Está en la página 1de 24

https://philpapers.org/archive/VINE.

pdf

Página 1

Emergencia.

Si se nos presionara para dar una definición de emergencia, podríamos decir que
una propiedad es emergente si es una propiedad novedosa de un sistema o una
entidad que surge cuando ese sistema o entidad ha alcanzado una cierto nivel de
complejidad y que, aunque sólo exista en la medida en que el sistema o entidad
existe, es distinta de las propiedades de las partes del sistema del que emerge. Sin
embargo, como será evidente, las cosas no son tan simples porque "emergencia"
es un término usado en diferentes formas en la ciencia y en la filosofía, y cómo se
va a definir es una cuestión en sí misma.

El término "emergencia" proviene del verbo latino emergo que significa surgir,
levantarse, surgir o venir y fue acuñado por GH Lewes en Problemas de Vida y
Mente (1875) que la distinción entre los efectos emergentes y los resultantes. Los
efectos son resultantes si pueden ser calculados por la mera adición o sustracción
de causas que operan conjuntamente con el peso de un objeto, cuando uno puede
calcular su peso simplemente añadiendo los pesos de las partes que hacen hasta los
efectos son emergentes si no pueden ser así calculados, porque son
cualitativamente noveles en que son más que la suma o diferencia de la
cooperación de las causas individuales de que emergen. Para Lewes, ejemplos de
estos efectos emergentes son propiedades mentales que emergen de procesos
neuronales pero no son propiedades de las partes de los procesos que
emergen. Aunque Lewes tiene su nombre grabado en la historia del emergentismo
acuñó el nombre, en el trabajo de Lewes se establecen tres rasgos esenciales de la
emergencia. Primero, el emergentismo es una teoría sobre la estructura del mundo
natural y, en consecuencia, tiene ramificaciones relativas a la unidad de la
ciencia. Segundo, esa emergencia es una relación entre propiedades de una entidad
y las propiedades de sus partes. Y tercero, que la cuestión de la emergencia esta
relacionado con la cuestión de la posibilidad de reducción.
1. Los Emergentismo británico
a. JS Mill
b. Samuel Alexander
c. Lloyd Morgan
d. CD Broad
2. Emergentismo Hoy
a. Tipos de Emergencia
i. Aparición fuerte y débil
1. Emergencia Fuerte: La Novedad como irreductibilidad y causación Descendente
2. Emergencia Débil: Novedad como impredictibilidad.
ii. Emergencia sincrónica y diacrónica
b. Emergencia y superveniencia
3. Objeciones al Emergentismo
i. El argumento Superveniente
ii. ¿Existen casos genuinos de emergencia (fuerte)?

1. Los Emergentistas británicos.

El grupo de emergentistas que Brian McLaughlin (1992) ha apodado los


"emergentistas británicos" fueron los primeros en hacer emerger el núcleo de una
posición filosófica comprensiva en el segunda mitad del siglo XIX y principios del
siglo XX. Un centro

Página 2

pregunta en ese momento era si la vida, la mente y el enlace químico se puede dar
un físico explicación y, por extensión, si las ciencias especiales como la psicología
y la biología son reducible a más ciencias "básicas" y, finalmente, a la física. Se
dividieron las opiniones entre los mecanicistas reduccionistas y los vitalistas anti-
reduccionistas. Los mecanicistas alegaron que las propiedades de un organismo
son propiedades resultantes que pueden explicarse completamente, en principio,
en términos de las propiedades y relaciones de sus partes. Los vitalistas afirmaron
que la materia difiere fundamentalmente de la materia inorgánica y que lo que
explica las propiedades organismos vivos no es la disposición de sus partes físicas
y químicas constitutivas, sino especie de entelequia o espíritu. En este debate los
emergentes propusieron una vía intermedia en la que, contra los mecanicistas, el
todo es más que la suma y la disposición de sus partes, sin embargo, contra la
vitalistas, sin que nada se le agregue "desde el exterior" - es decir, no hay necesidad
de postular cualquier misteriosa intervención entelequias para explicar las
propiedades emergentes irreducibles. Aunque las opiniones de los británicos
emergentistas difieren en sus detalles podemos decir generalmente que eran
monistas en cuanto a objetos o sustancias en tanto que el mundo está hecho
fundamentalmente de un tipo de cosa, materia. Sin embargo, también sostuvieron
que a diferentes niveles de organización y complejidad la materia presenta
diferentes propiedades que son nuevas en relación con los niveles inferiores de que
surgieron y esto hace que el emergentista vea uno de dualismo de la propiedad (o
pluralismo).También debe señalarse que los emergentistas británicos identificaron
su visión como una posición naturalista en primer lugar porque si algo es
emergente o no es ser establecido o rechazado por empírico en segundo lugar,
porque no se usan poderes extra-naturales, entelequias, almas, etc. explicaciones
emergentes. Los principales textos de esta tradición de los llamados "británicos
emergentes" son el sistema de lógica de JS Mill, el espacio, tiempo y deidad de
Samuel Alexander, C. Lloyd Morgan ‘Evolución Emergente’ y CD Broad ‘La
mente y su lugar en la naturaleza’. Más allá de estos emergentistas, las marcas
tradicionales de emergentismo se pueden encontrar en el trabajo de RW Sellars
(1922),A. Lovejoy (1927), Roger Sperry (1980, 1991), Karl Popper y John Eccles
(1977) y Michael Polanyi (1968).

a. JS Mill.

Aunque no utilizó el término "emergencia", fue el Sistema de Lógica de Mill


(1843) el que marcó el comienzo del emergentismo británico. Mill distinguía entre
dos modos de lo que él llamaba "elección conjunta de causas ", la mecánica y la
química. En el modo mecánico el efecto de un grupo de causas no es más que la
suma de los efectos que cada causa individual si estuviera actuando solo. Mill
llama el principio según el cual el efecto total es la suma delos efectos de sus partes
el "principio de la composición de las causas" y lo ilustra con referencia a la suma
vectorial de fuerzas. Los efectos así producidos en el modo mecánico se
denominan "Efectos homeopáticos" y están sujetos a "leyes homeopáticas"
causales. Mill contrasta el modo mecánico con el modo químico en el que el
principio de composición de causas No sostenga. En el modo químico, los efectos
causales no son aditivos, sino que son "Heteropático", lo que significa que el efecto
conjunto de diferentes causas es diferente de la suma los efectos que las causas
tendrían de forma aislada. Los ejemplos paradigmáticos de tales efectos fueron
para Mill, los productos de reacciones químicas que tienen propiedades y efectos
diferentes a los delos reactivos individuales. Tomemos, por ejemplo, una reacción
de sustitución típica: Zn ^ {+} 2HCl ^ {2} Zn Cl _ {2} + H _ {2}.

Página 3

En tal reacción el cinc reacciona con cloruro de hidrógeno y sustituye al hidrógeno


en este último producen efectos que son más que la suma de las partes que se
juntaron al principio de la reacción. El cloruro de zinc recién formado tiene
propiedades que ni el zinc ni el hidrógeno cloruro poseen por separado. Los efectos
heteropáticos de Mill son equivalentes a los efectos emergentes de Lewes, mientras
que los efectos homeopáticos son los equivalentes de los resultados de Lewes. Los
efectos heteropáticos están sujetos, según Mill, a leyes causales "heteropáticas"
que, aunque nuevas en relación con las leyes de los niveles de los cuales surgieron,
no los contrarresta. Tales leyes se encuentran en las ciencias especiales como la
química, biología y psicología.

b. Samuel Alexander

Volvamos al ‘Espacio, Tiempo y Deidad’ (1920) de Samuel Alexander. Alexander


construyó un complicado sistema metafísico que ha estado sujeto a una serie de
interpretaciones diferentes. Como veremos, Alejandro en efecto habla de
diferentes niveles de explicación en contraposición a la más robusta aparición
ontológica que encontramos en las obras de los otros emergentes británicos. Según
Alexander, todos los procesos son procesos físico-químicos, pero como su
complejidad aumenta, dan lugar a cualidades emergentes que son distintivas de
nuevas configuraciones complejas. Estas están sujetas a leyes especiales que son
tratadas por ciencias especiales autónomas ordenar explicaciones del
comportamiento de configuraciones complejas. Una clase de tales cualidades
emergentes son cualidades mentales (otras son cualidades biológicas y
químicas). Ya que para Alejandro todos los procesos son procesos físico-químicos,
procesos mentales son idénticos a procesos neuronales, sin embargo, Alexander
afirma que las cualidades mentales son distintivas de las configuraciones de orden
superior. Además, afirma Alexander, las cualidades mentales no son
epifenómicas. Un proceso neural que perdido sus cualidades mentales no sería el
mismo proceso porque es en virtud de sus cualidades mentales que el proceso
nervioso - neural tiene el carácter y los efectos que tiene. Así, aunque las
cualidades emergentes son co-instanciadas en el caso de un proceso físico-
químico, son distintas de ese proceso debido a sus nuevas potencias causales.
Alejandro también sostiene que las cualidades emergentes y su comportamiento
no pueden ser deducidas ni siquiera por una calculadora laplaceana del
conocimiento de las cualidades y leyes del orden fisiológico inferior. Para ser
exactos, aunque una calculadora laplaceana pudiera predecir todos los procesos
físicos (todos los procesos físicos, y procesos mentales), no sería capaz de predecir
la cualidades emergentes de esos acontecimientos porque su configuración, aunque
estando en su totalidad físico-químico, exhibe un comportamiento diferente del
tipo de las ciencias físico-químicas son y este comportamiento es, a su vez,
capturado por leyes emergentes. De ahí la aparición de tales cualidades deben
tomarse como un hecho empírico bruto que no se puede dar ninguna explicación y
debe ser aceptado con "piedad natural". Sin embargo, debe señalarse aquí que
Alexander deja abierta la posibilidad de que si las propiedades químicas se
redujeran sin residuos a los procesos físico-químicos, entonces no serían
emergentes, y añade que lo mismo ocurre con las propiedades mentales.
c. Lloyd Morgan

El biólogo C. Lloyd Morgan introdujo la noción de emergencia en la noción de


proceso de evolución y sostuvo que en la evolución emergente (1923) (y
posteriormente en ‘Vida, Espíritu y Mente’ (1926) y ‘La Emergencia de la
Novedad’ (1933)) el curso de la evolución, nuevas propiedades y comportamientos
emergen como la vida, la mente y el pensamiento reflexivo que no puede
predecirse de las entidades ya existentes de las que surgieron.

Página 4

Tomando de Mill y Lewes, Morgan cita como el caso paradigmático de un


fenómeno emergente los productos de reacciones químicas que son nuevas e
impredecibles. Estas nuevas propiedades, además, no son meramente
epifenómicas, sino que provocan "un nuevo tipo de relación" - nuevas conexiones
legales - que afecta la "forma de ir" de los eventos de nivel inferior de una manera
que no ocurriría si hubieran estado ausentes. Así, las propiedades emergentes son
causalmente autónomas y tienen poderes causales descendentes.

d. C.D. Broad

La última obra importante en la tradición emergentista británica y, posiblemente,


el fundamento histórico de las discusiones contemporáneas de la emergencia en la
filosofía, fue ‘La Mente y su lugar en la Naturaleza’ (1925) de C.D.Broad.

Broad identificó tres posibles respuestas a la pregunta de cómo las propiedades de


un sistema complejo están relacionadas con las propiedades de sus partes. La
"teoría de los componentes" de los vitalistas, la respuesta reductora de los
mecanicistas y la concepción emergencial de que el comportamiento del conjunto
no puede deducirse en principio del conocimiento de las partes y de su disposición.
A partir de la visión de Broad, se deduce que, contrariamente a la visión
mecanicista del mundo como homogénea, la realidad se estructura en agregados
de orden diferente. Diferentes órdenes en este sentido muestran una complejidad
organizativa diferente y los tipos que componen cada orden se componen de los
tipos que se encuentran en los órdenes inferiores.

Esta falta de unidad se refleja, a su vez, en las ciencias, donde hay una jerarquía
con la física en el orden inferior y luego la química ascendente, la biología y la
psicología; la materia de cada una son propiedades de diferentes órdenes que son
irreductibles a las propiedades de las órdenes inferiores.
De acuerdo con Broad, estos diferentes órdenes están sujetos a diferentes tipos de
leyes: las leyes transordinales que conectan propiedades de órdenes adyacentes y
leyes intraordinales que se mantienen entre propiedades dentro del mismo orden.
Las leyes transordinales, según Broad, no pueden deducirse de las leyes y
principios intraordinales que conectan los vocabularios de los dos órdenes entre
los que se sostienen; las leyes transordinales son irreductibles a las leyes
intraordinales y, como tales, son leyes emergentes fundamentales, son hechos
metafísicos y brutos.

Broad consideró la cuestión de si una ley trans-ordinal es emergente para ser una
pregunta empírica. Aunque consideraba que el comportamiento de todos los
compuestos químicos era irreductible y, por lo tanto, emergente, admitió, al igual
que Alexander, que si un día se reduce a las características físicas de los
componentes del compuesto químico, entonces no contará como emergente. Sin
embargo, a diferencia de Alexander, no consideró posible lo mismo con respecto
a las experiencias fenomenales que causan "puros" - secundarios - las cualidades
de los objetos en nosotros. Broad llama leyes trans-ordinales aquellas que
mantienen entre las propiedades físicas y las cualidades secundarias "leyes
transfísicas". Aunque él está dispuesto a conceder que podría resultar que
consideremos erróneamente que algunas leyes trans-ordinales son emergentes
puramente sobre la base de nuestro conocimiento incompleto, las leyes trans-
físicas son necesariamente emergentes, nunca podríamos haber formado el
concepto de azul, sin importar cuánto conocimiento teníamos de colores, a menos
que lo hubiéramos experimentado. Broad presenta un argumento a priori a este
efecto que puede ser visto como un precursor del argumento del conocimiento
contra el fisicalismo. Estas cualidades, dice, no podrían haber sido predichas
incluso por un "arcángel matemático" que sabe todo lo que hay que saber sobre la
estructura y el funcionamiento del mundo físico y puede realizar

Página 5

cualquier cálculo matemático; en principio son irreducibles, solo inductivamente


predecibles y por lo tanto emergente.

En esto vemos que el emergentismo de Broad acerca de la experiencia fenoménica


de las cualidades secundarias no es epistemológico (como lo sugieren a veces sus
rituales), sino que es una consecuencia de una distinción ontológica de
propiedades. Es decir, la imposibilidad de predicción que cita como criterio de
emergencia es consecuencia de la estructura metafísica del mundo; el "arcángel
matemático" no podría haber pronosticado propiedades emergentes, no debido a la
complejidad o debido a los límites de lo que puede expresarse por los conceptos
de nivel más bajo, sino porque los hechos y leyes emergentes son brutales, hechos
primitivos o leyes en principio no explicables de manera reductora.

2. Emergentismo Hoy

A partir de fines de la década de 1920, los avances en la ciencia como la


explicación de la vinculación química por la mecánica cuántica y el desarrollo de
la biología molecular pusieron fin a las afirmaciones de emergencia en química y
biología y marcaron así el comienzo de la caída del apogeo emergente y el
comienzo de una era de entusiasmo reduccionista. Sin embargo, a partir de los
argumentos de Putnam para la realizabilidad múltiple en la década de 1960, el
monismo anómalo de Davidson de los argumentos psicofísicos y de Fodor para la
autonomía de las ciencias especiales, la teoría de la identidad y el reduccionismo
fueron un duro golpe. Hoy en día, dentro de un predominante clima anti-
reductivista, el emergentismo climático ha reaparecido en la teoría de sistemas
complejos, la ciencia cognitiva y la filosofía de la mente.

a. Tipos de Emergencia

Debido a que las propiedades emergentes son propiedades novedosas, existen


diferentes concepciones de lo que cuenta como emergente según cómo se entienda
la novedad, y esto se refleja en las diferentes formas en que el concepto de
emergencia se usa en la filosofía de la mente y en las ciencias naturales y
cognitivas. Para captar esta diferencia, David Chalmers (2006) trazó la distinción
entre emergencias débiles y fuertes. O'Connor y Wong (2002) han trazado una
distinción diferente entre emergencia epistemológica y ontológica, pero esto puede
incorporarse a la distinción entre la emergencia débil y fuerte para, en última
instancia, diferenciar entre una emergencia epistemológica expresada en términos
de niveles superiores e inferiores, explicaciones o descripciones y una robusta
diferencia ontológica entre fenómenos emergentes y no emergentes. Más allá de
esto, los relatos de la emergencia difieren en si la novedad se entiende como
ocurriendo a lo largo del tiempo o si se trata de un fenómeno restringido a un punto
particular en el tiempo. Esta diferencia debe ser entendida como una distinción
entre emergencia sincrónica y diacrónica.

i. Emergencia fuerte y débil

1. Emergencia Fuerte. La Novedad como Irreductibilidad y Causación


Descendente.
El aspecto metafísicamente interesante de la emergencia es la cuestión de qué se
necesita para que haya cosas genuinamente distintas. En otras palabras, la pregunta
es si se puede hacer una distinción metafísica plausible entre cosas que son "nada
por encima" de lo que las constituye y aquellas cosas que son "algo más allá de"
sus partes constitutivas. La noción de emergencia fuerte predominante en la
filosofía está destinada a capturar esta distinción ontológica que fue parte de la
motivación inicial de los emergentes británicos y que carece de discusiones sobre
la debilidad de la emergencia.

Página 6

Aunque a menudo se dice que un fenómeno es una emergencia fuerte porque no es


deducible del conocimiento del dominio de nivel inferior del que surgió -como fue
el caso de C.D. Broad- lo que distingue la tesis de la emergencia fuerte acerca de
nuestro predicamento epistemológico es que esta no deductibilidad es en principio
no deductibilidad y es en consecuencia una distinción ontológica. La pregunta
entonces es ¿qué clase de novedad debe exhibir una propiedad para que sea una
emergencia fuerte?

Incluso los fisicalistas reductivos pueden estar de acuerdo en que, obviamente, una
propiedad puede ser novedosa para un conjunto, aunque no sea más que la suma
de las propiedades relacionadas de las partes del todo. Por ejemplo, un todo pesa
tanto como la suma de los pesos de sus partes, pero el peso del todo no es algo que
sus partes comparten. En este sentido, las propiedades sistémicas resultantes, como
el peso, son novedosas, pero no en el sentido requerido para que sean fuertemente
emergentes. Además, la novedad numérica, el hecho de que una propiedad sea
instanciada por primera vez, no es suficiente para que sea emergentemente fuerte
ya que, de nuevo, haría emerger muchas propiedades resultantes, como la primera
vez que una instancia específica o masa se instancia en la naturaleza .

Por esta razón, el criterio que a menudo se cita como esencial para la autonomía
ontológica de las emergencias fuertes junto con, en principio, la irreductibilidad o
la no deducción, es causal. Es decir, el principio básico de la emergencia fuerte es
que a un cierto nivel de complejidad física aparecen propiedades novedosas que
no son compartidas por las partes del objeto del que emergen, que son
ontológicamente irreducibles a la materia más fundamental de la que emergen y
que contribuir causalmente al mundo.
Es decir, las propiedades emergentes tienen nuevos poderes causales descendentes
que son irreductibles a los poderes causales de las propiedades de su base
subyacente o subyacente (para ser más etimológicamente correcta). Por lo tanto, el
emergentismo ontológico se compromete típicamente no solo con nuevas
propiedades fundamentales, sino también con leyes emergentes fundamentales,
como sucedió con los emergentistas británicos que, con la excepción de Alexander,
estaban todos comprometidos con la causalidad descendente, es decir, la causación
desde niveles macroscópicos hasta niveles microscópicos (Cabe señalar también
que esta autonomía ontológica de los emergentes implica la existencia de ciencias
especiales irreducibles). Así, Timothy O'Connor (1994) define las fuertes
propiedades emergentes como propiedades que sobrepasan las propiedades de las
partes de un objeto complejo, que no son compartidos por cualquiera de las partes
de los objetos, son distintos de cualquier propiedad estructural del complejo y
tienen una influencia causal descendente en el comportamiento de las partes del
complejo.

Sin embargo, aunque los poderes causales descendentes se citan comúnmente junto
con la irreductibilidad como criterio para una emergencia fuerte, no hay consenso
con respecto a lo que se conoce como el "dictamen de Alexander" (es decir, que
para que algo sea real debe tener poderes causales) y por lo tanto no todos
concuerdan en que el emergentismo fuerte requiere una causalidad descendente.
Por ejemplo, David Chalmers (2006), que es neutral en la cuestión del
epifenomenalismo, no considera que la causalidad descendente sea una
característica esencial del emergentismo. Más bien, Chalmers define un fenómeno
de alto nivel tan fuertemente emergente cuando se determina sistemáticamente por
hechos de bajo nivel, pero las verdades concernientes a ese fenómeno en principio
no se pueden deducir de las verdades en el dominio de nivel inferior. La pregunta
es planteada por Chalmers en términos de fracaso de la vinculación conceptual. Es
decir, los fenómenos emergentes son nomológicamente, pero no lógicamente,
supervenientes en hechos de nivel inferior y, por lo tanto, se necesitan nuevas leyes
fundamentales para conectar las propiedades de los dos dominios.

Página 7

Tim Crane (2001, 2010) ofrece un enfoque diferente que basa su descripción de la
emergencia fuerte en la distinción entre dos tipos de reduccionismo: la reducción
ontológica, que identifica entidades de un dominio con aquellas de otro, más
fundamental, y la reducción explicativa: es decir, una relación que se mantiene
entre las teorías destinadas a comprender el fenómeno de un nivel de realidad en
términos de un nivel "inferior". En otras palabras, una teoría, T2, se reduce
explicativamente a otra, T1, cuando la teoría T1 arroja luz sobre los fenómenos
tratados en T2; es decir, muestra dentro de la teoría T1 por qué T2 es verdadero.
Crane argumenta que la diferencia entre un emergentismo fuerte y un fisicalismo
no reductivo radica en su actitud respectiva hacia la reducción: aunque tanto el
fisicalismo no reductor como el emergentismo niegan la reducción ontológica, el
fisicalismo no reductor requiere una reducción explicativa (al menos en principio)
mientras que la característica distintiva del emergentismo es que niega la reducción
explicativa y está comprometido con una brecha explicativa. Crane argumenta que
si tienes en principio, superveniencia con irreducibilidad y causalidad
descendente, entonces tienes dependencia sin reducción explicativa y, por lo tanto,
emergencia fuerte.

2. Emergencia débil: La novedad como predictibilidad

La emergencia débil es el tipo de emergencia común hoy principalmente (aunque


no exclusivamente) en la ciencia cognitiva, la teoría del sistema complejo y, en
general, las discusiones científicas de emergencia en las que las nociones de
complejidad, organización funcional, auto organización y no lineal son centrales.
El núcleo de esta posición es que una propiedad es emergente si se trata de la
propiedad sistémica de un sistema - una propiedad de sistema que ninguna de sus
partes comparte- y es impredecible o inesperada dadas las propiedades y las leyes
que rigen al nivel inferior más fundamental, dominio de donde surgió. Dado que
la emergencia débil se define en términos de imprevisibilidad o no previsión, es
una noción epistemológica más que metafísica. Ejemplos comúnmente citados de
tales fenómenos débiles emergentes van desde patrones emergentes en los
autómatas celulares y las propiedades sistémicas de las redes conexionistas a las
transiciones de fase, la organización de las termitas, los atascos de tráfico, los
patrones de flotación de las aves y así sucesivamente.

La aparición débil es compatible con la reducción ya que un fenómeno puede ser


impredecible pero también reducible. Por ejemplo, los procesos compuestos de
muchas partes pueden caer bajo estrictas leyes deterministas, pero son
impredecibles debido a las consecuencias imprevisibles de las mínimas
condiciones iniciales. Y, como sostiene Chalmers (2006), la aparición débil
también es compatible con la deducción del fenómeno emergente desde su base,
como por ejemplo, en los autómatas celulares aunque los patrones de alto nivel
pueden ser inesperados, en principio son deducibles dado el estado inicial de las
entidades base y las reglas básicas que rigen el nivel inferior. El "emergentismo
racional" de Mario Bunge (1977) es una forma de emergencia débil según la cual
las propiedades emergentes se identifican con propiedades sistémicas que ninguna
de las partes del sistema comparten y que son reducibles a las partes del sistema y
su organización. Bunge identifica su punto de vista como un tipo emergentismo
porque afirma que, a diferencia del mecanismo reduccionista, aprecia la novedad
de las propiedades sistémicas. Además, él piensa que la novedad tiene una
explicación reductiva. Él llama a esta emergencia "racional".

Página 8

William Wimsatt (2000) también defiende la posición según la cual la emergencia


es compatible con la reducción. Wimsatt define el surgimiento negativamente
como el fracaso de la agregatividad, la agregatividad es el estado en el que "el todo
no es más que la suma de sus partes", en el cual, es decir, las propiedades sistémicas
son el resultado de las partes componentes de un sistema en lugar de su
organización. Al contrastar la emergencia con la agregatividad, Wimsatt define
una propiedad sistémica como emergente en relación con las propiedades de las
partes de un sistema si la propiedad depende de su modo de organización (y
también es sensible al contexto) en lugar de únicamente en la composición del
sistema. Argumenta que, de hecho, es la agregatividad que es muy rara en la
naturaleza, mientras que la emergencia es un fenómeno común (aunque en
diferentes grados).

Robert Batterman (2002), que se centra en la aparición de la física, también cree


que los fenómenos emergentes son comunes en nuestra experiencia cotidiana del
mundo físico. Según Batterman, lo que está en el centro de la cuestión de la
emergencia no es la causalidad descendente o la distinción de las propiedades
emergentes, sino la reducción interteórica y, específicamente, los límites del poder
explicativo de la reducción de teorías. Por lo tanto, una propiedad es emergente,
de acuerdo con esta vista, si es una propiedad de un sistema complejo a valores
límite que no pueden derivarse de teorías de menor nivel, más fundamentales.
Como ejemplos de fenómenos emergentes, Batterman cita transiciones de fase y
transiciones de materiales magnéticos desde estados ferromagnéticos a estados
paramagnéticos, fenómenos en los cuales se exhibe un comportamiento novedoso
que no puede ser explicado reductivamente por las teorías más fundamentales de
la mecánica estadística. Sin embargo, Batterman quiere distinguir la explicación
de la reducción y afirma que aunque los fenómenos emergentes son irreducibles,
no son inexplicables en sí mismos porque pueden tener explicaciones no
reductivas.

Más recientemente, Mark Bedau (1997, 2007, 2008) ha argumentado que la


característica de la emergencia débil es que, aunque los macrofenómenos de los
sistemas complejos son en principio ontológicamente y causalmente reducibles a
los micro fenómenos, su explicación reductiva es intrínsecamente compleja, salvo
por derivación a través de la simulación de la microdinámica del sistema y las
condiciones externas. En otras palabras, aunque los macro-fenómenos son
explicables en principio en términos de micro-fenómenos, estas explicaciones son
incompresibles, en el sentido de que solo pueden obtenerse "rastreando la red
micro-causal" agregando e iterando todas las micro locales -interacciones a lo
largo del tiempo. Bedau argumenta que este es el único tipo de emergencia real y
defiende lo que él llama la "visión radical" de la emergencia según la cual la
emergencia es un fenómeno común que se aplica a todas las macropropiedades
novedosas de los sistemas. (Él contrasta esto con lo que él llama la "visión
dispersa" que él caracteriza como la opinión de que la emergencia es un fenómeno
raro que solo se encuentra en fenómenos "exóticos" como la conciencia que están
fuera del alcance de la ciencia normal). Sin embargo, aunque este es un tipo de
emergencia débil en el sentido de que niega cualquier forma fuerte de causalidad
descendente e implica la reducción de lo macro a lo micro (aunque solo sea en
principio), Bedau niega que la emergencia débil sea meramente epistemológica o
meramente " en la mente ", ya que las explicaciones de fenómenos débiles
emergentes son incompresibles porque reflejan la naturaleza incomprensible de la
estructura micro-causal de la realidad, que es una característica objetiva de los
sistemas complejos.

Andy Clark (1997, 2001) también tiene una visión emergente débil según la cual
los fenómenos emergentes no necesitan restringirse a fenómenos impredecibles o
inexplicables, sino que son, en cambio, fenómenos sistémicos de sistemas
dinámicos complejos que son el producto de la actividad colectiva. Clark distingue
cuatro tipos de emergencia. Primero, el surgimiento como autoorganización
colectiva (un sistema se vuelve más organizado debido únicamente a los efectos
colectivos de la

Página 9

interacción local de sus partes, por ejemplo, los patrones de flotación de las aves,
o debido a los efectos colectivos de sus partes y del medio ambiente, por ejemplo,
construcción de nidales de termitas ) En segundo lugar, la emergencia como una
funcionalidad no programada, es decir, un comportamiento emergente que surge
de la interacción repetida de un agente con el entorno, p. comportamiento de
seguimiento de la pared en robots "veer y rebotar" (Clark, 1997).

En tercer lugar, la emergencia como una complejidad interactiva en la que los


efectos, patrones o capacidades de un sistema emergen como resultado de la
interacción cíclica compleja de sus componentes. Por ejemplo, las celdas de
convección Bénard y Couette que resultan de un ciclo de movimiento repetitivo
causado por diferencias de densidad dentro de un cuerpo fluido en el que el fluido
más frío obliga a que el líquido más cálido se eleve hasta que éste pierde suficiente
calor para descender y hacer que el fluido anterior levántate nuevamente y así
sucesivamente. Y cuarto, el surgimiento como despliegue no compresible
(fenómenos que no pueden predecirse sin simulación). Todas estas formulaciones
de emergencia son compatibles con la reducibilidad o, en principio, con la
previsibilidad y, por lo tanto, son formas de emergencia débil. Para Clark, emerge
la "forma distintiva" en la que los factores conspiran para generar una propiedad,
evento o patrón y está "vinculada a la noción de qué variables figuran en una buena
explicación del comportamiento de un sistema". Por lo tanto, la noción de
emergencia de Clark en la teoría de sistemas complejos es explicativa porque se
centra en las explicaciones en términos de variables colectivas, es decir, variables
que se enfocan en características de nivel superior de sistemas dinámicos
complejos que no rastrean las propiedades de los componentes del sistema, sino
que reflejan el resultado de la interacción de múltiples agentes o su interacción con
su entorno.

Los defensores de la emergencia débil no respaldan la noción de causalidad


descendente que se encuentra en puntos de vista de la emergencia fuerte, sino que
favorecen una en la que las potencias causales de un todo pueden estar explicadas
por las reglas de interacción de sus partes, por ejemplo en circuitos de
retroalimentacion. Aunque este tipo de visión de emergencia es predominante en
las ciencias, no es exclusivo de ellos. Una forma de emergencia débil dentro de la
filosofía que niega una causalidad descendente fuerte se puede encontrar en John
Searle (1992). Searle permite la existencia de "características del sistema
causalmente emergentes" como la liquidez, la transparencia y la conciencia que
son características sistémicas de un sistema que no se puede deducir ni predecir a
partir del conocimiento de las interacciones causales de los niveles inferiores. Sin
embargo, según Searle, los efectos causales que exhiben tales características
pueden explicarse por las relaciones causales de las partes de los sistemas, por
ejemplo en el caso de la conciencia, el comportamiento y la interacción de las
neuronas.

Si hacemos uso, para mayor precisión, de la distinción entre reducción ontológica


y explicativa, podemos ver que si entendemos fenómenos fuertemente emergentes
como ontológicamente y explicativamente irreducibles, como lo hace Crane
(2010), entonces también son débiles emergentes. Sin embargo, si los fenómenos
fuertemente emergentes solo son ontológicamente irreducibles, pueden ser, en
principio, predecibles. Por ejemplo, incluso si niega la identidad del calor con una
energía cinética media (tal vez debido a una realidad múltiple), un demonio de
Laplacean podría predecir el calor de un gas de la energía cinética media de sus
moléculas con el uso de "leyes de puente" que unen los dos vocabularios.
Este puente de leyes pueden considerarse parte de lo que Crane denomina una
reducción explicativa. Entonces, en tales casos, una emergencia fuerte no implica
una emergencia débil. También se debe notar que la emergencia débil no conlleva
una emergencia fuerte. Un fenómeno puede ser impredecible pero también
ontológicamente reductible: quizás, por ejemplo, porque las propiedades
sistémicas están sujetas a leyes indeterministas. Entonces, un caso de emergencia
débil no necesariamente tiene que ser un caso de fuerte emergencia.

ii. Emergencia sincrónica y diacrónica.

Página 10

Otra distinción que se hace acerca de cómo se entiende la novedad es entre la


novedad sincrónica y diacrónica. El primero es una novedad exhibida en las
propiedades de un sistema frente a las propiedades de sus partes constituyentes en
un momento particular, mientras que el segundo es una novedad temporal en el
sentido de que una propiedad o estado es novedoso si se instancia por primera vez.
Esto conduce a la distinción entre la emergencia sincrónica y diacrónica.

En la emergencia sincrónica, mencionada por C.D. Broad y predominante en la


filosofía de la mente, los fenómenos emergentes de más alto nivel están
simultáneamente presentes con los fenómenos de nivel inferior a partir de los
cuales emergen. Por lo general, esta forma de emergencia se establece en términos
de superveniencia de los fenómenos mentales en las estructuras neurales
subvencionadas / subyacentes y, por lo tanto, los estados o propiedades mentales
coexisten con estados o propiedades a nivel neural. Por lo tanto, generalmente se
entiende que la emergencia fuerte ontológica es sincrónica, "vertical", emergente.
En contraste, la emergencia diacrónica es la emergencia "horizontal" que
evolucionó a través del tiempo en que la estructura de la cual emerge la nueva
propiedad existe antes del emergente. Esto es típico de los estados débilmente
emergentes apetecidos en las discusiones sobre sistemas complejos, la evolución,
la cosmología, la vida artificial, etc. mencionado por Searle (1992) ya que ve la
relación de lo emergente a su base como causal, al menos en las cuentas de
causalidad no sincrónicas, excluyendo la emergencia sincrónica.

Debido a que la emergencia diacrónica surge a través del tiempo, la novedad se


entiende en términos de imprevisibilidad de estados o propiedades de un sistema a
partir de estados pasados de ese sistema. Y debido a que la emergencia débil se
define típicamente en términos de imprevisibilidad, también suele identificarse con
casos de emergencia diacrónica. Por el contrario, en la emergencia sincrónica que
se refiere al estado de un sistema en un momento particular, la novedad gira en
torno a la idea de la irreductibilidad y, por lo tanto, la emergencia sincrónica se
identifica usualmente con una emergencia fuerte. Sin embargo, existen
formulaciones de emergencias fuertes basadas en la no-superveniencia que son
causales y diacrónicas, como las mencionadas por O'Connor y Wong (2005).

Nótese que la emergencia sincrónica podría ser el resultado de la emergencia


diacrónica, pero no está implicada por ella ya que, presumiblemente, si Dios creara
el mundo exactamente como es en este momento, existirían fenómenos sincrónicos
emergentes sin que fueran diacrónicamente emergentes.

b. Emergencia y Superveniencia

Los emergentes británicos, y esto es especialmente claro en la redacción de


C.D.Broad, pensaron que una característica necesaria del emergentismo es una
relación del tipo que hoy llamaríamos superveniencia. Supervenience es una
relación de covariación entre dos conjuntos de propiedades, propiedades
subyacentes / subyacentes y propiedades superventas. Aproximadamente, decimos
que un conjunto de propiedades A sobreviene en un conjunto de propiedades B si
y solo si dos cosas que difieren con respecto a las propiedades A también diferirán
con respecto a las propiedades B. Hoy, debido a la falla de las reducciones exitosas,
especialmente en el caso de lo mental a lo físico, y porque la relación de
superveniencia per se no implica nada sobre la naturaleza específica de las
propiedades que relaciona, p. independientemente de que sean distintos o no, se ha
visto como un buen candidato prima facie para una característica clave de la
relación entre los emergentes y su base subyacente que puede explicar la distinción
y la dependencia de los emergentes al tiempo que agrega la restricción de la
sincronicidad. Jaegwon Kim (1999), James van Cleve (1990), Timothy O'Connor
(1994), Brian McLaughlin (1997), David Chalmers (2006) y Paul Noordhof (2010)
todos toman la superveniencia fuerte nomológica como una característica
necesaria del emergentismo. (Para propósitos actuales, siguiendo a Kim podemos
definir fuerte superveniencia así: las

Página 11

propiedades A sobrevienen fuertemente sobre las propiedades B si y solo si para


cualquier mundos posibles w1 y w2 y cualquier individuo x en w1 y y en w2, si x
en w1 es B indiscernible de y en w2, entonces x en w1 es A indiscernible de y en
w2. La superveniencia nominal restringe el rango de mundos posibles a aquellos
que se ajustan a las leyes naturales).
Sin embargo, no todos están de acuerdo en que la relación de fuerte superveniencia
es necesaria para una emergencia fuerte. Algunos, como Crane (2001), argumentan
que la superveniencia no es suficiente para la emergencia y otros defensores de la
emergencia fuerte han cuestionado que la superveniencia es incluso una condición
necesaria para la emergencia. Por ejemplo, O'Connor (2000, 2003, O'Connor &
Wong 2005) ahora admite una forma de emergencia dinámica que es causal y no
sincrónica. De esta manera, el estado de una entidad es emergente, si crea una
instancia de propiedades no estructurales como resultado causal del logro de una
configuración compleja de ese objeto. La opinión de O'Connor incluye una fuerte
noción de causalidad descendente (y la negación del cierre causal, más o menos,
el principio de que todos los efectos físicos están completamente determinados por
eventos físicos previos o que tienen sus posibilidades completamente
determinadas) y la posibilidad de que un estado emergente puede generar otro
estado emergente.

Paul Humphreys (1996, 1997) también ofreció una explicación alternativa a la


emergencia basada en la superveniencia según la cual la aparición de propiedades
es el resultado diacrónico de la fusión de propiedades de nivel inferior, un
fenómeno que Humphreys afirma que es común en el ámbito físico. Es decir, las
propiedades de la base se fusionan (dejando así de existir) y dan lugar a nuevas
propiedades emergentes con nuevos poderes causales que no están formados por
las viejas instancias de propiedad y, en este sentido, el único fenómeno real es el
fenómeno emergente

Humphreys ofrece un ejemplo paradigmático de este enredo cuántico de


emergencia, en el cual un sistema puede estar en un estado definido mientras que
sus partes individuales no lo están y en el cual es el estado del sistema el que
determina los estados de sus partes y no al revés. Debe notarse que Humphreys
alega ignorancia acerca de si esto es lo que sucede en el caso de las propiedades
mentales. En Silberstein y McGeever (1999) se pueden encontrar diferentes
formulaciones de emergencias basadas en la no-superveniencia, que también han
defendido la emergencia ontológica en la mecánica cuántica, extendiéndose, como
una característica real del mundo natural, como el "modelo de proceso" de
emergencia ontológica de Bickhard y Campbell (2000).

3. Objeciones a la emergencia.

a. El argumento de Superveniencia

La objeción más comúnmente citada al emergencia fuerte, formulada inicialmente


por Pepper (1926) y defendida hoy por Jaegwon Kim (1999, 2005), concierne a
los poderes causales novedosos (y descendentes) de las propiedades emergentes.
La formulación de Kim se basa en tres supuestos fisicalistas básicos: el principio
de cierre causal que Kim define como el principio de que si un evento físico tiene
una causa en t, entonces tiene una causa física en t, el principio de exclusión causal
según el cual si un evento e tiene una causa suficiente c en t, ningún evento a t
distinto de c puede ser la causa de e (a menos que se trate de un caso genuino de
sobredeterminación causal) y superveniencia. Kim define la superveniencia de la
mente / cuerpo de la siguiente manera: las propiedades mentales sobrepasan
fuertemente las propiedades físicas / biológicas, es decir, si cualquier sistema s
instancia una propiedad mental M en t, necesariamente existe una propiedad física
P tal que s instancia P en t, y necesariamente cualquier instancia de P en cualquier
momento crea una instancia de M en cualquier momento.

Página 12

La esencia del problema es la siguiente. Para que las propiedades mentales


emergentes tengan poderes causales (y, por lo tanto, existan, de acuerdo con lo que
Kim ha acuñado la máxima de Alexander), debe haber alguna forma de causalidad
mental. Sin embargo, si este es el caso, se viola el principio de cierre causal y la
emergencia corre el riesgo de convertirse en una posición incoherente. Si se niega
la causalidad mental (por lo tanto a la baja) y se retiene el cierre causal, las
propiedades emergentes se vuelven meramente epifenomenales y en este caso su
existencia se ve amenazada.

Más específicamente, el argumento es el siguiente. De acuerdo con la


superveniencia de la mente-cuerpo cada vez que la propiedad mental M es
instanciada, supervisa una propiedad física P. Ahora supongamos que M parece
causar otra propiedad mental M¹, surge la pregunta de si la causa de M¹ es, de
hecho, M o si es la base subyacente / subyacente de M¹ P¹ (dado que de acuerdo
con la superveniencia, M¹ está instigada por una propiedad física P¹). Dada la
exclusión causal, no puede ser ambas, y así, dada la relación de la superación,
parece que M¹ ocurre porque P¹ ocurrió. Por lo tanto, argumenta Kim, considera
que M realmente causa M¹ causando la P¹ subyacente y que la causalidad mental a
la mental (nivel único) presupone una relación mental (física) (descendente). Sin
embargo, Kim continúa, dado que el cierre causal P¹ debe tener una causa física
suficiente P. Pero dada la exclusión nuevamente, P¹ no puede tener dos causas
suficientes, M y P, y entonces P es la causa real de P¹ porque si M fuera la causa
real del cierre causal sería violado de nuevo. Por lo tanto, dada la superveniencia,
el cierre causal y la exclusión causal, las propiedades mentales son meramente
epifenómicas.
La tensión aquí para el emergente, la objeción, está en el doble requerimiento de
superveniencia y descentramiento en que, por un lado, tenemos una determinación
ascendente y el principio de la causalidad del dominio físico y, por otro lado,
tenemos causalmente Fenómenos emergentes eficaces. En otras palabras, Kim
afirma que lo que parecen ser casos de causación emergente son solo epifenómenos
porque, en última instancia, la única forma de instanciar una propiedad emergente
es instanciar su base. Así que decir que las propiedades de nivel superior son
causalmente eficaces, da lugar a cualquier forma de fisicalismo no reductivo, bajo
el cual Kim incluye el emergentismo, al menos plausible y, a lo sumo, incoherente.

Tenga en cuenta que esta es una objeción dirigida contra casos de emergencia
fuerte porque en casos de emergencia débil que no hacen ningún reclamo de
novedad ontológica se preserva el principio de herencia causal - los poderes
causales emergentes se heredan de los poderes de sus partes constitutivas. Por
ejemplo, un patrón de flotación de aves puede afectar el movimiento de las aves
individuales pero no es más que el efecto del agregado de todas las aves que lo
componen.

También este argumento se aplica a los casos de emergencia basada en la


superveniencia que mantienen intactas las propiedades básicas junto con las
propiedades emergentes, pero los relatos de emergencia que no son sincrónicos
conllevan el problema de la causalidad descendente. La objeción de Kim no
despega como respuesta a la emergencia dinámica de O'Connor, el modelo de
proceso de Bickhard y Campbell, la mecánica cuántica de Silberstein y McGeever
o la aparición de la fusión de Humphreys. En los casos en que esta objeción se
aplica, ha habido diferentes respuestas.

Los filósofos que conservan el cierre causal y al mismo tiempo retienen las
propiedades emergentes han tratado de dar cuentas modificadas de fuerte
emergencia que niegan la causalidad descendente o el requisito de que las
propiedades emergentes tengan nuevos poderes causales. Por ejemplo, Shoemaker
(2001) cree que lo que debe negarse no es el principio del cierre causal sino que,
en cambio, las propiedades emergentes tienen nuevos poderes causales (la
apariencia de los cuales el otro donde atribuye poderes "microlativos" entidades
de nivel).

Página 13

Esto, sin embargo, es problemático, ya que parece ser un requisito para una
emergencia fuerte el que las propiedades emergentes no son meramente
epifenómicas. Recientemente, Cynthia y Graham Macdonald (2010) propusieron
un nuevo enfoque que intentan cerrar el cierre causal y mostrar que es compatible
con la emergencia mediante la construcción de una metafísica en la que los eventos
pueden coparticipar en una sola instancia, las propiedades físicas y mentales, lo
que permite que propiedades mentales tengan efectos causales (una opinión que
Peter Wyss (2010) ha señalado correctamente es en algunos aspectos una
reminiscencia de Samuel Alexander).

En este esquema, argumentan Macdonald, las instancias de propiedad no


pertenecen a diferentes niveles (aunque las propiedades sí lo hacen) y, por lo tanto,
el problema de la causalidad descendente se resuelve porque, de hecho, no hay una
descentrada en el sentido asumido por el argumento de Kim (y se preserva la
eficacia causal de las propiedades emergentes y mentales, afirman, ya que si una
propiedad tiene instancias causalmente eficaces que significa que la propiedad
misma tiene poderes causales).

Sin embargo, esta visión también parecerá insatisfactoria para la emergencia fuerte
que desea retener una noción sólida de propiedades emergentes y causación
descendente. Otros filósofos que desean retener un fuerte surgimiento han optado
por rechazar el cierre causal en su lugar. Dicha línea ha sido tomada por Crane
(2001), Hendry (2010) y Lowe (2000) quienes, sin embargo, ofrecen una
descripción de una emergente fuerte compatible con el cierre causal (Lowe, 2003).

b. ¿Existen casos genuinos de emergencia (fuerte)?

El argumento de superveniencia de Kim está destinado a cuestionar la posibilidad


misma de propiedades de las emergencias fuertes. Sin embargo, incluso si es
posible una emergencia fuerte, existe la pregunta adicional de si hay casos reales
de emergencia fuerte en el mundo. Brian McLaughlin (1992), quien concede que
el surgimiento de nuevas fuerzas configuracionales es compatible con las leyes de
la física y que las teorías de emergencia son coherentes y consistentes, ha
argumentado que no hay "escamas de evidencia" de que haya casos reales de
emergencia fuerte en el mundo.

Esta es una objeción comúnmente citada al surgimiento fácilmente auspiciada por


fisicalistas reductivos comprometidos con la naturaleza puramente física de todos
los fenómenos que en diferentes momentos se han llamado emergentes y también
planteados por Mark Bedau quien afirma que aunque la emergencia débil es muy
común, no tenemos evidencia de casos de emergencia fuerte. Hempel y
Oppenheim (1948) han argumentado que la imprevisibilidad de los fenómenos
emergentes es relatoría de la teoría, es decir, algo emerge solo debido al
conocimiento disponible en un momento dado, y no refleja una distinción
ontológica.
Y Ernest Nagel (1960), al aceptar que la emergencia es relativa a la teoría,
argumentó que es una doctrina concerniente a hechos “lógicos” sobre relaciones
formales entre afirmaciones en lugar de hechos experimentales, o incluso
‘metafísicos’ sobre rasgos supuestamente ‘inherentes’ de las propiedades de los
objetos". Según estos puntos de vista, la expansión teórica y la acumulación de
nuevos conocimientos llevarán a la reclasificación de lo que hoy se considera que
son fenómenos emergentes, como sucedió con el caso de la vida y el vínculo
químico de los emergentes británicos. Sin embargo, aunque estas objeciones
pueden interpretarse como objetivaciones viables a algunas formas de emergencia
débil, no pueden afectar la emergencia fuerte (que fue su objetivo) porque se
preocupa en principio de la imprevisibilidad como resultado de la irreductibilidad.

Aunque este escepticismo es compartido por unos pocos, algunos filósofos creen
que aunque la emergencia fuerte puede ser rara, sí existe.

Bickhard y Campbell (2000), Silvester y McGeever

Página 14

(1999) y Humphreys (1997) afirman que la emergencia ontológica se puede


encontrar (al menos) en la mecánica cuántica, una propuesta interesante, y algo
irónico dado que se trataba de avances en la física cuántica en los principios del
siglo XX que supuestamente golpeó la muerte a la tradición emergente británica.
Predominantemente, sin embargo, los candidatos habituales para las propiedades
fuertemente emergentes son las propiedades mentales (fenomenales y/o
intencionales) que continúan resistiéndose a cualquier tipo de reducción.

Chalmers (2006), debido a la brecha explicativa, considera que la conciencia es el


único fenómeno intrínsecamente emergente que emerge en la naturaleza, mientras
que O'Connor (2000) ha sostenido que nuestra experiencia de libre albedrío que
es, de hecho, el control macroscópico del comportamiento, parece ser irreductible
y, por lo tanto, sugiere fuertemente que la agencia humana puede ser fuertemente
emergente (Stephan (2010) también ve el libre albedrío como candidato a una
propiedad de emergencia fuerte). EJLowe (2000) toma otra línea de respuesta
según la cual las causas mentales emergentes podrían estar en principio fuera del
alcance del fisiólogo, por lo que no debería sorprender que la ciencia física no las
haya descubierto.

Lowe sostiene que incluso si permitimos que cada evento físico tenga una causa
física inmediata suficiente, es plausible que un evento mental haya causado que el
evento físico tenga esa causa física. Eso no quiere decir que el evento mental causó
el evento físico, sino que el evento mental conectó los dos eventos físicos, de modo
que el efecto fue causado conjuntamente por un evento mental y físico. Tal caso,
sostiene Lowe, sería indistinguible desde el punto de vista de la ciencia fisiológica
desde un punto de vista en el que se sostuvo el cierre causal. Siguiendo esta línea
de pensamiento, se puede argumentar que, si bien no tenemos la prueba empírica
real de que existen propiedades emergentes, la actitud correcta para mantener es
abrirse a la posibilidad de la irradiación.

Siguiendo esta línea de pensamiento, se puede argumentar que, si bien no tenemos


una prueba empírica real de que existan las propiedades emergentes, la actitud
correcta a mantener es abrirse a la posibilidad de su existencia. Es decir, dado que
no hay un recuento fisiológico disponible de cómo los estados mentales pueden
causar estados físicos (o cómo pueden ser idénticos), al mismo tiempo que tienen
pruebas diarias de que lo hacen, así como una explicación psicológica plausible -
psicológica o popular-, tenemos fundamentos independientes para creer que las
propiedades emergentes podrían existir.

Referencias y lecturas adicionales.

• Alexander, Samuel, Space, Time, and Deity. New York: Dover Publications,
1920.• Batterman, Robert W., “Emergence in Physics”. Routledge Encyclopedia
of Philosophy Online.http://publish.uwo.ca/~rbatterm/emergence-phys.pdf --- The
Devil in the Details: AsymptoticReasoning in Explanation, Reduction, and
Emergence. Oxford Studies in Philosophy of Science.Oxford, UK: Oxford
University Press, 2001.• Bedau, Mark A. and Humphreys, Paul (eds.), Emergence:
Contemporary Readings in Philosophyand Science. London, UK: MIT Press,
2007. o A collection of contemporary philosophical andscientific papers on
emergence.• Bedau, Mark A. “Weak Emergence”, in J.Tomberlin (ed.)
Philosophical Perspectives: Mind,Causation and World, vol.11. Malden, MA:
Blackwell, 1997. pp.375-399. --- “Is Weak EmergenceJust in the Mind?”. Minds
and Machines 18, 2008: 443-459. o On weak emergence ascomputational
irreducibility and explanatory incompressibility respectively.

Página 15

• Bickhard, M. & DT Campbell, “Emergence”, in PB Andersen, C. Emmerche,


NOFinnemann &PVChristiansen (eds), Downward causation. Aarhus: Aarhus
University Press, 2000. --“Physicalism, Emergence and Downward Causation”
Axiomathes, October 2010. o On the “processmodel” of emergence.• Broad, CD,
The Mind and Its Place in Nature. London: Routledge and Kegan Paul, 1925. o
Theclassical formulation of British emergentist tradition.• Bunge, Mario,
“Emergence and the Mind”. Neuroscience 2, 1977: 501-509. o On
“rationalemergence”, a form of weak emergence.• Chalmers, David, “Strong and
Weak Emergence”. In P.Clayton and P.Davies, eds, The Re-emergence of
Emergence Oxford: Oxford University Press, 2006. o On weak and
strongemergence.• Clark, Andy, Being There: Putting Brain, Body, and World
Together Again. Cambridge, MA: MITpress, 1997. -- Mindware: An Introduction
to the Philosophy of Cognitive Science. Oxford and NewYork: Oxford University
Press, 2001. o On the four types of weak emergence that Clark identifies inthe
cognitive sciences.• Crane, Tim, “Cosmic Hermeneutics vs. Emergence: The
Challenge of the Explanatory Gap” inEmergence in Mind, eds. Cynthia Macdonald
and Graham Macdonald. Nueva York: OxfordUniversity Press, 2010. -- “The
Significance of Emergence” in B.Loewer and G.Gillett (eds)Physicalism and Its
Discontents. Cambridge, UK: Cambridge University Press, 2001. o On therelation
of emergence to non-reductive physicalism, reduction and the explanatory
gap.• Hempel, Carl Gustav and Oppenheim, Paul (1948), “Studies in the Logic of
Explanation”, inHempel, CG Aspects of Scientific Explanation. New York: Free
Press, 1965. o An exposition of theobjection that emergence is only theory relative
and not a genuine phenomenon in nature.Humphreys, Paul, “How Properties
Emerge.” Philosophy of Science, 1997(a), 64: 1- 17. --“Emergence, Not
Supervenience.” Philosophy of Science, 1997(b), 64: 337-345. o On non-
supervenience - based emergence as fusion of properties.• Hendry, Robin Findlay,
“Emergence vs. Reduction in Chemistry” in Mcdonald & Mcdonald (2010).o
Contains an argument against causal closure and for downward causation in
chemistry insupport of the position that emergentism is at least as supported by
empirical evidence as non-reductive physicalism.• Kim, Jaegwon, “'Downward
Causation' in Emergentism and Nonreductive Physicalism”, inBeckermann, Flohr,
and Kim (eds), Emergence or Reduction? Essays on the Prospects ofNonreductive
Physicalism. Berlin: Walter de Gruyter, 1992. -- “Making Sense of
Emergence”.Philosophical Studies, 95, 1999: 3-36. -- Physicalism, or Something
Near Enough. Princeton andOxford: Princeton University Press, 2005. o Contain
analyses of non-reductive physicalism andemergence and a main source of
criticism of these views, including the supervenience argument.• Lewes, George
Henry. Problems of Life and Mind. Vol 2. London: Kegan Paul, Trench, Turbner,
&Co., 1875. o Another of the historical texts of the British emergentist tradition in
which the term“emergent” is coined.

Página 16
• Lowe, J., “Causal Closure Principles and Emergentism.” Philosophy, 75 (4),
2000.: 571-585. -“Physical Causal Closure and the Invisibility of Mental
Causation” in Sven Walter and Heinz-DieterHeckmann (eds.) Physicalism and
Mental Causation: The Metaphysics of Mind and Action. REINO UNIDO:Imprint
Academic, 2003. o For an idea of what it could be like for there to be mental forces
inprinciple out of reach of the physiologist yet also consistent with causal
closure.• Macdonald, C. and G. Macdonald, eds., Emergence in Mind. New York:
Oxford University Press,2010. o A collection of philosophical essays on
emergence covering a wide range of issues fromexplanation and reduction to free
will and group agency.• McLaughlin, Brian P., “Emergence and Supervenience.”
Intellectica, 2, 1997: 25- 43. -- “The Riseand Fall of British Emergentism” in
Beckerman, Flor and J.Kim (eds.), Emergence or Reduction?Berlin, Germany:
Walter DeGruyter &Co., 1992. o The most comprehensive critical
historicaloverview of British emergentism.• Mill, JS, A System of Logic
Ratiocinative and Inductive. London: Longmans, Green and Co., 1930.o For Mill's
discussion of homopathic and heteropathic effects and laws that marked the
beginningof the British emergentist tradition.• Mitchell, Sandra D., Unsimple
Truths. Chicago and London: The University of Chicago Press,2009. o A very
good account of emergence in science.• Morgan, CL, Emergent Evolution.
London: Williams and Norgate, 1923.• Nagel, Ernest, The Structure of Science.
London: Routledge & Kegan Paul, 1961. o On theobjection that emergence is only
theory relative.• O'Connor, Timothy, “Causality, Mind and Free Will”.
Philosophical Perspectives, 14, 2000: 105-117. -- “Emergent Individuals”. The
Philosophical Quarterly, 53, 213, 2003: 540-555. -- “EmergentProperties”.
American Philosophical Quarterly, 31, 1994: 91-104. -- & Hong Yu Wong,
“TheMetaphysics of Emergence”. Noûs 39, 4, 2005: 58–678. o In defense of
strongly emergentpropiedades.• Noordhof, Paul, “Emergent Causation and
Property Causation” in Emergence in Mind, eds.Cynthia Macdonald and Graham
Macdonald, New York: Oxford University Press, 2010.  Papineau,David, “Why
Supervenience?”. Analysis, 50, 2 (1990): 66-71.• Pepper, Stephen C.,
“Emergence”. Journal of Philosophy, 23, 1926: 241- 245. o The
originalformulation of the objection against downward causation.• RW Sperry, “A
Modified Concept of Consciousness”. Psychological Review,76, 6, 1969: 532-
536-- “Mind-Brain Interaction: Mentalism, Yes; Dualism, No”. Neuroscience, 5,
1980: 195- 206. o Anargument for the strong emergence of consciousness
involving downward causation from aneuroscientist's perspective.• Searle, JR, The
Rediscovery of Mind. Cambridge, Mass.: MIT Press, 1992. o Contains
aphilosophical discussion supporting a weak form of causal emergence for
consciousness.
Página 17

• Shoemaker, S., “Realization and Mental Causation” in Physicalism and Its


Discontents, BarryLoewer and Carl Gillett (eds.). Cambridge: Cambridge
University Press, 2001: 74-98.• Silberstein, Michael and John McGeever, “ The
Search for Ontological Emergence”. losPhilosophical Quarterly, 49, 1999: 182-
200. o An account of strong emergence based on therelational holism of quantum
states.• Stephan, Achim, “Varieties of Emergentism”. Evolution and Cognition,
49, vol. 5, no.1, 1999: 49-59. o On different kinds of emergentism and how they
relate. -- “An Emergentist's Perspective onthe Problem of Free Will” in Macdonald
& Macdonald (2010). o On free will as a strongly emergentpropiedad• Wimsatt,
William C., “Emergence as Non-Aggregativity and the Biases of
Reductionisms”.Foundations of Science, 5, 3, 2000: 269-297. o On a view of
emergence as non-aggregativity that iscompatible with reduction.• Wyss, Peter,
“”Identity with a Difference: Comments on Macdonald and Macdonald
inMacdonald & Macdonald (2010). Elly Vintiadis October 2012