Está en la página 1de 3

CONDUCCIÓN NOCTURNA

Comodidad o seguridad.
Durante la noche el tráfico disminuye en un 60 %, pero el 42 % de los accidentes
mortales ocurren en estas condiciones. Aun así, muchos conductores prefieren
conducir de noche. Analicemos esta falsa creencia.

El ser humano, un animal de día.


Un conductor recibe por la vista el 90% de la información del tráfico, y su calidad
está condicionada por su capacidad de percepción visual, resultado de:

a. sensación luminosa, valorando sus variaciones de intensidad,


b. sensación de las formas, o agudeza visual
c. sensación cromática, o la capacidad de reconocer los colores,

Estos tres procesos quedan perturbados reduciéndose


la capacidad visual nocturna de 1 / 20 frente a la
capacidad con luz de día, se somete a la vista y al
cerebro a unos esfuerzos mayores que durante el día,
para poder actuar con rapidez y eficacia.

La situación es aún peor con condiciones


climatológicas adversas. En caso de lluvia, el
pavimento mojado absorbe una buena parte de las radiaciones lumínicas de los
faros.

Hechos:

Si nos atendemos a los hechos, entenderemos porque conducir de noche es


mucho más arriesgado:

 Es mayor el número de conductores con efectos del alcohol, drogas,


cansancio, etc.
 Muchos conductores no adaptan la velocidad al campo visual iluminado,
conducen a una velocidad excesiva para la capacidad de nuestros ojos.
 Es mayor el número de conductores que voluntariamente realizan
maniobras antirreglamentarias,
 Los servicios de emergencia podrían tardar mas en llegar al lugar del
accidente, al tardar más en ser alertados,

Los riesgos:

Las realidades que hemos comentado sobre la conducción nocturna se debe a:


 Perdida de agudeza visual y disminución del campo visual,
 La oscuridad puede ocultar peligros visibles con luz diurna. Los objetos
oscuros no se ven sobre el fondo oscuro
 En la oscuridad no apreciamos ni velocidad ni movimiento
 Mayor tiempo para identificar e interpretar correctamente la señalización
vial vertical, horizontal y de balizamiento,
 Sufrir deslumbramiento por los faros de los vehículos que vienen de frente.
 Aparición prematura de la monotonía, fatiga y cansancio, especialmente
entre las 4 y las 6 de la mañana donde baja nuestro nivel de alerta

Ventajas: ¿comodidad?

A pesar de estos hechos, hay personas que eligen la noche para conducir porque:

 La menor densidad de tráfico,


 Poder realizar una conducción más relajada,
 Mantener una velocidad promedio más alta,

Puedo conducir de noche si:

1. Me encuentro en buen estado psicofísico.


2. El vehículo está en perfecto estado de
mantenimiento y uso.
3. El viaje ha sido adecuadamente planificado;
itinerario a seguir, localización de las áreas de
descanso en el itinerario, condiciones
meteorológicas previsibles, hora de salida acorde al tiempo de duración del
viaje a velocidad legales, etc.

En caso contrario el conductor debería demorar el viaje hasta alcanzar las tres
condiciones anteriores.

En caso de deslumbramiento:

1. reduzca la velocidad. Si fuera necesario, deténgase,


2. Desvíe la vista a la derecha y busque como referencia la banda blanca del
arcén
3. Circule próximo a la banda blanca pero sin invadir el arcén,
4. En última instancia cierre el ojo izquierdo

10 reglas de oro de la conducción nocturna:

Mantenga una actitud vigilante, atenta y anticipativa, para ello:

1. Reduzca la velocidad. Debe ser capaz de parar totalmente el vehículo


dentro del campo de iluminación de los faros. Con luz de cruce la velocidad
máxima recomendada es de 90km/h,
2. Mantenga una distancia de seguridad no inferior a tres segundos con el
vehículo que le precede.
3. Aumente la frecuencia de mirada por los espejos retrovisores, al menos
cada 10 segundos.
4. Aumente la frecuencia de las paradas, tomándose tiempo para recuperarse
y proceder a la limpieza de los cristales de los faros, parabrisas,
5. Encienda las luces de cruce, no las de posición, al atardecer. Si duda entre
encenderlas y no, enciéndalas.
6. Si le aparecen los síntomas de la fatiga o dificultad de mantenerse
concentrado; pare, haga un ejercicio suave, ingiera algún alimento y/o
bebida energizante,
7. Si le aparecen los síntomas de la somnolencia o dificultad para mantenerse
concentrado; pare, de una cabezada de 20 minutos y tome un café o bebida
estimulante, Si está cansado, duerma cuanto necesite.
8. Utilice las luces largas siempre que le sea posible, pero utilice las cortas
ante la posibilidad de deslumbrar a otros conductores,
9. Cuando sea adelantado, si lleva dadas las luces largas manténgalas hasta
que el otro vehículo se ponga a su altura, en ese momento ponga también
las de cruce,
10. Reduzca la intensidad de la luz del cuadro de instrumentos si le ayuda a ver
mejor la carretera. Cuanta más luz haya en el interior, peor se ve el exterior.