Está en la página 1de 63

LA

HIGUERA
● PERA
● LUPE
● RAUL
● ANEL
● OMAR
● SOFIA

ALFONSO CARLO
alfonso.carlo.co@gmail.com
Número de registro: 03-2013-101812022100-01
CUADRO 1: SORPRESA.

LUPE: Buenos días Doña Esperanza. ¿Cómo amaneció?

PERA: …

LUPE: ¿Qué día es hoy?

PERA: …

LUPE: ¿A poco se le olvidó? Ya dejó de llover. Amanecimos a dieciocho grados,


ya está mas cerca el invierno… ¿Que pronto se acaba el año verdad?… Viera que
padre se puso el parque… La higuera… Ya no va dar higos. Se ve más animada
que ayer, más guapa ¿Quiere que la peine?...

PERA: …

LUPE: ¿No? ¿Al ratito?

PERA: Ya estoy peinada.

LUPE: … ¿Quiere que le lea tantito? O la llevo al parque, ¿eh? ¿Qué quiere que
hagamos hoy?... Hice limonada, ¿le traigo tantita?

PERA: Quiero que te marches.

LUPE: Bueno, al rato me doy la vuelta para ver si se le ofrece algo. ¿Si? (sale).

1
PERA: No, no regreses, quiero que no regreses… Tener que soportarte… Y la
higuera socarrona sin dar higos. ¿Qué quiere? ¿Le leo o la peino?... Aborrezco tu
limonada…

RAUL: ¡Abuela!

PERA: ¡Ay! ‘Mijo… ¡Viniste!

RAUL: ¿Creyó que se me iba a olvidar?

PERA: Cosa hermosa, sí te acordaste.

RAUL: Cómo no me iba acordar. ¿Cree que la iba dejar sin su abrazote y su
bezote?

PERA: Calma, calma que me dejas embarradas tus babas ¿Y tu papá?

RAUL: …

RAUL: Muchas felicidades abuela. La quiero mucho.

PERA: Mi vida, yo te amo más. Ven siéntate y cuéntame. ¿Que ha pasado en tu


vida? Tiene mucho que no te aparecías por aquí.

RAUL: Uy, de todo.

PERA: Sigues siendo un sin vergüenza, ¿verdad?

RAUL: No abue, como cree. Ya maduré.

PERA: Raúl, a ti no te maduran ni los hongos de los pies.

2
RAUL: Andele, el que se lleva se aguanta.

PERA: ¿Que me vas hacer tu mugrilla?

RAUL: Como la quiero Doña Pera. ¿Pues como le hace?

PERA: No me andes lisonjeando y cuéntame.

RAUL: ¿Qué?

PERA: ¿Como qué? ¿Cómo que qué? Pues lo que me viniste a contar.

RAUL: ¿Y por que esta tan segura de que vine a contarle algo? ¿Qué, no puedo
venir a felicitarla? Yo no necesito pretextos para quererla ver.

PERA: No te conociera. Por algo estás aquí. ¿Qué paso?

RAUL: Nada. Vine a felicitarla y a verla…

PERA: …

RAUL: Abue, es su cumpleaños, no quiero…

PERA: ¿Arruinarme la fiestas?... Raulito… ¿Cómo crees que festeja una vieja
como yo sus años?... No es con un gran banquete. Bueno si, pero ustedes son el
banquete.

RAUL: No me reproche abuela.

3
PERA: No, si no te reprocho. Yo entiendo que crecen y uno los debe dejar hacer
su vida. Pero aunque sea un poquito mas seguido ven a visitarme, no te esperes a
mi cumpleaños… O a que tengas un problema… ¿Recuerdas como nos
divertíamos con tus primos? Y como venían llorando cuando se pegaban, luego,
cuando empezaron a crecer, era a la única que buscaban para contarle sus
problemas.

RAUL: Yo no le he perdido la confianza.

PERA: Que no se te olvide. Siempre seré mayor que ustedes y así como cuidaba
a una bola de güercos nalgas zurradas, puedo ahora guiar esa bola de jóvenes…
con las mismas nalgas zurradas.

RAUL: No abue. Cuando uno crece los problemas si son problemas.

PERA: ¿Lo ves?

RAUL: … Pues le menté la madre a un fulano.

PERA: Ya decia yo.

RAUL: Pero nada de cuidado.

PERA: Ya te he dicho que no seas tan impulisivo.

RAUL: Me encabroné, ¿Qué hago? ¿Me lo trago? Es más, si lo hice fue por usted.

PERA: ‘Ora yo. A mi no me heches la culpa de tus arranques. Yo nunca te he


dicho que andes de grocero. No le puedes hablar asi a la gente, sea quien sea y a
pesar de lo que te hayan hecho.

4
RAUL: ¿No me ha dicho que si no saco el coraje me puedo enfermar?

PERA: Eso si ‘mijo, si siente que se le esta torciendo el hígado, mente la madre
¿Pues que otra?… Pero a ver, ¿quién era, qué le dijiste, qué te hizo?

RAUL: …

PERA: …

RAUL: Me traicionó el cabrón cómo no se la voy a…

PERA: Eyt, eyt, eyt. Sin gritar, sin insultar y sin agredir. Si no me la vas a terminar
mentando a mi también.

RAUL: No lo compró, de la noche a la mañana no me lo compró. No era uno ni


dos, era un pedido de veinte animales abuela, animales específicos; cinco tigres,
dos jirafas, ocho venados, tres osos y ocho patas de elefantes y todas sus partes
lo que equivalen a dos elefantes, ahí están, veinte, los veinte animales que me
pidió.

PERA: ¿Para que tanto? Que raro, no es un pedido normal.

RAUL: Porque íbamos a poner una tienda en el centro. Por eso.

PERA: ¿Era tu socio?

RAUL: ¿Ve por que no quería decirle nada? Mejor hablemos de otra cosa.

PERA: ¿Ya qué? Ahora terminas. ¿Qué fue lo que te dijo?

5
RAUL: ¿Segura?... Bueno. Usted sabe lo que me gusta cazar animales, lo gorroso
son los permisos y la de papeles. El negocio era para tener una entrada extra.
Pero esa sensación que me da el acecharlos, apuntarles y … darles justo donde
puse el ojo. Luego, disecarlos, sacarles todas las entrañas, aplicarles el…

PERA: Nada mas no me digas que disecaste al fulano.

RAUL: Ganas no me faltaron. Justo cuando terminé el pedido no de uno ni de dos,


de los veinte animales, medio año me tarde, para que me salga con que siempre
no. Tampoco quiero trabajr de oquis.

PERA: ¿Pero por qué canceló todo, que razón te dió?

RAUL: Que ya tenia la tienda montada y que concretó el pedido mas rápido con
otro que para variar es intermediaro. Le va salir más caro el negocio, se lo advertí,
pero aún así decidió hacerme a un lado y hacer el negocio el solo.

PERA: ¿Y tu que le dijiste?

RAUL: Pues :chinga tu madre.

PERA: ‘Mijo.

RAUL: Abuela pues no me pregunte que me agarra intrincado.

PERA: Le hubieras roto el hocico al hijo de su… desobligada progenitora.

RAUL: ¿…?

PERA: Claro, una madre que procura a sus hijos no le salen después traidores
como ese patán. Mira que ponerte a trabajar y sin avisarte ya no formabas parte

6
de lo que ambos acordaron. No, esos modos se aprenden en la casa no en la
escuela.

RAUL: Por eso no lo maté ahí mismo.

PERA: ¡Raúl!

RAUL: Es la verdad abuela. No lo hice solo por respeto y es algo que le aprendí a
usted pero no me enseñó a no sentir este coraje. Porque es la única forma en la
que lo hubiera calmado. Le menté la madre, si, porque no puede hacer mas pero
traigo una impotencia que me jode y no se me quita. No es el dinero, no es el
haber trabajado porque fácil puedo poner los animales en el mercado, es el hecho
de no darme una explicación. Éramos como hermanos y todo lo redujo a una
decisión de conveniencia.

PERA: Bueno ya. El tiempo es el único encargado de sanar…

RAUL: Pérese abuela que no he terminado.

PERA: ¿Hay más?

RAUL: Pues… sí, lo amenacé de muerte y…

PERA: Tremendo lío en que te metiste, Raúl. Pero esa preocupación que traes no
es mas que la culpa que sientes, te remuerde la conciencia eso es todo… ¿O no?

RAUL: No.

PERA: ¿Entonces?

RAUL: Es que es federal.

7
PERA: ¡Santa Madre!... Pero que te sirva de experiencia. Ni a él ni a nadie le
puedes hablar así porque en principio al hacerlo te faltas al respeto a ti mismo y
mira nada mas el compromiso que te echaste… No pasa nada, conserva la calma
y mañana mismo te mudas para acá… Para conservar la calma juntos.

RAUL: No le tengo miedo al hijo de…

PERA: ¡Raúl!
RAUL: … Sí estoy preocupado abuela, no me vaya a hacer algo.

PERA: Tu no tienes malas intenciones y lo que dijiste fue por el enojo no por que
asi lo quieras ¿O sí?

RAUL: No. Pero ya no puedo hacer nada ya lo dije.

PERA: Habla con él.

RAUL: Es muy difícil.

PERA: ¿Tu crees que él te odia? ¿O que en verdad vaya a tomar represalias por
eso?

RAUL: No sé.

PERA: Si eran tan amigos, como dices, lo va entender y quizá lo mejor será que
estén separados hasta que, sí fuera necesario, algo o alguien los confronte.

RAUL: …

PERA: Colita feliz, colita feliz.

8
RAUL: Si, aún la recuerdo.

PERA: Colita feliz, colita feliz.

RAUL: He dejado de practicarlo.

PERA: Colita feliz, colita feliz.

RAUL: Abue usted no quiere que yo…

PERA: Anda, no pierdas la inocencia ¿Recuerdas como funcionaba?... Todos los


problemas se resolverán cantando y bailando… Colita feliz, colita feliz…

RAUL: Colita… feliz, colita… no abue ¿Cómo asi? Ya estoy grande.

PERA: Recupera esa ternura.

RAUL: Me voy a ver ridículo.

PERA: Para mí nunca lo serás. Un día te vas a morir.

RAUL: Colita feliz, colita feliz, no hay nada que detenga esta colita feliz. Colita
feliz, colita feliz, no hay nada que detenga esta colita feliz.

ANEL: ¡Abuela!...

RAUL: Ching…

PERA: ¡Ay mi niña! … pero ¿Y esto?

9
ANEL: Muchísimas felicidades, es para usted.

PERA: Mi’jita preciosa, no te hubieras molestado ¿Y tu papá?... Lo voy a poner


junto al regalo de Raúl.

ANEL: ¿Qué hacen, la danza de la lluvia?

RAUL: No, colita feliz. Ya sabes la abuela y sus ideas.

ANEL: ¿Todo bien?

RAUL: Excelente. ¿Tú?

ANEL: ¿Y por que bailaban colita feliz, es grave?

RAUL: Le daba gusto a la abuela es todo… ¿Y para el primo no tienes nada?

ANEL: Si… No tan cerca, ahí está la abuela.

RAUL: No se da cuenta además siempre vamos a ser su orgullo no es tan


morbosa.

ANEL: Pues te diré.

RAUL: ¿!Doña Pera!?

ANEL: Solo digo que también fue joven y ya.

RAUL: Nunca lo entendería ¿Verdad?

ANEL: Yo misma no termino de entenderlo ¿Y tú, lo entiendes?

10
RAUL: A mí no me da problema.

ANEL: ¿Por qué viniste?

RAUL: Por que sabía que te encontraría y que no te irías tan rápido.

ANEL: ¿Tanto crees que me conoces?

PERA: ¿Qué murmuran?

ANEL: Nada, recordando viejos tiempos.

RAUL: Si, tenía mucho de no verla, años.

PERA: Mientras no me salgan con que se quieren casar…

RAUL: …

ANEL: …

PERA: Bueno ya, sólo fue una broma. A esta edad una ya se puede reír de todo…
de todo.

ANEL: Sí ¿Verdad?

RAUL: Ahorita vengo, me salió una emergencia (sale).

PERA: Que bobo es Raúl.

ANEL: ¿Por qué dice eso?

11
PERA: Cree que no me doy cuenta.

ANEL: ¿De.. qué?

PERA: Ay ‘mija ¿Tu también? No se hagan. Que esté vieja no quiere decir que
esté tonta. Eso es lo que más nos ofende a la gente grande ¿Por qué nos tratan
como si ya no entendiéramos?

ANEL: ¿De qué habla abuela?

PERA: Eso de “me salió una emergencia” Pues que diga voy a orinar ni que fuera
pecado. Somos familia ¿No?

ANEL: Pues sí.

PERA: Nos tenemos confianza ¿No?

ANEL: Sí, supongo que sí.

PERA: ¿Cree que no le voy entender? Que sonzo.

ANEL: Como siempre, tiene razón.

PERA: Anel, nunca se te olvide que sabe mas tu abuela…

ANEL: Por abusada que por vieja… ¿Qué hacemos? ¿La llevamos a comer?

PERA: No hijita. Luego tú quieres que coma puras hierbas, es un problema.

ANEL: Por hoy prometo no meterme con su comida.

12
PERA: Prefiero quedarme, lo importante son ustedes ¿Luego si llega alguien más
y no estoy?

ANEL: Le dejamos la dirección a Lupe para que…

PERA: No, no, no. A ese inútil ni me lo menciones, es un bueno para nada.

ANEL: ¿Qué le hizo abuela?

PERA: ¿Qué no me hizo? Pero no perdamos tiempo con eso y mira, ven acá
¿Qué ves?

ANEL: ¿Sus plantas?

PERA: Sí, sí. Pero ésta de aquí.

ANEL: Su higuera.

PERA: ¿Qué le falta?

ANEL: …

PERA: Higos ‘mijita chula, le faltan higos ¿No será macho?

ANEL: Si, probablemente solo sea macho.

PERA: Ya decía yo.

13
ANEL: Aunque una misma higuera puede dar flores macho y hembra. También
depende de cómo les hable. Las plantas guardan mucha energía. Intente
hablándole bonito y a lo mejor hecha higos. También sienten.

PERA: Nomás porque te escucho hablar así, que si no, no creería nada de esas
cosas que estudiaste de las plantas.

ANEL: Y gracias a usted.

PERA: ¿A mí? Nombre si yo sí como carnita.

ANEL: Una cosa es la geobotánica, que es mi carrera y la otra es el veganismo,


que es una filosofía de respeto a los animales que he decidido seguir.

PERA: ¿Y las plantas? No me acabas de decir que también sienten.

ANEL: Me refería a su energía.

PERA: Mira, mira. Solo porque no las ves llorar como nostros no quiere decir que
no sufran. Yo se que sí sienten por eso les hablo, las cuido, las procuro. Hasta
siento que me quieren.

ANEL: Seguramente así es.

PERA: Ya ves. Y tu quieres que me las coma.

ANEL: No abuela. Mire, cuando se comen a la vaca absorben todo ese estrés que
sufrió el animal al ser sacrificado. Es energía negativa.

PERA: Yo creo que es la misma energía de un venadito que va corriendo y se lo


come un león.

14
ANEL: Por eso el león es tan agresivo. Además el león se lo come crudo, por eso
tiene colmillos, los de los humanos no estan tan afilados porque si fuéramos
carnívoros se nos antojaría la vaca viva. Nos comemos la carne cocida, sazonada
con sal y pimienta. En realidad no es que nos guste la carne sino el platillo final
aderezado con muchas cosas para que sepa rico.

PERA: Pero que rico: Taquitos al pastor, arrachera, sirlon…

ANEL: Lo ve. Le aseguro que todos eso cortes, crudos, saben igual.

PERA: Ay ‘mijita no quiero empezar a discutir. Pero el animal cuando me lo como


ya está muerto y tu planta sigue viva.

ANEL: Con mayor razón. Los alimentos naturales se nutren y transforman con la
energía del sol. Finálmente de eso nos almimentamos, somos energía. Pero entre
mas comamos alimentos creados en los laboratorios como sazonadores, sal
refinada… ¿Sabía que a la carne le ponen químicos para que dure roja mas
tiempo? Eso ya no tiene nada natural, para cuando la compró “cruda” ya paso por
procesos químicos. Entonces el cuerpo que la consuma deja de tener esa energía
natural que las plantas absorben del sol y ese cuerpo poco a poco deja de tener
luz.

PERA: Que bonito suena todo lo que dices.

ANEL: ¿Verdad que si?

PERA: Precioso.

ANEL: Ya ve.

15
PERA: Pero sabe mas rico el puerco en salsa verde.

ANEL: Tiene razón no hablemos de esto.

PERA: No te digo que no. Lo voy a intentar; Primero porque tiene sentido lo que
me acabas de decir y segundo, y más importante, por tí. Se que me lo dices
porque te importo y quieres algo mejor para mí. Gracias hijita.

ANEL: Gracias a usted ¿Recuerda como nos ayudaba a estudiar? Me divertía


mucho, siempre prefería sus explicaciones que ir a la escuela. Por eso me decidí a
estudiar una maestria, se lo debo a usted.

PERA: Nada, nada. Para eso estoy, daría todo por verlos triunfar y realizando sus
sueños ¿Quién si no yo?

ANEL: Aprovechando que estamos…

PERA: …

ANEL: Nada.

PERA: ¿Qué sucede?

ANEL: Es una tontería.

PERA: Has dado con la mujer indicada. Cuenta.

ANEL: Me da pena… ¿Cómo le explico?.

PERA: Con manzanas no porque ahí si que no te voy a entender.

16
ANEL: Bueno… Usted también fue joven.

PERA: Y muy hermosa como tú. No sabes como traía a los muchachos de la
cuadra. Caían uno a uno al verme pasar.

ANEL: ¿De veras? ¿Tuvo muchos novios?

PERA: ¡Uy sí¡ Y más antes no eran las cosas tan fáciles como ahora.

ANEL: ¿Cómo supo que mi abuelo era el indicado?

PERA: Eso no se sabe, se siente.

ANEL: Pero que diferencia existe entre…

PERA: Al corazón nunca lo vas a engañar. Aquel que ocupa tus pensamientos,
ese que te mira y sin decir nada lo dice todo con ese has de arriesgarte.

ANEL: ¿Arriesgarme?

PERA: La verdad es que nunca vas a saber quien es el indicado y menos lo


sabrás si no te arriesgas. Puedes quedarte toda tu vida esperándolo. Mejor ponte
a probar lo que hay en el menu antes de que eligas…

ANEL: Usted se enamoró varias veces.

PERA: ¿Varias? Todas las que pude. Que me iba a durar galán vivo. Yo si disfrute
mi vida. Hombre que se me antojaba, hombre que me acariciaba.

ANEL: Doña Pera. Estoy conociendo una parte de usted que no conocía. ¿Apoco
era una devoradora?

17
PERA: Eso y más. Pero ya no le des tantas vueltas ‘mija chula. Mientras llega el
indicado usas condón.

ANEL: ¡¿Qué?!... Abue… yo… no vayas a creer que… mira. Ya se tardó Raúl, voy
a ver que le pasa (sale).

PERA: Pero no te asustes, es de lo más normal, puedes decírmelo ¿A quién voy a


contarle yo?... Que barbaridad.

CUADRO 2: COMPASION.

LUPE: … Doña Esperanza, pensé que estaba en el jardín… ¿Qué tanto le ve a su


higuera? Esta bien fea… O higuero ¿Sabe que podría ser sólo macho?

PERA: Como quiera daría higos.

LUPE: Lo que yo entendíendo es que esa planta necesita que le hablen. Si es


macho tendrá que ser rudo así les gusta a ellos. Si es hembra tendrá que ser con
amor. ¿Quiere que lo intente? Porque usted no creo que… Perdón, es que…

PERA: No digas nada.

LUPE: De verdad no sé porque lo dije.

PERA: ¿Será porque eso crees?

LUPE: ¿Quiere tantita limonada?

PERA: Quiero que esa planta de higos.

18
LUPE: No… esas plantas se la van a terminar comiendo.

PERA: ¿Qué dices?

LUPE: Ya no pase tanto tiempo con ellas porque si no, se la van a comer.

PERA: ¿Qué tontería es esa?

LUPE: Las plantas van consumiendo de a poquito a la gente que las procura al
grado de hacerlas que se olviden de todo.

PERA: ¿Todo?

LUPE: Demandan tanta atención que para cuando menos se lo imagine ya no va


tener cabeza mas que para ellas, ya ni va a pensar en su vida.

PERA: ¿A que te refieres con mi vida? ¿Mis hijos?

LUPE: ¿Ya ve? Por eso ya ni la visitan. Se la pasa en su jardín que el mundo ya la
olvido… No me mire así.

PERA: ¿Cómo quieres que te vea con tanta tontería que dices?

LUPE: Una vez leí en una revista lo que le estoy contando. Decía que si una
persona dedica mucho tiempo a sus plantas, las plantas absorben toda la energía
de esa persona que pareciera que desaparecio del mundo…

PERA: Cállate.

LUPE: Si quiere le traigo la revista y se la leo.

19
PERA: Está bien sigue hablando pero deja en paz a mis plantas.

LUPE: No sabe cuanto me enternece cada que se pone así.

PERA: ¡Ay! Para que te doy cuerda.

LUPE: Con esa cara dura que siempre pone, porque la pone, y esa mirada que
todo desconoce. Yo la he visto sonreír. Debajo de esa ancianita cascarrabias yo
puedo ver a una mujer amorosa y tierna.

PERA: No me llames anciana.

LUPE: Se lo digo cariño.

PERA: Pues no quiero tu cariño.

LUPE: Discúlpeme porfavor, no se ni lo que digo.

PERA: Tu no estás aquí para cuidarme.

LUPE: Lo que pasa es que tengo una crisis…Y puedo terminar recordandole que
ya ni la visitan…

PERA: ¿Puedes callarte?

LUPE: Lo que yo haría en su lugar…

PERA: Deja de hablar de mi, si quieres habla de ti.

LUPE: No pero para que hablo de mi…

20
PERA: Ándale ¿No que muy entrón? Habla.

LUPE: Ps’ ¿qué le diria?

PERA: No lo pienses. Que fácil es hablar de los demas verdad. Ándale.

LUPE: Aun que en un descuido me le voy.

PERA: ¿Irte, a donde?

LUPE: Me iría bien lejos.

PERA: Tampoco inventes cosas ¿Por qué tendrías que irte? ¿Solo porque te puse
a hablar de tí? Para que veas que se siente. No soporto tu acoso todo el tiempo
diciendo disparates de mi vida ¿Qué sabes tú? ... Te hice una pregunta ¿Por qué
te irias?

LUPE: Tengo un mes que no he visto a mi novio…

PERA: ¿Novio?...

LUPE: ¡Ay! Ya se lo dije.

PERA: ¿Tú…? Lo que me faltaba.

LUPE: Olvídelo no tiene importancia. No tiene nada de malo.

PERA: Seguramente cuando deberías estar trabajando te andas revolcando en los


rincones de esta casa sabrá Dios con quien ¿Qué clase de pelados has metido?
Te prohibido que metas gente ¿Oíste? Pobre de ti, si descubro que no me haces
caso. No se te ocurra dejar este trabajo, baboso, mucho menos por eso. Y si

21
vuelvo a escuchar que me llamas anciana te zurzo el hocico para que no vulvas a
hablar ¿Entendiste? Tu no eres nadie. No tienes nada y si es necesario no tienes
mi permiso para sentir.

LUPE: …

PERA: … No, ni llores que no me conmueves. En esta casa hay reglas, en tu


trabajo más y las vas a respetar.

LUPE: …

PERA: Retírate ¿Qué esperas?

LUPE: Ni siquiera tengo amigos y este trabajo está acabando con mi vida.

PERA: Retírate.

LUPE: A veces pienso que en verdad me odia pero se que nada de eso es mi
culpa.

PERA: Lárgate de una vez ¿De cuando acá decirle a un criado lo que tiene que
hacer es odiarlo?

LUPE: ¿Sabe? Me hubiera encantado tener una abuela aunque sea como usted.
Yo también quiero una familia: hijos, nietos.

PERA: ¿Qué no ves que con esas mañas no se puede?

LUPE: Quiero darles todo el tiempo que me quede. Porque uno termina
cosechando lo que siembra.

22
PERA: ¿Vas a empezar?

LUPE: ¿Le puedo contar algo?

PERA: No, te pedí que te marches.

LUPE: Usted me da mucha confianza.

PERA: ¿Qué quieres, que te despida de una vez?

LUPE: Yo no quisiera dejarla pero asi me dedicaría a ellos de tiempo completo.

PERA: ¿Ellos?

LUPE: Sí amor, ya va estar el desayuno, los uniformes están colgados, tus


camisas están planchadas y listas. Si, después de misa vamos al parque con tu
papi, y comemos lonches que yo mismo voy a preparar… Eso es lo que quiero, si
al final de cuentas voy a terminar como usted mínimo quiero disfrutar el proceso.
Quiero gozar a mi familia, la que yo decida formar con la persona que me haga
feliz a mí. No se preocupe, que soportarla no me afecta. Puedo soportar de todo
mientras encuentro el amor. Porque no me voy a quedar a cuidar ancianos el resto
de mi vida… Lo que le quiero contar es que ya la adopté ¿Me deja? ¿Le puedo
decir abuela?

PERA: ¿Qué clase de disparates estás diciendo?

LUPE: Le prometo venir a visitarla ya que me case… total no tengo a nadie más,
pero quiero tener una abuela asi de gruñona… Tengo que seguir trabajando al
rato le doy otra vueltecita ¿Si?... Abue, mi abuelita (sale).

23
PERA: Espera… Hipócrita… No me das lastima infeliz. Tu eres el que recibe
dinero por este trabajo y quitate ese uniforme que no estoy enferma. Te odio ¿Me
oíste? Sí, te odio.

CUADRO 3: MAS SORPRESAS.

OMAR: ¡Doña Pera¡

PERA: Papacito tu también te acordaste.

OMAR: ¿Cómo es eso abuela? Ya me va a echar en cara que nunca vengo a


verla.

PERA: No hijito como crees. Pero como nunca vienes.

OMAR: …

PERA: ¿Y tu papá?... ¿Se pusieron de acuerdo?

OMAR: ¿Quiénes?

PERA: Raúl y Anel andan por ahí.

OMAR: Mmmm.

PERA: ¿Sigues molesto con Raúl?

OMAR: No. Cambiamos mucho.

PERA: Ya a mi edad hijito y me sales con eso. Si no me lo quieres contar esta


bien, dime eso, pero no me trates de engañar. Te conozco perfectamente, a todos.

24
OMAR: No insista. Usted mejor que nadie sabe que tomamos rumbos distintos.

PERA: Yo me acuerdo que eran muy unidos de niños…

OMAR: Ahí está, lo acaba de decir. Eso fue hace mucho. Mejor cuénteme ¿Cómo
ha estado?

PERA: Ni me preguntes. Que mas quisiera yo tenerlos aquí todos los días. Bueno
pero si parece que yo no tuve hijos, son mas cumplidos mis nietos que los
dervergonzados de mis hijos. Para ellos es mas fácil contratarme a alguien que
fráncamente ya no soporto. Es un majadero.

OMAR: Abuela, es para que le haga compañía.

PERA: Yo no quiero la compañía de él.

OMAR: Bueno, para que la cuide.

PERA: Como si yo no me pudiera cuidar. No soy una inútil. Además, hijito, si te


contara lo que me dijo.

OMAR: ¿Qué?

PERA: Pues que resultó maricón el criado. No, no es broma, no te rías.

OMAR: Me río por como lo dice abuela ¿Qué tiene que Lupe sea maricón?

PERA: ¿Tú también?

25
OMAR: Nombre, abuela. Sólo pienso que no tiene nada de malo para lo que él
hace aquí.

PERA: Síguele. Mira que te mando a limpiar con él para que se te quite. Porque
para eso le pagan, para limpiar esta casa, no para limpiarme el… ¡Ay! que
barbaridad , mira lo que me haces decir.

OMAR: Pero si no dijo nada.

PERA: Porque aún tengo conciencia ¿Lo ves? Todavia las puedo no necesito a
nadie. Quiero la compañía, si, pero no de un extraño sino de los míos.

OMAR: Abue.

PERA: No, no, no. No es reproche no te pongas así.

OMAR: Usted sabes que vengo cada que…

PERA: Ya, ya. Solo fue un comentario, mejor cuéntame ¿Cómo vas en la
empresa?

OMAR: Me ascendieron.

PERA: Bendito Dios.

OMAR: Me falta poco para tener la gerencia.

PERA: ¿Y Brenda?

OMAR: …

26
PERA: ¿Y Brenda?

OMAR: No quiero hablar de ella.

PERA: ¿Qué pasó?

OMAR: …

PERA: ¿Por qué no me lo quieres contar?

OMAR: ¿Alguna vez le he dicho lo chi…?

PERA: Eit, eit, eit.

OMAR: Lo chidota. La abuela mas chidota que alguien pueda tener.

PERA: Como no, si basta con quererlos. Son lo único que tengo… ¿Y Brenda?

OMAR: Ya no es lo mismo. Batallo mucho para que esté contenta. Parece que
nada mas busca pelear y darme la contra.

PERA: ¿Cómo en que?

OMAR: Le digo: ¿Dónde quieres comer? Dónde sea, me dice. Entonces vamos
por una ensalada ¿Me estas diciendo gorda? Y yo “No”…

PERA: ¿Eso es todo?

OMAR: Sí.

PERA: ¿Seguro?

27
OMAR: Bueno le dije que tenía una lonjita de más.

PERA: Omar ¿Cómo se te ocurre?.

OMAR: Pero a mi no me molestan sus lonjas nada más a ella.

PERA: Pero no tienes por que andárselo diciendo.

OMAR: Pues para que me pregunta, es mas, para que me deja escoger a mi si no
quiere ensalada. No sabe que quiere pero si esta segura de que si escojo la
ensalada es para ofenderla, se pone a gritar y pues yo le grito también.

PERA: Que bárbaro ¿Y que le gritas?

OMAR: Que es una vieja histérica e insegura que no sabe lo que quiere y que ya
me tiene hasta la madre con sus cosas.

PERA: No, no, no, no le puedes hablar así a tu pareja.

OMAR: ¿Cómo que así? ¿Pues como le hablé?

PERA: No le puedes faltar al respeto.

OMAR: No le falté al respeto.

PERA: ¡¿Cómo no?!

OMAR: ¿Le dije algún insulto?

PERA: … No. Pero no le puedes decir lo que piensas eso es como un insulto.

28
OMAR: ¿Que no se supone que le tengo que decir lo que pienso? Usted me lo
enseñó.

PERA: Si, pero no. No así.

OMAR: ¿Lo ve? Usted me está haciendo lo mismo ¿Quién las entiende?

PERA: Ven acá. No te deseperes. Lo principal que tienes que entender es que
somos diferentes.

OMAR: Muy diferentes.

PERA: Eso es lo bonito. No como el sonso de Lupe. Eso es lo que hace


interesante a la relación, poder disfrutar esa parte diferente del otro, si no, pues
para que estar juntos. Si fueran iguales pues que aburrido. Y no se trata de
complementar nada, tu ya debes estar completo para compartir con tu pareja, se
trata de sumar no de rellenar huecos ¿Entonces?

OMAR: ¿Qué?

PERA: ¿Aceptas que esa diferencia enriquece y no empobrece tu relación?

OMAR: Puede ser. No estoy muy convencido.

PERA: Lo vas a estar. Ahora dime ¿Tú en que has sido diferente?

OMAR: ¿Yo? ¿Por qué habría de ser diferente? ¿En qué?

PERA: Si lo supiera no te lo preguntaría.

29
OMAR: No empiece Doña Esperanza y dígame que esta pensando.

PERA: ¿La sigues conquistando?

OMAR: Llevamos tres años.

PERA: Eso no te pregunte.

OMAR: …

PERA: Ése es el problema con ustedes. ¿De quién crees que nos enamoramos?
De ese hombre detallista y atento que nos hace vibrar con solo vernos. A no, pero
se sienten muy ganones con el si y dejan de conquistarnos.

OMAR: ¿Usted cree?

PERA: Lo sabía. La has dejado de atender ¿Verdad?

OMAR: Eso no le da derecho ha…

PERA: Ya se consiguió otro.

OMAR: ¿Va a dejar que le platique o ya sabe lo que pasó?

PERA: No, no. Perdón. Platica, pero es que es tan obvio. Recuerda que…

OMAR: Mas sabe la abuela por…

PERA: Vivida que por vieja… ¿Entonces sí te engañó?

OMAR: Eso creo.

30
PERA: ¿Si o no?

OMAR: Sí, sí lo hizo… La regué, me puse agresivo, ella me dijo que me calmara
que teníamos que hablar y no pude…

SOFIA: Holis.

PERA: ¡Sofia!

SOFIA: Felicidades Abue.

PERA: Gracias mi amor ¿Y tu papi?... Esto va con lo otros regalos.

OMAR: ¿Cómo estás?

SOFIA: Super ¿Y tú?

OMAR: Bien ¿Sigues en prepa?

SOFIA: Estoy por terminar. Hiper chic ¿No? Tita ven acá. Tengo que contarles
algo.

PERA: Voy, no empiecen sin mí.

SOFIA: ¿Adivinen qué? Osea, se trata de mi futuro.

OMAR: ¿Te vas a casar?

SOFIA: Obvi no… Aunque igual si eh.

31
OMAR: ¿Cómo?

SOFIA: Tipo, igual y de que sí me caso, pero no asi como tu crees y eso.

OMAR: No entiendo ¿Usted abuela?

PERA: Tampoco.

SOFIA: Pues les dije que adivinaran, haber, adivinen.

PERA y OMAR: ¿Qué?

SOFIA: Pues adivinen.

PERA: ¿Dices que te vas a casar…?

OMAR: Pero no como yo estoy pensando…

SOFIA: ¡Ajá! voy a unir mi vida a un hombre muy importante.

OMAR: ¿Te hiciste puta?

PERA: M’ijo… ¿Si te hiciste... ?

SOFIA: Ay, obvi no abue ¿Cómo se te ocurre?

OMAR: Unirte con un político es casi lo mismo ¿O te hiciste actriz?

SOFIA: Tita mira. Me está insultando.

PERA: Hijita pues tu empezaste. No nos tengas en ascuas y dinos ya.

32
SOFIA: Me voy a meter de monja.

OMAR: ¿Estás segura?

SOFIA: Obvi, si no, tipo, no lo haría… Parece que les dije que si me voy de puta.

PERA: ¡Sofía!

SOFIA: Pues mira como se ponen ¿No les da gusto?

PERA: Qué cosa dices. Claro que nos da gusto ¿verdad?

OMAR: Pues felicidades ¿O que se dice en estos casos?

PERA: Claro que felicidades. Ni que estuviera haciendo algo malo. Cuéntanos
¿Cómo fue que lo descubriste?

SOFIA: Lo vengo pensando desde hace mucho, tipo como un mes y así y ya lo
decidí eso es lo que quiero. Ayudar a los demás, proclamar la caridad de Yisus,
dar lo mejor de mí…

OMAR: Las dejo un momento para que platiquen (sale).

PERA: En la cocina hay limonada, pídele a Lupe… Cuéntame princesa ¿Por qué
crees que es la mejor decisión?

SOFIA: ¿La mejor decisión? Tita ¿No te alegra saberlo verdad?

PERA: Yo sería la mas orgullosa de eso. Pero no creo que estés consciente de lo
que haces ni que sea tu vocación.

33
SOFIA: ¡Holy Mary! Que es algo asi como…

PERA: Ya, ya. Antes de que le sigas con otra barbaridad dime por qué te
sorprendes.

SOFIA: Tu comentario es una prueba, de que pienses que no es mi vocación y así


y debo recibirlo con humildad. Que padre esta luchar contra la tentación, dime
más, dime más…

PERA: A mi no me salgas con esas cosas Sofía… Mírame… Mírame Sofía.

SOFIA: ¿Sabías que hay en el mundo y en todos lados muchos tipos de


tentaciones? No nada mas las de… esas, las carnales, asi como les dicen para
que se escuche cute.

PERA: Sofía no estamos hablando de eso.

SOFIA: Claro que es mi vocación… ¿O a que te referías?

PERA: Quiero saber qué te empuja a tomar esa decisión.

SOFIA: Haces que se escuche horrible, aplaca tu ira. Si no fuera mi vocación, que
no creo porque ya sabes yo toda monja super kitsch, estaré cerca de él para que
me ayude ¿No?

PERA: ¿Qué te ayude a qué?

SOFIA: Ves como no escuchas. A que sea mi vocación.

34
PERA: Todos estamos cerca de él. Y las decisiones que tú tomes no tienen nada
que ver con eso y para colmo le eches el paquete.

SOFIA: ¿Por que insites en pensar que estoy mal si lo único que quiero es hacer
el bién? No está padre.

PERA: No me has mirado a los ojos.

SOFIA: Me asustas… Se te metio el demonio para hacerme dudar. Pero soy


fuerte. Virgencita plis, ayuda. Enséñame a ser como tú, a resistir la tentación y de
paso, porfis, te encargo a mi Tita que tiene el chamuco adentro.

PERA: ¿Cuál chamuco? Solo trato de que seas más congruente.

SOFIA: No me hables con enigmas que voy empezando ¿Oki?

PERA: Para empezar ¿Crees que ese atuendo que llevas es apropiado de una
monja?

SOFIA: Osea no, todo lo confundes.

PERA: Bendito Dios ¿Era una broma?

SOFIA: ¿Cuál broma? Tipo, lo que les dije es que me voy a meter de monja no
que ya era monja. Ademas Tita traigo unas ideas super cool para proponerle a la
superiora. Esa sotana hasta el suelo se invento cuando la tierra era de hielo, ya no
aplica. La cosita del pelo…

PERA: La cofia.

35
SOFIA: Si eso, se ve padre y es funcial para que nos cuide el cabello, ya sabes el
viento, el polvo y sobre todo para que nos tape el sol ¿Si me explico abue? por
eso de andar en los cerritos de misiones pero que sea mas tipo asi como que con
estilo ¿No te parece súper?

PERA: No.

SOFIA: ¿Qué?

PERA: Me parece una idiotez.

SOFIA: Abuela, me chocas.

PERA: Tu me preguntaste. Yo nunca te he mentido.

SOFIA: Ya recuerdo… “El demonio te va tentar para que desvíes tu camino, te


puede hablar a través de quien menos te lo esperes” La madre superiora me lo
dijo …

PERA: ¿Ya fuiste a hablar con una monja?

SOFIA: ¿Ves? No es un juego. Pero que triste que seas el telefonito del diablo. No
me alegra ¿Tu lo oyes o cómo?

PERA: ¿Qué cosa?

SOFIA: Al diablo. Quiero saber cómo funciona todo eso, o sea ¿Tu estás
conciente de que no eres tú la que habla o es así como de que te quedas en
blanco y te vas y no recuerdas nada?

36
PERA: Sofía dime una cosa ¿Tú en verdad entiendes lo que me estás diciendo o
te estás burlando de mi?

SOFIA: ¿No lo ves? Es que es tan claro, estas poseída (A Pera le da una ataque
de tos)… Tita ¿Te sientes bien?... Se esta manifestando ¡Auxilio! El diablo.

PERA: No sonsa… Agua…

SOFIA: ¡Lupe! ¡Omar! Limonada que mi Tita… o quien quiera que sea, se esta
ahogando...

PERA: Cállate. Me estaba ahogando pero ya pasó.

SOFIA: ¿Te sientes mejor? … Espera ¿Quién eres?

PERA: Sofia, soy tu abuela. Ya deja eso.

SOFIA: Dime algo que sólo tú y yo sepamos.

PERA: ¿Y cómo sabes que el diablo no lo sabría también y lo esté utilizando para
engañarte?

SOFIA: Qué inteligente. Entonces sí eres… mi Tita claro ¿Estás bien?

PERA:¿Cuándo ingresas?

SOFIA: Ni que fuera presa, o sea, qué onda contigo Tita. Yo prefiero decirlo asi
como que “respondo al llamado” se escucha mejor ¿No?... Me van a recibir justo
después de que me libre de la prepa.

PERA: ¡Ah!

37
SOFIA: ¿Ya te convenciste?

PERA: Si. Pero de que esto no tiene nada que ver con vocación.

SOFIA: ¿Otra vez? Que triste, el diablo ya se apoderó de tu alma. No tienes


salvación vas a ser condenada ¿Lo sabías?

PERA: Sí, algún día.

SOFIA: Tita, ya no te podré visitar si te vas al infierno.

PERA: ¿Segura que en toda esta decisión no hay nada más que ayudar al
prójimo?

SOFIA: Ahora que estoy más cerca de purificar mi alma, me confundes.

PERA: ¿De que tendrías que purificar tu alma?

SOFIA: …

PERA: Quiero ayudarte a que tomes la decisión correcta ¿Por qué huyes? ¿De
qué o quién?

SOFIA: Para nada.

PERA: ¿Por qué te pones así?

SOFIA: Me da sentimiento que me digas esas cosas.

38
PERA: ¿Ya no me tienes confianza?... Me encanta la idea de que entres al
convento pero apelo mas a tu felicidad. Si eso quieres hazlo y si algún día quieres
venir a platicar también hazlo. Apúrate antes de que llegue al infierno.

SOFIA: Abue ¿Como se te ocurre? No digas eso.

PERA: ¿Crees que estando ahí encerrada, castigándote, vas a cambiar lo que
pasó?

SOFIA: ¿Quién te lo dijo?

PERA: Tú, me lo acabas de decir. Ven acá mi amor. No pasa nada. Lo que sea
que hayas hecho, está bien. Cuando quieras y si es que quieres contármelo,
adelante. Pero no te confundas. Auto castigarte no está bien visto por Él ni por
nadie. Mejor espera a que la vida se encarge de eso y afronta lo que venga con
fuerza y resignación.

SOFIA: Sólo quiero ser como ella, un ejemplo de mujer. Madre y sin nada de
nada, que envidia ¿Cómo habrá pasado eso?… Voy a tu baño a lavarme, no
quiero que me vean así… Una buena madre cuando se arrepiente la perdonan
¿Verdad? (sale).

PERA: ¿Una buena madre?

LUPE: ¿Se encuentra bien? La escuché toser hace rato.

PERA: ¿Y porque llegas hasta ahora? Me pude haber muerto.

LUPE: ¿Que cree abuelita?

PERA: Deja de llamarme así, tú no eres nada mío.

39
LUPE: Es de cariño no se me valla a enojar.

PERA: ¿Sabes que? Habla todo lo que quieres, incluso tus disparates, desde este
momento decido ignorarte.

LUPE: Me hablo el Juancho. Sí, así se llama. Fíjese que va ha venir hoy. No, no
se preocupe no lo voy a meter a la casa. Yo se que me ve raro pero que le voy
hacer no puedo dejar de sentir. No me aplique la del hielo que si sigue asi lo meto
al jardin… No es tan mala idea pa’ que no se me queme bajo el sol si ya de por si
está re prieto. Uy pero aún así como me gusta abrazarlo, besarlo, acariciarlo…
¿No hay problema si lo meto verdad? En una de esas hasta me regreso ‘pal
rancho con él ¿Si lo entendería verdad? Y si me pide que nos casemos pues me
iría derechito ‘pa donde esté él. Se lo voy a presentar, bueno, si es que me deja
que se lo presente, no lo vaya a agarrar a cintarazos. Es medio tarugo pero buena
persona… Ya le he dicho que no me mire así de veras que me hace sentir mal.
Extraño sus regaños. No hay nada mas feo que estar con alguien y sentirse
completamente abandado... ¡Oh! Que no me mire feo, al cabo ni mi abuela es yo
no se pa’ que se enoja. Así ni le dan ganas de platicar a uno… Un higo quiero un
higo antes de que se acabe el año pero estas completamente seca, pinche
higuera macha (sale).

PERA: Un higo, solo uno… ¡Omar! … (sale).

CUADRO 4: ASI SON.

OMAR: ¿Abuela?.. ¿Abuela?...

ANEL: Raúl ¿Estás aquí?

OMAR: No, soy Omar.

40
ANEL: ¡Primo! ¿Cómo estás?

OMAR: No me quejo ¿Tú?

ANEL: Muy bién. ¿Cuanto tiempo?

OMAR: ¿Dos años?

ANEL: No puede ser…

OMAR: …

ANEL: …

OMAR: ¿Ya viste a la abuela?

ANEL: Ya… ¿Tú?

OMAR: También.

ANEL: …

OMAR: …

ANEL: Me gusta verla asi frondosa, Ficus carica, sabias que ese ese es el
nombre cientifico de la higuera.

OMAR: ¿Y tu sabias que los judios fueron quienes la introdujeron a América?

ANEL: No, no lo sabia ¿Te acuerdads cuando jugábamos en ella?

41
OMAR: Sí… ¿Era muy padre, no?

ANEL: Aquí anda Raúl.

OMAR: Ya sé. Sofy también.

ANEL: ¿Sofía? La última vez que la vi era una adolecente.

OMAR: Ya es toda una señorita.

ANEL: ¿Y sigue siendo una chiflada? Nunca la aguanté un día completo.

OMAR: Pues… ¿Qué te puedo decir?

ANEL: …

OMAR: ¿Qué?

ANEL: Me da gusto verte. Deberíamos juntarnos más seguido.

OMAR: ¿Tu crees?

ANEL: Todos.

OMAR: A lo mejor ya no resulta. La gente cambia.

ANEL: No tanto. Voy a buscar a Raúl y a Sofía. Si vienen, diles que no se vayan.
No tardo. (sale)

Omar canta entre dientes la canción de “Colita feliz”.

42
SOFIA: Hola baby

RAUL: ¿Sofy? Ya estás bien grandota.

SOFIA: Sí, ¿Verdad?

RAUL: Una vueltecita. Mira nomás cómo te pusiste.

SOFIA: Eres un guarro. Por eso te adoro primis ¿Ya te casaste?

RAUL: Uy ¿Por qué la agresión?

SOFIA: No cambias Ruls.

RAUL: Soy un luchador como el abuelo. Lo demás no importa.

SOFIA: ¿El abue era luchador?

RAUL: Nombre si era re-gordo.

SOFIA: Cállate. ¿Qué va a decir el abue?

RAUL: Pues nada. ¿Qué va a decir? Si ya está muerto.

SOFIA: Como quiera. No hables así de él.

RAUL: Aparte era como mudo ¿No? Casi no hablaba.

OMAR: Así me gusta... Que recuerden al abuelo con cariño.

43
SOFIA: Perverso ¿Cuánto llevas ahí escuchando?

RAUL: ¿Cómo estás Omar?

OMAR: Mejor que tú.

RAUL: Ya sé. Escuche que te ascendieron.

OMAR: ¿Dónde?

RAUL: …

OMAR: ¿Dónde lo escuchaste? … ¿Quién te dijo?

RAUL: No sé… No me acuerdo. ¿Por qué?

OMAR: Por nada. ¡Anel ya están aquí!

SOFIA: Qué padre. Anel también vino… Pero no entedí. ¿Tú conociste al abuelo?

OMAR: Nadie lo conocimos.

RAUL: En persona.

SOFIA: ¿Y por qué dices que era luchador, gordo y mudo?

RAUL: ¡Sofy! Que era muy luchón, que le echaba ganas, no que peleara en un
ring, y lo otro, pues lo deduzco de lo que nos platican de él.

OMAR: ¿Por qué eres tan rara?

44
SOFIA: ¿Rara como qué?

OMAR: ¿En serio no habías entendido?

SOFIA: O sea… ¿Rara como tonta?

OMAR: No empecemos...

SOFIA: ¡Tú empezaste!

OMAR: No empecé nada...

SOFIA: Termínala.

OMAR: ¡Ah! Ya empezaste.

SOFIA: ¿Rara como qué?

OMAR: Primero sales con esa cosa de que te quieres casar cuando en realidad…

RAUL: ¿Te vas a casar?

SOFIA: En esas ando.

RAUL: ¿En serio?

SOFIA: Sí, pero mejor ahorita que estemos todos te platico. No quiero estar repite
y repite lo mismo a cada rato. No está padre… ¿Por qué soy rara?

OMAR: Sofy, no eres rara. Eres un amor. ¿Contenta?

45
SOFIA: No me des el avión. Que modalitos.

ANEL: ¡Sofía! Qué gusto verte… ¿Estás bien?

SOFIA: Sí. Me voy de monja. ¿Sabes cómo?

RAUL: ¡¿Monja?! ¿Y eso?

SOFIA: ¿Crees que soy rara por eso?

ANEL: No. Digo, eso es raro pero…

RAUL: ¿Qué no te querías casar?

ANEL: Ok. Eso es más raro.

SOFIA: Qué irreales. ¿Qué les importa?

RAUL: Tranquila prima, sólo fue una pregunta.

SOFIA: ¿Han leído la Biblia?

OMAR: Ni siquiera estamos habalndo de eso.

SOFIA: Si estamos hablando de eso. ¿La han leído?

ANEL: Yo puros libros contemporáneos. ¿Apoco tú sí?

SOFIA: O sea obvio no, porque soy la más peque, pero ustedes ya pudieron
haberla terminado.

46
ANEL: Pues no. No tengo la capacidad para leer un libro así.

SOFIA: ¿Capacidad?

OMAR: Confieso que yo tampoco. Es un libro, con una gran mercadotecnia, ya


que se sigue vendiendo después de dos mil años. Pero está escrito con muchas
trabas, yo no le entiendo.

SOFIA: Se llaman metáforas, hasta la abuela las conoce.

RAUL: Yo ni leo.

SOFIA: O sea cero in con ustedes. Ya me aventé un pleito con la abuela


tratándola de convencer, que además se le metió el diablo para persuadirme. Qué
difícil. Dear Mary, help! ¿Saben qué? No tengo…

ANEL: A mí me da la impresión de que enseñaron el mal a través del bien.

SOFIA: ¿Estás borracha?

ANEL: No…

OMAR: Eso si no, Anel. Si no encuentras nada bueno, mucho menos algo malo.

RAUL: Se supone que es para evangelizar.

OMAR: ¿Sabes lo que eso significa? Que te explique Sofía.

SOFIA: No te burles. ¡Eh!

OMAR: No me burlo. ¿Todo el mundo en tu contra?

47
RAUL: Sofía respeta que no todos pensamos como tú. Eso es todo.

OMAR: ¿Respetar?... ¿Tú sabes respetar?

RAUL: Según yo sí.

ANEL: Derecho de réplica. ¿Puedo? No te comas la manzana pero aquí la tienes,


cerquitita. Dime si eso no es enseñar a desobedecer. ¡No mamen!

OMAR: Ahí sí te doy la razón.

RAUL: ¿Por eso te hiciste vegana verdad?

SOFIA: No tengo nada que discutir con ustedes. Están fuera.

RAUL: Relájate, Sofy. Si quieres darle por ahí, dale. Pero no es la única forma de
tener fé.

ANEL: O de no agredir. ¿Hace cuánto que no comes carne?

SOFIA: ¿Qué?

ANEL: ¿Lo ves? Si te importaran mucho los demás, no te comerías a un animal


que sufrió a la hora de morir.

RAUL: Tranquilas las dos. Por qué están compitiendo por ver cuál es la más
chingona. ¿De qué sirve que presuman sus creencias? Si se están chingando aquí
mismo y lo único que resalta es que quieren tener la razón.

48
OMAR: ¡Bravo! Habló la persona más indicada para demostrarlo. ¿Cuándo te
regresas al rancho a seguir cazando?

ANEL: ¿Raúl?

RAUL: ¿Cuál es el problema?

ANEL: Me prometiste…

OMAR: ¡Él te prometió algo!

ANEL: ¿Es verdad?... No lo puedo creer.

SOFIA: Yo sí. Es súper obvio. Es un cavernícola.

RAUL: El abuelo también lo hacía. ¿Qué tiene de malo?

SOFIA: ¿Sí te acuerdas cómo murió?

ANEL: Por un animal que se defendió, Raúl.

RAUL: Se descuidó, lo tengo muy presente para que no se repita, eso yo lo


controlo.

OMAR: Tú no controlas nada. Ni si quiera tu venta de animales te garantiza un


mejor futuro. Como empresario te lo puedo…

RAUL: Eres un empleado.

OMAR: Tú ni trabajo tienes.

49
RAUL: Soy mi propio jefe.

OMAR: En un negocio en el que ni la abuela está de acuerdo.

RAUL: ¿Tú que sabes? No metas a la abuela. ¿Qué traes?

OMAR: Perdón. Se me olvidó que eres su favorito. Tienes una capacidad para
envolverla.

ANEL: Estás loco. La abuela no tiene favoritos.

RAUL: ¿Eso qué tiene que ver? Si me quieres decir algo dilo, pero se claro porque
no entiendo.

SOFIA: Bueno ya. No nos evangelizaron para esto. ¡Qué oso!

OMAR: Cállate Sofía. Ya nadie te está diciendo nada.

SOFIA: ¿Qué te pasa?

OMAR: ¿Quieres hablar de evangelización?

SOFIA: No, contigo no.

OMAR: A punta de madrazos nos enseñaron tu evangelio.

SOFIA: Te dije que no quería.

OMAR: Mataron, violaron y destruyeron toda una civilización que era superior a la
de ellos. Si no fuera porque nos “evangelizaron”, estaríamos mucho mejor.

50
SOFIA: Ajá… ¿Con tapa-rabos? Fuchi.

OMAR: No nos conquistaron héroes. En esos barcos venían puros delincuentes.

ANEL: Ya tranquilos. Sofy ¿sabias que el nombre científico de la higuera es Ficus


carica?… ¿Y que los judíos la introdujeron a América? … Bueno esto ultimo me lo
acaba de contar Omar no me consta.

RAUL: ¿A que tambien es historiador?

SOFIA: ¿Y tu sabias que es una planta sagrada? En la Biblia hablan mucho de


ella.

ANEL: ¿A si, que dice?

SOFIA: … No se, te dije que voy empezando ¿Por qué me quieres exponer?

ANEL: Para nada. Oigan podríamos… haber vengan, miren, recuerdan lo bien que
la pasábamos ahí, horas y horas debajo de ella o trepandola …

SOFIA: Haciendo cabañas con las sabanas de la abuela…

OMAR: Que luego venia y nos regañaba menos a Sofy cuando fue ella la que se a
macho en que le hicíeramos la cabaña.

RAUL: Jugabamos a ser grandes… y ahora quisiera regresar ahí.

ANEL: ¿Ya ven? Eran buenos tiempo, no nos costaba nada.

OMAR: Si.

51
SOFIA: Si.

RAUL: Si … Omar, tengo una duda, Si eran tan chingones ¿por qué los
derrotaron?

OMAR: ¿Qué?

RAUL: A los indígenas.

ANEL: No Raul.

OMAR: Nuestros indígenas los adoraban porque creían que eran sus dioses, ellos
se aprovecharon de eso y los traicionaron. Eso nos colonizó. ¿Te sientes parte de
ellos? La cultura que desaparecieron tus ancestros era mucho más inteligente, de
raza noble y esa es la verdad de por qué hoy tu puedes tener la opción de ser
monja.

ANEL: No te desquites con Sofía, ¿qué tienes?

RAUL:. Pinche mentalidad de asalariado.

ANEL: ¡Raúl!

OMAR: Déjalo. Oigamos lo que tiene que decir el exitoso Raúl.

RAUL: Nadie conquistó nada. Lo que existía era una bola de indios viviendo en
grupos. ¿Tú crees que Hernán derrotó con apenas ochocientos gachupines a más
de dos mil habitantes sólo porque creían que era su dios? Fueron otras tribus que
vivían alrededor las que se le unieron para derrotar a los aztecas. Estás pendejo si
crees que si no los hubieran derrotado estaríamos mejor. Simplemente no
existiríamos. Eso somos y siempre lo hemos sido, una raza mestiza. Ahora resulta

52
que estamos llenos de traidores: La Malinche, Santa Anna, Salinas… Me los paso
por los huevos. México somos tú y yo, y la libertad de creer en lo que queramos y
lo que hacemos hoy. Yo no vengo de una raza reprimida. No te auto-sabotees. Yo
no soy un indígena conquistado, soy descendiente de los conquistadores de gente
inteligente y emprendedora que vino a…

OMAR: ¿Tú? ¿Tú que matas y disecas animales para venderlos me dice esto?

RAUL: … Me vale madres lo que pasó hace un chingo. No me interesa


convencerte.

SOFIA: Y ahora resulta que el mal lo aprendimos a través del bien por su
evangelio. Están en la prehistoria…

ANEL: ¿Quieres rezar para poder recibir algo a cambio? Adelante. Si no eres
capaz de saber lo grande que eres por tí misma y que toda esa grandeza está
adentro de tí y no afuera. Qué bien. Pero no lo uses para llamar la atención, tener
un tema de conversación o socializar. Porque en este momento, Omar y Raúl,
sintiéndose machos alpha están tratando de justificar la mierda de sus vidas
inculpando a los antecesores para justificarse ahora… ¿Qué está pasando?

RAUL: Yo sólo digo que cada quien decida de quién quiere descender.

ANEL: No estás entendiendo Raúl. No se trata de la Conquista, se trata de que no


vamos a llegar a nada.

SOFIA: Al menos esa es la forma en que se convive en esta familia. Somos fieles
a ello ¿No?

53
ANEL: Justo a eso me refiero ¿Me dejan que les comparta algo?... Una mujer que
padeció de personalidad múltiple tenía tres períodos menstruales, uno por cada
personalidad.

OMAR: ¿Anel…?

ANEL: Permíteme. Un hombre que padecía de una severa y peligrosa reacción


alérgica a los cítricos; lo cual ponía en peligro a ocho de sus nueve personalidades
con: convulsiones, espasmos y ronchas; Tenía, con la novena, una gran pasión
por los cítricos, mientras asumía ésta personalidad, podía consumir grandes
cantidades de naranjas y toronjas sin la más mínima reacción, ¿no es increíble?

OMAR: Mucho. ¿De esto sí se trata? ¿La conquista es un juego de personalidad?

ANEL: Ni si quiera estoy hablando de la conquista. Otra persona requería


graduaciones diferentes para cada una de sus personalidades.

SOFIA: Quédate muda Anel. ¿Soy yó la que busca llamar la atención, tener un
tema de conversación o socializar? Te propongo un nuevo tema: proyección.

RAUL: Podrían dejarla terminar.

OMAR: Anel ¿y el punto es…?

ANEL: Nada. Que basta con creer algo o darle una orden a nuestro cerebro de
manera casual para que se cumpla. Si se quieren matar, mátense.

OMAR: Ya nos vamos entendiendo.

RAUL: Espérate cabrón, tiene sentido. Estamos teniendo una discusión a partir de
lo que creemos y creemos cosas diferentes. Punto. Así no vamos a llegar a nada.

54
ANEL: Exacto. Ya lo dije.

SOFIA: Y lo que creemos se nutre en gran parte de los medios de comunicación:


muertos, asaltados, secuestrados, pobreza, decapitados, huracanes,
inundaciones…

ANEL: Que siempre han existido. No tiene nada que ver con…

SOFIA: Me permites. Se han vuelto adictos a la noticia, neandertales. ¿Esto


contribuye en algo a su bienestar? ¿Enriquece en algo sus vidas? Que no les
extrañen esos desplantes iracundos y de rabia que no saben con quién
descargar… Y luego, se sienten deprimidos… ¡Ay no, qué horror! Nadie habla de
jóvenes que dedican sus vacaciones a construir casas en zonas rurales, ni de las
cosas positivas, ¿para qué? Eso no vende. Por eso dejé de ver televisión, dicen
que es para los pobres y no precisamente de dinero. Decidí concentrar mis
pensamientos en todo lo bueno que aún existe por salud mental y si por eso voy a
ser tachada de irresponsable…

ANEL: Cobarde.

SOFIA: ¿Perdón? Tipo, saca tu ficha y espera. No me interrupas.

ANEL: Irresponsable no, cobarde sí. Te acostumbraste a las cosas, eres parte de
tu cotidianeidad. Sabes lo que pasa, pero decides no involucrarte.

OMAR: Si no arreglas el mueble cuando se descompuso, ya nunca lo harás


porque se va a convertir en parte de tu vida, se te va hacer costumbre verlo
descompuesto y el día que te recargues y te caigas solo dirás: “Ya estaba
descompuesto.” Cuando en un principio pudiste arreglarlo y evitar la caída.

55
SOFIA: Creí que no te gustaban las metáforas. O sea sele fiel a tus dialectos. Y si
llamarme cobarde te satisface más, está bien, lo prefiero a terminar llena de
miedos con la sensación de “víctima” y frustrada por la impotencia de no tener la
solución en mis manos de lo que pasa en las noticias. ¿Ves?

OMAR: El pueblo es el único afectado. No tendría por qué dar la solución y sin
embargo pareciera que es el único que tiene la solución…

ANEL: Las ideas influyen en nuestra calidad de vida. Punto.

SOFIA: Yo me quedo con la fe. Yo con Él, nadie contra mi…

RAUL: ¿Vamos a empezar?

Hablan al mismo tiempo.

OMAR: No es problema de las ideas, las leyes están bien escritas. Hay que
respetarlas. El trabajo del gobernador es gobernar…

ANEL: Como lo crees lo vives…

SOFIA: Sin fe, no eres nada, estás perdido lost, lost, lost…

RAUL: Exacto y cada quien decide en qué quiere creer. ¡Ya!

OMAR: Y ahora resulta que quieren celebrar más de doscientos años de


Independencia, no mamen…

SOFIA: Celebraríamos si hubiéramos aprendido…

ANEL: No, no tenemos nada que celebrar…

56
RAUL: Y no es culpa de los españoles…

OMAR: ¿Te cogiste a Brenda pendejo?

Silencio…

ANEL: ¿Qué?

OMAR: Anel son primos. Ten un poco de respeto por nuestro apellido.

SOFIA: ¿Y yó soy la mala por querer ser monja?

Vuelven a hablar al mismo tiempo. Omar persigue a Raúl, Sofía y Anel intervienen.

PERA: ¡Basta!... Me truenan los oídos nada más de escucharlos discutir por
pendejadas…

SOFIA: ¡Tita!

PERA: Sí, pendejadas. Ahora entiendo Omar. Y por si alguno lo duda, sépalo de
una vez. No tengo favoritos, nunca eligiría a uno por sobre el otro… No estoy
ciega ¿qué fue lo que te pasó? Traicionaste a tu familia, no sólo faltándole al
respeto a Omar, y mira que no te juzgo por eso, sino que llegaste al fondo de la
exageración arrastrando con ello a Anel.

ANEL: Abuela…

PERA: ¿Hijita pero en qué están pensando? ¿Crees que no lo sabía? Lo supe
desde el principio.

57
ANEL: ¿Por qué no me lo dijo?

PERA: Porque sigo esperando a que tú me lo cuentes. No te puedo decir que me


alegra pero son mis nietos y son libres de vivir a como su conciencia se los
permita y yo los voy a querer igual. Porque los amo más que a mi propia vida…
Omar.

OMAR: Si abuela.

PERA: ¿Qué tanto discutes? La conquista ya pasó y te prometo que nada de lo


que hagas ahora va a cambiarlo. Vives atrapado en tu trabajo y esas ideas de
superioridad y consumismo que te has olvidado de vivir. Nada más respóndeme
algo que desde que lo sospecho no he podido estar tranquila ¿Le pegaste a
Brenda?

SOFIA: ¿Qué?

OMAR: …

PERA: Sí, mejor no respondas porque escucharte aceptarlo sería mas doloroso.
No te digo nada porque te conozco y sé que eso ya lo estás sufriendo. Lo de Raúl
era cuestión de tiempo. No lo justifico, pero te obsesionas tanto con trabajar y
ascender… Pareciera que tu única meta en la vida es tener una familia y un
trabajo. Te preocupas tanto por ser parte de esa cultura que ni aceptas... Sofía.

SOFIA: …

PERA: ¿Por qué lloras? Aún no digo nada.

SOFIA: Pero ya sé lo que me vas a decir.

58
PERA: No, no sabes. Te quiero… te quiero… te quiero mucho mi vida y siempre te
voy a querer. Y dentro de ese amor tan grande que tengo por tí está todo. Te
respeto y siempre te voy a escuchar. ¿A una madre la perdonan? ¿Eh?

SOFIA: Yo no quería Tita. Estoy muy peque.

PERA: No me des explicaciones. No me gusta lo que hiciste pero me hubiera


gustado enterarme antes para estar ahí contigo apoyándote en la decisión que
tomaste. Y sobre todo cuidarte porque pusiste en riesgo tu vida. ¿Lo sabías?

RAUL: ¿Estás embarazada?

PERA: Qué te importa.

OMAR: Estaba, animal. No entendiste que…

PERA: Cállate, eso es algo que sólo le concierne a ella y ya párenle de juzgarse.
Todos tenemos cola que nos pisen. ¿O no? “cazador”.

RAUL: El abuelo también era…

PERA: Sí, heredaste ese gusto de tu abuelo y no sabes la angustia que siento
cada que lo recuerdo. Estás tan acostumbrado a cazar que no distingues el
significado del respeto y después ya no verás la diferencia entre un animal o una
persona. A tu abuelo no lo mató un animal, fue su socio, un cazador que un buen
día no encontró esa diferencia y me dejó viuda. Viuda de él y poco a poco, viuda
de una familia que ya no supe llevar. Fui dura, quizá, pero yo no estaba preparada
para ser padre y madre.

RAUL: Perdóname.

59
PERA: No hijito, no me pidas perdón. Yo sólo te puedo amar. A todos. Son sólo el
reflejo de mis errores. “El que cuida de la higuera comerá de su fruto”

SOFIA: ¿Qué?

PERA: Es un provervio hijita ¿No lo has leido? Quizá me alejé tanto de mis hijos,
que ni siquiera han llamado para felicitarme. Y alejarnos de la familia nos hace
seres individuales que no se involucran y después parte de una sociedad apática
donde sólo se preocupan por pertenecer y ser aceptados… Rápido, escóndanse,
viene Lupe.

CUADRO 5: PERDÓN.

LUPE: Me voy abuela… De esta casa, para siempre.

PERA: ¿Qué pasó con…?

LUPE: El Juancho me dejó. Era muy difícil que tomara en serio a alguien como yo
¿verdad? ¿Ya estará contenta?

PERA: Pretendes decirme que tuve algo que ver. En algún momento quise que
ese tipo no existiera ni él ni nadie. Pero es porque te he tomado aprecio. No quería
que te fueras, no quiero. El se pudo mudar aquí te lo iba a decir, hay mucho
espacio ¿Qué no estaba a punto de llegar?

LUPE: Dejó una nota en el portón. Entendí que ya no puedo seguir esperando. Si
me quedo aquí no tardarán mucho en ser a mi a quien estén cuidando y no quiero,
no puedo, vivir aquí es un infierno. Tengo que aguantar sus desplantes,
inventarme historia que debo creer para soportarla. No sé qué le habrán hecho,
pero sé lo que usted me ha hecho, me ha desintegrado como persona, me ha
desgastado el autoestima. La esperanza de algún día salir de aquí para formar

60
una familia es lo único que me daba fuerza pero ya la perdí. Adiós Doña
Esperanza (sale).

PERA: Espérate, vuelve, vuelve por favor… Lárgate, eres una abominación, nunca
vas a tener todo lo que tienes aquí… ni si quiera una familia.

Los nietos empiezan a cantar “colita feliz”. Poco a poco van ambientándose junto
con la abuela hasta llegar al clímax de la canción. Todos ríen.

SOFIA: Te quiero abuela.

RAUL: Te quiero abuela.

ANEL: Te quiero abuela.

OMAR: Te quiero abuela.

Los nietos salen.

PERA: No se vallan, espérense por favor. Perdón… Un higo, solo un higo por
favor, sería la gran promesa del amor que circula alrededor… ¿En qué momento
comenzamos a ser un estorbo? mas antes los abuelos eran el pilar de la familia…
¿De qué me enferme? Estoy bastante sana, yo me visto, me cambio y me baño…
Me dio la peor enfermedad que a la mayoría nos terminara dando, la vejez. Para
estar en la memoria de mis hijos tuve que haber sido otra. No entiendo que hice
mal, pero no voy a caer, por eso voy a lanzarme de un paracaídas, bailaré hasta el
amanecer, viajaré por el mundo y si acaso alguien pregunta por mi, díganle que
estoy empezando a vivir… Y si es alguno de mis hijos, díganle que lo amo, que no
le reprocho nada, que todos los días pienso en ellos aunque estén lejos,
disfrutando a sus familias… Que todo lo hice por amor, que los extraño, que no
estorbo y que estoy segura de que así serían mis nietos... Si tan solo me hubieran

61
dejado conocerlos, pero no, se casaron, se fueron y me olvidaron. ¿A quién puedo
culpar? ¿Al país? ¿A su gente? ¿A la Conquista? ¿A la fe, las creencias,
costumbres?... Quizá me dediqué tanto a mis plantas que… sí, seguro que eso
fue. Mi mundo se redujo a cuidar plantas y a ellas he de culpar.
Por eso estoy practicando, ya estoy lista para amarlos por encima de sus errores y
si puedo llegar a conocerlos algun día ya sabré cómo ser la mejor abuela del
mundo.

Lupe entra con una silla de ruedas.

LUPE: ¿Qué tanto le ve? Si ya esta muerta

Lupe intenta sentar a Doña Esperanza en ella. Doña Esperanza hace sonidos
guturales, no puede hablar.

LUIPE: ¿No quiere que la acueste?... Esta bien, la dejo otro ratito con su higuera.
No se me valla a ir (sale).

FIN.

62