Está en la página 1de 1

w w w. c i u d a d c c s . i n f o .

v e JUEVES 19 DE AGOSTO DE 2010 / CIUDAD CCS CULTURA 21


SWING LATINO

Y en el Caribe estalló el “boom” de la salsa


> Un empresario judío, Jerry Masuchi, y un músico dominicano, Johnny Pacheco, se encargaron de comercializarla
ÁNGEL MÉNDEZ ra monumental de Riche Ray y Bo- Joly Raimond, mejor conocida co- Harlow utilizó a Felo Brito como gers (trombonista de Eddie Palmie-
CIUDAD CCS
bby Cruz. Imponen el recordado mo “La Lupe”, quien junto con el vocalista y más tarde a un joven ri), Reinaldo Jorge y Willie Colón.
La salsa no existe. Así, sin mucho Jaja jala, que dió pie para conven- maestro Tito Puente logra copar el llamado Ismael Miranda, quien Más tarde, Fania firma a Cheo
preámbulo, era la respuesta de los cer a los incrédulos de lo que esta- espacio destinado para una voca- haría carrera a su lado. En ese mis- Feliciano, Celia Cruz y el gran Is-
viejos músicos cubanos cuando se ba haciendo Ray Barreto con su lista de su talla. “La Lupe” era un mo año, 1967, Fania firma al trom- mael Rivera, quien jamás quiso
les pedía su opinión en torno a la Watusi 65 y Joe Cuba con el Bang, caso particular, porque además de bonista Willie “El hacerlo, pero Masu-
“salsa”. “No existe y punto, lo que bang, bang. ser poseedora de una voz fuera de Malo” Colón, oriun- chi y Pacheco com-
hay es un guaguancó, una guara- serie, hasta ahora jamás superada, do del South Bronx, praron la Tico, em-
cha, charanga o un danzón. Que PÁSAME LA SALSA manejaba totalmente la escena. y al cantante de presa para la cual
inventaron la salsa, no, qué va”. En Venezuela, el famoso locutor De ella se recuerdan Que te pedí, La nombre Héctor Pé- grabaja el llamado
Algunos colegas atacaron sin Phidias Danilo Escalona, quien pa- tirana y Puro teatro, además de su rez, que más tarde “Sonero Mayor”.
piedad lo que se llamó el “boom” ra entonces radiaba la música po- extraordinaria versión de Adiós. adoptaría el apellido Por su parte, Vene-
de la salsa. Bajo la pacata bandera pular por Radiodifusora Venezue- de Lavoe. Ambos re- zuela al igual que
defensora de los ritmos cubanos, la, deseaba montar un programa y FANIA ALL STAR presentaban la re- otros países caribe-
portando en sus portafolios la mú- lo llamó La hora de la salsa, el sabor y Fania es el título de un viejo son de beldía del barrio. ños se dejó influen-
sica original, muchos músicos (y el guaguancó, etiquetando así la Reinaldo Bolaños. Cuando en 1964 Ninguno de los dos ciar por el nuevo rit-
no músicos) se dieron a la tarea de música que radiaba, que no era Pacheco abandona la charanga y eran fáciles de ma- mo. Los trombones
denigrar de quien pretendía con más que la guaracha entrelazada se va al viejo son, quiso fundar un nejar, pero ambos hicieron lo suyo y
éxito comercializar el ritmo, con- con el jazz latino, como “salsa”. sello. Para entonces Tico y Allegre pudieron convivir unos jóvenes rum-
cretamente al padre de la criatu- Más tarde, Federico Betancourt, estaban bien establecidas, al igual espléndidamente. “Nuestra Cosa Latina” beros fundaron La
ra, un abogado judío, ex policía, publica el LP Llegó la salsa, siendo que United Artist. Contratan nue- marca el inicio del “boom” Dimensión Latina,
llamado Jerry Masuchi, quien se uno de los primeros en llamar así a vos artistas, siendo los primeros NUESTRA COSA LATINA entre ellos Oscar
unió a un flautista dominicano lo que estaba produciendo. Final- en ingresar Lary Harlow y Bobby Film dirigido por Leon Gast. Puede Emilio León y César Monge. La his-
llamado Johnny Pacheco para dar mente, en un concierto que Richie Valentín. El primero experimenta- decirse que con ella se funda “Fa- toria de esta orquesta es bastante
origen al movimiento más fuerte Ray y Bobby Cruz dieron en el Ma- ba lo aprendido en Cuba y el se- nia All Star”, con Johnny Pacheco polémica. Oscar D’León se va y for-
que haya tenido la música popu- dison Square Garden, presentaron gundo incursionaba con la trom- como director y un staff conforma- ma tienda aparte, lo que permite a
lar hispana en los últimos 50 su música con la etiqueta de “sal- peta y el bajo. Ambos se dejaron do por Ismael Quintana, Ismael Mi- Andy Montañez, vocalista de El
años: Fania All Star. sa”. Esa es la historia, bien simple, llevar por el boogaloo. Harlow tra- randa, Santitos Colón, Pete “El Gran Combo de Puerto Rico, ser
pero así fue. tó de alternar la moda con música Conde” Rodríguez, Héctor Lavoe, contratado por Dimensión. Más
EL SENTIR DE UN PUEBLO Ahora bien, esa salsa que se ali- cubana al estilo de Arsenio Rodrí- Larry Harlow, Orestes Vilató, Ro- tarde, al irse Wladimir, es llamado
En nuestra opinión, Jerry Masuchi menta de las descargas en el Jam guez, músico al que admiraba berto Roena, Ray Barreto, Barry Ro- Argenis Carrullo. Pero esto forma
capitalizó el sentir de un pueblo, Session Latino fueron con pasión. Al comienzo, parte de otra historia.
ese que vivía en la marginalidad la inspiración de
del Bronx o se escondía en los su- Masuchi y Pache-
burbios del “ghetto”. Ambos, a fin co para mon-
de cuentas, deben lidiar con las tar la
miserias de una gran ciudad que Fania
se debate en el dilema del ser o no All
ser. Coincidimos plenamente con Star. La
Ángel Quintero Rivera, investiga- idea era
dor puertorriqueño que en su li- grabar las
bro Salsa, sabor y control reitera, famosas
una y otra vez que la salsa es algo descargas
más que música. Es la unión de de las Es-
los desplazados, de los boricuas trellas Ti-
que se niegan a perder su cultura, co, Alegre y
su identidad. De eso se trata y, por Cesta; docu-
ello, cuando tratan al colombia- mentos her-
no, al mexicano o al venezolano mosos, reves-
como hermano en sus canciones, tidos de una
en realidad están sumando es- calidad espe-
fuerzos en una causa común. Ma- cial. Se obvió
suchi, es cierto, sólo era un co- la calidad de
merciante, pero gracias a él y a su los big
–¿por qué no?– ambición, logra- bands, para
ron sobresalir grandes figuras de producir
la canción latina. una música
Johnny Pacheco había agotado desordenada y
su charanga. Lidiaba a brazo parti- llamativa, inmer-
do con la música pop en Nueva sa en esa violen-
York. Los músicos tenían que adap- cia que permite la
tar el ritmo, tocar algo pop a la ma- improvisación.
nera latina y es así como surge el Surgen por en-
viejo boogaloo. Pete Rodríguez, tonces algunas figu-
pianista desconocido, había im- ras que van a permi-
puesto el exitoso Micaela, un son tir el acceso definiti-
extraño, con giros raros y novedo- vo de la música po-
sos. Surge también el binomio que pular al gusto del me-
habría de causar revuelo en una gi- lómano. Una de ellas es The Fania All Star, la orquesta de maestros de la salsa. FOTO CORTESÍA FANIA