Está en la página 1de 29

ADENOMA:

El adenoma es un tumor benigno desarrollado a expensas de una glándula (testículo, seno, riñón o
estómago) o de ciertas mucosas glandulares (colon, recto o útero). El adenoma tiene la particularidad
de copiar la apariencia y la estructura de la glándula en la cual se desarrolla. Generalmente no tienen
consecuencias, pero puede evolucionar hacia un tumor o adenocarcinoma. Cuanto más grande sea,
mayor será el riesgo de evolución hacia el adenocarcinoma. En algunos casos, la extirpación
quirúrgica del adenoma como medida preventiva se puede realizar.

Causas

Las glándulas paratiroides del cuello ayudan a controlar el uso y la eliminación del calcio por parte
del cuerpo. Esto lo hacen produciendo hormona paratiroidea o PTH. La PTH ayuda a controlar los
niveles de calcio, fósforo y vitamina D dentro de la sangre y es importante para tener huesos
saludables.

El adenoma paratiroideo puede deberse a un problema genético. También puede deberse a la


radiación en el cuello o por tomar el medicamento litio.

Las mujeres mayores de 60 años tienen el mayor riesgo de presentar esta afección. La radiación en
la cabeza o el cuello también aumentan el riesgo.

Síntomas

Muchas personas son asintomáticas. La afección a menudo es descubierta cuando se realizan


exámenes de sangre por otra razón médica.

Los adenomas paratiroideos son la causa más común de hiperparatiroidismo (glándulas paratiroides
hiperactivas), lo que lleva al aumento de los niveles de calcio en la sangre. Los síntomas pueden
incluir cualquiera de los siguientes:

 Confusión

 Estreñimiento

 Falta de energía (letargo)

 Dolor muscular

 Náuseas o disminución del apetito

 Micción más frecuente durante la noche

 Huesos frágiles o fracturas

Pruebas y exámenes

Se llevan a cabo exámenes de sangre para verificar los niveles de:

 PTH

 Calcio

 Fósforo

 Vitamina D

Es posible que se realice un examen de orina de 24 horas para verificar el incremento del calcio en
la orina.
Otros exámenes incluyen:

 Examen de la densidad ósea

 Ecografía o tomografía computarizada de los riñones (puede mostrar cálculos renales)

 Radiografías de los riñones (pueden mostrar cálculos renales)

 Resonancia magnética

 Ecografía del cuello

 Gammagrafía del cuello con sestamibi (puede mostrar inflamación de las glándulas
paratiroides)

Tratamiento

La cirugía es el tratamiento más común y a menudo cura la afección. Sin embargo, algunas personas
optan por sólo hacerse chequeos regulares con su proveedor de atención médica si la afección es
leve.

Para mejorar la afección, su proveedor puede pedirle que deje de tomar suplementos de calcio y de
vitamina D. Las mujeres que ya han llegado a la menopausia pueden preguntar por el tratamiento
con estrógeno.

Expectativas (pronóstico)

Si recibe tratamiento, el pronóstico generalmente es bueno.

Posibles complicaciones

La preocupación más común es la osteoporosis y el incremento del riesgo de fracturas óseas.

Otras complicaciones son menos comunes, e incluyen:

 Nefrocalcinosis (depósitos de calcio en los riñones que pueden reducir la función renal)

 Osteitis fibroquística (zonas débiles y blandas en los huesos)

Las complicaciones por la cirugía incluyen:

 Daño al nervio que controla la voz

 Daño a las glándulas paratiroides, lo que provoca hipoparatiroidismo (falta de suficiente


hormona paratiroide) y niveles bajos de calcio.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte a su proveedor si tiene síntomas de esta afección.

Nombres alternativos

Hiperparatiroidismo - adenoma paratiroideo; Glándula paratiroides hiperactiva - adenoma


paratiroideo.

ADENOCARCINOMA:

El adenocarcinoma, a diferencia del adenoma, es un tumor maligno (cáncer) que se desarrolla en


las células de la mucosa glandular (por ejemplo, estómago, colon o bronquios, entre otros) o una
glándula (próstata, ovario, mama o tiroides, entre otros). Puede pasar desapercibido en un primer
momento, ya que no causa ningún síntoma hasta sus etapas avanzadas. Lo deseable es un
diagnóstico precoz que permita un tratamiento lo menos invasivo posible y una buena posibilidad de
recuperación total.

Signos y sintomas de adenocarcinoma

Un adenocarcinoma provoca diversas manifestaciones, más o menos importantes, dependiendo de


la ubicación y la etapa de desarrollo del cáncer. Algunos de los síntomas se manifiestan en la mayor
parte de los adenocarcinomas, como pérdida de peso sin explicación y de manera rápida, pérdida
de apetito, presencia de ganglios o intensa fatiga.

Cómo se detecta el adenocarcinoma

Los adenocarcinomas pueden tener, en su primera etapa, la apariencia de un simple adenoma. En


estos casos, para confirmar el diagnóstico, su médico prescribe los exámenes necesarios como
análisis de sangre, biopsia de un fragmento del tejido o toma de muestras de células orgánicas
(aspiración con aguja fina, pruebas de Papanicolaou). También se pueden realizar pruebas clínicas,
como endoscopia (permite buscar lesiones a través del escáner corporal), ecografía (visualización
de un órgano en una pantalla), mamografía (radiografía de las glándulas mamarias) o IRM (imágenes
por resonancia magnética).

Clasificación de los adenocarcinomas

Los adenocarcinomas se dividen en varios tipos dependiendo de su naturaleza: por grado, en función
de sus diferencias; de acuerdo con el sistema TNM que tiene en cuenta el grado de malignidad del
tumor y su estadío evolutivo, T representa el primario (la fase de evolución del nivel de tumor
primario), N para los ganglios linfáticos (que valora la extensión local del tumor), M para la
localización secundaria del tumor (a distancia o en contacto con otros órganos). Esta división permite
que el especialista implemente un protocolo médico y valore la posible evolución y el pronóstico.

Opciones de tratamiento para adenocarcinoma

El tratamiento del adenocarcinoma se basa en la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. En


sustitución de la quimioterapia, se puede utilizar la hormonoterapia, que implica la administración de
hormonas. Las posibilidades de curación cada vez son mayores y dependen del tipo de cáncer y de
su grado de desarrollo y extensión.

Cómo prevenir el cáncer o detectarlo a tiempo

Un estilo de vida saludable (no drogas, no alcohol, no tabaco) y una dieta equilibrada, variada y no
excesiva, además de la detección a tiempo, son factores que reducen el riesgo de desarrollar esta
enfermedad. También se recomienda un seguimiento médico regular, especialmente si hay
antecedentes familiares de adenocarcinomas.

CARCINOMA:

Carcinoma de células basales

El carcinoma de células basales es el tipo más común de cáncer en los Estados Unidos. La mayoría
de los cánceres de piel son de células basales.
El carcinoma de células basales casi siempre es de crecimiento lento.

Otros tipos comunes de cánceres de piel son:

 Escamocelular

 Melanoma

Causas

La capa superior de la piel se llama epidermis. La capa inferior de la epidermis es la capa de las
células basales. Con el cáncer basal, las células de esta capa son las que se vuelven cancerosas.
La mayoría de los cánceres de células basales se producen en la piel que regularmente está
expuesta al sol o a otro tipo de radiación ultravioleta.

Este tipo de cáncer de piel es más común en personas mayores de 40 años, pero puede ocurrir en
personas más jóvenes que han tenido exposición extensa del sol.

Usted es más propenso a contraer cáncer de células basales si tiene:

 Piel de color claro o pecosa

 Ojos azules, verdes o grises

 Cabello rubio o rojo

 Sobreexposición a rayos X u otras formas de radiación

 Muchos lunares

 Parientes cercanos que tienen o han tenido cáncer de piel

 Quemaduras solares múltiples y graves a comienzos de la vida

 Exposición diaria al sol por tiempo prolongado (como la exposición al sol recibida por
personas que trabajan al aire libre)

Síntomas

El cáncer de células basales crece lentamente y por lo general es indoloro. Es posible que no luzca
tan diferente de la piel normal. Usted puede tener un crecimiento o protuberancia en la piel que es:

 Nacarada o cerosa.

 Blanca o rosada pálida.

 De color carne o marrón.

 Un parche de piel rojo y escamoso.

En algunos casos, la piel está sólo ligeramente levantada o incluso plana.

Usted puede tener:

 Una lesión cutánea que sangra fácilmente

 Una llaga que no sana

 Puntos de supuración o costra en una llaga


 Una llaga similar a una cicatriz sin haberse lesionado la zona

 Vasos sanguíneos irregulares en o alrededor del punto

 Una llaga con una zona deprimida (hundida) en el medio

Pruebas y exámenes

El médico revisará la piel y examinará el tamaño, forma, color y textura de cualquier zona
sospechosa.

Si el médico piensa que usted podría tener cáncer de piel, se extraerá un pedazo de esta, lo cual se
denomina biopsia de piel. La muestra se envía a un laboratorio para su análisis bajo un microscopio.

Una biopsia de piel se debe hacer para confirmar la presencia de un cáncer de piel de células basales
u otros cánceres cutáneos.

Tratamiento

El tratamiento depende del tamaño, profundidad y la localización del cáncer de piel y de su salud
general.

El tratamiento puede involucrar cualquiera de lo siguiente:

 Escisión: cortar el cáncer de piel y utilizar puntos de sutura para unir la piel nuevamente.

 Raspado y electrodesecación: raspado de las células cancerosas y uso de electricidad


para destruir las células cancerosas que queden. Se utiliza para tratar cánceres que no son
grandes ni profundos.

 Criocirugía: congelamiento de las células cancerosas, lo cual las destruye. Se utiliza para
cánceres que no son grandes ni profundos.

 Medicación: cremas para la piel que contengan medicamento. Se utiliza para tratar
cánceres que no son grandes ni profundos.

 Cirugía de Mohs: extraer una capa de piel e inmediatamente examinarla bajo el


microscopio; luego, retirar capas de piel hasta que no haya signos de cáncer. Por lo
general se usa para cánceres de piel en la nariz, los oídos y otras áreas de la cara.

 Terapia fotodinámica: tratamiento mediante el uso de luz. Se utiliza para tratar cánceres
que no son grandes ni profundos.

 Radiación: se puede emplear si un cáncer de células basales no se puede tratar con


cirugía.

 Quimioterapia: se puede usar para tratar cáncer de células basales que se haya propagado
a otras partes del cuerpo o que no se pueda tratar con cirugía.

Grupos de apoyo

Puede aliviar el estrés de la enfermedad uniéndose a un grupo de apoyo para el cáncer. Compartir
con otros que tienen experiencias y problemas en común puede ayudarlo a no sentirse solo.

Expectativas (pronóstico)
La mayoría de estos cánceres se curan cuando se tratan a tiempo. Algunos cánceres de células
basales reaparecen. Los más pequeños tienen menos probabilidades de retornar.

Posibles complicaciones

El cáncer de piel de células basales casi nunca se disemina. Pero, si no se trata, puede propagarse
hacia zonas circundantes y tejidos y hueso cercanos. En estos casos, el tratamiento puede dañar la
apariencia de la piel.

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con su proveedor de atención médica si tiene una llaga o mancha en la piel que
cambie de:

 Apariencia

 Color

 Tamaño

 Textura

Igualmente, consulte a su proveedor si una mancha se vuelve dolorosa o se hincha, o si empieza a


sangrar o a picar.

Prevención

La Sociedad Estadounidense para el Cáncer (American Cancer Society) recomienda que un médico
le examine la piel cada año si es mayor de 40 años y cada tres años si está entre 20 y 40 años.
Usted también se debe examinar su propia piel una vez al mes.

Si ha tenido cáncer de piel, debe hacerse chequeos regulares para que un médico pueda examinarle
la piel. Usted también debe examinarse la piel una vez al mes. Use un espejo de mano para revisar
los lugares difíciles de ver. Llame al médico si nota cualquier detalle inusual.

La mejor forma de prevenir el cáncer de piel es reducir la exposición a la luz solar. Use siempre
protector solar:

 Aplique protectores solares de alta calidad con FPS (factor de protección solar) de por lo
menos 30, incluso al estar al aire libre sólo por corto tiempo.

 Aplique una gran cantidad de protector solar en todas las zonas expuestas, incluso las
orejas y los pies.

 Busque protectores que bloqueen tanto la luz tipo UVA como la tipo UVB.

 Use un protector solar resistente al agua.

 Aplique el protector solar al menos media hora antes de salir. Siga las instrucciones en el
empaque sobre la frecuencia para volver a aplicarlo. Asegúrese de reaplicarlo después de
nadar o sudar.

 Use protector solar en invierno y también en los días nublados.

Otras medidas para ayudar a evitar la exposición excesiva al sol:

 La luz ultravioleta es más intensa entre las 10 a.m. y las 4 p.m. al mediodía, de tal manera
que trate de evitar el sol durante estas horas.
 Proteja la piel usando sombreros, camisas de manga larga, faldas largas o pantalones.

 Evite superficies que reflejen más la luz, como el agua, la arena, el concreto y las zonas
pintadas de blanco.

 La piel se quema más rápidamente a mayores altitudes.

 No utilice lámparas de sol ni cámaras bronceadoras (salas de bronceado). Pasar de 15 a


20 minutos en una sala de bronceado es tan peligroso como estar un día al sol.

Nombres alternativos

Carcinoma de células basales; Úlcera roedora; cáncer de piel en célula basal; carcinoma de célula
basal; Cáncer de piel no melanoma; CPNM células basales; Epitelioma baso celular.

LINFOGIOMA:

Los linfagiomas son pequeños quistes o tumores benignos que tienden a aumentar de tamaño
después del nacimiento, y que nacen en el sistema linfática del cuello, la axila, mediastino (centro
del tórax) y retro peritoneo, pero especialmente están situados en el cuello (95% de los casos) y
también se les llama higroma quistico que significa tumor líquido, este líquido acumulado puede
experimentar el proceso de infección llamado linfangitis.

El 90% de los casos se detectan antes de los dos primeros años de vida, y hasta el 50% en el
momento del nacimiento.

Se presenta como una masa benigna, por eso no se les puede llamar “cáncer”, de crecimiento
lento y consistencia blanda que puede causar problemas estéticos y funcionales tales como
disfagia, disnea, sobre todo cuando aumenta su tamaño por infección o sangrado coexistente con
lesiones vasculares. No hay diferenciación en cuanto al sexo.

El linfagioma se clasifica en capilar, cavernoso y quístico, pudiendo coexistir diferentes formas en


un mismo linfagioma.

Anatómicamente son cavidades llenas de líquido linfático, delimitado por endotelio vascular,
conectado con el sistema linfático periférico como resultado de una embriogénesis errónea.

¿Dónde se puede encontrar higromas quísticos o linfangiomas?

• Cuello 60-75%
o Espacio cervical posterior 90%
o Región submandibular
o Área subglotica
o Nuca

• Axila 20-75%
• Mediastino 3-10%
• Retroperitoneo 2%
• Otras 2%: ingle, región escrotal.

¿Cómo se forman los higromas quísticos o linfangiomas?


Sus ubicaciones guardan relación con la embriogénesis.
En el final de la 9ª semana empieza a desarrollarse el sistema linfático, analógicamente al sistema
venoso, para luego separarse del mismo y formar 5 vasos linfáticos: uno retroperitoneal simple y
dos pares cerca de la vena yugular y ciática respectivamente.
Se desarrollan a partir de los sacos linfáticos primarios.

DIAGNÓSTICO:

El diagnóstico de la superficie del linfagioma es por medio de la consulta médica convencional,


durante el cual el experto considera los datos históricos de las características del paciente y la

lesión. Cuando el examen clínico se lleva a cabo, luego se emite el diagnóstico final.

Se pueden realizar diferentes pruebas, como ecografías, TAC, pero la Resonancia Magnética es la
que nos da mayor definición y nos permite saber con más exactitud la extensión de la lesión, la
visión de las estructuras vecinas y su profundidad.

¿Y en la edad prenatal?
Puede diagnosticarse con seguridad por ecografía en el 2º trimestre de embarazo.
Se identifica como una masa surgiendo del cuello posterior o lateral y puede diferenciarse por otras
causas:

• Teratoma quístico benigno.


• Edema de la nuca
• Hemangioma
• Cordón umbilical.

Por un cráneo y columna íntegra, falta de componente sólido, posición constante respecto a la
cabeza fetal y presencia de cavidad y septum dentro de la masa.

¿Cómo se diagnostica en la edad postnatal?


Tumoración llena de líquido en el cuello o nuca

• Tamaño variable
• Blanda
• Indolora
• Mal delimitada
• La piel que lo cubre puede ser delgada y azul
• Crecimiento lento y progresivo en el 1er año de vida.

Se deja transiluminar, y en algunas ocasiones hay hemorragia en su interior. Las técnicas de


imagen sirven para evaluar su extensión y características. Las distintas pruebas que se pueden
realizar son por ecografías en la que se pueden ver masas superficiales, hemorragias, infecciones
o también se puede realizar un TAC y una Resonancia Magnética en la que se puede ver un
contenido líquido, o reforzamiento de las paredes con contraste por componente vascular.

TRATAMIENTO:

¿Se puede tratar durante la edad prenatal?

No es usual que se trate en esta etapa, podría interrumpirse con el embarazo en los casos de
síndrome letal conocido, y en los casos de alta probabilidad de obstrucción de la vía área por
higroma gigante, se podría recurrir a la cirugía intraparto.

Y después de nacido el niño ¿Cómo se maneja?

Se suelen realizar quirúrgicamente resección completa (por encima del 50% de los casos) también
es posible realizar drenajes con aguja fina, la mayoría de los niños no suelen requerir más de dos
drenajes.
Entre los 4-12 meses de vida son preferibles las intervenciones múltiples del higroma residual a
sacrificar estructuras vasculares. Para algunos niños los quistes sintomáticos pueden esperar a su
crecimiento y desarrollo, pero hay unos riesgos que son infección, crecimiento progresivo, disfagia,
obstrucción de la vía aérea, entre otros.

¿Qué complicaciones conlleva la cirugía?

Lesión de estructuras nerviosas, infecciones, cicatrización anómala, hemorragia, mortalidad del 2 al


20,8%.
Durante el postoperatorio, hay que alimentar al niño cuando esté despierto y hay que estar alerta
porque puede surgir la deglución (que es el paso del alimento de la boca al estómago mediante un
acto continuo) según la magnitud de la disección. Y en caso de que hubiera que poner un drenaje
puede durar hasta días, depende del volumen drenado diariamente. En caso de que no se pudiera
extraer todo el higroma o linfangioma, se podría proceder a radioterapia, tratamiento con
corticoides o esclerosantes (bajo anestesia general), o también el OK-432 (picibanil), que consiste
en que te pinchen con una pequeña aguja en la zona donde se encuentra el linfangioma, para
inyectar el líquido llamado picibanil y así proceder a su completa eliminación.

En la actualidad los métodos de saneamiento para este tipo de tumores benignos, es en mayor
parte la cirugía, actualmente se hacen numerosos estudios sobre ellos, como por ejemplo en la
Clínica Universitaria de Pamplona están realizando un estudio junto con Estados Unidos sobre una
patente de medicamentos que reducen este tipo de enfermedades, sin tener que recurrir a otros
medios, estos medicamentos se podrán comercializar dentro de 2 ó 3 años, lo cual supondrá un
gran avance para gente que tiene este tipo de problemas.

HEMANGIOMA:

Hemangioma

Un hemangioma es una acumulación anormal de vasos sanguíneos en la piel o en los órganos


internos.

Causas

Alrededor de un tercio de los hemangiomas está presente al nacer. El resto aparece en los
primeros meses de vida.

El hemangioma puede:

 Encontrarse en las capas superiores de la piel (hemangioma capilar)

 Encontrarse más profundo dentro de la piel (hemangioma cavernoso)

 Ser una mezcla de ambos

Síntomas
Los síntomas de un hemangioma son:

 Una llaga (lesión) elevada en la piel que va de color rojo a púrpura rojizo

 Un tumor macizo y elevado con vasos sanguíneos

La mayoría de los hemangiomas aparecen en la cara y el cuello.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica le hará un examen físico para diagnosticar el hemangioma. Si la


acumulación de vasos sanguíneos está ubicada en lo profundo dentro del cuerpo, puede ser
necesaria una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

Un hemangioma se puede presentar con otras afecciones poco frecuentes. Se pueden realizar
otros exámenes para buscar problemas relacionados.

Tratamiento

La mayoría de los hemangiomas pequeños o sin complicaciones puede no necesitar tratamiento.


Con frecuencia desaparecen por sí mismos y la apariencia de la piel regresa a la normalidad. En
algunos casos, se puede usar láser para eliminar los vasos sanguíneos pequeños.

Los hemangiomas cavernosos que comprometen el párpado y obstruyen la visión se pueden tratar
con inyecciones de esteroides o láseres para reducir su tamaño. Esto permite que la visión se
desarrolle normalmente. Los hemangiomas cavernosos grandes o los mixtos se pueden tratar con
esteroides orales o inyecciones en el hemangioma.

Tomar medicamentos betabloqueradores también puede ayudar a reducir el tamaño de un


hemangioma.

Expectativas (pronóstico)

Los hemangiomas superficiales y pequeños con frecuencia desaparecen por sí mismos.


Aproximadamente la mitad desaparece antes de los cinco años de edad y casi todos han
desaparecido al cumplir los nueve años.

Posibles complicaciones

Pueden suceder las siguientes complicaciones a causa de un hemangioma:

 Sangrado (especialmente si el hemangioma se lastima)

 Problemas para respirar y comer

 Problemas psicológicos a causa de la apariencia de la piel

 Llagas e infecciones secundarias

 Cambios visibles en la piel

 Problemas de la visión

Cuándo contactar a un profesional médico

Todos los lunares, incluso los hemangiomas, deben ser evaluados por su proveedor de atención
médica durante un examen regular.
Los hemangiomas del párpado pueden causar problemas de la visión y deben tratarse poco
después del nacimiento. Los hemangiomas que interfieren con la respiración y la alimentación
también se deben tratar rápidamente.

Llame al médico si un hemangioma está sangrando o se llaga.

Prevención

No se conoce ninguna manera de prevenir los hemangiomas.

Nombres alternativos

Hemangioma cavernoso; Nevus de fresa; Marca de nacimiento – hemangioma.

EDOTELIOMA:

Tumor maligno formado a partir de células endoteliales. Se desarrolla comúnmente en las


membranas serosas, especialmente en la aracnoides.

LINFOMA:

Un linfoma es una proliferación maligna de linfocitos (células defensivas del sistema inmunitario),
generalmente dentro de los nódulos o ganglios linfáticos, pero que a veces afecta también a otros
tejidos como el hígado y el bazo. Dicho de otra forma, es un cáncer que se inicia en el tejido
linfático. Durante el desarrollo de esta enfermedad se produce una merma en el funcionamiento del
sistema inmunitario (las células encargadas de la defensa del organismo) que puede ser más
severa cuanto más se haya diseminado la enfermedad. Además, si la médula ósea se ha visto
afectada pueden producirse anemia u otros cambios en las células de la sangre.

El linfoma afecta a entre tres y seis personas por cada 100.000 habitantes cada año. La edad
media en la que suele aparecer esta enfermedad es de 60 años.

Causas

Hasta la fecha se desconocen las causas que desencadenan un linfoma salvo algunos casos en
los que asocia con una infección originada por bacterias como helicobacter pylori y borrelia o
por virus como el Epstein-Barr (EBV) .

Los expertos asocian también el linfoma a factores como los tintes del cabello, los insecticidas y las
radiaciones ionizantes, sin que se hayan podido extraer evidencias concluyentes.

Síntomas

Por regla general los linfomas, se presentan como ganglios linfáticos aumentados de tamaño que,
cuando aparecen en zonas accesibles como el cuello, las axilas o la ingle se pueden palpar
evidenciando su tamaño aumentado. Estos bultos (adenopatías) no suelen son dolorosos. Cuando
aparecen en zonas menos accesibles (abdomen, mediastino, etcétera) pueden pasar
desapercibidos, por lo que el diagnóstico es más difícil y sólo se consigue cuando aparecen otros
síntomas que obligan a realizar estudios más exhaustivos. Estos síntomas pueden ser fiebre
superior a los 38 grados, sudoración nocturna profusa hasta llegar a empapar la ropa y pérdida
inexplicable de peso (superior al 10 por ciento en seis meses). Asimismo, los pacientes pueden
experimentar otras manifestaciones locales como adenopatías periféricas o agrandamiento del
bazo, lo que se conoce como esplenomegalia.
Prevención

No existe ningún modo de prevenir el desarrollo de un linfoma. Los expertos coinciden en destacar
en que llevar un estilo de vida saludable podría reducir el riesgo de presentar este tipo de cáncer,
aunque no se ha podido establecer una relación directa. En general, los especialistas
recomiendan evitar la obesidad, el tabaquismo y los factores de riesgo cardiovascular, si bien no
tanto porque estos factores puedan prevenir la aparición de un linfoma, sino porque, en caso de
desarrollarlo, un paciente sin coormobilidades tiene más posibilidad de éxito de superar un
tratamiento tan agresivo como la quimioterapia.

Tipos

El tratamiento de un linfoma depende de los siguientes factores: el pronóstico, la edad y el estado


general del paciente, la respuesta al tratamiento de rescate y la filosofía de cada centro.

Existen dos tipos principales de linfoma. El linfoma de Hodgkin o enfermedad de Hodgkin. Todos
los demás tipos de linfoma se denominan linfomas no Hodgkin. Una vez determinado el tipo de
linfoma, éste se clasifica según su pronóstico (probabilidad de recuperación) por grados: bajo,
intermedio y alto. Sin embargo, un sistema más nuevo, denominado sistema REAL, divide los tipos
de linfoma de acuerdo con su comportamiento clínico en tres categorías: indolente, agresivo y
altamente agresivo:

 Los linfomas indolentes tienden a crecer de forma lenta. Aun sin ningún tratamiento, los
pacientes con este tipo de linfoma con frecuencia viven muchos años sin presentar
problemas a causa de la enfermedad. Para algunos de estos pacientes, no se recomienda
ningún tratamiento hasta que se desarrollen síntomas.

 Los linfomas agresivos y altamente agresivos crecen más rápidamente. Sin tratamiento, la
esperanza de vida de estos pacientes es de semanas o meses. Afortunadamente, la
mayoría de los linfomas agresivos y altamente agresivos responden bien a la quimioterapia
y muchos de ellos se curan.

Diagnóstico

Para diagnosticar un linfoma se procede a la exploración de las adenopatías y a la realización de


una biopsia ganglionar. Esta prueba se efectúa por medio de la punción del ganglio aparentemente
afectado para extraer y analizar una muestra de tejido.

En función de los resultados de la biopsia y de la historia clínica del paciente, el especialista podría
indicar también otras pruebas diagnósticas como un análisis de sangre que incluya hemograma y
perfil bioquímico, serologías (hepatitis y sida), radiografía de tórax y/o TAC de cuello, tórax,
abdomen y pelvis. Además, es posible que también se recomiende una tomografía por emisión de
positrones (PET) o una biopsia de médula ósea.

Los resultados obtenidos de estas pruebas permitirán al hematólogo determinar qué tipo de linfoma
presenta el paciente y cuál es el tratamiento más indicado en cada caso. Determinar la etapa en la
que se encuentra la enfermedad es clave para ello. El sistema Ann-Arbor diferencia cuatro estadios
diferentes de la enfermedad:

 Estadio I: El linfoma afecta a un único territorio ganglionar o a una sola localización


extralinfoide.

 Estadio II: Se encuentran afectadas dos o más territorios ganglionares o estructuras


linfoides en el mismo lado del diafragma.
 Estadio III: El paciente presenta afección de territorios ganglionares o estructuras linfoides
a ambos lados del diafragma.

 Estadio IV: Es el más grave. El paciente muestra una afección diseminada de una o más
localizaciones extralinfáticas (hígado, piel, médula ósea, etcétera), con o sin afección
ganglionar.

Tratamientos

Es muy importante realizar un diagnóstico preciso y un buen estudio de extensión de la


enfermedad, que permitan tener todos los datos necesarios para decidir el tratamiento más
adecuado. En la actualidad, el conocimiento de los linfomas es cada vez mayor, así como la
investigación con nuevas moléculas y otras modalidades terapéuticasque ofrecen expectativas
alentadoras.

Estos son los tratamientos más empleados:

 Agentes alquilantes: atacan directamente al ADN para evitar la reproducción de las células
cancerosas.

 Rituximab: es un tipo de anticuerpo monoclonal indicado para Linfoma No Hodgkin de


células B de novo o en recaída, leucemia linfocítica crónica-B y mieloma múltiple, entre
otras patologías.

 Quimioterapia convencional.

 Radio - Quimioterapia.

 Trasplante hematopoyético.

Una vez concluido el tratamiento, pueden darse tres escenarios:

 El paciente es refractario: el tratamiento no funciona y el enfermo debe pasar a un


tratamiento de rescate.

 Se produce una respuesta parcial al tratamiento.

 El paciente presenta una respuesta total al tratamiento.

Pronóstico

En términos generales, el 60 por ciento de los linfomas se cura, si bien el pronóstico depende de
una serie de factores como la edad y el estado general del paciente, el estadio en que se
encuentre la patología en el momento del diagnóstico y, especialmente, el tipo de linfoma del que
se trate.

 El linfoma folicular es incurable mediante terapia pero evoluciona de forma muy lenta (es
indolente); la esperanza media de vida en estos pacientes es de 16 años desde el
momento de la detección.

 El linfoma de Burkitt se cura con quimioterapia en el 80 por ciento de los casos.

 El linfoma de Hodgkin responde positivamente al tratamiento con quimioterapia y


radioterapia el 80 por ciento de las veces.
 El linfoma HALT, causado por una bacteria que afecta a la mucosa del estómago, se cura
de forma sencilla con antibióticos.

 El linfoma del manto es el que peor pronóstico presenta y no puede curarse salvo que el
paciente se someta a un trasplante.

Otros datos

Recomendaciones para los pacientes

De acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la prevalencia
de malnutrición en pacientes oncológicos oscila entre el 15 y el 40 por ciento en el momento del
diagnóstico de cáncer y aumenta hasta un 80 por ciento en los casos de enfermedad avanzada, si
bien hay variaciones en función del estadio de la patología y del tipo de tumor. Si mantener una
dieta equilibrada es aconsejable para cualquier persona, lo es todavía más en el caso del paciente
oncológico. Según las recomendaciones del SEOM, entre el 55 y el 65 por ciento de los alimentos
deben ser carbohidratos, el 15 por ciento proteínas y las grasas deben limitarse a un 30 por ciento.

La práctica regular de ejercicio una media de tres a cinco veces por semana es otro factor a tener
en cuenta. Realizar una actividad física regular reporta beneficios para la salud general y también
para las defensas inmunológicas frente al cáncer, tal y como recoge la SEOM. A pesar de los
beneficios que puede ocasionar a gran parte de los pacientes, en ocasiones podría estar
contraindicado, por lo que siempre es conveniente consultar con el especialista la posibilidad o no
de realizar ejercicio y también el tipo de deporte más adecuado a cada caso.

SARCOMA DE EWING:

El sarcoma de Ewing es un tumor óseo maligno que se forma en el hueso o en el tejido suave.
Afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes.

Causas

El sarcoma de Ewing se puede presentar en cualquier momento durante la niñez y comienzos de la


edad adulta, pero generalmente se desarrolla en la pubertad, cuando los huesos están creciendo
rápidamente. Es más común en niños de raza blanca que en niños afroamericanos y asiáticos-
americanos.

El tumor puede originarse en cualquier parte del cuerpo. Generalmente empieza en los huesos
largos de los brazos y las piernas, la pelvis o el tórax, al igual que en el cráneo o en los huesos
planos del tronco.

El tumor a menudo se disemina (hace metástasis) a los pulmones y a otros huesos. Al momento
del diagnóstico, la metástasis se observa en aproximadamente un tercio de los niños con este tipo
de sarcoma.

En raras ocasiones, el sarcoma de Ewing ocurre en adultos.

Síntomas

Hay pocos síntomas. El más común es el dolor y, ocasionalmente, hinchazón en el sitio del tumor.

Los niños pueden igualmente romperse un hueso en el sitio del tumor después de una
lesión menor.

También puede presentarse fiebre.


Pruebas y exámenes

Si se sospecha de un tumor, los exámenes para ubicar el tumor primario y cualquier propagación
(metástasis) con frecuencia incluyen:

 Gammagrafía ósea

 Radiografía del tórax

 Tomografía computarizada del tórax

 Resonancia magnética del tumor

 Radiografía del tumor

Se hará una biopsia del tumor. Se hacen diferentes exámenes en este tejido para ayudar a
determinar qué tan agresivo es el cáncer y cuál es el mejor tratamiento.

Tratamiento

El tratamiento con frecuencia incluye una combinación de:

 Quimioterapia

 Radioterapia

 Extirpación quirúrgica del tumor primario

El tratamiento depende de lo siguiente:

 El estadio del cáncer

 La edad y el sexo de la persona

 Los resultados de los exámenes de la muestra de la biopsia

Grupos de apoyo

El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo para el
cáncer. El hecho de compartir con otras personas que tengan experiencias y problemas en común
puede ayudarle a que no se sienta solo.

Expectativas (pronóstico)

Antes del tratamiento, el pronóstico depende de:

 Si el tumor se ha diseminado a los ganglios linfáticos o partes distantes en el cuerpo.

 En que parte del cuerpo empezó el tumor.

 Qué tan grande es el tumor en el momento del diagnóstico.

 Si el nivel de DHL en la sangre es más alto de lo normal.

 Si el tumor tiene ciertos cambios en los genes.

 Si el niño es menor de 15 años.

 El sexo del niño.

 Si el niño ha tenido un tratamiento para un cáncer distinto al sarcoma de Ewing.


 Si el tumor se acaba de diagnosticar por primera vez o si ha vuelto a aparecer.

La mejor probabilidad de curación es con una combinación de tratamientos que incluyen


quimioterapia más radioterapia o cirugía.

Posibles complicaciones

Los tratamientos necesarios para combatir esta enfermedad presentan muchas complicaciones.
Analícelas con su proveedor de atención médica.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si su hijo tiene cualquiera de los síntomas de un sarcoma de Ewing. Un


diagnóstico oportuno puede aumentar la probabilidad de un desenlace clínico (resultado del
tratamiento) favorable.

Nombres alternativos

Cáncer de hueso - sarcoma de Ewing; Familia de tumores de Ewing; Tumores neuroectodérmicos


primitivos (TNEP); Neoplasia ósea - sarcoma de Ewing.

SARCOMA DE KAPPOSI:

Es un tumor canceroso del tejido conectivo y a menudo está relacionado con el SIDA.

Causas

Antes de la epidemia del SIDA, el sarcoma de Kaposi se presentaba principalmente en hombres


mayores italianos y judíos, y rara vez, en mujeres de edad avanzada. Entre este grupo, los tumores
se desarrollaban lentamente. En los pacientes con SIDA, el cáncer se puede desarrollar
rápidamente. También puede involucrar:

 El tubo digestivo

 Los pulmones

 La piel

 Otros órganos

En personas con SIDA, el sarcoma de Kaposi es causado por una interacción entre el VIH, un
sistema inmunitario debilitado y el herpes virus humano 8 (HHV-8). El sarcoma de Kaposi ha sido
vinculado a la diseminación del VIH y el HHV-8 a través de la actividad sexual.

Las personas que se someten a trasplantes de riñón o a otros trasplantes de órganos también
están en riesgo de padecer el sarcoma de Kaposi.

El sarcoma de Kaposi africano es bastante común en hombres adultos jóvenes que viven cerca del
ecuador. Una forma de esta enfermedad también es común en niños pequeños africanos.

Síntomas

Los tumores (lesiones) aparecen con mayor frecuencia como protuberancias en la piel de color rojo
azulado o púrpura. Son de color rojo púrpura debido a que son abundantes en vasos sanguíneos.

Las lesiones pueden aparecer primero en cualquier parte del cuerpo. También pueden aparecer
dentro del cuerpo. Las lesiones que se encuentran dentro del cuerpo pueden sangrar. Las lesiones
de los pulmones pueden causar expectoración hemoptoica o dificultad para respirar.
Pruebas y exámenes

Se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes para diagnosticar el sarcoma de Kaposi:

 Broncoscopia

 Tomografía computarizada

 Endoscopia

 Biopsia de piel

Tratamiento

La forma de tratamiento de esta afección depende de:

 Qué tan inhibido esté el sistema inmunitario (inmunodepresión)

 Cantidad y localización de los tumores

 Síntomas

Los tratamientos incluyen:

 Terapia antiviral contra el VIH, dado que no hay una terapia específica para el HHV-8

 Quimioterapia de combinación

 Congelamiento de las lesiones

 Radioterapia

Las lesiones pueden reaparecer después del tratamiento.

Expectativas (pronóstico)

El tratamiento del sarcoma de Kaposi no mejora las posibilidades de sobrevivir al SIDA en sí. El
pronóstico depende del estado de inmunidad de la persona y de la cantidad de virus del VIH que
tenga en la sangre (carga viral).

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

 Tos (posiblemente con sangre) y dificultad para respirar si la enfermedad está en los
pulmones

 Hinchazón de las piernas que puede doler o causar infecciones si la enfermedad está en
los ganglios linfáticos de las piernas

Los tumores pueden reaparecer incluso después de tratamiento. El sarcoma de Kaposi puede ser
mortal para una persona con SIDA.

Una forma agresiva del sarcoma de Kaposi africano se puede diseminar con rapidez a los huesos.
Otra forma de este sarcoma que se encuentra en niños africanos no afecta la piel. En lugar de eso,
se disemina a través de los ganglios linfáticos y órganos vitales, y puede volverse mortal
rápidamente.

Prevención
Las prácticas sexuales seguras pueden prevenir la infección por el VIH. Esto previene el SIDA y
sus complicaciones, incluso el sarcoma de Kaposi.

SHWANNOMA:

El schwannoma, también conocido como neurilemoma,1 es un tumor de la benigno compuesto


por células de Schwann, las cuales normalmente producen la membrana aislante llamada vaina de
mielina que recubre los nervios periféricos.

Los Schwannomas son tumores benignos muy homogéneos de la vaina nerviosa, formados
solamente por células de Schwann. Son tumores muy bien delimitados ya que poseen una cápsula
fibrosa y tienen consistencia blanda y gelatinosa. A nivel histológico destaca la proliferación de
células tumorales fusiformes con áreas densamente celulares (Antoni A) y áreas más laxas (Antoni
B). En las zonas Antoni A hay áreas en las que los núcleos se disponen en empalizada formando
los denominados cuerpos de Verocay. Las células tumorales siempre permanecen fuera del nervio
de tal forma que el nervio queda en la periferia lo cual significa que la masa es fácilmente
extirpable sin dañar el nervio. Provoca síntomas por compresión nerviosa ya que el tumor por sí
mismo puede presionar el nervio al lado y/o contra una estructura ósea (de esta forma
probablemente causando daño). Los Schwannomas tienen relativamente un crecimiento lento. Por
razones aún no entendidas los Schwannomas son en su mayoría benignos y menos del 1% se
convierten en malignos, degenerando en una forma de cáncer conocido como neurofibrosarcoma.

Los Schwannomas pueden depender de un desorden genético llamado neurofibromatosis en la


cual se producen frecuntes mutaciones inactivadoras del gen NF2 (cromosoma 22) que provocará
la pérdida de la expresión de merlina desencadenando así la proliferación celular descontrolada.
En inmunihistoquímica son universalmente S-100 positivos. Existen formas intradurales (el más
típico es el neurinoma del acústico) y extradurales.

Los Schwannomas pueden ser eliminados quirúrgicamente, pero estos pueden recidivar.

LIPOMA:

Es una formación adiposa que se desarrolla de manera subcutánea, aunque no profunda en


diferentes zonas del cuerpo. Puede decirse que se trata de un tumor, en este caso, benigno, sin
riesgo de cáncer.

Los lipomas se caracterizan por su forma redondeada y su apariencia de bulto. Su textura es


gomosa y blanda y suelen moverse al contacto. Normalmente de se trata de una bola de grasa
indolora que puede llegar a medir entre uno y seis centímetros.

Aunque pueden aparecerse en la infancia, los lipomas son más usuales en los adultos, sin importar
la edad, aunque se observa un incremento en la población de 40 a 60 años.

Al observarse con un microscopio puede verse que un lipoma se constituye de adipocitos maduros,
que en la mayoría de los casos están encapsulados. Raramente, la capsula no existe, siendo
entonces un lipoma no encapsulado que podría generar un poco de más dificultad a la hora de
tratar.

Aunque en la mayor parte de los casos este no representa un peligro para la salud, en ocasiones
su aparición puede estar asociada a otro tipo de enfermedades, por lo que es importante
presentarse ante el médico en caso de tener uno y así poder descartar otros problemas.
Los lipomas no causan dolor pero suelen ser incómodos y antiestéticos, a pesar de que la piel de
la superficie permanece sin ningún cambio.

Tipos de lipomas

Un lipoma puede generarse en cualquier parte del cuerpo, aunque a menudo se ubican en la
espalda, el pecho, las axilas, los brazos, el cuero cabelludo, la frente o el rostro. Cuando se trata
de un lipoma aislado se conoce como LIPOMA SIMPLE.

Puede suceder que se desarrollen diversos lipomas en una zona determinada o en diferentes
zonas del cuerpo, provocando una LIPOMATOSIS.

 La LIPOMATOSIS es una anomalía del tejido graso que conforma tumores adiposos a
veces subcutáneamente aunque de manea superficial, y a veces, de manera más profunda
afectando tejidos nerviosos o musculares. Existen diversos tipos asociados a la zona del
cuerpo en que se encuentran, de esta manera existen: La lipomatosis infiltrante del rostro
congénita, lipomatosis neural, lipomatosis pélvica, lipomatosis dolorosa, lipomatosis
encefalocutánea, entre otros.

 La ADIPOSIS DOLOROSA se deriva de la lipomatosis pero en este caso resulta dolorosa,


puede producir también la hinchazón de la zona y fatiga crónica. La adiposis dolorosa se
presenta con frecuencia en el género femenino posmenopáusico y con sobrepeso.

 La LIPOMATOSIS SIMETRICA MÚLTIPLE, es otra tipo de lipomatosis que usualmente


ataca a hombres de edad mediana que presentan un consumo de alcohol prolongado y
riesgoso. En este caso la proliferación de lipomas no encapsulados puede ubicarse con
preferencia clara en las extremidades, sobre todo en la parte superior, así como en la zona
supraclavicular, extendiéndose a la nuca o el cuello.

También a parte de sus tipos, podemos encontrarnos que estos sean superficiales (cutáneos) o
profundos.

Causas

Las razones por las cuales un lipoma se produce son desconocidas. No obstante, es posible que
provengan de factores genéticos o hereditarios. Así mismo en algunos casos puede estar asociado
al acné.

Aunque no están confirmadas sus causas hay algunos factores que son considerados como de
riesgo:

 Tener sobrepeso.

 Antecedentes familiares (genético).

 Sufrir golpes fuertes o lesiones de consideración.

 Un desmedido consumo de alcohol.

 Algunas condiciones médicas podrían propiciar su aparición, como por ejemplo, tener
niveles altos de glucosa en sangre o enfermedades de hígado.

Síntomas
Sus síntomas pueden pasar desapercibidos, dado que en pocas veces llegan a causar dolor o
molestias a la persona afectada.

En la mayoría de casos, éste se descubre cuando su nódulo es palpable y aparece como un bulto
redondeado y suave el cual se mueve por debajo de la piel.

Diagnóstico

Confirmar la presencia de un lipoma por lo general no requiere de exámenes especiales, basta con
que el médico generalista o un dermatólogo examinen la zona.

Solamente con el tacto y la vista (examen físico), un médico puede determinar si se trata de un
lipoma. También el especialista puede llegar a hacer diferentes pruebas como una biopsia o
ecografía.

Es muy extraño que un profesional de la salud confunda un lipoma como con un liposarcoma
(tumor maligno), ya que la palpación resulta efectiva como método de diagnostico.

En todo caso, conviene que una vez este sea extraído se realice una biopsia para establecer con
certeza el carácter benigno del tumor, lo que como hemos dicho, ocurre en la mayoría de los
casos.

Una persona puede vivir con un lipoma sin que esto le produzca ningún problema, siempre y
cuando este no crezca, sea indoloro y en una zona del cuerpo no muy visible. Por el contrario
ello puede generar una incomodidad estética, o podría devenir doloroso por lo que es conveniente
tratarlo.

Existen tres métodos que se utilizan usualmente para tratar un lipoma:

 Ampollas de corticoide: Se inyecta en el lipoma un corticoide que lo obligue a disminuir de


tamaño. Algunas veces puede funcionar pero en otros casos este se resiste a su reducción
por lo que se hace necesario extirparlo.

 A través de una liposucción: Se realiza una pequeña incisión por la cual se introduce una
cánula que aspira el tejido adiposo que conforma el lipoma.

 Cirugía: Se extrae a través de un corto procedimiento quirúrgico. Con anestesia local y de


carácter ambulatorio este método resulta el más utilizado. Es una operación sencilla,
habitualmente suele durar entre 30 y 60 minutos.

LIPOSARCOMA:

¿Qué es liposarcoma? Liposarcoma es un tipo de cáncer que se desarrolla con más frecuencia de
las células de grasa. Comúnmente se encuentra en su piernas o muslos, pero también se puede
presentar en su abdomen, espalda, brazos, pecho y cuello. Las liposarcomas ocurren con más
frecuencia en personas de 50 a 70 años de edad.

¿Qué ocasiona liposarcoma? No se sabe la causa exacta de liposarcoma pero podría ser causada
por genes dañados. Liposarcoma ocurre más comúnmente en una área de su cuerpo que ha sido
lesionada. Usted también podría correr un riesgo mayor si alguna vez ha recibido la radioterapia.

¿Cuáles son los diferentes tipos de liposarcoma? Liposarcoma podría constar de un tumor de alto
grado o de bajo grado. Un tumor de bajo grado típicamente crece lentamente y no se propaga a
otras áreas de su cuerpo. Por lo general, un tumor de alto grado es más grande y frecuentemente
se propaga a otras áreas de su cuerpo. El tipo de liposarcoma que tenga, dependerá del tipo de
células que crecen en su tumor. Su liposarcoma podría ser cualquiera de los siguientes:

 Bien diferenciado: Este es el tipo de liposarcoma más común y típicamente no se propaga


a otras áreas. Se encuentra comúnmente en los tejidos más profundos de sus piernas y
muslos. También se puede presentar en su espalda, abdomen o brazos.

 Myxoide: Myxoide es el segundo tipo más común de liposarcoma. Los liposarcomas


myxoide frecuentemente son de bajo grado y se encuentran comúnmente en los músculos
de la pierna. Los tumores se podrían propagar al tejido que cubre sus pulmones y su
corazón. Liposarcomas de célula redonda son otro tipo de tumor myxoide de alto grado y
son más propensos a propagarse a otras áreas de su cuerpo.

 Dediferenciado: Este tipo de liposarcoma consta de un tumor graso y un tumor sin grasa.
Normalmente se encuentran en la espalda o el abdomen. Este tipo de liposarcoma puede
propagarse a otras áreas como sus pulmones, hígado o huesos.

 Pleomórfico: Este tipo de liposarcoma es rara. Contiene muy poca o nada de grasa en
absoluto y es un tumor de alto grado. Comúnmente se presenta en los músculos de sus
piernas. Los tumores pleomórfico se propagan frecuentemente a sus pulmones, hígado,
cerebro y huesos.

 Mixto: Este tumor consta de más de un tipo de liposarcoma. Crece con más frecuencia en
su abdomen.

¿Cuáles son los signos y síntomas de liposarcoma? Liposarcomas son usualmente tumores no
dolorosos y de crecimiento lento. Es posible que usted pueda notar o sentir el tumor, debajo de su
piel. Si crece su tumor y pone presión a sus nervios y vasos sanguíneos, usted podría sentir dolor.
Dependiendo de dónde está localizado su tumor, usted podría tener cualquiera de los siguientes:

 Reducción de movimiento en la extremidad con el tumor

 Dolor e inflamación en el área de su tumor

 Dolor en el pecho

 Dolor abdominal, estreñimiento, diarrea o evacuaciones intestinales sangrientas

 Dificultad para orinar o al orinar

 Dificultad para tragar o pérdida de peso

 Tose mucho o tiene dificultad para hablar y respirar

¿Cómo se diagnostica liposarcoma? Su médico le examinará y hará preguntas acerca de sus


síntomas y otras condiciones médicas. Podría tocar el tumor y el área circundante. Es posible que
usted requiera cualquiera de los siguientes exámenes:

 Radiografía: Se usa para tomar una imagen de su tumor y el área circundante. Estas
imágenes muestran si el tumor se ha dañado a sus huesos. Su médico también podría
tomar una radiografía de sus pulmones para revisar si se ha propagado el cáncer.

 Tomografía computarizada (Escán TC): Este examen también se conoce como un escán
TAC. Una máquina especial de rayos X usa una computadora para tomar imágenes de su
tumor y buscar otros problemas. Se podrían tomar imágenes de sus pulmones y otros
órganos para ver si el cáncer se ha propagado. Se le podría administrar un tinte antes de
tomar las imágenes para facilitar que los médicos vean las imágenes mejor. Infórmele al
médico si alguna vez usted ha sufrido una reacción alérgica a un medio de contraste.

 Imagen por resonancia magnética (IRM): Este escán utiliza imanes poderosos y una
computadora para tomar imágenes de su tumor y el área circundante. Se podría utilizar la
IRM para ver los órganos, vasos sanguíneos, nervios y huesos alrededor de su tumor.
También podría ayudar a sus médicos de averiguar el tipo de tumor que usted tiene. Se le
podría administrar tinte para ayudar a destacar las imágenes. Infórmele al médico si alguna
vez usted ha sufrido una reacción alérgica a un medio de contraste. No entre al cuarto
donde realizan la IRM con cualquier cosa de metal. El metal puede causar lesiones serias.
Infórme al médico si usted tiene cualquier cosa de metal en el interior o el exterior de su
cuerpo.

 Tomografía por emisión de positrones: Esto también se conoce como un escán TEP. Su
médico podría usar esta prueba para ver si usted tiene cáncer y si se ha propagado. Se
inyecta un tinte especial en su vena (vaso sanguíneo). El tinte ayuda a mostrar sus células
con más claridad. Infórmele al médico si alguna vez usted ha sufrido una reacción alérgica
a un medio de contraste.

 Biopsia: Durante este procedimiento, se extrae una pequeña cantidad de tejido de su


tumor. Su médico podría utilizar una aguja o un instrumento pequeño para tomar la
muestra de tejido. Si se requiere una muestra más grande, su médico podría tener que
hacer una incisión. Se mandará la muestra al laboratorio para examinarse. El examen del
laboratorio demostrará si su tumor es una liposarcoma y qué tipo es.

¿Cómo se trata la liposarcoma?

 Quimioterapia: Este medicamento funciona matando células cancerosas. Su médico podría


utilizar la quimioterapia para reducir el tamaño de su tumor antes de la cirugía. Su médico
también le podría administrar la quimioterapia después de la cirugía para matar cualquier
célula cancerosa restante.

 Radiación: La radiación mata células de cáncer y previene la propagación del cáncer. La


radiación también podría ayudar a suspender el regreso de su cáncer después de la
cirugía. Usted podría necesitar radiación antes, durante o después de la cirugía.

 Cirugía: Usted podría necesitar cirugía para remover su tumor y tejido a su alrededor. Un
ingerto podría ser utilizado para reemplazar el hueso o tejido extraído. Un ingerto es un
pedazo de tejido de otra área de su cuerpo o de un donante. En algunos casos, es posible
que su médico necesite amputar (remover) su extremidad para remover el tumor.

¿Cuáles son los riesgos de liposarcoma? Una cirugía podría provocar más sangrado de lo
esperado o podría contraer una infección. Podría tener dificultad para hacer sus actividades
cotidianas si la cirugía fue realizada en su pierna o brazo. Aún con el tratamiento, la liposarcoma
podría reaparecer, propagar o ser de peligro mortal. Usted podría necesitar una cirugía adicional u
otros tratamientos para tratar el cáncer que ha regresado. Si no se trata su liposarcoma, su cáncer
podría propagarse a otras áreas de su cuerpo. Las células de cáncer podrían dañar sus órganos y
sus síntomas podrían empeorar. Esto puede ser de peligro mortal.

DISPLASIA FIBROSA:

La displasia fibrosa es una enfermedad ósea en la que el tejido cicatricial (fibroso) se desarrolla en
lugar de un hueso normal. A medida que el hueso crece, el tejido fibroso se expande, lo que
debilita el hueso. La displasia fibrosa puede causar que el hueso afectado se deforme y se vuelva
más susceptible a la fractura.

La displasia fibrosa puede ocurrir en cualquier parte del esqueleto, pero los huesos del cráneo,
muslo, pantorrilla, costillas, pelvis y parte superior del brazo se ven afectados con mayor
frecuencia. La displasia fibrosa no es una forma de cáncer y no aumenta la susceptibilidad de una
persona para el cáncer.

Síntomas

La mayoría de las personas con displasia fibrosa tienen un solo hueso afectado y no desarrollan
ningún signo o síntoma.

Causas

Su desarrollo se ha relacionado con una mutación genética que afecta a las células que producen
el hueso.

Complicaciones

Además de las fracturas de hueso, la displasia fibrosa grave puede llevar a Deformidad de los
huesos, pérdida de audición y visión, artritis, y cáncer.

Diagnóstico

Si tiene una displasia fibrosa monostótica, es posible que no lo sepa hasta que se descubra
casualmente en una radiografía por otra enfermedad. La mayoría de las personas con displasia
fibrosa son diagnosticados en la adolescencia o edad adulta temprana. Los casos leves
generalmente no causan signos o síntomas. Los casos más graves de displasia fibrosa pueden dar
lugar a dolor y deformidad ósea.

Tratamiento

No hay cura para la displasia fibrosa. El tratamiento se centra en aliviar los signos y síntomas.

TORUS:

Los torus son protuberancias nodulares de hueso maduro; su nombre preciso depende de su
localización anatómica, no son neoplásicos y rara vez causan malestar. La superficie mucosa
puede en ocasiones estar ulcerada por traumatismos y provocar una herida dolorosa de
cicatrización lenta.

Aun no se conoce con presión la causa, aunque la evidencia presentada sugiere que el torus
puede ser hereditario.

El torus palatino tiene prevalencia relativa en ciertas poblaciones como asiáticos, nativos
americanos y esquimales.

La incidencia en la población general de USA es del 20 al 25%.

Es una masa ósea nodular y sésil que surge a lo largo de la línea media del paladar duro. La masa
ósea experimenta un crecimiento lento y por lo general es asintomática.

Estas anormalidades son casi simétricas a lo largo de la línea media del paladar duro. Se ha
observado que el torus adopta varias formas: nodular, fusiforme, lobular y plana.
El torus mandibular, se observa mayormente en la cara lingual de la mandíbula por encima de la
línea milohidea. Son habitualmente bilaterales y se presentan en la región premolar. Es
asintomático y de crecimiento lento.

Ambos se pueden observar en una radiografía oclusal como una imagen radiopaca difusa.

Histopatológicamente se describen como una masa nodular exofística del hueso cortical denso y
un centro de hueso esponjoso en el cual se pueden observar zonas calcificadas formando bandas
delgadas y separadas por espacios ocupados de médula ósea.

Se compone de hueso hiperplásico, constituido a su vez por hueso cortical y trabecular maduro. La
superficie externa muestra un contorno liso y redondeado.

Radiográficamente los torus palatinos, pueden demostrarse en una radiografía oclusal, en dicha
película se observa una opacidad de forma oval situada en la línea media.

Los torus mandibulares, a diferencia del torus palatino, pueden observarse tanto en una radiografía
periapical como en placas oclusales. Se presentan como áreas bien circunscritas de alta
radiopacidad en las raíces de los dientes.

Para realizar un diagnóstico veraz y certero debemos valernos del examen clínico, realizando
la palpación y evaluación de la mucosa, pruebas de vitalidad a los dientes involucrados, exámenes
radiográficos y estudios histopatológicos.

Las exostosis y torus carecen de significado patológico y rara vez adquieren importancia clínica.

El tratamiento de elección es la exeresis siempre y cuando la lesión se encuentre dentro de las


indicaciones siguientes:

1. Requerimientos Protésicos: cuando interfieran en la inserción de una prótesis dental o se vea


comprometida la estabilidad de la misma.

2. Traumatismos de la mucosa: si su tamaño llega a alcanzar un tamaño grande, puede provocar la


inflamación, ulceración y traumatismo constante de la mucosa de revestimiento del torus.

3. Cuando se ve comprometida la higiene del paciente: cuando los torus alcanzan formas
lobuladas, sobre todo los torus mandibulares, pueden producir zonas de acúmulos de alimentos y
producir halitosis en el paciente.

4. Cuando este comprometida la estética del paciente.

OSTEOMA:

Es un tumor benigno, constituido por tejido óseo maduro y bien diferenciado, de lento crecimiento,
que puede desarrollarse en los huesos de todo el cuerpo aunque con mayor frecuencia en los
huesos de la cara y del cráneo.

Al ser un tumor benigno no produce metástasis. Puede ser asintomático, causar dolor, sinusitis o
deformidad ósea.

No tiene predilección por edad o sexo.

Es el tumor nasal benigno más frecuente y los senos más afectados son los frontales.

Su diagnóstico se realiza con radiografía convencional o por tomografía computada.


Respecto al tratamiento es conservador (no se hace nada), o puede realizarse una resección
quirúrgica si causa molestias.

Puede estar asociado a poliposis colónica y tumores de tejidos blandos configurando el Síndrome
de Gardner, enfermedad genética de transmisión autosómica dominante.

Clasificados por la medicina en :

 Clásico o convencional (huesos de osificación membranosa)

 Parostal (exostosis o hiperostosis postraumática)

 Medular (enostoma o islote óseo).

CONDROMA:

Se conoce como condroma a un tipo de tumor benigno formador de cartílago, se incluye dentro del
grupo de tumores óseos primarios. Se localiza frecuentemente en los huesos de las manos y
raramente se maligniza para transformarse en un tumor maligno o condrosarcoma. Pueden
distinguirse dos variedades según su localización en el hueso, si es central se
denomina encondroma o condroma propiamente dicho, si es periférico recibe el nombre
de condroma periostal.

Tipos

Condroma central o encondroma

Se presenta con más frecuencia entre los 20 y 50 años y se localiza preferentemente en los
huesos de las manos, más raramente en pies y otros huesos largos como el fémur y el húmero.
Generalmente no provocan síntomas y se detectan de forma casual al practicar una radiografía, en
la cual se aprecia una imagen radiolúcida de forma redondeada y bien delimitada del hueso
circundante, sobre todo aparecen en las metáfisis de los huesos largos y su interior presenta
diferentes calcificaciones de aspecto moteado.

Condroma periférico o periostal.

Se llama también yuxtacortical y es menos frecuente que el anterior. Se observan sobre todo en
huesos largos de manos y pies, también en otras localizaciones como el humero.

Condromatosis

Se habla de condromatosis cuando existen numerosos condromas en diferentes localizaciones.


Este cuadro puede asociarse a varios síndromes, como el síndrome de Maffucci y la enfermedad
de Ollier.

Síntomas

Generalmente no provocan síntomas y se detectan de forma casual al realizar una radiografía en la


que aparece un área redondeada transparente en el hueso. En algunos casos cuando se localiza
superficialmente, el paciente puede notar un abultamiento, sobre todo en la mano. En raras
ocasiones puede predispones a una fractura por debilitamiento de la estructura del hueso, muy
raramente se maligniza dando origen a un tumor maligno o condrosarcoma.

OSTEITIS:
La osteítis es un término general para la inflamación de hueso. Más específicamente, puede
referirse a una de las siguientes condiciones:

 Osteítis fibrosa quística (u Osteítis fibrosa, o enfermedad de Von Recklinghausen): una


complicación del hiperparatiroidismo en la cual los huesos se tornan blandos y se
deforman.1

 Osteítis deformante o enfermedad de Paget.

 Osteítis por radiación: descenso en la densidad ósea con un desarrollo posterior de áreas
con una apariencia esclerótica.2

 Osteítis condensante o esclerosante.

 Osteítis condensante del ilíaco

 Osteítis púbica: inflamación dolorosa del periostio, hueso, cartílago y ligamentos de


las estructuras de la cintura pélvica anterior y es una complicación postoperatoria.

FIBROMA OSIFICANTE:

El fibroma osificante es una neoplasia benigna intraósea descrita por primera vez por Montgomery;
afecta a los huesos maxilares y a los huesos largos, caracterizada por ser encapsulada, bien
delimitada, con expansión de la lámina cortical y deformidad de las estructuras óseas afectadas. El
fibroma osificante afecta a las estructuras craneofaciales, siendo la mandíbula la zona más
afectada, se le considera una lesión proliferativa, la cual se expande lenta y progresivamente.

El fibroma osificante se clasifica de la siguiente manera:

• Fibroma osificante.

• Fibroma cementificante (calcificaciones esféricas).

• Agresivo juvenil (región africana).

• Múltiples fibromas osificantes (más de una localización en la región craneofacial).

• Cementoma gigantiforme familiar (descrito por Norberg 1930, Hagzzi y Bellani 1953).

Características clínicas

El fibroma osificante es una neoplasia benigna que afecta con mayor frecuencia la zona de la
mandíbula, posterior a la región canina y de manera ocasional al maxilar o a otros huesos del
cráneo, como puede ser la región periorbitaria, frontal, etmoidal, esfenoidal y temporal.

Se caracteriza por ser una lesión indolora con un crecimiento lento la cual provoca expansión de
las corticales y engrosamiento de las estructuras contiguas, causando una notable deformidad
conforme evoluciona, manifestándose especialmente en el sexo femenino, durante la 3ª y 4ª
década de la vida.

La forma más agresiva de fibroma osificante por su rápido y progresivo crecimiento es la variante
juvenil, de la cual existen algunos reportes en distintas partes del mundo, aunque es una neoplasia
extremadamente rara es más común su aparición en la región africana.
Características radiográficas

El aspecto radiográfico es de vital importancia para realizar el diagnóstico de fibroma osificante,


suele ser preciso realizar el diagnóstico diferencial de otras lesiones fibro- óseas que afectan a los
maxilares. En etapas tempranas las lesiones son pequeñas, bien delimitadas y por lo general
radiolúcidas, cuando aumenta de tamaño aparecen cantidades mayores de radioopacidades
irregularmente conformadas en el área radiolúcida, en una etapa de maduración las estructuras
radioopacas aumentan de cantidad y tamaño, y finalmente coalescen, formando a menudo una
lesión radiopaca con un borde radiolúcido que la separa del hueso normal circundante. La
reabsorción y la divergencia radicular es un hallazgo frecuente en éste tipo de lesiones

Características histológicas

Las características microscópicas van de la mano de los hallazgos radiográficos. Las lesiones más
radiolúcidas se encuentran constituidas por un tejido conjuntivo fusocelular, a menudo hay
calcificaciones amorfas esféricas, de varios tamaños, (cuerpos psammomatoides) distribuidas en
toda la lesión, conforme se madura la lesión se observa un trabeculado óseo irregular con espacios
lacunares con contenido de osteocitos, rodeado por osteoblastos, dicho trabeculado suele ser de
patrón laminar. También es característico observar una delgada zona de tejido fibroconectivo que
separa la lesión del hueso normal adyacente.

Diagnóstico diferencial

En este tipo de lesiones se debe de hacer un diagnóstico diferencial histológico y radiológico con:

• Displasia cementaria periapical.

• Displasia cemento-ósea florida.

• Periostitis reactiva.

• Querubismo.

• Osteítis deformante.

• Osteomielitis esclerosante.

Estas lesiones guardan características similares con el fibroma osificante, se deben conjugar la
clínica, la radiología y las características histológicas para realizar un diagnóstico adecuado.

Tratamiento

El tratamiento de elección para éste tipo de lesiones dependerá del lugar de localización y el grado
de agresividad que presente la lesión. Se recomienda la enucleación quirúrgica y la extracción de
los órganos dentarios cuando han sido reabsorbidos por la lesión, la recurrencia es del 20 al 25%
después de realizado el curetaje. Se han reportado lesiones con mayor grado de agresividad en
donde se recomienda la resección en bloque.

ENFERMEDAD ÓSEA DE PAGET:

La enfermedad de Paget es un trastorno que implica destrucción y regeneración ósea anormal.


Esto causa deformidad de los huesos afectados.

Causas
No se conoce la causa de la enfermedad de Paget. Puede deberse a factores genéticos o a una
infección viral temprana en la vida.

La enfermedad se presenta a nivel mundial, pero es más común en Europa, Australia y Nueva
Zelanda. La enfermedad se ha vuelto mucho más infrecuente durante los últimos 50 años.

En las personas que padecen esta enfermedad, hay una descomposición anormal del tejido óseo
en zonas específicas, lo cual va seguido por una formación ósea anormal. La nueva zona de hueso
es más grande, pero más débil. El hueso nuevo también está lleno de vasos sanguíneos nuevos.

El hueso afectado puede estar únicamente en 1 o en 2 zonas del esqueleto o en todo el cuerpo.
Muy a menudo, compromete huesos de los brazos, las clavículas, la pierna, la pelvis, la columna y
el cráneo.

Síntomas

La mayoría de las personas con esta afección son asintomáticas. La enfermedad de Paget a
menudo se diagnostica cuando se toma una radiografía por otra razón. También se puede
descubrir cuando se intenta encontrar la causa de niveles altos de calcio en la sangre.

De presentarse, los síntomas pueden incluir:

 Dolor óseo, dolor o rigidez articular y dolor de cuello (puede ser intenso y presentarse la
mayor parte del tiempo)

 Arqueamiento de las piernas y otras deformidades visibles

 Agrandamiento de la cabeza y deformidades del cráneo

 Fractura

 Dolor de cabeza

 Hipoacusia

 Disminución de estatura

 Piel caliente sobre las zonas afectadas

Pruebas y exámenes

Los exámenes que pueden revelar enfermedad de Paget incluyen:

 Gammagrafía ósea

 Radiografía ósea

 Marcadores elevados de la descomposición del hueso (por ejemplo, N-telopéptido)

Esta enfermedad puede también afectar los resultados de los siguientes exámenes:

 Isoenzima de la fosfatasa alcalina (ALP), isoenzima específica del hueso

 Calcio sérico

Tratamiento

No todas las personas con la enfermedad de Paget requieren tratamiento. Las personas que
posiblemente no necesiten tratamiento comprenden a aquellos que:
 Tengan únicamente exámenes de sangre levemente anormales.

 No tengan ningún síntoma ni indicio de la enfermedad activa.

La enfermedad de Paget comúnmente se trata cuando:

 Ciertos huesos, como los que soportan peso, están comprometidos.

 Los cambios óseos están empeorando rápidamente (el tratamiento puede reducir el riesgo
de fracturas).

 Se presentan deformidades óseas.

 Una persona tiene dolor u otros síntomas.

 El cráneo está afectado (esto es para prevenir hipoacusia).

 Los niveles de calcio están elevados y causan síntomas.

El tratamiento farmacológico ayuda a prevenir la formación y descomposición mayor del hueso.


Actualmente, hay varias clases de medicamentos empleados en el tratamiento de la enfermedad
de Paget, entre ellos:

 Bifosfonatos: Estos fármacos son el tratamiento de primera línea y ayudan a disminuir la


remodelación ósea. Comúnmente se toman por vía oral, pero también se pueden
administrar por vía intravenosa (IV).

 Calcitonina: Esta hormona está involucrada en el metabolismo de los huesos. Se puede


administrar como aerosol nasal (Miacalcin) o como inyección subcutánea (Calcimar o
Mithracin).

Igualmente, se puede administrar paracetamol (Tylenol) o antiinflamatorios no esteroides (AINE)


para el dolor. Se puede necesitar la cirugía ortopédica para corregir una deformidad en casos
graves.

Grupos de apoyo

Las personas con esta afección se pueden beneficiar de su participación en grupos de apoyo para
personas con experiencias similares.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de las veces, la afección se puede controlar con medicinas. Una pequeña cantidad de
personas puede presentar un cáncer de hueso llamado osteosarcoma. Algunas personas
necesitarán una artroplastia.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

 Fracturas óseas

 Sordera

 Deformidades

 Insuficiencia cardíaca

 Hipercalciemia