Está en la página 1de 244

FÚTBOL:

JUGAR
EN DEFENSA

Jens Bangsbo
Birger Peitersen

EDITORIAL
PAIDOTRIBO
Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares
del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción
parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos
la reprografía y el tratamiento informático y la distribución de ejemplares de ella
mediante alquiler o préstamo públicos.

Título original: Defensiv Spielen

© Vi forsvarer (1998) + Det gode hold (1997)

© Forsvarsspillet (2000) 2ª edición

Traducción: Ana Chacón

Director de colección y revisor: Manuel Pombo

Diseño cubierta: Carlos Páramo

© 2002, Jens Bangsbo, Birger Peitersen & Hovedland


Editorial Paidotribo
Consejo de Ciento, 245 bis, 1.o 1.a
08011 Barcelona
Tel. 93 323 33 11– Fax 93 453 50 33
http.//www.paidotribo.com
E-mail: paidotribo@paidotribo.com

Primera edición:
ISBN: 84-8019-654-8
Fotocomposición: Editor Service, S.L.
Diagonal, 299 – 08013 Barcelona
Impreso en España por A & M Gràfic S.L.
ÍNDICE

Prólogo........................................................................................................5

Capítulo 1
Trabajo individual en defensa ......................................................................7

Capítulo 2
Principios de la defensa .............................................................................37

Capítulo 3
El juego en defensa ...................................................................................77

Capítulo 4
Estilo de defensa......................................................................................169

Capítulo 5
Organización y criterios de la táctica del equipo......................................205

Capítulo 6
Entrenamiento táctico...............................................................................211

Capítulo 7
Dirección de equipo .................................................................................229

Capítulo 8
Conclusión ...............................................................................................239
como
jugadores
pelota
dribling
correr sin el balón
pase
PRÓLOGO

A menudo se reprocha al fútbol actual que está “orientado al juego defensivo”.


Como se describe en la primera obra titulada Juego en ataque, es un hecho que
cada vez más, en las últimas décadas, los jugadores de la línea de ataque pasan
poco a poco a colocarse en la línea de defensa. A este respecto es cierto que,
actualmente, los equipos están más orientados a la defensa de lo que lo estaban
en otros tiempos. En cambio, las tareas de cada uno de los jugadores y su fun-
ción dentro del equipo es hoy más compleja que entonces. Los defensas de los
años cincuenta y sesenta tenían su capacidad de acción notablemente limitada,
mientras que en la actualidad los jugadores tienen que cumplir variadas tareas
tanto en defensa como en ataque. Por este motivo, no existe un número preder-
minado de jugadores para poner en práctica una organización defensiva u ofen-
siva.
El dicho militar “la mejor defensa es un buen ataque” es para muchos entrena-
dores de equipos profesionales el punto de partida de su labor de entrena-
miento. Además, se discute cuál es la relación existente entre la filosofía de fút-
bol que tienen dichos entrenadores y la de los equipos que entrenan. La cues-
tión central del análisis es la de si la orientación es defensiva u ofensiva. En el
libro titulado El embajador, el antiguo entrenador del Real Madrid Jorge
Valdano escribe que encuentra a sus colegas los “hiperrealistas” como destruc-
tores del juego. No están en condiciones de soñar; realmente, este tipo de entre-
nadores le refuerzan aún más en su opinión sobre el fútbol, que viene a
defender del siguiente modo: “Algunos dicen que lo fundamental en el fútbol es
ganar y otros, los de corazón blando, decimos que vamos a divertirnos”. El fút-
bol está invadido por el virus de la efectividad y sus partidarios se preguntan
por qué se debe jugar bien. Una vez se le preguntó al poeta Borges para qué
servía la poesía, y su respuesta fue: ¿para qué sirve la ternura? o ¿ para qué
sirve el aroma del café?
Cada pregunta sonaba como una respuesta. Sirve el deleite, el sentimiento, la
vida.
6
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Con una defensa bien organizada, de vez en cuando, se experimenta un senti-


miento de deleite.
Cuando el juego de defensa funciona, se dice que la defensa “está bien”. Esto
incluye que la línea de defensa está preparada para los ataques del equipo con-
trario y que cada jugador tiene una labor con sentido para el resto de sus com-
pañeros. La labor del defensa tiene numerosas recompensas: realizar una entra-
da correctamente, ganar un balón de cabeza por un buen cálculo en el salto o,
por ejemplo, interceptar un pase del contrario gracias a una visión anticipatoria
del desarrollo del juego. La satisfacción se transmite también a todo el equipo si
el contrario intenta, en vano, atacar. Una defensa bien formada crea en su
mayoría la mejor base para un juego en ataque.
En este libro proporcionamos sugerencias para el desarrollo de una conducta en
defensa bien organizada. Si el entrenador consigue transmitir a sus jugadores la
visión de que la labor defensiva es una tarea de gran responsabilidad, y recom-
pensada, y no la de una misión obligada que hay que cumplir, el resultado es
un equipo equilibrado cuyo potencial aumenta considerablemente.
Capítulo 1

Trabajo individual
en defensa

Los elementos fundamentales del trabajo individual en defensa son cubrir, que se
refiere a los procedimientos generales de un jugador cuando la posesión del balón
es del contrario, y marcar, es decir, el trabajo en defensa frente a un jugador con-
trario directo. En el siguiente capítulo se ejemplifican dichos conceptos y se hacen
algunas propuestas de entrenamiento.

1.1 Cubrir / Marcar


Principio
Un defensa ha de situarse de manera que impida al adversario el lanzamiento a
puerta y pueda él mismo recuperar del balón.

Aplicación
Si el equipo contrario tiene el balón, los jugadores del equipo defensor deben lo-
grar las condiciones para recuperarlo. Para ello, cada jugador ha de cubrir y mar-
car, de modo que ambas acciones son aplicadas durante la defensa en todo el
campo de juego, independientemente de si un equipo realiza un marcaje en zona
o marcaje individual.
Un equipo posee, habitualmente, varios jugadores cuya tarea principal consiste en
cubrir al delantero del equipo contrario. Por ello, se les denominan con frecuencia
jugadores marcadores. Los marcadores habituales de la selección nacional danesa
de la época más reciente son Søren Busk, Ivan Nielsen y Marc Rieper, cuya princi-
pal tarea consiste en cubrir muy de cerca de los delanteros del equipo contrario.
8
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

El jugador que lleva el balón no debe tener la posibilidad de girarse en la direc-


ción del ataque. Es lo que impide el jugador de la selección nigeriana Usche
Uscheshukwo con su estrecho marcaje a Peter Møller.
9
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Objetivo
Mediante su posición en el campo, un defensa debe:
• Impedir que el jugador del equipo contrario pueda recibir el balón en posición
propicia.
• Impedir que el jugador en posesión del balón pueda disparar o continuar con el
balón hacia delante.
• Poder recuperar el balón.
• Conseguir que el juego se traslade a una determinada zona del campo.

Descripción general y ayudas de aplicación

Si los contrarios recuperan el balón, el equipo defensor debe, entonces, adoptar una
posición adecuada de defensa y un punto de partida idóneo para conseguir robar
el balón. Para ello, resulta vital que
los jugadores comprendan una se-
rie de puntos abajo detallado.

Replegarse
Si un equipo pierde el balón, en
ese momento habrá más jugadores
delante del balón que detrás de él.
Los jugadores que se encuentran
cerca del balón deben orientarse
hacia la zona de defensa, es decir,
avanzar hacia una posición entre
el balón y la propia portería. Los
defensores deben permanecer más
cerca de su portería que el jugador
contrario más próximo (véase figu-
ra 1). En caso de contraataque por
parte del contrario, los laterales de-
ben retroceder en línea recta hacia
los postes, mientras que los juga-
dores centrocampistas se orientan
hacia el punto de penalti (véase fi-
gura 2).

Fig. 1
10
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Fig. 2 Fig. 3

En caso de que un jugador se dirija a su contrario directo, debe aproximarse a él


con rapidez y mantener la posición cuando se encuentre a unos dos metros del
contrario, con el fin de reaccionar en caso de que el contrario intente adelantarle.

Colocación
A la hora de marcar a un contrario, el jugador debe colocarse en la trayectoria en-
tre su propia portería y el atacante y, al mismo tiempo, debe mantener una posi-
ción lateral para poder ver tanto el balón como al contrario (posición de alerta). Es-
ta posición permite al defensa recuperar el balón antes de que éste llegue al
contrario. La distancia a la que debe mantenerse el jugador con respecto al ata-
cante depende del ángulo existente entre el balón, el adversario y la portería. Si el
jugador que conduce el balón se encuentra justamente delante de la portería y, si
tanto el defensa como el atacante están entre la portería y el jugador que lleva el
balón, el defensa debe estar directamente detrás del atacante. Con esto se evita
que el atacante, al recibir el balón, pueda pasarlo. Si, por el contrario, el jugador
que lleva el balón se encuentra a un lado de la portería, el defensa puede situarse
en un lateral de su adversario, de frente al jugador que conduce el balón, de ma-
nera que tenga a ambos adversarios en su ángulo visual (véase figura 3). En caso
de que el defensa esté situado en uno de los laterales del campo, puede situarse
igualmente al lado de su adversario. En la figura 4, a modo de ejemplo, “2 negro”
puede situarse a la izquierda de “10 blanco”, porque así se encontrará en una po-
sición más favorable para interceptar un pase a “10 blanco”.
11
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Fig. 4 Fig. 5

Posición de defensa
Un defensa debe mantener su centro de gravedad manteniendo ligeramente flexio-
nadas las articulaciones de la rodilla y de la cadera (articulaciones en posición me-
dia). Colocará un pie más adelantado que el otro, dirigiendo el cuerpo hacia el ju-
gador que conduce el balón. Esta posición facilita al defensa cambiar la dirección,
aunque al mismo tiempo requiere movimientos cortos del pie. Quien observe al ju-
gador Jan Heinze, del equipo nacional danés, podrá admirar a un futbolista con la
capacidad de situarse correctamente y adoptar la posición adecuada formando
una misma unidad.

Distancia de separación
A la hora de marcar, la separación con respecto al adversario directo depende de
dónde se encuentre el balón. Si se encuentra cerca de ambos jugadores, el jugador
que cubre debe situarse entre un metro y un metro y medio alejado de su contrario.
Si éste es un jugador rápido, puede llegar a ser necesaria una distancia entre uno y
dos metros para que el adversario no pueda escapar del defensa en el caso de que el
balón sea lanzado hacia delante. Si el adversario directo recibe el balón, es impor-
tante que el jugador que cubre se acerque rápidamente a éste para que no se pueda
volver en dirección de ataque. Si el balón se encuentra en el lado opuesto al campo
de juego, el defensa no puede permanecer firme delante del contrario directo, sino
que ha de orientarse hacia la mitad del campo y mantener una distancia de separa-
ción tal que pueda auxiliar a sus compañeros de juego y, al mismo tiempo, correr ha-
cia su contrario si el balón le ha sobrepasado (véase figura 5).
12
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Es importante que el defensa mantenga la distancia de separación correcta con


respecto al jugador que lleva el balón para que éste no consiga escapar con faci-
lidad. El centrocampista brasileño Dunga se encuentra demasiado cerca de
Michael Laudrup y, como consecuencia, será sobrepasado.
13
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Un tackling implica un gran esfuerzo. Sin embargo, Nemec logra en este caso des-
pejar el balón de Thomas Hässler.

Recuperación del balón


El contrario puede robar el balón mediante un tackling, un despeje o mediante una
interceptación del pase. En el fútbol internacional se muestra cada vez más que la
recuperación del balón se realiza cuando el defensa bloquea un pase y, en menor
medida, cuando se realiza un tackling. Éste es, además, el método más eficaz para
robar el balón. Por una parte, el defensa se encuentra frente al contrario a quien va
dirigido el pase y, por otra parte, está adelantado y puede contribuir a un juego
más rápido. El defensa debe tener siempre en cuenta qué posibilidades de pase tie-
ne el contrario. La rapidez de un jugador depende en gran medida de su capaci-
dad para valorar la situación de juego.
14
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

En la zona de peligro, puede tener consecuencias muy negativas que el defensa no


sea lo suficientemente rápido para cubrir la pierna de lanzamiento del jugador que
tiene la posesión del balón. En 1996 le costó a la selección checa el Campeonato
de Europa cuando Oliver Bierhoff hizo el “Gol de Oro”.
15
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

En caso de que el balón sea recuperado mediante un tackling, el defensa estaría en


situación idónea para conseguir su objetivo. Observando cómo el contrario recibe
o controla el balón, el defensa puede colocarse de tal manera que tras un primer
contacto del contrario con el balón pueda realizar un tackling. Si el jugador en po-
sesión del balón consigue controlarlo, el defensa puede amagar la entrada para
que el atacante desplace un poco el balón, y así estar en mejor situación para rea-
lizar un despeje o un tackling. En todos los intentos de recuperación del balón, el
defensa debe mantenerse siempre en pie. Cuando el jugador se confía a la hora de
realizar un tackling y se arroja al suelo por el balón, en caso de que el intento de
recuperación falle deja una zona libre. Ya que un defensa en el suelo no puede cu-
brir ni la zona ni al contrario, un tackling es siempre un riesgo y puede tener conse-
cuencias muy negativas si se fracasa. A modo de ejemplo podemos citar el Mun-
dial del año 1998, jugando la selección danesa contra la selección francesa, el
jugador Jes Hogh provocó un penalti debido a un intento fallido de tackling con un
delantero de la selección francesa, a quien alcanzó la pierna cuando pasaba con
el balón. Sin embargo, en la línea de banda se puede recurrir al tackling si el juga-
dor amenaza con escaparse con el balón.

Determinar la dirección
Un defensa, mediante su posición en el terreno de juego, puede obligar al jugador
que se encuentra en posesión del balón a moverse en una determinada dirección.
Si el defensa se coloca frente al jugador que lleva el balón, éste se desplaza hacia
un lado o hacia atrás. Si el defensa se sitúa, brevemente, al lado del jugador con-
trario y se aparta, “obliga” al contrario a indicar más o menos la dirección del giro
del cuerpo. En el capítulo 2 apartado 2 (ver pág. 59) se trata de forma más deta-
llada este tipo de defensa.

Ejercicios
En el entrenamiento de esta conducta es importante que haya una dirección de ata-
que, de modo que el defensa tenga la posibilidad de adoptar una posición correc-
ta. Es además una ventaja tener muchas porterías pequeñas, con ello no tiene mu-
cho sentido que el defensa sólo pueda replegarse hacia su propia puerta con el fin
de defenderla.
Muchos ejercicios del capítulo 2 correspondientes al apartado apoyar y asegurar
(ver página 42) pueden incluir, sin grandes cambios, tareas de cobertura que pue-
den aplicarse en el entrenamiento de la cobertura. A modo de ejemplo, citamos el
ejercicio de juego número 4 correspondiente al apartado apoyar y asegurar, que
puede aplicarse en el entrenamiento de la cobertura.
16
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio 1 (figura 6)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/5 parte del terreno de juego (área
de castigo con prolongación), formado por tres zonas
(1-3) y una portería grande.
Jugadores: 4: un centrocampista (7), un delantero (10), un defensa
(3) y un portero (1).
Descripción de juego: El número 7 pasa el balón al número 10; éste debe in-
tentar regatear al número 3 y, después, buscar el lanza-
miento a puerta.
Condiciones: Los números 3 y 10 sólo pueden permanecer en las zo-
nas 1 y 2, mientras que el número 7 debe permanecer
en la zona 3.
Gol: Cada gol cuenta.
Más variantes: a) El número 10 puede realizar un pase doble al nú-
mero 7.
b) El número 10 puede pasar el balón al número 7, que
podrá tocarlo como máximo dos veces.
c) Los números 3 y 10 sólo pueden permanecer en la zo-
na 1 (área de castigo), el portero no debe sobrepasar la
zona de la portería.
Consejo de aplicación: En este ejercicio hay que prestar especial atención a la
distancia de separación y posición del jugador 3 con
respecto al jugador número 10. El jugador número 3
debe intuir qué problemas pueden originarse, si se en-
cuentra muy cerca del jugador contrario (el atacante
puede distanciarse del jugador que cubre, etc.) y si se
encuentra muy distanciado del jugador contrario (el
atacante puede girarse, etc.).
En los desarrollos a) y b) el jugador número 3 debe
acostumbrarse a carreras rápidas y a cambios de posi-
ciones, así como a saber adoptar la posición correcta
con respecto al jugador número 10 y encontrar el ángu-
lo de pase procedente del jugador número 7. Además,
el jugador número 3 puede entender la posibilidad de
peligro que existe cuando se deja al jugador contrario
sólo para ir a cubrir un pase.
En el desarrollo c) la importancia reside en la cobertura
mediante el jugador 3, que se encuentra un poco retirado,
y en cómo debe el jugador 3 interceptar el pase del juga-
dor 7 contando con el gran peligro de que el jugador 10
se gire o que reciba el balón al otro lado del jugador 3.
17
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Fig. 6

Puntos clave:

Retroceder – Posición – Posición en defensa – Distancia de separación – Con-


quista del balón – Determinar la dirección
18
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio 2 (Figura 7)


Terreno de juego: 1/8 parte del terreno de juego.
Jugadores: Cuatro.
Organización: Dos jugadores (1 y 4) en línea de banda, el jugador nú-
mero 1 está en posesión del balón. Un jugador detrás
de cada línea pequeña (2 y 3). Tras una situación de
juego se girará de manera que el jugador número 1 se
coloque en el lugar del número 2, mientras que el nú-
mero 2 toma la posición del número 3, quien se vuelve
para colocarse detrás del número 4.
Descripción del juego: El jugador número 1 pasa el balón al 2, que será quien
corra hacia él intentando regatear al defensa en la línea
de puerta. El jugador número 3 deberá impedir que el
jugador número 2 no regatee en la línea de puerta.
Gol: El balón debe ser regateado en la línea corta.
Variantes: a) El saque para el jugador número 2 se realiza por el
aire.
b) El jugador número 3 comienza desde el medio de la
línea corta.
Consejos de aplicación: Este ejercicio trata sobre todo del trabajo en defensa del
jugador. El defensa debe calcular exactamente cuál es
el movimiento del jugador que lleva el balón y colocarse
correctamente para presionar al jugador que se en-
cuentra en posesión del balón y prever el momento en
que puede realizar el tackling. Es importante que el ju-
gador número 3 corra rápidamente hacia el jugador
número 2 y adopte una posición de defensa correcta
(de 2 a 3 metros aproximadamente) con un giro del
cuerpo en la dirección que crea el defensa que el juga-
dor número 2 debería regatear mejor. En caso de correr
demasiado rápido hacia el número 2, habría un gran
riesgo de ser regateado por éste.
En el desarrollo correspondiente al punto a) hay dificul-
tad en el control del balón y, por ello, el jugador número
3 dará tiempo para tomar la posición deseada.
En el desarrollo b) el jugador número 3 está muy cerca
del 2, de este modo el jugador número 3 deberá adap-
tar el momento de ataque al grado de dificultad del pa-
se del balón. Si se adelanta con demasiada velocidad,
obtiene oportunidades de poder conquistar el balón
con rapidez, aunque también existe el peligro de ser so-
brepasado por el contrario.
19
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Fig. 7

Puntos clave:

Retroceder – Posición – Posición de defensa – Distancia de separación – Recu-


peración del balón – Determinar la dirección
20
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio 3 (Figura 8)


Terreno de juego: 1/4 parte dividida en dos zonas (1 y 2) y una portería grande.
Jugadores: 9-4:4 y un portero.
Organización: Dos jugadores (blanco 3 y 10 negro) se encuentran en la zona
1, mientras que el resto de los jugadores permanecen en la zona
2, a excepción del jugador blanco número 8, que se encuentra
detrás de la línea del centro del campo.
Descripción Dos jugadores comienzan en la zona dos con el balón y deben
del juego: intentar mantenerlo en la zona. Tres jugadores negros intentan
luchar por el balón. Tras la conquista del balón, hay que pasarlo
al jugador negro número 10 utilizando como máximo dos pa-
ses; después, el juego es libre. El jugador blanco número 8 pue-
de repartir su trabajo de defensa si sus compañeros han perdido
el balón en la zona 2.
Gol: El equipo negro realiza un tiro a la portería grande, mientras
que el equipo blanco consigue un punto si éste tras la conquista
del balón se lo lanza al jugador blanco número 8, siempre y
cuando se encuentre detrás de la línea de medio campo.
Desarrollo: a) Se acerca un jugador blanco más y el jugador negro juega en
la zona 2.
b) Las zonas deben ser trasladadas a la otra mitad del terreno
de juego correspondiente al contrario (véase figura 9).
Consejos En este ejercicio los jugadores del equipo blanco entrenan cómo
de aplicación: adaptar una posición de defensa correcta. Después de perder el
balón, los jugadores del equipo blanco situados en la zona 2 co-
rren entre su propia puerta y el balón. El jugador número 8 debe
correr más aproximado a su propia portería, al igual que el ju-
gador contrario más próximo. Es importante que el primer juga-
dor blanco ataque al contrario que tiene el balón intentar retar-
dar, en la medida de lo posible, el juego del equipo negro, con
el fin de que sus compañeros ganen tiempo y puedan retroceder.
El defensa puede, por ejemplo, realizar un pressing tan fuerte al
jugador que lleva el balón que tenga muchas dificultades para
controlarlo, o bien puede obligarlo a correr hacia fuera. En el
desarrollo b) la importancia reside en la parte de atrás del terre-
no de juego. Esto significa que la posición de salida del jugador
blanco número 8 se encuentra en el área de castigo del jugador
contrario, mientras que las posibilidades de gol del equipo ne-
gro se modifican. Sólo se conseguirá el gol si el equipo negro
dribla con el balón en uno de los conos de portería, de tres me-
tros de ancho, que se encuentran sobre la línea de la mitad del
campo.
21
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Fig. 8

Fig. 9

Puntos clave:

Retroceder – Posición – Posición de defensa – Distancia de separación – Con-


quista del balón – Determinar la posición
22
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (figura 10)


Terreno de juego: 20 x 16,5 aproximadamente, formado por 2 zonas (1 y
2). Las porterías (conos) están colocadas detrás de las lí-
neas de las zonas 1 y 2.
Jugadores: 6: 3 y 3.
Organización: Cada equipo coloca a uno de sus jugadores en la zona
1 y dos jugadores en la zona 2.
Descripción del juego: Un juego normal. Cada jugador tiene la responsabili-
dad de cubrir estrechamente a su contrario en la propia
zona de defensa.
Condiciones: Los jugadores sólo pueden permanecer en la zona don-
de habían comenzado.
Gol: Un equipo consigue un tanto si alcanza los conos del
contrario.
Variantes: a) Por cada fase de ataque, el jugador de la zona de
ataque sólo podrá cambiar una vez con el jugador de la
zona de defensa. Los mismos defensas son los que de-
ben determinar los jugadores que quieren cubrir.
b) Los defensas pueden tocar como máximo dos veces el
balón y, al igual que en la zona de defensa, sólo pueden
pasarse el balón entre sí dos veces.
Consejos de aplicación: Lo esencial del juego reside en las condiciones de la ac-
ción de marcar, así como de la distancia y la posición de
los jugadores que marcan con respecto a los contrarios.
A las atacantes se les debe exigir que tengan mucho
movimiento (no importa si tienen la posesión del balón),
de este modo se dificultan las condiciones para los de-
fensas.
En la variante a) lo esencial reside en la inversión del or-
den que debe originarse cuando el defensa cambia la
cobertura.
La variante b) puede ser utilizada cuando el jugador es
muy lento y se originan pocas situaciones de separación
de cobertura deseada.
23
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Fig. 10

Puntos clave:

Retroceder – Posición – Posición en defensa – Distancia de separación – Con-


quista del balón – Determinar la dirección.
24
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 2 (figura 11)


Terreno de juego: El terreno de juego es libre.
Jugadores: 2: 1 y 1.
Organización: Se colocan 4 conos, como muestra la figura 11. La dis-
tancia existente entre un cono y otro es de 6 metros,
mientras que la distancia más larga existente entre los
conos que se encuentran a ambos extremos es de 20
metros. Cada jugador se reparte dos conos.
Descripción del juego: Los jugadores tienen que intentar alcanzar los conos del
jugador contrario, ya sea el más próximo o el más aleja-
do. En caso de gol se cambia la ubicación de los conos.
Gol: El jugador consigue un gol si alcanza el cono del contrario.
Variantes: a) La distancia entre los conos puede variar.
b) Se juega con 2:2.
Consejos de aplicación: El juego entrena situaciones de 1 contra 1 y lo esencial
del juego reside en la técnica y táctica de la conquista
del balón. Se entrenan los principios básicos de la ac-
ción de marcar, esto significa que la posición correcta se
tendrá que adecuar continuamente en relación con el ju-
gador que conduce el balón, dado que hay dos posibili-
dades de conseguir un tanto.
Cuando se consiga un gol, ambos jugadores deben diri-
girse lentamente a su pareja de conos con el fin de no
realizar un gran esfuerzo físico.
Mediante la introducción de la variante a) el ejer-
cicio puede adaptarse al estado físico del jugador.
Si, por ejemplo, quisiéramos darle más exigencia,
colocaríamos los conos a una distancia mayor. En la
variante b) ambos defensas tienen que adaptar con-
tinuamente su ejercicio en función de quién marca al
jugador que conduce el balón y quién apoya al juga-
dor que realiza la acción de cubrir. Con esto se in-
tenta, al mismo tiempo, la conquista del balón en el
pase.
25
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Fig. 11

Puntos clave:

Retroceder – Posición – Posición en defensa – Distancia de separación – Con-


quista del balón – Determinar la dirección.
26
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 3 (figura 12)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/4 parte del terreno de juego com-
prendido en 3 zonas (1-3). Se colocan tres porterías en
cada línea de fondo de las zonas 1 y 3.
Jugadores: 14: 7 y 7.
Organización: 3 jugadores de cada equipo se encuentran en las zonas
1 y 3, mientras que un jugador de cada equipo se man-
tiene en la zona 2 (jugadores de zona central).
Descripción del juego: Juego normal. El balón debe jugarse en la zona central
(2), antes de que éste pueda jugarse en la zona de ata-
que (1 y 3).
Condiciones del juego: Los jugadores deben permanecer en la zona donde han
comenzado el juego.
Gol: Un equipo consigue marcar un tanto si alcanza algunas
de las tres porterías del contrario.
Variantes: a) Se encuentran dos jugadores de cada equipo en la
zona central (2).
b) Todos los jugadores, a excepción de los que se en-
cuentran en la zona central, pueden moverse libremente
por todo el terreno de juego. Pero en la zona central só-
lo pueden tocar el balón los jugadores que siempre se
encuentran en ella.
Consejos de aplicación: En la conquista del balón por parte del contrario, cada
jugador puede marcar en la zona de defensa a uno de
los jugadores contrarios. Con ello se pone de relieve có-
mo los jugadores que cubren a los contrarios evitan que
éstos reciban el balón o que puedan girarse y seguir ju-
gando hacia delante. También se puede practicar el
continuo cambio que se produce entre la acción de ata-
car y la de cubrir. La situación se modifica rápidamente,
de manera que es importante mantenerse muy cerca del
contrario. Debido al tamaño de la zona central, pueden
aumentarse las exigencias a los jugadores que realizan
la acción de cubrir –cuanto más grande es la zona cen-
tral, más difícil le resultará al jugador realizar una bue-
na cobertura–.
Las variantes hacen que los ejercicios sean más comple-
jos si se dificultan las tareas para cubrir al jugador. En la
variante a) hay que cubrir estrechamente a todos los ju-
gadores atacantes, en la variante b) se cubrirán también
al resto de jugadores.
27
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Fig. 12

Puntos clave:

Retroceder – Posición – Posición en defensa – Distancia de separación – Con-


quista del balón – Determinar la dirección.
28
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 4 (Figura 13)


Terreno de juego: 1/4 del terreno de juego y dos zonas de penalti (1 y 4),
así como una zona media dividida en dos zonas (2 y 3).
Dos porterías grandes.
Jugadores: 10: 4 y 4, más dos porteros.
Organización: Cada equipo coloca a uno de sus jugadores en cada
una de las cuatro zonas.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: Los jugadores no pueden abandonar la zona.
Gol: Cuentan los goles normales marcados en ambas porte-
rías.
Variantes: a) En caso de gol se cambiará el juego, lo que significa
que el equipo invertirá la dirección de ataque.
b) Se colocan dos jugadores más en cada equipo, que
pueden moverse libremente por todo el terreno de juego.
c) En cada equipo se introducirán dos jugadores más;
éstos podrán moverse con libertad por todo el terreno
de juego.
Consejos de aplicación: Con la limitación de la superficie de juego para cada ju-
gador, en este ejercicio puede entrenarse especialmente
el marcaje directo al contrario.
Con la variante a) se entrenará, además, el cambio de
ataque a defensa.
Mediante la variante b) se aumentarán las exigencias en
la atención de los jugadores. En la fase de ataque los ju-
gadores que se encuentran más retrasados deben parti-
cipar y, al mismo tiempo, atender a los jugadores que
deben cubrir. En la fase de defensa los jugadores tienen
que saber calcular cuándo deberían dejar de marcar
eventualmente a un contrario para ir a apoyar a su
compañero.
En la variante c) se refuerzan las exigencias en la aten-
ción de los jugadores.
29
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Fig. 13

Puntos clave:

Retroceder – Posición – Posición en defensa – Distancia de separación – Con-


quista del balón – Determinar la dirección.
30
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 5 (Figura 14)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/5 del terreno de juego divididas
en tres zonas –dos zonas exteriores (1 y 3) y una zona
central (2)–.
Jugadores: 10: 5 y 5.
Organización: Cada equipo tiene un jugador en cada una de las zonas
exteriores (1 y 3). Los tres jugadores restantes pertene-
cientes a cada equipo deben permanecer en la zona
media (2).
Descripción del juego: A cada jugador en la zona media se le asigna una ta-
rea de marcaje.
Condiciones del juego: Ninguno de los jugadores puede abandonar su zona.
Gol: Los equipos consiguen un tanto si logran llevar el balón
a la otra zona exterior y volver sin que le equipo contra-
rio consiga robárselo; esto significa que no pueden to-
car el balón más de dos jugadores.
Variantes: a) Los jugadores de la zona central pueden del mismo
modo permanecer en las zonas exteriores.
b) Los jugadores de la zona central no tienen determina-
da ninguna tarea de cobertura.
Consejos de aplicación: En este juego se practica cómo deben desplazarse los
jugadores que cubren, teniendo en cuenta a los jugado-
res contrarios y al jugador que conduce el balón, y en
qué situaciones deben intentar los jugadores que cu-
bren, en especial los jugadores de las zonas exteriores,
interceptar el pase a su contrario directo.
En la variante a) se amplía la zona de juego y aumentan
las exigencias en la orientación de los jugadores que cu-
bren.
Con la variante b) los jugadores pueden practicar adop-
tando una nueva posición de cobertura tras perder el
balón o finalizar el tanto. En este ejercicio queda claro
que la comunicación entre los defensas facilita notable-
mente el trabajo en defensa; de este modo el esfuerzo fí-
sico de cada uno de los jugadores se verá reducido.
31
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Fig. 14

Puntos clave:

Retroceder – Posición – Posición en defensa – Distancia de separación – Con-


quista del balón – Determinar la dirección.
32
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicios especiales de un calentamiento


en los entrenamientos relativos al marcaje
Ejercicio 1 (Figura 15)
Jugadores: 2.
Descripción de juego: En jugador número 1 corre lentamente y con ligeros mo-
vimientos en curva desde la línea del centro del campo
hasta la de línea de meta. El jugador número 2 corre de
espaldas e intenta mantener la misma distancia de sepa-
ración con respecto al jugador número 1. En la línea de
meta se alternarán los jugadores. Poco a poco la veloci-
dad puede variar.

Fig. 15
33
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Ejercicio 2 (Figura 16)


Terreno de juego: Una zona de penalti.
Jugadores: 8: 4 y 4.
Descripción de juego: Cada jugador del equipo blanco tendrá un balón y será
marcados por los jugadores del equipo negro, quienes
lucharán por el balón. Si un jugador del equipo negro
roba el balón, tiene que driblar y llevar el balón a la lí-
nea de banda, de donde retrocederá a la zona de juego
lo más rápido posible.

Fig. 16
34
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio 3 (Figura 17)


Jugadores: 6: 5 atacantes (1-5) y un jugador que cubre.
Organización: 4 atacantes (1-4) poseen el balón fuera del círculo, mien-
tras que los jugadores 5 y 6 permanecen dentro del círculo.
Descripción del juego: El ejercicio se dividirá en tres fases.
Fase 1: Los jugadores 1-4 pasan el balón al jugador número 5 y
éste se los devuelve, el jugador 6 sigue al jugador número
5 de forma pasiva.
Fase 2: Una vez realizado el ejercicio de la fase 1 determinadas
veces, los balones no volverán a pasarse. El jugador nú-
mero 5 tiene que escapar del jugador que le cubre y, de
este modo, conseguir recibir el pase y volverlo a lanzar. El
jugador número 6 ya no se queda atrás, sino que intentará
impedir el pase o pase de vuelta. Con el pase o pase de
vuelta se consigue un punto. El objetivo es alcanzar el ma-
yor número de puntos posibles en determinado período de
tiempo.
Fase 3: Sólo la mitad de los jugadores que se encuentran en el ex-
terior del círculo poseen un balón. Los jugadores que están
dentro del círculo se alternan en la acción de atacar o cu-
brir, lo que significa que uno juega contra otro. El jugador
atacante no tiene que volver a pasar el balón directamen-
te. Se consigue un punto si se recibe un balón de uno de los
jugadores que se encuentran fuera del círculo y se vuelve a
pasar a uno de los jugadores sin balón. Para conseguir un
punto, el pase tiene que ser exacto (los jugadores tienen
eventualmente cada uno una zona, en las que pueden mo-
verse para recibir el balón). El jugador que se encuentra
de atacante, es decir, que está en posesión del balón den-
tro del círculo, estará hasta que el segundo jugador del cír-
culo consiga robarle el balón o si falla el pase. Los jugado-
res que están fuera del círculo deben estar preparados
para atender a los jugadores que tienen el balón dentro
del círculo.
Variantes: a) Dentro de la zona marcada se encuentran más jugado-
res que cubren y atacan. En la fase 3 se forman dos equi-
pos en los que ambos podrán jugar dentro de la misma
zona.
b) En la fase 3 no puede devolverse el pase al mismo juga-
dor que lo ha lanzado.
35
TRABAJO INDIVIDUAL EN DEFENSA

Fig. 17
36
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Michael Laudrup obliga a Djorkaeff mediante su oposición a recibir el balón en la


dirección contraria y evitar así la creación de juego del equipo nacional francés.
Capítulo 2

Principios
de la defensa

En los equipos en los que funciona bien la defensa cada vez más hay jugadores
justo allí donde se encuentra el balón. Este es, por regla general, el resultado de
una evolución sistemática del comportamiento en defensa de tales equipos. Para
realizar un trabajo coherente en la defensa de un equipo es determinante que cada
jugador cumpla con su trabajo personal táctico en defensa, teniendo también en
cuenta el trabajo de sus compañeros. Esto genera un entrenamiento sistemático en
los principios básicos de defensa en los que se les transmite a los jugadores cómo
pueden trabajar juntos en la defensa. Esto significa que, durante el entrenamiento
de un determinado principio de defensa, también serán utilizados otros principios
y que, por esto, se espera conseguir el entendimiento de los jugadores. En este ca-
pítulo se hablará sobre los diferentes principios del trabajo en defensa y se presen-
tarán ejercicios y juegos para practicar tales principios. En el siguiente capítulo se
describirán ejercicios complejos en los que, al mismo tiempo, se entrenarán otros
principios del trabajo en defensa. Estos ejercicios pueden facilitar la transición en-
tre un entrenamiento aislado de un principio de defensa a la competición y sirven
además de repetición después de haber entrenado uno o más principios en defen-
sa. Cuando se trabaja un principio de defensa los jugadores deberían tener la po-
sibilidad de practicarlo con un juego y en un terreno de juego amplio. Durante este
juego el entrenador puede proporcionar ayudas sobre cómo puede ser utilizado
ese principio en cuestión. En el capítulo Formas de entrenamiento y organización
en el entrenamiento táctico, se detallarán más posibilidades sobre el cómo y de qué
manera pueden variar las indicaciones del entrenador.
38
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

2.1 Apoyar/asegurar
Principio

Apoyar
Un jugador se coloca detrás de uno o
más jugadores para poder atacar si el
balón le es driblado o pasa por él (figura
18).

Asegurar
El jugador retrocede a una posición en la
que pueda apoyar a uno o más compa-
ñeros (ver figura 19). Fig. 18

Aplicación
Apoyar y asegurar son las labores de-
fensivas que realizan los jugadores en to-
do el terreno de juego y, principalmente,
en su propia mitad del campo. Cada ju-
gador ha de realizar las tareas de apoyo
durante el transcurso de todo el partido.
El apoyo es generalmente la tarea princi-
pal para el defensa libre en su trabajo en
defensa. El defensa libre tiene que “leer
el juego” y estar preparado para ir al Fig. 19
corte si su compañero es sobrepasado.

Objetivo
1. Evitar que el jugador rival pueda correr con libertad hacia la portería, después
de haber adelantado o sobrepasado al jugador del propio equipo.
2. Conseguir el balón directamente después de que el jugador contrario pase al
jugador compañero o de que éste se encuentre demasiado alejado del balón.
3. Recuperar los balones que se encuentren en las zonas libres.
4. Dar más posibilidades a los compañeros presionando al jugador que lleva el
balón.
39
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

5. Limitar las posibilidades de avance de un jugador que pueda driblar fácilmente.

Descripción general y ayudas aplicables

Indicaciones principales para apoyar

Colocación
El jugador que realiza la acción de apoyar debería colocarse lo más próximo posi-
ble a la línea existente entre el jugador que lleva el balón, su compañero y la porte-
ría.

Distancia de separación
La distancia de separación del jugador que realiza el apoyo con respecto a la de su
compañero o compañeros depende de su propia velocidad y de la velocidad o ar-
te de driblar (capacidades técnicas) del jugador que ataca, del número de jugado-
res rivales y compañeros que se encuentran en el área circular más cercana y de
las posibilidades que tienen, los compañeros que están más adelantados, de hacer
que el juego sea más lento. Si el jugador que apoya es veloz, puede entonces man-
tenerse relativamente cerca del compañero que ataca al jugador que lleva la pelo-
ta, de modo que tenga más posibilidades para poder atacar si su compañero es
sobrepasado. El jugador que apoya debe mantener una mayor distancia de su
compañero y del jugador contrario si este último es rápido y potente en driblar. Si
se encuentran muchos jugadores compañeros y rivales en una zona circular apro-
ximada, por regla general se mantiene a una mayor distancia del jugador que ata-
ca al contrario que lleva el balón. Por una parte, porque otros compañeros pueden
atacar y el jugador es sobrepasado por otra, para poder apoyar si el balón se pa-
sa rápidamente y para que no pueda ser mediante un pase. La distancia de sepa-
ración del jugador que apoya en relación con los compañeros y con el jugador ri-
val que lleva el balón puede ampliarse si los jugadores están en la misma situación
de querer retardar el juego, lo que significa retardar la tendencia del juego del
contrario hacia delante.
40
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

El jugador Litmanen del Ajax Amsterdam es severamente presionado por un juga-


dor contrario y un jugador de apoyo que le sigue inmediatamente detrás.

Posición en el terreno de juego


La posición del jugador de apoyo en relación con su compañero y el jugador rival
depende de dónde se realice la acción en el terreno de juego. En la mitad del terre-
no de juego correspondiente al equipo contrario, el jugador de apoyo puede per-
manecer relativamente cerca del jugador que ataca al contrario. En la propia zona
de defensa es muy arriesgado estar muy cerca del jugador contrario y del compa-
ñero, dado que el jugador que lleva el balón, mediante un pase adelantado, po-
dría correr libremente hacia la portería. Sin embargo, en el área de penalti, el ju-
gador de apoyo debe mantenerse muy cerca del compañero y del jugador
41
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

contrario, dado que si el compañero es sobrepasado el jugador que lleva el balón


tendría la posibilidad de llegar a puerta.

Retardar
Si el jugador del propio equipo es driblado, y el jugador de apoyo no dispone de
una posibilidad inmediata para robar el balón, debería intentar retardar el juego
de modo que el compañero pueda correr y apoyarlo. Puede impedir el ataque del
jugador rival que lleva el balón manteniendo la distancia con respecto al contrario
e intentando desviar el juego mediante sus movimientos.

Comunicación
La comunicación y el trabajo en equipo entre el jugador de apoyo y el que se diri-
ge hacia el jugador rival que lleva el balón son sumamente importantes. Los juga-
dores del mismo equipo pueden intentar, mediante su posición en el juego, hacer
que el jugador que lleva el balón se mueva en dirección hacia el jugador de apoyo,
para estrechar el área que el jugador de apoyo tiene que cubrir (ver también pági-
na 59).

Instrucciones principales para asegurar

Directo
Con frecuencia el jugador sobrepasado permanece quieto o va a la caza del juga-
dor que le ha driblado con la esperanza de poder volver a robar el balón rápida-
mente. Aunque, en la mayoría de los casos, vemos que los jugadores retroceden a
una posición más apropiada para tener la posibilidad de apoyar a su compañero.

Ejercicios
A continuación tenemos una serie de ejercicios que nos ayudarán a practicar las
acciones de apoyar y asegurar.
42
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio 1 (figura 20)


Terreno Aproximadamente 1/4 parte del terreno de juego (una área de
penalti ampliada), distribuida en dos zonas (1 y 2) y una portería
grande.
Jugadores: 4: un atacante (10), un defensa (3), un jugador de apoyo (4) y un
portero (1).
Descripción El jugador número 10 comienza con el balón y tiene que inten-
del juego: tar driblar al jugador número tres, quien sólo puede permanecer
en la zona 2. El jugador número 10 sólo puede llegar hasta la zo-
na 1. El jugador número 4 no puede salirse de la zona 1.
Goles: Se marca el tanto de forma ordinaria.
Desarrollo: a) El jugador número 4 comienza situándose 10 metros por de-
trás del número 10. Cuando éste comience con el dribbling, el ju-
gador número 4 tiene que correr en su dirección dentro de su zo-
na de castigo. Éste sólo podrá atacar cuando el jugador número
10 se encuentre en la zona 1.
b) Se colocará otro atacante (11) en la zona 2. Sólo uno de los
atacantes puede driblar dentro de la zona 1.
c) El jugador número 11 tiene que permanecer en la zona 1. Am-
bos jugadores atacantes pueden permanecer en la zona 1.
d) El jugador número 3 puede situarse en la zona 1 si el balón se
juega en dicha zona.
Consejos El jugador número 4 tiene que intentar atacar al jugador núme-
de aplicación: ro 10 antes de que éste consiga el tiro a puerta, lo que significa
que el jugador número 4 debe situarse relativamente cerca de los
jugadores 10 y 3, pero no muy cerca, ya que el jugador número
10 puede realizar un pase adelantado al número 3 y el número
cuatro encontrarse adelantado. En este ejercicio tiene prioridad el
trabajo en equipo de ambos defensas.
En el desarrollo correspondiente al apartado a) el número 4 (el ju-
gador de apoyo) ha de acostumbrarse a correr en una posición
de seguridad antes de atacar. Al mismo tiempo, el jugador núme-
ro 3 tiene que intentar mantener (retardar) al jugador número 10
hasta que el número 4 vuelva a su posición.
En el desarrollo b), el número 4 tiene que prestar atención al ata-
cante libre y, al mimo tiempo, apoyar a su compañero. Con esto se
aumentan las exigencias a los jugadores de apoyo y además se
da la posibilidad de entrenar el trabajo en equipo de los defensas.
El desarrollo c) puede explicar cómo tiene que desplazarse el ju-
gador que cubre (4) para poder apoyar al mismo tiempo a su
compañero y cuándo debe dejar de cubrir y centrarse en la labor
de apoyo.
43
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 20

En el caso del desarrollo d) puede verse claramente cómo el jugador número 4,


después de haber sido sobrepasado el número 3, puede retardar el juego para que
el jugador 3 pueda volver a incorporarse.
El ejercicio 1 también puede llevarse a cabo en otras partes del terreno de juego,
como por ejemplo en las bandas del campo, donde el atacante, después de haber
sobrepasado a los defensas, puede realizar un pase al compañero en la zona de
castigo.

Puntos clave para apoyar:

Colocación – Distancia de separación – Posición en el terreno de juego –


Retardar – Comunicación

Puntos clave para asegurar:

Directo – Retardar
44
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio 2 (figura 21)


Terreno de juego: Aproximadamente la parte correspondiente a 2/5 del
terreno de juego (una zona de penalti ampliada), dividi-
do en tres zonas (1-3), y una portería grande.
Jugadores: 7: Un pasador (7), dos atacantes (10 y 11), dos defensas
(2 y 3), un jugador de apoyo (4) y un portero (1).
Descripción del juego: El jugador número 7 pasa el balón al número 10 o al 11,
tras realizar un pase doble (juego vertical) con el 7 pue-
de jugarse. Los jugadores 10 y 11 tienen que jugar entre
ellos (también es posible realizar el pase doble con el ju-
gador 7) hasta que uno de ellos pueda driblar en la zo-
na 1 y lanzar a puerta. Sólo se puede lanzar a puerta
desde la zona 1.
Condiciones: El jugador número 4 tiene que mantenerse en la zona 1,
mientras que los jugadores 2 y 3 se encuentran en la zo-
na 2 y los jugadores 10 y 11 pueden situarse en las zo-
nas 1 y 2 (pero sólo uno de los dos jugadores podrá per-
manecer en la zona 1). El jugador número 7 ha de
quedarse en la zona 3.
Goles: Se marca el tanto de forma ordinaria.
Desarrollo: a) Sólo se puede pasar el balón en la zona 1.
b) La zona 1 se prolonga a lo largo.
c) Se coloca un atacante. Sólo uno de los atacantes pue-
de estar continuamente en la zona 1, o sea, driblar en la
zona 1.
Consejos de aplicación: Este ejercicio es la continuación del anterior (ver consejos
de aplicación del ejercicio 1), pero la situación del juga-
dor de apoyo (4) es en este ejercicio más compleja.
El desarrollo a) dificulta el cálculo del jugador número 4,
ya que tiene que cubrir las zonas en las que se juega con
el balón.
En el desarrollo b) se amplía la zona que el jugador nú-
mero 4 tiene que cubrir, de manera que su trabajo en de-
fensa se verá más difícil.
En el caso del desarrollo c) aumentan las exigencias en la
visión de juego del jugador número 4 y el trabajo en
equipo de los jugadores 2 y 3. Lo esencial del ejercicio es
la comunicación existente entre los jugadores 2, 3 y 4.
45
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 21

Puntos clave para apoyar:

Colocación – Distancia de separación – Posición en el terreno de juego –


Retardar – Comunicación

Puntos clave para asegurar:

Directo – Retardar
46
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (figura 22)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/8 parte del terreno de juego, dis-
tribuida en tres zonas (1-3), con 7 porterías (conos) a
ambos lados, que se sitúan en las líneas de fondo de las
zonas.
Jugadores: 6: 3 y 3, de donde un jugador de cada equipo adopta
la posición de jugador de apoyo (en el equipo blanco es
el 3 y en el negro es el 8).
Descripción del juego: El juego normal.
Condiciones: Los jugadores 3 y 8 se encuentran en las zonas 1 y 3,
respectivamente. En las zonas 1 y 3 no puede haber nin-
gún compañero, puede haber como máximo un jugador
contrario.
Goles: Un equipo consigue marcar un tanto lanzando en medio
(o alrededor) de los conos situados en la línea de fondo
de ambas zonas.
Variantes: a) los jugadores 3 y 8 pueden permanecer del mismo
modo en la zona 2. Sin embargo, inmediatamente des-
pués de la pérdida del balón del propio equipo, tienen
que retroceder a su zona de defensa.
b) Cada equipo lanza a las pequeñas porterías en vez
de lanzar a los conos.
Consejos de aplicación: Lo esencial de este ejercicio reside en las posiciones de
los jugadores 3 y 8, en relación con sus compañeros y el
jugador que lleva el balón.
Además, el resto de los jugadores entrenan su capaci-
dad de calcular cómo pueden ayudar al jugador de
apoyo y, al mismo tiempo evitar que no reciba el balón
el jugador que tienen que cubrir. También pueden prac-
ticar el momento indicado para robar el balón, que es
cuando el contrario tiene el área de movimiento más pe-
queña posible.
Con la variante a) se hace más complicada la situación
para los jugadores 3 y 8, ya que ellos también tienen
que acostumbrarse aquí a retroceder para asegurar a
su compañero. Los compañeros deben intentar retardar
el juego, hasta que los jugadores que aseguran recu-
peren su posición.
Con la variante b) los jugadores 3 y 8 deben acostum-
brarse a desplazarse correctamente en relación con la
portería.
47
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 22

Puntos clave para apoyar:

Colocación – Distancia de separación – Posición en el terreno de juego –


Retardar – Comunicación

Puntos clave para asegurar:

Directo – Retardar
48
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 2 (figura 23)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/8 parte del terreno de juego, divi-
dido en cuatro zonas (1-3) y una zona central. En las lí-
neas de fondo de las zonas 1 y 4 se colocarán dos por-
terías pequeñas.
Jugadores: 10: 5 y 5, de los que un jugador (5) de cada equipo
adopta la posición del jugador de apoyo.
Organización: El balón se encuentra en el principio de la zona 2. Dos
jugadores de cada equipo se encuentran en la zona 2 y
3, mientras que el jugador número 5 blanco debe man-
tenerse en la zona 4 y el negro en la zona 1.
Descripción del juego: Juego normal. Cada equipo defiende y juega en las dos
porterías.
Condiciones: El jugador blanco número 5 se encuentra en la zona 4,
y el negro número 5 en la zona 1. Estos jugadores no
pueden estar en la zona central. Si el balón se encuentra
en las zonas 2 ó 3, todos los jugadores tienen que per-
manecer en la zona en la que estaban cuando comenzó
el juego.
Goles: Un equipo consigue marcar un tanto alcanzando las
porterías contrarias.
Variantes: a) Los jugadores número 5 pueden moverse libremente
por todo el terreno de juego, pero después de perder el
balón tienen que volver corriendo a sus propias zonas
de defensa. Pueden pasar corriendo por la zona central.
b) Todos los jugadores pueden correr por la zona cen-
tral; sin embargo, el balón no puede ser tocado en esta
zona.
Consejos de aplicación: Ver los consejos de aplicación correspondientes a los
ejercicios de las ilustraciones 1 y 2.
En la variante a) reside la importancia en el trabajo en
equipo de los jugadores de apoyo (con el número 5) y
sus compañeros. Los jugadores número 5 han de orien-
tarse hacia atrás rápidamente y asegurar a sus compa-
ñeros, mientras que ellos tienen que retardar el juego
para que al jugador numero 5 le de tiempo a retroceder.
49
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 23

Puntos clave para apoyar:

Colocación – Distancia de separación – Posición en el terreno de juego –


Retardar – Comunicación

Puntos clave para asegurar:

Directo – Retardar
50
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 3 (figura 24)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/4 parte del terreno de juego divi-
dido en cuatro zonas (1-4), se colocan tres porterías (co-
nos) en las líneas de fondo de las zonas 1 y 4.
Jugadores: 12: 6 y 6, de donde dos jugadores de cada equipo to-
marán la posición del jugador de apoyo (5 y 6).
Descripción del juego: Juego normal. Cada equipo defiende y juega en una
portería. Tras la pérdida del balón los jugadores 5 y 6
de cada equipo deben cambiar de zona. Se pierde el
balón en el momento en que el equipo contrario roba el
balón y realiza un pase. El balón no puede ser jugado
desde la propia mitad a las zonas de ataque, es decir,
desde las zonas 3 y 2.
Condiciones: Los jugadores 5 y 6 deben permanecer en las zonas 1 ó
4. Estos jugadores no pueden tocar el balón en las zo-
nas 2 y 3. Los jugadores de las zonas 2 y 3 deben estar
en dichas zonas durante todo el tiempo.
Goles: Un equipo marca un tanto si alcanza los conos del equi-
po contrario.
Variantes: a) Está permitido pasar el balón a las zonas de ataque
desde la propia mitad del campo.
b) Durante la carrera entre las zonas 1 y 4, los jugado-
res con el número 5 y 6 pueden robar el balón (tras una
posible recuperación del balón, se realizará la carrera
hacia delante a la zona nueva).
c) Los jugadores 5 y 6 pueden moverse libremente por
todo el terreno de juego.
Consejos de aplicación: En este ejercicio se trabaja fundamentalmente el replie-
gue de la defensa cuando se pierde el balón. Además,
muestra los comportamientos de los compañeros, como
por ejemplo dejar de realizar un tackling para mantener
la distancia de separación correcta en relación con el ju-
gador rival, y evitar que no sea sobrepasado con una
sola jugada. En la mitad del campo del contrario es
donde debe retardarse preferentemente el juego, para
que no puedan jugar en las zonas libres del área de
ataque.
51
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 24

Mediante la variante a) se intensificarán las exigencias al jugador que asegura en


la acción de retroceder rápido.
Con la variante b) el jugador que asegura recibe una impresión de la necesidad de
retroceder rápidamente, con el fin de adaptar una posición para asegurar. Algu-
nos jugadores prefieren estar en esa situación para poder luchar por el balón. Sin
embargo, si la estrategia falla, el error se pagará caro y el balón será pasado ha-
cia delante, donde se encuentran los atacantes libres.
En la variante c) los jugadores que aseguran son permanentemente trasladados a
situaciones en las que deben decidir si atacan directamente en el juego o si pre-
fieren retroceder y apoyar.

Puntos clave para apoyar:

Colocación – Distancia de separación – Posición en el terreno de juego –


Retardar – Comunicación

Puntos clave para asegurar:

Directo – Retardar
52
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 4 (figura 25)


Terreno de juego: El área de penalti, distribuida en cuatro zonas (1-4).
Cuatro porterías (conos) que se colocan en ambas líneas
de fondo de las zonas 1 y 4.
Jugadores: 8: 4 y 4.
Descripción del juego: Juego normal. El balón no puede jugarse sobre dos zo-
nas. Es decir, el jugador que lleva el balón puede pasár-
selo al compañero en la zona siguiente o driblar hasta la
siguiente zona. Si decide driblar, su compañero debe di-
rigirse inmediatamente a la zona donde comenzó el ju-
gador que dribla.
Condiciones: Durante todo el tiempo debe haber un jugador de cada
equipo en cada una de las zonas. El equipo que se en-
cuentre en posesión del balón puede naturalmente tener
a dos jugadores en la misma zona por un tiempo breve.
Goles: Un equipo marca un tanto si alcanza uno de los conos
del equipo contrario.
Variantes: a) Se puede jugar el balón por varias zonas.
b) Cada equipo puede lanzar a las porterías a una dis-
tancia de dos metros, en vez de lanzar a los conos.
Consejos de aplicación: Este ejercicio muestra cómo abandonar al contrario que
están cubriendo para ir a apoyarse al compañero. Al
mismo tiempo aclara cómo se puede cubrir a un jugador
y cómo debe apoyar al compañero en el mismo momen-
to (ver página 7 cubrir/marcar).
Con la variante a) se les inculca a los defensas que no se
encuentran ante el balón cómo han de cubrir estrecha-
mente a los jugadores rivales.
Mediante la variante b) los jugadores que aseguran de-
ben acostumbrarse a orientar su posición en dirección a
su propia portería.
53
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 25

Puntos clave para apoyar:

Colocación – Distancia de separación – Posición en el terreno de juego –


Retardar – Comunicación

Puntos clave para asegurar:

Directo – Retardar
54
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 5 (figura 26)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/8 parte del terreno de juego, dis-
tribuido en cinco zonas (1-5).
Jugadores: 8: 4 y 4.
Organización: Dos jugadores de cada equipo (jugadores centrales) se
colocan en la zona central (4), los otros dos jugadores
(jugadores exteriores) se dirigen a las zonas exteriores,
que están casi enfrente (zonas 1 y 5, así como las zonas
2 y 3). Tras un tiempo, los jugadores de las zonas cen-
trales se cambian con los jugadores de las zonas exte-
riores.
Descripción del juego: Los jugadores de la zona central (4) sólo pueden aban-
donarla driblando hacia las zonas exteriores contrarias.
Los equipos consiguen un tanto si logran pasar el balón
de la zona exterior contraria a la zona exterior propia.
Si los jugadores de la zona exterior roban el balón o in-
terceptan un pase, no pueden atacar, sino que deben
pasar el balón al compañero de la zona central.
Goles: Véase descripción de juego.
Variantes: a) Los jugadores de la zona central pueden realizar una
pared con los jugadores de las zonas exteriores (esto
significa que el balón debe ser directamente devuelto).
Está permitido jugar el balón desde la propia mitad a las
zonas de ataque 1 y 4.
b) Un jugador de las zonas exteriores de cada equipo
puede permanecer en la zona central.
c) Todos los jugadores de las zonas exteriores pueden
estar al mismo tiempo en la zona central (4).
Consejos de aplicación: Los jugadores de las zonas exteriores trabajan como ju-
gadores de apoyo y deben acostumbrarse a atacar si los
compañeros son sobrepasados o driblados.
Las exigencias de rapidez son considerables para los ju-
gadores que atacan, ya que el jugador que dribla en la
zona 2 sólo tiene dos posibilidades de pase (2 zonas ex-
teriores).
55
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 26

Con este ejercicio, los jugadores de las zonas exteriores deben aprender a cambiar
del ataque a la defensa y viceversa.
Mediante la variante a) se practicará la capacidad de los jugadores de las zonas
exteriores para cambiar de la acción de atacar a defender, y viceversa.
En las variantes b) y c ) pueden ponerse de relieve las funciones de los jugadores de
las zonas exteriores como jugadores destinados a asegurar, obligándoles a retro-
ceder a su zona y a intervenir en los tiros a puerta.

Puntos clave para apoyar:

Colocación – Distancia de separación – Posición en el terreno de juego –


Retardar – Comunicación

Puntos clave para asegurar:

Directo – Retardar
56
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicios de calentamiento especiales


para el entrenamiento en apoyar y asegurar

Ejercicio 1 (figura 27)


Jugadores: 2.
Descripción: El jugador 1 pasa el balón al jugador 2 y una
vez realizada la acción, sobrepasa al jugador
número 2; éste espera a que jugador 1 le haya
pasado para después girarse y pasarle dri-
blando. Tras haber adelantado un poco al ju-
gador 1, se gira y le devuelve el pase.

Fig. 27

Ejercicio 2 (figura 28)


Jugadores: 3.
Descripción: El jugador pasa al jugador 3 driblando, por lo
que el jugador 2 toma posesión del balón. El
jugador 1 realiza entonces una carrera rápida
y se detiene de manera que el jugador 2 pue-
de pasar driblándolo. Una vez que el jugador
2 ha pasado al jugador 1, el jugador 3 toma
la posesión del balón y el jugador 2 sigue co-
rriendo, se para y así sucesivamente.

Fig. 28
57
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Ejercicio 3 (figura 29)


Jugadores: 4.
Descripción: El jugador 1 pasa el balón al jugador 2, quien
lo pasa al primer toque al jugador 3, éste dri-
bla primero al jugador 2 y después sobrepasa
al jugador 1 hasta llegar al 4. Una vez realiza-
da la acción, el jugador 3 pasa el balón al ju-
gador 1, quien lo devuelve al primer toque al
jugador 4. Éste pasa driblando en primer lu-
gar al jugador 2 y finalmente sobrepasa al 3
corre pasando por delante del jugador 2, y así
sucesivamente.

Fig. 29
Ejercicio 4 (figura 30)
Terreno de juego: 20 x 20 metros con cuatro zonas.
Jugadores: 4 y 4.
Descripción: En cada una de las cuatro zonas debe haber un jugador
de cada equipo. El balón puede ser jugado por todas
las zonas, pero los jugadores sólo pueden abandonar la
zona driblando. Un equipo consigue un tanto si puede
driblar en tres zonas seguidas, lo que significa que el
equipo contrario no puede recuperar el balón. Si un ju-
gador dribla dentro de una zona, su compañero no
puede disputar el balón en esa zona. Es mejor que corra
hacia la zona de donde vino su compañero.
Variantes: Después de pasar a otra zona, el jugador que dribla
puede pasarle el balón a su compañero. En caso de per-
der el balón, uno de los jugadores debe volver a la zona
de la que ha venido el ju-
gador que dribla.

Fig. 30
58
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Allan Nielsen se coloca de tal manera que cubre una zona y obliga al centrocam-
pista francés Djorkaeff a desplazarse hacia un lado.
59
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

2.2 Determinar la dirección de juego del contrario


Principio
Un jugador en defensa, mediante su posición, hace que el jugador rival drible o
realice un pase en una determinada posición (figura 31). Así, los jugadores ata-
cantes “se ven obligados” a desplazarse a zonas en las que el área de juego está li-
mitada, o en las que hay más defensas que pueden disputarle la posesión.

Fig. 31
a) Mediante la posición del jugador 2, la zona se abre hacia la línea de banda
izquierda. El jugador 9 es obligado a desplazarse allí y el jugador 2 puede in-
tentar robar el balón. b) Con la posición del jugador 2 se obliga al jugador 9 a
driblar hacia una zona en la que están colocados los compañeros en defensa
(jugadores 4 y 5).

Aplicación
En todo el terreno de juego puede utilizarse el principio de presionar al contrario
en una determinada posición, especialmente si el jugador que lleva el balón se en-
cuentra cerca de los límites del terreno de juego, es decir, se encuentra cerca de la
línea de banda o de la línea de fondo. Este principio puede utilizarse de forma in-
dividual o en todo el equipo. Un equipo en defensa puede limitar el área de ataque
del contrario mediante la posición de sus jugadores y, en parte, dirigir la creación
del juego. Cubrir una zona puede “obligar” al jugador contrario que lleva al balón
a realizar un pase a una zona en la que hay más ventajas para el equipo en de-
fensa. Por ejemplo, cuando se obliga al contrario a realizar un pase con escasa se-
guridad.
La figura 32 ejemplifica cómo se coordina todo el equipo para dirigir la construc-
ción del juego del equipo contrario. El equipo negro “tienta” al equipo contrario
60
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

para atacar por el centro, abriendo justamente esa zona. Tras haber llevado el ba-
lón a la zona deseada, el equipo negro disputa el balón allí donde más posibilida-
des tiene de recuperarlo.

Fig. 32
61
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Objetivo
1. Obligar a un jugador contrario a jugar en una dirección donde sea difícil de-
sarrollar un juego constructivo, o donde aumenten sus posibilidades de perder
el balón.
2. Obligar al jugador que lleva el balón a pasarlo a otro jugador menos seguro o
que se encuentre en una posición desventajosa.

Descripciones generales y ayudas de aplicación

Indicaciones principales para el/los defensas

Distancia de separación
La distancia de separación del jugador en defensa en relación con el jugador rival
que lleva el balón depende de la velocidad y de la capacidad de driblar de dicho
jugador. Si el defensa es más veloz que el jugador que lleva el balón, la distancia
de separación puede ser más pequeña; si el defensa es relativamente lento y el ata-
cante es un jugador más rápido, la distancia de separación debería ser más am-
plia.
La distancia de separación también depende de si se puede conseguir que un ata-
cante juegue en una dirección determinada. Cuanto más cerca está el defensa del
atacante, mayor será la probabilidad de que el atacante corra en la dirección de-
seada. Aunque hay que tener en cuenta el notable riesgo que esto supone si el de-
fensa es sobrepasado.

Colocación
La colocación del defensa con respecto al jugador rival que lleva el balón está en
función de, depende si los compañeros le apoyan. Si el defensa es apoyado, puede
permitirse entonces intentar que el jugador que lleva el balón se desplace hacia un
lado o arrebatarle el balón.

Coordinación
Para obligar al contrario a que se desplace en una determinada dirección es nece-
saria la coordinación entre los defensas participantes. Los jugadores más retrasa-
dos en el terreno de juego deben informar de su posición a los jugadores que se di-
rigen al jugador que lleva el balón.
62
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Un defensa ha presionado a un jugador rival hacia la línea de banda, acción que


le permite robar el balón mediante un tackling con el cuerpo.
63
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Esto permite a los defensas calcular hacia dónde deben “presionar” al jugador que
lleva el balón.

Abrir/cerrar
Al principio, los jugadores pueden mediante su posición abrir una zona al jugador
rival que le resulte atractiva y cerrarla una vez el jugador ha penetrado en ella. Esto
supone atacar al jugador que lleva el balón y bloquear sus posibilidades de juego.

Ejercicios
Más adelante se describen una serie de ejercicios con los que se entrena la deter-
minación de la orientación del juego del contrario.
64
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de la ilustración 1 (figura 33)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/4 parte del terreno de juego, com-
prendido en un área de penalti (zona 1) con una prolon-
gación (zona 2) y una portería grande.
Jugadores: 4: un pasador (7), un delantero (10), un defensa (3) y un
portero (1).
Descripción del juego: El jugador 7 pasa el balón al jugador 10, quien pasa al
jugador 3 driblando. Mediante un movimiento con el
brazo, el jugador 7 muestra en qué dirección debe inten-
tar el jugador 3 asediar al jugador 10.
Condiciones: El jugador 3 sólo puede situarse en la zona 2, mientras
que el jugador 10 puede desplazarse por las dos zonas
(1 y 2) y el jugador 7 debe permanecer fuera de las zo-
nas 1 y 2.
Goles: Cuentan los tantos normales que se lanzan a puerta.
Desarrollo: a) El jugador 7 puede actuar como compañero del juga-
dor 10.
b) Se colocan dos jugadores más en defensa (2 y 5) en
los ángulos del área de penalti (véase figura 33). Los ju-
gadores 2 y 5 sólo pueden atacar como defensas si se en-
cuentran en el área que marca el jugador 7 y el jugador
10 dribla en esa zona. Los jugadores 2 y 5 sólo pueden
atacar dentro de la zona de penalti.
Consejo de aplicación: En primer lugar, el jugador 3 debe aprender a colocarse
de modo que presione al jugador 10 en la dirección co-
rrecta. Poco a poco, el jugador 3 debería aprender a co-
locarse de modo que también tuviera la posibilidad de
atacar antes de que el jugador 10 consiguiese el tiro a
puerta.
El desarrollo a) aumenta las posibilidades que entrenan
la posición del jugador 3 en relación con la del jugador
10, dado que el jugador 3 tiene que considerar varias di-
recciones de juego.
Mediante el desarrollo b) se aclara al jugador 3 la impor-
tancia de presionar al jugador 10 en el lado correcto en
donde él encontraría apoyo. Además, el jugador 3 debe
reconocer la ventaja de presionar al jugador 10 hacia
una determinada zona aunque no tenga la posibilidad
de disputarle el balón.
En la variante c) aumentan las exigencias de la posición
de juego del jugador 3, debido a que tiene que impedir
que el jugador 10 pase el balón al jugador 11.
65
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 33

Fig. 33a

Puntos clave para el/los jugadores en defensa:

Distancia de separación – Colocación – Coordinación – Abrir/Cerrar


66
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (figura 34)


Terreno de juego: 1/2 del área de penalti.
Jugadores: 8: jugarán en pareja.
Organización: Todos los jugadores menos una pareja tienen un balón.
Descripción del juego: La pareja que se encuentra sin balón debe intentar ro-
bar uno. La pareja que pierde el balón es la que ahora
tiene que robarlo.
Condiciones: Si un jugador, driblando, se sale del terreno de juego
establecido, él y su compañero tendrán que robar ba-
lón.
Goles: No hay.
Desarrollo: a) Sólo un balón por pareja. Uno de los jugadores de la
pareja tiene que estar en posesión del balón.
b) Los jugadores no juegan en pareja. De ahora en ade-
lante, son dos jugadores los que tienen que robar el ba-
lón. Si un jugador lo pierde, pasa a robar balón, es de-
cir, que se va incrementando el número de jugadores
que deben recuperar el balón.
Consejos de aplicación: Los jugadores que deben robar el balón tienen que in-
tentar presionar al jugador que lleva el balón hacia los
límites del campo o hacia otros compañeros en defensa,
para facilitar la recuperación. Este ejercicio trata en es-
pecial la posición del jugador que roba el balón en rela-
ción con el jugador que lleva el balón y la coordinación
entre los jugadores que roban el balón.
Con la variante a) es especialmente importante la coor-
dinación entre los jugadores que roban balón, ya que
en este ejercicio es difícil robar balón. Con la acción de
cubrir, uno de los jugadores que roba balón puede im-
pedir el pase al compañero del jugador que lleva el ba-
lón, mientras que al mismo tiempo éste es “dirigido” ha-
cia los límites del campo o en la dirección del segundo
jugador que roba balón.
En el caso de la variante b) aumenta continuamente la
cifra de jugadores que roban balón. Se trabaja la nece-
sidad de coordinación para recuperar el balón. Propo-
nemos además una competición: ¿quién puede perma-
necer más tiempo con el balón?, que puede crear una
gran motivación entre los jugadores.
67
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 34

Puntos clave para el/los jugadores en defensa:

Distancia de separación – Colocación – Coordinación – Abrir/Cerrar


68
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 2 (figura 35)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/5 parte del terreno de juego, co-
rrespondiente al área de penalti con prolongación, divi-
dida en cuatro zonas (1 – 4).
Jugadores: 6 : 3 equipos constituidos por 2 jugadores cada uno.
Organización: Un equipo ataca, mientras que los otros dos equipos de-
fienden. Cada jugador del equipo defensor debe mar-
car una zona (véase figura ZW5). Los dos atacantes co-
mienzan cada uno con un balón desde las líneas de
fuera. Después de cada ataque, los equipos cambian de
posición.
Descripción del juego: Los jugadores del equipo atacante tienen que intentar
pasar desde la línea exterior a la otra línea, en un perío-
do de 30 segundos.
Condiciones: Los jugadores del equipo atacante no pueden permane-
cer en la misma zona, si un defensa roba el balón los
atacantes no pueden proseguir en su ataque. Una vez
haya pasado el atacante el área de penalti, no puede
cambiarse a otra zona.
Goles: Si consigue uno de los jugadores del equipo atacante
llegar driblando de una línea exterior a otra, dentro del
período establecido, el equipo atacante recibe un punto.
El equipo defensor responsable de esa zona perderá un
punto.
Variantes: a) Los jugadores de los equipos defensores se colocan
uno al lado del otro.
b) La dimensión de las zonas se cambia.
c) El equipo atacante tiene sólo un balón.
Consejo de aplicación: En este ejercicio los jugadores defensas deben intentar
aproximar a un atacante a la zona donde se encuentre
un defensa del otro equipo o si el atacante se encuentra
en la zona de penalti, presionarlo hasta la zona límite
(periférica; la zona que está cerca de la línea de banda)
para poder robar balón. Este ejercicio aclara la impor-
tancia de la posición del defensa en función del atacante.
Con la variante a), los defensas deben comprender la
importancia que supone la coordinación con los compa-
ñeros.
69
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 35

Mediante la ampliación de las zonas se dificulta el trabajo en equipo, de donde


surgen más posibilidades para conseguir un mejor rendimiento por parte de los de-
fensas.
Mediante la variante c) puede explicarse cómo debe colocarse el jugador compa-
ñero del que presiona al jugador rival que lleva el balón. Si se intenta interceptar el
balón o se está muy cerca del contrario, la carrera resulta peligrosa si el contrario
corre por delante del defensa. Sin embargo, el defensa debe mantenerse cerca del
atacante para tener la posibilidad de atacar rápidamente en la recepción del pase.

Puntos clave para el/los jugadores en defensa:

Distancia de separación – Colocación – Coordinación – Abrir/Cerrar


70
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 3 (figura 36)


Terreno de juego: Una de las áreas de penalti.
Jugadores: 6: 4 atacantes (equipo negro) y 2 defensas (equipo
blanco).
Organización: Dos atacantes se colocan en las zonas 1 y 4, mientras
que los dos defensas se sitúan en las zonas 2 y 3. Uno
de los defensas comienza con el balón en la zona 1.
Descripción del juego: Los atacantes driblan en las zonas 2 y 3, y tienen que in-
tentar pasar el balón a uno de los dos atacantes que se
encuentran en las zonas de enfrente (1 y 4).
Condiciones: Ambos jugadores no pueden abandonar la zona. Los
atacantes no pueden driblar dentro de las zonas 1 y 4.
Sólo puede haber un atacante en las zonas 2 y 3.
Goles: Los atacantes consiguen un tanto si consiguen atravesar
una de las zonas centrales (2 y 3) y pasar el balón a uno
de los atacantes que permanecen en la zona opuesta a
la original.
Desarrollo: a) El jugador que tiene el balón debe driblar dentro de
la zona central.
b) Los atacantes sólo pueden driblar hacia delante.
c) El atacante que pierde el balón toma la posición del
defensa. Se juega sin goles.
d) El pase debe realizarse desde la zona centro. La zo-
na opuesta a la zona centro se encuentra donde el ata-
cante empezó a driblar, lo que significa que el atacante
debe atravesar la primera zona central.
Consejo de aplicación: El defensa que alcance primero al jugador que lleva el
balón tiene que intentar bloquear un pase largo y, al
mismo tiempo, evitar que el atacante le sobrepase. Ade-
más, el defensa tiene que “obligar” al atacante que en
esos momentos dribla a dirigirse hacia la segunda zona
central, de manera que pueda atacarle con éxito. Por
eso es importante que el defensa se encuentre cerca del
atacante, y al mismo tiempo que se guíe por la posición
del segundo defensa.
71
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 36
La variante a) permite muchas posiciones de salida diferentes y hace aumentar las
exigencias del defensa para ponerse en otro sitio.
En el caso de la variante b) la situación es más difícil para el atacante, y el defensa
tiene que concentrarse en menos direcciones de ataque. Así que la importancia pue-
de residir en la posición del defensa en relación con el jugador que lleva el balón.
La variante c) puede desarrollar este ejercicio de forma más variada y motivar al
atacante.
En el caso de la variante d) la importancia reside en la coordinación entre ambos
defensas. Esta variante puede aplicarse con los atacantes que fundamentalmente
realizan pases largos.

Puntos clave para el/los jugadores en defensa:

Distancia de separación – Colocación – Coordinación – Abrir/Cerrar


72
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 4 (figura 37)


Terreno de juego: 1/2 parte del terreno de juego con dos zonas (1 + 2).
Tres porterías pequeñas en cada línea de banda.
Jugadores: 12: 6 y 6.
Descripción del juego: Juego normal. Los equipos defienden y atacan en las
tres porterías.
Condiciones: En las zonas 1 y 2 los jugadores sólo pueden tocar el
balón dos veces como máximo.
Goles: Cuentan los goles que se marcan en una de las tres por-
terías contrarias.
Variantes: a) Si el balón no se encuentra en una de las zonas, sólo
puede haber jugadores del equipo defensor en las zo-
nas 1 y 2.
b) En las zonas 1 y 2 tiene que haber como mínimo un
jugador del equipo en defensa.
c) Los jugadores del equipo en defensa sólo pueden en-
contrarse en las zonas 1 y 2 si los jugadores del equipo
atacante también están allí.
Consejo de aplicación: Los jugadores del equipo en defensa tienen que intentar
presionar a los jugadores del equipo atacante para que
se salgan de las zonas 1 y 2, y así dificultar el ataque.
Con esto los jugadores pueden aprender el efecto que
puede tener obligar a los jugadores contrarios a despla-
zarse en una determinada dirección. Este ejercicio tam-
bién puede aclarar la importancia de la coordinación
entre el jugador que se dirige al rival que lleva el balón y
sus compañeros.
Mediante las variantes a) y b) se refuerza esta última in-
dicación. En la variante b) los compañeros sólo pueden
ser útiles en las zonas 1 y 2 si se consigue que el contra-
rio juegue o drible el balón en una de esas zonas.
La variante d) puede mostrar a los jugadores qué venta-
jas puede tener presionar al contrario hacia una zona
determinada del terreno de juego.
73
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

Fig. 37

Puntos clave para el/los jugadores en defensa:

Distancia de separación – Colocación – Coordinación – Abrir/Cerrar


74
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicios especiales de calentamiento para la práctica de


“obligar el contrario a desplazarse en una determinada di-
rección”

Ejercicio 1 (figura 38)


Jugadores: 2 – Un atacante (1) y un de-
fensa (2).
Organización: El jugador 1 se encuentra entre
dos líneas que delimitan una
distancia de 15 metros aproxi-
madamente.
Descripción: El jugador 1 dribla hacia el ju-
gador 2, quien tiene que pre-
sionar al jugador 1 para que el
balón salga por línea de ban-
da; el jugador 1 debe intentar
llegar driblando hasta la línea Fig. 38
de fondo.

Ejercicio 2 (figura 39)


Jugadores: 6: 4 atacantes (1-4) y dos de-
fensas (5 y 6).
Organización: Los atacantes se colocan den-
tro de un triángulo, dos juga-
dores se sitúan dentro del án-
gulo donde se encuentra el Fig. 39
balón. Uno de los defensas (5)
se coloca en el lugar donde se encuentra el balón, mientras que el
otro defensa se coloca donde se encuentra el jugador 3.
Descripción: El jugador 1 dribla hacia el jugador 2, mientras el jugador 5 le
sigue sin entrarle. El jugador 2 recibe el balón, es entonces cuan-
do el jugador 5 tiene que intentar conducirlo a una esquina don-
de ya se encuentra un defensa. En caso de no conseguirlo, el ju-
gador 5 tendrá que jugar una vez más. Los atacantes se
“dejarán llevar” sólo en el caso que el defensa se desplace co-
rrectamente.
75
PRINCIPIOS DE LA DEFENSA

En el juego en defensa se originan muchas situaciones de uno contra uno, que re-
quieren fuerza física. En el Mundial, jugando contra la selección de Francia, Brian
Laudrup es duramente presionado por Desailly. La acción de un jugador debe co-
ordinarse con los compañeros para crear una defensa efectiva. Esto se verá de for-
ma más detallada en el siguiente capítulo.
76
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ellos

Tiro de gol Estorbar/robar


Nosotros tenemos el balón

Crear la jugada de gol Robar/impedir


Transición del juego

Ellos tienen el balón


el tiro a puerta

Afianzamiento

Robar/evitar
Creación de juego el juego

Nosotros
Fig. 40
Capítulo 3

El juego
en defensa

En los capítulos 1 y 2 se ha descrito el concepto de trabajo en defensa individual así


como los principios de la defensa con pocos jugadores. Este capítulo se centra en
las situaciones tácticas de equipo relativas al trabajo en defensa. El fútbol es un
continuo cambio entre tenemos el balón y tienen el balón. El modelo de la figura 40
muestra con una ilustración las distintas fases de las que consta el juego de ataque
y de defensa, independientemente de dónde se encuentre el balón en el terreno de
juego. El equipo defensor ha de intentar interrumpir la organización del juego del
contrario, recuperar el balón e impedir el último pase, así como que el contrario lle-
gue a puerta en la propia zona de defensa. Esto puede suceder en diferentes mo-
mentos y de distintas maneras. Cada equipo debe desarrollar su propio estilo de
defensa. La táctica de defensa supone la elección por parte del equipo de una es-
trategia para aprovechar las aptitudes de sus propios jugadores, de manera que el
equipo pueda recuperar el balón e impedir el último pase y que el contrario llegue
a puerta.
Cada uno de los jugadores del equipo defensor ha de pensar en las diferentes tác-
ticas de defensa: “¿Cómo puedo contribuir personalmente a que el equipo recupe-
re el balón?”. Al mismo tiempo, tiene también que pensar en el modo más conve-
niente de situarse en posición de ataque en el caso de que el equipo recupere el
balón. La entrada en acción del jugador ha de estar coordinada con la de sus com-
pañeros de juego para conseguir un juego de defensa eficaz. En el libro Jugar en
ataque se describen distintos tipos del juego de defensa, que serán descritos de for-
ma más detallada en este capítulo.

Organización de la cobertura

Si es el contrario el que está en posesión del balón, existen dos principios esencia-
les que se refieren a cómo un equipo debe organizar su defensa:
78
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

La selección nacional noruega marca en zona. El defensa, en cuyo terreno se


encuentra el jugador que conduce el balón (Brian Laudrup), intenta acosar a éste.
El resto de los defensas se mueven en la dirección del balón y están preparados
para hacerse con él cuando llegue a su terreno.
79
EL JUEGO EN DEFENSA

• Acción de marcaje en zona: los jugadores cubren una determinada zona del te-
rreno de juego.
• Acción de marcar al hombre: cada jugador cubre a un jugador contrario deter-
minado.

El diagrama que aparece más abajo muestra esquemáticamente una visión sobre
los principios de la acción del marcaje y sus formas particulares. La cobertura en
zona puede ser realizada por medio de un marcaje en zona, o bien a través de un
marcaje al jugador. La acción de marcar al hombre puede llevarse a cabo sobre la
base de la cobertura en zona o a través de la cobertura al hombre.
En una defensa combinada puede darse una mezcla entre la acción de marcaje en
zona y de marcaje al hombre, pudiéndose en ésta última marcar de forma conti-
nuada a un jugador del equipo contrario (punto de cobertura). La defensa combi-
nada se describe con más exactitud en el párrafo 3.3 (véase página 137).

Marcaje/Vigilancia
en zona
Marcaje en zona
Marcaje/Vigilancia
al hombre

Marcaje por zonas


Marcaje mixto y objetivos

En zonas
Marcaje al hombre
Al hombre todo
el campo

Un equipo puede, en principio, utilizar una de las ya conocidas formas de defensa,


incluidas en la acción de marcar en zona y marcar al hombre. Las cuatro formas
son descritas minuciosamente en este capítulo que muestran además ejemplos de
situaciones de juego que permiten concretarlas aún más.
El equipo blanco ha recuperado el balón, que en poder estaba el equipo negro, y 1
comienza a organizar el juego en su propia mitad del campo. Los jugadores del
equipo negro tienen ahora distintas posibilidades para obrar dependiendo de la
forma de marcaje que utilicen.
80
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Acción de marcar en zona con marcaje en zona


El defensa se sitúa en una zona determinada del terreno de juego y se mueve sólo
según los movimientos de sus compañeros de juego. Si un jugador contrario avan-
za en su zona, el defensa se situará de tal manera que le permita seguir los movi-
mientos de los compañeros de juego y, al mismo tiempo, estar preparado para
marcar a un contrario (véase figura 41).

Fig. 41

El jugador 7 negro avanza en su zona El jugador 7 negro avanza pendien-


hacia delante prestando atención al te sólo del balón y de los compañe-
jugador 8 blanco. El resto de jugado- ros de juego.
res avanzan en sus zonas en relación
al balón y al jugador 7 sin tener en
cuenta los movimientos de los contra-
rios.
81
EL JUEGO EN DEFENSA

Cobertura en zona con marcaje al hombre


El jugador en defensa se coloca en una determinada zona del terreno de juego y
avanza en su área, atento al contrario más cercano. Cuanto más cerca se encuen-
tre del contrario, más estrechamente será éste marcado. Si el contrario abandona
la zona, pasará a ocuparse de él otro compañero. El nuevo jugador reemplaza a
su compañero en su labor de marcaje (véase figura 42).

Fig. 42

El jugador 7 negro marca al jugador Los jugadores 7 y 6 negro cambian el


8 blanco en su zona. marcaje cuando 8 y 9 blanco cambian
la zona.
82
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Acción de marcar al hombre partiendo de la cobertura en zona


El jugador en defensa se sitúa sobre el terreno de juego en una zona determinada
y marca durante toda la situación al jugador contrario que pisa este espacio del
campo cada vez que el equipo contrario sobrepasa la línea de centro. Si se despe-
ja la situación de juego, por ejemplo si se recupera el balón o se llega a tocar, el
defensa se sitúa de nuevo en la parte del terreno que le corresponde (véase figura
43).
Fig. 43

El jugador 7 negro avanza en su área El jugador 7 negro marca a 8 blan-


en dirección 8 blanco y continúa el co y 6 negro marca a 9 blanco,
marcaje. incluso si 8 y 9 blanco cambian de
posición.
83
EL JUEGO EN DEFENSA

Acción de marcar a la persona con cobertura fija al hombre


El jugador en defensa elige a un contrario determinado y desempeña las labores
de cobertura durante todo el tiempo de juego (véase figura 44).

Fig. 44

El jugador 7 negro busca a su contra- 7 negro continúa el marcaje.


rio directo, al cual cubrirá durante
toda la fase defensiva.
84
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

De modo esquemático, pueden describirse las ventajas y los inconvenientes de una


cobertura en zona y al hombre de la manera siguiente:

Acción de marcar en zona

Ventajas
• Posición clara en defensa
• Ningún espacio libre
• Situación óptima de los jugadores al recuperar el balón
• Muchas posibilidades de pase una vez que se está en posesión del balón

Inconvenientes
• Confusión en cuanto a competencias
• Necesidad de un largo aprendizaje de esta modalidad de defensa
• Miedo por parte de los jugadores a abandonar su zona, no pudiendo de esta
forma prepararse para el ataque

Acción de marcar al hombre / cobertura al hombre

Ventajas
• Responsabilidad clara de los jugadores
• Fácil de aprender
• Cobertura estrecha y cercana al balón
• Se pueden aprovechar los puntos fuertes de los defensas

Inconvenientes
• El defensa puede ser “retirado” de una posición central
• Puede surgir inseguridad en cuanto a las competencias a la hora de defender
• Posibilidad de que haya espacios libres en la zona de defensa
• Dificultad para apoyar a otros jugadores en defensa
• Físicamente fatigoso
• Los jugadores se sienten inseguros a la hora de participar en acciones de
ataque
• Tienen una posición inoportuna en el caso de robar balón
85
EL JUEGO EN DEFENSA

Durante el Mundial de 1998, jugando contra Brasil, Ronaldo fue cubierto muy de
cerca por Jes Høgh cuando aquel se encontraba en su área de cobertura, por la
derecha. Por su parte, Jan Heintze estaba preparado para reemplazar a Høgh en
el caso de que Ronaldo se moviese en dirección hacia él.

No fue hasta mediados de los años setenta cuando se empezó a distinguir clara-
mente entre equipos que marcaban en zona y equipos que preferían marcar al
hombre. En los últimos años se han complicado estos términos y existen algunas du-
das sobre lo que significan exactamente. El grupo encargado de emitir informes de
la Federación Danesa de Fútbol en la Eurocopa de 1986 explica, en su análisis, que
el torneo mostró un gran número de variaciones de este tipo con respecto a cómo
los equipos organizaban su defensa, alegando además que los límites entre los tér-
minos “cobertura en zona” y “cobertura al hombre” estaban muy claros tras la Eu-
rocopa. En el informe del Comité técnico de la UEFA se categorizó la organización
de la defensa de los 16 países miembros según el valor que los propios equipos atri-
buían al principio de marcar en zona o marcar al hombre. El análisis mostró un re-
parto idéntico en cuanto a las preferencias por realizar ambas modalidades de
marcaje. Fueron sobre todo los países situados al sur y al oeste de Europa los que
eran más partidarios de realizar una marcaje en zona, mientras que los equipos
provenientes de Europa Central y del Este preferían la acción de marcar al hombre.
En el Mundial de fútbol de 1998 el análisis demostró que existía una mayoría de
equipos que optaban por la primera modalidad de marcaje en zona.
86
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

La elección de la organización de la defensa


Las acciones de marcar en zona y al hombre requieren una organización tan dis-
tinta que el entrenador no puede cambiar de forma de defensa entre una jugada y
otra. Estas modalidades son muy diferentes entre sí en lo que se refiere al reparto
de funciones así como en los objetivos que persiguen cada una de ellas.
Si un entrenador comienza a trabajar con un nuevo equipo, en primer lugar tiene
que analizar la organización de la defensa ya existente en dicho equipo. De esta
forma, surgen cuestiones como si hay un buen potencial en los jugadores y si la ca-
lidad del trabajo en defensa está en armonía, o si la capacidad de defensa del
equipo puede aumentar con una modificación en la organización defensiva. Si el
entrenador ya tiene una imagen realista de los jugadores que tiene, ha de sopesar
las ventajas y los inconvenientes de las formas de defensa anteriormente menciona-
das. Tiene que calcular, entre otras cosas, cómo puede colocar jugadores centrales
en situaciones de juego importantes. Ha de analizar, por ejemplo, cómo el defensa
libre llega a tiempo a la línea de banda. ¿Puede el defensa participar en rápidos
contraataques si ha llegado hasta la línea de centro o ha de hacerlo en estos casos
el libero? ¿Puede el defensa retroceder lo suficientemente rápido como para poder
marcar a un extremo? Si el análisis demostrase de forma clara que la defensa ha
de ser organizada de forma diferente, es decisivo para que se produzca el cambio
que se disponga del tiempo suficiente para trabajar estos conceptos. Una modifica-
ción del juego de defensa requiere como mínimo un mes en un equipo profesional;
en otros equipos, un entrenamiento considerablemente más largo.
En la página 211 y siguientes se describen algunas pautas que se refieren a cómo
entrenar la capacidad táctica de los jugadores y a cómo un equipo se convierte en
una unidad de fuerza. Especialmente en la fase de iniciación en un principio tácti-
co de equipo se debería alternar el entrenamiento en pequeños grupos con el en-
trenamiento con todo el equipo.

Las distintas formas de defensa


En los tres próximos apartados son presentadas con detalle las acciones de marcar
en zona y al hombre así como la defensa combinada. El rasgo común a las dos
modalidades defensivas más empleadas es que ambas se realizan partiendo de la
base de los principios generales de la organización de la defensa. Estos principios
se basan en la manera en que un equipo aporta profundidad al juego de defensa y
en cómo pueden relacionarse las distintas cadenas de jugadores. Ambos compor-
tamientos son descritos en los apartados 3.4 y 3.5.
87
EL JUEGO EN DEFENSA

Durante la acción de marcar en zona con marcaje al jugador surgirán muy rara-
mente situaciones alrededor del área de penalti en las que el contrario no sea mar-
cado estrechamente. En el centro de la foto puede observarse cómo el rival de Zin-
dane sigue los movimientos de éste.
88
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Fig. 45
89
EL JUEGO EN DEFENSA

3.1 Acción de marcar en zona

El principio del marcaje en zona


Durante la fase de defensa, un jugador es responsable de una zona determinada
sobre el terreno de juego (véase figura 45).
Existen dos formas de marcaje en zona:
Cobertura en zona con marcaje en zona: Los jugadores se colocan en una determi-
nada zona sobre el terreno de juego y se mueven exclusivamente en relación a los
demás jugadores.
Cobertura en zona con marcaje al jugador: Los jugadores se colocan en una deter-
minada zona sobre el terreno de juego y se mueven dentro de dicha zona en rela-
ción a su contrario más cercano.
Ambas formas de defensa son descritas de manera más exacta a continuación:

Aplicación
La acción de marcaje en zona es una posibilidad de la organización del juego de
defensa. La idea que subyace a esta forma de marcaje es que los jugadores se res-
ponsabilicen de una determinada zona, especialmente en la mitad propia del te-
rreno de juego. Así se asegura que el equipo cubra todo el terreno de juego exten-
sa y profundamente. La dimensión del espacio de cada jugador depende de la
dimensión del espacio a cubrir por el resto de jugadores.
Un gran número de equipos profesionales practica la acción de marcaje en zona.
Así, por ejemplo, tres de los semifinalistas durante el Mundial de fútbol de 1998 en
Francia (Brasil, Francia y Holanda) practicaron esta forma de marcaje, mientras
que durante la Eurocopa de 1996 lo hicieron algo más de la mitad de los equipos.
El punto fuerte de la acción de marcaje en zona es que la colocación de la defensa
representa un bloque compacto a través de la interacción de la cobertura realizada
en cada una de las zonas. Para cubrir con eficacia una superficie es importante
que las zonas asignadas a los jugadores se solapen entre sí tanto en línea horizon-
tal como perpendicular. En la figura 46, las flechas de movimiento ilustran cómo to-
do el equipo negro se mueve hacia el balón y cómo continúa la relación entre las
cadenas y los jugadores en línea horizontal y perpendicular.
La acción de marcaje en zona requiere una organización disciplinada así como un
buen entendimiento entre los jugadores. Estos dos principios son necesarios para
poder conseguir un trabajo homogéneo en defensa.
90
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Acción de marcaje en zona con marcaje en zona

Principio
Los jugadores de un equipo se encuentran durante el juego de defensa en determi-
nadas zonas sobre el terreno de juego y se mueven siempre en relación a sus com-
pañeros de juego más próximos.

Aplicación
Originariamente fueron los equipos británicos, en especial el FC Liverpool, los que
consiguieron, por primera vez, establecer en los años 80 un juego de defensa efec-
tivo basado en la acción de cubrir en zona con marcaje en zona. Hoy en día otros
equipos europeos, como la Juventus de Turin, han desarrollado una buena y orga-
nizada acción de cubrir en zona. El mejor ejemplo de cobertura en zona con mar-
caje en zona es aún la selección nacional noruega, con su entrenador Egil Olsen.
Durante el trabajo en defensa de este equipo, uno casi cree ver una cinta elástica
que une a los jugadores con el centro del juego. Los modelos de trabajo sincroniza-
dos funcionan gracias a la comunicación entre los jugadores.
La organización de la defensa constituye un buen punto de partida para diseñar el
ataque tras conquistar el balón, ya que casi siempre se tiene la posibilidad de pa-
sarlo desde la zona donde éste fue recuperado hasta un compañero bien posicio-
nado.

Objetivo
1. No dejar ninguna zona libre al contrario.
2. El equipo puede realizar un ataque rápido cuando se recupera el balón.
3. “El terreno de juego se hace pequeño”, lo que dificulta que el contrario conser-
ve el balón.

Descripción general y consejos de aplicación

Un jugador es responsable de su propia zona en el momento en que ha de orien-


tarse según el balón y los jugadores más próximos. Si el jugador que conduce el
balón se encuentra en su área, ha de adelantarse según los principios del trabajo
individual en defensa (véase página 7). Si se realiza una acción de cubrir en zona
con marcaje en zona, no ha de existir ningún espacio libre junto al balón que pue-
da ser aprovechado por el equipo contrario.
91
EL JUEGO EN DEFENSA

Al mismo tiempo que se presiona al jugador contrario que conduce el balón, el res-
to de jugadores ha de trasladarse rápidamente hacia el lugar donde se encuentra
la pelota e intentar mantener una distancia de separación constante en relación al
jugador más próximo tanto por los lados como por delante. De esta manera, el
equipo conserva el equilibrio en la organización de la defensa.
Si el equipo contrario cambia de zona, cambiarán asimismo el sitio los jugadores
en defensa de manera correspondiente. En la figura 46 se representa cómo el equi-
po blanco mantiene la organización durante el cambio de orientación del juego,
hasta ocupar la nueva zona en la que se encuentra el balón.
La acción de marcar en zona con marcaje zonal requiere visión de juego por parte
de cada jugador. Éste ha de saber lo que sucede alrededor de él y del jugador que
conduce el balón. Tiene que moverse todo el tiempo en relación al jugador de su
equipo más próximo, tal y como se deduce de la figura 46. Los jugadores deben
comunicarse entre sí a través de cortas señales indicando hacia dónde se dirigen,
por ejemplo: “voy a la izquierda”, “acércarte más”, “me dejo caer” y “hombre de-
trás”. La comunicación es importante para que la cadena pueda cambiarse con ra-
pidez.

Fig. 46
92
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Acción de marcar en zona con marcaje al hombre


Principio
Durante el trabajo en defensa, cada jugador se hace responsable de una zona de-
terminada y, en ella, marca a un contrario hasta conducirlo hacia uno de sus com-
pañeros o hasta haber recuperado el balón.

Aplicación
La defensa en zona con marcaje al hombre se aplica con más frecuencia que la ac-
ción de defensa en zona con marcaje en zona. Son, sobre todo, los equipos britá-
nicos los que emplean este tipo de organización defensiva, que otorga a cada de-
fensa la responsabilidad de marcar dentro de su propia zona. Existen muchos
ejemplos que muestran cómo un jugador puede llegar a ser un especialista en mar-
car un determinado espacio del terreno de juego. El danés Jan Geintze y el jugador
arsenal Tony Adams han demostrado a menudo sus aptitudes a la hora de mante-
ner una posición siempre correcta, de tal manera que consituyen un eslabón muy
importante en la defensa en cadena, al mismo tiempo que están en disposición de
arrebatarle el balón al contrario.

Objetivo
1. Cubrir estrechamente a los jugadores contrarios que se encuentran cerca del
balón, en el tercio trasero del terreno de juego.
2. Que no haya ningún contrario libre en la área propia de defensa.
3. Que el equipo esté en condiciones de contraatacar en caso de recuperar el ba-
lón.

Descripción general y consejos de aplicación


Un jugador se hace responsable de su propia zona en cuanto que tiene que marcar
al contrario que se encuentra en ella. El marcaje al hombre se desarrolla según los
principios de trabajo individual en defensa (véase página 7). El jugador ha de cal-
cular cómo situarse dentro de su zona en relación al contrario, al centro de juego y
a los compañeros que se encuentran cerca de él. Además, ha de tener visión de
juego, de la posición de sus compañeros, y ser capaz de dirigir al contrario al que
está cubriendo hacia la posición más conveniente para los propios intereses; por
ejemplo, cuando un jugador contrario corre detrás de él. Para poder conseguir es-
ta visión de juego, ha de mantener un estado de alerta mediante el cual debe ser
capaz de identificar al contrario así como seguir el desarrollo del juego y saber lo
que sucede en su zona de responsabilidad.
93
EL JUEGO EN DEFENSA

El jugador alemán Matthias Sammer se acerca rápidamente hacia su contrario,


que avanza en su zona, y lo sigue hasta que otro jugador lo sustituye en su acción
de cobertura.

En el caso de defensa en zona con marcaje al hombre es decisivo que el cambio de


marcaje al jugador se realice de forma coordinada. Es por ello que en el último
apartado se aborda este tipo de defensa.

Ejercicios
Los ejercicios descritos pueden ser aplicados independientemente de si se quiere
entrenar la defensa en zona con marcaje en zona o con marcaje al hombre. El en-
trenador únicamente ha de dar prioridad a la variante que vaya a trabajar en ca-
da momento.
94
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 1 (Figura 47)


Terreno de juego: 1/2 terreno de juego con dos zonas (1-2) y cuatro peque-
ñas porterías que son colocadas de forma paralela a la lí-
nea de centro entre ambas zonas.
Jugadores: 10 - 5:5.
Organización: El equipo negro juega desde la línea de meta hacia las
porterías (zona 1), mientras que el equipo blanco lo hace
desde la línea de centro hacia las porterías (zona 2).
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: El equipo negro puede marcar tantos sólo desde la zona
1, mientras que el equipo blanco sólo puede conseguir
anotar desde la zona 2. Si el equipo blanco recupera el
balón o marca un gol, se jugará en la zona 2. Asimismo,
se jugará en la zona 1 si el equipo negro recupera el ba-
lón en la zona 2. El primer pase una vez conquistado el
balón es libre, lo que significa que el jugador al que se
pasa el balón puede recibirlo con toda tranquilidad.
Goles: Se contarán como tantos los que atraviesen las porterías
pequeñas.
Variantes: a) El equipo que marca un tanto conserva el balón.
b) Se añade otro jugador en ambos equipos.
Consejos de aplicación: El ejercicio entrena, en primer lugar, el movimiento en lí-
nea horizontal de una cadena en defensa (desplazamien-
to lateral). Los jugadores en defensa han de minimizar los
espacios existentes hasta el balón.
Con la variante a) el equipo defensor debe aprender a
volver a organizar de forma rápida su defensa en zona.
Por este motivo es necesario que los jugadores se comuni-
quen entre ellos y que organicen su posición de forma
conjunta.
A través de la variante b) la defensa en línea correspon-
diente puede influir con más facilidad en la dirección del
juego del contrario, lo que aumenta el número de jugado-
res del propio equipo que están cerca del balón.
95
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 47

Puntos clave para marcar en zona:

Cambio de situación del juego – Visión de juego - Comunicación

Puntos clave durante la acción de marcar:

Ocasión – Dirección – Visión de juego – Visión de alerta


96
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 2 (Figura 48)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/3 del terreno de juego con cinco
porterías pequeñas que se encuentran a diez metros de la
línea de centro, y dos porterías grandes situadas sobre la
línea de fondo.
Jugadores: 11- 6:5. El equipo blanco está formado por cinco jugado-
res y el negro por seis, de los cuales dos se encuentran en
sendas porterías.
Organización: El equipo blanco defiende las dos porterías pequeñas.
Descripción del juego: Juego normal. Los dos porteros pueden ser incluidos en el
juego por el equipo negro como jugadores libres.
Condiciones del juego: El equipo blanco tocará el balón tres veces como máximo.
Goles: El equipo negro ha de marcar tantos en las porterías pe-
queñas, mientras que el blanco lo hará en las dos porterí-
as grandes.
Desarrollo: a) Un tanto contará doble para el equipo negro si un ju-
gador regatea el balón a través de una de las porterías
pequeñas.
b) Se añade otro jugador en el equipo negro.
Consejos de aplicación: El equipo blanco cuenta en superioridad numérica, de
modo que puede practicar una defensa compacta en zo-
na y presionar a tiempo al jugador del equipo contrario
que conduce el balón. Con este ejercicio se trata de mos-
trar cómo el equipo puede adelantarse al unísono en la
dirección del balón. Si el portero lleva el balón a juego,
surgen situaciones en las que le puede resultar problemá-
tico al equipo blanco volver a organizarse con la suficien-
te rapidez. Es por ello que los jugadores del equipo blan-
co han de intentar retardar la organización del juego del
equipo negro hasta que haya vuelto a organizar su defen-
sa. La variante a) alenta al equipo negro a desafiar a los
jugadores en defensa del equipo blanco, de manera que
éste debe recurrir al apoyo mutuo y considerar un even-
tual cambio en la orientación del juego.
Con la variante b) se le pone aún más difícil al equipo
blanco volver a organizar su defensa con la suficiente ra-
pidez.
97
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 48

Puntos clave para marcar en zona:

Cambio de situación del juego – Equilibrio – Visión de juego – Comunicación

Puntos clave durante la acción de marcar:

Ocasión – Dirección – Visión de juego – Visión de alerta


98
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 3 (Figura 49)


Terreno de juego: 1/2 terreno de juego compuesto por dos zonas (1-2) con
porterías pequeñas (4 m de ancho), que se colocan para-
lelas a la línea de centro entre las zonas 1 y 2.
Jugadores: 10 - 4:5 y un portero.
Organización: El equipo blanco está formado por cuatro jugadores, y el
negro por cinco.
Descripción del juego: Juego normal. El equipo blanco defiende la portería gran-
de. El equipo negro comienza con el balón en la zona 1.
Condiciones del juego: El equipo negro puede alcanzar la zona 2 sólo si lo hace
a través de una de las porterías pequeñas. Si un jugador
blanco obtiene la posesión del balón, el equipo debe in-
tentar conservarlo.
Goles: El equipo negro lanza hacia la portería grande, mientras
que el blanco (incluido el portero) obtiene un punto si con-
serva el balón al menos durante seis pases.
Desarrollo: a) En lugar de cuatro porterías, se colocan dos más an-
chas (20 metros) en las esquinas.
b) Se añade un jugador en ambos equipos.
Consejos de aplicación: Con este ejercicio se entrena en primer lugar el movimien-
to en horizontal de una defensa en línea (desplazamiento
lateral). Los jugadores en defensa han de minimizar los
espacios hasta el balón.
Con la variante a), el equipo defensor ha de aprender a
organizar rápidamente su defensa en zona. Por ello, es
necesaria la comunicación entre los jugadores así como la
realización coordinada de dicha organización. Al mismo
tiempo, el jugador que conduce el balón tiene que ser cu-
bierto lo más rápidamente posible.
A través de la variante b), la defensa en línea correspon-
diente puede influir más fácilmente en la dirección del jue-
go del contrario y así hacer aumentar el número de juga-
dores del propio equipo cerca del balón.
99
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 49

Puntos clave para marcar en zona:

Cambio de situación del juego – Equilibrio – Visión de juego - Comunicación

Puntos clave durante la acción de marcar:

Ocasión – Dirección - Visión de juego - Visión de alerta


100
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (Figura 50)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/3 del terreno de juego dividido en
tres zonas (1-3) con dos porterías grandes.
Jugadores: 10 - 5:5, de los cuales dos se sitúan en la portería.
Organización: Los jugadores 2 y 3 blanco y 4 y 5 negro comienzan en la
zona 1, mientras que 6 y 7 blanco y 8 y 9 negro se en-
cuentran en la zona 3.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: Los jugadores 2, 3, 4 y 5 pueden permanecer en las zo-
nas 1 y 2. El equipo que se encuentra en posesión del ba-
lón no puede lanzar el balón hacia delante a las zonas 2
y 3. Los jugadores 6, 7, 8 y 9 pueden estar en las zonas 2
y 3.
Goles: Cuentan los goles normales a puerta.
Variantes: a) El equipo que se encuentra en posesión del balón pue-
de lanzar el balón también hacia delante, a la zona 2.
b) En ambos equipos se añade otro jugador.
Consejos de aplicación: Con este ejercicio se entrena, en primer lugar, el movi-
miento en línea horizontal y perpendicular del equipo que
realiza la acción de defender. Los espacios que se solapan
en línea horizontal se definen a través de la zona 2, de
modo que los jugadores en defensa pueden orientarse a
la hora de saber hasta qué distancia pueden extender su
juego. Al mismo tiempo, pueden aprender las posibilida-
des de ataque que se les presentan durante el juego posi-
cional.
Con la variante a) crecen para el equipo que defiende las
exigencias de coordinación en sus movimientos de defensa.
Con la variante b) se deben incluir más jugadores en la si-
tuación de defensa, circunstancia que exige una mayor
comunicación entre los jugadores y una gran visión de
juego.
101
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 50

Puntos clave para marcar en zona:

Cambio de situación del juego – Visión de juego – Comunicación

Puntos clave durante la acción de marcar:

Ocasión – Dirección – Visión de juego – Visión de alerta


102
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 2 (Figura 51)


Terreno de juego: 1/2 terreno de juego con tres zonas (1-3).
Jugadores: 18 - 9:9. Hay un portero en cada equipo. Dos jugadores
de cada equipo corren al encuentro mutuo (10 y 11).
Descripción del juego: Juego normal con fuera de juego. Sólo se puede jugar en
la zona de ataque si los jugadores 10 u 11 han tocado el
balón en la zona central (2).
Condiciones del juego: Los jugadores 10 y 11 han de encontrarse en la zona de
ataque si el contrario está en posesión del balón. Sólo los
jugadores 10 y 11 pueden tocar el balón en la zona cen-
tral; se les permite hacerlo tres veces como máximo.
Goles: Cuentan los goles normales mediante tiros a puerta.
Variantes: Los jugadores 10 y 11 no pueden tocar el balón antes de
que se juegue en la zona de ataque.
Consejos de aplicación: Dado que los jugadores 10 y 11 corren al encuentro de
sus respectivos contrarios, se generan continuos cambios
de posición en los atacantes del adversario, de manera
que la defensa en zona del equipo defensor está marcada
por sucesivas modificaciones. Si el equipo marca en zona
con marcaje al hombre, los defensas que se encuentran
en la cadena más retrasada tienen que calcular a qué dis-
tancia deben seguir a los jugadores 10 y 11. El resto de
jugadores ha de decidir quién va a continuar marcando a
los jugadores 10 y 11 en el caso de que éstos avancen en
su dirección. Las cadenas de jugadores tienen que estar
bien comunicadas en el caso de que los atacantes tomen
nuevas posiciones. Este ejercicio exige una buena coordi-
nación entre las posiciones de los dos jugadores que se
encuentran sobre una línea, uno delante o detrás del otro
en cuanto a su colocación.
Con la variante propuesta, el equipo atacante consigue
una mayor libertad de movimiento. Al mismo tiempo, au-
menta las necesidades de visión de juego y de comunica-
ción por parte de los defensas.
103
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 51

Puntos clave para marcar en zona:

Cambio de situación del juego – Visión de juego – Comunicación

Puntos clave durante la acción de marcar:

Ocasión – Dirección – Visión de juego – Visión de alerta


104
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 3 (Figura 52)


Terreno de juego: 1/2 terreno de juego con diez conos colocados sobre la
línea de fondo y la línea de centro.
Jugadores: 14 - 7:7.
Organización: Ambos equipos se organizan en dos líneas (organización
4-3).
Descripción del juego: Juego normal con fuera de juego. Cada equipo comienza
a jugar y defiende diez conos.
Condiciones del juego: Mientras dura la posesión del balón, los jugadores pue-
den tocarlo como máximo dos veces.
Goles: Un equipo obtiene un punto si lanza contra un cono del
equipo contrario.
Variantes: a) Los equipos tienen que llevar el balón entre dos conos
contrarios.
b) No existe límite en cuanto al número de veces que pue-
de tocarse el balón.
Consejos de aplicación: El terreno de juego es muy ancho, por lo que los defen-
sas tienen que marcar espacios grandes. Esto requiere
una gran concentración, así como un buen rendimiento
físico para formar una unidad sólida durante la acción
de marcar.
Con la variante a) se ha de marcar de forma más estrecha
al jugador que conduce el balón.
Al mismo tiempo, con la variante b) aumentan las exigen-
cias en cuanto a marcar y apoyar dado que los atacantes
tienen espacios libres y pueden, entre otras cosas, aprove-
char el regate.
105
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 52

Puntos clave para marcar en zona:

Cambio de situación del juego – Visión de juego – Comunicación

Puntos clave durante la acción de marcar:

Ocasión – Dirección – Visión de juego – Visión de alerta


106
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 4 (Figura 53)


Terreno de juego: Aproximadamente 2/3 del terreno de juego con dos por-
terías grandes.
Jugadores: 18 - 9:9, con un portero en cada equipo.
Organización: Ambos equipos organizan dos líneas de cuatro hombres.
Las dos mitades del terreno de juego están separadas por
la línea de centro normal del campo de manera que tie-
nen una dimensión diferente. Se juega a medio tiempo (2
x 15 min.).
Descripción del juego: Juego normal con fuera de juego (independientemente de
la línea de centro).
Condiciones del juego: Los jugadores pueden tocar el balón como máximo dos
veces en la mitad propia del terreno de juego, antes de
que se tenga que lanzar el balón al otro lado de la línea
de centro. No se puede volver a lanzar el balón a la pro-
pia mitad del campo.
Goles: Son válidos los goles normales a la portería contraria.
Variantes: a) Dos jugadores de cada equipo tienen que permanecer
siempre en la mitad contraria.
b) El equipo que defiende la mitad mayor del terreno de
juego tiene que pasar el balón al otro lado de la línea de
centro después de hacer como máximo dos pases. El por-
tero puede también lanzar el balón directamente hacia la
mitad contraria.
Consejos de aplicación: Este juego requiere la capacidad de volver a organizar
con rapidez la defensa en línea. Como el equipo contrario
tiene que lanzar el balón rápidamente a la mitad del equi-
po defensor, es importante para la cadena de defensa
posterior que la cadena anterior intente dirigir la organi-
zación del juego del contrario de tal manera que se en-
cuentren muchos jugadores en el área principal de la mi-
tad del terreno de juego del contrario. El equipo que
defiende la mitad menor del terreno de juego conseguirá
formar enseguida una unidad sólida, mientras que esto es
claramente mucho más difícil para el equipo situado en la
mitad mayor del terreno de juego.
Con la variante a), los jugadores en defensa posteriores
deben prestar atención a la posición de los dos contrarios,
así como considerar esta situación durante su juego de
ataque.
107
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 53

Es importante que uno de los defensas que está inclinado hacia atrás dirija a sus
compañeros, lo que funciona tanto si los jugadores de la cadena de defensa avan-
zan hacia delante como también si se encuentran en un movimiento de retroceso.
Con esto, el equipo defensor aprende también el cambio de posición en el juego de
ataque. Con la variante b) el equipo defensor debe practicar el juego del balón lar-
go. Los jugadores en la cadena anterior se tienen que colocar de tal forma que fuer-
cen un pase a uno de los lados. Los jugadores de la cadena posterior se han de
orientar hacia la dirección del pase, siempre comunicándose entre ellos, al mismo
tiempo que han de valorar si quieren impedir el pase o esperar de momento.

Puntos clave para marcar en zona:

Cambio de situación del juego – Visión de juego – Comunicación

Puntos clave durante la acción de marcar:

Ocasión – Dirección – Visión de juego – Visión de alerta


108
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicios especiales de calentamiento


en la práctica del marcaje en zona

Ejercicio 1 (Figura 54)


Terreno de juego: Un círculo central ampliado.
Jugadores: 10 jugadores, de los que 6 son atacantes (blancos) y 4
son defensas (negros).
Descripción del juego: Los seis atacantes se reparten a ambos lados de la línea de
centro, situándose un jugador dentro del círculo y los otros
dos fuera de él. Los cuatro defensas se sitúan a su vez de
dos en dos en cada mitad del terreno de juego. Éstos no
pueden luchar por el balón. El equipo atacante tiene que
tocar el balón dos veces. Si éste es lanzado al otro lado de
la línea de centro y fuera del círculo, los dos defensas que
se encontraban en el campo desde el que se lanzó el ba-
lón han de moverse en su propio medio círculo, mientras
que los otros defensas saldrán fuera del círculo. Si el balón
se lanza al círculo central, los dos defensas que se encuen-
tran más alejados del balón tienen que avanzar hacia el
círculo. Esto significa que si el balón se encuentra en la mi-
tad propia del terreno de juego, los dos defensas que per-
tenecen a dicha mitad tendrán que estar fuera del círculo,
mientras que los dos jugadores en defensa que se encuen-
tran más alejados tendrán que avanzar, bien hacia su mi-
tad del círculo central, bien hacia la otra mitad del círculo
si el balón es lanzado hacia allí.
Los atacantes y los defensas rotan cada tres minutos.
Fig. 54
109
EL JUEGO EN DEFENSA

Ejercicio 2 (Figura 55)


Terreno de juego: Un campo dividido en cuatro cuadrados situado junto a la
línea de banda (aproximadamente 16 x 16 m).
Jugadores: 9 jugadores, de los que 4 son atacantes (blancos) y 4 son
defensas (negros). Un jugador hace de punto de saque.
Descripción del juego: Los atacantes se encuentran fuera de los cuadrados y tie-
nen que tocar el balón dos veces. El jugador que hace de
punto de saque se encuentra dentro del campo y ha de
lanzar el balón siempre a otro cuadrado. Los 4 defensas
tienen su punto de salida en su correspondiente cuadra-
do. Si el balón se encuentra en la zona A, los defensas
que están más cerca del balón tienen que salir de su zona,
mientras que los otros dos se dirigen hacia los campos
que acaban de ser abandonados. Si el balón se juega en
la zona B, los dos defensas que se encuentran más cerca
de este campo tienen que correr desde sus cuadrados,
mientras que los otros dos se dirigen a los terrenos adya-
centes, etc. Los atacantes pueden variar mejor el cambio
de la zona lanzando el balón al campo.
Cada tres minutos se cambian posiciones.

Fig. 55
110
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Permuta de jugadores durante la defensa


en zona con marcaje al hombre

Un defensa reemplaza a un compañero en su labor de


marcar a un contrario cuando éste avanza hacia la zo-
na del defensa y está más alejado del campo del com-
pañero que el jugador que es cubierto por el defensa; es
decir, dos defensas (blancos) intercambian sus tareas de
marcar cuando los contrarios (negros) cambian de zona
constantemente (Figura 56).

Fig. 56
Aplicación
Este principio es aplicado en equipos que practican la defensa en zona con marca-
je al hombre de forma total o parcial (véase pág. 92).

Objetivo
Este principio es una condición necesaria para poder transformar la idea de defen-
sa en zona con marcaje al hombre. Los objetivos concretos son los siguientes:
• Evitar que haya un jugador sin marcar.
• Llevar al mínimo la acción de correr de cada defensa.

Descripción general y consejos de aplicación

Velocidad
A la hora de reemplazar a un compañero, el defensa ha de apresurarse hacia el
nuevo contrario que va a marcar, así como adoptar con velocidad la nueva posi-
ción defensiva.
111
EL JUEGO EN DEFENSA

Valoración
Los dos jugadores en defensa que marcan a ambos atacantes que cambian la zona
han de considerar la posibilidad de que sea demasiado peligroso interrumpir la
acción de marcar. Si los dos atacantes están muy alejados entre sí, puede ser con-
veniente suspender el cambio hasta que se haya calmado un poco la situación del
juego. La figura 57 muestra con un ejemplo cuándo puede convertirse una permu-
ta en un problema. Si los jugadores 2 y 4 deciden intercambiarse en sus tareas res-
pectivas de marcar a los contrarios, hay un período de tiempo en el que los juga-
dores 10 y 11 están sin marcar. Esto conlleva un cierto riesgo, sobre todo porque el
jugador 10 se encontraría libre y no habría ningún defensa entre él y la portería. El
jugador 2 podría poner remedio a esta situación liberándose del jugador 11 y re-
trocediendo si ve que éste puede avanzar hacia el interior del campo, pero de esta
manera 11 está libre si el jugador 10 no corre hacia la banda. En los casos en los
que sea imposible el intercambio del contrario en cuestión, los jugadores en defen-
sa deben seguir a su contrario incluso fuera de su propia zona, hasta que se aclare
la situación o hasta que otro jugador pueda hacerse cargo del mismo. El inconve-
niente es que los defensas (en este caso 2 y 4) abandonan sus zonas.
Durante el entrenamiento es importante que los jugadores tengan claro cuándo
han de asumir la defensa de su contrario y en qué casos tienen que seguir al ata-
cante saliendo de su zona.

Fig. 57
112
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Comunicación
Comunicación es un concepto clave si ha de funcionar la acción de asumir la de-
fensa de los contrarios. Los jugadores tienen que acostumbrarse a estar continua-
mente informados sobre su propia posición y la del contrario. En una fase en la que
los contrarios cambian de zona, es importante que los jugadores en defensa que
forma parte de esa acción se intercambien pequeñas informaciones, tales como
“voy contigo” o “ahí viene uno”.

Ejercicios
Más abajo se indican algunos ejercicios para la práctica de la permuta con juga-
dores que practican la defensa en zona.

Ilustración del ejercicio de juego 1 (Figura 58)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/4 del terreno de juego está formado
por dos zonas (1 y 2) y una portería grande.
Jugadores: 8: dos como jugadores centrocampistas (6 y 8) y dos ata-
cantes (10 y 11) juegan contra un jugador centrocampista
(7), dos defensas (3 y 5) y un portero (1).
Organización: Los jugadores centrocampistas (6, 7 y 8) se encuentran en
la zona 2, mientras que el resto de los jugadores perma-
necen en la zona 1. El jugador 6 empieza con el balón.
Descripción del juego: El jugador 6 ó el 8 tienen que pasar el balón a los jugado-
res 10 u 11 en el momento adecuado.
Condiciones del juego: Los jugadores no pueden abandonar sus zonas. Se juega
con “un metro de fuera de juego”, es decir, que los ata-
cantes han de permanecer a más de un metro en situación
de fuera de juego antes de que se pite. Los jugadores 6 y
8 no pueden marcar tantos.
Goles: El equipo que ataca lanza a la portería grande, mientras
que el equipo que defiende consigue un punto si el balón
es pasado por los jugadores 3 ó 5 al jugador 7.
Desarrollo: a) Se amplía la zona 1.
b) Los jugadores de la zona 1 pueden permanecer tam-
bién en la zona 2.
c) En ambos equipos se añade otro jugador centrocampis-
ta y los jugadores de la zona 2 pueden estar en la zona 1
(excepto uno del equipo atacante).
Consejos de aplicación: Con este ejercicio se trata en primer lugar el trabajo en
defensa coordinado entre los jugadores 3 y 5, los cuales
deben marcar de forma estrecha a los jugadores 10 y 11.
113
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 58

Consejos de aplicación: Si 10 y 11 cambian de posición (y deben ser exhortados


a ello), 3 y 5 tienen que intercambiar su contrario. Si el jugador 10 o el 11 se aden-
tra hacia una posición de fuera de juego, el defensa debe dejarlo correr. El juego
debe mostrar la manera tan veloz en la que se puede realizar un cambio, así como
la importancia que tiene el hecho de que los jugadores 3 y 5 se comuniquen entre
ellos.
Las modalidades de desarrollos a) y b) hacen aumentar la necesidad de comunica-
ción mutua entre los jugadores, ya que la distancia de separación entre 10 y 11
durante un cambio es mayor.
En el tipo de desarrollo c) el punto fuerte no se refiere solamente a la colaboración
entre los jugadores 3 y 5, sino a la que existe entre los dos jugadores centrocam-
pistas. Si uno de los centrocampistas contrarios avanza y un atacante retrocede, los
jugadores en defensa tienen que cubrir al jugador centrocampista en cuestión.

Conceptos clave:

Velocidad – Valoración – Comunicación


114
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 2 (Figura 59)


Terreno de juego: 1/2 terreno de juego compuesto por dos zonas (1-2) y
una portería grande.
Jugadores: 16 – 8:8, el equipo defensor tiene tres jugadores que mar-
can (2, 3 y 5), un defensa libre (4) y un portero (1).
Organización: El equipo que ataca (blanco) tiene 4 jugadores y el equipo
defensor (negro) tiene tres jugadores en la zona 2. El resto
de jugadores se encuentran en la zona 1.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: Los jugadores no pueden abandonar sus zonas respecti-
vas. Se juega al fuera de juego.
Goles: El equipo que ataca lanza a la portería grande, mientras
que el equipo que defiende consigue un punto si regatea
el balón al otro lado de la línea de centro.
Desarrollo: a) Los jugadores de la zona 1 pueden estar también en la
zona 2.
b) Todos los jugadores se pueden mover libremente a lo
largo de todo el terreno de juego.
Consejos de aplicación: El juego pone de manifiesto la colaboración entre los ju-
gadores 2, 3 y 5 entre sí y juntamente con el defensa libre
(4) a la hora de defender. Los atacantes deben ser incita-
dos a cambiar sus posiciones para que los jugadores en
defensa puedan a su vez cambiar a menudo la defensa.
Con la variante a) se dificulta la labor de marcar para los
jugadores que realizan esta tarea. Además, se les exige
en gran manera calcular cuándo debe realizarse un cam-
bio en la acción de cubrir. El juego ha de ser interrumpido
si los jugadores no cambian la cobertura o si esto se hace
en el momento falso.
La variante b) se acerca mucho a una verdadera situación
de juego y manifiesta la colaboración entre los jugadores
en defensa y los jugadores centrocampistas. Si, por ejem-
plo, uno de los jugadores que cubren en el exterior avan-
za hacia el interior, el jugador centrocampista debe retro-
ceder hacia este lado para cubrir el espacio que se ha
quedado libre.
115
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig 59

Conceptos clave:

Velocidad – Valoración – Comunicación


116
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (Figura 60)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/4 del terreno de juego con tres zo-
nas (1-3) y seis conos que son colocados sobre la línea de
fondo de ambos equipos.
Jugadores: 12 – 6:6.
Organización: En cada zona se encuentran respectivamente dos jugado-
res de ambos equipos.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: Los jugadores del equipo defensor no pueden cambiar de
zona mientras que los jugadores del equipo que está en
posesión del balón pueden cambiar la zona con un com-
pañero de juego (está permitido que los jugadores que
cambian la zona avancen en la misma zona dos metros).
Goles: Un equipo consigue un tanto si alcanza un cono del equi-
po contrario.
Variantes: a) Se juega con “1 hombre” y “un metro de fuera de jue-
go”.
b) En cada zona tiene que permanecer al menos un juga-
dor de cada equipo.
Consejos de aplicación: Tiene que estar claro que los jugadores deben jugar en las
zonas según el principio de la acción de marcar en zona
con marcaje al hombre. En este juego, los jugadores en
defensa son “obligados” a hacerse cargo de un contrario,
de manera que se acostumbran a prestar atención a sus
contrarios en la/s zona/s limítrofe/s. Los jugadores en
defensa deben tener una idea de la dificultad que tiene el
hacerse cargo de un contrario que se encuentra alejado
del jugador en defensa en cuestión.
En combinación con la variación a), en la que el equipo
defensor se desplazará más hacia delante, los jugadores
en defensa se darán cuenta de que es ventajoso que los
jugadores del equipo no se encuentren muy cerca los unos
de los otros cuando deben marcar a un contrario.
Con la variante b) los defensas deben tener su punto de
salida en su zona originaria. Ante un cambio de zona de
los contrarios, los jugadores han de juzgar si cambian de
contrario o si deben seguir marcando al mismo contrario.
117
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 60

Conceptos clave:

Velocidad – Valoración – Comunicación


118
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 2 (Figura 61)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/4 del terreno de juego con tres zo-
nas (1-3), siendo a su vez las zonas 1 y 3 subdivididas en
dos zonas. Dos porterías grandes.
Jugadores: 14 – 6:6 y un portero en cada equipo.
Organización: Cada equipo tiene tres jugadores en las zonas 1 y 3 (así
como un portero en la zona 1 ó 3)
Organización del juego:Juego normal.
Condiciones del juego: Los jugadores no pueden abandonar su zona. El equipo
defensor ha de tener a un jugador fijo en cada una de las
zonas pequeñas, es decir, que sólo un jugador en defensa
puede moverse libremente dentro de la zona. El equipo
que se encuentra en posesión del balón ha de tener a su
vez a un jugador en cada una de las zonas pequeñas.
Goles: Cuentan los goles normales a las porterías grandes.
Variantes: a) Sin jugador fijo que tenga que permanecer en las zo-
nas pequeñas. Sin embargo, tiene que haber un jugador
de cada equipo en cada zona.
b) El equipo que se encuentra en posesión del balón no ha
de tener un jugador en cada una de las zonas pequeñas.
c) Después de marcar un gol se cambia la dirección de
ataque, es decir, que los defensas pasan a ser atacantes y
viceversa.
Consejos de aplicación: El punto fuerte del juego reside en la colaboración entre el
defensa que no está ligado a ninguna zona y los otros dos
que sí lo están. Si se encuentran dos atacantes en una de
las zonas pequeñas, el defensa que está ligado a su zona
ha de estar en todo momento al tanto de la posición de sus
compañeros y contrarios. Ha de juzgar cuándo es más
conveniente intercambiar el marcaje con los compañeros.
Los jugadores deben, preferentemente, cubrir al contrario
que esté situado más próximo en la frontera exterior de la
zona.
La variante a) da una mayor libertad a los defensas aun-
que exige en gran manera colaboración y no menos co-
municación entre cada uno de los jugadores. Es recomen-
dable introducir la variante a) una vez que los jugadores
ya se han acostumbrado al juego. Con la variante b), el
equipo defensor llega a veces a una situación en la que
puede haber inferioridad numérica en las zonas peque-
ñas. Esto deja de manifiesto cómo se ha de marcar cuan-
do no hay más jugadores para marcar.
119
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 61

La variante c) puede ser aplicada para manifestar la transformación de ataque a


defensa. Puede además ser aplicada como alternativa para que no tengan que ac-
tuar como defensas siempre los mismos jugadores.

Conceptos clave:

Velocidad – Valoración – Comunicación


120
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicios especiales de calentamiento en la práctica de


“cambio de jugadores durante la defensa en zona con
marcaje al hombre”

Ejercicio 1 (Figura 62)


Jugadores: 6.
Descripción: El jugador 1 conduce hacia el jugador 2, que avanza ha-
cia él. Aproximadamente hacia la mitad del trayecto, 2
toma el balón y sigue corriendo. El jugador 3 avanza jun-
to al jugador 1 (marcado) y el jugador 4 marca a 2 hasta
que se produce el cambio del balón entre 1 y 2, con lo
cual el jugador 3 sigue a 2 y el jugador 4 a 1. El jugador
5 roba el balón a 2 y conduce hacia el jugador 6 hasta
que éste le quita el balón, con lo que ahora el jugador 3
sigue a 6, y así sucesivamente.

Fig. 62

Ejercicio 2 (Figura 63)


Terreno de juego: Un cuadro de aproximadamente 16,5 x 20 metros es divi-
dido en cuatro zonas (1-4) con dos conos colocados en
las dos zonas respectivas de cada equipo.
Jugadores: 8 - 4:4.
Condiciones: Ambos equipos tienen a un jugador en cada zona y de-
fienden 4 conos. Sólo el equipo que se encuentra en pose-
sión del balón puede cambiar de zona (se acepta una in-
tersección de un metro).
Descripción: Juego normal. Se consigue un tanto al alcanzar un cono
del equipo contrario.
121
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 63

Ejercicio 3 (Figura 64)


Terreno de juego: Un área de penalti ampliada y dividida en tres zonas (1-
3). A su vez, la zona 2 es subdividida en tres zonas pe-
queñas.
Jugadores: 8 - 3:3 y dos jugadores comodín, que juegan siempre co-
mo laterales del equipo que se encuentra en posesión del
balón.
Condiciones: Ambos equipos tienen a un jugador en las tres zonas pe-
queñas. Sólo el equipo que está en posesión del balón
puede cambiar de zona (se acepta una intersección de un
metro). Los jugadores comodín han de permanecer en las
zonas 1 y 3. Pueden tocar el balón dos veces como máxi-
mo. En las zonas 1 y 3 no puede descansar el balón.
Variantes: El equipo defensor puede también cambiar de zona.
Descripción: Los jugadores comodín han de lanzar el balón de nuevo
al equipo que lo lanzó. Se obtiene un punto si un jugador
ha conseguido tocar el balón en cada una de las tres zo-
nas pequeñas y si ambos jugadores comodín lo han toca-
do sin que el equipo haya tenido que perder el balón, es
decir, si dos jugadores del equipo contrario, uno tras otro,
lo han tocado.

Fig. 64
122
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

3.2 Marcaje al hombre

El principio de marcar al hombre


Durante toda una situación de defensa, un jugador marca a un único jugador del
equipo contrario (véase figura 65).
Existen dos formas de marcar al hombre:
defensa fija al hombre: Cada uno de los jugadores de un equipo marca todo el jue-
go a través de un jugador determinado.
defensa al hombre orientada a la zona: Ante una pérdida del balón, el jugador en
defensa marca al contrario que más cerca se encuentra de él. Este contrario es
marcado hasta que se recupera el balón.

Fig. 65
123
EL JUEGO EN DEFENSA

Aplicación
A lo largo de muchos años el fútbol alemán ha practicado en gran medida el mar-
caje al hombre, obteniendo con ello un gran éxito. Durante los años posteriores, los
equipos alemanes han renunciado cada vez más a esta forma de marcaje, lo que
ha supuesto para los jugadores en defensa una gran libertad a la hora de jugar. En
la Eurocopa de fútbol de 1996 fueron los alemanes los que, con sus jugadores en
defensa, como por ejemplo Sammer y Ziege, a menudo se pusieron en marcha en
el juego de ataque de su equipo.
Una amplia lista de equipos profesionales sigue jugando con marcaje al hombre.
A modo de ejemplo, la selección nacional checa obtuvo un gran éxito en la Euro-
copa de fútbol de 1996 con su con su defensa al hombre orientada a la zona. Pero
también significó esta selección checa la prueba de que la acción de marcar estre-
chamente supone un gran desgaste físico. Muchos de los jugadores checos estaban
totalmente agotados al final de cada partido y eran obligados a dejarse sustituir
por otros jugadores o bien a seguir jugando con la mitad de sus fuerzas.
La forma de marcar puede ser aplicada total o parcialmente por equipos que no se
compenetran bien, ya que ese tipo de defensa es visible para los jugadores. Si se
marca al hombre como punto de partida, puede desarrollarse poco a poco una
forma de marcar más amplia, como por ejemplo si se les deja practicar primera-
mente a los delanteros y después a los jugadores centrocampistas una defensa en
zona (véase también defensa combinada pág. 137).

Objetivo
• Tener una organización de la defensa clara y visible.
• Marcar al contrario de forma estrecha.

Buscar al contrario
Inmediatamente después de una pérdida del balón, los jugadores han de buscar a
su contrario directo. Si un equipo juega un estilo de defensa expectante, entonces
los jugadores han de retroceder y esperar a su contrario directo.
124
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Durante el triunfo de la Eurocopa de fútbol de 1996 y a continuación, la selección


nacional checa practicó una defensa al hombre orientada a la zona, lo que signifi-
caba, entre otras cosas, que el jugador Ebbe Sand era marcado sobre todo por
Kadle, como se muestra en la ilustración, durante un partido amistoso contra los
checos en 1998.
125
EL JUEGO EN DEFENSA

Marcar
El marcaje (en este caso la distancia de separación hasta el contrario directo) sigue
los principios generales del procedimiento de marcarje (véase página 7).

Abandonar el marcaje
Si un jugador es sobrepasado, los compañeros más próximos tienen que abando-
nar su posición de marcadores e intentar marcar al contrario que ahora se encuen-
tra libre. De forma alternativa, el contrario ha de ser cubierto por el defensa libre
(véase más abajo). Si un jugador en defensa abandona el marcaje debería avisar
a sus compañeros para que ocupen sus posiciones desde las cuales tienen la posi-
bilidad de apoyar a su compañero. Si el jugador sobrepasado ocupa de nuevo su
posición, los jugadores volverán a orientarse hacia su contrario directo.

Defensa libre
Si un compañero es sobrepasado en la propia mitad del campo, el defensa libre
puede venir al encuentro del jugador que conduce el balón. El defensa libre tiene
como tarea principal hacer retardar al jugador que lleva el balón en su acción de
avanzar. El resto de los jugadores ha de intentar en este caso no alejarse demasia-
do del contrario directo, especialmente cuando el jugador en posesión del balón
tiene la posibilidad de tirar a portería.

Retroceder
Un jugador sobrepasado debe retroceder al instante y entretanto, de forma even-
tual, hacerse cargo del contrario directo de uno de sus compañeros.

Ejercicios
Los ejercicios que se encuentran más adelante pueden ser de aplicación tanto para
la defensa fija al hombre como para la defensa al hombre orientada a la zona. Du-
rante la realización de los ejercicios, el punto fuerte residirá en la forma de marcar
que ha de ser aplicada. En los consejos de aplicación que hay para cada uno de
los ejercicios se detallan los puntos a los que hay que prestar una mayor atención
según la modalidad de defensa que se haya elegido.
126
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 1 (Figura 66)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/3 del terreno de juego dividido en
dos zonas (1 y 2) y una portería grande.
Jugadores: 6 - 3:3. El equipo negro está compuesto por un portero (1)
y dos jugadores en defensa (3 y 4); el equipo blanco se
compone de dos atacantes (10 y 11) y un jugador centro-
campista (8).
Organización: Al comienzo del ejercicio se encuentran todos los jugado-
res en la zona 1, excepto el jugador 8, que permanece en
la zona 2. Éste comienza con el balón en la zona 2.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: Los jugadores no pueden cambiar a la otra zona. Se jue-
ga con “un metro de fuera de juego” es decir, que los ata-
cantes tienen que situarse a más de un metro del fuera de
juego antes de que sea pitado. Si se conquista el balón en
la zona 1, el equipo negro deberá lanzar el balón al juga-
dor 8.
Goles: El equipo blanco lanza a la portería grande. Por cada gol
recibe cinco puntos. El equipo negro obtiene un punto si
consigue el balón, es decir, si dos jugadores negros han
tocado el balón uno tras el otro.
Desarrollo: a) En el equipo defensor se añade un defensa libre (5).
b) Se añade un jugador en defensa (6) que marca al juga-
dor 8. Los jugadores 6 y 8 pueden permanecer en ambas
zonas.
c) Se añade otro jugador en defensa que sólo puede mo-
verse en la zona 2.
d) El jugador 7 puede estar en ambas zonas.
Consejos de aplicación: Este ejercicio aclara los requisitos básicos necesarios en
cuanto a la acción de marcar al hombre. Se puede prestar
especial atención a la distancia de separación de los ju-
gadores 3 y 4 con respecto a su contrario directo. Ade-
más, el defensa libre tiene que estar preparado en caso
de que su compañero sea sobrepasado. Es importante
que los jugadores 3 y 4 no intervengan si el balón es lan-
zado a la zona que cubre un compañero.
127
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 66

La modalidad de desarrollo a) requiere la colaboración en el juego por parte de los


jugadores 3, 4 y 5. Si 3 ó 4 son sobrepasados, entonces el otro jugador ha de va-
lorar si abandona a su contrario directo o si pasa a cubrir al contrario que se en-
cuentra libre.
La modalidad b) limita las posibilidades de saque para el equipo blanco, lo que
permite a los jugadores en defensa concentrarse mejor en la acción de marcar de
forma exacta a su contrario directo.
La modalidad c) hace que aumenten las exigencias para los jugadores en defensa.
Las situaciones son cada vez más complejas y los jugadores se han de orientar to-
do el tiempo con respecto a la posición de su contrario directo y a la del resto de
contrarios.
La modalidad d) hace aumentar de nuevo las exigencias y puede seguir destacan-
do el papel del defensa libre (5).

Conceptos clave:

Elegir un contrario – Marcar – Abandonar el marcaje – Sweeper (defensa libre)


– Retroceder
128
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 2 (Figura 67)


Terreno de juego: 1/2 terreno de juego dividido en dos zonas (1 y 2) y una
portería grande.
Jugadores: 9 - 4:4 y un portero en el equipo negro que defiende la
portería grande.
Organización: Al comienzo del ejercicio se encuentran todos los jugado-
res del equipo negro en la zona 1, así como los del equi-
po blanco en la zona 2. El equipo blanco empieza con el
balón en la zona 2.
Descripción del juego: Juego normal. Ante una interrupción del juego comienzan
todos los jugadores blancos con el balón en la zona 2. Los
jugadores del equipo negro tienen que cubrir a un contra-
rio durante toda la fase de defensa.
Condiciones del juego: Los jugadores negros han de permanecer todo el tiempo
en la zona 1. Si los jugadores blancos invaden una vez la
zona 1, no pueden retroceder a la zona 2 antes de que
los negros hayan recuperado el balón o que los blancos
hayan marcado un gol. Se juega con “un metro de fuera
de juego” es decir, que los atacantes tienen que estar si-
tuados a más de un metro del fuera de juego antes de que
sea pitado.
Goles: El equipo blanco lanza a la portería grande. Por cada gol
consigue cinco puntos. El equipo negro consigue un punto
si llega a lanzar el balón desde la zona 1 hasta el círculo
central.
Desarrollo: a) Se juega sin zonas, es decir, el equipo negro puede
atacar al equipo blanco a lo largo de todo el campo.
b) Los jugadores pueden tocar el balón tres veces como
máximo.
c) Los jugadores han de tocar el balón tres veces como mí-
nimo.
d) Se añade un defensa libre en el equipo negro.
Consejos de aplicación: Si los jugadores del equipo blanco avanzan a la zona 1,
los jugadores del equipo negro tienen que buscar con ra-
pidez un contrario. En una defensa fija al hombre, cada
jugador negro debe escoger a un jugador en concreto al
que marcar. En este caso, los jugadores en defensa tienen
que moverse todo el tiempo hacia la otra zona para
poder alcanzar a su contrario directo si éste corre en la
zona 1.
129
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 67

Durante una acción de defensa al hombre orientada a la zona, los jugadores ne-
gros conservan su posición original hasta que un contrario corre hacia su zona pa-
ra así cubrirlo. Después, el jugador en defensa ha de seguir a su contrario directo
hasta que se concluya el ataque. Es importante que quede claro a los jugadores
que el contrario directo ha de ser marcado estrechamente si se encuentra cerca del
balón, así como que el jugador en defensa ha de estar preparado para permutar si
un jugador es sobrepasado.
Con la modalidad de desarrollo a), los jugadores han de decidir cuándo quieren
atacar a los jugadores del equipo blanco.
La modalidad b) exige de los atacantes un gran movimiento, lo que obligará a los
defensores a moverse.
Con la modalidad c) los jugadores en defensa saben que el atacante retiene el ba-
lón, aprendiendo así el significado de marcar estrechamente.
A través de la modalidad d) los jugadores aprender, a calcular cuándo tienen que
abandonar el marcaje y cuándo deben dejar al defensa libre que los reemplace si
un jugador es sobrepasado.

Conceptos clave:

Elegir un contrario – Marcar – Abandonar el marcaje – Sweeper (defensa libre)


– Retroceder
130
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (Figura 68)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/3 del terreno de juego y cuatro por-
terías pequeñas en ambas mitades del campo.
Jugadores: 10 - 5:5.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: Los dos equipos tienen que jugar practicando la defensa
al hombre.
Goles: Un equipo consigue un tanto si juega el balón a través de
una de las porterías del enemigo.
Variantes: a) Sólo en la propia mitad se juega marcando al hombre.
b) Los equipos juegan alternando con defensa al hombre.
c) Las porterías son desplazadas en dirección a la mitad
del terreno de juego. Los equipos obtienen un punto si lan-
zan el balón a un compañero a través de una de las por-
terías.
Consejos de aplicación: Este juego muestra los pasos básicos de la acción de mar-
car al hombre, especialmente cuando un defensa ha de
abandonar el marcaje si un compañero es sobrepasado
por un contrario o si ha sido driblado.
Como el juego es físicamente muy agotador, los jugadores
deberían hacer de vez en cuando pausas de 1 a 2 minu-
tos. De forma alternativa, puede jugarse a ratos sin mar-
car al hombre.
A través de la variante a) los jugadores pueden retroceder
a su mitad del campo y volver a organizarse antes de rea-
lizar de nuevo la acción de marcar al hombre. Esta va-
riante reduce el esfuerzo físico de los jugadores.
La variante b) reduce la intensidad para uno de los dos
equipos, y puede hacer el juego más visible.
La variante c) puede acostumbrar a los jugadores del
equipo que marca al hombre a orientarse de forma rápi-
da hacia atrás si son sobrepasados o driblados.
131
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 68

Conceptos clave:

Elegir un contrario – Marcar – Abandonar el marcaje – Sweeper (defensa libre)


– Retroceder
132
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 2 (Figura 69)


Terreno de juego: 1/2 del terreno de juego con tres zonas (1-3) y dos porte-
rías grandes.
Jugadores: 16 – 8:8, entre ellos dos jugadores en defensa, tres juga-
dores centrocampistas y dos atacantes, así como un porte-
ro en cada equipo.
Organización: Dos jugadores en defensa y dos atacantes de cada equipo
se encuentran en las zonas 1 y 3, mientras que los seis ju-
gadores centrocampistas permanecen en la zona central.
Descripción del juego: Juego normal. Es siempre uno de los equipos el que prac-
tica la acción de marcar al hombre.
Condiciones del juego: Ningún jugador puede abandonar su zona.
Goles: Cuentan los goles normales a puerta.
Variantes: a) Los seis jugadores centrocampistas pueden moverse a
lo largo de todo el terreno de juego.
b) Los jugadores situados en las zonas 1 y 3 pueden estar
también en la zona 2.
c) Todos los jugadores pueden moverse libremente por to-
do el terreno de juego.
d) Ambos equipos juegan a la vez marcando al hombre.
Consejos de aplicación: El juego muestra de forma visible la colaboración entre ju-
gadores en defensa, centrocampistas y atacantes. Los ju-
gadores del equipo que practica la defensa al hombre
acostumbran a escoger rápidamente a un contrario una
vez que han perdido el balón.
Si los jugadores han entendido los principios básicos de la
acción de marcar al hombre, puede introducirse la va-
riante a). Esta modalidad exige una visión de juego y con
ello en gran manera se exige a los jugadores que se
orienten con rapidez y que estén preparados para atacar
en caso de que un compañero sea sobrepasado.
Con la variante b) aumentan las exigencias en cuanto a
visión de juego y colaboración entre los jugadores en de-
fensa y los jugadores centrocampistas. Asimismo, a través
de la variante c) vuelven a aumentar estas exigencias.
Por medio de la variante d) se refuerzan las exigencias fí-
sicas con respecto a los jugadores, de manera que deben
incluirse pausas constantemente.
133
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 69

Conceptos clave:

Elegir un contrario – Marcar – Abandonar el marcaje – Sweeper (defensa libre)


– Retroceder
134
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 3 (Figura 70)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/3 del terreno de juego y dos porte-
rías grandes.
Jugadores: 18 – 9:9, entre ellos un defensa libre (3) y un portero en
cada equipo.
Descripción del juego: Juego normal. Los equipos practican de forma alternativa
la defensa al hombre. Se juega con fuera de juego.
Condiciones del juego: El jugador 3 no puede permanecer en la mitad contraria.
Goles: Cuentan los goles normales a portería contraria.
Variantes: a) Ambos equipos practican la acción de marcar al hombre.
b) Tras un ataque cerrado o una pérdida del balón el
equipo retrocede a la propia mitad del campo.
c) Se añade un jugador en los dos equipos.
d) El jugador 3 se puede mover a lo largo de todo el terre-
no de juego.
Consejos de aplicación: Este juego se acerca mucho a una situación de juego com-
pleta en la que los jugadores cumplen su papel de la for-
ma más amplia posible. La elección del número de juga-
dores así como su posición debe depender del sistema
que practica un equipo. La ilustración muestra un equipo
con cuatro jugadores en la línea posterior, de los que uno
es defensa libre y por lo menos tres son jugadores centro-
campistas. Si la línea posterior está formada por tres ju-
gadores, deben jugar sólo dos de ellos marcando al hom-
bre; en la línea central debe haber cuatro jugadores.
También pueden insertarse en el equipo de forma eventual
jugadores en defensa y jugadores centrocampistas que
jueguen todo el tiempo marcando al hombre. El otro equi-
po puede estar formado principalmente por jugadores
centrocampistas y atacantes, así como por un portero. De
esta manera se ejercita el juego de formaciones que ade-
más, son también practicadas en un juego auténtico.
La variante a) entrena a los jugadores de ambos equipos,
aunque también puede llegar a ser bastante compleja si
los jugadores se concentran en gran medida en su contra-
rio directo. Éstos deben acostumbrarse a situarse según su
contrario directo y el resto de jugadores. El juego puede
también plantear dificultades si los dos equipos juegan
con personas que marcan y si cada uno de los jugadores
no ha elegido el mismo contrario.
135
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 70

La variante b) puede ser aplicada si la situación de juego se vuelve demasiado


compleja en la fase de transición entre ataque y defensa.
A través de esta variante los jugadores deben tener suficiente tiempo para organi-
zar su defensa. Si un equipo practica a menudo rápidos contraataques, se puede
entonces establecer que los jugadores han de realizar tres pases en la propia mitad
del terreno de juego antes de que el balón pueda ser lanzado más allá de la línea
de centro.
A través de la variante c) se llega muy de cerca a una situación de juego completa.
La variante d) ofrece la posibilidad de aprender cómo se ha de actuar ante una si-
tuación donde se cuenta con menos jugadores. Los jugadores han de valorar si un
jugador debe abandonar el marcaje o si el defensa libre debe intervenir en caso de
que se adelante el defensa libre del equipo contrario.

Conceptos clave:

Elegir un contrario – Marcar – Abandonar el marcaje – Sweeper (defensa libre)


– Retroceder
136
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicios especiales de calentamiento


en la práctica de la defensa al hombre

Ejercicio 1 (Figura 71)


Jugadores: 6.
Descripción: El jugador 1 regatea, es seguido por el jugador 2 y avan-
za hacia delante con el balón. El jugador 3 se adelanta y
toma el balón hacia la mitad del trayecto de 1 mientras
que el jugador 4 corre a su lado. Una vez el balón ha pa-
sado del jugador 1 al jugador 3, ambos corren hacia de-
lante mientras que los jugadores 2 y 4 los siguen respecti-
vamente. 5 se adelanta hacia 3 y le quita el balón,
mientras que el jugador 6 sigue al jugador 5. Éste regatea
hacia delante y toma el balón. Los jugadores 5 y 1 avan-
zan mientras que los jugadores 6 y 2 también lo hacen de
forma respectiva. Este modelo continúa hasta que, des-
pués de algún tiempo, los jugadores 1, 3 y 5 cambian sus
tareas por las de los jugadores 2, 4 y 6.

Fig. 71

Ejercicio 2 (Figura 72)


Terreno de juego: Un área de penalti con 7 conos.
Jugadores: 10 – 5:5.
Descripción: Juego normal, siendo válido alcanzar uno de los conos.
Los jugadores se sitúan por parejas practicando la defen-
sa al hombre. Se trata de un juego físicamente muy agota-
dor y no debe ser realizado al comienzo de un entrena-
miento como calentamiento.
137
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 72

3.3 La defensa combinada

Principio
Un equipo organiza su juego defensivo de tal manera que algunos jugadores prac-
tican la acción de marcar al hombre y otros la defensa en zona.

Aplicación
Con una combinación entre la acción de marcar al hombre y de marcar en zona
deben ser aprovechadas las ventajas de ambas formas de defensa. Al mismo tiem-
po, se intentan evitar los inconvenientes que presentan cada una. A menudo se
aplica en los equipos una defensa combinada que practica un sistema 3-5-2. Den-
tro de la defensa en línea se prefiere sobre todo marcar al hombre. Da más seguri-
dad si los delanteros son marcados continuamente por dos jugadores en defensa,
los llamados jugadores de marcaje, y si de esta manera queda claro el reparto de
responsabilidades. Esto facilita al resto de los jugadores una organización más fle-
xible de su defensa. Algunas veces equipos que practican una defensa combinada
insertan a un jugador centrocampista que realiza la labor de marcar al hombre, en
concreto al que reparte el juego del equipo contrario. Con esto se intenta limitar el
espacio libre del jugador para así minimizar su importancia para el equipo contra-
rio. Con cinco jugadoresen el centro del campo, existen sin embargo buenas posi-
bilidades de marcar extensa y profundamente incluso si un jugador practica la de-
fensa al hombre.
138
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

El mayor inconveniente de una defensa combinada es que puede surgir enseguida


confusión y un reparto de tareas desigualado si un jugador de marcaje, a través de
su tarea de defensa, tiene que avanzar hacia el área de un jugador que está prac-
ticando la acción de marcar en zona.
La brillante selección nacional danesa de los años ochenta y principios de los no-
venta practicaba casi siempre el sistema 3-5-2 con una defensa combinada. Dos
centrocampistas defensivos jugaban con defensa al hombre mientras que los de-
más jugadores marcaban las zonas. Durante el Mundial celebrado en 1998, Can-
navaro cubrió a André Flo durante el partido de Italia contra Noruega. Al mismo
tiempo, los italianos jugaron con Bergomi como defensa libre, mientras que los de-
más jugadores practicaban la defensa en zona.

Objetivo
1. Asegurar que los jugadores más importantes del equipo contrario sean mar-
cados.
2. Aprovechar óptimamente la capacidad de los propios jugadores durante el
juego defensivo.

Descripción general y consejos de aplicación

Para conseguir una defensa combinada efectiva los jugadores tienen que conocer
exactamente sus funciones técnicas de defensa. Durante el entrenamiento se ha de
prestar atención a situaciones que puedan dar lugar a malentendidos en cuanto a
las funciones de defensa. Se trata sobre todo de situaciones en las que las funciones
técnicas de defensa se interfieren unas con otras. Esto surge, por ejemplo, cuando
un jugador que marca al hombre corre con su contrario hacia un área que es cu-
bierta en ese momento por un compañero que realiza una acción de marcar en zo-
na. Puede surgir entonces una situación 2 contra 1, aunque también se forma una
zona libre que ha de ser cerrada por el resto de los jugadores. Éstos tienen que
abandonar su zona y adaptar la acción de marcar en zona a la situación de juego
correspondiente. Una correcta visión de juego es decisiva en cuanto a las funciones
y posiciones de defensa de los compañeros más cercanos, evitando así malentendi-
dos. Al mismo tiempo, los jugadores han de comunicarse entre ellos para saber lo
que hará cada uno.
El marcaje (marcaje fijo) es una forma especial de defensa combinada en la que un
jugador del equipo contrario es marcado estrechamente de vez en cuando o a lo
largo de todo el juego. Independientemente de la forma de defensa que un equipo
aplique en conjunto, la acción del marcar al hombre significa que un jugador se
dedica exclusivamente a marcar a un contrario en concreto.
139
EL JUEGO EN DEFENSA

La estrecha lucha entre el italiano Cannavaro y el noruego Tore André Flo durante
el Mundial fue un mano a mano. Cannavaro, jugador de una gran fuerza física,
aprovecha sobre todo su rapidez para anteponerse a Flo y recuperar el balón.
140
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

El jugador croata Prosinecki tiene una técnica excelente y fue siempre el repartidor
de juego de la selección nacional croata y, entre otros, del Real Madrid. Por ello, la
tarea de Kim Vilforts durante el encuentro de calificación del Mundial consistía en
cubrirlo muy de cerca por todo el campo.
141
EL JUEGO EN DEFENSA

Si el equipo contrario dispone de un jugador que constituye un factor esencial en el


juego de ataque de su equipo (por ejemplo, un hábil repartidor de juego), un en-
trenador puede permitirse realizar un marcaje fijo. El jugador que marca al hom-
bre difiere del esquema de los principios de defensa clásicos, ya que no modifica la
distancia de separación con respecto a su contrario de acuerdo con la posición del
balón sobre el terreno de juego. Se exige una alta concentración del defensa para
seguir sus funciones de forma permanente. A través de la estrecha defensa al hom-
bre se ha de evitar el pase del balón al contrario, y que las oportunidades de saque
de éste sean limitadas.

Ejercicios
Para practicar una forma de defensa combinada, aparte de los ejercicios que si-
guen a continuación, también pueden practicarse aquellos que son descritos en los
capítulos sobre defensa en zona y al hombre.
142
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 1 (Figura 73)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/2 del terreno de juego dividido en dos
zonas (1 y 2), con la zona 1 situada dentro de la zona 2.
Jugadores: 12 – 7:5. El equipo blanco está compuesto por tres juga-
dores en defensa (2, 3 y 4) y tres jugadores centrocampis-
tas (6, 7 y 8), así como por un portero. El equipo negro se
compone de dos delanteros (10 y 11) y tres centrocampis-
tas (5, 6 y 9).
Organización: Juego normal. Los jugadores centrocampistas sólo pueden
permanecer en la zona 1. El resto de los jugadores pue-
den moverse en las dos zonas.
Descripción del juego: El portero pone el balón en juego lanzándolo a un juga-
dor centrocampista del equipo negro.
Condiciones del juego: Los jugadores 2 y 3 blancos marcan a 10 y 11, mientras
que 6 blanco marca al jugador 9 negro. Los otros jugado-
res del equipo blanco practican la defensa en zona.
Goles: El equipo negro realiza los goles normales a puerta,
mientras que el blanco ha de pasar el balón cinco veces al
comienzo y luego devolverlo a su propio portero.
Desarrollo: a) los jugadores 9 y 6 pueden moverse fuera de la zona 1.
b) El equipo negro recibe otro jugador (8) que no puede
marcar ningún gol.
c) Los jugadores centrocampistas del equipo negro pue-
den tocar el balón tres veces como máximo.
d) Se suprimen las fronteras entre las zonas.
Consejos de aplicación: En este ejercicio se trata sobre todo la colaboración entre
jugadores con diferentes funciones a la hora de marcar.
Durante el trabajo en defensa, el jugador 4 ha de tener
presente en todo momento dónde se encuentran los dos
marcadores (2 y 3). Ha de calcular su propia posición en
relación al balón y a los jugadores 2 y 3 y plantearse si
debe avanzar hacia la mitad en el caso de que haya allí
menos jugadores de los que debería haber. En el centro
del campo del equipo blanco, los jugadores 7 y 8 han de
concentrarse en las zonas que les han sido asignadas y, al
mismo tiempo, estar preparados para abandonar el mar-
caje si resulta que el jugador 9 puede deshacerse del 6 y
el jugador 4 se encuentra en una posición en la que no
puede intervenir.
143
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 73

Con la variante a) se exige a los jugadores blancos una gran visión de juego.
La variante b) ofrece al equipo negro otras posibilidades de variación, de forma
que el equipo blanco tiene que cambiar de posición más rápidamente y crear de
este modo más malentendidos entre los jugadores.
A través de la variante c) un defensa blanco puede presionar en gran manera al ju-
gador que conduce el balón después de que haya tocado el balón dos veces, con lo
que sus compañeros tienen al mismo tiempo la posibilidad de tomar una mejor po-
sición para cubrir y poder de esta manera recuperar el balón.
Con la variante d) se amplía el terreno de juego, lo que da lugar a nuevas exigen-
cias en cuanto a la correspondiente posición de los jugadores y a la consiguiente
coordinación de sus movimientos.

Puntos clave:

Claridad – Entendimiento – Visión de juego – Comunicación


144
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (Figura 74)


Terreno de juego: 1/2 del terreno de juego con una portería grande.
Jugadores: 14 – 8:6. El equipo blanco está compuesto por cuatro ju-
gadores en defensa (2, 3, 4 y 5) y por tres jugadores cen-
trocampistas, así como por un portero (1). El equipo ne-
gro tiene dos delanteros (10 y 11) y cuatro jugadores
centrocampistas (6, 7, 8 y 9).
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: Los jugadores 3 y 4 blancos marcan a 10 y 11 mientras
que 6 blanco cubre al jugador 9 negro. Los otros jugado-
res del equipo blanco practican la defensa en zona.
Goles: El equipo negro marca los goles normales en la portería
contraria, mientras que el equipo blanco lanza a tres por-
terías pequeñas que se encuentran sobre la línea de cen-
tro.
Variantes: a) El equipo negro puede tocar el balón tres veces como
máximo.
b) En el equipo blanco se añade un defensa libre, y en el
equipo negro otro jugador centrocampista.
c) Ambos equipos reciben otro jugador que se sitúa en el
centro del campo. El terreno de juego se amplía 1/3 de
un campo de juego grande.
Consejos de aplicación: Este juego se basa en una colocación defensiva / centro-
campista (equipo blanco) que juega contra una posición
de ataque / centrocampista (equipo negro). El equipo
blanco ha de asegurar una buena colaboración coordi-
nada. La línea posterior ha de prestar atención especial-
mente a la manera en que se puede evitar que surjan es-
pacios libres incluso si los delanteros (10 y 11) avanzan
de forma diagonal. Los jugadores que practican la defen-
sa en zona tienen que correr hacia dentro, según la situa-
ción, y situarse en los espacios que se vayan quedando li-
bres. Al mismo tiempo, han de estar atentos al modo en
que se puede practicar una defensa en zona variable en
las bandas por medio de la colaboración entre el lateral y
el jugador centrocampista situado delante.
145
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 74

Aparte de no perder el contacto con los jugadores en defensa situados detrás, los
jugadores 7 y 8 tienen que concentrarse en su zona dentro del área del centro del
campo del equipo blanco y, al mismo tiempo, estar preparados para abandonar el
marcaje en el caso de que el jugador 9 negro se pueda deshacer del jugador 6.
Con la variante a) un defensa blanco puede presionar en gran medida al jugador
que conduce el balón después de haber tocado dos veces el balón, mientras que
sus compañeros pueden cogermejores posiciones a la hora de marcar para poder
conquistar el balón.
A través de la variante b) se puede ejercitar la colaboración con un defensa libre,
en especial su colocación ante los compañeros que realizan la acción de marcar al
hombre.
La variante c) permite aumentar el área de juego. Exige un mayor entendimiento
mutuo así como una continua adaptación a la acción de marcar, especialmente en
el centro del campo.

Puntos clave:

Claridad – Entendimiento – Visión de juego – Comunicación


146
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 2 (Figura 75)


Terreno de juego: 1/2 del terreno de juego con dos porterías grandes.
Jugadores: 16 – 7:7 y un portero en cada equipo.
Organización: El equipo blanco juega una colocación 3-4.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: Ambos equipos practican la acción de marcar en zona,
tomando un jugador del equipo negro (6) a uno del equi-
po blanco en marcaje fijo.
Goles: Cuentan los goles normales, aunque un gol contará como
doble si es lanzado por el jugador 7 o si éste realiza el
pase del gol.
Variantes: Durante el juego otro jugador del equipo negro puede re-
emplazar al jugador 6 en su posición de marcar al hombre.
Consejos de aplicación: Este juego debe mostrar cómo se ha de organizar el juego
defensivo del equipo negro si éste juega con marcaje fijo.
Los jugadores tienen que prestar atención no sólo a su
función de marcar, sino también a la posición del jugador
6. Han de estar preparados para salir en su apoyo. El ju-
gador 6 puede caer a menudo en situaciones en las que
ha de decidir inmediatamente si puede atacar y ayudar a
sus compañeros a solucionar sus tareas; sin embargo, no
puede dejar de lado el marcaje fijo de su contrario.
A través de esta variante se reparte la tarea del jugador
que marca al hombre. Para poder utilizar mejor las posi-
bilidades de ataque pueden repartirse las tareas de for-
ma que el jugador más cercano al contrario practica
marcaje fijo si el equipo contrario consigue el balón. Es
importante que los dos jugadores colaboren de forma es-
trecha entre sí.

Ejercicios de calentamiento
Como ejercicios de calentamiento relacionados con el entrenamiento de una defen-
sa combinada se remite a los ejercicios que son descritos en la página 93 sobre de-
fensa en zona y a los de la página 125 relativos a la acción de marcar al hombre.
147
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 75

Puntos clave:

Claridad – Entendimiento – Visión de juego – Comunicación


148
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

3.4 Profundidad en el juego defensivo

Principio
Los defensas se encuentran más cerca de la propia portería que los jugadores que
están cerca del balón.

Aplicación
Una de las posibilidades de ataque más efectivas es la del juego detrás de la de-
fensa. Es por ello que los entrenadores siempre han prestado atención al modo en
que puede evitarse que surjan espacios libres detrás de la defensa en línea. La solu-
ción más simple de este problema es jugar con un defensa libre o líbero. Con ello,
la línea de jugadores puede traer profundidad a su juego. Esta posición se ocupa
la mayoría de las veces con jugadores que tienen una idea de cómo se desarrolla
una situación de juego. Algunos equipos juegan con un defensa libre tanto en la lí-
nea posterior como en el centro del campo; otros en cambio prefieren un defensa li-
bre delante de la defensa que pueda desplazar el juego defensivo hacia delante.
Por ejemplo, Lothar Matthäus jugó durante muchos años como defensa libre en el
centro del campo en muchas ocasiones.
Un gran número de equipos juega sin defensa libre o líbero, pero sí con una barre-
ra de defensa posterior sobre una línea. No obstante, esto es una expresión válida
solamente en determinadas situaciones de juego. En la mayoría de situaciones, un
jugador de una línea aporta profundidad al juego en el momento en que retrocede
cuando sus compañeros que se encuentran cerca del balón, porque opina que la
situación puede llegar a ser arriesgada.
Profundidad en el juego defensivo significa también que se produce una unión en-
tre las líneas de defensa, centro del campo y ataque. Se puede observar a menudo
que un equipo tiene demasiada distancia de separación entre cada una de las lí-
neas, lo que permite al contrario pasar por una de ellas sin que la línea más próxi-
ma pueda interceptar el pase o realizar la acción de marcar.
Durante el Mundial de 1998 se dieron muchas situaciones en las que los contrarios
aprovecharon que una línea de defensa de cuatro jugadores estaba situada en lí-
nea, por los que se produjeron bastantes tantos provocados por el pase sobre la lí-
nea de defensa a los delanteros que corrían hacia delante. El primer ejemplo de
ello tuvo lugar en el juego de inauguración, donde el jugador centrocampista bra-
sileño Dunga realizó un lanzamiento largo aproximadamente desde la línea de
centro hasta Cafu, el defensa derecho que se adelantaba hasta la frontera del área
de penalti de los escoceses, sobrepasando la línea de defensa escocesa. De forma
elegante, éste controló el balón y lo transformó en gol.
149
EL JUEGO EN DEFENSA

La misma maniobra pudo ser observada también durante el segundo juego de la


selección nacional española contra Nigeria. En este caso, fue Hierro quien sobre-
pasó la línea defensiva con un pase largo, lanzando el balón a Raúl, que avanza-
ba y marcaba un gol con un extraordinario tiro.

Objetivo
• Evitar que un contrario pueda avanzar con el balón de forma libre.
• Apoyar a un compañero en su intento de recuperar el balón.
• Interceptar los pases del equipo contrario en la profundidad del juego.

Descripción general y consejos de aplicación

Se puede aportar profundidad al juego defensivo en el momento en que uno o va-


rios jugadores que no asedian al jugador que conduce el balón se mueven hacia su
propia portería, estando más cerca de ella que del balón, formando una línea obli-
cua entre éste y la portería.
Con ello se consigue que siempre se encuentren uno o varios defensas detrás de la
linea o el área donde está el balón. Cada jugador de un equipo es responsable de
que su equipo pueda trasladar su juego en defensa a la profundidad del campo.
En cada linea se ha de ordenar continuamente la posición correspondiente de los
jugadores para conseguir una cierta profundidad. Entre la línea de ataque y la lí-
nea del centro del campo puede modificarse la distancia de separación de tal ma-
nera que si juega el jugador que se sitúa delante, el que se encuentra detrás corre-
rá a su vez hacia delante. Si por ejemplo se lanza el balón hacia un lateral, ambos
jugadores retroceden. Lo mismo regirá para la distancia de separación correspon-
diente entre un jugador centrocampista y otro jugador de la línea de defensa que
se encuentra situado detrás.
Los jugadores deben acostumbrarse a estar continuamente al tanto de la posición
de su compañero más cercano. También deben calcular cuándo es ventajoso apli-
car una posición en profundidad.
Un jugador en defensa se encuntra en situación de inferioridad numérica repetidas
ocasiones a lo largo de un partido. Para mantener / asegurar profundidad en el
juego en defensa es importante que el jugador en defensa retroceda de tal manera
que lleve a los dos atacantes a pasarse el balón de forma recíproca, sin ganar es-
pacio. Esto significa que el jugador en defensa mantiene una distancia de separa-
ción con respecto al jugador que conduce el balón que impide que éste pase por
delante y le pase el balón a su compañero. La distancia de separación tiene que ser
tan adecuada que si se realiza el pase al compañero, el defensa pueda volver a
150
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

tiempo una nueva posición. En esta situación es importante que el defensa se man-
tenga todo el tiempo de frente a los dos atacantes. De ahí que haya de seguir mo-
viéndose en zig-zag, es decir, con pequeños pasos laterales.
De esta manera se gana tiempo para que otro jugador en defensa pueda acudir en
su ayuda. Durante esta acción defensiva se ha de ser paciente y no puede intentar-
se recuperar el balón.

Ejercicios
Más abajo se indican una serie de ejercicios con los que practicar la “profundidad
en el juego en defensa”.

Ilustración del ejercicio de juego 1 (Figura 76)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/4 del terreno de juego con tres zo-
nas (1-3) y una portería grande.
Jugadores: 8 – 4 atacantes (equipo negro) y tres defensas, así como
un portero (equipo blanco).
Organización: Un jugador del equipo negro (4) se encuentra en la zona
1 mientras que el resto de jugadores comienzan desde la
zona 2.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: El jugador 4 se encuentra en la zona 1. Los demás juga-
dores permanecen en la zona 2, sin embargo los atacan-
tes pueden regatear introduciéndose en la zona 3, donde
deben llegar a puerta después de un regate.
Goles: El equipo negro tirará a la portería grande; el equipo
blanco obtiene un punto si lanza el balón al jugador 4 de
la zona 1.
Desarrollo: a) Una vez que el jugador 4 tiene el balón en juego podrá
correr también a la zona 2. El equipo blanco consigue un
punto si lanza el balón de vuelta al portero, que saca des-
de el círculo central.
b) Los jugadores pueden moverse libremente por todas las
zonas. Se juega al fuera de juego.
c) Se añade otro jugador blanco (defensa libre) que sólo
puede estar en la zona 3.
Consejos de aplicación: En este ejercicio los tres jugadores del equipo blanco ad-
quieren experiencia para saber cómo se traslada el juego
defensivo en profundidad.
151
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 76

Aquí los jugadores que no vigilan al jugador que conduce el balón se encuentran
en primer plano. Un jugador puede surgir como jugador de apoyo mientras que el
otro se ha de colocar de manera que tenga una visión general de toda la situación
de juego.
A través de la modalidad de desarrollo a) se aumenta la presión al equipo blanco
ya que se encuentra en una situación de pocos jugadores. Es especialmente impor-
tante que el jugador en defensa más alejado del balón se sitúe en profundidad pa-
ra tener una visión general de toda la situación de juego y, de forma eventual, po-
der intervenir en apoyo.
La modalidad b) hace posible que el jugador situado en la parte más trasera del
equipo defensor aproveche la regla del fuera de juego como medio táctico.
En la modalidad c) es muy importante atender a la distancia de separación entre el
defensa libre y el jugador en defensa situado delante. La comunicación es especial-
mente necesaria allí donde el defensa libre tiene que conducir y dirigir a los otros
jugadores.

Puntos clave:

Apoyar – Orientar – Calcular – Comunicar – Desplazamiento lateral


152
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 2 (Figura 77)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/8 del terreno de juego dividido en
tres zonas (1-3).
Jugadores: 4: dos jugadores en defensa (2 y 3) y dos atacantes.
Organización: Los atacantes comienzan con el balón fuera de la zona 1.
El jugador 2 se encuentra en la zona 1, el jugador 3 en la
zona 3.
Condiciones del juego: El jugador 2 puede defender sólo en las zonas 1 y 2,
mientras que el jugador 3 sólo puede hacerlo en las zonas
2 y 3.
Descripción del juego: Los atacantes juegan o regatean el balón en la zona 1,
donde el jugador 2 tiene que impedir que lleguen a la zo-
na 3. Allí el jugador 3 se encarga del trabajo en defensa y
tiene que impedir que los atacantes regateen el balón más
allá de la línea de fondo posterior.
Goles: Los atacantes obtienen un punto si regatean el balón más
allá de la línea de fondo opuesta. El equipo negro consi-
gue un punto si recupera el balón y lo controla. Si éste es
conquistado en la zona 1 ó 2, empiezan los atacantes de
delante.
Desarrollo: a) Se amplía el terreno de juego.
b) El jugador puede permanecer también en la zona 3 si
el balón es lanzado allí.
Consejos de aplicación: En este ejercicio se trata de jugadores en defensa en una
situación de pocos jugadores. Es importante que el juga-
dor juegue de forma paciente y trabaje con movimientos
laterales tipo zig-zag. Si el equipo blanco se acerca a la
zona 2, entonces el jugador 2 tiene que intentar llevar a
los atacantes a la posición en que el jugador 3 pueda
ayudar a recuperar el balón, por ejemplo si el jugador
que conduce el balón presiona hacia una de las líneas de
banda. 3 ha de calcular el desarrollo del juego así como
decidir cuál es el mejor momento para intervenir. Si los
atacantes juegan a través de la zona 2, el jugador 3 tiene
que presionar rápidamente al jugador que conduce el ba-
lón para que eventualmente cometa un fallo.
La modalidad de desarrollo a) hace más fácil a los ata-
cantes pasar por delante de los jugadores 2 y 3. Esto sig-
nifica que 2 y 3 tienen que tomar su posición de defensa
correcta más rápidamente. También sus movimientos en
zig-zag han de ser realizados de forma muy efectiva.
153
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 77

La modalidad b) exige una estrecha colaboración entre los dos defensas. El juga-
dor 2 puede preparar mejor la ocasión de conquistar el balón marcando al juga-
dor que conduce el balón hacia una banda del terreno de juego y, al mismo tiem-
po, esperando con el pressing hasta que el balón se encuentre cerca de la zona 2.
El jugador 3 ha de conducir y dirigir al jugador 2 independientemente de su propia
posición. Si 2 es sobrepasado, tiene que retroceder y correr tras el jugador 3.

Puntos clave:

Apoyar – Orientar – Calcular – Comunicar – Desplazamiento lateral


154
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (Figura 78)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/3 del terreno de juego dividido en
cuatro zonas (1-4) con una portería grande.
Jugadores: 11: el equipo blanco está compuesto por un jugador (3)
que tiene el balón en un juego, tres jugadores centrocam-
pistas (7, 8 y 10) y un delantero (11). El equipo negro es-
tá formado por tres jugadores centrocampistas (3, 6 y 9),
dos jugadores en defensa (4 y 5) y un portero (1).
Organización: Ambos equipos se colocan en dos líneas. El jugador 3 se
encuentra detrás de la línea de centro 1. En la zona 1 se
sitúan los jugadores 7, 8 y 11 blanco junto con los juga-
dores 3, 6 y 9 negro. 4 y 5 negro se encuentran en la zo-
na 2 ó 3, mientras que 11 blanco puede estar en las zo-
nas 2 y 3.
Descripción del juego: El juego comienza de manera que el jugador 3 pasa el
balón a 7, 8 ó 10; aquí 3 puede servir de punto de saque
para el equipo blanco.
Condiciones del juego: Los jugadores tienen que permanecer en sus zonas; no
obstante, el jugador blanco que pasa el balón a 11 blan-
co puede entrar en las zonas 2 y 3.
Goles: Blanco lanza al área de penalti (zona 4) a la portería
grande, tras un regate. El equipo negro obtiene un punto
si lanza el balón al jugador 3 blanco en el círculo central.
Desarrollo: a) Otro jugador, aparte del que saca, puede correr en las
zonas 2 y 3.
b) Si se juega el balón en las zonas 2 ó 3 no se puede
volver a lanzar hacia atrás.
Consejos de aplicación: Con este juego los jugadores deben aprender cómo pue-
den llevar profundidad a su juego en defensa. Los jugado-
res 4 y 5 han de juzgar la distancia de separación que tie-
nen que mantener con respecto a la línea de jugadores
situada delante de ellos, independientemente de la situa-
ción de juego y de la posición de los jugadores blancos.
La línea formada por tres jugadores (3, 6 y 9) tiene que
saber calcular cómo organizar un pressing y apoyar a su
vez a sus compañeros de juego.
155
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 78

Si se inserta la variante a) el juego se hace menos previsible para el equipo negro,


de manera que los jugadores en defensa tienen que estar muy bien comunicados
entre sí. Esto también rige para la variante b), en la que se aplican varios principios
de defensa, como por ejemplo apoyar y asegurar.
Ejercicios especiales de calentamiento en la práctica de “llevar profundidad al jue-
go en defensa”.

Puntos clave:

Apoyar – Orientar – Calcular – Comunicar – Desplazamiento lateral


156
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio 1 (Figura 79)


Jugadores: 6.
Descripción: El jugador 1 conduce diagonalmente hacia el jugador 2
mientras que 3 corre detrás de 2 a la profundidad. El ju-
gador 2 deja pasar el balón por delante de él hasta el ju-
gador 3. Éste pasa el balón al jugador 4, mientras el ju-
gador 5 avanza a la zona detrás de 4, el cual deja pasar
el balón por delante de él hasta el jugador 5. Éste a su vez
pasa el balón diagonalmente al jugador 6. Al mismo
tiempo, 2 corre en profundidad tras 6. De nuevo éste deja
pasar el balón por delante de él hasta el jugador 2, el cual
lanza directamente al jugador 1, mientras que el jugador
4 corre a la zona detrás de 1, etc.

Fig. 79
157
EL JUEGO EN DEFENSA

3.5 Relación entre las líneas

Principio
Las dos líneas deben dejar una pequeña distancia de separación entre sí (véase fi-
gura 80).

Aplicación
Un equipo con un buen funcionamiento se comporta como una unidad compacta a
la hora de defender. Esto hace posible presionar rápidamente al jugador que con-
duce el balón, que se produzca un apoyo mutuo y que se concentren varios jugado-
res en las cercanías del balón. Si un equipo consigue formar una unidad compacta,
puede aprovechar una táctica de fuera de juego dirigida de forma exacta como ar-
ma defensiva. De vez en cuando puede observarse esta unidad compacta en las re-
transmisiones televisivas cuando se muestra una imagen a vista de pájaro en el mo-
mento del saque de puerta realizado por el portero. Puede comprobarse entonces
que los jugadores se concentran en aproximadamente 1/3 del terreno de juego.

Fig. 80
158
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

A menudo surgen situaciones en las que, sobre todo, el equipo que ataca, se
encuentra distribuido a lo largo de un área mayor del terreno de juego. Si el
equipo pierde el balón es importante que los jugadores se replieguen inmedia-
tamente y que se concentren cerca del balón (véase figura 81). El hecho de que
surjan espacios demasiado grandes entre ellos podría ser aprovechado por el
equipo contrario. De esta manera, sería difícil disponer de tiempo suficiente así
como tener una buena visión de juego para equilibrar de nuevo y de forma rá-
pida esta situación crítica.

Objetivo
1. Dejar al contrario el menor espacio libre posible si está en posesión del balón.
2. Situarse muy pegado al contrario cuando se está cerca del balón.
3. Tener amplitud y profundidad en el juego en defensa en las cercanías del ba-
lón.

Fig. 81
159
EL JUEGO EN DEFENSA

Descripción general y consejos de aplicación


Cada jugador de un equipo ha de sentirse responsable de que las líneas de su
equipo estén comunicadas unas con otras. Esta unión se consigue, en parte, por
medio de una distancia de separación limitada de las líneas en el eje longitudinal
mayor y, en parte, por movimientos transversales, también denominados despla-
zamientos laterales (véase figura 81). El desplazamiento de las líneas debe tener
la apariencia de una unidad elástica donde el movimiento de una línea atrae con-
sigo a las otras líneas, de manera que la distancia de separación entre ellas ape-
nas aumenta. En este sentido, se dice que un equipo debe hacer el terreno de jue-
go, lo que significa que la zona de juego libre del equipo contrario queda
limitada. Los jugadores han de tener la sensación de que están unidos unos con
otros con una cinta elástica. Si, por ejemplo, el balón está de camino al área de
penalti del contrario, la línea del centro del campo tiene que moverse en dirección
del área de los propios delanteros y, al mismo tiempo, arrastrar hacia delante la
línea de defensa, de manera que el equipo actúe como unidad compacta desde la
línea central hasta el área de peralte del contrario. La dirección del movimiento
transcurre de forma opuesta a la acción del contrario lanzando el balón hacia la
otra mitad del campo. Así pues, la línea del centro del campo ha de orientarse
más compacta hacia la línea de defensa, mientras que la línea de ataque se mue-
ve automáticamente en dirección a la propia portería. No sólo los desplazamien-
tos hacia delante y detrás consiguen una conexión entre cada una de las líneas,
también los desplazamientos laterales en los que el jugador más exterior de una
línea arrastra ésta hacia sí cuando el balón se encuentra a su lado, o bien es
arrastrado en dirección opuesta si el balón se encuentra al otro lado del terreno
de juego. Los desplazamientos laterales son importantes para formar una unidad
compacta. Durante los desplazamientos de las líneas rigen para los jugadores los
principios básicos del trabajo individual en defensa (véase página 7).
Si ha de ser ejercitada la conexión entre las líneas, los jugadores se tienen que
acostumbrar a orientarse sobre la posición de sus compañeros de juego. Además,
tienen que prestar atención a situaciones en las que se han de comunicar con los
compañeros respecto a la distancia de separación correcta.

Ejercicios
Más abajo se indican una serie de ejercicios con los que estudiar la conexión entre
las cadenas.
160
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 1 (Figura 82)


Terreno de juego: 1/4 del terreno de juego dividido a su vez en doce cam-
pos.
Jugadores: 10 – 5:5.
Descripción del juego: Uno de los equipos permanece durante 10 minutos en po-
sesión del balón. Se juega con dos medios tiempos de 10
minutos. Ya sea porque un equipo conquista el balón o
porque se ha marcado un gol, el balón se lanza detrás de
la propia línea de fondo para que el equipo que ataca
pueda empezar de nuevo.
Condiciones del juego: Los cinco jugadores del equipo defensor tienen que per-
manecer en campos que estén comunicados entre sí. Se
juega con 1 hombre fuera de juego.
Goles: Los atacantes consiguen un tanto si regatean el balón más
allá de la línea de fondo del equipo defensor.
Desarrollo: a) Ante una conquista del balón el juego continúa. Ambos
equipos pueden marcar tantos si sobrepasan regateando
la línea de fondo opuesta, siempre y cuando el balón esté
primeramente detrás de la línea de zona que se encuentra
más próxima a la propia línea de fondo.
b) Cada equipo recibe otro jugador que se encuentra
detrás de la línea de zona. El jugador hace de punto de
saque.
Consejos de aplicación: El ejercicio debe acostumbrar a los jugadores del equipo
defensor a orientarse según la posición de los compañe-
ros de juego y, al mismo tiempo, formar de manera rápi-
da una unidad compacta. Si el defensa se mueve, esto
tendrá consecuencias para sus compañeros de juego, que
de esta manera experimentan el llamado efecto de cinta
elástica. El entrenador puede conducir al equipo defensor,
así como advertirle de cuándo sus jugadores no forman
una unidad compacta, situándose tras la línea de fondo.
Con la modalidad de desarrollo a) ambos equipos pue-
den entrenar de forma variada. Esto significa que los ju-
gadores en defensa tienen que aprender enseguida a en-
contrar sus posiciones para formar una unidad compacta.
El jugador que está situado más cerca del jugador que
conduce el balón constituye el punto de salida.
161
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 82

Su posición indica qué campos habrán de ser ocupados para formar un bloque.
Aprovechando la variante b) resultan muchos cambios de los campos de juego, lo
que hace aumentar la presión en cuanto a la capacidad del equipo defensor para
cambiar de sitio su defensa, así como para mantener una unidad compacta.

Puntos clave:

Distancia de separación constante – Desplazamiento lateral – Unidad elástica –


Compacto – Orientarse – Comunicar – Acortar el terreno de juego
162
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (Figura 83)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/3 del terreno de juego dividido en
cuatro zonas (1-4), con dos porterías grandes.
Jugadores: 18 – 8:8 y un portero en cada equipo.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: Los jugadores de un equipo pueden estar a lo sumo en
dos zonas contiguas (con excepción de los dos guarda-
metas).
Goles: Cuentan los goles normales a la portería contraria.
Variantes: a) Se añade otro jugador (comodín) que juega siempre al
lado del equipo que está en posesión del balón.
b) El número de zonas puede ser aumentado, a modo de
ejemplo, a 6.
Consejos de aplicación: Este ejercicio tiene como objetivo que no pueda surgir de-
masiada distancia de separación entre las líneas de de-
fensa, del centro del campo y de ataque. Los jugadores se
acostumbran a conocer la posición de sus compañeros así
como a intentar que su equipo acorte el terreno de juego.
Durante el juego de transición, es decir, cuando un equipo
acaba de perder el balón, por una parte el jugador del
equipo contrario que lo conduce ha de ser presionado,
por otra el resto de los defensas tienen que tomar sus posi-
ciones defensivas.
Con la variante a) se presiona aún más al equipo defen-
sor, de manera que su defensa tiene que ser organizada
más rápidamente.
La variante b) puede ser insertada si los jugadores tienen
dificultades a la hora de mantener en marcha el juego du-
rante la transición de una zona a la zona más próxima.
163
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 83

Puntos clave:

Distancia de separación constante – Desplazamiento lateral – Unidad elástica –


Compacto – Orientarse – Comunicar – Acortar el terreno de juego
164
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

3.6 Las funciones de defensa del portero


La principal función del portero es la de reducir las oportunidades del contrario de
marcar un gol. Esta función no se soluciona solamente por el nivel técnico y las ap-
titudes del portero, sino también gracias a la experiencia y la rutina perfeccionada
en el entrenamiento junto al resto de los jugadores. Si el contrario se encuentra en
posesión del balón, el portero tiene que participar de forma activa en la organiza-
ción, dirección e instrucción de su equipo.

Dirección
Como jugador en defensa situado en la parte más posterior, el portero tiene todo el
juego ante sí y, por ello, buenas posibilidades de guiar a sus compañeros de juego.
Él puede informarles sobre los movimientos del contrario entre las líneas de defensa
o a través de ellas y así avisar de jugadores contrarios que no son vistos. Al mismo
tiempo, sus instrucciones sirven a cada jugador como un tipo de feed-back sobre
dónde se encuentra en el área de defensa. Si el portero interviene en el campo en
el transcurso del juego, por ejemplo si avanza hacia fuera para dar un pase largo,
sus informaciones a los compañeros de juego han de depender de los desarrollos
de la acción estudiados anteriormente. En este caso, se puede tratar de cómo se
mueve un jugador en defensa si el portero ha dicho “éste es mío”.
En el caso de balones que no están en movimiento (balón parado) en el tercio tra-
sero del terreno de juego, es tarea del portero comunicar a sus compañeros de
equipo dónde han de situarse. En tales situaciones ha de colocar a los jugadores de
manera que él tenga la posición ideal para intervenir. Los jugadores en defensa
tienden a menudo a situarse cerca de la propia portería, con lo que este área está
saturada.

Posición
El portero siempre ha de tomar su posición dependiendo del balón. Si éste se en-
cuentra lejos en la mitad contraria, entonces el portero se sitúa algo fuera de su
área de penalti para poder captar balones largos que se lancen hacia su mitad. Si
su equipo presiona en gran medida al contrario, es importante que se mueva más
hacia delante en la posición de un tipo extralibero. Los porteros nacionales daneses
han demostrado en varias ocasiones lo decisiva que puede ser una situación así.
Durante la jugada de gol internacional del “fútbol dinamita danés” de la Eurocopa
de 1984 recordamos a Ole Qvist, que en el último partido de grupo contra Bélgica
corrió fuera de su área de penalti y superó al belga que había salido de la trampa
del fuera de juego de su defensa por medio de un tackling.
165
EL JUEGO EN DEFENSA

No cabe duda de que Peter Schmeichel dirige a sus compañeros de juego en de-
fensa. Sus informaciones a los jugadores fueron un factor decisivo durante toda su
carrera en la selección nacional danesa en la consecución de una gran defensa.

La intervención de Qvist impidió el 3:1 de los belgas, que hubiese expulsado sin
duda alguna a Dinamarca del torneo. Desde entonces Peter Schmeichel ha cum-
plido con éxito su posición de defensa libre para Dinamarca y en el Manchester
United.
Si el balón se encuentra en la propia mitad del portero, éste tiene que estar prepara-
do para recibir los lanzamientos que se produzcan en profundidad sobrepasando
la defensa en línea. Pero tiene que prestar atención y no alejarse mucho de su porte-
ría, de manera que no tenga problemas por encontrarse demasiado lejos a la hora
de retroceder hacia ella. A menudo se observan buenos defensas que lanzan balo-
nes largos a la portería contraria de manera sorprendente, mientras que el portero
retrocede desesperado lanzándose hacia atrás para poder atrapar aún el balón.
166
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (Figura 84)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/2 del terreno de juego dividido en
dos zonas (1 y 2) con una portería grande y dos más pe-
queñas.
Jugadores: 11 – 5:5 y un portero.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones del juego: El equipo blanco solamente puede lograr un tanto des-
pués de haber lanzado el balón de la zona 2 a la zona 1.
Ningún jugador blanco puede permanecer en la zona 1
antes de que el balón sea lanzado allí. Para el equipo ne-
gro no existen limitaciones.
Goles: El equipo negro lanza a las dos porterías pequeñas,
mientras que el blanco lo hace a la portería grande.
Variantes: a) El equipo blanco juega con un número limitado de ve-
ces que puede tocar el balón (por ejemplo 2).
b) Los pases en la zona 1 han de realizarse por el aire.
Consejos de aplicación: Este juego entrena la capacidad del portero de correr ha-
cia fuera, así como de atrapar pases que llegan de forma
oblicua. Ha de calcular en cada situación de juego si tiene
que permanecer en la portería o correr hacia fuera. Ha de
tener en cuenta a sus compañeros de juego así como in-
tervenir y evitar lanzamientos a puerta. El portero puede
hacer más intensiva la colaboración con sus compañeros
de juego dirigiéndolos hacia una posición que minimice
lo más posible el ángulo de lanzamiento a puerta para,
de esta manera, tener sólo tener que cubrir un pequeño
ángulo.
A través de la variante a) surgen más situaciones en las
que el equipo blanco lanzará el balón a la zona 1.
La variante b) permite que el portero tenga más tiempo,
pero dificulta que se siga pasando el balón si se encuentra
fuera de su área de castigo.
167
EL JUEGO EN DEFENSA

Fig. 84

Puntos clave:

Dirigir – Posición
168
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

El estilo de defensa de un equipo puede estar marcado por un sólo jugador. El anti-
guo capitán de la selección nacional alemana, Lothar Mattahäus, otorgó al juego
de su equipo una dimensión de defensa igual que de ataque. Su visión de juego lo
convirtió en un jugador en defensa previsor que dotaba de una gran dinámica a la
organización del juego en cuanto estaba recuperado el balón.
Capítulo 4

Estilo
de defensa

En el capítulo 3 se han descrito los diferentes principios de la organización defensi-


va y se han hecho propuestas de entrenamiento del juego en defensa. Aunque dos
equipos jueguen con el mismo sistema de defensa, cada uno de ellos puede articu-
larlo de manera diferente, según el tipo de ejercicio que cada equipo haya realiza-
do. Cuando se pierde el balón, un equipo, por ejemplo, puede replegarse hacia su
propia mitad antes de organizar su propia defensa, mientras que otro puede tratar
de recuperar el balón inmediatamente. La relativa importancia que los equipos
otorgan a una defensa ofensiva o defensiva se refleja en los diferentes estilos que se
describen en el libro titulado Fútbol: Jugar en ataque. Los estilos de defensa más
conocidos son el pressing, el catenaccio y una variante especial de defensa llama-
da técnica del fuera de juego (push-up).

4.1 Pressing
El principio del pressing
El equipo que defiende realiza una enorme presión al contrario mediante la defen-
sa realizada de forma sistemática en las proximidades del balón.

Aplicación
Si en las proximidades del balón, un equipo supera en defensa una situación de
igualdad o superioridad numérica con el rival, tendrá mayor oportunidad de recu-
perar la posesión. En el juego se presentan numerosas situaciones de igualdad o
inferioridad numérica que pueden superarse. Si, por ejemplo, un jugador recibe un
pase en una “zona cerrada” en la que su libertad de movimientos es limitada, co-
mo puede ser en la línea de banda, o si el jugador tiene que controlar un pase de-
170
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

En los Mundiales del año 1998 contra Nigeria, Thomas Helveg es presionado por
tres jugadores de la selección nigeriana. Oliseh presiona por delante, West por el
lateral.

fectuoso o un balón alto, en el que se necesita un cierto tiempo para controlarlo. Lo


mismo vale para las zonas de juego con muchos jugadores, en las que al jugador
que posee el balón le resulta especialmente difícil controlar la situación de juego y
disponer del tiempo necesario para conseguir la orientación. Algunos equipos han
desarrollado un estilo de juego que presiona de forma rápida y directa sobre el ju-
gador rival que posee el balón, mientras avanza el resto de jugadores que se en-
cuentra cerca de la zona. Este estilo defensivo recibe el nombre de fútbol de pre-
sión, y en los años noventa fue el estilo predominante de lucha por la posesión del
balón en el Bondby Kopenhagen. No obstante, hay diferencias según dónde se re-
alice el pressing al equipo contrario. Hay equipos que realizan con facilidad una
enorme presión, lo que significa que crean un pressing muy adelantado, mientras
que otros equipos comienzan con un pressing fuerte iniciado cuando el contrario se
adentra la propia mitad del terreno de juego. El pressing adelantado representa
una gran parte del estilo de juego llamado “juego directo”, que se cita en el libro
Fútbol: Jugar en ataque.
171
ESTILO DE DEFENSA

Objetivo
1. Limitar la zona y las posibilidades de pase del jugador rival que posee el ba-
lón.
2. Aumentar la posibilidad de errores en el jugador rival que posee el balón y así
luchar por recuperar el balón.
3. Tras robar el balón, hay que tener muchas posibilidades de pase para poder
llevar rápidamente el juego propio hacia delante.
4. Sorprender al jugador rival.

Descripción general e indicaciones de aplicación

Para realizar un pressing efectivo, los jugadores del equipo que defiende tienen
que adoptar rápidamente la posición de marcaje en las proximidades del balón. Si
un equipo realiza un pressing, los movimientos de los jugadores que forman parte
de la presión deben desplazarse hacia delante y hacia un lado y, al mismo tiempo,
estar apoyados por los demás jugadores (véase figura 85). Mientras el balón se
encuentra donde se sitúa el jugador blanco número 5, el jugador negro número 2
avanza hacia él (orientado hacia delante).

Fig. 85
172
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

El jugador 6 negro orientado hacia delante ocupa la zona del jugador 2, mientras
que los jugadores negros 7 y 4 se desplazan del mismo modo en la dirección del
balón (orientados hacia un lado). El jugador negro 6 toma la posición de apoyo
con respecto al jugador 2, mientras que el jugador negro 10 se coloca en línea con
el jugador que lleva el balón para impedir el pase. Para poner en apuros realmente
al contrario, los jugadores tienen que desplazarse de forma rápida y coordinada.
En la figura PR1, el jugador negro número 2 pone el pressing en marcha, asedian-
do al jugador que posee el balón; al mismo tiempo, los compañeros presionan en
las posibles zonas de pase del contrario. La coordinación entre los jugadores es de
gran importancia, dado que la presión sobre el jugador que posee el balón puede
provocar un mal pase que otros jugadores en defensa pueden aprovechar. El juga-
dor que presiona al rival que lleva el balón no sólo debe intentar robárselo sino con-
seguir también que realice el pase hacia una determinada zona donde se encuen-
tren muchos defensas. Hay que dificultar el pase todo lo posible para que el jugador
que vaya a controlar el pase tenga dificultades para hacerlo y para volver a pasar.
La figura 86 muestra una situación en la que el jugador blanco 2 recibe el balón.
Mientras el balón está en camino, el jugador negro número 10 corre hacia el juga-
dor 2, para presionarlo. Al mismo tiempo que el jugador corre, el resto de sus com-
pañeros también se dirige hacia esa zona para intentar recuperar el balón, en el
caso de que el jugador blanco número 2 realice un mal pase. Esto significa que al
jugador blanco número 11 que está más lejos del balón ya no se le cubre.
El jugador que presiona en primer lugar al rival que lleva el balón se denomina ju-
gador defensa 1. El jugador que se encuentra inmediatamente después es el defen-
sa 2. El resto de los jugadores que se encuentran más próximos al balón son llama-
dos defensas 3. Las funciones de los jugadores que corresponden con estas
denominaciones se detallarán en el siguiente apartado.

Indicaciones principales para el jugador en defensa 1:


Calcular: El jugador tiene que calcular cuál es el mejor momento para re-
alizar el pressing y en qué situaciones de juego debe realizarse
de manera automática. Habitualmente el defensa 1 es el que
arrastra al resto de los compañeros. Sin embargo, en algunos
casos el defensa 1 es animado a correr por el grito de otro de-
fensa que se encuentra detrás del resto de compañeros, que ve
las posibilidades de ataque existentes y que hace las veces de lí-
der o dirigente.
173
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 86
174
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Cambio de velocidad: Si un jugador ha decidido realizar un pressing, su acción


debe ser llevada a cabo con rapidez y decisión. Es impor-
tante que el pressing comience inmediatamente si el balón
está repartido entre dos jugadores. Esto perjudicará, por
una parte, al jugador que recibe el pase y, por otra, redu-
cirá el tiempo que se necesita para controlar el balón.
Posición del pressing: En el momento en que el rival entra en contacto con el ba-
lón, el jugador en defensa 1 ya debe haber adoptado una
posición en defensa correcta; esto significa que deben co-
locarse con las rodillas ligeramente flexionadas al lado
del jugador contrario para poder robar el balón o cubrir
un ángulo determinado de pase. El jugador no puede
“lanzarse al ataque a lo loco”. Debe medir su velocidad,
de lo contrario, corre el peligro de ser sobrepasado con
un solo movimiento por el jugador contrario.

Indicaciones principales para el jugador en defensa 2:

Apoyar: El jugador debe desplazarse hacia delante y también dis-


tanciarse de la misma manera del jugador rival para ase-
gurar al jugador 1. Se coloca de tal manera que el juga-
dor en defensa 1 puede realizar la máxima presión al
jugador rival que lleva el balón.

Indicaciones principales para el defensa 3:

Avanzar: Los compañeros deben avanzar en paralelo a los movi-


mientos del jugador en defensa 1. Esto significa que de-
ben desplazarse rápidamente hacia el jugador que lleva
el balón y adoptar una posición con la que el jugador en
defensa 1 se sienta apoyado.
Orientación a la banda: Como mínimo, un jugador debe proteger rápidamente los
posibles pases que pueda realizar el jugador que lleva el
balón. Si el pressing se desarrolla en línea de banda sólo
hay una posibilidad de pasar el balón: hacia atrás.
Los demás compañeros que se encuentran más alejados
se colocan en las inmediaciones del balón con el fin de
obtener con rapidez la mejor posición posible en defensa
en caso de un nuevo pase. Los jugadores deben forman
una unidad compacta continuamente.
175
ESTILO DE DEFENSA

Orientación
hacia delante: Los compañeros que se encuentran cerca del balón tienen
que acercarse con rapidez a los contrarios más próximos
y cubrirlos estrechamente. En esa posición, el rival puede
malograr un pase o adoptar una nueva posición si el ba-
lón sigue jugándose.

Comunicación
La coordinación del movimiento de los jugadores exige una comunicación óptima
dentro del equipo. En el entrenamiento y en los partidos, mediante el grito se esti-
mula la tensión necesaria para el pressing. El grito “ve por aquí”, seguido de
“avanza”, puede ser utilizado por ejemplo como la señal activadora (o provocado-
ra). Naturalmente, los equipos que mejor funcionan no necesitan ninguna orden.
Los jugadores, según su experiencia, pueden reconocer e indicar inmediatamente
situaciones en las que el pressing es útil.

Momento
Un pressing es físicamente agotador, de manera que sólo se provoca en determina-
dos momentos del partido. Por eso, es importante unirse en esas situaciones de
partido en las que el pressing tiene mayor éxito.

Ejercicios
A continuación se indican una serie de ejercicios que ayudan a incorporar la
práctica del pressing. Los ejercicios muestran el trabajo de los jugadores en defen-
sa 1 y 2.
176
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 1 (figura 87)


Terreno de juego: 1/2 del terreno de juego con dos porterías grandes.
Jugadores: 12: 6 y 4 y dos porteros.
Organización: El equipo blanco juega con tres jugadores en línea en la
parte trasera del campo (2, 3 y 5) y un jugador como cen-
trocampista defensivo (6). El equipo negro juega con dos
delanteros punta (10 y 11), dos centrocampistas (8 y 9) y
dos defensas exteriores (2 y 5).
Descripción del juego: El juego comienza cuando el portero del equipo negro
lanza el balón a los jugadores 8 ó 9. Después de recupe-
rar el balón, el equipo blanco tiene que pasarlo a un juga-
dor que ha de tocar el balón tres veces antes de intentar
un lanzamiento lejano.
Goles: Cuentan los tantos normales en portería.
Variantes: a) Se introducirá un centrocampista más en cada equipo.
b) El terreno se prolonga a un 1/3 de la dimensión de un
terreno de juego normal. El equipo blanco recibe al mis-
mo tiempo dos delanteros punta y un jugador en defensa
más, es decir, cuatro jugadores en línea en total.
c) Se introduce un comodín, que juega con el equipo que
se encuentre en posesión del balón. Debe permanecer en
una de las líneas de banda y extender el juego.
Consejos de aplicación: El objetivo del ejercicio es que los tres jugadores de atrás
en zona de defensa deben robar el balón pronto, creando
una línea de defensa delante. La importancia reside en los
desplazamientos laterales y en la línea de defensa coloca-
da más adelante. La orientación del juego es determinada
por los centrocampistas que dirigen los pases en una di-
rección dada. Los jugadores deben recordar siempre que
los movimientos en defensa se realizarán en coordinación
con los compañeros más próximos.
177
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 87

Mediante las variantes a) y b) se aclara el significado de la dependencia mutua que


se da entre los centrocampistas y los jugadores de la línea defensiva trasera.
Con la variante c) se lleva a cabo el juego con un comodín, que mediante su posi-
ción fija en el terreno extiende el juego y hace necesario, de esta manera, los des-
plazamientos laterales de la línea de defensa.
Ahora el juego cambia continuamente, la fase de adaptación de la línea defensiva a
la situación particular de juego resula crítica. El juego debe ser acompañado por el
entrenador, especialmente en los ataques rápidos tras de la recuperación del balón.
Deben tenerse en cuenta permanentemente las reglas defensivas básicas de la de-
fensa en zona.

Puntos clave:

Defensa 1: Calcular – Cambio de velocidad – Posición pressing


Defensa 2: Apoyar
Defensa 3: Avanzar – Orientación hacia el lateral – Orientación hacia delante
General: Comunicación – Momento en el tiempo.
178
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 2 (figura 88)


Terreno de juego: Aproximadamente 2/5 del terreno de juego, desde el
área de penalti hasta la línea del centro del campo. Una
portería grande.
Jugadores: 13: 7 jugadores del equipo negro (2, 3, 4, 5, 6, 7 y 10) y
5 jugadores del equipo blanco (7, 8, 9, 10 y 11). Un por-
tero en el equipo negro.
Organización: El jugador 7 blanco se encuentra en el semicírculo central
más próximo a la portería, mientras que el jugador 10 del
equipo negro se encuentra en el otro semicírculo.
Descripción del juego: El jugador blanco 8 pasa el balón al jugador blanco 7,
que seguirá el juego libremente.
Goles: El equipo blanco consigue marcar un tanto lanzando a
portería. El equipo negro consigue el tanto tras cinco pa-
ses seguidos sin perder el balón.
Desarrollo: Se juega sobre la 1/2 parte del terreno de juego. Se intro-
duce otro jugador en cada equipo. Ambos comienzan
desde el semicírculo del centro del campo.
Consejos de aplicación: El ejercicio entrena el pressing cuando el jugador contra-
rio construye el juego desde la línea de centro del campo.
El jugador 10 del equipo negro tiene que intentar entrar
en contacto con el jugador blanco número 7 con la mayor
rapidez posible y desplazarlo al lugar del jugador 10, en
donde también participa junto con sus compañeros en un
pressing muy útil hacia un lado (o la banda) o hacia de-
lante.
Si el jugador blanco número 7 dribla hacia la izquierda,
el jugador negro número 5 tiene que presionarlo directa-
mente, mientras que los jugadores blancos 6 y 7 se des-
plazan hacia la banda. La presión hacia el lateral del ju-
gador negro número 10 se hace dependiendo de la
posición del jugador negro número 5. El número 10 debe
calcular si el jugador negro 5 se abre hacia la banda o
hacia el centro. En este ejercicio adquiere protagonismo
principal la coordinación entre los compañeros próximos
entre sí y los centrocampistas que realizan la presión.
Mediante el desarrollo del ejercicio anteriormente pro-
puesto, el terreno de juego se prolonga a una dimensión
real, por lo que aumentan, entre otras, las exigencias rela-
tivas al esfuerzo físico de los jugadores.
179
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 88

Puntos clave:

Defensa 1: Calcular – Cambio de velocidad – Posición pressing


Defensa 2: Apoyar
Defensa 3: Avanzar – Orientación hacia el lateral – Orientación hacia delante
General: Comunicación – Momento en el tiempo
180
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (figura 89)


Terreno de juego: 1/4 parte del terreno de juego con una zona central (2) y
dos zonas exteriores.
Jugadores: 16: 8 y 8.
Organización: Cuatro jugadores negros y dos jugadores blancos se en-
cuentran en las zonas 1 y 3. Cuatro jugadores blancos en
la zona 2 que trabajan en pareja.
Descripción del juego: El equipo negro en la zona 1 juega el balón hacia la zona
3, en la que dos jugadores blancos de la zona 2 pueden
correr dentro de ella mientras se realiza el pase junto con
dos compañeros que preparan el pressing. El equipo ne-
gro juega el balón en la zona 1, los otros dos jugadores
blancos de la zona 2 corren hacia la zona 1 mientras que
los jugadores blancos de la zona 3 volverán a la zona 2.
Goles: El equipo negro recibe un punto después de tres pases en-
tre las zonas 1 y 3, sin que un jugador blanco haya toca-
do balón.
Condiciones del juego: Se juega con dos toques de balón como máximo.
Variantes: a) Sólo el jugador que recibe el balón puede tocarlo dos
veces.
b) No se limita el número de toques de balón.
c) El terreno de juego se ampliará o reducirá.
d) No hay ninguna limitación en cuanto al número de ju-
gadores de la zona 2 que pueden correr dentro de las zo-
nas exteriores.
Consejos de aplicación: Este juego desarrolla especialmente la capacidad de los
jugadores blancos de decidir rápidamente cómo deben
dividirse la tarea del pressing entre los cuatros jugadores
que se encuentran dentro de la zona. Los dos jugadores
blancos ya presentes en las zonas exteriores juegan nor-
malmente de defensa 1 y 3, respectivamente, mientras
que los jugadores que suben se desplazan dependiendo
de la posición de sus compañeros. También existe la posi-
bilidad de colocar a los defensas 1, 2 y 3 en la zona. El
juego en las zonas exteriores exige un cambio constante
en las tareas de pressing, de modo que los jugadores
blancos tienen que readaptar continuamente la tarea de
la defensa.
181
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 89

Mediante las variantes a) y b) puede aumentar la velocidad de juego en el equipo


que se encuentre en posesión del balón, lo que dificulta el trabajo en defensa.
La variante c) ofrece la posibilidad de entrenar el pressing en la línea de banda.
La variante d) permite al equipo blanco utilizar el número de defensas que estimen
necesario, con el fin de aumentar las oportunidades de recuperación del balón en
una situación de juego.

Puntos clave:

Defensa 1: Calcular – Cambio de velocidad – Posición pressing


Defensa 2: Apoyar
Defensa 3: Avanzar – Orientación a la banda – Orientación hacia delante
General: Comunicación – Momento en el tiempo
182
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 2 (figura 90)


Terreno de juego: Aproximadamente 1/4 parte del terreno de juego, distri-
buido en dos zonas (1 y 2). Una portería grande y dos pe-
queñas hechas con cuatro conos, situados en el lado
opuesto de la línea de gol correspondiente a la portería
grande.
Organización: Se encuentran dos jugadores del equipo negro en cada
una de las dos zonas.
Jugadores: 9: 4, 4 y un portero.
Descripción del juego: Juego normal. El equipo blanco en las dos porterías pe-
queñas.
Condiciones del juego: Los jugadores del equipo negro no pueden abandonar su
zona si el equipo blanco está en posesión del balón. El
guardameta sólo puede sacar de portería al jugador que
esté más próximo a él. El balón no se puede devolver al
guardameta.
Goles: El equipo negro juega contra la portería grande. El equi-
po blanco consigue un tanto si alcanza a uno o más conos
de las porterías delimitadas por ellos. El número de conos
caídos es la cantidad de puntos que se anotan.
Variantes: a) El equipo blanco cuenta con un jugador más, que per-
manecerá siempre en la parte más retrasada del equipo.
Este jugador tiene que recibir el balón que es lanzado por
el portero y jugar únicamente de pasador.
b) Se amplía el terreno de juego.
Consejos de aplicación: Este juego ejerce una presión especial sobre el equipo ne-
gro. La importancia reside en el trabajo de los movimien-
tos básicos en el pressing, es decir, el adelantamiento de
los jugadores que actúan como defensas 1 y de los juga-
dores en apoyo (jugadores en defensa 2), así como la
orientación hacia derecha de los otros dos jugadores.
Mediante la introducción de la variante a) surgen con más
frecuencia los cambios de orientación del juego. Con ello
se generan más cambios de situación para el equipo ne-
gro. Con la variante b) se amplía la distancia de separa-
ción de los jugadores; en este caso, resulta mucho más im-
portante valorar cuál es la distancia idónea para realizar
la presión.
183
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 90

Puntos clave:

Defensa 1: Calcular – Cambio de velocidad – Posición pressing


Defensa 2: Apoyar
Defensa 3: Avanzar – Orientación a la banda – Orientación hacia delante
General: Comunicación – Temporización
184
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 3 (figura 91)


Terreno de juego: 1/2 del terreno de juego. Tres porterías pequeñas en am-
bas líneas de fondo.
Jugadores: 16: 8 y 8.
Descripción del juego: Juego normal, aunque sin fuera de juego.
Condiciones del juego: La colocación de salida es igual para ambos equipos: 4 –
4 con cobertura en zonas. Cada uno de los jugadores tie-
ne que tocar el balón como mínimo dos veces.
Goles: Se consigue marcar un tanto introduciendo el balón en
cualquiera de las tres porterías contrarias.
Variantes: a) No se fija de antemano la cantidad de toques que se le
deben dar al balón.
b) Se fijará a qué puerta se debe lanzar – por ejemplo, só-
lo en las porterías laterales o, tras conseguir un gol, sólo
en la portería central.
Consejos de aplicación: Este juego entrena la coordinación entre las dos líneas de
defensas cuando se va a realizar pressing. Los jugadores
tienen que adaptar sus movimientos a los que los jugado-
res en defensa 1 y 2 realizan y orientarse hacia la banda
donde se encuentra el resto de los jugadores de la defen-
sa. Un equipo tiene mayores posibilidades en el pressing
si consigue desplazar el juego hacia la banda. En el cen-
tro del terreno de juego se dan situaciones en las que re-
sulta determinante la distribución recíproca de las tareas
de pressing.
Mediante la variante a) aumenta la velocidad de juego,
de modo que a veces puede ser necesario volver a esta-
blecer la regla inicial de los 2 toques.
Mediante la variante b) el entrenador puede determinar
que los equipos sólo lancen a una determinada portería.
El equipo que defiende recibe la posibilidad de llevar a
cabo una defensa más sistemática y agresiva.
185
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 91

Puntos clave:

Defensa 1: Calcular – Cambio de velocidad – Posición pressing


Defensa 2: Apoyar
Defensa 3: Avanzar – Orientación a la banda – Orientación hacia delante
General: Comunicación – Temporización
186
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicios especiales de calentamiento


para el entrenamiento del pressing

Ejercicio 1 (figura 92)


Terreno de juego: 1/3 parte del terreno de juego (entre la línea del centro
del campo y el área de penalti).
Jugadores: 15: tres equipos con 5 jugadores cada uno (equipos A, B
y C).
Descripción del juego: Dos equipos (10 jugadores) juegan contra un equipo (5
jugadores). A modo de ejemplo, A y B contra C. Si un ju-
gador del equipo “interior” (C) toca al balón, se modifica
la combinación de los equipos. El equipo C juega ahora
junto con el equipo A o B, dependiendo del equipo que
haya cometido el fallo que hizo posible que el equipo C
pudiera tocar el balón. El entrenador comunica a sus ju-
gadores cuál es el equipo que juega en el “interior”. Ha-
brá como máximo dos toques de balón.
Variantes: a) El número de jugadores puede aumentar o disminuir,
así como la extensión del terreno de juego.
b) Se juega con dos balones. Ambos balones sirven para
modificar la distribución de los equipos.
c) No se limita el número de toques de balón.
Consejos de aplicación: La extensión del terreno de juego obliga al equipo interior
a realizar un pressing. El equipo interior debe valorar el
momento idóneo para realizar un pressing coordinado y
con posibilidades. Es importante que, al mismo tiempo, el
equipo aprenda a adaptarse rápidamente a las acciones
de “mantener el balón” y “defender el balón”.
187
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 92
188
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Morten Olsen dirigió con maestría la táctica del fuera de juego en la selección da-
nesa, llamada Push - up. Con una gran visión de toda la situación del juego, Mor-
ten Olsen pudo prever en qué momento tenía que dirigir a los compañeros hacia
delante, para dejar que el contrario avanzara en posición irregular.
189
ESTILO DE DEFENSA

4.2 Fuera de juego

El principio del fuera de juego


Los jugadores más retrasados en defensa se adelantan simultáneamente en el me-
nor tiempo posible (véase figura 93).

Aplicación
El fuera de juego es un método de defensa extraordinariamente efectivo. Tanto pa-
ra robar el balón como para dejar al contrario en posición ilegal. Muchos se acor-
darán cómo en los años ochenta el equipo nacional danés utilizó este principio con
gran éxito, dirigido con maestría por el jugador Morten Olsen. Los jugadores del
equipo nacional danés Frank Arnesen y Soren Lerby se inspiraron en las indicacio-
nes de su entrenador Rinus Michels, que en los años setenta practicó con la selec-
ción holandesa esa misma táctica con el apodo de la “la trampa”.

Fig. 93
190
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Aquel fue el antecedente del empleo en los ochenta del fuera de juego por parte del
combinado danés. Morten Olsen dijo: “Era humillante que siempre encajásemos
tantos goles tontos. Empleando el fuera de juego conseguimos que el contrario no
pudiera invadir el área de penalti, que era el lugar donde cometíamos la mayoría
de los errores que acababan en gol. Entrenamos la táctica un par de días”. El siste-
ma es estudiado de tal modo que también otros podrían dirigir la defensa.
El fuera de juego sólo puede utilizarse coordinadamente. Si el jugador contrario es
capaz de intuir el momento en el que vamos a dejarlo en posición ilegal, puede ser
útil no volver a utilizar la táctica durante un tiempo en el partido. Asimismo, en al-
gunas ocasiones es mejor abandonar por completo el empleo de esta táctica debi-
do a que el árbitro o el juez de línea no pitan correctamente las situaciones de fue-
ra de juego.

Objetivo
• Situar al contrario en fuera de juego.
• Limitar la zona y las posibilidades de pase del jugador que lleva el balón.
• Robar el balón.
• Distanciar aún más a los jugadores contrarios de la propia puerta.

Descripción general e indicaciones de aplicación

La táctica del fuera de juego se puede utilizar en tres situaciones:


• En un ataque del contrario.
• Después de sacar el balón desde la propia puerta.
• Justo antes de que el equipo contrario realice una falta.

Presionar al jugador rival que lleva balón


Para lograr la táctica del fuera de juego no debe darse al contrario que lleva el ba-
lón la posibilidad de que piensen lo próximo que puede hacer. En esta fase del jue-
go es muy importante disponer a un jugador para que presione rápidamente al
contrario que posee el balón. En muchas ocasiones, lo mejor es destinar al jugador
que está más próximo al rival que posee el balón.
191
ESTILO DE DEFENSA

Organización
Condición indispensable para la realización del fuera de juego efectivo es que to-
dos los jugadores se encuentren en una posición de defensa correcta. Si no se hace
así, se corre el peligro de que uno o más jugadores queden “descolgados”, lo que
abriría al contrario la posibilidad de pasar a un delantero desmarcado.

Dirigente
El fuera de juego es dirigido por un jugador que tiene la visión de juego suficiente
como para prever los movimientos de los compañeros y del contrario; normalmen-
te es el defensa libre quien realiza tal acción.

Señal
El dirigente puede gritar en el momento de iniciar el movimiento; sin embargo, es
más útil que los compañeros mantengan el contacto visual con el dirigente y, con
esa información, poder prever todos el momento idóneo. De esta forma, el adelan-
tamiento de un compañero hacia el contrario que posee el balón puede servir de
señal para el compañero en la preparación del fuera de juego. En algunas ocasio-
nes el dirigente puede hacer una señal con la mano, justo antes de comenzar.

Velocidad
Todos los jugadores que se encuentran en las zonas posteriores del juego tienen
que adelantarse con rapidez. Es decisivo no dudar en el inicio.

El jugador que corre en contra


Se recomienda tener a menudo un centrocampista adelantado o un delantero que
corra en dirección de su propia portería, si su equipo va realizar la táctica de fuera
de juego. Esta jugador puede cubrir la entrada del contrario en caso de que éste
burle el fuera de juego. Es importante que el jugador que corre en contra adapte su
velocidad para anular antes de tiempo la “trampa”.

Portero
Si se realiza fuera de juego muy adelantado, el portero debe permanecer dentro
del área de penalti, de modo que pueda correr hacia el balón en caso de que el
contrario realice un pase largo hacia la portería.
192
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ilustración del ejercicio de juego 1 (figura 94)


Terreno 1/2 parte del terreno de juego distribuido en dos zonas (1 y 2) con
de juego: una portería grande.
Jugadores: 15: 8 y 7. Cinco jugadores defensas (2 – 6), dos centrocampistas (7 y
9) y un portero (1) en el equipo negro. El equipo blanco consta de
dos delanteros, dos centrocampistas y tres defensas.
Organización: Los jugadores 2 y 6 del equipo negro y los atacantes y los centro-
campistas del equipo blanco se encuentran en la zona 1, el resto de
jugadores permanece en la zona 2. El equipo blanco comienza con
el balón en la zona 2.
Descripción
del juego: Juego normal.
Condiciones: Los jugadores no pueden cambiarse de zona. Se juega con “1 metro
fuera de juego”; esto significa que los atacantes tienen que estar como
mínimo un metro en fuera de juego para que éste pueda ser pitado.
Goles: El equipo blanco lanza a la portería grande, mientras que el equipo
negro consigue marcar un tanto si juega el balón en el círculo central.
Variantes: a) Los jugadores de la zona 2 pueden ocupar la zona 1, aunque no
pueden correr dentro del área de castigo.
b) En la zona 2 el saque de banda se realiza como una falta.
c) En la zona 1 el saque de banda se realiza como un saque de es-
quina.
Consejos de La importancia en este juego reside en la coordinación entre los de-
aplicación: fensas 2 – 6 durante la realización del fuera de juego. El jugador que
dirige la trampa debe encontrar el momento adecuado para iniciar
el movimiento. El jugador 4 tiene que esperar que el jugador 7 ó 9
presione al contrario que lleva el balón.
El equipo blanco debe comprender la exigencia de evitar el fuera de
juego y romper la defensa del equipo negro. Si el equipo blanco úni-
camente presta atención a no correr en fuera de juego puede crearse
una zona más entre las zonas 1 y 2 (una parte de la zona 1), en la
que los jugadores 2-6 pueden permanecer, pero no los del equipo
blanco de la zona 1. En el desarrollo a) el jugador 7 ó 9 tiene que re-
plegarse y cubrir.
El desarrollo b) ilustra el fuera de juego desde un lanzamiento de fal-
ta. En las indicaciones del entrenador es especialmente relevante tra-
bajar el momento en el que debe iniciarse la “trampa”. Si se realiza
muy pronto, puede ser que el contrario se dé cuenta de la situación y,
de vez en cuando, la utilice en propio beneficio, mientras que si la
táctica se desarrolla demasiado tarde los jugadores del equipo cotra-
rio no entrarán en fuera de juego y tendrán muy buenas oportunida-
des para desmarcarse de la defensa.
193
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 94

Si el equipo contrario está bien preparado para contrarrestar el fuera de juego, es


mejor no intentar la acción durante un tiempo determinado hasta que vuelva a ser
una sorpresa para el equipo contrario.
Mediante el desarrollo c) se producen más saques de esquina para poder trabajar
el fuera de juego desde esta posición. Si el balón se lanza hacia fuera del área de
penalti, los jugadores 7 y 9 tienen que presionar al jugador que lleva el balón, y
dejar tiempo suficiente para que los defensas se adelanten coordinadamente antes
de que el balón sea pasado al interior del área.
En el entrenamiento del fuera de juego puede ser útil que, de vez en cuando, el en-
trenador se sitúe en la línea de defensa y valore si efectivamente la trampa da re-
sultado.

Puntos clave:

Presionar al rival que lleva el balón – Organización – Dirigente – Señal – Veloci-


dad –Jugador que corre en la dirección del balón – Portero
194
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 1 (figura 95)


Terreno de juego: 1/4 parte del terreno de juego con una línea que señala
la mitad del campo. Se colocan cuatro conos en ambas lí-
neas de fondo.
Jugadores: 12: 6 y 6.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones de juego: Cuando un equipo juega sobre la línea del medio campo,
todos los jugadores tienen que haber estado primero en la
mitad del campo contraria antes de que un jugador vuel-
va a tocar el balón en su propia mitad. Se juega con “un
hombre en fuera de juego”.
Goles: Un equipo consigue marcar un tanto si alcanza los conos
del equipo contrario.
Variantes: Si el balón ha estado en la mitad del campo contraria, só-
lo pueden tocar el balón en la mitad del campo propia los
jugadores que antes estuvieron en la otra mitad.
Consejos de aplicación: En este ejercicio los jugadores deben habituarse a reali-
zar una carrera rápida hacia delante y comprender qué
ventajas tiene que los jugadores más retrasados se ade-
lanten con rapidez. Si un equipo pierde el balón antes de
haber alcanzado la mitad del campo contraria, es impor-
tante que los jugadores más próximos presionen al rival
que lleva el balón con el fin de que éste no pueda efectuar
ningún pase. Además, un jugador que se encuentre de-
trás de la línea del medio campo debe orientarse hacia su
propia portería para que esté en condiciones de cubrir la
entrada legal de un rival en caso de que el contrario con-
siga pasar en largo y el fuera de juego falle. La variante
de juego propuesta aclara bastante la labor del jugador
que corre en dirección opuesta al fuera de juego.
195
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 95

Puntos clave:

Presionar al rival que lleva el balón – Organización – Dirigente – Señal – Veloci-


dad – Jugador que corre en la dirección del balón – Portero
196
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego 2 (figura 96)


Terreno de juego: Aproximadamente 3/5 partes del terreno de juego (des-
de un área de penalti hasta la otra) con dos porterías
grandes.
Jugadores: 16: 8 y 8, dos atacantes, dos centrocampistas y tres de-
fensas (dos marcadores y un libre) así como un portero en
cada equipo.
Organización: Ambos atacantes y los tres defensas contrarios se encuen-
tran en la misma mitad del terreno de juego.
Descripción del juego: Juego normal.
Condiciones de juego: Los jugadores atacantes y los defensas deben estar en la
misma mitad del terreno de juego durante todo el tiempo.
Goles: Cuentan los goles normales conseguidos en ambas porte-
rías.
Variantes: a) No se puede regatear sobre la línea de la mitad del
campo.
b) En caso de robar el balón en la propia mitad del campo,
el equipo puede dar como máximo tres toques de balón
antes de volver a pasar el balón sobre la línea de centro.
Consejos de aplicación: El juego muestra la coordinación entre los defensas y los
centrocampistas en la creación y realización del fuera de
juego. Es útil que los jugadores se coloquen en las posicio-
nes que normalmente adoptan en el equipo. El fuera de
juego es dirigido por el defensa libre, que debe esperar al
momento apropiado para iniciarlo. Los defensas y centro-
campistas acuerdan una señal común para comenzar.
Mediante este juego, los jugadores entienden lo importan-
te que resulta iniciar la trampa en el momento oportuno.
Una vez los defensas han practicado la acción varias ve-
ces, los centrocampistas pueden aprender a trabajar –
siempre de forma individual – como jugadores que corren
en dirección opuesta. En caso de perder el balón, los ata-
cantes tienen que presionar al jugador que lleva el balón.
La variante a) genera muchos fueras de juego. Además, el
ejercicio aclara la elección del mejor momento.
Mediante la variante b) se sobrepasa, tras la recuperación
del balón, la línea de la mitad del campo con la mayor ra-
pidez para que los defensas, tras una pérdida, no tarden
en colocarse en la posición óptima para volver a “colocar
la trampa”.
197
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 96

Puntos clave:

Presionar al rival que lleva el balón – Organización – Dirigente – Señal – Veloci-


dad –Jugador que corre en la dirección del balón – Portero
198
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicios especiales de calentamiento


para el entrenamiento del fuera de juego

Ejercicio 1 (figura 97)


Jugadores: 6.
Descripción: Cuando el jugador 1 le pasa el
balón al jugador 2, el jugador 3
corre hacia el jugador 2. El juga-
dor 2 dribla en dirección al juga-
dor 3 y tiene que impedir que el
jugador 3 no corra sobre la línea
marcada. Tras pasar la línea,
dribla al jugador 2 hasta colo-
carse detrás del jugador 5 y éste
le pasa el balón al jugador 6. El
jugador 4 le pasa otro balón al
jugador 1, que dribla hacia el ju-
gador 5 y corre hacia el jugador
1, y así sucesivamente.
Fig. 97

Ejercicio 2 (figura 98)


Terreno de juego: Una zona de penalti ampliada y distribuida en cinco zo-
nas (1 – 5).
Jugadores: 8.
Organización: Cinco jugadores tienen un balón en la zona 3. En cada
una de las zonas 1 y 5 hay cinco balones.
Condiciones de juego: En las zonas 2 y 4 no puede haber ningún jugador con
balón.
Descripción del juego: Los jugadores con balón driblan mezclados, mientras que
los jugadores que no lo poseen deben intentar robar uno.
El jugador que consiga recuperar el balón dribla en la si-
guiente zona. Hay un jugador que da la señal, por ejem-
plo gritando “adelante” o “vuelve” que determina cuándo
debe cambiarse la zona. Los tres jugadores que llegan en
último lugar deben robar balón.
199
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 98

Ejercicio 3 (figura 99)


Terreno de juego: Un área de penalti dividida en tres zonas (1 – 3) con una
línea de medio campo.
Jugadores: 6.
Condiciones del juego: A comienzos del ejercicio y después de un gol, los juga-
dores tienen que empezar desde su zona (1 ó 3).
Descripción del juego: El balón entra en juego (después de un gol comienza a ju-
gar el equipo que ha marcado el tanto) lanzándolo por el
aire desde la zona propia hasta la zona contraria (si no se
alcanza la zona, el equipo contrario consigue un punto).
Se consigue un punto cuando el equipo que está en pose-
sión del balón dribla sobre la línea de centro o cuando el
equipo que comienza el juego consigue driblar en la zona
del equipo contrario.

Fig. 99
200
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

4.3 Catenaccio
A finales de los años cincuenta y principios de los sesenta el Real Madrid y el Benfi-
ca de Lisboa dominaron la Copa de Europa. Su juego ofensivo consiguió hacerse
en más de una ocasión con el torneo.
En 1963 el AC Milán y en 1964 y 1965 el FC Inter de Milán rompieron por prime-
ra vez esa larga hegemonía. Esto se consiguió fundamentalmente gracias a una
concentración de efectivos en defensa, táctica que era muy poco habitual en esa
época. Ambos clubes milaneses constituyeron a mediados de los años sesenta el
modelo de una nueva formación defensiva. Colocaban un jugador detrás de la lí-
nea de defensa formada por cuatro jugadores. Esta posición en defensa se deno-
minó catenaccio, que en italiano significa “cerrojo”. El jugador que se encuentra
detrás de los cuatro defensas tiene la misión de cerrar los espacios en caso de que
el jugador contrario logre atravesar con el balón en su poder la línea de defensa
que se encuentra delante. El AC y el Inter jugaron con una posición de 1-4-3-2, en
la que los cuatro defensas que se encontraban en línea jugaban realizando una
defensa combinada, al hombre y en zonas.
En especial el Inter, cuyo entrenador, Helenio Herrera, es considerado en la actuali-
dad como el creador del catenaccio, consiguió perfeccionar los tres principios de
esta interpretación del juego. En primer lugar, su equipo debía impedir que el con-
trario llegara a las inmediaciones de la portería. Allí colocaba una línea de defen-
sas, otra en el centro del campo y, además, un jugador libre realizaba una cober-
tura extra. Así, el contrario debía superar una barrera compacta que, además,
aplicaba todos los medios (permitidos y no permitidos) para impedir las posibilida-
des de gol. El objetivo del Inter era la victoria mínima, por ello realizaban esporá-
dicamente contragolpes aprovechando los espacios que el contrario creaba cuan-
do se echaba al ataque. Los tres centrocampistas se encontraban en la situación
precisa para ejecutar pases rápidos allí donde se encontraban los huecos dejados
por los contrarios incorporados al ataque. El tercer factor de la interpretación del
juego de Herrera era una modificación del sistema de juego en el caso de encon-
trarse por delante en el marcador. El equipo ralentizaba tanto el juego que en la
mayoría del tiempo se hacía bastante aburrido.
En los años sesenta la estrategia del Inter en la Copa de Europa era simple y efecti-
va: 0:0 fuera de casa y 1:0 dentro de casa. Eso derivó en un fútbol aburrido pero,
a cambio, el club consiguió llegar a las finales de muchas ediciones.
201
ESTILO DE DEFENSA

El catenaccio es un estilo de juego defensivo que fue desarrollado por el club italiano
Inter de Milán sobre todo a mediados de los sesenta. La compacta barrera de defen-
sa formaba el punto de salida de un contraataque efectivo.

La búsqueda del resultado


El catenaccio como estilo defensivo de juego ha introducido en el fútbol actual la
búsqueda del resultado en detrimento del propio juego, y la predominancia de re-
sultados modestos: empates a cero o victorias 1:0. En este sistema la acción defen-
siva se sitúa en un primer plano. En 1967, la UEFA introdujo una regla para las
competiciones europeas gracias a la cual los goles marcados a domicilio valían do-
ble en caso de empate global a puntos o goles. Con esta modificación, el catenac-
cio paso a ser utilizado por los equipos participantes en estos torneos cuando juga-
ban lejos de su estadio.
Esta táctica de defensa puede utilizarse con equipos de todos los niveles técnicos.
Asimismo, no hay motivos para que equipos menos trabajados y con menos recur-
sos puedan imitar el sistema defensivo de estos equipos si han analizado y entrena-
do la táctica durante mucho tiempo. Puede ser así en los casos de equipos modes-
tos que tienen que enfrentarse a un contrario a priori superior a ellos, o que
intentan defender la ventaja del partido de ida.
Para entrenar el catenaccio puede utilizarse el siguiente ejercicio de juego.
202
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Ejercicio de juego (figura 100)


Terreno de juego: 1/2 parte del terreno de juego y una portería grande y
una pequeña.
Jugadores: 16. El equipo negro juega con 9 jugadores y portero.
Juega en la primera mitad contra los 7 jugadores restan-
tes que corresponden al equipo blanco. En la segunda
mitad de juego, el portero pasa a jugar con el equipo
blanco.
Organización: El equipo negro consta de defensas y centrocampistas,
mientras que el equipo blanco consta sobre todo de ata-
cantes y centrocampistas.
Descripción del juego: El ejercicio consiste en un partido con dos medios tiempos.
La primera mitad transcurre en 15 minutos, mientras que
el tiempo de la segunda mitad depende de la presión del
equipo negro. El resultado de la primera mitad determina
el transcurso de la segunda mitad, en la que el equipo ne-
gro tiene que defender la portería grande. Si el equipo
negro se encuentra, por ejemplo, un gol por delante y el
equipo blanco lanza a portería y consigue el empate, los
últimos 15 minutos se prolongarán 5 minutos más y así su-
cesivamente. Si, por el contrario, el equipo negro consi-
gue marcar un tanto se restan los cinco minutos de juego
que se añadieron, con la condición de que la segunda mi-
tad no puede durar menos de 15 minutos
Condiciones de juego: El equipo que juega en la portería grande juega con fuera
de juego. En la segunda mitad del juego, los jugadores 2
y 3 del equipo blanco pueden lanzar a portería pero
siempre desde fuera del área. El portero y un jugador del
equipo negro pasan al equipo blanco para jugar el 2º
tiempo.
Goles: Cuentan como goles los normales en ambas porterías. En
el equipo que defiende la portería pequeña, el último ju-
gador del equipo juega como el último hombre y no pue-
de parar el balón con las manos. En el 2º tiempo se cam-
bia de portero.
Desarrollo: a) La duración del partido se puede ampliar o reducir.
b) Se elimina al jugador de más y se juega 7:7.
203
ESTILO DE DEFENSA

Fig. 100

c) Otro equipo (verde) puede sustituir al equipo blanco, si después


de un tiempo determinado no consigue marcar un gol. Si el equi-
po verde tampoco consigue marcar un tanto, se cambia de nuevo.
Consejos de En la segunda mitad el equipo negro tiene que defender su aplica-
ción: resultado. El ejercicio debe demostrar cómo un equipo puede con-
centrarse únicamente en el mantenimiento del resultado, dándole
prioridad a su sistema defensivo. Los errores que propician un gol
son castigados con un aumento del tiempo restante para la finali-
zación. Por ello, es importante que el equipo que defiende lo haga
como un todo. El ejercicio es interesante para trabajar la comuni-
cación durante la cobertura, el pressing contra el jugador que lleva
el balón y el logro de un juego sin errores en la zona de defensa.
La situación de superioridad numérica (8:7) en la primera mitad
está pensada para que el equipo que deberá defender en la se-
gunda mitad aproveche la ventaja y consiga marcar tantos que le
permitan estar por delante en el marcador.
Mediante la variante a) se puede entrenar poco a poco la carga
que supone la prolongación temporal (por ejemplo, jugar la se-
gunda mitad después de 30 minutos).
Con la variante b) aumentan las probabilidades de que el primer
tiempo concluya con resultado de empate, lo que supone una ma-
yor presión para el equipo negro en la segunda mitad.
Mediante la variante b) se puede aumentar la presión al equipo
negro, ya que juegan contra un contrario que acaba de incorpo-
rarse al juego y que, naturalmente, está más fresco.
204
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

El estilo de juego danés de mediados de los años ochenta se definió como fútbol di-
námico. Tuvo que ver con el estilo creativo exhibido en el Mundial de 1986, en los
que algunos de los partidos de los daneses han pasado a la historia del Campeo-
nato Mundial con el calificativo de “memorable”. Los octavos y los cuartos de final
del Campeonato de 1998 han vuelto ha ratificar esta imagen.
Capítulo 5

Organización y criterios
de la táctica del equipo

En la táctica del equipo se trata de encontrar el camino adecuado para aplicar los
principios tácticos básicos así como de analizar qué acciones ofrecen las mejores
posibilidades técnicas de ataque y de defensa. La táctica de un equipo debe per-
seguir objetivos a largo plazo y, al mismo tiempo, estar orientada al éxito a corto
plazo.

5.1 Elección
Una selección de fútbol competente posee una buena organización. Éste es uno de
los conceptos clave del fútbol moderno. Una buena organización es equiparable a
una estructura metódica así como a una repartición clara de funciones.
Un partido de fútbol se organiza según sistemas de juego, que se aclaran en los
próximos capítulos desde puntos de vista históricos y actuales. Es significativo que
equipos que han renovado su organización o que han introducido nuevas varian-
tes de juego hayan tenido influencia sobre el juego de otros equipos, que los imi-
tan. Otra manera de causar influencia tiene que ver con la llamada perspectiva
del efecto, lo que significa que el propio entrenador reflexiona y discute sobre el
sistema que ya existe así como sobre los cambios o correcciones que puede incor-
porar a la organización de su equipo. Los masivos reportajes de los medios de co-
municación sobre el fútbol nacional e internacional dan continuamente nuevos im-
pulsos, que pueden servir de inspiración pero también favorecen la confusión, de
manera que un elemento importante del trabajo de un entrenador consiste en sa-
ber cuáles son los pasos básicos de la organización de su equipo así como la evo-
lución posterior de su trabajo. Un entrenador suele tener determinadas concepcio-
nes óptimas sobre cómo se debería jugar al fútbol. Durante estas reflexiones sobre
cómo debe jugar un equipo, se debería dejar llevar por sus propias ideas. Sin em-
206
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

bargo, rápidamente se descubre la dificultad que entraña transmitir los propios


ideales de fútbol al equipo, tanto por los jugadores como por falta de tiempo.
La evolución del equipo es un continuo tira y afloja entre las concepciones ópti-
mas y lo que realmente es posible. Existen dos modalidades para elaborar un sis-
tema. En un caso se parte de las condiciones de los jugadores; en el otro, se
cuenta de partida con un determinado sistema al que los jugadores han de
adaptarse. Ajax Amsterdam sirve como ejemplo de esta última posibilidad mien-
tras que –sobre todo en selecciones nacionales como, por ejemplo, la selección
de Brasil durante el Mundial de fútbol de 1994– los sistemas de juego están en-
focados de forma muy flexible en función de la calidad de los miembros del equi-
po. En cualquier caso, ambos puntos de partida se refieren al hecho de que el
éxito de un equipo lo constituye la capacidad que tienen los jugadores de vencer
en todas las situaciones de juego. En realidad, los partidos los ganan los jugado-
res y no los sistemas.

5.2 La función del entrenador antes del partido

La decisión sobre qué tres puntos tácticos constituyen el estilo de juego de un equi-
po durante un encuentro son:
• El propio potencial de los jugadores
• El estilo de juego del equipo contrario
• Las circunstancias especiales

La calidad de los jugadores


Conocer exactamente a los jugadores con los que se cuenta es un factor decisivo a
la hora de elaborar la táctica de un equipo. El entrenador ha de conocer con exac-
titud el nivel técnico, las capacidades tácticas y físicas así como la psicología de sus
jugadores. La táctica de equipo sólo puede funcionar si se enfoca según el análisis
de los puntos nombrados anteriormente. Es muy negativo el hecho de que los am-
biciosos planes tácticos del entrenador no armonicen de ninguna manera con las
condiciones de juego de su equipo.
Una táctica puede diseñarse completamente en un escritorio y causar una gran im-
presión al ser expuesta. Sin embargo, la puesta real en funcionamiento exige un
largo y duro entrenamiento. Es especialmente importante que en las consideracio-
nes tácticas se incluyan los puntos fuertes del equipo.
207
ORGANIZACIÓN Y CRITERIOS DE LA TÁCTICA DEL EQUIPO

Conocer al enemigo
En los equipos profesionales normalmente se tiene un conocimiento exacto del con-
trario. Este principio forma parte de una buena preparación en la elaboración de
un criterio táctico para el equipo. Sin embargo, las informaciones recabadas han
de ser interpretadas y aplicadas. No basta con observar con exactitud cómo el
equipo contrario ha jugado en el último partido e incluir todos los detalles en las
propias consideraciones tácticas. Las observaciones tienen que ser aprovechadas
mucho más para reforzar las posibilidades de ataque y de defensa del propio
equipo. Como punto de partida para la observación de un equipo contrario se
puede tomar un esquema. Como ejemplo, el antiguo entrenador de la selección na-
cional danesa, Sepp Piontek, ha ilustrado muy detalladamente un esquema similar:

Observación de un equipo contrario durante un partido

1. Sistema ➞ 4:3:3 ➞ 4:4:2 ➞ 5:3:2 ➞ posición de ataque o de defensa

2. Marcar al hombre ➞ marcar en zona ➞ marcajes estrechos o más sueltos

3. Estilo de juego ➞ técnico o agresivo ➞ normal o agresivo ➞ pases largos o


cortos ➞ cambios de ritmo

4. Organización de la defensa ➞ repartición de tareas ➞ apoyo ➞ fuera de


juego ➞ previsión

5. Juego en el centro del campo ➞ repartición de tareas ➞ capitán del equipo

6. Juego en ataque ➞ juego sin balón ➞ juego por bandas ➞ punto de saque
➞ regatear ➞ desmarques ➞ tiros a puerta ➞ apoyo a través de la defensa

7. Situaciones habituales ➞ saques libres ➞ saque de esquina ➞ barreras ➞


lanzamientos de penalti ➞ saques de banda

8. Capacidad física ➞ primer tiempo ➞ segundo tiempo

9. Cada jugador ➞ personalidades ➞ técnicos ➞ luchadores ➞ velocidad ➞


juego de cabeza ➞ regates ➞ pases ➞ peligro de gol

10. Impresión general ➞ impresión en detalle


208
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Circunstancias especiales en cada partido


Cada partido está influido por circunstancias diversas internas y externas. Circuns-
tancias especiales propias del equipo son, por ejemplo, el significado del partido
en relación a la clasificación actual o la posición en el torneo; si el equipo tuvo que
cambiar de sistema por causa de las lesiones, etc. Todo esto puede ser importante
para la determinación de la táctica del equipo. Entre las circunstancias externas
podemos reconocer, entre otras, el estado en que se encuentra el terreno de juego
(seco / mojado) o, y esto es importante para el portero, la posición del sol durante
la primera y la segunda mitad del partido.

Táctica de equipo en colaboración con el equipo


Los jugadores son los que tienen que aplicar las funciones tácticas sobre el terreno.
Por eso, es importante que el entrenador tenga en cuenta en sus reflexiones las opi-
niones de los jugadores y debe tratar de armonizarlas en sus decisiones, en la me-
dida de lo posible.
La responsabilidad con la que los jugadores desempeñan sus funciones tácticas de-
pende en gran medida de la influencia que hayan ejercido en la decisión del entre-
nador. A través de una participación mayor de los jugadores puede garantizarse,
además, que los objetivos tácticos de equipo se presenten de forma realista y al al-
cance de los jugadores. El diseño de la táctica es habitualmente tarea del entrena-
dor, aunque un diálogo posterior con los jugadores aumentará de forma decisiva
las oportunidades de que la táctica sea también aplicada.
La táctica debería estar clara antes del partido con la suficiente antelación, por
ejemplo, los lunes si el encuentro va a tener lugar el sábado o el domingo siguiente.
Esto hace posible que se trabajen esquemas tácticos particulares que resultan ser
especialmente importantes en el siguiente partido. Y con ello recordamos la famosa
frase: “el después de un partido es el antes de otro partido”, que afecta a este pun-
to en concreto.

5.3 La función del entrenador durante el partido


Cuando los jugadores saltan al terreno de juego deben hacerlo con el convenci-
miento de que se han decidido por la táctica correcta. Una táctica que, sin embar-
go, no es irrefutable, siempre existe la posibilidad de realizar cambios tácticos a
lo largo de los 2 tiempos de 45 minutos, así como en el descanso. Habitualmente
se realizan correcciones con respecto al primer medio tiempo. Si la táctica ha de
ser modificada en aspectos básicos, hay que aclarar a los jugadores que intervie-
nen las consecuencias de estas modificaciones tácticas. Aquí entran también as-
209
ORGANIZACIÓN Y CRITERIOS DE LA TÁCTICA DEL EQUIPO

pectos concretos, como son cambios posibles o reales. Es importante que la táctica
para el segundo tiempo se base en las experiencias del primer tiempo y que se
aprovechen los puntos fuertes propios así como las debilidades del contrario.
Además, el descanso ofrece la posibilidad de conversar directamente con los ju-
gadores.

Observación del juego


Como ejemplo de una observación del juego, el antiguo entrenador de la selección
nacional danesa, Sepp Piontek, pone a disposición una lista confeccionada por él
mismo que muestra de forma esquemática las fases del transcurso del partido que
el entrenador debería observar y evaluar.

Propio equipo Contrario

1. Realización de la táctica 1. Sistema de juego esperado


2. Cálculo de la forma ➞ equipo 2. Objetivos tácticos ➞ de ataque ➞ de de-
➞ jugador fensa ➞ puntos fuertes ➞ puntos débiles
3. Puntos fuertes ➞ puntos débiles 3. Puntos fuertes ➞ puntos débiles
4. Ritmo ➞ correcto
➞ demasiado lento
5. Análisis de funciones ➞ ataque 4. Análisis de funciones
➞ defensa ➞ centro del campo
6. Medio tiempo / Pausa ➞ táctica 5. Medio tiempo / Pausa
correcta ➞ examinar al contrario
➞ colocar de nuevo al equipo
2. Medio tiempo 2. Medio tiempo
7. Control de resultados 6. Cambio de táctica ➞ sistema
➞ posición
8. Cambios ➞ de ataque 7. Cambios
➞ de defensa
9. 70 ➞ 75 minutos ➞ mejorar
el resultado ➞ intervención táctica
210
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Morten Olsen hizo patente, durante su extensa carrera en la selección nacional dane-
sa, lo importante que puede ser para el equipo y el entrenador el papel del capitán.

5.4 El papel del capitán del equipo


El capitán del equipo adquiere un papel central en lo que se refiere a la comunica-
ción entre el entrenador y los jugadores. A través de él, el entrenador puede corre-
gir medidas tácticas. Incluso aunque hoy en día se permite que el entrenador de in-
dicaciones tácticas directas a sus jugadores durante un partido, continuarán
habiendo situaciones en las que sea imposible darlas verbalmente.
El entrenador puede comunicar al capitán, a través de un lenguaje de signos, prin-
cipios de ataque y de defensa como pueden ser abrir el juego, rotar o ralentizarlo.
Capítulo 6

Entrenamiento
táctico

6.1 El proceso de aprendizaje táctico


En fútbol conocemos los principios para el perfeccionamiento de las capacidades
físicas así como de la habilidad técnica. Aún no existen pautas claras sobre cómo
entrenar la capacidad táctica de los jugadores y sobre cómo puede surgir una uni-
dad de fuerza a partir de un grupo.
Si se quiere perfeccionar la capacidad táctica de los jugadores hay que partir de
las exigencias impuestas a la consecución de acciones tácticas. El objetivo del en-
trenamiento táctico se refiere al perfeccionamiento de la capacidad de cada juga-
dor para decidir cómo ha de obrar en relación a las distintas situaciones de juego.
El potencial táctico del jugador se basa en el saber táctico, el poder táctico y las ca-
pacidades tácticas.
El saber táctico engloba conocimientos sobre sistemas de juego, reglas tácticas fun-
damentales, reglas de juego, etc. El poder táctico se refiere a las acciones concretas
que gracias al entrenamiento se realizan automáticamente cuando surgen determi-
nadas señales (estímulos). Si no es suficiente con la respuesta programada en una
situación, entonces el poder táctico del jugador se hace eficaz a la hora de analizar
la situación y llegar a una decisión que llevar a la acción.

Procesamiento de información

Todos las ideas que surgen durante el juego tienen un punto de partida. ¿Cómo lle-
gan al jugador tantas informaciones y cómo son procesadas por éste? En este proce-
so pueden distinguirse cuatro fases: percepción (se incluye regulación de la aten-
ción), anticipación (valoración, apreciación), decisión de actuar y retroalimentación.
Los buenos jugadores de fútbol disponen de una buena percepción, es decir, son
capaces de captar y analizar muy rápidamente la situación de juego. Esta capaci-
212
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

dad la han adquirido al tener que valorar innumerables situaciones, por propia ex-
periencia. Memoria y experiencia son requisitos importantes para una buena ca-
pacidad de anticipación. Si se han vivido muchas experiencias a lo largo del tiem-
po se dispone de buenos criterios para poder “leer” el juego. La experiencia no
tiene por qué desarrollarse a través de muchos años de juego, sino que va desarro-
llándose gracias a la labor de entrenamiento sobre una determinada situación tác-
tica y de manera intensiva. Precisamente, hay que tener en cuenta este último as-
pecto cuando se pretende familiarizar a los jugadores con acciones tácticas nuevas
o perfeccionadas. Si se valora el entrenamiento en situaciones de juego realistas y
si se trabaja con concentración sobre determinados elementos tácticos en períodos
de tiempo concentrados, el jugador está en situación de determinar aún más rápi-
damente su acción durante el juego. Es esencial para reforzar las acciones correc-
tas que el jugador obtenga una confirmación del resultado, es decir, una retroali-
mentación. Eventualmente puede él mismo valorar la acción adecuada
almacenándola en su memoria. Asimismo, para la puesta en práctica de un mode-
lo de acción táctica nuevo o diferente, es decisivo que el jugador reciba una confir-
mación cualificada por parte del entrenador que complete la experiencia del pro-
pio jugador y la matice.

Transmisión de conocimientos
y comprensión de las situaciones tácticas

El poder táctico reside en la decisión del jugador, en lo que él hace ante una situa-
ción de juego determinada. De ahí que tal entrenamiento táctico tenga que estar
caracterizado por el hecho de que un jugador tenga que tomar decisiones durante
el juego que desarrolle su percepción, valoración y realización de la acción. Este
proceso de aprendizaje se puede ver auxiliado por distintos medios. La compren-
sión de las posibilidades tácticas puede lograrse a través tanto mediante teoría co-
mo con entrenamiento práctico. La representación así como la profundización de
determinadas habilidades tácticas mostradas de forma teórica pueden facilitar a
menudo a los jugadores la comprensión del significado de este principio y de las
relaciones con el resto del marco táctico para el equipo. En una pizarra o, even-
tualmente, con secuencias de vídeo, se puede llamar la atención con respecto a los
puntos clave esenciales, pudiendo además dar paso a un diálogo sobre cómo se
aplica concretamente la acción deseada.
No obstante, para ilustrar la aplicación del concepto es fundamental el entrena-
miento práctico. El entrenamiento debe constar de ejercicios y juegos de entrena-
miento que impongan de forma variable y paso a paso exigencias con respecto a
la capacidad para valorar situaciones. Si se quiere trabajar un aspecto concreto se
213
ENTRENAMIENTO TÁCTICO

pueden tomar ejercicios como punto de partida que poco a poco sean cada vez
más difíciles. Finalmente, los ejercicios han de estar tan cerca de la práctica que
existan muchas alternativas de acción de las cuales paso a paso resulten modelos
de acción óptimos. Durante la introducción de un sistema nuevo o en el entrena-
miento de nuevos jugadores se puede empezar con un juego 11 contra 4 en todo el
terreno de juego. El AC Milán, por ejemplo, aplica esta forma de juego a nuevos
jugadores que deben conocer el sistema de juego del equipo en un período de
tiempo más corto.
Hay que establecer prioridades para un período de tiempo más largo con respecto
a un determinado tema táctico o a un conjunto de temas homogéneo, con el fin de
que pueda existir un cúmulo de experiencias así como una cierta sistemática de los
modelos de respuesta. Una práctica o un entrenamiento que deben crear modelos
de respuesta estables para determinadas situaciones de juego pueden conseguir el
efecto deseado únicamente por medio de una influencia sistemática y duradera.
El entrenador puede aplicar diferentes métodos de aprendizaje que complementen la
práctica. Los métodos correspondientes son descritos en el apartado Formas de entre-
namiento y organización en el entrenamiento táctico. Todos los métodos de enseñan-
za tienen en común la comunicación entre entrenador y jugadores.

El entrenador ha de continuar transmitiendo sus ideas tácticas en el entrenamiento.


214
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

La diferencia reside sobre todo en el distinto valor que se le concede al papel del
entrenador durante la enseñanza. En relación con el entrenamiento táctico, es im-
portante la forma que tiene el entrenador de enseñar. Los juegos y los ejercicios han
de tener un objetivo realista que debe ser explicado y comprendido por los jugado-
res para que la habilidad practicada pueda tener un efecto duradero.
Una buena inversión sería tomarse tiempo para establecer un diálogo con los juga-
dores sobre soluciones tácticas a problemas. Esto es importante, entre otros moti-
vos, para analizar las soluciones que tiene en cuenta cada jugador y para desper-
tar, de pasada, el sentimiento de responsabilidad conjunta. Por supuesto, también
el diálogo puede tener lugar en reuniones de jugadores.

Uso de grabaciones en vídeo durante el entrenamiento táctico


En el marco del trabajo táctico pueden incluirse grabaciones en vídeo de los juga-
dores del propio equipo o de otros equipos. Los jugadores llegan a una compren-
sión mejor y más matizada cuando observan sus propias acciones de juego así co-
mo a través de la designación de situaciones tácticas especiales. Normalmente, el
entrenador utilizará casi siempre las grabaciones en vídeo para la observación de
situaciones tácticas en el propio equipo. Para conseguir la mayor atención posible
y con ello una influencia mayor sobre los jugadores es decisivo que el entrenador
esté totalmente preparado para saber qué es lo que se ha de observar y durante
cuánto tiempo.
La duración de las grabaciones expuestas debe ser corta para evitar la pérdida de
interés en el auditorio. En una encuesta alemana se pudo constatar que los jugado-
res estrella no están interesados en dedicar mucho tiempo a las proyecciones de ví-
deo, lo que se funda en el hecho de que el 90% de lo que normalmente se les mues-
tra representa para ellos informaciones irrelevantes. A menudo se pasan y se
rebobinan las secuencias adecuadas para mostrar aspectos interesantes según la
opinión del entrenador, lo que mantiene la motivación de los jugadores.
El análisis del juego es decisivo para el trabajo de un entrenador. En la página 215
se describe la manera en que puede evaluarse tácticamente el método de juego de
un equipo. Con esta serie de ideas de fondo, combinadas con un registro mental o
mediante la anotación de los resultados más fuertes y más débiles del equipo du-
rante el partido, se consigue la base para el contenido del propio entrenamiento.
Esto significa que será más sencillo encontrar en ese momento los fragmentos, que
están pensados para los jugadores o aquellos otros que el entrenador quiere utili-
zar en su plan de entrenamiento.
Situaciones habituales y colaboración entre ataque, centro del campo y defensa
(ejemplos de desplazamientos, distancias de separación, ángulos de saque, etc.),
así como análisis individuales, son los campos más adecuados para la grabación
215
ENTRENAMIENTO TÁCTICO

de situaciones tácticas. Grabaciones de secuencias realizadas detrás de la portería


que muestran la manera en que un portero dirige su defensa pueden ser, a modo
de ejemplo, un buen punto de partida del análisis. Con imagen y sonido, el portero
puede comprender su propio trabajo o el de un jugador en esa zona. Quizá él ten-
ga una imagen sobre su procedimiento de juego que difiere de la del entrenador,
de modo que estas grabaciones pueden ilustrar un fondo adecuado para una ac-
ción reforzada en el área de trabajo del portero. Los jugadores pueden incluso lle-
varse las cintas de vídeo a casa y examinar ellos mismos su propio trabajo.
Las limitaciones técnicas del aparato de grabación así como la instalación del mis-
mo requieren que el entrenador reflexione primeramente sobre las zonas o situa-
ciones que deben convertirse en centro de interés. Los deseos del entrenador han
de ser comprendidos por los técnicos de grabación y adaptados del modo más
adecuado.
El elogio como medio para fomentar la motivación puede ser complementado con
grabaciones de vídeo. Si los pasos de juego acordados o practicados salen bien y
eventualmente acaban en gol, la proyección de las escenas escogidas tendrá un
efecto constructivo. Esto contribuye a su vez a concienciar a los jugadores de que el
entrenamiento sistemático y los esfuerzos son útiles a la hora de realizar una juga-
da sobre el terreno de juego durante el partido.

6.2 Formas de entrenamiento y organización


durante el entrenamiento táctico
Para cualquier aprendizaje se puede aplicar la idea de que la teoría es una cosa y
la práctica es otra diferente. Los jugadores aprenden algunos aspectos tácticos por
sí solos cuando están jugando, pero si se quiere conseguir un perfeccionamiento a
largo plazo, así como un concepto táctico de equipo, no puede eludirse el trabajo
sistemático. Algunos tipos de entrenamiento son más fácil de aprender en distintas
fases de evolución que otros.
En el volumen llamado Juego es ataque, en el capítulo “El entrenamiento práctico”,
se puede encontrar una descripción de los principales rasgos de las consideracio-
nes especiales y de mayor importancia que el entrenador debe poner en conexión
con la planificación de su entrenamiento táctico. La siguiente representación trata
diferentes formas de entrenamiento y organización que pueden ser aportadas al
trabajo de entrenamiento y que se complementan mutuamente.
216
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Forma 1: entrenamiento estándar (Fig. 101)


Método: Realización exacta de acciones y modelos de movimiento
fijos (véase el ejemplo de la página 223).
Objetivo: Práctica de modelos de movimiento fijos y de respuestas
de un jugador en determinadas situaciones de juego.
Aplicación: Durante la práctica de determinados modelos de respues-
ta por parte de un jugador, las repeticiones frecuentes son
un factor decisivo. Esta forma de entrenamiento es aplica-
da en el entrenamiento técnico así como en el táctico. El
entrenamiento es llevado a cabo normalmente sin o con
muy poca resistencia. En su lugar se concede mucha im-
portancia al trabajo exacto y, en el entrenamiento táctico,
sobre todo a la coordinación de las respuestas correspon-
dientes de los jugadores. El mejor efecto se alcanza si du-
rante un ejercicio colaboran de dos a tres jugadores. El
entrenamiento standard puede ser aplicado como entre-
namiento de repetición único o como introducción a ejer-
cicios más complejos. Tanto en el libro Juego en ataque
como en el presente volumen se describe este tipo de en-
trenamiento en forma de ejercicios ilustrados.
Información adicional: Si un ejercicio es realizado repetidas veces, el ritmo con
el que es realizado disminuye. Esto debería ser evitado
para que la forma de entrenamiento correspondiente
sea efectiva.
217
ENTRENAMIENTO TÁCTICO

Fig. 101

Descripción: el jugador 10 avanza hacia el jugador 7, el cual le pasa el balón.


10 le lanza el balón de vuelta a 7 corriendo de forma diagonal (por detrás del
jugador 11). 7 realiza un lanzamiento diagonal hacia delante hasta el jugador
11, que conduce hasta la línea de fondo y pasa el balón a 10 ó 7.
218
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Forma 2: juego con determinadas condiciones (Fig. 102)


Método: El ejercicio o el juego deben transcurrir bajo determina-
das condiciones.
Objetivo: A través del cambio de las reglas del juego o de las posi-
bilidades de acción de los jugadores se resaltan determi-
nados modelos de acción de éstos. Un ejercicio debe ser
repetido varias veces.
Aplicación: Especialmente durante la fase de introducción y estable-
cimiento de determinadas habilidades tácticas, el entre-
nador puede focalizar la atención de los jugadores al
objetivo del entrenamiento imponiendo determinadas
condiciones durante la realización del ejercicio o del jue-
go. Independientemente del objetivo del entrenamiento y
a modo de ejemplo, las condiciones pueden estar elabo-
radas de tal manera que la dimensión del terreno de jue-
go sea modificada, o que durante un contacto con el ba-
lón se tenga que jugar con un número máximo de toques.
Un buen recurso para este proceso es la rueda de juego
(véase figura 103).
Para entrenadores nuevos puede resultar a menudo difícil
construir un juego con condiciones que funcionen bien.
Gracias a la atención y a la experiencia que demuestra
que nuevas condiciones pueden hacer posible nuevos jue-
gos, pronto se podrá reconocer que es mejor desarrollar
un entrenamiento propio que copiar simplemente los ejer-
cicios de otros. En los juegos propuestos en el volumen
Juego en ataque y en el presente libro se aplica a menudo
la forma de juego bajo condiciones determinadas.
Información adicional: Se necesita algún tiempo antes de que funcione un nuevo
juego con condiciones fijas. Es por ello que los jugadores
deben tomarse algo de tiempo para acostumbrarse al jue-
go, con el fin de que el entrenamiento traiga posterior-
mente el éxito deseado. Durante el juego no deben reali-
zarse demasiados cambios, para que los jugadores no se
vuelvan inseguros.
219
ENTRENAMIENTO TÁCTICO

Fig. 102

Descripción del ejercicio: un equipo puede lanzar el balón a otra zona solamen-
te si otros jugadores del equipo se encuentran en la zona desde la que se lanza el
balón.

Condiciones
•¿Qué está permitido?
•¿Qué está prohibido?
• Terreno de juego
• Condiciones de conducción Colocación
• Dimensión pase y goles • Forma
• Forma • Colocación
• Condiciones de juego • Número
• Base en defensa

Actividad
A. Elementos técnicos Tamaño
B. Elementos tácticos • Forma
C. Elementos físicos • Colocación
Balón D. Elementos psicosociales • Número
• Peso
• Número
• Forma
• Características
• Número

Jugadores
• Número de equipos
• Número de jugadores por equipo
• Juego con o sin resistencia
• Mismo número de jugadores o con
superioridad numérica en el juego
Fig. 103

La rueda de juego
220
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Forma 2: el entrenamiento de pressing (Fig. 104)


Método: Un tema táctico limitado debe ser elaborado a lo largo de
un corto período de tiempo (véase ejemplo de la página
71).
Objetivo: Acostumbrar a los jugadores a las condiciones de una si-
tuación normal de juego considerando el tiempo de res-
puesta para acciones tácticas.
Aplicación: En las situaciones de juego decisivas normalmente no
queda mucho tiempo para largas consideraciones en
cuanto a la manera en que se debe reaccionar a las res-
pectivas situaciones. Pueden entrenarse modelos de res-
puesta tácticos elegidos bajo condiciones de juego regu-
lares realizando ejercicios y juegos que primeramente
han de ser practicados de forma aislada y repetidos en
varias ocasiones. De esta manera, se reduce el tiempo de
respuesta que un jugador necesita para decisiones y ac-
ciones tácticas. El entrenamiento de pressing se aplica a
menudo en el terreno de juego en los entrenamientos de ti-
ro a puerta. Los ejercicios de este tipo de entrenamiento
deben poner al jugador en situaciones en las que se re-
quiere una reacción rápida en situaciones que se repiten.
Esto puede ser, por ejemplo, un período de 45 segundos
en el que un grupo de jugadores que se encuentran for-
mando un círculo lanzan el balón de forma alternativa a
un jugador situado en medio del círculo, teniendo éste a
su vez que recibir el balón lo antes posible para, de esta
manera, practicar el pase atrás durante el juego del doble
pase. Por medio de la colocación de un cono situado algo
alejado, que el jugador que recibe el balón tiene que ha-
ber pasado si el pase atrás sale bien, tiene éste que ser
presionado.
Información adicional: El entrenamiento de presión puede llegar a ser pronto
muy agotador, de manera que los correspondientes perío-
dos activos no pueden ser muy largos.
221
ENTRENAMIENTO TÁCTICO

Fig. 104

Organización: tres jugadores de cada equipo se relevan con la división del jue-
go un minuto por equipo. Los jugadores pueden tocar el balón dos veces como
máximo. Una vez conquistado el balón, un equipo puede pasarse el balón cinco
veces seguidas como máximo antes de tener que llegar a puerta.
222
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Forma 4: juego de luces y sombras (Fig. 105)


Método: Crear juego, afianzarse y realizar la jugada de gol, con
un número muy limitado de jugadores contrarios.
Objetivo: Los jugadores deben practicar y entender modelos de des-
plazamiento básicos o determinadas habilidades tácticas
(por ejemplo, jugar teniendo que tocar el balón dos veces).
Aplicación: En situaciones de 11 contra 11 se hace difícil tener una vi-
sión general de todas las fases de los modelos de movi-
miento tácticos de un equipo. Para comunicar a los juga-
dores una imagen ideal del sistema y de los modelos de
desplazamiento esperados o de las exigencias tácticas,
puede jugarse contra un rival fingido. Gracias a la colo-
cación ocasional de 10 o más conos se pueden impedir
los pases del equipo atacante.

Fig. 105
223
ENTRENAMIENTO TÁCTICO

Forma 5: el juego principal – entrenamiento especial (Fig. 106)


Método: Poner en primer plano determinadas funciones tácticas de
uno o dos jugadores.
Objetivo: Perfeccionar la función táctica de un jugador.
Aplicación: Si un jugador se siente inseguro en cuanto a algunas me-
didas tácticas que debe tomar en determinadas situacio-
nes de juego, dichas situaciones serán practicadas de for-
ma aislada en un entrenamiento especial. Esto significa
que se trabaja con el jugador y con el compañero y con-
trario necesarios en el lugar concreto sobre el terreno de
juego. El entrenamiento especial debe ir adaptándose ca-
da vez más a la situación normal de juego o a la fase rea-
lista de la situación de juego.

Fig. 106

Puntos clave

El jugador que pasa el balón:


Situación del pase – Orientación – Pase
Los jugadores situados en puerta:
Ocasión de movimiento – Campos – Colaboración
224
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Forma 6: juego en fases (Fig. 107)


Método: Juego sobre 1/2 ó 3/4 del terreno de juego donde se
realizan una o dos fases del juego en ataque y defensa
del equipo.
Objetivo: Análisis de la calidad de la colaboración así como de la
realización de las fases en situaciones parecidas al juego.
Aplicación: El juego en fases es una forma importante del entrena-
miento táctico. El juego de defensa contra ataque sobre
1/2 ó 3/4 del terreno de juego con dos porterías grandes
se aplica en este caso casi siempre. Acciones tácticas de
grupo y de equipo pueden de esta manera ser entrenadas
en un entorno realista, así como juzgadas y finalmente
discutidas. Esta forma de entrenamiento se adecua ade-
más a la aplicación de otros métodos de entrenamiento
como, por ejemplo, al “insistir” y “congelar” con respecto
a una situación de juego determinada.
Información adicional: Es muy normal que el grupo que ataca en un juego esté
especialmente motivado. Es por ello importante que tam-
bién determinados criterios rijan para el equipo que de-
fiende y que éstos sean cumplidos. También se pueden
conceder puntos por conquistar el balón.

Fig. 107
225
ENTRENAMIENTO TÁCTICO

Consejos de aplicación: En este juego los jugadores se acostumbran a orientarse


según la posición de sus compañeros de juego y a preo-
cuparse por que exista una conexión entre las y líneas de
jugadores. También se practica el paso de defensa a ata-
que, ya que todos los jugadores están “obligados” a co-
nectarse al juego de defensa o de ataque después de que
se produzca una pérdida o recuperación del balón.

Forma 7: entrenamiento en cuadrados


Método: Entrenamiento en una zona limitada.
Objetivo: El entrenamiento de habilidades básicas y técnico - tácti-
cas.
Aplicación: El sistema en cuadros se refiere a un área marcada por
campos de una dimensión de 10 x 10 metros. El entrena-
miento en cuadrados es adecuado, por ejemplo, para el
juego 4:2 con movimientos fijos y para el juego 1:1 por el
área de juego limitada. Los jugadores aprenden la mane-
ra de salir de situaciones peligrosas y de cubrir espacios
cerrados. Las exigencias tácticas en un área de juego limi-
tada son más claras y el entrenador puede observar sin
problemas el trabajo del equipo.
Información adicional: Estaría bien disponer siempre de una señalización en for-
ma de cuadrados sobre el terreno de juego. Esto facilita la
organización de pequeños juegos ya que los ejercicios
pueden ser llevados a cabo sin mucho esfuerzo así como
modificados por el cambio de dimensión del terreno de
juego.

Formas de instrucción
En las páginas siguientes se muestran distintas formas de instrucción que pueden
simplificar el entrenamiento.
226
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Forma 8: congelar la situación de juego


Método: El juego se interrumpe inmediatamente.
Objetivo: Una situación de juego que debe ser discutida es congela-
da, es decir, los jugadores permanecen allí donde se en-
cuentran cuando el entrenador pita.
Aplicación: Durante un juego puede resultar muy expresivo aclarar
una situación de juego. El método debe tener siempre un
vínculo hacia el objetivo de entrenamiento actual. Una in-
terrupción del juego puede ser aplicada, bien para mos-
trar acciones correctas de los jugadores, bien para llamar
la atención de los jugadores con respecto a errores o pro-
blemas de su juego. La interrupción del juego debe ser re-
lativamente corta, pero también debe dar a los jugadores
la oportunidad de exponer su propia opinión acerca de
una determinada situación de juego.
Información adicional: Los jugadores deben conocer la señal “stop” y obedecerla.

Forma 9: instrucción a través de la persistencia – entrenar


durante el juego
Método: Un entrenador da a los jugadores indicaciones y consejos
durante el juego o los ejercicios.
Objetivo: Las acciones de un jugador son comentadas y corregidas
en el momento de su ejecución.
Aplicación: Si se incorpora un nuevo sistema táctico o ha de ser corre-
gida una determinada forma de jugar, puede servir de
gran ayuda para el jugador que el entrenador comente a
menudo sus acciones y le oriente. Gracias a los comenta-
rios del entrenador el jugador recibe en el acto una confir-
mación de cómo lleva a cabo sus tareas. El entrenador no
ha de dirigir al jugador como si fuera un muñeco mecáni-
co, sino que ha de analizar sus acciones. En ciertas situa-
ciones suele ayudar que el entrenador juegue también
junto al jugador.
227
ENTRENAMIENTO TÁCTICO

Información adicional: Algunos entrenadores gritan y dirigen con mucha fre-


cuencia durante un ejercicio, lo que en principio puede
producir en los jugadores la sensación de que se trata de
un entrenador comprometido. Pero si esta manera unilate-
ral de comunicación carece de contenido real, los jugado-
res se darán cuenta de ello rápidamente y perderán el res-
peto a su entrenador.

Forma 10: dirección del juego en todo el terreno


Método: El entrenador dirige a los jugadores durante el juego
(11 contra 11) y adopta al mismo tiempo la posición del
árbitro.
Objetivo: Fomento del entendimiento de los jugadores de comporta-
mientos tácticos dentro de una situación de juego completa.
Aplicación: El juego en todo el terreno es un factor decisivo para la
transmisión del trabajo de entrenamiento en una situación
de juego real, como un juego de puntos. El equipo se de-
be colocar preparándose para un próximo juego y la for-
mación inicial prevista para un juego debe recibir un
tiempo de práctica adecuado. Durante el juego el entre-
nador dará distintas indicaciones, pudiendo recurrir a las
formas descritas de instrucción. Pero el último juego pre-
paratorio con 11 contra 11 antes de un juego no debe ser
interrumpido demasiado a menudo en ningún caso.
Información adicional: La posición del árbitro debe comportarse de forma estric-
ta para comprender la situación de competencia que se
da durante una competición. Los jugadores, sobre todo
los del segundo equipo, pueden perder rápidamente su
motivación si no se pita consecuentemente. Normalmente
también un jugador puede adoptar el papel de árbitro,
pero precisamente durante la preparación de un próximo
juego ha de estar muy clara la función del árbitro.
228
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

El contacto directo entre entrenador y jugador es sumamente importante para que


los jugadores comprendan las indicaciones tácticas.
Capítulo 7

Dirección
de equipo

Se entiende por dirección de equipo a la denominación de mayor importancia por


el modo en el que el entrenador ejerce su función con el objetivo de perfeccionar el
trabajo de su equipo. Se considera que el método de un entrenador ha madurado
cuando las posibilidades de un jugador y de todo el equipo se han aprovechado al
máximo, también cuando se le proporciona a cada jugador y a todo el equipo
nuevas posibilidades de acción.
La dirección de equipo se basa menos en los contenidos normales de entrenamien-
to y en su planificación que en el aprovechamiento de las posibilidades del indivi-
duo en relación con los requisitos especiales exigidos a los jugadores. Asímismo, la
dirección de equipo incluye en la misma medida objetivos e intereses diferentes.
Por dirección de equipo también se entiende el contacto personal entre el entrena-
dor y los jugadores. Este apartado se limita a la presentación de algunas funciones
que se refieren al terreno de la táctica. La función de la dirección de equipo abarca
en igual medida la actividad de antes, durante y después del partido.
Es muy importante estabilizar el nivel mental de los jugadores para alcanzar la ma-
yor capacidad de acción. Esta estabilización se consigue, en primer lugar, en un
plano psíquico, para que los mismos jugadores aumenten su esfuerzo en la con-
centración durante un partido y estén siempre atentos ante cualquier estímulo nove-
doso.

7.1 La función del entrenador


Hay muchas posibilidades para ejercer la función de entrenador. Las imágenes de
televisión de los diferentes partidos nos muestran los diferentes tipos de entrenador.
Naturalmente, no es sólo la aparición pública lo que proporciona una imagen
creíble del entrenador, aunque es la que, en la actualidad, tiene mayor peso de ca-
ra al exterior. El trabajo diario del entrenador puede enjuiciarse en gran medida en
su aparición pública.
230
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Por eso, es importante describir en primer lugar qué características tiene la direc-
ción de un entrenador.
En un estudio realizado con 50 entrenadores profesionales de equipos escandina-
vos, en los que 25 resultaron con éxito y 25 no, se describieron los criterios que de-
finen a un entrenador con éxito. Básicamente, planifica exhaustivamente su entre-
namiento, marca sus objetivos y los mantiene de forma férrea. Determina lo que
para él es importante y lo que puede dejar a un lado. Transmite informaciones al
tiempo que está bien informado. Sabe lo que sucede dentro del equipo. Un buen
entrenador no sólo lo es por sus conocimientos técnicos, sino que, además, debe
ser un buen conocedor de las relaciones sociales. Es curioso y puede rápidamente
recopilar información. Por último, se interesa de verdad por las personas y está
bastante orientado al grupo, esto significa que da un gran valor al trabajo en equi-
po tanto como a la competencia entre los jugadores.
Se encuentran pocas personas que puedan cumplir con todos los criterios nombra-
dos y disponer de los correspondientes conocimientos de fútbol. En los grandes clu-
bes daneses se ha comenzado por esta circunstancia, al igual que en el extranjero,
a componer equipos de entrenadores, en los que cada uno de los componentes
cuenta con alguna de las características nombradas.

7.2 Indicaciones en el entrenamiento


Es normal que cada entrenador posea una forma determinada de dirigir el entre-
namiento. Sin embargo, es conveniente valorar qué hacer cuando se cometen erro-
res. La preparación y realización de cada entrenamiento se determina por cuatro
factores:
• Entrenador
• Jugador
• Exigencias del juego
• Situación
Estos cuatro factores se influyen mutuamente y determinan también la manera en la
que transcurre el entrenamiento. Los factores son parte de un modelo que describe
la aplicación de diferentes formas de enseñanza dependiendo del objetivo del en-
trenamiento, de la edad del grupo y del nivel de desarrollo de los jugadores (ver fi-
gura 108).
El modelo forma la base para un análisis y para la eventual corrección de algunos
de los métodos de entrenamiento. El modelo es útil para los entrenadores con poca
experiencia, al tiempo que sirve de regla de conducta que pueden tomar como re-
ferencia.
El modelo descrito más adelante muestra que se modifican las formas y los métodos
de dar instrucciones en función del valor que le se le otorgue a cada factor.
231
DIRECCIÓN DE EQUIPO

Juego

Entrenador Jugador

Situación

Fig. 108

Juego

x
Entrenador Jugador
Aspecto 1 del entrenamiento:
Entrenar un ejercicio
La importancia del entrenamiento re-
Situación
side en las exigencias tácticas bási-
cas, así el entrenador debe convertir-
se en un experto en ejercicios. Mediante el entrenamiento se consiguen las
condiciones esenciales para poder superar las exigencias tácticas en el fútbol de
cierto nivel. Por ejemplo, la organización de la cobertura o el desarrollo del juego
en la pared.
Mediante la elección de los ejercicios, entrenadores y jugadores tienen la posibili-
dad de concentrarse en determinados detalles. El material de ejercicios utilizados
tiene que establecer pautas precisas y claras de acuerdo con los objetivos.
Al inicio del entrenamiento tienen especial relevancia los ejercicios físicos y el tra-
bajo de detalles especiales. Se recomiendan los métodos de instrucción directos y
los principios formales.
232
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Los métodos de instrucción constan de cuatro fases: 1. El ejercicio se presenta como


una unidad o un todo, 2. El ejercicio se explica en los elementos decisivos para su
dominio, 3. Se demuestra su realización y, 4. Los jugadores practican, mientras el
entrenador comenta y analiza el esfuerzo de los jugadores.

Aspecto 2 del entrenamiento:


Las posibilidades que los Juego
jugadores entrenan
x
Cuando el entrenamiento tiene, en pri- Entrenador Jugador
mer lugar, el objetivo de mejorar las
capacidades del jugador, el entrenador
debe saber poner en marcha un proce-
so de desarrollo, y seleccionar ejer- Situación
cicios y actividades que potencien las
cualidades de juego de su equipo.
El entrenamiento, planificado con flexibilidad, se modifica dependiendo de las re-
acciones observadas por el entrenador en el grupo. El entrenador debe considerar
siempre los objetivos a largo plazo que tiene el plan de entrenamiento.
El entrenador actúa como facilitador y como consejero. Un punto esencial de la di-
rección del entrenamiento es devolver mucha información a los jugadores sobre
cómo están realizando los ejercicios, para que ellos mismos puedan comprobar si
lo están haciendo de manera correcta o no. Igual de importante es que el jugador
participe en la valoración que el entrenador realiza sobre su ejecución. Lo más na-
tural es hacer caso de lo que dicen los principios básicos del entrenamiento, que
mencionan que han de combinarse tanto como sea posible el trabajo en sí de de-
terminadas habilidades con la coordinación y la comunicación entre los jugadores
y el entrenador.

Aspecto 3 del entrenamiento:


Sentido para la situación en el
entrenamiento Juego

En todos los equipos siempre se origi-


nan situaciones en las que los factores Entrenador Jugador
psicológicos ejercen una influencia de- x
cisiva en el clima del entrenamiento. El
entrenador debe saber adaptarse a
ellas mediante la elección oportuna del Situación
contenido y del estilo del entrenamiento.
233
DIRECCIÓN DE EQUIPO

A modo de ejemplo, puede proponerse un partidillo de los “jóvenes” contra los


“viejos” para reforzar la competencia entre los jugadores. Otro ejemplo es el mo-
delo de entrenamiento en el que se intentar imitar, extremos en los que podría in-
fluir el esfuerzo de los jugadores; largos períodos de derrota así como una fase
prolongada de victorias pueden introducir bastante tensión en el clima de los entre-
namientos y significar un grave obstáculo para la labor del entrenador. Sin embar-
go, puede decirse que una fase de victorias continuas resulta ser un obstáculo algo
más agradable aunque, de hecho, puede afectar de manera negativa en los entre-
namientos. Es cierto que las victorias tienen en su mayoría una influencia positiva
en el comportamiento de los jugadores en el entrenamiento, pero si el entrenador
no logra equilibrar la autoestima de todos los jugadores, la influencia positiva pue-
de desaparecer rápidamente.
Por otro lado, si se está continuamente inmerso y preocupado por el trabajo del en-
trenador a menudo puede resultar difícil distanciarse de los eventos del fútbol. Para
un entrenador es importante tener la capacidad para controlar las situaciones de
tensión en el equipo y ajustar el estilo de entrenamiento según el estado anímico de
los jugadores.
Dado que muy diferentes situaciones pueden provocar un clima de juego y de en-
trenamiento desagradable no se puede identificar un “método óptimo de entrena-
miento”. Tiene más que ver con la intuición del entrenador para reconocer tales si-
tuaciones y reaccionar correctamente, para proponer un entrenamiento ameno o
preparar un juego que rompa con la monotonía.

Aspecto 4 del entrenamiento:


Juego
Entrenamiento equilibrado
El entrenador establece determinadas
acciones rutinarias para los entrena- Entrenador Jugador
mientos, como, por ejemplo, un pro- x
grama de calentamiento fijo y un jue-
go que no necesita ningún comentario
introductorio porque desde siempre Situación
se ha realizado. De esta forma, el en-
trenador crea seguridad. Es impor-
tante que los jugadores realicen durante el entrenamiento un cierto número de ejer-
cicios diferentes ya aprendidos. De este modo se genera un clima de confianza y
de alta autoestima entre los jugadores.
234
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

7.3 La función del entrenador


Las múltiples funciones diferentes que están implicadas en el rol de entrenador se
presentan brevemente en el siguiente esquema:

Antes del juego

a) Análisis del último partido (al día siguiente del encuentro)


• Reacciones en las ruedas de prensa – situaciones ad hoc (a largo plazo, por
ejemplo, desarrollo táctico – retroalimentación positiva, con la posibilidad de
incluir vídeo
• Jugadores afectados (contacto - acción: plano mental-inseguridad-la tenaci-
dad,luchar sólo-sentirse rápidamente acorralado-estar excluido en el grupo-
posibilidad de ser integrado en el entrenamiento)
• Creación del entrenamiento (objetivo sobre el factor físico)

b) Preparación del siguiente partido


• Establecer prioridades ( ver esquema en la página 209 en cuestión del contra-
rio, posible uso de vídeo)
• El entrenamiento del equipo (comportamientos especiales: situaciones están-
dar, opinión personal y valoración del último partido y el próximo)
• Labor psicológica (curvas de tensión)
• Establecer los objetivos del equipo- lo que queremos conseguir, crear confianza
en cada uno de los jugadores- motivación (ej,. mediante un contrario débil)

c) Alineación del equipo


• Proceder (en especial, el contacto con los jugadores afectados)

d) Último entrenamiento
• Objetivo
• Hábitos de vida (alimentación especial, etc.)

e) Reunión con los jugadores/charla táctica/labor táctica


• Punto en el tiempo, extensión, forma posible medios auxiliares (vídeo)
235
DIRECCIÓN DE EQUIPO

El día del partido

a) Antes del partido


• Citación de los jugadores/transporte-comentar y repetir las posibles tácticas
• Precalentamiento (modelo fijo)–contacto personal, poner de relieve las partes
fuertes
• Calentamiento (concentración)

b) Durante el partido
• Comunicación (correcciones tácticas-lenguaje de signos-canales de comunica-
ción)
– Alteraciones (errores del árbitro-lesiones-cambio)
– Atacar (táctica), valoración del desarrollo táctico
• Pausa de la primera mitad:
– modificaciones tácticas e indicaciones individuales
• Segunda mitad:
– Acontecimientos especiales (atacar)
– Comunicación (tiempo)
– Proteger el penalti (en el caso de jugar una copa)
– Perspectiva (valoración)

Después del partido


• Primera reacción, incluir medios
• Estado de ánimo de los jugadores (en especial infracciones, ofensas, lesiones)
• Juicio de los jugadores
– Señalaciones rápidas (especialmente en los debutantes, jugadores noveles,
jugadores que han jugador, especialmente mal)

7.4 La jerarquía dentro del equipo


Habitualmente, el liderazgo de los jugadores que más tiempo llevan jugando al fút-
bol es reconocido con más facilidad. Esta circunstancia se da especialmente en los
equipos de veteranos. Es natural que dentro de un grupo formado por jugadores
jóvenes, talentos y jugadores experimentados existan diferentes niveles jerárquicos.
La jerarquía dentro de un equipo se alcanza por la edad, la calidad de juego y el
carisma personal del jugador.
236
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Una jerarquía puede desarrollar las posibilidades de trabajo de un equipo, aunque


también puede dificultarlas. El desarrollo o el obstáculo dependen de las diferentes
funciones asignadas a los niveles jerárquicos y de la manera en que dichas funcio-
nes se complementan. La ventaja de una jerarquía está precisamente en la existen-
cia de una clara distribución de funciones dentro del equipo. Cada jugador es
consciente de lo que se espera de él así como de lo que él espera de sus compañe-
ros. El valor de una jerarquía se demuestra sobre todo en situaciones en las que el
equipo vive un momento de tensión. Los jugadores que se encuentran a la cabeza
en la jerarquía han de demostrar su capacidad de acción y su experiencia tiene
que surtir efecto. Contar con el apoyo de jugadores carismáticos resulta de inesti-
mable ayuda para el entrenador, no sólo en los entrenamientos, sino también du-
rante el partido. El clima psicológico de un equipo se deja ver en la forma en la que
los jugadores se tratan durante el entrenamiento o el partido. Es importante acon-
sejar a los jugadores que llevan la batuta y darles cierta responsabilidad.
Una jerarquía no debe basarse únicamente en obligar a los jóvenes a que lleven el
agua, recojan el balón, retiren las porterías y lleven los macutos. En la mayoría de
los clubes funciona la jerarquía bastante bien. Las tareas prácticas de los jóvenes se
adaptan lentamente a la responsabilidad que tienen dentro del grupo. Habitual-
mente, los jugadores que llegan nuevos tienen especiales dificultades para hacerse
con un lugar dentro del equipo después de una brillante carrera en escalafones in-
feriores. La influencia de los jugadores carismáticos dentro del equipo es útil y
duradera si está autorizada por el entrenador.
El proceso de formación jerárquica puede influir de forma negativa debido a facto-
res muy usuales. La experiencia con la burocracia nos enseña que la jerarquía tien-
de a hacerse rígida e inflexible. Asimismo, los niveles más elevados del sistema je-
rárquico suelen impedir que haya cambios. Los jugadores con cierto peso
jerárquico habitualmente quieren mantener sus privilegios aunque su nivel de juego
no sea bueno, y rápidamente se originan insatisfacciones y conflictos dentro del
equipo. El objetivo de un equipo de fútbol es crear una jerarquía horizontal y fo-
mentar el espíritu de equipo (ver página siguiente).
La formación de una camarilla impide la consolidación de la jerarquía horizontal,
dado que la camarilla tiene carácter de primacía con respecto a los demás jugado-
res, no importa si el equipo está de acuerdo con las decisiones o no. El equipo se
divide finalmente en varios grupos pequeños.
237
DIRECCIÓN DE EQUIPO

7.6 Hacer equipo


Cuando dentro de una organización sus integrantes deben realizar juntos determi-
nadas tareas, los psicólogos hablan de hacer equipo como criterio esencial para
definir una unidad que funciona bien. En fútbol danés de los años sesenta y setenta
se utilizaba para describir este concepto la palabra de origen alemán Mannschaft-
sarbeit (trabajo en equipo).
En el fútbol, el concepto de hacer equipo se refiere tanto a la relación existente en-
tre el entrenador y los jugadores como a la relación existente entre los mismos ju-
gadores. Todos deben sentir que pueden contribuir al equipo con su talento y expe-
riencia, deben recibir apoyo mutuo y conseguir que reine un buen ambiente dentro
del grupo. Hacer equipo se refiere a desarrollar las posibilidades del equipo, de
modo que cada jugador sienta que: “éste es MI equipo-es NUESTRO equipo”.
Para generar esa opinión en los jugadores, es necesario iniciar un proceso apoya-
do en diferentes acciones.
Las condiciones esenciales para el desarrollo de un sentimiento de pertenencia en
un equipo son la comunicación y la información. El buen funcionamiento de un
grupo se demuestra en las interacciones que tienen lugar en él, dando oportunidad
a que todos se manifiesten y estando sus miembros motivados para hacerlo. Es im-
portante aceptar las acciones de los compañeros, aceptar que son importantes y
necesarias para alcanzar los objetivos del equipo. Es asimismo importante la com-
prensión y reconocimiento de los sentimientos y de las propias valoraciones acerca
de los demás. La comunicación tiene que desarrollarse en primer lugar dentro del
equipo. Debe analizarse entre todos cuál es la mejor manera de aprovechar al má-
ximo las posibilidades del grupo en función de los objetivos marcados. Los objeti-
vos deben ser formulados de forma clara y concisa, para que los jugadores se em-
pleen a fondo para conseguirlos. Al mismo tiempo, debe estar claro lo que el grupo
espera de cada jugador y qué expectativas deposita por su parte él mismo en el
grupo.
Hay muchas posibilidades para fomentar esta faceta del equipo. En relación con la
determinación definitiva de la táctica del equipo, el entrenador puede preguntar en
a cada jugador cuál sería desde su punto de vista la mejor manera para poder
cumplir con la labor táctica planteada. El desarrollo de un buen pressing puede,
por ejemplo, tener éxito si el jugador no sólo conoce exactamente su propia labor
sino también la de sus compañeros en el equipo. Cuando se analiza con el equipo
la calidad en el estilo de juego suelen aflorar automáticamente las valoraciones de
los jugadores sobre ellos mismos y sobre sus compañeros.
238
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Entrenamiento competitivo como


parte del concepto hacer equipo
El esfuerzo mental de los jugadores en un momento de juego es difícil de conseguir
en un entrenamiento. Especialmente en períodos en los que el equipo pasa por una
mala racha, es recomendable que sus integrantes estén preparados psicológica-
mente para afrontarla. Si se quiere ejercitar el esfuerzo mental en los entrenamien-
tos, pueden organizarse juegos en los que se estimula el comportamiento competiti-
vo de los jugadores. Más abajo se presentan dos juegos que cumplen con esa
finalidad. Cada juego consta de cuatro períodos de 10 minutos en los que se jue-
gan, por ejemplo, una bebida. En el tercer período y, sobre todo, en el cuarto, au-
menta la competitividad entre los jugadores. Si el juego finaliza con un empate, se
concluye con lanzamientos de penalti.

Juego 1
Terreno de juego: 1/2 del terreno de juego con dos porterías grandes.
Jugadores: 16: 8 y 8, en cada uno de los equipos hay un portero.
Descripción del juego: Juego normal. El equipo que se encuentre por delante en
el tercer período, perderá en el cuarto un punto cada dos
minutos hasta que de nuevo marque un gol.
Consejos de aplicación: Las reglas de consecución de tantos en el cuarto período
están pensadas para mantener la intensidad del juego.
Dicha regla pretende que ningún equipo se conforme con
un resultado, incluso aunque vaya ganando. Del mismo
modo, cuando un equipo va por detrás en el marcador las
reglas del juego también le alientan para no encajar más.

Juego 2
Terreno de juego: 1/4 parte del terreno de juego con una portería pequeña
(de balónmano o miniportería) y una portería grande.
Jugadores: 4 y 4, uno de ellos será portero en la portería grande.
Descripción del juego: Juego normal con una duración de 4 períodos de 6 minu-
tos. El portero que se encuentra en la portería pequeña no
puede ayudarse con las manos. Son válidas las mismas
reglas de goles del juego número 1. En el cambio de cam-
po, el portero de la portería grande permanece en la mis-
ma mitad.
Condiciones: Marcar estrechamente al hombre.
Consejos de aplicación: El juego va dirigido a la atención en la defensa y a la vi-
sión de juego.
Capítulo 8

Conclusión

La reflexión fundamental de esta obra sobre la táctica en el fútbol tiene que ver con
cómo puede medirse el progreso táctico generado con el entrenamiento. Victorias y
derrotas no constituyen una escala adecuada para valorar la calidad táctica de un
equipo. Para un análisis del resultado de la labor táctica de un equipo es importan-
te observar su desarrollo durante un período de tiempo como es, por ejemplo, una
temporada. Se puede valorar un plan a largo plazo considerando en primer lugar
los objetivos tácticos fijados en relación con el grupo de jugadores y comparándo-
los con la labor realizada en el entrenamiento. Al mismo tiempo, se tiene que ana-
lizar en qué medida influyeron en el concepto actual de la táctica, las experiencias
y correciones hechas en los partidos de competición. El entrenador tiene que intro-
ducir permanentemente los principios tácticos de mayor importancia en la dinámi-
ca del entrenamiento diario; por ejemplo, los cambios de jugadores, determinados
contrarios o sistemas del campeonato. Un enfoque flexible es decisivo para que un
entrenador pueda corregir en cada momento del entrenamiento y diseñar un plan
didáctico, en su caso. Un entrenador desde la perspectiva táctica realiza una gran
labor si permite establecer una conexión entre los principios básicos tácticos, el
concepto concreto de juego táctico y su plasmación por parte del equipo.

Táctica en la práctica
En noviembre del año 1993 Dinamarca perdió en Sevilla contra España, en el parti-
do de clasificación de la última ronda correspondiente con el Campeonato Mun-
dial; fue una derrota traumática. Sería mucho más agradable poder concluir esta
obra de dos volúmenes con el informe sobre la buena calificación de Dinamarca en
la fase final del Mundial de 1998 contra Francia y su participación, bastante afor-
tunada.
240
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Entre otros factores, lo especial se encuentra en el modo en cómo se desarrolló la


capacidad táctica del equipo danés en los dos últimos partidos contra Croacia y
Grecia en la última ronda del Mundial.
Bo Johansson, en el inicio de su papel como entrenador de la selección nacional
danesa, dio a conocer que, en lo sucesivo, el sistema y estilo de juego del equipo se
mostraría siempre en la mitad del campo del contrario, con un esquema 4-4-2. Du-
rante todos los partidos, hasta la penúltima fase, los daneses jugaron realmente
con ese sistema. Cuando Dinamarca recibió a Croacia en casa, el equipo danés
cambió el esquema por sorpresa. Bo Johasson abandonó sistema de juego 4-4-2 y
colocó al equipo en una formación de 3-5-2, con Michael Laudrup haciendo las
veces de extremo izquierda fijo. En dicho sistema, ilustrado en la figura 109, debe-
ría predominar la línea defensiva reforzada por cinco centrocampistas y admitir, al
mismo tiempo, libertades ofensivas a Michael Laudrup. La selección nacional dane-
sa jugó de acuerdo con esa táctica y venció 3:1. Las condiciones para el último en-
frentamiento, entre Grecia y Dinamarca, estuvieron claras para ambos equipos: la
victoria o el empate significaba para los daneses su pase a la fase final del Mundial
de Francia, mientras que para Grecia la victoria les daba el primer lugar del grupo
y, con ello, también el billete de ida al Campeonato Mundial.
En sus reflexiones tácticas, Bo Johansson prestó especial atención a la defensa da-
nesa, que debía permanecer retrasada con el fin de no dejar ningún espacio libre.
Los griegos tenían que jugar al ataque, y esto únicamente se podía contrarrestar
mediante una defensa abierta, reservando la posibilidad del contraataque, técnica
que ya antes había ya sido característica del equipo danés. El encuentro finalizó
con empate 0:0 y Dinamarca se clasificó para la final del Mundial contra Francia.
Es una calificación que proporcionó en su desarrollo muchos ejemplos de la dimen-
sión táctica en la labor del entrenador.

La táctica de Dinamarca en el Campeonato Mundial


La evolución del juego de la selección nacional danesa en el Campeonato Mundial
de 1998 se divide en dos etapas. Al principio, los grupos sorteados resultaron ser
mediocres, mientras que ya en los octavos y cuartos de final hubo una notable me-
jora en el juego. ¿Cómo se explica esta evolución? Un análisis táctico puede contri-
buir a la aclaración.
La presentación de los daneses en los tests de juego en el preludio del Mundial ha-
cía dudar del equipo. Era tan ofensivo que incluso la línea de defensa, que hasta
entonces funcionaba bien, estaba completamente fuera de lugar, de manera que
animaba al contrario a sobrepasarla e intentar conseguir un tanto.
Tampoco se podía ser demasiado optimista con respecto al juego de ataque debi-
do a los escasos lanzamientos a portería contabilizados.
241
CONCLUSIÓN

Fig. 109

Se consideró decisivo no haber recibido ningún gol en los primeros partidos de la


primera ronda del Campeonato Mundial. En plena crisis defensiva, era táctica-
mente comprensible que Dinamarca empleara un 4-4-2 en los partidos iniciales,
incluso con equipos como Arabia Saudí y Sudáfrica, que no fueron considerados
como demasiado peligrosos. Después de ambos partidos, con cuatro puntos en el
casillero y creada una nueva defensa con un interior más potente, ya se podía pen-
sar en que el sistema defensivo perderia relevancia a favor del poder ofensivo del
equipo.
242
FÚTBOL: JUGAR EN DEFENSA

Lo fascinante en el fútbol son las sorpresas que nos deparan el juego y los jugado-
res. La belleza proviene de las tácticas de equipo y de las acciones individuales. És-
te es el caso de Michael Laudrup en el Mundial de 1998, quien remontó el balón en
el encuentro contra Nigeria y otra vez más –naturalmente sin éxito de gol– en los
inolvidables cuartos de finales contra Brasil–.

En el primer partido contra Francia, Michael Laudrup debía replegarse rápidamen-


te delante de los otros tres centrocampistas cada vez que profundizaba demasiado
en ataque. Esto tuvo como resultado, aunque con una derrota por escasa diferen-
cia, asegurar el pase a los octavos de final y, al mismo tiempo, daba pistas sobre el
esquema de salida contra Nigeria. Tuvo que modificarse la estrategia básica: ha-
bía que evitar las debilidades propias y aprovechar las debilidades del contrario.
El talón de Aquiles del equipo nigeriano era, junto con la defensa, el portero, por lo
que Bo Johansson probó suerte con otra estrategia y decidió jugar con un 4-3-3
(ver figura 110).
243
CONCLUSIÓN

Fig. 110

Michaael Laudrup se colocó unos 10 ó 15 metros aproximadamente por delante de


los otros tres centrocampistas y ya no tenía que cumplir la misma tarea defensiva
que en el esquema anterior (4-4-2).
Fue el comienzo hacia un juego más atractivo por parte del equipo danés, al que
siguió otro aún mejor contra Brasil. En el Campeonato Mundial el fútbol danés pa-
só de ser un fútbol aburrido a un fútbol dinamita, lo que, en esencia, hay que agra-
decer a la concepción táctica del ataque que tenía el seleccionador.