Está en la página 1de 1

El canto de las sirenas:Las sirenas tienen muchos orígenes distintos dependiendo de qué mitología se esté hablando, sin

embargo estas son en Grecia mitad mujeres y mitad aves, lo cierto es que su canto puede enamorar a cualquier persona
en el mundo, ellas lo usan para atraer a los marineros, dicen que viven en la isla de artemisa, pero sin embargo la misma
está llena de huesos de todos aquellos marinos que no pudieron con la tentación y quisieron llegar a ellas, si bien se
habla de las sirenas como bellísimas e irresistibles, son más bien una representación pagana de lo que viene a ser el
adulterio, ellas hipnotizan con su canto a los hombres para que las sigan hasta que se ahoguen en las aguas, luego
cuando no pueden conseguirlo como en el caso de Ulises que pudo salvarse así como su tripulación, ellas prefieren
quitarse la vida de haber perdido a un grupo de hombres que podrían haberse ido con ellas y no lo pudieron conseguir.

El niño lobo:Se trata de Jean Grenier, un niño francés de aquella Europa antigua entre creencias de fuerzas mágicas y
brujería, donde la muerte era el castigo y solución para todo lo que pareciera magnífico o inimaginable, como el caso de
brujas o hechiceros.

Aka manto:Después de una dura vida que estuvo llena de acosos constantes y burlas por parte de otras mujeres, Aka
Manto usa a la muerte como una herramienta para poder vengarse de todas las mujeres y lo hace en el momento que
están más indefensas, cuando van al baño. Ninguna mujer va al baño público sin compañía porque tendrá que
enfrentarse a la furia de Aka Manto que solamente ataca a sus víctimas si es que estas están en el último de los retretes,
el cual nunca se debe ocupar si es que no hay nadie, tampoco en caso de que se desocupen los demás rápidamente
porque cuando no haya nadie se comenzará a oír la voz del espíritu maligno que está a punto de atacar.

El silbon: Después de asesinar a su padre, el hombre fue castigado con un mandador de pescuezo (típico del llano), al
tratar de huir fue mordido por un perro tureko, para concluir el castigo su abuelo regó sobre sus heridas gran cantidad
de ají picante. El recuerdo y mención de lo sucedido libra a las personas de ser atacadas por este espíritu errante
conocido como el silbón.

La llorona: Con sus desgarradores lamentos interrumpe el silencio nocturno, en los más apartados pueblos de
Venezuela. Cuenta la leyenda más conocida que La Llorona era una mujer española. Vivió durante la Colonia en un
pueblo y tuvo varios hijos con un indígena. Sus hermanos se enfurecieron al descubrir tal aberración. Debemos recordar
que para ese entonces se decía que los indígenas no poseían alma.

La sayona: Esta aparición materializada en la figura de una mujer delgada, alta, de uñas largas y muy elegante, es
considerada como una señal castigadora y reprobatoria de la mala conducta e infidelidades cometidas por los hombres.

El hombre del traje Italiano:“Un día, un hombre caminaba sin dirección; con la intención de pensar ciertas ideas las tenia
merodeando su cabeza, iba a paso ligero, sus ojos se mantenían fijos al frente, pero no veía por donde estaba, caminaba
y pensaba, Sin darse cuenta rosó el brazo de una joven bella, lindos ojos, un rostro hermoso, pero ahora fue su interior
el que no la vio, sus ojos percibieron la belleza pero siguió caminando, escuchaba los sonidos de la ciudad; esas melodías
que pueden crear un concierto contaminante, De pronto se dio cuenta, sus piernas se entumecían, se paro, deslizando
la palma de su mano toco el muslo y sintió una serie de choques eléctricos por todo su ser.

Mi vecina es una musa: Cuenta una antigua tradición que una vez concluida la beligerancia con los Titanes, los dioses le
solicitaron al poderosísimo Zeus que creara unas nuevas deidades preparadas para entonar el nuevo mandato
establecido en el universo. Cumpliendo los designios demandados, el Dios del olimpo, ataviado como un pastor amó
nueve noches seguidas a la hija de Urano y Gea, fusionando de ese modo el cielo con la tierra. De los frutos
engendrados en su vientre durante una novena la titánica Mnemosine–– la personificación de la memoria, la poseedora
del más absoluto conocimiento que estaba al corriente del presente, pasado y futuro eternos––, dio vida a las MUSAS:
divinidades femeninas que tutelan las artes y las ciencias, inspirando a los artistas, especialmente a los filósofos, poetas
y músicos. Los milagros de un domingo: Hoy domingo no fuí a misa y salí a caminar por La Calle Larga de Valby.La
mañana estaba limpia y soleada y bullía con milagros. Una camioneta llena de adolescentes del año 1920, con música
charleston y ropa de la época se detuvo a mi lado y me gritaron alegremente “Quieres venir a dar un paseito, abuelitio
lindo?”. Una nave espacial descendió silenciosamente sobre La Plaza de Valby y de ella bajaron Los Beatles cantando we
all live in a yellow submarine.