Está en la página 1de 3

Aduana

La palabra aduana posee una etimología muy confusa. Unos la toman del árabe "Al Diovan"
casa o lugar donde se reunían los administradores de finanzas para la percepción de derechos
o impuestos, del italiano "Dogona" (del lux) ambas del persa "Divan", lugar o local de reunión
de los administradores financieros. En inglés se denomina "Customs House", del latín
"Customa", del alemán "Zoll" antiguo "Zol" germano. "Adayuan" palabra árabe que significa
libro de cuentas derivado del alemán.

Origen de la Aduanas:

La aduana es una institución antiquísima, aunque su organización con arreglos a los sistemas
en uso data de los últimos siglos. Primariamente predominó el régimen fiscal de las aduanas.
Después, éstas fueron utilizadas para defender y proteger las industrias, sin perder por eso su
carácter principal de fuente de recursos financieros para los Estados.

El descubrimiento de América abrió nuevos derroteros al comercio internacional, en virtud de


la expansión colonial de España. De ahí surgió más tarde, en siglo XVI, la política comercial
mercantilista, caracterizada por la práctica de dictar leyes fiscales para prohibir la exportación
de oro y plata.

Para establecer y fomentar el comercio entre la metrópoli y sus posesiones americanas, se


fundó en Sevilla, cuyo puerto era entonces el último habilitado para el Comercio con la Indias,
la Casa de Contratación. El tráfico comercial entre Europa y América sólo podía hacerse en
aquella época en dos flotas que anualmente debían salir de los puertos habilitados de la
Península. Primero fue el de Sevilla, después, el de Cádiz y posteriormente, los de otras
provincias de España.

De las aduanas latinoamericanas, se puede concertar su historia en tres etapas:

Primera etapa:

Desde la Independencia a la crisis de 1929, época en que los aranceles tienen relevancia como
instrumentos financieros.
Segunda etapa:

Período de 1930 a 1958-60, marginación de los instrumentos aduaneros con excepción de los
países pequeños que mantuvieron los aranceles como objetivo financiero.

Tercera etapa:

Desde 1958 a la fecha, surgen los procesos de integración de unidades aduaneras, y se instaura
el arancel como instrumento de política económica y de la política aduanera en particular.

asos ciegos, corrupción y aduanas

Otras razones por lo que no se logra combatir la defraudación aduanera son los pasos
fronterizos informales, o sea los que nadie vigila, el llamado contrabando de hormiga y la
corrupción que todavía sigue enquistada en algunas aduanas del país.

Según la Comisión Internacional de Límites y Aguas, en el país hay 54 pasos fronterizos


informales por donde pasan vehículos rumbo a México, además de 29 hacia El Salvador, 22
hacia Honduras y ocho hacia Belice.

Precisamente, otro factor que genera contrabando es la defraudación de mercancías que


provienen de México, cuya mercadería es trasladada a través de balsas que atraviesan el río
Usumacinta, lo cual genera grandes pérdidas y perjuicios a la producción nacional, como en
casos de cigarrillos, aceite y gasolina.

Además, los informes señalan que las fronteras donde más se da el flagelo son la de Tecún
Umán, ubicada en el departamento de San Marcos; Del Carmen, en Huehuetenango; la
frontera Pedro de Alvarado, ubicada como límite territorial entre Guatemala y El Salvador; los
puertos, en las zonas francas, aeropuertos, y muelles, además del desvío de mercancías dentro
del territorio nacional, y que se vende principalmente en el área metropolitana, en el sector
informal.

A criterio de Cristian Álvarez, director del Centro de Análisis de las Decisiones Públicas de la
Universidad Francisco Marroquín (UFM), es un error creer que capturando capos del
narcotráfico se pondrá fin al consumo y venta de drogas. Cae un capo y hay varios en lista de
espera.
http://cronica.gt/nacionales/contrabando-una-linea-que-nunca-se-detiene/

Álvarez agrega que la informalidad en Guatemala es muy grande, las fronteras tienen muchos
puntos ciegos y ser parte de la economía formal es muy caro. Los impuestos son complicados
de pagar, muchos trámites, lo cual motiva a quedarse en lo informal. El sector informal es el
principal socio del contrabando, pues es invisible a los controles. Los grandes contrabandistas
necesitan al sector informal para vender sus productos y esos productos, a precios más bajos,
encuentran muchos clientes interesados.

Con todo este panorama, la situación es complicada y, a criterio de algunos sociólogos, las
causas estructurales son el reflejo de una Guatemala en donde la corrupción, la opacidad y el
desempleo son un caldo de cultivo en donde el contrabando es un modus vivendi. De no
cambiar la situación del país, siempre habrá formas de que este mal que promueve el crimen
organizado continúe.

COMENTARIOS