Está en la página 1de 4

Universidad de Costa Rica Sede Rodrigo Facio

Facultad de Ciencias Sociales

Maestría Centroamericana de Sociología

Curso: Las grandes transformaciones del mundo contemporáneo

Profesor: Dr. David Delgado Montaldo

Estudiante: Alonso Cabrera Rodríguez

Los resultados de la (re)producción del orden mundial y la necesidad de alternativas:

aportes a la discusión

Si se tratara de simplemente dilucidar etiquetas, se podría decir que el orden actual de

las cosas sería denominado como capitalismo-neoliberal globalizante y patriarcal. Pero lejos

de dar una descripción de las consecuencias que tiene eso, no dice casi nada. Sería distinto si,

en cambio, se dijera que: actualmente hay más de un 78, 2% de población hiperdegradada en

las lugares urbanos en países desarrollados, personas viviendo en la miseria, como parte de un

proceso de hiperurbanización, asentados en terrenos peligrosos, sin títulos de propiedad y

con escasas o nulas posibilidades de acceso a un sistema de salud (Davis, 2004). Se trata de

un vertedero humano en donde viven trabajadores (hombres y mujeres) infrapagados, al lado

de lugares donde predomina la opulencia y el gusto ostentoso con un estilo de vida

completamente opuesto (Robinson, 2007), personas a las que se le ve más que un recurso,

como una carga (Sassen, 2003). Estamos en un mundo en donde, al parecer, todo se ha vuelto

objeto de ganancia, se ha comodificado como dice Robinson (2007), por eso se ha

incrementado el tráfico de mujeres, encaminado a la explotación sexual a través de la

prostitución y la trata de personas, una racionalidad instrumental que obtiene como producto

ingresos, ganancias, para los gobiernos de los países involucrados (Sassen, 2003). La

desigualdad característica del orden actual, que se expresa también en los cuerpos, en cómo la

gente ve el mundo, se ve a sí misma, y en la manera que siente que debe comportarse (Hardt y
Negri, 2000), también se expresa en las probabilidades que tienen las personas de lograr sus

sueños, de estudiar, formarse y lograr un determinado nivel de vida (World Bank, 2005).

Lo anterior debe entenderse como parte de las transformaciones que comporta la

globalización. Como plantea Robinson (2007), transforma las relaciones sociales, las de

capital trabajo, pero articuladas todas desde las de género (Haug, 2006). Más allá de un orden

económico solamente, lo que existe actualmente es un orden mundial configurado a partir del

derecho y la comunicación que se inserta en los propios cuerpos y mentes delimitando en gran

medida lo que la gente cree posible e imposible en la producción y reproducción de la vida

misma (Hardt y Negri, 2000). Un orden adonde los Estados no están resultando muy

importantes (Sassen, 2007) para la atención de las necesidades de la población, pero en dónde

a pesar de esto, existen acuerdos entre los gobiernos con las grandes compañías que dominan

la Economía Global (Robinson, 2007; Sassen, 2003); sin olvidar las consecuencias que han

desencadenado los Programas de Ajuste Estructural en el recrudecimiento de la pobreza de los

países con economías menos favorecidas (Davis, 2004; Sassen, 2003).

Ahora bien, ¿existe alguna alternativa? No es una respuesta que sea posible dar sin dar

una argumentación lo suficientemente extensa, con argumentos y evidencias de las que

actualmente el autor carece. Pero, si existe una, debe ser formulada en términos inteligibles

para hacerla más asequible, como plantea Haug (2003). Sin embargo, al contrario de lo

planteado por Callinicos (2006), hace falta más que disertaciones científicas para construirlo.

Y al contrario de lo planteado por el Banco Mundial, es imposible realizar alternativa alguna

consecuente dentro de los linderos del capitalismo, del imperio. Es suficientemente claro que

dicha alternativa, si esta existiera, debe contemplar más que la transformación de lo

económico, debe considerar las relaciones de género la constitución de ese proyecto, y cdebe

considerarlo como un punto de vital importancia.


Bibliografía

Callinicos, A. (2006) “Igualdad y capitalismo”, en: Borón, A.; Amadeo, J. y González, S.

(Comps.) La teoría marxista hoy. Problemas y perspectivas, Colección Campus Virtual, Buenos Aires:

CLACSO, pp. 327-339.

Davis, M. (2004) “Planetas de ciudades-miseria”, New Left Review, Núm. 26, pp. 5-34.

Hart, M. y Negri, A. (2000) Imperio, Cabridge, MA: Harvard University Press. (Edición en castellano

de difusión gratuita por internet en: wwwchile.cl). Parte I: “La constitución política del presente”.

Haug, F. (2006) “Hacia una teoría de las relaciones de género”, en: Borón, A.; Amadeo, J. y González,

S. (Comps.) La teoría marxista hoy. Problemas y perspectivas, Colección Campus Virtual, Buenos

Aires: CLACSO, pp. 327-339.

Haug, F. (2003) Marxism within feminism. Consultado el 8 de setiembre del 2011 desde:

www.friggahaug.inkrit.de/documents/marxinfem.pdf

Robinson, W. (2007) Una teoría sobre el capitalismo global. Producción, clases y Estado en

un mundo transnacional. Bogotá: Ediciones desde abajo.

Sassen, S. (2007) A Sociology of Globalization, Contemporany Societies Series, Jeffrey C.

Alexander (Series Editor), Nueva York: W. W. Norton & Company.

Sassen (2003) Contrageografías de la globalización. Género y Ciudadanía en los circuitos

transfronterizos. Madrid: Traficantes de sueños.


The World Bank (2005) Equity and development. World Development Report 2006 Overview,

Washington D.C.: The World Bank and Oxford University Press.