Está en la página 1de 2

El alienista

Joaquim Machado de Assis


Río de Janeiro
Brasil, 1882

Este fragmento está caracterizado por realizarse en la ciudad Itaguaí, uno de los estados de
rio de janeiro, tiene como significado "lago entre piedras". Fue fundada a mediados del
siglo XVII por indígenas que posteriormente se volvieron misioneros. Habitada como todo
pueblo con personas de distintas características sociales y políticas. Por lo tanto como toda
ciudad tiene historias, pero en esta ocasión no fue tan común porque se creó un centro
donde recluían a personas con supuestas enfermedades mentales.

Joaquim María Machado de Assis (21 de junio de 1839) novelista brasilero. Hijo de una
africana y un portugués. Huérfano a temprana edad, empezó a escribir en sus tiempos libres
cuando trabajaba en una imprenta. Se casó con Carolina Augusta Xavier. En 1896, crea
la Academia Brasileña de las Letras, y es su presidente hasta el día de su muerte.
Es reconocido por sus fragmentos, Memórias póstumas de Braz Cubas (1881), Quincas
borba (1891), Dom Casmurro (1900) y su última novela, Diario de Aires (1908).

El alienista, se narra la historia de un médico especialista en enfermedades mentales, Simón


Bacamarte, uno de los mejores médicos de Brasil, estudio medicina y se especializo en la
psiquiatría, y su ideal era encontrar la cura para la locura. Se casó con Doña Evarista da
Costa, viuda y de veinticinco años. Bacamonte llegando a Itaguaí tuvo la idea de crear la
casa verde, que era nada más una casa donde habitarían personas orates o con trastornos
mentales, contaba con el respaldo del ayuntamiento para poder encontrar la cura para estas
supuestas enfermedades. A lo largo de la historia se llega a deducir que en el único loco era
el mismo alienista, por lo tanto en el proceso de encontrar la supuesta curo trajo mucho
problemas internos y externos para los Itaguaitios, ya que no necesariamente se encerraba a
las personas orates si no a las que estaba en contra de ciertas situaciones particularmente
con respecto a las decisiones que él tenía.

Este fragmento inicia cuando Bacamonte está al tanto de que a los locos se les encerraba en
las habitaciones de sus casas hasta que la muerte los vea llegar, él se propuso a reformar
esa mala costumbre y pidió la autorización del ayuntamiento para cuidar a estos enfermos,
la cual le dio la autorización para crear la casa verde, lo dividió en dos zonas: Furiosos y
mansos; luego a las sub clases: delirios, alucinaciones diversas, los estudiaba y sacaba
conclusiones para poder aplicar los medicamentos, dormía poco y apenas se alimentaba,
muchas veces no intercambiaba una sola palabra con su esposa, doña Evarista.
Bacamonte estuvo tan obsesionado con el tema de curar que encerraba a personas por
mínimas cosas que él creía que era demencia, Crispín el amigo íntimo del alienista era
agobiado por las personas para saber el motivo por el cual el alienista realiza tales cosas, él
no contestaba dichas acusaciones, un médico clínico indico que la casa verde era una cárcel
privada. Esta opinión se repartía de norte a sur, se decía que era verdad, pero el alienista
decía que solo eran casos patológicos pero muy pocos le creían, creían que era por
ambición económica, venganza, castigo de dios, plan secreto de las autoridades de rio de
janeiro y muchas cosas más.

Los pobladores se unieron para eliminar a la casa verde, está estaba liderada por el barbero,
pidieron al ayuntamiento el cierre de esta pero se lo negaron, realizaron un alboroto hasta la
casa del alienista, él lo tomo con calma, salió de su casa, hablo con el barbero indicándole
que la ciencia debía ser tratada con respeto y que no daría explicaciones de sus actos,
excepción a sus maestros o de dios. Al decir esto la multitud quedó atónita y por un
momento el barbero pensó haber perdido a sus seguidores pero luego la multitud volvió
alzar su voz de protesta. Posterior a esto el alienista también vio que las personas que
participaban en este tipo de protestas tenían problemas mentales, por lo tanto los encerró a
todos los que participaron. Los itaguayenses posterior a esto se enteraron que todos los
recluidos iban a salir bajo unas cláusulas, el cumplió con sacarlos pero una de las clausulas
mencionaba que iba a meter a las personas expuestas a volverse locas, al cabo de cinco
meses de estar encerrados todos estaban curados, Bacamarte al darse cuenta que tenía en un
desequilibrio mental no dudo y se encerró en la casa verde hasta el día de su muerte.

La novela nos puede hacer ver que la obsesión por encontrar una cura para las
enfermedades de trastornos mental lo llevo a desintegrar por completo todo un pueblo ya
que él se valió de la ciencia para conseguir lo que él quería, de esta forma aflora la
evidencia la debilidad de las autoridades, los cambios de opinión de la ciudadanía ante
ciertas situaciones, las amistades serviles y el egocentrismo profesional de Bacamarte.