Está en la página 1de 6

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE EL ADULTO MAYOR DE 60

AÑOS NO PENSIONISTA RESPECTO AL IMPUESTO


PREDIAL?

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE EL ADULTO MAYOR DE 60 AÑOS NO PENSIONISTA RESPECTO AL


IMPUESTO PREDIAL?

MARIO ALVA MATTEUCCI

1. INTRODUCCIÓN

En el Perú existen muchas personas mayores de edad que han llegado a la edad límite para la
jubilación sin haber realizado algún proceso de ahorro previsional, ya sea a través del sistema privado
de pensiones por medio de las Administradoras de Fondos de Pensiones – AFP o a través del sistema
público representado por la Oficina de Normalización Previsional – ONP.

Es por ello que al no poder contar con una pensión que les permita solventar sus gastos propios,
deben recurrir a la manutención a través de ayudas de familiares o también incrementando sus
ingresos a través del arrendamiento de bienes muebles o inmuebles, en caso que los tengan y puedan
cederlos a terceros a cambio de una retribución económica, lo cual no siempre es seguro y
permanente.

En la Ley de Tributación Municipal, específicamente en el texto del artículo 19°, existe un beneficio de
deducción de cincuenta (50) Unidades Impositivas Tributarias – UIT en el valor de los predios,
aplicable a los pensionistas propietarios de un predio a título personal o de la sociedad conyugal,
siempre que el mismo sea destinado a vivienda y que los ingresos del pensionista no superen una (1)
UIT mensual.

El problema que se observaba desde que se aprobó ese beneficio desde hace años anteriores era que
las personas que son propietarias de predios, que son mayores de edad y que no eran pensionistas no
podían acceder a este beneficio, toda vez que no podían cumplir un requisito primordial, motivo por el
cual el pago del Impuesto Predial representaba para ellos una carga tributaria mayor que reducía sus
ingresos.

A raíz de la publicación de la Ley N° 30490, el legislador ha procurado revertir esta situación de


desventaja hacia el adulto mayor no pensionista que es propietario de un predio destinado a vivienda,
efectuando una modificación al artículo 19° de la Ley de Tributación Municipal.

El motivo del presente informe es revisar en detalle los alcances de la modificatoria introducida en el
texto del artículo 19° de la Ley de Tributación Municipal, por la Ley N° 30490 al igual que la revisión de
la norma reglamentaria, la cual fue aprobada por el Decreto Supremo N° 401-2016-EF.

1. EL TEXTO DEL ARTÍCULO 19° DE LA LEY DE TRIBUTACIÓN MUNICIPAL, APROBADA


POR EL DECRETO LEGISLATIVO N° 776 ANTES DEL CAMBIO POR LA LEY N° 30490

El artículo 19° de la Ley de Tributación Municipal, aprobada por el Decreto Legislativo N° 776, que
estuvo vigente hasta antes de la modificatoria realizada por la Ley N° 30490 tenía como texto el
siguiente:

“Artículo 19°.- Los pensionistas propietarios de un solo predio, a nombre propio o de la


sociedad conyugal, que
este destinado a vivienda de los mismos, y cuyo ingreso bruto este constituido por la pensión
que reciben y ésta no exceda de 1 UIT mensual, deducirán de la base imponible del Impuesto
Predial, un monto equivalente a 50 UIT.

Para efecto de este artículo el valor de la UIT será el vigente al 01 de enero de cada ejercicio
gravable.

Se considera que se cumple el requisito de la única propiedad, cuando además de la vivienda,


el pensionista posea otra unidad inmobiliaria constituida por la cochera.

El uso parcial del inmueble con fines productivos, comerciales y/o profesionales, con
aprobación de la Municipalidad respectiva, no afecta la deducción que establece artículo”.

Como se observa, este texto señalaba un beneficio tributario de deducción de 50 UIT pero debía
cumplirse con algunos requisitos, los cuales se indican a continuación:

1. El inmueble debe figurar a nombre propio o de la sociedad conyugal.


2. El inmueble debe tener la condición de única propiedad.
3. Se acepta el uso parcial del inmueble con fines productivos, comerciales y/o profesionales, con
aprobación de la municipalidad respectiva.
4. El propietario del inmueble tenga la calidad de pensionista[1].
5. El ingreso bruto este constituido por la pensión que reciben y ésta no exceda de una (1) UIT
mensual.
6. El inmueble sea destinado a vivienda de los mismos.

Por lo señalado hasta aquí, observamos que la persona que califica como adulto mayor pero que no
tiene la condición de pensionista, se encontraría descartado de poder acceder a este beneficio, lo cual
le generaba un gran perjuicio en su propia sostenibilidad al asumir un impuesto como el predial sin
tener una pensión que pueda contar con algún ingreso permanente.

Este fue un elemento que estuvo en discusión entre los legisladores durante mucho tiempo, sobre todo
en observar la posibilidad de otorgar el beneficio señalado en el artículo 19° de la Ley de Tributación
Municipal tanto a los pensionistas como aquellos que no tienen esta condición.

Fruto de este mecanismo es que se aprobó la Ley N° 30490, la cual será materia de análisis a
continuación en párrafos posteriores.

2. LA LEY N° 30490 Y LA MODIFICATORIA AL ARTÍCULO 19° DE LA LEY DE TRIBUTACIÓN


MUNICIPAL

El jueves 21 de julio de 2016 se publicó en el Diario Oficial El Peruano el texto de la Ley N° 30490[2],
que aprobó la Ley de la persona adulta mayor.

El artículo 1° de dicha norma señaló como objeto lo siguiente:

“La presente ley tiene por objeto establecer un marco normativo que garantice el ejercicio de
los derechos de la persona adulta mayor, a fin de mejorar su calidad de vida y propiciar su
plena integración al desarrollo social, económico, político y cultural de la Nación”.

La pregunta inmediata que surge es poder definir ¿quién califica como una persona adulta mayor?.

La respuesta a esta interrogante la observamos en el texto del artículo 2° de la Ley N° 30490, cuando
indica lo siguiente:

“Entiéndese por persona adulta mayor a aquella que tiene 60 o más años de edad”.
Esta norma contiene en todo su estructura disposiciones que están orientadas a proteger al adulto
mayor, dentro de las que se pueden señalar, por ejemplo:

 la creación de centros integrales de atención al adulto mayor;


 los centros de atención al adulto mayor;
 lineamientos para la atención de la persona adulta mayor;
 reglas para lograr el buen trato para el adulto mayor;
 entre otras disposiciones.

Esta norma contiene una disposición relacionada con el tema tributario. Nos referimos de manera
específica a la primera disposición complementaria modificatoria de la Ley N° 30490, la cual indica lo
siguiente:

“PRIMERA. Incorporación de un cuarto párrafo en el artículo 19° del Decreto Legislativo 776,
Ley de Tributación Municipal

Incorpórase un cuarto párrafo en el artículo 19° del Decreto Legislativo 776, Ley de Tributación
Municipal, cuyo Texto Único Ordenado fue aprobado por el Decreto Supremo 156-2004-EF, en
los siguientes términos:

“Artículo 19.-

[…]

Lo dispuesto en los párrafos precedentes es de aplicación a la persona adulta mayor no


pensionista propietaria de un sólo predio, a nombre propio o de la sociedad conyugal, que esté
destinado a vivienda de los mismos, y cuyos ingresos brutos no excedan de una UIT mensual”.

La inclusión de este párrafo permite apreciar que el legislador ha querido extender los beneficios
contenidos en el artículo 10° de la Ley de Tributación Municipal, a las personas adultas mayores de
sesenta años que no tengan la condición de pensionista.

En este sentido el texto del artículo 19° de la Ley de Tributación Municipal quedó redactado del
siguiente modo:

“Artículo 19°.- Los pensionistas propietarios de un solo predio, a nombre propio o de la


sociedad conyugal, que este destinado a vivienda de los mismos, y cuyo ingreso bruto este
constituido por la pensión que reciben y ésta no exceda de 1 UIT mensual, deducirán de la base
imponible del Impuesto Predial, un monto equivalente a 50 UIT.

Para efecto de este artículo el valor de la UIT será el vigente al 01 de enero de cada ejercicio
gravable.

Se considera que se cumple el requisito de la única propiedad, cuando además de la vivienda,


el pensionista posea otra unidad inmobiliaria constituida por la cochera.

El uso parcial del inmueble con fines productivos, comerciales y/o profesionales, con
aprobación de la Municipalidad respectiva, no afecta la deducción que establece artículo”.

(PÁRRAFO INCORPORADO)

Lo dispuesto en los párrafos precedentes es de aplicación a la persona adulta mayor no


pensionista propietaria de un sólo predio, a nombre propio o de la sociedad conyugal, que esté
destinado a vivienda de los mismos, y cuyos ingresos brutos no excedan de una UIT mensual”.
Resulta pertinente desarrollar cada uno de los requisitos que señala este artículo, sobre todo para
observar cómo se aplicará el beneficio tributario allí concedido a favor de las personas adultas
mayores.

Antes de avanzar en el comentario debemos precisar que el Impuesto Predial califica como un
impuesto de periodicidad anual, por lo que en caso que se produzca cualquier modificación en el texto
de algún artículo que lo regula, el cambio recién tendrá vigencia y aplicación a partir del 1 de enero del
año siguiente al de su publicación.

En este sentido, considerando que la Ley N° 30490 fue publicada en el Diario oficial El Peruano el 21
de julio de 2016, su aplicación recién sería efectiva a partir del 1 de enero del 2017.

A manera de respaldo constitucional, podemos precisar que lo referido en el párrafo anterior guarda
coherencia con lo dispuesto por los alcances del tercer párrafo del artículo 74° de la Constitución
política del Perú de 1993, el cual indica de manera expresa que:

“Las leyes relativas a tributos de periodicidad anual rigen a partir del primero de enero del año
siguiente a su promulgación”.

Ello determina que si el cambio a la Ley de Tributación Municipal se hubiera producido en cualquier
fecha del año 2017, la vigencia de dicho cambio tendría efecto a partir del 1 de enero del año 2018.

3. LOS REQUISITOS QUE SE DEBEN CUMPLIR PARA QUE EL ADULTO MAYOR PUEDA
GOZAR DE LA DEDUCCIÓN DE LAS 50 UIT EN LA BASE IMPONIBLE DEL IMPUESTO
PREDIAL

A continuación desarrollaremos los requisitos que el texto del artículo 19° de la Ley de Tributación
Municipal indica, para el otorgamiento de la deducción de las 50 UIT en la base imponible del Impuesto
Predial, sobre todo en el caso de los adultos mayores a raíz de la modificación realizada por la Ley N°
30490.

4.1 EL INMUEBLE DEBE FIGURAR A NOMBRE PROPIO O DE LA SOCIEDAD CONYUGAL

Partamos del hecho que el predio puede ser considerado un bien propio o un bien conyugal. Si se trata
de un bien propio el mismo obtiene tal categoría porque fue adquirido antes de la celebración del
matrimonio o fue aportado para la constitución del régimen de la sociedad de gananciales, tal como lo
determina el numeral 1 del artículo 302° del Código Civil[3] .

Cuando el bien forma parte del patrimonio común de los cónyuges ello implica que son considerados
como bienes sociales, tal como lo precisa el texto del artículo 310° del Código Civil[4].

Cabe indicar que cuando se menciona que el inmueble figure a nombre propio o de la sociedad
conyugal se entiende que alude a la condición de propietario más no a la de posesionario.

La PROPIEDAD se encuentra regulada en el artículo 923º del Código Civil y se establece que es aquel
poder jurídico que permite usar, disfrutar, disponer y reivindicar un bien.

A diferencia del posesionario, el propietario puede disponer del bien, puede por ejemplo venderlo,
enajenarlo, etc. y si lo pierde puede recuperarlo a través de la acción reivindicatoria, la cual solo puede
ser ejercida por el propietario más no por el poseedor.

Se requiere que el predio sea propiedad o se encuentre inscrito en Registros Públicos o en el Registro
Predial a nombre del pensionista[5] o de la sociedad conyugal. En este último caso, si cualquiera de
los dos integrantes de la sociedad conyugal tiene la condición de pensionista se extiende el beneficio a
la sociedad conyugal.

4.2 EL INMUEBLE DEBE TENER LA CONDICIÓN DE ÚNICA PROPIEDAD


En concordancia con lo señalado en el punto anterior, debemos precisar que el inmueble debe tener la
condición de única propiedad del adulto mayor o de la sociedad conyugal, lo cual implica que en
realidad se trate del único inmueble en el territorio de la república.

La única propiedad no significa que se iguale al 100% de un inmueble, ya que puede presentarse
casos en los cuales un adulto mayor propietario puede tener la copropiedad en un porcentaje menor
pero para él representa el único inmueble de su propiedad, motivo por el cual el beneficio señalado en
el texto del artículo 19° de la Ley de Tributación Municipal le alcanzaría.

El problema que se puede presentar y se perdería la condición de única propiedad es cuando el adulto
mayor o la sociedad conyugal es propietario de otro inmueble, ya sea en su totalidad al 100% o de una
cuota ideal en porcentaje menor, ya se contaría con la propiedad de dos inmuebles, lo cual
desnaturaliza el sentido del otorgamiento del presente beneficio.

Esto se puede apreciar en la RTF N° 02737‐7‐2010, según la cual “No procede el beneficio a quién
además de ser propietario de un predio es propietario del 25% de las acciones y derechos de
otro predio al no cumplir con el requisito de propiedad única”.

Esta RTF menciona lo siguiente: “Se confirma la apelada que declaró improcedente la solicitud de
deducción de 50 UIT de la base imponible del Impuesto Predial. Se indica que ha quedado
acreditado en autos que el recurrente tiene más de un predio, por cuanto es propietaria de un
predio al 100% y copropietaria de otro predio en un 25%, por cuanto a la recurrente no le es
aplicable el citado beneficio”.

El propio texto del artículo 19° de la Ley de Tributación Municipal precisa que se considera única
propiedad, cuando además de la vivienda el pensionista posea otra unidad inmobiliaria constituida por
la Cochera.

El problema que puede presentarse en algunas municipalidades con la interpretación de este


dispositivo y los actuales tiempos es cuando el adulto mayor adquiere un único inmueble bajo el
régimen de la propiedad horizontal, toda vez que en los edificios modernos el propietario de los
departamentos adquiere en un solo momento tres unidades inmobiliarias claramente identificadas con
fichas registrales independientes.

De este modo por ejemplo, se adquiere un departamento, un estacionamiento y un depósito. Si se


observa en este ejemplo el adulto mayor tendría tres unidades inmobiliarias con lo cual si se compara
con lo indicado en el texto del artículo 19° algunas municipalidades interpretan que se perdería el
beneficio de la deducción de las 50 UIT al tener aparte del departamento y la cochera un depósito.

El caso se complica aún más si se le agrega el hecho que en algunos edificios aparte del
departamento, el estacionamiento y el depósito, el propietario recibe además un porcentaje de
participación en copropiedad de la azotea en una zona denominada “tendal” donde se puede utilizar
como lavandería o también como local de reuniones sociales o familiares o utilizarlo como una zona de
parrillas.

Para poder responder esta inquietud resulta pertinente citar la RTF Nº 2534‐7‐2011, según la cual el
sólo hecho que los predios dedicados a casa habitación, azotea, escaleras y cochera se encuentren
registrados de manera independiente, no implica que el recurrente incumpla el requisito de única
propiedad.

Esta RTF precisa lo siguiente: “Se revoca la apelada que declaró improcedente la solicitud de
deducción de 50 UIT, al considerar que el recurrente era propietario de otra unidad inmobiliaria
conformada por la azotea.

Se precisa que de acuerdo al criterio previsto en las RTF Nº 318‐5‐99 y N° 5805‐2‐2005 la norma
no distingue sobre la inscripción registral independiente de partes accesorias de un inmueble,
como es el caso de la azotea, aclarando que cuando se refiere a la cochera, como unidad
inmobiliaria, no la está distinguiendo desde el punto de vista registral sino que lo considera
parte integrante del inmueble.

Agrega que el sólo hecho que los predios dedicados a casa habitación, azotea, escaleras y
cochera se encuentren registrados de manera independiente tanto en la base de datos de la
municipalidad como en los Registros Públicos, no implica que el recurrente incumpla el
requisito de única propiedad”.