Está en la página 1de 10

 

 
 
 
“MITOS”  PLATÓNICOS  
 
1.  EL  “MITO”  DE  LA  CAVERNA  
 
Platón  nos  ofrece  en  el  famoso  texto  siguiente  el  mito  de  la  caverna,  metáfora  de  la  situación  del  
hombre  en  relación  a  la  verdad  y  al  ser  y  concentrada  imagen  de  las  tesis  más  importantes  de  su  
filosofía.      
"I.  -­‐Y  a  continuación  -­‐seguí-­‐  compara  con  la  siguiente  escena  el  estado  en  que,  con  respecto  a  la  
educación  o  a  la  falta  de  ella,  se  halla  nuestra  naturaleza.  Imagina  una  especie  de  cavernosa  vivienda  
subterránea  provista  de  una  larga  entrada,  abierta  a  la  luz,  que  se  extiende  a  lo  ancho  de  toda  la  
caverna  y  unos  hombres  que  están  en  ella  desde  niños,  atados  por  las  piernas  y  el  cuello  de  modo  que  
tengan  que  estarse  quietos  y  mirar  únicamente  hacia  adelante,  pues  las  ligaduras  les  impiden  volver  la  
cabeza;  detrás  de  ellos,  la  luz  de  un  fuego  que  arde  algo  lejos  y  en  plano  superior,  y  entre  el  fuego  y  los  
encadenados,  un  camino  situado  en  alto;  y  a  lo  largo  del  camino  suponte  que  ha  sido  construido  un  
tabiquillo  parecido  a  las  mamparas  que  se  alzan  entre  los  titiriteros  y  el  público,  por  encima  de  las  cuales  
exhiben  aquéllos  sus  maravillas.  
-­‐Ya  lo  veo  -­‐dijo.  
-­‐Pues  bien,  contempla  ahora,  a  lo  largo  de  esa  paredilla,  unos  hombres  que  transportan  toda  clase  de  
objetos  cuya  altura  sobrepasa  la  de  la  pared,  y  estatuas  de  hombres  o  animales  hechas  de  piedra  y  de  
madera  y  de  toda  clase  de  materias;  entre  estos  portadores  habrá,  como  es  natural,  unos  que  vayan  
hablando  y  otros  que  estén  callados.  
-­‐Qué  extraña  escena  describes  -­‐dijo-­‐  y  qué  extraños  pioneros!  
-­‐Iguales  que  nosotros  -­‐dije-­‐,  porque,  en  primer  lugar  ¿crees  que  los  que  están  así  han  visto  otra  cosa  de  
sí  mismos  o  de  sus  compañeros  sino  las  sombras  proyectadas  por  el  fuego  sobre  la  parte  de  la  caverna  
que  está  frente  a  ellos?  
-­‐¡Cómo  -­‐dijo-­‐,  si  durante  toda  su  vida  han  sido  obligados  a  mantener  inmóviles  las  cabezas?
-­‐¿Y  de  los  objetos  transportados?  ¿No  habrán  visto  lo  mismo?  
-­‐¿Qué  otra  cosa  van  a  ver?  
-­‐Y,  si  pudieran  hablar  los  unos  con  los  otros,  ¿no  piensas  que  creerían  estar  refiriéndose  a  aquellas  
sombras  que  veían  pasar  ante  ellos?  Forzosamente.  
-­‐¿Y  si  la  prisión  tuviese  un  eco  que  viniera  de  la  parte  de  enfrente?  ¿Piensas  que,  cada  vez  que  hablara  
alguno  de  los  que  pasaban,  creerían  ellos  que  lo  que  hablaba  era  otra  cosa  sino  la  sombra  que  veían  
pasar?  
-­‐No,  ¡por  Zeus!  -­‐dijo.  
-­‐Entonces  no  hay  duda  -­‐dije  yo-­‐  de  que  los  tales  no  tendrán  por  real  ninguna  otra  cosa  más  que  las  
sombras  de  los  objetos  fabricados.  
-­‐Es  enteramente  forzoso  -­‐dijo.  
-­‐Examina,  pues  -­‐dije-­‐,  qué  pasaría  si  fueran  liberados  de  sus  cadenas  y  curados  de  su  ignorancia  y  si,  
conforme  a  naturaleza  ,  les  ocurriera  lo  siguiente.  Cuando  uno  de  ellos  fuera  desatado  y  obligado  a  
levantarse  súbitamente  y  a  volver  el  cuello  y  a  andar  y  a  mirar  a  la  luz  y  cuando,  al  hacer  todo  esto,  
sintiera  dolor  y,  por  causa  de  las  chiribitas,  no  fuera  capaz  de  ver  aquellos  objetos  cuyas  sombras  veía  
antes,  ¿qué  crees  que  contestaría  si  le  dijera  alguien  que  antes  no  veía  más  que  sombras  inanes  y  que  es  
ahora  cuando,  hallándose  más  cerca  de  la  realidad  y  vuelto  de  cara  a  objetos  más  reales,  goza  de  una  
visión  más  verdadera,  y  si  fuera  mostrándole  los  objetos  que  pasan  y  obligándole  a  contestar  a  sus  
preguntas  acerca  de  qué  es  cada  uno  de  ellos?  ¿No  crees  que  estaría  perplejo  y  que  lo  que  antes  había  
contemplado  le  parecería  más  verdadero  que  lo  que  entonces  se  le  mostraba?  
-­‐Mucho  más  -­‐dijo.  
II.  -­‐Y,  si  se  le  obligara  a  fijar  su  vista  en  la  luz  misma,  ¿no  crees  que  le  dolerían  los  ojos  y  que  se  escaparía  
volviéndose  hacia  aquellos  objetos  que  puede  contemplar,  y  que  consideraría  que  éstos  son  realmente  
más  claros  que  los  que  le  muestran?
-­‐Así  es  -­‐dijo.  
-­‐Y,  si  se  lo  llevaran  de  allí  a  la  fuerza  -­‐dije-­‐,  obligándole  a  recorrer  la  áspera  y  escarpada  subida,  y  no  le  
dejaran  antes  de  haberle  arrastrado  hasta  la  luz  del  sol,  ¿no  crees  que  sufriría  y  llevaría  a  mal  el  ser  
arrastrado  y,  una  vez  llegado  a  la  luz,  tendría  los  ojos  tan  llenos  de  ella  que  no  sería  capaz  de  ver  ni  una  
sola  de  las  cosas  a  las  que  ahora  llamamos  verdaderas?  
-­‐No,  no  sería  capaz  -­‐dijo-­‐,  al  menos  por  el  momento.    
-­‐Necesitaría  acostumbrarse,  creo  yo,  para  poder  llegar  a  ver  las  cosas  de  arriba.  Lo  que  vería  más  
fácilmente  serían,  ante  todo,  las  sombras,  luego,  las  imágenes  de  hombres  y  de  otros  objetos  reflejados  
en  las  aguas,  y  más  tarde,  los  objetos  mismos.  Y  después  de  esto  le  sería  más  fácil  el  contemplar  de  
noche  las  cosas  del  cielo  y  el  cielo  mismo,  fijando  su  vista  en  la  luz  de  las  estrellas  y  la  luna,  que  el  ver  de  
día  el  sol  y  lo  que  le  es  propio.  
-­‐¿Cómo  no?  
-­‐Y  por  último,  creo  yo,  sería  el  sol,  pero  no  sus  imágenes  reflejadas  en  las  aguas  ni  en  otro  lugar  ajeno  a  
él,  sino  el  propio  sol  en  su  propio  dominio  y  tal  cual  es  en  sí  mismo,  lo  que  él  estaría  en  condiciones  de  
mirar  y  contemplar.  
-­‐Necesariamente  -­‐dijo.  
-­‐Y,  después  de  esto,  colegiría  ya  con  respecto  al  sol  que  es  él  quien  produce  las  estaciones  y  los  años  y  
gobierna  todo  lo  de  la  región  visible  y  es,  en  cierto  modo,  el  autor  de  todas  aquellas  cosas  que  ellos  
veían.  
-­‐Es  evidente  -­‐dijo-­‐  que  después  de  aquello  vendría  a  pensar  en  eso  otro.  
-­‐¿Y  qué?  Cuando  se  acordara  de  su  anterior  habitación  y  de  la  ciencia  de  allí  y  de  sus  antiguos  
compañeros  de  cárcel,  ¿no  crees  que  se  consideraría  feliz  por  haber  cambiado  y  que  les  compadecería  a  
ellos?  Efectivamente.  
-­‐Y,  si  hubiese  habido  entre  ellos  algunos  honores  o  alabanzas  o  recompensas  que  concedieran  los  unos  a  
aquellos  otros  que,  por  discernir  con  mayor  penetración  las  sombras  que  pasaban  y  acordarse  mejor  de  
cuáles  de  entre  ellas  eran  las  que  solían  pasar  delante  o  detrás  o  junto  con  otras,  fuesen  más  capaces  
que  nadie  de  profetizar,  basados  en  ello,  lo  que  iba  a  suceder,  ¿crees  que  sentiría  aquél  nostalgia  de  
estas  cosas  o  que  envidiaría  a  quienes  gozaran  de  honores  y  poderes  entre  aquéllos,  o  bien  que  le  
ocurriría  lo  de  Homero,  es  decir,  que  preferiría  decididamente  «ser  siervo  en  el  campo  de  cualquier  
labrador  sin  caudal  »  o  sufrir  cualquier  otro  destino  antes  que  vivir  en  aquel  mundo  de  lo  opinable?  
-­‐Eso  es  lo  que  creo  yo  -­‐dijo-­‐:  que  preferiría  cualquier  otro  destino  antes  que  aquella  vida.  
-­‐Ahora  fíjate  en  esto  -­‐dije-­‐:  si,  vuelto  el  tal  allá  abajo,  ocupase  de  nuevo  el  mismo  asiento,  ¿no  crees  que  
se  le  llenarían  los  ojos  de  tinieblas  como  a  quien  deja  súbitamente  la  luz  del  sol?  
-­‐Ciertamente  -­‐dijo.  
-­‐Y,  si  tuviese  que  competir  de  nuevo  con  los  que  habían  permanecido  constantemente  encadenados,  
opinando  acerca  de  las  sombras  aquellas  que,  por  no  habérsele  asentado  todavía  los  ojos,  ve  con  
dificultad  -­‐y  no  sería  muy  corto  el  tiempo  que  necesitara  para  acostumbrarse-­‐,  ¿no  daría  que  reír  y  no  se  
diría  de  él  que,  por  haber  subido  arriba,  ha  vuelto  con  los  ojos  estropeados,  y  que  no  vale  la  pena  ni  aun  
de  intentar  una  semejante  ascensión?  ¿Y  no  matarían,  si  encontraban  manera  de  echarle  mano  y  
matarle,  a  quien  intentara  desatarles  y  hacerles  subir  ?  
-­‐Claro  que  sí-­‐dijo.  
III.  -­‐Pues  bien  -­‐dije-­‐,  esta  imagen  hay  que  aplicarla  toda  ella,  ¡oh,  amigo  Glaucón!,  a  lo  que  se  ha  dicho  
antes;  hay  que  comparar  la  región  revelada  por  medio  de  la  vista  con  la  vivienda-­‐prisión  y  la  luz  del  
fuego  que  hay  en  ella  con  el  poder  del  sol.  En  cuanto  a  la  subida  al  mundo  de  arriba  y  a  la  contemplación  
de  las  cosas  de  éste,  si  las  comparas  con  la  ascensión  del  alma  hasta  la  región  inteligible  no  errarás  con  
respecto  a  mi  vislumbre,  que  es  lo  que  tú  deseas  conocer  y  que  sólo  la  divinidad  sabe  si  por  acaso  está  
en  lo  cierto.  En  fin,  he  aquí  lo  que  a  mí  me  parece:  en  el  mundo  inteligible  lo  último  que  se  percibe,  y  
con  trabajo,  es  la  idea  del  bien,  pero,  una  vez  percibida,  hay  que  colegir  que  ella  es  la  causa  de  todo  lo  
recto  y  lo  bello  que  hay  en  todas  las  cosas,  que,  mientras  en  el  mundo  visible  ha  engendrado  la  luz  y  al  
soberano  de  ésta,  en  el  inteligible  es  ella  la  soberana  y  productora  de  verdad  y  conocimiento,  y  que  
tiene  por  fuerza  que  verla  quien  quiera  proceder  sabiamente  en  su  vida  privada  o  pública.  
-­‐También  yo  estoy  de  acuerdo  -­‐dijo-­‐,  en  el  grado  en  que  puedo  estarlo."  
Platón,  República,  libro  VII  
 
El   Mito   de   la   caverna   se   ha   revisitado   con   cierta   frecuencia,   en   especial   en   el   mundo  
contemporáneo,  en  el  que  el  par  realidad/virtualidad  ha  convertido  esta  alegoría  de  la  teoría  platónica  de  
las   ideas   en   un   hecho   cuyas   implicaciones   pueden   ser   estremecedoras.   Así,   en   La   Caverna   de   José  
Saramago   (Madrid,   Alfaguara,   2001);   o   José   Carlos   Somoza,   La   caverna   de   las   ideas,   (Madrid,   Alfaguara,  
2000).    
 
2.  EL  MITO  DEL  ANDRÓGINO  
 
Discurso  de  Aristófanes  ((189c-­‐193d).  
Pues,   a   mi   parecer,   los   hombres   no   se   han   percatado   en   absoluto   del   poder   de   Eros,   puesto   que   si  
se  hubiesen  percatado  le  habrían  levantado  los  mayores  templos  y  altares  y  le  harían  los  más  grandes  
sacrificios,   no   como   ahora,   que   no   existe   nada   de   esto   relacionado   con   él,   siendo   así   que   debería   existir  
por  encima  de  todo.  Pues  es  el  más  filántropo  de  los  dioses,  al  ser  auxiliar  de  los  hombres  y  médico  de  
enfermedades  tales  que,  una  vez  curadas,  habría  la  mayor  felicidad  para  el  género  humano.  Intentaré,  
pues,   explicaras   su   poder   y   vosotros   seréis   los   maestros   de   los   demás.   Pero,   primero,   es   preciso   que  
conozcáis  la  naturaleza  humana  y  las  modificaciones  que  ha  sufrido,  ya  que  nuestra  antigua  naturaleza  no  
era  la  misma  de  ahora,  sino  diferente.    
En  primer  lugar,  tres  eran  los  sexos  de  las  personas,  no  dos,  como  ahora,  masculino  y  femenino,  sino  
que   había,   además,   un   tercero   que   participaba   de   estos   dos,   cuyo   nombre   sobrevive   todavía,   aunque   él  
mismo  ha  desaparecido.  El  andrógino,  en  efecto,  era  entonces  una  cosa  sola  en  cuanto  a  forma  y  nombre,  
que  participaba  de  uno  y  de  otro,  de  lo  masculino  y  de  lo  femenino,  pero  que  ahora  no  es  sino  un  nombre  
que  yace  en  la  ignominia.    
En  segundo  lugar,  la  forma  de  cada  persona  era  redonda  en  su  totalidad,  con  la  espalda  y  los  costados  
en   forma   de   círculo.   Tenía   cuatro   manos,   mismo   número   de   pies   que   de   manos   y   dos   rostros  
perfectamente   iguales   sobre   un   cuello   circular.   Y   sobre   estos   dos   rostros,   situados   en   direcciones  
opuestas,   una   sola   cabeza,   y   además   cuatro   orejas,   dos   órganos   sexuales,   y   todo   lo   demás   como   uno  
puede   imaginarse   a   tenor   de   lo   dicho.   Caminaba   también   recto   como   ahora,   en   cualquiera   de   las   dos  
direcciones   que   quisiera;   pero   cada   vez   que   se   lanzaba   a   correr   velozmente,   al   igual   que   ahora   los   acró-­‐
batas  dan  volteretas  circulares  haciendo  girar  las  piernas  hasta  la  posición  vertical,  se  movía  en  círculo  
rápidamente  apoyándose  en  sus  miembros  que  entonces  eran  ocho.    
Eran  tres  los  sexos  y  de  estas  características,  porque  lo  masculino  era  originariamente  descendiente  
del  sol,  lo  femenino,  de  la  tierra  y  lo  que  participaba  de  ambos,  de  la  luna,  pues  también  la  luna  participa  
 
de   uno   y   de   otro. Precisamente   eran   circulares   ellos   mismos   y   su   marcha,   por   ser   similares   a   sus  
progenitores.  Eran  también  extraordinarios  en  fuerza  y  vigor  y  tenían  un  inmenso  orgullo,  hasta  el  punto  
de  que  conspiraron  contra  los  dioses.  Y  lo  que  dice  Homero  de  Esfialtes  y  de  Oto  se  dice  también  de  ellos  
70
:   que   intentaron   subir   hasta   el   cielo   para   atacar   a   los   dioses.   Entonces,   Zeus   y   los   demás   dioses  

                                                                                                           
70
  Según   HOMERO,   los   hermanos   gigantes   Esfialtes   y   Oto   aprisionaron,   en   cierta   ocasión,   a   Ares   durante   un  
año  (cf.  Il.  V  385  ss.),  e  intentaron  escalar  el  cielo  a  través  de  los  montes  Pelión,  Ossa  y  Olimpo  para  derrocar  a  Zeus  
(cf.  Od.  XI  307-­‐320).  La  referencia  aquí  a  Homero  es  para  dar  más  autoridad  a  la  invención  dei  andrógino  (cf.  VICAIRE,  
Platon...,  pág.  97).  
deliberaban  sobre  qué  debían  hacer  con  ellos  y  no  encontraban  solución.  Porque,  ni  podían  matarlos  y  
exterminar   su   linaje,   fulminándolos   con   el   rayo   como   a   los   gigantes,   pues   entonces   se   les   habrían  
esfumado  también  los  honores  y  sacrificios  que  recibían  de  parte  de  los  hombres,  ni  podían  permitirles  
tampoco  seguir  siendo  insolentes.  Tras  pensarlo  detenidamente  dijo,  al  fin,  Zeus:  «Me  parece  que  tengo  
el  medio  de  cómo  podrían  seguir  existiendo  los  hombres  y,  a  la  vez,  cesar  de  su  desenfreno  haciéndolos  
más  débiles.  Ahora  mismo,  dijo,  los  cortaré  en  dos  mitades  a  cada  uno  y  de  esta  forma  serán  a  la  vez  más  
débiles   y   más   útiles   para   nosotros   por   ser   más   numerosos.   Andarán   rectos   sobre   dos   piernas   y   si   nos  
parece  que  todavía  perduran  en  su  insolencia  y  no  quieren  permanecer  tranquilos,  de  nuevo,  dijo,  los  
cortaré   en   dos   mitades,   de   modo   que   caminarán   dando   saltos   soble   una   sola   pierna».   ...   Y   al   que   iba  
cortando  ordenaba  a  Apolo  que  volviera  su  rostro  y  la  mitad  de  su  cuello  en  dirección  del  corte,  para  que  
el   hombre,   al   ver   su   propia   división,   se   hiciera   más   moderado,   ordenándole   también   curarlo   demás.  
Entonces,  Apolo  volvía  el  rostro  y,  juntando  la  piel  de  todas  partes  en  lo  que  ahora  se  llama  vientre,  como  
bolsas  cerradas  con  cordel,  la  ataba  haciendo  un  agujero  en  medio  del  vientre,  lo  que  llaman  precisamente  
ombligo.  Alisó  las  otras  arrugas  en  su  mayoría  y  modeló  también  el  pecho  con  un  instrumento  parecido  al  
de  los  zapateros  cuando  alisan  sobre  la  horma  los  pliegues  de  los  cueros.  Pero  dejó  unas  pocas  en  torno  
al  vientre  mismo  y  al  ombligo,  para  que  fueran  un  recuerdo  del  antiguo  estado.  Así,  pues,  una  vez  que  fue  
seccionada  en  dos  la  forma  original,  añorando  cada  uno  su  propia  mitad  se  juntaba  con  ella  y  rodeándose  
con  las  manos  y  entrelazándose  unos  con  otros,  deseosos  de  unirse  en  una  sola  naturaleza,  morían  de  
hambre  y  de  absoluta  inacción,  por  no  querer  hacer  nada  separados  unos  de  otros.  Y  cada  vez  que  moría  
una  de  las  mitades  y  quedaba  la  otra,  la  que  quedaba  buscaba  otra  y  se  enlazaba  con  ella,  ya  se  tropezara  
con  la  mitad  de  una  mujer  entera,  lo  que  ahora  precisamente  llamamos  mujer,  ya  con  la  de  un  hombre,  y  
así   seguían   muriendo.   Compadeciéndose   entonces   Zeus,   inventa   otro   recurso   y   traslada   sus   órganos  
genitales  hacia  la  parte  delantera,  pues  hasta  entonces  también  éstos  los  tenían  por  fuera  y  engendraban  
y  parían  no  los  unos  en  los  otros,  sino  en  la  tierra,  como  las  cigarras.  De  esta  forma,  pues,  cambió  hacia  la  
parte  frontal  sus  órganos  genitales  y  consiguió  que  mediante  éstos  tuviera  lugar  la  generación  en  ellos  
mismos,  a  través  de  lo  masculino  en  lo  femenino,  para  que  si  en  el  abrazo  se  encontraba  hombre  con  
mujer,   engendraran   y   siguiera   existiendo   la   especie   humana,   pero,   si   se   encontraba   varón   con   varón,  
hubiera,  al  menos,  satisfacción  de  su  contacto,  descansaran,  volvieran  a  sus  trabajos  y  se  preocuparan  de  
las   demás   cosas   de   la   vida.   Desde   hace   tanto   tiempo,   pues,   es   el   amor   de   los   unos   a   los   otros   innato   en  
los   hombres   y   restaurador   de   la   antigua   naturaleza,   que   intenta   hacer   uno   solo   de   dos   y   sanar   la  
naturaleza  humana.    
Por  tanto,  cada  uno  de  nosotros  es  un  símbolo  de  hombre,  al  haber  quedado  seccionado  en  dos  de  
uno  solo,  como  los  lenguados.  Por  esta  razón,  precisamente,  cada  uno  está  buscando  siempre  su  propio  
símbolo.  En  consecuencia,  cuantos  hombres  son  sección  de  aquel  ser  de  sexo  común  que  entonces  se  
llamaba  andrógino  son  aficionados  a  las  mujeres,  y  pertenece  también  a  este  género  la  mayoría  de  los  
adúlteros;  y  proceden  también  de  él  cuantas  mujeres,  a  su  vez,  son  aficionadas  a  los  hombres  y  adúlteras.  
Pero  cuantas  mujeres  son  sección  de  mujer,  no  prestan  mucha  atención  a  los  hombres,  sino  que  están  
76
más  inclinadas  a  las  mujeres,  y  de  este  género  proceden  también  las  lesbianas   .  Cuantos,  por  el  contrario,  
son  sección  de  varón,  persiguen  a  los  varones  y  mientras  son  jóvenes,  al  ser  rodajas  de  varón,  aman  a  los  
hombres  y  se  alegran  de  acostarse  y  abrazarse;  éstos  son  los  mejores  de  entre  los  jóvenes  y  adolescentes,  
ya  que  son  los  más  viriles  por  naturaleza.  Algunos  dicen  que  son  unos  desvergonzados,  pero  se  equivocan.  
Pues  no  hacen  esto  por  desvergüenza,  sino  por  audacia,  hombría  y  masculinidad,  abrazando  lo  que  es  
similar  a  ellos.  Y  una  gran  prueba  de  esto  es  que,  llegados  al  término  de  su  formación,  los  de  tal  naturaleza  
son  los  únicos  que  resultan  valientes  en  los  asuntos  políticos.  Y  cuando  son  ya  unos  hombres,  aman  a  los  
mancebos  y  no  prestan  atención  por  inclinación  natural  a  los  casamientos  ni  a  la  procreación  de  hijos,  
sino  que  son  obligados  por  la  ley,  pues  les  basta  vivir  solteros  todo  el  tiempo  en  mutua  compañía.  Por  
                                                                                                           
76
  Única   referencia   de   la   literatura   ática   clásica   que   reconoce   explícitamente   la   existencia   de   la  
homosexualidad  femenina.    
consiguiente,  el  que  es  de  tal  clase  resulta,  ciertamente,  un  amante  de  mancebos  y  un  amigo  del  amante,  
ya  que  siempre  se  apega  a  lo  que  le  está  emparentado.    
Pero,   cuando   se   encuentran   con   aquella   auténtica   mitad   de   sí   mismos   tanto   el   pederasta   como  
cualquier  otro,  quedan  entonces  maravillosamente  impresionados  por  afecto;  afinidad  y  amor,  sin  querer,  
por  así  decirlo,  separarse  unos  de  otros  ni  siquiera  por  un  momento.  Éstos  son  los  que  permanecen  unidos  
en  mutua  compañía  a  lo  largo  de  toda  su  vida,  y  ni  siquiera  podrían  decir  qué  desean  conseguir  realmente  
unos  de  otros.  Pues  a  ninguno  se  le  ocurriría  pensar  que  ello  fuera  el  contacto  de  las  relaciones  sexuales  
y  que,  precisamente  por  esto,  el  uno  se  alegra  de  estar  en  compañía  del  otro  con  tan  gran  empeño.  Antes  
bien,  es  evidente  que  el  alma  de  cada  uno  desea  otra  cosa  que  no  puede  expresar,  si  bien  adivina  lo  que  
quiere  y  lo  insinúa  enigmáticamente.  Y  si  mientras  están  acostados  juntos  se  presentara  Hefesto  con  sus  
instrumentos  y  les  preguntara:  «¿Qué  es,  realmente,  lo  que  queréis,  hombres,  conseguir  uno  del  otro?»,  
y  si  al  verlos  perplejos  volviera  a  preguntarles:  «¿Acaso  lo  que  deseáis  es  estar  juntos  lo  más  posible  el  
uno   del   otro,   de   modo   que   ni   de   noche   ni   de   día   os   separéis   el   uno   del   otro?   Si   realmente   deseáis   esto,  
quiero  fundiros  y  soldaros  en  uno  solo,  de  suerte  que  siendo  dos  lleguéis  a  ser  uno,  y  mientras  viváis,  
como  si  fueráis  uno  solo,  viváis  los  dos  en  común  y,  cuando  muráis,  también  allí  en  el  Hades  seáis  uno  en  
lugar   de   dos,   muertos   ambos   a   la   vez.   Mirad,   pues,   si   deseáis   esto   y   estaréis   contentos   si   lo   conseguís.»  
Al  oír  estas  palabras,  sabemos  que  ninguno  se  negaría  ni  daría  a  entender  que  desea  otra  cosa,  sino  que  
simplemente  creería  haber  escuchado  lo  que,  en  realidad,  anhelaba  desde  hacía  tiempo:  llegar  a  ser  uno  
solo   de   dos,   juntándose   y   fundiéndose   con   el   amado.   Pues   la   razón   de   esto   es   que   nuestra   antigua  
naturaleza  era  como  se  ha  descrito  y  nosotros  estábamos  íntegros.  Amor  es,  en  consecuencia,  el  nombre  
para  el  deseo  y  persecución  de  esta  integridad.  ...Yo  me  estoy  refiriendo  a  todos,  hombres  y  mujeres,  
cuando  digo  que  nuestra  raza  sólo  podría  llegar  a  ser  plenamente  feliz  si  lleváramos  el  amor  a  su  culmina-­‐
ción  y  cada  uno  encontrara  el  amado  que  le  pertenece  retornando  a  su  antigua  naturaleza.  Y  si  esto  es  lo  
mejor,  necesariamente  también  será  lo  mejor  lo  que,  en  las  actuales  circunstancias,  se  acerque  más  a  
esto,  a  saber,  encontrar  un  amado  que  por  naturaleza  responda  a  nuestras  aspiraciones.  Por  consiguiente,  
si  celebramos  al  dios  causante  de  esto,  celebraríamos  con  toda  justicia  a  Eros,  que  en  el  momento  actual  
nos  procura  los  mayores  beneficios  por  llevarnos  a  lo  que  nos  es  afín  y  nos  proporciona  para  el  futuro  las  
mayores  esperanzas  de  que,  si  mostramos  piedad  con  los  dioses,  nos  hará  dichosos  y  plenamente  felices,  
tras  restablecernos  en  nuestra  antigua  naturaleza  y  curarnos.  
 
3.  El  MITO  DE  LA  ATLÁNTIDA  
Hacia  el  año  350  a.C.,  Platón  escribió  en  sus  diálogos  tardíos,  Timeo  y  Critias  sobre  una  la  existencia  
de   una   gran   isla   –   más   grande   que   Libia   y   Asia   juntas   –   más   allá   de   las   Columnas   de   Heracles,   actual  
Estrecho   de   Gibraltar.   Esta   isla   ocupaba   gran   parte   de   lo   que   hoy   conocemos   como   el   Océano   Atlántico.  
Critias,  discípulo  de  Sócrates,  narra  una  historia  que  escuchó  a  su  padre  cuando  era  un  niño  y  que  éste  a  
su  vez  escuchó  de  Solón,  el  gran  legislador  ateniense  y  uno  de  los  Siete  Sabios  de  Grecia.  
En   el   Critias   se   narra   el   viaje   que   Solón   realizó   a   Egipto,   donde   oyó   a   los   sacerdotes   de   Sais   la  
historia  de  la  isla  de  Atlántida.  Los  sacerdotes  le  explicaron  que  la  historia  se  remontaba  al  principio  de  
los  tiempos,  cuando  los  dioses  reinaban  sobre  la  tierra  y  se  dividieron  el  mundo  para  que  cada  uno  de  
ellos  lo  gobernase.  Poseidón,  el  dios  del  mar,  recibió  la  isla  que  llamó  Atlántida,  eligió  a  una  mujer  mortal,  
Clito,  y  comenzó  una  dinastía  de  reyes  que  gobernarían  durante  siglos.  Tuvieron  cinco  pares  de  gemelos  
y  a  cada  uno  le  dio  un  reino.  Al  mayor  de  ellos,  Atlas  le  dio  la  ciudad  que  llevaba  su  nombre  y  que  tendría  
poder  sobre  las  otras  nueve.  Así,  explicó,  se  fundó  la  ciudad  de  Atlántida,  dentro  del  continente  que  lleva  
su  mismo  nombre.  
La   historia,   que   Critias   relata   como   verdadera,   se   remonta   a   nueve   mil   años   antes   de   la   época   de  
Solón  para  contar  como  los  atenienses  detuvieron  el  avance  del  imperio  de  los  atlantes  y  que  al  poco  
tiempo   de   la   victoria   ateniense,   la   isla   desapareció   en   el   mar   a   causa   de   un   terremoto   y   una   gran  
inundación.  
En  el  Timeo,  Critias  habla  de  la  Atlántida  en  el  contexto  de  un  debate  acerca  de  la  sociedad  ideal;  cuenta  
como  llegó  a  enterarse  de  la  historia  y  cómo  fue  que  Solón  la  escuchó  de  los  sacerdotes  egipcios;  refiere  
la  ubicación  y  la  extensión  de  sus  dominios  en  el  Mar  Mediterráneo;  la  heroica  victoria  de  los  atenienses  
y,  finalmente,  cómo  fue  que  el  país  de  los  atlantes  se  perdió  en  el  mar.  En  el  Critias,  el  relato  se  centra  en  
la  historia,  geografía,  organización  y  gobierno  de  la  Atlántida,  para  luego  comenzar  a  narrar  cómo  fue  que  
los  dioses  decidieron  castigar  a  los  atlantes  por  su  soberbia.  El  relato  se  interrumpe  aquí  quedando  la  
historia  sin  concluir.  
Para  la  mayoría  de  los  pensadores  de  la  antigüedad  se  trataba  de  una  narración  verídica,  de  una  
historia   basada   en   sucesos   o   acontecimientos   reales,   aunque   el   debate   generado   no   fue   más   allá   de  
sostener  o  negar  la  realidad  histórica  de  la  Atlántida.  
La  precisa  descripción  de  los  textos  y  el  hecho  de  que  se  afirme  reiteradamente  que  se  trata  de  
una  historia  verdadera  ha  llevado  a  que  se  hayan  buscado  posibles  ubicaciones  para  la  isla.  A  pesar  de  
ello,  la  mayoría  de  historiadores  de  la  actualidad  opinan  que  la  Atlántida,  tal  y  como  la  describe  Platón,  
nunca  existió.  
(Pero   se   puede   consultar,   por   ejemplo,   la   página  
http://www.culturandalucia.com/TARTESOS/PLATON_DIALOGOS_CRITIAS_ATLANTIDA.htm,   la   posible  
relación  con  Tartesos)  
 
Pervivencia  del  relato  
El  relato  de  Platón  fue  tenido,   en  la  antigüedad  griega  y  latina,  como  verídico,  y  así  lo  atestiguan  
Plinio  el  Viejo,  Plutarco,  etc.  Después  cayó  en  el  olvido,  hasta  ser  resucitado  por  los  humanistas,  quienes  
la  asumirán  unas  veces  como  vestigio  de  una  sabiduría  geográfica  y  otras  como  símbolo  de  un  provenir  
utópico.  El  escritor  mexicano  Alfonso  Reyes  afirma  que  la  Atlántida,  resucitada  por  los  humanistas,  fue  
clave  para  el  descubrimiento  de  América.  Francisco  López  de  Gomara  en  su  Historia  General  de  las  Indias,  
en  1552,  afirma  que  Colón  pudo  estar  influido  por  la  leyenda  atlántica  y  ve  que  en  voz  nauatl  “atl”(agua)  
un  indicio  de  vínculo  entre  atlantes  y  aztecas.  López  de  Gomara  atribuye  especialmente  a  Colón  la  hazaña  
de  haber  “leído”  el  Timeo  y  Critias  de  Platón,  donde  obtuvo  información  acerca  de  la  gran  isla  y  de  un  
territorio   sumergido   que   era   mayor   que   Asia   y   África.   Fernández   de   Oviedo   afirmó   incluso   que   los  
monarcas  españoles  poseían  los  derechos  sobre  las  nuevas  tierras  americanas  ya  que,  según  él,  Hespero,  
un   rey   prehistórico   español,   era   hermano   de   Atlas,   gobernante   del   territorio   opuesto   a   Marruecos,   y  
Hespero  también  reinaba  sobre  las  Hespérides,  “las  islas  de  Occidente”.  
Fray   Bartolomé   de   las   Casas   objetó   ese   derecho   de   dominio   basado   en   las   Hesperides   o   la  
Atlántida.  Sin  embargo,  al  comentar  acerca  de  Colón  dijo:  
“…Cristóbal   Colón   pudo   naturalmente   creer   y   esperar   que   aún   cuando   aquella   gran   isla   estaba  
perdida  y  sumergida,  quedarían  otras,  o  por  lo  menos,  quedaría  tierra  firme,  que  él  podría  encontrar  si  la  
buscaba…”.  
Otro   de   los   autores   de   la   época   del   descubrimiento   del   Nuevo   Mundo,   Pedro   Sarmiento   de  
Gamboa,  escribió  en  1552:  
“Las  Indias  de  España  eran  continentes  al  igual  que  la  isla  Atlántica,  y  en  consecuencia,  la  propia  
isla  Atlántica,  que  estaba  frente  a  Cádiz  y  se  extendía  sobre  el  mar  que  atravesamos  para  venir  a  las  Indias,  
el   mar   que   todos   los   cartógrafos   llaman   Océano   Atlántico,   ya   que   la   isla   Atlántica   estaba   en   él.   Y   así   hoy  
navegamos  sobre  lo  que  antes  fue  tierra  firme”.  
Durante  los  siglos  XVI  y  XVII,  varias  islas  (Azores,  Canarias,  Antillas…)  figuraron  en  los  mapas  como  
restos  del  continente  perdido.  En  1626,  el  filosofo  inglés  Francis  Bacon  publica  La  Nueva  Atlántida  (the  
New   Atlantis),   utopía   en   pro   de   un   mundo   basado   en   los   principios   de   la   razón   y   el   progreso   científico   y  
técnico.   En   España,   en   1673,   el   cronista   José   Pellicer   de   Ossau   identifica   la   Atlántida   con   la   península  
Ibérica,  asociando  a  los  atlantes  con  los  misteriosos  tartesios.  
Desde  la  época  del  descubrimiento  de  América  hasta  hoy,  filósofos  y  escritores  nos  han  ofrecido  
sus   teorías   acerca   de   la   Atlántida.   Francis   Bacon   en   The   New   Atlantis   (1638)   opinaba   que   la   Atlántida   de  
Platón  era  América.  La  trama  de  Shakespeare  en  Le  Tempestad,  que  tiene  lugar  en  una  isla  del  Atlántico,  
se   atribuye   algunas   veces   al   renovado   interés   en   el   continente   sumergido   y   en   las   islas   perdidas   del  
océano.  Más  tarde,  en  1665,  el  padre  Kircher,  un  jesuita  y  estudioso  de  esta  cuestión,  opinó  a  favor  de  
que  la  teoría  de  la  Atlantida  era  una  isla  del  atlantico  y  nos  legó  un  famoso  mapa  en  el  que  la  hace  aparecer  
en  su  relación  de  ubicación  con  Europa  y  América.  
 
 
 

 
 
No  será  hasta  la  segunda  mitad  del  siglo  XIX  que  la  historia  de  la  Atlántida  adquiere  la  fascinación  
que  provoca  hasta  hoy.  En  1869,  Julio  Verne  escribe  la  novela  Veinte  mil  leguas  de  viaje  submarino  que  
en  el  capítulo  IX  describe  un  paseo  que  los  protagonistas  dan  por  los  restos  de  la  sumergida  Atlántida.  
Tiempo   después,   en   1883,   Ignatius   Donnelly   publica   Atlántida:   El   Mundo   Antediluviano   (Atlantis:   The  
antediluvian  World),  en  el  que  formuló  la  teoría  de  que  la  Atlántida  fue  la  primera  civilización  mundial,  la  
potencia   colonizadora   y   civilizadora   del   litoral   atlántico,   de   las   costas   del   mediterráneo,   el   Cáucaso,  
América  Central  y  del  Sur,  el  Valle  del  Mississipi,  el  Báltico  e  incluso  La  India  y  partes  de  Asia  Central.  Fue  
también  el  lugar  donde  se  inventó  el  alfabeto.  Su  catastrófico  hundimiento  habría  sido  un  hecho  histórico,  
inmortalizado   en   las   leyendas   de   las   inundaciones,   y   los   mitos   y   leyendas   de   la   Antigüedad   constituirían  
simplemente  una  versión  oscura  y  confusa  de  la  verdadera  historia  atlántica.  El  libro  de  Donnelly  tuvo  
gran   éxito   de   público,   en   una   época   donde   el   avance   de   la   ciencia   permitía   a   su   hipótesis   aparecer  
verosímil.  Tanto  fue  así,  que  el  gobierno  británico  organizó  una  expedición  a  las  islas  Azores,  lugar  donde  
el  escritor  situaba  la  Atlántida.  
También  intentó  una  aproximación  científica  al  tema,  examinando  la  viabilidad  de  la  versión  de  
Platón   y   estudiando   los   terremotos   y   hundimiento   con   caracteres   de   cataclismo   que   registra   la   historia,  
examinó  con  detenimiento  las  leyendas  sobre  inundaciones  existentes  en  el  mundo  y  su  similitud,  que  
para  él  es  una  prueba  más  del  hundimiento  de  la  Atlántida.  
Al  margen  de  lo  esotérico,  el  impulso  generado  por  la  obra  de  Donnelly,  motivará  a  numerosos  
historiadores   y   arqueólogos   durante   el   siglo   XX,   que   desarrollaran   teorías   para   ubicar   la   Atlántida   en   los  
más   dispares   lugares,   asociando   a   los   atlantes   con   diferentes   culturas   de   la   antigüedad,   como   los  
cretenses,  Tartessos.  Otras  hipótesis  sitúan  la  Atlántida  en  la  isla  de  Malta,  en  Canarias,  en  el  mar  de  Azov,  
en  Sudamérica,  en  el  Próximo  Oriente,  en  el  Norte  de  África,  en  Irlanda,  en  Indonesia  y  en  la  Antártida.  
En  1938  el  arqueólogo  griego  Spyridon  Marinatos  plantea  que  el  fin  de  la  civilización  cretense,  a  
causa  del  volcán  de  Santorini  podría  ser  el  fondo  histórico  de  la  leyenda.  La  idea  será  trabajada  por  el  
sismólogo  Angelos  Galanopoulos,  quien  en  1960  publicará  un  artículo  en  donde  relaciona  la  tesis  cretense  
con   los   textos   de   Platón.   Si   bien   el   propio   Marinatos   sostuvo   siempre   que   se   trataba   de   una   simple  
especulación,  la  tesis  de  la  Atlántida  cretense  ha  tenido  amplia  aceptación  y  captado  muchos  seguidores,  
entre  los  que  contaba  el  oceanógrafo  francés  Jacques  Cousteau.  
Al   margen   de   su   posible   veracidad   histórica,   la   importancia   de   la   teoría   de   la   Atlántida   se   ve  
reflejada  en  este  catálogo  (Fuente  wikipedia):  
•    
6.1  En  la  literatura  
 
·∙  Veinte  mil  leguas  de  viaje  submarino,  Julio  Verne,  1869
·∙  La  Atlantida  (L’Atlantida)  de  Jacinto  Verdaguer,  1877  
·∙  La  Atlantida  (L’Atlantide),  de  Pierre  Benoît,  1919  
·∙  La  Rebelión  de  Atlas  (Atlas  Shrugged)  de  Ann  Rand,  1957  
·∙  Taliesin,  de  Stephen  R.  Lawhead,  1987  
·∙  Corazones  en  la  Atlántida  (Hearts  in  Atlantis)  de  Stephen  King,  1999  
·∙  El  resurgir  de  la  Atlántida  (Rasin  Atlantis),  de  thomas  Greanias,  2005  
·∙  Ladrones  de  Atlántida,  de  José  Ángel  Muriel,  2005  
·∙  Atlantis,  de  David  Gibbins,  2006  
·∙  El  Librero  de  la  Atlántida,  de  Manuel  Pimentel,  2006
·∙  Atalantë,  en  los  relatos  de  J.R.R.  Tolkien  sobre  la  Tierra  media.  
Atlantis  (2006),  de  David  Gibbins:  Un  arqueólogo  marino  descubre  indicios  de  la  Atlántida  en  el  
mar  Mediterráneo.  
•   El  Laberinto  de  La  Atlántida  (2009),  de  Álvaro  Bermejo:  Durante  la  II  Guerra  Mundial,  un  
agente  de  espionaje  aliado  descubre  en  Creta  una  operación  dirigida  por  el  Alto  Mando  alemán  
en  busca  del  legendario  Rayo  de  Poseidón,  al  que  atribuían  un  poder  destructor  comparable  al  
de  la  bomba  atómica  que,  por  esas  mismas  fechas,  se  estaba  preparando  en  el  Proyecto  
Manhattan.  Basada  en  hecho  reales.Cuenta  con  una  edicióin  italiana:  Il  Labirinto  di  Atlantide.  
Edit.Falcone.  2013  
•   El  librero  de  la  Atlántida  (2006),  de  Manuel  Pimentel:  Un  tímido  librero,  que  escucha  de  un  
marinero  historias  sobre  continentes  perdidos,  se  enfrenta  a  la  contingencia  de  un  nuevo  
cambio  climático  similar  al  que  destruyó  la  Atlántida.  
•   Acheron  (2008),  novela  de  Sherrilyn  Kenyon  sobre  fenómenos  paranormales:  Un  dios  nacido  en  
Atlántida  se  ve  forzado  a  una  vida  de  sufrimiento  como  humano.  
•   Atlántida  (2010),  de  Javier  Negrete:  Tras  una  serie  de  erupciones  de  los  llamados  
'supervolcanes',  los  protagonistas  sitúan  el  continente  perdido  en  el  archipiélago  de  Santorini,  
al  norte  de  la  isla  de  Creta.  
•   La  Atlántida  de  Gil  Gámez  (2014),  de  J.  Rafael  Gómez:  Un  mecanismo  recuperado  en  el  
Incidente  ovni  de  Roswell  permite  a  un  joven  arqueólogo  viajar  en  el  tiempo  a  las  
inmediaciones  del  estrecho  de  Gibraltar  de  hace  12.000  años  para  descubrir  una  civilización  
preneolítica  basada  en  la  pesca  del  atún.  
 
6.2  En  la  música  
 
·∙  Manuel  de  Falla  puso  música  al  poema  de  Jacinto  Verdaguer,  en  una  obra  para  solista,  coro  y  
orquesta.  La  partitura,  tras  20  años  de  trabajo,  quedó  truncada  por  la  muerte  de  su  autor  en  
1946.  Su  discípulo  Ernest  Halffter  la  completó,  estrenándola  en  1976.  
 
6.3  En  el  cine  
 
·∙  El  Continente  Perdido  (Atlantis,  the  Lost  Continent)  ,  de  George  Pal,  1961  
·∙  La  Ciudad  de  Oro  del  Capitán  Nemo  (Captain  Nemo  and  the  Underwater  City),  deJames  Hill,  
1969
·∙  Los  conquistadores  de  Atlantis  (Warlords  of  Atlantis),  de  Kevin  Connor,  1978  
·∙  Los  Depredadores  del  Abismo  (Predatori  di  Atlantide),  de  Ruggero  Deodato,  1983  
·∙  Atlantis:  El  Imperio  Perdido  (Atlantis:  The  Lost  empire)  de  Gary  Trousdale  y  Kira  Wise,  2001
Viaje  2:  La  Isla  Misteriosa  (Journey  2:  The  Mysterious  Island,  2012)  
•    
6.4  En  el  comic  
 
Aquaman,  personaje  de  DC  Comics,  hijo  de  una  reina  atlante  y  del  farero  Tom  Curry  es  el  rey  de  
67
Atlantis,  reino  sumergido  de  una  raza  de  hombres  capaces  de  respirar  bajo  el  agua.  
68
•   Namor,  personaje  de  Marvel,  es  también  rey  de  otra  versión  de  Atlantis.  
69
•   Lori  Lemaris,  quien  fuera  novia  de  Superman,  es  asimismo  una  habitante  de  la  Atlántida.  
•   En  Arion,  Lord  of  Atlantis,  se  retrata  la  Atlántida  como  una  avanzada  civilización  basada  en  la  
70
magia  en  vez  de  en  la  ciencia.  
•   En  El  mal  trago  de  Obélix,  de  la  serie  de  cómics  de  Astérix  y  Obélix,  se  hace  una  visita  a  lo  que  
71
queda  de  la  Atlántida,  en  las  Islas  Canarias.  
•   En  Orion,  el  Atlante,  cómic  de  la  editorial  mexicana  Promotora  K  y  publicada  en  Sudamérica  por  
72
la  editorial  colombiana  Cinco,  el  protagonista  es  un  príncipe  atlante.  
•   El  enigma  de  la  Atlántida  es  un  tebeo  de  los  personajes  Blake  y  Mortimer,  con  guion  y  dibujo  
de  Edgar  P.  Jacobs.  
•   Patoruzú,  protagonista  de  la  clásica  historieta  argentina  del  mismo  nombre,  es  descendiente  de  
73
Patoruzek,  quien  llegó  a  América  desde  el  Antiguo  Egipto  cruzando  por  la  Atlántida  .  
•   El  Capitán  Trueno.  La  Atlántida:  http://leercomics-­‐online.blogspot.com.es/2016/01/el-­‐capitan-­‐
trueno-­‐atlantida.html  
•   (imágenes  adjuntas)  
 
•   6.5  En  la  televisión  
 
La  Atlántida  (como  continente,  isla  o  ciudad  perdida)  aparece  en  numerosas  producciones  
televisivas  de  ficción,  así  como  en  programas  documentales  de  todo  el  mundo.  Esta  es  una  lista  
de  algunos  de  ellos:  
•   L'Atlantide  (1972),  telefilme  producido  por  la  Office  de  Radiodiffusion-­‐Télévision  Française  
(ORTF)  2,  con  guion  y  dirección  de  Jean  Kerchbron;  se  inspira  en  la  novela  de  Benoit.  
•   En  la  serie  de  ciencia  ficción  Stargate  Atlantis,  Atlantis  es  una  antigua  ciudad  creada  por  los  
antiguos  (una  avanzadísima  y  antigua  raza  de  humanoides),  que  se  autotraslada  desde  la  Tierra  
en  naves  espaciales  creadas  por  ellos  mismos  por  toda  la  Vía  Láctea,  extendiendo  la  raza  
humana  por  todos  los  planetas  hasta  llegar  a  la  galaxia  Pegaso,  donde  mantuvieron  guerras  con  
unos  seres  llamados  Wraith,  y  la  única  salida  de  los  lantianos  (antiguos)  era  ascender  a  un  
plano  de  existencia  en  el  que  sus  cuerpos  ya  no  les  hacían  falta  y  se  transformaban  en  energía  
pura  y  con  la  regla  de  no  interferir  con  los  humanos,  y  tras  varias  decenas  de  miles  de  años  
llega  un  grupo  de  personas  (de  la  Tierra)  por  medio  de  un  Stargate  (un  artefacto  antiguo  que  
crea  un  agujero  de  gusano  estable,  que  permite  transportar  materia  a  través  de  ellos)  a  buscar  
74
su  tecnología,  saber  más  de  su  historia  y  seguir  la  lucha  con  los  Wraith.  
•   En  Saint  Seiya,  también  conocida  como  'Los  caballeros  del  Zodiaco',  Atlántida  es  un  inmenso  
santuario  dedicado  a  Poseidón,  Dios  de  los  Mares;  rodeado  de  siete  enormes  pilares  que  
75
sujetan  el  océano  encima  de  ellos  y  permite  la  vida  en  las  profundidades.  
•   En  la  serie  de  animación  japonesa,  'La  visión  de  Escaflowne',  Atlantis  se  desarrolló  en  la  Tierra,  
alcanzando  un  grado  de  tecnología  que  era  posible  materializar  los  deseos,  de  tal  forma  que  se  
hicieron  a  sí  mismos,  seres  hermosos  y  alados.  Sin  embargo,  Atlantis  desapareció,  
presumiblemente,  por  deseo  de  los  propios  atlantes,  y  se  trasladó  todo  su  reino  a  Gaia,  el  
mundo  donde  se  desarrolla  la  serie,  donde  fueron  llamados  los  ryu-­‐jin  (gente  dragón),  pero  ahí  
no  alcanzaron  la  paz,  y  una  guerra  civil  llevó  a  la  destrucción  del  reino,  por  lo  que  los  ryu-­‐jin  
76
serían  considerados  malditos.  
•   En  la  serie  animada  Fushigi  no  umi  no  Nadia,  el  personaje  principal  Nadia  es  descendiente  de  
77
los  habitantes  de  la  antigua  Atlántida.  
•   En  la  serie  infantil  animada  Phineas  y  Ferb  (episodio  83),  los  niños  hallan  la  sumergida  Atlántida  
78
que,  al  final  del  episodio,  vuelve  a  hundirse.  
79
•   En  el  episodio  What  Destroyed  Atlantis?,  de  la  serie  Curiosity.  
•   En  el  anime  Yu-­‐Gi-­‐Oh!  cuya  cuarta  saga  llamada  "El  Despertar  de  Los  Dragones"  relata  la  
historia  de  Dartz,  un  rey  de  la  Atlántida  que  fue  corrompido  por  una  antigua  deidad  con  forma  
de  leviatán  a  través  de  un  mineral  llamado  Oricalcos  y  cuyo  propósito  es  resucitar  a  ese  dios  
ofreciéndole  almas  de  duelistas  poderosos.  Timeo,  Critias  y  Hermócrates  aparecen  como  unos  
legendarios  caballeros  que  lucharon  contra  Dartz  en  el  pasado  y  que  fueron  convertidos  en  
dragones  por  éste  último.  
•   Hay  una  Mini-­‐Pelicula  llamada  "LEGO  Antlantis"  en  el  que  un  Equipo  busca  la  Antlantida  
•   En  la  serie  animada  Los  padrinos  mágicos,  Cosmo  hundió  la  Atlántida  nueve  veces  mientras  
estaba  en  la  academia  de  hadas  de  Jurgen  Von  Strangle,  según  él  "para  hacerla  más  limpia".  
 
6.6  En  videojuegos  
 
   En  la  aventura  gráfica,  Indiana  Jones  y  la  médium  Sophia  Hapgood  buscan  y  llegan  hasta  la  Atlántida,  
que  el  juego  sitúa  en  el  Mediterráneo,  con  las  islas  de  Thera  (hoy  Santorini)  y  Creta  como  colonias  
menor  y  mayor  del  antiguo  imperio.  En  el  juego,  destacan  sobremanera  la  ambientación  y  el  cuidadoso  
80 58 81
estudio  de  las  civilizaciones  de  la  Edad  del  Bronce,  para  dar  a  Atlantis  un  marcado  sabor  minoico.        
   El  éxito  mundial  del  juego  de  estrategia  Age  of  Mythology  llevó  a  Ensemble  Studios  a  crear  una  
expansión  de  este,  la  cual  sería  bautizada  con  el  nombre  de  Age  of  Mythology:  The  Titans;  en  la  misma  
la  Atlántida  ocupa  un  lugar  importante  en  el  desarrollo  de  las  campañas,  con  su  héroe  Arkantos  en  el  
82
primer  juego  y  Cástor,  el  hijo  del  anterior,  en  el  segundo.    
83
   También  aparece  en  Tomb  Raider  el  Sción  como  tema  principal  de  la  trama  del  juego.    
   La  expansión  del  juego  que  creó  Sierra  Entertainment  titulada  Señor  de  la  Atlántida  -­‐  Poseidón,  
84
como  continuación  de  Zeus:  Señor  del  Olimpo.    
85
   En  Eternal  Champions  de  Sega,  el  personaje  de  Trident  es  el  príncipe  de  Atlantis.    
   Para  Playstation,  el  videojuego  de  la  película  Atlantis:  El  Imperio  Perdido  (Atlantis:  The  Lost  
86
Empire)    
   En  God  of  War:  Ghost  of  Sparta,  el  protagonista  Kratos,  el  Dios  de  la  Guerra,  debe  viajar  a  la  
87
Atlántida  para  destruir  su  capital.