO, Ig., 1992, El idioma de la imaginación, Ma-drid, Tecnos

GÓMEZ DI VINCENZO, J.A., Los calculadores del Merton College y la descripción


matemática del movimiento, Internet

GOMPERZ, Theodor, 2000, Pensadores griegos Barcelona, Herder

GONZÁLEZ, Federico, Apuntes sobre hermetismo y ciencia, In-ternet

GONZÁLEZ, Victoria, 1950, “El argumento ontológico en Descartes”, en Revista Cuba-


na de Filosofía, Vol. 1, No 6, Proyecto de Filosofía en Español

GONZÁLEZ RECIO, J.L. (ed.), El taller de las ideas: 10 lecciones de historia de la


ciencia, Plaza y Valdés

GONZÁLEZ RÍOS, José, 2012, “Los grados del conocimiento hacia la visión mística en
el pensamiento de Nicolás de Cusa”, en Mirabilia, No 14

GONZÁLEZ UREÑA, Angel, 2009, “El viento del éter lumifero y el experimento de Mi-
chelson-Morley”, en Investigación y Ciencia (Scientific American), Scilogs, Internet

GONZÁLEZ y GONZÁLEZ, Mª T., y ESCUDERO MUÑOZ, J.Mª, 1987, Innovación


educativa: Teorías y procesos de desarrollo, Barcelona, Humanitas

GORMAN, M.E., e.a., 2005, Scientific and Technological Thin-king, Mahwah (NY),
Lawrence Erlbaum

GRACIÁN, E., El sueño de Leibniz (máquinas matemáticas), Internet

GRAMSCI, Antonio, 1976, La alternativa pedagógica, Barcelona, Nova Terra

GRAMSCI, Antonio, 1978, Antología, México, Siglo XXI

GRANES, José, 2005, Isaac Newton: obra y contexto, Universidad Nacional de Colom-
bia

GRAVES, R., 1990-91, Los mitos griegos, Madrid, Alianza

GROS SALVAT, B., 1987, Aprender con el ordenador, Barcelona, PPU

GROSS, Paul y LEWITT, R., 1994, Higher Superstition. The Academic Left and its Qua-
rrels with Science, Baltimore, Johns Hopkins University Press

GUBA, Egon G., 1981, Criterios e credibilidad en la investigación naturalista, Internet

GUÉNON, Robert, Sobre hermetismo, Internet


232

GUERRERO, Ramón, 1985, El pensamiento filosófico árabe, Madrid, Cincel

GUILFORD, Joy P., 1967, The Nature of Human Intelligence, Londres, McGraw-Hill

HABERMAS, Jürgen, 1981, Teoría de la acción comunicativa, Madrid, Taurus

HALL, Manly P., 2005, The Secret Destiny of America, Philosophical Research Society

HAMMAN, James, Ciencia e Iglesia en la Edad Media, Internet

HAMMAN, James, The Myth of the Flat Earth, Internet

HAMMAN, James, The Mythical Conflict between Science and Religion, Internet

HARNECKER, Marta, 2009, Los conceptos elementales del materialismo histórico, In-
ternet

HARRE, R., 1967, Introducción a la lógica de las ciencias, Barcelona, Labor

HARTMAN, Robert S., 1969, “El método científico de análisis y síntesis”, en Diánoia,
Vol. 15, No 15

HARTNACK, Justus, 1978, Breve historia de la filosofía, Madrid, Cátedra

HAZARD, P., 1988, La crisis de la conciencia europea, Madrid, Alianza

HAZARD, P., 1991, El pensamiento europeo en el siglo XVIII, Madrid, Alianza

HEGEL, G.W.F., 1977, Lecciones sobre la Historia de la Filosofía, México, Fondo de


Cultura Económica

HEINEMANN, F.H., 1948, “ Truths of Reason and Truths of Fact”, en Philosophical Re-
view, 57.

HEINEMANN, F.H., 1956, “Are there only two Kinds of Truth?”, en Philosophy and
Phenomenological Research, 16

HEISER, James D., 2011, Prisci Theologi and the Hermetic Reformation in the Fifteenth
Century, CreateSpace Independent Publishing Platform

HELLER, Ágnes, 1989, “Sentirse satisfecho en una sociedad insatisfecha. Dos notas”, en
HELLER, A., y FEHÉR, F., Políticas de la postmodernidad

HELLER, A., y FEHÉR, F., 1989, Políticas de la postmodernidad, Barcelona, Península

HELMER, Christine (ed.), Schleiermacher and Whitehead, Internet


233

HEMPEL, C.G., 1960, La probabilidad en el criterio empirista, Buenos Aires, Nueva


Visión

HEMPEL, C.G., 1975, Filosofía de la Ciencia Natural, Madrid, Alianza

HEMPEL, C.G., 1988, La Explicación Científica. Estudios sobre la filosofía de la cien-


cia, Barcelona, Paidós

HERNÁNDEZ PACHECO, Javier, 2013, “Natura naturans, natura naturata: ¿Evolucio-


na Dios?”, en Naturalez a y Libertad. Revista de estudios interdisciplinares, No 2

HERNANDEZ SAMPIERI, Roberto, 1991, Metodología de la investigación, México,


McGraw Hill

HERRERA IBÁÑEZ, Alejandro, 2014, “Leibniz: El lenguaje filosófico y el juego con


hipótesis”, EN Estudios 109, Vol. 12, Instituto de Investigaciones Filosóficas, Universi-
dad Nacional Autónoma de México

HIERRO S. PESCADOR, José, 1976, “Falacia naturalista”, en QUINTANILLA (ed.),


Diccionario de Filosofía Contemporánea

HILLMAN, T.A., 1999, Substantial Simplicity in Leibniz: Form, Predication, & Truth-
makers. Internet

HILTON, Rodney (ed.), 1987, La transición del feudalismo al capitalismo, Barcelona,


Crítica

HIRATA, Celi, O principio da equipolência entre a causa plena e o efeito integral: Leib-
niz entre Hobbes e Descartes, Internet

HINTZMAN, Douglas, 2008, “Memory from the outside, memory form the inside”, en
GLUCK, M.A., ANDERSON, J.R. y KOSSLYN, S.M. (Eds.), Memory and Mind

HOBBES, Th., 1979, Leviatán, Madrid, Editora Nacional

HOMPAK, Marcia L., 1998, “Does Hume Have an Ethics of Virtues? ”, Occidental Col-
lege, Boston, XX World Congress of Philosophy

HUDSON, W.D., 1974, La filosofía moral contemporánea, Madrid, Alianza

HULL, L.W.H., Historia y filosofía de la ciencia, Barcelona, Ariel

HURLBUTT, R.H., 1956, “David Hume and Scientific Theism”, en Journal of the Histo-
ry of Ideas, Vol. 17, No 4, University of Pennsylvania Press

HURLBUTT, R.H., 1965, Hume, Newton and the Design Argument, Lincoln, University
of Nebraska Press
234

IBÁÑEZ, Juan José, 2007, Imre Lakatos y su filosofía de la ciencia, Madrid, Internet

IBÁÑEZ, Juan José, 2008, Concepto y tipos de modelos científicos, Madrid, Internet

IGLESIAS, Carmen, 2009, “La invención de la infancia”, en El Mundo

ILIFFE, Rob, En el banquillo: la retórica judicial y la relación en-tre la teología de New-


ton y la filosofía natural, Internet

IMAZ, Eugenio, 1975, “Topía y utopía”, en VARIOS, Utopías del Renacimiento, Méxi-
co, FCE

IMMERWAHR, John, 1996, “Hume’s Aesthetic Theism”, en Hume Studies, Vol. 22, No
2

INOSTROZA, C., y QUIJADA, Y., 1998, Teorías implícitas. Aprendizaje e implicacio-


nes, Universidad de Concepción

INSKO, Chester A., y MELSON, William H., 1969, “El refuerzo verbal de la actitud en
el laboratorio y contextos fuera del la-boratorio”, en Journal of Psychology

JAEGER, W., 1974, Cristianismo primitivo y paideia griega, México, Fondo de Cultura
Económica

JAEGER, W., 1978, La teología de los primeros filósofos griegos, México, Fondo de
Cultura Económica

JASPERS, Karl, 1998, Los grandes filósofos, Madrid, Tecnos

JÁUREGUI, Clara, 2008, Sentido interno y subjetividad. Un análisis del problema del
autoconocimiento en la filosofía trascendental de I. Kant, Buenos Aires, Prometeo

JEREZ MIR, R., 1975, Filosofía y sociedad, Madrid, Ayuso

JIMÉNEZ GARCÍA, Juan Carlos, 1999-2000, “El principio de razón suficiente: Leibniz
versus Schelling”, en Contextos, Vol. 17-18, Nos 33-36

JOHNS, Christopher, 2013, The Science of Right in Leibniz’s Moral and Political Philo-
sophy, Londres, Bloomsbury

JOLLEY, Nicholas, 1998, The Light of the Soul: Theories of Ideas in Leibniz, Male-
branche, and Descartes, Oxford, Clarendon Press

JOLLEY, Nicholas, 2005, Leibniz, Londres, Routledge

JOLLEY, Nicholas (ed.), 2011, The Cambridge Companion to Physics, Oxford Universi-
ty Press
235

JOSSEPH, Douglas, 2016, “Hobbes on Conatus. A Study in the Foundations of Hobbe-


sian Philosophy”, en Hobbes Studies, Vol. 10, No 1, Brill

JRENKINS, J.E., 1991, The Enlightenment Legacy of D. Hume, Michigan, Arbor

KAJAMIES, Timo, 1998, “Are Spinozistic Ideas Cartesian Judgements?”, University of


Turku, Boston, XX World Congress of Philosophy

KANT, Inmanuel, 1956, Kritik der reinen Venunft, Hamburg, Felix Meiner

KANT, Inmanuel, 1968, “Methaphysik der Sitten”, en Kants Werke, VI, Berlin, Walter
de Gruyter & Cº

KANT, Inmanuel, 1968, “Über eine Entdeckung nach der alle neue Kritik der reinen Ver-
nunft durch eine ältere entbehrlich gemacht werden soll”, en Kants Werke, VIII, Berlin,
Walter de Gruyter & Cº

KANT, Inmanuel, 1983, Pedagogía, Madrid, Akal

KANT, Inmanuel, 1988, “Respuesta a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?”, en VARIOS,


¿Qué es la Ilustración?

KARMILOFF-SMITH, Annette, 1992, Beyond Modularity, Cambridge (Mass.), MIT


Press/Bradford Books

KEMP-SMITH, N., 1966, The Philosophy of D. Hume. A Critical Study of its Origins
and Central Doctrines, Londres, MacMillan

KENNY, Christopher J., 1996, Theology and natural philosophy in Late Seventeenth and
Early Eightennth-century Britain, University of Leeds

KHAMARA, Ed.J., Time, Space and Theology in the Newton-Leibniz Controversy, Inter-
net

KIRK, G.S., 2002, La naturaleza de los mitos, Barcelona, Paidós

KOESTLER, Arthur, 2007, Los sonámbulos. Origen y desarrollo de la cosmología, Mé-


xico, Libraria

KOISTINEN, Olli, 1998, “Bennett on Spinoza’s Philosophical Psychoterapy”, Universi-


ty of Turku, Boston, XX World Congress of Philosophy

KORSKGAARD, Christine, 1992, The Sources of Normati-vity (Tanner Lectures on Hu-


man Values), Cambridge University

KOYRÉ, Al., 2008, “Los albores de la ciencia clásica”, en Con-tactos

KOYRÉ, Al., 1980, Estudios galileanos, Madrid, Siglo XXI


236

KOYRÉ, Al., 1990, Estudios de historia del pensamiento cientí-fico, Madrid, Siglo XXI

KOYRÉ, Al., 1994, Pensar la ciencia, Barcelona, Paidós

KREIMENDAHL, L., 1989, Metodología para el estudio de la Ilustración, Barcelona,


Anthropos

KRIEGER, Peter, 2004, “La deconstrucción de Jacques Derrida (1930-2004)”, en Anales


del Instituto de Investigaciones Estéticas

KRÜGER CASTRO, Julio César, 1998, “El principio de razón suficiente en Leibniz”, en
Escritura y Pensamiento, Año 1, No 2

KÜHN, M. Hume and Tetens, Internet

KUHN, T.S., 1971, La estructura de las revoluciones científicas, México, FCE

KUZMINA, Evgenia, 2010, “El pensamiento esotérico de Nicolás de Cusa en el espectro


del Renacimiento”, en Pensamiento y Cultura, Universidad de La Sabana

KYBURG, H.E., y TENG, Cho Man, 2001, Uncertain Inference, Cambridge University
Press

LA ROCCA, Claudio, 1987, “La distinzione kantiana tra ‘Wille’ e ‘Willkür’, ed il proble-
ma della libertà”, en VARIOS, Eticídad y Estado en el idealismo alemán

LADERO QUESADA, Miguel A., 1992, Edad Media (Historia Universal, II), Barcelo-
na, Vicens-Vives

LAIRD, J., 1967, Hume’s Philosophy of Human Nature, Londres, Hamden

LAKATOS, Imre, 1989, Los programas de investigación científica, Madrid, Alianza

LALANDE, André, 1953, Vocabulario técnico y crítico de la filosofía, Buenos Aires, El


Ateneo

LAVER, Murray, 1982, Los ordenadores y el cambio social, Madrid, Tecnos

LAUDAN, Larry, 1978, Progress and its Problems, University of California Press

LAZARSFELD, Paul F., y MERTON, Robert K., 1969, “Comunicación de masas, gusto
popular y acción social organizada”, en VARIOS, La industria de la cultura

LEADBETTER, Ron, Polifemo, Internet

LEDESMA, Manuel, “Ilustración y educación en Canarias”, en I Jornadas de Historia


de la Educación, Universidad de La Laguna
237

LEE, Peter, 2004, “Paradigms, Paradigm Shifts, and Progress in Biomedical Science”, en
Yale Law Journal

LEIBNIZ, G. Breve demostración del error de Descartes, Internet

LEIBNIZ, G.W., 1979, Escritos políticos, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales

LEIBNIZ, G.W., 2003, Escritos filosóficos, Buenos Aires, Machado

LEIJENHORST, Cornelius H., 2002, The Mechanization of Aristotle, Leiden, Brill

LÉRTORA MENDOZA, Celina A., 2004, “El comentario de Roberto Grosseteste al Li-
bro VII de la Física de Aristóteles”, en Anales del Seminario de Historia de la Filosofía

LEWIS, Clarence Irving, 1918, A Survey of Symbolic Logic, Berkeley, University of Cali-
fornia Press

LLORENS, Fr., 2010, La moral ‘provisional’ en R. Descartes, Internet

LOEB, Louis E., 2008, “Instability and Uneasiness in Hume’s Theories of Belief and
Justification”, en British Journal for the History of Philosophy, Vol. 3, No 2

LÓPEZ BARRIENTOS, M.E., Los escritos políticos de Kant, Internet

LÓPEZ GARCÍA, José M., “Wolff y la utilidad de la filosofía”, en Siglo XXI, Internet

LÓPEZ VILLEGAS, Ana Lucía, 2010, “El origen del mal como privación en la filosofía
de G.W. Leibniz”, Ibid., Vol. 48, Nos 123-24, Universidad de Costa Rica

LINDSAY, Peter H., y NORMAN, Donald A., Introducción a la Psicología Cognoscitiva

LUKÁCS, György, 1968, El asalto a la razón. La trayectoria del irracionalismo desde


Schelling hasta Hitler, Barcelona, Grijalbo

LUKÁCS, György, 1972, El joven Hegel y los problemas de la sociedad capitalista, Bar-
celona, Grijalbo

LUNA ALCOBA, Manuel, 1996, La ley de continuidad en Leibniz, Universidad de Sevi-


lla

LUSA, G., 1979, “El método científico”, en CID, F., e.a., Historia de la Ciencia

MACHEREY, Pierre, 2006, Hegel o Spinoza, Buenos Aires, Tinta Limón

MACINTYRE, Alasdair, 1982, Historia de la Etica, Barcelona, Paidós

MACKIE, J.L., 1982, El milagro del teísmo, Madrid, Tecnos


238

MALACARA, Daniel y MALACARA, Zacarías, 2004, Handbook of Optical Design,


New York, Marcel Dekker

MALACARA, Daniel, 2015, Optica básica, México, Fondo de Cultura Económica

MALCOLM, N., 1965, Ludwig Wittgenstein, París, Gallimard

MALZKORN, Wolfgang, 1998, “Leibniz’s Theory of Space in the Correspondence with


Clarke and the Existence of Vacuums”, University of Bonn, Boston, XX World Congress
of Philosophy

MANSILLA TRIVIÑO, Antonio, Ideas y creencias en Hume y Ortega, Internet

MANUEL, Frank E., y MANUEL, Fritzie P., 1984, El pensamiento utópico en el mundo
occidental, Madrid, Taurus

MANZO, Silvia, 2006, “Argumento del diseño y creación en David Hume”, en Epistemo-
logía e Historia de la Ciencia, Vol. 12, Universidad Nacional de Córdoba

MARCUSE, Herbert, 1968, Eros y civilización, Barcelona, Seix Barral

MARGOT, Jean-Paul, 2011, “Libertad y necesidad en Spinoza”, en Praxis filosófica, No


32, Cali, Universidad del Valle

MARÍAS, Julián, Nicolás de Cusa. Seis siglos de filosofía mo-derna, Internet

MARILUZ URQUIJO, José M., 1981, “Una utopía jurídica española en el siglo XVIII”,
en Historia del Derecho, No 9, Universidad de Buenos Aires

MARLIAVE, Gonzague de, 1991, Les secrets de Francis Bacon, Paris, Dervy Livres

MARRADES MILLET, Julián, 1985, “Descartes, Newton y Hegel: sobre el método de


análisis y síntesis”, en Pensamiento, Vol. 41

MARRERO ACOSTA, Javier, 1987, Panorama de la Investigación Curricular, Univer-


sidad de La Laguna

MARTI RECOBER, M., y AULADELL BAULENAS, J., 1985, “Reflexiones sobre las
implicaciones socio-económicas de la informática en la enseñanza”, en VARIOS, Infor-
mática y enseñanza

MARTÍNEZ MARZOA, Felipe, 1973, Historia de la Filosofía, Madrid, Istmo

MASSINI-CORREAS, Carlos Ig., 1993, “La falacia de la ‘falacia naturalista’”, en Perso-


na y Derecho, Vol. 29, Universidad de Navarra

MATÉ, R., 1993, La crítica hegeliana a la Ilustración, Valencia, Alfons el Magnanim


239

MATHESON, D.W., BRUCE, R.L. y BEAUCHAMP, K.L., 1980, Psicología Experi-


mental, México, Compañía Editorial Continental

MAURER, Armand A., 1967, “Filosofía Medieval”, en GILSON, Et. (ed.), Historia de
la filosofía

McCULLOUGH, Jason, 2015, Constancy and the Calm Passions in Hume’s’Treaty’,


Boston University, graduate School of Arts and Sciences

McINTYRE, Jane L., 2000, “Hume’s Passions : Direct and Indirect”, en Hume Studies,
Vol. 26, No 1, pp. 77-86

MEINONG, Alexius, 1894, Psychologisch-Etische Untersuchun-gen zur Wert-Theorie,


Graz, Leuschner & Lubensky

MERANI, Alberto L., 1976, Historia Crítica de la Psicología, Barcelona, Grijalbo

MERCADO, Juan Andrés, 2002, El sentimiento como racionalidad: la filosofía de la cre-


encia en David Hume, Pamplona, Eunsa

MERELES, C. (e.a.), 2012, Aprendizaje por asociación, Internet

MESEGUER, Juan, San Buenaventura, Directorio Franciscano, Internet

MELÉNDEZ, Raúl, 1995, “El problema de la opacidad referencial de los contextos moda-
les”, en Ideas y Valores, No 96-97, Bogotá, Universidad Central de Colombia

MILGRAM, Stanley, 1984, Obediencia a la autoridad, Capitán Swing

MITCHAM, Carl, 1989, ¿Qué es la filosofia de la tecnología?, Barcelona, Anthropos

MITCHAM, Carl, 1996, “Cuestiones éticas en ciencia y tecno-logía: Análisis introducto-


rio y Bibliografía”, en VARIOS, Ciencia, Tecnología y Sociedad. Una introducción al
estudio social de la ciencia y la tecnología

MOLINA, Javier, 2010, “Christian Wolff y la Psicología de la Ilustración alemana”, em


Persona, No 13, Universidad de Lima

MONDOLFO, R., 1964, El pensamiento antiguo, Buenos Aires, Losada

MONROY-NASR, Zuraya, 1998, “Cartesian Dualism and the Union of Mind and Body”,
Boston, XX World Congress of Philosophy

MOORE, T.W., 1987, Introducción a la teoría de la educación, Madrid, Alianza

MORA BURGOS, Gerardo, 1998, “Nicolás de Cusa y los orígenes de la modernidad (I)”,
en Revista de Filosofía, No 36, Universidad de Costa Rica

MORE, Thomas, 1984, Utopía, Madrid, Alianza


240

MORENO, Juan Carlos, 1998, “En torno al Círculo Cartesiano y el genio maligno”, Uni-
versidad Autónoma de Querátaro, XX World Congress of Philosophy

MORENO CORRAL, Marco A., 1997, La morada cósmica del hombre. Ideas e inves-
tigaciones sobre el lugar de la Tierra en el universo, México, Fondo de Cultura Económi-
ca

MORGENSTERN de FINKEL, Sara, 1981, “Reflexiones en torno a la eficacia (I)”, en


Tempora

MORILLO-VELARDE, Die-go, 2001, René Descartes, San Juan de Puerto Rico, Edaf

MORNET, D., 1988, El pensamiento francés del siglo XVIII, Barcelona, Encuentro

MORRIS, Henry M., 1980, “The Tenets of Creationism”, en Acts & Facts, Vol. 9, No 7 ;
2006, Scientific Creationism, Green Forest, Master Books

MOYA, Eu., 2003, ¿Naturalizar a Kant?, Madrid, Biblioteca Nueva

MULLIGAN, L., 1990, Razón, recta razón y revelación, Madrid, Alianza

MUÑOZ, J., y VELARDE, J. (eds.), 2000, Compendio de Epistemología, Madrid, Trotta

NAGEL, E., 1950, John Stuart Mill’s Scientific Method, New York, Hafner Press

NAGEL, E., 1974, La estructura de la ciencia, Buenos Aires, Paidós

NEUMAN, Delia, 1989, “Naturalistic Inquiry and Computer-Based Instruction: Rationa-


le, Procedures and Potential”, en Educational Technology Research and Development

NEWELL, A., y SIMON, H.A., 1972, Human Problem Solving, Englewood Cliffs, Pren-
tice-Hall

NEWTON, Is., 1996, El Templo de Salomón, Madrid, Debate

NIETHAMMER, Friedrich Immanuel, 1808, “Der Streit des Philantropismus und des
Humanismus in der Theorie des Erziehung-Unterrichts unserer Zeit”, en Allgemeine Lite-
raturzeitung, No 255

OBERMAN, H.A., 1987, “Via Antiqua and Via Moderna: Late Medieval Prolegomena
to Early Reformation Thought”, en Journal of the History of Ideas, University of Pennsyl-
vania Press

OBRIST, A.J., 1985, El microordenador en la enseñanza, Ma-drid, Narcea

OLSON, John, El cambio en la educación: ¿por qué persiste todavía la racionalidad téc-
nica?, Universidad de La Laguna
241

ORIO DE MIGUEL, B., 2009, “Leibniz y la tradición hermética”, en Themata, No 42

OROZCO ECHEVERRI, Sergio H., 2009, Isaac Newton y la reconstitución del palimp-
sesto divino, Universidad de Antioquía

ORTEGA y GASSET, José, 1958, La idea de principio en Leibniz y la evolución de la


teoría deductiva, Revista de Occidente, Buenos Aires, Emecé

ORTEGA y GASSET, José, 2004, Meditación de la técnica y otros ensayos sobre ciencia
y filosofía, Madrid, Alianza

OSIPOW, S.M., 1976, Teoría sobre la elección de carreras, México, Trillas

PANDA, Raujan K., Searle and Kim on Emergentism, Bombay, Indian Institute of Tech-
nology

PAPAGIANNIS, O.H., e.a., 1986, “Hacia una economía política de la innovación educa-
tiva”, en Educación y Sociedad

PAPERT, Seymour, 2003, La máquina de los niños. Replantearse la educación en la era


de los ordenadores, Barcelona, Paidós

PARELLADA, Ricardo, 2000, “La naturaleza de las pasiones del alma en Descartes”, en
Revista de Filosofía, 3a época, Vol. 13, No 23, Madrid, Universidad Complutense

PARK, Ok-chron, y SEIDEL, Robert J., 1989, “A Multidisciplinary Model of Intelligent


Computer-Based Instruction”, en Educational Technology Research and development

PASCUAL, Rafael, 2002, “Popper y el problema de la inducción”, en Alpha Omega

PATY, Michel, 1997, “Mathesis universalis e inteligibilidad en Descartes”, en Memorias


del Seminario en Conmemoración de los 400 Años del Nacimiento de René Descartes

PAVLOV, Iv.P., 1929, Reflejos condicionados, Madrid, Javier Morata

PAZ SANCHEZ, Manuel de, Cultura y mentalidades durante la Ilustración en Canarias,


San Cristóbal de La Laguna, Instituto de Estudios Hispánicos

PENELHUM, Terence M., 1976, “The Self in Hume’s Philosophy”, en The Southwestern
Journal of Philosophy, Vol. 7, No 2

PENNA, R., 1994, Orígenes del Cristianismo, Buenos Aires, Desclée de Brouwer

PENTIRARO, Egidio, 1984, El ordenador en el aula, Madrid, Anaya

PEÑA, Lorenzo, Armonía y continuidad en Leibniz, Internet


242

PEREIRA CANDARILLAS, Francisco, 2014, “Hume y la ficción de la identidad perso-


nal”, en Ideas Valores, Vol. 63, No 154, Universidad Alberto Hurtado

PÉREZ LA ROTTA, Guillermo, 2004, Observaciones sobre la concepción kantiana de


la percepción humana, Universidad de Cauca (Colombia)

PÉREZ OTERO, Manuel, 1999, Conceptos modales e identidad, Barcelona, Universitat

PÉREZ QUINTANA, Antonio, Física y metafísica en Leibniz, Uni-versidad de La Lagu-


na

PIETARINEN, Juhau, 1998, “Hobbes, Conatus and the Prisoner’s Dilemma”, University
of Turku, Boston, XX World Congress of Philosophy

POLE, D., 1966, La última filosofía de Wittgenstein, Barcelona, Oikos-Tau

POLLOCK, Ryan, 2015, “Hume and Peirce on the Ultimate Stability of Belief”, en Paci-
fic Philosophical Quarterly, Vol. 97, No 2

PONCE ANDOUR, Arnaldo y MUÑOZ VALDÉS, Héctor, 2014, “La causalidad desde
Hume a Kant: De la disolución absoluta del concepto a su constitución como ley”, en
Praxis Filosófica, No 38, Valparaíso

POPKEWITZ, Thomas, 1984, Paradigm and Ideology in Educational Research, New


York, Falmer Press

POPPER, K., 1962, La lógica de la investigación científica, Madrid, Tecnos

POPPER, K., 1967, El desarrollo del conocimiento científico. Conjeturas y refutaciones,


Buenos Aires, Paidós

POSTMAN, N., y WEINGARTNER, Ch., 1975, La enseñanza como actividad crítica,


Barcelona, Fontanella

PRICE, John V., 1963, “Empirical Theist in Cicero and Hume”, en Texas Studies of Lite-
rature and Language, Vol. 5, No 2, University of Texas Press, pp. 255-264

PRIETO LÓPEZ, 2009, “Buridan, el ímpetus y la primera unifi-cación de la física terres-


tre y celeste”, en Thémata

PRITCHARD, Evans, 1951, Social Antropology, Londres, Cohen & West

PROCTOR, Robert N., 2005, “Methodology Is more than Research Design and Techno-
logy”, en Behavior Research Methods

PUELLES BENITEZ, M. de, 1986, Educación e ideología en la España contemporánea,


Barcelona, Labor

PUERTA RESTREPO, Germán, El origen del telescopio, Internet


243

PUIG MONTADA, Josep, 2002, “Averroes y el entendimiento”, en Revista Española de


Filosofía Medieval, No 9

QUINE, W.O., 2001, Acerca del conocimiento científico y otros dogmas, Barcelona, Pai-
dós

QUINTANILLA, M.A., 1976, “El mito de la ciencia”, en QUINTA-NILLA, M.A., e.a.,


Diccionario de Filosofía Contemporánea

QUINTANILLA, M.A., 1976, “Inducción”, en QUINTANILLA, M.A., e.a., Diccionario


de Filosofía Contemporánea

QUINTANILLA, M.A., 1976, “Metacientífico”, en QUINTANI-LLA, M.A., e.a., Dic-


cionario de Filosofía Contemporánea

QUINTANILLA, M.A., 1976, “Sistema”, en QUINTANILLA, M.A., e.a., Diccionario


de Filosofía Contemporánea

QUINTANILLA, M.A., e.a., 1976, Diccionario de Filosofía Con-temporánea, Salaman-


ca, Sígueme

QUINTANILLA, M. A., 1989, Tecnología: un enfoque filosófico, Madrid, FUNDESCO

RACIONERO, Luis, y MEDINA, Luis, 1990, El nuevo paradigma, Barcelona, PPU

RADA, Eloy, 1980, “Leibniz y las raíces de la polémica con Clarke”, en RADA, Eloy
(ed.), La polémica Leibniz-Clarke, Madrid, Taurus

RADNITZKY, G., e.a., 1982, Progreso y racionalidad en la ciencia, Madrid, Alianza

RADNITZKY, G., e.a., 1984, Estructura y desarrollo de la ciencia, Madrid, Alianza

RAMÍREZ, Edgar R., 1983, “Elementos de continuidad y discontinuidad entre la ciencia


medieval y la primera revolución científica”, en Revista Filosófica Universitaria

RAMOS MARCÍN, L., Spinoza, crítico de la física cartesiana, Internet

RAMOS PASCUA, J. A. Y RODILLA GONZÁLEZ, M.A. (eds.), 2006, El positivismo


jurídico a examen, Universidad de Salamanca

READ, R., y RICHMAN, K.A. (ed.), 2000, The New Hume Debate, London, Routledge

REDONDI, P., 1990, Galileo herético, Madrid, Alianza

REICHENBACH, Hans, 1968, The Rise of Scientific Philosophy, Berkeley, University of


California Press
244

RELANCIO MENÉNDEZ, Al., Spinoza y la ciencia, Internet. Fundación Orotava

REYES GALUÉ, Katiuska, 2006, “La duda cartesiana como sistema de la Modernidad
según Hannah Arendt”, en Utopía y Praxis Latinoamericana, Vol 11, No 35

RICHARDS, Boyd F., 1989, “Should Instructional Designers Design Expert Systems?”,
en Educational Technology Re-search and Development

RIGAULT, Hyppolyte, 1856, Histoire de la querelle des Anciens et des Modernes, Paris,
Hachette

RIVAS NAVARRO, Manuel, 2008, Procesos cognitivos y apren-dizaje significativo,


Madrid, Consejería de Educación

ROCA JUSMET, Luis, 2013, Filosofía y ciencia, Epistemología y ontología: Pensar lo


que es, Internet

RODIS-LEWIS, G., 1976, “Descartes. Cartesianos y anti-cartesianos franceses”, en BE-


LAVAL, Yvon (ed.), Historia de la Filosofía

RODRÍGUEZ, Hannot, 2001, “¿Cumple sus promesas la evaluación de riesgos?”, en VA-


RIOS, Desafíos y tensiones actuales en Ciencia, Tecnología y Sociedad

RODRÍGUEZ GUERRERO, José, Desarrollo y madurez del concepto de Quintaesencia


alquímica en la Europa Medieval, Internet

RODRIGUEZ SACRISTÁN, Jaime, 1979, “La libertad según Fromm”, en VARIOS, En-
ciclopedia de la Psicología y la Pedagogía (VI)

ROJO, Onofre, La magia y la ciencia: falsabilidad y hermetismo, Internet

ROLDÁN PANADERO, Concha, 1989, “Leibniz: preludios para una moral de corte kan-
tiano”, en VARIOS, Kant después de Kant

ROMERO GIL, Jorge. 2016, “El averroísmo”, en About Español, Internet

ROSA RIVERO, Alberto, 1985, “La filosofía del uso del ordenador en el ámbito educati-
vo”, en VARIOS, Informática y enseñanza

ROSS, David, 1935, Foundations of Ethics, Oxford, Clarendon Press

ROSS HERNÁNDEZ, Alberto, 2007, “The Causality of the First Mover in Metaphysics
XII”, en Dianoia, Vol. 52, No 59, Universidad Panamericana

ROSSI, P., 1989, El nacimiento de la ciencia moderna en Europa, Barcelona, Crítica

ROUDINESCO, Elizabeth, Jacques Lacan, Columbia University Press


245

ROUSSET ROUSSET, Bernard, 1986, “L’etre du fini dans l’infini dans la philosophie
de Spinoza”, en Revue de philosophie, Nº 18

RUCH, Fl.L, y ZIMBARDO, Ph.G., 1978, Psicología y vida, México, Trillas

RUDÉ, George, 1982, Europa en el siglo XVIII. La aristocracia y el desafío burgués,


Madrid, Alianza

RUDNER, R.S., 1973, Filosofía de la ciencia social, Madrid, Alianza

RUMMELHART, David y McCLELLAND, James L., 1986, Parallel Distributed Pro-


cessing, PDP Research Group

RUSSELL Bertrand, 1905, “On Denoting”, en Mind, New Series, Vol. 14, No 56, Oxford
University Press

RUSSELL, B., 1951, A Critical Exposition of the Philosophy of Leibniz, Londres, Allen
& Unwin

RUSSELL, B., 1962, History of Western Philosophy, Lon-dres, Allen & Unwin

RUSSELL, B., 1969, La perspectiva científica, Barcelona, Ariel

RUSSELL, J.C. 1982, “La población de Europa del año 500 al 1500”, en CIPOLLA, Car-
los M. (ed.), Historia económica de Europa

RYLE, G., El mito de Descartes, Internet.

SABURGO, Juan Manuel, 2017, Thomas Young hizo el experimento más bello de la his-
toria, Libertad Digital, Internet

SÁDABA, J., 1989, “Etica analítica”, en CAMPS, V. (ed.), Histo-ria de la Etica

SAINZ PEZONAGA, Aurelio, 2007, “El deseo activo de amar (afecto y materialismo en
Spinoza)”, en Youcali

SALAS ORTUETA, Jaime de, Hegel y Leibniz frente a Spi-noza, Internet

SALINAS, Adán, ¿Cómo hacerse un cuerpo sin órganos? Aproximación a la ética de


Gilles Deleuze, Internet

SAMBRICIO, Carlos, 2014, “Sinapia: utopía, territorio y ciudad a finales del siglo
XVIII”, en Scripta Nova, Vol XVIII, No 475

SÁNCHEZ RODRÍGUEZ, Manuel, 2012, “Pequeñas percepciones e Ilustración en Leib-


niz y Kant”, en Revista de Filosofía, Vol. LI, Nos 129-131, Universidad de Costa Rica
246

SÁNCHEZ SAURO, Salvador, “Una crítica de la idea de Providencia en Hume”, en A


Panta Rei, No 13, Internet

SALVATICO, Luis, 2006, Depurando el mecanicismo moderno, Buenos Aires, Brujas

SANFELICIANO, Alejandro, 2017, “La obediencia ciega. El experimento de MIlgram”,


en Psicología, Internet

SARNOWSKY, Jürgen, 1985, “Concepts of Impetus and the History of Mechanics”, en


Boston Studies in the Philosophy of Sciences, Vol. 154

SAVAN, David, 1958, “Spinoza and Language”, en Philosophi-cal Review

SAVATER, Fernando, 1990, “El pesimismo ilustrado”, en VARIOS, En torno a la post-


modernidad

SEGOVIA, José, Historia de la Filosofía, Internet

SELDON, Arthur, y PENNANCE, F.G., 1975, Diccionario de Economía, Barcelona,


Oikos-Tau

SCHUURMAN, P., 2004, Ideas, Mental Faculties, and Method: The Logic of Ide as of
Descartes and Locke and Its Reception in the Dutch Republic, Boston, Brill

SÁNCHEZ MECA, D., 2001, Teoría del Conocimiento, Madrid, Dickinson S.L.

SHAPIRO, Alan E., 2007, “La ‘filosofía experimental’ de Newton”, en Estudios de Filo-
sofía, No 35, Universidad de Antioquía

SCHEURER, Paul, 1982, Revoluciones de la ciencia y permanencia de lo real, Barcelo-


na, Destino

SCHILLER, Herbert I., 1976, Comunicación de masas e imperialismo yanqui, Barcelona,


Gustavo Gili

SEARLE, John, 1999, Consciousness, Berkeley University

SEARLE, John, 1999, Neither Phenomenological Description nor Rational Reconstruc-


tion: Reply to Dreyfus, ver-keley University

SEARLE, John, 2004, Biological Naturalism, Berkeley Universi-ty

SEARLE, John, 2004, The Phenomenological Illusion, Berkeley University

SEARLE, John, 2006, What Is Language: Some Preliminary Remarks, Berkeley Univer-
sity

SEARLE, John, 2010, Language and Society: Reply to McGinn, Berkeley University
247

SENNET, James F. y GROOTHUIS, Douglas (eds.), 2005, In Defence of Natural Theolo-


gy, Downers Grove, InterVarsity Press

SERRA ARANGO, Julián, 2007, Ontologías alternativas, Barcelona, Anthropos

SHANNON, C.E., 1948, “A Mathematical Theory of Information”, en The Bell System


Technical Journal, Vol. 27

SCHOPENHAUER, Arthur, 1998, Sobre la cuádruple raiz del principio de razón sufí-
ciente, Madrid, Gredos

SHRADER-FRECHETTE, Kristin, 1991, Risk and Rationality, University of California


Press

SHAVIRO, Steve, Whitehead vs Spinoza & Deleuze on the virtual, Internet

SHORT, Kathy G., y BURKE, Caroline L., Curriculum as Inquiry, Internet

SHWAYDER, D.S., 1984 “Hume Was Right, Almost ; and Where He Wasn’t, Kant
Was”, en Midwest Studies in Philoso-phy, Vol. 9 (1), pp. 135-49

SIERRA BRAVO, 1994, Técnicas de investigación social. Teoría y ejercicios, Madrid,


Paraninfo

SIERRA GONZALEZ, Angela, 1987, Las utopías, Barcelona, Lerma

SIDGWICK, Henry, 1981, Methods of Ethics, Londres, Hacket

SILVA, Ig., 2009, La ciencia moderna nace de la inquietud teológica, Internet

SKINNER, B.F., 1975, Registro acumulativo, Barcelona, Fontanella

SKINNER, B.F., 1977, Sobre el conductismo, Barcelona, Fonta-nella

SKINNER, B.F., 1979, Tecnología de la enseñanza, Barcelona, Labor

SKINNER, B.F., 1998, Más allá de la libertad y la dignidad, Barcelona, Martínez Roca

SKINNER, Quentin, 1984, Maquiavelo, Madrid, Alianza

SNOBELEN, Stephen, D., 2006, “’La luz de la naturaleza’: Dios y la filosofía natural en
la Optica de Isaac Newton”, en Estudios de Filosofía, No 35, Universidad de Antioquía

SOL JIMÉNEZ, Elia, 2015, “El gnosticismo y sus rituales”, en Anteria, No 5

SOMBART, Werner, 1972, El burgués, Madrid, Alianza

SOTELO, J., 2013, “Lakatos y los programas de investigación científica”, en Diario Pro-
gresista
248

SOTO, Ma Jesús, 1995, “Nicolás de Cusa y la idea metafísica de expresión”, en Anuario


Filosófico, No 28, Pamplona, Eunsa

SPEER, Andreas, 1987, “Triplex veritas. Wahrheitsverständnis und philosophische


Denkform Bonaventuras”, en Franziskanische Forschungen

SPRATT, Jean-Sébastien, 2016, “The Descartes-Newton paradox : Clashing Theories of


Planetary Motions at the Turn of the Eighteenth Century”, en Senior Capston Projects,
Vassar College

STEVENSON, Charles L., 1944, Ethics and Language, Yale University Press

STOFFEL, Brian, 1987, Hobbes’s Conatus and the Rocks of Character, University of
Melbourne

STONE, W., 1993, “In Memoriam: Richard Christie”, en Psicología Política

STRAWSON, Gale, 2000, “David Hume: Objects and Power”, en READ & RICHMAN
(ed.), The New Hume Debate

STRÖBL, W., Orígenes filosóficos de la ciencia moderna, Internet

SUCHTING, W.A., 1967, “Berkeley’s Criticismo of Newton on Space and Motion”, en


Isis, Vol. 58, No 2, University of Chicago Press

SUPPES, P., 1981, Introducción a la Lógica Simbólica, México, CECSA

SUPPES, P., y HILL, Sh., 1986, Introducción a la lógica matemática, Barcelona, Reverte

SYTSMA, Justin y BUCKWALTER, Wesley (ed.), 2016, A Companion to Experimental


Philosophy, Wiley

THOMPSON, William (Lord Kelvin), 1912, Treatise on Natural Philosophy, Cambridge


University Press

THORNDIKE, Edward, 1911, Animal Intelligence, New York, MacMillan

TIZÓN, Jorge L., 1976, “Cibernética”, en QUINTANILLA, M.A., e.a., Diccionario de


Filosofía Contemporánea

TOCCO, Felice, “Le fonti più recenti della filosofia dil Bruno”, en VARIOS, Rendiconti
della Reale Accademia dei Licei. Classe di Scienzi Morali, Storiche e Filologiche

TOMASIK, Brian, 2014-18, The Eliminativist Approach to Consciousness, Foundational


Research Institute

TOULMIN, S., 1964, La filosofía de la ciencia, Buenos Aires, Libros de Mirasol


249

TORO, Juan C., 2007, “Aristóteles y el infinito”, en Filosofía, Internet

TOVAR BOHÓRQUEZ, José, 2008, “Leyes de naturaleza y cumplimiento del pacto en


Hobbes”, en Praxis Filosófica, Universidad Nacional de Colombia

TREBESCHI, A., 1975, Manual de historia del pensamien-to científico, Barcelona,


Avance

TURBAYNE, C.M., 1962, The Miyth of Metaphor, New Haven (Con.), Yale University
Press

TWENEY, Ryan B., 1986, Procedural Representation in Michael Faraday’s Scientific


Thought, Bowling Green State University

ULMER, Eldon J., 1989, “High-Tech Instructional Development: It’s the Thought that
Counts”, en Educational Technology Research and Development

URMSON, J.O., 1979, “Wittgenstein”, en URMSON (ed.), Enciclopedia concisa de filo-


sofía y filósofos

URMSON, J.O. (ed.), 1979, Enciclopedia concisa de filosofía y filósofos, Madrid, Cáte-
dra

URMSON, J.O. y REE, James, 1991, The Concise Encyclopaedia of Western Philosophy
and Philosophers, Londres, Routledge

VALERO AGUAYO, Luis, Máquinas de enseñanza de Skinner, Internet

VARELA, Julia, 1985, “La Educación Ilustrada o cómo fabricar sujetos dóciles y útiles”,
en Revista de Educación, Nº 5

VARIOS, 1969, La industria de la cultura, Madrid, Alberto Corazón

VARIOS, 1970, “Ensayos sobre filosofía de la ciencia”, en Simposio de Burgos. En torno


a la obra de K. Popper, Madrid, Tecnos

VARIOS, 1979, Enciclopedia de la Psicología y la Pedagogía, Madrid, Sedmay-Lidis

VARIOS, 1981, Historia de las Religiones, Madrid, Siglo XXI

VARIOS, 1982, Mitologías, Barcelona, Planeta

VARIOS, 1985, Historia de la educación en España, Madrid, MEC

VARIOS, 1985, Informática y enseñanza, Madrid, Fundesco

VARIOS, 1987, Educar para el siglo XXI, Madrid, Fundesco


250

VARIOS, 1987, Eticídad y Estado en el idealismo alemán, Va-lencia, Natán

VARIOS, 1987, La Historía de la Filosofía en la Enciclopedia, Barcelona, Horsori

VARIOS, 1988, ¿Qué es la Ilustración?, Madrid, Taurus

VARIOS, 1989, Kant después de Kant, Madrid, Tecnos

VARIOS, 1989, Sentido de la vida y valores, Bilbao, Universidad de Deusto

VARIOS, 1990, En torno a la postmodernidad, Barcelona, Anthropos

VARIOS, 1991, La herencia ética de la Ilustración, Barcelona, Crítica

VARIOS, 1992, Searle on Conversation, John Benjamin’s Publishing

VARIOS, 1996, Ciencia, Tecnología y Sociedad. Una introducción al estudio social de


la ciencia y la tecnología, Madrid, Tecnos

VARIOS, 2001, Desafíos y tensiones actuales en Ciencia, Tec-nología y Sociedad, Ma-


drid, Biblioteca Nueva

VARIOS, 2012, Diccionario de Filosofía, Barcelona, Herder

VARIOS, Diccionario de Psicología Científica y Filosófica, Internet

VARIOS, El peligro de la obediencia, Kindsein.com

VARIOS, Un satélite de la NASA confirma la ‘música de las esferas’, Internet

VATSURO, E.G., 1959, La doctrina de Pavlov sobre la actividad nerviosa superior, Bar-
celona, Vergara

VÁZQUEZ, Lucía, Max Planck y sus aportes a la ciencia, Internet

VÁZQUEZ GOMEZ, Gonzalo, 1987, “Conceptos y criterios pedagógicos ante la infor-


mática educativa”, en VARIOS, Educar para el siglo XXI

VEGA, L., 1976, “Metodología”, en QUINTANILLA (ed.), Diccionario de Filosofía


Contemporánea

VEGA PASQUÍN, Rafael, 2011, “Apuntes sobre el pensamiento de Spinoza: el Derecho


Natural”, en Anales de la Cátedra Francisco Suárez, No 45, Universidad Pontificia de
Comillas

VELÁZQUEZ, H.J.Fr., “La verdad en Aristóteles y Spinoza”, en Reflexiones Marginales,


Internet
251

VELÁZQUEZ DELGADO, Jorge, 2005, “La sombra de Descartes, el genio maligno y la


racionalidad moderna”, en La Lámpara de Diógenes, Vol. 6, Nos 10-11, Benemérita Uni-
versidad Autónoma de Puebla

VENN, John, 1881, Symbolic Logic, Londres, MacMillan

VERBEEK, Theo, 1992, Descartes and the Dutch: Early Reac-tions to Cartesian Philo-
sophy, 1637-1650, Carbondale, Southern Illinois University Press

VERNANT, J.-P., 1983, Mito y pensamiento en la Grecia clásica, Barcelona, Ariel

VERNET, J., 1974, Astrología y astronomía en el Renacimiento, Barcelona, Ariel

VICENS-VIVES, J., e.a., 1972, Historia social y económica de España y América, Barce-
lona, Vicens-Vives

VICKERS, Br. (ed.), 1990, Mentalidades ocultas y científicas en el Renacimiento, Ma-


drid, Alianza

VIGNAUX, P., 1973, El pensamiento de la Edad Media, México, Fondo de Cultura Eco-
nómica

WALKER, M., 1963, The Nature of Scientific Thought, Eaglewood Cliff, Prentice-Hall

WARNOCK, Mary, 1968, La ética contemporánea, Barcelona, Labor

WARTOFSKI, M.W., 1973, Introducción a la filosofía de la ciencia, Madrid, Alianza

WEBER, Max, 1987, La ética protestante y el espíritu del capitalismo, Barcelona, Penín-
sula

WELLMER, Albrecht, 1991, “Modelos de libertad en el mundo moderno”, en VARIOS,


La herencia ética de la Ilustración

WHEWELL, William, 1837, History of the Inductive Sciencies, Londres, John W. Parker

WHITEHEAD, Alfred N., La cultura cristiana medieval y el desarrollo de la ciencia, In-


ternet

WIENER, Norbert, 1961, Cybernetics, Massachusetts Institute of Technology Press

WILLIAMS, James G., 1994, Las órbitas de los planetas, Enci-clopedia Encarta

WILSON, Aaron Bruce, 2016, Peirce’s Empiricism, New York, Lexington Books

WINDELBAND, Wilhelm, 1892, Geschichte der Philosophie, Freiburg, Mohr


252

WINDELBAND, Wilhelm,1908, Lehrbuch der Geschichte der Philosophie, Leipzig,


Mohr

WISZNIEWER, Mathias, Querer no querer. El ascetismo occidental de Schopenhauer,


Internet

WITTGENSTEIN, Ludwig, 2003, Philosophische Untersuchungen, Frankfurt, Suhr-


kamp

WOLFF, Michel, 1978, Geschichte der Impetus-Theorie, Frankfurt, Suhrkamp

WOZNIAK, Robert H., Mente y cuerpo: de René Descartes a William James, Internet

WRIGHT, E.O., 1979, “Los intelectuales y la clase obrera”, en En Teoría

YATES, Fr.A., 1983, Giordano Bruno y la tradición hermética, Barcelona, Ariel

YODER, Timothy S., 2011, Hume and God, Londres, Continuum

YOVEL, Yirmiyahu, 1989, Spinoza and other Heretics, Princeton University Press

ZOKENMAGER, T., El amor intelectual en Spinoza, Internet

ZULIANI ARANGO, Liliana, Aprender, una tarea difícil, Internet

ZURRO, Mª del Rosario, Método y sistema en Spinoza, Internet


253

NOTAS

1
ROCA JUSMET, Luis, 2013, Filosofía y ciencia, Epistemología y ontología: Pensar lo que es, Internet

2
FERRATER MORA, 1976, Diccionario de Filosofía, III, Madrid, Alianza, pp. 2.817-18 ; REICHENBACH,
Hans, 1968, The Rise of Scientific Philosophy, Berkeley, University of California Press

3
KOYRÉ, Al., 1994, Pensar la ciencia, Barcelona, Paidós, pp. 51-52

4
“Sería difícil y aventurado precisar cuándo el hombre dejó la magia y comenzó a preguntarse cosas sobre
la naturaleza que obedeciesen a una causalidad necesaria y tuviesen cierto grado de racionalidad y univer-
salidad, y más arriesgado y falto de verdad sería asegurar que el pensamiento mágico ha desaparecido
totalmente de nuestra manera de actuar y de acometer el estudio de la naturaleza, porque hemos adopta-
do la vía científica. Son muchas las veces que, sin percatarnos de ello, adoptamos frente a problemas de
investigación o problemas personales, actitudes que más se relacionan con lo mítico o lo místico que con
la racionalidad científica. Sin embargo, podríamos atrevernos a decir que, históricamente, son los griegos
el primer pueblo que, colectivamente, opone a la magia explicaciones y argumentos que se apartan de lo
mítico, misterioso y sobrenatural”. [ROJO, Onofre, La magia y la ciencia: falsabilidad y hermetismo, Inter-
net]

5
“El término ‘filosofía popular’ es el nombre propio de un movimiento filosófico que surgió en el contexto
sociocultural de la ilustración alemana tardía del siglo XVIII con la reivindicación expresa de que la filosofía
tenía que ser un saber socialmente útil y que, por ello, debía de cultivarse de forma que sus contenidos no
sólo estuviesen al alcance de to-dos y todas, sino que fueran además de incumbencia pública. Este reclamo
indica que la ‘filosofía popular’ nació como un movimiento que quería ser, a la vez, reacción y alternativa
frente al ‘giro científico’ y a la consiguiente tendencia de reducir la filosofía propiamente dicha a un asunto
de la estricta competencia de los profesionales académicos de este saber, que para este tiempo se impo-
nían en Alemania debido sobre todo al peso de Christian Wolff y de Immanuel Kant”. [FORNET-BETHAN-
COURT, Raúl, Por una nueva filosofía popular, Internet]

6
MOYA, Eu., 2003, ¿Naturalizar a Kant?, Madrid, Biblioteca Nueva, pg. 419. Esta misma razón, por otro
lado, es la que aduce George Berkeley [N. A.]

7
Podemos distinguir entre principium essendi (principio del ser) y el principium cognoscendi (principio del
conocer). Si el primer concepto predomina sobre el segundo nos hallamos ante un pensamiento ‘realista’,
y en el caso contrario éste sería ‘idealista’. [FERRATER MORA, José, 1979, op. cit., III, Ma-drid, Alianza, pg.
2.690]

8
CHURCHLAND, Paul, 1981, “Eliminative Materialism and the Propositional Attitudes”, en The Journal of
Philosophy, Nº 78, pg. 67, Internet

9
PANDA, Raujan K., Searle and Kim on Emergentism, Bombay, Indian Institute of Technology ; BEORLEGUI,
Carlos, 2009, “Emergentism”, en Pensamiento, Universidad de Deusto, Vol 65, No 246, pp. 881-914

10
TOMASIK, Brian, 2014-18, The Eliminativist Approach to Consciousness, Foundational Research Institute

11
MOYA, op. cit., pp. 420-21

12
QUINTANILLA, M. (ed.), 1976, “El mito de la ciencia”, en QUINTANILLA, M.A., e.a., Diccionario de Filoso-
fía Contemporánea, Salamanca, Sígueme, pp. 74-75
254

13
QUINTANILLA, M.A., 1976, “Sistema”, en QUINTANILLA, Diccionario, op. cit., pp. 458-59

14
Para los estoicos el vocablo ‘sistema’ se refería a un orden cósmico ; para ellos no sólo todo lo real esta-
ba sometido a la ley, sino que también el pensamiento debía seguir un orden ‘sistemático’. Condillac, en
su ‘Traité des systèmes’ (1749) definió el sistema como “la disposición de las diferentes partes de un arte
o una ciencia en un orden en que todas las partes se sostienen mutuamente y en que las últimas se explican
por las primeras”. Hallaba en las obras de los filósofos tres clases de principios, que darían lugar a tres ti-
pos de sistemas: a) Máximas generales o abstractas, supuestamente evidentes ; b) Suposiciones o hipóte-
sis, ulteriormente comprobables por medio de la experiencia ; c) Principios extraídos de la consulta a la
experiencia y del examen de hechos bien comprobados. Más tarde, a partir de Kant, quien retomaba la
antigua idea de sistema como un todo del conocimiento ordenado según principios y definía la arquitec-
tónica como el arte de construir sistemas, los pensadores del idealismo alemán (Fichte, Schelling y Hegel
especialmente) presentaron sus respectivos pensamientos como ‘sistemas’. [FERRATER MORA, op. cit.,
IV, pp. 3.062 ss.]

15
BERTALANFFY, Ludwig von, 1976, Teoría general de los sistemas, México, Fondo de Cultura Económica

16
TIZÓN, Jorge L., 1976, “Cibernética”, en QUINTANILLA, M.A., e.a., Diccionario, op. cit., pp. 61-62 ; WIE-
NER, Norbert, 1961, Cybernetics, Massachusetts Institute of Technology Press

17
SHANNON, C.E., 1948, “A Mathematical Theory of Information”, en The Bell System Technical Journal,
Vol. 27, pp. 379-423, 623-656

18
CALLON, M., 2001, “Cuatro modelos de dinámica de la ciencia”, en VARIOS, Desafíos y tensiones ac-
tuales en Ciencia, Tecnología y Sociedad, Madrid, Biblioteca Nueva, pp. 27 ss. ; BUNGE, Mario, 1972, La
investigación científica, Barcelona, Ariel

19
VEGA, Luis, 1976, “Metodología”, en QUINTANILLA (ed.), op. cit., pp. 317-18

20
PROCTOR, Robert N., 2005, “Methodology Is More Than Research Design and Technology”, en Behavior
Research Methods, Vol. 37

21
QUINE, W.O., 2001, Acerca del conocimiento científico y otros dogmas, Barcelona, Paidós

22
KUHN, T.S., 1971, La estructura de las revoluciones científicas, México, FCE

23
KRIEGER, Peter, 2004, “La deconstrucción de Jacques Derrida (1930-2004)”, en Anales del Instituto de
Investigaciones Estéticas, No 84, pp. 179-188

24
GARCIA SALINERO, J., La elección del tipo de diseño en investigación, Internet

25
LAUDAN, Larry, 1978, Progress and its Problems, University of California Press

26
TWENEY, Ryan D., 1986, Procedural Representation in Michael Faraday’s Scientific Thought, Bowling
Green State University

27
Los que hablan de ‘hechos fenómenológicos’ admiten una observación de tales hechos, pero el término
‘observación’ se entiende entonces en sentido distinto. Lo mismo ocurre con la observación de ‘datos in-
mediatos de la conciencia’ (aprehensión inmediata), sea en la forma propuesta por Bergson o en la que
desarrolló Maine de Biran. [FERRATER MORA, op. cit., III, pp. 2.410 ss.]

28
BUNGE, op. cit.
255

29
CARPI, A., y EGGER, A.E., Métodos de investigación: Experimentación, Visionlearning, Internet

30
Hacia el año 1000, efectivamente, Alhazen de Basora investigaba con espejos esféricos y parabólicos
los aumentos de imágenes, y sus trabajos fueron traducidos del árabe al latín. Pero parece ser que la in-
vención de la lente no debe atribuírsele a él, sino a los chinos ; el sabio y fraile inglés Roger Bacon mencio-
naba hacia el año 1249 un extendido uso de lentes en China para mejorar la visión de personas ancianas
que tenían dificultades para ver de cerca. En su libro Opus Maius describe claramente el tallado de lentes
lenticulares que tienen la propiedad de amplificar la letra escrita. [MALACARA, Daniel y MALACARA, Zaca-
rías, 2004, Handbook of Optical Design, New York, Marcel Dekker ; MALACARA, Daniel, 2015, Optica bá-
sica, México, Fondo de Cultura Económica ; también PUERTA RESTREPO, Germán, El origen del telescopio,
Internet]

31
El ‘positivismo utilitarista’ se define como positivismo social por el cual las tesis teoréticas de filosofía o
de moral se consideran como instrumentos de renovación o de reforma social. Según John Stuart Mill, la
ciencia en general se propone referir toda verdad, principio o demostración a sus bases empíricas ; esta
concepción lleva consigo la eliminación de toda metafísica y de todo fundamento no empírico de las ver-
dades y principios universales. Mill saca de todo esto unas conclusiones, a saber: a) que las llamadas ‘pro-
posiciones esenciales’ son puramente verbales ; b) problema de la inducción (que en su opinión da cuenta
de la ‘uniformidad de la naturaleza’ y nos conduce a la Ley de la causalidad). En filosofía práctica Mill con-
sidera una necesidad filosófica la creación de una disciplina que estudie al ser humano con la misma exac-
titud con que se estudian los problemas de la naturaleza y permita deducir la conducta futura de una
persona que conocemos bien. En ese sentido propone la creación de la Etología (ciencia que estudia ‘las
leyes de la formación del carácter’) y la Sociología (ciencia que estudia ‘el progreso del género humano’).
[COPLESTON, Frederick, 1979, Historia de la Filosofía, VIII, pp. 19 ss.]

32
MILL, J.St., 1950, en NAGEL, Ernst (ed.), John Stuart Mill’s Scientific Method, New York, Hafner Press,
pg. 212

33
Ibid., pg. 215

34
Ibid., pp. 216-20

35
Ibid., pg. 222

36
Ibid., pp. 223-24

37
Ibid., pg. 225

38
MATHESON, D.W., BRUCE, R.L. y BEAUCHAMP, K.L., 1980, Psicología Experimental, México, Compañía
Editorial Continental

39
ARENDT, Hannah, 1999, Eichmann en Jerusalén, Barcelona, Lumen

40
MILGRAM, Stanley, 1984, Obediencia a la autoridad, Capitán Swing ; SANFELICIANO, Alejandro, 2017,
“La obediencia ciega. El experimento de MIlgram”, en Psicología, Internet

41
La notación convencional emplea las letras A, B, C… para representar tales elementos o reactivos y la
notación A-B para el vínculo asociativo entre A y B establecido por algún entrenamiento pasado se supone
que estos vínculos asociativos varían considerablemente en fuerza dependiendo de la cantidad de prácti-
ca. La situación experimental que mejor ilustra a esta teoría es el aprendizaje de pares asociados en el
cual se enseña al sujeto un conjunto (lista) de pares y posteriormente se comprueba su retención de lo
mismo. La teoría también se aplica a muchas otras tareas de aprendizaje pero las de pares asociados ha-
256

cen que el mecanismo de exposición sea más fácil de poner en marcha. [MERELES, C. (e.a.), 2012, Apren-
dizaje por asociación, Internet]

42
BLASS, Thomas, 1999, “The Milgram Experiment after 35 Years: some Things We Know now about Blind
Obedience to Authority”, en Journal of Applied Social Psychology ; BLASS, Thomas, 2009, The Man who
Shocked the World. The Life and Legacy of Stanley Milgram, Basic Books ; BLASS. Thomas (ed.), 2000, Obe-
dience to Authority. Current Perspectives on the Milgram Paradigm, Psychology Press

43
FULLER, Steve W., 2001, “¿Se han extraviado los estudios de la ciencia en la trama kuhniana? Sobre el
regreso desde los paradigmas a los movimientos”, en VARIOS, Desafíos y tensiones actuales en Ciencia,
Tecnología y Sociedad, Madrid, Biblioteca Nueva, pg. 73

44
GROSS, Paul y LEWITT, R., 1994, Higher Superstition. The Academic Left and its Quarrels with Science,
Baltimore, Johns Hopkins University Press

45
FULLER, op. cit., pg. 78 ; ¿Existen las ‘razas superiores’? [N. A.]

46
Ibid. pg. 81 ; MORRIS, Henry M., 1980, “The Tenets of Creationism”, en Acts & Facts, Vol. 9, No 7 ; 2006,
Scientific Creationism, Green Forest, Master Books

47
FERRATER MORA, op. cit., III, pg. 2.048

48
‘Modus ponens’ (tautología de la lógica sentencial, también denominada ‘regla de separación’: puede
afirmarse el consecuente de un condicional si se afirma a su antecedente): Conviene no confundir las tau-
tologías … con reglas de inferencia. Las primeras pertenecen a la lógica ; las segundas, a la metalógica. En
la lógica tradicional los ‘modi’ llamados modus ponendo ponens, modus tollendo tollens, modus tollendo
ponens y modus ponendo tollens son presen-tados como modos compuestos equivalentes a reglas de in-
ferencia que rigen los silogismos condicionales y disyuntivos. [Ibid., III, pg. 2.252]

49
MOYA, op. cit., pp. 373-74 ; consúltese también VENN, John, 1881, Symbolic Logic, Londres, MacMillan

50
KANT, Inmanuel, 1956, Kritik der reinen Vernunft, A 304/B 361, Hamburg, Felix Meiner

51
SHANNON, C.E., op. cit.

52
FERRATER MORA, op. cit., II, pg. 1.289 ; también FREGE, Gottlob, 1879, Begriffschrift, Halle, Louis Nebert

53
SUPPES, P., y HILL, Sh., 1986, Introducción a la lógica mate-mática, Barcelona, Reverte, pp. 44 ss.

54
Este principio fun-damental puede formularse simbólicamente con la expresión υ(1) ˄ (n)(υ(n) → υ(n+1)
→ (n) (υ(n). Para demostrar que una fórmula υ es válida para todas las n, necesitamos solamente estable-
cer la hipótesis de que si υ es válida para n, entonces lo es para n+1. [SUPPES, P. 1966, Introducción a la
Lógica Simbólica, México, CECSA, pg. 33, nota 18]

55
QUINTANILLA, M.A., 1976, “Inducción”, en QUINTANILLA, e.a., Diccionario, op. cit., pp. 219 ss.

56
KYBURG, H.E., y TENG, Cho Man, 2001, Uncertain Inference, Cambridge, University Press, Internet

57
Si la conclusión de un razonamiento es una proposición condicional y sacamos el antecedente como
premisa, se puede demostrar la validez del razonamiento demostrando el consecuente. [SUPPES, P., y
HILL, Sh., op. cit, pp. 131 ss.]

58
Si se puede deducir una contradicción de un conjunto de premisas y de la negación de ’p’, entonces ‘p’
257

puede deducirse del conjunto de premisas sólo. [Ibid., pp. 149 ss.]

59
FERRATER MORA, op. cit., II, pp. 1.671 ss.

60
Ibid., I, pp. 375-76

61
Ibid., pp. 873-75

62
Ibid., III, pp. 2.613-14

63
Los términos ‘plausible’ y ‘plausibilidad’ provienen de la posición filosófica conocida como probabilis-
mo, en virtud de la cual sólo se pueden conocer las cosas de un modo aproximado, excluyendo por prin-
cipio toda pretensión a un saber absolutamente cierto y seguro. En la esfera práctica, el probabilismo es
la norma que manda actuar de acuerdo con lo más probable o verosímil, es decir, regirse por ‘lo plausible’.
[Ibid., pg. 2.697. Ibid., pg. 2.697]

64
La base lógica del ‘neopositivismo’ y de la ‘filosofía analítica’ se encuentra en una obra escrita conjunta-
mente por Bertrand Russell (1872-1970) y A.N. Whitehead (1861-1947). Se trata de ‘Principia Mathemati-
ca’ (1910). En este libro fundamental la lógica se convierte en guía o disciplina intrínseca de la matemática
(logicismo). Sus ideas, que están muy influenciadas por el ‘empirismo inglés’ (fundamentalmente por
Locke y Hume), cuajaron en la siguiente generación de filósofos del lenguaje. Fue el llamado ‘neoempiris-
mo’ o ‘empirismo lógico’, por cuanto aquí a las ideas empiristas originales se añade la lógica matemática.
Esta filosofía se desarrolla en dos tendencias: análisis del lenguaje científico (‘positivismo lógico’ o ‘neopo-
sitivismo’) y análisis del lenguaje común (‘filosofía analítica’). [Ibid., pg. 2.338]

65
FERRATER MORA, op. cit., II, pp. 1.124 ss.

66
PASCUAL, Rafael, 2002, “Popper y el problema de la inducción”, en Alpha Omega, Vol. V, No 3, pp. 397-
414

67
QUINTANILLA, M.A., 1976, “Falsabilidad (refutabilidad)”, en QUINTANILLA (ed.), Diccionario, op. cit.,
pg. 153

68
FEYERABEND, P.K., 1989, Límites de la ciencia, Barcelona, Paidós

69
MOYA, op. cit., pp. 195 ss.

70
En muchos textos actuales se utiliza el término intensión en vez de ‘comprensión’, por dos razones al
parecer de peso: a) ofrece una estructura lingüística análoga a la del término contrapuesto ‘extensión’ ;
b) los significados de ‘intensión’ no siempre coinciden con ‘comprensión’. Ferrater opina, no obstante,
que ambos conceptos pueden utilizarse indistintamente. [FERRATER MORA, op. cit., III, pp. 1.741-42]

71
Un modo de considerar ciertas realidades como totalidad (holos=todo, en griego), interpretándolas co-
mo estructuras constituidas por miembros se hallan funcionalmente relacionados entre sí, de suerte que
cuando al hacer mención de los mismos se habla de ellos en este sentido, y no en el de disposición o de
orden. [Ibid., pp. 1.545-46]

72
RUSSELL Bertrand, 1905, “On Denoting”, en Mind, New Series, Vol. 14, No 56, Oxford University Press,
pp. 479-493

73
Ibid., III, pg. 2.716

74
Ibid., III, pg. 248
258

75
URMSON, J.O. y REE, James, 1991, “Russell”, en The Concise Encyclopaedia of Western Philosophy and
Philosophers, Londres, Routledge

76
COPLESTON, op. cit., VIII, Barcelona, Ariel, pp. 434 ss.

77
RYLE, G., El mito de Descartes, Internet

78
MEINONG, Alexius, 1894, Psychologisch-Etische Untersuchungen zur Wert-Theorie, Graz, Leuschner &
Lubensky

79
MARTÍNEZ MARZOA, Felipe, 1974, Iniciación a la Filosofía, Madrid, Istmo, pp. 148-49

80
“… se ocupa de objetos en general, de objetos cualesquiera, pero de un modo puramente formal, pres-
cindiendo del contenido, esto es: no le interesa de qué naturaleza son esos objetos. La única determinación
que cada elemento de un conjunto recibe es la que está dada en la estructura del conjunto del que todos
ellos son elementos, la cual no dice nada acerca de los elementos como objetos en sí mismos, sino que se
limita a agruparlos en ciertas correspondencias”. [Ibid., pg. 153]

81
URMSON, J.O., 1979, “Wittgenstein”, en URMSON, J.O. (ed.), Enciclopedia concisa de filosofía y filósofos,
Madrid, Cátedra, pp. 390 ss.

82
MOYA, op. cit, pp. 197-99

83
URMSON, op. cit., pg. 39 ; WITTGENSTEIN, Ludwig, 2003, Philosophische Untersuchungen, Frankfurt,
Suhrkamp

84
CURCO COBOS, F. 2006, “Donald Davison y el argumento de la ‘conexión lógica’”, en Astrolabio, No 3,
Universidad de Barcelona

85
LEWIS, Clarence Irving, 1918, A Survey of Symbolic Logic, Berkeley, University of California Press

86
Aristóteles se refiere a dos modos de probar los silogismos: la prueba indirecta (prueba ‘apagógica’ o
por reducción al absurdo) y la prueba directa. En la primera, o prueba indirecta, se establece que una pre-
misa es válida mostrando que de aceptarse la negación de la misma se obtendría una contradicción. La
prueba directa, en cambio, lo que practica es la reducción ostensiva. La cuestión de los términos ostensi-
vos (v.gr., aquellos que ‘ostentan’ o muestran lo que pretenden designar) se ha ligado a menudo al proble-
ma del aprendizaje del significado de ciertos términos, en particular de términos ‘sensibles’, es decir, pro-
venientes de nuestros sentidos. [FERRATER MORA, op. cit., III, pp. 2.462-63]

87
Ibid., II, pp. 1.142 ss.

88
BERLIN, Isaiah, 1992, Conceptos y categorías, México, Fondo de Cultura Económica, pp. 73 ss.

89
El término ‘fisicalismo’ puede entenderse en cuatro sentídos: a) Doctrina según la cual los procesos psí-
quicos pueden reducirse a procesos físicos ; b) Doctrina según la cual los procesos psíquicos pueden expli-
carse en términos de procesos físicos ; c) Doctrina según la cual la física constituye, o debe constituir, el
modelo para todas las ciencias ; d) Solución dada dentro del Círculo de Viena a los problemas suscitados
por la teoría de la verificación. En relación con esta última variante, Otto Neurath propuso que los actos
de percepción a que se refieren los enunciados protocolarios (v.gr., los que describen algo observado por
alguien) fueran expresados en forma behaviorística. Rudolf Carnap modificó esta concepción observando
que los enunciados protocolarios son en realidad ‘enunciados funcionalistas’ (v.gr., que describen directa-
mente una experiencia). [FERRATER MORA, op. cit., II, pp. 1.262-63]
259

90
Ibid., III, pp. 2.062 ss.

91
Ibid., I, pp. 256-57

92
SEARLE, John, 2004, The Phenomenological Illusion, Berkeley, Internet

93
FERRATER MORA, op. cit., II, pp. 1.576 ss.

94
HERNANDEZ SAMPIERI, Roberto, 1991, Metodología de la investigación, México, McGraw Hill, 124 pp.
81-94

95
MOORE, T.W., 1987, Introducción a la teoría de la educación, Madrid, Alianza, pg. 18

96
Ibid., pg. 30

97
Ibid., pp. 13-14

98
“El aprendizaje ‘implícito’, incidental, espontáneo, tácito, inconsciente, ocurre constantemente sin que
el sujeto tenga el propósito de aprender, ni conciencia de estar aprendiendo”. [RIVAS NAVARRO, Manuel,
2008, Procesos cognitivos y aprendizaje significativo, Madrid, Consejería de Educación, pp. 22-23]

99
INOSTROZA, C., y QUIJADA, Y., 1998, Teorías implícitas. Aprendizaje e implicaciones, Universidad de
Concepción, Internet

100
HINTZMAN, Douglas, 2008, “Memory from the outside, memory form the inside”, en GLUCK, M.A., AN-
DERSON, J.R. y KOSSLYN, S.M. (Eds.), Memory and Mind

101
RUMMELHART, David y McCLELLAND, James L., 1986, Parallel Distributed Processing, PDP Research
Group

102
KARMILOFF-SMITH, Annette, 1992, Beyond Modularity, Cambridge (Mass.), MIT Press/Bradford Books

103
WALKER, M., 1963, The Nature of Scientific Thought, Eaglewood Cliff, Prentice-Hall, pp. 151 ss.

104
En nuestra opinión, un caso parecido estaría constituido, en el marco del mismo conflicto bélico, por
la muy criticada invasión soviética de Finlandia en el invierno de 1940, concebida con toda probabilidad
por Josif Stalin y sus colaboradores simplemente como una maniobra estratégica preventiva encaminada
a facilitar la ulterior defensa de la ciudad de Leningrado frente a un previsible ataque alemán a la misma
en un futuro inmediato (que se verificó, efectivamente, en 1941, menos de un año más tarde). Con el ejér-
cito del susodicho país nórdico (que probablemente se habría aliado oportunamente con Alemania, si es
que no lo estaba ya antes de ser invadido por la Unión Soviética ; eso explicaría la enérgica protesta
alemana de entonces) atacando por tierra, mar y aire desde el Norte dicha defensa habría sido, desde lue-
go, punto menos que imposible. También se puede concebir, pensamos, como una hábil maniobra estra-
tégica -previa a la batalla de Stalingrado en este caso- el traslado forzoso hacia la zona de los Urales (una
decisión también muy criticada en su día y que se sigue criticando hoy), ya en 1938, varios años antes de
iniciarse el ataque alemán a la URSS, de toda la población germano-parlante de las orillas del río Volga
(los Wolgadeutschen, o ‘alemanes del Volga’, que Hitler esperaba que colaborasen con el ejército alemán
invasor, y que probablemente lo habrían hecho de habérseles presentado la ocasión, al menos parte de
ellos). Dichas comunidades fueron sabidamente reintegradas a su anterior ubicación geográfica una vez
concluida la contienda. [N. A.]

105
HIERRO S. PESCADOR, José, 1976, “Falacia naturalista”, en QUINTANILLA (ed.), op. cit., pg. 151 ; DUS-
SELL, Enrique, 2001, “Algunas reflexiones sobre la ‘falacia naturalista’”, en Dianoia, Año 46, No 40 ; MASSI-
260

NI-CORREAS, Carlos Ig., 1993, “La falacia de la ‘falacia naturalista’”, en Persona y Derecho, Vol. 29, Univer-
sidad de Navarra ; BEUCHOT, Mauricio, 2004, Filosofía y Derecho, Madrid, Siglo XXI ; RAMOS PASCUA, J.
A. Y RODILLA GONZÁLEZ, M.A. (eds.), 2006, El positivismo jurídico a examen, Universidad de Salamanca

106
COPLESTON, op. cit., VIII, pg. 395

107
CURRY, Oliver S., 2004, Morality as Natural History. An Adaptationist Account of Ethics, London School
of Economics and Political Science, pp. 155 ss

108
KORSKGAARD, Christine, 1992, The Sources of Normativity (Tanner Lectures on Human Values), Cam-
bridge University

109
El término se refiere básicamente a la posición en esta temática sostenida por R. Hare, quien acepta
que la preferencia por los valores morales no es completamente irracional –tal como podría inferirse de
los postulados del emotivismo, espontaneísmo vitalista o hedonismo- ya que elegimos ciertos principios
y los propugnamos para los demás debido a que estamos convencidos que, siguiéndolos, podemos tener
una vida más acorde con nuestros deseos. [SÁDABA, J., 1989, “Etica analítica”, en CAMPS, V., Historia de
la Etica, III, Barcelona, Crítica, pp. 163-220, 23-25 ; VARIOS, 1992, Searle on Conversation, John Benjamin’s
Publishing ; HUDSON, W.D., 1974, La filosofía moral contemporánea, Madrid, Alianza ; VARIOS, 1989, Sen-
tido de la vida y valores, Bilbao, Universidad de Deusto ; DUNN, Robert, 1987, The Possibility of Weakness
of Will, Indianopolis, Hacket ; DI BERNARDO, Giuliano (ed.), 1988, Normative Structures of the Social
World, Amasterdam, Rodopi ; ANG, Steven, 2013, The Moral Dimensions of Intellectual Property Rights,
Northampton, Edward Elgar]

110
WARNOCK, Mary, 1968, La ética contemporánea, Barcelona, Labor, pp. 26-27

111
BRADLEY, F.H., 1893, Appearance and Reality, Londres, Allen & Unwin

112
MACINTYRE, Alasdair, 1982, Historia de la ética, Barcelona, Paidós, pg. 240

113
FERRATER MORA, op. cit., II, pp. 1.757-58

114
BERGSON, Henri, 1939, Matière et mémoire, Université de Quebec, Bibliothèque Paul-Emile Boulet

115
SIDGWICK, Henry, 1981, Methods of Ethics, Londres , Hacket

116
PRITCHARD, Evans, 1951, Social Antropology, Londres, Cohen & West

117
ROSS, David, 1935, Foundations of Ethics, Oxford, Clarendon Press

118
MACINTYRE, op. cit., pg. 24

119
COLLINGWOOD, R.G., 1995, Essays in Political Philosophy, Oxford, Clarendon Press

120
AYER, A.J., 1992, El sentido de la vida, Barcelona, Península

121
STEVENSON, Charles L., 1944, Ethics and Language, Yale University Press

122
MACINTYRE, op. cit., pg. 25

123
WARNOCK, op. cit., pg. 78

124
Ibid., op. cit., pp. 135 ss.
261

125
ECHEGOYEN OLLETA, J., Verificación, Internet

126
DUNBAR, K.N., y FUGELSANJ, J.A., “Causal Thinking in Science: How Scientist and Students Interpret
the Unexpec-ted”, en GORMAN, M.E., e.a., Scientific and Technological Thinking, Mahwah (NY), Lawrence
Erlbaum Associates, pp. 57 ss.

127
Ibid., pg. 66

128
QUINTANILLA, op. cit., pp. 75-76

129
El término metaciencia, acuñado por Radnitzky y transposición de ‘metalenguaje’, se suele utilizar co-
mo sinónimo de filosofía de la ciencia. Según Ferrater, esta expresión se puede referir a muy diversos ti-
pos de actividad intelectual. Así, el citado Radnitzky piensa que en este campo hay que distinguir clara-
mente entre el ‘grupo de investigación’ (v.gr., los filósofos de la ciencia) y el ‘sistema de conocimientos’
(v.gr., la filosofía de la ciencia en sí). [QUINTANILLA, M.A., 1976, “Metaciencia”, ibid., pg. 315 ; FERRATER
MORA, op. cit., III, pp. 2.192-93 ; RADNITZKY, G., e.a., 1982, Progreso y racionalidad en la ciencia ; 1984,
Estructura y desarrollo de la ciencia, Madrid, Alianza]

130
“Utilizando la terminología del materialismo histórico, podemos decir que para localizar a la ciencia en
la estructura social caben dos soluciones: o bien considerarla como parte de la superestructura, o bien con-
siderarla como parte de la infraestructura o base de la sociedad. Parece que para dar cuenta del hecho de
que la ciencia es una forma de pensamiento, está constituida por conceptos, teorías, ideas, etc., habría
que situarla en la superestructura. Pero entonces, en buena lógica, no podría considerarse como una reali-
dad autónoma ni menos aún determinante. Por otra parte, si se incluye en la infraestructura, podrá dotár-
sela de un carácter autónomo y determinante, pero perderá su característica de ser una ‘fuerza productiva’
más o menos ciega, para quedar en último término reducida a la técnica y a la industria”. [QUINTANILLA,
“El mito …”, op. cit., pg. 77]

131
YUNI, José y URBANO, Claudio, 2006, Técnicas para investigar, Córdoba (Argentina), Brujas

132
LEE, Peter, 2004, “Patents, Paradigm Shifts, and Progress in Biomedical Science”, en Yale Law Journal,
o
N 126 Vol. 114

133
SABURGO, Juan Manuel, 2017, Thomas Young hizo el experimento más bello de la historia, Libertad Di-
gital, Internet

134
BACHILLER, Rafael, ¡La luz es una onda!, El Mundo (16-IX-2015)

135
VÁZQUEZ, Lucía, Max Planck y sus aportes a la ciencia, Internet

136
BACHILLER, Rafael, 1915. Y Einstein curvó la luz, El Mundo, (23-X-2015)

137
BELÉNDEZ, A. y ARRIBAS, E., El desconocido papel de Heisenberg en la carrera por obtener la bomba
atómica, ABC (24-X-2015)

138
THOMPSON, William (Lord Kelvin), 1912, Treatise on Natural Philosophy, Cambridge University Press

139
Para Dilthey la ‘filosofía’ se podría definir como una intuíción del mundo (o ‘cosmovisión’, Weltan-
schauung). Como tal, sólo puede ser una metafísica (en el sentido aristotélico del término). [ABBAGNANO,
op. cit., III, pp. 492 ss.]

140
MARRERO ACOSTA, Javier, 1987, Panorama de la Investigación Curricular, Universidad de La Laguna,
pg. 12
262

141
IBÁÑEZ, Juan José, 2007, Imre Lakatos y su filosofía de la ciencia, Madrid, Internet

142
PAPAGIANNIS, O.H., e.a., 1986, “Hacia una economía política de la innovación educativa”, en Educación
y Sociedad, Nº 5, pg. 153

143
MORGENSTERN de FINKEL, Sara, 1981, “Reflexiones en torno a la eficacia (1)”, en Tempora, Nº 2, pg. 9

144
PAPAGIANNIS, op. cit., pp. 49 ss.

145
FALGUERAS, Ignacio, La teoría del capital humano: orígenes y evolución, Temas actuales de economía,
Internet

146
BOBBIT, Franklin, 1918, The Curriculum, New York, Houghton Mifflin

147
MORGENSTERN, op. cit., pp. 9-10

148
KRULL, Edgar, 2003, “Hilda Taba”, en Perspectivas, Vol. XXXIII, No 4, Paris, Unesco

149
OLSON, John, El cambio en la educación: ¿por qué persiste todavía la racionalidad técnica?, Universidad
de La Laguna, pg. 103

150
Ibid., pp. 105-106

151
SHORT, Kathy G., y BURKE, Caroline L., Curriculum as Inquiry, Internet

152
OLSON, op. cit., pg. 159

153
ESCUDERO MUÑOZ, J.M., 1986, “Innovación e Investigación Educativa – Introducción”, en Revista de
Innovación e Investigación Educativa, Nº 1, pg. 9 ; POPKEWITZ, Thomas, 1984, Paradigm and Ideology in
Educational Research, New York, Falmer Press ; 2011, “Curriculum History, Schooling and the History of
the Present”, en History of Education, Vol. 40, No 1 ; 2013 (ed.), Rethinking the History of Education, New
York, Palgrave MacMillan

154
ESCUDERO MUÑOZ, op. cit., pp. 11 ss.

155
GONZALEZ y GONZALEZ, M Teresa, y ESCUDERO MUÑOZ, J. M., 1987, Innovación educativa: Teorías y
procesos de desarrollo, Barcelona, Humanitas, pg. 38

156
GIROUX, Henry, 1990, Los profesores como intelectuales: hacia una pedagogía crítica del aprendizaje,
Barcelona, Planeta

157
HABERMAS, Jürgen, 1981, Teoría de la acción comunicativa, Madrid, Taurus

158
GONZÁLEZ y ESCUDERO MUÑOZ, op. cit., pg. 1

159
El proceso educativo como transmisión de esquemas socioeconómicos [ZAÑARTU REYES, Jaime, 2013,
“Teoría de la reproducción de Pierre Bourdieu”, en Reeditor.com, Internet]

160
GONZÁLEZ y ESCUDERO MUÑOZ, op. cit., pg. 72

161
ALONSO, M Luisa, 1986, “Evaluación de proyectos didácti-cos”, en Cuadernos de Pedagogía, Nº 140,
pg. 48

162
IBÁÑEZ, J.J., 2008, Concepto y tipos de modelos científicos, Internet
263

163
RODRÍGUEZ, Hannot, 2001, “¿Cumple sus promesas la evaluación de riesgos?”, en VARIOS, Desafíos y
tensiones actuales en Ciencia, Tecnología y Sociedad, Madrid, Biblioteca Nueva, pp. 149-50

164
SHRADER-FRECHETTE, Kristin, 1991, Risk and Rationality, University of California Press

165
GUILFORD, Joy P., 1967, The Nature of Human Intelligence, Londres, McGraw-Hill

166
De BONO, Edward, 1970, El pensamiento lateral, Barcelona, Paidós

167
NEWELL, Allen y SIMON, Herbert A., 1971, Human Problem Solving, New York, Longman Higher Educa-
tion

168
VAZQUEZ GOMEZ, Gonzalo, 1987, “Conceptos y criterios pedagógicos ante la informática educativa”,
en VARIOS, Educar para el siglo XXI, Madrid, Fundesco, pg. 1

169
FERRÁNDEZ, A.M., y SERRAMONA, J., 1977, La educación: constantes y problemática actual, Barcelona,
CEAC, pg. 293

170
GLASSER, Robert y POMERANTZ, Glenn, 2010, Understan-ding Claims Process Critical for Gulf Coast
Hotels, Lodging Hospitality

171
ULMER, Eldon J., 1989, “High-Tech Instructional Development: It’s the Thought that counts”, en Educa-
tional Technology Research and Development, Volumen 37, No 3, Washington, AECT, pg. 95

172
Ibid., pg. 36

173
Ibid., pg. 96

174
SKINNER, B. Fr., 1998, Más allá de la libertad y la dignidad, Barcelona, Martínez Roca

175
RUCH, F.L., y ZIMBARDO, Ph.G., 1976, Psicología y Vida, México, Trillas, pp. 138-39

176
PAVLOV, Iv.P., 1929, Reflejos condicionados, Madrid, Javier Morata

177
RUCH y ZIMBARDO, op. cit., pp. 143 ss.

178
THORNDIKE, Edward, 1911, Animal Intelligence, New York, MacMillan

179
SKINNER, B.F., 1979, Tecnología de la enseñanza, Barcelona, Labor

180
RUCH & ZIMBARDO, op. cit., pp. 156 ss.

181
Ibid., pp. 175-78

182
Consiste en creer que determinadas rutinas o formas de hacer conducen al logro de resultados exitosos
sin tener ninguna prueba que evidencie que esto es cierto, e incluso, existiendo pruebas que demuestran
lo contrario. Esta creencia impide la revisión de dichas rutinas y, por lo tanto, el aprendizaje de la organiza-
ción. [ARAMBURU GOYA, N., 2000, Un Estudio del Aprendizaje Organizativo desde la Perspectiva del Cam-
bio: Implicaciones Estratégicas y Organizativas, San Sebastián, Universidad de Deusto]

183
El aprendizaje ocurre al menos en cuatro formas básicas: 1) Aprendizaje perceptual ; 2) Aprendizaje
por estímulo-respuesta ; 3) Aprendizaje motor ; 4) Aprendizaje de relaciones. [ZULIANI ARANGO, Liliana,
Aprender, una tarea difícil, Internet]
264

184
SKINNER, B.F., Tecnología de la enseñanza, op. cit., pg. 105

185
Ibid., pg. 107. También llamado ‘aprendizaje por evitación y castigo’

186
COPLESTON, op. cit., III, Barcelona, Ariel, pg. 287-91

187
SKINNER, B.F., 1975, Registro acumulativo, Barcelona, Fontanella, pg. 242

188
CLIFFORD, Margaret M., 1982, Enciclopedia Práctica de la Pedagogía, 2. Aprendizaje y enseñanza, Bar-
celona, Océano, pg. 286

189
RUCH & ZIMBARDO, op cit.

190
Ibid., pp. 287 ss. ; también BOUTON, Mark E. y FANSELOW, Michael S. (eds.), 1997, Learning, Motiva-
tion, and Cognition: The Functional Behaviorism of Robert C. Bolles, American Psychological Association

191
BOLLES, R.C., 1973, Teoría de la motivación, México, Trillas

192
La ‘maquina de enseñanza’ diseñada por B.F. Skinner era un artefacto que hoy veríamos como primiti-
vo, pero que utilizaba los principios de conducta para mejorar el proceso de aprendizaje de conceptos y
términos escolares. Básicamente consistía en una caja sobre la que el alumno situaba la hoja de los con-
ceptos para aprender, y sobre ella otra lámina ocultaba parte del texto. El alumno iba leyendo el texto, y
aparecía una pregunta que debía contestar por escrito, eligiendo entre varias alternativas o rellenando
una palabra. Una vez contestado perforando el espacio correcto, el propio alumno rodaba la lámina y des-
cubría la respuesta correcta. Si era así, la maquina continuaba al siguiente concepto y anotaba un punto
como reforzador; si la respuesta no era correcta no dejaba avanzar, ya que el texto debía leerse y contes-
tarse de nuevo. Una variación de ese tipo de máquinas educativas de la época está entre los juguetes ac-
tuales que se regalan a los niños. [VALERO AGUAYO, Luis, Máquinas de enseñanza de Skinner, Internet]

193
ALLEN, Layman E., “Games and Programmed Instruc-tion”, en The Arithmetic Teacher, Marzo 1965, pp.
1-2

194
POSTMAN, N., y WEINGARTNER, Ch., 1975, La enseñanza como actividad crítica, Barcelona, Fontanella,
pg. 199

195
ALLEN, op. cit., pg. 4

196
La red educativa Nova fue fundada por la Ford Foundation con la denominación de Nova Educational
Experiment ; los alumnos tenían que pasar un test para ser aceptados. El calendario escolar de las escuelas
Nova –consideradas muy progresistas en su día- era más largo que el de otros Centros del país y ofrecían
una atmósfera de aprendizaje óptimo para estudiantes automotivados. A estos alumnos se les entrega-
ban paquetes de actividades a realizar, y los enseñantes les servían como guías. Actualmente las escuelas
Nova difieren muy poco de otras escuelas del país, pero continúan dedicandose preferentemente a los
estudiantes automotivados. [Nova High School, Internet]

197
POSTMAN & WEINGARTNER, op. cit., pg. 210

198
CARLSON, Elliot, 1969, “Learning through Games: a New Approach to Problem Solving”, Washington,
Public Affairs Press, en POSTMAN & WEINGARTNER, op. cit., pg. 211

199
SKINNER, Tecnología …, op. cit., pg. 44

200
CARVAJAL, Elena, 2015, Sidney Pressey y la Máquina de Enseñanza, TICs en la Educación, Internet
265

201
SKINNER, Tecnología …, op. cit., pg. 52

202
Ibid., pg. 70

203
MARTÍ RECOBER, M., y AULADELL BAULENAS, J., 1985, “Reflexiones sobre las implicaciones socioeco-
nómicas de la informática en la enseñanza”, en VARIOS, Informática y enseñanza, Madrid, Fundesco, pg.
37

204
OBRIST, A.J., 1985, El microordenador en la enseñanza, Madrid, Narcea, pg. 12

205
GILMAN, J.A., 1985, “Información, tecnología y demanda revolucionaria: la educación para una nueva
era”, en VARIOS, Informática y enseñanza, op. cit., pg. 56

206
PENTIRARO, Egidio, 1984, El ordenador en el aula, Madrid, Anaya, pg. 171. A lo ya mencionado se podrí-
an añadir las aportaciones de Patrick Suppes al desarrollo de software educativo a partir de 1966. [N. A,]

207
GROS SALVAT, B., 1987, Aprender mediante el ordenador, Barcelona, PPU, pp. 24

208
PAPERT, Seymour, 2003, La máquina de los niños. Replantearse la educación en la era de los ordenado-
res, Barcelona, Paidós

209
SKINNER, Tecnología ..., op. cit., pg. 34

210
BERTALANFFY, op. cit., pg. 200

211
NEUMAN, Delia, 1989, “Naturalistic Inquiry and Computer-Based Instruction. Rationale, Procedures
and Potential”, en Educational Technology Research and Development, op. cit., pg. 41

212
GUBA, Egon G., 1981, Criterios e credibilidad en la investigación naturalista, Internet.

213
GROS SALVAT, op. cit., pg. 32

214
WRIGHT, E.O., 1979, “Los intelectuales y la clase obrera”, en En Teoría, No 2, pg. 53

215
FERRATER MORA, op. cit., IV, pp. 3.199-200

216
ORTEGA y GASSET, José, 2004, Meditación de la técnica y otros ensayos sobre ciencia y filosofía, Ma-
drid, Alianza

217
QUINTANILLA, Miguel A., 1989, Tecnología: un enfoque filosófico, Madrid, FUNDESCO, pg. 30

218
MITCHAM, Carl, 1989, ¿Qué es la filosofía de la tecnología?, Barcelona, Anthropos, pp. 109 ss.

219
GARCIA DE CORTAZAR, M Luisa, 1987, Educación Superior y empleo en España, Madrid, Ministerio de
Trabajo y Seguridad Social, pp. 11-12

220
DUFRENNE, Mikel, 1968, Pour l’homme, Paris, Seuil, pp. 229 ss.

221
HELLER, Ágnes, 1989, “Sentirse satisfecho en una sociedad insatisfecha. Dos notas”, en HELLER, Á., y
FEHÉR, F., 1989, Políticas de la postmodernidad, Barcelona, Península, pp. 162-63

222
Ibid., pp. 164 ss.

223
FERRATER MORA, op. cit., I, pg. 98
266

224
Ibid., pg. 167

225
Ibid., pp. 168 ss.

226
Ibid., pp. 173 ss.

227
Ibid., pg. 41

228
“El acto (o resultado del acto) de transformar propiedades, relaciones y acciones humanas, en propieda-
des, relaciones y acciones de cosas producidas por el hombre, objetos que se han vuelto independientes (y
que son imaginados como originalmente independientes) del hombre y gobiernan su propia existencia.
También, la transformación de seres humanos en cosas que no se comportan en una forma humana sino
de acuerdo a las leyes del mundo de las cosas. La reificación es un caso ‘especial’ de alienación, su forma
más radical y extendida, característica de la sociedad capitalista moderna". [Ibid., pg. 46 ; PETROVIC, Gajo,
1970, Marxismo contra estalinismo, Barcelona, Seix-Barral]

229
RODRIGUEZ SACRISTÁN, Jaime, 1979, “La libertad según Fromm”, en VARIOS, Enciclopedia de la Psico-
logía y la Pedagogía, VI, Madrid, Sedmay-Lidis, pg. 274

230
FROMM, Erich, 1997, El arte de amar, Barcelona, Paidós

231
BERLIN, Isaiah, 1992, El fuste torcido de la humanidad, Barcelona, Península, pp. 42-43

232
Ibid., pp. 61-62

233
LUSA, G., 1979, “El método científico”, en CID, F., e.a., Historia de la Ciencia, II, Barcelona, Planeta, pp.
167 ss.

234
STRÖBL, W., Orígenes filosóficos de la ciencia moderna, Internet, pp. 2-3

235
“En el Norte y Centro de Europa, así como en el Norte de Italia, la población se triplicó en la época inme-
diatamente anterior al período de las grandes epidemias, con su momento de más rápido progreso desde
1150-1200 a 1300. En ese período, y por vez primera, hubo ciudades que sobrepasaban los 20.000 habi-
tantes: centros políticos y comerciales como París, Londres, Colonia y Praga, …, alcanzaron los 30.000 habi-
tantes. Las ciudades se vieron obligadas a construir constantemente nuevas murallas para encerrar las
áreas suburbanas que surgían al margen del núcleo original. No obstante, hacia el último cuarto del siglo
XIII la población comenzaba ya a disminuir en su ritmo de crecimiento”. [RUSSELL, J.C. 1982, “La población
de Europa del año 500 al 1500”, en CIPOLLA, Carlos M. (ed.), La Edad Media (Historia económica de
Europa, I), Barcelona, Ariel, pg. 42]

236
LADERO QUESADA, Miguel A., 1992, Edad Media (Historia Universal, II)-, Barcelona, Vicens-Vives, pp.
469 ss.

237
BERGADÀ. R., 1979, “La matemática renacentista”, en CID (ed.), op. cit., pp. 102 ss.

238
DJEBBAR, Ahmed, Las matemáticas árabes y su papel en el desarrollo científico europeo, Internet

239
GUERRERO, Ramón, 1985, El pensamiento filosófico árabe, Madrid, Cincel, pg. 32

240
Ibid., pp. 39 ss.

241
RUSSELL, b., 1962, History of Western Philosophy, Londres, Allen & Unwin, pg. 240

242
FERRATER MORA, op. cit. I, pp- 262-64
267

243
ABBAGNANO, op.cit., I, pp. 409

244
GUERRERO, op. cit., pg. 165

245
Ibid., pg. 115

246
Ibid., pp. 119-20

247
Ibid., pg. 122

248
Ibid., pp. 123-26

249
Ibid., pg. 128

250
MONDOLFO, op. cit., pp. 103 ss.

251
GUERRERO, op. cit., pp. 137 ss.

252
Ibid., pg. 141

253
ABBAGNANO, op.cit., I, pp.

254
ABBAGNANNO, op. cit., pg 408

255
Guerrero, op. cit, pg.165

256
FERRATER MORA, op. cit., I, pg. 259

257
MAURER, op. cit., pg. 105

258
VIGNAUX, P., 1973, El pensamiento de la Edad Media, México, Fondo de Cultura Económica, pp. 13 ss.

259
FERREIRO, Miguel Angel, 2017, El Renacimiento Carolingio, El Reto histórico, Internet

260
ABBAGNANO, op.cit., I, pp. 307-08

261
COPLESTON, op. cit., II, pp. 121 ss.

262
El conocimiento, para Agustín de Hipona, consiste en el descubrimiento de la verdad mediante la ‘ilumi-
nación divina’. Este concepto se deriva directamente de la teoría de la ‘emanación’ de Plotino, y en el mis-
mo intervienen tres factores: Dios (luz espiritual), las ‘verdades inmutables’ en la mente de Dios y la facul-
tad humana de captar esas verdades. Igual que previamente Filón de Alejandría, San Agustín identifica a
Dios con el Ser (“Yo soy el que soy”). Este es inmutable, porque es eterno, y se le puede contemplar bajo
tres aspectos (Santísima Trinidad): Padre, Verbo (‘logos’ del Padre) y Espíritu Santo. [MAURER, Armand,
1967, “Filosofía Medieval”, en GILSON, Et. (ed.), Historia de la Filosofía, II, Barcelona, Emecé]

263
COPLESTON, op. cit., II, pg. 139

264
VIGNAUX, op. cit., pp. 29 ss.

265
“Aquello, mayor de lo cual nada puede pensarse, no pue-de existir únicamente en la inteligencia. En
efecto, si sola-mente existiera en la inteligencia, podría concebirse como existiendo también en la realidad,
y esto sería mayor. Existe, pues, algo mayor de lo cual nada puede pensarse, no sólo en la inteligencia,
sino también en la realidad”. [‘Proslogion’ ; JASPERS, Karl, 1998, “Anselmo”, en Los grandes filósofos, II,
Madrid, Tecnos, pp. 131-163]
268

266
FERRATER MORA, op. cit., III, pg. 2.429

267
La ‘teoría de las ideas’ de Platón suscitó numerosas críti-cas, que el mismo filósofo recoge en sus
últimos escritos. Las objeciones iban dirigidas sobre todo a la dificultad inherente al hecho de combinar
la multiplicidad de las cosas con la uni-dad de la idea. Algunas de ellas se las hizo a Platón su alumno más
importante: Aristóteles. Eran básicamente las siguientes: a) ¿hay idea de cada especie de cosas?, b)
multiplicidad de las ideas participadas, c) tercer ente en la participación y en la imitación: A causa de esta
disconformidad, Aristóteles decidió separarse de la ‘Academia’ platónica y formar su propia escuela, el
‘Liceo’. [MONDOLFO, op. cit., I.]

268
¿Qué es lo que corresponde si hay algo que corresponda en la realidad extramental, a los conceptos
universales que se dan en la mente? [COPLESTON, op. cit. II, pp. 144 ss.]

269
MARTÍNEZ MARZOA, Felipe, 1973, Historia de la Filosofía, I, Madrid, Istmo, pp. 375-76

270
FERRATER MORA, op. cit., IV, pp. 3.344 ss.

271
HARTNACK, Justus, 1978, Breve historia de la filosofía, Madrid, Cátedra, pp. 65-66

272
COLLIN, H., Curso de Filosofía, II, pg. 499, citado por FERRATER MORA, op. cit., IV, pg. 3.346

273
ZINGLIARA, Th., 1910, Summa Philosophica, I, Paris, Beauchesne, citado Ibid.

274
VIGNAUX, op. cit., pp. 85 ss.

275
“En el simbolismo de una escuela hermética con la que se relaciona a Alberto el Grande y Santo Tomás
de Aquino, el triángulo derecho representa la Divinidad y el triángulo invertido, la naturaleza humana (‘he-
cha a imagen de Dios’, como su reflejo invertido en el ‘espejo de las aguas’), de modo que la unión de los
dos triángulos representa la unión de ambas naturalezas (Lâhut y Nasut en el esoterismo islámico). Note-
mos que, desde el punto de vista del hermetismo, el ternario humano: spiritus, anima, corpus, se corres-
ponde con el ternario de los principios alquímicos: azufre, mercurio y sal”. [GUÉNON, Robert, Sobre herme-
tismo, Internet]

276
MAURER, Armand A., 1967, op. cit., pp. 164 ss.

277
En sentido propio y en la terminología teológica moderna, los preámbulos de la fe son conocimientos
que preceden lógicamente al acto de fe y lo hacen razonable; tales conocimientos previos abarcan verda-
des pertenecientes a un doble plano: así en el plano racional metafísico pertenece a los preámbulos de la
fe el conocer la existencia, ciencia y veracidad de Dios ; en el histórico, el conocer la realidad del hecho de
la Revelación. En realidad, la terminología de S. Tomás es muy matizada: sólo una vez llama a estas verda-
des exactamente praeambula fidei (In Boéthium de Trinitate) ; más frecuentes son en él las expresiones:
‘preámbulos para los artículos de la fe’, ‘cosas que preceden a la fe’, ‘presupuestos’ o ‘antecedentes para
los artículos’. Felipe el Canciller (m. 1236) llama ‘antecedentes para la fe’ a las cosas que son de razón na-
tural ; a esas mismas cosas las llama Guillermo de Melitona (m. 1257-60) ‘dignidades’, mientras que a los
artículos los llama ‘suposiciones’ ; de todos estos principios se deducen las conclusiones, que Felipe el
Canciller denominaba ‘consecuencias de la fe’. [Enciclopedia GER, Internet]

278
MAURER, op. cit., pp. 93 ss

279
Ibid., pp. 164 ss.

280
ABBAGNANO, op. cit., I, pp. 463 ss.
269

281
Descartes consideró tres conceptos en relación con la idea aristotélica de ‘sustancia’: sustancia divina
(res aeterna), sustancia pensante (res cogitans) y sustancia extensa y divisible (res extensa). [FERRATER
MORA, op. cit., IV, pp. 1353 ss.]

282
ABBAGNANO, op. cit., I, pp. 466 ss.

283
MAURER, op. cit., pp. 221 ss.

284
Ibid., pg. 228

285
COPLESTON, op. cit., I, pp. 462-463

286
Como todos los autores franciscanos desde los tiempos de la Escuela de Oxford. [N. A.]

287
COPLESTON, op. cit., I, pp. 465-66

288
FERRATER MORA, op. cit., II, pp. 983-84

289
Ibid., I, pp. 850 ss.

290
Ibid., II, pg. 1.424

291
GILSON, Etienne, 1952, Jean Duns Scot. Introduction a ses positions fondamentales, Paris, Vrin, pp. 464-
65 (citado por FERRATER MORA)

292
FERRATER MORA, op. cit., II, pg. 984

293
Ibid., II, pp. 1.404 ss.

294
En ‘Philosophical Investigations’ (1949) Wittgenstein se refiere a la posibilidad de que existe una multi-
plicidad de lenguajes. De esta forma, el lenguaje pasa a ser un instrumento para dar frente a situaciones
existenciales, y la ‘crítica del lenguaje’ se transforma en análisis del lenguaje natural, según los siguientes
puntos: a) Los defectos del lenguaje natural no son algo esencial e inevitable, sino que pueden ser elimina-
dos ; b) Dentro del lenguaje natural podemos distinguir diversos usos del mismo (juegos lingüísticos), y es
misión fundamental del análisis del lenguaje el determinar en qué consiste cada uno de estos ‘juegos’ y
el significado del lenguaje en cada uno de ellos ; c) Es misión del análisis del lenguaje poner de manifiesto
los errores cometidos por el mal uso del lenguaje ; d) Los llamados ‘problemas filosóficos’ son, en realidad,
problemas lingüísticos que han surgido por el mal uso de las palabras. [Ibid., pg. 1.819]

295
Las ‘voces’ de Porfirio (género, especie, diferencia, propio y accidente ; S. III d.C.) son cada una de las
cinco clases de predicados distinguidos por éste y por los escolásticos. El ‘género’ va referido a aquella
parte de la esencia común a varias especies. La ‘especie’ expresa la esencia. La ‘diferencia’ corresponde a
la parte de la esencia característica de la especie. El ‘propio’ (o propiedad) hace referencia a una cualidad
no esencial que acompaña necesariamente a la especie. El ‘accidente’, por fin, alude a una cualidad no
esencial, contingente. Esta clasificación se sostiene sobre una más antigua de Aristóteles, que no incluye
la diferencia y el accidente. Kant denomina predicables del entendimiento puro a todos los conceptos a
priori, pero derivados, que pueden ser obtenidos de los predicamentos o categorías y se corresponden
básicamente con las ‘voces’ de Porfirio. [Ibid. III, pp. 2.630 ss.]

296
Para Aristóteles, igual que para Platón, una cosa es la ‘experiencia’ de los sentidos (que sólo pueden
apreciar lo contingente y lo particular) y otra muy distinta la ‘sabiduría’ (que persigue conocer lo universal,
las causas, el Bien). Ahora bien; la única forma, según él, de alcanzar esa ‘sabiduría’ es a partir de los datos
de los sentidos, analizándolos mediante las llamadas ‘ciencias especulativas’: Matemáticas (estudio de los
270

números), Física (estudio del movimiento) y Teología (estudio de los dioses). A éstas se añade la llamada
‘filosofía 1ª (metafísica), que estudia el Ser en cuanto ser. [MONDOLFO, op. cit., II, pg. 21]

297
ABBAGNANO, op. cit, III, pp. 57 ss.

298
MAURER, op. cit., pp. 284-85

299
OBERMAN, H.A., 1987, “Via Antiqua and Via Moderna: Late Medieval Prolegomena to Early Reforma-
tion Thought”, en Journal of the History of Ideas, University of Pennsylvania Press, Vol. 48, No 1, pp. 23-40

300
FERRATER MORA, op. cit., III, pp. 2.414-15 ; DUHEM, Pierre, 1958, Le système du monde, Paris, Her-
mann ; HASKINS, Charles Homer, 1924, Studies in the History of Mediaeval Science, Harvard University
Press

301
KOYRÉ, Al., 1980, Estudios galileanos, Madrid, Siglo XXI ; citado por MOYA, op. cit., pp. 145 ss.

302
Además, DeMar, conocido predicador televisivo norteamericano, comenta, con bastante acierto y sen-
tido común en nuestra opinión: “Dado que la Biblia dice muy poco cuando se compara con lo que sabemos
hoy y que no expresa una teología cosmológica global más allá de la declaración de que Dios ‘creó los cie-
los y la tierra’ (Gén. 1), que el sol, la luna, y las estrellas no son objetos de adoración (Deut. 4:19; Isa. 47:12
-15), y que el cosmos opera en términos de leyes fijas, era natural poner la mirada en aquellas teorías prac-
ticadas y estudiadas que pudiesen explicar cómo operaban los cielos”. [DEMAR, Gary, 2007, “La ciencia
comienza con Aristóteles”, en Biblical Worldview, pp. 22-24]

303
REDONDI, P., 1990, Galileo herético, Madrid, Alianza

304
MONDOLFO, op. cit., II, pp. 15 ss.

305
Para Aristóteles los aspectos constitutivos de la sustancia son dos: materia y forma ; la ‘materia’ es el
concepto abstracto, y la ‘forma’ su materialización en este mundo. Esta teoría (‘hilemorfismo’, del griego
hylé = materia, y morfé = forma) presenta indudablemente cierto parecido con la ‘teoría de las ideas’ de
Platón ; sin embargo, hay que tener en cuenta que para Aristóteles las ideas abstractas no pueden existir
por sí solas. Una sustancia con ‘materia’ y sin ‘forma’ sólo existe en potencia, y para existir en acto necesita
de la unión de ambos conceptos (‘sinolon’). [Ibid., pp. 30 ss. ; TORO, Juan C., 2007, “Aristóteles y el infini-
to”, en Filosofía, Internet]

306
La Escuela de Elea representa un pensamiento opuesto (o ‘contrario’) al de Heráclito y el resto de los
pensadores jónicos, para el cual todas las antítesis son conciliables. Parménides de Elea (~ 500 a.d.C.)
detecta al menos una antítesis que no es conciliable: la de ser-no ser. En su opinión, si la famosa ‘Razón
divina’ ha de ser única, sólo puede existir el ser, que al ser único sería, además, eterno, inmutable, indivi-
sible, homogéneo, inmóvil y esférico. [GOMPERZ, Theodor, 2000, Pensadores griegos, I, Barcelona, Her-
der, pp. 209 ss.]

307
MARTÍNEZ MARZOA, Historia ..., op. cit., I, pp. 246 ss.

308
ABBAGNANO, op. cit., I, pp. 137 ss. ; GOMPERZ, op. cit., pp. 243 ss.

309
La única forma de llegar al conocimiento del ‘ser’ consiste, según Aristóteles, en seguir la ‘serie de las
causas’: empezar descubriendo la causa de un fenómeno natural dado, para luego continuar investigando
hasta dar con la causa de esa causa, y así sucesivamente hasta encontrar la causa de todas las causas, o
‘causa primera’. Aristóteles descubre cuatro pasos fundamentales dentro de la ‘serie de las causas’: a)
causa material (materia) ; b) causa formal (forma) ; c) causa eficiente (principio del movimiento) y d) causa
271

final. Tanto la ‘causa eficiente’ como la ‘causa final’ conducen al concepto de Dios, o primer motor inmóvil.
[MONDOLFO, op. cit., II ; ROSS HERNÁNDEZ, Alberto, 2007, “The Causality of the First Mover in Metaphy-
sics XII”, en Dianoia, Vol. 52, No 59, Universidad Panamericana]

310
“La quintaesencia es la perfección misma, la piedra filosofal, el elixir de la vida que sólo es posible una
vez que se llega a un estado de pureza y se logra la transmutación en oro, que no necesariamente se refiere
al metal, pues … reside en todas las cosas que existen en la Tierra”. El francés Cyliani (1832), decía que
era: “… la verdadera quintasencia del oro común regenerado”. [RODRÍGUEZ GUERRERO, José, Desarrollo
y madurez del concepto de Quintaesencia alquímica en la Europa Medieval, Internet]

311
GONZÁLEZ UREÑA, Angel, 2009, “El viento del éter lumifero y el experimento de Michelson-Morley”,
en Investigación y Ciencia (Scientific American), Scilogs, Internet

312
CASTILLO, Manuel, 1996, “Alberto Magno: Precursor de la ciencia renacentista”, en La ciencia de los fi-
lósofos, Thémata, No 17, Universidad de Sevilla, pp. 94-95

313
CASTILLO, op. cit., pg. 96

314
Ibid., pg. 9

315
Ibid., pp. 100-101

316
WHITEHEAD, Alfred N., La cultura cristiana medieval y el desarrollo de la ciencia, Internet

317
PRIETO LÓPEZ, 2009, “Buridan, el ímpetus y la primera unificación de la física terrestre y celeste”, en
Thémata, No 41, pp. 350 ss.

318
CORTÉS MORATO, Jordi y MARTÍNEZ RIU, Antoni, 2012, “Hacia la revolución científica. Teoría del ímpe-
tu”, en VARIOS, Diccionario de Filosofía, Barcelona, Herder

319
ROMERO GIL, Jorge. 2016, “El averroísmo”, en About Español, Internet

320
PRIETO LÓPEZ, op. cit., pp. 352 ss.

321
Ibid., pp. 365 ss.

322
SARNOWSKY, Jürgen, 1985, “Concepts of Impetus and the History of Mechanics”, en Boston Studies in
the Philosophy of Sciences, Vol. 154, Boston, Springer, pp. 121 ss.

323
WOLFF, Michel, 1978, Geschichte der Impetus-Theorie, Frankfurt, Suhrkamp

324
DOMÉNECH IZQUIERDO, Manuel M , “La cosmología medieval en la física actual”, en Hosannah!!!, In-
ternet

325
HAMMAN, James, Ciencia e Iglesia en la Edad Media ; The Myth of the Flat Earth ; The Mythical Conflict
between Science and Religion, Internet

326
LÉRTORA MENDOZA, Celina A., 2004, “El comentario de Roberto Grosseteste al Libro VII de la Física de
Aristóteles”, en Anales del Seminario de Historia de la Filosofía, No 21

327
CASSIRER, op. cit., pp. 71-88

328
“El primer acierto de Nicolás de Cusa es que su pensamiento no representa una ruptura; casi todas sig-
nifican alguna medida de retroceso, de olvido de la conti- nuidad. Se apoya en lo más vivo del pensamiento
272

anterior: el maestro Eckehart y la mística especulativa. No desconoce la gran labor de la Escolástica hasta
comienzos del siglo XV, pero va acumulando innovaciones sosegadas, que podríamos llamar respetuosas,
y por eso fecundas … Un rasgo claramente renacentista de Nicolás de Cusa es su vivo interés por el mundo,
que es un despliegue o ‘explicatio’ de Dios. Por eso el mundo es teofanía, manifestación de Dios … No me-
nos original es su idea de la mente; la interpreta como ligada a la ‘mensura’, a la medición. La física moder-
na y el humanismo tienen un nacimiento común. Si la mente divina es entificativa, la humana es ‘vis assimi-
lativa’; parece una clara anticipación de la ‘vis repraesentativa’ de Leibniz”. [MARÍAS, Julián, Nicolás de
Cusa. Seis siglos de filosofía moderna, Internet ; CASSIRER, Ernst, 1953, El problema del conocimiento en
la filosofía y la ciencia modernas, I, México, Fondo de Cultura Económica, pp. 71-72]

329
FERRATER MORA, op. cit., II, pp. 1.566 ss. y NIETHAMMER, Friedrich Immanuel, 1808, “Der Streit des
Philantropismus und des Humanismus in der Theorie des Erziehung-Unterrichts unserer Zeit”, en Allge-
meine Literaturzeitung, No 255 ; OLIVAR ROBLES, Juan Manuel, 2010, “Humanismo en el Renacimiento. El
culto del hombre por el hombre”, en Gestiopolis, Internet

330
FERRATER MORA, op.cit., III, pp. 2.414-15 ; SOTO, Ma Jesús, 1995, “Nicolás de Cusa y la idea metafísica
de expresión”, en Anuario Filosófico, No 28, Pamplona, Eunsa, pp. 737-754 ; MORA BURGOS, Gerardo,
1998, “Nicolás de Cusa y los orígenes de la modernidad (I)”, en Revista de Filosofía, No 36, Universidad de
Costa Rica, pp. 349-357

331
FERRATER MORA, op. cit., III, pp. 2.354 ss.

332
ABBAGNANO, op. cit., II, pp. 59-60

333
ALVARADO CORDERO, Maurice, 2012, “Aequalitas essendi en la obra ‘De docta ignorantia’ de Nicolás
de Cusa”, en Veritas, No 26, Valparaíso, pp. 57-79

334
CASSIRER, op. cit., pg. 72

335
BERGADÀ, op. cit., pg. 86 ; CABADA CASTRO, Manuel, 2008, “Infinitud divina y visión mística en Nicolás
de Cusa”, en Pensamiento, Vol. 64, No 242, pp. 903-930 ; GONZÁLEZ RÍOS, José, 2012, “Los grados del co-
nocimiento hacia la visión mística en el pensamiento de Nicolás de Cusa”, en Mirabilia, No 14 ; KUZMINA,
Evgenia, 2010, “El pensamiento esotérico de Nicolás de Cusa en el espectro del Renacimiento”, en Pensa-
miento y Cultura, Universidad de La Sabana

336
MAURER, op. cit., pp. 321-22

337
Considerado uno de los iniciadores de la filosofía alemana (compiló varias de sus obras en alemán),
recomienda la obediencia y no prestar atención a los viernes temporales, así como tener en uno la reali-
dad de Dios. Se le suele considerar un místico para el cual la teología negativa es superior a la positiva.
[FERRATER MORA, op. cit., II, pp. 885 ss.]

338
El impulso dado por Gerberto a los estudios filosóficos y teológicos fue una de las causas de un renaci-
miento platónico y humanista en el siglo XII, que tuvo uno de sus principales centros de difusión en la Ca-
tedral de Chartres. El primer nombre que cabe mencionar en relación con esta escuela es el de Fulberto,
pero más importantes son Bernardo de Chartres, Gilberto de la Porrée, Thierry de Chartres, Guillermo de
Conches y Clarembaud de Arras, entre otros. [Ibid. I, pp. 479-80 ; III, pp. 2.624-25]

339
De la misma manera que se atribuyó a Averroes la doctrina de la doble verdad, se le carga también con
el entendimiento agente único y trascendente al ser humano, lo que fue afirmado principalmente por el
ave-rroísmo latino. En Averroes el entendimiento activo se en-cuentra en el ser humano, siendo intrínseco
a él, y, por tanto, no es ni trascendente ni único para todos los humanos. Según Averroes, cada hombre
273

conoce extrayendo de la materia sus formas inteligibles y ésta es la función del entendimiento activo, que
se realiza en cada una de las situaciones de conocimiento. No hay ninguna otra clase de entendimiento
[MAURER, op. cit., pp. 336 ss. ; SEGOVIA, José, Historia de la Filosofía, Internet]

340
FERRATER MORA, op. cit., III, pp. 2.624-25 ; PUIG MONTADA, Josep, 2002, “Averroes y el entendimien-
to”, en Revista Española de Filosofía Medieval, No 9, pp. 49-62

341
Ibid. I, pp. 479-80 ; VARIOS, 2013, Bernardino Telesio y la nueva imagen de la naturaleza en el Renaci-
miento, Madrid, Siruela

342
Para Anaxímenes de Mileto (585-628 a.d.C.) el ‘arjé’ (principio de las cosas) estaba constituido por el
aire infinito. Anaxímenes se refiere concretamente a un doble proceso de transformación (v.gr., por
rarefacción y/o condensación que daría lugar a los diferentes elementos: fuego, aire, viento, nube, agua,
tierra y piedra. La lucha entre ‘caos’ y ‘orden’ de las antiguas religiones prefilosóficas se ha convertido
aquí, gracias a Anaxímenes, en una curiosa ‘teoría física’, la primera de la historia probablemente. [MON-
DOLFO, op. cit., I]

343
FERRATER MORA, op. cit., I, pp. 392-93

344
COPLESTON, op. cit., III, pp. 247 ss.

345
GÓMEZ DE LIAÑO, Ig., 1992, El idioma de la imaginación, Madrid, Tecnos, pp. 224 ss.

346
YATES, Fr. A., 1983, Giordano Bruno y la tradición hermética, Barcelona, Ariel

347
TOCCO, Felice, “Le fonti più recenti della filosofía dil Bruno”, en VARIOS, Rendiconti della Reale Accade-
mia dei Licei. Classe di Scienzi Morali, Storiche e Filologiche, 5, I, pp. 503-38 y 585-627

348
ARTOLA, Miguel, “Tomás Campanella”, en Filosofías para la vida, Internet

349
MANUEL & MANUEL, op. cit., I, pg. 98

350
Ibid., I, pg. 115

351
Ibid., pg. 119

352
LUSA, op. cit., pg. 1

353
Ibid., pg. 168

354
RAMÍREZ, Edgar R., 1983, “Elementos de continuidad y discontinuidad entre la ciencia medieval y la
primera revolución científica”, en Revista Filosófica Universitaria, No XXII (55 y 56), Costa Rica, pp. 81-82

355
Vinculado al círculo del Padre Mersenne, actualmente se le recuerda sobre todo por sus objeciones a
Descartes y por su ‘renovación del atomismo’, pero su papel filosófico e intelectual en el siglo XVII fue
mayor de lo que tal recuerdo permite suponer. [FERRATER MORA, op. cit, II, pp. 1.228.29]

356
BARON, H., 1993, En busca del humanismo florentino, México, Fondo de Cultura Económica, pp. 309
ss.

357
RIGAULT, Hyppolyte, 1856, Histoire de la querelle des Anciens et des Modernes, Paris, Hachette

358
“Si bien la enseñanza de la matemática estaba muy descuidada en la Universidad de Pisa, el profesor
de física Francesco Bonamico era un profundo conocedor de la dinámica aristotélica. Bonamico pondría a
274

disposición de Galileo un extenso conocimientro de los supuestos y rasgos de la física de Aristóteles”. [KOY-
RÉ, Al., 2008, “Los albores de la ciencia clásica”, en Contactos, No 69, Internet, pg. 45 ; GONZÁLEZ RECIO,
J.L. (ed.), El taller de las ideas: 10 lecciones de historia de la ciencia, Plaza y Valdés, pg. 53]

359
MOYA, op.cit., pp. 146-47

360
MONDOLFO, op. cit., I

361
MARTÍNEZ MARZOA, op. cit., pp. 95 ss.

362
MOYA, op. cit., pg. 148 ; también GÓMEZ DI VINCENZO, J.A., Los calculadores del Merton College y la
descripción matemática del movimiento, Internet

363
“Cuando Galileo habla de una esfera que rueda sobre un plano, establece que la esfera, en cada mo-
mento, sólo toca al plano en un punto (lo cual geométricamente es indudable) y entonces un escolástico
le objetaría que semejante modelo es físicamente falso, que de hecho no hay ninguna ‘esfera’ real que
toque a un ‘plano’ real solamente en un punto, que la esfera y el plano de que habla Galileo son una pura
‘abstracción matemática’ y que Galileo, al operar siempre con abstracciones matemáticas, que no se dan
en la experiencia física, niega lo físico, la experiencia, los hechos. En cambio, para Galileo, la esfera geo-
métrica y el plano geométrico puros tienen perfecta validez, incluso en Física, aunque no haya en la expe-
riencia nada que sea una esfera y nada que sea un plano”. [MARTÍNEZ MARZOA, Historia …, op. cit., II, pg.
29]

364
ALVAREZ, J.L. y POSADAS, Y.Y., 2003, “La obra de Galileo y la conformación del experimento en la Físi-
ca”, en Revista Mexicana de Física, No 49 (1), pp. 62-63

365
“Si Galileo, al tratar el movimiento de un cuerpo, establece que la velocidad permanece constante
mientras no actúa ninguna fuerza [precedente de la 1a Ley de Newton], a un escolástico le será fácil hacer
ver que, si yo tiro una piedra, la velocidad va disminuyendo progresivamente desde el momento en que
la piedra sale de mi mano, incluso según la línea horizontal, a pesar de que la atracción de la tierra no tie-
ne componente alguna en esa dirección ; si neutralizamos la atracción de la tierra, colocando un plano
horizontal resistente debajo del cuerpo se mueve (…), encontraremos que, precisamente desde el mo-
mento en que nuestra fuerza deja de actuar, la velocidad del móvil disminuye progresivamente hasta lle-
gar a cero …”. [MARTÍNEZ MARZOA, Historia …, op. cit., II, pp. 29-30]

366
“… es evidente que esto no se cumple en nuestra experiencia: cualquiera ve (como vieron los adversa-
rios de Galileo) que una paja no cae con la misma aceleración que una bola de plomo, e incluso que la
aceleración de un cuerpo que cae no es la misma en toda su trayectoria …”. [Ibid., pp. 31-32]

367
Según Koyré, la revolución científica del siglo XVII fue en realidad el efecto de una alianza entre Platón
y Demócrito. [KOYRÉ, Pensar la ciencia, op. cit., pp. 59-60]

368
Los ‘pitagóricos’ constituían una secta mística liderada por Pitágoras de Samos (500-496 a.d.C.), famo-
so no sólo por sus descubrimientos matemáticos (v.gr., el conocidísimo Teorema de Pitágoras), sino tam-
bién por haber sido el primero en emplear el término ‘filósofo’ para designarse a sí mismo, en el sentido
de ‘amante de la sabiduría’. Los puntos más interesantes y originales de su filosofía se encuentran en su
‘teoría de los números’, o intento (el primero de la historia) de interpretar la realidad en términos mate-
máticos: a) Los números son la esencia de las cosas ; b) Dualidad Par (ilimitado) – Impar (limitado) ; c) La
‘TETRACTYS’, número sagrado en que se basan los demás números: 1 + 2 + 3 + 4 = 10 (de ahí deriva, por
ejemplo, la ‘escala decimal’ en las medidas, que seguimos utilizando en nuestros días). [MONDOLFO, op.
cit., I]
275

369
MARTÍNEZ MARZOA, Historia …, op. cit., II, pp. 27 ss.

370
Ibid., pp. 32 ss.

371
Recuérdense las 3 ‘clases de movimiento’ de Aristóteles más arriba mencionadas (v.gr. cantidad, cuali-
dad y traslación), de las cuales hay dos que no pueden entrar en la definición de Galileo, como puede
verse. [N. A.]

372
“Por otra parte, si Aristóteles entendía por ‘movimiento’ el ‘llegar a ser …’ en general y consideraba el
cambio de lugar como un modo (y no el primero) del ‘llegar a ser …’, la Física moderna, en cambio, define
en primer lugar el movimiento como cambio de lugar (la distancia recorrida, cuyo cociente por el tiempo
transcurrido es la velocidad) y todo otro cambio sólo será físicamente tratable en cuanto pueda ‘traducirse’
de alguna manera en un desplazamiento (como, por ejemplo, el cambio de temperatura se traduce en
desplazamiento del extremo de una columna de mercurio). Esto ocurre porque la extensión espacial es la
pura cantidad, es aquello que en el mismo no tiene ninguna determinación cualitativa y que, por lo tanto,
sólo puede ser ‘más’ o ‘menos’, en ningún caso cambiar de naturaleza. También esto se basa, pues, en la
exigencia de que la exposición de los fenómenos sea precisamente matemática”. [MARTÍNEZ MARZOA,
Iniciación …, op. cit., pp. 96 ss.]

373
MARTÍNEZ MARZOA, Historia …, op. cit., II, pg. 43 ; FERRATER MORA, op. cit., III, pp. 1.855-56

374
BACHILLER, Rafael, 2009, 1619: Las tres leyes de Kepler, El Mundo (9-III-2009)

375
La música de las esferas ha apasionado desde siempre a los estudiosos del Universo. Para los pitagóri-
cos, los tonos emitidos por los planetas dependían de las proporciones aritméticas de sus órbitas alrede-
dor de la Tierra, de la misma forma que la longitud de las cuerdas de una lira determina sus tonos. Según
ellos, los sonidos que producía cada esfera se combinaban con los sonidos de las demás esferas, produ-
cien-do una sincronía sonora especial: la llamada ‘música de las esferas’. [VARIOS, Un satélite de la NASA
confirma la ‘música de las esferas’, Internet]

376
MONDOLFO, op. cit., I. Simbolos geométricos de los 4 elementos de Empédocles, más el éter, añadido
por Platón.

377
MORENO CORRAL, Marco A., 1997, La morada cósmica del hombre. Ideas e investigaciones sobre el
lugar de la Tierra en el universo, México, Fondo de Cultura Económica, pg. 81 ; FIELD, J.V., 1990, “El
rechazo de la numerología por Kepler”, en VICKERS, Br. (ed.), Mentalidades ocultas y científicas en el
Renacimiento, Madrid, Alianza, pp. 205-6

378
CASTILLA, Antonio, 2015, Polihedros de Kepler-Poinsot, Trazoide, Internet

379
“Kepler, en cuya progenie abundaron hechiceros y psicópatas, empieza su trabajo científico a partir de
su puesto de astrólogo real y declara que sus primeros trabajos sobre las órbitas y distancias de los plane-
tas, estuvieron sugeridos por la existencia de los cinco poliedros regulares, que lo llevaron a una compren-
sión del plan de la Creación Divina: “Sería erróneo considerarlo pura invención de mi espíritu. No puede
haber presunción alguna de mi parte ... cuando tocamos el arpa heptacorde de la sabiduría del Creador”.
Kepler, quien osciló de la mística a la ciencia a lo largo de casi toda su vida, mezclando intuiciones e ideas
místicas con cálculos rigurosos y a veces equivocados, dejó finalmente una aportación científica definitiva
que fue fundamental para interpretar el sistema solar y dar nacimiento a una nueva física”. [ROJO, op.
cit.]

380
ABBAGNANO, op. cit., II, pg. 147
276

381
WILLIAMS, James G., 1994, “Las órbitas de los planetas”, en Enciclopedia Encarta

382
LUSA, op. cit., pg. 168

383
SILVA, Ig., 2009, La ciencia moderna nace de la inquietud teológica, Internet, pg. 1

384
“Las formas son las leyes particulares que rigen a los fenómenos, y el propósito para Bacon era descu-
brirlas. Buscar las formas de los cuerpos particulares es comprender su naturaleza, no como algo estático
que se obtiene por ejercicio de análisis intelectual o abstracción, sino como algo dinámico de lo cual cabe
esperar particularidades y que se manifiesta a través de los diversos casos de un mismo fenómeno, lo cual
nos aproxima al conocimiento de la ley. La forma baconiana es pues una forma dinámica que sólo puede
comprenderse a través del estudio atento de los múltiples casos de un mismo fenómeno”. [BENÍTEZ, Laura,
Descartes y Bacon: algunos aspectos metodológicos, Internet]

385
FERRETER MORA, op. cit., I,, pp. 275-77. Véase nuestra referencia más arriba a los escritos de George
Hakewill, citado por Hans Baron. [N. A.]

386
Ibid., II, pg. 1.616

387
GAUKROGER, St., 2001, Francis Bacon and the Transformation of Early-Modern Philosophy, Cambridge
University Press, pp. 6-10

388
“En la Inglaterra de Shakespeare, la feminidad como fuente de inspiración reverdeció con la Reina Isa-
bel, musa, reina de las hadas ; pero esto se debió en cierta forma a la influencia del consejero aúlico, John
Dee, quien agrupó a las figuras más destacadas de su época alrededor de la Reina. John Dee era astrólogo
y alquimista, que junto con Edward Kelly, aparentemente entabló una misteriosa relación con huestes an-
gélicas, descifrando el lenguaje enochiano. Dee vislumbraba una sociedad alquímica, llevar el arte de esta
noble disciplina a todo el imperio y hacer de la Tierra entera la Piedra Filosofal. Dee incluso proyectó, en
Heidelberg, el matrimonio alquímico de Federico V del Palatinado y Elizabeth Stuart. No hay duda que
Francis Bacon sintió la influencia de Dee, una sombra omnipresente en la cultura de su época. Francis Ba-
con es también el autor de ‘La Nueva Atlántida’, una utopía sobre una sociedad ideal que realiza la Casa
de Salomón, una referencia al templo de Salomón, clave arcana masónica y rosacruz. El masón y erudito
Manly P. Hall cree que La Nueva Atlántida es el plan masónico para fundar en Estados Unidos una sociedad
que lleve a la humanidad a una nueva era dorada”. [CROMBY, Al., La puerta del oro verdadero: Alquimia
en la obra de William Shakespeare, Internet ; DEL DEBBIO, Marcelo, 2010, A alquimia de Francis Bacon,
Internet ; HALL, Manly P., 2005, The Secret Destiny of America, Philosophical Research Society]

389
LUSA, op. cit., pg. 171

390
MOYA, op. cit., pp. 74 ss.

391
KANT, Kritik der reinen Venunft, op. cit., B 14

392
Caso de tratarse (como así parece), del famoso químico alemán Justus von Liebig (nacido en 1803 ;
Kant falleció en 1804), es evidente que su libro Lord Bacon, traducido al francés en 1866, no pudo haber
influido en Kant, que falleció en 1804, como es sabido. [N. A.]

393
Para Kant, ‘conocer’ equivale a sintetizar (“ligar”) lo múltiple en la unidad del concepto. Al llevar a cabo
la ‘unidad sintética de la apercepción’ estamos interpretando, según él, la realidad de una forma esque-
mática: las cosas en el mundo son múltiples, pero a nosotros nos basta con un sólo concepto para recono-
cer muchas cosas del mismo tipo. Es lo que Kant llama esquematismo trascendental, algo parecido a la
‘teoría de las ideas’ de Platón, sólo que las ideas en este caso ya no se encuentran en el ‘mundo supralu-
277

nar’ del filósofo griego, sino que las tenemos en nuestra propia mente. Ese ‘esquematismo trascendental’
está, según Kant, basado en los principios del entendimiento puro, y es el que nos permite emitir juicio
empíricos. Con esos ‘juicios empíricos’, es decir, los juicios de la ciencia; Kant se está refiriendo, con ‘cien-
cia’, a la Física de Newton. [COPLESTON, op. cit., VI, pp. 227 ss.]

394
WHEWELL, William, 1837, History of the Inductive Scien-cies, Londres, John W. Parker

395
BARONA, J.L., MOSCOSO, J. y PIMENTEL, J. (eds.), 2003, La Ilustración y las ciencias, Universitat de Va-
lencia

396
MOYA, op. cit., pg. 178 ; ESPINOZA VERDEJO, Alex, 2016, “Bacon, algunas consideraciones pragmáticas
del conocimiento y una metafísica alterada”, en Alpha (Osorno), No 43, Arica (Chile), Universidad de Tara-
pacá

397
GONZÁLEZ, Federico, Apuntes sobre hermetismo y ciencia, Internet

398
MOYA, op. cit., pp. 179 ss.

399
FERRATER MORA, op. cit., I, pp. 754 ss.

400
Básicamente lo que Sócrates le echaba en cara a sus colegas (los ‘sofistas’) era que mezclasen una cosa
tan espiritual como la sabiduría con algo tan material y cotidiano como el dinero. Todo el pensamiento de
Sócrates se basaba en lo que –desde Nicolás de Cusa- se ha dado en llamar ‘docta ignorancia’, es decir, a
la conclusión de que debía dudar de todo lo que había aprendido por medio de los sentidos y de lo cual,
en definitiva, desconocía absolutamente todo (“Sólo sé que no sé nada”). [MONDOLFO, op. cit., I]

401
ABBAGNANO, op. cit., II, pp. 165-66

402
En todas las religiones, tanto antiguas como modernas, podemos encontrar las siguientes constantes:
la idea de la unidad universal, una cosmogonía (origen del mundo como paso del caos y las tinieblas a la
‘luz’), una necesidad o ‘ley’ que lo gobierna todo (Retorno Cíclico Universal: ‘Gran Año Cósmico’ o ‘Eterno
Retorno’, también denominado palingenesia) y el dualismo entre cuerpo mortal y alma inmortal. [MON-
DOLFO, op. cit., I]

403
“… las matemáticas son, desde Descartes, el tipo mismo de lo indudable, de lo absolutamente cierto, y
que lo son precisamente en virtud de su carácter no empírico. Cuando en el lenguaje corriente hablamos
de ‘certeza absoluta’, solemos referirnos a un fenómeno subjetivo y psicológico (aunque sea colectivo y /o
al alcance para la humanidad entera) ; en cambio, el concepto cartesiano de la certeza no incluye simple-
mente que no seamos capaces de hecho de dudar de una cosa ; lo que incluye es que sea de suyo absoluta-
mente imposible tal duda”. [MARTÍNEZ MARZOA, Iniciación …, op. cit., pg. 156]

404
FERRATER MORA, op. cit., I, pp. 135 ss.

405
PATY, Michel, 1997, “Mathesis universalis e inteligibilidad en Descartes”, en Memorias del Seminario
en Conmemoración de los 400 Años del Nacimiento de René Descartes, Santafé de Bogotá, Academia Co-
lombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, pp. 135-170

406
FERRATER MORA, op. cit., IV, pg. 3.059

407
Se trata de un proceso en tres pasos que Kant denomina ‘Deducción Trascendental’, o justificación
trascendental del empleo de los conceptos puros: a) síntesis de la ‘aprehensión’ en la ‘intuición’ ; b) sín-
tesis de la ‘reproducción en la ‘imaginación’ ; c) síntesis del ‘reconocimiento’ en el ‘concepto’. [Ibid., III,
278

pg. 1.842]

408
TURBAYNE, C.M., 1962, The Myth of Metaphor, New Haven, Yale University Press, pp. 29 ss.

409
MARTÍNEZ MARZOA, Iniciación …, op. cit. pp. 207 ss. ; ALLISON, Henry E., 1992, El idealismo trascen-
dental de Kant, interpretación y defensa, Barcelona, Anthropos ; ROSALES, Alberto, 1993, Siete ensayos
sobre Kant, Universidad de Los Andes

410
Según Platón, al conocimiento completo es muy difícil llegar, y los humanos tenemos que conformar-
nos con los grados del conocimiento intermedios. En total considera tres ni-veles de conocimiento: a)
Experiencia (habilidad) ; b) Arte (cualquier técnica ; p.ej., la medicina, o las matemáticas, en el caso de Eu-
clides) ; c) Filosofía (ciencia). Por ‘ciencia’ entiende Platón el sistema conjunto de conocimientos o, dicho
en griego, ‘dialéctica’, que significa contemplación del ente. Esto, desde luego, no está al alcance de cual-
quiera, y entre los humanos sólo los filósofos tienen alguna posibilidad. [ABBAGNANO, op. cit., II, pp. 235
ss.]

411
El ‘método socrático’ constaba de dos pasos: a) refutación (liberación del espíritu: Descartes llamó a
este paso ‘duda metódica’ ; Nicolás de Cusa lo denominó ‘docta ignorancia’) ; b) mayéutica (o ‘arte de la
partera’): Suponía Sócrates que, como todos habíamos tenido vidas anteriores, en alguna de ellas debería-
mos haber estado en contacto con la ‘verdad’ ; lo que pasaba era que la habíamos olvidado. Se trataba,
pues, simplemente de recordar. Sócrates pretendía conseguir que sus discípulos descubriesen por ellos
mismos la verdad, haciéndoles las preguntas adecuadas. [MONDOLFO, op. cit., I]

412
ABBAGNANO, op. cit., II, pp. 169-70 ; REYES GALUÉ, Katiuska, 2006, “La duda cartesiana como sistema
de la Modernidad según Hannah Arendt”, en Utopía y Praxis Latinoamericana, Vol 11, No 35, Maracaibo

413
Según los neo-académicos, sucesores en tiempos de San Agustín de la Academia platónica, dado que
los sentidos nos engañan, resultaba que ‘toda certeza era imposible’, es decir, habían llegado al escepticis-
mo. San Agustín, en cambio, opinaba que la duda absoluta es contradictoria, puesto que al menos estamos
seguros de que somos y pensamos. Igual que antes Sócrates y posteriormente Descartes, San Agustín opta
por el interiorismo: el hecho de conocer va hacia dentro, hacia uno mismo, y no hacia fuera, hacia las co-
sas materiales. Y lo que descubre investigándose a sí mismo son tres cosas, que considera leyes eternas,
intangibles y necesarias: a) Que yo existo y conozco ; b) Verdades matemáticas ; c) Leyes éticas (de las
que se deriva el concepto de ‘alma humana’). [MAURER, op. cit., pp. 5 ss.]

414
Avicena pensaba, en efecto, que a la existencia del alma se llega por dos vías de conocimiento: la intui-
ción de sí mismo (argumento del ‘hombre volante’: un hombre sostenido en el aire, sin ningún contacto
con el mundo exterior afirmará sin duda alguna que existe: habrá intuido su propio ser) y la intuición sen-
sible (suposición de un principio no-corpóreo que otorga vida al cuerpo). [AFNAN, S.F., 1978, El pensa-
miento de Avicena, México, Fondo de Cultura Económica, pp. 195 ss. ; CRUZ HERNÁNDEZ, M., 1996, Histo-
ria del pensamiento en el mundo islámico, II, Madrid, Alianza, pp. 245 ss.]

415
BEUCHOT, Mauricio, 2013, Historia de la filosofía medieval, México, Fondo de Cultura Económica

416
“Despabilé los ojos, limpiémelos y vi que no dormía, sino que realmente estaba despierto. Con todo esto
me tenté la cabeza y los pechos, por certificarme si era yo mismo el que allí estaba o alguna fantasma va-
na y contrahecha [cfr., el ‘genio maligno’ de Descartes] ; pero el tacto, los sentimientos, los discursos con-
certados que entre mí hacía me certificaron que yo era allí entonces el que soy aquí ahora”. [CERVANTES,
Miguel de, 1619, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, II, 23 ; ABELLÁN, José Luis, 1981, Historia
Crítica del Pensamiento Español, III, Madrid, Espasa-Calpe, pp. 189 ss.]
279

417
ABELLÁN, op. cit., pg. 138

418
BACEIRO RUIZ, Francisco T., 2007, “El genio maligno de Suárez”, en Pensamiento, Vol. 63, No 236, pp.
303-320

419
Para Platón el cuerpo no es más que el vehículo que el alma utiliza para moverse por el mundo de las
cosas. Tiene tres partes o, mejor dicho, hay tres almas por cada cuerpo: racional, pasional y apetitiva. El
‘alma racional’ alberga la inteligencia y es la que está más cerca de las ideas. De hecho, es la única de las
tres que sobrevivirá después de la muerte del cuerpo. El ‘alma pasional’ domina los sentimientos y las
pasiones, que pueden ser positivas o negativas según se dirijan más hacia lo espiritual o hacia lo material.
El ‘alma apetitiva’ controla el funcionamiento del cuerpo. La división en Aristóteles es similar. [MONDOL-
FO, op. cit., I y II]

420
ECHEGOYEN OLLETA, Javier, Historia de la Filosofía, Edinumen, Internet

421
GARCÍA del CAMPO, Juan Pedro, 1994, “La consideración de las ideas innatas en Descartes y la proble-
matica del conocimiento de lo físico”, en Anales del Seminario de Historia de la Filosofía, No 11, Madrid,
Editorial Complutense, pp. 77-94

422
JOLLEY, N., 1998, The Light of the Soul: Theories of Ideas in Leibniz, Malebranche, and Descartes, Ox-
ford, Clarendon Press, pp. 32 ss.

423
MOYA, op. cit., pg. 436

424
MARTÍNEZ MARZOA, Historia…, op. cit., II, pg. 78 ; GONZÁLEZ, Victoria, 1950, “El argumento ontológico
en Descartes”, en Revista Cubana de Filosofía, Vol. 1, No 6, Proyecto de Filosofía en Español, pp. 42-45

425
COPLESTON, op. cit., IV, pp. 110 ss.

426
COPLESTON, op. cit., IV, pg. 93 ; ARBAIZAR GIL, Benito, 2002, “El genio maligno en Descartes y la reitera-
ción moderna de la metafísica”, en Revista de Filosofía, Vol. 27, No 1, pp. 222-248 ; GARMENDIA, Santiago,
“El genio maligno de Descartes”, en Revista Humanitas, No 31, Universidad Nacional de Tucumán ; CASTRO
RODRÍGUEZ, Iván, “El genio maligno como sustento teórico en la duda metódica de Descartes”, en Mono-
grafías.com, Internet ; VELÁSQUEZ DELGADO, Jorge, 2005, “La sombra de Descartes, el genio maligno y la
racionalidad moderna”, en La Lámpara de Diógenes, Vol. 6, Nos 10-11, Benemérita Univ ersidad Autónoma
de Puebla, pp. 161-68 ; MORENO, Juan Carlos, 1998, “En torno al Círculo Cartesiano y el genio maligno”,
Universidad Autónoma de Querátaro, XX World Congress of Philosophy

427
HARTNACK, op. cit., pp. 95 ss.

428
GARCÍA NINET, Antonio, Descartes. Contradicciones de su racionalismo teológico, Internet

429
DESCARTES, R, Reglas para la dirección del espíritu, III, Paris, Adam & Tennery, pg. 370

430
ABBAGNANO, op. cit., II, pg. 176

431
Platón define al hombre como “aquel que usa de su cuerpo”, es decir, que él identifica al hombre con
el alma. El alma es, opina, lo único importante, nuestro vínculo con el mundo de las ideas, y el cuerpo no
es más que el vehículo que el alma utiliza para moverse por el mundo de las cosas. [GALLO DAVID, Elena
L., De las cosas que se pueden dudar en Descartes: El cuerpo, Internet ; MONDOLFO, op. cit., II]

432
BORZOVIC, Milan, 1998, “Malebranche’s Occasionalism: The Philosophy in the Garden of Eden”, Uni-
versity of Ljubjana, Boston, XX World Congress of Philosophy
280

433
WOZNIAK, Robert H., Mente y cuerpo: de René Descartes a William James, Internet ; MONROY-NASR,
Zuraya, 1998, “Cartesian Dualism and the Union of Mind and Body”, Boston, XX World Congress of Philoso-
phy

434
BENÍTEZ GROBET, Laura, 1993, El mundo en René Descartes, México, UNAM ; MORILLO-VELARDE, Die-
go, 2001, René Descartes, San Juan de Puerto Rico, Edaf ; FIGUEROA VELASCO, Adriana, 1997, Conociendo
a los Grande Filósofos, Santiago de Chile, Editorial Universitaria ; KOESTLER, Arthur, 2007, Los sonámbulos.
Origen y desarrollo de la cosmología, México, Libraria

435
“Descartes, antes de acercarse a la física se había preguntado por la forma y seguridad con que adquiri-
mos nuestros conocimientos. En su búsqueda de ideas claras y sencillas llegó al concepto de extensión …
Esta identificación, incompatible con la transustanciación, motiva la condenación de sus obras por la Con-
gregación del Indice en 1663”. [CULLELL, J., 1979, “Análisis de los conceptos de la mecánica en los siglos
XVII y XVIII”, en CID 388 (ed.), op. cit., II, pg. 237]

436
ABBAGNANO, op. cit., II, pg. 177

437
La glándula pineal es, para Descartes, “… la única parte del cerebro que no es doble y puede, por tanto,
unificar las sensaciones que provienen de los órganos de los sentídos, que son todos dobles”. [Ibid, pg. 178]

438
PARELLADA, Ricardo, 2000, “La naturaleza de las pasiones del alma en Descartes”, en Revista de Filoso-
fía, 3a época, Vol. 13, No 23, Madrid, Universidad Complutense, pp. 235-242

439
LLORENS, Fr., 2010, La moral ‘provisional’ en R. Descartes, Internet

440
VERBEEK, Theo, 1992, Descartes and the Dutch: Early Reactions to Cartesian Philosophy, 1637-1650,
Carbondale, Southern Illinois University Press, pg. 13

441
RODIS-LEWIS, G., 1976, “Descartes, cartesianos y anti-cartesianos franceses”, en BELAVAL, Yvon (ed.),
Historia de la Filosofía, VI, Madrid, Siglo XXI, pp. 30 ss.

442
SCHUURMAN, P., 2004, Ideas, Mental Faculties, and Method: The Logic of Ideas of Descartes and Locke
and Its Reception in the Dutch Republic, Boston, Brill, pp. 34 ss.

443
CASSIRER, op. cit., pg. 451

444
COPLESTON, op. cit., IV, pp. 144-45

445
“El pensar lleva, pues, implícito el ser ; pero el ser es una pobre determinación, es lo abstracto de lo
concreto del pensar. Por tanto, Descartes no se preocupa de seguir de-mostrando esta identidad del ser y
el pensar, que constituye sin disputa la idea más interesante de los tiempos modernos, sino que se remite
única y exclusivamente a la conciencia y la coloca momentáneamente a la cabeza. Y es que Descartes no
siente todavía, en modo alguno, la necesidad de desarrollar las diferencias contenidas en el ‘yo pienso’ ;
será Fichte quien, andando el tiempo, proceda a derivar todas las determina-ciones partiendo de esta
cúspide de la certeza absoluta”. [HEGEL, G.W.F., 1977, Lecciones sobre la Historia de la Filosofía, III, Méxi-
co, Fondo de Cultura Económica, pp. 254 ss. ; ARROYAUE MUÑOZ, Andrés, 2015, “Descartes: héroe del
entendimiento, villano de la razón”, en Versiones, 2a época, No 8, Universidad de Antioquía, pp. 116-126]

446
FERRATER MORA, op. cit., IV, pp. 3.111 ss. ; TEJEDOR CAMPOMANES, César, 1981, Una antropología
del conocimiento. Estudio sobre Spinoza, Madrid, Universidad de Comillas

447
VELÁZQUEZ, H.J.Fr., “La verdad en Aristóteles y Spinoza”, en Reflexiones Marginales, Internet
281

448
ABBAGNANO, op. cit., II, pp. 235 ss. ; CORTISSOZ, Carlos, 2000, “Interpretación de la doctrina del para-
lelismo en Spinoza”, en Saga, No 2, II

449
DEL CANTO NIETO, José Ramón, “Natura naturans y natura naturata en Spinoza y en David Nieto, Ha-
ham de la comunidad sefardita de Londres a principios del siglo XVIII”, en Anales del Seminario de Historia
de la Filosofía, No 27, pp. 165-188 ; HERNÁNDEZ PACHECO, Javier, 2013, “Natura naturans, natura natura-
ta: ¿Evoluciona Dios?”, en Naturalez a y Libertad. Revista de estudios interdisciplinares, No 2, pp. 115-133

450
ABBAGNANO, op. cit., II, pg. 236

451
Ibid., pp. 240 ss

452
PARENS, Joshua, 2012, Maimonides and Spinoza : Their Conflicting Views of Human Nature, University
of Chicago Press ; ANGEL. Marc D., 2009, Maimonides, Spinoza and Us, Woodstock, Jewish Lights Publi-
shing

453
FRAENKEL, Carlos, 2009, “Hasdai Crescas on God as the Place of the World and Spinoza’s Notion of God
as ‘Res Extensa’ », en Aleph, No 9.1, University of Indiana Press, pp. 77-111

454
DIEZ de CORTINA Y MONTEMAYOR, Elena, Edmund Husserl - Semblanza filosófica, Internet

455
KAJAMIES, Timo, 1998, “Are Spinozistic Ideas Cartesian Judgements?”, University of Turku, Boston, XX
World Congress of Philosophy

456
ABBAGNANO, op. cit., II, pg. 241 ; COBLE SARRO, David, 2014, “Idea, verdad y conocimiento en Spino-
za”, en Factótum, No 11, Universidad Complutense de Madrid, pp. 88-102

457
SÁNCHEZ MECA, D., 2001, Teoría del Conocimiento, Madrid, Dickinson S.L., pp. 29 ss. ; DELEUZE, G,
1975, Spinoza y el problema de la expresión, Madrid, Muchnik, pg. 147.

458
Esas ideas adecuadas acerca de los infinitos atributos divinos y sus infinitos modos de manifestarse
sólo las posee, como hemos podido ver, Dios. Nuestras propias ideas, por otro lado, basadas en el ‘pensa-
miento’ y la ‘extensión’ y únicas por las que podemos acceder –si bien sólo parcialmente- al conocimiento,
son igualmente modos de manifestarse las ideas divinas. [FERRATER MORA, op. cit., IV, pp. 3.111 ss.]

459
Algo que –siguiendo a Spinoza- únicamente puede hacer Dios, según hemos visto. [N. A.]

460
SAINZ PEZONAGA, Aurelio, 2007, “El deseo activo de amar (afecto y materialismo en Spinoza)”, en You-
cali No 3

461
GAROZ BEJARANO, Em., La doctrina de las ideas en Spinoza, Cuaderno de Materiales, Internet

462
COHEN, Ana, 2003, El suicidio imposible, Buenos Aires, Ediciones del Signo

463
MONDOLFO, op. cit., II, pp. 61-62

464
BENNETT, Jonathan, 1984, A Study of Spinoza’s Ethic, Cambridge University Press ; KOISTINEN, Olli,
1998, “Bennett on Spinoza’s Philosophical Psychoterapy”, University of Turku, Boston, XX World Congress
of Philosophy

465
YOVEL, Yirmiyahu, 1989, Spinoza and other Heretics, Princeton University Press

466
ZOKENMAGER, T., El amor intelectual en Spinoza, Internet
282

467
GEBHART, Carl, 2008, Spinoza, Buenos Aires, Losada

468
ABBAGNANO, op. cit., II, pp. 246 ss.

469
“Hubo un tiempo en que la vida de los hombres era desordenada, cruel y esclava de la fuerza, cuando
ningún premio había para los buenos, ni ningún castigo para los malvados. Y me parece que, más tarde,
los hombres han debido establecer las leyes punitivas, para que la justicia reinase como servidora suya a
la fuerza: y castigara a quien pecara”. [PLATÓN: Critias]

470
VEGA PASQUÍN, Rafael, 2011, “Apuntes sobre el pensamiento de Spinoza: el Derecho Natural”, en Ana-
les de la Cátedra Francisco Suárez, No 45, Universidad Pontificia de Comillas, pp. 403-428 ; FALLAS VAR-
GAS, Fabrizio, 2004, “El conatus como categoría radical en la teoría política de Spìnoza”, en Revista Filoso-
fía, Vol. 42, Nos 106-107, Universidad de Costa Rica, pp. 25-34

471
FERRATER MORA, op. cit., II, pp. 1.484 ss.

472
Dado que un gobernante debe proteger sus intereses en un mundo sombrío en el que la mayoría de
los hombres ‘no son buenos’, es evidente que, aunque bienintencionada, la máxima de Cicerón de que
“el comportamiento moral es siempre racional” no puede ser cierta en política. Según Maquiavelo, pues,
un príncipe prudente “... defiende todo lo que es bueno cuando puede”, pero “... sabe cómo hacer el mal
cuando es necesario”. [SKINNER, Quentin, 1984, Maquiavelo, Madrid, Alianza, pg. 52]

473
ABBAGNANO, op. cit., II, pg. 106 ; PIETARINEN, Juhau, 1998, “Hobbes, Conatus and the Prisoner’s Di-
lemma”, University of Turku, Boston, XX World Congress of Philosophy ; BERNSTEIN, Howard R., 1980,
“Conatus, Hobbes, and the Young Leibniz”, en Studies in History and Philosophy of Science, Vol. 11 No 2 ;
LEIJENHORST, Cornelius H., 2002, The Mechanization of Aristotle, Leiden, Brill ; JOSSEPH, Douglas, 2016,
“Hobbes on Conatus. A Study in the Foundations of Hobbesian Philosophy”, en Hobbes Studies, Vol. 10,
No 1, Brill, pp. 66-85 ; STOFFEL, Brian, 1987, Hobbes’s Conatus and the Rocks of Character, University of
Melbourne

474
TOVAR BOHÓRQUEZ, José, 2008, “Leyes de naturaleza y cumplimiento del pacto en Hobbes”, en Praxis
Filosófica, Universidad Nacional de Colombia

475
Ibid., pp. 197 ss.

476
HARTNACK, op. cit., pp. 93-94

477
MARGOT, Jean-Paul, 2011, “Libertad y necesidad en Spinoza”, en Praxis filosófica, No 32, Cali, Universi-
dad del Valle ; DOMÍNGUEZ, Atilano, Libertad y democracia en la filosofía política de Spinoza, Dialnet, In-
ternet

478
HEGEL, op. cit., III, pp. 302-303 ; MACHEREY, Pierre, 2006, Hegel o Spinoza, Buenos Aires, Tinta Limón

479
CASSIRER, op. cit., II, pg. 9

480
GAROZ BEJARANO, Em., Método y realidad en Descartes y Spinoza, Internet

481
JACQUET, Chantal. 2008, Les pensées metaphisiques de Spinoza, Éditions de la Sorbonne

482
COPLESTON, op. cit., IV, pg. 199

483
ZURRO, Mª del Rosario, Método y sistema en Spinoza, Internet
283

484
RELANCIO MENÉNDEZ, Al., Spinoza y la ciencia, Fundación Orotava. Internet

485
SAVAN, David, 1958, “Spinoza and Language”, en Philosophical Review, Nº 67 (2), pp. 212-25

486
EZCURDIA, José, La definición genética en la ontología de Spinoza. Implicaciones de una ontología inma-
nentista en el plano del conocimiento científico, Internet

487
CASSIRER, op. cit., III, pg. 2

488
Según Spinoza, en nuestra experiencia tenemos sucesiones de ideas, en este sentido somos ‘autómatas
espirituales’, ya que no es que nosotros tengamos ideas, sino que lo que realmente ocurre es que las ideas
se afirman en nosotros a través de Dios. Pero además de ideas experimentamos variaciones en nuestra
fuerza de existir o potencia de actuar de acuerdo con las ideas que tenemos. La expresión aparece tam-
bién Leibniz, con significado parecido. [COMTE-SPONVILLE, André, 2003, Diccionario filosófico, Paris, PUF,
pg. 73]

489
“En resumen, según la ontología de la primera parte de la Ética, el ser infinito y único, en la infinidad
de sus órdenes infinitos de existencia [atributos], es, según las modalidades infinitas de las determinacio-
nes de su existencia [leyes], en las modalidades finitas de su ser que son las concreciones [modos], extrínse-
camente determinadas, pero capaces de recibir determinaciones intrínsecas, de las modalidades infinitas
de determinación. En este edificio impresionante no hay media-ción que encontrar, porque no hay media-
ción que buscar ; no hay mediación, porque las relaciones de los términos no son relaciones entre los seres,
sino relaciones del ser en el ser, sus órdenes de existencia y sus modalidades de existencia, sus le-yes infini-
tas y su concreción en lo infinito; es precisamente es-to lo que significa la determinación de una sustancia
una y única, al mismo tiempo que infinita, la reducción de las sustancias cartesianas [extensión y pensa-
miento] al ser atributivo, la reducción de los individuos sustanciales al ser modal, y la promoción de las le-
yes de la naturaleza al rango de modos eternos; es por esto también que el ser de lo finito en lo infinito,
en su ser real, positivo y activo, no es un ‘participar’, sino un ‘ser parte de’”. [ROUSSET ROUSSET, Bernard,
1986, “L’etre du fini dans l’infini dans la philosophie de Spinoza”, en Revue de philosophie, 18, pg. 232]

490
SHAVIRO, Steve, Whitehead vs Spinoza & Deleuze on the virtual, Internet ; también BIDNEY, David,
2013, The Problem of Substance in Spinoza and Whitehead, Litterary Licensing ; HELMER, Christine (ed.),
Schleiermacher and Whitehead, Internet, pp. 95 ss. 441

491
“El Cuerpo sin Órganos se efectúa sobre un plano de consistencia que se opone a un plano de organiza-
ción y desarrollo. Cuando Deleuze recoge la expresión ‘Cuerpo sin Órganos’ (CsO), acuñada por Artaud,
nos presenta una práctica que se opone a la organización más que a los órganos; el cuerpo y la particular
relación que tenemos con él, es la primera dimensión de esta práctica. Penetrando en los planteamientos
deleuzianos habría que decir que hay tres estratos o modos de organización a los cuales el CsO se opone.
El primero es el organismo, el cuerpo, la relación con el cuerpo establecida. La segúnda es la significación,
las representaciones, los valores, los significados en los cuales nos organizamos. La tercera, la subjetiva-
ción, como conciencia sicológica del yo. La práctica del CsO constituye una experimentación que tiende a
desestratificar estas tres dimensiones. Hacerse un Cuerpo sin Órganos implica dejar de ser un organismo,
pervertir las significaciones y dejar de experimentarse como un yo. En el fondo es un modo de individuación
absolutamente distinto al planteado por una lógica de lo uno, es un modo de individuación a partir de las
multiplicidades”. [SALINAS, Adán, ¿Cómo hacerse un cuerpo sin órganos? Aproximación a la ética de Gilles
Deleuze, Internet ; DELEUZE, Gilles y GUATTARI, Felix, 1985, Capitalismo y esquizofrenia, Barcelona, Pai-
dós]

492
WINDELBAND, Wilhelm, 1892, Geschichte der Philosophie, Freiburg, Mohr ; 1908, Lehrbuch der Ge-
schichte der Philosophie, Leipzig, Mohr
284

493
ORTEGA Y GASSET, José, 1958, La idea de principio en Leibniz y la evolución de la teoría deductiva, Re-
vista de Oc-cidente, Buenos Aires, Emecé

494
LUNA ALCOBA, Manuel, 1996, La ley de continuidad en Leibniz, Universidad de Sevilla ; HERRERA
IBÁÑEZ, Alejandro, 2014, “Leibniz: El lenguaje filosófico y el juego con hipótesis”, EN Estudios 109, Vol.
12, Instituto de Investigaciones Filosóficas, Universidad Nacional Autónoma de México

495
ABBAGNANO, op. cit., II, pp. 257 ss.

496
Lo mismo que el principio de contradicción, el de ‘identidad’ ha sido examinado desde diversos puntos
de vista, que pueden resumirse en dos: ontológico y lógico. Según el principio ontológico de identidad (A
= A), toda cosa es igual a sí misma. El principio lógico de identidad puede considerarse como reflejo lógico
del primero. [FERRATER MORA, op. cit., II, pp. 1.606 ss.]

497
Ibid., I, pp. 622-23. Este principio también se puede entender, como el de ‘identidad’, desde dos puntos
de vista: ontológico y lógico. Ibid., IV, pp. 3.270 ss. En virtud del mismo una proposición sólo puede ser, o
verdadera (V), o falsa (F), pero nunca ambas cosas a la vez. Combinando entre sí el ‘valor de verdad’ de
las proposiciones mediante conectivas, obtendrémos las siguientes tablas veritativas (o ‘tablas de ver-
dad’):

P q pq p˄q p˅q p→q p↔q

V F VV V V V V

F V VF F V F F

FV F V V F

FF F F V V

498
Este principio, conocido asimismo como ‘de razón determinante’, ha sido formulado varias veces a lo
largo de la historia de la filosofía. Así, lo encontramos en Abelardo y en todos los autores para los cuales
las acciones de Dios no son arbitrarias, sino consecuencia de su bondad, a su vez fundada en razón. Conse-
cuencias de este principio, tal como lo formula Leibniz, son que debemos evitar cambios inestables, que
entre contrarios debe elegirse siempre el término medio, que podemos agregar lo que queramos a otro
término con tal que esto no cause perjuicio a ningún otro término, etc. [Ibid., IV, pp. 2.780 ss.]

499
Ibid., pp. 3.410-11

500
HEINEMANN, F.H., 1948, “Truths of Reason and Truths of Fact”, en Philosophical Review, No 57 ; 1956,
“Are there only two Kinds of Truth?”, en Philosophy and Phenomenological Research, No 16

501
QUESADA, Raúl, 2004, “Principios lógicos y principios morales: la identidad de los indiscernibles”, en
Dianoia No 52, pg. 7

502
SCHOPENHAUER, Arthur, 1998, Sobre la cuádruple raiz del principio de razón suficiente, Madrid, Gre-
dos ; KRÜGER CASTRO, Julio César, 1998, “El principio de razón suficiente en Leibniz”, en Escritura y Pensa-
miento, Año 1, No 2, pp. 9-75 ; JIMÉNEZ GARCÍA, Juan Carlos, 1999-2000, “El principio de razón suficiente:
Leibniz versus Schelling”, en Contextos, Vol. 17-18, Nos 33-36, pp. 85-152 ; ARMENTEROS CUARTANGO,
Eduardo, 2006, “Del principio de ‘razón suficiente’ (de Leibniz) a la pragmática noción de ‘real imposible’
(de Ortega)”, en Thémata, No 36, Universidad de Sevilla
285

503
PFÄNDER, Alexander, 1900, Phänomenologie des Wollens, Leipzig, Johann Ambrosius Barth

504
RUSSELL, B., 1951, A Critical Exposition of the Philosophy of Leibniz, Londres, Allen & Unwin ; también
1962, History of Western Philosophy, Londres, Allen & Unwin

505
ACEVEDO GUERRA, Jorge, 2003, “El torno a la interpretación Heideggeriana del principio de razón sufí-
ciente”, en Revista Philosophica, No 26, Instituto de Filosofía Pontificia de Valparaíso

506
FERRATER MORA, op. cit., III, pp. 1.928 ss.

507
Naturalmente, el hombre no puede tener una noción tan completa de la sustancia individual y por esto
toma de la experiencia o de la historia los atributos que se le refieren. Pero Dios, cuyo conocimiento es
perfecto, es capaz de descubrir en la noción de una sustancia individual cualquiera, la razón suficiente de
todos sus predicados. [ABBAGNANO, op. cit., II, pp. 259 ss.]

508
HILLMAN, T.A., 1999, Substantial Simplicity in Leibniz: Form, Predication, & Truthmakers. Internet

509
MOYA BEDOYA, Juan Diego, 2010, “La filosofía leibniziana de la naturaleza. Un epítome”, Revista de Fi-
losofía, Vol. 48, No 123-24, Universidad de Costa Rica, pp. 135-147

510
ABBAGNANO, op. cit., II, pg. 261

511
PÉREZ QUINTANA, Antonio, Física y metafísica en Leibniz, Universidad de La Laguna

512
LEIBNIZ, G. Breve demostración del error de Descartes, Internet

513
HIRATA, Celi, O principio da equipolência entre a causa plena e o efeito integral: Leibniz entre Hobbes
e Descartes, Internet

514
La ‘ley de continuidad’ –tomada de Aristóteles- permite, según Leibniz, comprender que las diferencias
que observamos entre la semilla y el fruto, o entre diversas figuras geométricas, son diferencias puramen-
te externas. Tan pronto como descubrimos clases de seres intermediarias que se introducen entre las dos
diferencias, advertimos que podemos ir ‘llenando’ los aparentes vacíos, de tal suerte que llega un mo-
mento en que vemos con perfecta claridad que un ser lleva continuamente al otro. [FERRATER MORA, op.
cit., I, pg. 619]

515
PEÑA, Lorenzo, Armonía y continuidad en Leibniz, Inter-net

516
MARTÍNEZ MARZOA, Historia …, op. cit., II, pp. 115 ss.

517
ABBAGNANO, op. cit., II, pg. 262 ; GARBER,Daniel, 1995, “Leibniz : Physics and Philosophy”, en JOLLEY,
Nicholas (ed.), The Cambridge Companion to Physics, Oxford University Press ; 2011, Leibniz: Body, Subs-
tance, Monad, Oxford University Press

518
BREÑA, Roberto, 2016, “Leibniz o la armonía preestablecida en tiempos adversos”, en Nexos, Internet

519
GRACIÁN, E., El sueño de Leibniz (máquinas matemáticas), Internet

520
ROLDAN PANADERO, Concha, 1989, “Leibniz: preludio para una moral de corte kantiano”, en VARIOS,
Kant después de Kant, Madrid, Tecnos, pg. 341

521
KANT, Inmanuel, 1968, “Über eine Entdeckung nach der alle neue Kritik der reinen Vernunft durch eine
ältere entbehrlich gemacht werden soll”, en Kants Werke, VIII, Berlin, Walter de Gruyter & Co, pg. 247.
Este mismo tratado fue publicado en 1998 por la editorial Felix Meiner de Hamburgo con el título de ‘Der
286

Streit zwischen Kant und Eberhardt’ (La pólemica Kant-Eberhardt). [N. A.]

522
MARTÍNEZ MARZOA, Historia …, op. cit., II, pg. 151

523
FERRATER MORA, op. cit., II, pg. 884

524
DELBOS, op. cit., pg. 12

525
ROLDÁN PANADERO, op. cit., pp. 343 ss. ; ESCOBAR VIRÉ, Maximiliano, 2014, “La necesidad moral en
Leibniz: su contenido alético y su significación específica”, en Revista Latinoamericana de Filosofía, Vol.
40, Nº 2, Universidad de Buenos Aires

526
SÁNCHEZ RODRÍGUEZ, Manuel, 2012, “Pequeñas percepciones e Ilustración en Leibniz y Kant”, en Re-
vista de Filosofía, Vol. 51, Nos 129-131, pp. 281-289 ; LÓPEZ VILLEGAS, Ana Lucía, 2010, “El origen del mal
como privación en la filosofía de G.W. Leibniz”, Ibid., Vol. 48, N os 123-24, Universidad de Costa Rica, pp.
149-154

527
SIERRA, op. cit., pg. 154

528
LEIBNIZ, G.W., 1979, Escritos políticos, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, pg. 27 ; JOHNS,
Christopher, 2013, The Science of Right in Leibniz’s Moral and Political Philosophy, Londres, Bloomsbury

529
MANUEL & MANUEL, op. cit., II, pp. 266-67

530
Ibid., pg. 28

531
BELAVAL, Yv., y SERRES, M., 1977, “Leibniz”, en BELAVAL (ed.), op. cit., VII, pp. 94 -95

532
COPLESTON, op. cit., IV, pp. 254 ss.

533
COUTURAT, Louis, 1901, La logique de Leibniz, Paris, Félix Alcan

534
BARUZI, Jean, 1907, Leibniz et l’organization religieuse de la terre, Paris, Félix Alcan

535
ORIO DE MIGUEL, B., 2009, “Leibniz y la tradición hermética”, en Themata, Nº 42, pp. 108-109, Univer-
sidad de Sevilla

536
ESPEJO, José Luis, 2016, El Corpus Hermeticum, Historia Oculta, Internet

537
SOL JIMÉNEZ, Elia, 2015, “El gnosticismo y sus rituales”, en Anteria, No 5, pp. 225 ss.

538
HEISER, James D., 2011, Prisci Theologi and the Hermetic Reformation in the Fifteenth Century, Create
Space Independent Publishing Platform

539
OLASO, Ez. de, 2003, “Prólogo”, en LEIBNIZ, G.W., Escritos filosóficos, Buenos Aires, Machado

540
SALAS ORTUETA, Jaime de, Hegel y Leibniz frente a Spinoza, Internet

541
Así, según John Locke (1632-1703), la tarea del filósofo estribaba precisamente en la ‘crítica’ del conoci-
miento. De la misma sacaba Locke en claro, contraviniendo a Descartes, que no hay ideas innatas. Para
él, el conocimiento consta únicamente de las siguientes tres partes: sensación (representación de algo
exterior), reflexión (experiencia que tenemos de nuestros propios estados, incluidas las ‘sensaciones’) y
combinación por el espíritu de las ideas simples (debidas a ‘sensación’ o a ‘reflexión’). [FERRATER MORA,
op. cit., III, pp. 920 ss.]
287

542
Dentro del desarrollo intelectual de Kant distinguimos cuatro períodos: a) precrítico (hasta 1765): Me-
tafísica dogmatica. Influido por Leibniz y Wolff ; b) escéptico (1765-1770): Kant empieza a no estar del to-
do satisfecho con los resulta-dos de la metafísica dogmática ; c) crítico (1770-1800): Lee las obras de Hume
y critica la metafísica dogmática desde el pun-to de vista del empirismo, intentando hacer una síntesis en-
tre ambas tendencias, en sus tres obras principales: Crítica de la Razón Pura, Crítica de la Razón Práctica
y Crítica del Juicio ; d) postcrítico (desde 1800): ‘Recaída’ en la metafísica. [Ibid., III, pp. 1.389 ss.]

543
ABBAGNANO, op. cit. II, pp. 318-20

544
McKINNON, Rhys, 2005, “Dismantling the Straw Man ; An Analysis of the Arguments of Hume and Ber-
keley against Locke’s Doctrine of Abstract Ideas”, en Sorites, No 16

545
Ibid., pp. 321-27

546
Hume, en efecto, distingue entre ‘cuestiones de hecho’ (matters of fact) y ‘relaciones entre ideas’ (rela-
tions of ideas). Por ejemplo, decir que “el oro es amarillo”, o que “el hidróge-no es menos pesado que el
aire” es establecer cuestiones de hecho (contingentes, probables, basadas en la experiencia) ; en cambio,
decir que “la suma de 5 y 4 es igual a 9”, o que “la suma de los tres ángulos de un triángulo es igual a dos
rectos” es establecer relaciones entre ideas (necesarias, ciertas, basa-das en la no contradicción). [FERRA-
TER MORA, op. cit., II, pg. 1.573]

547
ABBAGNANO, op. cit., I, pg. 406 ; DÍAZ CÉSPEDES, Francisco, 2016, “Introducción al concepto de causali-
dad en David Hume”, en Crítica.cl (Revista Latinoamericana de Ensayo, Año 20

548
SHWAYDER, D.S., 1984, “Hume Was Right, Almost ; and Where He Wasn’t, Kant Was”, en Midwest Stu-
dies in Philosophy, Vol. 9 (1), pp. 135-49

549
Hume dice textualmente: “... si una causa fuese simultánea con su efecto, y éste con su efecto, etc.,
está claro que no habría eso que llamamos sucesión, y todos los objetos coexistirían”. [N. A.]

550
Expresión acuñada por John Austin, quien la utiliza cuando al decir algo se producen ciertos efectos
sobre los sentimientos, pensamientos o acciones de los que escuchan, de los que hablan o de otras perso-
nas, y esto, además, con la intención o propósito de producir tales efectos. [FERRATER MORA, op. cit., III,
pg. 2.549 ; AUSTIN, John L., 1962, How to Do Things with Words, Oxford, Clarendon Press ; GALICIA OSU-
NA, David, 2012, “Los enunciados constatativos y realizativos en el discurso administrativo para la cons-
trucción de organizacions lucrativas”, en Contaduría y Administración, Vol. 57, No 4, México ; DRAKE, Al-
fonso, 2001, Hablar, hacer, causar: La teoría de los actos de J.L. Austin”, Universidad Pontificia de Comi-
llas ; SERRA ARANGO, Julián, 2007, Ontologías alternativas, Barcelona, Anthropos]

551
MELÉNDEZ, Raúl, 1995, “El problema de la opacidad referencial de los contextos modales”, en Ideas y
Valores, No 96-97, Bogotá, pp. 67-877 ; BOTERO, Juan J., 1996, “¿Son opacos los Estados Mentales? Los
Criterios de Chisholm”, Ibid., Nº 102, Universidad Nacional de Colombia ; PÉREZ OTERO, Manuel, 1999,
Conceptos modales e identidad, Barcelona, Universitat ; GARCÍA del CAMPO, Juan Pedro, 2007, Opaco,
demasiado opaco, Universidad de Cádiz ; FRAPOLLI, Mª José, 1994, “Extensionalidad, opacidad y estructu-
ra intensional”, en Revista de Filosofía, 3ª época, Vol. 7, Nº 12, Madrid, Editorial Complutense, pp. 355-67

552
COPLESTON, op. cit., V, pg. 266

553
BARRENA, Sara F., Los hábitos y el crecimiento: una perspectiva peirciana, Internet ; POLLOCK, Ryan,
2015, “Hume and Peirce on the Ultimate Stability of Belief”, en Pacific Philosophical Quarterly, Vol. 97, No
2, pp. 245-269 ; WILSON, Aaron Bruce, 2016, Peirce’s Empiricism, New York, Lexington Books ; LOEB, Louis
E., 2008, “Instability and Uneasiness in Hume’s Theories of Belief and Justification”, en British Journal for
288

the History of Philosophy, Vol. 3, No 2, pp. 301-27

554
ABBAGNANO, op. cit., II, pp. 323-24

555
COPLESTON, op. cit., V, pp. 271-75 ; MERCADO, Juan Andrés, 2002, El sentimiento como racionalidad:
la filosofía de la creencia en David Hume, Pamplona, Eunsa

556
STRAWSON, Gale, 2000, “David Hume: Objects and Power”, en READ, R., y RICHMAN, K.A. (ed.), The
New Hume Debate, London, Routledge, pg. 36

557
ECHEGOYEN OLLETA, op. cit.

558
COONS, John E., 2003, “A Grammar of the Self”, en First Things: A Monthly Journal of Religion and Pu-
blic Life, pp. 37 ss. ; PENELHUM, Terence M., 1976, “The Self in Hume’s Philosophy”,, en The Southwestern
Journal of Philosophy, Vol. 7, No 2, pp. 9-23 ; ELÓSEGUI, María, 1993, “El descubrimiento del yo según Da-
vid Hume”, en Anuario Filosófico, No 26, pp. 303-326 ; PEREIRA CANDARILLAS, Francisco, 2014, “Hume y
la ficción de la identidad personal”, en Ideas Valores, Vol. 63, No 154, Universidad Alberto Hurtado, pp.
191-213

559
VATSURO, E.G., 1959, La doctrina de Pavlov sobre la ac-tividad nerviosa superior, Barcelona, Vergara,
pp. 161-62, ci-tado en MOYA, op. cit., pp. 333-34

560
Ibid., pg. 339

561
KANT, Kritik der reinen Vernunft, op. cit., B 128

562
MOYA, op. cit., pp. 340-41

563
KANT, Kritik der reinen Vernunft, op. cit., A765-766/B 793-794 ; PONCE ANDOUR, Arnaldo y MUÑOZ
VALDÉS, Héctor, 2014, “La causalidad desde Hume a Kant: De la disolución absoluta del concepto a su
constitución como ley”, en Praxis Filosófica, No 38, Valparaíso, pp. 7-25

564
KEMP-SMITH, N., 1966, The Philosophy of D. Hume. A Critical Study of its Origins and Central Doctrines,
Londres, Mac Millan, pp. 11 y 44 ; McINTYRE, Jane L., 2000, “Hume’s Passions : Direct and Indirect”, en
Hume Studies, Vol. 26, No 1, pp. 77-86 ; McCULLOUGH, Jason, 2015, Constancy and the Calm Passions in
Hume’s’Treaty’, Boston University, graduate School of Arts and Sciences ; CANO LÓPEZ, Antonio José,
2011, "La teoría de las pasiones de Hume", en Revista Internacional de Filosofía, No 52, Universidad de
Murcia, pp. 101-115 ; AYALA, Ana Ma, e.a., 2009, "Razón y pasiones en la ética de Hume", en El Hombre y
la Máquina, No 32, Cali (Colombia), Universidad Autónoma de Occidente, pp. 94-107

565
FIESER, James, 1998, “Hume’s Wide Construction of Virtues”, University of Tennesee ; HOMPAK, Mar-
cia L., 1998, “Does Hume Have an Ethics of Virtues? ”, Occidental College, Boston, XX World Congress of
Philosophy

566
MACKIE, J.L., 1982, El milagro del teísmo, Madrid, Tecnos, pp. 27 ss. ; IMMERWAHR, John, 1996,
“Hume’s Aesthetic Theism”, en Hume Studies, Vol. 22, No 2 ; HURLBUTT III, R.H., 1956, “David Hume and
Scientific Theism”, en Journal of the History of Ideas, Vol. 17, No 4, University of Pennsylvania Press, pp.
486-497 ; PRICE, John V., 1963, “Empirical Theist in Cicero and Hume”, en Texas Studies of Literature and
Language, Vol. 5, No 2, University of Texas Press, pp. 255-264 ; YODER, Timothy S., 2011, Hume and God,
Londres, Continuum ; SENNET, James F. y GROOTHUIS, Douglas (eds.), 2005, In Defence of Natural Theolo-
gy, Downers Grove, InterVarsity Press
289

567
BOWNE, B.P., 1887, Philosophy of Theism, New York, Harper & Brothers, pp. 4 ss.

568
Si algo existe, tiene que existir también un ser absolutamente necesario. Ahora bien, existo al menos
yo. Por consiguiente, existe también un ser absolutamente necesario. [MOYA, op. cit., pp. 437 ss. ; FLAGE,
Dale, 2000, “From Cognitive Science to a Postcartesian Text: What Did Hume really Say?”, en READ &
RICHMAN, op. cit., pg. 163]

569
MANZO, Silvia, 2006, “Argumento del diseño y creación en David Hume”, en Epistemología e Historia
de la Ciencia, Vol. 12, Universidad Nacional de Córdoba ; SÁNCHEZ SAURO, Salvador, “Una crítica de la
idea de Providencia en Hume”, en A Panta Rei, No 13, Internet ; BAÑOS, Rodolfo, 2010, “Problemas episte-
mológicos del argumento del diseño inteligente”, en III Congreso Colombiano de Filosofía, Universidad del
Valle ; GALCERÀ, David, 2008, ¿Hay alguien ahí?, Videclavalls, Clie

570
Según Kant, la conjunción de la libertad y de la universalidad del placer estético no puede resolverse
con la mera imposición de un conjunto de normas al arte. Tampoco funciona la Estética a base de ‘impera-
tivos’ ; al arte se le podría únicamente aplicar, en opinión de Kant, la categoría de ‘finalidad sin fin’, dado
que lo bello no es reconocido objetivamente como un valor absoluto, sino que tiene sólo relación con el
sujeto. Piensa que acerca del arte sólo se pueden emitir opiniones personales, en base a lo que él
denomina juicio reflexivo, que no implica la determinación del objeto como objeto del conocimiento, sino
meramente el hecho de sumirlo bajo una regla. [FERRATER MORA, op. cit., III, pp. 1.844-45]

571
CASSIRER, op. cit., II, pg. 293 ss. ; ANCILLON, Louis Frédéric, “Dialogue between Berkeley and Hume”,
en Hume Studies, Vol. 27, No 1, pp. 99-127

572
VICENS-VIVES, J., e.a., 1972, Historia social y económica de España y América, Barcelona, Vicens-Vives,
pp. 446 ss.

573
ABBAGNANO, op. cit., I, pp. 472 ss.

574
FERRATER MORA, op. cit., IV, pp. 3.136 ss.

575
Las ideas políticas de Locke, inspiradas en su ética ‘hedonista’ (explicar el bien y el mal en términos de
placer o dolor), han tenido una gran influencia, especialmente en lo que se refiere al desarrollo del libera-
lismo. Según él, los hombres son iguales y libres en su estado de naturaleza, y por consentimiento libre
común han llegado a formar una sociedad ; con esto se opone decididamente al ‘totalitarismo’ propugna-
do por Hobbes y otros autores. [FERRATER MORA, op. cit., III, pp. 1.997-98.]

576
VICENS-VIVES, op. cit., pp. 448-49

577
FERRATER MORA, op. cit., III, pg. 1.623

578
CASSIRER, Ernst, 1984, La filosofía de la Ilustración, Méxi-co, FCE, pg. 12

579
FERRATER MORA, op. cit., pg. 1.624

580
HERR. Richard, 1962, España y la revolución del siglo XVIII, Madrid, Aguilar

581
PAZ SANCHEZ, Manuel de, Cultura y mentalidades durante la Ilustración en Canarias, La Laguna,
Instituto de Estudios Hispánicos, pg.72

582
PUELLES BENITEZ, M. de, 1986, Educación e ideología en la España contemporánea, Barcelona, Labor,
pg. 34
290

583
COPLESTON, op. cit., IV, pp. 15-16

584
JEREZ MIR, Rafael, 1975, Filosofía y Sociedad, Madrid, Ayuso, pg. 185

585
RUDÉ, George, 1982, Europa en el siglo XVIII. La aristocracia y el desafío burgués, Madrid, Alianza, pp.
95 ss.

586
Por ejemplo, los encuadernadores de París fueron a la huel-ga en 1776 ¡para pedir una jornada de ca-
torce horas! [N. A.]

587
Así, en Madrid se sospechó que el ‘motín de Esquilache’ (1766), aunque centrado en los precios de los
comestibles, los italianos y los sombreros de ala ancha, podía haber sido provocado por los jesuitas para
hacer caer a los ministros anticlericales reformadores de Carlos III. [N. A.]

588
GODECHOT, Jacques, 1974, Los orígenes de la Revolución Francesa, Barcelona, Edicions 62 ; 1986, Les
révolutions, Paris, Presses Universitaires de France

589
JEREZ MIR, op. cit., pp. 229-30

590
RUDÉ, op. cit., pg. 207

591
DÉNIS, , Henri, 1970, Historia del Pensamiento Económico, Barcelona, Ariel, pp. 142 ss.

592
PAZ SANCHEZ, op. cit., pg. 71

593
LEDESMA, Manuel, “Ilustración y educación en Canarias”, en I Jornadas de Historia de la Educación,
Universidad de La Laguna

594
VARIOS, 1985, Historia de la educación en España, I, Madrid, MEC, pg. 48

595
BOWEN, James, 1985, Historia de la educación occidental, III, Barcelona, Herder, PP. 245-48.

596
VARELA, Julia, 1985, “La Educación Ilustrada o cómo fabricar sujetos dóciles y útiles”, en Revista de
Educación, No extraordinario, pp. 250 ss.

597
La ambivalencia hacia lo infantil se tradujo desde los griegos en una consideración generalmente nega-
tiva respecto a la infancia o, al menos, bastante indiferente, en escala similar a las categorías inferiores
de los esclavos y de las mujeres ; predominó por tanto una visión del niño como un ser incompleto, un
simple adulto en pequeñito, no individualizado ni valioso en sí mismo mas que por el adulto potencial que
lle-vaba. [IGLESIAS, Carmen, 2009, “La invención de la infancia”, en El Mundo. Internet]

598
WEBER, Max, 1987, La ética protestante y el espíritu del capitalismo, Barcelona, Península, pp. 42-44 ;
SOMBART, Werner, 1972, El burgués, Madrid, Alianza, pp. 127-33

599
JEREZ MIR, op. cit., pp. 165-66

600
DÉNIS, op. cit., pp. 82 ss. Para profundizar en esta temática léanse, entre otras obras, HILTON, Rodney
(ed.), 1987, La transición del feudalismo al capitalismo, Barcelona, Crítica, y también ASTON, T.H., y PHIL-
PIN, C.H.E. (eds.), 1988, El debate Brenner: Estructura de clases agraria y desarrollo económico en la Euro-
pa preindustrial, Barcelona, Crítica.

601
DÉNIS, op. cit., pp. 88 ss.

602
SELDON, Arthur, y PENNANCE, F.G., 1975, Diccionario de Economía, Barcelona, Oikos-Tau, pp. 357-59
291

603
“¿Qué es Ilustración? La salida del hombre de su minoría de edad, situación de la que él es responsable.
Minoría de edad, esto es, incapacidad de servirse del propio entendímien-to sin ser dirigido por otro ;
minoría de edad de la cual él mis-mo es responsable: pues la misma reside no en una deficien-cia del
entendímiento, sino en una falta de decisión y coraje para servirse de él sin la dirección de otro. ¡SAPERE
AUDE! Ten la valentía de servirte de tu propio entendimiento: tal es la di-visa de la Ilustración”. [KANT,
Inmanuel, 1988, “Respuesta a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?”, en VARIOS, ¿Qué es la Ilustración?,
Madrid, Taurus, pg. 9]

604
DEFEZ, Antonio, 2000, “Dogma, dogmatismo y escepticis-mo”, en MUÑOZ, J., y VELARDE, J. (eds.),
Compendio de Epis-temología, Madrid, Trotta

605
Se ha opuesto, en este sentido, ‘el espíritu sistemático’, que es un espíritu de orden y de lógica, al
espíritu de sistema, que se obstina en una idea y no considera las cosas más que en la medida en que
favorecen su prejuicio. [LALANDE, André, 1953, Vocabulario técnico y crítico de la filosofía, II, Buenos
Aires, El Ateneo, pp. 1.223-25]

606
Hay dos acepciones distintas de ‘tradicionalismo’: a) la actitud según la cual es deseable seguir ‘la
tradición’ (conjunto de normas, reglas, creencias, costumbres y demás, vigentes en una comunidad huma-
na, y b) La tendencia a sobrestimar la tradición. La segunda acepción se suele entender en sentido peyora-
tivo, como ‘antiprogresista’. [FERRATER MORA, op. cit., IV, pg. 3.297]

607
CASSIRER, Filosofía de la Ilustración, op. cit., pp. 21 ss.

608
MERANI, Alberto L., 1976, Historia Crítica de la Psicología, Barcelona, Grijalbo, pg. 30

609
CASSIRER, Filosofía de la Ilustración, op. cit., pg. 42

610
MERANI, op. cit., pg. 349

611
BERNINI, Emilio, 2011, “Sensación y sentimiento. La controversia Rousseau-Helvétius y la configuración
del individuo (romántico)”, en Anacronismo e Interrupción, Vol. 1, No 1, Consejo Latinoamericano de Cien-
cias Sociales, pp. 165-191

612
ABBAGNANO, op. cit., II, pp. 398-400 ; LÓPEZ GARCÍA, José M., “Wolff y la utilidad de la filosofía”, en
Siglo XXI, Internet

613
MERANI, op. cit., pg. 354

614
MOLINA, Javier, 2010, “Christian Wolff y la Psicología de la Ilustración alemana”, em Persona, No 13,
Universidad de Lima, pp. 125-136

615
MERANI, op. cit., pp. 355-56

616
HAZARD, Paul, 1991, El pensamiento europeo en el siglo XVIII, Madrid, Alianza, pp. 180-81

617
MANUEL & MANUEL, op. cit., II, pp. 295-97

618
BERMUDO, José Manuel, 1987,”Diderot, la filosofía y la Enciclopedia”, en VARIOS, La Historía de la Filo-
sofía en la Enciclopedia, Barcelona, Horsori, pp. 15 ss.

619
BRUCKER, Johann Jakob, 1767, Historia Critica Philosophiae, Leipzig, Haered, Weidemann y Reichl

620
Ibid. pp- 52-54
292

621
SIERRA, op. cit., pp. 184-85

622
MANUEL & MANUEL, op. cit., pp. 37 ss. ; AVILÉS FERNÁNDEZ, Miguel, 1976, Sinapia. Una utopía españo-
la del Siglo de las Luces, Madrid, Editora Nacional ; 1982, “Utopías españolas en la Edad Moderna”, en
Chronica Nova, No 13, pp. 27-51 ; SAMBRICIO, Carlos, 2014, “Sinapia: utopía, territorio y ciudad a finales
del siglo XVIII”, en Scripta Nova, Vol XVIII, No 475 ; MARILUZ URQUIJO, José M., 1981, “Una utopía jurídica
española en el siglo XVIII”, en Historia del Derecho, No 9, Universidad de Buenos Aires

623
MANUEL & MANUEL, op. cit., pg. 46

624
FERRATER MORA, op. cit., III, pp. 2.348-49 ; SHAPIRO, Alan E., 2007, “La ‘filosofía experimental’ de
Newton”, en Estudios de Filosofía, No 35, Universidad de Antioquía ; GRANES, José, 2005, Isaac Newton:
obra y contexto, Universidad Nacional de Colombia ; SYTSMA, Justin y BUCKWALTER, Wesley (ed.), 2016,
A Companion to Experimental Philosophy, Wiley ; BEN-CHAIM, Michael, 2017, Experimental Philosophy
and the Birth of Empirical Science, New York, Routledge

625
SPRATT, Jean-Sébastien, 2016, “The Descartes-Newton paradox : Clashing Theories of Planetary Mo-
tions at the Turn of the Eighteenth Century”, en Senior Capston Projects, Vassar College ; GIUCCIARDINI,
Niccolò, 2009, “Método versus Cálculo en las críticas de Newton a Descartes y Leibniz”, en Estudios de Fi-
losofía, No 39, Universidad de Antioquía ; HARTMAN, Robert S., 1969, “El método científico de análisis y
síntesis”, en Diánoia, Vol. 15, No 15 ; MARRADES MILLET, Julián, 1985, “Descartes, Newton y Hegel: sobre
el método de análisis y síntesis”, en Pensamiento, Vol. 41, pp. 393-429 ; SALVATICO, Luis, 2006, Depurando
el mecanicismo moderno, Buenos Aires, Brujas

626
TURBAYNE, op, cit., pp. 40 ss.

627
Modificación por Hiparco de Samos de la Teoría Heliocéntrica, tratando de ajustarla a los datos obser-
vables. [Britannica Online]

628
“Sin embargo, pocas gentes que hayan estudiado la vida y obra de Isaac Newton, hubieran sospechado
que este gran genio, personificación del racionalismo y de la ciencia exacta, fuese un cultivador del esote-
rismo. Sólo cuando se han descubierto sus trabajos teológicos y de alquimia, que Lord Keynes adquirió y
legó a la Universidad de Cambridge, ha comenzado a emerger otra figura de Newton, bastante diferente
de la tenida hasta el primer cuarto del siglo XX. Lord Keynes no vacila en llamarlo mago: ‘Newton no fue
el primero de la Edad de la Razón, fue el último de los magos ; la última de las grandes mentes que contem-
pló el mundo … con los mismos ojos que aquellos que empezaron a construir nuestra heredad intelectual
hace casi diez mil años’”. [ROJO, op. cit. ; también NEWTON, Is., 1996, El Templo de Salomón, Madrid, De-
bate ; OROZCO ECHEVERRI, Sergio H., 2009, Isaac Newton y la reconstitución del palimpsesto divino, Uni-
versidad de Antioquía]

629
FERRATER MORA, op. cit., III, pg. 2.349

630
MOYA, op. cit., pp. 154-55

631
“Berkeley considera primarias nuestras aprehensiones sensoriales, y en particular insiste en los espacios
particulares que corresponden a los hechos empíricos. El espacio absoluto es una falsa extrapolación men-
tal, o mejor, una falsa hipóstasis de las abstracciones de los hechos”. [CULLELL, op. cit., pg. 241 ; SUCH-
TING, W.A., 1967, “Berkeley’s Criticismo of Newton on Space and Motion”, en Isis, Vol. 58, No 2, University
of Chicago Press, pp. 186-197]

632
MOYA, op. cit., pg. 155
293

633
CULLELL, op. cit., pp. 240-41

634
MOYA, op. cit., pp. 155-56 ; RADA, Eloy, 1980, “Leibniz y las raíces de la polémica con Clarke”, en RADA,
Eloy (ed.), La polémica Leibniz-Clarke, Madrid, Taurus ; MALZKORN, Wolfgang, 1998, “Leibniz’s Theory of
Space in the Correspondence with Clarke and the Existence of Vacuums”, University of Bonn, Boston, XX
World Congress of Philosophy

635
MARTÍNEZ MARZOA, Historia …, op. cit., II, pp. 133 ss.

636
Ibid., pp. 135-36

637
CULLEL, op. cit., pp. 235 ss. En la ‘Crítica de la Razón Pura’, en efecto, Kant afirma que los juicios
sintéticos ‘a priori’ no son otra cosa que intuiciones en el espacio y en el tiempo. Espacio y tiempo (formas
‘a priori’ de la sensibilidad) son, pues, las dos magnitudes que nos permiten poner en orden el cúmulo de
señales que recibimos constantemente a través de los sentidos. Lo dado como tal, en efecto, carece de
orden y de forma, y sólo un elemento ‘a priori’ puede ejecutar semejante operación. Estos elementos son,
como venimos diciendo, el ‘espacio’ (forma del ‘sentido externo’) y el ‘tiempo’ (forma del ‘sentido inter-
no’). [FERRATER MORA, op. cit., II, pp. 1.840-41]
638
“La primera ley funda la nueva física del movimiento. Antes de enunciar estas leyes, Newton ha definido
la ‘cantidad de movimiento’, magnitud paralela al concepto de ‘estado de movimiento’. Newton al fundar
una física matemática va acompañando los conceptos de sus correspondientes determinaciones cuantita-
tivas. Debe, pues, asociarse a la palabra movimiento la correspondiente de cantidad de movimiento para
entender el enunciado de sus leyes. Y analizadas con vistas a la fuerza, no hacen sino afirmar su relación
con la cantidad de movimiento que hoy expresaríamos F = d(mv)/dt. Lejos aún del Criticismo decimonónico,
para Newton el concepto es algo irreductible”. [CULLEL, op. cit., pg. 256]

639
MOYA, op. cit., pp. 157-58

640
CULLELL, op. cit., pp. 261 ss.

641
HURLBUTT, R.H., 1965, Hume, Newton and the Design Argument, Lincoln, University of Nebraska Press,
cap. 1

642
MOYA, op. cit., pg. 34

643
SCHEURER, Paul, 1982, Revoluciones de la ciencia y permanencia de lo real, Barcelona, Destino, pg. 241

644
MOYA, op. cit., pp. 347-48

645
“Newton escribió sobre asuntos teológicos (sobre las profecías de Daniel y el Apocalipsis de San Juan)
y hasta se ha dicho que se interesaba, en el fondo, más por la teología que por la matemática y la física.
Sin embargo,fue en estos últimos campos donde escribió sus obras más importantes”. [FERRATER MORA,
op. cit., III, pg. 2.348]

646
ILIFFE, Rob, En el banquillo: la retórica judicial y la relación entre la teología de Newton y la filosofía
natural, Internet ; KENNY, Christopher J., 1996, Theology and natural philosophy in Late Seventeenth and
Early Eightennth-century Britain, University of Leeds ; SNOBELEN, Stephen, D., 2006, “’La luz de la natura-
leza’: Dios y la filosofía natural en la Optica de Isaac Newton”, en Estudios de Filosofía, No 35, Universidad
de Antioquía, pp. 15-53