Está en la página 1de 2

HUMANIDAD 

Humanidad 
Por María Ofelia González Meza 

 
Te  has  puesto  a  pensar  realmente  que  somos,  hacia  donde  nos  dirigimos,  cual  es  el 
propósito que nos mueve. 
Nos  han  acondicionado  de  forma  totalitaria  y  desde  que  nacemos  implícitamente  ya 
sabemos: 

 Que hacer 
 Y cómo comportarnos 
Tenemos un modelo a seguir, y por ningún motivo podemos despegarnos de él porque las 
consecuencias serían graves. 
El pensar y decidir está prohibido, aunque se niegue rotundamente argumentando de esa 
libertad y libre albedrio que tenemos. 
¿Realmente eso tenemos? 
Te has puesto a observar tu entorno. ‐ ¿has llegado a alguna conclusión? – 

 Realmente somos libres 
 Somos dueños de esta existencia 
O es algo que deseamos oír y tener, así como muchas otras aseveraciones tan reales 
como falsas. 
Tenemos todos y me cuento entre ellos de tener muchos conflictos existenciales por 
resolver y ahora nos están bombardeando con otras ideas y conceptos. 
‐ Como siempre – 
Nos saturan el cerebro con información basura hasta aceptarla como verdadera y la peor 
es aceptarlas y llevarlas a cabo. 
Estar consientes es un estado difícil de alcanzar, pero no imposible. 
En ocasiones llegan como chispazos y es cuando comenzamos a cuestionar todo, es en ese 
momento nos volvemos apocalípticos y no alineados para el sistema y sus enseñanzas. 
Muy  poca  gente  alcanzara  cierto  grado  de  libertad,  pero  esto  implicara  un  repudio  y 
aislamiento social. 
Un estado difícil de sobrellevar máxime cuando estamos acostumbrados o vivir en conjunto. 

 
HUMANIDAD 
 
En  muchas  ocasiones  se  darán  cuenta,  pero  omitirán  cualquier  discusión  encontra  para 
evitarse más problemas innecesarios. 
En fin, estamos muy cómodos llevando la corriente es más fácil vivir así. 
PERO 
Cuando algo nos afecta es cuando gritamos y esperamos ayuda de todo y todos. 
‐ Que ironía ‐ 
Nuestra vida es caótica y muy conflictiva PORQUE nosotros la provocamos a pesar de tener 
antecedentes anteriores y aun así no los tomamos en cuenta. 
Parece ser que nos gusta: 
Sufrir para merecer 
‐ ¿Eso nos han enseñado? 
‐ ¿Merecer qué? 
Hasta cuando dejaremos de seguir jugando el juego de otros para dejar de sufrir lo peor 
traer a sufrir a otros. 
Definamos nuestra existencia el hoy, el ahora sin interferencias de ninguna índole y estar 
completamente  convencidos  que  la  decisión  que  tomaremos  es  y  será  lo  mejor  para 
nosotros. 
Entonces posiblemente resolvamos algo de nuestra existencia aquí en la superficie de la 
tierra antes de mirar hacia otra parte. 
Tú que piensas.