Está en la página 1de 8

¿Qué son los títulos valores causales y los abstractos?

La distinción de títulos causales y abstractos depende de la vinculación existente entre el título


mismo y el negocio fundamental que le ha dado origen. Los títulos causales están signados por el
negocio fundamental que llevó a emitirlos, mientras que los abstractos funcionan desvinculados del
negocio originario.

Los títulos causales son aquellos en los cuales se menciona la causa de su creación y ésta tiene
relevancia jurídica.

En ellos, no sólo existe la mención de la relación causal, sino que ésta es oponible a todos los
portadores, dado que subsiste durante toda la vida del título.

Estos títulos están subordinados a la causa que les dio origen. Para que el documento produzca
consecuencias jurídicas, su causa no debe estar afectada por ningún vicio que la perjudique (v.gr., la
falta o ilicitud de la causa).

Las acciones, los debentures, los títulos públicos en que se menciona la ley que regula su emisión,
son ejemplos de títulos causales. Lo mismo sucede con la carta de porte.

Los títulos causales están signados por el negocio fundamental que llevo a emitirlos, mientras que los
abstractos funcionan desvinculados del negocio originario. El ejemplo típico del título valor causal lo
tenemos en la acción, en cuyo tenor literal se hace referencia a la causa, que tiene relevancia en todo
momento.

¿Cuáles son las formas de circulación de los títulos valores con cláusula “no a la orden”?

Si el creador del título valor incorpora la cláusula “no a la orden” o equivalentes, la transferencia del
título valor debe hacerse conforme con las reglas de la cesión de derechos, y tiene los efectos
propios de la cesión. Esta cesión, por imperio del art. 1618 CCyC, sólo puede celebrarse por escrito.

¿Cómo circulan los títulos nominativos?

Distinguimos entre titulos nominativos endosables y no endosables.

Titulos nominativos endosables: Estos títulos circulan mediante el endoso, razón por la cual el art.
1848 establece que son aplicables las normas de los títulos a la orden y por ello rigen plenas las
disposiciones vinculadas con el endoso. Pero, en forma adicional, se requiere la inscripción de la
transmisión en un registro determinado, tal como ocurre con los warrants, en los cuales el primero
de los endosos debe inscribirse en el registro que debe llevar la casa emisora de warrant. La
transmisión sólo surte efectos frente al emisor y frente a terceros, cuando el endoso es inscripto en
el registro pertinente.

Títulos nominativos no endosables: El art. 1849 CCyC establece que “es título valor nominativo no
endosable el emitido a favor de una persona determinada, y cuya transmisión produce efectos
respecto al emisor y a terceros al inscribirse en el respectivo registro”. La transmisión de los títulos
valores privados nominativos no endosables y los derechos reales (prendas) que recaigan sobre los
mismos deben constar en el título, si existe, inscribirse en el registro que debe llevarse a esos fines y
notificarse al emisor. Estos actos sólo producen efectos frente al emisor y terceros desde la fecha de
la inscripción.

¿Qué son y cómo funcionan los títulos valores cartulares y los escriturales?

Según su forma de representación física, los títulos valores se dividen en cartulares y escriturales.

Los títulos valores cartulares son aquellos que se representan en soportes físicos de papel o
elemento similar. Tiene materialidad y tangibilidad. La denominación “cartular” no viene del soporte
papel, sino de la considerada madre de todos los títulos de créditos que es la letra de cambio. La
expresión “letra”, en la terminología actual no representa nada, pero originariamente era
representada en una carta de crédito que se abría a favor del portador. De la expresión “carta”
(letter en inglés, lettera en italiano, lettre en francés), deriva la expresión “cartular”. En cambio, los
títulos de crédito escriturales son aquellos que no están materializados, sino que se representan
mediante asientos o anotaciones en libros o registros especiales que pueden ser llevados por la
entidad emisora o bien por terceros organismos como podrían ser bolsas de comercio, cajas de
valores o entidades financieras. La titularidad del derecho se acredita mediante certificaciones
extraídas de tales libros.

¿Qué ocurre si el título lleva firmas falsas, de personas inexistentes, o que no resulten obligadas
por la firma?

El art. 1823 CCyC establece que aunque por cualquier motivo el título valor contenga firmas falsas, o
de personas inexistentes o que no resulten obligadas por la firma, son válidas las obligaciones de los
demás suscriptores, y se aplica lo dispuesto por el artículo 1819. Si el título de crédito es
formalmente válido y reúne los requisitos legales para ser considerado como tal, el mismo existe con
sólo una firma de persona capaz de obligarse, de tal manera que si la firma inserta fuese falsa, o él
librador fuese persona que por su incapacidad o restricciones a su capacidad no pudiese obligarse de
manera cambiaria, o fuese persona inexistente, o que por cualquier causa no resulte obligada por la
firma, el título no se anulará, sino que sólo esa firma se tendrá por inexistente o no válida, pero los
demás firmantes intervinientes capaces, quedan obligados en virtud del título. Esto está vinculado
con la autonomía del título y con el principio de conservación del título.

¿Qué es el endoso y cómo se materializa? ¿Qué requisitos debe cumplir el endoso? ¿Qué es el
endoso parcial y qué valor tiene?

Designamos endoso al acto jurídico de naturaleza cartular, en virtud del cual el titular de un título de
crédito denominado endosante, transfiere la propiedad del título a otro beneficiario, convirtiéndolo
a éste (llamado endosatario) en el nuevo tenedor legítimo del título. Decimos que es un acto de
naturaleza cartular, por cuanto el endoso debe constar en el propio título o en su prolongación
(trozo de papel adherido al título original a los fines de establecer una cadena regular de endosos u
otros actos cartulares). Así lo expresa el art. 1839 CCyC, que establece que el endoso debe constar
en el título o en hoja de prolongación debidamente adherida e identificada y ser firmado por el
endosante.
Materialización del endoso: Endoso completo y endoso en blanco o al portador. En endoso puede
ser completo o parcial Es endoso completo cuando se ha designado expresamente al endosatario y
se ha consignado la firma del endosante. El endoso en blanco o al portador es aquel que no
establece mención del endosatario, o que contiene la indicación “al portador”. El endoso al portador
tiene los efectos del endoso en blanco. El endoso puede hacerse al creador del título valor o a
cualquier otro obligado, quienes pueden endosar nuevamente el título valor. El art. 1843 CCyC.
Establece que si el título es endosado en blanco, el portador puede: a) Llenar el endoso con su
nombre o; b) Llenar el endoso con el nombre de otra persona o; c) endosar nuevamente el título,
o; d) transmitirlo a un tercero sin llenar el endoso (como si se tratare de un título al portador) o; e)
transmitirlo a un tercero sin extender un nuevo endoso. Estas opciones también se encuentran
legisladas en el Decreto Ley (DL) 5965/63.

Endoso puro y simple (Art. 1840 CCyC): el endoso siempre debe ser puro y simple, es decir, no puede
ser supeditado a condición alguna. De existir, la misma se tendrá por no escrita.

Endoso completo (Art. 1840 CCyC): El endoso siempre debe ser completo, es decir, por el total del
valor del título. El endoso parcial es siempre nulo. No obstante ciertos títulos admiten la posibilidad
de pago parcial, el cual se debe anotar en el título correspondiente, quedando subsistente el título
por el valor residual. Sin embargo, este valor residual será el nuevo valor del título por lo que su
transmisión y endoso siempre serán completos, por el nuevo valor.

¿Cuántos endosos admiten como máximo los cheques? (Tenga presente la ley de débitos y créditos
bancarios y compárelo con lo que establece la ley de fondo).

El portador de un título a la orden queda legitimado para el ejercicio del derecho en él incorporado,
por una serie no interrumpida de endosos formalmente válidos, aun cuando el último sea en
blanco. Si el último endoso fuese en blanco, es evidente que el instrumento queda convertido en un
título al portador que se transmite con la mera tradición, por lo que el sujeto legitimado será quien
lo detente materialmente, siempre que el mismo haya sido adquirido de buena fe.

¿Cómo se debe proceder en caso de que un cheque fuera devuelto por falta de fondos?

Según lo establecido en la Ley 25.730, desde el 01/04/03 los cheques rechazados por falta de fondos
o defectos formales se les aplica una multa del 4% del valor del mismo con un mínimo de $100 y un
máximo de $50.000 (reduciéndose 50% si se cancela el cheque en los 30 días posteriores al rechazo).

Los fondos recaudados serán transferidos al BCRA y destinados a programas de ayuda a personas con
discapacidad.

Esta misma ley establece que aquellas multas no abonadas dentro del plazo de 30 días, hacen pasible
al cliente titular/es de la cuenta de sufrir una sanción adicional que es la inhabilitación para operar en
una cuenta corriente.

¿Se pueden recibir pagos parciales? ¿Cómo se debe proceder en ese caso?
El endoso siempre debe ser completo, es decir, por el total del valor del título. No obstante ciertos
títulos admiten la posibilidad de pago parcial, el cual se debe anotar en el título correspondiente,
quedando subsistente el título por el valor residual. Sin embargo, este valor residual será el nuevo
valor del título por lo que su transmisión y endoso siempre serán completos, por el nuevo valor.

¿Qué es y cómo funciona un cheque certificado?

En este tipo de cheque se solicita al librador, quien a su vez requerirá al banco certifique la existencia
de fondos suficientes para hacer pagadero el documento.

El banco retira el importe señalado en el cheque de la cuenta de la persona que lo expide, sellándolo
y firmándolo como prueba de garantía de que el documento contará con los fondos suficientes
cuando el beneficiario lo presente para su cobro en el plazo establecido.

La funcion del cheque garantizado es garantizar la existencia de recursos para el pago del
documento aún cuando posteriormente la cuenta pudiera quedarse sin fondos, ya que el titular de la
misma no podrá disponer de ese dinero.

¿Qué es y cómo funciona la letra de cambio? (Debe responder dando el concepto del Dr. Héctor
Cámara, analizando cada uno de sus elementos).

¿Qué diferencias existen con el pagaré?

Es un documento escrito mediante el cual una persona se compromete a pagar a otra una
determinada cantidad de dinero en una fecha acordada previamente.
Es un título valor muy similar a la letra de cambio y se usa, principalmente para obtener recursos
financieros.
La diferencia con la letra de cambio radica en que quien emite el pagaré es el propio deudor (y no el
acreedor)
Los pagarés pueden ser al portador o endosables, es decir, que se pueden transmitir a un tercero y
ser emitidos por individuos particulares, empresas o el Estado.

¿Es cierto que se pueden emitir pagarés por cantidades de cosas, como por ejemplo, quintales de
trigo?

La letra de cambio debe contener: "La promesa incondicionada de pagar una suma determinada de
dinero" según lo que expresa el decreto ley 5965/63 la suma debe ser expresada en un monto
dinerario no en especie

¿Qué son, en la letra de cambio, las acciones directas, de regreso y de ulterior regreso?

La acción directa es la que permite al acreedor cambiario exigir judicialmente el pago de la letra de
cambio, el aceptante o su avalista.
Según este precepto la acción cambiaria puede ser directa contra el aceptante o sus avalistas. A falta
de pago, el tenedor, aunque sea el propio librador, tendrá contra el aceptante y su avalista la acción
directa derivada de la letra de cambio para reclamar sin necesidad de protesto, tanto en la vía
ordinaria, como a través del proceso especial cambiario.
El ejercicio de esta acción no presupone ni exige el cumplimiento de ningún requisito. No se exige el
levantamiento de protesto porque la letra de cambio ha sido aceptada, de modo que el librado
aceptante se ha comprometido personalmente a su pago. El único requisito es que el aceptante no
haya atendido al pago de la letra de cambio una vez haya vencido la misma.

La acción de regreso puede ejercitarse antes del vencimiento o después. El regreso anterior al
vencimiento procede cuando: a) se hubiere denegado total o parcialmente la aceptación; b) el
librado (aceptante o no) se encuentre en suspensión de pagos, quiebra o concurso, o hubiere
resultado infructuoso el embargo de bienes; c) en una letra que tenga prohibida la presentación a la
aceptación, si el librador se encuentre en alguna de las situaciones antes descritas para el librado.
Pero en todos estos casos, el juez podrá acordar un plazo para el pago, nunca superior al que resta
para el vencimiento de la letra. Si por virtud de esta acción el pago se anticipare, se efectuará con
descuente correspondiente. La acción de regreso se encuentra en todo caso sometida a perjuicio o
decadencia si el tenedor no levanta las cargas que le vienen impuestas para conservar el derecho de
regreso. Estas cargas se resumen fundamentalmente en presentación oportuna de la letra a la
aceptación al pago y el levantamiento de protesto o declaración equivalente del librado en la propia
letra. Pero ha de tenerse en cuenta que estas cargas no se dan siempre de un mismo modo, pues
dependen del modo en que se haya dispuesto acerca de la presentación a la aceptación, de la
prohibición de protesto o de señalamiento de un plazo para aquella presentación.

Se trata de una acción de ulterior regreso cuando quien ha cumplido con el pago de un título valor en
vía de regreso, repite dicho pago contra los demàs obligados que hayan intervenido en el título valor
antes que él, ejercitando asi la acciòn de ulterior regreso. La misma acción corresponde a quien
pague en esta vía contra los obligados anteriores a èl.

¿Qué es el aval y cómo funciona?

El aval es un compromiso solidario de cumplimiento de obligaciones, bienes dinerarios o de otro tipo


a favor de un tercero. A efectos prácticos y legales, sólo está definido el aval monetario por el que un
tercero presta el consentimiento voluntario de garantía de la deuda del acreedor al deudor si el
deudor no cubre los pagos pactados. El aval se instrumenta en un contrato por escrito para que sea
válido y suele elevarse a público a partir de determinadas cantidades. Este tipo de contrato es
consensual por lo que se pueden pactar las garantías que se cubren o avalan, la duración del aval y
las condiciones de económicas y financieras del mismo. Siempre será solidario y no se podrán limitar
los efectos del aval frente al patrimonio del avalista.

El avalista, como persona que cubre los riesgos del deudor responderá solidariamente de los pagos
que correspondan a él. En el caso de que el deudor no cumpla con las obligaciones contraidas, el
acreedor podrá exigir solidariamente los débitos pendientes al deudor o al avalista.

¿Qué es el protesto y cómo se materializa?

El protesto es una figura propia de los Títulos Valores, es aquella diligencia notarial o judicial que
tiene por finalidad dejar constancia fehaciente e indubitable de la falta de pago o aceptación del
Titulo Valor, para lo cual deberá realizarse en la forma prevista y dentro de los plazos establecidos
por Ley; de lo contrario se perjudicaría el Titulo, es decir perjudicaría toda eficacia bancaria.

En consecuencia, el protesto en los Títulos Valores sujetos a dicha diligencia, constituye al tenedor
una obligación ineludible previa al ejercicio de las acciones cambiarias. Tanto es así que inclusive la
incapacidad o muerte de la persona que debe hacer la aceptación o pago del Titulo Valor, no libera al
tenedor de dicha obligación.

A solicitud del tenedor del Titulo Valor, el protesto es efectuado por el fedatario (nombre genérico
que designa tanto al Notario Público, que es la persona autorizada por Ley para ejecutar el protesto,
como el Juez de Paz) que podrá hacer el protesto a falta del Notario Público, quien deberá dirigirlo
contra el directamente obligado por el Titulo Valor, ya sea el girador o contra el aceptante según se
trate de Títulos Valores no aceptados o no pagados respectivamente.

El protesto es el medio por el cual se acredita en forma autentica que el Título – Valor no ha sido
pagado o, tratándose de la letra de cambio, que tampoco ha sido aceptada

¿Qué significa la cláusula “sin protesto” o “retorno sin gastos”?

Aquellos titulos que están sujetos a protesto, no cabe exoneración de la diligencia aunque se instale
en el titulo la cláusula " sin protesto" u otra equivalente que releve de tal obligación. Pero a su vez, el
protesto no siempre obliga, el protesto sólo es necesario cuando el acreedor de la letra o algún
tenedor inserta la cláusula "con protesto" en el anverso y con caracteres visibles. Contrario sensu, si
la letra aparece "sin protesto", el procedimiento no es necesario.
Es decir, el protesto no se anula instalando una cláusula "sin protesto". Pero a menos que se exprese
claramente que el título esta efectivamente sujeto a protesto, el mismo se tomará como sin
protesto.

¿Cuántos endosos pueden realizarse? ¿Qué es la prolongación?

En el caso de cheques diferidos admite hasta dos endosos y un endoso para cheques comunes.

El endoso debe estamparse al dorso de la letra misma o de una hoja de prolongación adherida a ella.

¿Qué son los endosos “en garantía” y “en procuración”? ¿Qué significan y cómo funcionan?

El endoso en garantía es aquel que contiene las cláusulas en garantía o en prenda, y da al


endosatario todos los derechos y obligaciones de un acreedor prendario. Es una forma de establecer
un derecho real, sobre una cosa mercantil, o sea, el título de crédito, es decir, se da cuando el título
se transfiere como garantía de una obligación.

El endoso en garantía no trasmite la propiedad del título sino que constituye sobre él un derecho
prendario, por lo tanto confiere al endosatario los derechos de acreedor prendario, los cuales según
el derecho civil son los siguientes:

1. El acreedor tiene el derecho de retener la cosa dada en prenda, en este caso el título valor,
hasta que no se haya saldado la obligación más los intereses si se pactaron.
2. El acreedor también puede retener la cosa dada en prenda, hasta que el deudor le haya
pagado los gastos en que haya incurrido para conservar la cosa dada en prenda y por los
perjuicios que le hubiere causado la tenencia.
3. El acreedor prendario también tendrá derecho a pedir que la prenda del deudor moroso, se
venda en pública subasta, y con el producido se le pague.

Son características del endoso en procuración las siguientes:

 Esta clase de endoso no transfiere la propiedad del título, es decir, que el endosante del
título sigue conservando el dominio.
 El endosatario solo tiene la facultad de presentar el titulo para su aceptación o cobro, ya sea
judicial o extrajudicial. Debido a que el endosatario no tiene la propiedad del título no puede
trasferir la propiedad de este a través del endoso.
 Podrá el endosatario en procuración, endosar el titulo, pero solo en procuración para que
otra persona diferente a él lo presente para la aceptación o el cobro.
 Si se requiere el protesto del título, el endoso en procuración también faculta al endosatario
para que realice el protesto.
 Es requisito indispensable que esta clase de endoso contenga la clausula, en procuración, al
cobro o cualquiera otra semejante.
 El endosatario tendrá los derechos y obligaciones de un representante, es decir, que el
endoso en procuración se relaciona con el contrato de mandato.
 El endoso en procuración es semejante al endoso en garantía, en que el endosatario en
garantía posee las mismas potestades que concede el endoso en procuración.

Cuando el endoso en procuración sea revocado por el endosante, es decir, la representación se


revoca, esta situación se debe dar a conocer al deudor de la obligación, cuando esta no conste en el
titulo o en proceso judicial mediante el cual se pretenda hacer valer el titulo; pues si no se informa al
deudor de la revocatoria del poder, será válido el pago que efectué el deudor al endosatario.

¿Qué es y cómo funciona la cancelación de la letra de cambio

El objeto de esta acción es obtener la cancelación de la letra, esto es, quitarle validez a la letra
perdida, sustraída o deteriorada. En sustitución de la letra cancelada, el accionante podrá cobrar el
importe de la letra a los obligados cambiarios con el testimonio de la sentencia que ha dispuesto la
cancelación.

Se desprende de estas expresiones que la solicitud de cancelación deberá ser acompañada de


elementos que acrediten que la letra se ha perdido o se ha destruido o ha sido sustraída.

La acción, que llamamos de cancelación, la promueve quien alega la pérdida, sustracción o


destrucción del título contra el girado y el librador y contra el tenedor que pudiera tenerlo. Al girado
y al librador se les debe notificar personalmente. El tenedor tomará conocimiento de la demanda por
los edictos que deben publicarse.

Se reconocen dos grandes etapas en el proceso de cancelación de la letra de cambio:


Etapa de denuncia: En esta etapa se pone en conocimiento de la justicia, las circunstancias en que
operó alguna de las causales de la acción y las características del título que sufrió la pérdida,
sustracción o destrucción. La etapa culmina con el auto de cancelación

El Juez, después de examinados los antecedentes proporcionados por el actor, dicta a la brevedad,
este auto de contenido complejo, indicando todos los datos necesarios para individualizar la letra de
cambio y disponiendo su cancelación; también autorizará su cancelación para después de
transcurridos sesenta días, contados desde la fecha de la última publicación del auto respectivo, si la
letra ya hubiese vencido o fuese a la vista o desde el vencimiento, si éste fuese posterior a aquella
fecha y siempre que en el intervalo no se dedujese oposición por el tenedor."

En el mismo auto, el juez debe ordenar las publicaciones legales y la notificación al librador. También,
autorizará su cancelación para después de transcurridos sesenta días, contados desde la fecha de la
última publicación, hubiese vencido o fuese a la vista, o desde el vencimiento si éste fuese posterior
a la última publicación.

Etapa de oposición: Esta es una etapa eventual donde, en caso de presentación del tenedor del título
cancelado, se abre una contienda donde deberá acreditar su buena fe, a los efectos de mantener sus
derechos. Efectuadas las publicaciones, corre un término de 60 días durante el cual el tenedor puede
formalizar oposiciones. Si no lo hace, queda firma el auto cancelatorioB. Etapa de oposición

Esta es una etapa eventual donde, en caso de presentación del tenedor del título cancelado, se abre
una contienda donde deberá acreditar su buena fe, a los efectos de mantener sus derechos[4].

Efectuadas las publicaciones, corre un término de 60 días durante el cual el tenedor puede formalizar
oposiciones. Si no lo hace, queda firma el auto cancelatorio.

También podría gustarte