Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

Asignatura:
Cultura, Folklore y Patrimonio Dominicano
Tema:
Actividad 6

Participante:
Manuel Antonio Sarante Sánchez

Matricula:
16-5062

Facilitador (@):
Gladys Gonzales
Fecha:
10 de diciembre del 2017, Nagua, maría trinidad Sánchez
República Dominicana
Realización de un informe a modo resumen.

1-Realiza un análisis sobre el folklore literario y destaca sus características y


valor.
El folklore literario se caracteriza por contemplar todas las consideraciones
del habla, las narraciones y todas aquellas otras manifestaciones que
encierran todo lo que tiene que ver con la comunicación, ya sea oral o
escrita, trovas, coplas, dichos, refranes.
Este tipo de folklore tiene un gran valor ya que en este se conservan todas
las expresiones literarias de incalculable antigüedad de un pueblo.
2-Redacta un ensayo sobre la religiosidad popular dominicana.
La religiosidad popular dominicana
La religiosidad popular dominicana sumerge sus raíces en las costumbres y
creencias transmitida desde la antigüedad por nuestros antepasados:
nuestros aborígenes taínos, que con sus ritos, areítos y adoraciones a
dioses o cemíes, como les llamaban a sus ídolos, buscaban una forma de
limpiar el alma y llegar al más allá, después de la muerte, a través de la
adoración a varios dioses, identificándose para esta época como politeístas.

Luego con la llegada de los españoles a la isla, el 12 de Octubre del año 1492
y la evangelización de América, la religión indígena empieza a tomar otro
rumbo: se construyen iglesias, capillas, ermitas y catedrales en todas las
ciudades importantes de la época en La Española, entre estos símbolos
religiosos tenemos: la Capilla de la Orden de los Dominicos (1520), la
Catedral Primada de América (1523), la Ermita de San Antón, la Iglesia de
San Carlos de Tenerife, la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, la
Basílica de Higûey, la Basílica de San Pedro Apóstol, en San Pedro de
Macorís, etc.

El Comercio Triangular entre Europa, África y América trajo consigo una


gran cantidad importante de esclavos negros africanos, trabajadores en las
plantaciones azucareras, dando como resultado una religiosidad cargada de
matices de origen africanos, excluyendo las costumbres aborígenes hasta el
punto de llegar a exterminarla casi por completa.
La mezcla de españoles y esclavos africanos en los ámbitos sociales
nuestros, trajo inesperados cambios de costumbres y creencias, hasta el
punto de llegar a sincretizar las creencias religiosas al ritmo del tambor
africano y las salves marías españolas, todo esto en vivas escenas cargadas
de ritmos contagiosos y misterios escalofriantes, como producto de tres
culturas entrelazadas que son: la desaparecida raza taína, la colonizadora
española y la esclava e impuesta por los colonizadores, la negra africana.

Para nuestro trabajo por una parte nos hemos servidos de fuentes muy
conocidas: las celebraciones de la fiestas de la Cofradía del Espíritu Santo
de Villa Mella, junto a las ceremonias funerarias (Noveno Días, Cabo de Año
y Banco) de los difuntos ligados a la tradiciones de los Congós, procedentes
de Cabo Verde, San José y Guinea (África) a los cuales le dedican veintiún
toques con sus instrumentos característicos: Congo, Conguito, Maracas y
Canoíta, con estos instrumentos invocan a Kalunga deidad del mar y de la
muerte, como lo hacían sus antepasados procedentes de África; las
celebraciones de la “Santísima Cruz de Mayo”, la Cofradía Nuestra Señora
del Rosario, de Doña Mencía; el Santo Cristo de Bayaguana; la Virgen de la
Altagracia; la Virgen de las Mercedes; Belié Belcán; Ana Isa Pié Dentó; San
Juan Bautista, San Elías (Barón del Cementerio), etc.

La Cofradía del Espíritu Santo de Villa Mella, donde se mezclan el


catolicismo español y las cofradías de los negros africanos del Congo
(África), trasplantada de generación en generación a sus descendientes
(Sixto Minier, último descendiente), se conjugan acciones religiosas
populares.
En la cultura española el Espíritu Santo era imagen conocida y ha mediado
del siglo XVI, ya se le brindaban ofrendas religiosas en la ermita de Doña
Mencía, junto a la Cofradía de Nuestra Señora del Rosario, donde jugaban un
papel importante para la sociedad en la época por sus aportes, con ayudas
de socorros mutuos a sus cofrades, donde tenían por objeto financiar los
gastos ocasionados por las muertes de sus miembros, tal como se ha
venido haciendo en la Cofradía del Espíritu Santo de Villa Mella, este tipo de
asociaciones ha venido desde la colonización hasta nuestros tiempos, como
una forma de incentivar a las congregaciones religiosas populares.

En el interior de la Catedral Primada de América se pueden observar algunas


bóvedas o sepulturas de personajes importantes religiosos o que de algún
modo merecen honores especiales, esto se debe a la influyente religiosidad
española de la época, donde se hacían enterramientos a personajes que
merecían estos principios básicos del catolicismo.

Las fiestas patronales de cada pueblo, llevada a cabo en todo el país es una
herencia española, fueron fiestas fundamentalmente religiosas y después se
le introdujeron algunos conceptos folklóricos. Estos carnavales se
caracterizan por su diversidad cultural y sus coloridos, pero identificados
como un sello nuestro.

3-Escribe tres recomendaciones para preservar el folklore dominicano.


1- El gobierno deberá apoyar económicamente las fiestas tradicionales
que tengan que ver con el folklore dominicano.
2- Darle mantenimiento a los lugares que reflejan las tradiciones del país.
3- El gobierno deberá motivar a los dominicanos a apoyar y a darle
seguimiento a los folklores del tipo literario, musical, coreográfico y
religioso; siempre y cuando sus prácticas promuevan el bien.