Está en la página 1de 3

La situación geográfica de la península Ibérica la ha convertido en un puente

natural entre las culturas de Europa, África y el Mediterráneo. En España han


habitado los celtas, los íberos, los griegos, los romanos, los fenicios, los
cartagineses, los visigodos, los musulmanes... Todos ellos dejaron una
enorme cantidad de vestigios arqueológicos que perduran hasta nuestros
días y que componen el rico patrimonio histórico y cultural del país.

En España puedes encontrar yacimientos con arte rupestre únicos en el


mundo, numerosos castillos, catedrales, ciudades y poblados medievales y
hasta modernos y vanguardistas edificios como la Ciudad de las Artes y las
Ciencias de Valencia o el museo Guggenheim de Bilbao.

La diversidad geográfica del país ha dado lugar al surgimiento de


manifestaciones culturales regionales, que son motivo de orgullo de sus
habitantes y se manifiestan en las representaciones artísticas, festividades,
música, lengua y gastronomía de cada territorio. De hecho, además del
español, en España hay varios idiomas cooficiales, como el euskera, el
catalán, el gallego y el valenciano

Hablando de gastronomía, la variedad también es prominente. El plato


español por excelencia es la tortilla de papa, tanto que en otros países
europeos se le conoce como tortilla española. Por su parte, la sangría es la
bebida más famosa. A la par de estos se encuentran multitud de platos
regionales como la paella valencia, el cocido madrileño, la fabada asturiana,
el gazpacho andaluz, el pulpo a la gallega...
La diversidad cultural de España propicia que las manifestaciones festivas
sean muy distintas en todo el territorio y que, sin embargo, convivan con
celebraciones comunes en todo el país. Aunque a efectos legales España sea
un estado aconfesional, la mayor parte de las fiestas populares y tradiciones
españolas tienen un origen católico, que en ocasiones se combina con
tradiciones paganas y lúdicas.

El año se inicia con las tradicionales campanadas de Año Nuevo, durante las
que se toman doce uvas para comenzar el año con buen pie. Se cuenta que la
tradición se popularizó en 1909 cuando tras una cosecha con excedentes de
uvas los agricultores decidieron darles salida vendiéndolas como uvas de la
suerte.

Otra celebración con gran arraigo en España es la Semana Santa. Esta fiesta
se celebra a finales de marzo o en abril (según la primera luna llena tras el
equinoccio de primavera) y rememora la pasión, muerte y resurrección de
Jesucristo mediante procesiones y distintos actos de gran interés turístico.

En verano se multiplican las festividades locales. Hasta los pueblos más


pequeños disfrutan de tres o cuatro días de fiesta en los que la alegría invade
sus calles y se llenan de bailes, juegos y espectáculos para todas las edades.
Muchas de estas fiestas coinciden con la Asunción de la Virgen que se celebra
el 15 de agosto. Otras localidades las retrasan hasta finales de mes o
principios de septiembre por la tradición histórica de hacerlas coincidir con la
recolección de las cosechas.

Los Sanfermines de Pamplona, las Fallas de Valencia, la Tomatina de Buñuel,


la Feria de Abril de Sevilla, las fiestas del Pilar de Zaragoza, los Carnavales de
las Canarias, el Descenso del Sella en Asturias o los Moros y Cristianos de
Alicante son tan solo algunos ejemplos de las miles de celebraciones que se
distribuyen por toda la geografía española a lo largo de todo el año.