Está en la página 1de 3

Sobre los escolásticos de la Baja Edad Media (siglos XIII-XV) tratamos cuatro temas

económcios:
a) Teoría del valor
b) La usura
c) El justo precio
d) Los tipos de cambio
Luego pasaremos a la Segunda Escolástica, específicamente de la Escuela de Salamanca (siglo
XVI)
1. Primera escolástica
1.2. Teoría del valor
San Bernardino de Siena concentra en el Tractatus de contractibus las ideas de Aquino sobre el
valor asegurando que depende de tres factores: a)utilidad objetiva, b)escasez, c)utilidad
subjetiva.
Esta percepción será seguida por escolásticos posteriores como el español Luis de Molina.
1.3. Justo precio
Para ellos el justo precio es el precio del mercado competitivo. Bernardino define el precio
justo como aquel establecido por la comunidad en el mercado competitivo o el precio
corriente en un momento y lugar.
Sobre la determinación de los precios hay opiniones confrontadas.
Duns Escoto piensa que el precio justo se verá determinado por los costes totales de
producción
Para Langenstein el justo precio se condiciona a la situación jerárquica del vendedor y
comprador en la sociedad. Es decir, en las diferencias del poder de decisión.

1.4. La usura
Para los escolásticos la usura es cualquier ganancia derivada del simple préstamo de dinero.
Solo se refieren al contrato de préstamo, no en contratos de inversión como en la formación
de sociedades con socios capitalistas.
Las prohibiciones sobre los contratos de préstamo se saltaron a través de las letras de cambio
(cobro a mayores en transacciones a crédito de cosas).
Con el tiempo se va relajando la prohibición al introducir los costos de oportunidad como
razón de los intereses. Se desvanecen en el siglo XVIII.

1.5. Los tipos de cambio


El problema residía en la distinción entre cambios lícitos e ilícitos. En los contratos de cambios
era costumbre esconder préstamos, lo cual distorsionaba el tipo. El entramado de las prácticas
cambiarias llevará a los escolásticos españoles De Soto y Martín de Azpilicueta a formular una
teoría cuantitativa y de la paridad del poder adquisitivo.

2. Segunda escolástica
Esta se centra en la Universidad de Salamanca en el centro del siglo XVI. Esta escuela se
encuentra un el fenómeno más importante de su tiempo conocido como la Revolución de
Precios acontecida en España al pasar de la escasez de metales a una superabundancia
proveniente de América.
Por segunda escolástica nos referimos a la Escuela de Salamanca fundada por Francisco de
Vitoria para retomar el comentario directo sobre Aquino. Reelaboran el concepto del Derecho
Natural y dan fundamento a un nuevo Derecho Internacional.

2.1. Tratados de cambio y de usura en Castilla (siglo XVI)


Comienzan a proliferar los tratados en lengua vernácula sobre el funcionamiento de la
economía como muestra de la preocupación concreta de la subida de los precios. Destacan el
Provechoso Tratado de Cambios (Villalón), la Instrucción de Mercaderes (Sarabia de la Calle) y
el Tratado de los Préstamos (De Alcalá).
Las obras más profundas sobre los temas propios del escolasticismo corresponden a Juan de
Medina, Domingo de Soto y Martín de Apilicueta.

2.2. Teoría cuantitativa del dinero


Domingo de Soto comienza a explicar en su De Iustitia et lure la relación eistente entre el
aumento de los precios y el aumento de la cantidad de dinero en circulación.
Esta relación es tomada por Martín de Azpilicueta en su Comentario resolutorio de cambios
como ayuda para el estudio de los párrocos sobre el tema.
La primera versión de la teoría cuantitativa aparece con Martín de Azpilicueta.
A estos le sigue Juan de Mariana, para quien la inflación monetaria constituye una acción
propia del tirano siendo más dañino que cualquier impuesto al alterar las decisiones de
consumo y ahorro.
Mariana buscará las causas de este interés por inflactar las economías, y expone las medidas a
llevar a cabo para evitar tal acción: limitar el gasto público controlando al poder político.

2.3. Otras aportaciones


2.3.1. Teoría paridad poder adquisitivo
La teoría de la paridad del poder adquisitivo es presentada por Apilicueta en su teoría
cuantitativa.
2.3.2. Teoría subjetiva del valor
Asociado con Bernardino de Siena, su discípulo tardío, Luis de Molina la define con suficiente
exactitud.
Más tarde, Diego de Covarrubias en 1555 afirma que la estimación subjetiva de los hombres es
la verdadera acción de valoración.
Siguiendo el subjetivismo de Covarrubias, Saravia de la Calle presenta que los costes estarán
determinados por los precios acordados entre las diferentes valoraciones de los comerciantes
(Instrucción de mercaderes)
Siguiendo la teoría subjetiva, Juan de Lugo llegará a afirmar que es tal la complejidad de las
relaciones causales de los precios que nada humano podría conocerlo y actuar mejor que el
orden del mercado. Esto lleva a Juan de Salas a negar la posibilidad del ordenamiento a
voluntad del mercado. Por lo tanto, los escolásticos derivarán de la teoría subjetiva la idea del
precio del mercado en competencia como el justo.

2.3.3. Sistema fraccionario


La idea sobre la licitud del sistema fraccionario no es compartida por todos los escolásticos.
Por un lado, Saravia de la Calle observa que el sistema fraccionario es un agente inflacionista.
Esto se debe a que considera que los depósitos bancarios forman parte de la oferta monetaria.
Concluye que esa práctica bancaria ataca a la economía y al derecho, al confundir los contratos
de préstamo con los de depósito.
Sin embargo, Luis de Molina, por ejemplo, será más tolerable con la confusión de contratos.
De aquí nacen dos ramas según la postura al respecto: a)Escuela monetaria (De la Calle,
Apilicueta y De Mercado) b) Escuela bancaria (De Molina y De lugo)