Está en la página 1de 97

89

LUIS ATIENZA

JUAN E. IRANZO

A. RUIZ DE ELVIRA

FRANCISCO BUENO

FRANCISCO GALÁN

ÁNGEL HERNÁNDEZ

D. MARTÍNEZ PLAZA

BALDOMERO NAVALÓN

FERNANDO MICÓ

Mª TERESA DOMÍNGUEZ

BEATRIZ Y. MORATILLA

DIÁLOGO
PÁGINA INTENCIONALMENTE

DEJADA EN BLANCO
© HIROSHI KITAMURA
Nº 89
Energía
Volumen II
Cuarta época. Año 2010
PVP: 6 €

CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN
Antonio Alcaraz Calvo, Antonio Batlle de Balle i Fornells,
Jesús A. Collado López, Pedro Ferrer Moreno,
Pedro Fabián Gómez Fernández, Juan Guillamón Álvarez,
Santiago Hernández Fernández, Rafael Jimeno Almeida,
José Miguel Mateo Valerio, Carmen Monzonís Presentación,
Javier Muñoz Álvarez, Carlos Nárdiz Ortiz,
Francisco J. Ramírez Chasco, Pedro Rodríguez Herranz,
Pedro Sánchez Lagarejo, José Alfonso Vallejo Alonso Energía II
y Pere Ventayol March.

CONSEJO DE REDACCIÓN
Arturo Aguinaga Mateos, Antonio Alcaraz Calvo,
Antonio Batlle de Balle i Fornells, Francisco Bueno Hernández,
Pedro Ferrer Moreno, Vicente Cerdá García de Leonardo,
Jesús A. Collado López, José María Coronado Tordesillas,
Carlos Díez Díez, Manuel Durán Fuentes,
Pedro Fabián Gómez Fernández, Juan Guillamón Álvarez,
Santiago Hernández Fernández, Rafael Jimeno Almeida,
Juan M. Martínez Mollinedo, Rosario Martínez Vázquez de Parga,
José Miguel Mateo Valerio, Carmen Monzonís Presentación,
José Javier Mozota Bernad, Javier Muñoz Álvarez,
Juan Murcia Vela, Carlos Nárdiz Ortiz, Manuel Nóvoa Rodríguez,
Miren Idoia Ortubia Rodríguez, Mariano Palancar Penella,
Francisco J. Ramírez Chasco, Pedro Rodríguez Herranz,
Pedro Sánchez Lagarejo, Jesús Urarte García, Pere Ventayol March INGENIERÍA Y TERRITORIO · 89
y Clara Zamorano Martín.

DIRECTOR 2 Editorial
Ramiro Aurín Lopera

SUBDIRECTOR 4 El sector energético en España


Joan Olmos Lloréns Luis Atienza Serna
SECRETARIA DE REDACCIÓN
Chelo Cabanes Martín
12 La vulnerabilidad energética
Juan E. Iranzo Martín
COORDINACIÓN DEL CONTENIDO
Francisco Bueno Hernández 20 La energía a medio y largo plazo. Una visión general
COLABORADORES
Antonio Ruiz de Elvira
Luis Atienza Serna, Francisco Bueno Hernández,
María Teresa Domínguez Bautista, Francisco Galán Soraluce, 28 El uso de las fuentes energéticas. Un difícil equilibrio
Ángel Hernández del Teso, Juan E. Iranzo Martín,
Diego Manuel Martínez Plaza, Fernando Micó Pérez de Diego, Francisco Bueno Hernández
Beatriz Yolanda Moratilla Soria, Baldomero Navalón Burgos
y Antonio Ruiz de Elvira. 40 Energía Eólica
FOTOGRAFÍAS
Francisco Galán Soraluce
Areva, Francisco Bueno Hernández, Oriana Da Inez Correia, EDF,
Halary Gérard, Josep Mª Espasa, Miquel Peiro Sendra, 46 Energía eólica marina. Presente y futuro
Jordi Portabella, Joan Mª Roig Otazu y Ferran Valero.
Ángel Hernández del Teso
CORRECCIÓN DE TEXTOS
Joan Ramon Costas González 54 Energía solar concentrada: el Sol desde otro punto de vista
Diego Manuel Martínez Plaza
ILUSTRACIONES
Hiroshi Kitamura
60 El papel de la energía hidroeléctrica. ¿Una energía madura o con porvenir?
MAQUETACIÓN Y PRODUCCIÓN GRÁFICA Baldomero Navalón Burgos
Kame editors
64 Los sistemas nucleares del futuro
PUBLICIDAD
Paipus, S.L. Fernando Micó Pérez de Diego
Avda. Corts Catalanes, 5-7 pl. baixa,
08190 Sant Cugat del Vallès 72 La energía nuclear como apuesta sostenible de futuro
Tel. 660 983 449 María Teresa Domínguez Bautista
E-mail: maurin@campus.uoc.es

FOTOMECÁNICA
76 Hidrógeno: un presente para el futuro
Colornet Beatriz Yolanda Moratilla Soria

IMPRESIÓN Y ENCUADERNACIÓN 82 Diálogo sobre la energía


Índice, S. L.
Antonio Ruiz de Elvira, Ángel Hernández del Teso, Francisco Bueno y Ramiro Aurín
EDITA

Colegio de Ingenieros
de Caminos, Canales y Puertos

REDACCIÓN, ADMINISTRACIÓN Y SUSCRIPCIONES


Els Vergós, 16, 08017 Barcelona
Telf. 93 204 34 12 Fax. 93 280 29 24
E-mail: 07ccm@ciccp.es
http://www.ciccp.es/revistaIT/
© Foto: FERRAN VALERO

DEPÓSITO LEGAL
B. 8.909-2003

ISSN
1695-9647

PORTADA: La turbina de Herón


AUTOR: Hiroshi Kitamura

Esta publicación no necesariamente


comparte las opiniones de sus colaboradores.
Está prohibida la reproducción total o parcial de cualquier texto
o material gráfico del presente número, por cualquier medio,
excepto autorización expresa y por escrito de los editores
previo acuerdo con los correspondientes autores.
EDITORIAL

No es una cosa más. La energía es todo. Un enorme reactor de fusión –nuestro Sol– posibilita nuestra exis-
tencia. Nuestro ser es un ser de la energía. Energía que ha permitido el tránsito desde el helio y el hidrógeno
originales hasta las complejidades y sofisticaciones de la vida inteligente y consciente. Inteligencia y concien-
cia que siguen necesitando energía para desarrollarse.
Sin duda, la disponibilidad de energía barata y fácil de almacenar que supuso el descubrimiento de los
combustibles fósiles y sus tecnologías asociadas provocó una aceleración de los procesos histórico y tecno-
lógico (para los que quizá no estábamos suficientemente preparados).
Quizás siempre fuimos extraños en el paraíso y la fruta prohibida sea nuestro verdadero destino.
Para llegar a brujo hay que ser primero aprendiz, y esa, sin duda, está siendo una fase peligrosa.
Desenterrar en un par de siglos el carbono almacenado por el planeta en cientos de millones de años no
podía resultar, evidentemente, gratuito. Bien podría llamarse Nueva Icaria nuestra civilización. Ya nos
gotean las alas, y aún no hemos llegado a ningún sitio. A lo lejos se ve la isla. A lo lejos. Pero ya dijo el poeta:
“nunca digas no puedo más y aquí me quedo”.
El cambio climático no deja de ser un síntoma de que hemos gastado ya gran parte del capital (riesgo)
que hemos tomado prestado del planeta, y todavía no hemos generado las herramientas suficientes que nos
permitan su amortización y cada vez los intereses amenazan más con devorarnos. El cambio de modelo
energético debe emerger como una necesidad ineludible e inmediata para mantener nuestro modelo de
civilización. El cambio de paradigma debe producirse de forma intensa y progresiva. Sin prejuicios ni
demonizaciones apriorísticas.
Las nuevas pseudorreligiones y sus falsos profetas son adalides del no y de la prohibición. Prohibido
explorar. Prohibido investigar. Prohibido… Están siempre entre el “aquí me quedo” y el “cualquier tiem-
po pasado fue mejor”. ¡Con lo grande que es el universo del que formamos parte…! Se habla de las alter-
nativas energéticas como si cualquier opción fuera única y absoluta. El inquisidor dejó buenos aprendices
(y ellos no lo saben).
Los enemigos de la razón visten muchas veces ropas exquisitas. Pero los reconoceréis porque siempre lle-
van la duda asesinada entre sus manos (¡pobre Descartes!).

2 I.T. N.º 89. 2010


Principio y fin de todas las energías..(© Foto: Ferran Valero).

I.T. N.º 89. 2010 3


El sector energético en España
Luis Atienza Serna

DESCRIPTORES
ENERGÍA
ELECTRICIDAD
RENOVABLES
POLÍTICA ENERGÉTICA
ESCENARIO ENERGÉTICO
ENERGÍAS PRIMARIAS
COMBUSTIBLES FÓSILES
SEGURIDAD DE SUMINISTRO
SOSTENIBILIDAD

El entorno energético mundial


En un mundo cada vez más globalizado no es posible abordar Así, según las proyecciones realizadas por la Agencia In-
una reflexión sobre la energía en España sin enmarcarla en el ternacional de la Energía en 2009 (Fig. 1), el consumo de
entorno internacional. Así, desde un punto de vista energéti- energía primaria en el mundo en el periodo 2007-2030, si no
co, los primeros años del siglo XXI han estado marcados por cambian las políticas actuales, crecerá un 40 %, incluso con-
un crecimiento económico elevado y sostenido, especialmen- siderando la recuperación de la senda de altos precios del pe-
te en los países emergentes, que ha tenido como consecuen- tróleo y el efecto de la actual crisis financiera internacional.
cia un fuerte incremento de la demanda energética y la esca- En este escenario de demanda, las mismas previsiones in-
lada de los precios, ante una oferta que a duras penas podía dican que se mantendrá el protagonismo de los combustibles
satisfacer esta demanda. fósiles, que participarán en un 80% en la cobertura de las ne-
Por otra parte, los conflictos y las incertidumbres geoes- cesidades energéticas mundiales en 2030, destacando el im-
tratégicas en algunos países productores y en los países de portante papel del carbón, que cubrirá una tercera parte del
tránsito en el caso del gas,1 no solo han contribuido a la vola- incremento total de la demanda, debido fundamentalmente
tilidad de los precios energéticos, sino que han supuesto un a los previsibles elevados precios de los hidrocarburos, que
riesgo cierto para la seguridad del suministro, en especial en harán más atractivo el uso del carbón en aquellos países en
aquellos países con fuerte dependencia energética del exterior. vías de desarrollo y con abundantes reservas de este combus-
Este panorama energético se completa con la creciente tible. Así, en el caso concreto de China, este país será el res-
preocupación por el cambio climático, consecuencia de la ponsable del 65% del incremento de la demanda de esta
emisión de gases de efecto invernadero (GEI) derivados de la fuente de energía primaria en el horizonte 2030, lo que con-
actividad económica.2 De acuerdo con el cuarto informe de tribuirá a que el consumo mundial de carbón se incremente
evaluación del Panel Intergubernamental del Cambio Climá- en torno al 2% anual en el periodo.
tico, de Naciones Unidas, publicado en el año 2007, “[…] la
mayor parte del aumento observado del promedio mundial
de temperatura desde mediados del siglo XX se debe muy pro-
bablemente al aumento de las concentraciones de gases de
efecto invernadero de origen humano”.
Aunque la crisis económica desatada a partir de 2008 ha
supuesto una ruptura en las tendencias anteriores de creci-
miento de la demanda energética, de los precios de los com-
bustibles e incluso de las propias emisiones de CO2, esta si-
tuación solo se puede considerar coyuntural, con el consi-
guiente riesgo, si no se toman las medidas oportunas, de
volver a la senda anterior en el momento que la economía Fig. 1. Consumo mundial de energía primaria.
inicie su recuperación. Fuente: World Energy Outlook 2009, Agencia Internacional de la Energía.

4 I.T. N.º 89. 2010


Una de las consecuencias de este escenario energético Este 20% se ha repartido entre todos los Estados miem-
continuista previsto por la Agencia Internacional de la Ener- bros de la UE en función de la cuota de participación de las
gía en 2009 es que las emisiones de CO2 pasarán de 28 giga- energías renovables en el consumo final de energía de cada
toneladas en 2007 a 40 gigatoneladas en 2030, lo que podría país en el año 2005 ponderada por su PIB. El objetivo indi-
llevar, según las estimaciones más pesimistas, a un incremen- vidual impuesto para España en 2020 coincide exactamente
to de 6 ºC en la temperatura global de planeta. con la media europea del 20%.6
En relación al objetivo de reducción de las emisiones en un
Política energética de la UE 20% respecto a niveles de 1990, el Paquete Verde incluye una
El panorama descrito anteriormente obliga a los países desa- decisión7 que fija la contribución mínima de cada Estado
rrollados a la adopción de medidas drásticas en materia de miembro al cumplimiento del compromiso de la Comunidad
política energética que den paso a un nuevo escenario ener- de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero
gético que compatibilice el desarrollo sostenible y la necesa- para el periodo comprendido entre los años 2013 y 2020, así
ria seguridad del suministro. como una directiva8 que mejora y amplía la antigua Directi-
En la actualidad, la política energética de la UE, definida va que regulaba el Régimen Comunitario de Comercio de
en la Comunicación de la Comisión al Consejo Europeo y al Derechos de Emisión.
Parlamento Europeo “Una política energética para Europa”, En esta última Directiva se especifica que la reducción pa-
de 10 de enero de 2007, se sustenta en tres pilares: ra 2020 de las emisiones globales de gases de efecto inverna-
• Competitividad: dero podría ser de un 30%, “siempre que otros países desa-
El aumento de la competencia a través de la consecución rrollados se comprometan a realizar reducciones comparables
de un auténtico Mercado Interior de la Energía siempre se ha y que los países en desarrollo económicamente más avanza-
considerado como un elemento básico de la política energé- dos se comprometan a contribuir convenientemente en fun-
tica de la UE. En efecto, solo a través de un mercado energé- ción de sus responsabilidades y capacidades”.
tico totalmente competitivo y transparente se podrá garantizar Este nuevo compromiso, que se esperaba haber alcanzado
el acceso a la energía a todos los agentes de la UE en condi- en la última Conferencia de las Partes que tuvo lugar en Co-
ciones de igualdad, asegurar las inversiones necesarias en el penhague en diciembre de 2009, no ha sido finalmente posible,
sector energético para hacer frente a la demanda y reducir los al haberse limitado las conclusiones de la Conferencia a una de-
riesgos de desabastecimiento. Desde principios de la década de claración de intenciones sin carácter vinculante. Por ese motivo,
los noventa y hasta muy recientemente, los mayores esfuerzos el acuerdo de Copenhague no ha dado continuidad al Protoco-
en política energética de la UE siempre estuvieron centrados en lo de Kioto, por lo que habrá que esperar a la siguiente Confe-
la consecución de este Mercado Interior de la Energía.3 rencia de las Partes que se celebrará en México a finales de 2010.
• Sostenibilidad: • Seguridad de suministro:
La preocupación de la UE por la sostenibilidad energética Entre las medidas tendentes a garantizar la seguridad de
se orientó en primer lugar a las medidas de ahorro y eficiencia suministro se pueden destacar aquellas destinadas a asegurar
en el uso final de la energía,4 estableciéndose en el Consejo de y desarrollar el comercio internacional de energía, la colabo-
Europa de primavera de 2006 un objetivo de ahorro de ener- ración mutua entre países y la diversificación por fuentes de
gía en 2020, respecto a las proyecciones de consumo, del 20%. energía y orígenes. Dentro de este grupo de medidas se en-
Posteriormente, en el Consejo Europeo de primavera de cuadrarían también las inversiones en nueva capacidad de
2007 se acordó ampliar los objetivos en esta materia y se producción y almacenamiento de energía eléctrica y la mejo-
adoptó una nueva política más ambiciosa, cuyos elementos ra y desarrollo de las infraestructuras energéticas para que es-
principales, también para ser alcanzados en 2020, además del tas fuentes sean más accesibles a los consumidores.
ya establecido en 2006 de un ahorro del 20 % de energía pri- En el año 2000, la Comisión Europea, consciente del ele-
maria, fueron los siguientes: vado nivel de dependencia energética en Europa, de la nece-
– Una participación del 20 % de las energías renovables en sidad de luchar contra el cambio climático y de potenciar el
el consumo de energía final. Mercado Interior de la Energía, publicó su Libro Verde sobre
– Una participación del 10 % de los biocarburantes en el seguridad de abastecimiento energético: Hacia una estrategia
transporte. europea de seguridad de abastecimiento. Este documento pro-
– Una reducción de las emisiones del 20 % respecto a nive- ponía elaborar una estrategia de seguridad de abastecimiento
les de 1990. energético destinada a reducir los riesgos de la dependencia
Consecuencia de los acuerdos anteriores, en abril de 2009 exterior, con el objetivo último de garantizar el bienestar de
la UE publicó el llamado Paquete Verde o Paquete Clima- los ciudadanos, el buen funcionamiento de la economía y la
Energía. Este paquete consta de una directiva5 encaminada disponibilidad física y constante de productos energéticos a
exclusivamente al fomento de las fuentes de energía renova- un precio asequible, teniendo en cuenta, al mismo tiempo, el
bles, que incluye como objetivo de obligado cumplimiento medio ambiente y el desarrollo sostenible.
que el 20% del consumo de energía final provenga en 2020 En la línea de lograr una estrategia energética común en
de fuentes de energía renovables, tal y como se había estable- la UE, el 18 de enero de 2006 se publicó la Directiva 2005/
cido en el Consejo de Europa de primavera de 2007. 89/CE, sobre medidas de salvaguarda de la seguridad de abas-
I.T. N.º 89. 2010 5
Fig. 3. Líneas de evacuación de un parque eólico.

Fig. 2. Torre de transporte eléctrico de alta tensión con cuatro líneas. Fig. 4. Planta solar térmica Solucar, de Abengoa, cerca de Sevilla.

tecimiento de electricidad e inversión en infraestructura. En La situación energética en España


esta Directiva, la UE establece obligaciones que permitan ga- El panorama energético español de los últimos diez años se
rantizar la seguridad de abastecimiento de electricidad y lle- ha caracterizado por:
var a cabo importantes inversiones en las redes, debiendo los • El fuerte crecimiento experimentado por la demanda ener-
Estados miembros definir una política transparente, no dis- gética en relación a los países de nuestro entorno, hasta an-
criminatoria y compatible con el mercado, cuyos pilares bá- tes de la crisis, consecuencia de nuestro mayor crecimiento
sicos sean garantizar la continuidad del suministro, favorecer económico y de nuestra mayor intensidad energética.
la cooperación exterior en materia de seguridad de suminis- • La gran dependencia energética del exterior respecto a la
tro, garantizar el equilibrio entre combustibles y fomentar la media europea.
eficiencia y las nuevas tecnologías. • La decidida apuesta por la liberalización de los sectores ener-
En este contexto, los gestores de las redes de transporte de géticos (eléctrico, gasista e hidrocarburos), en línea con las di-
gas y electricidad deben fijar y alcanzar objetivos de rendi- rectrices de la UE, ya comentadas anteriormente.
miento en cuanto a calidad del abastecimiento y seguridad de • La fuerte penetración de las energías de origen renovable,
sus redes. Con este fin se creó en 2006 la Agencia Ejecutiva de en especial la energía eólica y, en los últimos años, la solar.
la Red Transeuropea de Transporte (TEN-TEA), que tiene por Entre 1996 y 2008, el consumo de energía primaria en
misión gestionar la ejecución técnica y financiera del progra- España aumentó en un 41%. En la figura 5 se puede obser-
ma Red Transeuropea de Transporte (RTE-T), lo que implica var como se ha pasado de un mix energético dominado por el
el control de los principales proyectos de infraestructuras de petróleo en 1996 a un mix energético más diversificado en
transporte de gas y electricidad incluidos en las proyecciones 2008, con un incremento del peso del gas y de las energías re-
financieras 2000-2006 y 2007-2013, tarea que se efectúa en novables, que prácticamente duplican su peso como conse-
colaboración estrecha con su “matriz”, la Dirección General de cuencia de la decidida apuesta por parte del Gobierno por es-
Energía y Transportes (DGTREN) de la Comisión Europea. te tipo de tecnologías.
6 I.T. N.º 89. 2010
Fig. 5. Evolución del consumo de energía primaria en España.

Sin embargo, es importante destacar que, a pesar del creci- ción viable, serán los potenciales avances que se puedan lo-
miento de las energías renovables en el mix energético, esto no grar en los próximos años en las tecnologías de captura y al-
ha supuesto una disminución del peso de los combustibles fó- macenamiento de CO2 (CAC), los que hagan de este com-
siles, ya que el fuerte crecimiento de la demanda energética y bustible una fuente energética con amplio recorrido.
el estancamiento de la energía nuclear han mantenido la parti- Desde el punto de vista de la independencia energética y la
cipación de estos combustibles en torno al 81% en el periodo. reducción de los gases de efecto invernadero, la energía nuclear
Las consecuencias de este mix energético son evidentes. debería ser una alternativa que valorar. Sin embargo, la situa-
Por un lado, y dada la falta de recursos fósiles autóctonos, la ción del debate nuclear en España y el largo periodo de madu-
dependencia de nuestro país del exterior se sitúa alrededor ración de estas inversiones hacen imposible que a medio plazo
del 80 %, por encima de la media del 54 % de los países eu- esta energía se pueda considerar como una opción realista, más
ropeos. Por otro lado, la dependencia de estos combustibles allá de la decisión de mantener la actual capacidad instalada.
y el fuerte crecimiento de la demanda energética han traído En este contexto, el cumplimiento de los objetivos de po-
como consecuencia el incumplimiento de los acuerdos de lítica energética pasa necesariamente por una mayor partici-
Kioto, con una desviación en 2006 del 34,5 % respecto al ob- pación de las energías renovables en el mix energético, en la
jetivo fijado para nuestro país, es decir, se superaban en más medida que son fuentes autóctonas y no emisoras de gases
de un 49 % las emisiones de 1990.9 efecto invernadero, por lo que contribuyen al doble objetivo
La situación anterior obliga a emprender actuaciones des- de la seguridad de suministro y desarrollo sostenible.
tinadas a garantizar la sostenibilidad y la seguridad del sumi- Desafortunadamente, estas fuentes, salvo algunas excep-
nistro en línea con las políticas de la UE. Estas actuaciones se ciones,10 no pueden ser utilizadas como energías finales y su
deben centrar prioritariamente en la sustitución en el mix aprovechamiento solo será posible en la medida que puedan
energético de los combustibles fósiles por otras fuentes pri- ser integradas en el sistema de producción eléctrico, como es
marias de energía que produzcan bajas emisiones de gases de el caso de las energías eólica y solar. En este sentido es im-
efecto invernadero, y en el fomento del ahorro y la mayor efi- portante destacar el papel que ha de desempeñar la energía
ciencia energética. eléctrica en la política energética española para alcanzar un
Respecto a los combustibles fósiles, la sustitución del gas y suministro seguro y sostenible, en la medida que:
el petróleo por energías renovables resulta estratégica, no solo • Nos encontramos ante una sociedad cada vez más electro-
por la reducción de las emisiones asociadas, sino también por dependiente, donde la penetración de la electricidad en el
su contribución a la seguridad de suministro, en la medida consumo final será cada vez mayor, consecuencia de la sus-
que esta sustitución llevará aparejada una menor dependencia titución de otras energías finales por la electricidad y de las
respecto a unos combustibles con reservas limitadas y con una nuevas aplicaciones de esta.
elevada concentración en aéreas geográficas conflictivas. • Permite integrar diferentes fuentes de energía primaria, co-
En cuanto a la sustitución del carbón, la situación es ra- mo son el gas, la energía nuclear, las energías renovables o
dicalmente diferente debido a la existencia de grandes reser- el carbón, lo que supone una mayor diversificación del
vas y a su amplia distribución geográfica, de forma que, si aprovisionamiento energético y, por tanto, mayores garan-
bien desde el punto de la seguridad de suministro es una op- tías en cuanto a la seguridad del suministro.
I.T. N.º 89. 2010 7
• Es el único medio a través del cual se puede integrar en el mix En cualquier caso, la política energética española, en línea
energético la energía procedente del Sol, el viento o el agua. con las directrices de la UE, va más allá de la creación de un
• Permite la integración segura de las energías renovables de- mercado energético nacional y persigue una mayor integración
bido a la flexibilidad de las tecnologías de generación eléc- a nivel comunitario que garantice, no solo una mayor com-
trica, que deben servir de respaldo a la complicada gestio- petencia, sino también un incremento de la seguridad de su-
nabilidad de las fuentes renovables. ministro. Uno de los resultados más significativos de esta po-
lítica para el sector energético español ha sido la constitución
La política energética en España del Mercado Ibérico de Electricidad (MIBEL), en funciona-
La política energética de España en los últimos años ha estado miento desde el día 1 de julio de 2007, que ha supuesto un
alineada con los objetivos de competencia, sostenibilidad y se- gran paso para la creación del mercado interior europeo, al tra-
guridad de suministro de la Unión Europea antes mencionados. tarse de un mercado regional que engloba en torno al 11% de
Durante los últimos años, hemos visto una apuesta deci- la demanda de la Unión Europea. No obstante su relevancia,
dida de los sucesivos gobiernos por la liberalización del sector el MIBEL es solo un paso intermedio en la creación del cita-
energético en general, y del eléctrico y gasista en particular, do Mercado Interior de la Energía, existiendo en la actualidad
cuyo objetivo último es aumentar la competencia de nuestra otros proyectos en curso, como son la creación del Mercado
economía. De esta forma, junto con las medidas liberalizado- Ibérico del Gas Natural, previsto en el Acuerdo de Santiago de
ras que han permitido la entrada de nuevos agentes desde el octubre 2004 entre los gobiernos de España y Portugal, o las
lado de la oferta, se ha avanzado hacia la eliminación progre- iniciativas impulsadas por la UE para la creación de mercados
siva de las tarifas reguladas y su sustitución por unos precios regionales de electricidad y gas en el sur de Europa.
energéticos que recojan adecuadamente los costes del suminis- Es importante destacar el papel que juegan las intercone-
tro. Un sector energético liberalizado con precios transparen- xiones internacionales de gas y electricidad, tanto para la crea-
tes y competitivos permitirá a los consumidores e inversores la ción de mercados energéticos supranacionales como para in-
toma de decisiones más eficientes. crementar la seguridad de suministro. Prueba de lo anterior es

Fig. 6. Aliviadero de una presa hidráulica. Fig. 7. Planta fotovoltaica con línea eléctrica de evacuación.

8 I.T. N.º 89. 2010


que en el Consejo Europeo de Barcelona de 2002 se fijó como cos se han comprometido a crear un verdadero mercado,
valor objetivo necesario de interconexión eléctrica entre los paí- dando prioridad a la construcción de interconexiones. Desde
ses de la UE el 10% de su potencia instalada, reconociéndose el año 2004, en que la capacidad de interconexión estaba en-
que sin capacidad de intercambio jamás existirá un verdadero tre 600 MW y 1.000 MW, hemos pasado en el año 2010 a
Mercado Interior de la Energía. Actualmente, en España la ca- una capacidad que está entre 1.500 MW y 2.500 MW, pre-
pacidad de intercambio con Francia es de 1.400 MW, lo que viéndose que en el año 2014 se alcancen los 3.000 MW.
supone un 3%11 de la punta de demanda del sistema eléctrico Aparte de estas interconexiones, España dispone de una
Español, si bien está prevista la puesta en funcionamiento pa- conexión submarina con Marruecos con una capacidad de
ra 2014 de una nueva línea de interconexión entre Santa Llo- entre 400 MW y 700 MW. De cara al futuro, la intercone-
gaia (España) y Baixas (Francia), que permitirá alcanzar una ca- xión con el norte de África puede jugar un papel importante
pacidad de interconexión de entre 2.200 y 2.600 MW. en el desarrollo de los futuros proyectos energéticos, como es
La construcción de esta nueva interconexión permitirá re- el caso del Plan Solar Mediterráneo o DESERTEC.
forzar la seguridad de los dos sistemas eléctricos, contribuirá En el caso del sector gasista, la situación se puede consi-
a un mayor apoyo energético entre ellos y tendrá un papel de- derar similar a la eléctrica en cuanto a su interconexión con
cisivo en el desarrollo del mercado ibérico y en su integración Francia, disponiéndose en la actualidad de dos interconexio-
en el mercado europeo de la electricidad. Además, favorecerá nes, una por Larrau, con una capacidad de 100 GWh/día,
la integración de un mayor volumen de producción de ener- utilizada en sentido norte-sur y asociada a un contrato de im-
gía renovable, especialmente de la energía eólica del sistema portación con Noruega, y otra por Biriatou, de 4 GWh/día,
ibérico, lo que contribuirá a alcanzar el objetivo europeo de con una utilización sur-norte.
atender un 20% del consumo a partir de estas energías. De cara al futuro, Francia y España han adoptado la de-
Si bien la capacidad de interconexión del MIBEL con Eu- cisión de ampliar la interconexión por Larrau hasta los 165
ropa resulta bastante precaria, desde el comienzo de su im- GWh/día en ambos sentidos a partir del 1 de abril de 2013,
plantación, los dos operadores del sistema de los países ibéri- y en el primer semestre de 2010 se valorará la eventual cons-

Fig. 8. Parque de aerogeneradores en Galicia.

I.T. N.º 89. 2010 9


Consumo español de energías renovables y su aportación en la trucción de un nuevo gaseoducto por Cataluña (MidCat)
energía final según la metodología de la Comisión Europea que permitiría aumentar la capacidad de interconexión entre
Consumo final de energías renovables (en ktep) 2008 2012 2016 2020 ambos países en 230 GWh/día de capacidad en sentido sur-
Energías renovables para generación eléctrica 5.342 8.477 10.682 13.495
norte y en 180 GWh/día en sentido norte-sur a partir del 1
Energías renovables para calefacción/refrigeración 3.633 3.955 4.740 5.618
de diciembre de 2015.
Energías renovables en transporte 601 2.073 2.786 3.500
Total energías renovables 9.576 14.504 18.208 22.613 En relación con los objetivos de sostenibilidad y seguridad
Consumo final de energía bruta final 101.918 93.321 95.826 98.677 de suministro, España se ha convertido en uno de los países más
% energías renovables / energía final 10,5% 15,5% 18,8% 22,7% activos en la implantación de políticas orientadas a una menor
Fuente: MITYC.
dependencia energética del exterior y al cumplimiento de los
acuerdos internacionales en materia de emisiones, en particular
en lo que se refiere a la penetración de energías renovables.
Los instrumentos básicos utilizados en estos últimos años
para la transposición en España de la política energética de la
Unión Europea han sido el Plan de Energías Renovables
2005-2010 (PER) y la Estrategia de Ahorro y Eficiencia en
España 2004-2012.
El PER, que es una revisión del anterior Plan de Fomen-
to de las Energías Renovables en España 2000-2010 (PFER),
adapta los objetivos planteados en este al nuevo escenario
energético español, estableciendo como objetivos para alcan-
zar en 2010 que el 12% de las necesidades energéticas sean
Fig. 9. Alimentación eléctrica al tren de alta velocidad cubiertas con energías renovables y que la generación eléctri-
desde una subestación de Red Eléctrica.
ca procedente de estas fuentes de energía alcance el 30 %.
Los objetivos de potencia instalada establecidos en el PER
van a ser ampliamente superados, como consecuencia del de-
cidido impulso que desde los diferentes gobiernos se ha dado
a este tipo de energías mediante la adopción, entre otras me-
didas, de una normativa específica encaminada a proporcionar
un marco de retribución adecuado que incentive la inversión
en estas tecnologías. Esta regulación ha favorecido la fuerte pe-
netración de la energía eólica, que ha pasado de los 200 MW
instalados en 1996 a los 18.119 MW actuales, y de la solar fo-
tovoltaica, que ha pasado de ser prácticamente inexistente en
2006 a 3.400 MW en la actualidad. Este último valor ha des-
bordado ampliamente el objetivo de 400 MW marcado para
Fig. 10. Centro de Control Eléctrico y Centro de Control de Renovables,
esta tecnología en el PER para el horizonte 2010.
de Red Eléctrica de España, en Madrid.
Actualmente, el Gobierno está desarrollando otro nuevo
plan, PER 2011-2020, que recogerá los nuevos objetivos plan-
teados en el Paquete Verde publicado por la UE y que debe
permitir el cumplimiento del compromiso español, de que en
2020 las fuentes renovables representen el 20% del consumo
de energía final, incluido el requisito de que aporten el 10%
en el sector transporte. Según las primeras estimaciones ade-
lantadas por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo
sobre el mencionado PER 2011-2020, la aportación de las
energías renovables al consumo final bruto de energía sería del
22,7% en 2020, lo que equivaldría a unos excedentes de ener-
gía renovable de aproximadamente de 2,7 millones de tonela-
das equivalentes de petróleo. Según esta estimación, el mayor
desarrollo de las fuentes renovables en España correspondería
a las áreas de generación eléctrica, con una previsión de la con-
tribución de las energías renovables a la generación bruta de
electricidad del 42,3% en 2020.
Para la consecución de estos objetivos, algunas previsiones
Fig. 11. Poste de recarga para coche eléctrico
adelantan que para 2020 podrá haber instalados más de 40.000
en Red Eléctrica de España, en Madrid. MW eólicos, entre terrestres y marinos, más de 10.000 MW fo-
10 I.T. N.º 89. 2010
tovoltaicos y 5.000 MW termosolares, lo que hará imprescindi- Las medidas descritas anteriormente son parte de una po-
ble aumentar la capacidad de dos infraestructuras básicas para lítica y estrategia global, que se complementan con la incor-
optimizar el aprovechamiento de las energías renovables, como poración de nuevas fuentes de energía a la dieta energética,
son los grupos de bombeo y las interconexiones internacionales. que permitan no solo reducir las emisiones de CO2 y acercar-
Por otra parte, para alcanzar los objetivos anteriores es ne- nos a los compromisos europeos, sino reducir la dependencia
cesario que estas energías renovables se integren en el sistema del exterior e impulsar el desarrollo tecnológico del país.
eléctrico de forma segura y fiable, tarea que constituye un de-
safío para la operación del propio sistema eléctrico, debido a Conclusiones
la poca gestionabilidad de estas energías, consecuencia de su El sector energético español afronta retos muy importantes pa-
variabilidad y falta de predecibilidad. En este sentido, la crea- ra los próximos años, derivados del incremento global de la de-
ción por Red Eléctrica de España del Centro de Control de manda de energía, con las consiguientes tensiones en los precios,
Energías Renovables (CECRE), garantiza que estas energías se la elevada dependencia exterior, en torno al 80%, y los exigen-
ponen a disposición de la demanda en condiciones seguras y tes compromisos de política energética orientados a incremen-
fiables para el conjunto del sistema. tar la eficiencia y a reducir los gases de efecto invernadero.
De cara al futuro, la integración de las energías renovables En este contexto, las políticas y planes de acción desarro-
podría verse facilitada con la comercialización masiva del ve- llados por el Gobierno han conseguido crear un cambio de
hículo eléctrico. De hecho, una adecuada gestión de esta nue- paradigma, tanto en el esquema de consumo de nuestro país,
va demanda eléctrica podría llevar a aprovechar los excedentes como en su mix energético, cambio en el que se deberá seguir
de generación no gestionable durante las horas de la noche pa- profundizando en los próximos años.
ra la carga de los vehículos, e incluso a transformar las baterías Aunque la actual coyuntura económica y la disminución
de estos en una fuente de almacenamiento para la posterior de la demanda energética podrían llevarnos a sacar conclusio-
cesión de energía al sistema en las horas de máximo consumo. nes equivocadas, podemos afirmar que ahora más que nunca
Por su parte, la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energéti- seguirá siendo necesaria una política energética que incluya
ca en España 2004-2012 (E4), definió los potenciales de aho- planes a largo plazo destinados a lograr un sector energético
rro de nuestra economía y proponía una serie de medidas que más competitivo, que dinamice el resto de las actividades eco-
debían establecerse durante el citado periodo. Las medidas nómicas, más sostenible y respetuoso con el medio ambiente y
concretas de esta estrategia se han materializado en el Plan de que garantice un nivel adecuado de independencia energética.
Acción 2005-2008 y en el Plan de Acción 2008-2010, en los En este sentido es importante destacar el papel que deben
cuales se recogen medidas enfocadas a los sectores industrial, jugar las energías renovables como sustitutas de otras fuentes
transporte, edificación,12 servicios públicos, equipamiento resi- de energía emisoras de CO2 y el papel del propio sistema
dencial y ofimática, agricultura y transformación de energía. eléctrico como medio de integración de estas energías en la
Estas estrategias y planes se entrecruzan con la Estrategia dieta energética. ■
Española del Cambio Climático y Energía Limpia (EECCEL),
Luis Atienza Serna
y todas ellas son coherentes con los Planes Nacionales de Asig- Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Deusto
nación (PNA) de derechos de emisión. Presidente de Red Eléctrica de España

Notas
1. A comienzos de 2009, un total de 16 países, 11 de ellos europeos –entre los 6. En 2008 el 9,14 % de la energía final consumida en España provenía de ener-
cuales están Alemania, Italia y Francia–, sufrieron cortes en el suministro de gías renovables.
gas debido al conflicto que sobre las tarifas de este combustible mantenían 7. Decisión 406/2009, sobre el esfuerzo de los Estados miembros para reducir
Rusia y Ucrania. sus emisiones de gases de efecto invernadero a fin de cumplir los compro-
2. El protocolo de Kioto, consensuado en 1997 y auspiciado por la ONU para lu- misos adquiridos por la Comunidad hasta 2020.
char contra el cambio climático, estableció un compromiso a nivel mundial de 8. Directiva 29/CE/2009, por la que se modifica la Directiva 2003/87/CE para per-
reducción de todos los gases de efecto invernadero en el periodo 2008-2012 feccionar y ampliar el régimen comunitario de comercio de derechos de emi-
de un 5,2 % respecto a los niveles de emisiones de 1990 con el objetivo de que sión de gases de efecto invernadero.
la temperatura global del planeta no se incrementase en más de 2 ºC, lo cual 9. El objetivo del Protocolo de Kioto para España era incrementar las emisiones
se consideraría explícitamente como un cambio climático. hasta un máximo del 15 % respecto a las de 1990.
3. En 1996 se publicó la Directiva 96/92/CE, sobre normas comunes del mercado 10. Sería el caso de la solar térmica para calefacción y agua sanitaria, los bio-
interior, que fue modificada posteriormente por la Directiva 2003/54/CE. En fueles en el transporte o la aplicación de la biomasa, los residuos sólidos ur-
septiembre de 2009 se ha publicado lo que se ha dado en llamar comúnmen- banos y agrícolas para la producción directa de calor en algunas aplicacio-
te como el Tercer Paquete Legislativo sobre el mercado interior de la electrici- nes industriales.
dad y el gas de la UE, que incluye la Directiva 2009/72/CE y los reglamentos 11. Se ha calculado este porcentaje como capacidad de intercambio con Fran-
714/2009 y 413/2009. cia respecto a la punta del sistema en 2009, 44.440 MW. El Consejo de Bar-
4. Directiva 2005/32/CE, sobre requisitos de ecodiseño para aparatos eléctricos, celona mencionaba que sería respecto a la capacidad instalada (93.215 MW
y Directiva 2006/32/CE, sobre la eficiencia del uso final de la energía y los ser- en 2009), sin embargo, resulta más indicativo hacerlo respecto a la punta de
vicios energéticos. demanda.
5. Directiva 28/CE/2009, relativa al fomento del uso de energía procedente de 12. Nuevo código técnico de edificación que obliga a las nuevas construcciones
fuentes renovables y por la que se modifican y se derogan las Directivas a incorporar sistemas solares de aporte energético para cubrir un porcenta-
2001/77/CE y 2003/30/CE. je de las necesidades energéticas.

I.T. N.º 89. 2010 11


La vulnerabilidad energética
Juan E. Iranzo

DESCRIPTORES
CONSUMO ENERGÉTICO
DEPENDENCIA ENERGÉTICA
SUMINISTRO
AUTOABASTECIMIENTO
SECTORES ENERGÉTICOS
CARTELIZACIÓN

Vulnerabilidad energética de España


La economía española registró un incremento sostenido ge- que representaba en el año 1975 sobre el consumo total al
nerador de empleo desde 1995 hasta 2007. En efecto, la eco- 62,2% en el año 2002, lo que demuestra un cambio, sobre
nomía española creció por encima del 3,4 % anual acumula- todo, en los sectores transformadores.
tivo, lo que ha permitido crear más de 8,5 millones de em- La garantía de suministro en todo momento debe cons-
pleos. Este proceso fue intensivo en consumo de energía, tituir el principal objetivo de la política energética, sin em-
especialmente eléctrica, por su alta elasticidad renta. bargo, el conjunto de la Unión Europea (UE27) viene ex-
Actualmente, sobre todo en crisis, recesión y destrucción perimentando una creciente dependencia energética, con la
de empleo, resulta fundamental disponer de un sector ener- excepción de Dinamarca. Esta dependencia se ha visto incre-
gético eficiente que permita mejorar nuestra competitividad mentada por el aumento del consumo interno y también por
al objeto de incrementar nuestro potencial de crecimiento, lo la caída en la producción autóctona de energía de los países
que permitiría reducir el tiempo de recesión y, sobre todo, componentes de la Unión. La UE27 manifestó una tasa de
abrir la posibilidad de un crecimiento futuro suficiente para dependencia del 54,4% en 2006, frente al 53,1 % en 2005,
crear, de nuevo, empleos netos. esto es, el 54% de las necesidades energéticas dependen di-
La cobertura del consumo de energía primaria en España, rectamente de las importaciones que se hacen desde países
a tenor de lo que se especifica en la tabla 1, se basa principal- terceros, que no siempre tienen la estabilidad económica y
mente en la utilización del petróleo y sus derivados, que en política que permite pensar en la inexistencia de problemas
2007 supuso más de un 48% del total de energía primaria en lo referente al suministro.
consumida. El lugar que ocupa el petróleo dentro de la ener- España ha sido un país que ha mantenido una constante
gía primaria es endémico en nuestro país, aunque se debe re- dependencia energética exterior, como consecuencia de la fal-
saltar que se ha reducido bastante desde el 73% que represen- ta de recursos autóctonos necesarios para hacer frente a la ya
taba sobre el total en 1975 al 54,4% en el año 2002. Por otro conocida evolución económica del país. Este crecimiento eco-
lado, observamos un constante aumento en la utilización del nómico incrementó nuestra dependencia externa de manera
gas natural, que ha pasado de ser algo más del 14,57% del con- sobresaliente, en concordancia con el aumento del consumo
sumo en 2002, a tener una proporción del 22,1% en el año energético final para el desarrollo industrial del transporte y
2007, por lo que los hidrocarburos, cuyas producciones y pre- el uso doméstico. Como consecuencia de ello, España se sitúa
cios están relacionados, representan cerca del 70% de nuestro en una tasa de dependencia en torno al 80,8%, por el au-
balance de energía primaria. mento en el consumo final de electricidad hasta el año 2008.
En lo referente al consumo de energía final, los productos Como se muestra en la tabla 2, España es el cuarto país im-
derivados del petróleo suponen un 57,1 % de toda la consu- portador neto de energía en la Europa de los 27, por detrás
mida en el año 2007, si bien hay que tener en cuenta que, al de Alemania, Italia y Francia, y, además, se sitúa entre los
igual que ha pasado en el consumo de energía primaria, el pe- ocho países más dependientes energéticamente, estando por
so de este componente ha ido disminuyendo desde el 74,4 % delante Chipre, Luxemburgo, Irlanda, Italia y Portugal.
12 I.T. N.º 89. 2010
Tabla 1
Consumo de energía primaria
Carbón Petróleo Gas natural Hidroeléctrica Nuclear Total anual
Año ktep % ktep % ktep % ktep % ktep % ktep %
2002 22.679 18,3 67.334 54,4 18.757 14,6 2.808 2,1 16.602 13,4 128.180 2,1
2005 22.514 15,9 71.765 50,6 29.120 20,50 3.527 2,5 14.995 10,6 141.921 2,7
2007 21.874 15,3 70.759 49,6 30.298 22,1 4.772 3,3 15.669 10 143.372 1,7
2008 15.630 11,3 68.110 49,4 34.783 25,2 4.897 3,6 15.368 11,1 138.788 -3,6
Fuente: IEE, DGPEM (Dirección General de Política Energética y Minas).

Foto: Francisco Bueno


Tabla 2
Importaciones y tasa de dependencia (Mtep)
Importaciones netas % grado Consumo interior
Países
Mtep (2008) de dependencia bruto tep/cápita

UE27 988,9 54,4 3,8


Alemania 215,5 61,3 4,2
Dinamarca -8,082 -36,8 3,8
España 123,8 81,4 3,3
Francia 141,7 51,4 4,3
Italia 164,6 86,6 3,2
Chipre 2,9 102,5 3,4
Portugal 21,6 83,1 2,4
R.U. 49,3 21,3 3,8
Letonia 3,2 65,7 2,0
Irlanda 14,2 90,9 3,7
Luxemburgo 4,7 98,9 10,0
Fuente: IEE, Eurostat.

Tabla 3
Grado de autoabastecimiento (ktep)
Año Carbón Petróleo Gas natural Hidráulica Nuclear Resto % var. total
2002 35,1 0,5 2,5 100 100 100 22,1
2003 35,4 0,5 0,9 100 100 100 22,1
2004 33,1 0,4 1,3 100 100 100 21,2
2005 31,3 0,2 0,5 100 100 100 18,9
2006 33,8 0,2 0,2 100 100 100 19,7
2007 28,8 0,2 0,0 100 100 100 18,7
2008 31,0 0,2 0,0 100 100 100 19,2
Fuente: IEE, DGPEM (Dirección General de Política Energética y Minas).
Fig. 1. Depósitos de GLP en Gijón.

Una vez establecida esta realidad se debe reflexionar sobre des requeridas para garantizar el consumo interno, lo que im-
la situación, cada vez más deficitaria, del autoabastecimiento plica la obligación de crear sistemas de reservas propias que
interno en España y la reducción de la garantía de suministro puedan asegurar el abastecimiento lineal de este combustible.
que comporta. Así, en la tabla 3, se observa una disminución También hay que tener presente que España se abastece
paulatina del grado de autoabastecimiento, proveniente, en en mercados cartelizados o monopolísticos. Los cárteles se
parte, del ya comentado crecimiento económico experimen- fundamentan en un acuerdo explícito para fijar tanto los pre-
tado en el país, como también del aumento del consumo pri- cios como los niveles de producción, dividiendo el mercado
vado, en general, y del uso mínimo de energías alternativas. y compartiendo los beneficios, pudiéndose dar el hecho de
Como se puede observar, ya en el año 2006 España se en- no estar incluidas todas las empresas –en este caso, países–
contraba con grado de dependencia superior al 80 %. que producen un bien escaso. Además, el carácter internacio-
En relación con el petróleo y el gas natural, España mantie- nal dota a este tipo de acuerdos con fuerza vinculatoria para
ne su dependencia importadora de países cuya situación políti- todos los firmantes. Otra de las razones del “éxito” de los cár-
ca, económica y social no es del todo estable. Esto presupone una teles proviene del hecho de que la demanda total del bien no
elevada incertidumbre a la hora de tener cubiertas las necesida- sea elástica con respecto a las fluctuaciones de su precio, ade-
I.T. N.º 89. 2010 13
Fig. 2. Refinería de Petronor en Las Arenas. Fuente: Repsol.
Foto: Francisco Bueno

Fig. 3. Parque eólico de Villalbilla (Burgos). Montaje de aerogenerador.

14 I.T. N.º 89. 2010


más de que se intenta que la oferta de los productores no per-
tenecientes al cártel sea lo más inelástica posible respecto al
precio del bien. Como consecuencia de lo anteriormente co-
mentado se puede afirmar que los cárteles, como conductas
colusorias en oligopolio, se estructuran en torno a dos carac-
terísticas principales: en primer lugar, la existencia de un po-
der de monopolio real, basado en una curva de demanda al-
tamente inelástica, y, en segundo lugar, la creación física de
una organización, por medio de la cual se estructuran los ni-
veles de precios en función de la producción de bienes esca-
sos. No obstante, la posibilidad de que el mercado varíe con
la concurrencia de nuevos miembros, como también las po-
sibles injerencias en posprecios por factores externos, puede
generar inestabilidad y falta de consenso en los acuerdos que
marcan este tipo de estructuras.
La OPEP fue fundada el 14 de septiembre de 1960 por
cinco países productores y exportadores de petróleo: Irán,
Irak, Kuwait, Arabia Saudita y Venezuela. Los motivos que
realmente llevaron a la creación de este cártel fueron los ener-
vados enfrentamientos entre las multinacionales petroleras,
que buscaban maximizar sus ganancias y controlar los pre-
cios, por un lado, y, por otro lado, cartelizar el precio me-
diante “cuotas” de producción por parte de los países pro-
ductores de crudo.
En relación con el gas natural, el transporte de gas por tu-
bería genera una situación de monopolio tanto por parte del
país de origen como de los países por donde transita. Asimis-
mo, se oye hablar sobre la posible creación del denominado
cártel del gas, también conocido como la OPEP del gas. En
principio, estaría formado por Rusia, que tiene un 32% de las
reservas mundiales, por Irán, con un 16%, por Qatar, con un
14%, y por Argelia, con un 3%, lo que supondría estar ha-
blando del 65% del total de la producción mundial. También,
parece ser que Rusia ha intentado que esta estructura se con-
solide por medio de la entrada de otros países como Noruega,
Libia, países ex soviéticos de Asia Central e Irán, además de la
Fig. 4. Gasoducto Magreb Europa. Fuente: Gas Natural.
presencia de Venezuela. El Foro de Países Exportadores de Gas
(FPEG) se creó en 2001 en Teherán y está integrado por Ru-
sia, Irán, Argelia, Indonesia, Malasia, Qatar, Venezuela, Bru- utilización se haya visto incrementada de manera notable,
nei, Trinidad y Tobago, Omán, Egipto, Libia, Emiratos Ára- además de ser un combustible que se encuentra presente en
bes Unidos, Nigeria y Bolivia. Estos países poseen más del muchas más localizaciones geográficas que el petróleo, por
70% de las reservas mundiales de gas natural y controlan más ejemplo. Al hablar de las reservas de carbón, nos encontra-
del 40% del que se comercializa anualmente en el mundo. mos con que España tiene una importancia relativamente ele-
Por otro lado, hay que tener presente que España tan so- vada en la producción de este combustible. Solamente el
lo dispone de reservas energéticas de carbón, uranio y reno- 41,1% de las reservas se encuentran en la OCDE, mientras
vables de origen solar. El carbón ha sido la energía primaria que en España tenemos un total de 530 millones de tonela-
de más rápido crecimiento a escala mundial, lo que supone, das de este tipo de combustible.
aproximadamente, duplicar la subida media anual en los úl- Respecto a la posibilidad de almacenar stocks estratégicos,
timos diez años. En lo que respecta al consumo de este com- Cores (Corporación de Reservas Estratégicas de Productos
bustible, hay que destacar que China, como primer consu- Petrolíferos) mantiene y gestiona stocks estratégicos de petró-
midor mundial, ha incrementado el consumo del carbón y, leo para 30 días de consumo, con un margen complementa-
como consecuencia de ello, el precio de esta energía primaria rio del 10%, quedando las restantes reservas, pertenecientes
ha aumentado de manera notable. a un intervalo de 60 días de consumo, en manos de opera-
No obstante, el hecho de ser el carbón un combustible dores del sector, y contando, además, con el apoyo, en cuan-
que no está sujeto a movimientos tan especulativos, como su- to a infraestructura para almacenamiento físico, de la CLH
cede en los mercados de otros combustibles, ha hecho que su (Compañía Logística de Hidrocarburos). La empresa encar-
I.T. N.º 89. 2010 15
gada de la logística y de la gestión del almacenamiento de las
reservas de gas natural en España es Enagas, que es el gestor
técnico del sistema, y se encarga de llevar a cabo la gestión in-
tegral y la coordinación de todos los agentes intervinientes en
él. Enagas también se encarga de parte del transporte, regasi-
ficación y almacenamiento, junto con otras compañías del
sector. España carece de suficientes almacenamientos subte-
rráneos para consignar unas reservas estratégicas y de seguri-
dad que permitan un margen holgado para los casos en los
que se produzcan disfunciones en la entrada del producto a
España, si bien se está haciendo un esfuerzo para lograr ma-
ximizar esta posición. El gas se almacena en el subsuelo, nor-
malmente aprovechando antiguos yacimientos e inyectándo-
se acuíferos profundos, o bien introduciéndolo en cavidades
Fig. 5. Montaje de barquilla eólica.
generadas por formaciones salinas. Enagas tiene la gestión de
dos almacenamientos subterráneos, Serrablo y Gaviota. En
Serrablo se cuenta con 280 millones de metros cúbicos de gas
inmovilizado, y con una cantidad de gas útil de 820 millones
de metros cúbicos. Por su parte, Gaviota cuenta con 1.135 mi-
llones de metros cúbicos de gas inmovilizado y con 1.346
millones de metros cúbicos de gas útil. En cada uno de estos
yacimientos, y durante el año 2006, se sumaron 200 millo-
nes de metros cúbicos más. Las inversiones llevadas a cabo
por las empresas del sector para mejorar tanto la logística co-
mo la distribución final se sitúan en más de 7.278 millones
de euros, logrando también no solo la ampliación y la mejo-
ra de la red de transporte, sino, además, el aumento de las ca-
Fig. 6. Barco metanero de transporte de gas natural licuado. Fuente: BP. pacidades de regasificación y de almacenamiento.

Fig. 7. Parque eólico marino en el mar del Norte. Fuente: Vatenfall.

16 I.T. N.º 89. 2010


Posibilidades para incrementar Tabla 4
el grado de autoabastecimiento
Centrales nucleares operativas en España
Para poder reducir nuestra vulnerabilidad energética es nece-
Nombre Tipo Localización MWe netos MWe brutos Conectada
sario impulsar las energías renovables, la energía nuclear y el
ahorro. Las energías renovables en España han experimenta- Almaraz I PWR Cáceres 944 977 01/05/1981

do un incremento notable, produciéndose un avance muy Almaraz II PWR Cáceres 956 980 08/10/1983

importante en el sector de los biocarburantes, también una Ascó I PWR Tarragona 995 1.033 13/08/1983

evolución nada desdeñable en lo referente a la energía solar Ascó II PWR Tarragona 997 1.027 23/10/1985
fotovoltaica y una consolidación del sector generador de Cofrentes BWR Valencia 1.064 1.092 14/10/1984
energía eólica, lo que coloca a España como una de las tres Sta. M. de Garona* BWR Burgos 446 466 02/03/1971
primeras potencias mundiales en generación energética me- Trillo PWR Guadalajara 1.003 1.066 23/05/1988
diante energía eólica. Vandellós II PWR Tarragona 1.045 1.087 12/12/1987
España ocupa posiciones de elevada importancia no solo * Con fecha de cierre en 2013
en la generación mediante energía eólica, sino que también Fuente: IEE, IAEA.
ocupa puestos relevantes en cuanto a la producción de etanol,
la generación hidroeléctrica y la utilización de la energía solar derechos de emisión de CO2, puesto que, al superar amplia-
fotovoltaica. Nos encontramos dentro de la lista de los cinco mente los límites acordados en Kioto, España se ve obligada
países más importantes del mundo, no solo a nivel de utiliza- a comprar derechos de emisión por un valor de entre 1.000 y
ción energética, sino también de inversión en infraestructuras. 2.000 millones de euros anuales. Por tanto, el cierre de algún
Para llevar a cabo la implantación y el desarrollo de las di- grupo nuclear de los que se encuentran actualmente en pro-
ferentes energías renovables en España, se ha establecido el ducción incrementaría sensiblemente la “factura”.
denominado PER, o Plan de Energías Renovables (2005- Por todas estas razones es imprescindible contar con todas
2010), que supone la revisión del anterior Plan de Fomento las centrales nucleares que se encuentran actualmente opera-
de la Energía (2000-2010). tivas. Ha sido un error llevar a cabo el cierre de la central nu-
Tomando como horizonte temporal el año 2010, el PER clear de Zorita y, además, se debería haber alargado la vida
tiene los siguientes objetivos: útil de todo el parque de centrales, comenzando por Santa
• Compromiso de cobertura con energías renovables, como María de Garoña. El cierre programado de esta central puede
mínimo, del 12% del total de la energía consumida. generar unos costes adicionales de producción de energía
• 29,4% de la generación eléctrica llevada a cabo con ener- eléctrica de 255 millones de euros al año. Actualmente, en
gías renovables. España se encuentran operativas 8 centrales nucleares, como
• 5,75% de utilización de biocarburantes en el sector trans- se observa en la tabla 4, con una potencia conjunta de 7.700
porte. MWe, que cubre el 19% de la demanda de energía primaria.
Aunque las energías renovables atraen la atención de todos Esta participación energética es mucho mayor en países co-
los actores, tanto económicos como sociales, y aun cuando se mo Francia, Estados Unidos, Japón, etc. En el mundo ope-
están llevando a cabo políticas incentivadoras de su uso, el de- ran 443 centrales localizadas en 31 países, y suponen una po-
sarrollo futuro de estas energías en España debe ser racional, tencia conjunta de 369.728 MWe. De cara al futuro habrá
por cuanto la sobreproducción puede generar importantes que ir pensando en la creación de nuevas centrales nucleares
distorsiones, siendo especialmente “peligrosos” los cultivos en España, por lo que parece lógico el mantenimiento de los
energéticos. emplazamientos que actualmente tienen esta calificación,
Para España, la energía nuclear cuenta con la ventaja adi- como Zorita o Valdecaballeros. La energía nuclear mantiene
cional que supone la garantía del suministro, puesto que en su expansión en el mundo tras el “parón” de hace unos años.
las centrales el combustible se recarga cada 12-18 meses y, En estos momentos se están construyendo 25 grupos nu-
además, este tiene un alto grado de componente nacional. Es- cleares nuevos en 11 países, para garantizar la creciente de-
paña ha participado en más de un 60 % en la construcción de manda de energía eléctrica y para reducir el impacto me-
las centrales nucleares que se encuentran actualmente en ex- dioambiental. En definitiva, por diversas razones estratégi-
plotación; pero, sobre todo, tenemos importantes reservas de cas, económicas y ecológicas, España debe contar con la
uranio y cubrimos todo el ciclo del combustible con produc- energía nuclear presente y futura.
ción o participación nacional, lo que reduce, en gran medi- Asimismo, hay que tener presente que el mejor mecanis-
da, nuestra vulnerabilidad. Otra ventaja comparativa de esta mo para impulsar el ahorro de energía son los precios reales,
fuente energética es el hecho de que el proceso de generación por lo que hay que liberalizar los mercados eliminando las
de energía es físico, y no químico, no hay combustión, por lo tarifas. Un sistema de precios permitirá la desaparición del
que, lógicamente, no se emite CO2 a la atmósfera. Esta cir- déficit de tarifas. ■
cunstancia constituye un elemento clave y es la razón que es-
tá impulsando la construcción de nuevas centrales nucleares
Juan E. Iranzo
en países tan preocupados por el medio ambiente como Fin- Catedrático de Economía Aplicada
landia. Asimismo, para España significa un gran ahorro en Director General del Instituto de Estudios Económicos

I.T. N.º 89. 2010 17


PÁGINA INTENCIONALMENTE

DEJADA EN BLANCO
PÁGINA INTENCIONALMENTE

DEJADA EN BLANCO
La energía a medio y largo plazo.
Una visión general
Antonio Ruiz de Elvira

DESCRIPTORES
ENERGÍA
ECONOMÍA

En este artículo de introducción se expresan unas ideas gene- mera. Esto quiere decir, sencillamente, que en el sistema so-
rales que se concretarán (aceptándolas o rechazándolas) en los cioeconómico actual la disipación de energía es ligera y que
artículos especializados del resto de la publicación. podríamos, como una persona en huelga de hambre, resistir
Es claro que cualquier predicción que utilice los recursos unos diez años (en este caso) sin introducir energía en el sis-
científicos de cada momento suele quedar obsoleta en cuan- tema, pero es claro que con consecuencias catastróficas para
to una nueva ciencia hace su aparición. Así, la edad de Tierra él al cabo de ese tiempo.
estimada por el líder de la física inglesa del siglo XIX, Lord Dividiré el trabajo en una serie de epígrafes. Estudiaré la
Kelvin, quedó en ridículo en el momento en que se conoció búsqueda constante de energía que define la vida y, claro es-
que la corteza de la Tierra tenía elementos radiactivos que la tá, la vida de los seres humanos. Tras un análisis rápido de la
calentaban; y la idea de la carestía del vuelo o de que los ve- historia de la búsqueda de esa energía (véase Smil para mu-
hículos de motor interno solo serían adquiribles por las per- chos más detalles), me detendré sobre el futuro de su captu-
sonas ricas quedó de nuevo en ridículo a lo largo del siglo XX. ra y utilización en todas las formas que se tratan en este nú-
Pero es interesante hacer predicciones, aunque no sea más mero, y los riesgos estimados o basados en escenarios (la única
que por saber, en unos años, si se ha atinado o se ha errado manera de trabajar cuando las probabilidades de las distintas
de manera substancial. Es por ello por lo que presento aquí ramas de evolución no se pueden conocer de manera al me-
estas reflexiones, con un espíritu crítico que producirá recha- nos aproximada) de ambas, para acabar con una serie de re-
zo en general, pero también, quizá, una reflexión creativa so- comendaciones desde el punto de vista de la física, es decir,
bre lo que podemos hacer en los próximos años o décadas. del análisis de la naturaleza, y desde el punto de vista del fun-
La energía es la esencia de la vida, y, por ello, de la eco- cionamiento social.
nomía, aunque en sus cálculos apenas figura o, como mucho, (He elegido utilizar como unidad de medida el kWh. La ra-
aparece como uno más de un paquete ingente de inputs del zón es clara: es la unidad por la que pagamos la energía que uti-
sistema económico. La razón de ello se encuentra en el pri- lizamos. Podría haber elegido euros o dólares, btu, GWh, calo-
mer principio de la termodinámica, la conservación de la rías, litros de petróleo, etc., pero, ya que pagamos nuestra energía
energía, de forma que cuando se consigue introducir algo de por los kWh consumidos, creo que es una buena medida de ella.)
ella en el sistema, una buena parte de la misma permanece en
él por largo tiempo. La vida: definición
Cuando se compara la energía anual (en forma de indica- ¿Cómo podemos definir la vida? Las fuerzas moleculares de
dores como PIB –producto interior bruto–, reservas finan- ciertos compuestos orgánicos hacen que, de manera automá-
cieras, salarios, etc.) que circula en el sistema con la que se in- tica, esos compuestos sinteticen cadenas clónicas de sí mismos
troduce también anualmente en él (de origen solar fósil, co- que, alcanzado un cierto tamaño, se separan de ellos para re-
mo compuestos de carbono, o solar actual, o nuclear), esta petir el proceso, también automáticamente, mientras se en-
última aparece con un valor de alrededor del 10% de la pri- cuentren con las moléculas necesarias para la síntesis y, sobre
20 I.T. N.º 89. 2010
todo, mientras dispongan de la energía suficiente para la rea-
lización de los enlaces moleculares. Aunque los virus realizan
ese proceso, solo lo pueden hacer dentro de células que les
proporcionan energía. Los seres vivos más sencillos que reali-
zan la totalidad del proceso son las bacterias y es fácil obser-
var su crecimiento mientras dispongan de energía en forma
química (azúcar), electromagnética (luz) o térmica (cerca de
las toberas de volcanes submarinos, por ejemplo). Si pasamos
a los seres vivos superiores (dando un salto que, sin embargo,
no deja nada de lado), las plantas verdes capturan energía
electromagnética mediante la fotosíntesis, y animales y hon-
gos la capturan deshaciendo las cadenas orgánicas de las plan-
tas. La vida es así una búsqueda constante de energía (Fig. 1).
El ser humano (el Homo sapiens, para considerar nuestra Fig. 1. La vida: una búsqueda frenética de energía.
propia especie), dando otro inmenso salto en el tiempo, no ha
hecho otra cosa, desde que de él tenemos noticia, que organi-
zar su vida para la captura de esa energía. Primero, mediante
la recolección de vegetales, el carroñeo y, en casos puntuales, la
caza, para la cual carecía de colmillos, garras y fuerza física.
Los grupos cazadores-recolectores necesitan un territorio muy
considerable (puesto que la energía que utilizaban era la pro-
cedente del Sol, a través de un considerable número de proce-
sos de eficiencias termodinámicas cada vez más reducidas) y
su tamaño se sitúa en torno a los 20-30 individuos. El pro-
blema de estos grupos es la falta de garantía de captura de
energía de manera continuada a lo largo del tiempo. El factor
tiempo (que se desprecia en los modelos económicos al uso)
aparece aquí de forma preponderante.
La puesta en marcha de la agricultura, como proceso de
captura de energía garantizada en tiempo, fue posible al unir-
se dos factores: el amontonamiento de barro fértil en Meso-
potamia, el Indo y el Nilo (Fig. 2) al filo de la última des-
glaciación, y una mutación en los cereales que hizo que estos
dejaran caer las semillas al pie del tallo en vez de dispersarlas
al viento; ello generó la eliminación del riesgo de carencia de
energía en intervalos caóticos de tiempo. La población hu-
mana, con una disponibilidad de alrededor de 1,3 kWh/
m2/año de forma (casi) garantizada en el tiempo en zonas de
regadío, podía sostener densidades de alrededor de dos per-
sonas por hectárea, una cierta cantidad de parásitos (que di-
sipaban energía sin reducirla) y animales para el suministro
de proteínas y de fuerza para producir trabajo físico (F•dr).
Una parte considerable de la energía suministrada por la
agricultura se tenía que emplear en infraestructuras de riego,
de almacenamiento y de preparación del alimento, de forma
que si pensamos que el cereal hubiese podido sustentar a una
persona cada 0,05 ha, la realidad era que se necesitaba 10 ve-
ces esa superficie para su mantenimiento. Aparece aquí lo
que iremos viendo en este artículo: la necesidad de dedicar
una parte considerable de la energía capturada en cada mo-
mento para garantizar que se pueda seguir capturando ener-
gía en el futuro; es decir, la variable tiempo, que ha desapa-
recido en los modelos económicos desde el siglo XIX, pues la
energía que se explota desde entonces es la energía ya alma-
cenada, sin necesidad ni siquiera de pensar en cómo se ob-
tendrá energía en el futuro (Fig. 3). Fig. 2. La población que sostiene la fotosíntesis.

I.T. N.º 89. 2010 21


zo de un siglo. Es una idea pesimista. Se suele decir siempre
en el tipo de foros en los que se habla de limitaciones de la
riqueza que todo esto ya lo sugirió Malthus, el único econo-
mista que se dio cuenta de la realidad, y que las ideas de
Malthus se han demostrado erróneas. Yo pienso que no es
así. Si la existencia de 4.000 millones de personas que viven
a nivel de miseria (o a un nivel no superior al de la econo-
mía agrícola) tras 200 años de revolución energética media-
da por las máquinas industriales no es la demostración pal-
pable de las ideas de Malthus, la lógica mental debe ser falsa
en este Universo en el que vivimos.

La energía del futuro


En el pasado, hemos ido incrementando, poco a poco o de gol-
pe, la disponibilidad de energía, mucho más en los países ricos,
pero, mediante un proceso de difusión muy lento y escaso,
también en los pobres. Hoy, gracias a esa difusión de energía,
hay unos 4.000 millones de personas que acceden a más o me-
nos la misma cantidad de energía que tras la revolución agríco-
la. Es decir, el proceso de difusión de la energía extraída del car-
bono fósil ha multiplicado por 4 el número de personas vivas
que disponen hoy de la misma cantidad de energía de que dis-
ponían hace 200 años: hemos pasado de unos 1.000 millones
de personas al nivel de la energía de la era agraria a 4.000 mi-
Fig. 3. La energía almacenada en cantidad finita y limitada. llones a ese mismo nivel. Ha crecido la cantidad pero no la ca-
lidad, y es claro que la cantidad no es señal de calidad y no pa-
La población creció en el planeta, no por la disponibili- rece que esa difusión involuntaria haya servido más que para
dad de energía, que se mantuvo en estos niveles de 1,3 kWh/ extender la miseria de 1.000 a 4.000 millones de personas. Es
m2/año hasta el siglo XIX de nuestra era, sino por el aumento claro que hay otros 2.000 millones que viven bastante mejor
de tierras capaces de soportar la agricultura del cereal o de los de lo que se vivía hace 200 años, y eso se debe a la abundan-
tubérculos. Sin aporte de otra energía distinta de la propor- cia de energía. ¿Se mantendrá al menos ese nivel de energía?
cionada por la fotosíntesis, la población humana en el plane- Si queremos otro mundo, y yo lo quiero, en el cual si cre-
ta, dada la superficie de tierras fértiles, no podía superar los ce la población crezca con todos los lujos de los más ricos para
mil millones de habitantes, con una “riqueza” muy escasa pa- todas las personas, necesitamos una cantidad ingente de ener-
ra cada uno de ellos: ropa, algunos muebles, un hogar rudi- gía. La alternativa es orwelliana: otros 3.000 millones de perso-
mentario cada 6-8 personas, carencia de movilidad, etc. nas viviendo 60-70 años en la miseria, añadidas a los 4.000
La situación cambió radicalmente con la puesta en explo- millones actuales, y con la comparación diaria del lujo relati-
tación de la energía solar fósil (energía solar capturada en el vo de otros 2.500 millones y del lujo gigantesco de 500 mi-
planeta hace unos 300 millones de años y almacenada en el sub- llones de ellas.
suelo) en tres formas de compuestos del carbono: carbón mi- España (por no elegir los EEUU) utiliza hoy 43 × 103
neral, petróleo y gas natural, que han proporcionado a la hu- kWh/persona/año. La energía de la miseria es de unos 1,0 ×
manidad, grosso modo, unos 2 × 104 kWh/persona/año, unas 103 kWh/persona/año. El consumo mundial de energía es
40 veces lo que proporcionaba la fotosíntesis (es decir, ¡equi- hoy de 1,3 × 1014 kWh/año.
valente a un aumento radical de la superficie útil!). Si multiplicamos la energía de que dispone hoy cada es-
Toda la riqueza de que disfrutamos hoy se debe, exclusi- pañol (43 × 103 kWh) por el número de personas en el pla-
vamente, a nuestra capacidad para extraer la energía almace- neta (7 × 109, aproximadamente), obtenemos una necesidad
nada en el carbono. Incluso si consideramos la energía nu- anual de 3,1 × 1014 kWh. Necesitaríamos producir de forma
clear (que, como veremos y se verá en este número, es muy garantizada a lo largo de los siglos unos 300 billones (euro-
pequeña en magnitud), su puesta en marcha ha sido posible peos) de kWh anuales.
solo gracias al empleo de la energía del carbono para la ex- Puesto que hoy producimos 130 billones de esos kWh,
tracción y refino del uranio, y la construcción de las centra- necesitaríamos más de tres veces la producción actual para
les de producción de electricidad, a partir del calor de las que todas las personas de hoy vivan al menos como los espa-
reacciones nucleares. ñoles, o cuatro veces si la población alcanza los 10.000 mi-
La pregunta clave de este número de la revista es si po- llones de personas. Otro objetivo no es asumible. Es decir, no
demos seguir disfrutando de niveles muy elevados de energía podemos realizar nuestros cálculos para garantizar la miseria
disponible para su disipación. Mi idea es que no, en un pla- de 7.000 millones de personas en 2050.
22 I.T. N.º 89. 2010
Hoy hay funcionando en el mundo 436 reactores nuclea- (minas y yacimientos) se han generado enormes fortunas pa-
res, que generan 2,6 × 1012 kWh anuales. Para la energía ne- ra unos pocos individuos o corporaciones, fortunas que, ge-
cesaria de 3,1 × 1014 kWh anuales se precisarían 52.000 reac- neralmente, acaban pronto. El mejor ejemplo lo presenta el
tores nucleares, un reactor cada 134.000 personas, el equiva- imperio español, cuya riqueza basada en un recurso concen-
lente a 22 reactores nucleares en Madrid; un reactor nuclear trado no duró ni 100 años. O el petróleo del mar del Norte,
en cada barrio de Madrid. Impensable. o las minas de carbón inglesas y alemanas, etc.
La energía termonuclear es un sueño que se dilata un año La revolución actual es una revolución hacia energías dis-
por año desde hace 50 años. Creemos que quizás podamos tribuidas en el tiempo y en el espacio, de nuevo, como con la
controlar la fusión nuclear. Yo lo veo muy difícil (aunque an- fotosíntesis. Esto cambiará la estructura social de manera in-
tes de la aparición de la mecánica cuántica nadie podía ima- evitable. Necesitamos energía solar actual, no solar fósil, y es-
ginar la existencia de sus leyes). El problema de la fusión nu- ta energía solo es posible si los precios de los elementos de
clear no son los mecanismos nucleares. El problema es uno de captura evolucionan hacia niveles bajos. Pero, en el momen-
la física clásica, sin solución desde hace 150 años: la turbu- to en que esos elementos se hagan baratos, los podrá adquirir
lencia, es decir, las fluctuaciones de velocidad del plasma nu- cualquier persona: tendremos riqueza repartida en vez de for-
clear. No es posible, ni siquiera en principio, el control de las tunas concentradas.
fluctuaciones de velocidad de los núcleos de hidrógeno en la En este número de la revista se hacen análisis de cada una
máquina de generación de energía, y esa falta de control ha- de las nuevas técnicas para capturar la energía procedente de
ce que la única posibilidad racional hoy día para la fusión nu- un reactor nuclear en modo de fusión que funciona sin nece-
clear sea la que funciona en el Sol: una serie continua de ex- sidad de investigación (sin necesidad del proyecto ITER –In-
plosiones en vez de un sistema suave bajo control. ternational Thermonuclear Experimental Reactor–) y sin nece-
Nos queda (salvo la aparición de una nueva mecánica caó- sidad de control, de un modo turbulento, con explosiones in-
tica que incluya la capacidad de control de procesos aleato- controladas constantes y cuyo combustible debe durar, en
rios no lineales) la energía solar fósil o la energía solar actual. buena física, unos miles de millones de años: el Sol (Fig. 4).
La cantidad de carbón que hay en la Tierra es el equivalen- Ya tenemos un reactor nuclear en modo de fusión. Fun-
te a unos 90 × 1014 kWh. Es decir, 30 años a 3 × 1014 kWh/año ciona. Solo necesitamos capturar la energía que irradia hacia el
que necesitaríamos para la humanidad. La cantidad de petróleo espacio, y de la cual, en la alta atmósfera y en los trópicos, co-
y gas natural es de alrededor de 20 × 1014 kWh para cada uno rresponden a nuestro planeta Tierra 1.366 W/m2. De esa ener-
de ellos, lo que supone otros 15 años a ese ritmo de consumo. gía, atraviesan la atmósfera unos 800 W/m2, que caen casi
Entre unas cosas y otras tenemos para unos 100 años con perpendicularmente sobre los trópicos, donde se pueden reco-
una muy buena parte de la humanidad en la miseria o para ger durante unas 6 horas al día en cada metro cuadrado. La su-
unos 45 años si queremos que todas las personas vivan al me- perficie de la zona intertropical es de 200 × 106 km2, es decir,
nos como los españoles. Y ¿cómo podemos no elegir esta úl- de 200 × 1012 m2. Multiplicando las 6 horas por 365 días y por
tima opción? 0,8 kW, obtenemos: 3,5 × 1017 kWh/año. Con rendimientos
La realidad es que hemos entrado en una trampa real: la del 1%, obtenemos 3,5 × 1015 kWh: 10 veces las necesidades de
disponibilidad de energía ha hecho que la población aumen- la humanidad para una riqueza equivalente a la de España.
te casi factorialmente (más rápido aun que las exponenciales)
y, sin embargo, carecemos de energía convencional, de ener-
gía fósil, para satisfacer las necesidades de esa población. In-
cluso si aceptásemos un reactor nuclear en cada barrio de Ma-
drid, ¿tenemos energía solar fósil suficiente para construirlos?
La solución es clara para todo aquel que quiera abrir los
ojos: necesitamos, con urgencia, habilitar los medios masivos
para capturar la energía solar actual, para almacenarla y utili-
zarla. La cuestión es la misma que para la energía nuclear (a
salvo de que en la energía solar actual no hay residuos ra-
diactivos ni posibilidad de accidentes): ¿tenemos energía so-
lar fósil suficiente para construir las estructuras necesarias pa-
ra esa captura?

Las nuevas formas de capturar la energía


del Sol: la tercera revolución energética
El uso de la energía almacenada hace 300 millones de años
tiene un problema: se acaba. Tiene, claro, una ventaja para al-
gunos: se puede controlar y mantener en pocas manos como
el grano en los graneros. Siempre que la energía ha sido con-
centrada en el tiempo (fotosíntesis de granos), o en el espacio Fig. 4. El ITER natural: inagotable y gratis.

I.T. N.º 89. 2010 23


Tenemos energía más que de sobra. Necesitamos captu- Como en cualquier almacén que otros se han encargado
rarla, pero esto es mucho más sencillo que controlar reacto- de llenar y al que repentinamente tenemos acceso, la energía
res nucleares de fisión o controlar el plasma en reactores de fósil exige muy poca energía para su extracción. En ese alma-
fusión, y mucho más limpio y duradero que quemar la ener- cén, la energía empleada para romper la puerta es infinitesi-
gía almacenada. mal comparada con la almacenada en el interior.
Por orden de esfuerzo, podemos describir los métodos de Esto ha sido así durante 200 años, y es posible que pueda
captura como fotosintéticos (granos, hierbas y árboles; car- prolongarse otros 100 años. Pero no por siempre. Nos enfren-
bono, en definitiva, que debe de ser quemado con resultado tamos a otra situación análoga a la que teníamos durante casi
neutro para la concentración de CO2 en la atmósfera); el toda la historia de la humanidad salvo los últimos 200 años:
viento, que es energía solar convertida en cinética con una necesitamos extraer energía dedicando una parte substancial a
eficiencia menor que la de la fotosíntesis; las olas, generadas garantizar la extracción subsiguiente. Si las cifras no se modi-
por el viento y, por tanto, de una eficiencia aún menor que la fican en los próximos años, una central fotovoltaica puede ge-
de este; la solar térmica y la solar fotovoltaica, esta con una nerar energía durante 21-28 años con una inversión del equi-
eficiencia de alrededor del 30 %. valente de la energía generada durante 7 años. Estamos así en
Al hablar de energías renovables, tenemos que distinguir rendimientos del 66% al 75%. Es claro que si con un sistema
dos aspectos: primero, la capacidad técnica de la industria ac- de rendimiento de alrededor del 95% (los combustibles fósi-
tual y futura; y, segundo, la capacidad intelectual de la teoría les) solo un 10% de la población ha tenido que dedicarse a la
subyacente a la puesta en marcha de esas tecnologías, es de- economía productiva mientras que el resto ha podido disfru-
cir, de la teoría económica. tar de un sistema distributivo, si bajamos a un 60%, tenemos
Como he dicho más arriba, en los modelos y estadísticas que reconducir la vida social de nuevo hacia la producción li-
económicas (por ejemplo, las españolas), la energía tiene un mitando el estado del bienestar, entendido este como prestacio-
peso pequeño, unos 120.000 millones en un PIB de al me- nes para todos generadas por la productividad de muy pocos.
nos 1.000.000 millones. ¿Cómo puede ser eso si todo lo que Es esta una disrupción social gigantesca, pero parece in-
hacemos, compramos y vendemos depende de la energía? evitable.
Aquí interviene, repitiendo, el primer principio de la termo- La solución, si consideramos una economía extendida a lo
dinámica, que nos dice que la energía se conserva. Desde ha- largo del tiempo en vez de una economía instantánea, es la
ce al menos 200 años, estamos inyectando energía al sistema preparación, la inversión previa. Es preciso dedicar una parte
por encima del gasto que hacemos de ella. La energía queda substancial (un tercio, probablemente) de la energía solar fó-
incorporada en infraestructuras, recursos materiales, personas sil a construir las infraestructuras de captura de la energía so-
(la población española ha pasado de unos 10 a 44 millones de lar actual. De la misma manera, es precisa una inversión muy
personas). La medida de esos recursos (con intervalos de in- importante para re-educar a la población para reconducirla
certidumbre) es la masa de dinero almacenado y circulante en de nuevo hacia una economía productiva desde una econo-
el país. Esa energía incorporada se intercambia en flujos eco- mía meramente distributiva. En términos personales de efi-
nómicos. Puesto que la energía que fluye (cuando vendemos ciencia, el cambio es malo: de cobrar por no hacer nada a vol-
una casa estamos haciendo fluir la energía almacenada en ver a recibir salario a cambio de producción. Pero no parece
ella) es muy superior a la que introducimos cada año en el sis- que tengamos otra alternativa.
tema, el peso de esta última es pequeño en los análisis eco- Un economista danés de fama dudosa, Lomborg, propo-
nómicos instantáneos. ne estos días que la inversión en mecanismos de captura de
Para un análisis correcto de la economía real, necesitamos energía va en contra de inversiones, según él, necesarias en,
modelos económicos que se extiendan en el tiempo, mode- por ejemplo, y como dice, la lucha contra la pobreza en el
los que incluyan derivadas temporales, modelos que hoy aún mundo. Esto es esencialmente incomprensible. Luchar con-
no existen. tra la pobreza en el mundo significa proporcionar energía a
De la misma manera, en España, en particular, compramos los pobres. Instalar elementos de captura y almacenaje de
del exterior un 90% de la energía que utilizamos para, esen- energía solar en los países pobres cumple dos objetivos si-
cialmente, incorporarla a productos que vendemos. Es claro multáneamente: aumenta la disponibilidad de energía en el
que los flujos de energía interiores son esas 10 veces superiores planeta y proporciona riqueza a esas regiones pobres.
a los flujos de energía real que compramos y de energía hacia Derivan esas afirmaciones de Lomborg y de otros econo-
el exterior que vendemos en forma de productos o servicios. mistas (la mayoría, incluso me temo que también alguno de
Puesto que los flujos interiores no afectan al crecimiento de los que a este número contribuyan) de la ignorancia de lo que
la riqueza, sino solo a su distribución, para un análisis correc- es la riqueza y de la falta de entendimiento de por qué la ener-
to de la necesidad de empleo de energía para obtener energía gía capturada anualmente figura como un epígrafe minúscu-
adicional (del coste, en términos económicos) vía las distintas lo en las cuentas de los países. Para entender la realidad de la
fuentes de origen solar de que disponemos, necesitamos mo- riqueza, que no es un flujo sino que deriva de las fuentes, bas-
delos económicos globales en el espacio y extendidos en el ta con hacer correr cualquier modelo económico sin aportar
tiempo, modelos de los que carecemos en estos momentos, energía. Al cabo de unos muy pocos ciclos el modelo para y
por lo que estas páginas no son más que estimaciones. la sociedad entra en la miseria. La riqueza actual deriva de
24 I.T. N.º 89. 2010
Fig. 5. La estupidez y la inteligencia.

que extraemos de las fuentes de energía mayor cantidad de es- Necesitamos también almacenar la energía que las centra-
ta de la que se disipa hacia los sumideros, de manera que la les solares producen solo durante unas 6 horas al día, y la que
cantidad de energía disponible para los flujos se mantiene producen las centrales eólicas de manera totalmente irregular.
constante o aumenta anualmente. Este problema no está resuelto de ninguna manera. La
Tenemos, pues: única alternativa real es la acumulación química (yo veo muy
a) La desaparición a medio plazo de la energía solar del pasa- difícil que todos los vehículos actuales puedan ser substitui-
do en forma de carbono fósil. dos por otros equivalentes con baterías de ion-litio), lo que
b) Necesidad de utilizar al menos un tercio de esta energía fó- implica la hidrólisis del agua para almacenar hidrógeno. Aun-
sil disponible hoy para construir las máquinas necesarias que debiéramos invertir toda la energía necesaria para acele-
para capturar la energía solar del presente. rar la investigación en esta materia, no lo estamos haciendo:
c) La tecnología de captura está disponible. vamos realmente muy retrasados.
d) La teoría económica para esa captura debe hacerse desde cero. Acabamos de ver que es muy difícil sustituir en plazo la
Una central fotovoltaica (PV) puede producir x kWh du- energía fósil por energía solar actual en todas sus formas. Ne-
rante 28 años y cuesta lo que produce durante 7 años: cuesta cesitamos detraer una parte importante de la energía que uti-
el 25% de su producción. Elijamos esta central PV por ser la lizamos hoy en una serie de usos, para la construcción de
más “cara”. Si queremos que esas centrales generen 3 × 1014 centrales solares, y necesitamos encontrar la manera de utili-
kWh/año, necesitamos centrales que tengan una potencia zar la energía de estas centrales de manera continua en el
global de 1,5 × 1011 kW. Si esto lo construimos en 10 años, tiempo y almacenarla para su uso en horas de oscuridad o de
necesitamos 1,5 × 1010 kW instalados al año. Ello exige 7 años falta de viento.
de su producción, es decir, 210 × 1012 kWh. Hemos visto que Una alternativa es la eliminación del despilfarro o, en tér-
la producción anual de petróleo equivale a 50 × 1012 kWh. Si minos termodinámicos, el aumento de la eficiencia de la con-
dedicásemos una mitad del petróleo extraído al año para versión de calor en trabajo.
construir centrales PV, solo podríamos construir un 12% de Los edificios construidos entre 1950 y 2009 carecían de
las que necesitamos. aislamiento térmico, hasta el punto de que los radiadores se
Si extendemos el plazo para la construcción a 30 años (el colocaban en rebajes (que dejaban solo 10 cm entre la parte
tiempo estimado de duración de una central PV), y repeti- más caliente de la pared interior de cualquier edificio y su ex-
mos los cálculos, vemos que necesitamos 0,5 × 1010 kW ins- terior). Una estima nos indica que de esta manera se ha per-
talados al año, o 70 × 1012 kWh/año: algo más de 1,5 veces dido aproximadamente la mitad de la energía destinada a ca-
la producción anual de petróleo. lentar los edificios durante 60 años.
Una central solar térmica cuesta (en términos de energía, De la misma manera, durante casi 80 años, en los EEUU,
claro) 1/10 de lo que una PV: eso quiere decir que para cons- los aparatos de aire acondicionado se han colocado en los
truir las necesarias anualmente necesitamos 0,2 veces la pro- suelos de las habitaciones, impidiendo la convención libre y
ducción anual de petróleo, o 0,07 la producción anual de generando de nuevo pérdidas de al menos la mitad de la ener-
energía fósil. gía empleada en refrigeración.
I.T. N.º 89. 2010 25
Solo recientemente se considera la reducción de consumo
de combustible en los vehículos de combustión interna; y en
casi todo el mundo el transporte de mercancías se realiza me-
diante camiones, con una eficiencia estimada a ojo de un
10 % de la eficiencia que se podría conseguir mediante trans-
porte por ferrocarril y barco, etc.
El problema es de supervivencia, y la única forma de resol-
verlo es cambiando la cantidad por calidad, entendiendo por
calidad la alta eficiencia en el funcionamiento de los sistemas.

Teoría económica
La teoría económica tradicional en todas su variedades, sabo-
res y olores, sean estos neoliberales, neoclásicos, poskeynesia-
nos, marxistas, sraffanianos, etc., está viciada de origen, pues
sus bases se sentaron durante el siglo XIX y se basan, aún hoy,
en la física de ese siglo, ignorando la dinámica, las realimen-
taciones y los procesos no lineales.
Todas estas teorías se basan en ideas similares a la del pro-
ducto interior bruto, de manera que, en todas ellas, producir,
por ejemplo, un coche al día para tirarlo al mar al día si-
guiente es un objetivo que conseguir. Por ejemplo, la idea de
Keynes (retomada recientemente en el Plan E del Gobierno
español) de abrir zanjas para volverlas a cerrar se supone que
ayuda a que la economía de un país funcione.
Todo esto se basa en dos ignorancias, inevitables en el si-
glo XIX, pero culpables en el XXI: el rechazo de la variable
tiempo en los modelos económicos (la idea del siglo XIX era
que nunca cambiaría nada en la naturaleza ni en la sociedad)
y la inagotable disponibilidad de energía.
Puesto que hoy sabemos que la energía de que disponemos
(la energía fósil) es finita, tenemos que introducir la variable
tiempo en los modelos económicos y diseñar otros esquemas.
La única posibilidad es sustituir el PIB por otro concepto, al
menos en el presente siglo XXI, mientras no seamos capaces de
capturar energía solar actual a los mismos ritmos a los que hoy
gastamos la energía solar fósil (3 × 1014 kWh/año).
Este otro concepto tiene, obligatoriamente, que ver con la
calidad de vida, en vez con la cantidad de energía y recursos que
utilizamos. Un ejemplo puede dejar esto claro: en ciertas oca-
siones, hemos decidido desplazarnos a La Coruña desde Madrid
para cenar unos buenos mariscos. Además de agotarnos, perde-
mos tiempo, energía, dinero y otras cosas, porque los mejores
mariscos los podemos comer en Madrid, sin gastar en exceso.
En España se ha desarrollado la noción de las dos casas:
una casa (o apartamento) en Valladolid (por ejemplo), otra
en la playa, o en el pantano, o en la sierra. Estas suelen estar
cerradas un 90% del año. Pero han absorbido una considera-
ble cantidad de energía que ya no pueden disipar. Y en las
mentes de muchos gobernantes y, quizás, de algunos econo-
mistas es lo que habría que seguir haciendo cuando se recu-
pere la economía (si lo hace).
El mismo placer de cambiar de lugar se obtiene mediante
unas noches de hotel, o de alquiler, y el gasto energético y de
recursos es mucho menor. Nos queda el problema de cómo
emplear a las personas, no para la captura, sino para la distri-
Fig. 6. Calidad frente a cantidad. bución de la energía.
26 I.T. N.º 89. 2010
La idea general hasta ahora ha sido la de, tras una ligerísi- y, de hecho, esto ya es una realidad tanto allí como aquí: un
ma formación, poner a las personas a producir bienes, de ma- ingeniero aquí puede ganar, con bajas probabilidades de pro-
nera que una parte de la energía incorporada a ellos (una vez moción, 1.300 euros al mes; en los EEUU, la clase media ha
vendidos) pase a cada una de las personas que los han produ- visto reducido su nivel de vida (medido en cantidad) de for-
cido (una fábrica de coches, por ejemplo). ma realmente irreversible.
Es este un esquema que deriva directa y culturalmente de Pero podemos hacer equivaler la riqueza a la calidad de vi-
la etapa agraria en la cual (como hemos visto) la relación entre da: disfrutar de una playa llena a rebosar de gente que ni si-
producción y distribución era del tipo 90/10. Esta situación quiera se mete en el agua no parece un disfrute real. Es, esen-
cambió y ha ido evolucionando a la situación actual de 10/90, cialmente, el mismo tipo de disfrute virtual que una prome-
sin embargo, seguimos con los mismos memes (o genes cultu- sa de paraíso para dentro de 200 años. Es algo que se disfruta
rales): la sociedad solo distribuye energía a cambio de unas ho- solo mediante un rechazo de la realidad de la aglomeración,
ras de un trabajo que, o bien incorpora mayor cantidad de esa de la realidad de la invasión del espacio vital por los vecinos
energía en bienes de consumo (de disipación), o bien la distri- playeros. Es algo que se disfruta solo porque los seres huma-
buye (en pequeñas cantidades) para su disipación sin interme- nos que allí se encuentran han decidido que es un disfrute.
dio de producción de bienes (el subsidio de paro, por ejemplo). Un paseo por la montaña, una excursión en otoño a una
La máquina termodinámica funciona a pesar de todas las re- playa solitaria, habiéndose acercado a ella en tren y sin la in-
sistencias sociales, a pesar de todas las ilusiones de que la socie- versión gigantesca de energía en ladrillos y hormigón para la
dad (y el ser humano) ha recibido el Universo como un regalo. propiedad de un apartamento vacío 335 días al año, puede pro-
Lo estamos viendo ya: la cantidad de energía en el mun- ducir mayor calidad de vida que el esquema de playas relle-
do es finita. Si la distribuimos (aunque sea mediante el indi- nas sin espacio vital.
cador virtual del dinero), por un lado, a 13 personas, las que Y ese esquema implica un muchísimo menor gasto de una
controlan (pero no poseen) las grandes instituciones finan- energía que, al menos durante el siglo XXI, va a ser escasa, y
cieras americanas, y, por otro, a 700 millones adicionales de que, probablemente, lo siga siendo durante un considerable
personas en el mundo (chinos, indios y brasileños), la canti- número de décadas.
dad de energía por persona de este mundo debe disminuir. La concentración de producción en grandes fábricas (o
Puesto que la sociedad actual se basa en la distribución de de servicios en grandes empresas) es similar a la concentra-
una energía futura (la deuda) que es claro que no va a llegar a ción de fluido en un vórtice de su flujo. Un vórtice es una es-
los niveles para los que se adelantó la energía actual (la cons- tructura semiestable que concentra energía en una pequeña
trucción de las viviendas, por ejemplo), la crisis está servida y región del flujo. Precisamos un nuevo sistema de modelos
se repetirá en este siglo XXI con frecuencias cada vez más altas económicos que incluya el tiempo como variable básica, la
si no se cambia el modelo generación-distribución-disipación. energía como elemento central, y la evolución y cambio de
La crisis (energética, aunque se la nombre como financie- las condiciones de contorno del sistema socioeconómico.
ra) actual es distinta de la de los años treinta del siglo XX por- Los modelos no solo no están hechos, sino que son rechaza-
que hoy ya no hay (al menos mientras no construyamos ma- dos por una considerable mayoría de la comunidad acadé-
sivamente captadores de energía solar actual) la energía que mica que trabaja sobre economía.
se sacó del petróleo entre los años cincuenta y ochenta de ese Pero lo que es claro, y quedará claro en los trabajos de es-
siglo. La energía de hoy es limitada y hay que repartirla. La te número de la revista, es que un sistema socioeconómico ba-
sociedad no lo sabe, de manera explícita, pero la máquina eco- sado en un consumo creciente de energía y recursos tiene que
nómica lo reconoce sin retraso alguno. producir un colapso a medio plazo, sencillamente, porque no
Las dos soluciones para el problema actual, siempre que tenemos recursos energéticos suficientes hoy para garantizar
consigamos, lo cual es más que dudoso, construir las capta- la extracción de energía de la única fuente que no se agota, el
doras masivas de energía solar, son volver a un esquema pro- reactor nuclear en modo de fusión al que llamamos Sol. ■
ductivo, en vez de meramente distributivo, y aceptar que esa
producción no puede basarse en la cantidad sino en la calidad.
Imaginemos que en vez de utilizar una persona para hacer Antonio Ruiz de Elvira
Catadrático de Física Aplicada
un camión utilizamos diez. Para comprar un camión necesi- Universidad de Alcalá
taremos diez personas en vez de una. Pero, puesto que vamos
a pagar a esas diez personas, queda exactamente el mismo ba-
lance. Sencillamente, cambiamos los niveles y reducimos la
producción.
Es claro que si hacemos equivaler la riqueza con la disipa-
ción de energía (un ejemplo algo brutal sería la riqueza como
elemento capaz de satisfacer grandes comilonas con vómitos
para continuarlas, como hacían los romanos ricos de los pri- Bibliografía
– Lomborg, Bjorn, Cool it - The Skeptical Environmentalist’s Guide To Global War-
meros tiempos de su imperio), la riqueza de cada ser huma- ming, Vintage Books, Random House, Nueva York, 2008.
no (en los EEUU, en Alemania, en España) ha de disminuir, – Vaclav Smil, Energy in World History, Westview, Boulder, 1994.

I.T. N.º 89. 2010 27


El uso de las fuentes energéticas.
Un difícil equilibrio
Francisco Bueno Hernández

DESCRIPTORES
ENERGÍA RENOVABLES
ENERGÍA ELÉCTRICA HIDROELÉCTRICAS
PETRÓLEO SOLAR
GAS EÓLICA
CARBÓN BIOMASA
NUCLEAR MARINAS

Introducción
En la utilización de las distintas fuentes energéticas han in- levantes. Además, ha sido el motor del desarrollo tecnológico
fluido a lo largo de la historia dos factores principales: la dis- de nuevas formas de aprovechamientos energéticos –caso de
ponibilidad de tecnología para su aprovechamiento y los cos- las energías solares o eólicas– y de la mejora de los ya exis-
tes asociados a su obtención y uso. Además de estos, otros dos tentes –caso de las mejoras en la utilización de combustibles
no son menos importantes en la elección de las fuentes ener- fósiles, tanto para la producción de energía eléctrica como
géticas en cada lugar y en cada momento: los estratégicos y de para su uso en el transporte–.
vulnerabilidad, y los sociales. Los primeros, ligados a la situa- Estos factores, cambiantes en el tiempo y de unos países a
ción geopolítica de las zonas productoras (Fig. 1) y consumi- otros, conforman un sistema con un elevado número de va-
doras de las distintas fuentes, y que afectan a la necesidad de riables y de coeficientes de peso que hacen que no exista una
los distintos países de autoabastecerse en el mayor grado po- sola solución definida al problema de la elección de las fuen-
sible y de diversificar las fuentes de energía y sus procedencias tes de energía –el conocido como mix energético–, sino que
con el fin de disminuir los riesgos para sus economías; los se- sean muchas y, además, variables en cortos periodos de tiem-
gundos, ligados a la posible, y más que discutible, conve- po, y diferentes según países o regiones.
niencia de proteger determinados sectores que puedan verse
afectados por cambios en los usos. El punto de partida: situación actual
En las últimas décadas, la preocupación por el medio am- Los consumos, tanto de energía primaria como de energía fi-
biente ha ido adquiriendo cada vez más importancia, hasta nal, han aumentado notablemente en las últimas décadas.
convertirse en estos momentos en uno de los factores más re- En el mundo, la energía primaria se ha algo más que dupli-
cado en las últimas cuatro décadas, para pasar desde los po-
co más de 5.000 Mtep de 1971 hasta los casi 12.000 del año
2008 (Fig. 2). En lo que respecta a energía final, la propor-
ción es similar, pasando, en el mismo periodo, desde poco
más de 4.000 Mtep a los algo más de 8.000 Mtep. El peso
de los combustibles fósiles en el consumo de energía prima-
ria es predominante. Lo era a principios de la década de los
setenta, con más del 83 %, y lo sigue siendo hoy en día, con
valores prácticamente similares. La distribución entre los tres
tipos de combustibles fósiles sí que ha variado y parece que
lo va a seguir haciendo en un futuro, con una disminución
en el peso relativo del petróleo y con aumento moderado del
carbón y algo mayor en el gas (Fig. 3). El resto de las fuen-
Fig. 1. San Ignacio de Loyola, primer petrolero español (1893). tes energéticas aporta en la actualidad tan solo el 19 %, co-
28 I.T. N.º 89. 2010
Fig. 2. Evolución del consumo de energía total en el mundo Fig. 3. Evolución del consumo de energía total en el mundo por fuentes.
de 1971 a 2007. Fuente: [2]. Fuente: [2].

Fig. 4. Consumo de energía primaria en España en 2008. Fuente: [3]. Fig. 5. Consumo de energía final en España en 2008. Fuente: [3].

rrespondiendo a la energía nuclear el 6 % y a energías reno-


vables el 13 % restante. Dentro de estas, el aprovechamiento
de la biomasa es el de mayor importancia, debido a su uso en
países en vías de desarrollo y en el tercer mundo. La energía
hidráulica y otras energías renovables tan solo significan al-
rededor del 3 %.
El caso español es similar aunque con algún matiz. Los
combustibles fósiles suponen el 82 % del total, si bien, res-
pecto a la media mundial, con un peso sustancialmente ma-
yor del petróleo y menor del carbón. La energía nuclear tie-
ne mayor peso que en el conjunto del mundo. En cuanto a
las energías renovables, a pesar del casi nulo peso del aprove-
chamiento de la biomasa, el peso es mayor, del 8 %, debido
fundamentalmente al desarrollo de la energía eólica en la úl-
tima década (Fig. 4). En lo que respecta a la energía final, en
España el peso de los combustibles fósiles no eléctricos es ma-
yor que en el resto del mundo, con un 75 % del total, mien-
tras que el uso de la energía eléctrica es porcentualmente ma- Fig. 6. Diagrama de Sankey de la energía en España en 2008. Fuente: [3].
yor (Figs. 5 y 6).
En cuanto al grado de autoabastecimiento, cabe señalar
que en España oscila entre el 20 y el 22 %, siendo por fuen-
tes de energía del 100 % del total de las energías hidráulica,
eólica y nuclear, del 28 al 30 % en el caso del carbón y prác-
ticamente nulo en el caso del petróleo y del gas natural.

Las fuentes de energía y su uso


Los intercambios de energía que tienen lugar en nuestro
mundo se deben a alguna de las cuatro fuerzas fundamenta-
les explicadas por la física de partículas: la gravitatoria, la
electromagnética, la nuclear fuerte y la nuclear débil. La for-
ma en que nosotros observamos y aprovechamos estos inter-
cambios puede observarse en la figura 7, en la que se ve co- Fig. 7. Esquema de las fuerzas y fuentes de energía. Fuente: [1].

I.T. N.º 89. 2010 29


mo la energía solar ha estado y está en el origen de la mayor
parte de las fuentes energéticas utilizadas por el hombre. Y en
el origen de esta energía solar, las fuerzas nucleares.
Las fuentes energéticas utilizables por el hombre pueden
clasificarse desde distintos puntos de vista. La clasificación más
utilizada y la conceptualmente más útil es la que se hace en
función de las manifestaciones naturales a partir de las cuales
se pueden obtener. De esta forma, son tres los grandes grupos:
combustibles fósiles, energías nucleares y energías renovables:
• Combustibles fósiles: petróleo, gas natural y carbón.
• Energía nuclear: de fisión y de fusión. Fig. 9. Perfiles de agotamiento de petróleo;
• Energías renovables: hidroeléctrica, eólica, solar, marinas y opción optimista. Fuente: [4].

biomasa.
consideración o no de los petróleos no convencionales –co-
Los combustibles fósiles mo los de carbón y pizarra, los de arenas bituminosas, los pe-
Los combustibles fósiles representan más del 80 % de la ener- sados y extrapesados, el polar, el de aguas profundas y otros
gía total consumida, tanto a nivel mundial como español, y de menor importancia–; y en el grado de aprovechamiento de
es previsible que esta posición se mantenga al menos a corto los yacimientos.
y medio plazo. Desde un punto de vista estratégico, el petró- El aprovechamiento del petróleo no convencional y de
leo se caracteriza por una mayor concentración de la pro- grandes profundidades constituye lo que algunos autores han
ducción y de las reservas que el gas y que el carbón, con un denominado como “segunda parte de la era del petróleo”, que
70 % de las reservas probadas ubicadas en África y en Orien- permitirá, según unos, ampliar el aprovechamiento de los de-
te Medio, un 10 % en Europa y Eurasia, fundamentalmente pósitos hasta más allá del año 2100 [4] y, para otros, tan so-
Rusia y otros países ex soviéticos, y otro 10 % en Centroa- lo retrasar y mitigar el declive [5] (Figs. 8 y 9). En cuanto al
mérica y Suramérica. En el caso del gas, estos porcentajes es- grado de aprovechamiento de los yacimientos convenciona-
tán más distribuidos, siendo del 50 %, 34 % y 4 %, respecti- les, hay que tener en cuenta que estos son capas de roca po-
vamente. Las reservas de carbón se distribuyen prácticamen- rosa empapada de crudo cuyo aprovechamiento se realiza o
te a partes iguales entre las zonas Asia-Pacífico, Europa y puede realizar en tres fases. Una primera fase –extracción pri-
Eurasia, y Norteamérica. maria– permite obtener del orden del 15% de la totalidad
Aspecto controvertido es el de las reservas de estos combus- gracias a la presión interna del depósito, que expulsa el crudo
tibles. Las referencias más conservadoras cifran las ratios entre hacia el exterior en la perforación. En la extracción secunda-
las reservas y la producción actual en más de 45 años para el pe- ria se inyecta agua o gas natural a presión, lo que permite ex-
tróleo, 65 para el gas natural y entre 100 y 150 años para el car- tracciones medias de entre el 20% y el 40% del total de los
bón. Otras fuentes señalan que para el gas este valor es, como depósitos. En la extracción terciaria, el crudo se fluidifica por
poco, de 100 años y para el carbón no inferior a 200 ó 250 medio de sustancias químicas, microorganismos o calor, lo
años, considerando los descubrimientos futuros probables. que permite recuperaciones de hasta el 60%.
En el caso del petróleo, las principales diferencias entre La cuestión principal en ambos casos es el consumo de
ambos tipos de fuentes están en el criterio seguido para con- energía necesario para su explotación, y los costes económi-
tabilizar las reservas probadas de petróleo convencional; en la cos y ambientales asociados, lo que, previsiblemente, limitará
su uso a los momentos en los que los precios del crudo sean
altos. Su contabilización depende, pues, de la evolución futu-
ra de las tecnologías de obtención y de los costes del crudo y
de las demás energías.
Aspecto importante del uso de los combustibles fósiles es
el de su participación en la emisión de gases de efecto inver-
nadero. Los procesos de combustión inherentes al aprovecha-
miento de estos combustibles, tanto en los motores de com-
bustión interna utilizados en el transporte como en las calde-
ras de las centrales termoeléctricas, producen CO2 que se
emite a la atmósfera, y este es el principal problema ambien-
tal de su uso, aunque no el único.
La principal causa del cambio climático es el incremento
del efecto invernadero provocado por el aumento de deter-
minados gases en la atmósfera, estimándose que cerca del
Fig. 8. Perfiles de agotamiento de petróleo y gas; opción conservadora.
60% se debe al aumento del CO2, algo menos del 20 % a dis-
Fuente: [5]. tintos hidrocarburos –sobre todo, el metano CH4–, algo me-
30 I.T. N.º 89. 2010
nos del 20% a los clorofluorocarbonados (CFC) y cerca del
5% al NO2. Del 60% correspondiente al aumento del CO2,
no todo es debido a usos energéticos, ya que algo más del
15 % de aumento es debido a los procesos de deforestación;
los usos energéticos suponen el 45 % restante, del cual alre-
dedor del 13% se debe a la producción eléctrica y el 32% a
otros usos, principalmente el del transporte.
Estos números permiten hacer un primer análisis sobre la
emisión de estos gases. En contra de la opinión generalizada,
no son las emisiones de las centrales termoeléctricas las prin-
cipales responsables de este efecto, sino el transporte. Esto Fig. 10. Esquema de funcionamiento
hace que las actuaciones para sustituir el petróleo como com- de una central térmica de carbón clásica.

bustible en este sector sean prioritarias. Dentro de este sector


transportes, el 79% de las emisiones se deben al transporte Esta mejora de rendimiento se traduce además en una dis-
por carretera; el 13%, al aéreo; el 7 %, al marítimo y fluvial; minución de emisiones gracias a una mejor combustión. Pe-
y algo menos del 1%, al ferroviario. Sobre el primero es so- ro eso no es suficiente en la actual situación, lo que ha dado
bre el que es más factible actuar, mientras que sobre los de- lugar al desarrollo de nuevas soluciones menos contaminan-
más es más complejo y difícil, al menos de momento. tes: la combustión en lecho fluido y la gasificación de carbón,
Como alternativas al uso del petróleo en el transporte se integrada generalmente con ciclos combinados (GICC).
ha venido trabajando desde hace tiempo en la utilización de La combustión en lecho fluido permite altas temperatu-
pilas de hidrógeno como fuentes de combustible en los auto- ras de combustión, lo que unido a la adicción de caliza per-
móviles. Sin embargo, en pocos años, esta solución ha ido de- mite fijar entre el 90 % y el 98 % del azufre, que no se emite,
jando paso a la de la utilización de baterías eléctricas, cuyo así como un menor nivel de formación de NOx durante la
desarrollo parece ahora más viable en un plazo bastante infe- combustión.
rior. Cualquiera de los dos tipos de pilas, la de hidrógeno y la Por su parte, la gasificación del carbón es un conjunto de
eléctrica, necesitan para recargarse energía eléctrica; en el pri- procesos que permiten transformar el carbón en un gas de me-
mer caso, para la producción del hidrógeno combustible y en dio o bajo poder calorífico, que se puede utilizar bien en un
el segundo caso, para la recarga de las baterías. Esta futura y ciclo simple de gas, bien en un ciclo combinado gas-vapor, a
paulatina sustitución del petróleo por otras fuentes energéti- los que luego nos referiremos. Generalmente se utiliza en estas
cas más limpias en el transporte implicará aumentar la pro- últimas, que con su mayor rendimiento energético compen-
ducción eléctrica, que evidentemente deberá producirse de san, al menos en parte, el bajo poder calorífico del gas de car-
forma también más limpia, sin emisiones, ya que, si no, ca- bón. En este tipo de centrales, las emisiones son menores y los
recería de sentido. Así pues, este incremento de energía eléc- rendimientos mayores que en el resto de las centrales clásicas.
trica debería hacerse con energías renovables o con energía La GICC permite otros procesos. En España se dispone
nuclear, libres de emisiones de este tipo. de la planta de Elcogás en Puertollano, central de este tipo
La otra fuente importante de emisiones de CO2 es la pionera en el mundo y en la que además de haberse demos-
combustión en las centrales termoeléctricas de petróleo, de trado la viabilidad técnica y económica de estas centrales, se
carbón y, en menor medida, de gas natural. No son estas las está investigando en tres líneas de máxima actualidad en el
únicas emisiones nocivas de estas centrales, ya que también se panorama energético: a) alimentación, mediante el gas lim-
producen emisiones de SO2 y de NOx, óxidos de azufre y ni- pio producido, de pilas de combustible para la producción
trógeno, gases responsables, entre otros efectos, de las lluvias directa de electricidad; b) producción económica de hidróge-
ácidas. Otros importantes impactos ambientales son la pro- no para su uso como vector energético no contaminante en
ducción de cenizas y escorias, los impactos derivados de la aplicaciones específicas, como pilas de combustible para au-
minería, tanto de superficie como subterránea, y los deriva- tomóviles; y c) secuestro de CO2 para su posterior transpor-
dos del almacenamiento en las cercanías de las centrales en te y almacenamiento.
grandes superficies (Fig. 10). Pero el gas utilizado habitualmente como combustible de
Las centrales clásicas de fuel y de carbón se caracterizan centrales térmicas es el gas natural. Primero lo fue mediante
por los problemas ambientales y por sus bajos rendimientos su quemado en calderas convencionales de fuel (Fig. 11). Ma-
energéticos en relación con los de los combustibles que utili- yor interés tienen en la actualidad las centrales con turbinas
zan, como consecuencia de las limitaciones en presiones y de gas, que se pueden utilizar como centrales de punta por su
temperaturas, que, a su vez, limitan el rendimiento de los ci- rapidez de puesta en marcha. La alta temperatura a la que sa-
clos de Rankine que caracterizan su funcionamiento. El paso len los gases de las turbinas de gas permite recuperarlos en
de las calderas subcríticas a las supercríticas actuales mejora los una caldera –llamada de recuperación– para calentar agua has-
rendimientos desde los iniciales del 30% hasta los cercanos al ta su fase de vapor y mover una turbina clásica de vapor. Es-
45% que se tienen hoy en día, y el desarrollo de las ultracrí- ta combinación de ciclos termodinámicos –Brayton en el ci-
ticas permitirá en un plazo no muy largo valores del 50%. clo gas y Rankine en el ciclo vapor– permite rendimientos
I.T. N.º 89. 2010 31
Fig. 11. Central de fuel-gas de San Adrián de Besós. Fig. 14. Central de ciclo combinado de Sagunto, con 3 grupos de 400 MW.

termodinámicos de entre el 50% y el 60%, frente al 40 % a


45% de las centrales térmicas clásicas, y da lugar a las cen-
trales de ciclo combinado. Además las emisiones de CO2 son
sustancialmente inferiores, y las de SO2 y las de NOx, prácti-
camente nulas (Fig. 12).
Estas ventajas, junto con la estratégica de la utilización del
gas, la modularidad de los grupos, la mayor rapidez de cons-
trucción, la menor necesidad de espacio, los menores costes
de inversión y la mayor flexibilidad de explotación, hacen que
este tipo de centrales sea en la actualidad una de las solucio-
nes más utilizadas. En España se empezaron a construir en la
presente década y, en la actualidad, hay más de 45 grupos,
con una potencia total instalada superior a los 21.000 MW,
más del 20% del total eléctrico (Figs. 13 y 14).
En las centrales térmicas clásicas, e incluso en las de ciclo
combinado, la energía residual al final de los ciclos termodi-
námicos sigue siendo elevada. No es suficiente en general pa-
ra la producción eléctrica, pero sí que lo es para producción
de calor. Este doble aprovechamiento de electricidad y calor
es lo que se conoce como cogeneración. Las centrales de es-
te tipo pueden ser de tamaño medio o pequeño y utilizarse
en hospitales, grandes y medianas industrias, conjunto de
Fig. 12. Emisiones comparadas de distintos tipos de centrales térmicas.
pequeñas industrias, o incluso para suministro en barrios o
zonas residenciales importantes, concepto sajón de district
power and heating.
A pesar de todas las soluciones que se han ido describien-
do, las emisiones de CO2 en la producción eléctrica son im-
portantes, sobre todo en las centrales de carbón. La utiliza-
ción del carbón parece que va a ser generalizada en las próxi-
mas décadas. Todas las previsiones apuntan a que será el
combustible que presente el mayor crecimiento en términos
absolutos en las próximas décadas debido a varios factores,
entre los que cabe señalar las necesidades de China e India, las
elevadas reservas, la gran disponibilidad y asequibilidad y los
precios bajos. Compaginar ambos intereses contrapuestos pa-
Fig. 13. Central de ciclo combinado
sa en gran medida por la captura del CO2 antes de su emisión
con dos turbinas de gas y una de vapor. Fuente: [6]. a la atmósfera y su almacenamiento en recintos adecuados.
32 I.T. N.º 89. 2010
La captura y almacenamiento de CO2 (CCA o CAC) in- los neutrones– y refrigerante –que extrae el calor del reactor
cluye dos procesos: el de captura –que puede realizarse me- y lo transfiere al circuito agua-vapor que alimenta la turbina–
diante tres métodos: la precombustión, la combustión y la dan lugar a distintos tipos de reactores.
oxicombustión, en función del momento de captura en rela- El 75% de los reactores del mundo y el 100% de los es-
ción al proceso de combustión–, y el de transporte y almace- pañoles son del tipo de agua ligera, tanto PWR como BWR,
namiento. Los procesos de captura están ya experimentados a que utilizan agua ligera como moderador y como refrigerante.
nivel de investigación y prototipos, y, hoy en día, este proceso Los reactores tipo CANDU se han desarrollado en países co-
se ha insertado en diversas centrales. En España, existe un pro- mo Canadá o India, y utilizan como moderador y como refri-
yecto de este tipo en El Bierzo, en el que colaboran el CIE- gerante agua pesada, H2O2. Los reactores de grafito-gas, por
MAT y Endesa, y que está financiado en parte por la Unión su parte, utilizan grafito como moderador y gas como refrige-
Europea. Los procesos de transporte y almacenamiento de rante, y se desarrollaron en Inglaterra y Francia, y en ambos
CO2 están también en fase de estudio. En lo que se refiere al países existen centrales de este tipo. En España, son del tipo
transporte, las mayores instalaciones están en Estados Unidos PWR todos los reactores actuales, salvo los de Garoña y Co-
y sirven para llevar el CO2 a pozos petrolíferos para su inyec- frentes, que son del tipo BWR. La central de Vandellós I, pa-
ción y mejor aprovechamiento. El principal problema no es rada y en fase de desmantelamiento, era del tipo de grafito-gas.
técnico, sino económico, dado su alto coste. En cuanto al al- Desde la primera central nuclear comercial, la de Calder
macenamiento, la mejor solución es el almacenamiento geo- Hall en Inglaterra, puesta en funcionamiento en 1956, hasta
lógico, con la utilización de mecanismos físicos y químicos pa- nuestros días, la operación de un elevado número de centra-
ra su geoatrapamiento. Como ámbitos geológicos contempla- les ha permitido tener una elevada experiencia en su gestión,
dos se encuentran: yacimientos agotados de petróleo o de gas tanto desde el punto de vista de la generación de electricidad
(o estructuras geológicas similares aunque no hayan sido pro- como de la seguridad. Para la protección biológica frente a las
ductoras de estos recursos), formaciones permeables profun- radiaciones, las centrales nucleares disponen de cuatro barre-
das de agua salada y capas profundas o no evitables de carbón. ras: la primera la forman las propias pastillas de combustibles,
Estos ámbitos geológicos se encuentran, fundamentalmente, que, debido a su estructura cerámica, retienen las sustancias
en cuencas sedimentarias, tanto terrestres como marítimas. En radiactivas producidas en la fisión; la segunda la forman las
España, el ITGME ha estudiado posibles almacenamientos varillas en las que se ubican las pastillas de combustible; la
en las cuencas del Duero, el Ebro y el Guadalquivir, así como en tercera la forman la vasija del reactor y las tuberías del circui-
cuencas carboníferas agotadas en El Bierzo. to de refrigeración, diseñadas para mantener su integridad en
condiciones desfavorables; y la cuarta está formada por el edi-
La energía nuclear ficio de contención, que encierra herméticamente el sistema
La fisión nuclear es una reacción en la que los núcleos de áto- del reactor y que está compuesto generalmente por un doble
mos pesados, al capturar un neutrón incidente, pueden dividir- blindaje: el primero metálico y el segundo de hormigón, ar-
se en dos fragmentos, con emisión de neutrones, rayos gamma mado o generalmente pretensado.
y un gran desprendimiento de energía. El desprendimiento de En los países occidentales, en los que la seguridad es pre-
energía se debe a que la suma de las masas antes de la captura y misa fundamental, el principal problema de la energía nuclear
después sufre un déficit, que se transforma en energía de acuer- no es la seguridad de los reactores, sino la gestión de los resi-
do con la famosa ecuación de Einstein, y se manifiesta en calor duos de las reacciones de fisión. Se considera residuo radiac-
por el frenado que sufren en el medio en el que se encuentran. tivo cualquier material o producto de desecho que contenga
Para que la probabilidad de la reacción de fisión aumente es ne- o esté contaminado con radionucleidos en concentraciones o
cesario disminuir la energía de los neutrones. Por eso conviene niveles de actividad superiores a los establecidos. Se clasifican
que sean frenados o moderados antes de las capturas. en dos tipos: residuos de baja y media actividad (RBMA) y re-
Cada uno de los neutrones emitidos –dos o tres por fi- siduos de alta actividad (RAA). Entre los primeros se encuen-
sión– puede volver a incidir sobre otros núcleos, de forma tran aquellos que contienen isótopos emisores con periodos
que se produce una reacción de fisión en cadena. Los ele- de semidesintegración inferior a 30 años y que no desprenden
mentos útiles para producir energía son el U-235, el U-233 calor, herramientas y materiales utilizados en centrales nu-
y el Pu-239, que pueden fisionarse por neutrones de distintas cleares y residuos producidos en otras industrias y en medici-
energías. De ellos, solo el U-235 se encuentra en la naturale- na. Entre los segundos se encuentran aquellos que contienen
za, si bien mezclado en proporciones pequeñas con el U-238, isótopos emisores cuyo periodo de semidesintegración es su-
que es el isótopo más abundante. De ahí la necesidad de pre- perior a 30 años y pueden producir calor, entre ellos, el com-
parar el combustible para que pueda ser útil en los reactores. bustible gastado en las centrales y algunos subproductos vitri-
En los reactores nucleares lo que se busca es una reacción ficados que se generan en el reproceso del combustible.
estable y automantenida en el tiempo, es decir, mantener un La gestión de los residuos comprende una serie de activi-
número de fisiones constante en el tiempo. El calor generado dades que conducen a la neutralización y evacuación a luga-
es utilizado para generar vapor y enviarlo a las turbinas de va- res adecuados o a su reutilización, dando lugar a dos tipos de
por conectadas a los alternadores. Las diversas combinaciones ciclo de combustible, ciclo abierto, en el primer caso, y ciclo
de combustible, moderador –para disminuir la velocidad de cerrado, en el segundo.
I.T. N.º 89. 2010 33
El almacenamiento de los residuos de baja y media activi- reactores: reactores evolutivos, reactores pasivos y reactores
dad está basado en la interposición de barreras naturales y ar- intrínsecamente seguros. Los dos primeros forman lo que se
tificiales entre dichos residuos y el medio ambiente, de modo conoce como reactores de Generación III, actualmente en fa-
que estén perfectamente aislados durante el tiempo necesario se de desarrollo muy avanzado, cuando no de construcción,
para que su radiactividad decaiga hasta valores inofensivos. y los últimos, los reactores de Generación IV.
En España existe un centro de almacenamiento de este tipo, Todos ellos incorporan como premisa la mejora de la se-
el de El Cabril, en funcionamiento desde 1992 y con capaci- guridad, en cuanto a una mayor protección ante la emisión
dad para recibir residuos hasta 2020. De forma genérica, pa- de radiación al medio ambiente y en cuanto a la seguridad
ra su almacenamiento se utilizan cuatro barreras sucesivas: pasiva, basada en fuerzas naturales tales como la convección
una química, en la que se inmoviliza el residuo en una matriz o la gravedad, lo que permite reducir la dependencia de siste-
sólida estable; una física, a base de contenedores que permi- mas y componentes activos tales como bombas o válvulas. En
tan la evacuación del calor residual; una de ingeniería, cons- todos estos reactores, ante la existencia de incidencias o acci-
tituida por las estructuras, blindajes y sistemas de almacena- dentes, los sistemas de control, vigilancia y protección pon-
miento; y una geológica, que debe ser estable e impermeable. drían de nuevo a funcionar la central en condiciones norma-
En cuanto a los residuos de alta actividad, las técnicas de les o en estado de cierre seguro de forma automática, sin ne-
almacenamiento actuales son dos: una primera de almacena- cesidad de intervención del operador.
miento en piscinas de enfriamiento ubicadas en las propias Los reactores evolutivos son una evolución de los actual-
centrales nucleares, donde se introducen los elementos de mente en funcionamiento e incorporan componentes proba-
combustible gastado y que permite la disipación del calor re- dos que han demostrado su fiabilidad, y una estructura ópti-
sidual, y una segunda de almacenamiento en seco que tiene ma, pero redundante y diversificada, lo que hace innecesario el
lugar tras la anterior, que emplea un gas como refrigerante y diseño de un prototipo previo. Todo esto favorece un impor-
que puede realizarse en cámaras, cofres de hormigón o con- tante ahorro económico, una reducción del tiempo de trami-
tenedores metálicos diseñados al efecto. En la mayor parte tación y del tiempo para el comienzo de las primeras unidades.
de las alternativas se contempla un mínimo de 10 a 15 años de Los reactores pasivos incorporan innovaciones relaciona-
enfriamiento en las piscinas, donde el agua, además de ser- das con los sistemas de seguridad pasivos basados en la circu-
vir de refrigerante, sirve de blindaje. lación natural para realizar la refrigeración y en la gravedad
La descripción anterior constituye el ciclo abierto del com- para los sistemas de fluidos de emergencia. Se caracterizan
bustible. El ciclo cerrado se produce cuando se reprocesa el por su menor complejidad, lo que facilita su manejo y redu-
combustible gastado para extraer el plutonio y el uranio que- ce considerablemente cualquier posible error humano. Este
mados, que pueden volver a utilizarse en forma de óxido en concepto lleva el concepto de seguridad a un elevado nivel y
un combustible mixto conocido como MOX. Plantas de re- sí que necesita la realización de prototipos, por lo que su de-
procesado de este tipo existen en Japón, Inglaterra y Francia, sarrollo será algo más largo que los anteriores.
a donde se lleva el material de este tipo generado en España. La fusión nuclear tiene lugar cuando dos núcleos de áto-
Tras el periodo de almacenamiento temporal, el combus- mos ligeros se unen para formar otro núcleo más pesado, li-
tible debe trasladarse a un almacén definitivo para su enfria- berando una gran cantidad de energía. Como combustible
miento a largo plazo. Una de las opciones es el Almacenamien- suele utilizarse el hidrógeno y sus dos isótopos, el deuterio y
to Geológico Profundo (AGP), en estructuras geológicas esta- el tritio. Para que tengan lugar estas reacciones es necesario
bles y profundas –de 1.000 a 1.5000 metros–. Cabe señalar suministrar a los núcleos la energía cinética suficiente para
que existen instalaciones de almacenamiento de residuos de que se aproximen, venciendo las fuerzas de repulsión elec-
alta actividad tanto superficiales, caso de Estados Unidos, trostática, para lo que es necesario calentar el gas a tempera-
Francia o Inglaterra, como subterráneos, caso de Alemania turas muy elevadas. Este plasma hay que confinarlo con tem-
(desde 1981), Finlandia (desde 1992) o Suecia (desde 1988).
Como alternativo al anterior, se están desarrollando otros
métodos y procesos, entre los que la separación y transmuta-
ción (ST) se considera uno de los más viables a medio plazo.
Este proceso separa y transmuta, es decir, elimina los actíni-
dos de alta activididad (U, Pu, Am, Cm, Np) presentes en el
combustible irradiado, así como algunos productos de fisión
de vida larga (I, Tc, Cs).
Los reactores actuales son los conocidos como de Genera-
ción II. Los reactores nucleares avanzados tienen su origen en
los requisitos de la EPRI (Electric Power Research Institute)
de principios de los noventa, en los que se incorporaban nue-
vos conceptos de reactores que satisficiesen las necesidades de
energía eléctrica con un muy alto grado de seguridad. Se Fig. 15. Evolución pasada y previsible futura
plantearon desde un primer momento tres tipos nuevos de en la utilización de reactores nucleares.

34 I.T. N.º 89. 2010


peraturas y densidades elevadas para que ocurran suficientes Pese a ello, en la actualidad el desarrollo de nuevas insta-
reacciones. Y eso es lo difícil. Los métodos desarrollados son laciones se reduce al campo de las minicentrales, al aprove-
el inercial y el magnético. De este último tipo es el utilizado chamiento de otras instalaciones hidráulicas ya existentes y al
en el proyecto ITER, que se describirá en otro artículo en el aumento de potencia en centrales ya existentes, tanto por re-
siguiente número de esta revista. novación de equipos como, sobre todo, por nuevos grupos
En teoría, las ventajas de la fusión nuclear son: que es una que aprovechan la mayor regulación de los ríos.
energía limpia, en contraposición a la fisión, ya que no pro- Pese a haber ido disminuyendo su peso relativo en el sec-
duce gases nocivos y solo genera residuos de muy baja activi- tor eléctrico a partir de la década de los sesenta con la cons-
dad; que un reactor de fusión es intrínsecamente seguro, ya trucción de las grandes centrales nucleares y térmicas, su pa-
que la propia reacción se detiene al cortar el suministro de pel sigue siendo muy importante, tanto desde el punto de vis-
combustible; y que es una fuente inagotable de energía, ya ta ambiental como del técnico de explotación del sistema.
que el deuterio existe en abundancia en la naturaleza y el tri- Desde el primero, su participación del 10-15% del total de
tio es generado en el propio reactor a partir del deuterio. la energía producida evita emisiones de CO2; desde el segun-
Parece, pues, la energía del futuro, y se habla de que a par- do, es la encargada de tres misiones fundamentales: la con-
tir del año 2050 estaría disponible. El problema es que ese versión de energía de baja calidad de las horas valle en ener-
plazo se viene manteniendo desde hace también cuarenta gía de alta calidad en horas punta, misión realizada por las
años. Existen serias dudas entre algunos científicos de que se centrales reversibles mixtas y puras, y el seguimiento de la
pueda conseguir realmente. En cualquier caso, si así fuese, se- carga en semipuntas y puntas, y el control de frecuencia en
ría una muy buena noticia. situaciones de fallo de otras centrales, realizados estos dos por
centrales con capacidad de regulación suficiente y por las cen-
Las energías renovables trales reversibles [7] [8].
La gran ventaja de las energías renovables es la no emisión de Con el aumento de la producción en centrales de energías
gases de efecto invernadero, consecuencia de la utilización renovables en general, y la eólica en particular, y como con-
de combustibles no contaminantes. Los problemas ambienta- secuencia de su menor e irregular disponibilidad, las caracte-
les derivan de la ubicación de sus instalaciones de transfor- rísticas señaladas se hacen cada vez más relevantes. Así, en es-
mación de energía –presas en los cauces de los ríos, parques tos momentos están en construcción en España instalaciones
eólicos ocupando grandes superficies o grandes superficies reversibles importantes, con las que se pasará desde los actua-
de espejos en centrales solares–. Pero aquello compensa con les 5.100 MW a cerca de 7.000 MW. A medio plazo es posi-
creces, en general, estos inconvenientes. ble que haya que aumentar esta potencia si el ritmo previsto
La gran desventaja de las energías renovables, a excepción de construcción de parques solares y eólicos se hace realidad.
de la energía hidroeléctrica, es el mayor coste económico ac- Heredera de los molinos de viento utilizados en toda Eu-
tual comparado con las energías producidas por combustibles ropa desde hace tres o cuatro siglos, la energía eólica es en es-
fósiles y por los reactores nucleares. Esta desventaja, no obs- tos momentos la de mayor crecimiento en los países desarro-
tante, puede reducirse en un futuro, de forma variable según llados. Su rápida evolución en las dos últimas décadas, y, so-
tecnologías. La eólica ha ido reduciendo el diferencial de for- bre todo, en la última, se debe, básicamente, a dos factores.
ma paulatina durante los últimos años, hasta llegar hoy en día Por una parte, la evolución tecnológica de palas, equipos eléc-
a diferencias que pueden justificarse por sus ventajas ambien- tricos y equipos electrónicos ha permitido que desde los pri-
tales. No es este el caso de las centrales solares, cuyos costes meros molinos de 100 kW se haya pasado a los 3 y 5 MW
son hoy mucho más elevados, si bien en un futuro pueden se- actuales en un tiempo asombrosamente rápido. Por otra par-
guir el mismo camino que la eólica, al menos en el caso de las te, esto no hubiese sido posible sin una estructura industrial
centrales termosolares. que la mantuviese, lo cual se produjo inicialmente gracias al
La energía hidroeléctrica puede considerarse una energía impulso y apoyo administrativo en países como Alemania y
madura, con previsiblemente poco margen de desarrollo tecno- Dinamarca, pioneros en este campo y que han liderado el sec-
lógico. Pero eso más que un inconveniente es una gran ventaja, tor hasta la actualidad.
por su fiabilidad y por su aplicabilidad a cualquier circuns- El desarrollo eólico en parques terrestres seguirá en los
tancia. Además, queda margen de aprovechamiento, en paí- próximos años en España, si bien parece difícil alcanzar los rit-
ses tanto desarrollados como en vías de desarrollo. En España, mos actuales durante mucho tiempo. Si el aumento del tama-
queda todavía potencial técnica y económicamente aprovecha- ño de los molinos ha permitido la reducción de costes de esta
ble en nuevas instalaciones, pese a lo cual no se llevan a cabo energía gracias al aprovechamiento de las economías de esca-
por la fuerte oposición a la construcción de estas centrales que la, una segunda fase del desarrollo eólico on-shore podría co-
se plasma en trabas administrativas y ambientales. El potencial rresponder al aprovechamiento de las zonas de menores vien-
bruto anual está estimado en España en más de 162.000 GWh, tos con aerogeneradores de pequeña y mediana potencia. Una
el técnicamente aprovechable se estima en 61.000 GWh y el tercera fase corresponderá a la instalación de parques off-sho-
económicamente viable en cerca de 40.000 GWh. La produc- re. La reciente publicación de la clasificación del litoral espa-
ción media anual es del orden de 23.000 GWh, por lo que to- ñol de acuerdo con la Evaluación Estratégica Ambiental es el
davía quedaría margen para su desarrollo. paso que estaban buscando las empresas del sector para su de-
I.T. N.º 89. 2010 35
en 2020 las ubicaciones lleguen más allá de los 40 ó 50 kiló-
metros de la costa, profundidades de hasta 100 metros y la
utilización de zonas de condiciones extremas (Fig. 16).
La energía solar es el tercer gran grupo de energías reno-
vables. Su clasificación suele hacerse en función de la tempe-
ratura de utilización. A baja temperatura se puede aprovechar
para sistemas de agua caliente en edificación; a media y alta
temperatura, para producción eléctrica, mediante sistemas de
concentración. También se puede producir energía eléctrica
por efecto fotovoltaico, si bien con tensiones y potencias muy
inferiores, lo que limita y complica su utilización, tanto por
integración en el sistema eléctrico como por costes. La des-
cripción de los distintos sistemas y esquemas seguidos para su
Fig. 16. Esquema de las cimentaciones de los molinos off-shore.
aprovechamiento se hace en otro artículo de esta monografía,
por lo que a ella nos remitimos.
En España está previsto que a finales del presente año 2010
se cuente con una potencia instalada de cerca de 850 MW, la
mayor parte de la cual corresponde a plantas en construcción
y con potencias de 50 MW, autolimitadas por los promotores
para acogerse a los beneficios del régimen especial de produc-
ción eléctrica. Como pioneras, cabe señalar las plantas PS-10
y PS-20 que Abengoa ha puesto en funcionamiento en Sanlú-
car la Mayor, en Sevilla, con tecnología de torre o receptor
central; y de las actualmente en construcción, las cinco plan-
tas de Solnova, cada una de ellas con 50 MW de potencia y
tecnología de colectores cilindroparabólicos.
La confianza en el potencial de la energía solar ha hecho
que desde diversos ámbitos se haya empezado a estudiar un
proyecto de gran envergadura, el DESERTEC, que suminis-
traría energía solar a Europa procedente de la mitad norte de
África, integrando también parques eólicos marinos en las re-
des de transporte. Uno de los principales problemas es el de
las grandes distancias de transporte de la energía. La solución
Fig. 17. Esquema del sistema DESERTEC. a este problema vendrá del desarrollo de líneas de corriente
alterna a tensiones mucho mayores que las actuales, o bien
sarrollo. Así, alrededor de veinte proyectos están en estos mo- del desarrollo de líneas de corriente continua, que no tienen
mentos en marcha, la mayor parte de ellos en la costa atlán- pérdidas, como las previstas para los proyectos en construc-
tica andaluza, a los que hay que sumar otros en Galicia, el ción de parques eólicos en el mar Báltico (Fig. 17).
Delta del Ebro y el litoral mediterráneo. A nivel mundial El cuarto gran grupo de energías renovables es el de las
existen grandes proyectos, como los que se están desarrollan- energías marinas, que engloba un buen número de tipos de
do ya en los mares del Norte y Báltico o los previstos en Es- aprovechamiento, entre los que destacan el de las mareas –en
tados Unidos y en el sudeste asiático. centrales eléctricas mareomotrices–, el de las corrientes mari-
La principal ventaja de los parques off-shore deriva de la nas –en turbinas submarinas–, el de la energía de las olas, el
mejor utilización del viento, tanto por la mayor fuerza pro- de los gradientes térmicos, el de los gradientes salinos o ener-
porcionada como por su régimen más uniforme, debido a la gía osmótica o el de la biomasa marina.
no existencia de alteraciones topográficas. Por el contrario, El primero en utilizarse, de forma moderna, fue el de las
los problemas derivan de los mayores costes de construcción, mareas, con la construcción de la central mareomotriz de La
sobre todo, los relativos a la cimentación en profundidades Rance, en Normandía, en operación desde 1966 con una po-
medias y altas y los de transporte de la energía con mayores tencia de 240 MW, conseguida con 24 grupos bulbo de 10
longitudes de cables. Se busca compensar estos mayores cos- MW cada uno, que inauguró una época en la que se consi-
tes con aerogeneradores de mayor potencia unitaria y parques deraba que el desarrollo de centrales hidroeléctricas de este ti-
de mayores potencias conjuntas, que permitan aprovechar po iba a ser notable. Sin embargo, no fue así. Tan solo algu-
economías de escala. nas centrales pequeñas construidas en el mar Ártico y en el
En la actualidad, las ubicaciones tienen un límite de alre- mar de Barents, y más recientemente en Canadá la siguieron.
dedor de 20 km de la costa y profundidades de hasta 30 m, En el origen de este hecho, algunos problemas importantes:
además del de zonas de condiciones extremas. Se prevé que en primer lugar, la lejanía de algunas de las zonas más aptas
36 I.T. N.º 89. 2010
para su aprovechamiento de los centros de consumo y la con-
secuente necesidad de largas líneas de transporte con pérdidas
importantes de energía, así como los problemas de manteni-
miento, y, en segundo lugar, los graves problemas medioam-
bientales derivados de la interrupción de los flujos de agua y
de sólidos en los estuarios, ubicación más conveniente por
conseguirse un embalse interior importante.
Pese a ello, en la actualidad se están volviendo a estudiar
emplazamientos adecuados en varias zonas del mundo. La
construcción actual de la central mareomotriz de Sihwa, en
Corea del Sur, puede invertir en cierto modo la tendencia se-
ñalada. Se trata de una central dotada de 10 grupos bulbo de
26 MW cada uno, con una potencia total de 260 MW. Se es-
Fig. 18. Construcción de la central mareomotriz de Sihwa, en Corea.
pera que esté en operación en este año de 2010 (Fig. 18). Fuente: Voith Hydro.
La segunda de las energías marinas en cuanto a desarrollo
actual es la del aprovechamiento de la energía del oleaje. En
función del sistema de conversión de la energía, existen muy
diversos tipos. El más utilizado desde hace años ha sido el de
las columnas de agua oscilante (OWC), en el que la ola, al en-
trar en un recinto de hormigón, desplaza el aire situado en su
parte alta, que mueve una turbina conectada a un alternador.
De este tipo es la central experimental actualmente en cons-
trucción en Motrico, con 16 turbinas de 18,5 kW cada una,
y un total instalado de 296 kW. En los últimos años se han
desarrollado otros muchos, tales como el sistema Pelamis,
consistente en largos cilindros articulados entre sí, con ém-
bolos que alimentan un depósito a presión que suministra
fluido a un generador electrohidráulico; este sistema está ins-
talado, entre otros sitios, en la costa portuguesa. Otro tipo
que se está ensayando en España es el de boyas, que aprove-
cha el movimiento oscilatorio vertical para mover el grupo
turbina-generador. Todos estos sistemas son de pequeña po-
tencia en los prototipos experimentales actuales y no se prevé
un desarrollo significativo, al menos a corto plazo. En cuan- Fig. 19. Turbinas submarinas.

to a impactos ambientales no parece que sean importantes.


Todavía en fase de experimentación previa están las turbi- económica la biomasa en combustibles fácilmente utiliza-
nas de aprovechamiento de las corrientes marinas, que bási- bles. Aunque, en principio, la combustión de biomasa es
camente constan de una estructura soporte a la que sujetan las productora de CO2, con carácter previo esta ha fijado una
turbinas-generadores. El principio físico que aprovechan es el cantidad de dicho gas similar, lo que da lugar a saldos netos
mismo que el de los aerogeneradores, con la diferencia de que, nulos o ligeramente positivos.
para velocidades iguales, el fluido agua tiene mucha más ener- Como biomasa aprovechable cabe distinguir dos tipos: los
gía que el fluido aire, debido a su mayor densidad (Fig. 19). cultivos energéticos destinados específicamente a tal fin y los re-
En resumen, podemos decir que las energías marinas es- siduos o subproductos de otras actividades humanas. Las dos
tán en una fase de desarrollo incipiente, con un elevado nú- utilizaciones principales de la biomasa son la producción de
mero de posibles soluciones, que deberán irse reduciendo y biocombustibles sustitutivos de los derivados del petróleo y la
mejorando en su tecnología para poder ser aprovechables. producción de energía eléctrica. Existen en España un buen
Para terminar este rápido repaso a las energías renovables, número de centrales de este tipo.
una breve mención a la biomasa. La biomasa ha sido utiliza- En cuanto a la producción de biocombustibles, la reali-
da desde las primeras civilizaciones y a lo largo de toda la dad actual es compleja. Buena parte de las plantas de pro-
historia como combustible; todavía hoy en día se utiliza en ducción que se construyeron en España hace unos años están
chimeneas y calderas. La concepción moderna de la utiliza- en estos momentos cerradas o con una producción muy ba-
ción de la biomasa supone la aplicación de los conocimien- ja, ante la baja demanda, los problemas logísticos de distri-
tos científicos y técnicos actuales con un doble fin: la opti- bución y los bajos precios.
mización del proceso de captación y acumulación de energía A nivel global existe una controversia con los cultivos ener-
solar a través de la fotosíntesis, y el desarrollo de procesos a géticos. Una corriente de opinión piensa que la prima de la
nivel industrial que sean capaces de transformar de forma conversión energética de los cultivos repercutirá en el precio
I.T. N.º 89. 2010 37
de los alimentos, al disminuir previsiblemente la superficie tos, lo que penalizará la producción de las centrales térmicas,
destinada a este fin en beneficio de aquel. Por otro lado, hay al menos en los países occidentales, a favor de las renovables y
quien señala que la actual superficie agrícola es suficiente pa- nucleares (Fig. 21). En cuanto a los segundos, la aplicación
ra abastecer al doble de la población mundial actual, por lo de tecnologías de captura y almacenamiento de CO2 y otras de
que una buena parte de la superficie podría destinarse a la pro- las señaladas penalizará a las centrales térmicas. En cuanto a las
ducción energética, tanto eléctrica como de biocombustibles. nucleares, los costes previstos son similares a los actuales, con-
secuencia del aumento de la estandarización en la construc-
Los costes de la energía ción de centrales, tal y como también se ha señalado. Las re-
Desde un punto de vista económico, en la actualidad, la ener- novables irán reduciendo el diferencial con las nucleares, en al-
gía de producción más barata es la nuclear, incluyendo todos gunos casos a medio y largo plazo –caso de las marinas y las
los costes asociados, como son el almacenamiento de residuos fotovoltaicas– y en otros en plazos más cortos –caso de la eó-
o el desmantelamiento de las centrales cuando proceda. Exis- lica marina o las termosolares–.
te una gran disparidad en la estimación de costes en función Como valores medios actuales, pueden considerarse los
de los distintos estudios y según países, pero el hecho es ge- recogidos en la tabla.
neralmente aceptado (Fig. 20). Si bien existe un cierto consenso sobre su necesidad, en la
En cuanto a los costes futuros, su estimación se encuentra actualidad la subvención a las energías renovables es motivo
con dos incógnitas. La primera, la cuantía de los costes de emi- de fuerte debate. En España, durante el pasado año 2009, las
sión de CO2 y la segunda, la evolución de los costes de pro- primas a la producción para las energías eléctricas verdes su-
ducción. Es previsible que los primeros sean cada vez más al- pusieron un total de 5.000 millones de euros, cifras que en
2008 superaron los 3.400, en 2007 los 2.300 y en 2006 los
1.800. Se trata de cantidades importantes que se cuestionan
desde muchos sectores. Un coste alto de energía es un input
importante que repercute en la productividad de muchos sec-
tores industriales y, por lo tanto, en la competitividad.
Los valores de retribución total, primas incluidas, de las
distintas energías verdes comprendidas en el régimen especial
son muy variables: desde los 6,80 c€/kWh de la energía proce-
dente de residuos o los 7,99 y 8,07 de las energías eólica e hi-
dráulica, hasta los casi 47 de la energía solar. Valores todos ellos
muy superiores a los del precio de la energía procedente de
Fig. 20. Costes de la energía eléctrica en Inglaterra según fuentes en 2006.
energías convencionales establecido en el mercado libre diario.

Energía distribuida
frente a energía concentrada
El actual modelo de generación-distribución de energía eléc-
trica es un modelo de energía concentrada, en el que los pun-
tos de generación son de altas potencias y número limitado y
no muy elevado, y que distribuyen la energía a través de re-
des malladas de gran capacidad. Además, se ubican lo más
cerca posible de las ciudades, pero no en sus proximidades
debido a cuestiones ambientales. Con algunos matices, esto
es también aplicable a otros sectores como el del petróleo o,
parcialmente, en el caso del gas.
Existe otro modelo, el de la energía distribuida, en el que el
número de puntos de generación es mucho mayor, de poten-
cias mucho más pequeñas y pensadas para satisfacer las necesi-
Fig. 21. Costes comparados de generación en 2015 en Francia.
dades en su entorno más próximo. Este concepto no es nuevo,
pero el rechazo cada vez mayor a la construcción de líneas de
Costes medios de producción de energía eléctrica en 2008 transporte de energía y a la construcción de grandes centrales
Energía Coste €/MWh
en las cercanías de las ciudades hace que tenga cada vez más
Nuclear 36
aceptación y que su futuro parezca prometedor. Ya en la actua-
Carbón 52
Ciclo combinado 60
lidad existe un buen número de instalaciones de este tipo, prin-
Hidráulica 45 cipalmente de cogeneración, que producen energía eléctrica y
Eólica 84 calor y que se aprovechan fundamentalmente para autopro-
Solar fotovoltaica 430 ducción en industrias y en polígonos industriales. El siguiente
En el caso de las centrales de carbón están incluidos los costes de emisión de CO2 actuales.
paso bien podía ser su aplicación en entornos domésticos.
38 I.T. N.º 89. 2010
Las fuentes y las tecnologías de estas instalaciones son en No obstante, estos combustibles seguirán utilizándose du-
buen número similares a las de las grandes centrales: mini- rante mucho tiempo. En el transporte, el petróleo seguirá
turbinas y microturbinas de gas, motores alternativos, discos siendo insustituible al menos a medio plazo. Incluso en el
solares con motores Stirling y pilas de combustible, que al- momento en que estén disponibles para su uso comercial las
canzarían en estos casos una gran importancia. Los sistemas pilas de combustibles, se necesitará tiempo para que el cam-
híbridos con eficiencias globales del orden del 75 % también bio sea efectivo y apreciable. Y en ese momento se necesitará
se presentan como una buena opción. la generación de energía eléctrica en cantidades importantes
para dicha sustitución.
Epílogo En la generación eléctrica, el petróleo puede que vaya dis-
El uso de las fuentes y su distribución viene condicionado en minuyendo sustancialmente su participación, pero del car-
primer lugar por la demanda de energía. La energía es necesa- bón se prevé no solo que no se reduzca, sino que aumente
ria para el desarrollo económico y también para el desarrollo de sustancialmente, copando una buena parte de la energía ne-
otras actividades que no tienen tal consideración. También lo cesaria en los países en vías de desarrollo. Pero incluso en paí-
es para conseguir mayores niveles de confort y de comodidad. ses desarrollados su uso parece insustituible a medio plazo.
El límite entre el consumo estrictamente necesario y el super- Es el caso de Estados Unidos o Alemania, con grandes reser-
fluo no es preciso, sino que es una franja muy ancha en la que vas, e incluso de España, en la que su desaparición cuenta
las opiniones de unos y otros se colocan en distintos puntos. con la oposición frontal tanto de empresarios como de tra-
La aspiración a cuotas cada vez más altas de confort no es bajadores del sector minero, pese a su gran impacto ambien-
intrínsecamente perversa, ni mucho menos. Pero, en cual- tal y su mayor coste. Se hacen, por lo tanto, imprescindibles
quier caso, está fuera de duda que el consumo energético ac- todas las técnicas desarrolladas y otras por desarrollar para in-
tual en las sociedades desarrolladas es muy alto, que en mu- tentar disminuir las emisiones.
chas ocasiones puede calificarse de derroche y que el margen Estudios recientes señalan que las energías renovables po-
para reducirlo es amplio sea cual sea el punto de la franja en drían a medio plazo satisfacer las necesidades de la humani-
que nos ubiquemos. Las actitudes de derroche o despilfarro dad sin ningún problema. La cuestión es cómo llegar a ese
son desde un punto de vista económico inaceptables, enten- momento sin comprometer el desarrollo económico necesa-
diendo esta visión en sentido aristotélico, es decir, referido a rio y con una eficaz limitación de la emisión de gases de efec-
la administración de la casa y entendida esta como nuestro to invernadero. En las próximas décadas, cumplir estos re-
planeta por extensión. quisitos pasará por una intensificación del uso de las energías
En estos momentos está en discusión si el cambio climá- renovables de costes asequibles, la experimentación en otras
tico es una realidad o no y si se debe a las acciones antrópicas cuyo desarrollo es todavía incipiente, la utilización de siste-
o no. Las respuestas a estas preguntas son importantes para mas de disminución de emisiones de todo tipo y la utiliza-
decidir el modelo energético más conveniente a corto, medio ción de la energía de nuclear. Respecto de esta última, su uti-
y largo plazo. El problema es que no conocemos la respuesta lización parece imprescindible hasta que llegue el momento
verdadera. Un buen número de datos apuntan a que sí lo es, en que el desarrollo de las renovables así lo permita. ¿Y des-
pero las incertidumbres son muchas e importantes. En esta pués? Pues, si podemos prescindir de ella, mejor. Pero en la
situación la toma de decisiones se antoja difícil. Quienes de- actualidad eso no se produce. ■
fienden que no existen pruebas concluyentes no lo hacen por
capricho y su argumento no es desde luego banal, sino digno
de consideración: el desarrollo de las energías renovables y la
Francisco Bueno Hernández
aplicación a las energías fósiles de métodos que impidan la emi- Doctor Ingeniero de Caminos
sión de gases de efecto invernadero tienen un coste mayor y Universidad de Burgos
esto condiciona una más eficaz distribución de los recursos de
las sociedades, siempre limitados e insuficientes.
En situaciones de incertidumbre, consustanciales, por otro Referencias
lado, a la propia existencia, el análisis a realizar es el de riesgos, [1] José María Martínez-Val, José Manuel Perlado y Mireia Piera, “Fuentes de
energía”, en La energía en sus claves, Fundación Iberdrola, Madrid, 2004.
o, mejor dicho, el análisis de daños, comparando la probabili- [2] Key World Energy Statistics, 2009, International Energy Agency, y World
dad de ocurrencia de las distintas hipótesis con los posibles da- Energy Outlook, 2008, International Energy Agency.
[3] La energía en España, 2008, Secretaría de Estado de Energía. Ministerio de
ños. Pero tampoco tenemos datos para hacer un análisis de es- Industria, Turismo y Comercio, Madrid, 2009.
te tipo que sea fiable. Esto vuelve a complicar la decisión. Y en [4] Leonardo Maugeri, “Explotación de las reservas de petróleo”, Investigación y
este punto, ante el riesgo de que el cambio climático sea reali- Ciencia, diciembre de 2009.
[5] Colin J. Campbell, “El final de la primera parte de la Era del Petróleo”, ¿Un
dad y ante el hecho de que los daños potenciales serían muy mundo sin petróleo?, La Vanguardia Dossier, marzo de 2006.
elevados –y esto no es ser catastrofista si se ha seguido el argu- [6] Eloy Álvarez Pelegry y Jacobo Balbás Peláez, El gas natural. Del yacimiento
al consumidor, Dossat 2000, Madrid, 2003.
mento–, la prudencia es posible que sea la mejor consejera. [7] Arturo Gil García y Francisco Bueno Hernández, “Evolution of Hydropower in
Esta posición de prudencia lleva a primar las fuentes ener- Spain”, en Hydropower schemes in the World, dentro de Renewable energy
in the World, Elsevier, Oxford, en prensa (previsión: 2010).
géticas libres de emisiones, caso de las centrales nucleares y de [8] Francisco Bueno Hernández, Historia de la energía eléctrica, en elaboración
las energías renovables, frente a las de combustibles fósiles. (previsión: 2010).

I.T. N.º 89. 2010 39


Energía eólica
Francisco Galán Soraluce

DESCRIPTORES
AEROGENERADORES
COSTO DEL KILOVATIO HORA
ENERGÍA RENOVABLE
GARANTÍA DE POTENCIA
SISTEMA ELÉCTRICO

Introducción
La energía eléctrica de origen eólico ha tenido, en los últi- La serie empieza en 1996 porque la potencia eólica insta-
mos años, un desarrollo espectacular. En los apartados si- lada hasta entonces era muy reducida. Los datos de 2009 co-
guientes se exponen datos de su evolución y las causas que la rresponden al avance del año de REE, publicado a fines de
han propiciado, y se analiza la situación actual del sector y su diciembre de 2009.
previsible evolución. Los datos de la tabla y los que figuran en el citado avance
de 2009 nos sugieren los siguientes comentarios:
Desarrollo de la energía eólica • La energía eólica ha tenido un desarrollo excepcional en es-
en los últimos años tos años. Cuando se empezó a construir en Navarra el par-
En la tabla figuran los datos de potencia y producción de que de El Perdón (20 MW), a finales de 1994, nadie hu-
energía eólica en el sistema eléctrico peninsular de los últimos biese podido imaginar los niveles de potencia eólica que se
años. Figuran también los datos de la potencia total instalada iban a alcanzar.
y la energía generada neta. Todos ellos proceden de los infor- • Este desarrollo se ha producido de manera continuada en to-
mes anuales del sistema eléctrico español elaborados por Red do el período y afectando a la totalidad de las comunidades
Eléctrica Española (REE). autónomas, aunque en algunas se ha demorado su inicio.

Potencia Generación
Eólica
Año Total Eólica Neta total Eólica
horas
MW MW % GWh GWh %
1996 46.702 165 0,35 155.190 299 0,19 1.812
1997 47.938 405 0,84 165.253 620 0,38 1.531
1998 49.139 689 1,40 169.561 1.235 0,73 1.792
1999 50.444 1.144 2,27 178.555 2.452 1,37 2.143
2000 52.397 2.079 3,97 194.904 4.462 2,29 2.146
2001 54.151 3.135 5,79 205.630 6.594 3,21 2.103
2002 58.469 4.399 7,52 210.278 8.691 4,13 1.976
2003 61.223 5.361 8,76 224.208 11.798 5,26 2.201
2004 68.425 8.351 12,20 243.042 15.584 6,41 1.866
2005 73.970 9.800 13,25 254.240 20.377 8,01 2.079
2006 78.754 11.140 14,15 262.204 22.631 8,63 2.032
2007 85.959 13.467 15,67 271.061 26.668 9,84 1.980
2008 90.878 15.874 17,47 278.301 31.393 11,28 1.978
Fig. 1. Parque de El Perdón. Los seis primeros aerogeneradores
2009 93.215 18.119 19,44 263.406 35.424 13,45 1.955
se colocaron en 1994; el resto, en 1995.

40 I.T. N.º 89. 2010


• La energía eléctrica de origen eólico generada en 2009 su-
pone un 13,45% de la generación neta total y es superior,
nada menos que un 52 %, a la energía hidroeléctrica gene-
rada en el régimen general (23.236 GWh). Este dato es
verdaderamente impresionante y se ha conseguido en solo
14 años, cuando la construcción de las grandes y espléndi-
das centrales hidroeléctricas del país duró casi 100 años.
• El 8 de noviembre de 2009, la producción de origen eóli-
co fue de 251.547 MWh, equivalente a una potencia me-
dia diaria 10.481 MW, que supone el 57,8 % de la instala-
da a fin de año.
• Ese día, a las 3.59 horas, se cubrió el 53,7% de toda la de-
manda eléctrica con energía eólica.
• En cambio, el 27 de agosto, a las 9.49 horas la energía eó-
Fig. 2. Parque de Leitza (Navarra).
lica apenas aportó el 1 % de la demanda. Se mantiene el uso ganadero del entorno.
• Todo ello, unido a que se trata de energía renovable, obte-
nida con equipos de fabricación nacional, que evita im-
portaciones de productos petrolíferos o de gas y reduce las
emisiones de CO2, evidencia la importancia que tiene la
energía eléctrica de origen eólico en el sistema.
• La producción equivalente de los parques es de unas 2.000
horas de potencia máxima. La diferencia de unos años a
otros se debe a las fechas de entrada en servicio de los nue-
vos parques, que condicionan el valor medio anual total.
• La potencia punta del sistema eléctrico peninsular ha sido
de 45.000 MW, por lo que existe un importante margen de
potencia instalada para asegurar las mayores demandas.
• En el periodo 1996-2008, el crecimiento anual de la gene-
ración osciló entre un 2 % y un 9 %. Sin embargo, en 2009
se produjo una reducción de un 5 % respecto a 2008, a Fig. 3. Parques eólicos de Navarra. En primer término, la subestación,
causa de la crisis económica. diseñada como los edificios rurales de la zona.

Motivos por los que ha sido posible • Las grandes potencias de los parques eólicos justifican la
el rápido desarrollo eólico construcción de líneas de gran potencia y longitud.
El desarrollo tan rápido de la energía eólica ha sido posible por • Apenas se produce ocupación del terreno y pueden mante-
diversos factores, entre los que cabe destacar los siguientes: nerse los usos tradicionales.
• El marco eléctrico ha permitido desde el principio la ven- • Los primeros parques se situaron en montes de propiedad
ta de la energía generada a la red de energía renovable con comunal y se abonaba a los ayuntamientos correspondien-
dos grandes facilidades: tes un canon de utilización que en muchos casos ha llega-
– Se podía aportar la energía en cualquier momento y con do a constituir un ingreso municipal importante, al que,
cualquier potencia, dentro de unas limitaciones de máximos. además, hay que sumar el impuesto de actividad industrial.
– Esa energía tenía un precio primado, superior a la media • En aquellos años empezó una preocupación ambiental que
de generación del sector eléctrico. hacía ver con buenos ojos las iniciativas de conseguir ener-
• Las mediciones de viento realizadas en zonas altas permi- gía no contaminante.
tieron conocer el gran potencial energético existente en • En el caso de Navarra, que fue pionera en este campo, se
muchas zonas de España que no figuraban como ventosas planteó un proyecto global, con 29 parques, que podía con-
en los mapas eólicos. seguir generar toda la energía eléctrica anual consumida en
• En 1994 había tecnología de aerogeneradores suficiente- la comunidad. Este objetivo creó una ilusión colectiva que
mente desarrollada en Dinamarca, y es la que se ha utiliza- facilitó extraordinariamente la implantación de los parques,
do en España hasta que ha habido diseños de fabricación superando los recelos de algunos sectores ecologistas.
nacional de suficiente fiabilidad y a precios competitivos. • La valoración de la energía renovable se ha propiciado por
• La fabricación de aerogeneradores es relativamente senci- los temores del cambio climático y se ha traducido en cri-
lla, con soluciones normalizadas que permiten grandes pro- terios como los de la Unión Europea de aumentar el por-
ducciones. centaje de energía eléctrica renovable al 40% del total,
• El montaje en obra se realiza con rapidez y las obras civiles dentro del objetivo de generar con energía renovable el
son reducidas. 20% de la energía primaria para el año 2020.
I.T. N.º 89. 2010 41
• La evolución de la tecnología ha ido propiciando máquinas 120 m. Del mismo modo, las palas han pasado de los 19 m que
cada vez de mayor potencia, con lo que se consigue un me- medían las de El Perdón a los 52 m de las grandes máquinas
jor aprovechamiento de los emplazamientos. actuales. El aumento del tamaño de las máquinas ha requerido
• La mejora tecnológica ha permitido solucionar problemas grúas de mayor capacidad y altura de elevación, que precisan
eléctricos como los debidos a los huecos de tensión, que caminos más anchos para su movimiento en los parques.
pudieran haber limitado el desarrollo eólico. Hasta ahora el aumento de tamaño ha sido continuo,
• Los estudios de predicción de viento permiten estimar, con aunque quizá se esté llegando a un límite por los problemas
razonable precisión, la energía que se va a generar el día si- de transporte de los grandes pesos. Una barquilla completa
guiente en todos los parques y, de ese modo, facilitar la pla- pesa, con el camión que la transporta, unas 200 toneladas, lo
nificación eléctrica al operador del sistema. que supone dificultades para el paso por muchos puentes.
• Cuando empezó el desarrollo eólico se produjo una bajada Igualmente, transportar palas de 52 m no siempre es posible.
de los tipos de interés que permitió hacer mayores inversio- El aumento de la altura de las torres implica diámetros su-
nes y, además, construir parques en lugares de menor viento. periores a 5 m, que no pueden pasar por debajo de muchos
puentes, y la dificultad de hacer soldaduras u otras uniones
Evolución de los aerogeneradores en obra ha obligado a adoptar soluciones con torres de hor-
en estos años migón, que se llevan a la obra en piezas y se montan en los
Aumento de la potencia unitaria lugares de colocación.
Los aerogeneradores de El Perdón, instalados en 1994, eran
de 500 kW. En 1996 se instalaban de 660 kW, luego se pasó Emplazamientos de menos viento
a 850 kW y ahora la mayor parte son de 1,5 o de 2 MW, ha- y mayores dificultades de cimentación
biendo prototipos de 3 y de 5 MW. La gran cantidad de nuevos parques obliga a proyectarlos en
El aumento de la potencia ha ido unido a torres de mayor emplazamientos de menos viento, por lo que se proyectan
altura. En El Perdón, eran de 40 m y, en la actualidad, son nor- máquinas con palas de un diámetro superior que consiguen
malmente de 80 m, habiendo opciones de 100 e incluso de la potencia gracias a la mayor área barrida.
Inicialmente, todos los parques se proyectaban en zonas
elevadas, rocosas, en las que no había ningún problema pa-
ra cimentaciones superficiales. Sin embargo, últimamente es
frecuente proyectar parques en terrenos con problemas de
cimentación que obligan a soluciones pilotadas, lo que en-
carece las obras.

Mejoras ante huecos de tensión


Se denomina huecos de tensión a los cortocircuitos breves en las
líneas producidos por diversas causas, como caídas de ramas,
aves que conectan dos cables, etc. En estos casos, la caída brus-
ca de tensión provoca el funcionamiento automático de inte-
rruptores que dejan sin tensión el tramo afectado y se genera
una perturbación que se propaga por la red y que los genera-
dores síncronos normales pueden asumir sin dificultades.
Pero los generadores eólicos con electrónica de potencia
no resistían esas caídas de tensión y se desconectaban como
medida de autoprotección, lo que motivaba que cuando se
Foto: Francisco Bueno

Fig. 4. Prototipo de 3 MW con torre de hormigón de 100 m. Fig. 5. Pala de aerogenerador.

42 I.T. N.º 89. 2010


producía un hueco de tensión se desconectaban todos los El cálculo financiero completo de un parque depende de
aerogeneradores a los que llegaba la propagación. Este pro- numerosas variables: tarifa de venta de energía, duración de las
blema, que llegó a ser grave a medida que iba aumentando máquinas, años de amortización contable, tipo de interés,
la potencia eólica instalada, porque daba lugar a importan- plazo de ejecución, plazo de devolución del crédito, apalan-
tes caídas de generación, actualmente ya ha sido resuelto. camiento, gastos de mantenimiento, impuestos, etc. En cada
Todos los generadores modernos pueden asumir esa situa- caso hay que hacer una previsión que se ajuste a las condi-
ción y se han ido adaptando la mayor parte de los antiguos ciones que procedan.
para que la resistan. Un coeficiente sencillo que da una idea de la rentabilidad
de un parque es el cociente entre la inversión y la producción
Variación del costo unitario de kilovatio instalado anual. Suponiendo una inversión de 1.200 €/kW, se tiene,
Desde 1994 hasta 2009, y considerando euros constantes, no para parques de diferente número de horas de producción:
ha habido una reducción sensible del precio del kilovatio insta-
Horas Coeficiente €/kWh,año
lado, que se mantiene en un intervalo de 1.100 a 1.300 €/kW,
2.000 0,60
a pesar de que el mayor tamaño de las máquinas unido a la fa-
bricación de series mayores hacía pensar que se iba a producir 2.500 0,48

una bajada de precios. 3.000 0,40


Ello se ha debido, fundamentalmente, a las siguientes cir- 3.500 0,34
cunstancias:
4.000 0,30
• Encarecimiento de las materias primas.
• Calidad superior de las máquinas actuales respecto a las Dado que no es previsible que bajen los costos de inver-
iniciales, con innovaciones como la solución a los huecos sión, que los nuevos parques se harán en lugares de menos
de tensión, la instalación de ascensores en todos los aero- viento y que va a empezar a haber limitaciones de entrada en
generadores, etc. Todo ello se traduce en mayor rendi- la red (ya las ha habido, importantes, el 30 de diciembre de
miento y, sobre todo, mayor garantía de fiabilidad. 2009), que reducirán la energía generada, el costo del kilova-
• Mayor costo de la obra civil debido a cimentaciones más tio hora generado será cada vez más elevado, a pesar de que
costosas por ejecutarse en peores terrenos, caminos de ma- la mejora tecnológica supone una mayor disponibilidad.
yor anchura, etc.
• Necesidad de construir líneas de mayor potencia y longi- Eventualidad de la energía eólica
tud, etc. El mayor problema de la energía eólica es la eventualidad de
No parece que, salvo coyunturas económicas que fuercen su generación. Ya hemos indicado que, en 2009, el 8 de no-
a rebajas para mantener la actividad, se vaya a producir en los viembre se aportó con energía eólica el 53,7% de la deman-
próximos años una bajada sensible del costo del kilovatio ins- da, mientras que el 27 de agosto apenas se cubrió el 1 %.
talado. En este punto, discrepamos de planteamientos como Actualmente, se hacen previsiones de generación de todos
los de Greenpeace, que estiman una bajada a la mitad del cos- los parques para ofertar al mercado eléctrico (pool) y se con-
to de instalación eólica. sigue una razonable precisión, similar a las predicciones me-
teorológicas de los mapas del tiempo de las televisiones, pero
Costo del kilovatio hora generado la falta de seguridad de la generación obliga al sistema eléc-
En un parque eólico el dato importante es el costo de la ener- trico a disponer de centrales alternativas para asegurar el su-
gía generada, es decir el del kilovatio hora, que depende del ministro los días que no hay viento.
valor de la instalación (€/kW) y de la energía generada en el Incluimos los partes de la estructura de generación de
año (kWh/año), que se expresa en el cociente entre la pro- REE de ambos días (Fig. 6) que permiten sacar las siguientes
ducción y la potencia, lo que se llama horas de producción. conclusiones:

Fig. 6. Partes de la estructura de generación del 8 de noviembre y del 27 de agosto de 2009. Fuente: REE.

I.T. N.º 89. 2010 43


• En el gráfico del día 8 de noviembre se aprecia que REE • El progresivo aumento de la potencia eólica supondrá una
consiguió aprovechar la gran producción de energía eólica reducción de las horas de funcionamiento de las centrales
gracias a las exportaciones y al hecho de poner en marcha de gas, con la consiguiente reducción de su rentabilidad.
los bombeos, que consisten en acumular energía hidroeléc- • En los dos gráficos puede verse el papel que juega la ener-
trica elevando agua en centrales reversibles. Ello fue espe- gía hidráulica, que cubre las puntas, y los bombeos, que
cialmente singular, dado que se produjo en un domingo funcionan en horas de baja demanda.
con bajo consumo total, y pone de manifiesto el buen fun-
cionamiento de REE. Situación actual del sector
• El aumento de potencia eólica sobre la potencia actual- En la tabla 1 se ha indicado que la potencia eólica instalada a
mente instalada supondrá que en días como el 8 de no- finales de 2009 es de 18.119 MW. Este valor es muy similar
viembre habrá limitaciones para entrada de la energía eóli- a las previsiones del Plan de Energías Renovables en España
ca en la red, ya que no se podrán reducir las aportaciones 2005-2010 (PER), que estimaba una potencia instalada de
de la energía nuclear, las mínimas de carbón y de gas ni las de 18.355 MW en 2009 y de 20.155 MW en 2010.
otras energías renovables, y no cabe aumentar las exporta- Frente a este dato, las previsiones de las comunidades au-
ciones. Esas limitaciones se traducirán en menor producción tónomas, que buscan su desarrollo energético, suponen un
anual de energía eólica y, por tanto, menor rentabilidad de total de unos 40.000 MW.
los parques. La única solución será aumentar la potencia La gran potencia eólica instalada ha provocado que en
de los bombeos. 2009 hubiese momentos con limitación de entrada de la
• El 8 de noviembre, día de la mayor aportación de energía energía eólica en la red, especialmente en algunas zonas, por
eólica a la red, la generación eólica media diaria supuso so- exceso de capacidad de generación sobre la demanda o por li-
lamente el 58,45 % de la potencia instalada, lo que permi- mitaciones de la red de distribución. Esta situación, lógica-
te ver que la distribución de los parques eólicos en toda Es- mente, se irá agravando siempre que el aumento de potencia
paña consigue una generación no concentrada en el tiem- eólica sea superior al de la demanda, y nos permite ver que la
po que facilita su introducción en la red. situación actual del sector eólico es compleja y que se van a
• En el gráfico del 27 de agosto se ve lo reducido de la gene- requerir medidas que aseguren unos correctos resultados.
ración eólica, especialmente en algunas horas, y cómo se A continuación, vamos a comentar la normativa más re-
cubrió una parte muy importante de la demanda con ciclos ciente y su incidencia en el sector.
combinados de gas.
Tarifas en 2009
La Orden de 26 de diciembre de 2008, por la que se revisan
las tarifas eléctricas a partir del 1 de enero de 2009, estable-
cía, para la energía eólica terrestre:
Tarifa regulada en los 20 primeros años 7,8183 C€/kWh

A partir de entonces 6,5341 C€/kWh

Prima de referencia 3,1273 C€/kWh

Límite superior que percibir 9,0692 C€/kWh

Límite inferior que percibir 7,6098 C€/kWh

La mayor parte de los parques eólicos se rigen por la opción


de precio del pool más prima, por lo que el importe que real-
mente perciben depende del precio del pool, que en 2009 ha
sido considerablemente inferior al de 2008 (3,709 C€/kWh
frente a 6,443 C€/kWh), lo que ha alterado sustancialmente la
rentabilidad de los parques.
Aplicando el importe de la prima a toda la producción eó-
lica de 2009 se obtiene:
3,1273 C€/kWh * 35.424 GWh = 1.108 M€

Cantidad muy apreciable tanto en valor absoluto como


relativo respecto al importe total del pool.
Sin embargo, el sobrecosto real de la energía eólica habría
que calcularlo considerando cuál habría sido, en cada momen-
to, el precio del pool sin energía eólica y, por tanto, entrando
en el sistema centrales de mayor costo de generación que el
Fig. 7. Aerogeneradores de 1,5 MW con torres de 80 m. marginal considerado. Sin hacer esta cuenta y sin considerar,
44 I.T. N.º 89. 2010
Foto: Francisco Bueno
además, el sobrecosto por emisiones de CO2 que tendrían las
energías a base de petróleo o gas, no es posible conocer el cos-
to real que la energía eólica ocasiona al sistema eléctrico.
En noviembre de 2009, la Asociación de Productores de
Energías Renovables (APPA) ha realizado un estudio sobre el
tema en el que se concluye que en 2008 el ahorro que supu-
so la entrada de energías renovables en el pool fue, por las ra-
zones indicadas, de 4.919 M€. Además la diferencia entre la
suma del impacto de las importaciones y el impacto econó-
mico de evitar gases de efecto invernadero y las primas perci-
bidas por el sector fue de 619 M€.
Todo ello pone de manifiesto la complejidad del tema y
la conveniencia de que la Comisión Nacional de la Energía o
Red Eléctrica de España, que disponen de la información ne-
cesaria, publiquen estudios detallados de estos temas.

Real Decreto-ley 6/2009, por el que se adoptan


determinadas medidas en el sector energético
Este Real Decreto-ley establece, entre otras medidas, la ne-
cesidad de la inscripción en un Registro de preasignación
como condición necesaria para tener derecho al régimen eco- Fig. 8. Energía del siglo XXI frente a energía animal.

nómico de producción de energía eléctrica en régimen espe-


cial. Establece diversos condicionantes para poder inscribir La potencia establecida para 2010 es algo menor que los
las instalaciones en el Registro y señala que se admitirán has- 20.155 MW previstos en el PER 2005-2010, pero es proba-
ta que sea cubierto el objetivo de potencia previsto en cada ble que se alcance por los ajustes que se produzcan. Las pre-
grupo y subgrupo. visiones para 2011 y 2012 son reducidas y supondrán una
En su disposición transitoria quinta, indica que, cuando paralización del pujante sector de construcción de aerogene-
la potencia sea superior al objetivo previsto, el régimen eco- radores, que deberá buscar su continuidad en la exportación.
nómico establecido en el RD 661/2007 se agotará con las
instalaciones inscritas, y que se podrán establecer restriccio- Conclusiones
nes anuales a la ejecución y entrada en operación de las ins- • El desarrollo de la energía eólica en el periodo 1994-2009
talaciones inscritas al objeto de no comprometer la sostenibi- ha sido espectacular y supone un hito en la generación
lidad técnica y económica del sistema. Señala también que eléctrica.
mediante real decreto se aprobará un nuevo marco jurídico- • La situación actual de limitaciones de aprobaciones de par-
económico para las instalaciones que se inscriban en el Re- ques eólicos va a provocar una paralización de un sector
gistro una vez agotado el régimen retributivo vigente. pujante, que deberá dedicarse a las exportaciones.
Puede verse que este Real Decreto establece limitaciones • El Plan de Energías Renovables 2011-2020 debe establecer
a la puesta en servicio de nuevas instalaciones de energía re- las previsiones para el periodo, considerando cuál va a ser
novable, lo que es acorde con las limitaciones de aprovecha- la aportación al sistema de las diferentes energías renova-
miento de la energía eólica en días de gran producción. bles y cómo se va a conseguir la garantía de potencia. En la
solución que se adopte va a ser muy importante el criterio
que se establezca sobre el papel de las energías renovables
Resolución de 19 de noviembre de 2009, por
la que se procede a la ordenación de los proyectos en el total de la generación.
presentados al Registro de preasignación • La energía eólica debe tener un papel destacado en el siste-
En esta Resolución, el Ministerio de Industria establece un ma, por la gran cantidad de kilovatios hora que, al cabo del
calendario de potencias de energías renovables que van a te- año, puede aportar al sistema.
ner derecho a prima. En lo referente a la eólica se establece la • Debe establecerse cuál va a ser la fuente de energía que la
puesta en servicio de 3.719 MW eólicos para 1 de enero de sustituya los días que no hay viento. Una solución podría ser
2010, con lo que se alcanza la potencia prevista para esa fe- que las aprobaciones para nuevos parques vayan unidas a sis-
cha en el PER y se demora el resto a fases posteriores: temas de bombeo que permitan regulaciones. Ello requiere
Potencia eólica
disponer de un marco tarifario claro y estable que permita
Año
Parcial MW Acumulada MW realizar con seguridad las inversiones correspondientes. ■
Hasta 2010 3.767 19.641
Francisco Galán Soraluce
En 2011 1.659 21.300 Ingeniero de Caminos
En 2012 962 22.262 Proyectos y direcciones de obra civil de energías renovables
en Acciona Energía

I.T. N.º 89. 2010 45


Energía eólica marina.
Presente y futuro
Ángel Hernández del Teso

DESCRIPTORES
VIENTO
ENERGÍA
RENOVABLES
OFF-SHORE
ON-SHORE

Introducción Energía eléctrica con generación eólica:


El suministro de energía, en particular de energía eléctrica, ha el gran avance tecnológico
tomado una especial relevancia en nuestra sociedad. Práctica- La energía eólica –en términos amplios, “energía del viento”–
mente, todos los días nos encontramos con numerosas noti- es conocida desde la antigüedad y ha tenido un aprovecha-
cias en los diversos medios de comunicación que ponen de miento para muy diversos usos, que incluyen, entre otros, la
manifiesto una creciente concienciación social en torno a la navegación, la molienda de grano y el bombeo de agua. A lo
sostenibilidad del sistema, la garantía de suministro, el im- largo del siglo XX se realizaron diversos avances tecnológicos
pacto en el medio ambiente y, muy especialmente, el tan co- que no se materializaron en tecnología masiva hasta la déca-
nocido efecto del cambio climático. da de los ochenta, después de las crisis del petróleo de los
Las energías renovables están muy bien posicionadas para años setenta (una primera en 1973 y otra segunda en 1979),
resolver de manera satisfactoria estas demandas. Por un lado, que propiciaron diversos programas de investigación y desa-
son un recurso recurrente e ilimitado, y tienen una distribu- rrollo en EEUU y en Europa. A lo largo de los años ochenta
ción territorial muy distinta a la de las fuentes de energía fó- y primeros noventa, se consolidó la tecnología que hoy es em-
sil, dotando a algunas economías de independencia y mejores pleada de forma mayoritaria: turbinas de eje horizontal, es-
garantías de suministro. Por otro lado, su aportación a la emi- tructuras de soporte de tipo tubular (frente a estructuras reti-
sión de gases de efecto invernadero, muy particularmente de culadas o celosías), y rotores compuestos por tres palas.
CO2, es prácticamente nula. No obstante, la segunda parte de la década de los noven-
El desarrollo de las energías renovables en nuestra historia ta y la primera década del siglo XXI han supuesto el avance
reciente ha sido un tanto irregular. Después de una gran pre- definitivo de la tecnología. Haciendo referencia a la famosa
ponderancia de la generación hidráulica en el segundo tercio Ley de Moore, que indica que la potencia de un microproce-
del siglo XX, y tras un parón en los años ochenta y noventa, con- sador se duplica cada 2 años, la potencia de los aerogenera-
secuencia de una predilección por otras tecnologías (de com- dores ha pasado de 75 KW a 3.000 MW en un lapso de 18
bustibles fósiles o nucleares), los últimos diez años han sido años para el caso del mayor fabricante mundial. Este dato po-
de gran intensidad en el desarrollo de la energía eólica en Es- ne de manifiesto los grandes logros de esta industria.
paña, que es, en el momento actual, una fuente de energía re- Algunos elementos que ayudan a entender este gran avan-
novable de similar tamaño a la hidráulica, energía renovable ce son los siguientes:
por excelencia en España (tanto en términos de potencia ins- • Aplicación del conocimiento del diseño de grandes estructuras.
talada [17 %] como en términos de energía producida La industria eólica ha sabido desarrollar un sistema por-
[11%]). A modo ilustrativo, la producción de energía eólica tante adecuado para el creciente tamaño y, por tanto, soli-
se duplicó de 2004 a 2008. Este gran impulso ha sido el re- citaciones de los generadores (peso de la góndola, nacelles,
sultado, como veremos más adelante, de un avance tecnoló- área de barrido de las palas). Se ha optimizado el diseño de
gico muy significativo y un decidido impulso normativo. torres de estructuras metálicas de tipo tubular y se está evo-
46 I.T. N.º 89. 2010
Fig. 1. Evolución del tamaño de los aerogeneradores comerciales.

lucionando hacia esquemas modulares de hormigón prefa-


bricado y estructuras de tipo mixto, con planteamientos
que resuelven los problemas adicionales de logística, trans-
porte y montaje derivados del mayor tamaño.
• Avances y transferencia de conocimientos de la aerodinámica y
mecánica de fluidos. El comportamiento de las palas de los
aerogeneradores es muy similar al de las alas de los aviones.
La industria eólica ha sido capaz de transferir este conoci-
miento y aplicarlo en un nuevo uso donde su contribución
es clave, ya que las palas son el elemento que transforma la
energía dinámica del viento en energía en forma de par apro-
vechable para los generadores de energía. La tecnología ac-
tual de las palas –paso fijo, mecanismos de orientación y án-
gulo de ataque variable– ha contribuido a un mejor aprove-
chamiento del recurso energético.
• Avances en electrónica de potencia. La electrónica actual
permite aprovechar una potencia muy irregular en térmi-
nos brutos en energía eléctrica con tensión y frecuencia es-
tables, requisitos imprescindibles para una producción a
gran escala.
• Desarrollo de sistemas de redes de transporte y distribución de
energía eléctrica. La evolución de los equipos de gestión de
redes, hoy en día, permite gestionar fuentes de energía con
factores de carga tan variable como los aerogeneradores. La
red de transporte española gestiona, en la actualidad, más
de un 17% de su capacidad instalada proveniente de ener-
gía con generación eólica, llegando a computar en algunos
periodos muy excepcionales más del 50 % del sistema (8 de Fig. 2. Molino en el parque marino Horns Rev II
noviembre de 2009). (mar del Norte, Dinamarca). Fuente: Dong Energy.

I.T. N.º 89. 2010 47


Fig. 3. Detalle de los componentes de un aerogenerador. Modelo GAMESA G-90.

Además de estos avances, algunos países, sobre todo en parar la terrestre con la marina es desde una óptica puramen-
Europa, han realizado una apuesta muy decidida para fo- te económica, que engloba no solamente los aspectos estric-
mentar el desarrollo de una nueva industria en torno a esta tamente técnicos, sino también otros aspectos de índole más
energía. Este es el caso de Alemania y Dinamarca, donde sus amplia, como el marco regulatorio, aspectos ambientales, fi-
empresas han consolidado todo este conocimiento tecnológi- nanciación, cobertura de riesgos.
co y donde, en la actualidad, se siguen desarrollando la ma- Esta visión comparativa se resume de manera cualitativa
yor parte de las innovaciones.1 en la tabla 1.
Adicionalmente, un conjunto de países han proporciona- En relación a la producción, las velocidades medias de
do un marco legislativo estable que ha propiciado mayor in- viento en los emplazamientos marinos son superiores a la ma-
terés por parte de las grandes compañías eléctricas, y también yoría de las de los emplazamientos terrestres. Además, el ré-
por parte de inversores de carácter más financiero para la in- gimen de vientos en el mar suele ser más idóneo para el apro-
versión en este tipo de activos. vechamiento energético: 1) dirección del viento constante,
En resumen, un doble efecto, desde la oferta, con el desa- que reduce el problema de estelas; 2) menores niveles de tur-
rrollo tecnológico, y desde la demanda, con una rentabilidad bulencia, que permite unas condiciones de trabajo más idó-
adecuada para la inversión, ha propiciado un desarrollo muy neas para las turbinas.
significativo. La potencia instalada en Europa ha pasado de Otro aspecto que considerar es la capacidad para predecir
9.000 MW en 1998 a 65.400 MW en 2008, lo que supone adecuadamente la producción energética de la instalación.
un crecimiento de más del 20 % anual. El tamaño de las tur- Hasta la fecha, los especialistas en cálculo de recurso eólico han
binas convencionales ha pasado de 200 kW a 2.500-3.000 kW replicado los robustos modelos de simulación empleados en el
en el mismo periodo, y en algunos países, como España, Di- ámbito terrestre, y las experiencias recientes ponen de mani-
namarca y Alemania, la producción eólica supone ya más del fiesto que suelen sobreponderar el recurso energético. Adicio-
11% del total. nalmente, la obtención de datos reales que permitan una esti-
mación afinada del recurso energético requiere un esfuerzo
La energía eólica terrestre frente a la marina considerable, en términos tanto económicos como logísticos.
El gran desarrollo de la energía eólica se ha realizado hasta la fe- Las torres meteorológicas deben colocarse en una plataforma
cha en instalaciones terrestres (on-shore), frente a las instalacio- marina con unos costes muy superiores a los del caso terrestre.
nes marinas (off-shore), que, en la actualidad, representan me- A modo de ejemplo, en la zona alemana del mar del Norte, so-
nos del 2% de la potencia instalada a nivel mundial (1,4 GW lo existen dos torres de medición (FINO 1 y FINO 2), aun
marinos frente a 129 GW instalados en total). siendo una de las zonas del mundo con más actividad de pro-
Desde un punto de vista puramente económico, toda in- yectos en desarrollo. Finalmente, es cierto que la ausencia de
versión debe mantener un adecuado equilibrio entre riesgo y obstáculos y orografía en el mar implica que la variabilidad es-
remuneración/rentabilidad. Una manera de analizar y com- pacial del recurso es muy inferior a la del caso terrestre.
48 I.T. N.º 89. 2010
Se puede concluir que el recurso eólico en el mar es me- Tabla 1
jor, en términos tanto cuantitativos como cualitativos, y que Visión comparativa de la energía eólica terrestre
la metodología actual de cómputo permite estimar la pro- frente a la eólica marina
ducción de una instalación con un adecuado nivel de fiabili- Comparativa entre
Concepto la marina Comentario
dad como para realizar las cuantiosas inversiones que requie- y la terrestre*
ren estos proyectos. 1. Producción ++
El recurso eólico marítimo es más abundante y
de más fácil aprovechamiento
En términos globales, la inversión en las instalaciones mari-
2. Inversión/CAPEX**
nas introduce un nivel de dificultad y complejidad muy supe- Las turbinas son similares a excepción del tamaño
2.1. Turbinas =
rior a la del caso terrestre. Esta dificultad tiene un doble aspec- y los elementos para el entorno agresivo del mar

to. En primer lugar, el coste de inversión por unidad de poten- 2.2. Cimentación / Los trabajos en el mar son más costosos y crecen
––
obra civil muy significativamente con el calado
cia instalada (€/MW) es sensiblemente superior al del caso La tecnología de cables submarinos es conocida,
2.3. Infraestructura
terrestre. Este incremento de coste se mantiene incluso en tér- eléctrica
– aunque no ocurre lo mismo para las subestacio-
nes/transformadores
minos equivalentes, esto es, en coste por unidad de energía 2.4. Transporte, montaje Hay limitada experiencia y el conocimiento de la
––
(€/MWh). En segundo lugar, la determinación de un presu- e instalación industria del petróleo no es del todo extrapolable
puesto de inversión fiable es mucho más difícil en el caso marí- 3. Operación
y explotación
timo. Las experiencias reales ponen de manifiesto que las com- Los trabajos en el mar son más costosos y tienen
3.1. Mantenimiento ––
plejidades en la obra civil y en el montaje hacen incrementar los mayores problemas de logística y transporte
costes inicialmente previstos. Al igual que para el caso de la es- 3.2. Disponibilidad ––
La falta de accesibilidad a las turbinas implica
mayores tiempos de producción perdidos
timación de la producción, los estudios de ingeniería para obte- Se desconoce, a día de hoy, si las condiciones de
3.3. Vida útil /
ner los datos que permiten estimar adecuadamente la inversión durabilidad
? explotación en el mar suponen una reducción
sustancial de la vida útil (20-25 años)
son muy costosos, no solo en dinero, sino también en tiempo.
4. Otros aspectos
Las turbinas marinas, en cuanto a la góndola (nacelle) y No hay diferencias significativas en el enfoque
las palas, son muy similares a las terrestres, aunque ligera- 4.1. Marco regulatorio = entre terrestre y marítima en los principales mer-
cados
mente mayores en tamaño, por lo que su coste es similar. El
Es variable según el caso. La marítima tiene como
mayor sobrecoste viene derivado de la necesidad de sistemas 4.2. Impacto ambiental ? ventaja la no afección a poblaciones, si bien tiene im-
de protección contra el ambiente salino y abrasivo del mar pacto sobre avifauna, pesca y dinámica del litoral
El caso marítimo suele necesitar mayor coordi-
(por ejemplo, tratamientos superficiales, estanquidad). No 4.3. Tramitación
– nación entre administraciones para la obtención
administrativa
obstante, este sobrecoste es del orden del 10 al 15 %. Las to- de permisos
rres tienen un sobrecoste significativo, lógicamente, condi- Además de las consideraciones técnicas, los
4.4. Financiación – mercados de financiación para proyectos maríti-
cionado también al esquema de cimentación, el calado y la mos están mucho menos desarrollados
batimetría del emplazamiento. En este aspecto, el coste de las 4.5. Otros (riesgo político,

seguros, etc.)
torres marinas puede llegar a ser varias veces el coste de las to-
* + indica que la marítima es mejor que la terrestre.
rres en emplazamientos terrestres. ++ indica que, además, la diferencia se considera muy significativa.
– indica que la terrestre es mejor que la marítima.
No obstante, la principal causa del sobrecoste reside en las – – indica que, además, la diferencia se considera muy significativa.
= indica que, prácticamente, no hay diferencias.
cimentaciones / obra civil y el transporte, montaje e instala- ? indica que no hay un criterio claro en relación a cuál es mejor.
ción. El coste de las cimentaciones está determinado por el ** CAPEX = Inversión en capital (capital expeditures).

calado, las condiciones geotécnicas del terreno y, en menor


medida, la dinámica litoral. Existen tres tipos fundamentales
de cimentación: la convencional, tipo zapata/gravedad, la de
trípode y la de celosía. Los diseños actuales concluyen que la
solución óptima para profundidades de hasta 25 m suele ser
la cimentación convencional, y para calados de entre 25 m y
50 m, las cimentaciones del tipo trípode o celosía.2 Para pro-
fundidades superiores a 50 m todavía no existen experiencias
a nivel industrial que permitan concluir qué solución es la
idónea. La evolución de la industria dictará si es más conve-
niente la tecnología apoyada en el sustrato marino o si lo son
los dispositivos flotantes o arriostrados. En términos compa-
rativos, las cimentaciones marinas pueden ser del orden de
cinco a diez veces más costosas que las del caso terrestre.
En relación al montaje, el criterio más relevante es el cala-
do. Para zonas con menos de 20 m de calado, las técnicas de
montaje permiten utilizar embarcaciones ancladas en el terre-
no, si bien para calados mayores el montaje se realiza sobre es-
tructuras puramente flotantes. Un problema adicional es que Fig. 4. Parque marino de Horns Rev II,
todavía no se ha desarrollado una industria auxiliar de sufi- con 91 molinos de 2,3 MW. Fuente: Siemens.

I.T. N.º 89. 2010 49


ciente tamaño para dotar de unos equipos especializados en Los elevados tiempos de transporte a las instalaciones, y las
estos trabajos. Otro aspecto reseñable es que las buenas con- dificultades de acceso y operación derivadas del oleaje3 y ve-
diciones de recurso eólico suelen implicar graves dificultades locidad del viento hacen que las disponibilidades de los em-
para la instalación y el montaje, y dejan solo unas pocas se- plazamientos marítimos sean sensiblemente inferiores a las
manas al año con condiciones aptas para el trabajo (velocida- del caso terrestre. A este respecto, no obstante, la experiencia en
des de viento inferiores a 10 m/s, oleaje limitado, visibilidad parques en el Reino Unido ha puesto de manifiesto una gran
adecuada). Esto hace que, en algunos casos, en las costas bri- mejora en los últimos años, pasándose de disponibilidades
tánicas se hayan conseguido ritmos de montaje de tan solo del orden del 75% a valores superiores al 90 %. A modo de
dos aerogeneradores en toda una campaña estival de montaje. referencia, se considera un estándar en la industria disponibi-
Las infraestructuras eléctricas en alta mar son bastante co- lidades del 95-97% para instalaciones terrestres.
nocidas, y, por ello, el sobrecoste con respecto al caso terres- Finalmente, los otros aspectos relevantes, el marco regu-
tre es limitado. Las líneas eléctricas marinas son tecnología latorio y los aspectos administrativos del negocio, manifies-
conocida y ampliamente utilizada, por lo que esto no repre- tan en cada caso sus peculiaridades, si bien no hay grandes
senta una gran dificultad tecnológica, aunque sí supone un diferencias. En general, el marco regulatorio es similar, aun-
incremento del coste. En cuanto a las subestaciones o centros que los términos económicos para el marítimo tienen en
de transformación, las experiencias son, hasta la fecha, redu- cuenta los mayores costes de producción y, por tanto, una
cidas, pero las instalaciones existentes han resuelto este ele- mayor remuneración de la energía producida. No obstante,
mento de manera bastante satisfactoria. existe heterogeneidad en cuanto a los esquemas de remune-
En resumen, se puede concluir de lo expuesto hasta aquí ración de los diversos países y, en términos comparativos, có-
que el caso marino implica un coste total de inversión de, al mo se incrementa la remuneración del caso marítimo con
menos, dos veces el del caso terrestre. respecto al caso terrestre.
La información pública en relación a los costes reales y es- El caso marítimo presenta todavía un estado más inci-
timados de los parques marítimos europeos pone de mani- piente en cuanto a los mecanismos de financiación de las in-
fiesto que, desde 2001 (año en el que se inicia la construc- versiones. El mercado terrestre tiene la capacidad de atraer
ción de parques de manera industrial), la evolución del coste grandes volúmenes de capital –tanto en forma de fondos pro-
por MW instalado ha tenido una tendencia creciente. Si bien pios como en forma de deuda– para el desarrollo de los par-
las comparaciones resultan difíciles por la heterogeneidad de ques. El mayor grado de incertidumbres y riesgos asociados
los parques, resulta, cuando menos, inquietante que a lo lar- en el caso marítimo hace que todavía sea más costosa (en tér-
go de los últimos años el coste unitario haya tenido una ten- minos de tasas) la financiación de estos activos y que haya
dencia tan acusada de crecimiento, más aún cuando los em- mayores restricciones al capital disponible.
plazamientos construidos todavía no han alcanzado calados y En resumen, los parques marítimos son de mayor tama-
distancias a la costa que requieran medios totalmente maríti- ño, con turbinas de mayor potencia unitaria, y con unos cos-
mos (por ejemplo, en esquemas de montaje). tes medios de producción en la mayoría de los casos superio-
En relación a la operación y mantenimiento, el caso ma- res a los de los parques terrestres.
rítimo es más costoso en todos los aspectos. La operación de
los parques está muy condicionada por la distancia a la costa, Los mercados de energía eólica marina:
con esquemas de transporte que van desde 100% marítimos el presente
hasta transporte aéreo mediante helicópteros, tal y como se Los datos de potencia instalada y las previsiones de evolución
hace en explotaciones petrolíferas. En la actualidad, los par- en los próximos años ponen de manifiesto la creciente pre-
ques en operación tienen unos costes de operación del orden ponderancia del caso marítimo sobre el terrestre. Para Europa,
de tres veces los del caso terrestre, aunque, al igual que para la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA) considera
el caso de la inversión, hay gran variabilidad. que entre 2015 y 2020 la potencia instalada anualmente en el
mar superará a la terrestre. Para 2030 se espera que la poten-
cia marina instalada sea ya del orden del 40%.4 Esto se debe al
doble efecto de crecimiento del mercado marítimo y a la esta-
bilización, o incluso decrecimiento, del mercado terrestre de-
rivada de la ocupación de los emplazamientos en el territorio.
A nivel mundial, el mercado marítimo preponderante es
el europeo, con algunas experiencias de menor tamaño en la
costa atlántica de América del Norte, China e India.
Los 27 miembros de la Unión Europea han establecido el
objetivo 20-20, esto es, llegar en el año 2020 al 20% de pro-
ducción de energía con fuentes renovables, tomando la ener-
gía eólica un papel preponderante, con un 15% de la pro-
Fig. 5. Evolución de los costes de inversión
ducción de energía eléctrica. Esto implica incrementar del or-
de los parques eólicos marinos. den de tres veces la capacidad instalada en un horizonte de
50 I.T. N.º 89. 2010
Tabla 2
Parques marinos en Europa
País Operativos Operativos y en construcción Programados 2015
Finlandia 30 30 1.330
Suecia 134 164 3.312
Noruega 0 0 1.553
Dinamarca 414 851 1.276
Polonia – – 533
Alemania 12 769 10.298
Holanda 228 228 2.834
Bélgica 30 195 1.446
Reino Unido 598 2.162 8.752
Irlanda 25 25 1.603
Italia – – 827
Francia 105 105 1.070
España 10 10 1.976
Total 1.586 4.539 36.810

diez años, con algunos de los mercados más importantes (Ale-


mania y Reino Unido) concentrando gran parte del creci-
miento del caso marítimo.
En 2009, nueve parques eólicos marinos se conectaron a
la red, con un total de potencia instalada de 577 MW (199
aerogeneradores), lo que supone un incremento del 54% con
respecto a la potencia instalada en 2008. Con los parques en
construcción a la fecha se espera del orden de 1.000 MW adi-
cionales a lo largo de 2010. La capacidad instalada asciende
2.056 MW a diciembre de 2009.
En la tabla 2 se incluyen los principales datos de los paí-
ses europeos en relación a las instalaciones marinas en diver-
sas fases de desarrollo.
La Unión Europea está realizando diversos esfuerzos para
apoyar decididamente el desarrollo de estos ambiciosos pla- Fig. 6. Conexiones off-shore analizadas
nes. En primer lugar, se están realizando estudios tanto téc- en el estudio de Greenpeace.

nicos como económicos para desarrollar una red eléctrica


transeuropea que conecte las redes perimetrales del mar del Entrando en el detalle por país, los mercados más impor-
Norte: Reino Unido, Alemania, Países Bajos y Escandinavia tantes a nivel mundial son Alemania y el Reino Unido. En
(Noruega, Dinamarca y Suecia). Esta red resuelve a medio ambos casos, la Administración ha tomado medidas muy de-
plazo las restricciones de capacidad en algunos mercados y cididas para desarrollar el mercado marítimo.
permite una mejor optimización del sistema eléctrico euro- Los aspectos más relevantes del mercado alemán son los
peo al diversificar las tecnologías de generación y los perfiles siguientes:
de consumo. No obstante, el proceso presenta todavía retos • Marco regulatorio conocido y transparente. Si bien los proce-
en su estructuración legal y económica. En segundo lugar, la sos para obtener los permisos y licencias están normaliza-
Unión Europea está participando activamente en algunos dos, todavía hay un gran número de proyectos (más de 45)
proyectos del mar del Norte para financiar parte del desarro- con tramitación pendiente.
llo tecnológico. Finalmente, el Banco Europeo de Inversiones • Remuneración económica. Después de varios años con una
(BEI) está tomando un papel de mayor protagonismo en la remuneración excesivamente baja, los precios de venta de la
financiación de los proyectos marítimos: tiene comprometi- energía se han incrementado de manera que el incentivo pa-
dos más de 1.200 M€ y varios proyectos en avanzado estado ra el inversor sea suficiente. Además, se incluyen mecanis-
de análisis (por ejemplo, el emblemático proyecto London mos favorecedores para proyectos con mayores dificultades
Array, con 630 MW de capacidad prevista; deuda por valor técnicas por su lejanía de la costa y/o calado de las aguas.
de 1.050 M€). El BEI es un elemento fundamental para asig- • Conexión a la red. Pese a las limitaciones de capacidad en la
nar riesgos, de tal forma que otros financiadores de carácter red, el sistema ha desarrollado esquemas mancomunados
privado puedan apoyar estos proyectos tal y como se hace en de evacuación de la energía que minimizan la inversión en
el caso terrestre. Con carácter general, la situación actual de líneas de transmisión. Adicionalmente, la red de transporte
limitado acceso a capital –tanto fondos propios como deuda– es financiada por el operador de la red, y no por el parque
está dificultando la ejecución de los proyectos. eólico, con el consiguiente subsidio adicional a la inversión.
I.T. N.º 89. 2010 51
• Desarrollo tecnológico. La industria alemana se caracteriza por En la actualidad, hay del orden de treinta proyectos en di-
el alto valor añadido en bienes de equipo. En la industria eó- versos estados de tramitación, localizados en su mayor parte
lica, las empresas alemanas (conjuntamente con las danesas) en la costa atlántica andaluza y, en menor medida, en la des-
han tenido históricamente una gran preponderancia, y son embocadura del río Ebro.
líderes mundiales. Si bien en la actualidad, y dado el grado
de madurez de la tecnología, esta supremacía se ve clara- Los mercados de energía eólica marina:
mente desafiada por otros países (por ejemplo, España, Chi- el futuro
na, India, EEUU) y la Administración ha tomado un firme Aventurarse a opinar sobre el futuro resulta siempre un reto.
compromiso para apoyar a las empresas alemanas para que Así, en esta parte del artículo se van a presentar una serie de
sean líderes en la tecnología marina, todavía en una fase de ideas para que cada uno extraiga, además, sus conclusiones e
consolidación del conocimiento. Así, el marco alemán se ha implicaciones.
diseñado para ser especialmente atractivo y facilitar el desa- Desde un punto de vista global, la perspectiva histórica pre-
rrollo tecnológico made in Germany. Es de destacar que, sentada anteriormente se puede resumir de la siguiente forma.
conjuntamente con Vestas (multinacional de origen danés), La primera década del siglo XXI ha supuesto una consolidación
todas las tecnologías marinas probadas y activas en el mer- de la tecnología eólica terrestre para uso marítimo y se ha avan-
cado son alemanas (Siemens, REPower, Multibrid).5 zado en adaptar la tecnología terrestre a entornos marinos (es-
• Adicionalmente, el desarrollo eólico marítimo es clave pa- to es, calados de hasta 30 m y a 30 km de la costa). Con estos
ra modernizar y dar uso a las instalaciones de la antigua in- conocimientos se tiene la capacidad para abordar el gran creci-
dustria naval alemana. miento que se espera en los próximos cinco o diez años. Una
En relación al mercado del Reino Unido, el impulso tam- segunda etapa, en la que ya se está avanzando con un enfoque
bién es muy significativo: en 2009 se instalaron 284,4 MW de mejora continua sobre tecnología existente, es resolver los
de los 577 MW instalados en Europa. El planteamiento tie- retos tecnológicos para abordar proyectos más marítimos (esto
ne muchos puntos en común con el alemán (proceso de de- es, de grandes calados –de hasta 50 m–). A este respecto, la res-
sarrollo y tramitación administrativa clara, remuneración co- puesta es incierta. La industria eólica ha sido capaz de utilizar
nocida). Destacan las mejores condiciones técnicas de las cos- conocimiento de otras industrias y de aplicarlo muy satisfacto-
tas británicas en comparación con el mar del Norte en riamente. Si bien, para resolver estos retos, sea quizás ahora el
Alemania, si bien la parte industrial del impulso tiene menor momento de desarrollar mayor conocimiento innovador con
importancia. Recientemente, la Corona Británica ha adjudi- menores posibilidades de transferencias de otras industrias. Fi-
cado la tercera ronda de derechos sobre zonas marinas, que nalmente, a más largo plazo, resulta muy difícil saber si los in-
dota a los promotores de la seguridad para iniciar la inversión cipientes experimentos y prototipos para instalaciones sin res-
en trabajos de prospección y viabilidad de los emplazamien- tricciones por calado o lejanía de la costa se materializarán en
tos. Con esta adjudicación, el Reino Unido tiene cubiertos tecnología comercial o serán finalmente abandonados. En otro
sus objetivos de crecimiento en el futuro próximo. orden de cosas, la industria eólica está en sus primeros pasos
El otro mercado más relevante a nivel Europeo es el escan- para desarrollar prototipos que aprovechen energía eólica dis-
dinavo (Dinamarca y, en menor medida, Suecia y Noruega). tribuida (miniaerogeneradores en entornos urbanos o aeroge-
En la actualidad, existen dificultades por el sistema de conexión neradores a grandes alturas para aprovechar las circulaciones de
a la red. Es de destacar que la Compañía HyWind ha instala- grandes masas de aire en la atmósfera). Resulta difícil saber fi-
do el primer aerogenerador flotante en las costas de Noruega. nalmente qué tecnología será la más eficiente y, por tanto, po-
Finalmente, las costas de Bélgica y Holanda tienen un to- drá imponerse, entrando en competencia la energía eólica con
tal de seis parques eólicos marinos. otras fuentes de energía, renovables o no.
El mercado español marítimo tiene mucha menor relevan-
cia que el terrestre, con un objetivo de 4.000 MW para 2020
(en la actualidad, no hay instalaciones puramente marinas,
siendo lo más parecido los aerogeneradores del puerto de Bil-
bao). Esto se debe a la gran complejidad técnica de la costa es-
pañola, con unos calados muy grandes, y a unos procesos de
tramitación y desarrollo de los parques muy largos, costosos y,
hasta hace poco, quizás no lo suficientemente claros. Las re-
cientes clarificaciones en relación a los emplazamientos viables
desde el punto de vista ambiental han contribuido significati-
vamente a eliminar algunas de las incertidumbres clave. Adi-
cionalmente, se podría pensar que España representa un caso
mejor para la tecnología terrestre, ya que es un país todavía
con buenas zonas de recurso eólico y una densidad de pobla-
ción baja que permiten expandir las zonas de producción. Es-
to no ocurre en el Reino Unido ni en Alemania. Fig. 7. Parque marino de Lillgrund (mar Báltico, Suecia). Fuente: Vatenfall.

52 I.T. N.º 89. 2010


Fig. 8. Parque eólico marino Robin Rigg (RU). Puesta en marcha (parcial), 2009; aerogeneradores V90 (3 MW);
a 10 km de la costa y con 9 m de calado máximo; propiedad de E.ON. Fuente: E.ON.

Entrando a mayor nivel de detalle en relación a los retos Conclusiones


tecnológicos, el principal reto a corto plazo es optimizar los La energía eólica ha sido la energía renovable con mayor
costes de inversión de manera que la tendencia de costes cre- avance a lo largo de los últimos veinte años. Una vez se ha
cientes de generación con tecnología eólica marina se trans- avanzado tan sustancialmente en el campo terrestre, en la ac-
forme en reducción paulatina de costes, como ha ocurrido en tualidad, están colocados todos los elementos para mantener
el caso terrestre. Los aspectos con mayor impacto al respecto ese gran impulso en el entorno marítimo. Algunos retos tec-
deben venir por mejoras en la obra civil y sistemas de mon- nológicos todavía tienen un futuro incierto, pero la tecnolo-
taje, y no tanto por modificaciones en las turbinas. En una gía actual es capaz de abordar las instalaciones planteadas pa-
segunda etapa, las instalaciones marinas podrán beneficiarse ra los próximos cinco o diez años. En la actualidad, la mayor
de las economías derivadas de generadores de mayor tamaño. aversión al riesgo de los proveedores de capital introduce una
En relación a la infraestructura eléctrica, el gran desarrollo dificultad adicional, si bien es conocido el carácter cíclico de
de los parques marítimos implica grandes concentraciones de los mercados de capitales y es de esperar que esta situación se
potencia en nudos, en la actualidad, de segunda importancia revierta a corto/medio plazo. ■
en la red. Así, las redes europeas deben finalizar adecuada-
mente los esfuerzos de modernización para, en un futuro pró- Ángel Hernández del Teso
Ingeniero de Caminos. MBA
ximo, materializar una nueva red más flexible para el ámbito
paneuropeo. A este respecto, el gran reto, como comentába- Notas
1. Las compañías más destacadas son: Vestas (Dinamarca) y Enercon, Siemens,
mos anteriormente, es de índole normativa y política. REpower, Nordex, Muiltibrid, Furhlander (Alemania).
Abundando en el análisis siempre paralelo de la parte téc- 2. Las profundidades son valores de referencia que pueden sufrir oscilaciones
según condiciones particulares del emplazamiento.
nica y la parte económica, el desarrollo eólico marítimo va a
3. Para alturas de ola superiores a 2,5 m todavía no existen, a nivel comercial,
estar muy influenciado por el acceso a capital. La coyuntura embarcaciones que permitan el acceso a los aerogeneradores.
económica actual, con una percepción generalizada de posi- 4. En la actualidad, la potencia marina instalada representa el 2,3 % del total en
Europa (dato a diciembre de 2008).
ciones excesivas de riesgo, coloca a esta tecnología ante un 5. Este posicionamiento puede verse alterado por cambio de estrategia de las
gran reto. No obstante, con los sólidos marcos regulatorios, compañías fabricantes de aerogeneradores. En la historia reciente hay varios
ejemplos de compañías líderes que han entrado y salido del mercado marítimo.
el decidido apoyo normativo en algunos países, parece un he-
cho probable que, cuando los tecnólogos puedan presentar Referencias
– www.ree.es <http://www.ree.es>, www.cne.es <http://www.cne.es>, www.ewea.
todavía de manera más fiable los casos de inversión en los ac- org <http://www.ewea.org>, www.eib.org <http://www.eib.org>, www. windpo-
tivos, las grandes restricciones de financiación actuales se re- wermonthly.com <http://www.windpowermonthly.com>, www. newenergyfi-
nance.com <http://www.newenergyfinance.com>, www.aeeolica.es <http://
ducirán y la industria no tendrá una restricción de financia- www.aeeolica.es>, www.bwea.com <http://www.bwea.com>.
ción especialmente importante. – T. Burton et al., Wind Energy Handbook, J. Wiley, Chichester, 2001.

I.T. N.º 89. 2010 53


Energía solar concentrada:
el Sol desde otro punto de vista
Diego Martínez Plaza

DESCRIPTORES
ENERGÍA SOLAR
ENERGÍAS RENOVABLES
CONCENTRACIÓN
CALOR DE PROCESO
PRODUCCIÓN DE ELECTRICIDAD

La tecnología solar de concentración se basa en el uso de es- Habitualmente se usan concentradores solares por refle-
pejos móviles con geometría parabólica para reflejar y, a la xión para alcanzar las temperaturas requeridas en la opera-
vez, concentrar la radiación solar sobre un sistema receptor. ción de los ciclos termodinámicos o los procesos químicos.
Esta radiación solar concentrada se utiliza para aumentar la Los tres conceptos de concentración solar más utilizados son:
temperatura de un fluido de trabajo que circula por dicho • Concentradores cilindroparabólicos: son concentradores
sistema receptor. de foco lineal con seguimiento en un solo eje, concentra-
Por este método es relativamente sencillo obtener vapor ciones de la radiación de 30 a 80 veces y potencias por
de agua sobrecalentado en las condiciones estándar necesarias campo unitario de 30 a 80 MW eléctricos.
para alimentar una turbina de generación eléctrica por ciclo • Sistemas de torre o de receptor central: consisten en un
Rankine (también es posible utilizar un ciclo Brayton si el flui- campo de helióstatos que siguen la posición del Sol en to-
do es aire, o un ciclo Stirling si se trata de hidrógeno o helio). do momento (elevación y acimut) y orientan el rayo refle-
Por tanto, dada la abundancia del recurso solar en mu- jado hacia el foco colocado en la parte superior de una to-
chos países, entre ellos, España, y dados los problemas aso- rre. Los órdenes de concentración son de 200 a 1.000 y las
ciados a la dependencia energética del exterior y al uso de los potencias unitarias de 10 a 200 MW eléctricos.
combustibles fósiles, resulta evidente que se debe explorar la • Discos parabólicos: son pequeñas unidades independientes
viabilidad del aprovechamiento de la energía solar para la ge- con reflector parabólico habitualmente conectado a un
neración eléctrica a gran escala a través de la tecnología de motor Stirling situado en el foco. Los niveles de concen-
concentración mediante espejos. tración son superiores (1.000-4.000) y las potencias unita-
España cuenta desde hace un cuarto de siglo con el prin- rias son de 5 a 25 kW.
cipal recurso tecnológico de Europa para el desarrollo de estas A pesar del indudable potencial de las tecnologías de con-
tecnologías, la Plataforma Solar de Almería (PSA), del Centro centración solar (TCS) y del éxito operacional de las plantas
de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnoló- SEGS (Sistemas de Generación por Energía Solar) en Cali-
gicas (CIEMAT). En este artículo se describen brevemente la fornia, cuyos 354 MW suministran desde hace veinte años el
tecnología solar de concentración, las capacidades del centro 90% de la electricidad comercial de origen solar en el mun-
PSA y las líneas de I+D que se están impulsando actualmen- do, la realidad muestra que todavía no se ha conseguido el
te en cuanto a la producción de electricidad por esta vía. deseado salto hacia adelante para que las centrales termosola-
res tengan aceptación y un uso comercial amplio, aunque
Sistemas de concentración solar medidas de apoyo a las renovables en España como el RD
Las centrales termosolares para producción de electricidad o 661/07 sobre el régimen especial de producción eléctrica es-
aplicaciones químicas implican siempre diseños de sistemas tán contribuyendo a un cambio relevante en este sentido.
de concentración que tratan de trasladar a gran tamaño, y en Un estudio independiente promovido por el Banco Mun-
condiciones reales de operación, geometrías que se aproxi- dial confirma a las TCS como la forma más económica de
man a la del concentrador parabólico ideal. producir electricidad a gran escala a partir de la energía solar.
54 I.T. N.º 89. 2010
No obstante, su diagnóstico sitúa el coste directo de capital
de una central termosolar en 2,5 a 3,5 veces el de una planta
térmica convencional, y la electricidad que producen alcanza
un precio de generación de 2 a 4 veces superior.
Es ahí donde incide buena parte de la investigación que
se desarrolla en la PSA para acercar estos sistemas al mercado.
Como ya se ha descrito con anterioridad, las TCS están
llamadas a jugar un papel relevante en la producción de elec-
tricidad a gran escala. Las tres tecnologías de concentración
solar, si bien presentan diferencias de costes en la primera fa-
se de implantación, proyectan posteriormente costes de pro-
ducción muy similares, dependiendo la selección de la tecno-
logía sobre todo del tipo de aplicación y de despacho de la
electricidad generada.
Las medidas de introducción están recogidas en España
dentro del PER (Plan de Energías Renovables 2005-2010),
donde se fijaba un objetivo de 500 MW instalados antes del
año 2010. A día de hoy, este objetivo se ha visto ampliamen-
te superado y son 2.339 MW los que están ya incluidos en el
registro de preasignación del PER para ser puestos en servicio
antes del año 2013.
Cabe reseñar también la iniciativa en este sentido del Ban-
co Mundial a través del GEF (Fondo para el Medio Ambien-
te Mundial) con el soporte económico a cuatro proyectos de
plantas termosolares en India, Egipto, Marruecos y México.
Las medidas de apoyo y subvenciones institucionales vie-
nen motivadas por la reducción de emisiones a la atmósfera
de gases que promueven el efecto invernadero y por la crea-
ción de empleo local y la mejora de la calidad de vida en los
entornos geográficos de implantación.
Se estima que una central eléctrica termosolar evita unas
2.000 toneladas anuales de emisiones de CO2 por cada MWe
instalado, o, lo que es lo mismo, cada GWh producido con CET
evita la emisión de 700 a 1.000 toneladas de CO2, por lo que
resultan idóneas para contribuir al 8% de reducción de emi-
siones pretendido por la política comunitaria en el año 2010.

Un centro de I+D español con vocación


europea: la Plataforma Solar de Almería
La PSA está encuadrada orgánicamente en el Departamento
de Energía del CIEMAT, organismo público de investigación Fig. 1. Configuraciones más habituales de los sistemas
dependiente del Ministerio de Educación y Ciencia. de concentración solar utilizados en centrales termosolares.

Características más reseñables


de las centrales eléctricas termosolares (CET)
Cilindroparabólicos Receptor central Discos parabólicos
Potencia eléctrica 30-80 MW* 10-200 MW* 5-25 kW
Temperatura de operación 390 ºC 565 ºC 750 ºC
Factor de capacidad anual 23-50 %* 20-77 %* 25 %
Eficiencia pico 20 % 23 % 29,4 %
Eficiencia neta anual 11-16 %* 7-20 %* 12-25 %

Estado comercial Disponible Disponible Disponible


Riesgo tecnológico Bajo Medio Alto
Almacenamiento disponible Sí Sí Sí
Diseños híbridos Sí Sí No Fig. 2. Evolución del coste de la electricidad producida
por las tres tecnologías de CET prevista para el periodo 2000-2020.
* El rango indicado se refiere al periodo 1997-2030.
Fuente: Agencia Internacional de la Energía - SolarPACES.

I.T. N.º 89. 2010 55


Fig. 3. Vista aérea de la Plataforma Solar de Almería del CIEMAT.

La PSA es, sin ninguna duda, el mayor centro de investi-


gación, desarrollo y ensayos del mundo dedicado a las tecno-
logías de concentración de la radiación solar. Solamente otras
dos instalaciones, el Instituto Weizmann de Israel y los Labo-
ratorios Sandia de Albuquerque, en Nuevo México, cuentan
con capacidades análogas en algunas tecnologías de concentra-
ción solar, pero sin llegar a la variedad y prestaciones de las que
acoge la PSA. Este hecho hace que España, y en particular la
PSA, sean el centro de excelencia que acoge a visitantes e in-
vestigadores de todo el mundo relacionados con estos sistemas.
El carácter único de la PSA es la consecuencia de aunar
una serie de coincidencias históricas con la oportunidad de un Fig. 4. La instalación de receptor central CESA-1 en la PSA.

emplazamiento absolutamente privilegiado en el sur de Eu-


ropa, como es la provincia de Almería. En este sentido, hay la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y contó con la
que resaltar que la PSA está situada en el sudeste de España, participación de nueve países: Alemania, Austria, Bélgica, Es-
en el desierto de Tabernas, a 37º05’27,8’’ latitud Norte y paña, Estados Unidos, Grecia, Italia, Suecia y Suiza. Consis-
2º21’19’’ longitud Oeste. Recibe una insolación directa anual tió en el diseño, construcción y ensayo de dos plantas termo-
por encima de los 1.900 kWh/m2 y la temperatura media solares de producción de electricidad de 500 kW de potencia
anual está en torno a los 17 ºC. nominal cada una. La primera de ellas, basada en la tecnolo-
La capacidad que tiene la PSA de ofrecer a los investiga- gía de torre o receptor central y la segunda, en la tecnología de
dores una localización de características climáticas y de inso- captadores cilindroparabólicos. El segundo proyecto, conoci-
lación similares a las de los países en vías de desarrollo de la do como Central Electrosolar de Almería-I (CESA-I), estaba
franja ecuatorial (donde radica el mayor potencial de energía auspiciado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turis-
solar), pero con todas las ventajas propias de las grandes ins- mo, y fue ejecutado íntegramente con diseño y tecnologías es-
talaciones científicas de los países europeos más avanzados, la pañolas. Consistió en el diseño, construcción y ensayo de una
convierten en un lugar privilegiado para la evaluación, la de- planta termosolar de receptor central de 1 MW de potencia
mostración y la transferencia de las tecnologías solares. nominal. Ambos proyectos se terminaron de evaluar en 1984.
Hemos mencionado que, además del emplazamiento, el De 1985 a 1987, el proyecto CESA-I sirvió como banco
devenir histórico ha dado lugar a la situación de privilegio de ensayos de un ambicioso programa tecnológico denomi-
actual de la PSA. La PSA inicia su andadura a finales de los nado GAST (proyecto de receptor de torre refrigerado por ai-
años setenta con la construcción, en el desierto de Tabernas, re), proyecto hispano-alemán cuyo objetivo era el diseño,
de dos proyectos para la demostración de la viabilidad técni- construcción y ensayo de componentes para una planta de se-
ca de la producción de energía eléctrica mediante sistemas ter- gunda generación refrigerada por aire. Durante ese mismo
mosolares de concentración (eran lo que se ha pasado a deno- periodo, España negoció con la AIE el traspaso a titularidad
minar centrales termosolares de primera generación). El primer española de todos los activos del proyecto SSPS y con Ale-
proyecto, conocido como SSPS (Small Solar Power Systems mania la firma de un convenio bilateral de colaboración para
[Pequeños Sistemas de Energía Solar]), estaba auspiciado por la utilización conjunta de la PSA como centro de investiga-
56 I.T. N.º 89. 2010
Fig. 5. Plantas PS10 y PS20 de Abengoa, en Sanlúcar la Mayor (Sevilla).

ción, desarrollo tecnológico y demostración de las tecnologías Por otro lado, la continuada e intensa colaboración con la
termosolares de concentración. Los dos centros que asumían Universidad de Almería (UAL) se ha visto consolidada con
dicho convenio eran el CIEMAT, por parte española, y el la creación de un centro mixto para la investigación conjun-
DLR (Agencia Aerospacial Alemana), por parte de Alemania. ta de aplicaciones de la energía solar, denominado CIESOL
El convenio hispano-alemán entró en vigor en 1987 y (Centro de Investigaciones de la Energía Solar).2 Esta colabo-
continúa vivo en la actualidad. En una primera fase, desde el ración se localiza físicamente en un nuevo edificio de labora-
año 1987 al año 1998, CIEMAT y DLR compartían a partes torios que, financiado parcialmente por el programa FEDER
iguales el presupuesto básico de operación y mantenimiento (Fondo Europeo de Desarrollo Regional), se encuentra ope-
de las instalaciones, y la dirección de la PSA era también com- rativo en el campus de la UAL desde el año 2005.3
partida a partes iguales. A partir de enero de 1999, la colabo-
ración con DLR sigue siendo igual de intensa y fructífera, sin El despliegue comercial
bien, por común acuerdo de ambas partes, la dirección cien- Hoy día, gracias a todas las medidas de apoyo reseñadas, el mer-
tífica de la PSA ha pasado a ser responsabilidad íntegramente cado está despegando para la tecnología solar de concentración.
de CIEMAT. La colaboración con DLR se establece ahora en Las grandes empresas han puesto manos a la obra y ya
el marco de proyectos específicos. existen las primeras plantas que operan en régimen comercial:
Como iniciativa más reciente en el sentido de la colabora- • En tecnología de torre debemos mencionar a PS10 y PS20,
ción internacional de la PSA, hay que citar la creación formal promovidas por Abengoa Solar en el término municipal de
del Laboratorio Asociado Europeo de Energía Solar (SolLAB).1 Sanlúcar la Mayor (Sevilla). Se trata de dos plantas de to-
Este laboratorio virtual está constituido por los principales ins- rre, de 11 y de 20 MW eléctricos de potencia, cuyos recep-
titutos europeos de investigación en energía solar concentrada, tores utilizan vapor saturado como fluido de trabajo.
es decir: el PROMES-CNRS (Francia), la división de energía • Sin embargo, es la tecnología de colectores cilindroparabó-
solar del DLR (Alemania), el laboratorio de energías renova- licos con aceite sintético como fluido de trabajo la que se
bles del Instituto Tecnológico Federal de Zurich (Suiza), el lleva la palma en cuanto a potencia instalada y en cons-
Paul Scherrer Institut (Suiza) y el propio CIEMAT. trucción. Actualmente se pueden enumerar iniciativas co-
I.T. N.º 89. 2010 57
merciales, todas para potencias de 50 MW, por parte de
Iberdrola, ACS-Cobra, SAMCA, Ibereólica Solar, etc., sien-
do las primeras plantas ya en operación las denominadas
Andasol 1 y Andasol 2, de ACS-Cobra, en Aldeire (Grana-
da), Ibersol, de Iberdrola, en Puertollano (Ciudad Real), y
Alvarado, de Acciona, en Badajoz.

Líneas actuales de investigación


Como se menciona en el apartado anterior, las tecnologías
que han alcanzado el mercado por el momento son la de ci-
lindroparabólicos con aceite térmico y la de vapor saturado
para torres. Sin embargo, aún es amplio el abanico de opcio-
nes que estudiar, principalmente en lo que respecta al uso de
otros fluidos de trabajo. A este respecto, actualmente se lle-
van a cabo en la PSA proyectos de investigación relacionados
con las siguientes tecnologías:
• Uso de aire comprimido en sistemas de torre. Este aire, ca-
lentado en un receptor solar de tipo volumétrico, sería in-
yectado directamente en una turbina de gas que opera se-
Fig. 6. Uno de los colectores Eurotrough, gún un ciclo termodinámico Brayton. Proyecto SOLHY-
empleados en la planta de Andasol 1.
CO (Solar Hybrid Power and Cogeneration Plants
[Plantas Solares Híbridas para Electricidad y Cogenera-
ción]), con financiación del VI Programa Marco de la CE.4
• Uso de gas a presión como fluido de trabajo en un colec-
tor cilindroparabólico, con el apoyo de un sistema de sales
fundidas como medio de almacenamiento térmico para ex-
tender la operatividad diaria del sistema.
• Uso de sales fundidas (fundamentalmente, mezclas de ni-
tratos de sodio y de potasio) como fluido caloportador pa-
ra receptores de torre y también como medio de almace-
namiento térmico.
• Uso del vapor de agua como fluido de trabajo en un colec-
tor cilindroparabólico. El agua entra a presión y en fase lí-
quida en el colector solar, donde se calienta hasta evapo-
rarse paulatinamente para, posteriormente, convertirse en
vapor sobrecalentado. Este vapor reúne las condiciones ne-
cesarias para ser inyectado directamente en una turbina de
ciclo Rankine.
Este último caso representa la tecnología de generación di-
recta de vapor, conocida bajo las siglas GDV, que es conside-
rada actualmente como una de las vías más prometedoras para
Fig. 7. Vista aérea de la planta de Andasol 1,
situada en Aldeire (Granada). lograr abaratar el coste de la electricidad producida con plan-
tas solares termoeléctricas de colectores cilindroparabólicos.
El conocimiento y la experiencia adquiridos en la PSA
durante los proyectos DISS (Direct Solar Steam [Vapor Solar
Directo]) e INDITEP (Integración de la Tecnología de Ge-
neración Directa de Vapor para la Producción de Electrici-
dad) con respecto a la tecnología GDV sitúan a España en
una posición privilegiada de cara a su uso comercial.
Los proyectos DISS e INDITEP contaron con el apoyo
financiero de la Comisión Europea y fueron desarrollados por
un consorcio hispano-alemán de empresas y centros de inves-
tigación. Durante el proyecto europeo DISS (1996-2001) se
demostró la viabilidad técnica de la tecnología GDV, mien-
tras que en el proyecto INDITEP (2001-2005) se realizaron
Fig. 8. Esquema simplificado de la planta Puertollano GDV. avances importantes y se abordó la ingeniería de detalle de
58 I.T. N.º 89. 2010
Fig. 9. Comparación entre una planta con aceite térmico (HTF) y una planta del tipo GDV.

una primera planta solar termoeléctrica GDV que permita


validar a escala precomercial la viabilidad técnica y económi-
ca de esta nueva tecnología para grandes plantas comerciales.5
Como continuación lógica del proyecto INDITEP, un con-
sorcio español constituido por dos empresas privadas (Iberdro-
la y Navarro-Piquer), una empresa pública (Agencia Regional
de la Energía de Castilla-La Mancha) y dos centros públicos
(CIEMAT e IDAE [Instituto para la Diversificación y Aho-
rro de la Energía]), está promoviendo ahora la construcción
en Puertollano (Ciudad Real) de esta planta GDV, denomi-
nada Puertollano GDV.
La potencia eléctrica de esta planta será de 3 MW y con- Fig. 10. Sistema tanque frío - tanque caliente de sales fundidas,
tará con un campo solar de 21.700 m2 de área de captación. empleado en la planta de Andasol 1.

La figura 8 muestra un esquema simplificado de esta planta.


La diferencia sustancial entre Puertollano GDV y la tec- producción de vapor y el accionamiento del conjunto turbina-
nología basada en plantas de aceite es que no se usa un acei- alternador, son comunes a cualquier central de producción y
te térmico que se caliente y transporte el calor al bloque de pueden llevarse a cabo en el momento que se desee.
potencia donde se genera la electricidad (tecnología conocida Esta importante cualidad se ha revelado crucial a la vista
internacionalmente con las siglas HTF [Fluidos de Transfe- de cómo está formulada la legislación de régimen especial,
rencia Térmica]). por lo que los esfuerzos en I+D sobre sistemas de almacena-
El planteamiento de la planta GDV, totalmente novedo- miento térmico se han visto redoblados en los últimos años.
so, es producir directamente vapor en el campo solar, aho- Aunque cada tecnología presenta sus peculiaridades y ne-
rrando el fluido térmico y todos los problemas que conlleva, cesita de un sistema de almacenamiento específico, parece ser
y eliminando el generador de vapor existente en las plantas que las sales fundidas son el medio más adecuado y con un
que usan aceite como fluido caloportador. En la figura 9 se mejor equilibrio entre el coste y las prestaciones.
muestra el esquema simplificado de una planta tradicional La PSA está apostando claramente por esa línea de traba-
con aceite y una planta con GDV. jo y ha suscrito un acuerdo con once empresas nacionales pa-
El presupuesto total de inversión de este proyecto es de 20 ra desarrollar un nuevo laboratorio en la propia PSA dedicado
millones de euros y está previsto que las obras den comienzo al estudio de esta solución de almacenamiento que permita a
en el año 2010. la industria española mantener el liderazgo a nivel internacio-
Por otro lado, hay que resaltar una característica de las nal en cuanto a esta tecnología. ■
TCS que les confiere una cierta ventaja competitiva, al me-
nos en el ámbito de la restricción que implica el vertido de la Diego Martínez Plaza
Ingeniero Industrial Superior por la Universidad de Sevilla
electricidad producida a la red eléctrica. Se trata de que es po- Director de la Plataforma Solar de Almería
sible almacenar parte de la energía térmica producida para Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas
(CIEMAT)
utilizarla en la turbina y producir la electricidad cuando sea
requerida por el operador de la red o bien cuando el precio
Notas
de venta sea máximo. 1. <http://www.promes.cnrs.fr/ACTIONS/Sollab/presentation.htm>.
Esto es posible debido a que el producto primario que se 2. <www.ciesol.es>.
3. Para saber más: <http://www.psa.es/>; <http://www.solarpaces.org>.
obtiene mediante esta tecnología es energía térmica conteni- 4. <http://www.greth.fr/solhyco/>.
da en el fluido de trabajo. Los pasos siguientes, como son la 5. Para saber más: <http://www.psa.es/webesp/areas/cilindroparabolica/inditep.html>.

I.T. N.º 89. 2010 59


El papel de la energía hidroeléctrica.
¿Una energía madura o con porvenir?
Baldomero Navalón Burgos

DESCRIPTORES
HIDROELÉCTRICA
TECNOLOGÍA
MERCADO LIBERALIZADO
CURVA DE CARGA
EÓLICA

El papel de la energía hidroeléctrica


La energía hidroeléctrica, es decir, aquella energía eléctrica El análisis de cuál es el papel que actualmente y en el fu-
que se produce a partir del agua y el desnivel de nuestros ríos turo debe tener la energía hidroeléctrica en el Sistema Eléc-
de manera renovable, limpia y autóctona, ha permanecido trico Español (o Ibérico), se debe realizar sobre la base de
fiel a sí misma durante los últimos cien años, adaptándose en cuatro factores fundamentales:
cada momento al papel que se le ha asignado en la cobertura • La evolución de la tecnología.
de la demanda del Sistema Eléctrico Español. • La liberalización del mercado de producción de energía
Para responder a la pregunta ¿una energía madura o con por- eléctrica.
venir?, es necesario establecer previamente un horizonte tem- • La curva de demanda diaria.
poral para la respuesta, ya que, posiblemente, la que hubiéra- • Las políticas medioambientales de desarrollo de energías
mos dado en la década de los años noventa difiere enorme- renovables.
mente de la que hoy en día estamos en condiciones de defender.
Y ello porque el papel que ha desempeñado la energía hi- La tecnología
droeléctrica a lo largo de estos cien años ha variado enorme- Hasta finales de los años cuarenta, la tecnología hidroeléctri-
mente desde una energía de base a una energía de punta, ajus- ca era la única desarrollada a gran escala con fiabilidad, por
tándose a los requisitos de flexibilidad y seguridad de suminis- lo que la energía hidroeléctrica era básica para la seguridad de
tro que el Sistema Eléctrico le ha impuesto en cada momento. suministro y para el desarrollo económico, industrial y social.
Por lo que respecta a la evolución del peso que la energía Era una energía de base para el Sistema Eléctrico.
de origen hidroeléctrico ha tenido en España, ha pasado de A partir de los años cincuenta, se desarrolló la tecnología
ser el 100% de la potencia instalada en los años cuarenta a térmica convencional con centrales de carbón y fuel; ya en los
una cifra cercana al 20 % en potencia y al 12% de la pro- años setenta, entraron en explotación las primeras centrales
ducción eléctrica nacional en un año hidráulico medio, va- nucleares, y, a partir del año 2000, las centrales de ciclo com-
riando entre un 8 % y un 15 %, según sea un año seco o hú- binado de gas natural.
medo, respectivamente. El desarrollo de la energía eólica a partir de finales de los
Por lo tanto, la primera conclusión que obtenemos es que años noventa y el incipiente despertar de las tecnologías termo-
la energía hidroeléctrica se ha convertido en un producto es- solar, fotovoltaica, de biomasa y de aprovechamiento energé-
caso y de calidad. tico de los residuos, todas ellas cobijadas bajo el término ener-
60 I.T. N.º 89. 2010
Fig. 1. Aprovechamiento hidroeléctrico, Aldeadávila (Salamanca). Fig. 2. Aprovechamiento hidroeléctrico, Cortes-La Muela (Valencia).

gías renovables, han configurado un nuevo mix energético; tes, y se mantuvo la red de transporte y distribución como una
más adelante se profundizará en lo que ello supone para el Sis- actividad regulada. De esta forma, los agentes del mercado to-
tema Eléctrico y, en particular, para la energía hidroeléctrica. man sus propias decisiones y asumen los riesgos de inversión.
Las centrales térmicas y nucleares, rígidas en cuanto a sus La operación del Sistema Eléctrico es responsabilidad de
posibilidades de variación de carga, aseguraron la cobertura un agente semipúblico cuya finalidad es conseguir un sumi-
de la demanda eléctrica y desplazaron a la energía hidroeléc- nistro de energía al menor coste posible y con el nivel de ca-
trica, que fue asumiendo una serie de funciones primordiales lidad requerido. Es decir, busca el interés colectivo.
para el correcto funcionamiento del Sistema Eléctrico, como Por lo que respecta a los agentes del mercado, su interés
son el mantenimiento de la tensión de la red y la frecuencia, es obtener el mayor retorno posible de sus inversiones, pro-
la reposición rápida de la energía producida ante un fallo de duciendo el menor coste posible con la calidad requerida y
una central térmica o nuclear, y el ajuste en tiempo real entre obteniendo del mercado los mayores ingresos.
la producción y la demanda real de energía eléctrica. Las centrales hidráulicas, y muy especialmente las de bom-
Por lo tanto, el desarrollo de nuevas tecnologías de pro- beo, son las más afectadas por este escenario, ya que son un
ducción de electricidad ha provocado que la energía hidro- instrumento muy valioso para el operador del Sistema para
eléctrica evolucione desde una energía de cantidad a una ener- proveer servicios complementarios a la red (mantenimiento de
gía de calidad. la tensión, frecuencia, subida y bajada de carga, etc.) y son la
Por otro lado, al ser antieconómico parar las centrales nu- reserva energética del Sistema. Pero su finalidad principal es
cleares y térmicas por la noche, se creaban excedentes de ener- producir energía en punta, por lo que si se limita en exceso su
gía producida, lo que obligó a la construcción de centrales de libre utilización en aras de una garantía para el Sistema Eléc-
bombeo puro; simplificadamente, elevan agua a un gran de- trico, esto se debe retribuir adecuadamente, o se corre el riesgo
pósito o embalse superior consumiendo la energía nocturna de poner en peligro la rentabilidad de la inversión y de que el
excedente a bajo coste, y durante el día producen energía con mercado no ofrezca señales claras para las futuras inversiones.
esa agua en las horas de mayor precio trasvasándola del de- Por tanto, la energía hidroeléctrica en mercados como el es-
pósito superior al inferior. Todo ello se realiza de forma pro- pañol, liberalizados en producción y regulados en su operación,
gramada y consigue dar flexibilidad al Sistema Eléctrico. sigue jugando un papel clave desde el punto de vista técnico, pe-
ro la normativa puede tender a aislarla en un papel de servicio
La liberalización del mercado de producción al Sistema, limitando su uso en su función principal de energía.
de energía eléctrica
En la mayoría de los países, el sector eléctrico se caracterizó La evolución de la curva diaria de demanda eléctrica
por ser verticalmente integrado (producción, transporte, dis- La energía eléctrica no es un producto almacenable a gran es-
tribución y comercialización), con un despacho centralizado cala y se debe producir en el momento en que se demanda,
de la energía, una planificación vinculante y, en muchos ca- es decir, en tiempo real. Por tanto, es muy importante con-
sos, con compañías de capital público. La estabilidad de los tar con una buena previsión de la demanda futura, tanto dia-
precios al cliente y la retribución a las inversiones quedaban ria como a mayor plazo, teniendo en cuenta los usos y cos-
así aseguradas. tumbres de la sociedad, la meteorología, etc.
Hacia finales de los noventa se inició la liberalización del Es evidente que no siempre la demanda real de energía eléc-
sector eléctrico español promoviendo la competencia en la ge- trica será igual a la prevista en cada momento, por lo que son
neración de energía mediante mercados con múltiples agen- necesarias tecnologías de producción flexible y de rápida res-
I.T. N.º 89. 2010 61
en el sistema al cesar el viento, obligan al operador del Siste-
ma a disponer de medios técnicos de rápida respuesta. Hasta
ahora, las centrales hidroeléctricas de bombeo son la única
solución eficaz conocida.
Desde este punto de vista, la energía hidroeléctrica es el re-
curso de emergencia para evitar el colapso del sistema eléctrico.
Si recapitulamos lo hasta ahora visto, hemos calificado a
la energía hidroeléctrica como:
• Producto escaso.
• Energía de gran calidad.
• Energía imprescindible.
• Recurso de emergencia.
Creo que a estas alturas ya es fácil responder a la pregun-
Fig. 3. Curva de demanda de energía eléctrica. ta que nos hacíamos al principio. En mi opinión, la energía
hidroeléctrica es una tecnología madura y una energía con
puesta con las que el operador del Sistema Eléctrico pueda ase- porvenir.
gurar un suministro fiable y de calidad (tensión, frecuencia, Asistimos a un renacer de la energía hidroeléctrica basado en
etc.). Este papel es desempeñado por la energía hidroeléctrica. su nuevo papel de acompañante imprescindible para las ener-
La curva diaria de demanda de energía eléctrica (Fig. 3) gías renovables, y es necesario desarrollar nuevos aprovecha-
ha evolucionado en los últimos años como consecuencia del mientos hidroeléctricos de punta y centrales de bombeo puro,
incremento de la punta de potencia en un 28,5% en el pe- ya que las actuales no serán suficientes para operar con fiabili-
riodo 2001-2007, pasando de 34.930 MW a 44.876 MW. Es dad un Sistema con un 25% de potencia no gestionable.
evidente que ello acentúa la necesidad de tecnologías que
puedan garantizar grandes cantidades de energía para sumi- Desarrollo de nuevos aprovechamientos
nistrar en pocas horas, con rapidez y a un coste coherente con hidroeléctricos
su importancia. La siguiente cuestión que abordar es si es posible hoy en día
Por tanto, este factor nos permite afirmar que la energía construir nuevos aprovechamientos hidroeléctricos. Al igual
hidroeléctrica es imprescindible para el Sistema Eléctrico. que para cualquier otra actividad y, especialmente en la cons-
trucción de infraestructuras, debemos valorar adecuadamen-
El desarrollo de las energías renovables te todos los aspectos medioambientales, económicos y socia-
La reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, les. El grado de desarrollo económico de cada país, el tipo de
objetivo de la política energética en los últimos años, se arti- ecosistema que alterar, el grado de riqueza o pobreza del te-
cula mediante el desarrollo de las energías renovables a gran rritorio afectado y la capacidad de generar riqueza y desarro-
escala, fundamentalmente a través de la tecnología eólica. llo aprovechando la construcción del nuevo aprovechamiento
Pero no es una buena noticia para un operador del Sistema hidroeléctrico son los aspectos clave que se deben considerar.
Eléctrico, ya que se trata de energías poco predecibles, no En resumen, la política energética, la política medioam-
gestionables, cuyo impacto y problemática asociada será di- biental y la política hidráulica deben coordinarse para lograr
rectamente proporcional al porcentaje que representen en el el mejor aprovechamiento de los recursos.
total del Sistema.
El Sistema Eléctrico Español, con unos 14.000 MW ins-
talados en 2008, alcanzará los 29.000 MW en 2016, un 25%
del total de la potencia instalada, lo cual configura un nuevo
marco para la operación del Sistema Eléctrico.
El viento, recurso limitado, con velocidad variable, es po-
co previsible, por lo que la previsión de energía eólica tiene
un gran margen de error, que alcanza cifras del orden del
15% de incertidumbre, lo que representa unos 2.100 MW
para un sistema de 14.000 MW, potencia equivalente a dos
grandes grupos nucleares o cinco grupos monoeje de ciclo
combinado de gas natural. Hay que reconocer los grandes
avances que se están produciendo en los modelos de previ-
sión de viento, pero el problema se agravará cuando alcance-
mos cifras del orden de los 30.000 MW eólicos.
Los excesos de producción no programada en cuantías no
absorbibles por la demanda ni por la posible exportación a
otros países, o, a la inversa, la inesperada pérdida de energía Fig. 4. Presa de Las Portas (Orense).

62 I.T. N.º 89. 2010


En el caso español, el desarrollo de nuevos aprovecha-
mientos hidroeléctricos se encuadra en un marco muy distin-
to al de los años cincuenta y sesenta, ya que tenemos mayores
exigencias sociales y medioambientales tanto en la construc-
ción como en la explotación, un papel en el Sistema Eléctri-
co que condiciona las características técnicas del diseño (po-
tencia, modo de funcionamiento, producción, etc.) y una
operación en un mercado liberalizado con el riesgo de que su
retribución no sea la necesaria para asegurar la rentabilidad
de la inversión.
Por ello, es necesario establecer unos criterios básicos pa-
ra el desarrollo de nueva energía hidroeléctrica:
• El diseño de los nuevos aprovechamientos debe integrar
desde la fase de planificación los aspectos relacionados con
la biodiversidad.
• Deben aprovecharse las infraestructuras hidráulicas exis-
tentes destinadas al uso energético, ampliando la potencia Fig. 5. Aprovechamiento hidroeléctrico, José M.ª de Oriol (Cáceres).

de las centrales o construyendo nuevas centrales de punta,


pero sin presas y embalses nuevos. tria, una licencia de obras, una licencia de actividad, etc., y un
• Deben aprovecharse para la producción de energía hidro- plazo de construcción de entre cuatro y seis años, según la im-
eléctrica las presas públicas construidas para otros usos, co- portancia y tipología del aprovechamiento hidroeléctrico.
mo el abastecimiento y el riego, haciéndolos compatibles. Es decir, son necesarios de ocho a diez años para la tra-
• Deben construirse centrales de bombeo puro, tanto por su mitación y construcción, por lo que este tipo de aprovecha-
flexibilidad de funcionamiento como por su independen- mientos se deben planificar a largo plazo, en un escenario lle-
cia de la hidraulicidad anual. no de incertidumbres económicas, regulativas, medioam-
• Las nuevas centrales hidroeléctricas, imprescindibles para bientales, políticas y técnicas.
asegurar el correcto funcionamiento de un sistema eléctri- Pese a todo ello, en mi opinión, la energía hidroeléctrica
co con gran porcentaje de energía eólica, deben tener una tiene un gran porvenir, ya que pocas veces como ahora existe
retribución en el mercado eléctrico acorde a su función y un consenso entre empresas privadas, administración energé-
flexibilidad. tica, operador del Sistema Eléctrico, etc., sobre la importan-
Por lo que respecta a la operación y mantenimiento de los cia de construir nuevas centrales hidroeléctricas, especial-
aprovechamientos hidroeléctricos, el marco es todavía más mente de bombeo.
restrictivo, pero, en mi opinión, las empresas hidroeléctricas En España se están construyendo en la actualidad varias
llevan ya años trabajando en estas condiciones y han implan- centrales hidroeléctricas, entre las que destacan la central de
tado los siguientes criterios: bombeo de La Muela II (840 MW), en el río Júcar, y las am-
• Compatibilizar en lo posible los regímenes de caudales me- pliaciones de las centrales de San Esteban (176 MW) y de
dioambientales con la explotación hidroeléctrica de los em- San Pedro (24 MW), en el río Sil, todas ellas promovidas por
balses. Iberdrola. Otras empresas del sector están tramitando otros
• Minimizar los riesgos medioambientales de las centrales proyectos de bombeo, alcanzándose en total unos 2.000 MW
hidroeléctricas, estableciendo las medidas preventivas y co- entre centrales en construcción y centrales en avanzado esta-
rrectivas necesarias para el desarrollo de la actividad. do de tramitación.
• Gestionar los episodios de contaminación y eutrofización Finalmente, podrá sorprender que a lo largo de todo este
de los embalses derivados de la falta de depuración de los artículo no se haya utilizado ni una sola vez la palabra soste-
vertidos de las poblaciones e industrias aguas arriba que li- nible para caracterizar a la energía hidroeléctrica. Evidente-
mitan la capacidad de producción de energía hidroeléctri- mente, la razón no es infravalorar a la energía hidroeléctrica,
ca, sin producir daños aguas abajo. sino no contribuir al continuo desgaste al que nuestra socie-
• Implantar sistemas de gestión medioambiental basados en dad está sometiendo a dicho término. Nos conformaremos
ISO14001, EMAS (EcoManagement and Audit Scheme), etc. con afirmar que la energía hidroeléctrica es renovable. ■
• Mantener un contacto fluido con las administraciones pú-
blicas, otros usuarios de agua y organizaciones conservacio-
nistas.
A todo ello, añadimos la complicada tramitación adminis-
trativa que todo nuevo aprovechamiento hidroeléctrico tiene,
necesitando en el mejor de los casos un mínimo de tres o cua-
Baldomero Navalón Burgos
tro años para obtener una declaración de impacto ambiental Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos
positiva, una concesión de aguas, una autorización de indus- Director de Generación Hidráulica. Iberdrola Generación

I.T. N.º 89. 2010 63


Los sistemas nucleares del futuro
Fernando Micó Pérez de Diego

DESCRIPTORES
REACTOR
NUCLEAR
FUTURO

Desafíos energéticos En estas circunstancias, hay que prepararse:


y resurgimiento de la energía nuclear • en primer lugar, para un fuerte crecimiento de los progra-
Dar respuesta a las necesidades de energía del mundo, limi- mas electronucleares, con la construcción de reactores mo-
tando, al mismo tiempo, el impacto sobre el medio ambien- dernos, llamados de tercera generación, básicamente reac-
te, será uno de los principales desafíos del siglo XXI. La ma- tores de agua;
yor parte de las previsiones están de acuerdo en pronosticar • eventualmente, para la aparición de nuevos mercados, en
un crecimiento rápido de la demanda mundial de energía, especial en lo que respecta a la producción de calor a altas
que podría multiplicarse por dos antes de 2050, y esta pro- temperaturas para procesos industriales (producción de hi-
gresión puede ser notablemente mayor para la electricidad. drógeno, vapor para extracción asistida de aceite pesa-
Sean cuales sean las aportaciones de los ahorros de energía do…), que utilizarán reactores adaptados a esas aplicacio-
y de la cada vez mayor utilización de energías renovables, no nes específicas; y,
serán suficientes para hacer frente al aumento de la demanda.1 • como resultado de todo esto, para seguir manteniendo la
La utilización masiva de combustibles fósiles conduciría a in- opción nuclear con tecnologías que permitan la plena va-
crementar en gran medida las emisiones de gas de efecto inver- lorización de los recursos en materia fértil gracias a la re-
nadero, tanto más cuanto que el carbón, el combustible más producción, uno de los ejes principales del desarrollo de los
abundante, es también el que produce más CO2. En estas cir- reactores de cuarta generación.
cunstancias, la evolución a medio y largo plazo de las necesi- A partir de una evaluación sistemática de los resultados
dades de energía debería llevar lógicamente a una mayor uti- potenciales del desarrollo sostenible, de la seguridad y de la
lización de la energía nuclear. Teniendo en cuenta que la in- no proliferación sobre la economía, el Foro Internacional
dustrialización de los reactores de fusión antes de finales de Generación IV ha seleccionado seis conceptos de sistemas
siglo es algo muy hipotético, los reactores de fisión deberán considerados particularmente interesantes para el futuro.2
seguir siendo durante mucho tiempo un medio fundamental Estos conceptos no son del todo nuevos, pero han adquiri-
para suministrar en abundancia a la humanidad la energía do un renovado interés con la evolución de las tecnologías
limpia y barata que necesita. (uso de materiales refractarios, instrumentos de cálculo del
La energía electronuclear es una industria ya madura que núcleo). Su desarrollo debería ser objeto de importantes co-
produce el 16% de la electricidad de todo el mundo (una ter- laboraciones internacionales.
cera parte en la Unión Europea) y ofrece magníficos resulta- Se espera que fuertes innovaciones tecnológicas permitan
dos en términos de seguridad y de competitividad. A pesar de garantizar la viabilidad de estos sistemas, pero dichas inno-
estas ventajas, solo en algunos países industrializados hay en vaciones, atractivas por los potenciales que permiten esperar
proceso programas de equipamiento. No obstante, grandes que se concreten, no son en absoluto planificables. Más ade-
naciones con un fuerte potencial de desarrollo económico (en lante, una fase de validación de los resultados técnicos y eco-
particular el Reino Unido, China e India) tienen ambiciosos nómicos precederá a la realización de prototipos de las vías
proyectos y en muchos países se empieza a considerar otra vez seleccionadas. Solo después se entrará en fases industriales
con interés la opción nuclear, ya que el crecimiento de la de- con la realización de un prototipo, de una cabeza de serie y,
manda de electricidad sigue siendo constante. por último, en caso necesario, de un despliegue de masa. Es
64 I.T. N.º 89. 2010
Fig. 1. EPRTM: a la izquierda, el edificio del reactor en Olkiluoto (© AREVA); a la derecha, los trabajos en la central de Flamanville (© EDF, Halary Gérard).

probable que el carácter innovador de los sistemas de cuarta


generación conduzca a un tiempo global de desarrollo im-
portante. Las primeras aplicaciones industriales no están pre-
vistas hasta 2040, aunque su desarrollo podría no producir-
se hasta mucho después, en función de las necesidades reales
de los mercados.

Los reactores de agua ligera (RAL)


Esta tecnología constituye la parte fundamental del actual
parque electronuclear mundial y debería ocupar un lugar pre-
eminente tanto para la renovación de ese parque, como prevé
la compañía eléctrica EDF en Francia,3 como para la instala-
ción de nuevas capacidades de producción electronuclear, a
semejanza de la elección de la compañía eléctrica finlandesa
TVO o del plan de equipamiento en marcha en China.
Areva ofrece actualmente dos modelos de RAL de tercera
generación, el EPRTM, reactor de agua presurizada con una Fig. 2. El circuito primario del reactor EPRTM.

potencia de aproximadamente 1.600 MWe, y el KERENATM,


reactor de agua en ebullición con una potencia del orden de • El Gobierno finlandés expidió el 17 de febrero de 2005 la
1.200 MWe. Su concepción se basa en la experiencia deriva- licencia de construcción para Olkiluoto 3, lo que permitió
da de la explotación de centrales existentes, pero integra tam- colocar el primer hormigón en la primavera de 2005. Su
bién importantes innovaciones en materia de seguridad: drás- puesta en servicio está prevista para 2011.
tica reducción del peligro de fusión del núcleo, consideración • Flamanville 3, en Francia, será la cabeza de serie del fu-
de este para evitar consecuencias significativas fuera de la cen- turo programa nuclear de EDF. Se coló el primer hormi-
tral y protección contra las agresiones externas. Ambos mo- gón en 2007 y se prevé realizar la puesta en servicio in-
delos cumplen los requisitos de las eléctricas europeas (Euro- dustrial en 2012.
pean Utility Requirements for LWR Power Plants). El reactor EPRTM fue objeto de una propuesta comercial
El reactor KERENATM, que ha sido desarrollado en cola- en China asociado a un traspaso de tecnología amplio que
boración con compañías de electricidad alemanas y con la podría servir de base al desarrollo del programa nuclear chi-
asistencia de socios europeos, pone también parcialmente en no. En la actualidad hay dos unidades en construcción en es-
funcionamiento sistemas innovadores de seguridad pasiva. te país. En Estados Unidos se ha presentado toda la docu-
El reactor EPRTM, desarrollado desde principios de la dé- mentación exigida por la Nuclear Regulatory Commission
cada de 1990 en el marco de una cooperación europea a gran para la certificación del diseño con la perspectiva de una reac-
escala, se encuentra ahora inmerso en una fase de realización tivación del sector nuclear norteamericano que se espera ten-
industrial: ga lugar en 2010-2015.
I.T. N.º 89. 2010 65
El reactor EPRTM dispone de sólidas bazas para imponerse
en los futuros mercados. Su concepción evolutiva saca prove-
cho de toda la experiencia adquirida en el parque de reactores
de agua a presión (RAP) existente, dinámica que responde a
los requisitos de las autoridades de seguridad francesa y ale-
mana, y también a los de las compañías eléctricas europeas.
Se trata de un producto:
• Seguro: las disposiciones adoptadas desde su concepción
para limitar las consecuencias de improbables accidentes
de fusión del núcleo permiten evitar la evacuación de la
población fuera de la central, algo que también deberá fa-
cilitar la elección de las centrales.
• Potente y competitivo: el tamaño es el principal medio pa-
ra reducir los costes específicos, tanto del kilovatio eléctri-
co instalado (kWi) como del kilovatio hora (kWh) produ-
cido (-10% con respecto a las centrales más recientes).
• Con poco impacto medioambiental: en términos de im-
plantación para la elección de centrales, los procedimientos
administrativos o el impacto socioeconómico, un reactor
de gran potencia es comparable a uno mucho más peque-
ño, algo que resulta tanto más interesante cuanto que las
centrales nucleares son cada vez más escasas.
Además de los reactores de agua de tercera generación, el
reactor de agua supercrítica puede ser considerado como el re-
sultado final de los desarrollos de los sistemas nucleares de ge-
Fig. 3. En primer plano, la central nuclear
neración de vapor, tendiendo a mayores presiones y tempera-
de Flamanville en construcción. turas más altas.

Fig. 4. Instalación de la grúa polar en el edificio del reactor de Olkiluoto.

66 I.T. N.º 89. 2010


Fig. 5. EPRTM: en caso de accidente que provoque la fusión del núcleo se recogerá el corio que fluya del reactor
y se derramará de forma pasiva en un local específico del edificio reactor, en el que se procederá a su enfriamiento.

Fig. 6. Disposición general de una central EPRTM.

I.T. N.º 89. 2010 67


Podrá sacar provecho de la tecnología de las calderas “clá- El reactor a alta temperatura: High
sicas” de agua supercrítica para la parte convencional y de las Temperature Reactor (HTR). La ampliación
innovaciones estudiadas para concebir el reactor de agua en de las aplicaciones de la energía nuclear
ebullición KERENATM. El reactor HTR utiliza combustible de partículas, grafito co-
Los puntos clave del desarrollo tecnológico hacen referencia mo moderador y helio como transmisor de calor. En un pri-
al desarrollo de materiales (mantenimiento bajo radiación en mer momento, se buscan temperaturas de salida del núcleo
presencia de agua en condiciones supercríticas), a la concepción del orden de 850 ºC, pero se prevé una versión a una tempe-
del núcleo (control de la reactividad) y al control de los procesos ratura muy alta (Very High Temperature Reactor o VHTR) que
transitorios accidentales por parte de los sistemas de protección. podría suministrar calor a aproximadamente 1.000 ºC, siem-
Areva participa, en cooperación con FZK (Forschungs- pre que haya un mercado real para procesos que utilicen ca-
zentrum Karlsruhe) y el CEA (Comisariado para la Energía lor a tales temperaturas y siempre que las tecnologías, en es-
Atómica francés), en trabajos tendentes a comprender mejor pecial para el combustible y los materiales de estructura, ha-
el carácter factible y la economía de este concepto. yan progresado lo suficiente.
Los desarrollos realizados en las décadas de 1960 y 1970,
principalmente en Estados Unidos y en Alemania, permitie-
ron validar la factibilidad del concepto y los resultados del
combustible, pero los reactores HTR no resultaron ser com-
petitivos en ese momento. Las necesidades potenciales de ca-
lor para los procesos industriales y los avances en tecnología
(materiales resistentes a altas temperaturas, turbinas de gas),
y también las atractivas características de seguridad de los
HTR, obligan a volver a tener en consideración esta opción.
La extraordinaria dureza de las partículas de combustible
capaces de soportar temperaturas muy altas, la gran inercia
térmica del núcleo, la fuerte disminución de la reactividad en
caso de aumento de temperatura y el refrigerante química-
mente inerte permiten concebir reactores de potencia limita-
da que sigan siendo seguros en caso de accidente sin que sea
necesario poner en práctica sistemas de protección activos.
Esos reactores de potencia media con un combustible
Fig. 7. El reactor de agua en ebullición KERENATM. considerado más resistente a la proliferación podrían encon-
trar, asimismo, un mercado en los países emergentes.
Se han desarrollado dos familias de reactores:
• los reactores de bolas, en los que el combustible desciende
progresivamente al núcleo por la fuerza de gravedad con una
carga/descarga permanente durante el funcionamiento, y
• los reactores de bloques prismáticos, en los que el combusti-
ble está situado en bloques de grafito que se cargan y des-
cargan cuando el reactor está parado.
Estas dos familias cuentan con dos familias de bloques
tecnológicos comunes y pueden ser objeto de sinergias en la
fase de desarrollo, en especial para las partículas de combus-
tible, las instalaciones de pruebas de la tecnología helio y el
comportamiento de los materiales a alta temperatura. Nume-
rosos países europeos trabajaron entre 1960 y 1980 en las tec-
nologías HTR, y la I+D de HTR/VHTR cuenta con el apo-
yo europeo en el marco del programa RAPHAEL, actual-
mente en proceso.
La configuración prismática, en principio, posibilita una
mayor densidad de potencia y una mayor potencia unitaria,
lo que permite esperar una mejor economía. Por eso, Areva
la ha seleccionado para su proyecto ANTARES, cuyo objeti-
vo es una producción mixta de calor y electricidad. Prevé una
mayor potencia (600 MWth) y una temperatura que puede
llegar a 950 ºC. Este estudio es objeto de un programa muy
Fig. 8. Las cuatro redundancias del reactor EPRTM. activo con el CEA, concretamente en lo que respecta al de-
68 I.T. N.º 89. 2010
sarrollo y a la calificación de instrumentos de cálculo para la La economía de recursos,
concepción, de combustible, de materiales, de cambiadores el recurso a los reactores reproductores
de calor compactos de gran potencia. Hay importantes ins- Los reactores de neutrones térmicos, independientemente de
talaciones de prueba en proceso de desarrollo para responder cuál sea su tipo, consumen apenas un 1% del uranio natural
a las necesidades del programa, en particular curvas de prue- que se extrae. Si se utilizan de forma masiva, los recursos de
bas de helio y dispositivos de irradiación para el combustible uranio natural barato serán cada vez más escasos, en cuyo ca-
y los materiales. so será imprescindible recurrir a reactores isogeneradores o
El objetivo es contar con un concepto que permita prever reproductores.
el desarrollo de un prototipo para 2020. Nadie puede predecir de forma precisa cuándo ocurrirá
Areva compagina su dinámica de desarrollo tecnológico eso. La evaluación de los recursos accesibles está marcada por
con una valoración económica y de las necesidades de los clien- grandes incertidumbres, y las previsiones relativas al consu-
tes potenciales y vela por mantener una coherencia entre el de- mo de energía, su crecimiento y la cuota relativa de la ener-
sarrollo de los reactores y el del ciclo de combustible asociado. gía nuclear presentan una gran dispersión debida a las nu-
El combustible de los reactores (HTR/VHTR) utiliza ura- merosas hipótesis en las que se basan los escenarios analiza-
nio enriquecido de 10% a 20%, lo que implica adaptar las dos. No obstante, sobre la base de escenarios semejantes,
instalaciones del ciclo de combustible tanto en la parte inicial parece posible que antes de finales de siglo se produzca una
del ciclo como en la parte posterior. Teniendo en cuenta que penuria relativa de uranio, lo que llevará a desarrollar reacto-
el combustible descargado tiene un contenido residual consi- res reproductores a partir de mediados de siglo, tal vez in-
derable en materia fisible (aproximadamente el 3%), y con el cluso antes, en caso de aceleración del ritmo de desarrollo de
objetivo de una correcta utilización de los recursos de materia los sistemas nucleares.
fisible, es conveniente prever su posible reciclaje y desarrollar Existen distintas soluciones que permiten reducir el con-
los procesos necesarios, que contribuirán, asimismo, a reducir sumo de uranio natural de los reactores de neutrones térmi-
las cantidades de residuos finales. cos, como son la utilización de uranio de tratamiento enri-
El hidrógeno puede servir de forma directa o indirecta co- quecido o el reciclaje de plutonio, que, tal vez, podrían re-
mo carburante para el transporte. trasar una o dos décadas el momento en que se agoten los
Los procesos de producción de hidrógeno por descompo- recursos conocidos y fácilmente accesibles de uranio, pero no
sición termoquímica o electroquímica del agua están aún por cambiarán en modo alguno la necesidad de desplegar a largo
desarrollar e industrializar. Los reactores HTR o VHTR ten- plazo reactores reproductores.
drán que confirmar que representan la tecnología más capa-
citada para cumplir las especificaciones impuestas por los ¿Cuáles serán los reactores
procesos puestos en práctica. reproductores del futuro?
Hay muy pocas opciones que sean potencialmente reproduc-
toras: los reactores de neutrones rápidos (RNR), que funcio-
nan siguiendo el ciclo U238→Pu239 o eventualmente el
Th232→U233, y algunos reactores de neutrones térmicos
concebidos específicamente y que utilizan torio.
Los RNR de combustible U-Pu cuentan con importan-
tes bazas: en el ámbito nacional e internacional hay ya una
experiencia real de puesta en práctica; el U238 está disponi-
ble en grandes cantidades y el plutonio necesario para su
puesta en marcha se encuentra en cantidades significativas
en los combustibles usados actualmente en depósito. Tam-
bién se controlan industrialmente procesos de fabricación y
de tratamiento de los combustibles, aun cuando es posible
prever otros procesos, tal vez con mejores resultados.
En cuanto surja la necesidad de recurrir a la reproducción,
los RNR de combustible U-Pu serán, sin duda, la solución
menos compleja para aplicar en el ámbito industrial. Además,
ofrece mejores perspectivas que los reactores térmicos de neu-
trones para optimizar la gestión de residuos radioactivos en la
fuente, y los grandes flujos de neutrones rápidos en el núcleo
favorecen la incineración de los actínidos menores in situ.
Por su parte, la utilización de torio obligaría a invertir en
el desarrollo y la realización de instalaciones totalmente nue-
Fig. 9. Proyecto ANTARES: reactor VHTR de ciclo indirecto
vas para todo el ciclo de combustible. La barrera económica
para la producción mixta de calor y electricidad. que representa un gasto como ese es muy importante.
I.T. N.º 89. 2010 69
Los RNR de metal líquido
Los valores de las secciones eficaces son limitados para neu-
trones rápidos, por lo que hay que concebir el núcleo de un
RNR con una fuerte concentración volumétrica de material
fisible, y, para evitar un núcleo demasiado grande que reque-
riría grandes cantidades de material fisible, se tiende a poten-
cias específicas elevadas. En estas circunstancias hay que ga-
rantizar una refrigeración eficaz. Para mantener un espectro
neutrónico lo suficientemente rápido, se excluyen los líqui-
dos transmisores de calor que contengan núcleos muy ligeros,
como el hidrógeno, y, en particular, el agua.
En teoría, un reactor de agua supercrítica de neutrones rá-
pidos podría funcionar, pero representaría pocas ventajas con
respecto a otras alternativas refrigeradas de sodio o de gas, a
cuyos estudios se da prioridad.
Entre los conceptos seleccionados en Gen IV, los RNR de
sodio disponen de la mayor experiencia de explotación prein-
dustrial. Sin embargo, deberán evolucionar mucho antes de
su industrialización: Fig. 10. GFR: concepto de referencia de un reactor refrigerado
• Un mayor control de los riesgos de accidentes de reactividad, por helio en ciclo cerrado.

especialmente en lo que respecta a la purga del transmisor de


calor y a las perturbaciones de la geometría del núcleo. Los beneficios aportados por la utilización del helio como
• Avances en las técnicas de inspección de los componentes su- transmisor de calor son considerables:
mergidos en el sodio líquido y, eventualmente, de reparación. • Buena compatibilidad con el aire y el agua.
• Una concepción de conjunto simplificada que permita • La transparencia facilita la inspección de las estructuras
una reducción significativa de los costes de inversión y de internas.
explotación. • Muy poca interacción con los neutrones, al tener el drena-
Por otra parte, el ciclo de combustible también deberá ser je muy poca influencia sobre la reactividad del núcleo, lo
objeto de desarrollo para acelerar el tiempo de ciclo y, por que reduce el riesgo de accidente de reactividad.
tanto, reducir los costes. Esta tecnología, asimismo, podría permitir alcanzar una
Areva dispone de una sólida experiencia sobre los reacto- temperatura muy elevada (equivalente a la del HTR), aun-
res rápidos de sodio y quiere garantizar el mantenimiento de que esta no sea necesariamente la principal motivación de su
su avance tecnológico participando, en el marco de colabora- desarrollo. En contrapartida, la inercia térmica del núcleo y del
ciones nacionales o internacionales, en desarrollos concretos refrigerante es muy escasa, lo que conduce a un aumento rá-
sobre los principales puntos que se deben mejorar con res- pido y considerable de la temperatura en caso de pérdida de
pecto a las concepciones anteriores. refrigeración.
Aún quedan por solucionar algunas cuestiones tecnológi-
¿Y el LFR (Lead Fast Reactor)? cas de importancia:
Los soviéticos desarrollaron reactores refrigerados con plomo • El combustible tiene que ser, al mismo tiempo, denso, re-
para sus submarinos. Ese concepto ha sido seleccionado en fractario y de fácil refrigeración, y soportar, además, altos
Gen IV. No obstante, a pesar de las ventajas reales del plomo niveles de combustión.
frente al sodio en términos de reactividad química, no per- • Los materiales de estructura para el núcleo tienen que re-
mite resolver con mayor facilidad los problemas planteados sistir, al mismo tiempo, las altas temperaturas y los daños
por la inspección en servicio y plantea auténticos desafíos en causados por los neutrones rápidos.
términos de resistencia de los materiales de estructura y de • La gestión de las situaciones de accidente, y, en particular,
carga mecánica de las estructuras. el accidente de despresurización.
La experiencia de la comunidad nuclear occidental sobre es- • El ciclo de combustible, cuyos procesos deberán permitir
te concepto es limitada, lo que hipoteca sus perspectivas de de- reciclar al menos el uranio y el plutonio.
sarrollo, que, por tanto, no son prioritarias con respecto al sodio. Existen grandes sinergias entre el desarrollo del HTR/
VHTR y el del GFR en lo que respecta a los materiales y
Los reactores rápidos refrigerados por gas: componentes a altas temperaturas para el circuito primario, a
Gas-cooled Fast Reactor (GFR) la tecnología de los circuitos de helio y al sistema de conver-
El GFR, reactor de neutrones rápidos y refrigerados por gas, sión. Lo que lo divide en dos etapas de una misma gama de
es un sistema muy innovador para el que no se ha construi- sistemas de transmisión de calor por gas derivada de las tecno-
do ningún prototipo, por lo que a día de hoy su factibilidad logías HTR: el desarrollo de materiales que resistan las altas
aún no está del todo probada. temperaturas para el combustible y los materiales del núcleo.
70 I.T. N.º 89. 2010
Los trabajos sobre el GFR han sido objeto de una acción tirá a los RAL de tercera generación, al igual que al reactor
específica (GCFR) en los programas marco 5 y 6 de I+D eu- EPRTM, dar respuesta a las necesidades de numerosas com-
ropeos. Estos trabajos refuerzan la cooperación sobre el GFR pañías eléctricas y seguir desarrollando su tecnología basán-
en el marco del Foro Internacional Generación IV. Se debe- dose en la explotación del intercambio de experiencias y a
ría tener una respuesta sobre la factibilidad y los resultados través de una política de innovación permanente. La parte
GFR hacia 2015-2020, y, a continuación, eventualmente, fundamental de los desarrollos se dedicará a adaptarlos a los
decidir realizar un prototipo. distintos mercados.
En esas fases de investigación, aún muy incipientes, la im- Con un vencimiento más lejano, con el fin de prolongar
plicación de un industrial es lógicamente menor que en los esa acción con una perspectiva de desarrollo sostenible a muy
sistemas cuyas fechas de vencimiento operativo están más largo plazo y ofrecer a los clientes de energía una flexibilidad
próximas. No obstante, Areva es miembro del programa eu- considerable para sus programas de equipamiento, se deberá
ropeo de I+D sobre este proyecto y aporta, por tanto, como diversificar la oferta sobre la base de sistemas Generación IV
es natural, su apoyo a los trabajos del CEA. que incluyan importantes innovaciones tecnológicas, velando
por mantener una buena coherencia entre el despliegue de
Los reactores de sales fundidas: esos reactores y la puesta en funcionamiento de fábricas de ci-
Molten Salt Reactor (MSR) clo de combustible adaptado a tales reactores.
La factibilidad de los reactores de sales fundidas quedó de- La viabilidad económica de estos sistemas estará en parte
mostrada con los ensayos realizados en las décadas de 1950 y condicionada por los requisitos de seguridad y el sistema de
1960. Este sistema se adapta particularmente a la instalación códigos y normas aplicables: un acompañamiento continuo
de torio, ya que es el único concepto que permite ser repro- de la elaboración de esa referencia de seguridad para los dis-
ductor en espectro térmico, con un reducido inventario de ma- tintos conceptos resulta imprescindible para optimizar tales
teria fisible en el núcleo con respecto a todos los tipos de reac- exigencias. La consecución de un consenso internacional fa-
tores de neutrones rápidos. vorecerá el surgimiento y la comercialización de cualquier
La industrialización del MSR exige encontrar una solución nueva alternativa.
a los desafíos tecnológicos (los materiales, el combustible) y exi- Las importantes innovaciones buscadas por los sistemas
ge, sobre todo, que se llegue a realizar una concepción viable y, de cuarta generación hacen necesarios ambiciosos programas de
al mismo tiempo, económica del reactor y del taller de control I+D para desarrollarlas. Habrá que basarse en las competen-
de la química y de tratamiento del combustible, y que una vez cias y medios de prueba de los organismos de investigación,
acoplados se pueda poner en marcha el conjunto en condicio- en un esfuerzo de desarrollo internacional. Esto ayudará a
nes técnicas y económicas aceptables para el empresario. mantener la motivación y el dinamismo en todos los socios.
Por el momento, los trabajos se inscriben en un marco eu- Para hacer posible este resurgimiento de la energía nuclear,
ropeo (acción MOST), destinado a ampliarse en el Foro In- hace falta que los industriales estén en condiciones de propo-
ternacional Generación IV, y hacen referencia, principalmen- ner a sus clientes potenciales, y en el momento adecuado, sis-
te, a todos los aspectos que permiten evaluar la posibilidad de temas nucleares adaptados a sus necesidades, es decir, no solo
alcanzar de forma efectiva la regeneración del combustible fi- reactores, sino también todas las etapas del ciclo de combusti-
sible, como también a la tecnología de los circuitos que vayan ble correspondiente. Por lo tanto, hay que velar por garantizar
a contener los fluoruros fundidos. una complementariedad adecuada entre el despliegue de siste-
Es innegable que este concepto parece ser muy atractivo, pe- mas de tercera generación y los programas de investigación
ro su futuro parece muy lejano, especialmente en un contexto Generación IV para que la madurez industrial de los sistemas
de utilización de torio. En esta fase, los desarrollos interesan, se corresponda con las necesidades de los usuarios. ■
principalmente, a los institutos de investigación, y es demasiado
pronto para que un industrial se implique de forma concreta.
Cabe destacar que en los reactores a alta temperatura se Fernando Micó Pérez de Diego
International & Marketing
puede prever la utilización de sales fundidas para sustituir el Vicepresidente Areva Spain
helio como transmisor de calor. En tal caso, se podría concebir
un reactor de ciclo indirecto con un circuito primario de baja
presión y con una densidad de potencia del núcleo mucho ma-
yor, lo que mejoraría su competitividad. El primer punto cla-
ve para un concepto de tales características es la posibilidad de
concebir un núcleo que tenga un coeficiente de drenaje nega-
tivo. Areva trata de valorar la viabilidad de esa solución. Notas
1. Comisión Europea, Towards a european strategy for the security of energy
supply, Green Paper, noviembre de 2000.
Las claves del éxito 2. A Technology Roadmap for Generation IV Nuclear Energy Systems – GIF-002-
Para garantizar el resurgimiento de los sistemas nucleares es 00, publicado por el USDOE Nuclear Energy Research Advisory Committee y
el Generation IV International Forum, en diciembre de 2002.
necesario, en primer lugar, haber completado los primeros 3. Jean-Michel Delbecq, Jean-Loup Rouyer et al., EDF y el sistema nuclear del
proyectos y que su explotación resulte atractiva. Esto permi- pasado (síntesis), diciembre de 2004.

I.T. N.º 89. 2010 71


La energía nuclear como apuesta
sostenible de futuro
María Teresa Domínguez Bautista

DESCRIPTORES
NUCLEAR
ENERGÍA
ELECTRICIDAD
CENTRAL
REACTOR
MEDIO AMBIENTE
ENERGÉTICO
FUENTES
CO2

El calentamiento global, la dependencia exterior de los com- Como ejemplo, podríamos recordar la última crisis entre
bustibles fósiles y la necesidad de garantizar un suministro Rusia y Ucrania, que dejó sin gas en pleno invierno a varios
eléctrico con precios estables y predecibles hacen que cada vez países europeos, especialmente a los de Europa del Este. En
más voces a nivel nacional e internacional, y también gobier- aquel momento se volvió a poner sobre la mesa la preocupan-
nos de muy distintos signos apuesten por el mantenimiento te dependencia energética europea y la necesidad de diversifi-
de la energía nuclear. car las fuentes de energía, contemplando la nuclear como par-
La energía nuclear se está consolidando como parte de la so- te de la solución.
lución a los retos energéticos y medioambientales a los que se
enfrenta la sociedad actual. De ahí, el desarrollo nuclear mun- El impulso nuclear
dial y el apoyo cada vez más manifiesto a esta fuente de energía. De forma generalizada se está procediendo a la renovación de
Concretamente, el presidente del Panel Intergubernamen- licencias de las centrales nucleares en operación. Como ejem-
tal de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus si- plo, el organismo regulador de Estados Unidos, la NCR, por
glas en inglés) de las Naciones Unidas, Rajendra Pachauri, ha sus siglas en inglés, ha decidido renovar la autorización de
reconocido en diversas ocasiones que no se puede obviar una funcionamiento a más de la mitad de los 104 reactores en
fuente energética como la nuclear, que produce el 17% de la operación por un plazo adicional de 20 años. En total, unos
electricidad mundial y que es clave para mitigar el cambio cli- 90 reactores estadounidenses podrían tener próximamente
mático. La Comisión Europea (CE) reconoce, por su parte, autorizaciones de explotación por 60 años.
que las centrales nucleares ayudan a frenar el cambio climáti- Un ejemplo de nuestro entorno es Bélgica, cuyo Gobier-
co y aportan el 33% de la electricidad que se consume en la no va a permitir la operación a largo plazo a tres de sus siete
Unión. El propio presidente de la CE, José Manuel Durao reactores en operación. Y todo ello a pesar de que existía una
Barroso, ha indicado recientemente que es impensable lograr ley que impuso un calendario de cierre. Esta nueva decisión,
los objetivos de reducción de emisiones de CO2 y de garantía promovida por el ministro de Energía y Clima belga, y ba-
del suministro energético sin contar con la energía nuclear. sada en un exhaustivo estudio realizado por expertos nacio-
No obstante, la CE sugiere que cada país es libre de elegir el nales e internacionales, refleja la necesidad de esta fuente de
uso o no de esta tecnología. energía, que produce más del 50 % de la electricidad consu-
Y la elección libre por parte de cada país es clara, ya que mida en el país.
el desarrollo nuclear es cada vez más manifiesto. Son muchos Y es que mantener las centrales nucleares belgas en opera-
los países de nuestro entorno que, tras una revisión sensata y ción va a permitir, según los expertos y analistas, garantizar
estudiada de su situación energética, han decidido apostar un mix eléctrico equilibrado, mantener puestos de trabajo,
abiertamente por la energía nuclear con dos objetivos básicos: crear conocimientos y capacidades tecnológicas, y frenar las
frenar las emisiones contaminantes a la atmósfera y reducir la emisiones contaminantes. En definitiva, la realidad energéti-
dependencia de los combustibles fósiles por su disponibilidad ca y medioambiental del país ha demostrado que había que
limitada y la presión geopolítica que ejercen. reconsiderar la política de cierre gradual de sus reactores.
72 I.T. N.º 89. 2010
Reactores en construcción y en operación en el mundo
Reactores Reactores % electricidad
País
en operación* en construcción* de origen nuclear **
Alemania 17 - 28,29
Argentina 2 1 6,18
Armenia 1 - 39,35
Bélgica 7 - 53,76
Brasil 2 - 3,12
Bulgaria 2 2 32,92
Canadá 18 - 14,80
Chequia 6 - 32,45
China 11 20 2,15
Corea del Sur 20 6 35,62
Eslovaquia 4 2 56,42
Eslovenia 1 - 41,71
España 8 - 18,29
Estados Unidos 104 1 19,66
Finlandia 4 1 29,73
Fig. 1. Central nuclear de Almaraz. Fuente: Foro Nuclear. Francia 59 1 76,18
Holanda 1 - 4,10
Hungría 4 - 37,15
India 18 5 2,03
Irán - 1 -
Japón 54 1 24,93
Lituania 1 - 72,89
México 2 - 4,04
Pakistán 2 1 1,91
Reino Unido 19 - 13,45
Rumania 2 - 17,53
Rusia 31 9 16,86
Suecia 10 - 42,04
Suiza 5 - 39,22
Sudáfrica 2 - 5,25
Taiwán 6 2 n/d
Ucrania 15 2 47,40
Total 437 55 -
* Datos a diciembre de 2009.
** Últimos datos disponibles: 2008.
Fig. 2. Central nuclear de Olkiluoto en construcción. Fuentes: PRIS-OIEA y Foro Nuclear.

Además de la operación a largo plazo que se está implan- tas sustituirán a las centrales que están operando hoy en día.
tando desde hace años en Estados Unidos, en todas las cen- El Gobierno británico espera que algunas de las nuevas uni-
rales suizas, en Holanda y ahora en Bélgica, son muchos los dades comiencen a producir electricidad en 2018, aunque se
países que han iniciado programas de nueva construcción de prevé que la mayoría lo hagan en 2025. Ante el impulso nu-
reactores. De hecho, según los últimos datos del Organismo clear en este país, la industria nuclear española se ha interesa-
Internacional de Energía Atómica (OIEA), en el mundo hay do en estos proyectos. Dispone de una tecnología cualificada,
en operación 437 reactores, existen 55 unidades más en cons- actualizada y en continuo desarrollo para participar, tal y co-
trucción y 200 reactores previstos o programados. Por ejem- mo viene haciendo desde hace años, en ambiciosos proyectos
plo, el Parlamento británico dio luz verde en enero del pasa- de construcción de centrales nucleares a nivel mundial.
do año a la construcción de nuevos reactores para resolver dos
grandes desafíos: garantizar las necesidades energéticas del Energía nuclear en la UE
país y solucionar el cambio climático. Junto al ejemplo del Reino Unido, Finlandia, un país espe-
En este sentido, y para cumplir con los objetivos de segu- cialmente concienciado con el medio ambiente, construye un
ridad de suministro y lucha contra el cambio climático, el De- nuevo reactor y hay estudios que plantean la necesidad de
partamento de Energía y Cambio Climático del Reino Unido una sexta unidad. En la actualidad, el 30% de su electricidad
ha aprobado recientemente diez emplazamientos potenciales se genera gracias a los cuatro reactores que tiene en opera-
para la construcción de futuras centrales nucleares. Actual- ción. A pesar de los retrasos en la construcción de este nuevo
mente, en el Reino Unido hay 19 reactores nucleares en fun- reactor, Olkiluoto-3, la central finlandesa ha superado una
cionamiento que producen más del 13% de la electricidad importante etapa, la colocación de la cúpula metálica de con-
generada en el país anglosajón. La mayoría de las nuevas plan- tención, y se espera que la central quede finalizada en 2012.
I.T. N.º 89. 2010 73
Situación en España
España es una isla energética con escasos recursos. Tiene una
dependencia energética exterior (gas, carbón, petróleo…) su-
perior al 80% y triplica el máximo de emisiones permitidas
por el Protocolo de Kioto. Ante estos desafíos, necesita con-
tar con la energía nuclear, una fuente imprescindible hoy en
día y en el futuro que produce electricidad de forma segura,
estable, constante, económica y sin emitir CO2.
Los reactores nucleares españoles producen el 18 % de la
electricidad, reducen las importaciones de combustibles fósi-
les y evitan la emisión anual a la atmósfera por un valor equi-
valente a las emisiones que realiza más de la mitad del parque
automovilístico español.
Fig. 3. Situación de las centrales nucleares españolas. Siguiendo la estrategia internacional mencionada, es prio-
Fuente: Foro Nuclear. ritario mantener el funcionamiento de las centrales nucleares
españolas existentes, con todas las garantías de seguridad. Los
Por su parte, Francia, el país europeo con más centrales ocho reactores en operación generarían, en veinte años de fun-
nucleares –59 unidades– y donde el 76 % de su electricidad cionamiento adicional, el equivalente a la electricidad que se
es de origen nuclear, firmó un acuerdo con el Reino Unido consume, aproximadamente, durante cuatro años en España.
para impulsar conjuntamente una nueva generación de reac- Precisamente, la operación a largo plazo de las centrales nu-
tores y exportar esta tecnología a otros países. Francia, al igual cleares españolas constituye una garantía de estabilidad en el
que Finlandia, construye un nuevo reactor y su Gobierno funcionamiento del sistema eléctrico, independencia y diversi-
anunció a finales de febrero del pasado año la puesta en mar- ficación del abastecimiento, mejora de la competitividad de las
cha de una unidad más. Según el comunicado del Eliseo, la empresas españolas y freno a las emisiones contaminantes.
intención es comenzar su construcción en 2012 para que en
2017 la central nuclear esté en marcha. Santa María de Garoña
En la Unión Europea, 15 de los 27 estados miembros tie- Sirva de ejemplo la central nuclear de Santa María de Garoña,
nen centrales nucleares. Hay seis reactores en construcción y situada en la provincia de Burgos. Es uno de los ocho reacto-
las 145 unidades en operación producen un tercio de la elec- res nucleares que funcionan en España y aporta una genera-
tricidad consumida en la Unión. Además de los ejemplos del ción eléctrica libre de emisiones, segura, económica y que
Reino Unido, Francia o Finlandia, Bulgaria y Eslovaquia equivale al 28% del consumo eléctrico de Castilla y León. Es
construyen dos unidades, respectivamente, y Polonia, que por un referente industrial para su zona de influencia, gracias a los
el momento no tiene centrales nucleares, está planteando su más de 600 empleos directos que genera y a los 36 millones
utilización por la excesiva dependencia del carbón, unido a la de euros de impacto socioeconómico.
necesidad de reducir sus emisiones contaminantes. Más con- El proyecto de la renovación de la licencia de Garoña ha
cretamente, Polonia ha decidido iniciar un programa nuclear sido muy sólido y análogo a los que se han hecho en otras
para tener su primera central en funcionamiento en 2020. centrales, que ya han obtenido los permisos para seguir ope-
Otro de los países que no tiene centrales nucleares y que es- rando. Esperábamos que la autorización fuese por los 10 años
tá dibujando su estrategia energética de futuro es Italia: a fina- por los que se había hecho la solicitud y que el Consejo de Se-
les de febrero de 2009 firmó un acuerdo con Francia para el es- guridad Nuclear había admitido. Pero, al mismo tiempo, te-
tudio y la futura construcción de reactores nucleares en los pró- nemos confianza en que la decisión de que funcione única-
ximos años. Italia pretende recurrir a la energía nuclear para
garantizar su suministro eléctrico e incrementar la competitivi-
dad de su industria. Los altos precios de la electricidad y su de-
pendencia exterior son las principales razones para que el Go-
bierno italiano planifique la construcción de nuevas instalacio-
nes. Con este giro, la política del Gobierno actual se orienta a
que la energía nuclear y las renovables contribuyan cada una en
un 25% a la generación total de electricidad, lo que significa
la construcción de 8 ó 10 reactores en los próximos años.
Es también relevante el caso de Suecia, que, con 10 reacto-
res en operación y el 40% de su electricidad de origen nuclear,
puso fin a principios del pasado año a su moratoria nuclear pa-
ra permitir la construcción de nuevas centrales. Por otra parte,
Rusia, China, Corea del Sur o India construyen nuevas cen- Fig. 4. Central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos),
trales para satisfacer la creciente demanda de electricidad. que solicitó la operación a largo plazo. Fuente: Foro Nuclear.

74 I.T. N.º 89. 2010


mente hasta 2013 se reconsidere pronto, ya que la central es
segura, necesaria y un importante motor de empleo para su
zona de influencia. Junto a esto, Santa María de Garoña cuen-
ta con unos resultados de operación extraordinarios constata-
dos por multitud de inspecciones internacionales. Además, en
la actualidad, funcionan en todo mundo más de 90 reactores
nucleares de la misma tecnología que la central burgalesa. De
ellos, 30 son similares en diseño, edad y características.
Por lo tanto, garantizar la operación de una instalación
cuando está justificado su funcionamiento seguro y cuando el
organismo regulador así lo considera es una decisión responsa-
ble y un acierto político y económico, ya que presenta evidentes
ventajas desde el punto de vista económico, social y ambiental.
A la operación segura a largo plazo se tiene que sumar la Fig. 5. Trabajadores en la sala de turbinas
construcción de nuevas centrales, de manera que la aportación de una central nuclear española. Fuente: Foro Nuclear.

nuclear al sistema eléctrico alcance en el horizonte 2030 un


30%, cifra similar a la media de la Unión Europea. De esta for- Pasada la fase de construcción de centrales nucleares en
ma, en el horizonte 2030 se podría contar con un mix eléctri- España, esta industria ha continuado el apoyo a la operación
co equilibrado en el que la energía nuclear aporte un tercio de de los reactores españoles con actividades de ingeniería, ser-
la electricidad, otro tercio se consiga con las renovables y un ter- vicios especializados y suministros de combustibles y equi-
cio más con gas y carbón, preferiblemente, libre de emisiones. pos, junto con su expansión y participación en proyectos nu-
cleares a nivel mundial.
La industria nuclear española La industria nuclear está preparada para el desarrollo nu-
La industria nuclear, experta y competitiva, está preparada clear en España. El apoyo a la energía nuclear por parte de
para este desarrollo. La tecnología nuclear no solo se mantie- grandes consumidores y personalidades del ámbito empresa-
ne en nuestro país, sino que se sigue desarrollando para apo- rial, científico, institucional y sindical es cada vez más mani-
yar el funcionamiento de los reactores en operación y atender fiesto. La vulnerabilidad energética y el problema del cambio
un mercado internacional en crecimiento. De hecho, la pre- climático están sobre la mesa. Ahora es el turno de establecer
sencia de la industria nuclear española en los mercados inter- diálogos energéticos plurales y transparentes para estudiar
nacionales es indicativo de sus capacidades y del potencial abiertamente las posibilidades de cada fuente de electricidad,
que puede tener en el renacimiento nuclear español. lograr que la sociedad reciba información correcta y libre de
La industria nuclear comenzó su andadura en España en prejuicios y conseguir que se establezcan planes energéticos a
los años sesenta a raíz de la decisión de emprender un pro- largo plazo donde, junto con políticas de eficiencia energética,
grama de centrales nucleares en el país, y alcanzó en los años se apueste por fuentes no emisoras de CO2, como la nuclear.
en que se construyeron las últimas centrales una gran dimen- Otros países, quizás con menos urgencia que España, ya
sión en términos de infraestructura, creación de empleo, for- han estudiado sus políticas energéticas a largo plazo. Ahora es
mación de personal especializado, métodos de trabajo, etc. el turno de que España establezca una planificación energética
En el momento de máxima actividad, en los años ochenta, acertada a largo plazo con el fin de definir la contribución de
trabajaban en los emplazamientos de las centrales nucleares todas las fuentes energéticas en el sistema eléctrico para los pró-
unas 20.000 personas. A esta cifra hay que añadir los empleos ximos 20 años. Para ello es necesario alcanzar un pacto de Es-
en las ingenierías, empresas de fabricación de combustible, de tado, de manera que las decisiones sobre este asunto no estén
grandes componentes y bienes de equipo, hasta un número sujetas a ideologías ni a vaivenes políticos. De esta forma, se po-
estimado en cinco veces la cantidad de personas involucradas drá alcanzar un mix eléctrico equilibrado en que cada fuente de
directamente en la construcción de las centrales. Toda esta ac- energía, con sus características intrínsecas, realice su aportación.
tividad implicó un importante esfuerzo de asimilación de tec- Al igual que la mayor parte de los países que nos rodean,
nología y desarrollo organizativo. Este entramado industrial y siguiendo la tendencia internacional, será necesario seguir
facilitó que en la construcción de las centrales nucleares se lle- contando con la energía nuclear y seguir impulsándola. Y es
gase a cifras significativas de participación nacional, desde por- que a España no le pueden salir otros cálculos ni diferentes
centajes del 40-45% en la construcción de las primeras cen- conclusiones que al resto del mundo. Porqué la energía nu-
trales, hasta las últimas, en las que la responsabilidad de la eje- clear es, sin duda, parte de la solución a los retos energéticos
cución del proyecto fue asumida por los propietarios, con la y medioambientales. ■
ayuda de empresas de ingeniería, y se llegó a un 86% de par-
ticipación nacional. Este hecho ha llevado a España a ser se-
leccionada por el OIEA como ejemplo de país que tuvo un
María Teresa Domínguez Bautista
programa nuclear ejemplar de promoción industrial ante los Licenciada en Física por la Universidad Complutense de Madrid
países que inician sus programas nucleares. Presidenta del Foro de la Industria Nuclear Española

I.T. N.º 89. 2010 75


Hidrógeno: un presente para el futuro
Beatriz Yolanda Moratilla Soria

DESCRIPTORES
OBTENCIÓN DE HIDRÓGENO
PILAS DE COMBUSTIBLE
ECONOMÍA DEL HIDRÓGENO
ANÁLISIS POZO-RUEDAS

Introducción
La crisis actual de los combustibles fósiles hace necesaria la eólica, la del carbón y la nuclear) y aplicaciones portátiles.
búsqueda de nuevas alternativas energéticas. Una de las que Todas estas aplicaciones mayoritariamente se llevan a cabo
se perfila con más futuro es el hidrógeno, y llega a hablarse de mediante pilas de combustible, aunque también es posible el
una economía del hidrógeno que reemplazará a la actual econo- aprovechamiento del hidrógeno mediante la combustión di-
mía de los combustibles fósiles. Esto supondría que el desarro- recta en motores alternativos y turbinas de gas.
llo tecnológico descansaría sobre el hidrógeno, y no sobre los Para profundizar más se puede acudir a Linares y Morati-
combustibles fósiles como ocurre ahora. lla (2007) para formarse una visión global de los procesos de
Tanto la Unión Europea como Estados Unidos y Japón producción de hidrógeno y de sus aplicaciones, y a Larminie
apuestan firmemente por el hidrógeno debido a tres razones: y Dicks (2003) para profundizar en detalles sobre pilas de
elevada eficiencia energética, reducción de la dependencia combustible.
energética y ausencia de emisiones de CO2. Para que esto lle-
gue a ser posible es preciso que el hidrógeno se pueda produ- Producción de hidrógeno
cir a partir de recursos autóctonos, o muy extendidos, de for- En la actualidad ya se produce hidrógeno, fundamentalmen-
ma económica y medioambientalmente aceptable, y que las te para la industria química. Sin embargo, si se pretende al-
tecnologías de uso final ganen una cuota de mercado signifi- canzar una economía del hidrógeno, es preciso desarrollar pro-
cativa que les permita reducir sus precios. cedimientos de producción masiva. Afortunadamente, tanto
El hidrógeno no es un recurso energético, sino que ha de los procesos como los recursos para producir hidrógeno son
ser producido a partir de fuentes de energía. Afortunada- muy variados. La figura 1 resume las principales tecnologías
mente, tanto las fuentes como los procedimientos para pro- para producir hidrógeno (en columnas) y muestra sobre qué
ducirlo son muy variados. Sin embargo, este paso intermedio fuentes energéticas se pueden aplicar. Se aprecia que a menu-
de la producción se ha de tener en cuenta tanto en el balan- do varias fuentes pueden emplear la misma tecnología para
ce económico como en el energético, pues puede ensombre- su transformación. De la misma manera, una misma fuente
cer considerablemente la elevada eficiencia de conversión de energética puede ser aprovechada por diferentes tecnologías.
los dispositivos de uso final. Por otra parte, el hidrógeno es Por otra parte, el hidrógeno puede obtenerse a partir del agua,
un elemento muy ligero, lo que dificulta su almacenamiento, rompiendo su molécula por acción de la electricidad (electró-
y en el balance global se deben considerar también los costes lisis), el calor (termólisis), la luz (fotoelectrólisis) y la acción
económicos y energéticos de dicho almacenamiento (energía biológica (biofotólisis); también puede obtenerse a partir de
para comprimirlo, licuarlo, etc.). Por último, como combus- sólidos (carbón, biomasa o residuos), sobre los que se llevan a
tible que es, el hidrógeno está sujeto a una normativa de se- cabo transformaciones para obtener un gas de síntesis (CO
guridad para su correcta manipulación. y H2, fundamentalmente) que luego es transformado en H2 y
Desde el punto de vista de las aplicaciones, el hidrógeno CO2. En este caso, es preciso aplicar técnicas de captura y al-
puede utilizarse tanto en aplicaciones estacionarias (produc- macenamiento de CO2 (CCS) para garantizar la sostenibili-
ción eléctrica y cogeneración), transporte (sin duda, de las de dad (si bien con la biomasa no sería preciso, si estas técnicas
más futuro, al permitir llevar a este sector energías como la se aplican se tendrían emisiones de CO2 negativas).
76 I.T. N.º 89. 2010
La energía solar puede ser aprovechada de forma inmediata
mediante electrólisis fotovoltaica, si bien no es la tecnología más
adecuada salvo para aplicaciones aisladas. La solar térmica de
concentración comparte con la nuclear los procedimientos para
producir hidrógeno, y la principal diferencia son los costes pre-
vistos de producción, menores en el caso nuclear. Así, la energía
solar puede recurrir a la termólisis del agua mediante ciclos ter-
moquímicos y óxidos metálicos, a electrólisis de alta temperatu-
ra y a descarbonización de combustibles fósiles, caso para el que
requiere captura de CO2. Finalmente, la luz solar puede ser con-
vertida en hidrógeno directamente mediante algas (biofotólisis)
o semiconductores adecuados (fotoelectrólisis), si bien estas ex-
periencias se encuentran aún a escala de laboratorio.
La biomasa puede integrarse tanto en procedimientos quí-
micos (gasificación y pirólisis), que son de tipo centralizado, Fig. 1. Fuentes y tecnologías para producir hidrógeno. Los cuadros coloreados
como en procesos biológicos (fermentación), de carácter des- representan la fuente sobre la que se aplican ciertas tecnologías. La letra C
indica la necesidad de captura de CO2. Fuente: elaboración propia.
centralizado y más lento. Incluso pueden revalorizarse los re-
siduos sólidos urbanos mediante su descomposición con an-
torchas de plasma, de modo que se produce un gas de sínte- Estimaciones de costes de producción de hidrógeno según tecnologías
sis y un inerte vitrificado. Tipo Origen Margen de costes de producción ($/MWh)

En cuanto a la energía eólica, puede ser empleada para Centralizado Solar ciclo SI 92 ± 17%
producir hidrógeno a partir de electrólisis de baja temperatu- Descentralizado Electrólisis 69 ± 31%
ra. Si dicho hidrógeno se pretende integrar en la red eléctrica Centralizado Nuclear ciclo SI 54 ± 41%
mediante una pila de combustible, apenas se logra recuperar Centralizado Gasificación de biomasa 51 ± 7%
un 45 % de la energía eléctrica producida por el generador Descentralizado Gas Natural (no CCS) 45 ± 20%
eólico. En este sentido, es mucho mejor que el hidrógeno eó- Centralizado Carbón (CCS) 33 ± 11%
lico se aplique a vehículos con pila de combustible, como se Centralizado Gas Natural (CCS) 27 ± 19%
verá más adelante. Centralizado Gas Natural (no CCS) 24 ± 23%
Respecto a las energías fósiles, el gas natural es una tecno- Fuente: IEA, 2005; González, 2006.
logía madura, siendo mayoritaria para la producción de hi-
drógeno actualmente. Sin duda, es la tecnología que permiti- La tabla recoge una estimación de los costes de produc-
rá desarrollar la investigación de las aplicaciones del hidróge- ción según las fuentes y procedimientos, y refleja, de alguna
no y que será sustituida necesariamente por otras formas de forma, la secuenciación de cómo deberían ir integrándose las
producción cuando las aplicaciones sean maduras y el merca- diferentes fuentes/tecnologías para la producción de hidróge-
do demande grandes cantidades de hidrógeno. En cuanto al no, ya que los costes más elevados se irán reduciendo a medi-
carbón, es una opción muy interesante, sobre todo integran- da que madure la tecnología; cabe indicar, simplemente, que
do la gasificación en ciclo combinado (GICC) y, evidente- esas opciones serán las que más tarde se integrarán en los pro-
mente, con captura de CO2. Presenta un reducido coste de cesos productivos. Se aprecia que el recurso más económico
producción, aunque demanda grandes inversiones (similares es el gas natural, seguido a corta distancia del carbón. La ga-
a las de una central nuclear de segunda generación), y es ca- sificación de la biomasa ocupa el segundo escalón, seguida de
paz de obtener tanto electricidad como hidrógeno. Por otra cerca por los ciclos termoquímicos activados por energía nu-
parte, el recurso presenta grandes reservas (aproximadamente clear, siendo la opción más cara la activación de esos ciclos
200 años), lo que permite establecer una transición cómoda por energía solar. La tabla 1 deja patentes las elevadas incerti-
hacia nuevas fuentes y procedimientos. dumbres a la hora de estimar el coste de producción en pro-
La energía nuclear entrará en la producción de hidrógeno cesos actualmente en investigación, como aquellos que re-
a partir de la IV generación. Los reactores que la integran pre- quieren captura de CO2 o están basados en IV generación.
sentan como ventajas unas menores inversiones (1.000 a
1.500 $/kWe), mayor seguridad, menor producción de resi- Almacenamiento de hidrógeno
duos y eliminación de la posibilidad de proliferación arma- El hidrógeno es un elemento muy ligero, lo que supone que
mentística. Comparte con el carbón la posibilidad de llevar a la energía que almacena por unidad de masa es muy elevada,
cabo cogeneración (producción de hidrógeno y electricidad), mientras que la almacenada por unidad de volumen es muy
y presenta la ventaja de no requerir sistemas de captura de baja. Esto representa un problema, especialmente en aplica-
CO2. Se puede implantar bajo diferentes procedimientos: ciones de transporte y de tipo portátil.
electrólisis de alta temperatura, ciclos termoquímicos (espe- La técnica más sencilla de almacenamiento es como hi-
cialmente SI –sulfuro-yodo–) y reformado con vapor de agua drógeno comprimido, en fase gaseosa. En la actualidad se al-
de moderada temperatura. macena a 200 bar, y los equipos avanzados llegan a 700 bar.
I.T. N.º 89. 2010 77
Fig. 2. Infraestructuras de hidrógeno a corto plazo: una posible configuración. Fuente: Joan Odgen. Scientific American - Investigación y Ciencia.

El consumo para lograr esas presiones es elevado, aunque no Infraestructura y seguridad


tanto como en el procedimiento de licuefacción. Así, a 200 bar Si se pretende que en el futuro la energía se asiente sobre la ba-
se consume un 10 % de la energía almacenada, mientras que se de la economía del hidrógeno, es preciso crear una infraes-
a 700 bar, un 15 %. Hoy día es común trabajar a 350 bar en tructura de distribución de este para poder abastecer las de-
aplicaciones de transporte, recurriendo a depósitos de mate- mandas de la sociedad. Hoy en día está en discusión la logísti-
riales compuestos. ca más adecuada, y se plantean diversas alternativas en función
El hidrógeno líquido requiere temperaturas criogénicas a del uso final del hidrógeno. Así, el mercado masivo de vehícu-
presión ambiente (-253 ºC). A esas temperaturas, la manipu- los privados podría recurrir a hidrogeneras que suministrasen
lación se complica, por lo que su uso está reservado, hoy por hidrógeno presurizado, sirviéndolo licuado y encartuchado
hoy, a fines industriales. Por otra parte, su consumo energéti- para motocicletas. Para aplicaciones estacionarias podría resul-
co es muy elevado: el 30 % de la energía contenida en el hi- tar rentable recurrir a canalizaciones similares a las actuales de
drógeno almacenado, aunque es el procedimiento que pro- gas natural. Para aplicaciones de vehículos de mucho uso y en
duce mayores densidades. aviación, el hidrógeno comprimido se podría servir en balas.
Los hidruros metálicos son unos compuestos químicos que Un mercado muy interesante es el de las aplicaciones por-
funcionan según el proceso de adsorción-desorción. Así, en la tátiles, constituido por pequeños equipos electrónicos (radios,
fase de adsorción, el compuesto se carga de hidrógeno, para reproductores de MP3, ordenadores portátiles, PDA, teléfo-
lo que disipa calor y reduce su temperatura. En la fase de de- nos móviles, etc.). En estas aplicaciones sería fundamental el
sorción se suministra calor al compuesto y se produce la libe- desarrollo de pilas de combustible de metanol directo, de mo-
ración del hidrógeno retenido, aumentando la temperatura. do que en lugar de suministrar hidrógeno se cargase metanol,
Si el calor aportado es de origen residual, el consumo ener- que sería empleado de forma directa por la pila, con un pro-
gético es del 13 % de la energía química del hidrógeno. Aun- cedimiento de carga similar al de algunos mecheros actuales,
que los hidruros en general son muy pesados, este procedi- o bien con el empleo de cartuchos de metanol de usar y tirar.
miento presenta la ventaja respecto al hidrógeno comprimi- En la medida en que este tipo de pilas de combustible logre
do de operar a presiones mucho más bajas, con lo que se su penetración en el mercado pueden ser empleadas también
reducen los riesgos. en el transporte, a través de unas hidrogeneras muy similares a
Dentro del nombre genérico de estructuras porosas se aglu- las actuales gasolineras, donde se repostaría metanol en fase lí-
tinan varias tecnologías, como los nanotubos de carbono, que quida y condiciones ambiente.
requieren también de temperaturas criogénicas (80 K), el car- El hidrógeno no deja de ser un combustible, lo que supo-
bón activado, los clatratos (2.000 bar y -24 ºC) y ciertas es- ne que es preciso manejarlo con arreglo a unos ciertos proto-
tructuras nanoporosas de moléculas organometálicas a tem- colos y normas de seguridad. Eso no significa que sea extre-
peratura ambiente. En general, todas ellas son técnicas aún en madamente peligroso, sino que ha de tratarse con el mismo
proceso de investigación. cuidado con el que se manipulan este tipo de productos. De
78 I.T. N.º 89. 2010
Fig. 3. Infraestructuras de hidrógeno a largo plazo: una posible configuración. Fuente: Joan Odgen. Scientific American - Investigación y Ciencia.

hecho, al ser un elemento tan ligero, resulta especialmente se- En una pila de combustible (FC), el aprovechamiento de
guro en espacios abiertos, pues la tendencia a fugarse hacia la energía química del hidrógeno se realiza sin recurrir a un ci-
arriba resulta espectacular, y aleja el posible incendio de la zo- clo termodinámico, por lo que no está sujeta al límite de Car-
na ocupada por las personas. Por otra parte, el régimen de uso not. La conversión de energía en una pila de combustible se
previsto para el hidrógeno está muy lejos de las condiciones realiza de forma electroquímica, de modo que el combustible
de concentración, presión y temperatura necesarias para en- se reduce en la superficie del ánodo, y los protones (H+) flu-
trar en régimen detonante. yen hacia el cátodo a través del electrolito, donde reaccionan
Los inconvenientes que presenta el hidrógeno están rela- con el comburente (oxidante) y producen agua. Como parte
cionados con su empleo en espacios cerrados, su compleja de la reacción anódica se producen electrones, que a través de
manipulación en fase líquida debida a la existencia de tem- un circuito externo (carga) son suministrados al cátodo y dan
peraturas criogénicas, su facilidad de fugas dado su pequeño lugar a la reacción catódica. El electrolito tiene como misión
tamaño molecular y su baja energía de activación. impedir el paso de los electrones y separar el combustible del
comburente, de modo que la reacción de combustión se re-
Aplicaciones emplaza por reacciones redox en los electrodos.
La energía química del hidrógeno puede transformarse de for- Las pilas suelen clasificarse por el electrolito empleado.
ma indirecta, a través de una combustión, o de forma directa, Así, las PEMFC utilizan una matriz polimérica conductora
a través de un proceso electroquímico. En el primer caso, los de protones; las AFC emplean un electrolito alcalino, de mo-
dispositivos de transformación pueden ser motores alternati- do que son los grupos hidroxilos los que se trasladan por el
vos o turbinas de gas; en el segundo, las pilas de combustible. electrolito; las PAFC recurren al ácido fosfórico; las MCFC
El uso del hidrógeno en vehículos con motores alternativos no utilizan una mezcla bifásica de carbonatos metálicos conteni-
resulta atractivo en un sentido global, es decir, evaluando to- dos en una matriz cerámica porosa; y, finalmente, las SOFC
da la energía consumida desde el pozo (recurso) hasta las rue- emplean un material cerámico (óxido sólido). Cada electro-
das (uso final), como se verá más adelante. Por este motivo, si lito impone unas condiciones de operación (temperatura)
bien ha sido una tecnología estudiada, hoy día está abandona- esencialmente diferentes, dotando a las pilas de diferentes
da por los fabricantes de automóviles. En cuanto a su uso en prestaciones.
turbinas de gas, pasa por su empleo en mezclas de gases, cuya Las aplicaciones estacionarias de las pilas de combustible
principal ventaja es la reducción de emisiones al permitir el pasan por la generación distribuida y la cogeneración. Nor-
empleo de mezclas pobres. El empleo exclusivo de hidrógeno malmente se destinan a este uso las pilas de alta temperatura
como combustible no parece, con la tecnología actual, un ca- (SOFC y MCFC), y se puede intensificar la producción eléc-
mino viable; por el contrario, existe una amplia experiencia de trica recurriendo a ciclos híbridos donde se acopla una pila
turbinas de gas que operan con mezclas de hasta el 40% de hi- con una microturbina de gas. En el sector residencial y ter-
drógeno, especialmente en refinerías y plantas GICC. ciario, las pilas más extendidas son las PAFC (NREL, 2003).
I.T. N.º 89. 2010 79
MEC: motor diésel; MEP: motor de encendido provocado; PC: pila de combustible;
ID: inyección directa; CH2: hidrógeno comprimido; LH2: hidrógeno licuado.

Fig. 4. Inversión máxima en pilas de combustible dependiendo Fig. 5. Análisis pozo-ruedas de diferentes tecnologías de tracción
del coste relativo del hidrógeno. en vehículos. Adaptado de CONCAWE, EUCAR y JRC, 2004.

Se demuestra que con las inversiones demandadas, hoy sumo de energía y emisiones nulas de GEI, independiente-
por hoy, por las pilas de combustible, su aplicación a genera- mente de que el hidrógeno se suministre comprimido o li-
ción eléctrica solo es viable económicamente recurriendo a la cuado. Finalmente, la opción de motores alternativos alimen-
cogeneración o, incluso mejor, a la trigeneración, como pue- tados con biocarburantes, si bien es excelente desde el punto
de verse en la figura 4. de vista de las emisiones de GEI, presenta un consumo ener-
El empleo de ciclos híbridos en aplicaciones destinadas ex- gético elevadísimo, muy cerca de la peor opción.
clusivamente a producción de energía eléctrica mejora consi- Los estudios comentados indican que los vehículos de pi-
derablemente la viabilidad económica, aunque no al nivel su- la de combustible presentan unas perspectivas de futuro ex-
ficiente. En cambio, el uso de ciclos híbridos cuando las pilas celentes, pero aún no están disponibles, ni mucho menos, las
se destinan a cogeneración o trigeneración no es relevante des- infraestructuras necesarias. Por ello, antes de que llegue este
de el punto de vista de la mejora de la rentabilidad económica. tipo de vehículos, y como escenario de transición, se debe
Las aplicaciones al transporte son de las más interesantes de prestar atención a los vehículos híbridos (motor térmico -
las pilas de combustible, ya que permiten luchar de manera batería), que sí están disponibles hoy día y para los cuales las
eficaz contra la emisión de gases de efecto invernadero, al me- infraestructuras son las mismas que para los vehículos con-
nos contra los emitidos de forma directa por el propio vehícu- vencionales (Granovskii et al., 2006).
lo. Desde el punto de vista tecnológico, la mayoría de diseños
pasa por PEMFC alimentadas con hidrógeno comprimido, si Apoyo a la integración
bien se estima que la solución de futuro serán las pilas de me- de energía eólica en la red
tanol directo DMFC, aunque hoy día requieren mayor nivel A menudo se plantean proyectos y alternativas destinadas al
de desarrollo. Por lo que respecta al tren de potencia es posi- acoplamiento de la energía eólica con pilas de combustible
ble un montaje full-power, donde toda la potencia sale de la con la intención de transformar la producción eólica no de-
pila de combustible o los montajes híbridos (pila de combus- mandada por la red en hidrógeno a través de un electrolizador
tible - batería), tanto en modalidades serie como paralelo. para evacuarla nuevamente a la red a través de una pila en ho-
Para evaluar correctamente si los vehículos con pila de com- ras de alta demanda. Si bien esta operación puede resultar eco-
bustible suponen un ahorro de energía y de emisiones de CO2 nómicamente viable por la diferencia de precio de la electrici-
es preciso analizar la cadena completa, desde la producción dad entre periodos valle y punta, dista mucho de ser óptima
hasta el uso final. Este tipo de análisis se denomina de pozo- desde el punto de vista energético; ello es así porque, aunque
ruedas, y puede descomponerse en pozo al tanque y tanque a las pilas pueden presentar eficiencias de hasta el 60%, estas
la rueda. La figura 5 resume los resultados en CONCAWE, son alcanzadas a cargas parciales –aproximadamente el 20%–,
EUCAR y JRC (2004), desde el pozo a las ruedas, tanto en con lo que, para trabajar con esa eficiencia, la pila quedaría
consumo energético como en emisiones de gases de efecto in- muy sobredimensionada. A potencia nominal, en cambio, la
vernadero (GEI). Si el hidrógeno se emplea en motores alter- eficiencia se sitúa entre el 35% y el 40%; de este modo, con-
nativos, el consumo energético es máximo, siendo máximas, siderando un 80% de eficiencia en el electrolizador y un 40%
además, las emisiones de GEI si el hidrógeno procede de gas en la pila, la eficiencia global se sitúa en el 32%, muy por de-
natural. Si el hidrógeno procede de gas natural y se emplea en bajo de la que se podría alcanzar en un sistema convencional
una pila de combustible, la situación es similar a la que se tie- de acumulación por bombeo (Moratilla et al., 2007).
ne con vehículos convencionales avanzados si el hidrógeno se Como se desprende de la figura 5, la electrolisis eólica uti-
suministra licuado, y algo mejor si se suministra comprimido. lizada para producir hidrógeno destinado a automoción sí re-
Por el contrario, si el hidrógeno que se emplea en la pila pro- sulta energéticamente una solución atractiva, ya que presenta
cede de renovables, los resultados son óptimos: mínimo con- emisiones globales de CO2 casi nulas y un consumo de ener-
80 I.T. N.º 89. 2010
Fig. 6. Evolución del rendimiento de la pila PEM Fig. 7. Fluidos y Calor P. Mataix de la ETS de Ingeniería
de la figura 7 según la corriente entregada. – ICAI de la Universidad Pontificia Comillas.

gía primaria comparable con otras vías de producción de hi- como el carbón, la eólica o la nuclear. De nuevo el desarrollo
drógeno, y menor respecto a los combustibles tradicionales e económico será posible realizando una transición a los vehícu-
incluso a los biocarburantes. Con este uso se logra aprovechar los con pila de combustible a partir de vehículos híbridos,
los excesos de producción eólica, si bien para que la red eléc- maduros tecnológicamente en la actualidad y listos para su
trica los pudiese aprovechar en horas punta sería preciso que despliegue por parte de los principales fabricantes.
los vehículos fuesen híbridos, (hidrógeno-baterías) y enchu- En cuanto a su aplicación a producción eléctrica, las pilas
fables a la red, de modo que durante el funcionamiento del de combustible sólo son viables económicamente si se recu-
vehículo parte de la electricidad producida por el hidrógeno rre a la cogeneración o trigeneración.
se almacenase en la batería para luego poder ser retornada a En resumen, el hidrógeno puede contribuir al desarrollo
la red, como en un vehículo híbrido enchufable con motor sostenible si se produce de forma racional a partir de renova-
térmico. De este modo, la eficiencia global en el uso del hi- bles, nuclear o carbón, y se emplea integrando los procesos
drógeno quedaría promediada entre la óptima para automo- de forma adecuada a partir de estudios de ciclo de vida. En
ción pura y la mínima para retorno eléctrico puro. este desarrollo será preciso tener en cuenta la madurez tecno-
lógica de las diferentes soluciones, de modo que la economía
Conclusión del hidrógeno se desarrolle con un escalado en el tiempo. De
De los apartados anteriores se deduce que el hidrógeno puede esta manera, el hidrógeno permitirá dar una solución para las
contribuir a la sostenibilidad del modelo energético siempre generaciones futuras sin poner en peligro el desarrollo eco-
que se produzca a partir de energías renovables o nucleares. nómico de las presentes y habiendo sido respetuoso con el
En tanto se alcanza la madurez de estas tecnologías es posible medio ambiente. ■
recurrir a recursos fósiles, como el gas natural, en un escena-
rio inmediato, o el carbón, para un escenario a largo plazo (en Beatriz Yolanda Moratilla Soria
Doctora Ingeniera Industrial del ICAI
ambos casos, con tecnologías de captura de CO2). Esto hace Directora de la Cátedra Rafael Mariño de Nuevas Tecnologías Energéticas
que el hidrógeno sea una tecnología de largo recorrido, apli- Profesora del Departamento de Ingeniería Mecánica,
Escuela Técnica Superior de Ingeniería - ICAI
cable desde ahora y con una introducción gradual que per-
mita atemperar los costes de producción, de manera que no
Referencias
frene el desarrollo económico. Como cualquier alternativa – CONCAWE, EUCAR y JRC, Well-to-Wheel analysis of future automotive fuels
energética, el hidrógeno no está exento de inconvenientes, y es and powertrains in the european context, 2004. Puede hallarse en:
<http://ies.jrc.cec.eu.int/fileadmin/Documentation/Reports/Emissions_and_Hea
preciso contabilizar todo el proceso productivo, desde su pro- lth/EUR_2006-2007/EUR_22342_EN.pdf>.
ducción hasta su uso final, pasando por su almacenamiento. – González, A., Ilusión y realidad del hidrógeno: la Plataforma Europea del Hi-
drógeno, Aulas de conocimiento de la energía, “Ciclo del Hidrógeno”, Club Es-
El hidrógeno puede plantearse para diversas aplicaciones pañol de la Energía, 14 de febrero de 2006.
energéticas. Así, en generación eléctrica se integraría en un – Granovskii, M., Dincer, I., y Rosen, M.A., “Environmental aspects of conventio-
nal, hybrid, electric and hydrogen fuel cell vehicles”, Proceedings of ASME-ATI
esquema de cogeneración y generación distribuida, siendo International Conference on Energy: production, distribution and conserva-
ambas tecnologías muy adecuadas para el desarrollo sosteni- tion, Milan, Italy, May 14-17, 2006.
ble. También será aplicable a soluciones portátiles, evitando – Larminie, J., y Dicks, A., Fuel Cell Systems Explained, John Wiley & Sons, Chi-
chester, 2003.
los residuos de las actuales baterías y obteniendo mayores ta- – Linares, J.I., y Moratilla, B.Y., El hidrógeno y la energía, Asociación de Inge-
sas de autonomía. Pero, sin duda, es en el transporte donde nieros del ICAI y Universidad Pontificia Comillas, Madrid, 2007.
– Moratilla, B.Y., Linares, J.I., Herranz, L.E., y Caballero, J., “A PAFC-TCORC Com-
el hidrógeno está llamado a contribuir de forma más clara a bined Cycle: Technical and Economic Enhancement of Fuel Cell Technology”,
la sostenibilidad, ya que consigue, por una parte, eliminar las Proceedings of II International Congress on Energy and Environment Enginee-
ring and Management. Badajoz (Spain), Junio de 2007.
emisiones en el punto de uso y, por otra, llevar al transporte – NREL, Gas-fired distributed energy resource technology characterizations,
energías primarias hasta ahora impensables en automóviles, NREL/TP-620-34783, octubre de 2003.

I.T. N.º 89. 2010 81


Diálogo sobre la energía

Antonio Ruiz de Elvira (AR)

Ángel Hernández (AH)

Francisco Bueno (FB)

Ramiro Aurín (RA)

FB — A mí me gustaría plantear unas cuestiones generales. de la vivienda. Eso quiere decir que estamos perdiendo casi
En primer lugar, la filosofía del uso de la energía, tanto de las tres veces la energía que perderíamos si hubiéramos diseñado
fuentes como del propio uso que se hace en nuestras casas, en bien los edificios. En verano, ponemos los acondicionadores
nuestras industrias; un poco la filosofía para el futuro, porque de aire en las partes altas de las habitaciones, con lo cual ge-
el pasado ya está, ya lo conocemos todos, y el presente, tam- neramos una inversión térmica considerable y gastamos casi el
bién. En segundo lugar, me gustaría entrar, tanto a corto, co- doble de la energía que tendríamos que gastar para refrigerar
mo a medio, como a largo plazo, en un análisis más detalla- nuestras casas. Y, por último, estamos usando unos coches y
do de las fuentes de energía. Y creo que con eso, hay libertad unos camiones que derrochan energía sin sentido ninguno.
para que cada uno exponga lo que quiera. Todo esto no tenía mucha importancia en momentos en
que teníamos energía de sobra y muy barata. Pero, ahora, la
AR — Con respecto a las dos cuestiones sobre el uso de la energía es un bien precioso, un bien que empieza a parecerse
energía y las fuentes de energía, a mí me interesa muchísimo a un metal noble como puede ser la plata o el cobre, y no po-
el uso de la energía. Desde mi punto de vista –y esto tiene que demos seguir derrochándola si queremos construir generado-
ver con las fuentes de energía a corto, a medio y a largo pla- res, captadores de energía que nos puedan llevar hacia el fu-
zo–, las únicas fuentes de energía con las que podemos con- turo. Creo que este es el dilema básico al que nos enfrenta-
tar son derivadas de la radiación solar, directamente a través mos en 2010 y al que nos vamos a enfrentar en 2020, 2030…
de la captura electrónica, que se llama fotovoltaica, o térmi- Y es un problema que debemos resolver ahora y no podemos
ca, o cuando la energía solar se convierte en viento o en olas. dejar para el futuro.
Generar captadores de esta energía exige en este momento
una enorme cantidad de inversión energética para su cons- AH — En relación a la primera pregunta, sobre la filosofía
trucción. Puesto que queremos usar energía para nuestros usos del uso de energía, considero que hay que analizarla desde
domésticos y, a la vez, queremos usar esa energía para construir dos puntos de vista. Por un lado, cuál va a ser la demanda o
captadores, en buen esquema económico, tenemos que decidir la necesidad de energía, ya que el desarrollo del hombre ha
cómo repartimos nuestro uso. Yo pienso que utilizamos una ido necesariamente vinculado a un desarrollo del consumo
cantidad exorbitante de energía para uso personal y social. energético en un amplio espectro, y, por el otro, cómo va a
Como físico que soy, me gustaría mejorar muchísimo la evolucionar en el futuro y qué tipo de conflictos van a existir
eficiencia del uso de la energía y, por lo tanto, diseñar una se- entre países con un grado de desarrollo elevado y que ya han
rie de esquemas mediante los cuales conseguir los mismos re- tenido y tienen un acceso energético muy alto –y, por tanto,
sultados que tenemos ahora con, digamos, un tercio del gas- una necesidad muy alta–, y países que están intentando acce-
to energético actual. Como esto es muy general y no se en- der a ese grupo de privilegios y que, por lo tanto, van a tener
tiende, voy a poner un par de ejemplos. una mayor demanda en el futuro.
Desde hace 50 años, en las casas y los edificios en nuestro Con respecto a la pregunta de qué filosofía puede haber
país, y en otros muchos, se han puesto los radiadores en un re- para el uso energético en el futuro, el otro lado es cómo cu-
baje que deja 10 cm de ladrillo entre el radiador y el exterior brir esta necesidad, de dónde pensamos que se puede sacar el
82 I.T. N.º 89. 2010
Foto: Francisco Bueno
Fig. 1. De izquierda a derecha: Ramiro Aurín, Ángel Hernández, Antonio Ruiz y Francisco Bueno.

suministro. Por ahondar un poco en las dos cuestiones, la ne- turo va a haber mucha reflexión y mucho avance: cómo se
cesidad de la energía creo que tiene, a su vez, un plantea- puede aprovechar la energía que se nos escapa por todas par-
miento. Países con consumos de energía elevados, con con- tes y no sabemos cómo usar.
sumos consolidados, con unos aspectos generales que, de pri- Y, por otro lado, está el esquema convencional de energías
mer nivel, apuesten por la eficiencia. Hay que intentar en- fósiles, no fósiles, energías que tienen externalidades como
tender el tener más por menos; ver si con los mismos niveles puede ser la emisión de gases de efecto invernadero. Hay que
de servicio, de comodidad, de satisfacción se puede cubrir ver también cómo se soluciona eso.
esa energía con menos recursos. Entiendo que el gran reto de
futuro va a ser el ver revoluciones de mejora continua res- FB — Se habla mucho, al igual que con el agua, de gestión
pecto a cómo usamos la energía a día de hoy; por ejemplo, de la demanda. Y os planteo: ¿cuándo se puede hablar de de-
en el transporte, con la continua evolución de los motores de rroche?, ¿cuándo de uso innecesario? Yo entiendo que son
combustión que, poco a poco, van consumiendo menos dos conceptos, es decir, ¿es derroche ir de vacaciones a la pla-
energía y hacen los mismos kilómetros con menos combus- ya y consumir gasolina para llegar allí? ¿Y si montas en una
tible, o el acondicionamiento de las viviendas para que con- moto de agua? ¿Es derroche que una persona se traslade 100 km
suman menos energía. Un esquema para que se consiga lo para ir a trabajar? A todos nos gustaría que eso no pasase, pe-
mismo con menos input. ro, al final, la vida está montada así. Eso es de muy difícil so-
Por otra parte, están los países en vías de desarrollo, que, lución. Y algo parecido pasa con lo que ha comentado antes
claramente, necesitan mucha más energía para su desarrollo Antonio del uso innecesario de la energía. Todos estamos de
industrial. Hay que intentar pensar cómo va a ser ese creci- acuerdo en que en las viviendas el uso ineficiente de la ener-
miento energético y cómo se va a cubrir; cómo se va a repar- gía es alto, pero los costes económicos de solucionar esos pro-
tir la lucha entre países; cuánto ceden los países civilizados blemas son altos. Me gustaría que entraseis más en ese tema.
frente a los países en vías de desarrollo para que tengan acce-
so a esa mayor demanda. AR — Yo pienso que no, que hay formas de reducir el uso de
Desde el punto de vista del suministro, lo que hay que in- la energía que no son nada caras, ni en dinero ni en energía.
tentar es pensar en un suministro viable a largo plazo, sobre Yo vivo en una casa que se construyó –muy mal– hace unos 35
qué fuentes de energía tenemos visibilidad a largo plazo y so- años. La compré por motivos muy diversos, pero me ha costa-
bre cuáles sabemos que la capacidad se va a conciliar con la do razonablemente poco cambiar el derroche de energía. Por
demanda. Y yo creo que puede ser algo importante de cara al ejemplo, mis radiadores están en esos rebajes de ladrillos hacia
futuro empezar a pensar en cómo aprovechar la gran cantidad el exterior, pero sencillamente detrás de ellos he puesto fibra de
de energía dispersa con una densidad baja que hay. A día de vidrio, que me ha costado unos 20 euros por radiador, es de-
DIÁLOGOS

hoy, gran parte del sistema energético concentra la energía en cir, que no es muy caro. Evidentemente, una sustitución ge-
unos puntos muy concretos y, aunque el sistema de transpor- neralizada puede llegar a suponer, aunque no muy notable, un
te de energía, sobre todo de la eléctrica, es bastante eficiente, cierto coste, sobre todo para familias que no tienen una gran
este puede ser un punto sobre el que considero que en el fu- capacidad económica, que son las que más energía pierden.
I.T. N.º 89. 2010 83
Foto: Oriana da Inez
bles fósiles son una acumulación que el planeta ha hecho a lo
largo del tiempo y que nos los pone a disposición en forma de
capital-riesgo, se podría decir, tal como hemos respondido los
hombres a esa confianza financiera energética depositada por
el planeta en nosotros, y que, teóricamente nos tendría que
haber dado el tiempo, o lo que queda de ello, para hacer esas
transformaciones que van a ser, en principio, la sustitución pa-
ra mantener el nivel de civilización, o de confort económico,
si no le queréis llamar civilización, que tenemos actualmente.
Hay que cambiar, evidentemente. Hay que aprovechar ese
capital excedente en energía por la disponibilidad inmediata
de los combustibles fósiles para conseguir poner el resto de
energías –sin entrar en su bondad moral, que no me parece
oportuno– en disposición, desde las eólicas, que han mejora-
do extraordinariamente sus eficiencias en los últimos 20 años
Fig. 2. Sin límites*. –los molinos son mucho más eficientes, las capacidades para
situar los lugares–, por supuesto, la solar, los análisis sobre la
Pero creo que en este sentido debe funcionar un concepto co- eficiencia energética y el ahorro posible a partir de principios
mo el europeo de seguridad social, que se ha demostrado mu- y de prácticas tecnológicamente más finas y más eficientes, y,
cho más eficaz que el concepto americano de seguridad sani- seguramente, también la energía nuclear, al menos como col-
taria. ¿Qué quiere decir esto? Que si entre todos contribuimos chón necesario para la transición. Lo contrario, si esa función
a solucionar un problema, probablemente el gasto será mucho de modificación en el tiempo de la práctica energética no se
menor que si lo trata de hacer cada uno. Si los ayuntamientos escalona, se programa y se gestiona –la palabra es gestionar,
en general, en vez de destinar el dinero a unas cuestiones que gestionar conocimientos y recursos–, nos lleva a unos escena-
realmente no tienen una efectividad marcada –por ejemplo, en rios, en el mejor de los casos, de una brutal crisis en el um-
Madrid, los túneles del Manzanares, que no se han demostra- bral del cambio forzado, o incluso a una posible ruptura de
do útiles para eliminar los atascos–, podrían destinar cierta modelo de sociedad y de civilización.
cantidad de recursos a que las casas se aíslen un poco mejor. Por lo tanto, hemos hablado un poco de la introducción
Probablemente, el resultado final, al cabo de tres o cuatro del concepto de cambio energético, insisto, no por una valo-
años, es un ahorro notable del gasto en dinero y en energía. ración moral, sino por una valoración estrictamente de viabi-
Por lo tanto, no estoy nada seguro de que ahorrar energía lidad de nuestra sociedad en las próximas décadas, aunque no
implique un coste sustancial, primero, por razones teóricas, en en las dos inmediatas, pero no quedan hidrocarburos y re-
las que no voy a entrar porque serían horas y horas de clase de cursos fósiles para más de 100 años. Yo diría que no hay nin-
termodinámica, pero, sobre todo, por cuestiones totalmente gún autor en el mundo que lo discuta. Los hay más apoca-
prácticas, que son que ya lo he hecho yo y no me ha costado lípticos que dicen que durarán menos, pero los más integra-
una cantidad notable ni de dinero ni de esfuerzo. Creo, pues, dos, por seguir con el lenguaje de Umberto Eco, estaríamos
que es factible y que es un ahorro razonable, quizá no mucho, en esos 100 años. No es nada. Ya sé que dentro de 100 años to-
pero, multiplicado por millones de personas, se nota. dos calvos, pero, evidentemente, como planificadores sociales,
ese es el reto. Por eso, respecto al cambio climático, la adapta-
RA — Yo quería comentar, más como introducción de la fa- ción se sugiere mucho más importante; mucho me temo que
se anterior, que me parece que estaría bien también introdu- la mitigación se producirá sola, o sea, la cantidad de CO2 que
cir, aunque de alguna forma implícita lo habéis hecho, el con- podemos emitir a la atmósfera está pautada, está enterrado ahí,
cepto de que estamos en una época de cambio energético. y una vez acabado eso, se ha acabado el brote.
Hablamos de cambio climático y, seguramente, por encima
en el nivel de escala de sociedad, de civilización, de sistema, FB — Por ser un poco más preciso, introduzco algunas cues-
está el cambio energético, que va a ser más importante y va a tiones. Tenemos energías fósiles para entre 40 y 100 años pa-
condicionar nuestra percepción futura del cambio climático. ra el petróleo y el gas, dependiendo de las estimaciones. Con
Toda la crisis de cambio climático y todas las crisis asocia- mucho optimismo, 100 años, porque, además, habría que
das al modelo energético, en realidad, se fundamentan en que emplear técnicas de recuperación bastante costosas. Por otro
consumimos combustibles fósiles en cualquiera de sus formas. lado, el uso de las renovables es clarísimo, hay que ir a poten-
Esos combustibles fósiles tienen una caducidad en el tiempo ciarlo ya a corto y medio plazo, pero eso requiere unas inver-
cierta. Se puede ser más optimista o más escéptico, pero eso es siones, unos recursos económicos que la sociedad tiene que
una evidencia y, por lo tanto, a medio plazo hay que plan- medir con mucha calma, aunque creo que no tiene discusión.
tearse cómo ejecutamos ese cambio de modelo energético, que A corto plazo, el gas y la nuclear: ¿vosotros lo veis conve-
no se ha de fundamentar en una reflexión ideológica, sino es- niente? A Ángel, como experto en renovables: ¿están estas en
trictamente pragmática, en la evidencia de que los combusti- disposición de dar otro gran salto a corto plazo? Antonio, en su
84 I.T. N.º 89. 2010
artículo, comenta que la nuclear de fusión no la acaba de ver mo potenciales respuestas al problema, y quizás algunas ener-
como solución. La verdad es que yo también desde que era jo- gías renovables que usamos mucho, por ejemplo, la fotovol-
ven –tengo más de medio siglo y a los 17 años ya me interesa- taica convencional, dentro de 40 años sea otro tipo de apro-
ba la física– llevo oyendo hablar y leyendo sobre la fusión, y yo vechamiento de recurso.
pienso que estamos en el mismo punto de hace 50 años. Soy
de la opinión de que no tiene futuro a pesar de que hay mu- AR — ¿Y tú no crees que el futuro del uso de energías reno-
cha gente que dice que sí. Así, la segunda pregunta que os vables de baja densidad es bastante más que incierto?
planteo es: ¿qué tenemos si la fusión nuclear nos falla a largo
plazo? ¿La energía renovable será suficiente para satisfacer, no AH — Es un reto importante. Yo creo que el sistema energé-
solo a Occidente –donde ya estamos bastante desarrollados y el tico actual también tiene un problema serio de ubicación de
aumento de consumo va a ser previsiblemente menor–, sino los centros de producción respecto a los centros de consumo.
también, como decía Ángel, a los países por desarrollar o en Quizás gran parte del sistema futuro pase por acercar la pro-
vías de desarrollo? ¿Qué se nos plantea con el posible fracaso de ducción al consumo e intentar aprovechar, como tú decías
la nuclear de fusión?, porque las pilas de hidrógeno y las pilas antes, sistemas de redes inteligentes, gestión de picos, e in-
eléctricas necesitan energía eléctrica para producirlo. troducir otra serie de variables que, a día de hoy, no tenemos:
sistemas de energía de baja densidad; debemos darle a la te-
AH — En relación a si las renovables están dispuestas a dar cla de cómo aprovecharlos.
el paso, yo creo que la respuesta es sí.
AR — Hay una serie de preguntas que Francisco acaba de
AR — No dispuestas, sino si están tecnológicamente preparadas. plantear, y voy a empezar por la fusión. La fusión es el Santo
Grial que han buscado los caballeros andantes desde que se
AH — Desde el punto de vista de si tienen la capacidad de lanzó la primera bomba de hidrógeno, que ya se sabía teóri-
absorber el reto, yo opino que sí. No obstante, el gran salto camente, pero luego se demostró claramente que liberaba
de las energías renovables, que, al final, casi todas tienen co- una enorme cantidad de energía. El problema de la fusión
mo fuente de energía primaria la energía del Sol, que se trans- nuclear es el mismo que el de la turbulencia, y los científicos,
forma con diversos procesos en diversos tipos de energía, yo físicos e ingenieros, llevan unos 150 años tratando de enten-
creo que está en saber aprovechar el sistema de densidad de der qué pasa con la turbulencia, qué es la turbulencia y si se
energía baja, que es difícilmente aprovechable, y todos los es- puede controlar. Yo creo que la ciencia y la técnica han fun-
fuerzos van en esa línea. En los últimos 30 ó 40 años, el de- cionado siempre en plazos de alrededor de 20 ó 30 años. Si
sarrollo de diversas tecnologías dentro del submundo de las en 20 ó 30 años no hemos conseguido resolver un problema,
renovables ha sido muy irregular, ha habido unos ritmos de tiene toda la pinta de que no vale la pena insistir mucho, no
avance de diferentes tecnologías muy variables. Hubo una sé si por causa de nuestras propias limitaciones mentales o
época de predominancia hidráulica y, luego, ha habido épo- por alguna otra causa.
cas en las que parecía que cualquier tendencia derivada del Yo creo que la fusión nuclear no tiene un sentido muy no-
Sol iba a tomar el reto. En los últimos años ha habido un gran table. Muchas veces la sociedad humana invierte en pirámi-
avance eólico y creo que en los próximos 60 ó 70 años ten- des, en pirámides egipcias, en pirámides mayas; hoy en día,
dremos ejemplos parecidos a los que hemos tenido ahora, en proyectos como la fusión. Es decir, son sitios donde meter
que, poco a poco, tecnologías renovables se habrán ido im- un dinero que en algunos momentos sobraba y en otros so-
plantando perfectamente y reduciendo sus costes medios de braba menos, con la idea de que hay que meter dinero en al-
producción de tal forma que sean competitivos. gún lado. Pienso que la fusión no tiene ningún sentido, por
Con respecto a la duda de lo que pase entre países desa- muchos motivos, en los cuales es muy difícil entrar ahora.
rrollados y no desarrollados, pienso que el gran reto va a ser La solar. Recibimos energía solar procedente de nuestra es-
la disponibilidad y la capacidad de pago que tenga cada una trella, del Sol, en unas cantidades inimaginables para lo que
de las economías. Por ejemplo, un caso que me parece bas- consumimos en este momento. Basta con saber, o recordar a los
tante significativo es el de Brasil, un país que desde el punto lectores de esta revista, que un solo huracán tropical tiene más
de vista de energías renovables quizás tenga uno de los em- energía que todo nuestro arsenal nuclear junto. Entonces pare-
plazamientos más potentes a nivel mundial, pero que todavía ce que no tiene un sentido especial rechazar la energía solar.
no ha hecho una apuesta clara y definitiva por ellas, entre El problema de la energía solar es doble: el primer pro-
otras cosas porque el coste en términos de productividad me- blema es su extensión en el espacio, ya que no es una energía
dia de la economía es muy grande. Quizás le es más conve- concentrada, sino una energía muy distribuida en el espacio;
niente ir a tecnologías fósiles o nucleares en vez de potenciar, el segundo problema es el tiempo. La energía solar directa,
por ejemplo, la energía eólica, para la que tiene unos empla- convertida en calor mediante concentradores o en electrici-
DIÁLOGOS

zamientos muy buenos. dad directamente mediante la fotovoltaica, tiene un rendi-


En resumen, creo que la energía renovable va a tomar el miento de alrededor del 10-15%, entre fotovoltaica y con-
reto y lo va a asumir. Y seguramente hay algunas formas de centración, y exige una enorme cantidad de terreno para su
energía renovable que a día de hoy no están sobre la mesa co- captura, y, al mismo tiempo, solo funciona durante 6 u 8 ho-
I.T. N.º 89. 2010 85
Foto: Josep M. Espasa
ras al día, como máximo, y, por lo tanto exige dispositivos de
almacenamiento. Estos dispositivos de almacenamiento fue-
ron hace 300 millones de años, en el carbonífero, las plantas,
las bacterias y los pequeños animales que se convirtieron en
carbón y en petróleo. Hoy en día no podemos esperar 300
millones de años para acumular esta energía y tenemos un
problema enorme para almacenar una energía que nos llega
limitadamente en el tiempo y que necesita una enorme can-
tidad de terreno. La mejor forma de almacenarla es química,
descomponer la molécula de agua en hidrógeno y oxígeno,
porque cualquier otra forma, como la separación de iones en
baterías eléctricas, es un proceso muy poco eficiente.
Como resumen de todo este rollo que he largado, yo creo,
primero, que no vale la pena seguir invirtiendo energía, es-
fuerzo y enormes cantidades de dinero en la fusión. Segundo,
que necesitamos invertir sustancialmente en energía solar es-
pacialmente distribuida y que, ahora mismo, en 2010, no te-
nemos ninguna tecnología de almacenamiento racional para
ella. Tenemos bombas que pueden elevar agua hacia los em-
balses, pero esto es muy escaso porque los embalses tienen
una capacidad muy limitada de almacenamiento de energía.
Por lo tanto, considero que hay que insistir notablemente en
la captura de energía, es decir, desarrollar la fotovoltaica,
esencialmente para las ciudades, la solar de concentración,
para grandes extensiones de terreno, sobre todo en los desier-
tos, en Almería, en los desiertos africanos, y desarrollar esa
energía irregular que es la eólica cuanto podamos. Pero, sobre
todo, insistir una barbaridad, en este momento, en 2010, en
los esquemas de almacenamiento de energía, que son los que
nos van a poder resolver el problema. Energía eléctrica vamos Fig. 3. Agua metamorfoseándose en un reloj de arena
a sacar la que podamos necesitar mediante la nuclear, me- al engullir una pila alcalina agotada*.

diante el uso de las combinaciones de energías eólicas, foto-


voltaicas, de concentración. Pero el uso básico de la energía es AR — Esta mañana intercambiaba un montón de correos
para el transporte, y eso exige energía química, es decir, alma- con unos colegas alemanes sobre estos problemas, sobre la efi-
cenamiento mediante compuestos químicos. El único almace- ciencia de la captura de energía y problemas relacionados. Yo
namiento razonable en este momento es el hidrógeno, y está creo que, en este caso, se ha producido el mismo espejismo
enormemente retrasado. que en el año 1999, lo que se llamó el problema del 2000.
Suponíamos que a esta reunión vendría una persona que Resulta que, cuando llegara el año 2000, los ordenadores de
hablaría de hidrógeno. Como no ha venido, si acaso un po- 8 bits de Microsoft iban a fracasar en miles de millones, la so-
quito más tarde, puedo hablar yo, ya que me he dedicado a ciedad se iba a colapsar porque nadie sabía bien qué iba a pa-
ello con cierto interés e intensidad en los últimos 5 ó 6 años. sar. Se contrató a una enorme cantidad de ingenieros –a mí
Pero creo que este es el problema tecnológico y mental y fi- se me llevaron cuatro becarios que tenía en mi laboratorio pa-
nanciero en este momento: hay enorme interés financiero por ra resolver el problema del 2000– y luego no pasó absoluta-
la energía eólica, cierto interés financiero por la fotovoltaica, mente nada. En principio, se resolvió y los problemas casi ni
interés financiero por la concentración solar, pero hay muy existieron. A mi entender, en un momento dado, la gente ha
poquito interés por el almacenamiento de energía, y este es el pensado que había una solución mucho más rápida para el al-
punto en que deberíamos insistir al máximo. macenamiento de energía que el hidrógeno, que esta solución
eran las baterías de litio y, por lo tanto, los coches eléctricos
FB — ¿Y a qué crees, a qué creéis, que se debe el retraso que basados en baterías de litio, y que, si había una solución, pa-
llevamos en lo referente al hidrógeno?, porque hace ya años, ra qué se iba a buscar otra. Este es un problema muy recu-
entre otros, Jeremy Rifkyn introdujo en Estados Unidos el rrente en la sociedad humana: cuando creemos haber encon-
concepto de economía del hidrógeno. Y, de repente, en cues- trado una solución, no vale la pena buscar otra.
tión de 5 ó 6 años el hidrógeno ha quedado atrás. De hecho, Quizá mi colega puede explicar un poquito más esta idea,
como sistema de almacenamiento de energía para automóvi- muy dominante, sobre todo, en los medios financieros. Pien-
les, las baterías eléctricas le han adelantado. Y este es otro de so que este ha sido el gran problema, que se encontró una
los grandes problemas: la energía para el transporte. enorme cantidad de litio en varios sitios de la Tierra, sobre to-
86 I.T. N.º 89. 2010
do en Chile, y se pensó que con esa enorme cantidad de litio alternativa de gastarlo en otra cosa es mucho más interesante.
podíamos montar toda clase de baterías eléctricas. Desde mi Seguramente, poco a poco, la sociedad, las generaciones futu-
punto de vista, el problema se resume en que el litio, como la ras sabrán que es un momento muy importante.
plata, como el mercurio, como cualquier otro material sóli- Y, como último punto, creo que también la sociedad está
do, exige unos procesos de millones de años de concentra- yendo hacia esquemas en que la movilidad, si me permitís la
ción, mientras que el hidrógeno está en el agua del océano y, expresión, es mucho más inteligente. Quizás ahora nos despla-
por lo tanto, podemos separarlo; es más difícil, exige mucha zamos para cumplir unos objetivos más amplios que antes.
más investigación, no basta una excavadora que saca el mine- Pienso en el mundo del teletrabajo, el mundo de las telecomu-
ral y ya se puede convertir en pila, y, por eso, se rechaza en nicaciones. A día de hoy, si uno lo analiza con frialdad, para
cierta medida por los medios financieros. Mientras podamos muchos de nosotros, estar en una oficina, en una organización,
seguir usando pilas de litio, bien, pero yo creo que debería- prácticamente no aporta nada, más allá de las relaciones perso-
mos insistir fuertemente en las ideas de almacenamiento del nales, que no aporte un espacio de trabajo con un buen acceso
hidrógeno y, como he dicho antes, si os interesa, luego pue- a un sistema informático. Yo diría que en el futuro la movili-
do explicar un poquito los distintos procesos viables hoy día dad no va a ser reducida, pero sí modificada, con un valor aña-
para fabricación de hidrógeno. dido mucho mayor. Por ejemplo, ahora sería una locura pensar
que para comunicar una decisión un señor tenga que escribir
AH — Yo, sin ser un experto en los temas relacionados con una carta, dársela a un tercero, ese tercero se desplace 100 km
el hidrógeno, querría comentar, como una idea sencilla, pero y vaya a Valladolid a entregártela. Ahora mismo, te sientas an-
yo creo que clara, que el desarrollo tecnológico casi siempre te la pantalla, le das a un botoncito y ya va rápidamente.
se enfrenta al problema de escala, un tema de tamaño, de ma-
sa crítica, no sé cómo definirlo. Y algunas de las tecnologías FB — Cuando hablaba antes del tema de la gestión eficiente
que están incipientes y llevan incipientes muchos años no del agua y de la energía creo que no me he expresado bien del
han sido capaces de absorber el problema de escala. Lo que todo. Estos términos están o deberían estar claros para los in-
yo conozco de este tema es que no es lo mismo generar un genieros y para todo el mundo. Yo no me refiero a eso, porque
sistema de almacenamiento de energía para un motor de un en eso estamos todos, y el teletrabajo está ahí. Yo vivo en Va-
vehículo, que puede tener de magnitud de 50 a 80 ó 100 CV lladolid y trabajo en Burgos, y procuro ir los días estrictamen-
y que se usa para una distancia de 200 km, unas dos o tres te necesarios, porque ahorro energía. Eso es posible en algu-
horas de utilización, que para una producción en masa. Ha nos casos como el mío porque realizo el mismo trabajo, o más,
habido unos ritmos de avance muy distintos, y mucho de ello en mi despacho en casa. Pero eso no es posible en la mayoría
viene relacionado con la escalabilidad. No es lo mismo traba- de los casos. Además, yo ahorro así, tú ahorras en tu casa con
jar y tener un esquema a nivel de laboratorio prototipo que esas medidas que has dicho antes, etc., pero ¿qué va a pasar en
tenerlo a escala industrial; muchos de los problemas tienen China o en India? Esa es otra realidad. Creo que por ahí va a
un grado de complejidad que no es lineal. Al pasar de un sis- haber graves problemas, tanto en el tema del ahorro del agua
tema de tamaño 1 a otro de tamaño 10, no es que el proble- como en el tema de la energía. La realidad es muy tozuda.
ma se multiplique por 10, sino que se multiplica por 10 ele-
vado a 10, y eso es muy difícil. RA — Quería apuntar una cosa para que lo comentarais, que
Dando una pincelada sobre el mundo eólico, en práctica- se apoyaba en algunos comentarios del artículo de Ruiz Elvi-
mente 15 años ha sido capaz de pasar de la escala experimen- ra y que afecta de pleno al tema de las renovables. Tenemos
tal, de máquinas de menos de 100 kW, a productos, seguros, claro –parece que hay unanimidad en la mesa y seguramente
fiables, de un tamaño 50 veces mayor que hoy día se en- entre las personas sin intereses muy subrayados, digamos–
cuentran en el mercado. Y no ha pasado tanto tiempo, es una que se van a acabar en unas décadas los combustibles muy ba-
cuestión de pocos años. ratos, muy fáciles de extraer y muy disponibles para el trans-
Sí me gustaría comentar parte de la gran pregunta, si la so- porte, que va a haber cambio energético, que tecnológica-
lución viene por más producción o por menos consumo. Y, mente las renovables pueden ir tomando el relevo. Aceptemos
volviendo al paralelismo con el mundo del agua, yo sí creo que eso de alguna forma genérica, pero, ahora mismo, también
va a haber un proceso paulatino de concienciación social, que está claro que las renovables son más caras y, por lo tanto, la
en energía no es un recurso gratuito. Recuerdo que nos ense- cantidad de recursos globales que hay que dedicarles para las
ñaron que, para sacar una red de abastecimientos, se debía instalaciones y para su gestión es mayor. Tenemos que pensar
considerar que un ciudadano consumía del orden de 500 L al en algún modelo, no alternativo, sino que modifique el mo-
día, pero que, con la evolución de la sociedad, las mejores re- delo socioeconómico actual y nos permita ir introduciendo
des, distintas prácticas y usos en casa, en 20 años se podrían las renovables o las otras energías, las no fósiles, de una for-
dimensionar las redes con 300 L de consumo. En el mundo ma práctica, real, eficiente; es decir, que realmente sean sus-
DIÁLOGOS

de la energía pienso que va a pasar igual, ya sea de manera vo- tituciones de cantidades significativas y que podamos decir
luntaria o forzosa. Es decir, empezaremos a consumir menos que estamos cambiando el modelo para en 50 ó 60 años te-
energía, o bien por convencimiento, o bien porque, cuando nerlo más o menos sustituido sin que se produzca un crac
nos cueste muchísimo dinero, nos daremos cuenta de que la energético. ¿Lo podemos hacer sin empobrecernos sustancial-
I.T. N.º 89. 2010 87
mente?, sería la pregunta. Y sin perder, claro. El problema es viendo constantemente, y es que, a pesar del dinero que haya
que no estamos solos en el mundo. ¿Nosotros podríamos pac- aquí, en China o en Brasil, la generación de trabajo es peque-
tar que estamos dispuestos a empobrecernos, por ejemplo, un ña. Yo pienso que si capturamos energía que luego puede dis-
20 % porque sabemos que así nuestros hijos, nietos y bisnie- tribuirse a toda la población, conseguimos dos ventajas si-
tos podrán seguir leyendo a Shakespeare, por decirlo de al- multáneas: una de ellas es incrementar la cantidad de energía
guna forma, o vamos a perder posiciones competitivas y va- disponible para cada uno de nosotros, pero la segunda es in-
mos a quedar fuera de la carrera? Porque, claro, estamos en crementar el flujo. Cualquier sistema social necesita las dos
un mundo donde eso es sustantivo; o sea, el que apunta “es variables, necesita las fuentes y necesita los flujos. Fuentes sin
que, si no, me quedo fuera de la carrera” también tiene razón. flujos, como cualquier ingeniero sabe perfectamente, es un
Y, si te quedas fuera, quiere decir que te empobreces, ya lo sa- motor termodinámico cerrado, no captura energía de la fuen-
bemos, los países pobres no tienen ninguna pinta de dejar de te de temperatura alta y no la convierte en trabajo. Flujo sin
serlo en los próximos 100 años. fuente no tiene sentido ninguno, porque una máquina, si no
consigue energía de una fuente, no puede funcionar.
AR — Yo en este caso tengo opiniones muy claramente for- Yo creo que, en cierta medida, un problema gravísimo de
madas. Llevo 20 años hablando sobre el problema del cam- finales del siglo XX y principios del XXI es que se nos ha olvi-
bio climático y de la energía, y las respuestas a casi todas mis dado el principio básico del funcionamiento de cualquier sis-
intervenciones en conferencias y charlas solía ser que era im- tema físico, de cualquier sistema social y financiero que es el
posible combatir el cambio climático porque era muy caro. acople necesario entre fuentes y flujos. Necesitamos flujos
Entonces, al cabo de ciertos años decidí que iba a investigar muy fuertes porque sin ellos nuestra sociedad se anquilosa
qué quería decir esta palabra, caro, y me puse a hacer una ca- como se ha anquilosado la sociedad islámica después de las
rrera adicional a la física, que es la mía, y que es la carrera de grandes conquistas, la sociedad española después de la con-
economía o de teoría económica. quista de América; muchas sociedades se han anquilosado
Esto tiene que ver con lo que acabas de decir de las reno- porque se han frenado los flujos, y al frenarse la demanda de
vables, que son energías caras. Bien, está claro que invertir es flujo se han secado las fuentes.
caro. Mucho más barato, desde un punto de vista muy vul-
gar, es ir al cine que dedicar los 7 euros que vale la entrada a

Foto: Joan M. Roig


comprar un trocito de una acción de una empresa. ¿Por qué?
Pues porque ir al cine produce una satisfacción instantánea y
comprar un trocito de una acción de una empresa a lo mejor
produce una satisfacción al cabo de 20, 25 ó 30 años. En-
tonces, la cuestión de que si las renovables son caras o son ba-
ratas, puestas en un contexto económico, tiene muchísimo
que ver con lo que interpretamos por caro y por barato. In-
vertir nuestras energías vitales, que se traducen en energía fí-
sica y en dinero, que es energía antigua almacenada y con-
vertida en ese símbolo al que llamamos así, en energía futu-
ra, como pueden ser las energías solares, eólicas, biológicas y
marinas, en un cierto sentido es detraer dinero, probable-
mente, de poco más que del ocio. Sin embargo, invertir en es-
tas energías significa formar ingenieros, formar ingenieros
técnicos, formar profesionales, formar capataces y formar tra-
bajadores para capturar un recurso vital.
Todas estas personas, evidentemente, reciben unos salarios
y, además de unos salarios, se necesitan ciertos materiales. En
las energías llamadas renovables, casi todo el coste es salarial,
porque el silicio es arena de playa, que hay que calentar y fun-
dir, pero poco más, las palas de los molinos de vientos son
plástico, que, bueno, tampoco es oro ni diamante. Entonces,
si uno invierte en todo esto, lo que está generando es un flu-
jo de dinero, para entendernos, desde un lenguaje físico que
es el mío, un flujo de energía, que se mueve de unos lados a
otros y que tiene una inmensa ventaja que no tenemos ahora.
En este momento social, a final del siglo XX y principios del
XXI, estamos acabando una etapa económica o una etapa so-
cial en que las tecnologías están muy probadas y, por lo tan-
to, necesitan muy poca mano de obra. El resultado lo estamos Fig. 4. Gravedad*.

88 I.T. N.º 89. 2010


Quizás sea una consideración muy abstracta, que pode- nivel mundial es que las emisiones de gases de efecto inver-
mos convertir en ejemplos, pero que me gustaría que queda- nadero se reduzcan, y lo que se va a hacer es que, en países
se así para los lectores de esta revista, que son ingenieros y en- que no tienen incentivo por no producir con gases inverna-
tienden perfectamente este razonamiento, porque yo creo que dero, se va a utilizar energía, tecnologías menos eficientes, y
estas cosas las dominan lo mismo que un físico o quizá mejor. el diferencial de costes se lo va a pagar un tercero, un país ri-
co, con el pago de los derechos de carbono. ¿Y qué es lo que
AH — Desde mi punto de vista, la visión a largo plazo es está ocurriendo? Yo creo que a nivel de los intereses econó-
muy paralela a una visión de gasto-inversión. Si se tiene una micos todavía existe el concepto de lo que llaman en inglés el
visión cortoplacista, lo que se quiere es gastar, disfrutar de la freelance o el freerider, que, si tú puedes disfrutar de algo sin
utilidad hoy poniendo en peligro su disponibilidad futura, que te cueste, es muy difícil encontrar un mecanismo que te
mientras que la inversión implica disfrutar muy poco o nada obligue a pagar. Considero que todavía no hay visibilidad de
de la utilidad ahora, frente a la posibilidad o la expectativa de si el mecanismo de transferencia de costes funciona. Ahora
poder disfrutarla en el futuro de manera mucho mayor, con- mismo quizás estamos un poco en un compás de espera en el
forme a las necesidades. Creo que eso también es un poco la que hay cierta incredulidad sobre si este sistema de transfe-
dualidad entre energías sostenibles y no sostenibles. La ener- rencia de créditos de carbono va a ser eficiente.
gía fósil quizá es muy barata, disfrutamos de la utilidad a cor-
to plazo, pero a más largo plazo hay un gran signo de inte- FB — Ya que estás hablando tú, que vienes del mundo reno-
rrogación porque no se sabe si podremos disfrutar de alguna vable, pero que estás relacionado con los aspectos financieros,
utilidad, si aún quedará o si ya la habremos consumido. Pien- y en relación con las sociedades de capital riesgo, ¿por qué no
so que la gran dificultad es ver el equilibrio entre las dos. se está invirtiendo en captura y almacenamiento de carbono?
En cuanto a la pregunta de cómo puede ser esta relación El carbón se puede estar utilizando los próximos 80 ó 90 años
entre un tipo de energía y otro, energía sostenible y no soste- a buen ritmo, sobre todo en los países en vías de desarrollo;
nible, yo creo que el gran reto que tenemos es poder identifi- ¿por qué no se desarrolla más desde el sector privado entonces?
car y poder cuantificar, que es un aspecto que en el mundo
económico lleva encima de la mesa muchísimo tiempo, cuál AH — Yo creo que en los mercados de capitales, donde se
es el coste global integral o coste total que realmente tiene una concentra el dinero y qué tipo de uso le quieren dar, el racio-
tecnología frente a otra. Aquí entra en juego lo que es una vi- nal de las decisiones de inversión es muy claro: siempre es
sión de coste, no solo de inversión inicial, sino también coste una dualidad de riesgo-retorno. Si quieres mucho retorno,
de utilización de una determinada fuente de energía. Por necesariamente vas a tener que asumir un mayor riesgo. Tu
ejemplo, las energías renovables que provienen de un fluido, dinero es muy eficiente y los mercados son muy eficientes, y
normalmente, producen el coste de la maquinaria inicial, pe- siempre se colocan en el marginal, en lo que te posiciona
ro no tienen ningún coste de combustible, porque es gratui- donde se optimiza riesgo y retorno. Sobre por qué desde un
to. Pero no es fácil comparar eso con una turbina muy bara- punto de vista de un análisis de inversión pura este tipo de
ta, cuyo coste de combustible posterior es indeterminado, inversiones en tecnologías que todavía no están totalmente
porque no se sabe lo que te costará el gas cuando se tenga que consolidadas no absorben grandes cantidades de dinero, una
quemar. Son cosas heterogéneas. explicación importante es que cuando los niveles de riesgo
Luego, hay otro aspecto no tan técnico, sino quizás un superan un determinado umbral, aunque las potenciales ren-
poco más económico, que son los famosos costes de las ex- tabilidades sean muy altas, hay muy pocas bolsas de dinero
ternalidades. ¿Por qué introduzco en el sistema costes que no dispuestas a arriesgar tanto. Aunque se pueda obtener una
soporto?: porque no se pueden valorar desde un punto de vis- rentabilidad de 10 veces el dinero invertido en una planta pi-
ta económico, o porque, aunque se pudiera, a mí no me re- loto de almacenamiento de carbono que se monte en una an-
percuten, y creo que ese razonamiento también se aplica a ni- tigua mina, en una cuenca minera de León, por ejemplo, si el
vel mundial. También he de decir que hay una conciencia- riesgo es muy alto, quizá ya estemos en partes marginales
ción a nivel geopolítico o macroeconómico, no sé cómo ver- donde no hay grandes volúmenes de dinero para invertir.
balizarlo, pero que esta preocupación existe.
Cada país tiene un planteamiento y una serie de alinea- FB — A la vista de lo que tú has dicho, una pregunta a los tres.
mientos, y los sistemas de los protocolos de Kioto, la última Independientemente de la ideología que se tenga, de que se crea
reunión de Copenhague, la próxima en México, intentan es- más o menos en el mercado, ¿sois partidarios de que las admi-
tablecer grandes mecanismos de transferencias que lo resuel- nistraciones entren claramente a marcar una planificación o cre-
van. Creo que las últimas reuniones y la última situación han éis que deben ser los mercados quienes lo hagan? ¿Hasta dónde
puesto en evidencia que no hay un alineamiento claro entre tendrían que intervenir las administraciones? ¿Cuál debe ser el
las diversas fuerzas de poder sobre que la comercialización o papel de la Administración y cuál el de la iniciativa privada?
DIÁLOGOS

el reajuste de los sistemas mediante los créditos de carbono,


que es uno de los mecanismos de transferencias fundamenta- RA — Yo, brevemente, diría, antes de pasarle la palabra a
les, sea un sistema adecuado. Entonces, la filosofía, por expli- nuestros invitados, que claramente la Administración, al
carla muy sucintamente, es muy sencilla: el objetivo global a margen de esas políticas que fiscalmente permiten que los
I.T. N.º 89. 2010 89
inversores se interesen, tiene que potenciar el desarrollo tec- aquello funciona, inmediatamente las sociedades privadas lla-
nológico, la investigación –digo desarrollo tecnológico por- man al Estado y dicen: “dénnoslo para nosotros que lo hace-
que parece que estás más cerca de la Tierra que cuando ha- mos mucho mejor”. Por eso, como yo veo con mis ojos, in-
blas de investigación, que parece cualquier cosa–, para que, dependientemente de cualquier teoría o de cualquier dogma
a medida que va cambiando la disponibilidad de los dos re- o de cualquier idea, que sociedad privada y sociedad estatal,
cursos, los otros estén disponibles para meterlos en el mer- Administración e industria, mercado y ministerios funcionan
cado. Evidentemente, sin esos molinos que ahora son extraor- a la par, creo que deberían sincronizarse de alguna manera pa-
dinariamente eficientes, los inversores no estarían entrando ra que, si la sociedad financiera, el mercado, lo hace, pues
masivamente en la producción de energía eólica y, por lo tan- adelante, y que si no lo hace, que se le empuje un poquito,
to, potenciando y posibilitando que haya una parte sustanti- porque, al final, no hay una diferencia esencial entre uno y
va de energía eólica que sustituya a otras fósiles. Claro, es ver- otro. Y siento mucho si algún lector de esta revista piensa que
dad que diseñar un objeto industrial puro como es un moli- no es así, pero que abra los ojos y mire a su alrededor.
no es más un objeto de la iniciativa privada, bueno, puede
haber una universidad que esté detrás, pero es fácil de imagi- AH — Con respecto a la pregunta de Francisco, opino que,
nar: tengo bastante dinero, cojo los tres ingenieros que saben en primer lugar, hay que comprender que la energía, como
más del asunto, les pongo el dinero encima de la mesa y les la entendemos hoy, es un servicio; me atrevería a decir que es
doy un plazo. A los hechos nos podemos remitir: hay un éxi- lo que está catalogado, desde el punto de vista económico, teó-
to totalmente cierto; se podía prever que sería en 5 ó 15 años, rico, prácticamente como servicio público. En una sociedad
pero se ha producido. desarrollada es un bien que debe tener un acceso generaliza-
do, que no se deben poner dificultades, que se debe garanti-
FB — Sí, y por eso también la pregunta, porque en el caso zar para los ciudadanos.
eólico ha sido precisamente la iniciativa privada la que ha En el sistema de energía que consumimos, que es un siste-
permitido el desarrollo. No se marcó desde la Administra- ma de energía eléctrica y un sistema de energía fósil, que se
ción, aunque después se apoyó. concentra en unos determinados puntos de distribución, pero,
sobre todo, en la energía eléctrica, que necesita ineludible-
AR — Yo vuelvo a insistir: por suerte o por desgracia, soy fí- mente unas redes para llegar al consumo, al final, tener una red
sico y, por lo tanto, tengo una deformación profesional, que implica que el acceso está muy limitado. La red es, desde el
es mirar la realidad. Y, cuando la miro, veo el mercado como punto de vista económico, prácticamente monopólica, es de-
algo un poco extraño, siempre que se considere el mercado cir, que la parte de cómo se regula el acceso a la energía, cómo
como algo distinto de la Administración. Yo pienso que mer- se regula qué tipo de energía queremos, necesariamente tiene
cado y Administración son dos caras de la misma moneda, es que estar gestionado por un tercero que vele por los intereses
decir, que un mercado no funciona sin una Administración globales y comunes de la Administración. Yo creo, pues, que la
que garantice ciertas leyes y, por lo tanto, eso de decir que los Administración tiene definitivamente un papel fundamental.
mercados funcionan independientemente de las administra- Ahondando en el punto de si la Administración puede, de
ciones es absolutamente mentira, porque los mercados funcio- alguna manera, dar unas directrices estratégicas para elegir qué
nan siempre mirando los tipos de interés que ponen los ban- prioridades tiene, en qué quiere invertir más recursos para con-
cos, como el Banco Europeo o la Reserva Federal, etc. La idea seguir en términos de resultados el nivel global de la sociedad,
de que los mercados funcionan independientemente de las pienso que también es un aspecto muy preponderante y muy
administraciones no la entiendo. relevante. Por un lado, la Administración puede ser un elemen-
Dicho esto, vamos a pasar al desarrollo de las energías re- to muy importante para regular posibles conflictos de interés.
novables. Pienso que una solución bastante eficiente para es- Desde el punto de vista regulador, uno de sus problemas más
te problema, tal como se entiende eficiencia, en economía, en importantes es saber cómo acomodar potenciales conflictos de
sociología, en física y en ingeniería, es el decir que, cuando yo interés entre diversos grupos en la sociedad que tengan diver-
necesito un desarrollo, si ese desarrollo lo proporciona la so- sos intereses enfrentados, y de alguna manera preservar los de
ciedad entera, los costes se dividen entre millones y los bene- aquellos grupos que estén en una posición más débil.
ficios se concentran en muy pocas, no ya manos o bolsillos, Por otro lado, desde el punto de vista de cómo pueden
sino máquinas que producen resultados muy beneficiosos, ayudar a gestionar el desarrollo unas tecnologías u otras, por
muy útiles. Entonces, si la iniciativa privada es capaz de de- la idea que planteaba anteriormente Antonio, la Administra-
sarrollar grandes unidades de producción de energía, como ción sí puede tener la capacidad de asumir unos riesgos en de-
pueden ser grandes superficies de energía eólica o grandes su- terminadas inversiones que no tengan necesidad de retorno,
perficies de fotovoltaica, o de energía solar de concentración, y eso, en los mercados de capitales, quizás no sea un caso via-
bienvenida sea; pero si la sociedad privada, independiente- ble. En el mundo de los mercados financieros, toda inversión
mente de la comunidad o del Estado, no es capaz de hacer exige un retorno, aunque asuma mucho riesgo. Por eso, hay
eso, yo creo que se debería intervenir y producir esa energía cosas en las que no se puede invertir: por ejemplo, no tiene
que, al final, se reparte entre todos los miembros de la socie- racional económico alguien que monte un vehículo de inver-
dad. Esto, además, tiene una ventaja, y es que, si se ve que sión para ir a un casino en el que siempre gana la banca.
90 I.T. N.º 89. 2010
AR — Eso es más claro. La industria privada no ha invertido

Foto: Jordi Portabella


en la investigación de fusión en Cadarache. No puede inver-
tir en eso.

AH — Aquí está. Como la disquisición entre las famosas letras


de la I, la D y la i pequeña. En investigación, creo que hay con-
senso en que la investigación primaria es algo que corresponde
a alguien que no tenga necesidad de un retorno; en desarrollo
está un poco más en entredicho que pueda haber esquemas de
colaboración; y quizá en innovación, que es pasar de algo teó-
rico y etéreo a la investigación práctica y a la utilidad y en fa-
ses posteriores a un potencial aprovechamiento económico, sí
hay claramente un caso para colaboración público-privado, o
incluso que el sector privado lo potencie tremendamente.
Por último, yo sí creo que son importantes, y quizás más
hoy en día en que hay gran debate sobre qué modelo econó- Fig. 5. Transmitia*.

mico necesita España y hacia dónde va el país después de es-


te proceso duro que estamos enfrentando, unas determinadas se pueda ver, incluso sin entusiasmo, como una necesidad a
decisiones en cuanto al esquema energético de un país. Por medio plazo y que en el futuro pudiera ser, o incluso debiera
un lado, tienen una implicación muy clara en un coste muy ser, sustituida por unas energías más brillantes. En general, yo
importante, al producir muchas cosas a nivel general, que es creo que intelectualmente no cuesta ningún trabajo encon-
el coste energético y qué coste tiene en términos absolutos, trar más brillantes las energías renovables en cuanto a su sen-
que sería un coste de una tecnología frente a otra, y cómo se cillez de concepto de transformar, poner en disposición, más
reparte, lo cual afecta en general a tu competitividad como allá de que tecnológicamente ahora esté complicado.
país. Pero, adicionalmente, la producción de energía per se es Nadie puede decir que la tecnología nuclear sea una tecno-
un sector económico muy grande a nivel mundial, y el tomar logía sencilla y fácil de gestionar. Se puede decir que es útil, se
unas decisiones u otras sobre qué energías se potencian pue- pueden decir otras cosas buenas de ella, pero no eso. Yo quería
de influir claramente en la capacidad de exportar conoci- que comentáramos un poco la aportación de la energía nuclear
miento, de exportar industria, de exportar know-how que tie- en ese contexto, sin entrar en morales, pero sí en el contexto del
ne un determinado país. modelo y del cambio de modelo, y el tema más de actualidad,
Ha habido países que en su día apostaron muy fuerte por que es el de los almacenes temporales centralizados y la justifi-
dominar una tecnología como es la eólica y que, ahora mis- cación que teóricamente les da cuerpo, que es la posible reuti-
mo, siguen con esa apuesta. Intentan proteger, desde un pun- lización del combustible nuclear que ahora desechan ya las nu-
to de vista estratégico, su know-how y su conocimiento en la cleares y que parece que en un futuro próximo –se hablaba de
industria eólica para el futuro, para seguir manteniendo, den- 4 ó 5 años– podría ser reutilizado en otro modelo de centrales.
tro del contexto de lo que son estas economías, donde quizás
los costes de mano de obra sean muy altos, pero las eficien- AR — Yo tengo que empezar explicando una experiencia per-
cias vienen por eficiencias estructurales en el sistema, una sonal, lo que tampoco es tan malo en un comentario tecno-
ventaja competitiva con respecto a otros países que quizás tie- lógico, financiero, social. Cuando acabé mi carrera en la Uni-
nen menos know-how, pero unos costes de mano de obra y de versidad Complutense, éramos 20 personas en la sección de
otro tipo mucho más bajos. física teórica, y de los 20, 15 entraron en lo que entonces se
llamaba Junta de Energía Nuclear y que ahora se llama Cie-
RA — No hemos comentado, con una especie de pulcritud mat. En aquella época, la física tenía un atractivo enorme que
sanitaria exquisita, nada sobre la energía nuclear, que, quizás, era el desarrollo de una energía maravillosa que no iba a pro-
en el contexto en que hemos desarrollado la charla –más que ducir ningún problema y que se llamaba energía del átomo,
la discusión–, es más interesante, porque se ha huido muy ra- energía nuclear. Yo decidí que no entraba en eso por motivos
cionalmente de las moralinas, y se ha hablado de las disfuncio- muy diversos, pero casi todos mis compañeros y amigos si-
nes del modelo energético actual, que se manifiestan; y como guen en el Ciemat.
no hay nadie excesivamente talibán en la mesa, en ninguno Este es un contexto intelectual interesante para lo que voy
de los sentidos posibles, se apuntaba qué pasa con esas dis- a decir a continuación. Yo pienso que la energía nuclear es
funciones y cómo es el futuro. una solución a medio plazo, pero que tiene una serie de pro-
La aportación de la energía nuclear, en ese contexto de blemas a largo plazo. En este momento estamos utilizando
DIÁLOGOS

cambio de modelo energético y de necesidad de sustitución 140 PWh/año de energía, dividido por equis horas y 365 días
de unas energías muy disponibles que parece que se pueden al año en potencia. El problema que yo veo más importante
acabar por momentos de forma bruta –al menos en la dispo- es que, si quisiéramos reemplazar toda esta energía o produ-
nibilidad barata–, hace que la aportación de energía nuclear cir toda esta energía mediante reactores nucleares, necesita-
I.T. N.º 89. 2010 91
ríamos 17.000 reactores nucleares. Actualmente tenemos 436, tionar los residuos. A excepción de mala gestión o malas prác-
y se me plantea el problema de cómo pasaríamos de 436 a ticas, yo creo que la parte de la operación de las centrales es
17.000 reactores. Pues es un problema de ingeniería, no de más que conocida, y más en los últimos años en que, después
concepto, ni de fundamentalismo ni nada, un problema de in- de lo de Chernobil, los procesos de mejora continua han ido
geniería muy considerable. Hay que tener en cuenta que la limando bastantes flecos y dificultades que quedaban pen-
construcción de un reactor nuclear implica 8 años y una enor- dientes. Lo que todavía está sin resolver es quizás un aspecto
me cantidad de ingenieros superiores y de técnicos muy, muy que la sociedad a nivel general no tiene tan presente, pero que
bien formados. Entonces, yo me planteo cómo podríamos ha- puede ser un problema muy importante, y es la gestión de los
cer esto en un plazo de 20 ó 30 años y lo veo muy, muy difícil. residuos. Vemos las implicaciones que tuvo Chernobil y na-
Dejando aparte esta muy difícil cuestión, vamos a pasar al die quiere que eso ocurra en Tarragona, que tiene centrales
problema siguiente, es decir, que la energía nuclear genera resi- nucleares muy próximas, pero quizá una gran duda que tene-
duos. La energía solar, eólica, marina, también va a tardar mu- mos a día de hoy es que no sabemos dónde confinar estos re-
chísimo tiempo en implementarse, sin embargo, necesita mucho siduos ni cuál va a ser realmente a ciencia cierta su evolución
menos desarrollo profesional; se puede hacer en extenso, se pue- y su peligrosidad. No obstante, yo creo que, ahora, con una
de hacer con mucha gente que no tenga unas capacidades inte- situación general a nivel mundial en que los costes del petró-
lectuales enormes y, sobre todo, no genera residuos. Yo creo que leo suben y el modelo económico que hay tras el suministro
el principal problema de la energía nuclear son los residuos. de energía está ante un desafío muy importante, claramente,
En principio, enterrar residuos es una cuestión muy deli- en la situación de las nucleares va a haber una discontinui-
cada porque no sabemos ni científica ni tecnológicamente có- dad. Que después de los 20 ó 30 años en que hemos tenido
mo van a comportarse esos residuos una vez enterrados. La si- gran parón en gran parte de los mercados, que en los próxi-
guiente pregunta es si podemos convertir esos residuos en nue- mos 10 años cambiará y que, en algunos sitios, haya algunos
vo combustible: sí, los podemos convertir en nuevo combus- países o algunos grupos económicos que consideren esto co-
tible; el problema es que este nuevo combustible es inmensa- mo una solución viable y que se lleve adelante.
mente peligroso. El nuevo combustible se llama plutonio, es
un elemento radiactivo que se puede llevar en el bolsillo en- FB — A mí me gustaría matizarte, Antonio, algunas cosas y,
vuelto en un papel de periódico y no produce ningún daño a si estoy equivocado, que me contrarrebatieses. En primer lu-
las personas, pero que se puede transportar de un punto a otro gar, has hablado del exceso de potencia que hay en España.
del planeta y concentrarse para generar armas. Teniendo en Es un argumento bastante utilizado. Ahora mismo la poten-
cuenta estas tres consideraciones: primera, una enorme nece- cia instalada es del orden de más de 90.000 MW, si no re-
sidad de concentración de recursos de muy alta tecnología; cuerdo mal, y las puntas no llegan a 50.000 o son de ese or-
segunda, un problema de distribución en el tiempo de estos den. El tema del exceso de potencia no es porque nos sobre
recursos; y, tercera, que los residuos se pueden convertir en al- potencia en grandes cantidades; ese exceso de potencia viene
go enormemente peligroso para la sociedad como son armas en gran medida condicionado por el uso de las renovables. Si
nucleares, desde mi punto de vista, resulta que, independien- se coge la predicción de la energía real que se puede producir
temente de la tecnología, de la ingeniería, de los mercados, de en cada momento, no estamos hablando de algo más de
las bolsas, de las financiaciones, la sociedad civil va a rechazar 90.000 MW, sino del orden de 61.000 ó 62.000 MW. Ese
esta solución. Yo considero que, como mucho, en algunos paí- exceso de potencia eléctrica es real, pero no es utilizable; o
ses desarrollados se pueden montar algunas centrales. Pero el sea, es neto, pero no es útil, por decirlo de alguna forma. Lo
problema no está en los países desarrollados. Por ejemplo, Es- digo porque ese argumento se utiliza con bastante frecuencia.
paña tiene una superabundancia de potencia para responder a
las necesidades energéticas, pero donde hace falta esa potencia Foto: Francisco Bueno

es en la India, en la China, en Malaya, en Indonesia, en Bra-


sil…, y en estos sitios los problemas de seguridad son gigan-
tescos. Pienso que, incluso si los problemas técnicos fueran so-
lubles, los problemas sociales impedirían este desarrollo. Te-
niendo en cuenta que los problemas técnicos pueden ser solu-
bles, que los problemas financieros son complicados y que los
problemas sociales son muy difíciles, pienso que deberíamos
dedicar nuestras energías mentales a algo más factible que tra-
tar de convencer a una sociedad de que avance por una direc-
ción en la cual no tiene una predisposición para avanzar. En
ese caso, a lo mejor perdemos mucho de nuestro esfuerzo.

AH — Sin ser un experto en nuclear, mi percepción es que la


energía nuclear claramente tiene un doble corte: cuál es el
problema de operar una central y cuál es el problema de ges- Fig. 6. La soledad en comunión con la naturaleza.

92 I.T. N.º 89. 2010


En segundo lugar, el tema del uso del plutonio. Si las co- pensar en que necesitamos 60, si instalamos dos centrales nu-
sas inicialmente peligrosas para la humanidad no se hubiesen cleares nuevas incrementamos esos 90 GW en 4. Entonces,
utilizado, hubiésemos tenido serios problemas. Además, el montar una discusión gigantesca sobre si necesitamos 4 GW
plutonio sí que se podrá reutilizar, parece, a medio plazo en más o 4 GW menos a mí me parece un poco infantil, por de-
algunos tipos de futuros reactores, así como en algunos de los cirlo así. No tengo una preferencia exagerada, así que, si la so-
proyectos de reactores de cuarta generación. ciedad española sin una necesidad de una campaña gigantes-
El tercer matiz es ya sobre lo que ha dicho Ángel en torno ca de convencimiento acepta 4 GW más de potencia nuclear,
al tema de Chernobil. Chernobil yo creo que no se puede uti- pues bienvenida, pero sobre 90 son un 4,5%. Yo prefiero –sí,
lizar o no debemos utilizarlo de modelo para nada. Cherno- lo digo bien claro– 4 GW más de central nuclear que 4 GW
bil es el resultado de una Administración que no se preocu- más de carbón; hacer otra central como Carboneras a mí no
paba de la seguridad de sus administrados. Por cierto, ahora me interesa un pimiento. Al fin y al cabo, toda mi carrera ha
mismo hay otros muchos potenciales chernobiles en países de sido por el cambio climático, entonces, a pesar de todos los
la antigua URSS. En las centrales nucleares occidentales no problemas de los residuos radioactivos, si se viera que hay que
pasa eso, y ahí tenemos el caso de Francia. Yo en esto estoy to- incrementar la potencia, prefiero la nuclear al carbón.
talmente de acuerdo con lo que ha dicho Ramiro, la energía De todas formas, el problema no son los 4 GW españo-
nuclear es un tema que a todos nos chirría, lo que pasa es que, les, el problema, desde mi punto de vista, son los 140, 160,
a medio plazo y mientras se ponen en marcha otra serie de so- 180 PWh para el mundo.
luciones, otro tipo de energías, a mí me parece perfectamen- Bien, en segundo lugar, el peligro. Es evidente. Cuando se
te válida, porque está suficientemente probado que funciona. cayó el avión de Spanair, probablemente por una acumula-
El cuarto es que, para mi, el tema de los almacenes no está ción de defectos, porque los accidentes nunca ocurren solos,
resuelto por otras cuestiones. Ahí está el caso de la lucha polí- los pilotos que estaban hablando entre sí, los de AENA que a lo
tica en EEUU por el famoso almacenamiento de Yuca; y aquí, mejor no se dieron muy bien cuenta de por dónde iba el
en España, no se ha resuelto por miedo político a los votos. Es avión, etc., pues la solución sería cerrar los aeropuertos y que
decir, si se hubiesen dedicado los recursos y el dinero de la Ad- nadie volviera a volar porque se ha caído un avión… En ese
ministración, lo más probable es que ahora no estuviésemos así. sentido, yo, cada vez que oigo que en el año en España ha ha-
bido 60 asesinatos de género, pienso que ha habido 2.000
AH — Yo quiero, simplemente, matizar lo de Chernobil. Yo asesinatos en las carreteras y que cogemos el coche todos los
creo que Chernobil no es un ejemplo extrapolable a los paí- días. El peligro es una parte esencial de nuestra vida y, por lo
ses desarrollados e incluso a gran parte de los países que no tanto, lo tenemos que asumir. En esta línea, no pienso que
están tan desarrollados. Pero también que es insoslayable que sea excesivamente importante el peligro de incendio de una
la opinión pública puede relacionar, ya sea intencionadamen- central nuclear. El problema de Chernobil es el mismo que el
te por parte de algún grupo de interés, o no, que una central que he dicho antes de los accidentes.
nuclear tiene como consecuencia en un caso extremo lo que Yo me he comprado un Prius. Resulta que la empresa To-
pasó en Chernobil. Ahora que pronto hará 25 años del acci- yota, que me parece una empresa ejemplar en el sentido de que
dente, todavía tenemos en la cabeza, por lo menos yo las ten- ha invertido una enorme cantidad de sus esfuerzos y de sus be-
go, muchas fotos de niños que nacieron con graves malfor- neficios en desarrollar coches mucho más adecuados al siglo
maciones, gente con unos problemas de salud tremendos. XXI que General Motors, por ejemplo, ahora va a perder la
Creo que eso, desde el punto de vista de cómo manejar la venta de no sé si 3, 4 ó 5 millones de automóviles en Estados
opinión pública, es un lastre y es una situación en la que Unidos por un problema de una chapita de plástico en un ace-
cuesta mucho convencer a la opinión pública o a un colecti- lerador. Una chapita que vale como un euro o algo así. Por una
vo de que eso no va a ocurrir aquí cuando pueden ver y han chapita de un euro a lo mejor pierdes pues un millón o dos mi-
vivido que eso ocurrió y que lo hemos sufrido nosotros. Qui- llones de coches de ventas, que, multiplicados por 10.000 eu-
zás la siguiente generación, que nunca más vuelva a oír hablar ros, son una cantidad gigantesca.
de Chernobil, no lo tenga presente. Quiero decir que Chernobil es una cosa que nos llama la
atención, esencialmente, por las bombas atómicas. La gente
AR — Bueno, vamos a ver los puntos por orden. Sobre el ex- vio lo que pasó en Hiroshima y en Nagasaki, pero el proble-
ceso de potencia, a lo mejor uno cuando habla siempre se ex- ma es que la gente no vio lo que pasó en Dresde, donde bom-
presa mal, porque el lenguaje del ser humano no es una ma- bas de pólvora normal deshicieron una ciudad entera, o sea,
ravilla lógica y, por lo tanto, hay que volver a insistir una y la dejaron convertida en una llanura y mataron a miles, no sé
otra vez. Yo, probablemente, me he expresado mal. Cuando si un millón de personas también. Lo único es que la bomba
he dicho exceso de potencia he querido decir que, evidente- de Hiroshima la tiró un avión con otro avión de compañía y
mente, necesitamos garantizar, y es lo que dice Red Eléctrica las de Dresde fueron flotas y flotas de aviones. La eficiencia
DIÁLOGOS

Española, el suministro para cualquier situación que podamos era mucho mayor en lo de Hiroshima que en lo de Dresde.
prever que va a producirse en España. Lo que yo quería decir Pero, en ese sentido, yo no estoy tampoco muy en contra
es que si tenemos en este momento 90 GW de potencia ins- de la energía nuclear, pero sí estoy tremendamente preocupa-
talados, de los cuales, para garantizar el suministro, podemos do por el problema de los cementerios, que no tiene mucho
I.T. N.º 89. 2010 93
Foto: Miquel Peiro
que ver con el fundamentalismo, sino porque es un problema
técnico, es un problema tecnológico. Realmente sabemos
controlar las centrales nucleares, si empiezan a calentarse sa-
bemos inundarlas de agua, tenemos elementos electrónicos
de control para lo que pasa dentro de una central, pero no te-
nemos una idea clara de qué es lo que pasa cuando metemos
residuos nucleares dentro de la Tierra, no lo sabemos porque
no hemos podido hacer experimentos. Es decir, hemos teni-
do muchas centrales nucleares y, como buenos ingenieros y
buenos físicos, hemos visto qué pasa, hemos visto cómo las
controlamos, sabemos que podemos hacer unas cosas y otras,
pero con los cementerios no tenemos una idea muy clara de
qué es lo que podemos hacer.
Sobre la conversión de los residuos radiactivos en pluto-
nio, se pueden meter estos residuos en los reactores genera-
dores, en los Fénix, en los Súper Fénix, en los aceleradores,
pero tampoco tenemos una idea muy clara tecnológica de lo
que pasa con esto. En cuanto al reciclado de los combustibles
nucleares y de los cementerios nucleares, no estamos exacta-
mente en la misma situación que con la fusión, pero estamos
en una situación de desconocimiento. Sumando todas estas
cosas, yo diría que, si no tenemos más remedio y decidimos
que tenemos que montar más centrales eléctricas porque la
sociedad demanda más energía, que creo que no hace falta
porque que la sociedad podía tener la misma calidad de vida
con menos energía –pero ese es un problema que a lo mejor
estaría bien tocarlo en otro número de la revista–, prefiero
centrales nucleares a centrales de carbón, pero yo pienso que
la tecnología solar en este momento y para nuestro país tiene
dos ventajas esenciales. Primero, es una tecnología que cono- Fig. 7. Bosques de Galicia*.

cemos perfectamente, que no genera residuos y, sobre todo, es


una tecnología española, copiada, fotocopiada, pero en este vía y de que es muy difícil encontrarlos. Entonces, las dos me-
momento es española. Tenemos empresas españolas que pro- jores soluciones para la producción de hidrógeno son la muy
ducen celdas fotovoltaicas, tenemos empresas españolas, y alta temperatura con espejos parabólicos en las cimas de las
además de las mejores, que están montando por todo el mun- montañas, a 1.500, 2.000 ó 2.500 grados, y, como dices, en
do concentradores solares, es decir, energía solar térmica, y los reactores nucleares también se separa la molécula de agua.
que se están llevando los contratos por el mundo y tenemos La molécula de agua, como somos seres vivos, tiene una
energía, empresas de turbinas, que se están llevando también propiedad esencial y es que es inmensamente estable, porque,
cantidad de contratos por todo el mundo para montar moli- si no lo fuera, la vida se habría descompuesto hace muchísi-
nos de viento, turbinas eólicas. Sumando todas estas cosas, yo, mo tiempo. Y como estamos abocados, desde un punto de
particularmente, apuesto por la energía solar, eólica y quizá vista científico, a querer separar algo que es inmensamente es-
marina en algún momento, y no rechazo la nuclear siempre table, tenemos un problema fuerte en nuestras manos. El
que la alternativa sea quemar más carbono, quemar más gas. problema de separar hidrógeno y oxígeno en los Alpes o en
Granada, en el Mulhacén, es que tenemos muy poquito sitio
FB — Es una pena que finalmente no haya podido estar Yo- para poner grandes espejos de concentración que produzcan
landa Moratilla, porque, aunque lo pone en su artículo, nos muy altas temperaturas; el problema de separar hidrógeno en
podía haber hablado de la relación entre la energía nuclear y los reactores nucleares es que tenemos muy pocos reactores
la producción de hidrógeno, que se prevé interesante. nucleares. Yo creo que con el hidrógeno ha pasado como con
la fusión nuclear, que hace 5 años se pensaba que estábamos
AR — No hemos hablado de eso hasta ahora, dejándolo qui- muy cerca de los catalizadores, pero no los hemos encontra-
zás off the record. La producción de hidrógeno, como las celdas do, y que una de las razones del parón, además del litio, ha
fotovoltaicas, es del siglo XIX. Las primeras producciones de sido esa, pero no estoy tampoco muy seguro de ello.
electrones con luz se hicieron en el siglo XIX. El hidrógeno lo
hago en mi casa: una batería de coche y dos lápices burbujean FB — Yo, antes de que hable Ramiro, y pensando en los lec-
hidrógeno. Lo que pasa es que todo eso es muy lento y los ca- tores, quiero aclarar que el hecho de no haber hablado espe-
talizadores da la impresión de que no se han encontrado toda- cíficamente del tema ambiental es simplemente porque pien-
94 I.T. N.º 89. 2010
so que todos los aquí presentes lo tenemos planeando encima vivimos con televisión… Esta inmensa riqueza, que jamás po-
de todo lo que hemos hablado hoy; si no, posiblemente no día haber pensado nadie hace 150 años, se debió pura y ex-
estaríamos hablando de todas estas cosas. clusivamente al agotamiento de los árboles para producir car-
bón vegetal en Londres. Londres rechazaba el carbón mineral
RA — Por lo que dices y porque yo creo que empieza a ser que venía de New Casttle porque olía a azufre, pero, cuando
visible que la crisis más grande es de modelo energético y que, ya no quedaba madera para hacer carbón vegetal, no tuvieron
por lo tanto, la crisis ambiental deviene de la gestión del mo- más remedio que aceptar las barcazas de carbón mineral que
delo energético, y que entra en crisis al margen ya de la cues- venían de New Casttle. Y cuando Londres, con un millón de
tión climática y de la cuestión ambiental, que está ahí, por su- habitantes, empezó a demandar carbón mineral en cantidades
puesto, y por eso están los kiotos y los copenhagues, etc., pe- gigantescas, se puso en explotación la mina. Como la mina es-
ro resulta que ahora parece como que el monstruo, que taba llena de agua, hubo que poner las máquinas de vapor,
Freddy Krueger está en otro sitio y aparece por detrás y está que se sabían que funcionaban desde hacía 200 años, a fun-
vinculado pero está por encima. Como dicen los japoneses, la cionar de verdad. De aquello vino la revolución industrial y
crisis es una oportunidad siempre, y, en realidad, la crisis de todo lo que ha traído. Es decir, que de la escasez de energía
modelo energético, que es práctica y real, a lo mejor nos per- nos ha venido una enorme cantidad de energía. Esto de aho-
mite replantear todo el modelo de gestión ambiental del pla- ra probablemente produzca un renacimiento enormemente
neta y de nuestra forma de producción en general. interesante, que a lo mejor no veo porque estoy casi en el bor-
Y quería hacer un apunte incluso para que lo aclaréis. En de, pero por lo menos estamos escribiendo cosas de estas.
la superficie de la Tierra hay, además en la litosfera, materia-
les radioactivos que se ha demostrado que calientan, que, de AH — Simplemente, por acabar el comentario, por supues-
hecho, aportan una parte importante del calor que nos per- to que el tema medioambiental y el energético están total-
mite vivir sobre la superficie. En ese sentido, hasta qué pun- mente integrados. Al final, a mí me gusta mucho más pensar
to, hecho de la forma adecuada, no es tan contra natura un en términos de sostenibilidad que de medio ambiente, por-
depósito de los residuos enterrado en el lugar geológico apro- que creo que los daños sobre el medio ambiente normalmen-
piado, igual que hay minas de uranio y de otras tierras raras te son irreversibles, y es la gran dificultad que tiene. No son
fuertemente radioactivas, y que están ahí y que, evidente- cuestiones económicas, sino cualquier cosa de biodiversidad.
mente, te acercas y te da cáncer, no es mentira, pero igual que Cuando extinguimos algo, desde un punto de vista natural,
en otras circunstancias. Obviamente, no los dejaremos al la- todavía no hemos encontrado el sistema, no somos capaces
do de una ciudad, pero ¿hasta qué punto no se puede homo- de revertirlo a la situación anterior. Por eso, la concienciación
logar e imitar a la naturaleza de la forma más inteligente po- medioambiental es creciente, y no solo una cuestión energé-
sible y hacerlo de forma sensata si eso fuera viable? tica sino mucho más amplia.

AR — Dos cosas; una de ellas, sobre esto último. El padre de FB — Bueno, quiero agradecer a Ángel Hernández y a Anto-
un compañero mío era minero de uranio en la sierra de Cór- nio Elvira su participación. A Ramiro, como es el director de
doba, y murió muy temprano. Mi compañero de carrera, por la revista, pues no se lo agradezco, es su obligación, y lamenta-
algún motivo, si no ha muerto está a punto de morir también mos las dos ausencias, que hubiesen animado un poco más la
de cáncer, tal vez porque vivió en ese sitio. Vivimos en nues- mesa, pero yo creo que ha estado suficientemente bien. Hemos
tro planeta, y sus continentes se mueven porque debajo de abarcado un buen número de temas, quedan muchos en el tin-
ellos hay una enorme cantidad de uranio radiactivo que está tero, pero no vamos a resolver aquí los problemas del mundo
produciendo una enorme cantidad de calor. Esto está unos en una mesa redonda. Muchas gracias a los dos, y esperemos
300 km por debajo de la superficie. Yo no tendría absoluta- que el número y este debate gusten a los lectores. ■
mente ningún problema si pudiéramos enterrar los residuos
radioactivos, no sé si a 200 km, pero a 100… Ahora, ente-
rrarlos a 1 ó 2 km… no estoy muy seguro. Es un problema Antonio Ruiz de Elvira
también muy tecnológico y puesto que esta es una revista de Catadrático de Física Aplicada
ingenieros de caminos y se llama Ingeniería y Territorio, a lo Universidad de Alcalá
Ángel Hernández del Teso
mejor podríamos diseñar algo que en 400 años de investiga- Ingeniero de Caminos. MBA
ción no hemos conseguido hacer. Hemos llegado a la Luna, Francisco Bueno Hernández
hemos mandado sondas fuera del planeta solar, pero nuestra Doctor Ingeniero de Caminos
Universidad de Burgos
penetración en la corteza de la Tierra ha llegado 2 km. Real- Coordinador de la monografía
mente, conocemos muy poquito experimentalmente de nues- Ramiro Aurín Lopera
tro planeta; hemos profundizado una miseria. Director de la revista Ingeniería y Territorio
DIÁLOGOS

La segunda es lo que tú has dicho: el inmenso cambio tec-


nológico que nos ha traído, la gigantesca riqueza de la que
disfrutamos; es que no nos hacemos la idea porque hemos na- Nota
cido en ella, es decir, vivimos con duchas, vivimos con coches, * III Concurso fotográfico del CICCP-Catalunya del 28 de octubre de 2009.

I.T. N.º 89. 2010 95

También podría gustarte