Está en la página 1de 4

JESUS MI SALVADOR Y MI REY

Lucas 1:30-33
30
Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia cerca de Dios.

31
Y he aquí, concebirás en tu seno, y parirás un hijo, y llamarás su nombre JESUS.

Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo: y le dará el Señor Dios el trono de
32

David su padre:

33
Y reinará en la casa de Jacob por siempre; y de su reino no habrá fin.

«Gran desastre fue del mundo, Cuando Adán de su trono echado fue; Cuando pareció que el
Tentador vencía Por medio de insondable pecado. Pero ¡ah! solo fue una apariencia; ¡He aquí,
Cristo obró la redención!»

I. Su Nombre salvador . «Llamarás su nombre JESUS.» Jesús significa Salvador.

*. Salvar:= Librar a una persona o a una cosa de un peligro o de una amenaza, o solucionar un
problema grave o una situación difícil o comprometida.

Dios, al medir la hondura de la necesidad del hombre, solamente pudo suplir aquella
necesidad mediante el don de su Hijo único. Él es el único que nos puede salvar.

1 Timoteo 1:15 Palabra fiel y digna de ser aceptada por todos: Cristo Jesús vino al mundo para
salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.

Lucas 19:10 porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Hechos 4:12 Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a
los hombres, en el cual podamos ser salvos.
¿De qué nos salva Cristo?
1 DEL PECADO

(Mt. 1:21). 21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,[a] porque él


salvará a su pueblo de sus pecados.

De su poder contaminador y condenador, del amor del mismo, y de la ira venidera debido a él
(1 Ts. 1: 10). 10 y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien
nos libra de la ira venidera.

Él salva del pecado poniéndose entre el pecador y su culpa (Is. 53). ¿Quién ha creído a nuestro
anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? 2 Subirá cual renuevo delante
de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin
atractivo para que le deseemos.3 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de
dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue
menospreciado, y no lo estimamos.4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió
nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.5 Mas él
herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue
sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.6 Todos nosotros nos descarriamos como
ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos
nosotros.7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y
como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.8 Por cárcel y por
juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los
vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido.9 Y se dispuso con los impíos su sepultura,
mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.10
Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su
vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será
en su mano prosperada.11 Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su
conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.12 Por
tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto
derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el
pecado de muchos, y orado por los transgresores.
2 DEL YO

(Gál. 2:20). 20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive
Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual
me amó y se entregó a sí mismo por mí.

El yo debe ser crucificado con Cristo para que el cuerpo de pecado pueda ser destruido

(Ro. 6:6). 6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para
que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.

La pretensión de sabiduría propia, de esfuerzo propio, y de justicia propia son todo ello
enemigos de los que tenemos que ser librados, y de los que somos salvos cuando Jesús reina
dentro de nosotros.

3 DE ESTE PRESENTE MUNDO MALO

Gál. 1:4). 4 el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo
malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,

Al ser crucificados con Cristo somos crucificados al mundo, y el mundo a nosotros

(Gál. 6:14). 14 Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por
quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo.

La Cruz de Cristo se interpone entre nosotros y nuestros pecados, entre nosotros y la carne, y
entre nosotros y el mundo. ¿No oró nuestro Señor para que fuéramos guardados del mal?

(Jn. 17:15).15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.
Él es poderoso para salvar.

Juan 15:18-20: Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a


vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo,
antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Acordaos de la palabra que yo os
he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros
os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra

En Jesucristo siempre encontraremos la


verdadera paz y felicidad
No nos movemos por los dichos de otros o de las opiniones el mundo, no somos
bendecidos como muchos piensan por los agüeros que se hagan (calzones
amarillos, comer uvas enteras, maletas, etc)

Como cristianos creemos que este nuevo año será de bendición por s de la obra de
cristo que hizo ya en la cruz por nosotros y que hoy esta él declarando en nuestras
vidas.