Está en la página 1de 5

Desacatos

Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social


desacato@juarez.ciesas.edu.mx
ISSN: 1405-9274
MÉXICO

2004
Sergio Tamayo
RESEÑA DE "LA CIUDAD DESDE SUS LUGARES. TRECE VENTANAS
ETNOGRÁFICAS PARA UNA METRÓPOLI" DE MIGUEL ÁNGEL AGUILAR,
AMPARO SEVILLA Y ABILIO VERGARA.
Desacatos, otoño-invierno, número 016
Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social
Distrito Federal, México
pp. 244-247
5 Resenas 10/12/04 11:57 AM Page 244

La ciudad, los lugares y los actores


Sergio Tamayo

miguel ángel aguilar, amparo sevilla


y abilio vergara (coords.), 2001
La ciudad desde sus lugares. Trece ventanas
etnográficas para una metrópoli
244  Miguel Ángel Porrúa, Conaculta y UAM-Iztapalapa, México.

E l libro consta de dos partes, una


dedicada a los lugares donde se
recrea el cuerpo de distintas maneras,
ral, la cultura urbana, las identidades
sociales y barriales, y la etnomusico-
logía. Es resultado del Seminario
en el baile, en los antros o en las pelu- Permanente de Cultura y Ciudad,
querías; la otra se orienta hacia aque- instituido desde 1996 por los coordi-
llos lugares de tipo comercial, recreati- nadores.
vo, residencial y religioso que existen A continuación describo breve- so de las identidades urbanas, del es-
en la ciudad de México. La mirada de mente la estructura del libro. La intro- pacio y de la interdisciplina. Después
los autores es multidisciplinaria y ducción de Abilio Vergara está dedica- se abre la primera parte. Hay dos ar-
parte de un profundo trabajo etnográ- da al tema del lugar antropológico. Es tículos de Amparo Sevilla sobre los
fico: se apoya en la antropología, la un trabajo analítico que aloja suave- salones de baile, el de Los Ángeles y el
psicología social, el patrimonio cultu- mente al lector en el complejo discur- Aditec. Enseguida Edgar Morín, con
los skándalos juveniles, nos introduce
a otro antro, el Alicia. Mauricio List
muestra el caso de un antro gay, la Lilí.
sergio tamayo: UAM-Azcapotzalco. Continúa la descripción, por parte
Desacatos, núm. 15-16, otoño-invierno 2004, pp. 244-247. de Ernesto Licona, de una peluquería
5 Resenas 10/12/04 11:57 AM Page 245

otoño-invierno 2004 Desacatos reseñas

de Tacubaya y de la construcción de análisis de las plazas públicas, los cen- mente? ¿Cuáles son esos flujos, itine-
identidades masculinas. Al final de la tros comerciales, las vecindades y la rarios, fronteras, límites, introspeccio-
primera parte Judith Katia Perdigón iglesia. Nos encontramos con lugares nes y extroversiones de la ciudad?
presenta el pasillo 8 del mercado de como Tlalpan, Insurgentes Sur y San De este libro destaco tres aspectos
Sonora, con su peculiar atmósfera Fernando, el centro de Tlalpan y Plaza fundamentales: 1) La relación entre el
y olores. Cuicuilco. El itinerario nos lleva des- lugar practicado, el afuera inmediato y
Este primer acercamiento permite pués a Plaza Satélite, junto a las Torres la ciudad; 2) la discusión que surge a
acceder a un escenario vigoroso de la de Barragán y Goeritz; de regreso esta- partir de la definición e indefinición
ciudad nocturna: El salón Los Ángeles mos en Plaza Universidad, en la Beni- del lugar y del no-lugar y de lo que ha
en la Guerrero, el Aditec cerca del Cho- to Juárez. Se describe el ambiente que sido, así lo considero, un error meto-
po, el Alicia en la avenida Cuauhté- genera el juego de billar en los salones dológico de muchos académicos al
moc, cerca de Álvaro Obregón, la Lilí Círculo 33 y el del campeón Gabriel retomar acríticamente el concepto de
en la colonia Puebla por la Magdalena Fernández, en la Narvarte y Doctores; Marc Augé, y 3) la vinculación de los
Mixhuca, una peluquería en Tacubaya se describen los espacios habitaciona- actores urbanos con el lugar.
y el mercado de Sonora, al oriente de les en Iztacalco y se comparan con los
Fray Servando Teresa de Mier. de la zona norponiente del zócalo ca- 1. Es fundamental la descripción del
La coherencia del libro está en la pitalino en el Centro Histórico. Se lugar, desde la llegada, el estar afuera,
pertinencia del estilo etnográfico, en la hace un recorrido por Chapultepec, la transición y el adentro. Con sus
discusión metodológica del examen para rematar en la Iglesia de San Hi- matices, se describe la llegada, desde el
antropológico del lugar urbano y en la pólito, cerca de la Alameda. microbús al mercado de Sonora, los
demostración de que el estudio del Aquí también las preguntas se en- taxis de los salones de baile, las esta-
lugar nos remite a entender ciertos trelazan con aquellas implícitas en to- ciones del metro en las zonas habita-  245
elementos constitutivos de las identi- do el libro: ¿A qué tipo de relaciones cionales o los autos de Cuicuilco.
dades urbanas. La estructura analítica económicas, políticas y simbólicas res- Después de la llegada viene la presen-
se define por las siguientes preguntas: ponde la lógica espacial? ¿Cómo des- cia del “acceso”, la descripción arqui-
¿Cuál es la relación entre el adentro cribir la pertenencia e identificación tectónica del lugar, los materiales de
y el afuera de un lugar? ¿Cuál es el de un espacio en la construcción de construcción, la estructura física del
vínculo entre el lugar y la ciudad? ¿A identidades fuertes, sin menoscabo del edificio, los acabados en pisos y mu-
través de qué redes sociales y espacia- concepto de exclusión? ¿Es el lugar un ros, las cortinas, las puertas, la peque-
les, un lugar se encuentra con la ciu- espacio multifuncional, multicultural, ñez del acceso en el Alicia, la entresala
dad? ¿De qué actores hablamos cuando con una multiplicidad de significados? de cortinas en el salón Los Ángeles, las
explicamos un salón de baile, un espa- ¿Cómo atraparlo entonces? ¿Estar en escaleras peligrosas del Aditec, la con-
cio gay o una peluquería masculini- un centro comercial es hacer ciudad? versación espacial que se hace entre La
zante? ¿Cómo se expresan las identi- ¿Es un lugar o un no-lugar? ¿Puede Tortuga y la Lilí, como una vitrina del
dades en estos lugares, a pesar de sus cambiar el significado de un lugar co- espacio interior practicado, la esquina
diferencias en cuanto a funciones, mercial a un lugar afectivo? de la peluquería, como otro espacio
objetivos, significados y apropiaciones Y luego: ¿Dónde empieza la ciudad? masculino, etcétera. Todos los autores
sociales? ¿Cómo se describe física- ¿En las periferias? ¿Que no ahí termi- realizaron una detallada descripción
mente el espacio desde la antropolo- na? ¿Cuál es el itinerario de la gente del espacio físico que se vinculaba al
gía, la sociología o la psicología? en una ciudad tan grande? ¿Dónde espacio practicado y percibido. La
La segunda parte está dedicada a los comienza el afuera y el adentro? ¿Es pequeñez, la amplitud, la extensión,
espacios comerciales, residenciales y posible entonces hablar de centros y los límites, la atmósfera, los olores, los
religiosos. Los temas se ubican en el periferias que cambian perceptiva- colores, las texturas, la temperatura
5 Resenas 10/12/04 11:57 AM Page 246

reseñas Desacatos otoño-invierno 2004

(el sudor goteando del techo del Ali- El análisis territorial puede hacerse antepasados. El lugar es el de la expe-
cia, por ejemplo). en nivel más amplio a escala urbana, riencia cotidiana, de la significación
Es notoria la intención de articular pero también es factible realizarlo del simbólica, de la memoria y la tradi-
el lugar con la ciudad. Y aunque lugar. Aun cuando en los capítulos de ción. Todo eso forma identidades rela-
acordaríamos que la magnitud de la la segunda parte se incluyeron tímida- cionadas con el territorio y con el es-
ciudad de México podría impedirnos mente algunas fotos y algunos mapas, pacio practicado, como también lo
abrazarla toda, y eso hace que se frag- parecen más bien ilustraciones y no he- señala De Certau.
mente en pedazos, es posible notar rramientas de trabajo etnográfico; se Por lo tanto, el no-lugar de Augé es
con el trabajo empírico de cada capí- convierten en una alusión al sitio, pero aquel lugar que no tiene o no genera
tulo las redes enormes, los flujos in- no en un instrumento de análisis se- identidad. Es pues la negación del lu-
tensos, la trama social, cultural y urba- miótico, que permita explicar signifi- gar, del no trabajo, el lugar que no de-
na que tejen todos estos lugares. Se cados e interpretaciones que autores y fiendes, donde no se marcan fronteras,
nombran delegaciones como zonas actores han hecho del espacio urbano. que no deja huella. Algunos ejemplos
urbanas. Se nombran otros lugares El antropólogo y el sociólogo que serían los viaductos, los trenes super-
de concurrencia, otros referentes es- analizan el espacio y el lugar necesitan modernos, los centros comerciales y
paciales de los asiduos a estos sitios. recurrir a técnicas visuales, de imáge- los aeropuertos.
Se describen desde esquinas y los usos nes, de uso analítico de mapas y pla- No obstante esta línea de explica-
del suelo de los alrededores, las esta- nos; tanto así como los arquitectos, ción, la evidencia muestra que en una
ciones del metro, hasta los puntos de geógrafos y urbanistas necesitan em- ciudad ningún lugar es no-lugar. Aun
conexión más allá de lo local, como plear las técnicas etnográficas y cuali- los pasos a desnivel son lugares practi-
en el caso de los centros comerciales tativas para percibir el espacio más allá cados por alguien y representan en-
246  que tienen una influencia territorial de sus fronteras físicas y encontrar la tonces lugares para esas personas.
más extensa. parte simbólica y cultural de su apro- Siempre habrá lugares para unos que
El libro puede ser un referente para piación. Para pensar en la interdisci- podrán ser a su vez “no lugares” para
el análisis de dos escalas distintas del plina, no únicamente debemos entre- otros y viceversa. Las descripciones
espacio urbano, el del lugar cotidiano lazar a las antropologías, sociologías y emprendidas en este libro muestran
y el de su relación con el conjunto de psicologías, sino pensar asimismo en empíricamente este debate teórico.
la ciudad. Precisamente por eso, es una fusión importante con la arqui- Podemos estar en contra de la manera
importante corresponder la descrip- tectura, el urbanismo y la geografía, como se usa el espacio en un centro
ción etnográfica con un análisis terri- por no decir la historia y la filosofía. comercial de clase media y alta, pero
torial de los espacios descritos; por eso no significa que no sea un lugar.
ejemplo, en un mapa de la ciudad de 2. El segundo aspecto es el concepto Podemos anteponer la cultura popu-
México realizar distintos esquemas del lugar. Abilio Vergara lo caracteriza lar, que también es profundamente
y bocetos del espacio simbólico, zoni- por tener un lenguaje particular, una consumista, al consumo de masas me-
ficar las apropiaciones sociales, estable- ritualización, una red conceptual, una diático, pero eso no significa que una
cer los flujos y los itinerarios, exponer jerarquización interna, una demarca- sea constructora de identidad y el otro
la vida nocturna de la ciudad, la ciu- ción, una biografía y una historia. no. Podemos hablar de construcciones
dad de las tinieblas, de las compli- Existe aquí una similitud con la defini- imaginarias distintas, pero no negarlas.
cidades, de los antros, de la sexualidad. ción de Marc Augé sobre lugar. Para El metro, en otro ejemplo, es referente
Pensemos en este sentido en la dife- este autor, un lugar es el que ocupan y es tránsito; es tren que se ocupa y es
renciación analítica que hace Arman- los nativos que en él viven, trabajan y un lugar de paso. En la definición de
do Silva del concepto de mapa oficial lo defienden; ahí donde marcan sus Augé sería un no-lugar. Pero para los
con respecto del croquis simbólico. fronteras y establecen la huella de sus gays, como para muchos otros tam-
5 Resenas 10/12/04 11:57 AM Page 247

otoño-invierno 2004 Desacatos reseñas

bién, el metro es un lugar fundamen- sexualidades, podríamos preguntar-


tal de encuentro y reconocimiento. El nos: ¿Qué dicen los hombres de sí
metro puede ser un “no-lugar” para mismos, de su masculinidad? ¿Qué
algunos, pero es, para otros, un lugar. dicen de sus órganos sexuales? ¿Cómo
se tocan y qué dicen de las mujeres?
3. Finalmente, el tercer aspecto destaca ¿Qué dicen las mujeres de los hom-
la diversidad de actores y las diferentes bres, qué piensan, cómo se tocan, có-
perspectivas que resultan de estudiar mo expresan corporalmente la sensua-
los lugares desde la etnografía. Distin- lidad y la sexualidad? El cortejo y el
tas visiones populares y de clase se ligue estarán presentes en los centros
tienen sobre los salones de baile, los comerciales, en el mercado, entre tra-
centros comerciales, las plazas, los con- bajadores y comerciantes. Las infideli-
juntos habitacionales, los mercados dades y las transacciones emocionales
o las iglesias; distintas perspectivas también condicionan la experiencia
generacionales que se dan principal- de un lugar.
mente en el antro Alicia y Plaza Uni- Los trabajos etnográficos como és-
versidad; visiones de género en el uso tos pueden mostrar las tensiones ine-
del baile para jóvenes, en los billares, ludibles de la experiencia humana si se
en los lugares gays, en los lugares orientan a aclarar las nuevas formas
masculinos como la peluquería o de la alienación de las clases en el tra-
la esquina del barrio. bajo, en la residencia y en el esparci-
Todo ello puede parecer una enor- miento. La cultura, como la considera  247
me ensalada inconexa de expresiones Década de 1950. Calendario Coriac 2000 / Cor- la teoría crítica desde Gramsci hasta
culturales, muy variadas entre sí. Su- tesía de Coriac. Habermas, se convierte en una losa
perlativas diversidades. Pienso en el pesadísima sobre los hombros de
hecho de que en un salón de baile con- hombres y mujeres sin distinción.
vergen desde empleados y obreros, comerciales populares, donde otros Cuando estos puntos identitarios tan
amas de casa hasta profesionales con son los excluidos. Los lugares segregan diversos entre sí se conecten nueva-
posgrado. Viven en el barrio donde se por una condición de clase, basada mente se producirá entonces un dis-
ubica el salón, o vienen de lejos, desde más que nada en la diferencia de in- curso hegemónico de poder, desde los
Neza, Coyoacán o la Gustavo A. Ma- gresos y en el estatus. Pero también distintos ámbitos culturales donde se
dero. Se combinan así múltiples expe- segregan por una condición de géne- mueven los hombres y las mujeres, y
riencias culturales tanto como redes ro, cultural, generacional y, me atrevo podrá pensarse así en otras cosas vin-
sociales y espaciales que entretejen la a decir, a partir de una relación inten- culadas a la liberación y a las utopías.
ciudad. sa de sexualidades, entre hombres y Mientras eso suceda, es de funda-
Pero otros lugares muestran una mujeres, entre hombres y hombres o mental importancia comprender las
práctica más nítida de segregación entre mujeres y mujeres. La Lilí gay formas en que se expresa esta cultura
socioespacial. Si bien el uso de las excluye, Los Ángeles excluye, el Alicia urbana, en toda su diversidad, pero
plazas públicas también es indistinto, de grupos juveniles excluye, la pelu- también en sus elementos homogé-
no es así el de los centros comerciales, quería masculinizante excluye. En mu- neos. Por eso pienso que este libro
que depende más del estatus. Los ana- chos casos la exclusión es por una no debe leerse por partes, porque todo
lizados en este libro son más bien de actitud de defensa de la identidad, el libro es mucho más que la suma
clase media y alta, pero hay centros de sobrevivencia. Ante tal relación de de sus artículos.