Está en la página 1de 4

Introducción a la Ingeniería de Sistemas.

La ingeniería de sistemas se refiere a la planeación, diseño, evaluación y


construcción científica de sistemas hombre-máquina. El interés teórico de este
campo se encuentra en el hecho de que aquellas entidades cuyos componentes son
heterogéneos (hombres, maquinas, edificios, dinero y otros objetos, flujos de
materias primas, flujos de producción, etc.) pueden ser analizados como sistemas o
se les puede aplicar el análisis de sistemas. El estudio de realidades complejas, en
las cuales el todo es notoriamente más que la suma de las partes, obliga a ir más
allá del método analítico tradicional basado en el estudio por separado de las
diferentes partes de un objeto. Por el contrario, el enfoque sistémico pone en
primer plano el estudio de las interacciones entre las partes y entre éstas y su
entorno.

En este estudio, se encuentra que determinadas relaciones aparecen repetidamente


en sistemas de diferente naturaleza. El enfoque en la estructura de las relaciones
por encima de la naturaleza de los sistemas involucrados nos lleva a la construcción
de Sistemas Generales: se puede considerar un Sistema General como una clase de
Sistemas Particulares con la misma estructura de relaciones, de modo que
cualquiera de ellos puede tomarse como modelo de los demás.

Se construyen así distintas Teorías para distintos Sistemas Generales. Estas Teorías
pueden tener forma matemática, dado que es habitual tomar como representante
de la clase correspondiente el sistema matemático abstracto de sus relaciones.
Pero su contenido no es meramente formal, sino que refiere a la materialidad de
las propiedades comunes de los Sistemas Particulares de esa clase.

Ahora bien, podemos construir también una Teoría General de Sistemas para el
tratamiento sistemático de las propiedades de cualquier Sistema General. Ésta será
una teoría matemática formal, sin contenido material específico.

Una Teoría General de Sistemas, idealmente aplicable a cualquier sistema real o


imaginable, debería poder tratar sistemas con cualquier número de variables
(incluso con infinitas variables), de carácter continuo o discreto. Así, por ejemplo,
según Mesarovic, un Sistema es cualquier subconjunto de un producto cartesiano
generalizado (podemos tener que recurrir al Axioma de la Elección para su
construcción).

La importancia de las interacciones en el enfoque sistémico hará que nos interese


distinguir entre las variables de entrada generadas por el entorno y las variables de
salida generadas por el Sistema en consideración.

En algunos casos, el valor de las variables de salida dependerá unívocamente del


valor de las variables de entrada. Pero, normalmente, estos serán casos triviales

iii
que podrían ser tratados sin utilizar la Teoría de Sistemas. En otro caso, las
diferentes salidas con la misma entrada podrán explicarse por la existencia de
diferentes estados internos del Sistema. Y el cambio de estos estados internos nos
llevará a tomar en consideración la transición temporal, sean estos procesos
determinísticos o probabilísticos.

En los casos de mayor interés sistémico, la salida de un Sistema reacciona sobre su


entrada, a través de un lazo de retroalimentación que produce un proceso no
lineal. Por tanto, los procesos derivados de regulación y equilibrio que son usuales
en sistemas abiertos vivos o electrónicos son de especial interés de la Teoría
General de Sistemas.

Para abarcar el amplio campo de acción de la Teoría General de Sistemas, se hace


uso de la ya mencionada retroalimentación y otras herramientas conceptuales como
Isomorfismo, Homomorfismo, Caja Negra, Homeóstasis, Autorregulación,
Recursividad, Sinergia, Entropía.

Entropía y neguentropía

La palabra entropía viene del griego entrope que significa transformación o vuelta.
Es un proceso mediante el cual un sistema tiende a consumirse, desorganizarse,
morir. Se basa en la segunda ley de la termodinámica que plantea que la pérdida de
organización en los sistemas aislados (sistemas que no tiene intercambio de energía
con su medio) los lleva a la degradación, degeneración, y desintegración, además
establece que la entropía en estos sistemas siempre es creciente, y por lo tanto
podemos afirmar que estos sistemas están condenados al caos y a la destrucción. La
entropía está relacionada con la tendencia natural de los objetos a caer en un
estado de desorden. Los sistemas tienden a buscar su estado más probable, en el
mundo de la física el estado más probable de esos sistemas es el caos, el desorden y
la desorganización, es decir, buscan un nivel más estable que tiende a ser lo más
caótico. Aunque la entropía ejerce principalmente su acción en sistemas cerrados y
aislados, afecta también a los sistemas abiertos; éstos últimos tienen la capacidad
de combatirla a partir de la importación y exportación de flujos desde y hacia el
ambiente, con este proceso generan neguentropía (entropía negativa).

La neguentropía, la podemos definir como la fuerza opuesta al segundo principio de


la termodinámica, es una fuerza que tiende a producir mayores niveles de orden en
los sistemas abiertos. En la medida que el sistema es capaz de no utilizar toda la
energía que importa del medio en el proceso de transformación, está ahorrando o
acumulando un excedente de energía que es la neguentropía y que puede ser
destinada a mantener o mejorar la organización del sistema, la neguentropía,
entonces, se refiere a la energía que el sistema importa del ambiente para
mantener su organización y sobrevivir. La Entropía la podemos relacionar con la

iv
materia y sus propiedades, y predice que ésta tiende a desintegrarse para volver a
su estado original de caos primordial. La neguentropía la podemos relacionar con la
conservación de la Energía, que predice que ésta ni disminuye ni aumenta,
simplemente se transforma constantemente, y, en el caso de sistemas abiertos, con
cualidad neguentrópica, aumentando su nivel de organización. En tal sentido se
puede considerar la neguentropía como un mecanismo auto-regulador con
capacidad de sustentabilidad, es decir con una capacidad y un poder inherente de
la energía de manifestarse de incontables formas y maneras. La neguentropía
favorece la subsistencia del sistema, usando mecanismos que ordenan, equilibran, o
controlan el caos. Mecanismo por el cual el sistema pretende subsistir y busca
estabilizarse ante una situación caótica.

1. Homeostasis y entropía: la homeostasis es la propiedad de un sistema que


define su nivel de respuesta y de adaptación al contexto. Es el nivel de
adaptación permanente del sistema o su tendencia a la supervivencia
dinámica. Los sistemas altamente homeostáticos sufren transformaciones
estructurales en igual medida que el contexto sufre transformaciones, ambos
actúan como condicionantes del nivel de evolución.

La entropía de un sistema es el desgaste que el sistema presenta por el


transcurso del tiempo o por el funcionamiento del mismo. Los sistemas
altamente entrópicos tienden a desaparecer por el desgaste generado por el
proceso sistémico.

En un sistema cerrado la entropía siempre debe ser positiva. Sin embargo en


los sistemas abiertos biológicos o sociales, la entropía puede ser reducida o
mejor aun transformarse en entropía negativa, es decir, un proceso de
organización más completa y de capacidad para transformar los recursos.
Esto es posible porque los sistemas abiertos los recursos utilizados para
reducir el proceso de entropía se forman del medio externo.

Sistema es un todo integrado, aunque compuesto de estructuras diversas,


interactuantes y especializadas. Cualquier sistema tiene un número de objetivos, y
los pesos asignados a cada uno de ellos pueden variar ampliamente de un sistema a
otro. Un sistema ejecuta una función imposible de realizar por una cualquiera de
las partes individuales. La complejidad de la combinación está implícita

El concepto de sistema arranca del problema de las partes y el todo, ya discutido


en la antigüedad por Hesíodo (siglo VIII a. C.) y Platón (siglo IV a. C.) Sin embargo,
el estudio de los sistemas como tales no preocupa hasta la Segunda Guerra Mundial,
cuando se pone de relieve el interés del trabajo interdisciplinar y la existencia de
analogías (isomorfismos) en el funcionamiento de sistemas biológicos y automáticos.

v
Este estudio tomaría carta de naturaleza cuando, en los años cincuenta, L. Von
Bertalanffy propone su Teoría General de Sistemas

vi