Está en la página 1de 7

“El interés por

la educación es una forma de


interés por la humanidad. Es en el
seno de la juventud donde se
refugian nuestras esperanzas, en
espera de la que la humanidad,
educada con más esmero que en el
pasado, pueda llevar acabo cosas
hasta ahora desconocidas.”

Jean-Fréderic
Herbart.

El ser humano voluntaria o involuntariamente está inmerso en el proceso de


educación, que se va desarrollando a lo largo de nuestras vidas desde el momento
de la concepción hasta la muerte, al nacer el individuo es como un cuaderno vacio
que se va llenando conforme a las experiencias que vive, este es el proceso de
aprendizaje, el que se da en todos los aspectos de nuestras vidas.

La educación por medio de la acción docente se basa en diferentes pensamientos


pedagógicos, esto dado al notable valor que implica la formación de los párvulos.

En el presente documento expresaremos los diversos pensamientos de quien fue


considerado el padre de la psicología moderna, así como fundador de la
pedagogía científica, Educador y filosofo busco no sólo explorar los problemas
educativos, desde una perspectiva teórica sino apoyada en la experiencia.
Para Herbart el “alma” es la suma total de las representaciones, es decir, el alma
es como un escenario y entre más representaciones tendrá un mejor conocimiento
y experiencia, por este motivo en sus teorías rechaza las ideas innatas, ya que
menciona “Toda idea es producto del tiempo y la experiencia”.

En base a las ideas planteadas por Herbart señala que la instrucción es la base de
formación para los infantes, el papel de construir desde fuera y por medio de
estímulos externos a la personalidad del niño. Lejos de considerar en éste la
presencia de un espíritu intrínsecamente activo, dinámico y creador.

El aprendizaje para Herbart consiste en la percepción o aparición mental que


permite una nueva experiencia o estimulación, cobrar el sentido por las
experiencias previas con las que relaciona.

Herbart señala cuatro pasos básicos de toda enseñanza: claridad, asociación, el


sistema, y el método. La iniciación a este proceso se da mediante la estimulación
del interés; a lo cual podemos definir como el carácter de las cosas que se utilizan
para llamar la atención y sentimiento de curiosidad, de viveza y de vida del
espíritu, que se manifiesta en el alma. Según este planteamiento que el docente
sea aburrido, Herbart lo considera un pecado capital, ya que el deber del maestro
es ser ameno.” Todo está perdido, si desde el principio se es tan torpe que se
hace que el estudio sea causa de sufrimiento”1

En el momento en que cambiamos un destino, nos olvidamos de la importancia


que se bebe tener al realizar un trabajo al cual se le atribuye un aprendizaje del
que depende la forma en que se realice, en cada uno está el objetivo a lograr y
como lo deseemos desarrollar dependerá del éxito a obtener. La cultura moral que
forma la voluntad, es tan importante como la cultura intelectual, principio del saber.
La virtud es el fin de la educación quien enseña a los hombres los hace al mismo
tiempo moral e íntegro. La cultura moral y la intelectual tienen su inicio en la
experiencia del niño, la sola experiencia moral del los párvulos, igual que su
experiencia intelectual es ilimitada, las relaciones que puede iniciar en el círculo
1
COMPAYRÉ, Gabriel. Herbart la educación a través de la instrucción. pág. 32
familiar lo exponen a desarrollar un único sentimiento, en el Herbart distingue
cinco aspectos de la conducta moral: La idea de libertad interior, la idea de
perfección o plenitud de responsabilidad del maestro, la idea de la buena voluntad
en la actitud que se asume hacia otros, la idea de derechos en el aspecto de la
propiedad y de otras instituciones sociales, la idea de equidad implícita en la
necesidad de que cada uno sea sancionado o recompensado según sus actos.
Considera a la bondad con el fin de la educación.

La enseñanza sólo tiene valor por medio de la correlación, de la adaptación


continua de los conocimientos; y que, finalmente, el interés es la ley de la
instrucción con la condición, de que la búsqueda del incentivo no haga la
educación demasiado suave y blanda y que sin suprimir el esfuerzo esta aspire
solamente a facilitarla, ha hacerla posible.

La instrucción puede y debe ser, en la escuela pública, el instrumento esencial de


la educación del espíritu y del carácter, para justificar esta ambición Herbart
plantea esto, con el fin de alcanzar la más perfecta posesión de la ciencia y el más
alto ideal moral. Pero la moralidad y la educación no sólo competen a la escuela o
al padre, esto es un esfuerzo conjunto entre las dos partes, la autoridad y el amor
son dos pilares que se deben brindar al niño. El profesor tiene como misión educar
el ser íntimo del niño para que este se conduzca a un buen camino ya que la
educación moral se funda y se apoya en la autoridad y en el amor, dos auxiliares
cuya acción son muy importantes, ya que infiltrándose la indisciplina tienden a
perderse el objetivo de lo planteado. Esta es una razón más para poder preferir la
educación en la casa, a la educación en la escuela.

Desde su planteamiento Herbart define al maestro como el creador de estrategias


o procedimientos pedagógicos, para la adquisición de conocimientos esto se debe
dar en cuatro momentos, la enseñanza se debe sucesivamente mostrar, asociar,
enseñar y filosofar, toda la enseñanza debe ser planteada a través de los
conocimientos previos, para poder generar en el alumno la curiosidad de conocer
así como el placer de obtener conocimiento, pero para lograr esto no sólo es
necesario tener un excelente maestro, ya que no se puede hacer nada ante
alumnos que no se esfuerzan por aprender.

Herbart lleva a tal extremo su filosofía que afirma que la salida de las
representaciones de conocimiento como son memoria, imaginación, abstracción,
juicio y razón, así como el deseo y amor, placer y dolor pasan a ser modificaciones
en el campo de la moral, ambos dan lugar a juicios de valor positivos y negativos.
Ya que si no existiera en el ser humano esa capacidad no pudiera darse la
educación, la cual Herbart asocia para formar al hombre interior, capaz de
cuidarse a sí mismo y sólo admite la disciplina y sus medidas en los primero años,
de igual forma la vigilancia como una guía, decía que “los niños deben exponerse
al peligro si quieren ser hombres” y que los que crecen bajo la tiranía de una
estrecha vigilancia, desmesurada y continua, no tendrían interés y seguridad ya
que el carácter firme y fuerte que trata de desarrollarse objetivo esencial de la
cultura moral sólo se prepara con acción y el ejercicio de la voluntad.

Es así como Herbart conceptualiza la educación, muchas veces en la forma de dar


no es como recibimos, esto no depende del docente ni del alumno puesto que esto
es algo que no se puede cambiar si no existe un interés ante lo que se realice. De
esta manera Herbart menciona “El valor de un hombre no se mide por su saber,
sino por su querer”2 ,es decir, para Herbart aunque la cultura moral va de la mano
con la de la educación, una antecedente a la otra, en otras palabras, todo parte de
la formación que tengamos como personas para dirigirnos a lo que queramos ser y
aprender, aprender no sólo en el sentido de adquirir sólo conocimiento si no que
este conocimiento lo podamos aplicar en nuestra vida diaria, los pueblos a través
de su sociedad van adquiriendo formación, para poder vivir con mejores
oportunidades.

El poder medir las capacidades o describir los hechos realizados por Herbart es un
tanto difícil tomando en cuenta que es un pedagogo, ensayista, filósofo etc. La

2
Ibíd., pág. 55
cual hace hablar mucho de este personaje; de manera que para concluir
queremos resaltar las características fundamentales en nuestra opinión.

Nuestro tema de estudio fue el pedagogo Jean Fréderic Herbart, entonces


plantearemos la teoría de instrucción de este mencionado personaje; consistía en
que ha sido el primer intento de sistematizar la enseñanza, en la cual diseño un
sistema educativo amplio y completo, aquí hablamos de sus cinco punto o etapas
famosos de la lección de Herbart con la que aspiró formar individuos con una
educación costosamente moral donde el fin supremo de la teoría de instrucción
era la moralidad y la virtud, de igual manera intento demostrar que la educación
dependía por completo de la instrucción; lo que más nos llama la atención es,
donde menciona la palabra mágica de su pedagogía que había sido el despertar
interés del educando dice textualmente: El interés tiene que ser un aliciente,
entendemos como el gusto que se toma por una cosa entonces; Estaría todo
perdido si desde principio se es tan torpe para hacer que el estudio sea causa de
sufrimiento; esto para un educador aburrido, aspectos así impactaron nuestro
pensar; porque con solo haciendo una lectura completa se pueden llegar a adquirir
muchos conocimientos por eso que dirán que la lectura es la "...llave maravillosa
que abre paulatinamente al hombre, el rico dominio de su pensamiento".

“La educación seria una tiranía si no desembocara en la libertad”

Herbart.

INSTITUTO ESTATAL DE EDUCACIÓN PÚBLICA DE OAXACA


COORDINACIÓN GENERAL DE EDUCACIÓN BÁSICA Y NORMAL
DEPARTAMENTO DE FORMACIÓN Y ACTUALIZACIÓN DE DOCENTES
ESCUELA NORMAL RURAL “VANGUARDIA”
CLAVE: 20DPN0017O

LICENCIATURA EN EDUCACIÓN PRIMARIA

Asignatura: Seminario de temas


selectos de la pedagogía II
Trabajo: interdisciplinariedad.
Nombre del profesor: Alejandro
Reyes Morales.
Nombre de las alumnas:
Damara Ontiveros González.
María del Carmen
Gordillo Castillejos
Floricela Ortiz Ramírez

Grado: 3° Grupo: “C”


Villa de Tamazulápam del Progreso,
Oaxaca, a 01 de junio de 2009.