Está en la página 1de 144
ii Re a ey ANO| ISRAEL Y SU MUNDO CUANDO NACIO JESUS eee, PINERO ANOI ISRAEL Y SU MUNDO CUANDO NACIO JESUS Antonio Pifiero Coleccién Afios decsivos en la historia ‘Ato I. Israel y su muendo cuando nacié Jestis Primera edicién: Febrero 2008 ‘Autor: © Antonio Piero © 2008 EDICIONES DEL LABERINTO, SL. ISBN: 978-84-8483-323-9 Depésito Legal: M-453-2008 Disefio de cubierta: mésigréfica ued poi, avo eeepc previa ex ey cult form de reproduc, bain, ‘Suni pny asec det hein contra aeons po- ‘cad ileal alten oe derecho enna poder conti de det cont la [oped nla (a 2707 sg, Cio Penal, Hl Centro Expat d Debs Reropsfice (recede pore eps dor ens derechos. EDICIONES DEL LABERINTO, $.L. ‘Teléfono: 91 310 28 2¢ 91 310 28 26 E-mail: laberinto@edicionestaberinto.cs ‘www.edicioneslaberinto.es Imprime: Grificas Ferindez Ciudad Impreso en Espafia - Printed in Spain Indice Introducci6n Israel, Af 1, un pequefio rincén en el Mediterraneo 2Qué medios y fuentes tenemos para conocer esta época?... 12 Los judios en el Imperio Romano .. 15 I.E Afio 1 no fue el Afto 1: Jestis nacié antes de Cristo .. v7 ‘Todo comenz6 al decidir la fecha de la Pascua que debian, ccelebrar los cristianos .. | Los calendarios lunar y solar 19 Intervencién del Papa ..... . 20 Una idea genial de Dionisio el Exiguo a Un error voluntario? .... TL. Como estaba el mundo en el Afio 1 El Imperio Romano en general. Los afios de plein dela época de Augusto (Cémo organiz6 y sustent6 Augusto su poder ‘Cémo estaba organizado el Impetio......» Elejército y su temible poderfo IIL Las fronteras del Imperio Romano IV. Israel en los momentos del nacimiento de Jesis Los limos afios del rey Herodes .. El nacimiento de Jess ...... Las dificltades de los «vangelios de la infancia> La doble genealogia ..... Fecha dei nacimiento de Jest. . Dificultades con el censo de Quirino .. La estrella de Belén, la adoracién de los magos, la matanza de los inocentes - 60 Vz Los sucesores de Herodes el Grande .. . 65 Brotes de «mesianismo> - 66 La decisin de Augusto sobre la herencia de Herodes el Grande . 7 Arquelao . 68 Loe sucesos tras la deposiign y el desierro de Arquelao ... 69 Herodes Antipas 70 La situacién peculiar de Sie La situacién juridica de ls judfos dentro del mperio Romano en el Aiio 1 ... * ‘VI. Economia y sociedad en Israel en torno al Afio 1 .... 79 * Laciudad... a a lengua hablada en Israel en el Ao 1 .- . 82 La influencia de la helenizacidn en las ciudades 83 La ciudad entre las ciudades: Jerusalén en el AO 1..... 86 Elcampo .. a % La industria El comercio Los impuestos .. VIL. Las clases sociales Senadores .. Elorden ecuestre La atistocracia municipal y provinciana, El sacerdocio y lero en Israel. El Sumo sacerdote La nobleza laica en Israel. ae Sn La dase media ..... La situaci6n de la mujer... Exclavos .. i Educacién, La escuela El sistema asociativo .. IIL El ambiente religioso del Imperio Roman ...... Caracteristicas de la religin tradicional grecorromana 113 enel Afio 1 113 La divinidad: politefsmo y monotefamo . see 116 La relacién con la divinidad: el sactificio 118 El sacrificio vicario 120 Concepciones de ultrarumba 121 El mundo de la ética pagana .. 125 IX. Dioses y hombres . La divinidad tiene hijos entre los hombres ... La divinizaci6n de seres huumanos. El culto a los héroes y 2127 17 al Emperador ... 127 El hombre impulsado por la fuerza oespiritu diving » -. --133 X. Elesoterismo ... 2 lay, La astrologia 7S Cosmovisign dela astrologia eel Afi 1 139 Et mundo de la magia... acer) La gnosis oel conocimiento salvador de lo oculto 49 XI. Las religiones de «misterios eed y dela inmortalidad if Tyke) Bleusis : 154 Misterios dionisiacos 0 baquicos . 159 Misterios de Isis y Osiris... 160 Misterios de Adonis . 163 Cibeles y Atis 164 Misterio de Atis y el taurobolio 166 El dios Mitra y sus misterios .. 167 Misterios de Mitra e iniciacién ie 170 XIL. Religiones mistéricas y orfgenes del crstianismo 173 XIIL Las creencias bésicas del pueblo judio en tiempos de Jestis ... 181 La conepsn eligos isc 0 tenloga comin juts en el Afio 1 182 EMule scan Sey La cireuncision El sibado .. La sinagoga ee La lectura de las Escrturas sagradas 193 La oracién piiblica.. Elvalor canénico de la Escrivura. a Estudio de la Ley y de las Escrituras en general ....... 198 Recuerdo constante de la Ley .. i Restimenes de fa Ley .. XV. El Templo y los sacrificios...... eevee 203 ¢Cémo era el Templo? .. 3 Los sactificios .. Significado de los sacrifcios y ofrendas F 212 006 hacian los sacerdotes cuando no oficiaban en el Templo? .. : 218 Los levitas XVI. {as grands fev yl pena ual Dedicacién del Templo .. Yom Kippur 0 «Dia de la expiacién» Purim, aSuertes» .. Las leyes de la pureza: los alimentos .. tras normas de pureza . XVIL. El cumplimiento de las promesas divinas:liberacién y la salvaciOn de Israel é CConcepciones bésicas sobre la salvaci6n y la liberacién del puebl El futuro glorioso de Israel en esta tierra ...... e Cuil seré la fancién del mesfas en este futuro ois Cémo se va formando la idea del mesias ..... El mesias en la continuacin de la Biblia hebrea, los Namados apécrifos del Antiguo Testament. El mesias en la traducciones populares de la Biblia en torno al siglo 1 i La imagen del mesias en los Manuscrits del Mar Muerto .241 £00 pape abrian defen os ees nl crac? 244 Los prosélitos ... 3 La vida después de la muerte. XVIIL H mundo religiosojudio y sus sects: saduceos y fariseos . . 249 Diferencia entre grupo, partido y secta : ‘Momentos en los que nacieron estos grupos .. gPor qué en concreto se formaron en Israel grupos 0 sectas religiosas? .. 3 El pueblo de la tierra Los saduceos .. Los fariseos Las ideas religiosas de los farseos . Las leyes de la pureza Las comidas en comin XIX. Los esenios y otros grupos menores .. 265 ‘Los esenios .. 265 El origen de los esenios. 266 Doctrinas generales de los esenios 2 fan, El origen del subgrupo de esenios de Qumarén 1.268 Los textos de Qumrin 2270 Qumnrdn, un grupo de esenios mury religioses, pero fandticos e intransigentes La emueva alianza® «0... re rape ene ato el adeone del Ata 1. Celotas 5 2. Sicarios .... Conclusion Bibliografia ........cescseeee Introduccién Israel, Afio 1, un pequefio rincén en el Mediterraneo Podemos decir sin exagerar ui pice que el afio del nacimiento de Jestis es uno de los més trascendentales de la historia, puesto queen él ve la luz el impulsor del movimiento religioso mas impor- tante de Occidente y probablemente el de mayor influjo cultural y social del mundo: el cristianismo. Israel fue también en e505 ‘momentos la cuna de la profunda renovacién de la tercera religion més influyente del Ambito occidental: el judafsmo moderno, Israel ocupaba entonces —al igual que ahora— un pequefio. rincén en la zona oriental del Mediterrdneo. « Vivimos alrededor de tun mar como ranas en torno a una charca», decia Sécrates a sus amigos de Atenas, y con ello se referia a lo limitado de su mundo ‘gtiego en torno a este mar. Sécrates sabia que més allé de las mon- tafias de Oriente estaban los «gimnosofistasr, los filésofos desnudos dela India que cultivaban wna alta filosofia y que tenfan una reli- gion venerable y antigua, que era cuanto menos respetable. Y como fil6sofo admiraba la vieja sabiduria de los egipcios y sus creencias en el mundo del més all4. Tampoco desconocia Sécrates que en los brumosos bosques de Europa, lejos de tracios y otros barbaros cer- ‘canos, estaban los hiperb6reos, los «habitantes del extremo norte», feroces por su bravura y misteriosos en sus costumbres..., que incluso «més alld de Tule» en tierras heladas existian pueblos ‘extrafios... Todo esto lo sabia muy bien el sabio ateniense, pero en la vida diaria su mundo se reducia a Atenas y al Atica, ampliado todo lo més a las islas del Egeo o a las del Mar Tirreno. En la préc- tica su universo era muy pequefio y reducido, e! Mediterréneo. Y tenfa razén, porque las tierras situadas alrededor de este mar san las que importaban de verdad y las que hacian historia... al menos para Occidente. Algo parecido pasa con nuestro libro. «Israel y su mundo cuando nacié Jestis» se concentra sobre todo en el Meditertneo, el 11 ‘ASo LIAR. su MINDO CUANDO NACI Jests ‘Mare Nostrum de los romanos y sus satlites, Pero si se nos apura, ni siquiera en las tierras de ese mar entero —demasiado grande para los barcos de la época—, sino en el Mediterrneo oriental, y dentro de él en el minisculo y apartado Israel, el centro del mundo, sin embargo. «Todo el universo fue creado para Israel», dirén los rabinos un poco después del nacimiento de Jestis, y la ley de Moi- és —destinada especificamente para el pueblo elegido, asentado en ‘ese pequetio rincén del Mediterrneo— es tan importante que fue concebida por Dios antes de la creacién. En el Afo 1, Israel tenia grandes aspiraciones debido a su pasada historia. Desde hacia unos 450 afios sus profetas venian augurando el advenimiento de una era en la que todas las gentes peregrinarian al Santuario de Sin, el monte santo de Jerusalén, y traerian tantos dones que casi no cabrian en aquella tierra. Y como complemento, con la ayuda maravillosa de los ejércitos de Yahvé, Israel dominarfa sobre todas las naciones. ‘Mas para comprender ese «mundo cuando nacié Jestis», no podemos concentramos s6lo en ese minisculo trozo del oriente ‘mediterrdneo, Hay que ensanchar un tanto nuestra mirada, y seré necesario considerarlo en su entomno: los alrededores del barrio ayudan a saber cudnto vale en verdad una casa. Por ello entrarén fen nuestra historia sucesos, costumbres ¢ ideas religiosas del entomno, del Mediterrneo en su mas amplio sentido, en tanto en cuanto nos ayuden a entender ese universo en apariencia minimo ue rodes el nacimiento de una de las figuras sefieras que han mar- cado el mundo con su impronta, Jess de Nazaret. El Mediterréneo completo es el entorno vital del cristianismo. {Qué medios y fuentes tenemos para conocer esta época? ‘Aparte de las obras de los historiadores romanos que escribie~ ron sobre Roma y el Imperio en esta época y de los innumerables testimonios que han llegado hasta nosotros y que nos ilustran sobre la religion griega y romana, las fuentes para conocer Israel y su mundo en el Afio 1 no son muy numerosas, ciertamente, pero tampoco absolutamente escasas. Vamos a centrarnos en estas dltimas. En primer lugar, tenemos la arqueologfa. El terreno sobre el que se asienta Israel ha sido excavado concienzudamente, tanto o mas que algunas zonas del cercano Egipto. Y los arquedlogos, que ven m IsTRoDvCGON mucho més en las ruinas que los ojos de las personas normales, nos han ofrecido en libros accesibles muchas y buenas indicaciones sobre c6mo era la vida en el Israel en aquel tiempo. Esta también la epigrafia, es decir, la ciencia de las inscripcio- nes, los textos grabados en piedra —sobre todo funerarios— que hhan llegado intocados hasta nosotros y que nos revelan muchos datos sobre la vida y sus circunstancias de las gentes de la época.. Estén también las monedas, cuya ciencia es la numismitica, que nos ofrecen indicaciones a veces preciosas sobre el poder de los sgobernantes y la extensién de sus dominios. Y estan sobre todo los textos antiguos, libros piadosos o de his- toria, narraciones literarias o de ambito teol6gico y filoséfico. En este terreno libresco, de los textos antiguos, contamos con dos per- sonajes interesantes. En primer lugar el historiador Flavio Josefo, que escribe cuatro obras capitales para entender el mundo del siglo 1 el de Israel del Afio 1 y siguientes: 1. La historia de la primera gran Guerra de los judios contra Roma, que se desarroll6 entre el 66 y el 73 d.C., compuesta inme- diatamente después de los sucesos narrados, en el 75 d.C. 2. La historia general del pueblo hebreo, titulada Antigiedades de los judios, redactada en los afios 90 del siglo 1 y que al final ‘vuelve a tratar el periodo ya contemplado en la Guerra. +3. Una resefia de su Vida, donde cuenta mil detalles pintorescos que nos ayudan a comprender la situacién de Israel muy cerca del Aio 1. 4. Un tratado apologético, de defensa del judaismo contra cier- tas bocas maledicentes de griegos y romanos. Se titula Contra Api6n y proporciona muchos datos sobre la vida y el pensamiento religioso judio de nuestra época. En segundo lugar tenemos la obra de un filésofo judio, Filén de Alejandria, estricto coeténeo de Jestis de Nazaret, que dedicé toda su vida a explicar la religién de israel y sus conexiones-con la cul- tura de la época, sobre todo la griega y su filosofia. Entre sus muchos escritos son importantes para conocer el pensamiento reli- ‘gioso vigente en el Afio 1 —sobre todo entre los judios que no vivian en Israel (la llamada «Diaspora» 0 = dos libros sobre Las leyes especiales, que son un comentario a lax normas y ‘ARO L Isa ¥ su MuNDO CUANDO NAGI Jess promulgadas por Moisés segin la tradicién. Tiene ademés un tra- tadito que cuenta los motives y desarrollo de una embajada judia al emperador Gayo Caligula (37-41 d.C.) y que de paso nos des- cribe el judaismo de su momento y tiempos anteriores. En tercero, contamos también con una buena cantidad de escri- tos religiosos judios, cuyos titulos revelan bastante su contenido y pretensiones. Son textos como los Libros del profeta Henoc, el Tes- tamento de los Doce Patriarcas, los Apocalipsis de Esdras y de Baruc, el Libro de los Jubileos o pequetio Génesis; Salmos de Salo- mény Testamento de Moisés que fueron escritos en momentos cer- canos al Afio 1, antes y después, pero que reflejan bien un mundo cuya ideologfa religiosa no cambié demasiado en un centenar de afios. Este tipo de libros son conocidos hoy como «Apécrifos —fal- 0s, rechazados— del Antiguo Testamento» porque no lograron ser aceptados en el canon o lista de escritos sagrados judfos. Pero su contenido es intefesantisimo y muy ilustrativo sobre las ideas reli- giosas de la época que centra nuestro interés en este libro. Y tenemos —jcémo no!— los famosos Manuscritos o Rollos del mar Muerto. Son la gran obra de una de las «sectas», partidos © grupos del judaismo del momento —como veremos— que nos transmite de primera mano una gran cantidad de informacién sobre el pensamiento religioso en Israel en el Afio 1, ante todo de los llamados «esenios». Hay también un monto importante de comentarios y sentencias de rabinos sobre la interpretacién y alcance de la ley de Moisés, la Escritura en general y la vida religiosa judia, reunidos en una obra llamada la Misnd, codificada entre el 200 y el 220 de nuestra era. Esta coleccién de opiniones y comentarios rabinicos contiene —a pesar de lo tardio de su fecha— muchos datos interesantes que suponemos validos para los inicios del siglo 1. Los estudiosos han dedicado miltiples esfuerzos para estratficar y ordenar este nota- ble y abigarrado niimero de opiniones y discusiones de rabinos sobre temas legales 0 de piedad, procurando dejar claro qué de ellos puede utilizarse como fuente fidedigna para los momentos que nos interesan en este libro. Finalmente poseemos la literatura cristiana primitiva, el Nuevo Testamento, y sobre todo los Evangelios, que aunque fueron escri- tos después del Afio 1 —en el dltimo cuarto de esa centuria— intentan reflejar el ambiente de Jesis hacia el afio 30 del siglo, que 14 3 InerropuccioN en muchas cosas no diferia de lo que pasaba y se pensaba una treintena de afios antes. ‘Asi que no estamos desprovistos de ayudas para describir c6mo era Israel y su mundo cuando nacié Jess. Los judios en el Imperio Romano Los judios dentro del ambito del Imperio Romano de inicios del siglo 1 formaban entre un cinco y un siete por ciento de la poblacién total del Imperio. Los estudiosos varian en la estimacién de su niimero: entre tres y siete millones de personas. De ellas quizé s6lo un millén vivia en el Israel de Jests, en el Afio 1, y el resto en. la Diaspora, o «dispersién». Esta se extendia desde Babilonia, actual Irak —quizé habia también algunas comunidades judias en la India— hasta el extremo occidental del Imperio, Hispania. Y desde el norte, en las Galias, hasta lo més profundo del sur romano: las fronteras de Mauritania con el desierto y el sur de Egipto. Escribia el gedgrafo Estrab6n: «No ¢s facil encontrar un lugar en el mundo habitado en el que no haya penetrado esta estirpe de los judios y que no haya sido ocupado por ella» (citado por Flavio Josefo en Antigiiedades XIV 7, 2). En lineas generales los judios eran odiados y respetados en el Imperio romano de nuestra época. Aunque influidos por la cultura grecorromana, se mantenian como un pueblo aparte, que procu- aba no mezclarse con los demas. Las estrictas normas de su reli gi6n monoteista los colocaba en una situacién especial y hacfa que Jos «paganos» los miraran a la vez con interés y con cierta animo- sidad. Atin no vivian en guettos los judios —quiza en la préspera Alejandria podria decirse algo de ello, puesto que habitaban un barrio muy especial—, pero es cierto que se mantenian claramente aparte de los dems habitantes del Imperio. En los afios que nos interesan, sin embargo, el Imperio respetaba sus particularidades religiosas, y por medio de leyes especiales desde tiempos de Julio (César se les permitia conservar sus costumbres y se toleraba més 0 menos de buen grado la practica de su religién. Israel en concreto, en el Aflo 1, estaba gobernada por dos «