Está en la página 1de 22

Tema 5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega.

2014

BLOQUE TEMÁTICO III.


LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGÜA.

TEMA 5.
FUNDAMENTOS PARA UNA HISTORIA DE LA ARQUITECTURA GRIEGA.

INTRODUCCIÓN:
Este tema se centra monográficamente en el análisis de la arquitectura griega. Una primera
parte aborda las cuestiones relativas a las fuentes de información, los materiales y las técnicas
de construcción empleadas en la Grecia antigua. La importancia de concedemos a estos
asuntos es notable, dado que su testimonio nos llega fundamentalmente por vía arqueológica
y se trata de aspectos que ilustran el contexto tecnológico en que se inscribe la construcción
de edificios. Un capítulo se dedica a los espacios de culto, evolución constructiva de los
edificios religiosos desde una perspectiva propiamente arquitectónica, para valorar después,
ya con un enfoque arqueológico. Un último conjunto de contenidos se centra en el estudio de
la arquitectura que tiene como escenario los núcleos urbanos se inicia con el análisis de la,
construcciones defensivas. Seguidamente, se comentan los prototipos de edificaciones civiles,
para concluir con el estudio de la arquitectura doméstica, que cierra el apartado de las
construcciones que tienen por escenario la polis.

1. FUENTES DEL CONOCIMIENTO

La arquitectura, junto a la escultura, constituye una de las ramas de la creación griega valorada
desde fechas más antiguas. La principal fuente de información para su conocimiento son los
propios edificios, que aportan datos sobre los materiales y la técnica, sobre la adaptación de
su concepto planimétrico a su función y sobre los conceptos ideológicos que se subyacen en su
forma. Son datos, imprescindible para valorar el carácter de la sociedad de los produce.
Es evidente que los edificios conservados son la fuente esencial para el conocimiento de la
arquitectura griega, pero también los documentos escritos relatan la forma y las condiciones
en las que se erigieron, así como algunos nombres de arquitectos y de personas que
encargaron su construcción.
Los autores latinos que nos aportan mayor información son Pausanias y Plutarco, ambos del
siglo II d.C., Aunque las descripciones que realizan sobre estos edificios deben tomarse con la
debida cautela debido a la distancia temporal existente entre el destructor y la fecha de
construcción de ciertas edificaciones.

Aunque Plinio el viejo no conocía personalmente Grecia, su obra Naturalis Historia contiene
una gran cantidad de información sobre cuestiones técnicas y desde este el punto de vista, no
podemos dejar de mencionar la obra De Architectura de Vitrubio, escrita en los años 30 a.C., ya
que tenía en su poder tratados griegos sobre arquitectura hoy perdidos. El hecho de que su
obra haya sido la única superviviente de esta temática explica quizás la importancia desmedida
que se le ha dado.

1
BLOQUE TEMÁTICO III: LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA.

Además de las fuentes escritas literarias, es imprescindible citar las fuentes epigráficas
relativas a la construcción, como son los contratos, las cuentas y las dedicatorias. Para realizar
una construcción en una ciudad griega, el Consejo y la Asamblea Ciudadana preparaba un
decreto y se elegía una comisión entre los miembros del Consejo encargada del seguimiento
de los trabajos y de la gestión financiera. Los arquitectos presentaban los distintos proyectos
ante la asamblea y el seleccionado debía redactar el cuaderno de obras. Un heraldo exponía
estos documentos en el ágora y en las regiones del entorno. Toda esta documentación se
consignaba en papiros y era conservada en los archivos, solamente una parte se grababa
piedra y era expuesta en un lugar visible para el conocimiento de los ciudadanos.
Las cuentas de construcción son la categoría más importante y se disponían en estelas
alrededor de los edificios.
Las dedicatorias realizadas sobre un monumento son corrientes a partir del siglo IV a.C., en
ellas se exponía el nombre del personaje que encargaba su edificación -generalmente una
comunidad ciudadana-, el tipo de monumento y otros datos relacionados con la construcción.
Otra categoría de documentos procede de Egipto, son los papiros y los ostraca1 de época
griega que, proporciona testimonios sobre la construcción. Los papiros transmiten información
sobre el hábitat doméstico y la decoración. Los ostraca, son una fuente documental y
prescindible para el conocimiento de los trabajos en las canteras (Mons Claudianus).

2. MATERIALES Y TÉCNICAS DE CONSTRUCCIÓN

2.1. Materiales
Desde el comienzo de su arquitectura, los griegos utilizaron el adobe, económico y muy fácil de
fabricar, y la madera, ya que el país disponían de buenos recursos y que se usaba
esencialmente para las techumbres de los edificios. Pero la reputación de la arquitectura
griega deriva de la excepcional maestría en el trabajo de la piedra y sobre todo de los
mármoles, ya que las canteras son muy numerosas tanto la Grecia continental, como en la
insular y también en Asia Menor. El trabajo de la piedra es herencia de los egipcios y de los
hititas y ya se constata en la Creta minoica y desde Grecia se traslada a Roma.
El transporte de la piedra por vía terrestre era muy costoso, por lo que la prohibición uso de
las canteras cercanas a las construcciones. La clasificación de las canteras de mármoles
realizadas por Hellmann es la siguiente:
- Canteras explotadas únicamente para la construcción de un edificio concreto.
- Canteras explotadas durante un corto período de tiempo para el mercado interior.
- Canteras explotadas durante siglos y cuyos mármoles han sido objeto de exportación a
lo largo del Mediterráneo.
Las canteras pueden ser propiedad de una ciudad o de un santuario y podía afectarse a los
demoi para su gestión. Los obreros, esclavos o prisioneros, que trabajaban en la canteras
estaban dirigidos por un jefe entre los obreros existían algunos especialistas que transmitía sus
técnicas de generación en generación. El personal vivía en pequeños pueblos próximo a las
canteras.

1
Óstracon. (pl. óstraka). Fragmentos de piedra o cerámica utilizadas como soporte para escribir o dibujar croquis

2
Tema 5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega. 2014

La explotación podía realizarse a cielo abierto, o a través de galerías subterráneas. Las técnicas
de expresión se basa en el principio de frente detalla:
- los bloques cuadrados o rectangulares se delimitan mediante zanjas por tres lados y en
el restante se marcan los encajes de las cuñas que, una vez acopladas, provocaron la
ruptura del bloque (figura 1).
- Para tallar en escalones, desde arriba o desde abajo prevalece el sistema de cavidades
preparatorias alineadas.

- Finalmente, los monolitos o los tambores de las columnas detallan en vertical, cavando
alrededor una galería circular en la que se sitúa el cantero.
Tras la extracción de los bloques, algunas piezas se trasladaban a una plataforma en la misma
cantera donde se realizaba una somera talla de los sillares, hecho que permitiría disminuir el
peso del transporte. Desde la cantera se acarreaban hasta la obra por procedimientos
diversos. Si la cantera estaba cercana al mar se deslizaba los bloques por una pendiente con la
ayuda de un cabrestante hasta la orilla, donde se disponía una plataforma en la que se
situaban orificios para disponer los instrumentos necesarios para el levantamiento de las carga
de piedras (figura 2). Cuando las canteras estaban en el interior las maniobras eran mucho más
complicadas. Si estaban en un monte descendía por calzadas empedradas por las que se
deslizaba la piedra sobre trineos de madera, cuyo
descenso se controlaba mediante cables atados estacas
clavadas en los bordes de la calzada (figura tres). Si la
pendiente no era pronunciada por el terreno era plano
bloques pétreos se transportaban en carros de cuatro
ruedas tirado por bueyes.

3
BLOQUE TEMÁTICO III: LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA.

Las herramientas utilizadas eran: el pico de dos puntas y el pico-martillo, la maza, las puntas y
punzones, los cinceles y la sierra. Las cuñas podían ser de metal, pero también se usaban las de
madera para piedras plantas, que se unifican para dilatarlas y provocar la ruptura.

2.2. La construcción
2. 2.1. La articulación de los bloques pétreos.
Cuando el bloque de piedra, previamente labrado en la
cantera, llegaba a la obra, se realiza una primera talla
en la que se preparaban los lechos y, para las piedras
de aparejo, la cara que se unirá al último bloque ya
asentado en el muro; para este fin la parte central se
pica y se deja una banda alrededor cuidadosamente
pulimentada, denominada "marco de anathyrosis"
(figura 4). El resto de las caras de la piedra se finaliza
una vez puesta en el muro para poder mantener el
plano.
Para desplazar e izar los bloques mediante poleas
existían distintos métodos. El más sencillo es rodearlos
de cuerdas, intercalándolo tacos de madera para
proteger las aristas; también se constatan
protuberancias en las cargas verticales que servían
para atar las cuerdas y ranuras por las que pasaban las
sogas (figura 5).
Otros procedimientos, más complejos, implican la
utilización de pinzas o tenazas para las que era
necesario realizar profundas muescas en los sillares
que permitían alojar los brazos de las tenazas; también
podría utilizarse clavijas en forma de L o trapezoidal es
que se insertaban los orificios realizados para su
encaje (figura 6).

4
Tema 5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega. 2014

Para reconocer el orden en el que debían situarse los distintos elementos arquitectónicos, se
pintaron como grabados sobre ellos diversos tipos de marcas, generalmente las letras del
alfabeto simplemente una serie de líneas verticales sucesivas. Los griegos no hicieron uso de la
trabazón de argamasa, por lo que las uniones la hacían a hueso, procurando una superficie de
asiento casi perfectas en la horizontal, mientras que en la vertical coincidían sólo los bordes de
los sillares (anathyrosis)2 ya que la parte central estaba rehundida. Además de la yuxtaposición
en seco y para asegurar la unión entre los bloques, se disponían grapas que se encajaban en
muescas con la misma forma; podían tener distintos perfiles y se realizaban en madera o
plomo que se fundía en un molde y una vez dispuestas se martillaba. Los tipos más comunes
son las que presentan perfil en forma de cola de milano, doble T o forma de Π (Figura 7).

2. 2.2. Cimentaciones y aparejos murarios


Los griegos realizaron dos tipos de cimentaciones para las construcciones monumentales:
- Las cimentaciones continuas bajo las partes sustentante, como muros y columnas.
- Las discontinuas, más económicas, que solamente presenta un pilar bajo cada una de las
columnas.
En la arquitectura doméstica únicamente se disponían una o dos hileras de piedra con una
zapata de cimentación de piedras salientes.
Desde la edad del bronce se utilizaron en Grecia los muros realizados con adobe sobre un
zócalo de piedra y revestido con mortero. Este tipo de muros se utilizaban sobre todo para la
arquitectura doméstica y para las murallas, al menos, hasta época helenística. Los muros de
compartimentación interior de las casas se fabricaron con tierra apisonada en un encofrado de
madera. Las cubiertas se realizaban mediante dos estratos de vigas dispuestas
perpendicularmente sobre las que se añade un revestimiento de arcilla y un manto vegetal
que, en los edificios públicos, puede sustituirse por una cubierta de tejas cerámicas.

2
Anathyrosis. Vaciado de las partes centrales de las caras laterales de los sillares, que deja un marco estrecho y liso que permite
obtener una unión perfecta entre sillares.

5
BLOQUE TEMÁTICO III: LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA.

Existen cuatro tipos de aparejos pétreos: mampostería, aparejo poligonal o lésbico, trapezoidal
y rectangular isódomo3 o pseuisódomo4.
- Los muros de mampostería de piedras y seculares son muy habituales se denomina
aparejo ciclópeo cuando las piedras son de gran tamaño.
- Los muros poligonales son una versión más cuidada
del aparejo de piedras irregulares. A menudo se
realizaba partiendo las piedras para obtener dos con
superficies planas y después tallar las he logrado
para buscarla con los bloques vecinos (figura 8).
- En el aparejo trapezoidal los lados superior e inferior
de las piedras son horizontales y los laterales
oblicuos (figura 9).
- El aparejo rectangular isódomo es característico de
los mejores edificios clásicos y se caracteriza porque
todas las piedras son iguales, en tanto que el
pseuisódomo presenta tamaños diferentes de las
distintas hiladas (figura 10).
Ya sea el muro pétreo o de adobes, sobre las cimentaciones
se disponía una primera hilada saliente, sobre la que se
sitúan bloques verticales denominados ortostatos y sobre
ellos se levanta el muro.

2 .2.3. Techos, arcos y bóvedas.


Aunque la innovación de época griega son los arcos y
bóvedas realizados con dovelas, continúan elevándose en
los arcos diedros, formados por dos grandes losas
inclinadas en ángulo con forma de V invertida, y también
los realizados por aproximación de hiladas que caracterizan
la arquitectura micénicas, sobre todo en los tholoi.

3
Isódomo. Tipo de aparejo en el que los bloques son de dimensiones similares y las hiladas de igual altura.
4
Pseuisódomo. Tipo de aparejo en el que las hiladas no presentan la misma altura.

6
Tema 5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega. 2014

El descubrimiento de los arcos y bóvedas de dovelas ha sido objeto de una intensa


controversia, si bien el hallazgo y estudio de las grandes tumbas macedónicas ha permitido
clarificar sus orígenes. La tumba más antigua hallada en la zona griega con este tipo de
cubierta es la de Eurídice (340 a.C.), en la que las dovelas están unidas con grapas en forma de
π. El arco de dovelas también se utiliza para las puertas de la muralla, si bien su uso se hace
habitual a partir del siglo III.
Los tejados más frecuentes en Grecia, sólo que presentan una doble vertiente, también
existen los tejados planos, con una ligera inclinación y los tejados de tres o cuatro vertientes.
Para cubrir edificios de planta cuadrada los tejados presentan forma de pabellón o forma
piramidal escalonada, como demuestra el Mausoleo de Halicarnaso, que es el primer edificio
griego con este tipo de cubierta.
Las cubiertas estaban realizadas con tejas, y su
adopción debe relacionarse con la resistencia a
los incendios y con el deseo de proteger la
parte de madera de los edificios. Las tejas
planas constituían la cubierta y las uniones
entre ellas se cubrían con tejas curvas que
garantizaban la impermeabilidad. En los aleros
las tejas curvas están rematadas por una
antefija5 pintada o condecoración en relieve y
en las planas existe un canalón como orificios,
a veces rematados por elementos figurados,
que permiten el desagüe. Sobre el frontón, a las tejas planas se les añade un reborde con perfil
curvo que se denomina sima, según Vitrubio, que generalmente está decorado; esta sima
carece de perforaciones y las aguas discurren hacia los extremos del alero. En el caballete las
tejas se adaptan a la forma y presenta ángulo recto. También están realizadas en terracota las
acróteras6, elementos ornamentales situados en los tres extremos del frontón.
Estos tejados eran muy pesados y requería un soporte de estructura sólida realizado en
madera y que estaba constituido por vigas horizontales que van de un muro aguilón7 al otro y
que reciben los cabrios8 y, finalmente, los listones o viguetas dispuestos a lo largo de la
pendiente del alero; sobre estas viguetas podría añadirse un cañizo y finalmente un estrato de
arcilla y paja sobre el que asientan las tejas.
Según la forma de las tejas y su disposición en el tejado, se han identificado diversos sistemas:
- Protocorintio, aparece lo largo del siglo séptimo en la zona de Corinto. A lo largo de los
faldones despejado las tejas están compuesta por una parte plana y otra curva; sin
embargo en la zona del alero las tejas planas presenta una ligera curvatura en la cara
superior y las tejas curvas transforma su sección en triangular en la zona más cercana al
borde (figura 11).
- Transmisión de Corinto aparece un nuevo tipo de tejados que será pronto adoptado en
otras zonas de Grecia y que se denomina sistema corintio. La teja inferiores plana con
rebordes laterales y la superior presenta afección pentagonal en el exterior y triangular
en el interior (figura 12.2). En la zona del alero, el borde de las tejas planas está
adornado con un motivo decorativo en forma de trenza y las curvas están cerradas por
una placa decorada en rojo y negro; este elemento, denominado antefija, se hace

5
Antefija. Placa decorada que cierra las tejas curvas situadas en el alero.
6
Acróteras. Ornamento que remata los vértices de un frontón, generalmente en forma de palmeta.
7
Muro aguilón. Ángulo que forman su parte superior la pared de un edificio con cubierta a dos aguas.
8
Cabrio. Viga transversal a las paredes de una armadura de tejado para recibir la tablazón.

7
BLOQUE TEMÁTICO III: LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA.

progresivamente más grande y la decoración consiste en una palmeta y una flor de loto
invertida. Sobre el frontón, a las tejas planas se les añade un reborde con perfil curvo
denominado sima (figura 13).
- El sistema laconio, evolución del sistema protocorintio. El nombre deriva de su
presencia en la región de Esparta. Las tejas inferiores y también las superiores adopta
una forma curva (figura 12. 1) y las antefijas, de forma semicircular, están decoradas en
ocasiones con un gorgoneión9
- el sistema denominado mixto o híbrido aparece en Asia Menor hacia mediados del siglo
sexto. Las tejas planas presentan favores, como el sistema corintio, las tejas superiores
son de sección semicircular como el sistema laconio.
Las tejas, antefija y acróteras se realizaban a molde. Algunas tejas presentan sellos cuyos
contenidos son muy variados: además de las fechas, se encuentran iniciales que indiquen
"del pueblo", "de la ciudad", "del rey" y también otras que revelan que son propiedad de un
santuario; pueden señalarse también el nombre del edificio que estaban destinadas o el de
la divinidad; sin embargo es extraño encontrar el nombre del fabricante, el contratista o el
arquitecto.
Además de estrategia de terracota, existían las realizadas en mármol para ciertos edificios ya
que su costo era cinco veces superior y su peso comportaba problemas técnicos. Su origen
se da en las islas Cícladas y posteriormente se difunde por la Grecia continental y también
por la Magna Grecia.
Figuras pag. 122

3. LOS ÓRDENES GRIEGOS.


Un "orden arquitectónico" puede definirse como un sistema constructivo organizado que
permite destacar las fuerzas arquitectónicas en juego dando una solución arquitectónica y
ornamental a este contexto estructural. A medida que se va produciendo la diferenciación del
edificio religioso se irán desarrollando estilos regionales, dos de los cuales se convierten
durante los siglos VI y V a.C. en ordenes canónicos con reglas más o menos precisas. Vitrubio
establece unas reglas, a partir de las cuales la investigación moderna de recreó la imagen de
una sucesión en el tiempo de un orden dórico al que siguió después el orden jónico, los dos
estilos mayores de la arquitectura religiosa griega. Parece claro que solamente pueden
diferenciarse dos órdenes griegos, el dórico y el jónico, ya que el corintio es únicamente una
variante, al menos hasta el siglo I a.C., momento en el que sobre el capital se dispone una
cornisa que le permite constituirse en un auténtico orden que será el preferido por los
romanos

9
Gorgoneión. Tema decorativo que emplea como motivo la cabeza de una Gorgona, un ser monstruoso con rostro femenino y
cabellos formado por serpientes, que transformaba en piedra a quien la mirada.

8
Tema 5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega. 2014

3.1. El orden dórico


Fue organizado en la Grecia continental y en las colonias occidentales a partir de la segunda
mitad del siglo VII a.C. el dórico canónico se caracteriza por su rigor y por una cierta rigidez de
sus líneas geométricas que recuerda el paso progresivo de una arquitectura madera a una
arquitectura en piedra.
La columna retórica carecía de basa, por lo que apoyaba
directamente sobre el estilóbato10, o escalón superior del
crepidomos11. El fuste, que solía componerse de varios tambores,
tenía forma ahusada y su superficie presenta acanaladuras
verticales de perfil cóncavo. El ahusamiento del fuste implica una
disminución del grosor de abajo hacia arriba. El engrosamiento
central se denomina "éntasis". El capitel dórico se encuentra casi
siempre tallado en un solo bloque que incluye una pequeña parte
superior del fuste y está formado por un elemento curvo
"equino"12 sobre el que se sitúa un bloque rectangular "ábaco"13.
Sobre el capitel se disponía el entablamento, compuesto por el
arquitrabe o epistilión, el friso y la cornisa. El arquitrabe suele ser
liso, presentando, a lo sumo, una fina moldura en la zona
superior "tenia"14, bajo la cual, y a intervalos regulares se
disponían listeles "regulae" de los que perdían seis
protuberancias de forma cilíndrica denominadas gotas.
El friso muestra en su cara delantera una división alternante de
espacios con estrías verticales "triglifos" y espacios lisos más
anchos "metopas", lisos o con decoración pintada o esculpida.
Normalmente a cada columna le corresponde triglifo y otro a
cada intercolumnio, siendo de rigor también colocar uno en cada
esquina.
Sobre el friso se encuentra la cornisa, formada por una serie de
bloques saledizos a la manera de una especie de alero continuo que
protegía la fachada del agua de lluvia. La cornisa consistía en una
moldura rematada por un elemento plano. Sobre cada triglifo y me
toca se disponía una losa "mutulus" de la que dependían también
hileras de gotas.
La cubierta se resolvía con doble vertiente, sobre un eje central y
vigas a lo largo. El espacio triangular que se generaba en los frentes
"pedimento" se cerraba con un tabique "tímpano"15, sobre cuya
base solían ponerse en grupos escultóricos fijados con clavijas. La
parte externa de la cubierta contaba con tejas planas de terracota o
mármol. La evacuación del agua de lluvia se realizaba a través de
gárgolas. Finalmente, los tres ángulos del pedimento solían rematar
en acróteras esculpidas o en forma de disco.

10
Estilóbato. Plano en el que apoyan las columnas de una columnata.
11
Crepidomos. Plataforma que constituye la base un templo y está compuesta por tres escalones
12
Equino. Es la moldura cilíndrica situada bajo el Abaco, que forma el cuerpo principal del capital dórico.
13
Ábaco. Placa cuadrangular, situada sobre el equino, que corona el capital dórico y sobre la que apoya el arquitrabe.
14
Tenia. Filete o listel.
15
Tímpano. Sinónimo de frontón. Espacio triangular delimitado por cornisas que se sitúan los lados cortos de un monumento
cubierto a doble pendiente.

9
BLOQUE TEMÁTICO III: LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA.

3.2. Los órdenes, jónico si corintio.


Sus orígenes se localizan en las islas y en las costas jonias de Asia Menor, que experimentan
entre fines del siglo VII y el primer cuarto del VI a.C. un destacado florecimiento cultural
causado por una situación comercial de gran prosperidad, con influencias de las civilizaciones
anatolias y orientales.

Además de por las proporciones, el orden jónico se diferencia del dórico por la forma de las
columnas. El fuste jónico posee una basa moldurada sobre el estilóbato y las estrías que lo
surcan o rematan en arista viva sino que están suavizadas mediante una banda lisa y estrecha.
El modelo clásico de capitel, a diferencia del jónico, muestra puntos de vista frontales
bilaterales bastante diferentes y está pensado para ser visto desde delante o desde detrás. En
su parte superior posee una moldura plana semejante al equino dórico, que suele decorarse
con ovas y dardos. Sobre ella se desarrolla un cuerpo de volutas enrolladas en espiral a cada
lado del fuste. El origen de las volutas podría encontrarse en formas de la naturaleza, asociada
con motivos vegetales. El ábaco suele ser de planta cuadrada y, a menudo, está decorado el
arquitrabe suele estar constituido por tres bandas "fasciae", cada una de las cuales sobresale
un poco más que la inferior. Sobre la fascia superior puede aparecer una banda decorada o
una moldura que da paso al friso continuo, liso o esculpido.
Vitrubio considera el orden corintio como una variante del jónico, ya que no llegó a reunir los
elementos necesarios para articular un orden arquitectónico independiente. De este modo,
empleó el fuste el entablamento del orden jónico. El capitel corintio, está formado por un
núcleo central cilíndrico envuelto por dos coronas
superpuestas de ocho hojas de acanto cada una
(figura 16). Entre las hojas de la corona superior
asoman tallas que salen de sus vainas (caulículos)16,
en las que surgen volutas como si nacieran de
aquellas. Entre las volutas se alza un tallo que remata
en una flor, que se encuentra ya en el ábaco. Este
modelo se hará popular en la arquitectura helenística
romana.

16
Caulículo. En el capitel corintio, cada uno de los vástagos que nacen entre las hojas de acanto y cuya extremidad enrolla en
forma de voluntad.

10
Tema 5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega. 2014

4. LA ARQUITECTURA RELIGIOSA Y EL ANÁLISIS


ARQUEOLÓGICO DEL ESPACIO DE CULTO:
TEMPLOS Y SANTUARIOS

4.2. La naturaleza de los lugares de culto y la


arqueología de los santuarios griegos.

El papel del santuario como el lugar privilegiado donde la


divinidad se encuentra con el hombre. Ello explica que ya
fueran de carácter rural o urbano, los santuarios griegos se
localizan en lugares dotados de unas condiciones naturales
"especiales" (figura 30. 1). Otras veces pudieron
desarrollarse en lugares de especial significación, como
campo de batalla, antiguas tumbas, etcétera.
A la hora de esbozar cómo evoluciona el paisaje de culto en
la Grecia antigua, debemos partir de un primer
acondicionamiento, consistente en la realización de un altar
o una fosa para la celebración de los sacrificios ante la
imagen de culto, que podía estar a la intemperie o cobijada
por un baldaquino. Más tarde, se realizará el templo para
convertirse en la morada de la imagen de la divinidad.

El espacio sagrado –téménos-se encuentra


diferenciado del espacio profano mediante un
peribolo o delimitación perimetral que puede
tomar la forma de un muro de piedra o de
adobe o mediante cipos. Otro elemento social
a la demarcación o a la señalización del
espacio sacro son los périrrhantéria, que
pueden tener forma de grandes concursos de
piedra emplazados en las entradas al
santuario. En época arcaica solían ser
sostenidos por divinidades femeninas con
leones y más adelante se convertirán en
grandes cubetas realizadas en mármol y
adornadas con molduras, que contenía el agua
ritual. No será hasta mediados del siglo sexto
a.C. cuando no llegue la primera noticia de la
separación neta entre el mundo de los dioses
y el de los mortales. Noticia transmitida por el
Herodoto y Tucídides cuando se refieren a la
purificación de Delos por Pisístrato hacia el
540 -130 a.C. cabe concluir de estos datos que
los santuarios en su forma definitiva, como
espacios consagrados a los dioses y
Figura 30. Santuario de Delfos. 1: el paisaje natural y el
rigurosamente delimitados del espacio
templo de Apolo. 2: Tesoro de los Atenienses. 3: Tholos del
profano, tienen su arranque en época arcaica. Santuario del Santuario de Atenas Pronaia.

11
BLOQUE TEMÁTICO III: LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA.

Las estelas con las prescripciones o reglamentos sagrados formaban parte del paisaje del
santuario. Solían advertir del acceso a un lugar sacro, dando cuenta de las penas impuestas en
caso de quebranto de las normas.
El acceso al santuario se realizaba a través de un pórtico o pròpylon, si bien los más
importantes contaban con un acceso monumental, precedido de un atrio en el que se
encontraba una fuente o un pozo para el agua.
El altar posibilita establecer relación entre los dioses y los mortales a través del sacrificio.
Podía oscilar entre simples altares de cenizas -eschara-, producto de la acumulación de los
restos de los sacrificios, hasta una estructura monumental como la de Pérgamos. Los vestigios
más antiguos de la realización de sacrificios se remontan al siglo IX a.C. la situación con
frecuencia se dispone en el eje Este-Oeste, en tanto que el templo se orienta hacia el Este.
Los depósitos de ofrendas. Los tipos de ofrendas son muy variables y pueden comprender
desde elementos invisibles para el arqueólogo hasta estatuas de bronce u oro, pasando por
miembros del cuerpo humano realizados en terracota. En época clásica, las guerras
engrandecieron de estatuas y monumentos los santuarios. Así, las victorias sobre los persas
dieron ocasión a toda una serie de ofrendas en honor a Atenea; entre ellas se encuentra el
famoso Tesoro de los Atenienses (figura 30. 2). Éste tipo de monumento estaba destinado a
atesorar los exvotos preciosos ofrecidos a los dioses por una ciudad. Solía consistir en una
cámara cuadrada de dimensiones no excesivamente grandes precedida por un pórtico dórico o
jónicos.
Tholos. Se trata de una cámara de planta circular con anillos concéntricos de columnas. No se
conoce bien su función real, aunque es evidente que al estar en relación con el ámbito de lo
sagrado. Este tipo de edificio arranca a fines del siglo V y comienza a experimentar un gran
desarrollo a partir del siglo IV a.C., dentro de la tendencia a transformar la arquitectura en
ornato.
Las funciones del santuario y el carácter de la divinidad a la que estaba dedicado se reflejan en
la conformación de los edificios y sobre todo, en la elección del lugar donde se sitúa. Algunos
contaban con equipamientos especiales, tales como ciertas infraestructuras de acogida, en
otros llegaron a contar con una especie de hospedería para albergar a los enfermos que
acudían para ser sanados.
Los santuarios oraculares tienen un sancta sanctorum inaccesible a los hombres, donde la
divinidad se manifiesta a su médium.

5. LA ARQUITECTURA CIVIL DE LA POLIS

5.1. La defensa de ciudades y territorios


Si durante una etapa de la historia griega el papel de la fortificación estaba relegado a la
protección de la acrópolis y a la elección de lugares naturalmente defendibles, ya en tiempos
de la fundación de las colonias la construcción de recintos murados se convierte en algo
frecuente. No será, sin embargo, hasta el siglo VI a.C. cuando el papel urbanístico de las
fortificaciones experimente un cambio radical como consecuencia de la presión imperialista
ejercida por los grandes reinos orientales. Inicialmente, se tratará de levantar potentes
escudos murarios, de estrategia defensiva de carácter pasivo; después, a partir del siglo IV a.C.,
La existencia de elementos de asedio y ataque cada vez más sofisticados encontrará respuesta
una progresiva transformación de los esquemas defensivos, que sustituirán la estrategia pasiva

12
Tema 5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega. 2014

por otra de carácter activo. Los griegos fueron capaces de resolver los problemas de estrategia
defensiva que se fueron planteando en cada fase de su historia con gran solvencia y rigor
constructivo.
Clasificación de las fortificaciones griegas atendiendo al contexto de su emplazamiento, a la
cronología y a su función genérica:
- Fortificaciones urbanas, destinadas a proteger una ciudad o una de sus partes.
- Fortificaciones territoriales, concebida para custodiar un territorio.

5. 1.1. Fortificaciones urbanas.

Dentro de esta categoría hemos de incluir las acrópolis, los recintos urbanos y los circuitos
exteriores.
Las acrópolis constituyen uno de los elementos defensivos griegos por excelencia, presente ya
desde el Heládico Reciente en las ciudades micénicas. Si en sus inicios las acrópolis habían
albergado la presidencia del gobernante y los edificios religiosos y económicos, a partir del
siglo VII a.C. estas construcciones públicas comenzaron a desplazarse a las zonas en las que se
encontraba la población. Una vez perdidas estas funciones militares se aprovechan
normalmente como enclaves militares o como zonas religiosas. En casos muy concretos, una
vieja acrópolis puede convertirse en un fortín para refugio de la población.
Recintos urbanos. Su aparición entre los siglos IX y VII a.C., ha sido explicada como respuesta a
la necesidad de lograr una eficaz defensa de las poblaciones que ya las acrópolis no podían
asegurar. En el caso de las colonias, se trata también de proteger el asentamiento ante la
posible hostilidad del entorno autóctono, por ejemplo, cuya muralla rodeaba perimetralmente
todo el núcleo. En cualquier caso, las defensas urbanas de estos siglos oscuros serán sencillos
cercados realizado con piedra o adobe.

Esta tendencia de defensa pasiva aumentará en los siglos VII y VI a.C. como respuesta a la
conflictividad reinante en el área oriental del Mediterráneo. La construcción de potentes
murallas se convierte en época clásica en una constante que absorbe importantes recursos,
hasta llegar a un punto en que la muralla y la polis llegarán a estar indisolublemente unida.
Durante esta fase se mejoran las disposiciones de Torres, bastiones y fosos y fortaleciendo el
sistema de puertas.
La época helenística supuso la realización de complejas obras concebidas por ingenieros
expertos en el desarrollo de las técnicas poliorcéticas, que llevaron a la práctica los principios
establecidos por estrategas de la talla de Epaminondas o Demetrios Poliorcetes. El sistema de
defensa experimenta ahora un cambio importante, ya que la muralla dejará de ser un
elemento estático para alcanzar capacidades dinámicas, merced a ciertas innovaciones tales
como los lienzos en cremallera, la multiplicación de poternas para sorprender al atacante, las
torres de formas variadas, etc., Por ejemplo como Siracusa o Dura Europos. Los cambios en las
técnicas constructivas promovieron el empleo del aparejo regular isódomo, almohadillado y la
realización de Torres, bastiones y lienzos con multitud de ángulos caso día de mejor manera
los impactos de los proyectiles lanzados por las catapultas. Esta necesidad condujo
definitivamente a la adopción de las formas curvas en el trazado de Torres y bastiones.
Circuitos exteriores –diateichismai-se construyeron con el fin de proteger territorios exteriores
de gran importancia para las ciudades, ya que solían estar relacionados con el control de las
vías de comunicación o con el aprovisionamiento. Quizás uno de los más paradigmáticos sea el

13
BLOQUE TEMÁTICO III: LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA.

circuito conocido como las "murallas largas", creado en Atenas durante la primera mitad del
siglo V para unir la ciudad con el puerto de El Pireo.

5. 1.2. Fortificaciones territoriales.

Dentro de este concepto defensivo hay que considerar los fortines, las atalayas y las Barreras
fronterizas que tanto caracterizan el paisaje rural griego. El caso de defensa exterior mejor
conocido es la Barrera de Dema, que protegía la mejor ruta entre el Ática, Peloponeso y de
Beocia. No se trata de un muro continuo, sino de un sistema dinámico coordinado con una red
de fortines y atalayas. El elevado costo en económico de este sistema hizo potenciar la
construcción de fortines comunicados entre sí mediante atalayas o phryktoria, que empleaba
un sistema de intercomunicación mediante señales de fuego.
A todas estas modalidades de construcción defensiva habría que añadir las torres aisladas, que
proliferan en las islas del Egeo y que también están presentes en el continente.

5.2. Los centros de la vida pública. Desarrollo y


función del agora.
El agora ocupa un espacio privilegiado entre los lugares en que el ciudadano encuentra la
expresión más plena de su vida pública. Localizado en el centro simbólico de la ciudad y, a
menudo, ocupando también el centro geométrico de la frente calles, el agora adopta
funciones múltiples de carácter político, religioso y económico su importancia es tal que, se
convierte en el símbolo mismo de la polis.
Orígenes. Los datos arqueológicos obtenidos, no permiten aún identificar ninguna plaza que
pudiera relacionarse con un agora. Más elocuentes parece los datos proporcionados por los
centros ligados a las ciudades coloniales de época arcaica. Hemos de mencionar el caso de
Megara Hyblaea, donde se reserva un espacio libre en el centro de la ordenación de reparto de
suelo.
La monumentalización de estos lugares algo más tardío y evoluciona a un ritmo lento. En
Megara Hyblaea se desarrolla un programa constructivo en el que estarán ya presente todos
los elementos esenciales para el desempeño de sus diversas funciones: templos, lugares de
culto, pórticos y edificios administrativos que circundaban la explanada reservada a las
reuniones de ciudadanos y a las asambleas.
Esta diversidad de funciones tiene su reflejo en la estructura arquitectónica del agora, cuya
historia supone un esfuerzo por dotar de unidad a un grupo de edificios, por naturaleza
dispersos, en un espacio que no siempre tiene una clara delimitación urbanística.
La primitiva Agora de Atenas se encontraba sobre el lado noreste de la acrópolis. A partir de
Solón, ya a inicios del siglo VI a.C., el centro político comienza a alejarse de la Acrópolis,
símbolo del poder aristocrático y del antiguo régimen monárquico. El Agora se sitúa ahora en
la confluencia de las vías principales de la ciudad. Los primeros edificios (bouleuterion,
prytaneion y la llamada Stoa Real) se dispone junto a la vía Norte -Sur, al pie del Kolonos
Agoràios y corresponde la segunda mitad del siglo VI a.C. Tras el desastre ocasionado por los
persas, sólo Simón comenzó un programa de restauración. En el curso del siglo V a.C. prosigue
la historia monumental del Agora de Atenas, estrechamente ligada al desarrollo de la ciudad.
Sin embargo, no existe por el momento ninguna preocupación por conseguir un orden
arquitectónico que confiera organización y unidad a los edificios, que permanecen aislados
unos de otros sin ningún tipo de relación entre sí.

14
Tema 5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega. 2014

En otros núcleos, el agora no es más que un espacio vacío de intercambio bajo el control de la
ciudad.
Durante el período helenístico, la pérdida de la independencia política reduce en gran manera
el papel originario del agora en tanto que es sede de las asambleas populares o judiciales, si
bien subsisten las funciones religiosas y, ahora sí se incrementa las comerciales. Una definición
propia del gusto helenístico será el cierre del espacio del agora mediante pórticos -stoai -en
todos sus lados, como sucede en Pérgamo. Este cerramiento completo corresponde al tipo de
ágora conocido como "jónico". El desarrollo de la stoa constituye uno de los elementos más
característicos del paisaje urbano de época helenística. A sus propiedades escenográficas se
añade la función de proteger del sol y la lluvia a los transeúntes (figura 31).

15
BLOQUE TEMÁTICO III: LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA.

5.3. Edificios de reunión y representación


ciudadana: bouleuterion, prytaneion y
ekklésiasterion.
Hemos de destacar la falta de diferenciación de la arquitectura pública de carácter civil hasta el
siglo VI a.C., ya que sus aspectos constructivos debieron de carecer de rasgos morfológicos
propios y claramente discernibles. Los pórticos pudieron haber servido de sede a los
magistrados de la ciudad. Un buen ejemplo estaría representado por la Stoa Real del Agora de
Atenas, construida a fines del siglo VI a.C. y en la que se encontraba el asiento del "arconte
Basileus”17.
A raíz de las reformas de Clístenes debió tomar forma el primer edificio destinado a las
reuniones del Consejo o Boulé.
El boleuterion ateniense más antiguo pudo ser una sala casi cuadrada, provista de un vestíbulo
abierto al exterior a través de un porche de columnas de orden dórico. En el interior de la sala,
los bancos de asiento estarían repartidos en tres de sus lados. En época más avanzada, el
edificio de Mileto se corresponde con una construcción de planta rectangular, con dos plantas.
La inferior fue concedida como un podio y la superior, a la manera de un templo
pseudoperíptero con frontones al norte y al sur. Su interior contiene una cávea de piedra que
alcanzan la misma altura que el podio (figura 32.1).

17
Arconte Basiléus. Magistrado de Atenas que se ocupaba de los deberes religiosos del rey, una vez éste fue reemplazado por un
consejo de funcionarios no hereditarios de alguna manera, se trataba del jefe religioso de la polis ateniense.

16
Tema 5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega. 2014

El prytaneion, destinado a la asamblea de magistrados. El de Delos, presenta una columnata


dórica en la fachada, la planta de estos edificios, en algunos casos, se diferencia muy poco de
la de algunas viviendas.
El ekklésiasterion es otra construcción estructurada en gradas, destinada a servir de reunión a
la Ekklesía o Asamblea. Las reuniones de la Asamblea del Pueblo, plantea los problemas
derivados del número de miembros integrantes. Parece que estas asambleas se realizaban
inicialmente en el Agora. A inicios del siglo V a.C. se traslada a unas instalaciones mejor
adaptadas a tan gran auditorio en la colina de la Pnyx. En Metaponto (figura 32.3) siglo IV a.C.,
el edificio en cuestión estaba formado por una especie de doble cávea teatral desarrollada
alrededor de un espacio rectangular central. Las gradas estaban construidas en piedra y podía
acoger a unas 8000 personas. El ekklésiasterion descubierto en Priene se presenta un edificio
de planta aproximadamente cuadrangular, con gradas en tres de sus lados y un altar en el
espacio central (figura 32.4).

5.4. Edificios para espectáculos: teatros, estadios,


odeones e hipódromos.
El teatro es uno de los edificios que forma parte por excelencia del paisaje urbano de las
ciudades griegas. Este organismo arquitectónico presenta una fórmula la aritmética adaptada
su función, que fue inicialmente la de servir de marco a las danzas y coros relacionados con el
culto de Dionsos. Se suele admitir que el teatro nació en Atenas en la segunda mitad del siglo
VI a.C. Las fuentes literarias indica que en sus inicios se trataba de una estructura construida
madera, si bien un incendio en el siglo V a.C. obligó a construir graderías permanentes. Esta
petrificación no fue total hasta la segunda mitad del siglo IV a.C.
El teatro griego consta de tres partes esenciales:
- El auditorio o koilon. Presenta forma curva, generalmente semicircular y está
estructurada en forma de graderío descendente, con series de asientos interrumpidas
por pasillos radiales escalonados para facilitar el acceso y la evacuación. Esta parte
suele apoyarse sobre el desnivel proporcionado por las laderas de una colina, con el fin
de evitar la construcción de una infraestructura presenta el apoyo que los romanos
desarrollaron de manera magistral. Los puestos más próximos a la orchestra, solían
estar realizados en piedra y se reservaban a los miembros más eminentes de la ciudad.
- La orchestra. Es el espacio circular ubicado al nivel del suelo en el que se desarrollan
las evoluciones del coro y los actores.
- La skene. Se trata de una estructura erigida detrás de la orchestra y separada del
auditorio por dos pasillos -parodoi -. Sus funciones fueron las de facilitar la entrada y
salida de escena de los actores y servir de vestuario. Si en un principio este espacio se
hallaba a nivel de la orchestra y consistía en una sencilla construcción realizada en
madera, después fue creciendo en altura hasta contar durante el periodo Helenístico
con un desarrollo arquitectónico propio.

17
BLOQUE TEMÁTICO III: LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA.

El mejor teatro conservado es el de Epidauro (320 -300 a.C. figura 33). Apoya un auditorio
capaz de albergar 14000 espectadores sobre la falda de una colina, realizando los asientos con
cuidados bloques de piedra. La grada está dividida en dos partes desiguales mediante una
galería –diazoma-. Las actitudes acústicas fueron tan bién estudiadas que desde el último nivel
de asientos puede oírse el sonido de una moneda que caiga en la skene.

No cabe duda que el periodo helenístico supuso la consagración definitiva de este edificio que
se difundió hasta los confines del mundo griego. Pérgamo ilustra de manera inequívoca el
papel del teatro dentro de la estructura urbana helenística, ya que constituye el punto central
de la organización de las terrazas de la acrópolis.
Los estadios, como los teatros, aprovechan el apoyo que les ofrecía la pendiente de una colina
para ubicar el espacio destinado a los espectadores. Suelen presentar forma alargada con los
extremos redondeados o cuadrangulares. El más antiguo es el identificado en Olimpia bajo
estructura de los siglos V y IV a.C. sus dimensiones eran de un estadio, equivalente a 600 pies.
Inicialmente sólo poseía gradas en tres lados. A partir de los siglos IV y III a.C. pudo recibir
influjos del teatro estableciendo un graderío en arco de círculo al lado opuesto a la línea de
salida.
Los odeones son edificios destinados a albergar las audiciones musicales que comenzaron a
celebrarse en tiempos de Pericles. Se trataba de un edificio de planta rectangular con varias
hileras de columnas para sustentar la cubierta y pórticos al menos en dos de sus lados.
Los hipódromos, donde tenían lugar las carreras de caballos y carros, apenas se conocen
arqueológicamente. Solía consistir en un terreno llano, con los extremos redondeados y con un
talud mínimamente acondicionado para los espectadores.

5.5. Edificios para la práctica de ejercicios físicos:


gimnasios y palestras
El gimnasio. En origen, era el lugar donde se realizaba el adiestramiento de los miembros de la
organización militar, ya fueron hoplitas o caballeros, y carece de una definición arquitectónica
diferenciada. A partir del siglo IV a.C. el gimnasio irá asumiendo nuevas funciones, orientadas a
la formación atlética de los jóvenes, al tiempo que amplía su acción a la educación de los
efebos mediante los cursos de los filósofos y maestros del pensamiento. El gimnasio se

18
Tema 5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega. 2014

convierte en el corazón de la formación física e intelectual de los jóvenes griegos,


convirtiéndose en uno de los símbolos de la paideia18.
A partir de la formulación de una planta -tipo durante el siglo II a.C. el gimnasio comprende
tres partes:
- Palestra: adopta la forma de un peristilo precedido de un própylon y rodeado de
diversas estancias: el baño, con salas para abluciones frías, con cubas o bañeras y, más
raramente, piscinas. En ella no suele faltar ningún tipo de instalación cultual dedicada
a Heracles o a Hermes.
- Pista cubierta (xyste).
- Pista al aire libre (paradromis).
Uno de los gimnasios mejor conocido es el de Delfos, construido en el siglo IV a.C. en la falda
de la colina existente bajo el santuario.

5.6. La casa griega en el ámbito urbano.


El análisis de las formas domésticas y su evolución debe tener en cuenta los siguientes
factores:
- Los materiales empleados la construcción, diferenciando si se trata de productos de
origen local o importados.
- El nivel técnico de las soluciones arquitectónicas adoptadas.
- La organización interna de los espacios, considerando las relaciones internas y con el
exterior, así como la función de cada estancia.
- Las relaciones entre los espacios privados y las estructuras sociales, intentando
comprobar si existe reflejo de un reparto espacial según sexo, edad o clase social.

5. 6.1. La casa griega durante la Edad Oscura y el período


arcaico
Durante la Edad Oscura los casos estudiados informan
sobre el uso de viviendas erigidas con materiales
perecederos. En el caso más paradigmático de esta
etapa inicial este la antigua Esmirna, donde se
excavaron los restos de una pequeña cabaña de planta
oval, datada hacia el 900 a.C. (figura 34. 1). En una
segunda fase de desarrollo de este núcleo (875 -750
a.C.) se impone un modelo de vivienda de planta
cuadrada con un zócalo de piedra, en tanto que en la
fase siguiente (750 -650 a.C.) volverán a realizarse

18
Paideia base de la educación masculina en el mundo griego que se centraba en imbuir al niño de los ideales que le prepararían
para el ejercicio de sus deberes cívicos. Dentro de las materias que se consideraban formativas para este menester se hallaban la
gimnasia, la gramática, la retórica, la filosofía, las matemáticas y la poesía.

19
BLOQUE TEMÁTICO III: LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA.

viviendas ovales junto a estructuras de planta rectangular.


A partir del siglo VIII a.C. surgen pequeños núcleos en las islas. Se trata de concentraciones de
vivienda de planta rectangular, agrupadas y protegidas por un muro defensivo. Desde el punto
de vista planimétrico, estas casas mantienen el esquema del megaron, con un hogar interior
flanqueado por dos postes y un porsche sobre dos pilares o columnas. También se conocen
viviendas de planta cuadrada con bancos corridos realizados en piedra, empleados como
lechos o para colocar el mobiliario cerámico. El cambio más importante que se produce es el
paso de un espacio único y polifuncional a un espacio compartimentado.

5. 6.2. La casa griega de la época clásica.


Los inicios del siglo V a.C. aportan importantes cambios que se traducen en una
racionalización los espacios privados en el interior de la ciudad y en una concepción nueva de
la casa. Desde el punto de vista social, la casa griega fue un organismo complejo que refleja los
valores de la ciudad sus contradicciones: únicamente los ciudadanos podían ser propietarios
de suelo y de una casa. Por lo tanto, la casa posee en el contexto urbano un importante valor
simbólico. Surge de este modo un tipo de estructura que reparte el espacio correspondiente a
cada una de las funciones domésticas, asignándoles su lugar y que parece expresar los nuevos
requerimientos del espacio doméstico: proporcionar una separación visual de las diferentes
actividades respecto a los habitantes de la propia casa y a los miembros de la comunidad.

A esta ordenación de los espacios


exteriores se hizo corresponder
una articulación organizada del
espacio interior de la vivienda.
Estos esquemas de distribución
incorporan algunos modelos
presentes en etapas anteriores,
como los que Vitrubio denominan
de prostas, que viene a ser la casa
de tipo megaron, y de pastas o
casa con pórtico. Durante el
periodo comprendido entre el
432 y el 328 a.C., la planta de sus
casas organiza alrededor de tres
elementos básicos: un patio y su
pasillo de acceso desde la calle, el
andron o sala de recepción de los
hombres y un pórtico o pastas
han abierto al patio (figura 5.2).
Las viviendas contaban asimismo
con una cocina y una pequeña
estancia para el aseo, si bien son
raras las letrinas.
En Olinto hubo villas suburbanas
más ricas, que se distinguían por
sus dimensiones y por el
desarrollo de sus programas
decorativos, que se convierten en

20
Tema 5. Fundamentos para una historia de la arquitectura griega. 2014

una manipulación explícita de la casa privada como símbolo del status de sus propietarios. Una
de las mejor conocidas es la Casa de la Buena Fortuna datada en el siglo IV a.C. (figura 35.3)
otras casas de Eretria (Eubea), alcanzaron los 1260 m². En este caso, los patios estaban
rodeados de pórticos, de tal manera que este patio porticado o peristilo se convierte en el
elemento que define las grandes casas en Grecia. En la llamada "Casa de los Mosaicos", de
comienzos del siglo IV a.C. hubo tres salas de recepción -andrones -agrupadas alrededor de un
peristilo. Esta distribución induce a pensar que se intentó realizar una separación entre las
actividades privadas y aquellas de carácter oficial o público.
El papel del patio de la casa griega es bastante destacado, ya que no se trata únicamente de un
espacio de paso o de iluminación de las estancias interiores. El patio fue el verdadero núcleo
social de la casa que concentra las actividades domésticas relacionadas con el fuego y las
actividades religiosas alrededor de un altar fijo o portátil.
Algunas casas poseían tiendas abiertas a la calle sin comunicación directa con el interior de la
vivienda.
Por lo que respecta a la identificación de las estancias, el reparto del espacio doméstico entre
sexos, no siempre permite establecer distinciones. Si el andron, que fue un espacio
genuinamente masculino, no es difícil de identificar porque suele conservar un suelo
impermeabilizado, bancos corridos o un umbral descentrado para permitir la disposición de los
lechos; el gineceo –gynaiconitis-, o espacio femenino, no parece tener una definición
arqueológicamente clara. Así, mientras a los hombres les corresponde el mundo urbano
exterior -la polis -, las mujeres se vinculan estrechamente con la casa, donde habían de hacer
frente a la crianza de los hijos y a la administración doméstica. La casa –oikos -se configura
entonces como una unidad de reproducción y de producción, identificándose estancias
destinada a este fin como la cocina, las despensas, los almacenes o los talleres. Más
problemática es la identificación del lugar donde se hallaría el telar y los instrumentos
relacionados con el trabajo textil, un trabajo eminentemente femenino y fundamental para la
economía doméstica. La verdadera segregación entre hombres y mujeres en el mundo griego
se focaliza entre dentro y fuera del ámbito doméstico.
En cuanto a los materiales de construcción empleados durante el periodo clásico, los muros se
levantan con adobes sobre un zócalo de piedra de altura variable. En general los materiales de
construcción eran bastante pobres. De hecho, en mármol nos utilizó hasta la época helenística.
Sin embargo los revestimientos interiores serán algo más frecuente.

5. 6.3. La casa griega de época helenística.


La pequeña ciudad de Priene, la actual Turquía, ha proporcionado casas dilatadas a fines del
siglo IV a.C. con una gran estancia precedida por un porsche in antis, basadas en el concepto
planimétrico del megaron.
Un conjunto de viviendas de Delos datadas en el siglo II a.C. representan los modelos más
típicos de casa helenística. En todos los casos, tal y como se venía apuntando desde el siglo IV
a.C., el sencillo patio se ha convertido en un completo peristilo, normalmente dotados de
hermosas columnas dóricas. Este elemento se presenta como una de las aportaciones más
características de la arquitectura doméstica del periodo helenístico. En su centro podía tener
un pequeño estanque que recogía el agua de lluvia y la conducía a una cisterna.
En lo que respecta a los palacios, a título de ejemplo destaca el palacio de Aigai-Vergina, del
que no puede dudarse su condición de seres de la realeza Macedonia a raíz de la identificación
de las tumbas reales de Vergina. A su interés intrínseco, añade la circunstancia de tratarse del

21
BLOQUE TEMÁTICO III: LA CULTURA MATERIAL EN LA GRECIA ANTIGUA.

palacio griego mejor conservado (figura 36.1). El edificio principal está inscrito en un gran
rectángulo y comprende tres partes: en el Este, un ala abierta al exterior y un pasillo
monumental que da acceso al patio y, en el centro, un peristilo alrededor del cual se
distribuyen numerosas estancias que, y en el lado norte una gran terraza abierta al teatro que
se encontraba abajo, en la llanura que se divisa desde el palacio. La fachada principal con un
pórtico dórico, sobre el que se yergue un cuerpo de orden jónico en la zona de la entrada. Las
estancias están distribuidas en torno al patio, entre ellas se ha creído identificar la zona de
banquetes situada al sur y formada por tres grandes salas con el solo pavimentado con
mosaicos y el lugar de los derechos marcados por una banda sobre elevadas que recorre los
muros. La habitación circular en la que se halló una descripción que menciona a Herakles
Patroos, que hace pensar más en un espacio cultual en un salón del trono.
La importancia de esta y otras construcciones de características similares erigidas en
Macedonia desde fines del siglo IV a.C. reside en la creación de un modelo de edificios
"revolucionario" dentro de la arquitectura griega. Sus aportaciones se concentran en el
surgimiento de una arquitectura de fachada, en el desarrollo de complejos residenciales
construido alrededor de ingresos fáciles y en la articulación de estancias funciones públicas y
privadas en un mismo edificio.
Se han hallado algunas que alcanzan los 3000 m², la “Casa de Dionisos”, con dos peristilos, uno
dórico al sur y otro jónico al norte (figura 36.2).

22