Está en la página 1de 24

Estudio comparado sobre

el marco regulatorio de
Captura y Almacenamiento
de Carbono
Régimen legal adoptado en la UE

aniversario

2016
1ª Edición, Junio 2016
© Plataforma Tecnológica Española del CO2

Maquetación: ALCUBO
Impresión: Gráficas Aries, S.L.
D.L: M-xxxxxz-2016.

Está permitida la reproducción de los contenidos


de esta publicación siempre que se cite su procedencia.
Índice

Régimen legal adoptado en la UE 5


1. Régimen legal aplicable al almacenamiento ........................................................................ 5
1.1 Objetivo, ámbito de aplicación y clasificación del almacenamiento ............................. 6
1.2 Emplazamiento .............................................................................................................. 8
1.3 Régimen jurídico sobre el subsuelo ............................................................................... 9
1.4 El permiso de exploración ............................................................................................. 9
1.5 El permiso de almacenamiento ..................................................................................... 10
1.6 El Plan de Seguimiento .................................................................................................. 13
1.7 Obligación de notificar: medidas en caso de fugas o de irregularidades significativas 14
1.8 Inspección ..................................................................................................................... 15
1.9 Obligaciones relativas al cierre y al período posterior al cierre ..................................... 16
1.10 Transferencia de responsabilidad ................................................................................. 17
1.11 Garantías financieras .................................................................................................... 19
2. Acceso a la red de transporte y a los emplazamientos de almacenamiento ....................... 20

Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono 3


Régimen legal adoptado en la UE
aniversario

Régimen legal adoptado en la UE

1. Régimen legal aplicable al almacenamiento

El PE y el Consejo aprobaron, tras la tramitación oportuna, el 23 de abril de 2009, la


Directiva 2009/31/CE relativa al almacenamiento geológico de dióxido de carbono (en
adelante la Directiva 2009/31), por la que se establece un marco específico para la apro-
bación de proyectos de CAC, además de adaptar la normativa medioambiental existente
para incluir, dichos proyectos, en sus correspondientes ámbitos de aplicación.
La Directiva 2009/31 establece el marco jurídico para el almacenamiento de CO2 como
actividad industrial, en condiciones seguras para el medio ambiente, constituyendo sus
disposiciones el mínimo común denominador exigible a todos los EEMM, así como a los
países pertenecientes al Espacio Económico Europeo (EEE). No obstante, dentro de la UE,
el estado de desarrollo de las regulaciones nacionales es muy distinto, dado el margen de
discrecionalidad que se otorga a los EEMM para permitir o prohibir este tipo de proyectos
en todo o solo en parte de su territorio y en sus espacios marítimos. Consecuentemente,
mientras algunos EEMM cuentan, actualmente, con un modelo regulatorio muy avanzado
y completo (Reino Unido y Dinamarca), otros tan solo han transpuesto una legislación de
mínimos (Letonia, Eslovenia, Estonia, Lituania, Finlandia, Luxemburgo y Austria)2.
Finalmente, en cuanto a la implementación, si bien en la fecha límite de transposición,
junio de 2011, sólo algunos EEMM habían culminado el proceso, en el momento pre-
sente todos han notificado algún texto legal a la Comisión al efecto; si bien, no todos
cuentan, en opinión de la Comisión, con una transposición completa al amparo de la
Directiva 2009/313.
2
En virtud del artículo 27.2, de la Directiva 2009/31, en septiembre de 2009 se creó un grupo de expertos de los EEMM
a efectos de intercambio de información. En marzo de 2011 se publicaron cuatro documentos de orientación con objeto
de ofrecer un enfoque metodológico global para la aplicación de las disposiciones claves de la Directiva. En: http://
ec.europa.eu/clima/policies/lowcarbon/ccs/implementation/documentation_en.htm
3
COM (2014) 99 final.

Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono 5


Régimen legal adoptado en la UE
Régimen legal adoptado en la UE

1.1 Objetivo, ámbito de aplicación y clasificación del almacenamiento


El objetivo de la Directiva 2009/31/CE es lograr el confinamiento permanente de CO2 de
forma segura para el medio ambiente y la salud humana (artículo 1).
Como ámbito geográfico para el almacenamiento de CO2, se posibilita en el territorio
de los EEMM, sus zonas económicas exclusivas y sus plataformas continentales, tal
y como se regulan dichos espacios en la Convención de las Naciones Unidas sobre el
Derecho del Mar (CNUDM). No obstante, se prohíbe el almacenamiento de CO2:
● En un emplazamiento de almacenamiento que se extienda más allá de la zonas
sometidas a la jurisdicción de los EEMM refiriéndose la Directiva, fundamental-
mente, al área de Alta Mar (res nullius) cuyo régimen viene recogido en la referida
CNUDM (artículo 2.3).
● En la columna de agua definida como “la masa de agua vertical continua, desde
la superficie hasta los sedimentos del fondo” (artículo 3.2).
El almacenamiento de CO2 se configura legalmente como una actividad industrial, tal y
como se deriva de su inclusión en diversos regímenes normativos, mediante la modifica-
ción de determinadas directivas preexistentes:
● Los Anexos I y II de la Directiva 85/377/CEE (operada por el artículo 31) con el
objetivo de someter al procedimiento de EIA el transporte, el emplazamiento de
almacenamiento y las instalaciones para la captura de CO2 con fines de almace-
namiento.
● La Directiva 2000/60/CE (operada por el artículo 32) por la que se establece un
marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas al objeto de,
tras prohibir los vertidos directos de contaminantes a las aguas subterráneas,
exceptuar de dicho precepto a la inyección de flujos de CO2 con fines de almace-
namiento en formaciones hidráulicas.
● La Directiva 2001/80 (operada por el artículo 33) relativa a la limitación de emi-
siones a la atmósfera de determinados agentes contaminantes procedentes de
grandes instalaciones de combustión. Dicha modificación obliga a los titulares de
todas las instalaciones de combustión con una potencia térmica nominal igual o
superior a 300 MW, a las que se haya concedido la primera licencia de construc-
ción o de explotación tras la entrada en vigor de la Directiva 2009/31 (tras el 25
de junio 2009), a reservar espacios en sus plantas para que, en un futuro, puedan
añadir la tecnología de CAC. En dicho requerimiento subyace la configuración de
la CAC, por parte de la Directiva, como técnica de «transición», necesaria a medio
plazo para evitar las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera emanadas
de las necesarias centrales térmicas, hasta que las energías renovables estén
totalmente desplegadas (considerandos 4 y 47 Exposición de Motivos).
● El Anexo III de la Directiva 2004/35/CE (operada por el artículo 34) sobre respon-
sabilidad por daños ambientales, añadiendo un epígrafe 14 en el Anexo III para
incluir, entre las actividades industriales objetivamente de riesgo y sometida a su
ámbito de aplicación, la explotación de los emplazamientos de almacenamiento.

6 Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono


Régimen legal adoptado en la UE
aniversario

● La Directiva 2008/1 (operada por el artículo 37) relativa a la prevención y control


integrados de la contaminación, sometiendo a sus disposiciones (y al permiso
ahí regulado) las instalaciones de captura de CO2 con fines de almacenamiento
geológico cuando emanen de instalaciones ya sometidas a dicha Directiva.
● Del comercio de derechos de emisión de forma que el emplazamientos de alma-
cenamiento de CO2 cae bajo el ámbito de aplicación de la Directiva 2003/87/CE4
con el objeto de requerir a su titular, la entrega de derechos en el supuesto de
producirse una fuga de CO2.
Además, la Directiva modifica el artículo 2.1 b) de la Directiva 2006/12/CE relativa a los
residuos, con el objeto de excluir de su ámbito de aplicación, y consecuentemente de la
definición y categoría de residuo, al dióxido de carbono capturado y transportado con
fines de almacenamiento geológico y efectivamente almacenado en formaciones geo-
lógicas. En coherencia con lo anterior, también lo excluye del ámbito de aplicación del
traslado de residuos mediante la modificación del Reglamento 1013/2006/CE.
Con posterioridad a la aprobación de la Directiva 2009/31/CE, las siguientes directivas
han sido derogadas:
● Directiva 85/377/CEE: derogada por Directiva 2011/92/UE del Parlamento Euro-
peo y del Consejo, de 13 de diciembre de 2011, relativa a la evaluación de las
repercusiones de determinados proyectos públicos y privados sobre el medio
ambiente.
● Directiva 2001/80/CE: derogada por Directiva 2010/75/UE del Parlamento Euro-
peo y del Consejo, de 24 de noviembre de 2010, sobre las emisiones industriales
(prevención y control integrados de la contaminación).
● Directiva 2008/1: derogada por Directiva 2010/75/UE del Parlamento Europeo y
del Consejo, de 24 de noviembre de 2010, sobre las emisiones industriales (pre-
vención y control integrados de la contaminación).
● Directiva 2006/12/CE: derogada por Directiva 2008/98/CE del Parlamento Euro-
peo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008, sobre los residuos y por la que
se derogan determinadas Directivas.
La Directiva 2009/31/CE no define el CO2 pero si el «flujo de CO2» como el flujo de sus-
tancias resultante de los procesos de captura de dióxido de carbono, con el objetivo de
limitar la composición de lo que se almacena. A tal fin, ordena comprobar su composi-
ción previamente a su inyección y almacenamiento al prescribir que dicho flujo esté ma-
yoritariamente compuesto de dióxido de carbono. Por consiguiente, no podrá añadirse
ningún residuo, ni materia con fines de su respectiva eliminación.
No obstante lo anterior, la Directiva permite añadir al flujo restos de sustancias asociadas
a las fuentes en que tuvo lugar la captura o sustancias empleadas para la inyección o
4
Directiva 2003/87/CE, de 13 de octubre de 2003, por la que se establece un régimen para el comercio de derechos
de emisión de gases de efecto invernadero en la Comunidad y por la que se modifica la Directiva 96/61/CE del Con-
sejo. Véase versión codificada en http://publications.europa.eu/resource/cellar/3dd51cc2-dcda-483d-b5f6-7af3736f7
7f4.0007.03/DOC_1

Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono 7


Régimen legal adoptado en la UE
Régimen legal adoptado en la UE

para facilitar el seguimiento y la verificación de la migración de CO2, siempre que dichas


sustancias estén por debajo de un nivel tal que garantice que no causa daños o efectos
negativos al emplazamiento o al transporte, ni suponga riesgos para el medio ambiente
o la salud, ni infrinjan la normativa aplicable. A fin de llevar un control, la Directiva orde-
na a los EEMM que regulen, en sus respectivas normativas nacionales, medidas para
controlar que el operador lleva a cabo, previamente a la inyección, un análisis de la com-
posición del flujo y una evaluación de riesgos. Al efecto, el operador deberá adjuntar en
la solicitud del permiso de almacenamiento el análisis y los documentos de evaluación,
para que sean examinados por la Autoridad competente antes de la aprobación del
mismo. Además, al titular se le exigirá, en el condicionado del permiso, la tenencia de un
registro en el que se indiquen las cantidades, propiedades y composición de los flujos
de CO2 que le han sido entregados e inyectados.
En cuanto al operador responsable del almacenamiento, la Directiva utiliza el término
de «titular» que define como: cualquier persona física o jurídica, de carácter público
o privado, que explote o controle el emplazamiento de almacenamiento o, cuando así
lo disponga la legislación nacional, que ostente, por delegación, un poder económico
determinante sobre el funcionamiento técnico del emplazamiento de almacenamiento.
Dicha definición transcribe la regulada en otras directivas ambientales previas.
Consecuentemente, respecto al interés del estudio es destacable lo siguiente:
● El almacenamiento se configura como actividad industrial y se somete a las auto-
rizaciones oportunas.
● La regulación cubre fundamentalmente la inyección y el almacenamiento en for-
maciones geológicas subterráneas, que pueden estar ubicadas tierra adentro o
bajo el lecho marino con las limitaciones ya mencionadas en relación al ámbito de
aplicación. También se incluye el transporte pero su regulación hace referencia a
la red de transporte y a las condiciones de acceso, dejando el detalle a los EEMM.
● Los EEMM cuentan con una gran discrecionalidad a la hora de aprobar, en transpo-
sición de la Directiva, sus respectivas normativas nacionales en materia de CAC.

1.2 Emplazamiento
La Directiva reconoce el derecho soberano de los EEMM a determinar los emplaza-
mientos de almacenamiento geológico de CO2 en sus respectivos territorios, sus zonas
económicas exclusivas y sus plataformas continentales, incluso les otorga plena discre-
cionalidad para prohibir dicho almacenamiento cómo estimen conveniente5.
El concepto de plataforma continental se define en el artículo 76 de la CNUDM con el
objetivo de extender los derechos de un estado ribereño más allá de la zona económica
exclusiva (200 millas) en los casos en que el borde exterior del margen continental sea
superior a esa distancia.
5
Artículo 4.1: Los Estados miembros mantienen el derecho de decidir las zonas en las que podrán situarse los emplaza-
mientos de almacenamiento, de conformidad con los requisitos de la presente Directiva. Este derecho incluye el dere-
cho de los Estados miembros a no permitir almacenamiento alguno en partes de su territorio o en la totalidad del mismo.

8 Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono


Régimen legal adoptado en la UE
aniversario

No obstante, en el supuesto que los EEMM tengan la intención de permitir el almace-


namiento, la Directiva les exige (artículo 4) que evalúen, previamente, la capacidad de
almacenamiento bien de todo su territorio o en zonas de éste, así como la idoneidad de
un potencial emplazamiento de almacenamiento.
El Anexo I de la Directiva 2009/31/CE establece los contenidos y criterios para la carac-
terización y evaluación de los emplazamientos de almacenamiento, habiendo los EEMM
traspuesto literalmente el contenido del mismo en sus respectivas normas nacionales.
Entre dichos criterios, la evaluación de riesgos juega un importante papel, pues la va-
loración de la idoneidad de un emplazamiento se basa finalmente en los resultados de
dicha evaluación de riesgos, que a su vez debe incorporar los siguientes aspectos: ca-
racterización de riesgos, evaluación de la exposición y de los efectos, y caracterización
de riesgos.
En relación a la evaluación de riesgos cabe destacar que el texto del Anexo I se centra
fundamentalmente en los riesgos de fuga del CO2, haciendo menos hincapié en aspec-
tos de seguridad (como por ejemplo el riesgo de sismicidad inducida, que se menciona
como uno de los aspectos a modelizar dinámicamente pero que no se cita expresamen-
te en la caracterización de riesgos).

1.3 Régimen jurídico sobre el subsuelo


La Directiva no prejuzga el régimen de propiedad que resulta de aplicación al subsuelo
en los diversos EEMM al ser competencia exclusiva de los mismos, tal y como reconoce
el artículo 345 del TFUE: «los Tratados no prejuzgan en modo alguno el régimen de la
propiedad en los Estados miembros». Por tanto, se debe acudir a cada uno de los dere-
chos nacionales para determinar tales derechos.
Está claro que la naturaleza jurídica del subsuelo es uno de los elementos determinantes
al analizar la actividad de almacenamiento, pues el carácter público-demanial versus
privado del mismo condicionará el modo de ejercer la actividad industrial. Así, mien-
tras el carácter demanial de la formación subterránea implica su configuración como
bien de dominio público, el sometimiento de su aprovechamiento o uso privado a un
tipo de intervención pública (ya sea concesión o aprovechamiento), su inalienabilidad,
imprescriptibilidad e inembargabilidad, así como su sumisión a la normativa que regule
el patrimonio de la Administración en cada EM; el carácter privado conlleva su pleno
sometimiento al tráfico jurídico mercantil, siendo el contrato entre partes su instrumento
fundamental de regulación.
Con todo, independientemente del régimen legal del subsuelo, como actividad de ries-
go, la Directiva somete el almacenamiento a un doble régimen de intervención jurídi-
co-pública como es el permiso de exploración y el de la autorización de inyección.

1.4 El permiso de exploración


La Directiva regula, en su artículo 5, el permiso de exploración como instrumento ju-
rídico-público de control para posibilitar, a entidades públicas y privadas, la labor de

Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono 9


Régimen legal adoptado en la UE
Régimen legal adoptado en la UE

evaluar y estudiar el territorio para identificar los posibles emplazamientos. Nótese que
mientras la Directiva reconoce el derecho de los EEMM a decidir las zonas en las que
podrán situar los emplazamientos de almacenamiento, incluyendo el no permitir el alma-
cenamiento; una vez decidido estudiar la idoneidad de un emplazamiento, la Directiva
dictamina el requerimiento de un permiso de exploración para llevar a cabo tal estudio.
Si bien el permiso de exploración nunca dará derecho a su titular a iniciar la inyección
de CO2, la Directiva permite que la Administración autorice, en dicho permiso, pruebas
de inyección si proceden a efectos de evaluar el emplazamiento. Evidentemente, será la
Administración quien permitirá tales inyecciones y siempre con carácter puntual.
Además, la Directiva ordena a los EEMM que dichos permisos se concedan o denieguen
mediante la apertura de procedimientos administrativos abiertos a todas las entidades
con capacidad suficiente y «sobre la base de criterios objetivos, publicados y no discri-
minatorios». Consecuentemente, todo procedimiento de concesión de un permiso de
exploración, aunque se inicie a instancia de un solicitante, debe ser abierto a ofertas de
competencia.
Respecto a su contenido o condicionado, la Directiva establece que se deberán conce-
der para un volumen limitado y el único facultado para explorar será el titular del mismo.
A fin de garantizar la exploración y salvaguardar los derechos del titular, adicionalmente
dispone que los EEMM deban garantizar que no se permiten usos conflictivos de los
emplazamientos durante el período de validez del permiso.
Finalmente, respecto al plazo de validez del permiso, la Directiva señala como pauta que
el mismo no exceda del período necesario para llevar a cabo la exploración para la cual
se concede, pero no lo sujeta a ningún periodo de tiempo concreto, debiendo ser los
EEMM quien, en su caso, lo regulen en sus respectivas normativas nacionales.

1.5 El permiso de almacenamiento


Conforme a su objetivo y finalidad, la Directiva dedica la mayor parte de sus disposiciones a
la regulación del almacenamiento sometiendo el mismo a un permiso o autorización como
condición sine qua non para la realización de la actividad (capítulo 3, artículos 6 a 11).
Además, la Directiva dispone que los EEMM deben garantizar que no se permita en
el emplazamiento usos conflictivos con la actividad de almacenamiento, con lo que la
Directiva ordena que los EEMM prioricen dicha actividad. Justamente, la protección de
otros intereses o de otras actividades con mayor arraigo, como la explotación de hi-
drocarburos frente al almacenamiento de CO2, ha sido la tónica imperante en algunas
regulaciones adoptadas en la materia por países no miembros de la UE (por ejemplo,
Australia), lo que ha sido muy criticado localmente por los defensores de la tecnología
de CAC como medida de reducción de las emisiones de CO2.
Lo anterior no impide que puedan autorizarse dos o más emplazamientos de almace-
namiento en una misma unidad hidráulica. En tal caso, no obstante, los EEMM deberán
comprobar, antes de conceder el permiso, que las interacciones de presión potenciales
son de tal índole que ambos emplazamientos son compatibles.

10 Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono


Régimen legal adoptado en la UE
aniversario

En cuanto al procedimiento, si bien los permisos se concederán en libre concurrencia


e igualdad de condiciones entre los que demuestren contar con capacidad suficiente
y en base a criterios objetivos, publicados y transparentes, se priorizará al titular del
permiso de exploración (si lo hubiera), sobre dicho emplazamiento. No obstante, será
necesario que la exploración de dicho emplazamiento haya concluido, que se hayan
cumplido todas las condiciones fijadas en el permiso de exploración y que la solicitud
de permiso de almacenamiento se curse durante el plazo de validez del permiso de
exploración.
Como contenido mínimo de la solicitud, la Directiva ordena la inclusión de, al menos,
la siguiente información:
● El nombre y la dirección del titular potencial.
● La prueba de la competencia técnica del titular potencial.
● La caracterización del emplazamiento de almacenamiento y del complejo de al-
macenamiento y evaluación de la seguridad prevista del almacenamiento confor-
me con los criterios del Anexo I.
● En relación al CO2: la cantidad total de CO2 que será inyectada y almacenada; las
fuentes y métodos de transporte previstos; la composición de los flujos de CO2,
su analítica y evaluación de sus riesgos tal y como se ha analizado anteriormente.
● La descripción de las medidas destinadas a prevenir irregularidades significati-
vas.
● El plan de seguimiento propuesto, tal y como se analizará seguidamente.
● Las medidas correctoras propuestas para responder en el caso de fugas o de
irregularidades significativas.
● Una propuesta de plan provisional para el período posterior al cierre, tal y como
se analizará seguidamente.
● La información facilitada para evaluar la actividad conforme con la Directiva
2011/92/UE de evaluación de impacto ambiental, concretamente se remite a su
Anexo IV.
● La prueba de que la garantía financiera exigida para llevar a cabo la actividad será
válida y efectiva antes de que comience la inyección.
Si bien la aprobación del permiso es potestad de los EEMM, éstos deberán comprobar,
en el procedimiento de concesión del permiso de almacenamiento, que el titular cum-
ple todos los requisitos exigidos no solo por la Directiva, sino por cualquier normativa
que sea de aplicación. Tal y como se ha adelantado, la Directiva modifica determinada
normativa a fin de someter la CAC al procedimiento de EIA, al régimen de autorización
o de responsabilidad. Todos esos regímenes son exigibles a determinadas actividades
industriales consideradas, en el ámbito comunitario, como las más contaminantes o de
naturaleza peligrosa o de riesgo.
Además, los EEMM deberán verificar, antes de dar el permiso, que el potencial titular es
financieramente solvente, competente y fiable técnicamente para explotar y controlar el

Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono 11


Régimen legal adoptado en la UE
Régimen legal adoptado en la UE

emplazamiento, y que se facilita al titular y a todo su personal la formación y la prepara-


ción profesional y técnica adecuada.
La Directiva exige, como contenido del permiso, las siguientes condiciones mínimas:
● El nombre y dirección del titular.
● La localización y delimitación precisas del emplazamiento y del complejo de al-
macenamiento, así como información sobre la unidad hidráulica.
● Los requisitos de la explotación del almacenamiento, la cantidad total de CO2
autorizado para su almacenamiento geológico, los límites de presión del depósito
y los índices y presiones de inyección máximos.
● Los requisitos relativos a la composición del flujo de CO2 y, en su caso, otros
requisitos relativos a la inyección y al almacenamiento, en particular para evitar
irregularidades significativas.
● El plan de seguimiento aprobado.
● Los requisitos de notificación de las obligaciones de autocontrol relativas al se-
guimiento, las cantidades y propiedades de los flujos de CO2 entregados e in-
yectados, incluida su composición; el mantenimiento de la garantía financiera; y
cualquier otra información que la Autoridad competente considere adecuada para
evaluar el cumplimiento de las condiciones del permiso.
● La obligación de informar a la Autoridad competente en caso de detectarse fugas
o irregularidades significativas; el plan de medidas correctoras aprobado y su
aplicación.
● Las condiciones de cierre y el plan provisional para el período posterior al cierre.
● Las disposiciones relativas a las modificaciones, la revisión, la actualización y la
retirada del permiso de almacenamiento.
● La obligación de establecer y mantener la garantía financiera u otra disposición
equivalente.
En relación con la validez del permiso, la Directiva no establece plazo de vigencia pero
sí que regula, en su artículo 11, requisitos mínimos respecto a su modificación, revisión
y revocación. De este modo, el titular deberá comunicar cualquier modificación de las
condiciones del permiso y solicitar un nuevo permiso o la actualización del existente en
el supuesto que la modificación sea substancial. Si bien la Directiva no define “modifica-
ción substancial”, se remite, al efecto, al anexo II, punto 13, primer guión, de la referida
Directiva 85/337/CEE6 considerando, por tanto, como tal, cualquier cambio o ampliación
que pueda tener efectos adversos significativos sobre el medio ambiente.
Además, los EEMM deberán examinar y, en su caso, actualizar o, en última instancia,
retirar el permiso de almacenamiento si concurren, según el artículo 11, algunas de estas
circunstancias:

6
Cualquier cambio o ampliación de los proyectos que figuran en el Anexo I o en el Anexo II, ya autorizados, ejecutados,
o en proceso de ejecución, que puedan tener efectos adversos significativos sobre el medio ambiente.

12 Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono


Régimen legal adoptado en la UE
aniversario

● Si se ha notificado o ha tenido conocimiento de fugas o irregularidades significa-


tivas.
● Si los informes presentados o las inspecciones medioambientales efectuadas
muestran un incumplimiento de las condiciones del permiso, el riesgo de fugas o
de irregularidades significativas.
● Si tiene conocimiento de cualquier otro incumplimiento de las condiciones del
permiso por parte del titular.
● Si resultare necesario a la luz de los últimos descubrimientos científicos y avances
tecnológicos.
● En todo caso, cinco años después de la expedición del permiso y posteriormente
cada diez años. Se entiende que es un plazo de actualización, aunque no lo diga
expresamente la Directiva, de forma que la Autoridad competente revisará, y en
su caso actualizará, las condiciones del permiso en ese periodo.
De acuerdo con los principios de seguridad jurídica, confianza legítima y proporciona-
lidad que rigen, conforme a Derecho, la actuación de la Administración de todos los
EEMM, ante la concurrencia de alguno de los supuestos señalados parece que la re-
tirada del permiso y el obligatorio cierre de la instalación debería configurarse como la
última medida a adoptar por la Administración, al ser la más restrictiva para la libertad y
los derechos del administrado.
Evidentemente, la falta del sometimiento del permiso a un plazo o la ausencia de la
adopción de medidas provisionales como la suspensión en la Directiva, no impide al le-
gislador estatal la regulación de tales aspectos en su respectiva norma de transposición.
De hecho, se considera aconsejable que los EEMM regulen con más detalle el contenido
de dicho artículo 11 en aras de reforzar los derechos del titular del permiso.
En los siguientes epígrafes se tratará con mayor detalle algunas de las referidas condi-
ciones del permiso.

1.6 El Plan de Seguimiento


El titular deberá elaborar el Plan de Seguimiento de conformidad con los requisitos es-
tablecidos en el Anexo II de la Directiva y adjuntar el mismo en la solicitud del permiso,
para que sea aprobado por la Autoridad competente que designe cada EM.
Una vez aprobado y concedido el permiso, el titular de la actividad deberá llevar a cabo
el almacenamiento conforme con las condiciones establecidas en el mismo, y en parti-
cular dando cumplimiento al Plan de seguimiento conforme con el contenido del artículo
13 de la Directiva, y con la obligación de informar a la Autoridad competente conforme
con los artículos 14 y 16.
El plan de seguimiento se basará en los estudios de caracterización del emplazamiento
y en la evaluación de riesgos realizada.
El plan de seguimiento detallará la forma en que se llevará a cabo dicho seguimiento en
las principales etapas del proyecto (comienzo, explotación y posterior al cierre).

Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono 13


Régimen legal adoptado en la UE
Régimen legal adoptado en la UE

Los parámetros objeto del control serán al menos los siguientes: emisiones fugitivas de
CO2 en la instalación de inyección; flujo volumétrico de CO2 en las cabezas de pozo
de inyección; presión y temperatura del CO2 en las cabezas de pozo de inyección (con
objeto de determinar el flujo másico); composición química de los flujos inyectados; y,
temperatura y presión del depósito (para determinar el comportamiento y el estado de
las fases de CO2).
Además, la Directiva obliga a los EEMM a incluir en sus respectivas normativas nacio-
nales de transposición, los medios necesarios para asegurar que el titular lleva a cabo
el seguimiento de las instalaciones de inyección, del complejo de almacenamiento (in-
cluyendo, cuando sea posible, la pluma de CO2), y cuando sea necesario del entorno
circundante, para, entre otras razones: comparar el comportamiento real del CO2 y del
agua de formación, en el emplazamiento de almacenamiento con la modelización de
dicho comportamiento; detectar las irregularidades significativa o la migración de CO2
o sus fugas; evaluar la eficacia de las medidas correctoras adoptadas; o actualizar la
evaluación de la seguridad y la integridad del complejo de almacenamiento, a corto y
largo plazo, incluida la evaluación de si el CO2 almacenado permanecerá completa y
permanentemente confinado.
El plan se actualizará de conformidad con los requisitos establecidos en el anexo II y,
en cualquier caso cada cinco años, con el fin de tener en cuenta los cambios del riesgo
de fuga evaluado, las modificaciones de los riesgos evaluados para el medio ambiente
y la salud humana, los nuevos conocimientos científicos y las mejoras introducidas en
las mejores tecnologías disponibles. Los planes actualizados volverán a presentarse a la
Autoridad competente que designe cada EEMM para su aprobación.
Si bien el trámite de actualización puede emplearse para imponer mayores requisitos
por parte de las Administraciones nacionales y consecuentemente causar un perjuicio
significativo al operador, tal exigencia tiene fundamentos técnicos en la medida que la
actividad está poco desarrollada y la metodología de seguimiento puede requerir una
revisión conforme con los nuevos conocimientos científicos y las mejores prácticas tras
la experiencia adquirida (al menos en la etapa de despegue comercial de estas activida-
des), además de la actualización de los riesgos a controlar (por ejemplo los asociados a
nuevas actividades, infraestructuras o poblaciones en el entorno).

1.7 Obligación de notificar: medidas en caso de fugas o de


irregularidades significativas
La Directiva obliga, en su artículo 14, al legislador estatal a regular la periodicidad con la
que el titular del permiso de almacenamiento debe informar a la Autoridad competente
sobre la actividad, debiendo, en todo caso, determinar la frecuencia de tal obligación, al
menos una vez al año. Además, la Directiva también determina el alcance y contenido
de la obligación de información, de forma que deberá cubrir, al menos durante el periodo
señalado, los siguientes aspectos:
● Todos los resultados del seguimiento realizado de conformidad con el Plan, inclui-
da la información sobre la tecnología de seguimiento utilizada.

14 Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono


Régimen legal adoptado en la UE
aniversario

● Las cantidades y propiedades de los flujos de CO2 entregados e inyectados, in-


cluida la composición de dichos flujos y su registro.
● La prueba del establecimiento y del mantenimiento de la garantía financiera final-
mente suscrito.
● Cualquier otra información que la Autoridad competente considere útil para eva-
luar el cumplimiento de las condiciones estipuladas en el permiso de almacena-
miento y para mejorar el conocimiento del comportamiento del CO2 en el empla-
zamiento.
Tales medidas deberán adoptarse conforme con el Plan de medidas correctoras aproba-
do por la Autoridad al conformar el contenido del permiso de almacenamiento.
Por su parte, en el artículo 16 de la Directiva se obliga también a notificar inmediata-
mente a la Autoridad competente las fugas o irregularidades significativas, así como
adoptar las medidas correctoras necesarias, incluidas las medidas relacionadas con la
protección de la salud humana. Evidentemente, la Autoridad competente puede exigir
al titular la adopción de otras medidas o de medidas adicionales a las propuestas, e
incluso adoptarlas directamente por sí misma, recuperando los costes en los que haya
incurrido haciendo uso, en caso de no ser reembolsado por el titular, de la garantía fi-
nanciera establecida.
Finalmente, recordando que el emplazamiento de almacenamiento es una actividad
afectada por la normativa de comercio de derechos de emisión, en caso de fugas de
CO2, el titular también deberá notificar la fuga a la Autoridad competente de aplicar en
cada EM las obligaciones derivadas de dicha normativa. Merece destacar que la Di-
rectiva vincula el almacenamiento con el comercio de emisiones de CO2, a través de lo
que llama «responsabilidad por daños al clima» (considerando 30). No obstante, dicha
responsabilidad básicamente opera obligando al titular, conforme con la normativa de
comercio, a medir sus emisiones de CO2 en caso de fuga a fin de compensar las mismas
mediante la entrega de un derecho de emisión por cada tonelada de CO2 emitida.

1.8 Inspección
Consciente la Directiva de que un Derecho sin sanción, es un derecho ineficaz (lo que
en términos de Derecho internacional se conoce como soft law) pero, a su vez, dado el
deber de respetar la competencia exclusiva de los EEMM en materia sancionadora y
punitiva, regula, en su artículo 15, un sistema de inspecciones, rutinarias y puntuales, a
planificar y ejecutar por las respectivas autoridades competente, de todos los comple-
jos de almacenamiento sitos en sus territorios.
Evidentemente, el objeto de la inspección es comprobar, en términos generales, el cum-
plimiento de las obligaciones derivadas de la normativa e incluirán visitas a las instala-
ciones, superficiales y de inyección, la evaluación de las operaciones de inyección y de
seguimiento efectuadas por el titular y la comprobación de todos los registros.
Además, la Directiva exige inspecciones: periódicas y puntuales. Las periódicas se lle-
varan a cabo, al menos, una vez al año hasta tres años después del cierre y cada cinco

Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono 15


Régimen legal adoptado en la UE
Régimen legal adoptado en la UE

años hasta que tenga lugar la transferencia de la responsabilidad a la Autoridad compe-


tente. En estas inspecciones se examinarán las instalaciones de inyección y de segui-
miento, así como todos los posibles efectos del complejo de almacenamiento para el
medio ambiente y la salud humana.
Por su parte, las inspecciones puntuales deberán realizarse, al menos, en los casos si-
guientes: cuando se tenga noticias de irregularidades significativas o de fugas; cuando
los informes revelen un cumplimiento insuficiente de las condiciones del permiso; en
caso de reclamaciones; o cuando la Autoridad lo considere apropiado.
Después de cada inspección, la Directiva obliga a la Autoridad competente a elaborar un
informe sobre los resultados de la misma y específicamente sobre el cumplimiento de sus
obligaciones por parte del titular, y «se indicará, en su caso, la conveniencia de adoptar
medidas adicionales». Dicho informe, comúnmente conocido como Acta, ya aparece re-
gulado como elemento de las inspecciones en los ordenamientos de los EEMM. Por su
parte, el último inciso “encomillado” debe adecuarse a los principios básicos que rigen, en
todos los respectivos ordenamientos de los EEMM, el Derecho administrativo sancionador
en la medida que no se puede exigir requerimientos adicionales o modificar las condicio-
nes de un permiso, si no se encuentra previamente regulado por la normativa que regula el
mismo, es razonablemente motivado por la Administración y puede ser proporcionalmente
alcanzado por el titular; en definitiva, el legislador estatal deberá respetar, en este caso, los
derechos del administrado según su correspondiente Derecho.
Por último, la Directiva dispone que el Informe o acta se comunique al titular y su conte-
nido se haga público dentro de los dos meses siguientes a la inspección conforme con
lo establecido en la normativa comunitaria que sea de aplicación7. Su publicación y su
puesta a disposición del público deberá, en todo caso, respetar las causas de excepción
de la libertad de información que regulada dicha normativa.

1.9 Obligaciones relativas al cierre y al período posterior al cierre


Un emplazamiento de almacenamiento se cerrará en los siguientes casos:
● Si se han cumplido las condiciones estipuladas en el permiso.
● A petición documentada del titular, previa autorización de la Autoridad competen-
te.
● Cuando así lo decida la Autoridad competente tras la retirada de un permiso de
almacenamiento por alguna de las causas anteriormente analizadas.
Tras el cierre de un emplazamiento de almacenamiento, el titular seguirá siendo respon-
sable, hasta que la responsabilidad del emplazamiento de almacenamiento se transfiera

7
Se trata fundamentalmente de la Directiva 2003/4/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de enero de 2003,
sobre el acceso del público a la información ambiental y por la que se deroga la Directiva 90/313/CEE, del Consejo, y
de la Directiva 2003/35/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de mayo de 2003, por la que se establecen
medidas para la participación del público en determinados planes y programas relacionados con el medio ambiente
y por la que se modifican, en lo que se refiere a la participación pública y el acceso a la justicia, las Directivas 85/337/
CEE y 96/61/CE.

16 Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono


Régimen legal adoptado en la UE
aniversario

a la Autoridad competente de cumplir el Plan de seguimiento y las obligaciones de noti-


ficación e información, así como de la adopción, en caso de fugas o irregularidades, de
las medidas correctoras previstas. Además, también deberá cumplir con todas las obli-
gaciones derivadas de la normativa ambiental que le sea de aplicación como, especifica
la Directiva, las obligaciones derivadas del comercio de derecho de emisión. El titular
será igualmente responsable de sellar el emplazamiento de almacenamiento y de retirar
las instalaciones de inyección.
A efectos de determinar las obligaciones para el período posterior al cierre, el titular
deberá:
● Incorporar a su solicitud del permiso de almacenamiento una propuesta de plan
provisional para el periodo posterior al cierre, incluyendo el seguimiento de acuer-
do con las mejores prácticas y con los requisitos establecidos en el anexo II.
● Actualizar dicho plan provisional de post-cierre, con carácter previo al cierre del
emplazamiento de almacenamiento, teniendo en cuenta los análisis de riesgo,
las mejores prácticas y las mejoras tecnológicas, así como los resultados de la
aplicación del plan de seguimiento y sus sucesivas actualizaciones.
El plan de post-cierre actualizado se presentará para la aprobación de la Autoridad com-
petente y será aprobado como plan definitivo de post-cierre.
Si el cierre de un emplazamiento de almacenamiento es decidido unilateralmente por
la Autoridad competente, ésta será la responsable del seguimiento y de la adopción de
las medidas correctoras de conformidad con lo analizado anteriormente, así como, en
su caso, de las obligaciones relacionadas con la entrega de los derechos de emisión
en caso de fuga. Los requisitos para el período posterior al cierre se cumplirán por la
Autoridad competente con arreglo al plan provisional para el período posterior al cierre
que hubiera sido adoptado y actualizado en caso necesario. La Autoridad competente
recuperará del titular los costes en los que haya incurrido, haciendo uso de la garantía
financiera.

1.10 Transferencia de responsabilidad


Tras el cierre de un emplazamiento de almacenamiento, todas las obligaciones legales
relacionadas con el seguimiento, con las medidas correctoras y con las acciones pre-
ventivas y reparadoras se transferirán a la Autoridad competente a iniciativa de ésta o a
petición del titular, siempre y cuando se satisfagan las condiciones siguientes:
1º. Todas las pruebas disponibles indiquen que todo el CO2 almacenado permanece-
rá completa y permanentemente confinado.
2º. Haya transcurrido un período mínimo, cuya duración deberá determinar la Auto-
ridad competente. Dicho período mínimo no será inferior a 20 años, a menos que
la Autoridad competente esté convencida de que el criterio contemplado anterior-
mente se cumplirá antes del final de dicho período.
3º. Se haya cumplido con las obligaciones financieras que analizarán ulteriormente.
4º. El emplazamiento haya sido sellado y se hayan retirado las instalaciones de inyección.

Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono 17


Régimen legal adoptado en la UE
Régimen legal adoptado en la UE

El titular preparará un informe con el objetivo de verificar que, tras el cierre, el CO2 per-
manecerá sellado y confinado, y lo presentará a la Autoridad competente a fin de que
ésta apruebe la transferencia de responsabilidad. Dicha Autoridad lo facilitará a la Comi-
sión en el plazo de un mes a partir de la fecha de su recepción.
El informe demostrará, como mínimo:
● La conformidad del comportamiento real del CO2 inyectado con la modelización
de dicho comportamiento.
● La ausencia de toda fuga aparente.
● Que el emplazamiento de almacenamiento está evolucionando hacia una situa-
ción de estabilidad a largo plazo.
Cuando la Autoridad competente considere que se cumplen las condiciones 1ª y
2ª mencionadas anteriormente, preparará un proyecto de decisión por el que se
apruebe la transferencia de responsabilidad, el método para determinar el cumpli-
miento del sellado del emplazamiento y la retirada de las instalaciones de inyec-
ción, así como los requisitos actualizados de dicho sellado y retirada. En contra,
cuando considere que no se satisfacen dichas condiciones, informará motivada-
mente al titular.
La Autoridad competente informará a la Comisión del proyecto de decisión, incluyendo
los documentos que considere de interés conforme con el contenido del proyecto. La
Comisión podrá emitir un dictamen no vinculante al respecto dentro de los cuatro me-
ses siguientes a su recepción. Si la Comisión decide no emitir dictamen, lo comunicará,
exponiendo los motivos, al EM dentro de un plazo de un mes desde que recibe dicho
proyecto.
Cuando la Autoridad competente considere que se cumplen las condiciones mencio-
nadas, adoptará la decisión definitiva y notificará dicha decisión al titular. La Autoridad
competente notificará también la decisión definitiva a la Comisión y en caso de que
dicha decisión difiera del dictamen de la Comisión, indicará las razones.
Una vez transferida la responsabilidad, el emplazamiento dejará de estar sujeto a ins-
pecciones periódicas, y el seguimiento podrá reducirse a un nivel que permita detectar
las fugas o las irregularidades significativas. El seguimiento se intensificará en caso de
detectarse fugas o irregularidades significativas, a fin de evaluar el alcance del problema
y la efectividad de las medidas correctoras.
En los casos en los que el titular haya incurrido en falta, en particular en los casos de
datos deficientes, ocultación de información pertinente, negligencia, engaño intenciona-
do o ausencia de la diligencia debida, la Autoridad competente recuperará del antiguo
titular los costes afrontados, después de que se haya producido la transferencia de
responsabilidad.
Tras el cierre de un emplazamiento de almacenamiento, la transferencia de responsabi-
lidad se considerará efectiva una vez que todas las pruebas disponibles indiquen que la
totalidad del CO2 almacenado permanecerá completa y permanentemente confinado, y

18 Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono


Régimen legal adoptado en la UE
aniversario

una vez que el emplazamiento haya sido sellado y se hayan retirado las instalaciones de
inyección.

1.11 Garantías financieras


Tal y como se ha mencionado anteriormente, el titular deberá presentar, en la solicitud
de permiso de almacenamiento, la prueba de que, en caso de abordar la actividad,
constituirá una garantía financiera o medida equivalente, con arreglo a las modalidades
que las respectivas normas nacionales de transposición definan, con el fin de garantizar
el cumplimiento de las obligaciones derivadas del permiso, incluidos las referentes al
procedimiento de cierre y los requisitos del período posterior, así como cualquier otra
obligación que sea exigible por normativa ambiental.
Esta garantía financiera deberá ser válida y efectiva antes de que comience la inyección.
La garantía financiera se deberá, además, actualizar periódicamente en función de los
riesgos de fuga que se vayan evaluando y los costes estimados en el supuesto de fuga
conforme con las obligaciones derivadas de la normativa de comercio de derechos de
emisión (en particular se refiere a la compra de derechos de emisión que pudiera ser
necesaria para compensar las toneladas de CO2 emitidas en tales casos).
La garantía financiera o medida equivalente seguirá teniendo validez y surtiendo efecto:
● Tras el cierre de un emplazamiento de almacenamiento por cumplirse las condi-
ciones o a solicitud del titular, hasta que la responsabilidad del emplazamiento de
almacenamiento se transfiera a la Autoridad competente.
● Tras la retirada de un permiso de almacenamiento por parte de la Autoridad en los
supuestos anteriormente examinados: hasta la expedición de un nuevo permiso
o cuando el emplazamiento se haya cerrado por voluntad de la autoridad, una vez
que todas las pruebas disponibles indiquen que la totalidad del CO2 almacenado
permanecerá completa y permanentemente confinado, una vez que el empla-
zamiento haya sido sellado y se hayan retirado las instalaciones de inyección,
siempre que se hayan cumplido las obligaciones financieras.
Además, la Directiva obliga a los EEMM a exigir al titular, en sus respectivas normativas
nacionales de transposición, en el modo en que consideren, que aporte una contribución
financiera a la Autoridad competente antes de que tenga lugar la transferencia de res-
ponsabilidad. La contribución del titular tendrá en cuenta las características particulares
del emplazamiento de almacenamiento (en base a los parámetros descritos en el Anexo
I) y los elementos relacionados con la cronología del almacenamiento de CO2 que sean
pertinentes para establecer las obligaciones ulteriores a la transferencia de responsabi-
lidad, y cubrirá, al menos, los costes anticipados de seguimiento por un período de 30
años.
Esta contribución financiera podrá utilizarse para cubrir los costes en que incurra la Au-
toridad competente tras la transferencia de responsabilidad, para garantizar que el CO2
permanezca completa y permanentemente confinado en emplazamientos de almacena-
miento geológicos después de la transferencia de responsabilidad.

Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono 19


Régimen legal adoptado en la UE
Régimen legal adoptado en la UE

2. Acceso a la red de transporte y a los emplazamientos de


almacenamiento

Sorprendentemente, son escasas las alusiones de la Directiva al transporte de CO2, de-


dicando solamente un artículo, el 21, bajo el título «acceso a la red de transporte y a los
emplazamientos de almacenamiento» y dejando la regulación pormenorizada de dicha
red a los EEMM.
Como mínimo, la Directiva impone a los EEMM la obligación de garantizar el acceso de
terceros a las redes y a los emplazamientos con fines de almacenamiento geológico del
CO2 producido y capturado, de forma transparente y no discriminatoria. Nótese que la
Directiva no cuestiona ni impone la titularidad pública o privada de dichas instalaciones.
Simplemente afirma el derecho de acceso de todos, incluso en el caso de que sean
privadas. Habrá que estar, en este caso, a lo que especifique el ordenamiento jurídico
interno, que será el que determine la normativa aplicable a la red (y en su caso, al empla-
zamiento) y las condiciones de construcción y utilización de ambos.
Se deberá regular, en las respectivas normas nacionales de transposición, criterios obje-
tivos para un acceso justo y abierto, teniendo en cuenta:
● La capacidad de almacenamiento que esté disponible o pueda estarlo en condi-
ciones razonables en las zonas de emplazamientos identificadas por los EEMM
y la capacidad de transporte que esté disponible o pueda estarlo en condiciones
razonables.
● La parte del compromiso, asumido en el ámbito internacional y/o comunitario,
de reducción de CO2 que tiene previsto cumplir mediante la captura y almacena-
miento geológico de CO2.
● La necesidad de denegar el acceso en caso de incompatibilidad de las especi-
ficaciones técnicas que no pueda subsanarse de forma razonable, es decir, el
operador de la red de transporte no podrá admitir flujos de CO2 que no cumplan
con los criterios de admisión regulados en el artículo 12 para los emplazamientos
de almacenamiento conectados a dicha red de transporte.
● La necesidad de respetar las necesidades razonables y debidamente justificadas
del propietario o titular del emplazamiento de almacenamiento o de la red de
transporte y los intereses de todos los demás usuarios del emplazamiento o de la
red o de las instalaciones de transformación o gestión que puedan resultar afec-
tados.
Rigen, así, los mismos principios que para las redes de abastecimiento energético, de
acuerdo con lo que viene estableciendo el derecho comunitario en materia de servicios
abiertos a la competencia, por estrictas razones de eficiencia. De hecho, como afirma la
Directiva (considerando 38), «el acceso a las redes de transporte y a los emplazamiento
de CO2, con independencia de la ubicación geográfica de los usuarios potenciales en
la Unión podría condicionar la entrada o la competitividad en el mercado interior de
la electricidad y de la energía». Se impone, por lo tanto, el acceso abierto a todos, de

20 Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono


Régimen legal adoptado en la UE
aniversario

forma transparente y no discriminatoria, para no distorsionar el mercado interior de la


electricidad.
Conforme con lo anterior, se dispone que los titulares de las redes de transporte y
de los emplazamientos de almacenamiento solo puedan denegar el acceso alegando
falta de capacidad y de forma motivada. No obstante, se llama a los EEMM, por los
medios que consideren oportunos, a intentar que el titular efectúe las mejoras necesa-
rias, siempre que hacerlo sea económicamente viable y que un cliente potencial esté
dispuesto a correr con los gastos que ello suponga, a condición de que esto no tenga
efectos ambientales negativos en la seguridad del transporte y el almacenamiento
geológico de CO2.
Los eventuales conflictos que puedan surgir en relación con el acceso a la red de trans-
porte y a los emplazamientos deberán, en su caso, resolverse por mecanismos de solu-
ción de conflictos en las respectivas normas nacionales de transposición, mecanismos
entre los que se debe incluir una Autoridad independiente de las partes con acceso a
toda la información pertinente (artículo 22.1); parece lógico pensar que esta Autoridad
bien podría ser la que tenga competencias en materia de mercado de la energía, al am-
paro de la vinculación entre el acceso a las redes de transporte y a los emplazamientos
de almacenamiento, y el buen funcionamiento del mercado interior de la electricidad y
de la energía (considerando 38).
En caso de transporte transfronterizo y de emplazamientos o complejos de almacena-
miento transfronterizos de CO2, la Directiva ordena a las autoridades competentes de
los EEMM afectados a cumplir conjuntamente sus requisitos y demás normativa que
sea de aplicación. No obstante, la forma y los instrumentos de que se valgan para dicho
cumplimiento, los deja a la libertad de los EEMM. Al margen de lo anterior, la alusión a
la normativa pertinente que sea de aplicación, la Directiva se refiere, entre otras, a la
aplicación del Convenio de Espoo8 sobre evaluación ambiental transfronteriza, y a la
adecuación del mismo al Derecho comunitario, mediante la referida Directiva 85/337/
CEE y sus modificaciones.
Finalmente, la Directiva prevé la posible existencia de litigios por la denegación de ac-
ceso de terceros de otro Estado miembro a las redes de transporte y/o a los empla-
zamientos de almacenamiento. En estos casos, deberán aplicarse los mecanismos de
solución previstos por el ordenamiento del Estado en cuyo territorio se encuentre dicha
red o emplazamiento. Y si participan varios Estados en la red o el emplazamiento, los
Estados afectados se concertarán para garantizar la aplicación de la Directiva (artículo
22.2). En este último caso, se pone de manifiesto nuevamente la utilidad de la creación
de organismos para la cooperación transfronteriza
Cabe destacar que la red de transporte de CO2 fue incluida entre las Prioridades en
materia de infraestructuras energéticas propuestas por la Comisión, en noviembre de
2010, e incluida en el Reglamento (UE) 347/2013 sobre las infraestructuras energéticas

8
Convenio sobre la evaluación del impacto ambiental en un contexto transfronterizo de 25 de febrero de 1991, firmado
por la Comunidad y los Estados miembros.

Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono 21


Régimen legal adoptado en la UE
Régimen legal adoptado en la UE

transeuropeas9, calificándose los proyectos de transporte de CO2 dentro de las catego-


rías de infraestructuras energéticas y las «infraestructuras transeuropeas10» como «Áreas
Temáticas Prioritarias» de Interés Común.
Por último, con el fin de conocer, entre otras cosas, los requisitos legales y regulatorios
a nivel de Estado miembro relacionados con infraestructuras de CO2, la Comisión Euro-
pea encargó un estudio a Milieu Ltd11, que fue publicado en abril de 2016. El Anexo I del
mencionado estudio desarrolla un análisis de este tema en concreto, concluyendo que
las infraestructuras de transporte de CO2 se encuentran en una etapa muy temprana de
desarrollo en la UE y Noruega. Sólo en algunos países se están desarrollando proyectos,
mientras que en otros muchos no se tienen proyectos en marcha o previstos y no se
proporciona un apoyo regulatorio. Además, se indica que la gran mayoría de los países
no ha establecido regulación específica y se han limitado a transponer los requisitos
“mínimos” establecidos en la Directiva sobre almacenamiento de dióxido de carbono,
sin establecer medidas específicas para su implementación.

22 Estudio Comparado sobre el marco regulatorio de Captura y Almacenamiento de Carbono


Régimen legal adoptado en la UE
Subvencionado por: GOBIERNO MINISTERIO
e-mail: info@pteco2.es
DE ESPAÑA DE ECONOMÍA
Y COMPETITIVIDAD web: www.pteco2.es