Está en la página 1de 2

Objetivo general:

-Mejorar la inteligencia emocional del docente (modelo de Bar on).

Obj. Específico:

-Concienciar a los profesores de la importancia de la percepción de uno mismo

-Fomentar las relaciones interpersonales entre profesores y alumnos.

-Herramientas para mejorar el estrés

-Justificación:

-¿Por qué es necesaria la intervención?

-¿Qué se espera conseguir?

*A día de hoy, podemos ver afectados múltiples campos de nuestra sociedad, como el
panorama educativo, laboral… En estos, se puede observar, como se pone en riesgo el
bienestar del individuo, a causa de las elevadas presiones y exigencias a los que están
sometidos. El estrés, la depresión, la baja motivación o la alta predominancia de las emociones
negativas, son algunas de las consecuencias que tienen lugar debido a las causas ya nombradas
anteriormente.
Lo citado, afecta tanto a profesores como a sus respectivos alumnos, sobre los primeros las
manifestaciones negativas predominantes consideramos que son, la falta de motivación, el
burnout, estrés o ansiedad… Conforme a los segundos, los podemos ver sometidos a una
elevada necesidad de autorrealización, a una pérdida de la capacidad de competencia, a un
incremento del abandono y fracaso escolar, todo esto se ve reflejado en una pérdida de su auto
concepto.

Dicho esto, remarcaremos la importancia que creemos que tiene este proyecto. El propósito es
intervenir directamente sobre los efectos adversos a los que se enfrentan los docentes
diariamente. Para ello, queremos concienciar a los profesores sobre la importancia que tiene la
percepción de uno mismo, las relaciones interpersonales profesor-alumno, así como, el manejo
del estrés.

Si conseguimos aplicar esto de manera óptima, nuestro pronóstico se centraría en la obtención


y reversión de los factores negativos que envuelven tanto a profesores como alumnos,
consiguiendo un ambiente positivo en el aula.
Fundamentación teórica

En este proyecto de intervención se utilizará como eje central el modelo de inteligencia de Bar-
on (1997), quien definía la inteligencia emocional como un conjunto de habilidades personales,
emocionales y sociales y de destrezas que influyen en nuestra habilidad para adaptarnos y
enfrentar las demandas y presiones del medio. Además, esta inteligencia tiene la capacidad de
desarrollarse y cambiar a lo largo del tiempo, así como, de mejorarse a través de
intervenciones terapéuticas. Según este modelo, se puede justificar la existencia de dos
inteligencias: una cognitiva, calculada por el CI (coeficiente intelectual), y otra emocional,
medida por el CE o coeficiente emocional.
Cabe destacar que ninguna de estas inteligencias se sobrepone una a la otra pues según su
autor: pág 18.

comunidades

Antecedentes

https://es.scribd.com/document/300538233/Ugarriza