Está en la página 1de 5

República Bolivariana De Venezuela

La Universidad Del Zulia


Facultad De Humanidades Y Educación
Psicología Educativa
Prof. Pedro Pablo Soto

Br. María Paula Boscán


C.I. 23.876.339

Maracaibo, Febrero de 2015.


Si quisiéramos alcanzar con mayor claridad la comprensión de cualquiera de los conceptos de
la educación, tendríamos que intentar —primero o, incluso, en definitiva— determinar de alguna
manera el contenido de ese conocimiento compartido.
Desde luego, no se trataría de buscar una definición imaginaria, al igual que los diccionarios,
donde se podría leer: “educación: acción y efecto de educar”; sino una descripción esencial,
sustentada, argumentada, estudiada, analizada.
La propuesta por Juan Pablo II en su hondura de filósofo, dijo:
“La educación consiste en efecto en que el hombre llegue a ser cada vez más hombre, que pueda
“ser” más y no tan solo que pueda “tener” más y, por consiguiente, que a través de todo lo que
“tiene”, de todo lo que “posee”, sepa “ser” hombre más y más plenamente.”
A través de este pensamiento pienso que se trata de ver como se nos ha sugerido la educación
para el proceso de crecimiento y maduración del ser humano, se trataría de que el hombre
“pueda «ser» más y no sólo «tener» más”, también, proceso en el cual, de diversas maneras,
todos necesitamos asistencia, guía, corrección. Podría decir que, como educadores se trata de
ayudar a una persona en su desarrollo como persona y obtener la madurez al grado que el propio
sujeto llega a ser capaz de educarse a sí mismo y de educar a su vez a otras personas.
Menciono esto porque es una de las vías que podríamos seguir en la exploración de este tema,
un aspecto crucial para comprender el sentido propio del desarrollo político, económico y social.
Estoy convencida de que el mundo, el país y también la educación están sufriendo una fuerte
crisis de orientación, de sentido, de valorización, de pertenencia y pese a todo, el mundo y mi
país, Venezuela, necesita de maestros valientes, que luchen contra las adversidades y le brinden
una real educación integral de calidad a cada niño puesto las necesidades integrales de todo
estudiante.
Si toda la sociedad, sobre todo los padres entendieran y asumieran su labor de educadores,
¿cuántos problemas no disminuirían? es una pregunta que constantemente me hago a mi misma.
Las escuelas y maestros no pueden hacerlo todo: necesitan ayuda y este es un tema que los
padres no quieren entender, y es que no les conviene.
La educación que les brindaremos a los estudiantes y los padres a sus hijos, es el tipo de
sociedad y de país queremos construir…
Es urgente, y mega necesario que la familia ejerza su papel de primera y principal escuela.
Hay que estar claros como el Prof. Pérez, que consentir no es igual a querer, si no el primer paso
a mal educar, mal criar.
El padre, la madre, el hermano, el educador, el orientador, hasta el amigo que comprenda y
reflexione segundos la majestuosa frase del profesor: “Educar es amar y amar es enseñar a
amar”; y no reflexione y lo practique tiene que ser muy cerrado, cabeza dura. Una frase corta
pero a la vez tan llena.
El profesor Pérez, expresa en unos de sus artículos que “sin compromiso y sin pasión no es
posible la educación”, estoy completamente de acuerdo con su opinión, y es que un maestro
que se compromete con la institución, que es puntual, responsable, dedicado, honrado,
respetable, es apasiono, cumple con su labor a plenitud, se actualiza, planifica, se prepara,
imparte valores y conocimientos necesarios en cada etapa, EDUCA. La educación exige y
necesita entrega.
Hoy en día existen muchos profesores rutinarios, en espera de un quince y último, se les ha
olvidado por que están; donde están, por que estudiaron educación, se han olvidado de su
vocación, de la pasión por la educación.
En la actualidad, en la realidad que enfrentamos, necesitamos que los educadores no pierdan la
ilusión, la creatividad, el entusiasmo, y así fomentar una vida llena de satisfacción, de
agradecimiento, llena de sonrisas esperanzadoras por parte de los alumnos que copian, e
intentan imitar a sus maestros.
Un tema que se menciona, y que me enfurece, es el de como tratan y se refieren de los
educadores; como profesionales de menor importancia, de baja inteligencia, de fracasados, de
innecesarios.
Deberíamos enfocarnos y comprender que las riquezas de nuestro país no deberían ser cifras y
montos, sino el valor y la calidad de su gente, LA EDUCACIÓN es el supremo aporte hacia el
futuro.
Leo que “la principal empresa de Venezuela no es PDVSA sino su educación”, y nace en mi
rostro una sonrisa satisfactoria, porque aunque esta empresa nuestra nos aporte tanto
beneficios, si no existiesen profesionales de calidad educados y/o preparados, ¿Cómo se
desempeñaría esta gran empresa?... a todos nos conviene tener más y mejor educación, hasta
para una mejor interacción, una mejor convivencia diaria.
Deberíamos ser ejemplares, desde los mal altos rangos en la educación, el ministro de
educación, hasta el educador de un aula, deberían ser personas preparadas, entregadas, y
apasionadas de la educación.
Si graduarme en el ámbito de la educación se lleva a cabo, yo desearía lograr una educación de
verdadera calidad para tener hombres y mujeres de bien, un país entero próspero y seguro, llevar
a cabo en su totalidad la misión de crear una nueva sociedad mucho mejor cada día.
Es importante señalar que la educación se ha convertido en un instrumento de exclusión social
en el sistema de gobierno actual producto del círculo perverso donde está enmarcada la
educación actual venezolana y yo solo pienso en que NO SE TRATA DE CANTIDAD, SINO DE
CALIDAD. Evidentemente, las políticas socioeducativas, han mantenido posturas ideológicas
alienables.
La universidad NO está formando a los docentes para darle respuestas a la realidad del país.
De lo anterior se desprende, que al educador se le debería despertar la conciencia y hacer del
educando un visionario con propósitos bien definidos, capaz de asumir con responsabilidad y
compromiso los grandes retos de nuestros tiempos. Venezuela está viviendo una época de
grandes cambios y la educación no puede escapar de estas transformaciones, para poder
vencer los errores.
En todo caso, el reto es educar, educar como se muestra en el artículo 4, de la LOE, donde se
declara la educación Venezolana como un “derecho humano y deber social fundamental,
orientada al desarrollo del potencial creativo de cada ser humano en condiciones históricamente
determinadas, constituye el eje central en la creación, transmisión y reproducción de las diversas
manifestaciones y valores culturales, invenciones, expresiones, representaciones y
características propias para apreciar, asumir y transformar la realidad. El Estado asume la
educación como proceso esencial para promover, fortalecer y difundir los valores culturales de
la venezolanidad.”
Debería formarse Individuos que piensen, que reflexionen, que reconozcan su medio e
interactúen con él con solidaridad; en definitiva, que sean individuos visionarios, INTEGRALES,
capaces de tomar acertadamente sus propias decisiones. Este es el momento para que la
educación venezolana se ponga a tono para enfrentar los retos del siglo XXI.
Otro factor que es necesario destacar es la existencia de un currículo muy normativizado, cerrado
y extenso, y cargado de requerimientos, que abruma al docente y cae en la dependencia de la
programación ofrecida por las editoriales, que a su vez desvirtúan la verdadera necesidad del
educando y la libertad del Educador de atacar esas necesidades según sus estrategias y
aprendizajes estudiados.
Existe una falta de preparación previa de las clases por parte de algunos docentes, o sea, ¿Cómo
es que un educador en todo el sentido de la palabra, No Planifique, no sistematice?, muchas
veces no han considerado bien cuáles son los objetivos y contenidos claves que deben ser
enseñados en cada situación. ¿Cuántos profesores y profesoras realizan una programación
propia y previa?, pues la triste realidad es que son pocos.
El que se está formando requiere evolución, que las actividades que el docente imparta procure
el desarrollo integral de las capacidades del estudiante; propiciar en el estudiante motivación
hacia las actividades educativas que le permitan desarrollar su pensamiento crítico, algo
sumamente importantísimo en nuestros tiempos.
Es palpable y más que notable tanto en la educación como en la sociedad, el deterioro de los
valores, la desmotivación y la disminución del interés por parte del alumnado y de los
representantes al acontecer en el que nos encontramos, y por tanto no involucrarse de forma
activa con el docente en el proceso de aprendizaje para poder desarrollar un equipo de trabajo
donde se logre todos los objetivos deseados.
Dicho de otro modo, el momento actual que vive nuestro país, en el cual se está desarrollando y
consolidando un proceso de cambio: de lo viejo a lo nuevo, de lo individual a lo colectivo, de la
exclusión a la inclusión. Por lo tanto, nos INVITA a realizar cambios y transformaciones al
sistema educativo que tenemos; donde el Maestro es el que sabe y el dador de conocimientos a
los estudiantes quienes son una esponjas que absorben todo, vienen de sus hogares con la
mente vacía y en blanco. Es por estas convicciones, que los educadores deben verse
comprometidos con pensamiento crítico – progresista de construir la nueva escuela para tumbar
todos los mitos y creencias que venimos escuchando año tras año. Construir una escuela que
forme para la vida, escuelas donde realmente se cumplan los artículos 102, 103, y 104 de La
Constitución de la Republica, donde se refleja que “la educación es democrática, gratuita y
obligatoria. Y que el Estado la asumirá como función indeclinable y de máximo interés, y como
instrumento del conocimiento científico, humanístico y tecnológico al servicio de la sociedad. Es
servicio público y está fundamentada en el respeto a todas las corrientes del pensamiento, con
la finalidad de desarrollar el potencial creativo de cada ser humano y el pleno ejercicio de su
personalidad en una sociedad democrática basada en la valoración ética del trabajo y en la
participación activa, consciente y solidaria en los procesos de transformación social
consustanciados con los valores de la identidad nacional” también se dice que “Toda persona
tiene derecho a una educación integral, de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y
oportunidades, que es obligatoria en todos sus niveles, desde el maternal hasta el nivel medio
diversificado.” Se menciona que “El Estado creará y sostendrá instituciones y servicios
suficientemente dotados para asegurar el acceso, permanencia y culminación en el sistema
educativo. La ley garantizará igual atención a las personas con necesidades especiales o con
discapacidad y a quienes se encuentren privados o privadas de su libertad o carezcan de
condiciones básicas para su incorporación y permanencia en el sistema educativo.” Y algo
fundamental que seria que “La educación estará a cargo de personas de reconocida moralidad
y de comprobada idoneidad académica.”
No se podría decir que actualmente estos artículos que menciono no se cumplen, porque sería
una falsedad, y es que los hechos lo comprobarían, pero si existen fallas que habría que
reforzarse.
Personalmente considero aparte de todo esto que necesitamos una educación; donde se
reconozcan a los niños, niñas y adolescentes jóvenes y adultos, que son humanos que sufre,
lloran, sueñan, odian pero también aman, que reconozcan sus debilidades, y sobre
absolutamente todo, valoren sus fortalezas y capacidades.
Caldera, R., 2008. Altolitho C.A., Caracas-Venezuela, Educar En Venezuela.

Artículos Publicados Por El Profesor Antonio Pérez Esclarín, Panorama y via Web en la página
www.antonioperezesclarin.com, 2014 – 2015.

Https://Doctoradounerg2009.Wordpress.Com/2009/07/24/Reflexiones-Sobre-La-Problematica-
Educativa-En-Venezuela/ 03/03/2015.

Ley Orgánica de Educación (LOE), 2009.

Educación Y Realidad Social Profesor: César A. Guzmán


Http://Servicio.Bc.Uc.Edu.Ve/Educacion/Revista/A1n1/1-1-7.Pdf 05/03/2015.

http://servicio.bc.uc.edu.ve/educacion/revista/a1n1/1-1-7.pdf 05/03/2015.