Está en la página 1de 510

Historia Antigua de la

Península Ibérica II

Época tardoimperial
y visigoda

JUAN JOSÉ SAYAS ABENGOCHEA


MANUEL ABAD VARELA

UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN A DISTANCIA


HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II
ÉPOCA TARDOIMPERIAL Y VISIGODA

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la


autorización escrita de los titulares del
Copyright, bajo las sanciones establecidas
en las leyes, la reproducción total o
parcial de esta obra por cualquier medio
o procedimiento, comprendidos la reprografía
y el tratamiento informático, y la distribución
de ejemplares de ella mediante alquiler
o préstamos públicos.

© Universidad Nacional de Educación a Distancia


Madrid 2013

www.uned.es/publicaciones

© Juan José Sayas Abengochea, Manuel Abad Varela

Gracias a la atención de Jesús Vico Monteoliva.


Las ilustraciones de monedas visigodas han sido
tomadas de la obra editada por los autores:
Vico, J.; Cores, M.ª C. y Cores, G.: Corpus Nummorum
Visigotorum. Ca. 575-714. LeovigildusAchila,
Ed. Los autores, Madrid, 2006.

Todas nuestras publicaciones han sido sometidas


a un sistema de evaluación antes de ser editadas.

ISBN electrónico: 978-84-362-6534-7

Edición digital: febrero de 2013


ÍNDICE

Prólogo ................................................................................ 13

Tema I. LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN


EN HISPANIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Escasez de información en la etapa de decadencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
El gobierno de Marco Aurelio (121-180 d. C.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
El gobierno de Cómodo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Las guerrras civiles y los severos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
La dinastía de los severos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
Situación de Hispania en esta época . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
El periodo de los gordianos y la anarquía militar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
Los años terribles del Imperio: de Filipo el Árabe (244-249) a
Galieno (253-268) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
Testimonios de estos emperadores en la península . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
Los emperadores Ilirios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
La visión de la crisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
La repercusión de los problemas del Imperio en Hispania . . . . . . . . . . . . 59
Cronología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64

Tema II. LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES


DEL SIGLO V . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
El imperio nuevo de Diocleciano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
Reformas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
El imperio de Constantino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
La dinastía constantiniana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
Joviano y la dinastía valentiniana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
Teodosio y la dinastía teodosiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
Cronología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93

7
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Tema III. LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA .................................. 95


El cristianismo primitivo en Hispania . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Persecuciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
Prisciliano y el priscilianismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
El proceso de enculturación cristiana en la época tardoimperial . . . . 112
Los grandes autores hispanos: Prudencio, Orosio e Hidacio . . . . . . . . . . 116
Prudencio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
Orosio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
Hidacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129

Tema IV. LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA ................ 131


Reformas territoriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
La creación de la diócesis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
Alteración del territorio de las provincias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
Delimitación territorial de las provincias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
Capitales de las provincias y de la diócesis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
Los rangos de las provincias de la Diócesis Hispaniarum . . . . . . . . . . . . . . 144
Situación administrativa tras las invasiones del siglo V . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
Jerarquización, cohesión administrativa y reorganización
de funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
La organización del ejército de la Diócesis Hispaniarum . . . . . . . . . . . . . . 159
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164

Tema V. LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167


Características de la economía romana, productividad y
estancamiento tecnológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
Paisaje urbano y paisaje rural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
La cuestión de la decadencia de las ciudades y el proceso de
ruralización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
Propiedades agrarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
Los latifundios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
Actividades económicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 184
Exportaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
Importaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
Las finanzas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189

8
ÍNDICE

La res privata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190


Las sacrae largitiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
Prefectura del pretorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201

Tema VI. LA ORGANIZACIÓN SOCIAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205


Consideraciones previas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
Los Honestiores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
Senadores y familias senatoriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
Los Humiliores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
Plebe urbana y profesiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
Plebe rústica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
Los esclavos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233

Tema VII. LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN


DEL REINO VISIGODO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
Las invasiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
El dominio suevo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257
La configuración de un gran reino: el reinado de Eurico . . . . . . . . . . . . . . 271
El reinado de Alarico II (484-507) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
La configuración del reino visigodo en Hispania. El período de
influencia ostrogoda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
El reinado de Teudis (531-548) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288
El reinado de Atanagildo (551/555-567) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 296
El gran reinado de Leovigildo (571/72-586) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299
Cronología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325

Tema VIII. EL REINO CATÓLICO DE TOLEDO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329


La etapa final del reinado de Leovigildo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329
El reinado de Recaredo (586-601) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 330
Sublevaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 332
Los sucesores de Recaredo: Liuva II, Witerico y Gundemaro . . . . . . . . . 341
Sisebuto (612-621) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 346

9
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Suintila (621-631) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351


Cronología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 354
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 355

Tema IX. PERÍODO CONSTITUYENTE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 359


El reinado de Sisenando (631-636) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 359
El reinado de Chintila (636-639) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 364
Tulga (639-642) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368
Chindasvinto, rey único (642-649) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 369
La asociación de Recesvinto al trono (649-653) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 372
Recesvinto, rey único (653-672) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
Las decisiones del VIII Concilio de Toledo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
Cronología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 382
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 383

Tema X. ÚLTIMOS REYES VISIGODOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385


Reinado de Wamba (672-680) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 387
El reinado de Ervigio (680-687) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397
Egica, rey único (687-700/702) y compartido con
Witiza (698-700/702) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 404
La corregencia con Witiza (698-700/702) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 411
Witiza, único rey (702-710) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 413
Don Rodrigo rey (710-711) y la invasión de España . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 414
Cronología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 422
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 423

Tema XI. ACTIVIDADES ECONÓMICAS EN EL REINO VISIGODO . . . . . . . . . . . . . . . 425


Asentamiento de los pueblos bárbaros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 425
La administración del reino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 429
Hacienda pública . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432
Fiscalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 434
La actividad industrial y artesanal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 438
Comercio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 440
Moneda y crédito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 443
Crédito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 452

10
ÍNDICE

Tema XII. LA SOCIEDAD EN EL REINO VISIGODO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 455


Otras minorías étnicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 455
La población hispanorromana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 458
El elemento germánico y godo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 460
Ejército . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 463
Población urbana y población rural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 466
La sociedad hispanovisigoda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 469
La amplia masa social de condición libre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 474
Clase trabajadora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 476
Esclavos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 478
Libertos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 482
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 484

Mapas ................................................................................. 489

Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 501

11
PRÓLOGO

Este manual corresponde al temario que se aborda en la asignatura de His-


toria Antigua de la Península Ibérica II (época tardoimperial y visigoda). Atrás
se han dejado aquellos contenidos que hacían referencia a la Historia Antigua
de la Península Ibérica I (desde las colonizaciones hasta el siglo III d. C.).
Se pretende ahora con este texto que sirva al estudiante para continuar
y completar sus conocimientos sobre la Historia Antigua de la Península,
en los que se abarca desde prácticamente el comienzo del siglo III, momen-
to que viene a considerarse como el inicio del Bajo Imperio o Antigüedad
Tardía, hasta la destrucción del reino visigodo de Toledo.
Es difícil resumir en un temario de tan solo doce temas un contenido tan
amplio (siete siglos) y complejo como el que se aborda. Por esa razón se ha
procurado tratar en este manual solo aquellas cuestiones más significativas e
importantes para el conocimiento de la Historia Antigua peninsular, pero es
obligado, sin embargo, presentarlas muchas veces dentro de un contexto más
amplio para no hacer incomprensibles las explicaciones históricas de deter-
minados procesos. El temario se encuentra desarrollado en cuatro bloques.
El primero de ellos, que incluye los temas primero, segundo y tercero,
está dedicado a tratar los contenidos que son la base de los grandes cam-
bios políticos, administrativos, económicos, sociales y culturales, que tie-
nen lugar a lo largo de la Antigüedad Tardía en la Península, como parte del
proceso de reajuste necesario para salvar al Imperio romano que se desmo-
rona. Esos factores de cambio y transformación repercuten con fuerza,
como veremos, en Hispania, especialmente el fenómeno social y cultural de
la cristianización, que se significará tratando su origen, persecuciones, di-
fusión del priscilianismo, así como la aparición de destacados escritores en
el campo de la historia y la poesía cristiana, que muestran distintas formas
de entender el desarrollo histórico.
En el segundo bloque se recogen aquellas cuestiones del programa que
figuran en los temas cuarto, quinto y sexto. En su conjunto constituye un

13
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

grupo compacto y cohesionado. Tiene como objetivo dar a conocer cómo


fueron tomando cuerpo en Hispania las transformaciones administrativas
civiles, económicas y sociales operadas en el Imperio romano, sobre todo a
partir de las reformas introducidas en el Imperio por Diocleciano, hasta el
comienzo de las invasiones del siglo V.
El tercer bloque es el más extenso y complejo. Por razones prácticas y
pedagógicas se han incluido en él los temas séptimo, octavo, noveno y déci-
mo. El séptimo, con el que se inicia, es el que ofrece mayor riqueza y varie-
dad de contenidos. Contempla el trauma de las invasiones con la inevitable
ocupación de Hispania y sus repercusiones políticas, al que hay que añadir
el problema social de los bagaudas en la provincia Tarraconense y el desa-
rrollo del reino suevo hasta su desaparición, así como la presencia del Im-
perio Bizantino en la Península. Los siguientes temas están dedicados a
seguir los pasos del nuevo reino católico e independiente en Toledo, desde
su formación hasta su destrucción a manos de los árabes, concluyendo con
las causas explicativas que llevaron a la caída de reino visigodo.
El cuarto y último bloque, compuesto por el tema undécimo y duodéci-
mo, está dedicado a estudiar las actividades económicas en la Hispania visi-
goda y la nueva sociedad surgida en el reino visigodo, donde el conflicto
con los judíos está presente de manera permanente, como se manifiesta en
numerosos Concilios, fuente importante para estos momentos.
La referencia a las fuentes es siempre fundamental, por eso el estudiante
se encontrará a lo largo del discurso del presente manual con citas puntuales,
a las que se alude para confirmar lo expuesto, incluso presentando algunas
veces el texto original. Puede que este exceso de información, no exigible,
asuste al estudiante, pero creemos que justifica y permite una mejor com-
prensión de la información que se analiza. Habrá también ocasiones en que,
al no disponer de información puntual que arrojen luz sobre lo que sucede en
la Península, se recurra al conocimiento que se tiene para el conjunto del
Imperio, como es el caso de las reformas introducidas por Diocleciano.
De acuerdo con la importancia que damos a las fuentes, es necesario
recordar al estudiante que para la preparación de esta asignatura debe
tener siempre presente y utilizar el manual para la parte práctica de His-
toria Antigua de la Península Ibérica, ya recomendado para el seguimiento
y estudio de la asignatura de Historia Antigua de la Península Ibérica I. Este
manual fue elaborado como una Unidad Didáctica, con la intención de que

14
Prólogo

fuese un instrumento útil para el estudiante, a fin de facilitarle el contacto


con las fuentes y ayudarle a la realización de los ejercicios prácticos. En él
se pone a su disposición una sencilla referencia de aquellos autores y fuen-
tes antiguas que proporcionan noticias sobre Hispania; unas normas gene-
rales para la realización de comentarios de texto, constituyendo su base
una importante selección de documentos históricos referentes a la Historia
Antigua Peninsular, que se encuentran presentados por temas con intro-
ducción y aporte bibliográfico; al final, se ofrece también un glosario de
aquellos términos relacionados con la Historia Antigua que puedan ofrecer
dificultad para la comprensión o seguimiento del manual.
Como se puede desprender de lo anteriormente expuesto, deseamos con-
tribuir al conocimiento de la Historia Antigua Peninsular presentándole un
contacto, lo más directo posible, con las fuentes, ya que entendemos es la
manera más real, comprensible y atractiva de acercarse al desarrollo histó-
rico. Por otro lado, si el estudiante requiriese realizar una consulta puntual
sobre alguna de las cuestiones que se tratan, al final de cada uno de los te-
mas encontrará bibliografía abundante y especializada.
Madrid, noviembre de 2012

Juan José Sayas Abengochea


Manuel Abad Varela

15
TEMA I
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III
Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

ESCASEZ DE INFORMACIÓN EN LA ETAPA DE DECADENCIA

Augusto creó primero un régimen y organizó luego un Imperio. Intervi-


no también en la sociedad romana y en las costumbres. Durante los dos si-
glos que siguieron a las reformas augústeas, el Imperio romano avanzó
imparablemente, a distinto ritmo e intensidad, en el terreno militar, políti-
co, económico, social y cultural. Llegó a su cenit en la época de los Antoni-
nos. Elio Arístides (117-ca.-180 d. C.) pronunció en el año 143 su famoso
Discurso a Roma, en el que elogia, con el estilo elegante y pomposo, carac-
terístico de la Segunda Sofística, los logros inmensos alcanzados por Roma,
creadora de un gran Imperio, unido y pacífico, que posee todo tipo de bene-
ficios bajo la autoridad de un príncipe generoso.
Precisamente es en la segunda mitad del siglo II cuando las fuentes de
información recogen algunos acontecimientos referidos a Hispania. Es
también en esa época cuando a través de los epígrafes y de los testimonios
arqueológicos se constata que arrancan los primeros síntomas negativos
de los cambios y transformaciones que repercutirían en Hispania en el
siglo III, y cuando los estudios epigráficos perciben con claridad un des-
censo en las donaciones de los ciudadanos ricos y una reducción de las de-
dicatorias a los emperadores y a los personajes importantes. Por su parte,
las investigaciones arqueológicas constatan una disminución en las cons-
trucciones suntuosas urbanas, un retroceso sensible de las importaciones
de objetos de lujo desde Italia y un descenso de las exportaciones del acei-
te peninsular.

EL GOBIERNO DE MARCO AURELIO (121-180 d. C.)

Casi veinte años después de que Elio Arístides pronunciase el exagerado


discurso de alabanza a Roma, comenzó el gobierno de Marco Aurelio. En la

17
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

historiografía moderna son muchos los investigadores que consideran que


algunos de los funestos acontecimientos que se produjeron durante su reina-
do y que alteraron seriamente la paz y la estabilidad interiores, son anticipos
de los momentos críticos que vivirá el Imperio romano durante el siglo III.

La paz interior y el gasto público

Marco Aurelio fue un emperador de un elevado sentido de la moral,


entregado escrupulosamente al cumplimiento de sus deberes imperiales.
Era consciente de que la paz interior dependía mucho de la atención que se
prestase a las clases superiores. Veló por los intereses de los senadores y ca-
balleros proporcionando a los miembros de esos ordines nuevos cargos, que
se sumaron a los que ya disfrutaban con anterioridad, algunos de los cua-
les aumentaron también en número. Su esfuerzo vigilante por preservar la
paz interior le empujó a emprender la persecución contra los cristianos que
ponían en peligro, con la introducción de doctrinas y cultos desconocidos,
la religión estatal y la paz social. Proporcionó espectáculos de ocio y bien-
estar económico a sus súbditos. Al igual que hicieron otros emperadores,
era consciente de la necesidad de celebrar juegos costosos para diversión de
la masa y ayudar generosamente a los ciudadanos necesitados y a las ciu-
dades que habían sufrido desastres naturales.
Pero los recursos del emperador y de las arcas estatales, mantenidos a
flote gracias a una esmerada administración, eran contados y no podían
estirarse más allá de lo razonable. Tampoco podían hacerlo las finanzas de
las administraciones locales, acostumbradas hasta entonces a realizar gas-
tos enormes, que crecían sin cesar. Para evitar el derrumbe de las finanzas
locales fue preciso limitar el gasto de algunas ciudades y equilibrar los ba-
lances financieros locales mediante la intervención de los curatores civita-
tium. Durante el gobierno de Marco Aurelio el número de estos funcionarios
creció más de lo que aparentemente cabía esperar. También las finanzas
estatales pasaron por momentos de dificultades debido a los gastos deri-
vados de frecuentes guerras fronterizas y a la construcción de defensas y
fortificaciones. En un pasaje de los Scriptores Historiae Augustae (Vit.
Marc. Aurel., 17) se indica con cierta exageración que los gastos de guerra
dejaron exhausto el Tesoro Público y debió recurrir a realizar en el Foro
una subasta pública para evitar imponer tributos extraordinarios a los
provinciales.

18
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

Guerras fronterizas y sublevaciones militares

Las guerras fronterizas ocuparon varios años


de su reinado. La que condujo contra cuados y
marcomanos alcanzó gran peligrosidad, pues una
parte de Grecia y de Italia estuvieron sometidas al
azote de los invasores hasta que Marco Aurelio
consiguió una paz ventajosa con los marcomanos
en el año 172. Según los Scriptores Historiae Au-
gustae (Vit. Marc. Aurel., 17) fue una guerra tan
aterradora que nadie recordaba otra peor. A las
desgracias de la guerra se sumó el fantasma de la
peste, que trajeron a Roma e Italia los soldados de
Lucio Vero que lucharon en Oriente. Orosio, un
autor cristiano posterior a los acontecimientos,
considera que la peste fue un castigo divino por la
persecución de los cristianos y señala que asoló
campos, villas, ciudades y muchas provincias de-
jándolas desiertas, sin cultivadores y habitantes.
Es una exageración tendenciosa; pero, ciertamen-
te, esta peste, más que ninguna otra plaga de la
Antigüedad romana, constituyó un duro azote pa-
ra el Imperio, pues diezmó los ejércitos y acabó, se
supone, con el 2% de la población. Años después Figura 1.
de la muerte de Marco Aurelio, Dión Casio (72,14) Denario de Marco Aurelio.
Medida original: 18 mm.
informa que en el año 189 se llegaron a contabili-
zar en Roma, durante un posible rebrote de la
peste, dos mil muertos al día.

Tampoco faltaron durante el mandato de Marco Aurelio sublevaciones


de jefes militares. En el año 175, Avidio Casio, comandante en jefe del ejér-
cito de Lucio Vero durante la Guerra Parta, se proclamó emperador, después
de anunciar ficticiamente la muerte de Marco Aurelio. Este levantamiento
constituía, potencialmente, una amenaza muy seria, pues controlaba Siria y
Egipto, fuente principal de abastecimiento de grano a Italia. Pero el peligro
pasó enseguida. A los tres meses murió asesinado por sus propios soldados,
antes de que Marco Aurelio pudiera intervenir. Este levantamiento no tuvo
graves repercusiones, pero era un síntoma del peso que el ejército iba asu-

19
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

miendo en la esfera de las decisiones políticas y un aviso anunciador de las


usurpaciones posteriores. También en otros lugares del Imperio surgieron
problemas militares de menor entidad. Hubo rebrotes de bandolerismo en
la Galia, la piratería regresó al Mediterráneo y en Britania apareció algún
problema, pues se enviaron 5.500 jinetes.

La incursión de los mauri en Hispania

La paz disfrutada en Hispania, que desde hacía mucho tiempo no había


padecido un ataque exterior, se vio duramente golpeada por mauri prove-
nientes del otro lado del Estrecho, que atacaron la Bética. Algunas inscrip-
ciones aluden a esas incursiones de mauri, otras parecen referirse a ellas sin
mencionarlas expresamente. También son recordadas en varios pasajes de
la Historia Augusta. En la Vita Marci (21.1) se dice que los mauri devasta-
ron casi toda Hispania y que el problema se solucionó gracias a la buena
gestión de los legados del emperador. En esta misma Vita se indica que
calmó los disturbios que habían surgido en Lusitania.
Posiblemente esta incursión tuvo lugar en el año 170 y es muy proba-
ble que ese fuese el motivo para que el emperador Marco Aurelio coloca-
ra la Bética, que era una provincia senatorial y, por lo tanto, inerme, bajo
el mando del legado de la Hispania Citerior, C. Aufidio Victorino, un expe-
rimentado militar que intervino oportunamente para atajar el peligro. G.
Alföldy (Fasti, p. 38) fecha en el año 171-172 el gobierno de este legado
sobre las dos provincias. También en la Vita Severi, (2.4) se alude a las in-
cursiones moras cuando se mencionan los cargos desempeñados por
Septimio Severo: pero mientras estaba en África le fue asignada Cerdeña en
lugar de la Bética, ya que esta última estaba siendo devastada por los mauri.
La Bética, como ya hemos visto, dejó de ser temporalmente una pro-
vincia senatorial y pasó a depender de la jurisdicción imperial, mientras
que el Senado obtuvo como compensación el control temporal de Cerdeña.
En el año 172, fecha propuesta para la inscripción ILS, 1327, L. Julio
Vehilio Grato Iuliano, militar experimentado, intervino in Hispanias adver-
sus Castabocas et Mauros rebellantes, que fueron rechazados sin dificultad;
pero las incursiones de saqueo, que ya no se sabe expresamente si estuvie-
ron protagonizadas por los mauri, se reanudaron enseguida y alcanzaron
en esta ocasión mayor amplitud y virulencia, a juzgar por el contenido y

20
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

fechas atribuidas a dos inscripciones encontradas en lugares muy distan-


tes entre sí como Itálica (Santiponce, Sevilla) y Singilia Barba (Cerro del
Castillón, Antequera, Málaga). Ambas ciudades honran a C. Valio Maxi-
miano, que fue procurador de Mauritania Tingitana en el 177. Singilia
Barba le muestra su agradecimiento porque liberó al municipio del asedio
que sufría; la res publica de Itálica lo hace porque restituyó la paz después
de matar a los enemigos.

La vuelta a la normalidad

Los habitantes de Hispania, profundamente alarmados, se tomaron


muy en serio estas incursiones de los mauri, cualquiera que fuese su impor-
tancia real y peligrosidad. Al margen de la importancia que el gobierno
romano pudiera conceder a estas incursiones —que no debió de ser mucha
pues estaba librando batallas mucho más trascendentales en las fronteras
del Imperio—, el hecho es que las medidas militares y administrativas
adoptadas fueron suficientes para rebajar la inquietud. Pasado el peligro
moro, se corría el riesgo de que se perpetuase esa situación coyuntural,
máxime cuando el Imperio hacía frente a problemas mucho más serios en
los frentes danubianos y orientales, donde los ejércitos romanos se desan-
graban infructuosamente. Pero los miembros de la asamblea de la provin-
cia Hispania Citerior, que querían volver a la situación anterior, agilizaron
el proceso. Realizaron un censo de tierras y personas de la provincia y en-
viaron al emperador una legatio censualis con la probable petición de vuel-
ta a la situación anterior, legación que el pamplonés Cayo Cornelio Valente
encabezó y pagó.

EL GOBIERNO DE CÓMODO

Un gobierno tormentoso

Dión Casio, Herodiano, los escritores de la Historia Augusta y Mario


Máximo informan del reinado de Cómodo. Herodiano y Dión Casio están
muy interesados en narrar los crímenes y fechorías de este emperador,
cuyo gobierno tiránico de 12 años (180-192) de duración dejó una profun-
da huella en la sociedad romana, de tal manera que algunos investigado-

21
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

res modernos consideran que el gobierno de este emperador marca el


punto de inflexión de la decadencia del Imperio.
Aclamado emperador por el ejército a la muerte de su padre, permane-
ció en la frontera danubiana durante siete meses hasta concluir con los bár-
baros un tratado de paz que le permitió regresar a Roma como emperador.
Asesorado por los amigos de su padre, mantuvo las pautas del gobierno
anterior. Pero enseguida todo cambió. En el año 182 se produjo una cons-
piración, en la que parece participó su propia hermana, Lucila. Esta conju-
ra hizo que el frágil ánimo de Cómodo fuera presa del odio y del miedo. El
temor a las conspiraciones le llevó a desconfiar de todo el mundo, especial-
mente de las personalidades importantes. Un buen número de senadores,
entre ellos algunos amigos de su pad re, encontraron la muerte y muchos
más se vieron obligados a recurrir al servilismo más indecente para poder
salvar la vida. Las locuras del emperador golpearon especialmente a las altas
personalidades y a los habitantes de Roma, pero apenas afectaron a las pro-
vincias ni a la administración del Imperio, que vio incrementado el número
de los procuradores ecuestres. Las finanzas imperiales tuvieron pro blemas,
aunque no debidos a la creación de infraestructuras o a la construcción de
edificios públicos, dado que en su gobierno no hubo una política urbanísti-
ca, sino por culpa de sus locuras y de los costosos juegos que daba en Roma.
Gracias a las guerras fronterizas que llevó a cabo Marco Aurelio, la paz
reinó en las fronteras durante el reinado de Cómodo, salvo algunos inci-
dentes esporádicos ocurridos en las fronteras de la Dacia, África y Britania,
que fueron resueltos con presteza por generales experimentados y enérgi-
cos. No obstante, en tierras interiores de la Galia, y quizás también de
Hispania, brotó un problema social grave, cuya erradicación exigió mayor
atención.
Dado el desinterés mostrado por Cómodo para los asuntos públicos, el
gobierno del Imperio fue puesto en manos de favoritos, primero de Perenio
(Perennis) y luego de Cleandro. Un motín popular, provocado por la falta de
abastecimiento de trigo en Roma, que los soldados no pudieron atajar con
prontitud, provocó la caída de Cleandro. El emperador siguió entregado a
todo tipo de crímenes y excesos y se complacía mostrándose en público
como un nuevo Hércules. Pero en el año 192 una conspiración urdida por
Marcia, Emilio Leto, prefecto del pretorio, y Eclecto, precipitó el fin del ti-
rano, que murió estrangulado por un atleta.

22
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

Los desertores de Materno

Durante el reinado de Cómodo, en el año 186, Materno, un desertor del


ejército romano, reunió en torno suyo una banda de ladrones y desertores
con los que comenzó a saquear campos y ciudades. Con el fruto de las rapi-
ñas y la promesa de futuros botines la banda aumentó sus efectivos hasta
constituir una especie de ejército. Los hombres de Materno se lanzaron a la
captura de grandes ciudades, abrieron las cárceles y liberaron y unieron a
su grupo a los presos, cualquiera que fuese la causa de su condena, con el
fin de aumentar los efectivos. Con cierta exageración, Herodiano (I.10) indi-
ca que el campo de operaciones de estos bandoleros fue bastante amplio,
pues devastaron toda la Galia y el territorio (Xora) de Hispania, penetrando
por la fuerza en las grandes ciudades, saqueándolas e incendiándolas. Las ciu-
dades no pudieron resistir y se hizo necesario el envío de tropas al mando
de Pescenio Níger, legado de Aquitania, que logró contener la rebelión ac-
tuando en conjunción con Septimio Severo, legado de la provincia Lug-
dunense. Era evidente que las milicias locales de las ciudades, integradas
por los ciudadanos e incolae con el objeto de defender la ciudad y el territo-
rio, fueron incapaces de resistir el asalto. Estas milicias locales tenían mu-
cha importancia, pues en la mayoría de los casos pertenecían a ciudades que
se hallaban muy alejadas de las ciudades-residencia de los gobernadores
provinciales o de los lugares donde hubiese acuartelamientos de tropas
regulares. La organización y el control de estas milicias locales, numérica-
mente pequeñas y de actuación ocasional y en circunstancias extremas, re-
quería la existencia de personas encargadas de movilizar los contingentes y
conducirlos a la batalla. El capitulo 103 del estatuto de la colonia hispana
de Urso (Osuna) señala que la jurisdicción de convocatoria para la defensa
de la ciudad y de su territorio correspondía al duunviro de la ciudad,
actuando en conformidad con un decreto de los decuriones. De manera si-
milar estaba regulada la participación de los habitantes de las ciudades,
tanto ciudadanos como incolae, en la construcción de las murallas y defen-
sas. El capítulo 98 del mismo estatuto indica expresamente que todo colono
o incola debe contribuir a las obras de fortificación de la colonia con una
prestación (munus) personal y no remunerada de cinco días al año (exigible
a las personas entre 14 y 60 años) y una prestación patrimonial (munus
patrimonii) de tres días de trabajo por cada tiro o yunta de bueyes. Estas
murallas y fortificaciones, que seguramente tenían muchas de las ciudades
atacadas, fueron incapaces de contener el asalto de los hombres de Materno.

23
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Es posible que en el movimiento de rebeldía de Materno, dejando de


lado su personalidad, que fue capaz de poner en marcha una acción de tal
envergadura, haya que ver también motivos de índole económica y social,
que no convendría minimizar. En diversas partes del Imperio se produje-
ron episodios de inquietud militar y se cometieron abusos contra los cam-
pesinos, como sucedió con los de la finca imperial del saltus Burunitanus,
cuyas quejas al emperador Cómodo por los abusos cometidos por los con-
ductores (arrendatarios) que cobraban los arriendos, fueron silenciadas
por el procurador imperial de la finca, quien además ignoró un rescripto
anterior de Cómodo y permitió que los soldados capturaran a algunos
colonos y encadenaran y azotaran a otros. En cualquier caso, la informa-
ción de Herodiano respecto a la extensión geográfica del movimiento de
Materno no resulta totalmente fiable, ni se está en condiciones de esta-
blecer en qué medida Hispania se vio afectada por esta invasión, pues no
hay datos arqueológicos que constaten la existencia de destrucciones ma-
sivas. En caso de que los saqueos de Materno alcanzaran a Hispania, cosa
que no está nada clara, afectarían únicamente al noreste peninsular. En
apoyo de esta suposición se utiliza una inscripción que atestigua la pre-
sencia en Ampurias de un destacamento de soldados, en algún momento
del siglo III.

LAS GUERRAS CIVILES Y LOS SEVEROS

Las luchas por el poder

La muerte del «tirano» Cómodo puso fin a la dinastía de los Antoninos


y fue el comienzo de un período de cuatro años (193-197) en el que los ejér-
citos provinciales fueron utilizados por sus generales para satisfacer sus an-
sias de poder. Los frecuentes «golpes de Estado», que se producen desde los
comienzos de esta crisis de poder, muestran la debilidad de Roma para im-
poner su autoridad. Las regiones periféricas alcanzan mayor protagonismo.
Esto no es casual. El propio Senado se había «provincializado», hasta tener
entre un 42 y 44 por ciento de miembros de origen provincial. También, el
eje económico y social del Imperio se había desplazado lentamente a las
zonas del Rin, del Danubio y a las tierras orientales donde estaban los ejér-
citos provinciales, que reclutaban mayoritariamente sus efectivos en las
zonas del entorno.

24
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

Tras la muerte de Cómodo, el prefecto del pretorio, Q. Emilio Leto, y los


conjurados consideraron que P. Helvio Pértinax, prefecto de la Ciudad en
esos momentos, era la persona idónea para ser proclamado emperador. Tan
pronto como estuvo instalado en el poder, mostró sus buenas intenciones
políticas rehabilitando a los perseguidos por Cómodo. En el terreno econó-
mico procuró sanear las arcas estatales, que estaban exhaustas, reduciendo
gastos y aumentando los ingresos mediante la venta, en provecho del Erario
Público, de las propiedades de Cómodo. Su intento de restablecer la tran-
quilidad en Roma, intentando someter a los pretorianos a la obediencia y a
la disciplina militar, estaba condenado al fracaso. En menos de tres meses,
las tropas pretorianas, molestas con las medidas de disciplina y de austeri-
dad económica propugnadas por Pértinax, se volvieron contra él y le dieron
muerte.
El cargo de emperador quedó abierto al mejor postor. El prefecto de la
Ciudad, Flavio Sulpiciano, suegro de Pértinax, y el prestigioso consular M.
Didio Juliano se ofrecieron como futuros emperadores e intentaron poner
de su lado a los pretorianos prometiéndoles suculentos donativos. M. Didio
Juliano logró ser el elegido por los pretorianos bajo la promesa de un rega-
lo mayor que el de su contrincante. Luego, acompañado de una escolta pre-
toriana, se dirigió al senado, donde fue ratificado despectivamente como
emperador.
Al poco tiempo llegaron noticias de que, con pocos días de diferencia, se
habían producido otras dos sublevaciones militares. En Antioquía de Siria,
el legado C. Pescenio Níger fue proclamado emperador por las tres legiones
que tenía bajo su mando y enseguida recibió la aceptación de otras seis le-
giones orientales. A su vez, las legiones de Panonia Superior nombraron
emperador a su gobernador L. Septimio Severo. Enseguida se unió a su
causa la mayoría de las legiones situadas en la parte occidental del Imperio.
Incluso otro de los competidores, Claudio Albino, legado de Britania, tomó
partido por L. Septimio Severo, que le otorgó el título de César para man-
tenerlo ligado a su lado. L. Septimio Severo puso en marcha su ejército en
dirección a Roma. Su intención era obtener el reconocimiento del senado y
del pueblo romano. Didio Juliano se aprestó a la defensa e intentó negociar
con Severo, que por ningún motivo cesó en su empeño de llegar a Roma.
El senado, viendo la gravedad de la situación, destituyó a Didio Juliano, que
fue asesinado por un soldado, reinando únicamente 75 días. A continuación
el senado reconoció a L. Septimio Severo que entró en Roma al frente de

25
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

sus soldados. Allí permaneció un mes, tiempo suficiente para castigar a los
partidarios de Didio Juliano y congraciarse con el pueblo al garantizar los
suministros de la ciudad. Luego partiría hacia Oriente, decidido a acabar
con el pronunciamiento de C. Pescenio Níger, cuyas tropas fueron vencidas
sucesivamente en varias batallas, la de Isos entre ellas. En noviembre del
año 194 d.C., Pescenio Níger fue asesinado y L. Septimio Severo pudo res-
tablecer la unidad del Imperio.

Hispania en el bando de Albino

Muy pronto comenzaron las disensiones entre L Septimio Severo y


Albino. Este último, proclamado emperador por las legiones de Britania en
el año 196, pasó a la Galia, tomó posiciones con su ejército y envió correos
a los gobernadores de todas las provincias vecinas ordenándoles que le re-
mitieran dinero y víveres (Herodiano, 3, 7, 1). Es muy probable que L. Novio
Rufo se encontrase entre los gobernadores que se adhirieron a la causa de
Albino. Fue gobernador de la Citerior (legatus Augusti pro pretore) a finales
del mandato de Cómodo o a comienzos del reinado de Pértinax, pues el
nombre del emperador Pértinax y el del gobernador L. Novio Rufo figuran
en una inscripción (CIL, II, 4125), realizada el 6 de noviembre de 193, que
recoge el fallo emitido por el gobernador acerca de la disputa presentada
por Valeria Faventia contra los compagani rivi Larensis por un asunto de
invasión de límites. Aparece también en la lista, probablemente falsa, de
personas notables que fueron ejecutadas sin juicio previo tras la derrota y
suicidio de Albino (SHA, Sev., 13, 7). Cabe suponer que hubiera otros mu-
chos miembros de la aristocracia provincial hispana, además del goberna-
dor, que prestaron su apoyo a Albino, aunque, ciertamente, la legión VII
Gemina, que estaba acantonada en esta provincia, no figura entre las uni-
dades militares que pelearon en las cercanías de Lugdunum. Fue la batalla
más grande y cruel librada entre ejércitos romanos. Participaron 300.000
hombres, según Dión Casio. El ejército de Albino fue derrotado y su cuer-
po, escarnecido por los soldados de Severo.
A la muerte de Albino siguió una feroz represión de sus partidarios.
Muchos nobles y mujeres ilustres fueron ejecutados y sus bienes confis-
cados. Un pasaje de la Historia Augusta (SHA, Sev., 12, 1 y 3) dice que
muchos nobles hispanos y galos fueron asesinados en aquel tiempo y sus
bienes confiscados. Además, declaró propiedad imperial gran parte del

26
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

oro de Hispania, Galia e Italia. Probablemente, muchas fincas béticas, pro-


ductoras de aceite, pasaron a propiedad imperial.
En la Península Ibérica las secuelas de la represión y de las confiscacio-
nes fueron muy grandes. Septimio Severo lo sabía muy bien. Había sido
nombrado anteriormente para dos cargos en la Península Ibérica (el de
cuestor de la Bética no lo llegó a ocupar) y conocía el entramado político y
social de Hispania. Procuró evitar que la oposición renaciera, por lo que
nombró en los puestos claves de Hispania a personas de su total confianza.
El africano Ti. Claudio Cándido, un experimentado militar que participó
eficazmente al lado de Septimio Severo en las guerras contra Pescenio Ni-
ger, los partos y Albino, sustituyó como gobernador de la Citerior a Novio
Rufo. En el año 198, Ti. Claudio Cándido, en su condición de legatus Aug
(ustorum), combatió por tierra y mar a rebelles homines hostes populi ro-
mani, como reza una inscripción erigida en Tarraco (CIL, II, 4114). Quizás
la frase de la inscripción que dice rebeldes y ene-
migos del pueblo romano se esté refiriendo a los
partidarios de Albino, que siguieron mostrando
su rebeldía después del desatre de Lugdunum.
Probablemente, también en el noroeste peninsu-
lar debía de haber partidarios de Albino, pues,
con posterioridad al año 197, se nombró legado
jurídico de Asturia y Gallaecia y dux de la legión
VII Gemina a Q. Mamilio Capitolino. El título de
dux de la legión estacionada en Hispania, en lu-
gar del usual de legatus legionis, es un cargo
extraordinario, que puede estar en consonancia
con la existencia de oponentes a Septimio Se-
vero en una región económicamente importante
por sus minas. Los hallazgos numismáticos tam-
bién lo corroboran, pues aunque solo conoce-
mos siete sestercios de Clodio Albino encontra-
dos en toda la Península, estos lo fueron en:
Tarragona (dos), Menorca, Nules, necrópolis de
Martiherrero (Ávila), Palencia y San Pelayo.
También se dio el caso de personas oriundas Figura 2.
de Hispania que se sumaron desde el principio a Denario de Septimio Severo.
la causa de Septimio Severo y permanecieron Medida original: 19 mm.

27
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

luego a su lado. Uno de ellos será L. Fabio Cilón, nacido en la ciudad de


Iluro, quien desempeñó importantes cargos administrativos y militares du-
rante el reinado de Septimio Severo. Otro que figura entre los más fieles
colaboradores del emperador será el iliberitano P. Cornelio Anulino, gober-
nador de la Bética cuando Septimio recibió el nombramiento de cuestor de
esta provincia.

El gobierno de Septimio Severo

Septimio Severo, un advenedizo provincial originario de Leptis Magna


(Tripolitana), que había iniciado su cursus honorum desde que entró en el
Senado, ocupando la cuestura (171), el gobierno de la Galia Lugdunense
(186), de Sicilia (186) y de Pannonia (191), se apoderó del poder imperial
en disputa contra otro pretendiente gracias al apoyo de la clase equestre y
sobre todo del ejército. Era un modo irregular de hacerse con el poder. Para
legitimar su sucesión, desde el punto de vista ideológico, era necesario que
adoptase un procedimiento distinto de aquel que proporcionaban las
armas. Se proclamó hermano del divino Cómodo, condición que le conver-
tía, a través de una adopción ficticia, en hijo de Marco Aurelio. Para refor-
zar estos lazos familiares ficticios con la familia de Marco Aurelio, cambió
el nombre de su hijo mayor, Septimio Casiano, por el de Marco Aurelio
Antonino, el futuro emperador. De esta forma, el trono pasó a ser un patri-
monio de la familia imperial (domus divina), que se trasmitía de padres a
hijos. La sucesión se garantizaba con la asociación de sus hijos al poder y
su nombramiento como Césares.
Durante el reinado de Cómodo, la administración del Imperio contaba
con un amplio grupo de oficiales y magistrados, principalmente de origen
itálico. La llegada de Septimio Severo al poder imperial supuso, para mu-
chas familias itálicas y de las provincias del Imperio más romanizadas, una
pérdida de influencia en la administración y en el ejército. Muchos senado-
res partidarios de Pescenio Níger y, sobre todo, de Albino fueron cruelmente
depurados. Los nuevos candidatos elegidos para el senado eran, generalmen-
te, originarios de las provincias africanas y orientales, y estos, con mucha fre-
cuencia, los destinados a cubrir los puestos administrativos y militares más
importantes del Imperio. Los balances prosopográficos realizados señalan
que, entre el 197 y el 211, la Prefectura del Pretorio, la Prefectura de la Ciudad
y los puestos de gobernador provincial fueron encomendados, en un porcen-

28
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

taje muy alto, a personas de origen africano. Incluso P. Septimio Geta, her-
mano menor del emperador, ocupó el cargo de gobernador de Lusitania entre
los años 188-191. Al lado de este clan africano se formó otro de orientales,
que contó con la protección de la emperatriz Julia Domna, hija de un sacer-
dote del dios solar de Emesa.

El ejército y la defensa del Imperio

Septimio Severo había procurado legitimar y garantizar la sucesión di-


nástica, pero era consciente que el poder se lo debía al ejército, cuyos pro-
blemas y limitaciones en el cumplimiento de sus misiones conocía muy
bien. Quiso dedicar una especial atención a favorecer las condiciones de
vida de los legionarios: mejorando su situación jurídica y material al per-
mitir que contrajeran matrimonio civil y que usaran el anillo de oro, distin-
tivo de promoción social, aumentando su paga, e incorporando a la guardia
pretoriana legionarios de otras etnias. Los veteranos, por su parte, fueron
eximidos de los munera (prestaciones personales al Estado), y a los centu-
riones les brindó la posibilidad de alcanzar las filas del orden ecuestre. De
esta manera preparaba la formación de un ejército reorganizado y capaz de
hacer frente a las nuevas necesidades de la política interior y exterior, don-
de los constantes ataques de los bárbaros en las fronteras ponían en evi-
dencia la debilidad del sistema defensivo.
Así se preocupó del sistema de defensa corrigiendo la debilidad que
ofrecía en algunos sectores. Se reforzaron las fortificaciones y los medios
defensivos en el Rin, Danubio y norte de África. Dispuso, además, que los
soldados licenciados pudieran permanecer en la zona como «soldados-
labradores», recibiendo para ello lotes de tierra.
En relación con la organización del ejército, Septimio Severo dispuso
en el año 193 el licenciamiento de todos los efectivos pretorianos exis-
tentes y su sustitución por soldados fieles de sus legiones, sobre todo ili-
rios y tracios. Creó tres nuevas legiones, una de las cuales acantonó en
Albano (Italia). De esta forma se elevó a 30.000 el número de efectivos
legionarios existentes en Italia, que constituían una especie de ejército de
reserva a disposición del emperador, susceptible de ser utilizado en la re-
presión de cualquier usurpación o para hacer frente a cualquier contin-
gencia e invasión.

29
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Renovación económica y administrativa

Las reformas administrativas alcanzaron también al Senado. Dio entrada


en él a un alto porcentaje de candidatos del orden ecuestre, provenientes de
las filas del ejército y de la burguesía municipal. Aumentó los puestos admi-
nistrativos, especialmente las procuratelas, que dieron lugar a nuevos pues-
tos inducidos, acrecentando con ello el aparato burocrático del Imperio.
Los donativos y alimentos destinados a los pobres, las partidas econó-
micas para actividades constructivas y los desembolsos efectuados para los
costos de mantenimiento de los nuevos efectivos militares y burocráticos
ocasionaron en las arcas estatales, que ya estaban muy mermadas, un
gasto adicional de 200 millones de denarios. Todo esto agravó todavía más
la situación financiera, que el Estado trató de aliviar recurriendo a la deva-
luación de la moneda. La escasez de metal de
plata y sus problemas financieros le llevaron a
rebajar el peso del sestercio y la ley del denario,
que descendió al final de su reinado hasta un
62%. Ahora el contenido de plata de un denario se
reducía a un porcentaje inferior al 50%, pudiendo
acuñarse tres nuevos con dos de los antiguos. De
nada le sirvió mostrar un denario, igualado en
peso a los de Marco Aurelio, o presentar sus mo-
nedas con mejor calidad iconográfica, que por
otro lado utilizó como propaganda en favor de
su política dinástica familiar (Aeternitati Imperi,
Fundator Pacis o Felicitas saeculi, donde se re-
presentaba él, Julia y sus dos hijos), para difun-
dir sus éxitos militares, los de sus legiones, las
celebraciones de los juegos seculares, las libera-
lidades, etc., o que durante su reinado se acuña-
sen el 50% de la variedad de tipos de denarios
emitidos durante toda la época de los Severos,
pues se acaparó el antiguo y el numerario nuevo
se hizo insuficiente para hacer frente a todos los
Figura 3. gastos, posiblemente se dispuso la prohibición
Aureo de Septimio Severo.
de exportar moneda fuera del territorio romano,
Anverso Caracalla y
reverso Geta. Aureo. y las arcas estatales quedaron peor de lo que
Medida original: 20 mm. estaban.

30
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

LA DINASTÍA DE LOS SEVEROS

Caracalla (211-217)

Septimio Severo murió (febrero de 211) en Eboracum (York) cuando lle-


vaba a cabo una campaña militar en Bretaña. El gobierno quedó en manos de
sus dos hijos, Caracalla y Geta. La rivalidad existente entre los dos se agravó
con la muerte de su padre. Los esfuerzos de su madre y de los altos funcio-
narios fueron incapaces de imponer entre ellos la concordia que proclama-
ban pomposamente los monumentos y los epígrafes. La rivalidad acabó con
el asesinato de Geta y la masacre de sus partidarios y amigos. Según Dión
Casio, perecieron 20.000 personas, cuyas fortunas vinieron a enriquecer los
fondos del nuevo emperador, que fueron desapareciendo en despilfarros de
todo tipo, gastos de construcciones suntuosas, donativos a los soldados y ele-
vación de sus sueldos. Para cubrir los cuantiosos gastos en los que se embar-
có, se acudió nuevamente a una reforma monetaria, creando (215) una nueva

Figura 4. Figura 5.
Denario de Caracalla. Antoniano de Caracalla.
Medida original: 17 mm. Medida original: 21 mm.

31
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

moneda de plata que se la conoce, por medio de


Mommsen, como «antoniniano» (argenteus anto-
ninianus). Se diferencia con respecto al denario
por tener un mayor peso teórico, 5,45 gramos
(1/60 de la libra ésta pesa 327 gramos), y módulo
(diámetro) que el denario, y por aparecer repre-
sentados los emperadores con corona radiada y
las emperatrices con la media luna bajo el busto.
En su aleación contenía un 20% menos de plata.
Esta moneda no se creó para sustituir al denario
sino para ser múltiplo de él, equivaliendo a dos
denarios. Posteriormente dejarían de acuñarse en
219 con Heliogábalo, para volver aparecer una
nueva emisión de antoninianos con Balbino y Pu-
pieno en 238 y hacer frente a la necesidad urgente
de pagar a los ejércitos, que apoyados por el Se-
nado, luchaban contra Maximino. Después del
240 sustituirán practicamente al denario.
En política exterior, su enérgica actuación en
Figura 6.
el limes germano-rético logró aliviar la presión
Antoniano de Tranquilina.
Medida original: 23 mm. que en ese sector estaba ejerciendo una coali-
ción de pueblos germanos. Asegurado el limes
renano-danubiano, Caracalla partió en el año 214 hacia Oriente dispuesto
a anexionar el reino parto. Como un «nuevo Alejandro», recorrió Asia Me-
nor, las provincias orientales y Egipto, recabando hombres y materiales
para realizar su sueño. En el 216 condujo las tropas victoriosas hasta Ar-
bela y pasó el invierno en la ciudad de Edesa. Al año siguiente fue asesina-
do por un soldado.

Macrino (217-218) y Heliogábalo (218-222)

El ejército de Mesopotamia nombró emperador a Marco Opelio Ma-


crino, un simple miembro del orden ecuestre que ocupaba el cargo de pre-
fecto de pretorio en esos momentos. Entabló negociaciones con los partos
y concluyó con ellos una paz comprada con una fuerte cantidad de dinero.
Buscó la legitimidad y la estabilidad de su gobierno vinculándose a la fami-

32
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

lia de los Severos mediante la adopción del nombre de Marco Opelio Severo
Macrino y proponiendo una política de austeridad fundamentada en la dis-
minución del gasto público y en la reducción de impuestos. Estas medidas
no contentaron a nadie. De hecho, Julia Mesa, hermana de Julia Domna,
presionó sutilmente al ejército sirio para que proclamara emperador a su
nieto de catorce años, Vario Avito Casiano, que se hacía pasar por hijo natu-
ral de Caracalla. Después de una lucha de corta duración, Macrino y su hijo
Diadumeno fueron vencidos y muertos.
El poder imperial volvía de nuevo al seno de la dinastía de los Severos,
convertida ahora en siria. Heliogábalo hizo su entrada solemne en Roma
vestido con los ropajes de sumo sacerdote del dios sirio Baal y llevando con-
sigo la piedra negra «sagrada» de Emesa. Dejo la dirección de los asuntos
públicos a su abuela Julia Mesa y a su madre Julia Soemias, que goberna-
ron el Imperio por medio de sus favoritos: un danzante fue el prefecto del
pretorio y un peluquero el prefecto de la annona.

Severo Alejandro (222-235)

En el año 222, los pretorianos pusieron fin a la creciente impopularidad


de Heliogábalo matando a su madre y a él. Su abuela, que formaba parte del
complot, logró salvar la dinastía consiguiendo que se nombrara emperador
a otro de sus nietos, Marco Aurelio Severo Alejandro, que también se hacía
pasar por hijo natural de Caracalla. El nuevo emperador era muy joven y
dejó los asuntos del Estado en manos de su abuela y de su madre Julia Ma-
mea, que tuvieron el acierto de incorporar al gobierno a juristas de renom-
bre como Ulpiano, quien fue nombrado prefecto del pretorio. Los miembros
del Consejo del Príncipe, entre los que había juristas importantes, asumie-
ron la tarea de estabilizar la situación del Estado interviniendo en diversos
ámbitos administrativos. Pero con el paso del tiempo, el pueblo comenzó a
protestar por la carestía de la vida, y los pretorianos, descontentos con el
duro restablecimiento de la disciplina, mostraron reiter adamente su disgus-
to hasta llegar a matar a Ulpiano. Significó el fin de las reformas y el que en
algunas provincias estallasen revueltas y usurpaciones.
Los peligros exteriores se sumaron a las dificultades interiores por las
que pasaba el Imperio. La nueva dinastía sasánida, que había surgido de las
cenizas del reino parto, resucitó el sueño de restaurar el antiguo imperio

33
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

aqueménida. Invadió la provincia romana de Mesopotamia y dirigió su ejér-


cito contra Capadocia. Las legiones romanas de Oriente no estaban prepa-
radas para resistir el ataque, y Alejandro Severo en persona debió de acudir
en su ayuda con refuerzos reclutados en provincias y contingentes distraídos
del frente danubiano. Apenas había podido recuperar Mesopotamia, cuando
hubo de regresar enseguida alarmado por las noticias procedentes del fren-
te renano-danubiano, donde los alamanes habían roto el limes y penetrado
profundamente en tierras del Imperio. El emperador intentó comprar la
paz a los germanos a cambio de dinero y tierras. Entonces los soldados se
amotinaron, mataron a Alejandro Severo y a su madre y entregaron el Im-
perio a Maximino, el cabecilla de los amotinados, un humilde militar de
origen tracio.

SITUACIÓN DE HISPANIA EN ESTA ÉPOCA

Las fuentes de información apenas proporcionan noticias sobre aconte-


cimientos que se hubiesen producido en Hispania. Su posición periférica a
los centros del poder y su escasa importancia estratégica la mantuvieron a
resguardo de las invasiones y de los conflictos más sangrientos en los enfren-
tamientos por el poder. Esta realidad explica la escasez de información o su
poca notoriedad. Dión Casio (78, 17) recuerda que el eunuco Sempronio Ru-
fo, un tenebroso informante en la corte de Caracalla, era oriundo de His-
pania. Este mismo autor (78, 20) dice del gobernador de la Bética, Cecilio
Emiliano, que fue ejecutado en el 215 bajo la acusación de haber consulta-
do el oráculo de Hércules gaditano. Son los miliarios y los epígrafes dedica-
dos a a lgunos emperadores los que dejan entrever en qué bando se había
situado Hispania y su incorporación, por lo general sin grandes sobresaltos,
a los cambios operados en el gobierno imperial. El nombramiento de Ma-
crino como emperador fue aceptado sin protestas en la Península, y cuatro
miliarios recuerdan su breve reinado. Por el contrario, son numerosos los
miliarios dedicados al rudo emperador Maximi no el Tracio.

El edicto de Caracalla (la constitutio Antoniniana)

En el año 212, Caracalla promulgó la denominada convencionalmente


constitutio Antoniniana, que significó el mayor esfuerzo realizado por un

34
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

emperador en la nivelación jurídica de todos los habitantes libres del Im-


perio. Las fuentes de información que se refieren a esta decisión tan impor-
tante, no son muchas y, además, no proporcionan grandes precisiones sobre
su contenido total. Incluso el Papiro Giessen 40, el documento que aporta
mayor información, presenta varias lagunas que dificultan la reconstrucción
del texto originario latino. La más aceptada es la siguiente: concedo a todas
las personas libres del mundo habitado —ecúmene— la ciudadanía romana,
exceptuadas las rendidas sin condiciones —dediticii—, manteniéndose todos
los modos de organización municipal.
Cabe sospechar que esta medida, que tuvo importantes repercusiones en
el derecho civil y en el terreno fiscal romano, obedeciese a motivaciones
determinadas, pero éstas no se conocen, y las razones que llevaron a su pro-
mulgación son objeto del debate de los historiadores. Dión Casio (77.9.5-7)
afirma que lo hizo realmente para obtener con esta medida mayores ingresos,
pues los peregrini no estaban sujetos a la mayor parte de estas tasas (impuestos
sobre las herencias y las manumisiones). Al aumentar el número de ciuda-
danos, se incrementaba la cantidad de personas que debían pagar impues-
tos por derechos de sucesión y sobre la liberación de esclavos. Esos nuevos
ingresos venían muy bien para financiar las costosas campañas militares.
Pero también se han ofrecido otras explicaciones sobre los motivos de ese
edicto. En Hispania, la incidencia de esa concesión fue muy pequeña. Los
hispanos llevaba ya mucho tiempo disfrutando del derecho de latinidad
donado a toda Hispania por Vespasiano (ius Latii universae Hispaniae), que
ayudó a que los habitantes de los municipios latinos fuesen adquiriendo
progresivamente la ciudadanía romana. Es muy probable que cuando se
promulgó el edicto de Caracalla la inmensa mayoría de los hispanos fuesen
ya ciudadanos romanos. De hecho, la existencia en Hispania del antropóni-
mo M. Aureliano, que pudiera interpretarse como adquisición de la ciuda-
danía romana por efecto de esa concesión de Caracalla (M. Aurelius Anto-
ninus), es escasa.

Creación por Caracalla de la Hispania Nova Citerior Antoniniana

Durante el mandato de Caracalla, hubo en Hispania una reorganización


territorial, de fugaz existencia, pero que constituye un indicio más de la
importancia creciente y de la personalidad que progresivamente iban ad-

35
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

quiriendo las gentes y las tierras del noroeste peninsular. En aquella región
estaba estacionada la única legión existente en Hispania y, desde tiempos
de Adriano y de Antonino Pío, las tierras de Asturia y Gallaecia estaban
administradas con la ayuda de un legatus iuridicus. Y ya hemos visto que
Septimio Severo, en momentos de inquietud y con el posible propósito de
que controlara y reprimiera a los partidarios de Albino, nombró a Q. Mami-
lio Capitolino legado de Augusto para Asturia y Gallaecia y dux de la legión
VII Gemina.
Dos inscripciones incompletas (CIL, II, 2661 y 5680), encontradas en la
provincia de León, dan pie a la suposición de que en tiempos de Caracalla
se produjo en Hispania una reorganización provincial que llevó a la creación
de una nueva provincia, constituida, probablemente, con los territorios de
los conventos lucense, bracaraugustano y asturicense. La inscripción (CIL,
II, 5680), que se registra a continuación, reza así: C. Julio Cereal, cónsul,
legado propretor de Augusto de la Provincia Hispania Nueva Citerior Anto-
niniana, el primero enviado por el emperador tras la división provincial. La
creación de la nueva provincia se fecha en el 216/217, tomando como ele-
mentos de referencia para ese año el hecho de que Cereal desempeñó el
cargo de cónsul en el 215 y la muerte de Caracalla aconteció en el 217. La
nueva provincia tuvo una existencia muy efímera, pues enseguida aparece
Rutilio Pudente Crispino (AE, 1929, 158) como legatus Augusti pro praeto-
re provinciae (Hispaniae Cite)rioris et Gallaeciae, posiblemente desde el año
238 hasta el 241.

Maximino Tracio (235-238)

Maximino era un campesino tracio que solo ocupó cargos militares


hasta llegar a la suprema autoridad imperial. El senado no ofreció dificul-
tades en el reconocimiento de Maximino, ni en la condena de la memoria
de Severo Alejandro y de su madre, pese a la cooperación que habían man-
tenido. No fue a Roma, ni fijó en esta ciudad su residencia, con la consi-
guiente frustración y disgusto de los senadores y del pueblo romano. Era un
soldado, que había pasado toda su vida luchando por Roma, y la defensa
del Imperio debía ser la exigencia principal de la sociedad romana.
No era en Roma sino en los frentes de lucha donde debía fijar su resi-
dencia, primero en Germania y luego en Panonia. Era en las zonas sensibles

36
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

de la frontera donde podía preparar el terreno y adiestrar seriamente al ejér-


cito para, llegado el momento oportuno, lanzar una ofensiva contra los ger-
manos, pasando el Rin y haciendo retroceder a los germanos tierras aden-
tro. Al año siguiente de la ofensiva recibió el título de Germanicus
Maximus. El proyecto de Maximino era también empujar a los bárbaros en
el frente danubiano. Invernó en Sirmio para preparar la ofensiva, que debió
ser victoriosa, pues recibió el título de Sarmaticus Maximus y Decius Ma-
ximus. Todas estas operaciones acarrearon enormes gastos y larguezas a
los soldados, que atendió aplicando una política fiscal agresiva que afectó
negativamente a los intereses de los senadores y de los ricos propietarios.
En el 238, los grandes propietarios del África proconsular se amotinaron y
proclamaron emperador al gobernador de la provincia, Marco Antonio
Gordiano I.

EL PERÍODO DE LOS GORDIANOS Y LA ANARQUÍA MILITAR

Los Gordianos

Los ricos terratenientes de Thysdrus (El-Gern) incitaron a la plebe rús-


tica contra el procurador del fisco y proclamaron emperador a Marco An-
tonio Gordiano, una persona muy conocida de origen romano, que asoció
al trono a su hijo Gordiano II. Los nuevos elegidos, de 80 y 46 años respec-
tivamente, enviaron a P. Licinio Valeriano a Roma con el encargo de que el
senado romano confirmara la elección.
Los Gordianos actuaron en conformidad con el senado. Permitieron el
regreso de los desterrados, declararon a Maximino Tracio enemigo público
y nombraron una comisión de vigintiviri para que se encargara de la defen-
sa del territorio, en previsión de que Maximino decidiera atacar Italia. Al
mismo tiempo, se enviaron senadores a las provincias con instrucciones
precisas. No se conoce de qué lado se pusieron las provincias de Lusitania
y la Bética, pero el gobernador de la Citerior, el senador Decio, futuro em-
perador, reiteró su fidelidad al emperador Maximino y se dispuso a defen-
der el territorio de su provincia. En África las cosas no rodaron muy bien
para los Gordianos. Capeliano, gobernador de Numidia y partidario de Ma-
ximino, penetró con sus tropas en la provincia proconsular y derrotó a los
Gordianos. El padre murió en combate y el hijo se suicidó.

37
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Pupieno y Balbino y Gordiano III

El senado, que apoyó con excesivo entusiasmo a los Gordianos, eligió


emperadores a dos de sus miembros, Pupieno y Balbino, que también lo
eran de la comisión de vigintiviri, encargada de la defensa contra Maxi-
mino. A los dos emperadores se añadió la designación de Gordiano III co-
mo César. La renovación institucional impulsada por el senado, que había
logrado colocar de nuevo a Italia en el centro del mundo romano, era una
empresa muy arriesgada. La existencia de dos emperadores, Pupieno y
Balbino, con poderes iguales y sin lazos familiares dinásticos entre ellos, re-
sultaba algo extraña. Evocaba en cierta manera al poder colegial de los cón-
sules. De hecho, al igual que sucedía con los cónsules, Balbino se quedaría
en Roma mientras Pupieno marcharía contra Maximino, que abandonó su
campaña danubiana y se dirigió a Italia. Su avance se estrelló ante la resis-
tencia de la ciudad de Aquilea, cuyo inútil asedio exasperó a los sitiadores,
que dieron muerte a Maximino y a su hijo (238) y luego se pusieron del lado
de los emperadores senatoriales.
El contenido de varios miliarios encontrados en la Citerior hace pensar
que esta provincia permaneció fiel a Maximino durante la lucha por el po-
der; pero no así la Bética, donde el hallazgo de un busto de Balbino hace
suponer que reconoció el gobierno de los emperadores Pupieno y Balbino.
Ambos fueron enseguida eliminados (238) por los pretorianos, que eligie-
ron emperador a Gordiano III (238-244), un joven de tan solo 16 años, acep-
tado también por el senado. Gracias a las buenas relaciones que tenía
Rutilio Pudente Crispino con este emperador fue nombrado gobernador de
la provincia Citerior.
El joven Gordiano III fue una creación de los pretorianos. El Imperio pasa-
ba por unas circunstancias difíciles: los godos y carpos saqueaban las tierras
romanas y los persas reanudaban sus ataques contra Mesopotamia. En el caso
de los godos y carpos, las tropas romanas estacionadas en la zona fueron capa-
ces de rechazar los ataques, pero con los persas el peligro era mayor. En el
entorno del joven emperador se hallaba Timesiteo, un eficiente personaje del
orden ecuestre que había llegado a ser suegro del emperador y dirigía los asun-
tos del Estado en calidad de prefecto del pretorio, cargo que asumió en el año
241. Gordiano III acuñó más cantidad de áureos que Maximino. Con esta polí-
tica monetaria ponía implícitamente de manifiesto la incapacidad del Estado
para moderar la devaluación de la moneda y aliviar la carestía de la vida.

38
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

LOS AÑOS TERRIBLES DEL IMPERIO:


DE FILIPO EL ÁRABE (244-249) A GALIENO (253-268)

Filipo el Árabe (244-249)

Los persas de Sapor I se apoderaron de la Mesopotamia romana y


penetraron en Siria. Suegro y yerno salieron hacia Oriente. Durante el tra-
yecto derrotaron a la tribu de los carpos a orillas del Danubio. Después de
atravesar Asia Menor, liberaron a Antioquía del cerco persa, presentando
batalla en suelo mesopotámico, donde salieron vencedores. En el año 243
murió Timesiteo cuando se preparaba una nueva ofensiva, bien fuese de
muerte natural, bien por intrigas de Filipo, su sucesor en la prefectura del
pretorio.
Las ofensivas continuaron al mismo tiempo que Filipo ponía todo su
empeño en desacreditar a Gordiano III ante las tropas, diciendo que era
muy joven e inexperto para conducir la campaña e impidiendo que llegaran
las naves con los suministros de la tropa. A finales de febrero del año 244,
Gordiano fue asesinado por los soldados, que proclamaron emperador a
Filipo el Árabe (M. Iulius Philippus), nacido en Arabia hacia el 204 en el
seno de una familia indígena.
Licenció a los federados godos que llevaba en su ejército para ahorrar
gastos, concluyó con los persas de Sapor I una paz que compró al alto pre-
cio de 500.000 denarios y regresó a Roma. Promocionó a sus parientes a
altos puestos del estado y confió a su hermano Julio Prisco el gobierno de
Oriente con el título de Rector Orientis. Durante su reinado se celebró con
gran esplendor el milenario de Roma (20-21 de abril de 248), pero la situa-
ción interna y externa no justificaba tanto alborozo. En las provincias del
Imperio aparecieron usurpadores en varios lugares: las tropas del Danubio
eligieron emperador a Pacaciano, mientras que en Capadocia y en Siria la
elección recayó sobre Jotapiano y Uranio Antonino, respectivamente. Tam-
poco la situación en las fronteras era muy halagüeña. Hordas de carpos, ván-
dalos y godos, a los que Filipo se había negado a entregar dinero, irrumpie-
ron en Mesia inferior. En socorro de las pr ovincias amenazadas envió al
senador Cayo Decio, que fue elegido emperador por las tropas, merced a los
éxitos obtenidos frente a los bárbaros, y en su calidad se dirigió a Roma.
Filipo salió a su encuentro y murió en la batalla de Verona. Su hijo, que esta-
ba en Roma, fue degollado por los pretorianos.

39
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

En lo que se refiere a Hispania, es probable que durante el reinado de


Filipo el Árabe (244-249) fuese nombrado gobernador de la provincia Lugdu-
nense y de la Bética, con el encargo de realizar el censo, el ya mencionado
Rutilio Pudente Crispino (CIL, VI, 41229). La titulación de legatus Augusti pro
praetore que recoge esta inscripción (propia de las provincias imperiales),
hace suponer que la provincia senatorial de la Bética fue transferida al ámbi-
to de la administración imperial.

Cayo Decio Trajano (249-251)

El gobierno de Decio, primer emperador ilirio, solo duró dos años. Asoció al
poder a sus dos hijos. Sumó a su nombre el emblemático de Trajano, anuncia-
dor de un programa que apenas tuvo tiempo para desarrollar. Dicho programa
tenía como puntos fundamentales los necesarios y básicos para conseguir la
estabilidad del imperio: el restablecimiento de la disciplina a la población civil
y militar, la supresión de las querellas religiosas mediante la persecución de
los disidentes, especialmente de los cristianos (251), y la seguridad en las
fronteras del Imperio. Sus buenas intenciones de confiar al senado la admi-
nistración civil y delegar en el respetado senador Licinio Valeriano la vigi-
lancia de los negocios romanos, con el otorgamiento de un poder censorial,
se vinieron abajo por el agravamiento del problema militar con los godos,
quienes habían atravesado el Danubio y penetrado profundamente en terri-
torio romano. Ellos conocían muy bien el comportamiento romano, pues
habían servido como federados en el ejército que luchó contra los persas y
fueron desmovilizados al firmar Filipo el Árabe la paz con Sapor. Decio y sus
hijos se dirigieron contra estos godos que habían invadido Tracia y tomado
Filipópolis. Después de varios combates murió Decio y su hijo mayor.

Treboniano Galo (251-253) y Emiliano (253)

C. Valente Hostiliano, hijo menor de Decio, seguía siendo Augusto, pero


los soldados aclamaron emperador a Treboniano Galo, gobernador de Me-
sia. Éste asoció al poder, en calidad de César, a su hijo Volusiano, además
del mencionado hijo pequeño de Decio, Hostiliano, que ya tenía el título de
Augusto. Este último murió enseguida, víctima de la peste o envenenado,
siendo reemplazado por Volusiano como segundo Augusto.

40
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

Treboniano concluyó una paz muy poco honrosa con los godos, a los
que no solo permitió regresar con el botín adquirido en las provincias ro-
manas, sino que se comprometió a proporcionarles subsidios anuales. Tan
generosas concesiones irritaron a los soldados y encorajinaron a los bárba-
ros, que dos años después atravesaron de nuevo el Danubio. El gobernador
de la Mesia inferior, M. Emilio Emiliano, salió a su encuentro y los derro-
tó. Sus tropas le proclamaron emperador (253), dirigiendose a Italia y, sin
apenas encontrar resistencia, llegó a Terni (Umbría), donde Treboniano y
Volusiano fueron derrotados y muertos. Emiliano estuvo en el poder unos
pocos meses, pues P. Licinio Valeriano, proclamado emperador por las tro-
pas de Retia, marchó contra él. La muerte de Emiliano a manos de sus pro-
pios soldados (verano del 253) le dejaba dueño del poder.

La culminación de la crisis: Valeriano (253-260) y Galieno (253-268)

Valeriano había quedado como único amo del Imperio, por lo que aso-
ció como Augusto a su hijo Galieno. Gobernaron en común hasta el año
260, cuando Valeriano fue hecho prisionero por los persas y Galerio quedó
como único emperador. La permanencia de Galieno en el poder durante
quince años podría suscitar la sensación de que el Imperio había consegui-
do la estabilidad institucional y tenía asegurada la continuidad en la ocu-
pación del poder imperial. Pero se trataba solo de una vana apariencia. Los
gobiernos de Valeriano y Galieno representan los momentos más graves del
siglo III. Los problemas internos y externos se recrudecen: la peste, la mise-
ria social, las persecuciones religiosas, la inflación monetaria y los proble-
mas económicos se unen a una alocada sucesión de revueltas, motines de
soldados, usurpadores, autonomía de regiones periféricas autónomas y a
las presiones incontenibles de los bárbaros, que penetran profundamente
en los territorios imperiales.
Los ataques vinieron de todos los frentes. Valeriano combatió a las ban-
das de germanos y godos que asolaban las tierras de las costas orientales
del Mar Negro, para luego reprimir a las que saqueaban Mauritania y Egip-
to. Pero el peligro mayor venía de los persas de Sapor, que habían pene-
trado en Siria y ocupado Antioquía. Valeriano dirigió sus tropas contra
ellos y recuperó Antioquía, pero en un combate en Edessa fue hecho pri-
sionero por los persas y reducido a cautiverio. Hecho insólito para un em-
perador romano.

41
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Su hijo Galieno, por prudencia o impotencia, no hizo nada por liberar-


lo. Los problemas del Imperio no le daban respiro. Combatió en el frente
renano, que tuvo que abandonar para luchar en Panonia contra el usurpa-
dor Ingenuo, que se había proclamado emperador, mientras tanto, grandes
masas de francos habían penetrado en la Galia y los alamanes, rebasando
las defensas fronterizas de Retia, avanzaron por territorio romano.

TESTIMONIOS DE ESTOS EMPERADORES EN LA PENÍNSULA

Hispania estaba muy romanizada, apenas tenía tropas y ocupaba una


posición periférica y alejada de los frentes de guerra, donde las legiones
estacionadas empujaban a sus mandos a luchar por el poder. Esto hizo que
el protagonismo de Hispania y de sus gentes fuese muy escaso. Apenas se
dispone de testimonios informativos sobre la Península en esos tiempos. El
mayor volumen de información, poco significativa y reiterativa, proviene de
los miliarios y de las inscripciones honoríficas con las que los municipios,
a través de sus autoridades y órganos de gobierno, honraban de forma ruti-
naria y protocolaria a los emperadores que se sucedían en el trono.
Como función primordial, los miliarios proporcionan indicaciones de
distancias, fechas y lugares, pero además los miliarios del siglo III y de épo-
cas posteriores son utilizados como instrumentos de adulación y propagan-
da política. Esta función laudatoria explicaría el hecho de que los nombres
de emperadores que tuvieron gobiernos muy breves, como es el caso de
Treboniano y Volusiano, aparezcan en varios ejemplares. Sorprende, no
obstante, que el nombre de Filipo el Árabe (244-249) no se encuentre en
ninguno. Es curiosa también la distribución y cantidad de los miliarios
encontrados en Hispania. La provincia de la Bética y la Meseta ofrecen
muy pocos ejemplares. La mayor concentración se produce en el noroeste
peninsular y en los sectores viarios periféricos que atravesaban las tierras
lusitanas y el norte peninsular para alcanzar el valle del Ebro. Estos milia-
rios encontrados en rutas secundarias, que fueron reparadas o rehechas,
según indica el contenido del texto, ponen de manifiesto que las ciudades
situadas en su recorrido mantenían su actividad económica en momentos
de grandes dificultades.
A diferencia de los miliarios, las inscripciones en honor de los empera-
dores son dedicaciones provenientes de las ciudades y de sus órganos admi-

42
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

nistrativos. Cabe destacar la ausencia de inscripciones en honor de Maximi-


no, en claro contraste con la cantidad de miliarios que registran su nombre;
lo contrario de lo que sucede con Filipo el Árabe, que tiene inscripciones en
todas las provincias y ningún miliario. Decio no solo cuenta con miliarios e
inscripciones sino que se conocen los efectos de la persecución de este em-
perador en Hispania, gracias a la carta dirigida por San Cipriano a las comu-
nidades cristianas de Legio-Asturica y de Augusta Emerita.

Hispania y el Imperio gálico

En el verano del 260, el ejército del Rin proclamó emperador a M. Lati-


nio Póstumo, dux del limes renano, que recibió la púrpura en Colonia. El
motivo de la sublevación que proporcionan las fuentes resulta demasiado
pueril. Se cifra en una disputa por el botín capturado por Póstumo a los
bárbaros que se retiraban. Póstumo deseaba repartirlo entre sus soldados,
mientras que el prefecto del pretorio, Silvano, ordenó que se lo entregaran
a él y al César Salónico. Las tropas se sublevaron y procedieron a la pro-
clamación de Póstumo. Silvano y Salonino, hijo de Galieno, fueron asesi-
nados. Inmediatamente reorganizó las defensas, combatió a los invasores
francos y alamanes y restableció la paz. Sus éxitos fueron celebrados en las
monedas con la leyenda propagandística de restitutor Galliarum. Creó un
Estado independiente, que no era tanto un territorio segregado del Imperio
romano, sino más bien el medio más eficaz para mejorar la defensa, que las
ciudades galas debían asumir por sí mismas, ante la debilidad del Imperio
romano. Dotó al nuevo Imperio gálico de instituciones romanas, con sena-
do, guardia pretoriana, magistraturas civiles y militares y aparato adminis-
trativo. Las leyendas de las monedas restitutor Orbis, Romae aeternae y
Oriens Augusti apuntan a las exageradas pretensiones propagandísticas de
Póstumo de conseguir apoderarse de Roma e incluso de Oriente.
Galieno quiso acabar inmediatamente con Póstumo, pero otros proble-
mas más importantes reclamaron su atención. En el 266 y 267 reanudó la
lucha contra Póstumo, proporcionándole algunos éxitos parciales, pero ense-
guida debió abandonar la Galia y marchar a Tracia para liberar la ciudad de
Filipópolis, que estaba cercada por los godos. No pudo sacar provecho de su
victoria en Nestos, pues debió regresar rápidamente a Italia donde se había
sublevado el general Aureolo, al que había encomendado la conducción de las
operaciones contra Póstumo. Mientras asediaba a Aureolo en la ciudad de

43
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Milán, Galieno fue eliminado por los altos mandos de su ejército (268), que
proclamaron emperador a Claudio II el Gótico.
El territorio controlado por Póstumo estaba constituido por varias pro-
vincias. Comprendía la Germania Inferior y Superior, la Retia y la Galia,
sin partes importantes de las provincias Narbonense y Lugdunense. Tam-
bién se incorporó Britania e Hispania, en su totalidad o en parte, proba-
blemente en el año 261. La leyenda en sus monedas de salus Provinciarum
se refiere a las tres: Galia, Hispania y Britania. No tenemos noticia de que
el ejército hispano participase en el pronunciamiento de Póstumo, pero los
miliarios de Arce, Errekaleor, Guadix (Granada), en el extremo meridional
de la Citerior, y la inscripción funeraria de Cofiño (Asturias), fechada en el
cuarto consulado de nuestro señor Póstumo y de Victorino, hacen suponer
que la Citerior reconoció a Póstumo. También la Bética debió aceptar su
dominio, pues el miliario de Acci recoge su nombre, y algunas monedas
del Imperio gálico llevan en el reverso la figura de Hércules, posible evo-
cación del Hércules gaditano.
Después de diez años de mandato, Póstumo murió en Mogontiacum
(Maguncia), a manos de sus soldados porque no les dejó saquear la ciudad.
Tras los disturbios subsiguientes, Victorino logró imponer su autoridad y
mantener la estructura del Imperio gálico. Algunos investigadores suponen
que Hispania desertó probablemente del Imperium Gallicum por posible
iniciativa de las tropas de la legión VII Gemina, si bien un miliario encon-
trado en Sádaba está dedicado a Victorino. Los conflictos surgidos en la
Galia cristalizaron en la sublevación de Autun, que fue saqueada y devasta-
da parcialmente después de siete meses de asedio. Victorino fue asesinado
en Colonia a manos de sus propios oficiales. C. Pío Esuvio Tétrico fue pro-
clamado emperador en Burdeos y reconocido en Britania y la Galia, pero
parece que no lo fue por Hispania, pese a que los Escritores de la Historia
Augusta (Vita Claudii, 7.5) así lo afirman: Tétrico es dueño de la Galia y de
Hispania, que son las fuerzas principales de la nación.

La invasión franca de la Península y la valoración de la crisis


del siglo III en Hispania

Durante el mandato de Galieno hubo dos acontecimientos que afecta-


ron a la Península Ibérica. Uno fue la constitución del Imperio gálico, que

44
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

ya hemos considerado. El otro fue la invasión franca y germana de His-


pania. La información proviene de las fuentes literarias, que dan a enten-
der que bandas de germanos, según Eutropio (9.8,7) y Orosio (VII, 22, 7-8),
o de francos, según Aurelio Victor (33.3), penetraron en Hispana y con-
quistaron la noble ciudad de Tarragona (Eutropio, Aurelio Victor, Orosio),
cuyas ruinas todavía eran visibles cuando Orosio escribió su obra. Luego,
parte de ellos, habiéndose apoderado de algunos barcos, se trasladaron a
África y el resto permaneció en Hispania doce años, según afirma Orosio.
Las fuentes de información no precisan el momento en el que estos inva-
sores hicieron acto de presencia en Hispania. Suele proponerse el año 258,
pero esta fecha resulta poco fiable, pues la situación de la Galia se hallaba
estabilizada en ese año y Galieno había traslado su cuartel general a Colo-
nia. Sin embargo, en el año 260, la situación era muy distinta. Póstumo se
había sublevado en la Galia tras asesinar a Salonino, y Galieno salió al en-
cuentro de bandas de alamanes que intentaban entrar desde la Galia en el
norte de Italia. Esos momentos de confusión y desconcierto pudieron ser
aprovechados por los francos para trasladarse a Hispania sin encontrar
graves obstáculos.
A partir de los escasos datos que proporcionan las fuentes literarias,
algunos investigadores responsabilizan a estos invasores de los saqueos y
destrucciones de villae y ciudades, que habrían acarreado la ruina y la mise-
ria en la mayor parte de Hispania. La nómina aportada de villae y ciudades
con niveles de destrucción parecía elevada y el funesto recorrido de estos
saqueadores habría quedado señalado por la serie de tesorillos ocultados a
causa del terror. El amurallamiento de las ciudades, poco preciso cronoló-
gicamente en algunas de ellas, también se ponía en relación con el miedo a
enemigos externos.
A falta de información más explícita en las fuentes literarias, se remitía a
la documentación arqueológica y numismática la prueba más fuerte de una
supuesta y grave crisis ocasionada por los invasores francos. El disponer en
la actualidad de un mayor volumen de datos arqueológicos y numismáticos
permite realizar una valoración de los mismos más fiable, en relación con la
invasión y la supuesta crisis. En este sentido, son muy pocas las ciudades y
villae supuestamente afectadas por los saqueadores francos que ofrecen sig-
nos claros de destrucción, asociados a un acto violento, salvo en el caso de la
villa de Els Munts (Altafulla), que fue destruida completamente por agentes
desconocidos. Tampoco la secuencia cronológica de los tesorillos (tesorillo

45
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

de Rosas, del año 267; de Altafulla, del año 266; de Castellón, del 261, etc.)
guarda relación con la progresión geográfica que debieron seguir los
saqueadores, salvo en el caso de que concedamos plena validez a la infor-
mación de Orosio de que parte de los francos permanecieron doce años en
la Península.

LOS EMPERADORES ILIRIOS

Claudio II el Gótico (268-270)

Los asesinos de Galieno proclamaron emperador a Marco Aurelio Clau-


dio, un oficial de origen dálmata. Enseguida tuvo que ponerse en marcha
para combatir a los alamanes, que, atravesando Retia, habían pasado los
Alpes y amenazaban con penetrar profundamente en Italia. En el encuen-
tro que tuvo lugar cerca del lago de Garda, Claudio salió victorioso (año
258). Al año siguiente debió de enfrentarse a un peligro mayor. Los godos
habían franqueado en masa el curso inferior del Danubio. Se decía que lo
hicieron unos 300.000, que se desparramaron por Grecia y Mesia, asedian-
do ciudades y saqueando el territorio. Claudio los fue empujando hasta que
en Naisso obtuvo una victoria decisiva. Muchos godos murieron y otros fue-
ron incorporados al ejército o asentados como letes con el compromiso de
defender el territorio romano. Se instaló en Sirmio para hacer frente a los
nuevos intentos de invasión de los bárbaros, pero murió al poco tiempo vícti-
ma de la peste (270). El senado nombró emperador a su hermano M. Aurelio
Claudio Quintilo, pero las tropas eligieron a Aureliano, jefe de la caballería ili-
ria. Quintilo, abandonado por todos, se quitó la vida.

Aureliano (270-275)

Reformas

Fue el más importante de los emperadores ilirios. En los cinco años que
duró su gobierno se enfrentó a grandes peligros, pero sus éxitos fueron
importantes: reformas político-administrativas, atención al abastecimiento
de Roma, reforma monetaria, reunificación del Imperio romano bajo un
único gobernante y lucha contra los bárbaros. En efecto, llevó a cabo en Italia

46
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

una reforma parcial, que Diocleciano completaría, consistente en la imposi-


ción de correctores. Aseguró a la población romana el abastecimiento de pro-
ductos de primera necesidad, mediante la entrega de donaciones gratuitas.
Para ello, obligó a las corporaciones romanas, como por ejemplo al gremio de
los panaderos, a realizar servicios gratuitos para el Estado. Esta medida tam-
bién exigió una alta fiscalidad, que cargó sobre los ricos: se lanzaba sobre ellos,
dice Amiano Marcelino, como un torrente. Aureliano buscó estabilizar la si-
tuación económica con una reforma monetaria que permitiesen hacer frente
a los gastos y que sería antecedente de la que más adelante emprendió Dio-
cleciano. La desvalorización del antoniniano, degradado por la incertidumbre
de su contenido en metal fino, había perdido su valor real de cambio (dos de-
narios) y convertido en un valor fiduciario, que acentuaba la inestabilidad de
los precios e impedían al Estado aumentar la fiscalidad y mejorar la eficacia
recaudadora de los impuestos. Era necesario asentar, en principio, el valor de
la moneda, por lo que emprendió una reforma monetaria que expresara los
valores reales de las mismas. Puso el dedo en la
llaga la única revuelta que se conoce de los acu-
ñadores de moneda de la ceca de Roma (271). La
chispa fue el enjuiciamiento de los monederos
que estaban acostumbrados a sisar en las aleacio-
nes parte de los metales preciosos que debían con-
tener, sustituyéndolos por otros de inferior valor,
y quedarse con la diferencia, como hacían al acu-
ñar los antoninianos. El jefe de los implicados, el
rationalis Felicísimo, aprovechando cierto ma-
lestar existente en Roma contra Aureliano y con-
tando con el apoyo de algunos senadores, consi-
guió extender la revuelta por la ciudad, que acabó
siendo sofocada con numerosas víctimas. Esta
revuelta y su política centralizadora debió ser la
causa de la desaparición durante su reinado de la
marca S. C. (Senatus consultum) en las monedas
de bronce. El antoniniano, que era una moneda
de vellón, se valoraba hasta entonces con el
mismo poder liberatorio de su cuenta, a pesar de
Figura 7.
no estar seguros, como hemos visto, de su conte-
Antoniniano de Aureliano
nido de plata, lo que le convertía en una moneda Roma.
fiduciaria. Con la reforma de Aureliano, en el Medida original: 23 mm.

47
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

otoño de 274, el nuevo antoniniano sería algo más pesado (entre 3,77-3,91
gramos), un poco más grande (23-22 mm) y con un 5% de plata. El valor real,
de acuerdo con su ley, quedaba fijado en el exergo del reverso de la moneda
con una de las siguientes marcas: XX, XX.I o, en las cecas griegas, los nume-
rales: KA y K.A, (20 = 1) que confirmaban que veinte monedas de estas con-
tenían la misma cantidad de plata que un denario. Ahora el valor de cambio
de las monedas se determinaba de acuerdo con el valor intrínseco del conte-
nido de sus metales y estos se calculaban según el precio al que estuviese en
el mercado la libra del metal precioso, que lo decidía la ley de la oferta y la
demanda más el señoreaje del Estado, que seguramente utilizaba para ejer-
cer cierto control sobre la valoración. Al no acuñar moneda de plata, se impu-
so este sistema durante dos décadas, terminándose al no poder mantenerse la
misma ley ni el peso, lo que llevaría a Diocleciano a realizar una nueva
reforma. Aureliano creó también otra moneda divisionaria de bronce, muy
escasa, que representaba al emperador con cabeza laureada. Para el mejor
abastecimiento del numerario, estableció tres nuevas cecas y trasladó la de
Mediolanum a Ticinum, introduciendo como novedad marcas diferenciado-
ras que correspondían a cada ceca. Al mismo tiempo se sirvió de su circula-
ción como vehículo de propaganda para introducir el culto al dios Sol de
Emesa, Señor y protector del Imperio (Sol Dominus Imperi Romani), cuyo
título Dominus o Dominus Noster se comenzaría a utilizar por los emperado-
res a partir de la tetrarquía.

Lucha contra los bárbaros

Apenas había tomado el poder cuando tuvo que poner en marcha el ejér-
cito para frenar en Panonia el avance de los vándalos. Enseguida abando-
naría ese frente para ir al encuentro de los godos y yutungos, que habían
cruzado los Alpes y estaban arrasando el valle del Po. Fue vencido cerca de
Placentia y no pudo impedir que los bárbaros continuaran en su avance.
Cuando la reina Zenobia del Imperio de Palmira conoció la noticia, hizo
que su hijo tomara el título de emperador. Parecía que el Imperio se des-
plomaba. Senado y emperador se pusieron de acuerdo para comenzar los
trabajos de construcción de una muralla defensiva en torno de Roma (271).
La entereza del ejército de Iliria salvó al Imperio. Los bárbaros fueron
derrotados en dos batallas y Aureliano tomó los títulos de Germanicus
Maximus y Gothicus Maximus.

48
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

Reunificación del Imperio

Una vez asegurado el frente danubiano, Aureliano marchó contra Zeno-


bia, que se había apoderado de Siria, Egipto y de parte de Asia Menor.
Reconquistó Antioquía y Emesa y capturó Palmira (272). Su posterior su-
blevación fue duramente castigada. Aureliano podía ya actuar contra el
Imperio gálico. Derrotó en Chalôns al emperador galo, Tétrico. La unidad
del Imperio estaba restablecida y Aureliano podía celebrar la unificación
con un desfile triunfal en Roma (274), en el que Zenobia y Tétrico marcha-
ban en la procesión como cautivos del Imperio (Vita Aurel., 33-34).

La evacuación de la Dacia

Resulta un tanto paradójico que Aureliano, el emperador ilirio más fuer-


te y enérgico, haya resuelto evacuar la provincia transdanubiana de la
Dacia. Era algo inevitable, pues desde Galieno las tierras de esas provincias
estaban en manos de los bárbaros, excepto algunos enclaves. La población
fue transferida a la orilla derecha del Danubio, en territorios de Mesia y
Tracia. El nombre de Dacia se concedió a dos provincias nuevas formadas
con esos territorios. No había completado la reorganización de las defensas
fronterizas, cuando fue asesinado (275).

Tácito (275-276)

Aureliano murió víctima de una conjura urdida por uno de sus libertos,
que temía que se descubrieran sus malversaciones. El ejército, desorienta-
do, notificó al senado que dejaba en sus manos la tarea de elegir a un nuevo
emperador. Después de varios meses de vacilación, el senado designó al
viejo senador de 75 años M. Claudio Tácito (275-276), que nombró a su her-
manastro, M. Annio Floriano, prefecto del pretorio. En el breve tiempo que
duró su gobierno, intentó restaurar un régimen de libertades, según el elo-
gio desmesurado que le confiere la Historia Augusta. Los francos y alama-
nes invadieron la Galia y los godos, Asia Menor. Tácito, pese a su avanzada
edad y a su carrera civil y no militar, luchó contra los godos en Asia Menor,
donde fue asesinado por los soldados. El ejército de Asia Menor nombró
emperador a su hermanastro Annio Floriano, que fue reconocido por las

49
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

provincias occidentales, entre ellas, las provincias de Hispania. Al mismo


tiempo, las tropas de Siria y de Egipto proclamaron emperador a su jefe M.
Aurelio Probo. Ambos emperadores estuvieron a punto de enfrentarse cerca
de Tarso, pero no fue necesario. Las tropas abandonaron a Floriano y le
asesinaron (276), quien apenas gobernó tres meses.

Probo (276-282)

Militar experimentado y hábil político, fue un eficiente colaborador de


Aureliano, al que Tácito nombró dux totius Orientis. Continuó la política de
Aureliano. Concentró sus esfuerzos en la represión de las usurpaciones y en
la lucha contra los francos y alamanes que habían invadido la Galia, aprove-
chando la marcha de Tácito a Asia Menor y al caos creado por los bagaudas.
Después de dos años de duros combates, restableció la situación, pero su
marcha al frente danubiano animó las sublevaciones de Bonoso en Colonia y
de Próculo en Lyon. Se dirigió a Oriente para combatir a los isaurios, expul-
só del Alto Egipto a los blemios invasores y concluyó una paz con Persia. En
el ámbito interno prestó atención a los problemas económicos, levantando la
vieja prohibición de Domiciano del cultivo de la viña en provincias e insta-
lando contingentes bárbaros en tierras yermas o abandonadas. Fue asesina-
do en Sirmio cuando estaba preparando una expedición contra los persas.

Caro, Numeriano y Carino (282-285)

Muerto Probo, su prefecto del pretorio, Aurelio Caro (282-283), fue pro-
clamado emperador por el ejército de Retia. Se apresuró a asociar en las
tareas de gobierno a sus hijos Carino y Numeriano. Marchó en compañía
de su hijo Numeriano a combatir a los persas, dejando a su hijo Carino la
responsabilidad del gobierno de Occidente. Durante el avance del ejército
romano, Caro murió inesperadamente y su hijo Numeriano ordenó el regre-
so del ejército a Europa. En el camino, cayó víctima (284) de una maqui-
nación, instigada, probablemente, por su suegro Aper, prefecto del pretorio.
Los soldados censuraron la conducta de Aper y eligieron emperador a
Valerio Diocles (el futuro Diocleciano), quien mató personalmente a Aper.
Carino rechazó la elección de Diocleciano y movió su ejército contra él.
Después de una victoria efímera, fue asesinado por sus soldados, dejando a
Diocleciano como único dueño del poder.

50
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

Información de Hispania en esta época y la supuesta


segunda invasión de francos y alamanes

El poco peso político de Hispania, sin apenas participación en las encar-


nizadas intrigas por el poder ni en los formidables esfuerzos de los ejércitos
que luchaban valerosamente en defensa del Imperio, explica la escasa infor-
mación literaria sobre la Península. Una vez más, los miliarios y la ins-
cripciones que las ciudades y sus órganos de gobierno dedican a los empe-
radores, son los indicadores de un reconocimiento del emperador, que tiene
más de laudatorio y formalista que de implicación real. En honor de Aure-
liano hay varios miliarios e inscripciones. De Tácito, que apenas gobernó
unos meses, se cuentan más de una docena de miliarios. Y una inscripción
de Itálica menciona el nombre de Floriano y su sucesor.
Será durante el gobierno de Probo cuando varios investigadores propu-
sieron, a modo de hipótesis, la existencia de una segunda invasión de la
Península. Tomaron como punto de partida el hecho real de que en la época
de Probo los francos y alamanes rompieron la frontera del Rin e invadieron
la Galia. En esos momentos de confusión y desorden, no habría sido extra-
ño que unos invasores, que años anteriores habían pasado a la Península,
lo hicieran, una vez más, hacia el año 276. En esta supuesta ocasión, cru-
zarían los Pirineos occidentales para proseguir por el interior de la Pe-
nínsula. Pero se trata de una propuesta forzada. Las fechas de los tesorillos
utilizados para fijar el trayecto seguido por los supuestos invasores ofrecen
discrepancias entre sí. El tesorillo de la villa de Liédena (Navarra), muy pró-
xima al Pirineo, contiene piezas monetales de Tétrico (271-274), que son
posteriores a las testimoniadas en tesorillos del interior peninsular, como,
por ejemplo, el tesorillo de Honcalada (Valladolid), cuyas monedas más tar-
días son de los años 264-265.

LA VISIÓN DE LA CRISIS

Concepto de crisis

En la historiografía moderna, la cuestión de la crisis del siglo III ha sus-


citado un gran interés. El término «crisis» evoca, por un lado, nociones que
le son propias, tales como deterioro, debilidad y decaimiento, pero también
es un concepto relativo: algo considerado estable comenzó a deteriorarse.

51
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

El siglo III, especialmente desde la muerte de Alejandro Severo (235 d. C.)


hasta la subida al trono de Diocleciano en el 284, marca la línea de separa-
ción entre dos épocas muy distintas de la Historia de Roma, sintetizadas, a
efectos prácticos, en las palabras Principado y Dominado. Se tenía la cre-
encia implícita, sugerida por las fuentes históricas, de que el Principado
personificaba el ideal clásico, la Edad de Oro romana caracterizada por la
firmeza de los valores tradicionales, la fortaleza económica, la normalidad
en el funcionamiento del sistema constitucional y en la sucesión de los
emperadores, y la robustez de unas fuerzas armadas capaces de solucionar
con éxito las episódicas perturbaciones creadas por los bárbaros.

¿Crisis o cambio?

El paso al nuevo orden del Dominado se efectúa a través del período


de crisis del siglo III, aunque algunos de sus componentes, como hemos
visto, tienen su origen en el siglo II. Las opiniones negativas que sobre esa
época vierten los autores antiguos, han sido utilizadas por algunos histo-
riadores modernos para ofrecer su visión hipotética del proceso histórico
de aquel período. La obra de E. Gibbon contribuyó a crear la corriente de
opinión que valoraba el Alto Imperio (Principado) como una época de paz
y de esplendor económico, social y cultural y el siglo III como el momen-
to en el que aparecen los gérmenes de la decadencia. Luego, otros autores
llamarán la atención sobre algunos de los fenómenos negativos del siglo
III: O. Seeck y A. E. R. Boak destacaron el descenso producido en la pobla-
ción, que privaría a la agricultura de la mano de obra necesaria; E. Mayer
resaltó el deterioro económico; I. Rostovtzeff consideró la época de los
Severos como el arranque de la decadencia, causada, en su opinión, por
el enfrentamiento de campesinos y soldados contra la «burguesía», y los
historiadores marxistas vieron en el siglo III el momento en el que comen-
zó a desmoronarse el andamiaje económico romano basado en la mano
de obra esclava.
Estas son hipótesis explicativas, alentadas por concepciones subjetivas
previas, resultado fundamentalmente de una lectura a primera vista de los
autores antiguos, que tienen la percepción de que están viviendo momen-
tos difíciles y sacan de ello una visión negativa de la situación. Pero la pers-
pectiva que tienen no es totalmente exacta. Los excesos retóricos hace que
los contenidos aportados deban tomarse con mucha cautela, y las reflexio-

52
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

nes pesimistas de los autores cristianos están más en función de contra-


rrestar el ataque pagano que en analizar los motivos y causas precisas de la
situación. Pero esas visiones negativas de la realidad, aunque estén teñidas
de ampulosidad, exageración o de sectarismo religioso, existen. Dión Casio
(72, 36, 4) dice al observar el despiadado despotismo de Cómodo que el
Imperio ha cambiado: nuestra historia actual desciende de un reino de oro a
uno de hierro y óxido. Tertuliano, en su obra Apologético (2), alude a una
serie de calamidades y desgracias de su época para proclamar que todo eso
ya estaba profetizado en las Sagradas Escrituras, y San Cipriano (Ad Deme-
trium, 3) señala que el mismo mundo lo está diciendo… la decadencia de las
cosas prueba que se aproxima a su ocaso.

Cambio y transformación

Esta visión, un tanto pesimista, no es totalmente exacta. Evidentemente,


durante el siglo III el poder romano tuvo que hacer frente a varios proble-
mas. Algunos revistieron enorme gravedad, otros han sido recientemente
cuestionados en lo que respecta a su dimensión cronológica (alguno de esos
síntomas hunde sus raíces en la época anterior), a su alcance territorial y a
su grado de gravedad. En Panonia y Britania, por ejemplo, no se detectan
signos económicos negativos y los datos arqueológicos obtenidos en bas-
tantes lugares del Imperio indican que la crisis no fue tan grave o no mos-
tró la virulencia que se suponía.
Últimamente, son muchos los historiadores que dirigen sus esfuerzos a
precisar la naturaleza de los fenómenos y a verificar su grado de incidencia
en las distintas provincias y regiones. Los análisis regionales permiten valo-
rar el siglo III como un período dinámico y de transformación. Algunos fac-
tores de la época anterior estaban cambiando y transformándose, pero esos
cambios y esas transformaciones no son en sí mismos signos de declive. No
es a la noción de «crisis», sino a la de continuidad y transformación, a la
que mejor se ajusta el siglo III. Pero cualquiera que sea la etiqueta global
que se utilice para describir la situación del siglo III —época de cambio, de
transformación o de decadencia—, el hecho innegable es que en el siglo III,
a partir del asesinato de Alejandro Severo (235), empeoraron los síntomas
de inestabilidad interna y externa y se deterioraron los indicadores econó-
micos y monetales, con la inevitable secuela de la inflación.

53
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Problemas políticos y militares

Situación militar

Las reiteradas presiones bárbaras en las fronteras orientales y occiden-


tales y la ruptura de algunos frentes llevaron, prácticamente, al Imperio a
una situación de guerra permanente. La victoria de Marco Aurelio sobre los
germanos fue seguida de continuos ataques, que abrieron brechas en las
fronteras orientales y occidentales, por donde posteriormente se infiltrarán
los bárbaros. En Oriente, en el 242, Sapor I (241-272) invadió Siria y asedió
la ciudad de Antioquía; más tarde, en el 253, se apoderó de la Armenia
parta, y destruyó la ciudad de Dura-Europos hacia el 256. Pocos años des-
pués el emperador Valeriano fue derrotado por los persas y hecho prisione-
ro, en el 260, cerca de Edesa. Tampoco los asuntos militares iban mejor en
las fronteras occidentales. El eje danubiano-renano fue roto en varias oca-
siones por bandas bárbaras —carpos, godos marcomanos, alamanes, jutun-
gos...—, que saquearon las tierras del Imperio, incluido el norte de Italia.

Situación política

La necesidad de acabar con esos problemas proporcionó a los ejércitos


provinciales un protagonismo mayor que el que ya tenían. El creciente po-
der de los ejércitos fue un instrumento determinante en crear y destronar
emperadores. Éstos se sucedieron con inusitada rapidez, prueba inequívoca
de la debilidad del poder. La distinción entre emperador y usurpador se fue
difuminando. El senado poco podía hacer para romper este tétrico proce-
so. Tampoco podía el emperador, pues, aunque tenía el mando teórico del
ejército, no controlaba en la mayoría de las ocasiones lo que sucedía en las
fronteras. Los diferentes ejércitos proclamaban emperadores a sus propios
jefes, a los que deponían enseguida por cualquier pretexto. Entre el reina-
do de Septimio Severo (193-211) y el de Numeriano (283-4) se sucedieron
27 emperadores, sin contar a algunos usurpadores. Dos tercios de ellos mu-
rieron asesinados por los soldados y solo uno acabó sus días de muerte
natural. Al alocado proceso de aupar y eliminar emperadores se sumó la
creación y mantenimiento durante algún tiempo de dos estados indepen-
dientes: el reino de Palmira en Oriente y el Imperio Gálico en Occidente.
Las incursiones de los bárbaros y las dificultades en las fronteras no fueron

54
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

la causa de la debilidad interna del Imperio, sino más bien dos fenómenos
negativos coincidentes. De hecho, no fueron los únicos. La peste se unió a
las muertes causadas por las guerras y matanzas producidas por los bárba-
ros para agravar la situación demográfica del Imperio.
Sería injusto creer que no se tomaron medidas ni se realizaron cambios
para hacer frente a las nuevas y penosas circunstancias por las que atra-
vesaba el Imperio. La mayoría de los emperadores tuvieron sentido del
deber, pero fueron, por lo general, hombres rudos y provinciales, que esta-
ban más interesados en los asuntos de la guerra que en habituarse a las
argucias que en tiempos anteriores regulaban las relaciones entre el empe-
rador y los senadores en el gobierno del Imperio. El reto principal de los
emperadores era mantener cohesionado el Imperio y no andar con pies de
plomo para no enturbiar las relaciones con los senadores. Al declinar del
poder político del senado contribuyó también el hecho de que los empera-
dores, por necesidades de la guerra, no residían en Roma, ni fueron elegi-
dos en ella. La ocupación y permanencia en el poder imperial se debían a
sus victorias y a sus soldados más que a la ratificación por el senado de su
ascenso al trono. Los senadores conservaron su prestigio y riqueza, pero
fueron perdiendo progresivamente importancia política, al mismo tiempo
que aumentaba el reclutamiento de miembros del orden ecuestre para ocu-
par comandos militares que anteriormente se encomendaban a senadores.
El gobierno de Galieno oficializó esta política en el año 262 (A. Victor,
Caes., 33,34).

Problemas económicos y sociales

Las invasiones perturbaron profundamente la vida económica. Hubo


pérdidas territoriales en Asia Menor, Mesopotamia y Dacia. En algunas re-
giones apareció el azote del bandolerismo, que saqueó las zonas rurales.
Los bárbaros y los ejércitos romanos, contendientes entre sí, devastaron en
Oriente y Occidente muchas zonas rurales y ciudades. En dos pasajes de la
Historia Augusta (Vit. Prob., 13 y 15) se indica que Probo recuperó sesenta
o setenta ciudades galas que había caído en poder de los bárbaros. Pro-
bablemente sea una exageración, como sin duda lo es cuando dice que este
mismo emperador mató a 400.000 bárbaros. Pero al margen de estas infor-
maciones exageradas, lo cierto es que la actividad económica y la vida cul-

55
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

tural de muchas ciudades —no de todas— decayó, erosionada, inevitable-


mente, por el clima de inseguridad creado por las invasiones y las guerras
civiles, que no facilitaban la normal explotación de los campos ni el tran-
quilo desarrollo de las actividades comerciales a media y larga distancia. En
este sentido, es elocuente el hecho de las inscripciones que contienen los
actos de generosidad de la burguesía municipal, elemento esencial en el
sostenimiento de las finanzas locales, registran un descenso importante.
Las construcciones y las reparaciones necesarias se hicieron habitualmen-
te con materiales de desecho y de mala calidad.

Factor demográfico

Hubo, en términos generales y por diversas causas, un descenso de po-


blación, pero resulta difícil precisar la importancia que haya podido tener
el factor demográfico en el agravamiento de la situación en el siglo III. La
información que proporcionan las fuentes literarias y epigráficas son poco
significativas al respecto, pero suficientes para conjeturar que, dadas las
condiciones adversas por las que pasó el Imperio durante el siglo III, se pro-
dujese, según momentos y lugares, un incremento de la mortandad (muer-
tes por epidemias, guerras civiles y enfrentamientos con los bárbaros) y un
descenso en la natalidad (a causa del hambre y del deterioro económico).
Los porcentajes de esa mortandad y el descenso de natalidad no se pueden
establecer con exactitud, aunque a modo de hipótesis se cree que, de los
setenta supuestos millones de habitantes que pudiera tener el Imperio ro-
mano, se pasó a cincuenta millones (cifra también hipotética).

Crecimiento de los gastos

Pero no todas las regiones y ciudades sufrieron el azote de la guerra,


invasiones, devastaciones y bandidaje. Las padecieron zonas y ciudades de-
terminadas en momentos concretos. Hubo ciudades que mantuvieron su
prosperidad, avalada por la riqueza de su territorio, por su ubicación geo-
gráfica o por el papel comercial e industrial que tenían; otras la adquirie-
ron precisamente en este siglo merced a su importancia administrativa y
militar y a las cecas que tenían, de las que salían las monedas con las que
se pagaba a los soldados.

56
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

Los nocivos factores reseñados no son generalizables a todo el Imperio


ni actuaron todos ellos al mismo tiempo. Ciertamente, algunos de estos fac-
tores negativos, con independencia del lugar y el momento, influyeron de
una y otra manera en las disposiciones que el Estado se vio obligado a
adoptar y que comportaron enormes gastos, que afectaron inevitablemente
a la Hacienda Pública. Se perfeccionó el sistema defensivo para hacerlo
más eficiente, se contrataron tropas auxiliares y se aumentó el número de
legiones, pasando de las veinticinco que había en época de Augusto a trein-
ta y cuatro en el año 235, con los correspondientes costos de manteni-
miento y financiación. Dión Casio recuerda, por ejemplo, que las reformas
militares de Septimio Severo supusieron a la Hacienda Pública un gasto de
70 millones de sestercios. A esto hay que añadir los dispendios interesados,
las donaciones a los soldados y funcionarios para asegurar su lealtad, los
sobornos y subvenciones a los bárbaros y los suministros gratuitos de víve-
res a la población.

Deterioro de la moneda

De esta manera, el gasto público alcanzó niveles nunca conocidos, en-


sanchando desmesuradamente la brecha existente entre los ingresos y los
gastos estatales. Hasta entonces se había mantenido, con altibajos inevita-
bles, un equilibrio dinámico entre ambos. Pero durante este período los
ingresos descendieron peligrosamente, de tal manera que, con estos men-
guados, las débiles finanzas estatales no podían soportar el gasto de unas
demandas crecientes. La víctima de este desequilibrio financiero fue la mo-
neda. El denario de Cómodo contenía por término medio 72,2% de plata.
Durante el gobierno de Septimio Severo, bajó a un promedio de 65-55% y
se prohibió la exportación de moneda al extranjero. Caracalla introdujo en
el sistema financiero una nueva moneda, el antoninianus, sobrevalorada
desde el comienzo, pues tenía un valor fiduciario de dos denarios y un peso
de denario y medio; el denario comenzó a desaparecer de la circulación
desde el gobierno de Filipo el Árabe.
El Estado hizo frente a sus crecientes necesidades financieras con emisio-
nes indiscriminadas de enormes cantidades de antoninianus de baja calidad.
Durante el gobierno de Galieno, la pérdida de plata en las monedas fue impor-
tante, pero esa merma fue todavía mayor bajo el reinado de Claudio II, Vic-

57
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

torino y Tétrico. El antoninianus se había convertido en una pieza de cobre pla-


teado. Por el contrario, las monedas de oro, los aurei, que a partir de Galieno
fueron puestos en circulación de manera muy escasa, aumentaron su valor, lo
mismo que el precio del oro, pasando a ser muy buscados y acaparados.
Las depreciaciones y devaluaciones del antoninianus no obedecen a un
meditado programa de estabilización financiera a largo plazo. Son más
bien medidas oportunistas, adoptadas coyunturalmente para garantizar la
continuidad de los gastos y el pago de los ejércitos. No podía ser de otra ma-
nera, pues el Estado carecía de medios eficaces para imponer, con alcance
general, una política monetaria unitaria y no podía controlar los intercam-
bios en los ámbitos locales. No era el Estado, sino los receptores de las
monedas y los que efectúan los intercambios quienes percibían progresiva-
mente que los denarios y los antoniniani iban perdiendo su valor inicial, por
eso acaparaban y retiraban de la circulación las monedas más valoradas por
su contenido de metal precioso. Cumpliéndose el principio de la Ley de
Gresham, de que cuando circulan dos tipos legales de moneda, una de
buena calidad junto a otra de mala, esta termina por expulsar del mercado
a la buena, al empujar a los ciudadanos a guardarse la buena y utilizar la
mala en sus compras.

Precios y sueldos

La falta de una política económica y del control de los mecanismos eco-


nómicos tuvo la ventaja de que las devaluaciones monetarias no produjeran
de inmediato y de forma mecánica un incremento proporcional en el alza de
los precios, que no fue constante ni proporcional a la depreciación de la
moneda, sino brusca y exigente en los momentos de máxima gravedad de la
situación, como sucede en los gobiernos de Valeriano y Galieno. Lógica-
mente, el alza de los precios provocó a su vez la subida de los salarios, pero
no crecieron en proporción a la subida de los precios ni a la merma del metal
fino de las monedas. El desfase producido entre precios y salarios repercutió
negativamente en el poder adquisitivo de los pequeños funcionarios y de los
trabajadores a sueldo. El desfase entre ingresos y gastos estatales no se inten-
tó paliar con una reforma de la administración fiscal que tuviera en cuenta
la capacidad económica de las personas, sino que se hizo por vía de apremio
y de requerimientos fiscales, exigidos de forma imperiosa.

58
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

LA REPERCUSIÓN DE LOS PROBLEMAS DEL IMPERIO EN HISPANIA

Ausencia de conflictos y destrucciones

Las provincias hispanas no ofrecen niveles importantes de destrucción


que sean resultado de correrías bárbaras, de conflictos armados o de la ma-
siva participación de hispanos en la lucha por el poder. El potencial demo-
gráfico de Hispania apenas tuvo pérdidas por esos conceptos. Es cierto que
los partidarios de Albino en la Península fueron represaliados y sus pose-
siones, confiscadas, pero la legio VII Gemina, acantonada en León, no res-
paldó a los partidarios de Albino y no hay huella alguna que indique que
esta unidad hispana participase en la batalla de Lugdunum. Las destruccio-
nes producidas por las invasiones de francos y alamanes, de alcance geo-
gráfico muy limitado, carecen de importancia, al igual que las muertes que
ocasionalmente pudieran producir. Por otra parte, no hay evidencia tampo-
co de que la peste, que tanto mermó el potencial demográfico y económico
de muchas provincias, llegase a la Península Ibérica. La pertenencia de la
Citerior, y quizás también de la Bética, al Imperio autonomista galo no tuvo
consecuencias políticas ni económicas. Esta situación fue más bien pasiva y
testimonial, pudiendo operar prácticamente tanto en los circuitos moneta-
les de los emperadores galos como en el de los romanos. En definitiva, la
repercusión de estos factores coyunturales en Hispania, que tanto daño eco-
nómico y social produjeron en otras provincias, fue más bien escasa.
Por el contrario, los efectos de la inflación y de las devaluaciones mone-
tarias fueron generales y, en consecuencia, afectaron también a Hispania,
que soportó el alza de los precios de forma parecida a otras provincias;
pero no sería extraño que la posterior elevación de los sueldos administra-
tivos —muy por debajo del alza de los precios— tuviese en Hispania, en tér-
minos cuantitativos, una importancia menor, dado el exiguo número de
soldados y de funcionarios de la administración central y provincial exis-
tentes en la Península.

Producción agrícola y artesanal

Hispania era, sobre todo, un país agrícola. El aceite, el vino y el garum


constituían los productos tradicionales destinados a la exportación. La in-

59
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

flación aceleró la caída de las exportaciones de estos productos, pero, como


contrapartida, agilizó el consumo interior. Estudios sectoriales realizados
en algunas regiones ponen de manifiesto que el vino producido en tierras
interiores del nordeste y de levante, al que se daba salida por los puertos de
Emporiae, Barcino, Tarraco, Saguntum..., dejó de exportarse. Algo parecido
sucedió con el aceite. Es poco probable que haya habido una caída excesi-
va en la producción de aceite de oliva bético, sino más bien un descenso de
la exportación o, al menos, una reorientación del destino de las exportacio-
nes. El aceite de oliva bético siguió enviándose a Roma y a los campamen-
tos legionarios de las fronteras en las típicas ánforas globulares (Dressel 20)
hasta mediados el siglo III. Durante el reinado de Galieno, las exportaciones
a Roma disminuyeron, debido a la dura competencia del aceite africano,
que incluso se hará presente en tierras del nordeste peninsular a finales del
siglo III. Con todo, el aceite bético se seguirá exportando a Roma y a los
campos legionarios de las fronteras —en éstos, incluso en el siglo IV— en
ánforas más pequeñas (Dressel 23). Un poco distinto es el caso de los pro-
ductos pesqueros elaborados en la Bética, donde muchas de las factorías
hispanas que elaboraban el garum, se abandonaron debido quizás a la com-
petencia de la producción africana.
En el sector agrario de Hispania predominó la pequeña y mediana pro-
piedad, cuyos costos de explotación eran muy pequeños, pues las operacio-
nes de cultivo y recolección las realizaban los propios miembros de la uni-
dad familiar con la ayuda coyuntural de los vecinos. Y aunque los impuestos
y los efectos de la inflación eran para ellos un quebranto, los productos que
cultivaban eran de primera necesidad y se vendían a buen precio, compen-
sando con ello los efectos de la inflación.

Talleres artesanales

Hispania no dispuso de talleres artesanales importantes que elabora-


sen productos de alta calidad con destino a la exportación. En este senti-
do, los alfares constituyeron el sector artesanal más importante. Pero el
descenso de las exportaciones de vino, aceite y garum acarreó una reduc-
ción de la demanda y del volumen de recipientes destinados a su trans-
porte. No hubo compensación en este sentido y no se instalaron talleres
que elaboraran objetos muy demandados a costos de producción y de

60
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

transporte aceptables. Hispania no estaba en condiciones de hacerlo.


Distaba mucho de constituir un territorio industrial estratégico donde
instalar aquellos talleres y centros industriales que elaborarían los obje-
tos demandados, pues no habría podido competir con la producción de
talleres en las ciudades de regiones fronterizas. Acercando los centros de
producción a las zonas de consumo se evitaban los riesgos de un trans-
porte peligroso y se abarataban los costos. Hispania siguió proporcionan-
do aceite a las tropas de las fronteras porque en las zonas del entorno no
se producía.

Las explotaciones mineras

La situación de las explotaciones mineras peninsulares en el siglo III


resulta un tanto paradójica. Durante el Alto Imperio, Hispania tuvo en
las minas una fuente de riqueza importante. La regulación de un distri-
to minero, que la ley de Vipasca, de época de Adriano, da a conocer, es
una muestra de la importancia de las minas de Hispania, muy similar a
la que había tenido en épocas anteriores. Pero en el siglo III la extracción
de minerales en Hispania decayó mucho y el trabajo de la minas de oro
del noroeste peninsular desapareció prácticamente. El oro extraído en
las ricas minas de Dacia, que el Estado obtenía en grandes cantidades,
compensó sobradamente el alarmante descenso de producción de las mi-
nas hispanas. Pero cuando Aureliano evacuó la Dacia en el 271-72 y el
Estado romano perdió sus ricas minas de oro, dicha pérdida no significó
que las minas de oro del noroeste peninsular recuperaran los niveles
anteriores de producción, pese a que el Estado tenía una acuciante nece-
sidad de metales preciosos para acuñar monedas y pagar los enormes
gastos de guerra.
El descenso de las extracciones del oro se pone en relación con la falta
de mano de obra y con el diferente modo de gestionar la explotación de la
minas de oro, directamente por el Estado, y las de plata, mediante sub-
arriendos a contratistas. Posiblemente, el Estado, afectado por problemas y
continuos cambios de gobierno, estaba en peor situación que los contratis-
tas particulares para atender las explotaciones mineras, pero esto no es
razón suficiente del descenso de producción. La menor disponibilidad de
mano de obra tampoco parece que sea la explicación razonable, pues el des-

61
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

censo de población en Hispania por efecto de la peste, epidemias y matan-


zas es cuestionable. Es probable, por tanto, que Hispania dispusiera de ma-
no de obra en cantidad similar a la de épocas anteriores. El descenso de la
explotación de las minas de oro hispanas es posible que se deba al hecho de
que no compensaban los elevados costos de extracción con el valor de la
pequeña cantidad de oro extraído.

CRONOLOGÍA

161-180 Marco Aurelio.


170 Incursiones de mauri en la Bética.
171 Septimio Severo, pretor de la Tarraconense.
175-176 Nuevas incursiones de mauri en la Bética. Revueltas en la
Lusitania.
180-192 Cómodo.
187 Rebelión de Materno.
197 Apoyo del legado de la Citerior, Novio Rufo, a Clodio Albino.
193-211 Septimio Severo.
211-217 Gobierno de Caracalla.
212 Constitutio Antoniniana.
215 Creación del antoninianus.
217-218 Gobierno de Macrino.
218 Heliogábalo proclamado emperador por las legiones sirias.
218-222 Gobierno de Heliogábalo.
222 Aclamación de Severo Alejandro.
222-235 Gobierno de Severo Alejandro.
235 Levantamiento de las legiones panonias y proclamación de
Maximino. Muerte de Severo Alejandro.
235-238 Gobierno de Maximino Tracio.

62
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

238 Insurrección de África y proclamación de Gordiano.


238 Gordiano I.
238 Gordiano II.
238 Pupieno.
238 Balbino.
238-244 Gordiano III.
240 Usurpación en África de Sabiniano.
244-249 Gobierno de Filipo el Árabe.
247 Revuelta en el Danubio de Pacatiano.
248 Usurpaciones en Oriente de Jotapiano y Uranio Antonino.
249 Derrota y muerte de Filipo.
249-251 Gobierno de Decio.
251 Fin de la persecución y derrota y muerte de Decio.
251-253 Gobierno de Treboniano Galo.
253 Valeriano proclamado emperador por el ejército.
253-260 Valeriano.
253-268 Galieno.
257 Los francos invaden las Galias y, luego, alcanzan Hispania.
260 Valerio es derrotado y capturado por el rey parto, Sapor I.
260 Póstumo es proclamado emperador en la Galia.
260-274 Imperio de las Galias.
262-270 Reino de Palmira.
267 Muerte de Galieno en Milán.
268-270 Claudio II, «el Gótico».
269 En el Imperio de las Galias, muerte de Póstumo y proclama-
ción de Victorino.

63
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

270 Proclamación de Aureliano.


270-275 Aureliano.
270 En el Imperio de las Galias, muerte de Victorino y sucesión
de Tétrico.
273 Destrucción del reino de Palmira (Zenobia).
275-276 Tácito.
276-282 Floriano.
276-282 Probo.
282 Proclamación de Caro.
282-283 Caro.
283-285 Numeriano.
283-285 Carino.
285 Enfrentamiento de Carino y Diocleciano. Muerte de Carino y
Diocleciano, emperador.

BIBLIOGRAFÍA

ARCE, J.: El último siglo de la España romana (284-409), Madrid, 2ª ed. 1994.
—«Inestabilidad política en Hispania durante el siglo II d. C.» en ARCE, J.: España
entre el mundo antiguo y el mundo medieval, Madrid, 1986, pp, 33-54 anterior-
mente AEspA 54 (1981), pp. 101-116.
BATS, M.; BENOIST, S. y LEFEBVRE, S.: L’ empire Romain au IIIe siècle. De la mort de
Commode au Concile de Niceé, París, 1997.
CALLU, J. P.: La politique monétaire des empereurs romains de 238 à 311, París, 1969.
CARRIE, J. M. y ROUSELLE, A.: L' Empire romain en mutation. Des Severes a Cons-
tantin 192-337, París, 1999.
CEPAS, A.: Crisis y continuidad en la Hispania del siglo III, Madrid, 1997.
CRAWFOD, M. H.: «Finances, Coinage and Money from the Severans to Constantine»
ANRW II, 2, 1975, pp. 560-593.
DEPEYROT, G.: Le Bas Empire Romain. Economie et numismatique (284-491), París, 1987.
—Crisis e inflación entre la Antigüedad y la Edad Media, Barcelona, 1996.

64
LA SUPUESTA CRISIS DEL SIGLO III Y SU REPERCUSIÓN EN HISPANIA

DRINKWATER, J. F.: The Gallic Empire. Separatism and Continuity in the North-
Western Provinces of the Roman Empire, A. D. 260-274, Stuttgart, 1987.
FERNÁNDEZ UBIÑA, J.: La crisis del siglo III y el fin del mundo antiguo, Madrid, 1982.
KEAY, S. J.: «The conventus Tarraconensis in the Third Century a. C.: Crisis or
Chance?» en KING, A. y HENING, M. (eds.), The Roman West in the Third Century.
Contribution from Archaeology and Historiy, BAR International Series 109,
Oxford, 1981, pp. 451-86.
MAZZA, M.: Lotte sociali e restaurazione autoritaria nel III secolo, Bari, 1973.
SAYAS ABENGOCHEA, J. J.: «El reflejo de la crisis del siglo III en territorio vascónico»,
en Los Vascos en la Antigüedad, Madrid, 1994, pp. 291-324.
STROBEL, K.: Das Imperium Romanum im «3. Jahrhundert». Modell einer historis-
chen Krise?, Historia Einzelschriften 75, Stuttgart, 1993.
TSIRKIN, J. B.: «The crisis of antique society in Spain in the third Century», Gerion
5, 1987, pp. 253-270.
WALTER, G. y PEKARY, Th.: Die Krise des römischen Reiche: Bericht über Forschung
zur Geschichte des 3 Jhds. (193-284 n. Chr.), Berlín, 1962.
WOLFF, H.: Die Constitutio Antoniniana und Papyrus Gissensis 40, I, Colonia, 1976.

65
TEMA II
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES
DEL SIGLO V

EL IMPERIO NUEVO DE DIOCLECIANO

Diocleciano, después de haber sido proclamado emperador en Nicomedia


en el año 284, derrotó a Carino, hijo de Caro, y afrontó los dos problemas más
acuciantes del momento: la unidad del Imperio y la seguridad en la sucesión de
los emperadores. El sistema de reparto de poder, que culminará en el año 293
con la constitución de la Tetrarquía, no se ideó de golpe, estaba basado en la
existencia de dos Augustos y dos Césares que sustituirían los dos últimos a los
primeros en el momento oportuno, sistema que se fue decantando poco a poco
bajo la presión de los acontecimientos. Los ataques bárbaros en la frontera del
Rin y los saqueos de los bagaudas en las tierras de la Galia demandaban la con-
veniencia de nombrar César (285) a Maximiano, un experimentado militar,
para que se responsabilizara de los asuntos de Occidente, mientras Diocleciano
se ocupaba de Oriente. Diocleciano tomó el sobrenombre de Jovino (Iovius),
título que le relacionaba con Júpiter, divinidad suprema romana, y Maximiano,
el de Herculio (Herculius), derivado de Hércules, un semidiós que había salva-
do a Júpiter en su lucha contra los peligrosos gigantes, de igual manera que
ahora se requería su ayuda para liberar al Imperio de los peligros que le ace-
chaban. Ambos gobernantes fundamentaban su poder en la relación religiosa
con esas divinidades, pero, al mismo tiempo, dicha relación mostraba la pri-
macía de Diocleciano respecto de Maximiano, dado que Diocleciano tenía el
poder delegado de Júpiter, mientras que Maximiano lo recibía de Hércules.
Maximiano, cumpliendo las expectativas puestas en su nombramiento,
acabó enseguida con las dos tareas encomendadas. Por eso, cuando el usur-
pador Carausio se proclamó Augusto en Britania, Diocleciano consideró
conveniente nombrar Augusto a Maximiano (año 286). Carausio se mantu-
vo en el poder hasta el 293, cuando fue asesinado y sustituido por Alecto,
que reinaría tres años (296).
El paso definitivo en la constitución del sistema tetrárquico se produjo
en marzo del 293 cuando Galerio, en Nicomedia, y Constancio, en Milán,

67
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

fueron nombrados en el mismo día Césares respectivos de Diocleciano y de


Maximiano. Los nombramientos y acuerdos se reforzaron con la correspon-
diente adopción de los títulos de Herculino y Jovino y el estrechamientos de
lazos familiares. Galerio se divorció de su esposa y se casó con Galeria Va-
leria, hija de Diocleciano; a su vez, Constancio se casó con Teodora, hija de
Maximiano. Ambos Augustos s e comprometían a abandonar el poder cuan-
do llevaran veinte años en el cargo. Ese vencimiento sucedería en el año 305
(285-305) y hasta entonces el sistema de la Tetrarquía funcionó bien.

El reparto territorial

Conforme al sistema establecido de la Tetrarquía, cuatro gobernantes,


que legitimaban su poder por su vinculación divina y el éxito de las armas,
se repartían las responsabilidades de gobierno de unos territorios que real-
mente formaban un Imperio único. Diocleciano se reservó el gobierno de
Oriente, Egipto y Asia. Galerio, el César de la parte oriental del Imperio, se
hizo cargo de Grecia y de las provincias danubianas. En la pars Occidentalis
del Imperio, el Augusto Maximiano administró, sin duda alguna, Italia y
África, y el César Constancio, los territorios de la Galia y Britania. No s e co-
noce con seguridad a quien correspondió el gobierno de Hispania. Lactancio
(De mort. 8.3), la fuente más próxima a los hechos, la adjudica a Maximiano,
mientras que Juliano (Or., 3. 2) y Aurelio Víctor (Caes., 39. 30) se la asignan
a Constancio, proporcionando un pequeño apoyo a este respecto dos milia-
rios encontrados en Lusitania. Pero varios indicios de diversa entidad hacen
suponer que Hispan ia correspondió a Maximiano, como lo dice Lactancio,
pero que además es poco probable que en la reorganización administrativa
el Augusto recibiese menos territorios que el César correspondiente. Por otra
parte, durante la denominada Segunda Tetrarquía, Hispania correspondió a
Constancio Cloro, que a la sazón era ya Augusto.
Tras el reparto del poder, los Augustos y los Césares se dispusieron a
remediar los problemas militares de sus respectivas áreas de gobierno.
Constancio desembarcó en Britania y puso fin a la usurpación de Alecto,
mientras Maximiano se dirigía a África para combatir a los bereberes. A su
paso por Hispania sostuvo allí una breve guerra, mencionada en un papiro,
contra unos enemigos que no están especificados en el documento. Pudiera
tratarse de francos, que asolaron en esa época las costas del Mediterráneo,

68
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

o de una probable incursión de mauri, hecho hipotético que aconsejaría,


posiblemente, la futura adscripción de la provincia Mauritania Tingitana a
la diócesis de Hispania.

REFORMAS

Las reformas militares

La defensa del Imperio fue una de las prioridades de Diocleciano. Pero la


protección del Imperio era imposible sin la existencia de un ejército eficaz,
suficiente y bien aprovisionado. Los primeros pasos en su atención al ejérci-
to romano se dieron en los reinados anteriores, cuando los miembros del
orden ecuestre tuvieron más posibilidades de ocupar altos cargos militares y
se aumentaron los efectivos, las pagas y los donativos a los soldados. En
época de Diocleciano se intensificaron y aceleraron estas reformas, que Lac-
tancio asocia al establecimiento de la Tetrarquía, pues cada uno de sus cua-
tro miembros quiso disponer de más efectivos que cualquiera de los empera-
dores anteriores. Acusa a Diocleciano de haber cuadruplicado los efectivos
del ejército llenando sus filas de bárbaros. Es una visión bastante exagerada
y despectiva contra el perseguidor de los cristianos. Resulta difícil conocer
con exactitud los contingentes reales del ejército romano. Los cálculos más
razonables sitúan sus dimensiones en torno a los 400.000 hombres.
Ciertamente, los efectivos militares crecieron durante el gobierno de Dio-
cleciano, pero parte de ese incremento se produjo en el siglo III. Es verdad,
sin duda alguna, que los apelativos Iovia, Herculia, Diocletiana y Maximiana
que llevan algunas legiones que están mencionadas en la Notitia Digni-
tatum, una fuente algo posterior, indican claramente que Diocleciano creó
nuevas unidades legionarias. Pero al mismo tiempo hay que tener presente
que, a la vez que se aumentaba el número de legiones, se reducían los com-
ponentes de las unidades legionarias, que pasaba a tener en torno a los
1.000 hombres frente a los 5.000 de las anteriores. A su vez, los destaca-
mentos especiales (vexillationes) contaron con 500 hombres.
Al aumento de los efectivos le siguió un planteamiento táctico en la dis-
tribución de las legiones con vistas a hacer más eficaz la defensa. Las uni-
dades legionarias se desplegaron por un número mayor de provincias. Cada
provincia fronteriza disponía, por lo general, de un par de legiones. Esta

69
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

distribución de las legiones se complementó con el fortalecimiento del dis-


positivo de las defensas de las fronteras. Se levantaron fuertes, se consoli-
daron los obstáculos naturales contra el enemigo y se construyeron carre-
teras, que permitían actuar con más eficacia a las unidades militares, pues
facilitaban el rápido traslado de tropas, pertrechos y suministros a las fron-
teras. Este dispositivo táctico y estratégico era muy necesario, pues el refor-
zamiento del limes no formaba una línea continua, sino que consolidaba
solo los sectores fronterizos más vulnerables, quedando conectados entre sí
por la red de rutas militares desde el Occidente al Oriente. La Strata
Diocletiana, por ejemplo, iba desde el Mar Rojo hasta Dura, a orillas del Éu-
frates. Zósimo (II, 34) alaba el reforzamiento del limes ordenado realizar
por Diocleciano.

Reformas administrativas

Algunos de los cambios producidos en el ámbito administrativo son


pasos importantes en una evolución que alcanzará la época de Constantino.
Uno de los cambios, que sorprendió profundamente a los contemporáneos,
consistió en la división de las provincias. Lactancio (De mort., 7. 4) acusa a
Diocleciano el haber subdividido las provincias hasta el infinito.

Provincias y Diócesis

Ciertamente Diocleciano duplicó el número de provincias. Cuando


tomó el gobierno, había 48 provincias y cuando lo dejó, en 305, estaban en
torno a las cien. Pero no lo hizo, como da a entender Lactancio, por razo-
nes fiscales exclusivamente. Razones militares y estratégicas decidieron la
creación de algunas de ellas y, en cualquier caso, era muy conveniente
para el Imperio que la administración funcionase con mayor facilidad,
rapidez y eficacia y obtuviese los ingresos y recursos que el Estado y el
ejército necesitaban para atender a sus enormes gastos. El aumento de
provincias venía a facilitar esta tarea. Además, Diocleciano no hacía más
que acelerar un proceso que ya estaba en marcha y que continuará después
de su mandato, pues la creación de algunas provincias no es anterior al
año 312. La «provincialización» de Italia fue otro de los cambios introdu-
cidos. Italia, eximida hasta entonces del pago de tributos, perdía este pri-

70
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

vilegio y debía pagar como las demás provincias y contribuir a la annona,


a excepción de Roma y su territorio.

Gobernadores y vicarios

Se considera que Diocleciano favoreció el acceso a los puestos de la


administración provincial a los miembros del orden ecuestre en detrimen-
to de los senadores. En realidad, se trataba de un proceso que se daba ya en
el siglo III, cuando las necesidades proporcionaron a los militares del orden
ecuestre mayor protagonismo; pero los senadores no fueron excluidos del
ejército ni de los cargos de gobernador, pues en época de Diocleciano si-
guieron siendo utilizados como correctores, esto es, como gobernadores de
las regiones de Italia. La duplicación de provincias y la tendencia, que se
iba imponiendo en ellas, de separar las funciones civiles, que quedaron
como antes en manos de los gobernadores, de las tareas militares, asumi-
das progresivamente por los duces, hizo necesaria la utilización de un nú-
mero mayor de personas destinadas a esos cargos, por lo que Diocleciano
ofreció esos puestos a los miembros del orden ecuestre.
De esta forma, nos encontramos que los gobiernos regionales de Italia
fueron ocupados por correctores, que, como se ha dicho, eran, generalmen-
te, miembros del orden senatorial. Por el contrario, la mayoría de las pro-
vincias del Imperio fueron praesidiales, esto es, habían sido puestas bajo el
mando de un gobernador praeses, una persona, vir perfectissimus, que per-
tenecía al orden ecuestre. Sería Constantino quien restableció los gobiernos
senatoriales de las provincias, llamadas consulares para distinguirlas de las
praesidiales. El gobierno de estas provincias consulares estaba a cargo de
un miembro del senado, esto es de un vir clarissimus.
Diocleciano, para evitar la dispersión de los gobiernos provinciales, po-
tenciar la cohesión administrativa y facilitar los cauces a través de los cuales
la directrices emanadas de la administración central pudieran llegar fácil-
mente a las provincias, estableció entre éstas y la administración central
doce nuevas unidades administrativas, denominadas diócesis (seis para
Oriente: Oriente, Ponto, Asia, Tracia, Mesia y Panonia, y seis para Occidente:
Britania, Italia, Galia, Hispania, Vienense y África), que comprendían un
número desigual de provincias: la diócesis de Oriente tenía dieciséis, la de
Hispania seis y la de Britania se dejó en cuatro. Cada diócesis contaba con

71
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

una capital en la que residía el vicarius, una persona delegada del prefecto
del pretorio, que tenía a su cargo el gobierno de la diócesis.

Reformas económicas

Las dificultades que rodearon al Imperio durante el siglo III pusieron en


evidencia, con toda su crudeza, los problemas que la administración roma-
na encontró en el aprovisionamiento del ejército, agudizados por el dete-
rioro de la moneda con la que se sufragaban los sueldos de los soldados y
de los funcionarios. Por eso, el Estado recurrió a las requisas en especie
para realizar los pagos y el avituallamiento del ejército, aunque tropezó con
grandes dificultades cuando procedió a la distribución de los productos de
avituallamiento, algunos de los cuales eran perecederos. Para evitar esas
dificultades, se decidió que las requisas en especie fuesen compatibles con
el pago en dinero y con la compra por parte del Estado de los bienes de con-
sumo en las zonas donde estaban estacionadas las legiones, en lugar de
comprar y requisar esos productos en zonas alejadas.
Diocleciano, teniendo en cuenta los pasos dados en este sentido, esta-
bleció un nuevo sistema fiscal en especie, que comprendía el impuesto de
la capitación (capitatio, de capita «cabezas»), que pagaban los trabajadores
y empleados rurales, y el impuesto de la tierra (iugatio), que satisfacían los
propietarios fundiarios. Como paso previo, fue preciso realizar los corres-
pondientes censos de personas y tierras, porque esos dos factores eran los
cimientos sobre los que se levantaba el nuevo sistema impositivo. Las tierras
agrícolas se dividieron en unidades «referenciales», cuyas dimensiones varia-
ban en consonancia con la productividad. Estas unidades «fiscales» (iuga) no
deben confundirse con las medidas de superficie (iugera), pues, según el lugar
de que se tratara y la productividad de las tierras, una «unidad fiscal» (iugum)
podía comprender varias iugera, esto es, varias unidades de superficie. Así, en
Siria, una parcela de cinco iugera de viñedo equivalía a un iugum, que podía
englobar varias decenas de iugera, si se trataba de una tierra poco productiva.

La moneda

Con el establecimiento del pago de los impuestos en especie se aliviaba un


poco la nefasta situación económica. El Estado soportaba malamente los gas-

72
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

tos derivados de cuatro cortes, de cuatro ejércitos, del aumento del número de
provincias y de los servicios administrativos y, al mismo tiempo, padecía una
inflación galopante, que hacía estragos en el Imperio por culpa de un sistema
monetario enfermo. Diocleciano se esforzó en restablecer la confianza en la
moneda, por lo que estableció una reforma en 294, acuñando piezas de oro,
los aurei, de 1/60 de libra y 5,4 gramos de peso. Creó una moneda de plata, el
argenteus, similar al denario de Nerón, de 1/96 de libra (representado en algu-
nas por XCVI) y 3,41 gramos de peso. El antoninianus dejó de acuñarse des-
pués de la misma, introduciendo una moneda nueva de bronce, el nummus,
para las transacciones cotidianas. Llevaba la leyenda Genio populi romani y
tenía un módulo o diámetro grande (rondaba los 30 mm), pues pretendía re-
cordar los antiguos y desaparecidos sestercios, con un peso aproximado de
9,72 gramos y un contenido de plata en su aleación de un 5%, como se nos
recuerda en las cecas de Siscia y Alejandría con la marca XXI, siguiendo el
modelo de la reforma de Aureliano. También crearía otras dos monedas divi-
sionarias con una producción muy escasa, tanto que en la Península no tene-
mos testimonio de haber sido encontradas más de una decena. La una valía
medio nummus y presentaba al emperador con corona radiada y las leyendas
en el reverso de Concordia Augg y Concordia militum, y la otra, de inferior va-
lor, le mostraba laureado y con las leyendas en el reverso de Utilitas publica y
Marti propugnatori. La moneda de bronce era el elemento débil del sistema,
pues su aceptación dependía de la confianza que los consumidores deposita-
ran en ella. La escasez de metal precioso para la amonedación produjo el aca-
paramiento de las monedas de de oro y plata, incluidos los primeros nummus,
aumentando el valor del metal y disminuyendo el de la moneda que bajaba su
ley. Diocleciano decidió intervenir, según el decreto conocido por una ins-
cripción de Afrodisias de Caria (septiembre de 301). Fijaba una nueva relación
del valor entre las monedas, atendiendo a los metales preciosos que contenían
(el nummus de 10 denarios pasaba a 25, el argenteus de plata, que valía 50
denarios, pasaba a valer 100 denarios, pues el denario constituía solo una uni-
dad de cuenta), lo que le obligó a promulgar un nuevo decreto imperial fijan-
do los precios máximos de toda clase de mercancías y de salarios (Edictum de
maximiis pretiis). Su aplicación, pese a las penas establecidas para los infrac-
tores, no tuvo éxito, pues el Estado carecía de los medios idóneos para poner
en la práctica los precios fijados. Las monedas de oro y plata se acapararon al
igual que los primeros nummus de la reforma, las siguientes acuñaciones de
nummus y luego los follis (follis=bolsa) fueron perdiendo ley y peso. En abril
de 307 se reducirían a 8,14 gramos, en noviembre del mismo año a 6,77 gra-

73
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

mos y en la primavera de 310 se quedaban en 4,50 gramos. En su aleación fue


disminuyendo plata, compensándola con el aumento en su contenido de esta-
ño y plomo, por lo que al final este sistema fue un fracaso pues no pudo con-
tener la devaluación de la moneda ni el precio de las cosas.
Por otro lado, esta reforma uniformó un cierto estilo iconográfico de
representación en sus tipos, las leyendas de las cecas orientales figuraron a
partir de ahora en latín y se amplió el número de cecas, diferenciándolas
por siglas y oficinas.

Figura 8. Aureus Figura 9. Argenteus Figura 10. Nummus


Diocleciano. Antioquía. Diocleciano. Siscia Diocleciano. Cícico 3ª.
Medida original: 17 mm. Medida original: 17 mm. Medida original: 29 mm.

Persecuciones

Diocleciano colocó la Tetrarquía bajo la advocación de los dioses Júpiter


y Hércules. Mostraba de esta forma su enorme apego a la religiosidad tra-
dicional romana, que, anteriormente había incorporado al concepto ideo-

74
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

lógico romano de religio nuevas creencias relacionadas con el Sol Invictus


y con Mitra. La simpatía de Diocleciano por la religión tradicional romana
chocaba abiertamente con dos concepciones religiosas foráneas: el mani-
queísmo y el cristianismo. En el 297, se condenó al maniqueísmo como una
religio illicita, que era contraria a la religión romana y que estaba difundi-
da por los enemigos del Imperio. Con el cristianismo, el asunto venía de
lejos, pues anteriormente varios emperadores habían perseguido a los cris-
tianos, que aumentaban sin cesar. A finales del siglo III estaban infiltrados
ampliamente en las diversas capas sociales, protagonizando algunos de
ellos actos aislados de insumisión (298), como el mártir Marcelo, centurión
de la legio VII Gemina. Pero a partir del año 303, después de 19 años de tole-
rancia, una serie de decretos fueron marcando las fases de una terrible per-
secución, en la que se prohibió el culto cristiano, se destruyeron los templos
y libros sagrados, se encarceló al clero y se obligó a los cristianos encarce-
lados y a todos los ciudadanos del Imperio a hacer sacrificios a los dioses,
recordando a los gobernadores de las provincias el cumplimiento de estas
exigencias. El número de víctimas de la persecución no se puede precisar
con certeza, pues no todas las provincias la padecieron con la misma inten-
sidad, ni todos los gobernadores aplicaron los decretos.

El problema de la sucesión y la lucha por el poder

El 1 de mayo de 305, Diocleciano en Nicomedia y Maximiano en Milán


dejaron sus cargos y nombraron Césares a Flavio Valerio Severo para Occi-
dente y a Maximino Daya, sobrino de Galerio, para Oriente, mientras los
anteriores Césares, Constancio Cloro y Galerio tomaban los títulos de Au-
gustos. Constancio Cloro retuvo el mando de los territorios que tenía cuan-
do era César, incorporando a ellos Hispania, en el supuesto de que no la
hubiera poseído anteriormente. Varios testimonios literarios recuerdan la
pertenencia de Hispania al nuevo Augusto y lo corroboran algunos milia-
rios encontrados en la Península.
En la designación de los nuevos Césares se dejó al margen, intenciona-
damente, a los herederos biológicos, Majencio, hijo de Maximiano, y Cons-
tantino, hijo bastardo de Constancio Cloro, creándose de esa manera un
elemento de inestabilidad, que desencadenaría los acontecimientos que
darían lugar a la Tercera Tetrarquía. Constantino logró reunirse con su pa-
dre, que se hallaba en Britania. Cuando su padre murió inesperadamente

75
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

(25 de julio de 306), fue proclamado emperador por el ejército. Galerio se


opuso a ese nombramiento y, en conformidad con las disposiciones de Dio-
cleciano, concedió al César Flavio Valerio Severo el título de Augusto, per-
mitiendo, no obstante, que Constantino fuese aceptado como César, esto es,
obtuviese la condición de sucesor designado de Severo. Constantino tuvo a
su cargo los territorios gobernados por su padre: la herencia debía corres-
ponder al primer hijo que los hados habían concedido al emperador (Pan.,
7.4.2), se lee en un panegírico que se le dedicó. Entre esos territorios que
estaban bajo su mando, se encontraba Hispania.
Pocos meses después, también Majencio, contrariado por su exclusión, se
sublevó en Roma con la ayuda de los pretorianos y la plebe (28 de octubre de
306). Tomó el título de princeps y luego el de Augusto. Maximiano, que había
abdicado junto con Diocleciano en el año 305, apareció de nuevo en escena en
apoyo de su hijo. Severo y Galerio, los Augustos oficiales, se opusieron a las
pretensiones de Majencio. Pero la situación se com-
plicó. Severo murió en septiembre del año 307 y
Galerio fue incapaz de ocupar Roma. En ese mismo
año, Constantino se casaba con Fausta, hermana de
Majencio e hija de Maximiano, y se proclamaba
Augusto. El sistema de sucesión ideada por Dio-
cleciano estaba a punto de saltar por los aires. El
Imperio tenía cuatro Augustos (Galerio, Maximiano,
Constantino y Majencio) y un César (Maximino). En
la reunión de Carnuntum (noviembre de 308) Dio-
cleciano trató de recomponer la Tetrarquía. Obligó a
Maximiano a abdicar de nuevo, cosa que no hizo.
Propuso como Augustos a Galerio —que ya lo era—
y a Licinio, un compañero de armas de Galerio y de
Diocleciano, y como Césares, a Maximino y a Cons-
tantino. De esta forma, creó todavía una confusión
mayor. Pero la muerte de algunos de ellos simplificó
la situación, hasta que solo quedaron cuatro Augus-
tos: Constantino y Majencio en Occidente y Maxi-
mino Daya y Licinio en Oriente.

Figura 11. Sólido de Constantino, que se había acogido a la protección


Constantino I. Sirmio. del Sol Invicto, renegando de la familia Hercúlea de
Medida original: 22 mm. su suegro, creyó que había llegado el momento de

76
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

librarse de Majencio. Se lanzó a la conquista de Italia, derrotó al ejército de


Majencio en Turín y Verona y se presentó con sus tropas a las puertas de Roma.
En la batalla del Puente Milvio (28 de octubre de 312), los soldados de Cons-
tantino, provistos de escudos con un signo mágico, derrotaron a las tropas de
Majencio. Al día siguiente, Constantino hizo su entrada triunfal en Roma.

Reunión de Mi lán y lucha contra Licinio

En febrero del año 313, Constantino y Licinio se reunieron en Milán


para tomar algunas decisiones en común. Se supone que allí decidieron
cambiar la política del Estado respecto a los cristianos, pero no debieron de
elaborar, probablemente, ningún edicto que concediese la libertad de culto
a todos los habitantes del Imperio. Los textos únicamente transmiten dos
rescriptos de Licinio, destinados a los gobernadores de Bitinia y Palestina,
concernientes a la devolución de los bienes y lugares de culto confiscados a
los cristianos. Poco después, Maximino Daya cometió el error de atacar la
Tracia. Fue derrotado y muerto por Licinio. Enseguida surgieron las discor-
dias entre los dos Augustos, viéndose obligado Licinio a entregar a Cons-
tantino las diócesis de Panonia y Macedonia. En la reunión que tuvieron los
dos Augustos en Sirmio en el año 317, decidieron designar como Césares a
sus hijos, Crispo y Constantino, por la rama de Constantino, y a Licinio el
joven por la de Licinio. Tenían muy poca edad y esta circunstancia conver-
tía a los nuevos Césares en herederos potenciales, no colaboradores. En 324
estalló la guerra entre los Augustos. Licinio se molestó mucho porque
Constantino, continuando la persecución de los godos, había entrado en
Tracia, territorio de su jurisdicción. Licinio fue derrotado en Crisópolis y
se refugió en Nicomedia, donde se entregó después de haber obtenido de
Constantino la promesa de que respetaría su vida. Al año siguiente fue eje-
cutado (325). El Imperio solo tenía un único dueño.

EL IMPERIO DE CONSTANTINO

Reinado de Constantino

Antes incluso de que quedase como único Augusto, Constantino mos-


tró sus simpatías por los cristianos. La concesión de la libertad de culto

77
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

para que cada uno adorase a su manera lo que hay de divino en el cielo era
un paso importante. Siguieron luego la restitución de los bienes a la igle-
sia y la exención de las cargas públicas a los clerici. Deseaba entenderse
con una iglesia unida en lo doctrinal y obediente en lo disciplinar. Ense-
guida intervino en la disputa arriana, que cuestionaba el dogma trinitario,
convocando en Nicea (20 de mayo de 325) el primer concilio ecuménico,
que definió doctrinalmente la relación consustancial del Dios Hijo con el
Dios Padre. Establecía con ello un precedente en sus relaciones con la
Iglesia, que continuarían sus sucesores. En el concilio participó Osio de
Córdoba, uno de los consejeros en materia religiosa más próximos a Cons-
tantino, quien fundamentaba su poder en una teología religiosa en la que
el cristianismo aportaba los ingredientes doctrinales más importantes:
todo poder y autoridad procede de Dios. El emperador era una persona
que, por voluntad divina, recibía el mandato de gobernar a los ciudadanos
del Imperio.
Constantino conocía muy bien que la frontera del Bajo Danubio era
excesivamente vulnerable, por ella penetraron los godos, que franquearon
el río empujados por los sármatas. Les infligió una gran derrota, cuyo resul-
tado de este éxito fue la conclusión de una paz con los godos (332), que
alcanzaron la condición de federados, comprometiéndose a proteger la
frontera y proporcionar un contingente militar a cambio de dinero y sub-
venciones. Con los persas las relaciones que mantuvo fueron siempre fluc-
tuantes e inseguras, hasta tal punto que tomó la prudente decisión de que
el César Constancio se instalara en Antioquía en el año 333 y fortificara
algunas ciudades. Los persas declararon la guerra en el año 337 y cuando
se disponía a enfrentarse a ellos, al mando de un gran ejército, enfermó gra-
vemente y murió (el 22 de mayo de 337), dejando abierta la guerra contra
los persas y abundantes disputas religiosas y querellas familiares.

Reformas

Constantino estaba menos atado que Diocleciano a las instituciones


romanas y podía adaptarlas sin temor a la nueva realidad social, si esa
adaptación estaba en consonancia con sus intereses. En unas ocasiones
continúa o mejora las reformas de Diocleciano y en otras anula o aminora
su eficacia.

78
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

Reformas militares

Zósimo (II, 34) acusa a Constantino de haber debilitado los ejércitos de


las fronteras, que tanto había fortalecido Diocleciano, al retirar e instalar en
las ciudades tropas de élite que estaban acantonadas en las fronteras. A par-
tir de Constantino se distingue claramente a los limitanei o ripenses, soldados
de frontera que van adquiriendo progresivamente el carácter de soldados-
campesinos, de los comitatenses, tropas de élite. Pero la creación de un ejér-
cito de maniobra, formado con soldados preparados, no es una innovación
de Constantino. Ya Galieno había creado un ejército de reserva para asegu-
rar la defensa de Italia y los tetrarcas utilizaron en ocasiones las tropas del
comitatus, encargadas de su protección personal, para evitar sublevaciones y
reforzar momentáneamente sectores fronterizos en dificultades.

Reformas administrativas

Constantino disolvió a los pretorianos después de la batalla del puente


Milvio. Convirtió a los prefectos del pretorio en funcionarios estrictamen-
te civiles, arrebatándoles las funciones militares que tenían en relación con
los pretorianos y el ejército de Italia, y aumentó el número de prefectos y
los puso al frente de grandes circunscripciones territoriales formadas por
varias diócesis y provincias. Estableció tres o cuatro prefecturas, sin mu-
chas garantías de que se esté en lo cierto, la de Oriente, con varias dióce-
sis, la prefectura de Italia (Italia, África e Iliria) y la prefectura de la Galia
(Galia, España y Britania). Esta reforma administrativa de las prefecturas
se pone en relación con la distribución de zonas territoriales que tuvo
lugar en 335.

El trato a los senadores

Los senadores disponen ya de muy poco poder, que el emperador admi-


nistra a su antojo, pero conservan su condición de clase elevada y privile-
giada, avalada con inmensas riquezas y tierras. Con Constantino cesó la
exclusión de los senadores de los cargos militares y de los gobiernos pro-
vinciales, que tuvo lugar en el siglo III. Aumentó espectacularmente el nú-
mero de senadores romanos y creó un nuevo senado en Constantinopla.

79
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Miembros de las nobles familias romanas ocuparon altos puestos de la


administración central y de la provincial, como gobernadores de las regio-
nes de Italia (correctores) y de las provincias senatoriales (consulares).

Medidas económicas

Las intervenciones de Constantino en el ámbito económico fueron muy


importantes. Diocleciano, pese a sus serias intenciones, no logró controlar
los precios, y los efectos de la inflación siguieron creciendo sin cesar. Al fi-
nal de su reinado aparece mencionado un alto funcionario, «el conde de las
sagradas larguezas» (comes sacrarum largitionum), encargado del Tesoro.
Pero Constantino realizó muy pocos cambios en el sistema fiscal anterior.
Extendió a una periodicidad de quince años las costosas operaciones del
censo de personas y tierras, que antes se hacían cada cinco. Procuró com-
pensar su negativa a efectuar reformas importantes en el sistema fiscal es-
tableciendo nuevos impuestos pagaderos en especie y metales preciosos.
Los senadores fueron cargados con un sobre-impuesto en especie (collatio
glebalis) por sus tierras, además del «don gratuito» en oro (aurum oblati-
cium) que entregaban los miembros de la clase senatorial con ocasión de
los aniversarios imperiales. Los comerciantes aportaban un impuesto en
oro, pagado cada cinco años (lustralis collatio), y los curiales, un donativo
en oro (aurum coronarium) en las fiestas y acontecimientos o conmemora-
ciones importantes del Imperio.
Las reformas monetales de Diocleciano no acabaron con la inflación,
por el contrario el valor de la moneda y por tanto el precio de las cosas lle-
garon, en solo dos meses, a duplicarse. Constantino estableció un sistema
monetal fundado en el solidus, una pieza de oro de 1/72 de libra (4,54 gr),
creada hacia 313, que se emitió en abundancia a partir de 324 y se mantu-
vo constante en peso y ley a lo largo del tiempo. Disponía de oro y plata en
abundancia gracias a la confiscación de los tesoros de los templos paganos,
las riquezas capturadas a los adversarios y los nuevos impuestos percibidos
en oro. La solidez de la moneda de oro afectó a la moneda de plata y, espe-
cialmente, a la moneda de bronce, que se depreciaron en relación con ella,
contribuyendo a la inestabilidad de los precios y al deterioro del poder ad-
quisitivo de los más humildes, que percibían sus ingresos y salarios con
monedas devaluadas.

80
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

LA DINASTÍA CONSTANTINIANA

Las disposiciones hechas por Constantino para su sucesión no fue-


ron muy satisfactorias, pues no dejaban claro quién o quiénes debían
sucederle. De hecho, en los últimos años de su vida, el Imperio contaba
con cuatro Césares, que recibieron el título en fechas diferentes: sus
hijos —Constantino, Constancio y Constante— y su sobrino Flavio Dal-
macio. Cuando Constantino murió, los hijos no aceptaron el plan del repar-
to. Durante varios meses se gobernó en nombre del emperador difunto,
hasta que una matanza entre partidarios y familiares, incluido el César
Flavio Dalmacio, eliminó los obstáculos y se llegó a un acuerdo. Los tres
hijos tomaron el título de Augusto y en la reunión de Viminacium se repar-
tieron el Imperio: Constancio II se encargaría de Oriente; Constantino II,
de Occidente (diócesis de Britania, Galia e Hispania), ejerciendo una
especie de tutela sobre los territorios de Constante, el Augusto más joven.
La asignación de la diócesis de Hispania a Constantino II está confirma-
da por las inscripciones y miliarios dedicados en la Península. Suprimió
el cargo de comes Hispaniarum. Quizás buscaba con ello que la articula-
ción gobernador-vicario-prefecto fuese más directa, sin el cargo paralelo
de un comes.

Constantino II y Constante

Constante sobrellevó muy mal la tutela honorífica que sobre él ejercía


su hermano y en 339, después de su éxito en la lucha contra los sármatas,
no resistió más y rechazó la primacía de su hermano. Constantino II mar-
chó al frente de su ejército contra su hermano, pero fue vencido y asesi-
nado (340). Quedaban solo dos Augustos, Constante y Constancio, que se
ocupaban respectivamente de la parte occidental y oriental del Imperio,
con la inclusión en ésta de los Balcanes. En 343 se reunió en Sardica
(Sofía), bajo la presidencia del obispo hispano Osio de Córdoba, un con-
cilio con el objeto de tratar la cuestión arriana y examinar de nuevo la
causa de la condena de Atanasio de Alejandría. El concilio, que contó con
la presencia de otros obispos hispanos —Florencio de Emerita, Castro de
Caesaraugusta, Aniano de Castulo, Domiciano de Asturica y Pretextato de
Barcino—, acabó en un enfrentamiento entre los obispos occidentales y
orientales.

81
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

La usurpación de Magnencio

Durante diez años la «diarquía» funcionó sin grandes sobresaltos; pero


en 350, una conspiración urdida por el comes rei privatae Marcelino, que se
preocupó en sembrar el descontento entre los soldados, logró que las tro-
pas y el pueblo proclamaran emperador a Magnencio, un comandante de
las tropas especiales (Jovianos y Herculianos). Constante, que se encontra-
ba en la Galia, tuvo miedo de la magnitud que pudiera tener la insurrección
y emprendió la huida hacia Hispania, quizás porque no tenía libre otras
vías de escape. Fue alcanzado en Elne y ejecutado. Magnencio contó en
Roma con la ayuda del prefecto del pretorio, Fabio Titiano, quien logró que
fuera reconocido emperador. También contó con sólidos apoyos en la Ga-
lia, África e Hispania. Fruto de esa adhesión son los miliarios, encontrados
en España, con los nombres de Magnencio y de su hermano Decencio, al
que había nombrado César (351), además de un tesorillo con monedas de
Magnencio encontrado en Tarragona.
Para evitar la progresión de su dominio por el Ilírico, Constancia, hija
de Constantino, animó al maestro de la milicia Vetranio a proclamarse em-
perador en Mursa (marzo de 350). Ambos usurpadores, Magnencio y Ve-
tranio, deseaban tener el reconocimiento de Constancio II, que se hallaba
combatiendo duramente en el frente oriental. Cuando éste puso orden en
los asuntos que le enfrentaban a los persas, se dirigió al encuentro de los
usurpadores. Vetranio abdicó de inmediato mientras que Magnencio, per-
dida ya la esperanza de llegar a un acuerdo con Constancio II, se preparó
para la lucha. Derrotado por Constancio II en Mursa, pasó a Italia, que
acabó perdiendo en el año 352, y luego a la Galia. Constancio bloqueó las
costas para evitar que Magnencio pudiera escapar utilizando una vía marí-
tima y cortó los caminos que llevaban a Hispania, como recuerda Juliano
el Apóstata (Or., 1,35). Hispania se había puesto del lado de Constancio II
y cualquier intento del usurpador de pasar a África estaba condenado al fra-
caso: era imposible pasar a territorio moro a través de Iberia (Zos., II, 53,3).
Derrotado en la Galia, puso fin a sus días en agosto de 353.
La unidad del Imperio quedó restablecida. Durante su mandato Cons-
tancio II designó en varias ocasiones un César, que destinaba a una parte
del Imperio. Lo hizo con su primo Galo (351-354), que envió a Oriente. Las
maldades cometidas por Galo fueron magnificadas en los informes secretos
que se remitían al emperador y Constancio II, alarmado, ordenó que fuese

82
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

ejecutado. Esta mala experiencia no fue obstáculo para que en el año 355
nombrase César al hermanastro de Galo, Juliano, y lo enviase a la Galia.
Constancio tomó sus precauciones contra el peligro germano, que seguía
amenazante, y permaneció en Milán, desde donde dirigió algunas campa-
ñas. Luego se trasladó a Sirmio para hacer los preparativos de su futura
campaña contra los sármatas (357-359). Pasó bastante tiempo combatien-
do en la parte occidental del Imperio y, aunque el frente persa se había
mantenido durante ese tiempo aparentemente tranquilo, las hostilidades
acabaron por explotar en el año 357 y Constancio II debió de regresar a
Oriente. Dirigió con tenacidad varios combates, pero, para poder pelear con
la misma intensidad, se vio en la necesidad de pedir a Juliano el envío de
refuerzos desde la Galia. Esas tropas, que habían sido previamente infor-
madas sobre tal petición, no estaban dispuestas a marchar a la guerra persa
y proclamaron emperador a Juliano (febrero de 360). Un pasaje de Zósimo
(III, 8, 3) da a entender implícitamente que Juliano controlaba Hispania,
pues dice que Constancio, envidioso por la prosperidad de los sucesos de
Galia y de Hispania, maquinó excusas para ir minando poco a poco las fuer-
zas de Juliano y así poder quitarle su dignidad. Al año siguiente, Constancio
II movió su ejército contra Juliano, pero en Tarso enfermó repentinamente
y murió, tras designar a Juliano como heredero. En todos estos sucesos el
protagonismo de la diócesis de Hispania fue más bien escaso. No sucede lo
mismo con algunos personajes oriundos de ella, tanto en el plano religioso,
como el obispo Osio de Córdoba, viejo luchador religioso que sufrió el des-
tierro, como en el civil, donde el hispano Paulo, apodado el «Cadena», nota-
rio de Constancio II, fue nefasto instrumento de represión al servicio del
poder. En Hispania se produjeron acusaciones infundadas de un agente
secreto de Constancio II, que causaron la ruina de una noble familia (Am.
Marc., Hist. 16, 9).

Juliano

En su condición de César de Constancio II consiguió éxitos importantes


contra los alamanes. Obtuvo la brillante victoria de Estrasburgo, recuperó
algunas ciudades, que volvieron a dominio romano, y restableció la seguri-
dad en las fronteras del Rin. Una vez que quedó como único emperador tras
la muerte de Constancio II, se distanció públicamente del cristianismo, res-
tableció los cultos paganos y tomó las medidas pertinentes para crear, a

83
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

semejanza de la iglesia católica, una organización sacerdotal pagana que


rivalizase con ella. Su espíritu tolerante y piadoso hacía aguas cuando se
trataba de asuntos relacionados con los cristianos, a los que prohibía, por
ejemplo, que enseñasen en las escuelas.
En 363, deseando poner fin a la guerra heredada contra los persas, se
desplazó a Oriente conduciendo un formidable ejército, que llegó a las
puertas de la ciudad de Ctesifonte, después de haber sufrido gigantescas
penalidades. No pudiendo tomar la ciudad, que parecía inexpugnable,
decidió la retirada de las tropas. El 27 de junio de 363 murió Juliano y el
paganismo perdió uno de sus líderes más honestos. Con él se extinguía la
dinastía constantiniana.

JOVIANO Y LA DINASTÍA VALENTINIANA

Joviano (ca. 331-364)

Tras la muerte de Juliano, el ejército, que había iniciado el regreso,


decidió no perder tiempo y procedió a la elección de un nuevo emperador.
Tras algunas discrepancias, los mandos del ejército convinieron en propo-
ner al prefecto del pretorio de Oriente, Salustio Secundo, quien rechazó la
propuesta alegando achaques y excesiva edad. El nombre de Joviano, un
oficial panonio, surgió entonces como un candidato de compromiso. Tras
su proclamación ordenó proseguir la retirada, que se aventuraba penosa y
difícil, dadas las dificultades del terreno y los continuos ataques del ene-
migo. Ante tan negra perspectiva, prefirió comprar la retirada. Las con-
versaciones se cerraron enseguida con la suscripción de un tratado de paz
por treinta años. Como resultado inexcusable de esa paz vergonzosa, los
romanos entregaban las cinco provincias transtigritanas conquistadas por
Diocleciano, evacuaban algunas ciudades y abandonaban a los persas la
mitad del territorio armenio.
Joviano estaba obligado a aceptar esas condiciones humillantes, si dese-
aba afianzarse rápidamente en el poder y conocer la opinión del ejército de
la Galia, al que había enviado varios mensajeros, y mantenía íntegro bajo
su mando al ejército oriental romano, a la espera de ver cómo evoluciona-
ban los acontecimientos en la Galia. Ferviente católico, devolvió los privile-
gios que Constantino concedió a la Iglesia, restableció la libertad de ense-

84
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

ñanza y ordenó de nuevo la confiscación de los bienes que Juliano había


devuelto a los templos paganos. En febrero de 364 fue hallado muerto, into-
xicado, probablemente, por las emanaciones de un brasero.

Valentiniano (321-375)

Conocida la muerte de Joviano, el ejército prosiguió el camino de regreso


hasta llegar a Nicea, donde los oficiales del ejército intercambiaron opiniones
para proceder a la proclamación de un nuevo emperador en la persona de
Valentiniano, un simple tribuno de una schola palatina. Éste, deseoso de
compartir el poder con un familiar que le ayudase a preparar los puntos
fundamentales que iban a inspirar su política, concedió el título de Au-
gusto a su hermano Valente (c.328-378). Enseguida proclamaron la liber-
tad de conciencia, pero se mostraron inflexibles con la magia. La situación
económica era mala. Para reponer las pérdidas materiales y humanas que
sufrió el ejército durante la estéril y agotadora guerra contra los persas, se
precisaba disponer de grandes sumas de dinero, que el Tesoro Público no
tenía. Para obtener recursos, garantizar el sector productivo y conseguir la
continuidad de los puestos de trabajo y servicios necesarios a la sociedad
y al Estado, emitió una serie de leyes que obligaban a todos los comer-
ciantes al pago de la collatio lustralis, incluidos los católicos (ley del año
365), o reforzaban el principio hereditario de las condiciones personales
(ley del año 364): el hijo del soldado heredaba su adscripción al ejército y
el hijo del curial, a la curia, siendo responsable con sus bienes de la per-
cepción de los impuestos.
En Oriente las cosas estaban aparentemente tranquilas, pero en Occidente
el imperio pasaba por momentos muy difíciles. Los diversos pueblos bár-
baros que habían franqueado las fronteras saqueaban Retia, Galia, Pano-
nia, Britania y África. La acumulación de tantos problemas a la vez, empujó
a Valentiniano a proceder a un reparto total de los recursos del Imperio.
Valentiniano se reservó la parte occidental y Valente la oriental. Valen-
tiniano libró una serie de batallas contra las tribus germánicas y reforzó las
fortificaciones del Rin levantando nuevas defensas. En el verano de 367
cayó enfermo y en medios castrenses se hicieron correr los nombres de
varios posibles emperadores. Pero Valentiniano se repuso y nombró Au-
gusto a su hijo Graciano, que fue aclamado emperador por el ejército. En

85
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

375 encontró la muerte en Panonia, adonde había acudido a toda prisa para
taponar la invasión de cuados y sármatas.

Graciano (359-383)

Graciano se encontraba en Treveris, muy lejos de Brigetio, donde su


padre murió inesperadamente. Los mandos del ejército de Valentiniano
valoraron las diversas facetas de la situación creada y decidieron proclamar
Augusto al niño de cuatro años Valentiniano II, otro hijo del emperador
muerto, probablemente por sugerencia del habilidoso Merobaudes. La elec-
ción no fue del agrado del pusilánime Graciano, pero para los mandos mili-
tares la designación de otro emperador ponía en sus manos el control de
la situación y al mismo tiempo evitaba que se hiciesen propuestas a favor
de otros candidatos. Graciano aceptó la nueva situación impuesta y proce-
dió a un reparto territorial. No entregó, a lo que parece, a los mentores y
asesores de Valentiniano II toda la prefectura de Italia, sino únicamente el
Ilírico, mientras él retenía el resto.
Mientras tanto, en el parte oriental del Imperio, Valente tomó la arries-
gada decisión de instalar a los godos invasores en Tracia, con la interesada
intención de utilizarlos como soldados y campesinos; pero los godos, vícti-
mas de la sangrienta explotación romana, se sublevaron. Valente, que tenía
la esperanza de derrotar a los bárbaros imponiéndoles un duro castigo, soli-
citó la ayuda de Graciano, que ordenó el envío de algunas legiones de Pano-
nia y de la Galia; pero Merobaudes no cumplió totalmente la orden recibida
y dejó en el frente algunas legiones para proteger las fronteras contra los ala-
manes. Fue un acierto, pues un poco más tarde, en el año 378, tuvo lugar
otra gran invasión alamana, y las tropas de Graciano obtuvieron una gran
victoria, llegando supuestamente a matar a 30.000 alamanes, como las fuen-
tes históricas registran con evidente exageración. Esa victoria proporcionó
seguridad a las provincias occidentales, pero en Oriente una nueva invasión
goda arrasó Tracia y muchos ciudadanos romanos fueron capturados. Gra-
ciano partió en ayuda de Valente, pero éste, mal aconsejado por sus aseso-
res, decidió comenzar las hostilidades sin esperar la llegada de los refuerzos
que venían de Occidente. El 9 de agosto de 378 tuvo lugar la batalla en las
cercanías de Adrianópolis, donde Valente, los mandos militares y dos tercios
de su ejército fueron aniquilados.

86
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

TEODOSIO Y LA DINASTÍA TEODOSIANA

La consecuencia inmediata de la muerte de Valente fue que Graciano,


que estaba fuertemente influenciado por San Ambrosio, se vio de repente
dueño de la mayor parte del Imperio. El jovencísimo emperador Valen-
tiniano II se hallaba recluido en Milán en compañía de su preceptor, el
bárbaro Arbogasto. Tras el desastre de Adrianópolis, el Imperio, especial-
mente su parte oriental, pasaba por momentos angustiosos, que requerían
la pericia de un gobernante competente, como se presentaba Teodosio el
Grande.

Teodosio (ca. 347-395)

Había nacido en la ciudad hispana de Cauca. Hijo de Teodosio el Viejo,


sirvió con su padre en Britania y llegó a ser dux Moesiae Primae a finales de
374. El asesinato de su padre en Cartago (año 376) y la destrucción por un
grupo de sármatas de una legión de Mesia y otra de Panonia, desastre del
que se podía responsabilizar en última instancia a Teodosio, que era el dux
de la zona, forzaron la conveniencia de una discreta retirada a sus posesio-
nes de Hispana. Allí se encontraba cuando fue reclamado por Graciano. La
llamada no supuso una gran sorpresa. Graciano se vio forzado a ello por la
presión de varios nobles de procedencia hispanorromana y, sobre todo, por
el apoyo de los altos cargos militares, que mostraban sus preferencias por
un militar solvente, que ya había combatido eficazmente a los bárbaros.
Tras su éxito en la lucha contra los sármatas, fue nombrado magister
militum per Illyricum, para arreglar la caótica situación creada tras la derrota
de Adrianópolis, pues los godos, envalentonados por el triunfo, extendieron
sus acciones de saqueo a las diócesis de Macedonia y Dacia, que pertenecían
a la prefectura del Ilírico. En este puesto, de magister militum per Illyricum,
permaneció hasta que en enero del año 379 Graciano le nombró Augusto en
sustitución del emperador Valente, que había muerto en Adrianópolis. Para
las campañas de los años 379 y 380 estableció su centro de operaciones en
Tesalónica, que luego trasladó a Constantinopla a raíz, probablemente, de la
reunión mantenida con Graciano en Sirmio. Allí decidieron reintegrar las
diócesis de Macedonia y Dacia a la prefectura del Ilírico, que se puso bajo el
mando teórico del joven Valentiniano II.

87
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Su continuo batallar con los godos resultó ineficaz en su esforzado


intento de conseguir por medio de la guerra la estabilización de la zona.
Desechando la baza de las armas, encargó a Saturnino, un viejo general de
Valente, la misión de llegar a un acuerdo de paz con los godos, que feliz-
mente se logró en el año 382. Como resultado de ese tratado de paz, los
godos se instalaron como federados en las tierras desiertas situadas entre el
Danubio y los Balcanes, gozando en ellas de un amplio grado de autono-
mía. También la paz suscrita con los persas proporcionó cierta tranquilidad
a la parte oriental del Imperio, que apenas se vio perturbada por la obsti-
nada política antipagana de Teodosio.

Magno Máximo (murió en 388)

Nació en Hispania a mediados del siglo IV. Su carrera militar estuvo


muy unida inicialmente a Teodosio el Viejo. A su lado combatió en Brita-
nia, Retia y África, donde recibió el encargo de capturar a los sediciosos
implicados en la rebelión de Firmo. Hacia el año 380 fue promocionado por
Graciano al cargo de comes Britanniae, logrando frenar al año siguiente una
incursión de pictos y escoceses. Proclamado emperador por sus tropas en
el año 383, desembarcó en la Galia dispuesto a enfrentarse a Graciano.
Probablemente las tropas de Britania hicieron realidad el deseo que Magno
Máximo tenía de ocupar un puesto de Augusto al lado de Teodosio I, hijo
de su antiguo protector. Si esa era realmente su ambición, sufrió una gran
desilusión, pues no hacía mucho tiempo (383) que Teodosio I había conce-
dido el título de Augusto a su hijo Arcadio, un niño de seis años de edad.
En la Galia, el ejército de Germania se unió enseguida al de Britania. Gra-
ciano marchó a su encuentro, pero fue traicionado por sus tropas. Huyó
con trescientos jinetes, siendo atrapado y ejecutado en Lyon (agosto, 383).
Máximo se apoderó de la Prefectura de la Galia. Teodosio se encontró
ante un hecho consumado. No se precipitó con una decisión arriesgada y se
mantuvo a la expectativa hasta que, tras algunas escaramuzas, comenzaron
las conversaciones, que condujeron al compromiso del año 384 por el que
Teodosio retenía todo el Oriente y la parte occidental del Imperio se dividía
entre Valentiniano II, que recibía el Ilírico, Italia y África bajo la tutela de
su madre Justina, y el emperador Máximo, que obtenía la Prefectura de la
Galia (Britania, Galia e Hispania). Magno Máximo gobernó con autoridad

88
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

y eficacia. Durante su mandato, Prisciliano y sus partidarios fueron ejecu-


tados, más por motivos políticos que por razones religiosas. Reorganizó los
territorios de la Galia y dio su nombre a dos nuevas provincias: la Maxima
Sequenia en la Galia y la Nova Provincia Maxima de Hispania, como recuer-
da la inscripción de Siresa (Huesca).
Cuando los bárbaros atacaron de nuevo en Panonia, el año 387, Valen-
tiniano II solicitó la ayuda de Máximo. Era la oportunidad que éste estaba
esperando para penetrar en Italia y ocuparla. Valentiniano II y su madre
Justina buscaron refugio en la corte de Teodosio. Con la ocupación de Italia,
Máximo se convertía de hecho en dueño de todo el Occidente. Después de
un año, en el que Teodosio estuvo dando largas al asunto, se decidió por fín
a intervenir. Durante el vera no de 388, Valentiniano II y Teodosio pusie-
ron en marcha una operación conjunta. Máximo, que había invadido el
Ilírico, se replegó hacia Aquilea, después de haber sido derrotado por las
tropas bárbaras de Teodosio en Siscia y Petovio. En Aquilea, las tropas de
Máximo desertaron, le hicieron prisionero y le cortaron la cabeza (agosto
de 388).

Teodosio permaneció todavía algún tiempo en Occidente, pero en el año


391 regresó a Constantinopla, dejando a Valentiniano II al frente de sus
dominios, bajo el cuidado y protección del franco Arbogasto, su magister
peditum praesentalis, que era en la práctica el dueño del poder. Las discre-
pancias entre el tutor y el joven emperador Valentiniano II fueron en aumen-
to. El 15 de mayo de 392 el joven emperador apareció ahorcado, bien por
efecto de un suicidio o asesinato. Pocos meses después, Arbogasto, con la
aquiescencia de parte de la aristocracia pagana y de Nicómaco Flaviano,
prefecto del pretorio, nombró emperador a Eugenio, un viejo profesor de
retórica que había ocupado altos cargos en la administración central. Fue
aceptado rápidamente por la prefectura de la Galia e Italia, pero Teodosio I
rechazó la designación de Eugenio y nombró Augusto (393) a su segundo
hijo, Honorio. Con este nombramiento cerraba definitivamente las puertas
a cualquier tipo de negociación.
La guerra era inevitable, pero no comenzó hasta el verano de 394. El
ejército de Teodosio salió triunfador en la batalla del río Frígido (6 de sep-
tiembre de 394). Eugenio fue asesinado y Arbogasto se suicidó pocos días
después. La unidad del Imperio quedaba restablecida de nuevo. Pero a los
pocos meses, Teodosio expiró en Milán (17-I-395), tras una repentina enfer-

89
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

medad. Sus hijos, Arcadio y Honorio, se repartieron respectivamente la


parte oriental y occidental del Imperio, asistidos por dos grandes asesores:
Rufino, el prefecto del pretorio, aconsejaba a Arcadio y Estilicón era el
tutor y mentor de Honorio.

CRONOLOGÍA

284-305 Gobierno de Diocleciano.


284 Aclamación de Diocleciano.
285 Maximiano, César. Campañas de Maximiano en Occidente.
286-310 Maximiano.
286 Maximiano, Augusto. Sublevación en Britania de Carausio.
286 Reorganización administrativa del Imperio.
293 Primera Tetrarquía: Diocleciano y Maximiano, Augustos;
Constancio y Galerio, Césares.
294 Reforma monetaria de Diocleciano.
296 Derrota y muerte de Alecto, sucesor de Carausio en Britania.
298 Campaña de Maximiano en África.
301 Edicto de Afrodisia (septiembre).
301 Edicto de precios máximos (noviembre).
303 Edicto de persecución contra los cristianos.
305 Renuncia de Diocleciano y de Maximiano.
305 Segunda Tetrarquía: Constancio I y Galerio, Augustos; Severo
y Maximino Daya, Césares.
306 Muerte de Constancio Cloro. Pronunciamientos de Constan-
tino y Majencio. Galerio nombra a Severo Augusto y recono-
ce a Constantino el título de César.
306-307 Tercera Tetrarquía: Galerio y Severo, Augustos; Maximino
Daya y Constantino, Césares.

90
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

307 Majencio se proclama Augusto. Maximino y Constantino se


proclaman Augustos.
308-311 Cuarta Tetrarquía: Galerio y Licinio, Augustos; Maximino
Daya y Constantino, Césares.
310 Muerte de Maximiano. Majencio se proclama Augusto.
311 Edicto de tolerancia y muerte de Galerio.
311-313 Constantino, Licinio y Maximino Daya, Augustos.
312 Alianza de Constantino y Licinio. Derrota de Majencio en
Puente Mulvio.
313 Edicto de Milán. Licinio esposa a Constanza, hermana de
Constantino. Muerte de Maximino. Muerte de Diocleciano.
313-317 Constantino y Licinio, Augustos.
313-318 Reformas monetarias (318-348, centenionalis = 100 denarios)
324 Derrota de Licinio en Adrianópolis.
325 Concilio de Nicea.
330 Fundación de Constantinopla.
337 Muerte de Constantino. Acuerdo de Viminacium sobre repar-
to de zonas de competencia entre los hijos de Constantino.
337-340 Constantino II, Constante I y Constancio II, Augustos.
337-340 Constantino II.
337-350 Constante I.
337-361 Constancio II.
340 Derrota y muerte de Constantino II.
348 Reforma monetaria de Constancio II.
340-350 Constante I y Constancio II, Augustos.
350 Usurpación de Magnencio en la Galia. Aclamación de Vetranio.
351 Derrota de Magnencio en Mursa.

91
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

353 Suicidio de Magnencio. Constancio II, único emperador.


355 Juliano es nombrado César para combatir en la Galia a los
alamanes.
360-363 Gobierno de Juliano el Apóstata.
363-364 Joviano.
364 Aclamación de Valentiniano I. Asociación de su hermano
Valente.
364-378 Gobierno de Valente.
364 División del Imperio: Occidente para Valentiniano; Oriente
para Valente. Invasión de la Galia por los alamanes.
367 Guerra contra los godos y asociación de Graciano al trono.
367-383 Gobierno de Graciano.
375-392 Gobierno de Valentiniano II.
378 Derrota romana en Adrianópolis. Muerte de Valente.
379 Graciano nombra Augusto al hispano Teodosio.
379-395 Gobierno de Teodosio el Grande.
380 La religión católica, única religión del Estado.
382 Graciano hace retirar del senado el Altar de la Victoria.
383 Teodosio proclama Augusto a su hijo Arcadio.
383 Usurpación de Magno Máximo en Britania. Muerte de Graciano.
385 Ajusticiamiento del hereje Prisciliano, obispo de Ávila.
388 Derrota y muerte de Magno Máximo.
392 Fin de Valentiniano II. Usurpación de Eugenio.
393 Teodosio nombra Augusto a su hijo Honorio.
394 Derrota y muerte de Eugenio en el río Frígido.
395 Muerte de Teodosio en Milán. División del Imperio.
395-408 Imperio de Oriente: Arcadio.

92
LA HISPANIA TARDOIMPERIAL HASTA LAS INVASIONES DEL SIGLO V

395-423 Imperio de Occidente: Honorio.


395-408 Tutela de Estilicón, magister utriusque militiae, en Occidente.
408 Muerte de Estilicón. Invasiones en Hispania de suevos, ala-
nos y vándalos.

BIBLIOGRAFÍA

BAJO, F.: Constantino y sus sucesores: la conversión del Imperio, Madrid, 1990.
BRANDT, H.: Konstantin der Große. Der erste christliche Kaiser. C. H. Beck, München
2006.
BOWDER, D.: The Age of Constantine and Julian, París, 1978.
BOWERSOCK, G. W.: Julian the Apostate, Londres, 1978.
CHIRSTOL, M. y SILLIÈRES, P.: «Constantin et la péninsule ibérique», REA 82, 1980,
pp. 70–80.
CORCORAN, S.: The Empire of the Tetrarchs. Imperial Pronuncements and Government
AD. 284-324, Oxford, 1996.
DEMANDT, A.: Die Spätantike. Römische Geschichte von Diocletian bis Justinian 284-
565, Munich, 1978.
DEPEYROT, G.: Le Bas Empire Romain. Economie et numismatique (284-491), París,
1987.
—Crisis e inflación entre la Antigüedad y la Edad Media, Barcelona, 1996.
ERRINGTON, R. M.: Roman Imperial Policy from Julian to Theodosius, Chapel Hill,
2006.
HALEY, E.: «A Palace of Maximianus Herculius at Corduba?», ZPE 101, 1994, pp.
208-14.
HERMANN-OTTO, E.: Constantin der Grosse, Darmstadt, 2007.
LEPPIN, H.: Theodosius der Große. Auf dem Weg zum christlichen Imperium. Primus,
Darmstadt. 2003.
GIACCHERO, M.: Edictum Diocleciani et collegarum de pretiis rerum venalium, 2
vols. Génova, 1974.
—«Il valore delle monete dioclezianee dopo la reforma del 301 e i prezzi dell’oro e
dell’argento nei nuovi frammenti de Aezani nell’edictum de pretiis», RIN, 76,
1974, pp. 145-154.
KING, N. Q.: The emperor Theodosius and the stablishment of Christianity, Londres, 1961.
MAYMÓ, P.: «Maximiano en campaña: matizaciones cronológicas a las expediciones
hispanas y africanas del Augusto Hercúleo», Polis 12, 2000, pp. 229-257.

93
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

MAURICE, J.: Numismatique constantinienne, París, 1908-1912, 3 vols. (1965).


ODAHL, Ch, M.: Constantine and the Christian Empire, Londres, 2004.
PICOZZI, V.: «L’inscrizione di Afrodisia e il valore delle monete dioclezianee», RIN
79, 1977, pp. 91-108.
SCHRI, R.: «Der spanische Kaiser Maximus and die Andsiedlung der Westgoten in
Aquitaniem», Historia 41, 1992, pp. 374-384.
SCHMITT, O.: Constantin der Grosse (275-337), Stuttgart, 2007.
TEJA, R.: La época de los Valentinianos y de Teodosio, Madrid, 1991.
TEJA, R. y PÉREZ, C.: (eds.): Congreso internacional. La Hispania de Teodosio, 2 vols.
Salamanca, 1997.
VAN DAM, R.: The Roman Revolution of Constantine, Cambridge, 2007.
VERA, D.: «I rapporti tra Magno Massimo, Teodosio e Valentiniano II nel 383-384»,
Athenaeum 54, 1975, pp. 267-301.
WILLIAMS, S. y FRIELL, G.: Theodosius: The Empire at Bay, New Haven, 1994.

94
TEMA III
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

EL CRISTIANISMO PRIMITIVO EN HISPANIA

La penetración del cristianismo en Hispania

El cristianismo es un fenómeno religioso que afecta a la esfera más inti-


ma de los creyentes, pero también es un hecho histórico y como tal hay que
tratarlo en un libro de historia. El cristianismo tiene su origen en la figura
histórica de Jesús. Sus dichos y hechos fueron el fundamento de la existencia
de comunidades cristianas. El episodio de la Crucifixión suponía, aparente-
mente, el fracaso de su mensaje y obra, que se mantuvo viva gracias al hecho
esencial de su Resurrección y a su aparición a un grupo de elegidos encarga-
dos de dar a conocer su doctrina y hechos. Tras este proceso de exaltación de
la figura carismática de Jesús, que muere y luego resucita, surgieron algunos
titubeos acerca de los rasgos esenciales y auténticos del cristianismo primiti-
vo, obligando a las comunidades cristianas, ya fuertemente consolidadas, a
fijar el recuerdo de Jesús y a rechazar lo que consideraban inaceptable.
Lo que sabemos de la vida de Jesús proviene de fuentes elaboradas con
posterioridad, que no reflejan la repercusión exacta que la predicación de
Jesús produjo en sus contemporáneos, pero sí la aceptación que tuvo en el
grupo de seguidores, que, animados por su recuerdo, comenzaron a propa-
gar su doctrina en los ambientes judaicos de Palestina y de la Diáspora. De
la mano de algunos propagandistas, principalmente de San Pablo, el cris-
tianismo primitivo se emancipó de la cobertura judaica que había utilizado
para propagar la doctrina de Jesús por todo el Imperio, y dejó de ser la reli-
gión de un pueblo étnico determinado para pasar a ser la religión de un
pueblo de creyentes: Ya no es, dice San Pablo, cuestión de griego o de judío,
de circuncidado o no, de bárbaro o de escita, de esclavo o de hombre libre, si-
no de Cristo que está en todo y en todos (Col., 3,2).
Durante los primeros siglos del Imperio, Roma fue una inmensa ciudad
que consumía toda clase de productos provenientes de todas las partes del

95
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Mediterráneo. La Bética y el levante peninsular constituían piezas claves en


el abastecimiento de algunos de esos productos. En Roma y en las grandes
ciudades del Imperio romano se asentaron muchas personas entregadas a
las actividades artesanales y comerciales. Estas ocupaciones fueron muy
demandadas por los orientales, especialmente por los judíos, porque eran
actividades que permitían una gran movilidad y un rápido arraigo en otro
lugar si se desencadenaba una persecución contra ellos. Las actas del Con-
cilio de Elvira (comienzos del siglo IV) y la carta del obispo Severo de Ma-
llorca (siglo V) ponen de manifiesto la vitalidad de las comunidades judías
en algunas ciudades hispanas. Pero se trata de informaciones tardías. Por
el contrario, testimonios arqueológicos que se pueden datar a finales del
siglo I, señalan la presencia de gentes orientales en algunas ciudades hispa-
nas. Y este dato arqueológico está corroborado también por inscripciones,
que recogen nombres propiamente judíos y otros latinos, acompañados de
cognomina semitas, hebreos o griegos semejantes a aquellos que llevaban
los miembros de las comunidades judías de Italia y África. Por diversos cri-
terios, no siempre decisivos y fiables, se establece que algunas de estas ins-
cripciones corresponden al siglo I, aunque la mayoría de ellas pertenecen a
los siglos II y III. Proceden, además, de regiones y ciudades hispanas de
intensa romanización y con gran actividad comercial. La existencia de esas
comunidades orientales y judías tempranas señala que las circunstancias
que en otros lugares favorecieron la propagación del cristianismo, se daban
también en Hispania. Pero que se diesen esas condiciones no quiere decir
que la doctrina de Jesús se hubiese predicado y propagado en Hispania en
fechas muy tempranas.

Leyendas y tradiciones

En siglos posteriores, a falta de información más precisa y directa sobre


el particular, tomaron cuerpo una serie de relatos y tradiciones populares,
que convertían el cristianismo peninsular en el efecto gratificante de la pre-
dicación de Santiago Apóstol y de los Siete Varones Apostólicos. La leyenda
del apostolado de Santiago en España tiene su precedente en la escueta noti-
cia contenida en el Breviarium Apostolicum (ca. 600), que dice que Santiago
predicó en Hispania: hic Iacobus Spaniae et occidentalia loca praedicatur. La
leyenda, cualquiera que fuese quien la crease, se difundió posteriormente por
tradición y fue adquiriendo progresivamente nuevos aderezos. La leyenda de

96
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

la predicación en Hispania de Santiago el Mayor, lo mismo que las leyendas


vinculadas a su translatio y a la inventio de su tumba en Galicia, no pro-
porcionan ayuda alguna a la valoración de los orígenes históricos de las
comunidades cristianas en Hispania. De hecho, autores cristianos de época
bajoimperial, como Prudencio (348-post 405), Orosio (ca.383-ca. 420), Hi-
dacio (ca. 400-ca. 469), Prudencio (348-ca.405), San Martín de Dumio (ca.
510-579/80), algunos de ellos muy vinculados a las tierras galaicas y que pro-
porcionan datos abundantes sobre las comunidades cristianas de Hispania,
no mencionan en ninguna ocasión que el cristianismo peninsular tenga un
origen apostólico. Tampoco la iglesia cristiana visigótica, tan celosa de sí mis-
ma, dice nada sobre ese origen apostólico, que, de existir, sería una distinción
que habría esgrimido con orgullo.
Algo parecido sucede con la tradición de los Siete Varones Apostólicos
(Torcuato, Tesifonte, Indalecio, Segundo, Eufrasio, Cecilio y Hesiquio) y
sus sedes episcopales, enviados desde Roma por San Pedro y San Pablo
para anunciar la palabra de Jesús en la Península. Las vidas de estos Va-
rones Apostólicos están recogidas en manuscritos del siglo X, que transmi-
ten un texto anterior, escrito, posiblemente, en los siglos VIII o IX.

Testimonios de cierta entidad

Es el propio San Pablo quien en la Carta a los Romanos (15, 24), docu-
mento histórico fiable, manifiesta su deseo de acercarse a Hispania: cuan-
do emprenda mi viaje a Hispania, espero al pasar visitaros, y ser encaminado
por vosotros a aquella tierra. Tomando como término de referencia este
pasaje, algunos autores cristianos del siglo III y IV creen que San Pablo rea-
lizó realmente ese viaje a Hispania. Aunque San Pablo estuvo preso en Ro-
ma, adonde se le llevó por haber apelado legalmente al César, dada su con-
dición de ciudadano romano, desde su puesta en libertad hasta su nueva
detención y muerte, tuvo tiempo suficiente para realizar el viaje a Hispania.
Pero que tuviera tiempo suficiente no es prueba de que efectuase ese viaje.
De hecho, ninguna comunidad cristiana hispana retuvo en su memoria his-
tórica el inmenso honor que hubiera tenido, si de hecho hubiera sido fun-
dada por San Pablo.
Ciertamente, hacia el año 185, san Irineo, obispo de Lugdunum (Lyon),
indica (Adv. Haer., I, 3) que en aquel tiempo el cristianismo había estable-

97
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

cido iglesias entre los germanos, celtas e ibéros. Se refiere, sin mayor espe-
cificación, a las iglesias de las Iberias, entre otras. Pero el término Iberia se
aplicaba en el Imperio romano a dos realidades geográficas diferentes: la
Península Ibérica y la región del Cáucaso conocida por ese nombre. Dadas
las estrechas relaciones existentes entre la comunidad de Lyon y las iglesias
de Asia y Frigia —san Ireneo y parte de los mártires de Lyon eran de Asia
Menor—, algunos historiadores modernos consideran que la Iberia a la que
se refiere san Ireneo es la Iberia del Cáucaso, pero la mayoría de los inves-
tigadores piensan que se trata de la Península Ibérica.
El documento más antiguo e inequívoco del cristianismo primitivo his-
pano lo constituye la carta 67 del corpus de 81 cartas escritas por san
Cipriano. El contenido de esta carta deja entrever que la fe de los cristianos
de Hispania era tibia y su moral, mundana, al igual que en otras regiones
del Imperio.

PERSECUCIONES

En los comienzos del cristianismo los romanos desconocían casi todo de


él. Confundían a los cristianos con los judíos y consideraban que el cristia-
nismo era una variante religiosa del judaísmo. En el contexto del Imperio
romano, el pueblo judío ofrecía unas características singulares en materia
religiosa, que reclamaron a la larga un trato especial. Las autoridades ro-
manas consideraron al judaísmo como una religión étnica, tolerada por lo
general. Por otra parte, el sistema religioso romano estaba constituido por
un conjunto de creencias acogidas al concepto general de religio, del que se
excluían varias doctrinas y prácticas religiosas, que quedaban englobadas
bajo la noción maléfica de superstitio. En este contexto religioso, los cris-
tianos, conforme fueron difundiendo más ampliamente su doctrina que
tenía algunas raíces judías en origen, comenzaron a ser considerados dis-
tintos de los judíos y la doctrina cristiana pasó a ser percibida como una
superstición nueva y maléfica.
Los romanos comenzaron a mirar con recelo a esos hombres raros, la
tercera clase de personas, el tertium genus del que habla Tertuliano (Ad
Nat. I, 8). Las prácticas religiosas cristianas, tales como el comer la carne
de Jesús y el beber su sangre durante la celebración de la Eucaristía y el
abrazo y beso de la paz dado entre hermanos y hermanas, desconcertaban

98
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

a lo romanos. El pueblo llano las consideraba, respectivamente, como


prácticas inhumanas e incestuosas realizadas por personas potencialmen-
te subversivas, porque no participaban en los cultos de la religión pública,
instrumento integrador y de control social y el modo más genuino y patrió-
tico de mostrar fidelidad y lealtad al Estado. La no participación cristiana
en los cultos de los dioses paganos era considerada una postura antisocial
que amenazaba el bienestar de la comunidad romana, al perturbar la pax
deorum, el orden moral y la concordia cívica, que el poder estatal tenía la
obligación de vigilar y mantener a toda costa. En materia religiosa el poder
romano se movía forzosamente entre dos comportamientos antagónicos.
Por un lado, sentía un profundo respeto por los derechos individuales de
los ciudadanos, entre los que se encontraba la libertad de conciencia, pues
aceptaba el hecho de que algunos ciudadanos venerasen dioses foráneos
siempre que no se perturbase gravemente la pax deorum. Por otra parte, en
función de la íntima relación establecida entre poder político y religión, el
Estado debía procurar que la religión estatal no sufriese ningún quebran-
to. Dependiendo de las circunstancias concretas del momento, del interés
estatal y de las exigencias sociales, la relación dialéctica existente entre
estos dos principios antagónicos se traducía, en la práctica, en persecución
o en tolerancia religiosa.
La persecución fue la salida elegida por Nerón. En el año 64 estalló un
incendio en Roma, probablemente fortuito, que destruyó gran parte de la
ciudad. Nerón dirigió contra los cristianos el odio que el pueblo tenía con-
tra él y les acusó de haber provocado el incendio de Roma. Tácito (Ann. 15,
44) responsabiliza a Nerón de esa burda maquinación, pero considera que
los cristianos constituyen una secta maléfica y están animados de odio al
género humano. Con esta expresión Tácito está sintetizando la sensación
que en la masa de los ciudadanos producía la indiferencia de los cristianos
por los asuntos públicos y su aversión a los dioses y ritos paganos.

Causas de las persecuciones

Algunos investigadores opinan que las imputaciones contra los cristia-


nos fueron por delitos comunes, siendo castigados en virtud del poder coer-
citivo que tenían las autoridades. Pero Tertuliano (Apol. IV, 4), que conocía
muy bien las leyes romanas, menciona la existencia de una legislación que
prohibía ser cristiano: no es lícito que existáis (non licet esse vos). Atribuye

99
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

a Nerón la autoría de esa disposición legislativa (institutum Neronianum),


base legal, se supone, para las futuras persecuciones de los cristianos. Ter-
tuliano (Ad nat. I, 7,9) recuerda la permanencia de esa disposición: permane-
ció esta única disposición neroniana (hoc solum institutum Neronianum). Pero
si esa disposición neroniana hubiera tenido vigencia con posterioridad a su
mandato, no tendría una explicación admisible el hecho de que Plinio el
Joven, afamado jurista, consultase, durante su gobierno de Bitinia, al empera-
dor Trajano el modo de proceder con las denuncias contra los cristianos que
le habían sido dirigidas. Si Plinio hizo esta consulta era porque no existía, pro-
bablemente, una norma específica que pudiera ser utilizada en este asunto. El
emperador hispano le remitió un rescripto con las instrucciones pertinentes.
En él le indica que las denuncias y las acusaciones anónimas no son admisi-
bles, ni los cristianos deben ser buscados ni perseguidos de oficio (conquiren-
di non sunt). Consecuentemente, los acusadores debían identificarse y correr
con los riesgos de una falsa acusación. Si se probaba la culpabilidad, el acu-
sado debía ser castigado. La prueba de culpabilidad o la exoneración de la cul-
pabilidad era clara: suplicar a los dioses romanos.

Persecuciones en Hispania

Los mártires en las primeras persecuciones no fueron muchos. Es cier-


to que Tácito (Ann.15, 44) afirma que una gran muchedumbre de cristianos
murieron en Roma durante la persecución de Nerón, pero un texto poco
sospecho de Orígenes (Contra Cels. 3, 8), escrito poco antes de la persecu-
ción de Decio, dice que han sido pocos los llevados a la muerte por causa de
la fe. De hecho, no parece que esas primeras persecuciones alcanzasen a los
cristianos de Hispania. Es preciso llegar a la persecución de Decio para
tener noticias más precisas del cristianismo en Hispania. A comienzos del
año 250, el emperador Decio promulgó un edicto que ordenaba que todos
los habitantes del Imperio estaban obligados a participar en los sacrificios
oficiales romanos, recibiendo los participantes un certificado (libellum) que
les exoneraba de toda sospecha. De esta forma, los cristianos se vieron en
la disyuntiva de participar en los sacrificios, lo que suponía una implícita
renuncia a su fe, o afrontar los castigos y la muerte. Hubo cristianos, inclui-
dos algunos obispos hispanos, que eligieron un camino intermedio, com-
prando o consiguiendo por influencias el certificado, sin haber sacrificado
en realidad. Son los llamados libellatici, y contra ellos se desató el resenti-

100
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

miento de los fieles que se habían mantenido firmes en la fe, una vez pasa-
da la persecución.
Los cristianos estaban profundamente divididos, y la iglesia necesitaba
encontrar una solución al problema de los libellatici. El papa Cornelio esta-
bleció que los libeláticos podían ser admitidos a penitencia, pero quedaban
excluidos de la dignidad episcopal y del clero. Marcial, obispo, probable-
mente, de la sede de León-Astorga, y Basílides, obispo de Mérida, obtuvie-
ron esos certificados por lo que fueron depuestos de sus sedes y sustituidos
respectivamente por los nuevos obispos Félix y Sabino. Basílides reconoció
su error y abandonó el episcopado, pero luego apeló al papa Esteban I, quien
desconociendo todos los hechos, ordenó que fuese repuesto en la sede. Tam-
bién Marcial intentó retener el ep iscopado (Ep. 67, 5). Los fieles estaban
muy divididos y el conflicto creció en intensidad cuando Félix de Zaragoza,
hombre de fe y defensor de la verdad, y las comunidades de León-Astorga y
Mérida enviaron cartas a san Cipriano. En la carta decretal que san Cipria-
no, con otros 36 obispos africanos, dirige al presbítero Félix y a las comuni-
dades de León y de Astorga les notifica que habían actuado correctamente y
que las ordenaciones de los obispos sustitutos se habían hecho conforme a
la tradición divina y al uso apostólico: con asistencia de los obispos vecinos
de la provincia y en presencia del pueblo.
Apenas habían pasado unos pocos años cuando el emperador Valeriano,
senador de ilustre familia y sucesor de Decio en el gobierno, recurrió de
nuevo a la persecución contra los cristianos como un medio para reactivar
la moral del Imperio y apoderarse de los bienes de los cristianos ricos para
financiar las guerras. En el año 257, emitió un primer edicto, que prohibía
a los cristianos realizar reuniones litúrgicas y visitar los cementerios, orde-
nando a los obispos y sacerdotes a rendir culto a los dioses bajo la amena-
za de destierro. Al año siguiente, promulgó un segundo edicto, transmitido
por san Cipriano (Ep., 80), que fue aprobado por el senado. En dicho edic-
to se obligaba a obispos, presbíteros y diáconos a sacrificar a los dioses bajo
pena de ejecución. Los senadores, personajes ilustres y caballeros romanos
eran despojados de su dignidad y posesiones y si continuaban persistiendo
en su fe de cristianos debían ser ejecutados. Las ricas matronas cristianas
perdían su patrimonio y eran expulsadas al destierro. En Tarragona, capi-
tal de la provincia Citerior, el gobernador Emiliano puso en marcha los edic-
tos del emperador y emitió el acto de procesamiento contra san Fructuoso,
obispo de la ciudad, y sus dos diáconos Eulogio y Augurio.

101
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Tras su proclamación como emperador en 284, Diocleciano se mostró


benévolo con los fieles que profesaban creencias distintas a las de la reli-
gión oficial romana, pero enseguida cambió de conducta, pues en esos pri-
meros años de mandato persiguió a los maniqueos y limpió el ejército de
cristianos. En 303, cuando el Imperio estaba ya recuperado política y eco-
nómicamente, Diocleciano, animado, por su César Maximiano Galerio,
desencadenó inesperadamente la persecución contra los cristianos. Se pro-
mulgaron cuatro edictos persecutorios, cuyos contenidos transmite Euse-
bio de Cesarea en su Historia de la Iglesia. Se ordenó el encarcelamiento
de todos los dirigentes de las iglesias. Luego se ofreció a los encarcelados
la posibilidad de recuperar la libertad si sacrificaban a los dioses, some-
tiendo al tormento a todos aquellos que rehusaran hacerlo. Finalmente, en
304, se ordenó que todos los habitantes del imperio, hombres, mujeres y
niños se reunieran en lugares públicos para sacrificar a los dioses y hacer
libaciones.
La aplicación de los edictos persecutorios no tuvo la misma intensidad
en todas las provincias del Imperio. En Oriente fue muy dura. En las tierras
asignadas a Constancio Cloro apenas se dieron casos sangrientos, pero en
las encomendadas a Maximiano (Italia, África y quizás Hispania) se puso
más interés. Durante los años que duró la persecución de Diocleciano
sufrieron martirio el centurión Marcelo, los santos Emeterio y Celedonio de
Calahorra, las santas Justa y Rufina de Sevilla, los innumerables mártires de
Zaragoza, san Vicente de Valencia, san Félix de Gerona, san Cucufate de
Barcelona, san Acisclo de Córdoba, los santos Justo y Pastor de Alcalá de
Henares y santa Eulalia de Mérida.

Las Actas de los mártires

Los cristianos pusieron gran cuidado en perpetuar en la memoria colec-


tiva de las comunidades cristianas el recuerdo de aquellos hermanos que
habían derramado su sangre por fe. El recuerdo de esos mártires, el culto
de sus reliquias y la celebración de sus efemérides sirvieron para estimular
la virtud de los fieles. san Cipriano (Ep. 12, 2), por ejemplo, animaba a los
presbíteros y diáconos de su comunidad a que ayudaran a los cristianos
encarcelados y anotaran también el día de su muerte para que podamos hon-
rar su memoria entre los mártires. Al igual que san Cipriano, otras comuni-
dades cristianas se esforzaron por perpetuar el recuerdo de los mártires que

102
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

entregaron su vida por Cristo. Muchos de estos recuerdos están recogidos


en las denominadas Pasiones y Actas de los Mártires, un género literario
muy especial dentro de la literatura cristiana.
No todo este material documental tiene el mismo nivel de certeza y cre-
dibilidad. Los investigadores, especialmente H. Delehaye, han analizado y
clasificado esos documentos en diversas categorías, de acuerdo con su gra-
do de historicidad: actas auténticas, actas dudosas, actas falsas, pero con
un fondo histórico, y actas totalmente falsas. Las actas auténticas, redacta-
das oficialmente por los funcionarios del tribunal proconsular, son aquellas
que reproducen, a veces con algún añadido, el acta del enjuiciamiento y
condena de los mártires. Por esta razón son llamadas actas proconsulares.
También se consideran actas auténticas aquellas que, sin ser copias del re-
gistro oficial, han sido elaboradas por personas asistentes a los procesos y
ejecuciones de los mártires. Gozan asimismo del carácter de fiables los tes-
timonios de testigos oculares, plasmados en forma de Pasiones y narracio-
nes de diversas naturalezas.
La actas del martirio de san Fructuoso, obispo de Tarragona, y de sus diá-
conos Augurio y Eulogio, que murieron durante la persecución de Valeriano,
no son actas proconsulares, pero tienen fiabilidad histórica, pues fueron re-
dactadas por un testigo ocular que registró con celo los acontecimientos de
ese martirio. San Agustín menciona estas actas en un sermón (sermo 273) y
Prudencio las tiene en cuenta en la redacción de su Peristephanon.
Las actas del proceso y muerte del centurión Marcelo contienen ele-
mentos de historicidad. El proceso contra Marcelo se desarrolló en dos
fases: la primera, en julio del año 298, en presencia del juez o gobernador
Fortunato y la segunda en Tánger, en octubre del mismo año, ante el vice-
prefecto Aurelio Agricolano. Los manuscritos que más se acercan al texto
original no dicen nada de la ciudad de origen del mártir ni del lugar en el
que se produjo el arresto y se celebró el primer juicio. La tradición, tenien-
do en cuenta la condición militar del mártir, considera que esos dos acon-
tecimientos pudieran haber tenido lugar en el campamento de la legio VII
Gemina de León. También fueron militares los hermanos Emeterio y Cele-
donio, que recibieron en Calahorra la corona del martirio durante esta
persecución. Prudencio, originario de Calahorra, dedica a estos mártires
el himno I de su Peristephanon y recuerda que en esa ciudad había un bap-
tisterio donde recibían culto. El poeta calagurritano no debió tener a su
disposición las Actas, pues recurre a descripciones poéticas muy genera-

103
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

les sin proporcionar datos precisos sobre estos mártires. En Sevilla sufrie-
ron el martirio dos hermanas, Justa y Rufina, que se negaron a dar dinero
a los celebrantes de las fiestas paganas de las adonías, afirmando que no
adoraban a un ídolo. De las actas de estas santas mártires hay dos redac-
ciones. La más antigua corresponde a los siglos VI-VII. Ambas contienen
algunos datos que garantizan el valor histórico del documento, como, por
ejemplo, la alusión a Sabino, obispo de Sevilla, que participó en el conci-
lio de Elvira. La persecución acabó también con la vida de los innumera-
bles mártires de Zaragoza, de los que apenas se tienen datos, aunque a
finales del siglo IV existía en Zaragoza una basílica dedicada a dieciocho
mártires, de los cuales Prudencio registra los nombres de catorce. De Za -
ragoza procedía también san Vicente, que fue apresado en esa ciudad, don-
de era diácono del obispo Valero, y llevado a Valencia, donde sufrió el
martirio. A él dedica Prudencio el himno V de su Peristephanon, utilizan-
do libremente unas actas, cuyo autor confiesa que para su redacción se
basó en tradiciones orales. También es Prudencio el que proporciona en
el himno IV del Peristephanon las noticias más antiguas sobre san Félix de
Gerona y san Cucufate de Barcelona. Al margen de esta información de
Prudencio, las noticias posteriores de estos mártires provienen de Pa-
ssiones redactadas a finales del siglo v I o comienzos del VII, que no pro-
porcionan datos históricos fiables. Otro de los mártires que Prudencio
celebra en su Himno IV es san Acisclo de Córdoba. Históricamente su cul-
to es muy antiguo. San Isidoro (Hist. Goth., 45) recuerda que una basíli-
ca, dedicada en su honor, fue profanada por el rey godo Agila en el año
545. El resto de la información proviene de una Passio, redactada mucho
más tarde, que no registra acontecimientos históricamente fiables. Los
niños mártires, santos Justo y Pastor de Complutum, también perecieron
durante la persecución de Diocleciano. Su culto está recogido en varios
santorales y calendarios visigóticos. Paulino de Nola recuerda en uno de
sus poemas que enterró a su hijo, muerto a los pocos días de nacer, junto
a las tumbas de unos mártires complutenses. Prudencio alude en el himno
XI a santa Eulalia de Mérida y le dedica enteramente el III, describiendo
la opulencia de su basílica martirial. Incluye en el mismo algún dato his-
tórico, pero lo exagera y recrea poéticamente. Los testimonios de su culto
son numerosos e históricos. El propio Hidacio (Chron., 90) recuerda que
el suevo Heremigario profanó la basílica de Santa Eulalia. Por el contra-
rio, los datos recogidos en la Passio, redactada posteriormente, ofrecen
pocas garantías.

104
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

El concilio de Elvira

El concilio de Elvira, al que asistieron representantes de 37 comunida-


des cristianas, fue el primero celebrado en Hispania. Un acontecimiento
sumamente importante para el cristianismo peninsular. Tres aspectos se
discuten en relación con este concilio: el lugar de celebración —Iliberris
(Elvira, Granada), con mucha probabilidad—, la fecha de la reunión (en
torno al año 300) y, sobre todo, el carácter de los 81 cánones que componen
las Actas, las más antiguas que se conservan de un concilio. Algunos inves-
tigadores constatan discrepancias en algunos cánones, otros les parecen
dudosos o sospechosamente rigurosos en sus penas, por ejemplo, el canon
36, que prohíbe adornar los templos con pinturas de imágenes, o el canon
33, con diversas propuestas filológicas para su traducción, que parece pro-
híbe a diáconos, presbíteros y obispos usar del matrimonio y tener hijos,
canon que se ha utilizado como término de referencia inseguro de la intro-
ducción del celibato del clero. Las discrepancias observadas en el estudio
de los cánones llevan a M. Migne a suponer que en las actas del concilio
de Elvira concurrían cánones de diversos momentos. Los 21 primeros
cánones pertenecerían propiamente al concilio de Elvira. El resto serían
similares a los de otros concilios. Pero estas contradicciones y discrepan-
cias en el rigor de las penas no tienen por qué ser resultado de la amalga-
ma de cánones de distinta procedencia en las Actas del concilio de Elvira,
sino producto de la propia dinámica del concilio. Los participantes expon-
drían, quizás, las soluciones que habían dado a determinados problemas
y el resto de los participantes las discutirían y aprobarían conforme se
iban proponiendo. Esto explicaría las discrepancias y el número elevado
de cánones.
Las 37 comunidades representadas en el concilio son referentes elo-
cuentes de la difusión geográfica alcanzada por el cristianismo, mientras
que los contenidos de algunas disposiciones canónicas señalan los ambien-
tes sociales en los que habían arraigado las ideas cristianas. Están impli-
cados sectores sociales muy diversos: personas cualificadas de la religión
pagana, como son los flamines, convertidos al cristianismo (cánones, 2, 3,
4 y 55), los duunviros (canon 56), los grandes propietarios de tierras (canon
40), los dueños de esclavos (cánones 5 y 41) y los miembros de las capas
más bajas de la sociedad, como son las gentes del espectáculo (aurigas y
cómicos, cánones 62 y 67) y los esclavos.

105
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Otras prescripciones canónicas buscan orientar las conductas de los


cristianos, obligados a vivir en un mundo esencialmente pagano. Se prohíben
las relaciones matrimoniales con personas que no sean cristianas (canon
15), con sacerdotes paganos (canon 17), con herejes y judíos (canon 16). Se
da el caso de que los padres conciliares castigan con penas mayores la fami-
liaridad con los judíos más que con los paganos. La razón de esta diferencia
de castigo estriba, quizás, en el hecho de que el espíritu proselitista judaico
era mucho más fuerte que el de los paganos.

PRISCILIANO Y EL PRISCILIANISMO

Prisciliano

La fe empujaba a los cristianos a aspirar ardientemente al reino de los


cielos, pero tenían la sensación de que en este mundo vivían en un «valle de
lágrimas» a la espera de la llamada para el Juicio Final. Muchos buscaron
heroicamente el Paraíso con el martirio. Pero los tiempos de la persecución
habían pasado y las comunidades cristianas, condenadas a vivir en este
mundo, adaptaron sus estructuras a la realidad de la sociedad que les tocó
vivir, llena de miserias y de injusticias. Muchos fieles y miembros de la
jerarquía eclesiástica no eligieron vivir en un «valle de lágrimas», sino en
un mundo placentero que les proporcionaba riquezas, comodidades y au-
toridad moral sobre los fieles. Su cristianismo no era aquel que buscaba
transformar el mundo con los fermentos sociales del mensaje de Cristo
Como reacción contra la cómoda adaptación de la jerarquía eclesiástica
al mundo material, surgieron algunos movimientos ascético-sociales. Uno
de ellos lo encabezó Prisciliano. En razón a la escueta información de Prós-
pero de Aquitania, se supone que nació en Galicia (Epit. Chron., 1171),
Priscillianus episcopus ex Gallaeciae. Ciertamente, la secuencia ex Gallaeciae
(«de Galicia»), es susceptible de concordar con Priscilianus («Prisciliano de
Galicia») o con episcopus («obispo de Galicia»). Como nunca fue obispo de
Galicia, la secuencia ex Gallaeciae se asocia al nombre de Prisciliano. Pero
algunos investigadores, no obstante, consideran probable que Prisciliano
fuera originario de la Bética o de la Lusitania, provincias de grandes lati-
fundios. De esas tierras fueron obispos sus enemigos más acérrimos, Higi-
nio de Córdoba, Itacio de Ossonoba, e Hidacio de Mérida, lo mismo que los
obispos Instancio y Salviano, que estuvieron de su lado.

106
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

Sulpicio Severo (Chronica II, 46) señala que Prisciliano recibió las ense-
ñanzas de la herejía gnóstica de Ágape, una mujer de cierto renombre so-
cial, y del retórico Elpidio, discípulos de Marcos de Menfis, que introdujo
el gnosticismo en Hispania. Prisciliano, junto con su maestro Elpidio, se
retiró a tierras galaicas y entró en contacto con un pequeño grupo de cris-
tianos laicos. Luego, acompañado de su maestro Elpidio, abandonó Galicia
y entró en Lusitania, donde sus dotes oratorias y su fama de extremado
asceta consiguieron la adhesión de numerosos seguidores de diversos sec-
tores cristianos, incluidos Instancio y Salviano, obispos de dos diócesis his-
panas. Prisciliano buscaba transformar la iglesia desde dentro y propuso a
sus seguidores el rigorismo ascético como forma de vida. La rápida difu-
sión que alcanzaron sus ideas despertó la curiosidad del obispo de Cór-
doba, Higinio, que inmediatamente vislumbró el peligro potencial que tenía
este movimiento para una iglesia instalada en la comodidad de la vida mun-
dana. Higinio comunicó sus temores a Hidacio, metropolitano de Mérida
(probablemente porque Prisciliano y sus seguidores dependían de ese me-
tropolitano), quien hacia 379 reaccionó excomulgando de forma irregular
al promotor de esa herejía.

Obispo de Ávila

Prisciliano y los obispos que le apoyaban solicitaron la ayuda de los


compañeros de episcopado y realizaron inequívocas declaraciones de fe.
Higinio aceptó esas profesiones de fe y recibió a los acusados en comunión,
pero Hidacio persistió en su empeño condenatorio. En esa lucha se le unió
Itacio de Ossonoba, que investigó la vida y doctrina de Prisciliano, sacando
a la luz sus antecedentes gnósticos y las lecturas de obras apócrifas no acor-
des plenamente con la doctrina de la Iglesia. Para encontrar una solución
al problema e impedir la rápida difusión del movimiento priscilianista, se
convocó un concilio en Zaragoza (en 380 o unos años después), al que fue-
ron invitados obispos de Aquitania, de Hispania y los obispos priscilianis-
tas, que no acudieron. Pese a esa contrariedad, el concilio prosiguió y se
redactaron ocho cánones, algunos de los cuales condenaban implícitamen-
te prácticas y doctrinas priscilianistas, sin señalar culpables. Itacio, encar-
gado de conseguir el acatamiento de las disposiciones del sínodo, no logró
convencer a los disidentes. La situación se agravó cuando Instancio y Sal-
viano, los dos obispos disidentes que se habían adherido al movimiento

107
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

priscilianista, ordenaron fraudulentamente a Prisciliano obispo de Ávila.


Buscaron una reconciliación con el metropolitano de Mérida, pero fue im-
posible. Hidacio de Mérida e Itacio de Ossonoba prosiguieron en sus inves-
tigaciones sobre los priscilianistas y acusaron a Prisciliano de haber sido
ordenado inválidamente y de practicar la magia. Este último matiz cam-
biaba el carácter del problema, pues se pasaba del terreno estrictamente
religioso al cívico-penal, ya que las leyes civiles condenaban la práctica de
la magia. Se dio noticia a san Ambrosio de Milán y al emperador Graciano
del resultado de las investigaciones. El emperador dispuso mediante un res-
cripto que los priscilianistas abandonaran la provincia donde ejercían su
proselitismo, renunciaran a las sedes que habían ocupado y volvieran a la
obediencia del metropolitano de Mérida.

Ante las autoridades civiles

Prisciliano, Instancio y Salviano se instalaron en Aquitania. Luego,


acompañados de un grupo de adeptos, se dirigieron a Roma con la esperan-
za de entregar al papa la obra exculpatoria Liber ad Damasum y solicitar su
comprensión y ayuda. El papa Dámaso no los recibió. Tampoco lo hizo san
Ambrosio cuando se dirigieron a Milán. Defraudados en sus gestiones ante
la alta jerarquía eclesiástica, se dirigieron a las autoridades civiles. Con-
siguieron con malas artes y sobornando a Macedonio, magister officiorum,
la revocación de la orden anterior y la reposición de los obispos priscilia-
nistas en las sedes que antes ocupaban. Cuando regresaron a la Península,
arreciaron los enfrentamientos entre los dos bandos e Itacio de Ossonoba,
significado antipriscilianista, fue perseguido como perturbador de iglesias y
obligado a buscar refugio en Tréveris, por temor al procónsul Volvencio,
que estaba comprado por los priscilianistas.

Juicio y muerte de Prisciliano

Pero en el año 383 un acontecimiento militar cambiaría inesperada-


mente la situación. El ejército romano estacionado en Britania se sublevó y
proclamó emperador al comes que lo mandaba, el hispano Magno Máximo.
Desembarcó con sus tropas en la Galia y se apoderó de la prefectura. A la
espera de la reacción que pudiera adoptar Teodosio, necesitaba consolidar

108
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

su posición y buscó el apoyo del sector cristiano ortodoxo de la Prefectura,


circunstancia que aprovecho el perseguido Itacio para acusar de nuevo a los
priscilianistas y solicitar la ayuda de Magno Máximo. El usurpador ordenó
al prefecto de la Galia y al vicario de Hispania que en un nuevo concilio, que
se celebraría en Burdigalia, se abordase el problema de los priscilianistas.
En el concilio de Bu rdeos, el obispo priscilianista, Instancio, pronunció
su alegato de defensa y, a continuación, fue condenado y depuesto de su
sede por los padres conciliares. Prisciliano no quiso correr la misma suerte
y dio un giro a la situación, rechazando la jurisdicción del sínodo y apelan-
do ante el emperador. El problema dejaba el ámbito religioso y pasaba a la
jurisdicción civil del tribunal de Tréveris (sede del usurpador). Y a esa ciu-
dad se dirigieron las partes contendientes, con el disgusto y la pertinente
protesta ante el emperador de san Martín de Tours, contrario a que un tri-
bunal civil entendiera en causas eclesiásticas y se impusieran penas no reli-
giosas por asuntos religiosos. Los antipriscilianistas Itacio e Hidacio acu-
dieron al tribunal civil para sostener la acusación contra los priscilianistas
como practicantes de la magia. Evodio, prefecto del pretorio de Magno Má-
ximo, poniéndose de lado de la línea ortodoxa encontró a los acusados cul-
pables de magia, herejía y maniqueísmo. Prisciliano fue ejecutado en 385 e
Instancio condenado al destierro.

Doctrina religiosa y valoración del movimiento

Resulta una tarea muy difícil conocer con precisión las características
específicas de la doctrina religiosa defendida por Prisciliano, que le acarre-
aron la muerte. En diversas fuentes de información se le acusa de hetero-
doxia, de influencias gnóstico-maniqueas y, durante el proceso de Tréveris,
fue acusado de magia y de prácticas inmorales. Son acusaciones vertidas
por sus adversarios y valoraciones realizadas a lo largo del tiempo, cuando
ya el movimiento priscilianista se había impregnado de otras adherencias
doctrinales que se asocian con su nombre, dificultando con ello la exacta
comprensión de los aspectos doctrinales más característicos de esta secta.
La información de las doctrinas y enseñanzas de Prisciliano los erro-
res que se le atribuyen, por los que fue justa o injustamente castigado,
provienen de fuentes ajenas al movimiento. En 1885, G. Schepss descu-
brió un manuscrito, datado en el siglo V o VI, que contenía once tratados,

109
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

cuya autoría pertenecía muy probablemente a Prisciliano. Estos once tra-


tados y los noventa cánones de Prisciliano corregidos por Peregrino, pro-
porcionaron más datos sobre su doctrina, pero si se tiene en cuenta su
carácter apologético, tampoco estos datos proporcionan los aspectos doc-
trinales más característicos del movimiento ni han servido para poner fin
a la controversia.
En la época de Prisciliano esta controversia se debatió ampliamente. El
Concilio de Nicea (año 325) fijó doctrinalmente la consubstancialidad de
las tres personas de la Trinidad y mostró a la luz las corrientes desviacio-
nistas que negaban la divinidad de Cristo, como el arrianismo, la forma del
gnosticismo que consideraba, en su aplicación a Cristo Salvador, que la ma-
teria era mala y consecuentemente Cristo no tuvo verdaderamente un cuer-
po material sino un cuerpo «parecido» al de los hombres, y el maniqueísta,
que defendía la existencia de dos mundos, el de la Luz y el de la Oscuridad.
Las almas fueron arrancadas de la substancia divina y aprisionadas en
cuerpos humanos materiales. La salvación del hombre consiste en la libe-
ración del dominio de la materia por mediación de Cristo, al que los arria-
nos no consideran Dios, sino una criatura. Posiblemente el priscilianismo
se aproximó a algunas de esas desviaciones doctrinales; al menos, algunos
escritores cristianos y las actas conciliares hacen a Prisciliano y al prisci-
lianismo partícipes de ideas parecidas, aunque no tan extremas. Pero si se
revisa en sus escritos, lo que se refiere a Cristo y a la teología trinitaria, se
percibe que lo que se afirma es conforme a los postulados de la ortodoxia
católica. Incluso condena el maniqueismo y una serie de herejías, conside-
radas algunas de ellas gnósticas. Defiende el símbolo de fe y la doctrina de
la Trinidad (Tratado, III): El símbolo es obra del Señor en el nombre del
Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, fe de un solo Dios, en virtud de cual Dios
Cristo, hijo de Dios, nació de la carne como Salvador y después de la pasión
resucitó por amor al hombre (Trad. M. Segura). En su pensamiento religio-
so, Cristo Jesús, «el Verbo hecho carne», es Dios, Deus-Christus.
El priscilianismo no fue un movimiento social que utilizó el sentimien-
to religioso para oponerse frontalmente a la aristocracia terrateniente his-
pana, de la que formaba parte un sector importante del alto clero. No hay
conflicto entre un sector cristiano pobre enfrentado doctrinal y material-
mente a otro rico y poderoso, pues, desde los inicios, figuraban en el movi-
miento priscilianista personas cultas, obispos, clérigos, grandes propietarios
y propietarias, con recursos suficientes para sobornar a los funcionarios y

110
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

autoridades imperiales, y personas de humilde condición, que también fue-


ron procesadas. Prisciliano quería reformar la iglesia hispana desde dentro.
El enfrentamiento, por tanto, entre esos dos sectores de la iglesia hispana
no se traduce en términos económicos, sino doctrinales y, principalmente,
ético morales. Este movimiento trataba de imponer a los fieles cristianos
un tipo de vida ascético, conforme al concepto que tenía de la naturaleza
del hombre, constituido por un alma arrancada a la sustancia divina y un
cuerpo material, donde habita el mal. La salvación del hombre consiste en
la liberación de la materia mediante un sistema ascético riguroso, con arre-
glo al cual los santos y «perfectos» deben vivir. Los cánones priscilianistas
recogen algunos de estos preceptos: elección de la pobreza, donación de
limosnas, defensa del vegetarianismo, abstinencia de bebidas alcohólicas,
exhortación al celibato y conveniencia del matrimonio para los incontinen-
tes, ayuno el día de Navidad y los domingos. Estas y otras medidas ascéticas
perturbaban el cómodo maridaje eclesiástico-político que se había instalado
en la sociedad romana.

Continuidad del movimiento tras la muerte de Prisciliano

El juicio d e Tréveris no satisfizo a todos los obispos. Algunos no estu-


vieron conformes con el rigor de las penas ni con que se hubiera acudido a
la justicia civil. De hecho, Sulpicio Severo (Chron., LI) reconoce que acu-
sados y acusadores fueron dignos de censura. El movimiento había sido de-
capitado, pero no desapareció, y el número de partidarios creció sin cesar.
Los cuerpos de los ajusticiados fueron llevados a Hispania y Prisciliano,
considerado anteriormente como un hombre santo, comenzó a ser vene-
rado como un mártir. Los priscilianistas se expandieron rápidamente por
la parte noroccidental de Hispania, donde se organizaron sólidamente con
el apoyo de muchos obispos, entre los que cabe mencionar a Simposio,
obispo de Astorga, que estuvo presente y abandonó el concilio de Zara-
goza (380) y que tal vez fuera el responsable de la traída a Hispania de los
restos de Prisciliano. También su hijo Dictinio, que ocupó la sede de As-
torga, fue un destacado priscilianista. Después de la muerte de Prisciliano
escribió una obra, Libra (la balanza), que menciona San Agustín. Aborda
en ella la cuestión moral de la mentira piadosa, aconsejando a los prisci-
lianistas que se hagan pasar por católicos y mantengan sus creencias den-
tro de su corazón.

111
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

La iglesia española estaba muy dividida. El I Concilio de Toledo (año


400), al que asistieron 18 obispos, tuvo como objetivo primordial lograr la
unidad de la Iglesia y dirimir las diferencias teológicas. Se presionó a los
obispos gallegos priscilianistas para que abandonasen sus creencias bajo la
promesa de que se les dejaría participar de nuevo en la comunión. Varios
obispos abjuraron del priscilianismo, entre ellos los mencionados Simposio
y Dictinio. Otros cuatro obispos priscilianistas, que estaban presentes en el
concilio, fueron expulsados de sus respectivas sedes porque se negaron a
retractarse de sus ideas. Pese a las disposiciones adoptadas en el concilio,
el priscilianismo no desapareció. Los priscilianistas aprovecharon la confu-
sión creada por los suevos, que no sentían ninguna preocupación por las
querellas religiosas de la población hispana, y expandieron su modelo de
vida en los ambientes rurales, al margen de la ortodoxia católica y del influ-
jo de la legislación imperial. Cuando el fervoroso Toribio fue consagrado
obispo de Astorga (ca. 445), comprobó, alarmado, la difusión que el prisci-
lianismo había alcanzado, gracias a la tolerancia dispensada por parte de la
jerarquía eclesiástica. Envió el resultado de sus pesquisas sobre la propa-
gación del priscilianismo al obispo de Mérida y al papa León Magno (440-
461). El papa le aconsejó en su contestación la convocatoria de un concilio,
en el que se abordase de nuevo la cuestión priscilianista. El concilio se reu-
nió en Braga hacia 561. Los priscilianistas fueron condenados con los ana-
temas usuales. La decadencia del movimiento priscilianista era inevitable.
Apenas habían transcurrido diez años de la celebración del primer concilio
de Braga cuando en el II Concilio de Braga, de 572, el obispo Martín, metro-
politano de la provincia, pudo decir al resto de los obispos asistentes al con-
cilio: con la gracia de Cristo no hay ningún problema en esta provincia en lo
que se refiere a la unidad de la fe.

EL PROCESO DE ENCULTURACIÓN CRISTIANA


EN LA ÉPOCA TARDOIMPERIAL

Durante la etapa final de la República y la época altoimperial, período


en el que el cristianismo se propagó por todo el orbe romano, la cultura gre-
colatina alcanzó un enorme desarrollo y, a falta de un sistema educativo
alternativo, cristianos y paganos se formaron en el sistema educativo roma-
no que tenía como elemento formativo fundamental la cultura grecolatina.
Durante la Antigüedad Tardía, la decadencia del Imperio y la debilidad de

112
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

la cultura pagana estuvieron acompañadas de la barbarización del Imperio


y del afianzamiento de la «cultura cristiana». Frente a esos peligros, los ro-
manos movilizaron sus energías espirituales y materiales. La cultura roma-
na pagana se identificó, cada vez más, con la cultura grecolatina, incluso en
aquellos momentos en los que los emperadores que se encontraban al fren-
te del poder imperial no procedían de las filas de la clase senatorial, que era
la que defendía con mayor energía e interés la cultura pagana. Ciertamente,
esos emperadores de origen provincial y de procedencia humilde se sentían
atraídos por los refinamientos culturales romanos y procuraban que sus
hijos alcanzasen una educación exquisita, sirviéndose de preceptores sol-
ventes. Lo mismo cabe decir de los jefes bárbaros del ejército, verdaderos
dueños del Imperio, que gustaban de rodearse de representantes reconoci-
dos de la cultura romana. Por otra parte, la misión primordial del ejército
romano, por muy barbarizado que estuviese, era defender y salvar el Im-
perio, pues la existencia del Imperio era inseparable de la idea de civiliza-
ción y de cultura romanas.
El cristianismo sustentaba una doctrina monoteísta, que resultaba muy
difícil de conjugar con el politeísmo romano, que tenía en la cultura clási-
ca su mayor soporte, lo mismo que el cristianismo lo tenía en las Sagradas
Escrituras. La predicación y difusión de las ideas cristianas pretendía hacer
partícipes a todos los habitantes del Imperio del tesoro de la fe cristiana y
de las especiales relaciones que los cristianos tenían con un Dios hecho
hombre, muerto y resucitado. Pero esto, en substancia, tenía poco que ver
con los ideales de la cultura grecolatina, que habían guiado e iluminado
hasta entonces a la sociedad pagana. Los cristianos aceptaron el sistema
educativo grecoromano, pues no disponían de una opción culturalmente
válida, pero rechazaron las metas culturales a las que esa educación tendía,
que eran preparar a los hombres del modo más conveniente posible para su
inserción en una sociedad pagana y ayudarles a encontrar respuestas a sus
problemas vitales y religiosos.
En medio de una sociedad de cultura clásica y de creencias paganas, los
estudios apologéticos cristianos y las concepciones históricas y teológicas
cristianas hubieran estado condenadas al fracaso de no haber estado arro-
pados por el bagaje literario y cultural romanos. Muchos Padres de la
Iglesia y escritores cristianos tenían un amplio dominio de las técnicas lite-
rarias y retóricas y un profundo conocimiento de la producción cultural
romana y de los métodos de enseñanza pero establecieron una hábil y pre-

113
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

cisa distinción entre la forma y el fondo. Los cristianos conservaron de la


cultura clásica los aspectos estéticos, los conocimientos y las técnicas de
composición, pero reivindicaron para sí el fondo, que se inspiraba en la Bi-
blia y en los escritos cristianos. De esta manera, la enseñanza de la cultura
romana no era incompatible con la fe cristiana. Cristianos y paganos podían
enseñar la cultura clásica, de tal manera que hubo profesores cristianos con
alumnos paganos y profesores paganos con alumnos cristianos, sin que ese
hecho haya ocasionado la pérdida de sus respectivas creencias. Será preci-
samente Juliano quien, mediante una ley emitida el 17 de junio de 362 d.
C., prohiba el ejercicio de la enseñanza a los cristianos y ponga sobre el
tapete la incoherencia susceptible de producirse entre la cultura enseñada
y la creencia religiosa de la persona que la enseña. Por esta ley, Juliano
pretendía apartar de la enseñanza a los cristianos que careciesen de la ho-
nestidad necesaria para ejercer las tareas educativas, porque enseñaban
aquello en lo que no creían, por ejemplo, cuando explicaban a Hesíodo y
Homero, no creían en los dioses aludidos en sus obras. JuIiano era conscien-
te de que el lazo de unión entre las creencias paganas y la cultura clásica
era fuerte y profundo y no debía romperse. Por lo tanto, quien no creyese en
los dioses que los autores clásicos mencionaban, debía ser apartado de la
docencia. Pero esto, indudablemente, no fue más que un hecho aislado y
la apropiación cristiana del material cultural grecoromano fue en aumen-
to, pues era un instrumento idóneo para profundizar en las propias creen-
cias cristianas.

Pervivencias culturales indígenas

En la época tardoimperial hay una ligera reacción contra el clasicismo


grecoromano, que había constituido la cultura oficial del Imperio a la vez
que la marca de distinción de las clases acomodadas. Esa reacción, que
impulsa una transformación de los valores culturales y religiosos imperan-
tes, no fue tajante e inmediata, sino que se dio una larga etapa de revisión,
en la que lo anterior pervive todavía con mucha fuerza e incluso experi-
menta alguna revitalización y, al mismo tiempo, se aprecia una promoción
de algunos aspectos y contenidos que habían ocupado anteriormente nive-
les más bajos en la escala de valores. Junto a la cultura elitista, se desa-
rrolla una cultura popular, con un cambio de contenidos, que supone una
valoración de lo indígena o local.

114
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

En la transformación cultural que se produce en Hispania, hay dos


aspectos fundamentales que deben tenerse en cuenta: por un lado, la pervi-
vencia y reactivación de algunos elementos culturales indígenas y, por otro,
las concepciones ideológicas desarrolladas en sus obras por autores hispa-
nos como Prudencio, Orosio e Hidacio, influenciadas por sus creencias
cristianas y confrontadas con un mundo pagano en declive. El progresivo
alejamiento de algunos elementos culturales romanos, mal asimilados o
asimilados a medias, estuvo acompañado de un descenso de la presión del
poder romano y propició la reactivación de algunos elementos culturales
indígenas. Esta desromanización no responde a un desarrollo coherente de
los elementos indígenas en toda la Península, sino que se circunscribe a la
pervivencia y reactivación de algunos elementos sociales y culturales nati-
vos que protagonizan grupos marginales y económicamente deprimidos.
De hecho, las creencias y manifestaciones culturales indígenas que se des-
arrollaron en algunas regiones peninsulares no supusieron un grave peligro
para los romanos ni para su cultura. Incluso es posible que los romanos
mostraran muy poco interés en ellas, pues no ofrecían peligro alguno que
recabase la atención de las autoridades político-administrativas de His-
pania. Tampoco desde el punto de vista cultural las manifestaciones cultu-
rales indígenas eran importantes. Los romanos no necesitaban forzar a los
nativos a cambiar culturalmente, sabían que el irresistible deseo de imitar
a los conquistadores era suficiente para que los indígenas se esforzaran en
acercarse a la cultura de los romanos, dando lugar a procesos de asimila-
ción cultural.
Pero cuando el cristianismo, que era una religión monoteísta, se con-
virtió en la religión oficial del Estado era evidente que las prácticas religio-
sas indígenas serían difíciles de aceptar y asimilar, lo que constituía un
grave peligro para el mantenimiento de la cultura indígena, dado que en las
regiones en las que todavía perduraban las lenguas vernáculas las manifes-
taciones culturales indígenas se realizaban en lengua nativa. Las creencias
tradicionales y las lenguas nativas estaban íntimamente relacionadas entre
sí, de tal manera que una presión sobre la cultura indígena afectaba tam-
bién a la lengua, que era el soporte de aquélla.
Durante la época tardoromana hay indicios de la existencia en la Pe-
nínsula de lenguas vernáculas, además del vasco. En la obra De similitudi-
ne carnis peccati se recoge la noticia de la enseñanza del cristianismo en
lengua vernácula: Con aquellos paganos y con estos bárbaros tuyos, tanto de

115
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

creencia como de lengua, que creen que sus ídolos no conocen la muerte... en
lengua bárbara les exponía (adserere) la doctrina hebraica. Se ha supuesto
que el autor de este opúsculo fue el presbítero Eutropio y que los bárbaros
que recibieron el adoctrinamiento cristiano en lengua vernácula a comien-
zos del siglo V fueron, probablemente, los vascones.
Esto no supone un obstáculo serio a la intensa romanización y cristia-
nización que presenta la mayor parte del territorio vascón. Incluso Paulino
de Nola (353/4-431) lleva a cabo una aproximación cultural y cristiana con
los vascones más apartados del Pirineo. Pese a ello, hubo zonas del interior
que permanecieron aferradas a sus tradiciones culturales y religiosas, que
se dejaban sentir en las zonas más romanizadas y donde la implantación
cristiana había sido también muy intensa, como en Calagurris. En esta ciu-
dad, la presencia de una comunidad cristiana está testimoniada por el mar-
tirio de Emeterio y Celedonio. En el Peristephanon (I, 94-96), Prudencio
alaba el martirio de estos soldados, que probablemente eran extraños a esta
región, pero, al mismo tiempo, da a entender que las prácticas paganas no
hacía mucho que habían sido desarraigadas: ¿crees ya, bárbara (bruta) gen-
tilidad de los vascones de otro tiempo, cuán sagrada sangre derramó el error
cruel? El adjetivo bruta de la expresión bruta gentilitas se interpreta en el
sentido de apego a las tradiciones culturales y a la lengua vernácula.

LOS GRANDES AUTORES HISPANOS:


PRUDENCIO, OROSIO E HIDACIO

PRUDENCIO
Vida y obra

Calagurris fue posiblemente la patria chica de Aurelius Prudentius Cle-


mens (348-ca.410), nacido en el seno de una familia cristiana y rica, que le
brindó la posibilidad de adquirir una sólida formación en retórica y leyes y
un vasto conocimiento de los poetas clásicos latinos. Ocupó en dos ocasio-
nes un alto cargo administrativo, posiblemente en la Península, antes de
que el emperador Teodosio lo llamase a la Corte. En los últimos años de su
vida experimentó una profunda decantación de su fe, que le llevó a abando-
nar la vida pública y a poner su talento literario al servicio de Dios. Se des-
conoce la fecha de su muerte, que posiblemente ocurrió antes del 410, pues

116
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

un hecho tan trágico como la toma de Roma por los godos no queda regis-
trado en su obra.
Su producción literaria se agrupa en tres apartados: obras didácticas,
líricas y polémicas. En el poema alegórico de la Psychomachia, se desarro-
lla el tema del ascetismo, concebido como una lucha profunda entre los
vicios y las virtudes y entre la fe y la idolatría, que tanto influjo tendrá pos-
teriormente en la poesía medieval. El Dittochaeon es una obra didáctica de
49 epigramas, que tienen por objeto describir en cada uno de ellos una esce-
na del Antiguo y del Nuevo Testamento. Entre las obras líricas se encuen-
tran el Cathemerinon, cuyos himnos se utilizan para conducir santamente
las horas del día, festividades importantes como la Navidad, la Epifanía, los
funerales, etc., y el Peristephanon, o Libro sobre las Coronas, dedicado a glo-
rificar a los mártires. Las obras apologéticas incluyen la Apotheosis, su obra
más teológica, que defiende contra los herejes la doctrina católica de la
Trinidad, la Hamartigenia, obra de 1.029 versos, en la que se desarrolla la
explicación cristiana del origen del mal, y el Contra Symmachum, escrito
para contrarrestar los ataques de los paganos que culpaban a los cristianos
de las desgracias que se cernían sobre Roma.

El Peristephanon y el Contra Símaco

En el siglo IV murieron muchas personas por defender sus ideas y en-


frentarse a los emperadores. Amiano Marcelino recoge en su obra muchas
de esas represiones. También los cristianos sufrieron persecuciones por sus
ideas. En el Peristephanon se honra a esas personas que entregaron su vida
por Cristo, desde las importantes figuras de San Pedro y San Pablo, en
Roma, hasta Celedonio y Emeterio, los santos mártires de su ciudad natal.
La obra es una fuente fundamental para conocer el auge alcanzado duran-
te el siglo IV del culto de los mártires en iglesias y santuarios levantados en
su honor, donde el devoto descubre y profundiza en la sensación de lo
sagrado. El Peristephanon contempla la muerte y veneración de los márti-
res desde la perspectiva cristiana. El culto de los mártires no evita referirse
a la muerte, tema usual en los poetas latinos, especialmente en Horacio,
pero, frente a la angustiosa certeza de la muerte inevitable, que llevó a
Horacio a aconsejar a los hombres que no renunciaran al goce de las cosas
que la vida les ofrecía cada día (carpe diem), Prudencio se sobrepone a la

117
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

angustiosa melancolía de Horacio y contempla el tema de la vida y la muer-


te a la luz de la religión cristiana. La muerte no es el final del hombre, sino
un paso necesario en el camino hacia Dios. Desde esa perspectiva ideológi-
ca, la muerte de los mártires, nacidos para Cristo (procreati Christo), no es
angustiosa ni trágica, sino paradójicamente gozosa. Así lo expresa en el
himno en honor de los mártires de Calahorra, Emeterio y Celedonio (Per. I,
51): dulce cosa es entonces a los santos el ser abrasados, dulce cosa verse atra-
vesados por la espada.
En los dos libros del poema Contra Símaco, Prudencio ataca doctrinal-
mente al senador Símaco, uno de los representantes más conspicuos del
paganismo. Con anterioridad, Símaco envió a los emperadores una serie de
misivas oficiales, conocidas con el nombre de Relationes, en las que solici-
taba la reposición del Altar de la Victoria en el Senado, de donde había sido
retirado. En la Relatio III Símaco argumentaba su petición. Recordaba, uti-
lizando la común creencia pagano-cristiana de que lo divino intervenía en
los asuntos humanos, que Roma debía sus éxitos militares a la Victoria, cu-
ya ayuda los romanos necesitaban ahora más que nunca debido a los ince-
santes ataques de los bárbaros. Llamaba también la atención sobre el hecho
experimentado de que en el mundo habitado había gentes que tenían diver-
sas costumbres y creencias, para llegar a la conclusión de que, a través de
un solo camino y de una sola creencia, no se podía alcanzar un misterio tan
grande como era la religión. San Ambrosio respondió a estas argumenta-
ciones en dos cartas enviadas al emperador Valentiniano II.
Veinte años después, Prudencio, alarmado por la recuperación experi-
mentada por el paganismo, escribe su Contra Símaco. En el libro primero,
Prudencio fundamenta doctrinalmente la intervención de la providencia
divina en el acontecer humano. No es preciso restaurar el culto de los dioses
paganos, porque Roma, abandonando sus viejos horrores y uniendo su des-
tino al cristianismo, obtuvo, bajo la dirección de emperadores cristianos,
mayores beneficios que en tiempos republicanos. Y en esa nueva conduc-
ción cristiana de Roma, el emperador Teodosio, hispano como Prudencio,
encarnaba las virtudes tradicionales romanas de la sabiduría, justicia y pie-
dad, pero ahormadas en moldes cristianos.
A través de este esquema explicativo, Prudencio identificaba a Roma
con el cristianismo, conciliando patriotismo y fe. En el año 403, Estilicón
derrotó a Alarico en Pollentia. El poeta celebraba las victorias romanas, que
alimentaban el mito de la Roma Eterna sin vejez y sin final: para que la glo-

118
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

ria conseguida no conozca jamás vejez alguna. La eternidad de Roma se debe


al cristianismo. Es Cristo el que proporcionó las victorias a Roma, que hicie-
ron posible la unidad del Imperio y que gentes de diversas procedencias,
desde el Rin al Tajo, pasando por el caudaloso Ebro, gozasen de la ciudada-
nía romana y de las ventajas de las mismas leyes, lengua, cultura y costum-
bres comunes (Cont. Sim., II, 604-5). Roma, siguiendo a Cristo, proyectará su
esperanza en la eternidad (Cont. Sim., I, 510). Su optimismo en la universali-
dad y eternidad de Roma no le facilitó enfrentarse al duro golpe que supuso
el incendio y saqueo de Roma del 410.

OROSIO

Vida y obra

Orosio nació, probablemente, en Braga, en donde fue presbítero, y cono-


ció los horrores de las invasiones bárbaras. Viajó a Hipona en búsqueda del
consejo de San Agustín sobre algunas cuestiones relacionadas con el origen
del alma, que defendían los priscilianistas contra los cuales escribió un
Commonitorium de errore Priscillianistarum et Origenistarum. A comienzos
del año 415, Orosio viajó a Palestina para entrevistarse con san Jerónimo,
que se encontraba en Belén. En aquellas tierras estaba en auge entonces la
herejía de Pelagio, quien sostenía no solo que el hombre era responsable de
su propia salvación sin necesidad de la gracia divina, sino que negaba que
el destino del hombre estuviese predestinado previamente por la divinidad.
San Jerónimo y Orosio se opusieron tenazmente a esta doctrina. En el año
415, el obispo Juan de Jerusalén, partidario de Pelagio, reunió un concilio
en Jerusalén en el que Orosio intervino, oponiéndose duramente a la doc-
trina de Pelagio. Contra las opiniones de Pelagio y en defensa de la ortodo-
xia cristiana escribió el Liber apologeticus contra Pelagium. A finales del 415
o comienzos del 416, Orosio emprendió el camino de regreso a Hispania,
trayendo libros, cartas y las reliquias del protomártir Esteban que le entre-
gó su compatriota Avito de Braga, junto a una carta destinada al obispo de
Braga en la que hacía votos para que las reliquias del santo ayudaran a la
iglesia bracarense a alcanzar la paz, alterada por los atropellos de los bár-
baros. En el camino de regreso a Hispania, Orosio visitó a San Agustín, que
había escrito en el 417 el libro XI De Civitate Dei, y animó a Orosio a comen-
zar la redacción de las Historiae adversus paganos. Tras su estancia en Hi-

119
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

pona, Orosio se embarcó rumbo a Hispania y recaló en Mahón a comien-


zos del año 418. Allí dejó las reliquias del protomártir Esteban y regresó a
África. A partir de ese momento no se conoce ningún suceso en el que Oro-
sio esté implicado directamente.

Historiae adversus paganos

Unidad y universalidad de la historia

En los años 417 y 418, Orosio, utilizando crónicas cristianas y autores


clásicos, compuso las Historiae adversus paganos, la primera historia uni-
versal cristiana. El cristianismo era un fenómeno muy posterior a la funda-
ción de Roma. Su historia, por tanto, era muy corta desde el punto de vista
cronológico, pero el objetivo primordial de la obra de Orosio no era narrar
la historia de un pueblo o de varios, sino dar una explicación global del
acontecer humano fundado en la fe religiosa. Desde su perspectiva, todos
los acontecimientos humanos están encauzados a un fin único, que es el de
la salvación. Este proceso único que conduce a la salvación es lo que hace
que la historia sea una y universal, que no es incompatible con la agrupación
de los hechos en períodos y reinados. Orosio utiliza el esquema historio-
gráfico de la sucesión de las cuatro monarquías universales, que ocuparían
los cuatro puntos cardinales: Babilonia al Este, Macedonia al Norte, Cartago
al Sur y Roma al Oeste. Roma constituye el «reino» más importante y al
mismo tiempo es un término de referencia para colocar cronológicamente
los acontecimientos «antes y después de la fundación de Roma» (ante Ur-
bem conditam y ab Urbe condita), acontecimiento que se sitúa en el año 752
antes de la venida de Cristo (Hist. VII, 3,1).
La universalidad de las Historiae adversus paganos se hace compatible
con la insistencia de Orosio en algunos temas puntuales peninsulares, co-
mo la reiterada alusión a los celtíberos, la mención de los amargos padeci-
mientos de Hispania durante la conquista, el heroísmo de los numantinos,
etc. Esta insistencia de Orosio en los temas hispanos parece traducir una
especie de patriotismo, que es más aparente que real. Concede más impor-
tancia a los hechos generales que a los particulares. Por eso, en medio de
las tribulaciones concretas que han producido los bárbaros y que tanto
dolor están causando a los ciudadanos, alaba, por propia experiencia, la
unidad del Imperio, la aplicación de un mismo derecho y una misma reli-

120
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

gión, como ventajas formidables e insustituibles. Pues el propio Orosio


especifica en un pasaje (Hist., V, 2, 6) que en todas las tierras del Imperio
por donde va puede sentirse romano entre romanos, cristiano entre cris-
tianos, hombre entre hombres y todo país, en el orden temporal, puede
ser su patria.
El punto de partida de Orosio era distinto del adoptado por los autores
antiguos. Los filósofos clásicos intentaban establecer lo que consideraban
permanente en la naturaleza. Por su parte, los historiadores griegos y lati-
nos estimaban que la Historia estaba regida por las leyes de la naturaleza.
Para Orosio, el mundo histórico, sin embargo, no tiene una finalidad en sí
mismo, es el marco en el que opera la acción divina. Es, ciertamente, un
hecho indiscutible que los hombres dejan su impronta en el tiempo, pero
son, fundamentalmente, seres temporales que colaboran con Dios en el
plan de salvación de toda la humanidad. Los hombres son agentes de la his-
toria y lo que hacen en ella sucede por voluntad divina, de tal manera que
las acciones humanas no conducen a un resultado diferente del preordena-
do por Dios.

Tempora pagana y tempora christiana

En los duros momentos de la persecución contra los cristianos, éstos


imputaron las desgracias del Imperio a los perseguidores y a los dioses
paganos. Pero al comienzo del siglo V, cuando los desmoralizados ejércitos
romanos fueron incapaces de frenar el avance de los bárbaros invasores,
muchos paganos elevaron su voz contra el Imperio romano cristiano, que
era incapaz de acabar con el peligro bárbaro. En 410, el resentimiento paga-
no creció en intensidad cuando la Roma aeterna, que se había convertido en
la dueña del mundo bajo la protección de los dioses paganos, se veía ahora
abatida y saqueada por las tropas de Alarico, durante los tempora christia-
na. No era un reproche insignificante, pues eran muchos los historiadores
y escritores clásicos que hacían coincidir la Roma victoriosa, protegida por
los dioses paganos, con el período republicano, cuando el cristianismo no
existía todavía. Los paganos creían tener argumentos suficientes para con-
traponer la época de grandeza de la Roma republicana a los momentos de
desolación del Imperio cristiano. Orosio se opone a esta visión y proporcio-
na un amplio conjunto de testimonios probatorios, estableciendo compara-
ciones y contrastes entre una época y otra para dejar bien sentado que las

121
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

desgracias se daban no solo en todos los tiempos, sino que los males presen-
tes son menores que los males pasados. Rebaja la valoración del período
republicano como una etapa de grandeza, prosperidad y felicidad, porque
son conceptos relativos, cuyo contenido varía según las acciones se con-
templen desde la perspectiva del conquistador o desde el punto de vista de
los pueblos sometidos. Lo que es victoria y grandeza para Roma es, por
ejemplo, sometimiento y decadencia para la Hispania indígena. Lo que es
felicidad para Roma es desgracia para los sometidos, de la misma manera
que la grandeza general de Roma es infelicidad general para los demás.

Cristo en el centro de la Historia

Desde la perspectiva cristiana, el relato histórico se inicia con la creación


del mundo y del hombre y la situación originada tras la caída del hombre
en el Paraíso hasta que se produce la encarnación de Cristo, que abre a la
humanidad a la nueva esperanza de alcanzar la felicidad en el reino de Dios.
El nacimiento de Cristo es el hecho angular que divide el acontecer his-
tórico en dos eras, que se aprecia en la concepción de su obra histórica. Los
tempora christiana se contraponen a los tempora pagana, incluso en la dis-
tribución de los libros de sus Historiae, en que los seis primeros tratan de
las desgracias ocurridas durante los tiempos paganos y el libro séptimo se
ocupa de los hechos surgidos en los tiempos cristianos. El nacimiento de
Cristo es el hecho decisivo que divide y contrapone la etapa cristiana con la
pagana, y está asociado cronológicamente al establecimiento de Augusto en
el poder, logrando la unidad del Imperio y la paz. El reinado de Augusto,
signo de paz y de unidad que se acompaña en el relato con la referencia a
diversos prodigios, constituye el momento elegido por Dios para encarnar-
se e iniciar el proceso de la salvación de la humanidad.

Roma senescens

En la historiografía romana antigua la creencia de que Roma era eterna


se hacía compatible con la idea de que el mundo, al igual que el hombre,
envejecía y decaía. Así Lucrecio (ca. 94-55 a. C.) insistió en la decadencia
del género humano y Floro (siglos I-II d. C.) dividió la Historia de Roma en
períodos semejantes a las etapas de la vida humana; pero en ninguna etapa

122
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

histórica los autores antiguos, paganos y cristianos, estuvieron tan dis-


puestos a hablar de la decadencia de Roma y del mundo que envejece, como
a finales del siglo IV y comienzos del V. Entre los autores paganos, Amiano
Marcelino (ca.330-395 d. C), que acomodó el proceso histórico de Roma a
las cuatro etapas de la vida biológica (infancia, juventud, virilidad y senec-
tud), intuye que vive en la última etapa histórica, pero ve la decadencia ro-
mana como un decaimiento moral del que Roma se puede levantar. Por su
parte, el sentir de Claudio Claudiano (ca. 370-404 d. C.) es de decadencia.
Roma se muestra a las gentes como una pura sombra de lo que fue, aunque
tampoco vislumbra la fecha de su muerte. La vejez de Roma va unida a la
del universo y Roma continuará viva mientras el universo no desaparezca.
No faltan tampoco visiones optimistas. Rutilio Namaciano (siglos IV-V d. C.)
tiene fe ciega en la capacidad de recuperación de Roma frente a las adver-
sidades. Piensa que Roma siempre encontró la manera de recuperarse (ordo
renascendi), al igual que la antorcha, que es necesario humillar para que la
llama recobre nuevas fuerzas.
También los escritores cristianos manifestaron sus opiniones sobre la
etapa histórica que les había tocado vivir. San Ambrosio (ca. 340-397) tenía
la sensación de estar viviendo el ocaso de una época y san Jerónimo (331-
420 d. C.) se pregunta con inquietud ¿qué quedará en pie si Roma perece?
(quid salvum est, si Roma perit?). La explicación de San Agustín (354-430 d. C.)
sobre su concepción de la Historia y del momento que estaba viviendo es
más elaborada y está en consonancia con su visión de la existencia huma-
na. Dentro de su división de la Historia en seis ciudades, el mundo que le
ha tocado vivir se encuentra ya en la vejez. Es la edad de la «sexta ciudad»,
que se inicia con la venida del Salvador y tendrá su final en el cielo. El desen-
lace de la historia se sitúa, por tanto, más allá de Roma, considerada en la
Ciudad de Dios como algo perecedero y transitorio. La posible caída de
Roma carece de relevancia, porque no es más que un simple episodio en el
plan general de la salvación.
Orosio conocía por propia experiencia que los bárbaros llevaban mucho
tiempo saqueando las tierras del Imperio con bastante impunidad. Era lógi-
co que Orosio se preguntase si la estructura político-administrativa del
Imperio romano estaba en trance de ser sustituida por otra. No podía ce-
rrar las puertas a la consideración de que, del caos y la confusión creada
por los bárbaros, pudiera surgir, quizás, un orden nuevo, pues si volvía la
vista al pasado podía constatar que Alejandro Magno y la propia Roma con-

123
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

quistaron y sometieron a pueblos que luego gobernaron según sus leyes.


Es interesante a este respecto un pasaje en el que Orosio indica que Ataul-
fo tuvo la intención, en un primer momento, de someter el Imperio roma-
no al mandato godo y sustituir el nombre de Romania por el de Gothia,
pero luego comprendió que su pueblo, a causa de su barbarie, era incapaz
de someterse a las leyes y prefirió ponerse al servicio de Roma. No era con-
veniente acabar con las leyes del Imperio romano, que resultaban indis-
pensables para que existiera un Estado organizado.

HIDACIO

Vida y obra

Hidacio nació hacia el año 400 en la ciudad galaica de Lemica (Ginzo de


Limia, Orense). Siendo todavía niño marchó en peregrinación a Tierra San-
ta, donde conoció a varios padres de la iglesia, entre ellos a San Jerónimo,
que se encontraba en Belén. Tras su regreso a Galicia, ingresó en la vida
religiosa (416). Después de once años de piadosa consagración a las activi-
dades eclesiásticas, fue elegido obispo (427), probablemente de la sede de
Aquae Flaviae (Chaves, Portugal).
Desde el mismo instante en el que los bárbaros se asentaron en suelo
hispano, se produjeron atropellos, conflictos y problemas de convivencia
entre bárbaros e hispanorromanos, mientras la autoridad imperial encon-
traba enormes dificultades para restablecer la paz. En medio de ese cúmu-
lo de dificultades, la jerarquía católica, que procedía, generalmente, de las
capas más elevadas de la sociedad hispanorromana, asumió en el seno de
las comunidades provinciales, por medio de su sedes episcopales, un po-
der y un protagonismo que no solo se ejerció en el ámbito religioso, como
era lógico y esperable, sino que se llevó también al terreno político. En la
medida en que esta jerarquía eclesiástica gozó de las simpatías y de la con-
fianza de las comunidades locales se fue consolidando como pilar e ins-
trumento básicos de la vida política.
Esta actividad de la jerarquía eclesiástica en los asuntos terrenales era
algo que estaba en consonancia con la dinámica de los tiempos. Las comu-
nidades provinciales de Gallaecia estaban profundamente afectadas por los
saqueos, muertes y destrucciones causadas por los bárbaros. Hidacio, en su

124
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

calidad de obispo galaico, se muestra muy preocupado por la serie de des-


gracias que están soportando los hispanorromanos, que anhelan salir de
ellas y conseguir una convivencia pacífica con los bárbaros. Pese a que Hi-
dacio conocía muy bien el carácter inestable de los comportamientos polí-
ticos de los bárbaros, era consciente de que el mantenimiento de la paz y de
la convivencia no dependía de un éxito militar momentáneo, sino del man-
tenimiento continuo y cuidado de las relaciones entre la población hispa-
norromana, los bárbaros y las autoridades imperiales. La importancia que
concedía a las relaciones diplomáticas tiene su reflejo en la gran cantidad
de pactos con los bárbaros que registra en su obra, pactos que fueron sus-
critos y quebrantados por los éstos en numerosas ocasiones.
El propio Hidacio marchó a la Galia en el 431 al frente de una embaja-
da para solicitar a las autoridades imperiales que interviniesen en Galicia y
presionasen a los suevos, que habían roto la paz. El general romano Aecio,
que controlaba la vida política del Imperio de Occidente y tenía que hacer
frente a problemas mucho más graves que los que se padecían en una zona
marginal de la prefectura, ordenó que el comes Cesorius acompañase a
Hidacio de regreso a Galicia para que entablase negociaciones con el rey
suevo Hemerico, con vistas a la obtención de la paz. Pero el comes Cesorio
abandonó las conversaciones y regresó a la Galia tan pronto como tuvo co-
nocimiento de que la situación en la Galia se estaba agravando por momen-
tos. Una comisión de obispos, en la que con mucha probabilidad participó
Hidacio, consiguió la paz entre suevos e hispanorromanos, que duró muy
poco tiempo, como era lo usual.
La falta de una autoridad fuerte y poderosa, que pusiese fin a la inesta-
bilidad política y al desconcierto creado por culpa de los bárbaros, se sin-
tió también en el terreno religioso, donde la herejía priscilianista cobró
fuerzas, aprovechando los momentos de inestabilidad política. Esta herejía
representaba un peligro potencial para el mantenimiento de la unidad de
la provincia, pues podía dar origen a divisiones geográficas en unos mo-
mentos políticos altamente difíciles. Pero, sobre todo, el priscilianismo
suponía un amenaza a la unidad religiosa de la población hispanorroma-
na, al sembrar la división entre el clero de Gallaecia. Por esa razón, los pris-
cilianistas constituían para Hidacio un peligro mucho más grande que las
desgracias causadas por los bárbaros. Hidacio, junto con Toribio, obispo
de Astorga, participó en el 445 en los interrogatorios llevados a cabo con-
tra los maniqueos desenmascarados en la ciudad de Astorga. Los resulta-

125
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

dos de esas pesquisas fueron remitidos a Antonio, obispo de Mérida, y al


papa León Magno, a quien pidieron asesoramiento sobre esa herejía y el
modo de conducirse con ella.
Entre los sucesos registrados en el año 460, Hidacio recoge algunos
hechos de su vida. Señala que fue apresado en Aquae Flaviae por orden del
jefe suevo Frumario, incitado por los delatores Dictinio, Espinión y Ascanio.
Tras permanecer tres meses en prisión, fue liberado y volvió a Chaves. Mu-
rió después del año 468, última fecha que registra en su obra.

Crónica

La Crónica de Hidacio es deudora y continuadora de las Crónicas ante-


riores de Eusebio de Cesarea y de San Jerónimo, con las que formaría una
unidad temática, una especie de crónica conjunta en la que se narran los
acontecimientos desde Adán hasta el año 468. La Crónica de Eusebio llega-
ba hasta el año 325, la de San Jerónimo continuaba la narración hasta 378
y la Crónica de Hidacio, que se confiesa deudor de la obra de San Jerónimo,
recogía los acontecimientos desde el año 379 hasta el 468. Algunos investi-
gadores consideran que la Crónica de Hidacio constituía, ante todo, sin
dejar de ser una continuación de las crónicas de Eusebio y San Jerónimo,
una especie de culminación final de las Historias de Orosio, dado que en la
Crónica de Hidacio se hallan tratados con cierto realce los tres temas pre-
feridos de Orosio: la familia de Teodosio, los godos e Hispania, que en la
obra de Hidacio se circunscribe, prácticamente a Galicia. Pero la Crónica de
Hidacio recoge, además, los sucesos políticos y militares más importantes
del Imperio romano, los hechos eclesiásticos más significativos, los prodi-
gios y fenómenos naturales, que vincula, supersticiosamente, a aconteci-
mientos históricos, como la continuamente variable situación política que
tiene lugar en las tierras galaicas e hispanas y las constantes y cambiantes
relaciones entre bárbaros y provinciales.

Importancia como fuente

La importancia de la Crónica de Hidacio no se cifra en su calidad lite-


raria, sino en su insustituible valor como fuente histórica. Sin la mucha in-
formación que proporciona la Crónica de Hidacio —que se prolonga hasta

126
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

el año 468— sobre el reino suevo, apenas dispondríamos de un pequeño


conjunto de noticias, breves e inconexas, sobre la Hispania del siglo V.
En la Crónica de Hidacio el número de noticias de sucesos en los que
están implicadas las tierras y gentes de Galicia es muy superior al de las
noticias que se refieren a sucesos que tuvieron lugar en el resto de la Pe-
nínsula. Ciertamente, la situación de la Gallaecia no se puede extender me-
cánicamente al resto de Hispania, porque, aunque Gallaecia formaba parte
del Imperio romano y soportaba al igual que otras provincias el azote de los
invasores, su posición excéntrica al núcleo del poder imperial le proporcio-
naba unas características particulares.
La insistencia hidaciana en los asuntos de Gallaecia depende en gran
medida de la entidad de las fuentes de información utilizadas, que son más
próximas y directas cuando se trata de hechos sucedidos en Gallaecia.
Territorio que padeció, tras el asentamiento de los bárbaros, un aislamien-
to relativo, que dificultó la llegada de información del exterior. Ello no quie-
re decir que Hidacio estuviese condenado a vivir en un acusado aislamien-
to ni que desconociese muchas de las cosas que estaban sucediendo en el
Imperio. En su propia obra se señala que viajó como embajador a la Galia.
Además, mantuvo contacto epistolar con Roma y, por otra parte, era evi-
dente que las noticias provenientes del sur y del este peninsulares podían
llegar a Gallaecia con relativa facilidad y rapidez a través de la Vía de la
Plata y de la calzada que desde Tarragona llevaba a Astorga.

Fuentes utilizadas

Hidacio no especifica las obras de los autores antiguos que utiliza en la


confección de su obra, salvo en el caso de San Jerónimo. Pero en el Prólogo
de la Crónica proporciona un dato muy significativo al respecto cuando dice
que hasta el año 427, fecha de su ordenación episcopal, manejó fuentes escri-
tas y orales. A partir de esa fecha, utilizó su propia experiencia como fuente
de información. La división y distinción de las fuentes utilizadas, antes y des-
pués de su ordenación episcopal, pudiera estar dando a entender, implícita-
mente, que hubo dos fases en la redacción de la obra. En la primera, Hidacio
se limitaría, simplemente, a continuar el trabajo de San Jerónimo y, en la se-
gunda, actuaría de forma más personal, en función de las nuevas fuentes de
información que estuvo en condiciones de utilizar por su condición de obis-

127
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

po. Gracias a su ordenación episcopal, tuvo acceso a las fuentes de informa-


ción eclesiásticas, a las cartas que los obispos se intercambiaban entre sí y al
caudal informativo que proporcionaban las autoridades imperiales y provin-
ciales con las que estuvo en contacto. Su experiencia personal en el ámbito
político fue muy importante, permitiéndole disponer de una información de
primera mano, especialmente en todo aquello que se refiere a las embajadas
en las que participó personalmente y aquellas otras de las que, sin estar impli-
cado de modo directo, se informó minuciosamente.

Concepción histórica de la Crónica

Hidacio conocía por propia experiencia qué bárbaros eran los causantes
de las desgracias que padecía la población hispanorromana. Muestra una
actitud negativa contra los invasores bárbaros, que desconocen los valores
morales y culturales de la civilización romana. En las primeras referencias
de la Crónica califica a los bárbaros de gentes brutales, pérfidas y salvajes,
que no respetan los pactos ni la palabra dada. Hidacio era un hombre civi-
lizado, que se sentía superior al bárbaro, salvaje e inhumano. Él, como un
ciudadano romano, confiaba en la superioridad y capacidad de las autori-
dades imperiales para contrarrestar las acciones devastadores de los bár-
baros e imprimir nuevas fuerzas al Imperio.
Pero ese tímido optimismo y esa confianza en Roma, que nunca fue to-
tal, se disiparon enseguida, especialmente a partir del año 455, en el que
muere Valentiniano III y desaparece con él la dinastía teodosiana hispana.
Vivió con resignación y amargura la progresiva desintegración de la socie-
dad del Imperio occidental. Creía que se acercaba el fin del mundo, que se
produciría el 27 de mayo de 482, ya que esa era la fecha que proporcionaba
el Apocalipsis apócrifo, conocido como Epistula domini nostri Iesu Christi
ad Thomam discipulum, que Hidacio leyó e hizo sustancia propia, según
opina R. W. Burgess, editor y traductor de la Crónica. Hidacio, creyendo
que vivía en un mundo terrible que se acercaba a su final, pintó con negras
pinceladas el cuadro de los acontecimientos de su época para producir en
los lectores la sensación escatológica de que la angustia presente era una
especie de castigo divino. Los hechos registrados, por ejemplo, la invasión
de la Península, son reales; la forma de su narración se monta sobre un arti-
ficio efectista para provocar una sensación pesimista. El famoso pasaje 48

128
LA CRISTIANIZACIÓN DE HISPANIA

de la Crónica es un ejemplo descriptivo destinado a resaltar el abatimiento


y las desgracias que angustiaban en el año 409 a los habitantes de la Penín-
sula. Se alude a los desmanes de los bárbaros, a la peste que se ha cebado
en la población, a los recaudadores de impuestos, auténticos tiranos, y a los
soldados saqueadores de los almacenes, de tal manera que están haciendo
estragos por todo el orbe las cuatro plagas del hierro, el hambre, la peste y los
animales salvajes, alcanzando cumplimiento las profecías anunciadas por el
Señor a través de los profetas (Ezequiel, 14.21).

BIBLIOGRAFÍA

BURGESS, R. W.: The Chronicle of Hydatius and the Consularia Constantinopolitana.


Two contemporary accounts of the final years of the Roman Empire, Clarendon
Press, Oxford, 1993, pp. 70-122 (edición de la crónica).
BURRUS, V.: The Making of a Heretic Gender, Authority and the Priscillianist Controversy,
University of California Press, Berkeley-Los Ángeles-Oxford, 1995.
CABALLERO ZOREDA, L. y MATEOS CRUZ, P.: «Hallazgos arqueológicos en la iglesia de
Santa Eulalia de Mérida», (Coordinadores) Menéndez, A.; Montoro, T. y San-
doval, D.: Jornadas Internacionales «Los Visigodos y Su Mundo», Ateneo de
Madrid, noviembre de 1990), APyE 4, Madrid 1991, pp. 337-365.
CABRERA, J.: Estudio sobre el priscilianismo en la Galicia antigua, Granada, 1983.
CANDELAS, C.: «Hidacio ¿obispo de Chaves? Iglesia, territorio y poder en el siglo V»,
Gallaecia 21, 2002, pp. 287-294.
CARDELLE DE HARTMANN, C.: «El priscilianismo tras Prisciliano, ¿un movimiento
galaico?», Habis 29, 1998, pp. 269-290.
CASTILLO, P.: Los mártires hispanorromanos y su culto en la Hispania de la Anti-
güedad Tardía, Granada. 1999.
CHADWICK, H.: Prisciliano de Ávila, Madrid, 1978.
CORSINI, E.: Introduzione alle storie di Orosio, 1968.
ESCRIBANO, M.ª V.: Iglesia y Estado en el certamen priscilianista, Zaragoza, 1989.
—«Estado actual de los estudios sobre el priscilianismo», en SANTOS, J. y TEJA, R.
(eds.): Revisiones de Historia Antigua III. El cristianismo: problemas históricos
de su origen y difusión en Hispania, Vitoria, 2001, pp. 263-288.
FAINK, G.: Paul Orose et sa conception de l’ Histoire, París, 1951.
GOETZ, H. W.: «Orosius und die Barbaren», Historia 29, 1980, pp. 356-376.
LIPPOLD, A.: «Orosius, christlicher Apologet und römischer Burger», Philologus 113,
1969, pp. 92-105.

129
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

LÓPEZ PEREIRA, J. E.: «Prisciliano de Ávila y el priscilianismo desde el siglo IV a


nuestros días: rutas bibliográficas», Cuadernos Abulenses 3, 1985, pp. 13-77.
MARTÍNEZ CAVERO, P.: El pensamiento histórico y antropológico de Orosio, Univ. de
Murcia, 2002.
MARTÍNEZ DIÉZ, G.: La colección canónica hispana IV. Concilios Galos. Concilios
Hispanos: primera parte, Madrid, 1984.
MASTRANGELO, M.: The Roman Self in Late Antiquity. Prudentius and the Poetic of the
Sould, The John Hopkins Universitty Press, Baltimore, 2008.
MEIGNE, M.: «Concile ou Collection d’Elvire?», Rev. Hist. Eccl. 70, 1975, pp. 361-387.
PALMER, A. M.: Prudentius on the Martyrs, Oxford, 1989.
PRISCILIANO, Tratados y Cánones, Editora Nacional, Madrid, 1975.
SAYAS ABENGOCHEA, J. J.: «Paganismo y cristianismo entre los vascones, una cues-
tión debatida», en Los vascos en la Antigüedad, Madrid, 1994, pp. 279-290.
SOTOMAYOR, M. y FERNÁNDEZ UBIÑA, J.: (coords.), El Concilio de Elvira y su tiempo,
Universidad de Granada, Granada 2005.
SANTOS, J. y TEJA, R. (eds.): Revisiones de Historia Antigua III. El cristianismo: pro-
blemas históricos de su origen y difusión en Hispania, Vitoria, 2001.
UBRIC RABANEDA, P.: La Iglesia en la Hispania del siglo V, Universidad de Granada,
Granada, 2004.
VV. AA.: I Concilio Caesaraugustano, Zaragoza, 1980.
VILELLA, J.: «Biografía crítica de Orosio», Jahrbuch für Antike und Christentum 43,
2000, pp. 94-121.
—«Idacio, un cronista de su tiempo», Compostellanum 44, 1999, pp. 39-54.

130
TEMA IV
LA ADMINISTACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

REFORMAS TERRITORIALES

Las reformas de Diocleciano tenían su anticipo en medidas parciales


que apadrinaron otros emperadores en aspectos concretos. Las reformas
monetarias, la separación de las funciones civiles y militares, la fragmenta-
ción territorial en unidades mas pequeñas y el nombramiento de coempe-
radores fueron ensayadas parcialmente, y a veces de forma fallida, por
otros. La ventaja de las reformas de Diocleciano es que las medidas que se
adoptaron en su conjunto ya se habían apuntado por emperadores anterio-
res. Su objetivo era restablecer el orden en el Imperio, sometido al férreo
control del poder compartido por varios emperadores. La fragmentación
territorial en entidades territoriales más pequeñas fue el motor de las refor-
mas de Diocleciano. El éxito de las mismas dependía de la capacidad que
mostrase el sistema administrativo de mantener la cohesión entre las uni-
dades territoriales menores y los centros del poder.

La situación administrativa anterior

Hasta la reforma de Diocleciano, la estructura provincial en Hispania no


había variado gran cosa, excepto la esporádica creación de la Provincia
Hispania Nova Citerior Antoniniana. El sistema ideado por Augusto, basa-
do en la separación de provincias senatoriales (Bética) e imperiales (Lu-
sitania y Tarraconense), se mantuvo durante siglos, mostrando en ello su
eficacia. Los gobernadores de las provincias imperiales eran de designación
imperial. Los de las provincias senatoriales, como era el caso de la Bética,
los elegía el senado entre los miembros de la jerarquía senatorial, pretoriana
y consular. El rango exigido a los gobernadores de las provincias impor-
tantes, como la Tarraconense, era consular, esto es, los gobernadores nom-
brados debían haber sido anteriormente cónsules. Las otras provincias,
entre ellas la de Lusitania, eran pretorianas. Su gobierno lo ejercía una per-

131
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

sona que había ocupado anterior-


mente el cargo de pretor. Los go-
bernadores de las provincias sena-
toriales e imperiales tenían muchos
puntos en común, pero se diferen-
ciaban, no obstante, en algunas de
las funciones a desempeñar (los
gobernadores de las provincias se-
natoriales no tenían cometidos
militares) y en la fuente de desig-
nación, senatorial, en un caso, e
imperial en el otro, aunque en cir-
cunstancias especiales el empera-
dor intervino en la designación del
gobernador de una provincia sena-
torial, como ocurrió en la Bética
hacia el año 172.
Diocleciano asestó el golpe de-
finitivo al sistema administrativo
altoimperial. Los gobernadores de
todas las provincias pasaron a ser
nombrados por el emperador. Con
ello el senado perdía el derecho a
percibir y controlar los impuestos
Figura 12. Los Tetrarcas directos provenientes de las provin-
cias senatoriales. Para Italia supu-
so la pérdida del privilegio de exención fiscal que disfrutaba hasta entonces.
Además, fue reorganizada administrativamente en ocho circunscripciones
territoriales, puestas bajo el mando de correctores, una especie de goberna-
dores, que tenían como cometido funciones similares a las ejercidas por el
resto de los gobernadores del Imperio.
No todos veían con buenos ojos las reformas provinciales y administra-
tivas de Diocleciano. Cuando Lactancio (De mortibus persecutorum, 7.4)
juzga esas reformas, no las valora de forma positiva, dejando traslucir en
ello su animadversión contra ese emperador perseguidor y pagano: para
sumergirlo todo en el horror, dividió las provincias en porciones. Pero la divi-
sión territorial, el aumento de la burocracia destinada a atender los nuevos

132
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

centros administrativos y los impuestos establecidos y reclamados con


rigor no fueron un capricho alocado, ni medidas que buscasen el beneficio
personal del emperador. Eran necesarias y las motivaban cuestiones de
índole defensiva y fiscal, junto con el deseo de reforzar el poder central,
para impedir la consolidación de poderes fuertes en provincias de gran
amplitud territorial, que fueron fragmentadas precisamente para frenar su
aparición.

LA CREACIÓN DE LA DIÓCESIS

Los problemas de coordinación podían atascar la maquinaria adminis-


trativa de las reformas de Diocleciano. Para evitar cualquier bloqueo en el
sistema de coordinación de los órganos administrativos se crearon nuevas
instituciones, que establecían la conexión necesaria entre los gobiernos pro-
vinciales y la administración central, que facilitaban el control de la gestión
de los gobernadores provinciales y garantizaban que las iniciativas estatales
llegaran a conocimiento de éstos. Diocleciano reagrupó las provincias en cir-
cunscripciones más amplias, conocidas con el nombre de diócesis, que se co-
locaron bajo el mando de funcionarios, llamados vicarios, o de viceprefectos
del pretorio. Inicialmente estos funcionarios pertenecían al orden ecuestre.
Con Constantino se prefirió a personas pertenecientes al orden senatorial.
Con arreglo al esquema diseñado y al espíritu de la reforma, las provin-
cias de Hispania fueron agrupadas en una circunscripción territorial más
amplia, la diocesis Hispaniarum, puesta bajo el mando de un vicario. Por lo
general, excepción hecha de la diócesis de Britania, las diócesis con fronte-
ras o fronteras muy sensibles agruparon un número mayor de provincias.
Entre las doce diócesis constituidas por Diocleciano, la diocesis Hispaniarum
se encuentra en el grupo de las que concentraban menos provincias: Britania
tenia cuatro; Hispania, África y Tracia, seis; Viennense, Panonia y Ponto,
siete; Galia, ocho; Asia e Italia —con dos vicariatos, el de la Italia del norte y
el de la ciudad—, nueve; Mesia, diez, y Oriente, dieciséis.

Creación de la diocesis Hispaniarum y fuentes administrativas

La lógica de la reforma de Diocleciano, que estaba muy meditada y que


buscaba la homogeneización administrativa del Imperio, hace suponer que

133
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

la creación de la diócesis y la división provincial de Hispania se hicieron a


la vez, pero otros investigadores consideran, por el contrario, que es muy
probable que la constitución de la diocesis Hispaniarum requiriese previa-
mente la creación de los órganos de gobierno de las nuevas provincias y su
posterior rodaje administrativo. Pero sobre esto no hay nada seguro.
En la creación de la diócesis y en la división de las provincias hay que
tener en cuenta dos aspectos que están interrelacionados entre sí, pero que
no son simultáneos: la creación de la diócesis con el cambio de la nomen-
clatura de las provincias hispanas, y el rango de sus gobernadores, que
puede ser anterior al hecho mismo de la división provincial. Se trataría de
dos pasos sucesivos en momentos cronológicos diferentes, tal y como pro-
pone A. Chastagnol: La organización del nuevo sistema provincial... tuvo
lugar en la Península entre 284-288; la diócesis y su vicario se constituyeron
más tarde, como en otros lugares, hacia el año 297.
El Laterculus Veronensis o Lista de Verona, especie de catálogo de las
provincias romanas, es la fuente más próxima a las reformas de Dicleciano.
En los fragmentos correspondientes a la parte occidental del Imperio, cuya
fecha debe situarse entre 303 y 314, se alude ya a la diócesis de las Hispa-
nias y a las provincias que en esos momentos la constituían: la diócesis de
las Hispanias comprende siete provincias, Bética, Lusitania, Cartaginense, Ca-
llaecia, Tarraconense, Mauritania Tingitana. Llama la atención que indique
que había siete provincias (habet provincias numero VII) y, a continuación,
solo de el nombre de seis de ellas. Se trata de un error de copista, debido
quizá a la creencia de que la Mauritania y Tingitana constituía dos provin-
cias, porque lo que tenía delante eran dos palabras distintas. Es la explica-
ción más razonable a la presencia del signo VII en lugar del VI.
El Breviarium de R. Festus, obra redactada muy probablemente en 369-
70, recoge datos anteriores al momento en el que se escribe la obra. El nú-
mero de provincias hispanas es el mismo que el recogido en la Lista de Ve-
rona, pero aporta complementariamente la especificación de la categoría
administrativa que correspondía a cada una de ellas: de éstas, la Bética y la
Lusitania son consulares y las restantes, presidiales.
El Laterculus Provinciarum o Lista de Polemius Silvus, obra que corres-
ponde al año 449, pero con datos que se remontan a los años finales del
siglo IV, recoge algunas novedades. Una de ellas es la aparición como pro-
vincia de las Islas Baleares (Pol. Silvii, IV nomina Provinciarum, 7: Sextae

134
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

Insulae Baleares). La segunda consiste en la especificación de la capitalidad


de la Lusitania, lo que no ocurre con las otras, debido quizás a que esta ciu-
dad era al mismo tiempo la capital de la diócesis (Pol. Silvii, IV nomina
Provinciarum, 5: Quarta: Lusitania, in qua est Emerita).
En la Notitia Dignitatum, una especie de vademecum de la administra-
ción, que compila todos los altos cargos civiles y militares del imperio tardío
junto con el personal que se asignaba a esos cargos, se recoge la organiza-
ción de la prefectura de la Galia, la estructura de la diócesis de Hispania y
la de las provincias. Indica, además, los rangos específicos que tenían las
provincias hispanas: consular, las provincias de la Bética y la Lusitania, y
presidial, las de la Callaecia, Tarraconense, Cartaginense, Mauritania Tin-
gitana e Islas Baleares. La cronología de las diversas partes que integran
esta obra general del Imperio, es un tema sometido a discusión. Algunos
investigadores sitúan la redacción de esta parte aludida hacia 395. Otros,
teniendo en cuenta los datos correspondientes a Italia, la colocan hacia
428-30.

Mauritania Tingitana como parte del la diócesis de Hispania

Cuando la Lista de Verona menciona la creación de las diócesis de


Hispania y la división de la provincia augústea de la Hispania Citerior Tarra-
conensis en tres nuevas —Tarraconense, Cartaginense y Gallaecia—, tam-
bién ofrece la novedad de que Mauritania Tingitana aparece formando
parte de la diócesis de Hispania. De hecho, el primer testimonio de un vica-
rio de la diócesis de Hispania aparece mencionado en Tingis (Tánger) el 30
de octubre de 398, fecha en la que tiene lugar el segundo juicio contra el
centurión cristiano Marcelo, en presencia de Aurelio Agricolano, citado co-
mo agens vicem praefectorum praetorio («agente que hace las veces del pre-
fecto del pretorio»), desempeñando una función judicial que convendría a
la autoridad superior inmediata tras el prefecto del pretorio, es decir, al vi-
cario de una diócesis, considerándose que el título de vicarius y el de agens
vicem praefectorum praetorio eran equivalentes en este aspecto.
Entre los principios que enmarcaron el diseño administrativo de Dio-
cleciano estaban estrechar los lazos de unión de las provincias con los centros
del poder y estabilizar las fronteras del Imperio. Y en el desarrollo de estos
principios el sistema de las diócesis se mostraba como pieza fundamental.

135
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Todas las diócesis tenían fronteras que defender y tropas que garantizaban su
defensa. Hasta entonces, Hispania había sido una región pacífica, sin fronte-
ras exteriores y sin peso militar específico. Con la incorporación de la Mau-
ritania Tingitana tenía fronteras exteriores, donde estaban instaladas las
tropas que protegían de los ataques exteriores al resto de las tierras de la
diócesis, mientras éstas apoyaban con su recursos y con la annona al mante-
nimiento de la zona fronteriza.

ALTERACIÓN DEL TERRITORIO DE LAS PROVINCIAS

Diocleciano mantuvo las provincias de la Bética y la Lusitania de Augusto


con los mismos territorios. Es la Provincia Citerior Tarraconense la que sufre
la mutilación territorial. Las razones de la fragmentación territorial de esta
provincia y de la constitución de otras nuevas no fueron muy distintas de los
motivos militares, económicos y fiscales que inspiraron la reorganización del
resto de las provincias del Imperio. En el caso de la provincia Citerior han
podido jugar también razones específicas. Era una provincia que tenía una
amplitud territorial muy grande en comparación con las provincias de la Bé-
tica y Lusitania. Es probable, por tanto, que la división de la Citerior en tres
(Carthaginiensis, Tarraconensis y Callaecia) persiguiese la aproximación de
las provincias de la diócesis a una extensión territorial, además de otros
objetivos. Por otra parte, los habitantes de la Citerior constituían un con-
glomerado de pueblos étnicamente distintos, con diferentes grados de ro-
manización y de desarrollo económico. Contenía, además, regiones tales
como la de Asturia y Callaecia, cuyos pobladores afianzaron su propia perso-
nalidad. Ya en época de Caracalla se creó en esa región una provincia, de
existencia efímera, pero que en cierta manera resulta ser un precedente de la
provincia creada en época de Diocleciano.

DELIMITACIÓN TERRITORIAL DE LAS PROVINCIAS

Como hemos dicho, la delimitación de los confines de las provincias pe-


ninsulares durante el diseño administrativo de Diocleciano fue una medida
que afectó exclusivamente a la provincia Citerior, pues la Bética no cambió
de nombre ni perdió extensión territorial; lo mismo ocurrió con Lusitania,
aunque en el caso de esta provincia algunas referencias literarias dan a

136
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

entender que sufrió la segregación de una porción territorial de su sector


septentrional. Como indicación explicativa de la delimitación territorial de
las nuevas provincias, algunos investigadores traen a colación la considera-
ción de los ámbitos geográficos que ocupaban los antiguos conventus iuri-
dici. Pero la estructura conventual de Hispania, esto es, la fragmentación de
las provincias en circunscripciones menores creadas para facilitar la admi-
nistración de justicia, a cuya sede capitalina acudía en los días prefijados el
magistrado encargado de esa labor, se había ido diluyendo en la última
parte del siglo III, y con la nueva reforma provincial de Diocleciano se hacía
ya totalmente innecesaria.

Gallaecia

Con relación a esta provincia conviene tener presente dos cuestiones.


Una es la consagración como provincia del nombre Gallaecia, región de la
Hispania Tarraconensis, frecuentemente aludida por las fuentes literarias.
Tuvo en el siglo III un precedente como provincia bajo la denominación de
Hispania Nova Citerior Antoniniana. La otra cuestión guarda relación con
la delimitación del territorio perteneciente a la nueva entidad provincial,
que tenía como núcleo fundamental los territorios de los antiguos conven-
tus Bracaraugustanus, Lucensis y Asturum. Es curioso que ninguno de estos
nombres conventuales, que disponían de unas estructuras administrativas
muy dinámicas, se habilitó como denominativo oficial de la provincia, co-
mo se hará, por ejemplo, con la provincia cartaginense, que tenía un pre-
cedente denominativo en el conventus Carthaginensis. Pero la extrañeza no
será tan grande si se tiene en cuenta que desde el siglo II se fue consolidan-
do el concepto de Gallaecia y Asturia junto a los nombres de estos conven-
tus y que la aparición de procuratores metallorum en la región llevan, en esa
época, la mención de Asturia y de Gallaecia en su titulación. La reforma de
Diocleciano tuvo en cuenta este precedente y habilitó el término Gallaecia
como denominativo de la nueva provincia.
El conocimiento de sus límites precisos ofrece mayores dificultades. La
base territorial la constituyen, como hemos indicado, los tres conventus del
noroeste. Algunas fuentes literarias ofrecen, sin embargo, un ámbito terri-
torial mucho más amplio. Orosio (VI, 21, 2) señala al respecto que los astu-
res y cántabros formaban parte de la provincia de la Gallaecia y además
especifica que Numancia era su límite oriental (V,7,2). La Noticia Dignita-

137
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

tum confirma parcialmente la primera afirmación de Orosio, pues señala


que la cohors Celtibera estaba estacionada en la provincia de Gallaecia, en
Iuliobriga (Retortillo, Cantabria). Y respecto a la especificación del límite
meridional, se cuenta con varias referencias, alguna de ellas desconcertan-
te. Paulino de Nola (355-431), por ejemplo, convierte a Prisciliano en un
obispo de la provincia de Gallaecia, cuando, en realidad, sabemos que era
obispo de Ávila, ciudad que tradicionalmente pertenecía a la Lusitania. Es
en esta afirmación de Paulino de Nola sobre la que se fundamenta la supo-
sición de que Lusitania había perdido en la reforma provincial de Diocle-
ciano parte de su territorio septentrional en beneficio de Gallaecia. Pero
pudiera tratarse más bien de una licencia poética a favor de la región galai-
ca, en donde el priscilianismo arraigó con más fuerza. Por su parte, el cro-
nista Hidacio, oriundo de esta provincia, señala que el emperador Teodosio
era natione Spanus de provincia Gallaecia civitate Cauca. Por razones homo-
fónicas el topónimo Cauca suele identificarse con la actual localidad de Coca
(Segovia), territorio que pertenecía al conventus Cluniensis. Si eso fuese así,
los prata Gallaecia señalarían un límite meridional más profundo que lo que
pudiera esperarse realmente. Por esta razón se piensa que Hidacio está uti-
lizando el término de Gallaecia con mucha libertad. En fuentes eclesiásticas
posteriores esta zona en cuestión está adscrita a otra entidad, reflejo quizás
de los repartos territoriales entre suevos y visigodos y de las transformacio-
nes habidas en época visigod a.

Carthaginensis

La nueva provincia recibe el nombre del antiguo conventus Carthagi-


niensis. Las tierras de este convento constituían el núcleo fundamental del
territorio provincial; pero no se tienen documentos contemporáneos más
explícitos que ayuden a trazar a grandes líneas los límites provinciales. Ya
hemos indicado que Hidacio incluía Cauca (Coca, Segovia) en la Gallaecia.
Orosio (V. 7, 2), a su vez, coloca el límite de esta provincia en las cercanías
de Numancia. Cuando narra la guerra de esta ciudad en época republicana,
fija, implícitamente, el límite que la provincia de Gallaecia tenía en el siglo IV.
Dice al respecto: Numancia, por su parte, ciudad de la Hispania Citerior,
situada no lejos de los vacceos y cántabros en la frontera de Galicia. Estas dos
referencias resultan problemáticas y, en cualquier caso, son insuficientes
para aventurar los límites exactos de la provincia.

138
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

En la tarea de delimitación del territorio de la provincia cartaginense,


a falta de elementos de valoración más decisivos, se han utilizado docu-
mentos eclesiásticos posteriores, en la idea de que la estructura provincial
eclesiástica se ajustó, en la medida de lo posible, a la división civil romana.
Algunos investigadores son de la opinión que los límites de las provincias
eclesiásticas coinciden a grandes rasgos con las provincias político-admi-
nistrativas romanas, de tal manera que conociendo una se podría conocer
la otra, aunque fuese a grandes rasgos. Pero este hipotético método de tra-
bajo no es de aplicación mecánica y son varias las dudas e inconvenientes
puntuales que surgen al respecto. Con criterio meramente indicativo reco-
gemos aquí las sedes episcopales de la provincia Carthaginiensis Spartarie
contenidas en la nómina Ovetensis, el documento que mejor refleja la situa-
ción de la iglesia visigoda en el siglo VII: Toleto, Oreto, Biatia, Mentesa, Acci,
Basti, Urci, Begastra, Iliorici, Ilici, Setabi, Dianio, Valentia, Valeria, Segobia,
Segobriga, Arcobica, Compluto, Segontia, Oxuma, Palentia. En el caso de que
la provincia diseñada por este documento fuese fiel reflejo de la provincia
civil de época romana, cosa que no estamos en condiciones de mantener, la
provincia Carthaginiensis romana estaría formada, como señala E. Albertini,
por el núcleo territorial del antiguo conventus Carthaginiensis y por porcio-
nes territoriales del Tarraconensis (obispado de Valentia), del Caesarau-
gustanus (sedes de Ercavica, Complutum y Segontia) y del Cluniensis (sedes
de Uxama, Palentia y Segobia).

M auritania Tingitana

La incorporación de Mauritania Tingitana no fue una decisión arbitra-


ria, sino una de las medidas más importantes y necesarias en el diseño de
la diócesis de Hispania. La proximidad geográfica y la rapidez y facilidad
de una travesía marítima de apenas 15 km. de distancia, frente a los cami-
nos áridos y tortuosos que ponían en comunicación a Mauritania Tingitana
con las provincias vecinas, aconsejaban su inclusión y poderosas razones
estratégicas, su necesidad.
Las relaciones de todo tipo entre ambas orillas del Mediterráneo siempre
fueron muy intensas y los lazos administrativos entre la Bética y la Tingitana
se remontan a la época augústea, cuando la colonia de Augusto Iulia Cons-
tantia Zulil, que se hallaba a 20.000 pasos de Tingi, fue sustraída a la juris-

139
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

dicción de los reyes de Mauritania y transferida a la de la Bética (Plinio, V, 3).


Esta situación se produjo de nuevo en época imperial cuando hizo donación
de las ciudades de los mauros a la provincia de la Bética (Tácito, Hist. I, 78),
que equivale a decir que, en lo que se refería a la administración, estas ciu-
dades dependían de la Bética. En varias ocasiones las poblaciones moras
causaron problemas en Hispania. Su inclusión en la diócesis de Hispania
obedeció también a motivos estratégicos, pues garantizaba la seguridad del
sector meridional de la Península Ibérica, sacudido en época de Marco Aure-
lio por invasiones de Mauri, que obligaron a trasladar la Legio VII, de la Tarra-
conense, a la Bética y a poner ambas provincias bajo el mando único de Cayo
Aufidio Victorino, legado propretor de los Augustos de las provincias de la His-
pania Citerior y de la Bética. En esos momentos, la provincia de la Mauritania
Tingitana posiblemente pasó a depender momentáneamente de Hispania y a
ello podría apuntar la reconstrucción de una inscripción (CIL, VIII, 21813)
efectuada de la forma siguiente: … provinciae novae Hisp(aniae)/ulteriores
Tin(gitanae), aunque también hay otras propuestas de reconstrucción.
En el año 296 los panegiristas alaban las hazañas de Maximiano, colega
de Diocleciano en la Tetrarquía, el único de los tetrarcas que estuvo en His-
pania. Su posible intención de permanecer durante algún tiempo en Cór-
doba pudo propiciar la construcción allí del gran palacio de Cercadilla.
Dicen los panegiristas que limpió las costas atlánticas y mediterráneas de
piratas (posiblemente francos), luego pasó a África, donde derrotó y depor-
tó a los montañeses. Llegó con su ejército a la provincia Caesarensis y el 10
de marzo del 298 entró triunfalmente en Cartago, tras arduos combates.
Esos son los tiempos en los que se sitúa la reorganización administrativa
del África. Con Diocleciano las provincias africanas pasaron de cuatro a ocho,
pero esa división no se hizo de golpe. Antes del 288, por razones estratégicas,
ya se habían separado la Mauritania Cesariense y la Sitifense. La reorganiza-
ción general tuvo lugar después de 295 y con anterioridad a 305. Posiblemente
corresponda a los años 297-298, cuando Maximiano estuvo combatiendo en
África. Con la reorganización administrativa de la diócesis de África, Mauri-
tania Tingitana, por poderosas razones estratégicas, pasaba a depender
administrativamente de la diocesis Hispaniarum. Ante eventuales dificulta-
des políticas, económicas y militares, la ayuda y los suministros le llegaban
más fácilmente desde la Bética que desde las provincias africanas limítrofes,
a las que estaba unida por una red de caminos tortuosos y peligrosos o me-
diante una travesía marítima no mucho más corta que la que la comunicaba

140
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

con la Península Ibérica. Se supone, además, que por necesidades del replie-
gue estratégico, Mauritania Tingitana perdió parte de su territorio. Las
acciones militares de Maximiano en África estuvieron acompañadas de
reformas administrativas y de la redistribución de las guarniciones milita-
res romanas dentro de Tingitania, con un repliegue táctico, que no supuso
la evacuación y abandono de una parte importante de la provincia. El poder
romano y la administración se ejercían directamente sobre la población nati-
va, asentada en zonas agrarias fértiles, que estaba en contacto y tenía rela-
ciones con nómadas y grupos tribales que los romanos manejaban por medio
de pactos y convenios y, en su caso, con la amenaza de intervención militar.
No es extraño, por tanto, que recientes hallazgos arqueológicos muestren tes-
timonios romanos en la zona supuestamente evacuada, cuyo límite se situa-
ba precipitadamente en la línea marcada por el río Loukkos.

La cuestión de la Nova Provincia Maxima

La inscripción (CIL, II, 4911) de la iglesia de Siresa (Huesca), cuyo con-


tenido alude a una reparación viaria, posiblemente de la vía que desde
Caesaraugusta conducía al puerto de Pau, se ha puesto en relación bien con
la provincia de la Gallaecia, bien con la Tarraconense o bien con una nueva
provincia. La inscripción, bastante deteriorada, se sitúa cronológicamente
entre los años 383 y 388 y está dedicada al usurpador hispano Magno Máximo.
El texto, reconstruido con mayor o menor fortuna por diversos investigadores,
menciona una provincia, Nova Provincia Maxima, que se constituyó en época
de Máximo. Los elementos esenciales del texto de la inscripción dicen así:
iussu Domini et Principis (n) /Magni Maximi Victori (...) / semper Augusti /
Antonius Maximinus (v. c.) / Novae Provinciae Ma (ximae)/ primus consularis
et (ante) / pareces. A. Chastagnol en un estudio minucioso de esta inscripción,
teniendo en cuenta la expresión que se aplica al gobernador para señalar el
rango, primus consularis et ante pareces, hace una doble propuesta, según la
cual se puede estar refiriendo a Gallaecia o a la Tarraconense. En contra de
la primera propuesta está el inconveniente de tener que aceptar un desplaza-
miento lejano y desconocido de la inscripción desde algún lugar de Galicia a
la zona de Siresa, donde la inscripción se encontró. La suposición de que
pudiera referirse a la Tarraconense tendría la dificultad, como señala J. Arce,
de denominar Nova a una provincia prestigiosa y antigua, además de mostrar
en el rango de esa provincia una variación secuencial infrecuente, que de pre-

141
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

sidial ascendería a consular para ser rebajada de nuevo a la condición de pre-


sidial. Otra opción, que se revela más probable, es suponer que se trata de
la creación de una nueva y efímera provincia, con parte del territorio de la
Tarraconense. De esta nueva provincia, ciertamente, se desconocen los lími-
tes que tenía y la zona en la que estaba situada.

La provincia de las Islas Baleares

La provincia Cartaginense creada por Diocleciano abarcaba también el


territorio de las Islas Baleares. La nueva provincia no tenía, por tanto, con-
tinuidad territorial, ya que sus límites cruzaban el mar y englobaban las
Islas Baleares dentro de su jurisdicción administrativa. Para una provincia
nueva, sin experiencia en la administración de unos territorios isleños, que
habían reforzado su posición estratégica y económica, la barrera marítima
podía sentirse como un elemento entorpecedor e incómodo. Con relación
a la importancia económica de las Islas Baleares, conviene señalar que en
ninguna de las provincias que componían la diócesis de Hispania se tiene
conocimiento de la existencia de talleres estatales, salvo en las Islas Balea-
res, donde esos talleres estaban al mando de un procurator baphii insularum
Balearum, según la Notitia Dignitatum (XI,71). En esos talleres estatales se
elaboraba la púrpura, el color emblemático del vestido de los emperadores,
símbolo de su autoridad.
La posición estratégica de estas islas en el concierto de las rutas maríti-
mas del Mediterráneo occidental, su importancia económica, reforzada con
la creación de estas instalaciones estatales, y los inconvenientes de una
administración gestionada desde el continente ayudaron a tomar la deci-
sión de constituir esa nueva provincia, los órganos y las sedes administra-
tivas necesarias.

CAPITALES DE LAS PROVINCIAS Y DE LA DIÓCESIS

Capitales provinciales

Las fuentes contemporáneas que hemos mencionado, no dicen expresa-


mente qué ciudades eran las capitales de las provincias y de la diócesis, tras
la reforma administrativa de Diocleciano. En esta tarea es preciso apelar a

142
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

criterios indirectos. Es altamente probable que las provincias, que conserva-


ron intactos sus territorios o que retuvieron en el mismo la ciudad que era
capital provincial antes de la reforma, siguiesen teniendo las mismas capita-
les: Corduba para la Bética, Emerita Augusta para la Lusitania y Tarraco para
la Tarraconense. En el caso de la provincia Carthaginiensis es normal que la
opción de la capitalidad recayese en Carthago Nova, pues ya había sido capi-
tal conventual y era centro económico de gran importancia. Tingis, por su
parte, será la capital de la Mauritania Tingitana. La elección de la capital de
la nueva provincia de la Gallaecia resultaba, en principio, más difícil, pues
contaba con dos capitales conventuales importantes, Bracara Augusta (Bra-
ga) y Asturica Augusta (Astorga). La elección recayó sobre la primera.

Capital de la diócesis de Hispania

Respecto a la capital de la diocesis Hispaniarum, algunos investigadores


suponían que era Tingis. Tomaban como punto de apoyo de esta suposición el
contenido de las Actas del martirio de Marcelo, centurión de la Legio VII, que
fue denunciado por sus compañeros ante Astasio Fortunato. Éste tomó con-
ciencia de la gravedad del asunto y remitió la cuestión y al encausado a la
jurisdicción del vicario, Aurelio Agricolano, que en ese momento se encontra-
ba en Tingis, por razones circunstanciales o por motivos de servicio. Pero la
posibilidad de que Tingis sea la capital de la diócesis tiene muy poca entidad.
Hay muy pocas dudas de que Mérida era la capital de la diócesis de
Hispania. Los que así piensan toman como dato significativo el hecho de
que en el Laterculus de Polemius Silvius, cuando se señalan las siete provin-
cias en la que está dividida la diócesis de Hispania, se señala la provincia de
Lusitania y la capital (Lusitania, in qua est Emerita), como si se quisiera sig-
nificar con esta indicación específica que Mérida era la capital de la dióce-
sis de Hispania y de la provincia de Lusitania.
El hallazgo relativamente reciente del palatium de Cercadilla, en la ciudad
de Córdoba, que Maximinano pudo mandar construir durante su estancia en
Hispania, ha dado pie a algún investigador a suscitar de nuevo el problema
de la capitalidad de la diócesis, sugiriendo que quizás Córdoba era la sede pri-
mitiva del vicario. Es probable que Maximiano, que debía pasar a África para
combatir a los sublevados, eligiese la Bética y su capital, Córdoba, como resi-
dencia temporal, pero esto no supone que fuese capital de la diócesis.

143
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

No era una sorpresa que Diocleciano fijara en Mérida la capital de la


diócesis. Era una ciudad rica y espectacular, que emprendió en las últimas
décadas del siglo III y comienzo del IV una serie de reformas urbanísticas.
Para la totalidad de la diócesis de Hispania, que comprendía las tierras del
norte peninsular y las de la Mauritania Tingitana, Mérida ocupaba una
posición estratégica intermedia con esas regiones, donde estaban acuarte-
ladas las tropas y con las que se podía establecer rápidamente contacto a tra-
vés de la Vía de la Plata, que llevaba a los puertos de Iulia Traducta y Sevilla,
además de al norte peninsular.

LOS RANGOS DE LAS PROVINCIAS DE LA DIOCESIS HISPANIARUM

Rangos de los gobernadores

Durante el Bajo Imperio las provincias estuvieron dirigidas por gober-


nadores que tenían el rango de proconsules, correctores, consulares y praesi-
des. Procónsul era el título que llevaban los gobernadores de Asia y África.
Correctores eran los funcionarios romanos encargados de administrar las
provincias romanas, surgidas de los viejos distritos italianos tras las refor-
mas de Diocleciano. Generalmente los correctores tenían rango político-
social de viri clarissimi, es decir, eran funcionarios de rango senatorial, lo
mismo que los gobernadores consulares que tenían a su cargo las provin-
cias consulares. Y los funcionarios del orden ecuestre, praesides, se ocupa-
ron de las provincias praesidiales.
El avance de los miembros del orden ecuestre y el progresivo retroceso
senatorial en la administración imperial y provincial durante el siglo III
cristalizó en el edicto de Galieno de 262 que cerraba a los senadores las
puertas de los gobiernos de las provincias con tropas, gobiernos que fue-
ron ocupados por praesides del orden ecuestre. Diocleciano sacó las con-
secuencias de esta tendencia y encargó a funcionarios del orden ecuestre
(viri perfectissimi) el gobierno de las viejas y nuevas provincias surgidas de
la reforma administrativa. En la escala de valoración de los rangos de las
provincias del imperio, los praesides ocupaban un rango socio-político
inmediatamente después de los correctores. Pero durante el mandato de
Constantino se creó un nuevo cargo de gobierno provincial, intermedio
entre el corrector y el praeses, el de gobernador consular, un miembro del

144
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

orden senatorial que se encargaba de la administración de una provincia


consularis. Esta división entre provincias consulares y presidiales se man-
tuvo hasta finales del siglo IV.

Títulos de los gobernadores de las provincias hispanas

Los gobernadores de las provincias hispanas llevaban los títulos de praeses


o consularis, según la provincia que tenían a su cargo. También se registran
los títulos de proconsul y corrector, pero de forma anecdótica y ocasional.
Volvencio, gobernador de la Lusitania durante 382-383, en época del empe-
rador Graciano, es denominado con el título de procónsul. En la Crónica de
Sulpicio Severo (II, 49, 1-2), que es la que proporciona la información, se
dice al respecto: pues en ese momento esta provincia había dejado de estar
regida por un procónsul. La excepción en el empleo de la categoría usual que
tenía el gobernador de la Lusitania, es probable que estuviese motivada por
la conveniencia de que al frente del gobierno de esa provincia estuviese un
funcionario que entendiese en cuestiones de pleitos y de apelaciones jurídi-
cas, en las que estaba enzarzada la querella priscilianista. En cualquier caso,
la concesión del titulo de procónsul a este gobernador no supu so, paralela-
mente, un cambio en el rango administrativo de Lusitania.
El cargo ocasional de corrector en la administración provincial hispana
está atestiguado en el siglo IV. Ausonio (Parent., 24. vv. 11-12) aplica a Pau-
lino el título de corrector de la Tarraconensis, cuyo gobierno ejerció entre los
años 376 y 383. Ausonio utiliza el término corrector en un contexto poético,
dentro una obra poética, razón por la cual algún investigador siente la ten-
tación de tomar el vocablo como una licencia poética de carácter general
aplicable a todos los gobiernos provinciales, sin mayores exigencias. Es una
posibilidad, pero no deja de resultar extraño que Ausonio no haya mostra-
do interés y esfuerzo poético en registrar adecuadamente el cargo adminis-
trativo de un pariente muy querido para él.

Momentos de los cambios de titulación de las provincias hispanas

Ninguna fuente de información ofrece datos suficientes a través de los


cuales se pueda conocer los momentos precisos en los que las viejas y las
nuevas provincias hispanas, resultantes de las reformas de Diocleciano,

145
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

asumieron y cambiaron sus nuevos rangos administrativos. Los docu-


mentos literarios y los testimonios epigráficos ayudan a situar los límites
de la cuestión.
Diocleciano no solo dividió las provincias y creó otras nuevas, sino
que también alteró el rango de los gobernadores, de tal manera que es
muy probable que la reforma administrativa de Hispania se iniciase con
una revisión de los rangos oficiales de los gobernadores. Así, M. Aurelio
Valentiniano, gobernador en el año 283 de la antigua provincia de His-
pania Citerior o Tarraconense, era legatus Augustorum pro praetore y
tenía el rango personal de vir clarissimus, esto es, la dignidad del gober-
nador, y el título de la provincia seguía estando en consonancia con
momentos anteriores. Sin embargo, hacia el 289 y, antes de dividir la pro-
vincia, el gobernador Postumio Luperco era praeses provinciae Hispaniae
Citerioris y su rango personal era el de vir perfectissimus, de tal manera
que la nomenclatura del gobierno de la provincia y el rango personal exi-
gido al gobernador de la misma habían cambiado. También la Bética y la
Lusitania sufrieron los mismos cambios, aunque no se sabe si fue antes o
después de que la Hispania Citerior Tarraconense fuese dividida en tres
provincias.
Ninguna provincia hispana recibió la categoría de consularis en la re-
forma de Diocleciano. De hecho, parece, como ya hemos señalado, que la
categoría de provincia consularis fue introducida en el Imperio durante el
mandato de Constantino. Hay un documento que especifica las provincias
hispanas que tenían la categoría presidial y consular. El Breviario de Fes-
to, redactado en 369-70, señala que la Bética y la Lusitania eran consulares,
y la Tarraconense, Cartaginense, Gallaecia y Mauritania Tingitana, praesi-
diales. La promoción de presidial a consular de la Bética y de la Lusitania
pudo hacerse de forma simultánea. Los testimonios epigráficos solo per-
miten señalar una secuencia cronológica relativamente amplia en la que
tuvo lugar la mejora de rango. En el caso de la Bética, los límites cronoló-
gicos se colocan entre el 337 y 361; para la Lusitania, entre 338 y 360. Una
fuente posterior al Breviario de Festo, La Notitia Dignitatum, incluye también
la provincia de Gallaecia entre las consulares. Su promoción a consularis
ha podido tener lugar durante la usurpación de Magno Máximo (383-388),
en el caso de que la Nova Provincia Maxima, aludida en la inscripción de
Siresa, se refiera a la Gallaecia, cosa que resulta problemática, como ya he-
mos indicado.

146
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

SITUACIÓN ADMINISTRATIVA TRAS LAS INVASIONES DEL S. V

En el año 409 la Península fue invadida por suevos, alanos y vándalos.


A partir del 411, los vándalos silingos ocuparon la Bética; los vándalos as-
dingos, la Galicia interior; los suevos, la Galicia occidental, y los alanos, la
Lusitania y la Cartaginense. Solo la Tarraconense quedaba bajo dominio
romano. El organigrama administrativo romano, que integraba las provin-
cias en la diócesis y la diócesis en la prefectura, se mantenía en los escritos
y en los deseos de las personas que esperaban que la situación romana no
cambiase. Pero nada era ya como antes y resultaba difícil imaginarse cómo
iba a funcionar la administración romana en medio de tantos problemas.
La cruda realidad mostraba que los bárbaros dominaban de facto las pro-
vincias hispanas, excepción hecha de la Tarraconense. A veces, el dominio
de estos pueblos bárbaros era fuerte y eficaz; otras, débil y constreñido
territorialmente. Pero la realidad era que los bárbaros habían entrado en la
Península y estaban decididos a quedarse.
Roma, con la ayuda de tropas visigodas, intentó recuperar las provin-
cias de Hispania en varias ocasiones. Incluso logró arrojar a los vándalos
silin gos de la Bética y a los alanos de la Lusitania. Pero no hubo continui-
dad en esta política de reconquista, y la situación empeoró irremisible-
mente. Roma, cuando firmó un pacto con los visigodos de Valia, los alejó
de Hispania y los instaló en las provincias meridionales de las Galias; solu-
cionaba un problema engorroso en la Península, pero dejaba a Hispania
desguarnecida de tropas relativamente permanentes que contuvieran el
expansionismo de los suevos. No supuso para Roma ni para Hispania ningún
alivio que los vándalos asdingos, que dominaban la Bética, se trasladasen
masivamente a África en el 429. El vacío dejado lo llenaron rápidamente
los suevos.
Hacia el año 446, Roma repuso sus fuerzas y emprendió una nueva cam-
paña militar con la intención de recuperar la Bética, Lusitania, Gallaecia y
la Cartaginense. La empresa, que con tanto esfuerzo se había logrado orga-
nizar, acabó en desastre. El general romano Vito, que conducía un ejército
de visigodos, sufrió una dura derrota. Solo mediante un pacto con los sue-
vos pudieron los romanos retener el dominio de la provincia Cartaginense
durante algún tiempo. Era evidente que, sin la ayuda militar de los visigo-
dos, los romanos no podían gobernar la Tarraconense, la única provincia
que quedaba en su poder; pero incluso en esta provincia, el expansionismo

147
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

suevo y la insurrección de los bagaudas entorpecían las labores de la admi-


nistración romana. En resumen, desde las invasiones del año 409 hasta la
época de Eurico, el desmoronamiento del dominio romano en la Península
fue progresivo, pese a los laudables intentos que se hicieron por impedirlo.
Eurico sacó las consecuencias de ese deterioro. Jordanes, en su obra (Get.
XLVII, 244), lo sintetiza con crudeza: Eurico, rey de los visigodos, dándose
cuenta de que el Imperio romano se desmoronaba... aceptando esta situación,
sometió ya a su dominio —iam iure propio— todas las Hispanias y las Galias.

El drama de la agonía del dominio romano en Hispania fue horrible en


su vertiente político-militar y angustiosa en la administrativa. El engrana-
je provincias-diócesis-prefectura bajo el mando unificado de Roma se fue
esfumando lentamente. Excepción hecha de la Tarraconense, regida, con
mayor o menor eficacia, durante la mayor parte de este período por las
autoridades romanas de Rávena o Arlés, el resto de las provincias fueron
víctimas de las cambiantes circunstancias políticas de cada momento. Lo
que quedaba de la maquinaria administrativa romana, con frenazos y
puestas de nuevo en movimiento, al margen d e los acontecimientos mili-
tares, estaba al servicio de los nuevos y sucesivos emperadores y usurpa-
dores que se hacían con el poder romano. La población hispanorromana
se acostumbró a contemplar que la renqueante burocracia funciona por
inercia en los momentos de tranquilidad, pero se atascaba y paralizaba con
el caos y lo inesperado. Todo era caótico y agitado en aquellos tiempos. Las
capitales prov inciales y sus centros administrativos continuaban sobre el
papel, pues los nuevos dueños bárbaros eran más proclives a la lucha y a
la conquista que a las tareas burocráticas en las ciudades, que eran centros
administrativos. Por el momento, no iba con ellos la práctica tediosa y com-
pleja de la recaudación de impuestos regulares. El saqueo, la rapiña y la
extorsión eran prácticas usuales entre ellos. Pero, incluso, en una provincia
de obediencia romana como la Tarraconense, la eficacia de la administración
se resintió, pues quedaba muy poco o nada de aquel aparato administrati-
vo que amparaba y hacía temibles a los burócratas y a los recaudadores de
impuestos. Lo que quedaba de la administración romana no podía garan-
tizar la ejecución de una de las tareas administrativas más importantes
para el funcionamiento del dominio romano como era la recaudación
regular de las rentas públicas, ni podía recurrir, como los bárbaros, a la ex-
torsión y al saqueo para obtener ingresos, pues no tenía poder efectivo ni
fuerza moral para ello.

148
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

JERARQUIZACIÓN, COHESIÓN ADMINISTRATIVA


Y REORGANIZACIÓN DE FUNCIONES

Aumento y demanda de puestos administrativos

La ampliación del número de provincias, resultante de la división de las


provincias existentes, la creación de las diócesis y la integración de las dió-
cesis y las provincias en el esquema administrativo que ligaba las provin-
cias a las diócesis y las diócesis a las prefecturas, tuvo dos consecuencias
inevitables: el aumento de funcionarios y la reorganización de sus funcio-
nes. Lactancio diría insidiosamente que, a consecuencia de las reformas, la
cantidad de personas sostenidas con los impuestos era mayor que el núme-
ro de contribuyentes. Esta crítica solo era válida de manera parcial. Cier-
tamente, el aumento de la burocracia, que se había originado con las reformas
de Diocleciano, no creaba más productos de consumo ni generaba más rique-
za productiva. Solo proporcionaba más servicios y puestos de trabajo para
que la maquinaria estatal, de la que los funcionarios y los centros ad-
ministrativos constituían la columna vertebral, funcionase adecuadamente
en la consecución de su misión primordial, que era garantizar la defensa
del imperio y dar estabilidad y bienestar a sus gentes.
El funcionariado tardoimperial creció desmesuradamente en Hispania
en comparación con la época altoimperial, pero tampoco se puede trans-
mitir una visión exagerada de la cantidad de funcionarios existentes en la
Península, pues eran inmensos los territorios que tenían que administrar y
muchas las tareas a gestionar. Además, no todos los vicariatos ni todas las
provincias tenían el mismo número de funcionarios. Dependía de su impor-
tancia política, de su envergadura económica, del volumen de funciones a
desempeñar y de objetivos a conseguir en cada provincia. Pero si se saca un
promedio y se tiene en cuenta que el vicariato tenía una dotación de unos
trescientos funcionarios, y las provincias, como mínimo, cincuenta funcio-
narios, no sería una distorsión excesiva de la realidad el proponer para la
totalidad de la diocesis Hispaniarum una dotación de 1.500 personas.
No faltaban vocaciones que se habían preparado adecuadamente para
ocupar esos cargos administrativos. Desde el siglo III, el Imperio romano
había iniciado un proceso de transformación cultural. Algunas ramas del
saber decayeron. Por ejemplo, las ciencias aplicadas y especulativas, culti-
vadas por muy pocas personas, pero con loables esfuerzos, apenas ofrecían

149
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

obras significativas e importantes. La filosofía se convirtió en especulación


religiosa. Los intereses educativos se canalizaron mayoritariamente hacia
materias más prácticas y utilitarias, como la retórica, la oratoria y la abo-
gacía, que proporcionaban puestos de trabajo en la administración impe-
rial o dotaban a sus practicantes de las técnicas necesarias para halagar la
vanidad de las personas influyentes y poderosas, especialmente la del empe-
rador. Era innegable que la administración en todos sus niveles era un foco
de atracción de vocaciones, porque proporcionaba seguridad en el empleo,
privilegios, influencias y la esperanza de sucesivas promociones que hacían
posible a funcionarios oportunistas e intrigantes, pero también a los inteli-
gentes y buenos gestores, completar un brillante cursus honorum.
Los funcionarios, especialmente los de los escalones superiores, recibían
donaciones extraordinarias y se beneficiaban de exenciones fiscales y de
aportaciones gratuitas de suministros. Estaban investidos de la autoridad
inherente a su cargo, pero, además, gozaban de esa otra autoridad inconfe-
sada, oscura y sutil, que hacía que una cuestión se paralizase o se acelerase,
que un documento se redactase en términos ambiguos o intencionadamen-
te precisos y dirigidos a la consecución de un fin concreto. En definitiva,
quien desempeñaba un cargo administrativo estaba en condiciones de tras-
pasar el límite que daba acceso a la manipulación, a las presiones y a la
extorsión. Había funcionarios, orgullosos de su función, que no traspasaban
ese límite y satisfacían su ego con el boato, los honores, las deferencias y las
legítimas y honestas promociones a cargos superiores. Otros, además, bus-
caban beneficios complementarios por la senda mezquina de la maquina-
ción, la extorsión y el soborno. Pero unos y otros apetecían y luchaban por
ocupar cargos administrativos.

Coordinación de los cargos administrativos

Diocleciano puso los fundamentos esenciales de la administración bajo-


imperial. Entre los diversos aspectos que ofrecía la reforma, ya se han seña-
lado algunos de ellos, pero destacaremos ahora dos: el sistema organizativo
que integraba las provincias en la circunscripción superior de la diócesis,
creando con ello una estructura administrativa piramidal, y la redefinición
de las funciones. El esquema administrativo de la Tetrarquía fue perfeccio-
nado por Constantino cuando separó las funciones civiles y militares y alejó
de Roma a los prefectos del pretorio, a los que despojó de sus cometidos

150
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

EMPERADOR
SERVICIOS CENTRALES

PRAEFECTURA GALLIARUM
PRAEFECTUS PRAETORIO GALLIARUM

DIOCESIS HISPANIARUM
COMES HISPANIARUM
VICARIUS HISPANIARUM
(NOT. DIGNIT, Occ. III)

OFFICIUM:
— PRINCEPS SCH. AG. IN P.
— CORNICULARIUS
— NUMERARII (2)
— COMENTARIENSIS AB AC.
— CURATOR EPISTULARUM
— ADIUTORES
— SUBADIUVAE
— EXCEPTORES
— SINGULARES
— ET RELIQUUM OFFICIUM
(NOT. DIGNIT, Occ. 21.16)

PROVINCIAS CONSULARES PROVINCIAS PRESIDIALES


(GOBERNADOR CONSULAR) (GOBERNADOR PRESIDIAL)
— BAETICA — TARRACONENSIS
— LUSITANIA — GARTHAGINIENSIS
— GALLAECIA — MAUR. TINGITANA
(NOT. DIGNIT, Occ. XXI) — INSULAE BALEARES
(NOT. DIGNIT, Occ. XXI)

OFFICIUM: OFFICIUM:
— PRINCEPS SCH. AG. IN P. — PRINCEPS SCH. AG. IN P.
— CORNICULARIUS — CORNICULARIUS
— TABULARII — TABULARII
— ADIUTOR — ADIUTOR
— COMENTARIENSIS AB AC. — COMENTARIENSIS AB AC.
— SUBADIUVAE — SUBADIUVAE
— EXCEPTORES — EXCEPTORES
(NOT. DIGNIT, Occ. 221.225) (NOT. DIGNIT, Occ. 221.225)

Administración civil de la diocesis hispaniarum, según la Notitia Dignitatum


(Ed. de O. Seek, Notitia Dignitatum Frankfurt, 1953

151
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

militares. Una vez que privó a los prefectos de sus ocupaciones militares,
redefinió sus funciones y los convirtió en funcionarios civiles con mando
sobre circunscripciones territoriales muy amplias, integradas por varias
diócesis. Hubo cuatro prefecturas —Galias, Italia, Ilírico y Oriente—, que
se reducirían a tres como consecuencia de avatares históricos posteriores,
para pasar de nuevo a cuatro en la época de Teodosio.
La pirámide administrativa se completaba de esta forma: las ciudades y
sus territorios componían una provincia, las provincias se integraban en la
diócesis y éstas a su vez en una prefectura. Si se tomara como ejemplo las
tierras de Hispania y de Tingitania, el esquema administrativo resultante
sería el siguiente: las ciudades y tierras de Hispania quedaban catalogadas
jurisdiccionalmente en las provincias de la Bética, Lusitania, Cartaginense,
Callaecia, Tarraconense, Mauritania Tingitana e Islas Baleares. Estas pro-
vincias componían la diocesis Hispaniarum, y esta diócesis, junto con la de
Britania y de la propia Galia, constituían la praefectura Galliarum. En la
cúspide de esta organización piramidal se encontraba el emperador, que
podía ejercer su jurisdicción sobre todos los núcleos administrativos y gen-
tes de una manera directa o por delegación. El prefecto tenía jurisdicción
sobre los vicarios de las diócesis de su prefectura, y el vicario, sobre los diver-
sos gobernadores de la diócesis. Esta minuciosa organización piramidal no
abarcaba todos los cargos y funciones de la administración civil existentes en
Hispania. Paralelamente a esta organización (ciudades-provincia-diócesis-
prefectura), había otras instancias administrativas que dependían directa-
mente de oficinas centralizadas en la corte, como luego veremos.

El prefecto del pretorio

Por vez primera, Augusto, en el año 2 a. C., colocó un prefecto del pre-
torio al frente de las tropas pretorianas. Los prefectos del pretorio, dos ge-
neralmente, eran elegidos entre los miembros del orden ecuestre. Con el
tiempo, adquirieron funciones judiciales, militares y económicas en asun-
tos relacionados con los suministros del ejército. Y desde la época de los
Severos, tenían competencia en causas de apelación promovidas tanto en
las provincias imperiales como en las senatoriales.
Como ya se ha dicho, Constantino separó las funciones civiles y militares
de los prefectos del pretorio y volvió a rediseñarlas. Pero la constitución de

152
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

varias prefecturas, que abarcaban territorios muy amplios, no supuso una


fragmentación del poder imperial, ni deterioro alguno en la unidad política
del Imperio. Los prefectos del pretorio eran altos funcionarios al servicio del
Imperio que tenían establecida su residencia en la capital de la prefectura,
aunque, en su condición de autoridades importantes y poderosas, solían
acompañar a los Augustos y a los Césares en sus continuos desplazamientos.
El cometido fundamental del prefecto del pretorio era velar por la paz y
la tranquilidad social dentro de su circunscripción territorial, que se veía
frecuentemente alterada por levantamientos, insurrecciones y querellas
religiosas. En este sentido, el prefecto del pretorio, gracias al poder y ascen-
dencia que tenía sobre los vicarios y gobernadores provinciales, podía suge-
rir u ordenar a éstos las medidas a seguir, que no siempre iban a favor del
poder establecido. Los cometidos político-administrativos de los prefectos
incidían en una amplia gama de materias: el servicio oficial de postas de su
circunscripción, la vigilancia de los precios en los mercados, la educación
superior, la marcha de las corporaciones profesionales, la construcción,
conservación y mantenimiento de los edificios oficiales y la regulación de
los juegos públicos. Añádanse además las funciones judiciales ejercidas en
todo el territorio de la prefectura y en cuestiones de apelación contra sen-
tencias dictadas por los jueces.
Otras misiones encomendadas al prefecto guardan relación con asuntos
económicos. Estas tareas abarcaban la recaudación de impuestos y la
recaudación, transporte y distribución de las contribuciones destinadas al
sostenimiento de los funcionarios civiles y militares, esto es, lo que se en-
tendía por la annona cívica y la annona militaris. En este terreno no era un
simple ejecutor. Su función incluía, además, el establecimiento de la can-
tidad de impuestos que se presumía deberían recaudarse al año siguiente
en todos los territorios de la prefectura. Estas prospecciones de futuro se
realizaban a partir de los datos proporcionados por los funcionarios civiles
y militares de la propia prefectura. La masa de contribuyentes no interve-
nía en este proceso. Los cálculos realizados, que por lo general eran muy
elevados, adolecían de falta de proporcionalidad y ecuanimidad. La correc-
ción necesaria se hacía por medio de un presupuesto más ajustado, pero
que no estaba libre de ser, a su vez, opresivo. Una vez hechas las correc-
ciones que hubieran sido menester y establecidos los criterios de distribu-
ción de la masa impositiva, se fijaba la cantidad de impuestos que debía
pagar cada diócesis.

153
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Los asuntos, muy complejos y variados, que el prefecto del pretorio debía
atender y solucionar, requerían el empleo y colaboración de muchos fun-
cionarios. Las oficinas administrativas de la prefectura contaban con una
amplia plantilla de funcionarios especializados en diversos asuntos jurídi-
cos, administrativos y económicos. La Notitia Dignitatum (Occ. III, 38-50)
recoge el esquema de los grados funcionariales que componían el officium
del prefecto de la Galia. Dice al respecto: El officium del prefecto de la Galia,
vir illustris, lo integran: princeps, cornicularius, adiutor, commentariensis, ab
actis, numerarii, subadiuvae, cura epistolarum, regerendarius, exceptores,
adiutores y singularii.

El vicario de la diócesis

Cuando se constituyó la diócesis de Hispania, se creó también el cargo


de vicario. De los quince vicarios conocidos de la diocesis Hispaniarum, el
primero de ellos tenía el rango personal de vir perfectissimus. Pertenecía,
por tanto, al orden ecuestre. Seguían a continuación varios vicarios, que
eran clarissimi y miembros del orden senatorial. De otro vicario contabili-
zado se desconoce su status personal.
Los vicarios tenían un conocimiento bastante completo de la situación
política y social de la diócesis, pues visitaban las provincias y hacían viajes
a distintos lugares. Además pedían a los gobernadores informes sobre di-
versos asuntos y recibían avisos y comunicaciones. Con lo que el vicario
había captado personalmente en sus viajes y visitas y con las notificaciones
y materiales remitidos por los gobernadores provinciales, el vicario de la
diócesis elaboraba informes detallados de la situación política de la dióce-
sis, que remitía al prefecto del pretorio o al emperador.
Algunas de las tareas que los prefectos supervisaban en calidad de auto-
ridad superior, las realizaban los vicarios. La más importante, sin duda
alguna, era la recaudación y transporte de los impuestos obtenidos en la
diócesis. El vicario intervenía también en los conflictos religiosos, repri-
miendo las actividades religiosas condenadas por el Estado. Sus funciones
judiciales abarcaban los ámbitos civil y criminal. Los ciudadanos de la dió-
cesis podían acudir en juicio de alzada tanto a la jurisdicción del prefecto
del pretorio como a la del vicario, con la diferencia de que la sentencia
emitida por el vicario era apelable ante el emperador, mientras que el vere-

154
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

dicto del prefecto era definitivo, pues Constantino había dispuesto en su


momento que la apelación ante el prefecto del pretorio fuese irremisible-
mente un recurso de última instancia.
Los vicarios, como autoridades más importantes de la diócesis, tenían el
encargo de inspeccionar y controlar los asuntos administrativos y económi-
cos pertenecientes a otros organismos de la administración central, distin-
tos de los integrados en el esquema administrativo de la prefectura.
El vicario de Hispania disponía de un officium, que le ayudaba a realizar
las tareas que tenía encomendadas. Los puestos y categorías de la oficina
del vicario de Hispania están recogidos en la Notitia Dignitatum (Occ. cap.
21, 16-26): El officium del vicario, vir spectabilis, se compone de la siguiente
manera: jefe (princeps) de los agentes in rebus, de los ducenarios, cornicula-
rius, duo numerarii, commentariensis, ab actis, cura epistolarum, adiutor,
subadiuvae, exceptores singulares et reliquum officium. La expresión reli-
quum officium deja entrever que existían otros escalones inferiores.
El emperador Valentiniano fijó en 300 el número de los funcionarios
que podían componer los officia de los vicarios, y ese número debió de ser
el más frecuente. Por otra parte, se sabe que el princeps del officium de los
vicarios —así sucede con el de Hispania— procedía de la schola de los agen-
tes in rebus, esto es, de los servicios de información, y tenía la categoría de
ducenarius.

Gobernadores provinciales

Los gobernadores de las provincias presidiales o consulares solían tener


la categoría personal de vir perfectissimus y clarissimus. Esto era lo habi-
tual, pero no siempre se daba la coincidencia entre el rango de la provincia
y la categoría personal del gobernador. Podía suceder que un gobernador
de categoría personal elevada, senatorial (vir clarissimus), tuviese encomen-
dado el gobierno de una provincia presidial, que exigiría un gobernador de
categoría inferior, un vir perfectissimus. De la misma manera, una provin-
cia podía descender o ascender de rango administrativo. La provincia de
Gallaecia, por ejemplo, de presidial pasó a consular.
Los gobernadores eran responsables del orden de sus provincias. Tenían
capacidad jurídica en determinados asuntos administrativos y económicos,

155
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

especialmente en los relacionados con la recaudación de los impuestos. En


causas civiles y criminales el gobernador actuaba como juez ordinario de pri-
mera instancia. Las penas que podían imponer llegaban hasta la condena a
muerte y la confiscación de los bienes, con el consentimiento del emperador.
Para la gestión de todas sus funciones, el gobernador contaba con la
ayuda y colaboración de un officium. Su composición era parecida en todas
las provincias, con pequeños matices diferenciadores. En las provincias de
la parte occidental del Imperio, la composición funcionarial de la oficina del
gobernador era la siguiente: princeps, cornicularius, tabularii duo, adiutor,
commentariensis, ab actis, subadiuva y exceptores. Las pequeñas diferencias
de este esquema general se resumían en el hecho de que el princeps del offi-
cium de los gobernadores consulares de las provincias occidentales pertene-
cía a la prefectura del pretorio, mientras que el princeps de los gobernadores
presidiales era exclusivo de su officium y, además, en los officia de estos últi-
mos, el commentariensis estaba situado en la escala jerárquica por encima
del adiutor.

La administración de las ciudades

Durante el Alto Imperio, las ciudade s disponían de asambleas muy acti-


vas, de las que formaban parte los antiguos magistrados de la ciudad,
incluyendo a todos los ciudadanos que, gracias a su prestigio y fortuna,
desempeñaban en la comunidad una función directiva política y social.
Durante los dos primeros siglos del Alto Imperio, los miembros de la curia
se ocuparon de todas las cuestiones importantes relacionadas con la admi-
nistración de la ciudad, desde el manejo de los capitales y tributos hasta la
gestión de los trabajos públicos, sacrificios, juegos y concesión de honores
y privilegios. Y durante esos dos primeros siglos del Imperio, las curias
ciudadanas cumplieron eficazmente las tareas administrativas que el esta-
do romano había depositado en ellas y que quedaban registradas en las
donaciones que magistrados y curiales hacían a las ciudades y en las ins-
cripciones con concesiones de honores y privilegios. Apoyado en la gestión
de las curias de las ciudades, el estado romano resolvió el difícil problema
de administrar y sostener un inmenso Imperio.
Pero desde finales del siglo II, cuando aparecen los síntomas de dificul-
tades políticas y económicas en algunas parte del Imperio, el estado trató

156
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

de paliar las dificultades internas y los problemas en las fronteras presio-


nando a las curias de las ciudades, que, castigadas también muchas de
ellas por dificultades económicas, no pudieron impedir que el presupues-
to municipal se derrumbase o no alcanzase los montantes presupuestarios
anteriores. A partir del siglo III, la importancia de las curias de algunas ciu-
dades decayó y, aunque intervenidas en algunos asuntos por el estado que
las presionó a efectos recaudatorios, mantuvieron en líneas generales el
sistema administrativo de antaño. Pero la curia y los magistrados de las
ciudades tuvieron la desagradable tarea de encontrar ciudadanos privados
que sufragaran algunas tareas concretas que se habían sacado fuera del
ámbito de competencia de los magistrados.
Algunas de las actividades que los decuriones y magistrados realizaban
en beneficio y esparcimiento de los ciudadanos se habían convertido en
cargas muy pesadas por culpa de las dificultades económicas. Tampoco
había, como antaño, muchos ciudadanos pudientes y altruistas que hicie-
ran generosas donaciones o realizasen obras en beneficio de sus ciudades
o, al menos, los testimonios epigráficos apenas lo reflejan.

Mantenimiento de las instituciones urbanas durante los siglos III y IV

La disminución que durante el siglo III y IV muestran las autoridades de


las ciudades y sus sectores pudientes en reflejar epigráficamente las activi-
dades urbanas, debido posiblemente a un cambio en los hábitos, ha sido
tomada precipitadamente como un indicativo del deterioro de las estructu-
ras básicas de la vida ciudadana. Pero la disminución de la documentación
epigráfica no es índice de que no se mantuvieran activas y diligentes duran-
te los siglos indicados. En el siglo III, L. Junio Severo fue dos veces duunvir
de la ciudad de Liria y desempeñó también en dos ocasiones el sacerdocio
en esa ciudad, y algo parecido sucede con L. Antescio Persico, que fue dos
veces duunvir de Mérida y sacerdote perpetuo en esa ciudad.
Pero la muestra más elocuente de la continuidad y vitalidad de las ins-
tituciones básicas ciudadanas la proporcionan algunos cánones del Concilio
de Elvira, que ponen de manifiesto, con su condena de ciertas actitudes de
flamines cristianos y magistrados urbanos, los problemas que encontraron
los cristianos cuando se integraron en la vida de las ciudades, inmersas
todavía en un contexto cultural e ideológico pagano, intentando hacer com-

157
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

patible su creencia cristiana con sus responsabilidades públicas de sacerdo-


tes y magistrados de la ciudad. El hecho de que miembros pudientes de las
ciudades, que no tenian motivos para ocultar sus creencias, persiguieran la
ocupación de cargos sacerdotales paganos o las magistraturas municipales,
en cuyo ejercicio se veían obligados a participar o a presenciar actividades
paganas o próximas al paganismo, es una muestra clara de la alta valoración
y de la elevada categoría que tenían esos cargos municipales. Y algo pareci-
do cabe deducir de la excomunión definitiva que dicta el canon 17 contra
los padres cristianos que casan a sus hijas con sacerdotes paganos, en la
idea de que estaban dispuestos a correr esos riegos porque esos cargos los
convertían en hombres importantes de la ciudad.

Curator rei publicae y curator civitatis

La continuidad de los magistrados y de las instituciones urbanas no es


incompatible con el deterioro económico que se aprecia en algunas ciudades
y que requiere la intervención del curator rei publicae o del curator civitatis,
una persona encargada de la supervisión de las finanzas, especialmente en
aquellas ciudades en las que los magistrados y las curias habían fracasado en
el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.
Desde la época de Trajano, están atestiguados los curatores en diversas
ciudades de Hispania, tanto en colonias como en municipios. Pero es el si-
glo III el que ha proporcionado en la Península más testimonios epigráficos
de curatores, presentes en ciudades como Hispalis, Italica en tres ocasiones,
Tucci, Córdoba y Mérida. Y una inscripción del siglo IV da a conocer que
Mesio Mariano, que lleva el título de curator de la ciudad de Tarragona,
intervino expresamente en la reparación de las thermae Montanae. Las tres
capitales de provincia testimonian la existencia en ellas de la figura del
curator. El cargo de curator no era una magistratura, ni un escalón necesa-
rio en la carrera de un personaje. Se trababa de un nombramiento, de gran
prestigio e importancia, que realizaba el emperador entre miembros del
orden senatorial y ecuestre para que fiscalizaran las finanzas de las ciuda-
des. Por lo general, los curatores eran personas ajenas a las ciudades en las
que ejercían su función, pero en ocasiones el nombramiento recayó aparen-
temente en personas de la ciudad en la que desempeñaron la magistratura del
duunvirado, como sucede con Q. Vibio Leto, de Córdoba, y C. Aufidio Vegeto,
de Villafranca de los Barros. Durante el reinado de Diocleciano, el cargo de

158
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

curator civitatis fue transferido a la curia y paso a ser un cargo de elección


popular en las ciudades. Fueron piezas clave en la gestión financiera de la
ciudad, supervisando las diversas tareas financieras y controlando los regis-
tros de propiedad y las listas de los contribuyentes.

LA ORGANIZACIÓN DEL EJÉRCITO DE LA DIOCESIS HISPANIARUM


Y LA DEFENSA TERRITORIAL

Organización y composición del ejército hispano

La Epístola de Honorio y la Notitia Dignitatum, una especie de catálogo


oficial de todos los puestos civiles y militares existentes en la época tardoim-
perial, son las fuentes de información más importantes sobre el ejército
romano en Hispania en aquella época. La carta de Honorio estaba dirigida,
por lo menos, a cuatro unidades
de comitatenses que estaban insta-
ladas en Pamplona. Por lo tanto,
al margen de las lagunas y de las
dificultades de interpretación que
ofrece la epístola de Honorio y
que impiden conocer el número
de las unidades trasladadas en su
momento a Hispania, su proce-
dencia y fecha de llegada, el hecho
inequívoco es que durante el rei-
nado de Honorio (395-423) había
en Hispania tropas comitatenses.
El contenido de la parte occi-
dental de la Notitia Dignitatum
estuvo sometido a una serie de
revisiones, que llegaron hasta la
tercera década del siglo V. Con
arreglo a las circunstancias y las
necesidades de servicio, los cam-
bios en la distribución de las uni-
dades y de los mandos militares Figura 13. Notitia Dignitatum

159
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

fueron frecuentes, de tal manera que resulta muy difícil establecer las
fechas en las que tuvieron lugar. Los datos, tal como los registra la Notitia,
prueban inequívocamente la existencia en Hispania de las unidades indi-
cadas, pero no pueden utilizarse para señalar el momento, o momentos, en
el que se realizó en Hispania el despliegue de esas unidades.
La estructura del ejército tardoromano se apoyaba en tres tipos de tro-
pas: las tropas situadas en las fronteras (limitanei), los ejércitos de manio-
bra de carácter regional (comitatenses), asentados en regiones estratégicas,
y el ejército de escolta imperial (comitatus), que acompañaba al emperador
en los desplazamientos y que tenía su base en la ciudad donde residía. En
la parte occidental del Imperio, el emperador mandaba teóricamente sobre
todos los ejércitos, pero había un mando militar supremo, un generalísimo
de los ejércitos occidentales, magister peditum praesentalis («maestro de la
infanteria en la presencia del emperador») equivalente al magister utriusque
militiae («maestro de los dos servicios», esto es, infantería y caballería). Del
mando de este generalísimo dependían los ejércitos comitatenses de las dió-
cesis y en cada una de ellas este ejército diocesano estaba bajo el mando de
un comes vir spectabilis (un «venerable conde»), en lugar de un magister
militum, como sucedía en la parte oriental del Imperio.

Tropas comitatenses

Las tropas comitatenses y las tropas de limitanei tenían diferentes lugares


de asentamiento. Las tropas de limitanei solían estar acantonadas en fuertes
y campamentos, aunque las unidades más grandes podían estar acuarteladas
en las ciudades, como sucede con la legio VII Gemina, afincada en León. Las
tropas comitatenses tenían su sede en ciudades concretas, si no se encontra-
ban en campaña o desplazadas de sus bases por motivo de servicio. En estos
casos, residían en asentamientos temporales o se alojaban en las ciudades, en
casas particulares, bajo el amparo del requisito legal de la hospitalitas.
Un pasaje de la Notitia Dignitatum (Oc., VII, 118-134) alude al ejército
comitatense estacionado en Hispania, al jefe que lo mandaba y a los cuer-
pos que lo integraban: en las Hispanias bajo el muy honorable conde (comes,
vir spectabilis) estaban los 16 cuerpos siguientes:
Ascarii seniores, Ascarii iuniores, Sagitarii nervii, Exculcatores iuniores,
Tubantes, Felices seniores, Invicti seniores, Victores iuniores, Invicti iuniores

160
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

Britones, Brisigavi seniores, Salii iuniores Gallicani, Fortenses, Propugnatores


seniores, Septimani seniores, Vesontes y Undecimani. De todos estos cuerpos,
los cinco últimos son unidades legionarias, el resto, auxilia palatina.
Se desconoce el momento en el que estas unidades del comitatus entra-
ron a formar parte del ejército hispano. Hubo varios momentos históricos
en los que ese traslado pudo tener lugar. Ciertamente, la división del ejér-
cito en tropas fronterizas y unidades móviles cobró nuevo impulso con las
medidas tomadas por Diocleciano y Constantino. Era una ocasión propicia
para que esas unidades comitatenses se adscribieran al ejército hispano.
Pero son varios los investigadores que consideran que tal incorporación se
produjo a comienzos del siglo V, con ocasión de alguno de los aconteci-
mientos que tuvieron lugar en esos años, a saber, luchas de los parientes de
Honorio contra el usurpador Constantino III, la usurpación de Geroncio y
las invasiones de vándalos, alanos y suevos. Si esto fuese así, el único ejér-
cito existente en la Península en todo el siglo IV sería el constituido por las
tropas fijas. No se conocen los nombres de las ciudades hispanas en las que
estas tropas comitatenses se establecieron y desde las que se desplazaban a
los frentes de lucha. Solo la Epístola de Honorio proporciona el nombre de
una ciudad, Pamplona, en la que por lo menos cuatro unidades estuvieron
hospedadas, es decir, acogidas al requisito legal del hospitium.

Tropas de limitanei

Las tropas de limitanei de Hispania estaban acuarteladas en lugares


fijos. Dependían del general del ejército de campaña imperial de la infante-
ría (magister militum praesentalis a parte peditum).) Estas tropas estaban
integradas por cinco cohortes y una legión. Cinco de estas unidades tenían
sus cuarteles en la provincia de Gallaecia y solo una en la provincia Tarra-
conense. Los lugares de estacionamiento y los jefes que mandaban esas uni-
dades están recogidos en la Notitia Dignitatum, Oc., XLII, 25-32).
25. En la provincia de Callaecia:
26. Prefecto de la legión Séptima Gemina, en León.
27. Tribuno de la Cohorte Segunda Flavia Pacatiana, en Paetaonio.
28. Tribuno de la Cohorte Segunda Gala, en la base de la Cohorte Gala.
29. Tribuno de la Cohorte Lucense, en Lugo.

161
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

30. Tribuno de la Cohorte Celtíbera, antes en Brigantia, ahora en Iulio-


briga (Retortillo).
31. En la provincia Tarraconense:
32. Tribuno de la Cohorte Primera Gala, en Veleia.
Se suele suponer que la organización que ofrece aquí la Notitia respon-
día, en sus líneas generales, al sistema organizativo anterior, con posteriores
retoques. Entre estos cambios figuran la transformación en cohors Flavia
Pacatiana de la anterior ala II Flavia Hispaniarum civium Romanorum, el
traslado de la cohors I Gallica a Veleia (Iruña, Vitoria), desde su asenta-
miento anterior, y el posterior traslado de la cohors Celtibera, de su antiguo
estacionamiento en Brigantiae, al nuevo de Iuliobriga (nunc Iuliobriga). Las
razones de esta nueva redefinición de la organización y de la estrategia
militares en Hispania están oscurecidas por el desconocimiento que se tie-
ne de los momentos concretos en los que se produjeron estos cambios. Es
probable que la mayoría de ellos hayan tenido lugar en época dioclecianea.
Si eso fuese así, dejaría de ser razonable insistir en el estacionamiento en
Veleia (Iruña, Álava) de la cohorte I Gálica y en el traslado de la cohorte
Celtíberica a Iuliobriga (Retortillo, Cantabria) como indicios probatorios de
tensiones sociales y políticas en el norte peninsular o como temor a una
invasión bárbara.

El ejército de la provincia Tingitana

Esta provincia, que servía de colchón protector de la Bética, era la única


de la diocesis Hispaniarum que tenía fronteras directas con un enemigo exte-
rior. A mediados del siglo III se produce el abandono de algunos estableci-
mientos militares y puestos de vigilancia, con posible retirada de algunas
tropas. Pero la presencia del ejército en esta provincia era insustituible,
tanto en su función de defensa del territorio como en su papel de elemento
difusor de la romanidad. La paz social y el desarrollo económico de la pro-
vincia dependían en gran parte de la presencia del ejército. Con la creación
de la diócesis se debió de reorganizar el dispositivo militar d e esta provincia.
Parece que el ejército estacionado en la Mauritania Tingitana no aumentó
los efectivos que tenía antes, pero si se corrigió su distribución geográfica.
En cualquier caso, esta modificación no supuso un retroceso ni una reduc-
ción del territorio provincial, como habitualmente se ha sostenido. Las acla-

162
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

raciones de Benabou al respecto ponen en entredicho esa supuesta reduc-


ción. Pero, indudablemente, el dispositivo militar montado en la provincia
formaba un limes en toda regla, defendido por tropas fijas fronterizas. Estas
tropas fronterizas, como era usual, las mandaba un conde, el notable conde
de Tingitania (comes Tingitaniae, vir spectabilis), cuyas unidades y mandos
están especificados en la Noti tia Dignitatum (Oc., XXVI, 11-20):
11. Bajo el mando del notable conde de la Tingitana están:
12. Las Tropas fronterizas (limitanei):
Prefecto del ala Herculea, en Tamuco (Tamuda).
El Tribuno de la cohorte segunda de los Hispanos, en Dugga.
El Tribuno de la cohorte primera Herculea, en Auluco (Lixus).
El Tribuno de la cohorte primera de los Itereos, en Castrabaria
(Babbensi o Babba Campestris).
El Tribuno de la cohorte..., en Sala (Rabat).
El Tribuno de la cohorte Pacatiense, en Pacatiana (lugar sin identificar).
El Tribuno de la cohorte tercera de Astures, en Tabernas (Lalla
Djelelia).
El Tribuno de la cohorte Friglense, en Friglas (Frigidas).

Comitatenses

El ejército de maniobra destinado a la provincia Tingitana a finales del


siglo IV, que realizaba desplazamientos regulares y estancias temporales en
distintos lugares de la provincia, estaba compuesto por una legión comita-
tense, la de los Septimani iuniores (Not. Dignit. Oc., VII, 139), procedente de
la Legio VII Gemina, con anteriores destinos en otros lugares del Imperio
(Galia e Italia) hasta su envío a Tingitania, y una pseudocomitatense, la de
los Constantiniani (Not. Dignit., Oc., VII, 138), que remonta su apelativo a
la época de Constantino, cuya condición de pseudocomitatense quizás se
deba a que eran tropas de limitanei ascendidas a comitatenses. También for-
maban parte de las tropas comitatenses de la Tingitania dos unidades de
auxilia palatina, la de los seniores y la de los Mauri tonantes iuniores Cons-

163
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

tantiniani (Not. Dignit., Oc., VII, 136-137), y tres destacamentos de caba-


llería (vexillationes), que estaban asociados a las tropas comitatenses: los
arqueros corduenos a caballo (equites sagittarii Cordueni), los escuderos
veteranos a caballo (equites scutarii seniores), enviados desde la diócesis de
África, y los arqueros veteranos a caballo (equites sagittarii seniores).

BIBLIOGRAFÍA

ARNHEIM, M. T. W.: «Vicars in the Later Roman Empire», Historia 19, 1970, pp.
593-606.
ARCE, J.: «Los gobernadores de la Diocesis Hispaniarum (ss. IV-V d. C.) y la conti-
nuidad de las estructuras administrativas romanas en la Península Ibérica»,
AnTard 7, 1999, pp. 73-83.
—«Notitia Dignitatum Occ. XLII y el ejército de la Hispania tardorromana», en A.
Del CASTILLO (ed.), Ejército y Sociedad. Cinco estudios sobre e1 mundo antiguo,
León, 1986, pp. 51-61.
BALIL, A.: «Los gobernadores de Hispania en el Bajo Imperio», AEspA 37, 1964, pp.
191-195.
BARNWELL, P. S.: Emperors, Prefects and Kings. The Roman West, 395-565, Londres,
1992.
BÉRENGER-BADEL, A.: «Formation et compétences des gouverneurs de province
dans l’Empire Romain», Dialogues d’histoire ancienne 30/2, 2004, pp. 35-56.
BOWES, K. y KULIKOWSKI, M. (eds.): Hispania in Late Antiquity. Current Perspectives,
Leiden-Boston, 2005.
BRAVO, G.: «El praeses de Diocleciano: título y función», HA 11- 12, 1988, pp. 37-80.
CARRIE, J. M.: «Le gouverneur a 1’epoque tardive», AnTard 6, 1998, pp. 17-30.
DÍAZ, P. C.: «Estructuras de gobierno local en la Antigüedad Tardía. Un estudio
regional: el NO. de la Península ibérica en el siglo V», Studia Zamorensia VIII,
1987, pp. 233-250.
FERNÁNDEZ OCHOA, C. y MORILLO, A.: «The Army and the Urban Walls in Late Roman
Spain: Defense and Strategy», en A. MORILLO y J. AURRECOECHEA (eds.): The
Roman Army in Hispania. An Archaeological Guide, León, 2006, pp. 189-209.
FRAKES, R. M.: «Late Roman Social Justice and the Origin of the Defensor Civitatis»,
The Classical Journal 89, 4, 1994, pp. 337-48.
—Contra potentium iniurias: the defensor civitatis and Late Roman Justice, Munich, 2001.
GANGHOFFER, R.: L évolution des instituions municipales en Occident et en Orient au
Bas-Empire, París, 1968.

164
LA ADMINISTRACIÓN CIVIL ROMANA EN HISPANIA

GARRIDO, E.: Los Gobernadores provinciales en el occidente bajoimperial, Madrid,


1987.
KULIKOWSKI, M.: «The Epistula Honorii again», Zeitschrift für Papirologie und
Epigraphik 122, 1998, pp. 247-252.
—«Cities and Government in Later Hispania», en K. B OWES y M. KULIKOWSKI,
(eds.): Hispania in Late Antiquity. Current Perspectives, Leiden-Boston, 2005,
pp. 31-76.
LANGHAMMER, W.: Die rechtliche und soziale Stellung der Magistratus municipales
und der Decuriones, Wiesbaden, 1973.
LOMAS, F. J.: «El marco político-administrativo: de la provincia a la diócesis», en R.
TEJA (ed.), La Hispania del siglo IV. Administración, economía, sociedad, cristia-
nización, Bari, 2002, pp. 19-40.
NEIRA FALEIRO, C.: La Notitia Dignitatum. Nueva edición crítica y comentario histó-
rico, Nueva Roma 25, C.S.I.C., Madrid, 2005.
PALANQUE, J. R.: Éssai sur la Préfecture du Prétoire du Bas- Empire, París, 1933.
REES, B. R.: «The curator civitatis in Egypt», Journal of Juristic Papyrology 7-8,
1954, pp. 83-105.
ROUCHÉ, C.: «The functions of the governor in Late Antiquity», AnTard 6, 1998, pp.
31-36.
VILLAVERDE VEGA, N.: Tingitana en la antigüedad tardía (siglos III-VII): autoctonía y
romanidad en el extremo occidente Mediterráneo, Madrid, 2001.

165
TEMA V
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

CARACTERÍSTICAS DE LA ECONOMÍA ROMANA,


PRODUCTIVIDAD Y ESTANCAMIENTO TECNOLÓGICO

El sistema económico romano se basaba, fundamentalmente, en la ex-


plotación de la tierra. A la agricultura y a las actividades derivadas de ella se
dedicaba la mayor parte de la población, y del sector agrario provenía la casi
totalidad de los ingresos del Estado. Estos aspectos forman parte de una
constatación irrefutable, pero cuando se intenta precisar sus características,
las discusiones son abundantes, ya que no se trata de un ordenamiento eco-
nómico cerrado y permanente, sino de un sistema que ha experimentado
cambios y transformaciones. El empleo en el sistema económico romano de
numerosos esclavos y de formas intermedias de trabajo confería a la econo-
mía romana uno de sus rasg os más importantes, el propio de un Estado
esclavista. Dos cuestiones, no obstante, conviene considerar para compren-
der sus características esenciales: una guarda relación con la productividad
del trabajo, la otra, con el estancamiento en los avances tecnológicos.
Durante mucho tiempo, se ha sostenido que la productividad del trabajo
de los esclavos era inferior a la de los trabajadores libres, porq ue los escla-
vos eran indolentes. Son apreciaciones excesivamente rotundas, producto
de clichés literarios y de prejuicios sociales. Los latifundios altoimperiales y
las propiedades de tipo medio estaban explotados mayoritariamente por
mano de obra esclava. Si el trabajo del esclavo hubiera sido poco rentable
se hubiera utilizado mano de obra libre y se hubiera ideado otro sistema.
Había correctivos e incentivos para alentar su productividad. La constan-
te vigilancia de los capataces agrícolas (vilici) impedía la holgazanería del
esclavo y la rara promesa de una futura manumisión alentaba su labo-
riosidad.
A partir del siglo II, se barruntan ya signos de cambio en los modos de
explotación de las grandes fincas. Los propietarios prefieren los arriendos
de tierras a la explotación directa por medio de esclavos. El progresivo cam-

167
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

bio en la utilización de la mano de obra esclava estuvo estimulado por moti-


vos económicos. La oferta de esclavos disminuyó y, consecuentemente, se
elevaron los precios de compra. Esta elevación, junto con los gastos de man-
tenimiento de los esclavos, daba una cantidad global muy elevada y bastan-
te próxima a la invertida en el trabajo agrícola libre. Los desembolsos por
uno u otro trabajo se acercaban, por lo que la sustitución progresiva del tra-
bajo servil por el libre no comportó quebranto económico significativo.
Es de sobra conocido que las innovaciones tecnológicas aplicadas al sis-
tema productivo proporcionan un excedente económico y un ahorro de
mano de obra. Pero en la economía romana tal ahorro humano no se pro-
dujo, al menos no en la cuantía necesaria. Ello no quiere decir que en época
romana no hubiese avances tecnológicos. Fueron pocos y afectaron, princi-
palmente, a la mejora en la calidad de los productos. La utilización de los
molinos de agua y la segadora de la Galia no fueron innovaciones impor-
tantes y decisivas y, consecuentemente, no produjeron transformaciones
profundas en los factores productivos. Estos seguían estando estrechamen-
te vinculados al trabajo servil o al colonado. Y la maquinaria estatal con-
trolaba esos factores de producción mediante la promulgación de normas
coercitivas, pues necesitaba fiscalizar la productividad y obtener beneficios
del trabajo y de la producción.

PAISAJE URBANO Y PAISAJE RURAL

Cuestiones preliminares

La cantidad de recursos que había que emplear en la construcción y


mantenimiento de los edificios públicos de las ciudades era muy grande. En
ocasiones, los ingresos municipales eran inferiores a los gastos contraídos
en la atención de las necesidades más apremiantes de la comunidad. Pero
mientras la institución de la ciudad fue un instrumento utilizado por el
poder romano y un medio a través del cual los ciudadanos más pudientes y
prestigiosos de la ciudad colmaban sus aspiraciones políticas, el emperador
condonaba en ocasiones las deudas y los miembros de las élites locales des-
tinaban gustosamente parte de sus recursos en complementar los gastos
que acarreaba el mantenimiento de la ciudad. Algunas ciudades hispanas
vivieron al límite de sus posibilidades económicas, obligando al emperador
a inmiscuirse en sus finanzas. Desde la época de Trajano, están atestigua-

168
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

dos los curatores en Hispania, que se encargaban de la fiscalización de las


cuentas municipales y de la vigilancia del gasto público. Muchas ciudades
iban perdiendo su capacidad de crear excedentes con los que poder seguir
manteniendo el esplendor y la suntuosidad que habían tenido hasta enton-
ces. En el año 222, el historiador Dión Casio hacía la propuesta de que las
ciudades del Imperio redujesen sus gastos en obras públicas y en festivales
para invertir esos ahorros en otras necesidades más perentorias.

LA CUESTIÓN DE LA DECADENCIA DE LAS CIUDADES


Y EL PROCESO DE RURALIZACIÓN

La anterior explicación de los hechos

Los siglos III y IV son considerados en la historiografía moderna como el


período en el que tuvieron lugar profundos cambios y transformaciones en
el paisaje rural y urbano de Hispania. Hasta la década de los ochenta del
siglo pasado, esos cambios y transformaciones se ponían en relación con la
crisis del siglo III, valorada precipitadamente en términos económicos, agra-
vados por las invasiones bárbaras que en Hispania apenas dejaron huella. Se
pensaba que la crisis del siglo III mermó las energías y la capacidad econó-
mica de las élites urbanas. Y lo hizo de tal manera que los efectos de esa cri-
sis en los ámbitos urbanístico, cultural y económico de las ciudades fueron
demoledores, provocando la ruina de las instituciones ciudadanas y acele-
rando el proceso de ruralización con el traslado al campo del sector más
pudiente e importante de la ciudad. De esta manera, con algunas referencias
literarias y con unos pocos datos arqueológicos, frágilmente estudiados, se
esbozó un proceso evolutivo en el que entraban como partes integrantes, no
suficientemente contrastadas y explicadas, la crisis económica, la decaden-
cia de la ciudad y la ruralización.
Es innegable que en el siglo III el Imperio sufrió una crisis económica,
que, por cierto, en Hispania no fue tan grave ni tan profunda como se sos-
pechaba. Pero sí le afectó la crisis monetaria, resultado de una moneda
envilecida y devaluada que alcanzó a todo el Imperio y obligó a Diocleciano
a fijar los precios y la relación entre la buena y la mala moneda. La con-
fianza en el sistema monetario decayó, pero los hispanos, ciertamente, con-
tinuaron utilizándolo. De hecho, acaparaban las mejores monedas que

169
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

tenían a disposición, que eran las que atesoraban generalmente, como se


aprecia en muchos de los tesorillos ocultados. Evidentemente, el deterioro
de la calidad de la moneda y la retirada de una parte de la buena de los cir-
cuitos económicos de la ciudad, por acaparamiento y ocultación, son he-
chos históricamente comprobables. Pero lo que no se sabe con exactitud es
el alcance del impacto que el deterioro de la moneda pudo producir en la
ciudad. Por lo tanto, no se puede establecer una relación estrecha entre la
crisis monetaria y el deterioro de la ciudad.

Continuidad funcional e importancia de la ciudad

Ya se ha aludido anteriormente a la vitalidad de las instituciones ciuda-


danas. Las Actas del Concilio de Iliberris (Granada) registran una cuarente-
na de ciudades, pequeñas y grandes, que tenían en su seno comunidades
cristianas y obispos. El contenido de algunos cánones recogidos en las
Actas deja entrever la sólida perduración de la actividad cívica e institucio-
nal, muy similar a la del Alto Imperio. Se menciona el culto al emperador,
los flamines y los sacerdotes paganos; se hace alusión a los foros, a las basí-
licas, a las iglesias, a los espectáculos públicos... Y en otro orden de cosas y
al otro extremo de la Península, la inscripción del modio de Ponte Puñide,
correspondiente a los reinados de Valentiniano, Valente y Graciano, que
estuvieron asociados al poder entre 367 y 375, alude a una lex modii emiti-
da por estos emperadores y enviada al vicario Mario Antemio, que contro-
laba las medidas e impuestos de la diócesis por medio de las curias.
Los problemas de la inflación y la merma en la tesorería de las arcas
municipales no terminaron con la capacidad de las curias en su cometido
de cuidar los monumentos oficiales y estar pendientes de las infraestructu-
ras de la ciudad, como en épocas anteriores. Incluso algunas ciudades con-
siguieron dotarse de nuevos edificios en este tiempo, gracias al esfuerzo de
las curias y de los ciudadanos o al patrocinio de las provinciales y centrales.
La mayoría de las ciudades hispanas llevaban varios siglos en pie. Se encon-
traban, por tanto, provistas de los edificios públicos básicos que respondían
apropiadamente a los modelos arquitectónicos y a los ideales políticos y cul-
turales de las antiguas ciudades romanas: teatros, circos, anfiteatros, foros,
baños públicos, templos... Poca actividad constructiva podía esperarse en
ese sentido, salvo la destinada al mantenimiento y reparación de los edifi-
cios e infraestructuras ya existentes. La escasa actividad en la dotación de

170
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

nuevos equipamientos urbanos, debido a que, fundamentalmente, las ciu-


dades ya disponían de esos monumentos e infraestructuras, produjo la falsa
sensación de que el orgullo cívico mostrado anteriormente por los miem-
bros de las élites locales en donaciones y construcciones de edificios había
decaído.

Las aportaciones de la Arqueología y de la Epigrafía


en la cuestión de la ciudad tardoantigua

Los avances arqueológicos producidos en los últimos tiempos ofrecen


un panorama de las ciudades hispanas muy distinto del que se tenía con
anterioridad. Las excavaciones realizadas en las principales ciudades roma-
nas de la Península han proporcionado datos muy importantes sobre la
reordenación del espacio urbano y la actividad constructiva, expresión de
su vitalidad en época tardoantigua. En algunas, las curias contaron con su-
ficientes recursos o estuvieron amparadas por el patrocinio de las autori-
dades provinciales o imperiales. Lo que se desprende del estudio de estos
datos arqueológicos es que la institución de la ciudad, en términos genera-
les, no entró en un proceso de clara decadencia, aunque no sea convenien-
te posicionarse totalmente en el lado que defiende a ultranza el esplendor y
grandeza de la ciudad tardorromana, ya que hubo también ciudades que
sufrieron un profundo deterioro urbano.

Las murallas de las ciudades

En época altoimperial las murallas que ceñían varias de las ciudades


hispanas eran el elemento simbólico que delimitaba su ámbito sagrado e
institucional. Pero es precisamente en la época tardoimperial cuando se
construyen y reparan muchas murallas, que constituyen un contrapunto al
descenso de la actividad edilicia de otro tipo de edificios durante este perí-
odo. El motivo de la proliferación de murallas ha estado unido durante
mucho tiempo a la idea de que la crisis del siglo III y el clima de inseguri-
dad empujaron a muchas ciudades a dotarse precipitadamente de murallas
y a utilizar en su construcción los materiales que tuvieron a mano, aunque
no fueran los más apropiados. Con arreglo al estado actual de nuestros co-
nocimientos, ya no es sostenible la íntima trabazón que se establecía entre

171
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

los amurallamientos, la crisis del siglo III y el clima de inseguridad. Pero el


que los motivos de seguridad no fueran los que llevaron a la construcción
de tantas murallas, no significa que las ciudades amuralladas no propor-
cionasen protección a sus poblaciones en momentos de dificultades. Ante
los muros de las ciudades se estrellaron frecuentemente los ejércitos inva-
sores e Hidacio (Cron., 49) recuerda que los hispanos sobrevivieron al azote
de los bárbaros en civitates et castella.

Cronologías y motivos en la construcción de las murallas

En época tardoimperial se construyeron las murallas de algunas ciuda-


des y otras, ya existentes, fueron reparadas o remodeladas. El tiempo y la
desidia hicieron su trabajo. Los registros materiales obtenidos de excava-
ciones antiguas y recientes en sitios de las murallas donde ha sido posible,
siguen planteando problemas a los arqueólogos, al proporcionar diversas
fechas, según los materiales y los sitios excavados, como sucede, por ejem-
plo, con las de Zaragoza, reconstruidas en el siglo III y asentadas, probable-
mente, en parte de su trayecto sobre estructuras de la muralla primitiva.
Los materiales obtenidos en las excavaciones efectuadas en distintos pun-
tos de las murallas de Coimbra llevan a los excavadores a proponer fechas
tan dispares como mediados del siglo III, época de Diocleciano y siglo V.
Entre las ciudades que se rodearon de murallas, se encuentra Lucus Augusti
(Lugo), que en el siglo IV se dotó de una poderosa fortificación. Parece ser
que también en ese siglo lo hizo Bracara Augusta (Braga), que construyó sus
murallas dotándolas de torreones circulares o semicirculares. A finales del
siglo III y o en el IV, se levantó el recinto amurallado de Asturica Augusta
(Astorga). La pequeña península que contenía el asentamiento romano de
Gijón, fue cerrada con una muralla, reforzada con torres semicirculares, a
finales del siglo III o comienzos del IV, en el caso de Mérida, es la inscrip-
ción en el puente, fechada en el año 483, la que indica que se restauró la
muralla. Desde el punto de vista arqueológico, la reforma a la que alude la
inscripción, se pone en relación con el refuerzo de sillares de granito, que
se conservan en algunos de sus trayectos.
Si la construcción y remodelación del amurallamiento urbano no obe-
dece a razones estratégicas o de seguridad, cabe preguntarse a qué tipo de
motivaciones primordiales obedecía el conjunto de murallas construidas o
reconstruidas en esta época. En este sentido, debido a que no se cuenta con

172
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

una explicación plenamente satisfactoria, la disquisición del fenómeno se


hace derivar al terreno del espíritu de competencia y de emulación entre
ciudades. Casi todas las que tenían relativa importancia disponían de los
edificios emblemáticos de la ciudad clásica: teatro, anfiteatro, foro... Pero
quizás carecían de murallas o las tenían en estado ruinoso. Las murallas
embellecían y realzaban la importancia de las ciudades en contraste con las
que carecían de ellas. Dotarse de buenas murallas o reparar y embellecer
las existentes era un factor relativamente nuevo, sobre el que las ciudades
podían entrar en competencia y emulación. Por otra parte, este afán cons-
tructivo desplegado en las murallas dejaba patente que las curias disponían
de recursos suficientes para hacer frente a los enormes gastos derivados de
su construcción, remodelación y reparación, lo que implícitamente ponía
de manifiesto que el deterioro económico de las ciudades no era tan gran-
de como precipitadamente se pensaba.

Vitalidad y transformación en las ciudades a través


de los documentos y de los testimonios arqueológicos

Algunos testimonios pueden producir cierta confusión. Los tópicos y


ampulosidades que adornan el intercambio de epístolas entre Ausonio y su
discípulo Paulino de Nola restan validez a sus afirmaciones sobre la deca-
dencia de ciudades como Bilbilis, Calagurris e Ilerda. Otros datos propor-
cionados por el propio Ausonio indican que el deterioro de alguna de esas
ciudades no fue tal o, al menos, no tan grande como se quería dar a enten-
der. Ausonio recuerda que un retor de Burdeos, que había cometido adul-
terio, encontró refugio en Ilerda, donde se casó con una rica hispana y pudo
ejercer su profesión.
Los datos arqueológicos y epigráficos se acercan más a la realidad,
aunque su escaso volumen o lo poco significativo que a veces resulta su
contenido, no permiten hacer un balance exacto de la realidad de las ciu-
dades hispanas en época tardoimperial. Hay ciudades como Corduba,
Augusta Emerita, Tarraco, Carthago Nova y Bracara Augusta que por ser
capitales de antiguas o de nuevas provincias mantuvieron o adquirieron im-
portancia como centros políticos y administrativos. Las nuevas capitales
provinciales, como Bracara Augusta, Carthago Nova y Tingis, se beneficia-
ron, al menos, desde el punto político, social y económico con la instalación
de los nuevos servicios administrativos. Bracara Augusta experimentó una

173
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

profunda tranformación en su núcleo urbano. Las excavaciones efectua-


das muestran indicios de una remodelación de algunos edificios públicos
y privados entre finales del siglo III y comienzos del VI. De manera similar,
la llegada a Carthago Nova de un nuevo gobernador con su officium requi-
rió probablemente la creación de nuevos edificios públicos o la adaptación
de otros ya existentes desde donde se atendiesen las nuevas funciones asu-
midas por la ciudad. Una parte del sector oriental de la ciudad fue reur-
banizado. Las tabernae excavadas en 1986 en la calle Orcel/Don Gil pueden
situarse en momentos próximos a la elevación de la ciudad a capital
provincial.
Córdoba destaca ampliamente entre las ciudades que sacaron prove-
cho del patrocinio dispensado por los emperadores romanos y por las
autoridades provinciales. Un ejemplo es la construcción en Córdoba del
denominado Palacio de Cercadilla. Enorme complejo constructivo, que se
supone, sin datos decisivos, que fue construido a instancias de Maxi-
miano Hercúleo como residencia temporal y sede administrativa durante
sus campañas en Hispania y en el norte de África. Los excavadores sugie-
ren que, con la construcción del complejo, el centro político de la ciudad
se trasladó a este sector, pero la suposición entraría en conflicto con el
hecho de que el foro de Córdoba siguió desempeñando el papel de centro
político, como dan a entender los pedestales honoríficos dedicados a di-
versos emperadores por los gobernadores de la Bética: Octavio Rufo lo
dedica a Constantino I, Egnacio Faustino al emperador Constantino II, y
Decimio Germaniano a Constancio II. Posiblemente en el foro y no en el
complejo constructivo de Cercadilla estaba la estatua ecuestre que la
ciudad de Córdoba dedica a Vicario Usulenio Prosperio, vir clarissimus
consularis, gobernador de la Bética en la segunda mitad del siglo IV. La
dedicación de una estatua ecuestre a un personaje ilustre tiene su parale-
lo en la dedicación que hizo la civitas Malacitana por esas fechas a su pa-
trono Q. Acio Granio Celestino, atestiguado como gobernador consular de
la Bética en 357.
No todos los investigadores dan su conformidad a la interpretación de
que el conjunto excavado en Cercadilla sea un palacio imperial de época
tetrárquica, pues no ven indicios suficientes para ello. Consideran que pu-
diera tratarse de la sede administrativa del gobernador de la provincia y de
su oficio, o más bien, el extenso complejo arquitectónico de una villa pró-
xima a Córdoba.

174
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

Como consecuencia de las reformas administrativas de Diocleciano,


Mérida asumió las nuevas competencias de capital de la diócesis de His-
pania. Su elevación administrativa le sirvió de estímulo para emprender
varias reformas urbanísticas, que poco a poco fueron transformando el
panorama urbanístico de la ciudad a lo largo del siglo IV. Se construyó la
llamada casa-basílica, próxima al peristilo del teatro, con la consiguiente
reordenación del espacio. La trama urbana de Mérida experimentó algu-
nas transformaciones que las excavaciones, por ejemplo, realizadas en el
barrio de la Morería, muestran con bastante claridad. Allí, algunas casas
aristocráticas ocupan nuevas dependencias: pórticos, aceras y parte de la
calzada, reduciendo el espacio destinado a la circulación. Los emperadores
y las autoridades imperiales patrocinaron con generosidad la rehabilitación
de los edificios destinados al ocio de los habitantes. Políticas similares de
patrocinio se despliegan en Córdoba y Tarragona, que también fueron
agraciadas a lo largo del tiempo con el patrocinio de las autoridades impe-
riales, como medio apropiado de mantener y reforzar la lealtad a sus perso-
nas. Las inscripciones de Mérida aclaran que los involucrados activamente
en esta política de rehabilitación del teatro y circo de Mérida ostentaban
el cargo de comes Hispaniarum, por encima del vicario de la diócesis de
Hispania y del gobernador. Gracias a la inscripción del teatro de Mérida,
datada entre 333 y 337, se conoce que, a sugerencia de Acilio Severo, co-
mes Hispaniarum y, como tal, mencionado en cuatro disposiciones legales
del Código Teodosiano, se procedió a la reconstrucción del teatro. Y otra
inscripción señala, a su vez, que, bajo el mandato de los emperadores Cons-
tantino II, Constancio y Constante otro comes Hispaniarum, T. Flavio Lelo,
con la colaboración del gobernador Julio Saturnino reconstruyeron el circo
de Mérida que se hallaba en muy mal estado por la desidia de muchos años.

Desde el primer siglo de la época imperial, Tarragona disponía de her-


mosos edificios públicos y estaba organizada en dos sectores diferenciados,
pero integrados y armonizados en la estructura urbanística de la ciudad:
la parte alta, que contenía el gran foro de la asamblea provincial y los edi-
ficios correspondientes, y el sector colonial, localizado en la parte baja.
Durante el siglo IV, Tarragona sufrió el abandono del viario reticular y
una desestructuración urbana, que ahondó las diferencias entre los dos
sectores: la parte baja, convertida definitivamente en zona residencial, y
la parte alta, la zona del concilium provinciae, que mantiene los viejos edi-
ficios monumentales y conserva su función política hasta avanzado el

175
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

siglo V, ya que todavía, en el 470, las autoridades provinciales testimo-


niaron en una inscripción (ILS, 815) su lealtad a los emperadores León y
Antemio.
También Tarragona contó con el patrocinio de las autoridades impe-
riales. T. Julio Valente, gobernador de la Tarraconense, recuerda en una
inscripción conmemorativa la construcción de una columnata en la Jovia
(probablemente una basílica), que ordenaron los emperadores Diocleciano
y Maximiano. Y este apoyo imperial lleva también a la reconstrucción del
teatro y del anfiteatro, que la ciudad agradece a Constantino. También los
gobernadores provinciales participaron en la rehabilitación de edificios pú-
blicos. El praeses provincial Marco Aurelio Vicencio ordenó la reconstruc-
ción de las thermae Montanae, cuya realización estuvo a cargo del curator
civitatis Mesio Mariano.

Cristianización de la topografía urbana

El cristianismo fue un fenómeno religioso, social y cultural que se ins-


taló en las ciudades más importantes, incrustándose en la cultura romana,
cuyas ideas y costumbres intentó cambiar aprovechando su reconocimien-
to oficial, la protección que le dispensó el Estado y su progresivo enrique-
cimiento. Las comunidades cristianas de las ciudades comenzaron a dejar
constancia de su presencia material en la estructura urbanística de la ciu-
dad. El impacto de la influencia del cristianismo sobre la estructura de las
ciudades durante el siglo IV fue muy escaso, reduciéndose en la mayoría,
de acuerdo con los escasos datos con los que se cuenta, a estructuras mar-
tiriales y a necrópolis cristianas surgidas a partir del enterramiento de un
mártir local y a algunas instalaciones episcopales. Es a partir del siglo V,
conforme van calando las ideas y prácticas cristianas en el tejido social de
la ciudad y se abandonan las creencias y las costumbres paganas, cuando
la fisonomía de las ciudades comienza a verse transformada arquitectónica-
mente con la presencia de edificios cristianos, como la catedral, el baptisterio
y la sede episcopal. La epístola 11 de Consentius (419 d. C), mencionada en
varias ocasiones, alude a la existencia de una serie de edificios religiosos y
civiles (eclessia, secretarium, monasterium, praetorium...), que formarían
parte del proceso de transformación urbanística en la fisonomía de las ciu-
dades tardoimperiales.

176
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

Ingresos y gastos en las ciudades

La importancia demográfica y la pujanza económica de las ciudades his-


panas variaba de un lugar a otro. La mayoría estaba muy vinculada al
campo. De la agricultura sacaban la mayor parte de la riqueza y, en cierta
manera, había un equilibrio entre las prestaciones de la ciudad y del campo.
Pero también en esa interdependencia se produjeron cambios. Algunas ciu-
dades vieron mermada su función de mercado agrícola de las propiedades
del entorno. Parte de su población, generalmente la más pudiente, alterna-
ba su estancia en la ciudad con el retiro a sus grandes propiedades agrarias.
Un modo de vida que Ausonio refleja en sus escritos: me traslado y disfruto
alternativamente en el campo y en la ciudad (Ausonio III, I, pág. 29). La exis-
tencia de esas villae no suponía un deterioro de importancia para la ciudad
pero, evidentemente, desde el punto de vista económico, le afectó en cierta
manera, ya que los excedentes obtenidos en los grandes complejos de explo-
tación, una vez pagados los impuestos, no se dedicaban a inversiones en la
ciudad, sino que iban destinados a dotar de instalaciones y objetos de lujo
las ricas villae de las que eran propietarios.
No obstante, la ciudad siguió produciendo objetos para los mercados
locales, vendiendo y comprando lo necesario, que había que pagar con
escasos recursos. Los textos legales especifican los ingresos de las ciudades:
partidas económicas provenientes del cobro de los impuestos, recaudación
de los alquileres de las tierras públicas (vectigal), intereses de las dotaciones
monetarias, que, frecuentemente, se invertían en empréstitos hipotecarios
y contribuciones de los consejeros y los magistrados, bien como derecho de
inscripción, bien como pago de tareas que estaban obligados a realizar
(munera patrimonalia). Solo con estos recursos y unos pocos más, que en-
traban en tesorería de forma aleatoria, la ciudad no podía atender con libe-
ralidad a sus gastos y necesidades. Parte de los gastos de infraestructura,
construcciones, fiestas y espectáculos los satisfacían las donaciones de los
particulares y de las autoridades provinciales e imperiales. Esas donaciones
convertían a los particulares en personajes populares y a los magistrados
locales en autoridades queridas y respetadas. Pero cada vez se prodigaron
menos con ellas, al menos, por lo que se percibe en las inscripciones. La fi-
nanzas de las ciudades hispanas estaban muy ajustadas. En tales circuns-
tancias, no eran muchas ni ventajosas las oportunidades para desarrollar
una actividad industrial de cierta entidad que resultase rentable.

177
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

PROPIEDADES AGRARIAS

Paisaje rural

El concepto de ciudad comprendía dos realidades fundamentales: el


núcleo urbano y el territorio. Respecto a este último, el Digesto (L. 16,239)
dice que es el conjunto de campos existentes dentro de los límites de una
ciudad (territorium est universitas agrorum intra fines cuiusque civitatis).
En la creación de una colonia, el territorio que le pertenecía era objeto de
una medición y división en lotes, que se entregaban en propiedad a los
colonos. La constitución jurídica de comunidades cívicas sobre antiguas
comunidades indígenas dio origen a continuos reajustes territoriales. En
esta tarea delimitadora, los romanos utilizaron las fronteras ya existentes.
En caso de conflicto decidía el gobernador. Pero la configuración y delimi-
tación del territorio de las ciudades indígenas no se hizo sobre la base de
una división y de un reparto igualitario, sino que la reorganización se adap-
tó con flexibilidad a las realidades anteriores, que ya habían evolucionado
a situaciones de desigualdades económicas. Estudios sectoriales, como los
realizados por J. M.ª Fernández Corrales (El asentamiento romano en Extre-
madura y su análisis espacial, Cáceres, 1988), ponen de manifiesto que, des-
pués de una etapa de formación del territorio que alcanza la segunda mitad
del siglo III, sigue otra en la que la ruralización del territorio tiende a con-
tinuar y consolidarse. Y esta misma percepción se aprecia en otras regio-
nes. Las ciudades vasconas creadas en época romana dependían para su
subsistencia de los asentamientos de carácter rural preexistentes o con-
temporáneos a su fundación. Ha habido una nueva y amplia ocupación de
nuevas tierras y una reordenación del territorio. Es significativo a este res-
pecto que, de los más de dos centenares y medio de yacimientos rurales que
se tienen contabilizados, tan solo un poco más de la mitad tienen su arran-
que en los siglos I y II d. C., a juzgar por los materiales obtenidos en super-
ficie y en las excavaciones.
Bastantes de las villae que alcanzan su esplendor en el siglo IV se sabe que
fueron construidas en el siglo III o incluso antes, como muestran los nuevos
datos arqueológicos o el estudio de los anteriores, conforme a metodologías
más contrastadas. Los nuevos asentamientos rurales del siglo III y IV no
supusieron un traslado poblacional con pérdida para la ciudad de parte de
su población, ni tampoco una alteración en la relación de la ciudad con su
territorio. De hecho, la mayoría de los centros rurales existentes y los esta-

178
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

blecidos con posterioridad sobre zonas no ocupadas, se concentran en los


alrededores de la ciudad y en lugares próximos a vías de comunicación
rápidas y directas con la ciudad.

LOS LATIFUNDIOS

Los grandes latifundios de Hispania se crearon en el Alto Imperio, pero


en el Bajo Imperio la mayor parte de las ganancias obtenidas en las diver-
sas actividades económicas se invertían en tierras, especialmente por parte
de los senadores, que no podían invertir dinero en actividades comerciales
y de usura hasta la abolición de esa prohibición en el año 405. Comprar tie-
rra era un negocio para las personas que podían hacerlo, pues, según las
estimaciones de A. J. M. Jones, el Estado romano obtenía de la agricultura
el 90% de sus ingresos.

Grandes latifundistas

El latifundismo no solo lo formaba una propiedad de gran extensión,


sino también la suma de varias propiedades relativamente extensas o
muchas de medianas dimensiones. El proceso de formación de la gran pro-
piedad en Hispania fue similar al de otras partes del Imperio. Fue lugar de
residencia de senadores, así como de personajes ilustres de origen hispano y
de otras regiones del Imperio. Una ley de Constantino, dirigida a Octaviano,
comes Hispaniarum, ordena que los miembros de la clase senatorial acusa-
dos de apropiación indebida de una hacienda sean juzgados en la provincia
en la que se encontrase la finca. Esto indica que había miembros de la clase
senatorial que residían en sus fincas de Hispania y, a efectos legales, fingían
maliciosamente una residencia en Roma. Y conocemos, por testimonios muy
generales, los nombres de personas concretas que tenían grandes propieda-
des en Hispania. La esposa de Paulino de Nola (originario de Burdigalia), una
dama aristocrática hispana, poseía muchas propiedades en Hispania. La da-
ma galaica Egeria disponía de recursos económicos suficientes para hacer un
costoso peregrinaje a Tierra Santa y Egipto en los años 381-384. Los familia-
res de Teodosio y partidarios de Honorio, Dídimo, Veriniano, Teodosiolo y
Lagodio, poseían muchas tierras y trabajadores en Hispania. Melania la Jo-
ven, movida por su fervor religioso, decidió vender las propiedades que tenía

179
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

dispersas por varias provincias del Imperio, pero no pudo desprenderse de


las hispanas, por culpa de las invasiones del siglo V. Dulcitius, Vitalis, Fortu-
natus... pueden ser los propietarios de las villlae en las que aparecen regis-
trados sus nombres, si bien hay que tener presente que esta suposición no es
aceptada en todos los casos por los investigadores.

Dimensiones de las propiedades

Resulta muy difícil conocer cuáles eran las dimensiones medias de estos
latifundios. Los agrónomos y agrimensores romanos consideraban que dos-
cientos iugera —las 50,4 hectáreas que se entregaron en Mérida a los vete-
ranos— constituían las dimensiones óptimas de una finca para que pudiera
ser dirigida por un solo vilicus. Consecuentemente, las dimensiones de los
complejos agrarios de las villae y de las grandes fincas de Hispania debían
de ser, a todas luces, mayores. Pero al carecer de datos precisos al respecto,
esta deducción no tiene gran valor. Cuando se desea abordar la cuestión de
las dimensiones de las grandes propiedades hispanas es preciso proceder
por comparación. Se suele tomar como términos de referencia un pasaje de
Ausonio y las dimensiones medias que los arqueólogos proponen para las
grandes propiedades galas, a partir del estudio de la finca de Montmaurin
de la Galia. Ausonio dice de una finca suya, que tenía cerca de Bazas, que
abarcaba unos 1050 iugera (unas 260 hectáreas), de los que 200 eran de tie-
rra de labor, 100 de viñas, 50 de prados y 700 de monte. Se consideraba una
propiedad pequeña en razón de los epítetos utilizados: pequeña villa y pe-
queña herencia (villuam et herediolum). La finca de Montmaurin, por su
parte, parece que tenía 1000 hectáreas de tierra cultivable. Es posible que
algunas de las villae peninsulares hayan podido alcanzar esas dimensiones,
pero su tamaño medio debió ser muy inferior.

El mundo de las villae

La progresiva ruralización del campo, cuyos signos comienzan a hacer-


se patentes en el siglo III, culmina en la rica floración de las magníficas y
espléndidas villae tardoimperiales, que vertebran el modelo de ruralización,
convertidas en complejas unidades de explotación agraria a la par que sede
solariega de sus propietarios.

180
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

El libro de J. G. Gorges ofrece un catálogo bastante elocuente de la


extensión que había alcanzado el sistema agrario de la villae. Y uno de los
aspectos más interesantes que se ha confirmado en las tres últimas déca-
das de investigación, es que muchas de las villae del siglo IV se levantaron
sobre edificaciones anteriores. Su proliferación y la de los latifundios atrajo
hacia ellas un número abundante de labradores y de artesanos, que en-
contraron allí trabajo y protección, acogidos a las instituciones del patro-
nazgo y del colonado. El número de trabajadores de estos complejos fue
muy elevado, aunque Honorio hace un diagnóstico un tanto exagerado de
la situación cuando escribe en el año 400 al Prefecto de Galias diciendo: los
municipios no tienen su antiguo esplendor, han perdido a sus trabajadores
especializados y los miembros de los collegia dejan las ciudades y prefieren
llevar una vida rural.
Estas grandes villae disponían, normalmente, de una espléndida man-
sión señorial, dibujada esquemáticamente en los mosaicos de la villa de
Arróniz (Navarra), Centcelles (Tarragona) y Vega Baja de Toledo. Contaban
con grandes habitaciones, comedores, patios columnados, termas y otras
comodidades, pero también disponían de un conjunto de edificios adyacen-
tes (villa rustica) destinados a los trabajadores. Es imprescindible interpretar
adecuadamente los objetos y estructuras halladas en las estancias exhuma-
das para poder conocer la naturaleza de los edificios y las funciones que
desempeñaban esos establecimientos. El descubrimiento en las últimas dé-
cadas de algunas villae, como la de la Olmeda (Pedrosa de la Vega, Palencia,
hallada en 1968), La Malena (Azuara, Zaragoza, descubierta científicamen-
te en 1986) y El Ruedo (Almedinilla, Córdoba, encontrada en el 1989), que
disponían de espléndidas y variadas salas, amplias termas y vistosos mosai-
cos, y la modesta del Jarama de Madrid (hallada en el año 1877, con una
importante colección escultórica), ha alentado el interés de los arqueólogos
por el estudio de las villae tardoimperiales, provocando diversas líneas de
interpretación. Una de ellas persiste en la antigua interpretación —que ya
no se puede defender por entrar en contradicción con los testimonios litera-
rios y los datos arqueológicos— de que las villae eran la casa solariega donde
se habían refugiado los latifundistas que abandonaron la ciudad. Otra de las
interpretaciones, inspirada probablemente en la seducción que produce el
esplendor y magnificencia de las instalaciones, valora algunas de ellas como
palacios, término que, en ocasiones, se utiliza para designar a la villa de la
Olmeda y el denominado «Palacio de Cercavilla» (Córdoba), que J. Arce con-
sidera una magnífica y grandiosa villa. Este autor cree que es precipitado

181
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

identificar algunas de estas espectaculares villae con «palacios» imperiales o


de miembros de familias imperiales. En efecto, la villa de Centcelles, próxi-
ma a Tarragona, es considerada mausoleo imperial de Constante, y el Mater-
no que aparece registrado en el mosaico de uno de los cubicula de la villa de
Carranque, convertido en su dueño, es identificado con Materno Cinegio,
que desempeñó altos cargos en la parte oriental del Imperio y estuvo muy
relacionado con el círculo familiar de Teodosio I. Su esposa Acantia ordenó
el traslado de sus restos de Constantinopla a Hispania, lo que ha dado pie a
la injustificada suposición de que fue enterrado en Carranque.
Algunas de las grandes villae, que ocupaban lugares cuidadosamente elegi-
dos, corroboran con inesperada exactitud las prescripciones de los tratadistas
sobre sus modelos de asentamiento. Cualquier generalización, como ya he-
mos visto, es cuestionable, pero no parece muy alejado de la realidad consi-
derar que la mayoría de las ricas villae hispanas pertenecían a miembros de
la nobleza y a grandes latifundistas. Contenían edificios e instalaciones desti-
nados a usos agrícolas y productivos, pero era la vivienda residencial la que
consumía más inversiones, buscando desarrollar en su construcción el pro-
grama arquitectónico que colmara las aspiraciones del propietario. La casa
solariega era un reflejo del prestigio y del poder económico que deseaba trans-
mitir a sus amistades y compañeros de clase, con termas, patios con fuentes,
amplios vestíbulos y majestuosas entradas en la mayoría de ellas. La variedad
de salas, estancias y habitaciones solían estar enriquecidas con mosaicos en
el pavimento, y las paredes estaban recubiertas con pinturas, como los restos
encontrados en alguna estancia de las villae del El Ruedo, La Malena y La
Olmeda, o con mármoles conseguidos en Hispania o en mercados extrape-
ninsulares, aunque, a veces, con el estuco se buscaba sustituir al mármol, imi-
tándolo. Había también en ellas un amplio despliegue de objetos de lujo,
como esculturas, muchas de ellas perdidas o destrozadas irremisiblemente.
La Malena conserva una figura varonil desnuda, hecha en mármol, que se
aproxima al modelo del «fauno ebrio» de Caesaraugusta, y la figura femenina
acéfala, identificada con Atenea-Onka. Pero son las villas de El Ruedo y de
Valdetorres las que han proporcionado la más importante colección de escul-
turas o de restos escultóricos. Destaca el bronce de época de Adriano, que
representa al genio del sueño (Hypnos), otra, quizás del dios Atis, varias cabe-
zas de divinidades difíciles de identificar y restos de grupos escultóricos, entre
ellos, uno que desarrolla la leyenda de Perseo y Andrómeda. Entre los restos
de la colección de piezas de Valdetorres del Jarama (Madrid), donde se encon-
traron 125 fragmentos de escultura relacionados con temas mitológicos, des-

182
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

tacan las cuatro figuras de la Gigantomaquia, dos Apolos y dos gigantes. To-
dos estos restos escultóricos parecen responder a una colección de diversas
procedencias, que el dueño de la villa adquirió para decorar la mansión y
colocar en el peristilo y en otras dependencias. A esta colección hay que
añadir más de 400 fragmentos de marfil tallado, de procedencia oriental,
que servían de adorno a tableros de madera y paredes.

Villae y estatus

La mayoría de las villae tardoimperiales, que se levantaron sobre cons-


trucciones anteriores, rebasaron la planta cuadrada alrededor de un patio que
daba al conjunto un efecto armonioso. Ahora, las construcciones pretenden
producir una sensación de grandeza y sorprender a través de los diversos y
diferentes cuerpos, que se multiplican sin orden aparente, siguiendo diversos
ejes. Cuida los accesos a los distintos lugares de la villa, pero sustrae algunas
estancias a la curiosidad del visitante, para otorgarles un nuevo sentido de
privacidad, accesible solo a amigos y familiares.
Las villae comprendían numerosas estancias, donde el dueño podía sa-
tisfacer sus ideales de vida en todas las épocas del año. Pero no solo eran
complejos productivos y lugar de residencia permanente o temporal del
dueño, sino también expresión ideológica de sus propietarios, miembros de
una clase minoritaria constituida por gentes ilustres y ricos propietarios,
orgullosos de su posición política, social y económica, que hacían patente
con la demostración de la magnificencia de la mansión y de sus estancias,
así como por medio de la riqueza mostrada en los pavimentos y paredes:
mosaicos, mármoles, pinturas, esculturas, adornos y decoraciones. En la
villa de El Ruedo, el estuco sustituye al mármol en el competitivo e ilusorio
deseo de sugerir riqueza. No se consideraban romanos en vano, pues la
ostentosa opulencia de elementos de la cultura romana los muestra como
una élite provincial selecta, poderosa y minoritaria que despliega su status
iconográficamente, tanto en los mosaicos como en las estatuas y grupos
escultóricos de contenido mitológico colocados en diversos lugares de la
casa. Este despliegue de elementos culturales romanos se aprecia incluso
en villae cuyos propietarios, cabe sospechar por otros medios, eran cristia-
nos. En la superficie, las villae hacen patente intencionadamente esa con-
ciencia de clase y muestran un modo de vida, que, a veces, tiene poco que
ver con la profundidad de la vida interior de sus dueños.

183
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

ACTIVIDADES ECONÓMICAS

Comercio local

El comercio de carácter local no se vio muy afectado con las crisis


monetarias del siglo III porque se trataba mayoritariamente de productos
alimenticios o de objetos relacionados con ellos, como, por ejemplo, los
recipientes en los que se transportaban. La producción artesanal asociada
a villae, donde se amplió el cultivo de la vid como complemento de la
expansión de la viticultura en la Hispania tarraconense, ha sido estudiada
adecuadamente por Víctor Revilla. La gran propiedad, pero también los
medianos y pequeños propietarios, atendidas las exigencias del autoabaste-
cimiento, produjeron excedentes que destinaron a la exportación. Algunos
alfares del litoral tarraconense, vinculados a la actividad agrícola y al auto-
abastecimiento, aumentaron su producción con destino a las ciudades y
otros lugares. Este desarrollo de la producción de los alfares de la zona, que
incorporaron otros tipos de acuerdo con la demanda, se hace patente du-
rante los siglos II y III. De los diversos alfares riojanos del valle del río Na-
jerilla, cuyos productos están testimoniados abundantemente durante el
Alto Imperio en casi todas las ciudades importantes de Hispania, en la
Galia, norte de África e Italia, solo algunos de ellos, especialmente los de
Arenza de Abajo y el de Tricio, estuvieron activos durante los siglos III y IV,
aunque su producción y difusión geográfica no alcanzó los niveles anterio-
res. Cuando decayeron, hicieron su aparición los alfares de Nájera, que per-
duraron hasta el siglo VI. Por lo que se refiere a la producción del sector
ganadero, muy importante en algunas regiones hispanas, estaba destinado,
sobre todo, al consumo interno. De hecho, supone muy poco en el capítulo
de las exportaciones, pese a que algunas fuentes literarias recogen algunos
productos destinados a la exportación, aunque su volumen no se debe exa-
gerar ya que no debió de ser muy grande.
Pero ni durante el Alto Imperio, cuando la producción en algunos sec-
tores artesanales fue muy importante, ni durante el Imperio Tardío existió
en Hispania una estructura industrial y artesanal capaz de producir en can-
tidad y calidad muchos objetos de lujo. Hubo, eso si, una industria textil en
manos de particulares que exportaba sus productos y con los que los con-
tribuyentes de la Bética pagaban sus impuestos anuales: vestes canonicae et
equos (C. Th., 11. 9,1). En las Islas Baleares, existía una industria relacio-
nada con el teñido de púrpura, el color del manto del emperador. Era una

184
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

industria de la que el Estado se reservaba el control, razón por la cual se


coloca bajo la supervisión del procurator bafii insularum Balearum (Not.
Dig. Occ., XI, 71). Además de la producción ceramista, de la que ya hemos
hecho mención, que tendió preferentemente a satisfacer el mercado local y
lugares no excesivamente muy alejados de los centros de producción, la
Hispania tardoimperial contempló el resurgir de una actividad artística y
artesanal destinada a la elaboración de mosaicos, que alcanzó un gran de-
sarrollo, mayor, sin duda alguna, que en épocas anteriores. Su abundancia
en mansiones residenciales de todas las provincias de la diocesis Hispa-
niarum es un indicio de la riqueza de esos terratenientes. Algunos de esos
mosaicos recogen el nombre del propietario del taller que llevó a cabo la
obra. La producción de esculturas realizadas en talleres locales decayó a
causa de la competencia que ofrecían los productos extrapeninsulares de
mayor calidad. Los talleres escultóricos de Mérida prolongaron su activi-
dad en época tardoimperial. Y lo mismo sucede con algunos talleres de la
Bética. La nueva creencia cristiana incentivó el desarrollo de la producción
de sarcófagos, que las gentes adineradas de Hispania importaban cada vez
más. El aumento de la demanda, que siempre fue relativa, facilitó el surgi-
miento de una producción hispana, que imitó la técnica y los temas plas-
mados en modelos extrapeninsulares. Tarragona dispuso de un taller de
sarcófagos que trabajó a inicios del siglo V. El estudio estilístico de los ejem-
plares salidos de ese taller sugiere que se imitaron modelos africanos, qui-
zás porque los artistas procedían del norte de África. Del taller de la Bureba
(Burgos), que trabajó durante el siglo IV, se conservan varios ejemplares que
ofrecen cierta rusticidad indígena. También en la Bética hay un taller que
trabaja durante el siglo V.

EXPORTACIONES

La Península era tierra de latifundios y de grandes propiedades, que per-


tenecían a los miembros de la aristocracia hispanorromana, a los grandes
possessores y al Estado, que era, sin duda alguna, el mayor propietario. Para
el Estado, los productos obtenidos de la tierra iban destinados, inevitable-
mente, a paliar el desmesurado gasto público. Pero los grandes propietarios
conjugaban el autoabastecimiento con la creación de unos excedentes des-
tinados a satisfacer otras apetencias. Importaban productos de lujo, cuyos
costos de producción y gastos de transporte hacían que sus precios fuesen

185
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

elevados. La balanza comercial apenas podía compensarse con la exporta-


ción de productos de carácter agropecuario o de alguna materia prima, que,
según las fuentes históricas, constituían la base de la actividad exportado-
ra, cualquiera que fuere la importancia cuantitativa de los productos expor-
tados, cuyo volumen, por otra parte, desconocemos.
Varias fuentes literarias se deshacen en elogios sobre las riquezas mate-
riales y culturales de Hispania. Esa riqueza, ciertamente, no era tanta y
beneficiaba preferentemente a unos pocos. Pero, además, esas fuentes no
hacían en sus sintetizaciones una valoración objetiva de la realidad econó-
mica de la Península en aquellos momentos. Son lisonjas literarias, más
acordes con la realidad económica de otro tiempo y con las exigencias im-
puestas a un discurso laudatorio. En el Panegírico que Pacato Drepanio
dedicó a Teodosio en el 389 (Paneg., XII, 4), recurre a los clichés literarios,
aludiendo a la fertilidad de los campos de Hispania, a la riqueza de sus ríos
que arrastran oro, a sus minas y a la valía de sus hijos, que destacan en todo
orden de cosas. El ser una tierra preciosa metallis (Laus Serenae, 54, 5) era
el elogio que Claudio Claudiano (ca. 370-404) hacía de Gallaecia.
La Expositio totius mundi et gentium, obra escrita en 359 por un comer-
ciante oriental que realizó una exigua valoración global de las riquezas de las
provincias del Imperio, incide una vez más en la valoración general y tradi-
cional de que Hispania dispone de hombres valiosos y de todo tipo de bienes,
pero, cuando después de los elogios, desciende al terreno de las exportacio-
nes, que exageradamente dice que llegaban a todo el mundo, apenas puede
mencionar unas pocas y de escasa significación: aceite, garum, vestidos de
varias clases, carne porcina salada, caballos y esparto (oleum, liquamen, ves-
tis varia, lardum, iumenta, spartum). Cuando en el año 301 Diocleciano emi-
tió el Edictum de pretiis, con la decidida voluntad de controlar los precios y de
atajar los abusos de intermediarios y especuladores, entre la larga lista de pre-
cios registrados para unos mil artículos, solo se atestiguan dos productos his-
panos: la carne porcina salada cerretana y la lana asturicense.

Productos exportados

Las provincias hispanas eran predominantemente agrícolas y los pocos


productos hispanos que, según las fuentes literarias, se destinaban a la ex-
portación estaban relacionados la mayoría de ellos con actividades agrarias

186
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

y ganaderas, con la excepción de las prendas confeccionadas (vestis varia).


Son productos agropecuarios que no exigen una técnica compleja y espe-
cializada en su elaboración, salvo la confección y teñido de los vestidos, la
elaboración del garum, que requería manipulaciones especiales, y la crian-
za y adiestramiento de los caballos. La cantidad de ingresos y el volumen
de exportaciones que pudieron proporcionar productos como la carne por-
cina cerretana y el esparto, si se pone en relación con la artesanía naval, o
la lana asturicense debió ser muy pequeño. De hecho, en la larga lista de
precios que el Edictum de pretiis de Diocleciano registra para unos mil artí-
culos, la carne porcina salada cerretana tiene un coste de 20 denarios por
libra y la lana asturicense, cuyo precio ocupaba el último lugar entre las
registradas por ser la de tercera clase, valía 100 denarios la libra. Mayor im-
portancia tuvo, sin duda alguna, la exportación de caballos hispanos, cele-
brados por su velocidad. Se empleaban en las carreras del circo. El propio
Juliano el Apóstata prometió a Constacio II caballos de Hispania. Símaco
solicitó a sus amigos caballos hispanos para que corrieran en los juegos que
marcarían el comienzo de la pretura de su hijo en Roma. Pero estas deman-
das de personas tan cualificadas no hacen suponer la existencia en Hispania
de una estructura de latifundistas que poseyeran grandes potradas destinadas
a la exportación. La incidencia de este tipo de exportación tenía más carác-
ter cualitativo que cuantitativo. Es innegable que entre amigos se pedían
caballos y, también, que ejemplares hispanos corrieron en hipódromos orien-
tales, pero la importancia económica de la salida o exportación de caballos
hispanos debió ser muy pequeña. La demanda más importante era interior.
Los latifundistas hispanos se dedicaban como pasatiempo a la caza, y en esa
actividad cinegética los caballos eran indispensables. Además, la Bética debía
satisfacer sus impuestos anuales con vestidos y caballos (C. Th., 11. 9,1: ves-
tes canonicae et equos).
Las joyas de las exportaciones hispanas fueron el aceite y el garum.
Ausonio alude al aceite hispano que le han enviado desde Hispania y
Palladio elogia el aceite de la Bética. Pero es posible que la producción de
aceite hispano hubiese decaído durante la época tardoimperial, sin em-
bargo, no desaparecieron las exportaciones del aceite bético, aunque si es
probable que el volumen de aceite hispano exportado disminuyera duran-
te los siglos III, IV y V en una proporción que resulta difícil de establecer,
pues las ánforas conocidas como Dressel 23, en las que se transportaba el
aceite, han aparecido en Ostia y en diversos lugares de la Prefectura de las
Galias.

187
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

El producto rey de las exportaciones hispanas era el garum, aludido en


la Expositio bajo el término equivalente de liquamen. Era una salsa espesa
o paté resultante de un proceso de fermentación microbiana de trozos de
caballa o de atún salados, depositados y expuestos al sol en grandes marmi-
tas. Tenía una gran demanda y figuraba en las mesas romanas más selectas.
Ausonio de Burdeos se complace en señalar en sus escritos que consumía
garum procedente de Tarraco en su ciudad natal. Desde el siglo III hasta fina-
les del siglo IV la producción de garum creció sin cesar y, consecuentemen-
te, su exportación. En diversos lugares del litoral levantino y meridional, en
la zona atlántica y en el norte peninsular los arqueólogos han identificado
en las últimas décadas muchas fábricas de esta salsa de pescado, recogidas
por L. Lagóstena Barrios. Algunas de estas fábricas se montaron utilizando
edificios más antiguos. Hubo ciudades que debieron parte de su prosperi-
dad a esta actividad industrial. Pudo ser el caso de Gijón, que mantuvo
una próspera industria del garum hasta finales del siglo V, cuando decayó
la demanda que los mercados galos de la zona atlántica hacían de este
producto. En Portus Illicitanus el abandono de algunas instalaciones de
almacenamiento se vieron compensadas con la construcción de una fac-
toria de garum.

IMPORTACIONES

Los miembros de la aristocracia hispanorromana y los grandes propie-


tarios obtenían de sus propiedades una gran cantidad de excedentes, que
invirtieron en la adquisición en el exterior de aquellos objetos de lujo y de
alta calidad que la producción interior no podía satisfacer. Las esculturas
y muchos objetos encontrados en numerosas villae son productos obteni-
dos de fuera por medio de importaciones, que se amplifican todavía más
cuando se estudia la procedencia de la gran cantidad y calidad de los már-
moles utilizados, que provenían de la parte oriental del Imperio, del norte
de África y Grecia, aunque también se utilizaba mármol de procedencia
peninsular, como el de Estremoz. Los estudios realizados del empleo del
opus sectile en las villae y residencias de los nobles y grandes propietarios
de la Península son un indicio evidente de la importancia de estas impor-
taciones (E. Pérez Olmedo, Revestimientos de opus sectile en la Península
Ibérica, Colección Studia archaeologica, 84, Servicio Publicaciones Univer-
sidad de Valladolid, Valladolid, 1996).

188
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

En la primera mitad del siglo IV y a lo largo del mismo, los ricos pro-
pietarios de creencias cristianas demandaban cada vez más sarcófagos de
alta calidad que registraran temas iconográficos relacionados con sus cre-
encias. Del puerto de Ostia salían para la Península, en un viaje que no
duraba más de siete días, sarcófagos provenientes de talleres romanos,
como los hallados en Medinat-al-Zahara (Córdoba), Belalcázar (Córdoba),
Capilla de los Mártires (Córdoba), Martos (Jaén), Cádiz, Layos (Toledo),
el fragmento de Erustes (Toledo), San Justo de la Vega (León), Castiliscar
(Zaragoza)... Es posible que llegaran como lastre de las naves de los navi-
cularii hispanos que regresaban de Roma después de haber transportado la
annona de Hispania. Constituyen, en definitiva, un conjunto amplio de
ejemplares completos o de fragmentos, que se supone, por semejanzas esti-
lísticas con otros muchos ejemplares de Italia, de producción romana. A
estos hay que añadir los de procedencia oriental, pero muy pronto comen-
zó la producción en talleres locales. Los sarcófagos denominados del grupo
de la Bureba pertenecen a la segunda mitad del siglo IV. A estas importa-
ciones hay que añadir los objetos de vidrio encontrados en diversos lugares
de Hispania, los productos de bronce y una gran cantidad de manufacturas
cerámicas de procedencia africana.
Los productos importados de la parte oriental del Imperio, especial-
mente de Siria, Asia Menor y Egipto o del norte de África, entraban en
Hispania por las ciudades costeras del litoral peninsular, convertidas en
centros de distribución, hacia otros lugares, como sucedía con las cerámi-
cas africanas, que entraban por el puerto de Tarragona. Muchas ciudades
portuarias debían su prosperidad, confirmada a veces con la construcción
de algunas instalaciones, a la actividad importadora y exportadora de sus
puertos. Pero, incluso ciudades del interior, que ocupaban posiciones estra-
tégicas en ríos navegables, actuaron como puertos y centros de distribución
de mercancías. Y de esa actividad comercial obtuvieron grandes beneficios.
Ese es el papel que desempeñó Myrtilis, bien situada a orillas del Guadiana
y en relación con las capitales Mérida y Pax Iulia.

LAS FINANZAS

El tesoro público de la Roma republicana era el aerarium Saturni. Con la


creación en época de Augusto del fiscus Caesaris, los ingresos del aerarium
Saturni disminuyeron drásticamente, ya que solo recibía las aportaciones

189
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

provenientes de las provincias senatoriales. A partir de Augusto, el fiscus


Caesaris fue el tesoro del emperador y del Imperio, a donde iban a parar los
impuestos recaudados en las provincias imperiales y los ingresos provenien-
tes del patrimonio de la corona y de los dominios personales del emperador.
La estructura financiera imperial era muy compleja y funcionaba con
extremada lentitud. Por pereza y por inercia, funcionó de la misma forma
durante todo el tiempo, sin ensayar ningún método administrativo que
hiciese de la racionalidad y de la sencillez los fundamentos operativos del
sistema financiero. La gestión de las finanzas romanas tardoimperiales se
realizaba a través de tres departamentos independientes, que tenían sus
propios ingresos, personal administrativo suficiente y tesoro propio. Estos
tres departamentos eran la res privata («patrimonio particular» del empe-
rador y del Estado), las sacrae largitiones (departamento de «las sagradas
larguezas») y la prefectura del pretorio.

LA RES PRIVATA

Funcionarios

Septimio Severo impuso una administración diferente para los bienes de


la corona (patrimonium) y los del emperador (res privata). Esta última sección
tenía representantes en las diócesis y en las provincias, los magistri o rationa-
les rei privatae. Poseían poderes judiciales y estaban ayudados en los menes-
teres administrativos por un conjunto de funcionarios llamados caesariani.
Desde la época de Constantino, al frente de este departamento estaba
el comes rei privatae, miembro del comitatus del emperador, que tenía a su
disposición una organización administrativa (officium) de funcionarios
denominados privati o palatini. El departamento se dividía en cinco sec-
ciones (scrinia): la sección de exceptores, con funciones de secretaría; la de
los beneficia, que atendía las concesiones de tierras; la sección de canones,
con competencia en la asignación de los arriendos; la de securitates, que se
ocupaba de las percepciones económicas de dichos arriendos y la sección
de las privatae largitiones, que controlaba los pagos.
La Notitia Dignitatum (XIII, 12) señala que, dependiendo del comes
rerum privatarum de la administración central, estaba el rationalis rei pri-
vatae per Hispanias.

190
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

Funciones del departamento de la res privata

Este departamento administraba un volumen inmenso de varios tipos


de propiedades. El grupo más importante lo constituían las pertenecientes
a las diversas familias que se sucedieron en el trono. Entre las propiedades
a administrar se encontraban también el remanente del ager publicus que
no había sido asignado, las tierras confiscadas a las comunidades rebeldes
y las propiedades de los templos paganos, una vez que el cristianismo pasó
a ser la religión oficial del Imperio de la mano de Constantino y gracias al
flujo constante de legados y donaciones hechas a favor del emperador por
los súbditos que querían mostrarle su gratitud y fidelidad.
Este patrimonio imperial se incrementó también con las propiedades
de las personas que morían sin testar y sin herederos. Los servicios jurídi-
cos del departamento de la res privata las reclamaban con prontitud y dili-
gencia. Durante la época tardoimperial, los ataques e incursiones de los
bárbaros dejaron tras de sí una secuela de muertes y desapariciones de
personas, cuyos bona vacantia (propiedades sin dueño) podía reclamar la
res privata. No era rara la ocasión en la que el emperador mostraba su
generosidad renunciando a sus derechos y transfiriéndolos a las corpora-
ciones y a las curias de las que los propietarios desaparecidos habían sido
miembros. Este patrimonio creció desmesuradamente con las propiedades
confiscadas a los traidores y condenados (bona damnatorum). También en
este caso, el emperador tenía ocasión de mostrar su generosidad renun-
ciando a sus derechos en favor de los familiares de los condenados, excep-
to en los casos de alta traición.
Pero, en el organigrama del departamento de la res privata, no había
unos servicios de información que asumiesen la tarea de llevar un control
efectivo de la cantidad de bona vacantia que se iban produciendo en
todas las provincias del Imperio. Esa carencia fue colmada por la prolife-
ración de delatores particulares, que convirtieron la práctica del chivatazo
en una profesión provechosa y lucrativa. No solo vendían la información
de las propiedades sin dueño a las personas influyentes para que solici-
tasen el arriendo de esos bona vacantia, sino que informaban de traido-
res secretos, reales o potenciales, para acusarlos ante los tribunales y
hacerse luego con el arriendo de sus pertenencias. La delación y el chi-
vatazo llegó a convertirse en una práctic a tan usual que, en el 401, se dio
la orden de que no se atendiesen las peticiones de arriendo de las tierras

191
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

de ningún condenado, antes de que hubiesen transcurrido dos años


desde la condena.
La administración de un patrimonio multisecular tan grande convertía al
departamento de la res privata en un poderoso organismo. El inmenso patri-
monio de este departamento, que estaba diseminado por todas las provin-
cias y ciudades, creció todavía más cuando se confiscaron las propiedades
de los templos paganos. Es difícil estimar, incluso de forma aproximada, el
volumen de propiedades agrarias que administraba la res privata. Su distri-
bución era muy desigual, pues las herencias recibidas en distintos lugares y
provincias dependían del hecho aleatorio del número de los donantes y de la
cantidad y extensión de las propiedades concedidas. Tampoco el número de
personas contrarias al poder cuyas propiedades fueron confi scadas era igual
en todas las provincias. En Hispania, apenas conocemos el caso de las con-
fiscaciones que golpearon a los partidarios de Albino (SHA, Vit. Sev., XII, 1-
3). En el Africa Proconsularis, las propiedades pertenecientes al patrimonio
imperial se estima que representaban un 18,5% del área provincial. Y a la
altura de la segunda mitad del siglo V, en la ciudad siria de Kyrrhos, las pro-
piedades imperiales se elevaban a un 16% del total de la ciudad.

Entradas y pagos

La res privata renunció a la explotación directa de las tierras que admi-


nistraba, y rechazó así la obtención de mayores ganancias, pero también el
correr riesgos inesperados. Por lo general, estas propiedades imperiales
eran entregadas a arrendatarios privados por un período limitado, usual-
mente por cinco años (lustrum). A veces, algunas propiedades se daban en
arriendo bajo la fórmula de ius emphyteuticum, con objeto de que tierras
que habían sido abandonadas o mal cultivadas, alcanzasen, mediante la ne-
cesaria inversión, una puesta en cultivo adecuada. Para compensar al
arrendatario por los gastos contraídos en la mejora de las tierras, la cuan-
tía del arriendo que se le imponía durante los primeros años era muy baja.
Pasado ese período, se pagaba ya una suma fija. En otras ocasiones, el
arriendo de las propiedades imperiales se hacía a perpetuidad (ius per-
petuum), pudiendo transmitirse por herencia, donarse o venderse. A partir
de Constantino, ambas formas de arriendo alcanzaron una gran difusión y
se hicieron intercambiables, puesto que ya se había desdibujado la obliga-
ción de mejorar las tierras.

192
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

Los suscriptores de estos arriendos perpetuos (conductores) no tenían la


propiedad de la tierra. Eran usufructuarios de unas tierras que estaban
registradas en los archivos de la res privata como imperiales, lo mismo que
los esclavos que las trabajaban. En época de Valentiniano I, para poner
freno a la práctica fraudulenta de registrar y asignar esas propiedades a
arrendatarios distintos de los legítimos, se ideó la fórmula de entregar la
propiedad de esas tierras a concesionarios (ius privatum salvo canone), que
quedaban obligados al pago de un canon perpetuo. Y, aunque en la prácti-
ca la cuantía a pagar era la misma, la situación legal era distinta, pues el
arrendatario pasaba a ser dueño y, en tal condición, podía manumitir a los
esclavos que estaban ligados a ellas, al no ser ya esclavos de propiedad im-
perial. La suma total del arriendo, que se satisfacía en grano, plata y espe-
cialmente en oro, podía entregarse de una vez o en pagos fraccionados que
no podían ser más de tres a lo largo del año fiscal. Como compensación por
este pago, los arrendatarios quedaban exentos del pago de las imposiciones
extraordinarias y de los sordida munera.
No se dispone de ningún documento que relate de forma completa los
objetivos que se atendían con los ingresos de la res privata. Se encargaba, cier-
tamente, del mantenimiento de la casa familiar del emperador (sacrum cubi-
culum), y sus inmensos ingresos servían también como fondo de reserva.
Este fondo, si no se había gastado en cosas más necesarias, proporcionaba al
emperador cierta capacidad económica para poder atender a las necesidades
públicas del momento, mostrarse generoso con amigos y ciudadanos y utili-
zarlo como medio de captación de las voluntades de sus súbditos.

LAS SACRAE LARGITIONES

Este departamento del fisco estaba bajo la autoridad del conde de las
Sagradas Larguezas (comes sacrarum largitionum), que también recibía el
nombre de rationalis rei summae y que contaba con la ayuda de una am-
plia organización administrativa, officium, cuya estructura da a conocer
la Notitia Dignitatum. Constaba de diez secciones y tenía destinados en
las diócesis y provincias varios funcionarios, que dependían de los servi-
cios centrales del departamento, como el rationalis vicarius de cada dió-
cesis. Dependiendo del conde de las Sagradas Larguezas había en Hispania,
según registra la Notitia Dignitatum (XI, 17), varias personas encargadas de
llevar la contabilidad y la administración, entre ellos, el rationalis sum-

193
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

marum Hispaniae y el procurator baphii (XI, 3, 917), responsable del


control de los talleres estatales de tejidos de púrpura, que utilizaba como
colorante las conchas marinas de las costas baleáricas. En el siglo IV,
existía una prohibición que impedía a los particulares el uso de esos teji-
dos, reservados a los miembros de la familia imperial. La producción de
esas telas se convirtió en un monopolio estatal, teniendo el control de los
talleres de producción el departamento correspondiente de las sacrae
largitiones.

Gastos e ingresos

Los gastos regulares de este departamento financiero lo constituían las


asignaciones de vestidos para la corte, los soldados y los empleados impe-
riales, el pago del stipendium militar, el donativo de cinco sólidos y una
libra por persona, que se entregaba con ocasión de la subida al trono de un
nuevo emperador, las partidas de cinco sólidos por cabeza que cada cinco
años se entregaban a los soldados, el pago a sus funcionarios y el metal pre-
cioso que las cecas necesitaban para la acuñación de las monedas. Las
sacrae largitiones hacían frente a estos gastos con los abundantes ingresos
que tenían. Algunos procedían de exigencias fiscales establecidas ya ante-
riormente, otros eran de nueva implantación, pero todos se percibían en
oro y plata.
— Portuarium o teloneum. Entre las antiguas tasas se encontraba la
conocida con el nombre de portuarium o teloneum, un impuesto indi-
recto sobre las mercancías, que acogía tres conceptos, para nosotros
diferentes: la aduana que cobraba el paso de las mercancías de una
circunscripción a otra en operaciones de importación y exportación
—las provincias de Hispania constituían una de ellas—, el arbitrio
que gravaba en las ciudades más importantes la salida y entrada de
las mercancías con destino al comercio y los peajes de mercancías
establecidos en lugares concretos.
La tasa de este impuesto, consistente en un porcentaje proporcional a
las mercancías, variaba de unas provincias a otras. En Sicilia alcanzaba un
5%, en las Galias un 2,5% y en Hispania un 2% (quinquagessima), que posi-
blemente Septimio Severo o Antonino Pío elevó al 2,5%, asimilándola a la
percibida en las provincias próximas de las Galias.

194
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

Las aduanas se establecieron con una finalidad fiscal más que por afán
proteccionista de los precios de mercado. En un marco geográfico tan
amplio como el que constituía el Imperio romano, que también gozaba de la
ventaja previa de depender de una única y suprema autoridad, la existencia
de este complejo e insistente sistema de aduanas dificultaba la expansión
comercial y las actividades mercantiles a largas distancias. Además, las tasas
que gravaban los productos, que pasaban por diversos lugares, repercutían
indefectiblemente en los precios. En época tardoimperial, la necesidad del
Estado romano de disponer de los suministros necesarios a costos razona-
bles y en un tiempo lo más corto posible obligó a las autoridades a prescin-
dir, en algunos casos, de los derechos aduaneros. Dos disposiciones del
Código Teodosiano especificaban que los navicularii hispanos que transpor-
taban mercancías a Roma no debían ser obligados a prestaciones extraordi-
narias. Tampoco podían ser retenidos o molestados en aquellos lugares en
los que hubiese puestos aduaneros (stationes), una vez que hubiesen mostra-
do los albaranes de los productos transportados al funcionario que los recla-
mase. Estas disposiciones ponen de manifiesto el intento de las autoridades
de época tardoimperial de ir eliminando las trabas que ofrecía la presencia
de tantos puestos aduaneros heredados de época altoimperial, impedimen-
tos que retrasaban el paso de las mercancías, encarecían los precios por
culpa de las tasas repercutidas en ellos y acarreaban gastos superfluos.
— El aurum coronarium. En origen, era una corona que voluntariamen-
te se ofrecía al emperador con ocasión de su subida al trono y, luego
también, en las celebraciones quinquenales de tal acontecimiento o
en ocasiones especiales, como la celebración de un triunfo sobre los
enemigos. Esta antigua costumbre perduró en el Imperio Tardío con
carácter voluntario durante algún tiempo. En 364, Valentiniano
(C.Th., XII, 13, 2.) decidió cancelar su condición de voluntariedad y
lo convirtió en un impuesto de clase, no exigible anualmente, sino en
circunstancias excepcionales, que gravaba mediante prorrateo los
ingresos por bienes raíces de los decuriones, ya sometidos, como
sabemos, a la imposición anual de la iugatio-capitatio.
— Aurum oblaticium. Semejante al impuesto de clase que pesaba sobre
los curiales, el aurum oblaticium era la donación gratuita que los
senadores hacían al emperador con ocasión de los aniversarios im-
periales. La cuantía de esta entrega voluntaria de oro se dejaba a la
discreción de los senadores, si bien recibían una sugerencia no ofi-

195
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

cial sobre la cantidad deseada. Símaco, por ejemplo, notificó a Va-


lentiniano II que la cantidad votada era superior a la entregada por
ese concepto a Valentiniano I, Valente y Graciano.
— Aurum glebale, glebalis collatio o follis. Entre los impuestos de clase
creados durante el Imperio Tardío se encontraba el aurum glebale, gle-
balis collatio o follis, en realidad, un sobreimpuesto que pesaba sobre
las tierras de los senadores con arreglo a unos principios que desco-
nocemos, aunque, sin duda alguna, tenía como punto de referencia la
extensión de las propiedades agrarias, Constantino clasificó las pro-
piedades de los senadores en tres categorías, según la cual los senado-
res pagaban anualmente la cantidad de dos, cuatro y ocho folles. El
follis parece que equivalía a cinco solidi, lo que hacía que esta contri-
bución fuese muy pesada, hasta el punto de que el senado, atendiendo
a la cantidad de senadores que no tenían grandes fortunas, solicitó y
logró de Teodosio que se crease una cuarta categoría sometida al pago
anual de tan solo siete solidi. No había escape posible de este impues-
to, ya que cualquier persona llamada a formar parte del senado debía
declarar su fortuna a los censuales. Los senadores no podían enajenar
estos bienes raíces sin la correspondiente justificación ante el gober-
nador de la provincia, quedando sometidas las tierras al pago de este
impuesto, aun en el caso de que hubiesen sido vendidas a individuos
no pertenecientes a la clase senatorial (C.Th., VI,2,15(393), 3(414)).
— Collatio lustralis. Otro impuesto de clase instituido por Constantino
era la collatio lustralis (chrysargyro), que, como su nombre indica, se
cobraba en oro y plata, al principio cada cinco años, luego cada cua-
tro. Era un impuesto que pesaba sobre los negotiatores, entre los que
quedaban incluidos no solo los grandes comerciantes, sino también
los pequeños obreros libres y artesanos.
— Aurum tironicum. Se trataba de una tasa, que se pagaba en oro al
departamento de las Sagradas Larguezas, resultante del pago en dine-
ro por los reclutas que obligatoriamente debían proporcionarse al
ejército. La conmutación se cifraba en 25 o 30 solidi por recluta.
También era competencia del departamento de las Sagradas Larguezas
proporcionar los vestidos necesarios a la corte, a los reclutas y a los tra-
bajadores públicos. Parte de estos vestidos se producían en las fábricas
estatales; el resto se obtenía con requisas forzadas o mediante una tasa-

196
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

ción en oro, calculada sobre la base de la annona, esto es, sobre la tierra y
la población agrícola.

Canalización de estos impuestos

El departamento de las Sagradas Larguezas (sacrae largitiones) instalaba


en las diócesis y provincias funcionarios, que tenían el encargo de atender
algunas de las tareas administrativas de este organismo estatal. No obstan-
te, algunas de las tasas indicadas eran supervisadas por funcionarios de
otros organismos. La percepción de los vestidos o la cuantía del dinero sus-
titutorio, el aurum tironicum y otras tasas de tenor semejante, se realizaba
aprovechando la organización administrativa de la annona. Los ingresos de
los contratos de las aduanas se remitían a los gobernadores provinciales. La
collatio lustralis se entregaba a los prefectos del pretorio, a los vicarios y a
los gobernadores de las provincias, y la glebalis collatio y el aurum oblati-
cium se dirigían a los censuales del senado, que en provincias contaban con
la ayuda de los gobernadores.

PREFECTURA DEL PRETORIO

Los prefectos del pretorio dirigían el departamento financiero más


importante del Imperio. Entre los cometidos que atendían, se encontraban
el suministro de las asignaciones alimentarias de los miembros del ejército
y de los empleados estatales, la entrega de las materias primas para las fá-
bricas estatales de armas y las raciones de sus empleados, y el abasteci-
miento de las dos capitales y de las ciudades más importantes del Imperio.
Además, pagaban a los navicularii, que transportaban esos suministros,
atendían y sostenían con los recursos de la prefectura a las personas, semo-
vientes e instalaciones que intervenían en el servicio de postas públicas y
sufragaban algunas obras públicas.

La elaboración del presupuesto

Para hacer frente a estos gastos, el prefecto del pretorio disponía de dos
impuestos tradicionales: tributum capitis y el tributum soli. Antes de la re-

197
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

forma de Diocleciano, estos dos impuestos no estaban regularizados siste-


máticamente. Las provincias de Italia, por ejemplo, estaban libres del pago
del tributo y muchas ciudades provinciales tenían concedida la inmunidad
del tributum soli. Además, no puede perderse de vista que la crisis del siglo
III afectó también a la administración. Los catastros de las tierras no esta-
ban puestos al día y los registros de los censos de población no se habían
actualizado desde hacía tiempo. La reforma fiscal de Diocleciano creó las
condiciones indispensables para lograr un conocimiento más ajustado de
los recursos que tenía el Imperio y de las necesidades que podían atender-
se con ellos.
Se clasificaron las tierras según calidades y cultivos y se pusieron al día
los censos de población, si no en todas las regiones, al menos, en algunas.
Con esos datos, los prefectos del pretorio estaban en condiciones de hacer
un balance anual (indictio) de los recursos de la prefectura, bastante próxi-
mo a la realidad, mediante la suma de las distintas indictiones elaboradas
con los datos proporcionados por los vicarios y gobernadores provinciales.
Ciertamente de un año para otro el informe no era el mismo. A diferencia
de los datos correspondientes a las unidades fondiarias, que por lo general,
sufrían pocas variaciones, el factor humano, por simples razones biológi-
cas, estuvo sometido a continuos cambios y variaciones. Con frecuencia
exigía una puesta al día, si se quería que la imposición fuese justa y equi-
tativa para los contribuyentes y no perjudicial para el Estado. Pero los ele-
vados costos de actualización de los censos y catastros, que era un proceso
largo y engorroso, desaconsejaron la realización de censos anuales. Era
más operativo actualizarlos y revisarlos cada cinco o diez años. Por esta
razón y hasta disponer de nuevos censos actualizados, las cifras de pobla-
ción manejadas eran las contempladas en los registros del último censo, sin
tener en cuenta si los trabajadores de una propiedad o villa habían crecido
o disminuido.
En el caso de que se hubieran cometido fallos en las evaluaciones y en
las prospecciones impositivas, se efectuaban nuevas valoraciones y se rea-
lizaba una indictio complementaria (superindictio). Corregidos los errores,
los servicios centrales de las prefecturas fijaban, con la ayuda de los datos
proporcionados por las diócesis y provincias, los impuestos que cada una
de las circunscripciones fiscales debía pagar, y enviaban al emperador la
propuesta para que la aprobara. Tras el visto bueno del emperador, la pro-
puesta impositiva se remitía a los vicarios y gobernadores provinciales

198
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

para que informaran a los contribuyentes sobre los impuestos que debían
satisfacer. Llegado el momento de efectuar el pago, que variaba de unas
circunscripciones a otras, era el propietario del dominio el que asumía la
responsabilidad ante los funcionarios del fisco de pagar el impuesto fon-
diario de sus tierras y el impuesto personal por sus trabajadores y colonos.
Para el resto de las tierras de las ciudades, eran los decuriones los encarga-
dos de recaudar, librar y hacer llegar a la hacienda pública los impuestos
asignados a sus ciudades, sobre todo, una vez que Constantino responsabi-
lizó a los curiales de su pago con sus propios bienes.

La iugatio-capitatio

El sistema fiscal establecido por Diocleciano recibe el nombre de iuga-


tio-capitatio, porque gravaba tanto las tierras (iugera) como las personas
(capita). En definitiva, tomó como punto de partida dos impuestos tradi-
cionales: el impuesto de carácter personal, tributum capitis, y el impuesto
de carácter fondiario, tributum soli. Ambos fueron objeto de actuaciones
simultáneas y parecidas. Esta reforma supone uno de los aspectos más ori-
ginales del sistema fiscal de Diocleciano. Veamos en qué consisten.
La capitatio, que incluía a los individuos (capitatio humana) y a los ani-
males (capitatio animalium), era un impuesto personal, pagado en natura
(annona), que gravaba únicamente la fuerza de trabajo campesina (entre
los 12 y los 65 años) y, como caso particular, a los habitantes no rurales de
las villas de Egipto que pagaban una capitatio valorada en dracmas. Toda
la población agrícola era calculada en capita. Por regla general, cada indi-
viduo contaba como caput, pero las variaciones de las proporciones numé-
ricas que concurrían en esta unidad contable cuando se trataba de mujeres
y esclavos variaban de unas circunscripciones fiscales a otras. Así, en Egip-
to, contaban solo los varones; en Siria, hombres y mujeres tenían el mismo
valor contable; mientras que en el Ponto un hombre equivalía a dos muje-
res. De esta forma, el caput era una unidad impositiva fiscal abstracta, con
virtualidad operativa para quedar englobadas en ella todas las variaciones
regionales.
El impuesto territorial, que ya era el más importante durante el Alto
Imperio, se percibía en natura. Hasta entonces las provincias pagaban sus
impuestos en especie, en dinero o de ambas formas con arreglo a determi-

199
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

nados convenios. En algunos casos, los convenios eran muy ventajosos para
determinadas regiones y ciudades. Pero a partir de las reformas de Diocle-
ciano, con la actualización de los censos y catastros, todas las circunscrip-
ciones fiscales tributaban igual por sus bienes raíces e incluso Italia fue
sometida al pago del impuesto.
Con Diocleciano fue la unidad de cuenta del impuesto sobre la tierra la
que se modificó, aunque el criterio de valoración era diferente según se tra-
tase de unas u otras circunscripciones. Así, en Egipto y en África, constituían
unidades fijas de superficie la arura (2.756 m²) o la centuria (50 ha.), respec-
tivamente. En otras, era una unidad fiscal cuya superficie variaba según la
cantidad y la calidad de la tierra y las plantaciones efectuadas en ellas. En
Siria, donde la unidad fiscal se denominaba caput, según el Libro de derecho
sirio-romano, 120, la unidad contable del caput equivalía a 5 iugera (o 10
plethras) de viñas, a 20 de tierra arable (40 pletrhas), a 40 de tierras medianas
(80 plethras), a 60 de malas tierras (120 plethras), a 225 pies de olivo de lla-
nura y a 450 de montaña.
La reconstrucción de esta organización fiscal resulta difícil de estable-
cer. Algunos investigadores entienden la unidad fiscal como ideal. Otros la
valoran como real, aunque no igual para todos los territorios. También se
tropieza con dificultades a la hora de precisar si había equivalencia entre el
iugum-caput, y de qué tipo y cuantía era, dado que el impuesto de las pro-
piedades agrarias era valorado en iuga y capita. Las opiniones al respecto
son dispares. Pueden colocarse en dos bandos: los que sostienen la unici-
dad del impuesto y los que admiten que se trata de dos impuestos diferen-
tes. Entre los primeros, se encuentra Piganiol, para quien la iugatio y la
capitatio eran dos modos distintos de establecer un impuesto único de
carácter fondiario.
Se puede aceptar como muy probable la postura que defiende que el
impuesto era único, pero con dos fundamentos impositivos: personal y fon-
diario. La equivalencia que debió de mediar entre la iugatio-capitatio para
obtener la cuota fiscal, es posible que se estableciera mediante la división
de las tierras sometidas a impuesto en una circunscripción por el número
de capita contabilizados en ella. Así se obtenía una unidad ideal de viñedo,
de tierra buena, de tierra mediocre... Esta unidad ideal era simplemente
contable y en unas circunscripciones recibía el nombre de iugum y en otras
de caput, aplicados a la cantidad y calidad de tierras y a los cultivos, con la
que se calculaba el montante de impuesto a pagar. Una vez realizados los

200
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

cálculos, se decía, por ejemplo, que la propiedad X debía satisfacer dos iuga
o dos capita (según fuese la circunscripción); la propiedad Z, 20 iuga o 20
capita; el viñedo de tantos pies, 15 iuga o 15 capita. El término empleado no
resultaba tan decisivo. Así, una ley del 293 (C. Just., IV, 49,9) recogía por vez
primera el término capitatio, aplicado al impuesto fondiario. En Siria, sin
embargo, los impuestos percibidos eran llamados iuga. Por el contrario, en la
Galia, esas unidades contables del impuesto fondiario, variable en su super-
ficie según se tratase de un viñedo o de un terreno mediocre, se expresaba en
capita, y en zonas de Asia Menor y de Tracia se producía la coexistencia y
combinación de ambos conceptos (iugatio-capitatio) como unidades de cuen-
ta distintas. Posiblemente, como opina Chastagnol, estos dos términos valo-
raban diferentes categorías de tierras.

BIBLIOGRAFÍA

ABAD VARELA, M.: «Algunas cuestiones sobre las tesaurizaciones durante el siglo IV
d. C. en Hispania», VII Congreso Nacional de Numismática, (Madrid, 12-15 de
Diciembre de 1989) Madrid, 1989, pp. 235-252.
—«Representación en Hispania de las cecas existentes desde el 284 al 395 d.C.», V
Encuentro de Estudios Numismáticos «Sobre circulación monetaria», XIII Sema-
na Nacional de Numismática, (Barcelona, 26 de Febrero a 3 de Marzo de 1990),
Gaceta Numismática IV, 99, 1990, pp. 17-28.
—«La regulación de los precios durante el Bajo Imperio», Moneda i finances a l’an-
tiga mediterrània, Barcelona, 1993, pp. 61-78.
—«Currency circulation in Hispania from A.D. 284 to A.D. 395», (Coin Finds and
Coin Use in the Roman World, Symposium on Coinage and Monetary History,
25.-27.3.1993) en Studien zu Fundmünzen der Antike (SFMA) Band 10, Berlin:
Gebr. Man, 1996, pp. 13-31.
ARCE, J.: «El Edictum de Pretiis y la Diocesis Hispaniarum: notas sobre la economía de
la Península Ibérica en el Bajo Imperio Romano», Hispania 141, 1979, pp. 5-25.
—«Emperadores, palacios y villae (A propósito de la villa romana de Cercadilla,
Córdoba», AnTard, 5, 1997, pp. 293-302.
ARIÑO GIL, E. y DÍAZ, P. C.: «El Campo: propiedad y explotación de la tierra», en R.
TEJA (ed.): La Hispania del siglo IV. Administración, economía, sociedad, cristia-
nización, Bari, 2002, pp. 59-96.
BANAJI, J.: Agrarian change in Late Antiquity. Gold, Labour, and Aristocratic Domi-
nance, Oxford, 2002.

201
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

BARRAL I ALTET, X.: «La cristianización de las ciudades romanas en Hispania»,


Extremadura Arqueológica 3, 1992, pp. 51-56.
BRENK, B.: «La cristianizazione della città tardoantica», La ciudad en el mundo
romano. XIV Congreso Internacional de Arqueología Clásica, vol. I, Tarragona,
1993, pp. 129-135.
C ARRIÉ, J. M.: «L’ economia e le finanze», Storia di Roma 3. L’ età tardoantica. I.
Crisi e trasformazioni, Turín, 1993, pp. 751-788.
—«Dioclétien et la fiscalité», AnTard, 2, 1994, pp- 33-64.
CORBIER, M.: «City, Territory, and Taxation», en J. RICH y A, WALLACE-HADRILL,
(eds.), City and Country in the Ancient World, Londres, 1991, pp 211-39.
CHAVARRÍA, A.: «Villas in Hispania during the Fourth and Fifth Centuries», en K.
BOWES y M. KULIKOWSKI (eds.), Hispania in the Late Antiquity. Current Perspectives,
Leiden, 2005, pp. 518-555.
—«Poblamiento rural en el territorium de Tarraco durante la Antigüedad tardía»,
en Territorio y Arqueología Medieval 8, 2001, pp. 55-76.
—«Interpreting the transformation of late roman villas: the case of Hispania», en
N. CHRISTIE (ed.), Landscapes of Change, Aldershot, 2004, pp. 67-102.
—El final de las villae en Hispania (siglos IV-VIII), Bibliothèque de l’Antiquité Tar-
dive, Turnhout, 2005.
DELMAIRE, R.: «Cités et fiscalité an Bas-Empire. A propos du rôle des curiales dans
la levée des impots», en LEPELLEY, C. (ed.), La fin de la cité antique et le début de
la cité médiévale: de la fin du IIIe siècle a l' avènement de Charlemagne, Bari,
1996, pp. 59-70.
—Largesses sacrées et res privata. L’aerarium imperial et son administration du IVe
au VIe siecle, Roma, 1989.
DEPEYROT, G.: Crisis e inflación entre la Antigüedad y la Edad Media, Barcelona,
1996.
DÍAZ, P. C.: «City and Territory in Hispania in Late Antiquity», en G. P. BROGIOLO, N.
GAUTHIER y N. CHRISTIE (eds.), Towns and their territories between Late Antiquity
and Early Middle Leiden, 2000, pp. 3-35.
FERNÁNDEZ CASTRO, M.ª C.: Villas Romanas en España, Madrid, 1982.
FERNÁNDEZ OCHOA, C.: «Las industrias de salazón en el norte de la península,»
AEspA 67, 1994, pp. 115-34.
FERNÁNDEZ OCHOA, C. y MORILLO, A.: De Brigantium a Oiasso: Una aproximación
al estudio de los enclaves marítimos cantábricos en época romana, Madrid,
1994.
FERNÁNDEZ OCHOA, C.; GARCÍA ENTERO, V, y GIL SENDINO, F. (eds.): Las villae tardo-
rromanas en el occidente del Imperio, Gijón, 2008.

202
LA ECONOMÍA TARDOIMPERIAL

FERNÁNDEZ OCHOA, C. y MORILLO, A.: «Walls in the urban landscape of Late Roman
Spain: Defense and imperial strategy, en K. BOWES y M. KULIKOWSKI (eds.), His -
pania in Late Antiquity. Current Perspectives, Leiden-Boston, 2005, pp. 208-340.
FUENTES DOMÍNGUEZ, A.: «Las villas tardorromanas en Hispania», en J. ARCE, S.
ENSOLI y E. LA ROCCA (eds.), Hispania romana. Desde tierra de conquista a pro-
vincia del Imperio, Madrid-Milán, 1997, pp. 132-220.
GARCÍA MORENO, L. A.: «Una nota sobre la organización de las «Sacrae Largitiones:
comes/comites thesaurorum». Cuadernos de Filología Clásica, 1976, pp. 469-480.
G IACCHERO, M.: Edictum Diocleciani et collegarum de pretiis rerum venalium, 2 vols.
Génova, 1974.
GODOY FERNÁNDEZ, C.: Arqueología y liturgia. Iglesias hispanas (siglos IV-VIII), Bar-
celona, 1995.
GORGES, J. G.: Les villes hispano-romaines, París, 1979.
LAGÓSTENA BARRIOS, L.: La produción de salsas y conservas de pescado en la Hispania
romana (II a. C.-VI d. C., Barcelona, 2001.
LIEBESCHUETZ, J. H. W. G.: Decline and Fall of the Roman City. Oxford, 2001.
MOLINA VIDAL, J.: La dinámica comercial romana entre Italia e Hispana Citerior,
Alicante, 1997.
PÉREZ OLMEDO, E.: Revestimientos de opus sectile en la Península Ibérica, Colección
Studia archaeologica 84, Valladolid, 1996.
REYNOLDS, P.: «Hispania in the Later Roman Mediterranean: Ceramics and Trade»,
en K. BOWES y M. KULIKOWSKI (eds.), Hispania in Late Antiquity. Current
Perspectives, Leiden-Boston, 2005, pp. 364-486.

203
TEMA VI
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

CONSIDERACIONES PREVIAS

Nunca la población hispanorromana constituyó una sociedad homo-


génea. Siempre fue un colectivo complejo y variado desde el punto de
vista económico y social y siguió siéndolo durante la Antigüedad Tardía,
pese al factor de nivelación que en términos políticos supuso la concesión
de Caracalla de la ciudadanía romana a todos los habitantes libres del Im-
perio. En época republicana y altoimperial la ciudadanía romana era un
bien deseado y perseguido por las personas libres que no la tenían, porque
ser ciudadano romano era privilegio de un número no muy amplio de per-
sonas. Pero en el Imperio Tardío la situación era ya muy diferente. Para
Salviano de Marsella (siglo V), el título de civis romanus evocaba represión
y sumisión. De manera similar, lo inmediato que percibía de su condición
de ciudadano el bagauda que abrazaba la lucha armada, era opresión fiscal
y represión. La concesión masiva de la ciudadanía romana, que acercó polí-
ticamente a todos los habitantes libres del Imperio, no llevó a la igualdad
social y económica.

Los historiadores modernos suelen contemplar la sociedad romana de


época republicana y comienzos del Alto Imperio bajo el prisma de una
estructura social dicotómica del tipo de libres/esclavos; pero, a partir de los
siglos II-III d. C., la división libres-esclavos dejó de ser un referente funda-
mental y predominante, pues los esclavos dejaron de ser la principal fuerza
productiva. La distinción entre honestiores y humiliores, que tiene como
elemento de referencia la variación de las penas según la condición de las
personas, aparece ya en la legislación romana de la época de Adriano o, al
menos, en la de Antonino. Se trata también de una clasificación dicotómi-
ca de carácter general que engloba diversos grupos sociales diferenciados
entre sí por diversos aspectos.

205
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

LOS HONESTIORES

El vocablo honestiores es un término derivado de la palabra latina honor,


cuyo significado básico se utilizó como criterio clasificatorio. Los honestio-
res son los individuos que merecen un honor en virtud de su dignitas, de su
auctoritas y del cargo público, que los ponía a resguardo de sufrir la impo-
sición de determinadas penas. En el otro extremo de la escala ciudadana
estaban los humiliores, la masa del pueblo sometida al derecho común. En
época tardoimperial, la división honestiores y humiliores no se utilizó tanto
en función de las normas legales que afectaban a los integrantes de esos
grupos sociales, sino que adquirió, ante todo, una dimensión sociológica,
política y económica. Era evidente que el disfrute de la auctoritas, de la dig-
nitas o de un cargo público proporcionaba poder político y económico, y
viceversa, a las personas que poseían esas virtudes y dignidades. De esta
manera, al lado de la clasificación honestiores y humiliores, aparece a par-
tir del siglo IV la división de potentes o potentiores y tenuiores, que valoraba
la sociedad tardoimperial bajo el prisma de la posesión o carencia de poder
político y riqueza.
Con arreglo a lo dicho, la dignitas, la auctoritas, la qualitas y el disfrute
de poder político y económico constituían los factores determinantes en la
clasificación de los honestiores. Y era evidente que los miembros de los ordi-
nes tradicionales —senatorial, ecuestre y decurional— y todos aquellos que
ocupaban algún cargo público tenían dignidad y autoridad. Pero también
pertenecían a esta amplia clase social los grandes propietarios (possessores
y patroni), propietarios de tipo medio, los comerciantes poderosos, los navi-
cularii, que estaban obligados a realizar en favor del Estado el transporte de
la annona, y la alta jerarquía eclesiástica. No está claro, sin embargo, que
los veteranos del ejército perteneciesen a los honestiores.

SENADORES Y FAMILIAS SENATORIALES

Los senadores estaban en la cumbre de la escala social. El senado varió


su composición cuando Constantino creó un nuevo senado para Constan-
tinopla compuesto de 300 miembros. Más adelante, en 358-359, el senado
de Constantinopla elevó el número de senadores a 2.000 y el de Roma pasó
de 600 a 2.000 miembros. La ampliación del número de senadores condu-
jo, inevitablemente, a la promoción de miembros del orden ecuestre, fun-

206
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

cionarios civiles y militares y algunos curiales que abandonaron las curias


de sus ciudades. De esta forma, como dice el panegirista Nazario, los ciu-
dadanos más influyentes de las provincias e incluso algunos bárbaros fue-
ron elevados a la dignidad senatorial. Frente a estos novi senadores, los
miembros de las antiguas familias senatoriales de Italia y de las provincias
tomaron conciencia de su superioridad, fundamentada en la tradición, en
el prestigio y en las riquezas, más que en un poder político efectivo. El dete-
rioro en el que quedó sumido el senado fue tan grande que los senadores
apenas acudían a las sesiones del senado, de tal manera que Constancio fijó
su quorum en 50 miembros.
Los senadores pagaban la iugatio-capitatio por sus propiedades agrarias,
como cualquier contribuyente romano. Estaban, además, sometidos a un
impuesto de clase, la collatio glebalis, y al pago del regalo en oro que los
senadores hacían al emperador con motivo de sus aniversarios. Como con-
trapartida, gozaban de algunos privilegios. No estaban sometidos a la juris-
dicción ordinaria y se beneficiaban de importantes exenciones fiscales. La
dignidad senatorial se transmitía de padres a hijos. Los vástagos de anti-
guas familias senatoriales llegaban a ser senadores tras el desempeño de
una magistratura, generalmente la cuestura. Pero, además, de este proceso
normal y tradicional en la nominación de senadores, el emperador tenía
mucho que decir en la designación de hombres nuevos para el senado.
Utilizaba para ello dos procedimientos: la adscripción directa al senado
(adlectus inter consulares) y su inclusión entre los clarissimi, debiendo des-
empeñar una magistratura para ser senador efectivo. De esta manera, el
senado tuvo una composición muy heterogénea en lo que se refiere al ori-
gen social, riqueza y procedencia de sus miembros. Estas diferencias, que
se formaron en el seno del senado como consecuencia de las diversas pro-
cedencias de sus miembros, dieron lugar a una jerarquización de rangos,
claramente perceptible en las titulaciones honoríficas que llevaban los
senadores. La titulación más elevada era la de illustris, seguía la de specta-
bilis y se completaba con la de clarissimus, que era la menos importante.
Desde comienzos de la época altoimperial, hubo un número relativa-
mente elevado de senadores de procedencia peninsular. Pero la mayoría de
los senadores tardoimperiales hispanos no descendían de aquellas rancias
familias senatoriales, sino que eran, por lo general, homines novi pertene-
cientes a la aristocracia constantiniana y teodosiana. Son pocas las noticias
que se tienen sobre estos senadores, pero esta escasez de noticias no impi-

207
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

de percibir el importante papel que algunos de ellos han tenido en el terre-


no político y religioso.
Por razones de origen o por el hecho de residir en Hispania o haber desem-
peñado en ella algún alto cargo, es evidente que cualquier consideración sobre
la clase senatorial peninsular debe centrar su atención tanto en los senadores
de origen hispano, que desempeñaron cargos dentro y fuera de la Península,
como en los senadores nacidos en otros lugares que ejercieron sus cargos en
Hispania (comes Hispaniarum, vicario, gobernador, etc.).

Senadores hispanos que ocupan cargos en Hispania

K. F. Stroheker, A. Chastagnol y Ch. Gabrielli han realizado el estudio pro-


sopográfico de estos personajes. Sus aportaciones han sido muy interesantes
a la hora de establecer el origen y procedencia de los ocupantes del cargo de
comes Hispaniarum y del puesto de vicario y gobernador. De los senadores
conocidos que desempeñaron el cargo de comes Hispaniarum —entre ellos
Rufino Octaviano (año 316), C. Annio Tiberano (año 332), Severo (año 336) y
T. Flavio Leto (entre el año 337 y 340)—, únicamente Severo pudo ser espa-
ñol, en el supuesto de que fuese hijo de Acilio Severo, cónsul en 323. De los
vicarii contabilizados, solo Mariniano, de ideología pagana y protector de las
ideas priscilianistas en la Península, era también originario de la misma, de
la provincia de Gallaecia, al decir de Símaco (Ep. 3, 25). De Flavio Salustio,
amigo del emperador Juliano y defensor de su política religiosa, sabemos que
tenía muchas propiedades en la Península, aunque no era de origen hispano.
Ciertamente, los resultados prosopográficos son poco halagüeños en lo que se
refiere a la determinación del origen hispano de muchos de los altos perso-
najes que sirvieron como gobernadores en la Península. Por lo pronto, no se
conocen los nombres de los gobernadores que pudieron tener las provincias
de las Islas Baleares y la Cartaginense. Por otra parte, de ninguno de los go-
bernadores atestiguados en la provincia de la Lusitania se dispone de indicios
serios que hagan sospechar un posible origen hispano. Entre los gobernado-
res de la Tarraconense, solo uno, Atilio Severo, cónsul en 323 y posible padre,
como ya hemos indicado, del vicario Severo, pudiera ser hispano. Se conocen
varios gobernadores de la provincia de Callaecia, pero de ninguno de ellos se
está en condiciones de determinar que tenga un origen hispano. Y por lo que
se refiere a la provincia de la Bética, es probable, aunque no totalmente segu-
ro, que tres de sus gobernadores sean hispanos: Egnacio Faustino (en el año

208
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

337), Decimio Germaniano (entre 353 y 360) y Tenacio Sphalangio (en el año
371), cuyo origen hispano A. Chastagnol no lo considera imposible.

Senadores de origen hispano que ocupan altos cargos civiles


o militares fuera de Hispania

No fueron pocos los miembros de la aristocracia senatorial hispana que


desempeñaron cargos importantes fuera de la Península. Las frecuentes
tensiones políticas y religiosas generadas por los emperadores, unos por
fanatismo religioso, otros por oportunidad política, dieron lugar a una gran
movilidad de personas en los altos puestos del Imperio, en los que los sobe-
ranos colocaron a sus amigos y partidarios con el objetivo de disponer de
ejecutores bien dispuestos a desarrollar sus iniciativas políticas y religiosas.
Acilio Severo, que probablemente era padre de Severo, comes Hispaniarum,
era de origen hispano, según el testimonio de San Jerónimo. Su valía per-
sonal, sus creencias cristianas y la fidelidad mostrada en el cumplimiento de
la política antipagana del gobierno explicarían en cierta manera su meteóri-
ca carrera política. Hubo también hispanos importantes de triste recuerdo.
Durante los años 353-355, Constancio II acabó con algunos contrincantes
políticos y con practicantes de ritos religiosos prohibidos, utilizando los pro-
cedimientos inquisitoriales de Paulo, un notario de origen hispano, apodado
el Cadena por su habilidad en interrogar y confundir a los procesados, que
acabó siendo condenado y quemado vivo en 361.
Flavio Salustio, que fue cónsul ordinario del año 363, junto con el em-
perador Juliano, al que le unía una gran amistad cimentada en motivos de
afinidad religiosa, es probable que fuese de origen hispano. Algunos inves-
tigadores piensan que Flavio Salustio pudiera ser el padre de Salustio
Aventino, que tenía grandes posesiones en la Península y recibió el encar-
go de enviar a Roma caballos españoles con ocasión de la celebración de
los juegos pretorianos del hijo de Símaco. La nómina de hispanos que sir-
vieron fuera de la Península es relativamente amplia. Mencionaremos úni-
camente algunos de ellos. Hispanos fueron, por ejemplo, Teodosio el Viejo y
su hijo Teodosio I, el emperador Magno Máximo (383-388), Basilio el Joven,
que, tras desempeñar varios altos cargos, todavía en el 408 aparece en Roma
como miembro del senado de Alarico, y Numio Emiliano Dexter, hijo del
obispo Paciano de Barcelona, que fue procónsul de Asia, comes rerum priva-
tarum de Oriente y prefecto del pretorio de Italia, al que sus compatriotas de

209
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Barcelona le erigieron una estatua. No es seguro que Materno Cinegio, que


desempeñó los cargos de comes sacrarum largitionum, quaestor sacri palatii y
prefecto del pretorio de Oriente, fuese de origen hispano, propuesta que se ba-
sa en el hecho de que su esposa hispana, Acantia, trasladó sus restos de
Constantinopla a Hispania. De origen hispano son probablemente también
Nebridio, padre de otro hispano del mismo nombre y cuñado de la empera-
triz Flacila; Helpidio, procónsul de África en el 402, al que Teodosio I intentó
casar con la viuda de Nebridio; Lavio Timasio, magister equitum y magister
peditum, cónsul y pariente de la emperatriz Flacila; Flavio Euquerio, tío
paterno de Teodosio I, procónsul de África en 380 y cónsul ordinario en 381;
y Flavio Siagrio, con mucha probabilidad hermano de la emperatriz Flacila,
procónsul de África en 379 y cónsul ordinario en 382.

Otros miembros de familias senatoriales hispanas

Se conocen también los nombres de otros miembros de familias senato-


riales hispánicas de los que no se posee información alguna respecto de los
puestos que hubieran podido desempeñar dentro o fuera de Hispania. Perte-
necían, no obstante, a grupos sociales selectos. Así, el poeta C. Vetio Aquilino
Juvenco procedía de una familia tradicional ilustre, pues San Jerónimo dice
de él que era nobilissimi generis hispanus. De ricas familias senatoriales his-
panas descendían también Melania la Vieja, Honorio, hermano de Teodosio,
Paciano, que sería consagrado obispo de Barcelona, Teresia, esposa de Pau-
lino de Nola, Prisciliano, calificado por san Jerónimo como de familia nobi-
lis, praedives opibus. El epistolario de Símaco y otras fuentes de información
dan a conocer a miembros de otras familias senatoriales, de probable o segu-
ro origen hispano, como las familias de Valerio Fortunato, Tuentio, Marcelo,
Baso, Eufrasio, Perpetuo, algunos de los cuales desempeñaron altos cargos,
aunque no se pueda especificar su tipo y categoría. Por otra parte, la carta del
obispo Severo, en la que da a conocer la persecución desencadenada entre el
416-418 contra los judíos de las Islas Baleares, recoge los nombres de tres
judíos hispanos ilustres: el senador Lectorio, Ceciliano, que llegó a ser defen-
sor civitatis, y otro Lectorio, que era un gran propietario. Estaban también los
parientes del emperador Honorio, Dídimo y Veriniano, calificados por Orosio
como iuvenes nobiles et locupletes, y sus hermanos Lagodio y Teodosiolo.
Pese al asentamiento de los bárbaros en Hispania y a la ocupación y acapa-
ramiento en manos de los nobles bárbaros de muchas tierras de antiguos

210
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

terratenientes, las familias nobles hispanorromanas no desaparecieron total-


mente. Las fuentes literarias y epigráficas registran los nombres de personas
pertenecientes a la nobleza hispana. Una inscripción procedente de la necró-
polis de Tarragona recoge el nombre de Avencio, vir honoratus, que murió en
el 465. Otras fuentes mencionan a la noble familia de los Cantabrii de
Coimbra. Un miembro de esta familia fue capturado por los suevos en el 464.
Sabemos también que Lusidio, primer magistrado de Lisboa, entregó la ciu-
dad a los suevos en el 460 y que el noble Palagorio fue comisionado por los
galaicos ante Teodosio II.

Grandes propietarios

La Península poseía también un número elevado de propietarios que no


pertenecían probablemente a la alta aristocracia senatorial, pero que poseían
prestigio, honor y muchas tierras, a juzgar por los calificativos empleados en
las fuentes de información. En esta situación se encontraban los honorati et
possessores del valle medio del Ebro, zona en la que abundaban las villae. El
conflicto que sostuvieron en el año 465 el obispo Silvano de Calahorra y Asca-
nio, metropolitano de Tarragona, dio lugar a un intercambio epistolar de estos
dos obispos con el papa Hilario. Gracias al cruce de cartas que se produjo, se
sabe que el obispo de Calahorra recibió el apoyo de los honorati y possessores,
es decir, los nobles y terratenientes de las ciudades de Turiaso (Tarazona),
Cascantum (Cascante), Calagurris (Calahorra), Vareia (Varea-Logroño), Tritium
(Tricio), Libia (Herramélluri) y Virovesca (Briviesca). Por otra parte, en los
mosaicos de varias villae figuran los nombres de algunos personajes, posible-
mente los nombres de los dueños de esos complejos agrarios, aunque no hay
seguridad plena de ello. Tales pudieran ser los casos de Cardilio y Avita (pro-
pietarios de una casa en Torres Novas, Portugal), Dulcitius (en la villa de El
Ramalete, Navarra), Fortunato (en la villa de Fraga), Vitalis (en la villa de
Tossa de Mar) y Materno (en la villa de Carranque, Toledo).

Los grandes comerciantes y navicularii

La producción interna peninsular no bastaba para atender la demanda


de objetos de lujo que se originaba en Hispania. Los comerciantes, los nego-
ciantes y los transportistas satisfacían esa necesidad importando esos obje-

211
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

tos. Compraban los productos en los lugares donde se confeccionaban y los


transportaban hasta los lugares de distribución y de consumo donde los ven-
dían. Evidentemente, el papel de los comerciantes y de los navicularii en la
estructura comercial de la diocesis Hispaniarum era esencial. El mayor volu-
men de los productos de importación llegaba a la Península a través de las
ciudades portuarias; pero los comerciantes y navicularii también hacían lle-
gar esos productos a las ciudades del interior, que se habían convertido en
centros de consumo y de distribución. Los comerciantes, los hombres de ne-
gocios y los armadores que transportaban las mercancías se agrupaban en
hermandades y agrupaciones corporativas (corporationes y collegia). Al co-
mienzo de la época tardoimperial la pertenencia a estas c orporaciones era
voluntaria, pero, andando el tiempo, estas asociaciones se convirtieron en
organizaciones controladas por el poder imperial y puestas al servicio de los
intereses del Estado. Los navicularii hispanos, por ejemplo, estaban obliga-
dos a transportar a Roma los productos de la annona y a facilitar con ello el
abastecimiento de la capital imperial. Para asegurar ese servicio, el Estado
romano impuso a los navicularii determinadas obligaciones, pero también
les concedió algunos privilegios, que se hallan recogidos en el Código Teo-
dosiano. Así, en una disposición emitida por Constantino el 8 de marzo de
324 (C.Th., XIII, 5, 4) se prohibía terminantemente la detención de las naves
de los armadores hispanos que hubiesen arribado a Roma procedentes de un
puerto hispano trayendo en ellas un cargamento fiscal; tampoco se podía
endosar a estas naves hispanas una carga extraordinaria que les impidiera
cumplir el servicio que tenían asignado. Y en otra disposición del 19 de
mayo de 326 (C.Th., XIII, 5, 4), dada por el mismo emperador, se ordena que
las naves de los navicularii hispanos no sean detenidas o retenidas en su
camino hacia Roma llevando cargamentos fiscales. Es evidente que con
estas disposiciones el Estado buscaba controlar el transporte de los sumi-
nistros anonarios a Roma. No fue éste el único procedimiento que utilizó el
Estado romano, pues adoptó las medidas pertinentes para que los armado-
res (navicularii) se integraran en corporaciones solidarias. Finalmente, el
oficio de armador acabó por convertirse en hereditario. El opresivo control
que el Estado romano impuso en esta a ctividad socioeconómica no fue sufi-
ciente para evitar que los armadores cometieran frecuentes abusos, que las
fuentes de información mencionan a grandes rasgos: negociar con las mer-
cancías del Estado, retrasar intencionadamente la llegada de las naves a
puerto y camuflar en su corporación a algunos negociatores con la intención
de que pudieran dedicarse a la actividad comercial sin pagar impuestos.

212
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

La jerarquía eclesiástica

A comienzos del siglo IV, cuando apenas estaban cicatrizadas las heridas
causadas por la persecución de Diocleciano, la expansión del cristianismo
dentro de la sociedad hispanorromana era ya muy importante. Baste recor-
dar el número de comunidades cristianas representadas por sus obispos y
pastores en el Concilio de Elvira, celebrado en los primeros años del siglo
IV. Hasta el reconocimiento oficial del cristianismo, los edificios y propie-
dades de las comunidades cristianas se hallaban en una situación jurídica
ambigua y difícil. Pero cuando Constantino reconoció oficialmente al cris-
tianismo, abrió las puertas de par en par al enriquecimiento desmedido de
la Iglesia, con las donaciones imperiales y las exenciones fiscales que se
hicieron a su favor. En 382, Graciano permitió que los bienes eclesiásticos
siguieran estando libres del pago de los munera sordida, pero no de los mu-
nera extraordinaria. Poco tiempo después, en 397, un texto legal establecía
que las iglesias debían quedar eximidas de los munera extraordinaria y de
los sordida.
A las donaciones imperiales y exenciones se sumaron la entrega de tie-
rras y los obsequios que libremente entregaban los fieles o que eran cap-
tados por el clero mediante una imperceptible presión psicológica. De esta
forma, las propiedades de las iglesias aumentaron considerablemente.
Este patrimonio eclesiástico se justificaba doctrinal y moralmente por la
necesidad que tenía la Iglesia de disponer de recursos abundantes para
mantener la estructura eclesial y para atender a los pobres, viudas y huér-
fanos indigentes, sectores sociales que el mundo religioso pagano tenía
abandonado.
Algunos miembros de la clase senatorial se hicieron obispos en el siglo IV,
movidos, sin duda alguna, por una decantación profunda de su fe cristiana.
Fue una opción religiosa; prefirieron ocupar sedes episcopales y cargos ecle-
siásticos en lugar de altos cargos en la administración civil y militar, que
probablemente hubieran podido ocupar sin dificultad en razón a su presti-
gio social y preparación. Los ejemplos conocidos de Paciano de Barcelona,
de Osio de Córdoba, de Prisciliano de Ávila y de Juvenco, ordenado sacer-
dote, hacen suponer que no fueron pocos los casos de miembros de ricas y
nobles familias que ocuparon altos puestos eclesiásticos.
Evidentemente, los motivos que movieron a muchos de los aspirantes a
codiciar las sedes episcopales fueron, fundamentalmente, de carácter reli-

213
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

gioso, pero el hecho de que el cargo de obispo gozase de privilegios e inmuni-


dades y brindase, por otra parte, algunas posibilidades de enriquecimiento,
lícito e ilícito, hacía que ese puesto fuese muy apetecido. Obispos y clérigos
disponían de su propio patrimonio familiar como cualquier persona laica,
pero, además, podían utilizar su ascendencia psicológica y religiosa para
solicitar la generosidad de sus fieles; una conducta que el Concilio de Car-
tago de 397 censuró y que Valentiniano I trató de frenar prohibiendo a los
clérigos recibir bienes de una viuda o de un huérfano bajo pena de confis-
cación. Por otra parte, los obispos eran administradores de los bienes de la
Iglesia, que no podían vender, aunque las infracciones a este respecto fue-
ron muy frecuentes.
Los obispos y el clero disfrutaban además de algunos privilegios, como
el otorgado por Teodosio I en el año 381, cuando dispensó a los obispos de
la obligación de testimoniar ante la justicia. También en el Concilio de Car-
tago del año 401 se dispuso que ningún clérigo estuviera obligado a prestar
testimonio ante un juez laico. Sus propiedades, por otra parte, estaban
exentas del pago del impuesto sobre la tierra. Se trataba de un derecho que
Constancio suprimió en el año 360, a propuesta de los obispos itálicos, his-
panos y africanos, pero que permanecía en vigor cuando las propiedades
eran de la Iglesia. De acuerdo con esta normativa, los miembros del clero
debían pagar impuestos por sus propios dominios y por los que adminis-
traban de otros propietarios, dando a entender con ello que algunos laicos
habían confiado a clérigos complacientes la gestión de sus tierras para
poder escapar al pago de ese impuesto.
La jerarquía eclesiástica, cargada de riquezas y privilegios, se convir-
tió en instrumento capital de la maquinaria estatal. Pero con ello perdió
impulso parte de la fuerza revolucionaria que le empujaba a transformar
la sociedad romana, difuminando bastante con ello su anterior papel de
sólida esperanza material y espiritual de los indigentes, de los necesitados
y de los oprimidos por la ley. La alta jerarquía eclesiástica, decidida a de-
fender y ampliar sus posesiones y privilegios, corría el riesgo de situarse
en un nivel de opresión social semejante al que ejercían los grandes pro-
pietarios y los altos funcionarios imperiales. Es probable que la mezcla de
poder religioso, político y económico, que se materializaba en la figura de
muchos obispos, fuese la causa (no solo por motivos sociales y políticos)
de que los bagaudas del valle del Ebro atacaran y mataran al obispo León
de Tarazona.

214
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

Defensor civitatis

Pero sería un error de apreciación considerar que toda la jerarquía his-


pana era rica y poderosa y que estaba unida a los nobles y ricos por pode-
rosos lazos de interés común. El conflicto de los priscilianistas permite
apreciar de forma bastante significativa que había obispos y clérigos parti-
darios de una forma de vida más sobria y humilde, que se enfrentaron a la
jerarquía episcopal rica y poderosa.
Ciertamente, la organización eclesiástica, que a veces mostraba un ros-
tro de opulencia material y de intolerancia religiosa, seguía también el man-
dato evangélico y procuraba velar por los intereses de la comunidad cívica,
asumiendo en un momento dado el cargo de defensor civitatis, en conso-
nancia con el poder imperial. Este cargo fue creado por Valentiniano. Es
probable que a la hora de tomar esa decisión le moviese el deseo de mitigar
los efectos negativos que la generalización del sistema de patronazgo estaba
causando a la desamparada masa popular. En un comienzo, el defensor civi-
tatis, conocido también como defensor plebis y patronus plebis, era nombra-
do por el prefecto del pretorio, con la encomienda de que protegiera los
derechos de la masa contra los abusos de los poderosos. En una disposición
legal (C. Justin., I, 55, 4) dice que debía cumplir con el pueblo los deberes de
un padre. Más adelante estos defensores fueron elegidos por todos los ciuda-
danos y, finalmente, por el alto clero, magistrados, possessores y curiales.
Los obispos y los clérigos, que ya tenían de suyo mucho prestigio y poder en
las ciudades, vieron en este cargo otra manera más de llenar de contenido su
función mediadora entre las ciudades y el poder central y entre los humildes
y los déspotas poderosos. Acoger las reclamaciones de los humildes contra
los abusos de los poderosos, atender las peticiones de las gentes en asuntos
legales de menor importancia (minorae causae), defender a los miembros de
la curia en los problemas que pudieran surgir durante el desempeño de sus
funciones curiale s y velar por la integridad del territorio de las civitates son
algunos de los cometidos atendidos por los defensores civitatis.

Curiales

A comienzos del Imperio las candidaturas para el decurionado y las ma-


gistraturas locales eran voluntarias. Los candidatos debían cumplir ciertas
condiciones previas: derecho de ciudadanía por origen (origo) o de residen-

215
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

cia (incolatus) y un mínimo de propiedades desde la época de los Severos.


Los miembros de la curia municipal eran los que dinamizaban la vida eco-
nómica y cultural de la ciudad, realizando construcciones públicas, cele-
brando festejos y proveyendo de víveres a la población. Todavía en el 458
Mayoriano definía a los curiales como nervos rei publicae et viscera civita-
tis; pero lo cierto es que desde el siglo II y, sobre todo, a partir del siglo III,
la generosidad de los curiales y de los ricos ciudadanos en favor de su
ciudad decayó, al mismo tiempo que aumentaban los gastos. Atender con
largueza a las necesidades de la ciudad dejó de ser un tema de honor y de
orgullo cívico y pasó a ser una imposición cívica y una obligación moral.

El Imperio romano era un conglomerado de ciudades que no tenían el


mismo tamaño, ni las mismas disponibilidades económicas, ni el mismo nú-
mero de habitantes. Consecuentemente, sus consejos municipales (curiae)
no disponían del mismo número de miembros, ni éstos disfrutaban de un
poder adquisitivo similar. Los curiales de ciudades importantes, como,
por ejemplo, los de Antioquía, podían realizar grandes dispendios en bene-
ficio de su ciudad, porque sus recursos eran muy grandes. Sin embargo, los
miembros de los consejos municipales de algunas ciudades pequeñas apenas
podían cumplir con las condiciones mínimas para ser curial; pero, tanto en
un caso como en el otro, los curiales estaban sometidos a las mismas exi-
gencias recaudatorias, porque las reformas administrativas impulsadas por
Diocleciano no llegaron a producir un organigrama burocrático completo en
el que hubiese una sección fiscal concreta que se responsabilizase de la re-
caudación directa de los impuestos de las ciudades y de sus territorios. El
poder imperial utilizó el camino de en medio y encomendó a los miembros
de la curia la desagradable tarea de tener que recaudar los impuestos de su
ciudad, de cuya percepción y cuantía los curiales se hacían responsables con
la garantía de sus propios bienes. La situación de los curiales entre un Esta-
do insaciable y exigente y una masa popular, que a veces no podía pagar sus
impuestos, era difícil y comprometida. Ante la resistencia de los poderosos,
que no estaban dispuestos a ver mermados sus ingresos, los curiales presio-
naban fuertemente sobre el resto de los contribuyentes. Frecuentemente
eran objeto de la animadversión de sus conciudadano s. Varios autores cris-
tianos dan testimonio de ese odio. San Juan Crisóstomo hace en su tratado
de la Penitencia la siguiente pregunta: ¿qué cosa hay peor que un perceptor de
impuestos? A mediados del siglo V Salviano de Marsella dice cruda y lacóni-
camente: tantos curiales, tantos tiranos.

216
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

En época tardoimperial ser curial de una ciudad seguía siendo algo im-
portante, pero ya no era como antes un cargo envidiado y apetecido. De
hecho, algunos ciudadanos pudientes intentaban eludirlo de diversas mane-
ras legales e ilegales. El Estado procuró evitarlo convirtiendo el cargo en
hereditario. Por una disposición de Constantino del año 320 (C.Th., 12, 1, 7),
referida a la provinciam Karthaginem, pero que se hará extensiva luego al
resto de las provincias, se tiene conocimiento de que los hijos de los curiales
quedaban adscritos al cargo a la edad de 18 años. A este respecto, cuando se
hacía necesario cubrir las bajas producidas en la curia municipal, los duo-
viri elaboraban una lista de candidatos a las funciones curiales en la que
figuraban todos los propietarios que tuvieran un mínimo de 25 iugera de tie-
rra, lo que constituía el patrimonio mínimo necesario para ocupar el cargo
de curial, según reza una disposición de los emperadores Constancio y
Constante del año 342 dirigida a Rufino, comes de Oriente (C.Th.,12, 1, 33).
De esta manera, cualquiera podía entrar a formar parte del ordo decurio-
num, si tenía 18 años de edad y los recursos mínimos exigidos.
La actividad de los curiales en época tardoimperial era de suyo onerosa,
pero lo que la convertía en arriesgada y rechazable era la función recauda-
toria añadida por Diocleciano al cargo, con garantía de las propias tierras,
de las que los curiales no podían desprenderse con facilidad, pues una ley
de Valentiniano del año 370 (C.Th., 12, 1, 72) obligaba a entrar en la curia
al comprador de los bienes de un curial, que se desprendía de ellos para
dejar de pertenecer a la curia. Algunos curiales lo hacían utilizando proce-
dimientos legales válidos, pues procuraban ocupar cargos y funciones que
quedaban eximidas de la obligación de ocupar esos cargos municipales. A
este respecto, estaban dispensados del desempeño del cargo de curial los
senadores, el clero y los funcionarios de la administración civil y militar.
También lo estaban los profesores de gramática y retórica, pues se enten-
día que ya desempeñaban una función pública en la ciudad. Estas dispen-
sas eran reales y beneficiosas y ante ellas cabe la sospecha de que algunas
vocaciones eclesiásticas y funcionariales fraguaran y crecieran en el deseo
de escapar de esa ingrata situación y alcanzar puestos más elevados. Pero
los curiales que deseaban dejar su cargo, sin estar en condiciones de utili-
zar los procedimientos legales reseñados que otorgaban la dispensa, deser-
taban y emprendían la huida, a sabiendas de que sus propiedades serían
adjudicadas a los curiales nombrados en su sustitución. Las huidas de los
curiales fueron muy frecuentes. Una constitución de Constantino del año

217
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

317 (C.Th., 12, 1, 72) notifica a Octaviano, comes Hispaniarum, que los
curiales hispanos estaban desertando de sus ciudades. Pero la huida y el
abandono del cargo de curial no fue un fenómeno exclusivo de aquellos
curiales, apretados de recursos, que preferían abandonar su propiedad
antes que soportar funciones tan pesadas. El abandono del cargo de
curial también se dio entre curiales ricos. P. Petit ha estudiado el orden
decurional de Antioquía. De su trabajo se desprende que de los 55 curia-
les conocidos, 20 eran personas que huyeron o intentaron huir. Pero la
consecuencia inevitable de esta evasión del cargo de curial por procedi-
mientos legales o ilegales era que las ciudades perdían cuantitativa y cua-
litativamente ciudadanos muy importantes, aunque este hecho apenas
tuvo una repercusión seria en la decadencia de las ciudades, que se ha
exagerado en exceso.

LOS HUMILIORES

Constituían el escalón más bajo de la estructura social romana. Integra-


ban este grupo todos aquellos ciudadanos que carecían de un status legal
privilegiado. Formaban parte de la categoría de los humiliores, que desde el
punto de vista socioeconómico no eran un grupo homogéneo, los pequeños
campesinos, la plebe urbana, los medianos y pequeños comerciantes, los
artesanos, los trabajadores asalariados, los colonos, etc. En los textos tar-
doimperiales los humiliores aparecen también designados con el término de
tenuiores, más sugerente que el de humiliores a la hora de resaltar su lamen-
table condición socio-económica.

PLEBE URBANA Y PROFESIONES

Las fuentes de información distinguen entre plebe urbana y plebe rústi-


ca. Ciertamente, la plebe urbana tardoimperial no estaba en la misma situa-
ción socioeconómica que antaño. El deterioro económico, la inflación y el
alza de los precios repercutieron con mayor o menor intensidad en todos los
sectores sociales de la ciudad y afectaron especialmente a la plebe urbana.
Los curiales, que eran los que tenían que adoptar las medidas pertinentes
para aliviar la situación de las capas bajas de la sociedad urbana, soporta-
ban la mayoría de ellos una situación económica angustiosa.

218
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

La plebe urbana estaba integrada por diversos sectores sociales, que no


formaban una estructura social unitaria, sino que constituían un conglome-
rado de grupos sociales heterogéneos: trabajadores eventuales, obreros de
las empresas públicas, comerciantes, artesanos y funcionarios. La puesta en
funcionamiento de las nuevas provincias y de los organismos creados por las
reformas administrativas de Dioc leciano necesitó de la utilización de una
amplia plantilla de humildes funcionarios y empleados, reclutados general-
mente en las provincias o en las ciudades en donde estaban sus puestos de
trabajo.

Artesanos, comerciantes y tenderos

Artesanos

El número de artesanos y la diversificación profesional de los mismos


variaba de un lugar a otro. Las grandes ciudades contaban con muchos arte-
sanos y profesionales, necesarios para satisfacer la demanda ciudadana de
todo tipo de productos industriales y artesanales. Había tejedores, hiladores
y tintoreros, que confeccionaban productos de distintos precios y calidades.
No faltaban los forjadores y los especialistas minuciosos que empleaban los
metales preciosos en la elaboración de productos de gran valor comercial.
Estaban también los artesanos que trabajaban las diversas modalidades de
la piedra y la madera. Asimismo, eran usuales los artesanos del cuero, del
vidrio, del barro y los dedicados a la construcción.
No todos los artesanos y profesionales gozaban de la misma considera-
ción social ni obtenían los mismos beneficios de su trabajo. La entidad y las
características de la actividad artística desarrollada, el valor de la materia
prima utilizada y las exigencias técnicas requeridas en la fabricación de los
productos hacían que no todos los artesanos y profesionales tuviesen la
misma importancia. Los orfebres y joyeros, por ejemplo, estaban más con-
siderados que los tejedores, bataneros, ceramistas, etc.
Sabemos muy poco de la estructura artesanal existente en Hispania. Gra-
cias a la Arqueología conocemos algunos objetos salidos de talleres artesana-
les. La mayoría de ellos fueron producidos en pequeños talleres familiares,
donde trabajaban los miembros de la familia, ayudados, tal vez, por algún
esclavo. Los grandes talleres eran de propiedad estatal. La Notitia Dignitatum

219
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Occidentalis da a conocer la existencia en las islas Baleares de un taller


estatal de tintorería (bafia), que administraba un procurator. En esos ta-
lleres estatales solían trabajar esclavos, condenados de la justicia, pero
también operarios libres. En una ley de Valentiniano I se designaba a los
trabajadores de las tintorerías estatales con la expresión ex familia, lo que
deja entender que muchos de sus trabajadores eran o habían sido escla-
vos de la familia imperial.
Los talleres estatales cubrían parte de la demanda más apremiante del
Estado. El resto de la producción se dejaba en manos de la iniciativa priva-
da, que no era totalmente libre ni en sus decisiones ni en su organización.
Los artesanos estaban obligados a formar parte de los collegia profesionales.
A través de ellos el Estado vigilaba el pago del impuesto quinquenal de la
collatio lustralis y exigía la prestación de diversos servicios (munera) en be-
neficio de las ciudades y del Imperio. El Estado necesitaba controlar a este
sector de la producción para garantizar a las ciudades y al imperio los pro-
ductos artesanales demandados. El Estado lo sabía y Valentiniano I obligó a
los herederos de los artesanos a continuar en el oficio de sus padres, bajo la
pena de pérdida de los bienes heredados. Más tarde se impuso la herencia
forzada del oficio y se impidió la fuga de los collegiati, prohibiéndoles alis-
tarse en el ejército, marchar al campo para dedicarse a las tareas agrícolas o
recibir las órdenes religiosas. En algunos casos, estas huidas estaban forza-
das por la necesidad. Para muchos artesanos el pago de la collatio lustralis
suponía cada cinco años un desembolso cuantioso de oro, con un cambio
muy elevado en razón a la inflación galopante, que no podían pagar quienes
obtenían pequeños beneficios por sus ventas.

Comerciantes y tenderos

Las grandes empresas de comercio estaban en manos de negociatores,


algunos de los cuales, sobre todo los que poseían grandes negocios, podían
formar parte de los honestiores. Los pequeños y medianos comerciantes
pertenecían a la clase de los humiliores. Algunos de ellos eran de proceden-
cia oriental. En las grandes ciudades de Hispania se instalaron colonias de
mercaderes orientales. Hay testimonios de ellas en Tarragona, Sevilla, Mé-
rida, Beja y Lisboa. Comunidades judías hubo también en muchas otras
ciudades hispanas. Al igual que los artesanos, los mercaderes estaban agru-
pados en corporaciones especializadas en la venta de determinados pro-

220
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

ductos: pan, carne, legumbres, vestidos, ungüentos etc., que ofertaban en


pequeñas tiendas, localizadas generalmente en los foros de las ciudades.
Algunos mercaderes iban de pueblo en pueblo vendiendo sus mercancías, a
semejanza de lo que hacían los buhoneros a escala menor. También los obis-
pos y el bajo clero encontraron en la actividad comercial al por menor un
modo de obtener pingües ganancias, dado que quedaban exentos por su con-
dición de eclesiásticos del pago del impuesto de la collatio lustralis que satis-
facían el resto de los comerciantes. El Concilio de Elvira intentó encauzar la
actividad comercial que practicaban algunos miembros del clero. El canon
19 dice: Los obispos, presbíteros y diáconos no salgan a negociar fuera de sus
lugares, ni anden de provincia en provincia en busca de p ingües ganancias.
Ciertamente, para procurarse el sustento necesario, envíen a su hijo, liberto,
empleado, amigo o cualquiera otro. Y si quieren dedicarse al comercio sea den-
tro de la provincia. A pesar de que muchos comerciantes tenían dificultades
a la hora de pagar sus impuestos, era evidente que la actividad comercial lle-
vaba adherida la impresión de ganancia desmedida y de engaño. El obispo
Paci ano de Barcelona recriminaba a sus feligreses que se enriqueciesen
negociando, comprando y robando.

Profesiones intelectuales

Las reformas administrativas de Diocleciano fueron posibles porque


disponía de un extenso plantel de funcionarios, cuya formación no fue ne-
cesario improvisar de la noche a la mañana, debido a que en el Imperio
romano existía un sistema educativo eficiente. La formación de cualquier
persona comenzaba con la enseñanza elemental a cargo de los magistri ludi.
Seguía luego la segunda etapa educativa, encomendada a los grammatici, y
se acababa con la enseñanza superior, impartida por rhetores y oratores.
Testimonios epigráficos y literarios dan a conocer que Hispania contó en
las tres etapas educativas con una nómina importante de profesionales. No
todos ellos necesitaban tener el mismo grado de preparación, ni recibían,
por supuesto, los mismos emolumentos. El decreto de Diocleciano sobre los
precios máximos que estaban permitidos cobrar por una amplia serie de
productos y servicios, fijaba en cuarenta, doscientos y doscientos cincuen-
ta denarios, por alumno y mes, el sueldo que podían percibir los profesores
de cada una de las tres etapas educativas. Tampoco tenían, por supuesto, el
mismo reconocimiento social. Recuérdese, por ejemplo, que los profesores

221
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

—grammaticus y rhetores— en las ciudades estaban exentos del desempeño


del cargo de curial.
Las personas dedicadas a la enseñanza no eran los únicos profesionales
existentes en las ciudades. Los habitantes de las ciudades precisaban tam-
bién del trabajo de médicos, veterinarios, escultores, arquitectos, pintores,
etc., que gozaban de ciertas inmunidades económicas y de tener que desem-
peñar cargos públicos en la ciudad. Estaban también los profesionales dedi-
cados a los espectáculos del teatro, anfiteatro y circo que chocaron contra la
obstinada oposición de la Iglesia. Un canon del Concilio de Elvira exigía al
auriga y al cómico, que deseaba hacerse cristiano, la renuncia a su oficio.

PLEBE RÚSTICA

La plebs rustica estaba constituida por los grupos de población que resi-
dían fuera de la ciudad. La mayoría de los componentes de la población
plebeya rural se dedicaba a las tareas agrícolas, pero también vivían en el
campo numerosos artesanos que producían el utillaje agrícola y los reci-
pientes para los productos. La masa trabajadora agrícola, que era la fuerza
de trabajo fundamental, estaba integrada por diversos estratos sociales.
Entre ellos se encontraban los pequeños propietarios que residían en el
campo, los colonos, los trabajadores asalariados que apalabraban con el
propietario de la finca el salario convenido por su trabajo, los trabajadores
temporeros, que se trasladaban de finca en finca en la época de la cosecha
y de la recolección, los que tenían tierras in precario, los arrendatarios y,
finalmente, los esclavos, que no pertenecían a la plebe ni a los humiliores
porque no eran ciudadanos.
Los campesinos que poseían tierras en precario, disfrutaban de una
posesión que podía revocarse en cualquier momento. El dueño de la tierra
exigía como compensación una renta o determinados servicios. Las tierras
de los dominios imperiales y la de los grandes propietarios que no explota-
ban directamente con trabajadores y esclavos propios, se entregaban en
arriendo. En el caso de las tierras estatales, los alquileres eran de larga
duración y abarcaban tres modalidades: arriendos iure perpetuo, que otor-
gaban el disfrute indefinido de la tierra pagando por ello el alquiler esta-
blecido; arriendos iure privato salvo canone, que eran una especie de venta
en la que la persona que compraba el arriendo pagaba en el acto una parte

222
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

y el resto lo satisfacían los sucesivos detentadores de la tierra, bajo la forma


de una renta anual perpetua, y los arriendos iure emphyteutico, alquileres
de larga duración establecidos con la obligación de roturar, poner en culti-
vo la tierra y plantar árboles. El pago del canon se retrasaba hasta que se
obtenían las cosechas.

Colonos

En el Imperio Tardío la situación jurídica del esclavo mejoró sustanti-


vamente gracias a distintas leyes, que hicieron que, en algunos aspectos
concretos, se equipararan a las personas libres, mientras que la masa
campesina sintió que su situación empeoraba con imposiciones de trabajo,
contribuciones al fisco y la prohibición definitiva de elegir residencia y pro-
fesión, como se aprecia en el tratamiento dispensado a los colonos. En este
aspecto, la masa campesina tardoimperial, especialmente el colonado, se
diferenciaba bastante de la masa campesina de época republicana y altoim-
perial, en las que está atestiguado el trabajo asalariado por tarea cumplida
o jornada, los arrendamientos condicionados a la entrega de una parte de
la cosecha y los arrendamientos mediante el pago de una cantidad fija de
dinero o de producto. De hecho, bajo el sistema de producción colonial,
muchas propiedades fueron divididas en parcelas y entregadas en arriendo
a colonos, que eran libres o mantenían algún tipo de dependencia con el
dueño de la tierra. La amplia difusión del sistema del colonado se vio favo-
recida por el hecho de que estas diversas formas de explotación agraria que
llevaban a cabo los campesinos libres eran complementarias de las otras
formas de explotación y aumentaban sustancialmente las limitadas posibi-
lidades de rendimiento que tenía el denominado sistema de explotación
esclavista. El colono que explotaba su propia parcela o la parcela que había
tomado como arriendo, trabajaba con la esperanza de obtener todos los be-
neficios que pudiera de la tierra y tenía, por tanto, gran interés en aumen-
tar la productividad del factor trabajo, utilizando racionalmente los medios
de producción. Por otra parte, el colono altoimperial guardaba relación con
las actividades de mercado, pues estaba obligado a pagar la renta en dine-
ro, según estaba estipulado en muchos contratos. Sin embargo, los colonos
del Imperio Tardío, sucesores en cierta manera de los colonos altoimperia-
les, aparecen mencionados en las fuentes jurídicas con nombres diversos
(originarii, originales, adscripticii, inquilini) y formaban un grupo complejo,

223
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

que iba desde los arrendatarios relativamente ricos, que acaban convirtién-
dose en propietarios de las parcelas, hasta los colonos más pobres, que pro-
bable no tenían contratos legales, ni siquiera en tiempos altoimperiales. Por
consiguiente, las situaciones de los colonos son diversas y a veces opuestas.
Se sabe que muchos pequeños propietarios independientes se convirtieron
en arrendatarios de los ricos para asegurarse su supervivencia económica,
pero también se tiene información de la tendencia opuesta, en la que algu-
nos ricos propietarios dejaron las tierras en arriendo a antiguos trabajadores
y a los bárbaros, que se asentaron en ellas como trabajadores en situaciones
próximas al colonado.
Resulta difícil de seguir cómo se llegó al colonado tardoimperial, que
convirtió al colono, que representaba la fuerza dominante de trabajo en esa
época, en un campesino dependiente, vinculado a la tierra, a partir de for-
mas de explotación tan heterogéneas como las altoimperiales, en las que el
colono era, por lo general, en alguna de ellas un productor libre y económi-
camente independiente del propietario de la tierra. Ciertamente, en la época
tardoimperial, el colono era la forma dominante del t rabajo agrícola, pero
no está probado que lo fuese en todas las partes del Imperio, ni tampoco se
dispone de un ius colonatus, un derecho propio de los colonos que se aplica-
se a todos ellos. Lo que conocemos del colonado tardoimperial proviene
ciertamente de algunas referencias literarias, de valor desigual, y de un con-
junto muy dispar de textos jurídicos que no forman una unidad y de los que
resulta muy difícil precisar los contextos socioeconómicos de los momentos
en los que fueron redactados, así como los objetivos perseguidos, aunque la
repetición de algunos contenidos deja entrever las dificultades que tenía el
estado romano en la percepción de los impuestos agrarios y en las disponi-
bilidades de la fuerza de trabajo agrícola.

Finalidad fiscal

Muchas causas contribuyeron al crecimiento y evolución del colonado.


Algunas de ellas guardan relación con el desarrollo de los grandes dominios
imperiales y la consolidación de las propiedades de los terratenientes. Los
textos legislativos, por su parte, abundan en alusiones a los colonos, dejan-
do claro a este respecto que eran muy variadas las situaciones jurídicas y
las realidades socioeconómicas en las que estaban inmersos los colonos.
Algunos de los motivos que inspiraron ciertas disposiciones referentes a los

224
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

colonos tenían como objetivo primordial el deseo de mantener en unos


niveles aceptables la producción agraria, los ingresos tributarios y las tasas
de los arriendos. Había en este sentido colonos que estaban sometidos a tri-
butación, es decir, a la capitatio humana, otros, por el contrario, no estaban
subordinados al sistema fiscal, no pagaban la capitatio, aunque unos y otros
estaban sujetos, por exigencias legales, a la tierra o a su origo, esto es, al lu-
gar donde habían nacido o donde estaban censados.
La presión ejercida por los grandes terratenientes y por los conductores de
las explotaciones imperiales sobre sus tenentes de tierras produjo la huida
de algunos esclavos y colonos. Evidentemente el Estado reaccionó emitien-
do leyes que restringían cada vez más los movimientos de los colonos. Esta
política restrictiva convenía al Estado, pero también beneficiaba a los gran-
des propietarios, que, de esa manera, aseguraban la percepción de las rentas
de los colonos que trabajaban sus campos. Si el Estado no hubiese puesto
coto a las deserciones de los campesinos-colonos que pagaban la capitatio
humana, el sistema recaudatorio hubiera sufrido pérdidas enormes. También
la huida de los campesinos-colonos que no estaban sometidos al sistema fis-
cal, producía un gran perjuicio económico, pues afectaba drásticamente a la
productividad de la parcela abandonada y a la disponibilidad de mano de
obra. La situación socioeconómica en la que se encontraba el Imperio roma-
no y en la que los trabajadores agrícolas estaban sometidos a fuertes presio-
nes, hacía necesaria la promulgación imperiosa de una ley que sancionara
legalmente una situación que ya se daba de hecho, decidiendo la adscripción
definitiva de los colonos a la tierra y restringiendo algunos derechos funda-
mentales que tenían los colonos en virtud de su condición de ciudadanos
romanos y no de esclavos.
El interés en asegurar la percepción de la capitatio y de las tasas de los
arriendos no justifica todas las leyes emitidas sobre los colonos. De hecho,
cuando los colonos de algunas provincias quedaron eximidos del impuesto
de la capitatio, no por eso se vieron libres de la obligación de permanecer
sujetos a la tierra. Así, en una disposición del año 371, en la que se hallan
implicados los colonos de Iliria (C. Justin., 11, 53,1), se especifica que los
colonos de esta provincia quedaban ligados a su status, aunque no estuvie-
ran vinculados al impuesto.
A lo largo de muchas décadas se promulgaron disposiciones legales
sobre los colonos. Lógicamente, la esencia de la entidad del colonado fue
cambiando a lo largo del tiempo con mejoras o erosiones de los derechos

225
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

de los colonos, pero no se puede trazar con nitidez un esquema evolutivo


del colonado teniendo en cuenta la cantidad de años que esta institución es-
tuvo vigente. Pero, si a pesar de estas dificultades metodológicas, se desea
trazar una línea evolutiva del colonado a través de las disposiciones legales
promulgadas a lo largo del siglo IV, se percibe de inmediato, como elemen-
to sustancial, una progresiva erosión de los derechos de los colonos. Éstos
pasaron de una relación contractual con el propietario de la tierra a estar
sujetos al origo y al lugar donde estaban censados, sin permiso para mover-
se o escapar a otro lugar, acabando finalmente por ser considerados como
«esclavos de la tierra» (C. Justin., 11, 52, 1).

Nombres referidos a colonos

Dentro del rango general del colonado, son difíciles de precisar sus
categorías concretas, pues las situaciones jurídicas y las realidades socio-
económicas de los colonos eran muy diversas, como venimos diciendo
reiteradamente. Una prueba de ello es el hecho de que los textos legales uti-
licen términos diferentes para indicar las diversas categorías de colonos,
reflejo de las diferencias habidas en la formación del colonado y de las
diversas maneras de vinculación a la tierra. Así tenemos: adscripticii, cen-
siti, coloni, inquilini, originarii, tributarii... El colono más dependiente era
el adscripticius, que estaba registrado en el censo junto con el predio y el
dueño del mismo. No podía tener tierra propia ni cultivar al mismo tiem-
po la de otro. Los coloni originales estaban vinculados a la tierra por naci-
miento (origo) y por censo. En las grandes propiedades se encontraban los
inquilini, que tenían una situación próxima a los colonos, aunque esto
sigue siendo una cuestión debatida. Se supone que fueron asentados en las
propiedades como artesanos y jornaleros. Por una disposición de Valen-
tiniano, sabemos que los coloni et inquilini, dos elementos unidos por una
conjunción copulativa, fueron obligados a volver a los lugares en los que
estaban censados. Los colonos que no eran adscriptitii, tributarii, censiti,
obnexii censibus y que tenían alguna pequeña heredad, no eran censados
en el predio del rico propietario cuya tierra cultivaban, sino en la aldea
donde vivían y donde pagaban sus impuestos.
Era evidente que el colono era la pieza clave de las explotaciones agra-
rias. Sin colonos, o con pocos colonos que cultivasen las tierras, éstas pro-

226
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

ducían poco, perdían valor y el dueño obtenía menos beneficios y el Estado


menos ingresos. Por esos motivos, cuando la administración estatal realiza-
ba el censo de las tierras, de las viñas o de los bosques, inscribía al colono
(adscriptitii, tributarii, censiti, obnexii censibus) en la tasa del impuesto del
predio. Al comienzo fue un control relativo. Todavía, en esos momentos, el
Estado otorgaba mayor importancia al predio que al colono, pues los pro-
pietarios podían trasladar colonos de una finca con muchos colonos a otra
que fuese deficitaria, siempre que las fincas dependiesen de la misma juris-
dicción fiscal, pero ya una ley de Marco Aurelio y Cómodo prohibía que por
vía testamentaria se separase a los inquilini de la tierra a la que estaban
ligados. La adscripción de los colonos a la tierra bajo la dependencia de su
amo aparece sancionada en una disposición de Constantino de 30 de octu-
bre de 332 (C. Th. 5, 17): Aquella persona en cuya posesión se encontrase un
colono perteneciente por derecho a otro no solo deberá restituirlo a su status
original, sino que también deberá asumir por él las costas del impuesto de la
capitatio por el tiempo que lo retuvo... Luego, el Estado, teniendo en cuenta
los aspectos fiscales vinculados al colonado, insistió en su índole vitalicia y
en la hereditabilidad del mismo. En 371, una disposición de Valentiniano I
señalaba lo siguiente: los colonos no pueden abandonar la tierra a la que
están adscritos por su condición y nacimiento... El colono, de esta forma, por
nacimiento, condición o por otras causas se hallaba inmerso, de hecho, en
una situación intermedia entre la libertad y la esclavitud. No cabe duda que
muchos colonos consideraban intolerable y lamentable su situación; sin
embargo, otras personas ingresaban voluntariamente en el colonado, pro-
bablemente porque temían tener que soportar condiciones económicas aún
más deplorables. Las personas que no ponían fin a sus contratos de arrien-
dos en el tiempo legalmente fijado (30 años para los hombres y 20 para las
mujeres) pasaban a ser colonos. A este respecto, se puede recordar que Sal-
viano de Marsella dice que fueron muchos los pequeños propietarios libres
que prefirieron acogerse a la condición de colonos.
Los colonos transmitían su condición por herencia. No podían aban-
donar las tierras en las que trabajaban y, a causa de ello, tenían limitado
el derecho a comerciar. Las penas que se les aplicaban eran similares a las
padecidas por los esclavos, pudiendo ser encadenados y recibir castigos
corporales por parte de su patrono. Así, la disposición de Constantino del
año 332 (C. Th. 5,9,1) dice que los colonos que pretenden la fuga conviene
atarlos con cadenas al modo de los esclavos. Pero pese a estas limitaciones

227
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

e impedimentos, el colono no acabó convertido en esclavo. Era una perso-


na libre, con restricciones importantes en el disfrute del status libertatis.
Los casamientos de los colonos no eran contubernios, como los de los
esclavos, sino matrimonios, como los de las personas libres, si bien en este
aspecto sufrían la restricción de tener que tomar mujer dentro del predio.
Gozaban también del derecho de propiedad, pudiendo disponer de tierras
propias y, además, capitalizar la cosecha de las tierras arrendadas, una vez
deducido el canon establecido por el propietario. Relacionado con el tema
de los arriendos, el colono, en su condición de persona libre, tenía el dere-
cho de reclamar jurídicamente la reparación de cualquier abuso relacio-
nado con la tierra arrendada y podía ofrecer resistencia a la imposición de
tener que realizar para el propietario trabajos que no estaban especifica-
dos por la ley o que rebasaban la cuantía marcada por las cláusulas del
contrato. Pero tanta era la dependencia que tenían los colonos con respec-
to a los amos de las tierras que estas posibilidades de recurso y de defensa
legal eran más teóricas que reales.

La institución del colonado daba satisfacción a los intereses, aparen-


temente contradictorios, del Estado, de los grandes propietarios y de los
propios colonos. Con la adscripción de los colonos a la tierra, el Estado
romano aseguraba la producción agraria y la partida más importante de
los ingresos estatales. El desarrollo del colonado también favorecía a los
grandes propietarios, que se sentían librados del angustioso problema de
falta de mano de obra, veían sus campos cultivados por colonos y asegu-
rados sus ingresos. No parece ya tan claro que la institución del colonado
beneficiase a los propios colonos, máxime cuando en las disposiciones lega-
les se lanzan continuas amenazas contra los colonos que emprendían la
huida, dando a entender con ello que su situación era bastante precaria.
Probablemente algunos colonos elegían la huida porque veían recortada su
libertad de movimientos, pero había otro tipo de libertad, la libertad de la
miseria y del hambre, que fue la incómoda compañera, sin duda alguna,
de muchas personas pobres. Fue, precisamente, el afán de alcanzar la li-
bertad del hambre y el deseo de encontrar la protección de un propietario
poderoso lo que movió a muchos pequeños propietarios libres a convertir-
se en colonos, como recuerda Salviano, y son esos mismos objetivos, en
cierta manera, los que impulsaron a muchos colonos a permanecer tran-
quilos en los predios y no huir, pese a la pérdida de parte de su libertad
política y civil.

228
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

Patrocinia y patrocinia vicorum

En época republicana y altoimperial, las relaciones que suscribían vo-


luntariamente las provincias, las ciudades y los individuos con personajes
importantes eran de índole política, buscaban la ayuda política y la protec-
ción de esos personajes de relumbrón. Pero en época tardoimperial la ins-
titución estaba ya muy cambiada, y el impulso que animaba las relaciones
de patrocinio eran, fundamentalmente, de índole económica más que polí-
tica, estableciendo una dependencia absorbente y directa entre el protegido
y su patronus.
Ciertamente, en el Imperio Tardío, las circunstancias políticas, sociales
y económicas eran ya muy distintas a las del Alto Imperio. Los grandes
propietarios, muchos de los cuales disponían de ejércitos privados, se
convirtieron en dueños casi absolutos de sus predios. Los curiales temían
reclamarles los impuestos o emprender contra ellos acciones legales. Ade-
más, estos ricos propietarios tenían poder e impunidad suficiente para
apoderarse de las buenas tierras de los propietarios libres y dejarles úni-
camente las malas, como recuerda una disposición de Arcadio y Honorio
del año 398. Los grandes propietarios no solo habían logrado imponer un
dominio casi absoluto sobre sus colonos y esclavos sino que ambiciona-
ban extenderlo a los jornaleros y dueños de las pequeñas propiedades pró-
ximas a sus predios.
No eran pocos los pequeños propietarios, los jornaleros y los trabajado-
res libres de algunas aldeas (vici) que aguantaban el difícil desafío de arras-
trar una vida de estrecheces con un trabajo independiente. Era una situación
arriesgada. Estos pequeños propietarios y trabajadores libres estaban acu-
ciados por todas partes: por los curiales, que exigían el pago de los impues-
tos, y por los potentes, que deseaban adquirir nuevas tierras y disponer de
mano de obra adicional. Vivían en un mundo que caminaba irremisible-
mente hacia el patrocinio y la dependencia. La opción más beneficiosa que
los pobres tenían era acogerse al patrocinio de los poderosos (potentes), que
estaban en condiciones de poder proteger a las personas y a aldeas enteras
utilizando sus influencias o la fuerza de las armas, como último recurso. No
sabemos a ciencia cierta si el patrocinium vicorum (el patronazgo de las alde-
as, no el de las personas individuales) tuvo una fuerte implantación en la
parte occidental del Imperio. No parece haberla tenido, pues las disposicio-
nes contra el patrocinium vicorum afectan todas ellas a su parte oriental. No

229
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

obstante, Símaco y Salviano proporcionan noticias muy imprecisas de su


existencia en la parte occidental del Imperio.
Por otra parte, la propagación del patronazgo personal era un hecho
irreversible. Cada vez en mayor número, las personas poco pudientes se en-
tregaban a la protección de un patrono. El trabajador agrícola libre, que
hasta entonces se apalabraba continuamente con el mejor postor, pasaba a
trabajar únicamente para su patrón, una vez que se acogía al sistema de
patronazgo. Aquellos protegidos que tenían tierras, las entregaban al patro-
no y se quedaban con el usufructo, mediante el pago de una pequeña renta.
Los poderosos patronos sacaban ventaja de su doble condición de protec-
tores y explotadores del protegido frente a la presión tributaria del Estado.
Los emperadores, que necesitaban el trabajo y los ingresos de esos trabaja-
dores para que la maquinaria estatal funcionase, acabaron por darse cuen-
ta de que el patronato socavaba las bases del Estado, al minar su autoridad,
y prohibieron todo tipo de patrocinio, tanto de personas individuales como
de aldeas. Fue un vano intento, pues el Estado romano no disponía de auto-
ridad suficiente para hacer efectivas las prohibiciones.

LOS ESCLAVOS

El Imperio romano dispuso de muchos esclavos. Se considera que un


cuarto de la población del siglo I era esclava, aunque se trata de una mera
suposición. En cualquier caso, es un hecho evidente que durante el Imperio
Tardío el número de esclavos decayó. Varios indicios señalan ese descenso,
aunque no se pueda cuantificar con exactitud. Las dos fuentes tradiciona-
les más importantes que proporcionaban esclavos, las guerras de conquis-
ta y las prácticas reproductoras de esclavos, sufrieron un gran retroceso
durante la época tardoimperial. El Imperio romano combatía ya a la defen-
siva, y las nuevas circunstancias socioeconómicas cambiaron también el
destino de los prisioneros de guerra, que no eran reducidos como antaño a
la condición de esclavos, sino asentados generalmente como colonos. Tam-
poco se produjo una planificación de los nacimientos de condición servil
que buscara paliar el descenso de esclavos. Los análisis estadísticos reali-
zados al respecto señalan que en Hispania, al igual que en otras provincias
occidentales del Imperio, los esclavos que alcanzaron la edad de los treinta
años, fueron muy pocos. En cambio, son bastantes los esclavos manumiti-
dos que obtuvieron la libertad antes de esa fecha, produciéndose con ello un

230
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

descenso en la natalidad esclava. Hubo también corrientes culturales y reli-


giosas contrarias en algunos aspectos teóricos a la existencia de esclavos.
Así, las ideas estoicas, que postulaban que el cuerpo del esclavo podía per-
tenecer al amo pero el alma era independiente, y la difusión de la doctrina
cristiana, que predicaba la igualdad entre los hombres, defendían unos prin-
cipios que se apartaban bastante de la común opinión de las gentes, pero
que tuvieron muy poca repercusión en lo que se refiere al descenso de la
esclavitud. Es cierto que las comunidades cristianas contribuyeron a que
aumentase el número de manumisiones de esclavos e incluso se llegó a crear
la manumissio in ecclesia. Pero las comunidades cristianas, pocas al co-
mienzo, estaban inmersas en la realidad de los tiempos. Sus miembros se
movían cómodamente en dos planos distintos: teóricamente defendían la
igualdad y semejanza de todos los hombres ante Dios, pero, por otra parte,
tenían los mismos intereses que los grandes propietarios respecto a la pro-
piedad y a la esclavitud. Ellas formaban parte de una sociedad cívica y de
una organización eclesial rica y poderosa, que tenía en la práctica intereses
similares a los de los grandes propietarios, incluso en lo que se refería a los
esclavos. Es precisamente en la suavización del trato dispensado al esclavo
donde hay que apreciar la influencia decisiva de la Iglesia.

El descenso en el número de esclavos se debió primordialmente al hecho


de que el colonado se convirtió en la fuerza de trabajo más numerosa y en
la forma de explotación más ventajosa para el Estado y para los grandes pro-
pietarios. Las nuevas formas de explotación de la tierra y la disminución del
número de esclavos son factores interrelacionados, aunque es cierto que los
esclavos, que ya no abundaban en el mercado, continuaron siendo durante
algún tiempo la fuerza de trabajo de las fincas de tamaño medio, aunque
habían dejado de ser rentables. Ya no lo eran en la estructura artesanal urba-
na ni en los dominios rurales, en comparación con el trabajo del colono o el
de otros operarios. Se trataba de una simple operación matemática: deduci-
dos los gastos de compra, adiestramiento y mantenimiento de los esclavos,
el margen de ganancia que proporcionaba el trabajo servil era tan pequeño
que el beneficio obtenido corría el peligro de desaparecer ante cualquier cir-
cunstancia. Quizás, por eso, se hiciero n intentos de imitar con esclavos las
formas de explotación de la tierra mediante arrendamientos coloniales. Así,
se fue introduciendo en el sistema productivo un tipo de arrendamientos de
tierras por esclavos, que se asemejaba mucho a los arrendamientos realiza-
dos por colonos. La nueva realidad de esclavos arrendatarios se designó con

231
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

la expresión servi quasi coloni, que retenía en su enunciado su situación


legal, distinta de la de los colonos.
Tradicionalmente, el esclavo era considerado como una cosa. Formaba
parte del patrimonio del amo. Podía ser trasladado de un predio a otro, cas-
tigado, encarcelado y vendido con la tierra que trabajaba o sin ella. Carecía
de personalidad jurídica, esto es, no podían tener propiedades ni emprender
acciones legales. Su casamiento no constituía un matrimonio, era un con-
tubernio. Durante el Imperio Tardío se produjeron algunas mejoras en la si-
tuación jurídica y material de los esclavos, pese a que sus dueños siempre
vieron en ellos una amenaza potencial, pues tenían la capacidad de poder
testificar contra ellos. Septimio Severo redujo esa posibilidad a los casos de
lesa majestad, adulterio y fraude fiscal. Graciano, Valentiniano y Teodosio
la limitaron al caso de lesa majestad, ordenando castigar a los esclavos que
testimoniasen contra sus dueños. Algunas mejoras se debieron a la Iglesia.
En el siglo III, el papa Calixto consideraba válida la unión de una persona
libre con una esclava, algo que el Estado romano seguía considerando como
contubernium. Otras persiguen un fin más particular y concreto, pues esta-
ban encaminadas a proteger a los esclavos cristianos de sus dueños paga-
nos. La ley de Constantino del año 339 prohibía a los judíos poseer esclavos
cristianos. Las de Valentiniano y Teodosio castigaban con la muerte a aque-
llos que convirtiesen a otra creencia a un esclavo cristiano. Hubo también
limitaciones de la autoridad del dueño del esclavo, que fueron impuestas
probablemente por las transformaciones socioeconómicas operadas en
época tardoimperial. Así, una disposición legal imponía la adscripción del
esclavo a la tierra que trabajaba. Otra de Valentiniano I, del año 371, reco-
nocía el derecho del dueño a vender a su esclavo, pero no podía hacerlo sin
vender también la tierra a la que estaba ligado.
Es difícil hacerse una idea aproximada de la cantidad de esclavos exis-
tentes en Hispania en época tardoimperial. Sabemos, sin embargo, que la
huida de esclavos y los litigios sobre la propiedad de esclavos fugitivos,
refugiados en otras propiedades, debieron ser frecuentes en Hispania, pues
motivaron que el emperador Constantino remitiese el 18 de agosto de 332
una constitución (C. Justin., VI, 1, 6) a Tiberiano, comes Hispaniarum, en
la que le indicaba las medidas que debía tomar al respecto. Por otra parte,
Orosio ofrece datos muy significativos que hacen suponer que eran muchos
los esclavos agrícolas existentes en Hispania. En relación con los aconteci-
mientos que tuvieron lugar durante las invasiones bárbaras del siglo V,

232
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

Orosio señala que los ejércitos privados de los nobles Dídimo, Veriniano,
Lagodio y Teodosiolo lograron mantener cerrados los pasos occidentales
del Pirineo. El vocablo empleado para designar a esas tropas es el de ser-
vuli, un término con el que quizá se estuviera refiriendo a los servi quasi
coloni, esto es, esclavos empleados como colonos. También los cánones del
Concilio de Elvira se refieren a los esclavos. En uno de ellos se condena con
solo siete años de excomunión al dueño que, castigando intencionadamen-
te a su esclavo, le produjese la muerte y cinco si dicha muerte fuese casual.
En otro, que es un reflejo de intolerancia religiosa, pide a los dueños cris-
tianos que prohiban a sus esclavos poseer ídolos paganos.

BIBLIOGRAFÍA

ARNHEIM, M. T. W.: The Senatorial Aristocracy in the Later Roman Empire, Oxford,
1972.
BAJO, F.: «El patronato de los obispos sobre ciudades durante los siglos IV-V en
Hispania», MHA, V, 1981, pp. 203-212.
BALIL, A.: «Aspectos sociales del Bajo Imperio (IV-VI). Los senadores hispánicos»,
Latomus 24, 1965, pp. 886-904.
BRADLEY, K.: Esclavitud y sociedad en Roma, Barcelona, 1998.
CANDELAS, C.: «Plebs y aristocracia en el Crónicón de Hidacio: la organización polí-
tica hispanorromana en el siglo V», Polis 13, 2001, pp. 129-139.
CHASTAGNOL, A.: «Les espagnols dans l’ aristocratie gouvernementale à l’ époque de
Théodose», en Les empereurs romains d Espagne, París, 1965, pp. 269-290.
CHAUVOT, A.: «Origine sociale et carriere des barbares impériaux au IVe siecles
apres J. C.», en E. FRÉZOUL, (ed.), La mobilité sociale dans le monde romain,
Strasbourg, 1992, pp. 173-184.
CHAUVOT, A.: Opinions romaines face aux barbares au IVe siècle ap. J.-C., París, 1998.
DELAREUIL, J.: Les curies municipales et le clergé au Bas-Empire», Revue de Histoire
de droit française et étrenger, 1935, pp. 26-53.
DELMAIRE, R.: «Cités et fiscalité au Bas-Empire. A propos du rôle des curiales dans
la levée des impots», en LEPELLEY, C. (ed.), La fin de la cité antique et le début de
la cité médiévale: de la fin du IIIe siècle a l’ avènement de Charlemagne, Bari, pp.
59-70.
DURLIAT, J.: «Évêque et administration municipale au VIIe siècle», en C. LEPELEY,
(ed.), La fin de la cité antique et le début de la cité médiévale de la fin du IIIe siecle
a l’avènement de Charlemagne, Bari, 1996, 273-286.

233
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

ENJUTO, B.: «La esclavitud desde la perspectiva aristocrática del siglo IV: resisten-
cia o asimilación a los cambios sociales», Stud. hist. Hª antig. 25, 2007, pp.
469-487.
GABRIELLI, CH.: «L’ aristocrazia senatoria ispanica, nel corso del III e del IV secolo
d. C., dall’ avvento di Settimio Severo alla morte di Teodosio (193 d. C. -395 d.
C.)», Stud. hist. Hª antig, 13-14, 1995-95, pp. 331-377.
— L’ aristocrazia femminile spagnola del IV secolo d. C.: fra rivoluzione e conser-
vazione», HAnt. 21, 1997, pp. 431-444.
GANGHOFFER, R.: L’ évolution des institutions municipales en Occident et en Orient
au Bas-Empire, París, 1968.
GARCÍA De CASTRO, F. J.: Sociedad y poblamiento en la Hispania del siglo IV, Valla-
dolid, 1990.
GILIBERTI, G.: Servus quasi colonus. Forme non tradizionali di organizzazione del
lavoro nella società romana, Napoli, 1988.
GREY, C.: «Contextualizing colonatus. The origo of the Later Roman Empire», JRS
97, 2007, pp. 155-175.
HAHN, I.: «Das baüerliche Patrocinium im Ost und West», Klio 50, 1968, pp.
261-276.
HARMAND, L.: Un aspects social et politique du monde romain: le patronat sur les
colectivités publiques des origines au Bas-Empire, París, 1957.
KULIKOWSKI, M.: «The interdependence of town and country in Late Antiquity
Spain», en T. BURNS y J. W. EADIE (eds.), Urban Centers and Rural Contexts in
Late Antiquity, East Lansing, 2001, pp. 147-162.
LEPELLEY, C.: «Quot curiales, tot tyranni. L’ image du décurion oppresseur au Bas-
Empire», en FREZOURS, E. (ed.), Crise et redressement dans les provinces européen-
nes de l’ Empire (milieu du IIIe-milieu du IV siècle ap. J. C.), Actes du colloque de
Strasbourg (décembre 1981), Strasbourg, 1983, 143-156.
—«Liberté, colonat et esclavage d’ après la Lettre 24*: la jurisdiction épiscopale «de
liberalis causa» en Les Lettres de Saint Augustin découverts par Johannes Divjak,
París, 1983.
LORING, M. I. y FUENTES HINOJO, P.: «Esclavitud y servidumbre en el tránsito del
mundo antiguo al medieval», en M.ª J. HIDALGO y J. R. M. GERVÁS, (eds.), «Ro-
manizacion» y «Reconquista» en la Península Ibérica: nuevas perspectivas, Sala-
manca, 1998, pp. 247-256.
MARCONE, A.: «Il colonato del Tardo Impero: un mito storiografico?, Athenaeum 63,
1985, pp. 513-520.
MATTHEWS, J.: Western Aristocracies and Imperial Courts, A.D. 364-425, Oxford,
1975.

234
LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

MELLUSO, M.: «Alcune testimonianze in tema di mercati di schiavi nel tardo anti-
co», en Routes et marchés d’esclaves, 26e Colloque du GIREA, Besançon, 2001,
pp. 345-370.
—La schiavitu nell’eta giustinianea: disciplina giuridica e rilevanza sociale, Com-
toises, 2000.
ROSAFIO, P.: Studi sul colonato, «documenti e Studio», vol. 32, Bari, 2002.
SCHEIDEL, W.: «Real slave prices and the relative cost of slave labor in the Greco-
Roman world», Ancient Society 35, 2005, pp. 1-17.
SCHTAJERMAN, E. M.: Die Krise der Sklavenhalterordnung im Westen des Römischen
Reiches, Berlín, 1964.
STROHEKER, K. F.: «Spanische Senatoren der Spätrömischen und Westgotischen
Zeit», en Madrider Mitteilungen 4, 1963, pp. 107-132.
VILELLA, J.: «El ordo senatorius en la Hispania de Teodosio» en, R. TEJA y C. PÉREZ,
(eds.), La Hispania de Teodosio I, Salamanca, 1998, pp. 293-306.

235
TEMA VII
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN
DEL REINO VISIGODO

LAS INVASIONES

Las fuentes de información

Los acontecimientos que tuvieron lugar en la Península durante ese perío-


do están contados por varios historiadores, unos, contemporáneos, y otros,
posteriores a los hechos. Entre los primeros, se encuentran los historiadores
hispanos Orosio e Hidacio, que padecieron sus consecuencias. Olimpiodoro
de Tebas (ca. 375-ca. 430), que escribió una Historia en 23 volúmenes de la
que se conservan algunos fragmentos, recoge sucesos ocurridos en la parte
occidental del Imperio entre los años 407 al 425. También de la parte orien-
tal del Imperio procede Zósimo (floruit 490), deudor en muchos aspectos de
Olimpiodoro, que interrumpe bruscamente el relato de su obra Historia
Nova en la descripción de los acontecimientos del 410. Sozómeno (ca. 440)
es un autor cristiano, que escribió una Historia de la Iglesia desde el año 323
al 425, la que contiene algunas noticias relacionadas con este período. Son
bastantes, por tanto, nuestras fuentes de información. No es, pues, la falta
de datos la que entorpece la comprensión del segmento cronológico que
coincide con la invasión bárbara de la Península, sino las contradicciones en
las que dicha información incurre y las dificultades a la hora de encajar en
una secuencia histórica coherente todo ese cúmulo de noticias y de datos.

La complejidad de los acontecimientos

La política desarrollada en esos años en la parte occidental del Imperio


fue muy compleja y no se pueden fijar sus detalles con exactitud. La inva-
sión bárbara de Hispania es un episodio más de la serie de incursiones bár-
baras, usurpaciones, guerras civiles y otras circunstancias que ensombre-
cieron el reinado de Honorio. El emperador tuvo como tutor al vándalo
Estilicón, que se había convertido en el personaje más influyente del Im-

237
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

perio, capaz de mantener en pie, pactando con los bárbaros o enfrentándo-


se a ellos, el poder imperial, a punto de ser arrastrado por la marea de las
invasiones. En esta época emerge también la figura de Alarico, jefe de una
coalición de linajes godos, que había prestado una gran ayuda a Roma en la
lucha contra el usurpador Eugenio. Pretendía suscribir un pacto con Ho-
norio, obtener tierras y una suculenta subvención anual. Honorio se negó y
Alarico, contrariado, pasó a la acción en el año 401, intentando asediar al
emperador en Rávena. Estilicón acudió en ayuda de Honorio con sus tropas
y venció en el año 402 a Alarico en Pollentia y luego en Verona. La situación
se restableció al firmarse al acuerdo que anteriormente no se había querido
suscribir. De conformidad con las condiciones del tratado, Alarico era nom-
brado magister militum del Ilírico, recibía tierras en Dalmacia y Panonia,
además de la suculenta cantidad de cuatro mil libras de oro. Roma, en esos
momentos, necesitaba cerrar el pacto, pues los territorios de Tracia, aban-
donados por los godos de Alarico, fueron ocupados de inmediato por otros
godos liderados por Radagaiso, enemigo de Alarico, que se dirigió con ellos
hacia Italia. Fue derrotado en Florencia por las tropas de Estilicón, entre las
que figuraban los contingentes aportados por Alarico. Italia se vio libre,
momentáneamente, de un grave peligro y las tierras occidentales del Impe-
rio, por donde miles de bárbaros vagaban libremente, disfrutaron de una
incierta tranquilidad.
Pero a finales del año 406 tuvo lugar la gran invasión. Nuevas oleadas de
pueblos bárbaros —vándalos, alanos, suevos y burgundios, entre otros—
atravesaron el Rin cerca de Maguncia, se dispersaron por la Galia y atacaron
una ciudad tras otra, sin que el poder imperial pudiera impedir sus ataques.
Los provinciales veían con preocupación la nula o ridícula eficacia del poder
imperial. En Britania, el descontento empujó al ejército a hacerse con el
poder en el 406 por mediación del usurpador Marco, que fue sustituido ense-
guida por Graciano, también de efímera duración. A comienzos del 407,
Constantino III, un oscuro militar, fue elegido emperador por los soldados de
Britania, probablemente porque llevaba el mismo nombre que el otro
Constantino (el Grande), como maliciosamente indican Orosio y Sozómeno.
Constantino III sabía muy bien que, para asegurar el dominio de Britania,
necesitaba controlar las Galias. Por eso, cruzó rápidamente con sus tropas el
Canal de la Mancha, se asentó en la Galia y contuvo los ataques de los bár-
baros, que quedaron confinados en las provincias del norte de la Galia
durante algún tiempo.

238
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

Dentro de los planes del usurpador entraba el dominio de los territorios


que constituían la prefectura de la Galia. Necesitaba dar la impresión de
que la prefectura vivía una situación de normalidad institucional y proce-
dió al nombramiento del prefecto del pretorio y del magister militum. Luego
concedió a su hijo Constante la dignidad de César, señalando con esta elec-
ción el establecimiento de una línea dinástica. Con habilidad y rapidez se
había dotado de las estructuras institucionales básicas para ser reconocido
como emperador. En la estrategia de Constantino III, Hispania era una
pieza importante, por eso, apenas desembarcó en la Galia, nombró para los
cargos administrativos de Hispania a nuevos personajes (iudices), que sus-
tituyeron a los que el gobierno de Honorio había nombrado con anteriori-
dad. Los hispanos aceptaron esos nombramientos sin mucha resistencia,
posiblemente porque la administración del usurpador estaba más cercana
geográficamente que la corte de Honorio. Pero el emperador legítimo, miem-
bro de la dinastía teodosiana, contaba en la Península con un grupo muy
importante de parientes, aristócratas y ricos propietarios, partidarios de la
causa imperial, que se oponían abiertamente al usurpador. Un sector de
esos aristócratas terratenientes, que estaba emparentado con la familia de
Teodosio y tenía posesiones en diversos lugares de Hispania, encabezó la
resistencia. Entre los nobles rebeldes estaban los parientes de Honorio,
Dídimo, Veriniano, Logodio y Teodosiolo, que asumieron la lucha contra
Constantino III por sinuosos intereses personales y económicos, ocultos
bajo la fachada legal de actuar en nombre del emperador legítimo.
Por razones políticas y de seguridad, el usurpador no podía tolerar que
un sector rico y poderoso de la población hispana actuase libremente en la
Península. En esos momentos, ese sector era un peligro real y potencial,
pues podía arrastrar a su causa a nuevos partidarios y actuar en combina-
ción con las tropas de Honorio para atacar al usurpador por dos frentes,
desde Italia y desde Hispania.

La difícil secuencia de los hechos proporcionados por las fuentes

Constantino III se adelantó a esa posibilidad. Envió a su hijo Constante


a Hispania acompañado del prefecto del pretorio, Apolinar, del magister
officiorum, Decimio Rústico, y de un ejército al mando del general Geron-
cio. Fijaron su residencia en Caesaraugusta (Zaragoza) y sostuvieron con

239
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

los partidarios de Honorio algunas escaramuzas. De estas operaciones mili-


tares los historiadores ofrecen informaciones muy contradictorias, que
repercuten, inevitablemente, en la reconstrucción de un correcto encade-
namiento de los datos y en la secuencia cronológica. Si damos credibilidad
a Zósimo, cuando dice que Dídimo y Veridiano comenzaron la guerra con-
tra Constante con la ayuda de las tropas estacionadas en Lusitania (VI, 4,
3), entonces parece que la resistencia de los partidarios de Honorio se desa-
rrolló en dos fases: primero con las tropas de Lusitania y, luego, con un
ejército privado formado por campesinos y esclavos de sus propiedades.
De acuerdo con el testimonio de Zósimo, los parientes de Honorio utili-
zaron tropas de Lusitania, lo que, en principio, causa cierta extrañeza, ya que
no se disponía de información alguna para indicar que Dídimo y Veriniano
ocuparan cargos políticos y militares con mando en tropas, ni que en Lusi-
tania hubiera tropas estacionadas permanentemente. Las tropas regulares de
Hispania fueron sacadas por Estilicón un poco antes para emplearlas en
otros frentes de lucha. Probablemente, en la Península, apenas quedaría un
grupo residual. De hecho, Le Roux piensa que las tropas utilizadas pudieran
ser tropas urbanas y burgarii, esto es, milicias locales que garantizaban la
seguridad del territorio y que, en cierta manera, formaban parte del ejército.
El prestigio de Dídimo y Veriniano y su parentesco con la familia reinante
hicieron que las escasas tropas, regulares o locales existentes en Lusitania, se
pusieran de su lado. A ellas se añadieron de inmediato las tropas privadas for-
madas por esclavos y campesinos, que pusieron en un gran aprieto a las fuer-
zas de los usurpadores, hasta el punto de verse en la necesidad de solicitar la
venida de refuerzos desde la Galia. Es quizás en ese momento cuando las tro-
pas de Dídimo y Veriniano se dirigieron a los desfiladeros pirenaicos para
impedir la entrada de las tropas procedentes de la Galia y sufrieron un duro
revés. Lagodio y Teodosiolo, que no habían participado en esa acción, tan
pronto como se enteraron del desastre sufrido por los partidarios de Honorio,
emprendieron la huida, el primero a Constantinopla, el segundo a Rávena.
Constante permitió que los honorici, que constituían una unidad de su ejér-
cito, saquearan los campi Pallentini. En otoño del 408, Constante dejó sus tro-
pas en Hispania al mando de Geroncio y se dirigió a Arlés, llevando en su
séquito como prisioneros a Dídimo y Veriniano. Sin oposición activa en
Hispania, Constantino III controlaba toda la prefectura de la Galia y tenía en
sus manos suficientes bazas para negociar con Honorio, que no tardó mucho
tiempo en reconocerlo como coemperador.

240
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

El gobierno de Máximo y la entrada de suevos, alanos y vándalos

Con anterioridad, las tropas de los honoriaci,


que habían saqueado los campi Pallentini, recibie-
ron el encargo de proteger los desfiladeros pirenai-
cos e impedir que se produjeran nuevas adhesiones
a favor de Honorio. La misión asignada a los hono-
riaci de proteger los pasos pirenaicos molestó a la
población hispana, pues esta tarea se encomendaba
a las tropas nativas con arreglo a una antigua cos-
tumbre. Geroncio utilizó el descontento de la pobla-
ción para destituir a Apolinar. Constantino III, bien
porque desconfiara de las intenciones de Geroncio,
bien porque éste ya se había sublevado (ambas opi-
niones son defendidas por los investigadores), reac-
cionó de inmediato y envió de nuevo a Hispania a
su hijo Constante, elevado recientemente a la digni-
dad de Augusto, acompañado de un nuevo general,
Justino.
La llegada de Justino a Hispania molestó a
Geroncio y le empujó a la sublevación, si es que ya
no lo había hecho antes. Los honoraci y las tropas Figura 14. Siliqua
existentes en la Península se pusieron del lado de de Máximo. Barcinona.
Geroncio, bien porque los bárbaros de la Galia lo- Medida original: 13 mm.

graran que se enemistaran con Constantino III,


como opina Zósimo (VI, 5, 2), bien porque pactaran con ellos, como quie-
re Olimpiodoro (frag. 15 y 17). Geroncio nombró emperador a Máximo, un
doméstico suyo. El nuevo usurpador fijó su residencia en Tarragona y acu-
ñó moneda, en la que figura, en algunas, el letrero RESTITVTOR con los sím-
bolos tradicionales de Roma. Así, Máximo, un figurín de paja, se presentaba
a través de la propaganda simbólica de las monedas como un emperador
dispuesto a salvar el Imperio y a restaurar el orden.
Geroncio quería apoderarse de toda la parte occidental del Imperio utili-
zando la cobertura que le proporcionaba el emperador-títere que había aupa-
do al poder. Pero la consecución de sus planes dependía en gran medida de
la habilidad que mostrara en mover sus bazas políticas y del éxito de la lucha
que debía emprender contra sus dos rivales directos, Constantino III y

241
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Honorio, que a su vez eran enemigos entre sí. Geroncio consumió la mayor
parte del año 410 en combatir a Constante, que no pudo resistir su empuje.
Mientras tanto, el padre de éste, Constantino III, avanzó con todas sus tro-
pas hacia Italia para enfrentarse a Honorio. Éste no solo resistió, sino que
obligó a Constantino III a retroceder y a encaminarse hacia Arlés. Allí acu-
dió su hijo Constante. Padre e hijo estudiaron las medidas que debían adop-
tar para invertir la situación. Se decidió que Constante se dirigiese de nuevo
a luchar contra Geroncio, siendo derrotado por éste en Viènne (411) y eje-
cutado. A continuación, Geroncio puso en marcha sus tropas en dirección a
Arlés y procedió de inmediato al asedio de la ciudad, cuyo cerco levantó tan
pronto como conoció que un fuerte ejército imperial, al mando de los genera-
les Constancio y Ulfila, había entrado en la Galia y, de nuevo, había puesto
asedio a la ciudad. Constantino III, sintiendo que su fin estaba muy próximo,
se acogió al derecho de asilo en una iglesia, que no se respetó. Una vez captu-
rado, fue enviado a Italia y, durante el trayecto, murió ejecutado y su cabeza
fue exhibida en Rávena. Por su parte, Geroncio, que no tenía muchas cosas
que ofrecer a sus soldados cuando se amotinaron contra él, optó por el suici-
dio. Desaparecido su mentor, Máximo no podía mantenerse mucho tiempo
en el poder. Se fue a vivir entre los bárbaros que merodeaban por la Penín-
sula, «con los que había hecho acuerdos», según Olimpiodoro (frag. 17).
Diferente es la información de Orosio (VII, 42, 5), que señala que Máximo,
destituido por los soldados galos, «vive actualmente en Hispania, entre los
bárbaros, desterrado y en la miseria».

Momentos de tribulación en Hispania

A finales de septiembre o comienzos de octubre de 409, los suevos, ala-


nos y vándalos entraron en la Península, aprovechándose de un posible
acuerdo con Geroncio, aunque solo se trata de una suposición. En cual-
quier caso, el hecho cierto es que las correrías y saqueos de los bárbaros en
la Península se producen durante los años 409-411, cuando las tropas
romanas estaban enzarzadas en hacerse la guerra en el territorio, desaten-
diendo su cometido principal, la defensa del territorio. Eran también los
años de la usurpación de Máximo, que, al igual que su mentor Geroncio,
fue incapaz de poner fin a las muertes y destrucciones que los bárbaros
dejaban a su paso. Hidacio (42, 46-48), tomando como término de referen-
cia el pasaje bíblico de la profecía de Ezequiel (14, 21), ofrece para el año

242
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

410 un panorama desolador de la Península: la peste, las matanzas y el


hambre se unieron a los saqueos de los bárbaros.
A estas desgracias, se sumaron las actividades depredadoras de los tirá-
nicos recaudadores de impuestos (tyrannus exactor), que se apoderaban de
las riquezas y los víveres de las ciudades, luego devoradas por los soldados.
A pesar de las desgracias que Hidacio describe con tintes apocalípticos, es
evidente que la maquinaria administrativa del usurpador actuaba con cier-
ta eficacia en medio de un mundo caótico, exigiendo los impuestos y requi-
sando los víveres de los almacenes de las ciudades, incluso en los territorios
azotados por los bárbaros. Éstos saqueaban las zonas rurales por donde
pasaban. Carecían de capacidad y tiempo para asediar las ciudades y los lu-
gares fortificados, en donde se refugiaba la población hispanorromana. Era
precisamente la administración del usurpador la que expoliaba los recursos
de las ciudades y de los lugares fortificados para pagar y sostener a los sol-
dados que necesitaba para combatir a Constante y Constantino III. Por cul-
pa de unos y de otros, los provinciales siempre resultaban esquilmados,
hasta el punto que Orosio llega a decir, con cierta exageración, que muchos
ciudadanos romanos prefirieron tener pobreza y libertad entre los bárbaros
a vivir como romanos sometidos al pago de impuestos.

El sorprendente reparto de la Península

Mientras las tropas del usurpador permanecieron en la Península, los


bárbaros continuaron saqueando libremente las tierras de Hispania y mo-
viéndose de un lugar a otro, sin entrar en confrontación con el ejército roma-
no. Pero, en el 411, las tropas de Geroncio se dirigieron a la Galia para luchar
contra Constante. Cuando los bárbaros fueron conscientes de que no queda-
ban tropas romanas en la Península que pudieran contenerlos, cesaron en
sus ataques y se plantearon la posibilidad de quedarse definitivamente en
Hispania y, así, procedieron al reparto del territorio peninsular. En Gallaecia
se asentaron los vándalos asdingos, conducidos por su rey Gunderico, y los
suevos, dirigidos por su rey Hermerico. Los vándalos silingos, mandados por
Fredbal, ocuparon la Bética, mientras que a los alanos de Adax les corres-
pondió la provincia de Lusitania y parte de la Cartaginense.
El reparto bárbaro de las provincias de Hispania y sus características
geográficas han dado pie a controversias entre los historiadores. Así, unos

243
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

consideran que los bárbaros ocuparon por la fuerza los territorios hispanos,
que luego se repartieron mediante sorteo, tal y como dice Hidacio (sorte ad
inhabitandum, «para establecerse mediante sorteo»). Otros piensan que se
instalaron en tierras hispanas como «federados». Los investigadores que de-
fienden esta última postura tienen muy presente los inconvenientes que
ofrece el resultado del sorteo. Se preguntan por qué los bárbaros no ocupa-
ron ni sortearon la provincia Tarraconense ni la parte oriental de la
Cartaginense si no había tropas romanas que pudieran impedirles dicha
ocupación, dado que habían abandonado ya la Península. La distribución
resultante del sorteo tampoco explica suficientemente por qué dos pueblos
tan poderosos como los suevos (unos 25.000 hombres) y los vándalos asdin-
gos (unos 80.000) ocuparon conjuntamente una provincia tan pequeña como
Gallaecia, mientras a los alanos (entre 30.000 y 40.000) se les entregaba toda
la Bética. Algún investigador piensa que esta distribución asimétrica de tie-
rras y pueblos tendría más sentido si se considerase que los bárbaros se
asentaron en esas tierras como federados, una vez que suscribieron un
pacto de alianza con Geroncio y con el emperador Máximo. Y si esto fuese
así, no dejaría de tener importancia al respecto el hecho de que los suevos
y los vándalos asdingos se instalaran precisamente en la provincia donde se
concentraban las unidades militares que Geroncio necesitaba sacar de la
Península para atacar a Constantino III en la Galia. Orosio dice que las tro-
pas que Geroncio retiró de Hispania en el 411, entre las que posiblemente
se encontraban las estacionadas desde hacía mucho en la Península, ya no
regresaron jamás. Pensando en lo que pudiera pasar en el futuro, disponer
de aliados en unas tierras que carecían de tropas regulares iba en provecho
de los intereses de Geroncio. Esto, ciertamente, constituye una explicación
plausible, pero las fuentes de información no dicen nada semejante; por el
contrario, Hidacio afirma de forma inequívoca que el reparto se hizo por
sorteo: «se distribuyeron las regiones de las provincias para establecerse (sorte
ad inhabitandum sibi provinciarum dividunt regiones)».

De Alarico al establecimiento de Ataulfo en Barcino

Alarico estuvo como jefe de tropas federadas a las órdenes de Teodosio


en la campaña que acabó con el usurpador Eugenio. Cuando el Imperio se
repartió entre Arcadio y Honorio, Alarico, frustrado en sus esperanzas de
conseguir un alto puesto militar en el ejército romano, fue proclamado rey

244
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

por los godos y condujo a sus tropas contra Constantinopla, que no pudo
tomar. Luego dirigió sus correrías hacia el sur, a través de Tesalia. Las ac-
ciones devastadoras de los godos en la parte oriental del Imperio duraron
dos años (395-396) y fueron frenadas por Estilicón, que consiguió, además,
que el eunuco Eutropio, nuevo consejero de Arcadio, dividiera la Iliria en
dos. En 397, Alarico fue nombrado magister militum per Illiricum (en reali-
dad solo lo era para la Iliria oriental), permaneciendo a la expectativa en
esa zona conflictiva.
Mientras su pueblo recibió los víveres prometidos, Alarico se mantuvo
tranquilo, velando por los intereses romanos, pero cuando los atrasos se
acumularon, Alarico se puso en marcha de nuevo en dirección a Italia. Esti-
licón intervino rápidamente con un ejército, reforzado con contingentes veni-
dos de la Galia. Además, utilizó el peligro que representaba Alarico para
conseguir que se atendiera la petición de Honorio sobre la prefectura del
Ilírico, que había sido un tema de continuas tensiones entre las cortes de
Oriente y Occidente. La posterior muerte de Estilicón (agosto de 408) y la
política agresiva con los godos que siguieron los nuevos asesores, precipitó
la situación. Alarico pidió a Honorio cargos militares, tierras y fuertes su-
mas de dinero. Ante la negativa del emperador, puso en marcha su ejército
y asedió Roma (noviembre de 408), cuyo cerco levantó a cambio de la entre-
ga de enormes cantidades de oro y plata. Pero la retirada de Alarico fue mo-
mentánea. No tardó en plantear nuevas demandas. Renunciaba al Ilírico,
pero pedía el mando militar sobre el Nórico, Dalmacia y Venecia, además
de fuertes cantidades de trigo y dinero. La negativa del emperador puso fin
a las conversaciones. En otoño de 409, Alarico asedió Roma por segunda
vez, sembrando el pánico en la ciudad. El Senado entró en conversaciones
con Alarico y nombró emperador al prefecto de la ciudad, Prisco Atalo,
quien a su vez, según lo convenido, nombraba a Alarico magister utriusque
militiae de Italia y África. Los refuerzos de Constantinopla y la decisión del
comes Heraclio de retener en África lo suministros destinados a Roma ali-
viaron la posición de Honorio, pero agravaron la situación, tanto del empe-
rador Atalo Prisco y de Alarico, como de Roma y los godos. El arma del
hambre, utilizada tantas veces por los godos, se volvía ahora contra ellos.
Los godos estaban dispuestos a embarcarse rumbo a África para atacar
a los que retenían los víveres, pero, inesperadamente, Atalo Prisco se opuso
a ello. Probablemente, tenía miedo de que los godos se instalaran definiti-
vamente en África y se apoderan de unas provincias que se consideraban el

245
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

granero de Roma. Enseguida, Alarico se dio cuenta de que tenía muy poco
que esperar de un emperador que realmente era su protegido. Lo destituyó
y entabló nuevas conversaciones con Honorio, que habrían llegado proba-
blemente a buen puerto si no hubiera actuado en contra el general godo
Sarus, enemigo hereditario de la estirpe de Alarico. Ante la intransigencia
de Honorio, Alarico marchó contra Roma por tercera vez (agosto de 410).
La ciudad fue saqueada durante tres días. Los godos consiguieron un rico
botín y, cuando abandonaron Roma, se llevaron con ellos a Gala Placidia,
hermanastra de Honorio. Las tropas de Alarico se dirigieron al sur de Italia
con la intención de pasar a Sicilia y luego a África, donde esperaban encon-
trar el asentamiento definitivo. Una tormenta en el Estrecho de Mesina des-
truyó la mayor parte de las naves, y Alarico renunció al proyecto. Durante
el regreso, la muerte le sorprendió en Consentina (Cosenza).

Ataulfo

Le sucedió su cuñado Ataulfo. Jordanes (Get., 31) sugiere que hubo


algún tipo de elección, en la que, sin duda alguna, influyó su prestigio y su
condición de cuñado de Alarico. El nuevo rey godo tenía ante sí el reto de
una tarea inmensa: conducir a su pueblo a través de tierras hostiles, ganar-
se la confianza de los provinciales por cuyas tierras pasaban y llegar a la
Narbonense, tras cruzar los ríos Loira y Garona. En la Galia encontraron
unas tierras esquilmadas, tras el paso de vándalos, alanos y suevos, que ya
se encontraban en Hispania. Pero Ataulfo, que necesitaba alimentar a su
pueblo urgentemente, conocía muy bien la necesidad que los contendientes
romanos tenían de disponer de tropas bárbaras y decidió aprovecharse de
la situación poniéndose, con arreglo a sus intereses, al servicio bien de los
usurpadores o bien del poder legítimo.
Tras la muerte de Constantino III, Jovino, un senador galorromano, fue
proclamado emperador en Maguncia (411-413). Ataulfo trató de negociar
con este usurpador, pero no tuvo éxito por culpa de las interferencias de
Saro, el general godo que conocemos al servicio de Estilicón. Saro entró en
conversaciones con Jovino y se puso a su servicio. Jovino supuso que de
esta forma tenía asegurada su posición y nombró augusto a su hermano
Sebastián (412-413). Ataulfo comprendió que se le había cerrado ese cami-
no y decidió negociar de nuevo con Honorio, poniéndose a su servicio. Las
tropas de Ataulfo se lanzaron a la lucha contra los usurpadores. Capturó al

246
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

Augusto Sebastián, que fue ejecutado por Dardano, prefecto de la Galia.


Asedió a Jovino, el otro coemperador en Valentia (Valance, Drôme), que fue
hecho prisionero y conducido a Narbona, donde fue ejecutado.
Como recompensa por los servicios prestados, Ataulfo y su pueblo fueron
recibidos como hospites en Burdigalia y su región. Pero los víveres prometi-
dos no llegaron. Honorio no pudo cumplir sus compromisos de abastecer de
trigo a los godos debido a que Heracliano, jefe militar del norte de África, que
había sido nombrado en el 412 cónsul para el año siguiente, se sublevó en
África y cortó los suministros. Los godos vivieron de las requisas obtenidas
en unas tierras que estaban ya muy esquilmadas. Ataulfo se dirigió a Marsella
en la creencia de que esa ciudad almacenaba muchos víveres. No pudo entrar
en la ciudad porque el conde Bonifacio le cerró las puertas. Su petición de
que se le entregaran definitivamente los suministros pactados era rechazada
una y otra vez con la excusa de que previamente se debía de liberar a Gala
Placidia.
Ataulfo intentó ablandar la voluntad de Honorio proclamando emperador
a Prisco Atalo, que ya lo había sido anteriormente con Alarico. Pretendía uti-
lizar a ese hombre de paja, que gozaba ciertamente de mucha popularidad
entre sus compatriotas, para congraciarse con la sociedad galorromana y
obligar a Honorio a aceptar sus reivindicaciones. Para hacer más explícita su
voluntad de llegar a un acuerdo con Honorio y mostrar su deseo de colabo-
rar con él, tomó a instancias de Candidiano la arriesgada decisión de casar-
se con Gala Placidia (414). La ceremonia tuvo lugar en Narbona, en la casa
del noble Ingenio, en presencia del emperador-usurpador Atalo Prisco y con
la asistencia de varios nobles galorromanos. La asistencia del emperador da-
ba legitimidad a ese matrimonio mixto (los matrimonios mixtos estaban pro-
hibidos desde Valentiniano, C. Th., III, 10,1 y 14,1). La boda se celebró a la
usanza romana y cincuenta jóvenes llevaron en grandes bandejas monedas
de oro, plata y piedras preciosas, producto del saqueo de Roma del año 410.
La boda aportaba también un argumento respecto a la legitimidad de una po-
sible transmisión hereditaria. Al mismo tiempo, expresaba el ardiente deseo
de Ataulfo de colaborar con los romanos y contribuir a la grandeza de Roma.
Pero el gesto no ablandó el ánimo de Honorio y mucho menos doblegó la
voluntad del influyente general y más tarde emperador Flavio Constancio,
que aspiraba a casarse también con Gala Placidia. Constancio no dejó de pre-
sionar a los godos, les bloqueó todos los puertos de la Galia, y Ataulfo se vio
obligado a dejar Narbona y fijar su residencia en Barcelona (415). Allí, Gala

247
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Placidia dio a luz un hijo, que recibió el nombre de su abuelo materno, Teo-
dosio, el célebre emperador romano de origen hispano. Pero el infante
Teodosio, que en cierta manera sintetizaba la colaboración y el anhelo de la
unidad entre godos y romanos, murió a los pocos meses. A medida que pasa-
ba el tiempo, los problemas del abastecimiento se hacían más acuciantes. La
flota romana seguía bloqueando los puertos de la Galia y de la provincia
Tarraconense, y las requisas no eran suficientes para alimentar a tanta gente.
Algunos notables desempolvaron la vieja idea de pasar a África, pero Ataulfo
rechazó el proyecto, aferrado a su plan de llegar a un acuerdo con Honorio.
Poco después, Ataulfo fue asesinado, bien porque se le considerase respon-
sable de esa política filorromana, bien por una venganza personal.
Sigerico, hermano de Saro y organizador de la conspiración, según
Olimpiodoro (frag. 26), apenas gobernó unos días, pero tuvo tiempo sufi-
ciente para humillar a Gala Placidia, a quien exhibió por las calles de la
ciudad atada a su caballo, y matar a los hijos de Ataulfo, fruto de su pri-
mer matrimonio, con la posible intención de reducir la ascendencia del
clan de los Baltos como linaje real.

Valia

Tras Sigerico, la elección de Valia parece responder a la reacción de los


miembros del clan de los Baltos, deseosos de que uno de los suyos figurase
al frente de los godos. Los problemas de los suministros seguían sin resol-
verse y, una vez más, se recurrió al viejo proyecto de Alarico de pasar a Áfri-
ca y buscar allí tierras donde establecerse. Orosio (VII, 43, 11) indica que
un poderoso ejército, que estaba equipado con naves y pertrechos de gue-
rra, intentó pasar a África y pereció en el curso de una tempestad que des-
cargó a doce leguas del golfo gaditano. Orosio no dice expresamente que
esta expedición la encabezara Valia, pero la sitúa un año antes de que toma-
ra la decisión de firmar la paz con el Imperio.
Orosio cree que el fracaso de la expedición proyectada (Barcino-Golfo
de Cádiz-África), bastante extraña a simple vista para ser verdad, y el desas-
tre de la protagonizada por Alarico pesaron mucho en el ánimo de Valia,
que se inclinó decididamente por la paz. Además necesitaba disponer de
recursos y víveres con los que poder alimentar a su pueblo, pues no estaba
en condiciones de seguir comprando trigo a los vándalos a un precio muy

248
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

elevado, como recuerda Olimpiodoro (frag. 29, 1). El agente in rebus, Eupla-
cio, fue comisionado para iniciar las negociaciones con los godos y prepa-
rar el regreso de Gala Placidia, si las conversaciones acababan con éxito.
Éstas terminaron con la suscripción del foedus del 416. Los godos entrega-
ron a Gala Placidia y a otros rehenes de la nobleza romana y se compro-
metieron a combatir, en beneficio de Roma, a los bárbaros peninsulares.
Como compensación, los romanos enviaron a los godos 600.000 modios de
trigo, equivalentes a unos 42.500 hectolitros (Olimpiodoro, frag. 31), sufi-
cientes tan solo para unos meses. Por el momento, no les entregaban tierras
donde pudieran establecerse definitivamente.

Recuperación del dominio imperial en tierras hispanas

La salida de las tropas romanas de la Península, bajo el mando de Geron-


cio, puso en manos de los bárbaros invasores la mayor parte de los territo-
rios hispanos. Había llegado el momento de que Roma recuperase aquellos
territorios. No lo hizo con sus ejércitos, sino que encargaron a los godos que
reconquistaran en nombre de Roma los territorios ocupados por los bárba-
ros. Los godos desarrollaron su ofensiva con increíble rapidez. En muy poco
tiempo, aniquilaron a los vándalos silingos, que estaban asentados en la Bé-
tica. Hicieron prisionero a su rey Fredbal y se lo entregaron a Honorio.
Luego, acabaron prácticamente con casi todos los alanos de Lusitania, que
ejercían una especie de supremacía sobre vándalos y suevos, según dice
Hidacio (Cron., 68). Su rey Adax murió también en la matanza. Los super-
vivientes de estas masacres se replegaron hacia Gallaecia y se pusieron bajo
las órdenes de Gunderico, rey de los vándalos asdingos. En menos de dos
años (416-418), los visigodos habían acabado con dos de los cuatro pueblos
que invadieron la Península, cosa que ni los usurpadores ni los emperado-
res romanos lograron en ningún momento.
La superioridad numérica y militar de los visigodos hacía sospechar que
los otros dos pueblos asentados en Gallaecia correrían la misma suerte. Pero
el general romano Constancio cambió bruscamente de parecer y ordenó
parar la ofensiva en el 418, invitando a los godos a establecerse como fede-
rados en la provincia gala de Aquitania II. No se conocen las razones que
movieron a Constancio a ordenar la salida de los godos de Hispania. Es pro-
bable que Constancio abrigase serias dudas sobre la fidelidad de los godos
y temiese seriamente que éstos, una vez dueños de Hispania, se olvidasen de

249
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

sus pactos y compromisos. Su permanencia en la Península era un peligro


potencial e innecesario para los romanos, máxime cuando se habían conse-
guido prácticamente los objetivos de la ofensiva. Los suevos y los vándalos
asdingos estaban arrinconados en Gallaecia, una provincia periférica, y las
provincias Cartaginense, Bética y Lusitania habían sido devueltas a la admi-
nistración romana. La diocesis Hispaniarum volvió de nuevo a funcionar
con normalidad, de tal manera que Hidacio (Cron., 66) testimonia para el
año 420 la existencia de un vicario, Maurocellus, con mando sobre tropas.

La Epístola a los comitatenses de Pompelo

La Carta que Honorio dirigió a los comitatenses, que se hallaban en Pam-


plona, fue copiada en un manuscrito del siglo X que contiene, además, una
breve descripción de la ciudad, razón por la cual el copista puso a todo el con-
junto el título De laude Pampilone epistola. El interés de esta carta gira en
torno a dos cuestiones: contenido y datación. El emperador agradecía a las
tropas los servicios prestados con el aumento de las pagas, la elevación de
categoría como tropas y la concesión de alojamiento (obsequium hospitii) en
los lugares a los que debían desplazarse por razones de servicio. No puede
causar extrañeza que ese ejército de maniobra se encontrase en Pamplona,
una ciudad fortificada y, al mismo tiempo, un lugar estratégico de primera
entidad en la red de comunicaciones que, desde el valle del Ebro, conducían
a la Galia. Lógicamente, el poder imperial no podía renunciar al control de
esa zona de tanto trasiego de hombres y mercancías, en el caso de que dispu-
siese de efectivos suficientes que no fuese necesario utilizar en otros lugares.
Las tropas comitatenses, que se hallaban en Pamplona, eran de la total con-
fianza de Honorio y se emplearon con valor en una misión que desconocemos,
hasta el punto de ser recompensadas. Esta circunstancia es la que ha empuja-
do a los investigadores a preguntarse por el motivo y el momento en el que se
enviaron esas tropas a Pamplona. Algunos investigadores proceden a este res-
pecto por eliminación y ponen en duda que se encontrasen en Hispania cuan-
do los usurpadores Constantino III y Máximo controlaban la Península o
cuando las tropas godas de Valia recuperaron la mayor parte de Hispania. El
envío de ese ejército de maniobra debió de tener lugar en algún momento pos-
terior al año 418, fecha en la que el ejército godo fue retirado de Hispania y
establecido en Aquitania. Hidacio (Cron., 74) recuerda en este sentido que, en

250
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

el año 420, el comes Hispaniarum Asterio presionó con tropas romanas, que
trajo consigo o que ya estaban en Hispania, a los vándalos que tenían acorra-
lados a los suevos. Por su parte, J. Arce sitúa la epístola de Honorio hacia el
año 422 y la pone en relación con la anulación de una segunda usurpación de
Máximo, que Asterio lograría con la ayuda de las tropas romanas.

La expansión vándala por la Península

Antes de que se retiraran a Aquitania, los godos de Valia habían acabado


con dos pueblos y recuperado para el Imperio la mayor parte del territorio
peninsular. Solo quedaban los vándalos asdingos y los suevos que ocupaban
la mayor parte de la provincia de Gallaecia, según algunos autores moder-
nos, por efecto de un acuerdo con el usurpador Máximo. Otros, por el con-
trario, rechazan la conjet ura de un posible acuerdo, debido a que los suevos
no fueron federados ni recibieron subsidios ni acometieron empresa militar
alguna en nombre de la autoridad imperial.
Los conflictos entre los suevos del rey Hermerico y los vándalos de Gun-
derico comenzaron al año siguiente de la salida de los godos de Hispania por
causas que las fuentes de información no especifican, pero que pudieran
guardar relación con la segunda usurpación de Máximo, el viejo cliente de
Geroncio, que pudo estar apoyada por los bárbaros de Gallaecia. Los vánda-
los asdingos, que eran superiores en número y en capacidad militar, ya que
incorporaron a sus filas a los vándalos silingos supervivientes de las ma-
sacres producidas por los godos de Valia, arrinconaron a los suevos en los
denominados por Hidacio Montes Nerbasos y por San Isidoro Montes Er-
basos, una comarca sin identificar que suele situarse entre Asturias y León.
La oportuna intervención de las tropas romanas que mandaba el comes
Hispaniarum Asterio, salvaron a los suevos de la ruina definitiva. Hasta
hace poco, la información sobre el personaje dependía, sobre todo, de este
pasaje de Hidacio y de una pequeña noticia proporcionada por Gregorio de
Tours, pero el descubrimiento en el corpus epistolar de San Agustín de una
carta de Consencio (ep. 11*, entre octubre del 420 y mayo del 421) suminis-
tra nuevos datos sobre Asterio. Nació, probablemente, en la Tarraconense
y, al menos, estuvo emparentado y relacionado con miembros de familias
priscilianistas de aquella provincia. Hacia el 419, llegó a Tarragona al man-
do de un poderoso ejército, cuando se vio comprometido en una inves-

251
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

tigación contra los priscilianistas, que dejó al cuidado de la asamblea de


obispos mientras él marchaba a la guerra.
Se desconocen las razones concretas que llevaron a la autoridad imperial
a intervenir en un conflicto que no afectaba a la población romana, sino úni-
camente a suevos y vándalos, a no ser que los romanos pretendieran incor-
porar al sistema administrativo romano aquellos territorios que quedaban sin
integrar cuando las tropas de Valia salieron de Hispania. La presencia en
Braga de Maurocellus, vicario de Hispania, subraya el interés del poder impe-
rial por esos territorios. Si ese era el objetivo perseguido por Asterio con esta
campaña militar, su resultado fue un fracaso desde el punto de vista estraté-
gico, pues aunque los hombres de Genserico levantaron el asedio, conforme
exigía Asterio, mataron en Braga a unos pocos hombres del vicario. Luego
marcharon a la provincia de la Bética, de cuya riqueza y prosperidad tenían
conocimiento por los vándalos silingos supervivientes, y allí se establecieron
como la fuerza más poderosa de Hispania. Esta derrota fue un simple resba-
lón en el historial político de Asterio, pero, en la Península, parte de los resul-
tados conseguidos por Valia quedaron anulados de repente, pues las tierras de
la Bética y del interior de la diócesis de Hispania pasaron a manos de los ván-
dalos y dejaron de estar controladas por la administración romana.
En tiempos de esa expedición o poco después de su regreso de Hispania,
Asterio fue elevado a la dignidad de vir illustris. No pudo serlo por la oscu-
ra campaña contra los vándalos; quizás lo fue por el mérito de acabar con
la usurpación de Máximo, como recuerda la carta de Consencio, ya men-
cionada. Varias fuentes indican que el usurpador Máximo, una vez que fue
depuesto por sus tropas, encontró refugio entre los bárbaros. Una de ellas
recuerda que un personaje del mismo nombre alcanzó cierta notoriedad en
Gallaecia en el año 420. Cabe sospechar que Máximo consiguió el poder con
la ayuda de los bárbaros de Callaecia. De esta forma, Asterio pudo com-
pensar su desastrosa campaña contra los vándalos con un gran servicio al
Imperio poniendo fin a la segunda usurpación de Máximo.

Intento de recuperación

Aunque la marcha de los vándalos a la Lusitania y a la Bética no disparó las


alarmas de inmediato, a los dos años se reveló como un peligro muy grande pa-
ra el Imperio, pues los vándalos ocupaban unas tierras de mucha importancia

252
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

económica. Además, tenían acceso directo al Mediterráneo, columna vertebral


de la actividad comercial entre África y Europa. Honorio quiso enmendar la fal-
ta de previsión que tuvo Asterio y envió a recomponer la situación al magister
militum Castino, que condujo un poderoso ejército reforzado con un impor-
tante contingente de godos federados. Contaba inicialmente con la colabora-
ción del magister militum Bonifacio, que había tenido una parte muy activa en
la eliminación de varios usurpadores, pero una disputa entre ambas autorida-
des hizo que Bonifacio abandonara el proyecto y se dirigiera hacia África (422).
Al comienzo, Castino movió sus tropas con habilidad. Empujó a los ván-
dalos, los cercó en un lugar y los mantuvo sometidos al hambre. Cuando los
vándalos estaban dispuestos a entregarse, Castino, obcecado por la perspec-
tiva de una victoria que consideraba totalmente segura, decidió el ataque en
campo abierto. Los auxiliares godos abandonaron la lucha y se unieron al
enemigo. El ejército romano sufrió una humillante derrota y Castino se vio
obligado a retirarse y a buscar refugio en Tarragona (Hidacio, Cron., 77-78).
La derrota romana produjo una profunda impresión. Con tan solo una
batalla, los vándalos habían pasado de ser un pueblo que estaba en trance de
ser aniquilado a convertirse en dueños del sur de la Península. Las fuentes de
información justifican el desastre de diferentes maneras: venganza por la alti-
vez de Castino y falta de entendimiento con su rival, el conde Bonifacio, que
prefirió trasladarse a África. Son explicaciones parciales de una traición co-
metida por las tropas federadas godas, que no tiene una explicación fácil, aun-
que se ponga en relación con un supuesto deseo godo de vengar las afrentas
infligidas por Castino a Gala Placidia, antigua esposa de Ataulfo. Ni tampoco
sería explicación suficiente la retirada de los godos y el abandono del proyec-
to por parte del conde Bonifacio, el hecho de que este fuese partidario de con-
solidar la ascendencia de Gala Placidia en la corte de Rávena. En el supuesto
de que los motivos que tuvieron los godos para desertar y Bonifacio para no
acompañar a Asterio fuesen los mencionados, es evidente que los cálculos de
ambos fallaron estrepitosamente, pues de inmediato Gala Placidia se vio obli-
gada a buscar refugio en la corte de su sobrino, el emperador de Oriente.

Incursiones a las Islas Baleares y saqueos

Después de ese desastre, los romanos pasaron a un segundo plano el


interés por los asuntos de Hispania y abandonaron momentáneamente sus

253
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

pretensiones de recuperar la Península. Asuntos más graves reclamaban su


atención. La muerte del general Flavio Constancio (año 421), esposo de Ga-
la Placidia, unió fuertemente a los dos hermanos, Honorio y Gala Placidia,
hasta tal punto que la efusiva complacencia entre ellos y sus frecuentes besos
en la boca dieron pábulo a mezquinas sospechas, como indica Olimpiodoro.
Las enemistades crecieron, lo mismo que la toma de partido a favor o en
contra de Gala Placidia, que, a finales del año 422, hubo de marchar a Cons-
tantinopla acompañada de su hijo Valentiniano. Tras la acogida de Gala
Placidia y su hijo en la corte de Constantinopla, en el imperio de Occidente
no quedaba un sucesor incuestionable. La lucha por el poder se reabría de
nuevo. Un grupo de personalidades políticas y militares, entre las que figu-
raban el magister militum Castino y el general Aecio, aunaron sus esfuerzos
para alejar de los aledaños del poder a los partidarios de Gala Placidia, que
Constancio, su esposo difunto, había promocionado. Nombraron empera-
dor a Juan, jefe de los notarios (primicerius notariorum), en perjuicio de la
candidatura de Valentiniano III, hijo del general Flavio Constancio y de Ga-
la Placidia. El poder del emperador Juan fue aceptado por Italia, Galia e
Hispania, pero no por África. Juan intentó varias veces conseguir su reco-
nocimiento por parte del emperador de Oriente, Teodosio II. Todo fue en
vano. El emperador de Oriente, dispuesto a ayudar a su tía Gala Placidia y
a restablecer el orden dinástico familiar, nombró César a Valentiniano III
(424). Al año siguiente, envió un ejército expedicionario con la misión pe-
rentoria de instalar a Valentiniano III como emperador de Occidente. El
emperador Juan encargó al general Aecio que reclutara a los hunos como
tropas mercenarias y combatiera con ellas al ejército oriental. Aecio no
llegó a tiempo de salvar al emperador Juan, que fue capturado y enviado a
Aquileya, donde fue ejecutado. Valentiniano III fue proclamado Augusto en
el año 425. Aecio llegó a Italia con un enorme contingente de hunos, pero
finalmente llegó a un acuerdo con Valentiniano. Se compró el regreso de
los hunos a sus tierras, a cambio de una gran cantidad de oro, y Aecio man-
tuvo su puesto en la Galia.
La pugna por el poder con sus sucesivas y reiteradas alternancias se
había convertido en algo habitual; pero, en la periferia del Imperio, la desa-
tención sufrida por parte del poder romano tuvo graves consecuencias, ya
que permitió que los bárbaros invasores pudieran ejecutar en suelo roma-
no sus propios proyectos políticos sin apenas encontrar obstáculos. El de-
sinterés del poder romano por los asuntos de Hispania y la ausencia de un
control romano efectivo sobre la mayor parte de la Península fue aprove-

254
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

chado por los vándalos para lanzar desde sus posiciones de la Bética con-
tinuas operaciones de saqueo (425). Los vándalos tomaron y saquearon
Sevilla y Cartago Spartaria (Cartagena), extendiendo su dominación por la
costa meridional y levantina. Ello les permitió disponer de las embarca-
ciones locales con las que dirigieron sus acciones de saqueo contra las
Islas Baleares y Mauritania, como refleja el pasaje de Hidacio (Cron., 86):
los vándalos saquearon las Islas Baleares; enseguida, después de haber des-
truido Cartagena Espartaria y Sevilla y devastado las Hispanias, invadieron
Mauritania. Las palabras utilizadas por Hidacio dan a entender que Sevilla
y Cartagena sufrieron destrucciones (eversa), las Islas Baleares soportaron
incursiones de saqueo (depraedantur) y Mauritania una invasión (inva-
dunt). En el supuesto que Hidacio no esté anticipando con la mención a
esta invasión los acontecimientos que tendrán lugar realmente en el 429,
pudiera tratarse de una operación con la que los vándalos instalaron en la
costa de Mauritania algunos efectivos para que actuaran como cabeza de
puente. Durante el segundo saqueo de Sevilla, sucedido dos años después
(año 428), Gunderico encontró la muerte cuando se disponía a profanar la
basílica de San Vicente, un justo castigo divino, como indica tendenciosa-
mente San Isidoro.

El paso a África del año 429

A Gunderico le sucedió su hermanastro Genserico (428-477), a quien le


dejaba un reino con una posición segura en el sur de la Península, como
habían mostrado las expediciones contra las Islas Baleares y Mauritania
Tingitania. Su dominio de la parte meridional hispana le aseguraba el con-
trol de tierras muy ricas para alimentar a todas sus gentes. Pese a ello, en el
429, decidió trasladarse a África con todo su pueblo. El proyecto, probable-
mente, no fue una idea enteramente suya. Es posible que a consecuencia de
las expediciones llevadas a cabo por su hermanastro contra las Baleares y
Mauritania, Genserico tomara conciencia de que el destino de su pueblo
estaba en el mar. Los vándalos podían convertirse en una potencia marítima
de cierta entidad, que les ofrecía la posibilidad de establecerse en África, un
territorio más seguro y alejado de romanos. La aventura de instalar a su pue-
blo en las ricas tierras de África ya la habían intentado los visigodos en dos
ocasiones: una con Alarico y la otra con Valia, aunque en ambos casos las
tempestades acabaron con sus ilusiones.

255
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Mientras Genserico estaba ocupado en los preparativos, los suevos de


Hermigario saquearon las tierras lusitanas y las provincias próximas, apro-
vechando que todos los vándalos estaban concentrados en las costas de la Bé-
tica. Genserico, temiendo que los preparativos del traslado a África se fueran
al traste por culpa de los movimientos de los suevos que se movían peligro-
samente a sus espaldas, marchó contra ellos y, en las cercanías de Mérida, los
derrotó. Hermigario murió ahogado cuando intentaba cruzar el Guadiana.

Dificultades logísticas

Ya no había ningún obstáculo que impidiese la travesía. Solo faltaba


acabar con los preparativos y conocer la cantidad de personas que iban a
pasar a África. Para ello, Genserico ordenó un recuento general de todo el
pueblo vándalo y alano. La cifra obtenida alcanzó las 80.000 personas, se-
gún registra Victor de Vita (Hist., I, 3) y se desprende de dos confusos pasa-
jes de Procopio. La cifra, no obstante, parece muy exagerada. En mayo del
año 429, el pueblo vándalo que se hallaba concentrado en el puerto de Ta-
rifa, pasó el Estrecho y desembarcó en Tánger. Era una operación de gran
envergadura logística, que requería la disponibilidad de una gran cantidad
de naves para trasladar a tanta gente. Según los cálculos hechos al respec-
to, el traslado, en una sola vez, de toda esa población hubiera requerido el
empleo de 1.000 naves al menos, que no existían en las costas hispanas, ni
en todo el Imperio de Occidente. Además, las provincias africanas disponí-
an de tropas suficientes para defender el limes africano, que se extendía
desde Tripolitania hasta la Mauritania, como recuerda la Notitia Digni-
tatum: 32 unidades de tropas comitatenses y 22 unidades de tropas de fron-
tera (limitanei); en total, unos 35.000 hombres, más que suficientes para
impedir el desembarco, si se hubiese tenido intención de evitarlo.
Fuentes históricas posteriores, de mediados el siglo VI, como Procopio
(Bellum Vandal., III, 22 y 25), explican el éxito de una operación tan audaz e
inesperada recurriendo al subterfugio de la perfidia del conde Bonifacio, que
realizó una alianza defensiva con los vándalos prometiendo repartir Libia en
tres reinos, de los que se reservaría uno de ellos, aunque, luego —añade—, se
arrepintió de ese acto. Pero aun en el supuesto que la posibilidad de ese acuer-
do fuese una pretensión inicial del conde Bonifacio, en el año 429 carecía de
sentido, ya que el conde había llegado a un acuerdo con el poder imperial y la
supuesta llamada de los vándalos a África hubiera sido totalmente perjudicial.

256
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

El traslado de los vándalos a África desde los puertos hispanos no se


hizo de una sola vez. Requirió bastantes días, incluso utilizando la travesía
más directa que llevaba a Tánger, situada en el extremo de la Mauritania
Tingitana, que formaba parte integrante de la diócesis de Hispania y que
estaba defendida por muy pocas tropas bajo el mando de un conde.

EL DOMINIO SUEVO

Tras la marcha de los vándalos se inicia un período en el que tiene lugar


la consolidación y expansión del reino suevo. Hasta ese momento, los sue-
vos ocupaban la provincia de Gallaecia. El imperio de Occidente, atascado
en problemas mucho más duros en otros lugares, no quiso o no pudo apro-
vechar aquellos momentos en los que los vándalos habían abandonado la
Península y los suevos estaban todavía arrinconados en la provincia perifé-
rica de Gallaecia para comprometer algunas tropas romanas en Hispania e
incorporar de forma efectiva a la administración imperial romana las pro-
vincias lusitana, bética y cartaginense. No lo hicieron y, de inmediato, los
suevos comenzaron su expansión. A partir de ese momento, se erigieron en
gran potencia, protagonizando toda esa serie de actos de guerra, envíos de
embajadas, acuerdos y rupturas de la paz, que Hidacio anota reiterada-
mente en su Crónica. En el 430, atacaron las tierras del interior de Gallaecia
(medias partes Gallaeciae), que los vándalos habían ocupado anteriormen-
te. Tropezaron con la resistencia de la población (plebs) hispanorromana,
que controlaba los lugares más seguros del territorio (castella tutiora reti-
nebat). Enseguida se restableció la paz, que duró muy poco tiempo. Al año
siguiente (431), el propio Hidacio fue enviado a la Galia con la misión de
solicitar la ayuda de Aecio, el hombre más fuerte del Imperio en esos mo-
mentos, que había derrotado a los yutungos y a los norios, de las regiones
de Retia y del Nórico, respectivamente (año 430), y obligado a un grupo de
visigodos a levantar el asedio de Arlés.
Era la primera vez en todo ese tiempo que la población hispanorroma-
na de Gallaecia solicitaba la intervención de las autoridades romanas. En
ese mismo año (431), Hidacio registra la llegada a Gallaecia del enviado go-
do, Veto, que traía un encargo, calificado por el cronista, de forma general,
con el término genérico de dolose (engañosa), sin obtener ningún resultado
positivo de la gestión, que Hidacio no específica. Probablemente, el encar-
go que Veto llevó a Galicia era una propuesta del rey godo Teodorico para

257
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

concluir con los suevos un tratado de paz, que ayudase a los visigodos a
rehacerse de la derrota que sufrieron a manos de las tropas de Aecio ante
la ciudad de Arlés.
Aecio no pudo atender la petición de la población hispanorromana de
Galicia. Hidacio regresó de su embajada en el 432 acompañado del comes
Cesorio. En ese año, los peligros que amenazaban al Imperio de Occidente
no permitían distraer tropas romanas en Hispania. El conde Cesorio vino
sin tropas con la misión de entrevistarse con los suevos para lograr la paz;
pero la peligrosa rivalidad de Aecio y Bonifacio, los dos protagonistas más
poderosos del Imperio de Occidente en esos momentos, complicó la rela-
ción de fuerzas existentes en el Imperio y precipitó el regreso del conde
Cesorio. Fue la oportuna intervención de los obispos galaicos la que logró
felizmente restablecer la paz entre suevos e hispanorromanos, que estuvo
condicionada a la entrega de rehenes.

Los suevos, la población hispanorromana de Gallaecia y el poder impe-


rial eran conscientes de que el mantenimiento de la paz dependía funda-
mentalmente de la fluidez de las relaciones entre ellos. Hidacio recoge con
interés el intercambio continuo de embajadas. Una de estas, que no tuvo
éxito, es la que el obispo Simposio, comisionado del rey suevo Hermerico,
llevó a cabo en 433 ante la corte imperial. Quizás el rey suevo deseaba po-
ner en conocimiento de las autoridades imperiales el acuerdo de paz al que
había llegado con los obispos galaicos, después de la marcha precipitada del
conde Cesorio. Pero la corte de Rávena, en esos momentos, no estaba muy
receptiva en atender los asuntos que pudiera plantearle el rey suevo. Siempre
serían de menor importancia que los problemas internos que preocupaban
por esas fechas al poder imperial y de menor gravedad que las guerras que
Aecio sostenía contra godos, burgundios y francos.
Pasados cuatro años (año 437), la situación se había aclarado relativa-
mente. Aecio, tras derrotar a los burgundios, causándoles 20.000 bajas,
obtuvo su segundo consulado y Valentiniano III, emperador de Occidente,
celebró su boda en Constantinopla con Licinia Eudoxia, hija de Teodosio II.
El poder imperial, que se había liberado de los problemas más acuciantes,
reanudó las conversaciones con los suevos enviando al conde Censorio y a
Fretimundo como embajadores. Hidacio dice que los suevos confirmaron
rápidamente la paz concluida con una parte de la población (plebs) de
Gallaecia, con la que estuvieron en conflicto (438). Precisa, además, que la

258
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

parte del pueblo que había tratado la paz con los suevos, lo hizo de forma
legal (pacis iura confirmant), esto es, como entidad política que gozaba de
capacidad legal para tratar con los suevos sobre la paz sin mediación de la
autoridad imperial. Probablemente, la presencia del conde Censorio tenía
como objetivo dar carácter oficial a esa paz por parte de la autoridad impe-
rial, que no deseaba en esos momentos hacer dejación de sus derechos teó-
ricos sobre Hispania.

La expansión de los suevos

Fue una paz efímera. En el 438, Hermerico se sintió enfermo y abdicó a


favor de su hijo Requila, que cambió profundamente el marco geográfico
en el que tendrían lugar las operaciones militares de los suevos. Hasta ese
momento, el objetivo primordial de la actuación política y militar de Her-
merico había sido consolidar su poder dentro de los límites de la Gallaecia.
Ese objetivo estaba ya cumplido. Desde el comienzo de su reinado, en el
438, Requila tuvo entre sus objetivos inmediatos la conquista de la Lusita-
nia y la Bética, provincias más próximas a sus bases de partida que la Car-
taginense y la Tarraconense. A orillas del río Genil, el ejército de Requila
derrotó a las tropas que mandaba Andevoto, un personaje de nombre indí-
gena, del que se desconoce casi todo. Isidoro de Sevilla le concede el extra-
ño cargo de dux romanae militiae, en la idea de que pudiera tratarse de un
funcionario militar enviado por Valentiniano III al mando de tropas roma-
nas. Pero ninguna otra fuente de información dice nada al respecto, y la
autoridad imperial no pasaba en esos momentos por una situación favora-
ble que le permitiese enviar tropas. Probablemente, haya que entender bajo
la expresión de romanae militiae el empleo de tropas movilizadas por terra-
tenientes hispanorromanos.
Fue una pequeña escaramuza que aportó a los suevos un rico botín de
oro y plata, preludio de operaciones de más envergadura, emprendidas al
saber, probablemente, que el poder imperial estaba muy apurado en África,
donde los vándalos habían consolidado sus posiciones como foederati (435)
y ocupado Cartago sin lucha en el año 439. Requila, esperanzado en la idea
de que el poder romano no estaba en condiciones de lanzar un fuerte y ex-
tenso contragolpe en la Península, partió con sus tropas de sus bases en
Gallaecia y se apoderó de Mérida (439), capital administrativa de la dióce-

259
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

sis de Hispania. Esta hazaña suponía un claro indicio de las pretensiones


de Requila, que no se agotarían con la captura de Mérida. La audacia de la
acción de Requila sorprendió a los romanos, que, preocupados por sus inte-
reses en Hispania, enviaron de nuevo al conde Censorio como emisario. Al
regreso de su gestión, fue cercado por Requila en Mértola y obligado a en-
tregarse. Los suevos expandieron su dominio sin encontrar graves obstácu-
los a su paso. Después de Mérida, conquistaron la ciudad de Sevilla (441) y
sometieron a su dominio (in suam redegit potestatem) las provincias de la
Bética y de la Cartaginense.
Después de estas operaciones, los suevos pasaron a controlar Mérida y
Sevilla, capitales provinciales y los dos centros más importantes de la ad-
ministración imperial en esas provincias. Completaron el control de esos
centros neurálgicos capitalinos con el dominio del resto del territorio pro-
vincial, que ejercieron de una manera floja e intermitente. Los suevos no
eran muy numerosos, aunque suficientes para reclamar por vía impositiva
lo que antes habían obtenido mediante operaciones de saqueo. El gobierno
del Imperio de Occidente no podía reaccionar. Los vándalos de Genserico
a provecharon la temporada de navegación para lanzar una serie de ata-
ques contra Sicilia y poner cerco a Palermo, con lo que el poder imperial
sufrió un nuevo y peligroso desafío. También era precaria la situación en
Hispania, donde la Tarraconense, la única provincia que permanecía fiel al
Imperio, estaba siendo duramente saqueada por los rebeldes bagaudas,
contra los cuales fue enviado Asturio, duque de las dos milicias (infantería
y caballería). En el año 442, buscó una solución al arduo problema que
tenía con los vándalos, llegando a una paz con Genserico, que obtenía el
control de África Proconsular, Bizacena (Bizancio) y parte de la Numidia.
Con el reconocimiento de su reino, el monarca vándalo recibía el adulador
título de rey aliado y amigo, que sustituía a la anterior calificación de ene-
m igo del Imperio. Fueron inmensas las pérdidas económicas que tuvo el
Imperio de Occidente con el reconocimiento del reino vándalo y la entre-
ga de muchos territorios africanos. La paz con los vándalos se había con-
seguido a un precio muy alto. No era cuestión de desatender los territorios
que todavía permanecían fieles a Roma. Hidacio recuerda que el duque
Asterio mató a una multitud de bagaudas tar raconenses. En el caso de que
el término elegido, multitudo, no sea una exageración de Hidacio, el peli-
gro bagáudico debió revestir en la Tarraconense cierta peligrosidad, pues
a los dos años (443) se enviaron tropas al mando de Merobaudes, maestro
de las dos milicias (caballería e infantería).

260
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

Cinco años después de las incursiones de los suevos de Requila en la pro-


vincia de la Bética, las autoridades imperiales enviaron a Hispania a Vito, el
nuevo magister militum, al mando de un ejército romano, reforzado con tro-
pas auxiliares godas. Al frente de sus tropas avanzó a través de la Cartaginense
y de la Bética, vejando y esquilmando a los habitantes de esas provincias,
como era usual en los ejércitos romanos de aquella época, que se veían forza-
dos a vivir sobre el terreno. Cuando tuvo conocimiento de que el rey suevo,
que acababa de derrotar a los godos que le habían acompañado en el pillaje,
iba a su encuentro, emprendió un denigrante repliegue. Era la última vez que
un general imperial conducía un ejército romano en Hispania.

Consolidación del reino suevo

Tras el repliegue de Vito, los suevos saquearon la Bética y la Carta-


ginense y regresaron a sus bases de Lusitania y Galicia, sin imponer un
control real sobre las provincias de Lusitania y Bética, que Vito, pese a su
derrota, al parecer, logró restablecer.
Dos años después, Requila moría en Mérida (448). Le sucedió su hijo
Requiario, que encontró la oposición de algunos de sus parientes (gente
sua), bien porque pudiera ser hijo ilegítimo, bien por motivos religiosos, ya
que Requiario abrazó la fe católica, con la probable intención de poner de
su lado a la población hispanorromana. Tenían grandes ambiciones políti-
cas, que le empujaron a buscar la consolidación definitiva del reino suevo
y a librarse del lastre de la autoridad imperial. Su deseo de reafirmar su
independencia frente a la autoridad imperial lo pone de manifiesto el hecho
de ser el primer rey suevo que toma la decisión de acuñar, en Braga, mone-
das de plata rotuladas con la leyenda iussu Requiari regis, indicando con
ello su derecho (iussu) a acuñar moneda a su nombre.
Mejoró las relaciones con los godos mediante su casamiento en Tolosa con
una de las hijas de Teodorico, un hecho que Hidacio (Cron., 140) une a su
campaña de saqueo contra los vascones. Luego, en ese mismo año visitó la
corte de su suegro en la Galia, colaborando activamente a su regreso con los
bagaudas de Basilio, que asolaron la región de Zaragoza y capturaron Lérida.
Suevos y bagaudas protagonizaron impunemente estas acciones apro-
vechándose de las adversidades del poder Imperial, puesto que conocía

261
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

que Atila andaba en tratos con el vándalo Giserico y respaldaba, como pre-
tendiente al trono de los francos riparios, a un candidato distinto del que
apoyaba el general Aecio. Era evidente que Atila utilizaba todas estas arti-
mañas y pretextos para preparar la intervención del ejército de los hunos.
Pero una vez que el general Aecio derrotó a Atila en la batalla de los Cam-
pos Cataláunicos (451), donde encontró la muerte el rey godo Teodorico I,
las autoridades imperiales, libres de esa amenaza angustiosa y creyendo
que con la muerte de Atila entraban en una nueva época, decidieron inter-
venir de nuevo (453) en los asuntos de Hispania, nombrando a Mansueto
nuevo comes Hispaniarum. Éste y el conde Froto entraron en conversacio-
nes con los suevos, que se mostraron muy receptivos, ya que estaban a la
espera de ver como evolucionaban los asuntos en la corte goda, que debía
nombrar un nuevo rey tras la muerte de Teodorico. Los suevos suscribie-
ron con los embajadores romanos una paz formal en la que se estipulaba
la retirada de los suevos de la Cartaginense, provincia que los romanos no
habían logrado conseguir por la fuerza en el 446. En el año 453, Federico,
hermano del rey visigodo Teodorico II (453-466), intervino en nombre de
Roma (auctoritate romana) con un ejército godo para reprimir a los bagau-
das de la Tarraconense.
La muerte de Valentiniano III, ocurrida seis meses después del asesina-
to de Aecio, aupó al poder a Máximo, que inmediatamente envió a los godos
un embajador, Avito, comandante supremo de la Galia (magiter militum per
Gallias), con el encargo de solicitar apoyo a su régimen e impedir que los
godos se lanzaran al ataque. Todavía Avito se encontraba negociando con
los godos cuando se tuvo noticia de que Genserico y los vándalos habían
desembarcado en Sicilia.
El emperador Máximo había casado a su hijo, Paladio, con Eudocia,
hija de Valentiniano III, que había sido prometida previamente en matri-
monio a Hunerico, hijo del rey vándalo Genserico, como parte del acuerdo
entre vándalos y romanos. Cuando el emperador tuvo conocimiento de que
los vándalos se acercaban a Roma, emprendió la huida y murió alcanzado
por una piedra lanzada desde la filas de la muchedumbre. Roma fue dura-
mente saqueada y Genserico regresó a África llevando ricos tesoros y mu-
chos prisioneros. Vacante el trono, Avito se proclamó emperador, cuando
todavía estaba conversando con los godos.
Los suevos aprovecharon las circunstancias adversas por las que pasaba
el imperio de Occidente para romper el tratado concluido en 452 y ocupar

262
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

de nuevo la provincia Cartaginense (año 455). El rey suevo tenía la espe-


ranza de que su cuñado, el rey godo Teodorico II, no reaccionaría contra él,
si ocupaba dicha provincia. De nada sirvieron las gestiones y protestas del
conde Frontón, enviado como embajador por el emperador Avito, ni las
duras advertencias de los emisarios godos, que Teodorico II, fiel aliado del
imperio (fidus romano imperio), había enviado. La obstinación sueva no
admitía sugerencias. Requiario se sentía fuerte y seguro. No solo desaten-
dió los consejos de su cuñado sino que convirtió la Tarraconense en teatro
de sus operaciones de saqueo.
La opinión de los godos pesó mucho en la elección de Avito como empe-
rador. Ya no eran simples aliados; la nueva alianza con Avito los convertía
en instrumentos indispensables en el desarrollo de la política emprendida
por el emperador. Y esta colaboración debía ser recompensada, por lo que
la recibieron los godos en la Península Ibérica. En el otoño del 456, Teodo-
rico II penetró en Hispania con un poderoso ejército godo para contener los
saqueos de los suevos. Iba acompañado, según Jordanes (Get., 44), por los
reyes burgundios Chilperico y Gundioco, y se dirigió a Gallaecia. Actuaba
por propia iniciativa, sin tropas romanas, bajo el beneplácito del empera-
dor. A orillas del río Órbigo y a doce millas de Astorga, el ejército de
Teodorico II derrotó a los suevos. Requiario huyó hacia el interior. Tras la
batalla del río Órbigo, Teodorico II se dirigió a Braga, ocasionando una
gran masacre en la población, tanto romana como sueva. En Braga se
quedó varios meses, que empleó en operaciones de limpieza. Capturó a
Requiario en Oporto, donde se había retirado buscando posiblemente una
huida por vía marítima, y lo ejecutó. Asegurado el territorio galaico,
Teodorico II salió de Galicia y avanzó hacia Lusitania. Tomó la ciudad de
Mérida, plaza fuerte de los suevos, pactando probablemente con sus habi-
tantes la entrega voluntaria de la ciudad a cambio de no sufrir represalias.
Invernó con su ejército en esta ciudad, ordenando que se colocaran en algu-
nos lugares guarniciones godas con la misión de sofocar los focos de resis-
tencia sueva, tarea que le fue encomendada al warno Agiulfo.
Durante su estancia en Mérida, Teodorico II tuvo conocimiento de que
el emperador Avito había sido depuesto por los jefes de los ejércitos roma-
nos de Italia, Ricimero, nieto del rey visigodo Valia, y Mayoriano. Después
de varios meses de vacío de poder, ambos generales se pusieron de acuer-
do y designaron emperador a Mayoriano. Teodorico II emprendió el cami-
no de regreso a la Galia para defender las posiciones godas. Envió una parte

263
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

de su ejército a Gallaecia para que acabara con la resistencia sueva y, luego,


con el levantamiento de Agiulfo, que aprovechó la marcha de Teodorico II
para intentar apoderarse del reino suevo. Las tropas godas tomaron Astorga
y cometieron todo tipo de saqueos y tropelías. También la ciudad de Pa-
lencia sufrió el azote de la soldadesca. Villas y aldeas rurales de la zona fue-
ron objeto de saqueos y rapiñas. Solo el castrum Coviacense (Valencia de
Don Juan, León) resistió los ataques. Los godos sufrieron muchas pérdidas
y los supervivientes regresaron a la Galia (año 457). Bajo los auspicios del
emperador, pero actuando por cuenta propia, los godos habían penetrado
en Hispania para contener los saqueos de los suevos, aunque, fieles a sus
orígenes, no desaprovecharon las ocasiones de obtener grandes beneficios
saqueando y expoliando ciudades y campos.

Supervivencia del reino suevo

La muerte de Requiario (año 456) señalaba el final de la dinastía de


Hermerico y abría una profunda crisis en la sucesión del reino suevo,
cuyo trono pretendían ocupar varios aspirantes. Entre ellos se encontra-
ba Agiulfo, posiblemente el nefasto personaje que ajustició en Sevilla, en
el 448, a Censorio, el legado del general Aecio. No se conformó con el
encargo godo de gobernar Gallaecia, sino que pretendió convertirse en rey
de los suevos, desde su base de Oporto (457), después de haber desertado
de los godos. De la anarquía creada tras la muerte de Requiario emergieron
dos facciones, que se disputaron el poder, la de Framtano y la de Maldras.
A este respecto, Hidacio (Cron., 181) recuerda que los suevos que permane-
cían en las zonas más alejadas de Galicia, se dieron por rey (sibi regem cons-
tituunt) a Maldras, posible miembro de la nobleza sueva, cuya elección no
fue aceptada por todos los suevos, pues en el 457 se hallaban divididos entre
los que reconocían el poder de Maldras, rey entre los años 456 y 460, y los
que seguían a Framtano, que solo reinó en los primeros meses del año 457,
siendo sustituido por Rechimundo, en calidad de jefe, no de rey.
En el 457, los suevos que se hallaban divididos, llegaron a un acuerdo de
paz con los galaicos, pacto que Maldras no respetó. Los suevos de Maldras
invadieron la provincia de Lusitania, se apoderaron de la ciudad de Lisboa,
sembraron la muerte y la desolación entre la población romana y devasta-
ron la región de Galicia que limita con el Duero.

264
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

Las disputas del trono


Teodorico II, que había hecho grandes esfuerzos por recomponer la
situación en Hispania, no podía permitir que todo ello se viniese abajo. En-
vió un ejército godo al mando del conde Cirila. Tenía como misión ampliar
el dominio godo en la provincia de la Bética. En ella se quedó parte del
ejército godo al mando del general Sunierico cuando Cirila regresó a la
Galia. Entre tanto, la facción sueva que sostenía a Maldras devastaba Lu-
sitania y la de Rechimundo saqueaba Galicia. La enemistad entre suevos y
galaicos fue en aumento. Para poner freno a los atropellos de los suevos en
Galicia, cuyo control estaba perdido para los godos y el Imperio desde la
muerte de Agiulfo, Nepotiano, magister militum, en nombre de la autoridad
imperial, y el conde godo Sunierico, que tenía el mando de las tropas godas
de la Península, despacharon embajadores con el encargo de anunciar a los
galaicos que el emperador Mayoriano y el rey godo Teodorico II habían
alcanzado una paz duradera (año 459). Hidacio (Crón., 197) especifica que
las embajadas se enviaron a los galaicos, no a los suevos. Quizás lo que se
pretendía con ello era animarles a ofrecer resistencia a los suevos y, al mis-
mo tiempo, se daba a entender que los galaicos constituían ya algún tipo
de entidad política.
Estas gestiones formaban parte del plan de operaciones del emperador
Mayoriano, que deseaba utilizar la Península como base para lanzar una
gran ofensiva contra los vándalos de África. De los preparativos para la gran
invasión, que consumieron varios meses, se encargó un ejército mandado
conjuntamente por el magister militum Nepotiano y por el conde godo Su-
nierico. Mientras en Hispania se estaban realizando los preparativos para
la expedición contra los vándalos de África, probablemente Mayoriano
envió a Sicilia al patricio Marcelino con un ejército de hunos para que arre-
bataran la isla a los vándalos. Genserico, que temía el desembarcó de las
tropas imperiales en África, trató de negociar la paz, sin resultado alguno.
En Portus Illicitanus se reunió una gran flota, mientras el emperador entra-
ba en Hispania, recalaba en Zaragoza y se dirigía a la Cartaginense. Fue
entonces cuando tuvo noticias de que parte de la flota reunida en las cos-
tas ilicitanas había sido capturada por los vándalos, alertados por unos trai-
dores, probablemente hispanos, poco dispuestos a apoyar los intereses
imperiales o los de los godos por causa de los saqueos sufridos con ante-
rioridad. Mayoriano, privado de la flota que le era necesaria para transpor-
tar las tropas, canceló la operación y decidió regresar a Italia.

265
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Un poco antes de este desastre, en la Pascua de 460, el rector de la ciudad


de Lugo (una especie de magistrado semejante al defensor civitatis) y un
grupo de ciudadanos romanos fueron asesinados por los suevos. Teodorico,
que no se había amedrentado por el desastre de la flota en Portus Illicitanus,
dio la orden de que parte del ejército godo que se encontraba en Lusitania a
las órdenes de Nepotiano y d e Sunierico, entrara en Gallaecia para castigar
a los suevos de los alrededores de Lugo. Pero estas tropas volvieron tras sus
pasos sin intervenir, persuadidas por los tres delatores, que habían denun-
ciado anteriormente al cronista Hidacio y logrado su encarcelamiento.

Momentos de gran confusión

Tras la retirada de Mayoriano, la firma de un acuerdo de paz con Gen-


serico entraba dentro de las posibilidades inmediatas de la corte imperial.
Mientras tanto, el ejército godo de Teodorico II permaneció en Hispania al
mando de Sunierico y Nepotiano, pero era evidente que no había logrado
imponer su autoridad sobre todo el territorio peninsular. Consiguieron
algunos resultados parciales, como la ocupación de la ciudad de Scallabis
(Santarém, Portugal), en el año 460. Pero en agosto del año 461, Ricimero
destronó a Mayoriano, lo ejecutó y, después de algunos días, el anciano
senador Severo fue designado emperador. Muchos no aceptaron su autori-
dad, especialmente Egidio y Marcelino, comandantes de los ejércitos de la
Galia y del Ilírico. Teodorico II movió sus peones con rapidez, retiró a Su-
nierico de la Península, llamó a su lado a Nepotiano y en su sustitución
envió a Arborio a Hispania.
Los godos mantenían el interés en los asuntos de Hispania, pero es evi-
dente que habían cambiado de táctica. El empleo de la fuerza dio paso al
intercambio de emisarios y al envío de embajadas con nulos o mediocres
resultados. Así, Palagonio, noble de Galicia, acudió a la corte de Teodorico
y regresó a su tierra acompañando al conde Cirila, conocedor de los asun-
tos de Hispania, donde había intervenido militarmente en 458, que, a su
vez, había sido enviado a Galicia como embajador. Durante el camino, tro-
pezaron con los emisarios que Rechimundo enviaba a la corte de Tolosa.
Los emisarios suevos regresaron de inmediato a Galicia para atender a
Cirila en la ciudad de Lugo. Pero tan pronto como Cirila acabó su gestión y
abandonó Galicia, los suevos rompieron sus promesas y devastaron, según
su costumbre, algunas regiones de Galicia (Cron., 219).

266
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

El siguiente pasaje, recogido por Hidacio (Cron., 220), produce cierta


confusión. Dice que Teodorico II envió a la Galia a Remismundo y Cirila,
con algunos otros godos que habían llegado con anterioridad. Menciona,
por tanto, a un tal Remismundo, cuyo nombre, desde el punto de vista foné-
tico se parece bastante a Rechimundo, nombre que llevaba el monarca sue-
vo, dando pie a la suposición de que pudiera tratarse de la misma persona.
Otros investigadores, sin embargo, hacen una propuesta distinta. El pasaje
de Hidacio que hemos mencionado, continúa diciendo que, mientras Cirila
se quedó en Galicia, donde galaicos y suevos había creado un ambiente de
indisciplina y desorden, Remismundo regresó a la corte de Teodorico. A
partir de esta narración, algunos investigadores creen que los godos, con-
tando con la probable colaboración de Cirila, lograrían que los galaicos,
descontentos con las disputas entre Rechimundo y Frumario, establecieran
en Galicia una nueva realeza en la persona de Remismundo, que reuniría a
todos los suevos bajo su dominio real, después de la muerte de Frumario
(año 465).

La cuestión de los bagaudas

Después del traslado de los vándalos a África, los suevos eran el único
pueblo invasor que quedaba en la Península fuera del control de la adminis-
tración romana. La población hispanorromana pretendió por mediación de
Hidacio que el general Aecio, que manejaba los hilos del imperio de Occi-
dente, penetrara en Hispania con un poderoso ejército. La ayuda recibida se
redujo a una intervención diplomática, que no aportó ninguna solución.
Fueron los suevos y la intervención de los obispos gallegos los que restable-
cieron el orden (433). Pero pocos años después, en el 441, las provincias
Bética y Cartaginense pasaron a dominio de los suevos, mientras la Tarra-
conense, la única que permanecía fiel a la autoridad romana, era pasto de
las acciones desastrosas de los bagaudas, requiriendo la intervención de
Asturio, maestro de los dos ejércitos. Hidacio solo habla de bagaudas, no
dice nada de los grupos sociales que podían quedar incluidos bajo esta
denominación común. Daba por sentado que sus lectores lo sabían. Está
claro que no se trataba de personas de origen bárbaro, ni de suevos, aun-
que éstos, dirigidos por su rey Requiario, buscaron coyunturalmente (año
449) la colaboración de los bagaudas de Basilio. Esta es la única ocasión en
la que Hidacio menciona el nombre de uno de los jefes de los bagaudas. Los

267
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

suevos de Requiario y los bagaudas de Basilio unieron sus esfuerzos para


saquear la zona zaragozana y atacar por sorpresa a Lérida, de la que se lle-
varon algunos cautivos.
La explicación usual del nombre bagauda hace derivar la palabra de
un radical celta baga–(con la significación de «lucha», «guerra»), y del
sufijo –auda. El vocablo vendría a significar algo semejante a guerrero. El
término aparece en las fuentes antiguas a partir del siglo III en referencia a
campesinos y bandidos. Los autores antiguos utilizan la palabra bagaudas
como un término cómodo para designar a los integrantes de varios fenó-
menos sociales que aparecen en diversas regiones del Imperio, constituidos
bien por bandidos enfrentados a la autoridad imperial, bien por grupos
cuyos miembros se apoyaban mutuamente o mantenían su propio orden
social en las zonas por donde deambulaban.
No obstante, sobre el fenómeno de la bagaudia hay muchos puntos os-
curos referentes al número de los insurrectos, sus formas de reclutamiento
y la organización interna de los grupos. Ciertamente, la aparición del fenó-
meno de la bagaudia va asociado a los momentos de debilidad política y
militar del Imperio, pero su motivación profunda era de orden económico.
A este respecto, Orosio (VII, 41) recalca la situación de pobreza de los cam-
pesinos, que prefirieron soportar la libertad con pobreza entre los bárbaros
que la preocupación por el pago de tributos entre los romanos. Y Salviano de
Marsella subraya que la huida de muchos hispanos oprimidos (magna pars
Hispanorum) hacia los bagaudas y bárbaros, los enemigos del Estado, era
una consecuencia de la presión fiscal romana. Estos rebeldes son presenta-
dos como hombres desesperados, obligados a defender al menos su vida,
puesto que vieron lacerado su sentimiento de que ya habían perdido su liber-
tad (V, 26). Los autores antiguos no especifican los grupos sociales que inte-
gran este fenómeno de protesta social. Todos ellos quedan englobados en la
característica común de ser bagaudas, si bien el contexto y el ámbito de
actuación parecen otorgarles una raigambre campesina.

Acciones bagáudicas en la Península

La primera operación de estos rebeldes en Hispania (441), que forma-


ron una multitud en opinión de Hidacio (multitudo bacaudarum), fue una
acción de bandoleros. Para la provincia Tarraconense se trataba de un

268
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

problema serio. También lo fue para el poder imperial, que envió contra
los bagaudas a Asturio, un general afamado, que tenía a su cargo las tropas
de caballería y de infantería del ejército occidental romano. Las conse-
cuencias de la represión desencadenada contra los bagaudas no debieron
ser muy grandes, pues, pasados dos años (443), su yerno Flavio Merobau-
des fue enviado a Hispania para contener la insolentia (audacia) de los
bagaudas aracelitanos. Fue llamado enseguida a Roma, sin tiempo ape-
nas para llevar a cabo su represión. La tercera mención de los bagaudas
tiene lugar en el año 449, durante el reinado del rey suevo Requiario, un
monarca que inauguró su reinado con el pillaje del territorio vascón
(Vasconias depraedatur). En ese mismo año, y en tierras limítrofes de Vas-
conia, los bagaudas, congregados y dirigidos por su líder Basilio, tuvieron
la audacia de matar a algunos federados que se hallaban en la iglesia de
Tarazona y de herir al obispo León. Dos aspectos cabe significar de este
pasaje: Basilio es un nombre extraño a la tradición indígena o romana, y
tampoco se conoce la raigambre étnica de los federados que murieron en
la iglesia de Tarazona, ni qué hacían en esa ciudad. En ese mismo año, y
después de haber narrado por separado la acción depredadora del rey
suevo en las Vasconias y la de Basilio en la iglesia de Tarazona, Hidacio
une, en el mes de julio, a los suevos de Requiario y a los bagaudas de
Basilio en una acción conjunta, dirigida a saquear la región zaragozana y
a atacar por sorpresa la ciudad de Lérida, de la que se llevaron un buen
número de rehenes.

Marco geográfico de actuación

Todas estas operaciones de los bagaudas se desarrollaron en la Ta-


rraconense y tuvieron como eje de ejecución el valle del Ebro. Los prota-
gonistas están designados, simplemente, con la denominación genérica de
bagaudas, excepto en una ocasión en la que el vocablo está complementa-
do con el calificativo aracelitanos, esto es, bagaudas de la comunidad de los
aracelitani. Con el término Aracelitani designa Plinio una ciudad del
conventus Caesaraugustanus que estaba situada en la vía que desde Astorga
llevaba a Burdeos. El nombre ha dejado su impronta en el topónimo
Huarte-Araquil (Navarra) y en el hidrónimo Araquil (Navarra). Entre el ca-
lificativo Aracellitani, que acompaña a bagaudae, y el nombre Aracelitani de
los habitantes de la comunidad mencionada por Plinio en el convento cesa-

269
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

raugustano, al que los vascones pertenecían, se da una coincidencia homo-


fónica. Esta coincidencia da pie a suponer que los bagaudas aracelitanos
eran habitantes de la ciudad situada en la franja norteña de los vascones,
un territorio que ha proporcionado escasos testimonios romanos, lo que
aboga por su indigenismo cultural y por su progresiva ruralización. Pero,
por otra parte, es evidente que la franja noroccidental del territorio vascón
no dispone, por poderosos impedimentos geográficos, de terreno agrícola
suficiente para sostener un número tan elevado de bagaudas, hasta el punto
de que fue necesario enviar contra ellos nada menos que al célebre Mero-
baudes, magister utriusque militiae.

La cantidad de tierras agrícolas necesarias para sostener a tantos


bagaudas y el complejo sistema de explotación requerido hacen suponer,
como hipótesis de trabajo, que la expresión de Hidacio bacaudae aracelli-
tani pudiera referirse a los pobladores de Araciel, una villa medieval cer-
cana a Corella, que dio el nombre a ese despoblado, y en donde se han
encontrado restos romanos. Si esto fuese así, esta acción bagauda tendría,
una vez más, como marco geográfico la zona vascona del valle del Ebro,
en consonancia con el resto de las referencias hidacianas. En esa zona
había bastantes villae y fértiles tierras capaces de sostener un número ele-
vado de campesinos, sometidos a la presión de los impuestos y a la violen-
cia de los ricos propietarios. Pero, en la trama de esta hipótesis explicativa,
quedaría difuminado el carácter específico de vascón, que podría anidar en
algunas de las acciones de los bagaudas. Además, incluso en este caso, pen-
samos que lo substantivo sería que estos bagaudas fueran personas rebel-
des empobrecidas, y lo adjetivo y coyuntural, que fueran vascones. En
definitiva, lo significativo de la bagaudia fue que muchas personas se
empobrecieron y muchos campesinos autónomos desaparecieron, con-
vertidos en campesinos dependientes. Los poderosos, los dueños, los pa-
trones ejercieron, en términos prácticos y legales, un control fácil sobre
los que cultivaban tierras, que encontraban en ellos protección. La con-
centración de la propiedad y la acelerada desaparición del campesinado
libre y autónomo eran las vías que conducían directamente al sistema feu-
dal y al vasallaje, mientras que el bagaudismo representaba el rechazo de
la incipiente feudalización y la defensa del campesinado libre en el ocaso de
un sistema de explotación agraria que comenzaba a desdibujarse. Como
dice el historiador S. Mazzarino, la nova storia non fu fatta dai Bacaudi ma
dai vasalli.

270
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

LA CONFIGURACIÓN DE UN GRAN REINO:


EL REINADO DE EURICO

Consideraciones preliminares

El pueblo de los godos fue resultado de un complejo y progresivo pro-


ceso de etnogénesis. La migración que protagonizaron hasta asentarse en
la Galia, duró varios siglos. Ya Piteas (escritor griego del siglo IV a. C.)
sitúa a unos Gutones en la zona del mar del Norte. Otros escritores grie-
gos y latinos, como Plinio, Estrabón y Ptolomeo, registran los etnónimos
Gutoni y Guti. El historiador Procopio (ca.500-ca.586) utiliza la denomi-
nación de Gauten. Es Jordanes, en la Getica, también denominada De ori-
gine actibusque Getarum (El origen y las hazañas de los godos), obra escrita
hacia el año 551, quien en el pasaje XIV, al establecer las genealogías de los
godos situados en la zona del Mar Negro, menciona la división definitiva
del pueblo godo en ostrogodos, los godos de la región «del este», y en visi-
godos, los godos de la región «del oeste»: mientras los godos estuvieron, co-
mo he señalado, en Escitia, en la orilla del Ponto Euxino, una parte de éstos,
que ocupaban la parte oriental y eran gobernados por Ostrogoda, recibieron
el apelativo de ostrogodos, no se sabe si debido al nombre de su monarca o por
la posición oriental que tenían; los otros, que ocupaban la parte occidental
fueron denominados visigodos. Esta división del pueblo godo en visigodos
y ostrogodos, en razón al factor geográfico de su localización, presentada
en cierta manera, cuando los visigodos y los ostrogodos estaban ya esta-
blecidos en sus respectivos reinos de Hispania e Italia, no está utilizada,
por ejemplo, en las obras de Isidoro de Sevilla, uno de los escritores más
famoso del reino visigodo. Es el uso el que ha impuesto el empleo conven-
cional del término visigodos.

Los godos al acecho

Los emperadores romanos dejaron a Teodorico II actuar con mucha


libertad en Hispania. El poder romano era incapaz con sus fuerzas de ha-
cerse con el control efectivo de todos los territorios hispanos. Tampoco los
suevos, bastante mermados en su poder militar y en su potencial demográ-
fico, eran capaces de lanzar una ofensiva general. Dominaban únicamente
Galicia y el norte de Lusitania. El resto de la Península dependía política y

271
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

administrativamente del poder imperial, pero, en la práctica, constituía un


vacío político, que las autoridades de las comunidades locales y las aristo-
cracias provinciales bajo el control de los visigodos, trataban de llenar y
suplir con gobiernos autónomos e instituciones peculiares, que eran los
que de facto tenían fuerza suficiente para actuar en ese territorio. El rey
Remismundo negociaba frecuentemente con los visigodos en plan de igual-
dad. Teodorico buscó mantener abierta la línea de comunicación con los
suevos utilizando la vieja política de las relaciones familiares. Aproxima-
damente, en el año 465, envió a Remismundo una princesa visigoda para
que se casase con ella. Y más tarde, debido también, probablemente, a ini-
ciativa de Teodorico II, llegó a Galicia, procedente de la Galia, el misionero
Ajax, que logró la conversión de los suevos a la fe arriana. Pero las rela-
ciones volvieron a deteriorarse cuando los suevos volvieron a los pillajes
habituales. En el año 465, los suevos entraron por traición en Coimbra, se
apoderaron de los bienes de la noble familia de los Cantabri y se llevaron
cautiva a la madre y a sus hijos. De nuevo hubo cruce de embajadas, y Teo-
dorico II llamó a su representante en Hispania, Arborio, para que le infor-
mase de la situación.

La expansión territorial de los visigodos y la proclamación del reino

Teodorico II no soñaba para su pueblo un futuro que no estuviese en el


seno del mundo romano. Conocía muy bien su papel de federado al servi-
cio de Roma, pero era evidente que los acontecimientos arrastraban inevi-
tablemente hacia su ocaso a lo poco que quedaba del Imperio de Occidente.
Teodorico II, siempre dispuesto a ejercer su poder al servicio de la autori-
dad imperial, no se daba cuenta del cambio de los tiempos. Su hermano
Eurico (466-484), sin embargo, entendió muy bien el paso del tiempo y
organizó un complot para acabar con la vida de su hermano y hacerse con
el poder. Reorganizó de inmediato su ámbito de relaciones, enviando rápi-
damente embajadores a suevos y vándalos, dispuesto a aliarse con ellos.
Pero tan pronto como tuvo conocimiento de que el emperador Antemio
avanzaba con refuerzos venidos de Oriente, desistió de su plan y retiró los
embajadores enviados a los vándalos. Las relaciones con los suevos de Re-
mismundo fueron frecuentes y amistosas. Por medio de ellas, el rey suevo
deseaba descubrir si podía continuar con su política de saqueos y devasta-
ciones, que llevó a cabo en Conimbriga (Conimbrica diripitur) y en Lisboa

272
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

(Vlixippona a suevis occupatur). Las tropas godas lazaron operaciones de


castigo con objeto de impedir que los suevos se expandieran por las tierras
lusitanas.

Las operaciones militares en la Galia y en Hispania

Eurico se mantuvo a la expectativa. Sabía que la operación montada en


el año 468 por la corte de Constantinopla y por Artemio, emperador de
Occidente, con la intención de arrebatar África de las manos de los vánda-
los, era colosal en número de hombres, naves y dinero. Pero la fuerza expe-
dicionaria no pudo desembarcar en África y los romanos perdieron 10.000
hombres. Todo acabó en un inmenso desastre. Se había perdido lamenta-
blemente la última oportunidad de reconstruir el Imperio de Occidente.
Eurico lo supo de inmediato y entendió que no tenía que temer gran cosa
del emperador romano. Jordanes (Getica, XLV, 237) lo resume con clari-
dad: así pues, Eurico, rey de los visigodos, viendo el cambio frecuente de em-
peradores romanos, aspiró a someter a la Galia a su propio dominio. Después
de ese desastre, aprovechó la debilidad de Antemio y de su general Rici-
mero para dirigirse contra los bretones del norte de la Galia, que estaban
mandados por su rey Riotimo. La victoria puso en manos de los visigodos
las ciudades de Tours y de Bourges, llevando los límites septentrionales del
territorio visigodo hasta el río Loira. Dos años después, la ofensiva de los
visigodos se dirigió hacia la zona de la ciudad de Arlés, donde Eurico frenó
la contraofensiva de las tropas de Antemio, derrotando al ejército que man-
daba su hijo Antemiolo, que murió en la batalla. En la región de Auvernia,
encontró algunos focos de resistencia, pero en el año 476 ocupó las ciuda-
des de Arlés y Marsella.
Al mismo tiempo que los visigodos realizaban esas conquistas en terri-
torio galo, emprendieron campañas de conquista en la Península Ibérica
durante los años 472 y 473, mediante la acción combinada de dos ejércitos.
Uno, mandado por el conde Gauterico, penetró por los Pirineos occidenta-
les y ocupó Pamplona, Zaragoza y otras ciudades hispanas, que las fuentes
no especifican. El otro, dirigido por el godo Heldefredo y por Vincencio,
dux Hispaniarum, general romano que se puso al servicio de los godos, lo
hizo por los Pirineos orientales y ocupó Tarragona, después de haber ven-
cido la resistencia de la aristocracia tarraconense. Con la excepción de la

273
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

parte del noroeste peninsular, donde los suevos mantenían su dominio,


Eurico, en poco tiempo se había apoderado de la Península, donde había
instalado guarniciones, que vigilaban las comunicaciones con la Galia y
aseguraban la posesión del territorio. Estas guarniciones llegaban hasta las
tierras del sudoeste peninsular. Así, una inscripción de Mérida, fechada en
el 483, recuerda que el duque Salla, en nombre del rey Eurico y a solicitud
del obispo Zenón, reparó una parte del puente de Mérida. No fue la única
obra. Anteriormente, este mismo duque había reconstruido las murallas de
la ciudad. Como resultado de las campañas expansivas de los visigodos, el
reino de Tolosa formaba un reino que se extendía desde la orilla del río
Loira hasta las costas meridionales de la Península. Su núcleo principal es-
taba constituido por los territorios ocupados férreamente en la Galia. Las
tierras controladas en Hispania eran un complemento importante del terri-
torio galo, una zona de reserva para futuras acciones, cuyas ciudades im-
portantes y estratégicas controlaba con la ayuda de guarniciones militares
y administraba por medio de duques y funcionarios.

Eurico descubre sus bazas

En tierras de la Galia, en el corazón del Imperio de Occidente, que cami-


naba hacia su ocaso, habían consolidado sus posiciones varias potencias en
expansión: el reino de los visigodos, que se extendía hasta el Loira, y el reino
burgundio, que llegaba hasta Aviñon. En la zona del Rin, los francos mos-
traban su inquietud. Había también algunos ricos terratenientes galos que
mostraban obstinadamente con las armas su deseo de continuar siendo ro-
manos. Otros percibieron con evidente claridad que los tiempos estaban
cambiando aceleradamente. Solo algunos se atrevieron a sacar la conse-
cuencia. Arvando, prefecto del pretorio de la Galia, comprendió muy bien la
nueva situación que se avecinaba, tras la desastrosa derrota que los vánda-
los causaron a romanos occidentales y orientales en el año 468. Escribió una
carta a Eurico exhortándole a que no llegara a un acuerdo de paz con el em-
perador romano de Oriente, combatiera a los bretones asentados al norte de
Loira, que eran aliados del emperador Antemio, y repartiera con los bur-
gundios las tierras de la Galia, según el derecho de gentes (Sidonio Apolinar,
Epist., 1,7.5.). En el año 472, fue destituido de su cargo y acusado por una
comisión de galorromanos influyentes de traición a la patria, aduciendo co-
mo prueba la carta remitida a Eurico, según indica Sidonio Apolinar.

274
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

El rey godo movió sus fichas con habilidad. Todavía sujeto al foedus y
acostumbrado a actuar a favor o en contra del poder imperial, Eurico esta-
ba en condiciones de llenar en la Península, lo mismo que en la Galia, el
vacío del poder que el continuo debilitamiento de la autoridad imperial iba
dejando. La propia dinámica de la desintegración del poder imperial preci-
pitó el hecho de que Eurico mostrara con mayor claridad su voluntad polí-
tica de actuar por propia iniciativa. El historiador godo Jordanes (Get.,
XLVII, 244) lo refleja de una manera adecuada: Al contemplar Eurico, rey de
los visigodos, la vacilación del reino romano... tiene ya de buen grado bajo su
propia jurisdicción todas las Españas y las Galias. Actuó con grades dosis de
autonomía al no reconocer los nombramientos.
Se suele pensar al respecto que el cambio de actitud mostrado por el
monarca godo no fue muy grande, puesto que Eurico, en lo que se refiere a
las luchas que protagonizaron diversos bandos para hacerse con el poder
romano, actuó de un modo similar a su hermano, no reconociendo los
nombramientos de los emperadores Antemio, Olibrio y Glicerio, pero acep-
tando, en cambio, a Julio Nepote como emperador legítimo, hasta el punto
de suscribir con él un foedus, cuyo contenido se nos escapa. Este respeto a
la autoridad romana, propio de un monarca federado, era solo aparente y
de conveniencia y no empañaba el grado de independencia (iam iure pro-
prio) con el que actuaba.
Tras la muerte de Nepote, la situación se esclareció todavía más, y Eurico
afianzó su dominio sobre los territorios ocupados. En consecuencia, por la
marcha natural de los hechos, como dice E. Abadal, el reino de Tolosa queda-
ba erigido en entidad independiente y soberana. Previamente, las poblaciones
hispanorromanas y galorromanas sintieron en sus carnes la desgracia de
que, junto con la derrota de la flota bizantina en el año 468, se habían esfu-
mado también las esperanzas que muchas de ellas habían depositado en
Antemio, como un emperador capaz de conseguir la recuperación del Im-
perio. Los reinos bárbaros en expansión, que habían consolidado su poder
en tierras hispanas y galas, que pertenecieron y seguían perteneciendo teó-
ricamente al imperio de Occidente, tenían, dentro del territorio que domi-
naban, a muchas ricas familias de terratenientes, cuyos miembros habían
desempeñado altos cargos en la administración estatal o, al menos, cons-
tituían una minoría económica, social y culturalmente selecta. La querencia a
ser romanos de muchos de esos ricos propietarios iba en consonancia con
la permanencia de una estructura económica y social romana que garanti-

275
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

zaba sus posiciones de privilegio. Esto les empujaba a arrostrar grandes


peligros y a luchar por el mantenimiento de lo poco que quedaba del impe-
rio de Occidente. Pero en las nuevas circunstancias políticas, el poder cen-
tral romano, sin poder efectivo en esos territorios, no estaba en condiciones
de garantizar a esta minoría privilegiada la posesión de sus propiedades.
Algunos de esos ricos terratenientes se percataron enseguida de que el im-
perio de Occidente era políticamente un fantasma sin futuro y transfirieron
su lealtad a la nueva potencia visigoda, poniéndose al servicio de Eurico,
que los compensó con cargos militares y administrativos, pues su colabo-
ración era necesaria para que el aparato económico y administrativo del
reino visigodo funcionase con reglas similares a las anteriores. Otros lo hicie-
ron a destiempo y sufrieron las consecuencias de su tozudez.

EL REINADO DE ALARICO II (484-507)

Eurico murió en Arlés en el año 484. Le sucedió su hijo Alarico, un joven


de veintitrés años, que se casó con una hija del rey ostrogodo Teodorico.
Carecía de la inteligencia y coraje de su padre. Las fuentes de información
lo muestran como una persona débil de carácter, puesto de manifiesto
cuando el rey franco Clodoveo le exigió la entrega inmediata de Siagrio,
que había buscado refugio en la corte de Tolosa. Siagrio era hijo de Egidio,
el último magister militum per Gallias romano que, después del asesinato de
Mayoriano, impuso su autoridad en una región de la frontera del Rin, y
transformó en feudo independiente. Su hijo Siagrio, denominado por Gre-
gorio de Tours (HF, II, 27) rey de los romanos, mantuvo la independencia
de este feudo durante bastante tiempo, hasta que fue conquistado por
Clodoveo, que salió victorioso en la batalla de Soissons del año 486 ó 487.
Siagrio abandonó el combate y huyó, buscando refugio en la corte de To-
losa. Gregorio de Tours, que es quien proporciona la información, afirma
que Clodoveo solicitó la entrega inmediata de Siagrio bajo la amenaza de
declarar la guerra y que Alarico, temeroso, pues el miedo es usual entre los
visigodos, lo remitió encadenado. Pero ninguna fuente dice que Siagrio
fuera entregado en los años 486 ó 487. En esas fechas, los visigodos de Ala-
rico tenían motivos serios para hacerles temer una guerra inmediata con
los francos de Clodoveo, que tardaron tiempo en ocupar los territorios del
estado-tapón de Siagrio y no hicieron acto de presencia en la frontera del
Loira, según parece, hasta el año 493. Es a partir de ese momento cuando

276
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

los francos empiezan a resultar extremadamente peligrosos para los visigo-


dos, pues cruzarán el Loira y tomarán las ciudades de Tours y Saintes, que
serán recuperadas enseguida.

Gothi intra Hispanias sedes acceperunt

La Chronica Caesaraugustana, cuya paternidad y fuentes utilizadas son


materia de discusión, es la única obra que habla de una migración visigoda
hacia Hispania a finales del siglo V. La causa de esta emigración visigoda apa-
rece en la historiografía moderna frecuentemente asociada a la presión de los
francos en las fronteras septentrionales del reino visigodo y tendrá su corres-
pondiente reflejo arqueológico en las necrópolis visigodas de la Meseta.
Actualmente, la investigación arqueológica cuestiona radicalmente la asocia-
ción entre la supuesta migración y las necrópolis visigodas de la Meseta.
Dos pasajes de la Chronica Caesaraugustana se refieren a esa inmigración.
El primero, referido al año 494, dice que durante esos consulados, los godos
entraron en Hispania (his consulibus gothi in Hispanias ingressi sunt). El co-
rrespondiente al año 497 es de tono similar al anterior: durante esos consula-
dos los godos adquirieron asentamientos en Hispania (His consulibus Gothi
intra Hispanias sedes acceperunt). Ciertamente, estos pasajes registran movi-
mientos de Goti o Gothi hacia Hispania, pero no añaden indicaciones sufi-
cientes para conocer su entidad y calidad, ni señalan su carácter y función.
Actualmente, se ha prestado atención al hecho de que todos los pasajes de la
Cronica Caesaraugustana en los que aparece el término Gothi, excepción he-
cha de los indicados, guardan relación con operaciones militares, siendo el
término un equivalente de soldado godo. También el campo semántico del
verbo latino ingredior (ingressi sunt, dice el texto) incluye un significado mili-
tar, realizar expediciones militares. Consecuentemente, en los años 494 y
497, grupos de soldados godos entraron en Hispania para realizar operacio-
nes militares y ocuparon algunos lugares en beneficio de los intereses godos.

Sublevación de la aristocracia local

En el año 496, la Crónica Caesaraugustana registra otro acontecimiento


importante: da a conocer que un personaje, denominado Burdunelo, asu-
mió la tiranía en Hispania. No es extraño que aparezcan este tipo de suble-

277
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

vaciones. Cuando el reino visigodo se fue expandiendo de la mano de Euri-


co por tierras pertenecientes al Imperio, muchos ricos terratenientes se vie-
ron en la tesitura de colaborar con la nueva potencia o defender su poder
económico y social manteniendo la ficción de un Imperio en ruinas. En la
Galia, los terratenientes de Auvernia, se dividieron entre los que deseaban
colaborar con los visigodos y los que se obcecaban en mantener su inde-
pendencia de los romanos. Pero la ilusión les duró muy poco tiempo. En
476, Romulo Augústulo, último emperador de Occidente, fue destituido por
Odoacro, que reconoció formalmente la soberanía del emperador de Orien-
te, pero siguió gobernando como rey de Italia hasta que fue depuesto y ase-
sinado por el ostrogodo Teodorico.
La ficción de Imperio, por tanto, había desaparecido. Pero en Hispania, al
igual que en otros lugares, la clase terrateniente romana logró sobrevivir al
hundimiento del Imperio. Con la supervivencia de esta clase terrateniente se
conservaron también las estructuras económicas y sociales, pero no pervivió
la estructura política del desaparecido Estado central, cuyo vacío llenaron los
visigodos. Algunos terratenientes y propietarios provinciales —tal pudo ser el
caso de Burdunelo— vieron con preocupación el daño que podían causar a
sus intereses los Gothi recién entrados en la Península y optaron por hacerse
con el poder. Burdunelo, traicionado por sus partidarios, fue capturado y lle-
vado a Tortosa. Allí, como castigo ejemplar de su traición, fue metido dentro
de un toro de bronce y quemado. La usurpación (tyrannis) de Burdunelo, que
evidentemente atropellaba los intereses visigodos en la Península, provocó el
envío de soldados visigodos, que ocuparon los lugares principales (sedes) que
participaron en la insurrección. Esta no debió de carecer de importancia,
pues la Cronica Caesaraugustana recuerda que unos pocos años después, en
506, los Ghoti tuvieron que ocupar Tortosa, donde otro personaje, Pedro, ha-
bía usurpado el poder. El tirano fue ejecutado y su cabeza remitida a Zara-
goza, ciudad de gran importancia estratégica para los visigodos. Desde allí,
controlaban las comunicaciones que llevaban al Levante, a la Meseta, a la
Hispania septentrional y a los pasos pirenaicos.

Presión religiosa

Cuando los visigodos se instalaron como federados en Aquitania, ya


profesaban la fe arriana y no por ello mostraron un ensañamiento especial
contra los católicos, más bien dieron muestras de tolerancia. Pero es verdad

278
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

que de forma intermitente se dieron actos de violencia religiosa, debidos


más a situaciones de guerra y a habituales acciones de saqueo que a ensa-
ñamiento religioso. Los suevos cometieron esos actos de violencia en luga-
res religiosos y los visigodos no renunciaron a ello, como sucedió cuando
las tropas del rey godo Teodorico entraron en 455 en la ciudad de Braga y
saquearon los templos e hicieron prisioneros a muchos hispanorromanos
(Hid. Cron., 174).
No se puede olvidar, sin embargo, que en aquella época los visigodos
actuaban en nombre de la autoridad romana y con su beneplácito. Cuando,
bajo el mandato de Eurico, el reino visigodo se expandió por tierras de la
Galia y de Hispania, la situación política era ya muy distinta, dado que el
poder de decisión y el futuro estaban prácticamente en manos de los visi-
godos. Los miembros de las familias aristócratas y terratenientes eran
también las que ocupaban las sedes episcopales y algunos de ellos no solo
tenían gran ascendencia sobre la población de sus ciudades, sino que en
ocasiones hacían uso de una resistencia activa o pasiva contra Eurico.
Conocían su poder, pues, tras la caída del Imperio de Occidente, la iglesia
católica era una de las pocas organizaciones que quedaban en pie como ins-
titución poderosa. Eurico era un rey también poderoso y el ritmo de las rela-
ciones entre los godos y la jerarquía católica estaba en sus manos, por lo que
no se doblegó fácilmente a las exigencias de los obispos católicos. Gregorio
de Tours (ca. 538-594), autor posterior a los hechos y poco favorable a los
visigodos, dice que Eurico desencadenó una persecución contra los cristia-
nos. Sidonio Apolinar (Epist., VII, 6.), que se encuentra entre los personajes
de la Auvernia que lucharon para que su región continuara siendo romana,
dibuja también un negro panorama del catolicismo en el reino visigodo,
donde algunos obispos fueron desterrados y varias sedes episcopales esta-
ban vacantes, pero también deja entrever que la razón de esa situación estaba
motivada por la resistencia de varios obispos al poder visigodo, mientras
otros dieron su apoyo y prestaron su colaboración a los proyectos políticos
de éstos.
Cuando, hacia el año 496, el rey franco Clodoveo se convirtió al catoli-
cismo e intentó atraer a su causa a la aristocracia galorromana y al episco-
pado católico, el rey godo Eurico llevaba muerto más de diez años (484).
Era el rey Alarico quien tenía que maniobrar con rapidez y así lo hizo. Dio
el visto bueno a la ocupación de las sedes vacantes y permitió el regreso de
algunos obispos exiliados, como Cesáreo de Arlés (ca. 505). En la Lex Roma-

279
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

na Visigothorum o Breviario de Alarico II, promulgada en 506, se recogían


los derechos otorgados a la iglesia católica en el Código Teodosiano, aun-
que el Estado se reservaba cierta capacidad de intervención en los asuntos
eclesiásticos. Un hecho de suma importancia para la iglesia católica gala
fue la celebración del Concilio de Agde en septiembre de 509, presidido por
Cesáreo de Arlés. El concilio, que contó con la representación de treinta y
cuatro diócesis del territorio gálico, inició sus sesiones pidiendo a Dios por
el reino, por el monarca y por el pueblo godo. La habilidad mostrada por
Alarico en su trato con la jerarquía católica había logrado neutralizar la
agobiante presión religiosa de los francos.

El Código de Eurico y el Código de Alarico II

Durante todo su proceso migratorio, los godos se rigieron por costum-


bres tradicionales. Cuando fueron instalados por la autoridad imperial
como federados en Aquitania, una región que disponía de abundante po-
blación romana, las normas y costumbres godas ya no eran adecuadas
para resolver los problemas resultantes de la convivencia entre visigodos y
romanos, sobre todo, desde que las conquistas de Eurico ensancharon des-
mesuradamente las tierras y poblaciones sometidas a control visigodo. En
esas circunstancias, el reino visigodo necesitaba disponer de un código de
leyes, que diese respuesta adecuada a la existencia de dos poblaciones étni-
cas que convivían en un mismo territorio y dependían políticamente de la
misma autoridad goda.
Uno de los códigos que se promulgaron durante esos años fue el denomi-
nado convencionalmente de Eurico, conservado de forma muy fragmentaria
en un único manuscrito. Recoge normas referentes a diversas materias, como
procedimiento judicial, depósitos, ventas, donaciones, herencias, límites te-
rritoriales... Este código, que sirvió de referencia a otros posteriores, tiene
algunos puntos oscuros que guardan relación con su fecha de promulgación,
la identidad de los juristas romanos que hicieron la compilación, la duda de
si Eurico fue realmente el que lo promulgó (su nombre no consta de forma
explícita en el manuscrito) y, sobre todo, a quiénes iban dirigidas las leyes
recopiladas. San Isidoro de Sevilla (Hist. Got., 35), que vivió siglo y medio
después, dice que Eurico fue el primero que dotó a los visigodos de leyes
escritas. Es posible que no fuese así. Sidonio Apolinar, contemporáneo de rey
Teodorico, ataca duramente a Seronato, que era un funcionario romano al

280
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

servicio del reino godo, y le recrimina que pisotee las leyes teodosianas (Código
Teodosiano) y proponga las de Teodorico, buscando viejos errores e imaginan-
do nuevos tributos (Epist., II. 1, 3).
En la historiografía moderna la cuestión de saber a qué personas iban diri-
gidas las normas recogidas en el llamado Código de Eurico ha sido objeto de
discusión y no encuentra una solución definitiva. Algunos investigadores
creen que el Código es el resultado de la puesta por escrito, bajo influencia
romana, de las leyes consuetudinarias. Suponen, por tanto, que afectaba úni-
camente a los godos, mientras que la población hispanorromana y galorroma-
na del reino de Tolosa se regía por el Código Teodosiano. Las leyes de Eurico
tenían, por tanto, carácter nacional (se destinaban a la natio Gothorum).
El Código recogía también algunas normas que debían tenerse en cuenta en
los litigios surgidos entre godos y romanos, cuando entraban en confronta-
ción los dos sistemas legales por los que ambas comunidades se regían sepa-
radamente. Otros investigadores, por el contrario, piensan que, si la mayoría
de esas normas —no todas— hundía sus raíces en el derecho vulgar romano,
sería poco probable que se hubiese promulgado específicamente un código
con la intención primordial de solucionar los conflictos surgidos entre ambas
comunidades en materia de propiedad de la tierra, herencias, transacciones...
Por esta razón, suponen que el llamado Código de Eurico tenía carácter terri-
torial, esto es, afectaba por igual a toda la población, tanto goda como galo-
rromana e hispanorromana.

Código de Alarico

Se desconoce el nombre específico que tenía el llamado Breviario de


Alarico II, también denominado Lex Romana Visigothorum y Breviario de
Aniano. Era un compendio abreviado del Código Teodosiano, con nuevas
«interpretaciones» de las normas legales romanas, que se adaptaban a las
nuevas circunstancias históricas de las tierras sobre las que los godos
ejercían su dominio. Una comisión de juristas (designados con el térmi-
no prudentes), encabezada por el conde Goyarico, se encargó de la re-
copilación e «interpretación» de las leyes. El resultado de la comisión se
presentó a la consideración de una asamblea de nobles galorromanos y de
obispos católicos y arrianos, reunida en Aduris (Aire-sur-l’ Adour). La
asamblea aprobó el texto, que fue promulgado por Alarico II el 2 de febre-
ro de 506. La promulgación de este Breviarium tenía como objetivo la eli-

281
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

minación de ambigüedades y la precisión conceptual de las normas en


uso. Tampoco puede excluirse en dicha promulgación el intento político
del Alarico II de atraer al redil godo a una población de cultura romana y
católica, que se regía por leyes romanas y se sentía presionada por los
francos católicos. La convocatoria del Concilio de Agde perseguía algo
parecido.

LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO EN HISPANIA.


EL PERÍODO DE INFLUENCIA OSTROGODA

Los últimos años de Alarico II y la derrota de Vouillé

Hacia el año 486, el rey Clodoveo (481-511) acabó con el feudo autó-
nomo de Siagrio, situado al norte del Loira, y los francos salios se con-
virtieron en vecinos de los godos. En aquellos momentos, los francos de
Clodoveo eran una poderosa potencia en expansión, que amplió su terri-
torio a expensas de los turingos, derrotados en el 491, y de los alamanes,
vencidos en la batalla de Tolbiac. Cuando, hacia el 500, los francos ata-
caron a los burgundios, Alarico apoyó a los burgundios, que entregaron
a los godos la ciudad de Avignon (501), aumentado con ello el resentimien-
to de Clodoveo. En el año 502, Teodorico el Grande, suegro de Alarico II,
realizó las gestiones necesarias para que Clodoveo y Alarico II tuviesen
un encuentro cordial. La reunión, que tuvo lugar en una isla del río Loira,
puso fin al enfrentamiento entre ambos estados, pero en realidad no hizo
más que retrasar algunos años la guerra entre ambas potencias. Luego,
los francos se reconciliaron con los burgundios. Teodorico el Grande
aconsejó a éstos que abandonaran su peligrosa alianza con los francos,
pero no le hicieron caso. Los francos entraron en el reino tolosano y mar-
charon contra los godos. La batalla tuvo lugar en Vouillé, cerca de Poitiers.
El ejército godo sufrió un terrible descalabro y su rey Alarico II murió en
la contienda. Las consecuencias de la batalla fueron desastrosas para los
godos. Los francos tomaron las ciudades de Rodez, Clermont y Burdeos,
y avanzaron contra Toulouse, capital del reino, donde se apoderaron del
famoso tesoro de los godos. Luego, se dirigieron hacia Carcasona y Arlés,
a la que asediaron. En los años 507 y 508, los godos perdieron la mayor
parte de sus posesiones en la Galia. Las pérdidas hubieran sido todavía
mayores si el rey ostrogodo Teodorico, que temía que los francos contro-

282
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

lasen la zona mediterránea de la Galia, no hubiese intervenido en el año


508, enviando desde Italia un poderoso ejército al mando del duque Ibbas,
que obligó a levantar el asedio de Arlés.

La sucesión de Alarico II

La derrota de Vouillé produjó una profunda conmoción. De repente, los


visigodos vieron impotentes cómo se desvanecía la imagen de que forma-
ban un reino fuerte y poderoso. La trágica muerte de Alarico II añadía, a las
desgracias sufridas, la incertidumbre de la sucesión al trono. A lo largo del
siglo V, la práctica habitual había sido que la sucesión recayese en un miem-
bro de la familia reinante, mayor de edad y con experiencia militar, pero el
rey desaparecido solo dejaba tras de si un hijo legítimo, Amalarico, menor
de edad, habido en su matrimonio con Tiudigota, la hija de Teodorico.
Estaba también Gesaleico, un bastardo, mayor de edad y con experiencia
militar. La escasa edad del hijo legítimo y la nefasta situación del reino
influyeron decididamente en la proclamación del bastardo, que sería rey de
los visigodos (507-511). Parece que Teodorico no se opuso a ese nombra-
miento, que dañaba directamente los derechos hereditarios de su nieto, a
la espera de que el tiempo le proporcionase una oportunidad más propi-
cia. La ocasión se presentó cuando, en 511, los burgundios atacaron Nar-
bona, la nueva capital del reino visigodo. Gesaleico, lleno de miedo,
emprendió la huida buscando refugio en Barcelona. La ignominiosa huida
de Gesaleico, como la denomina San Isidoro, fue aprovechada oportuna-
mente por Teodorico para promover la defensa de los derechos de su nieto,
al que los francos asediaban en Carcasona. Forzó el levantamiento del ase-
dio de la ciudad y recuperó parte del tesoro que los visigodos habían logra-
do salvar, tras la pérdida de Tolosa. Eran dos bazas importantes que se
sumaban a los derechos de su nieto como pretendiente legítimo. Utilizó
estos elementos propagandísticos contra Gesaleico, cuya situación en
Barcelona no era muy segura, pues había eliminado a algunos altos perso-
najes, como el vir illustris Goiarico y el comes Veila. Cuando el duque Ibbas
marchó hacia Barcelona con un fuerte ejército ostrogodo, Gesaleico se diri-
gió a África para solicitar la ayuda del rey vándalo Trasamundo. Posible-
mente consiguió lo solicitado, ya que pudo regresar a Aquitania donde
movilizó un ejército con el beneplácito de los francos, que no deseaban que
Teodorico tutelase el reino visigodo. Al año siguiente, Gesaleico entró de

283
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

nuevo con sus tropas en Hispania para luchar contra los ostrogodos, que
controlaban el nordeste peninsular. En las cercanías de Barcelona fue
derrotado por Ibbas. Huyó a Aquitania, donde fue capturado cuando inten-
taba pasar el río Durance y ejecutado de inmediato (año 513).

La regencia de Teodorico (510-526)

Tras la muerte de Gesaleico, el poder recayó en Amalarico, aunque


Teodorico actuó como regente de su nieto, dirigiendo desde Rávena la
política de Hispania. Desconocemos qué tipo de reacciones produjo entre
los visigodos de la Península el hecho de que Teodorico gobernase His-
pania a través de sus generales y funcionarios. San Isidoro de Sevilla
(Hist. Goth., 39) dice al respecto que obtuvo el reino de los godos en
Hispania durante quince años. La aceptación del gobierno de Teodorico
en Hispania se aprecia también en la datación de las Actas conciliares.
Los concilios de Tarragona y Gerona, celebrados en los años 516 y 517,
están fechados de acuerdo con los años de reinado de Teodorico. Por el
contrario, el II Concilio de Toledo, del año 527, se fecha por el año de rei-
nado de Amalarico, que asumió el poder efectivo cinco años antes de la
muerte de su abuelo.

Deseo de unión de ambos pueblos

En la situación transitoria en la que se encontraba el reino visigodo, no


provocó sentimientos muy hostiles entre la población el hecho de que Teodo-
rico ejerciese un control efectivo, pues ostrogodos y visigodos tenían muchos
puntos en común y es muy probable que Teodorico buscase la fusión de
ambas comunidades en un solo pueblo. Algo de ello sugiere el historiador Pro-
copio cuando señala que la presencia de ostrogodos en Hispania, que no dio
lugar a asentamientos permanentes amplios, favoreció, sin embargo, la pro-
pagación de matrimonios mixtos entre ostrogodos y visigodos y entre ostro-
godos e hispanos. Con ese posible proyecto de unión de ambas ramas godas
en un tronco común, hay que relacionar el matrimonio de Amalasunta, la hija
de Teodorico, con Eutarico, noble amalo, que vivía entre los visigodos y que
entroncaba, supuestamente, con la familia real de los Amalos. Jordanes (Get.,
58) dice de él que era hijo de Viterico y nieto de Beretmoda y Turismundo.

284
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

Probablemente, se trate de la construcción de un referente sucesorio, ideado


para facilitar la fusión de las dos ramas godas. En cualquier caso, la muerte
prematura de Eutarico (522/523) frustró ese proyecto.

Organización de los territorios

La actividad política de Teodorico en Italia estuvo inspirada en el princi-


pio ideológico de la restauratio Romani nominis. Ese mismo principio se
tuvo en cuenta en la gestión de los asuntos de Hispania y de la Galia. Cier-
tamente, el principio ideológico de la restauratio era capaz de hacer renacer
la esperanza en los diversos sectores de la población, que recordaban con
añoranza el viejo orden romano. Con esa ilusión renovadora, restauró la
Prefectura de las Galias, que tenía su sede en Arlés. Nombró para el cargo de
prefecto al senador romano Félix Liberio, q ue tenía jurisdicción en los terri-
torios visigodos de las Galias, salvados de la ocupación franca y burgundia,
y en los territorios hispanos sometidos al dominio ostrogodo, que incluían
la Tarraconense, sin duda, y las tierras del centro de la Península hasta
Mérida. Incluso en los años 513 y 514, la institución eclesiástica adaptó su
estructura a la organización política existente. Así, el papa Sím aco llevó la
idea de la restauratio al terreno de la organización eclesiástica, otorgando al
obispo Cesáreo de Arlés las funciones de vicario de la sede apostólica. Y en
lo que respecta a Hispania, esas funciones fueron encomendadas muy pron-
to a algunos obispos hispanos. En 517, las asumió el obispo Juan de Tarra-
gona. En 520, el obispo Salustio de Sevilla ejerció esas funciones para las
provincias de la Bética y de la Lusitania.

Una administración delegada

Desde el punto de vista teórico, la Península Ibérica formaba parte del


ámbito político de la prefectura de las Galias, pero, desde el punto de vista
fáctico, la realidad era muy distinta. Una vez fallidos los intentos de lograr
la unidad entre ambos pueblos, Teodorico gobernó el reino visigodo desde
Rávena, delegando su administración a altos dignatarios, conforme al cri-
terio de la separación de poderes civiles y militares, que estaba en uso en el
reino ostrogodo de Italia. Ampelio y Liuvirito se encargaron de la adminis-
tración civil, mientras que las cuestiones militares fueron puestas en las

285
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

manos de Teudis, un jefe militar (armiger) ostrogodo, a quien Teodorico


nombró tutor de su nieto Amalarico, según señala Jordanes (Gética, LVIII).
Las medidas que Teodorico dispuso para el reino visigodo, sacaron del
abismo a la maltrecha monarquía visigoda y ayudaron a conseguir que el
reino visigodo se recuperase económicamente. Conocemos los contenidos
de varias de estas medidas gracias a algunas cartas de Teodorico, recogidas
en las Variae de Casiodoro. En ellas, se especifican las medidas que Ampelio
y Liuvirito debían tomar para subsanar los abusos cometidos por los altos
funcionarios y recaudadores de impuestos, fundamentalmente en materias
de carácter económico y fiscal. Entre las arbitrariedades sancionadas, se
encuentran la adulteración del peso de las mercancías mediante la utiliza-
ción fraudulenta de pesas no reglamentarias, la alteración del precio de los
productos, las arbitrariedades en la recaudación de impuestos y en las requi-
sas complementarias de caballos destinados para el servicio de correos, y la
estimación fraudulenta de la adaeratio. Ciertamente, los tributos recaudados
en el reino visigodo llegaban regularmente a Rávena. No era, por tanto, la
remisión de los impuestos a Rávena lo que preocupaba a Teodorico, sino su
percepción en origen, ya que era entonces cuando los administradores co-
metían los grandes atropellos. Para poner coto a los abusos cometidos en la
recaudación de los impuestos, Teodorico ordenó que los administradores y
recaudadores siguiesen en materia impositiva el modelo vigente en la época
de Eurico y Alarico. De manera similar, prohibió expresam ente que las guar-
niciones militares estacionadas en ciudades hispanas exigiesen a sus pobla-
ciones prestaciones complementarias injustas y abusivas.

El reinado de Amalarico

Teodorico había encargado al ostrogodo Teudis la tutela de su nieto, el


control militar de los territorios hispanos sometidos al dominio visigodo y la
reordenación administrativa. El desempeño de estas tareas le proporcionó
muchas oportunidades de conseguir el apoyo y simpatía de la aristocracia
hispana y goda, que supo utilizar con habilidad para alejarse lentamente de
la tutela ostrogoda y reafirmar, al mismo tiempo, la importancia del reino
visigodo, sin llegar a una ruptura inadecuada con el rey ostrogodo. La muer-
te de Teodorico aclaró la situación y propició la separación pacífica de
ambos reinos. El rey difunto dejaba dos nietos, Amalarico y Atalarico, este
último bajo la regencia de su madre Amalasunta. Los dos herederos llegaron

286
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

a un arreglo pacífico. Amalarico gobernaría el reino visigodo de Hispania y


Galia y Atalarico atendería el reino ostrogodo de Italia. Se fijaron las fronte-
ras comunes de ambos reinos. Las tierras comprendidas entre el Ródano y
los Alpes (La Provenza) pasaban a formar parte del reino ostrogodo, mien-
tras que la provincia de Septimania quedaba en manos de los visigodos.
Atalarico renunciaba a los tr ibutos que Teodorico impuso a los visigodos y
se comprometía a entregarles el tesoro real, depositado en Rávena.
Estas disposiciones de carácter político-administrativo se complemen-
taron con otras medidas de índole interna: se ordenaba la repatriación de
las guarniciones ostrogodas asentadas en el territorio del reino visigodo y
se concedía a aquellos ostrogodos que hubieran contraído nupcias con
mujeres visigodas o hispanas la posibilidad de regresar a su tierra o per-
manecer en el reino visigodo, si ese era su deseo. Un elemento oportuno de
la separación de los dos reinos tuvo lugar en 529, cuando Amalarico nom-
bró al romano Esteban prefecto de las provincias hispanas (praefectus
Hispaniarum) para que ejerciese en ellas una parte de las funciones que
desempeñaban los prefectos del pretorio romano. Al mismo tiempo, Félix
Liberio, el antiguo prefecto de las Galias, abandonaba su cargo.

Política exterior

El amigable distanciamiento del reino ostrogodo se trató de compensar


con un acercamiento al franco, que se quiso asegurar con el matrimonio del
rey visigodo Amalarico con la princesa Clotilde, hija de Clodoveo. Pero dicho
matrimonio estuvo comprometido desde el comienzo por las desavenencias
religiosas que protagonizaron ambos cónyuges: Clotilde era católica y Ama-
larico arriano, al igual que su pueblo. En el decir de algunos autores, como
Procopio (V, 13, 9) y Gregorio de Tours (HF, III, 10), no totalmente fiables en
este asunto, las desavenencias matrimoniales degeneraron en vejaciones a la
esposa por causa de su fe católica, hasta el punto que Clotilde solicitó la inter-
vención de su hermano Childeberto I. En cualquier caso, es muy probable
que, bajo la cobertura de esas supuestas o ciertas vejaciones, se ocultase la
ambición franca de ensanchar su territorio a expensas de los visigodos y la
voluntad de estos últimos de impedirlo. Puede considerarse un indicio de esta
suposición el hecho de que Amalarico fijase su residencia en Narbona, donde
podía defender más fácilmente el territorio visigodo, dada la proximidad de
esta ciudad con la frontera franca. Al mismo tiempo, con su retirada a Nar-

287
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

bona, evitaba fricciones con Teudis, su antiguo tutor. No hubo que esperar
mucho tiempo para que el rey Childeberto atacara las posiciones visigodas.
Procopio (V, 13, 9) y Gregorio de Tours (HF, III, 10) ponen como motivo de
la intervención franca las vejaciones sufridas por Clotilde, sin embargo, Jor-
danes (Get., 58) no menciona ese tipo de pretextos y considera que Amalarico,
engañado por la astucia de los francos, perdió el reino y la vida. Narbona fue
ocupada por los francos en el año 531. El rey visigodo huyó y buscó precipi-
tadamente refugio en Barcelona. Cuando intentaba escapar por mar, murió
degollado por sus soldados, que despreciaron su gesto cobarde. La Crónica
Caesaraugustana especifica que el franco Basson, un posible integrante del
ejército visigodo, fue el asesino de Amalarico.
La derrota visigoda tuvo como consecuencia la pérdida de algunos terri-
torios, cuyos habitantes se trasladaron a Hispania con sus mujeres e hijos.
La Península se convirtió en el principal núcleo político y económico del
reino, aunque los visigodos retuvieron en la Galia la provincia de la Nar-
bonense, que quedó expuesta a continuos ataques de los francos.

EL REINADO DE TEUDIS (531-548)

Su administración de Hispania por delegación

Con Amalarico murió el último representante de la familia de Teodorico


I, que había gobernado a los visigodos durante más de cien años. A lo largo
de la historia del pueblo godo, se había comprobado que la experiencia mili-
tar, las victorias, el apoyo y lealtad de la aristocracia visigoda garantizaban
la elección del rey. Algunos monarcas murieron en el campo de batalla y,
otros fueron asesinados por culpa de sus fracasos. Amalarico lo fue proba-
blemente por su cobarde huida a Barcelona, después de la toma de Narbona
por los francos.
Es muy probable que la muerte de Amalarico estuviese instigada por
Teudis, un noble ostrogodo emparentado con la familia de los Baltos, que
deseaba conseguir como monarca la confirmación de un poder que venía
ejerciendo desde hacía algún tiempo, durante la minoría de edad de Ama-
larico. El general ostrogodo Teudis mostró una gran habilidad en el mane-
jo de los asuntos de Hispania, que le había encargado Teodorico. Tejió en
provecho propio los hilos de abundantes clientelas civiles y militares, que le

288
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

permitieron actuar con bastante autonomía. En sus relaciones con el ostro-


godo Teodorico, supo hábilmente manejar los principios de la obediencia y
resistencia política. No atendió, por ejemplo, el mandato de Teodorico, que
le ordenaba acudir a Rávena, pero cumplió en lo demás todas sus órdenes y
continuó enviando regularmente a Rávena los impuestos visigodos.

Medios utilizados para acceder al poder

La tolerancia religiosa empleada con la población hispanorromana, el


establecimiento de una extensa red de clientes hispanos y visigodos y su
matrimonio con una hispanorromana, hija de un rico propietario, fueron
los pilares sobre los que fundamentó su poder en el reino visigodo. Proco-
pio (V, 12, 50-51) recuerda que la esposa hispana de Teudis no solo tenía
muchas riquezas, sino que además poseía inmensas propiedades en la
Península. De esas propiedades, movilizó un ejército privado de 2.000 hom-
bres y se rodeó de una fuerza de guardaespaldas, de tal manera que, aun-
que teóricamente administraba Hispania por mandato de Teodorico, en la
práctica, su mandato tenía las características propias de un poder tiránico.
Con la muerte de Amalarico se extinguió el linaje regio de los Baltos. Teu-
dis estaba en condiciones para ser elegido rey, pese a su origen ostrogodo,
porque contaba con muchos recursos materiales y disponía de influencias
políticas muy poderosas para no temer su elección. Poco tiempo después de
su proclamación, depuso a Esteban, praefectus Hispaniarum, y suprimió esa
institución. Era una manera de romper con el pasado y de librarse de algu-
nas de las instituciones caducas que había heredado. Estas instituciones
siguieron vigentes mientras tuvieron sentido y mostraron su eficacia. La pre-
fectura Hispaniarum, que se consideraba una continuación de la prefactura
de las Galias, había perdido su razón de ser, una vez que el grueso de la
administración central del reino se había trasladado a Hispania y en la Galia
solo quedaba una provincia bajo dominio visigodo.

Política de Teudis

Teudis disponía de abundantes riquezas para mantener operativo un


ejército numeroso. Tenía un cuerpo de guardaespaldas, un ejército privado
de 2.000 esclavos, obtenidos de las propiedades de su esposa, y los que

289
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

podía conseguir en las propiedades reales, en caso de necesidad. Estaba,


por tanto, en muy buenas condiciones para expandir el dominio visigodo
por tierras de la Cartaginense y de la Bética, donde contaba con muchos
clientes de la nobleza local y visigoda. Es posible que, para el año 533, Teu-
dis hubiese tomado la decisión de instalar su corte en la ciudad de Sevilla,
pues un pasaje de Procopio (III, 24, 7-18) recuerda que los emisarios del rey
vándalo Gelimero, después cruzar el Estrecho, desembarcaron y se dirigieron
a un lugar en tierra firme, no muy lejos del mar, donde se encontraba Teudis.
Este lugar encaja mejor con Sevilla, que había sido lugar de asentamiento
militar visigodo, que con cualquier otra ciudad.

Expansión bizantina por el Mediterráneo occidental

La consolidación de Teudis en el trono y la expansión del dominio visi-


godo por tierras levantinas y meridionales de la Península se presentaron de
inmediato como premisas necesarias, pues el emperador bizantino Justi-
niano I ardía en deseos de reconquistar las antiguas provincias romanas
occidentales, empezando por el reino vándalo de África, que estaba sumido
en una profunda crisis dinástica y social. El rey vándalo Hilderico, que reinó
entre 523 y 530, se enemistó con la mayor parte de la población vándala por
culpa de la protección dispensada a los católicos y por las excelentes rela-
ciones que mantenía con los visigodos. Además, los vándalos tenían muchos
motivos de inquietud, ya que sufrieron frecuentes derrotas en su lucha con-
tra los bereberes, que acabaron por apoderarse de una parte del reino. Los
bereberes siguieron presionando y Hilderico, en el año 530, se vio obligado
a enviar un ejército en socorro de la ciudad de Cesarea, que fue derrotado.
La nobleza vándala, irritada con su rey, lo depuso y nombró en su lugar a su
primo Gelimero (rey del 530 al 534). Los bizantinos, que estaban al acecho,
aprovecharon la ocasión para pasar a la acción, con los pretextos de la depo-
sición de Hilderico, la revuelta de la aristocracia romana de la Tripolitania y
el levantamiento de Godas, el gobernador vándalo de Cerdeña. En agosto del
año 533, el ejército bizantino, al mando del general Belisario, desembarcó
en Caput Vada, a tan solo cinco jornadas de Cartago. En el mismo instante
en el que se estaba produciendo el desembarco bizantino, el rey vándalo
Gelimero, profundamente preocupado, envió una embajada a Teudis para
c oncertar con él una alianza. Al mismo tiempo, dispuso que el tesoro real
vándalo se trasladara a una nave, puesta bajo el mando del escriba Boni-

290
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

facio, que recibió órdenes precisas de poner rumbo a Hispania tan pron-
to como las tropas de Belisario se acercasen a la ciudad (Procopio, IV,
4. 33-34).
En septiembre del año 533, el ejército de Belisario derrotó a los vándalos
en Ad Decimum, un suburbio de Cartago. Teudis tuvo conocimiento de la
derrota, antes de que llegara a su presencia la embajada vándala que venía a
solicitar una alianza con los visigodos. Teudis conoció los hechos por media-
ción de unos comerciantes, que zarparon del puerto de Cartago llevando un
cargamento con destino a Hispania, el mismo día en el que la ciudad era cap-
turada. Teudis, que temía el efecto que el conocimiento de esa noticia pudie-
ra producir en el ánimo de la nobleza y de la población hispanorromana de
la Bética (era un primer paso en la recuperación de las provincias romanas),
ordenó a los comerciantes que guardaran silencio. A los miembros de la
embajada vándala, que, por fin, llegaron a presencia de Teudis ignorando los
acontecimientos producidos, les pidió, sin mayores especificaciones, que
regresasen a su tierra para informarse. Pero no pudo silenciar por mucho
tiempo la caída del reino vándalo, ya que las tropas bizantinas ocuparon las
tierras africanas que miraban al Estrecho a comienzos del año 534. Belisario
dio las órdenes oportunas para que un regimiento de soldados, al mando de
Juan, ocupara la plaza fuerte de Ceuta (Septem), mientras Apolinar se apo-
deraba de las islas de Mallorca, Menorca e Ibiza.

La incursión en Hispania de las tropas francas

Para contrarrestar la expansión del dominio bizantino por el norte de


África, Teudis fortificó algunos lugares estratégicos del litoral peninsular,
pero evitó implicarse en el conflicto para no irritar a los bizantinos ni pro-
porcionarles un pretexto para intervenir, ya que Hispania también forma-
ba parte de la Recuperatio Imperii, que inspiraba la política exterior de
Justiniano con relación a Occidente. Cuando en el año 540, Justiniano
envió al general Belisario al frente oriental para frenar las incursiones de
los persas, que habían penetrado en territorio imperial y capturado la ciu-
dad de Antioquía, una facción de los ostrogodos aprovechó la ocasión para
nombrar rey a Ildibaldo, sobrino de Teudis. En opinión de Procopio (VI,
30.15-6), esta relación familiar pesó lo suficiente en el ánimo de los ostro-
godos como para inclinar la balanza hacia esa elección. Aunque Teudis
hubiese estado dispuesto a ayudar a su sobrino, no pudo hacerlo porque, en

291
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

el año 541, los reyes francos, Childelberto I y Clotario I, probablemente ani-


mados por los bizantinos, invadieron la Tarraconensis al mando de un pode-
roso ejército. Atravesaron los Pirineos occidentales, pasaron por Pamplona
y se dirigieron contra Zaragoza, después de haber devastado las tierras del
valle medio del Ebro. Estaban dispuestos a rendir Zaragoza por hambre,
pero los francos levantaron el asedio de la ciudad, después de un sitio de
cuarenta y nueve días. Gregorio de Tours (HF, III, 29), partidario de los fran-
cos, cuenta, como causa explicativa de la inesperada retirada de los francos,
la impresión que les produjo la procesión de los zaragozanos, que recorrían
las murallas de la ciudad llevando la túnica de san Vicente mártir. Isidoro
de Sevilla (Hist. Goth., 41), partidario de los godos, no recoge esta versión y
señala como motivo fundamental que el ostrogodo Teudisclo, general de
Teudis, les cortó la retirada, bloqueando los pasos pirenaicos. Cuando Chil-
deberto y Clotario se dieron cuenta que tenían bloqueadas las vías y pasos
por los que tenían que regresar a su patria, ofrecieron una elevada suma de
dinero a cambio de poder franquear los Pirineos sin sufrir ningún percan-
ce. El general Teudisclo solamente les concedió veinticuatro horas para
abandonar la Tarraconense, tiempo suficiente para que los reyes y su séqui-
to pudieran franquear la cordillera. La retaguardia no lo consiguió y fue
masacrada sin piedad. Tras la retirada de los francos, la Tarraconense que-
daba profundamente devastada, sin apenas tiempo para recuperarse econó-
micamente, pues en el año 542 Hispania fue duramente castigada por la
peste bubónica.

La lucha por Ceuta

Aprovechando la serie de dificultades que, a partir del año 543, tuvieron


que soportar los bizantinos en el norte de África, en sus luchas contra los
moros, Teudis envió al otro lado del Estrecho un ejército, con la misión de
arrebatar a los bizantinos la plaza fuerte de Ceuta. Isidoro de Sevilla (Hist.
Goth., 42) da a entender de forma tendenciosa que los visigodos habían con-
trolado la plaza con anterioridad, pues los bizantinos invadieron la ciudad de
Ceuta, después de haber expulsado a los godos. Procopio no comparte la expli-
cación de San Isidoro y supone que Ceuta formaba parte del reino vándalo
cuando Belisario se apoderó de la región, en el año 533. Pero la pertenencia
de Ceuta al reino vándalo no cierra las puertas a la p osibilidad de que los
visigodos hubieran podido ocupar la ciudad aprovechando los momentos

292
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

confusos que acompañaron a la conquista bizantina del norte de África. En


cualquier caso, los visigodos fracasaron en su intento de reconquistarla. San
Isidoro de Sevilla fantasea con los detalles explicativos de la derrota. En lo
más encarnizado del combate, los visigodos, que eran arrianos, suspendieron
la lucha, pues no querían profanar el domingo, día del Señor; los católicos
bizantinos no tuvieron esos escrúpulos y atacaron sin piedad a los visigodos
por mar y tierra, causándoles una enorme masacre. La justificación que San
Isidoro ofrece de la derrota es, muy probablemente, una invención suya para
minimizar la victoria bizantina, denostar su comportamiento y elogiar la
escrupulosa piedad de los visigodos. Después de esta retirada de África, los
visigodos no regresarán a ella hasta finales del siglo VII.

Labor legislativa y muerte de Teudis

En el año decimoquinto de su reinado (546), Teudis promulgó una ley


sobre las costas procesales. La ley, que estaba dirigida a los rectores y iudi-
ces, encargados de aplicarla en las demarcaciones territoriales que tenían
asignadas, pone de manifiesto la continuidad en el reino visigodo de las
prácticas legales romanas. Está promulgada en Toledo, una pequeña ciu-
dad provinciana, que aumentaba su importancia en consonancia con el
desplazamiento estratégico del poder real hacia el centro de la Península.
Desde esta región, era más fácil y rápido lanzar operaciones de conquista
contra las regiones hispanas que todavía no estaban sometidas al dominio
visigodo.
Poco después de la derrota de los visigodos en África, Teudis fue elimi-
nado. Su asesino era un personaje de su entorno, que se fingió loco mien-
tras aguardaba la ocasión propicia para acabar con la vida del monarca.
Cuando la vida se le escapaba, Teudis perdonó a su agresor, confesando que
él también había matado a su rey. Daba a entender con estas palabras su
implicación en el enigmático asesinato de Amalarico.

El reinado de Teudiselo (548-549)

La nobleza cortesana que rodeaba al monarca desaparecido, deseosa de


figurar entre la clientela del nuevo rey, ayudó a canalizar la designación del
nuevo monarca en la persona de Teudiselo, que tenía muy buenas bazas en

293
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

sus manos, ya que había mandado el ejército que impidió que los francos
ocuparan la Tarraconense. Estuvo en el trono menos de dos años. Murió en
Sevilla en el transcurso de un banquete que celebraba en compañía de sus
amigos, víctima de un atentado, que San Isidoro pone en fantasiosa rela-
ción con la venganza perpetrada por un grupo de maridos, ofendidos por la
deshonra de sus esposas en pública prostitución.

El reinado de Agila (549-554)

Antes de su subida al trono, no se dispone de información alguna sobre


Agila. No se sabe si estuvo implicado en el atentado contra Teudiselo, ni
tampoco los avales que pudo utilizar para ser él la persona elegida. De todas
formas, es probable que el grupo que asesinó a Teudiselo ayudase a Agila a
ser nombrado rey. La elección recaía de nuevo en un visigodo, después de
una etapa de más de cuarenta años de monarcas ostrogodos. Y aunque es
cierto que la convivencia entre visigodos y ostrogodos nunca dio motivos a
conflictos y recelos, es probable que algunos miembros de la nobleza visi-
goda, que ocupaban altos puestos políticos y militares, mirasen con inquie-
tud el deterioro del prestigio real visigodo y aprovechasen el asesinato del
ostrogodo Teudiselo para elegir a un visigodo como su rey.
El rey Agila tenía ante sí el enorme desafío de organizar territorialmen-
te el reino, tratando de imponer el dominio visigodo sobre regiones, comar-
cas y ciudades hispanorromanas que estaban acostumbradas a gobernarse
con poderes eclesiásticos, o entidades locales que se mantenían autónomas
e independientes.

La resistencia de Córdoba

En 550, al poco tiempo de su elevación al trono, se rebeló la ciudad de


Córdoba, sin que sepamos muy bien los motivos del levantamiento. Depen-
demos en este aspecto de lo que San Isidoro informa y de la interpretación
que hace, en este caso, de las fuentes que le suministraron la información
sobre la sublevación. San Isidoro señala como motivos de la rebelión el
insulto de Agila contra la ciudad de Córdoba al profanar la iglesia y el culto
de su santo patrón, el mártir Acisclo.

294
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

Al margen de la veracidad o falsedad de los hechos narrados por San


Isidoro, no hay pruebas de que los visigodos, en aquellos momentos, come-
tieran actos de violencia contra los católicos. No parece, por tanto, que el
motivo real de la sublevación fuese ese. Es más verosímil suponer que la po-
blación de Córdoba, que llevaba mucho tiempo acostumbrada a adminis-
trarse libremente, considerara penoso perder las ventajas de la libertad y
tener que soportar el dominio que Agila trataba de imponerles. El rey visi-
godo sufrió una humillante derrota cuando intentó sofocar el levantamien-
to de la ciudad. Murió en combate, junto con su hijo, perdiendo también el
grueso de su ejército y el tesoro real. Es muy significativa la noticia de la pér-
dida del tesoro, ya que pone de manifiesto que Agila llevaba consigo el teso-
ro real cuando condujo su ejército contra Córdoba, bien porque desconfiara
de algunos nobles visigodos que quedaban atrás, o porque todavía no había
elegido como capital del reino una ciudad fuerte y bien protegida. En cual-
quier caso, el rey Agila, sin recursos económicos y en medio de una situa-
ción sumamente comprometida, optó por retirarse a Mérida, capital de la
provincia de Lusitania. La resistencia cordobesa había triunfado. De hecho,
la ciudad de Córdoba no fue sometida a dominio visigodo hasta el año 572.

La sublevación de Atanagildo y la intervención


de los bizantinos en Hispania

El desastre de Córdoba y la pérdida del tesoro de los godos minó la posi-


ción política de Agila y le privó de muchos apoyos. El noble godo Atanagildo
se sublevó contra él en el año 551. En la insurrección no colaboraron los cor-
dobeses. Era un asunto interno de los godos, que encabezó Atanagildo con
el apoyo de una parte de la nobleza visigoda. El sublevado fijó su residencia
en Sevilla. Desde allí, se lanzó a la conquista del trono, sin lograr su objetivo
de inmediato. Atanagildo, que se había embarcado demasiado alegremente
en una aventura que ya no tenía retorno y de cuyo éxito comenzaba a dudar
seriamente, solicitó la ayuda de Justiniano (Isid., Hist. Goth. 47). Conocía
muy bien la política expansionista del emperador de Constantinopla. Sabía
que Justiniano había aprovechado los conflictos dinásticos que destrozaban
los reinos germanos del Mediterráneo occidental, para poner en marcha su
proyecto de recuperación territorial. Pensaba que el destino le había depa-
rado la honrosa misión de restablecer las antiguas fronteras del Imperio
romano, liberando sus tierras del azote de gentes bárbaras y arrianas. Por

295
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

eso, no podía dejar pasar la oportunidad de intervenir en los asuntos de


Hispania, sobre todo, si con ello proporcionaba mayor seguridad a las pose-
siones bizantinas del norte de África, para las que los visigodos, que ya
habían enviado anteriormente expediciones contra Ceuta, eran enemigos
potenciales. En respuesta a la petición de ayuda cursada por Atanagildo,
Justiniano envió en el año 552 un pequeño ejército, que mandaba Félix
Liberio, el patricio que cuarenta años antes había sido prefecto de las Galias.
Las tropas de Atanagildo derrotaron al ejército de Agila, que había salido de
Mérida y se dirigía a Sevilla en son de guerra.
Siguieron tres años de luchas interminables sin que ninguno de los con-
tendientes lograse superar al contrario. El ejército bizantino, que fue enviado
a Hispania, ni ayudó ni castigó severamente a ninguno de los bandos con-
tendientes, pero aprovechó su presencia en la Península para ocupar una
amplia franja costera que tenía como plazas fuertes las ciudades de Medina
Sidonia, Málaga y Cartagena. Las facciones contendientes se desangraban
inútilmente en una lucha sin futuro ni provecho para los visigodos. En mar-
zo del año 555, los partidarios de Agila, faltando a su juramento de fidelidad,
según San Isidoro, asesinaron a su rey en la ciudad de Mérida.

EL REINADO DE ATANAGILDO (551/555-567)

La muerte de Agila facilitó el reconocimiento de Atanagildo como rey de


los godos por parte de la nobleza. De inmediato, pidió sin éxito la retirada
de las tropas bizantinas de Hispania. Luchó contra ellos en varias ocasio-
nes y ocupó algunas ciudades, pero no logró expulsarlos. La presencia bi-
zantina en Hispania dio como resultado la constitución de la provincia
imperial de Spania, que se extendía desde la desembocadura del Guadalete
hasta la zona situada al norte de Cartagena, aunque su extensión fue cam-
biando a lo largo del tiempo, por efecto de las presiones visigodas. Suponía,
de hecho, el control de los enclaves costeros más importantes de la Pe-
nínsula. La corte de Constantinopla justificó su presencia en Hispania al
amparo de un acuerdo suscrito entre Atanagildo y Justiniano, cuyo conte-
nido se desconoce, pero posiblemente poco favorable a los intereses de los
visigodos, dado que Atanagildo se vio forzado a suscribirlo en unas condi-
ciones de extrema debilidad política y militar. La copia visigoda de ese tra-
tado desapareció. Cuando cincuenta años después, Recaredo quiso conocer
su contenido a través de los buenos oficios del papa Gregorio Magno, éste

296
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

le contestó por carta (epístola IX) que el ejemplar bizantino se había perdi-
do en un incendio. Le exhortaba a que desistiera en su deseo de conocer los
pormenores de ese tratado, pues no eran favorables a los visigodos. Era una
«excusa piadosa» con la que el papa disfrazaba su negativa a notificarle el
contenido del tratado en esos momentos.

Política interna y externa

Atanagildo no logró echar a los bizantinos de Hispania. Tampoco consi-


guió imponer su control sobre algunas ciudades y comunidades locales de
la Bética, cuyo espíritu de resistencia cobraba ahora nuevos bríos debido a
la proximidad de las tropas bizantinas, herederas de los ideales romanos,
que vigilaban los movimientos de los visigodos. La Crónica Caesaraugustana
señala la captura de Sevilla por la fuerza y los reiterados fracasos ante los
cordobeses.
El continuo batallar contra bizantinos y contra comunidades hispanas
autónomas acarreó enormes gastos, que debilitaron la maltrecha economía
del reino visigodo. Tanto gasto inútil generó además una crisis financiera,
que el monarca trató de frenar recurriendo a la emisión de monedas, imi-
taciones de antiguos sueldos y trientes. Pero las acuñaciones monetales no
lograron atajar el desastre económico. El reino necesitaba disponer de más
recursos. Los que tenía, disminuyeron todavía más cuando las dos hijas de
Atanagildo, provistas de enormes dotes matrimoniales, marcharon a la Ga-
lia para casarse. Sobre el papel, los visigodos tenían muchas posibilidades
para poder aumentar sus recursos, pero en el terreno de los hechos la rea-
lidad era otra, pues no podían acceder al control de los ingresos de aquellas
ciudades y regiones de Hispania donde los miembros de la élite local y
regional controlaban la gestión y la administración de esas entidades al
margen de los visigodos.
Pese a las dificultades internas del reino, Atanalgildo no descuidó la polí-
tica exterior. Mantuvo relaciones diplomáticas con los francos, que también
recelaban de la política expansionista que Justiniano estaba conduciendo en
Italia, norte de África e Hispania. Como resultado de las relaciones diplomá-
ticas iniciadas, el rey franco de Austrasia, Sigiberto I, envió emisarios a Tole-
do, convertida por Atanagildo en urbe regia, a pedir la mano de Brunequilda,
hija del rey visigodo (año 566). Más tarde, su hermano Chilperico I de

297
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Neustrasia (561-584) siguió su ejemplo y solicitó la mano de Galswinta,


otra hija de Atanagildo. Las nuevas desposadas tuvieron destinos muy di-
versos. Ambas abrazaron el catolicismo de sus maridos y se mostraron
sumisas y obedientes a sus esposos. Pero Chilperico, aguijoneado por su an-
tigua concubina, asesinó a su esposa, iniciando con ello un período de
luchas sangrientas que ensombrecieron la dinastía merovingia. Venancio
Fortunato recuerda en frases lapidarias los destinos de esas princesas: Tole-
do, ¡oh Galia!, te entregó dos torres gemelas: la primera permanece enhiesta, la
segunda yace rota.

Liuva (568-571-573)

Atanagildo murió por causas naturales en Toledo, en el año 568. Un he-


cho digno de atención, si se tiene en cuenta que, a lo largo de casi un siglo,
la mayoría de los reyes de los visigodos fueron asesinados o murieron en
combate. Tras la muerte de Atanagildo, siguió un período de cinco meses en
el que el trono visigodo estuvo vacante, sin que se conozcan las causas. Es
cierto que el rey había muerto sin herederos masculinos. Con su muerte,
desaparecía su dinastía y se abría un período de discusión y componendas
para elegir al nuevo monarca. Durante cinco meses, los magnates y nobles
del reino fueron incapaces de llegar a un acuerdo para canalizar la elección
del nuevo rey en favor de uno de ellos. Finalmente, en la ciudad de Narbona,
donde se hallaban concentrados numerosos efectivos para defender la pro-
vincia y controlar los movimientos de los francos en la frontera, los nobles y
altos cargos del ejército procedieron a la elección del nuevo rey en la perso-
na de Liuva (568). Es posible que, después de cinco meses de dilación, el
nombramiento del nuevo monarca tuviera que hacerse precipitadamente en
territorio galo y no en Hispania, porque quizás se temiese un ataque de los
francos. De hecho, en el año 569, las tropas de Sigiberto de Austrasia y Gon-
trán de Borgoña se movían por la zona de Arlés.

Coparticipación del poder con su hermano Leovigildo

Cuando Liuva subió al trono, el reino visigodo mostraba síntomas de


una gran debilidad. Las fronteras del reino estaban seriamente amenazadas
por francos, suevos y bizantinos y, dentro de la Península, no solo había

298
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

muchas ciudades que se gobernaban de forma autónoma, sino incluso am-


plias regiones del norte estaban al margen del dominio visigodo. No había
perspectivas de mejora inmediata, ya que la situación económica era cala-
mitosa y apenas se disponía de recursos económicos para poner en pie
grandes ejércitos con los que poder afrontar la situación.
En el año 569, en medio de circunstancias tan adversas como las indica-
das, Liuva tomó la audaz decisión de buscar la ayuda y colaboración de su
hermano Leovigildo, una persona muy apreciada por la aristocracia hispa-
na. Le nombró su sucesor hereditario y le entregó el gobierno de Hispania,
reservándose para sí la Galia Narbonense y quizás también la Tarraconense.
La coparticipación en el gobierno del reino (consortes regni) fue un arreglo
político especial, que funcionó a plena satisfacción de los dos hermanos,
especialmente cuando Leovigildo se casó con la reina Gosvinta, viuda de
Atanagildo, y pasó a encabezar el clan nobiliario que se había formado en
torno de la intrigante reina viuda. A la muerte de Liuva, en 571, según San
Isidoro, y en 573, según la Crónica de Juan de Bíclaro, el reino visigodo vol-
vió a quedar reunido bajo el mando de Leovigildo .

EL GRAN REINADO DE LEOVIGILDO (571/72-586)

Liuva se había enfrentado inútilmente a los graves problemas que afecta-


ban al reino visigodo. Leovigildo lo hará con contundencia y decisión. Sabía
que los reinos crecían y se consolidaban por la fuerza de las armas. Era, cier-
tamente, un hecho de experiencia y una reflexión, recogida por San Isidoro
en sus Etimologías (18,1), que los reinos se conse-
guían con la guerra y se ampliaban con las victo-
rias. Y ante ese deseo de crecer territorialmente,
consideraba que los pactos habidos entre pueblos
solo tendrían validez mientras las potencias sus-
criptoras estuvieran dispuestas a respetarlos; en el
caso contrario, era la guerra la que estaba llamada
a decidir la cuestión. Y era evidente que Leovigildo
había tomando la firme decisión de dirigir sus es-
fuerzos militares a apliar territorialmente su reino
y a adquirir riquezas. San Isidoro lo afirma, fina-
mente, en un pasaje (Hist. Goth., 49), en el que hace Figura 15. Tremmisis de
un breve resumen de los logros conseguidos por el Leovigildo.

299
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

rey en su lucha contra los bizantinos, las ciudades rebeldes y las regiones
insumisas: Leovigildo decidió ampliar su reino con la guerra y aumentar sus
bienes.
Poco después de las invasiones de los vándalos, alanos y suevos, muchas
ciudades y algunas regiones hispanas comenzaron a funcionar de una ma-
nera autónoma, con intermitentes interferencias de la autoridad imperial
romana, de los bárbaros invasores y de los visigodos. En la época de Leo-
vigildo constituían un conglomerado de entidades políticas autónomas con-
troladas por aristocracias locales y regionales, sin una estructura superior
que las vinculara e integrara, como había sucedido bajo la autoridad unita-
ria de Roma, que tantas ventajas había aportado. Juan de Bíclaro justifica
y legitima las acciones expansionistas de Leovigildo porque eran acciones
dirigidas a la recuperación territorial, una vuelta a los antiguos límites que
el reino tuvo anteriormente, pensando, quizás, en el referente del reinado
de Eurico, del que Jordanes dijo, con cierta exageración, que tuvo ya con
pleno derecho toda Hispania y la Galia (Get.,47). Se trataba de una justifica-
ción teórica.
El proyecto de conseguir la unidad territorial de la Península bajo el
poder central de los visigodos era una empresa susceptible de propor-
cionar enormes beneficios, pero chocaba con los temores de algunos vi-
sigodos y, sobre todo, con la resistencia de las regiones insumisas y la
obstinación autonomista imperante en muchas ciudades. Pero estos in-
convenientes no amedrentaron a Leovigildo, que estaba decidido a impo-
ner su dominio sobre esas ciudades y regiones, que le aportarían dinero y
tierras con las que podría aumentar sus clientelas y ganarse la fidelidad de
los nobles.

Operaciones contra los bizantinos

Las primeras operaciones militares visigodas fueron dirigidas contra


los bizantinos. La coyuntura exterior favorecía a los visigodos, ya que los
bizantinos pasaban por momentos difíciles. Después de las fulminantes
conquistas conseguidas por los bizantinos, que Justiniano había sabido
preparar inmovilizando en otros frentes a los enemigos más peligrosos por
medio de pactos o comprando la paz, la expansión se paralizó. El nuevo
emperador de Constantinopla, Justino II (565-578), se negó a proporcionar

300
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

las subvenciones acostumbradas a los pueblos que presionaban en las


fronteras del Imperio. En el año 568, el rey lombardo Alboin, acompaña-
do de grupos de sajones, suevos, ostrogodos y gépidos, condujo a su pue-
blo a Italia, donde ocupó Venecia, y la Liguria al año siguiente. Ante el
empuje de los bárbaros, las defensas bizantinas en Italia se desmoronaron.
También en el norte de África, el potencial militar de Bizancio era muy
limitado. En el año 569, la Crónica de Juan de Bíclaro recuerda que Teo-
doro, el prefecto de África, fue muerto en una incursión bereber; y lo
mismo sucedió en los dos años siguientes con los magistri militum Africae,
Teoctisto y Amable. Las dificultades sufridas por los bizantinos en el norte
de África estaban clamando por un nuevo diseño en la distribución estra-
tégica de sus fuerzas militares, que no estaban en condiciones de distraer
efectivos para ayudar a los bizantinos de Hispania, dependientes política y
militarmente de África.
Leovigildo aprovechó, en el año 570, estas condiciones favorables y co-
menzó su ofensiva contra los bizantinos. Conforme a la tradición de las
expediciones visigodas, esperaba obtener un rico botín, pero, sobre todo,
pretendía establecer en medio de la provincia bizantina de Hispania una
cuña visigoda que rompiera en dos la provincia y entorpeciera las comuni-
caciones entra ambas partes, evitando que los bizantinos pudieran prestar
ayudar a los cordobeses cuando fueran atacados. Sin respetar los tratados
suscritos en fechas anteriores entre visigodos y bizantinos, Leovigildo llevó
a cabo operaciones de saqueo, y destruyó algunos lugares de las comarcas
de Baza y Málaga, para luego regresar a la capital del reino. No conquistó
ninguna ciudad importante. Juan de Bíclaro (Chron. 51-52) dice que des-
truyó algunos loca (lugares secundarios) e Isidoro de Sevilla (Hist Goth.,
49), que se apoderó de algunos castros (quaedam castra). El balance no era
muy grande, pero sí indicativo, al haber arrebatado a los bizantinos terri-
torios de la periferia de esas ciudades y, sobre todo, poder comprobar que
el enemigo estaba ahora a la defensiva, sin capacidad real para lanzar una
contraofensiva.
Al año siguiente, Leovigildo, persistiendo tenazmente en su presión so-
bre Córdoba, cuya captura era el objetivo prioritario de las operaciones
desarrolladas en la Bética, condujo sus tropas contra la fortísima ciudad de
Asido (Medina Sidonia), que fue tomada de noche gracias a la complicidad
de un tal Framidaneus. La ciudad fue sometida al dominio visigodo, des-
pués de ser ejecutados los soldados que se hallaban en ella.

301
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Conquista de Córdoba

Tras las operaciones de aproximación y de aislamiento de Córdoba, nece-


sarias para impedir que llegaran tropas y suministros en su ayuda, Leovigildo
emprendió la conquista de la ciudad, que tuvo lugar durante la noche, al igual
que había sucedido en la de Asido. La conquista de Córdoba facilitó la cap-
tura de muchas ciudades y fortalezas, como señala el Biclarense (Crónica a,
572, 2: multasque urbes et castella), y dio un vuelco a la situación. La región
cordobesa tenía nuevos dueños. Hasta entonces, la campiña había estado
controlada por ricos y poderosos terratenientes. Desde la desaparición del
Imperio romano, ningún poder logró imponerse de forma permanente. El
vacío que dejó la desaparecida estructura administrativa del Imperio de
Occidente se llenó con algún tipo de organización política, que permitió a los
grandes terratenientes continuar disfrutado de sus privilegios y de su modo
de vida. Disponían de abundante mano de obra y de muchas tierras, cuya
explotación les proporcionaba grandes excedentes, con los que podían garan-
tizar su independencia. Sus esfuerzos para organizar la defensa de la región
fueron muy grandes y se basaron en la utilización de los campesinos, que
vivían y trabajaban en sus propiedades, hasta el punto que Leovigildo tuvo
que matar a una gran cantidad de ellos, según el pasaje indicado del Bicla-
rense (interfecta rusticorum multitudine).
Con la conquista de Córdoba se ponía fin a dos décadas de rebeldía de
la comarca. Leovigildo obtuvo un rico botín con el producto de los saqueos
y recuperó lo que quedaba del tesoro real visigodo perdido por Agila. Con
estos recursos podía planear nuevas campañas, sin la zozobra de no poder
contar con los recursos necesarios.

Operaciones en la Oróspeda (año 577)

En los años siguientes, Leovigildo desplegó su actividad militar en otros


frentes peninsulares. Hasta pasados cinco años, en 577, no volvió a llevar
su ofensiva a la parte meridional de la Península, en tierras próximas a la
provincia bizantina. En el ínterin había muerto el rey Luvia (573), y toda
Hispania y la Galia Narbonense pasaron a estar unificadas bajo el mando
único de Leovigildo, que hizo partícipes de su reino (consortes regni) a sus
hijos Hermenegildo y Recaredo.

302
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

Probablemente, los visigodos conocían los éxitos y fracasos cosechados


por los bizantinos en otros frentes. Sus éxitos habían sido muy limitados
en el frente oriental y, ante la perspectiva del próximo vencimiento del tra-
tado de paz de un año suscrito con los persas en 575, los bizantinos aumen-
taron sus efectivos. Luego, los persas arrancaron un nuevo tratado de paz
de tres años, por el que recibían una subvención anual de 30.000 sólidos.
Esta compra de la paz, que siempre resultaba más beneficiosa económi-
camente que el costo de una guerra, permitió a los bizantinos dirigir su
atención a otras zonas del Imperio. En Italia, por ejemplo, las disputas sur-
gidas entre los lombardos brindaban a los bizantinos la ocasión de consoli-
dar sus posiciones y de ampliar el territorio. En 576 enviaron tropas al
mando de Baduario, que fue derrotado por los lombardos. Los bizantinos
estaban preparando el envío de refuerzos, que aliviaran la situación, cuan-
do el rey de Armenia se sublevó, por lo que no pudieron enviar más tropas
al frente occidental.
Era evidente que Leovigildo no esperaba enfrentarse a una contraofen-
siva bizantina inmediata cuando decidió atacar la comarca de la Orós-
peda, cuya localización exacta se desconoce, pero cuyo núcleo principal
debió girar en torno a la Sierra de Cazorla. La comarca estaba controlada
por aristócratas hispanorromanos, que aseguraban su independencia apo-
yados en lugares fortificados y en centros urbanos, sometidos por Leovi-
gildo (Juan de Bíclaro, Crónica, a. 577, 2: civitates atque castella eiusdem
provinciae). El monarca visigodo debió de esquilmar los territorios con-
quistados, pues el Biclarense recuerda que no mucho tiempo después (non
multo post) se produjo un levantamiento del campesinado independiente,
que exigió la dura intervención del ejército de Leovigildo. Con estas ope-
raciones, el monarca visigodo lograba estrechar el cerco de la provincia
bizantina de Hispania.

Operaciones en el norte

Los primeros esfuerzos militares de Leovigildo tuvieron por escenario el


sur de la Península (570 y 571) y coincidieron con el período en que ambos
hermanos gobernaban conjuntamente. El fallecimiento de Liuva puso en
manos de Leovigildo las tropas y recursos que aquél tenía. Tras la conquis-
ta de Córdoba (572), que no provocó ninguna reacción de parte de los
bizantinos, Leovigildo pudo sin temor cambiar de escenario y dirigir su

303
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

esfuerzo militar hacia los frentes norteños. Era evidente que la proximidad
de los suevos y de los grupos étnicos rebeldes a las tierras del valle del Ebro
y del centro peninsular, de dominio visigodo, constituía un factor pertur-
bador, que degeneraba en continuos conflictos. Precisamente, mientras las
tropas visigodas estaban luchando en el sur de la Península, el rey suevo
Mirón amplió su dominio territorial y atacó al pueblo de los ruccones (año
572), un grupo étnico independiente, próximo al reino suevo.
Estas acciones contra los ruccones, que traducen un intento expansionis-
ta del reino suevo, no pasaron desapercibidas a Leovigildo, que trató de ase-
gurar con firmeza las tierras que lindaban con su reino. Juan de Bíclaro dice
en su Crónica que, en el año 573, Leovigildo, después de haber penetrado en
la comarca de Sabaria, lanzó un ataque contra el pueblo indígena de los Sa-
pos, que disfrutaban de una autonomía de hecho, logrando el sometimiento
de la región. La coincidencia homofónica entre el río Sabor y la comarca de
Sabaria, mencionada por las fuentes antiguas, hace suponer que ese pueblo
se hallaba ubicado en la región bañada por el río Sabor, al oeste de la actual
provincia de Zamora, una zona situada, posiblemente, en la periferia del rei-
no suevo o en la franja fronteriza de los reinos visigodo y suevo.

Ataques en la zona de Cantabria y contra los aragenses

Al año siguiente (574), los suevos respiraron aliviados. Leovigildo, en


lugar de acosar las fronteras del reino suevo, dirigió sus ataques a la región
de Cantabria, donde unos pervasores, posibles jefes indígenas cántabros,
de identidad desconocida, estaban saqueando la comarca. Los mató, ocu-
pó la ciudad de Amaya y se apoderó de sus riquezas. La Cantabria aludida
en este pasaje es muy probable que sea la mencionada por San Braulio de
Zaragoza en la Vida de San Emiliano. Se extendía por las tierras de Burgos
y La Rioja, donde existe el topónimo Sierra de Cantabria (en la referencia
de San Braulio, Cantabria parece que corresponde a una ciudad). La zona
o la ciudad estaba gobernada por un senado de notables, que velaban por
seguir disfrutando las cuotas de autonomía que tenía hasta esos momen-
tos. El calificativo de pervasores que les aplica el Biclarense, quiere signi-
ficar que los visigodos concebían sus acciones como actos de provocación
y de hostilidad contra unos territorios considerados por los visigodos
como propios.

304
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

Balance de las conquistas

Después de estas operaciones, Juan de Bíclaro dice refiriéndose al año


578: El rey Leovigildo, exterminados los tiranos de todas partes y vencidos los
invasores de Hispania, y conseguida la tranquilidad, descansa con el pueblo
y funda una ciudad en Celtiberia con el nombre de su hijo, que se llama Recó-
polis, que adornó con sólida construcción en las murallas y en los suburbios
y concedió privilegios para el pueblo de la nueva ciudad. El pasaje es como
un resumen de los éxitos alcanzados por Leovigildo, pero, además, sirve de
testimonio para constatar que los visigodos consideraban a Hispania como
una unidad geográfica, cuya soberanía les correspondía realmente, al mar-
gen de la diversidad de situaciones políticas que se daban en ella. Por eso,
desde el punto de vista conceptual, las regiones y comunidades que habían
pasado y las que pasarían a dominio visigodo no se consideraban como
conquistadas, sino como reintegradas al reino.
En ese contexto ideológico, cobra sentido el sig-
nificado peyorativo que el Biclarense e Isidoro de
Sevilla otorgan a la palabra «tirano», utilizada
para designar a los que se apoderan del poder en
algunos lugares por la fuerza o quienes hacen un
mal uso de él, del mismo modo que el término
pervasor, que Juan de Bíclaro utiliza en el pasaje
en el que informa de la captura de Cantabria, se
aplica al invasor y a quienes penetran en territo-
rio ajeno por la fuerza. Entre estas dos expresio-
nes, exterminados los tiranos de todas partes y ven-
cidos los invasores de Hispania (extinctis undique
tyrannis y pervasoribus Hipaniae superatis), que-
dan enmarcadas las operaciones militares dirigi-
das contra la Bastetania y Málaga, la toma de
Asidonia y de Córdoba, la ocupación de Sabaria y
Cantabria, la conquista de los Montes Aregenses,
el acoso a las fronteras del reino suevo y el domi-
nio de la Oróspeda. En definitiva, situaciones
políticas singulares que se daban en unos territo-
Figura 16. Tremissis,
rios considerados implícitamente como pertene- anverso Leovigildo,
cientes a la unidad política y geográfica del reino reverso Recópolis.
visigodo. Medida original: 16 mm.

305
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

Fundación de Recópolis (578)

Después de estas luchas, Leovigildo, en el año 578, tomó un descanso en


su duro batallar para atender a la construcción de una nueva ciudad, símbolo
material de sus victorias y del prestigio del poder real, a la que bautizó con un
nombre familiar.
Es Juan de Bíclaro el que pone en relación la denominación de la nueva
ciudad con el nombre de Recaredo, el hijo menor de Leovigildo: funda una
ciudad que llama Recópolis, por el nombre de su hijo. Si esta relación fuese
correcta, puesto que en esos momentos no existían enfrentamientos serios
entre Recaredo y Hermenegildo, su primogénito, no se comprenden muy
bien las razones que llevaron a Leovigildo a honrar a su hijo menor con esa
dedicación toponímica, que, en cierta manera, lo ponía en una situación de
preeminencia en la futura sucesión, en perjuicio de las justas aspiraciones
de Hermenegildo. Pese a la relación establecida por Juan de Bíclaro entre
Recópolis y Recaredo, que sigue pesando mucho en la historiografía mo-
derna, algunos historiadores señalan que resulta muy extraño, tanto desde
el punto de vista lingüístico como de procedimiento, que se utilice una
forma reducida y sincopada, «Rec(ared)ópolis», para designar por vez pri-
mera a una ciudad nueva, en vez de «Recaredópolis», que hubiera sido el pro-
cedimiento usual, como lo fue en época romana y tardoimperial cuando se
utilizaron nombres de personas para designar a nuevas ciudades, como
Pompeio-polis, Pomp-elo, «ciudad de Pompeyo», Constantinopolis, «ciudad
de Constantino», o Teodoricopolis, «ciudad de Teodorico». Los nombres de
estas ciudades están formados por un radical, que recoge el onomástico de
su fundador o el de la persona a la que se desea honrar, y un segundo ele-
mento, polis (ciudad), o -elo (ilu=ciudad), de raigambre indígena equiva-
lente. Algunos investigadores suponen que lo que se quería decir con el
topónimo Recópolis era Rex-opolis, «la ciudad del rey».

La ofensiva en el norte peninsular

La lucha contra los vascones

Cuando Leovigildo tuvo conocimiento de la sublevación de su hijo, no


pasó inmediatamente a la acción. En esos momentos, la sublevación de Her-

306
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

menegildo no representaba un peligro muy grave para la estabilidad del


reino. Su potencial militar era todavía muy bajo, aunque esperaba aumen-
tarlo sustancialmente con la ayuda solicitada a suevos, francos y bizanti-
nos. Leovigildo intentó ganar tiempo y envió emisarios a su hijo con el
encargo de iniciar negociaciones con vistas a lograr un acuerdo. Cuando su
hijo se negó a entablar dichas negociaciones, el monarca visigodo envió una
embajada a Chilperico, rey de Neustria, para arreglar el matrimonio de su
hijo Recaredo con Rigunta, hija del rey franco.
Sabía que el enfrentamiento con su hijo era inevitable y que tendría que
desplazar su ejército al Sur para combatirlo. Pero antes de que eso sucediese,
necesitaba contar con el apoyo de Chilperico y tener bajo control la frontera
del norte peninsular. A tal efecto, atacó el territorio vascón, cuya población
estaba acostumbrada a vivir libremente desde hacía tiempo. Es cierto que tro-
pas suevas, visigodas y francas habían pisado tierras vasconas en diversas
ocasiones. Lo hizo el rey suevo Requiario en el año 449, cuando regresó de la
corte del visigodo Teodorico y saqueó las Vasconias (Hid., chron., 140, deprae-
datur Wasconias). Lo hicieron los francos en 541 y las tropas del general
Teudisclo, que bloquearon los Pirineos. Pero se trataba de acciones aisladas,
de controles territoriales esporádicos, que los vascones soportaban pasiva-
mente para enseguida recuperar su modo de vida y su autonomía.
El ataque de Leovigildo a los vascones peninsulares contó al otro lado de
los Pirineos con la ayuda del rey Chilperico, quien por medio del dux
Bladaste atacó a los vascones de Aquitania, aunque su ofensiva acabó en de-
sastre, perdiendo parte de su ejército (G. de Tur., HF., VI, 12). La ofensiva de
Leovigildo no se limitó a una operación de castigo con el fin de debilitar la
fogosidad bélica de los vascones. Fue una operación de gran envergadura,
que arrojó como resultado la ocupación de parte del territorio vascón y su
protección mediante la fundación de una nueva ciudad, Victoriaco (¿Vitoria-
Gasteiz o el pueblo alavés de Vitoriano?), como plaza fuerte para dar cober-
tura a las tierras meridionales vasconas sometidas al dominio visigodo y, al
mismo tiempo, como cabeza de puente de futuras operaciones militares con-
tra los vascones. Con la fundación de la nueva ciudad, el monarca visigodo
se presentaba ante su pueblo, una vez más, como conquistador y fundador
de ciudades, en consonancia con los grandes y gloriosos soberanos imperia-
les. Su nombre, Victoriacum o Victoriaco, conectaba con la idea de triunfo y
de victoria, elemento propagandístico de mucho valor para la monarquía
visigoda, que debía ser guerrera y triunfante. El tema aparecerá también en

307
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

algunas monedas acuñadas por el rey, en las que su figura va asociada a la


leyenda victor o victoria.

El ocaso y la anexión del reino suevo

El cronista galaico Hidacio informa meticulosamente de los sucesos


acaecidos en el reino suevo hasta el año 469. Luego, las noticias decrecen,
precisamente en el período en el que tuvo lugar la progresiva integración de
los suevos y de la población galaicoromana. Pero, en la segunda mitad del
siglo VI, las noticias sobre el reino suevo son más abundantes.
Un suceso importante que tuvo lugar en esa época fue la llegada al reino
suevo, poco después del año 550, de san Martín de Dumio, un misionero
panonio que consiguió la conversión del pueblo suevo a la fe católica. Su
tarea evangelizadora estuvo acompañada del desarrollo de la vida monásti-
ca, la convocatoria de concilios y la reactivación de la vida cultural del rei-
no. El cambio de creencias no produjo en la población tensiones sociales ni
perturbaciones religiosas. Suevos y galaicorromanos llevaban mucho tiem-
po conviviendo juntos, sin que sus respectivas creencias religiosas, católica
y arriana, fuesen la causa de querellas y de enfrentamientos sangrientos.
Fueron, por el contrario, las desviaciones ideológicas dentro de la misma fe
católica las que causaron cierta inquietud y preocupación. Es sintomático
a este respecto que los padres conciliares asistentes al primer concilio de
Braga, del año 561, se muestren mas preocupados por el priscilianismo y
por los problemas que originaba su erradicación que por la pervivencia del
arrianismo.
Los suevos, por lo general, no desaprovecharon las ocasiones que tuvie-
ron a su alcance para expandir su dominio. En el año 572, el rey suevo Mi-
rón, molesto por las prácticas de trashumancia y las incursiones de saqueo
de los ruccones sobre territorio suevo, buscó obstaculizar esas acciones,
pero aprovechó la ocasión para ampliar los límites del reino suevo a expen-
sas de ese pueblo indígena. Leovigildo adivinó la maniobra y, en la campa-
ña militar del año 576, acosó deliberadamente las fronteras del reino suevo.
Muy pronto, Leovigildo puso fin a su ofensiva y aceptó la propuesta de paz
que le ofrecía el rey Mirón, bien porque la considerase ventajosa para los
visigodos, bien porque entrase ya dentro de sus cálculos reabrir el frente
meridional atacando la región de la Oróspeda, una vez arreglada la situa-
ción en la frontera sueva.

308
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

Las operaciones de conquista lanzadas por los visigodos entre los años
575 y 576, en tierras próximas al reino, forzaron a los suevos a buscar
alianzas exteriores. Gregorio de Tours (HF., V, 41) recuerda que el rey sue-
vo Mirón envió a Gontrán de Borgoña una embajada, que fue intercepta-
da por el rey Chilperico y retenida durante un año en París. Este mismo
autor vuelve a reiterar que los suevos enviaron frecuentemente embajado-
res al rey Gontrán, cuyas naves atracaban en puertos suevos durante sus
travesías. En 585, por ejemplo, cuando Leovigildo combatía en el noroes-
te peninsular, encontró allí naves merovingias, que saqueó, castigando a
sus ocupantes.
En los enfrentamientos entre Leovigildo y su hijo Hermenegildo, los
suevos tuvieron una participación muy activa. Sabían que el rebelde conta-
ba con apoyos externos y decidieron ponerse a su lado y arriesgar audaz-
mente el futuro del reino en una operación que les devolviera el poder y el
prestigio que tuvieron anteriormente. Mientras las tropas visigodas cerca-
ban a Hermenegildo en Sevilla, el rey suevo Mirón marchó a la Bética en
ayuda del rebelde. Juan de Bíclaro dice que el rey Mirón acabó allí sus días,
aunque Gregorio de Tours hace un relato más amplio e indica que, cuando
Leovigildo tuvo conocimiento de que Mirón venía a la cabeza de su ejérci-
to, le rodeó y le exigió el juramento de fidelidad. Se intercambiaron pre-
sentes entre ellos y luego Mirón regresó a su reino, donde enfermó y murió
a los pocos días. (HF., VI, 43).

Los últimos días del reino suevo

Le sucedió su hijo Eborico, que renovó con los visigodos el pacto de fide-
lidad en prevención de males mayores. Al año siguiente, fue depuesto por su
cuñado Audeca y confinado en un monasterio. Audeca solo llegó a reinar un
año, pues Leovigildo inició en el año 585 la ofensiva que acabó con el reino
suevo. Destronó a Audeca, le obligó a tomar las órdenes presbiteriales y lo
confinó en la ciudad de Beja, en la Lusitania meridional. Para no dar lugar a
nuevos ensayos dinásticos, Leovigildo decidió la anexión del reino, convir-
tiéndolo en una provincia del visigodo. Hubo posteriormente una subleva-
ción, encabezada por un tal Amalarico, pero fue rápidamente reprimida por
las tropas de Leovigildo. En adelante, no hay noticias de insurrecciones ni de
movimientos de protesta. Dejando al margen la supresión de la monarquía
sueva, que pasaba a ser sustituida por la visigoda, las cosas permanecieron

309
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

como estaban. La estructura administrativa, que básicamente era la bajoim-


perial, no sufrió transformaciones radicales. Tampoco se produjeron graves
enfrentamientos ni agitaciones religiosas cuando Leovigildo restableció el
arrianismo como religión oficial de la nueva provincia. El rey no desmante-
ló la organización de la iglesia católica, sino que se limitó a colocar al lado
una organización eclesiástica arriana. Ello fue suficiente para que la fe arria-
na renaciera de nuevo en tierras galaicas entre gentes de ascendencia sueva.

La rebelión de Hermenegildo

Consortes regni y matrimonios

En el año 573, Leovigildo había hecho partícipes


de su reino a sus hijos Hermenegildo y Recaredo.
Con esta decisión seguía una tradición imperial y, al
mismo tiempo, aseguraba que la futura sucesión
recayese en uno de los miembros de su familia. Esta
asociación en el poder no supuso una ruptura de la
unidad política del reino, ni otorgaba a los hijos del
monarca unos territorios específicos en los que po-
der ejercer su poder y soberanía. Los hijos, aunque
asociados al trono, estaban subordinados a su
padre que era el que se preocupaba en última ins-
tancia del bienestar del reino y cuidaba de las rela-
ciones exteriores mediante alianzas matrimoniales,
que condujeron a la unión de sus hijos con prince-
sas francas. En el año 579, casó a su hijo Hermane-
gildo con Ingunda, hermana de Childeberto II, rey
Figura 17. Tremissis.
Ermenegildi / regi a deo vita. de Austrasia. Más tarde, en el año 585, Recaredo se
Medida original: 20 mm. casó con Rigunta, hija de Chilperico I, rey de Neus-
tria. El matrimonio de Hermenegildo con Ingunda,
que consolidaba la posición del primogénito en la futura sucesión al trono,
tenía tras de sí un trasfondo familiar interesante: Gosvinta, viuda de Atana-
gildo y esposa de Leovigildo, era, por efecto de su primer matrimonio, madre
de Brunequilda, reina viuda de Austrasia, y abuela de Childerberto II y de In-
gunda. Pero este matrimonio, que había sido concertado con la esperanza de
fortalecer las relaciones francovisigodas y de asegurar la sucesión al trono

310
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

visigodo, se convirtió, por imponderables intereses políticos y débiles pretex-


tos religiosos, en foco de problemas y de enfrentamientos familiares.

La rebelión

Tras la construcción de Recópolis y la celebración de sus decennalia,


Leovigildo se encontraba en lo más alto de su poder. Sus triunfos y rique-
zas prestigiaban a una monarquía que había hecho de su fe arriana un ele-
mento de identidad nacional. Había logrado la unidad de la mayor parte de
la Península, y nada hacía pensar que el monarca temiera para un futuro
inmediato un problema grave como el que le iba a plantear su propio hijo.
El mismo año en el que Hermenegildo se casaba con Ingunda (año 579),
su padre le entregó una provincia para que ejerciera en ella funciones de go-
bierno (I. Bicl, Chron., a. 579: provinciae partem ad regnandum tribuit), con
mucha probabilidad, la Bética, ya que fijó su residencia en Sevilla. Era un
territorio con grandes recursos materiales y humanos, donde habitaban
muchas familias nobles hispanorromanas y visigodas y, además, limítrofe
de la provincia bizantina. Resultaría, por tanto, muy extraño que Leovigildo
hubiese entregado a su hijo una provincia de tal calibre si no hubiese con-
fiado plenamente en él.
El reino visigodo estaba en esos momentos aparentemente tranquilo. El
Tesoro real abundaba en recursos, resultado en parte de la regulación de la
Hacienda real, que se colocó bajo el control directo del rey. Otros recursos
procedían de botines de guerra y de las expropiaciones de los bienes de al-
gunos nobles, víctimas de la codicia del soberano, como recuerda San Isi-
doro (Hist. Goth., 51). Lógicamente, los nobles, que se sintieron perjudicados
por las medidas económicas centralizadoras impuestas por Leovigildo, y los
que sufrieron el atropello de las expropiaciones incubaron un resentimiento
que en cualquier momento podía estallar. La ocasión llegó muy pronto. En
ese mismo año (579), Hermenegildo se sublevó contra su padre. Son varias
y dispares las fuentes que se refieren a esos acontecimientos, que giran bási-
camente en torno de la sublevación de Hermenegildo, su conversión al cato-
licismo y su muerte, dificultando su comprensión.
Varias explicaciones, que se han dado a partir de algunos datos propor-
cionados por las fuentes de información, valoran el factor religioso como ele-
mento decisivo en la sublevación de Hermenegildo, engrandecen la figura de
la princesa Ingunda y la presentan como paladín de la fe cristiana, dispuesta

311
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

a sufrir por su fe las afrentas más dolorosas. Gregorio de Tours (HF, V, 38)
recuerda que Ingunda, en su camino hacia Hispania, pasó por Agde. Allí
Fronimio, obispo católico de la ciudad, la adoctrinó a fondo para que, cuan-
do llegase a Hispania, no se convirtiese al arrianismo, lo que precisamente
habría pretendido su abuela Gosvinta con todo tipo de argumentos. En tér-
minos reales, no cabe duda de que, para una joven de poco más de doce años,
tan difícil era comprender la creencia arriana de que el Padre era desigual al
Hijo, como la católica, que sostenía la igualdad entre ambos. Pero la prince-
sa, obstinada en su fe católica, se resistió, negándose a una conversión inte-
resada y útil a la familia reinante, como hicieron las princesas visigodas
arrianas (entre ellas su madre) cuando se casaron con príncipes francos
católicos. Ante el empecinamiento religioso que mostraba Ingunda, su
abuela la maltrató físicamente y la obligó a recibir el bautismo arriano.
En las explicaciones en las que se resalta el factor religioso de la con-
versión como raíz de la sublevación, se considera que Hermenegildo, por
influencia de su esposa y del clérigo san Leandro, se convirtió al catolicis-
mo. Se piensa que esta conversión fue interpretada como una traición con-
tra el rey, que defendía la fe arriana de su pueblo, dando lugar a la guerra
subsiguiente. Pero lo cierto es que la sublevación se produjo en 579, mien-
tras que la conversión no pudo haber tenido lugar antes del 582, pues hasta
esa fecha el obispo de Sevilla san Leandro no tuvo ocasión de desempeñar
el papel que se le atribuye en la conversión de Hermenegildo, ya que por
entonces no se encontraba en la zona. La conversión, por tanto, de san
Hermenegildo fue un hecho posterior a la sublevación

Pero al margen de esta explicación de contenido religioso, no puede per-


derse de vista que el resentimiento de algunos nobles por motivos económi-
cos se sumó al factor político. Juan de Bíclaro recuerda que Hermenegildo
se sublevó por instigación de la reina Gosvinta (factione Gosvinthae reginae)
y califica su acción como tiranía, para quitar legitimidad a su usurpación
del poder. La probable colaboración de Gosvinta en el levantamiento se
interpreta como un intento de mantener la preeminencia del primogénito,
Hermenegildo, sobre su hermano, Recaredo, en la idea de que su envío a la
Bética ad regnandum habría sido una treta para alejarlo de Toledo y favore-
cer de esta manera los intereses de Recaredo. En tales circunstancias, se
sublevó contra su padre para recuperar su preeminencia en la sucesión,
apoyado por la facción de la reina Gosvinta. Sorprende, por tanto, la impor-
tancia que algunas fuentes históricas conceden al factor religioso como ele-

312
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

mento decisivo de la sublevación. En modo alguno está claro que la jerar-


quía religiosa católica se pusiese toda ella del lado de la insurrección. Es
cierto que algunos obispos, como san Leandro de Sevilla y Fronimio de
Agde, fueron amigos del sublevado, mientras otros muchos jerarcas católi-
cos se mantuvieron neutrales o apoyaron a Leovigildo. Pero, a veces, los
autores antiguos no solo son tendenciosos en la descripción de los hechos,
sino que se mueven por emociones. En este sentido, la conversión de
Hermengildo y, sobre todo, su trágica muerte conmocionaron a autores aje-
nos al reino visigodo, como Gregorio de Tours y el papa Gregorio Magno,
que enaltecen al príncipe católico y lo proclaman mártir de la fe y víctima
de la intransigencia de su padre. Esta opinión, a cuya difusión contribuyó
la fama de los Diálogos de Gregorio Magno, se propagó mucho en el siglo
VII. Autores hispanos y a la vez católicos, como san Isidoro o Juan de Bíclaro
—poco sospechoso este último por haber sido acosado y desterrado por
Leovigildo—, consideran que la insurrección de Hermenegildo no fue otra
cosa que un intento de usurpar el trono. Tirano y tiranía son los términos
utilizados por estos autores, y el contenido semántico que tienen se sitúa de
lleno en el terreno de la ilegalidad política.

La lucha de padre e hijo

La rebelión de Hermenegildo ponía en entredicho la autoridad del rey de


Toledo, acarreaba la ruptura de la concordia, que hasta entonces había pre-
sidido las relaciones político-jurídicas de los consortes regni, y pretendía
constituir un reino independiente en el sur de la Península, con una numero-
sa población fuertemente romanizada y católica. La insurrección se extendió
rápidamente por las tierras de la Bética y del sur de Lusitania, prendiendo en
ciudades como Mérida, Itálica, Sevilla y Córdoba, que se sumaron a la rebe-
lión más con la esperanza de recuperar la pasada autonomía que por simpa-
tías con la causa del sublevado. La rebelión de Hermenegildo fue uno de los
episodios más trágicos que convulsionaron el reinado de Leovigildo, pero se
trataba, en definitiva, de un asunto interno, que afectaba fundamentalmente
a los godos, aunque en él se vieran implicados también los grandes propieta-
rios hispanorromanos, perjudicados económicamente con el control político
y económico de los visigodos en la región.
La rebelión de Hermenegildo, todavía arriano, estalló en el invierno del
año 579. Se proclamó rey en Sevilla y acuñó en esa ciudad monedas a su

313
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

nombre, que llevaban en el anverso la inscripción Ermenegildus rex y en el


reverso, incliti regi o regi a Deo vita. Asumió titulaciones tardoimperiales
propias de la realeza y utilizó en las monedas y en las inscripciones el fac-
tor religioso como medio propagandístico. Una inscripción proveniente de
Alcalá de Guadaira, fechada en el segundo año de su reinado (582) y corres-
pondiente a un edificio religioso, alude interesadamente al sentimiento reli-
gioso católico y al tema de la persecución de su padre: en el nombre del
Señor, en el feliz segundo año del reino de nuestro señor el rey Ermenegildo,
que es perseguido por su padre y señor, el rey Leovigildo, en la ciudad de Sevi-
lla… (J. Vives, 364).
Cualesquiera que hayan sido los motivos de la sublevación, Leovigildo
no la consideró muy peligrosa en esos momentos, ya que durante tres años
se mantuvo a la expectativa, sin conducir las tropas a la Bética para enfren-
tarse a su hijo; por el contrario, en el año 581, llevó su ejército contra los
vascones, mientras esperaba alcanzar un arreglo con su hijo, que tampoco
intentó ampliar su zona de dominio a expensas del reino de su padre. Pero,
en cambio, buscó la alianza con los suevos, francos y bizantinos. En cierta
manera, era de sumo interés para todos ellos que el reino visigodo se pre-
cipitase en un período de debilidad y de decadencia, después de los éxitos
tan espectaculares que, en tan poco tiempo, había cosechado Leovigildo, al
recuperar algunos territorios que sus antecesores habían perdido. Es pro-
bable que durante ese período de tensa paz entre padre e hijo, Hermene-
gildo haya utilizado en sus relaciones con los bizantinos los buenos oficios
de San Leandro, que había regresado de Constantinopla en 580 y participó
activamente en la conversión de Hermenegildo en el año 582.

Estalla la guerra entre padre e hijo

Pero pasados los tres años de desencuentros pacíficos entre padre e hijo,
los acontecimientos se precipitaron. Leovigildo pasó al ataque contra su
hijo en el año 582, precisamente en el año que tuvo lugar la conversión de
Hermenegildo. Algo debió de influir esta conversión de su hijo en la deci-
sión, pero quizás tuviera mayor peso la sospecha de que los bizantinos, que
se habían inmiscuido en la sublevación, pudieran estar preparando una
expedición, tomando como cabeza de puente sus instalaciones militares en
la Península.

314
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

Leovigildo movilizó en 582 un gran ejército. Al año siguiente, tomó


Mérida, ocupó Itálica y asedió Sevilla, donde Hermenegildo se aprestó a la
defensa, situando a 300 hombres en el castro de Osser (San Juan de Aznal-
farache), que Leovigildo atacó con todas sus fuerzas y destruyó. Leovigildo
impidió por vía diplomática la posible ayuda franca, compró con treinta
mil sueldos la retirada de la ayuda bizantina y los suevos de Mirón dejaron
al sublevado a su suerte. Leovigildo continuó con el asedio de Sevilla y con-
trarrestó la política desarrollada por Hermenegildo en la Bética, fortifican-
do Itálica y acuñando en esa ciudad monedas, que llevaban en el anverso la
leyenda Pius Leovigildus Rex y en el reverso, Cum Deo Italica. El cerco de
Sevilla se fue estrechando y acabó por ser tomada en 584, junto con otras
ciudades y plazas fuertes que el Biclarense no menciona. Previamente,
Hermenegildo había salido de la ciudad, refugiandose en Córdoba. Allí fue
capturado en el año 584 y desterrado, primero, a Valencia y, luego, a Tarra-
gona, donde murió en 585 a manos de un tal Sisberto, que, tiempo después,
fue ejecutado por orden de Recaredo.

Leovigildo no mandó ejecutar a Hermenegildo, no obstante, es posible


que se hiciese con el conocimiento de Recaredo. San Isidoro de Sevilla y el
Biclarense no contemplan esta posibilidad, probablemente porque para estos
autores, de origen hispano y de fe católica, el protagonismo asumido o con-
cedido a Hermenegildo con su rebelión, así como su conversión al catolicis-
mo y muerte en circunstancias extrañas, oscurecían la figura de su hermano
Recaredo, el primer godo que convirtió al catolicismo en la religión oficial
del reino. Además, la inestabilidad política creada por la sublevación —algo
que solo podía beneficiar a los enemigos del reino visigodo—era motivo
suficiente para que estos autores no consideraran a Hermenegildo como un
mártir de la fe, sino como tirano y usurpador. Después de su victoria, Leo-
vigildo acuñó moneda en Sevilla y en Córdoba con clara intencionalidad
propagandística. Las primeras llevaban la inscripción con la ayuda de Dios
obtuve Sevilla (cum Deo optinuit Hispalis), extendiendo de forma clara y
contundente el mensaje de que era Dios el que le había otorgado la victo-
ria e implícitamente se la había negado a Hermenegildo. Las monedas de
Córdoba portaban la leyenda obtuve Córdoba por dos veces (Corduba bis
optinuit), un mensaje arrogante, al haber conquistado en dos ocasiones la
ciudad que abanderaba las aspiraciones autonomistas. También en esta
ocasión enviaba el mensaje de que era Dios quien le había ayudado a con-
seguirlo: cum Deo optivuit.

315
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

La política religiosa de Leovigildo

Antes de Leovigildo, la Península Ibérica constituía un conglomerado de


entidades políticas, credos y culturas diversas, que alimentaron los particula-
rismos regionales y locales. Pero al mismo tiempo, esa diversidad de credos
y culturas fue el caldo de cultivo en el que floreció la tolerancia religiosa. Los
visigodos eran arrianos desde el siglo IV, y el arrianismo, fides Gothica, for-
maba parte de su identidad nacional. Por el contrario, la gran mayoría de
la población galorromana e hispanorromana era católica, y la fe católica era
signo de distinción, al menos, aunque no de identidad étnica. Los creyentes
de ambas religiones convivieron pacíficamente. Incluso hubo miembros de
la nobleza goda, residentes en las grandes ciudades, que se convirtieron al
catolicismo y llegaron a ocupar altos cargos religiosos, contribuyendo de
esta forma a difuminar la distinción étnicoreligiosa entre romanocatólicos
y godoarrianos.
Leovigildo, que consideraba que su poder procedía de Dios, gobernaba
legítimamente sobre dos sectores poblacionales étnica y religiosamente di-
ferentes. Hasta ese momento, la dualidad religiosa era la consecuencia
lógica del dualismo étnico y político del reino, en el que los altos cargos
estaban ocupados, por lo general, por godos arrianos. Pero a la unidad
política y geográfica le faltaba la unidad religiosa, que era la que daba fuer-
za y poder a la unidad política y territorial del reino. El poder único y sobe-
rano de Leovigildo, que alcanzaba en su unidad a todas las tierras y gentes
del reino, topaba en su ejercicio con un poder espiritual ajeno a su propia
creencia y a la de la clase dirigente goda. No es extraño, por tanto, que con-
siderase de suma utilidad asentar la unidad nacional y política del reino
sobre los fundamentos de la unidad confesional. Pudo hacerlo con la reli-
gión católica, que era la que practicaba la gran mayoría de sus súbditos,
pero eligió la fe arriana.
Como buen estadista que era, sabía que no podía aplicarla a la fuerza,
pues con ello hubiese desestabilizado el reino y alterado la paz social. Pero,
en cambio, podía ayudar a su difusión favoreciendo la implantación de la
iglesia arriana por todo el reino, facilitando el regreso al redil de los godos
convertidos al catolicismo e incentivando las conversiones católicas al
arrianismo. En este sentido, Leovigildo hizo grandes esfuerzos en propagar
territorialmente la iglesia góticoarriana, que tradicionalmente había estado
vinculada al ejército y a la nobleza goda. Estableció sedes episcopales arria-

316
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

nas en diversos lugares. Prefería que dichas sedes estuvieran en ciudades


que contaran con asentamientos militares y civiles godos; pero no evitaba
la creación de sedes episcopales arrianas en ciudades donde ya existiesen
obispos católicos, si en ellas había población goda. Así sucedió en Mérida,
ciudad con un antiguo e importante asentamiento godo, que tenía como
obispo católico a un godo llamado Masona. En este caso, Leovigildo nom-
bró obispo arriano de la ciudad a otro godo denominado Sunna. Ambas
iglesias, arriana y católica, se hacían la competencia en el reino con estruc-
turas organizativas muy similares, pues ambas creencias provenían del
mismo tronco, puesto que el arrianismo era una forma derivada de la fe
cristiana. Las dos iglesias tenían sus obispos, sacerdotes y diáconos, se reu-
nían en asambleas conciliares y realizaban prácticas litúrgicas similares,
aunque la liturgia arriana se realizaba de noche, utilizaba el godo en lugar
del latín y celebraba el bautismo por el rito de la triple inmersión.

El sínodo arriano de Toledo

Al poco de enterarse de la sublevación de su hijo, Leovigildo reunió en


Toledo, en el año 580, un sínodo arriano, con el cometido de facilitar a los
católicos el camino de la conversión al arrianismo, rebajando los obstácu-
los disciplinares y modificando sensiblemente la doctrina arriana. A dife-
rencia de la doctrina teológica anterior respecto a la Divina Trinidad, en la
que solo el Padre era Uno y Eterno, el Hijo procedía del Padre y el Espíritu
Santo, a su vez, provenía del Hijo, se propuso un arrianismo reformado,
cercano a la herejía macedonista, que aceptaba la igualdad y la coeternidad
del Padre y el Hijo, manteniendo, no obstante, la desigualdad del Espíritu
Santo. Se estableció también que los católicos convertidos al arrianismo
quedaran dispensados de la obligatoriedad de rebautizarse por el rito arria-
no de la triple inmersión. Esta exigencia quedaba sustituida por la imposi-
ción de manos como signo de purificación, la prescripción de la comunión
y el dar gloria al Padre, por el Hijo en el Espíritu Santo. Después de la cele-
bración del concilio, los arrianos modificaron sus actitudes respecto a las
iglesias de los católicos y a las reliquias, hecho que desconcertó mucho a los
observadores extranjeros, que lo calificaron de fraude, sin entrar en el meo-
llo de la cuestión. Cuando los embajadores francos, Ansovaldo y Dome-
giselo, que habían estado en Hispania realizando su gestión diplomática,
volvieron a la Galia en el año 582, fueron enseguida a informar a Gregorio

317
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

de Tours (HF., VI, 18) sobre la situación religiosa existente en el reino visi-
godo, indicando que el rey Leovigildo fingía rezar en las iglesias católicas y
en los sepulcros de los mártires. La nueva postura de los arrianos respecto
a las reliquias de los mártires, que incorporaron a su culto, explica el tor-
mentoso asunto de la disputa entre católicos y arrianos por hacerse con la
túnica de santa Eulalia de Mérida.

¿Persecución contra los católicos?

Leovigildo protegía a la iglesia arriana y fue tolerante, por lo general, con


los católicos, aunque algunos episodios pudieran considerarse como persecu-
ción larvada, explicable más por razones políticas de castigo contra la resis-
tencia a la autoridad o por sospechas de colaboración con potencias extrajeras
que por estrictas motivaciones religiosas. En algunos casos, incluso tuvo
arranques de generosidad y de justicia con los católicos. Hacia el año 572, por
ejemplo, permitió la instalación en Hispania del abad africano Donato, quien,
huyendo de los saqueos de los bereberes de África, llegó a la Península con
todos los monjes y libros. Y cuando se enteró que sus tropas, durante la gue-
rra contra su hijo, habían dado muerte al abad del monasterio de San Martín
(entre Sagunto y Cartagena) y se habían apoderado de sus riquezas, ordenó
de inmediato que todo lo robado fuera devuelto al monasterio.
Ciertamente, el ambiente religioso del reino era de protección al arria-
nismo, pero también de pacífica tolerancia con los demás credos, que, a
veces, no era valorada por los demás en su justa medida. Agila, enviado en
el año 580 por Leovigildo como emisario ante Chilperico para neutralizar el
probable apoyo franco al rebelde Hermenegildo, reprochó a Gregorio de
Tours que los católicos blasfemasen contra la doctrina de los demás, mien-
tras los arrianos no condenan las creencias de los otros, paganos o católicos
(HF., V, 43). Pero es cierto también que en las fuentes aparecen opiniones
discrepantes sobre el modo utilizado por Leovigildo para conseguir conver-
siones al arrianismo, después de las reformas del concilio arriano del año
580. No sabemos el efecto real que la reforma religiosa arriana produjo en
la población católica del reino, pues de forma concreta solo se documenta
la conversión de un obispo católico, Vicente de Zaragoza. Las conversiones
debieron ser bastantes. San Isidoro (Hist. Goth., 50) señala que muchas se
lograron con amenazas y otras, compradas con oro y riquezas; pero Juan

318
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

de Bíclaro (a. 580), contemporáneo de los hechos y castigado él mismo


por Leovigildo, minimiza la opinión de que el arrianismo fuese impuesto
por la violencia e indica que las reformas arrianas engañaron a muchos
católicos que se pasaron al dogma arriano, más por propio deseo que por
imposición.
Isidoro de Sevilla no se para únicamente en el hecho de que muchas
conversiones se lograron con amenazas, sino que indica que el rey promo-
vió la persecución contra los católicos (in catholicos persecutione commo-
ta), desterrando obispos y aboliendo las rentas y privilegios que tenía la
iglesia católica. Hubo, ciertamente, destierros de algunos prelados, pero
estos exilios se produjeron más por motivos políticos que religiosos. La
mayoría de los casos guardan relación con el conflicto militar y político ori-
ginado por la sublevación de su hijo. Fronimio, el intrigante obispo de
Agde, huyó al reino franco en el año 580, una vez que recibió el soplo inte-
resado de que el rey proyectaba asesinarle. Si fuera verdad el soplo, no
dejaría de ser extraño que una noticia de ese calibre estuviese al alcance de
cualquiera. Por otra parte, la marcha de san Leandro fuera del reino visi-
godo fue un alejamiento voluntario, no una condena o expulsión ordenada
por Leovigildo. Juan de Bíclaro y Masona, dos religiosos de origen godo,
fueron desterrados por orden de Leovigildo, el uno, a Barcelona, y el otro,
confinado en un monasterio. El exilio de Juan de Bíclaro, ocurrido en el
año 578, se considera resultado de las represalias tomadas por el rey con-
tra los godos convertidos al catolicismo. Pero son casos de confinamiento,
destierro y pérdida de privilegios, no de persecución sangrienta. En este
sentido, únicamente se conoce el caso de un clérigo galo, anónimo, tortu-
rado y expulsado del reino, quizás por motivos políticos y no religiosos.

El asunto de Masona

Las relaciones de Leovigildo con el obispo católico de Mérida abarcan el


período comprendido entre el año 582 y 586. El rey hizo todo lo posible por
conseguir que Masona abrazase la fe arriana, como sucedió, por ejemplo,
con el obispo Vicente de Zaragoza en una situación similar. De nada sir-
vieron las presiones y promesa de regalos. Masona permaneció firme en su
fe. Entonces, Leovigildo estudió la manera de consolidar el arrianismo en
la ciudad de Mérida, que contaba con una comunidad goda importante, y
nombró a Sunna obispo arriano de esa ciudad. Con el nombramiento de

319
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

este obispo, la comunidad arriana de Mérida aumentó considerablemente


el número de adeptos, razón por la cual el rey entregó a los arrianos igle-
sias que pertenecían a los católicos o bien aquellas, anteriormente arrianas,
que Hermenegildo había entregado a los católicos. Ambas suposiciones son
probables.
En medio de la disputa por el control de algunas iglesias, el obispo arria-
no Sunna pidió al rey que le concediera la basílica de Santa Eulalia, donde
la santa mártir estaba enterrada. Solicitaba, además, la entrega de su túni-
ca. El rey procedió con cautela, ya que el asunto incidía de nuevo en un
tema religioso, que enmascaraba, realmente, la lucha soterrada por el con-
trol del poder local de Mérida. El monarca nombró una comisión, a la que
encargó la tarea de determinar la comunidad religiosa que tenía mayores
derechos sobre la basílica de Santa Eulalia. La comisión dictaminó la entre-
ga de la iglesia a los católicos. Para resolver la disputa de la túnica de Santa
Eulalia, Leovigildo utilizó un procedimiento distinto. Llamó a Masona a
Toledo y, una vez allí, le ordenó que entregase la túnica de la Santa a una
iglesia arriana de la capital del reino. El obispo se negó y, por esta razón,
fue condenado al exilio.
El poder de Leovigildo era muy grande e intentaba ponerlo de manifies-
to en todas las facetas de la vida política. De esta forma, lo político se hacía
religioso y lo religioso, político. Masona fue condenado al exilio no porque
fuese un godo convertido al catolicismo, sino porque se había negado a cum-
plir una orden real. Su desobediencia y su resistencia al rey eran un mal
ejem plo, además, podía servir para animar a las comunidades locales a
atrincherarse tras el escudo de sus instituciones y poderes locales en detri-
mento de la autoridad real, que aspiraba a controlarlos de una forma efecti-
va en beneficio del reino. Nunca como hasta entonces el poder estatal se
entrometió tanto en los asuntos locales, ni intervino con tanta decisión en
las disputas religiosas. Nada era ya como antes. El monarca tenía un poder
fuerte y consolidado y deseaba imponerlo en todas las esferas del reino.

El prestigio de la monarquía

Cuando Leovigildo subió al trono, el reino era un cosmos desordenado.


En muy poco tiempo, el panorama era bien distinto: se habían conquista-
do nuevos territorios, las revueltas internas se apagaron, las ciudades rebel-

320
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

des fueron sometidas, el reino suevo fue anexionado y los bizantinos obli-
gados a luchar a la defensiva. El reino, como recuerda el Biclarense, fue
devuelto ad pristinos limites. Solo un poder real fuerte y poderoso podía
lograr esas hazañas. Y ese prestigio del poder real procuró el rey realzarlo
también por otros medios. Adoptó el ceremonial pomposo de los empera-
dores bizantinos, abandonando las vestiduras vulgares de sus predecesores,
cubrió su cuerpo con ricos vestidos, ciñó diadema y se sentó majestuosa-
mente en un trono espléndido. Esos complementos externos suntuosos y el
calculado distanciamiento que adoptó en el trato con sus súbditos propor-
cionaron a la realeza un cierto halo mágico. Las acuñaciones monetales sir-
vieron también para ensalzar el prestigio de la monarquía. Entre los años
575 y 577, Leovigildo comenzó la acuñación de tremises de oro, que lleva-
ban ya el nombre del monarca. En las nuevas monedas aparecía el busto del
rey godo portando diadema y vestido regio. Leovigildo tuvo especial interés
en que la monarquía, que había ennoblecido con tanto esfuerzo y trabajo,
quedara vinculada a los miembros de su familia. Por eso, designó a sus hi-
jos Hermenegildo y Recaredo consortes regni, sin entrega de territorios y en
situación de subordinación respecto a él.

Obra legislativa

En materia legislativa Leovigildo pretendió adaptar las leyes existentes


a las nuevas circunstancias históricas y sociales. La ley que prohibía los
matrimonios mixtos entre godos e hispanorromanos, cuyo precedente esta-
ba en la legislación de los emperadores romanos Valentiniano y Valente (C.
Th., 3, 14, 1), era un ejemplo de la continuación temporal de una prohibi-
ción establecida en su momento para mantener las barreras de separación
étnico-sociales. También la Iglesia impuso la prohibición de los matrimo-
nios mixtos por motivos religiosos, como muestra uno de los cánones del
Concilio de Elvira, que prohibía a las jóvenes unirse en matrimonio con
heréticos. En época de Leovigildo, el mantenimiento de esta ley era un des-
propósito. Las transgresiones por motivos de amor o por conveniencia
socioeconómica eran muy frecuentes. El propio monarca Teudis se casó
con una dama hispanorromana y utilizó las riquezas de su mujer en bene-
ficio propio. La supresión de esta ley no se debió, por tanto, a elevados idea-
les igualitarios; simplemente, había caído en desuso.

321
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

La supresión de esta ley entraba dentro del conjunto de medidas legales


emprendidas por Leovigildo, que tenían como objetivo final, según señala
San Isidoro, corregir las leyes defectuosas, abolir las que habían caído en
desuso e incorporar otras nuevas y necesarias. La recopilación de leyes rea-
lizada por Leovigildo, denominada convencionalmente Codex Revisus (Có-
digo Revisado), no ha llegado hasta nosotros. No obstante, un número muy
importante de sus disposiciones fueron incorporadas al Código de Reces-
vinto con el calificativo de antiquae.

Riqueza y organización del reino

Leovigildo hizo más que ningún otro monarca anterior para que el reino
dispusiese de muchas propiedades y riquezas, que crecían sin cesar con-
forme se conquistaban nuevos territorios y ciudades que había escapado
hasta entonces al dominio visigodo. Otras propiedades acabaron en manos
de la Hacienda real a través de las confiscaciones. San Isidoro acusa a Leo-
vigildo de confiscar los bienes de los particulares, apropiarse de las rentas
de la Iglesia y usurpar sus privilegios, pero son más bien medidas antino-
biliarias, adoptadas por el monarca para debilitar a sus oponentes, fortale-
cer la institución monárquica y, al mismo tiempo, obtener beneficios.
Con las medidas económicas realizadas, la Hacienda real dispuso de
abundantes recursos económicos que el rey debía conocer, controlar y ad-
ministrar. También en este aspecto, por tanto, el reino necesitaba que el sis-
tema administrativo se adaptase a las nuevas circunstancias. En Toledo
estaba la Sede regia, núcleo vital de la estructura político-administrativa y
del aparato burocrático, aunque el volumen administrativo controlado por
las capitales de las provincias era todavía muy importante. Las circuns-
cripciones provinciales estaban administradas por el rector provinciae en lo
civil y por el dux exercitus provinciae en lo militar.

CRONOLOGÍA

395 Alarico I es elegido rey de los visigodos.


406 Vándalos, alanos y suevos cruzan el Rin; sublevación en
Britania.

322
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

406-409 Los bárbaros saquean la Galia.


407 Las tropas de Britania eligen emperador a Constantino III;
traslado de las tropas a la Galia y ocupación de Hispania.
409 Vándalos, alanos y suevos pasan los Pirineos.
410 Insurrección del ejército en Hispania contra Constantino III.
411 Los vándalos, alanos y suevos se establecen en Hispania como
federados.
415 Los visigodos se apoderan de Barcelona.
417 Lucha de los visigodos en Hispania a favor de Roma.
418 Mediante un tratado los visigodos se establecen en Aquitania
y crean el reino de Tolosa.
418-429 Los vándalos asdingos son el poder dominante en Hispania.
422 El ejército vándalo derrota a los romanos en el sur de Hispania.
429 Los vándalos pasan a África y crean un reino.
430-456 A excepción de la Tarraconense, dominio suevo de Hispania.
456 El visigodo Teodorico II derrota a los suevos de Hispania.
466-484 Reinado de Eurico; conquista de Hispania y publicación del
Codex Euricanus.
484-507 Reinado de Alarico II.
494 Noticias del establecimiento visigodo en la Península.
497 Noticias del establecimiento visigodo en la Península.
506 Concilio de Agde y publicación del Breviario de Alarico.
507 Batalla de Vouillé. Pérdida de la mayoría de los territorios vi-
sigodos de las Galias a manos de los francos.
507-510 Reinado de Gesaleico.
510-526 Reinado de Amalarico, bajo la regencia de Teodorico.
513-514 Muerte de Eutarico, casado con Amalasunta, hija de Teodorico.

323
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

526-531 Amalarico, monarca independiente.


531 II Concilio de Toledo. Ataque franco a la Septimania y derro-
ta de Amalarico.
531-548 Reinado de Teudis.
548-549 Reinado de Teudiselo.
549-555 Reinado de Agila.
550 Ataque de las tropas visigodas de Agila a la ciudad de
Córdoba.
551 Rebelión de Atanagildo contra Agila e intervención bizantina.
555 Asesinato de Agila en Mérida.
555-568 Reinado de Atanagildo.
561 I Concilio de Braga y reino católico suevo por influencia de
San Martín de Braga.
567-568 Reinado de Liuva I.
569-586 Reinado de Leovigildo.
570 Ataques visigodos a las regiones bizantinas de la Bastetania y
Málaga.
571 Ocupación visigoda de la ciudad de Asidona.
572 Ocupación visigoda de Córdoba.
573-579 Ataques a las autonomías locales y contra los pueblos del
norte.
578 Fundación de la ciudad de Recópolis.
579-583 Período de la revuelta de Hermenegildo.
580 Celebración del sínodo arriano de Toledo.
582-586 Tensiones con Masona, obispo de Mérida.
585 Destrucción y anexión del reino suevo.

324
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

BIBLIOGRAFÍA

ALONSO CAMPOS, J. I.: «Sunna, Masona y Nepopis. Las luchas religiosas durante la
dinastía de Leovigildo», en Los Visigodos. Historia y Civilización. Antigüedad y
Cristianismo 3, 1987, pp. 151-159.
ARCE, J.: «Los vándalos en Hispania (409-429)», AnTard 10, 2002, pp. 75-85.
—«The enigmatic fifth century in Hispania: some historical problems» en H. W.
GOETZ, J. JÖRG y W. POHL (eds.), Regna and Gentes, The Relationship between
Late Antique and Early Medieval Peoples and Kingdoms in the Transformation of
the Roman Word, Leiden, 2003, pp. 135-157.
AZZARA, C.: Las invasiones bárbaras, Granada-Valencia, 2005.
BACHRACH, B. S.: A History of the Alans in the West, from their First Appearance in
the Sources of Classical Antiquity Through the Early Middle Ages, Minneapolis,
1973.
BURNS, T. S.: «The Settlement of 418,» en J. F. DRINKWATER y H. ELTON, Fifth cen-
tury Gaul: a Crisis of Identity?, Cambridge, 1992, pp. 49-63.
—Barbarians within the Gates of Rome: A Study of Roman Military Policy and the
Barbarians ca. 375-425 A.D. Bloomington, 1994.
CARR, K. E.: Vandals to Visigoths: Rural Settlement Patterns in Early Medieval Spain,
Ann Arbor, 2002.
COLLINS, R. H. J.: «Mérida and Toledo: 550-585», en JAMES, E. (ed.), Visigothic Spain:
new approaches, Oxford, 1980, pp. 189-219.
DÍAZ MARTÍNEZ, P. C.: El reino suevo (411-585), Madrid, 2011.
D’ ORS, A.: «La territorialidad del Derecho de los visigodos,» en Estudios visigóticos
I. (Cuadernos del Instituto Jurídico Español 5). Roma-Madrid, 1956, pp. 91-124.
DOMÍNGUEZ MONEDERO, A.: «La «Chronica Caesaraugustana» y la presunta penetra-
ción popular visigoda en Hispania», en Los visigodos. Historia y civilización,
Antigüedad y Cristianismo 3, Murcia, 1986, pp. 61-68.
DRINKWATER, J. E.: «The Usurpers Constantine III (407-411) and Jovinus (411-413)»
Britannia 29, 1998, pp. 269-98.
ESCRIBANO, V.: «Usurpacion y defensa de las Hispanias: Didimo y Veriniano (408)»,
Gerion 18, 2000, pp. 509-534.
FREND, W. H. C.: A new eyewitness of the barbarian impact on Spain, 409-419, en
Antigüedad y Cristianismo 7, Murcia, 1990, pp. 333-343.
FUENTES HINOJO, P.: Gala Placidia: una soberana del Imperio Cristiano, San Sebas-
tián, 2004.
GARCÍA GALLO, A.: «Consideración crítica de los estudios sobre la legislación y la
costumbre visigodas», AHDE 44, 1974, pp. 343-464.

325
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

GARCÍA IGLESIAS, L.: «El intermedio ostrogodo en Hispania (507-549 D. C.)», HAnt,
V, 1975, pp. 89-120.
GARCÍA MORENO, L, A.: Leovigildo. Unidad y diversidad de un reinado (Discurso de
ingreso en la Real Academia de la Historia), Madrid, 2008.
GONZALBES, E.: «El ataque del rey visigodo Teudis contra Septem», Cuadernos del
Archivo Municipal de Ceuta 5, 1989, pp. 41–54.
GONZÁLEZ SALINERO, R.: El antijudaísmo cristiano occidental (siglos IV y V), Madrid, 2000.
—Las conversiones forzosas de los judíos en el reino visigodo, CSIC, Roma, 2000.
—«Un antecedente: la persecución contra los judíos en el reino visigodo», en G. Álva-
rez Chillida y R. Izquierdo Benito (eds.), El antisemitismo en España, Universidad
de Castilla-La Mancha, Cuenca, 2007, pp. 57-88.
GILLET, A.: «The Accession of Euric», Francia 26, 1, 1999, pp. 1-40.
HAMANN, S.: Vorgeschichte und Geschichte der Sueben in Spanien, Munich, 1970.
HEATHER, P.: «The Emergence of the Visigothic Kingdom,» en J. F. DRINKWATER y
H. ELTON, Fifth century Gaul: a Crisis of Identity?, Cambridge, 1992, pp. 84-94.
JIMÉNEZ GARNICA, A. M.ª: Orígenes y desarrollo del reino visigodo de Tolosa (a. 418-
507), Valladolid, 1983.
—«Consideraciones sobre la trama social en la Hispania temprano-visigoda»,
Pyrenae 26, 1995, pp. 189-198.
—«The Settlement of the Visigoths in the Fifth Century», en P. HEATHER (ed.), The
Visigoths: From the Migration Period to the Seventh Century. An Ethnographic
Perspective, Studies in Historical Archaeoethnology 4, San Marino, 1999, pp. 93-
115.
—Nuevas gentes, nuevo Imperio: los godos y Occidente en el siglo V, UNED, Madrid,
2010.
KOCH, M.: «Gothi intra Hispanias sedes acceperunt. Consideraciones sobre la su-
puesta inmigración visigoda en la Península Ibérica», Pyrenae 37, vol. 2, 2006,
pp. 83-104.
—«La imperialización del reino visigodo bajo Leovigildo. ¿Es la imitatio imperii de
Leovigildo la manifestación de un momento de cambio en la pretensión de
poder y la ideología visigoda?», Pyrenae 39, vol. 2, 2008, pp. 101-117.
KULIKOWSKI, M.: «The Visigothic Settlement in Aquitania: The Imperial Perspective»,
en R. W. MATHISEN y D. SHANZER (eds.), Society and Culture in Late Antique Gaul,
Aldershot, pp. 26-38.
LIEBESCHVETZ, J. H. W. G.: «Alaric's Goths: nation or army?», en J. DRINKWATER y H.
ELTON, Fiflh-century Gaul: a crisis of identity?, Cambridge, 1992, pp. 76-78.
MALDONADO RAMOS, J.: «Algunos precedentes y puntos oscuros de la rebelión de
Ermenegildo», (Coordinadores) MENÉNDEZ, A.; MONTORO, T. y SANDOVAL, D.:

326
LA TORMENTA DE LAS INVASIONES Y LA CONFIGURACIÓN DEL REINO VISIGODO

Jornadas Internacionales «Los Visigodos y Su Mundo», (Ateneo de Madrid, no-


viembre de 1990), APyE 4, Madrid, 1991, pp. 61-69.
MATEU y LLOPIS, F.: «En el XIV centenario de Hermenegildus rex. La pugna de 574-
585 testimoniada por los tremises godos», Numisma, 186-191, 1984, pp. 189-194.
MORALES BELDA, F.: La marina vándala. Los asdingos en España, Barcelona, 1969.
PELLICIARI, L.: Sulla natura giuridica dei raporti tra Visigoti e Impero Romano al
tempo dell'invasione del vº secolo, Milán, 1982.
PLIEGO VÁZQUEZ, R.: La moneda visigoda, Sevilla, 2009.
SAITTA, B.: «Un momento de disgregazione nel regno visigoto di Spagna: la Rivolta di
Ermenegildo», Quaderni Catanesi di Studi Classici e Medievali I 1, 1979, pp. 81-143.
SÁNCHEZ LEÓN, J.C.: Los bagaudas: rebeldes, demonios, mártires. Revueltas campesi-
nas en Galia e Hispania durante el Bajo Imperio, Jaén, 1996.
SANZ SERRANO, R.: «La intervención bizantina en la España de Leovigildo», Erytheia
6,1, 1985, pp. 45-59.
SAYAS ABENGOCHEA, J. J.: «La zona del Estrecho desde las invasiones a la ocupación
bizantina», Actas del I Congreso Internacional El Estrecho de Gibraltar, t. I,
Madrid, 1988, pp. 1079-1093.
—«Los vascones y la bagaudia» en Asimilación y resistencia a la romanización en el
Norte de Hispania, Vitoria, 1985, pp. 189-236.
—«El problema de la supuesta expansión y los vascones y la Bagaudia», en Los
Vascos en la Antigüedad, Madrid, 1994, pp. 205-223.
SIVAN, H.: Galla Placidia. The Last Roman Empress, Oxford, 2011.
— Romans and Barbarians in fifth century Aquitaine: the Visigothic Kingdom of
Toulouse, A. D. 418-507, Columbia University, 1983.
SIVAN, H.: «Alaricus rex: Legitimizing a Gothic King», en R. CORRADINI, M. DIESENBERGER
y H. REIMITZ (eds.), The Construction of Communities in the Early Middle Ages:
Texts, Resources and Artefacts, Leiden, 2003, pp. 109-121.
STROHEKER, K. F.: Eurich König der Westgoths, Stuttgart, 1937.
VALLEJO GIRVÉS, M.: «Relaciones del reino visigodo de Tolosa con el Imperio. Papel
de las embajadas», (Coordinadores) MENÉNDEZ, A.; MONTORO, T. y SANDOVAL, D.:
Jornadas Internacionales «Los Visigodos y Su Mundo», (Ateneo de Madrid, no-
viembre de 1990), APyE 4, Madrid, 1991, pp. 61-69.
—Bizancio y la España tardoantigua (ss. V-VIII): un capítulo de historia mediterránea,
Alcalá de Henares, 1993.
VALVERDE, M. R.: «De Atanarico a Valia: aproximación a los orígenes de la monar-
quía visigoda», Stud.hist., Hª. antig. 12, 1994, pp. 143-158.
VÁZQUEZ de PARGA, L.: San Hermenegildo ante las fuentes históricas, Madrid, 1973.
ZECCHINI, G.: Aezio: l' ultima difesa dell occidente romano, Roma, 1983.

327
TEMA VIII
EL REINO CATÓLICO DE TOLEDO

LA ETAPA FINAL DEL REINADO DE LEOVIGILDO

Tras la captura de Hermenegildo en Córdoba y su destierro a Valencia


(584), su mujer Ingunda y su hijo, el pequeño Atanagildo, quedaron en poder
de los bizantinos. La madre murió al poco tiempo en Cartago, y el niño fue
llevado a Constantinopla. Solucionado el problema de la sublevación de su
hijo, Leovigildo buscó una vez más ampliar el ámbito de relaciones con el
mundo exterior tratando de llevar a buen término las negociaciones ini-
ciadas para casar a Recaredo con la hija del rey Chilperico I, pero la muer-
te del rey franco desbarató los planes. Intentó buscar esa alianza en otra
dirección, enviando emisarios a Gontrán (561-592), rey de Borgoña, con
ricos presentes. El monarca no solo no aceptó los regalos, sino que conclu-
yó una alianza con Childeberto II (575-596), rey de Austrasia, que perju-
dicaba seriamente los intereses de Leovigildo, ya que Childeberto era nieto
del rey visigodo Atanagildo y hermano de Ingunda. Por vínculos familia-
res, Childeberto II tenía motivos más que suficientes para vengar los atro-
pellos cometidos con su hermana, la esposa de Hermenegildo. Pero no fue
Childeberto, sino Gontrán el que, según el testimonio de Gregorio de Tours
(HF., VIII, 30), envió un ejército contra la provincia visigoda de la Sep-
timania, porque consideraba que era una deshonra que las fronteras de
los odiosos visigodos llegaran hasta la Galia. La expedición franca acabó
en fracaso. El ejército enviado por Leovigildo al mando de su hijo Recaredo
castigó duramente a los francos y se apoderó de algunas plazas fuertes. En
ese mismo año (585), Hermenegildo moría asesinado en Tarragona, y el
reino suevo pasaba definitivamente a formar parte del visigodo. Leovigildo
persistió en su intento de garantizar la seguridad del reino mediante alian-
zas con los reyes francos. Envió de nuevo emisarios al rey Childeberto,
solicitando la suscripción de un tratado de paz. Cuando los emisarios re-
gresaron a Hispania, una vez más con la manos vacías, Recaredo lanzó en
el año 586 una nueva ofensiva bélica que le proporcionó un rico botín
(BF., VIII, 38).

329
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

EL REINADO DE RECAREDO (586-601)

La situación heredada

Leovigildo murió en el año 586 y Recaredo le sucedió pacíficamente en


el trono, al que estaba asociado desde el 573. Había heredado un reino pode-
roso, pero también proyectos que su padre no pudo llevar a término, entre
ellos la ansiada unificación religiosa del reino. También quedaba pendiente
el logro de una paz definitiva con los francos que garantizase la seguridad
del reino y pusiese el punto final a las secuelas de la sublevación y muerte
de Hermenegildo. La solución de estos problemas y la consecución de tales
objetivos reclamaban la utilización de una praxis política similar a la des-
arrollada por su padre, que era la que había logrado la grandeza del reino.
Las fuentes hispano-godas, celosas de preservar la gloria del primer monar-
ca visigodo católico, presentan deliberadamente a
Recaredo aligerado del recuerdo de deudas mora-
les pendientes y de amargas traiciones.
Con la muerte de Leovigildo, la necesidad polí-
tica inmediata reclamaba el fortalecimiento del
poder real de Recaredo, que debía concitar en tor-
no suyo el mayor número posible de miembros de
la nobleza. Una de las primeras medidas adopta-
das en ese sentido fue aceptar a Gosvinta como
madre y llegar con ella a un acuerdo que pusiera
fin a la discordia que provocó la insurrección de
Hermenegildo. Además, con la mediación de Gos-
vinta, quedaba allanado el camino que llevaba a
un entendimiento con los reyes francos y al des-
bloqueo de las constantes amenazas que pendían
sobre la Septimania.

La conversión de Recaredo

Tras la victoria sobre su hijo, Leovigildo no


recurrió a la intolerancia religiosa. Levantó los
Figura 18. Tremissis
de Recaredo. destierros de Masona de Mérida y de Leandro de
Medida original: 17 mm. Sevilla, pero su espíritu conciliador no estaba fun-

330
EL REINO CATÓLICO DE TOLEDO

damentado en haber iniciado el camino de la conversión al catolicismo,


como pretende Gregorio de Tours, sino más bien se debía a la toma de con-
ciencia de que su política religiosa no estaba dando los frutos esperados y
de que el poder de la iglesia católica era irrebatible.
Recaredo era consciente, al igual que su padre, que el poder real debía
fundamentarse sobre bases religiosas e ideológicas firmes, que le dieran
cobertura y obstaculizaran las apetencias de los nobles que perseguían el
poder real o aspiraban a su control. Conocía muy bien, porque el fraca-
so de su padre lo había dejado claro y diáfano, que esas bases religiosas
no podían ser las del arrianismo, sino las del catolicismo, que era el prac-
ticado por la gran mayoría de la población del reino. En 587, el mismo año
en que Sisberto, el asesino de Hermenegildo, sufrió una muerte horrible,
Recaredo se convirtió al catolicismo a instancias de san Leandro. Proba-
blemente, en esta decisión personal pesaron mucho los factores políticos
o, al menos, se tuvieron en cuenta. Se procuró, en consecuencia, no hacer
pública la conversión para de este modo preparar cuidadosamente el terreno
y evitar tensiones peligrosas entre los godos que siendo pocos en número,
en comparación con el resto de la población del reino, tenían un gran peso
político, ya que constituían la columna vertebral de la nobleza y del poder
militar.
En las reuniones que Recaredo mantuvo con los obispos arrianos y cató-
licos con objeto de limar asperezas y buscar el camino de la reconciliación,
procedió con gran cautela, recordando, una y otra vez, que las diferencias
doctrinales entre ellos eran nimias. De todos modos, no era éste el proble-
ma más duro que la conversión de Recaredo podía crear. La comprensión
del misterio de la Trinidad era inabarcable para la mente humana, fuese
arriana o católica. Unos y otros aceptaban y defendían ese misterio en su
variedad doctrinal por motivos de fe o de costumbres, pero también por uti-
lidad política. Los obispos católicos y arrianos procedían en su mayoría de
la nobleza hispanorromana y goda y tenían gran poder e influencia en las
ciudades de las que eran obispos. Leovigildo había primado y favorecido las
relaciones del poder real con las entidades locales, en manos de los obispos
arrianos. La conversión de Recaredo alteraba esa situación y despertaba
nuevos fantasmas. No podía ser de otra forma, pues el arrianismo se había
convertido para muchos nobles visigodos en una profesión religiosa que
proporcionaba dividendos políticos muy sustanciosos. Temían por su futu-
ro y vieron con claridad los síntomas del cambio cuando se devolvieron a la

331
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

iglesia católica las propiedades confiscadas y se procedió a traspasar los tem-


plos arrianos a la jurisdicción católica mediante una nueva consagración. Tal
pudo ser el caso de la iglesia de Santa María de Toledo, consagrada en 587
in catolico, en el supuesto de que esta expresión se refiera al rito niceano y
no al rito arriano, como propone L. A. García Moreno.

SUBLEVACIONES

La conspiración urdida en Mérida

El temor y la incertidumbre que sentían algunos privilegiados del régimen


por su futuro, fueron la causa de una serie de conjuras y de insurrecciones.
Una de ellas tuvo lugar en Mérida, donde vivían altos cargos militares y mag-
nates arrianos. En el año 587, el arriano Sunna, que Leovigildo había colo-
cado como obispo en Mérida (582) para reactivar allí el arrianismo, tejió la
trama de una peligrosa conspiración en unión de los comites civitatis Segga,
Vagrila y Witerico, el futuro rey de Toledo. Los objetivos secretos de la
conspiración eran acabar con las vidas del obispo católico Masona y del du-
que de la Lusitania Claudio, derrocar a Recaredo y colocar a Segga en su
lugar. El conjurado Witerico, quizás por no haber sido la persona elegida
para sustituir a Recaredo, denunció la conspiración, y el dux Claudio la
sofocó inmediatamente. Los conspiradores fueron duramente castigados.
Segga, que era el destinado a sustituir al monarca si triunfaba la conspira-
ción, sufrió la amputación de las manos, castigo usual en la Antigüedad
Tardía para los crímenes de lesa maiestas y fue desterrado a Gallaecia, don-
de Recaredo contaba con guarniciones locales. Otro de los conspiradores,
Vagrila, halló amparo en la iglesia de Santa Eulalia, pero perdió sus pro-
piedades en favor de esa iglesia, propiedades que luego le fueron devueltas
por el obispo Masona. El obispo metropolitano Sunna sufrió el destierro.
Marchó a Mauritania, donde fue trágicamente asesinado. Previamente
había rechazado la sede episcopal que Recaredo le ofrecía, si abjuraba del
arrianismo, pero se mantuvo firme en su fe, probablemente por fidelidad a
la doctrina que reiteradamente había defendido. Tampoco puede descar-
tarse la posibilidad de que la oferta no fuera demasiado ventajosa y para él
fuese más atractivo y honroso no aceptarla. Hasta entonces había sido obis-
po arriano y metropolitano de Mérida. Como futuro obispo católico, era
poco probable que se le respetase también la condición de metropolitano y

332
EL REINO CATÓLICO DE TOLEDO

que los obispos católicos sufragáneos, que siempre se habían mantenido


firmes en su fe, aceptaran su autoridad como tal.

Conjura cortesana

En la capital del reino, con anterioridad a la celebración del III Concilio


de Toledo, tuvo lugar (589) una conjura palaciega, que fue abortada antes
de que se extendiera a otros lugares. La encabezaban el obispo arriano Ul-
dila y la madrastra de Recaredo, la reina viuda Gosvinta, que ya había teni-
do una participación no muy clara en la sublevación de Hermenegildo.
Simularon su conversión al catolicismo, pero tomaban la comunión bajo
las sagradas formas y, de inmediato, las arrojaban. Conocido el hecho y
descubierta la conspiración, Uldila fue condenado al destierro. Se descono-
cen, sin embargo, las medidas que se tomaron contra la reina Gosvinta, que
desapareció muy pronto, sin que Juan de Bíclaro, la única fuente que infor-
ma de este acontecimiento, especifique la causa de su muerte. Al fin, el reino
respiró, pues había desaparecido de la escena política un personaje turbu-
lento, que no dudó en utilizar los lazos familiares con los reyes merovingios
y los muchos apoyos que tuvo dentro del reino para interferir continuamen-
te en los asuntos de los visigodos y de los hispanorromanos.

Política exterior

Las embarazosas relaciones con los francos se agravaron todavía más


porque éstos no estaban dispuestos a olvidar el trato vejatorio recibido por
Ingunda, esposa de Hermenegildo, así como la extraña muerte de este últi-
mo, que los católicos recriminaron con dureza. Era la herencia envenenada
que Recaredo había recibido de su padre. Con vistas a mejorar la reputación
exterior del reino, envió mensajeros a las cortes merovingias solicitando el
comienzo de una etapa de colaboración con estas monarquías. Chideberto II
y Chilperico aceptaron la propuesta, pero Gontrán se opuso, alegando que no
podía fiarse de las palabras de Recaredo, cuyas insidias habían causado el
cautiverio de Ingunda y la muerte de Hermenegildo. Pero Recaredo no se
desmoralizó y, llegado el momento, volvió a plantear de nuevo la petición,
avalada en esta ocasión con la fuerza moral que le proporcionaba su recien-
te conversión al catolicismo y la desaparición de cualquier sospecha de par-

333
HISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA II

ticipación en el asesinato de su hermano, al haber ordenado ejecutar a Sis-


berto, el asesino de Hermenegildo, poco tiempo después de su subida al
trono. Los emisarios visigodos presentaron de nuevo la petición, acompaña-
da con una sustanciosa aportación económica y la propuesta de matrimonio
de Recaredo con Clodosinda, hija de Brunequilda y hermana de Childeberto
II. Los reyes francos Chideberto II y Chilperico aceptaron gustosos la pro-
puesta, pero la condicionaron al consentimiento de Gontrán, que ejercía, en
su condición de rey senior, una especie de autoridad moral sobre ellos. Gon-
trán se opuso, esgrimiendo como pretexto que no podía consentir que su
sobrina fuese a un país donde su hermana había sido asesinada.

Sublevación de Athaloco

Ni la conversión de Recaredo ni la propuesta matrimonial fueron sufi-


cientes para desarmar el resentimiento que Gontrán de Borgoña tenía con-
tra los visigodos. Y en ese contexto de oposición franca se produjo una
conspiración en el territorio galo de la Septimania. Athaloco, que era obis-
po de Narbona, sede metropolitana de la provincia, se había negado a re-
nunciar a su fe arriana, por fanatismo religioso o porque temiese que, una
vez convertido al catolicismo, no iba a tener autoridad sobre los obispos
sufragáneos católicos de la provincia. El caso es que, cuando en Septimania
se tuvo conocimiento de la conversión privada de Recaredo, el obispo
Athaloco, dos condes godos, Granista y Vildigerno, y otros muchos arrianos
residentes en Septimania se levantaron contra el monarca. Los rebeldes
dirigieron su odio contra los católicos, desatando una sangrienta oleada de
violencia en la que perecieron muchos católicos. Los amotinados solicita-
ron la ayuda de los francos. Gontrán, aunque era católico, no desaprovechó
la ocasión de colaborar con los godos arrianos que se habían levantado en
armas contra Recaredo. Ordenó que sus ejércitos, que estaban mandados
por los duques Austrovaldo y Boso, entraran en Septimania. Claudio, dux de
la Lusitania, que mandaba el ejército visigodo que había salido al encuen-
tro de las tropas francas, sorprendió al ejército de Boso a las orillas del río
Aude, cerca de Carcasona, y le causó una terrible derrota. Fue el triunfo
más grande conseguido por los visigodos. Gregorio de Tours, que no se dis-
tingue precisamente por su aprecio a los visigodos, reconoce la magnitud
de la derrota: 5.000 muertos y 2.000 prisioneros en poder godo. Isidoro de
Sevilla, poco comprensivo con los francos, dice al respecto: nunca se dio en

334
EL REINO CATÓLICO DE TOLEDO

Hispania una victoria de los godos ni mayor ni semejante, pues quedaron ten-
didos en tierra o fueron cogidos prisioneros muchos miles de enemigos.

Sublevación de Argimundo

Con posterioridad a la celebración del III Concilio de Toledo, en el año


590, hubo una última conspiración contra Recaredo, en la que no participó
explícitamente ningún obispo arriano. En esta