Está en la página 1de 176

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO

http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
1
La Casa —originalmente “La casa de Jack”— es una nouvelle o novela

corta de larga gestación (1997-2008); un texto-hobby que durante una

década engaveté y desempolvé repetidas veces sin percatarme de lo que

iba forjando “entre las sombras”. Era consciente, sin embargo, de querer

hacer algo apasionante, de crear algo que se leyera en una sentada, sin

descripciones tediosas ni personajes molestos; que no aburriera, ¡que no

me aburriese a mí mismo!

El resultado no pudo ser más gratificante.

Ricardo Díaz Borregales

2018

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
2
EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
3
“La Casa”
© Ricardo Díaz Borregales 2008, 2018

Coro, Edo. Falcón - Venezuela

Hecho el Depósito de Ley
DEPÓSITO LEGAL lf06820088002884
ISBN 978-980-12-3303-9

Registro del Derecho de Autor: 9259 – 07/10/2011 – 017060

Fotografía de portada: Luis Da Silva
Fotografías del autor (contraportadas): Fernando Acosta
Diseño Gráfico: Ricardo Díaz Borregales

Todos los derechos reservados. Queda prohibida, sin autorización escrita del autor, la
reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, así
como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
4
SOBRE LA CASA

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
5
L
a casa es una novela corta que participó en el X Concurso de

Poesía y Cuento “Rafael José [lvarez” en el 2008, evento

patrocinado por la Dirección de Cultura de la Universidad

Nacional Experimental “Francisco de Miranda” (UNEFM - Coro); y que

obtuvo la Mención Especial en la modalidad cuento. Reconocimiento

que dio pie a su publicación en agosto de ese mismo año de forma

independiente.

Contada desde la visión del protagonista, La Casa nos transporta a

una época antigua y a los tiempos de la terrible peste. Posee diversos

matices religiosos de suspenso, muerte y locura, pero principalmente de

amor. El libro sigue el género narrativo de reconocidos títulos como

Cuentos de Amor, Locura y Muerte de Horacio Quiroga, y algunos relatos

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
6
de Edgar Allan Poe. Es una narrativa que nos envuelve en una

atmósfera oscura y misteriosa, donde los personajes principales nos

llevan sobre un mar de sentimientos, tales como el odio, la culpa y el

amor, un amor desde un punto de vista diferente que va a representar

una innovación en cuanto a lo que se ha escrito de este tema en las

típicas novelas rosas. Su objetivo es hacer un contraste entre lo correcto

y lo incorrecto, haciendo que el lector llegue a cuestionar lo bueno, lo

malo, el verdadero amor y la fe.

Una de las características atractivas del libro es que narra una

historia profunda, de forma fresca y con un lenguaje sencillo para la

comprensión de todos los lectores, indiferentemente de su nivel

educativo. Es decir, cualquiera puede entender y valorar el cuento. Vale

resaltar que desde que La Casa salió a la luz ha recibido críticas

favorables y una buena aceptación por parte de los lectores, quienes

junto a estudiantes, profesionales y grupos literarios, le han permitido

ser incluida en presentaciones y dramatizaciones, así como en una tesis

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
7
de grado y en una ponencia para un Congreso de Narrativa Critica

Venezolana.

Acercarse al mundo de Ricardo Díaz Borregales

De la generación que hereda el nuevo siglo son variadas las nuevas

propuestas, el cambio de esquemas y el reinventar del arte, la cultura y

la forma de concebir la realidad. La literatura también se ha renovado,

plumas de jóvenes autores han refrescado el panorama de las letras, la

manera en que son interpretadas y sentidas, creándose así géneros

alternativos a los ya establecidos. Dentro de esta corriente se cuela la

obra escrita del falconiano Ricardo Díaz Borregales, quien construye un

discurso narrativo con pinceladas poéticas, aderezado de rasgos irónicos

y satíricos, siempre dándole a sus historias un toque de amor, locura y

muerte.

Su primera publicación La Casa, ve la luz en el año 2008, en ella se

recrea un escenario victoriano para presentar un drama y mostrar la

vida de un hombre atormentado; en esta historia se cuestionan valores

como la familia, la religión y el verdadero amor. Como las tragedias de

Shakespeare, Ricardo concibe belleza y magia en cuadros dolorosos y

nefastos, amores imposibles, paz a través de la muerte, incluso la

felicidad asociada con ideas de soledad y aislamiento.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
8
Valiéndose en gran medida de la parte gráfica y visual, opta por

poetizar algunos textos, abarcando el papel de imágenes sensoriales,

metáforas sencillas y símbolos que reflejen el dolor a través del amor, la

desolación como estado natural de vida, la alucinación, el humor y la

ironía como escapes al pesar y al sufrimiento.

No se debe pensar que el mensaje de este autor pueda representar

una voz aislada y vacía dentro del mundo y contexto que lo rodea, pues

ésta ha hecho eco y presencia en diversos espacios dentro y fuera de la

región, donde su obra ha sido acogida y ha ocupado un espacio que

muchos quizás no se han atrevido abarcar, el de la desesperanza

absoluta, el de los finales no felices, la vida normal sin adornos ni

superpoderes. Letras de carne y hueso, mortales y venenosas, punzantes

y penetrantes, letras dolorosas, sufridas, reales.

Yeglimar Pereira

2012

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
9
NOTAS DE PRENSA

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
10
Un nuevo escritor falconiano se posiciona en el público lector de

materiales de fácil digestión y sin complicaciones idiomáticas, ni

truculencias inútiles. Se trata de Ricardo Díaz Borregales, quien en el

mes de agosto de este año (2008) venció su natural timidez y se atrevió a

publicar una obra en pequeño formato y en la modalidad de cuento, con

una singular historia que fue favorecida con Mención Especial por el

Jurado Calificador del Concurso de Poesía y Cuento “Rafael José

[lvarez” de la UNEFM. La Casa es la obra objeto de este reconocimiento,

que es la primera publicación de Díaz Borregales, aun cuando desde

muy joven demostró garra al escribir (<) y algunos de sus escritos han

aparecido en revistas independientes y especializadas (<) La Casa está

enmarcado en el género narrativo y descriptivo. Relata, desde la visión

del protagonista, una historia corta, que nos transporta a una época

antigua y a los tiempos de la terrible peste, con diversos matices

religiosos, de suspenso, muerte y locura, pero principalmente de amor.

La misma envuelve al lector en una atmósfera oscura y misteriosa,

donde los personajes principales nos llevan sobre un mar de

sentimientos, tales como el odio, la culpa y el amor, desembocando en

un final melancólico y triste, quizás estimulado por el irlandés Oscar

Wilde y el latinoamericano Horacio Quiroga.

Iván Sierra Ramírez

Diario La Mañana / Diario Médano

Martes 21 de Octubre 2008

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
11
El Museo “Alberto Henríquez” de la UNEFM se vistió nuevamente de

gala para presentar, recientemente, la obra narrativa La Casa, de Ricardo

Díaz Borregales, diseñador gráfico de la máxima casa educacional del

estado Falcón. La cita fue apadrinada por la Dirección de Cultura, con el

apoyo de la C{tedra Libre de Literatura “Agustín García” de la UNEFM.

Se contó con la presencia de académicos y alumnos de esta casa de

estudios, así como de familiares y amigos allegados al autor. “La Casa es

b{sicamente un cuento de amor (<) tiene toques de misterio y sus

personajes así lo reflejan”, dijo con emoción Díaz Borregales. El autor

señaló no haberse inspirado en grandes escritores, por el contrario, la

obra es el producto de algo en lo que sencillamente se inspiró hace diez

años y que, luego de cierto tiempo, desempolvó para participar en un

concurso de literatura, haciéndose acreedor de una mención especial.

Las críticas positivas hacia La Casa le llevaron a publicarla este año,

contagiado por personas involucradas con la cultura como Maylen Sosa,

José Barroso y Gílmer Contín, a quienes agradece infinitamente.

Everth Hidalgo Lanza

Diario digital Unefm en líne@

Miércoles 5 de noviembre de 2008

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
12
¿Todavía es posible contar buenas historias en la narrativa venezolana?

¿Todavía podemos encontrar textos que produzcan en el lector “un

período de reacción mental y emocional” como pretendía Joseph

Conrad? Con la lectura de La Casa (2008) de Ricardo Díaz Borregales he

descubierto que esta posibilidad es todavía factible.

El anónimo narrador de La Casa, nos cuenta cómo la vida lo llevó a

crecer en un hogar compartido por indigentes, locos y enfermos regida

por su impositiva madre; y cómo ella, dominada por la enfermedad,

acepta la presencia de una joven hermosa y sumisa para ayudarla en los

quehaceres. La llegada de la muchacha despierta una parte sensual y

secreta en nuestro protagonista, que hasta el momento solo había vivido

a expensas de su progenitora.

También le permite tomar conciencia de la crueldad del mundo

que le rodea, que en principio ejerce su propia madre de manera feroz,

sobre todo a la hora de mancillar el cuerpo de su asistenta. Miedo y

horror son los ingredientes básicos de esta historia.

Vemos entonces, como desde la apartada ciudad de Coro, un joven

autor emprende la tarea de contar historias serias, trascendentes,

novedosas dentro de nuestra narrativa, llenas de pliegues que van

envolviendo al lector en una trama madura, digna de paladares

exigentes.
Manuel Cabesa

Columna “Retablo Aragueño” – Diario Ciudad MCY.

Martes 22 de septiembre de 2015

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
13
RESEÑAS

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
14
La narrativa de Ricardo Díaz Borregales nos sumerge en un universo

oscuro e intemporal, que imaginamos antiguo, de atmósferas trágicas y

profundas. Con meticulosidad de orfebre, el autor va urdiendo la

historia, entregando los elementos de un mundo abigarrado y sensual,

el relato va ofreciendo enigmas, misterios que paulatinamente se van

develando en su dimensión más sorpresiva y retorcida, el alma humana

mostrará sus recodos y abismos, los pozos de oscuridad que guarda, y

nos encontraremos cara a cara con nuestro lado más oculto, con el

ámbito resguardado de los deseos, miedos y experiencias más terribles.

Maylen Sosa

2008

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
15
La casa es un relato inquietante, de resonancias góticas, con el cual

Ricardo Díaz Borregales demuestra que avanza con paso firme hacia el

dominio del arte de narrar. Hay en esta historia una coincidencia con la

novela “La ciudad de los herejes” de Federico Andahazi, en el sentido

que en ambas obras se delinea un personaje blasfemo que haciendo uso

de un símbolo cristiano desata su perversidad contra otros seres. Pero la

coincidencia llega hasta allí, prueba de ello es que, entre otros aspectos,

el relato de Díaz Borregales —a diferencia de la narración del autor de

marras, que deja patente su espacialidad y temporalidad— no precisa

lugar ni tiempo, lo que permite al lector participar en la construcción del

universo ficcional.

José del Carmen Barroso

2008

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
16
La Casa es un espectáculo literario que merece ser leído por su innegable

valor narrativo; una verdadera fusión escabrosa, que despierta

emociones diversas. Es ese tipo de historias que nunca mueren, que

siempre cobran vigencia en los fantaseados pensamientos humanos.

Siempre habrá quien se excite en sobre manera por las sensaciones que

trasmite este relato, la fatalidad, el erotismo, la crudeza, la inocencia y la

sátira inmersa en La Casa nos confronta, nos exige, nos obliga a utilizar

la imaginación y a releer las fantásticas líneas que colman la obra. La

Casa despierta la humanidad en unos y en otros la malicia humana, se

mete en nuestro consciente y cautelosamente asalta el inconsciente,

despierta la curiosidad y echa ramas secas al fuego de la lectura, su

influencia trasciende de lo bibliográfico y cobra vida. «Se encuentra ante

mí como un padre —o quiz{s como una madre<». Ésta es un personaje

más de la historia, siempre interviene atando y desatando cabos, dando

pistas, imprimiéndole suspenso y terror a las escenas. «La casa, la

infame morada que una vez dejé atrás, continúa igual: enigmática,

lúgubre. Su imponente fachada parece querer elevarse al cielo y rasgar

la noche». Pero también están los otros personajes, representado cada

uno por alguna cualidad; la madre una religiosa enferma que

distorsiona con sus actos la imagen del catolicismo ¿o será ese su

verdadero rostro? «A mi madre le importaba poco la clase de

malviviente que podían traer a encerrar, igual los alimentaba, los

bañaba, los atendía, y de vez en cuando también los maldecía». (<) El

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
17
joven una especie de narrador omnipresente, es el elegido por la

fatalidad y el erotismo. Él y su amante, «la chica de mirada

melancólica», son los encargados del cruel y penoso desenlace que le

tocó vivir a los locos encerrados en las mazmorras de la prisión. La

joven por su inocencia y su misericordia para con aquellos, el otro por

su venganza. (<) Finalmente, el demonio del suicidio apareció y

terminó de adornar la historia dándole su merecido y muy oportuno

acabado. Considero a Ricardo Díaz Borregales un auténtico creador de

narrativa, cada detalle de la obra lo confirma y cada porción del texto no

hace más que una invitación a La Casa.

Anthony Marte

2010

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
18
Bajo un escenario vislumbrante y temeroso, en una tierra de belleza

misteriosa, Ricardo Díaz Borregales, narra el drama de un joven que

vivió las experiencias más trágicas y significativas de su vida en un

lugar traspasado de melancolía, pasión, ardor y, que a pesar de toda la

descripción de los hechos que se suscitaron, éste llamó casa.

Ricardo Díaz Borregales ofrece con este libro una obra literaria que

interesa, que atrae. ¿Sus razones para escribir? No las sabemos. Cada

escritor tiene sus razones: para éste, el arte es un escape; para aquél, un

modo de conquistar. Lo que sí es cierto, es que, detrás de los diversos

propósitos de los autores, hay una elección más profunda e inmediata,

común a todos, y Díaz la ha hecho a través de su obra La Casa.

María Alejandra Salas

2008

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
19
La Casa, obra del diseñador gráfico Ricardo Díaz, nos sumerge en un

ambiente donde el eco de la oscuridad es la principal característica.

Indigentes, locos, calabozos, monjas, llantos, dolor, enfermedad, etc. son

algunos de los ingredientes de La Casa. Sin duda alguna el autor

ganador de la mención especial en el X concurso poesía y cuento “Rafael

José [lvarez”, de la UNEFM, ratifica su estilo por escribir, donde la

pasión a lo inimaginable, a lo sorpresivo y a los enigmas de la vida

humana hacen de este texto literario, un trabajo fantástico para que el

lector se traslade a una historia sorpresiva que de seguro en nada se

parece a su realidad en La Casa.

Heirly Leones

2008

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
20
La Casa es una obra que hace todo lo que una crónica debe hacer en un

lector, hacer vivir los hechos ocurridos. La narrativa se expresa en varios

tiempos, en primer lugar cuando en el inicio el protagonista entra en la

casa y recuerda, haciendo revivir al lector todos los momentos

horrendos que vivió. Las características del lugar ayudan a crear la

imagen mental de acción dentro del relato. La obra cumple con cada una

de las expectativas que un thriller necesita para mantener la atención en

un público y podría ser bien utilizada con alguna adaptación para hacer

un buen cine venezolano al igual ser llevada a las tablas.

Oliver Goussot

2008

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
21
PONENCIA

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
22
La intensidad del efecto en La Casa de Ricardo Díaz Borregales.

Cristina Gutiérrez Leal
Daniela Campos

Centro de Investigaciones Literarias y Lingüísticas
“Lydda Franco Farías”.
Coro, Estado Falcón.
2009

La tierra de medanales es sitio privilegiado para los poetas, sin

embargo, se pueden nombrar algunas voces que han dejado en la

historia literaria del estado Falcón, una marca ineludible que los

posiciona como referentes esenciales de nuestra narrativa regional.

Entre las obras m{s resaltantes pueden figurar “Eufrosina” de

Guillermo Coronado, “En virtud de los favores recibidos” de Orlando

Chirinos, “Urupagua” de Agustín García, entre otras.

Ahora bien, se yergue una nueva generación de narradores

falconianos que han tomado protagonismo en la ciudad, esto debido a la

fuerza de sus textos y a la precisión con la que logran captar al lector.

Ricardo Díaz Borregales es, entre éstos, un joven escritor, que hilvana

sus textos de forma meticulosa y sumerge al lector en una atmósfera

oscura y hasta perturbante. No gratuitamente ha sido merecedor del

premio mención especial del concurso Poesía y Cuento “Rafael José

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
23
Álvarez” (Poesía en el 2007 por Cadáver y Cuento en el 2008 por La casa).

A propósito de La Casa, comenta Sosa:

“La narrativa de Ricardo Díaz Borregales
nos sumerge en un universo oscuro e
intemporal, que imaginamos antiguo, de
atmósferas tr{gicas y profundas”.

Ciertamente, La casa es un texto enigmático, en el que se

vislumbran destellos de influencias de Poe, específicamente en las

descripciones de los espacios, por ejemplo en el relato “El hundimiento

de la casa Usher” de Poe describe:

“Contemplé la escena que se extendía
ante mí –el desnudo edificio, el sencillo
paisaje, las paredes heladas, las ventanas
vacías, que parecían ojos, los escasos
arbustos y los blancos troncos caídos- con
tan completa descripción de ánimos, que no
puedo compararla a otra sensación
terrena<”. (25:2007).

Y en “La casa” de Díaz Borregales:

“Su imponente fachada parece querer
elevarse al cielo y rasgar la noche. Sus
ventanas, negras y vacías como ojos
muertos, me observan, logran reconocerme,
saben el porqué de mi presencia”. (09:2008).

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
24
Se evidencia entonces, cómo en ambas descripciones subyacen

miedos, perturbaciones que hacen sucumbir al sujeto en un espacio ya

conocido por el mismo y logran sumergirlo en un universo misterioso,

con cualidades propias y hasta humanas. En ambas descripciones, se

evidencia una semejanza entre las ventanas y los ojos, haciendo énfasis

del humanismo tácito de estos objetos, otorgándole cualidades visuales,

los presenta como una suerte de vigilantes. En el relato de Díaz, las

ventanas, se muestran como protagonistas de un suceso antiguo, y

además, conocedoras de las perturbaciones del sujeto.

La obra de Díaz se desenvuelve en espacios misteriosos y

lúgubres:

“Hojas secas crujen bajo mis zapatos al
avanzar. Enormes ramas rasguñan mis
brazos intentando detenerme, intentando
evitar lo inevitable. Adelante, una funesta
silueta emerge de la oscuridad. Los árboles
hicieron una excelente labor al mantenerla
oculta; lejos de las miradas”. (Díaz:09:2008)

Con esta primera descripción se inicia el curso de las emociones

que serán encarnadas por un personaje sombrío, quien experimentará

las más crudas perturbaciones del espíritu. En este fragmento, también

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
25
se hace referencia, por primera vez a la casa, pudiéndose observar el

paso del tiempo sobre ese lugar donde transcurrieron los días de

infancia y juventud del personaje.

Ahora bien, en esta investigación se estudiará la intensidad del

efecto en La casa. Se tiene que el efecto es, según Poe: “una forma de

someter al lector en el plano imaginativo y espiritual”. (230:1997). Es

decir, trasladar al lector a una especie de cosmos aislado de la realidad y

que sucumba ante las diversas emociones que describe el relato. Es así

como Díaz Borregales, nos hace cómplices de los hechos ocurridos en

esa casa, donde en el transcurso de la lectura sentimos diversas

emociones. Resulta ineludible desposeer una apariencia horrorizada y

perturbadora en la misma.

El efecto se visualiza desde diversas percepciones. Una primera

dimensión del efecto sería el existencialismo religioso. Definido como:

“la filosofía según la cual cada persona
establece para sí misma la verdad dejándose
llevar por sus propios deseos, experiencias y
necesidades síquicas, emocionales o
espirituales”. ([lamo: 2008/21-11-03)

Visto de esta manera, el existencialismo religioso se concibe de

forma subjetiva y según las necesidades de cada individuo. Es una

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
26
especie de escape y búsqueda de llenar ciertos espacios desprovistos de

sentimientos legítimos. El personaje de la madre en La casa, se vale de

este existencialismo para saciar sus más ínfimos deseos:

“-A diario fantaseo nuestro encuentro (<).
Mirándola, tocándola. Es tan divina, tan
hermosa; su rostro, sus labios, su piel< Si
nadie es perfecto en la vida juro por ti,
Señor, que Ella lo es. Lo es para mí. (<) Sé
que esto no est{ bien, (<) pero la necesito
tanto. (<) >¿Y quién dice que no puedo
tenerla? ¿Quién? ¿Tú? ¿Acaso no nos invitas
a amar?, ¿a dar y a recibir amor? Pues, mi
amor duele y lo sabes. Ella deberá
obedecerme. Esta es mi casa”. (7:2008).

Vemos cómo este personaje se muestra implacable en defender su

postura ante estos sentimientos, que aunque conscientiza que no son los

más atinados, sin embargo, los revela como sus necesidades. Una

necesidad que lo hace sucumbir hacia las más infames consecuencias.

Asienta sus deseos sobre las bases religiosas para sustentar sus actos. Es

una especie de aberramiento, por consecuencia de frustraciones y

desventuras en su juventud.

Con relación a este fragmento se evidencia el uso de cursiva para

mencionar a “Ella” y “Señor”. Considerando los niveles de información

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
27
del mensaje estético, de Umberto Eco, desarrollado en su libro La

estructura ausente entre los cuales menciona el Nivel de relaciones

sintagmáticas, el cual hace referencia a los modos de diseñar los textos

de forma sintáctica con intención literaria, aumentando con ello su carga

semiótica.

En “La casa”, Díaz Borregales utiliza este tipo de escritura con la

intención de que la obra sirva en sí misma, como guía para leer el texto

de la manera que está pensada por el autor, en cuanto a entonación y

sentido. Aunado a esto, también hace evocar en el lector cierto misterio

en cuánto a este personaje. En algunas ocasiones funciona para reflejar

el idealismo: “< jam{s mis ojos presenciaron algo tan perfecto, tan

sublime, tal celestial: ¡Es Ella! La chica de mirada melancólica<”

(43:2008). En otras para señalar su presencia espectral: “Bienvenido a

casa -dijo Ella, y apretó mi garganta hasta el final” (44:2008), y en varios

episodios para formar un nexo entre los deseos que unen al narrador

con “Ella”: “Lentamente avancé hacia Ella, hacia la dueña de aquel

delicado y gr{cil cuerpo que me hacía temblar al sentirla cerca de mí.”

(31:2008).

El autor no sólo acude a la forma cursiva de las palabras cuando

hace el nombramiento de “ella” y “señor”, sino también para reflejar en

el texto una diferencia del discurso en cuanto al contenido, es decir,

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
28
cuando la trama de la obra se está desarrollando, el diseño de las

palabras es normal. Ahora, cuando el personaje tiene conversaciones

internas y preguntas existencialistas, usa las cursivas.

Partiendo de esto, se podría inferir que existen dos planos en el

discurso narrativo de Díaz Borregales, el primero, que sería el

codificado de una forma sintagmáticamente normal, que sólo hace

alusión a las acciones de la obra, y el segundo, diseñado sobre la base de

un modo de escritura cursiva, el que sirve para sumergir al lector en el

cosmos íntimo del personaje, un ejemplo de ello se podría consolidar

con la siguiente cita:

“Agresiva y rebelde, retorcía y golpeaba su
cuerpo contra la puerta (<) ¿Qué clase de
amante es aquel que permite tanto sufrimiento?
¿Qué clase de amor puede entregarse en estas
circunstancias? ¿Y en verdad puede llamarse
amor a todo esto?” (35-36:2008).

Un dualismo discursivo ineludible donde el autor plantea por

una parte, el argumento, donde describe el aspecto del personaje y por

otra, las incertidumbres con respecto a sus sentimientos.

En este texto de Díaz Borregales se percibe otra dimensión del

efecto, enmarcada por el erotismo, visto desde dos perspectivas, la

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
29
primera que alude al erotismo sublime vinculado con el amor y las

emociones verdaderas:

“Su enmarañado cabello no dejaba de jugar
con el viento. Su trémula piel, mucho más
pálida que de costumbre, estaba envuelta
por una fina capa de sudor. Los pechos,
claramente excitados, se habían endurecido
al sentir el vestido adherido al cuerpo.”
(31:2008)

Las imágenes descritas en este fragmento denotan una

sensualidad sugerente, que surge del deseo. Es un canto a la hermosura

femenina, donde se observa claramente, algunos elementos que sirven

para configurar una escena erótica, producto de deseos íntimos y

entremezclados con emociones, tanto en el plano carnal como en el

espiritual.

La segunda, se construye desde un erotismo enfermizo y

aberrante:

“La muchacha se estremeció al sentir algo
abriéndose paso entre sus nalgas. Una
increíble ola de dolor la hizo saltar y chocar
contra la pared. Cayó al suelo trayendo la
mesa consigo. Todo su cuerpo se contrajo y
sus piernas comenzaron a sangrar. Lloraba

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
30
y gemía mientras su agresora reía y se
embriagaba de placer” (26:2008)

Se evidencia por un lado el sufrimiento de quien fue víctima del

desborde abigarrado de una conducta enfermiza por parte del personaje

de la madre, que quizás sea consecuencia de frustraciones, del claustro

sexual que implica decidir entregarse a una vida religiosa radical y al

contacto con enfermos mentales debido a los años que los mantuvo a su

cuidado.

Una tercera dimensión del efecto vendría siendo la locura, una

locura literal, puesto que este espacio fue un lugar de descanso para

personas con este tipo de desorden psíquico. Además, la misma es vista

como una suerte de coraza adoptada por los habitantes para subsistir.

Esta locura resulta contagiante, y se convierte en una especie de urgencia

por parte del personaje principal:

“Necesitaba respirar nuevamente aquel
olor. Necesitaba respirar una vez más aquel
inconfundible y adictivo aroma.
Debí olerme a mí mismo. Dentro de
mí vive un hombre demente, concebido de
la ira.” (38:2008).

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
31
Se evidencia entonces, como urge el ansia a la locura, que lejos de

ser una enfermedad, es un modo de sobrevivir al espacio vacío, a la

nada, después de quedar solo a causa de la muerte de su madre y de su

amada. Con respecto a este estado, comenta Montero:

“La esencia de la locura es la soledad. Una
soledad psíquica absoluta que produce un
sufrimiento insoportable”. (190:2007).

Vemos como la soledad, en algunos casos, conduce al individuo a

una agonía constante, perdiendo así el sentido de lo real y

manteniéndolo sumido a los desvaríos, en base a los cuales fluyen los

desórdenes mentales, conllevándolos a acciones fatalistas:

“Como si la piel humana se tratara de
algún combustible, las llamas se avivaron
de inmediato consumiendo todo lo que
había en el interior del reducto. Impasible
presencié el infierno creado por mí.”
(39:2008).

En estas acciones fatalistas se resume la consolidación de la locura

de este sujeto, quien planeó, desde ese estado, la exterminación de estos

seres desequilibrados, manteniendo cruelmente una postura serena ante

los hechos presenciados. En este fragmento, también se muestra la

muerte, siendo esta, la última dimensión del efecto.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
32
Ahora bien, de la muerte en La casa, se desprenden tres

concepciones, una vista desde la mirada fría de la locura, descrita

anteriormente. Otra vista desde la muerte como símbolo de liberación:

“¿Por qué debo sufrir de esta forma? Me has
convertido en la prostituta del Señor. Me
violas a diario, me entregas al sufrimiento, a
la soledad, al hambre. ¡Déjame ir! Quiero ser
libre. No pertenezco aquí.” (36:2008).

La angustia aquí se muestra en su máxima expresión. Es una

angustia recurrente por “Ella”, quien vive consternada a causa del

sometimiento a la locura y a la entrega resignada al dolor. La muerte,

para ella, representa un escape hacia otro espacio, donde la libertad y el

descanso son imperturbables.

Finalmente, la muerte se vislumbra como un “amor suicida”:

“¿Y si la muerte resulta ser la respuesta a los
enigmas del amor? Entonces amaré. Sí,
amaré”. (44:2008).

Un amor que lo conduce al fin de su soledad, un camino que lo

guía al encuentro con “ella”, a la salvación, por medio de la locura. A la

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
33
eternidad. Es así como se funden los principales elementos de la obra de

Díaz Borregales: la locura y la muerte.

A manera de conclusión, se puede decir que la obra de Díaz

Borregales está cargada de mucha fuerza, que mueve en el lector las

fibras más intensas de las emociones. El efecto se muestra desde varias

dimensiones, que logran engranarse, para completar así la totalidad de

su carga semiótica.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
34
Referencias bibliográficas:

Eco, U. (2006). La estructura ausente. Debolsillo. México, D.F.

Díaz, R. (2008). La casa. Coro.

Montero, R. (2007). La loca de la casa. Alfaguara. Buenos Aires.

Pacheco, C. Barrera, L. (1997). Del cuento y sus alrededores. Monte Ávila Editores

Latinoamericana. Caracas.

Poe, E. (2007). El hundimiento de la casa Usher. EDAF. Madrid.

Referencia electrónica:

Álamo, H. (2008). El existencialismo y el misticismo religioso. Encontrado en

http://www.editoriallapaz.org./misticimo.html. (02/11/2009).

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
35
TESIS

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
36
La Casa y La Ciudad de los Herejes: un vínculo silente

(extracto)

Isabel Colina Freites

Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda”
Programa de Educación. Mención: Lengua, Literatura y latín
Unidad curricular: Seminario de grado
Coro, 2013

La literatura ha permitido al hombre desenvolverse en diversos

escenarios sociales, satirizarlos y criticarlos o adorarlos y beatificarlos.

En base a esto, diversos autores han escrito una gran gama de obras

literarias proyectadas hacia las direcciones señaladas por la

posmodernidad en las cuales las grandes instituciones sociales

conformadas por: la ética, la moral, la política, y la religión, se han

convertido en el blanco de diferentes críticas fundamentadas en el

discurso literario posmoderno lo cual ha admitido que los fenómenos

sociales despojen a estas instituciones del disfraz que en ocasiones llega

a esconder su verdadera realidad.

La desmitificación hasta la actualidad ha sido uno de los

fenómenos al que más recurren los escritores para poner en

funcionamiento un juego discursivo donde se pone a prueba las

capacidades del lector para filosofar, analizar e interpretar su universo

desde la literatura.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
37
Por esta razón, Federico Andahazi crea una novela histórica

llamada “La Ciudad de los Herejes” (2005) la cual describe las

problemáticas institucionales de la iglesia católica tocando temas tales

como: la corrupción, la pedofilia, el sadomasoquismo, el lesbianismo, el

aborto, el amor y el eros en el ámbito religioso.

Asimismo, Ricardo Díaz Borregales crea un cuento denominado

“La Casa” (2008) en el que se relata la historia de un joven hostigado

por las enseñanzas religiosas de su madre. Esta narración aborda

temáticas diversas que permiten ahondar en el tema de la locura y de la

muerte, descubriendo los enigmas y lo retorcido que puede llegar a ser

el espíritu humano.

Camino a la desmitificación

La desmitificación religiosa consiste en despojar a esta institución

de su carácter moral, despejando las dudas del fiel creyente con respecto

a las problemáticas éticas que han venido afectando la fe y el dogma

religioso. El vacío institucional es cada vez más grande dentro de las

grandes religiones, los hechos de corrupción, los escándalos sexuales y

el espíritu malintencionado de algunos representantes de la religiosidad

son grandes conflictos en los que hoy batalla la divinidad.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
38
Federico Andahazi (2005) y Ricardo Díaz Borregales (2008) han

tomado como punto de partida a la desmitificación de la religión

católica con la finalidad de crear una especie de circunferencia cuyo

centro está determinado por dos elementos sociales claves: el

mercantilismo en el plano religioso y la figura del loco.

La Casa de la locura

Desde la antigüedad han surgido cantidades inimaginables de

términos para referirse a esa condición psicológica, sociológica y

biológica que desencadena en el hombre una especie de alteración en su

conducta. Se escucha mencionarla como: enajenación, demencia,

desvarío, insensatez, alucinación y delirio, lo cierto es que hasta

nuestros días es llamada simplemente locura. En términos sociológicos,

la locura ocupa un espacio dentro del discurso moral y ético del poder

institucional donde este último, reacciona frente a los patrones

conductuales del sujeto, observando estos últimos como tipos sociales

que atentan contra el sistema de leyes y códigos reglamentarios.

La Literatura ha sido una de las artes que de forma asidua ha

dejado entrar a la locura a su casa, permitiéndole a ésta dejar huellas

enigmáticas y atrapar a cientos de lectores y escritores con infinidad de

tramas donde el delirio desencadena una cantidad de sucesos cargados

de un mecanismo mental donde no todo está dicho.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
39
En concordancia con esto, Ricardo Díaz Borregales, Diseñador

Gráfico y escritor falconiano crea una obra literaria fundamentada en la

locura, esta narración cuentística denominada “La Casa”, entreteje una

serie de historias oscuras y retorcidas donde el desvarío cobra cada vez

más fuerza y termina siendo el epicentro, la causa y el efecto de los

sucesos que se relatan dentro del cuento.

Díaz Borregales (2008), narra la historia de una madre sumida en

el dolor del abandono producto de un embarazo, antes de dar a luz

aquella joven es albergada por unas monjas en su convento. Al nacer el

niño, la madre es encargada de las riendas de un manicomio situado en

un recóndito y alejado lugar, desde entonces ese manicomio se convirtió

en la Casa de ambos y los locos en sus acompañantes.

Al respecto Ricardo Díaz Borregales narra:

“A mi Madre y a mí no nos molestaba nada
de aquello, contábamos con una casa y eso
nos alentaba a prescindir de todo lo demás.
Pero, por supuesto, estaban nuestros
huéspedes, quienes no siempre eran
personas que estaban mal de la cabeza; la
gran mayoría eran indigentes, ancianos sin
hogar, alcohólicos, vagabundos...” (2008:10)

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
40
La mirada de aquellos pobres hombres estaba sembrada en la

madre y su hijo, a pesar de no emitir palabra alguna sus ojos le

transmitían dolor, angustia y amor, pero aquella monja no concebía la

idea de amar y mucho menos a una manada de maniáticos, para ella la

locura era una especie de mal que revoloteaba por las calles y que sólo

la fe y el catolicísimo eran capaces de acabar.

La locura para aquel entonces se había apoderado del hombre,

leprosos, desequilibrados y abandonados, caminaban por las calles en

busca de un hogar y de aquella Casa de aspecto lúgubre que albergaba a

todos aquellos que necesitaban de cuidados y atenciones.

La vida de la Madre y el muchacho giraba en torno a la de

aquellos necesitados de afecto, cada loco poseía un mundo distinto en

su subconsciente, distinto al de aquellos dos seres desdichados: la mujer

había creado una coraza indestructible, donde su palabra y la del Señor,

eran lo único que se necesitaba para vivir bajo la supuesta dicha en la

que se hallaba el chico, éste último sobrevivía en el universo de terror,

misterio y oscuridad que la Madre había construido, no conocía a otras

personas más que aquellos hombres trastocados por la locura y a la

puritana que tenía por progenitora.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
41
Aquellos locos que habitaban la casa seguían en silencio

observando día con día como aquel ser tan despreciable los trataba

como a escorias de la humanidad que únicamente vivían para perturbar

la vida de los otros seres humanos con su existencia. Los malos tratos,

las maldiciones y las ofensas que salían expelidas de los labios de la

monja formaban parte de sus creencias católicas, el ayudar al prójimo y

la compasión, para aquella mujer estaban sujetos también al odio, la

invitación a amar de la Biblia no tenía para aquella fuerte señora

importancia alguna, su voz era el único ruido que se escuchaba en la

Casa.

En “La casa” se describe a continuación:

“Mi infancia no fue nada convencional.
Monjas y locos no eran el modelo típico a
seguir; pero estaba mi Madre, una mujer
fuerte y dominante que, a pesar de
encontrarse sola en la vida, siempre veló
porque nunca me faltara nada. Mi
educación, mi única formación, provino de
sus conocimientos y creencias —no había de
dónde más.
Sus enseñanzas lo fueron todo para mí.
—El resto es innecesario —me decía—. Todo
lo que requieres para vivir está aquí, en la
casa, conmigo.
Y por años así fue.” (2008:11)

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
42
La niñez del joven estuvo marcada por la figura de la madre

como un símbolo de divinidad, adoración y religiosidad, sin embargo,

también veía en ella el rostro de cada uno de los locos que habitaban la

Casa. Los hombres que se mantenían encerrados en esa mansión

Victoriana reflejaban el dolor de una vida de desidia y de carencias,

quizás la culpa de los maltratos de la monja podrían visualizarse en los

ojos del muchacho, quien sólo acostumbraba a caminar cabizbajo.

En “La Casa”, la locura representa una mezcla de sexo, amor,

religión y suicidio que evoca la psicología del hombre en su punto

máximo de retorcimiento tratando de llegar hasta el más supremo

éxtasis.

Maylen Sosa poeta y profesora de Literatura afirma en el 2008:

“El relato va ofreciendo enigmas, misterios
que paulatinamente se van develando en su
dimensión más sorpresiva y retorcida, el
alma humana mostrará sus recodos y
abismos, los pozos de oscuridad que guarda,
y nos encontraremos cara a cara con nuestro
lado más oculto, con el ámbito resguardado
de los deseos, miedos y experiencias más
terribles.”

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
43
Lo afirmado por Sosa argumenta lo hasta ahora señalado: Díaz

Borregales talla y crea a través de “La Casa” una enigm{tica obra que

atraviesa como un puñal el espíritu humano y que coloca en juego una

nueva forma de hacer Literatura dejando atrás los miedos hacia lo

desconocido y hacia aquello que da temor con tan sólo mencionarlo.

Posexualidad: poder, institución y deseo sexual

La estampa del fenómeno sexual dentro de la institución religiosa

va a estar marcada siempre por la presencia del puritano (a), éste es la

figura del dogma, de la ley, de lo ético contemplando y juzgando lo que

est{ “bien” o “mal” dentro de la religiosidad. Guardan en su ser la

consigna de que el cuerpo es el templo del hombre y que por lo tanto

debe ser adorado y guardado como una estructura santa, además de

resaltar siempre que la exaltación del espíritu va a ser reflejada también

a través de la purificación de la anatomía humana.

En la literatura se ha tomado la figura del puritano para estudiar

lo que hay m{s all{ del discurso moral o “político” como lo denomina

Eagleton (2005), con el fin de responder interrogantes como: ¿será el

puritano “víctima” del placer? ¿Sentir{ algún tipo de deseo sexual el

hombre puritano? El plano artístico pero sobre todo el literario responde

a estas preguntas que surgen en el pensamiento de los pocos feligreses

que suelen detenerse a filosofar sobre estas cuestiones.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
44
Teniendo como premisa lo anteriormente expuesto, Andahazi en

“La ciudad de los herejes” (2007) y Díaz Borregales en “La casa” (2008)

introducen la imagen de este ser mítico: el primero le presenta al lector a

un monje agustiniano llamado Dominique de Reims y a la vez esboza el

retrato de una madre superiora con el nombre de Michelle, mientras el

segundo relata la historia de una madre que decidió ser monja luego de

dar a luz.

En “La ciudad de los herejes” se cuenta lo siguiente:

“El hermano Dominique sujetaba por el
cuello a un niño que se revolvía entre las
cobijas, resistiendo cuando le permitían sus
magras fuerzas los brutales embates del
cura. Con una mano hundía la cara del
pequeño contra el jergón y con la otra se
untaba el glande, inflamado y violáceo, con
el sebo caliente que caía de uno de los cirios
encendidos.” (2005:11)

Mientras tanto al otro lado de Hispanoamérica específicamente

en Coro; Edo Falcón se encuentra Ricardo Díaz Borregales (2008), quien

crea la figura de una madre soltera que durante muchos años entregó su

vida a las leyes religiosas. Su pasión por el misticismo la llevó a educar a

su pequeño hijo bajo las enseñanzas bíblicas. Detrás de aquel sagrado

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
45
hábito que cargaba la Madre se escondía una mujer autoritaria,

manipuladora, frívola y despiadada. Su verbo se había convertido en

santa palabra en aquella oscura y enigmática Casa, y su voz era el

espectro de un sonido bestial que retumbaba en cada rincón.

La única compañía de aquella madre hecha monja era su hijo y

una serie de locos a quienes albergaban y cuidaban dentro de la Casa,

con la llegada de una epidemia de peste las monjas del antiguo

convento decidieron enviar a un tercer ayudante para reforzar el

cuidado de los desquiciados. La llegada de aquella muchacha joven y

descuidada había sido el detonante del odio y el resentimiento hacia la

vida que guardaba la Madre. Ésta por las noches se adueñaba de la

juventud y la entereza de la jovenzuela, aquello era suficiente para

hostigarla y condenarla a recibir castigos.

En “La casa” se narra:

“La muchacha se estremeció al sentir algo
abriéndose paso entre sus nalgas. Una
increíble ola de dolor la hizo saltar y chocar
contra la pared. Cayó al suelo trayendo la
mesa consigo. Todo su cuerpo se contrajo y
sus piernas comenzaron a sangrar. Lloraba y
gemía mientras su agresora reía y se
embriagaba de placer. Algo resbaló de entre
las manos de mi Madre< La habitación

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
46
vibró ante el ensordecedor sonido que
produjo el ensangrentado crucifijo que chocó
contra el suelo.” (2008:17)

La presencia de Jesucristo ya no sólo invadía las creencias y el

adoctrinamiento de la madre, el joven y los locos sino que también había

socavado la vida sexual de cada uno de ellos. Para la Madre el Señor,

pedía la condena y el sacrificio de la joven. El poder que ejercía la

temible mujer, la hacía dueña de la vida de cada uno de los habitantes

de aquella Casa.

El pensamiento humano en cuanto a la posexualidad (en el plano

religioso), desde lo descrito por Díaz Borregales, es una especie de

incógnita donde siempre se esconde una farsa, contemplada en una

serie de secretos donde la figura de poder va a tener consigo la

posibilidad de mantenerse disfrazado, portando una especie de máscara

o antifaz que lo lleva a ser apreciado como la representación de lo

omnipotente.

En la obra se describe:

“—No te aflijas pequeña —le dijo mi
Madre—. ¿No te das cuenta que eres hija del
Señor? Eres hermosa e inocente. No te
cierres ante la inmensa belleza y felicidad

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
47
que te obsequia la vida. Piensa en los seres
queridos que te rodean y te quieren. ¿No has
pensado en eso? ¿En lo importante que eres
para todos nosotros? No tienes por qué
temer. Abre tu corazón y tus pensamientos
en este lugar, porque ésta es tu casa, la casa
del Señor. Él te escuchará si le hablas de
corazón. Él sabrá reconfortarte. No dudes en
expresar tus emociones. Confiésate ante Él,
ante el Señor.” (2005:11)

La utilización de la figura de Cristo en ambas obras para la

satisfacción sexual es el reflejo del desenfreno del Eros, es a la vez la

domesticación del sujeto durante el acto sexual, el soborno y la

manipulación a la que muchas veces es sometida la fe del Cristiano,

violando su integridad física, amoldándolo así a las necesidades propias

del individuo con poder.

La carencia de una entidad física propia es lo que hace que el

poder, sienta que es el propietario del dominio y de la compasión del

individuo. Esto le ha permitido estar privado de cualquier tipo de

sentimentalismo, su motor es el saciar lo que reprueba: el placer y el

deseo. Su satisfacción social, económica y sexual es lo que realmente

importa y es lo que “La ciudad de los herejes y “La casa” narran, la

historia del poder y cómo éste ha carcomido a la institución religiosa, el

idealismo humano y el espiritualismo del cristiano.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
48
Amor y Eros: ¿ruptura institucional?

El poder de la institución religiosa, se ha encargado desde

tiempos remotos de inmolar la presencia del amor pero sobre todo la del

Eros en la iglesia. Las relaciones heterosexuales entre novicias y padres

o entre estas figuras religiosas y un feligrés son vistas como el producto

del advenimiento de Satán. Dentro de la religión han resultado ser más

escandalosos los casos de entrega carnal y amorosa entre heterosexuales

u homosexuales que la misma pederastia o el llevar a cabo hechos de

corrupción a través del tráfico de la simbología religiosa.

Ricardo Díaz Borregales también produce en “La casa” (2008), un

relato basado en el amor y el Eros dentro del contexto religioso, a

diferencia de Christine y Aurelio, el chico y Ella no poseían aspiraciones

clericales, sin embargo el muchacho fue educado en base al

adoctrinamiento cristiano lo que lo sometió a vivir bajo un eterno

silencio e inmerso en un ámbito cargado de locura, enajenación y

monotonía. Ella, por su parte tenía una actitud sumisa e ingenua.

En “La casa” se narra lo siguiente:

“Yo jam{s había visto antes a una chica, al
menos no a una tan joven. Ciertamente no
podía comparar a la que vivía con nosotros
con nadie más; pero ante mis ojos Ella era

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
49
hermosa, muy hermosa. Estaba cautivado,
invadido por emociones totalmente ajenas a
mí. Poseído. Perdido en una inexplicable
devoción hacia aquella muchacha. Mi
comportamiento había sido alterado: me
ocultaba entre los pasillos para observarla; la
espiaba durante sus quehaceres; cuando
dormía; cuando se aseaba...
¿Quién era Ella? ¿La desaliñada y descalza
muchacha que vestía los viejos atuendos de mi
Madre? ¿La joven de mirada melancólica que
nunca me hablaba pero que sonreía al verme? ¿La
que sólo trapeaba y fregaba los pisos?”(2008:14)

La llegada de Ella, había

engendrado en el chico la admiración y el amor hacia la belleza, en

aquella muchacha descubría la nueva figura de la mujer. El conocerla le

permitió explorar su propio “yo”, indagar sobre los sentimientos que

producía su presencia en la Casa y tratar de analizar qué había detrás de

aquellos ojos que se encontraban en silencio, queriendo gritar y

encender esa magia que les estaba siendo negada por la presencia de la

déspota madre.

Ambos representaban un mutismo absoluto ante la madre, el

chico nunca se detenía a cuestionar las enseñanzas de su progenitora, su

estruendosa voz había callado la de su hijo, la necesidad de afecto y de

amor lo llevaba a plegarse a las doctrinas impuestas por su madre,

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
50
mientras que la chica, veía en cada acto autócrata y tirano de la madre

un episodio de bondad y compasión que le admitía sentirse amada por

ella.

El deseo hacia Ella se engrandaba cada vez que la ternura y la

tristeza de sus ojos lo miraban. Aquella pasión les concedió la

oportunidad de prodigarse amor desde el desenfreno. He aquí uno de

los relatos de la obra:

“Una fuerza increíble y poderosa nos
arrastró sin reservas a la entrega total. Era
algo nuevo y cálido. Inquietante y hermoso.
No logro recordar momentos más felices que
aquellos en que sólo éramos Ella y yo.
Despertar cada mañana y observar aquel
hermoso ser; sentir su cuerpo dócil;
impregnarme de aquella exquisita
fragancia< Jamás mi alma sintió tanta paz,
tanta tranquilidad.”(2008:20-21)

Lo anteriormente relatado da cuenta del ensimismamiento hacia

lo bello que hace referencia Díaz (2008), es poseer la capacidad de

admiración, amor y asombro hacia la belleza, amando el cuerpo no

desde lo efímero que puede llegar a ser sino desde las sensaciones de

preciosidad que pueden llegar a producir en el ser amado. La entrega

representa la fuga del alma hacia el encuentro con la esencia misma del

ser humano cuando ama.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
51
El amor entre Ella y él, había pasado de ser un amor productivo a

convertirse en un amor desarraigado puesto que la muchacha había sido

violada por los locos que al final sólo reclamaban el mismo amor y el

disfrute al que se había entregado el muchacho, la locura la hizo suya, la

pedía a gritos, la convirtió en su propiedad. La belleza de su cuerpo y de

su espíritu le había sido arrancada, de aquella muchacha hermosa y

candorosa no quedaba nada, sólo las heridas y el sufrimiento adornaban

aquellos pechos que algún día fueron besados por el chico.

Dentro de la obra se describe lo siguiente:

“¿Qué clase de amante es aquel que permite
tanto sufrimiento? ¿Qué clase de amor puede
entregarse en tales circunstancias? ¿Y en verdad
puede llamarse amor a todo esto?
—Te has portado mal —creí escucharla, sin
estar seguro de que fuera o no un sueño—.
Mira mis brazos y mi rostro. Los mordiscos
en mi piel se inflaman. Mis heridas se abren.
Lentamente me desangro. ¿Qué haces? Me
destrozas, me destruyes. ¿Por qué debo
sufrir de esta forma? Me has convertido en
la prostituta del Señor. Me violas a diario,
me entregas al sufrimiento, a la soledad, al
hambre. ¡Déjame ir! Quiero ser libre. No
pertenezco aquí.” (2008:24)

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
52
Aquella desenfrenada forma de amar lo llevó a filosofar sobre el

tipo de amante que sería si la dejaba vivir en medio del dolor y del

padecimiento que le causaba haber quedado con vida, ese mismo amor

que lo había conducido a liberarse y a liberarla del yugo religioso de su

madre, le concedió la valentía para entregarla a la muerte y con las

mismas manos que habían tocado el delicado cuerpo, estranguló a aquel

monstruo en el que se había convertido Ella.

Tanto en “La ciudad de los herejes como en “La casa”, se observa

lo anteriormente dicho por Díaz (2008): en Andahazi, Christine y

Aurelio se entregan a la muerte producto de la ambición del duque para

quien Aurelio resultó ser un gran hallazgo por poseer un rostro con las

mismas facciones y belleza que el de Jesucristo, éste fue sometido a un

sufrimiento semejante al de Cristo y por último fue crucificado,

Christine no soportó el dolor el desabrigo en el que la había dejado su

amante y junto a él dejó que su cuello se entregara a la horca.

Por otro lado, Díaz Borregales, describe la dejadez de Ella hacia la

muerte y deja en sus manos la decisión de regresarla hacia donde en

realidad pertenecía, sin embargo la “herida narcisista” a la que hace

referencia Díaz (2008) lo hace sufrir y entregarse a la extinción: “Mi

hogar está en la oscuridad, junto a Ella. Sé que ahora me espera la felicidad. Sé

que ahora me espera el amor” (2008:29-30). Su cuerpo y su espíritu los dejó

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
53
en manos de Ella que aunque se mostró como la representación del

amor y la belleza resultó ser la muerte y la satisfacción plena en medio

de lo dantesco y lo retorcido.

He aquí el vínculo silente establecido con respecto al amor y al

Eros visto como una ruptura institucional tanto en “La ciudad de los

herejes” como en “La casa”, puesto que ambos autores se enfocan en

representar y dibujar al amor desde lo sublime, pasando por el deleite

erótico, deteniéndose en la influencia del dogma religioso en las

relaciones amorosas originadas dentro de la iglesia y terminando en la

muerte como fin y no como medio. Estableciendo pues que para la

exaltación del amor y la belleza el hombre recrea el mundo a su manera,

con la finalidad de alimentar en su amante la plenitud y la satisfacción

de sentirse amado.

Cristianismo, dogmatismo y domesticación

El Cristianismo durante su paso ha sido una de las religiones que

más creyentes ha cultivado desde su surgimiento, esta doctrina ha

recorrido todos los continentes dejando en cada uno de ellos alguna

huella de las enseñanzas de Cristo, las cuales están inmersas en el

“Nuevo Testamento” de la Biblia. El nacimiento del Mesías trajo consigo

el advenimiento de una nueva era que le permitiría a éste entregarse a la

vida eterna con la finalidad de pagar los pecados del hombre.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
54
Friedrich Nietzsche (1895: 5), define al cristiano de la siguiente

manera:

“Este tipo altamente apreciable ha existido
ya muy a menudo; pero como un caso
afortunado, como una emoción, no fue
nunca querido. Quizás, por el contrario, fue
querido, cultivado, obtenido, el tipo opuesto:
el animal doméstico, el animal de rebaño,
aquel animal enfermo que se llama hombre:
el cristiano...”

La dogmatización del hombre cristiano para Nietzsche, lo ha

domesticado y sujetado también a vivir como un ser carente de

habilidades y capacidades humanas que le permitan aflorar sus

sentimientos y poner en juego una dinámica filosófica y social compleja

donde éste sea capaz de cuestionarse sobre las verdaderas razones que

lo conducen a vivir bajo una actitud de sumisión y en algunos casos de

humillación.

En referencia en lo anteriormente señalado, Federico Andahazi

presenta la otra cara del Cristianismo en “La ciudad de los herejes”, las

figuras clericales muestran en esta novela histórica cada una de las

problemáticas que hoy en día conforman el vacío institucional de la

iglesia católica.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
55
Por otra parte, Ricardo Díaz Borregales en “La casa” hace énfasis

en la distorsión del concepto de Dios y de la imagen de Jesucristo,

sugiriendo que ambos son utilizados para condenar al hombre a vivir

bajo la opresión y la autocompasión. En los personajes de esta historia se

encuentran tipos diversos de cristianos: el opresor, el sumiso y el

cuestionador.

En “La casa” se relata:

“—Oh, Señor, al fin me he entregado —le
confieso—. Me he dejado guiar por lo que
siempre odié, y me he convertido en la
persona que siempre evité ser. ¿Esta es la
vida que planeaste para mí? ¿Es esta la vida
que tanto anhelamos y respetamos?
>¿Dónde está la felicidad? ¿Dónde están mis
sentimientos, mi alma? Dímelo, por favor.
¡Dime en dónde están! Ya estoy harto de
todo este falso amor que me entregas. De
estas falsas ilusiones. ¿Alguna vez he
sentido el amor? ¿En verdad podría existir
tal cosa en mí?” (2008:28)

Al final las enseñanzas cristianas de la madre del joven lo

llevaron a transformarse en un ser despreciable, había quemado a los

locos que por años habían sido sus acompañantes y también se atrevió a

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
56
matar a la mujer que con amor y ternura se entregó a él. El abandono, la

soledad y el vacío que inundaban la casa lo llevaron a cuestionar el

amor de Dios y a ver en sí mismo la figura de su progenitora.

Las frustraciones, la locura y la muerte se apoderaron del amor

que le había sido inculcado hacia la doctrina cristiana, su espíritu se

había abandonado al odio y al rencor con la finalidad de encontrar en

algún rincón de aquella casa la presencia de Ella, “la muchacha de mirada

melancólica”.

Para finalizar es importante destacar, que las aseveraciones de

Friedrich Nietzsche en su libro “El Anticristo”, consideran la figura de la

teología y de la estructura religiosa cristiana como parte de una

monstruosidad y del mal que ha atacado a la humanidad con la errada

concepción de la compasión como virtud y no como una debilidad.

Además de lo anteriormente expuesto Nietzsche (1895:11)

sostiene:

“No quitemos valor al hecho de que
nosotros mismos, espíritus libres, somos ya
una transmutación de todos los valores, una
declaración viva de guerra y de victoria a
todas las viejas ideas de verdadero y no
verdadero; Las perspectivas más excelentes

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
57
son las que se han encontrado más tarde;
pero las perspectivas más excelentes son los
métodos.”

He aquí la esencia tanto de “La ciudad de los herejes” como “La

casa”, puesto que ambas cobran vida y fuerza con los señalamientos

realizados a la domesticación y dogmatización del sujeto a través el

Cristianismo, para finalmente señalar que el hombre necesita de libertad

y que más allá del adoctrinamiento el individuo posmoderno le ha

declarado la “guerra” al pensamiento único y totalizador.

El vínculo silente establecido entre el discurso literario de

Federico Andahazi y Ricardo Díaz Borregales marca los nuevos tiempos

de la literatura y de la colectividad, impregnando al fenómeno artístico

literario de un nuevo espíritu emancipador e independiente capaz de

crear sus propios códigos y dogmas.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
58
Bibliografía:

AMORÓS, Andrés. Introducción a la Literatura. (1980). Editorial Castalia.

ANDAHAZI, Federico. La Ciudad de Los Herejes. (2007). Editorial Planeta. Buenos

Aires, Argentina.

BORREGALES, Ricardo. La Casa. (2008). Falcón, Venezuela.

DÍAZ, Irán. Posmodernidad y América Latina: el estimulante disenso. (2007). Editorial

Capiro. Santa Clara, Cuba.

DÍAZ, Esther. Posmodernidad. (2008). Editorial Alfa. Caracas, Venezuela.

GONZ[LEZ, Ximo. “Hacia una sociedad líquida”. (2007). Venezuela.

MÁRQUEZ, Álvaro. Modernidad y Posmodernidad entre el humanismo histórico y la

razón escéptica. 2003. Trujillo, Venezuela.

NIETZSCHE, Friedrich. El Anticristo. (1983). 3ed. Editorial Alianza. España.

RODRÍGUEZ, Jaime. Posmodernidad, Literatura y otras yerbas. (2000). Editorial

Pontificia Universidad Javeriana. Colombia.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
59
ENSAYO

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
60
LA CASA DE LA LOCURA, EL AMOR Y LA MUERTE

(Vivisección Crítica de un Relato de Ricardo Díaz Borregales)

Camilo Morón
Agosto 2018

“Estas paredes ya no existen
y aún ocupan su lugar.
Cruzamos puertas, soportes,
soleras,
y aún los olores desaparecidos
están allí con los derrumbes de ese
tiempo.
Rafael José Álvarez: Oikos.

La Casa de Todos

Esta Casa es única y múltiple, puente colgante entre otros

mundos y este mundo donde nos vamos erosionando, lentamente, entre

humo y espejos. En esta Casa moran, el Olvido y el Recuerdo y se

transparenta el Futuro (que nadie ha escrito) en el Pasado (que todos

han borrado). En esta Casa la Vida y la Muerte apuestan (nadie sabe

qué) sobre un ataúd. Esta Casa tiene olor a mar y asfalto y arrastra (con

la resonancia una lata vacía) la frase aquella de la “casa que Bud

construyó”, que es una expresión forastera para referirse a la panza

cervecera de tiempos de burdeles y barcos extranjeros encallados, de

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
61
refinerías petroleras y jamones enlatados y campesinos que arrancan sus

pies como raíces y echan a andar como árboles.

Es la Casa en la que espantan nuestros poetas muertos: Elías

David Curiel desvive su soledad y su aislamiento y “cantaba oyéndose a

sí mismo”, sintiendo en los huesos “la imprecisa nostalgia de la Muerte”;

Lydda Franco Farías desanda con patas de cabra los cuartos en

penumbras con ansias de tinieblas; Rafael José Álvarez es duende que se

asoma en los espejos como si fuese un pez y se hunde en “Oikos”: el

obscuro cuerpo de la Casa; Otón Chirinos tiene un río de arena atado en

la frente; Ángel Miguel Queremel se transparenta en la desmemoria de

sus herederos; Víctor Hugo Bolívar Graterol reclama de amores

imposibles a Marilyn Monroe y ella, coquetamente, se alisa el vestido en

un pligue del aire; Marvella Correa baila eternamente en el jardín,

mariposa de un solo trazo; Hugo Fernández Oviol toca la guitarra que

manos extrañas quieren romperle, gente enfurecida, empeñada en

disecarle la voz, y él defiende su voz y su guitarra diciendo que no le ha

pedido a nadie que se arranque el corazón, ni que se saque los ojos para

que el sol le lama la cicatriz del llanto y él, simplemente, dice que no

quiere que su hermano sufra hambre, que le roben su trabajo, que sea

muerto como un extraño en tierra extraña, y declara:

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
62
“Esta casa está embrujada
a veces cuelgo la guitarra
y las cuerdas son apenas
temblorosos suspiros de arañas.”

Es la Casa de los prosistas: Pedro Manuel Arcaya deshoja los

archivos traídos en barcos piratas que relatan saqueos de iglesias y

rebeliones de caudillos en obras inéditas y dispersas de una inconclusa

“Historia del Estado Falcón”; el Dr. Carlos Diez del Ciervo da “Clases de

Higiene para Maestros”; en sus c{tedras de Literatura y Filosofía, el jurista

Julio Diez diserta sobre “Historia y Política”; Luis Arturo Domínguez

abre los ojos de niños muertos con palitos de fósforos en un “Velorio de

Angelito”; Juan de la Cruz Esteves descifra las palabras indígenas que se

adormilaron en la piel de los animales y los pueblos desperdigados en

“Agua de Totuma”, el primer libro impreso en una península lunar; Alí

Brett Martínez entra y sale de los escaparates a la caza crepuscular de

noticias y confidencias de “Aquella Paraguaná”; Ernesto Silva Tellería

civilmente recita su “Doctrina Política” en las etapas de una lucha sin

cuartel; Mario Jacobo Penso rememora: “sentado en la acera de la casa

de mi abuela que era hotel, pensión y caserón amable, quieto y hermoso,

me pasaba las tardes hasta bien anochecido”, toma el pulso a los niños

y dibuja a mano alzada el cardiograma de lo cotidiano en “El Fogón de

los Recuerdos”; con sonrisa socarrona Eudes Navas Soto nos desea —en

una ambigua bendición— que “Entre Corianos te Veas”;

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
63
melancólicamente Agustín García pasea en las frondas montañosas del

“Farallón”; Bhilla Torres Molina sueña despierta con “Manaure, el Diao”;

Carlos Gonz{lez Batista mide las sombras del “Arco de la Federación” y

Virginia Gil de Hermoso otea la herida fresca de un ladrón de sal y

declara solemnemente que es “Incurable”.

En la Casa hay relucientes salas de disección, bibliotecas

generosas y laboriosos laboratorios: Ibrahím López García lanza en los

paisajes resecos platillos voladores y tensa membranas que se

despliegan como abanicos; León Croizat-Chaley planta cardones y tunas

en el jardín desértico bajo el firmamento de un título encantador “En

Torno al Concepto de Hoja. Ensayo de Botánica Analítica y Sintética”; Tobías

Lasser describe plantas de hojas dentadas, aserradas y lanceoladas en

páginas amarillentas dedicadas a “Los Géneros de las Laureáceas

Venezolanas”; Tulio Arends observa al microscopio citas de libros de

historia y edita revistas científicas en la proximidad de su centenario,

mientras describe “Problemas Paracientíficos”; J. M. Cruxent rotula los

recuerdos más remotos —aquellos que son anteriores al amor y al terror

de las palabras— con su puño y letra, poblada de exilios y selvas,

hojeando un ejemplar de “Arqueología Cronológica de Venezuela”.

En la Casa resuena el estrepito de armas relucientes y oxidadas: el

cacique Bacoa levanta su macana en el imaginario de los campesinos de

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
64
hogaño y en los Jiraharas de antaño, “los perrazos y traidorazos” como

los infamaban resentidamente los españoles y alemanes del s. XVI, sólo

por no dejarse esclavizar mansamente; el guerrillero Rafael Simón

Urbina toma por asalto a Curazao con un puñado de estudiantes de

cabeza caliente y corazón en llamas; el mariscal Juan Crisóstomo Falcón

escribe poemas a su caballo y suspira por su esposa distante, quien le

reclama en cartas de primorosa caligrafía que vuelva a la Casa para

cumplir con sus “deberes de esposo”; dulce demanda que le quita el

sueño al mariscal entre una batalla y otra batalla; el zambo José

Leonardo Chirino recita en el zaguán las líneas que le depara el Destino:

«El verdugo, Ejecutor de la Real Justicia, ahorcó y mutiló a José

Leonardo Chirino en la Plaza Mayor de Caracas el 10 de Diciembre de

1796. Su cabeza fue puesta en una jaula de hierro y colgada en el camino

hacia los valles de Aragua y Coro. Sus manos fueron cortadas y se

fijaron en Caujarao y Curimagua. Su esposa e hijos fueron condenados a

ser vendidos como esclavos lejos del sitio donde vivían.»

En la Casa convergen saberes ancestrales y sudores centenarios.

Los conquistadores dibujaron el plano. Los conquistados amasaron los

ladrillos de barro. Los esclavizados levantaron las paredes a latigazos.

Ahora, la Casa la pueblan los fantasmas de todos. Cuentan que en la Casa,

en alguna ocasión que nadie precisa, alguien se despertó en mitad de un

sarao al que concurrían damas vestidas con trajes vaporosos, caballeros

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
65
con pelucas y hebillas en el calzado y espadas en el cinturón< y ese

alguien echó a correr por el silencio petrificado de las calles de piedra

olorosas a malos sueños.

La Casa de todos: de los que ya se fueron y los que llegamos

tarde y de los que no vendrán jamás. La Casa del laberinto y la profecía.

Esta Casa es una vasija de arcilla que se desmorona desde adentro.

La Casa, desde la Fachada

Cuando la Casa duerme, en una de las habitaciones se escucha

“La Casa de Luz Azul” de Deep Purple (de aquellos días, cuando éramos

felices y no lo sabíamos, como suele decir tristemente un amigo poeta).

En la Casa hay un televisor sintonizado en “Terror en Amityville”: la

sangre chorrea por las paredes de la Casa y por una de las ventanas

vemos la silueta de la Casa donde Norman Bates cuida a su madre

disecada en un fotograma eterno de “Psicosis”. En otra de las

habitaciones de esta Casa, Freddy Krueger es engendrado (una y otra y

otra y otra vez) en la violación múltiple de una moja por una manada

lúgubre y rijosa de locos. Esta es la Casa donde Jason, el de “Friday 13”,

tiene un altar consagrado a la cabeza de su madre.

Y en esta Casa, en la que todos nos vamos desdibujando, Ricardo

Díaz Borregales levanta una narración de terrores y amores góticos, a

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
66
golpes secos de emociones, de una rigurosidad de recursos retóricos y

dramáticos: espiral se enroscan sobre sí misma, en cuyo centro palpitan

(corazones arrancados de cuajo) los miedos inconfesables que acechan

en la novela familiar.

Ricardo Díaz Borregales tiene un alter ego al que llama Indio

Lenon, le acompaña desde las noches de creaciones adolescentes. Indio

Lenon es un rockero renegado y escéptico, desencantado y esperanzado,

como Ricardo. Indio Lenon es un cultor de Pink Floyd, como Ricardo.

Indio Lenon ha visitado la Casa, como Ricardo. Así que esta Casa de

Ricardo es también la Casa de Indio Lenon, como Indio Lenon la

hubiese escrito o la hubiese dibujado en un plano.

Espíritus inquietos y críticos han visitado la Casa y sus

alrededores. De su tiempo generacional y estilístico, Yeglimar Pereira

nos dice: “De la generación que hereda el nuevo siglo son variadas las

nuevas propuestas, el cambio de esquemas y el reinventar del arte, la

cultura y la forma de concebir la realidad. La literatura también se ha

renovado, plumas de jóvenes autores han refrescado el panorama de las

letras, la manera en que son interpretadas y sentidas, creándose así

géneros alternativos a los ya establecidos. Dentro de esta corriente se

cuela la obra escrita del falconiano Ricardo Díaz Borregales, quien

construye un discurso narrativo con pinceladas poéticas, aderezado de

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
67
rasgos irónicos y satíricos, siempre dándole a sus historias un toque de

amor, locura y muerte.”

Iván Sierra ahonda en la psicología de los personajes, en el

ambiente emocional de la trama y con precisas referencias nos da

algunas coordenadas para una valoración posible: “La Casa está

enmarcada en el género narrativo y descriptivo. Relata, desde la visión

del protagonista, una historia corta, que nos transporta a una época

antigua y a los tiempos de la terrible peste, con diversos matices

religiosos, de suspenso, muerte y locura, pero principalmente de amor.

La misma envuelve al lector en una atmósfera oscura y misteriosa,

donde los personajes principales nos llevan sobre un mar de

sentimientos.”

Los rostros del Amor, la Muerte y la Locura se miran con gestos

petrificados. Uróboros: el dragón mítico que se muerde la cola.

La narrativa de la enfermedad y las jerarquías de poder

subyugan la atención de Manuel Cabesa: “El anónimo narrador de La

Casa, nos cuenta cómo la vida lo llevó a crecer en un hogar compartido

por indigentes, locos y enfermos, regida por su impositiva madre; y

cómo ella, dominada por la enfermedad, acepta la presencia de una

joven hermosa y sumisa para ayudarla en los quehaceres. La llegada de

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
68
la muchacha despierta una parte sensual y secreta en nuestro

protagonista, que hasta el momento solo había vivido a expensas de su

progenitora.”

Maylen Sosa dibuja líneas de interpretación en una serie de cortes

precisos: “La narrativa de Ricardo Díaz Borregales nos sumerge en un

universo oscuro e intemporal, que imaginamos antiguo, de atmósferas

tr{gicas y profundas.” En un segundo corte, añade: “Con meticulosidad

de orfebre, el autor va urdiendo la historia, entregando los elementos de

un mundo abigarrado y sensual, el relato va ofreciendo enigmas,

misterios que paulatinamente se van develando en su dimensión más

sorpresiva y retorcida.” En un tercer corte, ahonda: “El alma humana

mostrará sus recodos y abismos, los pozos de oscuridad que guarda, y

nos encontraremos cara a cara con nuestro lado más oculto, con el

{mbito resguardado de los deseos, miedos y experiencias m{s terribles.”

Y en una rápida estocada José Barroso, precisa: “La Casa es un relato

inquietante, de resonancias góticas.”

La Casa, los Espacios Íntimos

En la puerta de La Casa, nos recibe el soliloquio de alguien que se

pregunta y a sí mismo se contesta, como si se tratase de una espiral con

el nudo de la novela familiar en el centro: “¿Y quién dice que no puedo

tenerla? ¿Quién? ¿Tú? ¿Acaso no nos invitas a amar?, ¿a dar y a recibir

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
69
amor? Pues, mi amor duele y lo sabes. Ella deberá obedecerme. Esta es

mi casa.”

La Casa deviene de una larga generación de Casas Malditas,

desde aquella en la que el Minotauro devoraba a sus víctimas y en la

que el monstruo fue sacrificado a la venganza de los dioses antiguos,

dioses constructores de la Casa< de resonancias y matices míticos<

“El Hundimiento de la Casa Usher” (en traducciones de Ricardo

Summers, Aníbal Froufe y Francisco Álvarez. E.D.A.F, Goya, 12 -

Madrid, 1967) es una imagen distorsionada por el gigantismo de la

Casa: “Contemplé la escena que se extendía ante mí —el desnudo

edificio, el sencillo paisaje, las paredes heladas, las ventanas vacías, que

parecían ojos, los escasos arbustos y los blancos troncos caídos— con tan

completa depresión de ánimo, que no puedo compararla a otra

sensación terrena, sino a la experimenta el fumador de opio al despertar

de un sueño y pasar de nuevo a la vida diaria, y ver que el velo ilusorio

ha caído de sus ojos.” Antepongamos en el espejo de las comparaciones

la Casa de Ricardo Díaz Borregales: “La casa, la infame morada que una

vez dejé atrás, continúa igual, enigmática, lúgubre. Su imponente

fachada parece querer elevarse al cielo y rasgar la noche. Sus ventanas,

negras y vacías como ojos muertos, me observan, logran reconocerme,

saben el porqué de mi presencia.” Y prosigue Poe: “Había allí algo de

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
70
glacial, tan decaído, tan enfermizo, una desolación tan profunda, que

excluida todo estímulo imaginativo que pretendiera sublimarlo. ¿Qué

era —me detuve a pensar— lo que me producía aquella depresión al

contemplar la casa Usher? Era un misterio tan insoluble que ni siquiera

podía concretar las oscuras fantasías que se atropellaban en mí durante

la contemplación.” Y como si fuese un arquitecto poseído por el espíritu

insondable de la Casa, prosigue Ricardo Díaz Borregales: “Este lugar

jamás me ha abandonado, ha ido conmigo a todas partes y en este

momento se encuentra ante mí como un padre —o quizás como una

Madre—, viendo regresar a su hijo derrotado.”

El escritor-arquitecto de este moderna Casa del Horror (no

olvidemos que también lo es del Amor, porque puede que sea una de

las máscaras del espanto) vivisecciona las emociones del narrador con

una crueldad calculada: “Me detengo en la última puerta. Su celda.

Logro reconocer el mísero reducto; imposible olvidar lo que a diario se

recrea en mi cabeza: allí está Ella, ruega por ser liberada de estos muros.

Me amenaza, me reta, me empuja a entrar en su dolor. Un torniquete en

mi cuello me deja sin aliento, me ahoga. Caigo al suelo de rodillas.

Tiemblo. Sudo. Siento el sudor bajar lentamente por mi rostro, poco a

poco inunda las cuencas de mis ojos; obstruye mi vista. ¡No puedo ver!

¿Qué pasa? ¿Qué me sucede? ¿Por qué esta bruma letal me acosa y me

maltrata? ¿Por qué? Es retorcido, macabro, revitalizante. No puedo

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
71
resistirme. Lentamente me sumerjo en la inconsciencia, en mi absurda

psicosis; en Ella<” Por su parte, Edgar Allan Poe, trata de racionalizar

(sin lograrlo) las fuentes del espanto: “Era posible —reflexionaba

conmigo mismo— que un simple arreglo de los elementos de la escena o

de los detalles de aquel cuadro fuera suficiente para modificar o tal vez

para aniquilar su capacidad de producir una impresión dolorosa.”

La Casa erigida por Ricardo Díaz Borregales transciende las

páginas góticas; tiene una ominosa dimensión histórica: es un campo de

concentración: “Esta casa fue un manicomio, un verdadero manicomio.

Uno de esos en donde a los pacientes se les encerraba de por vida.” Las

Madres-Gendarmes son los sádicos guardianes de estas mazmorras,

quienes se alimentan con las exudaciones de las carnes torturadas:

“Apoyada sobre una pequeña mesa, en una esquina de la habitación,

encontré a la muchacha. Estaba desnuda, de espaldas, con la mirada fija

en la pared. Aquella blanca figura, aquel pequeño y esbelto cuerpo que

a diario espiaba y que conocía de memoria, no paraba de temblar. Mi

Madre la observaba desde el otro extremo del cuarto. Parecía disfrutar

de su llanto. Había algo realmente repugnante en aquella lasciva mirada

y en la furtiva manera de acercarse a Ella. Se veía totalmente repuesta.

Era inexplicable aquella mejoría. ¿Mi Madre ha vencido a la peste? ¿Cómo

alguien puede ser más fuerte que su enfermedad?”

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
72
En la estampa de una ciudad añeja de barro, evoca Eudes Navas

Soto: “Era común en el Coro de hace unas décadas, en una misma calle,

que no eran tan largas como lo son ahora, conseguirse cinco o más

familias con un enfermo mental, recluido en el cuartico del fondo. Es

posible que la carencia de recursos públicos hospitalarios, para este tipo

de enfermo, haya dado pie a la costumbre; al fin y al cabo, resulta más

humano y piadoso darle atención, por precaria que sea, a este tipo de

paciente, en el seno familiar, que echarlo a deambular, sin protección, ni

abrigo, a las calles de Dios.” (énfasis nuestros). Nos consta el acto amor

implícito en esas c{rceles de los “cuarticos del fondo” porque vimos uno

en la casa del lado cuando éramos niños. Un acto de reclusión que

ofrecía la protección al demente vulnerable, al que era preciso

enclaustrar por su propio bien y por el bien de los demás.

Michel Foucault cita a Pascal: “Los hombres son tan

necesariamente locos, que sería estar loco de alguna manera el no estar

loco.” Y a Dostoievski: “No es encerrando al vecino como se convence

uno del buen sentido propio”, lo dice en el Diario de un Escritor. Dale

Carnegie nos ofrece con tono sereno estadísticas perturbadoras: “Los

médicos calculan que un norteamericano de cada veinte entre los que

actualmente viven pasará parte de su vida en una institución para

enfermos mentales. Uno de cada seis de nuestros jóvenes llamados al

servicio militar durante la Segunda Guerra Mundial fueron rechazados

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
73
como mentalmente enfermos o perturbados.” La prolongada crisis en la

que se hunde Venezuela desde hace décadas, no nos permite disponer

de estadísticas oficiales sobre este u otro tópico de la enfermedad (¿por

qué decir salud?) social, pero el continuo desfile de pordioseros-

dementes por las “calles de Dios” nos ahorra cualquier cálculo

tenebroso. Foucault acota que es preciso hacer la historia de esta otra

forma de la locura, por la cual los hombres, con el gesto de la razón

soberana capaz de encerrar al vecino, se comunican y reconocen a través

del lenguaje despiadado de la no-locura; es preciso —insiste— encontrar

el momento en que se ha formado esta conjura, antes de que se

estableciera en el reino de la verdad, antes de haber sido reanimada por

el lirismo de la protesta.

La Autoridad (con mayúscula) es el dragón que se muerde la cola

—Uróboros—: los carceleros y los prisioneros tienen el mismo rostro:

“Después de compartir la casa durante tanto tiempo, de alimentarlos, de

vestirlos, de limpiar sus porquerías, finalmente terminamos convertidos

en la misma escoria: en hijos de la peste y la locura. Si una vez hubo

alguna diferencia entre ellos y nosotros ya no la había m{s.”

Donde la Autoridad impone su presencia y sus prebendas, en la

perversidad de los espacios íntimos, una última perversión, la perversión

suprema: la Rebeldía (con mayúscula): “Una tarde vencimos el miedo a

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
74
entrar en la habitación de mi Madre. Abrimos las ventanas y dejamos

que la luz limpiara aquel infame lugar de torturas y humillaciones.

Registramos el dormitorio, arrancamos el crucifijo de la pared, y

arrojamos todas sus pertenecías al sótano. Hicimos el amor en la cama

donde la monja había muerto, y una vez satisfechos nos entregamos a

los sueños.”

Las referencias meta textuales pueden ser rastreadas hasta el

útero de las salas de cine de encuentros sexuales, furtivos y

adolescentes, pues como Freddy Krueger, el nudo del relato es

engrandado en un acto de violencia colectiva: “Al llevarles la comida se

enfurecieron y la tomaron a la fuerza, golpeándola y violándola

salvajemente.”

El dragón que se muerde la cola, en el eterno retorno de lo

idéntico, hace de los prisioneros ayer, los carceleros de hoy y víctimas

de los victimarios: “Como a los otros, la encerré en una de las celdas, en

la última.”

Este rizo adicional que se aleja progresivamente del centro

inexistente, nos lleva como en un enloquecido carrusel satánico a otro

cuento de Poe, “Hop-Frog”: luego de una farsa grotesca, en la que el

bufón héroe viste de velludos orangutanes a sus víctimas, consuma la

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
75
ardiente venganza: “Entonces, fingiendo que quería examinar al rey más

detenidamente, acercó la antorcha a la capa de lino que le envolvía, y

que instantáneamente ardió en una viva llamarada. En medio de medio

minuto, los ocho orangutanes estaban envueltos en un fuego feroz, en

medio de los gritos de la gente que contemplaba la escena desde abajo,

horrorizada de p{nico y sin poder prestar la menor ayuda.” El anónimo

narrador de La Casa se ensaña en los locos prisioneros que han violado y

arrastrado a la locura (como si fuese un contagio) a la amada de ayer y

prisionera de hoy: “Ciego de ira, tomé gasolina y les prendí fuego a

todos ellos. Los maté con mis propias manos.”

Sagazmente destaca Poe que al considerar las facultades de la

prima mobilia de la mente humana, los frenólogos dejaron de lado un

sentimiento “radical, primitivo e irreductible”, una propensión que ha

sido igualmente ignorada por todos los moralistas. La inducción a

posteriori, según Poe, hubiera llevado a frenólogos y moralistas a admitir

como un principio innato y primordial de las acciones humanas un

sentimiento paradójico que podríamos llamar perversidad, o mejor aún,

perversión: “En el sentido que yo le atribuyo —escribe Poe—, se trata en

realidad de un mobile sin causa, una causa sin motivo. Bajo sus impulsos

actuamos sin un fin comprensible, o si esto se ve como una

contradicción de los términos, nosotros también podemos modificar la

proposición diciendo que bajo sus impulsos nosotros actuamos por la

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
76
misma razón que no deberíamos actuar. En teoría, no existe ninguna

razón que pueda ser más irrazonable, pero en realidad no existe

ninguna de m{s fuerza.” Y concluye: “Es un impulso elementalmente

radical y primitivo.”

Estas lecturas cruzadas intra, infra y meta textuales que hemos

propuesto tienden (acaso no lo hemos logrado como pretendimos) situar

como en un vecindario literario La Casa que Ricardo Díaz Borregales

levantó con perversa paciencia; perversa en el sentido que da Poe a la

palabra como un impulso “radical, primitivo, irreductible”. Estas

lecturas tienen un vecindario heurístico y epistémico entre

estructuralistas, psicoanalistas, simbolistas; pero de la manera más

decidida est{ influida por las juveniles lecturas de “La Angustia de las

Influencias” de Harold Bloom. En ese libro, Bloom ofrece una teoría de la

poesía por medio de una descripción de la influencia poética, o sea, la

historia de las relaciones intrapoéticas. La historia de la poesía es

considerada como imposible de distinguir de la influencia poética:

“puesto que los poetas fuertes crean esa historia gracias a malas

interpretaciones mutuas, con el objeto de despejar un espacio

imaginativo para sí mismo.”

Y donde quiera que vaya la Humanidad, elevándose o

arrastrándose, llevará consigo las huellas de esa herencia ancestral de

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
77
influencias. En la metafísica exploración futura de Ray Bradbury en

“Crónicas Marcianas” encontramos la Casa en una colina baja y negra de

Marte: “—La Casa Usher —dijo el señor Stendahl con satisfacción—.

Proyectada, construida, comprada, pagada. ¡El señor Poe estaría

encantado!” La Casa Uscher II es desolada y terrible, las paredes lívidas, la

laguna negra y siniestra. La Casa, la laguna, el suelo, enfrían y acongojan el

corazón, entristecen el pensamiento, tal y como se lee en el cuento original

de Poe. En Marte el diligente ingeniero Bigelow debe recurrir a la

técnica para recrear los horrores primordiales, se explica: “He tenido

que trabajar a ciegas. Afortunadamente disponía usted de sus propios

cohetes, o no hubiésemos podido traer la mayor parte de los materiales.

Ya habrá observado usted el permanente crepúsculo, el invariable mes

de octubre, la tierra desnuda, estéril, muerta. Hemos trabajado mucho.

Matamos todo. Diez mil toneladas de DDT. No ha quedado una

serpiente, ni una rana, ni siquiera una mosca. Crepúsculo permanente,

señor Stendahl. Estoy orgulloso de mi obra. Unas máquinas ocultas

oscurecen el sol. Un ambiente adecuadamente siniestro.”

Pero Bigelow ha construido este soberbio homenaje sin entender,

sin saber, sin ahondar. Poe había muerto hacía mucho tiempo y sus libros

habían sido quemados en la Gran Hoguera de 1975 y su recuerdo había

sido quirúrgicamente extirpado, con la misma letal eficiencia de las diez

mil toneladas de DDT que habían agostado la vida en el artificial paisaje

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
78
marciano. Es al visionario Stendahl a quien le corresponde explicarlo:

“Y apretando un tornillo aquí y una tuerca all{, presionando,

sacudiendo, tironeando, muy pronto convirtieron al arte y la literatura

en una pasta de caramelo, retorcida y aplastada, sin consistencia y sin

sabor.” Y en un conmovedor rapto poético, sentencia: “La Bella

Durmiente se despertó con el beso de un hombre de Ciencia y expiró

con el fatal pinchazo de su jeringa.”

Decía Jorge Luis Borges que toda literatura es simbólica; hay

pocas experiencias fundamentales en la vida y es indiferente si el

escritor recurre a lo “fant{stico” o a lo “real” para expresarlas.

Rememora Borges: “Hacia 1909 leí, con fascinada angustia, en el

crepúsculo de una casa grande que ya no existe, Los Primeros Hombres en

la Luna, de Wells. Por virtud de estas Crónicas, de concepción y ejecución

muy diversas, me ha sido dado revivir, en los últimos días del otoño de

1954, aquellos deleitables terrores.”

El fenómeno simbólico no tiene nada exclusivamente lingüístico,

el lenguaje no es m{s que un soporte. “Siempre le agrego el adjetivo

lingüístico al sustantivo simbolismo —precisa Tzvetan Todorov— porque

pienso, al igual que muchos, que existe un simbolismo no lingüístico.”

Esto nos lleva al encuentro de una “pareja problem{tica”, para usar una

expresión de Todorov: la del signo y el símbolo e interrogarnos sobre la

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
79
exactitud de las descripciones que se han hecho de ambos. Según la

teoría más difundida, desde Platón hasta Saussure, la diferencia reside

únicamente en la motivación: presente en el signo y ausente en el

símbolo; el significante se parece o no se parece al significado. Otra

teoría, tan antigua como la anterior, ve la diferencia en el carácter

inagotable del símbolo, con contraposición al carácter claro y unívoco del

signo. “Por lo tanto, la idea del signo directo y el símbolo indirecto —

idea ésta muy antigua, puesto que era la de Clemente de Alejandría y

San Agustín— permite comprender mejor los hechos. Pero cabría

preguntarse si acaso es de alguna utilidad formar esta pareja puesto

que, de esta manera, quedaría implícita una entidad preexistente que se

dividiría luego en signo y símbolo. Ambas nociones no se sitúan en el

mismo plano y siguen siendo, de hecho, incomparables.” En Simbolismo

e Interpretación, Tzvetan Todorov no propone una nueva teoría, más bien

trata de determinar un marco de referencias que permitan comprender

cómo “tantas teorías distintas, tantas subdivisiones irreconciliables,

tantas definiciones contradictorias, pudieron existir, conteniendo cada

una —y esta será mi hipótesis— una parte de verdad.” O acaso

convenga recordar simplemente con Oscar Wilde que cuando los

críticos disienten, el artista está de acuerdo consigo mismo.

Es posible (¿para concluir?, ¿para comenzar?, ¿para una nueva

(¿nueva?) vuelta en la noria del eterno retorno de lo idéntico?) proponer

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
80
una lectura antropológica de las correspondencias que hemos

tortuosamente rastreado en esta Casa: los arquetipos, no los propuestos

filosóficamente por Platón, sino lo sugeridos psicológicamente por Carl

Gustav Jung. Estos arquetipos no están en un Uranos, un mundo ideal,

más allá de las penas y tribulaciones de éste; por el contrario, los

arquetipos que nos ocupan hunden profundamente sus raíces en el

sustrato común de toda la Humanidad en los sótanos del Inconsciente

Colectivo, de donde dimanan los ensueños, los sueños felices y las

pesadillas; donde hierve en el caldero de las brujas la dinámica de la

novela familiar; donde se apoyan los vértices puntiagudos de los

triángulo amorosos o, más apropiadamente: polígonos amorosos,

puesto que las infidelidades parecen multiplicarse hasta el infinito;

donde visten sus máscaras rituales las filias y las parafilias; donde la

venganza que se sirve cruda con las manos en llamas y se come con

labios helados; donde las relaciones jerarquizadas del Poder concluyen

en un laberinto donde el Minotauro tiene el Amor en el cuerpo, la

Locura en la mente y en la mirada brilla como una estrella la Muerte.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
81
Referencias:

Alí Brett Martínez: Aquella Paraguaná. Ediciones Adaro, Caracas, 1972.

Bhilla Torres Molina: Manaure, el Diao. Segunda Edición. Biblioteca de Autores y Temas

Falconianos. Talleres de Linotipo López, Coro, 1994.

Camilo Morón: Ixión. Dirección de Cultura y Extensión. Universidad de Los Andes.

Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda. Instituto de Cultura

del Estado Falcón, Mérida, 2007.

Camilo Morón: De la Carne a la Piedra. Petroglifos y Símbolos en las Mitologías Amerindias y

la Literatura Universal. Alcaldía de Caracas, Fondo Editorial Fundarte. Caracas,

2010.

Camilo Morón: Piedras Vivas en Falcón. Dirección de Cultura y Extensión. Universidad de

Los Andes. Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda. Instituto de

Cultura del Estado Falcón, Mérida, 2007.

Camilo Morón: Jardines de Piedras. Un Bosque de Símbolos. Sistema Nacional de Imprentas.

Colección Mariano Picón Salas. Libro Ganador del Concurso Historias de Barrio

Adentro. Fundación Editorial El Perro y la Rana. Imprenta de Mérida, Mérida,

2011.

Carlos Diez del Ciervo: Clase de Higiene para Maestros. Sobretiro del Suplemente al N° 4,

Vol. XXIX de la Revista Venezolana de Sanidad y Asistencia Social, Caracas, 1964.

Carlos González Batista: El Arco de la Federación. Biblioteca de Temas y Autores

Falconianos. Centro de Investigaciones Históricas Pedro Manuel Arcaya. Dirección

de Cultura UNEFM. Tecno Impresos, Coro, 1996.

Edgar Allan Poe: Obras Inmortales. EDAF, Madrid, 1967.

Elías David Curiel: Obra Poética. Biblioteca Popular Falconiana. Colección Ángel Miguel

Queremel. Estudio Preliminar y Recopilación del Luis Arturo Domínguez.

Gobernación del Estado Falcón, Coro, 1960.

Ernesto Silva Tellería: Doctrino Política. Etapas de una Lucha. Biblioteca de Autores y

Temas Falconianos. Talleres Hijos de Ramiro Paz, Caracas, 1985.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
82
Eudes Navas Soto: Entre Corianos te Veas. Páginas Sueltas de la Corianería que Tanto nos

Importa. Dirección de Cultura, Universidad Nacional Experimental Francisco de

Miranda. Editorial Miranda, Villa de Cura, 2005.

Harold Bloom: La Angustia de las Influencias. Monte Ávila Editores, Caracas, 1972.

Hugo Fernández Oviol: 12 Variaciones Alrededor de una Guitarra. Ediciones Cántaro,

Caracas, 1972.

Juan de la Cruz Esteves: Agua de Totuma. Poemas. Tipografía Crisol, Paraguaná, 1956.

Juan de la Cruz Esteves: Nombres Propios. Relatos. Tipografía Crisol, Paraguaná, 1957.

Juan de la Cruz Esteves: El Convivio. Fundación Editorial El Perro y la Rana. Sistema

Nacional de Imprentas / Falcón, Coro, 2013.

Julio Diez: Historia y Política. Segunda Edición. Pensamiento Vivo. Tipografía Vargas,

Caracas, 1963.

León Croizat-Chaley: En Torno al Concepto de la Hoja. Ensayo de Botánica Analítica y

Sintética. Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, Caracas, 1972.

León Croizat-Chaley: Biogeografía Analítica y Sintética (Panbiogeografía de las Américas).

Tomo I. Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, Caracas, 1972.

Luis Arturo Domínguez: Velorio de Angelito. Segunda Edición. Ediciones del Ejecutivo del

Estado Trujillo, Caracas, 1960.

Mario Jacobo Penso: El Fogón de los Recuerdos. Biblioteca de Autores y Temas

Falconianos. Talleres Hijos de Ramiro Paz, Caracas, 1984.

Pedro Manuel Arcaya: Historia del Estado Falcón. Desde los Orígenes hasta 1600. Tomo

Primero. Linotipo Cosmos, Caracas, 1920.

Ray Bradbury: Crónicas Marcianas. Círculo de Lectores, Bogotá, 1972.

Ricardo Díaz Borregales: La Casa. Edición Especial 10° Aniversario. Edición del Autor.

Coro, 2018. (in. lit.)

Rafael José Álvarez: Oikos. Poemas. Asamblea Legislativa del Estado Falcón. Talleres de

Tecno Impresos, Coro, 1986.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
83
Tobías Lasser: Los Géneros de Lauráceas Venezolanas. Anales del Instituto Pedagógico de

Caracas, Caracas, 1944.

Tulio Arends: Problemas Paracientíficos. Prólogo de Marcel Roche. Editorial Tiempo

Nuevo, Caracas, 1972.

Tulio Arends: La Universidad Distinta. Ediciones de la Universidad Nacional

Experimental Francisco de Miranda. Instituto de Cultura del Estado Falcón, Coro,

1980.

Tulio Arends: La Búsqueda de la Información Científica en Referencias Bibliográficas.

Cuadernos Falconianos. Universidad Nacional Experimental Francisco de

Miranda. Instituto de Cultura del Estado Falcón, Coro, 1972.

Tzvetan Todorov: Simbolismo e Interpretación. Monte Ávila Editores, Caracas, 1992.

Víctor Hugo Bolívar Graterol: Narradores de Paraguaná. Red de Editores de Venezuela

(REdV), Coro, (en imprenta).

VV.AA.: Prontuario de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales 1999.

Volumen XXXVI. Compilación de J. M. Carrillo y Mina E. González. Academia de

Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, Cromotip, Caracas, 1999.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
84
LA NOVELA

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
85
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
86
MENCIÓN ESPECIAL / CUENTO

X CONCURSO DE POESÍA Y CUENTO “RAFAEL JOSÉ [LVAREZ” 2008

CORO, VENEZUELA

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
87
A ella.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
88
—A diario fantaseo nuestro encuentro —le escuché decir—. Mirándola,

tocándola. Es tan divina, tan hermosa; su rostro, sus labios, su piel... Si

nadie es perfecto en la vida juro por ti, Señor, que Ella lo es. Lo es para

mí.

>Sé que esto no está bien. Lo que pasa por mi mente no está bien.

No puedo. ¡No debo! Pero la necesito tanto. Demasiado.

>¿Y quién dice que no puedo tenerla? ¿Quién? ¿Tú? ¿Acaso no

nos invitas a amar?, ¿a dar y a recibir amor? Pues, mi amor duele y lo

sabes. Ella deberá obedecerme. Esta es mi casa.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
89
I

Aquí estoy. Jamás me creí capaz de reunir el suficiente valor para

regresar a este sitio. Todos estos años he intentado continuar, enterrar

todo; pero aquello< rehúsa abandonarme. Los recuerdos, los malos

recuerdos, no son fáciles de olvidar; más si son lo único que posees en la

vida.

Hoy he decidido hacerlo. Ponerle fin.

Hojas secas crujen bajo mis zapatos al avanzar. Enormes ramas

rasguñan mis brazos intentando detenerme, intentando evitar lo

inevitable. Adelante, una funesta silueta emerge de la oscuridad. Los

árboles hicieron una excelente labor al mantenerla oculta, lejos de las

miradas.

La casa, la infame morada que una vez dejé atrás, continúa igual,

enigmática, lúgubre. Su imponente fachada parece querer elevarse al

cielo y rasgar la noche. Sus ventanas, negras y vacías como ojos

muertos, me observan, logran reconocerme, saben el porqué de mi

presencia.

Este lugar jamás me ha abandonado, ha ido conmigo a todas partes

y en este momento se encuentra ante mí como un padre —o quizás

como una Madre—, viendo regresar a su hijo derrotado.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
90
Ella también está aquí. Puedo sentir su presencia al ir acercándome

a la casa. Soy su invitado. Me espera oculta entre los corredores, lista

para vengarse, para cobrarme.

No ha quedado nada de aquella ornamentada puerta de la entrada.

No hay bisagras oxidadas ni madera carcomida. Nada. En su lugar un

profundo agujero, amenazante cual boca de lobo, me da la bienvenida,

me invita a internarme en la prisión que una vez llamé hogar.

Temeroso me introduzco en la casa. El olor a pasado impregna el

ambiente. Las ventanas me permiten un poco de claridad nocturna en

esta imprevista y única visita. El resplandor choca contra el suelo, me

muestra vidrios, hojas, cenizas...

Es ridículo creer que los objetos pueden cambiar de lugar al

ausentarse las personas; que las cosas pueden moverse y hacer sonidos

cuando no hay nadie cerca; pero aquí está el salón principal, ahí está la

chimenea, las escaleras< Todo est{ en su sitio.

Algo sí ha cambiado, en la chimenea ya no hay ningún fuego con

qué calentarse. No hay cuadros en las paredes ni retratos en las repisas,

tampoco hermosos recuerdos con los que abrigarse y sentirse en casa. El

hogar es solo un montón de muros y pisos, un almacén para porquería,

un andrajoso lugar de recreo para animales ponzoñosos, y un hábitat

para el persistente germinar de la maleza.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
91
Despacio atravieso el salón procurando hacer el menor ruido —

como si alguien dentro de la casa fuera a molestarse—. Mis pisadas

apenas son audibles, una gruesa capa de polvo y suciedad cubre el suelo

como una alfombra, amortigua el rechinar de la madera cuando camino.

Sin detenerme cruzo lo que antes era la cocina, echo una mirada

rápida al cobertizo y continúo hacia el sótano, hacia las mazmorras,

hacia las entrañas de la prisión.

Desciendo lentamente por la angosta escalera de piedra. Me

aseguro de dar cada paso en forma correcta. Voy a tientas. Atrás he

dejado la luz y me he sumergido en una negrura total. Desorientado

cierro los ojos para adaptarme a la oscuridad —¡Basura! Conozco cada

centímetro de esta casa; sé exactamente donde estoy, hacia donde voy y

lo que encontraré—. Avanzo hasta el final de los peldaños (durante un

instante creo oír gemidos). Finalmente abro los ojos<

He llegado.

Sí, las cárceles de la memoria están presentes. Largas hileras de

celdas aparecen frente a mí. Durante años el pasado permaneció

encerrado en estos calabozos; ahora, al caminar entre ellos, es liberado,

sus secretos me son devueltos. Recuerdos imborrables de almas

agónicas atacan mi mente y se encierran en mi cuerpo sin misericordia.

Son parte de mí.

Las puertas están abiertas. Me parece ver figuras moviéndose

dentro de las habitaciones. Los malditos han renacido de sus cenizas. El

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
92
fuego y el tiempo no lograron callarlos. Aún puedo escucharlos, aún

puedo olerlos. Un repugnante hedor a carne quemada brota de entre los

escombros. Los muertos, adheridos unos a otros por el derretir de su

piel con su piel, han decidido volver por mí. Rostros deformados por el

miedo y la euforia, cuerpos empalados en sus propios crucifijos< Mis

ojos rehúsan a creer en esta infernal visión, pero aquellas imágenes...

aquellos sonidos< Todo fue real.

Me detengo en la última puerta. Su celda. Logro reconocer el

mísero reducto; imposible olvidar lo que a diario se recrea en mi cabeza:

allí está Ella, ruega por ser liberada de estos muros. Me amenaza, me

reta, me empuja a entrar en su dolor. Un torniquete en mi cuello me deja

sin aliento, me ahoga. Caigo al suelo de rodillas. Tiemblo. Sudo. Siento

el sudor bajar lentamente por mi rostro, poco a poco inunda las cuencas

de mis ojos; obstruye mi vista. ¡No puedo ver! ¿Qué pasa? ¿Qué me

sucede? ¿Por qué esta bruma letal me acosa y me maltrata? ¿Por qué? Es

retorcido, macabro, revitalizante. No puedo resistirme. Lentamente me

sumerjo en la inconsciencia, en mi absurda psicosis; en Ella<

No deseo recordar quién fui. No deseo recordar quién soy.

Pero es inevitable.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
93
II

Hubo una época en que sanatorios y leproserías, instituciones

destinadas al cuidado de personas< personas consideradas una

amenaza para la comunidad, abundaban por doquier.

Esta casa fue un manicomio, un verdadero manicomio. Uno de

esos en donde a los pacientes se les encerraba de por vida.

También fue mi hogar, fui criado en este sitio. La encargada era mi

Madre, una monja retirada (si es que en verdad llegan a hacerlo), que

aún acostumbraba vestir hábitos y recitar fervientes oraciones. Pero no

siempre vivimos aquí; aunque sí dependimos de la iglesia desde el

comienzo. Mi Madre, sola y embarazada, había sido acogida por las

religiosas de un convento, y allí, entre inciensos e imágenes de santos,

pudo darme a luz.

«Es un hermoso varón».

Recuerdo poco o casi nada de aquellos primeros años, y sé mucho

menos sobre los acontecimientos que motivaron nuestra estadía en

aquel sitio. Mi Madre jamás habló sobre su pasado, excepto que las

monjas la incentivaron a aceptar al Señor en su vida y a seguir una

vocación religiosa; y que luego, con el tiempo, le encargaron el viejo

sanatorio.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
94
¿Una monja a cargo de un manicomio? ¡Por supuesto! Los devotos

estaban convencidos que la purificación religiosa era algo equivalente o

hasta superior a la medicina; que la locura era un mal del espíritu, y que

sólo una institución basada en la fe podía devolverle al demente el

orden y la razón, tan necesarias para una exitosa rehabilitación social.

Así pues, el hacerse cargo de un sanatorio se convertiría en nuestra

forma de vida.

Entusiasmados abandonamos el convento para mudarnos a la

casa.

Siempre se pensó en la locura como un mal contagioso, como una

enfermedad capaz de propagarse por las calles y el aire. Mientras más

retirados estuvieran estos sitios de descanso de las comunidades más a

salvo se sentían todos. Nuestro nuevo hogar cumplía exactamente con

los requerimientos: se encontraba ubicado lejos de cualquier poblado, y

debido a la cercanía de los bosques su entrada resultaba casi inaccesible.

El lugar era una mansión victoriana conservada en buen estado

gracias a las donaciones de los fieles. Era enorme. Desde la primera

impresión me pareció extraña y sombría. Aún a plena luz del día.

Los espacios dentro de la casa eran amplios y oscuros. No había

gas ni electricidad —entre otras penurias—. Debimos acostumbrarnos a

llevar velas y lámparas de querosén a todas partes, todo el tiempo. Los

suministros eran entregados una vez al mes por cocheros pagados por la

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
95
iglesia. No había servidumbre ni empleados, y nadie venía a visitarnos

nunca. Ni las mismas monjas.

A mi Madre y a mí no nos molestaba nada de aquello, contábamos

con una casa y eso nos alentaba a prescindir de todo lo demás. Pero por

supuesto, estaban nuestros huéspedes, quienes no siempre eran

personas que estaban mal de la cabeza, la gran mayoría eran indigentes,

ancianos sin hogar, alcohólicos, vagabundos...

Al principio no comprendí el porqué de su presencia en el hogar,

el porqué de su encierro. Era extraño verlos. No se trató de un par de

días o un par de meses, fueron años. Llegamos a conocerlos, y ellos,

aunque nunca hablaban, sabían de nosotros. Se veía en sus miradas, en

sus gestos.

A mi Madre le importaba poco la clase de malvivientes que podían

traer a encerrar, igual los alimentaba, los bañaba, los atendía, y de vez

en cuando también los maldecía. Jamás me permitió tener algún

contacto con ellos, siempre me repitió lo inútil que resultaría tratar de

sentir alguna compasión por esos individuos.

Mi infancia no fue nada convencional. Monjas y locos no eran el

modelo típico a seguir; pero estaba mi Madre, una mujer fuerte y

dominante que, a pesar de encontrarse sola en la vida, siempre veló

porque nunca me faltara nada. Mi educación, mi única formación,

provino de sus conocimientos y creencias —no había de dónde más—.

Sus enseñanzas lo fueron todo para mí.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
96
—El resto es innecesario —me decía—. Todo lo que requieres para

vivir está aquí, en la casa, conmigo.

Y por años así fue.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
97
III

Yo era aún muy joven cuando aquella extraña peste se asentó en la casa.

Ignorábamos qué era o cómo había llegado, sólo conocíamos lo

contagiosa y cruel que podía ser. Sus síntomas, vómitos y altas fiebres,

eran el preludio a la muerte. Era extremadamente efectiva. En escasos

meses muchos de nuestros pacientes habían sucumbido ante la

enfermedad. Muy pocos pudieron librarse de aquel terrible mal.

Mi Madre no estuvo entre los afortunados, cuando la peste la atacó

aún era joven y fuerte; pocos días bastaron para convertirla en una

mujer vieja y débil. Permanecía en cama todo el día aferrada a un

crucifijo; sólo de noche reunía la fuerza suficiente para deambular por

los corredores. Su presencia nunca dejó de sentirse en la casa. ¡Podía

oírla! Suplicaba y maldecía al Señor en voz alta. Había días en que su

salud parecía mejorar; pero aquello duraba muy poco. Sus recaídas eran

cada vez peores.

Yo estaba abatido, solo. Me resultaba imposible llevar el control de

la casa sin su ayuda.

—Necesitamos a alguien más —me confesó un día—. Ve al

convento e infórmales de mi decisión.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
98
«Alguien más». No podía creer lo que oía. Nunca antes nadie nos

había acompañado en el hogar. Nadie. Mi Madre y los pacientes eran la

única familia que conocía.

«Alguien más» «Alguien más».

Jamás sabré si fue expectativa o temor lo que comencé a sentir a

partir de ese momento.

Esa noche, luego de dar parte a las monjas, alguien llamó a nuestra

puerta. Una fuerte tormenta nos azotaba.

El ruido que hizo mi Madre al descender las escaleras me despertó.

A hurtadillas salí de mi habitación, y desde el rellano observé la escena:

—¿Quién, Señor, toca a estas horas? —preguntó mi Madre mientras

buscaba sus llaves.

Abrió y no vio a nadie en el umbral. La lluvia y el viento

irrumpieron bruscamente en el salón apagando las velas.

—¿Quién está allí? —insistió—. ¿Quién toca?

Cuando se dispuso a cerrar la puerta la escuchó toser.

La muchacha vestía de negro. Mi Madre tuvo que esforzarse para

poder distinguirla en la penumbra.

Dentro, al calor de la chimenea, la joven visitante rindió

explicación:

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
99
—Me envían del convento. El chofer se perdió buscando la

dirección, por eso el retraso. Tampoco quiso acompañarme a la puerta.

—¿Qué edad tienes, muchacha? —preguntó mi Madre con recelo.

—Cumpliré diecisiete en unas semanas, señora.

—¿Diecisiete? ¿Acaso se trata de una burla?

La chica tosió. Sus mojadas ropas salpicaban el piso. Mi Madre la

observó temblar ante el fuego.

—Será mejor que te cambies o enfermarás —le dijo—. Has

ensuciado toda la alfombra y encima has perturbado mis horas de

sueño. Trae tu equipaje y acompáñame, te acomodaré, mañana

hablaremos.

La joven no traía pertenencias, sólo el vestido que llevaba. Mi

Madre, consciente de la peste que aún nos hostigaba, quemó sus ropas

esa misma noche y personalmente la lavó de pies a cabeza con el cepillo

más fuerte que había en la casa. Le regaló un par de vestidos y la instaló

en el pequeño cobertizo detrás de la cocina, lejos de nuestras

habitaciones. También le prohibió utilizar el baño durante un mes. Ella

agradeció con humildad la bondad de mi Madre.

—Espero te haya quedado todo muy claro, muchacha —le

advirtió—. En este lugar no se aceptan tropiezos. Deberás tenerlo muy

en cuenta a partir de este momento.

Y temprano comenzó a tenerlo muy en cuenta. A la mañana

siguiente mi Madre la levantó de la cama y le ordenó sacar las alfombras

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
100
para que secaran al sol; luego, por supuesto, que volviera a colocarlas en

su lugar.

En la casa nunca se detenían los quehaceres, siempre había tareas

que cumplir. Permanecer aquí exigía numerosas horas de trabajo duro.

Gran parte a causa de la peste. Contratar aquella chica no había sido una

opción, sino una necesidad. Nadie más había solicitado el puesto. Nadie

más se había atrevido a venir. Y no era de extrañar, el contrato no era

por dinero, comprendía únicamente techo y comida.

En pocos días, la joven logró adaptarse a las normas del hogar.

Aparte de encargarse de la limpieza y la comida, también me ayudaba

con los pacientes. Pero jamás hablábamos, y nunca comíamos en la

misma mesa. Mi Madre no lo permitía, era un muro inquebrantable, y

no sólo debido a la peste. Para nosotros la muchacha únicamente debía

ser «una maldita necesidad, una extraña, una intrusa».

Yo jamás había visto antes a una chica, al menos no a una tan

joven. Ciertamente no podía comparar a la que vivía con nosotros con

nadie más; pero ante mis ojos Ella era hermosa, muy hermosa. Estaba

cautivado, invadido por emociones totalmente ajenas a mí. Poseído.

Perdido en una inexplicable devoción hacia aquella muchacha. Mi

comportamiento había sido alterado, me ocultaba entre los pasillos para

observarla; la espiaba durante sus quehaceres; cuando dormía; cuando

se aseaba...

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
101
¿Quién era Ella? ¿La desaliñada y descalza muchacha que vestía

los viejos atuendos de mi Madre? ¿La joven de mirada melancólica que

nunca me hablaba pero que sonreía al verme? ¿La que sólo trapeaba y

fregaba los pisos?

Aquella chica no sólo debió cumplir con las obligaciones que

exigía la casa, también tuvo que hacerse cargo de mi Madre y de su

enfermedad. Cada noche, después de cenar, Ella la acompañaba a su

habitación y la ayudaba con los medicamentos y con su aseo. Pero algo

no andaba bien... Algo extraño estaba ocurriendo allí dentro.

A veces, desde mi cuarto, podía escuchar como mi Madre

insultaba y reprendía a la muchacha sin motivo alguno. Los gritos y el

llanto duraban horas. Al principio intenté ignorarlo; el delirio y la

euforia eran síntomas comunes en pacientes que habían contraído la

peste. Pero aquello parecía no acabar. En poco tiempo la joven dejó de

ser la misma. Se veía perturbada, demacrada. Temblaba y sudaba. Temí

que finalmente hubiera contraído la enfermedad, y que fuera esta la

causa de su cambio, pero no era así.

Era algo completamente diferente.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
102
IV

Sabes? De noche suelen ocurrir cosas extrañas —me contó mi Madre

una vez—. Las cosas pueden moverse y hacer sonidos cuando no hay

nadie cerca. Debes ignorarlas permaneciendo en tu habitación.

Aquella noche no pude evitarlo. Un sonido estridente e incesante

se escuchaba en la distancia. ¿Qué es eso? Aparté las sábanas y salté de la

cama. El suelo estaba helado. Fui hasta la puerta y con cautela me

asomé. Nadie. Lentamente salí del cuarto y en silencio avancé por el

corredor.

La voz de mi Madre, aquella que daba órdenes y conjuraba

terribles penitencias durante mis horas de sueño, poco a poco cobraba

fuerza al ir acercándome a su habitación. Me detuve en la puerta. Oí

sollozar a alguien al otro lado. Aquello no era una sorpresa para mí,

sabía lo que ocurría allí dentro —o al menos eso creía.

Me animé a mirar por la cerradura: la tenue luz de una lámpara

iluminaba el cuarto. Las sombras se proyectaban enormes y amorfas en

las paredes.

—Inclínate y aguarda tu castigo —escuché decir, y mis ojos se

dirigieron hacia la voz.

Lo que vi me cortó la respiración:

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
103
Apoyada sobre una pequeña mesa, en una esquina de la

habitación, encontré a la muchacha. Estaba desnuda, de espaldas, con la

mirada fija en la pared. Aquella blanca figura, aquel pequeño y esbelto

cuerpo que a diario espiaba y que conocía de memoria, no paraba de

temblar. Mi Madre la observaba desde el otro extremo del cuarto.

Parecía disfrutar de su llanto. Había algo realmente repugnante en

aquella lasciva mirada y en la furtiva manera de acercarse a Ella. Se veía

totalmente repuesta. Era inexplicable aquella mejoría. ¿Mi Madre ha

vencido a la peste? ¿Cómo alguien puede ser más fuerte que su enfermedad?

—Has cometido una falta muy grave y deberás pagar —le dijo a la

chica.

Sus revitalizadas manos apresaron con firmeza los enflaquecidos e

infantes brazos de la joven.

—Quédate quieta.

La muchacha se estremeció al sentir algo abriéndose paso entre sus

nalgas. Una increíble ola de dolor la hizo saltar y chocar contra la pared.

Cayó al suelo trayendo la mesa consigo. Todo su cuerpo se contrajo y

sus piernas comenzaron a sangrar. Lloraba y gemía mientras su

agresora reía y se embriagaba de placer.

—No te aflijas pequeña —le dijo mi Madre—. ¿No te das cuenta

que eres hija del Señor? Eres hermosa e inocente. No te cierres ante la

inmensa belleza y felicidad que te obsequia la vida. Piensa en los seres

queridos que te rodean y te quieren. ¿No has pensado en eso?, ¿en lo

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
104
importante que eres para todos nosotros? No tienes por qué temer. Abre

tu corazón y tus pensamientos en este lugar, porque esta es tu casa, la

casa del Señor. Él te escuchará si le hablas de corazón. Él sabrá

reconfortarte. No dudes en expresar tus emociones. Confiésate ante Él,

ante el Señor. Entrégate sin reservas. Pon en sus manos todos tus

pesares, porque sólo Él es quien te ama en verdad.

Algo resbaló de entre las manos de mi Madre.

La habitación vibró ante el ensordecedor sonido que produjo el

ensangrentado crucifijo que chocó contra el suelo.

Estupefacto, salí huyendo por el corredor y volví a mi cuarto. No

podía creer lo que había visto. Todo había pasado tan deprisa. ¿Cómo

pude presenciar tal cosa y no hacer nada por Ella? ¡Señor! ¡OH, Señor! ¿Qué

es todo esto? ¿Qué está sucediendo?

No pasó un minuto cuando de pronto entró mi Madre. Abrió la

puerta de un golpe y se sentó en mi cama. Mi corazón latía tan fuerte

que parecía querer atravesarme las costillas. Me quedé inmóvil, frío.

¿Quién es esta extraña en mi cama? ¿Quién es esta mujer enferma y aberrada

que me resulta imposible reconocer?

—¿Alcanzaste a ver? —me preguntó, y sus ojos parecieron

brillar—. Aún puedo olerla. Aún puedo sentirla en mi piel.

Me tomó por un hombro y me levantó. Cuando abrió la boca para

hablarme, su fétido aliento chocó contra mi rostro.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
105
—No tienes nada de qué preocuparte —me dijo, obsequiándome

una tierna sonrisa—, será nuestro secreto.

¿De haber tenido el valor... habría hecho algo en contra de mi Madre? Esa

perturbadora incógnita me acompañaría durante muchas y largas

noches de insomnio...

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
106
V

La cuarentena no estaba dando resultados. La peste rehusaba

abandonarnos. Los encargados de traer los suministros y los alimentos

no se atrevían acercarse a la casa; en consecuencia, cada semana

enfermaban y morían nuevos pacientes.

Jamás vi una enfermedad matar de aquella forma. La

descomposición comenzaba cuando aún estaban vivos; al morir,

llegaban a estar realmente irreconocibles. Sacar aquellos cuerpos se

convirtió en una tarea espantosa. Muy pronto tuvimos un fértil

cementerio.

En los últimos meses el estado de mi Madre también empeoró, casi

no hablaba y era incapaz de moverse. No duró mucho, murió en

invierno. El frío le heló los huesos y el alma. No me impresionó verla

morir, aquella mujer había dejado ya de ser mi Madre. Cuando murió

sentí un extraño alivio —seguro la chica también—. La cremamos y

enterramos esa misma noche en el jardín. Las muertes causadas por la

peste no necesitaban pompas fúnebres. Lo más conveniente e

higiénicamente correcto era incinerar los cadáveres, pero no a todos

podíamos ofrecerles el mismo servicio. Para algunos, una tumba y una

oración fueron más que suficiente.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
107
Aquella primera noche sin mi Madre fue gélida y tempestuosa.

¡TOC! ¡TOC!

Alguien llamaba a mi puerta.

¡TOC! ¡TOC!

La muchacha insistió una vez más, y al no escuchar respuesta

decidió entrar. Abrió con dificultad, traía una bandeja en las manos.

—He traído su cena, señor —me dijo.

La ráfaga que se coló por la puerta penetró en la habitación

agitando las cortinas, las sábanas, y el vestido de la joven. Ésta tembló al

sentir la fría ventisca bailar entre sus piernas. La bandeja y los cubiertos

temblaron junto con Ella.

Nerviosa, depositó mi cena en la mesa y se enrumbó rápidamente

hacia la puerta.

—Que tenga usted buenas noches, señor.

—Espera —le dije—. No te vayas.

La chica se detuvo ante mi orden. Cuando giró para quedar frente

a mí sus melancólicos ojos me atraparon por completo. Pude ver la

tragedia que se ocultaba en aquellos hermosos ojos grises.

Permanecimos callados. Cruzamos miradas en una suerte de

interrogatorio silencioso. Por alguna extraña razón aquella mudez

consciente parecía no incomodarnos. Nos conocíamos. No hacía falta

decirnos nada.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
108
El eco de un relámpago rompió el silencio. Luego vino otro... y otro

más. Los estruendos hacían sacudir toda la casa. El suelo vibraba bajo

nuestros pies.

Lentamente avancé hacia Ella, hacia la dueña de aquel delicado y

grácil cuerpo que me hacía temblar al sentir su presencia cerca de mí.

Escucharla respirar, sentir su corazón latir junto al mío, sentir el roce

suave y c{lido de su ser< Hasta ese momento jam{s divisé la

posibilidad de hacer realidad aquellos deseos que con vehemencia iban

a cumplirse.

Su enmarañado cabello no dejaba de jugar con el viento. Su

trémula piel, mucho más pálida que de costumbre, estaba envuelta por

una fina capa de sudor. Los pechos, claramente excitados, se habían

endurecido al sentir el vestido adherido al cuerpo. Ella llevaba uno de

aquellos vestidos de mi Madre<

—Quítatelo —le ordené, y obedeció.

Lo que siguió no pudo ser más sublime. Una fuerza increíble y

poderosa nos arrastró sin reservas a la entrega total. Era algo nuevo y

cálido. Inquietante y hermoso. No logro recordar momentos más felices

que aquellos en que sólo éramos Ella y yo. Despertar cada mañana y

observar aquel hermoso ser, sentir su cuerpo dócil, impregnarme de

aquella exquisita fragancia< Jam{s mi alma sintió tanta paz, tanta

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
109
tranquilidad. Pasábamos los días sin levantarnos de la cama; sólo

cuando el frío urgía corríamos a refugiarnos junto a la chimenea.

Una tarde vencimos el miedo a entrar en la habitación de mi

Madre. Abrimos las ventanas y dejamos que la luz limpiara aquel

infame lugar de torturas y humillaciones. Registramos el dormitorio,

arrancamos el crucifijo de la pared, y arrojamos todas sus pertenecías al

sótano. Hicimos el amor en la cama donde la monja había muerto, y una

vez satisfechos nos entregamos a los sueños.

«Todo lo que requieres para vivir está aquí, en la casa, conmigo».

Mi Madre jamás supo expresarme su afecto. De hecho, nunca lo

hizo. No logro recordar ningún beso o abrazo suyo.

Comprendo que la soledad es una condición humana, y que en la

búsqueda desesperada de refugio solemos apegarnos a cualquiera que

nos muestre un mínimo de atención. Ver a aquella muchacha, allí,

tiernamente enrollada entre las sábanas, sumergida en sueños

desconocidos, me hizo vislumbrar lo imprevisible de nuestra conducta.

Comprendí que el dolor y el miedo eran necesarios, y que hasta en las

condiciones más deplorables, las más terribles, podía hallarse algo de

pureza y amor.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
110
VI

La casa continuó en completo abandono. Los recursos que ayudaban a

sustentar la institución habían sido anulados. La peste y el invierno

habían socavado cualquier esperanza que aún pudiera quedar en los

pocos corazones que, crédulos, clamaban piedad al Señor. Las monjas

dejaron de enviar pacientes, pensaron que después de la muerte de mi

Madre nadie más se haría cargo de ellos.

Estaban en lo cierto.

Realizar el agotador itinerario que exigía el hogar se había

convertido en cosa del pasado. No había nada que nos motivara a

continuar. La peste se había llevado prácticamente a todos a la tumba, y

los pocos pacientes que, como a nosotros, la enfermedad no pudo

alcanzar se convirtieron en algo perverso, abominable e inhumano.

Ojos inyectados de locura nos observaban desde el interior de la

celda que habíamos elegido para encerrarlos a todos. Nos odiaban.

Envidiaban nuestra libertad, nuestro amor, nuestro sexo. Agresivos e

incontrolables, no cesaban de gritar. Era una pesadilla tratar de

mantener la cordura dentro de estos muros. Deseábamos huir,

abandonar la casa de una vez por todas, para siempre, pero aquel

terrible invierno no nos permitía escapar a ningún lado. Estábamos

atrapados, confinados a nuestro propio hogar.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
111
Después de compartir la casa durante tanto tiempo, de

alimentarlos, de vestirlos, de limpiar sus porquerías, finalmente

terminamos convertidos en la misma escoria: en hijos de la peste y la

locura. Si una vez hubo alguna diferencia entre ellos y nosotros ya no la

había más.

El fuego y los alimentos escaseaban. La chica insistía en entregarles

la poca comida que quedaba en la casa<

—¿Te has vuelto loca? —le reclamé—. Moriremos de hambre.

Ella suspiró, bajó la cabeza y observó sus pequeños pies descalzos.

Observó el suelo. Debajo de aquel suelo estaban las mazmorras. Debajo

de aquel suelo aún había seis almas quejándose en la oscuridad.

—Tienen sed, hambre, frío —dijo sin mirarme—. El que estén

dementes no es motivo para dejarlos morir.

A escondidas desobedeció mi orden. Los alimentos se dejaban en

una pequeña abertura al pie de la puerta...

La estaban esperando. No los escuchó aproximarse. La

sorprendieron. No pudo zafarse de aquella decena de brazos que con

fuerza la arrastraban hacia el interior de la celda. Estaban hambrientos.

Coléricos. La golpearon y violaron hasta saciarse<

Cuando la encontré aún vivía<

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
112
VII

Aunque la peste nos había ignorado por completo, era evidente que al

librarnos de aquel mal, nuestro destino resultaría ser mucho peor.

Cuando finalmente despertó no era la misma. Todo en Ella había

cambiado, su cabello se había vuelto gris de la noche a la mañana, su

mirada era vacía, tétrica. Su rostro era una máscara que resbalaba y caía

bajo el sudor y las lágrimas. Estaba sucia y maloliente. Era un despojo,

una imitación de vida. La locura la había reclamado como suya.

Como a los otros, la encerré en una de las celdas, en la última. La

cuidé lo mejor que pude. La amaba, la amaba tanto... pero aquel ser

desconocido que se arrastraba y se quejaba en la mazmorra no era Ella.

Agresiva y rebelde, retorcía y golpeaba su cuerpo contra la puerta.

Aquella cosa deseaba escapar, ser libre. Era espeluznante escucharla

gritar que me amaba, que en verdad me amaba.

¿Qué clase de amante es aquel que permite tanto sufrimiento? ¿Qué clase

de amor puede entregarse en tales circunstancias? ¿Y en verdad puede llamarse

amor a todo esto?

—Te has portado mal —creí escucharla, sin estar seguro de que

fuera o no un sueño—. Mira mis brazos y mi rostro. Los mordiscos en

mi piel se inflaman. Mis heridas se abren. Lentamente me desangro.

¿Qué haces? Me destrozas, me destruyes. ¿Por qué debo sufrir de esta

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
113
forma? Me has convertido en la prostituta del Señor. Me violas a diario,

me entregas al sufrimiento, a la soledad, al hambre. ¡Déjame ir! Quiero

ser libre. No pertenezco aquí.

¿Qué clase de amante hubiese sido de no haberlo hecho?...

Lenta y silenciosamente me introduje en su celda. Allí estaba Ella,

«la extraña, la intrusa, sólo una maldita necesidad». Estaba desnuda,

obscenamente tumbada sobre su espalda. El cabello gris y los ojos

hinchados por el llanto y la ira daban un aspecto terrible a la que otrora

fuera una hermosa joven. Me incliné sobre Ella. Su pecho apenas se

movía. Despertó al sentir mis manos alrededor de su cuello. No se

opuso. Sonrió complacida mientras la estrangulaba. Escuché quebrarse

el hueso en un chasquido horripilante. Jamás apartó sus ojos de los

míos. Su último aliento se perdió en aquel escalofriante beso póstumo.

La sepulté junto a los demás.

En los días siguientes deambulé por los corredores, perdido, ido.

Extrañé la época en que al menos yo creía ser feliz. Aquella en donde mi

inocencia me cegaba a la realidad. En donde no había culpables porque

no existía la culpa, y no habían errores porque... «en este lugar no se

aceptan tropiezos, deberás tenerlo muy en cuenta a partir de este

momento».

¡Oh, cuan equivocados estábamos! La devoción al Señor nunca fue

suficiente. ¿Cómo cubrir ahora todo lo faltante en aquella cadenciosa

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
114
vida? En la casa ya no había nada más a qué aferrarse. ¿Qué hacer? ¿A

dónde huir? Desesperado abrí la puerta y escapé hacia la oscuridad.

Avancé torpe por entre la nieve y caí derrumbado ante a la lápida de mi

Madre< Allí, sobre su tumba, sobre su blanca tumba, me pareció

escucharla. ¡Podía oírla! Aquella voz, ronca y penetrante, emergía del

sepulcro como una especie de recordatorio infernal. Su odio, su ira; todo

lo que nunca le escuché decir, finalmente lo arrojó sobre Ella y sobre mí.

¿Por qué la falta de afecto de mi Madre? ¿Por qué su rencor al amor?

Resulta doloroso aferrarse a algo y verlo marcharse. La monja lo

supo cuando sola y embarazada quedó a su suerte. Años después sería

yo, su propio hijo, quien la traicionara, abandonara y dejara morir. Era

mi turno pagar. Todo era un vil círculo, una fórmula, aplicábamos lo

que otros habían hecho ya con nosotros.

Aquella muchacha fue el mejor ejemplo de ello. En los días en que

la soledad y la peste amenazaron con destruirlo todo, Ella llamó a

nuestra puerta y nada volvió a ser igual. Los azotes, las risas, el llanto; el

silencio y el miedo; el hermoso y brillante crucifijo, el arma predilecta...

Muy pocos pudieron dar testimonio de aquel terrible castigo. Pero es

egoísta responsabilizar a mi Madre de todo lo ocurrido, mucha de la

culpa la tuvo la misma chica. ¿Por qué? Porque nadie debió ser tan

hermoso en la vida.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
115
Cansado de recorrer la mansión, absorto en mis oscuros

pensamientos, volví a las mazmorras. Necesitaba respirar nuevamente

aquel olor. Necesitaba respirar una vez más aquel inconfundible y

adictivo aroma a locura.

Debí olerme a mí mismo. Dentro de mí vive un hombre demente,

concebido de la ira.

Ahora descubro que nunca fui distinto a ellos< ni a Ella.

Algo me invitó a bajar...

¿Es este mi verdadero hogar? ¿Mi verdadero hábitat? ¿Pertenezco aquí,

con ustedes?

—Señor, señor —le escuché decir a uno de aquellos malditos—.

¿Está allí, señor? ¿Puede escucharnos? Dígame, ¿puede escucharnos?

Estaba asombrado, nunca antes los había oído pronunciar palabra

alguna. Me asomé al interior de la celda y husmeé en la oscuridad.

Aunque no percibí ningún movimiento sabía que estaban allí. Todos

estaban allí.

—Señor, señor —volví a escuchar—, hace mucho frío aquí dentro,

señor, mucho frío. Demasiado. Sólo queríamos un poco de calor, sólo un

poco de vida, de amor.

Una mano se asomó por debajo de la puerta para mostrarme algo.

—Gracias, señor —dijo la voz del otro lado, depositando un objeto

en el suelo—. Gracias. Sólo fue un poco de amor. Sólo un poco.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
116
Era el crucifijo de mi Madre< manchado de sangre una vez m{s.

Era el pago por nuestra indulgencia. La monja siempre lo supo,

siempre lo advirtió: «es inútil sentir alguna compasión por esos

individuos».

Esa noche esperé a que la manada durmiera para entrar a la celda.

Aquellos ya no eran pacientes. Ya no eran simples ancianos vulnerables

e incapaces de moverse. Ni indigentes moribundos, trastornados y

totalmente aislados de la realidad. No, ya no más. Aquellos eran sólo un

montón de animales listos al sacrificio.

¿Un poco de calor?

El escaso fuego de la chimenea bastaría para purificar nuestros

pecados. Los de todos nosotros.

Como si la piel humana se tratase de algún combustible, las llamas

se avivaron de inmediato consumiendo todo lo que había en el interior

del reducto. Impasible presencié el infierno creado por mí. Aquellos

alaridos no dejarían de atormentarme jamás. Aquellas horribles

imágenes quedarían grabadas como una fotografía infernal. El

repugnante hedor a carne quemada continuaría en la casa durante

muchos, muchos años<

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
117
VIII

Recuperado ya de mis terribles visiones, observo agonizar la noche en la

habitación de mi difunta Madre. La luz del amanecer logra colarse por

entre los desvencijados restos de hogar, un permiso especial que jamás

ha sido otorgado en forma tan apacible. Es una vista formidable, logro

ver todo bosque o valle alrededor de la propiedad. Había olvidado lo

majestuoso de este lugar.

El ahora golpea mis sentidos. ¿Por qué he llorado? ¿Qué innegable

marca han sembrado en mí estos recuerdos? Evocar vivencias e ir tras la

búsqueda de sentimientos pasados ya no tiene cabida ni razón de ser en

el presente; pero aunque los cuerpos fueron cremados y sepultados hace

muchos años, las voces que susurran en mi cabeza continúan

llamándome. Le pido al Señor que me permita dormir nuevamente y

despertar lejos de estas pesadillas, pero me ignora.

—Oh, Señor, al fin me he entregado —le confieso—. Me he dejado

guiar por lo que siempre odié, y me he convertido en la persona que

siempre evité ser. ¿Esta es la vida que planeaste para mí? ¿Es esta la

vida que tanto anhelamos y respetamos?

>¿Dónde está la felicidad? ¿Dónde están mis sentimientos, mi

alma? Dímelo, por favor. ¡Dime en dónde están! Ya estoy harto de todo

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
118
este falso amor que me entregas. De estas falsas ilusiones. ¿Alguna vez

he sentido el amor? ¿En verdad podría existir tal cosa en mí?

>Pertenezco a Ella. Nadie podrá impedirlo. ¿Quién podría?

¿Quién? ¿Tú? ¿Acaso no nos invitas a amar?, ¿a dar y a recibir amor?

Pues, mi amor duele y lo sabes. Ella deberá obedecerme. Esta es mi casa.

¿Cómo no repetir el infernal discurso que mi Madre pronunciaba

las noches en que, agobiada por la peste, deambulaba por los corredores

con un crucifijo? Por años sus palabras resurgieron de mis labios. Yo

mismo las emplearía para describir mi obsesión hacia el amor. Hacia ese

amor prohibido que resulta aberrante y enfermizo. Hacia ese amor que

hiere y que llega a doler porque sobrepasa los límites de la vida y llega

hasta lo último: la muerte.

Escucho pasos provenientes de las escaleras. ¡Está aquí! Sé que está

cerca. Ansío tanto verla emerger de entre los rincones de este

condenado lugar. No huiré. Esperaré su acometida final. Estoy listo.

Este es el momento.

Los pasos se detienen próximos a mí. Lentamente volteo hacia la

puerta. En todos los años que habité esta casa jamás mis ojos

presenciaron algo tan perfecto, tan sublime, tan celestial<

¡Es Ella! La chica de mirada melancólica. La joven desaliñada y

descalza que me ayudó a quemar el cuerpo de mi Madre...

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
119
¡Sí, Ella! La persona que ahora vive en mi cabeza. La que cada

noche viene a mi cama a visitarme. La que cada noche escucho pedir

ayuda, clamar piedad, pero soy incapaz de ayudarla porque mis

sentidos nunca obedecen.

Es Bella. Fría. Es un hermoso cadáver. Me observa. Me odia y me

ama. Sus ojos sin vida logran verme hasta el alma. Reconocen los

fantasmas que se esconden detrás de los míos. Ella sabe por qué he

regresado. Hemos esperado tanto este momento que esta vez no

permitirá que nada se interponga entre los dos. Me exigirá un amor

suicida. Reclamará su aliento besándome una última vez; luego me

destrozará la garganta, arrastrará mi cadáver hasta el sepulcro, y

finalmente me hará reposar a su lado en la eterna tranquilidad de la

noche.

Es nuestro destino estar juntos, pues sólo junto a Ella puedo

sentirme realmente en casa<

Estoy preparado. Puedo cerrar los ojos sin miedo. Sus gélidas

manos apresan con firmeza mi cuello. La escucho reír. Es mi amiga. Es

mi amante. Es mi mujer. Lágrimas de alegría bajan por mi rostro.

Desciendo en paz hacia la muerte. Mi hogar está en la oscuridad, junto a

Ella. Sé que ahora me espera la felicidad. Sé que ahora me espera el

amor.

¿Y si la muerte resulta ser la respuesta a los enigmas del amor?

Entonces amaré. Sí, amaré.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
120
—Bienvenido a casa —dijo Ella, y apretó mi garganta hasta el final.

¡TRACK!

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
121
ESTE LIBRO SE TERMINÓ DE IMPRIMIR
EN EL MES DE AGOSTO DE DOS MIL OCHO
EN LA CIUDAD DE SANTA ANA DE CORO
FALCÓN - VENEZUELA
SE IMPRIMIERON 500 EJEMPLARES

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
122
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
123
“LA CASA DE JACK”

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
124
E
l trabajo que se muestra a continuación, “La Casa de Jack”

(título tomado de la canción The House Jack Built de la

agrupación de rock Metallica), es un pequeño relato escrito en

el año 1997 y que, inspirado en una serie de fotos, se utilizó como

proyecto para la materia Fotografía de la carrera de Diseño Gráfico

(IDV- Valencia). Las fotos y el trabajo fueron autoría de Luis Da Silva. El

Guión original de Ricardo Díaz Borregales. Este material se convertiría

en la primera versión y la base que daría origen al libro que a la postre

se titularía La Casa, y que finalmente sería publicada en agosto de 2008.

Mucho es el contraste entre las dos historias. Varios años tuvieron

que pasar entre aquel primer borrador y lo que sería y es actualmente La

Casa. Su trama, que durante más de diez años fue enriquecida y

fortalecida con elementos nuevos y complejos, muestra un tono de

lectura diferente; aunque su esencia se mantiene intacta. El amor, la

locura y la tragedia logran perdurar a través del tiempo.

Junto a las fotografías de Luis Da Silva y el texto de Ricardo Díaz

Borregales, la mayor contribución a este proyecto fue el apoyo y la

paciencia de los amigos y compañeros que dieron vida a los personajes.

Yeglimar Pereira

2009

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
125
A
quí estoy. Nunca imaginé que después de tantos años volvería a

éste repulsivo lugar olvidado en el tiempo, olvidado en lo más

recóndito de mi mente, que hasta el día de hoy sigue siendo un recuerdo

insoportable que me atormenta y rehúsa ser olvidado.

La casa, este maldito lugar que dejé atrás hace mucho tiempo

continúa igual, misteriosa, enigmática, tétrica. Por supuesto hoy es sólo

escombros y un andrajoso lugar de recreo para animales ponzoñosos y

el persistente germinar de la retorcida maleza que oculta sus maléficos

muros.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
126
Mi corazón late rápidamente al comenzar a dar pasos hacia la casa.

El rechinar de los zapatos contra las hojas y las ramas secas, y el

constante bailoteo del viento frio en los árboles, son los únicos en el

género del ruido.

Mi pie izquierdo fue el primero en comenzar la larga y angosta

escalera que me llevaría hasta la entrada. Al ir subiendo sentí de

inmediato su presencia. Sabía que se encontraba allí dentro, oculta entre

los corredores, esperándome, ya que soy su invitado.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
127
Levanté la mirada hacia las ventanas del segundo piso y observé

cómo las rejas que habían sido diseñadas, no para impedir la entrada,

sino para que permaneciera alguien dentro de la casa, se encontraban

abiertas y destrozadas. Lo había hecho Ella, se liberó y fue por mí. Para

vengarse. Para cobrarme.

He llegado a la entrada, lugar que en el pasado contaba con una

imponente puerta, hoy sólo es un rectángulo oscuro como boca de lobo,

un acantilado que te hipnotiza a entrar y perderte en un laberinto a

modo de morador eterno.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
128
Por fin, armado de valor, entré. Me introduje en el gran sepulcro

que una vez fue mi aposento, y mi pesadilla por el resto de mi vida.

Nervioso vi cómo un gran ventanal, que en su época poseía el más

hermoso de los vitrales, permitía la entrada de la luz, enseñándome

nuevos escalones en forma de caracol que me guiarían hasta aquel

corredor que aparece en mis sueños desde hace más de diez años.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
129
Silencioso y con todos mis sentidos alertas, me encaminé por la

escalera, y al ir ascendiendo, recuerdos imborrables de voces agónicas

atacan mi mente y se encierran en mi cuerpo sin misericordia. A cada

escalón, tengo la sensación de que alguien está detrás de mí. Sé que no

debo mirar atrás, aunque el aliento apremiante de Ella roce mi cuello

como una mano helada que entierra sus uñas en mi ser.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
130
Al terminar la escalera, quedé inerte al presenciar aquel par de

hileras de innumerables puertas, las cárceles de mi memoria que

tomarán su forma descarnada y me llevarán consigo al descanso eterno.

Al dar pasos por el pasillo, las puertas abiertas me mostraban el

pequeño espacio que existía en cada una de las habitaciones. Justo

entonces cuando me doy cuenta de que yo no era muy distinto a ellos, ni

a Ella.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
131
He llegado al final del corredor, estoy ante la última puerta, pero la

primera en tener sitio para mí. Es una oscura habitación donde la única

luz que entra es la de una pequeña ventana de unos cuantos metros por

encima de mí. La luz toca el suelo y me presenta fragmentos de vidrio,

hojas y de algo quemado hace ya mucho.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
132
Cierro mis ojos por un momento y una visión de cuatro muros y

una chica gritando a muerte por ser liberada de ellos vuelve a golpear

mi cabeza. Me mareo. Me ahogo. Es una sensación sollozante. Me

estremece. Caigo al suelo de rodillas, mis ojos me arden, hoy sé que

pertenezco a Ella. Entraré en su gemido, entraré en su dolor. No deseo

recordar quién fui. No deseo recordar quién soy.

Contaré mi historia que ahora es de todos.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
133
Esta casa fue en el pasado el hogar de cientos de enfermos

mentales, un manicomio. Mi Madre era la encargada de ellos. Los

alimentaba, los bañaba, los cuidaba. Yo fui criado en este sitio, me

acostumbré a pasar por los pasillos, a verlos estremecerse y retorcerse

en su propio mundo. Al ir creciendo, mi Madre cayó víctima de una

extraña peste; lo que la hizo estar en cama todo el tiempo. Entonces, al

no poder llevar el control del lugar, buscó a un ayudante. Cierto día una

hermosa chica se llegó a la casa en busca del puesto. Mi Madre la

instruyó para que me ayudase en las labores diarias. Al pasar el tiempo,

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
134
y tras la muerte de mi Madre y de otros enfermos mentales debido a la

peste, nos quedamos como los únicos a cargo de aquel inmenso lugar.

Nos enamoramos y poco a poco nos fuimos olvidando de cuidar a los

enfermos. Gozábamos de nuestro amor mientras ellos se iban tornando

más y más agresivos. Sus gritos se volvieron insoportables. Cuando nos

dimos cuenta de nuestro error, y al tratar de retomar el control, ocurrió

la desgracia.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
135
Al llevarles la comida se enfurecieron y la tomaron a la fuerza,

golpeándola y violándola salvajemente. Ciego de ira, tomé gasolina y les

prendí fuego a todos ellos. Los maté con mis propias manos.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
136
Días después, Ella despertó. Pero ya no era la misma, había

cambiado. La enfermedad de la locura se había apoderado de ella. Se

tornó agresiva y rebelde, escapaba de mi control, de modo que la

encerré en una de las celdas, en la última, Y allí permaneció durante

meses. La alimenté, la bañé, la cuidé, pero continuaba sin reaccionar.

En las noches sus gemidos eran ensordecedores, se retorcía y

golpeaba su ser contra la puerta, deseaba ser libre, no sufrir más. Un día

decidí terminar con toda esta agonía.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
137
Entré en su celda y le retorcí el cuello.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
138
La saqué cargando, le di un último beso y la arrojé por el ducto del

ascensor.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
139
Recuerdo que un día logré espiarla y pude ver como de entre sus

ropas blancas sacaba una especie de diario. Me acerqué a leerlas y el

paso del tiempo había hecho presencia en ellas, ya que sólo se leía

fragmentos: “Te amo. Deseo ser libre. No aguanto m{s. Lo amo. Me

deleito en mí”.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
140
De pronto veo algo que mis ojos se rehúsan a creer. ¡Es Ella! Es el

momento esperado, la obra de mi pecado, la respuesta a mi culpa. Me

observa fijamente, me odia y me ama. No me dejará huir, me destrozará

el cuello y luego me lanzará por al ducto del ascensor. Mi corazón dejará

de latir y el cielo se cubrirá de oscuridad con nubes de tormenta. Y

lloverá...

—Bienvenido a tu casa, Jack —dijo Ella.

FIN

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
141
Fotografías de Luis Da Silva

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
142
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
143
OTRAS DRAMATIZACIONES

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
144
Valencia, 1998. “La Casa de Jack, 2da parte”.

Actuaron: Claudio Palai, Daniela Guerrero, Renier Gómez, Telmo

Werner, Lucía Da Silva, María E. Suárez y Ricardo Díaz B.

Fotografías: Luis Da Silva.

Guión: Ricardo Díaz Borregales.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
145
Valencia, 1999. “La Casa de Jack, 3ra parte”.

Actuaron: Claudio Palai, Daniela Guerrero, Albert Araque, María E.

Suárez, Cheryl Brown, Odilet Salazar, Gina Ramírez, José Dionisio, Luis

Da Silva y Ricardo Díaz B.

Fotografías: Luis Da Silva.

Guión: Ricardo Díaz Borregales.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
146
Santa Ana de Coro, agosto 2009.

Dramatización a cargo de los estudiantes del Programa de Educación,

mención Lengua, Literatura y Latín de la Universidad Nacional

Experimental "Francisco de Miranda".

Actuaron: María Gabriel Ramos, Taís Viloria, Kena Ventura, Luis

Ramones Cayama y Gigleidy Yánez.

Fotografías: cortesía.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
147
Mapararí (Sierra de Coro, estado Falcón), jueves 26 de mayo de 2011.

Dramatización a cargo de los alumnos del 5to año de bachillerato

sección “A”, del Liceo Nacional Maximiliano Iturbe, durante la “Jornada

Literaria en homenaje a los máximos representantes de la Literatura

Universal”.

Fotografías: cortesía.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
148
PRESENTACIONES

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
149
Enero 2008.

Museo Alberto Henríquez (Coro).

Acto de premiación del X Concurso de Poesía y Cuento “Rafael José

[lvarez”, coordinado por la Dirección de Cultura de la Universidad

Nacional Experimental “Francisco de Miranda”.

Veredicto: en cuento, El hombre compartido y otros cuentos de Mariana

Chirino, mención especial para La Casa de Ricardo Díaz Borregales; en

poesía, Adentro y Afuera de Orlando Pomares Ferraz.

Fotografías: cortesía.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
150
Jueves 30 de octubre de 2008.

Museo Alberto Henríquez (Coro).

Presentación y bautizo de “La Casa”. Acto coordinado por la Cátedra

Libre de Literatura “Agustín García”. Estuvieron José Barroso, Daniela

Romero, Gilmer Contín, Cristina Gutiérrez, Liwin Acosta, entre otros.

Fotografías: Fernando Acosta / cortesía.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
151
Miércoles 19 de noviembre de 2008.

Instalaciones de Aprendizaje Dialógico Interactivo (Coro).

Encuentro de Saberes del Área de Educación mención Lengua,

Literatura y Latín con los alumnos de las asignaturas: Comprensión

Lectora, y Literatura y Expresión.

Coordinado por la Licda. Jenny Ramones.

Fotografías: cortesía.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
152
Viernes 18 de febrero de 2011.

La Cruz de Taratara (Sierra de Coro, estado Falcón).

Círculo de lectura junto a alumnos del Liceo Bolivariano Ángel Miguel

Queremel, como parte de la Cátedra de Lengua y Literatura.

Coordinado por la Licda. Melissa Suárez.

Fotografías: cortesía.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
153
Jueves 26 de mayo de 2011.

Mapararí (Sierra de Coro, estado Falcón).

Jornada Literaria en homenaje a los máximos representantes de la

literatura universal realizado en el Liceo Nacional Maximiliano Iturbe, y

que contó con la participación de los estudiantes del Liceo Bolivariano

Ángel Miguel Queremel (La Cruz de Taratara); además de los invitados

especiales: el poeta Valles y el cantautor Humberto Zavala.

Coordinado por las Licenciadas Isobduly Bello y Nélira Flores.

Fotografías: cortesía.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
154
PROYECTO CORTOMETRAJE
(2014-2016)

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
155
LA CASA
por JHONY VIVAS

Adaptación basada en el Libro “LA CASA”
de RICARDO DIAZ BORREGALES

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
156
SINOPSIS (VERSIÓN 01)

En el año 1750, las religiosas se hacían cargo de los
sanatorios y leproserías. Para esta época, una monja
queda en cinta y como castigo es traslada a uno de
estos centros para que se hiciese cargo, llegando a
criar a su hijo al lado de centenares de locos que
habitaban allí. Con el paso del tiempo y debido a la
peste la casa queda sola, pasando de generación en
generación. Ya para la actualidad la casa es vendida
a una pareja con su hija de 16 años. Pero lo que los
nuevos inquilinos no se imaginan es que la “nueva”
casa recobrará vida, pasando noches de suspenso y
terror.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
157
GUIÓN (VERSIÓN 02)

ESC.001. EXT.ATARDECER. FRENTE DE UNA ENORME CASA.
Un auto se estaciona frente una imponente casa. Un
HOMBRE (35 AÑOS) baja del auto, seguido por su CHOFER
(HOMBRE MAYOR). Ambos se dirigen hacia a la casa.

HOMBRE
(Baja del carro y observa la casa)
“Aquí es. Esta es la casa, la infame morada que en un
tiempo deje atrás…”.

CHOFER
(Baja del carro, sigue al HOMBRE, observando todo a
su alrededor, deteniéndose en varias oportunidades,
como queriendo regresar)
“¿A que vino, señor? Regresemos, este sitio me
produce escalofríos”.

HOMBRE
(Caminando hacia la casa)
“Tú espérame en el carro. Soy su invitado y hoy he
decidido ponerle fin”.

Continúa el ascenso hacia la casa.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
158
HOMBRE
“Jamás me creí capaz de reunir el suficiente valor
para regresar a este sitio. Todos estos años he
intentado continuar, pero aquellos recuerdos rehúsan
abandonarme”.

El CHOFER, desde el carro, ve al HOMBRE entrar a la
casa. Se cierra la puerta.

ESC.004. INT.CUARTO.CASA/NOCHE.
NIÑO (HOMBRE) camina por el pasillo hacia su
habitación. Escucha toser a su MADRE en el otro
cuarto. Se deja ir para averiguar qué sucede.

MADRE
(Débil, tose varias veces acostada en su cama)

NIÑO (HOMBRE)
(Le busca agua)
“¿Mamá, que te pasa?”.

MADRE
(Vuelve a toser varias veces)
Necesitamos a alguien que nos ayude en las tareas de
la casa. Envía una carta al convento e infórmales de
mi decisión.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
159
ESC.005.INT.CASA. NOCHE
Se escuchan toques de puerta en toda la casa. Ésta se
abre. El viento y la brisa al entrar apagan las
velas, no se logra divisar quién está en el umbral.

MADRE
(Tratando de divisar o ver)
“¿Quién está allí? ¿Quién toca?”.

De repente escucha el tosido de una MUCHACHA. Con
esfuerzo, la señora logra distinguirla en la penumbra
y la hace entrar, cerrando la puerta.

MUCHACHA
(Viste de negro, poca estatura, flaca, cabellera
larga y empapada por la lluvia)
“Me envían del convento. Disculpe el atraso, pero el
chofer se perdió buscando la dirección”.

Mientras la MUCHACHA habla, la MADRE busca unos
fósforos y prende las velas. El NIÑO (HOMBRE) observa
escondido desde un rincón.

MADRE
(Mirando a la MUCHACHA de cerca, recelosa)
“¿Qué edad tienes?”.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
160
MUCHACHA
(Con temor, temblando de frio)
“Cumpliré diecisiete en unas semanas, señora”.

MADRE
(Enojada)
“¿Acaso se trata de una burla? ¿Enviarme una niña con
el enorme oficio que hay en esta casa? ¿Qué carrizo
sabe hacer una carajita como tú? Y encima has
perturbado mis horas de sueño. Vamos, busca tus
cosas, será mejor que te cambies o enfermarás”.

ESC.013.INT HABITACION MADRE.
La MADRE está sentada en la cama, se ve enferma, la
MUCHACHA la ayuda a recostarse. Toma una jarra de
agua y le sirve un vaso. Justo cuando iba a tomarlo,
el vaso cae sobre las sábanas y derrama el agua. La
MADRE, furiosa, toma a la MUCHACHA por el cabello.

MADRE
(Con rostro de ira)
“¡Mira lo que has hecho!”.

MUCHACHA
(Aterrada, comienza a temblar de miedo)
“Perdóneme, señora. Por favor”.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
161
MADRE
(Toma el crucifijo entre sus manos)
“Ya sabes lo que tienes que hacer. Inclínate y
aguarda tu castigo”.

ESC.015. INT.PASILLO.CASA.
Rostro de horror del NIÑO (HOMBRE), inmóvil, frio. Se
aparta de la puerta y sale corriendo por el pasillo.
Detrás de él se escucha el llanto de la MUCHACHA. El
NIÑO (HOMBRE) logra llegar a su cuarto, se mete en la
cama y se arropa con las sábanas de pie a cabeza. De
pronto abren la puerta de su cuarto y alguien se
sienta en su cama.

MADRE
(Acariciando al NIÑO (HOMBRE) sobre las sábanas)
“¿Alcanzaste a ver?”.

La madre aparta las sábanas. Toma al NIÑO (HOMBRE)
por los hombros y lo levanta.

MADRE
“No tienes de que preocuparte, será nuestro secreto”.

NIÑO (HOMBRE) horrorizado. La MADRE se levanta y sale
del cuarto dejando la puerta entre abierta.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
162
ESC.017. EXT. NOCHE. PATIO.
Habitación de la MADRE. La cama está desnuda, sin
sábanas, como si ya nadie durmiera ahí. Desde la
ventana se ve el patio, y ahí están el NIÑO (HOMBRE)
y la MUCHACHA, pálida y demacrada, viendo el ataúd de
la MADRE consumirse por el fuego. Muy cerca de ellos
están varios locos viendo las llamas.

NIÑO (HOMBRE) - VOZ OFF
“En los últimos meses el estado de algunos
enfermos y el de mi MADRE empeoró, casi no hablaba y
era incapaz de moverse. Murió una fría noche, No me
impresionó verla morir, aquella mujer había dejado ya
de ser mi MADRE. Cuando murió sentí un extraño alivio
—seguro la MUCHACHA también—. La cremamos y
enterramos esa misma noche en el jardín. Las muertes
causadas por la peste no necesitaban pompas fúnebres.
Una tumba y una oración eran más que suficiente”.

ESC.018.INT.CUARTO DEL NIÑO (HOMBRE).CASA.NOCHE.
La MUCHACHA se dirige a la habitación del NIÑO
(HOMBRE). Carga una bandeja con comida. Toca la
puerta, al no escuchar respuesta abre y entra.

MUCHACHA
(Nerviosa, deposita la bandeja sobre la mesa y se
dispone a irse rápidamente)
“He traído su cena, señor”.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
163
NIÑO (HOMBRE)
(Levantándose de una silla se dirige a la MUCHACHA)
“Espera. No te vayas”.

La MUCHACHA se detiene. Gira para quedar frente a él.
Entra una ráfaga de viento por la ventana y agita las
cortinas, las sábanas y el vestido de la muchacha.

NIÑO (HOMBRE)
“Quítate el vestido”.

El vestido rueda por el cuerpo de la MUCHACHA hasta
sus pies. El rostro del NIÑO (HOMBRE) se muestra
complacido.

ESC.024.INT CUARTO DE LA MADRE.CASA.NOCHE.
El HOMBRE se encuentra acostado en la cama donde años
atrás murió su MADRE. De repente, se escuchan pasos
provenientes del pasillo que se detienen frente a la
puerta. Es la MUCHACHA vestida de blanco. Se acerca
al HOMBRE, lo toma por su cuello y lo ahorca.

MUCHACHA
“Bienvenido. Ahora tú deberás obedecerme. Esta es mi
casa”.

FIN

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
164
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
165
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
166
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
167
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
168
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
169
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
170
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
171
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
172
A Luis Da Silva, y a todos los de La Casa de Jack, GRACIAS.

A Maylen Sosa, José del Carmen Barroso, Gilmer Contín, Yeglimar

Pereira, Camilo Morón, Cristina Gutiérrez Leal, Daniela Romero, Isabel

Colina Freites, Programa de Educación mención Lengua, Literatura y

Latín Unefm, Cátedra Libre Agustín García, Jenny Ramones, Omacel

Espinoza, Isobduly Bello, Melissa Suárez, Nélira Flores, Iván Sierra

Ramírez, Fernando Acosta, Reyes Segundo Quintero, Everth Hidalgo

Lanza, Dirección de Relaciones Públicas y Medios de Comunicación

Unefm, César Blanco, Manuel Cabesa, Taller Literario Los Moradores,

María Gabriel Ramos, Taís Viloria, Luis Ramones Cayama, Kena

Ventura, Gigleidy Yánez, Jhony Vivas, Tito Tadeo Guerra y a todos los

que de una u otra forma apoyaron y alentaron esta aventura literaria,

GRACIAS.

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
173
LA CASA
Edición Digital
2018
Coro - Venezuela

LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
174
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
175
LA CASA – EDICIÓN ESPECIAL 10° ANIVERSARIO
http://www.ricardodiazborregales.blogspot.com
176