Está en la página 1de 1

Para comenzar debes extender la porcelana fría sobre la superficie en la que la trabajarás.

Hecho esto, con el cortador pequeño debes obtener varios círculos y dejas a un lado por
un momento.

Como la porcelana ha reposado unos segundos se ha puesto un poco más dura, es en


este punto en el que vas a arquear cada pétalo con la punta más fina del palillo de altura.

Tomas cada pétalo y comienzas a pegar en la cuenta, hasta formar una flor. El centro de
ésta se realizará con un círculo de porcelana de otro color