Está en la página 1de 497

r

6701107GROJA01
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la


autorización escrita de los titulares del
Copyright, bajo las sanciones establecidas
en las leyes, la reproducción toral o
parcial de esta obra por cualquier medio
o procedimiento, comprendidos la reprografía
y el tratamiento informático, y la distribución
de ejemplares de ella mediante alquiler
o préstamos públicos.

© Universidad Nacional de Educación a Distancia


Madrid 2010

Librería UNED: el Bravo Murillo, 38- 28015 Madrid


Tels.: 9I 398 75 60 / 73 73
e-mail: libreria@adm.uned.es

© Mar Zarzalejos Prieto, Carmen Guiral Pelegrín y M. ª Pilar San Nicolás Pedraz

© Ilustración de cubierta: Francisco Conejo Santos, Sílice de fondo blanco.


Museo de Olimpia

ISBN: 978-84-362-6054-0
Depósito legal: M-3.217-2010

Primera edición: enero de 2010

Impreso en Espafza - Printed in Spain


ÍNDICE

Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19

BLOQUE TEMÁTICO 1
INTRODUCCIÓN

Tema 1. EL CONCEPTO DE CULTURA MATERIAL y EL MÉTO DO DE TRABAJO


DE LA ARQUEOLOGÍA CLÁSICA (Ma r Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
1. Arqueología Clásica y Cu ltura Material. Breve síntesis de una evolución conceptual . . . . 26
1.1. Los conceptos y su contexto teórico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
1.2. Los márgenes geográficos y temporales de la disciplina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
2. La Arqueología Clásica ante el debate teórico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
3. Relaciones de la Arqueología Clásica con otras disciplinas afines :
Historia Antigua, Historia del Arte, Epigrafía, Num ismática y Fil ología . . . . . . . . . . . . . . . 30
4. Las fuentes de conocimiento en Arqueología Clásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
4.1. Fuentes materiales: arqueológica s, epigráfica s, numi smáticas y etnográficas . . . . . . 32
4.2. Fuentes escritas : textua les, bibliográficas y cartográfica s . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
5. El método y las técn icas de trabajo en Arqueología Cl ásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
5.1 . Técnicas de recuperación de testimonios arqueológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
5.1.1. La excava ción arqueo lógica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
5.1 .2. Técnicas ligeras o no destructivas de investigación arqueológica . . . . . . . . . . 37
5.2. Técnicas de datación , clasificación y análisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
Palabras clave .. . .. .. . ..... . . . . . . .. .. .. ..... . . .. . ... . .. .. . .... . .... .... . ... . . . . 41
Glosario . . . . . .... .... . . .. . . . . .. . . .. . ..... . . . .. . . .. .... .. . . . .... . ... . . ... .. ... . 41
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41

BLOQUE TEMÁTICO II
Los PROLEGÓMENOS DEL MUNDO GRJEGO:
LA CULTURA MATERJAL EN EL ÁMBITO EGEO DURANTE EL II MILENIO A. C.

Tema 2. LA CRETA MINOICA y EL SISTEMA PALACIAL (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . 45


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
1. El progreso de la complejidad social y el surgimiento de los Primeros Palacios . . . . . . . . 46
1.1. Entre la primeras ocupaciones de la isla y el período Minoico Antiguo 111
(7000-2000 a. C.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
1.2. La formación de los palacios y las hipótesis interpretativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
2. El sistema palacial y su reflejo en la arqu itectura y el urbanismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
2.1. Los Primeros Palacios. Técn icas arquitectónicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
2.2. Las ciudades de los Primeros Palacios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
2.3. Los Segundos Palacios. Ensayos de planificación global . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
2.4. Las ciudades de los Segundos Pa lacios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54

7
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

3. Los desarrollos decorativos: la pintura mural 55


4. La esfera funeraria: estructuras y ritos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
4.1. Las estructuras funerarias en el período de los Primeros Palacios . . . . . . . . . . . . . . . 58
4.2. Las costumbres fúnebres durante el período Neopalacial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
5. La s producciones artesanales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
5.1. La evolución de los estilos cerámicos en la Creta Palacial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
5.2. La plástica minoica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
5.3. El trabajo de la piedra : producciones vasculares y glíptica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
5.4. La joyería minoica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
6. El hundimiento del sistema palacial y la «Continentalización» de la cultura
material cretense . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
6.1. Elementos culturales del Período Monopalacial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
7. Creta Postpalacial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
Lectura s recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70

Tema 3. LA CULTURA MICÉNICA (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
1. El período de las Tumbas de Fosa y la formación del mundo micénico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
2. Arquitectura y obras públicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
2.1 . Las ciudades fortificadas : edilicia y recursos defensivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
2.2. Los palacios micénicos. Orígenes y estructura constructiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
2.3. La arquitectura doméstica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
2.4. Las obras públicas. Obras de drenaje y vías de comunicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
3. Los programas ornamentales: la pintura mural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
4. La Arqueolog ía de la Muerte en Micenas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
4.1. Estructuras mortuorias: las tumbas de cámara y los tholoi . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
4.2. Rituales fúnebres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
4.3. La lectura de las estructuras funerarias en clave social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
5. Las producciones artesanales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
5.1. La cerámica micénica. Herencias y aportaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
5.2. Otros elementos de la cultura material micénica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
5.2 .1. La plástica y la coroplastia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
5.2.2. El armamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
5.2.3. La orfebrería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
5.2.4. La glíptica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
5.2.5. La eboraria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
6. El colapso del sistema palacial. Testimonios arqueológicos e interpretación . . . . . . . . . . . 92
6.1. La destrucción de los palacios micénicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
6.2. El fin de la civilización micénica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96

BLOQUE TEMÁTICO III


LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA

Tema 4. CIUDAD y PAISAJE RURAL EN LA GRECIA ANTIGUA. CLAVES ARQUEOLÓGICAS PARA


EL ESTUDIO DE UNA DIALÉCTICA HISTÓRICA (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . 99

8
iNDICE

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
1. La fórmula de lo urbano en el mundo griego y el surgimiento de la polis desde
una perspectiva arqueológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
2. El urbanismo griego. Conceptos teóricos y evolución histórica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
2. 1. La estructuración de los espacios urbanos en los siglos VIII y VII a. C. . . . . . . . . . . . . 101
2.2. La monumentalización de los espacios públicos durante la época arcaica. . . ... ... 102
2.3. La ordenac ión de los espacios urbanos en época clásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
2.4. El co ncepto de «paisaje urbano» en el Clasicismo tardío y el Heleni smo . . . . . . . . . . 104
3. Algunas precisiones sobre el concepto de lo rural en la Grecia Antigua y su análisis
arqueológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
4. Investigaciones sobre el paisaje rural en la Ática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
5. Otros modelos regi ona les: Beocia, Mesenia , Laconia y el ámbito colonial . . . . . . . . . . . . . 110
Lectura s recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
Palabras clave . . . . . . . .. .... ... . . . ... . .. . .. . .. . . ... .. .. . . . ... . .. ... .... . .. . ... .. 112
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 3

Tema 5. FUNDAMENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQU ITECTURA GRIEGA


(Mar Zarzalejos Prieto y Carm en Guiral Pelegrín). . ... .. ... .. . . . .. ... .. ... . . . 115
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
1. Fue ntes de conocimiento (Carm en Guira/ Pelegrín) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
2. Mate ri ales y técnicas de construcción (Carm en Guira/ Pelegrín) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
2.1 . Materia les . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
2.2. La construcción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
2.2.1. La articulación de los bloques pétreos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
2.2.2. Cimentaciones y aparejos murarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
2.2.3. Techos, arcos y bóveda s . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
3. Los órdenes griegos (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
3.1 . El orde n dórico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
3.2. Los órdenes jón ico y corintio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
4. La arqui tectura reli giosa y el anális is arqueológico del espacio de culto: temp los
y santuarios (Mar Zarza lejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
4.1 . Evo lución del edificio de culto en la Grecia antigua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
4.1.1 . Los primeros pasos hacia una definición formal de la construcción
relig iosa en el mundo griego . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
4.1.2. La formula ción del len guaje arquitectónico del templo griego . . . . . . . . . . . . . 127
4.1.3. El templo griego en el período arcaico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129
4.1.4. El templo griego en época clásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
4.1.5. El templo griego en época helen ística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
4.2. La naturaleza de los lugares de culto y la arqueo logía de los santuarios gri eg os . . . 136
5. La arquitectura civil de la polis (Mar Zarza lejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
5.1 . La defensa de ciudades y territorios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
5.1.1 . Fo rtificaciones urbanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
5.1.2. Fo rtificaciones terri to riales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
5.2. Los centros de la vida púb lica. Desarrollo y funciones del agora. . . ..... ... ......... . 140
5.3. Edificios de reuni ón y representación ciudadana : bouleuterion, prytaneion y
ekk/ésiasterion . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
5.4. Ed ifici os para espectáculos: teatros, estad ios, odeones e hipódromos . . . . . . . . . . . . 143
5.5. Ed ificios para la práctica de ejercicios fís icos : gimnasios y pa lestras . . . . . . . . . . . . . 145
5.6. La casa griega en el ámbito urbano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
5.6. 1. La casa griega durante la Edad Oscura y el período arcaico . . . . . . . . . . . . . . . 146
5.6.2. La casa griega de época clásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
5.6.3. La casa griega de época helen íst ica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149

9
HISTOR IA DE LA CU LTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150


Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152

Tema 6. LA DECORACIÓN DE LOS EDIFICIOS: ESCULTURAS, PINTURAS y PAVIMENTOS


(Carmen Guiral Pelegrín) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
1. Laescultura . . . . ...... .. .. . . ... . .. .... . . . . .. ..... . ..... . .. .. ... .. ... . .... . . . 154
1.1. Materiales y técnicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
1.2. Tipología y funcionalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
1.3. La decoración arquitectónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
1.3. 1. Las molduras ...... .. ....... .. . . . .. .. ............................. 157
1.3.2. La escu ltura arquitectónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
1.3.2.1. Los soportes antropomorfos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
1.3.2.2. La escultura exenta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
1.3.2.3. Frisos y frontones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
1.3.2.4. La decoración de los tejados: antefijas y acróteras . . . . . . . . . . . . . . . 162
1.4. La escultura exenta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
1.4.1. El período orientalizante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
1.4.2. El período arcaico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
1.4.3. El período clásico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
1.4.4. El siglo IV a. C. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
1.4.5. La época helenística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
1.5. Las terracotas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
1.6. Los relieves exentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172
2. La pintura griega . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
2.1. Técnicas de ejecución ........ . .. ... .. . . . ... . .... . ... ......... .. ....... ... 173
2.2. La policromía arquitectónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
2.3. La pintura parietal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
2.3.1. La pintura decorativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
2.3.2. La pintura funeraria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
2.3. Los pinakes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
2.4. La policromía escultórica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
2.5. La s estelas pintadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
2.6. El mobiliario funerario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
2.7. Pavimentos pintados. ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
3. El mosaico griego . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
3.1 . Los mosaicos de gu ija rros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
3.2. Los mosaicos teselados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 184
Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
Glosario . . ..... . ... ..... . ... . . . .. ... . .... . ............. . .............. .... .. . . 187
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187

Tema 7. LA ARQUEOLOGÍA DE LA MUERTE EN GRECIA (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . 189


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
1. El concepto de la muerte entre los griegos y las fuentes para su estudio . . . . . . . . . . . . . 190
2. Las fases del ritual funerario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
3. La expresión arqueológica del ritual funerario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
3.1. Las estructuras funerarias entre la Edad Oscura y el Helenismo.... . ............... . 193
3.1.1 . Ritos y estructuras funerarias durante la Edad Oscura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
3.1.2. Ritos y estructuras funerarias durante el período arcaico . . . . . . . . . . . . . . . . . 195

10
iN DICE

3.1.3. Ritos y estructuras funerarias durante la época clásica y el período helenístico 196
3.2. Los ajuares... ....... . . . ........... . . . .. ... . .... .. . . . . .... . .. .... . . .. ... 199
4. El paisaje funerario ....... . . . . .. ........ . . ..... .... .. .... . . . . . .. ..... . ... . ... 199
5. Aspectos sociales de la Arqueología de la Muerte en Grecia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
Lectu ras recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203

Tema B. L AS PRODUCCIONES ARTESANALES EN EL MUNDO GRIEGO


(Ma r Zarza /ejos Prieto y Carm en Guiral Pelegrín) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
1. La cerámica griega (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
1.1. El contexto productivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
1.1.1. La organización social de la producción cerámica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
1.1.2. Los aspectos tecnológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
1.2. Objetos y funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
1.3. Los métodos de estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
1.4. El lenguaje representativo y los programas iconográficos en las producciones
decoradas .. . .. .. .. ..... ......... . .... .. .. . . ... . . . ... ........ . .. . .... . .. 213
1.4.1. Lacerámicageométrica .. . . . .. .. . . .... . .. . . . .. .... . . . .. . .. . . . . ..... 213
1.4.2. Las cerámicas orientalizantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
1.4.3. La cerámica de figuras negras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
1.4.4. La cerámica de figuras rojas .. . . . .. ... . .. . ... . . .... . .. . . .... . . . .. . .. . 219
1.4.5. Las producciones de fondo blanco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 220
1.5. Las producciones no decoradas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
1.6. Las cerámicas helenisticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
2. Otras artesanías en la Grecia antigua (Carmen Guira/ Pelegrín) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
2.1. Orfebrería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224
2.2. Metalistería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225
2.3. Glíptica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229

BLOQUE TEMÁTICO IV
ARQUEOLOGÍA DE LOS FENÓMENOS COLONIZADORES EN
EL MEDITERRÁNEO DURANTE EL 1 MILENIO A. C.

Tema 9. LA EXPANSIÓN FENICIO -PÚNICA EN OCCIDENTE (M. " Pilar San Nicolás Pedraz) 233
Introducc ión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
1. Las ciudades fenicias en Oriente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
1.1 Losfenicios .. . .... . .. ..... .................. .... . ........ . . . .. .. ... .. .. . 234
1.2. Organización urbana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235
1.3. Aspectos funerarios y religiosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236
2. La expansión fenicia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
2.1. Las causas de la expansi ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
2.2. Comercio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238
2.3 . Rutas de la expansión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
2.4. Técn icas y mecanismos de naveg ación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
3. Las colonias fen icias del Med iterráneo central y occidental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240

11
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

3.1. Patrones de asentamiento y bases económicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240


3.2. La cultura material relacionada con la colonización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
3.2 .1 . Cerámica. . . ... . . . .. ...... . .. .... . .... .. .... .. . ... . ..... . . ...... .. 241
3.2.2. Marfiles.... . ............ . ....... .. ... ... .. .. .......... . .. . . . .... . 242
3.2 .3. Metalurgia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
3.2.4. Pasta vítrea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
3.2.5. Terracotas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
3.2.6. Orfebrería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
3.3. Los fenicios en el norte de África: Cartago y las colonias africanas . . . . . . . . . . . . . . 243
3.4. La colonización de la s islas mediterráneas : Chipre, Egeo y Creta, Malta, Sicilia y
Cerdeña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244
3.5. Los fenicios en la Península Ibérica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247
4. Cartago . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
4.1. La formación de la ciudad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
4.2. La expansión cartaginesa en el Mediterráneo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
4.2. 1. Norte de África . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
4.2.2. Cerdeña y Sicilia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
4.2.3. Ibiza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
4.2.4. Península Ibérica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
4.3. Datos arqueológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
4.3.1 . Cerámica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
4.3.2. Coroplastia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
4.3 .3 . Huevos de avestruz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
4.3.4. Navajas de afeitar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
4.3 .5. Orfebrería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
4.3.6. Vidrio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258

Tema 10. LA COLONIZACIÓN y EL COMERCIO GRIEGO EN EL MEDITERRÁNEO CENTRAL y OCCIDENTAL


(M." Pilar San Nico lá s Pedraz) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
1. Antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
2. Las causas de la colonización griega en Occidente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260
3. El comercio griego . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
3.1. Organización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
3.2. Los sistemas de navegación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
3.3. Modelos de embarcación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
3.4. Diferentes rutas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
4. El debate de la colonización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
4.1. Precolonización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
4.2. Metrópolis, colonias y emporio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
5. Los ámbitos de la colonización griega . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
5.1. Magna Grecia y Sicil ia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
5.2. El Ponto Euxino y sus accesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
5.3. El norte de Africa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
5.4. El sureste de la Galia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
5.5. Iberia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
5.5.1. Emporion . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
5.5.2. Rhode . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
6. Datos arqueológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269

12
ÍNDICE

6.1. Esculturas de piedra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 270


6.2. Bronces . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 270
Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271

BLOQUE TEMÁTICO V
LA CULTURA MATERIAL EN LA ROMA ANTIGUA

Tema 11. LA CULTURA MATERIAL ETRUSCA (Carmen Guiral Pelegrín) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 275


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 275
1. Problemas generales de la Etruscología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
1.1. Orígenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
1.2. Área geográfica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
1.3. Periodización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
2. Fundamentos de urbanismo y arquitectura etrusca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
2.1. Arquitectura civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
2.1.1. Urbanismo y ciudades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
2.1.2. Viviendas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
2.2. Arquitectura religiosa: el templo etrusco .. ... . .. . ...... . ....... . . .. . . . . . . . . . 282
3. Arqueología de la Muerte en Etruria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
3.1. Necrópol is . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
3.2. Ritual funerario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
4. La escultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
4.1 . Escultura exenta y escultura arquitectónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
4.2. Relieves exentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
4.3. Exvotos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 292
5. Pintura mural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293
5.1. Técnica..... . ..................... . ..... . ............ . .... . ......... . .. 293
5.2. Temática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293
5.3. Interpretación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 295
6. Las producciones artesanales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 295
6.1 . Cerámicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 295
6.2. Metalistería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 296
Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299

Tema 12. LA CULTURA MATERIAL DEL LACIO PROTOHISTÓRICO (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . 301
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 301
1. La antigua topografía del Lacio protohistórico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 302
2. Formación y desarrollo de la cultura lacia!. Periodización y rasgos de caracterización
arqueológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 303
2.1. Fase 1 (1000-900 a. C.).... . .... . ........ . ............ .. .... . . ... ..... . ... 304
2.2. Fase 1la (900-830 a. C.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 304
2.3. Fases llb y 111 (830-720 a. C.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 306
2.4. Fases IVa y IVb (730/720-580 a. C.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 307
3. Datos arqueológicos sobre la Roma pre-republicana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 310
3.1. Los contenidos de la tradición sobre la época pre-romúlea y la fundación de la Urbs . 311
3.2. Evidencias arqueológicas sobre la época pre-romúlea y la fundación de la Urbs . . . 312

13
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO ClÁSICO

3.3 . Interpretaciones sobre el origen de Roma 315


3.4. La tradición histórica sobre la monarquía romana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 316
3.5. Las principales evidencias arqueológicas de la Roma arca ica . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317
Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322

Tema 13. CruDAD y CAMPO EN LA ROMA ANTIGUA (Mar Zarza lejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . 323
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 323
1. Ciudad y campo en el mundo romano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 324
2. La ciudad romana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325
2.1 . La elección del emplazamie nto y el ritual de fundación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325
2.2. Breves notas sobre la configuración de la Urbs y su evolución en el tiempo . . . . . . . 326
2.2.1. Fuentes para el estudio de la topografía de la Roma antigua . . . . . . . . . . . . . 326
2.2.2. Roma como organismo urbano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 328
2.3. Otras ciudades romanas a modo de ejemplo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 331
2.3 .1. Pompeya . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 332
2.3.2. Cosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 334
2.3.3. Osti a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 7
2.3.4. Timg ad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 7
3. El paisaje rural en el mundo romano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 7
3.1. La ordenación del espacio rural. Repartos de tierra y centuriaciones . . . . . . . . . . . . . 338
3.2. El poblamiento rura l . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339
3.2.1 . Entidades rurales colectivas de carácter agrupado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339
3.2.1.1. Aglomeraciones secu nd arias... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339
3.2.1 .2. Aldea s . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 340
3.2.2 . Las entidades rurales individual es de carácter disperso . . . . . . . . . . . . . . . . . 340
3.2.2.1. La s villae . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 340
3.2.2.2. La s entidades rurales menores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342
3.3 . El estudio de los pa isajes agrarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343
Lectura s recom endadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343
Pal abras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 344
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 344
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345

Tema 14. FUNDAMENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQUITECTURA ROMANA


(Carmen Guiral Pelegrín y Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 348
1. Materiales y técn ica s constructivas (Carmen Guiral Pelegrfn) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349
1.1. Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349
1.1.1 . La piedra. . ... ... ... .. .... . ... .. .. . . . . .. .. .. . . .. . . . ........ .. ..... 349
1.1.2. La arcilla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349
1.1 .3 . El mortero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 350
1.2. Cimentaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
1.3. Aparejos murarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
1.3.1 . Grandes aparejos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
1.3.2. Estructuras mixtas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
1.3.3. Pequeños aparejos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
1.4. Arcos, bóvedas y cubiertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 354
2. Arquitectura religiosa (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 355
2.1. Lug ares y estructuras de culto en época romana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 355
2.2. Tipología y características generales del templo romano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 356

14
ÍNDICE

2.3. La evolución de la arquitectura religiosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 358


2.4. El surgimiento de la tipología arquitectónica de las iglesias cristianas . . . . . . . . . . . 362
3. Edificios con función política, administrativa y comercial (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . 363
3.1 . El foro y los edificios para la administración y la reunión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363
3.1 .1. La evolución monumental de los espacios forenses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 365
3.1.2. La evolución constructiva del Foro Romano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 365
3.1.3. Los Foros Imperiales de Roma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 366
3.2. Edificios para las actividades comerciales y el almacenamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368
4. Edificios para espectáculos y ocio (Mar Zarza lejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 370
4.1 . Significado y función del ocio en la sociedad romana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 370
4.2. Los teatros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 371
4.3. Los odeones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 372
4.4. Los anfiteatros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 372
4.5. Los circos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
4.6. Los estadios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 375
4.7. Las termas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 375
4.7.1. Los edificios termales como organismos arquitectónicos. Partes integrantes
y funcionamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 375
4.7.2. Las termas imperiales de Roma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 379
5. Arquitectura honorífica y conmemorativa (Carmen Guiral Pelegrin) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
5.1. Los arcos honoríficos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
5.2. Las columnas conmemorativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 382
6. Arquitectura doméstica (Carmen Guiral Pelegrin) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 383
6.1. Do mus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 383
6.1 .1. La evolución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
6.2. Las casas de las clases medias y humildes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 386
6.3. Las insu/ae . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 387
7. Establecimientos comerciales, de alojamiento y restauración (Carmen Guiral Pelegrin) . . . . 387
8. Ingeniería y obras públicas (Carmen Guiral Pelegrín) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 388
8.1. Una red viaria al servicio del sistema urbano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 388
8.1.1. Fuentes para el estudio de las vías romanas... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 389
8.1.2. Características de las vías romanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 390
8.2. Los puentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 391
8.3. Obras hidráulicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 392
8.3.1. La captación de las aguas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 392
8.3.2. Los acueductos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 392
8.3.3. La distribución urbana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 393
8.3.4. La evacuación de las aguas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 394
9. Ingeniería militar (Carmen Guira/ Pe/egrin) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 394
9.1. Murallas y fortificaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 394
9.2. Los campamentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 395
9.3. Los limites . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397
Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 400
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 401
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 401
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 401

Tema 15. LA DECORACIÓN DE LOS EDIFICIOS: ESCULTURAS, PINTURAS y PAVIMENTOS


(Carmen Guiral Pe/egrín) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 403
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 403
1. La escultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 404
1.1. Tipología, contexto y funcionalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 404
1.2 . Materiales y técnicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 405

15
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

1.3. La escultura exenta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 406


1.3.1. El retrato . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 406
1.3 .2. La escultura ideal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 411
1.4. El relieve histórico y conmemorativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 411
1.5. La escultura funeraria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 415
1.5.1. Escultura y relieves . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 415
1.5.2. Sarcófagos paganos ...... . .. . .... .. ..... ... ..... .. ... ... .. ..... . ... 416
1.5.3 . Urnas y altares . ..... ... . . . . ... .... . . . . . .... . ...................... 417
1.5.4. Sarcófagos romano-cristianos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 418
2. La pintura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 418
2.1. Fuentes para el estudio de la pintura romana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 418
2.2. Los orígenes de la pintura romana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 418
2.3. La técnica de ejecución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 419
2.4. Los estilos pompeyanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 1
2.5. La evolución de la pintura en los siglos 11, 111 y IV d. C. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 424
2.6. La pintura romano-cristina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 426
3. Pavimentos y mosaicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 427
3.1. Técnicas de ejecución. ... . . .. ... ...... . ..... .. .. ... . . . .. . .. .... .. . .. . ... . 427
3.2. Tipos de pavimentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 428
3.3. La temática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432
3.4. El mosaico parietal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 434
Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 434
Palabras cl ave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 435
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 435
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 436

Tema 16. ARQUEOLOGÍA DE LA MU ERTE EN EL MUNDO ROMANO


(Carmen Guiral Pelegrín y Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 437
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 437
1. La muerte en Roma y su análisis arqueológico (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . 438
1.1. El concepto de la muerte en la cultura romana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 438
1.2. La Arqueología de la Muerte en el mundo romano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 439
2. El paisaje funerario (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 440
3. El ritual y los ajuares (Carmen Guiral Pe/egrín) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 441
4. Necrópolis y monumentos funerarios (Carmen Guiral Pelegrín) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 442
4.1. Tumbas y monumentos menores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 442
4.2. Monumentos funerarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 444
4.3. Necrópolis y monumentos funerarios cristianos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 449
4.3. 1. Catacumbas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 450
4.3.2. Martyria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451
5. Los mausoleos imperiales y la apoteosis (Carmen Guiral Pelegrín) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 452
5.1. El funus imperatorum . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 452
5.2. Los mausoleos imperiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 453
Lecturas recomendada s . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 455
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 455
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 455
Bibli ografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 456

Tema 1 7. ARQUEOLOGÍA DE LA P RODUCCIÓN EN EL MUNDO ROMANO


(Mar Zarzalejos Prieto y Carmen Guira/ Pelegrfn) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 457
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 457
1. El concepto de Arqueolog ía de la Producción y su aplicación a la cultura romana
(Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 458

16
ÍNDICE

2. Arqueominería . De la extracción de la materia prima a la manufactura de los objetos


metálicos (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 459
2.1. Prospección y procedimientos de extracción de los minerales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 459
2.2. El ciclo metalúrgico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 462
2.3. Cuestiones organizativas y sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 464
3. Officinae . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465
3.1 . La producción de cerámica en el mundo romano (Mor Zarzalejas Prieto) . . . . . . . . . . . 465
3.1.1. El marco tecnológico de la alfarería romana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465
3.1.1.1 . Los trabajos previos a la cocción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465
3.1.1 .2. La cocción. Funcionamiento técnico y tipos de hornos . . . . . . . . . . . . 469
3.1.2. Estructuras humanas de producción y modelos de funcionamiento de
los talleres cerámicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 470
3.2. La producción de vidrio en el mundo romano (Mar Zarzalejas Prieta) . . . . . . . . . . . . . . 472
3.2. 1. Composición y pautas de producción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 472
3.2.2. Técn icas de producción y decoración del vidrio romano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 472
3.3. La manufactura de textiles (Carmen Guira/ Pelegrin) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 477
3.4. La producción alimenticia (Carmen Guiral Pelegrin) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 480
3.4.1. La elaboración del pan . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 480
3.4.2. La elaboración de vino y aceite . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 481
3.4.3. Las salazones de pescado y el garum . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 483
Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 484
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 484
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 484
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 485

Tema 18. LAS PRODUCCIO NES ARTESANALES EN EL MUNDO ROMANO


(Carmen Guiral Pelegrín y Mar Zarzalejos Prieto) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 487
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 487
1. La cerámica. Principales tipos cerámicos, difusión y comercio (Mar Zarzalejos Prieto) . . . . 488
1.1. La cerám ica romana como documento de investigación histórica . . . . . . . . . . . . . . . 488
1.2. Usos y funciones de las cerámicas romanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 489
1.3. Las estructuras de comercialización de los productos cerámicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 489
1.4. La denominación de las producciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 490
1.5. Vajillas de mesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 491
1.5.1. Cerámicas de barniz negro itá lico y cerámicas ucampaniensesn . . . . . . . . . . . . 491
1.5.2. La terra sigillata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 492
1.5.2.1. Terra sigillata itálica (T.S.I.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 492
1.5.2.2. Terra sigillata gálica (T.S.G.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 493
1.5.2.3. Terra sigillata hispánica (T.S.H.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 494
1.5.2.4. Terra sigillata africana (T.S.A.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 495
1.5.2.5. Terra sigillata hispánica tardía (T.S.H.T.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 496
1.5.2.6. Terra sigi llata gálica tardía (T.S.G.T.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 496
1.5.3. Cerámica de paredes finas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 497
1.5.4. Cerámica vidriada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 497
1.6. Producciones para la cocina y recipientes auxiliares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 498
1.7. Envases para el transporte y almacenam iento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 500
1.8. Lucernas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 501
2. El vi drio. Evolución formal y aspectos funcionales (Carmen Guiral Pelegrin) . . . . . . . . . . . . . 503
2.1. La funcionalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 504
2.2. Evolución formal y decorativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 505
3. Los metales. Tipos de objetos y funcionalidad (Carmen Guiral Pelegrin) . . . . . . . . . . . . . . . . . 506
3.1. Bronce y hierro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 506
3.2. Plata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 509

17
HISTORIA DE LA CULTURA MATERI AL DEL MUNDO CLÁSICO

3.3. Oro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 511


4. Marfiles y huesos. Tipos de objetos y funcionalidad (Carmen Guiral Pelegrin) . . . . . . . . . . . . 512
4.1. Técnicas de fabricación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 513
4.2. Tipos de objetos y funcionalidad.... . .. ... . . ... ... . .. ... . . . ......... . ...... 513
5. La glíptica (Carmen Guiral Pelegrin) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 514
Lecturas recomendada s . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 515
Palabras clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 515
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 515
Bibli ografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 516

18
Bloque temático 1
Introducción

Justificación: Se trata de un bloque de carácter introductivo en el que se realizará un repaso breve sobre el
concepto de Cultura Material y su evolución en el tiempo, así como las fuentes de información, el método
y las técnicas de trabajo empleados en la discipl ina y las líneas de investigación punteras en los últimos años
en diversos ámbitos nacionales de la Europa occidental.

Objetivos:
• El estudiante obtendrá una visión general del progreso y evolución de la Arqueolog ía Clásica hasta el
presente, transmitiéndole la importancia de la perspectiva historiográfica.
• Comprenderá los contenidos del concepto de Cultura Material y sus implicaciones para la restitución de
los procesos históricos de las sociedades antiguas.
• Percibirá la renovación de la metodología de campo y el interés de la aplicación de nuevas tecnologías al
estudio de la cultura material del mundo clásico.
• Asumirá la importancia de las técnicas apl icadas a la investigación en el ámbito de la Arqueología Clá-
sica.

Temas:
1. El concepto de Cultura Material y el método de trabajo de la Arqueología Clásica.
Tema 1

EL CONCEPTO DE CULTURA MATERIAL Y


EL MÉTODO DE TRABAJO DE LA ARQUEOLOGÍA CLÁSICA

Mar Zarzalejos Prieto

Guion-esquema de contenidos
1. Arqueología Clásica y Cultura Material. Breve síntesis de una evolución conceptual
1.1. Los conceptos y su contexto teórico
1.2. Los márgenes geográficos y temporales de la disciplina
2. La Arqueología Clásica ante el debate teórico
3. Relaciones de la Arqueología Clásica con otras disciplinas afines: Historia Antigua, Historia del Arte,
Epigrafía, Numismática y Filología
4. Las fuentes de conocimiento en Arqueología Clásica
4.1. Fuentes materiales: arqueológicas, epigráficas, numismáticas y etnográficas
4.2. Fuentes escritas: textuales, bibliográficas y cartográficas
5. El método y las técnicas de trabajo en Arqueología Clásica
5.1. Técnicas de recuperación de testimonios arqueológicos
5.1 .1. La excavación arqueológica
5.1.2. Técnicas ligeras o no destructivas de investigación arqueológica
5.2. Técnicas de datación, clasificación y análisis
6. Lecturas recomendadas
7. Palabras clave
8. Glosario
9. Bibliografía

INTRODUCCIÓN En este tema es importante conocer los puntos de par-


tida y la situación real de la Arqueología Clásica en tanto
En este tema se tratarán aspectos generales e introducti- que Historia de la Cultura Material. También es imprescindi-
vos imprescindibles para encuadrar el papel de la disciplina en ble aprender los métodos y técnicas de trabajo arqueológi-
el marco general de los estudios sobre la Antigüedad. Con el fin cos, puesto que constituyen un elemento distintivo de la
de clarificar el enfoque de la asignatura, hemos de empezar naturaleza y obtención del dato en Arqueología.
por definir la propia disciplina y contextualizar su posiciona- Por tanto, los objetivos de aprendizaje que se pretenden
miento teórico. Por tanto, se abordarán los contenidos con- alcanzar con el estudio de este tema son los siguientes :
ceptuales de los términos «Arqueología Clásica» y «Cultura El estudiante obtendrá una visión global del progre-
Material» y su evolución en el tiempo. Se tratará también la so y evolución de la Arqueología Clásica hasta el pre-
posición de la Arqueología Clásica en el debate teorético ge- sente, transmitiéndole la importancia de la perspec-
neral de la materia y las líneas de trabajo que caracterizan a las tiva historiográfica.
escuelas europeas de mayor peso y tradición historiográfica. Comprenderá los contenidos del concepto de Cultu-
También es capital comprender las relaciones que man- ra Material y sus implicaciones para la restitución de
tiene la Arqueología Clásica con otras áreas del saber. Para los procesos históricos de las sociedades antiguas.
satisfacer este aspecto, concretaremos los puntos en común Percibirá la renovación de la metodología de cam po
y las peculiaridades que la diferencian de parcelas afines del y el interés de la aplicación de nuevas tecnolog ías al
conocimiento histórico, para exponer después un breve dis- estudio de la cultura material del mundo clásico.
curso sobre las fuentes de información y los métodos y téc- Asumirá la importancia de las técnicas aplica da<; " '
nicas de trabajo . investigación en el ámbito de la Arquee'
HISTORIA DE LA CULTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

1. ARQUEOLOGÍA CLÁSICA Y CULTURA bles, sometiendo a prueba las soluciones propuestas. El co-
MATERIAL. BREVE SÍNTESIS DE UNA nocimiento que se obtiene por este medio debe aspirar a ser
EVOLUCIÓN CONCEPTUAL objetivo y a convertirse en verdad científica, pero no es in-
falible. Más aún, dado que la Historia no puede revivir el pa-
1.1. Los conceptos y su contexto teórico sado, no es factible pensar en una reconstrucción certera e
inamovible. Sin embargo, sí es posible cambiar el sentido de
Para poder valorar la situación actual de la disciplina, es las preguntas, reformular los planteamientos viejos o rein -
obligado que reflexionemos sobre los contenidos concep- terpretar el hecho histórico cuantas veces sea preciso hasta
tuales de los términos «Arqueología Clásica» e «Historia de la situarlo en su contexto hi stórico y cultural.
Cultura Material» y su evolución en el tiempo. Por su parte, el adjetivo ccClásica» encuentra su id enti-
Como es obvio, hemos de empezar hablando del con- ficación más unánime y universal en la Antigüeda d griega y
cepto de Arqueología Clásica, puesto que es el que posee una romana . Sería, por tanto, el concepto que más se ajusta al
trayectoria historiográfica más dilatada. El propio vocablo espíritu que presidió el nacimiento de la di sciplina de la ma-
ccArqueología» cuenta con una larga tradición in terpretati- no de J. J. Winckelmann (1717-1768), que vinculó genéti-
va . En principio, su claro significado etimológico -archailo- camente la Arqueología Clásica con planteamie ntos
gia: «disertación sobre las cosas antiguas»-, no ha impedido estéticos propios de la Historia del Arte (fig. 1). En su con-
que, a lo largo del tiempo, el modo de entender y dar conte- texto, esta figura supuso un nuevo y fundamental rumbo en
nido a este término haya sido objeto de múltiples discusio- la interpretación y estudio de los monumentos antiguos, ya
nes. Por esta razón, son diversas las definiciones aplicadas al que pone fin a la dependencia de la Historia de l Arte del an-
término «Arqueología» y, en su orientación y matiz, se con- ticuariato, que había marcado los estud ios desde mucho
vierten en indicadores del propio desarrollo histórico experi- tiempo atrás. A Winckelmann se debe la situación, por vez
mentado por la disciplina. Considerando los hitos primera , de la obra de arte en un contexto histórico, sen-
fundamentales de este desarrollo, podemos decir que el pun- tando así los principios básicos de la ordena ción cronológi-
to de partida arranca de los siglos XVII y XVIII, cuando la Ar- ca de las obras antiguas. De este modo y aunque este autor
queología aparece ligada de forma práctica al coleccionismo enfoca el estudio de la Antigüedad bajo el prisma de la His-
como ciencia anticuaria, y llega hasta el momento actual toria del Arte, tuvo el mérito de plantear una perspectiva de
en que se define como una disciplina histórica autónoma, conjunto del arte antiguo que no había sido realizada has-
con un objeto y unos objetivos de estudio, un método de tra- ta entonces. Debe quedar claro que en este marco, el estu-
bajo y un procedimiento de verificación propios. dio de la Antigüedad grecorromana se realiza bajo una
En el presente, la Arqueología es una disciplina históri- óptica exclusivamente estética, por lo que será a partir de
ca cuyo objeto de estudio está constituido por las socieda- ahora cuando se produzca el equívoco entre Arqueología e
des del pasado empleando para su análisis las fuentes Historia del Arte, pues la primera se interpretará como una
materiales. Para ello hace uso del método científico, o lo que historia del arte griego y romano.
es lo mismo, emplea un conjunto de procedimientos orde- Durante largo tiempo, la Arqueología Clásica evolucio-
nados que se aplican a la resolución de problemas verifica- nó al margen de los movimientos teóricos que removieron
los cimientos epistemológicos de la Prehistoria durante el si-
glo XX. Un cambio de inflexión, llamado a romper con esta
tendencia a un inmovilismo anclado en la ortodoxia positi-
vista y el método filológico, fue la penetración de los princi-
pios del Materialismo Histórico en la Arqueología Clásica.
Como es bien sabido, el Materialismo Histórico fue plantea-
do como una teoría general del conocimiento, que nace de la
necesidad de comprender la sociedad capitalista para poder
transformarla, de acuerdo con el ideario defendido por
K. Marx y F. Engels. El objetivo científico de este modelo con-
siste en explicar la transformación social empleando como
método la dialéctica, con el fin de mostrar la dinámica in-
terna que origina los procesos históricos en las sociedades
desaparecidas. En su aplicación a la Arqueología, el materia-
Figura 1. lismo dialéctico enfatiza el análisis de jerarquías socio-polí-
J. J. Winckelmann ticas, las tensiones entre clases y las relaciones de poder,
retratado por
Anton von Maron estudiando y reconstruyendo las relaciones de producción a
en 1768. partir de los elementos materiales.

26
EL CONC EPTO DECULTURA MATERIAL Y EL METODO DE TRABAJO DE LA AR QUEOLOGÍA CLÁSICA

El desarrollo occidental más elaborado de esta tenden- años finales de su vida acercó su posición a la de su discípu-
cia ha sido el de la escuela italiana de Arqueología Clásica, lo. Desde este punto de vista, se defiende el papel de lo or-
encabezada por R. Bianchi Bandinelli y algunos de sus discí- dinario como elemento importante para la reconstrucción
pulos, en especial A. Carandini. La escuela marxista italiana histórica. En otras palabras, un objeto o elemento sin valor
surge de la oposición a la Arqueología descriptiva, se centra estético posee un valor intrínseco como fuente de conoci-
en el análisis de las sociedades clásicas y medievales y está miento histórico.
abierta a la introducción de modernas metodologías de tra- Con esta perspectiva teórica, la Historia de la Cultura
bajo. En efecto, a partir de los años 60, R. Bianchi Bandine- Material tiene como objetivo la realización de reconstruc-
lli y su grupo de colaboradores, utilizando como órgano de ciones históricas en las que se tiene en cuenta más las rela-
expresión la revista Dialoghi di Archeologia, iniciaron una re- ciones sociales y económicas que la mera sucesión de
novación de los presupuestos de la Arqueología Clásica. No acontecimientos. En palabras de E. Giannichedda, la Historia
obstante, los enfoques teóricos de Bianchi Bandinelli expe- de la Cultura Material busca la reconstrucción histórica des-
rimentaron una evolución continua hasta el final de su vida. de el punto de vista de quien la ha vivido sin poderla transmi-
En una primera y prolongada etapa, defiende la interpreta- tir a la posteridad a no ser; inconscientemente, con sus propios
ción de la Arqueología como Historia del Arte Antiguo si- restos materiales. Según esta acepción, la historia de la cul-
guiendo la senda winckelmaniana, pero la maduración de su tura material es la investigación relativa a las condiciones de
pensamiento le llevó a tratar de romper con el sistema ce- vida de la mayoría de la población, no limitada a hechos ais-
rrado del Arte y a buscar nexos con otras esferas de la cien- lados, centrada en las infraestructuras y, evidentemente, en
cia ajenas al mismo. De este modo, la obra de arte trasciende el estudio de objetos concretos.
las cuestiones puramente estéticas y se convierte en el pro- Si ésta es la definición de los planteamientos generales
ducto de una sociedad, reflejando la dialéctica entre grupos y los objetivos de la disciplina, ¿cuáles serían los elementos
sociales y sus gustos. Acuña así los conceptos de gustos «ple- susceptibles de proporcionar una síntesis histórica en el sen-
beyos» y gustos «patricios», que encontrarían reflejo en obras tido propuesto7 Dentro del concepto de Cultura Material se
generadas en el marco de la diferencia social y, que, por en- incorpora el conjunto de objetos y elementos producidos por
de, serían susceptibles de manifestar de manera intrínseca una sociedad, así como las prácticas ideadas por ésta para
las diferencias de clase. Dicho en otras palabras, el produc- producirlos, distribuirlos, usarlos, desecharlos o reutilizar-
to artístico se encuadra en una dimensión social e histórica los. La capacidad de relacionar estos elementos para cono-
y se estudia como reflejo de un modelo cultural integrado cer cada una de esas categorías relacionadas con los
por diversas clases sociales. artefactos emana de la consideración del contexto arqueo-
Años después, en el seno de la propia escuela de Bian- lógico en el que se encuentran. Por tanto, el objeto de es-
chi Bandinelli se produce una contaminación en este siste- tudio de la Historia de la Cultura Material estaría compuesto
ma que hacía converger el estudio de la Arqueología con el por los elementos realizados por los miembros de una so-
de la Historia del Arte. Uno de sus discípulos más próximos, ciedad, la manera en que se hacen y las causas o motiva-
A. Carandini, puso de manifiesto cómo el desarrollo de los ciones por las que se hacen. Esto es lo mismo que decir que
estudios de Arqueología romana había girado en torno a la el interés de la investigación ha de cifrarse en los artefac-
Historia del Arte, suponiendo el olvido de los aspectos más tos, los comportamientos o prácticas para realizarlos y su
sencillos de la vida cotidiana de los seres humanos, pese a significado y función dentro de la sociedad que estamos
que éstos representan la mayor parte del registro arqueoló- analizando.
gico. Al hilo de esta argumentación, pondera el concepto de
uCultura Material». Con la introducción de este concepto Se podría decir que la historia de la cultura material
en el estudio de la cultura romana, A. Carandini plantea la no es otra cosa que la historia reconstruida experimen-
necesidad de ampliar el campo de la investigación a la tota- talmente partiendo de las fuentes más diversas y sor-
lidad de los contextos antiguos y no únicamente a objetos prendentes, nunca descubiertas de una vez por todas
con valores estéticos, muchas veces descontextualizados. Co- (desde la excavación del terreno hasta la de la memoria),
donde corregir las distorsiones producidas por aquel tipo
mo subraya M. Barbanera, A. Carandini no ataca a la Histo-
de manantial particularmente selectivo y exclusivo que
ria del Arte como disciplina, sino a la separación idealista de
es el documento escrito. El estudioso de la cultura mate-
funciones que se venía haciendo entre ésta y la Arqueología,
rial puede buscar el aspecto del trabajo también en los
relegando el trabajo arqueológico a una mera técnica de ex-
productos del arte y del lujo (por lo menos por lo que han
tracción de los materiales que después habrían de ser valo- costado a quienes los han produc ido). No tiene sentido
rados en sus cualidades estéticas por los estudiosos del Arte. sostener que estos productos del ingenio pertenecen al
Este nuevo planteamiento no sólo iba en contra de los pre- campo, ya suficientemente bien admirado, de lo histórico
supuestos de la Arqueología tradicional sino también de los del arte y por lo tanto no deben formar parte del campo
de la escuela de Bianchi Bandinelli, si bien este último en los de la cultura material ...

27
-===-- -- - - - --====------e

HISTO RI A DE LA CU LTURA MATERIAL DEL MUN DO CLÁSICO

... Es conveniente precisar que las investigaciones de de estos límites territoriales trae aparejada una ampliación
la cultura material no se acaban en la historia de la téc - consecuente del marco espacial de la disciplina, incorporan -
nica, de la misma forma que las de la cultura figurativa no do la Europa continental y atlántica.
se acaban en la historia de las formas. Detrás del univer-
Por lo que respecta a los márgenes temporales, tradi-
so de los objetos la cultura material halla el universo de
cionalmente se entiende que la Arqueología Clásica debe in-
los hom bres y de la s re la cio nes socia les. No tanto los
corporar el período histórico en el que tuvo lugar el desarrollo
hombres como sujetos originales sino como miembros de
de las sociedades griega y romana. Aunque algunos autores,
familias, órd en es y clases social es (es decir como masa).
Y ciertamente no por desinterés hacia el aspecto de la li-
como A. Carandini, estimen que la Arqueología Cl ásica abre
bertad y de la subjetividad del hombre, si no por interés su campo cronológico con la creación de las ciudades-esta-
haci a determinados aspectos de la realida d social que se do en el Mediterráneo a partir del siglo VIII a. C., el hito cro-
manifiestan a tra vés de grupos humanos y no de personas nológico de inicio, habitualmente, parte de los desarrollos
singulares. De ahí que la historia de la cultura material culturales que tuvieron como escenario el mar Egeo duran-
preste particular atención a los fenómenos qu e más se re- te la Edad del Bronce, por considerar que estas sociedades re-
piten en el acontecimiento irrepetible (anómalo) dado que presentan los orígenes del mundo griego.
la vida humana no puede prescindir del aspecto de la can- Por lo que atañe a su límite temporal de cierre, la situa-
tidad y de la costumbre (de la analogía). Las fuentes típi-
ción dista de ser tan unánimemente reconocida. De hecho, el
cas de este modo de hacer historia son aquéllas (extra-
concepto de Tardía Antigüedad, que vino a superar las con-
lingüísticas) de material no f ácilmente perecedero, que
notaciones peyorativas del de Época Bajoimperial, es un es-
sola s pueden alimentar, con continuidad en el tiempo y en
pacio transicional que reclaman para sí la Arqueología
el espacio (sin lagunas significativas) los campos de in-
vestigación escogi dos. De ello se determina que la ar-
Clá sica y la Medieval. La primera ve en esta etapa una línea
queo logía y la etnología son las di scip li nas que más se de continuidad cultural, aún dentro de los cambios políticos,
prestan a llevar a cabo investigaciones de cultura mate- económicos y religiosos que se producen desde los esterto-
rial , desde el momento que son las que poseen los méto- res del Imperio Romano; mientras que la segunda encuentra
dos y las técnicas aptas para t ransforma r los productos en ella la gestación de un nuevo tiempo histórico. A esta
manufacturados en fuentes de inform ación. cierta confusión debe añadirse el impacto de la tesis de H. Pi-
A. CARAN DIN I, Arqueología y cultura material, Barce- renne (en su libro Mahoma y Carlomagno, 1937). partidario
lona, 1984, pp. 19-20. de defender una prolongación de la Antigüedad hasta la épo-
ca de Carlomagno, considerando que la auténtica ruptura se
produjo cuando los árabes ponen fin al comercio mediterrá-
1.2. Los márgenes geográficos y temporales neo y los centros neurálgicos de la economía se desplazan al
de la disciplina ámbito septentrional. Aunque esta teoría ha sido discutida en
lo que se refiere al papel del Islam, de ella ha subsistido un
El término «clásico» suele ser visto como una realidad de- espeso poso consistente en reforzar la relación de lo alto-
finida de límites perfectamente establecidos por la tradición medieval con la Antigüedad más que con la propia Edad Me-
historiográfica, que abarcarían el desarrollo de las culturas dia. Así se daba sentido al concepto de «Antigüedad Tardía»,
griega y romana, desde la perspectiva de un clasicismo de cu- que se venía empleando desde principios de siglo en los am-
ño occidental y relacionado con el mundo mediterráneo. Pese bientes artísticos y que se aplicaba al tránsito entre el mun-
a ello, no falta quien pone de manifiesto que sus límites geo- do antiguo y el medieval, entre los sig los Vy Vil. Este término
gráficos y cronológicos son lo bastante amplios e indefinidos -como decíamos más arriba- aspiraba a superar el de ccBa-
como para abarcar una realidad multicultural de mayor com- jo Imperio», concebido como una fase de decadencia desti-
plejidad. Como han indicado varios autores, puede dar la sen- nada a poner fin al esplendor del <cA lto Imperio».
sación que, después de haber sido la primera <cArqueologían En nuestros días se ponderan estos problemas termino-
nacida en el seno del pensamiento winckelmaniano, se ha ido lógicos y parece que el concepto de «Antigüedad Tardía» se
quedando con todo aque llo que no se llevaron la s diferentes reserva a la fase de descomposición del mundo antiguo (si-
especializaciones que se fueron escindiendo de ella, llegándo- glos IV-VII) ; pero, obviamente, persiste su carácter de tran-
se a una definición en negativo según la cual, la Arqueología sició n, lo que explica que se encuentre indistintamente como
Clásica sería aquella parte de la disciplina comprendida entre epílogo en un temario de Arqueología Clásica o como arran-
las cu lturas prerromanas y la Arqueología Med ieval. que de uno de Arqueología Altomedieval. En cualquier caso,
El ámbito territorial que habitualmente se incorpora en debemos convenir que en las dos últimas décadas se asiste
el campo de análisis de la Arqueología Clásica se inscribe en a un acercamiento entre los arqueólogos clásicos y medie-
una perspectiva eminentemente mediterránea, dado que se vales en torno a una serie de siglos intermedios que son es-
aplica al conjunto de los territorios asomados en todo o en tudiados desde varios puntos de vista , creando un marco de
parte a este mar. Durante el período romano, la expansión interacción de gran interés.

28
EL CONCEPTO DE CU LTU RA MATERIAL Y EL MÉTODO DE TRABAJO DE LA AR QUEOLOGÍA CLÁSICA

2. LA ARQUEOLOGÍA CLÁSICA ANTE EL esta situación fue la llegada de A. Carandini a la Cátedra de


DEBATE TEÓRICO esta universidad, que trajo aparejado el despegue de su es-
cuela en Roma y el estudio y reexcavación de algunas de las
Un simple repaso a la historiografía arqueológica evi- zonas más emblemáticas de la Urbs, como el Palatino y el
dencia que las reflexiones teóricas sobre los estudios de las Foro de Trajano, con la metodología estratigráfica del siste-
sociedades del Pasado han surgido en ambientes ajenos al ma Harris-Carandini (vid. infra).
de la Arqueología Clásica. De hecho, A. Snodgrass puso de Dentro también de la línea de renovación de la Arqueo-
manifiesto en los años 80 del siglo pasado cómo la mayor logía Clásica hemos de valorar las aportaciones la escuela
parte de los autores que encabezaron los movimientos de re- británica venidas de mano de A. Snodgrass, l. Morris y
novación teórica de la disciplina a partir de la Nueva Ar- M. Shanks, algunas de las cuales encarnan una posición crí-
queología (~).prácticamente «ignoraron» la existencia de tica ante los presupuestos de las corrientes metodológicas
una Arqueología Clásica, limitándose a atacar a figuras re- derivadas de la Nueva Arqueología . A tal efecto, A. Snodgrass
presentativas de ésta con la acusación de haber monopoli- recuerda algo que a veces suele olvidarse: la Arqueología
zado la disciplina. La preferencia por las etapas prehistóricas Clásica lleva muchos años trabajando de manera eficaz y
dentro del ámbito de indagación teorética llega hasta hoy, tal proponiendo modelos contrastables, sin necesidad de for-
y como se comprueba en el uolvido» de la Arqueología Clási- mulaciones teóricas explícitas. Ejemplos paradigmáticos en
ca dentro de las aportaciones teóricas más recientes. este sentido, sería los trabajos de Kunze en las excavaciones
Como ya hemos expuesto con anterioridad, un impor- del taller de Fidias en Olimpia, o los de Buchner en el Sola-
tante ámbito de reflexión en el seno de la Arqueología Clá- rium Augusti.
sica se relaciona con la tendencia interpretativa encuadrada Sin embargo, el propio Snodgrass puso de relieve la im-
en el Materialismo Histórico, liderada, como ya se ha indica- portancia que tiene para la Arqueología Clásica una amplia-
do, por arqueólogos italianos. Esta escuela se desarrolla en ción de sus objetivos y la contribución al debate científico
torno a la emblemática figura de R. Bianchi Bandinelli y se mediante sus propias aportaciones e innovaciones metodo-
perfilará después por obra de su discípulo A. Carandini. En- lógicas. Entre los aportes de este investigador británico ha-
tre los méritos de este último cabe mencionar la creación de bría que valorar el estudio interpretativo de la decoración
una verdadera escuela arqueológica que revolucionó la Ar- pintada de los vasos griegos del período Geométrico y arcai-
queología Clásica desde los departamentos universitarios de co, en el que pone de manifiesto las posibilidades que ofre-
Pisa y Siena, donde en la década de los 80 puso en práctica cen las teorías del estructuralismo francés. En los últimos
nuevas metodologías de trabajo de campo, capaces de afron- años, su contribución al campo de la renovación metodoló-
tar el estudio de los restos del pasado con enfoques total- gica se ha materializado en modélicos y nuevos plantea-
mente renovados desde la interdisciplinaridad . mientos de las prospecciones arqueológicas, como las
En paralelo con los avances teóricos protagonizados por llevadas a cabo en la región de Beocia, donde ha contribui-
R. Bianchi Bandinelli, N. Lamboglia adoptaba una forma nue- do a analizar y recuperar el paisaje rural de la Grecia antigua
va de analizar la cultura material romana haciendo uso de los desde una perspectiva histórica. Otros investigadores anglo-
métodos estratigráficos aplicados en Prehistoria. Este méto- sajones como J. L. Davis o S. Alcock, miembros del Pylos Re-
do supuso una revolución en el estudio de los materiales ro- gional Archaeological Project, y también R. Osborne, están
manos. En primer lugar, porque hacía posible establecer una contribuyendo de manera importante a ampliar el conoci-
seriación temporal de los materiales inferida de la secuencia miento de la organización territorial de la Grecia antigua y
estratigráfica. En segundo término, favoreció el conocimien- a valorizar el estudio arqueológico del ámbito rural.
to de las clases sociales inferiores ilustradas mediante arte- Por lo que respecta a la escuela francesa y sus aporta-
factos de escaso valor estético, frente a la tendencia habitual ciones al campo de la Arqueología Clásica, un punto de par-
de tratar únicamente las producciones artísticas relaciona- tida muy importante arranca del despegue científico que
das con las clases poderosas. De hecho, durante bastante supuso para los estudios históricos el nacimiento y desarro-
tiempo, la Arqueología Clásica ha aplicado en sus métodos de llo de la escuela francesa de los Annales (~)a partir de la 11
campo, las referencias crono-tipológicas y las apreciaciones G. M.
estadísticas impulsadas por el método de N. Lamboglia. Una de las notas más relevantes y características de la
En la actualidad, la Arqueología Clásica italiana se sitúa contribución gala al avance de la Arqueología Clásica es, sin
en la vanguardia de la disciplina, si bien es cierto que no exis- duda, el empleo abundante de ciencias y técnicas auxiliares,
te unanimidad a la hora de valorar el grado de renovación lo- como la fotografía aérea o los métodos prospectivos geofísi-
grado. Un sector importante en la investigación arqueológica cos, enfocadas al estudio de los paisajes antiguos. Aunque el
italiana se puede identificar con el conjunto de investigado- interés por el análisis de los paisajes de época medieval y mo-
res y profesores relacionados con la Facoltá de Lettere dell'U- derna se retrotrae a la etapa de los historiadores de Annales,
niversitá di Roma La Sapienza. Un hecho capital para explicar los trabajos de investigadores como Baradez y Chevalier en el

29
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

N. de África con fotografía aérea, han supuesto un avance En estas mismas fechas hay que mencionar el impacto de
trascendental en las aplicaciones metodológicas al conoci- la legislación sobre Patrimonio Histórico (Ley 16/1985) y el tras-
miento del paisaje antiguo. Esta tendencia se ha mantenido paso de competencias en materia de Arqueología a las comu-
a lo largo de los años a través de la escuela de Besan~on, co- nidades autónomas, cuestiones ambas que colaboran en el
mo bien ejemplifican los trabajos de M. y P. Clavel-Léveque, surgimiento de la Arqueología Urbana. La trascendencia de es-
G. Chouquer y F. Favory. Además de esta fecunda e importan- tos cambios en la Arqueología Clásica se mide en el avance es-
te línea de estudios sobre el paisaje, no pueden olvidarse tra- pectacular del conocimiento de algunas de las viejas capitales
bajos exce lentes de investigadores franceses como J. P. Adam romanas cuyos restos permanecían subsumidos bajo ciudades
o P. Gros sobre temas más tradicionales como la Arquitectu- actuales. Una parte de este avance derivó de la implantación
ra o los de ciertas especies cerámicas, como la terra sigillata definitiva de las nuevas técnicas de registro arqueológico, úni-
y las ánforas, con autores representativos como A. Vernhet o cas susceptibles de ofrecer resultados positivos en contextos
F. Mayet, entre otros muchos. urbanos, suponiendo una auténtica renovación de los plante-
Siguiendo con este rápido repa so sobre la situación te- amientos teóricos y metodológicos. Estos planteamientos están
órica de las escuelas occidentales de Arqueología Clásica, ha- deparando resultados magníficos en ciudades como Mérida,
remos una mención al ámbito alemán . A día de hoy, la Tarragona, Valencia, Málaga, Cartagena, Gijón, Zaragoza, Tole-
escuela alemana produce una cierta sensación de inmovi- do y un largo etcétera. Por otra parte, este despegue de la Ar-
lismo teórico a causa de la existencia de un conjunto de in- queología Urbana se ha traducido en un notable incremento
vestigadores adscritos a una línea neopositivista, apegada de los estudios sobre la arquitectura antigua, labor a la que se
tod avía a algunos presupuestos winckelmanianos. Se trata orienta también el avance posterior de técnicas especificas co-
de una línea de investigación que estudia la arquitectura y la mo la Arqueología de la Arquitectura. En lo que atañe a otras
escultura desde un enfoque artístico y monumental, desde lineas de investigación, nos parecen particularmente relevan-
planteamientos eminentemente tipológicos y estéticos. Pese tes los trabajos sobre Arqueología del Paisaje impulsados des-
a la critica furibunda que recibe esta forma de hacer Ar- de el Instituto de Historia del CSIC, entre los que tiene cabida
queología por parte de muchos teóricos, es justo reconocer el estudio histórico de1 pa isajes mineros y agrarios en diversos
las aportaciones que ha realizado al conocimiento de la Ar- ámbitos de la Hispania romana .
queología romana en general, siendo particularmente rele-
vante el enfoque de los trabajos de P. Zanker, que analiza y
relac iona las creaciones artísticas con el ambiente social y 3. RELACIONES DE LA ARQUEOLOGÍA
político que las produjo. Otra linea de investigación germa- CLÁSICA CON OTRAS DISCIPLINAS AFINES:
na muy importante arranca a inicios del siglo pasado con el HISTORIA ANTIGUA, HISTORIA DEL ARTE,
estudio de los materiales procedentes de las excavaciones EPIGRAFÍA, NUMISMÁTICA Y FILOLOGÍA
del limes renano-germano de la mano de investigadores co-
mo H. Dragendorf y S. Loeschke. Estos investigadores, apo- En nuestros días, la Arqueología Clásica mantiene rela-
yados en los avances del método estratigráfico empleado en ciones estrechas con diferentes campos del saber como la
Prehistoria, crearon una metodología de análisis crono-tipo- Geografía (Geografía Física , Cartografía, SIG, etc.), la Geolo-
lógico de enorme trascendencia en los estudios del mundo gía (naturaleza pétrea de los materiales, por ejemplo). la Bio-
clásico. La linea de investigación sobre las cerámicas crista- logía (estudios de fauna, Palinología, Carpología, etc.). la
lizó desde los años 50 en las reuniones de los Reí Cretariae Química (analíticas diversas, C14, flúor, etc.), la Medicina (Pa-
Romanae Fautorum, que constituyen hoy en día una refe- leopatologia), la Informática (herramientas de gestión de da-
rencia ineludible en este campo de estudio. tos e imágenes, programas de dibujo, etc.) y hasta con la
Para terminar con esta apretada síntesis sobre las posi- Física (Geofísica, paleomagnetismo, etc.). Ahora bien, los la-
ciones teóricas de las escuelas europeas de Arqueología Clá- zos que mantiene con todas estas disciplinas son de natura-
sica, haremos una breve mención a la situación en España. leza metodológica y no conceptual, por lo que no existen
Según indican algunos autores, el cambio de inflexión de la conflictos de intereses entre los campos de estudio de cada
tendencia positivista que ha caracterizado largo tiempo la una de ellas y el de la Arqueología . Sin embargo, otras disci-
disciplina se produjo en los años 80. Estas novedades no pro- plinas afines -como la Historia Antigua, la Historia del Ar-
ceden tanto de la creación de nuevas corrientes de pensa- te, la Epigrafía, la Numismática o la Filología-, mantienen
miento como del planteamiento de lineas de investigación con la Arqueología Clásica un vínculo conceptual y, en algu-
que emanan de algunos de los postulados teoréticos gene- nos casos, genético, de modo que todas estas materias pue-
rales de la disciplina. Una aportación substancial de los mo- den llegar a compartir parcialmente con la Arqueología el
vimientos post-procesuales será, por ejemplo, la importante objeto, las fuentes y algunos métodos.
valoración de los procesos de cambio potenciada por inves- Con el fin de deslindar las especificidades de cada una
tigadores británicos, como S. Keay y B. Cunliffe. de estas disciplinas, podemos empezar por tratar las relacio-

30
EL CONCEPTO DE CULTURA MATER IAL Y EL METODO DE TRABAJO DE LA AR OUEOLOGiA CLÁSICA

nes entre Arqueología Clásica e Historia Antigua. Si consi- siciones 11históricas» sobre los restos arqueológicos, algunos
deramos que la Historia constituye una ciencia humana, con autores como J. J. Sayas, reconocen su innegable dependen-
un objeto definido -el pasado de la Humanidad- y un mé- cia de la Arqueología en la resolución de ciertos problemas,
todo científico, es evidente que la Arqueología persigue los sobre todo en períodos históricos donde sólo se cuenta con
mismos objetivos que aquella. Sin embargo, cada disciplina la información de la Arqueología o en lo que A. Carandini
recurre a diferentes técnicas de obtención de los datos. En el denomina 11sociedades frías». En definitiva, de la relación en-
caso de la Historia Antigua, la principal fuente de trabajo se- tre la Historia y la Arqueología se deduce la interdependen-
rán los documentos escritos, en tanto que para la Arqueolo- cia y mutuo conocimiento que deben man tener ambas para
gía lo es la cultura material. No falta -sobre todo en el seno lograr resultados positivos.
de la Historia Antigua-, quien considera que la Arqueología La relación entre Arqueología Clásica e Historia del
es una 11ciencia auxiliar» de su disciplina. Esta postura no só- Arte es la más antigua y estable de cuantas ha mantenido la
lo refleja el desconocimiento de la naturaleza científica de la Arqueolog ia con otras disciplinas, ya que a partir de J. J.
Arqueología actual, sino que además pudiera responder a una Winckelmann la Arqueología se vinculó hasta la confusión
cierta actitud defensiva frente a la vitalidad de los estudios con la Historia del Arte Antiguo. Esta tradición se ha mante-
arqueológicos, que proporcionan actualmente un volumen de nido vigente hasta fechas recientes, sobre todo en lugares
datos muy superior al de las fuentes escritas tradicionales. con un rico patrimonio arqueológico monumental, como Ita-
Como muy bien han destacado algunos autores, los restos fí- lia, Grecia o España .
sicos excavados nos aproximan en el momento de su descu- En principio la Historia del Arte podría ser definida po r
brimiento a una realidad histórica que nunca sería su atención a los aspectos estéticos de las obras materiales
aprehensible por otros medios. A través de estos restos el ar- de la actividad humana pasada, cuya materialidad tendría
queólogo, en tanto que historiador de la Antigüedad, entra precisamente valores 11artísticos». Por tanto, los elementos y
en contacto con lo que gentes concretas hicieron, y no con lo artefactos que carecen de tales valores no serían sus objetos
que un escritor contemporáneo a ellas -o muchas veces de de estudio. Sin embargo, tal definición podría resultar ses-
época posterior- dice que hicieron. Y es que, llegados a este gada, porque no es fácil definir, salvo con criterios subjetivos
punto, debemos subrayar que los datos arqueológicos carecen personales, dónde empieza y termina lo 11estético» o 11artísti-
en sí mismos de intencionalidad , mientras que los documen- CO». Como indica J. A. Ram írez, es difícil aislar la noción de
tos escritos antiguos poseen la intencionalidad de quien los arte de los criterios 11estéticosn que el historiador del Arte
escribe, por no hablar de los filtros por los que históricamen- pueda encontrar en manifestaciones de la Antigüedad, por
te han pasado hasta llegar a nosotros en versiones, a veces más que éstas no tuvieran en su época un valor artístico. Es-
muy deformadas. No obstante, también debe quedar claro que tamos de acuerdo con A. Carandini cuando afirma que en las
el documento arqueológico no siempre puede ser utilizado sociedades antiguas no existe distinción consciente entre las
directamente como fuente histórica, sino que precisa de ela- grandes artes, las artes menores y los productos en serie. Los
boración . Es decir, la secuencia estratigráfica es una realidad productos de todas estas categorías contemporáneas se re-
física objetiva pero su interpretación se realiza a partir del suelven en el ámbito de la artesanía. Sin embargo, esto no
análisis contextualizado de la cultura material asociada y de obsta para que, algunas de estas manifestaciones dotadas
los resultados de analíticas específicas, cuando procede. Des- de un valor supuestamente 11estéticon, sean también campo
pués, debe emitirse una hipótesis sobre la significación o cau- de trabajo del arqueólogo clásico, a quien interesarán más
salidad de los testimonios materiales y, ahí es donde tiene por su valor documental. Eso explica que exista una con-
cabida la interpretación y, por tanto, la visión subjetiva. Por fluencia de intereses entre Arqueología e Historia del Arte
ejemplo, el hallazgo de una necrópolis sin ajuares, proporcio- allí donde se encuentren elementos cuyo análisis puede ser
na un dato objetivo : los individuos se inhumaron sin acom- abordado por ambas disciplinas.
pañarse de elementos materiales de ningún tipo. Sin embargo, Sin embargo, como apunta l. Rodá, donde deben mar-
el arqueólogo debe ir más allá y plantearse si este hecho res- carse las diferencias es en las técnicas y en los enfoques de
ponde a que nos hallamos ante un cementerio de personas estudio. En definitiva, al arqueólogo debe interesarle el va-
económicamente desfavorecidas o bien, si puede considerar- lor documental de ese elemento, como parte que es de la
se indicio del reflejo de un comportamiento social que pre- cultura material de una sociedad histórica y, por tanto, con
tende remarcar el carácter igualitario de los miembros de una posibles lecturas ideológicas, tecnológicas, funcionales, etc.
comunidad. Naturalmente, ninguna de estas hipótesis debe Un hecho que contribuye a marcar en el presente la diferen -
ser gratuita sino que debe ampararse en el conocimiento de cia entre la Historia del Arte y la Arqueología Clásica es la
ese grupo humano a través de los contextos relacionados con posición metodológica de esta última, que ha dejado de in-
otras esferas de su actividad. teresarse casi exclusivamente por los vestigios materiales con
Volviendo al tema que nos ocupa, y aunque los historia- 11valor estético» para incluir en su objeto de estudio la tota-
dores de la Antigüedad mantienen la primacía de las expo- lidad de la cultura material proporcionada por el trabajo de

31
HISTOR IA DE LA CU LTU RA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

campo. Así, en este momento, ambas discipl inas se distan- y la Arqueología a la cultura material; pero tampoco deben
cian mediante una diferencia que supera el método o el en- limitarse a una simple lectura , sino que, como indica M. Ma-
foque e incluye también al objeto de estudio. yer, los datos aportados por ambas disciplinas se comple-
A la hora de valorar las relaciones existentes entre Ar- mentan para la reconstrucción de la Historia de la
queología Clásica y Epigrafía, obligada mente debemos em- Antigüedad . De hecho, caminan bastante unidas, puesto que
pezar reconociendo que aquélla representa un papel la Arqueología Clásica proporciona textos nuevos para la Fi-
fundamental para la contextualización y estudio del signifi- lología y su lectura y desciframient o resultan de innegable
cado y funciones de los monumentos, para el conocimiento valor para los arqueólogos. El mismo autor citado postula
de su marco cronológico, patrocinio, autor, coste económico, una redimensión de las filologías históricas en el seno co-
etc. La Epigrafía, según se entiende hoy, analiza el docu- mún de una Historia globalizadora que integre todas sus
mento, no sólo prestando atención al texto, sino también al fuentes filológicas y materiales y permita trabaja r de forma
soporte y la técnica de confección del epígrafe. En el pre- complementaria en ambas disciplinas.
sente, ningún estudio epigráfico desprecia el contexto de Una vez expuestas las relaciones entre la Arqueología y
aparición de los restos, ya que es susceptible de ofrecer da- las disciplinas que muestran afinidad con ell a en cuanto al
tos complementarios a los de la inscripción. objeto de estudio, las fuentes o, incluso, el método, podemos
No debe considerarse a la Epigrafía como una materia concluir que ninguna de estas ciencias se halla en una rela-
auxiliar de la Arqueología Clásica, ya que, pese a tener una ción de subordinación respecto de las demás. El parentesco
génesis común, ha ido generando técnicas específicas de que mantienen aún hoy, deriva de un origen común del que
análisis crítico interno y externo de los epígrafes. La induda- se han ido desgajando cada una de ellas en función de una
ble relación existente entre ambas disciplinas debe resolver- especialización progresiva y del desarrollo de metodologías
se en términos de complementariedad mutua, ya que ambos propias.
campos de conocimiento coinciden en sus intereses sobre
unos mismos elementos materiales a los que convierten en
documento histórico. 4. LAS FUENTES DE CONOCIMIENTO
También la Arqueología Clásica y la Numismática EN LA ARQUEOLOGÍA CLÁSICA
mantienen una relación bidireccional muy clara. Resultabas-
tante obvio que la moneda es un valioso documento en Ar- Por lo que respecta a las fuentes de conocimiento que
queología, tanto como elemento de datación, como por sus emplea la Arqueología Clásica, hemos de indicar que, aún
aportaciones iconográficas. Asimismo, la Numismática cola- cuando parece claro que las fuentes arqueológicas son, por
bora también en campos de interés para la Arqueología Clá- definición, materiales, conviene tener en cuenta que no to-
sica, como la identificación de ciudades y yacimientos, el das las fuentes materiales son de naturaleza arqueológica y
establecimiento de redes comerciales, de circulación de pro- que la Arqueología se sirve, a su vez, de fuentes de otro tipo
ductos, etc. (escritas, visuales .. .).
Hoy en día, una de las vías principales de análisis en el
campo de la Numismática se encamina a la necesidad de co-
nectar la moneda con su contexto arqueológico. No es ex- 4.1. Fuentes materiales: arqueológicas,
traño, por esta razón, que los propios arqueólogos sean epigráficas, numismáticas y etnográficas
también expertos numismáticos o que ambas especialidades
confluyan en trabajos multidisciplinares. En este sentido, co- Las fuentes arqueológicas. Aunque en teoría las fuentes de
mo sucede con la Epigrafía, hemos de considerar la Numis- naturaleza arqueológica están constituidas por todos los
mática una disciplina complementaria y estrechamente restos materiales susceptibles de ser obtenidos o estu-
ligada a la Arqueología, aún cuando mantenga su indepen- diados con metodología arqueológica, el propio concep-
dencia respecto a ésta a partir de la aplicación de métodos to de ((material arqueológico» ha variado al compás de
y técnicas de análisis específicamente ligadas al estudio de los cambios conceptuales experimentados por la disci-
la moneda (estadística, metrología, etc.). plina. En el presente, se ha superado el concepto de mo-
Por último, las relaciones entre Arqueología Clásica y numento -entend iendo por él los testimonios notables
Filología se retrotraen a los orígenes de la primera, clara- del Pasado nunca exentos de valor ((artístico»- y se in-
mente deudores de la segunda . En este enfoque filológico corporan dentro del término ((cultura materia In testimo-
inicial el objeto de estudio eran las fuentes literarias y, de nios de naturaleza variada, como enseres domésticos
esta forma, las investigaciones arqueológicas se realizaban (mobiliario, vajilla, instrumentos ...), aperos y herramien-
inductivamente a partir de lo narrado por aquellas. En el mo- tas, residuos de actividades productivas o domésticas
mento actual, se trata de dos sistemas de lectura de realida- (vertederos, basureros), elementos y estructuras funera-
des superpuestas : la Filología se limitaría a la cultura escrita rias, edificios monumentales, viviendas sencillas, talleres,

32
·-·---··--·-··•. •ü·-·-·-- - -

EL CONCEPTO DE CULTURA MATERIAL Y EL MÉTODO DE TRABAJO DE LA ARQUEOLOGÍA CLÁSICA

asentamientos, espacios productivos y el territorio. Este queología. En su acepción general, cualquier cultura que
último valor introduce el concepto «material arqueoló- haya dejado restos escritos sobre materiales perdurables
gico» dentro de un planteamiento verdaderamente «re- tiene «Epigrafía»; ésta es, al menos, la concepción que
volucionario», en parte surgido de los derivados de la adquirió desde nuestro siglo, englobando todos los mo-
Nueva Arqueología, que consiste en la reivindicación del numentos gráficos de la Antigüedad. Sea como fuere, no
estudio del contexto(~) . En efecto, el registro del ma- ofrece duda que la documentación epigráfica tiene un
terial junto con su contexto amplía en gran manera la s carácter arqueológico por su soporte -material- y mo-
posibilidades de obtención de datos, y, por ello, actual- do de hallazgo -a menudo, en excavaciones-, pero do-
mente, el concepto de material comprende, de modo in- cumental por su contenido. En otras palabras, como
divisible, ambos componentes. Por tanto, se considera indican S. Gutiérrez y D. Manacorda, el epígrafe es, al
también documentación material toda aquella informa- mismo tiempo, texto y monumento y participa de la na-
ción que se obtiene indirectamente a través del análisis turaleza y características de las fuentes escritas y de las
de muestras por diferentes procedimientos físicos, quí- materiales. Como fuente escrita ofrece información so-
micos, paleopatológicos, análisis polínicos, sedimentoló- bre la organización político-social, la economía, el dere-
gicos, etc. cho o la religión; en tanto que como monumento ilustra
Asimismo, dentro de las fuentes arqueológicas es acerca de los comportamientos funerarios, la situación
preciso aludir a la arquitectura, unas veces exhumada económica o las modas. El hecho de que muchas veces
por efecto de la excavación arqueológica, otras en pie, se trate de testimonios históricamente fechados benefi-
con reformas, aditamentos y obliteraciones desde su cia directamente a la Arqueología, en tanto que si no
construcción original. Como ya hemos indicado ante- cuenta con datación su hallazgo en un contexto ar-
riormente, las obras arquitectónicas del pasado llegadas queológico permite su enmarque cronológico relativo.
a nuestros días suelen formar parte del objeto de estu-
dio de la Historia del Arte , pues en todos los casos sue- Las fuentes numismáticas. Definida como Ciencia que estu-
le tratarse de monumentos cuyo va lor histórico-artístico dia las monedas en todos sus aspectos y todo lo que con
ha justificado su conservación. Uno de los problemas ellas se relaciona, la Numismática es, como la Arqueolo-
más conspicuos que plantea el Patrimonio construido o gía, una disciplina independiente, con un objeto de estu-
arquitectónico es el de la restauración y la falta de dio y procedimientos de trabajo propios. Su concepción
acuerdo en los criterios que mantienen arquitectos y ar- antigua como uciencia auxilian> es rechazada hoy por los
queólogos. Con independencia de los términos de esta numismáticos, quienes prefieren concebirla como una
discusión, está claro que un arqueólogo está capacitado disciplina autónoma, cuyo fin es contribuir al conoci-
para abordar la lectura histórica de un edificio, identifi- miento histórico mediante el estudio de las monedas. En
cando cada una de las etapas de su construcción, uso y sentido técnico, autores como Delogu definen la mone-
modificaciones. Esta información, que se obtiene por la da como un objeto, generalmente metálico, fundido o
vía de la denominada «Arqueología de la Arquitectura», acuñado, de naturaleza y peso determinados, que está
supone para el arquitecto un análisis de primera mano dotado de un valor legal normalizado como medida de
para afrontar la propuesta de actuación en un edificio cambio mediante la garantía de una autoridad impresa
histórico. El edificio es en sí mismo una historia ed ifica- en él. Muy al margen del material descontextualizado
da, cuyas etapas se fosilizan en una estratigrafía. Por es- que aparece en el mercado del coleccionismo, las mone-
ta razón y por el hecho de que la restauración y das son objetos arqueológicos, con una fuerte carga de
recuperación del monumento no son sino una nueva pá- información interna (iconografía, metrología, cronología,
gina en la historia del edificio, el arqueólogo proporcio- situación económica y política .. .), cuyo valor como fuen-
na los datos necesarios para que la actuación en te de conocimiento aumenta en proporción directa a la
proyecto sea respetuosa con la evolución de la estruc- fidelidad con que se conozca el contexto en que se ha-
tura arquitectónica . llaron. En este sentido, la moneda siempre cuenta con un
valor cronológico intrínseco, ya que posee ceca y fecha de
Las fuentes epigráficas. Si los documentos literarios son una acuñación. A efectos de una datación arqueológica, la
fuente auxiliar de la Arqueología, los ejecutados sobre fecha de la moneda imp lica siempre un terminus post
soportes duraderos como la piedra o el bronce también quem, ya que se trata de la data de acuñación y puede
constituyen un corpus documental para la reconstruc- existir un importante desfase temporal en relación con el
ción del hecho histórico que persigue la Arqueología. La contexto arqueológico en que se encuentre dependiendo
Epigrafía tiene carácter de disciplina autónoma desde del margen de su circulación.
fines del siglo XIX y sufre de algunos problemas de de- Sin embargo, la información que la Numismática
limitación similares a los que presenta la propia Ar- aporta al arqueólogo no es tan directa como la de la Epi-

33
HISTORIA DE LA CU LTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

grafía, sino que ha de ser elaborada con métodos y pro- fuente primaria del conocimiento histórico, hasta el
cedimientos específicos por el especialista en dicha dis- punto de asociar el análisis histórico con el del docu-
ciplina. A la Numismática moderna más que el numera- mento textual. Como fuentes primarias para la Arqueo-
rio aislado, le interesa el contexto de las emisiones, logía debemos considerar los textos históricos que se re-
considerando aspectos tales como el volumen y el pro- fieren directamente a la cultura material o a las
ceso de las series, los acontecimientos que originan emi- sociedades antiguas con que se relaciona. Así, se han re-
siones determinadas, las irregularidades de peso, deva- conocido piezas y yacimientos gracias a sus citas en tex-
luaciones o cese de las emisiones, etc. tos antiguos o se ha comprobado la fiabilidad de lo que
el mundo «oficial» escribía y la realidad construía, como
Las fuentes etnográficas. A nadie se le ocultan las dificulta- la escasa aplicabilidad de los datos de Vitrubio sobre la
des y limitaciones que entraña la reconstrucción de la cul- construcción de las vías romanas a la realidad arqueo-
tura material de las sociedades antiguas. Entre las causas lógica documentada en Hispania. Pero existen también
más obvias se encuentra, sin duda, la parcialidad del re- limitaciones o matices en la lectura de la documentación
gistro material conservado; pero también, la falta de re- textual. Así, las fuentes documentales han sido a menu-
ferentes para muchos objetos entre los repertorios más do empleadas para cotejar niveles arqueológicos y su re-
cercanos a nuestro tiempo y modo de vida. La observa- lación con hechos históricos concretos. Sin olvidar que,
ción directa del comportamiento de grupos tradicionales en algunos casos, tal procedimiento es metodológica-
actuales -comportamiento que produce unos efectos vi- mente correcto, también debemos hacer notar que, otras
sibles y analizables por el arq ueólogo- y la comparación ocasiones, esta práctica obliga a ser extremadamente
de esos efectos con el registro arqueológico observado prudentes a causa de los numerosos errores y actitudes
-resultado del comportamiento de grupos ya desapareci- tendenciosas que a veces conlleva. Empleando un ejem-
dos-, se ha constituido en una de las fuentes más apre- plo de S. Gutiérrez, no es lícito relacionar mecánica-
ciadas por la «Nueva Arqueología» (~). pese a estar mente un nivel de incendio fechable por material ar-
plagada de dificultades. Desde esta perspectiva, para au- queológico en el siglo 111 d. C. con una invasión bárbara,
tores como C. Renfrew y P. Bahn, el procedimiento etno- puesto que puede tratarse de una acción «doméstica» de
gráfico se convierte en la base de una de las ramas de la carácter puntual -pongamos por caso, un incendio for-
Antropología Cultural, la Etnología, disciplina que tiene tuito acaecido en un ambiente de una unidad de ocu-
por objeto el establecimiento de principios generales so- pación- y, por tanto, no extrapolable a la síntesis histó-
bre el comportamiento de las sociedades humanas. Si, en rica del yacimiento.
principio, la observación de los comportamientos de pue-
blos actuales se aplicó al campo de la Prehistoria, es po- Las fuentes bibliográficas. Dentro de la categoría de fuen-
sible ampliar esta comparación a momentos más tes escritas o literarias de carácter secundario debemos
recientes, como las épocas clásica, medieval y moderna. incluir la bibliografía, entendiendo por ella, tanto las
Ahora bien, la viabilidad del planteamiento comparativo obras antiguas como modernas que tratan sobre cual-
termina allí donde finalizan las analogías técnicas, no quier aspecto relacionado con la Arqueología Clásica .
siendo posible establecer correlaciones entre los aspectos Todo arqueólogo que realiza una intervención arqueo-
inmateriales que produjeron determinados objetos en una lógica debe efectuar una labor de documentación que
comunidad antigua y los que determinan su realización complete sus conocimientos generales. De este modo, la
en sociedades tradicionales actuales. bibliografía se convierte por sí misma en una fuente de
la disciplina, tan importante muchas veces como el pro-
pio registro arqueológico, ya que pone al científico so-
4.2. Fuentes escritas: textuales, bibliográficas bre la pista de materiales o estructuras similares a los
y cartográficas que él investiga, o bien de contextos bien datados que
pueden ser empleados como referencia .
Los textos. Los documentos escritos, con independencia de A grandes rasgos, puede dividirse la bibliografía en-
su naturaleza literaria, jurídica, geográfica, etc., gene- tendida como fuente de información en cuatro grandes
ran la base fundamental de información para la Histo- grupos:
ria o la Filología, al tiempo que representan un impor- 1. Publicación de carácter técnico sobre intervenciones
tante caudal de información para el arqueólogo, concretas (memorias de excavación, informes preli-
especialmente encaminada a completar aquellos aspec- minares, publicaciones de objetos o colecciones, ca-
tos que los elementos materiales no explican de modo tálogos) .
satisfactorio. De hecho, tradicionalmente las fuentes do- 2. Trabajos específicos sobre problemas concretos, nor-
cumentales de carácter escrito se han considerado la malmente en forma de artículos o monografías.

34
EL CONCEPTO DE CU LTU RA MATERIAL Y EL MÉTODO DETRABAJ O DE LA ARQUEO LOGÍA CLÁSICA

3. Estudios de síntesis o puestas al día de tipo no divul- A efectos de su sistematización, S. Gutiérrez ha dividido
gativo. las técnicas arqueológicas en dos grandes conjuntos :
4. Grandes repertorios de consulta (enciclopedias, dic- 1. Técnicas que se orientan a la recuperación de tes-
cionarios, léxicos, bibliografías, corpora ...). timonios arqueológicos. Dentro de estos procedi-
mientos se encuentran tanto las técnicas de excava-
La Cartografía y otras fuentes gráficas. Incluimos en este ción como las formas 11/igeras)} o no destructivas de
apartado las representaciones gráficas de superficies geo- investigación arqueológica, entre las que figuran la
gráficas, edificios o elementos materiales que se aplican prospección o la Arqueología de la Arquitectura. La
al trabajo arqueológico o que son generadas por éste. La expresión «técnicas ligeras» fue utilizada por P. Delo-
Arqueología emplea de manera habitual la Cartografía a gu para referirse al conjunto de técnicas poco o na-
la hora de ubicar yacimientos, realizar análisis espacia- da destructivas, que se pueden aplicar a los restos
les o estudiar las potencialidades del entorno de un lu- materiales para su estudio, en tanto que la denomi-
gar en proceso de investigación. El análisis cartográfico nación «no destructivas» ha sido mayoritariamente
es, además, fundamental en las etapas previas de estu- adoptada en los círculos italianos.
dio para la realización de prospecciones arqueológicas 2. Técnicas que se circunscriben al estudio de los ves-
o el análisis de la caminería antigua. La cartografía que tigios previamente obtenidos, para extraer de ellos
suele emplear un arqueólogo difiere según el uso o na- información histórica de tipo cronológico, social, tec-
turaleza del estudio. Normalmente se emplean las series nológico, productivo, funcional, etc. Los procedi-
1:50 000 y 1:25 000 del IGN y del SGE, si bien en pros- mientos de estudio cuentan con tres grupos de
pecciones se utilizan mapas de mayor escala (1 :2000 o técnicas principales: las de datación, las de clasifica-
1:5000). En la actualidad se emplea de manera norma- ción y las de análisis propiamente dicho, que a me-
lizada la cartografía digital oficial, como la Carta Digi- nudo han sido tomadas de otras disciplinas. Mención
tal de España, ya que proporciona la base para trabajar aparte merecen las técnicas de investigación ar-
con programas de gestión territorial o SIG. También se queológica desarrolladas en medios ambientales dis-
utilizan los mapas temáticos adaptados a las necesi da- tintos del terrestre, como por ejemplo la Arqueología
des o el enfoque del estudio en curso (Mapa Metaloge- subacuática.
nético, Mapa Geológico, Mapa de Aprovechamientos y
Recursos, Mapa Hidrológico, etc.).
A caballo entre las fuentes cartográficas y las orales 5.1. Técnicas de recuperación de testimonios
se encuentra la toponimia, o saber que se ocupa del nom- arqueológicos
bre que reciben los lugares y cuya eficacia para la Ar-
queología Clásica resulta inestimable, ya que los topóni- 5.1.1. La excavación arqueológica
mos encierran información topográfica, histórica, social, Constituye el procedimiento fundamental de recupera-
económica o política, fosilizando el nombre evolucionado ción de testimonios materiales del pasado, ya que permite co-
de lugares antiguos (Augusto Emerito=Mérida; Tarra- nocer la secuencia de estratificación de los depósitos
co=Tarragona) o bien informando acerca de la naturale- arqueológicos (fig. 2). Normalmente, la excavación suele ser
za de los restos existentes en determinados lugares (Ce- la culminación del proceso de acercamiento a la realidad ar-
rro de Tejares, el Tesorico, Cueva de las Calaveras, etc.). queológica de un lugar obtenido mediante la aplicación de
todas las técnicas ligeras de investigación que convengan al
carácter del sitio que se somete a estudio. Este proceso se ini-
5. EL MÉTODO Y LAS TÉCNICAS DE TRABAJO cia con la consulta de las fuentes documentales, en el caso de
EN ARQUEOLOGÍA CLÁSICA que se investigue una época susceptible de emplearlas, y pro-
sigue con el manejo de las técnicas modernas al servicio de la
Con frecuencia se identifica la metodología arqueológi- detección: fotog rafia aérea, teledetección por saté lite, pros-
ca con las reglas que rigen el planteam iento y ejecución de pección geofísica, prospección magnética, prospección tér-
un trabajo práctico de investigación arqueológica, en espe- mica, etc. y la cuidadosa prospección visual de carácter
cial la excavación, confundiendo el método con una de sus sistemático e intensivo.
técnicas. Como en su momento expresó G. Ruiz Zapatero, es- En palabras de E. Zanini, la excavación puede definirse
ta confusión indica de manera muy gráfica que durante al- como una
gún tiempo la Arqueología española no se planteaba la teoría ... secuencia de operaciones y procedimientos metodoló-
de su práctica, equiparando la dimensión metodológica con gicamente controlados, dirigidos a desmontar e inspec-
la utilización acrítica de técnicas de excavación, datación y cionar analíticamente una porción más o menos extensa
clasificación o análisis de materiales arqueológicos. de la estratigrafía natural y antrópica del terreno de un

35
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

yacimiento arqueológico, con el objeto de recoger la ma- pa su lugar exacto en la secuencia estratigráfica de un yaci-
yor cantidad posible de datos y elementos de conoci- miento, entre la más baja (o antigua) de las un idades que la
miento sobre el aspecto del propio yacimiento en el cubren y la más alta (o más moderna) a las que cubre, te-
pasado, sus fases de ocupación y abandono y los diversos niendo contacto físico con ambas y siendo redundante cual-
aspectos de la vida de los hombres que habitaron ese ya - quier otra relación de superposición. Cada una de las unida -
cimiento, lo uti li zaron y lo transformaron . des recibe un número que no posee ningún valor cronológico,
ni se le atribuye orden en función de su situación, sino que se
La excavación permite al arqueólogo analizar las activi- les va asignando a medida que se excavan. Las unidades es-
dades humanas en un período determinado del pasado, así co- tratigráficas pueden ser positivas, cuando son fruto de accio-
mo los cambios experimentados por esas actividades de una nes de construcción o acumulación que suponen un aumen-
época a otra. El fundamento de la excavación como técnica ar- to físico de la estratigrafía; o negativas, si se han originado
queológica bebió del concepto de estratificación geológica, merced a un proceso de erosión, saqueo o destrucción, que, fí-
que establecía la disposición de los estratos de un terreno en sicamente, han supuesto una disminución del volumen de la
capas superp uestas, fruto de una secuencia cronológica. En la estratigrafía (fig. 3). Por tanto, una estratigrafía arqueo lógi-
actualidad, la excavación arqueológica es, por definición, es- ca está compuesta por una secuencia de unidades positivas y
tratigráfica y como tal, se orienta al desmonte ordenado de negativas acumuladas por efecto de un proceso temporal, que
una secuencia de estratos de origen natural o antrópico. supone que las unidades sean progresivamente más antiguas
El teórico fundamental de los principios modernos de es- en sentido descendente a med ida que se excava.
tratigrafía arqueológica fue el británico E. C. Harris. A él se de- En otro orden de cosas, la estrategia de excavación
be la formulación del principio estratigráfico específica- afecta al planteamiento y dimensiones de la superficie a ex-
mente arqueológico: la ley de sucesión estratigráfica, que cavar y no debe confundirse con el proceso seguido en la
establece que una unidad de estratificación arqueológica ocu- misma. Las estrategias de excavación son diversas y se adap-

Figura 2. Reconstrucción del proceso de una excavación arqueológica en el MARQ de Alicante.

36
EL CONCEPTO DE CULTURA MATERIAL Y EL MÉTODO DE TRABAJO DE LA ARQUEOLOGÍA CLÁSICA

acomete sin ningún tipo de interrupción física, con el fin de


investigar una zona sin límites artificiales que imp idan la
contemplación de las unidades de estratificación.
Sin embargo, el hecho de que sea preferible la estrategia
de área abierta no significa que, como indican C. Renfrew y P.
Bahn, ningún sistema sea universalmente válido ni absoluta-
mente inutilizable. En este sentido, los sondeos o las trinche-
Acciones de erosión, movimiento y deposición ras no deberán desterrarse sin más del ejercicio arqueológico,
porque serán estrategias convenientes a determinadas actua-
ciones ligadas al desarrollo de la arqueología profesional. Así,
la realización de estudios previos para evaluación del impac-
to de obras públicas o privadas sobre el Patrimonio Arqueoló-
gico requerirá en determinadas circunstancias la realización
de sondeos que permitan establecer la existencia de yaci-
Con las primeras fonnas de vida concentrada en un yac imiento mientos en la zona de afección de las obras en proyecto, de-
prevalecen los estratos anificiales sobre los naturales
limitar su extensión o calibrar su complejidad estratigráfica,
determinando las actuaciones futuras en ese yacimiento.
A tal efecto, las intervenciones desarrolladas en el ámbi-
to urbano, dentro de los programas de protección patrimonial
establecidos por vía normativa, imponen de manera muy evi-
dente la necesidad de aplicar una estrategia de excavación
Formación de C!tratos nnturo.les
que proporcione el mayor cúmulo de datos con una economía
de tiempo y dinero. Estas actuaciones se enmarcan dentro de
lo que habitualmente se conoce como Arqueología de salva-
mento o intervenciones de urgencia, términos desafortunados
ambos, por cuanto han contribuido a generar un divorcio en-
tre la Arqueología de investigación sistemática y la Arqueo-
logía de Gestión. Esta dicotomía no debiera existir en la
Formación de estratos artificiales en época preindustrial práctica dado que el único objetivo que debe guiar al ar-
queólogo en el desempeño de su profesión es la recuperación
de las evidencias del pasado para escribir Historia. La exca-
vación en área en espacios urbanos de gran complejidad es-
tratigráfica es la estrategia idónea para documentar la
secuencia completa del solar que se somete a análisis. De he-
cho, los sistemas de registro de Barker y Harris surgieron pa-
ra dar respuesta a esta necesidad. Dentro de estos sistemas de
registro se encuentran las fichas individualizadas de unidades
estratigráficas, en las que figura el número, situación, des-
Formación de estratos artifi ci ales en época industrial
cripción y posición en relación a las unidades con las que se
relaciona, las fichas de grupos de unidades para describir los
conjuntos y sus partes integrantes, las plantas de unidades
Figu ra 3. Procesos de form ació n de estratos (de A. Carandini). estratigráficas, y las secciones acumulativas, además de la
cumplimentación del diagrama estratigráfico y del viejo dia-
rio de campo que no ha sido desterrado del trabajo para ano-
tarán siempre a las necesidades y características del yaci- tar incidencias que pueden injerir en la interpretación .
miento. Estas opciones se refieren a la extensión, forma y di-
visión interna de las zonas a investigar, teniendo en cuenta 5. 1.2. Técnicas ligeras o no destructivas
el tipo de intervención, los objetivos y el tiempo que se pro- de investig·ación arqueológica
longarán los trabajos. Aunque durante un tiempo se hizo uso Bajo esta denominación se considera un conjunto de sis-
de las trincheras y las cuadrículas, en las tres últimas déca - temas de investigación centrados en el análisis de los vesti-
das se ha impuesto la estrategia del área abierta (open orea) gios existentes sobre la superficie, surgidos para contrarrestar
o de excavación en extensión, desarrollada por Ph. Barker. los inconvenientes económicos y técnicos que supondría la
Supone la excavación completa de un gran espacio que se aplicación del procedimiento de excavación a toda investiga-

37
HISTORIA DE LA CU LTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

ción arqueológica. Entre estos sistemas de trabajo se en- cas como las prospecciones electromagnéticas, geoeléctricas
cuentran la prospección y el análisis estratigráfico de los res- y geomagnéticas, el georradar, la detección aérea o la tele-
tos arquitectónicos no enterrados, también conocido como detección, que permiten perfeccionar la capacidad de detec-
«Arqueología de la Arquitectura». ción de yacimientos y acciones antrópicas sobre el territorio.
La prospección arqueológica ha experimentado una sen- La renovación del método incidió en el desarrollo de lo
sible evolución en el papel que representa dentro de las téc- que empezó denominándose «Arqueología Espacial» y que
nicas de investigación arqueológica . Así, de ser un sistema ahora se conoce en mayor medida como «Arqueología del
subsidiario y complementario de la excavación, se convirtió a Paisaje». Se trata de un conjunto de estudios que tiene por
partir de los años 70 en un procedimiento de trabajo con una objeto el análisis diacrónico del poblamiento en una unidad
finalidad propia y autónoma, orientado a la identificación y geográfica determinada, con el fin de interpretar las trans-
localización de yacimientos arqueológicos en superficie. Se- formaciones experimentadas por el paisaje a lo largo de la
gún F. Cambi, el término «prospección» se aplica en Arqueo- historia. Este enfoque de la investigación parte de la consi-
v
logía al «Conjunto de técnicas aplicaciones necesarias para deracióñ de que toda acción del hombre produce una huella
localizar los asentamientos arqueológicos de distintos perio- en el paisaje y como tal es susceptible de ser analizada. Las
dos cronológicos que hayan dejado en el terreno huellas de técnica s de prospección permiten leer las anomalías del te-
distinta consistencia». La aplicación inmediata de este siste- rre no permitiendo desentrañar la secuencia histórica de los
ma se orientó a la confección de las primeras Cartas Arqueo- paisajes pi uriestratificados.
lógicas, concebidas inicialmente como una recopilación de Por lo que respecta a la Arqueología de la Arquitectu-
yacimientos arqueológicos en una unidad territorial dada. La ra, este campo de estudio ha ido adquiriendo mayor desarro-
metodología de estas prospecciones carecía del carácter sis- llo a medida que encontraban su lugar dentro del marco tem-
temático que irían adquiriendo con el tiempo. La finalidad de poral de la Arqueolog ía períodos más recientes, susceptibles de
estos documentos fue la defensa del Patrimonio Arqueológi- conservar estructuras murarias emergentes. Aunque en nues-
co, que comenzaba a verse amenazado por los fenómenos de tro país ha empezado a cobrar impulso en la pasada década,
expansión urbanística que se iniciaron a fines de los años 70. sus instrumentos conceptuales fueron acuñados a inicios de
En época más reciente se produjo una renovación metodoló- los años 80 en Italia, ante la necesidad de compaginar la con-
gica de las técnicas de prospección que ha repercutido en el servación del Patrimonio construido con la investigación ar-
carácter sistemático de los procedimientos prospectivos y en queológica. Se trataba de documentar las diferentes actua-
una visión mucho más completa de los testimonios arqueo- ciones sufridas por un edificio, procediendo a la lectura de la
lógicos a considerar. En este sentido, las Cartas Arqueológicas información contenida en sus muros. Para ello se aplican téc-
gestionadas por las administraciones con competencias en nicas de lectura estratigráfica, considerando el edificio como
materia de Patrimonio Histórico, están concebidas actual- un depósito vertical que contiene información de todas las
mente como documentos abiertos, en continuo proceso de acciones de que ha sido objeto desde su construcción hasta el
enriquecimiento y mejora de gestión de los datos, y constitu- momento en que es sometido a estudio. La distinción de las
yen la base para una protección cada vez más efectiva del partes homogéneas de la construcción arquitectónica (por
Patrimonio Arqueológico ante las potenciales afecciones oca- materiales, técnicas, dimensiones de las piezas, escue las de
sionadas por obras públicas o privadas. construccíón, acontecimientos naturales, etc.) individualizan-
Un segundo modelo de aplicación de técnicas prospecti- do su contorno en la superficie de las paredes y la cronologia
vas está constituido por los proyectos de investigación, en- relativa entre las distintas partes son requisitos fund amenta-
cuadrados dentro de los procesos históricos que se desarro- les para realizar los análisis estratigráficos. De esta manera,
llan en un territorio determinado. En ellos se aplican como indica gráficamente R. Parenti, es posible descomponer
prospecciones intensivas y se procede a análisis más profun- el tejido edificado en una especie de croquis, que se puede
dos de cada yacimiento y su entorno. Hay que valorar de ma- sintetizar en un diagrama estratigráfico. Comparando las re-
nera muy positiva la aportación de la prospección para el en- laciones del diagrama con otro tipo de fuentes (escritas, ico-
riquecimiento de la documentación arqueológica y, sobre todo, nográficas, materiales, etc.) se llega a determinar la historia
la construcción de instrumentos tipológicos cada vez más ar- constructiva del edificio. A las técnicas de lectura estratigrá-
ticulados, necesarios para el estudio de los paisajes antiguos. fica se suman los análisis arqueométricos, el estudio de las
Desde el punto de vista metodológico y en su acepción técnicas edilicias o el de los materiales de construcción.
más común, la prospección arqueológica indica una inspec- Además del interés que se deriva del estudio arqueoló-
ción directa de porciones bien definidas del territorio. Los gico de edificaciones históricas en pie, la Arqueología de la
prospectares recorren cada parte del territorio delimitado si- Arquitectura se ha convertido en un método irrenunciable
guiendo líneas paralelas a intervalos regulares -transectos- que asocia la participación de arquitectos y arqueólogos en
que deberán establecerse con especial cuidado. A la prospec- los proyectos de consolidación y restauración de construc-
ción sistemática de la superficie se han sumado otras técni- ciones con valor histórico.

38
EL CONCEPTO DE CULTURA MATERIAL Y EL MÉTODO DE TRABAJO DE LA ARQUEOLOGÍA CLÁSICA

Figura 4. Toma de m uestras y orientació n de las m ism as para la da ta ción po r paleomagneti smo
d e un horn o rom ano en Villa m an ta (Mad rid ).

5.2. Técnicas de datación, clasificación pológicos permiten ordenar los datos estableciendo secuen-
y análisis cias, siempre y cuando estén vertebrados en t orno a un cri-
te ri o estratigráfico y no alea torio o subj etivo, basado en
La Arqueología trabaja con tres sistemas de datación. dudosas leyes de evolución formal o estética .
El primero se obtiene fundamentalmente a partir de la dis- El segundo sistema marca fechas concretas y se obtie-
posición estratigráfica del reg istro arqueológico. Se trata de ne de la apl icación de determinada s técnica s que proporcio-
un proced imiento de datación relati va, que aplica las fechas nan dataciones absolutas. Dentro de estas últimas hemos de
conocidas de determinados elementos de la cultura material mencionar el radiocarbono (C 14) (~). l as varvas (~ ). l a den-
para dotar de encuad re cronológ ico a otros elementos aso- drocronolog ía (~).la te rmolumini scencia (~) . el pa leomag-
ciados estratigráficamente con ellos. También los aná lisis t i- netismo (~) (fig. 4), el potasio-argón (~), la hidratación de

39
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

la obsidiana(~). o la racemización de aminoácidos para da- formal de los objetos deriva de su función concreta o de su
tar huesos, entre las más conocidas. evolución cronológica .
Finalmente, el tercer sistema es el que hace uso de la En otro orden de cosas, en el presente, el interés por ob-
cronología histórica conocida a través de calendarios, listas tener información sobre las condiciones ecológicas en que
reales, dinastías, listados de cónsules. Sin embargo y pese a se desenvolvieron los yacimientos ha desarrollado enorme-
la utilidad de este procedimiento, debemos indicar que en mente la aplicación de técnicas analíticas sobre re stos de
ocasiones surgen problemas cuando se combinan los datos origen animal, vegeta l o sedimentológico. De este modo, los
de distintas fuentes pertenecientes a un mismo período. restos arqueobotánicos pueden ser objeto de aná lisi s palino-
Por lo que respecta a la tarea de clasificación, ésta lógicos (~). pa leocarpológicos (~)o antracológicos (~).La
constituye una parte importante del trabajo arqueológico Arqueozoología se ocupa del estudio de los restos animales
ya que es el punto de partida para establecer la cronología hallados en la secuencia arqueológica, identificando tanto
relativa de los contextos. Los criterios han cambiado con las especies, como las implicaciones culturales que pueden
las transformaciones que ha experimentado la ciencia ar- extraerse del análisis osteológico (tipos de corte, preferencias
queológica . Así las recogidas aleatorias de materiales esté- de consumo, etc.). También la Paleoantropología se aplica
ticamente «bellos» que imperó en los tiempos iniciales se con gran éxito al estudio de las necrópolis, superando la me-
han superado y progresivamente se han ido implantando ra identificación de datos demográficos para intentar re-
procedimientos tendentes a la objetivación de las descrip- construir las condiciones de vida de una determinada
ciones y a la adopción de criterios aplicables a cada uno de comunidad mediante información sobre sus bases de nutri-
los segmentos ergológicos que componen la cultura mate- ción, enfermedades, etc. La importancia e interés de estos
rial. En el campo de la cerámica por ejemplo, se han supe- análisis puede calibrarse a través del avance experimentado
rado las descripciones literales extensas en aras de la por la denominada «Arqueología de la Muerte>>.
adopción de parámetros descriptivos únicos, normalizados En cuanto a los materiales arqueológicos de naturaleza
en fichas informatizadas que posibilitan el tratamiento es- cerámica, metálica o lítica, se aplican análisis químicos o pe-
tadístico de los datos, así como la rea lización de gráficos y trográficos que determinan su composición y ofrecen infor-
correlaciones. mación acerca de sus áreas de origen. En principio, la
Una tipología se construye realizando una clasificación aplicación de estas técnicas requiere el concurso de espe-
en categorías que definen tipos arqueológicos a partir de cialistas en otras disciplinas. Sin embargo, algunos campos,
atributos cuantificables. Según A. M. Sestieri, la auténtica como el de la Arqueozoología o la Arqueometría aplicada a
tipología se debe real izar como parte del estudio de cada cerámica o material metálico, comienzan a ser desarrollados
contexto, intentando distinguir el significado específico de por arqueólogos que han ampliado su formación con estas
los objetos a partir de sus relaciones espaciales, ya que de especialidades, ofreciendo resultados integradores de la evi-
esta manera se pueden obtener datos sobre si la variabilidad dencia analitica en el discurso interpretativo. •

LECTURAS RECOMENDADAS Barcelona, así como el cap. 3 del libro de J. Whitley (2001) : TheAr-
chaeology of Ancient Greece, Cambridge.
La definición conceptual de la Arqueología Clásica en el pre- Sobre las técnicas de trabajo en Arqueología y por lo que se re-
sente y los diferentes campos de actuación que se vienen abordan- fiere a la metodología de excavación resulta imprescindible co nocer
do en las dos últimas décadas han sido desglosados en un los trabajos de E. C. Harris (1991 ): Principios de estratigrafía arqueo-
clarificador y excelente trabajo colectivo dirigido por S. E. Alcock y lógica, Barcelona y A. Carandini (1997): Historias de la tierra. Manual
R. Osborne (2007): Classical Archaeology, Oxford. Las cuestiones re- de excavación arqueológica, Barcelona, a los que podemos añadir el
lativas al concepto, relaciones con otras disciplinas, límites tempo- reciente libro de S. Roskam s (2003) : Teoría y práctica de la excavación,
ra l y espa ci al y fuentes de la Arqueología han sido tratadas de Barcelona; de igual modo nos parece muy útil en este sentido, aun-
manera sin tética y muy didáctica por S. Gutiérrez Lloret (1997): Ar- que sus contenidos tamb ién resultan interesantes para otras cues-
queología. Introducción a la historia material de las sociedades del t iones abordada s en este tema, el libro de C. Renfrew y P. Bahn
pasado, Alicante. De igual modo, algunos de estos aspectos, espe- (1993): Arqueología. Teorías, métodos y práctica, Madrid.
cia lmente los concerni entes a las relaciones de la Arqueología con Sobre las técnicas ligeras o no destructi vas de investigación,
la Historia, la Antropología y la Historia del Arte, están bien desa rro- de modo más concreto puede verse un trabajo colectivo centrado en
llados en el trabaj o de R. Francovich y D. Manacorda (ed s.) (2001) : la prospección : AA. W . (1997): La prospección arqueológica. Segun-
Diccionario de Arqueología, Barcelona. dos Encuentros de Arqueología y Patrimonio (Salobreña, 1991), Sa -
Acerca de las perspectivas actual es y los enfoques teóricos es lobreña, así como los trabajos de A. Orejas (1993) : •Arqueolo gía del
obligado referir las reflexiones de A. Carandini (1984): Arqueología paisaje : de la refle xión a la planificación», Archivo Español de Ar-
y cultura material, Barcelona ; A. Snodgrass (1 985) : «The New Ar- queología, 68, nº 171-1 72, pp. 215-224 y R. Bernardi (a cura di)
chaeology and the Classical Arch aeolog ist», AJA, 89 , pp. 31-37 y (1992): Archeologia del Paesaggio, Firenze; M. Dabas et alii, (1998) :
(1990) : Arqueología de Grecia . Presente y futuro de una disciplina, La prospection, París; l. Rodá (ed .) (1992) : Ciencias, metodologías y

40
-"""''~"""'"" '""'""""''"'u111um11m1----~

EL CONCEPTO DE CU LTURA MATERIAL Y EL MÉTO DO DETRABAJO DE LA ARQUEOLOG ÍA CLÁSICA

técnicas aplicadas a la arqueología, Barcelona, que contiene diver- Hidratación de la obsidiana. Método de datación que mide el es-
sos trabajos sobre técnicas ligeras de investigación como la «Ar- trato hidratado que se forma en las fracturas a consecuenc ia
queología de la Arquitectura»; sobre esta última cuestión pueden del enterramiento del objeto realizado en obsidiana .
verse los trabajos de T. Mannoni (1994): Caratteri costruttivi dell'edi- Nueva Arqueología. También denominada Arqueologia Procesual.
lizia storica, Ge nova y R. Francovich y R. Paren ti (ed.) (1988): Arche- Escuela historiográfica anglosajona desarrollada en los años
ologia e restaura dei monumenti, Fi renze. En castellano existen sín- 60-70, que asimila los objetivos de la Arqueología con los de la
tesis muy recomendables como la rea lizada por L. Caballero (1995): Antropología Cultural. Sus principales teóricos son L. Binford y
«Método para el análisis estratigráfico de las construcciones histó- D. Clarke. Defiende la necesidad, por parte de la Arqueología, de
ricas o "lectura de paramentos'\ en L. Caballero y P. Latorre (1995): reconstruir los procesos culturales del ser humano, objetivo pa-
Leer el documento construido (Informes de la Construcción 435). ra el cual es necesario un riguroso empleo del método cientí-
pp. 37-47 o la de J. A. Guirós (1994) : «Contribución al estudio de la fico.
arqueología de la arqu itectura», Arqueología y territorio medieval, 1, Obsidiana. Vidrio natural formado por procesos volcánicos de ca-
Jaén, pp. 183-194, asi como el trabajo de este último sobre la si - rácter eruptivo, muy empleado en la real ización de útiles pre-
tuación de esta especialidad en el marco de la Arqueología españo- históricos.
la: Ídem (2002) : «Arqueología de la Arquitectura en España», Ar- Paleomagnetismo. Método de datación que mide la magnetización
queología de la Arquitectura, 1, pp. 27-38. Sobre otras técnicas de térmica presente en los materiales arqueológicos que contienen
detección remitimos a los trabajos clásicos de J. Dassie (1978) : Ma- óxidos de hierro.
nuel d'archéologie aérienne, Paris; A. Hesse (1978) : Manuel de pros- Potasio-argón. Método de datación basado en la desintegración del
pection géophysique appliquée ó la reconnaissance archéologique, isótopo radiactivo potasio-40 del gas inerte argón-40.
Dijon y Ch. Leva (ed.) (1990) : Aerial Photography and Geophysical Radiocarbono. Método de datación que se basa en la medición de
Prospection in Archaeo/ogy, Proceedings of the Second lnternational la radiactividad residual del C14, elemento presente en la ma-
Symposium (Brussels, 1986). Sobre las técnicas de datación, además teria orgánica, cuya radiactividad se desintegra a un ritmo
de las obra s generales que hemos mencionado más arriba, remitimos constante. La datación por radiocarbono es aplicable a mues-
a los trabajos de J. Evin et alii (1998): Les méthodes de datation en tras de carbón, madera, huesos, caparazones, sedimentos y tur-
/aboratoire, Paris; P. González Marcén y M. Picaza Gurina (1998): El bas y a muestras no más antiguas de unos 40.000 años.
tiempo en arqueología, Madrid . Termolumin iscencia. Técnica de datación radiactiva, basada en la
desintegración paulatina y constante de elementos radiactivos
aplicable a materiales con est ructura cristalina, como la cerá -
PALABRAS CLAVE mica, especialmente después de haber sid o calentados. ya que
emiten esas radiaciones de forma luminosa.
Antigüedad Clásica. Cultura material. Relaciones interdiscipli - Terra sigillata. Especie cerámica de cronología romana, caracteris-
narias en estudios sobre la Antigüedad. Fuentes para la Arqueologia. tica por sus superficies rojas, más o menos brillantes. Estas pro-
Metodologia arqueológica . ducciones surgieron en suelo itálico en el último tercio del s. 1
a. C. y durante el s. 1d. C. comenzaron a elaborarse en las pro-
vincias occidenta les. Los repertorios forma les están estandari-
GLOSARIO zados y se realizaron piezas lisas y decoradas (vid. Tema 18).
Varvas. Método de datación que estudia los depósitos sedimentarios
Análisis antracológicos. Análisis de carbones que identifica las es- que se estratifican por la fusión anual de las capas de hielo.
pecies empleadas como combustible.
Análisis paleocarpológicos. Análisis de semillas y frutos, útiles pa -
ra el conoc imi ento de la dieta y la economia de las sociedades BIBLIOGRAFÍA
antiguas.
Análisis palinológicos. A través del anál isis de pólenes y esporas, ALCOCK, S. E. y ÜSBORNE, R. (2007): C/assical Archaeology, Oxford.
ana lizan la evolución de la vegetación en relación con los cam - BARBAN ERA, M. (2001): •Arqueología e Historia del Arte», en Franco-
bios climáticos o con grandes modificaciones antrópicas. vich, R. y Manacorda, D. (eds.): Diccionario de Arqueología, Bar-
Arqueometría. Estudio de restos arqueológicos con instrumentos y celona, pp. 202- 210.
métodos que son propios de las disciplinas científicas. BIANCHI BANDINELLI, R. (1982): Introducción a la Arqueología Clásica
Arqueozoología. Estudio de los restos animales hallados en la se - como Historia del Arte Antiguo, Madrid.
cuencia arqueológica , identificando tanto las especies, como CAMBI, F. (2001): «Prospección arqueológica», en Francovich, R. y Ma-
las implicaciones cu lt urales que pueden extraerse del análisis nacorda, D. (eds.) : Diccionario de Arqueología, Barcelona. pp.
osteo lógico (tipos de corte, preferencias de consumo, etc.). 301 - 308.
Contexto. Situación o circunstancias en que se ha hallado un obje- CARANDINI, A. (1984): Arqueología y cultura material, Barcelona.
to o grupo de ellos. Por extensión, se entiende también por con - - (1997) : Historias en la tierra. Manual de excavación arqueo-
texto el conjunto de restos hallados en una misma un idad lógica, Barcelona.
estratigráfica o conjunto de ellas. - (2008): Archeologia classica. Vede re il tempo antico con gli
Dendrocronología. Método de datación que estud ia los anillos de occhi del 2000, Torino.
crecimiento anual de los árboles. DELOGU, P. (1994): «La fine de l mondo antico e l'inizio del med ioevo:
Escuela de Annales. Escuela historiográfica su rgida en Francia que nuovi dati per un vecchio problema», La storia dell'Alto Me-
recibe su nombre de la revista Annales d'histoire économique dioevo italiano (VI-X seco/o alfa luce dell 'Archeologia}, Firenze,
et socia le fundada en 1929 por M. Bl och y L. Febvre. Propugna pp. 7-29.
una evolución de la Historia Antigua hacia una Historia de ca- FERNÁNDEZ ÜCHOA, C. y MORILLO, A (2005): La Arqueología Hispanorro-
rácter social y global, que pretendía superar la limitación a la mano a fines del siglo XX. Bibliografía temática y balance his-
narrativa de acontecimientos y se interesaba por las causas, los toriográfico, Madrid.
ca mbios y las explicaciones. GIANNICHEDDA, G. (2001): «Cultura material», en Francovich, R. y Ma-

41
HISTORIA DE LA CULTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

nacorda, D. (ed s.): Diccionario de Arqueología, Barcelona, pp. GUTIÉRREZ LLORET, S. (1997): Arquealagía. Introducción a la historia ma-
104-108. terial de las saciedades del pasado. Alicante.
GONZÁLEZ MARCÉN, P. y PICAZO, M. (1998): El tiempo en Arqueología, ÜRIA SEGURA, M. (1999): «El estado de la Arqueología Clásica en Es-
Madrid. paña: propuestas para un debate necesario», Spal, 8, 1999, pp.
GUIRAL,c. y ZARZALEJOS, M. (2003): Arqueología {I}. Arqueología de 9-19.
Egipto y del Próximo Oriente, Arqueología del Egeo, Arqueología SNODGRASS, A. (1985) : «The New Archaeology and the Classical Ar-
de Grecia, UNED, Madrid. chaeologist», AJA, 89, pp. 31-37.

42
Bloque temático Il
Los prolegómenos del mundo griego: la cultura
material en el ámbito Egeo durante el 11 milenio a. C.

Justificación: Dentro de los contenidos de este bloque se realizará una aproximación genérica al desarro-
llo cultural gestado en el Egeo con anterioridad al florecimiento de la cultura griega. Sin duda, serán
las culturas minoica y micénica los focos principales de atracción en este sentido, por cuanto po-
seyeron una personalidad y desarrollo, cuyas huellas afectan no sólo al solar geográfico que ocu-
pan sino a territorios más alejados como Etruria, Magna Grecia o la propia Península Ibérica. El
hecho de constituir las primeras sociedades del viejo continente que alcanzan un desarrollo com-
plejo justifica la situación de este bloque abriendo los contenidos informativos del programa.

Objetivos:
• El estudiante asimilará la importancia de las civilizaciones del Egeo durante el 11 milenio a. C.
como germen formativo de la esencia de lo griego.
• Conocerá las pautas materiales del proceso que cristaliza en el surgimiento de la sociedad pa-
lacial.
• Sabrá identificar los diferentes aspectos de la cultura material, del urbanismo y de los elemen-
tos arquitectónicos más emblemáticos de las culturas cretense y micénica.

Temas:
1. La Creta minoica y el Sistema Palacial.
2. La cultura micénica.
Tema 2

LA CRETA MINOICA Y EL SISTEMA PALACIAL

Mar Zarzalejos Prieto

Guion-esquema de contenidos
1. El progreso de la complejidad social a comienzos de la Edad del Bronce y el surg imiento de los Pri-
meros Palacios
1.1. Entre las primeras ocupaciones de la isla y el período Minoico Antiguo 111 (7000-2000 a. C.)
2. El sistema palacial y su reflejo en la arquitectura y el urbanismo
2.1. Los Primeros Palacios. Técnicas arquitectónicas
2.2. Las ciudades de los Primeros Palacios
2.3. Los Segundos Palacios. Ensayos de planificación global
2.4. Las ciudades de los Segundos Palacios
3. Los desarrollos decorativos: la pintura mural
4. La esfera funeraria: estructuras y ritos
4.1 . Las estructuras funerarias en el período de los Primeros Palacios
4.2. La s costumbres fúnebres durante el período Neopalacial
5. Las producciones artesanales
5.1. La evolución de los estilos cerám icos en la Creta Palacial
5.2. La plástica minoica
5.3. El trabajo de la piedra: producciones vasculares y glíptica
5.4. La joyería minoica
6. El hundimiento del sistema palacial y la continentalización de la cultura material cretense
6.1 . Elementos culturales del Período Monopalacial
La Creta Postpalacial
Lecturas recomendadas
Palabras clave
Glosario
Bibliografía

INTRODUCCIÓN a conocer mejor el paisaje cretense durante la Edad del


Bronce. Otro segmento cultural que someteremos a estudio
En este tema se estudia el desarrollo cultural que tuvo son las costumbres funerarias deducibles del análisis de las
como escenario la isla de Creta durante la Ed ad del Bron- estructuras y los ritos conocidos a través de las más re-
ce, entre el 3100 a. C. y el 1200-1100 a. C. A lo largo de es- cientes investigaciones arqueológicas. El hilo conductor pa-
tos casi dos mil años, la cultura material cretense se vincula ra secuenciar los procesos culturales estará representado
con sociedades complejas que tienen uno de sus rasgos más por determinados elementos de la cultura material, como
característicos en una serie de grandes construcciones a las las cerámicas, que revelan cambios en el tiempo y una cier-
que se denominan «palacios». Analizaremos estas cons- ta diversificación regional.
trucciones desde el punto de vista arquitectónico, ha- Por tanto , los objetivos de aprendizaje que deberán lo-
ciendo mención a las hipótesis científicas que exi sten so- grarse con el estudio de este tema son los siguientes :
bre su significado y función, así como al problema El estudiante poseerá una visión global del progreso
histórico de su aparición en la isla. Pero también habrá histórico que se produce en la isla de Creta durante
que tratar otras categorías de hábitat, conocidas a raíz de la Edad del Bronce, aprehendida a partir de los ele-
la intensificación de los análisis del territorio y que ayudan mentos de la cultura material.

45
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUN DO ClÁSICO

Entenderá el problema interpretativo que se cier- na procedente de Melas, de donde se infiere necesariamen-
ne sobre los «palacios» y conocerá su constitución te la existencia de un contacto entre ambas islas.
arquitectónica y sus fórmulas edilicias y decorati- El período Prepalacial en Creta, equivalente al Minoico
vas, a partir de los edificios arqueológicamente me- Antiguo (3100-2000 a. C.). constituye una etapa de cierto
jor conocidos. interés histórico, por cuanto en el transcurso de poco más
Tomará contacto con otros modelos de ocupación del de un milenio cristalizarán los cambios que condujeron a la
territorio conocidos a raíz de la intensificación de los aparición de los primeros palacios.
estudios territoriales. El Minoico Antiguo 1(3100-2700 a. C.) tiene como fac-
Conocerá la tipología de las estructuras y ritos fune- tor determinante la introducción de la metalurgia del bron-
rarios minoicos y su variación en el tiempo. ce. La producción y uso de artefactos de bronce se fue im-
Sabrá identificar la s diferentes categorías artesanales poniendo gradualmente, compartiendo espacio durante
que caracterizan la producción en la Creta minoica, ubi- bastante tiempo con la piedra y, sobre todo, con la obsidiana
cándolas en su contexto temporal y describiéndolas de procedente de Melas. En el campo de las producciones cerá-
manera adecuada. micas siguen vigentes elementos de la tradición del Neolíti-
co Final, si bien la introducción de cerámicas pintadas apor-
ta un elemento de cambio que marcará definitivamente los
1. EL PROGRESO DE LA COMPLEJIDAD estilos cerámicos minoicos. Algo parecido ocurre con las téc-
SOCIAL Y EL SURGIMIENTO DE LOS nicas constructivas, que se mantienen, aunque aparecen
PRIMEROS PALACIOS ahora algunos de los tipos de construcción característicos
del mundo minoico, como las tumbas de tipo tholos (--7) de
l. l. Entre las primeras ocupaciones la llanura de Mesara, en la zona centro-meridional de la is-
de la isla y el período Minoico Antiguo III la , que constituyen uno de los elementos culturales más
(7000-2000 a. C.) enigmáticos e interesantes de este período (fig. 1). A la ho-
ra de plantear sus orígenes se ha propuesto su procedencia
La más temprana evidencia sobre la población de Cre- externa, con diversas posibilidades para ubicar sus raíces
ta se remonta a inicios del Neolítico. La s excavaciones (cultura siria de Halaf, tumbas circulares de Nubia, tumbas
practicadas en Knossos han revelado la existencia, bajo la s abovedadas del Imperio Antiguo egipcio) o, incluso, su géne-
construcciones del palacio, de varios estratos de frecuen- sis interna, como una emulación en construcción exenta de
tación, el más antiguo de los cuales puede remontarse al las cuevas de uso funerario tan en boga durante el Neolítico
7000 a. C. El interés histórico de estos hallazgos es grande Final en el N y E de la isla.
pues se trata del establecimiento humano permanente más
antiguo de las islas del Egeo. Algunos autores opinan que
los protagonistas de esta ocupación fueron colonos forá-
neos que llegarían a la isla en busca de territorios para po-
ner en cultivo. Estos primeros pobladores pueden proceder
de Anatolia, ya que los análisis revelan que el tipo de gra-
no empleado es el mismo en ambos lugares, en tanto que
es diferente al existente en el continente griego durante
esta misma época .
Durante el Neolítico Medio (4800-4300 a. C.) surgieron
nuevos asentamientos, como Katsambas (Heraklio) o Mitro-
polis de Gortina (Mesara) y, ya en el Neolítico Tardío (4300-
3800 a. C.). la frecuentación se extiende a toda la isla. Al final
de este período los isleños vivían en pequeñas comunidades,
del tamaño de una aldea. Los datos arqueológicos obtenidos en
Knossos y Phaistos permiten identificar grupos de casas rec-
Figura 1. Planta de tumbas de tipo tholos de Koumasa (Mesara)
tangulares, construidas con adobes y maderas, con sue los de (de S. Xanthoudides).
tierra batida y hogares fijos para cocinar y calentarse. No sa-
bemos gran cosa de los mecanismos que propiciaron los con- Los más de setenta ejemplares conocidos en la región
tactos con el exterior; sin embargo, como destaca J. L. Fitton, de Mesara albergaron enterramientos colectivos, existien-
la propia colonización de Knossos presupone la habilidad pa- do evidencias del uso del fuego en algunos casos, con una
ra realizar varias jornadas de camino, como también es un presunta finalidad higiénica . El hecho de que se mantuvie-
hecho que en Creta durante el Neolítico se emplea obsidia- ran en uso simultáneo diferentes tho/oi en el mismo lugar

46
LA CR ETA MINOICA Y EL SISTEMA PALACIAL

ha sido interpretado de maneras diversas. Unos autores han se expresa en el consumo de objetos de lujo incluidos en una
sugerido que pudiera tratarse de enterramientos de clanes koiné (~)de símbolos de prestigio presente en todo el ám-
o grupos tribales. Datos más recientes parecen apuntar ras- bito egeo en esta época.
gos de menor trascendencia grupal, indicando que podrían El arranque del Minoico Antiguo 111 (2200-2000 a. C.)
pertenecer a núcleos familiares. En cualquier caso, su cons- coincide con el horizonte de destrucciones y abandonos que
trucción representa una fuerte inversión de tiempo y trabajo, se observan en el continente griego, las Cicladas y Anatolia .
evidencia que, junto con los ajuares integrados por objetos Algún impacto de este ambiente de inestabilidad se detecta
metálicos, joyas y cerámica fina, indicaría que estas tum- en la región oriental de Creta a través del abandono de zo-
bas de inhumación estarían reservadas a una elite socio-eco- nas cementeriales, que puede estar indicando cambios y res-
nómica y, quizá, política. tricciones en las prácticas funerarias. Sin embargo, desde el
Durante el Minoico Antiguo 11 (2700-2200 a. C.) se con- punto de vista del poblamiento comienza a percibirse una ten-
solidan los logros anteriores con un importante desarrollo de dencia a la nuclearización en torno a unos pocos centros de cier-
la agricultura, que experimenta mejoras mediante la introducción ta entidad, especialmente en la zona centra l de la isla. También
del olivo y la vid . También se producen avances tanto en la tec- permanecen activos pequeños establecimientos ubicados en zo-
nología del bronce como en otros sectores del artesanado, fa- nas favorables para la agricultura, bien fortificados o bien asen-
voreciendo una cierta especialización económica. La sociedad tados en localizaciones fácilmente defendibles. Asimismo, los
fue alcanzando un nivel de complejidad mayor, aunque toda- lugares de función ritual conocidos en el Minoico Antiguo 1
vía buena parte de la población dependía directamente del cul- y 11 adquieren ahora el papel de centros ideológicos rectores
tivo de la tierra. en el marco de sus respectivos territorios. Manning atribuye
En el marco de los análisis arqueológicos más recientes, a este momento la construcción en Knossos de un muro ate-
autores como S. W. Manning afirman que, ya en esta fase, rrazado que pudo formar parte de un edificio mayor que com-
Knossos se destacaría como un lugar especial, con el carác- plementaría el patio realizado en el Minoico Antiguo 11 By que
ter de un centro con significado ideológico. Sería, a juicio de estaría en uso hasta su destrucción en el Minoico Medio IA
este autor, una especie de punto focal para la celebración de y la subsigu iente construcción del Primer Palacio de Knossos.
ceremonias que pueden estar reflejando el proceso de emer- Esta propuesta tan novedosa estaría defendiendo que algunos
gencia de una clase social preeminente. Este papel ceremo- elementos significativos de los edificios de Knossos y Mallia
nial se infiere del hallazgo de reiterados indicios relacionados se habrían construido realmente durante el Minoico Antiguo
con el consumo comunitario de comida y bebida. Irán surgiendo 111 y no en el Minoico Medio IB.
paralelamente otros establecimientos que parecen erigirse en
el centro de regiones caracterizadas por un paisaje de con- 1.2. La formación de los palacios y las hipótesis
trol social, político y económico. El elemento definidor de este in ter pretati vas
rol de significación especial sería un espacio abierto o patio,
cuyos ejemplos más antiguos se formalizan en Knossos y Ma- Durante el Minoico Medio IA (2000-1900 a. C.) los cre-
llia durante el Minoico Antiguo 11 B. Su creación marca un ten ses mantuvieron contactos directos con el Mediterráneo
cambio decisivo en la arquitectura cívica, ya que determinados oriental, Egipto, el Próximo Oriente y Anatolia. Desde el pun-
grupos comenzarían a detentar el control sobre espacios de to de vista organizativo, se perciben ahora evidencias de una
encuentro preexistentes, apropiándose de su historia social competencia socio-política por el control de regiones y recursos,
y de su significado ritual. Sin embargo, el propio Manning acla- de modo que, al final de este período, existen ya suficientes
ra que no existen aún evidencias concluyentes de una auto- datos sobre la existencia en la isla de núcleos de entidad pro-
ridad centralizada. to-estatal con una estructura jerárquica compleja . Este nue-
Por lo que respecta a los enterramientos, se registra ma- vo estado de cosas está definido por algunos elementos, como
yor variedad regional. En Mesara y el S de la isla tienen con- la aparición de la escritura jeroglífica cretense, la competencia
tinuidad los tholoi, con depósitos funerarios que claramente re- por defin ir el status de privilegio mediante el empleo de se-
velan el mantenimiento de una importante prosperidad. En el llos de mayor tamaño y de nuevos materiales, como el mar-
norte, resultaron frecuentes las tumbas-casa, como las halla- fil importado ... Significativamente, los desarrollos urbanos más
das en la zona de Gournia y Mochlos. Se trata de construcciones re levantes se producen en los centros principales que se ha-
que emulaban las edificaciones domésticas, construidas, como bían convertido en los aglutinadores del poblamiento durante
éstas, con piedra, adobes y madera. Poseían una o varias ha- el Minoico Antiguo 111, como Knossos, Phaistos o Mallia.
bitaciones que contenía la inhumación en la tierra, en gran- El período Minoico Medio IB (1900-1800 a. C.) coinci-
des jarras o en larnakes (~).Los ricos ajuares evidenciaban de con la formalización de la arquitectura de los primeros com-
la desahogada posición de los personajes enterrados. plejos palaciales en Knossos, Mallia y Phaistos; si bien, como
Durante este período, se advierte un aumento importante acabamos de ver, en Knossos y Mallia algunas partes de los
en el nivel de vida de algunos segmentos poblacionales que edificios se remontan a etapas anteriores.

47
HISTORIA DE LA CULTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

Los primeros datos sobre los palacios minoicos fueron ob- dos es S. W. Manning, quien destaca que los Primeros Pa-
tenidos por A. Evans a inicios del siglo XX, a raíz de sus ex- lacios se desarrollaron a partir de áreas con patios -algunas
cavaciones en Knossos. A este autor se debe la acuñación del preexistentes- donde se realizaban ceremonias rituales aso-
paradigma (-7) que convirtió estos edificios en la manifes- ciadas con el consumo de comida y bebida. De este hecho
tación más reciente del sistema de los palacios y templos del infiere que los Primeros Palacios fueron centros ideológicos
Próximo Oriente antiguo y, por su situación geográfica, en la y que, como tales, invi sti eron de un poder político y social
primera civilización europea de carácter estatal. importante a quienes lograron el control de estas prácticas
Pese a la larga tradición de los estudios sobre la Creta mi- rituales.
noica, una gran interrogante sigue manteniendo el interés de
la investigación aún hoy: ¿cómo y por qué las sociedades cre-
tenses del Bronce Antiguo se transformaron en sociedades 2. EL SISTEMA PALACIAL Y SU REFLEJO
palaciales? EN LA ARQUITECTURA Y EL URBANISMO
El hecho de que se produzca una intensificación de los
contactos exteriores inmediatamente antes de la formaliza- 2.1. Los Primeros Palacios. Técnicas
ción constructiva de los Primeros Palacios hace pensar a al- arquitectónicas
gunos autores en una importación del concepto de «palacio».
De hecho, el surgimiento de los Primeros Palacios es todavía A fines del Minoico Medio IA se detecta un camb io im-
objeto de importantes discrepancias entre los investigadores. portante en el asentamiento de Knossos, ya que la zona más
Entre éstos, hay quienes piensan que el desarrollo interno que elevada del núcleo, tras siglos de construcciones superpues-
experimenta Creta a lo largo de los períodos que tan sucin- tas, se niveló y sobre ella se construyó el primer palacio de
tamente hemos referido es suficiente para exp licar este fe- Knossos. Por la misma época comenzaron a funcionar tam-
nómeno. Entre los argumentos que manejan, se encuentra el bién los palacios de Mallia, Zakros y Phaistos.
aumento de tamaño y complejidad de los asentamientos ma- Por su situación y el análisis del territorio en que se en-
yores y la aparición de edificios individuales que parecen in- cuentra cada uno de estos centros, parece probable que
dicar una jerarquización progresiva de la sociedad. El progreso Knossos dominara el área central-norte, Phaistos la zona cen-
de la agricultura genera ria un proceso de enriquecimiento cuyo tral-sur, Malli a la zona centro-oriental y Zakro el extremo
reparto desigual destacaría a grupos determinados o indivi- oriental de la isla. Aunque falta documentación, también
duos. Este panorama de fondo alumbraría el surgimiento del podría hablarse de otra área de control en el sector centro-
orden característico del sistema palacial. A esta explicación occidental, donde es posible que existiera un centro im-
puede objetarse que estas circunstancias están presentes en portante aún todavía no localizado.
otros lugares del mundo antiguo sin que desemboquen en un Durante la etapa de los Primeros Palacios o Período Pro-
sistema palacial. Por esta razón, otros autores opinan que el topalacial, mientras una parte importante de la isla se en-
concepto de palacio hubo de llegar desde el Próximo Orien- contraba bajo el control de los grandes palacios, existían otras
te o Egipto. áreas que dependían de centros más pequeños, con edificios
Otra postura es la que representa M. A. Fitton, partida- de características palaciales en las que se centralizaba el al-
rio de no considerar excluyentes las explicaciones anteriores, macenamiento y la administración del entorno situado bajo
y que plantea que el aumento de la prosperidad y de la com- su control, como Petra, en la bahía de Siteia. Estas eviden-
plejidad de la sociedad minoica, junto con la intensidad en el cias plantean la posibilidad de que el sistema contemplara
ritmo de los contactos con el exterior fueron elementos nece- el funcionamiento de «palacios mayores» y pequeños cen-
sarios para alumbrar la génesis de los palacios. Es evidente que tros subordinados a éstos.
los minoicos pudieron haber conocido en otros lugares la exis- Desde el punto de vista arqueológico, buena parte de los
tencia de edificios singu lares que albergaban poderes políticos restos pertenecientes a los Primeros Palacios fueron enmas-
y religiosos, con un sistema organizativo complejo basado en carados y destruidos por las construcciones de época poste-
el empleo de los se llos y de la escritura. Pero no se limitaron rior. En el palacio de Phaistos se conserva de esta primera fase
a adoptar sin más esta idea. El autor que venimos siguiendo, la fachada monumental y el patio occidental, así como parte
destaca el carácter único de los palacios minoicos, tanto en importante del ala O, incluyendo ciertas estancias de carácter
su forma arquitectónica como en su función -que combina- posiblemente religioso. Estos vestigios no fueron arrasados por
ría los poderes religiosos, políticos, económicos y administra- la reforma del segundo palacio gracias a la sobreelevación del
tivos-, ya que no debe olvidarse que templo y palacio son dos nivel constructivo de éste. Esta zona occidental estaba prece-
entidades separadas espacialmente en las culturas antiguas dida por un conjunto de tres grandes patios pavimentados (el
contemporáneas. Patio Superior, el Patio Oeste y el Patio Inferior). Se accedía
Una visión más novedosa se ha ido abriendo paso en a través de dos accesos principales y otros cinco de carácter
los últimos tiempos. Uno de sus formuladores más conoci- secundario (fig. 2).

48
LA CRETA MINOICA Y EL SISTE MA PALACIAL

la gran reforma posterior para la construcción del «Barrio Re-


sidencial>1 borró de manera importante las huellas de la edi-
ficación precedente; no obstante, es posible que los vestigios
de basas de columnas apuntaran la existencia de una sala de
pilares en la zona que posteriormente se convertiría en asien-
to de la gran escalera, la sala de las Dobles Hachas(~) y sus
dependencias adyacentes.
Las características técnicas de la arquitectura palacial
requieren no sólo el trabajo de especialistas sino también gran
cantidad de mano de obra. O. Dickinson afirma que los arqui-
tectos minoicos no trabajaron con un conjunto de reglas tan
precisas como las que caracterizarán la arquitectura griega
de época posterior; aunque si debieron aplicar una unidad fija
de medida y posiblemente algún tipo de planificación previa.
Técnicamente, las construcciones destacan por el ahorro de
esfuerzo. Esto explica la ausencia de potentes cimientos, aún
en el caso de construcciones de envergadura; o el hecho de
que la mampostería cuidada sólo se aplicara a las zonas visi-
bles de los edificios. Lo normal era que se emplearan bloques
Figura 2. Plano del Primer Palacio de Phaistos (de O. Dickinson). irregulares a los que únicamente se retocaban los bordes para
que encajaran bien con los adyacentes. No parece existir una
Por lo que respecta a Knossos, el primer palacio fue cons- selección de materiales diferente para el palacio y las cons-
truido alrededor de un patio central de orientación N-S. Este trucciones comunes; sin embargo, la técnica edilicia difería
palacio tuvo también un imponente patio occidental trazado según la zona del edificio de que se tratara. De este modo,
en una segunda fase constructiva. En los patios occidentales la s plantas construidas al nivel del suelo se realizaron con pa-
de los palacios de Phaistos y Knossos se documentaron tres ramentos levantados con cascotes cogidos con mortero, con
grandes fosas o estructuras cilíndricas -kouloures- (fig. 3), un refuerzo de vigas en disposición vertical, horizontal y
realizadas con fábrica de ripio revestida con un enlucido im- transversal, para dotar a la obra de especial resistencia . En
permeabilizante. Si durante mucho tiempo se ha venido con- los pisos altos se aligeraba el peso del muro sustituyendo la
siderando que se emplearon para el almacenaje del grano, fábrica de cascotes por ladrillos también reforzados con vigas.
algunos autores defienden ahora que su función pudo ser En cuanto a la constitución del muro, podían realizarse con
realmente el control y almacenam iento del agua . doble cara de mampostería y relleno interno, o bien con una
so la cara apoyada sobre un relleno de escombros. Aunque tra-
dicionalmente se ha defendido el empleo de ortostatos (~)
en el zócalo de los primeros palacios, S. W. Manning subraya
que una serie de análisis arquitectónicos recientes revela que
su uso es más característico de la época Neopalacial.
Además de la piedra -que servía también para la pavi-
mentación, los bancos y las escaleras-, el empleo de la ma-
dera fue frecuente, tanto como refuerzo estructural de los
paramentos, como para realizar los marcos de puertas y ven-
tanas, los forjados de las entreplantas y también pilares y co-
lumnas, llamadas a convertirse en uno de los elementos más
característicos de la arquitectura minoica.
Como recursos decorativos podían emplearse también
tanto la piedra como la madera, utilizadas para el remate de
determinados puntos, como el rodapié de las paredes. No
Figura 3. Uno de los tres kouloures construidos frente obstante, el material decorativo por excelencia fue el yeso
a la fachada occidental del palacio de Knossos.
aplicado sobre paramentos ve rticales y horizontales y que
inicia lmente se pintaba de un solo color, para después
Siguiendo con el primer edificio de Knossos, hemos de in- convertirse en soporte de decoraciones geométricas hasta
dicar que las zonas rituales o ceremoniales debieron esta- culminar en los desarrollos figurativos característicos de los
blecerse en la cara O del patio central. Al E del patio central, Segundos Palac ios.

49
HISTORIA DE LA CULTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

2.2. Las ciudades de los Primeros Palacios ado por un grueso muro revestido con grandes ortostatos de
piedra blanca. Algunos autores han sugerido que este ambiente
Una vez que hemos descrito los rasgos generales de los pudo haber sido usado para las asambleas del pueblo, aun-
edificios palaciales más antiguos, conviene que realicemos que quizás también su función estuviera ligada con actividades
algún comentario sobre las ciudades en la s que se erigieron, rituales o deportivas o una combinación de ambas. La cone-
si bien es muy poco lo que sabemos de ellas a efectos de su xión entre el agora y la cripta hipóstila hace pensar que ésta
ordenación urbana. El asentamiento de Knossos aumentó pudo ser la sede de la cámara del Consejo.
su tamaño a comienzos del Minoico Medio, extendiéndose
alrededor del palacio. Aunque no es fácil estimar su extensión
y los datos de población durante esta fase, algunos autores
apuntan que no debió existir gran diferencia con los datos
propuestos para el período de los Segundos Palacios, que
se cifran en torno a los 12.000 habitantes.
Por su parte, la ciudad de Mallia se levantó sob re una lla-
nura costera fácilmente accesible desde el mar. Por esta razón,
debió protegerse con una muralla de la que quedan evidencias
al Edel palacio, aunque no puede asegurarse que su construcción
se remontara a esta época. En este sentido, sería el único asen-
tamiento provisto de cerca defensiva, evidencia que redunda
en destacar el ambiente pacífico en que se desarrollan la s so-
ciedades cretenses del período Protopalacial. Las excavaciones
practicadas en Mallia han sacado a la luz más datos so bre la
ciudad coetánea al primer palacio de los que conocemos en Knos-
sos o en Phaistos. El plano urbano de Mallia está organizado
por una red de callejas que irradiaban desde el palacio hacia
el mar. El concepto del trazado viario se adapta fuertemente
a imperativos topográficos y funcionales. El hallazgo más sor-
prendente ha consistido en comprobar que una parte impor-
tante de la s actividades presumiblemente «palaciales» se lle-
varon a cabo en una serie de edificacio nes ubicadas fuera del
palacio y claramente separadas de él, que se conocen como el
Figura 4. Cripta hipóstila de Mallia vista desde el Este.
«Barrio Mu». Se trata de dos grandes edificios de cierta com-
plejidad y porte arquitectónico. En su excavación se ha halla-
do un archivo de tabletas de arcilla y parece que algunas de sus 2.3. Los Segundos Palacios. Ensayos
dependencias albergaron un taller para la realización de sellos. de planificación global
Junto al «Barrio Mu» se hallaron cuatro casas de particular in-
terés, ya que sus pisos inferiores se destinaron a talleres rela- A fines del Mino ico Medio 11 (1700 a. C.) los edificios
cionados con diferentes trabajos artesana les, mientras que la palaciales sufrieron un colapso generalizado, sobre cuyas
zona alta habría sido utilizada como residencia por el artesa - causas se han emitido diversas teorías. Unos autores,
no y su familia. En una de ellas se fabricaban sellos de cristal como J. C. Poursat, opinan que la destrucción pudo ser obra
de roca y esteatita; en la contigua hubo un taller cerámico en del hombre, a causa del estallido de las disensiones internas
el que se realizaban vasos y objetos probablemente empleados entre las elites de poder en pugna por conseguir un mayor con-
para el culto; en la sigu iente se fabricaban objetos de bronce trol. Otros investigadores piensan que el factor más proba-
y en la última, vasos de piedra. Poseían una superficie útil de ble de esta destrucción sería un fenómeno sísmico, ya que la
unos 80 m2 , repartida en cinco o seis habitaciones, algunas de aparente simultaneidad del colapso se explica mejor por un
la cuales estaban provistas de hogares circulares de barro con desastre natural. Además, con la recuperación no se detec-
cupulilla central y bancos corridos alrededor de los muros. tan cambios en la soc iedad minoica que hagan pensar en el
Otras estructuras contiguas al palacio quizás tuvieron fun- triunfo de una revolución.
ciones públicas, con una orientación de «Centro político». Se Tras la destrucción de los Primeros Palacios, las cons-
trata de un edificio semisubterráneo, conocido como «cripta trucciones que los sustituyeron durante el nuevo período, de-
hipóstila» (~) (fig . 4). anejo a un espacio abierto, a unos 30 nominado Neopalacial, se han convertido en los monumen-
m de la entrada N del palacio y al que se suele denominar ago- tos más característicos de la cultura cretense. Se trata casi de
ra. Este espacio rectangular de unos 30 x 40 m estaba rode- pequeñas ciudades, compuestas por un conjunto de patios, es-

50
LA CRETA MINOICA Y EL SISTEMA PALACIAL

tancias y corredores estrechos, que revelan algunas influen-


cias de los palacios del Próximo Oriente, si bien en su aspec-
to final deben ser considerados como una creación local.
Por otra parte, se asiste en este momento a dos movi-
mientos aparentemente opuestos pero, sin embargo, clara-
mente complementarios. Por un lado, se percibe una fuerte
centralización del poder, que se concreta en la promoción de
cuatro grandes centros palaciales, y, por otro, se detecta una
desconcentración de sitios administrativos, tal y como se com-
prueba a través del surgimiento de palacios menores, ricas
mansiones urbanas y grandes «villas» rurales. Este modelo re-
fleja la imagen de una jerarquía social piramidal, a la vez más
unificada y más ramificada. El palacio, más que nunca, será
el corazón del sistema.
Figura 5. Zona del Propíleo occidental del palacio de Knossos .
Desde el punto de vista estructural, la arquitectura mi -
Rasgos característicos de la arquitectura minoica a partir de la
noica está basada en un sistema arquitrabado, marcado por reconstrucción de A. Evans.
la combinación de líneas verticales y horizontales. Por lo que
respecta al empleo estructural de soportes verticales, hemos
de indicar que los minoicos utilizaron las columnas y los pi- Hechas estas anotaciones generales sobre cuestiones ar-
lares de manera diferente a como lo harán los griegos de épo- quitectónicas, hemos de indicar que los segundos palacios
ca posterior. El fuste de los soportes minoicos presentaba un presentan unas dimensiones superiores a los conjuntos de
característico engrosamiento en su zona superior (fig. 5), a me- la época anterior; circunstancia que se evidencia en todos
dida que se aproximaba al capitel, y podían estar decorados los edificios excavados, salvo en el caso de Phai stos. Knossos
en sentido vertical o espiral con estrías. A juzgar por las re- es el mayor complejo construido y se acerca a los 13.000 m2
presentaciones pictóricas, se realizaban en piedras de diferentes (fig. 6). en tanto que otros edificios como Mallia y Ph aistos tu-
co lores o bien eran pintados sobre una capa de enlucido. Po- vieron 7.600 y 6.500 m2 , respectivamente. Las nuevas cons-
dían emp learse en grupos, aplicados a un pórtico o aparecer trucciones incorporaron las anteriores estructuras o, al menos
de manera individual. cimentaron sobre ellas.

Patio Oeste

Figura 6. Plano del palacio de


Knossos.
o
\ 5Qm

51
HISTOR IA DE LA CU LTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

20 40 60 80 1oom

Figura 7. Planos de los palacios Scale 1:2000


minoicos (de D. Davis) .

Con independencia de estas variaciones de tamaño, el es- y, a juicio de algunos investigadores, podía servir de lu-
tudio de conjunto de los edificios conocidos revela ciertas se- gar de reunión de la asamblea popular.
mejanzas que no tendrían razón de ser si cada uno de el los • Fachada oeste. Su importancia arquitectónica se eri-
se hubiese construido de manera independiente, (fig . 7). Es- ge en uno de los rasgos dist intivos de la arquitectura
tos indicios parecen apuntar la existencia de un plan pre- palacial minoica. Suele alinear santuarios y habitaciones
meditado o «plano modelo», en el que suelen estar presentes nobles hacia una fachada monumental con retranqueos,
varios elementos: abierta al patio occidental.
• Patio central. De forma rectangular, solía presentar una • Almacenes. Los cuatro grandes palacios de Knossos,
orientación N-S. Según algunos autores, esta orien- Phaistos, Mallia y Zakro presentan en sus plantas al ni-
tación pretendía conseguir la máxima insolación para vel del suelo grandes espacios con series de grandes
los espacios contiguos a las columnatas que bordea- vasijas de barro (pitho1) para el almacenamiento de pro-
ban el patio central. Otros op inan que se hicieron así ductos. Por su parte, en Knossos y Mallia estas de-
para alinear sus ejes mayores con las montañas sagradas pendencias se encuentran dispuestas al O de un lar-
(el monte Ida en Phaistos, o el luktas en Knossos) . Este go corredor N-S en el al a occidental de cad a edificio.
espacio pudo constituir la sede para la celebración de El almacén de Knossos debió poseer más de 400 pithoi,
ciertos festivales o ceremonias, según se podría deducir de las cuales Eva ns encontró docenas de ella s aún in-
del fresco de la Gran Tribuna de Knossos, en el que pa- tactas (fig . 8). En Phai stos los almacenes más grandes
rece representarse la fachada O del patio central del se disponen con orientación N-S a uno y otro lado de
palacio mientras se está celebrando un espectáculo. un amplio corredor E-O localizado en el ala occiden-
• Patio occidental. Se trata de un gran espacio pavi- tal, al S de la entrada monumental.
mentado, situado delante de la fachada O, que podría • Conjuntos residenciales. En los palacios de Knossos,
haber tenido mayor importancia que el patio central. Ph aistos y Mallia se ha identificado un conjunto de ha-
Este elemento se repite en Mall ia, Ph ai stos y Knossos bitaciones que, según Graham, pudieron ser util izadas

52
LA CRETA MINOICA Y EL SISTEMA PALACIAL

cálidos días del verano, o bien, la regulación del acceso


a determinados actos ceremoniales segú n afirman al-
gunos autores. Otro elemento característ ico es el lla-
mado «pozo de luz», que consistía en una apertura prac-
ticada en el techo que proporcionaba luz y aire fres-
co a las zonas internas del edificio. La existencia de re-
tretes está probada a través de los restos de asientos
construidos sobre conductos de evacuación sobre los
que se arrojaba agua que, a través de un sistema de
tubos encajados unos en otros, canalizaba su salida fue -
ra de l palacio.
• Sal a de banqu et es. Se trata de una gran sala provis-
ta de ocho o más pilares o co lumnas, que se encon-
traba en el segundo piso de los palacios de Knossos,
Figura 8. Almacén de pitl1oi de Knossos. Mallia, Phaistos y Zakro, en el remate norte del patio
central. La separación de esta sala respecto a otras es-
como zonas residenciales. En Knossos el conjunto más tancias importantes de la segunda planta se debe, se-
conocido se ubica en el área sureste del palacio, al pie gún Graham, al deseo de aislar el banquete como ac-
de la Gran Escalera, mientras que en Phaistos y Ma- tividad social.
llia se hallan en la zona noroeste. Graham distinguió • Zona de recepción. Se trata de un conjunto de estancias
varias estancias que se repiten en esta agrupación de ubicadas en la segunda planta del ala oeste de los pa-
ambientes: las llamadas «sala del rey1> y «sala de la rei- lacios. Se encontraban profusamente decoradas con pin-
na» (fig. 9), una piscina lustral (---7) abierta directamente turas murales.
a las consideradas habitaciones privadas y un aseo. Otros • Esta ncias cul tu al es del lado O del patio central. Tan-
autores opinan que, lejos de tratarse de las áreas re- to los edificios de Knossos como Mallia cuentan con
sidenciales de una «familia real», se deben correspon- una cripta con pilares en el sótano situado al oeste del
der con conjuntos ceremoniales, tal y como apunta su patio central . Según se ha documentado también en
magnificencia, más en consonancia con un uso público. algunas grandes casas, el pi lar sencillo o doble pre-
Dentro de los refinamientos arquitectónicos que ha- sentaba signos incisos, tales como un tridente, una es-
llamos en estas zonas se encuentra el polythyron, o ha- trella o la doble hacha, que podían ser alusiones a la
bitación con múlt iples puertas en tres de sus lados, cuya divin idad. También en Knossos otras dependencias lo-
fina lidad pudo ser proporcionar aire abundante en los calizadas al oeste del patio ce nt ral pudieron haber te-
nido funciones relacionadas con el culto, como suce-
de con Phaistos.
La plasmación planimétrica de estos elementos, quepa-
rece constitu ir una constante en los edificios conocidos, mues-
tra cómo el principal punto focal del palacio minoico fue el
patio central. Aunque no existen datos inequívocos sobre el
uso de este espacio para las concentraciones públicas, algu-
nos autores piensan que pudo constituir el escenario de la ac-
t ividad deportiva o ritual que conocemos como «salto del toro»,
así como de asambleas de distinta índo le. Sin embargo, pa-
rece que la actividad diaria del palacio debió polarizarse en
las zonas construidas que rodean al patio, de ahí que algu-
nos investigadores hayan calificado como ((centrífuga» la ar-
quitectura palacial minoica. Otro rasgo característico de la ar-
quitectura palacia l es su ordenación a base de una serie de
masas rectangulares escalonada s de diferentes tamaños. Este
contorno irregu lar del exterior del palacio se aprecia tanto en
planta como en altura, ya que en alzado el edificio presenta
diversos niveles interrumpidos de modo irregu lar por espacios
descubiertos sobre pat ios y pozos de luz. Para compensar la
Figura 9. Sala de la Reina. Pal acio de Knossos. irregularidad del edificio en términos trid imensionales, la cons-

53
HISTOR IA DE LA CULTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

trucción de la fachada oeste enfatizaba las líneas horizonta- tancias por su forma . En todo caso, la tradición legendaria de
les, mediante un plinto, un zócalo de ortostatos y una hilera Minos recrea la existencia de un rey, por lo que podría ser po-
de ventanas a la altura de la segunda planta, sólo interrum- sible que la Creta minoica fuera gobernada por una figura re-
pidas por algún elemento vertical. vestida de poderes rea les, aunque eso no sería óbice para im-
Los palacios tenían muchas entradas, varias de las cua- pedir la convergencia del poder civil y religioso en una mis-
les conducían al patio central a través de una serie de co- ma figura. Otros autores plantean la existencia de una aris-
rredores. Sin embargo, ningún acceso parece estar específi- tocracia en la que tienen su lugar hombres y mujeres, regi-
camente marcado como entrada principal. dos por algún dirigente, si bien es difícil saber si estos diri-
Antes de rematar esta apretada síntesis sobre los rasgos gentes surgían de una sola familia o si giraban en torno a una
arquitectónicos de los segundos palacios minoicos conviene sola figura ceremonial .
que apuntemos alguna nota sobre las funciones que pudie- En cualquier caso, se detecta un avance en la compleji-
ron albergar tan interesantes conjuntos. La hipótesis tradicional dad burocrática de los palac ios en esta segunda etapa, según
sostiene que los palacios fueron centros de poder civil y re- se deduce de la generalización de los archivos palacia les en
ligioso con un sistema basado en el almacenamiento del ex- Linea l A (-7). reemplazando el sistema jeroglífico de los Pri-
cedente agrícola producido por el territorio situado bajo su meros Palacios a causa de su inferior funcionalidad para el con-
control. Pero ¿cómo se concretan estas funciones?, ¿qué su- trol administrativo.
cedía en ellos7 A la vista de la complejidad de sus estructu-
ras da la sensación de que se trataba de lugares con una im - 2.4. Las ciudades de los Segundos Palacios
portante actividad. Uno de los principales trabajos que al-
bergaría debió ser la recepción de bienes procedentes del cam- Un elemento característico del poblamiento correspon-
po, especialmente en las épocas de la cosecha del grano, la diente al período de los Segundos Palacios son las «villas» o
vid y el olivo. El resto del año la actividad se orientaría a la <<casas de campo», por emplear algunos de los términos con los
administración de los productos conservados en los almace- que se ha denominado una categoría de edificación sobre la
nes para el consumo del palacio, para las tiendas y para la dis- que aún queda mucho por saber. Se trata de construcciones
tribución a puntos más lejanos. También bajo el estricto con- de importante tamaño, cuyo diseño arquitectónico está influido
trol del palacio debieron encontrarse los artesanos especia - por los centros palaciales. Entre sus funciones se incluye el al-
lizados en el trabajo de materiales costosos como el oro, el macenaje de productos agrícolas y otras materias primas, así como
marfil o las piedras semipreciosas o en el trabajo del bronce. actividades de carácter administrativo, sin que estén ausentes
Sus obras serían absorbidas por la propia demanda del pala- espacios destinados al culto. Algunos autores las consideran cen-
cio, aunque otros productos pudieron destinarse al comercio. tros de segundo orden dentro la jerarquía del poblamiento mi-
Otra actividad artesanal destacada por los documentos escritos noico, pero con importantes funciones dentro de un control
en Lineal B ( ~ ) es la producción de textiles, que probable- de carácter regional. Fitton piensa, incluso, que sus habitan-
mente constituyó una importante actividad del palacio, tes pudieron ser administradores o funcionarios instalados di-
aunque resulta muy difícil saber qué estancias pudieron des- rectamente por los palacios y, quizás, más específicamente por
tina rse a estas labores. el de Knossos.
Por otra parte, una de las discusiones imperantes en los El diseño urbanístico del asentamiento de Knossos co-
últimos tiempos acerca del carácter predominantemente re - rrespondiente al nuevo período presenta un plano en el que
sidencial o religioso de los palacios minoicos, permanece hoy el palacio se inscribe dentro de un vasto sistema de calles tra-
en día sin solución. Desde Evans, la naturaleza religiosa de los zadas en dirección al campo y al puerto de Katsamba. Seco-
palacios minoicos ha sido aceptada sin grandes reticencias, nocen algunas viviendas de gran porte arquitectónico como
por lo que algunos autores cuestionan que la denominación la llamada Villa Real. Se trata de una impresionante estruc-
de «palacio» sea correcta , ya que no conciben una sociedad tura del Minoico Reciente 1, cuya sala principal tenía una ba-
basada en grandes palacios sin templos en el mundo antiguo ; laustrada y columnas en su cara oeste para separarla de un
sin embargo, tampoco puede decirse que los conjuntos pue- área estrecha que presumiblemente tenía un significado es-
dan ser considerados un «templo» a la manera de los existentes pecial. En ésta se encontró un asiento ceremonial situado bajo
en las sociedades contemporáneas del Próximo Oriente y Eg ip- un estrecho pozo de luz. En una cripta de pilares adyacente,
to. La conclusión más lógica hace converger los dos roles de característica de las casas de Knossos desde la época ante-
manera simultánea. Una discusión parecida puede trasladar- rior, un sólido pilar central se encontraba rodeado de unas fo-
se al terreno de discernir sobre quien recaía el poder del pa- sas cuadradas excavadas en el suelo hacia las que convergían
lacio. ¿Se trataba de un rey, de un sacerdote ... o de ambos? una serie de canales; esta estructura quizás sea una demos-
En principio, ya hemos comentado al referirnos a las zonas del tración de la práctica de ofrendas líquidas.
palacio que componen lo que Graham denominó «conjunto En Pha istos no exi sten estructuras en las inmediaciones
residencial», la dificultad de diferenciar la función de las es- del palacio comparables en dimensiones y porte arqu itectó-

54
LA CRETA MINOICA Y EL SISTEMA PALACIAL

2
Figura 10. Gournia. 1: plano de la ciudad durante el periodo Neopalacial (d e V. Fotou).
2: calle pavimentada de Gournia y distribución de las unidades domésticas a ambos lados.

nico a la que hemos descrito en Knossos. Por lo que respecta tribución de las viviendas, ya que las casas de los artesanos
a Mallia, sabemos que el palacio mismo constituyó el centro parecen concentrarse en la zona N del establecimiento.
del asentamiento, desarrollándose a su alrededor una red de Esta próspera actividad urbana se inscribe en un perío-
calles que comunicaba las diversas partes de la ciudad . Seco- do favorable marcado por la expansión minoica por el Medi-
nocen casas de cierta envergadura constructiva, así como vi- terráneo central, todo el Egeo, el Próximo Oriente y el norte
viendas más modestas. de África, como cabeza estable de un sistema comercial bien
El lugar que más información proporciona sobre las cons- asentado.
tantes urbanísticas del período Neopalacial es la ciudad de
Gournia, situada en la zona oriental de la isla . Se trata de
un núcleo pequeño, de unos 185 m de Na S y 135 m de E 3. LOS DESARROLLOS DECORATIVOS:
a O, que aprovechó su ventajosa posición costera para be- LA PINTURA MURAL
neficiarse de los recursos del mar y de sus posibilidades como
soporte de las comunicaciones. La ciudad muestra una es- La tradición de la pintura mural hunde sus raíces en el
tructura desordenada y algo ap iñada (fig.10.1). sujeta a prin- Neolítico cretense. En su fase final se han documentado res-
cipios de adaptación topográfica aunque, como otros núcleos tos de decoración monocroma en rojo o negro, así como un
minoicos, cuenta en las calles principales con una red de al- fragmento que contiene un diseño en rojo sobre fondo blanco,
cantarillado. En el corazón de la ciudad se levantó en el pe- procedente de Phaistos. Aunque se discute la técnica em-
ríodo Minoico Reciente 1 un notable edificio conocido como pleada por estos ejemplos más antiguos, parece que el pig-
((Casa del Gobernador», que algunos autores con sideran un mento se aplicaba a un enlucido de cal húmedo, a diferencia
palacio, pese a ser mucho más pequeño que los grandes edi- de la técnica que se empleaba en Egipto y el Próximo Oriente.
ficios conocidos. Como éstos, poseía estancias mu y cu ida- Durante la época de los Primeros Palacios, se recono-
das, así como almacenes, área s de culto o ritual y una ela- cen avances técnicos en lo que atañe a la preparación del
borada fachada occidental. en lucido y a la diversificación de pigmentos. Aunque la téc-
Las casas de Gournia variaban en tamaño y complej idad, nica habitualmente emp leada era el fresco, los análisis rea-
aunque solían ser bastante pequeña s. La presencia de esca- lizados por Cameron, Jones y Philippakis mostraron que
leras que arrancaban desde la calle apunta la existencia de algunas pinturas de Knossos se habían realizado cuando los
un segundo piso. El plano de Gournia tiene como eje longi- enlucidos murarios estaban ya secos. Los restos de este pe-
tudinal una larga calle adoquinada, a partir de la cual se tra- ríodo identificados en Knossos incluyen los colores amarillo,
zan los cal lejones que dan acceso a las viviendas (fig . 10.2). gris, blanco y azul. Aunque los vestigios son extremadamente
Se detecta, incluso, cierta especialización gremia l en la di s- fragmentarios, sólo se conocen di seños geométricos ejecu -

SS
HISTORIA DE LA CULTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

tados sobre fondos claros. En época más avanzada -Mi- de algunas representaciones, que comb inan abstracciones
noico Medio 111 A-, es posible documentar diseños sobre de rasgos pertenecientes a diferentes animales o plantas o
fondo oscuro, con un enriquecimiento de la paleta cromá- que emplean algunas convenciones representativas, alejadas
tica, a la que se suman los colores naranja y verde y posibles de la toma de datos basada en la observación directa del
composiciones que trascienden los motivos geométricos con paisaje (fig . 11) . Pese a todo, destaca O. Dickinson la capa-
diseños florales. El vestigio figurado más antiguo conocido cidad de los pintores minoicos para transmitir mayor viva-
hasta ahora se corresponde con el fresco de los «recolecto- cidad y sensación de movimiento, frente al estatismo de los
res de azafrán», fechado en el Minoico Medio 111 A, según artífices egipcios.
unos autores, o algo más tardío -del Minoico Medio lllB/Mi-
noico Reciente IA-, según otros. La etapa final de los Prime-
ros Palacios asiste a la imposición de los temas naturalistas en
la pintura mural minoica .
Mucha más información poseemos de la etapa corres-
pondiente a los Segundos Palacios. Especialmente destaca-
bles son los restos procedentes del palacio de Knossos, lugar
que ha llegado a considerarse foco del surgimiento de la ten-
dencia figurativa de la pintura mural minoica. A partir del
Minoico Reciente, la técnica decorativa pictórica puede en-
contrarse aplicada indistintamente a las paredes, las cubier-
tas o los pavimentos, contando incluso con el complemento
decorativo de los relieves realizados en yeso y después pin-
tados. Por lo que respecta a la paleta de colores, ésta sigue
estando limitada a la gama cromática que hemos mencio-
nado para las pinturas de los Primeros Palacios. El color rojo
se obtenía de tierras con alto contenido en hierro y de he-
matites, el amarillo del ocre, el negro del carbón, el azul era
en ocasiones un compuesto artificial con óxido de cobre y
óxido de calcio, siguiendo una técnica de obtención egipcia.
Finalmente, el blanco era el color natural del revestimiento
de yeso.
La decoración pictórica de los muros se estructuraba en
tres partes horizontales. La más importante era la zona cen-
tral, que concentraba el desarrollo figurativo y que estaba
delimitada superior e inferiormente por bandas lisas o deco-
radas con algún motivo. La banda inferior o rodapié podía
Figura 11. Representación de un pájaro azul en un paisaje
imitar el acabado de determinados tipos de piedra, el veteado
de rocas y flores procedente del Palacio de Knossos
de la madera, o bien una piel de animal. Las divisiones verti- (Museo de Heraklion).
cales estaban prácticamente ausentes, salvo que un ele-
mento estructural impusiera este tipo de cesura (una puerta
o una ventana, por ejemplo). Abundando en el significado de las escenas con perso-
Desde el punto de vista de los recursos representativos, najes humanos, algunos autores han planteado que se trata
se emplearon convenciones de color para diferenciar los de representaciones con valor ritual o simbólico. A este res-
sexos (rojo para los hombres y blanco para las mujeres), pro- pecto, hay que destacar su asociación con estructuras pala-
bablemente adoptadas de Egipto a través de Siria. Existe una cia les y, de modo, particular, con el palacio de Knossos;
gran variedad en la escala y tamaño de las representaciones, aunque se conocen algunos ejemplos en Hagia Triada, que
entre las que se encuentran desde figuras en miniatura hasta qu izás fue la residencia de verano del rey de Phaistos, de
las de tamaño natural. Me los y, sobre todo de la isla de Thera. A propósito de las de-
Por lo que respecta a la temática figurativa, los asuntos coraciones del palacio de Knossos, Cameron plantea la ex is-
representados fueron variados. Entre ellos se encuentran las tencia de una relación argumental entre las representaciones
representaciones extraídas de la naturaleza que reproducen de la s alas oriental y occidental del pa lacio, dentro de un
plantas o animales, muchas veces escenario de una repre- contenido temático centrado en torno a un festival de l cic lo
sentación protagonizada por figuras humanas o divinas. del nacimiento y la regeneración. En el marco de esta línea
También se discute sobre el carácter falsamente naturalista explicativa, el famoso «rey-sacerdote» de Knossos constituye

56
LA CRETA MINOICA Y EL SISTEMA PALACI AL

estudiar sus ruinas, bien conservadas bajo las cenizas. La s


excavaciones arqueológicas que se han practicado en las
últimas décadas en el yacimiento de Akrotiri han permi-
tido conocer un conjunto espléndido de pinturas murales,
entre las que se encuentran el famoso fresco de los boxe-
adores, que es la representación más temprana de la ana-
tomía infantil en el arte oriental, que permaneció sin
paralelos hasta la época helenística (fig . 13). Otro espacio
privilegiado se encuentra en la denominada uCasa Oeste»,
en una de cuyas estancias se conserva un interesante
fresco alojado en una estrecha banda comprendida entre
el techo y las ventanas, que pasa por se r una de la s mi-
niaturas más destacadas de la pintura mural minoica.
Entre los pocos fragmento s conservados puede recono-
cerse parte de una ciudad . En ella puede identificarse un
naufragio, guerreros armados y figuras en actitud más pa-
cifica reunidas en una colina. En otra parte se conservan
restos de un paisaje con plantas exóticas, como palmas y
papiros y algún animal fabuloso, que remite a las compo-
siciones nilóticas. Finalmente, otros restos contienen re-
presentación de barcos impulsados por remos, ricamente

Figura 12. Figura del Rey-sacerdote de Knossos. (Museo de


Heraklion).

una de las figuras más emblemáticas y también más discutidas


a causa de su restauración (fig. 12), ya que, según Niemeier, los
fragmentos empleados para su restitución pertenecen al menos
a tres figuras diferentes.
Por su parte, las escenas con temas marinos se restrin-
gieron a la decoración de suelos. En este sentido, se ha su-
gerido que el famoso Fresco de los Delfines que Evans
relacionó con las dependencias de la reina, estuvo real-
mente en el suelo de una habitación superior. El empleo de
motivos marinos para la decoración de suelos de yeso fue
más tarde adoptado por los micénicos en los palacios de
Tirinto y Pylos.
El fenómeno de difusión de la pintura al fresco desde
Creta a las islas de su área de influencia cultural y hacia
el continente se produjo precisamente durante el período
de los Segundos Palacios, al hilo de la intensificación de
los contactos en esta fase . Las excavaciones en las islas de
Meloso Kea revelan una 11minoización» clara de sus con-
juntos materiales. También el caso de Thera es muy evi-
dente a este respecto; no falta incluso quien destaca el
papel de esta isla como difusora directa hacia el conti-
nente de la moda de la decoración mural, aunque el pro-
blema de los origenes de la pintura al fresco micénica
permanecen aún sin solución satisfactoria . La isla de
Thera, antes de que se produjera la explosión vo lcánica,
fue asiento de una próspera poblac ión fuertemente in-
fluida por Creta. El desastre, como en Pompeya , ha brin-
dado una oportunidad de oro a los arqueólogos para Figura 13. Frescos de los boxeadores de Thera.

57
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

decorados como para tomar parte en una procesión o des- tuna en la etapa anterior. Al fina l del período, el enterramiento
file . La interpretación de este conjunto es difícil pero fas- en larnakes se popularizó en la Creta central y del este. Por lo
cinante, ya que algunos autores opinan que se trata de un que respecta a los pithoi, podían depositarse de lado o de pie
programa pictórico centrado en el tema del mar, tal y sobre su base. Su tamaño variaba considerablemente, de
como sugiere la representación de los famosísimos pes- acuerdo con las dimensiones del cuerpo que iba a albergar. Pa-
cadores que se encuentra en otro ángulo de la misma ha- rece que en muchos casos no se realizaron ex profeso para
bitación. No parece descabellado pensar que nos hallamos usos fúnebres, sino que se reutilizaron vasos de uso domés-
ante la residencia de una rica fam ilia, posiblemente de un tico para estos fines. Este sistema de enterramiento se man-
comerciante con negocios ultra marinos. tuvo durante el Minoico Reciente 1 hasta enrarecerse en el
Además de esta área de expansión en el Egeo, las técni- Minoico Reciente 111. Durante su prolongado período de su uso,
cas pictóricas y los temas desarrollados por las gentes de Creta se hicieron muy populares en el norte y este de la isla.
llegaron a otras zonas más alejadas. Tal es el caso de Avaris, la Dentro de las estructuras funerarias colectivas debemos
capital de los hicsos en el delta del Nilo, donde se han descu- destacar la continuidad de las tumbas de tipo tholos surgidas
bierto escenas con la representación del salto del toro. Tam- en el Minoico Antiguo 1, hasta al menos el Minoico Medio 111.
bién se han descubierto frescos con técnicas minoicas en Esta modalidad se corresponde, en su variedad más simple, con
TelKabri, en Israel. una construcción circular exenta de recios muros de piedra con
una cubierta de tierra y una puerta (fig. 14). Los ejemplares más
complejos pudieron tener una o varias antecámaras.
4. LA ESFERA FUNERARIA: ESTRUCTURAS
Y RITOS

4. 1. Las estructuras funerarias en el período


de los Primeros Palacios

No es fácil realizar un análisis completo sobre la ritualidad


funeraria de esta etapa a partir de la información arqueoló-
gica disponible. Existen estudios de detalle sobre las principa-
les estructuras de enterramiento colectivo, pero para la
valoración de algunos yacimientos importantes sólo poseemos
informes de excavación preliminares. También se echa en
falta un modelo de análisis homogéneo para las necrópolis
que permita efectuar cálculos sobre el número total de en-
terramientos, la edad o el sexo, que permitan extrapolar
datos para un conocimiento más profundo de la sociedad . Figura 14. Tholos de Kamilari, cerca de Hagia Triada.
Estas deficiencias se extienden al ámbito geográfico, ya que
poseemos poca información sobre la zona occidental de Algunos autores han defendido que poseían una bóveda
Creta hasta los inicios del Minoico Reciente 111. realizada en piedra a modo de cubierta, pero J. L. Fitton opina
Hechas estas salvedades, podemos empezar comentando que no existen argumentos suficientemente sólidos para ase-
las estructuras de enterramiento individual. Los tipos más gurar este extremo. Es posible que su cierre se realizara con
utilizados fueron los grandes vasos de arcilla (pithoi ~) y un entramado de madera con cañas y elementos vegeta les o
las cajas de piedra (/arnakes ~) de forma elíptica, que co- con ladrillo cocido. El acceso normalmente se abría hacia el
menzaron a hacerse frecuentes a partir del Minoico Antiguo E y la puerta solía ser bastante pequeña y estrecha, circuns-
111. Aunque se trata de estructuras de enterramiento indivi- tancia que podía entorpecer cada acto de enterramiento, por
dual, no son raros los casos en que contuvieron los restos de lo que no falta quien considera que se trataba de una forma
más de un individuo. Ambos sistemas se han documentado de mantener a los muertos en su lugar.
tanto en necrópolis específicamente destinadas a albergar Las tumbas circulares pueden aparecer aisladas, en gru-
de manera especializada estas estructuras de enterramiento pos de dos o tres, o formando parte de cementerios de mayor
-como las de Esfungaras y Pachiamos-, como asociados a entidad. El conjunto más importante se ha documentado en
edificios sepulcrales colectivos del tipo de las tumbas circu- Archanes (Furn i) (fig . 15). al sur de Knossos, aunque el tipo
lares o las tumbas de cámara. se extendió de manera predominante por todo el sur de la
Durante el Minoico Medio, los larnakes se hicieron más isla . Las estructuras estuvieron en uso durante períodos muy
cortos y más profundos, al tiempo que se fue imponiendo la prolongados, sirviendo de lugar de enterramiento a lo largo
forma rectangular en detrimento de la elíptica que hizo far- de siglos. Así, por ejemplo, las tholoi más tardías de Archa-

58
LA CRETA MINOICA Y EL SISTEMA PALACIAL

muy variada, ya que se conocen inhumaciones en pithoi, lar-


o~
¡:- Recinto de tumbas nakes, ataúdes de madera o, simplemente, depósitos sobre
el suelo de la cámara. Esta modalidad de estructura funera-
ria es particularmente característica del área norte de Creta
y se ratifica en el ámbito oriental de la isla.
Por último, otro tipo de estructura funeraria empleada
durante el período de los Primeros Palacios fueron las llama-
das tumbas-casa, utilizadas desde el período Minoico Anti-
guo 11. Por sus paralelos con la arquitectura doméstica
contemporánea se ha sugerido que esta s tumbas serían la
\j ~ copia de la casa de los vivos, aunque sus cimientos fueron

~
más sólidos que los de las viviendas, en un intento de asegu-
rar su mayor perduración. Algunos ejemplares complejos po-
seen elementos arquitectónicos presentes en edificios
, " T.B principales, tales como pilares interiores, corredores y enlu-
,.
' i cido pintado en los muros. Las tumbas-casa fueron comunes
T.6 . ·- 4
en las zonas noreste y este de la isla. Si ya hemos indicado que
·>~l r sus comienzos se remontan al Minoico Antiguo 11, su uso más
T.3 t
tardío no se prolonga más allá del Minoico Medio 11, aunque
T.C se conoce un ejemplo más moderno en Mochlos (fig. 16), da-
- tado en el Minoico Medio 111.
~
~
o
t::==== 10 20m

OT.D
9i
Figura 15. Planta del cementerio de tholoi de Archanes
(de K. Branigan).

nes fueron construidas en el Minoico Medio IA y algunas ex-


perimentaron hasta seis fases arquitectónicas, hasta su uso
final en el Minoico Reciente lllA. Durante este período será
destacable la presencia de un corredor o pasillo de acceso
(dramas), que introduce semejanzas tipológicas entre las es-
tructuras cretenses de época avanzada y las más antiguas
tholoi de tipo micénico conocidas en la Grecia continental.
Este indicio conduce a algunos autores a defender la hipó-
tesis de que las tholoi micénicas derivan directamente de las
tumbas circulares de Mesara, mientras que otros investiga-
dores -como veremos en el tema siguiente- rechazan la
consistencia de este débito.
Otro tipo de estructura funeraria coincidente con el pe-
ríodo de los Primeros Palacios fueron las tumbas de cámara.
Los ejemplos más antiguos datan del Minoico Medio 11-111 y
llegaron a convertirse en el sistema más común durante el
Minoico Reciente. Se trata de estructuras excavadas en la
roca o el subsuelo, con un pasillo de entrada o dramas, que
cerraba el acceso a la tumba mediante una puerta. El acceso
-stomion- solía ser más estrecho que el dromos y se abría
a una cámara funeraria de planta redonda o rectangular con o 20 40m

una cubierta plana o convexa . Las tumbas de cámara nor-


malmente contenían múltiples enterramientos de inhuma- Figura 16. Planta del cemen terio de tumbas- casa de Mochlos
ción, aunque la forma en que éstos se depositaban podía ser (de Soles).

59
HISTO RIA DE LA CU LTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Por lo que respecta al ritual fúnebre empleado en estas


modalidades de enterramiento colectivo, aunque los restos
óseos se conservan en bastante mal estado a causa del
arrinconamiento de unos cuerpos para el enterramiento de
los siguientes, parece que los cadáveres se disponían con
una orientación E-0, con la cabeza hacia el E. Acompañando
al cuerpo se depositaba el ajuar, integrado por cerámicas,
armas, recipientes de piedra y, ocasionalmente, algún ele-
mento de prestigio susceptible de encarnar el rango del en-
terrado (adornos de oro y sellos) que parece concretarse
únicamente en algunas tumbas circulares de Mochlos y Ar-
o 1 2 i • ' o 1 a 9 'º
chanes. Tras la descomposición del cadáver se producía el
traslado de los restos hacia una zona secundaria de la
tumba, hasta que finalmente sólo se conservaban en ella el
cráneo y algún hueso mayor, procediendo a deshacerse de
las partes restantes del esqueleto. Las excavaciones practi-
cadas en tumbas circulares han evidenciado la realización de
Figura 17. Tumba-templo de Knossos (de Pi et de Jong).
periódicas limpiezas con fuego, ya fueran de finalidad ritual
o profiláctica.
gundo piso, se encontraba una habitación de culto. Tras su
4.2. Las costumbres fúnebres durante el período derrumbe se realizó una refacción que supuso la subdivisión
Neopalacial de la parte norte y oeste en varios compartimentos en los
que se hallaron numerosas inhumaciones. La importante
Se dispone de escasas evidencias funerarias que pue- complejidad de esta estructura ha hecho pensar que podía
dan ser datadas inequívocamente en esta fase de la histo- tratarse de una tumba regia; sin embargo, los ajuares no son
ria cretense. Esta carencia es tan marcada que algunos demasiado ricos. Tampoco la hipótesis de que se trate de un
investigadores han especulado sobre la adopción de ritos santuario parece tener gran fundamento si se considera la
funerarios sin huella en el registro arqueológico, tales como presencia de enterramientos tanto en la cámara del pilar
la exposición de los cuerpos a los elementos o su arrojo al como en la antecámara.
mar. Sin embargo, el conocimiento de los enterramientos de En otras zonas de Creta seguirán utilizándose tumbas
las épocas anterior y posterior a ésta no hace verosímil un construidas en períodos anteriores. Tal es el caso de algunas
cambio tan extremo y repentino en las costumbres fúnebres tumbas-casa de Mochlos o los cementerios de pithoi de Es-
de los minoicos. En cualquier caso y pese al importante des- fungaras y Pachiamos. Con todo, la información más com-
censo del volumen informativo, no puede decirse que no pleta sobre los enterramientos de esta etapa se ha obtenido
existan evidencias correspondientes al período Neopalacial, recientemente en la zona de Poros, cerca de Heraklion. Sus
si bien hay que reconocer que los casos conocidos parecen cámaras subterráneas estaban precedidas por un corto dra-
relacionarse más con la elite que con la gente común . Así, mas o pasillo. La forma de las cámaras era irregular y au-
por ejemplo, en el área de influencia de Knossos se ha do- mentaron sus dimensiones en la medida en que habían de
cumentado la continuidad del enterramiento en tumbas de recibir nuevos enterramientos. Aún cuando las tumbas fue-
cámara construidas en fases anteriores. Los enterramientos ran utilizadas una y otra vez, su contenido no fue revuelto,
de la elite quizás tuvieran lugar en dos estructuras que so- ya que en el momento de ser excavadas contenían cientos de
bresalen por su carácter más extraordinario: la «Tumba del vasos cerámicos, sellos y joyas. Sin embargo, los objetos de
Templo» de Knossos y la llamada «Tumba Real» de lsopata, bronce eran relativamente escasos, por lo que los excavado-
también en la zona de Knossos. La primera fue construida en res de la necrópolis sugieren que pudieron ser saqueadas en
el Minoico Medio 111 B, y reconstruida tras su colapso par- la Antigüedad para la obtención de este metal. No obstante,
cial en el Minoico Reciente 1A. De acuerdo con la descrip- algunos objetos representativos escaparon a esta suerte;
ción realizada en su día por Pini, la estructura tenía dos entre ellos fragmentos de apliques de vasos de bronce, de
pisos. El inferior se conformaba como una cámara rectan- armas y los restos de uno o dos cascos de colmillos de jabalí,
gular excavada en la roca, con el extremo occidental apo- evidencia que supone el hallazgo temprano en Creta de lo
yado sobre un pilar. Los muros estaban revestidos de piedra que se ha considerado que era una invención micénica. En
y el suelo pavimentado con losas. A esta cámara se entraba este sentido, las tumbas de Poros podrían estar presagiando
desde una antecámara con la cubierta soportada por dos pi- las tumbas de guerreros y los enterramientos con bronces
lares más (fig. 17). Sobre el nivel de la antecámara, en un se- que caracterizarán el siguiente período.

60
- - - - - - -- - - - - - - -- - - - - - - - - ----•mru111111m111•nupn11ni1111mmunm1um1111111.,,.,.,..,,.,....,,,,,,_ _ __ _ _ _ _ __

LA CR ETA MINOICA Y EL SISTEMA PALACIAL

5. LAS PRODUCCIONES ARTESANALES Además de la pintura, dentro de las técnicas ornamentales em-
pleadas por estos alfareros se encuentran también la decora-
5.1. La evolución de los estilos cerámicos en la ción de barbotina (---7) -que generalmente adopta en estas
Creta Palacial producciones el aspecto de estrías, perlas o pinchos-, el mol-
deado y las aplicaciones de elementos en altorrelieve de for-
La cerámica constituye, con diferencia, el elemento de la mas variadas (usualmente flores, peces y animales) (fig. 18.2).
cultura material más abundante y representativo de los ya- En cuanto a la sintaxis decorativa, el sistema más di-
cimientos minoicos. Entre las producciones vasculares más fundido ignora cualquier compartimentación del vaso, cu-
características de la Creta de los Primeros Palacios se en- briendo toda su superficie con abundantes motivos que giran
cuentra la conocida como cerámica de Kamares. Esta de- o se quiebran en diversas direcciones.
nominación deriva del nombre de la cueva sagrada existente Desde el punto de vista de su repertorio formal, los per-
cerca de Phaistos donde primero se identificaron estos pro- files más repetidos son las copas, las tinajas de diversos ta-
ductos. Desde la óptica de la tecnología, esta cerámica revela maños con pitorro y varios modelos de jarra . Una serie
un alto nivel, tanto por el cuidadoso tratamiento de leviga- peculiar está integrada por las copas denominadas de «cás-
ción (---7) de los barros, que permite obtener una arcilla muy cara de huevo», a causa de la extrema finura de sus paredes,
depurada, como por el empleo del torno del alfarero por pri- obtenidas mediante el empleo de un molde. En general,
mera vez en la isla. buena parte de la producción refleja un fuerte influjo de los
Desde el punto de vista decorativo, se caracteriza por el recipientes metálicos. Se empleó como vajilla de mesa y
empleo de decoración policroma sobre el fondo oscuro. Los di- como ajuar aplicado a los ritos religiosos.
seños suelen ser abstractos, aunque a veces sugieren motivos La cerámica de Kamares se ha documentado preferen-
vegetales y sobre todo, el empleo muy abundante de las espi- temente en contextos palaciales, por lo que en principio debe
rales y de los trazos curvilíneos (fig. 18.1 ). Su valor ornamen- clasificarse entre las producciones alfareras de lujo. Pese a su
tal reside, por un lado, en el dinamismo de la forma y, por otro, destino a los ambientes palatinos, los artesanos que fabri-
por el apego a la s líneas ondulantes que, aunque repetidas, caban la cerámicas de Kamares no habitaban en el palacio.
dan sensación de algo distinto y original en cada vaso. La pa- J. A. MacGillivray opina que sus centros de fabricación se en-
leta empleada hace uso de los colores rojo, naranja, amarillo contraban en las zonas rurales, ubicando los talleres en las
y blanco, aplicados sobre el fondo oscuro del recipiente, bien cercanías a los recursos de arcilla . De hecho, los análisis ar-
directamente sobre el barro sin colorear o bien sobre un en- queométricos indican que muchas de estas cerámicas pro-
gobe oscuro que presenta ahora un acabado más brillante. ceden de la zona centro-meridional de la isla.

Figura 18. Cerámica de Kamares. 1: copa (Museo de Heraklion). 2: copa con rosetas aplicadas procedente del palacio de Phaistos
(Museo de Heraklion).

61
HISTOR IA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUN DO CLÁSICO

Figura 19. Cerámica de los Segundos Palacios. 1: j arra del «estilo flo ral» procedente del palacio de Phaistos (Museo de Heraklion). 2: vaso
globul ar de «estilo marino » procede nte de Pa laikastro (Museo de Hera kli on).

Estos productos se convierten en testimonio de las re la- como si se agitaran al viento (fig. 19. 1). Los mejores ejem-
ciones de Creta con otros territorios durante la fase de los plares de este nuevo estilo se realizaron con la técnica de
Primeros Palacios. Así, se encuentra en todo el área egea, la «oscuro sobre el fondo claro», esquema decorativo que pro -
costa sirio-palestina y Egipto, donde tenemos constancia in- seguirá hasta el final de la Edad del Bronce.
cluso de la existencia de imitaciones locales. Durante el período Minoico Reciente IB, el estilo floral
A finales del período de los Primeros Palacios el estilo fue sustituido por otros estilos característ icos de la produc-
de Kamares desaparece, aunque siguen predominando du- ción palacial , entre los que se encuentran el est ilo marino, el
rante algún tiempo más las series cerámicas con decoración est il o abst racto y geométrico y el estilo alternativo. El es-
en blanco sobre oscuro, si bien se trata de productos más tilo marino encuentra su inspiración en elementos del medio
toscos y de peor acabado. que le da nombre, tales como anímales ma rinos, rocas y con-
La cerámica que caracteriza la etapa de los Segundos chas. Dentro de las criaturas acuáticas quizás la más emble-
Palacios muestra un nuevo interés por el natural ismo. La mática sea el pulpo, elegido muchas veces como elemento
transición del estilo «claro sobre el fondo oscuro» vigente du- decorativo principal agitando sinuosamente sus tentáculos
rante la fase anterior, al «Oscuro sobre el fondo claro» que a lo largo de toda la superficie del vaso (fig. 19. 2). Por su
predomina en el período Neopalacial se hizo gradualmente y parte, el estilo abstracto y geométrico hizo uso de una serie
el nuevo estilo dio oport un idad a esquemas decorativos muy de motivos propios del repertorio mino ico sometidos a un
va riados inspirados en las plantas, las flores y el mundo ma- alargamiento y deformación característicos, en tanto que el
rino . Durante el Minoico Reciente IA se puso en boga el de- estilo alternativo emplea los mismos motivos en un orden al -
nominado esti lo floral , que supuso la invasión de los vasos ternante. Estos elementos suelen estar insp irados en el
con motivos vegetales entre los cua les destacan los ram ille- mundo veg eta l o son extraídos del repertorio de los símbo-
tes de juncos, las roseta s y las bandas foliadas, en ocasiones los re ligiosos (dobles hachas, lazos sagrados, escudos en ocho
de carácter muy naturali sta e impregnados de movimiento, o cabezas de toro) . La s formas más repetidas por los alfare -

62
LA CRETA MINOICA Y EL SISTEMA PALACI AL

ros fueron los recipientes cerrados, generalmente de buen


tamaño, con perfiles de jarras, ritones e imitaciones de los
alabastrones egipcios. La exportación de los vasos de esta fase
muestra el aprecio de que gozaron las fábricas minoicas fuera
de la isla durante el Bronce Reciente, ya que se han documen-
tado en todo el Mediterráneo Oriental y Egipto, aunque en mu-
chos casos se trata de imitaciones.
Además de estos estilos reconocidos dentro de las pro-
ducciones de lujo, existieron otras producciones menos cui-
dadas, destinadas a un uso más funcional en la cocina o el
almacén . Entre estas últimas podemos destacar los grandes
pithoi de almacenaje, decorados con pintura o con aplica-
ciones plásticas en forma de medallones y banda s. Se em-
plearon como contenedores de alimentos sólidos (granos,
legumbres ...) o líquidos (aceite, vino o agua).
Fi gura 20. Grupo en bronce qu e representa el salto del toro
5.2. La plástica minoica (Briti sh Museum) .

La escultura de gran formato no constituye una ex-


presión cultural propia del mundo minoico, a diferencia de lo British Museum (fig. 20). Estas figurillas de bronce se reali-
que sucede en las culturas contemporáneas del Próximo zaron por el procedimiento de la cera perdida (---¿)y suelen
Oriente Antiguo y Egipto. Esta importante ausencia ha lla- presentar en la superficie abundantes rebabas y poros, pro-
mado la atención de muchos investigadores, algunos de los bablemente porque la aleación era pobre en estaño y no flu ía
cuales se preguntan si se trata de un hecho derivado de la bien dentro del molde. También se conocen piezas talladas en
falta accidental de hallazgos o si debe ponerse en relación marfil, como el conocido saltador de toros procedente del
con la naturaleza poco apta de la materia prima cretense palacio de Knossos.
para la talla de gran escultura. No parece que ninguna de Otro material empleado para la realización de pequeñas
estas hipótesis explique realmente esta carencia, ya que, por figurillas es la fayenza. Se trata de una técnica posiblemente
un lado, las múltiples excavaciones habrían sacado a la lu z adoptada de Egipto e introducida en Creta en el período de
algún material de esta índole si existiera y, por otro, se co- los Primeros Palacios. Consiste en la aplicación sobre un ob-
nocen esculturas del siglo VII a. C. realizadas en piedra local. jeto fabricado en arcilla silícea, de una película vítrea con-
A este respecto, no debe dejar de valorarse la existencia de seguida mediante el calentamiento de cristales de cuarzo
una escultura en madera que no ha sobrevivido. De su exis- machacados. Su color, normalmente azul, deriva de la pre-
tencia tenemos algún indicio, como el hallazgo por Evans en sencia de óxido de cobre. El conocido como Mosaico de la
Knossos de fragmentos de soportes para estatua s de tamaño Ciudad, es un conjunto de pequeñas placas que representan
casi natural. Sin embargo, ésta parece haber sido la escala viviendas de una ciudad y formaban parte de una composi-
elegida por los artistas minoicos para expresarse, tal y como ción que mostraba una ciudad desde el mar, con hombres ar-
ratifican las representaciones pictóricas, que rara vez supe-
ran las dimensiones naturales.
Una de las producciones más características fueron las
figuritas de terracota o metal, realizadas como ofrendas
para los santuarios o para los contextos funerarios. Durante
el período de los Primeros Palacios son frecuentes las f iguri-
llas de arcilla pintadas en blanco sobre negro, con algunos
detalles en rojo. En su mayor parte, se trata de figurillas re-
presentadas en pie, en actitud de adoración, aunque tam-
bién se conocen figurillas sedentes y pequeños grupos. Se
trata de toscos esquemas antropomorfos o zoomorfos.
Durante el período de los Segundos Palacios se fueron
haciendo cada vez más frecuentes las figurillas fundidas en
bronce, plata o plomo. Se trata de adoradores o animales,
aunque se conocen representaciones más elaboradas, como
un grupo que escenifica el salto del toro, conservado en el Figura 21. Placas de fayenza del «Mosaico de la Ciudad».

63
HISTORIA DE LA CU LTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

mados y otros nadando. Este maravilloso conjunto, fechado


en época de los Primeros Palacios, apareció en Knossos y
ofrece información acerca del aspecto que mostraban las
fachadas de las casas ordinarias de una ciudad (fig. 21), la
distribución y características de los vanos y las técnicas em-
pleadas en su construcción. También en fayenza se realiza-
ron durante la fase de los Segundos Palacios las figurillas
que suelen denominarse «diosas de las serpientes», halladas
en Knossos. Se conocen tres piezas, de las que dos están
perfectamente conservadas (fig. 22). Ambas reproducen un
modelo simi lar de figura femenina, vestida con una falda
acampanada o de volantes y un ajustado corpiño que deja
el pecho al descubierto. Un a de ellas muestra el cuerpo ro-
deado por tres reptiles que ascienden por el pecho y se en-
roscan en los brazos, en tanto que la segunda blande sendas
serpientes.

Figura 23. Vasos rituales en piedra. 1: rhyto n de cristal de roca


procedente de Ka to Zakro (Museo de Herak.lion). 2: rhyton de
clorita procedente de Kato Zakro (Museo de Herak.lion) .

Durante el período de los Segundos Palacios se siguen


produciendo vasos de piedra, que alcanzan ahora gran ele-
gancia y un cuidado trabajo en relieve. Dentro de la categoría
de los vasos rituales se conocen ejemplares ciertamente es-
pléndidos, como el conjunto procedente de Kato Zakro, entre
los que destacan piezas realizadas en cristal de roca (fig. 23.1 ).
En un rhyton (---7) tallado en clorita(---7) se representa un edi-
ficio construido en un paisaje rocoso con varias cabras reto-
zando sobre su tejado (fig. 23 .2). También alcanzan sus más
altas calidades plásticas los vasos con forma de cabeza de
león o toro (fig . 24). Su empleo en los actos rituales resulta
difícil de reconstruir. Se piensa que las formas cónicas pu-
dieron usarse para llenar de líquido recipien tes más peque-
Figura 22. Diosas de las serpientes de Knossos (Museo de Heraklion). ños, en tanto que otros objetos pudieron emplearse para ro-
ciar, aunque algunos autores proponen que estas piezas
también se usarían en banquetes.
5.3. El trabajo de la piedra: producciones En cuanto al arte de tallar sellos, durante el período de
vasculares y glíptica los Primeros Palacios comienzan a trabajarse las piedras du-
ras -como el jaspe verde, el cristal de roca, el ágata, la ama-
Pese a la ausencia de una escultura monumental en pie- tista, etc.-, así como a aplicarse nuevas técnicas de talla que
dra, existieron artífices en Creta altamente especializados en implicaban el uso de taladros rotatorios y muelas para reba-
el trabajo de la piedra aplicado a la talla de vasos y al minu- jar. Los sellos con forma de animal, que habían gozado de
cioso arte de los sellos. popularidad durante el Minoico Antiguo, ahora se enrarecen.
Los vasos de piedra formaban parte del ajuar de los pa- Serán más frecuentes los prismas de tres y cuatro caras, así
lacios y las casas desde la época de los Primeros Palacios. Se como los sellos discoidales atravesados por dos agujeros por
explotaba una importante variedad de piedras, mostrando los que se pasaba un hilo. La superficie de sellado comienzan
preferencia por las que resultaban más fáciles de trabajar. a hacerse convexas para conseguir improntas más claras so-
Sus formas más difundidas fueron las tazas, los cuencos y bre la arcilla . Los motivos figurados se hacen más comunes,
las lámparas. Dentro de los cuencos fue muy popular la va- apareciendo la figura humana, varios tipos de animales, in-
riedad conocida como de «nido de ave», llamado así por su sectos y pájaros. También se incorporan animales fabulosos
característica forma. como la esfinge y el grifo. Mallia es el lugar donde se han ha-

64
LA CRETA MINOICA Y EL SISTEMA PALACIAL

progreso de la técnica de la soldadura que permite obtener


piezas de esta calidad . Otros obj etos de la misma fase perte-
necen al llamado Tesoro de Egina, actualmente conservado
en el British Museum. Aunque hallado en Egina y probable-
mente realizado allí, no existen muchas duda s sobre el ori-
gen cretense de los artífices que realizaro n las piezas. Técni-
camente, se trata piezas sencilla s sin granulado y con muy
escaso uso de la filigrana, entre las que figuran cuatro ele-
mentos que se interpretan como pendientes, quizás de uso
f unerario, así como un colgante que representa un «Señor de
los animales» asido a dos gansos por el cuello y que descan-
sa sobre dos flores de loto que coronan el perfil de un barco
es ti 1izado.

Figura 24. Rhy ton en forma de cabeza de toro proceden te del


palacio pequeño de Knossos (Museo de Heraklion).
Fi gura 25. Colgante de Mallia (Museo de Heraklion).

liado los mejores ejemplares del período Protopalacial, con


magníficas piezas talladas en esteatita. Durante el período de los Segundos Palacios la joyería
Durante los Segundos Palacios prosigue el empleo de se caracteriza por la reutilización de materiales. Pese al des-
piedras semipreciosas para la fabricación de sellos y se re- censo de evidencias en contexto funerario pertenec ientes a
fuerza el predominio de piezas con la superfic ie de sellado esta etapa, los enterramientos de Poros han producido algu-
convexa. Desde el punto de vista de las formas, se imponen nos conjuntos ilustrativos de este arte, formados por pen-
los sellos lenticulares, almendrados y rectangulares. Entre los dientes, colgantes y adornos de oro, plata, piedras semipre-
diseños se encuentran figuras humanas en actitud de caza o ciosas, fayenza y cri stal de roca. Dentro de las evi dencias de
participando en actos rituales. También se representan an i- esta fase debemos considerar también un conjunto proce-
males tales como toros, leones, cabras y ciervos. No faltan dente de la Cueva de Archalochori, en la Creta central, entre
entre los mejores ejemplares aquellos que reproducen ela- el que se encuentra una serie de dobles hachas en miniatu-
boradas escenas rituales. ra con decoración incisa.

5.4. La joyería minoica


6. EL HUNDIMIENTO DEL SISTEMA PALACIAL
La joyería no se prodigó durante el período de los Pri- Y LA uCONTINENTALIZACIÓNn DE LA CULTURA
meros Palacios, si bien se conocen algunos ejemplos proce- MATERIAL CRETENSE
dentes de Mallia que representan los avances técnicos y ar-
tísticos de ese momento, como es el caso del célebre Hacia el 1450-1430 a. C. se produjeron una serie de des-
colgante de Mallia con dos abejas afrontadas, sosteniendo trucciones que afectaron a la mayor parte de los centros mi-
entre sus patas un panal y de las que penden tres pequeños noicos. Todos los palacios, salvo Knossos, fueron destruidos,
circulitos (fig. 25). Estas piezas evidencian el empleo de las y, con ellos, otros asentamientos de menor entidad con sus
técnicas de la filigrana (---7) y el granulado (---7) , así como el edificios más representativos. Muchos lugares se abandona-

65
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

ron tras esta oleada de destrucción, si bien algunos fueron 6.1. Elementos culturales del Período
después repoblados; pese a todo, el paisaje minoico nunca Monopalacial
más volvió a recuperarse.
Los investigadores se preguntan sobre las causas de es- Durante la nueva fase vamos a encontrar tanto elemen -
tas destrucciones y por las razones que salvaron el palacio de tos de continuidad como de cambio en las manifestaciones
Knossos, aún cuando varias partes de la ciudad circundante culturales de la isla. Tras la destrucción, muchos lugares se
sí fueron arrasadas. Las causas que se barajan responden a abandonaron y otros experimentaron una fuerte contracción
hechos de doble naturaleza. Por un lado, se manejan expli- demográfica. La caracterización arqueológica del Minoico Re-
caciones basadas en cataclismos naturales, y, por otro, las ciente 11 es difícil, ya que se trata de un momento bastante
provocadas por la mano del hombre. mal conocido. Uno de los fósiles directores para la identifica-
Entre las primeras, el motivo más recurrente es un te- ción de contextos pertenecientes a esta época es la llamada
rremoto, si bien la gran extensión de la destrucción hace du- copa Efirea, una copa de beber con dos asas característica de
dar que fuera ésta la única causa, al tiempo que existen lu- la cultura material del continente. A partir del Minoico Re-
gares que escaparon «milagrosamente» a la devastación, ciente 111A1, la copa Efirea fue reemplazada por una taza con
como Knossos o Kommos. Dentro de estos desastres natura- una so la asa . Por lo que respecta a los estilos decorativos, el
les, la hipótesis que ha gozado de mayor número de segui- nuevo período se identifica con la imposición del conocido
dores fue el estallido volcá ni co de la isla de Thera que se pro- como estilo del Palacio, producción en la que se incluyen ja-
duciria a fines del siglo XVI o inicios del XV a. C., pero las rras y tinajas de gran tamaño. Sus motivos decorativos inclu -
dataciones obtenidas por Manning con métodos arqueomé- yen elementos florales, abstractos, geométricos y marinos so-
tricos situ arían este episodio en el sig lo XVII a. C. metidos a una gran estilización (fig. 26).
Entre las segundas, se ha sugerido que los agentes de la Desde el Minoico Reciente 111 A se encuentran en la is-
devastación pudieran ser los mismos habitantes de Knossos la edificaciones que combinan rasgos de la tradición minoi-
o los micénicos del continente. En el primer caso, es difícil
saber si el palacio de Knossos fue ocupado por un grupo ri-
va l que devastó los restantes centros de la isla, o si se pro -
dujo una rebelión que obligó al palacio a causar las destruc-
ciones de los otros centros. Si fueron los micénicos los
responsables, es posible pensar que se beneficiaron de un de-
sastre natural para tomar Knossos como su centro de opera-
ciones. Esto explicaría la «micenizaciónn o «continentaliza-
ciónn de Creta a partir del Minoico Reciente 111. Dentro de
este nudo argumental cabria concluir la posible combinación
de diversos factores, ya que los procesos de destrucción pa-
recen haberse escalonado a lo largo de una década .
Lo que si es seguro es que, tras las destrucciones, sólo
Knossos resurge como un floreciente centro que controla ca-
si toda la isla, como también es indudable que, en el mo-
mento de su destrucción final datada hacia el 1375- 1350 a.
C., se encontraba bajo el control micénico, tal y como se de-
duce del hecho de que el lenguaje administrativo de esta fa-
se final fuese ya griego (tabletas en Lineal B).
La etapa comprendida entre el Minoico Reciente 11 y el
Minoico Reciente lllA2 se suele denominar Período Mono-
palacial (1450-1375 a. C.), en clara alusión a la existencia
de Knossos como único superviviente del sistema palacial
cretense . Fitton opina que, aunque el poder político en Cre-
ta entre el Minoico Reciente 11 y11 1se hallara en manos mi-
cénicas, inicialmente los micénicos habrían representado só-
lo una pequeña parte de la población. Sigue diciendo este
mismo autor que la imposición de las costumbres micénicas
sobre la vieja cultura minoica fue atemperada por el largo
periodo de contactos previos entre la Argólida y Creta du- Figura 26. Jarra del «estilo del Palacio» procedente de Poros
rante la fase de los Segundos Palacios. (Museo de Heraklion).

66
LA CRETA MINOICA Y EL SISTEMA PA LACIAL

ca con aspectos genuinamente micénicos. Así en La Canea blanca, labios rojos y ojos perfilados en negro, con un vesti-
encontramos una sala con un gran hogar central compara- do que muestra el nudo sagrado atado tras su cuello.
ble al del palacio de Pylos. Este lugar adqu iere importancia La escena del salto del toro de Knossos es uno de los
en el mapa político de la isla, tal y como demuestra el ha- frescos cretenses más famosos y combina lo más represen-
llazgo de inscripciones en Linea l B sobre ja rras. Algunos au- tativo de los géneros de la pintura mural minoica, ya que
tores piensan que La Canea pudo ser un asentamiento saté - por un lado presenta dotes de observación de la naturale-
lite de Knossos. za, junto a un tema de probable significado religioso o ri-
Por lo que respecta a la pintura mural, casi todas las tual (fig. 28). El gran toro se representa con las cuatro pa-
evidencias se concentran en Knossos y Hagia Triada . En el tas fuera de la tierra y el cuerpo estirado, en lo que
palacio de Knossos, junto a las composiciones de la etapa constituye una convención para expresar la furia de la car-
anterior aparecen otras pinturas características de la nueva ga del animal. El pintor ha distorsionado el tamaño del to-
fase. Entre éstas mencionaremos los frescos procesionales ro para enfatizar su poder.
del corredor de entrada al ala oeste del palacio o el frag- Otros frescos de esta fase son los que adornan el lla-
mento que contiene la figura femenina conocida como «la mado 1<Salón del Trono» de Knossos, en el que el presunto
Parisina» (fig. 27), que representa una muchacha de piel trono aparece flanqueado por grifos. También entre las
pinturas más conocidas de la época se encuentra el sarcó-
fago de Hagia Triad a (fig. 29). hallado en una tumba en las
proximidades de este núcleo. El sarcófago realizado en pie-
dra se revistió con una capa de yeso, sobre la que se re-
presentó. una escena que parece de temática religiosa,
aunque su interpretación resulta compleja. Desde el pun-
to de vista estilístico, estas pinturas muestran algunos pa-
ralelos con las decoraciones tardías de Knossos y con al-
gunos ejemplos del continente. En una de las caras un toro
está depositado sobre una mesa de sacrificio y su sangre se
recoge en un contenedor situado en el suelo, debajo de la
mesa, mientras un posible sacerdote vest ido con una piel
de animal realiza un acto lustral frente a un altar y una
figura masculina tañe la doble flauta detrás. En la otra ca-
ra se muestra el vert ido de un líquido dentro de un bol si-
tuado entre dos postes coronados por la doble hacha,
mientras tres hombres portan las representaciones de dos
toros y una barca hacia una figura estante situada ante un
edificio. Algunos autores piensan que esta figura puede re -
presentar el espíritu del difunto asistiendo a las ceremo-
nias destinadas a orientar su discurrir por los mundos sub-
terráneos. A este respecto, resulta posible defender la
relación del sacrificio del toro también como parte de un
ritual funerario.
Otro elemento cultural característico del período que es-
tamos comentando será la incorporación de nuevos tipos de
estructura funeraria, tales como las típicas tumbas de cá-
mara micénicas con un largo dromos. Solían contener tres o
cuatro enterramientos, por lo que se presume que se trate
de tumbas familiares, en contraste con las mucho más gran-
des y 11pobladaS1> tumbas colectivas de etapas anteriores.
Ta mbién son características de este momento las llamadas
11tumbas de guerrero», en las que se disponía el armamento
personal -ca scos, espadas y lanzas- de individuos de alto
status, así como vasos de bronce y recipientes cerámicos
idénticos a los que por entonces se empleaban en la Grecia
Figura 27 . Fresco de «la Parisina», Palacio de Knossos continental. La decoración de las espadas revela, además,
(Museo de Heraklion) . contactos evidentes con la Argólida.

67
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Figura 28. Fresco del salto del toro, Knossos (Museo de Heraklion).

Figura 29. Sa rcófago de Hagia Tri a da. (Museo de Herakl ion) .

68
- - ----------------------------·-·-·"'"--'"'

LA CRETA MINOICA Y EL SISTEMA PALACI AL

7. CRETA POSTPALACIAL durante el período Postpalacial. Entre ellos se encuentran


La Canea, ciudad situada en la zona occidental de la isla,
Tras la caída definitiva de Knossos, en torno al 1375 o que pudo funcionar como puerto para las nuevas rutas de
1350 a. C., Creta pierde la posic ión preeminente que osten- larga distancia ente el Mediterráneo central y oriental. Unos
tó desde el Bronce Medio. La destrucción del palacio a cau- fragmentos de tablillas de Lineal By sellos testimonian el
sa de un violento incendio pudo deberse a varios agentes. En ejercicio de funciones administrativas en La Canea, que se
este sentido, podría haber sido obra de un príncipe micénico convirtió en la capital de Creta tras la destrucción de Knos-
receloso del dominio de Knossos en el Egeo, o bien deberse sos. También Kommos, se benefició de la expansión de las
a un a sublevació n de pobl aciones minoicas. rutas med iterráneas. Por aquel tiempo es posible que más
Sobre el 1200 a. C. se registran una serie de movimien- micénicos se hubieran ido a vivir a Creta atraídos por sus
tos de pueblos en el Mediterráneo Oriental que ponen fin a recursos. Su presencia puede deducirse, una vez más, por los
la Edad del Bronce. Por esta época muchos centros fueron t ipos de enterramiento, que siguen manteniendo la influen -
abandonados o destruidos como sucedió también en el con- cia micénica. Tras el colapso del mundo micénico, durante la
tinente griego. Las tablillas de Lin ea l B de Knossos ofrecen Ed ad Oscura, Creta mantuvo una prosperidad superior a la
datos sobre los lu gares que mantuvieron cierta importancia de otras regiones. •

LECTURAS RECOMENDADAS dizar en los recursos decorativos y sus posibles fuentes de inspira-
ción puede consultarse el artículo de K. P. Foster (1989): «Transla-
Como trabajos generales donde se analiza el mundo minoico tions into Clay: lnspiration and lmitation in Minoan Potte ry,» en P. E.
en el trasfondo de la Ed ad del Bronce en el Egeo podemos destacar McGovern, M. D. Notis, y W. D. Kingery (ed s.), Ceramics and Civiliza-
la obra traducida al castell ano de O. Di ckinso n (2000): La Edad del tion IV: Cross-Craft and Cross-Cultural lnteractions in Ceramics, Wes-
Bronce Egea, Madrid, aunque contiene datos que han sido revisados terville, pp.31-44. Un buen trabajo de conjunto sobre los materiales
en un trabajo colectivo más reciente coordinado por C. W. Shelmer- de Knossos ha sido ed itado recientemente por N. Momigliano (ed .)
dine (ed.) (2008): TheAegean BronzeAge, Cambridge. Con un enfo- (2007) : Knossos Pottery Handbook: Neolithic and Bronze Age (Mino-
que eminentemente artístico pero muy bien ilustrado, mencionamos an}, British School of Athens, Studies Series 14, London . Por úl ti mo,
la obra de J. C. Poursat (2008): L'Art Égéen. 1. Gri:ce, Cyclades, Cri:- recomendamos un artículo que aborda el análisis de la cerámica co -
te, París. Específicamente centrado en la Creta minoica y, por tanto, mo indicador de ca mbios económicos: A. Van de Moortel (2002):
en el tema que estudiamos, está el libro de J. L. Fitton (2002): Mi- «Pottery as a barometer of economic change: from the Protopa lacial
noans, London, que ofrece una interesante visión global. to the Neopalacial society in Centra l Crete», en Y. Hamilakis: Labyrinth
Con carácter más especializado sobre cuestiones concretas revisited. Rethinking Minoan Archaeology, Exeter, pp.1 89-211.
rea liza mos las siguientes recomendaciones: sobre la arquitectura Sobre el t rabajo del metal puede verse K. Bra nigan (1974): Ae-
palacial pueden verse los trabajos contenidos en R. Hagg y N. Ma- gean Metalwork of the Early and Middle Bronze Age, Oxford. Las apli-
ri natos (eds.) (1987): The Function ofthe Minoon Paloces, Procee- caciones de la fayenza están estudiadas de manera monográfica en
dings of the Forth lnternational Symposium at the Swedish lnstitu - K. P. Foster (1979) : Aegean Fai'en ce of the Bronze Age, New Haven .
te in Athens, Stockholm y los estudios específicos de G. Cadogan Sobre la glíptica y su empleo ad ministrativo puede verse el trabajo
(1976) : Palaces of Minoan Crete y de J. W. Graham (1987): The po- editado por T.G . Pa laima (1990) : Aegean sea Is, Sealing and Adminis-
laces of Crete, Princeton (2.' ed.). Un conjunto de estudios más re- tration (Aegaeum 5), Liege.
cientes sobre el palacio de Knossos se encuentra en el libro editado
por G. Cadogan, E. Hatzaki y A. Vasilakis (2004): Knossos: Palace, City,
State, (British School at Athens. Studies Series 12), London. PALABRAS CLAVE
Para el estudio de los aspectos funerarios remitimos a la obra de
K. Branigan (1993) : Dancing with death. Life and Death in Southern Creta en la Edad del Bronce. Sociedad palacial. Prime ros Pala-
Crete c. 3000 - 2000 B. C., Amsterdam, así como a un conj unto de cios. Segundos Palacios. Ciudades mino icas. Pintura minoica. Cos-
trabajos más recientes editados por el mismo autor: K. Branigan (ed.) tumbres funeraria s minoicas. Artesanías minoicas en ce rám ica, pie-
(1998): Cemetery and Society in The Aegean Bronze Age, Sheffield. dra y metal.
Tamb ién contiene trabajos interesantes el libro editado por R. Laffi-
neur (ed.) (1987) : Thanatos: Les coutumes funéraires en Égée al'Age
du Bronze (Aegaeum 1) Liege. GLOSARIO
Sobre las pinturas murales minoicas es fundamental el trabajo de
S.A. lmmerwahr (1990): Aegean Painting in the Bronze Age, Pennsyl- Barbotina. Barro en estado sem i liquido o viscoso que se emplea pa-
vania. Puede ve rse también el cap. 3 del libro de M.S. F. Hood (1978): ra rea lizar aplicaciones decorativas sobre la superficie de la ce-
The arts in Prehistoric Greece, Harmondsworth y la monografia exce- rámica .
lentemente ilustrada sobre las pinturas de Thera de C. Doumas (1992): Cera perdida. Procedim iento para realizar figuras en bronce, que
The wa/1-paintings ofThera, Athens. consiste en la realización de un modelo en cera de la figura
La cerámica cuenta con un estudio de conjunto de P. P. Betan- que se recubre cuidadosamente con barro o pasta de yeso. Una
court (1985): The history of Minoan Pottery, Princeton y una recopi- vez seco, se practica un orificio en la parte superior y otro en
lación de aná lisis de diversos autores recogidos en R. Laffineur y P. P. la inferior de este recubrimiento, verti éndose por el primero la
Betancourt (eds.) (1997) : TEXNH: Craftsmen, Craftswomen and Crafts- colada de bronce. Ya enfriado el metal, se fractura el molde y
manship in the Aegean Bronze Age (Aegaeum 76} Liege. Para profun- se obtiene la figura.

69
HISTOR IA DE lA CU LTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

Clorita. Roca blanda de color verdoso oscuro empleada en el mun - Lustral. Rela tivo a las ceremo nias rituales de purificación .
do minoico para la realización de vasos tallados. Ortostato. Bloque monolítico de piedra dispuesto verticalmente.
Doble hacha. La doble hacha se designó en la Antigüedad con el Paradigma. Modelo explicativo que se establece como una norma .
término de origen lidio labrys, con el griego TCeAeKU~(pelekis) Pithos. (pi. pitho1). Recipiente cerá mico de gran tamaño. Su uso pri -
y el latino bipennis. Se trata de un hacha de doble filo, de la mario fue el de contenedor de productos sólidos o liquidas, pe-
que existen representaciones remontab les al Paleolítico y Neo- ro también se empleó en contextos fune rarios como receptácu -
lítico, a menudo asociadas con el culto a la Gran Diosa y a di- lo para los restos humanos.
vinidades telúricas similares que pertenecían a las culturas Rhyton. (pi . rytha) . Vasija habitua lmente de forma alargada, que
más primitivas. Desde el punto de vista funcional, la doble ha - puede presentar desarrollos forma les más complejos, como pró-
cha se empleaba en el sacrificio cretense del toro, por lo que, tomos de animales. Suele asociarse a ambientes de cu lto o ce-
aunque se trata objetivamente de un arma, dentro de la cul - remon ia como objeto de libación .
tura egea adquiere una dimensión más simbólica que enlaza Tholos. (pi. tholoi). Construcción funeraria de planta circular reali-
con la ideolog ía y el cu lto religioso . zada en piedra .
Filigrana. Técnica de joyería que trabaja soldando a la base metáli-
ca hilos de oro o plata.
Granulado. Técn ica de joyería que trabaja soldando a la base metá- BIBLIOGRAFÍA
lica pequeños gránulos esferoides de oro o plata .
Hipóstila. Dícese de la sala o ambiente cuya cubierta está sustenta- BRANIGAN, K. (ed.) (1998) : Cemetery and Society in The Aegean Bro n-
da sobre columnas o pi lares. ze Age, Sheffield.
Koiné. Estilo o lenguaje representativo común. - (ed .) (2001): Urbanism in the Aegean Age, Sheffield.
Larnax. (pi. larnakes) . Caja de piedra o terracota genera lmente de CADOGAN, G., HATZAKI, E. y VASllAKIS, A. (2004): Knossos: Palace, City,
uso funerario. State, (British School at Athens. Stud ies Series 12). London.
Levigación. Sistema de depu ración consistente en desleir el barro DICKINSON, O. (2000): La Edad del Bronce. Egea, Madrid.
en agua para separa r las partícu las pesadas. F1rroN, J. L. (2002): Minoans, London.
Lineal A. Sistema de escritura silábico, aún sin descifrar, que co- Gu 1RAL, C. y ZARZALEJOS, M. (2003): Arqueologia (/). Arqueologia de
mienza a emplearse en la etapa final de los Primeros Palacios, Egipto y del Próximo Oriente, Arqueologia del Egeo, Arqueologia
en convivencia con el sistema jeroglífico, y que se generaliza de Grecia, UNED, Madrid.
durante los Segundos Palacios. Aunque se conoce a través de IMMERWAHR, S. A. (1990): Aegean Pointing in the Bronze Age, Pennsyl-
algunas tablillas de barro, no parece que éste fuera el soporte vania.
mejor adaptado a este formato de escritura que debió realizar- LAFFINEUR, R. y BETANCOURT, P. P. (eds.) (1997 ): TEXN H: Craftsmen,
se sobre materiales blandos no conservados. Craftswomen ond Croftsmanship in the Aegean Bronze Age (Ae-
Lin eal B. Sistema de escritura descifrado en 1952 por M. Ventris, gaeum 16) Liege.
que se articula en signos fonéticos e ideogramas dispuestos de MOMIGLIANO, N. (ed .) (2007): Knossos Pottery Hondbook: Neolithic and
izquierda a derecha. Se interpreta como el sistema de escritu- Bronze Age (Minoan}, (British School of Athens, Studies Series
ra más antiguo empleado para transcribir la lengua griega. Se 14). London.
conoce a través de numerosas tablillas de barro cuya función PouRSAT, J. C. (2008): L'Art Égéen 7. Grece, Cyclades, Cretejusqu 'ou
era el registro administrativo de las actividades que se real iza- milieu du lle. Millénaire av. J. C., Paris.
ban en el palacio (compras, ventas o entregas de materias pri- SHELMERDINE, C. W. (ed.) (2008 ): The Aegean Bronze Age, Cambridge.
mas, an imales, esclavos o productos manufacturados a otros TREUIL, R. ET ALll (1992): Las civilizaciones Egeas del Neolitico y la Edad
palacios o a particu lares; ofrendas religiosas, etc.). del Bronce, Barcelona.

70
Tema 3

LA CULTURA MICÉNICA

Mar Zarzalejos Prieto

Guion-esquema de contenidos
1. El Período de las Tumbas de Fosa y la formación del mundo micénico
2. Arquitectura y obras públicas
2.1 . Las ciudades fortificadas : edilicia y recursos defensivos
2.2. Los pa lacios micénicos. Orígenes y estructura constructiva
2.3. La arquitectura doméstica
2.4. Las obras públicas. Obras de drenaje y vías de comunicación
3. Los programas ornamentales: la pintura mural
4. La Arqueología de la muerte en Micenas
4.1 . Estructuras mortuorias: las tumbas de cámara y los tholoi
4.2. Rituales fúnebres
4.3. Una lectura de las práctica s funerarias en clave social
5. Las producciones artesanales
5.1 . La cerámica micénica . Herencias y aportaciones
5.2. Otros elementos de la cultura material micénica
5.1.1. La plástica y la coroplastia
5.2.2. El armamento
5.2.3. La orfebrería
5.2.4. La glíptica
5.2 .5. La eboraria
6. El colapso del sistema palacial. Testimonios arqueológicos e interpretación
Lecturas recomendadas
Palabras clave
Glosario
Bibliografía

INTRODUCCIÓN manejado para explicar el hundimiento del sistema palacial en


el continente.
Este tema analiza el desarrol lo del sistema palacial en el conti- Por tanto, los obj etivos de aprend izaje que deberán lo-
nente, que cuenta con un modelo diferente en el plano urba- grarse con el estudio de este tema son los sigu ientes:
nístico y arquitectónico al que se ha estudiado en la isla de Cre- El estudiante poseerá una visión global del progreso
ta. Se insistirá en la explicación de estas cuestiones así como en histórico que se produce en Grecia continental entre
la caracterización de una cultura material con débitos minoicos los siglos XVII y XIII a. C., aprehendida a partir de los
pero con una indudable personalidad propia. Una parte sustan- elementos de la cultura material .
cial de la lección se centra en el estudio de los programas cons- Conocerá las claves arqueológicas que explican el
tructivos, ya sea en su vertiente militar, como en la palacial y la surgimiento de la sociedad palacia l en el continente
doméstica. Se contempla, asimismo, una referencia a las obras griego.
públicas, introduciendo así un asunto de carácter propiamente Sabrá reconocer las técnicas edilicias propias de las
arqueológico y genera lmente poco tratado en los manuales al construcciones defensivas micénicas y las funciones
uso. Tras una síntesis sobre los rasgos caracterizadores de la de cada tipo de estructura.
cu ltura material micén ica concretados a través de sus diversas Entenderá los problemas interpretativos que se ciernen
manifestaciones, se expondrán las diversas teorías que se han sobre el origen de los palacios micénicos y conocerá su

71
HISTOR IA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

constit ución arquitectónica y sus fórmulas edil icias y


decorativas, a partir de los edificios arqueológicamen-
te mejor conocidos.
Conocerá la t ipología y constitución de las estructuras
y ritos funerarios micén icos.
Sabrá identificar las diferentes categorías artesana-
les que caracterizan la producción de la cultura mi-
cénica, ubicándolas en su contexto temporal y des-
cribiéndolas de manera adecuada.

l. EL PERIODO DE LAS TUMBAS DE FOSA


Y LA FORMACIÓN DEL MUNDO MICÉNICO

Figura l. Perspectiva general del Círculo A de Micenas


En el paso del Heládico Medio al Heládico Reciente se
desde el acceso a la ciudadela.
percibe un cambio en la organización de las comunidades de
la Grecia continenta l que preludia la organización centrali-
zada que permanecerá vigente hasta el siglo XIII a. C. En es- tholos de Clitemnestra y que revelaron una cronología algo
te escenario, algunos núcleos de la Argól ida con gran prota- más antigua que las del Círculo A (fig. 2).
gonismo du rante el Heládico Medio -como Argos o Lerna - La datación tradicional sitúa el Círculo B entre el 1650-
serán abandonados o experimentarán una fuerte contrac- 1550 a. C. y el Círculo A entre el 1600-1500 a. C., estable-
ción demográfica, mientras que otros -como Micenas- pre- ciendo un escalonamiento temporal que ha dado lugar a la
sentarán signos evidentes de crecim iento. emisión de algunas teorías sobre el desgajamiento de un gru -
Uno de los marcadores más claros de la nueva situación po de poder de la elite económ ica y social que se alzaría fi-
lo hallamos en la esfera funeraria, que se convierte, según O. nalmente a la cúspide del sistema. Sin embargo, O. Dickinson
Dickinson, en el ind icador de una creciente diferenciación se muestra partidario de un lapso más corto entre el emp leo
social que cristaliza en el surgimiento de una minoría diri- de ambos entre el 1600 y el 1500 a. C., propuesta que tam-
gente y marca el arranque de la cultura micénica. La mejor bién secundan otros autores.
evidencia arqueológica de esta fase, conocida como «perío-
do de la s Tumbas de Fosa », se materializa en los Círculos A
y B de Micenas, convertidos desde su descubrimiento en el
centro de un importante debate interpretativo.
El Círculo A fue exhumado en 1876 por H. Schliemann,
quien de manera inmediata puso en relación el hallazgo con
el período dorado de la realeza micénica, representado por
Agamenón y su corte, sin saber por aquel entonces que es-
tas sepulturas antecedían en unos dos siglos la época del le-
gendario monarca . La estructura original contenía seis tum -
bas de fosa excavadas en el terreno, ya que la delimitación
circular con una doble hilera de piedras fue realizada en el
momento de ampliar la fortificación de la acrópolis (--1),
- - - - - - --
cuando se construyó la famosa Puerta de los Leones (fig . 1). '"i" ,

~ ~ _,......-,_ ' ""'


Esta modalidad de tumbas consiste en una estructura exca- ..... -,¡_:, 1:\)--~
\ i. -:¡- -- - ~ '
vada en el fondo de un pozo, normalmente de forma rectan-
gular y dimensiones variadas. El suelo solía estar cub ierto de
gravilla y las paredes revestidas con mampostería o adobes.
Dentro de cada tumba, los cuerpos se depositaban sobre la
capa de guijarros y se protegían con cubiertas de madera,
soportadas por postes del mismo material, para después re -
ll enar el pozo con tierra hasta la superficie. ---- 2m

El Círculo B lo hal ló Blegen en 1951, añadiendo un nue-


Figura 2. Planimetría del Círculo B de Micenas; planta
vo elemento a la discusión . En él se identificaron veinticua- de una de las tumbas y corte esquemático de una tumba
tro tumbas, muy afectadas por la construcción de la tumba de fosa (de G. Touchais).

72
1 1 tu --11.-----------------

LA CULTURA MICÉNICA

Por lo que respecta al ritual funerario, algunos cuerpos no habiéndose atestiguado ningún individuo adulto femeni-
estaban cubiertos con un sudario al que se fijaban hojas re- no que las llevara. Los enterramientos estaban señalizados al
cortadas en oro. También se documentaron máscaras de oro exterior con estelas, que constituyen las primeras manifesta-
en seis adultos masculinos (fig. 3) y un niño de sexo incierto, ciones del relieve en Grecia continental durante la Edad del
Bronce. Se decoran con motivos abstractos como espirales,
líneas onduladas, etc., aunque otras también representan es-
cenas de carros, que pueden ser interpretadas como de asun-
to guerrero, cinegético o como una alusión a juegos funera-
rios (fig. 4) . Tanto la temática como el estilo, alejado de la
elegancia de los artesanos minoicos, caracterizan estas este-
las como un elemento propiamente continental.
Los ajuares resultan ser los más ricos y va riados de to-
do el período. Entre las armas se encuentran espadas, dagas,
puñales, puntas de lanza o puntas de flecha. Los puñales pre-
sentan la hoja decorada con técnica de damasquinado o
«pintura en metal», probab lemen te de origen local, que sir-
vió para ejecutar preciosos desarrollos ornamentales prota-
gonizados por animales o escenas de luch a y caza . Esta téc-
nica emp leaba oro, plata y una esp ecie de barniz negro
llamado niello (---7). Los vasos de metal fueron también muy
abundantes. Destacan los realizados en oro, de estilo típica-
mente minoico y obra, seguramente, de artífices cretenses;
Figura 3. Máscara funeraria de oro ha ll ada en la tumba V del
evidencia que es extensiva a los vasos de plata, entre los que
Círculo A de Micenas. se encuentra un rhyton en forma de cabeza de toro. Sin em-
bargo, las célebres máscaras funerarias de oro, martilleadas
sobre una lámina del prec iado metal, vuelven a delatar el
gusto de la plástica micénica, aj enas como son a la fantasía
y la imaginación de los cretenses. No falta quien opina que
se trata de «retratosn funerarios que reproducen la fisono-
mía del individuo enterrado.
A la hora de buscar explicaciones a esta gran riqueza,
que contrasta con la pobreza general que caracteriza el He-
ládico Medio, se barajan teorías muy diversas. Un primer gru-
po de propuestas atribuye los cambios a una invasión ex-
tranjera. Así, A. Evans prop uso identificar a los ocupantes de
las t umbas con los cretenses que, a su juicio, conquistaron la
Argólida. Sin embargo, hoy sabemos que ni el sistema de en-
terramiento ni el material esque lético ha llado corresponde a
minoicos, ya que existen notables diferencias en cuanto al
tipo de estructuras y el ritual. Otros autores opinan que de-
terminados eleme ntos hallados en las tumbas, tales como las
estelas, las máscaras o el uso del carro, podrían traslucir la
presencia de un grupo originario del No el NE de Europa,
enriquecido tras haberse aculturado rápidamente a raíz de
su establecimiento en la Argó li da. A esta hipótesis debe res-
ponderse que la difusión del carro de ruedas en este ámbito
habría tenido lugar con anterioridad a la formación de la cul-
tura micénica y que sólo en el periodo de las Tumbas de Fo-
sa este elemento habría tenido connotaciones simbólicas e
ideológicas, como expresión de una nueva elite militar.
Un segundo conjunto de explicaciones se encuadra en
el ámbito de reflexión de la Arqueología Procesual (---7). des-
Figura 4. Estela funeraria de la tumba V del Círculo A de Micenas. arrollada para la Prehistoria griega por C. Renfrew, y explica

73
HISTORIA DE lA CU LTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

la emergencia de las sociedades complejas en Grecia como el sencia micénica en el Mediterráneo. El apog eo de los --
resultado de la interacción de diversos factores internos. En tras micénicos se mantuvo hasta fines del siglo Xlll -i · ·
esta línea metodológica se encuadra la aportación de O. Dic- del siglo XII a. C., momento que marca el fin del sis e a
kinson, quien redimensiona el problema de la formación de lacial. Hasta finales del sig lo XII la arqueolog ía dibuja la
la cultura micénica desde una perspectiva histórica más am- secución de unas comunidades con un tono eco nóm ico
plia que valora la situación económica que reflejan estas inferior al de la fase anterior y más aisladas unas de otra
tumbas. A su juicio, factores de cambio interno, como el des- aunque aún fieles a las tradiciones culturales micénicas, ro-
pegue demográfico y el aumento de la potencialidad agraria, mo tendremos oportunidad de ver más adelante.
habrian favorecido el surgimiento de la sociedad palatina.
Por otro lado, la coyuntura internacional -crisis de los esta-
dos del Próximo Oriente y desestabilización del mundo egip- 2. ARQUITECTURA Y OBRAS PÚBLICAS
cio en el siglo XVI I a. C.- habría hecho posible que la mari-
na egea pudiera explorar el Mediterráneo occidental en 2. l. Las ciudades fortificadas: edilicia y recursos
busca de nuevas fuentes de materias primas. En este con- defensivos
texto, autores como E. Davis defienden que Micenas habría
asumido un papel central en el control de las vías de apro- A través de las fuentes arqueo lógicas y de la documenta-
visionamiento de metales, funcionando como intermediario ción contenida en las tablillas de Lineal B, podemos deducir
entre la Creta minoica y las áreas de producción de produc- que el paisaje político de la cultura micénica entre los sig los
tos estratégicos como el oro y el estaño. Esta hipótesis sobre XIV-XII I a. C. estaría marcado por la existencia de varios reinos,
el monopolio del comercio de oro con el área del Danubio probablemente independientes entre sí. Cada uno de ellos ten-
rumano explicaría la importante cantidad de metal precioso dría una capital administrativa, en la que residiría el rey-wa-
acumulada en los círculos de Micenas, así como el carácter nax (--7 )-, y que, además, se erigiría en centro religioso y eco-
centro-europeo de algunos elementos de la cultura material nómico del reino. El modelo urbano que prevalece es el de la
hallados en ellos, como bocados de caballo realizados en ciudad - palacio. Consta de una ciudadela fortificada, que al -
hueso o algunos motivos decorativos sobre discos de oro que bergaba el palacio, los edificios de culto y algunas residencias
encuentran paralelos en la fase reciente de la «Cultura de las privadas de personajes socialmente eminentes, en tanto que la
tumbas de catacumba» (Katakombengrabkultur) del área da - ciudad propiamente dicha se desarrollaba en torno al núcleo
nubiana y de la Ucrania meridional. fortificado, sin que sepa mos por el momento si también pose-
En conclusión, las investigaciones más recientes hacen ra- ía un sistema defensivo. No obstante, sí se han documentado
zonable sostener que la emergencia de las sociedades com - otras construcciones defensivas concebidas para refugiar a una
plejas en la Grecia continental pudo ser el resultado de facto- población dispersa en caso de peligro, como las fortalezas de
res internos que experimentaron una importante aceleración Gla (Beocia) o de Krisa (Fócida).
a partir del momento en que las elites heládicas asumieron el El centro que funcionaba como sede del poder real ad-
control de las vías de aprovisionamiento de materias primas de quiría parte de su representatividad a través de un impresio-
Europa centro-occidental. Un salto significativo fue el des- nante sistema defensivo, que co nvertía la ciudadela que al-
pegue demográfico, que hizo posible la reorganización de las bergaba el palacio en una auténtica plaza fuerte. Este rasgo
comunidades hacia la nueva realidad protourbana. En este marca una notable diferencia respecto a los palacios creten-
escenario, estos centros acogerán las nuevas actividades de
especialización económica, al tiempo que se convertirán en
las sedes de la elite que ostenta el poder.
El período que comprende desde la aparición de las tum-
bas de fosa hasta la caída de Knossos se suele denominar
Micénico Antiguo y se corresponde con el Hel ádico Recien-
te 1y11. El eclipse de la civilización minoica en el siglo XIV a.
C. marca la etapa de mayor florecimiento de la cultura mi-
cénica, coincidiendo con la fase que algunos autores deno-
minan «Imperio Micénico». Este desplazamiento de los ejes de
mayor peso cultural desde la isla de Creta a los centros de la
Grecia continental no es una coincidencia; por el contrario,
las evidencias derivadas del análisis arqueológico demues-
tran, como ya vimos en el tema anterior, que los micénicos
tuvieron mucho que ver en el infortunio final de la cultura Fi gura 5. La muralla de Micenas en la zona inm ediata a la Puerta
minoica . A lo largo de este período se afianza una mayor pre- de los Leones.

74
LA CULTU RA MICÉ NICA

ses, desprovistos como estaban de es-


tructuras defensivas. Sin embargo, debe-
mos hacer constar que estos amuralla-
mientos se construyeron ya en el
Heládico Reciente 111 A, transcurriendo un
tiempo en que carecieron de defensa. El
concepto constructivo de las fortifica-
ciones micén icas parte de la adaptación a
los imperativos topográficos, por lo que
suelen combinar la construcción artificial
con la defensa natural en las zonas más
abruptas del emplazamiento de la ciuda-
dela. Los muros apoyan en una cama ex-
cavada directamente en la roca y en su
fábrica se emplea el denominado apare-
jo ciclópeo, así llamado por los griegos de
época posterior, que los creyeron obra de
los cic lopes a causa de su impresionante
tamaño. Está compuesto por grandes blo-
ques de piedra sin apenas desbastar, que
llegan a alcanzar los 8 m de altura, cogi-
dos con tierra y con los huecos resultan-
tes entre los bloques rellenos con piedras
más pequeñas. Este tipo de arquitectura
megalítica está documentada en las de-
fensas de Micenas (fig. 5), Argos, Tirinto y
la Acrópolis de Atenas. Otras veces se
combina la técnica ciclópea con la sille-
ría más regular.
Otro aspecto característico de la ar-
quitectura mega lítica micénica, que tam-
bién encontraremos aplicado a las cons-
trucciones funerarias, son las cubiertas
conseguidas mediante la aproximación de
Fi gura 6. Fases de fortifi cación de Ja acrópoli s de Tirinto du ra nte el HR lll (de F.
las hiladas, ya se trate de espacios circu - Fittschen) .
lares o de planta rectangu lar. También
debemos destacar como logro paradig-
mático de la construcción megalítica el triángulo de descar- reformas posteriores hacen girar la mural la hacia el O para
ga, una abertura, a menudo de forma triangular, concebida englobar el Círculo A de tumbas de fosa, construyendo jun-
para aminorar el peso del dintel. Este recurso técnico, suele to a este flanco la Puerta de los Leones, el bastión situado al
servir como soporte a un rel ieve realizado en un material más oeste de la misma y, más tarde , hacia el E una poterna(~)
ligero, como sucede en la Puerta de los Leones de Micenas. (fig . 7). Desde el punto de vista defensivo, el bastión O re-
Los trabajos arqueológicos desarrollados en las ciud a- forzaba la defensa obligando a los atacantes a acceder a tra-
delas micéni cas más conspicuas han puesto de manifiesto la vés de un área estrecha en la que eran altamente vu lnerables.
existencia de varias fases en la fortificación. La etapa más La Puerta de los Leones, constituye una de las obras más pa-
antigua se remonta al Heládico Reciente 111 A y está docu- radigmáticas de la arquitectura militar micénica. El muro en
mentada tanto en Micenas como en Tirinto. Las fases más que se abre presenta una fábrica constituida por grandes si-
tardías que incluyen los sistemas para la captación y alma- llares. La puerta está formada por un sistema trilítico inte-
cenamiento de agua, se datan en el Heládico Reciente 111 B, grado por tres grandes bloques monolíticos. La gran puerta
en torno a mediados del siglo XIII a. C. (fig . 6). giraba sobre una viga vertical que actuaba como eje. Su mor-
En Micenas el encintado más antiguo abrazaba un área taja(~) aún se conserva tallada en el dintel. El triángulo de
bastante más pequeña de lo que englobará después, ciñen- descarga fue decorado con una pieza esculpida con técnica
do la parte alta de la colina sobre la que alza la ciudadela. Las de bajorrel ieve, de unos 3 m de altura, a la que nos referire-

75
HISTORIA DE LA CULTUR A MATER IAL DEL MUNDO CLÁSI CO

Puert a Norte

Amplia cion Noreste

Casa de las Columnas

o 50 100 m
-~--<-----------'

Figura 7. Planta de la acrópo li s de Micenas (de S. lakovidis) .

mos con más detalle cuando estudiemos las manifestacio- beben de las fuentes indígena s, según demuestran ciertos an-
nes plásticas. Finalmen te, la ciudadela incluía en el noreste tecedentes más modestos del Heládico Medio.
una construcción a modo de túnel escalonado con la cubier-
ta obtenida por aproximación de hiladas, que ponía en con-
tacto la acrópolis con una cisterna subterránea existente
fuera de la misma. Este sistema, que se encuentra también
en Tirinto, pone de manifiesto la aplicación de un modelo
defensivo original para la protección de un recurso estraté-
gico tan importante como el abastecimiento de agua a la
ciudadela en caso de asedio.
Otro sistema peculiar de las construcc iones defensivas
de Micenas y Tirinto consiste en la construcción de unas pe-
queñas cámaras (casamatas) cubiertas con falsa bóveda por
aproximación de hiladas, practicadas dentro de los propios
muros de la fortificación (fig. 8). Su función concreta nos es
desconocida, pero es fácil pensar que tuvieran diferentes
usos, tales como espacio de almacén, puestos de guardia o
puntos de tiro para los arqueros.
Antes de terminar, debemos hacer un comentario, aunque
sea breve, sobre las relaciones culturales que se encierran en
este concepto defensivo. En primer lugar, se debe descartar
cualquier inspiración en el ambiente minoico, ya que los asen-
tamientos cretenses carecieron de fortificaciones. Algunos
autores proponen su posible contacto con el mundo hitita;
sin embargo, cuando se analizan en detalle ambos conceptos
constructivos se detectan diferencias. J. Rutter opina que qui-
zás hubiera mayor relación con los sistemas cicládicos apa-
recidos en lugares como Fil akopi o Hagia lrini , si bien consi- Figura 8. Aspecto interior de una de las casamatas de la muralla
dera que los rasgos más distintivos de las defensas micénicas de Tirinto.

76
------------------------·----llilKlll-11111111-MQ•o------------------------~

lA CULTURA MICÉNICA

Un último asunto a tratar consiste en la función real des- En cuanto a su ubicación, los palacios de Micenas, Ti-
empeñada por las fortificaciones. En principio, se ha conside- rinto, Pylos y Gla se erigieron en la cima de eminencias o so-
rado que traslucen una sociedad más belicosa. Sin embargo, O. bre crestones rocosos. Esta constante se convierte en un in-
Dickinson opina que la proliferación de buen número de asen- dicio del deseo de los gobernantes de que sus residencias
tamientos pequeños puede ser interpretada como síntoma de constituyeran una referencia en el paisaje como símbolo de
un cierto clima de seguridad. Es posible que las fortificaciones su elevado status social.
más antiguas, como Tirinto y Micenas, pretendieran ser ini- Por lo que respecta al problema del origen de la forma
cialmente una expresión de poder. No obstante, más tarde, la palacial micénica, una dificultad añadida a la hora de plan-
ampliación de las fortificaciones y el cuidado puesto en la ga- tear posibles relaciones genéticas será la escasez de datos so-
rantía del aprovisionamiento de agua a las ciudadelas pueden bre los palacios adscribibles a la fase ant igua de la cultura
ser indicio de mayor inquietud y del interés por dar cobertura micénica. Dentro de una cierta visión «minoico-centristan de
a la población desguarnecida en casos como Tirinto. la arquitectura egea, no pocos autores han considerado que
existe una filiación directa con el palacio minoico. Otros, sin
embargo, subrayan el peso de tradiciones continenta les, con
2.2. Los palacios micénicos. antecedentes remotos como la «Casa de las Tejasn de Lerna de
Orígenes y estructura constructiva la segunda mitad del 111 milenio a. C. Algunos investigadores,
entre ellos K. A y D. Wardle, apuntan hacia una serie de edi-
Los palacios constituyen uno de los modelos de edificio ficaciones fechadas en el siglo XV a. C. (1450-1400 a. C.) con
más distintivo de la cultura micénica. De hecho, se conocen corredores laterales halladas en Menelaion, cerca de Esparta,
al menos nueve construcciones de estas características en como las versiones tempranas de las formas arquitectónicas
diferentes regiones de la Grecia continental. Los mejor con- características de los palacios micénicos. A medio camino en-
servados se encuentran en Tirinto, Pylos (fig. 9) y Gla; el de tre ambas líneas explicativas se encuentra una postura más
Micenas se conoce sólo de manera parcial y del de Atenas, ecléctica, que defiende la superposición de ambas corrientes,
enclavado en la Acrópolis, únicamente sabemos que existió. minoica y continental, sobre todo en lo que atañe a la adop-

......
r.
·· Archivo
habitacion es ~
PatiÓ~ •
¡:
o 10 20 30m
Taller
~" 1
Figura 9. Planta del
palac io de Pylos (de
L~:: :::· · ····
O. Dickinson).

77
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

ción de conceptos ornamentales cretenses. Se trataría, en es-


te sentido, de una asociación de formas y motivos minoicos
integrados en una planimetría y una estructura propiamente
heládicas. J. C. Wright ha planteado muy recientemente que
la formación de los palacios se podría secuenciar en tres pro-
cesos. El primero estaría representado por la interacci ón y
competición de las elites de diversas comunidades, que pro-
moverían la formalización de expresiones arquitectónicas de
poder y prestigio. El segundo proceso se concretaría en la con -
solidación de territorios bajo el dominio de las elites, contro-
lados desde unos centros donde se erigen las estructuras mo-
numentales que consideramos palacios. El tercero sería la
formación de entidades estatales tempranas, producto de la
interacción política, que adoptan una expresión arquitectó-
nica uniforme, con un lenguaje particular de formas que co- Figura 11 . Reco ns trncc ió n de la sal a del trono de Pylos (de
Piet de Jong) .
difican su significado y función.
Mejor que comentar algún edificio en particular, consi-
deramos más formativo presentar las constantes construc- do en posición cen tral dentro de la sala del trono y
tivas de los palacios en el continente. A este respecto, como rodeado de cuatro columnas. El trono normalmente
señala J. C. Wright, es conveniente tener en cuenta que las se localiza en el ce ntro de la pared derecha de la es-
evidencias de la formación de la estructura palacial de una tancia a la que da nombre. Los suelos de la sa la del
región a otra no parecen responder inicialmente a un acto trono, del vestíbulo y del porche estaban revocados
coordinado. Sólo a partir del Hel ádico Reciente lllA2 , los pla- en yeso y decorados con pinturas, como también lo
nos de los pa lacios serán lo suficientemente uniformes co- estaban, de manera profusa, las paredes y muy pro-
mo para indicar la existencia de un modelo icónico. Dentro bablemente los techos (fig. 11). Este conjunto cons-
de los elementos identificados reiterativamente en los cen - tructivo se repite en los palacios de Tirinto, Pylos, Mi-
tros conocidos podemos destacar los siguientes: cenas y Menelaion y quizás también en Orcómenos. La
• El conjunto constructivo del megaron central. Se posición central de este elemento subraya su impor-
trata de una edificación con una división tripartita si- tancia dentro de la jera rquía espacial y planimétrica
guiendo el eje longitudinal, que consta de porche, del palacio. Sus funciones no están claras, pero algu-
vestíbulo y sala del trono. El porche se sustenta sobre nos autores opinan que debieron ser fundamental-
dos columnas in antis (--7) (fig. 10) y desde un acce- mente ceremoniales.
so centrado en el eje longitudinal del conjunto se en- • El patio principal. Se trata de un gran espacio abier-
traba al vestíbulo, también comunicado por un único to que conduce directamente al conjunto del mega-
vano con la sala del trono. Esta estructura arquitec- ron. Puede estar rodeado de columnas en tres de sus
tónica se completaba con un hogar circu lar, localiza- lados, como en Tirinto, en dos lados como en Pylos o
só lo en uno, como en Micenas. En algunos conjuntos,
como Tirinto o Pylos, se accede a este patio a través
de un própylon (--7) de tipo clásico, con una planta
característica en uH», con dos pórticos cubiertos que
apoyan en columnas in antis.
• El llamado «megaron de la Reina». Se trata de un
módulo semejante al megaron principal, aunque sue-
le ser de dimensiones menores y, a veces, de configu-
ración planimétrica más sencilla. En Tirinto lo encon-
tramos en forma de dos estancias con un hogar
rectangular en el centro de la sala del trono y un por-
che abierto al patio parcialmente porticada; en Pylos
se trata de una sola habitación en el ala este con un
hogar central circular, pero sin indicios de haber teni-
do trono. Ciertos autores, como K. Kilian, asocian esta
Figura 10. Megaron de Micenas, con las columnas i11 a11 ris en dualidad de megara con la s labores de representación
primer plano. propias de los dos cargos más elevados de la sociedad

78
LA CULTURA MICÉNICA

micénica conocidos a través de las tablillas de Lineal da la estructura, se retiraban las maderas y se rellenaba su
B -wanax y lawagetas (---¿)-,sin embargo, no existen impronta con barro para así poder usarlas en la siguiente sec-
datos inequívocos que corroboren esta propuesta. ción, aunque algunas veces se dejaron en su lugar. Este siste-
• El baño. Sólo ha sido arqueológicamente documenta - ma, que goza de viejas raíce s en Anatolia, se ha identificado
do en Tirinto y Pylos. De este último palacio procede el también en Tirinto y en varias residencias monumentales de
ejemplar más completo de bañera. Se trata de una cu - Micenas, como la Casa Tsountas y la Casa de las Esfinges, en-
ba realizada en barro cocido empotrado en una ban - tre otras. El segundo piso, allí donde lo hubo, pudo construir-
queta, que debía vaciarse a mano, ya que no conserva se con adobes. Existen, asimismo, huellas de ventana, algún
evidencia alguna de ningún desagüe (fig . 12). pozo de luz y sistemas de desagüe. También se cuidaron es-
A estos módulos se iban adicionando otras estancias de pecia lmente los accesos interiores de comunicación entre es-
usos variados entre las que se encuentran las destinadas a tancias, que sue len aparecer ennoblecidos con dinteles y jam-
actividades admin istrativas, los almacenes, las dependencias bas de piedra. La s puertas pudieron ser dobles, según se
de servicio, etc. deduce del hallazgo in situ de los ejes en algunos edificios.
De acuerdo con los elementos que hemos ido destacan- Por lo que respecta a los elementos sustentantes, se em-
do como constantes constructivas en los edificios conoc idos, plearon columnas estucadas alrededor de l hogar central del
podemos concluir que se trata de una concepción arquitec- megaron, así como en los porches y la columnata que rodea
tónica de t ipo unitario, centralizada en torno a un módulo el patio. También puede sugerirse el empleo de tejas planas
dominante y, por ende, distinta a la concepción ágil y flexi- para las cubiertas, de acuerdo con los hallazgos que se han
ble del edificio minoico. Si la composición minoica es cen- producido en lugares como Micenas o Gla.
trífuga y se configura mediante la adición de edificaciones La organización administrativa representada por el pa-
yuxtapuestas, la composición micénica es centrípeta, jerar- lacio nos resulta conocida en gran medida a través de la do-
quizada y centralizada, ya que todo el conjunto parece estar cumentación epigráfica en Lineal B hallada sobre tablillas de
subordinado al megaron. barro y vasos de almacenamiento procedentes de Pylos, Mi-
Por lo que se refiere a las técnicas constructivas aplica - cenas, Tebas y Tirinto. De este modo, sabemos que la pro-
das a los edificios palaciales micénicos, algún conjunto bien ducción de textiles, objetos metálicos, aceite de oliva o per-
conservado como Pylos ofrece una información interesante fumes, por citar algunos ejemplos, fueron objeto de un
al respecto. Así, los trabajos de M. Nelson han puesto en evi- control contab le rigurosamente centra lizado. Más dificultad
dencia el empleo de troncos de madera en los muros para la entraña extraer del voca bulario de contables que se emplea
real ización de moldes, que permiten ir levantando secciones en las tabletas información acerca de las instituciones que se
formadas por piedras irregulares y mortero. Una vez fragua- mencionan en ellas. De este modo, el término wanax - que

Figura 12. Bañera hallada


en el megaro11 de la Reina
del palacio de Pylos.

79
HISTORIA DE lA CU LTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

aparece en numerosas tablillas y vasos inscritos: wa-na -ca- zación de actividades artesanales concretas, como el traba-
se ha considerado la denominación del soberano, cuya auto- jo del marfil. Sin embargo, a día de hoy la interpretación de
ridad se manifiesta por su capacidad para nombrar funcio- las tablillas de Lineal By el estudio de la estructura de estas
narios y para dirigir el aparato administrativo y político del construcciones permiten afirmar que se trata de residencias
Estado. Tras él se hallaría una aristocracia guerrera o con privadas de personajes que no dependen del palacio.
funciones prioritariamente militares. En la base del sistema
se hallaría el da-mo, vocablo que parece designar a los cam-
pesinos y artesanos de condición libre. Por debajo se hallarí- 2.4. Las obras públicas. Obras de drenaje
an los esclavos. y vías de comunicación

Existen evidencias de la constitución en el mundo micé-


2.3. La arquitectura doméstica nico de un sistema organizativo a nivel regional y microrre-
gional que se concreta en la construcción de una infraes-
No es posible defender la existencia de un modelo único tructura viaria en el primer caso, y de una serie de obras de
de vivienda privada en el mundo micénico. P. Darcque ha rea- drenaje, en el segundo. Dentro de estas últimas, resultan es-
lizado recientemente una propuesta de clasificación de la ar- pecialmente conocidas las obras de drenaje del lago Kopa·i"s,
quitectura doméstica a partir de las dimensiones y la articu- en Beocia y la presa de Tirinto. El lago Kopa·1·s, desecado defi-
lación del espacio interior. En la base se encuen tra n los nitivamente en el siglo XIX, se encuentra hoy en una de las
ejemplos más sencillos, que pueden presentar planta absidia- áreas agrícolas más fértiles de la Grecia central. A raíz de los
da, aunque suele tratarse de construcciones de planta cua- trabajos modernos de drenaje se puso de manifiesto la exis-
drangular, con una o más habitaciones también cuadradas o tencia de obras de ing eniería remontables al final del perío-
rectangulares, y dimensiones normalmente modestas (desde do micénico. Estas obras contemp lada s dentro de gran pro-
20 a 40 m2). Las casas de varias habitaciones responden a dos yecto de ingeniería hidráulica, son, según recalca J. Rutter, la
tipos principales. El más sencillo consiste en una planta ca - única explicación para contextualizar la ubicación del pala-
racterizada por la alineación de unas habitaciones junto a cio de Gla, erigido en un islote levantado sobre el lago, cerca
otras siguiendo un mismo eje. El tipo más complejo consiste en de su extremo NE. Este establecimiento se interpreta ahora
varias unidades yuxtapuestas. Por lo que respecta a las técni- como un centro fortificado con papel administrativo y militar,
cas de construcción, remiten a modelos utilizados desde el destinado a proteger la infraestructura de drenaje cuyo foco
Bronce Antiguo continental y hacen uso de la arcilla, el barro central se hallaba no lejos de allí. Además de la fortaleza de
y la piedra como principales materiales constructivos. Gla, se conocen otros centros menores también fortificados,
Entre estas viviendas sencillas y los palacios se encuen- cuya ubicación alrededor del lago, hace pensar que se trata
tra una gama intermedia representada por construcciones también de lugares de control del buen funcionamiento del
de mayor monumentalidad y dimensiones que las casas nor- sistema de drenaje. La obra consistió en la construcción de
males, cuyo status privilegiado nos es conocido también por grandes diques con revestimiento de aparejo ciclópeo, cons-
un mobiliario y un ajuar doméstico más variado y rico que el truidos a lo largo de los lados N y S del lago. De este modo,
de aquéllas. Algunos de los ejemplos más impresionantes, el agua que entraba en el lago por el S y el SO era canaliza-
como la s casas de Panagia en Micenas, corresponden al tipo da entre el dique S y la rivera natural en su lado meridional.
de casas de corredor y debieron asumir funciones propia- En el extremo SE se construyó un canal de más de 40 m de
mente residenciales. Otras fueron suntuosas copias de los ancho y otro semejante se realizó en el N. Todo este gran pro-
palacios, con una habitación central de tipo megaron y ha- yecto se construyó a inicios del período Hel ádico Reciente lllB
bitaciones alrededor de diversas formas y tamaños. Éste se- y pudo ser abandonado a raíz de la destrucción del asenta-
ría el caso de la «Casa del Mercader de aceite», la «Casa Oes- miento de Gla antes de fines del siglo XI II a. C.
te», la «Casa de las Esfinges» o la «Casa de los Escudos», todas Por lo que respecta a la presa de Tirinto, esta obra se
ellas en Micenas, donde, según M. Cultraro, la adopción de emplaza a unos 4 km al E de la ciudadela y fue construida
soluciones planimétricas y de aparato propias de la arqui- para desviar las inundaciones periódicas que se dirigían di-
tectura palacial podría ser explicada en el marco de un fe- rectamente a la ciudad baja de Tirinto, reconduciendo las
nómeno de imitación por parte de las aristocracias locales aguas hacia un canal excavado que las llevaba finalmente al
de los modelos codificados en las casas reales. Esta hipóte- mar. El proyecto de la presa incluía, además de la construc-
sis contrasta con la explicación dada en su día por J. Chad- ción de un enorme dique de tierra forrado con aparejo cicló-
wick, que consideró que se trataba de edificios de carácter peo, la excavación de un canal al E, siguiendo las líneas del
públ ico, y, por tanto, de una evidencia de la descentralización contorno natural de la llanura de Argos. Los estudios geo-
de la gestión de algunas funciones económicas, como el re- morfológicos han permitido situar la construcción de esta
gistro y conservación de determinados productos o la reali- obra en el período Heládico Reciente lllB2.

80
··-· ··---·--------------- ---
"''"""·~·-..

LA CULTURA MICÉ NICA

En cuanto a las vías de comunicación que mencionába- que conocemos mej or los restos procedentes de las cons-
mos más arriba, existen evidencias suficientes para defen- trucciones palaciales, esta modalidad ornamental se aplicó
der la existencia de una sofisticada y completa red de cami- también en las grandes casas. Las pinturas micénicas están
nos en la Argólida, Mesenia, Beocia y Fócida . Los restos que relacionadas técnica y estilísticamente con las minoicas, ya
han llegado a nosotros con sisten en contrafuertes, restos de que al menos en las fase s iniciales, el desarrollo de los pro-
pavimentación, puentes sobre los barrancos y sistemas de gramas pictóricos en el continente pudo estar en manos de
drenaje a base de canales cubiertos con falsa bóveda que artesanos minoicos. Aunque no puede negarse que la tradi-
discurren por debajo del firme del camino. La vía mejor con- ción de las pinturas mu rales rem ite al mundo minoico, Ca-
servada es la que sale de Micena s hacia el E, que presenta en meron ha hecho notar que los esquemas representati vos de
un tramo de unos 3 km con una anchura de má s de casi 2,50 las grandes figuras femenina s del período Heládico Recien-
m protegida por contrafuertes de aparejo ciclópeo, con cu- te lllA-B derivan dire ctamente de Thera o, más genérica-
netas de drenaje a intervalos regulares. La única razón para mente, de las Cícladas. Por tanto, este autor plantea que el
construir estos caminos tan cuidados es favorecer el tránsi- arte del fresco fue transmitido al continente desde Creta a
to de carros, animales o las comunicaciones a pie, convir- través de las Cícladas.
tiéndose en un reflejo de organi zación regional. Desde el punto de vista técnico, las pinturas murales mi-
cénicas fueron realizadas sobre una superficie de fino revoco
de yeso mientras estaba aún fresco, aunque algunos detalles
3. LOS PROGRAMAS ORNAMENTALES: se real izaron despu és de haberse secado el enlucido. En los
LA PINTURA MURAL análisis destaca la ausencia de trazas de aglomerantes orgá-
nicos, como la clara de huevo. La paleta típicamente micéni-
La decoración pictórica de los palacios micénicos se hi- ca se basa en colores obtenidos de productos minerales. Así, los
zo extensiva tanto a los muros como a los pavimentos e in- ocres y hematites se usaron para obtener los amarillos y los ro-
cluso a los techos, así como a los pilares y las columna s. Aun- jos, la arcilla clara para los blancos, aunque en alguna ocasión

Figura 13 . Figura cono cid a como «La Micénica». Pa rte de un a pintura mural pro ceden te de la «Casa del Sumo Sacerdote»,
e n la Acrópoli s de Micenas. (Mu seo Arqu eo lógico Nacional de Ate nas).

81
HISTOR IA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

se dejaba en reserva el fondo de yeso. Los azul es solían obte- mo punto, portando algún objeto o elemento. Encon-
nerse de un compuesto de óxido de cob re -el azul egipcio- tramos estos temas representados en zonas de esca-
que había de ser preparado específicamente. El verde se obte- leras, como sucedía en Knossos y Thera. Puede tratar-
nía mezclando azul con ocre o machacando malaquita. se de una ceremonia religiosa o bien de un desfile
Como sucedía en las pinturas minoicas, también en las diplomático en el que el monarca recibe embajadores
micénicas se emplearon convenciones, como el color rojo re- de otros reinos, como se representó frecuentemente
servado a las representaciones masculinas y el blanco para en el mundo egipcio. Uno de los frescos procesiona-
las femeninas (fig. 13). el amarillo para los leones, el blanco les más conocidos y re staurados es el del palacio de
para las esfinges y el azul para los monos. Los ojos se repre- Pylos. En él encontramos una fórmula típicamente mi-
sentaban frontalmente en cabezas de perfil. La doble barbi- noica, sometida en este caso a un esquema formal
lla o papada identificaba a las mujeres maduras, cuyos cabe- más austero en el que se repiten pesada f iguras fe-
llos se pintaban también de azul. Ocasional-mente, se conoce meninas pasantes a la derecha, con la vest imenta ca-
algú n caso en el que hubo de corregirse el dibujo, como su- ra cte rística de la falda acampanada y el estrecho cor-
cede en la representación del salto del toro de Tirinto, en el piño que deja el pecho al descubierto.
que se han identificado hasta tres trazos. Otro rasgo caracte- • Escenas de caza, batalla y sacrificio. Suele tratarse
rístico del fresco micénico es su carácter extremadamente de desarrollos en miniatura , con frisos que contienen
conservador, por lo que resulta casi imposible efectuar data - figuras de tamaño comprendido entre los 20 y los 50
ciones amparadas en la evolución del estilo. Además, la repe- cm. Se conocen representaciones de este tipo en Mi-
tición iconográfica de ciertos tem as sug iere la existencia de cenas, Tirin to y posiblemente en Orcómenos. Un mag-
algún repertorio de diseños en circulación por Grecia conti- nífico ejemplo procedente de Tirinto muestra un jabalí
nental en la segunda mitad del Bronce Reciente. acosado por tres perros, en el que vemos un cuidado-
En cuanto a los temas desarrollados los más frecuentes so dibujo y un intento de mostrar la carrera de los ani-
fueron los siguientes: males haciéndoles casi vo lar sobre el fondo (fig. 14).
• Escenas procesionales. Representan ceremonias en En cuanto a las escenas de guerra, se han descubier-
las que se produce un desfile de figuras hacia un mis- to representaciones de este género en Micenas, Or-

Figura 14. Fragmento de fresco procedente del Palacio de Tirinto, con representación de la caza del jabalí.
(Museo Arqu eológico Naciona l de Atenas).

82
LA CULTU RA MICENICA

cómenos, Tirin to y Pylos. Algunas de ellas muestran la jerarquía social, como por el modo de construcción de las
un detalle de una ciudad con un guerrero caído, o su- estructuras y los códigos de lenguaje ideológico y simbólico
bidos sobre las terrazas. Algunos autores sugieren que empleados por una sociedad para dar respuesta al aconteci-
estas escenas pueden ser alusiones al conflicto más miento de la muerte.
famoso de la Edad del Bronce del Mediterráneo Orien-
tal -la Guerra de Troya -, aunque debemos decir que
este tipo de representación bien pudo ser una moda 4.1. Estructuras mortuorias: las tumbas
o reflejo de cualquier otro evento que históricamen- de cámara y los tholoi
te resulta menos conocido.
• Animales. Encontramos representac iones animalísti- Las tumbas de cámara son estructuras hipogeicas ex-
cas en términos de interacción con escenas protago- cavadas en el soporte rocoso, constituidas por una cámara,
nizadas por humanos, como ciertas escenas de caza precedida de un corredor de acceso o dramas, también ex-
en las que son las víctimas, o escenas tan familiares cavado en la roca, que desemboca en una entrada o stamian
en el Egeo como el salto del toro . En este último ca- (fig . 15). La forma de la cámara y de su techo depende de la
so, parece que la representación había perdido ya su dureza del medio litológico en el que se excava la tumba, por
significado ritual para convertirse en un recurso de lo que suelen ser irregulares y adoptar forma aproximada-
carácter decorativo. Mucho más raro es encontrar es- mente cuadrangular, elipsoidal o semicircular. La entrada no
cenas con animales ubicados en un paisaje naturalis- siempre fue objeto de un tratamiento arquitectónico cuida-
ta. Algunos animales adquieren también un valor sim - do y, generalmente, fue sellada con piedras.
bólico relacionado probablemente con el poder real, El hecho de que alberguen varios enterramientos hace
como los leones o los grifos sin alas, que suelen flan- pensar que se trata de tumbas familiares, aunque no existen
quear los tronos. datos definitivos que permitan defender esta hipótesis con
Una última cuestión a considerar es el significado o fun-
cionalidad de las representaciones. El análisis del Megaron de
Pylos realizado por M. Cultraro le permite plantear que las
pinturas de los palacios micénicos responden a un proyecto
decorativo unitario, en el que la selección de temas y la com-
posición de imágenes estaban subordinadas simbólicamen-
te a las funciones de la sala y, en el plano ideológico, al sta-
tus social de los destinatarios de ese mensaje.

4
4. LA ARQUEOLOGÍA DE LA MUERTE
EN MICENAS 5

Las necrópolis constituyen un campo de trabajo privile-


6
giado para la reconstrucción del imaginario social de lasco-
munidades heládicas. Desde el punto de vista estructural, a
las tumbas de fosa relacionadas con la fase formativa de la
sociedad micénica sucedieron, entre fines del siglo XVI y el fi-
nal del XIII a. C.. dos tipos principales de tumbas monumen-
tales: las tumbas de cámara y las tumbas de tipo thalas. Las 8
investigaciones más antigua s plantearon una lectura social
de estos modelos de estructura funeraria, según la cual las
tumbas de tha/as identificaban a la clase aristocrática y las
de cámara a la sociedad común. Más recientemente, las re-
flexiones surg idas en el campo de la Arqueología de la Muer- POZO
te han introducido una perspectiva de análisis diferente, que o
cuestiona la existencia de un nexo automático entre la ri-
queza de un enterramiento y la dimensión social del difun-
to y que apunta otras claves de lectura. En este sentido, au-
Figura 15. Planos de di versas tumbas de cámara: l. Ma nika, 2-
tores como D'Agostino, plantean que las necrópolis son una 4. Filakopi , 5-6. Mavrospelio, 7-8. Citer a, 9. Mi ce nas
herramienta fundamental para preguntarse, no tanto sobre (de O. Dickinson ).

83
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

certeza y rechazar que se trate de otras modalidades de cepcionalidad de los arquitectos micénicos que diseñaron y
agrupación social. construyeron estas obras. Tumbas de estas características en-
Algunas tumbas de cámara identificadas en la Argólida contramos en la Argólida, Mesenia, Laconia, Beocia y Tesalia.
(Micenas y Argos) y Beocia (Tebas) poseen decoración pinta - La entrada o stamian era el punto más débil de la cons-
da con motivos simples (líneas, discos y rosetas). trucción, ya que sobre ella recaían importantes tensiones.
El origen de las tumbas de cámara se encuentra some- Para resolver este problema los constructores recurrieron a
tido a discusión, ya que sólo en el N de Creta y en Kythera varios procedimientos, entre los que se encuentran el empleo
hallamos tumbas de cámara de forma semejante. Algunos del triángulo de descarga sobre el dintel y la aplicación de
autores, como Evans, relacionaron estas estructuras con las dinteles cada vez más monumentales. En la fachada se em-
cámaras egipcias del Imperio Medio, en tanto que otros quie- pleó una fábrica muy cuidada a base de bloques de buena
ren ver en la tumba de cámara el desarrollo natural de las talla. Por lo que respecta al corredor de acceso o dramas, és-
cistas y de los pozos de época anterior. te solía trazarse en función de las dimensiones de la cáma-
La tumba de tholos encarna la forma más monumental ra y de la envergadura general del edificio, oscilando de ma-
de la arquitectura funeraria micénica. Consiste en una cáma- nera extrema entre un corto pasillo apenas diferenciado en
ra funeraria subterránea de forma circular (thalamas), prece- el túmulo y un corredor monumental como el de los thaloi
dida por un largo corredor (dramas) que termina en una en- de Micenas.
trada (stamian) que conduce a la cámara. La cámara suele La mayor parte de los ejemplares conocidos se constru -
estar revestida con fábrica pétrea. La estructura se cubría al yeron entre el Heládico Reciente lllA y B, enrareciéndose du-
exterior con un túmulo, o montículo artificial de tierra y pie- rante el Heládico Reciente lllC. Sin duda el ejemplar univer-
dras, que preservaba la cubierta interna de la cámara, reali za- salmente más conocido es el llamado «Tesoro de Atreon, en
da con un sistema de falsa cúpula por aproximación de hila- Micenas (fig. 16). Con el fin de dar idea de su carácter colo-
das. El túmulo garantizaba, además, el equilibrio de la cúpula sal podemos apuntar algunas de sus dimensiones. Posee un
impidiendo su derrumbe hacia el interior o el control de los pasillo de 36 m de longitud por 6 m de anchura, delimitado
empujes derivados de la fuerza centrífuga hacia el exterior. por dos muros levantados con grandes bloques de piedra. El
Wace realizó en su día una división tripartita de estas cons- dramas desemboca en una fachada monumental, de 10,50
trucciones atendiendo a sus dimensiones y, por ende, a las so- m de altura, que se encontraba decorada con un revesti-
luciones técnicas que debieron aplicarse para realizar la cu- miento de relieves esculpidos en piedras de diferentes colo-
bierta en función del diámetro de la cámara . El grupo tercero, res, cuyo aspecto ha podido ser reconstruido a partir de los
en el que se inscriben las tumbas con un diámetro de la cá- fragmentos hallados. La cámara funeraria constituye una de
mara superior a los 10 m, se convierte en una muestra de la ex- las realizaciones más equilibradas de una falsa cúpula. Posee
13,20 m de altura y un diámetro de 14,50 m. La cubierta se
realizó con filas regulares de bloques dispuestos en anillos
concéntricos. De manera excepcional, el Tesoro de Atreo po-
see una cámara aneja, destinada también a usos funerarios.
Suele datarse entre el 1350 y el 1300 a. C.
Un aspecto debatido en torno a esta modalidad de es-
tructura funeraria es la cuestión de sus orígenes. A este res-
pecto, unos autores opinan que se trata de la «petrificación» de
los túmulos de tradición heládica y, por tanto, se muestran
partidarios de considerar estas tumbas monumentales como
fruto de una evolución interna. Otros investigadores, como K.
Branigan, plantean la existencia de conexiones con las thalai
de la llanura de Mesara, cuya construcción se remonta al pe-
ríodo Minoico Antiguo l. Sin embargo, O. Dickinson hace cons-
tar las escasas posibilidades de que exista una relación entre
ambos tipos de tumba, considerando el gran lapso temporal
existente entre ambas y las diferencias estructurales (las tum-
bas de Mesara no fueron abovedadas ni subterráneas, ni estu-
vieron cubiertas por un túmulo). M. Cultraro concluye que la
thalas micénica es una evolución de los túmulos del Heládico
Medio, que se elabora en el Peloponeso meridional (Mesenia
y Lacon ia), desde donde se difundiría durante el Heládico Re-
Figura 16. El Tesoro de Atreo (Mice nas). ciente 1-11 a la Argólida y el Golfo Sarónico.

84
LA CULTURA MICENICA

4.2. Rituales fúnebres Una opinión bastante extendida estima que la tho/osse-
ría el espacio funerario de los grupos gentilicios y cl ientela-
El rito funerario empleado durante el período micénico res establecidos desde época remota en un determinado te-
fue la inhumación. La cremación fue muy rara hasta el Mi- rritorio, por lo que se corresponderían con la clase
noico Reciente lllC, momento a partir del cual se documen- aristocrática en cuyas manos residiría el poder palatino. Por
ta ya en el Cerámico de Atenas, quizás como una moda im- su parte, las tumbas de cámara se han considerado la expre-
portada desde Anatolia. sión de los núcleos familiares que integran el grueso de lapo-
El conocimiento completo de la disposición de cuerpos blación, fundamentados en la comunidad de linajes y en la
y ajuares se encuentra condicionado por el estado en que condivisión de los medios de producción. Sin embargo, algu-
se hallan las tumbas, ya que muchas de ellas fueron sa- nos de estos grupos familiares consiguieron prestigio y ri-
queadas en la Antigüedad . Normalmente, el cadáver atavia- queza gracias a una interacción más dinámica con la estruc-
do con sus joyas y adornos se depositaba directamente so- tura palacial. De ello encontramos reflejo en la concentración
bre el suelo de la cámara, en posición estirada y a veces con de riqueza en algunas tumbas de cámara como las de Dendra
un soporte bajo la cabeza. No parece existir una orientación o en la propia Micenas. Habría que inferir la emergencia en-
concreta de los cuerpos. En algunas necrópolis, como la de tre el Heládico Reciente 11 y lllA1 de una nueva realidad so-
Tanagra, el cuerpo se introducía en sarcófagos de terracota cial, estrechamente relacionada con funcionarios palatinos o
(larnakes), en ocasiones pintados; otras veces se identifican comerciantes, de cuyo vínculo con el palacio tenemos noticias
plataformas para depositar el cadáver y hasta ataúdes de indirectas por la aparición en sus tumbas de objetos de mar-
madera. fil, material cuya importación y elaboración estaba controla-
Se depositaban ofrendas alrededor del difunto, consis- da por aquel. Ya en el Heládico Reciente lllB se introduce un
tentes habitualmente en vasos con comida y bebida, armas, elemento de interés en esta dialéctica de ostentación de la
herramientas y figuritas. Asimismo, existe constancia del sa- riqueza en las tumbas de cámara : su tradicional estructura se
crificio de algunos animales, como perros y, más raramente, transforma y tiende progresivamente a asimilarse a la tholos,
caballos, realizado en el momento de depositar al difunto. adoptando el perfil pseudoabovedado y realizando fachada s
Tras esta ceremonia, se cerraba el acceso a la cámara cons- más monumentales que imitan, con la técnica más pobre de
truyendo un muro, y, tras romper algunos vasos en el curso la pintura, el aspecto de las tholoi.
de una ceremonia de libación, se procedía a rellenar el dra-
mas con tierra. Para volver a practicar un nuevo enterra-
miento era necesario limpiar el dramas y derruir parcial- 5. LAS PRODUCCIONES ARTESANALES
mente el muro que sellaba la entrada. Si no había sitio
suficiente se movían los restos de anteriores inhumaciones 5.1. La cerámica micénica. Herencias
hacia un lado de la cámara. El número de veces que podía re- y aportaciones
petirse esta reutilización de la estructura es muy variado .
Asimismo, existen indicios de la visita periódica por parte de La cerámica es uno de los fósiles directores para resta-
los vivos a la cámara funeraria. También se han identificado blecer los contactos de la cultura micénica durante los si-
canalillos excavados en el suelo del dramas y que se dirigen glos XIV y XI 11 a. C., hasta el punto que numerosos auto res se
hacia la cámara, que quizás hubiera que relacionar con la re- refieren a la existencia de una koiné micénica. A lo largo de
alización de libaciones en honor al difunto. este período, existe constancia del mantenimiento de con-
tactos comerciales con Chipre -que juega un papel primor-
dial en el desarrollo del comercio micénico-, Macedonia y las
4.3. La lectura de las estructuras funerarias tierras ribereñas del Mar Negro, Italia, el Mediterráneo Cen-
en clave social tral e, incluso, la Penínsul a Ibérica , donde se han hallado
fragmentos de cerámica micénica en Montoro (Córdoba), si
Las tholoi y las tumbas de cámara constituyen dos mo- bien en este último caso algunos investigadores opinan que
dalidades de estructura funeraria que coinciden en el marco fueron traídas por comerciantes sardos.
espacio-temporal y que pudieron materializar una dialécti- La decoración de la cerámica continental y muchas de
ca desde el punto de vista social. Este asunto ha sido objeto sus formas dependieron de Creta en sus etapas más anti-
de debate, de manera que mientras algunos autores, como W. guas. Después, fueron experimentando un desarrollo propio
Cavanagh, defienden una relación automática entre estas que se concreta en una progresiva estilización de los motivos
categorías funerarias y el segmento social al que represen- minoicos, como ya vimos al hablar del estilo del Palacio, den-
tan, otros, como J. P. Darcque, destacan la imposibilidad de tro de las producciones cerámicas vinculadas a la Creta Mo-
identificar con certeza la clase social a la que pertenecieron nopalacial. La producción del Heládico Reciente llB está mar-
los personajes enterrados en las tholoi. cada desde el punto de vista formal por el desarrollo de una

85
/

HISTORIA DE LA CU LTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

forma que se ha convertido en fósil-director


del período Monopalacial cretense y a la que
se denomina convencionalmente «copa Efi-
rea» (vid. Tema 2). Se trata de una copa de
perfil robusto con pie bajo y dos asas, deco-
rada en ambos lados con un mismo motivo.
La cerámica más característica de la
época de apogeo de la cultura micénica,
entre el siglo XIV y la primera mitad del siglo
XIII a. C., se concreta en dos estilos decorati-
vos principales:
• Estilo Esquemático (Pattern style) . Se
caracteriza por el empleo de motivos
bastante repetitivos, realizados en co-
lor oscuro -negro o marrón-, que
muestran la progresiva simplificación
de los elementos que caracterizaron
6
los estilos «Floral» y «Marino» de las
fábricas cretenses. Los motivos más
repetidos son las dobles hachas, flo- Figura 17. Tipos cerámicos del HR IIIA2 (de O. Dickinso n).
res, conchas marinas, espirales, etc.
• Estilo Pictórico (Pictorial style). En él se incluye un A2 y Heládico Reciente 111 B1 hace pensar en un área
conjunto de vasos menos vinculado a la tradición cre- de producción que dicta las modas y tendencias a to-
tense. La superficie de las cerámicas se convierte en das las demás. Los análisis arqueométricos apuntan a
soporte para el desarrollo de temas figurados, quizás una zona del noreste del Peloponeso, en la Argólida,
inspirados en las decoraciones murales, aunque eje- como el posible punto de origen de buena parte de
cutados con un grado de expresión artística y un tra- los productos.
tamiento estilístico muy inferior al de aquéllas. Den- • A partir del Heládico Reciente 111 C se detecta un
tro de este estilo fueron muy repetidas las crateras mayor desarrollo de los estilos locales. Muchas for-
con escenas de carros, así como las series compues- mas continúan siendo usadas pero la decoración va-
tas por figuras humanas, toros, pájaros, esfinges, etc. rió, dando lugar a varios estilos:
Por lo que respecta al repertorio formal, éste es bas- • Estilo Cerrado (Clase style). Mantiene lazos con las
tante amplio, destacando como perfiles más signifi- decoraciones cretenses. Se caracteriza por un marca-
cativos los de las jarras de asa vertical y las de largo do horror vacui (~) que tenderá a recubrir toda la
pitorro -ambas de origen cretense-, los cuencos pro- superficie del vaso con motivos convencionales entre
fundos y las copas de pie alto -también llamadas «Co- los que se encuentran aves, peces y rosetas. Se difun-
pas de champán», que parecen ser una evolución de la de por el Peloponeso, el Dodecaneso, las Cícladas y
copa Efirea-. Asimismo, son abundantes los alabas- Creta. En la costa oriental del Ática y en las islas se
trones o pequeños recipientes de perfil globular o desarrolló una variante que se especializó en la re-
panzudo para la conservación de perfumes, y las cra- presentación de criaturas marinas, especialmente pul-
teras (fig.17 y 18). En los vasos cerrados la decora- pos, en vasos globulares (fig. 19).
ción se limita a fajas ocres en el centro de la panza, • Estilo del Granero (Granary style). Caracterizado por
mientras que en la parte superior y el asa aparece una cuencos profundos pintados de un solo color o deco-
secuencia característica de pequeños motivos estili- rados con motivos muy sencillos, como líneas ondula-
zados, dentro de la tónica ornamental característica das o espirales muy sencillas y franjas o bandas, que
del estilo esquemático. En los vasos abiertos la deco- comienza a prefigurar lo que será la cerámica proto-
ración se reduce a la parte superior del vaso. En las geométrica. Se difunde por el Peloponeso.
copas de pie alto se sigue la tradición de las copas • Segundo Estilo Pictórico. En el período Heládico Re-
efireas, poniendo un único motivo muy estilizado en ciente lllC se documenta la prosecución de la ten-
una de las caras, si bien al final del periodo Heládico dencia figurativa de la etapa anterior. El ejemplar más
Reciente lllB lo habitual es que estas copas aparezcan conspicuo es el famoso «Vaso de los Guerreros» des-
sin decoración. La estandarización de formas y la ho- cubierto por Schliemann en Micenas (fig. 20). Se tra-
mogeneidad estilística entre el He ládico Reciente 111 ta de una cratera decorada en una cara con un desfi-

86
LA CULTURA MICÉNICA

A LA BASTRO N

P1RIF ORM J AR PIR IFO RM J AR SOUARE - SI D ED ST IRRUP JAR


A L..:. B A ST RO "'.J

KRAT E R STEMMED B QW_

Figura 18 . Tipos
cerám icos de l HR IIIA2
(de O. Dickinson).

S íE MMED BOWL
'•
STEMMED ~R A TER

CU P s rn.:.1GHT - SID ED CUP S TRA IGHT - SIDED CUP

KYL! X D EEP B OW L DEEP BOWL

le de guerreros con su implementa militar, que se di- que están cubiertos por espigas. El tema y estilo del
rigen hacia una mujer de luto. En la otra cara se re- vaso resulta similar a los larnakeso sarcófagos, a me-
presentó otro desfile de guerreros vestidos de mane- nudo decorados con escenas de funeral o con repre-
ra idéntica, excepto en lo que se refiere a sus cascos sentaciones de marcha.

87
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Junto a las producc iones decoradas fueron muy abun-


dantes las formas lisas, con idénticos perfiles: cuencos pro-
fundos, copas de champán, etc., así como piezas para la co -
cina y el almacén: tinajas, calderos, barreños, trípodes, etc.

5.2. Otros elementos de la cultura material


micénica

5.2.1. la plástica y la coroplastia


La única repre sentación llegada a nosotros de rel ieve
escu ltórico de gran formato en el mundo micénico es la pie-
za ubicada en el triángulo de descarga de la Puerta de los
Leones de Micenas (fig. 21). aunque seguramente debieron
existir otros ejemplares, hoy perdidos. Se trata de una lastra
de unos 3 m de altura, esculpida en bajorrelieve. Representa
dos leones afrontados con las patas delanteras apoyadas so-
bre una base sobre la que apoya una columnilla de tipo mi-
noico que sostiene un posible entablamento compuesto por
cuatro círculos entre dos lastras rectangulares. No existe
acuerdo sobre su significado como un símbolo religioso, un
emblema político, un signo heráldico o, simplemente, una
escultura de carácter decorativo.
Figura 19. Vaso decorado con un pulpo. HR WC (Museo de Micenas).
Dentro del relieve hemos de situar también las estelas
funerarias halladas en las tumbas de fosa de Micenas. Rea -
lizadas sobre piedra local, se trata técnicamente de trabajos
incisos o de relieve muy ligero. Presentan un estilo comple -
jo en el que se mezclan motivos egeos y convenciones re -
presentativas egipcias. Los motivos que aparecen represen-
tados son escenas de animales o guerreros en carro, que
pueden ser considerada s como representaciones de batallas
o bien como juegos funerarios.
Por lo que respecta a las figu ri llas de t erracot a, cons-
tituyen uno de los elementos de la cu ltura material micéni -
ca más célebres y mejor sistemat izados. No se conocen bien
las fases iniciales de su evolución aunque los comienzos pa-
recen datarse en el Heládico Reciente 111 A1. Se trata de ele-
mentos realizados en serie, tal y como evidencia la adopc ión
de formas concretas que se repiten sistemáticamente, aun-
que están elaborada con esmero y cuidadosamente pintadas.
La forma predominante es una pequeña figurilla femen ina
en pie, con los brazos en diferentes posturas. A través de su
hallazgo contextualizado ha sido posib le establecer una evo-
lución de estas muestras de la coroplastia micénica tenien-
do como referencia la postura de los brazos, cuyo diseño ge-
neral indujo a denominarlas según las letras griegas a las que
se asemejan (fig. 22) :
• Las más antiguas - Heládico Reciente 111 A 1- tienen
los brazos cruzados sobre el pecho o bien portan un
niño. Se conocen como figuritas de tipo <l> (phi).
• A partir del Heládico Reciente 111 B, levantan los bra-
Figura 20. Vaso de los Guerreros. Mi ce nas . HR lll C (Museo zos hacia arriba, por lo que se denominan de tipo l!-1
Arqueológico Nacional de Atenas). (pht).

88
LA CU LTURA MICÉNICA

Figura 21. Reli eve de la Puerta de los Leones. Micenas.

• Durante el Heládico Reciente 111 C la forma predomi-


nante se acerca al diseño de una T (phi).
Además se realizaron también figuritas sentadas, repre-
sentaciones de carros y otras f igurillas de forma animal, que
generalmente representan bóvidos de sexo in determinado.
También estas figurillas zoomorfas experimentan una evolu-
ción . Las más ant iguas presentan líneas onduladas que reco-
rren longitudinalmente el cuerpo, después las líneas son rec-
tas, para, finalmente, convertirse en pequeños trazos paralelos
que salen de la espina dorsal del animal (fig. 23). Tanto las f i-

"'R

~
H
A
111

,... 1
e'"

H
A ?
111
e

Figura 22. Propuesta evo lutiva de las fi gurillas Figura 23. Propuesta evolutiva de figurillas zoo morfas de
femeninas de terracota durante el HR (de R. French). terracota durante el HR (de E. French).

89
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

gurillas humanas como las animales pueden aparecer en con- <<tesoros1>, ya que los palacios fueron destruidos y, a menudo,
textos de carácter ritual, aunque también se hallan en ne- vaciados de su contenido. Como apoyo iconográfico para
crópolis y asentamientos. Las figurillas femeninas han sido complementar el conocimiento del armamento micénico se
interpretadas como representaciones divinas o como simples encuentran determinadas representaciones figuradas, tales
representaciones de mortales en actitud de adoración. como la decoración de vasos como el de los Guerreros de Mi-
Se conocen asimismo figuras de terracota de mayor ta- cenas, los frescos de los palacios, los marfiles y los sellos, por
maño. En unos casos se trata de posibles imágenes de culto, no hablar de la información suplementaria que se encuentra
como la llamada «Dama de Filokopi1> o la figurilla de la habi - en las tablillas de Lineal B.
tación 32 de la Habitación del Fresco de Micenas. Otro con- Dentro del armamento defensivo hemos de aludir a las
junto destacado es el que se documentó en la llamada «ha- corazas o elementos protectores del cuerpo del guerrero (fig.
bitación de los ídolos)) en Micenas (fig. 24). donde se halló un 25). Su existencia está demostrada a partir del Heládico Re-
importante número de figuritas interpretadas por su exca- ciente 11-111 lA, momento en que se fecha el excepcional ha-
vador, Taylor, como idolillos, aunque más recientemente, Mo- llazgo registrado en una tumba de cámara de Dendra, aun-
ore opina que podrían representar a los participantes en una que no falta quien opina que la armadura es más antigua
ceremonia. que la inhumación con la que se relaciona . Según O. Dickin -
son se trata de un producto de fabricación local, ya que con-
5.2.2. El armamento siste en una serie de placas de bronce a las que se fue dan-
Conocemos parte de la panoplia micénica a través de los do forma para después ser cosidas sobre un forro de cuero.
hallazgos registrados en contextos funerarios, en algunas vi - Las placas cubren los dos lados del cuerpo desde el cuello a
viendas y en acumulaciones metálicas que forman parte de las rodillas. Se ha dicho a menudo que el gran peso de la co-

Figura 24.
Figurill a Figura 25.
hallada en la Armadura
«Habitación de hallada en una
los Ídolos » de tumba de
Micenas (Museo cámara de
de Micenas). Dendra .

90
LA CULTURA MICÉNICA

raza impediría su uso normal, tratándose de un ejemplar de Reciente lllA permiten golpear de estoque y de filo. Inicial-
parada o gala. Sin embargo, Wardle opina que no sería tan mente se adopta un tipo caracterizado por la hoja más cor-
incómoda como se dice, aunque debería vestirse un grueso ta, reforzada con una nervadura central y la empuñadura
acolchado debajo y no permitiría levantarse después de ha- provista de dos proyecciones oblicuas que protegen la mano
ber caído ni montar a caballo con soltura. (tipo C). Este tipo da paso al D, integrado por las espadas de
Otro elemento distinti vo de la implementa militar es el perfil cruciforme que sustituyen las proyecciones oblicuas
casco, que adquiere su aspecto en la fase antigua y se man- del enmangue por dos grandes lóbulos laterales. Desde el He-
tie ne apenas invariable hasta el Heládico Reciente 111 C. Las ládico Reciente 111A2y111 B se imponen las dagas, que acor-
representaciones de los frescos de los palacios, de los marfi- tan la hoja para adaptarse mejor a la lucha cuerpo a cuerpo.
les y los sellos, así como el hallazgo de placas curvas talla- A partir del siglo XIII, se imponen los tipos F y G, en los que
das sobre colmillos de jabalí y una cabecita de guerrero en los lóbulos se sustituyen por unas hombreras anchas y cua-
marfil procedente de Micenas, evidencian la existencia de un dradas, para finalmente añadir a las hombreras dos ganchos
tipo de casco de forma cónica realizado con tiras de cuero, para el bloqueo de la hoja contraria.
chapadas con colmillos de jabalí (fig. 26) . Se trata del mis- Hasta el siglo XIII a. C. las puntas de lanza mantienen
mo tipo descrito en el canto X de la llíada . su tipología de largas hojas foliáceas con una nervadura cen-
tral y un encaje tubular para insertar el enmangue. Con el
tiempo se harán más cortas y puntiagudas.

5.2.3. La orfebrería
Durante el período micénico los únicos recursos de mi-
nerales metálicos del S de Grecia se encuentran en el E del
Ática, en Laurión, que produce cobre y una galena con cier-
to contenido en plata. Pese a la pobreza en minerales pre-
ciosos, la sociedad micénica los empleó en cantidades apre-
ciables. El oro se aplicó a la realización de vasos, joyas y
anillos. La plata aparentemente fue menos empleada, aunque
esta evidencia debe matizarse ya que se conserva mucho pe-
or que el oro. Se usó principalmente para la confección de
vasos y alfileres.
En el trabajo del oro se aplicaron técnicas complejas co-
mo el granulado y el cloisonné (~),ambas de origen orien-
tal, que permitieron producir objetos de gran delicadeza. Am-
bas técnicas requieren una gran destreza y un preciso control
de la temperatura. Otra técnica aplicada al trabajo del oro y
la plata fue el repujado (~), bien ejemplificada por los co-
nocidos Vasos de Vafio, con una magistral representación de
la captura del toro salvaje y seguramente ejecutados por ar-
tífices minoicos. Los vasos de oro estuvieron presentes en la
cultura micénica hasta la destrucción de los palacios, según
testimonian las tablillas de Lineal B, aunque no aparecerán
Figura 26. Casco micénico. Museo Arqueológico Nacional de Atenas. en cantidades tan importantes como lo hicieron en las eta-
pas formativa y antigua del mundo micénico.

Finalmente, por lo que respecta a los escudos, las formas 5.2.4. La g1íptica
más características fueron los de «torre» -alargados, con la La glíptica sigue desempeñando un papel importante
parte superior redondeada- y los de «Ocho» -con un perfil dentro de la sociedad micénica, como acredita su hallazgo
oval pinzado en el centro- . Se realizaban con cuero exten- constante tanto en contextos habitacionales, como funera-
dido sobre un bastidor de madera y se sujetaban con una ti- rios y rituales. A su función primordial de identificación de
ra que se colgaba al hombro, cbnfiriendo a su portador ma- mercancías o propiedades, se añade en algún caso su valor
yor capacidad de movimiento y el empleo simultáneo de intrínseco si tenemos en cuenta las acumulaciones halladas
ambas manos. en varias tumbas de Vafio, Micenas o Nicoria. Durante el He-
Por lo que respecta a las armas ofensivas, éstas experi- ládico Reciente 111 los tipos de sellos más difundidos son los
mentan una rápida evolución . Las espadas desde el Heládico de forma lenticular o almendrada (fig. 27). y pueden estar

91
HISTORIA DE LA CU LTURA MATER IAL DE L MUN DO CLÁSICO

cul a como elemento de prestigio por todo el Próximo Oriente


durante esta época. Su carácter exótico le confiere un alto va-
lor, dato que se confirma por el control del proceso de su tra-
bajo desde el palacio. Numerosos objetos de marfil conservan
trazas de co lor rojo, azul o finas incrustaciones de polvo de
----... --- -------· oro, por lo que hay que concluir que el marfil no era aprecia-
do por su color blanco. Las pieza s que aparecen con mayor
frecuencia en los yacim ientos continentales se corresponden
con plaquitas en relieve empleadas para el adorno de muebles
y objetos de madera. Se conocen algunas piezas excepciona-
les tales como la cabeza de guerrero con casco de colmillos
de jabalí procedente de Micenas. Otra pieza célebre escapa a
la tónica de placas o entalles. Se trata de una esculturilla en
bulto redondo que representa dos mujeres abrazadas, en po-
sición sentada, mientras un niño se apoya sobre las piernas de
una de ella s (fig. 28). Tradicionalmente se ha interpretado co-
mo un grupo compuesto por dos diosas con un niño divino,
aunque no existen argumentos para pensar que se tratara de
otro tipo de representación con menores pretensiones.

Figura 27. Evolución de los sellos micénicos durante el HR l1I


(de P. Darcque).

tallados sobre ágata, cornalina, esteatita o se rpentina y más


raramente en lapislázuli, ámbar o pasta vítrea .
Por lo que respecta a los temas representados y al esti-
lo de su ejecución, el Heládico Reciente lllA y B asiste a una
estandarización del repertorio de la etapa anterior, redun-
dando en lo que O. Dickinson califica de «economía expresi-
va,,: las formas pierden equilibrio, el dibujo se hace menos
realista y el detallismo anterior cede paso a un trabajo más
apresurado. Las composiciones heráldicas se tornan rígidas y
los animales serán distorsionados formalmente para encajar
en la superficie del sello. Serán precisamente las representa-
ciones zoomorfas las más frecuentes, salvo en los anillos-se-
llo donde prosiguen los temas ritu ales. Ya en el Heládico Re-
ciente lllC se acelera el proceso de empobrecimiento del
repertorio y el descenso de calidad del trabajo de talla . Los Figura 28. Grupo de bulto redondo realizado en marfil procedente
temas se someten a una esquematización rígida, repitiéndo- de Micenas (Museo Arqueológico Naci onal de Atenas).
se de modo incesante la representación del león atacando a
un toro. Este declive se encuentra acompañado por el aban -
dono de la talla de piedras duras. El proceso termina en las 6. EL COLAPSO DEL SISTEMA PALACIAL.
últimas fases del Bronce Reciente, cuando esta artesanía TESTIMONIOS ARQUEOLÓGICOS E
desaparece totalmente . INTERPRETACIÓN

5.2 .5. La eboraria Muchos autores consideran que el fin del mundo micé-
El trabajo del marfil fue otra artesan ía micénica quizás nico constituye una de las rupturas más importantes en la
también derivada de Creta. El origen foráneo de la materia pri- hi stori a del mundo mediterráneo, ya que, aunque algunos
ma se convierte en evidencia del mantenimiento de relaciones vestigios arqueológicos permitan vislumbrar la continuidad
comerciales con zonas productoras de este material que cir- de algunos elementos entre el «antes)) y el «después)), los

92
LA CULTURA MICENICA

cambios fueron tan numerosos y profundos que supusieron costas de la Caria, descendían de la Doride y ha-
una modificación importante de los modos de vida. bían llegado al Peloponeso acompañando a los
Uno de los asuntos más interesantes que plantea el es- descendientes de Herakles (los «Heráklidas») pa-
tudio de este período se centra en el análisis de las causas ra luchar contra los Átridas -sucesores de Euris-
que provocaron el colapso del sistema palacial micénico y en teo, el mítico rey de Argos que expulsó a los hi-
el modo en que se produjo el paso de la Edad del Bronce a la jos del héroe-, con el fin de recuperar la tierra
Edad del Hierro, con todos los procesos de fractura y conti- que legítimamente les pertenecía.
nuidad que conllevó. Los resultados de los trabajos arqueo- Las bases arqueológicas que se han manejado para sus-
lógicos desarrollados en los últimos años en lugares como tentar esta teoría son las siguientes:
Micenas, Argos o Tirinto han modificado de manera sustan- • Ciertas prácticas funerarias que aparecen a f ines del
cial el marco explicativo tradicional. siglo XIII-inicios del XII a. C., como la inhumación in-
dividual en cistas.
• La presencia de grandes espadas fabricadas para gol-
6.1. La destrucción de los palacios micénicos pear de estoque y de filo, puntas de lanza en forma de
llama, fíbulas de «arco de violín» y dagas de tipo «Pes-
Un mejor enfoque de este problema requiere revisar los chiera».
horizontes de destrucción de los principales centros palati- • Una producción cerámica denominada «cerámica bár-
nos del sistema micénico. Las estratigrafías demuestran que bara» (Barbarían Ware) . Se trata de una serie de co-
se produjo una brutal destrucción del sistema palacia l a fi- lor oscuro, realizada a mano, bruñida y decorada con
nes del siglo XIII a. C. Durante bastante tiempo los investi- cordones plásticos, que supuestamente aparece aso-
gadores han creído que se trataba de un fenómeno centra- ciada a contextos fechados a comienzos del HR 111 C
do en un lapso temporal corto, manejando como fecha y que desaparece totalmente a fines de esta fase.
convencional de referencia de estas destrucciones el 1200 a. Estos materiales en su momento se consideraron indica-
C. Sin embargo, una aportación de los estudios arqueológi- dores de la llegada de un nuevo grupo humano -Los dorios-
cos más recientes y un conocimiento más ajustado de las , procedente de los Balcanes o de Tracia, grupo que habría de-
producciones cerámicas micénicas demuestra que el hundi- jado también sus huellas en el nivel VII de Troya. La presencia
miento del sistema palacial es un proceso que se produjo du- de este grupo habría supuesto la destrucción de los palacios,
rante todo el siglo XIII y la primera mitad del XII a. C. y no tras lo cuál se habría producido su fusión cultural con los ele-
una catástrofe global enmarcada en un corto período de mentos micénicos, circunstancia que se ha querido ver refle-
tiempo. jada en el abandono de sus propios usos cerámicos.
La evidencia estratigráfica conserva datos sobre impor- La discusión de esta teoría, realizada por Desborough y
tantes incendios, que afectan de manera especial a los re- Snodgrass, ha ido desarticulando uno a uno todos los pilares
cintos palaciales o a los edificios más relevantes. A esta rui- de su discurso argumental. De este modo, los enterramien-
na siguió, en muchos casos, el abandono, que llegó a afectar tos en cista se han interpretado como un resurgimiento de
en el Peloponeso y Beocia al 900/o de los asentamientos de estructuras funerarias conocidas en el continente desde ini-
época micénica, en tanto que en el Ática el fenómeno se ate- cios del Bronce Medio. Por lo que respecta a los objetos con-
núa, afectando sólo al 500/o. siderados como parte del bagaje portado por los invasores
Las hipótesis que se manejan para exp licar el fin de la dorios, para que esto fuera así tendrían que aparecer repen-
época micénica han sido clasificadas en tres grandes grupos tinamente en los conjuntos materiales heládicos y coincidir
por P. Darcque: estratigráficamente con los niveles de destrucción de los pa-
1. Hipótesis invasionistas. Dentro de las explicaciones lacios, circunstancias ambas que no se cumplen en todos los
que defienden una invasión generalizada y repentina, casos. Finalmente, por lo que respecta a la «cerámica bárba-
encontramos diversas propuestas que difieren a la ra», se sabe ahora que su fecha de referencia fue el Heládi-
hora de identificar a sus protagonistas : co Reciente lllB, por lo que es anterior al colapso de las es-
1.a. El retorno de los Heráclidas. Los argumentos que tructuras palatinas.
han servido de sostén a esta hipótesis residen en A estos argumentos arqueológicos se sumarían los lin-
cuestiones lingüísticas y en las leyendas míticas. güísticos, proporcionados entre otros por J. Chadwick, quien
De este modo, se basa en los comentarios de al- opina que el dialecto dorio no irrumpe en Grecia a partir de
gunos autores posteriores, entre ellos Tucídides, las fechas que estamos tratando, sino que estaba ya presen-
que creían que los griegos de época histórica que te en la Hélade en la época de las tablillas micénicas y, por
hablaban el dialecto dórico y estaban estableci- tanto, antes de la caída de los palacios.
dos en el Peloponeso, ciertas islas de las Cicla- 1.b. La invasión de los 11Pueblos del Ma(/). El hecho de
das, como Melas y Thera, la isla de Rodas y las que las tablillas de Pylos dieran a entender que el

93
HISTOR IA DE LA CULTUR A MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

peligro llegaba del mar, impulsó a algunos auto- das en Pylos y Micenas. En contra de esta pro-
res a relacionar el colapso del área egea con las puesta debe destacarse la imposibilidad de afec-
convulsiones, históricamente documentadas, que tar simultáneamente a áreas tan alejadas como la
conmovieron los cimientos del Mediterráneo Argólida y Mesenia.
Oriental a causa de las correrías de los llamados 2.c. La tesis de las enfermedades. Esta propuesta, for-
«Pueblos del Mar». Estos Pueblos del Mar se en- mulada por Ángel, plantea la generalización en-
frentaron en diversas ocasiones a Egipto y se les démica de graves enfermedades, tales como la
atribuye el desmembramiento del poderoso Im- talasemia o la hiperostosis porosa del cráneo.
perio Hitita . Fren te a quienes han visto en estos Aunque se basa en estudios paleopatológicos, no
movimientos los responsables físicos de las des- deja de resultar difícil que fuera la causa única
trucciones, otros autores, como Vermeu le, mati- del rompimiento del sistema micénico.
zaron su propuesta cifrando las causas más en el 3. Hipótesis de desequilibrios y conflictos internos. La
rompimiento de la estabilidad comercial en el falta de evidencias arqueológicas ciertas que permitan
Mediterráneo de la que tanto dependía la pros- defender la llegada de nuevas gentes, decantó la opi-
peridad micénica, que en una in vasión propia- nión de otros autores a plantear que las dificultades
mente dicha. En realidad, las únicas razones pa- surg ieran del seno mismo de la sociedad micénica. En
ra asociar a estas gentes con la historia del este sentido, Hooker atribuye la caída del sistema pa-
mundo egeo serán la presencia en las fuentes lacial bien al enfrentamiento entre estados micéni-
egipcias de la palabra Ekwesh, que se asimila con cos, o bien entre las diferentes categorías sociales que
los «aqueos», quienes, tras la destrucción de sus conforman la organización micénica . En este último
palacios, se habrían refugiado en Oriente y, en se- caso, su tesis enlaza con la presencia de elementos
gundo término, la posible inspi ración micénica de dorios en la sociedad micénica, hablando una lengua
la cerámica filistea. especial y convertidos en esclavos por los señores de
Contra esta teoría se han pronunciado Mylonas y Des- los palacios micénicos, como protagonistas de un le-
borough, destacando que la destrucción de centros micéni- va ntamiento. Quedaría en este caso poco explicado el
cos afecta con mayor frecuencia a lugares alejados de la cos- enorme refuerzo de las defensas de muchas ciudade-
ta, por lo que las posturas que hicieron a los Pueblos del Mar las para contener enemigos tan insignificantes.
responsables directos de las destrucciones pierden su princi- En realidad, una vez planteadas muy brevemente todas
pal apoyo. En esta misma dirección apunta el hecho de que las teorías que se manejan para explicar el hundimiento del
las islas no muestren evidencias de arrasamiento, tal y como sistema palacial micénico, no es difícil llegar a la conclusión
sería de esperar si el peligro hubiera venido por vía marítima. de que cada una por sí misma explica algún hecho, aunque
2. Hipótesis catastrofistas. Otro grupo de explicaciones deja sin respuesta otros. Por esta razón, últimamente los in-
recurre a factores naturales para contextualizar el vestigadores se están decantando por explicaciones multi-
hundimiento del sistema palacial. Dentro de esta lí- causales en las que debe valorarse la interacción de diversos
nea se inscriben tres propuestas : fenómenos simultáneos y no necesariamente excluyentes en-
2.a. La tesis del cambio climático. Planteada por Rh . tre sí. En principio, es fácil entender que una economía ba-
Carpenter, defiende la existencia de un cambio cli- sada en la agricultura y muy dependiente del aprovisiona-
mático repentino en Grecia a fines de la Edad del miento exterior de ciertas materias primas, está
Bronce, que modificó el régimen de los vientos y, extremadamente expuesta al desequilibrio en el momento
por tanto, la distribución de las lluvias. Este cam- en que se produzcan aumentos bruscos de población, enra-
bio habría originado una gran sequía que provocó recimiento de las relaciones comerciales, disensiones socia-
una grave crisis agraria que acabó por hundir el les internas o presiones en sus fronteras. La suma de todos
sistema. A esta teoría se le objeta la imposibilidad estos factores pudo estar en el fin del sistema palacial, aun-
de que se produjera un cambio tan importante co- que la búsqueda de datos certeros deb_e permanecer abierta.
mo para afectar a todo el continente griego, así
como el hecho de que el citado cambio climático
no haya podido ser demostrado para este período. 6.2. El fin de la civilización micénica
2.b. La tesis de un movimiento sísmico. Al margen de
opiniones totalmente superadas como la de Po- En todo caso, lo que acabamos de analizar como proceso
merance, que defendió el retraso al 1200 a.c. de histórico centrado en el sig lo XIII y primeras décadas del XII
la erupción de la isla de Thera, otros autores co- a.c. es el rompimiento del sistema palacial micénico, no así el
mo Kilian apuntan la teoría de un terremoto co- fin de la civi lización micénica, que se producirá un siglo des-
mo causa primera de las destrucciones observa- pués. Ciertamente, la destrucción del sistema palacial supone

94
- -,

LA CULTURA MICÉNICA

una mutación política y económica que no podemos calibrar fue llamado Submicénico por algunos autores- se caracte-
en todos sus aspectos. No obstante, a través del conocimien- riza por un empobrecimiento de los repertorios formales y
to de los niveles post-palacíales del continente, parece que el las decoraciones, lo que indica, a juicio de Rutter, que la pro-
fin de la civilización micénica fue un proceso gradual que se ducción cerámica se había reducido a una industria de ca-
extendió durante la centuria siguiente a las destrucciones de rácter doméstico, en contraste con la gran producción que
los palacios. Destaca Rutter, cómo el creciente regionalismo había caracterizado la etapa palacial. Otros campos de la ar-
cultural que caracteriza el siglo XII a. C. preludia el carácter al- tesanía muestran también un gran empobrecimiento e, in-
tamente localizado de la cultura griega durante las etapas os- cluso la desaparición de algunas manifestaciones.
cura, arcaica y clásica . Sólo el período helenístico vuelve a El ámbito de las costumbres funerarias revela modifica-
mostrar la uniformidad cultural que significó la koine micéni- ciones ya que se abandonan completamente las inhumacio-
ca durante los siglos XIV y XIII a. C. para el Egeo. nes colectivas en las tholoi y en las tumbas de cámara, que
En principio, la Arqueología muestra una importante re- se sustituyen por sencillas deposiciones en cista, al tiempo
ducción del número de núcleos activos a partir del Heládico que comienza a aparecer el rito de cremación que tenderá a
Reciente 111 C, que afecta en gran medida a las regiones de imponerse masivamente durante el período Protogeométri-
Laconia, Mesenia y el sur del Peloponeso y, de manera me- co. Este fenómeno parece localizarse fundamentalmente en
nos notoria, a la Argólida, Corintia y la Elide. Desde el punto el Ática, desde donde se expande a otros lugares.
de vista de la cultura material, la cerámica de esta etapa ma- Buena parte de los investigadores de este período coin-
nifiesta el triunfo de los estilos locales, como vimos en su lu- ciden en destacar que todas estas innovaciones no deben ser
gar correspondiente, sin que los cambios supongan rupturas ya asociadas con causas externas, tales como nuevas migra-
con la tradición anterior ya que los estilos <<del Granero)) y ciones. Por el contrario, debe pensarse que una sociedad pue-
«Cerrado)) mantienen lazos de relación con los esquemas or- de cambiar y crear nuevos modos de vida a partir de su evo-
namentales anteriores. La cerámica del período final -que lución interna. •

LECTURAS RECOMENDADAS obra de S. lakovidis (1983): Late Helladic Citadels on Mainland Gre-
ece, Leiden. Los aspectos urbanísticos han sido bien sintetizados por
Como trabajos generales que tratan el mundo micénico reco- N. Field s (2004): Mycenaean Citadels c. 1350-1200 BC, Oxford. Los
mendamos las obras sobre la Edad del Bronce en el Egeo de O. Dic- rasgos constructivos de la arquitectura palacial han sido tratados en
kinson (2000): La Edad del Bronce Egea, Madrid, 2000 y R. Treuil et alii un trabajo de K. Kilian (1987): «L'arch itecture des résidences mycé-
(1992): Las civilizaciones Egeas del Neolítico y la Edad del Bronce, Bar- niennes: Origine et extension d'une structure de pouvoir politique
celona, cuyos datos han sido puestos al día en el rec iente trabajo co- pendant l'Age du Bronze récent» en E. Lévy (ed.): Le systeme palatiol
lectivo coordinado por C. W. Shelmerdine (ed.) (2008) : The Aegean en Orient, en Gréce et ó Rome, Strasbourg, pp. 203-217. Para pro-
Bronze Age, Cambridge. Para situar geográficamente los yacim ientos fundizar en el problema de los orígenes del palacio micénico es muy
micénicos y hallar un comentario actualizado sobre cada uno de ellos interesante el artícu lo de J. C. Wright (2006): «The formation of the
es muy útil la obra de S. E. lakovidis y E. B. French (2003): Archaealo- mycenaean palace», en S. Deger-Jalkotzy e l. S. Lemos (eds.): Ancient
gical Atlas of Mycenae, Athens. De mayor interés son los trabajos es- Greece. From the Mycenaean Pa/aces to the Age of Homer, Edim-
pecíficamente centrados en el continente griego, como los de K. A. y burgh, pp. 7-52 . Sobre el megaron como estructura arquitectónica,
D. Wardle (1997): CitiesofLegend. The Mycenean World, London y, so- remitimos a la obra de K. Werner (1993): The Megaron during the
bre todo, el más reciente de M. Cultraro (2006) : I Micenei, Roma, que Aegean and Anoto/ion Bronze Age, Jonsered. Para conocer mejor los
nos parece especialmente recomendable por su claridad y puesta al día rasgos de las construcc iones domésticas recomendamos algunos
de los datos de excavaciones recientes. Otro trabajo general, asequi- ,trabajos con tenidos en P. Darcque y R. Treuil (eds.) (1990): L'habitat
ble por estar escrito en castellano y con excelentes ilustraciones es el égéen préhistorique, Paris, tales como el de K. Demakopoulou: «Pa -
catálogo de la exposición sobre el mundo micénico organizada por el la tial and Domestic Architecture in Mycenaean Thebes,» pp. 307-
Museo Arqueológico Nacional de Madrid: AA.W. (1992): El Mundo 317. Para la pintura micénica sigue siendo fundamental la obra de
Micénico. Cinco siglos de la primera civilización Europea (1600-1700), S. A. lmmerwahr (1990): Aegean Painting in the Bronze Age, Pennsyl-
Madrid. Todos ellos desarrollan la mayor parte de los aspectos que van ia.
constituyen la materia de estudio de este tema. Estudios de detalle sobre aspectos técnicos relacionados con
Sobre los inicios del mundo micénico y la diversidad interpre- las tumbas de tipo tholos, hallamos en los trabajos de W. Cavanagh
tativa que suscitan las tumbas de fosa de los Círculos A y B de Mi- y R. Laxton (1981): «The structura l mechanics ofthe Mycenaean tho-
cenas pueden verse los trabajos de O. Dickinson (1989): «The Origins los tomb», British School at Athens, 76, pp. 109-140 y W. Cavanagh
of Mycenaean Civilization Revisited» en R. Laffineur (ed.). Transition. y R. Laxton (1988): «Problem Solving and the Architecture ofTho los
Le monde égéen du Bronze mayen au Bronze récent (Aegaeum 3), Lie- Tombs», en E. B. Fren ch y K. A. Wardle (eds.): Problems in Greek Pre-
ge, pp. 131- 136; O. Dickinson (1997): «Arts and Artefacts in the Shaft history, Bristol, pp. 385-395 y en el de B. Santillo y R. Santillo (1984):
Graves: Sorne Observations» en R. Laffineur y P. P. Betancourt (eds.): «The construction and structural behaviour of the Mycenaean tho-
TEXNH : Craftsmen, Craftswomen and Craftsmanship in the Aegean los tomb», Opuscula Atheniensia, 15, pp. 45-52 . Por su parte, las
Bronze Age (Aegaeum 16). Liege, pp. 45-49. tumbas de cámara han sido estudiadas monográficamente por N.
Sobre la arquitectura defensiva es recomendable el estudio de Papadimitriou (2001): Built Chamber Tombs ofMiddle and Late Bron-
N. C. Loader (1998): Building in Cyclopean Masonry, Gi:iteborg y la ze Age Date in Mainland Greece and the lslands (BAR, lnternational

95
HISTORIA DE LA CULTU RA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

Series 925), Oxford . Los aspectos sociales deducibles de la lectura Lawagetas. (pi. lawagetai). Según se deduce de las tab lillas de Lineal
del mundo funerario y los aspectos rituales han sido sintéticamen- B, este término alude al segundo dignatario del estado micéni-
te tratados por W. Cavanagh (2008): «Death and the Mycenaeans» co, por debajo del rey. -
en C. W. Shelmerdine (ed.) (2008): The Aegean Bronze Age, Cam- Mortaja. Referido al sistema de apertura y cierre de una puerta, ori-
bridge, pp. 330-336. ficio o muesca donde encaja el eje que le da movilidad.
La cerámica micénica cuenta con algunos trabajos generales que Niello. Técnica de trabajo ornamental en plata que se realiza in-
no podemos dejar de mencionar, como el de P. Mountjoy (1993): Myce- crustando un esmalte negro obtenido con plomo, azufre y co-
naean pottery. An introduction, Oxford. Otros elementos de la cultura bre dentro de una serie de ranuras o incisiones practicadas en
material micénica, tales como las figurillas de terracota, han sido es- la base metálica formando motivos.
tudiados por E. French (1981) : «Mycenaean figures and figurines, their Poterna. Puerta menor de una fortificación.
typology and function», en R. Hagg y N. Marinatos (eds.) : Sanctuaries Própylon. Atrio o pórtico monumentalizado en el acceso a un edifi-
and cults in the Aegean Bronze Age, Stockholm, pp. 173-178. El arma- cio o conjunto principal.
mento micénico y su relación con las representaciones fue estudiado Repujado. Técnica de metalistería consistente en la elaboración de
por P. Cassola (1973): Le armi difensive dei Micenei ne/Je figuroziani, una decoración en rel ieve mediante el martilleado de una fina
Roma. Sobre los marfiles puede verse el trabajo ya clásico de J. C. Pour- chapa por el envés.
sat (1977): Les ivories mycéniens: Essai sur la formation d 'un art mycé- Wanax. (pi. wanaktes) . Término micénico identificado en las tabl i-
nien, Paris. Finalmente, sobre la glíptica remitimos al trabajo de O. llas de Lineal B que designa al rey.
Krzyszkowska (2005) : Aegean seals: An introduction, London.

BIBLIOGRAFÍA
PALABRAS CLAVE
CULTRARO, M. (2006): I Micenei, Roma.
Grecia en la Edad del Bronce. Sociedad palacial. Ciudade las mi- DARCOUE, P. (2005): L'habitat mycénien: Formes et fonctions de l 'es-
cénicas. Pintura micénica. Construcciones funerarias micénicas. Ar- pace bóti en Gri:ce continentale ó la fin du lle millénaire avant
tesan ías micénicas en cerámica, piedra y metal. J.-C., Athenes.
D1CKJ NSON, O. (2000) : La Edad del Bronce Egea, Madrid.
- (2006) : The Aegean from Bronze Age to /ron Age. Continuity and
GLOSARIO change between the twelfth and eight centuries BC., New York.
FJ ELDS, N. (2004): Mycenaean Citadels c. 1350-1200 BC, Oxfo rd.
Acrópolis. Término genérico para designar la zona alta o ciudadela GUIRAL, C. y ZARZALEJOS, M. (2003): Arqueología (1). Arqueología de
de una ciudad. Egipto y del Próximo Oriente, Arqueología del Egeo, Arqueología
Arqueología Procesual. También denominada Nueva Arqueología. de Grecia, UNED, Madrid.
Escuela historiog ráfica anglosajona desarrollada en los años 60- HAGG, R. y NORDOUIST, G. c. (1990) (eds.): Celebrations ofDeath and Di-
70, que asimila los objetivos de la Arqueología con los de la An- vinity in the Bronze Age Argo/id, Stockholm, pp.113-123.
tropología Cultural. Sus principales teóricos son L. Binford y D. IMMERWAHR, S. A. (1990): Aegean Paintíng in the Bronze Age, Pennsyl-
Clarke. Defiende la necesidad, por parte de la Arqueología, de re- vania.
construir los procesos culturales del ser humano, objetivo para K1uAN, K. (1987): «L'architecture des résidences mycéniennes: Origi-
el cual es necesario un riguroso empleo del método científico. ne et extension d'une structure de pouvoir politique pendant
Cloisonné. Técni ca de orfebreria consistente en soldar un motivo re- l'Age du Bronze récent» en E. Lévy (ed.) : Le systeme palatia/ en
alizado a base de hilos muy finos sobre una base plana para re- Orient, en Gréce et ó Rome, Strasbourg, pp. 203-217.
llenarlo después con piedras semipreciosas o pasta vítrea. MouNTJOY, P. (1993) : Mycenaean pottery. An introduction, Oxford .
Horror vacui. Concepto ornamental que tiende a invadir con moti- PouRSAT, J. C. (2008): L'Art Égéen 1. Gri:ce, Cyclades, Cri:tejusqu ·au
vos toda la superficie del soporte sobre el que se ejecuta una milieu du lle. Millénaire av. J.-C., Paris.
decoración. SHELMERDINE, C. W. (ed.) (2008): The Aegean Bronze Age, Cambridge.
In antis. Término que se aplica a las dos columnas que sostienen un WRIGHT, J. C. (2006) : «The formation of the mycenaean palace», en S.
pórtico y que están situadas entre las antae o pilastras que pro- Deger-Jalkotzy e l. S. Lemos (eds.): Ancient Greece. From the
longan las paredes latera les de una estancia en la fachada. Mycenaean Palaces to the Age of Homer, Edimburgh, pp. 7-52.

96
Bloque temático III
La cultura material en la Grecia Antigua

Justificación: La Arqueología Griega constituye uno de los pilares fundamentales de la Arqueología Clásica occi-
dental, por lo que presenta un carácter formativo excepcional. En este sentido, desarrollaremos sus contenidos
culturales destacando su reflejo en las concepciones técnicas, estéticas y económicas, y su carácter de heren-
cia, que constituye un poso fundamental de la cultura occidental contemporánea. Para la organización de los
temas hemos optado por un enfoque temático referido a las manifestaciones de la cultura material de las eta-
pas comprendidas entre la Edad Oscura y el período helenístico. Estimamos que en un programa amplio como
el que nos ocupa, esta opción, menos ortodoxa, puede redundar en una mejor comprensión por parte de los es-
tudiantes de las líneas evolutivas que experimentan los diferentes aspectos de la cultura material griega.
Los contenidos informativos se abren con un tema en el que se aborda el estudio del urbanismo griego
y el conocimiento arqueológico del ámbito rural, aspecto este último que caracteriza las aportaciones más
innovadoras de la disciplina dentro del proceso de renovación metodológica y conceptual que ha experi-
mentado en las dos últimas décadas. Por su parte, el análisis de la arquitectura se realiza con un criterio sin-
tético, estudiando sus fundamentos técnicos y teóricos, así como las construcciones religiosas y los programas
arquitectónicos de la polis. Otro tema se centra en las diferentes modal idades decorativas desarrolladas en
el ámbito heleno, con el hilo conductor de su aplicación en las diferentes tipologías edificatorias. Espacio
propio se ha reservado al tratamiento de las cuestiones funerarias, con la finalidad de transmitir las pautas
rituales de los antiguos griegos y su plasmación material en el acto funerario. El último tema se dedica al
estudio de las producciones artesanales en el mundo griego.
Objetivos:
• El estudiante será capaz de profundizar en una valoración de la cultura material griega como expresión
de la sociedad que la generó.
• Podrá valorar las aportaciones técnicas, conceptuales, funcionales y estéticas de la cultura griega en el
campo de la arquitectura, el urbanismo, la plástica, la pintura, el mosaico y otros elementos de la cultura
material como la cerámica.
• Conocerá las circunstancias y el contexto en que surgen las diferentes tipologías arquitectónicas.
• Percibirá el mundo funerario como expresión de la mentalidad y las creencias de los griegos.
• Reconocerá las manifestaciones de la cultura material griega en el marco de una sintaxis de lectura que
le permita identificar y abstraer las claves de la expresión griega en cada uno de los ámbitos estudiados.
Temas:
4. Ciudad y paisaje rural en la Grecia antigua. Claves arqueológicas para el estudio de una dialéctica histórica.
5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega.
6. La decoración de los edificios : esculturas, pinturas y pavimentos.
7. La Arqueología de la Muerte en Grecia.
8. Las producciones artesanales en el mundo griego.
Tema 4

CIUDAD Y PAISAJE RURAL EN LA GRECIA ANTIGUA.


CLAVES ARQUEOLÓGICAS PARA EL ESTUDIO DE UNA DIALÉCTICA HISTÓRICA

Mar Zarzalejos Prieto

Guion-esquema de contenidos
1. La fórmula de lo urbano en el mundo griego y el surgimiento de la polis desde una perspectiva ar-
queológica.
2. El urbanismo griego. Conceptos teóricos y evolución histórica.
2.1. La estructuración de los espacios públicos en los siglos VIII y VII a. C.
2.2. La monumentalización de los espacios públicos durante la época arcaica.
2.3. La ordenación de los espacios urbanos en época clásica .
2.4. El concepto de «paisaje urbanon en el Clasicismo tardío y el Helenismo.
3. Algunas precisiones sobre el concepto de lo rural en la Grecia antigua y su análisis arqueológico.
4. Investigaciones sobre el paisaje rural en el Ática .
5. Otros modelos regionales : Beocia, Mesenia, Laconia y el ámbito colonial.
Lecturas recomendadas.
Palabras clave.
Glosario.
Bibliografía.

INTRODUCCIÓN mente ligada al territorio rural que le rodea. Para lograr este
objetivo, en el desarrollo del tema desglosaremos los con-
Este tema aborda con carácter monográfico el análisis ceptos helénicos de campo y ciudad , al tiempo que iremos
de la articulación campo-ciudad en el mundo griego anti- ilustrando esas realidades y su evolución en el tiempo con
guo. Concedemos gran interés al análisis arqueológico que los pertinentes ejemplos.
alumbra el surgimiento de la polis, por cuanto estos estu- Por tanto, los objetivos de aprendizaje que deberán lo-
dios protagonizan uno de los flancos de vanguardia de la grarse con el estudio de este tema son los siguientes:
disciplina y muestran el valor de la cultura material como El estudiante poseerá una visión sintética sobre el
fuente documental de la Edad Oscura griega. A los estudios concepto de polis y la definición arqueológica de su
de corte más tradicional sobre los aspectos urbanísticos que proceso de formación.
reflejan los núcleos conocidos por vía arqueológica, añadi- Conocerá las claves evolutivas de la formulación fí-
mos una síntesis sobre la fecunda línea de investigación sica de los asentamientos griegos desde una pers-
abierta en los últimos veinte años sobre Arqueología del pectiva arqueológica, identificando algunos de los
Paisaje, que centra su análisis en el estudio del paisaje ru- hitos que marcan esta secuencia.
ral en diferentes regiones helenas y la explicación de los di- Entenderá el concepto del mundo rural en la Grecia
ferentes modelos y patrones de distribución de los asenta- antigua como una realidad inseparable de la polis y
mientos. Insistiremos en la renovación metodológica que que es susceptible de ser analizada con metodología
supone esta perspectiva de estudios en el seno de la Ar- arqueológica .
queología de Grecia y su importante efecto para un cono- Conocerá las principales aportaciones de las lineas de
cimiento mucho más ajustado a la realidad de la cultura investigación emprendidas en el seno de la Arqueo-
griega antigua. Las conclusiones de aprendizaje deben en- logía Clásica para identificar las trazas materiales
caminarse a redimensionar el concepto de lo urbano en el que denotan las modalidades de ocupación del terri-
ámbito griego, como una realidad material indisoluble- torio rural.

99
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

1. LA FÓRMULA DE LO URBANO EN EL organización que hubiera tenido la capacidad necesaria para


MUNDO GRIEGO Y EL SURGIMIENTO construirlos y mantenerlos. En la misma línea, F. de Polignac ha
DE LA POLIS DESDE UNA PERSPECTIVA puesto en evidencia que es precisamente en las áreas de Gre-
ARQUEOLÓGICA cia central en las que se ha defendido el surgimiento de la po-
lis, donde se encuentra un mayor número de santuarios loca-
La conocid a frase aristotélica que describe al hombre lizados en los límites de los que serán después los territorios de
como zoon politikón -o animal de la ciudad- se ha interpre- las ciudades emplazadas en esa región . Por contra, los santua-
tado tradicionalmente como una referencia literal que define rios reconocidos como panhelénicos se localizan en las áreas del
al hombre griego como habitante de la polis -entendido este Occidente de Grecia donde prevaleció la fórmula del ethnos, a
té rmino como equivalente a «Ciudad»-, lo que de manera ine- la que nos referíamos más arriba. Un hecho común a ambas si-
vitable ha marcado el concepto de la cultura griega como una tuaciones será el cambio que supone la neta separación de los
civilización eminentemente urbana. Otra acepción del tér- espacios sagrados respecto de los profanos, introduciendo una
mino incide en remarcar su relación más con un modo de vida mutación importante en relación al largo período en que los
cívico, en tanto que modelo organizativo, que con una deter- santuarios habían estado íntimamente imbricados en el tejido
minada fórmula de ordenación física de los lugares de habita- urbano. Una novedad importante ligada a la anterior y que tiene
ción. Sin embargo, a la hora de definir la polis es importante que ver también con el nacimiento de la ciudad es el surgi-
no caer en la equiparación genera lista y automática de núcleo miento del culto heroico, aunque la emergencia de este fe-
urbano y comunidad política, definida con el término de «ciu- nómeno no fue uniforme y los destinatarios de estos cultos y
dad-estado», riesgo del que advierten R. Osborne y S. Alcock en- sus modalidades pudieron variar de un caso a otro.
tre otros. Eso supondría que el centro de cada estado griego ha- En definitiva, la ampliación de las manifestaciones reli-
bría sido una ciudad, cuando lo cierto es que no todos contaron giosas de carácter público marcan una ruptura con la gestión
con una capital de este tipo. Así, en el ámbito occidental de 1<doméstica» del culto y parecen señalar un aumento de las
Grecia prevalece otro tipo de entidad política -el ethnos-, una funciones colectivas, poniendo de manifiesto el proceso
organización de estados federales compuestos por un número mismo de la formación política. En este sentido, el desarro-
variable de grandes aldeas o pequeñas ciudades, que carecían llo de la religión y su nueva definición formal proporciona-
de las competencias políticas y organizativas de las ciudades ron una base primaria sobre la que se construye el sistema de
del Ática. En Etolia, por ejemplo, el mayor núcleo del ethnos fue representación de la identidad comunitaria .
Kalydon, pero este centro no tenía la condición de capital y las Otro criterio arqueológico que se ha tenido en cuenta a
decisiones se tomaban en el templo de Apolo en Thermon. la hora de valorar el contexto en el que surge la polis es la
Con estas aclaraciones conceptuales de fondo, podemos in- separación de las áreas funerarias respecto de las zonas
terrogarnos ahora sobre el momento en que surge la polis. No residenciales, fenómeno que, según l. Morris, tuvo lugar en-
es éste un tema que concite la unanimidad de pensamiento en - tre el 750 y el 700 a. C. Esta separación es importante, por
tre los investigadores. De este modo, hay quien considera que cuanto apunta una clara división conceptual entre lo que está
uno de los hitos culturales que marca la ruptura con la Edad Os- dentro del área urbana y lo que está fuera de ella. Este indi-
cura griega y el inicio de la Grecia histórica es precisamente el cio no deja de tener su interés a la hora de buscar elemen-
surgimiento de la ciudad en el siglo VIII a. C. Quienes postulan tos que denoten esta separación funcional, ya que, como su-
esta hipótesis se basan en que las más antiguas evidencias li- braya T. Héilscher, las murallas -que protegen y al mismo
terarias sobre magistraturas, constituciones y leyes en la Gre- tiempo definen el espacio interior de la ciudad- raramente
cia arcaica se remontan al siglo VII a. C. y que, para llegar a este se identifican en este período temprano, a pesar que el con-
estado de cosas, habría sido necesario un período previo de desa- cepto de ciudad amurallada se encuentra presente en los poe-
rrollo. J. Whitley objeta a esta interpretación que la polis origi- mas homéricos y en los mitos locales. Algunos autores insis-
nal no debió ser necesariamente un estado en el sentido que le ten a este respecto en que no debemos buscar en los textos
conocemos en el siglo V a. C. ; habría que hablar, a su juicio, más homéricos descripciones físicas de ciudades, sino conceptos
de un proceso gradual de evolución a lo largo del período arcaico cognitivos sobre lo «urbano» en el siglo VIII a. C. Según esta
que de una revolución acaecida en el siglo VIII a. C. lectura, el hombre homérico habita en un cosmos estructu-
Sin embargo, otros autores como A. Snodgrass prefieren ver rado, llamado polis, que significa no sólo una comunidad or-
el siglo VIII a. C. como un momento crucial en la formación del ganizada sino también un espacio físico definido. Esta polis
estado en Grecia. El autor británico destaca el papel desem- ideal habría tenido una muralla alrededor, casas para los
peñado en este proceso por los santuarios y sus tempranas hombres, templos para los dioses y campos para subsistir.
monumentalizaciones. Así, opina que algunos de estos con- Pero las necrópolis aportan otros datos que vuelven a re-
j untos, como el Heraion (~)de Samas o el primitivo Santua- sultar significativos para percibir los procesos de cambio que
rio de Apolo en Corinto, debieron ser santuarios ligados a una se registran en el siglo VIII a. C., ya que encierran información
polis, ya que, en caso contrario, es difícil pensar en otro tipo de sobre ciertos movimientos sociales que pueden tener relación

100
CIUDAD Y PAISAJE RURAL EN LA GRECIA ANTIG UA CLAVES ARQUEOLÓGICAS PARA EL ESTUDIO DE UNA DIALECTICA HISTÓRICA

con el origen de _la ciudad. En este sentido, los trabajos de y ordenada de viviendas y edificios públicos. En realidad, el viejo
A. Snodgrass, l. Morris y J. Whitley sobre los contextos fune- origen de ciudades como la propia Atenas o Corinto explica una
rarios de época Geométrica plantean hipótesis interesantes estructuración inicialmente dispersa, con espacios vacíos que se
sobre el crecimiento demográfico y el significado social de las fueron cubriendo de edificaciones a medida que transcurría el
ofrendas. En la segunda mitad del siglo VIII a. C. las evidencias tiempo. No obstante, la deducción que cabría extraer de estas
e funerarias apuntan un crecimiento de la población, lo que hace evidencias para caracterizar estas etapas antiguas no debe
pensar en un incremento del tamaño y número de los lugares constituir una generalización, ya que la realidad es bastante más
de hábitat. Además del aumento del número de tumbas, se de- compleja. Cabe concluir la dificultad de definir un modelo ur-
a tecta una mutación en las prácticas funerarias que debe in- bano único, ya que nos enfrentamos a un cuadro bastante he-
terpretarse como un cambio cualitativo -y no sólo cuantita- terogéneo determinado por las diferentes dinámicas de forma-
s tivo-, ya que este incremento de las sepulturas podría estar ción de cada centro. Es importante considerar a este respecto,
a indicando un mayor número de individuos con derecho a ocu- cómo la estructura urbana constituye una fuente de informa-
par el espacio funerario. También se observa que ciertas fór- ción de primer orden sobre la ciudad, sus procesos evolutivos y
o mulas funerarias, reservadas en épocas anteriores a determi- las transformaciones sociales y políticas que se operan en sus
e nada s clases sociales, se extienden a otros estratos de la estructuras, datos todos ellos aprehensibles desde la observa-
sociedad, al tiempo que se multiplican los t ipos de tumbas y ción arqueológica de los diferentes momentos que refleja la or-
se enriquecen los ajuares, dando paso a la ostentación de la ri- ganización de sus espacios.
y queza. Por tanto, el uso discriminatorio de ritos y categorías de Así, en fechas que se sitúan entre mediados del siglo VIII
ajuares que aparece en algunas necrópolis geométricas como y mediados del VII a. C. encontramos una serie de ciudades
la del Cerámico de Atenas (---7). ha sido entendido por los au- de creación ex novo (---7) a expensas del fenómeno colonial,
n tores que venimos siguiendo como un reflejo de los conflic- que ilustran la aplicación de una organización precisa de los
IS tos internos de la sociedad ateniense en este contexto histó- lotes de terreno a adjudicar a los colonos. El ejemplo más pa-
o rico y, por tanto, de la afirmación de la polis. Otros autores radigmático es Megara Hyblaea, una ciudad situada en la
1- como R. Etienne, C. Müller y F. Prost cuestionan esta visión, po- costa oriental de Sicilia que fue fundada en el 728 a. C. y que
l- niendo de manifiesto que la presencia-ausencia de determi- se convierte en un ejemplo sorprendentemente temprano de
le nados objetos en las tumbas puede no tener una lectura única una trama regular con calles todavía no ortogonales pero sí
en clave social, ya que existen casos fuera de Atenas, como Co- paralelas entre sí. El espacio irregular destinado a acoger la
a rinto, donde se asiste a una homogeneización de las necrópo- plaza pública -agora- se reservó desde el mismo momento
la lis y a un aparente abandono de los ajuares de ostentación. en que se trazó la ciudad (fig. 1}. Las casas no respondían ini-
IS Como conclusión, podría decirse que si la constitución de cialmente a un concepto de agrupación, sino que se hallaban
1- la polis pasa por una definición física del territorio común a separadas por espacios vacíos, posiblemente destinados al cul-
Jr todos sus miembros, por la unión de este territorio en torno tivo. Progresivam ente, estas zonas fueron ocupadas, pasando
tá a un centro de poder y por el reconocimiento de una identi- los antiguos caminos de separación entre lotes de terreno a
i- dad colectiva -concretada en los nuevos ritos funerarios, en convertirse en las calles de la colonia que, paulatinamente, iba
1- el surgimiento de los cultos heroicos y de los santuarios de adquiriendo el aspecto de un núcleo urbano ordenado.
J- lím ites-, su aparición habría tenido lugar en la segunda mi- La experiencia de la colonización ha sido a veces consi-
10 tad del siglo VIII a. C. Por definición, la polis griega encierra derada un estímulo decisivo para transmitir el nuevo con-
te dos elementos complementarios e ind iso lublemente ligados: cepto de ciudad, aunque no es fácil creer, como indica T. Hi:ils-
1- la ciudad propiamente dicha (astu) y su territorio (chora), de cher, que unos colonos -obligados a dejar su patria y que se
ahí que, como veremos a lo largo de este tema, no sea posi- aventuraron en un viaje lle no de peligros- fueran los genui-
s- ble disociar ambos componentes para lograr una correcta ca- nos inventores del nuevo concepto de ciudad. De hecho,
~s racterización arqueo-histórica del mundo griego antiguo. como hemos visto antes, la epopeya homérica ya describe una
DS fundación urbana con los aspectos esenciales del nuevo con-
ta cepto : murallas, casas, templos y una distribución organizada
J- 2. EL URBANISMO GRIEGO. CONCEPTOS de las tierras fértiles del entorno. Es obvio, por tanto, que es-
r- TEÓRICOS Y EVOLUCIÓN HISTÓRICA tas ideas estarían presentes ya en Grecia continental, pero era
lis difícil materializarlas en lugares con cierta antigüedad en su
os 2.1. La estructuración de los espacios urbanos ocupación. En las nuevas fundaciones, por el contrario, era
en los siglos VIII y VII a. C. donde mejor podían ponerse en práctica los nuevos modelos.
e- Un aspecto básico de la nueva estructura urbana y social
ue Buena parte de la evidencia material de los núcleos grie- fue la separación neta de los espacios públicos y privados. Los
)n gos de la Edad Oscura y el período arcaico muestra unos cen- primeros se constituyeron en la sede de las tres fuerzas básicas
)n tros habitados que carecen de una organización predeterminada de la polis: el agora se convirtió en el espacio de los ciudada-

1'
HISTOR IA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

nos, los santuarios en el de los dioses de la ciudad y la necró-


polis en el de los antepasados. Cada uno de estos espacios tu -
vo su propio foco funcional y su creciente separación física pa-
rece constituir un aspecto importante en el desarrollo político de
la Grecia arcaica. De este modo, en las ciudades donde el san-
tuario mayor de los dioses de la polis se localizaba sobre una
zona alta o acrópol is -como Cirene-, la ubicación del agora en
una zona separada venía dada por la necesidad; en otros casos,
se trataba de algo claramente intencionado. Se consagra así una
distinción constructiva y funcional muy evidente entre el ago-
ra, como espacio en el que se reunían los miembros de la co-
munidad - ciudadanos adultos masculinos- para deliberar so-
bre cuestiones de interés común, y el santuario, como espacio
donde la comunidad desarrollaba los ritua les religiosos en ho-
nor a sus divinidades tutelares. No faltaron, sin embargo, luga-
res donde el agora y el principal santuario urbano se instalaron
en zonas contiguas, como sucede en Argos y Siracusa. Por lo
que respecta a las necrópolis, se convirtieron en un espacio de
cierto significado público en el que se mostraba el poder de los
antepasados, regularmen te evocado a través de ritos postdepo-
sicionales (---¿). En muchos lugares - Atenas, Mileto o Siracusa,
entre ellos- un eje sagrado conectaba estos espacios públicos
entre sí y con la principal entrada o salida de la ciudad hasta al-
canzar el cementerio principal .

2.2. La monumentalización de los espacios


Fi gura l. Área central de Megara Hyblaea hacia públicos durante la época arcaica
fin es de la época arcaica (l a planta de G. Vall et y F. Vill ard) .

Si en sus comienzos el agora griega fue un espacio am-


plio y abierto, sin una arquitectura elaborada y difícil de

s.o
~-

:>

1
1
1
necrópo lis \ '
\ 1
7 1 '.

o 150 300 m

Figura 2. Área arqueo lógica de Selinun te.

102
CIUDAD Y PAISAJE RURAL EN LA GRECIA ANTIGUA. CLAVES ARQUEOLÓGICAS PARA EL ESTUDIO DE UNA DIALÉCTICA HISTÓRICA

identificar arqueológicamente, en la nueva etapa fue ad- vado. Sin embargo, como hemos ido viendo en los parágrafos
quiriendo una forma cada vez más monumental, que se en- anteriores, esta división es muy anterior en el tiempo.
cuadra en un proceso de ennob lecimiento constructivo de La crítica moderna se interroga acerca del peso real de
los centros cívicos de las ciudades arcaicas. Un ejemplo de Hippodamos y del contenido de su obra, ya que es difícil con-
esta transformación será Metaponto donde, a fines del si- ciliar la tradición que le presenta como creador de las plan-
glo VII a. C. en el área abierta del agora se dispuso una zona tas de Mileto y El Pi reo, a inicios del siglo V a. C., y la que le
de reunión equipada con asientos de madera y, ya en la se- atribuye semejante papel con ciudades como Rodas, que fue
gunda mitad del siglo VI a. C., el anterior acondiciona- fundada casi un siglo después, hacia el 408-407 a. C. Tam-
miento se sustituyó por una instalación con forma de an- bién ha de cuest ionarse rea lmente que el «inventan de la or-
fiteatro y cerrada por un muro circular. ganización de los espacios urbanos coincida con la fundación
Un ejemplo de planta urbana de nueva creación remon- de estas ciudades en el siglo V a. C., si consideramos, una vez
table a esta etapa será Sel inunte, en Sicil ia. Fundada en el más, que esta división está ya presente en fundaciones co-
628 a. C. y destruida a fines del siglo V a. C., su plano urbano loniales griegas del Mediterráneo Occidental remontables a
debe corresponder a la época de sus grandes templos, hacia mediados del siglo VIII a. C., como Megara Hyblaea.
la primera mitad del siglo VI a. C. Su traza presenta dos ca- Con independencia de que se discuta el peso real de
lles axiales que determinan la orientación del viario restante Hippodamos en este terreno, lo cierto es que en el siglo
(fig. 2). Poseen 9 m de anchura y perpendiculares a ellas sa- V a. C. los ambientes filosóficos en los que éste se inscribe teo-
len las vías menores de entre 3,60 y 3,95 m de anchura, de- rizaron sobre la ciudad ideal, así como sobre las reglas prác-
limitando parce las de forma alargada . t icas para organizar armoniosamente las nuevas fundaciones.
Históricamente, este desarrollo urbano que cristaliza en Se trata, por lo demás, de un magnífico ejemplo de la apli-
una monumentalización arquitectónica, revela el deseo cons- cación de los principios racionales que presiden el pensa-
ciente de mostrar la vita lidad económica y el esplendor de las miento griego en el siglo V a. C. La verdadera innovación de
ciudades. A veces, estas manifestaciones han sido conside- este momento consiste en la adopción de un módulo que se
radas por los investigadores como el reflejo de los conceptos aplica a la planta urbana consiguiendo una evidente regu-la -
megalómanos de los tiranos arcaicos, pero en ciudades como ridad, que se materializa en una ordenación reticu lar regida
Atenas las fechas demuestran que no fue el afán de ningún por calles que se cruzan en ángulo recto. Este orden deter-
autócrata lo que levantó las obras arcaicas de las primeras mina, además, una jerarquía entre los ejes principales y las
décadas del siglo VI a. C. como expresión de sus ambiciones vías más estrechas, estableciendo un clara organización de la
políticas, sino que fue una iniciativa del cuerpo político de los circulación. Hemos de sub rayar que estas nuevas concepcio-
ciudadanos y de sus líderes aristocráticos. nes sólo afectan a los núcleos fundados ex novo, ya que las
viejas ciudades como Atenas o Corinto mantienen un trazado
urbano que refleja todas las etapas de una larga historia.
2.3. La ordenación de Jos espacios urbanos Sintomáticamente, fue en este período cuando el carác-
en época clásica ter político del agora se enfatiza visualmente mediante la rea-
lización de monumentos de carácter político en sentido es-
Los avances técnicos y las conquistas que experimenta la tricto y de elementos destinados a definir su identidad
arquitectura griega a partir del siglo V a. C. deben situarse men- colectiva . Así, en el Agora de Atenas se construirá en esta
talmente dentro de un concepto en el que se conso lida como época la Stoa Poikile o Stoa Pintada, en la que se reprodujo
un valor importante la estructura de la comunidad, o lo que es un ciclo de decoración pictórica que destacaba las glorias mí-
lo mismo, el ambiente físico en el que se desarrolla la vida ciu - ticas de la ciudad. Otro logro de esta etapa será la extensión
dadana. Legisladores y filósofos de la tal la de Tales de Mileto o de los espacios públicos, que superarán el agora y las cons-
Pitágoras de Crotona, reflexionaron sobre los problemas de la trucciones que le bordean, manifestando que los intereses pú-
ciudad, generando una atmósfera de interés que indujo al pro- blicos dominan sobre los privados.
pio Clístenes a adaptar los monumentos a las nuevas institu - Veamos algunos ejemplos de ordenación urbana remon-
ciones que proponía para los atenienses. El tránsito de la esfera tables a esta fase. La ciudad de Mileto se articula en tres
teórica a la práctica se produjo en Asia Menor y tuvo como pro- áreas residenciales repartidas sobre la península en la que se
tagonista más destacado a Hippodamos de Mileto, a quien erigió (fig . 3). La más importante se dispuso en el sur, donde
Aristóteles atribuye el diseño de las ciudades de Mileto, El Pi - el espacio se subdividió en una trama de cal les perpendicu-
reo y Turio. Siguiendo a Aristóteles, Hippodamos habría sido el lares que delimitan manzanas de 175 x 100 pies (---7). En las
creador de un sistema de división de la ciudad acorde con las otras dos zonas, situadas respectivamente a cada lado del
diversas categorías de ciudadanos, sistematizando espacios puerto norte, se sigue la misma orientación de ejes, si bien las
propios para las funciones religiosas, públicas y privadas y es- manzanas presentan menores dimensiones (70 x 60 pies). La
tableciendo límites precisos entre el dominio público y el pri- articulación entre estas áreas se realiza med iante las zonas

103
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

amplia y rodeada de pórticos, y cerca, el San-

¡;1 tuario de Atenea y un gran mercado. El teatro,


por imperati vos topográficos hubo de ubi-

L
carse en el lado norte de la bahía. En la zona
j septentrional se encuentra el bou!euterion
(~), un gimnasio, un ninfea, estructuras co-
)
'(( ' merciales y un templo dedicado a Apolo.
Por su parte, la planta de El Pireo se ins-

;,fj "~~
pira en los mismos principios (fig. 4). Los dos
espacios destinados al uso privado se disponen

º1~f
~ .-..J • a uno y otro lado de una zona central de ca-
\ ~ º ~~ rácter público que controla los tres puertos que

"~e-
lll'· ''JL< ~
cortan la península. Aún se conservan algunos

~6
5
~w
' cipos terminales de inicios del siglo V a. C., que

. ~o
\_,.· indican que el reparto de los terrenos se rea-

rl!
lizó a la manera «hipodámican, basándose en
'r7 ~
1
r'iii"... •
1 las funciones de las diversas zonas delimitadas
....
.• Ir
en el espacio público .
,!

' "'
1\:
1
1 I/
J(
2.4. El concepto de «paisaje

/J ~
o 50
,-...._.--~~~~~---1

200 500
urbano» en el Clasicismo tardío
y el Helenismo

El sistema urbanístico que acabamos de


describir experimentó, gracias a su carácter
funcional y práctico, una gran fortuna durante
Figura 3. Planta de Mileto (de R. Etienne, C. Müller y F. Prost). 1: puerto de los
el Clasicismo tardío y el período helenístico. A
Leones. 2: santuario de Apolo Delfinios. 3: agora norte. 4: bouleuterion. 5: agora sur.
6: estadio. 7. agora oeste. 8: templo de Atenea. partir del siglo IV a. C., la fundación o la re-
construcción de las ciudades de Oriente y
públicas, que se disponen en un espacio aproximadamente Occidente en el mundo griego aplican este esquema. Sin em-
central y siguiendo los ejes N-S y E-O en ángulo recto. En un bargo, esta etapa supone novedades sobre la base de esta or-
punto aproximadamente central se situó el agora meridional, ganización por cuanto introduce un concepto decorativo que

Figura 4. Planta del


Pireo (de G. Steinhauer).

104
CIU DAD Y PAISAJE RURAL EN LA GRECIA ANTIGUA. CLAVES ARQUEOLÓGICAS PARA EL ESTUDIO DE UNA DIALÉ CTICA HI STÓRICA

transforma el paisaje urbano. Si la ciudad de época clásica no nueva sobre las pendientes rocosas del monte Mica le, inten-
hace demasiadas concesiones a la monumentalidad y al ornato, tando escapar a las inundaciones del río Meandro (fig . 5). El
la ciudad helenística concibe arquitectónicamente las calles, lugar elegido presenta unos imperativos topográficos defini-
creando pórticos columnados y lugares que destacan el valor dos por considerables desniveles que limitaban la parte habi-
externo de los espacios ciudadanos. Este desarrollo monu- table de la ciudad. Sin embargo, su diseño logró sobreponerse
mental se encuentra estrechamente ligado al evergetismo (~) a este problema mediante una ingeniosa solución, consistente
real originado por el ejercicio del poder y las prerrogativas de en la distribución de los espacios urbanos sobre cuatro gran-
los reinos helenísticos. De igual modo, la s nuevas actividades des terrazas artificiales excavadas en la roca y amplias esca-
económicas que confluyen en los núcleos urbanos comportan leras para prolongar las calles. De este modo, siguiendo los
la evolución de los edificios de la ciudad clásica, que ahora se puntos cardinales, se trazaron cuatro ejes principales que
hacen más numerosos y complejos. Junto a ellos, se produce discurrían en sentido E-O y que comunicaban con las puertas
el florecimiento de nuevas tipologías edificatorias creadas de la ciudad enmarcando los grupos de monumentos. El agora
para dar respuesta a las nuevas funciones. Dice R. Martin que se encontraba en la arteria principal, en tanto que la calle si-
todos estos cambios transforman la facies urbana, dotándola guiente conducía al Santuario de Atenea. Finalmente, las ca-
de unos rasgos que prefiguran el arranque de la historia de las sas más acomodadas y el teatro, dispuestos en la terraza más
ciudades modernas. elevada, bordeaban la última calle. El efecto escenográfico de
Una de las ciudades que mejor ejemplifican los nuevos va- esta sistematización es innegable, como también lo es el
lores es Priene, situada en Caria (Asia Menor). La ciudad pri- esfuerzo que debió suponer el trazado y ejecución de esta
mitiva, destruida por los persas a inicios del siglo V a. C., no estructura que obligó a tallar en algunos puntos más de
se conoce . A mediados del siglo IV a. C., se erige una ciudad 1.000 m3 de roca . Sin embargo, es posible que existieran pro-
blemas de circulación, ya que las em-
pinadas rampas N-S sólo pudieron ser
1. Santuario de Dem éter
empleadas por animales de carga, re-
2. Teatro
3. Santuario de Atenea servando a los ca rros los viales traza-
4. Santuario de las divinidades
dos en sentido E-0.
egipcias
5. Gimnasio supe rior Los cambios más ostensibles es-
6. Stoa sagrada tán representados por el diseño de
7. Pritaneion
8. Boleuterion las nuevas metrópolis de las monar-
9. Santuario de Asklepios y Zeus quías helenísticas, que gravitan en
10. Agora
11 . Gimnasio inferior torno al palacio real. Así, alrededor del
12. Estad io 400 a. C., el rey Arquelao IV de Ma-
13. Antigua línea de costa
14. Necrópolis cedonia trasladó su residencia desde
15. Puerta Aigai a Pella, donde comenzó a cons-
truir una nueva ciudad que será desa-
rrollada a gran escala por Filipo 11. Su
principal concepto fue la configura-
ción del palacio y la polis, del que re-
sultó una estructura antitética que
proporcionaba al rey el dominio del
ámbito público. El palacio se leva ntó
sobre una eminencia, mientras la ciu-
dad se expandió a su pie, con un di-
seño regular de calles ortogonales, en
cuyo centro se encontraba el agora.
Otro caso que podemos comen-
tar es el de Pérgamo, sede de la di-
nastía de los Atálidas y situada, como
se sabe, en Asia Menor. El gran pro-
grama constructivo y de organiza-
ción de la ciudad corresponde a Eu-
menes 11, que vivió en la primera
mitad del siglo 11 a. C. El sentido de
Figura 5. Planta de Priene (de F. Pesando). esta gran reforma pudo ser la rivali-

105
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CIÁSICO

dad con Alejandría y, desde luego, la exaltación del poder real 180 a. C., que ocupa una terraza de 77 x 69 m en el flanco
y de la dinastía. meridional de la acrópolis. La acrópolis de Pérgamo es una au-
En este caso, el principio que guió a sus constructores fue téntica acrópolis real en la que cada elemento está concebido
el de adaptar la planta de la ciudad a un terreno quebrado, ex- para mayor gloria de los atálidas y de sus protectores (fig . 7).
plotando la jerarquía del reparto de los edificios en altura Las terrazas de este sector se encuentran dispuestas en aba-
(fig. 6). La ciudad estaba rodeada por una muralla de línea bas- nico en torno a la cávea(~) del teatro, que constituye el cen-
tante quebrada de acuerdo con el dictado de la topografía. Este tro de la composición. Pese a que esta disposición parece ser
cierre se sumaba a otros dos confiriendo al núcleo el aspecto fruto de un proyecto riguroso, en realidad es el resultado de
de una fortaleza . La entrada principal a la ciudad se realizaba sucesivas intervenciones desligadas entre sí.
a través de la puerta meridional, dando acceso a los órganos Estos alardes monumentales están acompañados de refi-
de la vida pública, que se localizaban en la pendiente inferior. namientos en la realización de infraestructuras tales como el
Esta disposición en niveles determinó la construcción de pór- abastecimiento de agua a la ciudad, que supuso la realización
ticos dóricos en el lado norte del agora. El conjunto de la ciu- de una red de canalizaciones que traían el agua desde una dis-
dad media se organiza en tres terrazas paralelas que salvan un tancia de más de 40 km y que se veía obligada a salvar desni-
desnivel de 12 m entra cada una de ellas y aumentan en an- veles importantes. Las canalizaciones convergían en un recinto
chura progresivamente, haciendo posible el crecimiento para- de almacenamiento y decantación, capaz de abastecer a una
lelo de los volúmenes arquitectónicos alojados en cada nivel. población de 120.000 personas. El mismo cuidado se aplicó a
Buena idea de los nuevos conceptos constructivos trans- la evacuación de aguas sucias mediante la construcción de un
mite el Gran Altar, consagrado a Zeus y construido hacia el sistema de conducciones subterráneas.

1. Agora inferior
2. Viviendas
3. Casa de Ata lo
4. Calle
N
5. Gimnasio inferior
6. Gimnasio medio
7. Estadio
8. Gimnasio superior
9. Termas
10. Templo
11 . Santuario de Demeter
12. Pritaneion (?)
13. Santuario de Hera
14. Templo
15. Fuente 50m

Figura 6. Plano de la ciudad alta de Pérgamo (de F. Pesando).

106
CIUDAD Y PAISAJE RURAL EN LA GRECIA ANTIGUA. CLAVES ARQUEOLÓGICAS PARA EL ESTUDIO DE UNA DIALÉCTICA HISTÓRICA

3. ALGUNAS PRECISIONES SOBRE EL en la propiedad privada de las tierra s de cultivo. Abundando


CONCEPTO DE LO RURAL EN LA GRECIA más en la estrechez de esta relación, la propia existencia fí-
ANTIGUA Y SU ANÁLISIS ARQUEOLÓGICO sica de la ciudad confería una presencia permanente de las
instituciones que regían el sistema social, pero dentro de un
Debemos insistir en la definición de la polis griega como modelo donde la ciudad no dominaba el campo. Se trataba
una realidad formada por dos elementos indisociables : la ciu- de una articulación de los lazos sociales que implicaba lo que
dad -astu-y su territorio -chora-. Pese a ello, hay que re- C. Marx denominó una «ruralización de la ciudad».
conocer que el campo griego no ha sido un objeto tradicio- El campo es, en definitiva, el soporte rural de la polis, su
nal de estudio para los arqueólogos. No en vano, los propios complemento necesario. Esta reafirmación de las relaciones
autores antiguos y las manifestaciones más sub limes de la entre astu y chora explica que los estudios de ambas deban
cultura material se concentran en las ciudades y en los san - tener en cuenta su interdependencia funcional y partan de la
tuarios. Así, por citar algún ejemplo significativo, para Pau- consideración de que el centro no tiene más importancia que
sanias el campo era el espacio que se hallaba entre un san- la periferia. La noción de interdependencia funcional signi-
tuario y otro y para Aristófanes era el lugar donde vivían los fica que el campo y la ciudad, lejos de asumir funciones
hombres rústicos y zafios. distintas o simplemente complementarias, participan mu-
Hoy es indudable que la chora de una polis griega fue tan tuamente de la s diferentes funciones posibles de las comu-
importante para sus ciudadanos como el corazón mismo de la nidades -defensiva, religiosa, funeraria, económica-, a ex-
ciudad. De hecho, los estudios recientes no hacen más que en- cepción de la función política, que es la única que hay que
fatizar la interdependencia entre campo y ciudad . A este res- considerar exclusivamente urbana.
pecto, J. Whitley apunta las semejanzas entre la división del te- El estudio de las chorai griegas es un fenómeno investi-
rreno rural y urbano, de manera que la realización de los lotes gador relativamente reciente, que se remonta en su primera
privados en la ciudad y de las parcelas agrícolas en el campo pa- formulación a los años 70 del siglo pasado y, de, manera más
rece haber usado las mismas técnicas y haberse realizado con- decidida, a sus dos últimas décadas. En su origen se encuen-
forme a unos mismos principios. La ciudad representaba un ideal, tra, por un lado, la presión de los investigadores de otros pe-
de manera que su parte urbana era un microcosmos de la es- ríodos históricos que consideraban inaceptable esta falta de
tratificación social y las divisiones de su territorio o chora se interés por los análisis territoriales y, por otro, la percepción,
adaptaban a él. por parte de los propios arqueólogos clásicos, de la incapa-
En la chora tenían sus parcelas los miembros de la co- cidad de entender la ciudad griega al margen de su territo-
munidad y, como subraya J. Gallego, es un rasgo primordial rio circundante. Pese a las inhibiciones filológicas de los au-
de esta organización social el estar basada estructuralmente tores clásicos, parece evidente que el término chora solía

3. Palacio
4. Puerta de la ciudadela
5. Heroon
6. Templo de Traja no
7. Santuario de Atenea
8. Templo de Atenea
9. Altar de Zeus y Atenea Niceforo s
10. Mercado o 100 11
11 . Teatro ""'""'-=-==--"-'·=
==-'=
12. Templo jonico de Caracalla

Figura 7. Plano de la Acrópolis de Pérgamo (de F. Pesando).

107
HISTORI A DE LA CULTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

oponerse al de astu o al de polis y de la interpretación de los claro en la Antigüedad y el extremo sureste, dentro del te-
textos se infiere que se trataba de un paisaje humanizado, de rritorio incluido en el demos (---7) de Atenas (fig. 8). En suma-
un espacio de trabajo, donde no estaba clara la distinción en- yor parte, se trata, además, de proyectos relac ionados con las
tre lo puramente rural y lo industrial. No tiene sentido un labores de rescate realizadas en relación con el desarrollo de
concepto del paisaje rural idealizado, ya que para el hombre grandes obras públicas.
griego el campo no tiene connotaciones placenteras, sin que LANOOVEfl

ello signifique que no fuera sensible a la belleza del paisaje. ~~--1.-----; r :::i ,
¡:-··-:¡ ""'
Los estudios territoriales en la Grecia antigua se han desa- LJ 200o
rrollado al compás del avance de una metodología de trabajo [_ ; 100m

basada en la prospección arqueológica y que tiene por objeto


la identificación en el paisaje de las trazas de la actividad hu- • fl t" U111Cf_. IGypl Qk. 1St• Q)
• Pan;;ikt()l'I

mana. La mayor parte de los proyectos recientes cubren lar- Phyle •


M f Pa rrtfJs \ •

gos períodos cronológicos para evitar la concentración de da- ) /~-


tos de una época determinada y su sobredimensión en el
MI Pt1rttelikon
plano de una lectura histórica. Además, estos proyectos si-
• loor kovoun1
multanean el análisis arqueológico con estudios de aproxi-
mación al paleopaisaje (geomorfología, paleobotánica, pe-
dología, etc.) y se complementan con la exégesis de la + M1 Hymoltos

documentación escrita . En el marco de esta renovación me-


todológica, han podido reinterpretarse algunas evidencias de .: C.1~ 0 o t V:1r.
va .. hou~e
:JI Viu 1

superficie, como las relacionadas con los llamados koprones


o acumulaciones de basura que testimonian el empleo de la
práctica de fertilización de los campos. Estos fenómenos no
siempre habían sido bien interpretados, ya que los vestigios
-
~
-
=---=-
- --=-0-
=- _ -- _ ---~'-}
---=--_- - ·-
Aigma '.

arqueológicos en el ámbito rural que representan modelos de - -¿y - -


la actividad humana directamente relacionados con la vida N - ---- --~ -· -===- -a

en la polis han sido distorsionados por numerosos factores _ _ º-~' -~ _


- ____..ló km _

postdeposicionales. Los enfoques más recientes aplican nue- Figura 8. Zonas del Áti ca en las que se han realizado
vos métodos de acercamiento que ponen en valor lo que los investigaciones sobre el territorio (de J. Whitley).
anglosajones denominan hallazgos offsite, que serán rein-
terpretados no como materiales fuera de contexto, sino como En principio, podría pensarse que los resultados de estos
indicios de prácticas agropecuarias. trabajos proporcionan un panorama interpretativo relativa-
En otras palabras, el campo griego no fue sólo un espa- mente homogéneo sobre este importante ámbito de la Gre-
cio vacío en el que existían granjas, sino un paisaje perma- cia antigua, pero en la práctica no es así, ya que se han
nentemente habitado y empleado de acuerdo a estructuras abierto dos líneas explicativas contradictorias.
que varían con el tiempo. Dentro de las categorías más ha- La primera de ellas podría definirse como un modelo de
bituales de hallazgos identificados se encuentran pozos, eras, asentamiento nuclearizado y ha sido propuesta por R. Osborne.
hornos, molinos, terrazas de cultivo, canteras, basureros, cis- A juicio de este autor, muchos de los habitantes del Ática
ternas, puentes, minas, canalizaciones de riego, rediles para -fuera de la ciudad de Atenas y El Pireo- vivirían en aldeas,
ganado, etc. A veces se trata de yacimientos con una entidad pertenecientes a antiguos demoi. En el área de Vouliagmeni, por
muy pequeña y difíciles de datar, pero, en todo caso, repre- ejemplo, los asentamientos se concentran en torno a dos zo-
sentan las huellas físicas de las prácticas agrícolas y gana- nas que parecen corresponder a los demoi de Halai Aixonidas
deras de los griegos antiguos. (Ano Voula) y Anagyrous (Vari). Excavaciones recientes parecen
confirmar que estos demoi estuvieron nuclearizados en al-
deas, más que en grupos dispersos de granjas aisladas. Por su-
4. INVESTIGACIONES SOBRE EL PAISAJE puesto, R. Osborne admite la existencia de granjas aisladas,
RURAL EN EL ÁTICA como la Casa Dema (al oeste del Ática) y la Casa Vari (al norte
de Anagyrous); pero, a su juicio, estas granjas parece que se
En la región del Ática aún no se ha llevado a cabo un es- ocuparon sólo durante breves periodos de tiempo y pudieron no
tudio intensivo y a gran escala del ámbito rural. Se han ex- haber sido concebidas como lugares de residencia permanente.
plorado con métodos intensivos algunos territorios extremos Esta cuestión es importante, en la medida en que, según la in-
de la región, como la llanura de Skourta, que se encuentra al terpretación que se adopte, habría que concluir la existencia de
norte, entre el Ática y Beocia y que poseía un status poco un campo poblado estacionalmente o de forma estable, con lo

108
CIUDAD Y PAISAJE RURAL EN LA GRECIA ANTIGUA. CLAVES ARQUEOLÓGICAS PARA EL ESTUDIO DE UNA DIALÉCTICA HISTÓRICA

que ello supone de cara a emitir estimaciones demográficas. La


Casa Dema se habría construido durante la guerra del Pe lopo-
neso y al final de la misma sería ya inhabitable. Por su parte,
la Casa Vari (fig. 9) fue erigida en el siglo IV a. C. con el pro-
pósito de aprovechar las condiciones de las laderas del monte
Himeto para la producción de miel. De esta orientación eco-
Ci © @ nómica tenemos constancia a través del hallazgo de numero-
VIII sos fragmentos de bastos recipientes semejantes a las colme-
p
nas tradicionales. Se trataría de una actividad estacional,
e centrada en el verano, por lo que sus propietarios ocuparían la
granja temporalmente. El elemento constructivo que más llama
la atención en este caso es una torre de carácter defensivo en
N
una de las esquinas, que recuerda los modelos de época más
avanzada de Chipre y la propia Grecia.

f La segunda hipótesis ha sido emitida por H. Lohmann,


quien defiende la existencia de un modelo disperso de ocu-

----------
O 1 2 5 10 15 20 m pación, con establecimientos de carácter permanente. Este in-
vestigador basa su interpretación en el análisis del demos de
Atenas, en el SE del Ática, donde ha identificado un modelo
disperso protagonizado por granjas aisladas, algunas de ellas
con forma de torre e interpretadas como explotaciones agrí-
colas fortificadas. Algunas granjas, como las de Palaia Ko-
praisia, son de un tamaño y complejidad que parecen corres-
ponder con seguridad a residencias permanentes. También el
registro arqueológico, con importantes concentraciones cerá-
micas y basureros, parecen rebatir un uso estacional. Dentro
del conjunto de Palaia Kopraisia, el yacimiento LE 17 contó con
un complejo de estructuras que incluía una era y un aprisco
para el ganado. El sitio LE 16 (fig. 10) es de especial interés,
por cuanto la granja poseyó un andron (~)y una estancia para
siete lechos. Asimismo, en la parcela circundante se encon-
traron varios restos de terrazas agrícolas, así como vestigios de
Figura 9. Planta de la Casa Vari y propuesta de restitución un muro que delimitaba las lindes de la propiedad. El estudio
(de L. Foxhall y S. Zarambouca, respectivamente). de este paisaje revela que el área de Atenas se aterrazó en im-

LE 16

Fi gura 10. Pl anta de los yacimientos de Palaia Kopraisia y detalle del yacimiento LE 16 (de H. Lohmann).

109
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

portantes extensiones en época clásica. Esta actividad, que im- 1 Edad del Hierro y mucho más alta también que en épocas
plicaría un importante esfuerzo y coste, será puesta en rela- helenística y romana. La mayor parte de estos sitios se data
ción por H. Lohmann con el cultivo intensivo del olivo. entre los siglos Vy IV a. C. Muchos son establecimientos con
Para calibrar mejor el fenómeno de ocupación del ámb ito una superficie de 1 ha o menos, por lo que se consideran de -
rural ático puede ser ilustrativo comparar Atenas con otros masiado pequeños para tratarse de aldeas. En principio, se
demoi adyacentes, con los que comparte una misma topo- piensa que podrían corresponder a caseríos o granjas aisla-
grafía básica de colinas desnudas y pequeñas llanuras lito- das, pero este extremo no puede precisarse porque ninguno
rales. Podemos fijarnos, por ejemplo, en la región de Laurión, de estos lugares se ha excavado. Las prospecciones geofísi-
famosa en la Antigüedad por sus minas de plata. Los signos cas han permitido identificar una granja compuesta por dos
arqueológicos de esta actividad son evidentes. El asenta- estancias y un pequeño patio adyacente.
miento más importante fue Thorikos, investigado por una mi- Sin embargo, el dato cuantitativo debe hacernos pensar
sión belga desde 1963. Este asentamiento estuvo densa- si esta densidad es algo característico de toda Grecia o só lo
mente poblado desde tiempos geométricos con numerosas un rasgo de carácter regional. Empezaremos el recorrido en el
casas y equipamientos de carácter urbano, a los que se aña- Peloponeso y nos moveremos hacia el E y el S. Así, la región
den in stalaciones industriales como los lavaderos de mineral, de Mesenia, situada en la zona occidental del Peloponeso, ha
donde se procedía también a moler el mineral para separar sido investigada por dos equipos. El primer proyecto fue la Uni-
la plata de la ganga (~).También en los alrededores de la versity of Minnesota Mesenia Expedition, que realizó un es-
moderna Agrileza, las minas, los lavaderos y otras instala- tudio extensivo en los años 70. Más recientemente se ha rea -
ciones se dispusieron en posición de ladera , siguiendo los lizado una investigación intensiva alrededor de Pylos: The
afloramientos de plata. Tres lavaderos asociados con una Py/os Regional Archaeological Project. Los resultados del pri-
sola mina han sido excavados por J. Jones. El lavadero Ces- mer proyecto mostraron un incremento importante del nú -
taba lleno de balsas recubiertas de hormigón hidráulico. El mero de yacim ientos de época clásica, particularmente si se
sistema llama la atención en un lugar como la región meri- comparaban con los de la Edad del Hierro. Sin embargo, los re-
dional del Ática, extremadamente árida, ya que el empleo de sultados preliminares del segundo proyecto no confirman
agua de manantial habría supuesto un gran derroche. Se esta lectura, ya que se identificaron sólo 8 sitios arcaicos o clá-
piensa que se trata de un sistema de recogida y reciclado del sicos frente a 18 helenísticos y mostraba un área aparente-
agua de lluvia, que empleaba la gravedad y el músculo de los mente ausente de yac imientos dispersos de tipo granja, que
esclavos para su funcionamiento. parecían ser característicos de otras regiones de Grecia en
Cabe concluir con J. Whitley, que el campo del Ática pre- época clásica . A este respecto, hay que decir que la región de
sentaba en la Antigüedad un paisaje variado, con aldeas en Pylos no es ideal para un estudio de superficie, ya que su base
unas áreas y granjas de habitación permanente en otras. Le- geomorfológica es una de las más pronunciadas y se ha visto
jos de ser un retiro rural arcádico ante la s presiones de la ciu- muy alterada por la mecanización agrícola moderna . Sin em -
dad, el campo ático fue una región de producción, un lugar bargo, es difícil entender por qué estas condiciones posdepo-
de trabajo : el grano se cosechaba en las llanuras que rodea- sicionales afectaron más a los yacimientos arcaicos y clásicos
ban Eleusis y Atenas; las ovejas, bueyes y cabras pastaban en que a los helenísticos. Habría una razón histórica para expli-
las colinas; se construían terrazas para el cultivo del olivo y car esta anomalía: Mesenia fue, después de todo, una región
la plata se explotaba en Laurión. de Grecia que estuvo en tiempos arcaicos y clásicos supedi-
tada a su vecina Laconia. Fue liberada del control espartano
después del 370 a. C., momento a partir del cual se convirtió
5. OTROS MODELOS REGIONALES : BEOCIA, en un área independiente. Podría pensarse que si los asenta-
MESENIA, LACONIA Y EL ÁMBITO COLONIAL mientos rurales dispersos son característicos de estados de
ciudadanos libres, donde cada ciudadano posee un lote de tie-
Las investigaciones más inten sas sobre el espacio rural se rra, el camb io en el patrón de asentamiento se explicaría desde
han llevado a cabo en Mesenia, Laconia, el va lle de Nemea, el esta perspectiva . Pero no parece existir una relación tan di-
SE de la Argólida, Beocia, las Cícladas y parte de Creta. Las pre- recta entre la estructura política y el poblamiento rural, según
tensiones de los equipos de investigación se centran no sólo en muestran otras investigaciones, como ahora veremos.
identificar lugares de poblamiento sino en categorizarlos y La región de Laconia también ha sido investigada en la
aportar datos sobre la ocupación real de la Grecia clásica, que década de los 90. Los resultados preliminares del va lle de Ne-
según las fuentes antiguas era un lugar densamente poblado. mea indican una relativamente alta densidad de asenta-
El equipo que desarrolla sus investigaciones en Beocia ha mientos rurales en época clásica que parecen haber aumen-
mostrado cómo sólo una pequeña esquina de la región contó tado desde tiempos arcaicos. Pero este patrón no se repite
con 66 sitios datables entre el 600 y el 200 a. C. Esta densi- más hacia el E. Aquí, en el sur de la Argólida los sitios rura -
dad es muy elevada en relación a la Edad del Bronce y la les no aumentaron tanto. De hecho, la densidad de asenta-

110
CIUDAD Y PAISAJE RURAL EN LA GRECIA ANTIGUA. CLAVES ARQUEOLÓGICAS PARA EL ESTU DIO DE UNA DIALÉCTICA HISTÓRICA

mientas es poco diferente de la época arcaica. Sí se observa, plo, podría ser debida a su geología, ya que los blandos sue-
sin embargo, un agudo incremento en el núme ro de sitios ru- los de Mesenia son fácilmente erosionables y la superficie ar-
rales desde el 350 a. C., con un patrón bastante similar al de queológica ha podido ser obliterada por la maquinaria agrí-
Mesenia. Pero si el patrón fue semejante, las circunstancias cola moderna. Por contra, las colinas de escasa pendiente de
políticas de las dos áreas fue muy distinta, ya que el sur de Beocia son más difícilmente erosiona bles. En cualquier caso,
la Argólida fue una región dividida entre varias poleis inde- estos problemas no invalidan los resultados.
pendientes. Se ve claro, por tanto, cómo procesos históricos Un último caso a considerar se refiere a algunas ciuda-
muy diferentes producen modelos organizativos similares. des coloniales que han conservado trazas en su territorio ru-
Una vez expuestos con suma brevedad los resultados de ral de un repartimiento catastral regular. Es evidente que en
estas investigaciones regionales, habría que preguntarse so- las fundaciones coloniales la organización de la chora fue el
bre las posibilidades de extraer inferencias o modelos a par- resultado de una acción consciente, encaminada a repartir
tir de estas observaciones. En este sentido, J. Whitley perfila las tierras de acuerdo a un modelo político. Las tierras se di-
la existencia de dos grandes modelos: vidían en lotes -k/eroi- a repartir entre los colonos y esta
• Modelo Beocia. Caracterizado por un poblamiento división constituía una proyección simbólica del cuerpo cí-
denso pero disperso en una constelación de pequeñas vico y de la afirmación de su autoridad sobre este espacio.
granjas. En este modelo, la densidad del poblamiento Un caso privilegiado para analizar estos repartos del terri-
alcanza su cen it hacia el 400 a. C. descendiendo lige- torio rural es Chersonesos, fundada por Heraklea del Ponto
ramente después. El valle de Nemea se ajusta también en el último cuarto del siglo V a. C., en la zona de Crimea.
a este modelo. De este catastro (fig. 11), que se inicia en el tercer cuarto del
• Modelo Mesenia. No se constata una particular den- siglo IV a. C., se conservan trazas sobre el terreno bajo la
sidad del poblamiento rural en época clásica. Se trata forma de alineaciones de piedras que se cruzan en ángulo
de un poblamiento disperso que comienza a incre- recto . La zona más antigua, con una superficie de unas
mentarse a partir del 350 a. C., hasta alcanzar un de- 4,5 ha, presenta una planta de forma cuadrada, de 210 m de
sarrollo importante en época helenística. El sur de la lado. Junto a esta zona se desarrolló un nuevo y mayor es-
Argólida se inscribe en este modelo. pacio catastral, de unos 100 km 2, formado por un espacio
Conviene tener en cuenta, no obstante, que no parece cruzado por líneas paralelas que componen una retícula de
posible generalizar estos modelos a todo el territorio griego. grandes rectángulos regulares, subdivididos en rectángulo s
Las investigaciones han producido muchos datos cuantifica- más pequeños y que componen más de 400 lotes de tierra,
bles sobre un asunto ausente en las fuentes clásicas, pero es- en su mayor parte de igual tamaño (un rectángulo de 420 x
tos datos tienen sus propias dificultades de interpretación. In- 630 m). El reagrupamiento de varios lotes en grandes par-
cluso cuando las investigaciones aplican métodos idénticos, celas debió producirse hacia inicios del siglo 111 a. C. Cada lote
las variaciones de otra índole como la geomorfología, la to- tendría una granja, al parecer, provista de una torre en una
pografía y los usos del suelo hacen muy problemáticas las de sus esquinas. Se conoce bien la granja del lote 25 (fig. 12).
comparaciones. La baja densidad de sitios en Pylos, por ejem- construida como un edificio de planta cuadrada, sin venta-

o o
o

oº o

ti lots de rerre
• ferme
o village

Fi gura 12. Propuesta de restitución de la granj a del lote 25 de


Figura 11. Territorio de Cherso nesos (de A. Chtcheglov). Chersonesos (de A. Chtcheglov).

111
HISTOR IA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO ClÁSICO

nas exteriores y una torre de esquina. El conjunto, integrado sado, a raíz de los primeros usos de la fotointerpretación apli-
por 21 ambientes, se distribuía alrededor de un gran patio cados a la Arqueología . En esta colonia se han identificado
central. El lote contiguo -el 26- se dedicó en su mayor parte dos sistemas diferentes aplicados, respectivamente, en las dos
al cultivo de la vid. Se han detectado numerosas trazas de zonas delimitadas por los ríos Bradano y Basento por un lado,
muretes paralelos entre los cuales se plantarían los pies de y Basento y Cavone por otro. En la primera zona los kleroi pre-
viña. Parece claro que esta explotación se orientaba a la pro- sen tan forma de paralelogramo y no de rectángulos como en
ducción de vino para la venta. Chersonesos y las subdivisiones no son igualitarias, quizás
Otro caso bien estudiado es el de Metaponto, en el S de para corregir las diferentes capacidades agronómicas de los
Ital ia . Su catastro es conocido desde los años 50 del siglo pa- suelos o su desigual topografía. •

LECTURAS RECOMENDADAS J. F. Cherry y J. L. Davis (1994): «lntensive survey, agricultura! prac-


tice and the Classical Landscape of Greece», en l. Morris (ed.): C/os-
Dentro de las obras generales que tratan los aspectos estudia- sica/ Greece. Ancient Histories ond Modern Archaeologies, Cam-
dos en este tema debemos mencionar obligadamente las de R. bridge, pp. 137-170. Sobre los trabajos en Mesenia puede ve rse el
Etienne, C. Müller y F. Prost (2000): Archéo/ogie historique de la Gri:ce estudio de W. A. McDonald y G.R. Rapp (eds.) (1972): The Minnesota
Antique, Paris; J. Whitley (2001 ): The Archaeology of Ancient Greece, Messenia Expedition: Reconstructing a Bronze Age Regional Envi-
Cambridge y los capítulos correspondientes del trabajo colectivo edi- ronment, Minneapolis. Las investigaciones en la Argólida han sido pu-
tado por S. Alcock y R. Osborne (eds.) (2007): C!assical Archaeology, blicadas por M. H. Jameson et alii (1994): A Greek Countryside: The
Oxford. Southern Argo/id from Prehistory to the Present Doy, Standford. El Pro-
El concepto de polis y el problema de sus orígenes, abordados yecto regional de Pylos ha sido divulgado en sus resultados por el
desde una perspectiva arqueológica, han sido objeto insistente de es- equipo encabezado por J. L. Davis eta/ii(1997) : «The Pylos Regional
tudio en los últimos años. Si se desea abundar en este asunto pue- Archaeological Project: part 1: Overview and the Archaeological Sur-
den verse los trabajos de Fr. de Polignac (1984): La naissance de la vey», Hesperia, 66, pp. 391-494.
citégecque, Paris; l. Morris (1991): «The early polis as city and state>1,
en J. Rich y A. Wallace-Hadrill (eds.) : Cityandcauntryin theAncient
World, London; Ídem (1997): «An archaeology of equalities7 The PALABRAS CLAVE
Greek city-states>1, en D.L. Nichols, T.H. Charlton (eds.): The Ar-
chaeologyofCity-States: Cross-Cultural Approaches, Washington, pp. Polis. Chora. Urban ística griega. Territorio rural griego. Relación
91-105; J.K. Davies (1997): «The origins of the Greek polis: where campo-ciudad en la Grecia antigua.
should we be looking?>1, en L. G. Mitchell, P. J. Rhodes (eds.): The De-
velopment of the Polis in Archaic Greece, London, pp. 24-38 y A. Snod-
grass (1980): The Age of Experiment, Berkeley y Los Ángeles. Un re- GLOSARIO
ciente estado de la cuestión sobre este particular encontramos
también en el capítulo «La cultura aristocratica e la formazione dell Andron. En la casa griega, estancia reservada a los varones.
polis nell VIII secolo>1 de la obra de E. Lippolis, M. Livadiotti, y G. Rocco Bouleuterion. Sede donde se reunía la Boulé o Consejo de Atenas.
(2007): Architetturo greca. Storia e monumenti del mondo dello po- Por extensión, recibirán este nombre las salas de reunión del
lis dale origini al V seco/o, Milano, pp. 48-66. Consejo ciudadano en el mundo griego.
Existen varios trabajos clásicos sobre el urbanismo griego entre Cávea. Graderío del teatro donde se sientan los espectadores.
los que se encuentran el de A. Giuliano (1966): Urbanistica del/e cittá Cerámico de Atenas. Cementerio ateniense localizado en una zona pe-
greche, Milano; el de R. Martín (1974): L'urbanisme da ns lo Gri:ce an- riférica de la ciudad, situada entre el Agora y la Puerta del Dipy-
tique, y el de E. Greco y M. Torelli (1983): Storia dell'urbonistica. JI lon. Recibe su nombre del barrio contiguo, ocupado por cera-
mundo greco, Roma, al que hay que añadir una monografía más re- mistas que se establecieron a orillas del río Erídano, que atraviesa
ciente de E. Greco que sintetiza sus investigaciones sobre este parti- el cementerio.
cular (1999): La cittá greca antica: istituzioni, societá e forme urbane, Demos. (pi. demoi). Circunscripción administrativa de base instaurada
Roma. También es recomendable el libro de R. Lonis (1994): Lacitédans a partir de Clístenes entre el 507-501 a. C.
le monde grec, structures, fonctionnement, controdictions, Paris. Evergetismo. Práctica social que arraiga especialmente en el ámbito
Como obras centradas en el significado del espacio rural en el urbano y que se manifiesta a través de la realización de activi-
mundo griego pueden verse las de J. Gallego (ed.) (2003) : El mundo dades benefactoras o de mecenazgo por parte de las elites
rural en lo Grecia antigua, Madrid y los trabajos colectivos editados económicas y políticas, mediante las cuales se pretendía el re-
por J. Rich y A. Wallace-Hadrill (eds.) (1991): City and country in the conocimiento de la comunidad.
Ancient World, London. Ex novo. Locución latina que referida a un núcleo de población sig-
El campo de la región ática ha sido intensamente estudiado por nifica que se trata de una nueva fundación, no al desarrollo ur-
R. Osborne (1985): Demos: The Discovery of Classico/ Attica, Cam- bano de un núcleo preexistente.
bridge; ldem (1987) : C/ossical Landscape with Figures: The Ancient Ganga. Producto de desecho que se separa de los minerales.
Greek City ond its Countryside, London y por H. Lohmann (1992): Heraion. Término que designa específicamente un santuario dedicado
«Agriculture and country life in Classical Attica», en B. Wells (ed.) : a la diosa Hera.
Agriculture in Ancient Greece, Proceedings of the 7th. lnternational Pie. Unidad de longitud que presenta algunas diferencias en el
Symposium at the Swedish lnstitute, Stockholm, pp. 29-60. Los pro- mundo griego en función del lugar y la época en que nos en-
blemas derivados de la lectura de la dispersión de restos y de los di- contremos. El pie eginético medía unos 33,3 cm, en tanto que
versos procesos postdeposicionales han sido tratados por S. E. Alcock, el pie ático equivalía a 29,6 cm.

112
CIUDAD Y PAISAJ E RURAL EN LA GRECIA ANTIGUA. CLAVES ARQUEOLÓGICAS PARA EL ESTUDIO DE UNA DIALÉ CTICA HISTÓRICA

Ritos postdeposicionales. En relación con la esfera funeraria, se trata GALLEGO, J. (ed.) (2003): El mundo rural en la Grecia antigua, Madrid.
de aquellos rituales que se realizan con carácter periódico des- GRECO, E. (1999) : La cittá greca antica: istituzioni, societá e forme ur-
pués de haberse efectuado el enterramiento. bane, Roma.
Greco, E. y Torelli, M. (1983). Storia dell'urbanistica. JI mundo greco,
Roma.
BIBLIOGRAFÍA LIPPOLIS, E., L1vA01om, M. y Rocco, G. (2007): Architettura greca. Sto-
ria e monumenti del mondo della polis dalle origini al V seco/o,
ALCOCK, S. (2007): «The Essential Countryside. The Greek World•, en Milano.
S. Alcock y R. Osborne (eds.): Classical Archaeology, Oxford, pp. LOHMANN, H. (1992): •Agricu lture and country life in Cla ssical Attica•,
120-138. en B. Wells (ed.): Agriculture in Ancient Greece. Proceedings of
ALCOCK, S., CHERRY, J. F. y DAVIS, J. L. (1994): «lntensive Survey, Agri- the 7th. lnternational Symposium at the Swedi sh ln stitute,
cultura! Practice and the Classical Landscape of Greece•, en Stockholm, pp. 29 -60.
l. Morris (ed.): Classical Greece. Ancient Histories and Modern LoN1s, R. (1994) : La cité da ns le monde grec, structures, fonctionne-
Archaeologies, Cambridge, pp. 137-170. ment, contradictions, París.
CARTER, J. C. (2005): Discovering Greek Countryside at Metaponto, The ÜSBORNE, R. (1987): Classical Landscape with Figures: The Ancient
University of Michigan Press, Ann Arbor. Greek City and its Countryside, London .
DAVIES, J. K. (1997): «The origins of the Greek poli s: where should we SNODGRASS (1980): The Age of Experiment, Berkeley y Los Ángeles.
be looking?•, en L. G. Mitchell, P. J. Rhodes (eds.): The Develop- WH ITLEY, J. (2001): The Archaeology of Ancient Greece, Cambridge.
ment of the Polis in Archaic Greece, London, pp. 24-38.
ETIENN E, R., MüLLER, C. y PROST, F. (2000) : Archéologie historique de la
Grece Antique, Paris.

113
Tema 5

i="lLJJAMENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQUITECTURA GRIEGA

Mar Zarzalejos Prieto


Carmen Guiral Pelegrín

Guion -esquema de contenidos


Fuentes de conocimiento.
2. Materia les y técnicas de construcción .
2.1. Materiales.
2.2. La construcción .
2.2.1 . La articulación de los bloques pétreos.
2.2.2. Cimentaciones y aparejos murarios.
2.2.3. Techos, arcos y bóvedas.
3. Los órdenes griegos.
3.1. El orden dórico.
3.2. Los órdenes jónico y corintio.
4. La arquitectura religiosa y el análisis arqueológico del espacio de culto: templos y santuarios.
4.1. Evolución del edificio de culto en la Grecia antigua .
4.1.1 . Los primeros pasos hacia una definición formal de la construcción religiosa en el mundo griego.
4.1.2. La formulación del lenguaje arqu itectónico del templo griego.
4.1 .3. El templo griego en el período arcaico.
4.1 .4. El templo griego en época clásica.
4.1.5. El templo griego en época helenística .
4.2. La naturaleza de los lugares de culto y la arqueología de los santuarios griegos.
5. La arquitectura civil de la polis.
5.1. La defensa de ciudades y territorios.
5.1.1. Fortificaciones urbanas.
5.1.2 . Fortificaciones territoriales.
5.2. Los centros de la vida pública . Desarrollo y funciones del agora.
5.3. Edificios de reunión y representación ciudadana : bouleuterion, prytaneion y ekklésiasterion.
5.4. Edificios para espectáculos: teatros, estadios, odeones e hipódromos.
5.5. Edificios para la práctica de ejercicios físicos: gimnasios y palestras.
5.6. La casa griega en el ámbito urbano.
5.6.1 . La casa griega durante la Edad Oscura y el período arcaico.
5.6.2. La casa griega de época clásica .
5.6.3. La casa griega de época helenística.
Lecturas recomendadas.
Palabra s clave.
Glosario.
Bibliografía .

115
HISTOR IA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

INTRODUCCIÓN antiguas. La principal fuente de información para su conoci-


miento son los propios edificios, que aportan datos sobre
Este tema se centra monográficamente en el análisis de los materiales y la técnica, sobre la adaptación de su con-
la arquitectura griega. Una primera parte aborda las cuestio- cepto planimétrico a su función y sobre los conceptos ideo-
nes relativas a las fuentes de información, los materiales y lógicos que subyacen en su forma. Estos datos, imprescindi-
las técnicas de construcción empleadas en la Grecia antigua . bles para valorar el carácter de la sociedad que los produce,
La importancia que concedemos a estos asuntos es notable, no siempre han despertado el interés de los estudiosos de la
dado que su testimonio nos llega fundamentalmente por vía arquitectura griega a lo largo de la historia. Es más, la admi-
arqueológica y se trata de aspectos que ilustran el contexto ración de los edificios reducidos a forma arquitectónica que
tecnológico en que se inscribe la construcción de edificios. consagró el movimiento romántico a partir de las ruinas, ha
Dentro también de los contenidos fundamentales del tema se lastrado durante mucho tiempo la interpretación conceptual
estudia el canon codificado en los órdenes griegos, descri- del edificio griego. Hoy sabemos que históricamente la ar-
biendo los elementos que los componen y su estructura se- quitectura griega no fue así y, como indican Bianchi Bandi-
mántica. Un largo capítulo se dedica monográficamente a los nelli y Paribeni, mentalmente hemos de poner sombras en
espacios de culto, centrando primero la explicación en la evo- espacios hoy bañados por el so l, paredes detrás de las co-
lución constructiva de los edificios religiosos desde una pers- lumnas aisladas y decoración policroma ocultando la morbi-
pectiva propiamente arquitectónica, para valorar después, ya dez del mármol o la rotundidad austera de la caliza.
con un enfoque arqueológico, el significado y los rasgos de- Es evidente que los edificios conservados son la fuente
finidores del espacio sagrado en la antigua Grecia. Un último esencial para el conocimiento de la arquitectura griega, pero
gran conjunto de contenidos se centra en el estudio de la ar- también los documentos escritos relatan la forma y las con-
quitectura que tiene como escenario los núcleos urbanos. Se diciones en las que se erigieron, así como algunos nombres de
inicia con el análisis de las construcciones defensivas, autén- arquitectos y de personas que encargaron su construcción .
ticos símbo los parlantes de la condición urbana, al tiempo Los autores latinos que nos aportan mayor información
que importantes indicadores de la estructura territorial de la son Pausanias y Plutarco, ambos del siglo 11 d. C. Plutarco, en el
Grecia antigua. Seguidamente, se comentan los prototipos relato de la vida de Pericles de su obra Vidas paralelas, destaca
más importantes de edificaciones civiles agrupados por sus la importancia que este político daba a la arquitectura, na-
aspectos funcionales, para concluir con el estudio de la ar- rrando las materias primas utilizadas y también los nombres de
quitectura doméstica, que cierra el apartado de las cons- los arquitectos y los edificios por ellos construidos, si bien mu-
trucciones que tienen por escenario la polis. chas de las estas descripciones deben tomarse con la debida
Por tanto, los objetivos de aprendizaje que deberán lo- cautela debido a la distancia temporal existente entre el des-
grarse con el estudio de este tema son los siguientes : criptor y la fecha de construcción de ciertas edificaciones.
El estudiante conocerá las vías de información de que Pausanias, en su obra Descripción de Grecia, relata las
disponemos para restituir los aspectos técnicos y fun- construcciones que visita, pero sus comentarios, en ocasio-
ciona les de la arquitectura griega . nes, no coinciden con la realidad que se observa actualmente.
Conocerá los aspectos técnicos fundamentales de las Aunque Plinio el Viejo no conocía personalmente Gre-
construcciones en la Grecia antigua, así como la de- cia, su obra Natura/is Historia contiene una gran cantidad
finición formal de los órdenes griegos. de información sobre cuestiones técnicas y desde este punto
Sabrá reconocer e identificar la formulación arqui- de vista, no podemos dejar de mencionar la obra De archi-
tectónica de los edificios de culto en Grecia y las tectura de Vitrubio, escrita en los años 30 a. C., ya que tenía
claves de su evolución en el tiempo a través de ejem- en su poder tratados griegos sobre arquitectura hoy perdidos.
plos significativos, así como los elementos constitu- El hecho de que su obra haya sido la única superviviente de
yentes de los espacios sagrados. esta temática explica quizás la importancia desmedida que
Conocerá e identificará los programas edificatorios que se le ha dado.
caracterizan la polis griega y la función de cada edificio. Además de las fuentes escritas literarias, es imprescin-
Identificará el modelo compositivo de la casa griega dible citar las fuentes epigráficas relativas a la construc-
en su evolución temporal y conocerá las funciones de ción, como son los contratos, las cuentas y las dedicatorias.
las estancias y su implicación social y de género. Para realizar una construcción en una ciudad griega, el Con-
sejo y la Asamblea Ciudadana preparaban un decreto y se
elegía una comisión entre los miembros del Consejo encar-
1. FUENTES DE CONOCIMIENTO gada del seguimiento de los trabajos y de la gestión finan-
ciera. Los arquitectos presentaban los distintos proyectos
La arquitectura, junto a la escultura, constituye una de ante la Asamblea y el seleccionado debía redactar el cua-
las ramas de la creación griega valorada desde fechas más derno de obras. Un heraldo exponía estos documentos en el

116
FUN DAM ENTOS PARA UNA HISTORI A DE lA ARQUITECTURA GRIEGA

agora y en las regiones del entorno. Toda esta documenta- En los últimos años se han intensificado los trabajos
ción se consignaba en papiros y era conservada en los archi- de investigación sobre los mármoles griegos, haciendo uso
vos, solamente una parte se grababa en piedra y era expuesta de análisis petrológicos y físico-químicos, lo que ha per-
en un lugar visible para el conocimiento de los ciudadanos. mitido la identificación de las diversas variedades de már-
Las cuentas de construcción son la categoría más im- moles y de sus correspondientes canteras. La clasificación
portante y se disponían en estelas alrededor de los edificios; de las canteras de mármoles realizada por C. Hellmann es
eran versiones reducidas de la contabilidad real que se reco- la siguiente:
pilaba en los archivos de la ciudad . Canteras explotadas únicamente para la construcción
Las dedicatorias real izadas sobre un monumento son co- de un edificio concreto.
rrientes a partir del siglo IV a. C., en ellas se exponía el nom- Canteras explotadas durante un corto periodo de
bre del personaje que encarga su edificación -generalmente tiempo, como las de las islas Cicladas, en concreto
una comunidad ciudadana-, el tipo de monumento y otros las situadas en el monte Cinto de Delos que sola-
datos relacionados con la construcción . mente funcionó durante los siglos VI al IV a. C. para
Otra categoría de documentos procede de Egipto, son el mercado interior y las ubicadas en la isla de Naxos,
los papiros y los ostraca (~)de época griega que, entre otros desde el siglo VI 1al siglo IV a. C.
muchos datos, también nos proporcionan testimonios sobre Canteras explotadas durante siglos y cuyos mármo-
la construcción . Los papiros trasmiten información sobre el les han sido objeto de exportación a lo largo del Me-
hábitat doméstico y la decoración, así el conjunto conocido diterráneo, como las de la isla de Paros y las ubicadas
como papiros de Zenon nos ofrece datos sobre la edificación en el monte Pentélico de Atenas, cuyo aprovecha-
de una casa de tipo griego en Egipto. Los ostraca, sobre todo miento se inicia en el año 490 a. C. y perdura hasta
los procedentes de las canteras del Mons Claudianus, son época romana.
una fuente documental imprescindible para el conocimiento Las canteras podían ser propiedad de una ciudad o de
de los trabajos en las canteras. un santuario y podían arrendarse a los demoi para su ges-
Otras fuentes de carácter secundario proceden de época tión . Los obreros, esclavos o prisioneros, que trabajaban en
moderna. Además de las descripciones, contamos con la in- las canteras estaban dirigidos por un jefe y entre los obre-
formación gráfica sobre el estado de muchos edificios trans- ros existían algunos especialistas que transmitían sus téc-
mitida por pintores y viajeros. También tenemos noticias nicas de generación en generación. El personal vivía en pe-
sobre el expolio de las antigüedades griegas realizado bajo la queños pueblos próximos a las canteras, formados por
falsa bandera del interés por el mundo antiguo que apenas pequeñas cabañas y también era común la existencia cer-
encubría el verdadero afán de la búsqueda de tesoros. cana de un santuario.
La explotación podía realizarse a cielo abierto, como en
Thasos o a través de galerías subterráneas como en Paros,
2. MATERIALES Y TÉCNICAS DE CONS1RUCCIÓN Siracusa o Éfeso.
Las técnicas de extracción se basan en el principio de
2.1. Materiales frente de talla:
Los bloques cuadrados o rectangulares se delimitan
Desde el comienzo de su arquitectura, los griegos utilizaron mediante zanjas por tres lados y en el restante se
el adobe, económico y muy fácil de fabricar, y la madera, de marcan los encajes de las cuñas que, una vez aco-
la que el país disponía de buenos recursos y que se usaba pladas, provocarán la rotura del bloque (fig. 1).
esencialmente para las techumbres de los edificios. Pero la Para tallar en escalones, desde arriba o desde abajo
reputación de la arquitectura griega deriva de la excepcional prevalece el sistema de cavidades preparatorias ali-
maestría en el trabajo de la piedra y sobre todo de los már- neadas.
moles, ya que las canteras son muy numerosas tanto en la Finalmente, los monolitos o los tambores de las co-
Grecia continental, como en la insular y también en Asia lumnas se tallan en vertical, cavando alrededor una
Menor. El trabajo de la piedra es herencia de los egipcios y de galería circular en la que se sitúa el cantero.
los hititas y ya se constata en la Creta minoica y desde Gre- Tras la extracción de los bloques, algunas piezas se tras-
cia se traslada a Roma. ladaban a una plataforma en la misma cantera donde se re-
El transporte de la piedra por vía terrestre era muy cos- alizaba una somera talla de los sillares, hecho que permitía
toso, por lo que los griegos hicieron uso de las canteras cer- disminuir el peso en el transporte. Desde la cantera se aca-
canas a las construcciones, así se constata el uso de gres, rreaban hasta la obra por procedimientos diversos. Si la can-
conglomerados, rocas eruptivas, gneis, granitos y rocas cal- tera estaba cercana al mar, se deslizaban los bloques por una
cáreas denominadas poros y que se encuentran en Grecia y pendiente con la ayuda de un cabestrante hasta la orilla,
también en Sicilia. donde se disponía una plataforma en la que se situaban ori-

117
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Figura l. Recreación del trabajo en las canteras del monte Pentélico (de M.-C. Hellmann).

Figura 2. Restitución de una máquina de elevación de los bloques pétreos para su carga en una nave (de M.-C. Hellmann).

ficios para disponer los instrumentos necesarios para el le- zada (fig. 3). Si la pendiente no era pronunciada o el terreno
vantam iento y la carga de las piedras (fig. 2). Cuando las can- era plano, los bloques pétreos se transportaban en carros de
teras estaban en el interior las maniobras eran mucho más cuatro ruedas tirados por bueyes.
complicadas, así desde el monte Penté lico descendían cal- En la misma cantera existían carpinterías y herrerías, en
zadas empedradas por las que se deslizaban las piedras sobre las que se fabricaban y se reparaban los útiles de cantería;
trineos de madera, cuyo descenso se controlaba mediante entre ellos hay que destacar el pico de dos puntas y el pico-
cables atados en estacas clavadas en los bordes de la cal- martillo, la maza, las puntas y punzones, las cinceles y la sie-

118
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQU ITECTURA GRIEGA

sobrelecho
cara posterior

arista

marco de anatirosis

almohadillado I _ , '< '


''
ca ra de junta
~ S'~ .(
cara de paramento -~~,
cinceladura de marco
o atacadura superficie desbastada
Figura 3. Recreación del descenso de los bloques pétreos lecho
desde el monte Pentélico (de M.- C. Hellmann).

Figura 4. Partes de un sillar (de J. P. Adam).


rra . Las cuñas podían ser de metal, pero también se usaban
las de madera para piedras blandas, que se humidifican para
dilatarlas y provocar la rotura.

2.2. La construcción

2.2.1. La articulación de los bloques pétreos

Cuando el bloque de piedra, previamente labrado en la


cantera, llegaba a la obra, se realizaba una primera talla en la
que se preparaban los lechos y, para la s piedras de aparejo, la
cara que se unirá al último bloque ya asentado en el muro; para
este fin la parte central se pica y se deja una banda alrededor
cuidadosamente pulimentada, denominada <<marco de anathy-
rosis» (~) (fig. 4). El resto de las caras de la piedra se finalizan
una vez puesta en el muro para poder mantener el plano.
Para desplazar e izar los bloques mediante poleas exis-
tían distintos métodos. El más sencillo es rodearlos de cuer-
das, intercalando tacos de madera para proteger las aristas ;
Figura 5. Sistemas de elevación de los bloques pétreos
también se constatan protuberancias en las caras verticales (de R. Martin).
que servían para atar las cuerdas y ranuras por las que pa-
saban las sogas (fig. 5). Otros procedimientos, más comple- permitían alojar los brazos de las tenazas; también podían
jos, implican la utilización de pinzas o tenazas para las que utilizarse clavijas en forma de L o trapezoidales que se in-
era necesario realizar profundas muescas en los sillares que sertaban en los orificios realizados para su encaje (fig. 6).

Figura 6. Sistemas de elevación de los bl oques pétreos (de R. Martin y M.-C. Hellmann).

119
HISTOR IA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Li

Figura 7. Sistemas de unión entre sillares (d e R. Ginouvés y R. Martin).

Para reconocer el orden en el que debían situarse los dis- un manto vegetal que, en los edificios públicos, puede sus-
tintos elementos arquitectónicos, se pintaron o grabaron sobre tituirse por una cubierta de tejas cerámicas.
ellos diversos tipos de marcas, generalmente las letras del al- Existen cuatro tipos de aparejos pétreos: mampostería,
fabeto o simplemente una serie de líneas verticales sucesivas. aparejo poligonal o lésbico, trapezoidal y rectangular isó-
Los griegos no hicieron uso de la trabazón de argamasa, por lo domo (~)o pseudoisódomo (~).
que las uniones las hacían a hueso, procurando unas superfi- Los muros de mampostería de piedras irregulares son
cies de asiento casi perfectas en la horizontal, mientras que en muy habituales y se denomina aparejo ciclópeo cuando las
la vertical coincidían sólo los bordes de los sillares (anathyro- piedras son de gran tamaño .
sis) ya que la parte central estaba rehundida . Además de la Los muros poligonales son una versión más cuidada del
yuxtaposición en seco y para asegurar la un ión entre los blo- aparejo de piedras irregulares. A menudo se realizaba par-
ques, se disponían grapas que se encajaban en muescas con la tiendo la s piedras para obtener dos con superficies planas y
misma forma; podían tener distintos perfiles y se realizaban en después tallarlas en los lados para ajustarlas con los bloques
madera o plomo que se fundía en un molde y una vez dis- vecinos. Los ejemplos más antiguos de este aparejo son del
puestas se martilleaban. Los tipos más comunes son las que siglo VII a. C. y se difunde a partir del siglo VI (fig. 8) .
presentan perfil en forma de cola de milano, doble To forma
den (fig. 7). Las uniones verticales, sobre todo para los tam-
bores de las columnas, comienzan a utilizarse a partir del
siglo VI a. C. La s clavijas tienen fo rma de simples cubos, pe-
queñas placas rectangulares o en forma de T.

2.2.2. Cimentaciones y aparejos murarías


Los griegos reali zaron dos tipos de cimentac iones para
las construcciones monumentales : las cimentaciones conti -
nuas bajo las partes sustentantes, como muros y columnas y
las discontinuas, más económicas, que solamente presentan
un pilar bajo cada una de las columnas. En la arquitectura Figura 8. Muro de aparejo poligonal.

doméstica únicamente se disponían una o dos hileras de pie-


dra con una zapata de cimentación de piedras salientes. En el aparejo trapezoidal los lados superior e inferior
Desde la Edad del Bronce se utilizaron en Grecia los de las piedras son horizontales y los laterales oblicuos (fig. 9).
muros realizados con adobe sobre un zócalo de piedra y re- El aparejo rectangular isódomo es característico de los
vestidos con mortero. Este tipo de muros se utilizaban sobre mejores edificios clásicos y se caracteriza porque todas las
todo para la arquitectura doméstica y para las murallas, al piedras son iguales, en tanto que el pseudoisódomo presenta
menos, hasta época helenística . Los muros de compartimen- tamaños diferentes en las distintas hiladas (fig. 10).
tación interior de las casas se fabricaban con tierra apiso- Ya sea el muro pétreo o de adobes, sobre las cimenta-
nada en un encofrado de madera. La s cubiertas se realizaban ciones se disponía una primera hilada saliente, sobre la que
mediante dos estratos de vigas dispuestas perpendicular- se sitúa n bloques vert icales denominados ortostatos y sobre
mente sobre los que se añade un revestimiento de arcilla y ellos se levantaba el muro.

120
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTOR IA DE LA ARQU ITECTURA GRIEGA

estudio de las grandes tumbas macedónicas ha permitido


clarificar sus orígenes. La tumba más antigua hallada en la
zona griega con este tipo de cubierta es la de Eurídice
(340 a. C.). en la que las dovelas están unidas con grapas en
forma de n: como si los constructores todavía dudasen de la
solidez de este sistema. Según el principal investigador de
los túmulos macedon ios, M. Andronikos, la cubierta above-
dada se había creado en esta zona; sin embargo, los hallaz-
gos en Tracia de tumbas de carácter aristocrático cubiertas
con esta misma técn ica, permiten retrotraer la cronología
hasta la segunda mitad del siglo V a. C., como demuestra la
tumba de Kazanluk. El arco de dovelas también se utiliza para
las puertas de las murallas y hacia el año 355 a. C. se cons-
Figura 9. Muro de aparejo trapezoidal (de N. Fields). tata en la fortificación de Kassope, si bien su uso se hace ha-
bitual a partir del siglo 111.
Por lo que se refiere a los tejados, aunque los más fre-
cuentes en Grecia son los que presentan una doble vertiente,
también existen los tejados planos, con una ligera inclinación
para evitar el estancamiento del agua de lluvia y los tejados
de tres o cuatro vertientes, asociados a los edificios de planta
rectangular con testeros curvos o rectos. Para cubrir edifi-
cios de planta cuadrada los tejados presentan forma de pa-
bellón o forma piramidal escalonada, como demuestra el
Mausoleo de Halicarnaso, que es el primer edificio griego con
este tipo de cubierta .
Las cubiertas estaban realizadas con tejas, que se cono-
cen desde época micénica, y su adopción debe relacionarse
con la resistencia a los incendios y con el deseo de proteger
las partes de madera de los edificios. Las tejas planas cons-
tituian la cubierta y las uniones entre ellas se cubrian con
tejas curvas que garantizaban la impermeabilidad. En los ale-
ros las tejas curvas están rematadas por una antefija (~)
pintada o con decoración en relie ve y en las planas existe un
canalón con orificios, a veces rematados por elementos fi-
gurados, que permiten el desagüe. Sobre el frontón, a las
tejas planas se les añade un reborde con perfil curvo que se
denomina sima, según Vitrubio, que generalmente está de-
corado; esta sima carece de perforaciones y la s aguas discu-
rren hacia los extremos del alero. En el caballete las tejas se
adaptan a la forma y presentan ángulo recto. Tambi én están
realizadas en terracota las acróteras (~). elementos orna-
Figura 10. Aparejo rectangular. 1: Muro de aparejo isódomo.
2: Muro de aparejo pseudoisódomo. mentales situados en los tres extremos del frontón.
Estos tejados eran muy pesados y requerían un soporte de
estructura sólida realizado en madera y que estaba consti-
s 2.2.3. Techos, arcos y bóvedas tuido por vigas horizontales que van de un muro aguilón(~)
s Aunque la innovación de época griega son los arcos y al otro y que reciben los cabrios(~) y, finalmente, los listo-
bóvedas realizados con dovelas, continúan elevándose los nes o viguetas dispuestos a lo largo de la pendiente del alero;
arcos diedros, formados por dos grandes losas inclinadas en sobre estas viguetas podía añadirse un cañizo y finalmente
ángulo con forma de V invertida, y también los realizados un estrato de arcilla y paja sobre el que asit ntan las tejas.
por aproximación de hiladas que caracterizan la arquitec- En el mundo griego, según la forma de las tejas y su dis-
tura micénica, sobre todo en los tholoi. posición en el tejado, se han identificado diversos sistemas:
El descubrimiento de los arcos y bóvedas de dovelas ha protocorintio y aparece a lo largo del siglo VII en la
sido objeto de una intensa controversia, si bien el hallazgo y zona de Corin to, en concreto en el primer templo de

121
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Apolo (675-650 a. C.). A lo largo de los faldones del


tejado las tejas están compuestas por una parte plana
y otra curva; sin embargo en la zona del alero las
tejas planas presentan una ligera curvatura en la cara
superior y las tejas curvas transforman su sección en
triangular en la zona más cercana al borde (fig. 11).

Figura 13. Tejado corintio. a: tej a plana. b: teja curva. c: teja


plana de alero. d: teja curva de alero con antefija. e: teja con
sima. f: teja de alero y con sima. g: teja plana de caballete.
h: teja curva de caballete (de R. Ginouvés).

con un motivo decorativo en forma de trenza y las curvas


están cerradas por una placa decorada en rojo y negro; este
elemento, denominado anteflja, se hace progresivamente más
grande y la decoración consiste en una palmeta y una flor de
loto invertida. Sobre el frontón, a las tejas planas se les añade
Figura 11. Sistema de tejado protocorintio (de R. Ginouvés) . un reborde con perfil curvo denominado sima (fig. 13).
El sistema laconio se considera una evolución del sis-
tema protocorintio. El nombre deriva de su presencia
Aunque el sistema citado perdura en algunos lugares, en la región de Esparta ya hacia los años 650-620
hacia el año 600-580 a. C. en la región de Corinto aparece un a. C. Las tejas inferiores y también las superiores
nuevo tipo de tejado que será pronto adoptado en otras zonas adoptan una forma curva (fig. 12.1) y las antefijas,
de Grecia y que se denomina sistema corintio. La teja inferior de forma semicircular, están decoradas en ocasiones
es plana con rebordes latera les y la superior presenta sección con un gorgoneion (~) .
pentagonal en el exterior y triangular en el interior (fig. 12.2). El sistema denominado mixto o híbrido aparece en
En la zona del alero, el borde de las tejas planas está adornado Asia Menor hacia mediados del siglo VI. Las tejas pla-

Figura 12. Sistemas de tejados. 1: laconio. 2: corintio. 3: mixto (de R. Ginouvés).

122
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQU ITECTURA GRIEGA

nas presentan rebordes, como en el sistema corintio, 3 .1. El orden dórico


y las tejas superiores son de sección semicircular
como en el sistema laconio. Las simas de las tejas de El repertorio de formas que tipifican el orden dórico se
alero presentan, a partir del año 575 a. C., frisos con fue organizando en la Grecia continental y en las colonias oc-
personajes (fig. 12.3). cidentales a partir de la segunda mitad del siglo VII a. C. El dó-
Las tejas, antefijas y acróteras se realizaban a molde, si rico canónico se caracteriza por su rigor y por una cierta ri-
bien, estas dos piezas más complejas podían requerir un mo- gidez de sus líneas geométricas que recuerda el paso
delado complementario. Algunas tejas presentan sellos cuyos progresivo de una arquitectura en madera a una arquitectura
contenidos son muy variados: además de las fechas, se en- en piedra y la necesidad de marcar las funciones estáticas. Se
cuentran iniciales que indican udel pueb lo», ude la ciudad», puede establecer una definición canónica del orden dórico
udel rey» y también otras que revelan que son propiedad de (fig. 14), aún considerando que existieron variaciones en al-
un santuario; pueden señalarse también el nombre del edi- gunos edificios que escapan a la norma general. La columna
ficio al que estaban destinadas o el de la divinidad; sin em- dórica carecía de basa, por lo que apoyaba directamente sobre
bargo es extraño encontrar el nombre del fabricante, el con- el estilóbato (~). o escalón superior del crepidomos [~). El
tratista o el arquitecto. fuste, que solía componerse de varios tambores, tenía forma
Además de estas tejas de terracota, existían las realiza - ahusada y su superficie presenta acana laduras verticales de
das en mármol para ciertos edificios ya que su coste era cinco perfil cóncavo. El ahusamiento del fuste implica una dismi-
veces superior y su peso comportaba problemas técnicos. El nución del grosor de abajo hacia arriba. El engrosamiento
origen de las teja s de mármol se detecta en el siglo VI a. C., central se denomina «éntasis». El capitel dórico se encuentra
en zonas en las que este material era abundante, como son casi siempre tallado en un solo bloque que incluye una pe-
s las islas Cicladas y posteriormente se difunde por la Grecia queña parte superior del fuste y está formado por un ele-
continental y también por la Magna Grecia, utilizando tam- mento curvo -equino (~)-sobre el que se sitúa un bloque
s bién el mármol pentélico desde el sig lo V a. C. De forma ex- rectangular - ábaco (~)-. En los ejemplos más antiguos se
e cepcional, se conocen las tejas de plomo para edificios que colocaba entre el equino y el ábaco una moldura cóncava, que
e necesitan una impermeabilidad extrema. más tarde fue sustituida por tres o cuatro filetes salientes.

3. LOS ÓRDENES GRIEGOS


)

s Un «orden arquitectónico» puede definirse como un sis-


'• tema constructivo organizado que permite destacar las
s fuerzas arquitectónicas en juego dando una solución ar-
quitectón ica y ornamental a este contexto estructural. A
n
medida que se va produciendo la diferenciación del edificio
religioso se irán desarrollando estilos regionales, dos de los
cuales se convierten durante los siglos VI y V a. C. en ór-
denes canónicos con reglas más o menos precisas. Sin em-
bargo, estas reglas no son tan rígidas como establece Vi-
trubio (De architectura), a partir del cual la investigación
moderna recreó la imagen de una sucesión en el tiempo de
un orden dórico al que siguió después el orden jónico, con-
<(
cebidos como los dos estilos mayores de la arquitectura re- z
:2'
:::;¡
ligiosa griega . Hoy en día, los investigadores prefieren es-
O FUSTE
tablecer una imagen menos estanca, en la que ambos (.)

órdenes hacia mediados del siglo VI a. C. -el dórico en el


NE del Peloponeso y el jónico en el Próximo Oriente y en
Asia Menor- experimentaron mutuas contaminaciones e ESTILOBA TO

interre laciones. Parece claro que solamente pueden dife- ESTEREO-


renciarse dos órdenes griegos, el dórico y el jónico, ya que BATO
el corintio es únicamente una variante, al menos hasta el
sig lo 1 a. C., momento en el que sobre el capitel se dispone
una cornisa que le permite constituirse en un auténtico
orden que será el preferido por los romanos. Figura 14. Elementos del orden dórico (de G. Richter) .

123
HISTOR IA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Sobre el capitel se disponía el entablamento, compuesto del fuste. El origen de las vo lutas podría encontrarse en for-
por el arquitrabe o epistilion, el friso y la cornisa. El arqui- mas de la naturaleza, según podemos atisbar en algunos ca-
trabe suele ser liso, presentando, a lo sumo, una fina moldura piteles eólicos o protojónicos que muestran una evidente
en la zona superior -tenia(~)- bajo la cual, y a intervalos asociación con motivos vegetales. El ábaco suele ser de
regulares se disponían listeles -regulae- de los que pendían planta cuadrada y, a menudo, está decorado. El arquitrabe
seis protuberancias de forma cilíndrica denominadas gotas. suele estar constituido por tres bandas -fasciae-, cada una
El friso muestra en su cara delantera una división alternante de las cuales sobresale un poco más que la inferior. Sobre la
de espacios con estrías verticales -triglifos- y espacios lisos fascia superior puede aparecer una banda decorada o una
más anchos -metopas- susceptibles de mostrarse comple- moldura que da paso al friso continuo, liso o esculpido.
tamente lisos o de albergar decoración pintada o esculpida.
El reparto de estos elementos en el friso no suele ser aleato-
rio; normalmente a cada columna le corresponde un triglifo
y otro a cada intercolumnio, siendo de rigor también colocar
uno en cada esquina.
Sobre el friso se encuentra la cornisa, formada por una
of-
serie de bloques saledizos, a la manera de una especie de zUJ
alero continuo que protegía la fachada del agua de lluvia. La ~
cornisa consistía en una moldura rematada por un elemento _,
<I:
co
<I:
plano. Sobre cada triglifo y metopa se disponía una losa f-
zUJ
-mutulus- de la que pendían también hileras de gotas.
La cubierta se resolvía con doble vertiente, sobre un eje
central y vigas a lo largo. El espacio triangular que se gene-
raba en los frentes -pedimento- se cerraba con un tabique
-tímpano (~)-,sobre cuya base solían ponerse grupos es- <I:
cultóricos fijados con clavijas. La parte externa de la cubierta z
~
::i
_,
contaba con tejas planas de terracota o mármol. La evacua-
o
u
ción del agua de lluvia se realizaba a través gárgolas. Final-
mente, los tres ángulos del pedimento solían rematar en
acróteras esculpidas o en forma de disco.
ESTILOBATO

ESTEREO·
3.2. Los órdenes jónico y corintio 1 BATO

Pese a que sus orígenes son tan oscuros como los del
dórico, el contexto en que parece situarse el surgimiento de
este canon constructivo se localiza en las islas y en las cos-
tas jonias de Asia Menor, que experimentan entre fines del Figura 15. Elementos del orden jónico (de G. Richter).
siglo VII y el primer cuarto del VI a. C. un destacado floreci-
miento cultural causado por una situación comercial de gran
prosperidad. En el lenguaje formal de este nuevo orden exis- Por su parte, Vitrubio considera el orden corintio como
ten influencias de las civilizaciones anatolias y orientales. una variante del jónico, ya que no llegó a reunir los ele-
Además de por las proporciones, el orden jónico se di- mentos necesarios para articular un orden arquitectónico
ferencia del dórico por la forma de las columnas (fig . 15). El independiente. De este modo, empleó el fuste y el entabla-
fuste jónico posee una basa moldurada sobre el estilóbato mento del orden jónico. Existen casos en los que el trata-
y las estrías que lo surcan no rematan en arista viva sino que dista latino destaca su combinación con un entablamento
están suavizadas mediante una banda lisa y estrecha. El ca- dórico, si bien no se conocen edificios que ejemplifiquen
pitel presenta diversas variantes regionale s. No obstante, el esta última mixtificación. El capitel corintio, que apareció
modelo clásico, a diferencia del dórico, muestra puntos de por primera vez en el Templo de Apolo en Bassae después del
vista frontales y laterales bastante diferentes y está pensado 430 a. C., está formado por un núcleo central cilíndrico en-
para ser visto desde delante o desde detrás. En su parte su- vuelto por dos coronas superpuestas de ocho hojas de
perior posee una moldura plana semejante al equino dórico, acanto cada una (fig. 16). Entre las hojas de la corona su-
que suele decorarse con ovas y dardos. Sobre ella se des- perior asoman tallos que salen de sus vainas (caulículos(~).
arrolla un cuerpo de volutas enrolladas en espiral a cada lado de las que surgen volutas como si nacieran de aquéllas.

124
FUNDAM ENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQUITECTU RA GRIEGA

Entre las volutas se alza un tallo que remata en una flor, ido produciendo en correspondencia con el período Proto-
que se encuentra ya en el ábaco. Dice Vitrubio que el crea- geométrico. Pese a que las evidencias de la historia interna
dor de este modelo de capitel fue el escultor Calímaco, ins- de la Grecia de este momento siguen siendo parcas, la Ar-
pirado en un cestillo depositado sobre la tumba de una mu- queología ilustra un desarrollo acelerado que se traduce en
chacha en el cementerio de Corinto y sobre el que habían un incremento de la población, el comienzo de una produc-
crecido los tallos de un acanto. Obviamente, desconocemos ción industrial y el aumento de los contactos comerciales
realmente el origen de este orden, que algunos autores con- con el exterior, acompañado, desde mediados del siglo VIII a.
sideran una elaboración del motivo de los sarmientos de C., de un fenómeno de colonización estable de las costas de
acanto tan empleado en la decoración de las estelas fune- Asia Menor, el mar Negro y el Mediterráneo central (vid.
rarias. Este modelo se hará popular en la arquitectura hele- Tema 10). Los cambios fueron tan importantes que algunos
nística y romana . autores han denominado a esta nueva etapa el «Renaci-
miento griego», considerando que representa una ruptura
con el período anterior, que culmina en el paso de una so-

1 ciedad protoestatal al sistema de la polis.


El reflejo arquitectónico de la nueva situación no es de-
masiado abundante, aunque sí significativo. Algunos autores
explican esta escasez de restos como consecuencia del ca-
rácter efímero de los materiales, que siguieron tradiciones
anteriores, y por las reconstrucciones de épocas posteriores
que arrasaron los edificios más antiguos. Lo que sí puede
afirmarse es que en el siglo VIII a. C. cristalizan nuevos fe-
nómenos de carácter cultual, que jugarán un importante
papel en la constitución de la polis (vid. Tema 4). Si en las
épocas precedentes los espacios sagrados y profanos no es-
taban netamente separados, a partir de mediados del siglo
VIII a. C. comenzarán a multiplicarse los santuarios extra ur-
banos delimitados por un encintado. Los más antiguos pu-
dieron estar reducidos al cerramiento y un altar. El paso si-
guiente será la realización de un edificio concebido no como
lugar de desarrollo del culto sino como morada del dios, con-
cepto llamado a permanecer inmutable en la arquitectura
religiosa griega .
Resulta difícil distinguir los restos de las construcciones
religiosas primitivas si no están asociadas a hallazgos voti-
vos. Tradicionalmente, se ha considerado que su aspecto po-
dría ser semejante al de algunas maquetas halladas en de-
pós itos de ofrendas (fig . 17). Uno de los modelos se ha
restituido a partir de los restos hallados en Perachora, un nú-
Figura 16. Capitel corintio. Philipeion de Olimpia cleo establecido en el golfo de Corinto. Se trata de un edifi-
(de D. S. Robertson).
o cio de planta de herradura, con un porche sustentado por
sendos conjuntos compuestos por pares de postes y una cu-
o bierta curva a doble vertiente. Otra maqueta también muy
4. LA ARQUITECTURA RELIGIOSA Y EL célebre procede del Santuario de Hera en Argos. En este caso,
ANÁLISIS ARQUEOLÓGICO DEL ESPACIO se trata de una planta rectangular, con un porche que se
o DE CULTO: TEMPLOS Y SANTUARIOS forma con una prolongación plana bajo la cubierta a dos
n aguas, apoyado sobre dos postes.
ó 4.1. Evolución del edificio de culto De acuerdo con estos dos ejemplos, parecen converger
~I en la Grecia antigua dos tradiciones constructivas. Por un lado, la de las plantas
1- de lados curvos o absidadas y, por otro, las de forma angu-
e 4.1.1. Los primeros pasos hacia una definición fonnal lar, ambas con ejemplos conocidos desde la Edad del Bronce.
1- de la construcción religiosa en el mundo griego Las primeras responden a un modelo frecuente en Grecia
). Hacia mediados del siglo IX a. C. se hacen evidentes los continental y el Egeo, salvo Creta. Sin embargo, será la planta
s. síntomas de emergencia que, según A. Snodgrass, se habían angular la que predomine a partir de este momento en las

125
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Figura 1 7. Modelo s
de temp los en
terracota .
1: Perachora.
2 : Heraion de Argos .

construcciones religiosas (fig. 18). Así se comprueba en edi- tes o columnas para sustentar la cubierta. Frente al deta lle pla-
ficios como el Templo de Apolo en Dreros (Creta), en el que nimétrico destacado por numerosos autores que apunta la re-
el hogar para realizar los sacrificios se halló flanqueado por alización, a lo largo del siglo VIII a. C., de un peristilo alrededor
las bases de sustentación de postes para soportar el entra- del cuerpo principal, estudios posteriores mostraron que se tra-
mado de vigas. Se trata por lo demás de un edificio de di- taba de columnas destinadas a rodear la cella de un templo
mensiones modestas, cuya fecha no es del todo segura, aun- posterior, construido a mediados del siglo VII a. C.
que se viene situando a fines del siglo VIII a. C. Una hilera de pilares o columnas sí parece rodear uno de
Hacia un mismo momento podría remitir el más antiguo de los templos de Apolo en Thermon (Etolia). En el lugar se ex-
los templos de Hera en Samas, aunque tampoco en este caso cavó una secuencia de construcciones de fechas comprendi-
la cronología reposa sobre bases incontestables. Nos hallamos das entre la Edad del Bronce y el período tardohe lenístico.
aquí ante un edificio muy largo y estrecho -Hekatompedon I Entre ellas nos interesa un edificio conocido como megaron
(de 100 pies de longitud)- con una hi lera longitudina l de pos- B. Se trata de una construcción de planta rectangular, aun-

---,
Alta r 3

1
Hekatompedo11 1

2
• • •
• •


IW .. _. •
,...,,,• • •


• •

• •

Figura 18 . Construcciones religiosas de época Oscura. 1: Te mplo de A polo en Dre ros (Creta) (de S. Ma rina tos) . 2: Hekatompedon 1
del Heraion de Samos (de R. Piper y C. Verl ag). 3 : Megaron B del Santuario de Apolo en Thermon (de H. Drerup).

126
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQU ITECTURA GR IEGA

que la cabecera muestra una ligera curvatura. El interior se VII a. C., momento en que aparecen los primeros ejemplos casi
encuentra dividido en tres ambientes mediante muros trans- totalmente construidos en piedra. Hacia fines de esta centu-
versales con apertura central. Después de realizarse la cons- ria está ya conformado el canon del templo y, a partir de este
trucción descrita se dispuso una elipse de unas 18 basas de momento, este modelo de planta se mantendrá de manera
piedra alrededor del edificio, pudiendo tratarse, como decía- constante, aún cuando se perciban numerosas variantes de
mos más arriba, de una especie de primitivo peristilo. Este detalle o de proporciones. Según describe gráficamente
elemento se convirtió en una referencia fundamental para G. Gruben, la metamorfosis se fue dando a través de peque-
establecer la tipificación definitiva del templo griego. R. Mar- ños pasos. El primero vino de mano de los materiales y su-
tin apunta que las funciones de esta galería externa de co- puso el paso del barro crudo y la madera a la piedra escua-
lumnas o perístasis era doble; por un lado, aseguraba la pro- drada, que se presta a cortes precisos, y a la terracota.
tección del muro; por otro, confería a la morada del dios un Asimismo, las cubiertas de tejas, con una inclinación del 33 o
desarrollo arquitectónico propio y un volumen espacial inde- 250/o, ya no necesitaban de postes sobre los que apoyarse y
pendiente. La cronología de este conjunto no está clara, si permitían la realización de espacios cada vez mayores.
bien resulta innegable su precedencia temporal respecto al Desde el punto de vista planimétrico el templo griego
templo de mediados del siglo VII que se encuentra sobre él. consiste en una sala central rectangular -cella o naos- prece-
dida por un pórtico o antesala -pronaos- y seguida a menudo
4.1.2. La formulación del lenguaje arquitectónico por una tercera estancia trasera -opistodomo- (fig. 19.1). Las
del templo griego paredes laterales de la cella o naos solían estar delimitadas por
Según han destacado numerosos autores, el templo pilastras -antae-. En el exterior, el edificio puede poseer sen-
griego encarna, gracias a la multiplicidad de sus formas y la das hileras de columnas en las partes delantera y trasera o bien
simplicidad de su sistema constructivo, una de las ideas más estar totalmente rodeado de columnas -perístasis-. El con-
eficaces y grandiosas de la arquitectura sacra . En efecto, par- junto se levanta sobre una base de piedra -estereobato-, con
tiendo de elementos estructurales muy sencillos, tales como una capa de nivelación -eucinteria- sobre la que apoyaba una
un basamento horizontal, muros, elementos verticales de plataforma con tres escalones -crepidomos-. Normalmente,
sustentación, cubierta horizontal y remate en frontón, fue- estos escalones eran demasiado altos para ser empleados como
ron desarrollándose a lo largo del 1 milenio a. C. tipologías ta les, por lo que en la fachada principal, al menos, se dispuso
constructivas de monumentalidad creciente in scritas en el otro tramo de escalones más pequeños.
espacio del santuario, a la manera de lo que G. Gruben de- El carácter de los pórticos y su situac ión dentro de la
nomina uconstrucciones escultóricas». En otras palabras, con planta del templo da origen a situaciones diversas que tienen
el templo griego se impone un concepto arquitectónico en el su propia nomenclatura a la hora de definir el edificio
que prima su volumen externo en detrimento del espacio in- (fig. 19.2) . Así, cuando el pórtico rodea los cuatro costados
terior, a diferencia de lo que sucederá en la concepción es- del templo se dice que éste es períptero. Si el pórtico que
pacial oriental e itálica . rodea los cuatro lados del templo es de doble hilera de co-
Tras la desaparición del sistema de los basileis, que ha- lumnas se denomina díptero. En el caso de que las columnas
bían venido asumiendo un rol religioso que les capacitaba para sólo se localicen en la fachada principal, el templo será prós-
la ordenación de los actos religiosos de la comunidad, el sur- tilo, llamándose anfipróstilo cuando también presenta co-
gimiento del concepto de un edificio cultual independiente lumnas en el frente del opistodomos. Atendiendo al número
constituye uno de los principales elementos de ruptura de la de columnas que posee en su fachada central el templo será
historia religiosa del mundo griego. El templo -naos- tuvo dístilo si tiene dos, tetrástilo si tiene cuatro, hexástilo si tiene
como misión principal la función de residencia divina en la que seis, octástilo si tiene ocho, etc.
se cobijaba la imagen del dios. No se trataba de un lugar de Un último apunte de carácter general debe incid ir en la
reunión, ya que a este efecto la comunidad se congregaba en aplicación de color a determinadas partes del templo, asunto
orno a los altares erigidos ante los templos para la realización sobre el que volveremos al tratar las decoraciones de los edi-
de los sacrificios. De este modo, el desarrollo arquitectónico ficios en el Tema 6. En principio, los restos conservados hacen
del exterior encontraba una justificación funcional, puesto que pensar que los espacios que se pintaban eran fundamental-
odo el conjunto formaba parte del templo, del cual el edifi- mente el fondo de las metopas, los frisos y los frontones. Los
cio columnado era sólo una parte. El conjunto, en tanto que colores más utilizados eran el rojo y el azul. Las propias es-
prop iedad del dios, estaba delimitado por mojones de límite o culturas que decoraban estas zonas eran pintadas en colores
muros que materializaban la separación del espacio sagrado diversos. En cambio, parece que los fustes y los capiteles de
- téménos (~)-de las áreas profanas. las columnas se dejaban en su color natural. La pintura real-
Aunque ya hemos visto cómo en época Geométrica se zaba el juego de luces acentuando el valor escultórico de la
abía n elaborado las formas básicas y la estructura funcional arquitectura, dentro de una tendencia que preside, como ya
el templo, su planta definitiva se definió a lo largo del siglo hemos dicho antes, la concepción del templo en Grecia.

127
HISTORI A DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUN DO CLÁSICO

• • • • • • • • • • • • r••
o+---

· P~LR1S-
ESTILOBATO (nivel sobre el que se levantan las columnas) -+--~

COLUMNATA

OPISTO- • CEL LA o NAOS PRONAOS o


DOMO

• •
l Le
PERISTILO

1:
in antis
prostilo

anfiprostilo

periptero

diptero

©
tholos periptero
2
tholos

Figura 19. El templo griego. 1: pl ano ideal de un templo griego con indicación de sus partes (de G. Richter). 2: tipología del templo griego
en fun ción del tipo de pórtico y su posición en la planta (elaboración propi a).

128
FUNDAM ENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQU ITECTURA GRIEGA

4.1.3. El templo griego en el período arcaico rior, nos hallamos ante uno de los ejemplares más antiguos que
Aunque tradicionalmente se ha considerado que el tem- desarrollan el lenguaje arquitectónico propio de este orden.
plo griego de orden dórico más antiguo fue el de Hera en Ya a fines del siglo VII, el orden dórico presenta todos sus
Olimpia, construido hacia el 600 a. C., parece que la primera elementos establecidos y desarrollados de acuerdo a un sis-
petrificación del orden dórico puede rastrearse en Corinto. tema de proporciones que se mantendrá vigente hasta el siglo
All í, las excavaciones realizadas en el lugar de lsthmia saca - V a. C. El Templo de Hera en Olimpia, realizado hacia el 600,
ron a la luz restos de un santuario dedicado a Poseidon, con es uno de los grandes templos dóricos construidos mayorita-
templos de diferentes épocas entre los que se encuentra una riamente con materiales diferentes a la piedra. De hecho, úni-
construcción destruida por el fuego en el siglo VI a. C. Se trata camente se petrificó hasta una altura poco superior a 1 m, en
de un edificio de planta bastante alargada (40 x 14 m) cuya tanto que el resto se realizó con adobe y madera. En planta,
importancia reside en dos aspectos: la estructura petrificada este templo presenta ya todas las estancias canónicas: cella,
de la cella y la presencia de una perístasis, elemento éste que pronaos y opistodomos con dos columnas in antis, pero sin em-
constituye un paso decisivo en la elaboración del modelo bargo, sigue siendo un edificio demasiado alargado (fig. 20.4).
templario arcaico (fig. 20.1 ). En su construcción se combina El siglo VI a. C. supuso un rápido desarrollo de la planta
la madera y la piedra, según propone su excavador, que sitúa y el alzado del templo griego, favorecido por la utilización de
su construcción en el segundo cuarto del siglo VII a. C. materiales de calidad y duración creciente. El primer templo
A la segunda mitad del siglo VII corresponde el segundo totalmente construido en piedra fue el de Artemis en Corfú,
Templo de Hera en Samos -Hekatompedon 11- (fig. 20.3), una isla de la costa occidental de Grecia. Aunque se conser-
que sustituyó al del siglo VIII. Aún de planta muy alargada, va n pocos restos, es posible comprobar que se trata aún de un
como novedad hemos de hacer constar la aparición en este edificio de cella estrecha y alargada, aunque las proporciones
edificio de una doble hilera de columnas en el frente oriental de planta que incluyen la perístasis inducen a pensar que nos
que enfatiza la fachada principal, dentro de lo que será un re- hallamos ante uno de los edificios más ambiciosos de su
curso frecuente a partir de ahora en los templos de Jonia. Aun- época, a causa de una esbeltez acaso más próxima a la de los
que sus modestas fábricas de piedra y madera están sometidas templos jónicos que al severo concepto dórico. Es un templo
a un esquematismo rígido que escapa a los alardes decorati- períptero dotado de una columnata exterior de 8 x 17 co-
vos que caracterizarán el orden jónico en su desarrollo poste- lumna s que rodea una cella con pronaos y opistodomos

. . . . . . . . . 1. .

3 4

Figura 20. El templo griego en el siglo VTJ a. C. 1: Poseidón en Istmia (de O. Broneer). 2: Apolo en Thermon (de W. Dinsmoor) .
3: Hekatompedon TI de Samos (de C. Walter) . 4 : Hera en Olimpia (de G. Gruben).

129
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSI CO

119-.-..--.-.--.-.-...... ..-•• .--.-.-.-.


,,..---·- ,
- .,,,,,_/' 1- k-~
1' • 1 '·. ~

..
1•
• .......... , . :- - - - :" .
;J ·········· . • Canal
·~- -- --~
:! ¡

E
~ •
t_• · - · - · - · • • • • • • • • • •
0

..--.
Altar

3 4

Figura 21. El orden dórico en el siglo VI a. C. 1: Arte mis en Corfú (de B. Bandinelli). 2: Apolo en Corinto (de G. Gruben). 3 : Afaia en Egina
(a partir de B. Bandinelli). 4 : «Basílica» de Paestum (a partir de B. Bandinelli) .

(fig. 21 .1). Este edificio, al que se denomina también «de la dez del dórico cont inental, según subrayan Bianchi Bandi-
Gorgona» por la figura central que decora su frontón occi- nell i y Paribeni.
dental, ha sido datado en torno al 580 a. C. Con él , dice En el Este, durante el siglo VI a. C. se erigieron también
R. Martin, se sistematizaron los elementos más característi- grandiosos templos que supusieron la fijación del lenguaje ar-
cos del orden dórico: una planta equilibrada y unificada, re- quitectónico de l orden j ónico. En Éfeso se levantó hacia me-
laciones bien definidas entre la cella y la columnata externa, diados del siglo VI el famoso Artemision, subvencionado por
columnas de proporciones fuertes y, desde luego, demostra- el rey Creso de Lydia según consta en una inscripción. Se tra-
ción de las cualidades decorativas del frontón. taba de un edificio colosal (115 x 50 m) con veintiuna colum-
Al final del período arcaico y a caballo con el equilibrio na s en los lados mayores y ocho en el frente principal, en doble
del mundo clásico, el canon del orden dórico encuentra uno hi lera completa (fig. 22.1). Se realizó en mármol , a excepción
de sus edificios más significativos en el Templo de Afaia en de la cub ierta que se construyó en madera con tejas de terra-
Egina. Se trata de un edificio de dimensiones modestas, de- cota . Algunas columnas, de acuerdo con una práctica común
dicado a una divinidad local. Su s columnas, de proporciones en Egipto y Mesopotamia, poseían decoración escultórica en
bastante alargadas, así como el alto entablamento propor- el primer tambor, que quedaba a la altura del ojo humano.
cionan a este templo una esbeltez impropia del dórico anti- En Samas, los arquitectos Rhoikos y Theodoros iniciaron
guo (fig. 21.3). Fue constru ido en piedra caliza con revesti- hacia el 570 a. C. la construcc ión de un nuevo templo dedi-
miento de estuco claro . Contaba con una doble hilera de cado a Hera. Se trataba también del primer templo díptero,
columnas en la naos, con una función más decorativa que con veintiuna columnas en los lados mayores, ocho en el
estructural, ya que el pequeño espacio del interior habría frente y diez en la trasera. Tenía pronaos y una cella alargada
permitido diseñar una cubierta sin soportes intermedios. con doble hi lera de columnas en el interior (fig. 22.2). Apenas
El orden dórico halla también buen acomodo en la ar- acabado, el edificio hubo de ser demolido, ya que los arqui-
quitectura religiosa de las colonias occidentales, si bien aquí tectos, en su audaz experimento, no tuvieron en cuenta el
se trabajó con menor apego al canon estricto. Entre los ejem- peso real de un edificio de 20 m de altura. Los movimientos
plos más espectaculares y mejor conocidos hemos de men- de asiento provocaron flechas que amenazaban el desplome.
cionar los del sur de Italia y Sicilia. En la ciudad suritál ica de
Paestum se encuentra el Templo de Hera, también conocido 4.1.4. El templo griego en época clásica
como la «Basílica», con nueve columnas en el frente y die- Tras la ebullición fecunda y, a veces, desconcertante que
ciocho en los lados mayores (fig. 21.4) . Los fustes se adelga- caracteriza el siglo VI a. C., se suele considerar el siglo V a. C.
zan ostensiblemente en su parte superior e introducen como como una fase de florecimiento y equil ibrio, en la que mo-
novedad un collarín florido. Estos elementos parecen apun- mentáneamente desde med iados de la centuria, Atenas, de la
tar la recepción de elementos jónicos que dulcifican la rigi- mano de Pericles, impone su influencia sobre una parte impar-

130
FUN DAM ENTOS PARA UNA HISTO RIA DE LA ARQUITECTURA GRIEGA

i9J tii ~- ¡¡i- ~~-'11~- ttí ll !ti ltl l+l ltl -;-¡¡11•1;"·~~
li:~ll:~~il:{jj~~~~ ~ ~~~~~~~

l• l i. ~
;¡;
i . . l!J ~ ltl l!I ~ ¡tJ I*: !ti !!! "" ~ i!! ., ,~ n ,. [fJ l. , li:
'~ \ r.; ~
1 E· l•J lt. l!l ,tJ[ej [¡J ,., .. ..,(f] iiiil' ., l ,.,. {jJ !t:
!J lt, [t, ltl !ti
\lit' r• ~· 1ti 1• 1 félltilfl 1t11• : • 1 1t1 r•1 11111J1t1lll l• 1 1t1 ltl
111: lt! 111 lil 1'1_11).J_~~~ ill ltl lf 111 ~ ltl

1(

.. ...................
~ ~ 1·. ... . .'[~J...... . .· 1·. ... . ·. j :. :.. '
e
n ~

.. ..
n
. . .. ... ... . . .. . . . . . . .
n

n
i-
),

~I
a
2
IS
i-
el Figura 22 . El orden jónico en el siglo VI a. c. 1: planta e interior del Artemision de Éfeso
(de G. Gruben). 2: Heraion de Samos (de G. Gruben).
>S
e.
tante del mundo griego. Este florecimiento, que se manifiesta La primera mitad del siglo V a. C. encuentra uno de los
en todos los ámbitos de la cultura material, no es otra cosa que mejores representantes en el Tem plo de Zeus en Ol impia,
1e el reflejo de la situación de Grecia en el contexto representado construido entre el 470-456 a. C., que se ha considerado, no
c. por la polis, construida por el hombre con la dimensión del sin razón, el representante más puro de la madurez del orden
)- hombre. En el campo de la arquitectura, esta situación genera dórico (fig . 23). El edificio se beneficia de la excelente pro-
la el perfeccionamiento de soluciones ya ensayadas en el arca- porción dada por seis columnas en los frentes y trece en los
r- ísmo tardío y la búsqueda constante de la innovación. la dos mayores, aunque constituye uno de los templos más

131
~
-- - -

HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

En este edificio encontramos algunas caracte-


rísticas específicas de la arquitectura religiosa
ática del siglo V a. C. que veremos repetirse des-
pués en otros ejemplares. Una de ellas consiste
en el empleo de algún rasgo jónico para ami-
norar la excesiva severidad del orden dórico,
como la apl icación de un friso continuo figu-
rado en la pronaosy el opistodomos.
Pero sin duda, son las construcciones eri-
gidas en la Acrópolis de Atenas las protago-
nistas indudables de la arquitectura religiosa
griega del siglo V a. C. (fig. 25). El conjunto de
templos que vamos a comentar se levanta en el
solar donde yacían completamente arruinados
los edificios arcaicos arrasados por los persas
durante el saqueo de la ciudad en el 480 a. C.
Esta situación dio la oportunidad a los arqui-
tectos de la segunda mitad del siglo de plani-
ficar la reconstrucción del espacio sacro.
El Partenón supone el punto álgido de la
arquitectura dórica (fig. 26). Fue trazado por
los arquitectos lctinos y Cal ícrates por encargo
de Pericles, quienes diseñaron un templo pe-
ríptero con ocho columnas en los frentes y die-
cisiete en los lados mayores, de dimensiones
realmente impresionantes (69,50 x 30,88 m).
Se construyó con mármol pentélico. Según una
inscripción, el edificio se inició entre el 447 y
el 446 a. C. y se mantuvo en pie casi intacto
hasta el siglo XVII, en que fue parcialmente de-
Figura 23. El Templo de Zeus en Olimpia. Planta (de G. Richter) , maqueta rruido por una explosión en el transcurso de la
del templo en el santuario, esquema de la posición de la estatua de Fidias en la
naos del templo y aspecto de los tambores de algunas de sus column as tras guerra entre venecianos y turcos. Unos años
el terremoto del 551 d. C. antes su decoración escultórica había sido cui-
dadosamente dibujada por J. Carrey.
grandes de la Greci a continental (64 x 27,6 m). Esta mole, El interior presenta algunos rasgos poco
obra de Libón de Elis, se levantó sobre un crepidomos de más frecuentes, tales como la realización de pórticos para acceder
de 3 m de altura, dividido en altos escalones, aunque provisto a la pronaos y al opistodomos en vez de las típicas columnas
en el frente de una rampa para faci litar el acceso. Las enor- in antis. Cada uno de estos pórticos tenía seis columnas en el
mes columnas dóricas del exterior eran más altas y esbeltas frente. En la cella, sin llegar a romper con la tradición de la co-
aún que las de Egina. El templo se erigió empleando la pie- lumnata interior, se libera la nave central haciendo retroceder
dra local revestida de un estuco que le daba apariencia de las columnas hacia los muros latera les, hasta formar una ga-
mármol. La ce/la se alzó con doble orden de columnas dóri- lería en doble piso que circunda la cella en tres de sus lados y
cas y, pese a las dimensiones importantes del edificio, resul- crea una especie de deambulatorio que permite efectuar un
taba algo angosta para cobijar la estatua crisoelefantína co- recorrido alrededor de la estatua crisoelefantina de Atenea
losal de Fidias que representaba a Zeus sedente. Parthenos, obra de Fidias, que residía en el templo. El friso
Otro ejemplo del canon dórico correspondiente a los años continuo decorado, que parte del ángulo suroccidental de la
centrales del siglo V a. C. es el Templo de Hefaistos en Ate- columnata del opistodomos para alcanzar de nuevo el frontal
nas construido al píe de la colina de Kolonos Agoróios, domi- ciñendo toda la ce/la, es otra concesión al orden jónico.
nando el Agora (fig. 24). Su excelente estado de conservación El opistodomos, desde el que no se podía acceder a la
se debe al hecho de haber sido reutilizado como iglesia cris- cella, apoyaba sobre cuatro columnas jónicas. Esto permitió
tiana. Inicialmente, el templo fue concebido para ser contem- aumentar el volumen interior, ya que las proporciones más
plado desde el E, evidencia que se deduce del hecho de que elevadas de las columnas hicieron posible reducir su diáme-
las únicas metopas decoradas se encuentren en este flanco. tro y suprimir el doble plano de columnas dóricas interiores.

132
FU NDAM ENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQU ITECTURA GRIEGA

Se atisba de esta manera una organización totalmente nueva


del espacio interior, que será el embrión de los cambios que
evidencia la arquitectura religiosa en el siglo siguiente.
El Partenón fue una obra trazada conforme a los ideales ra-
cionales y matemáticos de su época, ya que se erigió de acuerdo
a un sistema de proporciones basado en un módulo único. A
este concepto se añade el empleo de toda una serie de refina-
mientos arquitectónicos tendentes a introducir correcciones
ópticas, que han dado origen a no pocos análisis monográficos.
Entre estas correcciones podríamos citar las siguientes:
Ligera curvatura de las línea s horizontales del podio
(6 cm en la fachada y 11 cm en los lados mayores).
para aminorar la pesadez de la arquitectura y lograr
s un efecto de mayor elasticida d.
s Ligera inclinación variable hacia el centro de la sco-
lumnas para evitar una fuga excesiva por la pers-
pectiva.
Mayor espesor de las columnas y capiteles situados
en las esquinas.
a Éntasis apenas perceptible de las columnas.
1r Tras la construcción del Partenón, se siguió trabajando
o de manera incesante en la Acrópoli s, donde la nueva orga-
nización del espacio sacro impulsada por Pericles necesitaba
un acceso monumental acorde con la solemnidad de la pro- Figura 24. El Hefaistei on de Atenas (la planta de G. Richter).
:s cesión de las Panateneas. El encarg o se le encomendó a
). Mnesicles, quien diseñó un proyecto de proporciones seme-
a jantes a las del Partenón, dentro de un mismo plan general, arquitectura de épocas posteriores. Esta entrada monumen-
y ya que los Propíleos se orientaron en línea recta con el eje tal, construida entre el 437 y el 431 a. C., supone la mejor
o central de la Acrópolis, que pasaba entre el Pa rtenón y el mixtificación de los órdenes dórico y jó nico nunca realizada,
Templo de Atenea Polias. Esto permitía una relación visual aún cuando el arquitecto hubo de hacer frente a imperativos
a entre ambas construcciones que será un rasgo común en la topográficos y de otra índole, que le impidieron ejecutar el
lS
i-

:o

lS
el
)-

er
l-

y
1n

;o
la
al
5. Brauronion 11 y 12. Pandionion 18. Casa de las Arreforas
la 6. Propilon del Partenon 13. Altar de Atenea Palias 19. Atenea Promachos
7. Calcoteca 14. Templo arcaico de Atenea Palias 20. Almacenes
ió 8. Santuario de Zeus Palias 15. Propilon del santuario de Atenea Palias
ás 9. Partenon 16. Erecte ion
1O. Templo de Roma y Augus to 17. Pandroseion
e-
~ s. Figura 25. Edificios de la Acrópolis de Atenas.

133
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

•• • •• ••
--·- · "-~-

Figura 26. El Partenón (la planta de G. Richter). Debajo, fachada Figura 27. Los Pro píleos de la Acrópolis de Atenas (l a planta
oriental del edificio. de J . Travlos). En el recuadro rojo se marca la porción del ala
N del edificio recogida en la fotografía inferior.

proyecto tal y como lo había concebido. En su resultado final, pués. Se trata de un edificio complejo y anómalo, cuya forma
la planta del edificio construido tiene forma de 11Tn, pero no atiende tanto a condicionamientos impuestos por el culto -ya
es simétrica. Se compone de un cuerpo central y de dos alas que el lugar coincidía con uno de los espacios más sagrados de
al N y S, respectivamente (fig. 27). El cuerpo central presenta la colina-, como a aquellos otros derivados de la difícil topo-
seis columnas dóricas en las dos fachadas E y O y está divi- grafía de la Acrópolis. Estos condicionantes se reflejan en una
dido interiormente en dos naves, flanqueando la calzada de planta realizada en cuatro niveles y desarrollada en tres uni-
acceso con dos filas de tres columnas jónicas. El ala N alojaba dades estructurales, cada una con una cubierta propia (fig. 28).
una pinacoteca, según nos transmite Pausanias, en tanto que Se trata de un edificio de planta rectangular, con seis
en el ala S, por falta de espacio, hubo de adoptarse una so- columnas jónicas en su frente oriental, que constituye una
lución de compromiso que no desequilibrase la construcción, pronaos en forma de pórtico, que precede a la cella dedicada
al menos en la fachada . La esquina suroccidental de este ala a Atenea Palias. Al N, se abre otro pórtico más profundo, con
hubo de renunciar a su cierre con el fin de respetar el espa- cuatro columnas jónicas en el frente y dos en los lados. A
cio del Santuario de Atenea Niké, que se encontraba en través de este pórtico se accede a la cella de Pose idón Erec-
obras desde el 449 a. C., sobre un proyecto de Calícrates. La teo y a un ámbito a cielo abierto, localizado detrás de la fa-
merma de terreno por los Propíleos condicionó su resu ltado chada oriental, con columnas jónicas que se elevan sobre un
final, obligando a realizar una cella más ancha que larga. Pre- muro de unos 3 m de altura para superar el desnivel. A este
senta cuatro columnas jónicas en los frentes y una entrada patio se adosa por el lado meridional un baldaquino soste-
con pilastras entre las antas, en vez de columnas. nido por seis cariátides, o figuras femeninas vestidas con
Diez años después de terminarse los Propíleos, se iniciaron peplo, concebido para acoger la tumba de Cécrops. La pre-
las obras del Erecteion en el lado N de la Acrópolis. Tras una sencia de numerosos detalles decorativos ligados al desarro-
suspensión a causa de la guerra de Sicilia, se reemprendieron llo del orden jónico se subraya con la pintura y la combina -
los trabajos en el 409 a. C., hasta su conclusión tres años des- ción de dos tipos de mármol en el friso del pórtico norte.

134
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQUITECTURA GR IEGA

No podemos terminar esta visión extremadamente sin-


tética sobre la arquitectura religiosa del siglo V a. C. sin co-
mentar la aparició n en los últimos años del siglo del orden
corintio en el Templo de Apolo en Bassae, en las tierras altas
de Arcadia. Este templo presenta una orientación N- 5 in-
usual. Pausanias lo atribuye a lctinos. El interior presenta una
serie de soluciones novedosas como una cella con cinco co-
lumnas en los lados y una en el centro del lado posterior, con
capitel corintio, que origina un espacio de prolongación de la
cella, comunicado con el exterior a través de una puerta
abierta en el muro oriental. Las columnas jón icas del interior
de la cella se un ieron a las paredes mediante unos muretes.
El siglo IV a. C. , supuso un freno de la eclosión cons- 10 m

tructiva de edificios rel igiosos que caracteriza la centuria an-


terior. De hecho, los templos de esta etapa, a menudo, supu-
sieron la reco nst rucció n de edificios destruidos por diversas
razones o inacabados. Los arquitectos de esta época experi -
mentaron con las proporciones de las plantas, inte ntando
plantear rea lizaciones cada vez más ligeras mediante la com -
binación de varios órdenes en un mismo ed ificio. Los resul -
tados fueron construcciones elegantes, a veces algo sobre-
pasadas en valo res decorativos.
Una realización característica del orden dórico del siglo
IV a. C. vemos en el Templo de Asklepios en Epidauro, cons-
truido por Theodotus. Era un temp lo de dimen siones poco
imponentes, con seis columnas en los frentes y once en los
lados mayores. A través de la pronaos se accedía a la cella
que contenía un a estatua crisoelefantina de l dios, posible-
mente de tamaño similar al natural . Debió existir una co- Fi gura 28. El Erecteion (la pl anta de J. M. Paton) . Debajo,
vista ge neral del edifi cio desde el suroeste.
lumna ta en el interior de la cella pero no se ha conservado.
El templo estaba realizado con diversos tipos de piedra y con-
ia taba con un programa decorativo pintado y esculpido que ron el conjunto de la Acrópolis de Atenas en tiempos de Pe-
acentuaba sus valores ornamentales. ricles, tu vo como repercusión inmediata la elevación notabi-

Je La segunda mitad del siglo IV a. C. supuso una gran re- lísima de los templos sobre bases que reposan en cinco y
)- cuperació n del orden jóni co, aunque, como subrayan algunos hasta siete escalones y un interés marcado po r enfatizar la
1a autores, siempre en posición accesoria respecto al orden dó- fachada con un extraordinario desarrollo de la pronaos, que
1i- rico, contaminado, no obstante, por elementos propios del llegará a contar hasta con tres filas de columnas. Todos los
3). jónico. Este gran refinamiento del orden jónico encuentra organismos arquitectón icos que forman parte de un mismo
~i s uno de sus ejemplos más elocuentes en el Templo de Ate- paisaj e sagrado contribuyen a poner en va lor su espacio y el
1a nea Polias en Priene. Este edificio, de dimensiones modes- de los elemen t os que lo rodean. Esto explica la posición de
da tas pero elegantes, se construyó hacia el 340 y fue dedicado las entradas monumentales en una situación que impone una
)n por Alejandro en el 334 a. C. El templo se conc ibió con gran vista determinada del templo principal.
A altura y en su planta el arquitecto Pythios empleó unas pro- Algunos de los edificios re ligiosos de la nueva etapa
c- porciones basadas en los mú ltiplos del pie jónico. serán de dimensiones tan grandes como las de sus predece-
a- sores, pero otros, por el contrario, serán pequeñas capillas,
un 4.1.5. El templo gríego en época helenística mucho más versátiles para su incorporación en composicio-
;te Si el énfasis de los arquitectos de época clásica se hab ía nes paisajísticas.
e- centrado en la innovación de l interior y en el estudio de las En re lación con el empleo de los órdenes arquitectóni-
on proporciones del ed ificio considerado como un organ ismo cos, debe destacarse el enrarecimiento del dórico apl icado a
·e- ais lado, una de las mayores aportaciones de la arquitectura los templos y su relegación a las grandes stoai, que se mul-
·o- he lenística fue el inte rés por el juego visual desempeñado t iplican en las ciudades como elementos de delimitación de
1a- por el conjunto de las edificaciones. Esta nueva visión, anti- las agorai. No obstante, no llega a ser desterrado tota lmente
ci pada en cierta medida por genios como los que concibie - de la arqu itectura templaria, según evidencian el Templo de

135
HISTOR IA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Apolo en Claros, o el de Atenea en Pérgamo, por citar sólo al- tres puertas. El frente del templo tenía una gran puerta inac-
gunos ejemplos. Este mantenimiento ha sido explicado como cesible, ya que no contaba con esca lones que permitieran su
una necesidad de mantener el apego a la tradición porrazo- franqueo . Esta fachada contaba con una pronaos tet rásti la
nes políticas en Pérgamo, o por razones religiosas en Claros. con tres hileras de columnas, creando un bosque columnado
En cualquier caso, el retroceso del orden dórico es un muy del gusto helenístico.
hecho que determina el predominio del orden jónico y tam- Según las fuentes literarias, la arqu itectura religiosa del
bién del corintio, cuyo capitel se va haciendo cada vez más siglo 11 a. C. invierte algunos de estos esquemas al mostrarse
complejo y logra conquistar el exterior de los templos des- deudora de las teorías de Hermógenes de Alinda (o de Priene,
pués de estar relegado al interior en la s obras precedentes. según otros autores). que fue, al parecer, uno de los arqui -
Uno de los templos que acusan la aplicación de las nue- tectos más afamados de su t iempo. A este autor se atribuye
vas concepciones es el de Apo lo en Didyma, una ciudad de la creación de un sistema que aplica nuevas relaciones entre
Asia Menor, no lejos de Mileto. El nuevo edificio, destinado a la altura y el diámetro de las co lumnas y la distancia entre
sustituir el del siglo VI a. C. arrasado por los persas, varió li - ellas, modificación que se concreta en obras más académ i-
geramente la orientación del antiguo, al tiempo que ampliaba cas y frías. Esta manera de concebir los edificios se oponía a
también sus dimensiones. Sus arquitectos -Dafnis de Mileto la arquitectura abierta, llena de va lores plásticos, decorati-
y Paionios de Éfeso- diseñaron un templo díptero, como su vos y pictóricos desarrollados en los inicios del período he -
antecesor, con diez columnas en los frentes y veintiuna en los lenístico. Fruto de su quehacer serán ed if icios como el Tem-
lados mayores (fig. 29). La construcción se inició entre el 315 plo de Zeus Sosipol is, erigido a comienzos del siglo 11en el
y el 300 a. C. y debió prolongarse durante bastante tiempo, ya agora de Magnesia y el de Artemis Leucofriene, dentro de
que algunas de sus partes fueron realizadas en los siglos 11 y la misma ciudad .
1a. C. La base está compuesta por siete escalones altos, que Finalmente, otro templo que no podemos dejar de men-
en el frente suavizan el acceso mediante una escalinata . El cionar dentro de este comentario genérico sobre la arqu itec-
interior se mantuvo a cielo abierto, con la fuente, el árbol sa - tura religiosa helenística es el de Zeus Olímpico de Atenas.
grado y una pequeña naos para custodiar la imagen de culto. El edificio fue iniciado en el siglo VI a. C. por los hijos de Pi -
Para poder descender al espacio interior, que quedaba a más sístrato intentando imitar los edificios de Asia Menor y Samas,
de cuatro metros por debajo del nivel de la fachada, se hizo pero nunca llegó a terminarse . En el 174 a. C. Antioco IV en-
una escalinata a la que se llegaba a través una estancia con carga al arquitecto romano Cossut ius su reconstrucción. El
gran edificio se realizó en orden corintio con tres hi leras de
ocho columnas en cada frente y dos hileras de ve inte en los
lados mayores. El efecto de esta obra sobre la arquitectura
romana se hizo notar cuando algunos de estos capite les se
trasladaron a Roma a raíz del saqueo de Atenas por Sil a.

4.2. La naturaleza de los lugares de culto


y la arqueología de los santuarios griegos

F. Graf destaca el papel del santuario como el lugar pri-


vilegiado donde la divinidad se encuentra con el hombre. Ell o
explica que, ya fueran de carácter rural o urbano, los san-
tuarios griegos se loca licen en lugares dotados de unas con-
diciones naturales «especiales)) (fig. 30.1). Se tratará de gru-
tas, montañas, surgencias de agua, val les protegidos,
bosques, confluencias de ríos o zonas provistas de árboles
sagrados como el olivo, el laurel o el roble, atributos, com o
se sa be, de Atenea, Apolo o Zeus. Otras veces, los actos de
culto no se restringen a espacios conceptuados como ccsa-
grados)), sino que pudieron desarrol larse en lugares de espe-
cial significación, como campos de batalla, antiguas tumbas,
etc. En uno u otro caso, los espacios griegos de cu Ita se en-
cuentran ligados a un paisaje que evoluc iona a lo la rgo de la
Figura 29 . El Templo de Apolo en Didy ma (la pl a nta de Antigüedad y que fue escenario de una serie de manifesta-
G. Gruben) . Debajo, vista del interior del edificio. ciones -rituales, cultos, procesio nes- que la Arqueología no

136
FUNDAM ENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQUITECTURA GRIEGA

;.

>,

:1
e
IS

a
e

o
1-

1-

1-

s,
2 3
~s

o
le Fi gura 30. Santuario de Delfos. 1: el paisaje natural y el tem pl o de Apo lo. 2: Tesoro de los Ate ni enses.
l- 3: Tholos del Santuario de Atenea Pronaia.

s,
1- siempre puede estudiar sobre restos materiales, por lo que suelen contar con una importante evidencia literaria, redu-
la debe también hacer uso de las refe re ncias proporcionadas ciéndose las descripciones de ritua les religiosos ordinarios a
l- por la s fuent es clásicas. Sin em bargo, como recuerda R. Os- las obras cómicas o a las Hleyes Sacras» que prescribían y
10 bo rne, por su carácter cot idiano, las actividades de culto no proscribían determinada s actividades en los santuarios.

137
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

A la hora de esbozar cómo evoluciona el paisaje de culto rar la disposición de los elementos que formaban parte de l
en la Grecia antigua, debemos partir de un primer acondi- santuario en su disposición original. Alrededor y sobre el altar
cionamiento, consistente en la realización de un altar o una se desarrollan las operaciones ritualizadas del sacrificio del
fosa para la celebración de los sacrificios ante la imagen de animal y el posterior reparto de las partes entre los dioses y
culto, que podía estar a la intemperie o cobijada por un bal- los hombres. Tras el sacrificio tenia lugar el banquete. Algu-
daquino. Más tarde, se realizará el templo para convertirse en nos santuarios poseían salas especiales para la realización
la morada de la imagen de la divinidad . de esta comida ritual. Solía tratarse de ambientes cuadrados
El espacio sagrado -téménos- se encuentra netamente con 7 u 11 lechos. En tiempos helenísticos algunas cons-
definido y diferenciado del espacio profano mediante un pe- trucciones podían alcanzar hasta 20 plazas. Los lechos que se
ríbolo o delimitación perimetral que puede tomar la forma de instalaban en estas salas de banquete podían tener hasta
un muro de piedra o de adobe o mediante cipos. Otro ele- 1,90 m de longitud y 1 m de anchura.
mento asoc iado a la demarcación o a la señalización del es- Otro elemento indisolublemente ligado a los santuarios
pacio sacro son los périrrhantéria, que pueden tener forma de son los depósitos de ofrendas. Los tipos de ofrendas son
grandes cuencos de piedra emplazados en las entradas al muy variables y pueden comprender desde elementos invi-
santuario. En época arcaica solían ser sostenidos por divini- sibles para el arqueólogo hasta estatuas de bronce u oro,
dades femeninas con leones y más adelante· se convertirán en pasando por miembros del cuerpo humano realizados en te-
grandes cubetas realizadas en mármol y adornadas con mol- rracota. En época arcaica, tanto las fuentes como la Ar-
duras, que contenían el agua ritual. Sin embargo, la especi- queología manifiestan una tendencia a la megalomanía en
ficidad del espacio sacro fue durante largo tiempo relativa, el tamaño o en el valor. Fueron frecuentes los grandes trí-
ya que no será hasta mediados del siglo VI a. C. cuando nos podes de bronce con unas dimensiones totalmente impro-
llegue la primera noticia de la separación neta entre el pias para su empleo cu linario o las primeras obras en már-
mundo de los dioses y el los mortales. Esta noticia ha sido mol de dimensiones colosales, como la erigida en Delos por
transmitida por Herodoto y Tucidides cuando se refieren a la los naxienses, consistente en un coloso de más de 8 m de al-
purificación de Delos por Pisístrato hacia el 540-530 a. C. tura . En época clásica, las guerras engrandecieron de esta-
Cabe concluir de estos datos que los santuarios en su forma tuas y monumentos los santuarios. Así, las victorias sobre
definitiva, como espacios consagrados a los dioses y riguro- los persas dieron ocasión a toda una serie de ofrendas en
samente delimitados del espacio profano, tienen su arran- honor a Atenea; entre ellas se encuentra el famoso Tesoro de
que en época arcaica. los Atenienses (fig . 30.2). uno de los más célebres de estos
También las estelas con las prescripciones o reglamen- exvotos, o el de los Siphnos, también en Delfos. Este tipo de
tos sagrados formaban parte del paisaje del santuario. So- monumento estaba destinado a atesorar los exvotos precio-
lían advertir del acceso a un lugar sacro, dando cuenta de sos ofrecidos a los dioses por una ciudad. En principio, cada
las penas impuestas en caso de quebranto de las normas. comunidad erigía su tesoro, que solía consistir en una cá-
El acceso al santuario se realizaba a través un pórtico o mara cuadrada de dimensiones no excesivamente grandes,
própylon, si bien los más importantes contaban con un acceso precedida por un pórtico dórico o jónico. Como sucedía con
más monumental, precedido de un atrio en el que se encon- los templos, también se decoraban con esculturas.
traba una fuente o un pozo para el agua, como en Eleusis. Un último elemento a comentar como parte del paisaje
Una parte esencial del santuario griego fue el altar, en del santuario griego es el tholos. Se trata de una cámara de
tanto que elemento que posibilita establecer relación entre planta circular con anillos concéntricos de columnas, que a
los dioses y los mortales a través del sacrificio. Los altares veces combinaban varios órdenes. En los santuarios de Del-
existentes en los santuarios helénicos podían oscilar entre fos (fig. 30.3) y Olimpia han aparecido varias de estas cons-
simples altares de cenizas -eschara-, producto de la acu- trucciones, como también en la Acrópolis de Atenas. No se
mulación de los restos de los sacrificios, hasta una estructura conoce bien su función real, aunque es evidente que ha de
monumental como la de Pérgamo. En posición intermedia, estar en relación con el ámbito de lo sagrado. Este tipo de
encontramos toda una serie de variantes formales: altares ed ificio arranca a fines del siglo V y comienza a experimen-
circulares, cuadrangulares, con mesa en forma de TI, etc. Los tar un gran desarrollo a partir del siglo IV a. C., dentro de la
vestigios más antiguos de la realización de sacrificios se re- tendencia a transformar la arquitectura en ornato.
montan al siglo IX a. C. Si hubiera que buscar alguna regla Las funciones del santuario y el carácter de la divinidad
acerca de la situación del altar en los santuarios, hemos de a la que estaba dedicado se reflejaban en la conformación de
indicar que con frecuencia se dispone en el eje E-0, en tanto los edificios, en la distribución de los espacios y sobre todo, en
que el templo se orienta hacia el E. No obstante, debe con- la elección del lugar donde se situaba. De este modo, algunos
siderarse la existencia de múltiples excepciones debidas a contaban con equipamientos especiales, tales como cierta in-
imperativos topográficos, a particularidades locales o a la fraestructura de acogida en aque llos santuarios relacionados
evolución posterior de las refacciones que han podido alte- con cultos sa lutíferos. Normalmente se trataba de acondicio-

138
FU NDAM ENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQUITECTURA GRIEGA

namientos sencillos, que no han dejado muchas huellas en el constituyen uno de los elementos defensivos griegos por ex-
registro arqueológico. En otros casos, como en el Santuario de celencia, presentes ya desde el Helád ico Reciente en las ciu -
Asklepios en Epidauro, llegaron a contar con una especie de dades micénicas, como hemos visto en el tema 3. Acrópolis
hospedería, erigida no lejos de las construcciones de culto como la de Atenas o Acrocorinto constituyen un buen ejem-
para albergar a los enfermos que acudían para ser sanados. plo de la defensa de estos lugares elevados, cuya posición to-
Los santuarios oraculares tenían un sancta sanctorum in- pográfica era parte importante de sus aptitudes defensivas. Si
accesible a los hombres, donde la divinidad se manifestaba a su en sus inicios las acrópolis habían albergado la residencia del
medium. El oráculo se transmitía indirectamente a los fieles a gobernante y los edificios religiosos y económicos, a partir del
través del sacerdote, como sucedía en Delfos, o bien a través de siglo VII a. C. estas construcciones públicas comenzaron a
profetas, como en Dídima y Claro. En este tipo de santuario, el desplazarse a las zonas en las que se encontraba la pobla-
contacto directo con la esfera divina en el oráculo se oponía a ción. Una vez perdidas estas funciones militares iniciales, los
la cotidianeidad de la vida ciudadana, por lo que solían levan- recintos de las antiguas acrópolis se mantienen en uso, apro-
tarse lejos de las ciudades o bien en los márgenes del área ur- vechados normalmente como enclaves militares o como zonas
bana. Por su parte, los santuarios dedicados a Poseidón, dios religiosas, como sucede en Atenas. En casos muy concretos,
del mar, se encontraban preferentemente en la costa. una vieja acrópolis pudo convertirse en un fortín para refugio
de la población, como sabemos que suced ió en Orchomenos.
Por lo que respecta a los recintos urbanos, su aparición
5. LA ARQUITECTURA CIVIL DE LA POLIS entre los siglos IX y VII a. C., ha sido explicada como res-
puesta a la necesidad de lograr una eficaz defensa de las po-
5.1. La defensa de ciudades y territorios blaciones que ya las acrópolis no podían asegurar. En el caso
de las colonias, se trataba también de proteger el asenta-
Si durante una etapa de la historia griega el papel de la miento ante la posible hostilidad del entorno autóctono. Uno
fortificación estaba relegado a la protección de la acrópolis de los casos más conocidos en el período inicial es el de la
y a la elección de lugares naturalmente defendibles, ya en antigua Esmirna, cuya muralla rodeaba perimetralmente todo
tiempos de la fundación de las colonias la construcción de el núcleo. Sin embargo, esta tendencia al amurallamiento in-
recintos murados se convierte en algo frecuente. No será, sin tegra l de los núcleos habitados que encontramos en los nue-
e embargo, hasta el siglo VI a. C. cuando el papel urbanístico vos asentamientos de Asia Menor, el S de Italia o Sicilia, no
s de las fortificaciones experimente un cambio radical como encuentra el mismo eco en la Grecia continental, donde la
e consecuencia de la presión imperialista ejercida por los gran- pauta esencial del crecimiento consiste en la expansión del
des reinos orientales. Inicialmente, se tratará de levantar po- poblamiento fuera del recinto defensivo. En cualquier caso,
a tentes escudos murarios, en un intento de frenar el ansia las defensas urbanas de estos siglos oscuros serán sencillos
ofensiva oponiendo una estrategia defensiva de carácter pa- cercados realizados con piedra o adobe.
sivo; después, a partir del siglo IV a. C., la existencia de ele- Esta tendencia de defensa pasiva aumentará en los si-
'•
n mentos de asedio y ataque cada vez más sofisticados en- glos VII y VI a. C. como respuesta a la confl ictividad reinante
contrará respuesta en una progresiva transformación de los en el área oriental del Mediterráneo. La construcción de po-
e esquemas defensivos, que sustituirán la estrategia pasiva por tentes murallas se convierte en época clásica en una cons-
e otra de carácter activo. La genialidad alcanzada por los grie- tante que absorbe importantes recursos, hasta llegar a un
a gos en otros campos de la cultura material vuelve a brillar en punto en que la muralla y la polis llegarán a estar indisolu-
el terreno de la arquitectura defensiva, por cuanto fueron blemente unidas. Durante esta fase se detecta un aumento
capaces de resol ver los problemas de estrategia defensiva en la preocupación de mejorar las tácticas defensivas dispo-
e que se fueron planteando en cada fase de su historia con niendo de manera adecuada torres, bastiones y fosos y forta-
e gran solvencia y rigor constructivo. leciendo el sistema de puertas. Durante el siglo V a. C. se re-
e L. Berrocal ha sistematizado el estudio de las fortifica- gistran mejoras en los sistemas constructivos y en las técnicas
ciones griegas en dos grandes tipos atendiendo al contexto edilicias. Los aparejos se construirán cada vez más fuertes, a
a de su emplazamiento, a la cronología y a su función genérica : pesar de lo cual seguirán mostrando en la práctica puntos dé-
Fortificaciones urbanas, destinadas a proteger una biles, lo que pone de manifiesto la necesidad de introducir
d ciudad o una de sus partes. cambios en la estrategia defensiva general.
e Fortificaciones territoriales, concebidas para custo- La época helenística supuso la realización de comple-
n diar un territorio. jas obras concebidas por ingenieros expertos en el desarro-
IS llo de las técnicas poliorcéticas, que llevaron a la práctica
5.1.1. Fortificaciones urbanas los principios establecidos por estrategas de la talla de Epa-
IS Dentro de esta categoría hemos de incluir las acrópolis, minondas, Alejandro o Demetrios Pol iorcetes. El sistema de
1- los recintos urbanos y los circuitos exteriores. Las acrópolis defensa experimenta ahora un cambio importante, ya que

139
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

la muralla dejará de ser un elemento estático para alcan- importancia es tal que, como indica R. Martín, se convierte
zar capacidades dinámicas, merced a ciertas innovaciones en el símbolo mismo de la polis.
tales como los lienzos en cremallera, la multiplicación de La cuestión de sus orígenes ha constituido un tema de
poternas para sorprender al atacante, las torres de formas interés para los investigadores. Homero recoge este término
variadas, etc. Estas transformaciones supusieron un gran como sinónimo de lugar en el que se discutían los asuntos pú-
progreso de la arquitectura militar, que se refleja en nu- blicos, aunque se nos plantea el problema de aclarar el mo-
merosas ciudades como Siracusa o Dura Europos. Los cam- mento en que debe situarse realmente su relato para extraer
bios en las técnicas constructivas promovieron el empleo información alusiva a un período concreto. Si se refiere al es-
del aparejo regular isódomo, almohadillado y la realización tado de cosas vigente en la época en que se sitúa la redacción
de torres, bastiones y lienzos con multitud de ángulos que de sus poemas -entre el 750-700 a. C.-, los datos arqueoló-
absorbían de mejor manera los impactos de los proyectiles gicos obtenidos en lugares excavados como Zagora de Andros
lanzados por las catapultas. Esta necesidad condujo defini- o Emporio de Chias no permiten aún identificar ninguna plaza
tivamente a la adopción de las formas curvas en el trazado que pudiera relacionarse con un agora. Más elocuentes pare-
de torres y bastiones. cen los datos proporcionados por los centros ligados a las ciu-
Los llamados circuitos exteriores -diateichismai- se dades coloniales de época arcaica. Hemos de mencionar nue-
construyeron con el fin de proteger territorios exteriores de vamente el caso de Megara Hyblaea, donde se reserva un
gran importancia para las ciudades, ya que solían estar rela- espacio libre en el centro de la ordenación de reparto de suelo.
cionados con el control de las vías de comunicación o con el La monumentalización de estos lugares es algo más tar-
aprovisionamiento. Quizás uno de los más paradigmáticos día y evoluciona a un ritmo lento. No obstante, como ex-
sea el circuito conocido como las «Murallas Largas», creado cepción a esta regla, Megara Hyblaea en la segunda mitad
en Atenas durante la primera mitad del siglo V para unir la del siglo VII a.C. desarrolla un primer programa constructivo
ciudad con el puerto de El Pireo. en el que estarán ya presentes todos los elementos esencia-
les para el desempeño de sus diversas funciones : templos,
5.1.2. Fortificaciones territoriales lugares de culto, pórticos y edificios administrativos que cir-
Dentro de este concepto defensivo hay que considerar cundaban la explanada reservada a las reuniones de ciuda-
los fortines, las atalayas y las barreras fronterizas que tanto danos y a las asambleas.
caracterizan el paisaje rural griego. El caso de defensa exte- Esta diversidad de funciones tiene reflejo en la estruc-
rior mejor conocido es la Barrera de Dema, que protegía la tura arquitectónica del agora, cuya historia supone un es-
mejor ruta entre el Ática, el Peloponeso y Beocia. No se trata fuerzo para dotar de unidad a un grupo de edificios, por na-
de un muro continuo, sino de un sistema dinámico coordi- turaleza dispersos, en un espacio que no siempre tiene una
nado con una red de fortines y atalayas. Este concepto de- clara delimitación urbanística.
fensivo suponía un coste económico elevado, sólo asumible La primitiva Agora de Atenas se encontraba sobre el lado
por las poleis poderosas, por lo que a la larga resultaba más NE de la Acrópolis, aunque no se conocen restos de las cons-
eficaz potenciar la con strucción de fortines comunicados trucciones relacionadas con ella. A partir de Solón, ya a ini-
entre sí mediante atalayas o phryktoria, que empleaban un cios del siglo VI a. C., el centro político comienza a alejarse de
sistema de intercomunicación mediante señales de fuego. la Acrópolis, símbolo del poder aristocrático y del antiguo ré-
A todas estas modalidades de construcción defensiva gimen monárquico. El Agora se sitúa ahora en la confluencia
habría que añadir las torres aisladas, que proliferan en las de las vías principales de la ciudad . Los primeros edificios
islas del Egeo y que también están presentes en el conti- (bou/euteríon, prytaneíon y la llamada Stoa Real) se dispo-
nente, en zonas como las áreas mineras de Laurión, donde nen junto a la vía N-S, al pie del KolonosAgorciíos y corres-
debieron emplearse para el control y protección de los espa- ponden a la segunda mitad del siglo VI a. C. Tras el desastre
cios de tratamiento del mineral. ocasionado por los persas, sólo Cimón comenzó un programa
de restauración de la arruinada plaza y sus edificios. En el
curso del siglo V a. C. prosigue la historia monumental del
5.2. Los centros de la vida pública. Desarrollo Agora de Atenas, estrechamente ligada al desarrollo de la ciu-
y funciones del agora dad. Sin embargo, no existe por el momento ninguna preo-
cupación por conseguir un orden arquitectónico que confiera
El agora ocupa un espacio privilegiado entre los lugares organización y unidad a los edificios, que permanecen aisla-
en que el ciudadano encuentra la expresión más plena de su dos unos de otros sin ningún tipo de relación entre sí.
vida pública. Localizado en el centro simbólico de la ciudad En otros núcleos, el agora no es más que un espacio
y, a menudo, ocupando también el centro geométrico de la vacío de intercambio bajo el control de la ciudad . Así, en Tha-
red de cal les de no pocas ciudades, el agora adopta funcio- sos la s oficinas mercantiles se encontraban en ella y allí se
nes múltiples de carácter político, religioso y económico. Su conservaban las medidas oficiales para verificar los pesos y

140
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQUITECTURA GRI EGA

volúmenes en las ventas. Aunque R. Martin destaca el ca- helenístico será el cierre del espacio del agora mediante pór-
rácter secundario de esta función económica en relación con ticos -stoai- en todos sus lados, como sucede en Pérgamo.
el papel político, insiste en el desarrollo de la s actividades Este cerramiento completo corresponde al tipo de agora co-
comerciales sobre la plaza pública que tanto criticaron los nocido como <Cjónico», que está representado también en Mi-
filósofos del siglo IV a. C., partidarios de separar en la polis leto, Priene y Éfeso, entre otras ciudades. El desarrollo de la
ideal las actividades cívicas y mercantiles. stoa constituye uno de los elementos más característicos del
Durante el período helenístico, la pérdida de la indepen- paisaje urbano de época helenística. A sus propiedades esce-
dencia política reduce en gran manera el papel originario del nográficas se añade la función de proteger del sol y la lluvia a
agora en tanto que sede de las asambleas populares o jud i- los transeúntes. Por citar un caso muy conocido, podemos
ciales, si bien subsisten las funciones religiosas y, ahora sí, se mencionar la Stoa de Atalo, levantada en el Agora de Atenas
incrementan las comerciales. Una definición propia del gusto en la segunda mitad del siglo 11 a. C. (fig. 31). Su estructura

Figura 31. Agora de Atenas a fines del siglo 11 a. C. (la planta de F. Pesando). Debajo, vista general e interior
de la reconstrucción de la Stoa de Ata lo.

141
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUN DO CLÁSICO

fue reconstruida por la Escuela Americana de Estudios Clási- constructivos debieron carecer de rasgos morfológicos pro-
cos y actualmente se emplea como museo. Tenía dos pisos con pios y claramente discernibles. Numerosos autores coinciden
columnas de orden dórico y jónico y en su parte posterior al- en manífestar que hasta ese momento los pórticos pudieron
bergaba una hilera de tiendas. haber servido de sede a los mag istrados de la ciudad . Un
buen ejemplo estaría representado por la Stoa Real del Agora
de Atenas, construida a fines del siglo VI a. C. y en la que se
5.3. Edificios de reunión y representación encontraba el asiento del «arconte basileus» (~) .
ciudadana: bouleuterion, prytaneion y A raíz de las reformas de Clístenes debió tomar forma el
ekklésiasterion primer edificio destinado a las reuniones del Consejo o Boule.
El bouleuterion ateniense más antiguo pudo ser una sala
Ya hemos indicado más arriba cómo la multiplicación de casi cuadrada, provi sta de un vestíbulo abierto al exterior a
funciones que implica el desarrollo de la vida ciudadana en través de un porche de columnas de orden dórico . En el in-
Grecia trae consigo la construcción de edificios destinados a terior de la sala, los bancos de asiento estarían repartidos en
cubrir las necesidades propias de estas funciones. Hemos de tres de sus lados. En época más avanzada, el edificio de Mi-
destacar la fa lta de diferenciación de la arquitectura pública leto se corresponde con una construcción de planta rectan-
de carácter civil hasta el siglo VI a. C., ya que sus aspectos gular, con dos plantas. La inferior fue concebida como un

A Yest!Oolo
B Pabo
e Veshbulos
O Pntaneo y alta1 de He$\la
E Sala de oanque1es

2
ATll[N A • STT\ A ..S.S [

\
4 3

Figura 32. Edificios de reuni ón cívica. 1: bouleuterion de Mil eto (de D. S. Robertson). 2 : vista axonométrica
y planta del Pritaneion de Delos (d e Y. Ri zakis). 3: ekklésiasterion de Metaponto (de D. Mertens) .
4: ekklésiasterion de Priene (de D. S. Robertso n) .

142
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTOR IA DE LA ARQUITECTURA GR IEG A

podio y la superior, a la manera de un templo pseudoperíp- una referencia de Pausanias (Periégesis, X, 4, 1) refiriéndose a
tero con frontones al N y al S. Su interior contiene una cá vea la ciudad de Panopeo (Fócida), destaca la importancia de este
de piedra que alcanza la misma altura que el podio (fig. 32.1). edificio en la conformación de la fisonomía urbana al con-
Este edificio fue construido entre el 175 y el 164 a. C. en cluir que no se trataba de una auténtica polis porque carecía
parte con el patrocinio de Antioco IV Epifanes. de «edificios administ rati vos, gimnasio, teatro, agora y agua
Otro edificio cívico es el prytaneion, destinado a la asam- conducida a una fuenten. Este organismo arquitectónico pre-
blea de magistrados. El de Delos fue construido a mediados del senta una fórmula planimétrica adaptada a su función, que
siglo IV a. C. y se ha identificado co n toda seguridad gracias a fue inicialmente la de servi r de marco a las danzas y coros re-
las inscripciones que se encontraron en su interior (fig. 32.2). lacionados con el culto de Dionisos, a las que se fueron aña-
Presenta una columnata dórica en la fachada. Este deta lle no diendo actores en el desarrollo del género teatral griego. Se
deja de tener importancia ya que permite distinguirle de una sue le admitir que el teatro nació en Atenas en la segunda
casa, considerando que la planta de estos edificios, en algunos mitad del siglo VI a. C. La s fuentes literarias indican que en sus
casos, se diferencia muy poco de la de algunas viviendas. Otras inicios se trataba de una estructura construida en madera, si
veces se trata de una construcción excepcional, como la tho- bien un pavoroso incendio en el siglo V a. C. obligó a construir
los realizada en el Ágora de Atenas hacia el 480-460 a. C. graderías permanentes. Esta petrificación no fue total hasta
El ekklésiasterion es otra construcción estructurada en la segunda mitad del siglo IV a. C., con ejemplos tan repre-
gradas, destinada a servir de reunión a la Ekklesía o Asam- sentativos como los de la propia Atenas.
blea. Las reunione s de la Asamblea del Pueblo, que en ciu- El teatro griego consta de tres partes esenciales:
dades como Atenas estaría formada por unos 30.000 ciuda- El auditorio o koilon. Presenta forma curva, general-
danos en el siglo V, plantea los problemas derivados del mente semicircular y está estructurado en forma de
número de miembros integrantes. Parece que estas asam - graderío descendente, con series de asientos inte-
bleas se realizaban inicialmente en el Agora. A inicios del rrumpidas por pasillos radiales escalonados para fa-
siglo V a. C. se traslada a unas instalaciones mejor adapta- cilitar el acceso y la evacuación. Esta parte sue le apo-
das a tan gran auditorio en la colina de la Pnyx. El paso a yarse sobre el desnivel proporcionado por las laderas
una estructura más permanente puede reconocerse en Me- de una colina, con el fin de evitar la construcción de
taponto (fig. 32.3). En este núcleo, bajo las estructuras del te- una infraestructura exenta de apoyo que los roma-
atro construido en la segunda mitad del siglo IV a. C., se han nos desarrollaron de manera magistral, aunque tam-
identificado vestigios de una construcción que debió servir bién los griegos hubieron de recurrir a esta solución
para la s reuniones de ciudadanos por motivos cívicos o reli- allí donde la topografía no favorecía un asiento na-
giosos. El edificio en cuestión estaba formado por una espe- tural, como sucedió en Dodona . Los puestos más pró-
cie de doble cávea teatral desarrollada alrededor de un es- ximos a la orchestra, a veces decorados con relieves,
pacio rectangular central, al que se accedía a t ra vés de solían estar realizados en piedra y se reservaban a los
pasillos axiales. Las gradas estaban construidas en piedra y miembros más eminentes de la ciudad.
podían acoger a unas 8.000 personas. Algunos autores dudan La orchestra. Es el espacio circular ubicado al nivel
que se trate específicamente de un edificio de reunión y pre- del suelo en el que se desarrollan las evoluciones del
fieren destacar su carácter polifuncional y único en su gé- coro y los actores.
nero. Por su parte, el ekklésiasterion descubierto en Priene La skene. Se trata de una estructura erigida detrás de
fue construido a inicios del siglo 111 a. C. y se presenta como la orchestra y separada del auditorio por dos pasillos
un edificio de planta aproximadamente cuadrangular, con -parodoi-, que facilitaban tamb ién el acceso a la or-
gradas en tres de sus lados y un altar en el espacio central chestra desde el exterior. Sus funciones fueron las de
(fig. 32.4). Aunque algunos autores piensan que pudo tra- facilitar la entrada y salida a escena de los actores y
tarse de un bouleuterion. No obstante, como ya hemos indi- servir de vestuario. Si en un principio este espacio se
cad o, estos edificios pudieron en determinados casos ser po- hallaba al nivel de la orchestra y consistía en una sen-
i uncionales y servir para audiciones, recitales o realización cilla construcción realizada en madera, después fue
e discursos de todo género, tal y como puede deducirse de creciendo en altura ha sta contar durante el período
as referencias de autores como Pausanias. Helenístico con un desarrollo arquitectónico propio.
Sin duda, el teatro mejor conservado es el de Epidauro,
erigido hacia el 320-300 a. C. (fig. 33). Su realización se atri-
5.4. Edificios para espectáculos: teatros, buye a Policleto el Joven, quien hace converger en la cons-
estadios, odeones e hipódromos trucción los elementos que darán su forma definitiva a este
tipo de edificio. Apoya un auditorio capaz de albergar 14.000
El teatro es uno de los edificios que forma parte por ex- espectadores sobre la falda de una colina, realizando los
encia del paisaje urbano de la s ciudades griegas. De hecho, asientos con cuidados bloques de piedra. La grada está divi-

143
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Figura JJ . Teatro de Epidauro (la planta a partir de G. Richter). Debajo, perspectiva del edificio
que permite percibir el asiento del gra derío sobre la ladera .

dida en dos partes desiguales mediante una galería -dia- del Peloponeso como Megalópolis, donde, a partir del segundo
zoma-. Las aptitudes acústicas fueron tan bien estudiadas cuarto del siglo IV a. C., la construcción de un teatro formaba
que desde el último nivel de asientos puede oírse el sonido parte de un programa arquitectónico que causó impresión a
de una moneda que caiga en la skene. algunos observadores antiguos, como Pausanias. A pesar de
Tradicionalmente, se ha enfatizado el papel desempeñado estos antecedentes, no cabe duda que el período Helenístico
por las estructuras del teatro dentro del paisaje urbano a par- supu so la consagración definitiva de este edificio que se di-
tir del período helenístico, evidencia que se magnifica en lu- fundió hasta los confines del mundo griego. Retomando el
gares como Pérgamo. Sin embargo, autores como R. Étienne, caso del Pérgamo al que nos referíamos antes, este ejemplo
Ch. Müller y F. Prost destacan el va lor de experiencias más ilustra de manera inequívoca el papel del teatro dentro de la
antigua s conocidas tanto en la s capitales reales griegas como estructura urbana helenística, ya que constituye el punto cen-
Aigai -Vergina, como en la propia Atenas o en ciertos centros tral de la organización de las terrazas de la acrópolis.

144
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQUITECTURA GRI EGA

Los estadios, como los teatros, aprovechaban el apoyo que namiento de los gimnasios de Macedonia, sigue manteniendo
les ofrecía la pendiente de una colina para ubicar el espacio una parte de sus usos orientada al entrenamiento militar.
destinado a los espectadores. Suelen presentar forma alargada Esta orientación funcional se exp resa a través de una
con los extremos redondeados o cuadrangulares. El más anti- estructura arquitectónica que le convierte en un edificio au-
guo es el identificado en Olimpia bajo estructuras de los sig los tónomo y organizado, con todas las salas necesarias para res-
Vy IV a. C. Sus dimensiones eran de un estadio, equivalente a ponder a sus fines. Otro cambio importante será el abandono
600 pies. Inicialmente sólo poseía gradas en tres lados, sin se- de las áreas ajenas al centro de la ciudad para ubicarse a
paración con el recinto sagrado. A partir de los siglos IV y 111 a. partir de ahora en el corazón mismo del espacio que alberga
C. pudo recibir influjos del teatro estableciendo un graderío los edificios públicos, como sucede en Nicea o Alejandría.
en arco de círculo al lado opuesto a la línea de salida. Más A partir de la formulación de una planta-tipo durante el siglo
tarde, hacia el siglo 1 a. C., en Oriente se construyen los pri- 11 a. C., el gimnasio comprende tres partes :
meros estadios rodeados de gradas por todos sus lados. Palestra: adopta la forma de un peristilo precedido
Los odeones son edificios destinados a albergar las au- de un própylon y rodeado de diversas estancias, entre
diciones musicales que comenzaron a celebrarse en tiempos las que destacan las salas rectangulares o en forma
de Pericles. Si durante un tiempo se pensó que su forma sería de exedra provi stas de bancos y las instalaciones para
circular, la identificación del Odeón de Atenas mostró que se el baño, con salas para abluciones frías, con cubas o
trataba de un edificio de planta rectangular con varias hile- bañeras y, más raramente, piscinas. En ella no suele
ras de columnas para sustentar la cubierta y pórticos al faltar algún tipo de instalación cultual dedicada a
menos en dos de sus lados. El edificio de Pericles levantado Herakles o a Hermes.
j unto al teatro de Dionisos debió ser en buena medida de Pista cubierta (xyste) .
madera. Su incendio en tiempos de Sila dio paso a su petri- Pista al aire libre (paradromis).
ficación siguiendo el mismo diseño. Uno de los gimnasios mejor conocidos es el de Delfos,
Por último, hemos de indicar que los hipódromos, donde construido en el siglo IV a. C. en la falda de la colina exis-
tenía n lugar las carreras de caballos y carros, apenas seco- tente bajo el san tu ario. En la terraza superior contaba con
nocen arqueológicamente. En principio, parece que se tra- un pórtico dórico con dos pistas una cubierta y otra al aire
taba de estructuras rudimentarias. Sabemos que el de Delos libre. En la terraza inferior contaba hasta con un edificio
era un espacio cerrado que llegaba a cultivarse en los inter- de baños.
valos en que no se utilizaba. Frente al circo romano, mucho Algunos núcleos poseen una palestra para la práctica
más sofisticado como estructura, el hipódromo griego so lía de ej ercicios o el desarrollo de deportes como la lucha. Se
consistir en un terreno llano, con los extremos redondeados trata habitualmente de un edificio parc ialmente cubierto,
y con un talud mínimamente acondicionado para los espec- con un peristilo al que se abren estancias dedicadas a ves-
tadores. El conocimiento documental más ajustado lo pro- tuarios, baños, etc.
porciona Pausanias sobre el hipódromo de Olimpi a.

5.6. La casa griega en el ámbito urbano


5.5. Edificios para la práctica de ejercicios
físicos: gimnasios y palestras La interpretación de los restos correspondientes a las uni-
dades domésticas del mundo griego no es tan sencilla e in-
El período helenístico supuso no sólo una innovación en mediata como pudiera parecer, ya que los textos proporcio-
el concepto del espacio urbano, sino también la creación y sis- nan escasas referencia s que ayuden a contextualizar los restos
tematización de ciertos edificios con un tipo de planta que será conocidos por vía arqueológica. Según recomiendan R. Étienne,
después largamente difundida. Entre estas innovaciones se en- C. Müller y F. Prost, el análisis de las formas domésticas y su
cuentra el gimnasio. En origen, era el lugar donde se realizaba evolución debe tener en cuenta los siguien tes factores :
el adiestramiento de los miembros de la organización militar, ya Los materiales empleados en la construcción, dife-
fueran hoplitas o caballeros, y carece de una definición arqui- renciando si se trata de productos de origen local o
tectónica diferenciada. A partir del siglo IV a. C. el gimnasio irá importados.
asumiendo nuevas funciones, orientadas a la formación atlética El nivel técnico de las soluciones arquitectónicas
de los jóvenes, al tiempo que amplía su acción a la educación adoptadas.
de los efebos mediante los cursos de los filósofos y maestros del La organización interna de los espacios, considerando
pensamiento. El gimnasio se convierte en el corazón de la for- las relaciones internas y con el exterior, así como la
mación física e intelectual de los jóvenes griegos, convirtién- función de cada estancia .
dose en uno de los símbolos de la paidéia (~). Sin embargo, Las relaciones entre los espacios privados y las es-
algún documento como la Ley de Beroia, que recoge el funcio- tructuras sociales, intentando comprobar si existe

145
HISTORIA DE LA CULTURA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

reflejo de un reparto espacial según sexo, edad o dra, en tanto que en la fase siguiente -750- 650 a. C.- volve-
clase social. rán a realizarse viviendas ovales junto a estructuras de planta
Entre la Edad Oscura y el siglo 11 a. C., es posible ver pro- rectangular. Si analizamos las implicaciones de las plantas de
fundos cambios en la construcción doméstica, no sólo en lo una sola estancia en la vida de sus moradores, inm ediatamente
que atañe al tipo de estructura arquitectónica, sino también hemos de pensar en la indiferenciación del espacio doméstico;
en cuanto al concepto mismo de la vida doméstica y a las eso sin contar los múltiples problemas de evacuación de los
prioridades sociales que intervienen en la organ ización del humos del hogar que habrían de salir a través de aberturas en
espacio privado. Con el fin de ir analizando la evolución de los muros, ventanas y puertas.
estos factores, realizaremos una síntes is sobre el desarrollo A partir del siglo VIII a. C., el aumento de los contactos
diacrónico de la vivienda en el territorio griego a partir de al- con el exterior favorecidos por el fenómeno de la colonización,
gunos de los restos arqueológicamente mejor conocidos. genera el surg imiento de pequeños núcleos en las islas. Se
trata de concentraciones de vivienda s de planta rectangular,
5.6.1. La casa griega durante la Edad Oscura agrupadas y protegidas por un muro defensivo. Desde el punto
y el período arcaico de vista planimétrico, estas casas mantienen el esquema del
Durante la Edad Oscura los casos estudiados informan megaron, con un hogar interior flanqueado por dos postes y un
sobre el uso de viviendas erigidas con materiales perecederos. porche sobre dos pilares o columnas. También se conocen vi-
Indistintamente se encuentran plantas ovales, absidadas, cua- viendas de planta cuadrada con bancos corridos realizados en
dradas o rectangulares, a menudo desarrolladas en un solo am - piedra, empleados como lechos según Biers, o para colocar el
biente, aunque ocasionalmente pueden hallarse viviendas de mobiliario cerámico, según otros autores. Uno de los asenta -
compartimentación interna más compleja, siempre dentro de mientos de estas características mejor conocidos es el que
unos parámetros espaciales muy reducidos. El caso más para- surge en Zagora, en la isla cicládica de Andros, a fines del sig lo
digmático de esta etapa inicial es el de la antigua Esmirna, VIII a. C. (fig. 34.2). En este lugar, las excavaciones arqueoló-
donde se excavaron los restos de una pequeña cabaña de planta gicas evidencian que las viviendas se mantuvieron en uso du-
oval, datada hacia el 900 a. C. (fig. 34.1) En una segunda fase rante varias generaciones, realizando ampliaciones que con el
de desarrollo de este núcleo -875-750 a. C.- se impone un tiempo mejoraban las condiciones de vida de sus moradores.
modelo de vivienda de planta cuadrada con un zócalo de pie- El cambio importante que se produce en estos momentos con-
siste en el paso de un espacio único y po-
lifuncional a un espacio compartimen-
tado, que permite disponer de áreas
fisicamente sepa rada s para albergar fun-
ciones especificas, en principio relacio-
nadas con las actividades de la vida co-
tidiana y las necesidades del almacenaje.
La magnificencia desplegada en la
construcción de monumentos públicos,
re ligiosos y funerarios durante el período
arcaico no encuentra gran reflejo en la
construcción doméstica de este mo-
mento. No obstante, si debemos comen-
tar algunos modelos de planta conocidos
en Megara Hyblaea hacia mediados del
siglo VII a. C. En su forma primitiva se
trata de numerosos espacios reunidos al-
rededor de una sa la central , dentro de un
esquema presente también en algún ya-
cimiento siciliano como Naxos. Este tipo
...

·"".· ,. .(· de planta ilustra los esfuerzos por orga-
.
... \• ,
··~ '·
2
- 5

3
nizar y articular un conjunto de estan-
cias. En algunos otros lugares como La-
thouriza (Ática). hallamos unidades
independientes sin comunicación directa
Figura 34. La casa griega en la Edad Oscura y el períod o arcaico. 1: casa oval de la
antigua Esmirna (900 a. C.). 2 : propuesta de restitución de un a casa en Zagora (Andros) entre ellas, que se han interpretado como
(de A. Cambitoglou). 3: restitución de la ccCasa del j efe» de La thouri za (de E. Mazarakis). grupos funcionales pertenecientes a una

146
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTORI A DE LA AR QUITECTURA GRIEGA

misma célula familiar. En este yacimiento, la conocida como encuentra sus mejores representantes en Olinto durante el pe-
11Casa del jefe)) estaba constituida por un edificio absidado, ríodo comprendido entre el 432 y el 348 a. C., año de su des-
una pieza rectangular y dos anejos redondeados (fig. 34.3). trucción por Filipo 11. La planta de sus casas se organiza alre-
Cada uno de estos ambientes debía desempeñar una función dedor de tres elementos básicos: un patio y su pasillo de acceso
concreta (recepción, almacenaje, trabajo, etc.), si bien no existe desde la calle, el andron o sala de recepción de los hombres y
ningún principio que presida la repartición de los espacios. un pórtico o pastas abierto al patio (fig. 35.2). El reparto de
Tampoco el siglo VI a. C. aporta grandes novedades en estos elementos básicos varía según la situación de la casa en
materia de arquitectura privada. Podemos citar como perte- su manzana, ya que la orientación sistemática de los ambien-
neciente a este momento un edificio excavado en el Agora de tes se realizaba hacia el S, en busca de mayor iluminación e
Atenas, anterior a la Tho/os, integrado por un patio trape - insolación. Las viviendas contaban asimismo con una cocina y
zoidal y dos pórticos. Algunos autores identifican estos ves- una pequeña estancia para el aseo, si bien son raras las letri-
tigios con la Casa de Pisístrato, aunque se trata tan sólo de nas. Esta composición básica experimenta variaciones que re-
una hipótesis, ya que no existen argumentos para rebatir que flejan la diversidad social, de manera que ninguna casa de
se trate de un edificio público. Olinto es idéntica a otra, por cuanto divergen en el número de
salas de recepción o de las piezas que se desarrollan alrededor
5.6.2. La casa griega de época clásica del patio. También el nivel ornamental es un distintivo de la
Los inicios del siglo V a. C. aportan importantes cam- capacidad económica de las familias que habitaban las casas.
bios que se traducen en una racionalización de los espacios Además de esta s casas, en Olinto hubo también villas su-
privados en el interior de la ciudad y en una concepción burbanas más ricas que se distinguían de las que acabamos
nueva de la casa. Desde el punto de vista social, la casa de describir por sus dimensiones y por el desarrollo de sus pro-
griega fue un organismo complejo que refleja los valores de gramas decorativos, que se convierten en una manipulación
la ciudad y sus contradicciones: únicamente los ciudadanos explícita de la casa privada como símbolo del status de sus
podían ser propietarios de suelo y de una casa. Por tanto, la propietarios. Una de las mejor conocidas es la Casa de la Buena
casa posee en el contexto urbano un importante valor sim- Fortuna datada en el siglo IV a. C. y que cuenta con una su-
bólico. Todos estos fenómenos van ligados a las ciudades cre- perficie de unos 440 m2 (fig. 35.3). Proporciones aún mayores
adas ex novo, como El Pi reo o Mileto, ya que en estos nú- tuvieron algunas casas de Eretria (Eubea) que alcanzaron los
cleos la ordenación de la trama urbana en torno a un módulo, 625 y lo 1260 m2 • En este caso, los patios estaban rodeados de
establece y regula las dimensiones de las manzanas ocupa- pórticos, de tal manera que este patio porticada o peristilo se
das por las viviendas. Surge de este modo un tipo de estruc- convierte en el elemento que define las grandes casas en Gre-
tura que reparte el espacio correspondiente a cada una de las cia . En Eretria, además, estas mansiones presentan una origi-
funciones domésticas, asignándoles su lugar y que parece nal planta con dos partes centradas cada una en torno a un
expresar los nuevos requerimientos del espacio doméstico: patio. En la llamada 11Casa de los Mosaicos)), de comienzos del
proporcionar una separación visual de las diferentes activi- siglo IV a. C. hubo tres salas de recepción -andrones- agru-
dades respecto a los habitantes de la propia casa y a los padas alrededor de un peristilo. Esta distribución induce a pen-
miembros de la comunidad. sar que se intentó realizar una separación entre las activida-
Las dimensiones de las manzanas ed ificables diferían des privadas y aquellas de carácter oficial o público.
según las ciudades. En Olinto, ciudad situada en el N de Gre- El papel del patio en la casa griega es bastante desta-
cia, se realizaron manzanas rectangulares de casi 300 m2 que cado, ya que no se t rata únicamente de un espacio de paso
servían de solar a dos hileras de cinco viviendas, que forma- o de iluminación de las estancias interiores. El patio fue el
ban núcleos de diez casas con las fachadas abiertas a las dos verdadero núcleo social de la casa, que concentra las activi-
calles que delimitaban la manzana (fig. 35.1). En su parte dades domésticas relacionadas con el fuego y las actividades
trasera, las viviendas de ambas hileras estaban separadas por religiosas alrededor de un altar fijo o portátil .
un estrecho pasillo de poco más de un metro, en el que se Algunas casas de Olinto poseían también pequeñas tien-
disponía el sistema de evacuación de aguas. Por su parte, las das abiertas a la calle sin comunicación directa con el inte-
manzanas de Mileto variaban en dimensiones según la zona rior de la vivienda . En principio pudieron servir para canali-
de la ciudad en la que se encontrasen, alcanzando las más zar los excedentes de la producción doméstica o también
grandes los 260 m2 • como tiendas independientes de la casa.
A esta ordenación de los espacios exteriores se hizo co- Por lo que respecta a la identificación de las estancias,
rresponder una articulación organizada del espacio interior de hemos de anotar que, pese a que las fuentes expresan un re-
s la vivienda . Estos esquemas de distribución incorporan algu- parto del espacio doméstico entre sexos, la realidad arqueo-
nos modelos presentes en etapas anteriores, como los que Vi- lógica no siempre permite establecer estas distinciones. Si el
trubio denomina de prostas, que viene a ser la casa de tipo me- andron, que fue un espacio genuinamente masculino, no es
garon, y de pastas o casa con pórtico. El segundo tipo dificil de identificar porque suele conservar un suelo imper-

147
HISTORIA DE LA CU LTU RA MATER IAL DEL MUNDO CLÁSICO

S 1 .-. t t. T VII

2
• •
o
4

7J -
STALl.T Vil

o 5 10

1: Patio
2: Pastas
3: andron
4: Vestibulo del andron
5: Cocina
6: Estancia principatcon hogar
7: Tienda
STRLLT V
B:Baño

Figura 35. La casa griega en época clásica. 1: manzana de vivi endas privadas en Olinto (de J. W. Graham). 2: Casa A vii de Olinto
(a partir de J. W. Graham) . 3: Villa de la Buena Fortuna de Olinto (de J. W. Graham) .

148
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTOR IA DE LA ARQUITECTURA GRIEGA

meabilizado, bancos corridos o un umbral descentrado para 5.6.3. La casa griega de época helenística
permitir la disposición de los lechos; el gineceo -gynaiconi- La pequeña ciudad de Priene, en la actual Turquía, ha
tis-, o espacio femenino, no parece tener una definición ar- proporcionado casas datadas a fines del siglo IV a. C. con una
queológicamente clara. Sin embargo, a excepción del andron, gran estancia precedida por un porche in antis, basadas en el
la casa griega fue el espacio femenino por antonomasia, de concepto planimétrico del megaron. Sin embargo se nos es-
acuerdo a la neta clasificación sexuada de los espacios que capa el verdadero significado de esta recuperación de for-
se observa en el mundo griego. Así, mientras a los hombres mas antiguas que convive con otras fórmulas de arquitec-
les corresponde el mundo urbano exterior -la polis-, las mu- tura doméstica. Aunque algunas casas de Priene fueron
jeres se vinculaban estrechamente con la casa, donde habían construidas enteramente con piedra, lo habitual era que se
de hacer frente a la crianza de los hijos y a la administración levantaran con adobes sobre un zócalo pétreo para preser-
doméstica. La casa -oikos- se configura entonces como una varlas de la humedad.
unidad de reproducción y de producción, según ha destacado Un conjunto de viviendas de Delos datadas en el siglo JI
M. D. Mirón. En tanto que unidad de producción, la casa era a. C. representan los modelos más típicos de casa helenís-
un lugar de trabajo, identificándose estancias destinadas a tica. En todos los casos, tal y como se venía apuntando desde
este fin, como la cocina, las despensas, los almacenes o los el siglo IV a. C., el sencillo patio se ha convertido en un com-
talleres. Más problemática es la identificación del lugar pleto peristilo, normalmente dotado de hermosas columnas
donde se hallaría el telar y los instrumentos relacionados con dóricas. Este elemento se presenta como una de las aporta-
el trabajo textil, un trabajo eminentemente femenino y fun- ciones más caracteristicas de la arquitectura doméstica del
damental para la economía doméstica. La dispersión de pesas periodo helenístico. En su centro podía tener un pequeño es-
de telar en las excavaciones no permite focal izar esta estan- tanque que recog ía el agua de lluvia y la conducía a una cis-
cia con seguridad, pero se piensa que pudo estar ubicada terna . Las principales estancias se agrupaban alrededor del
en la planta superior, lo que explicaría su hallazgo disperso peristilo. Una de ellas normalmente es de mayores dimen-
por todas partes tras el desplome del forjado. Pese a lo que siones y suele presentar decorados más cuidados con mosai-
se ha dicho en no pocas ocasiones, y aunque es bastante pro- cos y mármol. Por tanto, esta ostentación se concentra en
bable que existieran habitaciones ocupadas exclus ivamente las salas de recepción y en las habitaciones de acogida , en
por mujeres, en la casa griega no existiría una estricta tanto que el resto de los ambientes domésticos estaban
segregación de espacios por sexos, máxime si nos referimos mucho menos cuidados. Aunque estos indicios han sido in-
a viviendas modestas, donde las estancias serían polifun- terpretados por algunos autores como el resultado de la in-
cionales. La verdadera segregación entre hombres y mujeres troducción de nueva s normas culturales y prácticas sociales
en el mundo griego se focal iza entre dentro y fuera del ám- relacionadas con las clases mercantiles durante el siglo 11 a. C.,
bito doméstico. no parece fácil que se puedan identificar las influencias de
En cuanto a los materiales de construcción empleados grupos culturales específicos en el nuevo diseño de organi-
durante el período clásico, los muros se levantaban con ado- zación espacial de la casa .
bes sobre un zócalo de piedra de altura variable. En general, Si éstos son los rasgos que tipifican las viviendas de los
los materiales de construcción eran bastante pobres. De ciudadanos libres pertenecientes a las categorías interme-
hecho, el mármol no se utilizó hasta la época helenística. dias de la población, no hemos de olvidar que la ideología
También resultan bastante raros los revestimientos exterio- monárquica que se desarrolla en el período helenístico com-
res, salvo algún caso en Olinto, para proteger la vi vienda de porta, entre otras muchas cuestiones, la construcción de una
la humedad. Sin embargo, los revestimientos interiores serán residencia real acorde con el boato de las dinastías en el
algo más frecuentes también en Olinto, Thasos y Priene ya en poder. Entre los más de treinta edificios conocidos que pue-
el siglo IV a. C. Las cubiertas se realizaron habitualmente con den corresponder a esta categoría o a la de viviendas de go-
tejas de terracota, sin ningún adorno particular. bernadores describiremos sólo a título de ejemplo el palacio
Otra cuestión de interés a considerar es la de los vanos de Aigai-Vergina, del que no puede dudarse su condición de
abiertos al exterior. En este caso, la altura de los muros con- sede de la realeza macedonia a raíz de la identificación de
servada habitualmente no hace posible muchas veces esta- las tumbas reales de Vergina. A su interés intrínseco, añade
blecer hipótesis en este sentido. No obstante, parece que no la circunstancia de tratarse del palacio griego mejor con-
debió contar con grandes aberturas externas habida cuenta servado (fig. 36.1). El edificio principal está inscrito en un
de su organización centrípeta hacia un espacio interior gran rectángulo y comprende tres partes: en el E, un ala
abierto como el patio o el peristilo. Pese a ello, tampoco de- abierta al exterior y un pasillo monumental que da acceso
bemos pensar en un macizo completamente encerrado hacia al patio; en el centro, un peristilo alrededor del cual se dis-
adentro, ya que en algunos casos se poseen evidencias de tribuyen numerosas estancias; y en el lado N una gran te-
ventanas que iluminaban directamente el andron y hasta de rraza abierta al teatro que se encontraba abajo, en la llanura
balcones. que se divisa desde el palacio. Parece que puede restituirse

149
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÍ\SICO

¡-----..,
, A 1
. . ._ _ _ _. .-..".'._ _. __ _. . . . . . 1

Figura 36. La casa griega en época helenística. 1: Palacio de Vergina (de M. Andronikos). 2: Casa de Dionisos en Pella (de Brands).

la fachada principal con un pórtico dórico, sobre el que se «revolucionarion dentro de la arquitectura griega. Sus apor-
yergue un cuerpo de orden jónico en la zona de la entrada. taciones se concretan en el surgimiento de una arquitectura
Las estancias distribuidas en torno al patio tenían dimen- de fachada, en el desarrollo de complejos residenciales cons-
siones importantes. Entre ellas se ha creído identificar la truidos alrededor de inmensos patios y en la articulación de
zona de banquetes situada al S y formada por tres grandes estancias de funciones públicas y privadas en un mismo edi-
salas con el suelo pavimentado con mosaicos y el lugar de ficio. La influencia de estas ricas construcciones se dejó sen-
los lechos marcados por una banda sobree levada que reco- tir en la arquitectura privada de miembros privilegiados de la
rre los muros. Mucho más difícil es asignar funciones con- sociedad . Así en Pella, se realizaron hermosas casas para
cretas al resto de los ambientes y, de manera particular, a miembros de la corte. El propio Tito Livio indica que los hijos
una habitación circular en la que se halló una inscripción de Filipo V vivían fuera de palacio, en lujosas mansiones que
que menciona a Herakles Patroos, que hace pensar más en se distinguen por sus dimensiones y la calidad de sus deco-
un espacio cultual que en un salón del trono como han pro- racione s. Se han hallado algunas que alcanzan los 3.000 m2,
puesto algunos autores. como la «Casa de Dioni sosn, con dos peristilos, uno dórico al
La importancia de ésta y otras con strucciones de carac- S y otro jónico al N, y una sala de banquetes pavimentada
terísticas similares erigidas en Macedonia desde fines del con un hermoso mosaico que representa a Dionisos sobre
siglo IV a. C. reside en la creación de un modelo de edificio una pantera y una cacería de león (fig. 36.2). •

LECTURAS RECOMENDADAS beni (1998) (l .ª ed. or. 1986): El arte de la Antigüedad Clásica. Gre-
cia, Madrid.
Entre las obras generales que tratan la arquitectura griega po- La obra que consideramos fundamental para ampliar los aspec-
demos citar algunos trabajos clásicos como el de R. Martin (1989): tos técnicos de la construcción griega tratados en el apartado 2, es la
Arquitectura Griega, Madrid o la asequible sintesis realizada por escrita por M.-C. Hellmann (2002): L'Architecturegrecque 1. Lesprin-
M.-C. Hellmann (2007): L'Architecture grecque, Paris. También son cipes de la construction, Paris. Aunque publicados en la década de los
de consulta imprescind ible los capítulos correspondientes de los años 60, los libros de R. Martin: (1965): Manuel d' Architecture grec-
manuales de Arqueología Griega de W. R Biers (1987) (l.ª ed. ar. que 1, Matériaux et techniques, Paris y de A. Orlandos (1966, 1968): Les
1980): The Archaealagy of Greece. An introduction, lthaca-London matériaux de construction et la technique architecturale des anciens
y de J. Whitley (2001 ): The Archaeology of Greece, Cambridge. Por Grecs, 2 vol., Paris, siguen siendo vá lidos, si bien deben ser actualiza-
la cantidad de ilustraciones y plantas de edificios, precedidos de dos con los nuevos datos recogidos en la obra de Hellmann. Reco-
una síntesis escueta sobre todas las facetas del arte griego, pode- mendamos igualmente, por su gran ca lidad didáctica, que permite un
mos mencionar también el libro de R. Bianchi Bandinelli y E. Pari- acercamiento rápido a los términos arquitectónicos y decorativos, la

150
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQUITECTURA GRIEGA

obra de R. Ginouvés, R. Martin (1985): Dictionnaire méthodique de que extractamos el trabajo de J. M. Camp (1992) : The Athenian Agora:
/'architecture grecque et romaine, tome l. Mátériaux, techniques de Excavations in the Heart of Classical Athens, Londres (2.' ed.). Sobre
construction, techniques et formes du décor, Eco le Fran\aise de Rome, la stoa puede verse la obra de J. J. Coulton (1976) : The architectural
École Fran\aise d'Athénes y la escrita por R. Ginouvés (1992) : Dic- deve/oppmentofthe Greek Stoa, Oxford. La nómina de trabajos sobre
tionnaire méthodique de /'architecture grecque et romaine, tome 11. edificios para espectáculos es nutrida, por lo que recomendamos sólo
Élements constructifs: supports, couvertures, aménagements intérieu- obras generales como las de P. C. Rossetto, G.P. Sartori (ed.) (1996):
res, Ecole Fran\aise de Rome, École Fran\aise d'Athénes. Otros aspec- Teatri greci e roma ni. Al/e origini del linguaggio rappresentato, Roma;
tos puntuales del primer apartado, como las canteras y los mármoles, AA.W. (1971): Odeon ed a/tri monumenti archeologici, Palermo y
pueden ampliarse en la obra editada por D. Vanhové (1987): Marbres R. Patrucco (1976): Lo stadio di Epidauro, Roma.
helléniques:de la carriére au chef- d'oeuvre, Bruxelles. Sobre el origen Sobre la arquitectura doméstica griega, el libro de F. Pesando
y características de los órdenes clásicos remitimos a B. A. Barletta (1989) : LacasadeiGreci, Milano, sigue constituyendo un referente de
(2001): The origins of the Greek architectura/ orders, Cambridge. lectura inexcusable. Más reciente es el trabajo de L. C. Nevett (1999) :
Sobre la arquitectura religiosa la oferta bibliográfica es muy am- House and society in the Ancient Greek wor/d, Ann Arbor, con una
plia. Además de las referencias existentes en todos los libros men- orientación del estu dio centrada en la interpretación de la casa griega
cionados más arriba, uno de los autores que más atención ha dedi- como reflejo de la sociedad en la que se inscribe. Otra síntesis de esta
cado al estudio del templo griego es G. Gruben (1986): Die Tempel perspectiva muy recomendable es la realizada por esta misma autora
der Griechen, München; más asequible por la lengua en que está es- más recientemente: Eadem (2007) : «Housing and households. The
crito es un artículo del mismo autor ldem (1996): cdl tempio", en S. Greek world", en S. Alcock y R. Osborne (eds.): C/assica/ Archaeology,
Setis (ed.) : I Greci. Storia, Cultura, Arte, Societá, vol. 2, Torino, pp.381- Oxford, pp. 205-223. Nos parece muy recomendable, asimismo, el ca-
434. En ningún caso podemos dejar de mencionar la excelente obra pítulo correspondiente de la monografía de R. Étienne, C. Müller y
de M.-C. Hellmann (2006): L'Architecture grecque 2. Architecture re- F. Prost (2000): Archéologie Historique de la Grece Antique, Paris. Otra
ligieuse et funéroire, Paris, asi como el trabajo monumental rea lizado aportación interesante que analiza la ordenación del espacio privado
por E. Lippoli, M. Livadiotti y G. Rocco (2007): Architettura greca. Sto- en relación con la organ ización de la ciudad en el mundo griego es
ria e monumenti della polis dalle origini al V seco/o, Milano y la mo- el articulo de M. Jameson (1991): «Private space and the Greek city",
nografía de T. Spawforth (2006): The Complete Greek Temples, London. en O. Murray y S. Price (eds.): The Greek City from Homer to Alexan-
Un trabajo, breve pero muy interesante, sobre la evolución de las for- der, Oxfo rd University Press, pp. 169-193. De manera más particular,
mas y el desarrollo de la planimetría templaria es el de L. Haselber- el tema de los palacios helenísticos ha sido bien tratado por l. Niel-
ger (1997): «Arquitectural Likeness: models and plans of Architecture sen (1994): Hellenistic Palaces. Tradiction and Renewal, Aarhus. Entre
in Classical Antiquity", Journal ofRoman Archaeology, 10, pp. 77-94. los análisis de la casa griega desde la óptica del género podemos
Aunque existen trabajos muy clásicos sobre el tema de los san- mencionar los de C. M. Antonaccio (2000) : «Architecture and beha-
tuarios griegos, tales como los de AA.W. (1973): Temples and sanc- vior: Build ing gender into Greek houses", Classical Word, 93, pp. 517-
tuaries of Ancient Greece, London, o el de M. Delcourt (1982): Les 533 y el artículo de M. D. Mirón (2005) : «La casa griega antigua: gé-
grands sanctuaries de la Grece, Brionne; esta cuestión ha sido mo- nero, espacio y trabajo en los ámbitos domésticos", en M. Sánchez
nográficamente tratada en sendas obras más recientes con aporta- Romero (ed .) : Arqueología y género, Granada, pp. 335-362.
ciones interesantes de varios autores: AA.W. (1992): Le sanctuaire
grec, Genéve; N. Marinatos y R. Hagg (eds.) (1993): Greek Santuaries.
New approaches, London. PALABRAS CLAVE
En relación con algunos aspectos concretos de la arquitectura
civil, tales como las construcciones defensivas, existe una abundante Arquitectura griega. Materiales de construcción. Técnicas de
bibliografía que avala la tradición de este tema dentro de los estu- construcción. Órdenes griegos. El templo griego. El santuario griego.
dios sob re la cultura griega. El libro de J. P. Adam (1982) : L'Archi- Arquitectura defensiva griega. Arquitectura civil de carácter público
tecture militaire grecque, Paris, es un trabajo de consulta ind ispen- en la Grecia Antigua. Arquitectura privada en la Grecia Antigua.
sable, como también lo es la obra de P. Leriche y H. Tréziny (eds.)
(1986): La fortification dans /'histoire du mode grec, Pari s. Muy ase -
quibles y bien ilustrados son los monográficos publicados por Les GLOSARIO
Dossiers de Archéologie: AA.W. (1992): Les fortifications grecques.
De Mycenes a Alexandre, Les Dossiers de Archéologie, n.º 172 y Ábaco. Placa cuadrangular, situada sobre el equino, que corona el
AA.W. (1993): A la Decouverte des Forteresess Grecques, Les Dos- capitel dórico y sobre la que apoya el arquitrabe.
si ers de Archéologie, n.º 179. Ot ros trabajos recomendables por su Acrótera. Ornamento que remata los vértices de un frontón, gene-
ca rácter sintético y asequible son los artículos de L. Berrocal Rangel ralmente en forma de palmeta .
(1994): «Arqueología de las fortificaciones griegas (1). Aparejos y ele- Anathyrosis. Vaciado de las partes centrales de las caras laterales de
mentos", Revista de Arqueología, n. 0 164, pp. 21-35; Ídem (1995): los si llares, que deja un marco estrecho y liso que permite ob-
Arqueología de las fortificaciones griegas (11). «Fortalezas, tácticas y tener una unión perfecta entre sillares.
estrategias", Revista de Arqueología, n.º 165, pp. 42-53. Un trabajo Antefija. Placa decorada que cierra las tejas curvas situadas en el
más reciente y de lectura imprescindible por su sencillez y la abun- alero.
dancia de ilustraciones es el de N. Fields (2006): Ancient Greek for- Arconte-basiléus. Magistrado de Atenas que se ocupaba de los de-
tifications 500-300 BC, Oxford y New York. beres religiosos del rey, una vez éste fue reemplazado por un
La arquitectura cívica está suficientemente tratada en algunas consejo de funcionarios no hereditarios. De alguna manera, se
obras generales sobre arquitectura griega, como las de G. A. Man- trataba del jefe religioso de la polis ateniense.
su elli (1970): Architettura e cittá. Problemi del mondo classico, Bolo- Cabrio. Viga transversal a los pares de una armadura de tejado para
nia; R. D. Martienssen (1972): La idea del espacio en la arquitectura recib ir la tablazón.
griega, Buenos Aires y R. Martin (1989): Arquitectura Griega, Mad rid. Caulículo. En el capitel corintio, cada uno de los vástagos que nacen
A estos trabajos generales pueden añadirse estudios específicos como entre las hojas de acanto y cuya extremidad se enrolla en forma
los existentes sobre las excavaciones en el Agora ateniense, entre los de voluta .

151
HISTORI A DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUN DO CLÁSICO

Crepidomos. Plataforma que constituye la base un templo y está ETIENNE, R., MüLLER, c. y PROST, F. (2000): Archéologie historique de la
compuesta por tres escalones. Gréce Antique, Paris.
Equino. Es la moldura cilíndrica situada bajo el ábaco, que forma el HELLMANN, M.-C. (2002): L'Architecture grecque 1. Les principes de la
cuerpo principal del capitel dórico. construction, Paris.
Estilóbato. Plano en el que apoyan las columnas de una columnata. (2006): L'Architecture grecque 2. Architecture religieuse et funé-
Gorgoneion. Tema decorativo que emplea como motivo la cabeza roire, Paris.
de Gorgona, un ser monstruoso con rostro femenino y cabellos (2007) : L'Architecture grecque, Paris.
formados por serpientes, que transformaba en piedra a quien la GINOUVÉS, R. (1992): Dictionnaire méthodique de /'architecture grec-
mirara. que et romaine, tome 11. Élements constructifs: supports, cou-
lsódomo. Tipo de aparejo en el que los bloques son de dimensiones vertures, aménagements intérieures, École Fran ~aise de Rome,
similares y las hiladas de igual altura. École Fran ~aise d'Athenes.
Muro aguilón. Ángulo que forma en su parte superior la pared de un GI NOUVÉS, R. y MARTIN, R. (1985) : Dictionnaire méthodique de /'archi-
edificio con cubierta a dos aguas. tecture grecque et romaine, tome l. Mátériaux, techniques de
Óstracon. (pi. óstroko). Fragmentos de piedra o cerámica utilizadas construction, techniques et formes du décor, École Fran~aise de
como soporte para escribir o dibujar croquis. Rome, École Fran ~aise d'Athenes.
Paidéia. Base de la educación masculina en el mundo griego que se GRUBEN, G. (1996): «11 tempio», en S. Setis (ed.): I Greci. Storia, Culturo,
centraba en imbuir al niño de los ideales que le prepararían Arte, Societó, vol. 2, Torino, pp. 381-434.
para el ejercicio de sus deberes cívicos. Dentro de las materias GUIRAL, C. y ZARZALEJOS, M. (2003): Arqueología(/). Arqueología de
que se consideraban formativas para este menester se halla- Egipto y del Próximo Oriente, Arqueología del Egeo, Arqueología
ban la gimnasia, la gramática, la retórica, la filosofías, las ma- de Grecia, UNED, Madrid.
temáticas y la poesía. LIPPOLI, E., L1vAD1orn, M. y Rocco, G. (2007) : Architetturo greca. Storia
Pseudoisódomo. Tipo de aparejo en el que las hiladas no presentan e monumenti della polis dalle origini al V seco/o, Milano.
la misma altura. MARI NATOS, N. y HiiGG, R. (1993) (eds.): Greek Santuaries. New appro-
Téménos. En griego se aplica a la porción de terreno atribuida a una aches, London.
divinidad. Por extensión, será el terreno sagrado, convirtién- MARTIN, R. (1965) : Manuel d' Architecture grecque 1, Matériaux et
dose en sinónimo de santuario. techniques, Paris.
Tímpano. Sinónimo de frontón. Espacio triangular limitado por cor- - (1989): Arquitectura Griega, Madrid.
nisas que se sitúa en los lados cortos de un monumento cu- MIRÓN, M. D. (2005): «La casa griega antigua: género, espacio y tra-
bierto a doble pendiente. bajo en los ámbitos domésticos», en M. Sánchez Romero (ed.).:
Tenia. Fi lete o listel. Arqueología y género, Granada, pp. 335- 362.
NEVm, L. C. (1999): House and society in the Ancient Greek world,
Cambridge.
BIBLIOGRAFÍA - (2007): «Housíng and households. The Greek world», en S. Alcock
y R. Osborne (eds.): Classical Archaeology, Oxford, pp. 205-223.
ADAM, J. P. (1982): L'Architecture militaire grecque, Pa ris. ÜRLANDOS, A. (1966, 1968) : Les matériaux de construction et la tech-
AULT, B. y NEvm, L. C. (1999): «Digging houses: Archaeologies of nique architecturole des anciens Grecs, 2 vol., Paris.
Classical and Hellenistic Greek domestic assemblages», en VAN HOVÉ, D. (1987) : Marbres helléniques:de la corriere au chef-d'oeu-
P. Allison (ed .): The Archaeology af Household Activities, Lon- vre, Bru xelles.
don, pp. 43-56. WHITLEY, J. (2001 ): The Archaeology of Greece, Cambridge.
BARLmA, B. A. (2001) : The origins of the Greek architecturol arders,
Cambridge.

152
Tema 6

LA DECORACIÓN DE LOS EDIFICIOS: ESCULTURAS, PINTURAS Y PAVIMENTOS

Carmen Guiral Pelegrín

Guion- esquema de contenidos


1. La escultura griega: materiales y técnicas. Tipología y funcionalidad
1.1. Materialesytécnicas
1.2. Tipología y funcionalidad
1.3. La decoración arquitectónica
1.3.1. Las molduras
1.3.2. La escultura arquitectónica
1.3.2.1. Los soportes antropomorfos
1.3.2.2. La escultura exenta
1.3.2.3. Los frisos y frontones
1.3.2.4. La decoración de los tejados : antefijas y acróteras
1.4. La escultura exenta
1.4.1 . Tipología y funcionalidad
1.4.2. Los periodos orientalizante y arcaico
1.4.3. El periodo arcaico
1.4.4. El periodo clásico
1.4.5. El periodo helenístico
1.5. Las terracotas
1.6. El relieve exento
2. La pintura griega. Técnicas de ejecución y soportes
2.1. Técnicas de ejecución
2.2. La policromía arquitectónica
2.3. La pintura parietal
2.3.1. La pintura decorativa
2.3.2. La pintura funeraria
2.4. Los pinakes
2.5. La policromía escultórica
2.6. Las estelas pintadas
2.7. El mobiliario funerario
2.8. Los pavimentos pintados
3. El mosaico en Grecia. Técnicas, temática y evolución
3.1. Los mosaicos de guijarros
3.2. Los mosaicos teselados
Lecturas recomendadas
Palabras clave
Glosario
Bibliografía

153
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

INTRODUCCIÓN l. LA ESCULTURA

La imagen de un templo construido en mármol blanco es Desde el siglo XVIII se han planteado dos problemas fun-
el símbolo utilizado para representar la arquitectura griega; damentales en el estudio de la escultura griega: el recono-
sin embargo, la ornamentación era consustancial a la arqui- cimiento de las obras de los grandes escultores y la datación
tectura y se plasmaba mediante la pintura, el mosaico y la de las esculturas conocidas. Actualmente se realizan otro
escultura, ya sea en piedra, terracota, metal e incluso vidrio. tipo de estudios, mucho más acordes con la finalidad histó-
En este tema, la escultura se analiza haciendo hincapié rica de la Arqueología, como son los aná lisi s de las técnicas
no só lo en las estatuas exentas y los relieves figurados de los y los estudios iconográficos que parten de la idea de que la
templos que aparecen en los manuales de corte clásico, sino escultura es la expresión del pensamiento de una época de-
valorando la importancia de la decoración arquitectónica no terminada y el reflejo de la sociedad que los produce.
figurada y también de las placas relivarias y las pequeñas es- La palabra escultura en el mundo griego engloba dos
culturas de bronce y terracota, como muestra de la religio- manifestaciones diferentes, la escultura de bulto redondo y
sidad del mundo griego. En nuestro estudio no pretendemos el relieve, con características comunes, como el material, la
realizar valoraciones de carácter estilístico, sino exponer las técnica y la temática, en la que predomina la figura humana.
diferentes técnicas de fabricación, así como la tipología y Las fuentes esenciales para el estudio son los restos ori-
funcionalidad de la escultura. Tampoco es nuestra intención ginales, pero las fuentes secundarias, como las copias de
abordar los problemas relacionados con la atribución de las época romana y los textos escritos (Vitrubio y Pausanias).
obras a diferentes escultores y talleres, sino mostrar al estu- ofrecen datos inestimables para completar las carencias pro-
diante su va lor como fuente iconográfica para el conoci- ducidas por la desaparición de algunas obras.
miento de la ideo logía y de la sociedad griega.
En el mundo griego el color no sólo se aplicaba a la de-
coración parietal, sino que servía de revestimiento arqui- 1.1. Materiales y técnicas
tectónico y también las esculturas de mármol, caliza o te-
rracota y algunas piezas de mobiliario estaban pintadas de La mayor parte de los restos escultóricos conservados
vivos colores. Por ello, en este estudio evitamos las refe- están realizados en caliza o en mármol, pero también se usa-
rencias únicas a la pintura parietal descubierta en los últi- ron el bronce, la madera, la terracota, el hierro y materiales
mos años e insistimos, con el estudio de los restos citados, preciosos, como el marfil y el oro para las obras escultóricas
en la comprensión de la importancia del color en Grecia y de gran tamaño.
en las distintas técnicas y pigmentos aplicados a los distin- La riqueza en mármol de las islas Cicladas permitió su
tos soportes. utilización desde el siglo VII a. C., aunque también existen
Por lo que se refiere al mosaico, analizamos el problema esculturas realizadas en caliza por razones económicas o por
de sus orígenes, así como los diversos tipos de pavimentos y la escasez de mármol en algunas zonas de Grecia.
su evolución a lo largo del tiempo, haciendo hincapié en las El primer trabajo de talla se realizaba en la misma cantera,
técnicas y en el repertorio iconográfico. ya que el transporte de grandes bloques marmóreos presen-
Por tanto, los objetivos de aprendizaje que deberán lo- taba ciertas dificultades y ello se constata en las canteras del
grarse con el estudio son los siguientes: monte Pentélico y en las de Naxos donde se conservan toda-
El estudiante comprenderá que la mayor parte de las vía esculturas inacabadas. Los útiles empleados para esculpir
esculturas, pinturas y pavimentos griegos se crean en apenas han experimentado cambios y el cincel, que se golpe-
un contexto de carácter artesanal y no artístico. aba con una maza de madera, es el útil básico; otras herra-
Conocerá los materiales y las técnicas que permiten mientas fueron el punzón o puntero, el buril y los diversos tipos
la creación y la conservación duradera de las tres ma- de cinceles, entre los que destaca el cincel dentado, que fue in-
nifestaciones decorativas. troducido en el trabajo escultórico durante el siglo IV a. C. La
Conocerá la existencia de otras producciones escultó- utilidad del trépano es la de hacer orificios haciendo girar rá-
ricas, al margen de la s esculturas exentas y de los re- pidamente una punta en ambos sentidos y para dar mayor ra-
lieves de los templos, valorando la importan cia de un pidez al movimiento se enrosca una cuerda alrededor del útil,
variado repertorio escultórico, cuyos tipos están nor- la evolución de este proceso desemboca en el uso del trépano
malizados y se adaptan a una funcionalidad concreta. con arco (fig. 1). Tras la talla de la escultura, el mármol se pulía
Valorará la pintura griega como la manifestación de- mediante dos abrasivos muy comunes en Grecia, la piedra
corativa más apreciada y difundida, y aprenderá que pómez de Samotracia y el esmeril de Naxos, y finalmente se
no se aplicaba únicamente a la decoración parietal. pintaba. En ciertos casos las esculturas se realizaban por par-
Conocerá los diversos tipos de pavimentos y su con- tes, tallándose la cabeza y los brazos por separado y uniéndo-
tinuidad desde el siglo VIII a. C. hasta época romana. los al cuerpo mediante grapas de metal y espigas de piedra.

154
lA DECORACIÓN DE LOS ED IFICIOS: ESCU LTURAS, PINTURAS Y PAVIMENTOS

Figura l. Útil es de escultor. 1: cincel pl ano. 2: cincel dentado. 3: punta. 4 : trépano con arco (de C. Rolley).

Aunque el bronce fue el material predi lecto en la esta- necesaria en las armas. Una variante es el repujado, consistente
tuaria griega, los escasos restos conservados han minimizado en trabajar la chapa para crear una decoración en relieve.
su importancia. Hasta el final de la época arcaica se utilizaba Además del bronce se constata también el empleo del
un verdadero bronce, es decir una aleación de cobre y es- plomo, sobre todo para las figurillas votivas halladas en los
taño, pero a partir de este momento se usa la aleación cobre- santuarios. Se realizaban en moldes bivalvos, al igual que las
estaño-plomo. En los orígenes las esculturas se realizaban de terracota.
marti ll eando las láminas de metal sobre un alma de madera Los trabajos real izados en terracota no sólo afectan a la
y durante el siglo VII a. C. se introdujo el vaciado. Esta téc- escultura arquitectónica sino también a la exenta, de la que
nica en Grecia es la de la cera perdi da que consi ste en la los escasos los ejemplares conservados proceden de la isla
rea li zac ión previa de la escultura en cera, que se cubría con de Tasas y sobre todo de Corinto. La técnica de fabricación es
arcilla para realizar el molde y tras un proceso de calenta- el molde que podría completarse con la talla manual , ya que
miento la cera se derretía, la arcilla se endurecía y se rellenaba la arcilla lo permite antes de un secado definitivo.
el hueco con el metal fundido, pero las esculturas resultan- El marfil se usa en Grecia desde época minoica y pro-
tes eran muy pesadas y por lo tanto se idearon otros métodos viene de las defensas de los elefantes asiáticos y africanos
basados en el mismo principio, que supusieran la creación de que llegaban a través del comercio fenicio. Su uso se cons-
esculturas huecas y por tanto menos pesadas. Aunque este tata en estatuillas y adornos de mobiliario y también en las
nuevo método comienza a ensayarse en el siglo VI II a. C., las denominadas estatuas criselefantinas, realizadas en marfil y
primeras esculturas fundidas en hueco datan del siglo VI a. C. oro (fig. 2.1). de las que se conocen, a través de las fuentes
El procedimiento más simple es hacer un núcleo de arcilla escritas, algunos ejemplares de l gran escultor Fidias, como
sobre un armazón de meta l, después se recubre con cera, que el Zeus de Olimpia y la Atenea del Partenón. Las excavacio-
el escultor trabaja hasta el mínimo detalle, y se cubre con ar- nes llevadas a cabo en el taller de Fidias han permitido el co-
cilla; el alma y el manto se fijan mediante clavijas insertadas nocimiento de la técnica de las estatuas criselefantinas rea-
en ellos, se derretía la cera para sacarla y se reemplazaba por lizadas en oro y marfil; se hallaron moldes de terracota donde
el bronce fundido. Entonces se rompía el manto y se final izaba se martillearon las láminas de oro para darles la forma de-
la obra en frío mediante el cincel y el punzón. El segundo pro- seada , lo que implicaba que el cuerpo de madera no estaba
cedimiento, denominado indirecto, supone un mayor ahorro totalmente tallado ya que esto habría hecho innecesaria la
de metal y consiste en la creación de un modelo de arcilla, labra previa del oro (fig . 2.2).
realizando posteriormente un molde del modelo en varias par- Otro tipo de esculturas son las denominadas acrolitas,
tes y se recubre de cera el interior, bien con un pince l o con en las que só lo las partes desnudas eran de mármol y el resto
finas lám inas, para disponer finalmente el bronce. de madera u otros materiales dorados. En estas esculturas se
A las escu lturas de bronce se añadían incrustaciones constatan dos tipos de montaje, en el primero el mármol sólo
para crear los ojos y las cejas y en algunos casos se usaban se usa para la cabeza, donde un corte oblicuo en la zona su-
placas de cobre en los labios y en los pezones. perior indica que se fijaba una pieza de madera o estuco co-
La técnica del martilleado tuvo también un importante loreado para la cabe llera; en la segunda técnica se trabaja
desarrollo ya que la fundición no permite obtener espesores me- toda la cabeza y la cabellera o el tocado se dispone sobre ella.
nores de 3 mm, lo que entraña un peso excesivo para objetos La mayor parte de las esculturas griegas eran policro-
tales como las cráteras o los cascos y además un buen marti- mas y este efecto se lograba mediante la pintura o el añadido
lleado proporciona a la chapa mayor resistencia, particularmente de materiales, técnicas que se analizan en el epígrafe 2.

155
HISTORIA DE LA CULTUR A MATER IAL DEL MUN DO CLÁSICO

- ' .¡zr~

~--
-

·. /~-
¿j

Figura 2. 1: cabeza criselefantina (Delfos). 2 y 3 : molde e ins trumentos del taller de Fidias (Olimpia).

1.2. Tipología y funcionalidad En los templos se sitúan las imágenes de la divinidad,


aunque éstas también podrían emplazarse al aire libre
La forma predilecta es la figura humana estante, pero cuando su tamaño impedía la ubicación en el interior.
existen algunas excepciones, como las esculturas no figura-
tivas de carácter anicónico y que tuvieron cierta importan-
cia en la religión, como el ompholos (~)de Delfos (fig. 3), o
los falos que se ofrendaban a Dionisos. Un segundo tipo son
los hermas, pilares con cabeza barbada, dos volúmenes en el
emplazamiento de los brazos y sexo en erección, cuya fun-
ción era la de proteger ciertos lugares como vías o calles
(fig. 4). El busto es más extraño en el mundo griego y hasta
el momento sólo se han constatado dos series, en las necró-
polis de Thera y Cyrene, y los bustos de terracota, caracte-
rísticos de la zona occidental desde Sicilia hasta el Lacio y
que se depositaron como ofrendas en los santuarios.
La escultura griega, ya sea el relieve o la escultura
exenta, tenía un destino concreto en los distintos edificios y
los tipos y la iconografía se adaptan a su funcionalidad . Para
este estudio, seguiremos el realizado por C. Rolley, basado
en el lugar de aparición:
El nacimiento de la plástica griega está relacionado
con la religión y en concreto con los santuarios ya
que las primeras figurillas de Olimpia se datan en al
año 1000 y representan caballos y toros real izados
en terracota y bronce, que pudieran ser los sustitutos
de los animales destinados al sacrificio y figuras mas-
culinas con las manos alzadas que son la representa-
ción de la epiphania de Zeus. Figura 3. Omphalos de Delfos (Museo de Delfos).

156
LA DECORACIÓN DE LOS EDIFICIOS: ESCULTURAS, PINTURAS Y PAVIMENTOS

Estas esculturas cultuales apenas se conocen ya que escultura arquitectónica nace en los santuarios y en la
los originales conservados son escasos y existen temática no sólo se plasman temas religiosos, sino
pocas copias. también políticos que tratan de resaltar la influencia
En los santuarios existen varios tipos de ofrendas, las de la ciudad oferente.
imágenes de la divinidad titular o de los personajes Los santuarios menores, de carácter rústico, se han
relacionados con su ciclo mitológico; las representa- localizado gracias a las ofrendas, ya que las cons-
ciones de la imagen de los fieles, que son los denomi- trucciones solían estar edificadas con material pere-
nados kouroi y korai, términos que designan las es- cedero. Las ofrendas allí aparecidas son terracotas fi-
culturas arcaicas que representan jóvenes en pie guradas y relieves.
inmóviles, y que se ofrecían en recuerdo de un cargo En el agora, además de las divinidades, se disponen
o un honor del personaje; ofrendas públicas entrega- atletas vencedores, estrategas y tiranicidas.
das por los reyes, las ciudades y las ligas helénicas y Las necrópolis son el escenario de las estelas en re-
que pueden ser los dioses o héroes de la ciudad, le- lieve que aparecen desde época geométrica, pero
yendas o emblemas locales o la representación directa también estatuas sobre una basa con inscripción y
de los generales vencedores. Finalmente también la vasos en relieve que se introducen a partir del siglo V.
La ley del año 317 a. C. prohíbe las manifestaciones
de lujo en las tumbas y por lo tanto pone fin a esta
producción escultórica.
La escultura de carácter doméstico ha podido cons-
tatarse en Delos en el periodo de prosperidad comer-
cial de la ciudad, comprendido entre el año 166 y el
69 a. C. Son esculturas de divinidades, con carácter
decorativo o destinadas al culto doméstico, retratos
y copias de obras clásicas.

1.3 . La decoración arquitectónica

Aunque tradicionalmente se asocia a la decoración fi-


gurada de los frontones y frisos, existen otros elementos que
constituyen una parte esencial de la ornamentación de los
edificios: molduras, soportes antropomorfos y las piezas ce-
rámicas o pétreas que adornan los tejados.

1.3.1. Las mol duras


Una moldura -es un componente ornamental caracteri-
zado por un perfil particular al que se asocia un motivo de-
corativo específico (fig. S). Los orígenes se encuentran en el
antiguo Egipto, de donde los griegos importan algunos ele-
mentos, desarrollándolos de forma mucho más compleja.
El caveto (Sa), situado como remate de las estructuras
arquitectónicas; el toro (Si). en la base de muros y colum-
nas, y el bocel (Se) se documentan desde época arcaica, tanto
en el orden dórico como en el jónico y desde estas molduras
básicas se desarrollan otras muchas. A partir del caveto se
crean el pico de cuervo (Sb), la cima recta o gola (Se) y la
escocia (Sd) ; a partir del bocel, se crea el óvolo (Sf), el bas-
toncillo (Sh) y la cima o gola inversa (talón) (Sg). A estas mol-
duras se añaden las de perfil recto, listeles y filetes que se di-
ferencian por sus dimensiones (Sj-k).
A cada tipo de moldura se asocia un motivo ornamental
de carácter vegetal realizado mediante la talla y la posterior
Figura 4. Herma procedente de Sifnos (de C. Rolley). pintura o mediante un estucado pintado posteriormente. La

157
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

asociación de perfil y decoración es muy rígida en época ar- (fig. 6) . A partir de época helenística, la s figuras alzan los
caica y clásica y en el periodo helenístico se generan nuevas brazos, subrayando su rol arquitectónico, y en algunos casos
combinac iones. El caveto se asocia siempre a las hojas de ya no son figuras exentas, sino que se apoyan en un pilar o
agua (Sa) y una variante, la hoja dórica, se aplica al pico de en el propio muro.
cuervo creando la moldura dórica por excelencia, el kyma Los homólogos masculinos son los atlantes (---7) o tela-
dórico (Sb). La cima recta está decorada con hojas de agua mones, presentes sobre todo en los templos y en los teatros
o con un anthémion (Se) (---7), el talón o cima inversa está del sur de Italia y de Sicilia . Los primeros atlantes conserva-
adornada con hojas lésbicas y dardos (Sg) y el óvolo con las dos proceden del O!ympeion de Agrigento (fig. 7) e inaugu-
características ovas y dardos y se conoce con kyma jónico ran una larga serie, entre los que podemos destacar los pro-
(Sf). El toro y la escocia suelen ser lisos o acanalados (Si). cedentes del Teatro de Siracusa, adosados a pilares, por lo
Existen además otras molduras, como el bastoncillo (Sh) que su función es meramente decorativa, al igual que las ca-
y se asocia a la decoración de astrágalos (---7). cordoncillo o riátides de la misma época .
rectángulos de colores; el listel es soporte de meandros,
doble trenza o rosetas (Sj) y el filete recibe meandros, gallo- 1.3.2.2. Escultura exenta
nes o un damero (Sk). La asociación de escultura exenta y arquitectura es una
Todas estas molduras evolucionan y son susceptibles de part icularidad de época helenística y aunque el Mausoleo de
numerosas variantes, dependiendo de la época y de la zona Halicarnaso es el ejemplo más representativo, aparecen con
geográfica, por lo que su análisis aporta datos cronológicos anterioridad en el Monumento de las Nereidas de Xantos de
de gran importancia para los estudios arqu itectónicos. comienzos del siglo IV. La restitución del Mausoleo de Hali-
carnaso ha sido objeto de controversia desde el siglo XIX, aún
1.3.2. La escultura arquitectónica así sabemos que el número de esculturas se acercaba a 400
La mayor parte de los edificios griegos se decoraban con y que se situaban entre las co lumna s, entre la s que destacan
esculturas, sobre todo los religiosos, funerarios y conmemo- Mausolo y su esposa Artemisa y en el podium, donde se dis-
rativos, aunque también los edificios de carácter civil podían pone una cacería de tamaño co losal, cuyo protagonista era
ornamentarse con frisos y esculturas de bulto redondo. Mausolo, y un combate. En la pirámide que corona el edificio
se ubicaban una serie de S6 leones vistos de perfil y en la
1.3.2. 1. Los soportes antropomorfos parte superior de la misma una gran cuadriga (vid. Tem a 7).
Los soportes antropomorfos tienen su origen en la zona Esta moda no sólo afecta a las tumbas, sino también a los
oriental y tendrán un gran éxito en la arquitectura griega. altares y el más antiguo conocido es el de Artemisa en Mag-
Las cariátides (---7) más antiguas proceden de una tumba del nesia (siglo 111 a. C.). si bien es el Gran Altar de Pérgamo el mo-
siglo VI de la región de Cilicia y en suelo griego, el primer numento más representativo, cuyo friso representa la batalla
ejemplo es el Tesoro de los Sifnios de Del fos (S2S a. C.) y pos- entre dioses y gigantes, tema clásico en la iconografía griega,
teriormente se constatan en el Erecteion de Atenas (410 a. C.) pero nunca esculpido con las dimensiones del Altar (fig. 8).

a. caveto y hojas de agua e. Bocel i: Toro simple y toro acanalado

b. Pico de cuervo y hojas dóricas L Ovolo y ovas y dardos j. Listel, meand ro, doble trenza y rosetas

k. Filete, meandro, damero y gallones

c. Cima recta, anthemion y ho1as de agua g. Cima inversa y hojas lésbícas

h Bastoncillo y astrágalo, cordoncillo y rectángulos

d.Escocia

Figura 5. Tipos de molduras y decoraciones (de G. Rocco).

158
LA DECORACIÓN DE LOS EDIFICIOS ESCULTURAS, PINTURAS Y PAVIMENTOS

Fi gura 6. Edificios con


cariátides. 1: tumb a de
3
Gülnar (de Traunecker).
2: Tesoro de los Simios
2 (D elfos). 3: Erecteion
(A te nas).

Figura 7. Reconstrucción
del Templo de Zeus en
Agrigento (Museo
Arqueológico de
Agrigento) y atlantes in
si tu.

Figura 8. Altar de
Pérgamo (Museo de
Pérgamo, Berlín).

159
HISTOR IA DE LA CULTURA MATER IAL DEL MUN DO CLÁSICO

El friso jónico no presenta el mismo


problema ya que es continuo y no impide la
multiplicidad de figuras, sin embargo hay
que dotarlas de un vínculo iconográfico que
adopta dos so lu ciones: la sucesión de temas
diferentes y la homogeneidad temática, con
ciclos mitológicos de carácter narrativo,
como centauromaquias (~). amazonoma-
quias (~)y otro tipo de combates que per-
miten incrementar o disminuir el número de
personajes según las dimensiones del espa-
cio. Las escenas de episodios contemporá -
neos a la época son excepcionales, desta -
·--·-··~ 3 ·- ....5
1 2 • m
cando el friso del Partenón que muestra a los
Figura 9. Decora ción arquitectónica de la fachada oriental del Partenón (frontón participantes en la procesión de las Panate-
y metopas de J. Boa rdman , fri so de E. Berger) . neas y el friso del Templo de Atenea Niké
donde se esculpen episodios de las Guerras
Médicas y de la Batalla de Platea. El friso del
Partenón tiene 160 m de longitud, recorre la
pared de la naos y está decorado con la pro-
cesión de las Pan ateneas, cuyos protagonis-
tas se disponen agrupados en los cuatro
lados, así en el norte y sur se situaban los ji-
netes, carros y hombres con ofrendas y ani-
males para el sacrificio; en el oeste una se-
cuencia de jinetes y en el este se desarrolla
la procesión de doncellas recibidas por los
magistrados y la ceremonia culmina sobre la
puerta principal con la entrega del peplo(~)
para la estatua de Atenea en presencia de la
asamblea de dioses (figs. 9 y 10).
1 2 3 " 5 m
La decoración escultórica más antigua
Figura JO. Decoración arquitectónica de la fa chada occidental del Partenón (frontón del siglo IV procede de Bassae y se fecha
y me topas de J. Boa rdman , fri so de E. Berger) . hacia el año 400 y en ella observamos la in-
troducción de algunas novedades compositi-
vas, como los grupos formados por varios
1.3.2.3. Frisos y frontones combatientes, en lugar de los duelos que caracterizaban la or-
La escultura arquitectónica nace en el siglo VII a. C. En ganización narrativa de los frisos anteriores. El friso decoraba
este tipo de soporte las imágenes esculpidas deben adap- el interior de la cella con una amazonomaquia y una centau-
tarse a la estructura arquitectónica y se concretan en dos romaquia y otros restos muestran a Apolo armado con el arco
zonas de los edificios: los frontones y los frisos. y a Artemis sobre su carro conducido por dos ciervos (fig. 11 ).
El friso dórico consiste en una serie alterna de triglifos La estructura triangular de los frontones impone un grave
lisos y metopas decoradas. La forma de las metopas acarrea condicionante ya que impide que todas la s figuras tengan el
problemas de adaptación de las escenas narrativas ya que su mismo tamaño y para ello o bien se disminuye el módulo de las
reducido tamaño impide la inclusión de muchos personajes, su figuras hacia el extremo, como en el frontón del Artemision de
separación dificulta la seriación y obliga a desmembrar las Corfú (580 a. C.) o se adapta la actitud de los personajes, en
escenas y finalmente su número exige seleccionar un ciclo pie los centrales, los medios arrodillados y tendidos en los ex-
iconográfico complejo . En algunos casos las escenas conti- tremos y es esta solución la que prevalece (fig. 12.1 ).
núan, sin tener en cuenta la cesura que implica la existencia En época arcaica los frontones del Templo de Afaia en
de los triglifos intermedios, como sucede en el Tesoro de Si- Eg ina son el conjunto más célebre. En el centro del frontón
ción en Delfos, en el que una misma escena puede ocupar va- oriental, que representa la primera Guerra de Troya, se sitúa
rias metopas; en otros edificios, como el Templo C de Seli- Atenea rodeada de los combatientes y en el occidental la se-
nonte, cada una de las metopas encierra una escena concreta. gunda expedición troyana esculpida en honor de los héroes

160
LA DECORACIÓN DE LOS EDIFICIOS: ESCULTURAS, PINTURAS Y PAVIMENTOS

Figura 11. Friso de la fachada meridional del Templo de Apolo en Bassae (de J. Boardman).

Figura 12. Frontones. 1: restitución del frontón del Templo de Artemisa en Corfú (de Rodenwalt) . 2: restitución del
frontón del Templo de Afaia en Egina (Gliptoteca de Munich) . 3: restitución de los frontones del Templo de Zeus en
Olimpia (Museo de Olimpia) (de H. V. Herrmann) .

161
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

que en ella participaron (fig.12.2). Estos frontones presagian 1.4. La escultura exenta
la decoración del Templo de Zeus en Olimpia con la divinidad
ocupando el espacio central, sin participar en el combate, Las esculturas conservadas son muy numerosas y se ex-
sino arbitrándolo. En los frontones los temas decorativos son tienden cronológicamente y sin interrupción desde época ar-
la preparación de la carrera entre Pélops y Enómao (oriental) caica hasta época imperial romana, abarcando un espacio
y una lucha entre lapitas(~) y centauros (occidental). En el geográfico que ocupa desde la Magna Grecia hasta el Asia
centro del frontón oriental, que narra la carrera entre Pé lops Menor. A pesar de la gran cantidad de restos, existen todavía
y Enómao, se sitúa Zeus, flanqueado por éstos y sus espo- importantes lagunas en su conocimiento, ya que muchas es-
sas, a éstos siguen carros y conductores, los espectadores culturas están mutiladas o carentes de los atributos que per-
sentados o reclinados y tendidas en los ángulos las personi- miten su identificación. Por otro lado, también hay problemas
ficaciones de los ríos de la zona. Apolo es quien preside la es- para otorgarles una cronología concreta, puesto que las es-
cena del frontón occidental rodeado por grupos de lapitas y culturas más célebres no proceden de contextos arqueológicos,
centauros en plena reyerta y mujeres reclinadas ocupan las por lo que la datación plantea incógnitas. Por lo tanto, la única
esquinas (fig. 12.3) . Las figuras centrales de estos frontones vía para establecer una seriación cronológica es la datación
son exentas y unidas al frontón por medio de clavijas, aun- estilística que permite la comparación a partir de un tipo fe-
que en algunas se observa que la parte posterior estaba in- chado con seguridad, lo cual puede inducir a errores.
acabada o se había seccionado para su adaptación a la es- Además de los problemas citados, existe otro de inter-
tructura . pretación ya que se conservan muchas más esculturas que
Este mismo tipo de trabajo se constata en las esculturas otras manifestaciones decorativas, por lo que se le ha do-
de los frontones del Partenón (figs. 9 y 10). La novedad desde tado de un papel preponderante frente a otros restos como
un punto de vista estilístico es el dominio de la tridimensio- la pintura que, a tenor de las informaciones trasmitidas por
nalidad, lograda tanto con los escorzos como con la distinta los textos, era mucho más apreciada. Por otro lado, hay que
profundidad del relieve y también con la disposición en án- tener en cuenta que sólo se ha conservado producción es-
gulo de algunas figuras. El frontón occidental estaba deco- cultórica realizada en material pétreo, habiéndose perdido
rado con escenas de la lucha entre Atenea y Poseidón, si - las esculturas hechas en materiales perecederos, como las
tuados en el centro, por el dominio del Ática. Junto a ellos los criselefantinas y las de bronce, material mucho más valorado
participantes en el enfrentamiento, carros con caballos, au- que el mármol y en el que se realizaron un buen número de
rigas y deidades acompañantes y ya hacia los extremos una obras célebres, como el Discóbolo de Mirón o el Doríforo de
serie de personajes sentados o arrodillados que asisten al re- Policleto. En la valoración que los griegos hacían de las es-
sultado de la contienda . Del frontón oriental, que representa culturas, figuraban en primer lugar las criselefantinas, des-
el nacimiento de Atenea, se conservan mejor los extremos pués las de bronce y madera y, en último lugar, las de már-
que la zona central donde se situaban Atenea y Zeus de cuya mol. Por lo tanto, debemos concluir que los restos que hoy
cabeza había surgido la diosa y que debían estar acompaña- conservamos eran una parte de lo que los propios griegos
dos con Hefesto y Hera; el resto de las figuras corresponden consideraban mediocre. Esta percepción distorsionada se
a los dioses del Olimpo. En la composición se observa un agrava con la pérdida de la policromía obtenida med iante la
cambio respecto a épocas anteriores, ya que las figuras ya- pintura o la inclusión de otros materiales.
centes de los ángulos se sustituyen por los carros de Helios
y Selene. 1.4.1. El período orientalizante
El nacimiento de la plástica griega está relacionado con
1.3.2.4. La decoración de los tejados: antefij as la religión y en concreto con los santuarios ya que las pri-
y acróteras meras figurillas de Olimpia se datan en al año 1000 y repre -
Entre los diversos tipos de tejas (analizados en el tema sentan caballos y toros realizados en terracota y bronce, que
anterior), existen algunas que tenían un rol tan ornamental pudieran ser los sustitutos de los animales destinados al sa-
como funciona l, como son las antefijas y las tejas de caba- crificio, y figuras masculinas con las manos alzadas que son
llete con palmetas, a ellas hay que añadir otras piezas deco- la representación de Zeus.
rativas propias del tejado como las acróteras. Éstas se situa- A partir de finales del siglo VIII a. C. comienza una in-
ban en los ángulos del frontón y en el caballete del tejado y fluencia orientalizante a través de dos vías, por un lado los
son de tres tipos: en forma de disco, en forma de volutas y objetos importados, que ejercen un evidente atractivo en los
figuradas (gorgonas, esfinges, victorias o grupos de comba- griegos y, por otro, el conocimiento adquirido en sus viajes.
tientes). Algunas fuentes escritas señalan la existencia de Además llegan a Creta artesanos orienta les con nuevas téc-
acróteras metálicas, pero solamente se han conservado de nicas y estilos. Las esculturas de tipo dedál ico son las ca-
terracota, realizadas a molde y características de época ar- racterísticas de este periodo cuya rasgo esencial es una ca-
caica y que serán suplantadas por las marmóreas. beza triangular en la que los órganos más expresivos, como

162
LA DECORACIÓN DE LOS EDIFICIOS ESCULTURAS, PINTURAS Y PAVIMENTOS

terpretado como gesto de adoración (fig. 13.3). A continua-


ción se sitúan toda la serie de kouroi y korai, que serán los
prototipos del periodo arcaico.

1.4.2. El periodo arcaico


La aparición de la estatuaria mayor exenta no se puede
considerar producto de una tradición autóctona, ya que la
plástica micénica no presenta las características de los kou-
roi y por otro lado existe un tremendo desfase cronológico
entre la desaparición del mundo micénico y la aparición de
los primeros kouroi. Por lo tanto, sólo son plausibles dos ex-
plicaciones, la creación ex nihilo y la imitación de la escul-
tura egipcia, hecho que es históricamente posible porque
existe un contacto entre ambas civilizaciones, ya que los
griegos habían frecuentado Egipto como mercenarios del fa-
raón Psamético 11 y como fundadores de ciudades en el
Delta, como Naucratis.
El prototipo de escultura exenta es el denominado kou-
ros, un joven en pie, en actitud frontal, con el pie izquierdo
ligeramente avanzado, los brazos pegados a los costados,
aunque a veces se doblan a la altura de los codos, y las
manos cerradas (fig. 14). La relación con la escultura egipcia
es evidente, si bien existen dos claras diferencias, la desnu-
dez y la inexistencia de un pilar de apoyo en la parte poste-
rior. La desnudez se explica como una helenización de las es-
culturas faraónicas ya que los griegos consideraban el
desnudo masculino como un rasgo propiamente helén ico.
Característica de estas figuras es la denominada sonrisa ar-
caica que no debe interpretarse como la exp resión del opti-
mismo vital de los jóvenes jonios, sino que es el resultado de
una cierta forma de esculpir la cara.
La escultura femenina es la koré, ataviada con un ves-
tido denominado chiton que se adhiere a la anatomía y que
se complementa con el manto, himation, donde se trabajan
los pliegues con mayor libertad (fig. 15).
Ambas esculturas experimentan a lo la rgo de la época
arcaica una evolución desde las actitudes rígidas de los mo-
mentos más antiguos al naturalismo de los más recientes.

1.4.3. El periodo clásico


Figura 13. Esculturas del periodo ori entalizante. 1: bronce de
Tebas. 2: bronce de Delfos. 4: Dama de Auxerre (Museo del En el siglo V aparecen los síntomas de lo que Ph. Bru-
Louvre) (de C. Rolley). neau denomina ida invención del Arte», tal y como lo conce-
bimos en la actualidad. El primer indicio es el ascenso social
los ojos, la nariz y la boca ocupan casi todo el espacio en de- del artista manifestado en la pujanza económica de los es-
trimento de la frente y las mejillas; la cabellera, siempre cultores y en la promoción y consideración social que les per-
abundante, se talla de dos formas distintas, con mechones mite alternar en los círculos aristocráticos. El segundo es la
subdivididos por trazos horizontales o con grandes ondula- reflexión teórica sobre el Arte realizada por los filósofos y
ciones también dispuestas horizontalmente (fig. 13.2). también por los propios artistas que escribieron tratados
Tradicionalmente se considera que la primera estatua sobre el tema. Esta 1<invención del Arte» tiene dos efectos
exenta de tamaño considerable es la Dama de Auxerre da- muy importantes para los arqueólogos, por un lado la con-
tada hacia el 640 a. C., que representa a una mujer estante, servación de obras que de otra forma hubieran sido enterra-
vest ida con larga túnica, cubiertos los hombros con una es- das o destruidas y, por otro, el conocimiento de obras des-
)
clavina y con la mano derecha sobre el pecho que se ha in- aparecidas gracias a las informaciones de la literatura griega

163
HISTORIA DE lA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

Figura 14. Evolución formal de los kouroi. 1: Cleobis y Bitón (600- 590 a. C.). 2: kouros de Anavysos (540-515 a. C.). 3: Critios (490-480)
(Museo Nacio nal de Atenas).

y latina, aunque existe siempre el problema de la identifica-


ción de originales clásicos en las copias tardías.
Prácticamente todas las estatuas de este periodo repre-
sentan dioses, héroes o seres humanos y la estatuaria animal
continúa siendo muy escasa.
La mayor parte de las estatuas de dioses ha desapare-
cido, si bien debieron ser numerosas, dado el número de tem-
plos conocidos; junto a éstas se deben citar la s denominadas
personificaciones que son la representación antropomorfa
de emociones, como eirene (paz). eros (amor). cuyo género
determina el sexo y que acaban incl uyéndose entre las divi-
nidades puesto que se les rinde culto.
Si en la estatuaria divina predominan las diosas, la hu-
mana es básicamente masculina y se divide en dos catego-
rías: las efigies individuales, sobre todo atletas vencedores
ofrecidos en los santuarios como exvotos conmemorativos
del triunfo y las imágenes genéricas que muestran una acti-
vidad o un gesto, como el Discóbolo, el Doríforo o el Diadú-

Figura 15. Korai. 1: Koré del peplo (540- 530 a. C.


(Museo de la Acrópolis, Atenas).
2 2: restitución pintada de un a koré (de C. Rolley).

164
LA DECORACIÓN DE LOS EDIFICIOS ESCULTURAS, PINTURAS Y PAVIMENTOS

Figura 16. Esculturas de bronce del siglo V. 1: propuesta de restitución del Auriga de Delfos (Museo de Delfos)
(de C. Rolley). 2: Poseidón del Cabo Artemision (Museo Arqueológico de Atenas). 3: bronces de Riace (Museo
Arqueo lógico de Reggio Calabria) .

meno. La mayor parte de las esculturas reproducen personas demuestra que el carro no estaba lanzado a la carrera, sin o
jóvenes y son muy escasas las estatuas de ancianos o niños. que daba una vuelta de honor tras la victoria (fig. 16.1).
No existen diferencias en la representación de hombres Por lo que se refiere a la figura hallada en el cabo Ar-
y dioses ya que las divinidades griegas presentan forma an- temision se debate sobre si representa a Poseidón con el tri-
tropomorfa. Sin embargo, sí existe diferenciación en la re- dente o a Zeus empuñando el rayo, si bien la existencia de
presentación de hombres y mujeres, los primeros se muestran una placa de terracota neoclásica con la representación de la
siempre desnudos, mientras que las figuras femeninas con- cabeza de la divinidad y un tridente permite decantarse por
tinúan la herencia de las korai, vestidas con pesados ropajes, el dios del mar (fig. 16.2).
si bien pronto se emplea el recurso de los paños mojados, Finalmente hay que citar los denominados Bronces de
consistente en cubrir las formas con túnicas ligeras que se Riace , hallados bajo en el mar en las costas de Italia. Ambos
adhieren al cuerpo, de modo que parezca desnudo. han perdido sus armas, tienen los ojos incrustados y al igual
De este momento se conocen importantes bronces que que el Auriga tenían los labios, y en este caso las tetillas, re-
nos informan de tipos diferentes a los atletas desnudos men- saltadas con láminas de cobre, mientras que la plata se em-
cionados. El conocido Auriga de Delfos formaba parte de un plea para los dientes. Los rostros son distintos y marcan la di-
grupo del que faltan el carro, los caballos y un mozo delante ferencia de edad . La primera impresión es que debieron
de ellos, de los que se hallaron algunos fragmentos. Los ojos formar parte de un mismo grupo, pero hay varios datos que
estaban realizados en vidrio, la cinta era de plata y los labios cuestionan esta afirmación. En primer lugar la composición
se subrayaban con láminas de cobre. La actitud del Auriga del bronce es distinta y además otros detalles en el trata-

165
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO ClÁSICO

Figura 17. Propuesta de restitución del grupo de Atenea y Marsias de Mirón (de J. Boardman) y estado actual de las esculturas.

miento de la anatomía permiten afirmar que son obra de es- dos en su construcción son el ébano, marfil, oro y vid rio. Su
cultores distintos, si bien dos artistas pueden colaborar en el iconografía se conoce por las monedas de época de Adriano
mismo grupo escultórico (fig. 16.3). y por las descripciones de Pausanias.
Es imposible cerrar la primera parte del siglo V sin citar Otro im portante escultor es Policleto de Argos, cuyas
a uno de sus escultores más famosos, Mirón. Su obra puede obras esenciales son figuras de atletas, si bien los textos es-
dividirse en dos conjuntos: estatuas de dioses y héroes y es- critos señ alan el llamado Doríforo (portador de lanza), cono-
tatuas de atletas entre las que se sitúa el Discóbolo que re- cido por las copias romanas y que es la materialización plás-
presenta a un atleta en el momento de lanzar el disco y que tica de las teorías expuestas en su tratado denominado Canon,
se conoce por copias de época romana . Entre
las divinidades esculpidas por Mirón la más fa-
mosa es el grupo de Atenea y Marsyas en el
que, al igual que en el Discóbolo, el artista es-
culpe un instante preciso, el momento en el que
la diosa tira la doble aulós (--7) al suelo y el sá-
tiro intenta recogerla, si bien la diosa se lo im-
pide, de ahí que Marsyas esté representado con
parte del cuerpo moviéndose hacia delante,
mientras que la otra retrocede (fig.17).
El final de las guerras contra los persas su -
pone el inicio de una etapa de prosperidad para
griegos y en especial para Atenas, donde se lleva
a cabo un intensivo plan de reconstrucción para
reemplazar los edificios destruidos durante la
contienda. La importancia del Partenón es sufi-
ciente para considerar el año 449 a. C. como el
punto de inicio de un nuevo periodo.
Además del Partenón , Fidias fue también
el autor de esculturas exentas, como la del Zeus
de Olimpia que se considera la estatua más ad -
2
mirada de la Antigüedad y que formaba parte
de las siete maravillas. Los materiales emplea- Figura 18. Escultura s de Policleto. 1: Doríforo. 2: Diadúmeno .

166
LA DECORACIÓN DE LOS EDIFICIOS ESCULTURAS, PINTURAS Y PAVIMENTOS

consagrado a la belleza del cuerpo humano. La fi-


gura representa a un joven de amplios hombros,
cuyo peso recae sobre una pierna, mientra s que la
otra se desplaza hacia atrás; una mano sostiene
una lanza y la otra está caída (fig. 18.1 ). Otra obra
famosa del autor es el Diadúmeno, joven atándose
la cinta en la cabeza que mantiene el mismo juego
de proporciones que la anterior, si bien las manos
alzadas y la postura de la cabeza dan mayor vida
a la composición (fig. 18.2).

1.4.4. El siglo IV a. C.
A pesar de los avatares políticos, el si glo IV
no fue una época de decadencia, sino un periodo
pród igo en intelectuales y también en arti stas. La
escultura se enriquece con las aportaciones de
Praxíteles, Escapa s y Lisipo. La obra de Lisipo se
sitúa a caballo entre el siglo IV y la época hele- 2
nistica, de forma que su estudio puede estable-
cerse en ambos apartados; J. J. Pollitt, a quien se-
guimos en este estudio, lo an ali za al tratar el
periodo helenístico.
Atenas continúa siendo un importante cen tro
de producción escultórica, pero otras ciudades del
centro y del sur desempeñan un papel más desta-
cado que en épocas anteriores y también las de
Grecia septentrional, donde el patrocinio macedo-
nio atrajo pronto el interés de muchos escultores.
En los aspectos formales y estilísticos la escu l-
tura del siglo IV continúa la tradición de la época
anterior, pero cambia en lo referente a la temática
y a la expresividad. Estas transformaciones son con-
secuencia de la Guerra del Peloponeso, a la que
sigue un sentimiento de desilusión, de forma que
la escultura refleja las experiencias y valores del 4
hombre como individuo y no como miembro de la
comunidad, que es lo que manifiesta la escultura Fi gura 19. Esculturas de Praxíteles. 1: Efebo de Maratón (Museo Arqueológico
de Ate nas). 2: Apolo Sauróctono (Museo del Louvre). 3: Hermes (Museo de
del siglo V. Según J. J. Pollitt, las esculturas de esta Olimpia). : Afrodita de Cnido (Palaci o Altemps, Roma) .
época son una clara expresión de las emociones hu-
manas, como el sufrimiento y la ternura, manifes-
tada en los grupos escultóricos de Irene y Pluto de Cefisódoto Otra gran innovación del siglo IV es el retrato entendido
y Hermes con Dionisos niño de Praxíteles; el humor se observa como el intento de reproducción de los rasgos personales de
en el denominado Apelo Sauroctonos de Praxíteles, conocido la persona retratada. En la primera mitad del siglo, los per-
por copias romanas y que constituye una parodia del pasaje sonajes son hombres de reconocido prestigio intelectual,
mitológico en el que el dios vence a un dragón para conquis- como los filósofos, y en muchos casos los retratos se reali-
tar Delfos; en la escultura Apelo se ha convertido en un joven zaban con posterioridad a su muerte y quizás respondan a
decadente y el dragón en una simple lagartija. La sensualidad necesidades patrióticas locales o bien eran conmemorados
es otra de las emociones que se traslucen en las obras de Pra- por sus apotegmas.
xíteles y entre ellas hay que destacar la denominada Afrodita La trascendencia de la obra de Praxíteles y Scopas
de Cnido que estuvo expuesta en un templo circular y estaba obliga a realizar un tratamiento individualizado, aunque ya
concebida para que el espectador pudiera verla desde cualquier se han citado algunas de sus características al tratar la ex-
ángulo, dando la impresión de que la diosa se había visto sor- presión emocional como característica esencial del clasi-
prendida por un intruso mientras se bañaba. cismo de l siglo IV.

167
HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL DEL MUNDO CLÁSICO

La lista de obras de Praxíteles, mencionada por


los escritores antiguos, es la más prolija de los escul -
tores griegos. Su obra escultórica puede dividirse en
tres grupos, estatuas masculinas (Efebo de Maratón
(fig. 19.1), Apolo Sauróctono (fig.19.2) y el famoso
Hermes de Olimpia (fig.19.3). femenina s vestidas (Ar-
temisa de Dresde) y femeninas desnudas, como la
Afrodita de Cnido que es la primera escultura de gran
tamaño representada desnuda (fig. 19.4).
En el trabajo escultórico de Pra xíteles hay que
distinguir el aspecto formal de sus obras que se
mantiene en la tradición clásica de Policleto y Fidias
y el contenido de las mismas que es el que presenta
las novedades de su época, así su preferencia por
Afrodita y Dionisos es el reflejo de las creencias fi-
losóficas y religiosas de su tiempo.
Si las esculturas de Praxíteles son equilibradas
y se atienen en cierto modo a las normas de Pol i-
cleto, Scopas construye sus figuras sobre el movi-
miento interno que se plasma en una torsión diri- Figura 20. Esculturas de Scopas. 1: Ménade (Albertinum Museum, Dresde).
gida desde abajo hacia arriba, como se observa en 2: Pothos (Museos Capitalin os, Roma).
la Ménade o Bacante, conocida por una copia de
pequeñas dimensiones, incompleta y con el rostro
deteriorado (fig . 20.1 ). En la estatua llamada Pothos, que Scopas ha sabido plasmar en una figura inmóvi l el movi-
puede entenderse como la personificación de la nostalgia, miento de torsión que se observa en la Ménade (fig. 20.2).

Figura 21. Esculturas de la escuela de Pérgamo y de la escuela de Rodas. 1: Galo moribundo (Mu seos Cap ita lin os, Roma) . 2: Galo su icida
(Palacio Altemps , Roma) . 3 : Victoria de Samotracia (Museo del Louvre). 4: Toro Farnesio (Museo Arqueológico de Nápol es).

168
LA DECORACIÓN DE LOS EDIFICIOS: ESCULTURAS, PINTURAS Y PAVIM ENTOS

1.4.5. La época helenística como castigo a la crueldad con la que había tratado a su
En el 323 a. C., año de la muerte de Alejandro Magno, el madre (fig. 21.4).
mundo griego se había transformado en un Imperio. La am- El auge del retrato en esta época tiene su explicación en
pliación de horizontes geográficos y la convivencia con otros las transformaciones de orden político con la instauración
pueblos llevó consigo ca mbios socia les y económicos que re- de mon arq uías, que contrastan claramente con la s ciudades
percuten en las manifestaciones materiales que son el re- de la Grecia clásica, en la s que no se consideraba la posibi-
flejo de la transformación de las mentalidades. li dad de que la efigie de un ciudadano se exhib iese pública-
El rasgo esencial de la escultura helenística es el rechazo mente, a no ser que hubiera realiz ado alguna acción que me-
al idealismo clásico, de forma que de lo universal se pasa a lo reciese la inmortalid ad. Los monarcas no só lo permiten la
particular y de lo atemporal a lo momentáneo. Los particula- elevación de sus efig ies, sino que también sus retratos apa -
rismos se manifiestan en la creación de nuevos tipos escultó- recen en las monedas, donde antes únicamente se plasma-
ricos, como las figuras de niños y ancianos, los grupos eróti- ban los dioses o emblema s de las ciudades. El creador del re-
cos y amorosos y las figurillas rea lizadas en terracota o bronce trato del gobernante es Li si po, escu ltor de corte de Alejandro
que incluyen escenas de la vida cotidiana y caricaturas gro- cuyos retratos son la imagen oficia l, tal y como explica Plu-
tescas, sobre todo en anos o personas con deformidades físicas. tarco, que menciona como características la mirada levan-
La expres ión de lo momentáneo se plasma en la repre- tada y el giro del cuel lo (fig. 22.1). Tras su muerte, Alejandro
sentación de la figura en un momento concreto, así la se convierte en un arquetipo de gobernante-héroe, modelo
muerte, el dolor o el esfuerzo. La man ifestación más evidente de sus sucesores, si bien algunos gobernantes se apartan del
procede de los monumen tos de Pérgamo, realizados durante modelo heroico de estos retratos y adoptan una imagen so-
el reinado de Atalo 1 y conmemoraban la victoria sobre gá- bria y real ista, sobre todo los procedentes de las regiones
latas y se leúcida s y cuyo supervisor fue el escul to r llamado orientales donde no se había comprendido el tipo ideal izado
Epígono de Pérgamo, cuyo nombre aparece en las
inscripciones de las basas de monumentos impor-
tantes de la Acrópolis de Pérgamo. Ent re las es-
culturas pertenecientes a varios grupos realizados
en bronce, y conoc idos por copias de época ro-
mana, destacan el Galo Suicida y el Galo Mori-
bundo, cuyos rasgos más ll ama ti vos son la inten-
sidad y el dramatismo marcados no sólo por la
expresión de su rostro, sino por la expresividad de
su musculatura (fig . 21.1y2).
Otra importante ciudad en la producción es-
cu ltórica fue Rodas, de cuyos talleres surgió la
Victoria de Samotracia encontrada en el siglo XIX
en su lug ar de ubicación original en el santuario
de los Grandes Dioses de Samotracia. La basa tiene
forma de proa de barco y estaba co locada en un
estanque a dos niveles en el que la pila de menor
fo ndo soste nía el barco, mientras que en la infe-
rior había piedras que simulaban la oril la. La diosa
está representada en acti tu d de posarse en la
proa para coronar al capitán y a su tripulación que
habian vencido al ejército de Antioco 111 (fig. 21.3).
Otra obra de la «escue la radian es el grupo deno-
minado Toro Farnesio conocido por una copia y
que representa el momento en el que los hijos de
Antíope atan a Dirce, reina de Beocia, a un toro

Figura 22. Retratos hel e nísticos: 1: retrato de


Alejandro Magno (Museos Capitalinos, Roma}.
2: re trato de Eutidemo ele Bactriana (Villa Albani,
Roma} . 3 : retrato de Demóstenes (Gl ip toteca de
Copenague}. 4: re trato de Crisipo (Museo del Louvre}.

169
HISTORIA DE LA CULTURA MATERI AL DEL MUNDO CLÁSICO

y donde la intención era demostrar el carácter duro


de los monarcas frente a las constantes revueltas
(fig. 22.2).
Aunque en el siglo IV se realizan algunos retra-
tos, es en el siglo 111 a. C. cuando se crean los retra-
tos psicológicos del individuo, en los que se plasma
su personalidad y que tiene como centro productor
la ciudad de Atenas. Debemos mencionar el retrato
de Demóstenes que se dispuso en el Ágora de Ate-
nas tras la muerte del orador y que lo presenta como
un hombre introvertido y circunspecto, expresión no
sólo sugerida por el rostro sino también por las
manos entrelazadas. También se crean en el siglo 111
los retratos de pensadores como Epicuro que se con-
vierte pronto en un tipo convencional para los filó-
sofos, representados sentados con la mano en la bar-
billa y cubiertos por el manto. Existió, además, un
tipo de filósofo estoico que tenia la mano extendida
contando con los dedos, quizás enumerando los
puntos de su argumentación, que da al personaje
una actitud de extroversión (fig. 22.4).
Finalmente los retratos hallados en las casas de Figura 23 . Esculturas de Lisipo. 1: Apoxioméno (Museos Vaticanos).
2: Hércules Farnesio (Museo Arqueológico Nacional de Nápoles).
Delos inmortalizan los rostros de comerciantes de
distintas partes del mundo; en algunos de ellos ob-
servamos una curiosa fusión que mezcla los cuerpos atléticos cleto. Ambas fórmulas se observan en una de sus obras más
con cabezas de gran realismo. Estas obras son quizás los pri- famosas, el Apoxiómeno que se conoce por una copia mar-
meros pasos para la creación del retrato romano republicano mórea del original en bronce (fig. 23.1 ).
ya que en esta isla se constata la convivencia entre artistas Pronto manifiesta grandes innovaciones, producto quizás
griegos y clientes romanos y es posible que los escultores se de las influencias recibidas en los viajes junto a Alejandro,
adapten a los gustos de su clientela italiana. como la aparición de la escultura colosal que había sido co-
Frente a todos estos rasgos innovadores existe un inte- rriente en el periodo arcaico por influjo oriental, pero recha-
rés por las obras escultóricas de siglos anteriores que se ma- zada, salvo para las estatuas de culto, en el periodo clásico.
nifiesta en la copia exacta de las mismas, sobre todo desde Un ejemplo sería el denominado Heracles Farnesio que repre-
finales del siglo 11 a. C., momento en el que existe una im- senta al héroe gigantesco, musculoso y poderoso (fig. 23.2).
portante demanda romana de obras griegas. Esta escultura también plasma la expresión de las emociones
Otra característica esencial de la etapa helenística es la ya que el Heracles no es el héroe invencible, sino que está re-
escultura doméstica, es decir la introducción de las estatuas, presentado como el héroe fatigado tras las proezas realizadas.
cuyo feudo habían sido lugares públicos y religiosos, en el La escultura griega no se detiene con la conquista ro-
ámbito doméstico. mana ya que muchas obras fueron saqueadas y llevadas a
El gran escultor de la época es Lisipo, cuya actividad Roma como trofeos y además existió una demanda de co-
fue muy larga ya que sus obras se realizaron entre el 360 pias exactas de las obras más conocidas del periodo clásico
a. C. y el 306. En sus esculturas se reflejan por tanto dos que también se reproducían en gemas, camafeos y monedas.
tendencias, .una tradicional y otra helenística .
En la primera etapa trabaja dentro de la tradición de sus
predecesores y manifiesta una clara preocupación por los 1.5. Las terracotas
problemas de la proporción. Lisipo desarrolla una symmetrio
óptica en la que su interés se centra no sólo en las propor- Aunque al estudiar la estatuaria griega se hace referencia
ciones reales, sino también en las aparentes, así la reducción generalmente a la denominada escultura mayor, que comienza
del tamaño de la cabeza implica que las esculturas de Lisipo a manifestarse en época arcaica, las manifestaciones escultó-
parecen más esbeltas que las del siglo V. Además para que el ricas menores realizadas en piedra, bronce o terracota son
espectador pudiese encontrar en la escultura los escorzos y mucho más antiguas y ya en el periodo Geométrico contamos
superposiciones que se hallan en la realidad, Lisipo rompe el con numerosos ejemplos. Su uso era distinto al de las obras
espacio cúbico en el que se situaban las esculturas de Poli- mayores, sirviendo como exvotos o ajuar funerario (fig. 24).

170
LA DECORACIÓN DE LOS EDIFICIOS ESCULTURAS, PINTURAS Y PAVIMENTOS

Las primeras terracotas griegas son los exvotos hallados También en terracota aparece el denominado tipo dedá-
en los santuarios de Olimpia (fig. 23 .1 ) y en el Cabirion (~) de lico del siglo VII, caracterizado por el pelo dispuesto a ambos
Beocia fechados en el año 1000 a. C. y que consisten en figu- lados de la cabeza formando capas horizontales y que se han
rillas de animales, destacando los toros y los carneros y años hallado en numerosos lugares de Grecia.
más tarde las figuras humanas que representan a Zeus y a Hera. A partir de mediados del sig lo VI disminuye la producción
Hacia finales del siglo VIII destacan las producciones de que se ciñe a esculturas femeninas en pie o sentadas vestidas
Beocia consistentes en los denominados ídolos-campana por con amplias túnicas y que pueden sostener un pájaro, una flor
la forma de su cuerpo (fig. 23.2); es probab le que fuesen o un huevo en su mano; otras llevan a un niño en su regazo y
ofrendas que se colgaban de los árboles en el transcurso de se ofrendaban a la diosa Hera (fig. 24.3). Otra serie de esta
las ceremonias cultuales. época procede de Beocia y consiste en pequeños grupos que
representan a hombres y mujeres
en actitudes cotidianas (fig. 24.4).
Durante el siglo V son tam-
bién las terracotas de Beocia las
que caracterizan la producción.
Son figuras masculinas que por-
tan en sus manos carneros o ga-
llos y que van tocados con som-
breros puntiagudos (fig . 24.5) y
figuras femeninas vestidas con
peplos. En esta época aparecen
también los bustos y las máscaras
que representan a Dionisos bar-
bado que parecen influenciadas
3
por el estilo de Fidias (fig. 24.6).
En la primera mitad del siglo
IV en los talleres de Beocia y tam-
bién en los del Ática se crea un
nuevo tipo consistente en la re-
presentación de actores cómicos
y continúa la serie de Dionisos de
Beocia, si bien en esta época ca-
rece de la barba que caracterizaba
la serie más antigua (fig. 24.7).
A partir del último tercio del
siglo IV comienza la producción
4
5 de las denominadas Tanagra que
6 tendrán un gran éxito durante la
época helenística. Se realizaban
a molde pero se empleaban va-
rios para presentar diferencias,

7 Figura 24. Exvotos. 1: Olimpia


(siglo X). 2: Beocia (siglo Vlll).
3: siglo VI. 4: Beocia (siglo Vl).
5 y 6: Beocia (siglo V) . 7: Beocia
9 (siglo IV). 8. Tanagra (siglo 11).
8
9. Mirina (si glo !!). ( 1, 6 y 7 de
C. Rolley, 2 de G. Richter) .

171
HISTORIA DE LA CULTURA MATER IAL DEL MUNDO ClÁSICO

aplicando distintas cabezas a un mismo tipo de cuerpo, cam - 1.6. Los relieves exentos
biando las posiciones de los brazos o los atributos. Un mismo
tipo también podía variarse con retoques o pintándolo de Los relieves exentos tienen tres finalidades concretas :
distintos colores, con lo que se evita la monotonía. La apari - política, votiva y funeraria:
ción de los mismos tipos en distintos lugares de Grecia indica Desde el siglo V, las inscripciones políticas con de-
que los coroplastas no só lo vendían su producción, sino tam- cretos, tratados o alianzas se graban en estelas mar-
bién sus moldes. En estos momentos la función votiva deja de móreas y se exponen en el ágora o en los sa ntuarios.
determinar la elección de los temas y así en los santua rios, Aunque el texto es la parte esencial, en ocasiones
junto a orantes y portadoras de ofrendas, relacionadas con aparecen dos personajes que simbolizan las partes del
Démeter, se encuentran figuras de mujeres y niños, reflejo tratado o acuerdo (fig. 25.1 ). En el siglo IV se incor-
de la vida cotidiana. La s mujeres se representan de pie o sen- poran nuevos temas, como la personificación del pue-
tadas con túnicas y mantos y a veces tocadas con sombre - blo (demos) en forma de hombre maduro y la Demo-
ros de ala ancha, los atributos más comunes son un abanico cracia coronando al pueblo.
o una fruta (fig. 24.8). Relieves votivos, hallados en los santuarios desde
Mirina es un centro de producción má s tardío ya que época arcaica, que se ofrecían como agradecimiento
data de fina les del siglo 111 y pervive hasta el siglo 1 a. C. Exis- por el favor obtenido. Son simples rectángulos rema -
ten algunas diferencias con las de Tanagra ya que se incor- tados por un tejadil lo plano, en los que el texto y la
poran nuevos temas, como los anima les y sobre todo deida- iconografía se reducen al nombre del dedicante y del
des entre la s que destacan Afrodita, Eros y Niké y también dios y a la imagen de los mismos (fig. 25.2). Durante
figuras grotescas o actores recitando (fig. 24.9). el siglo IV se aparece un grupo de estelas en forma de

4 5 6

Figura 25 . Relieves. 1: relieve de registro (Ate nas, siglo V). 2: reli eve votivo (Ate nas , 400 a. C.). 3: relieve votivo (Atenas, 33 0 a. C.).
4 : estel a fun eraria (Atenas, 410-400 a. C.) . 5 : estela fun erari a (Atenas, 330 a. C.) . 6 : estelas fun erarias áticas (1 ,2, 3, 6 de J. Boardman, 4
de G. Richter y 5 de C. Roll ey).

172
LA DECORACIÓN DE LOS ED IFICI OS ESCULTURAS, PINTURAS Y PAVIMENTOS

cueva, dedicadas a divinidades veneradas en santua - siglo ya que los descubrimientos se suceden, permitie