Está en la página 1de 22

Felipe. (Del gr. philo, “amigo” + hippos, “caballo”).

Del sig-
nificado incial de “amigo de los caballos” pasó a indicar el
“jinete”, y por extensión, “caballero”.

Cussen. (Del in. cast + son). Apellido común en Inglaterra e


Irlanda. Definía parentesco. Unión del nombre femenino del
inglés medio “cast” con “son”, hijo.

Letras. (Del lat. littĕra). 1. f. Cada uno de los signos gráficos


que componen el alfabeto de un idioma. 2. f. En la tradición
gramatical, cada uno de los sonidos de un idioma. 3. f. Forma
especial de los signos gráficos, por la que se distinguen los es-
critos de una persona o de una época o país determinados.
Su letra es ilegible. 4. f. tipo (‖ pieza de la imprenta y de la
máquina de escribir). 5. f. Sentido propio y exacto de las pal-
abras empleadas en un texto, por oposición al sentido figu-
rado. 6. f. Conjunto de palabras puestas en música para que
se canten, a diferencia de la misma música. La letra de una
canción, de un himno, de una ópera. 7. f. letra de cambio. 8.
f. Métr. Composición poética con glosas en verso. 9. f. p. us.
Lema de los emblemas y empresas. 10. f. coloq. p. us. Sagaci-
dad y astucia para manejarse. María tiene mucha letra. 11. f.
desus. carta. 12. f. desus. Letrero con que se hace público
algo. 13. f. pl. Diversos ramos del saber humano. 14. f. pl.
Conjunto de los saberes humanísticos, por oposición a la
matemática y a las ciencias de la naturaleza. 15. f. pl. Orden,
provisión o decisión, especialmente las que se expiden en ma-
terias eclesiásticas.

negeg
Felipe Cussen

Letras

negeg
Cuadernos de Crux Desperationis
2

Colección dirigida por Riccardo Boglione

cc by-nc-nd
gegen, Montevideo, 2017
gegen.mvd@gmail.com
boca y arrojar el aliento se pronuncia
clara y distintamente. Primera letra del
Alfabeto, ó Abecedario de nuestra
lengua, de la Latina, y de casi todas las
que se conocen, ya sean vivas, ó muertas:
y primera tambien de nuestras cinco vo-
cales. El carácter, ó figura de esta letra le
tomamos de los Latinos, y le usamos con
la variedad que se demuestra en el
tratado de Ortografia. Su pronunciacion
es la mas facil y natural de todas, pues
con solo abrir la boca y arrojar el aliento
se pronuncia con claridad, y sin equivo-
cacion.
Segunda letra del abecedario español y
del orden latino internacional, que rep-
resenta un fonema consonántico labial y
sonoro. Su nombre es be, be alta o be
larga. Segunda letra del abecedario es-
pañol, y primera de sus consonantes.
Representa un sonido de articulación bi-
labial sonora, y oclusiva cuando va en
Primera letra del abecedario español y posición inicial absoluta o después de
del orden latino internacional, que rep- nasal, como en bien, ambos; en cualquier
resenta un fonema vocálico abierto y otra posición es, por lo general, fricativa,
central. Primera letra del abecedario es- como en lobo, árbol, sobre, etc. Su nom-
pañol. Corresponde a la vocal más per- bre es be. Segunda letra del abecedario
ceptible del sistema vocálico español. español, y la primera de sus consonantes.
Pronúnciase con los labios más abiertos Su nombre es be. Segunda letra del
que en las demás vocales y con la lengua abecedario castellano y la primera de sus
extendida en el hueco de la mandíbula consonantes. Su nombre es be. Segunda
inferior y un poco elevada por la mitad letra de nuestro alfabeto y la primera de
del dorso hacia el centro del paladar. Su las consonantes, llamadas labiales porque
sonido tiene de ordinario un timbre su pronunciacion ó sonido se forma ar-
medio, ni palatal ni velar. Primera letra rojando el aliento blandamente al tiempo
del abecedario español y primera tam- de abrir ó desunir los labios cerrados y
bién y la más sonora de sus vocales. juntos, no por la parte de afuera sino por
Pronúnciase emitiendo la voz con los medio de ellos. por B. C. por B. ó C. por
labios más abiertos y la lengua más baja C. mod. adv. con que se explica haberse
y extendida que para pronunciar las contado ó sabido alguna cosa con todas
demás vocales. Primera letra del sus circunstancias y muy por menor. Ad
abecedario castellano, y la primera y más unguem, perfectè, absolutè. Es la se-
sonora de sus vocales. Pronúnciase, emi- gunda letra de nuestro alfabeto y la
tiendo libremente la voz, con la boca primera de las consonantes. por B. y C.
abierta. Primera letra del alfabeto ó por C. modo adv. con que se explica
abecedario de nuestra lengua, de la haberse contado, ó sabido alguna cosa
latina, y de casi todas las que se conocen, con todas sus circunstancias muy por
ya sean vivas ó muertas: y primera tam- menor. Hoy se suele decir C. por B. Ad
bien de nuestras cinco vocales. El carác- unguem, perfectè, absolutè.
ter ó figura de esta letra le tomamos de
los latinos, y le usamos con la variedad Tercera letra del abecedario español y del
que se demuestra en el tratado de or- orden latino internacional, que repre-
tografía. Su pronunciacion es la mas fácil senta, ante las vocales e, i, un fonema
y natural de todas, pues con solo abrir la consonántico fricativo, interdental,
sordo, identificado con el alveolar o den- quando se le ponia una linea encima valia
tal en zonas de seseo, y en los demás cien mil, quando se hallan dos CC vuelta
casos un fonema oclusivo, velar y sordo. la segunda al reves y una I en medio en
Su nombre es ce. Tercera letra del esta forma CIƆ vale mil, y quitada la
abecedario español, y segunda de sus primera C de este modo IƆ vale quinien-
consonantes. Su nombre es ce. Ante las tos.
vocales e, i (cena, cifra) representa un
sonido interdental como el de z, con las Dígrafo que, por representar un solo
mismas variedades de articulación e sonido consonántico de articulación
igual extensión geográfica y social del africada, palatal y sorda, como en mucho
seseo. En cualquier otra posición puede o noche, es considerado desde 1803
tener articulación velar, oclusiva y sorda cuarta letra del abecedario español. Su
(coma, cola, cuba, clero, clima, crema, nombre es che. Dígrafo considerado
criba, cromo, acto, efecto, ictericia, oc- cuarta letra del abecedario español, y ter-
tavo, tic). Con frecuencia, en posición cera de las consonantes. Su nombre es
final de sílaba, el sonido velar oclusivo che. En la escritura es indivisible, y rep-
de esta letra se debilita y suaviza hacién- resenta un solo sonido de articulación
dose sonoro y fricativo (anécdota, téc- predorsal, prepalatal, africada sorda:
nica, acción, facsímil). Tercera letra, y mucho, noche. Cuarta letra del
segunda de las consonantes, del abecedario español, y tercera de las con-
abecedario español. Su nombre es ce. sonantes. Su nombre es che. Por su
Seguida inmediatamente de la e o la i, figura es doble, pero sencilla por su
suena como la, z. Cena, cifra. En sonido, y en la escritura, indivisible.
cualquiera otro caso tiene sonido fuerte, Cuarta letra y tercera de las consonantes
como de k. Cama, cola, cuba, clero, del abecedario castellano. Su nombre es
clima, crema, criba, efecto, conflicto. che. Por su figura es doble; pero sencilla
Tercera letra y segunda de las conso- por su sonido, y en la escritura, indivisi-
nantes del abecedario castellano. Su ble. La CH ó la C seguida de la H es en
nombre es ce. Seguida inmediatamente nuestro alfabeto castellano la cuarta letra,
de la e ó la i, suena como la zeda. Cena, y una de las consonantes, dentales
cifra. En cualquiera otro caso tiene porque su sonido se forma arrimando
sonido fuerte, como de ka. Cama, cola, toda la parte anterior de la lengua en el
cuba, clero, clima, crema, criba, efecto, principio del paladar junto á los dientes
conflicto. Una de las consonantes den- de arriba; apartándola de golpe al tiempo
tales, cuyo sonido se forma arrimando la de arrojar la voz. Es tambien una de las
lengua á los dientes superiores y arro- que se llaman mudas y dobles: y su
jando la voz al tiempo de separarla. sonido es igual y constante hiriendo á
Letra numeral que tiene el valor de todas las vocales sin poderse confundir
ciento en los números romanos, de que con el de ninguna de las demas letras,
tambien usamos en castellano; pero si como se percibe bien en las voces chapin,
antes de ella se pone X valen solo las dos cherrido, chico, choza, chuzo,
letras noventa; cuando se le ponia una chasquido, muchacho.
línea encima valia cien mil; cuando se
hallan dos CC vuelta la segunda al reves Quinta letra del abecedario español, y
y una I en medio en esta forma CIƆ vale cuarta del orden latino internacional, que
mil, y quitada la primera de este modo representa un fonema consonántico den-
IƆ vale quinientos. Tercera letra de nue- tal y sonoro. Su nombre es de. Quinta
stro alfabeto, ó abecedario y de todas las letra del abecedario español, y cuarta de
lenguas vivas de Europa, como tambien sus consonantes. Su nombre es de. Rep-
de la latina. Es la segunda en órden de resenta un sonido de articulación dental,
las consonantes. Letra numeral que tiene sonora y oclusiva en posición inicial ab-
el valor de ciento en los numeros ro- soluta o precedida de n o l (dame, andar,
manos, de que tambien usamos en toldo); en los demás casos es, por lo gen-
castellano; pero si antes de ella se pone eral, fricativa (modo, piedra, desde,
X valen solo las dos letras noventa, orden, adviento); cuando es final de pal-
2
abra su articulación se debilita o ensor- cales; pronúnciase elevando un poco la
dece más o menos. Quinta letra del lengua en su parte anterior. Sexta letra
abecedario español, y cuarta de sus con- del abecedario castellano y segunda de
sonantes. Su nombre es de. Quinta letra sus vocales, menos sonora que la a y la o
y cuarta de las consonantes del y más que la i y la u. Pronúnciase emi-
abecedario castellano. Su nombre es de. tiendo la voz con la boca algo menos
quinta letra del alfabeto, y una de las abierta que para pronunciar la a, y con la
consonantes linguales, porque su sonido lengua un poco levantada hacia el pal-
se forma con la parte anterior y mas del- adar. Nombre de esta letra. sexta letra del
gada de la lengua en los dientes altos de- alfabeto, y la segunda de nuestras vo-
sarrimándola de ellos de golpe; pero con cales: se forma abriendo la boca, no tanto
espíritu y aliento blando, porque si se es- como para la a, estrechando el paso del
fuerza mucho conviertese en el de la t. aliento con engrosar un poco la lengua
Hiere el sonido de esta letra en todas las hácia el paladar alto, y no mucho, porque
cinco vocales puras, como en dama, sonaria la i, con la cual tiene alguna
dejar, digno, docto, dueño; y con inter- afinidad. Antiguamente se usó de la e
posicion de sola la r, como en piedra, como conjuncion en lugar de la i; pero
cuadro. De las consonantes mudas es la hoy la sostituye solamente cuando por
d de las pocas que se hallan en fin de comenzar en i la palabra que sigue, se
sílàba ó diccion, como en amistad, perderia ó confundiria la conjuncion en
césped, lid, salud. Abreviatura de Don y la concurrencia de unas mismas vocales,
de Doña. Quarta letra del alfabeto en y para evitar esta cacofonía se escribe
todas las lenguas que conocemos, y ter- Juan é Ignacio, padre é hijo. Quinta letra
cera en el número de las consonantes. Es del alfabeto, y segunda entre las vocales.
una de las que se llaman mudas, que por Su pronunciacion es casi tan simple
sí sola no puede proferir sonido. La D es como la de la A, diferenciándose sola-
algo fuerte, y se pronuncia doblando la mente en abrir algo ménos la boca, ó cer-
punta de la lengua contra los dientes de rarla un poco si está abierta. En lo
arriba, y abriendo al mismo tiempo la antiguo se usaba comunmente de la E
boca. Los Griegos la llaman Delta, y los como conjuncion copulativa, tomando el
Latinos (como tambien nosotros) De, orígen del et latino; como en ordenamos,
que es letra media entre la T y la Th, y é mandamos, en cuyo lugar se ha substi-
los Latinos la mudaban en T, en B, en L tuido la y; aunque el dia de hoy se con-
y en M. Es letra numeral, que vale serva el uso con elegancia, quando la
quinientos: los Latinos escribian una I y diccion que se le sigue comienza con i,
una Ɔ vuelta al reves, que con el tiempo para evitar la colusion; y así decimos.
y por abuso de los escritores se juntaron Luis, é Ignacio consiguieron aplauso, é
y formaron la D, que puesta encima una interes en el manejo de su dependencia.
raya á modo de tilde, valia cinco mil. En Tambien se usó mucho antiguamente de
las notas que tenemos castellanas, la D. la E añadida al fin de algunas dicciones,
significa Don, como D. Pedro, D. Juan, así nombres, como verbos, diciendo pa-
&c. y tambien Doctor: y las dos DD. sig- store por pastor, criare por criar. Covar-
nifican los Doctores. rubias dice, que algunas veces sirve de
verbo; como: no e olvidado; pero no se
Sexta letra del abecedario español, y ha de seguir, porque en este caso se ha de
quinta del orden latino internacional, escribir con aspiracion, por ser tiempo
que representa un fonema vocálico del verbo haber sincopado. Los conta-
medio y palatal. Sexta letra del dores usan en lo manuscrito de la letra E
abecedario español, y segunda de sus vo- en lugar de la X, para expresar en nu-
cales. Representa un sonido que se pro- meros castellanos el 10. aunque en lo im-
nuncia elevando un poco el predorso de preso se pone siempre la X.
la lengua hacia la parte anterior del pal-
adar y estirando levemente los labios Séptima letra del abecedario español, y
hacia los lados. Sexta letra del sexta del orden latino internacional, que
abecedario español, y segunda de las vo- representa un fonema consonántico
3
fricativo, labiodental, sordo. Su nombre del reves supliese por V consonante; y así
es efe. Séptima letra del abecedario es- se halla en algunos epitafios antiguos:
pañol, y quinta de sus consonantes. Su como SERℲ US, Ⅎ ULGUS, en lugar de
nombre es efe. Representa un sonido SERVUS, VULGUS. La f por sí sola
con articulación labiodental fricativa suele ponerse en los Kalendarios para
sorda. Séptima letra del abecedario es- significar feria, ó franco; y los juriscon-
pañol, y quinta de sus consonantes. Su sultos la ponen duplicada en esta forma
nombre es efe. Séptima letra del ff para decir Digestis.
abecedario castellano, y quinta de sus
consonantes. Su nombre es efe. Séptima Octava letra del abecedario español, y
letra del alfabeto castellano y quinta de séptima del orden latino internacional,
las consonantes labiales, porque su pro- que representa, ante las vocales e, i, un
nunciacion se forma con los dientes de fonema consonántico fricativo velar y
arriba arrimados á la parte interna del sordo, y en los demás casos un fonema
labio inferior, de manera que el aliento consonántico velar y sonoro. Octava letra
pueda salir: que es en lo que difiere de del abecedario español, y sexta de sus
la pronunciacion de la v consonante con consonantes. Su nombre es ge. Seguida
quien tiene tanta afinidad y semejanza. inmediatamente de e o i, representa un
Su oficio y voz es igual y uniforme con sonido de articulación velar fricativa
todas las cinco vocales puras, como en sorda, como la de la j, v. gr.: genio, giro,
fama, fecha, fino, fomento, fumar; y con colegio. En cualquier otro caso repre-
interposicion de la l y la r, como en flaco, senta un sonido de articulación velar
franco, fruncido. SExta letra del alfa- sonora, oclusiva en posición inicial abso-
beto, y quarta en el órden de las conso- luta o precedido de nasal: gala, gloria, an-
nantes. Es letra semivocal por razon de gustia, y fricativa por lo general en las
sonar en su pronunciacion la e al princi- demás posiciones: paga, iglesia, agrado,
pio y al fin; aunque Covarrubias la pone algo, dogma, ignoraré. Cuando este
entre las mudas. Fórmase cargando los sonido velar sonoro precede a una e o i,
dientes de la parte superior sobre el se transcribe interponiendo una u que no
labio inferior. Corresponde en su sonido se pronuncia, v. gr.: guedeja, guisa. En los
al phi de los Griegos, que es la p aspi- casos en que la u se pronuncia en alguna
rada, por cuya razon, en casi todas las de estas combinaciones, debe llevar
dicciones propias de esta lengua, usaron diéresis, como en Sigüenza, argüir. Oc-
los latinos escribir la ph en lugar de la f; tava letra del abecedario español, y sexta
y como por medio de estos vinieron á de sus consonantes. Su nombre es ge.
nosotros las tales voces, deben escribirse Seguida inmediatamente de e o de i
algunas de la misma suerte para no des- suena como la j; v. gr.: genio, giro. En
figurarlas. Los antiguos usaron de esta cualquiera otro caso tiene sonido análogo
letra en lugar de aspiracion, por cuyo al de la k, salvo que sonoro; por ejemplo:
motivo se suele permutar muchas veces gala, goma, gula; iglesia, negligente,
en la lengua castellana por la h, y así de greda, grito. En las sílabas que forma con
fablar se dixo hablar, de fijo, hijo, y aun la u seguida de e o i, deja de pronunciarse
en muchas voces se usa hoy promiscua- la primera de estas tres vocales; v. gr.:
mente de una y otra letra; como: fanega guedeja, guiso. Cuando la misma vocal u
y hanega, foja y hoja; por cuya razon se tiene sonido en alguna de estas combina-
omiten aquí todas las que antiguamente ciones, debe llevar diéresis; como en
se escribian con f, y ya se ha dexado de Sigüenza, argüir. Octava letra del
usar de ella, reservándolas para ponerlas abecedario castellano, y sexta de sus con-
en la letra h, que es como hoy se escriben sonantes. Su nombre es ge. Seguida in-
y pronuncian. En lo antiguo era letra nu- mediatamente de e ó de i suena como la
meral que valia quarenta, segun el verso: j; v. gr.: genio, giro. En cualquiera otro
Sexta quaterdenos gerit quæ distat ab caso tiene sonido suave; por ejemplo:
alpha. y quando se le ponia una tilde gala, goma, gula; iglesia, negligente,
encima valia quarenta mil. El Emper- greda, grito. En las sílabas que forma con
ador Claudio quiso que la letra F vuelta la u y la e ó la i, deja de pronunciarse por
4
regla general la primera de estas tres vo- del abecedario español, y séptima de sus
cales; v. gr.: guedeja, guiso. Cuando la consonantes. Su nombre es hache, y en
misma vocal u tiene sonido en alguna de la lengua general no representa sonido al-
estas combinaciones, debe llevar diére- guno. Suele aspirarse en la dicción de nu-
sis; como en Sigüenza, argüir. Octava merosas zonas españolas y americanas.
letra del alfabeto, y una de las conso- Novena letra del abecedario español, y
nantes paladiales ó guturales, y tiene en séptima de sus consonantes. Su nombre
castellano dos distintas pronunciaciones es hache, y hoy no tiene sonido. Antigua-
como sucede á la c: la una blanda y mente se aspiraba en algunas palabras, y
suave, que es cuando hiere á las vocales aun suele pronunciarse así en Andalucía
a, o, u, como en estas voces gana, gota, y Extremadura. Fuera de estas regiones
gusto: y tambien cuando entre la g y las se aspira también en muy pocas voces,
vocales e i se interpone la u, elidiéndose como holgorio, y otras que el Diccionario
ó perdiendo su sonido; como se nota en indica. Novena letra del abecedario
las voces guerra, guia: y esta es su mas castellano, y séptima de sus consonantes.
comun pronunciacion. Por eso cuando Su nombre es hache y hoy no tiene
la u conserva todo su sonido despues de sonido. Antiguamente se aspiraba en al-
la g, como en las voces agüero, gunas palabras, y aun suele pronunciarse
vergüenza, argüir, para distinguir esta así en Andalucía y Extremadura. Nona
pronunciacion de la otra mas frecuente letra del alfabeto, si es que se debe llamar
se ponen sobre la u dos puntos, como va letra, pues segun los gramaticos es sola-
demostrado. Siempre que entre la g y al- mente aspiracion, y no sirve por sí sola,
guna de las vocales se interpone la l ó la ni tiene otro oficio que el de dar fuerza
r, es asimismo suave la pronunciacion de al sonido de la letra á quien se junta. La
la g, como en las voces gloria, gracia. pronunciacion de esta letra se forma ar-
SÉptima letra del alfabeto, y quinta en el rimando toda la parte anterior de la
órden de las consonantes. Es letra muda, lengua en el principio del paladar junto
porque su pronunciacion acaba en e, y á los dientes de arriba apartándola de
sin ella no se puede proferir. Los He- golpe. Su sonido es una especie de as-
breos la llaman Gimel, y los Griegos piracion tenue y suave con que se alienta
Gamma. Su pronunciacion es en la gar- y esfuerza el espíritu que concurre á la
ganta, y segun los antiguos, el fin de ella formacion de las vocales, porque de las
tocando la lengua al paladar, porque con consonantes ninguna se aspira en castel-
todas las vocales la pronunciaban suave; lano. Octava letra del alfabeto, si es que
pero el dia de hoy se pronuncia gutural- se debe llamar letra, pues segun los
mente con la e y la i; como en genio, gi- gramáticos es solamente aspiracion, y no
gante, &c. y si estas sílabas se quieren sirve por sí sola, ni tiene otro oficio que
suavizar, se pone una u despues de la G; el de dar fuerza al sonido de la letra á
como en guerra, guitarra, &c. Suélese quien se junta. Formóse de dos notas gr-
convertir la G en C, y al contrario; y así iegas, leve y fuerte, que son dos lineas
del latino catus se dice gato, y por gan- curvas, que unidas con un rasguillo por
grena se suele decir cangrena. Es letra medio en esta forma )-(, compusiéron la
numeral, que en lo antiguo valia quatro- H. Pronúnciase fuertemente, abriendo la
cientos, segun el verso. G. quadringen- boca, y arrojando el aliento, pegando la
tos demonstrativa tenebit. Y si se le lengua á los dientes de arriba. Antepó-
añadia una raya encima, valia quatro- nese á las cinco vocales, y se pospone á
cientos mil. las consonantes C. P. R. T. Quando pre-
cede á las vocales hace mas vehemente el
Novena letra del abecedario español, y sonido, que quando está precedida de
octava del orden latino internacional. Su letra consonante; y así en algunas partes
nombre es hache. En la lengua general de España, como Andalucía y Ex-
no representa sonido alguno. Suele aspi- tremadura tiene, segun el sonido, la
rarse en la dicción de algunas zonas es- fuerza de X, ó de la J.. Aunque la H está
pañolas y americanas y en determinadas visto no ser letra, sino una sola aspira-
voces de origen extranjero. Novena letra cion; y como tal se pudiera notar con
5
algun acento, ó cifra, que diese fuerza á Décima letra del abecedario español, y
la letra que habia de ser aspirada, como novena del orden latino internacional,
lo hacian los latinos en muchas ántes que que representa un sonido vocálico cer-
las tomasen de los griegos: en nuestra rado y palatal. Décima letra del
lengua tiene alguna vez precision para abecedario español, y tercera de sus vo-
pronunciar y distinguir algunas voces de cales. Representa el sonido que se pro-
otras, sin cuyo subsidio serian precisa- nuncia elevando hacia la parte anterior
mente unívocas: tales sou las dicciones del paladar el predorso de la lengua algo
que tienen chi, en las quales la h las hace más que para articular la e, y estirando
formar un diverso sonido (que es el también los labios algo más hacia los
usual en las voces españolas) del que ten- lados. Décima letra del abecedario es-
drian si se les quitase, pues sonarian pañol, y tercera de sus vocales; pronún-
suave en ci, y fuerte como la K en ca, co, ciase elevando la lengua en su parte
cu. Esta regla tiene la excepcion de que anterior más que para pronunciar la e, y
en muchas voces, tomadas especial- cerrando algo más los labios. Décima
mente de la lengua griega, la ch se pro- letra del abecedario castellano, tercera de
nuncia como si fuese K; como en sus vocales y una de las dos de sonido
chímico, chîmera.. Si á la H se sigue con- más débil. Pronúnciase emitiendo la voz
sonante, que egularmente es la R, pierde con la boca menos abierta y la lengua
el sonido, y se pronuncia la voz como si más cercana al paladar que para pronun-
no hubiese la h; como chria, Christo. ciar la e. Décima letra del alfabeto castel-
Quando sigue á la P, forma con ella el lano y tercera entre las vocales. Se forma
sonido de la F, y esto se usa en algunas como las demas abierta la boca, menos
voces de orígen griego, ó hebreo; como que para la e, y allegando mas la lengua
pharmacia, phases. La H en lo moderno al paladar para estrechar el paso del
ha servido para suavizar la pronuncia- aliento y adelgazar el espíritu con que se
cion de muchas voces, que en lo antiguo forma. Ejerce su oficio cuando se
se comenzaban con f; como facer, fallar, pospone á otra vocal formando dip-
fijo, que hoy se escriben y pronuncian tongo, como en aire, alcaide, reino,
hacer, hallar, hijo; y de aquí sale que las peine, oido, paraiso, descuido; y solo se
mas de las voces que vienen del latin, en exceptúan por el uso comun aquellas
cuya lengua se escribian con F al princi- voces que terminan en i sin acento
pio, y en nuestra lengua no se pronuncia, agudo, como hay, rey, ley, estoy, muy;
se deben escribir con h para no desfigu- pero cargando el acento en ella al fin de
rarlas. Tambien para quitar la equivoca- diccion se usará de la i vocal, como en
cion que pudiera causar el comenzar maravedí, alcalí, baladí, y en los pretéri-
algunas voces por U vocal, siguiéndose tos perfectos de algunos verbos, como
inmediatamente la e, se ha introducido leí, reí, oí, ví, escribí. Tambien suele dejar
muy oportunamente poner la h ántes de su lugar la i vocal á la consonante cuando
la u, aunque algunos, con ignorancia, las sirve de partícula conjuntiva, y asi se es-
pronuncian, y aun escriben como si cribe Juan y Diego, cielo y tierra; te-
comenzasen con G; tales son huevo, niendo ademas en estos casos singular
hueso, hueco y otras, que en latin no vigor y elegancia por sí sola para expresar
tienen en su principio la h. Entre los an- en la oracion los afectos del ánimo, ó
tiguos la H era letra númeral, que valia para usarse como equivalente de algunas
ducientos, segun el verso H quoque partículas causales. Novena letra del al-
ducentos per se designat habendos. y fabeto castellano, y tercera entre las vo-
quando se le ponia una raya encima valia cales. Pronúnciase abriendo poco la
ducientos mil. La H con una cruz, que boca, y sin ayuda de los labios, hiriendo
descansa sobre el palo que la atraviesa, suavemente con la lengua los dientes de-
una I que la precede, y una S al fin, es lanteros de abaxo. Es la misma I de los
cifra con que se expresa el dulcísimo latinos, la qual suele hacerse consonante,
nombre de Jesus, y era la insignia y di- quando hiere á otras vocales; pero en el
visa de la religion de la Compañía de castellano usamos para esto de la J
Jesus. quando se ha de pronunciar gutural-
6
mente, y de la Y quando con suavidad; la X; por cuyo motivo irán puestas en
pues aunque muchos usan siempre de la esta letra solamente las voces que no
i para este caso, por no apartarse del tienen x por su orígen, conforme á lo dis-
método latino, es mas natural excusarlo, puesto en el tratado de ortografía.
para evitar la confusion, por las razones
que se han dicho en el tratado de la or- Duodécima letra del abecedario español,
tografía, que la Academia ha estable- y undécima del orden latino interna-
cido. Lo mismo sucede quando la I sirve cional, que representa un fonema con-
de conjuncion, en cuyo caso se ha re- sonántico oclusivo, velar y sordo. Su
suelto tambien usar de la Y. Es letra nu- nombre es ka. Duodécima letra del
meral, que vale uno entre los números abecedario español, y novena de sus con-
que llamamos castellanos, y en lo an- sonantes. Su nombre es ka, y representa
tiguo valia ciento, segun el verso: I C un sonido de articulación velar, oclusiva
comparerit, et centum significavit. La I y sorda. Se emplea en palabras de origen
por sí sola suele significar ilustrísimo. griego o extranjero. En las demás, su
sonido se representa con c antes de a, o
Undécima letra del abecedario español, y u, y con qu, antes de e o i. Duodécima
y décima del orden latino internacional, letra del abecedario español, y novena de
que representa un fonema consonántico sus consonantes. Su nombre es ka. No se
de articulación fricativa, velar y sorda. emplea sino en voces de evidente proce-
Su nombre es jota. La mayor o menor dencia extranjera, y durante muchos
tensión con que se articula en diferentes años ha estado en desuso. Suplíasela con
países y regiones produce variedades la c antes de la a, la o y la u, y con la q,
que van desde la vibrante a la simple as- seguida de esta última vocal, antes de la
piración. Undécima letra del abecedario e y la i; y se la suple aún de igual modo
español, y octava de sus consonantes. Su en muchos vocablos que la tienen en
nombre es jota, y representa un sonido lenguas de que la nuestra los ha tomado.
de articulación velar, sorda y fricativa; la Duodécima letra del abecedario castel-
mayor o menor tensión con que se artic- lano y novena de sus consonantes. Su
ula en diferentes países y regiones pro- nombre es ka. No se emplea sino en
duce variedades que van desde la voces de evidente procedencia extran-
vibrante a la simple aspiración. jera, y durante no pocos años ha estado
Undécima letra del abecedario español, en desuso. Suplíasela con la c antes de la
y octava de sus consonantes. Su nombre a, la o y la u, y con la q, seguida de esta
es jota y su sonido una fuerte aspiración. última vocal, antes de la e y la i; y aún se
Undécima letra del abecedario castel- la suple de igual modo en muchos voca-
lano, y octava de sus consonantes. Su blos que la tienen en lenguas de que los
nombre es jota y su sonido una fuerte as- ha tomado la nuestra. Esta letra, que se
piración. Undécima letra de nuestro al- ha contado hasta ahora como
fabeto. Es la principal de nuestras perteneciente á nuestro abecedario, solo
consonantes paladiales ó guturales, se usa en algunas voces tomadas de otros
porque su sonido se forma con el medio idiomas, y aun en estas se puede suplir
de la lengua, inclinada al principio del con la Cantes de las vocales A, O, U, y
paladar y muy metida en la garganta, de con la Q, interponiéndose la U antes de
donde procede el espíritu y aliento con la E, I. Entre los latinos la K significaba
que se hace. Es igual en todas sus com- Kalendas. Como letra numeral valia do-
binaciones con las vocales; y tiene con scientos y cincuenta segun el verso; y
todas la pronunciacion fuerte que la g en poniéndole una rayita encima valia do-
las combinaciones ge, gi, con la cual se scientos y cincuenta mil. Undécima letra
confunde en ellas por la misma razon. en el órden de nuestro alfabeto, en que
DÉcima letra de nuestro alfabeto, que contamos la H, no obstante que es solo
aunque algunos la confunden con la I, aspiracion, y la J letra privativa en nue-
debe distinguirse, porque la J sirve siem- stro idioma por su pronunciacion. Es la
pre de consonante, y su pronunciacion octava de las consonantes, y pertenece á
es gutural, como la propia y natural de la clase de las mudas por su pronuncia-
7
cion, que es como la de la C fuerte. Es paladar. Junta con otra l tiene especial
tomada del latin, y este la tomó del pronunciacion en nuestra lengua, entera-
griego kappa. Tiene poquísimo uso en mente semejante á la Gl de los Italianos,
nuestra lengua, y solo en aquellas voces ó á la Lh de los Portugueses; y esto se usa
que se toman de otro idioma, y absolu- en principio de diccion, ó en medio de
tamente se pudiera excluir de nuestro al- ella entre dos vocales; como llano, llúvia,
fabeto, pues su pronunciacion se podia calle, malla. Es letra numeral, que valia
suplir, ó con la C fuerte, como queda cincuenta entre los antiguos, segun este
dicho, con las vocales a, o, u, ó con la C verso latino: Quinquies L denos numero
aspirada en todas; como chîmera, designat habendos. y quando á la L se le
chîmia, ó con la Q con las vocales e, i. ponia encima una raya, valia cincuenta
Entre las abreviaturas de los antiguos la mil: y hoy en los números, que llamamos
K sola significaba Kalendas. Como letra castellanos, conserva el mismo valor.
numeral significaba ducientos y cin-
cuenta, segun el verso K quoque ducen- Dígrafo que, por representar un solo
tos et quinquaginta tenebit. y fonema consonántico de articulación
poniéndole encima una tilde significaba tradicionalmente lateral y palatal, es con-
ducientos y cincuenta mil. siderado desde 1803 decimocuarta letra
del abecedario español. Su nombre es
Decimotercera letra del abecedario es- elle. En gran parte de los países y re-
pañol, y duodécima del orden latino in- giones hispánicos se pronuncia como y,
ternacional, que representa un fonema con salida central del aire, y con sus mis-
consonántico lateral y alveolar. Su nom- mas variaciones de articulación. Deci-
bre es ele. Decimotercera letra del mocuarta letra del abecedario español, y
abecedario español, y décima de sus undécima de sus consonantes. Su nom-
consonantes. Su nombre es ele, y repre- bre es elle. Su grafía es doble y, en la es-
senta un sonido de articulación ápico- critura, indivisible, pero representa un
alveolar, lateral, fricativa y sonora. solo sonido, cuya articulación tradicional
Décimotercia letra del abecedario es- es palatal, lateral, fricativa y sonora, con
pañol, y décima de sus consonantes. Su contacto más o menos amplio y tenso de
nombre es ele. Décimatercia letra del la lengua con el paladar. En gran parte de
abecedario castellano y décima de sus los países y regiones hispánicos se pro-
consonantes. Su nombre es ele. nuncia como y, con salida central del aire,
Duodécimaa letra de nuestro abecedario y con las mismas variedades de articu-
y décima de las consonantes. Fórmase el lación que la y. La Academia admite
sonido de esta letra, que es una de las como correcta esta variante de pronun-
consonantes linguales, con la lengua ar- ciación, junto a la de articulación lateral,
rimada al paladar junto a los dientes cuyo conocimiento y enseñanza re-
altos, y arrojando la voz al tiempo de comienda. Décimocuarta letra del
separarla. Es tambien una de las semivo- abecedario español, y undécima de sus
cales, que por si sola no tiene mas que consonantes. Por su figura es doble, pero
un sonido, que corre clara y distinta- sencilla por su sonido, y en la escritura,
mente por todas las vocáles, como en indivisible. Su nombre es elle. Déci-
lamento, leve, lindo, loco, lugar, por lo macuarta letra del abecedario castellano
cual no puede ofrecer dificultad su es- y undécima de sus consonantes. Toma
critura atendiendo á la pronunciacion. nombre articulándose entre dos ees. Por
Duodécima letra de nuestro alfabeto, y su figura es doble, pero sencilla por su
novena entre las consonantes. Es letra sonido, y en la escritura, indivisible. Su
semivocal, porque su pronunciacion em- nombre es elle. Déclmatercia letra de
pieza con vocal. Algunas veces se liquida nuestro alfabeto, y una de las letras
por antecederla letra muda; como la b, dobles en la figura, porque se compone
la c, la f, la g, y la p: como en bledo, de dos ll juntas, y sencilla en su valor, que
claustro, flueco, gloria y plana. Pronún- resulta del sonido que se forma con la
ciase comenzando en los dientes de lengua arrimada al paladar junto á los di-
abaxo, y rematando con la lengua en el entes altos con toda la lengua, por cuya
8
razon es una de las consonantes paladi- el romance muy repetidamente ántes de
ales ó guturales que va seguida con todas n: como Damnificar, Indemnidad, &c.
las vocales puras, como se nota en las Entre los antiguos era letra numeral, que
voces llave, lleno, mellizo, lloro, lluvia. valia mil, segun el verso: M caput est nu-
Siendo en cuanto á su valor y pronuncia- meri, quem scimus mille tenere. y
cion una sola letra, aunque duplicada en poniéndole encima una tilde, ó raya
su figura, no se dividirá al fin de renglon, atravesada, valia mil veces mil, y hoy en
sino formando la sílaba completa con la los números que llamamos castellanos
vocal que la sigue. conserva el mismo valor de mil; pero si
se le pone ántes una C que vale ciento, se
Decimoquinta letra del abecedario es- le disminuye el valor, y ambas letras sig-
pañol, y decimotercera del orden latino nifican novecientos. Los Latinos para es-
internacional, que representa un fonema cribir mil ponian una C y una I, y otra C
consonántico nasal y labial. Su nombre vuelta al reves en esta forma CIƆ: y con
es eme. Decimoquinta letra del el tiempo, y por abuso de los escritores,
abecedario español, y duodécima de sus juntándose las tres letras por la parte de
consonantes. Su nombre es eme. Repre- arriba, y abriéndose por la de abaxo,
senta un sonido de articulación bilabial, viniéron á formar la M. En las abreviat-
nasal, oclusiva y sonora. Décimoquinta uras antiguas latinas la M sola tenia var-
letra del abecedario español, y ios significados; como Marcus, Mutius,
duodécima de sus consonantes. Su nom- Martius, &c. que se pueden ver en el
bre es eme. Décimaquinta letra del Calepino de Paseracio: y en el castellano
abecedario castellano y duodécima de significa Magestad, Merced, Maestro.
sus consonantes. Su nombre es eme.
Décimacuarta letra del alfabeto castel- Decimosexta letra del abecedario es-
lano, y undécima entre las consonantes. pañol, y decimocuarta del orden latino
Es una de las consonantes labiales mas internacional, que representa un fonema
señaladas porque su pronunciacion se consonántico de articulación nasal y alve-
forma fuera de la boca al abrir de golpe olar. Este fonema se realiza como sonido
los labios apretados, y corre clara y dis- alveolar cuando va en principio de pal-
tintamente con todas las vocales sin in- abra o entre vocales; p. ej., en nadie, ca-
terposicion de otra letra, como en malo, dena. Cuando es final de sílaba seguido
melena, miel, moro, muro. En castellano de consonante, toma por lo común el
ninguna diccion termina con m, sino con punto de articulación de la consonante
n; pero antes de b y p debe siempre es- siguiente. Así, se hace labial, p. ej., en
cribirse m, como en ambage, imperial, envío, enmascarar; labiodental, p. ej., en
porque en estas voces, se percibe la m, enfermo, infiel; interdental, p. ej., en
al modo que sucede en la lengua latina, once, encima; dental, p. ej., en antes,
de donde nos ha venido esta regla y pro- donde; palatal, p. ej., en concha, conlle-
nunciacion. Décimatercia letra del alfa- var; o velar, p. ej., en cinco, engaño. Dec-
beto castellano, y décima entre las imosexta letra del abecedario español, y
consonantes. Es letra semivocal, por decimotercia de sus consonantes. Su
sonar en su pronunciacion la e en el nombre es ene. Representa un sonido de
principio y en el fin. Fórmase cerrando articulación nasal, oclusiva y sonora. Su
la boca y comprimiendo los labios. Los punto de articulación es alveolar cuando
Griegos la llaman Mi, y los Latinos Em, va en principio de palabra o entre vocales
y su figura es la misma que la nuestra. (nadie, cadena). Cuando es final de sílaba
Algunos sienten que esta letra nunca seguida de consonante, toma por lo
puede preceder á otra consonante; pero común el punto de articulación de la
el uso comun, así en lo escrito como en consonante siguiente: así se hace bilabial
lo pronunciado, muestra ser incierto; (envío, enmascarar); labiodental (en-
pues ademas de que ántes de b y p no se fermo, infiel); interdental (once, encima);
debe escribir n sino m, la hallamos dental (antes, donde); alveolar (ennegre-
seguida de otras consonantes: en el latin cer, enlosar); palatal (concha, conllevar),
como Amnis, Hiems, Circumvenio: y en o velar (cinco, engaño). Décimosexta
9
letra del abecedario español, y déci- Fórmase el sonido de esta letra como el
motercia de sus consonantes. Su nombre de la n, pero con mas parte de la lengua
es ene. Décimasexta letra del abecedario y mas apegada y firme en el paladar, y se
castellano y décimatercia de sus conso- percibe por consiguiente mas en ella la
nantes. Su nombre es ene. Decimaquinta semejanza con las nasales. Ejercítase con
letra de nuestro alfabeto, y duodécima todas las vocales puras, como en niña,
de las consonantes. Entra esta letra en el niñez, heñir, armiño, cañuto.
número de las consonantes linguales,
aunque tiene tambien al pronunciarse al- Decimoctava letra del abecedario es-
guna relacion con la nariz. Fórmase su pañol, y decimoquinta del orden latino
sonido con la extremidad de la lengua internacional, que representa un fonema
arrimada en el principio del paladar, y vocálico, medio y posterior. Decimoctava
apartándola de golpe. Con todas las vo- letra del abecedario español, cuarta de
cales tiene una pronunciacion sola y uni- sus vocales. Pronúnciase emitiendo la
forme, que dirige sin equivocacion su voz con los labios un poco sacados hacia
escritura como en nadar, necio, ninguno, fuera en forma redondeada, y libre gran
novela, nudo. puesta asi esta letra sirve parte de la cavidad bucal por re-
para suplir en el discurso el nombre pro- traimiento de la lengua, cuyo dorso se
pio que no se sabe ó no se quiere expre- eleva hacia el velo del paladar. Décimoc-
sar. Decimaquarta letra del alfabeto tava letra del abecedario español, cuarta
nuestro, y undécima de las consonantes. de sus vocales, y la más sonora después
Es semivocal, porque su pronunciacion de la a. Pronúnciase emitiendo la voz con
empieza con e, la qual es suave, y abier- los labios un poco sacados hacia fuera en
tos los labios á distincion de la m, en la forma redonda, y libre la cavidad de la
qual se muda siempre que se le sigue la boca por retraimiento de la lengua. Déci-
b, ó la p; como en EMBEBER, EM- maoctava letra del abecedario castellano,
PARENTAR. Sola se usa para suplir el cuarta de sus vocales y la más sonora de-
nombre propio que no se sabe, ó no se spués de la a. Pronúnciase emitiendo la
quiere expresar. Entre los antiguos era voz con los labios un poco sacados hacia
letra numeral, que valia novecientos, fuera en forma redonda, y libre la cavi-
segun el verso: N quoque nongentos nu- dad de la boca por retraimiento de la
mero demonstrat habendos. Y si se le lengua. Decimaséptima letra de nuestro
añadia una raya encima, valia noventa alfabeto, y cuarta en el número de las vo-
mil. Con una tilde, ó un circunflexo cales. Su sonido es claro y vigoroso: se
encima, equivale á las dos n n latinas, forma con la boca abierta, como en las
que en lo antiguo se pronunciaban como demas vocales, alargando los labios para
tales, y el uso las suavizó con la pronun- fuera un poco en forma redonda.
ciacion particular de la que llamamos ñ, Cuando es particula disyuntiva se con-
que tambien se usa en otras voces que no vierte en u siempre que la palabra in-
tienen las dos. mediata comienza con o, como diciendo:
diez ú once, poeta ú orador, para evitar
Decimoséptima letra del abecedario es- la cacofonía queresulta de colocar la o
pañol, que representa un fonema con- entre ambas dicciones: y tiene ademas
sonántico de articulación nasal y palatal. esta letra por si sola un uso muy vario,
Su nombre es eñe. Decimoséptima letra singular y espresivo en la oracion para
del abecedario español, y decimocuarta manifestar los afectos del animo. Décima
de sus consonantes. Su nombre es eñe. quinta letra de nuestro alfabeto, y quarta
Representa un sonido de articulación en el número de las vocales, cuya figura
nasal, palatal y sonora. Décimoséptima es un círculo. Pronúnciase abriendo la
letra del abecedario español, y déci- boca, y formando con los labios su
mocuarta de sus consonantes. Su nom- misma figura. Muchas veces es interjec-
bre es eñe. Décimaséptima letra del cion, y sirve para explicar varios afectos;
abecedario castellano, y décimacuarta de como de admiracion ¡Ó que hermoso
sus consonantes. Su nombre es eñe. templo! de exclamacion ¡Ó suma bon-
Decimasexta letra de nuestro alfabeto. dad! de dolor, ó compasion ¡Ó que lás-
10
tima! de indignacion ¡Ó ruin hombre! y voces que traen su orígen del Hebreo y
de escarnio, ó burla, usada irónicamente Griego; de que se trata en la Ortografía.
¡Ó que linda cosa! La O se usa muchas Úsase muchas veces en medio de las dic-
veces para expresar el deseo, como: Ó ciones para no desfigurarlas de su origen,
llegue el dia, Ó quiera Dios. Los eclesiás- y entónces tiene pronunciacion ménos
ticos llaman las OO á las siete antífonas fuerte, y casi como semivocal; como en
que canta la Iglesia ántes de la fiesta de precepto, aptitud. Sola sirve de abre-
Navidad, comenzando el dia diez y siete viatura, y significa padre, y tambien pies
de Diciembre, y acabando el dia veinte en las atenciones cortesauas, y en las peti-
y tres; y esto proviene de que todas siete ciones poderoso, y duplicada significa
comienzan con O. Tambien se llama padres. En lo antiguo era letra numeral,
nuestra Señora de la O la fiesta de la Ex- que valia lo mismo que la G, como con-
pectacion del parto de María Santísima, sta del verso: P similem cum G numerum
por las exclamaciones de los Santos monstratur habere.
Padres que esperaban la venida del
Mesías. Muchos se valiéron de la O para Vigésima letra del abecedario español, y
explicar la eternidad, por ser letra á decimoséptima del orden latino interna-
quien no se le conoce el principio, ni el cional, que representa el mismo fonema
fin. Y quando sobre la O se ponia una consonántico oclusivo, velar y sordo de
raya encima, valia once mil. la c ante a, o, u, o de la k ante cualquier
vocal. Su nombre es cu.Vigésima letra del
Decimonona letra del abecedario es- abecedario español, y decimoséptima del
pañol, y decimosexta del orden latino in- orden latino internacional, que repre-
ternacional, que representa un fonema senta el mismo fonema consonántico
consonántico de articulación oclusiva, oclusivo, velar y sordo de la c ante a, o,
labial y sorda. Su nombre es pe. Deci- u, o de la k ante cualquier vocal. Su nom-
monona letra del abecedario español, y bre es cu. Vigésima letra del abecedario
decimoquinta de sus consonantes. Su español, y decimosexta de sus conso-
nombre es pe, y representa un sonido de nantes. Su nombre es cu, y representa el
articulación bilabial, oclusiva y sorda. mismo sonido oclusivo, velar, sordo de la
Décimonona letra del abecedario es- c ante a, o, u, o de la k ante cualquier
pañol, y décimoquinta de sus conso- vocal. En español se usa solamente ante
nantes. Su nombre es pe. Décimanona la e o la i, mediante interposición gráfica
letra del abecedario castellano, y déci- de una u, que no suena, v. gr.: quema,
maquinta de sus consonantes. Su nom- quite. Vigésima letra del abecedario es-
bre es pe. Décimaséptima letra del pañol, y décimosexta de sus consonantes.
alfabeto, y décimatercia de las conso- Su nombre es cu. En vocablos españoles
nantes. Es de las consonantes labiales, forma sílaba solamente con la e y la i, me-
porque á semejanza de la b forma su diante interposición de la u, que pierde
sonido fuera de la boca abriendo los su sonido; v. gr.: quema, quite. Vigésima
labios de golpe, aunque teniéndolos mas letra del abecedario castellano y décima-
apretados y desplegándolos con mas es- sexta de sus consonantes. Su nombre es
píritu que para aquella letra. Ejerce su cu. En vocablos españoles forma sola-
oficio con uniformidad en todas las vo- mente las sílabas que, qui, y en ellas la u
cales, como en patria, peticion, pícaro, pierde su sonido; v. gr.: quema, quite.
pobre, pueblo; y con interposicion de la Décimaoctava letra de nuestro alfabeto,
l y r, como en plato, plebe, preciso, pri- y décimacuarta de las consonantes pala-
sion, prueba. Décima sexta letra del al- diales ó guturales porque su voz se forma
fabeto, y duodecima de las consonantes. en el medio del paladar con el medio de
Es letra muda, porque su pronunciacion la lengua, al modo que la c forma la suya
no empieza con vocal. Pronúnciase con las vocales a, o, u; en cuyas combina-
como la B, apretando algo mas los cienes tiene esta letra mucha semejanza
labios, y con sonido mas fuerte. Junta, ó con la q. En castellano á imitacion del
aspirada con la H, tiene la fuerza y pro- latin nunca se usa de la θ sin poner de-
nunciacion de F, y se usa en algunas spues de ella la u, la cual se elide y
11
suprime en la pronunciacion, y por esta y otro fuerte; v. gr.: ere y erre. Para rep-
causa se remitirán á la c todas las voces resentar el suave empléase una sola r;
en que suene ó se pronuncie esta vocal. como en cara, piedra, amor. El fuerte se
Décima séptima letra de nuestro alfa- expresa también con r sencilla a princi-
beto, y décima tercia de las consonantes. pio de vocablo y siempre que va después
Pronúnciase retirando un poco la lengua de b con que no forme sílaba, o de l, n o
de los dientes, y el sonido es algun tanto s; v. gr.: rama, subrepticio, malrotar,
gutural. Síguesele siempre una u, que las enredo, israelita; y signifícase con dos rr
mas veces se liquida, perdiendo entera- o r duplicada en cualquiera otro caso; v.
mente el sonido; como en querer, y algu- gr.: parroquia, tierra. La erre expresada
nas veces se pronuncia, aunque con dos rr, es doble por su figura, pero
suavemente; como en qual, quando, &c. simple por su sonido, y como la ll, debe
Antiguamente fué letra numeral, que sig- estar indivisa en la escritura. Vigésima
nificaba quinientos, segun el verso: Q primera letra del abecedario castellano y
velut A cum D quingentos vult numer- décimaséptima de sus consonantes.
are. y poniéndola una raya encima á Tiene dos sonidos: uno suave y otro
modo de tilde, valía quinientos mil. fuerte; v. gr.: ere y erre. Para representar
el suave, empléase una sola r; como en
Vigésima primera letra del abecedario cara, piedra, amor. El fuerte se expresa
español, y decimoctava del orden latino también con r sencilla á principio de vo-
internacional, que por sí sola representa, cablo y siempre que va después b con
en final de sílaba, agrupada con otra que no forme sílaba, ó de l, n ó s; v. gr.:
consonante en la misma sílaba y en posi- rama, subrepticio, malrotar, enredo, is-
ción intervocálica, un fonema consonán- raelita; y signifícase con dos rr ó r dupli-
tico vibrante simple. En los demás casos, cada en cualquiera otro caso; v. gr.:
y combinada con otra r, representa un parroquia, tierra. La erre expresada con
fonema vibrante múltiple. Su nombre es dos rr, es doble por su figura, pero simple
erre o, sobre todo cuando se quiere por su sonido, y debe ser, como la ll, in-
hacer notar su carácter vibrante simple, divisible en la escritura. Décimanona
ere. Vigésima primera letra del letra de nuestro alfabeto, y décimaquinta
abecedario español, y decimoséptima de entre las consonantes. Dos son las pro-
sus consonantes. Su nombre general- nunciaciones de esta letra, que es de las
mente es erre; pero se llama ere cuando consonantes linguales y semivocales, y
se quiere hacer notar que representa un una de las dos que se interponen dentro
sonido simple. Representa dos sonidos de una sílaba entre la consonante y vocal
con valor fonológico diferencial, uno que la forma, como en crema, tremendo,
simple, de una sola vibración apicoalve- provecho, crisol. Pronúnciase
olar sonora, y otro múltiple, o con dos o tremolando la parte anterior y mas del-
más vibraciones; como caro y carro re- gada de la lengua en lo alto del paladar,
spectivamente. Para representar el sim- con aliento y espiritu delgado cuando
ple empléase una sola r; como en cara, fuere sencilla, como en amar, virtud, en-
piedra, amor. El múltiple se representa tero; y con recio y vehemente cuando
también con r sencilla a principio de vo- fuere duplicada, como en barra, carro,
cablo y siempre que va después de b con guerra: cuyo sonido conserva siempre á
que no forme sílaba, o de l, n o s, v. gr.: principio de diccion y en otros casos,
rama, subrepticio, malrotar, enredo, is- aunque sencilla en su figura; por cuya
raelita; y se representa con r duplicada razon no se ha adoptado el dictámen de
en cualquier otro caso, v. gr.: parroquia, los que han contado tambien las dos rr
tierra. La erre transcrita con dos rr es por uno de los caracteres que se deben
doble por su figura, pero representa un añadir á nuestro alfabeto, pues mas
fonema único, y como la ll, debe estar in- parece una duplicacion de la r, aun en su
divisa en la escritura. Vigésima primera pronunciacion, que un sonido diferente
letra del abecedario español, y déci- y letra particular. Abreviatura de real por
moséptima de sus consonantes. Su nom- lo perteneciente al rey; y asi se dice: la
bre es erre. Tiene dos sonidos: uno suave ciudad hace presente á V. M. haber remi-
12
tido á V. R. Persona una representacion. con salida del aire por los dientes, y es la
Abreviatura de reverendo y reverencia más usual en las regiones meridionales de
en los tratamientos; y asi se dice: el R. España y en Hispanoamérica. Vigésima
Obispo, lo participo á V. R. Décima oc- segunda letra del abecedario español, y
tava letra de nuestro alfabeto, y décima décimoctava de sus consonantes. Su
quarta entre las consonantes. Es letra nombre es ese. Vigésima segunda letra
semivocal, porque su pronunciacion em- del abecedario castellano y décimaoctava
pieza y acaba en vocal. Liquídase algu- de sus consonantes. Su nombre es ese.
nas veces, precediéndola letra muda; Vigésima letra de nuestro alfabeto, y
como en brazo, credo, dragon, frio, décima sexta entre las consonantes. Ar-
grado, propio, trapo. Pronúnciase ticúlase con suma facilidad, siendo una
hiriendo con la punta de la lengua en el de las consonantes dentales, que se forma
paladar, con cierto género de temblor, y con lo delgado de la lengua poco arri-
despidiendo un sonido áspero y fuerte, mada al paladar junto á los dientes altos,
el qual se experimenta y percibe quando de manera que pueda pasar el aliento ó
se halla en principio de diccion, ó prece- voz con que suena. Corre clara y uni-
dida de otra letra semivocal, que son reg- forme con todas las vocales, como en
ularmente l, n, s, como en ramo, reto, sabio, sebo, signo, solo, supo. Abre-
risa, ronco, rumbo, malrotar, honra, viatura de señor. Décimanona letra en el
desreglado. Quando se halla entre dos órden de nuestro alfabeto, y la última de
vocales es su pronunciacion mas suave; las semivocales. En las dicciones com-
como en araña, arena, por cuya razon si puestas pertenece á la sílaba de su com-
se ha de pronunciar fuerte, se duplica; posicion; como en abstinencia á la
como en tierra, arroyo; pero tal vez tiene antecedente, y en constante á la sigu-
su pronunciacion legítima entre dos vo- iente. Pronúnciase abiertos los labios, re-
cales, quando es la voz compuesta con tirando el aliento y lengua, volviendo uno
las preposiciones contra, pre, ó pro; y otro hácia fuera, é hiriendo con la
como contrarestar, prerogativa, pro- lengua el paladar y los dientes. La S sola
rogar, que entónces no es necesario du- y por sí equivale á San, ó Santo. Los
plicarla. Úsase de la R. en los escrutinios médicos en las recetas ponen una S, que
de votos, para los grados de las universi- quiere decir semis, ó mitad. La S for-
dades, y sirve para reprobar, como la A mada en un clavo, es cifra de la voz es-
para aprobar. Entre los antiguos era letra clavo; y dos SS puestas en esta forma §.
numeral, que valia ochenta segun el quiere decir párrafo.
verso, Octoginta dabit tibi R siquis nu-
merabit. y quando se le ponia una tilde Vigésima tercera letra del abecedario es-
encima valia ochenta mil. pañol, y vigésima del orden latino inter-
nacional, que representa un fonema
Vigésima segunda letra del abecedario consonántico oclusivo, dental y sordo. Su
español, y decimonovena del orden nombre es te. Vigésima tercera letra del
latino internacional, que representa un abecedario español, y decimonona de sus
sonido consonántico fricativo sordo. consonantes. Su nombre es te, y repre-
Entre muchas variedades de articulación senta un sonido de articulación dental,
tiene dos principales: la apical, que dom- oclusiva y sorda. Vigésima tercera letra
ina en la mayor parte de España, y la del abecedario español, y décima nona
predorsal, más frecuente en las regiones de sus consonantes. Su nombre es te.
meridionales de España y en His- Vigésima tercera letra del abecedario
panoamérica. Vigésima segunda letra del castellano y décimanona de sus conso-
abecedario español, y decimoctava de nantes. Su nombre es te. Vigésimaprima
sus consonantes. Su nombre es ese. Rep- letra de nuestro alfabeto, y décimasép-
resenta un sonido fricativo sordo, que tima letra de las consonantes. Es de las
entre muchas variedades de pronun- consonantes mudas y linguales, porque
ciación tiene dos principales: la primera se pronuncia desarrimando la lengua de
es apicoalveolar, y domina en la mayor los dientes altos con presteza y mayor es-
parte de España; la segunda es predorsal píritu que para la d, con quien tiene
13
mucha conformidad y semejanza. Con- emitiendo la voz con los labios algo más
serva su voz con todas las vocales puras, alargados y fruncidos que para pronun-
como en tabaco, temor, tino, tomar, ciar la o. Es letra muda en las sílabas que,
tuno. y con interposicion de la r sola, qui; v. gr.: queja, quicio; y también, por
como en trasto, tremendo, tripa, trotar, regla general, en las sílabas gue, gui; v. gr.:
truco. Vigésima letra de nuestro alfa- guerra, guión. Cuando en una de estas
beto, que corresponde al Tau de los dos últimas tiene sonido, debe llevar
Griegos. Es del número de las conso- diéresis; como en vergüenza, argüir.
nantes, y entre ellas de la clase de las Vigésima cuarta letra del abecedario
mudas, porque su pronunciacion acaba castellano, última de sus vocales, y una
en e: la qual es blanda y suave, y se ex- de las dos de sonido más débil. Pronún-
presa, arrimando la punta de la lengua á ciase emitiendo la voz con los labios algo
los dientes superiores, y despidiendo el más alargados y fruncidos que para pro-
aliento con alguna fuerza. Los niños y nunciar la o. Es letra muda en las sílabas
tartamudos la usan, substituyéndola á la que, qui; v. gr.: queja, quicio; y también,
s; como tenor, en vez de señor. Antigua- por regla general, en las sílabas gue, gui;
mente se usaba algunas veces en lugar de v. gr.: guerra, guión. Cuando en una de
d; como turar por durar, &c. En el estas dos últimas tiene sonido, debe lle-
Apocalipsis se hace mencion de ella, var diéresis; como en vergüenza, argüir.
como señal que forma una especie de Vigesima segunda letra de nuestro alfa-
cruz sin cabeza, que hoy es insignia que beto, y última de las vocales. Se pronun-
traen en los hábitos los religiosos de San cia abierta la boca y los labios
Antonio Abad con el nombre de tau. prolongados para afuera algo mas que
Era letra numeral que valia ciento y para la o. Como siempre es vocal no
sesenta, segun el verso: T quoque cen- forma sílaba hiriendo á otra que la siga;
tenos, et sexaginta tenebit. Y puesta una pero fórmala por sí misma como
raya encima valia ciento y sesenta mil. partícula disyuntiva, tomando comun-
Entre los Romanos significaba el consen- mente el lugar de la o cuando por la con-
timiento de los Tribunos, puesta en las currencia de estas vocales conviene evitar
resoluciones del Senado. la cacofonía, v. gr. en séptimo ú octavo,
plata ú oro. Tambien es vocal cuando
Vigésima cuarta letra del abecedario es- hiriendola una consonante la sigue otra
pañol, y vigésima primera del orden vocal formando diptongo, como en
latino internacional, que representa un suave, suelo, suizo; y lo es finalmente
fonema vocálico cerrado y posterior. Es siempre que se elide ó suprime su pro-
letra muda en las sílabas que, qui, p. ej., nunciacion, como en querer, seguir,
en queja, quicio; y también, por regla quicio, guerra. Vigésima prima letra del
general, en las sílabas gue, gui, p. ej., en alfabeto castellano, y quinta y última en
guerra, guion. Vigésima cuarta letra del el órden de las vocales. Pronúncíase
abecedario español, última de sus vo- abriendo un poco los labios, y extendién-
cales y que representa una de las dos de dolos algo hácia fuera, para recoger y ar-
sonido más cerrado. Pronúnciase emi- rojar la respiracion. Quinciano explica
tiendo la voz con los labios algo más esta pronunciacion con este verso latino:
alargados y fruncidos que para pronun- U facit os strictum, sic promula labra fati-
ciar la o y con la lengua más retraída y gat. Despues de la g se liquída, quando
más elevada en su dorso hacia el velo del se le sigue e, ó i, suavizando la pronun-
paladar. Es letra muda en las sílabas que, ciacion de la g, quando se subsigue a
qui, v. gr.: queja, quicio; y también, por mantiene su pronunciacion; como
regla general, en las sílabas gue, gui, v. guerra, guia, guarismo, &c.
gr.: guerra, guión. Cuando en una de
estas dos últimas tiene sonido, debe lle- Vigésima quinta letra del abecedario es-
var diéresis, como en vergüenza, argüir. pañol, y vigésima segunda del orden
Vigésima cuarta letra del abecedario es- latino internacional, que representa un
pañol, última de sus vocales y una de las fonema consonántico labial y sonoro, el
dos de sonido más débil. Pronúnciase mismo que la b en todos los países de
14
lengua española. Su nombre es uve, ve, latino internacional, usada en voces de
ve baja o ve corta. Vigésima quinta letra procedencia extranjera. En las lenguas en
del abecedario español, y vigésima de las que existe como fonema, su articu-
sus consonantes. Su nombre es ve o uve. lación es ora de u semiconsonante, como
Actualmente representa el mismo sonido en inglés, ora fricativa labiodental y
que la b en todos los países de la lengua sonora, como en alemán. En español se
española. Su articulación, por lo tanto, pronuncia como b en nombres propios
es bilabial y sonora, oclusiva en posición de personajes godos, p. ej., en Walia, Wi-
inicial absoluta o después de nasal terico, Wamba; en nombres propios o
(venid, envío) y fricativa en los demás derivados procedentes del alemán, p. ej.,
casos (ave, arveja). Vigésima quinta letra en Wagner, Westfalia, wagneriano, y en
del abecedario español, y vigésima de algunos casos más. En vocablos de
sus consonantes. Su nombre es ve. procedencia inglesa conserva a veces la
Vigésima quinta letra del abecedario pronunciación de u semiconsonante; p.
castellano, y vigésima de sus conso- ej., en Washington, washingtoniano. Su
nantes. Su nombre es ve. Vigésima ter- nombre es uve doble, ve doble o doble
cera letra de nuestro alfabeto, y décima ve. Vigésima sexta letra del abecedario
octava de las consonantes. Fórmase su español y vigésima primera de sus conso-
sonído al apartar de los dientes altos jun- nantes. Su nombre es uve doble. No se
tos con lo interior del labio de abajo emplea sino en voces de procedencia ex-
teniéndolos apretados con él, de manera tranjera. En las lenguas en las que existe
que no salga aliento alguno antes de como fonema, su articulación es ora de u
abrirlos, como se percibe en vírgen, semiconsonante, como en inglés, ora
vino, venga; que es en lo que se con- fricativa labiodental sonora, como en
forma y encuentra esta voz con la de la alemán. En español se pronuncia como
b, y en lo que difiere de la f, que se forma b en nombres propios de personajes
del mismo modo, salvo que no se ha de godos (Walia, Witerico, Wamba), en
impedir del todo el paso del aliento. Esta nombres propios o derivados proce-
letra como consonante, es la vigésima se- dentes del alemán (Wagner, Westfalia,
gunda de nuestro alfabeto, y para distin- wagneriano) y en algunos casos más. En
guirla de la vocal se debe escribir palabras totalmente incorporadas al id-
siempre en figura de corazon, ó for- ioma es frecuente que la grafía w haya
mando un ángulo, como se previene en sido reemplazada por v simple: vagón,
el discurso proemial de la ortografía. Su vals, vatio. En vocablos de procedencia
pronunciacion es casi como la de la b; inglesa conserva a veces la pronunciación
aunque mas blanda, para distinguirla de de u semiconsonante (Washington, wash-
ella, y solo tiene uso en aquellas voces ingtoniano). Letra llamada v doble
que traen su etimología de las palabras (véase) y que no pertenece propiamente
latinas, ú otro idioma en que se escriben a la escritura española, pues en ella es
con v, ú otra letra que se convierta en sustituída por la v sencilla.
ella, para no desfigurarlas de su orígen.
Es letra numeral que vale cinco, como Vigésima séptima letra del abecedario es-
consta del verso latino: V tibi quinque pañol, y vigésima cuarta del orden latino
dabit, si rectè dinumerabis. Y en lo an- internacional, que representa un sonido
tiguo puesta una raya encima, valia cinco consonántico doble, compuesto de k, o
mil. En nuestro castellano como abre- de g sonora, y de s, p. ej., en axioma, ex-
viatura, vale vuestra, junta con la letra ento, que ante consonante suele re-
inicial de qualquiera de las voces que se ducirse a s; p. ej., en extremo,
usan para dar tratamiento de cortesía, ó exposición. Antiguamente representó
dignidad; como V. M. vuestra magestad, también un sonido consonántico simple,
V. S. vuestra señoría, V. R. vuestra rever- fricativo, palatal y sordo, semejante al de
encia, &c. la sh inglesa o al de la ch francesa, que
hoy conserva en algunos dialectos, como
Vigésima sexta letra del abecedario es- el bable. Este sonido simple se trans-
pañol, y vigésima tercera del orden formó después en fricativo, velar y sordo,
15
como el de la j actual, con la cual se tran- circunflejo que se ha colocado hasta
scribe hoy, salvo excepciones, como en ahora sobre la vocal a quien heria para
el uso mexicano de México, Oaxaca. Su distinguir esta pronunciacion de la
nombre es equis. Vigésima séptima letra gutural. Vigésima tercia letra en el órden
del abecedario español, y vigésima se- de nuestro alfabeto, y décima octava de
gunda de sus consonantes. Llámase las consonantes. Es semivocal, y tomada
equis. Representa un sonido doble, com- de los latinos, entre los quales tenia el
puesto de k, o de g sonora, y de s, como valor de dos consonantes; y unas veces
en axioma, exento, que ante consonante fuerza de c y s, y otras de g y s. En castel-
suele reducirse a s (extremo, exposi- lano conservamos el sonido de la c y s;
ción). Antiguamente representó también como en exámen, exótico; pero el de la g
un sonido simple, palatal, fricativo y y s le convertimos en otro mucho mas
sordo, semejante al de la sh inglesa o al fuerte y gutural, tanto, que no la distin-
de la ch francesa, el cual hoy conserva en guimos de la j, ó g fuerte; como en xam-
algunos dialectos, como el bable. Este ugas, exército. La X se usa por
sonido simple se transformó después en transmutacion en lugar de otras letras en
velar fricativo sordo, como el de la j ac- voces que vienen de otras lenguas; como:
tual, con la cual se transcribe hoy, salvo se muda la S en X en las voces latinas
excepciones, como en el uso mejicano de vesica, inserere, que nosotros volvemos
México, Oaxaca. Vigésima sexta letra en vexiga, é inxerir, y las dos ss del ital-
del abecedario español, y vigésima iano basso, que nosotros volvemos baxo.
primera de sus consonantes. Llámase En lo antiguo tenia un sonido, ó pronun-
equis. Antiguamente representó dos ciacion mas suave, que aun se conserva
sonidos: uno doble, compuesto de k, o en Galicia; y así se escribia xaga, pronun-
de g suave, y s, y otro simple, igual al de ciando suavemente la X; pero con el
la ch francesa, el cual hoy conserva en al- tiempo se dixo chaga, y hoy llaga,
gunos dialectos, como el bable. Después mudándola, ó convirtiéndola en ch, y en
tuvo valor de j. Actualmente sólo se em- ll, como sucede tambien en otras voces;
plea con el valor de ks o gs; como en ax- pues en lo antiguo se escribia y decia
ioma, excelso. Vígésima sexta letra del xapeo, y ahora chapeo. La X ha sido letra
abecedario castellano y vigésima primera distinguida por la figura; pues teniéndola
de sus consonantes. Llámase equis. An- por lo comun semejante á la aspa X, que
tiguamente representó dos sonidos: uno tiene la forma de la cruz, se puede contar
doble, en algún modo parecido al de k ó de ella las maravillas, que refiere el P.
de g suave seguidas de s, y otro sencillo Juan de Torres en su Filosofía Moral,
y fuerte igual al de la j. Ya solamente se cap. 6. fol. 121. Es letra al parecer com-
emplea con el primero de estos dos puesta de dos VV unidas por el ángulo,
sonidos; como en axioma, excelso. y puestas la una hácia arriba, y la otra
Vigésima cuarta letra de nuestro alfa- hácia abaxo; y como la V en los números
beto, y decimanona de las consonantes. romanos vale cinco, por razon de la du-
Es una de las semivocales y de las pala- plicacion de ella la X vale diez, segun el
diales ó gutura, les, porque se forma con verso: X supra denos numeros tibi dat
el medio de la lengua arrimada á lo inte- retinendos. Quando se le pone una tilde,
rior del paladar, no del todo apegada, ó raya encima, vale diez mil. Tambien
sino acanalada de modo que quede paso colocada una virgulilla á un lado en uno
á el aliento y espíritu que produce su de sus brazos superiores, vale quarenta.
sonido. Su pronunciacion, tomada de las Esta letra se usa jocosamente por apodo
lenguas latina y griega, equivale á c s, á los borrachos, por la figura que forman
como en examen, exequias, extension, con las piernas al andar, como está expli-
éxtasis, sintaxis. El sonido gutural que la cado en la palabra EQUIS.
x ha tenido hasta ahora en algunas voces,
y nos vino del árabe, debe remitirse en Vigésima octava letra del abecedario es-
adelante á la j y á la g en sus casos respec- pañol, y vigésima quinta del orden latino
tivos: y reducida por consiguiente la x al internacional, que representa un fonema
sonido suave, debe suprimirse el acento consonántico palatal y sonoro. Su nom-
16
bre es i griega o ye. En algunas áreas im- En la mayor parte de España se pronun-
portantes, como el Río de la Plata, se ar- cia ante cualquier vocal, un sonido de ar-
ticula generalmente con rehilamiento. ticulación interdental, fricativa y sorda,
Cuando es final de palabra se pronuncia distinta de la que se da a la s; en casi toda
como semivocal; p. ej., en soy, buey. La Andalucía, así como en Canarias, His-
conjunción y se pronuncia como conso- panoamérica, etc., se articula como una
nante cuando la palabra anterior termina s en que la lengua adopta posición con-
en vocal y la siguiente empieza también vexa, generalmente predorsal, con salida
en vocal; p. ej., en este y aquel; repre- dental o dentoalveolar del aire, y con
senta a la vocal i si está entre conso- seseo o indistinción fonológica respecto
nantes, p. ej., en hombres y mujeres; y de la s. La Academia considera correctas
adquiere valor de semivocal o semicon- tanto la pronunciación interdental distin-
sonante cuando forma diptongo con la guidora como la predorsal seseante.
última vocal de la palabra anterior, p. ej., Vigésima octava y última letra del
en yo y tú, o con la primera vocal de la abecedario español, y vigésima tercera de
palabra siguiente, p. ej., en parientes y sus consonantes. Llámase zeda o zeta.
amigos. Vigésima octava letra del Vigésima octava y última letra del
abecedario español, y vigésima tercera abecedario castellano y vigésima tercera
de sus consonantes. Se llama i griega, y de sus consonantes. Llámase zeda ó zeta.
también se le da el nombre de ye. Rep- Ultima letra de nuestro alfabeto, y una de
resenta un sonido palatal sonoro y gen- las consonantes dentales, cuya pronun-
eralmente fricativo, de articulación más ciacion se forma arrimada la parte ante-
o menos abierta o cerrada, según los rior de la lengua á los dientes, no tan
casos. En algunas áreas importantes apegada como para la c, sino de manera
como el Río de la Plata se articula gen- que quede paso para que el aliento ó es-
eralmente con rehilamiento. Precedida píritu adelgazado ó con fuerza salga con
de nasal se hace africada, como en una especie de zumbido. Usa su sonido
cónyuge. Cuando es final de palabra se uniforme con todas las vocales puras y
pronuncia como semivocal, como en soy, sin interposicion de consonante alguna,
buey. La conjunción y se pronuncia v. gr. en zagal, zéfiro, zizaña, zorzal,
como consonante cuando la palabra an- zumo. ULtima letra de nuestro alfabeto,
terior termina en vocal y la siguiente em- añadida á el, tomándola del Griego, para
pieza también en vocal (este y aquel); conservar sus etimologías y las árabes, y
representa a la vocal i si está entre con- se substituyó tambien en lugar de la
sonantes (hombres y mujeres); y cedilla antigua española. Su pronuncia-
adquiere valor de semivocal o semicon- cion es de letra muda, parecida á la de la
sonante cuando forma diptongo con la c, quando hiere en las vocales e, i,
última vocal de la palabra anterior (yo y aunque mas fuerte. Úsase en el principio,
tú) o con la primera vocal de la palabra medio y fin de diccion, y regularmente
siguiente (parientes y amigos); estas vari- las voces latinas terminadas en x, se ter-
antes fonéticas no modifican la grafía de minan en z; como lux, luz, velox, veloz.
la conjunción y. Es tambien letra doblada como la x, y
tiene la fuerza de dos ss. En lo antiguo
Vigésima novena letra del abecedario es- era letra numeral que valia dos mil, segun
pañol, y vigésima sexta del orden latino el verso: Ultima Z canens finem bis mille
internacional, que, en la mayor parte de tenebit. Y añadido un tilde, dos mil veces
España, representa un fonema con- mil, ó dos millones.
sonántico fricativo, interdental y sordo,
distinto del correspondiente a la s; en
casi toda Andalucía, así como en Ca-
narias, Hispanoamérica, etc., se articula
como una s. Su nombre es zeta o zeda.
Vigésima novena y última letra del
abecedario español, y vigésima cuarta de
sus consonantes. Llámase zeda o zeta.
17
octubre de 2017
edición pdf
Este libro compila las definiciones de cada una de las letras del
abecedario (incluidos los dígrafos) en las distintas versiones históricas
del Mapa de diccionarios académicos de la RAE, desde 2001 a 1780:
http://web.frl.es/ntllet/SrvltGUILoginNtlletPub.

También podría gustarte