Está en la página 1de 2

Detonantes de oquedades en pavimentos

Una de las principales consecuencias de las oquedades que se producen debajo de las losas de
pavimentos es que desestabiliza una estructura y por ende se producen asentamientos de distintos
tipos a causa de ello, y en casos extremos se viene abajo toda la losa, como se muestra en la
imagen de arriba.

En algunas calles pavimentadas con concreto hidráulico es común notar esto, ya que los drenajes
no son apropiados al diseño de la obra lo que ocasiona que una estructura colapse producto de un
asentamiento, estos asentamiento se van produciendo de una manera progresiva, en este caso
tomando como un ejemplo el hundimiento de una pastilla o losa de concreto del pavimento
hidráulico (mostrada arriba), en el cual, primero el tubo de aguas lluvias se rompe, tal vez, por
efecto de la carga de material, el peso de la losa y la acción dinámica de los vehículos en
movimiento.

Dicho material, al ser fino y erosionable (generalmente en terrenos muy arcillosos con presencia
de lutitas y areniscas), se precipita hacia el interior del tubo por efecto del agua, y ese proceso de
erosión continua hasta que se forma esa oquedad bajo la losa de la calle. La losa al no contar con
refuerzo estructural debidamente diseñado, cede debido a su propio peso hacia el hueco. Cuando
se trata de suelos finos, (predominio de limos arenosos y arcillosos sobre el material pétreo),
pueden registrarse hundimientos en las calles debido al intenso tránsito. A su vez, debido a la
humedad subterránea y la falta de consistencia del suelo puede provocar la rotura de las losas de
concreto hidráulico en la calle pavimentada.

Una alternativa en el diseño de alcantarillas cuando se presentan problemas de sedimentos es dejar


pasar los sólidos, desperdicios y ramas mediante la construcción de alcantarillas de mayor sección
hidráulica acorde al estudio puntualizado de la cuenca de aporte. Se recomienda en lo posible, no
modificar la pendiente natural del curso de agua a lo largo de la alcantarilla.

En muchos lugares del mundo suceden asentamientos muy grandes, hundimientos y baches de
todo tipo que parecen cráteres y nos da la impresión que estamos en la Luna, que han sido
producto de las fuertes intensidades de las lluvias o algún agente meteorológico y/o por malas
prácticas constructivas, también conocidas en el rubro de la construcción como vicios ocultos, lo
cual hace que se tengan estos inconvenientes debido a que el suelo se satura progresivamente al
punto en que no puede absorber más agua. Al mismo tiempo, el suelo puede presentar
inestabilidad debido a su procedencia.

Bajo estas condiciones, de saturación y tipo suelo, una pequeña fisura que se produzca cuando se
pone en funcionamiento todo el sistema de drenajes de aguas lluvias, puede dar lugar al traslado
de sedimentos por esos lugares; descalzándose en las zonas más bajas. En el caso de algún sector
donde existan muchas tuberías subterráneas, este proceso continuo de mucho tránsito de agua por
tuberías en mal estado hace que, con el tiempo se socave material produciendo oquedades en el
terreno que consecuentemente originan asentamientos arriba de estas tuberías, el proceso de
hundimiento se genera a diferentes velocidades debido a la estructura del subsuelo.

Recomendaciones generales al identificar oquedades


 En este caso de tener presentes oquedades en algunos tramos de calles, es muy importante
realizar estudios para investigar si en toda la zona existen vacíos que pudieran hacer que las
losas colapsen o algunas viviendas cercanas tengan problemas de asentamientos, que se
pueden observan por las grietas que surgen en las paredes.
 Para asegurar la estabilidad del pavimento ante la presencia de asentamientos provocados
por filtraciones de agua, la alcantarilla debe asegurar la impermeabilidad.
 Se debe revisar si los dispositivos hidráulicos instalados en toda la zona donde se presentan
este tipo de oquedades (Tuberías, colectores, pozos de inspección) no presentan daños por
ruptura interna o sedimentación.
 La evaluación del comportamiento desde el punto de vista hidráulico estructural de
estructuras ubicadas aguas arriba o aguas abajo de la estructura proyectada es de mucha
utilidad, porque permite contar con información relevante para lograr diseños adecuados,
tomando cuenta su funcionamiento ante la presencia de procesos geomorfológicos como
erosión, sedimentación u otros fenómenos, a los que han estado sometidas.
 En la mayoría de los casos en donde se observan estos problemas se recomienda realizar una
tomografía del terreno por medio de ensayos de resistividad eléctrica, con el fin de medir las
resistividades presentes en el subsuelo y obtener datos de interés que permitan inferir a través
de métodos no destructivos si existen oquedades bajo los predios (espacios vacíos), humedad
procedente de tuberías dañadas y nivel freático cercano a las cimentaciones. Esta medida es
una forma general de determinar las condiciones de meteorización, fracturación y la
alteración del subsuelo, detección de fallas geológicas y oquedades ocasionadas por
presencia de agua en el suelo, producto de filtraciones, ya sea de las mismas cunetas, por
lluvias o bien por pérdidas actuales o anteriores de algún conducto.
 La ubicación óptima de las alcantarillas depende de su alineamiento y pendiente, la cual se
logra proyectando dicha estructura siguiendo la alineación y pendiente del cauce natural. Sin
embargo, se debe tomar en cuenta que el incremento y disminución de la pendiente influye
en la variación de la velocidad de flujo, que a su vez incide en la capacidad de transporte de
materiales en suspensión y arrastre de fondo.
 Sino se realizaron estudios antes de pavimentar se recomienda la ejecución de
estudios geotécnicos-geofísicos, esto se debe hacer antes de realizar las bases, pero en todo
caso que no se realizaron por alguna rezón se deben hacer para diseñar medidas que nos
proporcionen una mayor capacidad soportante del suelo, en el cual, mediante la combinación
de métodos indirectos como sondeos de resistividad eléctrica y métodos directos como
perforación (penetración estándar), se pueda identificar o determinar las características
actuales del estrato sobre el cual fueron emplazadas las calles cercanas, donde se produjo
algún asentamiento o colapso de alguna losa de concreto hidráulico.