Está en la página 1de 6

Evolución del lenguaje

El lenguaje no surgió como vehículo de intercambio de conocimientos, sino como medio de establecer
relaciones sociales mucho más eficaces. Hacia esa opinión se decantan ahora los investigadores

JAN DÖNGES

VISUM, CHRISTIAN O. BRUCH

1. PARLOTEO EN LA ERA GLACIAL.


¿Espulgue verbal en vez de inter-
cambio de hechos relevantes? Qui-
zá reside en el intercambio social
el verdadero origen del lenguaje.

54 MENTE Y CEREBRO 40 / 2010


C uando nuestros antepasados descubrieron
el lenguaje, deberían haber establecido si-
multáneamente también otra cosa: la embara-
Dean Falk, antropóloga de la Universidad es-
tatal de Florida, fue una de las primeras en si-
tuar la función social del lenguaje en el centro
zosa pausa de la conversación, ese inquietante de interés de la investigación, y con ello quebró
instante de un silencio que no viene al caso. la quietud de la profesión. La forma modificada
Están sentados alrededor del fuego dos caza- de vida de los humanos primitivos que trajo
dores de la era glacial de camino a una cace- consigo el ir erguidos dio, según Falk, el impul-
ría, precisamente han agotado las provisiones so al desarrollo del lenguaje. A esta hipótesis
traídas, y creen que sería muy oportuno decir la designan jocosamente los científicos como
algo. Pero ninguno sabe bien qué; por tanto, la “evolución del walkie-talkie”.
se cotorrea. Falk se refería simultáneamente a un efec-
Miles de años más tarde, el mismo escena- to colateral, de cerca de unos dos millones y
rio: ¿Qué nos mueve, ante tantas oportunida- medio de años, de la condición del bípedo: las
des, a preferir explicar naderías de nosotros crías del Homo habilis, uno de los primeros re- RESUMEN
en vez de conversar realmente sobre algo presentantes del género Homo, nacían antes y
Parloteo
relevante o incluso no decir nada? ¿Desper- más inmaduros, porque la pelvis, cada vez más
en la prehistoria
diciar, con un parloteo huero, la magnífica estrecha de la madre, dejaba menos espacio
herramienta del lenguaje, nuestra maravi-
llosa arma de intercambio de pensamientos
e informaciones? Un error, piensan muchos
para la cabeza del retoño. La vellosidad cor-
poral, algo más escasa, quitaba, además, a los
pequeños la posibilidad de agarrarse al pelaje
1 Según la teoría
clásica, el lenguaje
servía al humano primi-
lingüistas, que ven en el cultivo de las rela- de su madre. En consecuencia, los bebés debían tivo para intercambiar
ciones sociales el auténtico sentido y fin de ser transportados. información; por ejem-
nuestro talento lingüístico. “Pero, con un niño de pecho en los brazos no plo, para coordinar la
La desazón casi física que nos deparan los se puede ni trepar bien ni arrancar hojas con caza.
momentos de silencio muestra cuán profun- facilidad”, especula Falk. Las madres que que-
damente está arraigada en nosotros la nece-
sidad de hablar, de charlar, de saludar o de
comunicarse. Quien se implica en ello da una
rían tener sus manos libres habían de sacarse
de encima, de tanto en tanto, a sus bebés, con
la consiguiente protesta sonora de los “aban-
2 Ahora bien, tal
intercambio requie-
re un lenguaje muy
impresión confiada en su estado de ánimo; donados”. Pero, ¿cómo se calma el estrés de los evolucionado; de nada
quien calla, produce, en cambio, inseguridad. pequeñuelos o cómo se capta su atención sin servirían estadios in-
Cada vez son más los investigadores que ven en estar en contacto físico directo? La respuesta termedios, ni tendrían
ese intercambio social la auténtica función del de Falk: hablándoles para animarlos. Y así se ventajas evolutivas.
lenguaje y, con ello, la clave, por mucho tiempo originó el lenguaje.
buscada, de su origen.
Pues, si el don del habla debía servir en
primer lugar para fomentar las relaciones,
Mamás con talento lingüístico
Este lenguaje de las amas de cría para apaciguar
3 Muchos investigado-
res se inclinan ahora
por una tesis novedosa,
entonces fue posiblemente también el motivo a los niños tiene, en efecto, las mismas caracte- que considera el len-
por el que los antepasados del actual Homo sa- rísticas en todo el mundo: un registro alto, una guaje un refuerzo de los
piens dieron con el lenguaje. La tesis desmonta melodía y una pronunciación muy acentuada, compromisos sociales. El
la doctrina clásica, según la cual el lenguaje así como una mímica y gesticulación exage- cotilleo y el chismorreo
ayudó especialmente al hombre primitivo a radas. Sólo después de que la comunicación siguen cumpliendo idén-
transmitir su cultura de herramientas o a or- madre-hijo estuviera ya establecida, habrían tica función.
ganizar la caza mayor. recurrido al lenguaje los niños mayores y los

MENTE Y CEREBRO 40 / 2010 55


2. MANOS HACIA ARRIBA.
Los simios se comunican
preferentemente por la mí-
adultos. Así pues, siempre habría permanecido
mica y la gesticulación. Los
decisiva la función originaria, la conservación
primeros homínidos podrían
de los lazos sociales, y no la transmisión de in-
haber hecho lo mismo.
formación.
¿Debió, pues, el “gutschi-gutschi-gu” (para
muchos, prototipo de embrutecimiento lin-
güístico) haber dado la señal de salida a la co-
municación verbal? En defensa de su idea, Falk
aporta dos argumentos. Primero, las madres
de Homo habilis (que también podían apaci-
© FOTOLIA / NAMATAE

guar a sus hijos desde bastante lejos) habrían


tenido ventaja frente a sus congéneres. Las
necesidades de comunicación del resto de los
nómadas, sin embargo, posiblemente tampoco
se distinguen en esta especie humana de la de
La primera palabra, ¿un gesto con los dedos? los simios. Faltaba, pues, la necesaria presión
de la selección.
Segundo, en la charla de las viejas no se tra-
Giacomo Rizzolatti, de la Universidad de Parma, hizo en 1996 un des- taría de ningún código mínimo, dirigido a los
cubrimiento revolucionario para la teoría del desarrollo del lenguaje. niños; antes bien, se establecerían las condi-
Halló unas neuronas especiales en la corteza cerebral de un macaco que ciones previas de la adquisición del lenguaje,
se activaban cada vez que el simio agarraba un fruto. No sólo entonces; dice Falk. Sin ellas, los niños hubieran seguido
también cuando el animal se limitaba a observar el movimiento de asir. sin hablar de por vida. Los estudios de los lin-
Con ayuda de estas “neuronas espejo” el mono podría comprender lo güistas han mostrado que, si al retoño le falta
que su prójimo pretende. Pues el ver la acción desencadena interna- el respectivo input cargado emocionalmente,
mente en él las mismas reacciones cerebrales que si fuera él mismo no está en condiciones de saber sacar las uni-
quien lo intentara. dades decisivas del flujo fónico de sus padres.
Se despertó el interés de los lingüistas. Cuando alguien no sólo capta Sólo la cantinela característica predispone al
los movimientos de la mano de otro, sino que incluso puede interpre- crío a captar los estímulos verbales.
tarlos correctamente, ya se ha dado el primer paso hacia la comuni- La publicación de la teoría de Falk desenca-
cación. ¿Está, pues, la gesticulación en el origen de la evolución del denó en el año 2004 todo un raudal de comen-
lenguaje? tarios críticos. Algunos antropólogos creían en
Michael Arbib, de la Universidad del Sur de California en Los Ange- el Homo habilis (que es conocido por sus útiles
les, y Michael Corballis, de la Universidad neozelandesa de Auckland, toscos de cantos de piedra), por ejemplo por
defienden que, andando el tiempo, el lenguaje fonético desplazó a los haber ideado un dispositivo para transportar
signos de las manos. a los niños. Otros señalaban las cuestiones a
Uno de los argumentos más convincentes a este respecto se halló en las que no daba respuesta Falk: ¿cómo había
la anatomía del cerebro del mono y del hombre. La región F5 del mono, discurrido la evolución del lenguaje?, ¿cómo
que contiene neuronas espejo, corresponde en nuestro cerebro a una debió desarrollarse el sistema diferenciado de
parte del centro de Broca, responsable de la producción del lenguaje. símbolos fonéticos, a partir de la comunicación
“Fue una auténtica ruptura”, recuerda Corballis. “También el lenguaje prehumana entre madre e hijo?
oral actual es, por consiguiente, fundamentalmente gestual.” Y sobre todo, “¿dónde queda en todo esto
Alvin Liberman (1917-2000) ya advertía en los años sesenta que noso- la gramática?”, se preguntan los lingüistas. Se
tros sólo podemos percibir los sonidos como unidades aisladas porque afirmaba que la teoría de Falk no explicaba la
adivinamos inconscientemente los movimientos de la lengua y de los complejidad del lenguaje. Una profunda fosa
labios de nuestro contertulio. Según su “teoría motora de la percepción ideológica divide a la comunidad científica. Lo
lingüística”, nosotros reflejamos, al hablar, los gestos articulatorios de que algunos, como la antropóloga Falk, pospo-
nuestro interlocutor. “Así como nosotros o los simios comprendemos los nen, se convierte en el centro de interés para el
signos de las manos, entendemos aún hoy día los sonidos lingüísticos”, grupo contrario, controlado por lingüistas: la
opina Corballis. sintaxis, la formación de palabras y la capaci-
Cómo puede tener un gesto determinado, por convención, un signi- dad de combinar series de sonidos, arbitraria-
ficado fijo o una función gramatical lo muestran los actuales lenguajes mente elegidos, con un significado. Este sería el
de señas. Los mismos procesos podrían haber modelado, a lo largo de auténtico enigma del lenguaje, sostiene Derek
miles de años, nuestras lenguas modernas. Bickerton, catedrático emérito de lingüística
de la Universidad de Hawai.

56 MENTE Y CEREBRO 40 / 2010


Hay acuerdo en que presumiblemente el ver directamente. Esta peculiar función del
Homo sapiens moderno estuvo en condiciones lenguaje empieza a resultar beneficiosa cuan-
de formar frases con una estructura sintácti- do ha madurado del todo. Quien la sitúa en el
ca madura. En un momento, hace quizás unos primer plano está precisamente, pues, obliga-
200.000 años o tan sólo unos 50.000, podría do a un “modelo saltacionista”, de mutaciones
haberse llegado a este paso decisivo de la evo- repentinas.
lución, deducible por el crecimiento rapidísimo
de los descubrimientos culturales y técnicos. La “protolengua”
Sólo una gramática diferenciada habría, Dean Falk está convencida de que nuestro do-
pues, permitido formular nuevos pensa- minio del lenguaje se ha desarrollado, paso a
mientos y comunicarlos. Pero Homo erectus paso, a partir de formas primitivas de comu-
o el de neandertal, conservó cientos de miles nicación. Es verdad que los defensores de la
de años las mismas formas de herramientas
[véase “Desarrollo de la mente moderna”, por
C. McPherson Smith; M ENTE Y CEREBRO, n.o 25].
Al principio fue el Hmmmmm
Si no hubieran poseído el lenguaje, habrían
sido rígidos y poco creativos.
Pero el verdadero problema no queda re- Steven Mithen, de la Universidad de Reading, cree que se ha realizado
suelto: ¿Cómo se llegó a que el Homo sapiens una transición continua de la comunicación animal a la humana. El sitúa
demostrara, en un determinado momento, su en la música el “eslabón perdido”; los antepasados del Homo sapiens
superioridad con su locuacidad? Derek Bicker- habían ligado canto y danza y habían preparado al grupo para la cacería
ton y otros se alinean en esta cuestión en la tra- inmediata, escribe Mithen en su libro The singing Neanderthals (2004).
dición del reputado lingüista Noam Chomsky, La evolución se ha podido suspender, como de un andamio, de la música;
del Instituto de Tecnología de Massachusetts. no sería, pues, necesario un salto evolutivo brusco.
Chomsky viene defendiendo, desde los años Según Mithen, todo empezó con un “Hmmmmm”, que corresponde
cincuenta del siglo pasado, una teoría todavía al acrónimo “holístico, manipulativo, multimodal, musical, mimético”.
predominante entre los lingüistas: nuestro Mithen postula “palabras” con significado complejo (holístico), que
dominio de la gramática consiste, en última sirvan para incitar a los otros a una acción (manipulativo), en vez de
instancia, en un código complejo innato, que hablar sobre algo. A la palabra pronunciada se asocian gestos y mímica
nos posibilita aprender cualquier lengua. A (multimodal), que transmiten su contenido por imitación (mimética).
Chomsky le resultó difícil imaginar cómo debe- El conjunto se combinaba probablemente con elementos musicales,
ría haberse implantado tal gramática universal unas veces rítmicos, otras recitados y, si era necesario, completado con
en el cerebro de los humanos. destellos informativos.
Mithen opina que quien quiera vivir la fuerza unificadora de la mú-
Mutación lingüística enigmática sica no tiene más que acudir a un partido de fútbol. También entre
Dean Falk sostiene que los chomskianos re- los pueblos primitivos se pone de manifiesto el sentido de la danza y
chazan, en secreto, que se diera una transición el canto; la relación emocional respecto al ritmo y a la melodía podría
fluida entre la comunicación de los humanos y sernos tan innata como el lenguaje.
la de nuestros antepasados animales. En el fon-
do son antievolucionistas, si no acaban postu-
lando una enigmática mutación genética, una 3. PROBABLEMENTE NINGUN RITUAL HUMANO se desarrolla sin cantos
mutación que pueda explicarlo todo, incluida ni danzas; por supuesto, tampoco esta boda celebrada en Tanzania.
la gramática.
¿Un gen especial para la gramática? Según
el estado actual de la ciencia no podía darse.
¿Cómo podría beneficiarse el primero que tu-
BILDAGENTUR ONLINE / MCPHOTO, ZANDBERGEN

viera el gen de esta nueva capacidad, si nadie


le entendía?
También la idea del lenguaje como medio
de transmisión de información topa con el
escepticismo de los biólogos evolucionistas,
pues llevaría, en su opinión, a un dilema: no
reporta ninguna ventaja, por ejemplo, expli-
carle a alguien con las palabras más sencillas
cómo se configura un puño, si éste lo puede

MENTE Y CEREBRO 40 / 2010 57


Wray contradice así el concepto clásico de
un lexicón (“yo”, “tú”, “árbol”, “fuego”, “ciervo”),
FOXP2: El gen decisivo del lenguaje, ¿o quizá no?
que en cualquier momento se complementaría,
de manera misteriosa, en un complejo código à
Cierto artículo aparecido el año 2001 en la revista Nature desencadenó una la Chomsky. Su teoría del protolenguaje encaja
ola de entusiasmo. ¿Se habría dado con el gen clave del dominio humano con las ideas epistemológicas más recientes en
de la gramática? Anthony Monaco y sus colegas del Centro Wellcome Trust la lingüística, así como con las simulaciones
sobre genética humana en Oxford habían descubierto una mutación en el computarizadas, según las cuales este análi-
gen FORKHEAD BOX P2. Quien la sufre tiene problemas con la gramática sis de modelos es incluso comparativamente
y la pronunciación. Se descubrió en la familia KE (célebre entre los espe- sencillo.
cialistas) que los que la sufrían mostraban, desde generaciones, trastornos Con todo, el enfoque de Wray pertenece al
en el desarrollo lingüístico [véase “El lenguaje del diamante mandarín”, ámbito de la hipótesis teórica. Ni el léxico ni
por Sebastian Haesler; M ENTE Y CEREBRO, n.o 27]. la sintaxis dejan huellas arqueológicas. Con los
Pero en los años siguientes el entusiasmo remitió. Versiones semejantes fósiles sólo se puede investigar la cuestión de
del gen aparecen en todo el reino animal; nuestro FOXP2 se diferencia si nuestros antepasados estaban, al menos en
exactamente en dos de los más de 700 pares de bases del de los antro- principio, en situación de hablar. Así, por ejem-
poides; y sólo en cuatro del de los ratones. plo, un depósito de cráneos de Homo habilis
Los investigadores siguen especulando sobre el efecto preciso del gen. Se desvela que este temprano representante del
le considera el factor de transcripción; es decir, interviene en la “lectura” género Homo ya poseía indicios de un centro
de otros genes. Si muta, algunos de los procesos integrados se descompo- de Broca, zona cerebral que, en los humanos
nen. El resultado es que los afectados se encuentran con dificultades para actuales, es responsable del habla.
dominar la producción correcta de las formas verbales o no pueden repetir Posiblemente el área cerebral servía sólo
palabras inventadas desconocidas. Pero no se conoce la causa común a para interpretar los gestos de los miembros del
tales deficiencias. De todos modos, parece que el trastorno, realmente grupo. La tesis de que el centro del lenguaje
selectivo, repercute en los mecanismos de la elaboración del lenguaje; la de Broca había servido originariamente a la
mayoría de los científicos concluyen que es un problema poco específico comunicación por gestos, lo que justificaría que
de la inteligencia. Pero apenas ninguno de ellos cree que sólo el FOXP2 la expresión gestual se hallara en el inicio del
sea responsable de la capacidad lingüística del Homo sapiens. desarrollo del lenguaje, ha cobrado fuerza en
El grupo de Svante Pääbo, del Instituto Max Planck de Antropología los últimos años.
Evolutiva de Leipzig, sitúa en un momento hace unos 200.000 años la Parece que el órgano necesario para una arti-
separación de las variantes del gen de los humanos del gen de los simios, culación comprensible lo aportó el antepasado
jjusto cuando el hombre moderno se desarrolló anatómicamente en la de los neandertales, Homo heidelbergensis. A
sabana africana. La coincidencia de ambas fechas sirve de indicio de que esto apunta el hallazgo de un hioides de hace
la formación de nuestra versión del FOXP2 marca el inicio del verdadero unos 800.000 años en el yacimiento de Ata-
© FOTOLIA / SEBASTIAN KAULITZKI

lenguaje. Pero, un descubrimiento del mismo equipo acabó con esta teoría puerca en el norte de España. Por desgracia,
en octubre del 2007: se pudo comprobar que FOXP2 aparecía también en el frágil huesecillo suele conservarse poquísi-
restos de ADN de los viejos neandertales; en concreto nuestras variantes. mas veces. Está por ver si también su antece-
El último antepasado común, que vivió hace al menos 300.000 años, debió, sor Homo erectus, que apareció hace unos 1,9
pues de haber tenido ya el supuesto gen del lenguaje. millones de años, tenía ese huesecillo.

¿Charlar en vez de cuidar la piel?


hipótesis continuista abordan con cierto op- Entretanto, el FOXP2 , frecuentemente denomi-
timismo el problema de la gramática. Alison nado el “gen del lenguaje”, era para los investi-
Wray, de la Universidad de Cardiff, especula gadores la anhelada mutación clave que podría
sobre un posible precursor lingüístico, un haber deparado a los humanos su comprensión
protolenguaje, que ha de hacer plausible la de la gramática. Por lo que sabemos, no bastó
transición lenta. para adquirir la destreza del lenguaje de un
Wray se la imagina del modo siguiente. Cada Homo sapiens.
una de las expresiones surgió originariamente ¿No habríamos podido, en principio, perma-
para un estado de cosas concreto (“¡A cazar!”; necer tan mudos como los antropoides? No,
“¡dame un trozo de carne!”). Cuando los huma- responde el antropólogo Robin Dunbar, de la
nos empezaron a generalizar series de sonidos Universidad de Liverpool. A mediados de los
que suenan parecido, surgieron modelos de noventa ofreció una respuesta provocadora:
formación de frases con variables (“da a X un “El lenguaje no fue originariamente ni más ni
Y”), que sólo habría que rellenar con palabras. menos que un despiojarse verbal”. Charlar en

58 MENTE Y CEREBRO 40 / 2010


vez de espulgarse. Inicialmente el investiga- sabana abierta, es posible que buscaran pro-
dor había buscado una explicación del rápido tección en grupos cada vez más numerosos.

UNIVERSIDAD CENTRAL DE WASHINGTON


desarrollo del cerebro de los primeros homí- En consecuencia, habría debido desarrollarse
nidos. No le pareció un desencadenante ni las su cerebro.
nuevas técnicas de construir utensilios ni la Pero el aglutinante que mantiene agrupado
alimentación. Dunbar cree que el verdadero a un grupo (espulgarse unos a otros), será tanto
reto para el cerebro de un primate reside en más duradero cuanto más miembros cuente
su inteligencia social. el grupo social. Los primates suelen emplear
Llegó a esta conclusión al comprobar que el alrededor del 20 por ciento del día en dicha
volumen cerebral de una especie de primates tarea de limpieza.
¿Quién habla?
es tanto mayor cuanto más congéneres convi- A más tardar el Homo erectus, que —como
Sólo los humanos se hallan
ven, por término medio, en un grupo; presu- calculó Dunbar a partir del tamaño del cere-
capacitados para el habla,
miblemente, una reacción histórico-evolutiva bro— debió de haber vivido en grupos nume-
reza el aforismo. No es
al incremento de relaciones sociales a tener en rosos de hasta 100 individuos, habría podido
cierto. Es verdad que hoy
cuenta. Cuando el Australopithecus y el Homo dedicar mucho más tiempo al aseo recíproco.
sólo el Homo sapiens tiene
habilis empezaron a pasar más tiempo en la Al afortunado cazador, que se expandió por
las condiciones previas
medio mundo, se le ocurrió, pues, un méto-
anatómicas para articular
do algo más efectivo; en opinión de Dunbar,
palabras y frases con sen-
el grooming vocal, el acicalado verbal. “Así
“Homo”, ¿quién lo es? tido, pero el lenguaje no
—remata— podían diversos congéneres hacer
Un género, muchas especies varias cosas a la vez. Las manos estaban libres
ha de ser, por necesidad,
hablado.
para realizar al mismo tiempo otras activida-
En los años sesenta la
No sólo se discute la capacidad lingüística des. Y, por último, era incluso posible cambiar
chimpancé hembra Washoe
de nuestros ancestros, sino también la impresiones sobre cosas que no estaban inme-
(en la foto) se hizo mun-
cuestión de bajo qué etiqueta figuran. diatamente presentes.”
dialmente famosa, porque
El antropólogo holandés Eugène Dubois El antropólogo estima que la unidad social
sus “padres adoptivos”
(1858-1940), que halló en 1891 en la isla del Homo sapiens se componía de unos 150
Allen y Beatrix Gardner le
de Java un fragmento de cráneo de alre- miembros. “El número de Dunbar”, como se
enseñaron el lenguaje de
dedor de un millón de años, asignó su ha- le denominó, designa aproximadamente el
signos norteamericano.
llazgo al Pithecanthropus erectus. Desde número de individuos “a quienes pediría un
Washoe no sólo em-
entonces, nadie duda ya que el hombre favor”; aunque puede fluctuar mucho de indi-
pleaba con sentido los
de Java pertenece al género Homo. viduo a individuo.
signos aprendidos, sino que
Puesto que los abundantes hallazgos Igualmente se relaciona con otra “regla de
también los combinaba
en todo el mundo se asemejan al des- la mano derecha o general”: si el lenguaje hu-
de forma distinta; a veces
cubrimiento de Dubois, durante mucho mano no es más que una forma elaborada del
con frases incluso con tres
tiempo fue dominante la opinión que el despiojarse, ¿cuánto tiempo nos pasamos por
y cuatro palabras. Muchos
Homo erectus, que provenía de Africa, debajo de la línea? Dunbar estudió informes
investigadores consideran
conquistó Asia y Europa. Los antropó- etnológicos sobre siete pueblos primitivos dis-
a la chimpancé (muerta
logos lo ven de forma distinta y pre- tintos y calculó qué parte del tiempo diario
el 30.09.2007) como el
tenden que la designación Homo erec- vígil dedicaban a la música o a la conversación.
primer ser no humano que
tus se aplique sólo a los homínidos de Y concluye: “Casi siempre alrededor del 20 por
podía comunicarse en un
Java. Pero circulan otras designaciones ciento”.
lenguaje de alto nivel.
de especie, tales como Homo soloensins,
Homo pekinensis y Homo georgicus. La Jan Dönges, lingüista, trabaja en Heidelberg.
variante africana del Homo erectus se
suele denominar hoy Homo ergaster;
por otra parte, otros antropólogos ca-
racterizan a esta especie como nómadas BIBLIOGRAFIA COMPLEMENTARIA
mundiales.
Posiblemente, durante largos perío- PRELINGUISTIC EVOLUTION IN EARLY HOMININS: WHENCE MOTHERESE?
dos de tiempo, coexistieron, unas junto D. Falk en Behavioral and Brain Sciences, vol. 27, n.o 4, págs. 491-503; 2004.
a otras, varias especies humanas; qué eti-
queta lleve en cada caso esa especie es THE SINGING NEANDERTHALS.
una cuestión de criterios definitorios. S. Mithen. Harvard University Press. Cambridge, 2006.

MENTE Y CEREBRO 40 / 2010 59