Está en la página 1de 39

Introducción

El tráfico ilícito de bienes culturales es, según algunos autores, el segundo mayor tráfico
ilícito en el mundo, después del de drogas, con un estimado de movimiento de 10 billones
de dólares anuales, en muchas ocasiones con vínculos con el lavado de dinero, la
evasión de impuestos e, incluso, el terrorismo. Los Estados afectados se ven incapaces
de proteger sus bienes, debido, entre otros aspectos, a su limitación de recursos, al
desarrollo tecnológico y coordinación de los traficantes, así como a la falta de
herramientas jurídicas idóneas y de voluntad política, sobre todo de los países llamados
“mercado”. El presente estudio buscará reflexionar sobre el tráfico ilícito de bienes
culturales, desde el desarrollo del concepto de “bien cultural” hasta algunos de los
principales instrumentos jurídicos con los que se cuenta en la actualidad.

Sin embargo, el tráfico de bienes culturales no es un fenómeno reciente en la historia de


la humanidad, se tiene conocimiento de denuncias tan ancianas como la contenida en uno
de los documentos legales más antiguos en Egipto del tiempo de los faraones, el Papiro
Amherst que data del año 1134 antes de Cristo. Tal vez, la actualidad del tratamiento de
este delito se debe a su crecimiento vertiginoso. El mercado de la cultura y el arte se han
transformado en un sector activo y protagonista de la economía, donde los inversionistas
tratan de obtener la mayor cantidad de beneficios posibles en el menor tiempo posible. La
creciente demanda de bienes culturales profundiza el problema, mientras mayor es la
demanda, mientras más suministradores de materia prima, los traficantes e intermediarios
de todo tipo se apresurarán más para satisfacer dicha demanda, y si el objeto es
considerado raro, la especulación del mercado es feroz.

El Perú es poseedor de una vasta riqueza cultural y el tráfico de bienes culturales en


nuestro país crece día a día. En el presente trabajo de investigación se glosarán los
principales aspectos de esta problemática mundial, se analizará brevemente el su
tratamiento jurídico, las instituciones defensoras de nuestra cultura, el trabajo de los
medios de comunicación en el marco de este tema y los casos más resaltantes de tráfico
ilícito de los últimos tiempos.

1
Capítulo I
Aspectos generales

2
1.1. Concepto de tráfico de bienes culturales

El tráfico ilícito de bienes culturales puede presentar diversas formas, involucrar a


múltiples partes y tener distintas finalidades dependiendo del contexto geográfico,
socioeconómico y político. El intercambio ilegal de arte u objetos arqueológicos va
en contra de los instrumentos jurídicos nacionales o internacionales. Por lo tanto,
el término tráfico ilícito de bienes culturales puede hacer referencia a una gran
variedad de prácticas dependiendo de la legislación nacional o internacional en
vigor:

 Robos en museos, monumentos, sitios religiosos y otros lugares de


conservación públicos o privados.
 Excavaciones ilícitas de objetos arqueológicos, incluyendo excavaciones
subacuáticas.
 Sustracción de bienes culturales durante conflictos armados u ocupación
militar.
 Exportación e importación ilícitas de bienes culturales.
 Transferencia ilegal de propiedad de bienes culturales (venta, compra,
asunción de la deuda hipotecaria, intercambio, donación o legado).
 Producción, intercambio e utilización de documentación falsificada.
 Tráfico de bienes culturales falsos o falsificados.

1.2. Concepto de Bienes Culturales

(a) Los bienes, muebles o inmuebles, que tengan gran importancia para el
patrimonio cultural de los pueblos, tales como los monumentos de arquitectura, de
arte o de historia, religiosos o seculares, los campos arqueológicos, los grupos de
construcciones que por su conjunto ofrezcan un gran interés histórico o artístico,
las obras de arte, manuscritos, libros y otros objetos de interés histórico, artístico o
arqueológico, así como las colecciones científicas y las colecciones importantes de
libros, de archivos o de reproducciones de los bienes antes definidos.

(b) Los edificios cuyo destino principal y efectivo sea conservar o exponer los
bienes culturales muebles definidos en el apartado a), tales como los museos, las
grandes bibliotecas, los depósitos de archivos, así como los refugios destinados a
proteger en caso de conflicto armado los bienes culturales muebles definidos en el
apartado a.

(c) Los centros que comprendan un número considerable de bienes culturales


definidos en los apartados a y b, que se denominarán centros monumentales.

3
Capítulo II
Marco legal

4
Como toda organización ministerial, se tiene la necesidad de proteger cada parte del
entorno y cultura del Perú. Por eso, se toman resoluciones, decretos y/o leyes con la
misión de normar determinadas acciones y actividades que se llevan a cabo, en éste caso
regir, controlar y estipular las sanciones que se tomarán en cuenta si es que hay una
salida o entrada abrupta de algún tipo de bienes culturales. De esta manera se organiza el
funcionamiento del sistema jurídico peruano en cuanto al tráfico de bienes culturales
propios del país.

2.1. Resoluciones

Las resoluciones supremas que defienden el patrimonio del Perú son:

• Resolución Suprema Nº 689 del 28 de mayo de 1931


Establece en el Museo Nacional el registro de especies arqueológicas a que se
refiere la Ley N° 6634, otorgando un año improrrogable para que tenedores o
poseedores de objetos peruanos de la época precolombina, proceden a inscribirlos
en el mencionado registro los bienes no inscritos se reputaban como propiedad del
Estado. Por otro lado, esta norma prescribe que las traslaciones de dominio de
objetos arqueológicos deberán ser inscritas en el respectivo registro y sin este
requisito la traslación de dominio carecerá de validez. Se establece el derecho de
retracto por parte del Estado, y que los poseedores de especies precolombinas
quedaban obligados a dar aviso al Patronato de su jurisdicción, de toda
transferencia que pretendan realizar, no pudiendo perfeccionar la transferencia
sino a transcurrido un plazo de 15 días. La exportación que autorice el Patronato
Nacional de Arqueología es válida, y sólo podrá referirse a especies debidamente
registradas en la categoría de duplicados o multiplicados, quedando prohibida la
salida al extranjero de especies consideradas únicas. Finalmente señala que el no
registro acarreará la imposición de multa.

• Resolución Suprema N° 170 del 16 de abril de 1932


Considerando que las excavaciones y exportaciones de objetos precolombinos
estaban terminantemente prohibidas por leyes y resoluciones en vigencia en dicha
época, se dispuso que la policía estaba obligada a detener a los excavadores
clandestinos, incautar las especies arqueológicas y remitirlas al Patronato
Departamental correspondiente en provincias y en Lima al Museo Nacional.
Por disposición de esta Resolución Suprema, los administradores de las aduanas
tenían la obligación de remitir información detallada de los objetos arqueológicos
que ingresaban o se intenten retirar del país. Esta relación debía ser remitida al
Museo Nacional, siendo responsables los funcionarios por la exportación
clandestina de especies arqueológicas.

• Resolución Suprema Nº 94 del 31 de marzo de 1933


Esta norma constituye el Reglamento de la Ley 6634, se encuentra dividida en
seis títulos.
5
Bajo esta norma no estaba permitida la exportación de objetos arqueológicos, sin
autorización previa y expresa del Gobierno, ya sean éstos de propiedad pública o
privada, el incumplimiento tenía como sanción el decomiso de los objetos más una
multa de 100 a 1000 soles.

• Resolución Suprema de 3 de abril de 1945


Prohíbe la exportación de documentos originales que se relacionen con la historia
del Perú.

2.2. Decretos

Asumen la necesidad de prohibir la exportación de bienes culturales, los siguientes


decretos:

• Decreto Supremo N° 89 del 2 abril de 1822


Suscrito por Torre Tagle por orden de Bernardo de Monteagudo.
Esta norma es el primer precedente jurídico que ubicamos en el Perú Republicano
de protección del patrimonio; establece expresamente que los monumentos que
quedan de la antigüedad del Perú son propiedad de la Nación, pudiendo circular
libremente dentro del país, contando el gobierno con el derecho de prohibir su
exportación. La extracción de piedras minerales, obras antiguas de alfarería,
tejidos y demás objetos que se encontraban en las huacas fue absolutamente
prohibida. El Gobierno podía otorgar licencia con propósitos de utilidad pública y
sancionar el incumplimiento de esta disposición con la pérdida de la especie y una
multa de 1000 pesos, asimismo encargaba a los funcionarios de aduanas velar por
el cumplimiento de lo anteriormente prescrito.

• Decreto Supremo 433 del 3 de junio de 1836


Suscrito por el Presidente Provisional del Perú Luís José Orbegoso por orden de
Mariano de Sierra
Se declara vigente la prohibición de extraer minerales y antigüedades en los
términos del Decreto Supremo 89 del 2 de abril de 1822. Aunque de manera
tangencial, se refiere a la licitud de la transferencia de los bienes culturales
(artículo 8º).

• Decreto Supremo del 27 de abril de 1893


El Estado, considerando que las exploraciones realizadas en huacas y ruinas se
han llevado a cabo sin orden, prohibió excavar en huacas, fortalezas y templos, sin
licencia, asimismo declaró por primera vez como monumentos, a las antiguas
construcciones anteriores a la conquista y de interés publico su conservación.

6
Crea la Junta Conservadora de Antigüedades Nacionales, a la que encarga la
atribución de entregar licencia para poder excavar en huacas, asimismo se
dispone que todos los objetos que se encontraren, pertenecerán al que solicita la
licencia, teniendo éste la obligación de entregar al Estado un duplicado de cada
uno de los objetos que descubra o copias fotográficas de los que no se tuviese
similares.

• Decreto Supremo N° 2612 del 19 de agosto de 1911


Establece que son de propiedad del Estado todos los objetos que se encuentren
en asentamientos arqueológicos, prohíbe toda exportación de antigüedades,
mientras el Congreso no dicte las leyes sobre la materia, salvo para el caso de
duplicados.
Establece que cada vez que se conceda licencia para realizar excavaciones o
estudios se nombrará un interventor que en representación del Gobierno vigilará
que se verifiquen los hallazgos.

• Decreto Supremo del 11 de junio de 1921


Esta norma prohíbe en absoluto, la extracción, destrucción y exportación de los
monumentos arqueológicos, asimismo precisa que el Gobierno podrá conceder
autorización para extraer o exportar objetos del patrimonio cultural, únicamente a
instituciones científicas del país o del extranjero, siempre que el trabajo se ejecute
bajo la dirección inmediata de arqueólogos profesionales o de científicos de
reputación internacional y bajo la vigilancia del personero que el Gobierno designe.
Señala que los objetos extraídos con la autorización del Gobierno serán
debidamente registrados.
Dispone el decomiso de todo objeto o colección arqueológica que se pretenda
extraer del país sin el permiso respectivo y que las personas que ordenen,
ejecuten o cooperen a la extracción, destrucción o exportación clandestina de
objetos arqueológicos sufrirán a juicio del Gobierno la imposición de una multa.

• Decreto Ley N° 7212 del 2 de julio de 1931


Considerando que la Ley N° 6634 se refiere a la conservación de monumentos
antiguos, de la época precolombina, y la Ley N° 6523, confiere al Patronato del
Cusco el cuidado de los bienes del periodo del virreinato, y existiendo importantes
restos de carácter histórico y artístico en toda la República, se decretó que el
Patronato Arqueológico Nacional y los departamentales ejercerán supervigilancia y
control sobre los monumentos virreinales peruanos.
Al advertirse un vacío en la Ley Nº 6634 en relación de los bienes de la época
colonial, se buscó subsanarlo con este dispositivo.
• Decreto Supremo del 27 de octubre de 1947
Se reglamenta la exportación de especimenes arqueológicos, señalando que la
solicitud de exportación se presentará ante el Ministerio de Educación Pública,
entregando los objetos que se desean exportar al Museo de Antropología y
7
Arqueología, la Dirección del precitado Museo es quien determinará los bienes que
son exportables.
Los objetos que pueden ser exportados, antes de salir del país, deben ser
debidamente acondicionados y embalados por el Museo, siendo este último el
único organismo estatal que podrá embarcar bultos que contengan especies
arqueológicas, y deberá hacerlo por el puerto del Callao o por el Aeropuerto de
Limatambo; en caso de requerirse el uso de otro puerto o terminal aéreo, se
deberá autorizar mediante una Resolución Suprema.
De incumplirse el procedimiento señalado, las autoridades de Aduana
decomisaran y remitirán al Museo todas las piezas que se traten de embarcar o
que fueron embarcadas.

• Decreto Supremo del 30 de mayo de 1950


Prohíbe la salida de objetos prehistóricos o históricos, inclusive documentos
anteriores a 1821, mientras no pase el estado de reconocimiento motivado por el
sismo del 21 de mayo de 1950; asimismo dispone que los documentos, bienes
muebles e inmuebles de las mismas épocas, que a criterio del Patronato
Departamental de Arqueología o de la Comisión Departamental del Consejo
Nacional de Conservación y Restauración de Monumentos Históricos y Artísticos,
son indispensables para la reconstrucción del Cusco, no podrán ser enajenados ni
objeto de transacciones comerciales.

2.3. Leyes

Defienden y garantizan protección de nuestros bienes, las siguientes leyes:

• Ley Nº 6523 del 19 de febrero de 1929


Norma sobre la protección de bienes de la época colonial, encarga al Patronato
de Arqueología Departamental de Cusco, la conservación y vigilancia de los
monumentos, obras de arte, pintura y demás de la época colonial

• Ley Nº 6634 del 13 de junio de 1929


Esta ley es particularmente importante en la historia del Perú, establece
expresamente que es propiedad del Estado los monumentos históricos existentes
en el territorio nacional anteriores a la época virreinal. Disponiendo que el derecho
de la Nación sobre dichos monumentos es inalienable e imprescriptible.
Dispone que pertenecen al Estado los restos humanos, tejidos, artefactos de
madera, oro, plata, y demás objetos de cualquier otra naturaleza y aplicación,
contenidos en los monumentos históricos, aún cuando se descubran o extraigan
de terrenos de propiedad privada, y que son de dominio privado los bienes
culturales muebles descritos anteriormente, que a la promulgación de la presente
ley se encuentren en poder de particulares.

8
Una disposición que encontramos de vital importancia es que no están permitidas
las excavaciones o exploraciones en yacimientos arqueológicos que no cuenten
con las autorizaciones respectivas, bajo pena de multa o responsabilidad penal.
Las autorizaciones para realizar trabajos de exploración y extracción en los
yacimientos arqueológicos corresponden cuando lo soliciten las corporaciones
científicas nacionales y extranjeras o personas naturales nacionales o extranjeras,
previo informe del Patronato Nacional de Arqueología.
Otra de las disposiciones de esta ley es la prohibición de exportar objetos
arqueológicos, sean de propiedad privada o pública, sancionando al sujeto que
realice directa o indirectamente exportaciones clandestinas con pena del decomiso
del bien cultural y además con multa.
En cuanto a las traslaciones de dominio, establece que podrán efectuarse después
de inscritas las antigüedades precolombinas y se consignarán para su validez en
el mismo registro. Los objetos que no se hayan inscrito durante el transcurso del
año, contado desde el día en que se abre el registro, se reputaran de propiedad
del Estado. Dispone asimismo que el Gobierno al expedir el reglamento para la
ejecución de la presente ley, determinará la forma en que deben realizarse las
inscripciones en los departamentos fuera de Lima y del Callao, cuidando que se
centralicen todas ellas en un Registro General.

• Ley 12956 del 20 de febrero de 1958


Esta Ley prohíbe exportar todo objeto de valor arqueológico o histórico, incluyendo
las obras de arte que sean consideradas como integrantes del patrimonio cultural
de la Nación, estableciendo la salvedad de que por Resolución Suprema se
pueden otorgar permisos de salida pero solo para estudio y difusión de la cultura
peruana; por otro lado establece el registro permanente a cargo del Patronato
Nacional de Arqueología y el Consejo Nacional de Conservación y Restauración
de Monumentos Históricos y Artísticos.

• Ley 24047, publicada el 5 de enero de 1985


Ley General de Amparo del Patrimonio Cultural, Derogó a la Ley Nº 6634, la
misma que había tenido una larga vigencia desde 1929.
Esta ley no contempló a los bienes bibliográficos y archivísticos, los mismos que
estuvieron bajo los alcances del Decreto Ley Nº 19414 – Ley de defensa,
conservación e incremento del patrimonio documental de 16 de mayo de 1972 y su
Reglamento, aprobado por el Decreto Supremo 022-74-ED del 29 de octubre del
1975 y por la Ley 25325 que crea el Sistema Nacional de Archivos. Sancionaba
con multa y decomiso de los bienes culturales cuya exportación se intente sin el
Certificado del organismo competente que descarte la presunción de ser un bien
del Patrimonio Cultural de la Nación o que, autorice su salida, en el caso contrario.

9
Capítulo III
Instituciones relacionadas con la defensa de
bienes culturales

10
El patrimonio cultural peruano está bajo el amparo del Estado y de la Comunidad
Nacional, cuyos miembros están en la obligación de cooperar en su conservación. Dicho
patrimonio se divide mayormente en Arqueológico, Histórico-Artístico, Bibliográfico y
Documental, siendo los organismos estatales competentes para su preservación y
cautela, el Instituto Nacional de Cultura, la Biblioteca Nacional del Perú y el Archivo
General de la Nación. Es responsabilidad de estas instituciones el identificar, normar,
conservar, cautelar, investigar y difundir el Patrimonio Cultural del Perú en los ámbitos de
su competencia.

3.1. Instituto Nacional de Cultura


El Instituto Nacional de Cultura está encargado de proteger y declarar el Patrimonio
Cultural Arqueológico y el Patrimonio Cultural Histórico y Artístico, así como también las
manifestaciones culturales orales y tradicionales del país.

En el Perú, el Instituto Nacional de Cultura es el principal organismo encargado de la


preservación, conservación y restauración de bienes culturales muebles e inmuebles, es
por ello que su autorización es imprescindible para la realización de investigaciones
nacionales y/o extranjeras de nuestro patrimonio.

La finalidad del Instituto Nacional de Cultura es afirmar la identidad nacional mediante la


ejecución descentralizada de acciones de protección, conservación, formación,
promoción, puesta en valor y difusión del Patrimonio Cultural de la Nación y las
manifestaciones culturales para contribuir al desarrollo nacional, con la participación
activa de la comunidad y el sector público y privado.

El Patrimonio Cultural Peruano es muy rico y abarca prácticamente todos los campos. Los
vestigios arqueológicos e históricos son numerosos en todo el territorio nacional, algunos
ejemplos se mencionan a continuación:

 Zonas arqueológicas y áreas de excavación

Son muchas las zonas arqueológicas excavadas y estudiadas en nuestro país en


los últimos años, esta es una labor inagotable para los arqueólogos peruanos y
extranjeros, pero entre los hallazgos más relevantes se pueden mencionar los
siguientes:

a. Huaca Rajada - Tumbas Reales del Señor de Sipán

El descubrimiento de las Tumbas del Señor de Sipán realizado el 26 de julio de


1987, por el arqueólogo peruano Walter Alva, constituye un acontecimiento de
trascendencia mundial. El contenido y significado de lo encontrado asume un
carácter único, no sólo para los peruanos, sino para la humanidad.

Este hallazgo no sólo proporcionó información sumamente valiosa sobre la cultura


Moche, ya que se trata de uno de los mausoleos reales más importantes de la
época, sino que impidió que los tesoros ahí encontrados fuesen profanados por los
saqueadores de tumbas.

11
El monumento arqueológico de Sipán está ubicado en los predios de la
Cooperativa Pomalca, cerca al pueblo de Sipán, a 40 kilómetros al sureste de
Chiclayo. El monumento consta de dos grandes pirámides de adobe erosionadas y
separadas por una gran plaza de 60 metros. Este monumento, que hoy en día está
rodeado de cultivos de caña, es conocido por los lugareños como Huaca Rajada.

Se trata de un santuario donde se hallaron entierros de las altas jerarquías de la


cultura Moche. Se sabe que este mausoleo fue destinado por generaciones a la
realeza mochica del valle y de sus alrededores. Walter Alva, arqueólogo
encargado de la excavación señala que ningún entierro excavado
arqueológicamente con anterioridad ha resultado tan rico, complejo y revelador.
Las características y contenido de esta suntuosa tumba resumen el nivel de
desarrollo regional alcanzado por estos antiguos peruanos.

El personaje en vida habría ocupado la cúspide de la sociedad mochica local,


probablemente organizada como un reino o señorío.

b. Batán Grande

Otro hallazgo sensacional realizado en Batán Grande y perteneciente a la cultura


Sicán, fue el que tuvo lugar en 1991; lo realizó el arqueólogo japonés Izumi
Shimada en la Huaca del Loro. Allí excavó y documentó dos tumbas de élite del
período medio de dicha cultura. Los trabajos se realizaron desde fines de junio de
1991 hasta mediados de marzo de 1992 y han sido las primeras tumbas de élite de
este período que se han excavado científicamente. Dichas tumbas se ubican
dentro de la Reserva Arqueológica y Ecológica Nacional de Poma, Batán Grande,
en el valle del río La Leche, en la costa norte del Perú.

Estas tumbas habían sido ubicadas durante un examen sistemático de áreas que
fueron saqueadas entre los años 1978 y 1980. Las manchas rojas del cinabrio
(pigmento rojo - sulfuro del mercurio) y los fragmentos de láminas doradas que
dejaron los huaqueros como desechos sobre la superficie, hicieron suponer que
las tumbas cercanas pertenecían a individuos de alto nivel social.

Las evidencias indican el alto desarrollo alcanzado en los campos de la tecnología


metalúrgica, agricultura y economía que hizo posible que Sicán sea una cultura
singular. Sicán quiere decir "Casa de la Luna" en la antigua lengua Muchick, y era
así como se llamaba la zona en la que se desarrolló.

Una de las tumbas estudiadas, pertenecía a una hombre de élite de unos 40 a 50


años de edad. Se le encontró sentado, con las piernas cruzadas y con el cuerpo
completamente cubierto por cinabrio, que le habían aplicado seguramente como
parte del ritual. El cuerpo estaba de cabeza y ésta había sido forzada a tomar un
ángulo de casi 180°. Sobre el cuerpo lucía innumerables cuentas de concha y
piedras semipreciosas. Su atuendo incluía además un faldellín de oro, orejeras y
una máscara también de oro. El oro tenía, para los hombres de esta época, un
valor ritual diferente al que le damos hoy en día. Servía para el adorno y pompa
del Señor, quien aparecía ante sus súbditos refulgente como el mismo sol. El
Señor fue enterrado con la mayoría de sus pertenencias, incluyendo la litera que lo
transportaba.

12
Lo más destacado es la increíble cantidad de bienes encontrados, mayormente
objetos de metal, cuyo peso alcanzó 1.2 toneladas, lo que evidencia claramente la
riqueza económica y gran productividad, además del avance tecnológico y
organización social de la Cultura Sicán. Las piezas compiten en cantidad y calidad
con las del señor de Sipán.

En el año 1994 se llevó a cabo la exposición de estos importantes hallazgos en el


Museo de la Nación. Hace escasos meses se ha inaugurado el Museo Sicán en
Ferreñafe, Lambayeque, a donde se han trasladado todas las piezas para su
exhibición permanente.

c. Chan chan – Trujillo, La Libertad

Es la Ciudadela de Barro más extensa del mundo, ocupa 20 kilómetros cuadrados,


que ha sido dividida en diferentes sectores por los arqueólogos que la han
investigado y cuya construcción comenzó sobre bases más antiguas. Se estima
que pudo albergar a por lo menos 35,000 habitantes. Se encuentra en el corazón
del estado chimú, junto a la actual ciudad de Trujillo en el norte del Perú.

Los muros fueron edificados con adobes y adobones y levantados sobre


fundamentos construidos con piedras y tierra. Las diversas unidades
arquitectónicas de Chan Chan han sido bautizadas principalmente con nombres de
destacados arqueólogos como Tschudi, Hule y Tello entre otros. Las paredes de la
ciudadela, así como de las pirámides del entorno, se caracterizan por su
decoración estucada expresada con pequeños diseños conocidos como
"arabescos". Estas figuras eran elaboradas en las paredes de barro aún húmedas.

Existe la hipótesis fundada en las tradiciones orales, de que su extensión no se


basó en métodos de conquista sino en pactos federativos. De este modo los
distintos ámbitos dentro de la gran ciudad debieron de corresponder a los pueblos
incorporados al reino, y no a la discriminación por raza de castas u oficios.

d. La Dama de Ampato, Arequipa

El hallazgo de la "capac-cocha" del apu Ampato, se realizó en 1995, por dos


expertos a 6,300 m.s.n.m., en las cumbres del nevado arequipeño de Ampato. La
adolescente estaba arropada a la usanza incaica e iba rodeada de ofrendas
miniaturescas de metal, constituidas por estatuas de oro de 25 cm. de alto. Las
circunstancias del hallazgo y el hecho de que al momia esté congelada, ha
permitido que se realicen estudios detenidos primero en Arequipa y posteriormente
en laboratorios norteamericanos.

Lo más importante es que se trata de un documento intacto de los sacrificios


humanos realizados en honor a los apus o altas cumbres que personificaban al
Dios del Agua ancestral y en los que se suponía residía la deidad bajo cuyo control
estaban las lluvias, que permitían la existencia al fertilizar a la Pachamama o
Tierra Madre.

Estos son sólo algunos ejemplos de hallazgos importantes que han motivado el
interés del mundo entero. Lo resaltante es que aún hay mucho por estudiar en
nuestro país en el campo de la arqueología, por lo que se hace necesario
continuar con las investigaciones, siempre y cuando éstas estén debidamente
13
autorizadas y supervisadas, para evitar así que el patrimonio se siga depredando
en manos de comerciantes inescrupulosos.

e. Ciudadela de Caral, Lima

En los últimos meses se ha puesto en conocimiento del mundo científico las


investigaciones realizadas por la Dra. Ruth Shady y su grupo de arqueólogos de la
Universidad Nacional Mayor de San Marcos, que han permitido descubrir la
existencia de Caral, ciudad que data aproximadamente de los 3000 a.C. Es la
ciudad mas antigua de América y alberga construcciones como el Templo Mayor,
que alcanza los 18 metros de altura; son 50 hectáreas de edificios que,
probablemente, hayan tenido un carácter sagrado, por la presencia de templos y
altares.

 Zonas Monumetales

A lo largo y ancho del territorio nacional se conservan Centros Históricos de gran


importancia por ser muestra de la influencia de la conquista española en nuestro
país. Es así que la forma física de las ciudades fueron cambiando poco a poco. Se
crearon nuevos centros urbanos cuya característica eran los típicos "dameros", es
decir, la distribución de manzanas cuadradas o rectangulares dispuestas alrededor
de una plaza principal a partir de la cual las ciudades iban creciendo bajo ese
mismo esquema.

En la actualidad, la Dirección de Centros Históricos, a través de la Dirección


General de Patrimonio Monumental e Histórico del instituto Nacional de Cultura, y
las Municipalidades, se encargan de velar por la conservación de los Centros
Históricos.

Cabe señalar que algunos de ellos han merecido ser reconocidos como Patrimonio
Cultural de la Humanidad, tal es el caso del Centro Histórico de Arequipa, el
Centro Histórico del Cusco y el Centro Histórico de Lima.

a. Centro Nacional de Conservación del Instituto Nacional de Cultura

Ente a cargo de la Dirección General de Patrimonio Cultural y Monumental, el cual


se encarga de la restauración de bienes culturales muebles en general, estén
estos a cargo del Instituto Nacional de Cultura o de particulares.

b. Instituto Superior de Conservación y Restauración Yachay Wasi

Institución particular dedicada no sólo a la enseñanza, sino también a brindar


servicios de conservación y restauración en pintura de caballete, cerámica-
porcelana, textiles y madera policromada. Además, también ofrece servicios en
rayos x, análisis microquímicos, microfotografía y expertizajes.

c. Centro Interamericano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales

Ubicado en el Cusco, es un centro reconocido internacionalmente, en el cual,


además, se preparan alumnos de toda América del Sur.

14
 Museos

a. Museo de Arte de Lima

Como parte de los servicios y actividades que desarrolla el museo está la


conservación y restauración de bienes culturales, no sólo de la colección
propia del museo, sino también de piezas particulares.

b. Museo Pedro de Osma

Este museo se ha caracterizado en los últimos años, por contar con uno de los
laboratorios más completos que hay en el país para la restauración de pintura
de caballete. Su equipo de profesionales ha realizado trabajos tan importantes
como la restauración y puesta en valor de la imagen del Señor de los Milagros,
Cristo Moreno que es venerado cada mes de octubre en la ciudad de Lima y
que se constituye en el patrono de la capital.

15
Capítulo IV
Los medios de comunicación y otras
herramientas para combatir el tráfico de
bienes culturales

16
En los últimos años, el Gobierno peruano ha dado un fuerte impulso a las acciones
de recuperación, restitución y repatriación del Patrimonio Cultural de la Nación,
que de manera ilegal fue extraído de nuestro territorio. Para ello hace uso de una
serie de herramientas que le permiten fortalecer la lucha contra el tráfico ilícito de
bienes culturales.

4.1. La INTERPOL

Desde 1947, la INTERPOL ha puesto un esfuerzo considerable en dar


respuesta al problema del tráfico de la propiedad cultural. Ha firmado el
memorándum de compromiso con la UNESCO, la Organización Mundial de
Aduana (WCO), y el Consejo Internacional de Museos (ICOM).
La INTERPOL centraliza la información en la base de datos de Obras de Arte,
transmitiendo la información recibida a países miembros de la unión y
compañeros oficiales rápidamente.

Base de datos de la Secretaría General de la Interpol

Su base de datos de obras de arte robadas combina descripciones y cuadros


de alrededor de 43,000 artículos. El acceso directo a la base de datos fue
hecho disponible en 2009, permitiendo a usuarios autorizados revisar en
tiempo real si un artículo está entre los objetos certificados.

Conforme a reglas estrictas informáticas:

 Sólo la información proporcionada por entidades autorizadas (la


INTERPOL Agencias Nacionales Centrales y otras organizacione
específicas internacionales) pueden ser ingresadas en la base de
datos.
 Únicamente se dejarán ingresar en la base de datos, objetos totalmente
identificables.
 La base de datos, mantenida por Interpol, tiene restricciones legales ya
que está ligado a leyes y regulaciones locales y regionales. Algunas de
éstas son:
 La publicación de objetos robados está limitado, al tiempo de
expiración, en donde el objeto se convierte en propiedad legal del
ladrón o receptor de los bienes robados.
 Esta fecha de expiración varía según las leyes del país en donde
el objeto fue robado. Una vez se llega a la fecha de expiración, el
objeto deberá ser removido de la base de datos de Interpol.
 La base de datos de Interpol está obligada a publicar los objetos
robados de un propietario privado o coleccionista, los cuales
podrían no ser de importancia cultural.

17
Recomendaciones propuestas por la INTERPOL para luchar con eficacia
contra el tráfico ilícito

Por el Estado:
 Prepare los inventarios de colecciones públicas que usan las normas
que harán posible de difundir la información en caso del robo.
 Desarrolle una base de datos automatizada relacionada con aquellas
utilizadas en este momento, evitar la duplicación de esfuerzo.
 Difunda la información sobre robos tan rápidamente como sea posible.
 Levante la conciencia pública con respeto a la herencia cultural tanto en
el país como en el extranjero.
 Conforme unidades especializadas de policía para abordar este tipo de
crimen.
 Desarrolle cursos de capacitación para la policía, otros servicios de
policía y aduana, con el apoyo de instituciones culturales.

Por propietarios:
 Compile los inventarios de colecciones, con fotografías y las
descripciones exactas de cada objeto (refiérase al Objeto ID).
 Haga que los objetos sean fácilmente identificables (p.ej. la marca por
el propietario o por sociedades anónimas de responsabilidad limitada
de especialista).
 Proteja los locales donde se encuentran las colecciones.
 Informe inmediatamente a la policía u otras autoridades de policía sobre
el robo y provéalos con una lista llena de artículos robados juntos con
fotografías.

Por distribuidores de arte/ Anticuarios:


 Tome el cuidado extremo cuando adquiera artículos y use todos los
medios disponibles de determinar su origen y procedencia.
 Antes de la comprarlos objetos, compruebe en las bases de datos
sobre arte robado (la Base de datos de Obras de arte Robada de la
INTERPOL - authoized usuarios sólo; solicite el acceso).
 Rechace comprar objetos sin la documentación adecuada sobre su
origen.

4.2. Campañas para combatir el tráfico ilícito en América Latina

Algunos países han desarrollado una importante campaña publicitaria para la


concientización en la población, autoridades y turistas, sobre prevenir y evitar el
tráfico ilícito de bienes culturales y naturales. Los spots y afiches han sido
colocados principalmente en áreas de tránsito, en aeropuertos, aduanas terrestres
y marítimas y puestos fronterizos.

18
A continuación, se muestran algunos de los afiches utilizados:

19
20
21
22
23
24
25
26
Capítulo V
Casos

27
El historial de casos de tráfico ilícito de bienes culturales es muy largo. A pesar de
las innumerables medidas tomadas para combatirlo, es imposible medir qué país
es el más afectado, debido a la carencia de estadísticas sobre robos de propiedad
cultural.

En el proceso de recuperación de bienes culturales, se ha detectado que, en su


mayoría, quienes trafican son ladrones comunes, los mismos que robarían
celulares, tarjetas de crédito y billeteras, en asaltos a mano armada, también
roban piezas culturales para convertirlas en dinero lo más pronto posible. Y es que
es necesario aclararlo, debido a que existe una percepción errada y se piensa que
son coleccionistas ricos que buscan apropiarse de la historia.

La mayoría de los casos de tráfico ilícito de bienes culturales se han realizado por
una larga cadena de personas con diferentes funciones. Comienza con la
extracción ilegal del bien arqueológico en un sitio, la excavación ilegal, el
transporte de este bien hasta que sale fuera del territorio nacional. A veces, hay
intromisión, con violencia. El tráfico, como se aprecia, es un mal endémico.

El Perú alberga una gran cantidad de bienes, se estima que alberga 100 000 sitios
arqueológicos, de los cuales solo 14 000 han sido identificados y estudiados. Esta
situación ubica a Perú en la mira de saqueadores y huaqueros, quienes buscan
piezas de metal, textiles o cerámicas. Por esta razón, la cantidad de casos de
saqueos y robos es incalculable.

Asimismo, por su geografía, es poco probable salvaguardar todo el territorio


peruano y, además, no hay dinero para proteger piezas valiosas. Un claro caso
sobre este tema fue lo ocurrido el 8 de diciembre del 2014, cuando un grupo de
activistas de la ONG Green Pace, ingresaron a territorio protegido de Perú, donde
se ubican las Líneas de Nazca y colocaron una frase con telas, dañando el área
donde se encuentra la figura del Colibrí, ocasionando marcas irreparables a una
zona que es única en el mundo. Esto puso en agenda pública, la falta de
seguridad a las áreas protegidas y a nuestros bienes culturales, a partir de
entonces se tomaron medidas rigurosas, convirtiéndose el Perú en uno de los
países más preocupados por la protección de sus bienes culturales y en la
recuperación de los mismos. Por ejemplo, en marzo de 2015 Perú emitió una
alerta sobre el robo de dos pinturas en la región de Puno para evitar que sean
vendidas o salgan del país. Entre otras medidas, se dio la fundación del
Departamento de Manejo de Colecciones (MACO) del Instituto Nacional de
Cultura, área donde se guardan las piezas recuperadas de los traficantes.

28
5.1. Casos de tráfico de bienes culturales en el Perú

Desde el 2007, el Gobierno del Perú ha recuperado unas 2000 piezas de


diferentes países, tras varios años de cooperación internacional.

A continuación algunos casos:

a) Pulpo Mochica

Adorno de cabeza precolombino de valor incalculable fue robado hace casi


20 años, en unas excavaciones en Perú. Fue devuelto por las autoridades
inglesas tras ser recuperado en el despacho de un abogado en la capital
británica, en el 2006. Es la pieza de metal más impresionante recuperada.
El tocado de oro repujado representa a un dios marino, simboliza un pulpo
mítico con cabeza humana, de aspecto felino en el centro y con ocho
tentáculos. Está considerado como un ejemplo del arte de la civilicación
Mochica y data de aproximadamente 700 años después de Cristo. Este
tesoro nacional peruano desapareció en 1988, después de que fuera
saqueada una tumba en el valle de Jquetepeque, Lambayeque, y se
vendiese en el mercado negro los objetos que contenía.

b) Textiles de las culturas Nazca y Chancay

29
En febrero del 2008, llegó a la Cancillería del Perú una valija diplomática
especial desde Alemania. Se trataba de la recuperación de 44 textiles
prehispánicos devueltos en Berlín por Guido Andrighetto, un coleccionista
germano que decidió que el mejor lugar para tan valiosas piezas era su
país de origen. El arqueólogo y embajador peruano en Alemania, Federico
Kauffmann Doig, mantuvo conversaciones constantes con el coleccionista
para la devolución del tesoro, sin utilización de abogados ni trámites
inciertos, hasta que finalmente, el coleccionista decidió ceder los textiles.
Los mantos pertenecen a la cultura Chancay –en su mayoría –de Nazca y
Recuay. Un enorme ejemplo que muchos coleccionistas deberían imitar.
Cabe indicar que no todos los restos arqueológicos peruanos fuera del país
son ilegales, pues algunos fueron sacados antes de existir convenios
internacionales al respecto. En el caso de los textiles de Andrighetto serían
de origen legal, por lo que hubiera sido muy difícil conseguir su vuelta
mediante medios judiciales.

c) Colección de textiles Paracas devueltos por Suecia

En la década de 1930, una


colección de textiles
Paracas fue retirada del
Perú. En junio de 2014, La
ciudad sueca de
Gotemburgo anunció que
04 piezas de dicha

30
colección retornarían a nuestro país.

Las piezas eran: dos mantos, un poncho y una pieza textil dividida en 25
fragmentos. Uno de los mantos es de 104 cm de largo por 53 de ancho. A
diferencia de otros mantos Paracas, que suelen repetir el mismo motivo en
toda la tela, este manto tiene 32 motivos con diferentes figuras. Esto lo
convierte en una pieza singular.

La colección completa de textiles está conformada por 89 piezas y la


entrega de las 04 primeras
fue solo el inicio del
proceso de repatriación de
todo el grupo, que se
encuentra en poder de los
Museos de Cultura del
Mundo de Gotemburgo,
Suecia.

Este caso, se trató de un


tráfico ilícito de bienes
culturales, debido a que
fueron retirados del Perú de manera irregular. Actualmente, la ciudad sueca
tiene un acuerdo amistoso con el Perú, permitiendo el inicio del proceso de
repatriación de estos artículos de incalculable valor. Para el 2021, toda la
colección deberá encontrarse ya en Perú.

31
32
d) 25 Obras de arte, vasijas y estatuillas del Imperio Inca devueltas por
Estados Unidos.

Perú recuperó una serie de bienes culturales que fueron saqueados y


retirados por contrabando de nuestro país, durante los últimos años, por
dos individuos que las vendían en la plataforma de comercio electrónico
eBay. Se tratan de dos pinturas religiosas de la época colonial, una vasija
funeraria (de 100-1532 d.C.), una estatuilla de la civilicación Chancay
(1200-1450 d.C.), un vaso de Lambayeque (800-1300 d.C.) y varios objetos
del Imperio Inca.

Uno de los individuos residía en Estados Unidos y el otro en Perú. El


acusado que vivía en Perú se ponía en contacto con agricultores locales
dedicados a saquear las tumbas y conseguir los objetos arqueológicos.
Luego, se desplazaba a Bolivia para enviar los objetos por correo postal a
Estados Unidos, sin que las autoridades aduaneras peruanas percibieran el
robo. Una vez en Estados Unidos, las piezas incas eran vendidas en eBay
por el otro sujeto que, cuando fue arrestado, estaba en posesión de 37
obras de arte, 20 de las cuales pertenecían a Perú.

33
Entre otras obras recuperadas, se encuentran las pinturas de San Vicente
Ferrer y San Antonio Abad, que en octubre de 2001 fueron arrancadas del
altar de la Iglesia María Magdalena en Taray (Perú), para ser
posteriormente subastadas en Austin (EEUU). También se dedicaban a la
venta de artefactos mayas.

e) Colección de cerámicas, restos óseos y fragmentos de Machu Picchu


Entre 1911 y 1916, el arqueólogo Hiram Bingham retiró del país una
colección de más de 46 000 piezas líticas, cerámicas, metálicas y óseas,
que comprendían: momias, cráneos, huesos, utensilios, objetos de arte;
extraídos de la ciudad inca y llevados a los a Estados Unidos. Durante más
de un 100 años fueron estudiados en la Universidad de Yale y gracias a
una serie de trámites diplomáticos desde abril del 2011 se inició el proceso
de recuperación. En el primer envío, se recuperaron 366 piezas completas
y mil fragmentos. En el segundo envío del mismo año, EEUU entregó 26
cajas con 77 osamentas completas. Finalmente, en la última entrega se
recuperaron 127 cajones. Los estudios de toda la colección han permitido
develar los secretos de cómo se alimentaban, cómo curaban sus
enfermedades y la utilización de diversos materiales por parte de los
antepasados incas.

34
f) Estatuilla del Señor de Sipán y máscara de Sicán

Es probable que la estatuilla del Señor de Sipán


fuera robado de alguna iglesia de la sierra sur
peruana. Hoy se encuentra en el departamento
MACO, del INC.

Por otro lado, el tesoro prehispánico, la máscara de Sicán, ha sido devuelto


por Roma, Italia, al Perú. Mide 30 cm por 50 cm. La máscara fue extraída
ilegalmente de
Lambayeque y cayó en
manos de traficantes
internacionales que la
ofrecieron por internet,
por un monto de 170
000 dólares. La máscara
fue adquirida en 1982
por la ciudadana italiana
Margharita Cravanzola,
quien, como se
investigó, la adquirió de
buena fe. Pero tras ser alertada de que poseía un bien obtenido del tráfico
arqueológico, optó por entregarlo a su gobierno para que sea devuelta al
Perú. Cravanzola tenía derecho a pedir una indemnización, pero renunció a
ella, hecho que la convierte en una benefactora de nuestro país.

Se tiene conocimiento que la pieza de oro formaba parte del lienzo


mortuorio con que se envolvía a los personajes de la nobleza. La cultura
Sicán se desarrolló en la costa del norte del Perú en la Región de
Lambayeque, en el S. XI d.C.

35
5.2. Casos de tráfico de bienes culturales en el mundo

Por otro lado, a nivel Internacional, los casos más resaltantes de recuperación de
bienes culturales se han producido bajo las medidas de la Convención de 1970.
Gracias a la UNESCO, se implementaron una serie de leyes útiles para las
Autoridades Nacionales de aquellos Estados Parte que deseen devolver uno o
varios bienes culturales a otro país.

Los casos internacionales más resaltantes son:


a) Cabezas de estatuas robadas en el museo de Sabratha, Libia (junio de
2013)
b) Alemania – Turquía (marzo de 2013)
Alemania devolvió un broche de oro (un “caballito de mar con alas”) a
Turquía. El broche había sido robado de un museo en Usak, Turquía, en
2005, y fue incautado por las autoridades alemanas en 2012. Después
de que Turquía fuera informada a través de Interpol, así como por el
Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, el broche fue devuelto a
representantes de Turquía el 5 de marzo de 2013 en base al Código de
Procedimiento Penal alemán.

c) Canadá – Bulgaria (junio de 2011)


El Gobierno de Canadá devolvió a la República de Bulgaria 21 000
monedas, piezas de joyería, y otros objetos que habían sido importados
ilegalmente a Canadá e incautados por la Policía Montada del Canadá.

36
d) Piezas arqueológicas egipcias
El 26 de octubre del 2017, Francia restituyó a Egipto, ocho piezas
arqueológicas incautadas por la aduana francesa en enero del 2010.

37
Conclusiones

El tráfico ilícito de bienes culturales por su importancia económica a nivel mundial es uno
de los fenómenos de mayor crecimiento en la actualidad y más difíciles de combatir. La
normativa existente no es plenamente útil para enfrentar esta problemática por lo que se
requiere una revisión de los instrumentos jurídicos relacionados, especialmente de la
Convención de 1970 de la UNESCO, que es el instrumento más ratificado en este campo.
Los países afectados necesitan desarrollar estrategias coordinadas para luchar contra
este mal, así como hacer uso de todas las herramientas disponibles a nivel nacional e
internacional. Probablemente el instrumento más adaptado y útil para la lucha contra el
tráfico ilícito de bienes culturales, si se llega a aprobar, serán las Directrices Operativas de
la Convención de 1970. La visibilidad del tema, el reconocimiento de la importancia y rol
que cumplen los patrimonios culturales, finalmente, son aspectos centrales para poder
lograr avances significativos en la lucha contra este mal.

El sistema jurídico peruano, en lo que se expresa netamente al patrimonio cultural, tiene


la capacidad de mejorar la calidad de sus leyes y/o parámetros para así poder defender el
legado de su cultura. Asimismo, no es posible para el Estado peruano implementar un
sistema de protección y defensa contra el tráfico ilícito de bienes culturales que sea total y
absolutamente eficiente, por lo que la colaboración de la ciudadanía en esta labor es muy
importante, teniendo todos los peruanos la obligación de proteger nuestro patrimonio
cultural por constituir parte de nuestra identidad; la protección del legado de sociedades
pasadas hoy en día constituye una acción conjunta de la sociedad.

38
Bibliografía

La Comunidad de los Museos del Mundo. Recuperado de:


http://icom.museum/programas/lucha-contra-el-trafico-ilicito/L/1/

Portal de la UNESCO. Recuperado de:


http://portal.unesco.org/es/ev.php-
URL_ID=13637&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html

Valencia, F. (2012). Patrimonio Cultural. Perú. Recuperado de:


http://blog.pucp.edu.pe/blog/aleajactaes/2008/06/16/el-trafico-ilicito-de-bienes-culturales-
en-el-peru/

Organización de Estados Iberoamericanos, para la Educación, la Ciencia y la Cultura.


Sistemas Nacionales de Cultura, informe de Perú. Recuperado de:
http://www.oei.es/historico/cultura2/peru/06.htm

Ministerio de Cultura del Perú. Recuperado de:


http://www.cultura.gob.pe/es/defensapatrimonio/recuperaciones/traficoilicito

Artículos periodísticos de diarios Correo, La República y El Comercio.

39