Está en la página 1de 3

TEMA 3. HENRY A.

GIROUX: LA ESFERA PÚBLICA DEMOCRATICA

LECTURA: LAS ESCUELAS PUBLICAS COMO ESFERAS PUBLICAS


DEMOCRATICAS

INTRODUCCION

Considerar a las escuelas como sitios democráticos dedicados a la adquisición


individual y social de facultades críticas. Así entendidas las escuelas pueden ser
lugares públicos donde los estudiantes adquieran los conocimientos y las
habilidades necesarias para crear dentro de una democracia crítica, contario al
punto de vista de que las escuelas son extensiones del lugar de trabajo o de las
instituciones de avanzada que libran la batalla empresarial por la conquista de los
mercados internacionales, las escuelas consideradas como esferas publicas
democráticas centran sus actividades en la crítica y el dialogo, significativo a los
estudiantes se les da la oportunidad de aprender el discurso de la asociación
pública y de la responsabilidad cívica, el hecho de considerar a las escuelas como
esferas publicas democráticas nos ofrece un razonamiento para defenderlas junto
con las formas progresistas de pedagogía y de labor docentes como agencias de
la reforma social, la practica escolar se puede racionalizar mediante un lenguaje
político que recobre y recalque el papel transformador que pueden desempeñar
las escuelas en cuanto al fomento de las posibilidades democráticas inherentes en
la sociedad actual. Los programas de educación para maestros se han hallado y
se siguen hallando completamente apartados de un visón y un conjunto de
prácticas dedicadas al fomento de la democracia crítica y de justicia social. Una de
las cítricas que repetidamente han expresado los educadores que laboran dentro
de la tradición radical ha sido la que de tal, como existe actualmente la educación
para maestros rara vez se enfrenta ni a las implicaciones morales de las
desigualdades sociales que se manifiestan dentro de nuestra actual forma de
capitalismo industrial, ni la formas en que funcionan las escuelas a manera de
reproducir y legitimar esta desigualdades.

Hacer un plan de estudios de educación para maestros basado en la política


cultural, consiste en vincular la teoría social critica con un conjunto de prácticas
estipuladas mediante las cuales los estudiantes para maestros pueden
desmantelar y examinar críticamente las tradiciones educacionales y culturales
que prefieran, muchas de las cuales han sido víctimas de una racionalidad
instrumental que bien limita o bien ignora los ideales y principios democráticos,
una de mis principales preocupaciones se centra en el desarrollo de un lenguaje
de crítica y desmitificación que sea capaz de analizar los intereses e ideologías
latentes que actúan con el fin de socializar los estudiantes de un modo que sea
compatible con la cultura dominante.
DESARROLLO

Una de las preocupaciones centrales de un plan de estudios para la educación de


maestros que se apegue a un enfoque de política cultural es el de ayudar a los
aspirantes a maestros a que comprendan la relación que existe entre poder y
conocimiento, un plan de estudios dominante los conocimientos a menudo
separan el conocimiento del poder y por lo común, se les trata de una manera
técnica es decir se los considera conforme al punto de vista instrumental, los
aspirantes a maestros necesitan comprender que los conocimientos hacen algo
más que distorsionar: también producen formas particulares de vida, en los
enfoques tradicionales del aprendizaje de la lectura de la escritura y de una
segunda lengua las cuestiones del lenguaje se definen primordialmente según
inquietudes técnicas y de desarrollo aun cuando tales inquietudes son ciertamente
importantes lo que frecuentemente se hace a un lado en los recursos comunes
sobre la lengua que figuran en los programas de educación para maestros es la
forma en que el lenguaje interviene activamente en las relaciones de poder que
por lo general dan apoyo a la cultura dominante. El estudio de la historia debe
desempeñar un papel más extenso en los programas de educación para maestros
en una forma crítica de abordar la historia se les intentara hacerles entender a los
estudiantes para maestros la manera en que se forman las tradiciones culturales.
La cultura resulta esencial para cualquier plan de estudios de educación para
maestros que aspire a ser críticos el lazo entre cultura y poder se ha analizado
extensamente en la teoría social critica el concepto de cultura se ha conectado
íntimamente en la cuestión de cómo están estructuradas las relaciones sociales
dentro de las formaciones de clase género y edad, que producen formas de
opresión y dependencia. La cultura ha sido analizada dentro de la perspectiva
radical no simplemente como na forma de vida si no como una forma de
producción merced a la cual los distintos grupos ya en sus relaciones dominantes
o ya en las subordinadas definen y realizan sus aspiraciones por medio de las
relaciones asimétricas de poder. Considerar que las escuelas son sitos sociales y
políticos que intervienen en la lucha de la democracia además se ha considerado
la relación que existe entre autoridad y labor del maestro y se ha intentado
desarrollar los rudimentos teóricos.es preciso ayudar a los alumnos a que se
apoyen en sus propias voces e historias como base para enfrentar e interrogar las
múltiples y frecuentes contradicciones experiencias que les proporciona un sentido
de identidad de valor y de presencia.

El proceso de adaptar a los estudiantes para la vida comunitaria es un esfuerzo


por prepararlos para la comunidad existente a la vez que se les hace entender y
apreciar los valores de ideas históricas que apunta hacia una comunidad más
ideal que la existente el deber de los maestros es conocer los ideales históricos
que hacen que la vida en comicidad valga la pena, los ideales sobre los cuales
son la dignidad y la igualdad humana significa más bien que los maestros deben
llegar a comprender la comunidad tal como existe del mismo modo que deben
comprender qué tipo de personas se requerirán para hacerla mejor.

CONCLUSION

La búsqueda de una democracia creadora que se emprendieron a principios de


siglo y de otros más actualmente se halla, en retroceso debido a que le han
abandonado liberales y radicales por igual. Esta situación les replantea un doble
reto a los educadores críticos en la actualidad existe la urgente necesidad no solo
de hacer resurgir la tradición de la democracia liberal, sino también de la de
desarrollar una perspectiva teórica que vaya más allá, en la actual era del
conservadurismo la educación pública debe analizar sus fortalezas y debilidades
comparándolas con un ideal de democracia critica en vez de hacerlo respecto el
actual referente corporativo del mercado capitalista. La educación pública debe
realizar la tarea de educar a los ciudadanos a manera de que corran riesgos de
que pugnen por el cambio social e institucional y de que luchen en favor de la
democracia y en contra de la opresión tanto dentro como fuera de las escuelas.

La adquisición de facultades críticas pedagógicas va necesariamente acompañada


de la transformación social y político. Se acentúa la idea de que las escuelas
representan no solo uno de los sitios importantes de la lucha por la democracia se
percibe que la adquisición de facultades críticas por parte de los estudiantes de
manera personal y social interviene no solo en la lucha política y social que ocurre
fuera del ámbito de las escuelas. Tal enfoque reconoce que la pedagogía crítica
no es más que una intervención por más que sea decisiva en la lucha por
reestructurar las condiciones ideológicas y materiales de la vida cotidiana.

Las instituciones de educación para maestros y las escuelas públicas pueden y


deberían desempeñar un papel activo y productivo en el ensanchamiento de las
posibilidades para la promesa democrática de la enseñanza escolar, de la política
y de la sociedad orteamericanas.

También podría gustarte