Está en la página 1de 3

1. ¿QUÉ ES SLOW FASHION?

La filosofía 'Slow Fashion', o moda sostenible, se trata de un movimiento concienciado con el medio
ambiente que cada vez cuenta con más seguidores.

El término 'Slow Fashion', o moda sostenible, fue acuñado en el año 2007 por Kate Fletcher, profesora
de Sostenibilidad, Diseño y Moda en el 'Centre for Sustainable Fashion' en Londres.

Este movimiento ganó notoriedad tras la tragedia sucedida en la fábrica de Bangladesh en 2013,
donde más de 1.100 personas murieron al derrumbarse el edificio dónde estaban produciendo
prendas de manera industrial, un edificio que no cumplía con las medidas básicas de seguridad.

Tras este acontecimiento tanto las empresas, como los consumidores, comenzaron a tomar
conciencia de la situación y la moda sostenible experimentó un importante ascenso. Cada vez son
más los que optan por comprar prendas de comercio justo, con una mayor calidad y exclusividad en
detrimento de las prendas a precios asequibles pero realizadas en cadena y con materiales dañinos
para el medio ambiente.

El 'Slow Fashion' no es una tendencia de temporada, sino más bien una filosofía de consumo
responsable de ropa. El movimiento mentaliza y educa a los ciudadanos sobre el impacto de las
prendas de vestir en el medio ambiente, el agotamiento de recursos y el impacto de la industria textil
en la sociedad.

Los materiales fomentados por esta filosofía son productos nobles que no contaminan el medio
ambiente y que son biodegradables, todo lo contrario a los productos utilizados en la 'Fast Fashion'.

Los mandamientos del 'Slow Fashion':

1. Oponerse a la moda producida en cantidades supra industriales.


2. Decantarse por productos artesanales para apoyar a las pequeñas empresas, el comercio justo y
las prendas fabricadas localmente.
3. Fomentar el reciclado de prendas comprando ropa de segunda mano o vintage y donando las
prendas que ya no se utilicen.
4. Elegir ropa fabricada con material sostenible y producido éticamente.
5. Incorporar a nuestros armarios prendas clásicas y que duren más tiempo.
6. Hacer nuestras propias prendas: reparar, personalizar, alterar... para así alargar sus años de vida.
7. Disminuir el consumo de ropa: no comprar de forma compulsiva sino elegir prendas especiales y
de máxima calidad.
2. ¿QUÉ ES PRONTA MODA?

La pronto moda nació en Estados Unidos. Significa colección continua, siempre se está diseñando,
siempre se está confeccionando y siempre se está vendiendo.

Es una moda pasajera. Todos los meses cambia.

Un recto impuesto por muchas empresas de confección para acelerar el consumo, tener más
ganancias y pagos más oportunos.

Un almacén dedicado a la venta de ropa de temporada con poca capacidad de producción hace sus
diseños (lo que sus estudios le dicen puede vender) y sub-contrata pronto moda para rellenar espacio,
para ofrecer variedad de precios.

También es el caso de almacenes de venta de ropa que no confeccionan nada. Toda su ropa está
contratada con empresas de confección de pronto moda.

La pronto moda es versátil, llega a todo las personas, puede ser más económica.

Está presente no solo en la confección textil, también en los accesorios y en los zapatos, en la ropa
de niños, tejido de punto etc.

Requiere mucha creatividad. Los diseñadores pueden darse el lujo de mostrar sus capacidades y
ganar mucho dinero. Encuentras todos los meses diferentes diseños en los almacenes y el pago de
la mercancía es mensual.

Aunque usted no lo crea la mayoría de la ropa que venden en muchos almacenes y supermercados
es sub-contratada. Es pronto moda.
3. ¿QUÉ ES PRET A PORTER?

Pret-à-Porter significa en inglés “ready to wear” (en español “listo para usarse”). Es un término que
se utiliza para hacer referencia a prendas diseñadas y fabricadas bajo especificaciones estándares
de medida, al contrario de Haute Couture, que idealmente se hace a la medida de quien portará la
prenda.

En la industria de la moda las marcas y diseñadores que producen Pret-à-Porter trabajan y diseñan
tomando como referencia medidas que corresponden a las tallas estándares de la mayoría de las
personas, ya bien de talla por tamaño (chica, mediana, grande) o por número (por ejemplo talla 2 ó
6). Basarse en las medidas estándares tiene como principal beneficio agilizar el proceso de
producción, eficientar recursos económicos y poder desarrollar patrones que se pueden reutilizar en
infinidad de telas y materiales.

Pero realmente el objetivo principal de las colecciones Pret-à-Porter es llegar a la masas a través de
prendas de uso casual (diario), hace algunas décadas las casas de diseño de Alta Costura no
fabricaban sus prendas a gran escala, por lo tanto se reflejaba en un mercado muy pequeño, el
mercado del lujo; la creación de colecciones Pret-à-Porter ayudó significativamente a ampliar el
mercado de estas marcas y diseñadores ayudándolos a convertirse en empresas multimillonarias.

Pret-à-Porter no significa necesariamente baja calidad de materiales o de confección, todo lo


contrario en algunos casos, grandes casas de diseño como Saint Laurent, Chanel y Dior
(recientemente) manejan líneas Pret-à-Porter a la par que líneas Haute Couture, claro que
separándolas y distinguiéndolas debidamente. Por lo general sus colecciones Pret-à-Porter son
presentadas durante Fashion Week.